Capítulo 1: Boss_Quest 01 “Kill_House” Grade: ☆☆☆☆

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4, Parte 5, Parte 6, Parte 7, Parte 8, Parte 9, Parte 10Parte 11, Parte 12, Parte 13, Parte 14, Parte 15, Entre Líneas 1

1

—……………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Los cálidos rayos del sol de la mañana llenaron una esquina de la base humana conocida como la posada del pueblo.

Beatrice se sentó inmóvil con sus manos sobre su cabeza. Ella no sabía qué decirles a las otras en su grupo de máximo nivel: la Bruja Blanca Filinion, quién escondía su cuerpo debajo de una capa, un vestido demasiado corto y shorts, y la Sacerdotisa de Combate Armelina, quién vestía un traje de sacerdotisa con una atrevida parte abierta por encima de sus caderas.

Las otras dos dudosamente le hablaron a la chica quien se había puesto roja hasta las orejas y tenía humo elevándose de su cabeza.

—A-ammm, Beatrice, vinimos hasta Ground’s Nir. Sé que experimentaste un fracaso muy malo, pero sólo podemos quedarnos aquí por unos cuantos días, así que, ¿no podríamos hacer uso efectivo del tiempo al ir al Laberinto?

—Si puedes explicar ese fracaso a ti misma, entonces estará bien. No importa lo que pienses en la superficie, acabaste de procesarlo profundamente y lo has alojado dentro de ti. No arrastres eso contigo, Beatrice. Necesitamos pensar sobre el futuro en su lugar.

Ella entendía sus puntos.

No podían verla ahora, pero la conspiración oculta del Sabio tenía que seguir continuando. Y ella haría más que disfrutar esta era por un capricho. Fuera así o no, ella era Beatrice del futuro, Beatrice necesitaba el poder para detenerla si llegaban a eso. Eso no era algo que simplemente caería en su regazo. El paso 1 era el Laberinto. El paso 2 era el Laberinto. Incluso si ella no iba los Pasos 3 y 4, junto con el 5 era el Laberinto. Ella aprendió qué tan inexperta ella estuvo en esa batalla previa, así que ella tenía que trabajar en ganar una tonelada de Puntos de Experiencia y aprender nueva Magia.

—…Ya sé eso. En serio, en serio ya sé eso. Pero…

—¿No quedarte sentada te da más posibilidades de recordar ese vergonzoso recuerdo por tu cuenta? Siento que haría menos daño a la larga si te forzaras a avanzar en momentos como este.

—Siento que eso la convertiría en algo como un padre adicto al trabajo que descuida a su familia. Y si ella confía en sus habilidades de combate para deshacerse de sus recuerdos vergonzosos, ella probablemente se convertiría en una loca completa.

Beatrice bufó, pero era verdad que tenían poco tiempo. Y ella no sabía cuándo se encontraría con el Sabio de nuevo. Cuando eso llegara, ella no quería su vida o la de alguien más perdida, debido a un pequeño momento de holgazanería.

—…Así que, ¿dónde deberíamos comenzar? La tierra de caza de moda ahora mismo es Quemadura de Hielo 72. Para ser franca, ese es un mal Elemento para mí y mi fuego.

—Oh, en ese caso. —La chica de lentes aplaudió sus manos enfrente de sus enormes pechos. —Los rumores tienden a pasar volando de ti, Beatrice, pero la posada del pueblo recientemente ganó un bar que te da poderosos y duraderos Aumentos. Si tienes problemas con el hielo, ¿por qué no ir por algo de Resistencia al Agua temporal?

—No voy a olvidar cómo filtraste un insulto ahorita, vaca. Pero Aumentos, ¿eh?

Para usar un término más complicado, Aumentos eran fortalecimiento de apoyo de Magia. Eran usados para incrementar las Estadísticas básicas de uno como el HP, STR y VIT, y, como Filinion lo resaltó, para llenar una Defensa Elemental en la que uno tenía problemas. La ropa que Beatrice y las demás estaban vistiendo mientras estaban en Ground’s Nir era Magia de refuerzo de Estado tomando la forma de ropas, así que recibir un pequeño accesorio proporcionaría alguna clase de apoyo. Sin embargo…

—¿No tendrías miedo de un Aumento de algún completo extraño? Es como reusar herramientas de cirugía o llevarse a casa una memoria USB que encontraste en un café internet que cualquiera puede usar.

—Nunca dejaste tu jaula de aves, así que, ¿qué sabes sobre cafés, Beatrice?

—Jejejee. Como tu Bruja Blanca especialista en recuperación, tomaré eso como una señal de que la joven tímida confía en mí con su cuerpo

La adolescente se encogió por esa observación, hizo un mohín con sus labios, y tocó sus dedos índices en frente de su pecho.

—Además, incluso si este es otro mundo donde las leyes japoneses no aplican, todavía no tengo ganas de beber a mi edad. No quiero decir que es un acto médico como excusa.

—Oh, no obtienes los Aumentos así. Escuché que un anillo hecho de Magia es tirado en la bebida y sacas el anillo y te lo pones para el Aumento.

—¿Así que es como una galleta de la fortuna de moda y efectiva? Bueno, si sólo es eso.

Ya que el Aumento era confiado de alguien más, ellas no sabían cuánto iba a durar, el tercero podía intencionalmente cortar sus efectos en un momento inoportuno, y había incluso un riesgo de interferir con la gestión de la terminal de sus Armas Brillantes cuando usaran Magia. No podían ser optimistas, pero Beatrice al menos estaba dispuesta de revisar el popular bar. Y si las cosas lucían sospechosas, ella podía simplemente dar una mirada adentro y rehusarse de cualquier Aumento.

—Así que, ¿han escuchado qué porcentaje obtienes?

—Sólo escuché rumores incompletos, pero es aparentemente arriba de 10%.

—Eso es bastante increíble…

Una Defensa Elemental del 100% negaría completamente ese Elemento, por lo que 10% podría no parecer mucho. Sin embargo, significaba mucho para ganar un aumento instantáneo sin usar algo de tus puntos de Experiencia. Los engranajes usados como moneda contenían Puntos de Experiencia, pero era más rápido recibir una Defensa Elemental directamente de un experto que el de entrenar por tu cuenta desde el comienzo del diagrama de árbol de Magia.

—De acuerdo, Filinion, muéstranos el camino a este bar.

—Sí, señor. Para ser honesta, nunca he estado ahí por lo que toma agallas ir ahí sola.

—Por cierto, hay muchos tipos diferentes de bares. ¿En qué se especializa este?

—Jejejejejeje. ¡¡Carne!! ¡¡Prácticamente están rebosantes con platillos de carne!!

—…Pensé que dijiste que era un bar. ¿Por qué esta vaca con lentes está tan enfocada en la carne?

Eso era probablemente cómo ella (o más bien, una parte de su cuerpo: los pechos) habían crecido tanto, pero las dos que tenían pequeños almuerzos (y petos) no querían aceptarlo.

—Solía haber una pizzería mediocre ahí, pero cuando se supo que iban a cerrar, parece que alguien vino y compró el lugar.

—Puede ser difícil de saberlo con lo similares que lucen todos los edificios, pero este es un distrito bastante caro. Si tuvieron que esperar hasta que el lugar estuviera vacío, las guerras de ofertas probablemente habrían incrementado el costo considerablemente. Quien fuera tenía buenas fuentes de información. Huele a que es un hombre de negocios astuto.

Cada humano involucrado en Ground’s Nir se reunía en la posada del pueblo, así que siempre estaba concurrido. Las 3 pasaron por muchas variedades de personas en el camino al bar.

—Muchas más personas están insistiendo en piyamas últimamente, ¿no? Solía ser de las que no querían llevarse nada al Laberinto excepto de lo absolutamente necesario, así que todos aprendieron alguna barrera con Magia para usarla como una bolsa de dormir.

—Eso es porque dormir está directamente relacionado con la recuperación de Fuerza de Voluntad la cual es la base de nuestra Magia. Si la meta es recuperarse eficientemente tanto como sea posible en un corto tiempo, tiene sentido que las personas insistan en herramientas mucho más cómodas para dormir. Y el popular Quemadura de Hielo 72 es especialmente frío, así que realmente querrás algunas piyamas cálidas o una manta gruesa, ¿cierto?

—Estoy segura que sólo es una moda temporal. Y realmente somos simples si dormir es suficiente para que nos recuperemos.

Las 3 continuaron caminando mientras miraban a los puestos en los caminos vendiendo tela hecha de seda de Araña de Tierra o capullos de Enormes Gusanos de Seda Engañosos al igual que piyamas y negligé completados.

—Oh, creo que es justo por esa esquina de ahí. Es llamada Girl’s Grill y su excelente reputación por platillos lindos simplemente sigue aumentando. La única baja es que se volvió tan popular tan pronto después de abrir que no es fácil conseguir un asiento.

—Filinion, siempre estás llena de información que no tiene nada que ver con el Laberinto. ¿De dónde aprendes todo?

—Je. La moda es sobre ignorar lo práctico y ver qué tantas cosas inútiles e ineficientes puedes añadir.

Una verdadera chica de universidad se estaba burlando de una verdadera chica adolescente, por lo que Beatrice no tenía otra opción que hacerle una llave.

—¡Au, au, au! Beatr- mis lentes, ¡¡los costados de mis lentes se están clavando en mis sienes!!

—Entonces culpa al karma que te condujo a nacer con lentes, vaca.

—¡No nací con ellos! ¡¡Y está comenzando a volverse un estándar a este punto, pero el daño se está incrementado mientras me llamas vaca todo el tiempo!! ¿¡Tienes alguna idea de lo qué pasará si esta furia explotara!?

—Qué molestia.

—…¿Se te van a poner incluso más grandes?

—¡¡Espera un segundo!! ¡Estás no son bolsas de estrés, ¿sabes?!

De cualquier modo, la Espadachina Santa sostuvo la cabeza de la Bruja Blanca mientras rodeaban la esquina.

—¡Bienvenidos a Girl’s Grill! ¿Serán 4 de ustedes?

La voz de la mesera parada en la entrada se acercó a ellas afuera. Era una encantadora, vivaz y gentil voz que llevaba bien pero que no era tan punzante. Beatrice honestamente estaba impresionada porque esa no era una técnica que ella pudiera emular. Sin embargo…

El Sabio vestía un lindo uniforme de mesera con volantes con una brillante sonrisa en su rostro.

Fue tan repentino.

Ella estaba usando dos coletas que no encajaban con su seductor cuerpo en lo más mínimo. La Espadachina Santa no estaba para nada mentalmente preparada para esta repentina llegada de peligro en una presunta zona segura, por lo que sus piernas se enredaron y tropezó muy espectacularmente en el camino pavimentado con piedra.

El sabio tenía una tela en forma de corazón sobre su pecho. La minifalda y medias acentuaban sus muslos visibles entre esas dos.

Mientras yacía boca abajo, Beatrice levantó su cabeza y gritó al tope de sus pulmones.

—Qué-…tú-…¡¡¡¡Espera un minutooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!!!!

—Oh, cielos. ¿Estás bien, señorita? Toma, usa esta toalla húmeda para limpiarte el polvo de tu rostro y cuerpo. Y, am, ¿serán ustedes 3?

—¿Qué estás haciendo…? ¿¡Por qué estás abriendo un bar aquí mientras caminas luciendo exactamente como yo!? ¡Estuvimos en una verdadera pelea a muerte sobre la verdad de la villa de Orcos Ibéricos, ¿no es así?! ¿¡No eras tú la clase de persona que arrogantemente se sentó en su trono dentro del castillo del rey demonio en las profundidades del mundo de demonios lleno de pantanos de rocas y toxinas!?

—Ojojo. Ya, ya, señorita. Decir que lucimos parecidas es una exageración. Hay diferencias. Por ejemplo, el tamaño de los pechos. ¿Además? El tamaño de los pechos. ¿Y qué hay de lo que es como la noche y el día? El tamaño de los pechos.

—¿¿¿¡¡¡Quieres que te mate justo aquí y ahora!!!???

—Simplemente estoy diciendo la verdad. Ahora, señorita, déjeme mostrarle su mesa.

La manera en que ella respondió con una sonrisa perfecta hacía lucir a Beatrice como la villana.

Las personas alrededor no sabían la verdad, y sus ojos sobre ella eran dolorosos.

—…¿Nadie encontró extraño que hay dos personas aquí que lucen exactamente igual?

—¿Eh? Pero una mirada a nuestros pechos y-…

Beatrice silenció la respuesta del acertijo al triturar sus dientes. ¿El Sabio estaba diciendo que sólo eso hacía una diferencia muy grande?

Ella estaba a punto de invocar su Magia de fuego de ilusión para dibujar los marcos y líneas por el hábito, pero no tenía caso. Ella no tenía idea de dónde comenzar con las líneas de conexión.

Beatrice levantó la mirada del suelo y fulminó a Filinion con la mirada, pero la vaca con lentes vigorosamente sacudió su cabeza. Ella aparentemente sólo había escuchado rumores del bar popular y no sabía quién exactamente trabajaba aquí.

—A-además, sé que hay una gran variedad cuando se trata de uniformes de meseras. ¡Y esto podría engañarte de pensar que es una falda gracias al retocado, corsé y mangas decorativas, pero no hay nada más que un negligé transparente, ¿no es así?! ¡Puedes casi ver la ropa interior negra debajo! ¡¡De hecho, es bastante malo que incluso puedo decir que es negro!! ¡Y esa es mi apariencia la que estás usando!

—No tengo idea de qué está hablando, pero el negocio está en auge gracias a esto.

—¿¡Eres un caso viviente de difamación!?

—Las piyamas son la moda ahora mismo, así que pensé que podría ser una buena ola a la que subirme.

Beatrice no entendía bien esa metáfora, pero el piso de clientes era casi del tamaño de dos salones de clase contando el mostrador y las mesas. También habría una cocina y almacén de comida en la parte de atrás. La vaca había dicho que el lugar era conocido por sus platillos de carne, pero el diseño del interior de alguna manera parecía un barco. Había un timón, una boya salvavidas de madera y otras cosas sobre el muro. Las lámparas en el centro de las mesas redondas eran lámparas de barco reusadas.

—¿Reusaron todos estos materiales? Siento que vi cosas similares en el Siguiente Viajero encallado en la playa del sur.

—Desmantelar materiales y muebles de un barco fantasma que es hogar de una Vampira suena como una buena forma de meterte en problemas…

El Sabio mantuvo su sonrisa de servicio en trabajo e ignoró los comentarios de Filinion y Armelina.

—Aquí está su mesa. Seré su mesera por hoy. Por favor miren estos menús mientras esperan.

Escucharon una campana de mano sonar.

—¡Rápido! ¡Tráiganme mi orden extra de carne!

—¿Cuántos tragos de incremento de Resistencia al Agua te tomaste ya?

—Creo que pediré una bebida para STR, para INT y…¡oh, para AGI y LUK también! ¡¡Tomaré todos los Aumentos de súper ataque!

—¡Sí, sí, espere un momento! —alegremente dijo el Sabio mientras ella se movía hacía esa mesa. Este no sólo era una broma de un solo chiste para acosar a Beatrice. Ella realmente estaba trabajando aquí.

—¿R-realmente está trabajando vestida así…? ¡Lucir justo igual que yo ya es malo, ¿pero por qué tiene que usar un negligé transparente?!

—Hmm, quizá es por ese viejo cliché con las meseras en un mundo de fantasía. Quiero decir, ella sí tiene unos pechos mucho más grandes que tú, Beatrice.

—?

—Au-aumen-…

Eso era demasiado para Beatrice incluso como broma, así que ella picó a Filinion en los ojos con unas tijeras con guantelete. Con el sonido de un ligero vidrio quebrándose, la vaca fue dejada retorciéndose en el suelo con sus manos sobre su cara. Esto no era el día de la suerte de la chica de lentes. Aunque la Bruja Blanca sí se lo buscó. Beatrice la ignoró y continuó observando el bar.

El edificio de madera no era muy grande, pero los platillos eran llevados por sólo dos meseras: el Sabio, quien estaba a cargo de las mesas y otra en el contador. El grupo de Beatrice había llenado el último de los asientos vacíos, así que tenía que haber sido difícil para que sólo ellas dos hicieran trabajar todo el bar. Incluso con un cuaderno de notas escrito a mano sobre su cadera, era impresionante que no confundieran las órdenes todo el tiempo.

—Como sea, Quemadura de Hielo 72 es demasiado frío, así que necesito calentar mi cuerpo.

—Sí, ese frío te llega sin importar lo que uses, así que es mucho peor que los Artilugios o Trampas. No puedes dormir ni un poco sin preparación, así que no puedes recuperar tu Fuerza de Voluntad tampoco.

—Sería genial si pudiera obtener una Resistencia de Agua al 100%, pero, bueno, mientras más te acercas al 100%, la cantidad necesaria de Puntos de Experiencia se eleva como locos en una curva cuadrática, así que eso sería ineficiente.

A diferente del Sabio, la otra mesara era una chica con las líneas de su cuerpo demasiado delgadas para incluso llamarla delgada. Ella tenía su largo cabello rubio en coletas justo igual que el Sabio, ella tenía ojos azules y tenía orejas extrañamente puntiagudas. La posada del pueblo se rehusaba de cualquier que no fuera humano, pero ella podría haber sido alguna clase de Elfa.

—Sibyl-chaaan, mezcla contradictoria de defensas Elementales no hará que se nieguen entre sí, ¿o sí? Quiero agua y fuego, ¿pero hay alguna clase de impresión fina en ello?

—Sí, sí, sí. Ganarás ambos efectos, pero incluso si lo doblas con el mismo Elemento, el tiempo permanece intacto: sólo 24 horas. Asegúrense de escribir el tiempo de comienzo en la parte de atrás de sus manos por lo que el final de los efectos no los tome por sorpresa en el Laberinto.

…Alguien había usado Magia para hacerla lucir como una Elfa, ¿o no importaba si alguien era un No-humano si eran hábiles y hermosos? Beatrice sintió que no era justo que Buu Buu fue estrictamente rechazada, y sin embargo, Sibyl era rápidamente aceptada mientras llevaba coloridas bebidas con un anillo en el fondo de cada vaso.

—Heeh. Estaba esperando algo tosca cerveza local, pero tienen una decente variedad. También tienen gin, vodka, oh, e incluso whisky. La selección de cocteles luce bien también. Para fermentar todo en tan poco tiempo, imagino que usaron una de las ollas grandes de Alquimia que usan los destiladores, pero me preguntó que ingredientes de Ground’s Nir usaron.

Armelina parecía disfrutarlo mientras veía el menú. Ella miró a otros clientes quienes estaban apilando engranajes en el borde de sus mesas para pagar sus cuentas.

—Y hacen un buen trabajo al reunir clientes de adentro y fuera. Los Aumentos sólo duran un tiempo límite, así que para hacer mejor uso de sus efectos, las personas querrán ir al Laberinto inmediatamente en lugar de quedarse sentados y charlar. Eso explica por qué están haciendo tan buen negocio. No encontrarás tan buenos bares en la realidad que consigue nuevos clientes cada 10 o 20 minutos.

—E-este no es el momento de alabarlas. El Sabio podría estar sonriendo en público, ¿pero quién está cocinando atrás? Sólo espero que el medio podrido Desastre no esté usando un gorro de chef y girando una sartén.

Esa era una divertida imagen, pero no sería un asunto de risa si en realidad sucediera.

Después de todo, el Sabio había pasado décadas escondida en las sombras de la historia, pero ahora ella estaba audazmente mostrándose. Ella tendría que tener una especie de meta. Y este cambio había sido desencadenado por el grupo de Beatrice al meterse en la guarida del Sabio.

Había más en esto.

Esto se sentía como el heraldo de una gran perturbación.

El Sabio había usado los cadáveres de muchos Orcos Ibéricos para crear a Desastre su peón, así que, ¿qué clase de daño le traerá a la posada del pueblo de los humanos?

—Oye, Filinion, Armelina. ¿Creen que alguien nos creería si decimos que esa es el Sabio que han buscado por tanto tiempo?

—No lo creo. Sólo dudarían de nuestra cordura. Ella probablemente está tomando ventaja del hecho de que ella ha seguido escondida por mucho tiempo.

—Cuando un museo de arte está transportando una pintura famosa, aparentemente usan un mensajero en bicicleta en lugar de planear un convoy de escolta a gran escala. Pero aun así requiere una gran cantidad de agallas además de cálculos meticulosos. Ella realmente entiende cómo funciona el mundo y cómo manipularlo.

Eventualmente, el Sabio regresó a su mesa a pesar de que ellas no habían hecho sonar la campana de mano. Su falda era tan corta que estaba justo en el borde de ver su ropa interior, y la manera en que se sacudía la ropa mientras caminaba lo hacía ver con todo mucho más sexualmente provocativa. Ella tenía una charola redonda en su estómago y la usó para levantar sus enormes pechos mientras mantenía su sonrisa perfecta.

Y esta era la persona con el suficiente poder para eliminar a los poderosos Orcos Ibéricos en un solo día.

—¿Están listas para ordenar?

—Sí. Queremos realizar un ataque en Quemadura de Hielo 72, así que tomaré cualquier Aumento que recomiendes en una bebida no alcohólica. También comeré cualquier comida que no interfiera con la bebida. Estoy dispuesta a gastar cerca de 5 Pequeños Rubís Engranajes.

La suave solicitud de Beatrice transformó la sonrisa del Sabio en una sonrisa maliciosa. Esa vaga orden podría sonar como una prueba de habilidad de mesera, pero contenía un error fatal.

Sin saber las Estadísticas de la Espadachina Santa, el Sabio no podía proveer los Aumentos óptimos para reforzar su fuerza y recompensar sus debilidades.

—Entendido. Nuestra ropa y decoraciones son Magia, así que puedes encontrarte incapaz de equiparte con un accesorio si requiere más fuerza de Voluntad de la que tienes. Pero mientras capacidad de Fuerza de Voluntad, es menos probable que esto pase. Estoy segura que estarás complacida con los resultados.

Sin embargo, el Sabio en el negligé rojo modificado en un uniforme de mesera no se detuvo ni por un segundo.

Como si anunciara que ella entendía a Beatrice más íntimamente que nadie más.

—Ahora, ¿qué quieren ustedes dos?

2

El Palacio Mágico Independiente era un paraíso verde de un kilómetro de ancho cortando Roppongi, en Tokio. Misoka, la hermana del medio de las 3 sirvientas ahí, estaba estupefacta.

—Obwabahoo…

La chica a cargo de la mansión no tenía idea.

Haruka, la adorable tercera hermana y una sirvienta que parecía un nervioso animalito, con corto cabello negro brilloso, se quitaría salvajemente su vestido de mandil en el segundo que su ama no estuviera viendo. Ella entonces no usaría nada más que un holgado top sobre su cuerpo desnudo, yacería sobre su cama con sus piernas inocentemente descalzas, y mascaría patatas fritas (un económico tamaño familia con sabor a consomé).

—¿¡Q-q-qué crees que estás haciendo!? ¡Casi es hora de cenar!

—Sabes, no le sirvo a esta mansión de corazón negro construida con la piscina de dinero de impuestos. ¡Yo le sirvo a la señorita! ¡¡No puedo tener nada de motivación sin ella aquí!! Haaaa… ¿Por quéee tiene que pasar la noche en Ground’s Nir de nuevo?

—¡La señorita está ocupada reuniendo las Piezas necesarias para revolucionar el mundo para el bien, así que no se puede evitar! Ella incluso se hirió a sí misma con el fin de distorsionar la terminación de ese superconductor del cuarto de temperatura que podría haber sido usado para railguns montados en satélites de grandes calibres…

—¡No estaba preguntado esa clase de respuesta de un alumno aplicado favorito de los maestros! ¡¡Ahora piérdete!!

—O-oye. ¡Estás a cargo de la comida hoy, así que si no te puedes motivar, ¿qué se supone que hagamos con la cena?!

—No me importa. Puedes ir por un bento a la tienda o salir a una tienda de gyudon. Eres una persona civilizada, ¿no? Agh, todo es tan aburrido cuando la señorita no está.

Ella yacía boca abajo en la cama, tomó unas patatas y bebió refresco directamente de la botella sin un índice “dietético”. Ella no parecía importarle que su pequeño trasero se estaba asomando por debajo de la camisa holgada o que las modestas curvas de sus pechos casi eran visibles a través del cuello.

Ella no tenía remedio, pensó Misoka con toda seriedad.

Si se le permitía crecer así, ella fácilmente podría convertirse en una cocinera que se emborrachaba en la cocina. Y si el rumbo de su vida tenía que ser corregido, tenía que ser ahora. ¡¡Tenían que golpear mientras el hierro estuviera caliente!!

—Por cierto, Haruka.

—¿Gué pasha, Onee-chan?

—…Grabé toda esta conversación en una grabadora digital, ¿pero qué clase de futuro piensas que tendrás si dejo que nuestra hermana lo escuche? ¿¿¿Uno lindo???

—¿¡Espera!?

Haruka frenéticamente se levantó mientras Misoka ondeaba en su mano el dispositivo electrónico en forma de palo.

—Seguramente sería vergonzoso recibir unos serios golpes en el trasero a tu edad. Y ambas sabemos que nuestra hermana realmente lo haría. Habría un brillo en sus lentes y ella sin expresiones te bajaría la falda, te bajaría la ropa interior y contaría hasta 100.

—¡P-pensé que teníamos un acuerdo privado de caballeros detrás de las escenas! ¡Seguramente no dirás que eso no cuenta porque no firmamos realmente un documento! ¿¡Cierto!? ¿¡Cierto!?

—Si lo entiendes, entonces ve a preparar la cena. Eres una sirvienta, ¿no?

Misoka sonaba exasperada, pero ella en realidad no había pulsado el botón de grabar de la grabadora digital. Ella tomó su acuerdo de caballeros seriamente. Ella sólo quería que su hermana menor se pusiera a trabajar y liberarla de su holgazanería que era limitada cuando su ama no estaba mirando.

Y después de que Misoka endureciera su corazón para actuar como una hermana mayor, la hermana mayor de ellas, Iroka, habló desde afuera de la habitación.

—Misokaaa, no pareces estar trabajando en los arreglos florales del pasillo como te lo pedí. ¿Debería asumir que estás acortando tus deberes? Oh, vaya. ¿Tengo que contar cuantas nalgadas le doy al trasero de mi hermana menor a esta edad?

—¿¿¿¡¡¡Espera, espera, espera, esperaaaaaaaaaaaaa!!!???

3

Era una señal siniestra.

Pero sin una prueba objetiva de que esta era el Sabio y sin manera de pelear en si con ella, tomar su estoque Arma Brillante y al azar sacudirla sólo haría a Beatrice la villana.

Estableciendo un bar popular y reunir una atención favorable por la posada del pueblo parecía ser un paso en un gran plan. Ese bar rápidamente se estaba convirtiendo en un pilar indispensable de la posada del pueblo. A este paso, atacar a la mesera Sabio sólo podría hacerla enemiga de cada humano en la posada del pueblo.

Pero alguien no estaba en lo mínimo enterado de las preocupaciones de Beatrice.

—Buu, buu, buu.

En las montañas teñidas por los colores de la puesta de sol, Buu Buu el Orco Ibérico estaba una vez más tarareando con su preciada nariz y pasando el día en busca de comida. Él quería el poder para proteger a Beatrice y los demás por los que se preocupaba, de la amenaza del Sabio. Sutriona le había planeado un menú especial de entrenamiento, pero él no podía abandonar su vida diaria tampoco. Él era completamente autosuficiente, así que él no podía simplemente usar una tienda de conveniencia o tienda en línea. No prestar atención a ese ciclo necesario sólo conduciría a la muerte.

—¡¡Sí, logré excavar este Patata de Filete realmente bien!!

Buu Buu se agachó a la base de un grueso árbol y excavó la tierra negra con ambas manos. Él sostenía algo que parecía un tubo grueso. Ese rey de la comida vegetariana sabía como a carne grasosa cuando era cortado y cocinado, pero a pesar de su gran tamaño, era difícil de encontrar e increíblemente difícil de jalar sin romperlo. Eso lo hacía una captura importante. Sutriona estaría feliz ya que ella estaba comiendo con él más frecuentemente debido al menú de entrenamiento especial.

(Buu. ¡Cuando encuentro algo sabroso, ella siempre sonríe!) Y entonces…

—Ese es uno bueno, pero ha estado en la tierra por mucho tiempo. La Patata de Filete que ha comenzado a brotar puede ser un poco agria, así que deberías hervirla un poco antes de cocinarla para quitarle lo agrio.

—…

Una gentil voz le habló sin aviso, así que Buu Buu movió de golpe su cabeza en esa dirección. Muchos animales salvajes acechaban en la montaña, pero él no había notado en absoluto que esta persona se acercó. Su presencia era fugaz como un fantasma, así que era más aterrador que una bestia feroz que partía ramas con sus patas y tiraba árboles en un acercamiento tosco.

El fantasma vestía una armadura roja y una minifalda blanca y su cabello plateado y rojo era largo y lacio. Ella se apoyó en un árbol cercano y apuntó a sus pies.

Todavía sonriendo, ella habló como si fueran viejos amigos.

—¿Por qué no tomas Alraune Alegre mientras estás en ello? Arroja eso en la olla y suprimirá cualquier hedor no deseado mientras hierves lo agrio. Siempre fuiste bueno con las comidas agrias y picantes, pero eras terrible con hierbas y olores medicinales. Bueno, eso tal vez tendría que ver más con tu nariz que con tu lengua.

—¿El…Sabio…?

—Oh, vamos, Buu Buu.

Ella habló en una gentil voz con las esquinas de su boca redondeadas.

Pero antes de que acabara de hablar, ella ya había dejado el árbol y entró en el rango letal de Buu Buu.

—Dime Beatrice. Igual que en los viejos tiempos.

Él no tenía tiempo de hablar, mucho menos para retroceder.

El Sabio con armadura roja lentamente levantó un solo dedo índice. Ella no sacó su estoque Arma Brillante, y no apretó su delicada mano en un puño. Ella sólo toco ligeramente el centro del estómago de Buu Buu con la punta de su dedo.

Era una acción gentil, como traviesamente hacer cosquillas en el cuerpo de su amante.

Sin embargo, un gran rugido explotó por las montañas como un toque de tambor gigante. Esa masa de poderosos músculos había superado incluso a un dragón de 1000 metros, pero ahora él se dobló. Un aterrador impacto pasó por su estómago y salió por su espalda, por lo que él permaneció en su lugar mientras los árboles detrás de él caían por una onda invisible pasando en línea recta.

—Oh…

A él no se le dio la oportunidad de resistirse o contraatacar.

Él había estado sosteniendo la Patata Filete como un animal de peluche o almohada de cuerpo, pero él la tiró, no podía apoyarse con sus piernas, y colapsó al suelo, inconsciente.

—…Buu.

Mientras ella observaba al Orco Ibérico colapsar lentamente, el Sabio cepilló su largo cabello hacía atrás con una mano y asintió con la cabeza satisfactoriamente.

—¿Duraste 3 segundos completos? Has estado entrenando, Buu Buu. Te viste muy masculino☆

Con eso, ella mantuvo sus ojos viendo hacía el frente, pero movió su mano izquierda al costado.

Las puntas de sus dedos cortaron a través del espacio vacío como una bala y ligeramente tomaron el torso de un Hada del tamaño de una palma con un vestido rosa.

—¿¡Ah!?

Era la compañera de habitación no autorizada de Buu Buu, Meridiana, y ella todavía estaba confundida incluso después de haber sido capturada. Y eso era inusual, las Hadas tendían a ser extremadamente tímidas porque estaban en el fondo de la cadena alimenticia, así que esta Hada de cabello corto normalmente no volaría en el rango de alcance del brazo de alguien más. Era como tomar un pequeño pez en tu palma o capturar una pequeña ave desde la rama de un árbol. Simplemente revolotearían o aletearían alejándose. Las Hadas deberían haber sido otro de esos vecinos que estaban cerca pero fuera del alcance. Y sin embargo…

Con el Hada rosa entre la punta de sus dedos, una mirada malvada entró en la sonrisa de quienquiera que fuera.

Si ella apretaba sólo un poco, ella probablemente podría apretar al Hada con facilidad, pero ella no lo hizo.

—Estoy segura que se sabrá esto dentro de poco de cualquier manera, pero dejaré un mensaje contigo de cualquier manera: estoy a punto de traer a Buu Buu a Girl’s Grill en la posada del pueblo. Ustedes las Hadas se especializan en técnicas de Artesanía y no pueden pelear directamente, así que no puedes hacer nada por tu cuenta. Siéntete libre de decirle a quien gustes.

—…

¿Por qué? ¿Cómo?

Los ojos de Meridiana se llenaron con intensa confusión y miedo.

Buu Buu era su gentil salvador, pero la mayoría de los humanos despreciaban a los Orcos Ibéricos. Llevarlo a la posada del pueblo seguramente causaría caos a gran escala. Y eso estaba destinado a dejar profundas cicatrices en su corazón.

Pero el Sabio usó el pulgar de su mano vacía para apuntar en una dirección diferente. A una corta distancia de la maleza baja estaba un camino estrecho que los humanos descuidadamente habían pavimentado con piedra. Una carreta yacía ahí con un puñado de gruesas sogas encima.

—Girl’s Grill introducirá un nuevo platillo, —dijo ella. —¿No crees que todos se reunirán si llevamos a cabo un experimento para ver cuántos Puntos de Experiencia conseguirán de la comida de un gigante de cabeza de cerdo de 4 metros?

4

Ya había anochecido por completo para el momento que la noticia llegó al grupo de Beatrice.

Tenían suerte que habían permanecido arriba en la superficie para investigar al Sabio en lugar de dirigirse al Laberinto tan pronto dejaron Girl’s Grill.

—¡¡Maldita!! ¡¡Realmente no hay ni una sola cosa buena en ella!!

—¡Cálmate, Beatrice! ¡Actuar al azar no va a salvar a Buu Buu!

Se habían reunido en la casa de ladrillos que las Hadas hicieron para Buu Buu. Meridiana, del tamaño de una palma, esnifó y frotó sus ojos con la parte trasera de sus manos una y otra vez.

—*Esnifar*, *sollozo*…

Pero repetir la misma acción no lograría nada. A menos de que pudieran regresar a salvo a Buu Buu, esas lágrimas seguirían fluyendo.

—Yo…no pude hacer nada mientras se llevaba a Buu Buu. Observé mientras lo ponía en la carreta, atándolo y después dirigiéndose a la posada del pueblo, pero, pero… ¡¡wahhhh!!

—No es tu culpa. De hecho, hiciste un buen trabajo en contenerte. Si te hubieras forzado en enfrentarla y haber sido asesinada, no habríamos obtenido esta información.

Armelina, la oficial de policía, trató lo mejor, pero ella fracasó en remover las pesadas ataduras apretando el corazón de Meridiana. Cuando estaba viendo la crisis de su salvador, ella no había hecho nada, se volteó y se volvió la misma mensajera que su enemiga había querido que fuera. Sólo ella podría saber cuánto de eso escaldó su alma. Cada especie de No-humano tenía su propia Habilidad, pero esas no eran necesariamente hábiles en combate.

El Hada Mayor Morgan revoloteó en su vestido naranja y colocó sus manos sobre los hombros sollozantes de su hermana en especie.

—Ya no derrames más lágrimas, Meridiana. Estás en frente de invitadas.

—*Sollozo*, pero…pero…

Viendo a esa pequeña vecina, hizo a Beatrice darse cuenta que ella nunca podría limpiar esas lágrimas sin ganar y traer de vuelta a Buu Buu.

Filinion, quien era conocedora sobre los rumores y tendencias de la posada del pueblo, empujó sus lentes y habló.

—Las personas ya están hablando sobre un nuevo platillo en Girl’s Grill. Parece que hubo una pequeña conmoción cuando la carreta llevando a Buu Buu fue llevada de vuelta al bar. El Sabio aparentemente sonrió y les dijo a todos que lo esperaran con ansias.

—…Apuesto que es esencialmente una forma alternativa para una ejecución pública. —Sutriona sonaba irritada mientras frotaba la cabeza de Meridiana con un dedo. —Me enferma. Dudo que tus palabras puedan llevar a la mente maestra o a la audiencia. Esa es la clase de estúpido humano que estoy más que dispuesta a eliminar con mi Tormenta de Arena de la Locura Roja.

—Fiuuu….

Viendo a alguien más molestarse debió en realidad ayudar a calmar a Beatrice porque respiró un largo suspiro de alivio. Entonces ella habló para cambiar su enfoque.

—Me encantaría eso también, pero espera. Eliminar al Sabio junto con los espectadores irresponsables estaría bien, pero no podemos hacer que el Sabio se desespere lo bastante para sostener un cuchillo en la indefensa garganta de Buu Buu. Tenemos que contener un ataque hasta que lo tengamos a salvo.

—¡Suenas calmada, pero no te has calmado en lo absoluto! ¡¡Dejemos de asumir la destrucción de la posada del pueblo!! ¡¡Oh, dile también tú, Armelina!!

—Sí, si es un rehén a quien necesitan rescatar, déjenselo a una oficial de policía como yo.

Armelina también estaba obsesionada con los mapas, así que ella tocó por la atrevida abertura exponiendo su pierna, sacó un pergamino de mapa de la posada del pueblo, y lo estiró en el suelo.

—Lo más seguro es que Buu Buu fue llevado a Girl’s Grill, pero todavía hay mucho que no sabemos sobre el diseño interior. E incluso si ella nos provoca, no podemos entrar marchando por la puerta de enfrente para rescatarlo del Sabio. No sólo sabemos qué tan poderosa es más que nosotras, sino que también le daría la oportunidad que necesitaba para sostener una navaja en la garganta de él.

—¿Entonces qué se supone que hagamos? No podemos dejar a Buu Buu simplemente así.

—Es por eso que estoy esperando por su fuerza de poder pura ya que la sangre se te está subiendo a la cabeza, Beatrice. Eres la piedra angular de esta operación de rescate. ¿Es eso suficiente para motivarte? —Armelina se encogió de hombros. —Si vamos a hacer esto, la única forma es atrapar al Sabio con la guardia bajada. Eso significaba ignorar las entradas del frente y traseras, y en su lugar hacer estallar un agujero en el muro exterior en el punto correcto para alcanzar directamente la habitación en la que está atrapado Buu Buu. Sería mejor si la explosión también pudiera noquear al Sabio y quien fuera más estuviera dentro, pero no sé si podemos esperar que eso funcione. Después de todo, Beatrice dijo que el Sabio tenía todos los Elementos completamente cubiertos, así que no puedes hacerle nada de daño.

—Pero pensé que no sabíamos el diseño interior.

—No lo conocemos.

Armelina sacó otro mapa.

Habían visitado Girl’s Grill temprano ese día, pero ellas sólo habían visto la sala principal y el tocador que los clientes tenían permitido visitar. La comida en el menú, la velocidad en cual era preparado, la puerta de la cocina que habían visto, y la chimenea visible desde afuera del edificio podía ser usado para estimar la ubicación y el tamaño de la cocina, pero todavía había muchas cosas desconocidas, tales como el almacén de comida y el espacio de estar para empleados. El Laberinto estaba directamente por debajo de cualquier lugar de Ground’s Nir, así que podían afortunadamente descartar la posibilidad de una profunda estructura de un sótano.

—He estimado el tamaño del espacio desconocido basado en el exterior del bar, pero todavía necesitamos llenar este mapa. Sin mencionar donde está ubicado el personal y donde está siendo dejado Buu Buu.

—Así que, ¿tenemos que enviar a alguien al bar?

—El Sabio, por supuesto, ya sabe cómo luce Beatrice y debe de saber que Filinion y yo estamos contigo. Después de todo, estuvimos comiendo en la misma mesa.

La encantadora paradoja que lucía de 10 años giñó el ojo.

—Así que, ¿necesitan a una invitada que no reconocerá? ¿Debería ir yo?

—Eso sería genial, pero no tienes razones para ir. Girl’s Grill se va a preparar para su Evento de Carnicería de Buu Buu. Al menos, eso es lo que las personas del pueblo pensarán. Toda clase de espectadores van a visitar al rumorado bar para echar un vistazo del pobre Buu Buu. El bar no puede servir tantas personas, así que a todos los desconocidos se les prohibirá entrar más adentro. Eso quiere decir que no puedes acercarte tanto como sólo un cliente.

—Entonces, ¿quién sería mejor?

Beatrice hizo un mohín con sus labios, invocó su Magia de fuego de ilusión, y conectó los pocos marcos con líneas: el repugnante Sabio, Sibyl, Buu Buu capturado, y el grupo de Buu Buu, quienes estaban planeando rescatarlo. Pero el marco para su papel de encubierto seguía vacío.

Armelina guiñó un ojo mientras respondía.

—Tiene que ser alguien que ve a Buu Buu como su enemigo…no, que lo odia intensamente. El Sabio tiene que ser capaz de confirmar ese hecho por su cuenta. Eso haría natural hacerlo querer negociar por una oportunidad de ver a Buu Buu masacrado.

—…?

—Bueno, sólo déjame la selección a mí. …Realmente no quiero dejar a esa bestia fuera de su jaula, pero supongo que es necesario.

Llamaron a la puerta.

Todos miraron en esa dirección, pero sólo Armelina no lucía sorprendida. Ella probablemente ya había hecho las preparaciones.

—Entra, Inoue. Supongo que no fue fácil.

—Cuando estoy aquí, llámeme Huldra la linda Porrista Alquimista.

Con el permiso otorgado, la puerta del tamaño de Buu Buu se abrió para revelar a una pequeña chica de sólo 145 cm con un lugar característico debajo del ojo. Su largo cabello rosa estaba amarrado a dos coletas que oscilaban de izquierda a derecha ella estaba vestida en nada más que un top y minifalda blanco y rosa con algunas bolsas de cuero y pequeños contenedores de líquidos disfrazados como joyas coloridas, y ella vestía sandalias con delgados tirantes en sus pies. No estaba claro en qué afectaban los pompones que ella sostenía. Pero a pesar de su corta estatura, ella tenía unos enormes pechos. Era un tipo de cuerpo bastante irritante. Y era aún peor por el efecto Mágico que causaba que estrellas brillaran y corazones volaran cuando fuera que ella se moviera ligeramente.

Beatrice no la conocía.

Armelina casualmente proporciono algo de información.

—Oh, ella está hecha para hacerte enojar, así que no te preocupes. Ella usa maquillaje creado con Alquimia para ajustar su valor de Odio y atrae la atención de los enemigos. Su trabajo es usar brillantes pero indefensos efectos para atraer a su objetivo.

—Agh. ¿Quieres decir que ella usa equipo que le afecta negativamente?

—Ella incluso hace señuelos de poses de magia de recuperación que no son más simples movimientos.

La ropa sólo era la Magia tomando esa forma, así que jugaba un papel en ajustar los Parámetros de uno. Eso quería decir que un escáner general de la ropa de alguien podía darte un estimado de sus Parámetros…y esta chica ciertamente parecía enfocada singularmente. Era como si hubiera priorizado su vanidad por encima de ofensa o defensa.

Y el enfoque principal de Armelina no era aparentemente ella.

—¿Dónde está ella? La necesitamos.

—Ya sé eso, pero trata de ser cuidadosa, ¿de acuerdo? En el mundo real, ella ya causó suficientes problemas durante aprobaciones para enviarlos a reformatorios juveniles y después planearan seis diferentes fugas. Después de fingir un intento de suicidio, ella fue enviada al hospital de la policía, manipuló a una enfermera para simpatizar con ella, y después comenzó a lavarle el cerebro a la enfermera para incrementar su número de peones. Intervenimos cuando ella estaba a punto de morder el oído derecho del amable pero tonto consejero quien estaba tratando de apoyarla.

Filinion tembló mientras escucha esa historia.

—¿D-de quién diablos estás hablando? No conozco a nadie así.

—Oh, pero sí la conocen. La conocemos muy bien.

Armelina habló para traerla, por lo que Huldra se hizo de lado como si dejara de estorbar el camino.

Un pisada solida sonó desde la entrada.

—Ah.

La mente de Beatrice se puso en blanco.

Ella había creado unos cuantos marcos y líneas usando su Magia de fuego de ilusión. Esto llenaría el marco final: quien quiera que fuera haría de encubierta visitando Girl’s Grill.

¿Pero esto?

El color azul resaltaba delante de sus ojos. Largo cabello tenía su volumen mucho más incrementado con rizos maravillosos y decoraba el amplio cuerpo de la cruel señorita para darle una silueta de princesa. Pero su torso no contenía un corsé de noble. En su lugar, ella tenía una espada en forma de cruz contenida en su vaina. La espada estaba sostenida en su cuerpo por varios cinturones y su única ropa era la punzante armadura de hielo alrededor de sus caderas que lucía parecido a una falda hinchada.

Ella estaba completamente especializada en el Elemento Agua, haciéndola el polo opuesto de Beatrice y su especialización en el Elemento Fuego.

Ella era la nueva reina de la arena y la gobernante del cero absoluto.

—¿¡Princesa Cascada de Hielo Wildefrau!?

—Bueno, ¿puedes ver por qué cualquiera aceptaría que tengo un rencor poderoso contra ese Orco Ibérico y el resto de ustedes? E incluso fui enviada por la famosa Sala de Conferencias con el fin de congraciarse con el Sabio.

La cruel cazadora escondió su boca detrás de un abanico de hielo y rió maliciosamente.

—Pero al mismo tiempo, mis superiores fueron eliminados con el abrir y cerrar de un ojo gracias las tácticas de guerra de alguien, así que quién sabe si el Sabio incluso recibió noticias de lo que me pasó. Sucedió justo después de que regresara, así que realmente no hubo tiempo para un reporte. Para ponerlo de manera simple, ella no tiene forma de saber si fui capturada o logré escapar.

—…

—Así que sólo relájense y déjenme esto a mí. Estamos juntas en esto, así que tratemos de llevarnos bien. ¿De acuerdo?

5

—He negociado con mis superiores para tener tu sentencia reducida si esto va bien. El Ministro de Justicia no puede ignorar algo tan crucial como la identidad del Sabio, después de todo. Pero todo se habrá acabado para ti si nos traicionas. No serás simplemente enviada a un reformatorio juvenil. Morirás aquí incluso antes de ser enviada de vuelta al mundo real. ¿Entiendes, Wildefrau?

En el camino a la posada del pueblo, Armelina dio una clara y concisa explicación.

La sexy Princesa Cascada de Hielo sonrió y se encogió de hombros.

—Estas condiciones excepcionales en realidad me hacen preocuparme. Debes de saber qué tan hábil soy con la Magia, sin embargo no me quitaron mi Arma Brillante o ataron mis brazos y piernas.

—Sí. —La Sacerdotisa de Combate sonrió. —Pero eso es porque sabemos una forma de enviarte a la otra vida sin tener que restringirte.

—Y-ya, ya.

La Bruja Blanca Filinion interrumpió mientras extendía sus manos a cada lado de su rostro. Las esquinas de su boca se pusieron un poco rígidas, pero ella de alguna manera logró formar una sonrisa.

—Necesitamos trabajar juntos para salvar a Buu Buu, ¿cierto? Poniéndose el pie para tropezar con esta tensa atmósfera no va a aumentar nuestras probabilidades de éxito. Dejemos que nuestros asuntos del pasado se vuelvan agua pasada, ¿de acuerdo?

—…

Wildefrau silenciosamente pero sorpresivamente tranquilamente volteó su cabeza para mirar a la chica de lentes de cabello esponjoso.

Ella comenzó a rítmicamente triturar sus dientes frontales.

—¿¿¿¡¡¡¡Gahhh!!!???

Y entonces ella rugió.

Beatrice inmediatamente tomó los hombros de Filinion y la jaló justo a tiempo para quitarla de los dientes de Wildefrau que cruelmente chasquearon en el espacio llenado con el esponjoso cabello rubio.

¿No Armelina había dicho que esta persona casi había mordido el oído derecho de un gentil pero tonto consejero?

—¡¡Inoue!! —gritó Armelina.

—Soy Huldra cuando estoy aquí.

Un sonido metálico le siguió a ese casi estúpidamente tranquilo comentario.

Ahí fue cuando Wildefrau finalmente dejó de moverse. En algún punto, un trio de largas y punzantes garras de metal con puntas curveadas había sobresalido de los pompones de la Porrista Alquimista. Se detuvieron justo antes de alcanzar la garganta de la Princesa Cascada de hielo azul.

Esos pompones eran más que para sólo lindamente ocultar su boca. Eran un Arma Brillante.

—¿Entiendes ahora, Wildefrau? Todavía tienes cadenas.

Los ojos de la Princesa Cascada de Hielo estaban menos concentrados en las garras de Huldra en sí y más en los muchos iconos que aparecieron envolviendo sus delgadas muñecas.

—Eso parece. Pero si sé qué tan largas y gruesas son las cadenas, puedo encontrar una forma de quitármelas. …¿Magia que no hace daño pero tiene una baja probabilidad de causar muerte instantánea? ¿Y has incrementado a la fuerza las probabilidades de éxito usando objetos de Alquimia? Ya veo, ya veo, ya veo.

Fue el turno de Armelina para chasquear su lengua.

Para ella, habría sido mejor contener a la prisionera en su lugar sin mostrarle sus manos. La sospecha y paranoia eran las mejores cadenas. Tenía que haber sido necesario, pero revelar esto desde el comienzo había dolido.

Beatrice, Filinion y Armelina se les unió Huldra con coletas y Wildefrau con rizos. Ellas llegaron a la posada del pueblo como un gran grupo, pero a pesar del mayor incidente ocurriendo, el pueblo teñido de naranja lucía igual que siempre. Los placenteros olores de los preparativos de la cena provenían por todo el lugar. Por supuesto, muchos clientes habrían ido hasta Girl’s Grill, el bar donde se rumoreaba que Buu Buu estaba capturado y confinado.

Mientras se acercaban al bar en cuestión, pasaron por un joven entregando pergaminos de volantes que probablemente habían sido producidos en masa usando una impresora tipográfica.

—¡Extra, extraaaa! ¡¡Girl’s Grill supuestamente estará preparando a un súper raro Orco Ibérico mientras sigue vivo!! Esta rara pero espantosa especie no ha sido vista muchas veces, así que comer uno para la cena se asegura que hará ganar muchos Puntos de Experiencia. ¡¡Observar este evento de carnicería seguramente valdrá la pena en retrasar una visita al Laberinto!!

—…

—No mires, Beatrice. Actúa normal. Si no podemos mezclarnos, no tendremos oportunidades de rescatarlo.

Antes de llegar demasiado cerca de Girl’s Grill, el grupo de 3 de Beatrice dividió caminos con Huldra y Wildefrau. Ese monstruo siendo liberado era un pensamiento aterrador, pero sería un problema si el Sabio o Silbyl las veía a las 5 juntas. Si su conexión con la Princesa Cascada de Hielo fuera revelada, perderían su oportunidad de infiltrarse en el bar.

—Bienvenidas. ¿Sólo son ustedes dos? ¿Entonces qué tal un asiento en el contador?

Oyendo esa voz familiar, el grupo de Beatrice dejó la calle principal, la circuló por el camino detrás, y entraron al edificio al lado del de Girl’s Grill el cual pronto se convertiría en un pequeño campo de batalla.

—Las panaderías están ocupadas de en medio de la noche hasta temprano en la mañana. Sirven principalmente el desayuno, almuerzo y comida portable para explorar el Laberinto. No están hechos para servir la cena, así que te dejarán tener el lugar para ti a esta hora del día si pagas los engranajes suficientes.

—Fueeeh. Los oficiales de policía realmente hacen las cosas diferentes.

—¿Para qué dijiste que reservaste este lugar?

—”No queremos ver nuestras ventas decaer sólo porque una tienda popular apareció de la nada, ¿cierto? Vamos a darles problemas, así que ayúdennos.” Cualquier que esté de acuerdo con eso no se va a unir al Sabio pronto.

Armelina estiró unos cuantos mapas pergaminos en el piso de la panadería cerrada y comenzó sus preparativos. Además de los mapas, ella usó magia para abrir un marco en medio del aire hecho de delgadas cadenas como collares y también burbujas. Mostraba una vista inestable del rostro de Huldra.

—Oiga, ¿puede oírme, jefa? Vincule el video a la visión de Wildefrau.

—Perfecto. La recepción es buena, Inoue. Si están listas, entonces comencemos.

Ellas usaron un método de comunicación de corto rango desarrollado para usar en el Laberinto. El rango estaba bastante limitado y era afectado por el grosor de los obstáculos como los muros, así que no siempre era útil. Aun así, era confiable en momentos como este.

Beatrice usó su Magia de fuego de ilusión para invocar sus marcos y líneas mientras escuchaba a Armelina y a Wildefrau.

—¿Qué se supone que haga?

—Esa Girl’s Grill recibe largos envíos de alcohol y hierbas, pero la comida y bebidas que en sí sirven no son suficientes para llenar a todos. Eso significa que esto es camuflaje para esconder algo detrás de las escenas. Digamos que tomaste control de su proveedor y lo haces parecer como si trataras de entrar en acción.

Básicamente, los hombres de Armelina habían pagado y amenazado al proveedor para monopolizar el alcohol de la posada del pueblo, así que Wildefrau necesitaba actuar como su jefe.

—¿Y uso mi venganza contra ese Orco Ibérico para ponerle sabor a las cosas?

—Me alegra que entiendas. Quiero que entres ahí y llenes los espacios grises del mapa. Confirmes el interior de las habitaciones, la distribución del personal, el material y grosor de los muros, y donde está confinado Buu Buu. Trata de realizar un reporte usando el hecho de que ustedes dos no sirven.

Mientras contaba la lista con sus dedos, Armelina explicó cada condición con más detalle.

Todo se arruinaría si Wildefrau fracasaba, así que tenían que ir a su paso.

—Además, tienes a Huldra para apoyarte. Ella está vinculada con nosotros así que a cualquier que mires con los ojos aparecerán en nuestro mapa a partir de ahora. Necesitar apuntar hacía Buu Buu, la Elfa y cualquiera que veas entrar y salir.

—¿Oh? ¿Pero no al Sabio en sí?

—¿Viste la imagen de pantalla?

—Sí. Fuera que una ligera diferencia en edad aparente, son idénticas. …Para ser honesta, todavía sospecho que me están tomando el pelo.

—Es la verdad. Y no te confundas: Buu Buu es nuestra máxima prioridad. Y con el conocimiento de Magia del Sabio, suponemos que ella puede ver a través de esto. Así que incluso si la encuentras, no la mires a los ojos. Sólo actúa natural.

Beatrice miró el muro mientras escuchaba esa plática.

Incluso con el pequeño camino entre los edificios, era menos de un metro para el interior de Girl’s Grill. Esa pequeña distancia se sentía como un muro infinito. Ella se estremeció de sólo pensar en Buu Buu yaciendo en el contador de una cocina con un cuchillo de carnicero presionando su estómago.

—Cálmate, Beatrice.

—Pero…

—El nuevo platillo y el evento de carnicería probablemente sólo son fanfarronadas con el fin de atraer personas de la posada del pueblo. Si lo que dijiste es acertado, entonces el Sabio quiere pelear con una clase de monstruo en lo profundo de la tierra. En ese caso, no puedo pensar en alguna razón para que ella ponga algún esfuerzo en esta clase de evento para negocios.

—Pero las personas del pueblo piensan que sucederá. Si Buu Buu forcejea, rompe un muro y escapa, no mostrarán ninguna piedad. Lo verán como un lagarto come hombres desatándose cuando se suponía que iba a ser usado como un ingrediente raro. ¡Todos los aventuraros de máximo nivel serán sus enemigos! ¡¡El Sabio está atormentando a Buu Buu con su Girl’s Grill y con la segunda barrera de personas ahí!!

Beatrice estaba al tanto de la sangre elevándose en su cabeza mientras hablaba.

Ella estaba al tanto de eso, pero no había nada que pudiera hacer.

—Y no importa por qué lo hizo, el Sabio debe necesitar a Buu Buu si se molestó en noquearlo y traerlo de vuelta a su base. ¡Recuerden, estamos hablando de ese Sabio! ¡¡Lo que sea que está tratando de hacer, ella fue la que masacró a los habitantes de la villa de Orcos Ibéricos y reunió sus cadáveres para crear a ese monstruo que ella llamó Desastre!! ¡¡Quién sabe si quiera qué clase de horribles cosas le va a hacer a Buu Buu!!

—Y es por eso que estamos trabajando duro para detenerla. ¿No es así, Beatrice?

Beatrice cubrió su rostro con sus manos y la Bruja Blanca gentilmente tocó su espalda.

Este era Ground’s Nir, otro mundo.

No había leyes y no había documentos para asegurar derechos básicos. Era una isla de promesas verbales. E incluso si esas cosas existieran, un No-humano como Buu Buu podría no ser cubierto.

Y era por eso que tenían que hacer esto.

Si nadie más iba a protegerlo, ellas tendrían que salvarlo.

“Conversaciones” realizadas bajo extremas condiciones tendrían grandes influencias psicológicas. Ni siquiera tendría que llegar al nivel del síndrome de Estocolmo. ¿Qué pasaría si él era dejado solo en una cocina preparada para ser usada en él, y el Sabio toda poderosa continuamente suspirándole en su oído? Una aterradora voz, una gentil voz, una furiosa voz y una voz llorosa, todo podía ser usado como armas para sacudirlo psicológicamente.

El Sabio había adquirido a Desastre a través de métodos retorcidos.

Y ella conocía el pasado de Buu Buu bastante bien. Ella podía afinar lo que ella le había dicho especialmente a él. Era como un ataque cibernético externo hecho por un ingeniero quien ya entendía las vulnerabilidades internas. Era posible que ella usará los gustos y sus traumas de él para destrozar su personalidad.

Queriendo decir que ella podría intentar algo parecido a un lavado de cerebro.

(No se lo permitiré.)

Beatrice podía imaginar el cascaron vació de un Orco Ibérico peleando como el peón del Sabio hasta que él se pudriera y se cayera en pedazos como lo hizo Desastre.

(¡¡No dejaré que eso le pase al amable Buu Buu!!)

—…

Ella removió sus manos de su rostro y fríamente miró al mundo una vez más. Después de un momento, ella hizo un anunció en una voz horriblemente baja.

Sí, ella se había decidido de todo.

—Comencemos. …No importa lo que pase, rescatemos a Buu Buu.

6

Buu Buu despertó para sentir las gruesas sogas raspando su piel. Él parpadeo sus ojos, pero él no tenía recuerdos de cómo había terminado así. Él vio un frio techo de piedra que no reconocía, y su nariz detectó un olor metálico. El aire se sentía estancado, así que él podía entender que él estaba encerrado dentro de algo.

Él estaba encima de una carreta.

Él trató de moverse, pero las sogas eran más gruesas y duras de lo que pensó. Él nunca había visto vides así de gruesas incluso en el bosque.

—Usé seda de Araña de Tierra. Escuché de ligeros equipos antibalas hechas de seda de serpiente, pero quizá sólo es grosero hablar de otro mundo después de viajar del otro mundo.

—…

—Hola, Buu Buu. Eso tomó más de lo que pensé. Quizá te noqueé un poco más de la cuenta.

Él escuchó una voz femenina. Era el Sabio.

Ella no vestía la misma armadura roja y minifalda como Beatrice. En su lugar, ella vestía un extraño traje hecho al añadir un corsé y mangas decorativas a una ropa de dormir ligera para hacerlo ver vagamente como una mesera. Su fluyente cabello lacio había sido arreglado en coletas. Quizá debido a crecer de la forma de chica a la que Buu Buu estaba acostumbrado, él tenía una impresión completamente diferente.

Ella lucía poco familiar.

E incluso si claramente era demasiada grande para que un humano la manejara, ella fácilmente sostuvo un Arma Brillante que parecía como un tronco o viga de metal. Pero eso no era sorpresa cuando el Sabio en sí había sido la que le dejó a Buu Buu esa arma después de sellar las almas de los Orcos Ibéricos masacrados adentro.

Casualmente sacudir eso ahí probablemente quebraría las restricciones de Buu Buu a la mitad junto con la carreta debajo de él.

Él tragó saliva, pero el Sabio sacudió su cabeza.

Después de pasar el Arma Brillante de aquí para allá entre su mano derecha e izquierda, dio un repentino rugido y dibujó una línea de plata flotante en el aire. Las gruesas y aparentemente irrompibles sogas fueron cortadas instantáneamente. Fueron cortadas, no golpeadas y quebradas. Esta era una técnica increíble de usar peso y velocidad para “cortar con un arma contundente” que Desastre había demostrado antes. No, quizá fue el Sabio quien le había enseñado a Desastre.

Esta no era complicada y confusa Magia. Justo como cuando ella lo noqueó con sólo la punta de un dedo, el Sabio era lo bastante hábil para superar a un Orco Ibérico usando puramente artes marciales.

—Sí, tiene muchos pequeños rasguños, pero sigue estando en extremadamente buenas condiciones. Eso muestra que tan bien cuidado le diste, Buu Buu. Siendo yo quien te la dio, estoy complacida de ver eso.

Ella habló como si estuviera cortando un pescado para revisar lo afilado de un cuchillo. Y sin embargo ese ataque indiscutiblemente había mostrado la diferencia en sus habilidades.

—Puedes tenerla de vuelta. Esa arma es como una parte de tu cuerpo, ¿no es así? Deberías no ser capaz de relajarte sin ella.

Ella entonces casualmente le entregó el Arma Brillante a su prisionero. Él finalmente se levantó de la carreta con su cabeza lleno de preguntas. Él generalmente confiaba en lo que decían las personas, pero incluso él encontraba muchas de las acciones del Sabio en las que no podía confiar.

Regresar el arma no era problema para ella.

Ella implícitamente estaba proclamando que ella tenía 100% de confianza en su habilidad para contraatacar sin parpadear si él realizaba un ataque sorpresa con el Arma Brillante.

Buu Buu miró alrededor. Su corazón podría naturalmente desear una salida. Pero no había ventanas y no podía ver afuera. Un muro contenía una puerta del tamaño de humanos y otra contenía un conjunto de doble puertas las cuales eran bastante grandes para que la carreta pasara. Los barriles y cajas de madera estaban alineados en una esquina de la habitación sugiriendo que era un almacén, pero eso no era todo.

En el centro de la habitación había un gran agujero lo bastante grande para que Buu Buu encajara. Formaba un círculo perfecto. Estaba rodeado por contenedores de vidrio de forma extraña y varios tubos extendidos en el agujero desde esos.

Por supuesto, todos sabían que descansaba debajo de Ground’s Nir: el Laberinto el cual irregularmente cambiaba de forma como una creatura viviente.

Sólo los humanos iban ahí y Buu Buu en sí nunca lo habría hecho si no fuera por la invitación de Beatrice.

—¿Qué estás…haciendo?

—¿Qué piensas que estoy haciendo? Esto no fue fácil, déjame decirte. Cuando calculé las coordenadas del mapa, resultaron estar justo en medio de la posada del pueblo. Y necesitaba una cantidad antinatural de alcohol y hierbas para interferir con el Laberinto. Gracias a eso, tuve que abrir un bar para pretender ser una mesera. Cielos, un trabajo muy duro, estoy impresionada que alguien pueda hacer esto en una base diaria.

El Sabio esquivó la pregunta, pero ella no parecía intentar ocultarlo.

Ya que ella había llevado a Buu Buu al centro de su secreto, ella claramente estaba disfrutando mostrándolo. Ella era como una madre preguntándole a su hijo pequeño que adivinara que había dentro de su regalo de cumpleaños. O quizá como una mujer depredadora seduciendo a un hombre en su cama al estar recostada con nada encima excepto una ropa de dormir seductiva que resaltaba las curvas de su cuerpo.

Sí, ella estaba disfrutando esta conversación realizada bajo extremas condiciones.

—Pareces estar equivocado en algo, así que déjame ser clara: no estoy tratando de detener lo que estás tratando de hacer, Buu Buu. Simplemente tienes que hacer lo que quieres y yo haré lo que quiera. Si al final rodea a Ground’s Nir, el gran enemigo que duerme en las profundidades de la tierra, entonces más opciones tendremos, será lo mejor.

—Ground’s…¿eh? ¿Pero no es eso lo que Beatrice y las demás llaman…?

—Sí, esto debe ser terriblemente confuso. Y es por eso que te invité aquí.

El Sabio aplaudió frente a su pecho y sonrió.

Entonces ella hizo una sugerencia.

—Desafortunadamente, no tengo mucho tiempo. El mundo está en una situación mucho, mucho más grave de lo que pensé. Es por eso que he cambiado mi MO y di un pasó al abierto. Hay cosas más importantes que esconderse.

—?

Buu Buu honestamente encontraba a esta persona aterradora.

Pero le entristecía que ella se mezclaba con una persona amable de una memoria distante: esa persona que había lucido triste incluso mientras sonreía.

—Hablemos, Buu Buu. Deberíamos compartir la información que tenemos. Al eliminar lo que no es necesario y evitar esfuerzos duplicados, podemos más eficientemente rodear a ese monstruo. Estoy pidiendo tu ayuda con el fin de salvar a todos, Buu Buu.

7

—Che, ciertamente cerraron temprano hoy. ¿Alguien pagó mucho para rentar el lugar? Eso es horrible. ¿Finalmente encontramos un buen lugar y ahora es hogar de unos tipos gordos con nada más que dinero?

—No te preocupes. Probablemente están lidiando con ese nuevo ingrediente. Necesitan tiempo para preparar el gran evento. …Hablando de ello, ¿realmente puedes comer la carne de esa cosa?

—Bueno, si es para ganar fácilmente una tonelada de Puntos de Experiencia, no ser capaz de comer eso podría en realidad ser más efectivo, ¿cierto?

La vista en el marco flotante se movió pasando a unos hombres dejando el bar. Una señal de cerrar colgaba de la entrada, pero todavía había una gran multitud reunida alrededor. La charla de usar un Orco Ibérico para comida parecía haber interesado a muchas personas.

—Oye, ¿quién es esa…?

—Oh, no. ¿No es esa la Princesa Cascada de Hielo?

—¿Esa mujer de máximo nivel es parte de esto? ¿Qué clase de conexiones tiene este bar?

 

Era divertido con qué facilidad la ola de gente se apartaba. Beatrice frecuentemente era temida por aquellos alrededor de ellos, pero la reacción para Wildefrau era diferente. Parecían estar viéndola como una artillería sin estallar que podría liberarse en cualquier momento.

(Así que esta es la vista de la Princesa Cascada de Hielo. Así es cómo ella ve el mundo…)

El tiempo se pausó mientras Beatrice pensaba sobre eso. Ella entró al bar que había cerrado antes de que el sol se pusiera por completo y ella susurró en una forma jocosa.

—Voy a entrar. Acomódense y esperen buenas noticias, chicas.

—Podemos escuchar tu respirar y pulso, Princesa Cascada de Hielo. No creas que puedes jugar con nosotras al sólo controlar tu voz.

Eso podría haber sido una fanfarronada, pero Beatrice supuso que la amenaza afectaría notablemente su pulso cardiaco si ella intentaba algo. No era que pensara que a Wildefrau le faltaran agallas.

La Princesa Cascada de Hielo estaba en el piso principal donde los asientos en el contador y mesas ahora estaban vacías. Beatrice y las demás ya habían visto esta zona.

Y sus oponentes no iban a dejar que extraños entraran en la parte trasera del bar.

—Así que.

La respuesta no provino del Sabio sino de la Elfa mesera llamada Sibyl. A diferencia de normalmente(?), la chica de coletas parecía algo grosera mientras se sentaba directamente en una mesa.

Ella miró a los ojos de Wildefrau.

—¿Cuál es el significado de esto? ¿Por qué cerrarías durante la hora estelar para las cenas?

—Oh, —dijo Armelina mientras arrojaba un pincho de metal con una cabeza colorida en el mapa pergamino estirado en el suelo.

En lugar de clavarse o rodar, se detuvo mientras se paraba de forma recta desde una mesa en el piso principal del mapa.

—La he vinculado con su biomagnetismo. Sibyl ha sido Marcada por el alfiler verde. Tenemos que agradecer el apoyo de Huldra y la cruel suerte de Wildefrau. Ahora apodemos seguir sus acciones.

—Hehh. Veo que le pusiste un arañazo en la cabeza para darle un lado de frente y trasero. No es exactamente preciso, pero podemos ver a qué camino está viendo el objetivo, ¿no? Eso es perfecto para infiltraciones.

—Aunque no es de mucha ayuda ya que no sabemos el ángulo o distancia de su rango visual efectivo. Aun así, si hubiéramos tenido a Huldra con nosotras, no tendríamos que haber caminado sin rumbo en esa montaña nevada donde peleamos con Wildefrau.

Mientras tanto, una letal conversación estaba siendo llevada a cabo en el edificio de al lado.

—Simplemente decidí que esto no era algo que quisieran que se supiera. Y si arreglamos esto pronto, todavía tendrán suficiente tiempo para volver a abrir a la puesta del sol, ¿no es así?

—No sé dónde escuchaste sobre esto, pero parece que has amenazado a todos nuestros proveedores de alcohol.

—Oh, vaya. Pero de seguro crearon un suplemento lo suficiente para mantener las puertas abiertas incluso si no reciben otra gota por un mes. ¿De qué estás tan preocupada?

Filinion frunció el ceño mientras miraba el marco hecho de ligeras cadenas y filme de burbujas.

—Amm, ¿esto está yendo bien o no?

—Está yendo muy bien. Ayudó mucho que Sibyl mirara a Wildefrau a los ojos. Eso quiere decir que Wildefrau no tuvo que poner mucho esfuerzo para Marcarla. Además, si decimos lo que queremos inmediatamente, Sibyl puede usar eso contra nosotros al apilar más y más cosas que demande a cambio. Si le pides a alguien la vacuna que tienen porque necesitas salvar la vida de tu hija, quien sabe qué te exigirían. La táctica de negociación estándar es proporcionar la ilusión de que sabes la debilidad de tu oponente mientras no les dejas saber lo que quieres. Queriendo decir…

—No podemos dejarle saber que queremos saber el diseño completo del bar, que queremos saber dónde están colocados todos adentro y que queremos salvar a Buu Buu, así que sería mejor invitar a Wildefrau a la parte trasera del bar mientras la hacemos pensar que es para un propósito totalmente diferente, ¿cierto?

Y ya tenían lo que necesitaban para hacer eso.

—Como sea, —dijo Wildefrau. —No sé para que lo están usando, pero necesitan mucho alcohol, ¿cierto? Sí, ciertamente no sé para que lo están usando.

—…¿Qué estás tratando de decir?

—Sólo piensa en mí como una nueva proveedora. No puedo tener a mi cliente secándose antes de que nuestras negociaciones se completen, así que, ¿qué tal si te proporciono un pequeño suplemento por adelantado? Aunque podría no ser ni cerca de ser suficiente para sus propósitos.

—Hmph, —esnifó Sibyl. A ella claramente no le gustaba esto, pero no tenía otra opción más que seguir el juego.

Ella hizo un gesto a la parte trasera del bar con su mentón.

—Entonces ven por aquí. Como saben, nuestro tiempo es limitado.

—Am, —dijo Filinion. —¿Qué están haciendo ahí atrás en sí?

—Sólo recemos que no estén marinando a un Orco Ibérico gigante en alcohol.

La respuesta de Armelina no fue muy delicada, por lo que Beatrice malhumorada tocó la cabeza de ella.

Había algunas cajas de madera apiladas en frente del bar. Contenían las bebidas de alta calidad que Huldra y más los protegidos de Armelina habían reunido alrededor de la posada del pueblo. Normalmente tendrían dificultad de llevar eso con la mano, pero la Princesa Cascada de Hielo podría congelar el fondo de las cajas por lo que fácilmente se deslizarían mientras empujaba con una sola mano.

Pero Sibyl la detuvo.

—¿Congelaste el fondo con Magia?

—Seguramente no seguirás que el cambio de temperatura afectará la calidad de las bebidas.

—No. Con la excepción del vino o el brandi que viven en el fondo de la botella, la calidad no se afectará a menos que llegues al extremo de congelarlo por completo.

Ella inicialmente estuvo de acuerdo, pero entonces.

—Sin embargo, creo recordar los documentos que recibí del Sabio diciendo que la Princesa Cascada de Hielo en realidad es una niña de unos 14 años. De lo que escuché de las costumbres humanas, tú no bebés alcohol a esa edad.

Oh, no, pensó Beatrice mientras su corazón saltaba con anti-naturalidad en su pecho.

Le habían dado a Wildefrau conocimiento preliminar completo para engañar mejor a sus oponentes, pero en su lugar eso había hecho las cosas incluso más poco naturales. Todo se vendría a abajo si Wildefrau no podía esquivar una siguiente pregunta sobre cómo ella sabía tanto sobre eso.

Pero…

—Pff.

—?

—¡¡Ajajaja!! Oh, discúlpame. ¿Pero nunca has considerado a quién podrías estarle sirviendo aquí? Esto es Ground’s Nir: las leyes y tratados de la tierra no aplican aquí. En una tierra sin leyes donde el asesinato y homicidio involuntario en el Laberinto son completamente pasados por alto, nunca pensé que alguien en realidad me criticara por algo como el alcohol o fumar. ¡Puajaja!

—Oh, así que eso es.

—Sí, tal vez no lo parezca, pero soy muy mala. Lo suficiente que estoy dispuesta a amenazarte por beneficio☆

Beatrice dio un suspiro de alivio.

Estaban finalmente dentro del bar. Wildefrau cruzó por medio del piso mientras deslizaba la pila de cajas de madera y ella entró en la zona de solamente empleados usando la puerta que Sibyl le abrió.

—Ese es el paso 1.

Armelina chasqueó sus dedos y miró el mapa en el suelo.

—Ella es bastante buena en esto, pero eso es exactamente el por qué su cruel intelecto nos causó tantos problemas en la montaña nevada.

—¿2 Puertas en el frente y 1 en la parte de atrás? —dijo Wildefrau. —¿Cuál necesitamos?

—El de la parte de atrás.

Wildefrau tenía que tener los nervios de acero para caminar en un edificio sin salida. Estas personas habían anunciado públicamente su intención de cortar el poderoso Orco Ibérico que habían llevado ahí. Si ella era atrapada con la guardia baja y noqueada, siempre podría tener su cadáver “desechado” de la misma manera y servirlo como un estofado o hamburguesa misteriosa. Las reglas aquí eran diferentes que en la Tierra donde los investigadores forenses podían realizar análisis de fibra de nano nivel o detectar la reacción de luminol de una mancha de sangre incluso después de que fuera lavado 10 veces con un detergente neutral.

—Una vez que salvemos a Buu Buu, necesito reevaluar mi opinión sobre ella.

—Sí. Dije que su sentencia sería reducida a la mitad, pero si logramos capturar al Sabio viva, ella podría ser capaz de conseguir el perdón completo.

Mientras tanto, Wildefrau llegó a la habitación trasera.

Como se esperaba, era una habitación de piedra pequeña perfectamente normal. No había muebles y había cajas de madera y barriles alineados en los muros. Probablemente era un almacén.

—Armelina, hay una puerta en el este y una ventana en el oeste. Eso es probablemente justo al otro lado de esta panadería.

—Ya sé eso.

—Por cierto, —dijo Sibyl mientras la Princesa Cascada de Hielo empujaba las cajas hacía el muro. —Realmente no estoy segura que esperas lograr aquí.

—¿Oh? ¿Cómo puedes decir eso después de robarme mi presa? Pensé que la venganza era un deseo bastante popular.

—Cuando alguien sufre una dolorosa derrota, entonces toma 2 caminos: golpea de nuevo con más fuerza o huye. ¿Por qué intentas tanto ver una vez más a tu némesis? Estoy diciendo que no entiendo esa pasión. Desde un punto de vista objetivo.

Este acertijo era uno difícil.

Los corazones de las personas no tenían forma física. Por ejemplo, ¿qué podrías hacer si alguien preguntaba una evidencia física para objetivamente confirmar tu amor? ¿Le darías un chocolate hecho a mano en el Día de San Valentín? ¿O convencerías con anillo de diamante que costaría 3 meses de tu salario? Y en ese caso, la otra persona maliciosamente vería cualquier cosa como si fueras un estafador de matrimonios. Tomaría mucho convencerlos.

Pero todo se acabaría si no podían superar esto.

Sin importar qué, tenían que convencer objetivamente a Sibyl que Wildefrau quería asesinar a Buu Buu por su cuenta.

Beatrice añadió una nueva entrada a sus marcos y líneas hechas de Magia de fuego de ilusión. Necesitaban la confianza de Sibyl. ¿Cómo podían apoyar a Wildefrau para ganar eso?

(Esto al menos me requerirá a mí, Filinion y Wildefrau. ¡Y Huldra si es necesario!)

Tenían que actuar ahora.

No importaba cuanto alargaran esto, tenían a su máximo un minuto.

—¿Q-qué vamos a hacer?

—Armelina, dile a Wildefrau que alargue esto como pueda. Filinion, si no tienes nada que hacer, entonces ayúdame.

—¿Eh? ¿Eh?

—El grupo del Sabio probablemente recibió un reporte diciendo que Wildefrau y nosotras peleamos. Pero no saben exactamente cómo terminó. La Princesa Cascada de Hielo dijo que fueron eliminados sin tiempo para un reporte, pero incluso si lo hicieron, la Sala de Conferencias quería estar en el favoritismo del Sabio al reportar que fuimos derrotadas. Estaban yendo diciendo qué tan asombrosa era la Princesa Cascada de Hielo y cómo ella iba a derrotarnos tal o cual momento, pero una vez que terminó en un fracaso, no habrían estado con prisa de disculparse. Mientras más detalles proporcionaran, más decepcionarían al Sabio.

—¿Estás diciendo que el Sabio y Sibyl no saben exactamente cómo terminó nuestra batalla?

—Nos aparecimos en Girl’s Grill durante el día, así que más o menos pueden suponer que Wildefrau se retiró. …Pero no saben si ella o no fue capturada. Podemos hacerlo parecen como si la Princesa Cascada de Hielo todavía estuviera caminando libremente por Ground’s Nir y entonces capturarnos en un ataque sorpresa en una fecha más adelante. —Beatrice respiró lentamente. —Necesitamos algo que muestre la violencia de Wildefrau. Nuestras comunicaciones de corto alcance pueden llegar a ella, así que podemos transmitirlo a su Arma Brillante. Finjamos una captura de pantalla. Si hacemos un álbum de fotografías secreto que aterrará a Sibyl, tendremos la “prueba objetiva” que necesitamos.

Por supuesto, Wildefrau se especializaba en el mundo de nieve y hielo. Pero no había aparecido ningún reporte de un infierno blanco apareciendo en la posada del pueblo, Laberinto o cualquier otro lugar con un puñado de testigos. En ese caso…

—Usemos el mismo ambiente que la última vez. Diremos que nos atacó de sorpresa en una montaña nevada en el norte. Cuando ya hay una ventisca, un infierno helado no resaltara y no hará ninguna noticia.

Habiendo dicho eso, no tenían tiempo de dirigirse a las montañas ahora.

Filinion usó su habilidad de Mezcla para crear una poción mágica que producía hielo para curar heridas y Armelina partió el hielo y lo esparció en una esquina de la panadería fuera del camino de los mapas. Sólo necesitaban suficiente de la cosa blanca para ocultar el piso.

—Una panadería tendrá una cocina, ¿cierto? ¿Habrá huevos crudos? Mezcla la kétchup con los huevos blancos para tener la pegajosidad y colocación bien y entonces hazlo lucir como si su rostro hubiera sido aplastado.

—¿Por qué sabes cómo hacer eso cuando no puedes cocinar nada?

—Cállate. Ninguna de nosotras es una experta cocinera por comer solas todo el tiempo.

—¿¡Ahh!? —rugió la chica plaaaana, pero Beatrice la ignoró y regresó al tema.

—Filinion, has visto muchas heridas como una curadora, así que asegúrate de que luzcan bien. Me recostaré en mi costado y ocultaré mi rostro, así que usa la kétchup para hacer un buen charco. Si no puede ser visto desde el costado, no sabrán que tan malo es.

—¿E-estás segura que esto es una buena idea?

Filinion sonaba nerviosa mientras formaba formas en L con los pulgares y dedos indides con sus manos, combinó esos en un marco y fotografió a Beatrice desde múltiples ángulos. Algunos de los ángulos no eran buenos porque los muros de la panadería podían ser vistos, y sería posible que un experto sabría que esto era en realidad interiores por las reflexiones de la fuente de luz.

—Oye, salvamos unas cuantas capturas de pantalla de las montañas nevadas del norte, ¿cierto? Usa eso como referencia.

—Hmm, la posición de la fuente de luz fue algo así, y creo que la coloración necesita ser un poco más azul.

—¡Beatrice, si no te apuras, la nieve se derretirá por tu calor corporal!

Al final, mucho de ello (incluyendo la foto que estaba siendo presentada) estaría a cargo de las habilidades de actuación de la Princesa Cascada de Hielo.

—Bueno, está hecho. Ahora envíalo a la Arma Brillante de Wildefrau…

 

Mientras cortaban el apoyo de dentro del bar, Wildefrau tenía que reunir toda su fuerza para suprimir un fruncido de ceño por reflejo.

El problema era la foto fingida enviada por sus aliadas(?).

(¡¡Esto es basura!!)

La captura de pantalla lucía bastante autentica. Probablemente habían ajustado la fuente de luz basado en una captura de pantalla real de la montaña nevada. Pero cuando alguien estaba yaciendo en una ventisca de verdad, la nieve gradualmente se derretiría por su piel y el aire a temperatura bajo cero la congelaría, haciéndolo lucir más cerca de ser hielo que a nieve. Había una probabilidad de que Sibyl notara esa clase de detalle.

—¿Es esta la foto?

Sibyl sonaba como si se estuviera burlando de alguna manera mientras veía a la captura de pantalla mostrada en un marco de fino hielo flotando en medio del aire. Wildefrau no sabía qué significaba eso. Habían incrementado el ruido tanto como fue posible para ocultar los detalles, pero es podría darle a Sibyl la pista de su “miedo”

Wildefrau sólo tenía que hacer que funcionara.

Ella mantuvo una sonrisa en sus labios y forzó sus siguientes palabras.

—Sí, esto es parte de mi Colección de Ataque Sorpresa. Mi ColecSorpresa☆

 

Pero la Espadachina Santa Beatrice no estaba satisfecha con sólo eso.

Ella tenía más que decir.

—O, Filinion, tienes un decente abastecimiento de pociones de recuperación, ¿cierto?

—S-sí. ¿Pero por qué-…?

La pregunta de la vaca con lentes se detuvo repentinamente cuando Beatrice la golpeó en la mejilla tan duro como pudo.

Ella vestía un guantelete metálico que cubría su muñeca hasta sus dedos y tenía articulaciones necesarias para mover la mano. El peso y lo solido de su puño eran más grandes que un martillo. La panadería gradualmente se llenó con un olor como oxidado que nunca proviniera del kétchup o puré de tomate.

—Peh.

Sin importar eso, la Espadachina Santa escupió algo en su palma.

Era una de sus muelas.

Ahora ella tenía el objeto final para su colección de llamas y líneas producidas por Magia de fuego de ilusión.

—Ese almacén tiene una ventana al callejón trasero, ¿cierto? Has que la Princesa Cascada de Hielo se coloque en posición para que así pueda secretamente pasarle esto a ella. Tu subordinada llamada Huldra es buena ajustando su valor de Odio, ¿cierto? Has que cause una conmoción enfrente del bar. Si ella tropieza y cae mientras sostiene un puñado de Engranajes y las esparce por todos lados, la galería observando desde una distancia comenzará a pelear por ellas. El Sabio y Sibyl no saben de ella, así que incluso si descubren quien lo hizo, no será un mayor problema.

—E-espera.

—Ya sé. Mantenme informada a qué lado está mirando Sibyl en base al alfiler en el mapa. Si podemos hacer eso, entonces podrían ser capaces también. Quiero evitar teniendo al Sabio persiguiéndome si soy vista.

Armelina no estaba tratando de detenerla así, pero Beatrice podría estar perdiendo vista de sí misma porque su furia era incluso más grande de lo que pensó.

—Si Wildefrau le muestra a Sibyl lo que ha estado rodando en su boca como un dulce, incluso la compañera del Sabio se estremecerá. Las fotografías pueden lucir muy diferentes dependiendo de la impresión dada a la persona que las está viendo. Incluso una mancha en el celular puede lucir como un rostro si te lo susurran lo bastante. La captura de pantalla solamente podría haber sido dudosa, pero esto de seguro convencerá a todos de que ella realmente golpeó mi rostro y lo tomó como un suvenir con su mano y que ella está lo bastante obsesionada como para querer matar a Buu Buu por su cuenta.

8

—En otras palabras, los Orcos Ibéricos siempre fueron una especie especial que vivió por ese propósito.

En una habitación triste y sin ventanas, el Sabio mesera sonrió mientras se sentaba en una caja de madera aleatoria.

—Ground’s Nir, el monstruo en las profundidades de la tierra. Si entra en completa actividad y llega a la superficie por lo menos una vez, toda vida animal o planta aferrándose a esta isla será aniquilada. Para asegurar que eso no pase, monitorearon los movimientos del Laberinto y, cuando sentían el límite acercándose, usaron el máximo poder de sus números para ponerle un alto a los llantos de nacimiento del monstruo. En los puntos de inflexión de cada era, hubo muchos sacrificios, pero esa especie de héroes continuó peleando para proteger a todos. Esa es tu verdadera identidad.

—*Chillido*…

—¿Es demasiado para creerlo todo a la vez? Pero piénsalo racionalmente, Buu Buu. Tu cuerpo contiene un gran poder. ¿Por qué? Hay una razón para todas estas cosas. Y si hay una razón para la que construyeras tan gran fuerza, ¿no es natural asumir que es para combatir a un poderoso enemigo?

Se le había dicho que el Laberinto era un lugar muy aterrador.

Y se le había dicho que los humanos repentinamente aparecieron un día y estaban desafiando al Laberinto para prevenir que alguna clase de maldad se elevara de las profundidades de ese agujero.

—Ajaja. Sólo dijeron eso porque eras pequeño y no querían espantarte. Habría sido aterrador escuchar que estabas destinado a pelear con ese monstruo debajo de la tierra, ¿cierto? Probablemente querían revelar la verdad en etapas. Habrían comenzado con el Laberinto, entonces con el monstruo, después con la existencia de un sistema para oponerse a ese monstruo y finalmente que eras parte del grupo destinado a llevar ese papel.

—Si eso es verdad… —comenzó dudoso Buu Buu.

El Sabio había cortado las poderosas sogas atándolo y le regresó su familiar Arma Brillante. Eso implícitamente decía que ella podía manejar todo bien incluso después de que él fue liberado.

Ella podía matarlo en cualquier momento si él se resistía.

Eso era lo que significaba.

—¿Quién es? ¿Por qué quiere hacer sufrir a todos?

—Jeje. Podrías tener eso al revés.

—?

—Primero que nada, la isla de Ground’s Nir en sí es una armería gigante. Las formas de vida en la superficie podrían haber llegado a la isla después y establecerse aquí, o podrías ser el descendiente de la vida que naturalmente se formó aquí. No sé por qué Ground’s Nir original quiere subir a la superficie. Pero esta isla y el Laberinto existen por eso. Para ponerlo de otra manera, una vez que el arma definitiva esté completa, la fábrica ya no es necesaria. Con su papel completo, la fábrica probablemente entregará toda su energía al producto completo y la armería en sí será reusada como una armadura gigante o un motor gigante. En otras palabras, la isla dejaría de ser una isla. Ya no sería un ambiente que pudiera soportar la vida en su superficie.

—No puede ser…

—Pero no tienes que sentirte mal, Buu Buu. No importa qué parte venga primero, todos ustedes nacieron aquí. Así que esto no es sobre el bien y el mal. Es una batalla de supervivencia.

El Sabio se detuvo ahí y apuntó hacía el gran agujero en el centro de la habitación.

El misterioso dispositivo ahí enviaba muchos tubos en la gigante armería subterránea y proporcionaba esos tubos con un suplemento constante de una poción creada de muchas hierbas y alcohol.

—Tuve esto construido más rápido de lo que esperé. Envía una poción de alquimia, en otras palabras, una poción que afecta el metal, en los pisos y muros del Laberinto para reducir los cambios a la estructura de engranajes invisibles y ejes. Eso obstruirá su trabajo, pero sólo es una táctica para retrasar. Dudo que esto pueda prevenir que Ground’s Nir se complete.

Ella entonces susurró a través de sus hermosos labios.

—A diferencia del pasado, la villa de Orcos Ibéricos no había mantenido sus números. Si el monstruo aparece ahora, nadie podrá detenerlo. Como están las cosas, hay una probabilidad del 100% de que toda la vida en la isla sea aniquilada. Tenemos que detener eso sin importar qué.

—Pero…eso es…¡pero! Escuché que Beatrice dijo, como si estuviera confesando su propio crimen. ¡¡Dijo que eras mala y mataste a todos en la villa!! ¡Así que, ¿cómo?! ¿¡Cómo puedes lucir tan triste cuando hablas de ello!?

—Me lo pidió tu mayor. Él dijo que no había señales de más crecimiento, por lo que la villa oxidada necesitaba ser completamente destruida para reiniciar las cosas. He llegado así de lejos lamentando esa decisión cada paso en mi camino. El mayor dijo que los números de la villa podían ser reconstruidos contigo, ya que eras el único Orco Ibérico saludable, pero la finalización del monstruo va a llegar primero. Incluso después de aceptar tanto sacrificio, el mayor y yo juzgamos mal las cosas.

—Entonces…

—Es por eso que no puedo huir del monstruo. Debo derrotarlo para proteger los días pacíficos que le prometí al mayor y a los demás. Y haré lo que sea que tome para hacerlo.

Buu Buu pensó lentamente mientras escucha algo que no entendía completamente.

Esta era definitivamente Beatrice.

Pero algo en ella estaba fundamentalmente retorcido. Sí, él sentía el mismo aroma que él olió en Beatrice cuando ella había cedido a su furia por Buu Buu y casi asesinaba al líder de Elkiad. O quizá esto era lo que pasaría si ella iba más allá de eso y él no pudiera sostener su mano de nuevo.

—Voy a desafiar al monstruo a mi propia manera, sin importar lo que eso implique.

Ella estaba sonriendo, pero el tono de su voz partía horriblemente el corazón de Buu Buu.

Llevaba la resolución no contenida de alguien que había cruzado una línea definitiva. O quizá contenía algo que se sentía como un barril de pólvora desesperanzador que había crecido más allá del desastre que quería prevenir.

—Así que por favor continúa trabajando en esto a tu propia manera, Buu Buu. No hay una regla en contra de tener más de un método. Si puede reducir las probabilidades del 100% de destrucción incluso un poco, entonces mientras más métodos tengamos, mejor podremos proteger a todos.

9

Había una foto de una chica yaciendo en una ventisca en la montaña con su rostro golpeado ensangrentado y la criminal estaba rodando un diente en su boca.

—…Te creo, —dijo Sibyl con absoluto disgusto rezumando de sus palabras. —Quizá no en tu carácter, pero sí en tu pasatiempo.

Beatrice había abierto de una grieta la ventana, y había entregado su propio diente, y Filinion y Armelina habían explicado qué había pasado una vez que regresó a la panadería.

—Pero en ese caso, creo que podrías simplemente haber reservado un asiento, —añadió la Elfa.

—Grabar una película y mirar una película son dos cosas muy diferentes. Oh, mis disculpas. Ese ejemplo podría ser difícil para que una residente de Ground’s Nir lo entienda.

Beatrice colocó una mano sobre su frente y ligeramente sacudió su cabeza.

—? Mi cabeza se siente pesada. Tengo sueño… Filinion, ¿qué usaste?

—Por supuesto que te sientes con sueño. Ni siquiera las pociones de recuperación son todas poderosas. Es especialmente difícil de mantener el balance y no dejar una cicatriz cuando se cura una zona sensible como el rostro. Es justo como la diferencia entre colocar una férula en un brazo roto y cirugía cosmética para reconstruir por completo la apariencia de alguien. El nivel de dificultad es completamente diferente. No puedo simplemente regresar a la normalidad el valor de tu HP y eso por supuesto va a comer algo de tu Fuerza de Voluntad.

…En ese caso, ella tendría que haber simplemente soportado el dolor en su mandíbula hasta que hubieran rescatado a Buu Buu, pero era demasiado tarde ahora. La poción de recuperación ya se había absorbido y desglosado por su cuerpo.

Mientras tanto, el marco de Armelina mostraba a Sibyl encogiéndose de hombros en su uniforme de mesera hecho al modificar un negligé. Ella dijo “por aquí” mientras incitaba a Wildefrau a dejar la habitación.

—Oh, necesitamos prestar atención. Podríamos estarnos dirigiendo a una nueva zona.

Armelina miró el mapa sobre el suelo. El pasillo había tenido 3 puertas y había todavía 2 en las cuales no habían visto adentro. Si Sibyl le mostraba a Wildefrau la puerta donde estaba Buu Buu, tendrían la información que necesitaban, pero si no, todavía sabían que él estaba en la última.

Una vez en el pasillo, Sibyl abrió su boca una vez más.

—Estoy segura que ya sabes esto ya que cortaste nuestro suplemento de alcohol para intervenir, pero no abrimos este bar con el fin de cocinar comida y hacer dinero. Aunque el Sabio y yo nos dimos cuenta que esto era más divertido de lo que habíamos anticipado.

—En otras palabras, ¿no quieren realizar un evento para cocinar un Orco Ibérico si no tienen por qué?

—Capturarlo fue bueno y todo, pero cuando tratamos de cortar un pedazos de su oreja y comerla, era demasiado agria y olorosa para servírsela a los clientes. Y ni siquiera proporcionaba muchos Puntos de Experiencia. Al menos, eso es lo que planeamos anunciar cuando cancelemos el evento.

—Ya veo, ya veo, ya veo. Entonces estuve bien en forzar mi entrada aquí así

Sibyl suspiró y apuntó a una de las 2 puertas restantes. Podría haber sido una de los materiales antiguos reusados porque la madera era de un color profundo que no se podía producir al sólo frotar capas de barniz en ella.

Wildefrau la abrió y encontró una cocina. A diferencia de en la Tierra, no había electricidad y usaba un pozo que se bombeaba a mano en lugar de una plomería. No había refrigerador, pero había alguna clase de gran tanque de agua llena de agua fría. La única otra diferencia fue un sistema usando leña en lugar de un quemador de gas o una estufa. El resto no era muy diferente a una cocina de restaurante normal. Sin embargo, no había cocineros. Los cuchillos, espátulas, sartenes, ollas y otros equipos de cocina se estaban moviendo por su cuenta. Casi parecían como creaturas vivientes que simplemente tomaban esas formas.

—Todo esto es gracias al Sabio. Aparentemente es un experimento reusando los Artilugios que vagan en el Laberinto. Aunque esos imitan las estructuras de plantas y animales existentes.

—¿No nosotros los humanos intentamos eso y fracasamos muy espectacularmente? Los restos del gran laboratorio ahora son usados como una arena de batalla.

—Depende en el intento humano. El Sabio puede hacerlo, incluso si el resto de ustedes no puede.

—Además…

Wildefrau miró alrededor y entonces se volteó hacía Sibyl.

La Elfa dio un paso en la cocina después de ella y uso su espalda para cerrar la puerta.

—…¿Dónde está el Orco Ibérico? No puedes simplemente dirigirme después de todo esto. ¿O ya lo han metido en el horno?

Wildefrau golpeó ligeramente en el muro inclinado de límite a la siguiente habitación.

Armelina chasqueó sus dedos mientras observaba a través de su marco.

—Bingo. ¡Es la habitación al lado de la cocina! En base a las observaciones del exterior del edificio, no parece tener una ventana, pero podemos hacer volar un agujero en el muro exterior. De hecho, que no haya ventanas es algo bueno porque no pueden vernos acercándonos.

—¿Eh? ¿Eh? P-pero todavía no tenemos un alfiler para Buu Buu o el Sabio…

Filinion sonaba confundida, pero a Armelina no le importó.

—Dije que el Sabio podría ver a través de esto, ¿recuerdas? Si están en la misma habitación, no hay nada más que podamos hacer. Tenemos que cambiar de reunir información a un ataque de todo o nada. ¡¡Mientras más fresca la información mejor, así que necesitamos prepararnos para volar el muro antes de que puedan moverlo a otro lado por un capricho!!

—Espera, Armelina. Algo no está bien.

Beatrice tenía razón.

En ese caso, ¿por qué Sibyl había invitado a Wildefrau a la cocina?

…Especialmente cuando había cuchillos y ablandadores de carne moviéndose por su cuenta ahí.

—Olvidé mencionar algo, —dijo la Elfa.

—Oh, no, —dijo Filinion. —No me gusta cómo suena esto.

—Pareces haberte equivocado de pensar que el Sabio estaba satisfecha simplemente recibiendo reportes arrogantes de aquellos debajo de ella, —continuó Sibyl. —Pero ella en realidad envió a una observadora para personalmente monitorear los movimientos de ese Orco Ibérico. …Sí, yo, la Elfa Real llamada Sibyl, fue enviada secretamente para seguirlo.

—¡Esto no es bueno! —gritó Filinion.

—Por lo tanto, sabemos que fuiste capturada después de ese disturbio en las montañas. No habrías sido liberada para hacer un ataque sorpresa. Así que puedes imaginar mi sorpresa cuando produjiste esa foto y el diente. Además, esto no fue el diente de alguien más para usarlo como un señuelo; era de la original. Eso me dice 2 cosas. 1: Tú, Princesa Cascada de Hielo Wildefrau, tienes alguna razón para engañarme con el fin de poner un pie en la parte trasera de este bar. Esto no es para sorprenderse. Es completamente posible que lograste una fuga y huiste a Ground’s Nir en un corto tiempo. Pero el problema es 2: Por alguna razón, tienes el apoyo de Beatrice aquí. Eso hace tu meta simple de adivinar. …¡Y es por eso que dije que confiaría en tu pasatiempo pero no en tu carácter!!

Algunas eran navajas afiladas y algunas eran armas contundentes.

Más de 100 cuchillos, ablandadores de carne, sartenes y amoladoras de carne de mano flotaron en el aire a la vez.

La técnica especial de la Princesa Cascada de Hielo era crear un ambiente de cero absoluto y arrebatarle la fuerza a su oponente hasta que se congelaran hasta la muerte, pero eso requería gradualmente agotarlos de una zona segura fuera de su campo de visión. Ella tenía problemas con combate directo. Si ella era expuesta a una tormenta de cuchillos y armas contundentes dentro de un espacio pequeño, ella no podría crear una cortina blanca de nieve para cegar a su oponente. Su ataque definitivo creaba un universo artificial de -273 grados en el cual todo; incluyendo el gas, se congelaba, pero incluso eso podría no funcionar contra Artilugios completamente inorgánicos. Si fueron creados para funcionar incluso en un espacio de vacío, continuarían moviéndose. De manera simple, no se sabía cuánto podría defenderse Wildefrau contra esto.

—¡Maldición, prepárense para la explosión! Beatrice, volaremos ese muro y salvaremos a Wildefrau. ¡¡Vamos!!

—¡E-espera! ¿¡Pero qué hay de Buu Buu!? Incluso si está en la habitación de al lado, ese ligero retraso podría conducir a su muerte. ¡El Sabio podría entrar en pánico y apuñalarlo con un cuchillo de carnicero cuando ella escuche la explosión!

Las palabras de Filinion congelaron la atmósfera.

En todo esto, todavía no habían visto al Sabio. Eso quería decir que ella tenía que estar hablando con Buu Buu en esa otra habitación. Ella tenía resistencia completa a cada Elemento, así que no sabían cómo derrotarla. Incluso un ataque sorpresa a máximo poder les daba un 50/50 de probabilidades de salvar a Buu Buu, así que no podían permitirse más dificultades.

Pero por otro lado, la vida de Wildefrau estaba en un peligro definitivo. Ahora que su cubierta había sido expuesta, Sibyl no mostraría misericordia. ¿De qué estaban detrás, qué tanto sabían y qué tanta amenaza eran para el Sabio? Sibyl podía ya fuera lentamente cortarla en pedazos hasta que tuviera las respuestas a esas preguntas, o ella podría asesinarla inmediatamente.

Volar un agujero en el muro de una habitación definitivamente alertaría a los ocupantes de la otra.

Salvar a uno significaba dejar morir al otro.

Perderían su oportunidad de rescatar a esa otra persona.

La que sostenía la llave de la detonación era la de máximo nivel en Elemento Fuego: Beatrice. A menos que ella estuviera de acuerdo, las otras no tenían forma de volcar la decisión.

Ella preparó dos marcos rectangulares con su juego de Magia de Ilusión.

Una decía Buu Buu. La otra decía Wildefrau.

—¡Espera, estás bromeando, ¿cierto?! ¡¡No podemos abandonar a alguien quien nos está ayudando, Beatrice!!

—¡Beatrice, tienes que tomar la decisión! ¡¡Cualquiera que elijas, asegúrate que sea una decisión que no lamentarás!!

10

Princesa Cascada de Hielo Wildefrau sonrió ligeramente mientras era rodeada por los muchos utensilios de cocina que se pensaba que estaban instalados con estructuras de Artilugios.

Había dos habitaciones y sólo un muro podría ser detonado desde afuera.

Eso quería decir que las otras seguramente rescatarían a Buu Buu y la dejarían morir. De otra manera, su visita a este peligroso lugar no tendría sentido. No pasarían por algo que ella principalmente había sido una herramienta desechable.

Parecía como un final justo para ella.

Habían sido Beatrice y las demás quienes habían decidido superar el interrogatorio de Sibyl usando la foto y el diente real, pero Wildefrau dudaba que pudiera haber pensado una idea diferente por su cuenta. Ella había tomado las cartas ofrecidas sin pensarlo, por lo que ella tenía que aceptar el resultado de eso. De alguna manera, esto era natural.

(Además…)

Wildefrau miró a Sibyl, quien mantenía su distancia pero también usaba su espalda para bloquear la única ruta de escape, pero ella en realidad estaba pensando en algo completamente diferente.

(…Casi estaba esperando que esto pasaría.)

Ella no tenía amigas en la escuela.

Las personas por mucho tiempo mantenían su distancia de aquellos que no podían distinguir sueños de la realidad.

La existencia de Ground’s Nir y la Magia le habían evitado crecer como tal persona. Había sido incluso en pujada más en esa dirección. Ella había aceptado que los sueños podían crecer como sueños en lugar de estrellarse contra el duro muro de la realidad.

¿Qué importaba la realidad?

Al reunir Piezas y dedicarlas al estado, ¿no podía ser ella incluso más útil que un hombre asalariado trabajando hasta más no poder o de una ama de casa desesperadamente tratando de durar con el dinero hasta el final?

Una vez que ella hizo esa excusa, ella había perdido su oportunidad de encajar.

Ella no veía necesidad de comprometerse.

Aquellos con talentos útiles para la sociedad se volvían conocidos como grandes hombres. Leyendo una biografía de Nobel o Edison mostraría que sus vidas fueron extremadamente inusuales. Cualquier persona normal habría fruncido el ceño de escuchar que Da Vinci activamente y repetidamente había realizado autopsias para mirar en el interior de los cadáveres para encontrar ideas para sus trabajos. Pero incluso en la era de las cacerías de brujas cuando la intolerancia y la discriminación eran mucho más fuertes, él no había sido criticado o castigado. Todos habían decidido que él era necesario y sería un temor perderlo por ninguna razón.

Ella había corrido más, y más y más hacía adelante.

Para el momento que se dio cuenta que ella estaba aterrada de mirar atrás, ya había sido demasiado tarde.

Ella no podía regresar a quién había sido alguna vez.

Una vez que comienzas el camino sobre la cuerda floja, no hay vuelta atrás. Hacerlo sólo incrementará los riesgos de caer. Así que ella no tenía opción más que continuar. Ella no tenía más opción que confiar que había algo esperando en el otro lado.

Ella no quería aceptar que ella era un fenómeno.

Así que ella había necesitado convertirse en una genio.

Y aquí estaba el resultado: una caída. Después de temerle al cruel muro de la realidad y en lugar sumergirse en un mundo de sueños dentro de sueños, ella ahora perdería su vida en Ground’s Nir. Cuando alguien había perdido su lugar en la realidad, sólo podían vivir dentro de sueños y morir dentro de sueños. Así que la única diferencia era si pasaba ahora o después de que ella hubiera envejecido unas cuantas décadas después.

Ella había traído esto a sí misma.

Pero no importaba cuántas veces ella renaciera, ella dudaba que pudiera alguna vez abandonar este camino.

…Ella había estado harta de su vida real. Ella ni siquiera quería mencionar su nombre real.

Su familia había sido pobre. Pero los terribles puntajes de sus exámenes iban más allá de efectos secundarios de pobreza mencionada en programas de preguntas. Ella dudaba que sus puntajes hubieran cambiado incluso si su familia hubiera sido adinerada. Era lo mismo para su inhabilidad para seguir el ritmo en clase, hacer amigos, seguir las últimas modas o incluso usar señales sociales. Echándole la culpa a todo excepto a ella había sido conveniente. Si ella lo definía como un problema que ella era incapaz de arreglar, ella mentalmente se liberaría. Ella podría no tener lugar en el mundo real, pero eso no había sido un problema cuando ella tuvo otro mundo que visitar. Y una vez que encontró éxito ahí, ella había sido incapaz de detenerse.

Si hubiera habido otro camino, ella lo habría cambiado hace mucho.

No había nada más para ella incluso si ella renunciaba, así que ella necesitaba fortalecerse aquí.

Si este era un callejón sin salida para ella, entonces también lo era todo lo demás. De hecho, ella lo había hecho bien durante tanto tiempo. Sí, sí, mejor suerte para la próxima. Eso era todo lo que valía su vida. Era por eso que nadie la había amado, por qué nadie había creído en ella, por qué nadie había confiado en ella y por qué nadie estaba para compartir sus alegrías o dificultades.

Ella no había regresado a casa en años. Eso no era algo para que una chica de 14 años lo dijera, pero era la verdad. Ella todavía recordaba la mirada en los rostros de sus padres cuando los vio por última vez.

Era la mirada de algo desagradable después de ver algo demasiado iluminado.

Ella era egoísta y tenía una personalidad inmadura, pero ellos no podían enojarse ya que ella hacía docenas si no es que cientos de veces más dinero que ellos. Ellos podrían haber aceptado eso si al menos pudieran decir que la criaron bien, pero la Magia de Wildefrau era usada para traer muerte. Ellos no podían detenerla y no podían orgullosamente proclamarla a ella como una de ellos, así que estaban inseguros de cómo lidiar con ese monstruo económico que sólo continuaba creciendo. Esa era la mirada de sus rostros.

Cuando ella vio eso, ella quería desvanecerse en la nada.

Ella quería cortar todas las atadoras en el mundo real y convertirse en algo que vivía sólo en sus sueños.

Así que su perdición se encontraría con indiferencia.

Estaba mal pensar que habría alguien que derramaría lágrimas de tristeza por ella o quien ardería de furia y vendría a salvarla. Después de todo, ella se había rendido de todo eso y cortado sus ataduras.

(Ya veo…)

Ella recordó la intensa emoción que había sentido en la ventisca en la montaña cuando recibió un contrataque de alguien que ella declaraba por debajo de ella.

Ella había asumido que la sangre se le había subido a la cabeza porque le habían evitado apuntar un juego perfecto, pero eso podría haber estado equivocado.

(Podría haber estado celosa de ellas por comprometerse con la realidad mientras seguían sumergiéndose en Ground’s Nir hasta ese punto. Podría haber estado celosa que vivieran en un sueño sin destruir sus lazos con otros.)

¿Pero qué importaba eso?

Incluso si ella renacía 100 veces, ¿ella alguna vez sería capaz de lograr algo así?

Con eso en mente, Wildefrau dio su vida a la tormenta acercándose de letales navajas.

Ese fue el mismo error que había cometido innumerables veces ya.

Así que…

Y sin embargo…

El muro detrás de Wildefrau parecía hincharse como si lo hubieran hecho estallar desde afuera.

11

En ese instante, Beatrice no estaba pensando simplemente en Wildefrau. Ella por supuesto no se ha rendido de rescatar a Buu Buu.

Y…

—Los Orcos Ibéricos como Buu Buu y Desastre tienen una piel lo bastante gruesa para reflejar mis llamas a cierto grado. Sé eso por experiencia de combate real.

—¿Beatrice?

—Podría ser un poco doloroso, pero no lo mataré. Así que, ¿por qué contenerme?

Pregunta. Hay dos habitaciones cerradas, cada una con un importante rehén dentro de ella. Sólo tienes una oportunidad para detonar. ¿A quién salvarías?

Una persona normal agonizaría sobre la decisión y elegir uno mientras era envuelto en la culpa. O serían incapaces de elegir, quedarse sin tiempo y perder ambas vidas.

Pero la más fuerte era diferente.

El grupo de máximo nivel encontró otra respuesta.

Respuesta. ¿Por qué mirar esto en una pequeña escala como “habitaciones” individuales? Vuela todo a la vez y el número de habitaciones no tiene consecuencia.

Habían hecho estallar el muro exterior completo que bordeaba la cocina. Todo el edificio cuadrado se inclinó un poco, pero no había colapsado por completo.

Mientras estaban atentas por el Sabio en caso de que estuviera completamente ilesa, el grupo de Beatrice rápidamente entró en el edificio, pero pronto encontraron algo completamente inesperado.

—¡Maldición, ¿qué es esto?! ¡¡No hay nadie en la habitación final tampoco!! ¡¡Ni Buu Buu ni el Sabio!!

—¿¡B-B-B-B-B-B-Beatrice!? ¡Ese es un gran problema también, pero, am!!

La voz temblorosa de Filinion fue respondida por muchos cuchillos y pica hielos estallando del polvo gris y cortando el espacio que ya no tenía el concepto de muros o habitaciones.

La Espadachina Santa dio una sola sacudida de su estoque.

La afilada sacudida del Arma Brillante causó que estallaran llamas como sangre saliendo de una herida en el mundo en sí. Quemaron a través de todas las armas automáticas echas para utensilios de cocina. Las llamas eran largas y lo bastante poderosas para aniquilar incluso el polvo de donde muchas armas volaron.

Esto claramente era un exceso para protegerse.

Las llamas se habían elevado para proteger a la Princesa Cascada de Hielo Wildefrau quien había sido derribada al suelo por la explosión.

—¡No sólo te quedes ahí! ¡¡Levántate, Wildefrau!! ¡¡Beatrice cuidadosamente calculó la explosión, así que no deberías necesitar una de las pociones de recuperación de Filinion!!

—¿Eh? ¿Ah?

La Princesa Cascada de Hielo lucía desconcertada, por lo que Armelina continuó como si usara sus palabras para darle una cachetada en la cara.

—¡No sé tu pasado, pero no te abandonaremos ahora que te hemos aceptado en nuestro grupo! ¡¡Tenemos una responsabilidad de ayudarte!! La decisión provino de Beatrice ya que ella es nuestra usuaria de fuego, pero ella no se comprometió ahí. Lo hiciste bien. Completaste tu trabajo. ¡Te regresaremos con vida! ¡¡Antes de comenzar a refunfuñar, tenemos un trabajo final que hacer, Wildefrau!! ¡¡Tenemos que escapar de aquí!!

No tenía sentido.

¿Habrían traído más riesgo a ellas por esa obligación? ¿Lo habían hecho por un perro loco que te mordería la oreja si bajabas tu guardia? ¿Incluso a pesar de que estallar el muro hacía la habitación final les habría dado un mejor ataque sorpresa?

—No me importa.

Beatrice inmediatamente escupió esas palabras cuando vio la mirada de súplica en los ojos de Wildefrau.

Ella le dio la espalda a la chica perdida, pero eso casi parecía presumir el círculo mágico ahí.

—No sé quién eres como humana. Pero Buu Buu tiene un corazón amable, así que definitivamente lo lastimaría si él supiera que abandonamos a una de los nuestros para salvarlo. Quiero evitar eso. ¡Lo hice por él!

—…

La explicación sonaba despectiva, pero una frase señaló cómo veían a Wildefrau: una de los nuestros.

Esta no era una sonrisa falsa pegada a sus rostros para obtener lo que necesitaban. Naturalmente había pasado de en medio de la cantidad de un insulto.

—¡Así que, párate, Wildefrau! ¡¡Párate y ayúdanos!! Como sea, el Sabio y Buu Buu no están aquí, así que nuestra única opción es pelear con Sibyl y sacarle la verdad. Ya que el ataque sorpresa no fue suficiente, tenemos que realizar un ataque de todo o nada. ¡¡Mientras más personas tengamos para confiar mejor, incluso si eso significa que sea alguien como tú!!

Ya que Beatrice no se contuvo en lo absoluto, Wildefrau sintió que esas palabras proporcionaban destellos de los pensamientos que había en su corazón. Los corazones de las personas no tenían forma física, así que era difícil de proporcionar una evidencia física de lo que había dentro de ellos. Era eso lo que Wildefrau había apostado aquí, pero incluso ella podía entender esto.

—¿Todos…?

Realmente veían a la Princesa Cascada de Hielo como una de los suyos, y alguien en quien podían confiar.

—¿Todos ustedes son estúpidos…?

—¡Quizá lo seamos, pero te estamos pidiendo tu ayuda para salvar a Buu Buu, Wildefrau! Si no estás de acuerdo con eso, realmente te abandonaremos esta vez. ¡Nos rendiremos de ti como si no valieras nuestro tiempo! ¡¡Si no quieres eso, entonces párate y prepárate para pelear!! No tenemos tiempo. ¡El Sabio podría haber escuchado la explosión, así que apresúrate! ¡¡¡¡Tenemos que trabajar juntas para derrotar a la compañera del Sabio, pasar de esto y encontrar una pista para llegar a Buu Buu!!!!

Ella era una idiota tan honesta a Dios.

A pesar de las durezas de la superficie, ella estaba diciendo que no se había rendido aún de Wildefrau. Incluso después de todo lo que ella les hizo en esa montaña nevada, todavía querían confiar en ella. Realmente pensaron que esto era su oportunidad final y que podían tomar su mano y jalarla.

Wildefrau quería desvanecerse y cortar todos sus lazos.

Pero algo había permanecido.

Esa línea final era desesperanzadoramente ligera y sin embargo no se rompería.

—Je, ejejeje.

Cuando eso llegó a su mente, Wildefrau se halló a sí misma riendo por alguna razón.

Ella no tenía una verdadera obligación de hacer lo que le decía, pero ella encontró fuerza llenando sus piernas después de ser derribada por el golpe de la explosión. Quizá temía perder lo que fuera esto que le estaban ofreciendo.

Ella sintió una calmada exaltación que nunca había experimentado antes.

Este sentimiento nunca había estado dentro de ella cuando ella había reunido una gran cantidad de Piezas que traían revoluciones tecnológicas o cuando ella pasó largos periodos de tiempo desgastando a quien fuera que ella determinara como débil.

—Muy bien. ¡Si intentan hacer uso de mí: de la Princesa Cascada de Hielo Wildefrau, entonces prepárense! ¡¡Mis ataques no son exactamente precisos y podría exceder las cosas un poco encerrando a mis aliados en hielo también!!

Por último, ella hizo un anuncio en su estilo usual.

Al mismo tiempo, pequeños iconos se alinearon en el aire a lo largo de sus dedos. Un gigante círculo mágico apareció en frente de su pecho en el centro del punto de intersección de la espada en forma de cruz.

Sí, ella podría haber hablado bruscamente, pero otro mensaje había sido tejido en esas palabras: Trabajé duro para ustedes tanto que se molestarán conmigo por excederme.

12

—Hmph.

En algún punto, una extraña Arma Brillante había aparecido en las manos de Sybil. Era una rama curveada de madera con una gran bola de cristal en el extremo y una ligera cuerda se estiraba cortándolo. Lucía algo como un arco o un bastón.

De hecho, ella ya no vestía el uniforme de mesera hecha de un negligé rojo. Ella ahora vestía una falda verde con el pecho ampliamente abierto. Sus coletas también se habían ido, liberando su fluido cabello lacio.

—Esto es como lo planeé, pero, bueno, está dentro del rango aceptable. Y me deja eliminar todas las enemigas del Sabio a la vez, así que eso es bueno. ¿Están listas para enfrentar a una Elfa Real?

—¿Listas para qué, idiota? ¡¡Sabemos muy bien que los No-humanos nacidos en Ground’s Nir no pueden usar las Armas Brillantes o Magia designadas para humanos!!

Armelina sacudió su bastón de metal y convocó la bola y cadena usuales sobre la cabeza.

Si Sibyl estaba de hecho fanfarroneando, terminaría ahí. Tenían a una Espadachina Santa que había dominado el fuego, una Sacerdotisa de Combate especializada en ataques físicos, una Princesa Cascada de Hielo que era una experta en ataques congelados y una Bruja Blanca que había perfeccionado por completo sus técnicas de logística y curación. Un Grupo con tantas de máximo nivel tenía una oportunidad de desafiar a un Break News usando poder de fuego directo.

Sin embargo.

—Bloqueo Láser.

Luz brillante provino de la bola de cristal en el extremo del Arma Brillante que Sibyl sostenía.

Mientras jalaba la cuerda del arco, la luz se reunía en una sola flecha, y después fue cruelmente lanzada.

El rayo violento de luz arranco el espacio.

Golpeó el Arma Brillante levantada de Armelina y derribó sus brazos hacía arriba. Con sus brazos por encima de su cabeza, su cuerpo se quedó indefenso. Y eso no había sido una coincidencia. Sibyl había apuntado al arma para asegurar que su objetivo pudiera ser eliminado con el siguiente disparo.

Ellas podían ver varios iconos levantándose de la superficie de la madera curveada como si proporcionara monitores que visualmente apoyaban a Sibyl.

Entonces la Elfa Real habló fríamente.

—En punto.

—¡¡Maldición!! ¿¡Cómo puede una Elfa usar Magia hum-…!?

El siguiente disparo fue lanzado antes de que Armelina pudiera terminar de hablar.

Sibyl era rápida y persistente. La punta de la flecha brillando se curveó por el espacio con el fin de clavarse en el corazón de Armelina. Si ella intentaba esquivarlo, probablemente agudamente corregiría su trayectoria para continuar hacía sus puntos vitales.

O habría sido si la flecha brillando no hubiera sido derribada del camino por el escudo de hielo de Wildefrau, el escudo linterna el cual estaba combinado con una mano gigante.

—No sólo mueras después de decir algo como eso. ¿No ibas a rehabilitarme?

—Lo siento. ¡¡Y gracias!!

—S-ser honesta en momentos como esto es jugar sucio.

Este era un lado inusual de la Princesa Cascada de Hielo, pero desafortunadamente no tenían tiempo de concentrarse en eso. Una Elfa Real, y por lo tanto una No-humana nacida en Ground’s Nir, estaba operando un Arma Brillante y libremente usando Magia humana. Tenían que pensar en cómo responder a esta situación.

(Los Iconos no son tan numerosos. Pero eso no quiere decir que ella no esté familiarizada con la Magia. ¡Justo igual que Wildefrau, ¿ha elegido unos cuantos que usó bastante y creó atajos en una Paleta?!)

Beatrice usó su Magia de fuego de ilusión para invocar unos cuantos marcos y líneas, pero habían demasiados espacios en blanco para encontrar una respuesta justo ahora.

—¿Realmente es tan extraño? —Sibyl lucía bastante calmada para haber atravesado una supuesta imposibilidad. —La Magia, Armas Brillante y todo lo demás en lo que confían con normalidad no son más que juguetes dados a ustedes por el Sabio.

—Estás bromeando. ¿¡Estás diciendo que el Sabio puede afinar un Arma Brillante para una Elfa Real!?

—Prepárense.

Filinion tenía que haber sido descartada, pero Beatrice, Armelina y Wildefrau se cargaron hacía Sibyl desde diferentes direcciones para que así no fueran objetivo. Y eso incluía a la Espadachina Santa, quien llenaría un campo de kilómetros de ancho con un fuego infernal al nivel de una erupción volcánica, y la Princesa Cascada de Hielo, quien podía crear un infierno de cero absoluto donde incluso el aire se saltaba su estado líquido y se congelaba. Con esa fuerza en un espacio tan reducido, no lastimar a sus aliados era más difícil que derrotar a su enemigo.

Pero eso no importaba.

Tan pronto Sibyl colocó el arco en su costado y jaló la cuerda, la flecha de luz se extendió en una forma de abanico para producir no sólo 3, sino más de 30 flechas. Era parecido a la ballesta mágica usada por Othinus, la versión danesa de Odín. Y mientras esa flecha se decía que había asesinado a 10 enemigos a la vez, el poder letal de esta arma era 3 veces más grande que el arma de ese dios.

—Oh, no.

—¡¡No, Armelina!! ¡¡La llave es la bola de cristal!!

Los ojos de Armelina se abrieron ampliamente por el aviso de Beatrice.

Un momento después, un rayo de luz más grueso que 1000 flechas apiladas juntas estalló de la punta del bastón curveado de madera y arrancó el espacio en sí. La Sacerdotisa de Combate convirtió su bastón de metal en un pequeño barco utilizado para aplastar a sus enemigos. Ella lo usó como escudo y dobló la parte superior de su cuerpo hacía atrás en el último segundo. El grueso bote de metal fue arrancado como papel mojado, creando un agujero más grande que una sandía, y el rayo parcialmente arranco el peto de Armelina mientras pasaba por encima de su pose de puente. Siendo tan plaaaana había sido efectivo para salvarla. Si la Espadachina Santa se hubiera retrasado incluso un segundo después de hablar, Armelina habría sido atravesada.

Sibyl se preparó para dispararle de nuevo a Armelina, quien había perdido completamente su balance y no podía moverse de donde estaba, pero Beatrice sacudió su estoque a los costados desde la distancia.

No fue fuego lo que estalló.

Para evitar el increíble rugido de una corriente de alto voltaje, Sibyl dio un paso atrás.

—Rayo.

—Ya veo. Haces vibrar las partículas de hollín y humo para producir una gran cantidad de electricidad estática. Fuego es simplemente tu punto de partida y puedes alcanzar otros Elementos, ¿no es así? Esa habilidad toda poderosa me recuerda más y más a ella. Aunque el método que usas es bastante diferente.

Las cejas de Beatrice se crisparon a la mención de alguien que no estaba ahí, pero ella no podía concentrarse en eso ahora. Ella primero debía asegurarse de que la Sacerdotisa de Combate estaba bien.

—Incluso tus pechos te dan buena suerte por tus fracasos.

—¡¡Eso es lo que me estaba molestando, así que no tenías que decirlo en voz alta!!

Armelina se sonrojó y le gritó, pero Beatrice simplemente usó Magia para fortalecer el filo de corte de su estoque Arma Brillante mientras atacaba a Sibyl.

—¡Corte de Metal!

Pero Sibyl sólo dio un paso atrás. Ella giró su extraña arma, creando un anillo grande de luz por el camino de la bola de cristal.

—Método de Escudo.

El interior del anillo se llenó con luz idéntica, creando un escudo de poder destructivo. Incluso después de dejar el bastón, el anillo de luz rápidamente rotó y reflejó el estoque de Beatrice y el puño gigante de Armelina tan pronto lo tocaron. Un escalofrío recorrió la espalda de la Espadachina Santa. Sibyl era el tipo de persona que noquearía su oponente fuera de balance y entonces tomaría victoria segura con su siguiente ataque.

Ella no había liberado su escudo.

Se precipitó hacia adelante como si estuviera usando una excavadora de túneles para perforar la piel humana.

—¿¡Ugeh!?

—¡¡Eso es simplemente cruel!!

Atacando el escudo acercándose con Magia tendría poco efecto a este punto. Beatrice agudamente alteró la dirección de la punta de su estoque y destruyó el piso debajo de sus pies.

—¡¡Jet de Metal!!

Un total de 8 líneas de calor cortaron a través del suelo como cuchillos calientes a través de mantequilla, dividiéndolo en bloques. Esto no le haría daño a Sibyl en sí, pero eliminar el piso debajo de ella estaba destino a desequilibrarla. Y ella estaba sosteniendo su excesivamente destructivo “escudo” en ese momento. Si ella tropezaba y entraba en contacto en el escudo, ella encontraría un destino incluso más trágico que alguien que tuviera un accidente mientras usaba una sierra.

—!

Sibyl se lanzó hacía adelante y dio un alto cauteloso sin pensarlo, así que Beatrice y Armelina usaron esa apertura para retirarse. Ellas brevemente habían mantenido sus vidas, pero la amenaza básica permanecía. No podían ganar sin encontrar una forma ante la Magia maleable de Sibyl.

—E-esa excavadora de túneles como escudo no luce lujosa, ¿pero no es demasiado desagradable? ¡Esconde su cuerpo por completo, así que no hay nada que podamos hacer si ella sigue moviéndose hacía nosotras!

—¡Entonces sólo tenemos que pensar en una forma de dañarla detrás del escudo sin tener que atravesar el escudo en sí! ¡¡Podría ser privación de oxígeno, una onda de choque o algo acústico!!

Sin importar que fuera, ¿cómo era posible que una Elfa Real como Sibyl usara Magia humana? ¿El Sabio realmente le había dado un Arma Brillante especializada, justo como ella había dicho? ¿O era su identidad como un Elfa de orejas largas una farsa y ella sólo era una humana que había usado su Magia del tipo Porcentaje para ajustar su apariencia para lucir como una Elfa?

(No…)

Beatrice añadió unos cuantos pedazos de información a sus marcos líneas de Magia de fuego de ilusión.

Ese no era el único misterio aquí. Primero que nada, ¿a dónde habían ido el Sabio y Buu Buu? ¿Y cómo se había cambiado Sibyl su negligé con estilo de mesera en su vestido verde? Para eso, ¿realmente podrían aceptar su palabra del supuesto hecho de que los cuchillos y ablandadores de carne voladores eran recreaciones perfectas de las estructuras de Artilugios cortesía del Sabio? Ella no tenía razones para decirles la verdad a sus enemigos.

Todo parecía contradictorio al principio, pero todo tenía que ser explicable bajo un cierto conjunto de reglas.

A este punto, Sibyl no desperdiciaría su tiempo con juegos tontos. Todo había lucido como fenómenos separados para Beatrice y las demás, pero todo había estado completamente optimizado desde el punto de vista de Sibyl.

¿Pero entonces qué era?

¿Dónde estaba el núcleo del asunto siendo escondido?

—…Así que eso es.

¿Fue debido a esas palabras pronunciadas, debido a la sonrisa en sus labios o debido a los nuevos marcos creados y conectados con muchas líneas?

Sibyl frunció el ceño sospechosamente mientras la fulminaba con la mirada, pero eso ya no importaba.

—Sol Creciente.

Luz explosiva irradió de la bola de cristal sobre el extremo del arma levantado de Sibyl.

Y…

—Bloqueo Láser.

—¡Oh, no! ¡Algo está proviniendo detrás de esa cortina brillante! ¡¡Y el ataque está oculto dentro de esa luz de colores idénticos!!

Algunos libros en inglés tenían las respuestas en rojo y colocaban celofán rojo por encima de las paginas para ocultaras. Esto era lo mismo. Si una flecha o escudo de luz atacaba más allá de toda esa luz, serían incapaces de ver el momento o el camino del ataque.

Beatrice y las demás sólo serían capaces de quedarse ahí mientras eran atacadas.

O eso parecía.

Sin embargo.

Un momento después, un sonido agudo rugió del estoque de Beatrice cruelmente derribando el arco de luz de Sibyl a pesar de la pantalla de humo hecha de luz.

13

Filinion, Armelina y Wildefrau no eran las únicas sorprendidas.

La Elfa Real Sibyl era por supuesto la más impactada de tener su supuesto ataque con absoluta seguridad fácilmente reflejado.

(No, no puede ser. ¿Fue coincidencia?)

Ella jaló de la cuerda del arco una vez más y disparó varias flechas brillantes en rápidas sucesiones. No todas volaron en una línea recta. Algunas se curvearon de la derecha, algunas se desplomaron por debajo para tener de objetivo la mandíbula, y algunos se dispararon pasando del hombro de Beatrice sólo para hacer una aguda vuelta en U. Las acrobacias cambiantes superaban el concepto de un arco y se comportaban más como creaturas vidas.

Pero nada de eso importaba.

Sin siquiera volteando su cuerpo a todos lados, Beatrice usó su mano derecha para voltear su estoque en un brillo plateado que cortó a través del aire y derribó todas las flechas apuntando a sus puntos vitales.

(¡¡No lo fue!! ¿¡Entonces ella realmente lo entiende!?)

—Ya fuera cierto o no que se te dio un Arma Brillante para una No-humana Elfa Real, dudo que seas capaz de usar Magia. La llave para la Magia es Puntos de Experiencia, lo cual es propiamente como las experiencias que los humanos de la Tierra tienen en otro mundo. La Magia proviene del cambio usando el dispositivo para cambiar el objetivo de esos Puntos de Experiencia. Así que con o sin un Arma Brillante, nunca podrías ganar Puntos de Experiencia siempre que permanezcas en Ground’s Nir.

—…

—En ese caso, ¿cómo puedes usar Magia? No, ¿cómo puedes hacer que luzca como si estuviéramos usando Magia? Todavía sigue siendo una teoría, pero cada No-humano supuestamente tiene un rasgo que los diferencia de los humanos, ¿cierto? Nos referimos a eso como la Habilidad única de su especie. Si es así, entonces mi suposición sería lo que hace lucir como Magia aquí es realmente un fenómeno confiando en tu Habilidad. Sí, por ejemplo…

—¡¡Bloqueo Láser!!

Sibyl se rehusaba a dejarla hablar más, así que ella jaló incluso más fuerte la cuerda y disparó una flecha de luz. Pero la Espadachina Santa sacudió su estoque para derribarlas con precisión antes de continuar.

—Quizá materializas los pensamientos residuales dejados en los objetos. Así que en lugar de usar Magia, dibujarás una visualización del humano que usó esa Magia.

Las palabras de Sibyl se atoraron en su garganta.

¿Cómo era capaz Beatrice de reflejar esas flechas de luz que se doblaban libremente en cada camino mientras con precisión apuntaban a sus puntos vitales? Esa era toda la prueba que necesitaba uno para ver a través de las tácticas de Sibyl.

—En otras palabras, no estás calculando los caminos de las flechas aquí y ahora. Tienes un número limitado de flechas antiguas las cuales elegir, y eliges una con el camino más útil para recrear. Revisas donde está parado tu oponente y entonces ajustas tu propia posición para estar en el lugar correcto para golpearlo usando un ataque pasado.

Los ataques de Sibyl estaban volando por caminos conocidos. Una vez que ella usó su Magia en frente del grupo de Beatrice, sólo parecería como si ella estuviera repitiendo la misma cosa. Incluso si ella los cegaba con luz, sus ataques eran simples de bloquear siempre y cuando ellas tuvieran el tiempo preciso. No era diferente de tener el ritmo bien mientras girabas el bar en frente de una máquina para batear que lanza bolas a intervalos establecidos.

—Los cuchillos y ablandadores de carne volando alrededor de la cocina por su cuenta es lo mismo. No tienen nada que ver con Artilugios. Solamente estás convocando pensamientos residuales para reproducir los movimientos que sus antiguos dueños les dieron. Por supuesto, eso quiere decir que también fueron arrojados para matar a alguien, así que en sí eso no es algo por lo que celebrar.

Una vez que ella entró en modo de batalla, Sibyl se había cambiado de su negligé en estilo de mesera a un vestido verde, pero eso también era igual.

De hecho…

Si el uniforme de mesera en sí había sido formado de pensamientos residuales…

—Y la pregunta final: ¿por qué Buu Buu y el Sabio desaparecieron de este bar? —dijo Beatrice. —Eso es lo que asumimos qué pasó, pero nos equivocamos.

Ella giró su estoque para apuntarlo hacía Sibyl.

Y ella dio la respuesta revelada por sus muchas llamas y líneas de Magia de fuego de ilusión.

—El primer bar en el que entramos por primera vez como clientes no era más que una ilusión creada al convocar pensamientos residuales. El bar popular en sí existe en otro lugar. ¿Me equivoco?

Había estado lleno de clientes.

Mucha comida había sido servida y habían comido sin problemas.

¿Pero qué tal si todo el bar había sido una mentira? ¿Qué tal si todo lo que comieron con una sonrisa y alojaron en sus estómagos habían sido fantasmas del pasado? Además, el Sabio y Sibyl habían estado vendiendo Aumentos para apoyar la Magia de las personas. No importaba si eso era “real” o no. Todos habían visto los anillos Mágicos en sus bebidas, los tomaron, los equiparon y realmente recibieron sus efectos, ¿no es así?

El “rango” de eso simplemente había sido expandido a su exterior un poco.

—Espera, ¿qué significa eso? —Princesa Cascada de Hielo Wildefrau miró de aquí a allá entre Beatrice y Sibyl. —¿Así que ella está convocando memorias de Magia con el fin de usarlo? ¡Entonces si destruimos los objetos de esas memorias contenidas adentro, ¿podemos acabar con Sibyl?! ¿¡Como con su Arma Brillante tal vez!?

—!!

Sin pensarlo, Sibyl ajustó su agarre en la fusión de un bastón y arco, pero…

—No, ella no lo ocultaría en algo tan simple.

Fue ese comentario de Beatrice que realmente llenó el corazón de la Elfa Real con hielo.

Ella ya no podía engañarlas. Ella no podía quitarles su puntería con engaños o trucos.

—Siempre y cuando contenga los recuerdos residuales de la persona que usó la Magia, podía ser cualquier cosa, así que no tiene que ser el Arma Brillante. Además, dudo que pudiera mostrar su línea de vida así o realmente usarlo para pelear con mi estoque o con la bola y cadena de Armelina. Si se fuera a cuartear o romper, ella ya no sería capaz de pelear.

—¿E-entonces cuál es el núcleo?

—Tendría que ser algo al alcance de la mano y algo que mantuviera cerca para que ella siempre pueda sacar sus recuerdos residuales. Y en batalla, sería tan importante como su propia vida, así que ella incluso se pondría en peligro para protegerlo.

Beatrice creó 8 bolas de luz alrededor de ella.

Esta Magia era llamada Jet de Metal. Con un diámetro de un metro, cada uno podía extenderse por muchos kilómetros con la fuerza de una ojiva química capaz de quemar a través de un tanque, así que se sentían bastante como rayos láser.

Ella apuntó la punta de su estoque. Parecía apuntar a la nariz de Sibyl, pero en realidad estaba un poco fuera de eso.

El blanco final era algo encontrado en cualquier lugar de aquí.

Los muchos marcos y líneas apuntaban a algo cerca pero distante.

Sí…

—Esa puerta que mantienes detrás de tu espalda. Eso fue secretamente tomando del barco fantasma Siguiente Viajero donde la Vampira Kallikantzaros duerme, ¿no es así? Al principio, pensé que era un acto listo de evitar que Wildefrau escapara, pero no era eso.

Sibyl podía sentir la gran tensión en su rostro.

Y este era un cambio que ella nunca había experimentado en sus largos años como nada más que la maestra de encantamiento de los bosques.

Ella estaba disfrutando esto.

…En verdad, Sibyl no tenía forma de confirmar que todo lo que el Sabio le había dicho era verdad. E incluso si el Sabio había explicado la teoría que ella supuestamente usó para quebrar la barrera del tiempo, Sibyl no tenía forma de probar objetivamente que funcionaría. Pero ya fuera que el Sabio estuviera diciendo la verdad o no, el hecho permanecía que sus palabras después de su primer encuentro habían llegado al centro del corazón de Sibyl. Así que la Elfa Real había confiado en la extraña y decido que valía la pena caminar junto a ella.

El Sabio dijo, “Pasado, presente o futuro, realmente no cambias, ¿cierto? Ver tu rostro es algo nostálgico.”

Eso había conducido a que Sibyl se diera cuenta.

En el pasado, presente o futuro ella simplemente haría como las personas le dicen y se convertiría como una Elfa Real. Nadie quería dar un paso fuera de la armonía preestablecida, ni siquiera le dijeron que eso era una posibilidad, a ella ni siquiera se le dejo cuestionar el ser tratada como una piedra o árbol, y ella simplemente continuaría inhalando y exhalando justo como si hoy fueran 1000 o incluso 10,000 años después.

Al final, ella estaba jugando con fuego.

Una Elfa Real con sangre noble en sus venas estaba jugando con fuego sólo un poco.

Ella estaba tomando sólo un pequeño paso fuera de la armonía preestablecida. Incluso si eso significaba que algo definitivamente estaba descarrilado, ella lo tomaría. Ella lo aceptaría. Ella lo saborearía. Ella podía sentir su pecho llenándose con una sensación de logro después, por primera vez en su vida, completar algo por su cuenta sin que nadie más se lo pidiera de ella.

Así que.

Era por eso.

—Esto no es una broma, Sibyl. ¿De dónde viene esa mirada de logro?

La voz de Armelina detuvo la tensión en sus mejillas que estaban tratando de formar una sonrisa.

Su rostro se congeló.

No había tiempo, así que no podían llevar a cabo una conversación completa. Pero el paso de tiempo parecía haberse ralentizado y la mirada en sus ojos lo dijo todo.

¿Ella había reunido con éxito todo el odio en ella y le permitiría escapar a salvo al Sabio? ¿Estaba satisfecha ella con este boleto de únicamente ida, que era el plan que le había dado el Sabio? ¿Esto realmente era lo mejor para el Sabio? No, no lo era. No importaba cuán pensara ella que esto era para su aliada, todo era un esfuerzo desperdiciado.

Incluso la Bruja Blanca Filinion podía saberlo.

—¡Debiste haberla detenido sin importar lo que tomara cuando la viste vagando y perdiéndose! ¡¡Si la tuya era la única mano que podía llegar a ella de ambos mundos, entonces necesitas jalarla de vuelta al camino apropiado!!

Si…

Si ella realmente estaba actuando por preocupación por ella…

Princesa Cascada de Hielo Wildefrau también habló.

—Hacer avanzar a las personas no sólo es una forma de ser amable. Debiste haber detenido al Sabio. ¿¡No es eso cuando debiste haber dado una sonrisa verdaderamente sin restricciones!?

—¿Por qué…?

Sibyl ignoró su situación aquí y forzó a que su boca se abriera como si incluso rechazara la manera en que el tiempo parecía estirarse por siempre.

—¿¡Por qué tienen que decir todo esto…!?

Filinion, Armelina e incluso Wildefrau tenían la misma mirada en sus ojos.

La luz vista ahí habló claramente. También nos hemos confiado a esa Espadachina Santa roja, así que podemos saber que tenemos que decir esto.

—Ah.

Ese fue el límite.

Las condiciones eran las mismas, pero había una diferencia fundamental entre las chicas que habían permanecido a su lado al final y la que la había dejado a la mitad del camino.

—¡¡Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!

Tan pronto descubrió que no tenía manera de refutar, el flujo del tiempo aceleró de nuevo. Algo terriblemente puntiagudo y brilloso se disparó justo pasando por el lado de su mejilla y atravesó lo que estaba directamente detrás de ella.

14

Una vibración baja se sacudió en el techo.

El Sabio miró arriba mientras veía a Buu Buu en la habitación sin ventanas, suspiró lentamente y después silenciosamente se levantó de la caja en la que se estaba sentada.

En algún punto, su extraño uniforme de mesera se había cambiado en el combo de armadura roja y minifalda blanca de una Espadachina Santa. Su cabello era lacio una vez más también.

—…Así que Sibyl fue derrotada.

—¿B-buu?

Buu Buu habló tímidamente, pero el Sabio sólo llevó su mano con un guantelete hacía su boca y rió.

—No te preocupes, Buu Buu. No estoy triste.

—?

—De hecho, me ayuda que Sibyl fuera derrotada a este punto. Aunque es una lástima que no fui capaz de encontrar una mejor manera para que Desastre se fuera. Este no es el tren final. Honestamente quería que se fuera naturalmente antes de que ella fuera atrapada en el problema real.

La manera en la que el Sabio sonrió mientras hablaba le recordaba a Buu Buu un recuerdo distante.

Él se dio cuenta que esto era justo como esa vez.

Ella tenía esa extraña expresión que lucía triste incluso con una sonrisa.

—¿Qué estás tratando de hacer?

—Resolver esto en una manera diferente a ti.

—¡¡Espera!! ¿¡A dónde vas!?

—Ya sea que sepas o no, el punto final es el mismo. Así que nos encontraremos de nuevo. Una vez que alcances la verdad de Ground’s Nir.

Buu Buu se levantó de la carreta y trató de agarrar al Sabio. Él no podía saber si ella era una buena persona o no, pero él no podía dejarla irse. Esa impaciencia le instó a actuar.

Pero al siguiente momento, el Sabio ya se había desvanecido de delante de sus ojos.

Entonces él sintió un fuerte impacto en la parte de atrás de su cabeza.

15

Ellas no sabían las condiciones detalladas que la Elfa Real Sibyl necesitaba para materializar pensamientos residuales con su Habilidad, pero ya que había estado tan cerca de esa puerta, su rango efectivo no podía estar tan lejos.

—¡¡Buu Buu!!

Después de correr por el edificio vacío que había sido decorado por los pensamientos residuales y mirar por todos lados, Beatrice encontró un edificio casi idéntico cruzando el estrecho callejón y que miraba hacía la siguiente calle. Los humanos de la posada del pueblo habían dicho que el Orco Ibérico había sido llevado a la parte trasera del bar, pero esa posición le habría permitido ser llevado a cualquiera de los edificios. Una vez que Beatrice puso un pie adentro, ese olor bestial familiar llegó a su nariz. Ella siguió su sentido del olfato y entonces abrió de golpe la puerta.

Ella encontró una habitación sin ventanas.

Buu Buu estaba mirando el muro.

Y había un ligero olor quemado mezclado ahí.

—¿Buu Buu…?

—Cuando desperté, el Sabio se había ido.

Él no volteó hacía ella y sus manos gigantes estaban trabajando en algo. Él estaba mirando lo que parecía como restos quemados de un pergamino. Probablemente eso era todo lo que quedaba de los documentos que el Sabio había quemado antes de marcharse. Buu Buu los estaba reuniendo, pegándolos en el muro, y usando alfileres e hilos para conectar cualquier cosa ligeramente relacionada.

—Ella estaba sonriendo, pero lucía triste. Recuerdo esa mirada muy bien. Ella tenía la misma mirada cuando ella me habló en el día que la villa se perdió.

Eso podría haber sido el por qué él parecía tan claramente impaciente a pesar de usualmente ser despreocupado en una vida autosuficiente no gobernada por un calendario o un reloj.

—No puedo ignorar eso, —dijo él sin voltear. —No sé qué va a pasar, pero no puede ser nada bueno. Ella dijo que ella hizo esto para intencionalmente hacer que su compañera perdiera ante ustedes y se retirara. De esa manera ella no sería involucrada en el resto de esto. Si eso es verdad, no creo que el Sabio le tema a su propia muerte. ¡Y eso no es algo bueno!

El impaciente Buu Buu obedeció sus instintos para alinear los trozos de pergamino en el muro, y vincular los objetos relacionados con hilos. Pero él no sabía mucho sobre las circunstancias humanas o Magia, así que a él parecía faltarle la habilidad de traducir un sentido general de intranquilidad en palabras. Él agonizaba por el acertijo que él había colocado.

Beatrice miró ahí.

Ella miró de hilo en hilo y de trozo en trozo. Esta era la misma técnica de arreglo de información que ella usaba con su Magia de fuego de ilusión. Y al mirar cada entrada, sus pensamientos se alinearon con los de Buu Buu.

La chica con conocimiento humano finalmente habló.

—…La parte más profunda del Laberinto…el monstruo de Ground’s Nir…la villa de Buu Buu…un método que no usaron los Orcos Ibéricos…el individuo más fuerte en lugar de un grupo…los límites de una forma de vida…apoyo de una herramienta…en otras palabras, el arma más fuerte…¿un Break News…?

—Buu, espera. ¿Dijiste Break News? ¡El Sabio ya es ridículamente fuerte, ¿pero ahora ella está tratando de usar una paradoja con alma?!

—Esto es malo, —dijo Beatrice.

La chica con cabello rojo y plateado se puso pálida y se volteó hacía su confiable amigo.

—Lorelei es una Break News inorgánica que toma la forma de una espada. Cuando es sacada de la piedra, materializa la más grande fuerza que su usuario puede imaginar, pero entonces resalta los fallos en esa teoría, los desgarra y guía a su usuario a la ruina. Pero parece que ella completó un libro complicado en cómo hacer que Lorelei se someta por completo a ella…

Lorelei.

El desesperado líder de Elkiad una vez había buscado esa Break News excepcional en el último intento. Beatrice y los demás sólo estaban vivos hoy por el agujero en la teoría del más fuerte en ese hombre. ¿Pero qué tal si alguien tenía la teoría definitiva que llenaba todos los agujeros? ¿Qué tal si ese delirio era materializado? Eso sólo conduciría a muerte absoluta.

Quizá esta no era una tesis tan efectiva sobre el poder más fuerte y más como un grimorio usado para convocar y usar con seguridad un poderoso demonio.

Y cualquier cosa que sea, ¿qué pasaría si el Sabio realmente llegaba a Lorelei? ¿Todos vivirían felices para siempre si ella derrotaba al monstruo Ground’s Nir, del cual seguía hablando? Eso no se veía bien para Beatrice. La dejaba intranquila, como alguna ironía retorcida escondida dentro de un libro de historia.

—*Chillido*, espera un segundo, Beatrice. ¿Eso quiere decir…?

—Sí. Todavía no sabemos qué enemigo tan formidable es esta cosa Ground’s Nir, pero si ese Sabio se está tomando esto tan seriamente, entonces ella simplemente podría ganar el poder para derrotar ese monstruo si ella obtiene control completo de Lorelei.

Beatrice desesperadamente estabilizó su mareada cabeza y se apoyó en Buu Buu.

Y ella dijo más.

—Pero eso también podría significar rehacer al Sabio en un monstruo incluso más grande. Y eso no lograría nada. ¡¡Sólo significaría que esta isla sería amenazada por un monstruo con incluso más poder!!

Entre Líneas 1

No puedo creer esto.

Eso no era lo que estaba tratando de hacer.

 

Sí, sí. Lo admitiré. Eso comenzó como una pequeña travesura de mi parte. Tallé “¡Ibérico!” en el Arma Brillante que recogiste y comencé a usarla. Pero…pero eso no que era lo que quería. ¡Lo siento! ¡Realmente lo siento! Ibérico se refiera a alta calidad, pero, am, es casi una cruel y oscura broma. ¡¡Lo siento!!

¿Eh? ¿Ya está atrapado en la villa?

Ya ha sido añadido en las pinturas de la cueva, así que…no puede ser…¿¿¿cambiado???

¡Espera, espera, espera! Esto es un gran problema. ¡Mayor! ¡Si les dices, puedes hacer que se detengan, ¿cierto?! ¡¡Quiero decir, tú fuiste el único en el mundo que me derrotó con una sola arma sin filo e hizo que lo llamara “maestro”, así que necesitas preservar tu dignidad!!

Sí, claro, lo siento.

Sé que eso sólo fue una explosión de enojo.

Así que, ¿disculparse no cambiará nada? ¿Es demasiado tarde?

…Guauuuu.

Ya veo. Entonces no detendré a ninguno de ustedes, pero tengan en mente que realmente es una broma muy oscura, ¿de acuerdo? Esto va a ser incluso más karma oscuro que estaré llevando conmigo. Pero si no les importa, entonces no los detendré. Aunque supongo que todo lo que puedo hacer es tomar la responsabilidad como el que lleva sus nombres.

Sí, sí.

Así es. Entonces mantengamos las cosas como están.

 

¿De acuerdo, mayor Orco Ibérico?

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: