Archivo 11: Ha llegado una chica como garantía por un préstamo impago

Una chica con unos esplendidos y perfectos rulos hablaba mientras estaba frente a la mesa de té de mi destartalado departamento de 4.5 tatami de ancho.

—Qué horrible. Esta comida es tan… ¡¡Tan vulgar!! ¡Ahh! ¡No puedo creer que me obligues a poner esto en mi boca! ¡¡Tienes un alma realmente horrible si disfrutas al verme mancillar mi cuerpo de esta forma!! ¡¡Pervertido!!

—¿¡Por qué es eso lo único que puedes decirle a la persona que te preparó algo de comer!? De hecho, ¡¡Hay algo fundamentalmente erróneo en el hecho de que yo tengo que pagar de mi propio bolsillo para alimentar a la chica que ha llegado hasta aquí como garantía de un préstamo impago!!

Un día, esta chica apareció frente a mi departamento con una nota de préstamo en su mano.

Tenía miedo de que fuera algún tipo de falsa demanda, pero resulto que las posiciones de prestamista y cliente se habían revertido. En otras palabras, ella había venido a mi departamento como garantía de un préstamo impago.

—¿Pero por qué mi abuelo le prestaría dinero a una extraña…?

—Lo habíamos olvidado por completo, pero resulta que nos prestó cerca de 10 millones de yenes hace unos 50 años. Si lo ajustas con la inflación, resulta cerca de 10 veces más. Además, ese era un tiempo cuando habían muchas leyes relacionadas con el préstamo de dinero, así que los intereses estaban en una ridícula tasa de 10% cada 10 días.

—¿Y es por eso que la hija de un gran conglomerado se aparece en mi departamento de estudiante?

Estaba claramente usando un vestido.

Ella era claramente una princesa.

Emitía un aura que hacía difícil de creer que ella pertenecía a una sociedad moderna, y aún así estaba devorando el arroz desde un tazón de 100 yenes.

—Eso era en los días cuando las leyes contra tales actos no habían sido legisladas, pero cuando un contrato estaba hecho, ya no podían ayudarte.

—(…Apuesto que el abuelo sacó y agregó esas partes en el último segundo.)

—¿Dijiste algo?

—No.

—¡De todas formas, volviendo al arroz! ¡¡Es imposible describir que tan malo es!! Alguien que come esto todos los días posiblemente no puede tener una mente sana, pero no tengo opción ¡¡Así que dame más!!

—El ritmo de tus oraciones es tan revuelto que va más allá del tsundere.

Rellené el tazón de arroz de 100 yenes, que además tenía un borde quebrado, con arroz blanco y se lo devolví a la princesa. Ella inmediatamente comenzó a quejarse otra vez.

—Después de que esta tortura a la que llamas cena termine, necesito que me lleves a una tienda de muebles importados. Necesitamos tener el mínimo indispensable para vivir como seres humanos.

—¡¡No!! Tú eres la que está en deuda conmigo, ¿¡Así qué por qué debería ir a la bancarrota por ti!?

—¿De qué estás hablando? ¿Qué se supone que voy a usar? ¿Cuándo vas a preparar un auto con un chofer? Oh, y me gustaría una mascota.

—¿¡Nunca has escuchado el término LOHAS !?

Las chicas tratadas como garantía para un préstamo eran vistas a menudo en las telenovelas, ¿Pero realmente gané algo de todo esto?

El proceso de pensamiento de “Heh heh heh. Haré esto y esto con ella.” no ocurriría a menos que ella fuera realmente atractiva. Esta princesa que estaba actualmente llenándose la boca con arroz blanco con una expresión de malhumor era realmente hermosa… pero… ¿Cómo debería decirlo? Ella no era coqueta. Al igual que uno puede tener una erección mientras mira la Mona Lisa, había una diferencia entre hermosa y erótica.

¿Entonces que me dejaron a mí?

¿De un punto de vista estrictamente monetario había algún valor en una chica normal más allá de lo que podría hacer en un trabajo de medio tiempo?

Y esta era una princesa.

Dudaba que pueda hacer algo tan simple como arrancar la maleza, mucho menos un trabajo de medio tiempo. ¿Cómo se suponía que ella fuera de algún uso para mi vida?

—Oye, princesa. ¿Qué vas a hacer de ahora en adelante? Ya sabes, cosas como la escuela.

—¿¡De verdad necesitas preguntar eso, idiota!? Tienes la vida de esta pobre y desamparada avecilla enjaulada en tus manos. Eso significa que tú debes de tomar la responsabilidad y enviarme a una prestigiosa escuela de niñas, abrirme un camino para que pueda entrar en una prestigiosa universidad, y asegurarte de que pueda entrar a una prestigiosa corporación.

—¿¡Tengo que hacer todo eso!? Tú eres de un gran conglomerado. ¿¡No puedes sólo entrar a uno de los grupos de tus compañías!? ¡¡Maldición, puedes hacer eso ahora mismo!! ¡¡He oído incluso de niños de secundaria que trabajan como presidentes para empezar!!

—Tan pronto como fui tomada como garantía para ese préstamo, mis lazos con el conglomerado fueron cortados. Ahora te pertenezco a ti.

La princesa debió de haber perdido su antigua vida porque se veía un poco desanimada.

¿Pero era verdad?

Estoy bastante seguro que podía ver algo brillar en el tejado del edificio frente al balcón. ¿¡Quizás era de unos binoculares o de la mira del rifle de un francotirador!?

Eso fue cuando sonó el timbre.

Al escucharlo, la princesa dijo,

—Ve a ver quién llama, sirviente.

—¡¡Tú estás en deuda conmigo!!

Con esa patética observación, me dirigí a la puerta principal. Cuando al abrí, me encontré a otra extraña chica allí parada.

Además tenía unos rulos perfectos, pero estaban hechos de tal forma que recordaban a las colas de los cerdos.
Y era pequeña.

—¡¡Nywah ha ha!! ¡¡Así que este es el Sargazo en que mi querida hermana terminó después de tanto tiempo a la deriva!! ¡¡Es incluso más caótico de lo que escuché!!

—¡¡Esto es tan repentino, en verdad no tengo ni idea de que está pasando!!

—…Esta es mi hermana menor. ¿Qué estás haciendo aquí?

—¡¡Simplemente vine a decirte que tan bien se siente, después de tantos largos años de estar distanciadas, el heredar a la familia debido a haber nacido de una madre diferente y ser la hermana menor!! A propósito, pobre estudiante.

La princesa (la segunda de la fila) puso sus manos en sus labios, infló tanto su pecho con orgullo que pensé que se iba a regresar todo el camino hasta el puente, sonriendo.

—¿Qué?

—Al parecer pronto caerás en las deudas debido a la manipulación de mi hermana. ¿Qué tal si yo pago esas cosas?

—¿¡Mh!? ¡¡No aceptes, sirviente!! ¡¡Está intentando ganar control sobre mí indirectamente al amarrarte financieramente!! ¡¡No caigas en la tentación!!

—¡¡Nywah ha ha!! ¡¡Es demasiado tarde, hermanita!! El dinero es justicia. ¡¡Creo que te vestiré con un uniforme de maid y te haré jugar conmigo!!

Su petición mostró una sorpresiva lindura escondida bien profundo en su interior, pero su hermana mayor no prestó mayor atención. En vez de eso, ella respondió con un comentario propio mientras vertía la sopa de miso sobre el arroz blanco del tazón.

—Como otra hija del conglomerado, ¿No cuentas tú también como una garantía en el préstamo?

………… (Silencio)

Y así…

—E-Entonces, supongo que una es necesaria una introducción más adecuada, pobre estudiante.

—¡¡ Nooooooooooooooooooooo!! ¡¡No gano nada de todo esto!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: