Capítulo 1

—Kujou-san, Kujou-san.

Fue justo cuando acabó la escuela ese día.

En la entrada vacía, una chica lanzó sus zapatos de interiores en el zapatero y rápidamente persiguió a alguien.

—¿Quieres ir a casa juntas?

—No.

—Vamos. No. Digas. Eso~

La chica la llamó mientras saltaba las escaleras del frente, pero la otra persona no se detuvo.

—La única que no tiene actividades de club además de mí eres tú, Kujou-san.

—¿Y?

Kujou Orie se dio la vuelta sin expresiones.

—Decidí que no haría ninguna actividad de club en el momento que entré a esta escuela. ¿No deberías entrar a un club por tu cuenta?

—¿Eeeh…?

Los hombros de la chica cayeron en respuesta, causando que Kujou-san desarrollara un tic en su frente.

Kujou-san se dio la vuelta sobre sus tacones y comenzó a caminar hacía la puerta de la escuela. La chica en cuestión la persiguió, luciendo como un perro en el proceso.

—Aunque saliste conmigo la semana pasada.

—Odio cómo los chicos se reúnen cuando estoy contigo a pesar de que no tienen asuntos con nosotras.

—Vamos, no es tan malo.

—Dije que no.

—No puede ser~ Qué mala. Ambas venimos aquí desde la Escuela Secundaria Otowa, ¿no es así? Somos camaradas y amigas, ¿cierto?

—¿Amigas?

Kujou-san finalmente se detuvo por debajo del alto e imponente árbol que estaba de lado de la puerta de la escuela.

La presentación musical discordante de la banda de la escuela podía ser escuchada montándose en los vientos.

—En primer lugar, las dos no hemos hablado mucho.

—…¿No lo hemos hecho?

La manera en que la chica inclinó su frente en confusión hizo que la frente de Kujou-san se crispara aún más.

—Tú estuviste en las clases 1-3, 2-3 y 3-2 durante tus tres años en Otoha. ¿Recuerdas en cuales estuve cada año?

—Vamos, estuvimos en la misma clase en nuestro último año, ¿cierto? Antes de eso… Err, lo siento, lo olvidé.

—Estuvimos en la misma clase. Por los tres años.

—¿En serio?

—En serio… Espera, realmente no estás bromeando, ¿cierto? Increíble.

Kujou-san colocó desalentada una mano en su frente.

—Hinooka-san. Difícilmente sabes algo sobre mí, pero puedo entender qué clase de persona eres bastante bien.

—¿Podría ser que me odias?

—No es que te odie, pero—

Kujou-san puso sus manos en sus caderas y suspiró.

—Realmente tampoco me agradas. Tú y yo simplemente no encajamos.

—Realmente te gusta ser muy franca, Kujou-san. Heeh~

La chica respondió con admiración.

Tal vez porque era una respuesta inesperada, Kujou-san titubeó, pero entonces continuó hablando con una mirada severa.

—Tú platicas todo el tiempo, pero nunca hablas de algo real. Para mí, esa clase de cosas-

—¿Cómo desperdiciar tiempo en una venta de libros todo el día de tu día libre?

—¿Qué diablos es eso?

—Un desperdició de vida humana.

—Tal vez.

Kujou Orie entonces se fue, dejando a la chica de pie sola en la puerta de la escuela.

Los chicos altos del club de Rugby elevaron sus voces en tándem mientras regresaban de su sesión de correr. Todos miraron a la chica que pasaron. Ella les sonrió.

Y una vez estuvo de nuevo sola, su sonrisa rápidamente cayó.

—Ya veo.

Ella levantó su bolsa que lucía costosa sobre su hombro.

—Muy bien, entonces.

Ella salió a la calle a través de la puerta de la escuela y comenzó a caminar en la dirección exactamente opuesta de su ruta usual.

Había en efecto una estación en esa dirección también. La había, pero el camino estaba apretado debido a ser puesto alrededor de un acantilado, y no había ninguna tienda de conveniencia a lo largo, haciendo la ruta poco popular con los estudiantes. Esta tarde también, había algo de trafico de carros, pero no había peatones en las aceras en lo absoluto.

El verde bosque a lo largo del camino estaba por alcanzar el punto donde los arboles necesitaban ser cortados.

Antes de que ella caminara siquiera cien metros por la pendiente ligera, Homura comenzó a quejarse a sí misma.

—Qué aburrido.

Así es.

—Ah, tan irritante.

Hinooka Homura se sentía aburrida y apática.

La idea de participar en un club que simplemente la cansaría era absurdo.

Por otro lado, ella no podía soportar la idea de mostrarle al mundo su figura solitaria mientras caminaba sola a casa. En la Preparatoria Serian, la taza de participaciones de club de los estudiantes era cerca del 100% a pesar de la falta de compulsión al unirse a uno desde la administración de la escuela. Los clubs de deportes y culturales eran excesivamente activos y vigorosos. Como se esperaría de la preparatoria-universidad número uno en la prefectura.

—”¿Qué tal si vamos por tartas de frutas en un café en Honmachi?” y enviar.

Ella escribió un mensaje de texto en su celular.

Su bolsa se sentía pesada mientras se ondeaba en su brazo.

¿Hay alguien a quien pueda presionar para venir? Pensó mientras sin sentido observaba sus alrededores. En ese momento, una bicicleta de chasis como de alambre fino y su pasajero pasaron.

Ese es el uniforme de chicos de nuestra escuela.

La bicicleta giro en una vuelta en U y entonces se frenó justo en frente de Homura. Era una maniobra de frenado bastante repentina, causando que ella fuera ligeramente sorprendida.

—¿Hinooka?

Homura asintió. Sin ser considerada en ello, ella regresó a sostener su bolsa como una chica apropiada.

—¡Soy Touya! De la Clase C. ¡Ah, entre los de primer año, quiero decir!

Ella podía saberlo con la vista. Esta era su primera vez hablando con este chico.

Sus ojos fueron repentinamente atraídos hacía el manubrio de su bicicleta.

Sus dos brazos salían de sus cortas mangas del uniforme de verano a la que las personas recientemente se habían cambiado para la temporada. Él tenía músculos tensos que parecían cables hechos un lío y torcidos. No encajaba a su rostro de apariencia de niño en absoluto. Sus lentes también se sentían antinaturales en él de alguna manera.

Saltando del asiento de la bicicleta como en una competencia de volteo, el chico una vez más trató de confirmar su nombre.

—Eres Hinooka Homure de la Clase 1-A, ¿cierto?

—Es Homura, no Homure. Hinooka Homura.

—Ah, lo siento, Homura, ¿eh? Qué nombre tan interesante.

El chico estudiante miró de cerca a Homura y asintió como si estuviera impresionado.

—¿Qué?

—Escuché que eras fácil de identificar ya que eras la chica más linda de la escuela, pero realmente es verdad. Lucias como alguien sacada de la escena de una película cuando te vi caminando por ahí.

—Sólo estaba caminando normalmente. ¿Qué clase de escena estabas pensando?

—Como la escena de una chica después de ser rechazada.

—…

Él dijo eso sin tratar de ocultar su vergüenza. ¿Era este chico valiente o un cabeza hueca natural?

No era raro para ella que le hablaran así, y ella frecuentemente era halagada con incluso más palabras frívolas.

Aunque haría las cosas más fáciles para ella si podía hacer que la dejara subir a su bicicleta el resto de camino a casa.

—…Así que, Touya-kun. ¿Tienes algún asunto conmigo?

—La verdad es que, estoy aquí para invitarte a mi club. Estoy en el Club de Exploración.

—¿El Club de Exploración? ¿Hay un club así?

—Lo hay. Aunque sólo hay dos miembros del club ahora mismo.

—¿Sólo dos? ¿Incluso contándote?

Touya asintió.

Eso explicaba por qué un simple chico de primer año como él estaba yendo alrededor invitando a otros a unirse al club.

—Eres parte del club de ir a casa, ¿cierto, Hinooka?

—Eso es verdad, pero hay otra chica que no está en ningún club en mi clase si estás buscando por alguien.

—No, tienes que ser tú.

—¿Tengo que ser?

Dejando fuera lo brusco, las palabras de él eran bastante incomprensibles.

Aunque él había ido tan lejos como hasta perseguirla, por lo que ella entendía que él estaba desesperado.

—No tengo la intención de unirme a ningún club, pero… ¿puedo al menos escuchar tu razón para pedírmelo?

—Nuestro club sólo tiene dos-

—Sí, oí eso. No eso, me refiero, ¿por qué yo?

El chico rascó su cabeza con una expresión de confusión.

Homura era la que estaba desconcertada. Pero, sin prestarle atención a eso, Touya se acercó y colocó sus manos en sus hombros.

—Es porque tú eres una Maga, ¿no es eso obvio?

¿Magia?

…¿De qué diablos está hablando este chico?

—Di eso una vez más.

—Queremos una Maga en nuestro Club de Exploración.

—¿Una Maga?

Homura resistió la urgencia de acurrucar su cabeza. Esta conversación parecía sacada de un manga, después de todo. Habría sido más realista si él la hubiera invitado a unirse a la Fuerza de Auto Defensa.

—Estás hablando sobre un juego, ¿cierto?

img015

—Eso es lo que normalmente se piensa. Pero esto no es sobre un juego. Es real.

—Estás consiente de que estás diciendo algo extraño, ¿cierto?

—Sí.

Touya finalmente perdió su rostro serio y estalló en risas.

—¡Pero, sabes, el Club de Exploración es divertido! Creo que te gustará también, Hinooka.

Él dio unas palmaditas ligeras en los hombros de ella mientras hablaba.

¿Sobre qué bases estaba diciendo eso?

La impresión de Homura de que las escuelas de preparatoria-universidad estaban llena con nada mas que excéntricos fue reforzada incluso más.

Touya sacó algo de su mochila.

—Este es el panfleto de nuestro club. No parece que te decidirás ahora mismo, así que por favor léelo más tarde.

¡Como si hubiera algo qué decidir! …Conteniéndose de decir eso en voz alta, Homura aceptó el panfleto extremadamente grueso. Ella supuso que un club de solo dos personas podía al menos lograr hacer un panfleto en toda regla como este—

—Por favor léelo y piénsalo. Vendré a preguntarte de nuevo mañana.

—¿M-mañana? ¡Oye, espera!

Touya se dio la vuelta para verla, después de ya haber regresado a su bicicleta y haber saltado al asiento.

Homura dudosamente apuntó a la bicicleta.

—Llévame.

—Voy a regresar a la escuela. Puedes subirte si estás de acuerdo con eso.

Ahora que Homura veía de cerca, la bicicleta no tenía portaequipajes, y ella tendría que subirse y quedar parada si se subía.

—En primer lugar, ¿estás yendo a casa por la estación Oujidou? Eso es inusual. Este camino es bastante pesado. Vengo de regresar de buscarte en la dirección de la estación Higakubo.

—Sólo decidí ir a casa por este camino por un capricho hoy.

—Bueno, eso está bien. Te veo mañana, entonces.

—Sí, adiós.

Homura desalentada vio a Touya irse mientras se iba ágilmente en su bicicleta.

Después de eso, ella terminó tomando el camino equivocado, y le tomó cincuenta minutos completos llegar a la estación a pie.

Justo mientras el tren a casa llegaba a la estación, Homura recibió la respuesta esperada para su mensaje de antes.

Ella abrió su celular mientras caminaba a la plataforma del tren.

Si ella fuera a regresar a la estación Honmachi desde aquí para ir al café, ella necesitaría ir a la plataforma opuesta a las escaleras, pero no le costaría mucho tiempo.

Pero la expresión de Homura, la cual estaba falta de expectativa, se endureció al contenido de la respuesta.

“Lo siento. No puedo salir a jugar por un rato. Lo compensaré la próxima vez. Lo siento mucho.”

—…Próxima vez…

Ella ni siquiera podía contar con su amiga de sus días de secundaria, quién ahora había ido a otra escuela.

No, eso no es. Tal vez sólo estoy siendo abandonada.

Cuando ella dejó la puerta de entrada de la estación local, la mujer usual estaba repartiendo folletos ahí. Ella vestía un suéter de verano azul ligero cubierto en hilas. Homura pasó mientras la ignoraba.

Después de que llegara a casa, se cambió en su ropa de casa y yació en su cama en un intento de convertirse una con ella.

Pronto, tocaron a su puerta.

—¿Homura?

Incluso cuando la puerta se abrió, Homura no se movió de su posición prostrada.

—Hubo una llamada de tu novio hace poco.

Homura dijo algo en su almohada, pero sus palabras lo más probable es que eran nada inteligibles.

Mientras miraba asombrada a la vista de la forma de vida gelatinosa, la chica quien entró a la habitación continuó hablando.

—Él dijo algo sobre lamentarlo y querer romper. A pesar de que le dije que tenía a la persona equivocada en el teléfono, no me escuchó en absoluto.

La segunda hija de la familia Hinooka, la hermana menor de Homura, Tsuyu, era frecuentemente confundida con su hermana debido a la similitud de sus voces.

—Más bien, ¿por qué le diste el número de nuestra casa? ¿Podrías dejar de hacer eso? Yo soy siempre la que contesta el teléfono aquí. Oye, ¿estás escuchando?

—Hmm.

La amorfa hermana mayor volteó una pequeña parte de su rostro resignado hacía su hermana menor.

Como siempre, Tsuyu estaba apoyando sus lentes contra la puerta mientras tenía una expresión molesta.

—Ya he rotó con ese chico.

—Hmph.

La hermana menor dobló sus brazos y resopló.

—Aunque no parecía como si ustedes dos estuvieran saliendo. ¿No lo obtuviste para ayudarte con tus estudios?

—Hmm…

Era exactamente como dijo su hermana.

Una vez que los tumultuosos resultados anunciados del examen de entrada a la preparatoria habían pasado, él había sido el que indirectamente mencionó el tema de romper.

Sería lindo si fuéramos a la misma escuela juntos. Aunque no era como si ella hubiera creído en una conclusión de ensueño. Ella únicamente había sido feliz al empaparse en el ánimo de “compartir la misma meta”.

Pero, como si fuera debido a algún error, Homura, quién había sido tutelada, fue aceptada en su escuela objetivo, mientras qué él, el tutor, fracaso con los exámenes de entrada.

Aparentemente, había tipos que frecuentemente estaban en los primeros lugares de los exámenes de prueba con excelentes resultados, pero eran débiles cuando se refería al de verdad.

—Usaste a alguien otra vez, ¿no es así?

—Eso no es-

—Ah, qué lástima. ¿No todos los chicos que han salido contigo han terminado con mala suerte?

—…

Homura no podía negarlo.

Recordándolo, había sido una relación atada sólo por los estudios para el examen.

Ella odiaba ser a quien se disculparan como si ella fuera la víctima y él el infractor, por lo que ella simplemente había ignorado sus mensajes de texto unas cuantas veces.

Su ex novio estaba bastante consiente de su nivel académico de ella, y entendía muy bien qué tan mal adaptada ella estaba al ambiente de estudio de su escuela actual.

—¿Vas a dejar las cosas al aire otra vez? Necesitas aclarar tu propio error. Ese chico se siente responsable, sabes.

—Ya cállate…clienta regular de la sección de detrás de las cortinas en Tsutaya. [1]

—¿Qué demonios es eso?

—Una chica sin experiencia con conocimiento superficial.

La hermana menor simplemente se encogió de hombros.

—La cena estará lista dentro de poco, así que no te duermas y baja.

—Agh.

La hermana menor dejó la habitación para dirigirse abajo. La bolsa de Homura se desplomó en el suelo.

Hablando de ello, ella había tirado el panfleto que recibió ahí.

Ella trató de alcanzarlo mientras yacía boca abajo, pero no pudo alcanzarlo en absoluto.

Después de un poco, ella ruidosamente pateó sus piernas contra la cama, pero inmediatamente recordó el abuso que les puso por el largo camino a casa y las detuvo.

—Siguiente, Hinooka.

El siguiente día en la escuela.

La clase actual era Literatura Clásica, o más bien, Japonés Moderno.

El salón de clases estaba bastante calmado, pero Homura podía sentir la atención de los otros estudiantes concentrándose en ella.

Sudor brotó de la mano de Homura mientras se levantaba con su libro en una mano.

Ella rebobino su grabadora mental y repitió la pregunta de la maestra para sí misma.

Era sobre un cierto poema insignificante.

—Chieko dice que no hay cielo en Tokio. [2]

—Así es, ese.

La maestra aplaudió su mano contra el libro doblado que sostenía.

—Chieko está mentalmente enferma. Por supuesto que hay un cielo en Tokio. Por lo que, ¿qué es lo que está diciendo Chieko aquí?

—…Ella quería ver el cielo por encima del Monte Atatara.

—El poema de este autor está diciendo que ese es el verdadero cielo para Chieko. Es dudoso si Chieko en sí está hablando convincentemente. Ahora bien, ¿por qué no intentan pensar en los sentimientos de Chieko?

La maestra ligeramente se sentó en su escritorio y cruzó sus piernas. Sus modales eran algo malos.

Ella vestía unos pantalones pegados de color azul índigo.

—¿Es Chieko simplemente una mujer egoísta? ¿Qué piensan?

El autor ya había dado una respuesta, ¿eso no era suficiente? ¿Qué estaba haciendo la profesora? ¿Cuestionándolos sobre todo?

—…Chieko tenía muchos recuerdos fuertes sobre el Monte Atatara, así que, creo que ella quería ver el cielo de esa montaña otra vez.

—Hmm. ¿En otras palabras?

¿En otras palabras? ¿En otras palabras?

—Ella quería escalar el Monte Atatara…

Risas bajas empezaron a sonar en el salón, haciendo que las orejas de Homura se pusieran rojas.

—Tal vez. Tal vez no. No sabemos la verdad sobre el asunto. Hay otro poema donde sale el Monte Atatara. Intentemos leer el siguiente.

La maestra le indicó a Homura que se sentara con un gesto.

Sintiéndose como si quisiera desaparecer, Homura se sentó de nuevo en su silla.

Hora del almuerzo.

Homura indirectamente les pregunto a los compañeros alrededor de su mesa.

—¿El Club de Exploración? ¿Te uniste al Club de Exploración, Hinooka-san?

—Eh, no. Fui invitada a unirme ya que no estoy en ningún club. ¿Sabes algo al respecto?

—Hmm… Sólo sé lo que estaba escrito de él en la guía de la escuela.

—Sí.

Sus compañeros sacudieron sus recuerdos mientras comían sus respectivas cajas de almuerzo y panes.

—Si recuerdo bien, el Club de Exploración fue formado hace tres años.

—¿Tres años? Eso es muy nuevo.

—No he escuchado muchos buenos rumores sobre él.

—¿Oh?

—No da ninguna ventaja para prepararse para la universidad tampoco.

—Cierto. Las actividades del club consisten en [exploración], después de todo.

—El asesor de mi club estaba refunfuñando sobre cómo tenía el presupuesto de clubs más grande en la escuela. Mira ahí.

Uno de sus compañeros apunto fuera de la ventana.

Homura se dio la vuelta en su asiento para mirar el patio de la escuela.

—Los edificios junto a la pista pertenecen a los clubs de deportes. Y hay un edificio de aspecto tosco sólo un poco más allá de eso, ¿ves ahí?

—¿Ese edificio que está cerca del lado de la montaña? Eh, no querrás decir…

—Así es. Esa enorme mansión es solamente el edificio del Club de Exploración. Comparado con eso, la habitación de mi club parece un armario de almacenamiento.

—Ahora como que quiero ir adentro~

—No, no. El lugar obviamente está asegurado por Secom. [3] Su seguridad es bastante estricta, después de todo.

El edificio de dos pisos, el cual tenía un domo observatorio astronómico en su techo, lucía parecido a unas instalaciones de investigación.

Homura pensó que de seguro esa era una instalación pública que habría los fines de semana o algo así.

—En primer lugar, está eso también, ¿sabes? Necesitas ciertas cualificaciones para unirte al Club de Exploración. Hinooka-san, ¿tienes las cualificaciones?

Homura negó con su cabeza, al escuchar sobre este asunto de cualificaciones por primera vez.

—Touya-kun no dijo nada sobre eso…

Una de sus compañeras abrió ampliamente sus ojos y se inclinó hacia adelante con gran interés.

—Por Touya, ¿te refieres a Touya Takumi? Él es de la misma secundaria que yo. Heeh, así que él se unió al club de exploración. Eso es algo inesperado.

—¿Por qué?

—Él estaba en el club de kendo en la secundaria. Él era súper fuerte. Él usaba el estilo a dos espadas. Él incluso participó en los torneos inter-medios escolares.

—¿D-dos espadas?

Era completamente diferente de la imagen mental del kendo de Homura.

—Él podría encajar contigo, Hinooka-san. Bueno, aunque es algo bajo.

—¿No está bien eso? ¿Entonces qué tal si tratas de unirte al club de Exploración?

—¿Eh…?

Ahora que estaba siendo apoyada por aquellos alrededor de ella, Homura finalmente se sintió interesada en unirse.

¿Pero cuántas veces antes había cometido un error de esa manera?

Homura sonrió que sólo llegaba a sí misma y cortó un pedazo del pollo frito con las puntas de sus palillos.

—Pero algo como el Club de Exploración no va conmigo. Y no tengo tampoco ninguna cualificación en particular…

—Hmm, eso es cierto.

Y así, el tema del Club de Exploración llegó a una pausa y la conversación cambió al tema de un programa extranjero.

Era un programa que Homura no había escuchado antes, y aparte era un programa político. Ella no entendía que era tan divertido en absoluto, pero ella decidió simplemente reírse junto con los demás como si entendiera. Eso la cansó.

La pesada substancia gelatinosa conocida como aburrimiento y alienación le pesaron.

Si el salón de clases no fuera una zona pública, ella inmediatamente se convertiría en una forma de vida amorfa y se disolvería comenzando con las puntas de sus pies.

—De acuerdo con los rumores, va a ser un edicto u otro…

—¿Ah?

Los hombros del Homura se pusieron rígidos.

Una de sus compañeras le hizo una señal con el ojo. Había un chico mirando alrededor del salón desde la entrada.

—…Touya-kun.

—¡Hola, Hinooka!

Una voz resonó a través del salón frígido.

Empujada por sus compañeras de almuerzo, Homura se paró de su asiento con una expresión larga.

—¿Has pensando una respuesta a mi pregunta de ayer?

Él la saludó así sin prestar atención a sus compañeros.

Con un rostro perfectamente forzado, ella lo empujó hacía el corredor tan rápido como sus pies la llevaban.

Después de que cambiaran de ubicación hacía el frente de un salón especial prácticamente desierto, Touya le preguntó la misma pregunta una vez más.

—¿Y bien?

Mientras él la veía con expectativa con una expresión despreocupada, Homura dio un pequeño suspiro.

—Voy a preguntar algo extraño, pero…

—¿Ah?

El cielo, el cual se asomaba a través de la ventana del otro lado del pasillo, era azul puro y claro, el ejemplo perfecto de un día de verano.

—¿Unirme al Club de Exploración me traerá méritos con respecto a mi vida escolar?

—Méritos, ¿eh?

—Amm, ya sabes, ese tipo de cosas. Excluyendo cualquier razón como “es divertido”.

—Veamos…

Touya levantó su cabeza y miró al techo con sus brazos cruzados.

—Hmm, bueno, ya que las actividades del club son definitivamente muy duras, obtenemos trato preferencial. Aunque personalmente realmente no me importa.

—Trato preferencial, ¿como qué?

Y entonces, él dijo algo increíble.

—Por ejemplo, no nos castigan por llegar tarde o abstenernos un día después de las actividades del club.

—¿Eh?

¿Se les daba a las actividades del club preferencia sobre las clases?

¿Eso realmente estaba bien?

—Tampoco básicamente no tenemos que tomar exámenes suplementarios.

—¿S-sin exámenes suplementarios? ¿Incondicionalmente?

—Sí. Cuando nos desatamos en nuestras actividades del club, no tenemos tiempo para esa clase de cosas.

Qué sorpresa. Eso no sólo era trato preferencial; eso era una inmunidad extraterritorial completa.

Temblando del asombro, Homura recordó la advertencia que le acababan de dar.

—…Pero escuché que no tiene ningún beneficio para avanzar a la universidad.

—¿Ah? ¿Qué clase de club da ventajas para ir a la universidad? Nuestra escuela principalmente consiste de clubs de deportes como carreras, rugby o luchas. Para las chicas, tiende a ser volibol o tenis. ¿Quieres hacer luchas?

—¿Por qué luchas?

Mientras calmaba sus nervios los cuales fácilmente fueron encendidos cuando veía a este chico patán, Homura dijo una pregunta que repentinamente se le ocurrió.

—¿Viniste a esta escuela por recomendación deportiva, Touya-kun?

—No, tomé los exámenes de entrada normales. Aunque no consideré esa opción también.

Homura dejó escapar otro suspiro.

—Eres bastante listo, ¿no es así…?

—Qué estás diciendo, eso también aplica a ti, ¿cierto?

—Gefuh.

Homura se ahogó mientras Touya golpeaba la espalda de ella.

Era verdad que ella había tomado los exámenes de entrada normales, pero…

Homura colgó su cabeza y se sentó mientras abrazaba sus rodillas.

—Parece que es diferente de lo que pensé.

—Verás…eso fue como una edición limitada de una sola ocasión de “Hinooka Homura exclusiva a paquete Jumbo de Primavera”…

—¿Qué demonios es eso?

—Básicamente fue sólo suerte. Una coincidencia.

—¿Pasaste por suerte?

Touya se congeló por justo un instante.

—No, eso es imposible. Es inusual para una institución pública tener una hoja de calificaciones, pero no hay forma que pudieras entrar por coincidencia.

—…

—¿Eh, en serio?

—En serio, —Homura murmuró, viendo el suelo.

—Entonces, ¿cómo te fue en los exámenes del otro día?

Sus resultados de los exámenes parciales de hace algunos días habían sido, por supuesto, terribles, y su sangre se había congelado frente a su maestra y sus padres.

Afortunadamente, las calificaciones no eran publicadas en los salones aquí, pero era sólo una cuestión de tiempo antes de que sus terribles calificaciones se hicieran conocidas en su clase.

Con miedo de decirlo a voz alta, ella trazó los resultados de su examen común en el muro, causando que Touya se congelara aún más. Esta vez, la pausa duró tres cortos y sin embargo largos segundos.

—…Bueno, ¿a quién le importa? Al menos es bueno que fueras aceptada aquí.

—¡No es bueno!

Homura se levantó en un rápido movimiento para darle un cabezazo, pero Touya ágilmente lo esquivó.

—¡En otras palabras, no tengo el tiempo para cualquier club! ¡Está tomando todo lo que tengo sólo para lidiar con las clases de aquí!

—Ah, entonces hay mérito en ello para ti.

—¿Qué?

—Estarás bien si te unes al Club de Exploración.

—¿Por qué?

—Basado en tu comportamiento, no leíste el panfleto que te di ayer, ¿cierto? Bueno, entonces yo también me disculpo por no explicarlo apropiadamente.

Touya cruzó sus brazos de una manera confiada.

—Está bien. Si te conviertes en una Maga, algo como los estudios serán fácil para ti.

—¿Estás tratando de engañarme? ¿No suena como si estuvieras diciendo algo como “si te conviertes en un luchador profesional, cien sentadillas serán pan comido”?

—Sí, las luchas son realmente buenas.

—Evítame las molestias.

Touya río en una manera descuidada.

Por alguna razón, me es fácil hablar familiarmente con él, pensó Homura con un suspiro pequeño.

¿Era porque su altura no era tan diferente a la de ella? Todos los ex novios de Homura habían sido altos; o más bien, esa era la mínima condición de ella para salir con alguien.

—¿Qué haces en el Club de Exploración, Touya-kun?

—¿Yo? Sigo siendo un investigador de quinto rango, por lo que en su mayoría sigo a senpai. Sigo con sólo haber ido a dos expediciones hasta el momento. Hay muchas cosas que tengo que recordar.

—Hmm… ¿Tú senpai es estricta?

La combinación de dos personas usando lentes gastando a una kouhai, en cierto sentido, hacía la figura perfecta.

Aunque ella no podía imaginarse añadiéndose a sí misma en ese grupo en absoluto.

—Ella es amable.

Pero su voz maduró en ese momento, e hizo una ligera triste expresión.

Homura ligeramente revisó su imagen de él como un patán.

—Todavía no la he visto enojada.

—…Después de todo eres el único kouhai en su club. Tal vez te está tratando preciadamente.

—Aunque si entras al club, habrá dos miembros kouhai y nuestras actividades se harán más como las de un club.

—¿Qué debería hacer…?

Homura ató sus brazos detrás de su cuello y se dejó caer contra el muro.

—¿Fuiste también invitado a unirte por esa senpai, Touya-kun? ¿O simplemente querías debutar en el Club de Exploración cuando llegarás a la preparatoria? Escuché de cómo hacías kendo antes.

—Sabes mucho, ¿no es así? Entré al club por mi propia cuenta. La razón por la que me uní fue…

—¿Sí?

—…

Touya se congeló con su boca todavía abierta a la mitad.

—¿Sí?

—…Te diré si te unes.

—Oye, ¿no es eso injusto? ¿Realmente estás tratando de invitar a alguien a unirse?

Touya se alejó de ella y ajustó sus lentes. Homura lo rodeó para verlo de nuevo y lo presionó más.

—No será que intentas dejar repentinamente el club si me uno, ¿no es así?

—Idiota, como si fuera a hacer algo así.

—¿Idiota? ¿Estás llamando a la importante persona que estás tratando de invitar una idiota?

—Quiero decir, eres una idiota, ¿cierto?

—Gah.

Touya mientras se rascaba la cabeza.

—Entiendo. Si es sobre tus estudios, te enseñaré. No soy muy bueno enseñando, pero aguántalo por ahora.

Homura fue sorprendida.

Ella sabía que no sólo eran sus oídos jugándole una broma debido a que la campana de la escuela sonó justo en ese momento.

Homura recordó las palabras de su hermana menor de ayer.

—…¿Eso está bien?

Touya cerró sus ojos como si se hubiera resignado y asintió.

—Soy el que está haciendo la petición, después de todo.

—¿No es una molestia para ti?

—Para nada. Comparado con las actividades del club, claro está.

Ya que Homura todavía no daba una respuesta definitiva, las negociaciones se pusieron en pausa por el momento. Los dos acordaron verse de nuevo después de que terminaran las clases y entonces regresaron a sus respectivas clases.

Pero entonces, Touya, quien había comenzado a caminar alegremente, tuvo su cuello estrangulado.

—Oooff.

Volteándose con ojos llorosos, Touya vio a Homura parada ahí sosteniendo el cuello de su camisa.

—…Eso duele tanto como ser apuñalado, ¿sabes?

—Sólo quiero preguntar una última cosa.

Indiferente a la desastrosa escena que había provocado, Homura le preguntó.

—¿Qué es una Maga?

—Lee el panfleto.

—Tenemos un experimento en la siguiente clase, así que no puedo.

—…La verdad es que yo no sé tampoco. Senpai sólo dijo que a nuestro club le faltaba alguien con la posición de Mago.

—¿Eso es todo? ¿Entonces qué hay de ti, Touya-kun? Dijiste algo de ser un investigador.

—Un investigador de quinto rango. Mi clase es guerrero de peso ligero.

Homura estalló en risas.

—¿Guerrero? Jajaja, eso es justo como un juego.

—Como dije, no es un juego.

“Regresa rápido a clases,” le dijo Touya mientras ahuyentaba a Homura.

Parece que Homura-san está pensando en algo sacado como de un atacante o un colocador o un abrigo de Mago. Esto va a ser difícil de hacer funcionar.

Después de clases.

Los dos se dirigieron a la sala de profesores juntos.

Comparado con la refrescada Homura, Touya tenía una cara larga por alguna razón.

—Una inspección personal…hah…

—Déjame al menos tener una membresía de prueba primero. Después de todo es un club misterioso.

Completamente arrinconando la deficiencia de sus estudios, Homura habló como si fuera natural.

—Me cuestiono eso. ¿Realmente está bien eso…?

—Realmente no eres flexible, ¿cierto?

—Dices, flexible… Bueno, podemos tratar de consular con Mori-chan sobre ello.

—¿Mori-chan?

—La asesora del Club de Exploración. ¡-Discúlpenos!

Touya educadamente y profundamente inclinó su cabeza antes de entrar a la sala de profesores. Homura lo imitó y lo siguió a dentro.

Dentro de la sala de profesores, la cual era uno de los lugares que actualmente odiaba más ella, Homura sintió como si todos los maestros la estuvieran viendo, por lo que encogió su cabeza tanto como fuera posible mientras pasaba por ahí.

Touya la llevó con una maestra familiar quien estaba viendo una pila de documentos en su mesa con una expresión amarga.

—Sensei. Soy yo.

—Hmm~, hola.

Incluso después de que se le dirigiera la palabra, la maestra jugueteó con su cabello amarrado por detrás de su cuello con la parte trasera de su pluma mientras continuaba frunciendo el ceño a los documentos.

—Así que Mori-chan es Fujimori-sensei, —Homura murmuró ligeramente.

Ella era Fujimori, la que estaba enseñando Japonés Moderno en la clase de Homura.

Incluso aquí en la sala de profesores, sus modales eran tan malos que no pensarías que ella era una maestra, y la parte superior de su escritorio parecía la más desordenada en la habitación también.

—Sensei, traje a una nueva miembro del club.

—Dije que haría una membresía de prueba, ¿recuerdas?

Repentinamente levantando la mirada, la expresión de la maestra fue llenada con expectativa gozosa a esas palabras.

Pero, en el instante que vio a Homura, su felicidad se desvaneció con el parpadeo de un ojo, y ella regresó a su fruncida de ceño original como si estuviera sufriendo de un dolor de muelas.

—…Con club, ¿te refieres al Club de Exploración?

—¿Hay alguien más aparte de ti que sea la asesora de nuestro club?

Por supuesto que no.

—…

Después de presionar los dedos de ambas manos contra su frente por un tiempo, Fujimori apuntó a la salida de la sala de profesores y se levantó de su silla.

Los ojos de Homura accidentalmente vieron una pequeña foto enmarcada que había estado enterrada entre los paquetes de documentos en ese momento.

Era una foto a blanco y negro – y en ella no estaba su familia, ni un amante, sino Fujimori misma más joven y un grupo de amigos rodeándola.

Mientras Homura hacia hacía atrás su cabello para ver mejor, Touya la jaló.

Fujimori los condujo a la oficina de recepción al lado de la oficina del director. Ella definitivamente estaba usando la habitación sin permiso.

—¿No deberíamos hablar en un salón? Digo, hay asunto de confidencialidad y todo eso…

—Este lugar está bien. Esto no tomará mucho.

Aunque Touya permanecía dudoso, Fujimori les apresuró a sentarse.

La maestra apoyó su espalda contra un largo sofá en la habitación, y después circuló sus brazos descuidadamente alrededor de la espalda de una silla y cruzó sus piernas, viendo directamente a Homura. La atmosfera alrededor de ella era más como la de un último jefe en un juego que la de un sacerdote enseñando a un pupilo.

Fujimori miró a Homura, quien permanecía mansa y tranquila como un gato prestado.

—…?

Repentinamente, Homura fue golpeada por una sensación de déjà-vu. Naturalmente, esta era una maestra que la había visto incontables veces en clase antes. Pero aun así, ella tenía una actitud rotonda. Y sus malos modales eran igual que siempre.

—Hinooka Homura, de la Escuela Secundaria Otowa. De todos los lugares, pensar que elegiste ingresar aquí a la preparatoria Seiran.

—Sensei, ¿es esa la clase de actitud para tomar cuando saluda a un nuevo miembro del club?

Cuando Touya la amonestó con una expresión asombrada, Fujimori asintió como si a regañadientes dijera que entendía.

—¿…Ah…?

Homura inclinó su cabeza ligeramente confundida.

—Lo menciono porque ahí es dónde está el Monte Atatara.

—…Gah… No hable de eso…

Mientras Homura se sonrojaba por la vergüenza, una sensación de recuerdo se elevó dentro de ella.

Ella lentamente obtuvo un vago recuerdo.

—Amm… podría ser que… ¿nos hemos visto antes, sensei?

—Creo que sí.

Fujimori asintió audazmente.

—¿Eras su maestra? ¿O una conocida?

Ignorando al confundido Touya, Homura continuó hablando.

—Err… Probablemente en secundaria… durante las mediciones… físicas… de mi segundo año…

Fujimori miró a Homura con ojos entrecerrados.

Mientras se desconcertaba por la extraña situación, Touya apoyó a Homura.

—Quizá te refieres a la prueba de aptitud.

—¿Era eso? Sí, creo que así se llamaba.

—Esa prueba no es mandataria. ¿Por qué no lo recuerdas?

—Estoy a cargo de las pruebas de aptitud en la Secundaria Otowa.

—¡Sí! Te recuerdo ahí, sensei.

Homura aplaudió felizmente.

Sin embargo, Fujimori reclinó su espalda en su asiento en una postura incluso más descuidada.

—Eso no es todo.

—¿Eh?

—Después de la prueba, te detuve y te di un feroz sermón. Ah, es cierto. Estuvimos en una oficina de recepción como esta después de clases en ese entonces también.

—Lo siento. No lo recuerdo muy bien.

—Fufufufu.

Fujimori miró al techo mientras se ponía de más de malhumor.

Touya le preguntó preocupadamente.

—¿Hizo ella algo en ese entonces?

—Touya. Acabas de tomar la prueba de aptitud IE el otro día, ¿cierto?

—Ah, sí. Me inscribí por los exámenes de entrada, después de todo.

—¿Cuál fue tu puntaje? Ah, no te preocupes sobre la confidencialidad y todo eso.

—¿Realmente está bien eso? —Touya se preguntó con un poco de duda, pero al fin respondió.

—Mi puntaje promedio fue de 45-C.

—Hinooka Homura fue de 80-B. Aunque eso fue del primer parcial de su segundo año de secundaria.

—8…¿¡80!?

Touya subió su voz sorprendido, y la persona en cuestión al lado de él malentendió completamente mientras estaba inmersa en la emoción.

—Como pensé, conocí a sensei antes~. No debí haberlo notado porque también estoy nerviosa en clase.

Fujimori sacó su lengua en asombro y colapsó cansada en el sofá.

Era ciertamente verdad que no podía mostrar tal actitud vergonzosa en la sala de profesores.

En contraste a la floja maestra, Touya se puso algo agitado.

—La prueba de aptitud IE es calculada a través de una curva cuadrática. La diferencia entre 50 y 70 es en realidad de dos veces.

—Haah. Ya veo. Hay tanta diferencia entre Touya y yo, ¿ah?

—45 y 80 cada uno es encuadrado individualmente… ¡por lo que la diferencia entre nosotros es más de tres veces! ¿Lo entiendes?

Asombrada, Homura se comparó a sí misma y Touya con una mirada.

—Bueno, tú sabes. Touya-kun es un chico, después de todo.

—¡No estoy hablando sobre mediciones de pecho! ¿¡Por qué estás actuando tan triunfante!?

Touya se levantó del sofá y se acercó a Fujimori.

—En ese caso, hace las cosas más fáciles de explicar. Esta chica parece haberlo olvidado por completo, pero no hay nada que criticar sobre su aptitud como una preciada nueva miembro del Club de Exploración de la Preparatoria Serian, ¿cierto?

—Nooooo- —Una de las rodillas cubiertas por los pantalones y tacón de la bota de Fujimori apareció en el borde de la mesa de la recepción.

—Waaaa- —La mesa graduablemente comenzó a levantarse. La escultura de vidrio encima se deslizó junto con la carpeta cubriendo la mesa.

—-¡aaaaay!

Homura apresuradamente se alejó mientras era jalada por detrás por Touya.

La mesa de la recepción fue pateada y silenciosamente bailó por el aire, antes de caer en la alfombra después de hacer quinientos cuarenta giros.

La mesa aterrizó espléndidamente boca arriba en una manera obediente. Habría sido un desastre si hubiera habido tazas de té en ella.

—…Ah, eso me impactó, realmente me impactó.

Los ojos de Homura se achicaron a puntos mientras sostenía la escultura de vidrio en sus manos.

Después de confirmar que Homura estaba bien con una mirada, Touya ágilmente levantó la mesa.

—Sensei, ¿no estás siendo infantil?

La vista de él colando la carpeta sobre la mesa lo hacían parecer extrañamente orientado doméstico.

—En otras palabras, ¿es así? ¿Tienes un rencor contra ella después de que te tratara con frialdad cuando la invitaste al Club de Exploración en el pasado?

—Sí, ¿tienes problemas con eso?

La manera en que Fujimori colocó su barbilla en sus rodillas mientras las abrazaba en el sofá era justo igual a la de un mocoso malcriado.

—Más que un problema, es…

—Lo más probable, es que estaba con mis amigos en ese tiempo, por lo que mi impresión de lo que dijo en ese entonces fue débil…

—Y traté de esquivar la conversación, —Homura dijo como un intento de excusarse.

Pero eso molestó más al avispero.

—El Club de Exploración no es un grupo de modelos scouts como ves en Harakuju. Como si fuéramos a hacer esa clase de exploración despreocupada.

—Aunque esa es la clase de impresión que da.

—Ah, no, eso es… —Touya dijo nerviosamente mientras se rascaba su cabeza, mientras Fujimori lo fulminaba con la mirada.

—Bueno, buscar por candidatos calificados entre los estudiantes inscritos es en su mayoría hecho bajo la guía del presidente del club, pero todavía se supone que sea secreto de estado. No es una información que pueda ser pasada entre estudiantes.

—¿¡Secreto de estado!?

Homura abrió ampliamente sus ojos.

Al ver la reacción impresionada de Homura con ojos estrechados, Fujimori entonces deslizó su mirada acusante hacía Touya.

—¿Le explicaste todo apropiadamente a Hinooka?

—Lo siento, aún no.

Touya comenzó a explicar desde cero.

Touya en sí no sabía sobre la puntuación sobresaliente de Homura, y simplemente le había dicho cierta persona que Hinooka Homura tenía las cualificaciones necesarias para unirse al Club de Exploración.

Incluso si era imposible hacer una membresía de prueba como Homura quería, Touya había propuesto la consulta con la asesora sobre si había algún programa que le permitiera a ella gradualmente irse acostumbrando a las actividades del club.

Sin haber visto ni una sola página del panfleto, ni siquiera dado una leída por encima, Homura había vergonzosamente seguido la idea de Touya.

Después de escuchar tranquilamente a todo esto con su mejilla descansando en sus puños, Fujimori habló.

—De acuerdo, escuchen. La mayor razón por la cual no puedo aceptar la admisión de Hinooka al club es porque reeeeeaaalmente no puedo soportar esa idea, pero-

—Qué infantil.

—¡-Dejando eso de lado! También hay otra razón. Dos, para ser precisa.

—¿Y esas son?

—Primero, Touya, tu petición para unirte al club fue por los resultados de tu prueba de aptitud, tu Respuesta IE, estuvo a penas en los límites permisibles.

—Respuesta IE… ¿Qué es eso?

—Realmente no sabes nada.

—¿Siquiera revisas las páginas de noticias?

Intimidada por el regaño de esos dos, Homura tímidamente dijo, “por favor continúa.”

—La presencia o ausencia de una Respuesta IE es una precondición para unirse al club. El problema son las técnicas de Touya. Para sobrevivir.

—Sobrevivir, como “sobrevivir” [4], ¿cierto?

Homura actuó un poco orgullosa de su deducción. Ella finalmente se estaba convirtiendo más en una miembro del Club de Exploración.

—Por ejemplo, nuestra presidenta del club actual ha estado recibiendo entrenamiento de guardabosque en la Isla Iriomote desde su primer año de secundaria.

—E-entrenamiento de guardabosque…

La imagen mental de Homura de la presidenta del club se elevó incluso más. Ella evolucionó de una gigante a una gorila de montaña.

—…Aunque parece que Touya-kun estuvo haciendo kendo.

—Así es. Su resistencia básica no es de criticarse. Sus técnicas de espada también pueden servir como un activo para los combates para el Club de Exploración. De hecho, lo confirmé después de enfrentarlo yo misma. Aún le falta conocimiento, pero él tiene talento extraordinario cuando se refiere a los sentidos físicos. Nuestro club tuvo suerte de conseguirlo.

Touya asintió sin demostrar algo de modestia.

Homura palideció.

—E-e-e-e-esperen un momento.

Homura se levantó, mientras que los otros dos la miraban extrañados.

—¿Cómo es útil el kendo en las actividades del Club de Exploración?

—Es un secreto de estado.

—Sí.

—No, no, no. E-entonces, ¿la presidenta del club también hace artes marciales?

—Senpai es más fuerte que yo, naturalmente.

Fujimori también estuvo de acuerdo con esa apreciación.

Homura palideció aún más.

—En otras palabras, ¿cuál es tu movimiento final distintivo, Hinooka Homura?

—Nunca aprendí ninguna arte marcial.

¿¡Tal vez iban a enviarla a la Isla Iriomote!?

—El Club de Exploración no trae a nadie que no puede defenderse a sí mismos.

—Sensei, ¿por qué crees que estoy aquí? Yo protegeré a Hinooka. Una expedición fundamentalmente consiste en dos personas trabajando juntos, ¿cierto?

—…Haah.

Fujimori frunció el ceño con los ojos entrecerrados hacía Touya quien estaba jugando el papel de un caballero y ella resopló.

—Te dije que no necesitábamos simple equipaje atrasándonos.

—¡Además, Hinooka!

Aún obstinado, Touya cuestionó a Homura mientras tocaba la mesa como si fuera un teclado.

—¿Alguna vez has tocado piano? ¿O quizás el taishougoto[5]?

—¿Piano? ¿Taishougoto?

Homura se sorprendió por el repentino cambio de tema.

—Tocar música también es un papel necesario, ¿cierto, sensei?

Fujimori de mala gana asintió.

—Como la presidenta del Club de Exploración en la preparatoria Hiyoshizaka en el distrito vecino, Koma-senpai-

—No hables de Hiyoshi.

Fujimori lo interrumpió en un tono disgustado. Touya se encogió de hombros mientras él continuaba.

Homura quedó confundida por todas las variaciones de logros y artes marciales que él había mencionado.

Parpadeando, Touya preguntó algo.

—¿Qué haces cuando vas a casa después de la escuela?

—Cuando…voy a casa…

Alejando la mirada nerviosamente donde se levantó, Homura confesó la verdad.

—Me duermo…

Un silencio pesado descendió sobre la oficina de recepción.

Touya colgó su cabeza de una manera cabizbaja, y Fujimori sólo podía alejar la mirada mientras estiraba sus piernas.

Homura se dejó caer en el sofá.

—…

Se escuchó el sonido de la puerta cerrándose detrás de Homura.

Parece que el director de la escuela había echado un ojo en la habitación.

Pero nadie se dio cuenta.

Con el fin de salir de ese silencio insoportable, Homura habló tímidamente.

—Vamos, existe la historia de una princesa durmiente campeona durmiendo por mil años, ¿cierto?

Fujimori levantó su cabeza con ojos brumosos.

—Disculpa, ¿qué?

—Digo, mi habilidad es almacenar el sueño y la comida.

—¿Planeas almacenar el valor de una vida durmiendo?

Repentinamente, Touya levantó dos dedos con su mano hacía Fujimori.

—¿Qué hay con esto?

—Sensei, dijiste que había dos razones.

—Ah, cierto, —Fujimori dijo mientras se rascaba la cabeza y corregía su postura al sentarse, aunque todavía seguía sentada con las piernas cruzadas.

—La segunda razón es simple.

Fujimori miró los ojos de ambos.

—Los dos siguen siendo menores. El acuerdo de sus guardianes legales es absolutamente necesario para unirse.

img016_1

1 Tsutaya es una cadena de tiendas de renta de libros y videos en Japón. “Detrás de las cortinas” se refiere a la sección de adultos 18+ en la tienda.
2 Del poema “あどけない話” (Un Cuento Inocente) de Takamura Kotaro, parte de una colección de poemas sobre su esposa Chieko escritas en 1941.
3 Secom es una compañía de seguridad basada en Japón.
4 Homura traduce la palabra japonesa a la palabra en inglés “sobrevivir” para demostrar su entendimiento.
5 Conocido de otra manera como el arpa Nagoya, un instrumento musical japonés con dos a cinco cuerdas.
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: