Capítulo 1

—Nos vemos, Touya-kun.

Después de clases. Hinooka Homura se despidió con la mano que llevaba su bolsa, del chico que se encontró en la entrada de la escuela.

Las tan esperadas vacaciones de verano comenzaban mañana.

La zona alrededor de los zapateros de la escuela estaba lleno con ruidosos y bulliciosos estudiantes, y Homura estaba alegre también, mientras rápidamente guardaba sus zapatos de interiores en su bolsa.

—Me iré a casa primero. ¡Te veo de nuevo en el segundo semestre!

—…¿Hah?

Mientras Homura hablaba con un tono lleno de energías, Touya le miró con una mirada amarga.

Pero Homura eligió no pretender haber visto eso.

—¡Vamos a ir a discutir lo que haremos en las vacaciones, así que estoy algo ocupada!

—Aunque yo no escuché nada sobre eso, —interrumpió Kujou Orie, amiga de Homura, de donde ella esperaba, un paso delante de la puerta.

—Err, sí, como dije, vamos a discutirlo en camino a casa.

—…Hmph.

—¿Qué pasa con ese “hmph”?

No dejándose desalentar por la débil respuesta de su amiga, Homura le lanzó un “nos vemos” a Touya y ondeó la mano en una forma muy exagerada.

Pero las palabras sin piedad de él jalaron de vuelta a Homura antes de que pudiera marcharse.

—No te has olvidado sobre los planes para nuestras actividades del club en verano, ¿cierto?

*Chirridoooo*

—…¡Ah, espera, por favor detente, no me hagas recordarlo!

—Pero incluso excluyendo eso, ¿no tienes que tomar esas clases de recuperación durante el verano de cualquier manera?

*Chirriido, chiiiiirido*

—¡No estoy escuchando, no estoy escuchando, no estoy escuchando! ¡Revisaré como se debe el email de la planificación de las actividades del club después! ¡Así que por favor no borres esta sensación de absoluta libertad mientras me engaño pensando que puedo hacer lo que sea que quiera empezando desde mañana, sólo por un momento! La razón por la que nosotros, los estudiantes de preparatoria, vamos a la escuela diligentemente todos los días es por el bien de este día, este momento, ¿cierto? ¡El simple instante que señala el comienzo de unas vacaciones de verano interminables en nuestras mentes!

Touya la miró incrédulo.

Kujou la escuchó sin cambiar su expresión.

Los dos intercambiaron breves miradas, y entonces;

—Te equivocas.

—Estás equivocada.

Homura fue completamente refutada por el frente y por detrás.

—El estudiar es para que podamos tener un futuro con libertad y muchas posibilidades.

—Es porque queremos saber los consejos (sabiduría) acumulados de las personas del pasado.

Los dos intercambiaron miradas de nuevo por la discrepancia en sus respuestas, mientras Homura tapaba sus oídos con ambas manos.

—Es demasiado tarde ahora. Se ha colapsado. Mis sueños de vacaciones de verano se han derrumbado y hecho cenizas por completo.

Mientras Homura se dejaba caer hacía adelante, cabizbaja, Touya recogió la bolsa a los pies de ella y sacó sus zapatos de interiores sin permiso, inclinando la cabeza hacía Kujou.

—Lo siento, Kujou. Tomaré prestada a esta chica.

Kujou asintió silenciosamente.

—¿¡Una respuesta inmediata!? E-espera, dile algo a este secuestrador.

Homura suplicó ayuda de Kujou, quien ligeramente puso una expresión preocupada…

—Adiós, Hinooka-san. Si sobrevives, veámonos de nuevo en el segundo semestre.

…Pero permaneció completamente antipática.

—¿C-Cómo pudiste? Eso no es sólo una broma en mi caso, ¿sabes~?

Touya entonces dejó la entrada de la escuela y comenzó a caminar rápidamente por los pasillos de la escuela, mientras llevaba la bolsa de Homura debajo de su brazo como un rehén.

Homura lo siguió, al borde de las lágrimas.

—¡Te guardaré rencor por el resto de mi vida por haber interrumpido la cita entre Kujou-san y yo!

—¿En serio? ¿Toda tu vida? Las vacaciones de verano son muy largas, así que no hay necesidad de alterarse por un poco de tiempo perdido.

—Es muy difícil capturar y hacer esperar a Kujou-san, ¿sabes…? —Homura gruñó.

Ella se detuvo en sorpresa cuando Touya inesperadamente dio la vuelta en una dirección diferente de la usual.

—¿No vamos al edificio del club? Pensé que Mori-chan había anunciado una reunión de emergencia.

—No…la verdad es que sería incomodo ir al edificio del club ahora mismo.

—…¿Entonces me estás llevando a otro lugar por razones personales?

—Tiene que ver con todo el Club de Exploración. Tú también, Hinooka.

—En ese caso—

—Bueno, sí me disculpo por arrastrarte a esto sin explicarte nada. Por favor acompáñame por un rato.

—¿De qué se trata todo esto?

—Es sobre ella; Inari-senpai.

 

El lugar al que Touya condujo a Homura resultó ser el salón del consejo estudiantil en el tercer piso del edificio de la escuela.

—Gracias, Kurama-san.

—Perdón por la repentina intromisión.

—Está bien, está bien, —dijo una estudiante, Kurama Kifune-san, negando con su cabeza.

Ella era la única dentro del salón del consejo estudiantil cuando los dos llegaron.

—Si recuerdo bien… Estás en la misma clase que Touya-kun, ¿cierto, Kurama-san?

—Sép.

—Entonces Ame-chan también está en tu clase.

—¿Ame-chan? Ah, ¿Fujimori Ameno-san? Sí. Gracias a ella, no he tenido escases de cosas para publicar en nuestro blog.

Ella apuntó a la laptop con la que estaba en medio de su trabajo antes de que llegaran.

Estaba mostrando las notificaciones del consejo estudiantil en la página web de la escuela, y las entradas eran casi en su mayoría sobre sus experiencias personales de cada día.

Parecía que ella y el resto del consejo estaban muy ocupados, en base a las pilas de itinerarios de verano para cada club encima de su amplio escritorio.

Sin importarle eso en lo más mínimo, Homura cambió a su modo de platicadora.

—¿Verdad? Estoy tan celosa.

—Aunque también me gustaría escribir sobre ti, Hinooka-san.

—¿Yo? No me importaría si lo haces, ¿sabes?

—No, realmente debería importante. Oye, Hinooka, ¿podemos ahorrarnos la plática para después y pasar al tema principal?

—Sí, sí. Eso es lo que pensé que dirías, así que, ¿mencionaste a Inari-senpai?

—La verdad es que parece que ella vino a la escuela hoy.

—…¿Eh?

Los ojos de Homura se abrieron ampliamente por las noticias inesperadas.

—¿La estudiante de segundo año, Inari-san? ¿Vino en realidad?

Kurama acercó su silla más con una expresión mansa.

Ella volteó a darle una mirada a Touya que preguntaba “¿Puedo contarle?”, y Touya asintió.

 

Inari-senpai era una estudiante de segundo año y una miembro del Club de Exploración.

Ella debería haber pasado todo su tiempo en el club como una senpai para los de primer año, Homura y Touya. Sin embargo, ella se había saltado la escuela desde el fin del año pasado.

Después de que un accidente ocurriera durante las actividades del Club de Exploración, ella se fue a recuperar en su casa y se tomó una larga ausencia de la escuela. Homura y Touya no sabían los detalles del accidente. Todas las personas involucradas mantenían sus labios sellados sobre el asunto.

La presidenta del Club de Exploración, Misasagi-senpai, también se había quedado varada en el accidente. Pero desde entonces, su amistad con su mejor amiga Inari se había roto definitivamente. Su amable senpai, quien usualmente les enseñaba y guiaba a los dos sin reservaciones, se desanimaba cuando fuera que el tema del accidente se mencionara.

Al final, el accidente y la ausencia de Inari-senpai yacía como una fuente vaga de intranquilidad escondida debajo del usual ambiente brillante del Club de Exploración.

 

—¿…Inari-senpai sigue en el edificio del club? —preguntó Homura.

—No, ella ya se fue a casa, —respondió Touya. —Por lo que escuché, ella va a retomar la escuela el siguiente semestre, así que ella se presentó en la clase para informarle al profesor. Así que ella estuvo aquí por menos de una hora.

—Escuché que ella estuvo hospitalizada por un tiempo, pero no sé qué tanto se haya recuperado… ¿Y no su presidenta del club Misasagi sabe sobre esto?

Touya negó con la cabeza por la pregunta de Kurama.

—No lo sé. E incluso si ella no sabe nada al respecto, mencionarle el tema a ella sería un poco…

…Difícil de hacer.

Homura finalmente entendió por qué Touya había evitado apropósito el edificio del club y tomó prestado el salón del consejo estudiantil. Esto era ciertamente un tema el cual no podían hablar a la ligera en frente de la presidenta del club, cuya relación con Inari se había rotó.

Sin embargo, Homura aún no estaba satisfecha con esto.

—¿Qué te traes con esa cara desanimada, Touya-kun?

Ella le dio un bofetón en la parte de atrás de la cabeza.

—Auu. No me golpees.

—¿No es esto algo bueno? Una estudiante que ha estado ausente por casi un año finalmente regresó a la escuela. La presidenta Misasagi seguramente estará feliz también, ¿no?

—Eso es cierto, pero…

Preocupada por la respuesta no con muchos ánimos de Touya, Homura se volteó hacía Kurama.

—Kurama-san, ¿también estás preocupada por Inari-senpai? Incluso nosotros los miembros del Club de Exploración no la hemos conocido directamente aún.

—Bueno, sabes, sólo un poco…¿¡ah!?

Justo mientras Kurama se encogía de hombros vagamente, ella prácticamente saltó de su silla a la vista de una sonrisa maliciosa que se asomaba a través de la puerta ligeramente abierta.

—¿Presidenta? ¿¡E-estaba aquí!?

—Ella es Rokujizou Takara, —dijo Touya para hacer entender a Homura.

—Ya la conocí, —respondió Homura presumidamente.

—Fufufu. Es natural que Kurama se preocupara. ¿Cierto?

Ignorando la triste mirada de Kurama, la Presidenta del Consejo Estudiantil Rokujizou entró a la habitación mientras cerraba la puerta detrás de ella y miraba a Touya insinuando.

—…Así que, ¿de quién escuchaste esto, jovencito?

—Incluso yo tengo conocidos entre mis senpais. No es como si fuera la orden de una pandilla en esto. De hecho, vine aquí con el fin de escuchar con más detalle de parte de ti, presidenta.

—¿En serio? Perdona por eso.

La presidenta del consejo estudiantil se sentó en una silla mientras tímidamente se rascaba su cabeza, pero entonces ella repentinamente se volteó a ver a Homura.

Ella levantó un dedo al listón atando el cabello por detrás de Homura y lo tocó para hacerlo oscilar.

—Eres linda como siempre, Hinooka-san. Tienes un aire veranero refrescante en ti hoy.

—Gracias.

La presidenta dobló sus brazos y asintió entusiastamente, y entonces se apoyó descuidadamente contra su silla y se volteó hacía Kurama.

—En comparación… ¿Qué te traes, Kurama? A pesar de que es verano, tu cabello está perfectamente peinado, estás usando un suéter e incluso tienes mangas cubriendo tus brazos. ¿Eres una abuela vieja? ¿Eres la oficinista con experiencia quisquillosa del consejo estudiantil?

—Es porque una cierta persona sigue bajando tanto la temperatura del aire acondicionado que tengo que usar tales medidas defensivas.

—Considerando cómo siempre vienen y se van personas del salón del consejo estudiantil todo el tiempo, esta temperatura está perfecta. Eres muy aburrida, ¿sabes?

Por buena educación, Kurama ofreció té de cebada incluso a esta presidenta de sangre excesivamente caliente.

—Paso la mayor parte de mi tiempo sentada en esta habitación, a diferencia de ti, siempre yendo por todos lados en la escuela.

Viendo que Touya visiblemente se ponía más impaciente mientras escuchaba esta conversación infantil, la presidenta estalló en risas y puso una amplia sonrisa.

—Perdón por eso. Regresando al tema de Inari.

—…¿Sabías que ella vino hoy, presidenta?

—Escuché que Inari había venido a la escuela del profesor a cargo de mi clase después de la asamblea matutina. No tuve la oportunidad de verla por mi cuenta. Aparentemente ella vino a la escuela con sus padres, saludó a sus compañeros y profesor de la clase, y después se marchó inmediatamente.

—¿Es verdad que ella regresará a la escuela comenzando el siguiente semestre? —preguntó Touya, buscando confirmación.

—Eso es lo que escuché. Si es verdad, son grandiosas noticias.

—¿…Misasagi-senpai ya escuchó sobre esto? —preguntó Homura.

—No le he contado a Mayo al respecto.

—¿Por qué? Deberíamos decirle.

Al rostro tenaz de Homura, Rokujizou y Touya pusieron expresiones incomodas.

—Hmph, ya veo, —dijo Homura petulantemente. —¿Así que su amistad con ella sólo vale esto? Entonces iré a decirle yo misma.

—No te detendré, pero Mayo ya se ha ido a casa para encargarse de algunos asuntos familiares.

—Eh… Eeh~

Homura estaba visiblemente decepcionada.

En su mente, ella todavía podía verlo; esa estampa del de pez de color y ese zorro-gato.

Era la marca personal que Misasagi-senpai e Inari-senpai colocaron en las envolturas de la comida preservada del club, la cual Misasagi-senpai había explicado cuando acamparon previamente en Nutella.

Homura todavía no podía olvidar la feliz expresión de Misasagi-senpai mientras lo contaba.

 

Homura y Touya caminaron juntos en su camino a casa desde la escuela.

La luz del sol de la tarde estaba ardiendo mientras perforaba su piel.

Desesperadamente deseando una sombra mientras movía inestablemente sus pies, Homura murmuró con un suspiro.

—No creo que sea correcto forzar a alguien a ir a la escuela cuando no quieren ir, ¿sabes?

Esas francas palabras hicieron bajar los hombros de Touya mientras empujaba su bicicleta.

—¿Verdad?

—No me vengas con eso. ¿No está siendo demasiado insensible? Estabas diciendo lo opuesto antes, ¿no es así?

—No quiero ser llamada insensible por ti de todas las personas, Touya-kun.

—¿Qué se supone que significa eso?

Aunque él dijo eso, la expresión de Touya era amarga, tal vez porque él también se veía algo cobarde.

—No hay necesidad de que te preocupes tanto de la relación de ellas dos. Deberías dejarlas encargarse de ello por su cuenta.

—…¿A pesar de que son nuestras senpais en el Club de Exploración?

—Hmph, ¿y qué? …Bueno, decir eso podría ser llegar muy lejos, pero recientemente comencé a ir a las actividades del club, así que realmente no siento esa clase de solidaridad.

—¿En serio?

—Bueno, sí quiero ayudar a la presidenta del club si está con problemas… pero Inari-senpai parece como la clase de persona problemática que hace lo que se le plazca, ¿sabes?

—…Oye.

Touya fue sorprendido por cómo Homura podía decir tanto sobre una persona que no conocía.

—Así que en otras palabras, Touya-kun, quieres hacer algo respecto a Inari-senpai porque quieres ayudar a Misasagi-senpai, ¿cierto?

—Bueno, así es.

—…¿Hmm?

Habiendo esperado una reacción sorprendida y avergonzada de parte de él, Homura fue sorprendida por esta respuesta inexpresiva y miró de cerca a este chico enamorado.

Él continuó empujando su bicicleta mientras miraba directamente hacía el frente sin un cambio.

—…Pero, ¿sabes? No es como si nuestro club hiciera encuentros individuales como en los deportes. Incluso alguien como ella es nuestra camarada. No podemos simplemente ignorarla y abandonarla así.

—Camarada… ¿eh?

Homura cruzó sus brazos, obviamente poniendo otra de sus actuaciones embellecidas.

—Sí… los camaradas son importantes. Por el bien de todos nosotros… o quizá por el futuro de Japón, no, por el destino del mundo…

Touya encontraba muy problemático el replicar.

No había nada programado en las actividades del club para el último día del semestre. Sin embargo, Touya todavía sentía algo de culpa al irse directamente a casa sin pasar por la habitación del club en absoluto.

Mientras se preguntaba si alguien estaba en la habitación de club ahora mismo, Homura comenzó a hablar con una expresión mansa.

—Ah, podría haber algo malo sobre esto.

—¿Qué?

—Si Inari-senpai regresa al club… ¡No seremos capaces de subir al carro de Mori-chan! ¡Nos habremos pasado de la capacidad!

—…Ah, porque terminaríamos teniendo seis miembros en total.

—Sí.

—¿Eres una idiota? ¿De eso es lo qué estás preocupada? …¿Entonces qué tal si ponemos a Ameno en la cajuela cuando eso suceda?

Eeh. Qué detestable.

—Eso es detestable. Ajajaja.

Homura dejó escapar una risa despreocupada.

Su expresión era brillante y vivaz, sin una pizca de seriedad.

Touya suspiró y sonrió resignándose por la siempre actitud despreocupada de ella, antes de cambiar de tema.

—Hinooka, ¿estás libre después de esto?

—¿Eh? —La sonrisa de Homura se congeló en su rostro. —…Cenaré en casa con mi familia esta noche.

—Entonces mañana.

—Espera, ¿mañana?

Homura se puso algo nerviosa. Su cola de caballo giró frenéticamente.

—B-bueno, mañana es el primer día de las vacaciones de verano, así que mi agenda está libre, supongo. Pero tengo que asegurar una cita con Kujou-san tan rápido como sea posible, así que—

—Vayamos a la casa de Inari-senpai mañana.

Homura fue tomada por sorpresa por completo.

—¿¡P-Por qué…!? ¿¡No puedes ir por tu cuenta!?

—Ya intenté eso. Te lo conté antes, ¿recuerdas? Fui echado de la puerta del frente. Esta vez, voy a tratar de hacerla entender al mostrarle que nuestro club ha obtenido una nueva miembro poco confiable.

—¿Vas a usarme como pretexto para hacer que Inari-senpai regrese al club? No hay forma de que eso funcione.

—Bueno, incluso si ese plan no funciona—

Homura no pudo evitar sentirse indignada por el qué tan fácilmente él admitió las bajas oportunidades de éxito.

—Quiero preguntarle directamente qué es lo que intenta hacer ahora. Sí, lo he decidido. Iré, incluso si es por mi cuenta. Si vas a ir, ve al frente de la estación a las 10 en punto.

—¿Tan temprano? Pero es el primer día de las vacaciones de verano…

—Vamos, te paras temprano para ir a correr de cualquier manera, ¿cierto?

—Pero…

Homura puso mala cara mientras trataba de poner al menos algo de resistencia.

—…Entonces, después de que despierte…

—¿Te irás a dormir de nuevo?

Touya dijo eso con una risa, y Homura lo fulminó con la mirada resentida.

Al siguiente día.

 

Mientras las cigarras chirriaban alegremente justo al comienzo de la mañana, Homura y Touya caminaron por un distrito residencial.

—Hoy también hace calor.

—Sí, —respondió bruscamente Homura. El vestido de manga apropiada para el verano que ella vestía era una look inesperadamente refrescante en ella. Ella miró a la cesta que Touya estaba cargando en sus manos.

—¿Qué es eso? ¿Una bolsa de frutas?

—Ah, bueno, traje un regalo de saludo sólo por si acaso.

—Guau, realmente eres muy consiente, Touya-kun. Deberías llamar a esta clase de cosas, amm, “un regalo de celebración por recuperación”. ¿Intentas ganártela con regalos?

—Algo así.

Touya subió el camino inclinado con una expresión floja.

Caminando varios pasos frente a él para moverse entre las sombras parciales de los árboles al costado del camino, Homura giró su cabeza para revisar sus alrededores. El distrito residencial, usualmente tranquilo en la mañana, estaba llenó con voces joviales de niños disfrutando sus vacaciones de verano.

—Oye, Hinooka, esa es una de nuestras cámaras del club, ¿no es así?

—Sí, es una de las de reserva. No puedo creer que lo notaras con solo verlo.

Homura se volteó y levantó la pesada bolsa que estaba cargando.

Contenía una simple pero confiable cámara analógica.

Dejando la correa de hombro de la bolsa en su lugar, Homura la llevó cerca para que Touya pudiera ver el visor de la cámara que se estaba saliendo de la bolsa.

—Aunque cambié la caja de la cámara porque la apariencia de la original era muy poco refinada y llamaba mucho la atención. Mori-chan dijo que me asegurara de llevarla conmigo todo el tiempo.

—Las fotos que tomaste la última vez salieron muy terribles.

—Sí. Ya sé que salieron terribles.

—Así que estás consciente de ello. Supongo que no lees artículos de viaje en periódicos y revistas nada más porque sí, ¿eh?

—Después de todo, soy un parque de diversiones hecha una camarógrafa.

—…¿Eh?

—Ejemplo, “¡En mis fotos, sentirás que has sido llevado a una atracción de un parque de diversión, ya sea que estés en el campo de batalla o en un Patrimonio de la Humanidad!” …O algo así. No ser capaz de tomar fotos emocionantes me hace sentir culpa hacía las personas que hicieron esta cámara útil en Nutella…

—No necesitas tratar de presumir cuando tomas fotografías. Después de todo, es para la información y documentación de materiales de nuestro club.

—Pero quiero tomar fotos que pueda mirar de nuevo con una sonrisa ya que yo soy la que lo está haciendo, ¿sabes?

—No, como te dije—

Después de que subieran el camino inclinado y dieran una vuelta a la esquina del camino, ellos llegaron a su destino.

Era una casa elegante que parecía estilo victoriana, del tipo que fácilmente se encontraría en puertos americanos. Ya que estaba en el tope de la colina, la ventana del segundo piso probablemente tendría una buena vista.

Como se esperaba, había un letrero que decía “Inari” enfrente de la puerta.

Homura se sintió tensa mientras se paraba frente al botón del timbre en la entrada con el intercomunicador, con una cámara adjunta.

Touya y Homura intercambiaron miradas, tratando a través del contacto visual hacer que el otro pulsara el botón. Homura rápidamente robó la canasta de frutas, por lo tanto, teniendo ocupadas sus manos y forzando el papel difícil a Touya.

—¿Por qué luces como si estuvieras lista para salir corriendo?

—Y-ya sabes…

—¿Eres una niña de primaria?

Touya tocó el timbre.

Cuando Homura miró al costado de la puerta del frente, ella puso en su mirada una bicicleta grande.

—[Sí, ¿quién es?]

Una voz baja masculina.

Touya rápidamente enderezó su espalda mientras respondía, a pesar del hecho de que no había nadie realmente frente a él.

—Perdón por molestar. Soy Touya, de la Preparatoria Seiran.

—[Ah, ¿un compañero de Sunao?]

—No, eso no—

—[Por favor, espera un momento. Iré a la puerta del frente inmediatamente.]

El altavoz del intercomunicador se cortó. Parecía que alguien estaba saliendo de la casa.

Tensa, Homura miró a Touya.

—¿…Ese fue el padre de Inari-senpai?

—Probablemente, supongo.

—¿Q-qué hacemos si se molesta y grita “¡Cómo se atreven a molestar a mi hija!” o algo así?

—Eso es…posible, si consideras lo que pasó en el pasado. ¡Oye, no huyas!

Touya agarró el cuello de Homura.

Mientras ellos peleaban así delante de la puerta del frente, repentinamente se abrió y un hombre algo delgado usando lentes apareció.

—Qué bueno ser joven y animado. Bienvenido, soy el padre de Inari Sunao.

Un rostro bronceado y brazos bronceados. Desliñado, pelo rizado. Una barbilla con barba conspicua y banditas sobre ella.

Él era un hombre de apariencia amable, sonriendo brillantemente.

Él vestía una camisa polo con una corbata alrededor de su cuello, un chaleco de verano que estaba desacomodado y un par de jeans, todo junto daba una sensación de verano sin una indicación de lo que era su ocupación.

Después de que Touya y Homura se presentaran así mismo con su nombre y año en la escuela, el padre de Inari-senpai expresó su apreciación mientras miraba a la canasta de fruta ofrecida.

—Gracias. Incluso cortésmente nos trajiste algo así.

—Aunque no es mucho. Ejeje.

—Soy quien lo trajo, ¿recuerdas?

—Ya que se tomaron la molestia de traer esto aquí, debería darle a ambos algo a cambio. Sí, si recuerdo bien, todavía tenemos el recuerdo de Maldivas…

—¿Un recuerdo de Maldivas?

Homura audazmente respondió esas palabras. Pero Touya detuvo al hombre quien estaba a punto de regresar a dentro.

—Ah, eso no es necesario.

—¿Hmm? ¿En serio?

Homura volteó su cabeza hacía Touya con una expresión seria que claramente preguntaba “¿Por qué?”, pero Touya sólo le dio un ligero golpe en la frente.

—Argh.

—No olvides nuestro objetivo original.

Cierto. Desafortunadamente, Inari-senpai no estaba en casa.

Lamentablemente, parecía que ella tampoco regresaría pronto a casa.

—Sunao está en medio de su sesión de rehabilitación. Ella está en un gimnasio cercano justo ahora. Ya saben, un gimnasio público.

—Sí, lo conozco, —dijo Touya asintiendo.

—Rehabilitación, ¿eh?… ¿La condición física de Inari-senpai sigue mal? —preguntó Homura.

—No, no, no hay necesidad de preocuparse en absoluto.

El padre de Inari-senpai ondeó sus manos para aliviarla. Él era la clase de persona que hacía muchos gestos.

—Gracias a Dios.

Al ver a Homura suspirar en alivio, la sonrisa del hombre se nubló un poco, lo cual sorprendió a Homura y Touya.

—…Bueno, tal vez “en absoluto” no está del todo bien. Nos preocupamos por ella bastante. Pero estoy muy aliviado ahora. Verán, no voy a estar en Japón cuando el siguiente semestre de la escuela comience, así que fui con Sunao a darle mis saludos a la escuela ayer. Aunque por supuesto, Sunao se decidió a regresar a la escuela antes de esto.

Touya mansamente interrumpió su explicación.

—Amm, somos miembros del Club de Exploración.

—Ya sé.

El hombre asintió.

El siempre meticuloso Touya mostró su identificación de estudiante de la Preparatoria Serian y su identificación del Club de Exploración a él. Homura también se apresuró a hacer lo mismo.

—Es extraño que un par de kouhais del club de Sunao fueran tan cercanos a ella que ellos vendría a visitarla cuando ella ha estado ausente de la escuela por tanto tiempo.

—…S-supongo, —dijo Homura con una sonrisa amarga.

Incluso después de escuchar las palabras “Club de Exploración”, el mantuvo su actitud calmada.

—La verdad es—

Justo cuando Touya trató de llegar al punto principal de su visita, el hombre pudo ver la bolsa de Homura y habló.

—¿Esa es una cámara análoga? Guau, eso es raro de verse en estos días.

—Ah.

Homura jaló hacía adelante la correa del hombro para llevar la bolsa delante de ella, y entonces sacó el contenido para mostrárselo a él.

Era una simple y ordinaria cámara negra sin adornos.

—¿La conoce?

—Es pesada, ¿cierto? Las personas raramente van caminando llevando eso.

—Hmm, aunque traté de no hacerlo tan obvio.

—Jajaja. Oh, ¿puedo?

Homura le pasó la cámara a él, y el hombre felizmente la aceptó.

La forma en que él estudiaba y configuraba el equipo mientras se maravillaba por ello realmente parecía natural y apropiado.

—A pesar de cómo luzco…en realidad, ¿qué les parezco?

El hombre frotó su barbilla y preguntó con una sonrisa torcida.

—¿Está hablando sobre su trabajo?

—Así es, así es.

Homura y Touya intercambiaron miradas. Finalmente, Touya habló con una expresión preocupada.

—…¿Un camarógrafo? Eso es lo primero que llega a la mente.

—Gracias. Me hace muy feliz escuchar eso. Pero la verdad es un poco diferente.

—Ah, espere un minuto—

Homura colocó un dedo por su ceja pensando.

—Siento que recuerdo verlo—no, ¿haber escuchado su voz antes?

—¿Hmm?

—¿Era un comentarista en un programa de radiodifusión por satélite al final de la última semana? Pero el comentarista en ese programa tenía cabello muy diferente…

—¿Entonces quizá él es un intérprete? ¿De qué era el programa?

—Lo siento, lo olvidé. Mi papá fue el que principalmente lo vio. Tengo la sensación…de que era algo sobre contramedidas contra la desertificación en Europa.

—Ese fue un programa retransmitido. Fue editado y compilado el año pasado, creo. Esta es mi ocupación.

El hombre entregó una tarjeta de negocios a los dos.

El título decía “National Geographic, División Japonesa, Editor en Jefe”.

Homura estaba sin palabras, mientras Touya abrió ampliamente sus ojos y habló emocionadamente.

—¿¡National Geographic!? ¡Tengo una suscripción mensual para esa revista!

—Oh, me alegra escuchar eso. Eres un buen chico, Touya-kun.

—¡Ya veo…! Lo siento, nunca presto atención al listado de personas relacionadas a la edición.

—Está bien. Es más que suficiente que miembros del Club de Exploración como tú lo lea.

—…

Al haber sido dejada a un lado por la emoción de Touya, Homura mostró poco interés mientras ella preguntaba algo obvio.

—¿Qué clase de revista es National Geographic?

—¿Qué clase? Presenta fotos de naturaleza prístina y animales salvajes, los últimos reportes por asombrosos exploradores, e incluso descubrimientos en el espacio.

¿Qué? ¿Qué hay de interesante en eso? ¿Eres un maniaco de la naturaleza?

…Esa fue la clase de mirada impropia de incredulidad que Homura le dio.

Touya, habiendo tenido su explicación completamente desatendida, frunció las cejas.

—¡Como sea, es algo que se debe ver por cualquier miembro del Club de Exploración, eso es seguro!

—¿Otro…? ¿Simplemente cuántas habilidades son necesarias para estar en el Club de Exploración?

El hombre rio brillantemente por la vasta diferencia en grados de entusiasmo en sus respectivas reacciones de los adolescentes

—Cielos, los nuevos miembros del club de este año son muy interesantes.

—…Err, así que entonces, ¿es un reportero?

—Sí, si quieres extender la definición de mi trabajo. Originalmente hice varios trabajos como ser un camarógrafo y hacer traducciones, pero estoy muy ocupado estos días. Ahora no tengo muchas oportunidades de ir a viajes a tomar fotografías.

—Haah. Suene pesado.

Homura logró forzar una sonrisa, pero todavía no encajaba bien en su mente.

¿Por qué él iría a tomar fotografías en lugares peligrosos? Aunque, bueno, no es como si ella tuviera derecho a hablar. Después de tomar la cámara de vuelta y ponerla en su bolsa, Homura repentinamente pensó en algo y habló.

—Amm~, ¿cree que podría enseñarme algún truco para tomar buenas fotos…?

—¿Por qué esto no me sorprende? Esa realmente no es la actitud para usar cuando se le pide que un profesional te enseñe, Hinooka.

—Pero realmente podría usar la ayuda.

—Está bien, está bien. En realidad, me piden eso bastante.

Después de calmar a Touya, el hombre amablemente aceptó en enseñarle.

—Veamos. ¿Preferirías aprender trucos fáciles o trucos difíciles?

—E-en ese caso, los trucos fáciles serían mejor…

Los tres se pasaron a un banco cubierto de madera.

Después de discutir las técnicas de la cámara por un rato, la curiosidad de Touya estaba saciada, así que él una vez más trajo de vuelta el tema original.

—Sé que no tenemos el derecho para preguntar esto, pero…

—…¿Hmm?

—¿Qué piensa de las actividades de Inari-senpai…Sunao-san en el Club de Exploración?

—Así que es sobre eso, ¿eh?

Su única hija, Inari Sunao, se había quedado en Nutella y casi perdió su vida.

Pero él no había dicho ni una palabra de censura acerca del Club de Exploración.

Después de contemplarlo por un corto tiempo, él miró a Touya con una seria expresión y habló.

—Confío en Sunao… Ella ya es una adulta quien puede decidir las cosas por su cuenta.

—…Hmm… ¿Y cómo se siente realmente sobre que esté en el Club de Exploración? —preguntó Homura.

—¡Me preocupo y preocupo tanto que mi estómago me duele! Logré permanecer calmado en todas esas clases de lugares peligrosos y situación, pero siento que hay un agujero en mi estómago cuando pienso que ella está pasando por un peligro en Nutella.

—…

Touya se quedó sin palabras.

Parte de ello fue porque él honestamente estaba impresionado por cómo Homura inmediatamente pudo ver a través de la postura oficial del hombre, pero lo que desconcertó a Touya incluso más fue, la sensación dentro de él que todavía le faltaba tomar una forma clara.

El hombre puso una sonrisa afable y continuó hablando.

—Pero eso no significa que me sienta aliviado por tenerla aislada y protegida en casa todo el tiempo.

Exponiendo sus vergonzosos verdaderos sentimientos con un suspiro y una sonrisa amarga, el hombre recorrió una mano por su cabello rizado.

—Mi esposa definitivamente me golpearía si dijera esto en frente a ella; pero a decir verdad, tengo envidia de Sunao y de todos ustedes. Tanto que me gustaría unirme al Club de Exploración por mi cuenta si hubiera un puesto vacío.

Esas palabras fueron, en un sentido, sus verdaderos sentimientos como una persona más que como un padre o adulto. Touya fue realmente tomado por sorpresa.

—¿Sunao-san…le dijo eso?

—Conversaciones como esa frecuentemente salen cuando hablamos, pero la mitad como broma. Por supuesto, sé que es imposible para alguien de mi edad con el cómo funciona los Anillos de Transportación. Incluso así, Sunao dijo que ella quisiera ir a Nutella conmigo.

El hombre asintió felizmente.

—…Pero después de que comenzara a trabajar en el Club de Exploración por medio año, ella me dijo que cuidarme en Nutella sería un problema y que no fuera después de todo.

Él rio irónicamente con una triste y preocupada expresión.

Él era un padre excéntrico y divertido. Homura quería hablar con él un poco más, pero cuando ella vio la señal con el ojo de Touya, ella lo siguió y se levantó del banco para marcharse.

Mientras se marchaban, Homura preguntó algo más.

—¿Sunao-senpai…regresará al Club de Exploración?

—Deberías preguntarle eso a Sunao. Es por eso que vinieron hoy, ¿cierto?

El hombre les habló mientras los despedía.

—Ah, por favor vengan de nuevo. Y si es posible, por favor cuéntenme más sobre el Club de Exploración. No estoy muy seguido en Japón, pero me aseguraré de volar de regreso cuando ustedes vengan.

—Sí… Ahm, si está dentro del rango de lo que puedo contar, —dijo Touya.

—No, no, ¿qué estás diciendo, Touya-kun? ¡Estamos atados por la confidencialidad, confidencialidad!

—Qué—¡Oye!

Homura se inclinó hacia adelante e interrumpió frente a Touya.

—Si alguna vez estamos aquí de nuevo, ¿qué tal si hace una cubertura de noticias exclusiva sólo conmigo? La verdad es que tengo información que definitivamente haría un gran descubri—

—Oye, eso no es algo que puedas decir incluso como una broma.

Touya abofeteó la parte trasera de la cabeza de ella.

—Ajaja. Lo siento, lo siento. Definitivamente vendremos de nuevo.

—Haaa… Gracias por su tiempo.

Aunque agitado por los labios flojos de Homura, Touya todavía expresó sus gracias y entonces comenzó a caminar el camino de regreso a casa bajando la colina.

Después de a regañadientes persistir frente a la puerta, Homura se apresuró a seguir tras de él.

—…

Una ligera agitación acechaba en el corazón de Touya.

¿Qué era eso que lo desconcertaba?

Una calle con la luz del sol parpadeando a través de las hojas de los arboles por encima. Mientras pasivamente respondía a Homura, quien platicaba como de costumbre, Touya reflexionó sobre la emoción que brevemente pasó por su mente.

Era probablemente era sus celos infantiles hacía Inari por tener un padre que era el opuesto exacto de su estricto padre… o de eso se convenció Touya en sí.

baihu019_1

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: