Capítulo 1: ¡Torre Defensiva!

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4, Parte 5, Parte 6, Parte 7, Parte 8, Parte 9, Parte 10, Parte 11, Parte 12, Parte 13, Parte 14, Parte 15, Parte 16, Las Noticias En Vivo de la Longeva Elfa Real Sibyl☆

1

Como un Orco Ibérico con cara de cerdo y cuerpo humanoide, Buu Buu era de 4 metros de alto con mucha grasa cubriendo poderosos músculos. Mientras él estaba juntando frutas amarillas de las ramas encima, él vio un rostro familiar lanzando una caña de pescar en un arroyo cercano. Varios cuadros rectangulares hechos de ligeras cadenas estaban apareciendo en medio del aire, por lo que ella estaba estado usando alguna clase Magia para leer los movimientos de los peces.

Ella estaba viendo el agua con una expresión extremadamente seria en su rostro y murmurando algo debajo de su respirar.

—No importa lo que hagas, un rostro pequeño es la victoria. Así que, ¿la perspectiva es la clave para todo? Si hago doble señal de la paz delante de la cámara así y después hago mi cabeza para atrás…¿así? ¡Eureka! ¡Esta es la ecuación para la victoria! Tiene que ser en este ángulo. Jejeje…

—Buu. ¿Qué estás haciendo, Armelina? ¿Por qué estás sentada en esa gran caja?

—¿¡Nwahduckfacedrabech[1]!?

Como Buu Buu había señalado, la verde Sacerdotisa de Combate estaba usando un gran cofre de tesoro cerrado como silla. Ella saltó hacía arriba, todavía en su posición sentada y su rostro estaba completamente rojo.

—¿¡V-viste eso!? No, am, bebí demasiado ayer y todavía me está afectando. Cielos, esa cúrcuma realmente no funciona. Podría estar en problemas pronto. ¡Au, au, au! La resaca todavía está quedándose en el centro de mi cabeza…

—¿Qué significa todo eso?

Los cofres de tesoro no crecían en las montañas o en el bosque, por lo que ella tuvo que arrastrarlo hasta ahí. Eso habría sido bastante simple para Armelina cuya especialización física le permitía sacudir bolas de metal y martillos gigantes.

—Bueno, tengo mis razones… ¿Qué hay de ti, Buu Buu? ¿Estás buscando comida de nuevo?

—Pensé que podría conseguir leche de la Vaca Salvaje hoy.

Él proclamaba ir detrás de leche de vaca, pero Buu Buu estaba reuniendo frutas amarillas del tamaño de cabezas humanas, Armelina inclinó su cabeza e hizo una mueca por la resaca remanente, pero la respuesta se presentó por su cuenta pronto después.

Los sonidos de ramas quebrándose le decían que algo grande se estaba acercando. Sintiendo peligro, la Sacerdotisa de Combate tiró su caña de pescar y se levantó del cofre del tesoro.

—Armelina, las Vacas Salvajes son bastante indomables, así que necesitas tener cuidado. Las hembras tienen cuernos curveados, pero baja la guardia y te enviarán volando con un solo golpe.

—¿Eh? ¿Incluso a alguien tan grande como tú?

—Pero no te preocupes. Son obedientes si les das algo de Fruta Embriagadora.

El Orco Ibérico tenía razón.

Un mamífero gigante del tamaño de un carro ligero llegó mientras tiraba árboles, pero Buu Buu lanzó las frutas amarillas a la tierra. Cuando olió el aroma de éstas y comenzó a morderlas, empezó a tambalear y colapsó a su costado.

Buu Buu recogió lo que estaba a su lado: un balde de madera como los lanzados en un pozo.

—No forcejeará ahora. El truco es ordenarlas mientras están así.

—Ah, am, ammmm…

Mientras Armelina observaba, él usó sus manos gigantes para casualmente tomar las ubres gigantes. Él exprimió la leche con técnica de mano sorprendentemente practicada. Él parecía haber usado una fruta que se hacía alcohólica a través de fermentación natural, pero ese no era el punto para la brillantemente sonrojada Sacerdotisa de Combate.

—¡N-no puedes hacer eso, Buu Buu? N-no puedes tratar a una chica así. ¡Haz eso en una taberna y estarás cruzando una línea bastante seria!

—¿Buu? ¿Qué es una taberna? ¿¿¿Algún significado engañoso???

—E-es algo aterrador. Quién sabe que me habría pasado a mí si hubiera continuado bebiendo hasta que me desmayé ayer. Necesito mostrar algo de auto-control… *Murmullo*, *murmullo*…

Buu Buu sólo lucía confundido mientras él terminaba su trabajo, arrancó una hoja verde, y la puso cerca de la nariz de la Vaca Salvaje. El gigante mamífero parpadeo, se puso de pie y se fue tambaleando del bosque.

—Buu Buu, ¿qué es eso?

—Oh, eso fue una Menta Despierta por Completo para ponerla sobria. Si le dejaba ahí, un Hombre Lobo o algo se la habría comido, así que decido ayudar para recuperarla.

Armelina gruñó y se detuvo.

Después de un poco, ella desvió su mirada y habló silenciosamente, como si estuviera haciendo una confesión.

—Lo siento, Buu Buu. ¿Tienes más de esas hojas?

Ella puso juntos sus dedos índices y murmuró la pregunta, pero la conversación fue interrumpida por un grito agudo que era más un “meh” que un “muu”. Ellos miraron hacia abajo y vieron 3 becerros demasiados jóvenes para que el patrón de su pelaje creciera. Se estaban frotando en los pies de Buu Buu.

—Creo que estos son Vacas Salvajes bebés. Se quedaron atrás.

—¿No probablemente fueron atraídos por el aroma de la leche que tomaste, Buu Buu?

Inseguro de qué hacer, las manos de Buu Buu vagaron por el aire, pero los becerros hambrientos no se apartaban de su lado. Incluso después de la menta para la sobriedad, la madre vaca no se había recuperado lo suficiente para darse cuenta de su ausencia y regresar, por lo que ellos se separarían seriamente dentro de poco.

—Buu, supongo que tengo que llevarlos a su manada.

—¿Eh? ¿Sabes dónde está su casa? ¿No dijiste que eran salvajes?

—No subestimes mi nariz. Puedo olfatear Trufas Joya y Miel de Árboles Huecos, así que encontrar a su mamá será fácil.

Pero entonces intención asesina le pico a su nariz.

Todo el bosque se sacudió. Los becerros asustados se mantuvieron cerca de Buu Buu y Armelina mientras los árboles alrededor eran derribados por una pequeña colina que era la creatura. El monstruo lucía como un complejo hibrido de un león, una serpiente y una cabra. Armelina lo miró y tomó su bastón de metal, su Arma Brillante.

—¿Una Quimera? ¡¡Y esta es enorme!!

Eran carnívoros, pero cuando se alteraban, eran conocidos por atormentar a su presa para alegrarse. No tenían garras, por lo que a sus presas no se les daba una rápida muerte y especialmente les gustaba cazar grandes herbívoros. ¿Estaba detrás de su madre ebria? Si era así, podría tratar de usar los chillidos de sus crías.

Buu Buu respondió al poner el balde de leche abajo sobre la tierra negra y miró a los becerros que continuaban temblando débilmente y llamaban a su madre con “muus” y “mehs”.

—Armelina. Cuida de esto. No dejes que los becerros se lo beban.

—Espera. ¿Qué estás haciendo, Buu Buu?

—Buu. No puedes evitar tomar vidas para comer, pero eso no es lo que él está haciendo.

Él tomó la Arma Brillante gigante en su cintura que podía ser confundida por un tronco o una viga de metal, la giró ligeramente y la levantó hacía la nariz de la Quimera. Al haber tomado prestado algo de leche, ese hombre entre hombres hizo un anuncio mientras protegía a los becerros.

—Elegiste el momento equivocado para cazar. Esa es mi presa, no te dejaré tenerla.

2

La Menta Despierta por Completo parecía tener algún efecto con las resacas. Armelina se estaba sintiendo mucho mejor y Buu Buu le preguntó algo mientras sostenía su gran balde en una mano.

—¿Qué estás haciendo aquí, Armelina?

—Bueno, la tesorería que uso en la posada del pueblo está teniendo algo de problemas. Están cambiando todas las cerraduras, así que no pueden cuidar mis valores hasta que hayan acabado. Es por eso que acabo de visitar las profundidades del Laberinto y tomé un cofre de tesoro difícil de abrir.

Los humanos podían usar las Puertas para libremente viajar entre la Tierra y Ground’s Nir, pero todo lo que no fuera humano era mucho más difícil de transportar. Y ya que tenían que regresar a la Tierra periódicamente para evitar problemas mentales y físicos conllevados por largas estadías, ellos tenían que separarse del tesoro que dejaban en Ground’s Nir.

—Pero sólo la cerradura del tesoro no es suficiente para estar tranquila. ¿Puedo enterrarlo cerca de tu casa, Buu Buu? Dudo que cualquiera vaya a molestarse en cavar agujeros ahí. No-humanos o bestias salvajes.

—No me molesta en lo absoluto. Todos tienen tesoros secretos.

Ese último comentario le dio mucha curiosidad, pero ella fue distraída cuando Buu Buu recogió el tesoro con su mano vacía.

—Yo llevaré eso.

—Oh, eres todo un caballero, Buu Buu. No muchos chicos están dispuesto de sonar tan pretensiosos cerca de mí.

—¿Buu? ¿¿¿Qué es un caballero???

Ellos continuaron charlando del camino a la casa de hojas de Buu Buu a mitad del camino de la montaña.

—Le pedí a Beatrice y a Filinion conseguir algo de Uvas Agrias, así que deberían regresar pronto. Si le pones algo de jugo de fruta agria en el balde de leche, se solidifica y se conserva más tiempo, lo cual es conveniente. Es realmente sabrosa si pones en una bolsa una botella de agua y la enfrías en el río.

—Oh, ¿así que es como crema de queso? Realmente me gusta el pastel de queso sin hornear.

—Se crean muchos y duran mucho tiempo, así que todos podemos comer algo.

La conversación había tomado un giro inesperadamente gourmet, pero la tarea principal de Armelina era enterrar el cofre de tesoro lleno con sus objetos personales. Ella le dijo adiós a Buu Buu mientras él entrababa a su casa de hojas y ella comenzó a buscar un buen lugar afuera.

(En el campo, ¿supongo? La tierra parece suave, así que probablemente sería fácil enterrar algo ahí.)

—Zona zona.

—¡Aah, ¿hay una Break News clavada en el campo?!

Era Ileana, la más grande de las Mandrágoras. Esa mujer morena era conocida como una zanahoria pervertida por la Reina Hada y ella estaba enterrada hasta la parte inferior de sus pechos mientras se relajaba en un baño de arena.

Armelina no iba a enterrar el cofre del tesoro donde cualquiera pudiera verla, así que ella no tenía más opciones que dirigirse a pasar de la casa de hojas y llegar al lado opuesto del campo.

Esta zona tenía poco sol y tenía grandes rocas yaciendo alrededor. Podría haber sido donde Buu Buu había reunido todas las raíces y piedras que estaban estorbando mientras preparaba su campo.

(Pero si no es popular, es perfecto para esconder algo.)

Armelina colocó el cofre del tesoro en la tierra y revisó el cerrojo sólo para asegurarse. Ella era en su mayoría conocida por constantemente girar pesados mazos y bolas con cadenas, pero su especialidad en movimientos físicos se reducía a un micro nivel y le permitía hacer trabajos detallados como abrir cerraduras.

—Ahora bien.

Ella sacó unas cuentas herramientas parecidas a picahielos de su brillante traje verde de sacerdotisa con una grande abertura a los costados. Ella siguió la guía de una Magia de luz para deslizarlos en las brechas entre la tapa y la caja en lugar de la cerradura. Después de sentir una sólida sensación como si ella lo estuviera tomando con uñas de metal, ella metió una herramienta en forma de L en el cerrojo y la torció como una palanca.

Se abrió fácilmente como si ella hubiera usado una llave de verdad.

—Maldigo a estas llaves maestras por funcionar tan bien. Es por eso que no puedo confiar completamente en las cerraduras.

La Sacerdotisa de Combate lamentó su propia habilidad.

Por cierto, el tesoro no estaba lleno de extraños objetos o documentos secretos.

Contenía un muñeco de rana esponjoso, un llavero de gato, una taza de un pollito, etc.

Armelina recordó a la Monja en el pueblo de la posada quien la había ayudado a hacer peticiones de Mezcla hasta recientemente.

—Sí, definitivamente no puedo dejar a nadie ver esto…

Sin embargo, ella escuchó unos crujidos desde los arbustos detrás de ella. Sus hombros dieron un salto, y ella prácticamente tacleó el cofre del tesoro de secretos para cerrarlo de golpe antes de voltear.

—¿¡Q-quién está ahí!? ¿Eres tú, Buu Buu? ¿¡O Beatrice!? ¡No lo malentiendan! ¡Esto son importantes materiales de referencia para mi investigación de costumbres culturales! ¡De acuerdo, bien! ¡Te pagaré cincos Engranajes Obsidianas Medianas! ¡Maldición! ¿¡Realmente me hago esto a mí misma de nuevo tan pronto después de la práctica de selfie!?

La sirviente civil se encontró a sí misma en una crisis patética como alguien que trataba de proyectar su presentación en el muro de una sala de conferencias y en su lugar mostraba una imagen de su colección privada, pero ella se sorprendió al hallar que no era el Orco Ibérico o la Espadachina Santa roja que la miraban.

Algo más se paró de los arbustos mientras en manera de disculpa se rascaba su cabeza.

—Lo siento. Vi todo.

—¿¡Gnyaaaah!? ¡¡Un esqueleto parlanteeeeeee!!

3

En el techo de la casa de hojas de Buu Buu, la mitad de un Cubo de Huevo de Avestruz estaba colocado hacía abajo para formar un techo y un palo era usado para levantar un lado como una entrada.

La humedad era atrapada adentro, creando una sauna para Hadas.

Tales saunas eran usadas como lugares secretos de discusiones. Era técnicamente usado para hacer a las personas decir toda la verdad para prevenir que alguien piense demasiado en las cosas. De otra manera podrían esquivar el asunto por siempre después de que fueran invocados…o así era cómo su cultura hacía las cosas.

Sin embargo, la sauna huevo era actualmente ocupada por Meridiana, quien vivía en la casa de hojas sin permiso, y su pequeña hermana menor Alice. Ellas se habían convertido en rollos de col al envolverse Hojas Súper Dulces embellecedoras alrededor como toallas de baño.

La hoja de Meridiana era roja y la de Alice era amarilla. Hojas más grandes eran mejor para cocinarlas, pero ellas buscaron más pequeñas para envolverlas alrededor de sus cuerpos. Y el cómo las hojas eran calentadas cambiaba su dulzura, así que cualquier que supiera que estuviera haciendo ajustaría el calor para su piel y preferencias personales. Las hojas eran hechas a manos, así que era un poco complicado envolverlas como un rollo de col.

Era por eso que Meridiana tenía una sola hoja envuelta como una toalla de baño normal mientras que Alice tenía dos hojas menos dulces pegadas, una en el frente y una en la espalda. El truco era abrir agüeros en la espalda para sus alas.

La hermana mayor se inclinó hacia adelante y miró la expresión de su hermana menor. Ella no parecía notar la dulzura reuniéndose en su enorme escote.

—En serio, ¿me pase problemas preparando esto y eso es de lo que quieres hablar, Alice?

—¡J-juro que lo vi!

Las hojas calentadas habían absorbido mucha humedad, así que estaban pegadas a las pieles de las Hadas y el color de sus pieles ligeramente se transparentaba. Alice pensó que recientemente había comenzado a crecerle más curvas, pero al ver a Meridiana con una tapa de Bellota de Cristal la forzaron a repensar eso.

—¿Le tienes miedo a los fantasmas? —Meridiana sonaba escéptica. —¿¿¿A tu edad???

Con una ligera hiedra atando su cabello purpura en coletas, la cara de Alice se puso roja por otras razones diferentes a la de la sauna.

Había seres no muertos en Ground’s Nir, tales como los Fuego Fatuos y Zombis, pero muchas personas se cuestionaban si tenían alguna conexión a personas previamente vivas. Se pensaba que simplemente eran una especie que lucía así.

—¡Eso no fue lo que dije! ¡Era un Esqueleto! ¡Un verdadero No-humano!

—Si es una verdadera especie, entonces sólo ignóralo.

—¡Ese no es el punto! Aaah, ese tipo de no muertos son aterradores en varias formas. Lo que estoy diciendo es…

Las hermanas tenían hojas coloridas envueltas alrededor de sus cuerpos por el momento, pero Meridiana recordó el traje normal de su hermana menor. Ya que ella usaba coletas a pesar de tener cabello corto, el cabello de su cabeza lucía como un dulce envuelto y ella usaba un vestido corto de color casi violeta con una espalda ampliamente abierta. La falda estaba cortada a ambos costados en un intento de sensualidad, pero su cuerpo no estaba lo suficientemente desarrollado para que encajara. Alice era bastante infantil mientras desesperadamente pedía un consejo sobre su historia de fantasmas, pero entonces la voz del dueño de la casa de hojas sonó por debajo.

—¡Delicioso! ¡Este pollo es delicioso! ¡Incluso los huesos son deliciosos!

—¡Ah, aah! ¡No debes hacerlo, Buu Buu! ¡No se supone que comas los huesos cuando comes pollo frito!

—Los huesos de los pescados son pequeños y puntiagudos, así que pican, pero los de pollo están bien. ¡Saben bien y son crujientes! ¡¡Deliciosos huesos!!

La atmósfera fue arruinada por completo.

Quizá porque la sauna le evitaba pensar, una de las dos con hojas empapadas pegándose a sus cuerpos dejó escapar un grito. Fue Alice con sus 4 alas delgadas como de libélula.

—¡Maldigo esa cara de cerdo! ¡¡Esta es una discusión importante y él está arruinando todo!

—¡Detente, Alice! ¡No debes hablar de esa manera sobre la persona que rescató a todas las Hadas sin pedir nada a cambio! Y es porque estamos en el territorio de Buu Buu que podemos relajarnos en esta sauna en un techo cuando estamos tan debajo de la cadena alimenticia. ¿¡Cómo puedes ser tan desagradecida!?

Alice se encogió después de ser regañada por su hermana mayor.

Pero mientras ella frotaba sus sudados muslos entre sí y se ponía nerviosa, ella no parecía aceptar el argumento de su hermana.

—Aah…aaah…

—¿Alice?

—Tú no solías ser así. ¡Ya nunca vienes a casa, así que, ¿por qué no sigues adelante y te casas con ese Orco Ibérico?!

—¡Bff!! A-am, Alice, ah, creo que eso sería saltarnos, bueno, muchos pasos, y sólo haría las cosas realmente complicadas con Beatrice y Lady Sutriona. *Sonrojo*, *sonrojo*. ¡¡Ejejeje…!!

—¡¡Uuh, uuh!! ¡Espero te atrape el Esqueleto y te convierta en huesos! ¡¡Wahhhhh!!

Alice se rehusó a escuchar y se fue volando de la sauna de huevo mientras todavía era protegida por las hojas amarillas pegadas en el frente y en la parte de atrás de su cuerpo.

—¡Ahh! ¡Esa chica olvidó sus ropas! ¿¡Y a qué se refiere con “convertir en huesos”!?

Meridiana no tenía más opción que dejar la sauna, limpiarse el dulce, secarse con un gran pedazo de pelusa de algodón, ponerse sus ropas y salir a buscar a su hermana menor. Pero entonces…

—¿Oh?

Cuando ella miró hacia abajo desde el techo de la casa de hojas, ella notó a un invitado acercándose a la casa de Buu Buu.

—¿Ese realmente es un invitado Esqueleto?

4

—¡Sí, lo siento, lo siento! La montaña realmente cambió en el corto tiempo en el que no estuve. No tenía idea de que alguien tuviera una casa aquí. ¡¡No estaba tratando de espiar o algo así!! (Pero no puedo negar que fue entretenido.)

El visitante de la casa de hojas era un esqueleto completo. Él removió su sombrero de vaquero con una gran joya roja en el y rascó su suave cabeza mientras hacía excusas. Él, por supuesto, no tenía pulmones o cuerdas vocales. Armelina se había unido a Beatrice y Filinion y ninguna de ellas sabía cómo él estaba produciendo su voz.

Y ya que él era sólo huesos, aparentemente no podía comer o beber. Él no había tocado los Bollos de Fruta al Vapor que Buu Buu le dio, así que ahora estaban en el estómago de la Bruja Blanca, quien los había arrebatado con ambas manos.

—Eres muy grosera.

—Shoy ambideshtra. *Tragar*. Cuando tenemos un estofado, usó doble par de palillos para tomar toda la carne en modo cangrejo.

—De alguna manera estás probando su punto, vaca.

El regaño de Beatrice cayó en oídos sordos.

Mientras tanto, Buu Buu curiosamente miró al hombre esqueleto. Él tenía miedo de los fantasmas, pero un Esqueleto con un cuerpo físico aparentemente no era un problema. Tal vez todo estaba bien siempre y cuando él pudiera hablar con ello.

—¿Hm? Oh, ¿esto? Es un Habilidad que nosotros los Esqueletos podemos usar. Para ponerlo en una forma que entiendan los humanos, supongo que es como psicokinesis. Los huesos vibran para producir la voz. No tengo ningún musculo o cartílago, así que, ¿cómo piensan que estoy sosteniendo los huesos y caminando?

Cualquiera que sea el caso, él era un cadáver increíblemente alegre. Él tomaría sus preguntas y las contestaría antes de que ellos incluso pudieran preguntárselas. Él podía entablar una conversación apropiada, podían comunicarse con él, y ellos podían saber qué es lo que él iba a hacer a continuación, por lo que él no parecía para nada como un monstruo de una película de horror.

Él tronó la articulación(?) de su cuello mientras continuaba.

—El escondite de Tselika; o el almacén de su tesoro, supongo que realmente lo es, debería estar por aquí, pero me pregunto qué está haciendo ella. Ground’s Nir podría parecer grande, pero en realidad es bastante pequeño. Pensé que me encontraría con ella si sólo vaga por ahí, pero quizá debería dejar una nota en la puerta. Después de reunir una gran colección, ella debe estar revisando ese tesoro periódicamente.

—…!? ¿¡Dijiste Tselika!?

La Espadachina Santa roja sintió todo su cabello erizándose. Tselika era la demonio blanca que se había atado a la estudiante estrella Gruagach con una armadura Arma Brillante y una mezcla de sangre y aceite de hierbas, y envió ondas de choque a través del mundo real y Ground’s Nir, y continuó viviendo escondida en la Tierra a pesar de ser una Súcubo nacida en Ground’s Nir. Ella era un símbolo de innegable derrota para Beatrice, quien era la miembro representante de los aventureros de máximo nivel quienes eran los humanos más fuertes.

Sólo una vez, Tselika quería ver las flores de cerezo con su amado.

Ese era el único deseo en su corazón mientras esa calamidad se había hecho enemiga de los dos mundos y aun así logró la victoria. El rango de esa reina demonio se incrementó al de una Break News, una paradoja con alma.

—Así es. —Pero el Esqueleto alegremente confirmó lo que había dicho. —Tselika es mi esposa. Aunque una belleza como ella se desperdició en un tipo sin valor como yo.

5

—Bueno, eso ciertamente fue algo inesperado.

Después de un encuentro que fue como una tormenta soplando, el Esqueleto se había marchado, y Beatrice, la Espadachina Santa roja, suspiró pesadamente.

Él debería haber sido alguien de un pasado distante, alguien que sólo existía en los recuerdos de las personas. Y sin embargo, él había atravesado esos amargos sentimientos y apareció en persona. Era un recuerdo de que esto era un mundo diferente donde las leyes de la Tierra no aplicaban.

¿Qué había hecho Tselika si este Esqueleto hubiera llegado un poco antes? Sus sentimientos por su amado la habían dejado tan apegada a la Tierra que ahora nunca podrían reunirse. Sólo podía ser llamado las ironías del destino.

Mientras tanto, el esqueleto había sido muy despreocupado:

—Bueno, mi esposa siempre fue rápida para saltar a las conclusiones. Y una vez que ella saltaba a su conclusión, ella se cargaba un camino directo con la fuerza de un ariete. Perdón por eso. Ella luce como una señorita apropiada, pero ella se vuelve completamente aterradora cuando se enfada. Sé muy bien eso de ese tiempo cuando ella sospechaba que la estaba engañando. Como sea, siempre y cuando sepa que se encuentra bien, nada más importa. Tengo una cantidad ilimitada de tiempo, así que estoy seguro que me encontraré con ella eventualmente mientras sigo vagando. ¡¡Ajajajaja!!

Filinion, la Bruja blanca con cabello rubio esponjado y lentes, debía haber sentido cansancio sobre sus hombros del solo recordar lo que había pasado porque ella curveó su espalda un poco.

—Parece que él mira las cosas en una escala completamente diferente a la nuestra. Realmente no quiero imaginármelos cuando estaban en un modo de enamorados acaramelados. Tuvieran que haber sido como el ojo de un huracán…

—Por cierto, —interrumpió Armelina. —¿Por qué estamos trabajando tan duro para hacer que Buu Buu se bañe?

Este era el resultado de una cosa conduciendo a la otra.

Antes que nada, había un río cerca de la casa de Buu Buu. Unas aguas termales aparentemente recorrían directamente debajo, por lo que cavar en la tierra sobre la orilla del río producía agua caliente, el cual podía ser mezclado con agua del río para hacer un baño a la temperatura de la preferencia de uno. A la Reina Hada Sutriona le había tomado cierto gusto.

Pero Buu Buu no tomaba baños. Eso podría haber sido bastante normal para un animal salvaje, pero Beatrice no iba a aceptar eso. Si los No-humanos tenían que ser categorizados como personas o animales, ella quería colocarlos en el lado de las “personas”. Además, ella quería que él tomara un baño para deshacerse de tanto olor bestial suyo como fuera posible. Pero ella también quería coquetear con él sin que nadie interfiriera.

Entonces Beatrice le había invitado a Buu Buu algo de comida frita, ya que él todavía no estaba muy acostumbrado a usar fuego y él nunca había comido algo de eso. Eso había conducido al comentario que Meridiana y Alice habían escuchado sobre él comiendo los huesos de pollo. (Técnicamente, era una Gallina Bocadillo de Ground’s Nir.)

Encima de eso, el aceite usado para freír podía ser convertido en jabón.

Después de ver Object X por primera vez en su vida, Buu Buu naturalmente le había preguntado a su amiga conocedora sobre ello, como él siempre lo hacía.

—Buu. Beatrice, ¿para qué se usa esa herramienta?

Ahora que ella estaba afuera con sólo una toalla de baño, Beatrice triunfantemente apretó su puño. La toalla de baño en sí, fue fácilmente hecha de un capullo gigante parecido a una bolsa de arena del Enorme Gusano de Seda Engañoso. Se vendía en la posada del pueblo para personas visitando las aguas termales en las montañas del norte.

—¡Perfecto! ¡¡Mi intelecto gana esta ronda!! Así que, adelante, Buu Buu, te enseñaré todo lo que necesitas saber. Cubriré todo tu cuerpo en burbujas. ¡¡Ajajajajaja!!

—¡¡*C-chillido*!!

Cuando el Orco Ibérico con lágrimas fue empujado a las aguas termales hechas al cavar la tierra y guiar el agua caliente y el agua del río, la mayoría del agua salpicó, pero a Beatrice no le importó. Mientras amenazaba, ella hizo un ataque masivo con el jabón y una hoja para lavar. Las burbujas blancas estallando cubrían a Buu Buu y salpicaban en las mejillas de ella, goteando de su mentón, deslizándose en su escote entre sus pechos apenas del tamaño promedio, y… bueno, era una vista interesante, pero ella estaba demasiado ocupada riendo para notarlo.

Armelina observaba en la distancia mientras ayudaba al tiempo que usaba una banda para el cabello alrededor de su frente al igual que unas ropas de baño justo igual que Beatrice. La suya era de dos piezas, con una pieza envuelta alrededor de su pecho y la otra alrededor de su cadera, y su piel estaba enrojecido por el vapor.

—Eso sí que es aterrador. ¿Es esto lo que una chica está dispuesta en hacer cuando está completamente enamorada? Siento como si estuviera viendo a alguien comenzar a practicar el tarot y termina entregando hasta el último de sus yenes que tienen para confiar en lo divino. Es un acantilado tan resbaladizo que ni siquiera puedes ver cada pequeño paso que das por el camino.

—Bueno, estoy dispuesta a ayudar si ayudará a deshacerse de ese hedor. En realidad, ¿por qué tienes tantos problemas en tomar baños, Buu Buu? ¿No te gusta mojarte?

—Buu. Cuando me quedo en el baño por mucho tiempo, mi nariz se empapa mucho y mi cabeza se marea. La manera en que me desconcentro se siente peligroso.

—Am, así que, ¿te sobre calientes demasiado fácil? ¿Entonces qué tal un baño frío?

—Obviamente él se resfriaría entonces. ¡Piensa, Filinion! Entonces su nariz se empaparía y él se desconcentraría justo igual.

—Vamos, es por eso que decidimos en un baño caliente.

Filinion rio mientras mostraba su piel brillante. En lugar de una toalla, ella vestía algo como una horquilla tallada de madera y ropas de baño que lucían como un juban (y hacía un impresionante trabajo revelando sus curvas cuando se mojaba).

—¿Y qué hay con toda esa clase de aceites para cuerpo diferentes? Sé que no tienen toda esa variedad en la posada del pueblo.

—Jojojo. Ese es el privilegio de ser una Mezcladora, Armelina. Tengo una piel sensible, así que no puedo simplemente tallar como podemos hacer con Buu Buu.

—¿Entonces puedes usar una de tus lujosas pociones de recuperaciones para hacer algo sobre Beatrice, quien tiene demasiada dopamina bombeando en sus venas? Dudo que sólo dejarle oler una Menta Despierta por Completo le haría regresar a sus sentidos. Ella probablemente está planeando en mantener a Buu Buu mojándose en las aguas termales por 2 o 3 días.

—¡¡Ajajajajajaja!! ¡Ajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja! ¡¡Ajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja!!

Beatrice estaba comenzando a ver la verdad del mundo en el centro de su propio mini universo, pero ella parecía haber fracasado en ver lo que había en el corazón de su compañero.

—¡¡B-buu!! ¡No puedo soportarlo más! ¡¡Si me empapo más, mi nariz tendrá mocos, mi mente se mareará y mis ojos empezarán a girar!!

—¡Ah!

Beatrice, quien estaba toda empapada, regresó a sus sentidos y gritó, pero era demasiado tarde. Buu Buu tomó su tapa rabos el cual estaba cerca, escapó de las aguas termales y huyó en la profundidad del bosque.

En sus ropas de baño de dos piezas (planaaaa) Armelina frotó su sien.

—¿Ves? ¿No se los dije?

—¡Oh, no! ¡Buu Buu se resfriaría así!

—¡Por favor ponte algo de ropas antes de que vayas a perseguirlo! ¿¡Son todas aquí unas nudistas!?

Mientras argumentaban, las tres convocaron su Magia del tipo Porcentaje, la cual tomó la forma de sus armaduras y ropas, debajo de su ropa de baño. Beatrice se quitó su toalla de baño como si hubiera explotado desde adentro.

—De acuerdo, ¿por cuál camino se fue Buu Buu?

—Tan grande como es él, lo encontraremos pronto sin importar a dónde se fue.

6

Habiendo huido descuidadamente a la profundidad del bosque sin sus ropas, el hada del tamaño de una palma llamada Alice se hizo a sí misma un vestido hecho a mano de algunas hojas útiles y pegajosos hongos hifas. Como una adolescente, ella sentía la necesidad de adornarlo con accesorios con pequeñas frutas.

El trabajo de un hada era aterradoramente detallado y rápido.

Ella lo intentó y entonces hizo algunos ajustes al tamaño y encaje. La manera en que se adhería a su pecho y se ajustaba cuando movía sus caderas era especialmente importante. Si ella no calculaba bien esas partes, podría caerse todo tan pronto ella hiciera movimientos serios.

—*Sollozo*, *sollozo*…

Su visión estaba nublada por lágrimas. Ella sabía que era de mala educación, pero ella esnifó.

Las ropas por supuesto, no importaban en realidad. La única cosa en su mente era el incidente con su hermana mayor Meridiana. ¿Por qué Meridiana estaba tan obsesionada con ese Orco Ibérico? ¿Ella realmente no tenía la intención de regresar a casa? Era cierto que ese Orco Ibérico había salvado a la hermana mayor de Alice y a todas las Hadas. Ella estaba agradecida por eso. Cuando su hermana mayor dijo que ella le ofrecería su vida a esa dragona de 1000 metros, nadie en la villa la había detenido. Ni siquiera Alice, la hermana que compartía su sangre. Ella encontró asombroso que Buu Buu hubiera enfrentado y repelido a la Thousand Dragon por su cuenta para rescatar a Meridiana. Lo hacía sonar como si él fuera un personaje de un libro de imágenes.

Pero estas eran dos cosas diferentes.

Si su hermana mayor no iba a regresar a casa, ¿no ella había cambiado a cuando se iba a sacrificar?

Alice estaba tan ocupada pensando en todo eso que se puso descuidada de sus alrededores.

—Ah.

Al principio, ella pensó que algo había agarrado las 4 alas en su espalda y jalado de ellas. Pero eso no fue lo que había pasado.

Era una telaraña de Araña de Tierra que casi parecía desvanecerse en el aire.

—No, esta cosa estúpida…

Era lo mismo que una mina: Tenías que cuidarte antes de pisar. Una vez que la posabas, era demasiado tarde. Alice sabía eso, pero ella aun así sacudió sus brazos y piernas alrededor por reflejo. Cada movimiento sólo hizo que la pequeña Hada se atrapara más en la telaraña parecida a una red, dejándola sin poder moverse del lugar.

Y las vibraciones en esos hilos tensos convocaron a la creadora de la telaraña.

Una araña demasiado grande apareció por detrás del tronco de un árbol cercano donde yacía en espera.

—¿¡Kyaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!?

Ella ni siquiera podía gritar como antes. Su garganta se había secado completamente, pero ella aun así gritó al tope de sus pulmones. Sin embargo, el mundo funcionaba en el principio de la supervivencia del más apto, así que Ground’s Nir también tenía una cruel cadena alimenticia. No había nada que ella pudiera hacer. Incluso si Meridiana llegara volando ahora, tampoco había nada que ella pudiera hacer.

Y sin embargo…

—¡Buu! ¡¡Buu!! ¡¡No puedo pensar claramente!!

—¿Qué-?

No había tiempo para sorprenderse. Todo el tronco del árbol entero se partió. La base que soportaba a la Araña de Tierra, sostenía a la red y capturaba a Alice colapsó por completo.

—*Murmullo*, *murmullo*. Beatrice no debería ser capaz de encontrarme aquí. *Chillido*. Necesito esperar en la Cueva de las Lágrimas. Sólo voy a ir cuando cosas tristes pasan, pero tendré que romper esa regla ahora.

Él ni siquiera lo había notado.

Alice había sido rescatada. Ella estaba atrapada en la cabeza de Buu Buu junto con la telaraña, pero ella finalmente se dio cuenta de que este no era el momento para desconcentrarse.

(¡Mi enemigo! ¡¡Mi enemigo mortal!! ¡¡Él es el tipo malo que se robó a mi hermana!!)

Ella trató de irse volando, pero sus 4 ligeras alas de libélula todavía estaban enredadas en la telaraña y se rehusaban a funcionar. La telaraña se atrapó en otra rama y ella se encontró colgando boca abajo.

—Juntaré unas cuantas Piedras de Dibujo. Entonces no estaré aburrido en la cueva.

Buu Buu permaneció inconsciente de ello hasta el final y se marchó mientras murmuraba ánimos para sí mismo.

Siendo dejada atrás como el Hombre Ahorcado boca abajo, Alice sostuvo la falda de su vestido de hojas y gritó.

—¡Wahhh! ¡Él es malo en todo lo que hace! ¡¡Estúpido roba hermanas Buu Buu!!

—Ahora, creo que te estás pasando un poco con esa queja. Bueno, quizá sólo te estás distrayendo a ti misma del hecho de que no pudiste salvar a tu hermana por tu cuenta.

Sucedió repentinamente.

Alguien groseramente comentó sobre el lamento del corazón de Alice.

—¿Eh? ¡Wah! ¿¡Gyaaahhh!? ¡N-n-no-muerto! ¿¡Por qué está un Esqueleto aquí!?

Ella saltó de la conmoción a pesar de colgar boca abajo y eso sólo hizo que se enredará más en la telaraña. La telaraña se enredó fuertemente alrededor de ella y apretó sus pequeños pechos. Mientras el Hada boca abajo comenzaba a girar y girar, el esqueleto con sombrero de vaquero habló en exasperación.

—Estaría más preocupado por la telaraña que por tus preguntas. Sería un desastre si te enredas demasiado y arrancas tus alas, ¿no es así?

—*Temblar*, *temblar*, *temblar*.

—¿Apenas te diste cuenta de que eso es posible? Vamos, usaré un poco de Sabía de Aceite goteando en los árboles de por aquí. Pon eso en la telaraña y se pelará, así que no te muevas. No queremos dañar tus alas, así que hagámoslo bien y lentamente.

A pesar de las aterradoras posibilidades que él dio a entender, él usó sus dedos huesos para gentilmente frotar la falda de hojas de Alice y fácilmente removió la telaraña. Pero él sólo lo hacía parecer fácil. Si Alice hubiera estado sola, ella podría haberlas forzado y gravemente dañar sus 4 alas.

El hombre esqueleto habló mientras observaba a la pequeña Hada lamer sus dedos índices y rápidamente encargarse de sus delgadas alas.

—Ahora, ya que dijiste todas tus preocupaciones en voz alta, déjame darte un consejo. La vida de tu hermana le pertenece a ella, así que necesitas dejarla hacer lo que ella quiera con su vida. Nadie la está forzando a hacer esto y ella no está siendo una molestia para nadie, ¿cierto? Además, el deseo de pagar una deuda es señal de que ella todavía tiene sentimientos sin arreglar dentro de ella, ¿cierto? Fuérzala a regresar y te garantizo que no tendrás de vuelta a tu “hermana de siempre”. Tendrás a una persona completamente diferente quien estaría molesta todo el año por los lamentos que no le permitiste lidiar.

—¿¡Quién te crees que eres!? ¡¡Un puñado de huesos no debe pretender que entiende a mi hermana!!

—Oh, pero vaya boca te cargas. Si me lo preguntas, no necesitas ser de la misma especie que alguien para hablar de ellos. Mi esposa no es humana, pero nadie puede enlistar sus puntos buenos mejor que yo. Ni siquiera Tselika en sí.

—¡No me importan los recuerdos de un anciano!

—¡Eso es ir demasiado lejos, mocosa! ¡Además, las Hadas son una especie que envejece en la eternidad, así que no tienen una esperanza de vida! ¡Podrías lucir linda, pero apuesto a que has vivido varias veces lo que yo!

—S-se me dijo que me cuidara de ancianos que sin problemas me llamen linda…

—¿Llamarte linda fue suficiente para impresionarte? ¡¡Ahora realmente estoy preocupado por ti!!

Alice revoloteó cuidadosamente alrededor del Esqueleto por un tiempo, pero ella finalmente comenzó a regresar al territorio de Hadas.

La aldea de las Hadas estaba normalmente oculta entre árboles que eran especialmente viejos e incluso grandes para este espeso bosque, pero ella escuchó una cacofonía de ahí ahora.

Las Hadas estaban tan atrasadas en su agradecimiento para Buu Buu que sus planes para finalmente hacerlo sólo se habían hecho más y más grandes.

Pero Alice, del tamaño de una palma, hizo un mohín con sus labios, usó sus 4 alas para flotar en el aire e inclinó su cabeza.

—Hmm. ¿Esto realmente pagará nuestra deuda con él?

7

Cuando Beatrice persiguió a Buu Buu en el profundo bosque, ella fue sorprendida por el escenario que apareció frente a ella muy repentinamente.

—E-esto es extraño. ¡Estuve aquí hace una semana y esto definitivamente no estaba aquí!

El espeso bosque estaba cortado por una gran cerca y había una señal en forma de arco que lucía como una puerta del frente. Dentro, un riel para carros para minas serpenteaba por el lugar, una torre se elevaba hacía los cielos y algo como una rueda gigante de agua giraba por arriba de la tierra.

La Bruja Blanca Filinion empujó el lado izquierdo de sus lentes.

—La forma en que todo está hecho de madera es aterrador, ¿¡pero no es ese riel para carros de minas una montaña rusa, no es esa torre un viaje de caída libre y no es esa rueda de agua gigante una rueda de la fortuna!?

—Y mira lo que dice en el arco en la entrada principal…

—¿B-Buu Buu Landia?

Era completamente incomprensible, pero el rostro del cerdo gris al lado del texto de hecho lucía como ese Orco Ibérico. A través del arco estaba una plaza con una fuente en el medio, y esa fuente estaba decorada con un momento de un rostro de cerdo gigante. De hecho, el pilar de agua hacía erupción desde la parte de arriba del rostro de cerdo como una ballena.

Había puestos de comida a ambos lados de la plaza, pero eran demasiado grandes para las Hadas del tamaño de una palma. De hecho, eran demasiado grandes para incluso alguien de tamaño de un humano como Beatrice. Parecían estar sirviendo brochetas de Conejo Maestro y Pescado en Rodajas metidos en tinas de salsa de yogurt, y les permitía fermentar, pero ese podría haber sido el perfecto festín para el Orco Ibérico. El olor de la fermentación era poderoso incluso desde la distancia, por lo que podría haber sido una manera de inducir el estado de “casi a punto de podrirse” lo cual él consideraría lo más delicioso. El Hada que vivía en la casa de hojas había tomado parte de la fiesta de cumpleaños de Buu Buu, por lo que ellas podrían haber realizado esta investigación.

Desconcertadas, Beatrice y las otras dos inclinaron sus cabezas, pero entonces una pequeña luz revoloteó en frente de ellas.

Meridiana podría haber tomado un baño frío porque su cabello estaba húmedo.

—Oh, ¿aquí es donde estaban?

—¿Meridiana?

Su timidez todavía era fuerte, por lo que la pequeña Hada les sonrió pero todavía se mantenía a la distancia de un brazo. Eso parecía ser un hábito, así que ella no podía evitarlo. La mirada en su rostro dejaba claro que ella no estaba disgustada de verlas.

—Fui detenida para entregarle el vestido que dejó mi hermana menor Alice. Estaba aliviada de hallar que ella regresó a la villa por su cuenta.

—Así que, ¿qué es todo esto?

—Por favor, pasen. Ya está 90% completo.

Ellas pasaron por el arco de la entrada principal y sintieron que otra vez daban un paso a otro mundo. Pequeñas luces estaban revoloteando por todo el lugar, por lo que la villa entera de Hadas parecía estar trabajando duro. Ya que Meridiana podía construir muebles para el tamaño de Buu Buu en una sola noche, ellas claramente eran muy buenas en esta clase de cosas.

Mientras continuaban inclinando sus cabezas, un traje de cerdo gris pasó caminando. No era exactamente encantador cuando se dieron cuenta que estaba llenó con Hadas del tamaño de una palma.

—Para una mejor idea de cómo salió esto, probablemente sería mejor preguntarle a la mayor. ¡Lady Morgan!

El Hada voló para pasarle el asunto a alguien más importante que ella. Beatrice y las demás le siguieron y fueron guiadas a algo como una pantalla de lámpara hecha de pétalos de flores.

Una bañera incluso más pequeña que una caja de bento estaba adentro y Morgan se había quitado sus ropas para empaparse en el líquido rosa pegajoso del que estaba lleno. Parecía ser más sobre esterilización que bañarse, por lo que ella ocasionalmente lo recogería entre sus manos y lo tiraría sobre su cabeza.

—Oh, ahí está. Realmente le gustan los baños, Lady Morgan.

—¿Mh? Si tenemos visitas, necesitas informarme con adelanto, Meridiana. Me disculpo por forzarlas a ver esto.

Después de notar a las humanas, Morgan dejó la bañera y dejó que sus Hadas asistentes la secaran. Ella era conocida como la mayor, pero su piel era tan suave y sin manchas mientras el líquido era limpiado de su espalda y trasero. Sus asistentes después la vistieron con su ropa interior y vestido naranja.

—Re-haré el proceso más tarde. Debemos tomar todas las precauciones antes de tejer seda de Araña de Tierra. De otra manera nos enredaríamos en los pegajosos hilos.

Mientras hablaba, ella revisó alguna clase de lectura en las pantallas rectangulares que parecían ventanas, y que aparecían alrededor de ella. En lugar de Magia, esta era una combinación de polen que reflejaba la luz.

—Estamos en medio de nuestro trabajo, así que les pido que disculpen nuestros malos modales. ¡Podría ser la mayor, pero incluso yo debo trabajar duro para poner una sonrisa en el rostro de Sir Buu Buu!

La primera en suspirar fue una compañera Hada: Meridiana.

—¿Ven? Tonto, ¿no es cierto? Pero esta clase de ánimos festivos reúne más apoyo para ella, así que todas tendemos a dejarnos llevar.

—Mh… Lady Sutriona me puso a cargo y soy la única Hada capaz de encerrar las bendiciones de los cuatro espíritus en objetos, así que esa no es forme de hablarme, Meridiana. Seguramente entiendes nuestras reglas. Groserías de ese calibre deben ser castigadas con un cuerpo completamente empapado con Miel del Árbol Hueco.

—Pero Buu Buu pasa la mitad de su día buscando comida, así que es difícil para él incluso preparar un día libre para algo así…

—…

—Es por eso que soy más inteligente pagándole horas extras de una forma que no interfiera con su estilo de vida. Mi ayuda es mucho más útil para él. Jejeje.

—(¡¡*Min*, *min*, *min*, *min*, *min*, *min*, *min*, *min*, *min*, *min*, *min*, *min*!!)

—¿¡Gyahh!? ¡Cállate! ¡¡Sólo porque no tiene argumentos no es razón para ensordecerme al frotar tus alas de cigarra, Lady Morgan!!

—(*Jii* *jii*) …Calla. Yo no dije nada.

La mayor infantilmente infló sus mejillas mientras ella terminaba su ataque de chillido de cigarra. Sintiéndose agotada (al ser atrapada en ese argumento bizarro), Beatrice finalmente logró poder decir algo.

—Amm, así que, ¿exactamente qué estás tratando de hacer aquí?

La Espadachina Santa fue directo al punto, por lo que Morgan respondió mientras se ventilaba su cuerpo con su mano para refrescarse a sí misma después del baño.

—Es simple. Algo de tiempo pasó desde el incidente con la Thousand Dragon, pero aún no habíamos sido bendecidas con una oportunidad de agradecerle apropiadamente a Sir Buu Buu. La nuestra es una cultura de pagar deudas, así que dañaría nuestra dignidad. Sir Buu Buu parece tener suficiente comida y él no tiene fijación real a las armas o a las herramientas. …Es por eso que decidimos cumplir una demanda que normalmente no es una parte de su vida.

—¿Eso no es normalmente parte de su vida?

—Sí. Dígase de otra manera, entretenimiento. ¡¡¡¡¡Hemos construido la verdaderamente elegante Buu Buu Landia!!!!!

Ella cruzó sus brazos y reunió fuerza en sus pulmones para hacer un anuncio en una voz explosiva tan fuerte como pudo lograr, pero el grupo de Beatrice estaba inseguro de cómo reaccionar.

—E-estoy sorprendida que siquiera sepan lo que es un parque de diversiones.

—Oh, eso. Lady Sutriona dice que estudiar humanos es la mejor manera de aprender sobre métodos de pasar el tiempo. No los subestimaremos a ustedes, humanos. Y ya que nuestra reina frecuentemente elude sus debe-…

—Lady Morgan.

—…Ejém. Y ya que frecuentemente se marcha a observar la posada del pueblo humano, ella aprendido mucho sobre su cultura. Al tomar prestado algo de ese conocimiento, es completamente posible para nosotras construir el parque de diversiones de una tierra extranjera.

Morgan lo hacía sonar obvio, pero era en realidad bastante impresionante. Podría haber sido incluso más impresionante que los parques de diversiones hechos por humanos de acero y electricidad. En un todo, incluyendo las fuentes de energía, era completamente hecho en Ground’s Nir, entonces, ¿cómo se movían la montaña rusa y el viaje de caída libre? ¿Estaban usando “resortes” hechos de vides o pelos de animales? ¿O estaban usando el poder natural del viento o agua? Se sentía como ver las grandes armas de asedio usadas para arrojar rocas gigantes a castillos en tiempos antiguos, por lo que Beatrice estaba algo emocionada.

(No veo nada de clavos o tornillos de metal en absoluto. Si este parque de diversiones está hecho de madera inteligentemente colocada, entonces sus técnicas de construcciones podrían incluso superar a las de los humanos.)

—Esperen, esperen, esperen, esperen.

Beatrice fue impresionada por la presentación de las Hadas, pero alguien más interrumpió.

Fue Filinion, la vaca de lentes quien no entendía nada de romance.

—Am, ¿están diciendo que esto es como un juego de teléfono descompuesto pasando de los humanos a Sutroina, de Sutriona a Morgan y de Morgan al resto de las Hadas? ¿E Incluso Sutriona que estando en segunda línea nunca ha visto un parque de diversiones real?

—¿Qué estás tratando de decir?

—¿Podría ser esto…am, extremadamente peligroso?

—???

Todavía insegura de a lo que se refería, Beatrice inclinó su cabeza junto con las Hadas.

Ella instantáneamente regresó a la realidad cuando escuchó algo increíblemente pesado chocando en la tierra.

—¿Q-qué? ¿¡Una estrella fugaz cayó!?

—Hmm, creo que eso fue más como un microbús cayendo de un edificio de 10 pisos…

Armelina debió haber sido capaz de enlazar ecuaciones físicas reales al sonido de la destrucción, y entonces las humanas dudosamente miraron detrás de ella.

Polvo estaba rebotando a unas cuantas docenas a la distancia. Estaba al fondo de la torre elevándose hacía a los cielos…Así que, ¿había habido un accidente en el viaje de caída libre?

—¿¡O-oigan!? ¿¡Están todas bien!? ¿¡Alguien está herida!?

—Por favor espera, Beatrice. ¿No todas las Hadas deberían estar más preocupadas por esto?

Beatrice lo notó ahora que la Bruja Blanca lo había mencionado. Había mucho ruido alrededor de ellas, pero nada de ello tenía un filo tenso o trágico. Era más como la atmósfera de vísperas de un festival cuando todos estaban tratando de disfrutar.

—Pero es extraño. —La mayor Morgan sobaba curiosa mientras flotaba cerca del hombro de Beatrice. —¿Por qué los humanos disfrutan cosas como esta? Bueno, si es destinado a ser divertido, tiene sentido quitarle todos los altos.

—No, espera, ¿qué estás diciendo?

La Espadachina Santa frenéticamente trató de corregir al Hada, pero…

—Una caída libre. Escuché que el punto es disfrutar la emoción temeraria de ponerte en peligro y supuestamente los que suben a los juegos usualmente gritan. Pero quizá los nuestro siguen palideciendo en comparación a los originales de su mundo.

—…………………………………………………………………………………………………………………………………………………

—¡Tú! Haz la montaña rusa más emocionante. Se supone que te haga sentir como si estuvieras volando, así que no tiene sentido tener un avance continúo desde inicio a fin. Remueve secciones en el medio con cerca de tres saltos. Esa sensación de volar seguramente alegrará a Sir Buu Buu.

—(¡Beatrice, Beatrice! ¡Por favor deja de mirar en la distancia! ¡Ellas siguen haciendo esto más emocionando y con cero regulaciones de seguridad! ¿Y no esto se está convirtiendo en algo como el final de una casa de asesinatos? ¡Están construyendo trampas que automáticamente le harán eso a Buu Buu!)

—Y no tiene sentido que la Rueda de la fortuna se mueva lentamente. Comiencen a 20 rotaciones por bit. ¡Si eso sigue sin ser suficiente, podemos siempre girarlo más rápido!

—(O-oh, cielos. ¡El juego de teléfono descompuesto arruinó tanto las cosas que no tienen idea de cómo se supone que luzca un parque de diversiones! Y encima de eso, ellas pueden volar con esas alas en su espalda, así que no tienen miedo a las alturas o la velocidad, ¿o sí? ¡¡Trae a Buu Buu a este mundo de fantasía pop y personajes de caricatura, y él será roto en pedazos!!)

Las Hadas estaban actuando con pura ingenuidad.

Mientras limpiaban el sudor de sus frentes ellas hablaban con sonrisas puras en sus rostros.

—¡¡Oh, ya puedo imaginar el rostro de felicidad de Sir Buu Buu!!

8

Más tarde, mientras Beatrice estaba intercambiando información respecto al Laberinto en la posada del pueblo, ella decidió investigar un poco sobre el Esqueleto mientras estaba en ello. Ella asumió que sería difícil preguntar sobre alguien cuyo rostro y nombre eran desconocidos, pero ella recibió resultados con sorprendente facilidad.

Eso era gracias a Tselika.

Ella había enviado ondas de choque a través de los dos mundos, por lo que muchas personas habían investigado la información de ella ya fuera para rastrearla o para determinar cómo cometió su crimen. Eso también había revelado algo de información sobre su compañero.

—No estoy segura si debería llamar esto asombroso o absurdo…

En un restaurante relativamente barato, Filinion sonaba medio exasperada mientras metía su cuchara en un estofado de verduras de una sola porción.

—Resultó que él fue uno de los primeros exploradores del Laberinto y él fue la primera persona que condujo a la primera piedra para el pavimento que dábamos por hecho que estaba aquí en la posada del pueblo.

Armelina hizo una mueca a la gran oleada de feminidad soplando por el colorido estofado de vegetales verde, por lo que ella ordenó un Pot au feu de papas y salchicha.

—Cuando descuidadamente cavaron un huevo de dragón mientras construían la posada del pueblo, él supuestamente protegió a sus aliados al alejar a la furiosa madre dragón en un combate en solitario. Y después, él insistió que la muy herida madre dragón no había hecho nada malo, la llevó a un cuerpo de agua profunda inexplorada en las montañas conocidas como La Matriz, y curó sus heridas ahí. …Aunque quién puede decir qué de eso es verdad.

La historia decía que ese huevo había eclosionado en la Thousand Dragon, así que nada de ello sonaba muy creíble.

—Dicen que era lo bastante poderoso para matar a un dragón, sin embargo, él no era un humano supremacista y él era la figura clave en crear un Gremio para humanos y No-humanos. —Beatrice suspiró tranquilamente mientras terminaba de pensar. —Dado lo que pasó con Tselika, esa parte suena verdad.

Ella pensó en el Sabio como alguien como Einstein o da Vinci, cuyos intelectos no parecían quedar olvidados incluso si viajaban al presente. Mientras tanto, ese Esqueleto era lo opuesto: él era un genio marcial. Sin importar qué técnicas de alta tecnología o propaganda optimizada en tiempos de guerra fueran usadas contra él, perdían su brillo contra el carisma de él. Él era esa clase de feroz comandante.

¿Por qué él construyó la posada del pueblo? Porque era más fácil tener una base.

¿Por qué se había enfrentado en duelo a la madre dragón? Porque él no quería que sus enemigos o aliados se lastimaran.

¿Por qué había creado el Gremio combinado? Porque todos podrían sonreír juntos.

Su camino parecía infantil, pero no había ni una pizca de duda en ello. Cada época tenía que estar llena de engaños e intriga, pero él aplastando todo con la lógica de un niño. Cada enemigo que lo enfrentaba tenía que estar sonriendo mientras blandían sus espadas. Todo había terminado en su derrota y en la furia de Tselika, ¿pero cómo fueron realmente sus últimos momentos? Quizá fue su completa y falta de quejas o lamentos que su sobreviviente había sido incapaz de aceptar.

…Y ahora él alegremente se había aparecido en la casa de hojas de Buu Buu como huesos, por lo que el mundo realmente era un extraño lugar. Si Tselika descubriera esto, ella podría simplemente hallar una forma de golpearlo.

Sin embargo.

Mientras el peligroso y mortal parque de diversión Buu Buu Landia estaba en construcción, el Orco Ibérico parecía haber detectado un aroma único.

Cuando el grupo de Beatrice fue de visita, él les habló en su casa de hojas.

—B-buu… No puedo relajarme. Me siento intranquilo, como si todavía estuvieras tramando algo.

—No es así.

—¡No voy a dejar que mi cabeza se maree! ¡Nunca, nunca, nunca volveré a esas aguas termales!

—¡¡Haré que funcione!! ¡¡Juro que lo haré!!

La exploración en el Laberinto se había retrasado un poco. La Puerta de Agua 22 estaba llena de innumerables intersecciones de caminos de agua y terminarías destruyendo a tus aliados si no entendías apropiadamente el sistema detrás de los muchos interruptores y puertas de agua. Y entonces, el interruptor de Beatrice había tirado a Buu Buu en una fuente de agua gigante. Mientras la Espadachina Santa juntaba sus manos y se disculpaba, un bote de agua se había tirado justo en su cabeza. El sistema aparentemente era más complejo que un Interruptor A siempre abriendo la Puerta de Agua A, por lo que tenían que comenzar al apretar todos los interruptores en masa para reunir información en los cálculos al azar. Y nadie quería ser el conejillo de indias.

Filinion, la rubia esponjosa con lentes, suspiró en exasperación.

—Hmm. Creo que esto podría tener que ver con compatibilidad fundamental.

—¿Jo jo? Qué conteniente para ti. ¿Podemos conseguir un comentario de la MVP[2] negativa que casi nos ahoga a todos cuando presionó un interruptor en el suelo con ese trasero gigante que casi siempre no es notado gracias a esas gigantes tetas?

—¡Y-ya me disculpé por eso! ¿¡Cómo se supone que iba a saber que había un interruptor al lado del Pulpo Plátano escabulléndose en el suelo!? ¿¡Quién habría esperado un interruptor en el piso!?

—Nunca olvidaremos exactamente en donde ese Pulpo Plátano se metió cuando te resbalaste y caíste en tu trasero. ¿No es así, chica tetona gordinflona?

—¿¡Necesito sacar una poción de borrado de memoria, Beatrice!?

Armelina habló mientras mantenía una distancia mental de las otras dos para evitar un castigo similar de la molesta vaca.

—Bueno, Beatrice es un pésimo partido cuando se trata de agua y Buu Buu es demasiado cuidadoso cuando se trata de agua. ¿El incidente de las aguas termales todavía te afecta? Viste que los caminos de agua de la Puerta de Agua 22 no son calientes, ¿cierto?

—Buu… No creo que necesites mojarte con agua para pulir tu cuerpo. ¡Si te cubres con arena fina y después frotas una roca encima, estarás bien y brillante!

—Buu Buu, la mayoría de las personas tomarían eso como un papel de lija o una lima.

Beatrice trató de corregir el error de él, pero entonces la menos inteligente (a pesar de usar lentes) vaca dijo algo completamente innecesario.

—Pero si siempre vives en el mundo natural, cualquier lugar más caliente que la temperatura de tu cuerpo probablemente parecería extraño.

—Ahora que lo pienso, Buu Buu no se preocupa mucho sobre las ropas y no usa una manta cuando duerme.

—…¿Eh? ¿No eso quiere decir que él es pésimo partido para Beatrice, la más fuerte de las usuarias de fuego?

Beatrice entonces gritó “¡¡¡¡¡¡¡Te mataré, vaca!!!!!!!!” en una voz que la mayoría de las chicas evitarían en frente de un caballero.

Alguien rió mientras escuchaba su conversación.

Era el No-humano del tipo no-muerto quien comenzó a visitar la casa de hojas por ocasiones: el Esqueleto usando un sombrero de vaquero con una larga piedra roja encima.

—Un piso de agua, ¿eh? Eso me trae muchos recuerdos. Usan diferentes nombres, pero es posible que estructuras similares aparecen y desaparecen mientras pasa el tiempo.

—¿Hm? ¿¿¿Lidiaste con esto en tu época también???

—Bueno, algo parecido. Cuando era humano, era una zona de alto horno en lugar de una de caminos de agua. ¡Cuando fuera que alguien moviera un interruptor, era un completo pandemonio, así que comenzábamos a pelear entre nosotros e ignorar a los Artilugios y Trampas! ¡¡Jaja!!

—Agh. ¿Soy la única que no ve que algo de eso sea para reírse?

El grupo de Beatrice se estaba metiendo más en el Laberinto para pelear contra las Piezas que traerían revoluciones tecnologías negativas al mundo real y liberar las almas de los Orcos Ibéricos salvados como información en la Arma Brillante gigante de Buu Buu.

Tenían suficiente razones para apresurarse, pero no podían precipitarse y hacer que las asesinaran. Se sentían mal de decirlo en frente del Esqueleto quien todavía estaba vivo(?) como a él le pareciera, pero ellas no podían tomar esto a la ligera.

Y mientras sus pensamientos se pasaban hacía él, otra “leyenda viviente” llegó a su mente, causando que los ojos de Beatrice se entrecerraran.

Un cierto hombre llegó a los labios de todos cuando pensaron profundamente sobre la Magia. No importa donde comenzaras, siempre terminarías sabiendo de esa persona.

—…El Sabio, ¿eh?

—¿Hm?

—Es la primera persona que condujo a que la Magia fuera introducida al mundo y a la construcción de la primera Puerta. Algunos dicen que fue la primera Pieza. Me pregunto si sería capaz de llegar al fondo del Laberinto sin problemas…

Era visto como una figura inalcanzable en el cielo y sin embargo, también unas personas esperaban que hiciera en realidad trabajo en tierra. Era un genio como Einstein o da Vinci. Si hubieran nacido en una era diferente o de alguna manera arribado al presente, ¿se burlarían de él por ser anticuado? No, era el resto del mundo que tendría problemas siguiendo así. El mundo había pasado mucho tiempo creciendo más allá de ellos, ¿pero alguien sería capaz de entender lo que esos genios estaban diciendo? Su intelecto ignoraba completamente el flujo del tiempo. Así era cómo Beatrice veía al Sabio.

E incluso si realmente ella no lo había notado hasta ahora, el incidente del otro día había puesto a sus sentidos fuera de equilibrio.

Tselika había enloquecido por Tokio e ignoró todo en su camino a Ebisu.

La demonio soló había deseado ver unas flores de cerezo, pero Beatrice había sospechado que iba detrás del Laboratorio de Tecnología del Ministro de Defensa donde el Sabio o alguien que podía contactarlo se rumoraba que estaba ahí.

¿Qué tal si Tselika realmente había ido al Laboratorio de Tecnología del Ministro de Defensa?

¿O qué tal si Beatrice hubiera tenido suficiente tiempo para tomar un desvío hacía ahí?

Era sólo hipotético, pero ella no podía evitar pensar el cómo eso podría enviar al mundo en una dirección completamente diferente.

—*Chillido*…

Ella escuchó ronquidos, Buu Buu estaba quedándose dormido mientras seguía sentado. Esto siempre pasaba cuando él sentía que comenzaban alguna clase de tema complicado. Pero ellos podían continuar hablando bien siempre y cuando sus ronquidos no llegaran a niveles catastróficos.

Beatrice sonrió agriamente mientras continuaba.

—Ahora que lo pienso, estuviste activo en una era antes de la nuestra, ¿cierto?

—Bueno, sería difícil de decir ya que mi esposa y yo apenas si somos típicos, pero comenzamos hace mucho tiempo. ¿La Crisis de los Misiles de Cuba significa algo para señoritas tan jóvenes como ustedes? Se dice que el Sabio repentinamente liberó una tesis de Magia en el internet, pero actualmente había mucho por debajo de la superficie que eso. Fuimos de aquellos que sabían sobre la Magia antes de que fuera público. Así es cómo funciona el mundo. Un tour de conciertos emocionantes por los EEUU estaría ensayando por semanas y semanas por adelantado.

—Espera. ¿Estás diciendo que…?

—Estaba preguntando si eras de una era vieja, ¿pero estás diciendo que fuiste parte de eso antes de que la red fuera publica? ¿Estás diciendo que realmente conociste al Sabio?

—Bueno… Era del grupo occidental. El grupo oriental parecía haber robado la tecnología y la usó para ellos mismos. Pero no todo provino del Sabio. Era un completo caos en ese tiempo. Podríamos haber robado la tecnología que el grupo oriental mejoró después de robarlo de nosotros y podríamos haber descubierto que todo lo que robamos era una farsa.

El grupo de Beatrice intercambio una mirada y entonces volvieron a mirar al Esqueleto. Este hombre realmente estaba al nivel de Tselika y él estaba probando ser un testigo vivo(?) inesperado. Esta fuente de información era increíblemente valiosa.

En el presente, nadie sabía si el Sabio era un individuo o un grupo, pero él lo había visto. Él lo había visto en persona antes de que hubiera sido borrado por falsedades y leyendas.

Si pudieran contactar al Sabio, podrían ser capaces de saltarse 3 pasos y atravesar las nubes oscuras expandiéndose del ataque a la aldea de los Orcos Ibéricos que todavía estaba causando sufrimiento a Buu Buu. Podrían ser capaces de traer de vuelta a sus amigos y familia.

—¡O-oye! Así que, ¿realmente conoces al Sabio? ¿¡Entonces podrías decirnos lo poco que puedas!? ¡Tenemos una razón y podemos decirte cuál es!!

—Hmm… —gruñó el Esqueleto mientras cruzaba sus brazos de hueso e inclinaba su cráneo.

Si Beatrice y las demás hubieran estado un poco calmadas, ellas podrían haber notado la matiz en su voz.

Él parecía estar cortando la conversación en lugar de responder la pregunta.

Sólo Buu Buu parecía sentir algo invisible ahí, causando que se despertara.

Sólo el Orco Ibérico quien vivía en la naturaleza y por lo tanto se enfrentaba a la muerte sólo para adquirir un simple alimento.

Y…

—Eso es algo…no, eso es definitivamente algo que no deberían perseguir.

Beatrice no tenía idea qué había pasado. La joya roja brilló y una tormenta blanca desgarró todo el escenario mientras llenaba su visión de derecha a izquierda.

Para el momento que se dio cuenta que esa tormenta era un hacha colosal, era demasiado tarde para esquivarla.

Eso quiere decir que había otra razón por la que seguía viva.

Dígase de otra manera, Buu Buu.

Él interfirió al lanzar una pesada patada hacía el hacha gigante y el estómago(?) del Esqueleto.

Un pesado y retumbador impacto sonó un momento después. El Esqueleto a travesó el muro de la casa de hojas y continuó volando por fuera.

Algo surgió y voló por el aire.

Era la casa de Buu Buu, la cual era esencialmente una tienda hecha de hojas tropicales grandes. Había sido destruida, y no sólo porque Buu Buu había pateado al Esqueleto a través. El torbellino blanco, que era el hacha gigante ya la había cortado desde adentro.

Ella sabía eso.

Ella entendía eso.

La destrucción de la casa se había impregnado completamente en su mente.

Y la Espadachina Santa Beatrice explotó en rojo.

—¡¡¡¡Malditooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!!!!!

Era como si la niebla de la ilusión se hubiera despejado. La casa de Buu Buu se desmoronó y fue aplastado en el suelo.

Más allá de eso, estaban rodeados por una calamidad blanca.

Innumerables figuras esqueléticas cubrieron todo alrededor de ellas como un océano blanco.

Ninguno de ellos estaba de pie como el Esqueleto principal. Era imposible de contar cuantos restos de personas estaban presentes. Cráneos, costillas, esternón, espinas, húmero, radios, cúbito, coxofemoral, tibia, peroné y otros huesos estaban mezclados en un mar de huesos que se raspaban entre sí con sonidos como dientes siendo apretados. El ruido sugería que incluso el más ligero tacto arrancaría su suave piel como una espada de piedra cruda. Algunas zonas se elevaban, surgían y giraban antinaturalmente, pero ninguno mantenía una forma normal. Era como el mar tormentoso cubierto en innumerables tornados.

Y un solo Esqueleto se levantó de ese mar áspero.

¿De qué había sido hecha esa hacha y de dónde había salido?

La respuesta estaba en su mano derecha.

—Esto es por su propio bien. Ríndanse en contactar al Sabio. Ese camino solo conduce a la desesperación.

Hueso.

Varias espinas se habían reunido para formar un agarre, innumerables esqueletos fueron reunidos como uvas para proveer peso a la cabeza e innumerables costillas sobresalía como dientes agudos en lugar de una navaja. Ese sólo ataque blasfemo había tomado la silueta parecida a un hacha al reunir docenas de restos humanos. El arma era más alta que él y era el resultado final de peleas internas mucho más siniestras.

El hombre no tenía piel o musculo sobre su rostro, pero él parecía estar sonriendo mientras presumía el símbolo de sus logros negativos.

—¿¡Quién…eres!?

—Oh, vamos. ¿Nunca escucharon de esto? Es parte de la colección de mi esposa y también es la llave para su almacén de tesoros en la parte trasera de la Cueva de las Lágrimas.

Él usó un dedo hueso para tocar la piedra roja larga sobre su sombrero de vaquero.

—Aunque no fue creada para ese propósito. Ella solía ser bastante traviesa, saben. La llave y todo lo demás en su almacén de tesoros fueron robados.

Alguien tragó saliva fuertemente.

Le tomó a Beatrice un momento para darse cuenta que fue ella.

—Comenzó como el pináculo de la alquimia y podía convertir metales base en metales preciosos. Su verdadero poder era oscuro por ese simbolismo y su verdadero valor yace en la vida eterna proporcionada para su portador. Podrían conocerla como la Piedra Filosofal, pero algunos se refieren a ella como la Piedra del Sabio en su lugar.

—…!?

En ese caso, los cuentos de hadas eran irrelevantes.

El Sabio. Él había dicho ese nombre. De hecho, él estaba recibiendo beneficio directo de ese nombre.

—Es por eso que sé qué tan terrible es el Sabio. Construí un pueblo de la nada y peleé con un dragón, pero sólo el Sabio era demasiado para mí. Una vez que lo contactas, encontrarás una verdadera desesperación sin que incluso la muerte sea un escape. Si no quieren terminar así, entonces retrocedan.

El mar de huesos jalaron el sombrero de vaquero hacía los ojos de él y les dieron un consejo.

—Y esta es una buena oportunidad. Recuperaré lo que sea que pudiera conducir a alguien hacía el Sabio. Eso será todo lo que haré esta vez. Les dejaré ir. Sí… por ahora, tomaré la gigante Arma Brillante que tiene ese Orco Ibérico. Entrégamelo y no les quitaré la vida.

Beatrice no entendía nada de lo que estaba pasando.

¿Quién o qué era el Sabio? ¿Cómo estaba conectado este Esqueleto con el Sabio? ¿Por qué él no las dejaría acercarse al Sabio? ¿Había un secreto que forzaba a este Esqueleto a transformarse así?

Pero la más grande pregunta de todas era una que ella tenía que preguntar sin importar qué.

—¿Por qué mencionarías el Arma Brillante de Buu Buu ahora?

—¿Eh?

—Esta preciada Arma Brillante contiene las almas digitalizadas de sus amigos y familia. Al mismo tiempo, es el arma usada con la que atacaron su villa que se le dio a él por uno de esos detrás del ataque. …¿Por qué la querrías? ¿¡Pensé que estabas tratando de borrar toda la información conduciendo al Sabio!?

—Uups. —El Esqueleto hizo un acto de alcanzar la parte superior de su sombrero de vaquero y respondió sin en realidad responder la pregunta. —Oh, creo que ya sabes la respuesta para eso.

No hubo sonido. Pero la chica de cabello plateado y rojo definitivamente vio el rostro de Buu Buu distorsionado como un niño a punto de llorar.

—…

Su sangre hirvió. Al alcanzar la respuesta, la Espadachina Santa detuvo incluso tratar de controlar su fuego.

—¿Así que fue él? Estás diciendo que el dueño de esa Arma Brillante y el que purgó a la villa de Orcos Ibéricos…¿¿¿¡¡¡fue el Sabioooooooooooooooooooooooooooooooooo!!!???

9

Fueron rodeados por todos lados por un mar de huesos. El Esqueleto de pie en el centro descansó un hacha de hueso gigante sobre su hombro.

—¡¡Espera, Beatrice!!

Incluso los gritos de una amiga cercana sonaban distantes para ella ahora.

Ella estaba únicamente concentrada en asesinar a este hombre.

Ella mordió su labio, sacó inmediatamente su estoque Arma Brillante, y rugió.

—¡¡Lanza Llamas!!

Ella uso un simple y seguro ataque. Tan pronto ella hizo una sacudida horizontal de su estoque, flamas surgieron hacía el hombre de huesos como sangre fresca fluyendo de una herida hecha al mundo en sí. A 2000 grados Celsius, podían derretir hierro puro. El poder de fuego rivalizaba al de un horno de crematorio, crecía a varias docenas de metros de largo y volaban en línea recta como una pistola de agua.

Y cualquier que fuera tragado por este ataque de furia sería quemado e incinerado hasta que nada permaneciera.

Sin embargo.

—Sí, perdón por esto.

—…

—Incluso un cuerpo de huesos sería destruido en llamas más calientes que una cremación, pero necesitas ser cuidadosa. El humo hecho de quemar restos humanos no es bueno para ustedes. Podrías tener 100% de Resistencia de Fuego, ¿pero qué tal tus amigos?

No había una pizca de dolor o miedo en su voz.

¿Si quisiera podía sentir dolor sin nervios? Él podría estar y podría estar poniendo un rostro temerario. Sin embargo, Beatrice no tenía tiempo de descubrir cuál de esos era.

A este paso, él haría retroceder.

Una vez que estuviera en rango, él usaría su hacha de hueso para cortarle la cabeza.

—¡Como si fuera a dejarte! —rugió Armelina.

Ella activó su barra de metal Arma Brillante y convocó un puño de acero gigante en el extremo. Era un simple ataque físico. Ella lo estampó en el Esqueleto vaquero con una aterradora velocidad y una colisión de frente en masa como un carro.

Era realmente como un puño de acero.

Era como un ariete cargado por muchas personas para derribar la puerta del frente de una mansión durante una redada. El sonido sólido era justo como varios pinos de bolos siendo golpeados. En lugar de una parte especifica de su cuerpo, todo el Esqueleto se desmoronó.

Sin embargo.

—Jajaja.

—¿¡Qué-…!?

Armelina observó en conmoción mientras el Esqueleto se reía. La calavera con sombrero vaquero se había partido en todos los pedazos de sus articulaciones.

Sin embargo, un parte de mar blanco se elevó como clavos reunidos con magnetismo. Un esqueleto sin cabeza se levantó. Finalmente levantó otro cráneo de la tierra y lo adjuntó a su cuello. Los horribles dedos huesos tomaron el sombrero vaquero y lo colocaron sobre su suave y blanca cabeza.

Y habló con la misma voz que antes.

—¿Es tan sorprendente? Nunca tuve órganos o sangre. No tengo corazón o cerebro. ¿Honestamente piensas que matarme y quebrarme me detendrá?

—Quemarte…o destruirte…¿¡y puedes simplemente armarte de nuevo!?

—¡Filinion, ¿qué hay de tu Mezcla?!

—No puedo pensar en ninguna Lista de ingredientes oficial que usen el cuerpo humano. ¡No puedo borrarlo usándolo como un ingrediente de Mezcla!

—Sólo para que lo sepan, envenenamiento, electrocutar y ahogar es todo inútil. No son muy emocionantes, pero los huesos son bastante asombrosos.

—No, eso no puede ser verdad. ¡Eres diferentes de los Esqueletos normales!

—Oh, ¿quieres un nombre único para mí?

Él pensó por un momento.

Ese ser único que tenía la discreción de un humano y la fuerza de vida(?) de un monstruo.

—Entonces pueden llamarme Ola de Calaveras por ahora, como sea.

No había una solución aparente.

Ninguna cantidad de ataque lo terminaría.

Buu Buu y Armelina usaron su gran fuerza para partir el mar de huesos, con su tronco o viga de metal que era la Arma Brillante de él y la bola de metal con cadena de ella. Sin embargo, eso no resolvió el problema fundamental. Ellos podían crear una pequeña abertura en el mar, pero la brecha era rápidamente llenada con más huesos empujándose como si ellos estuvieran desafiando a un océano de verdad.

Beatrice lamentó desencadenar este conflicto infructuoso.

Ella sintió como si ella hubiera convocado a un enemigo que con el que no estaban bien a nivel y después se lo pasaban a los demás.

—¡Beatrice, usa una onda de choque! ¡Usa tus llamas para golpearlos con un Elemento diferente!

—¡Buu! Esto es justo como pelear con Artilugios sin vida en el Laberinto. ¡Beatrice, no hay nada qué temer! ¡¡Sé una líder!!

—…

Esas palabras llevaron una claridad a la mente en blanco de Beatrice.

Ella ajustó su agarre sobre el estoque.

—¡Entendido, Buu Buu, Armelina! Ayuda también, Filinion. ¡Mezcla las pociones que te diga!

—¡E-está bien, pero no puedo hacer nada que no sean pociones de recuperación!

—Podemos combinar múltiples pociones de recuperaciones para rápidamente quemarlos. ¡¡Crea un ácido poderoso y podrás disolver los huesos humanos!!

—¡Espera, ¿en serio?! ¡¡Eso no es jugar limpio!!

El Esqueleto…no, Ola de Calaveras gritó histéricamente, pero había una pizca de emoción en su voz.

Un escalofrío recorrió la espalda de Beatrice en respuesta.

—Pero,—dijo él.

—¿¡Qué-!?

El hacha de huesos se multiplicó.

Ya era más grande que él, pero ahora era de más de 6 veces de ellos para un total de 7. Beatrice brevemente pensó que se estaba moviendo tan rápidamente que estaba viendo imágenes remanentes, pero eso no era correcto.

Realmente se había multiplicado.

Ola de Calaveras ahora tenía suficientes brazos de huesos para sostener las 6 hachas gigantes extra. Estaban añadidas a su hombro de navaja y columna vertebral, ignorando el concepto de las articulaciones por completo.

—No tengo nervios que cortar y sangre que derramar. Puedo unir mi cuerpo sin preocuparme de los movimientos normales humanos.

Él las sacudió. Ferozmente. Las hachas bailaron de todas las formas como algo parecido a una tormenta de guillotinas. La pura diferencia en números quebró el trabajo en equipo del grupo de la Espadachina Santa. Ellos tenían que concentrarse puramente en defensa para mantenerse vivos.

Incluso con tres aventureras al máximo nivel y un Orco Ibérico, apenas si podían estar resistiendo.

—Jaja. ¡Increíble! ¡Estoy alcanzado una velocidad de rotación de 700 rpm! ¡Estas espadas de una clase de guillotina están girando más rápido que un exprimidor y ¿sigues contraatacando con sólo un estoque, chica de máximo nivel?!!

—¡¡Eres un…!!

—Hmm, esto no sólo es sólo la velocidad apoyada por tu AGI. Oh, entiendo. Tu Resistencia de Fuego de 100% significa que las llamas y el calor no te lastiman, así que estás apoyando los movimientos de tus brazos y piernas con explosiones. ¿De qué estabas tan aterrada que tuviste que planear esa contramedida? ¿Balas? ¿Metralla de bombas?

—…

—Puedo saberlo incluso sin un Arma Brillante o Magia. Es una cuestión de experiencia.

Él dijo que lo había comprendido. No sólo el siguiente ataque de ella, pero el cómo usaba su Magia y por qué desarrolló ese uso. Esto indudablemente era una inteligencia humana que sabía Magia también.

—Bueno, no durará mucho tiempo tampoco. En unos cuantos minutos, tus músculos, cartílago y articulaciones estarán llorando del dolor. Es sólo una técnica prototipo.

Una vez que sus secretos fueron revelados, un método secreto no existía. Él tomaría ventaja de ello pronto.

—Filinion. Deja de Mezclar. ¿¡Cuántas pociones de recuperación tienes!?

—U-unas cuantas. ¡Pero no podemos combinarlas en un ácido!

—Armelina, Buu Buu. ¡Esto va a doler, pero tenemos pociones de recuperación y salvará nuestras vidas, así que es lo mejor, ¿cierto?!

—Espera, explica lo que estás a punto de-…¿¡bgweh!?

La respuesta de Armelina fue interrumpida por una explosión. Beatrice activó su Magia y causó una gran explosión a sus pies. Pero esto no estaba destinado a partir el océano de huesos que ocasionalmente se inflaría como un torbellino. La increíble onda de choque fue para hacerlos estallar hacía atrás.

Fueron rodeados por todos lados, pero el océano de huesos no era consistentemente grueso. La parte más gruesa estaba directamente enfrente donde estaba de pie el Esqueleto. Enviar más huesos ahí dejaba a las otras partes más ligeras.

Si ellos volaban por encima del mar de huesos como un misil de artillería y dejaban el rango de las hachas volando, podrían escapar. La explosión golpeó contra sus cuerpos, pero Filinion tenía pociones de recuperación.

Pero no todo fue como lo planeado.

—¿No te lo dije?

Un extraño sonido estalló. El gran número de huesos se reunieron en un solo ser. Mientras la masa del Esqueleto crecía, las grandes hachas que sostenía también se hacían más largas y pesadas.

El grupo de Beatrice había ganado unas docenas de metros, pero incluso esa distancia fue tragada.

—¡¡Sus estilos restringidos de pelea no aplican a mí!!

Estrellas fugases blancas cayeron por caminos curveados, como si estuvieran dibujando medias lunas. Beatrice estaba indefensa mientras se concentraban en ella.

Pero un momento después…

—Tch. ¡Buu Buu! ¡¡Usa esto como soporte!!

Armelina cambió su bastón de sacerdotisa en una barra hexagonal. Era más alta que ella y la giró para proveer soporte estable debajo de los pies en el aire de Buu Buu.

Justo antes de que las estrellas fugaces atacaran la cabeza de la Espadachina Santa, su forma gigante se torció.

Él limpiamente colocó todo su peso en su gigante Arma Brillante y golpeó las estrellas fugaces blancas y el tornado blanco de frente.

Las hachas gigantes fueron quebradas. Buu Buu no podía negar el impulso, pero él quebró varios árboles y rodó por la tierra.

Sin embargo, escaparon del mar blanco.

—¿¡Estás bien, Buu Buu!?

—Deberías preocuparte por ti, Beatrice. Estoy preocupado por Armelina también.

—Este no es el momento para ser un caballero. Me arrojó fuera de balance. Más importante aún, retrocedamos. ¡¡No podemos dejarlos rodearnos de nuevo ahora que hemos escapado!!

El bosque crujió. No, era el mar de huesos humanos cubriendo la tierra por debajo de los árboles.

El Esqueleto usaba un sombrero de vaquero con una gran joya roja encima. Él era Ola de Calaveras y lo más probable era que tenía conexión directa con el Sabio.

Filinion, la rubia esponjosa de lentes, tragó saliva y lo observó.

—¿Pero a dónde se supone que huyamos? Ground’s Nir no es una isla tan grande.

Ellos no tenían tiempo para responder.

Mientras el blanco se precipitaba, el grupo de máximo nivel de Beatrice e incluso Buu Buu inmediatamente eligieron huir.

10

Usando un sombrero de vaquero con una siniestra joya roja grande brillando encima, el Esqueleto actuó como si estuviera suspirando mientras un mar blanco lo seguía por detrás. Pero ya que él no tenía pulmones o diafragma, sólo era un movimiento vacío.

—El Sabio, ¿eh? Ese es un nombre que no había escuchado en mucho tiempo.

Él usó algo más que su garganta para hacer vibrar el aire y dio un pasó fuera de la destruida y colapsada casa de hojas para salir en el espeso bosque.

—¿Hm?

—¿Oh? ¿Qué está haciendo un fantasma Soviético haciendo aquí? ¿Ya acabaste de resguardar la tumba de Enter Kosmos?

Ella era una planta Break News y la más grande de las Mandrágoras. Esa monstruo tenía ondas sonoras asesinas y podía reproducirse infinitamente, pero ella ahora estaba bostezando gentilmente mientras estaba enterrada en el campo justo por debajo de sus pechos.

—En serio, ¿cómo es que todavía apestas a sudor si no eres más que huesos? ¿No tengo el derecho de quejarme cuando arruinaste este spa perfecto de aguas termales que encontré? Decirme que no sería pedir demasiado.

—Hmm. Así que le tomaste cariño a este lugar, ¿eh?

—Sólo yo. Muchas personas lo encuentran como un lugar cómodo. Y lo destruiste por tus propios propósitos. Ahora, ¿puede esa cabeza vacía tuya comprender qué tan pobre es un excusa de “no sabía”?

—¿Realmente vas a pelear conmigo? —Esa calavera ciertamente había estado sonriendo si hubiera tenido piel y músculos. —Oye. Tu reproducción infinita no es tan conveniente como parece. Después de todo, las plantas se abastecen de la fotosíntesis. Una vez que la tierra no tiene nutrientes, estás acabada.

—Tú eres igual. Sería difícil de encontrar a alguien que no sepa de qué está hecho tu cuerpo.

—Muy cierto. Seríamos como polillas volando hacía el fuego en nuestro caso. …Pero, Señorita Planta, ¿cuál piensas que es más fuerte: la fuerza vital de la naturaleza o la codicia humana?

—…

—Del planeta que vengo, la codicia humana gana siempre. Sabemos que estamos apretando la soga en nuestros cuellos, pero no podemos dejar la sobrepesca y el desarrollo excesivo. Tu cosmonauta podría llamarlo un planeta azul, pero en realidad está lleno de secas montañas calvas y desiertos. Esperemos que Ground’s Nir no se concierta de la misma manera.

Su tono era pacifico, pero fue suficiente para silenciar a una de los Break News.

La fuerza de las plantas estaba basada en el hecho de que eran la base de la cadena alimenticia y aquellos en lo más alto de la cadena morirían si ellas eran eliminadas. En una batalla a largo, succionar todos los nutrientes de la tierra era un simple pero efectivo método.

¿Pero qué tal si el depredador no le importaban las consecuencias? ¿Qué tal si estaban haciendo lo que podían para ignorar el resultado inevitable de morir de hambre y secar una tierra de montañas calvas y desiertos? ¿Qué tal si sólo estaban concentrados en destruir y consumir todas las bendiciones ante ellos?

Eso iba más allá de lo que Ileana podía lidiar.

—¿Qué estás tratando de hacer con un deseo tan poderoso como para consumir el mundo entero?

—No lo sé. Es cierto que los humanos son creaturas bastante estúpidas y pecadoras como para ignorar un futuro conocido, pero también son estúpidamente bondadosos. Podrían saber que la tierra se está secando, pero aun así siguen buscando agua por sus niños hambrientos cuyos labios están secos y cuarteados.

—…

—No puedo dejarlas conocer al Sabio. Incluso mi cabeza vacía sabe que conocer esa persona no hará feliz a nadie.

11

Abrumadora resistencia e increíble poder destructivo. Concluyeron que no ganarían nada al enfrentarlo de frente, Buu Buu y las demás mantuvieran sus distancias, ¿pero a dónde habían huido?

—Maldición, ya que los No-humanos como Buu Buu no pueden pasar por la Puerta, no podemos Desconectarnos para escapar a la Tierra.

—*Jadeo*, *jadeo*. Sí, no podemos exactamente, *jadeo*, dejar a Buu Buu sólo aquí. *Jadeo.*

—Pero es cierto que Ground’s Nir no es tan grande. ¿Qué tal el cielo? Si contactamos a la Thousand Dragon…

—…

Ellos estaban teniendo una reunión estratégica mientras huían por el profundo bosque, pero Buu Buu no había dicho mucho.

Y entonces…

—¿¡Wah!?

Armelina gritó extrañamente mientras ella buscaba por el cielo azul a una dragona gigante. Algo grande voló por encima. ¿Pero podría la Espadachina Santa y los demás comprender que una explosión blanca había ocurrido varios cientos de metros detrás de ellas y ahora las hachas gigantes hachas de restos secos humanos estaban lloviendo alrededor de ellas en cientos si no es que miles de piezas?

Sólo una cosa llegó a sus mentes.

—¿¡Ola de Calaveras!? ¿¡Ya está haciendo su siguiente movimiento!?

—¡K-kyah! ¿¡Cuántas más hay!? ¡Si estos Esqueletos aparecen por todas partes, estaremos rodeados en un santiamén!

—¿Es en serio así de conveniente? Él es uno, uno un grupo. Podría tener una tonelada de recursos, pero siempre es sólo el Esqueleto el que se pone de pie, ¿cierto?

Incluso si era cierto, la amenaza seguía ahí. No sabían cuál de los pilares de huesos se convertiría en Ola de Calaveras, así que tenían que estar cuidadosos de todos.

Y…

—…Nos está persiguiendo, —gruñó Beatrice al tiempo que miraba atrás mientras corría. —¡La torre de comando consiente está pasando de pila de huesos a pila de huesos para seguir el paso, así que tengan cuidado!

Ellos, de hecho, podían ver una figura distante siguiéndoles el paso. Una calavera usando un sombrero de vaquero era aventada de pilar a pilar. Algunas veces, sólo el sombrero era arrojado por el aire como un OVNI o frisbee antes de ser colocado en otra calavera.

Esto era más rápido que correr con sus propias piernas y cualquier arreglo de huesos funcionaría como Ola de Calaveras. El rompecabezas de huesos se acercó como un verdaderamente cruel perseguidor.

—¡Tch!

—¡Luce como tener de objetivo ese sombrero valdría la pena! ¡Toh!

Armelina usó su bola de metal y Beatrice sus llamas para apuntar a la calavera con sombrero de vaquero mientras corrían, pero hábilmente éste se alejó del camino.

Las chicas no lucían complacidas. Estaban haciendo todo lo que podían para escapar, pero él se había acercado lo suficiente que la Magia de ellas pudieran alcanzarlo y golpearlo.

—Correr abiertamente no es suficiente. Él simplemente nos rodeará. Necesitamos usar alguna clase de fortaleza natural como un acantilado o una cueva para darle sólo una ruta para pasar. Incluso si tiene millones de Esqueletos, él sólo puede pelear uno a la vez si el espacio sólo es suficiente para uno. ¡¡Justo como los pasillos del Laberinto, podemos acumular el daño rápidamente mientras lo ralentizamos!!

—*Jadeo*, *Jadeo*. ¿¡P-pero hay algo como eso por aquí, tonta de los mapas!?

—Ah.

Mientras discutían, Beatrice dio un grito histérico.

Ella vio algo a través de los arboles adelante: un monumento gigante redondo tomándo la forma del rostro de un cerdo gris. Ella también vio unas vías para un carrito de mina en montaña rusa, una torre de caída libre y una rueda de la fortuna gigante de agua.

Las estructuras artificiales lucían fuera de lugar en lo profundo de los bosques. Y ella lo resumió todo con un solo nombre:

—¿Buu Buu Landia?

Las Hadas habían construido secretamente ese parque de diversión para darle las gracias a Buu Buu. Sin embargo, estaba en base a rumores de rumores, así que fracasaron en entender el punto de los juegos, se saltaron cualquier clase de normas de seguridad y crearon juegos asesinos sin ninguna clase de malicia.

Los lentes de la exhausta Bruja Blanca estaban empañados por su propio calor y ella apenas podía ver con ellos, pero ella sin sentido empujó los lentes aun así.

—¡Q-quizá podemos escapar ahí! ¡¡La cerca bloqueará los movimientos de los Esqueletos y podríamos ser capaz de eliminarlos con la astuta aplicación de los juegos asesinos!!

—Así que, ¿es son juegos de acción de trampa? No, ¿una juego de torre de defensa? ¡Como sea, suena divertido!

No necesitaban una forma engañosa de atraerlo sin dejarle saber qué es lo que estaban tratando de hacer. Ola de Calaveras los estaba persiguiendo, así que él los seguiría a donde ellos fueran.

Ellos vieron su forma de escapar.

Pero entonces algo inesperado pasó.

Buu Buu se detuvo de pronto en lugar de seguirlas.

—¿Qué pasa, Buu Buu? ¡Deprisa!

Pero la incitación de la Espadachina Santa no hizo que el Orco Ibérico se moviera. Él negó con su cabeza en un alto.

—No puedo ir ahí.

Él continuó antes de que Beatrice pudiera preguntar por qué no.

—Él está detrás de mi Arma Brillante. Si voy ahí, arrastrará a alguien más en esto. No, no sólo es eso. Ya las involucré a ustedes tres. Deberíamos dividirnos para que así sólo vaya detrás de mí…

Beatrice sintió la sangre corriendo a su cabeza, pero entonces ella recordó algo: Ola de Calavera había destruido la casa de hojas de Buu Buu.

Esa tragedia podría todavía estar en la cabeza de él. Él podría estar más adolorido de lo que aparentaba. Y por lo tanto él estaba fuertemente renuente de exponer a otros a un impacto similar. Si esa era la alternativa, él enfrentaría a Ola de Calaveras solo.

Beatrice finalmente se dio cuenta por qué él había estado tan silencioso.

¿Qué hay de ella? ¿Ella podría dejar que esto pasara? Para ella, la Buu Buu Landia de las Hadas estaba al revés y era cómico. No funcionaba como un parque de diversiones apropiado. Pero al mismo tiempo, ellas había puesto mucho empeño en cómo expresarían sus más cordiales gracias. Estas eran herramientas destinadas a producir sonrisas, así que, ¿podría ella realmente usarlas para combate y destrucción, hacer un desastre el lugar y dejar únicamente escombros sólo para proteger su vida?

¿Ella ya había olvidado su intensa furia después de que la fiesta de cumpleaños de Buu Buu hubiera sido destruida?

—Buu Buu…

Su sugerencia no funcionaría contra ellos.

Ella sabía eso, pero ella aceptó eso y preparó su corazón para hablar.

Pero entonces…

—¿Qué pasa? ¿Está dejando que unas preocupaciones completamente erróneas lo detengan, héroe nuestro?

Una voz femenina elegante llegó a ellos.

Todos miraron arriba y vieron una pequeña luz sobre la rema de un árbol. Un Hada del tamaño de una palma estaba sentada ahí. Su largo cabello de lima estaba atado detrás, ella vestía un vestido naranja sobre su curvilíneo cuerpo y dos delgadas alas crecían de su espalda.

—Es un placer conocerlo finalmente, Sir Buu Buu. Soy Morgan, la mayor que ha sido dejada a cargo de las Hadas durante la ausencia de Lady Sutriona.

La pequeña luz revoloteó.

Ella no dudo en acercarse al rostro del Orco Ibérico de 4 metros.

—Si me disculpa por ser algo atrevida, creo que se equivoca sobre algo. Nuestro único deseo es serle útil para así poderle pagar. ¿Tiene miedo de destruir Buu Buu Landia? ¿Se siente mal de usarlo por algo diferente a su propósito? Está viendo esto completamente mal. Todo lo que pueda apoyar a nuestro héroe es lo mejor. Cómo lo use es un asunto de trivialidad, siempre y cuando sea de algún uso para usted. Fue construido para servirle, así que, ¿por qué debería tener tanto miedo de usarlo incorrectamente? ¿Está tratando de insultar nuestra expresión de gratitud?

El mar de huesos tenía que estar acercándose por detrás mientras hablaban. Realmente no tenían el tiempo para estar parados así.

Pero todas esperando las pequeñas palabras de Buu Buu, quien lucía como un niño pequeño dejado sólo en una ciudad nada familiar.

—…Pero.

Finalmente, Buu Buu forzó unas palabras de su garganta mientras dejaba colgar su cabeza, para que así no tuviera que ver incluso a la pequeña Hada a los ojos.

—Pero él está detrás de mí, esto no tiene nada que ver con alguien más, y traeré problemas a donde vaya.

—¿Y eso qué?

—No sabemos cómo derrotar a Ola de Calaveras, unir fuerzas no necesariamente nos dará una manera de vencer, y podríamos caer todos juntos.

—¿Cómo eso es un problema?

—¿Cómo puedes decir eso? Nada bueno resultará de apoyarme aquí…

La mayor jaló algo como un hilo de una telaraña que colgaba cerca.

Un balde gigante cayó sobre la cabeza de Buu Buu.

—¿¡*Dbuu*!?

—Hmph. Esta arma fue personalmente instalada con bendiciones del Hada mayor. Deje que la felicidad impregne su ser. ¿Y es eso de lo que estaba preocupado?

La pequeña mayor cruzó sus brazos, se burló y escupió sus palabras. Al mismo tiempo, ella habló como una madre gentilmente frotando la cabeza de su hijo cuando tiene pesadillas.

—La respuesta es obvia: todas aquí queremos verlo sonreír. Justo como usted le dio ayuda a Meridiana a pesar de que no le beneficiaba en lo más mínimo.

Buu Buu no podía moverse.

—…Esto será muchos problemas para ustedes.

—Así es.

—Podría ir mucho más allá del punto sin retorno.

—Podría serlo.

Algo se acercó desde arriba.

Era un hacha gigante hecha de incontables huesos.

Pero Buu Buu ya no dudo. Mientras miraba atrás, él sacudió su gigante Arma Brillante como un torbellino y partió el hacha cayendo.

Y él habló brevemente.

—Gracias.

—Por supuesto.

Mientras los incontables huesos perdían su cohesión y llovían separadamente, Morgan permanecía sin moverse a pesar de casi ciertamente ser uno de los objetivos. Sus brazos permanecían cruzados, tanto que levantaban sus pechos, y ella ni siquiera parpadeo.

—Este es el héroe por el que hemos anhelado.

Sólo después de susurrar eso, ella se alejó revoloteando.

—Ahora, permítame presentarle nuestro castillo. La hora de pagarle es ahora.

12

Seguido por un mar blanco que giraba y se levantaba antinaturalmente en varios lugares, el Esqueleto con sombrero de vaquero conocido como Ola de Calaveras miró a lo escrito en la entrada arqueada en conmoción.

—¿Buu Buu Landia?

Era difícil de decir si él era popular o no.

Una pequeña luz revoloteó.

Era Alice, el Hada del tamaño de una palma en vestido violeta.

—¡Es peligroso aquí! ¡¡Estamos preparados contra ti, así que darte la vuelta e irte ahora sería la elección más inteligente!! ¡¡Grr, grr!!

—Oh, es la pequeña jovencita. ¿Cómo están tus alas? No te duelen, ¿o sí? Siempre y cuando la base esté bien, deberías ser capaz de calmarlas con ungüento.

—¡Mgh!

—¿Aún no has hecho las paces con tu hermana? Sé que es vergonzoso, pero deberías encontrar una forma tarde o temprano. Mientras pasa el tiempo, podrías perder el momento justo. Arruiné eso más de las veces suficiente cuando peleaba con mi esposa.

—¡¡Mghh…!!

—Pero gracias por la advertencia. Sé que no puede ser fácil estar atrapada entre la decisión de tu villa y tus sentimientos personales. Pero algunas veces un hombre no puede dejar de temer por las lesiones. No te preocupes por mí. Adiós.

Él quitó la mirada del Hada y continuó.

La puerta del frente era una puerta doble de troncos atados con vides, y estaba cerrada. Parecía que habían comenzado un juego de torre de defensa.

Tras pasar por las mociones de suspirar, él ligeramente tocó el suelo con el fondo del hacha que sostenía.

Inmediatamente, el aire podía ser escuchado siendo partido. 30 o 40 hachas idénticas volaron del mar blanco detrás de él. Mientras las hachas gigantes rotaban por el aire y aterrizaban dentro del parque, parecían haber sido como frisbees u OVNIs.

Por supuesto, sin importar cuántos huesos fueran, sólo un Esqueleto podía levantarse. Él sólo estaba estableciendo puntos de apoyo en caso de que algo inesperado ocurriera.

(Los preparativos están completos. …Es hora de que vaya también.)

Para el momento que sostuvo el sombrero de vaquero con una mano y pensó eso, todo había acabado.

Una explosión estalló.

En sólo un instante, la puerta de tronco fue volado en pedazos y astillas se esparcieron hacía adentro como cuando una botella de sake era golpeaba horizontalmente por una bala.

Esto era difícil de ser sorpresivo ya que Ola de Calaveras tenía 20 brazos pegados a su espalda y cada una sostenía un hacha más grande de lo que él era. Y ya que él estaba usando psicokinesis para moverse, las diferentes partes en realidad no necesitaban estar pegadas. Él libremente podría rehacerse a sí mismo sin preocupaciones por cosas triviales como “articulaciones”. Cada hacha pesaba más de 30 kg y cada una fue liberada con suficiente fuerza para alcanzar las 2400 rpm. Era como combinar 10 arietes gigantes y disparándolos usando una baja velocidad de rotación de una ametralladora Gatling.

(Oh, eso no es bueno. Estoy usando la suciedad del mundo real para acabar las cosas en este mundo de fantasía. Supongo que sigo siendo más humano de lo que pensé.)

Sus brazos de diferentes longitudes y grosores se estiraron detrás de él como una flor gigante mientras pasa por los irreconocibles restos de la puerta. Si su poder individual era insuficientes, ellos obtendrían ayuda del terreno y las estructuras. Una barricada hecha a mano de troncos zigzagueaba por la plaza frente a él. Probablemente habían planeado ralentizarlo con la barricada mientras usaban una llovizna densa de proyectiles para eliminar a los huesos. Podrían haber planeado directamente atacar usando barricadas movibles como escudos.

Esta era la elección correcta, pero no ayudaría mucho cuando él podía atravesar los muros y cercas.

Él miró un estanque redondo y un gigante monumento con un rostro de cerca. Un pilar de agua provenía de encima del monumento, así que aparentemente estaba destinado a ser una fuente. Él era rodeado por unas vías para carritos de minas de montaña rusa, y él también vio una torre de caída libre y una rueda de la fortuna más a la distancia.

Él fácilmente destruyó la barrera en zigzag.

—Uuups.

Los huesos se acercaron a cada lado de la plaza para evitar la fuente y se detuvieron una vez llegaron a los puestos de comida. Los brochetas bañadas de yogurt todavía estaban ahí, pero él decidió dejarlas pasar.

(Tengo una extraña duda de dejar eso desperdiciar. No es que pueda comer algo en estos días.)

Con el mar blanco detrás de él, Ola de Calavera escuchó el rugir del viento.

Inmediatamente después, una sección de carros de 12 ruedas ignoró las vías y se colocó en su visión.

—¿¡Qué-!?

Su conocimiento humano había funcionado en su contra. Él había asumido que la montaña rusa tenía que seguir sus vías y que nada más siquiera era una opción, por lo que él fue lento en reaccionar cuando los carros dinámicamente se salieron de las vías.

(¡¡Tch!!)

Pero esto no fue un golpe fatal para Ola de Calaveras. Como previamente se dijo, sus hachas tenían la misma fuerza que 10 arietes ametralladoras Gatling. No importa cuántos carros fueran enviados hacía él, él podría interceptarlos con un golpe de frente para eliminarlos en orden como un lápiz puntiagudo permanente.

Sin embargo, realmente puso su atención completamente en esa dirección.

Y eso le permitió a algo tenerlo de objetivo desde el costado.

—¡¡Y aaaaaaquí va!!

Una voz chillona habló por encima como si se sincronizara con algo.

(¿Un Hada…?)

El Esqueleto miró a un lado mientras continuaba desgarrando la montaña rusa voladora.

Esta vez fue un barco girando.

La sacudida gigante fue hecha con imagen de un barco de pirata, pero sus soportes habían sido removidos de la tierra por lo que su gran masa podía ser enviada hacía él.

—¿¡Gwooooooooooooooooaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhh!?

Sus huesos fueron quebrados al instante. Era una vista refrescante como un strike en boliche, pero eso no iba a terminar con su vida.

(Aunque técnicamente ni siquiera tengo una vida.)

La calavera usando el sombrero de vaquero voló en un arco parabólico, fue capturado por otro brazo de hueso, y fue adjuntado a un nuevo cuello.

Eso fue todo lo que tomó para que Ola de Calaveras se activara una vez más.

Era lo mismo sin importar qué tan frecuentemente pasara. El mar blanco era como cientos si no es que miles de simples rompecabezas mezcladas. Con tantas piezas para trabajar, él podría rehacerse cualquier número de veces, así que no había fin para ello.

..O eso pensó él.

—…?

Al principio el Esqueleto sólo estaba confundido.

—¿De esto es de lo que estaban detrás? ¡¡Maldición!!

13

Armelina estaba a cargo mientras miraba desde arriba a Buu Buu Landia por encima de la torre caída libre que era de varias docenas de alto.

Ella podría usar libremente Magia tales como fuego o hielo, pero como una Sacerdotisa de Combate, ella insistía en perseguir mazas físicas y bolas de metal con cadenas. Así que ella vio la escena a través de un filme parecido a una burbuja llenando un marco rectangular hecho de cadenas ligeras como collares. Los resultados mostraban toda clase de cálculos: energía potencial, energía cinética, gravedad, movimiento del péndulo, combinando y separando vectores, etc. El marcó mostraba curvas de luz para visualizar los siguientes movimientos de la montaña rusa, del barco oscilante y otros juegos masivos.

(Por supuesto, esto es sólo bueno para algo lo bastante lento de visualizar. No ayudaría con las balas de Elkiad o Buu Buu cuando él pelea en serio.)

—¡Descarrilen el viaje de agua al 300% de poder, bajen la caída libre para aplastar el Esqueleto, y entonces cierren las puertas internas 5, 6 y 7! ¡Usen los hologramas de polen brilloso de la casa embrujada para desviar la puntería de Ola de Calaveras y envíen la taza de café llevando a Buu Buu al otro lado! ¡¡Mantengan el juego girando para guiarlo hacía la rueda de la fortuna!!

Mientras las Hadas del tamaño de una palma revoloteaban para obedecer sus instrucciones, los juegos volaron por las curvas para mostrarse su luz en su marco y clavarlos en el mar de huesos.

Por supuesto, Ola de Calavera era un rompecabezas de huesos que podía rehacerse a sí mismo tantas veces como lo necesitara. Un simple impacto no iba a ganar esto.

Pero Armelina y los demás tenían algo más planeado.

Morgan sonaba impresionada mientras revoloteaba al lado de la Sacerdotisa de Combate.

—Los divides muy bien.

—Sí. Sin importa cuánto se esparza su mar blanco, sólo hay un hueso con la pieza que es el sombrero. Así que si separamos el sombrero de vaquero del mar blanco rodeándolo, los comandos no podran alcanzarlos. Podemos aplastarlos con la montaña rusa, crear un muro con los restos del barco oscilante, y cerrarlos dentro de las puertas internas. Podríamos no ser capaces de meter todo el océano, pero un charco es una cuestión diferente.

Ola de Calaveras fue arrojado en varias hachas de huesos para crear puntos de apoyo por adelantado. Eso era algo aterrador, pero eso era realmente todo lo que él podía hacer. Los huesos individuales no podían levantarse por su cuenta para crear un ejército.

—Ahora bien. Espero que estén haciendo su trabajo en la tierra también.

En este juego de torre de defensa, tenían que proteger a Buu Buu…o más bien, a su Arma Brillante. Beatrice era su guardaespaldas en caso de que Ola de Calaveras se acercara y Filinion era su curadora. Ola de Calaveras tenía el poder para atravesar muros y puertas, por lo que ellos no podían quedarse en un solo lugar y tenían que continuar huyendo por el parque para permanecer a salvo.

(Puedes atravesar muros y puertas, pero estás solo. ¡Las Hadas prepararán más y más muros nuevos para dividirte más y más hasta que no puedas recuperar los huesos que esparciste!)

Pero probaba ser cierto que no había un lugar seguro en el parque.

—¡Oh, mierda!

Armelina notó algo y gritó justo mientras un hacha gigante giraba por el aire y atacaba la torre de caída libre. El dueño del sombrero de vaquero la había notado ahí y por eso lo arrojó. Cuando ella vio más y más de los discos voladores acercándose, ella saltó en un carrito que ella tenía esperando cerca. Había sido diseñado para el tamaño de Buu Buu, pero un humano aparentemente podía usarlo al adjuntarle algo así como un asiento para niño a un lado. …El único problema era que nunca había sido probado antes.

—Ahora te dejaré caer como estaba planeado, —anunció Morgan mientras volaba cerca.

—¡¡No me gusta cómo suena eso!!

Las Hadas habían creado este juego de caída libre literal por su equivocación del entretenimiento humano. El único freno era el bastón de metal que Armelina sostenía en ambas manos.

Dientes de metal salieron del bastón para crear un rastrillo gigante y chispas volaron mientras se clavaban a un costado de la torre.

(¡Oh, no! ¡No puedo detenerme lo suficiente!)

—¡¡Buu!! ¡¡Salta, Armelina!!

—…

Confiando en la voz que escuchó antes de aterrizar, Armelina torció su cintura. El diente de metal ya se estaba clavando profundamente en el costado de la torre, pero ahora estaban atrapados y fueron repelidos como la aguja saltando en un viejo disco de vinillo, enviando a la Sacerdotisa de Combate lejos de la barra de seguridad y enviada al aire.

Un escalofrío recorrió su columna e incluso a su corazón, pero el esperado pesado impacto nunca llegó.

Buu Buu había extendido sus poderosos brazos y usó sus músculos en forma de resortes para capturarla mientras le permitía al impacto escapar.

Ella respiró un suspiro de alivio y rascó su mejilla.

—Maldito caballero. Esta es mi primera vez siendo cargada como princesa, ¿sabes?

—¡Wahhh! ¿¡Robaste la primera vez de él!?

Beatrice estalló en lágrimas, pero ellos no tenían tiempo para eso. La masa blanca se estaba acercando rápidamente.

14

14

—¡Ahora! ¡¡Lancen el cañón trampolín!!

—Hora del ataque de caballos de madera rodantes. ¡¡Ahora!!

Estridentes ánimos sonaban mientras vides de plantas o tendones de animales eran liberados con suficiente tensión para arrojar una gran piedra. Cada vez, un juego masivo era liberado y el monstruo de sombrero de vaquero fue destrozado y esparcido.

—Ah, ahh, ahhhh…

Pero un Hada en particular no se regocijaba por completo de eso: Alice. Ella conocía a ese Esqueleto muy bien. Intercambiar palabras y emociones significaba demasiado.

El Esqueleto fue destruido una y otra vez, pero cada vez, los huesos esparcidos se reunirían y se levantaría de nuevo. Ese monstruo bizarro no dejaría que nadie se preocupara por él. Su mar blanco había sido separado por los destrozos de los juegos y puertas internas, así que era más como un pequeño estanque ahora.

¿Qué pasaría una vez que se hubiera ido?

¿Qué tal si el sombrero de vaquero era robado? ¿Qué tal si la gran joya era rota?

—…

Alice no podía simplemente mirar. Ella revoloteó en su vestido violeta para encontrarse con Ola de Calaveras quien se estaba poniendo de vuelta a sí mismo para enésima vez.

—Oh, es la pequeña jovencita. ¿Qué te trae aquí para ver a tu enemigo?

—¿¡E-eres estúpido!? ¡Deberías haber huido y haber recuperado tus números antes de que terminaras así!

—Tal vez. —El Esqueleto puso su sombrero de vaquero de vuelta. —Pero hay cosas en este mundo que no puedes dejar pasar para después. Algunas personas se dirigen al Laberinto para salvar a novatos acorralados y terminan siendo asesinados. Cuando escuchas sobre ellos después, podrías encontrarte con inteligentes ideas como arrojar rocas a la distancia para distraer al poderoso enemigo o calcular la ruta más corta hacía las escaleras con adelanto para que así puedas escapar inmediatamente. Pero no voy a pretender que soy más listo que ellos. Probablemente no pudieron pensar bien en el momento. Ellos vieron al novato cubierto de sudor y atrapado en un callejón sin salida, y no podían dejarlo para después, incluso si ignoraban su propia seguridad. Por lo que su elección fue una noble, incluso si eso no resultó bien en los resultados.

—Tú…

—Las personas siempre me han preguntado estas cosas. ¿Por qué decidí construir la posada del pueblo? ¿Por qué derroté a la enfurecida madre dragona y entonces curé sus heridas? Mi respuesta siempre es la misma: Odio no ser capaz de dormir en la noche y no quiero tener sueños de nadie; humano o no, ser herido y sangrar. Aunque todos inclinan sus cabezas e intentan pensarlo de más.

—…

El Esqueleto la había llamado repetidas veces “pequeña jovencita”.

Eso no era porque él la estuviera menospreciando. Él entendía las costumbres de las Hadas. A ellas no les gustaba que un extraño repentinamente les hablara por su nombre. Así que mientras juzgaban su distancia de alguien, ellas usarían maneras indirectas de dirigirse a alguien, como “Vecino de la Luz de Luna” o “Viejo Visitante”, pero no muchas personas sabían de ellas y seguían las costumbres estos días.

Él lucía salvaje y despreocupado.

Pero en su interior, él tenía un corazón considerado y respetable.

Así que nada de lo que él dijera era desconsiderado.

—Ellos están arrinconados también. Simplemente no pueden ver el siguiente callejón sin salida porque no tienen suficiente luz. No puedo dejar a ojos tan honestos conocer al Sabio. Eso sólo traerá la mala suerte a todos los involucrados.

¿Esa era realmente toda la motivación de Ola de Calaveras? Él no ganaba nada y él no tenía un resentimiento contra ellos. Si fuera a prevenir que un conocido caminara por un camino peligroso, él gustosamente jugaría el papel del villano. Eso era todo lo que era.

Una mirada a ese Esqueleto hacía claro que el Sabio no era una persona normal. Tenía un intelecto demoniaco que podía torcer la definición de vida y muerte. ¿Cómo podía ese conocimiento ser usado erróneamente si lo hicieran enfurecer? No era divertido imaginárselo.

Pero cuando él vio la mirada de intenso terror y un ligero disgusto en el rostro de Alice, los hombros de Ola de Calaveras se relajaron ligeramente. Si tuviera parpados, él podría haber estrechado sus ojos un poco.

—Desafortunadamente, no me referirme a eso.

—?

—Aunque, preferiría si sólo supiera a lo que me refiero. Ahora, regresa a tu puesto, pequeña jovencita. No intentes llevarte con tu enemigo. ¿Quieres ser desterrada de tu villa?

El Esqueleto casualmente le dio un golpecito al Hada del tamaño de una palma con su huesudo dedo.

Alice fue echa a un lado, pero antes de que ella siquiera pudiera gritar en protesta, un pequeño tren aplastó al Esqueleto, quebrándolo en pedazos.

—…!?

Alice se puso pálida y sin palabras su boca revoloteó, pero Ola de Calaveras usó su brazo restante para colocar el sombrero de vaquero de vuelta en su cráneo y se inclinó.

Entonces él y los otros huesos fueron arrojados en la zona peligrosa de otro juego.

Vides estaban estiradas en una forma de V y se sostuvieron a la fuerza en la tierra.

—¿Un bungee al revés? ¡¡Interesante!!

Con un ruido ensordecedor, los huesos esparcidos fueron lanzados varias docenas de metros en el aire. Algunos de los huesos volando se conectaron en Ola de Calavera, quien entonces se dio la vuelta para recuperar su balance. Después de buscar algún punto de apoyo útil, él aterrizó encima de la montaña rusa con vías para carritos de mina que se elevaba como una montaña.

Y alguien ya estaba ahí: Buu Buu, el último de los Orcos Ibéricos.

Él tenía una estructura de 4 metros y sostenía su Arma Brillante que podía ser confundido por un tronco o viga de metal, pero las estrellas vías del carro aparentemente no eran un impedimento para su movimiento. Mientras tanto, Ola de Calavera había sido noqueado por el parque como una bola de pinball antes de llegar a este punto más alto. El mar blanco no estaba por ningún lado. El sólo tenía un solo cuerpo de huesos, una gran hacha y el sombrero de vaquero sobre su cabeza.

—No puedo darte esta Arma Brillante. Esto no tiene nada que ver con el Sabio. Contiene algo importante para mí.

—¿Incluso si sostener esa cosa importante causará que pierdas tu sonrisa?

—Es verdad que estaría triste si pierdo a Beatrice. Y tampoco quiero ver a Filinion, Armelina o cualquier de las demás ser heridas.

Él no estaba inquieto.

Antes, él había estado triste de que sólo podía huir y actuar como una distracción para ayudar a sus amigas, pero él ya no estaba tan inquieto ahora.

—Pero ellas me dijeron que no me preocupara o que me contuviera. Me preguntaron si estaba tratando de insultar sus sentimientos. Así que no temeré de involucrarlas. No, he decidido que confinaré en el futuro con ellas. No me resignaré de ser odiado. ¡¡No huiré de hacer amigos o del esfuerzo necesario para construir una conexión con alguien más!!

—¿Oh? Ahora luces bastante masculino, Buu Buu. Encontrar algo de lo que no estás dispuesto a comprometerte es algo bueno.

Ese monstruo sólo tenía huesos, pero él sin duda estaba sonriendo.

Ola de Calaveras tenía que haber sido debilitado. Él había perdido el marco blanco detrás de él y ya no tenía los muchos brazos y hachas para expandirse. Con sólo un arma, él no podía liberar el furioso ataque de la ametralladora Gatling con armas contundentes. Con sólo el cuerpo normal y un hacha, él perdería contra Buu Buu.

Pero ese hombre puso el sombrero sobre sus ojos, la sostuvo con una mano, y no dio un solo paso atrás.

—Pero es exactamente por eso que no quiero invitarlos a sus muertes. ¿¡No puedes simplemente concederme mi egoísmo!?

Con esas palabras, un espléndido pilar de fuego hizo erupción. Provenía de Ola de Calaveras y su hacha. El arma de huesos y el Esqueleto de la misma substancia estaban siendo usados como leña para crear un terrible fuego del infierno rodeándolo.

—Esto no debería ser tan sorprendente. El fósforo en los huesos humanos se quemará. Creo que hubo un tiempo cuando se decía que esta era la fuente de los mitos de los Hitodama. Aunque las teorías menos creíbles sugieren cosas como plasma y gas metano.

Y el fósforo era increíblemente tóxico. El fósforo blanco usado en la teoría del Hitodama y el veneno de rata era letal con sólo 50 mL. Por supuesto, no alcanzaría ese nivel con sólo quemar unos huesos, pero Ola de Calaveras no eran unos simples huesos. Él tenía la habilidad de controlarlos y volverlos en un gran poder.

Increíble calor y humo tóxico.

Si golpes físicos no eran suficientes, él añadiría más a sus ataques hasta que las muchas formas de sufrimiento finalmente derrotaran a su poderoso enemigo.

—Ninguno de nosotros quiere alargar esto innecesariamente.

Dentro de las llamas, el hombre levantó el hacha gigante.

—¡¡Así que terminemos esto ya, rompecorazones!!

15

Cualquier batalla tenía una sola conclusión.

No había otra forma de describir esa batalla final.

16

Era una vista espectacular.

Llamas brutales y humo venenoso. Pero el Orco Ibérico no usó ningún truco. Justo como usar la presión de un puño para apagar la flama de una vela, su gigante Arma Brillante barrió con todo.

Pero había sólo una persona quien le dio la espalda a la alegría de esta victoria.

Alice dejó Buu Buu Landia y revoloteó por el bosque. Esas Hadas del tamaño de una palma estaban al fondo de la cadena alimenticia, así que esa clase de notables movimientos podían fácilmente reunir la atención de varios depredadores. Pero en su vestido violeta, Alice nunca dejó de buscar a pesar del peligro.

—Estoy bastante segura que fue por ahí…

Ese monstruo solitario debía haberse preocupado por todos más que alguien más, pero nadie se había dado cuenta de sus verdaderas intenciones.

Pero ella no lo dejaría permanecer solo. Las Hadas siempre pagarían sus deudas. La villa entera se había unido con Buu Buu y él había salvado a la hermana de Alice al igual que a Alice en sí, pero ella no podía menospreciar a su otro salvador.

—¡¡Sé que voló en esta dirección!!

Al final de su peligrosa búsqueda, Alice, en sus cuatro alas, finalmente lo encontró.

—Cielos, eso sí que fue un vuelo. Aunque completamente no había pedido uno. Buu Buu realmente sabe cómo hacer un gran golpe.

Con su arma y cuerpo perdidos, él no era más que un esqueleto usando un sombrero de vaquero. Él se sentó en la tierra negra debajo de los árboles.

—¿Pero qué te trae aquí, pequeña jovencita? ¿Por qué querrías visitar a un odiado perdedor como yo?

—Ah…Aah…

Ella mordió sus pequeños labios, pero no tenía caso. Ella no podía suprimir los sollozos.

—¡Uuuuuuuuuuuh! ¡¡Uuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuhh!!

—Vamos, alto. No llores. ¡Necesitas dejar de llorar! No hubo un villano aquí. Eso fue sólo dos hombres haciendo chocar los conflictos de sus elecciones en contra. ¿De acuerdo? Hay tres cosas que en verdad no puedo soportar: espuma de poliestireno, herramientas de odontología y niños llorando. Así que por favor. Te lo suplico. ¡¡No puedo escapar con sólo una cabeza!!

—Pero…entonces…tú serás…

—No se puede evitar. Ya me había dado cuenta, pero un fantasma aferrándose del pasado y los vivos caminando hacia el futuro simplemente no se van a llevar bien. Estoy seguro que ellos continuarán incluso si saben qué tan increíblemente peligroso es.

Sin embargo, Ola de Calaveras había tratado de llevarse el Arma Brillante de Buu Buu y de robarles su camino hacía el Sabio. …Verdaderamente era egoísmo de su parte. Cuando él se encontró a un novato atrapado entre un callejón sin salida del Laberinto y un poderoso enemigo, él sacaría su espada y precipitaría a pesar de haber habido cosas más racionales que él podría haber hecho. Esa era una tonta pero noble emoción humana.

Él era un Esqueleto que le dio vida la Piedra del Sabio.

Él era Ola de Calaveras, el océano blanco que había trascendido la vida y la muerte.

Pero él también había nacido como un humano.

—Esto no va a ser fácil…

Como sólo un esqueleto y un sombrero de vaquero, ese hombre miró hacia el cielo azul mientras halaba. Pero en lugar de hacía Alice en frente de él, él parecía estarle hablando a alguien en una lejana distancia.

—Decidiste caminar seguir caminando sobre tus dos pies. Así que prepárate y asegúrate de protegerlo todo hasta el final, Buu Buu.

Las Noticias En Vivo de la Longeva Elfa Real Sibyl☆

¿El Lugar de un Extraño Ritual? ¡¡El Misterio de Buu Buu Landia!!

¡Hola! Hoy, creo que me acercaré a estas misteriosas ruinas que repentinamente aparecieron en lo profundo del bosque.

Le pregunté a las Arpías y a la Thousand Dragon que viven en la zona, y dijeron que esta zona era originalmente un bosque vacío. No tienen idea de cuando tal instalación tan grande fue construida o cómo repentinamente se convirtió en ruinas.

¿Quién lo hizo, por qué y cómo terminó tan derrumbado?

Con esa instrucción finalizada, demos un paso adentro. *Tragar saliva*.

Después de caminar por el arco colapsado, encontré una misteriosa fuente. ¿Hay una estatua con rostro de cerdo destruido a la mitad hundiéndose? Veo restos de un artefacto que parecen mucho como las vías de un carro visto en minas. Esto realmente me está poniendo nerviosa. ¿Hubo alguna clase de gran accidente aquí? Parece que incluso hay más adelante, pero la puerta interna está cerrada. Creo que me esforzaré bastante y la subiré. ¡¡Kh, es en momentos como este cuando realmente odio medir sólo 150 cm de alto!!

De acuerdo, estoy por encima…¿¡wah!?

¡Hay h-h-h-h-huesos! ¡Justo por el muro hay una increíble cantidad de huesos! Ah, am, amm, al sólo contar los esqueletos…¡ahh, ¿son demasiados para contar?! ¿¡C-cuántas personas murieron aquí!?

¿Qué diablos pasó aquí? ¿Buu Buu Landia fue el lugar de rituales llevados a cabo por alguna clase de dios maligno tenebroso? ¡Ah, ¿ahh?! ¡Y más importante aún, ¿seré capaz de salir con vida de aquíiiiiiiiiiiiiiii?!

 

[1]Como odio no tener el raw para esto y saber en sí que dice, pero palabras como duck face (cara de pato) está en esa oración
[2]MVP Jugador Más Valioso
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: