Capítulo 1: Una Nueva Dragon Eater

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4, Parte 5, Parte 6, Parte 7, Parte 8, Parte 9, Parte 10

1

Los humanos habían construido una base para ellos mismos en el mundo de Ground’s Nir. La llamaban la posada del pueblo. El pueblo era sólo un lugar temporal construido para las necesidades que las personas necesitan en su vida, y para prepararse para sus aventuras. Para bien o para mal, era un lugar sin estado. Todos los humanos de la Tierra se reunían en este lugar para explorar el Laberinto, y sus ideas de mundo de fantasía diferían.

—Esas personas están muy equivocadas.

Las ropas de las chicas tenían algunos cambios menores del nuevo equipo destinado a aumentar sus Parámetros.

Dentro de una taberna con una posada encima como una segunda cuchara de helado, la Bruja Blanca Philinnion, una joven mujer con lentes y cabello rubio esponjoso, ya estaba quejándose en medio del día. Todas sus ropas eran blancas, desde su sombrero puntiagudo de bruja y capa partida hasta el suéter que contenía unas enormes tetas apretadas entre sus tirantes, pero ella no tenía problemas en girar algo de espagueti y salsa de carne en su tenedor.

—Reunimos lo que sea que necesitamos, y el resultado puede parecer extraño cuando tratamos de reproducir algo de la Tierra usando materiales de Ground’s Nir. Entiendo eso. ¡Pero, ¿qué le pasa a esas personas?! ¿Están obsesionados con la nostalgia o son fundamentalistas de alguna clase? ¡¡Ni siquiera sé cómo llamarlos, y no estoy interesada en descubrirlo, pero necesitan callarse sobre cómo nadie se bañaba o usaba detergente para lavar sus platos durante la verdadera edad media!! ¡No vinimos a este mundo para usarlo como un ren faire gigante, así que dejen de tratar de forzar esa cosa asquerosa al resto de nosotros! ¡¡Un completo extraño comenzó a hablar del problema con mis lentes!!

—*Sorber*, *sorber*, ¿*sorbeeeeer*?

—¡Y, Hermelina, ¿por qué estás comiendo así mientras miras con asombro?!

Philinnion se erizó y gritó, pero la Sacerdotisa de Combate con corto cabello verde, y una túnica de sacerdote con una falda pegada (y un espacio abierto para sus pechos, a pesar de que era plana) no parecía perturbada.

—Porque se supone que sorbas el curri udon, tonta.

—Está salpicando por todos lados. Estoy trabajando muy duro para mantenerme limpia con esta salsa de carne, ¡pero aquí estoy, siendo golpeada por una tonelada de disparos perdidos enfrente de la mesa!

—*Sorber*. ¡Oye, camarera! Tráigame otro té de cebada frío. ¡El curry tiene mucho picante, por lo que, necesitan mezclarlo con un poco de mentsuyu!

—Si todo esto está permitido, ¿por qué tengo que ser abordada por esos extraños sudorosos al otro lado del camino? ¿¿¿Estoy simplemente produciendo demasiadas feromonas sexis???

—No interpongas tus bragas por encima de sus tonterías. Estamos hablando de esos entusiastas de mierda que se la pasan adentro, que ni siquiera les importa ir a aventuras, ¿cierto? Nada de lo que esos fenómenos sobre ti mientras se cagan al costado del camino puede cambiar lo que el mundo en su totalidad piensa, así que, no dejes que te moleste.

—¡De acuerdo, eso es pasar el límite sin importar de dónde eres! ¡¡Estoy tratando de comer!!

La Señorita Salsa de Carne comenzó a perder su apetito, pero la Señorita Curry de Udon era más ruda. Esa grande y fuerte sacerdotisa podría haber sido del tipo que le iría muy bien en una escuela de chicas.

Entonces la Espadachina Santa Beatrice llegó en su armadura roja y minifalda blanca. Ella también usaba una tela gris hecha de jirones que usaba como capa mientras se acercaba a la mesa de Philinnion y Hermelina.

—Camarera, yo tomaré un té chai.

—Oye, Beatrice, las especias de aquí no son muy buenas. Este curry udon es bastante decepcionante.

—Es lo mismo en todos lados ahora. No tengo suerte sin importar a donde fuera. Los Pimientos Impactantes Hormigueantes se han acabado en todas partes. Supongo que todos están detrás de lo mismo. De acuerdo.

—Whoa.

—¿¡Dbwah!?

Beatrice jaló una silla en la misma mesa, Hermelina educadamente agachó su cabeza, y la lenta reacción de Philinnion hizo que le golpearan la parte de atrás de la cabeza con un Arma Brillante que lucía como un tronco o una viga de metal.

El compañero de la Espadachina Santa ya no era un estoque. El Arma Brillante que ahora llevaba en su espalda era la amada arma contundente gigante del Orco Ibérico, pero…

—Oye, Beatrice, ¿todavía no te acostumbras a esa cosa gigante? ¡La sacudes con tu espalda cada vez que te doblas o te giras!

—…

—Oh, lo siento, lo siento. Philinnion, ¿estás bien? Sólo pareces estar crispándote con tu cara en un plato lleno de salsa de carne. Eres una chica, así que no deberías atragantarte de carbohidratos tan codiciosamente.

—¡¡Bwah!! *Jadeo*, *jadeo*. ¡B-Beatrice, no voy a guardar rencor porque soy una hermosa, amable, lista, fantástica, muy capaz y completamente perfecta joven mujer, pero has estado haciendo demasiadas sacudidas horizontales últimamente! ¡Esta es la quincuagésima novena vez!

—Eso es bastante preciso para alguien que dice que no tiene rencor…

Ahora no era el momento de llamarla una elegante Bruja Blanca con inmaculado sombrero blanco, capa y un suéter que expone algo de piel. El rostro entero de Philinnion parecía como la de un comediante después del chiste de que le arrojen un pastel, y sus lentes lucían bastante cómicos.

Beatrice removió el arma (la cual rivalizaba su altura) de su espalda, y la apoyó contra el muro. Ella comenzó a hablar mientras miraba a Philinnion, quien estaba limpiando su rostro con una toalla húmeda, ya que ella no era del tipo que dejaría que las apariencias se interpusieran en el camino de la necesidad.

—Así que. ¿Qué deberíamos hacer al respecto de los Pimientos Impactantes Hormigueantes?

—No tiene caso ir al Laberinto sin esos. La información que obtuvimos a cerca de necesitarlos para convocar al Dragón Legendario parece legitimo.

No deben olvidar.

Beatrice, Philinnion, Hermelina, y todos los otros humanos de la Tierra continuaban aceptando los muchos riesgos de aventurarse en Ground’s Nir, para que así pudieran repetidamente explorar el Laberinto, derrotar a los Artilugios los cuales estaban basados en plantas y animales reales, reunir Tesoros de los cofres, y ganar varios Puntos de Experiencia para aprender Magia nueva. Querían tecnología más allá de las capacidades de la ciencia de la Tierra para causar una revolución en los campos de la ultima tecnología como semiconductores o la genética, para reinar dentro de la intensa competencia tecnológica. …Aunque, estas tres estaban más interesadas en detener las nuevas tecnologías que conducirían a la humanidad a la destrucción que en seguir la misma caótica competencia excesiva.

Con el Señor del Inframundo y los Orcos Ibéricos rojos, ellas habían superado muchas amenazas que fácilmente habrían eliminado toda la vida en Ground’s Nir, e incluso los 7 billones de humanos en la Tierra, pero la historia no se había detenido después. Los humanos todavía vivían fieles a sus deseos, y ya fuera que quisieran adelantarse o obstruir el progreso, no podían permitirse dejarse ser dejados atrás del tiempo.

—Una semana, —dijo Beatrice mientras jugaba con los extremos de su capa gris. —Incluso si tomamos una estimación más larga, necesitamos obtener algunos Pimientos Impactantes Hormigueantes y derrotar al Dragón Legendario en una semana.

—Haaa. Parece que ya no podemos quedarnos sentadas y esperar a que las cosas se mejoren.

—Sí, pero, ¿exactamente cómo vamos a tratar este asunto?

La chica de cabello rojo y plateado tomó su taza de té chai que una Sirvienta Mesera coqueta llevó en una bandeja, lo olfateó, y entonces lo probó al lamer la superficie con la punta de su lengua.

—Ya veo… El pimiento definitivamente es viejo. Si no produce algo como un hormigueo.

—A pesar de que las personas sólo están tratando de conseguir Pimientos Impactantes Hormigueantes. Parece que los precios de especias completamente irrelevantes han aumentado junto con él. Quizá alguien está esparciendo mentiras sobre todos los ingredientes acabándose, y quizá los chefs han comenzado a comprarlos como repuesto para Pimientos Impactantes Hormigueantes. …Además, está afectando a mis ingredientes para Mezcla también, por lo que Pociones de Recuperación podrían convertirse un objeto de inversión dentro de poco.

El agujero negro formándose alrededor del popular pero escaso Pimiento Impactante Hormigueante estaba tragándose a otras especias y hierbas al punto que podría afectar a los métodos de curación de vida o muerte usados en el Laberinto. No era un asunto de risa a este punto.

Beatrice regresó la taza de suave té chai al platillo.

—No podemos quedarnos sin hacer nada. Tenemos una semana. Tenemos que encontrar una manera de tener en nuestras manos una garra del Dragón Legendario a tiempo.

—No hay señales de que sus colmillos estén en el mercado. Si alguien ya los consiguió, esperaría que eso fuera el objeto principal a venderse por una cantidad exorbitante en el Intercambio de Dinero Real. —Hermelina, con la parte de su traje abierto en su pecho, sonaba exasperada, y dio un sorbo de su té frío. —El método para convocar al Dragón Legendario ha sido confirmado en Capturas de Pantalla y video. Tuve a un subordinado analizándolas, y no eran falsas.

—Así que sabemos cómo convocarlo, pero, ¿todos los que ya lo intentaron, adelantándose a nosotras, fueron derrotados, y tuvieron que hacer una retirada apresurada?

Sobrevivir para pelear otro día contra un poderoso enemigo del cual no tenías información era señal de experiencia. Pero ese conocimiento se sentía desperdiciado para Beatrice ya que no podían encontrar ningún Pimiento Impactante Hormigueante que necesitaban para intentar el desafío. Ella estaba dispuesta a pagar con los engranes que usaban como dinero, por lo que, que quería que, quien quiera que los tuviera, se los vendiera en lugar de ir a acumularlos innecesariamente. Aunque sabía que decir eso sólo comenzaría una pelea.

—No puedes obtener Pimientos Impactantes Hormigueantes en el bosque como es lo normal, ¿cierto?

—Crecía normalmente lo suficiente no hace mucho tiempo, pero fue tan bruscamente sobreexplotado que la planta Break News se molestó, y comenzó a cazar a los cazadores de plantas. Ir a recoger unos ahora mismo descuidadamente sería suicidio si me lo preguntas.

…Ahora, Philinnion (cuyos sujetadores acentuaban las líneas de sus pechos, y cuyos shorts acentuaban las líneas de su trasero) sabía cómo derrotar a la más grande de las Mandrágoras, pero ya que ella no lo intentó, ella debía haber esperado encontrar algún Pimiento Impactante Hormigueante incluso si ella no se encargaba de Ileana.

Beatrice respondió mientras descansaba su cabeza en su mano con el codo rudamente apoyado sobre la mesa, lo cual nunca se le permitiría en el Palacio Mágico Independiente en Tokio.

—Entonces, ¿sólo podemos seguir buscando ahí en la posada del pueblo?

—Pero ya fuimos a todas las tiendas, ¿no? Y, sin embargo, no hemos encontramos ningún Pimiento Impactante Hormigueante.

Hermelina sonaba exasperada, pero Beatrice levantó el dedo índice de su otra mano, e hizo un guiño.

—Entonces sólo tenemos que buscar afuera de las tiendas normales, ¿no? Hay una última opción que ninguna de nosotras quiere intentar porque es una jodida molestia.

—Agh. ¿Quieres decir que tenemos que usar ese lugar? En serio, en serio quería salvar eso para lo último.

La Bruja Blanca Philinnion era una especialista en la curación, quién utilizaba una gran variedad ingredientes para Mezcla, por lo que este tenía que ser un lugar horrendo si le hacía palidecer.

Pero la Espadachina Santa en general no tenía miedo, por lo que, dio su respuesta.

—El Laberinto de Mercado de Pulgas. Vayamos al mercado negro de la posada del pueblo, el cual se ha esparcido tan caóticamente que nadie sabe su extensión completa☆

2

El Laberinto de Mercado de Pulgas.

Había comenzado con comerciantes y vendedores ambulantes pregonando sus mercancías en el costado del camino porque les faltaba el dinero para establecer una tienda real. Todos casualmente estiraban una tela, y hacían sus negocios ahí. Si las cosas pintaban mal, podían rápidamente agarrar sus cosas e irse, por lo que productos extraños y bienes robados eran comunes. El mercado entero se expandiría y reduciría como una ameba cuando vigilantes voluntarias trataran de detenerlo, por lo que, no había una ubicación fija para una tienda en especifico. Todo esto había resultado en una de las más sombrías y más peligrosas zonas de la posada del pueblo.

Generalmente cubría las afueras del noroeste de la posada del pueblo, pero…

—¿¡Hyah!? ¿¡P-p-por qué un Minotauro musculoso y Ciclope están caminando en la seguridad de la posada del pueblo!?

—Esos son familiares domados por un Convocador o un Domador. Pueden lidiar con ventas automáticas sin su amo, por lo que, los humanos pueden hacer toneladas de dinero sin levantar un dedo.

Hermelina sonaba exasperada mientras observaba a los No-humanos pasando a su lado.

También escucharon que la Reina Hada Strigona, una de los Break News, usaría el cómo ella era visualmente indistinguible de una chica humana para despreocupadamente visitar la posada del pueblo, ir caminando comiendo bocadillos hechos por humanos, y disfrutar el entretenimiento de la posada, pero ella era un extremo valor atípico.

Beatrice también escuchó que el intercambio con familiares no era tan confiable. Era bueno siempre y cuando el repetir el mismo proceso se volviera una gran ganancia, pero si la situación cambiaba en todo, y las ecuaciones anteriores no aplicaban ya, el familiar continuaría haciendo tratos sin sentido, y terminarías en graves números rojos.

Además, también podían escuchar alguna clase de ave gigante gritando encima. La Arpía descansando encima de una torre había olvidado todo sobre su trabajo impuesto, y dejó que sus instintos salvajes la dominaran una vez más.

El Laberinto de Mercado de Pulgas seguía siendo una parte de la posada del pueblo, pero nadie sabía con precisión el diseño, y estaba lleno con vida no-humana mitad salvaje y mitad urbanizada. El nivel de peligro era más parecido al Laberinto que otra cosa.

Todas las puertas y ventanas en los edificios de piedra rodeando esta calle estaban entablados, y vendedores ambulantes de aspecto rudo vendían sus mercancías sobre las telas que habían estirado a lo largo del camino. Una gran variedad de productos estaba a la venta, pero no se veían etiquetas de precios, y nunca sabías cuántos engranes se te quitarían una vez que fueras atrapado en el vórtice de la conversación.

—Agh. Es incluso peor de lo que escuché.

La Bruja Blanca Philinnion con sus lentes, tembló y se encogió para esconderse detrás de Hermelina. Los enormes pechos sostenidos fuertemente entre sus sujetadores se presionaron contra la espalda de la persona plana, pero ella no era consciente de qué tanto eso estaba molestando a la Sacerdotisa de Combate.

Beatrice colocó una mano sobre su cadera, y suspiró mientras cargaba un arma contundente más alta de lo que ella era.

—Así que estamos aquí, pero no parece que alguien nos vaya a decir algo de a gratis. ¿Necesitamos dar pistas de que podríamos comprar algo?

—Espera, Beatrice. Creciste con demasiado dinero a tu alrededor, así que no confío en tus instintos. Si intentas sacar el estilo de palito millonario de Secuencia Comercial, sólo harás que te quiten todo lo que poses. Déjame esto a mí.

—Agh… No creo que podamos confiarle a una oficial de policía, quien usa el hecho de que esto es otro mundo para pasar todo el día en el casino. N-no nos vamos a encontrar en un escenario siendo subastadas para mañana, ¿o sí?

—Si que tienes una gran imaginación, Philinnion. ¿Tu ciclo menstrual está fuera de control o algo así?

—¿¡Bff!?

—¿Y quién dijo algo sobre construir relaciones desde cero? Ya tengo a alguien de mi equipo de policías aquí. Comencemos hablando con ellos.

3

—¿J-j-jefa? ¡No puede simplemente caminar hacia mí así!

La chica de coletas rosa sentada en una sábana vívidamente colorida, en una forma verdaderamente afeminada, frenéticamente ondeó sus manos. Ella era la Porrista Alquimista Huldra. Su top sin mangas dejaba a sus hombros y ombligo desnudos, y su minifalda plisada dejaba expuestos sus muslos casi hasta la base. Su apariencia en este mundo era tan exagerada que su comportamiento coqueto parecía algo artificial.

Huldra condujo a las tres chicas a la brecha entre dos edificios de piedra antes de decir algo más.

—Vamos, ¿qué está haciendo aquí en medio de mi trabajo encubierto? ¿Es esta una inspección sorpresa porque estaba preocupada de que su subordinado coqueteara con corruptos mientras esta de encubierto?

—Descubriste donde quieres marcar una línea. Oficialmente no somos parte de la policía, después de todo. …Sólo quiero algo de información. Encontrar Pimientos Impactantes Hormigueantes en el mercado normal ahora es una tarea estúpida, pero, ¿qué tal aquí? ¿Has escuchado de si la venden en algún lado?

—Oh, hay cientos de rumores, pero probablemente terminara con algunas hierbas malas que alguien corto de la tierra de por aquí.

Huldra cubrió la parte inferior de su rostro detrás de sus pompones, y les dio una mirada desde abajo. Ella tenía una tendencia hacia esa clase de coqueteo que una chica de verdad realmente nunca haría.

—No he visto ningún Pimiento Impactante Hormigueante en el Laberinto de Mercado de Pulgas. Pero eso en realidad podría ser una pista importante.

—A qué te refieres con-…Espera, no me digas. —Beatrice, en su armadura roja y minifalda blanca, comenzó a decir algo, pero se detuvo. —Alguien está cortando el suministro.

Huldra le guiñó un ojo.

—Es lo mismo a no jugar tus cartas para molestar a otros jugadores en un juego de Sietes. Imagino que alguien compró todos los Pimientos Impactantes Hormigueantes para elevar el precio. Claramente algo está sucediendo cuando no puedes encontrar nada en los mercados normales y el mercado negro de la posada el pueblo, o en el bosque alrededor del pueblo. ¿No es mejor asumir que alguien lo hizo de esta manera?

…Por supuesto, malentender esta situación podía conducir a inventar una teoría conspirativa inexistente, y llegar a odiar a un enemigo que nunca existió en primer lugar, pero Hermelina y Huldra eran investigadoras profesionales. Beatrice decidió confiar en los sentidos de ellas esta vez.

Y, si ese era el caso, la situación podría no mejorar después de esperar una semana o incluso un mes completo.

Lo cual quería decir…

—Necesitamos llegar a quien sea que los está reuniendo para hacer que los vaya entregando. Necesitamos una garra del Dragón Legendario, así que este no es el momento de estar de acuerdo con alguien que está tramando un plan para volverse rico de manera rápida.

—Pero, Beatrice, ¿cómo hacemos eso? No tenemos idea de quién es esta persona.

—Dudo que esta persona codiciosa responderá incluso si aceptamos a pagar el precio que pide actualmente. Pueden esperar, y el precio se doblará, así es lo que hará. Hasta el momento preciso en el que el precio comience a caer, claro está. Si vamos de acuerdo a ello, nuestro límite de una semana se acabará antes de que lo sepamos.

Acabar con el y tomar los pimientos siempre era una opción en este mundo, pero hicieron eso de lado ya que no sabían qué tan poderosa era esta persona. Nunca podrías tomar el Intercambio de Dinero Real a la ligera. En Ground’s Nir, era frecuente el caso que una agencia de inteligencia con varios al Nivel Máximo estaban tramando algo con el fin de reunir moneda extranjera. Además, ellas no podían negociar o pelear hasta que supieran quien era esta persona. No tenían tiempo de quedarse sentadas.

Beatrice jugó con su capa gris, y reunió sus pensamientos.

—¿Recuerdas cuando algo así pasó antes, Hermelina? Un tonto subastador que soñaba en ser un billonario reunió todas las llaves especiales desechables para abrir los cofres del tesoro de cristal en la jaula de Cristal 99 del Laberinto. ¿Recuerdas cómo lidiamos con eso?

—Eso no fue muy bueno para nosotras, ¿o sí?

Hermelina suspiró exasperadamente, pero la mirada en su rostro mostraba que ella estaba disfrutando esto. Ella decidió ayudar con la mirada de una pequeña niña quien pensó en una buena broma.

—Entonces tenemos tres días hasta que los efectos se muestren por su cuenta, ¿cierto?

—Tres días…

Tenían una semana, por lo que eso era efectivamente la mitad de su tiempo.

El tiempo no sería desperdiciado, pero…

—Esos tres días son necesarios, y perderemos la semana completa si no hacemos esto. Además, no tenemos nada más que hacer mientras esperamos a que los efectos se vayan esparciendo, por lo que, deberíamos regresar a la Tierra, y recuperar nuestra fuerza.

4

El Palacio Mágico Independiente, Tokio, estaba en la zona más lujosa, pero los kilómetros de la tierra habían sido comprados y la residencia gigante construida para una sola chica. Algunos lo llamarían el lujo definitivo, y otros lo llamarían una prisión lujosa.

Había un mirador en el mero centro del césped bien cuidado. Después de dejar la Puerta, una chica de coletas negras en un vestido rojo dejó que el cansancio le golpeara, y se arrojó así misma en una bañera al aire libre cubierta por el techo de ahí.

Ella no removió nada de sus ropas, y ella no le importaba si su cabello brillante se empapaba.

—Miladi, bienvenida a ca- ¿¡gyaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhh!? Su vestido, su joyería, su cabello, ¡Oh, ¿dónde se supone que siquiera empiece?!

—Hola, Haruka. Ya regresé. *Burbuja*, *burbuja*, *burbuja*.

—Sí, regañarla es lo primero. ¡Deténgase, miladi! ¡¡Soplar burbujas es grosero!! ¡¡No es usted un niño travesó bebiendo de un popote!!

La chica regañándola era la más joven de las tres hermanas sirvientas, y su pequeño tamaño no proporcionaba mucha intensidad.

Una luz tenue se estaba reflejando en el pecho de la chica en vestido rojo.

Este no era su hard key modelado a partir de un estoque.

Estaba más crudamente diseñado.

—No hay nada en absoluto para hacer.

Ella flotó sobre su espalda en la bañera redonda que estaba diseñada para burbujas y chorros, y ella habló flojamente mientras sus ropas se hacían muy transparentes.

—Por tres largos días. Ser sorprendida con un largo fin de semana es un problema de alguna manera. Simplemente tienes demasiado tiempo.

Quedarse en Ground’s Nir por largo tiempo gradualmente causaba problemas con tu reloj interno y nervios autonómicos, por lo que, yacer en una cama era bastante útil para regresar a modo neutral. ¡Pero eso no ayudaba para el problema del aburrimiento! Las adolescentes generalmente tendrían sus horarios llenos, y se pondrían ansiosas cuando tuvieran que esperar.

La chica mejor educada colocó un dedo en su delgado mentón.

—Oh, ya sé. Si no tiene nada que hacer, ¿por qué no hace algo de papeleo? Iroka Onee-chan hace tanto como puede, pero hay una cierta cantidad que necesita que usted lo mire y firme.

—Agh, guhhh, buhhh.

Su refutación dejó los límites del lenguaje humano.

A pesar de que eso podría haber sido lo más lógico e inteligente de hacer, nadie quería usar su largo fin de semana de esa manera.

Ahí fue cuando un tintineo electrónico sonó. Provenía del teléfono a prueba de agua flotando en la bañera junto con la chica en vestido rojo. Todavía flotando como una medusa, ella rápidamente tocó algo con el teclado.

—Oh, qué inusual. ¿Rusalka? No es frecuente que me contactes.

—Estoy en Tokio ahora mismo.

Eso realmente era inusual.

Rusalka era casi inseparable de Gruagach, pero ella no veía frecuentemente a esa amada hermana mayor en el mundo real, ya que ella viva en una zona rural, y Gruagach vivía en Tokio. Era por eso que ella quería asegurarse de disfrutar su tiempo con Gruagach mientras estaba en Ground’s Nir.

Entonces ella le envió el siguiente mensaje a Beatrice.

—Sé que este realmente no es el momento, pero estoy en un viaje escolar. Estoy harta de todas estas actividades en grupo estrictamente acompañadas, así que pasaré mi tiempo libre con Onee-sama. Como sea, ¿podemos visitarte ahí? El gobierno no te deja salir, ¿cierto?

Con eso, la situación cambió en menos de 15 minutos.

—*S-sollozo*. Miladi finalmente tiene amigas de su edad…

—…

La más joven de las tres hermanas era demasiado emocional para soltar su pañuelo, pero la chica en vestido rojo mantuvo sus emociones bajo control, y se juró hacerla pagar después a la chica por asumir que ella no tenía amigos. Por un lado, ella había pensado en Haruka en sí como una amiga, con la que ella había compartido buenos y malos momentos. Además, esto parecía etiquetar a la doncella del santuario rubia con lentes con remolinos y la mujer con lentes en falda entallada como demasiado grandes para ser de “su edad”, por lo que el comentario era devastador para cualquier involucrado.

Ella tenía tres visitantes incluida Rusalka. Las otras dos eran Gruagach, una chica de clase con largo cabello castaño ondulado, y Wildefrau, una chica que parecía una muñeca japonesa de cabello negro, con un estilo de traje punk que incluía un parche. Estas dos frecuentemente eran más vistas alrededor de la Oficial de Policía Hermelina. …La chica de vestido rojo no había tenido muchas oportunidades de encontrarse con ellas en Tokio, por lo que ella todavía tenía problemas para encajar sus nombres con sus rostros. Los nombres todavía llevaban las apariencias de Ground’s Nir a la mente en primer lugar.

En cuanto a Rusalka en sí…

—¿Q-qué? No puedo evitarlo, soy muy pequeña. Y estoy aquí en un viaje escolar, así que, am, traigo mi uniforme.

Ella era más pequeña de lo esperado.

Ella vestía un uniforme de marinero simple, que lucía sin modificar fuera de la reducción en largo de la falda sólo un poco. El cabello café rojizo de la chica fue jalado a la fuerza hacia atrás para formar un moño.

En Ground’s Nir, ella tenía el raro Trabajo de Noble Bailarina, ella era una de los Niveles Máximos que se especializaban en el viento, y ella vestía un leotardo con armadura plateada y botas añadidas. Ella aparentemente tenía un cuerpo perfecto para gimnasia en la Tierra también.

Ella comenzó con algunas extrañas excusas, pero eso podría haber sido porque ella no estaba acostumbrada a ver a la chica en vestido rojo aquí en la Tierra. O quizá ella estaba abrumada por la escala del Palacio Mágico Independiente. A diferencia de Gruagach, quien había nacido en riqueza, y Wildefrau, quien había gastado dinero sucio como agua gracias al patrón apoyándola, Rusalka tenía los sentidos financieros de una estudiante normal.

Mientras tanto, la chica parecida a una muñeca japonesa puso una mano sobre su cadera flaca, y suspiró desde su pequeña nariz.

—Hm, parece que esto cuesto más que esa estación de televisión que vimos antes.

—Espera, ¿puedes ver los paisajes de Tokio siempre que quieras?

—Cuando vives aquí, realmente nunca tienes la oportunidad de ir a la torre de transmisión o domo de estadio. Nadie quiere desperdiciar su tiempo libre dando un tour al Edificio de la Dieta Nacional o a la Suprema Corte.

¿Así era cómo funcionaba? Era difícil para la chica en vestido rojo saberlo, ya que ella no podía dejar el Palacio Mágico Independiente en absoluto.

De hecho, Haruka debía haber estado muy emocionada porque ella comenzó a preparar algo de té frío y galletas en el jardín. El conjunto de té estaba traqueteando mientras lo cargaba.

Fue la Presidenta del Consejo Estudiantil, con su cabello castaño ondulado, cuyos ojos se abrieron ampliamente cuando ella probó el té.

—¿Oh? Esto es muy bueno. Puedo aprender de esto.

—¿Lo es, Onee-sama? Hm, no puedo saber la diferencia entre las hojas de estos tés lujosos y de los normales…

—No te preocupes. No deberías notar una diferencia porque no la hay. Las hojas de té y conjunto de té pueden ser compradas en tiendas de comida importada y tiendas en línea. Podrías decir que todo eso es neutral.

—¿Neutral?

—Sí. —La Presidenta del Consejo Estudiantil elegantemente se rio mientras le explicaba a la pequeña chica gimnasta. —Al usar ingredientes caros como el caviar, Foie gras, aleta de tiburón o cerdo ibérico, puedes hacer tu comida el parece lo bastante lujosa. Incluso si sólo estás haciendo gyudon o hamburguesas. Pero usar ingredientes completamente neutrales y herramientas, y, sin embargo, producir un sabor mucho más especial, es la prueba de una verdadera habilidad. Además, podemos sentirnos más tranquilas si servimos ingredientes normales. Esa sería la manera de ella de mostrar amistad.

—Ohh.

—Cuando se le sirve a un invitado, es de educación dejarlos disfrutar su comida o bebida. No puedes atemorizarlos con algo que parece demasiado lujoso o hacerlos parecer que te enojarías si no elogias el sabor.

—¿Quieres decir que las sirvientas de aquí son más increíbles de lo que parecen, Onee-sama?

—No, Rusalka, estoy diciendo que exactamente son tan increíbles como lo parecen.

—M-me halaga, —dijo Haruka mientras se ponía tímida por todos los cumplidos.

La chica parecida a una muñeca japonesa parecía más interesada en las galletas que en el té, por lo que, ella comenzó a comerlas después de cargarlas con queso y pequeños peces cocinados con aceite.

—Ahora que lo pienso, escuché que una cierta Break News estuvo dentro de la posada del pueblo de nuevo.

Una de las cejas de la chica en vestido rojo se crispó hacia arriba por eso.

—…Bueno, eso no es muy sorprendente. Las Hadas parece que usarían el rocío de la mañana y el néctar de las flores para sustento, por lo que, probablemente ella tomó todos esos lujos humanos.

—¿Hm? Pero, Onee-sama, sé que la reina luce humana, pero, ¿realmente puede comprar cosas como nosotras? Eso no parece tener sentido…

El té helado parecía menos apropiado y formal que té caliente, pero las chicas lo disfrutaron en formas diferentes.

La Presidenta del Consejo Estudiantil cerró sus ojos mientras sorbía de él, la muñeca japonesa necesitó un popote para beberlo, y la chica gimnasta estaba más interesada en las diferentes variedades de cubos de azúcar que en lugar del té en sí. Por último, la chica en vestido rojo sólo bebió de su vaso como era normal.

—Haaa. No puedo evitar relajarme una vez que vuelvo a la rutina usual, —dijo la chica en vestido rojo cuando ella removió el borde del vidrio transparente de sus labios. El comentario casi parecía deslizarse cuando ella bajó su guardia. —A pesar de que este realmente no es el momento para ello.

5

Mientras tanto en Ground’s Nir.

Había un boletín de anuncios en el muro de una taberna en la posada del pueblo humana.

—De acuerdo, son 100 de ellos. Eso suena como un buen lugar.

—Tengo que decir que esto es una receta de Mezcla impresionante. Incluso si es completamente inventada.

La Bruja Blanca con un sombrero puntiagudo y lentes, y la Sacerdotisa de Combate con su apertura de su traje abierta para sus pechos planos estaban discutiendo el volante que habían creado.

Beatrice, Philinnion y Hermelina necesitaban al Dragón Legendario, uno de los Artilugios de relojería encontrándose vagando en el vasto Laberinto, pero ese elusivo enemigo no podía ser encontrado de manera normal.

Ellas necesitaban algo de Pimientos Impactantes Hormigueantes para atraerlo, pero alguien aparentemente predijo esta demanda, y los compró todos.

Sin otro lugar para obtenerlos, esas tres tenían que tener de objetivo los Pimientos Impactantes Hormigueantes que ese Individuo X estaba juntando. Y ya que no sabían quién era ese individuo, tenían que hacer que esa persona dejara su suministro en lugar de sólo ir y robarlos.

Pero, ¿cómo podían hacer eso?

Sólo tenían que esparcir la siguiente información:

Los Pimientos Impactantes Hormigueantes ya no son necesarios.

Una nueva forma de atraer al Dragón Legendario ha sido descubierta. ¡¡Hay una forma más simple para cumplir los Requerimientos de Encuentro!!

—Es algo asombroso que esto es completamente inventado.

—¿Verdad? Bueno, requiere Mezclar una improbable variedad de ingredientes organizados en algo parecido a un anillo de rompecabezas donde poner una cosa en orden mueve algo a un orden diferente, por lo que, dudo que alguien tenga un producto terminado que puedan probar en el Laberinto dentro de poco.

Sólo necesitaban ganar algo de tiempo.

Siempre y cuando la desinformación causara que el precio en el mercado de los Pimientos Impactantes Hormigueantes colapsara.

—Los Pimientos Impactantes Hormigueantes sólo reunieron atención recientemente, pero tiene que costar demasiados engranes para comprarlos todos. Y sólo pagas 1000 engranes para acumularlos porque asumes que puedes conseguir 10,000 de vuelta.

—Una vez que vea el precio caer, y su regreso pudiera caer al 100, 10 o incluso el 1 por ciento…bueno, verá su bancarrota llegar☆ Mientras más invierta en esa comodidad de asumir que pueden recuperar en grande, más la deuda en la que se encontrará.

—Por lo que, es obvio cómo reaccionará: Querrán tirar los Pimientos Impactantes Hormigueantes antes de que el precio baje más. Para reducir la deuda lo más posible. Va a abrir el grifo dentro de poco.

—Jefaaa, —llamada con una voz demasiado dulce. Estaba acompañada por coletas rosas, un top sin mangas que dejaba los hombros y ombligo descubiertos, y una minifalda. La Porrista Alquimista Huldra se estaba acercando con un monto de volantes diferentes en mano.

—Entregué esos anuncios de compra que hizo. “Se busca: Pimientos Impactantes Hormigueantes al precio de 200 Engranes Topacio cada uno.” …¿Está segura de eso? Eso ni siquiera es 1/50 del precio más alto que he visto.

—Está bien, está bien. Honestamente. Es un precio muy alto. Los Pimientos Impactantes Hormigueantes estarán en riesgo como los bonos para un gobierno cerrando cuentas bancarias. Quien sea que los tenga saltará a la oportunidad cuando vea que alguien está dispuesto a comprarlos.

Hermelina y Huldra usaron sus habilidades como investigadoras profesionales especiales para esparcir la información, pero seguía siendo entretenido qué tan rápido la noticia se esparcía. Los de Nivel Máximo probablemente se darían cuenta que la receta de Mezcla era falsa, pero seguían ayudando a esparcir la historia porque querían contraatacar a quien fuera que estuviera acumulando los Pimientos Impactantes Hormigueantes.

Los ojos con lentes de Philinion estaban brillando como los de un niño travieso.

—Jeje. No sé si lo vio como un fondo de inversión o una fuente de moneda extranjera, pero quien sea que estuviera acumulando los Pimientos Impactantes Hormigueantes debe estar llorando ahora. Oh, cómo desearía poder ver la mirada en su rostro mientras dice-

Pero lo que vino después fue más que sólo una impresión.

De hecho, alguien más la interrumpió completamente.

—¿¡Nwooohh!? ¡¡¡A este paso, la burbuja de los Pimientos Impactantes Hormigueantes estallará, y perderé todoooooooooooooooooooooooooo!!!

Las sorprendidas de Nivel Máximo miraron alrededor, y encontrar a alguien en una mesa cerca de la pared, que lucía demasiado pequeña para estar en una taberna. La chica tenía un cuerpo muy diminuto, un rostro juvenil y largo cabello plateado. Las líneas de su cuerpo no desarrolladas eran ocultas sólo por un vestido decorativo de flores y un listón negro. (Y, sí, eso significaba que no estaba vistiendo nada debajo de eso.)

Ella era la Reina Hada Strigona.

Tan pequeña como era, ella seguía siendo una de las paradojas con alma conocidas como Break News.

Hermelina y Philinnion lucían estupefactas.

—Tú…

—Escuché que pretendías ser una humana para comer bocadillos y jugar con los juguetes de aquí, pero ahora lo entiendo. Algo cambió, ¿no es así? ¡Me estaba preguntando cómo conseguiste los engranes que usamos como moneda, pero esto lo explica!

Los pimientos tuvieron que ser todavía cultivados incluso después de que Ileana se molestara, y tratara de detenerlo. Ni siquiera las de Máximo Nivel podían pasar de sus ataques para poner sus manos en la planta. Tenía sentido que otro Break News estuviera detrás de ello, pero esos Break News generalmente no compraban en la posada del pueblo. Causarían un pánico si lo hicieran.

Así que, ¿quién era la culpable que podía hacer ambas cosas?

—Q-quieren decir…

Strigona parecía entender qué estaba sucediendo. Sus ojos temblaron con lágrimas mientras veía los diferentes volantes sostenidos por Hermelina y Huldra.

—¿¿¿¡¡¡Quieren decir que fueron todas ustedes las que destrozaron todo mi duro trabajoooooooooooooooo!!!???

—¡Oh, cállate! ¡Sólo estamos bajando el precio a lo normal después de que lo subieras!

Los ruidosos argumentos no terminaron ahí. Philinnion, quien sabía mucho sobre hierbas, dejó escapar un dulce suspirar antes de unírseles.

—Así que, ¿qué tal si nos vendes lo que necesitamos por un precio apropiado? Antes de que el Dragón Legendario comenzara a ser moda, esos eran visto como nada más que hierba mala.

—Sí, son tan baratos como ellos solos, así que, ¿un solo Engrane de Madera sería justo? …En serio, eres lo bastante afortunada en conseguir tanto. Normalmente tendrías que pagarle a alguien para quitártelos de las manos.

Strigona guardó silencio con un ceño fruncido en su rostro. Ella podría saber que su voz se quebraría si decía algo.

La Oficial de Policía Hermelina puso una sonrisa demoniaca, y apuntó al piso.

—Pero si lloras y ruegas, podríamos estar dispuestas a pagarte los 200 Engranes Topacio.

6

Ahora ellas tenían algo de Pimientos Impactantes Hormigueantes de una fuente inesperada.

La larga semana se había acabado para el grupo de Beatrice.

Finalmente era tiempo de comenzar a explorar el Laberinto en busca del Dragón Legendario.

(Cuatro días más.)

Ellas habían adquirido los Pimientos Impactantes Hormigueantes muy fácilmente.

Pero dado el tiempo límite en general, necesitaban apresurarse. Después de todo, nunca habían visto al Dragón Legendario antes. Casi estaban seguras en su mayoría que la información que tenían era precisa, pero no podían detener que una pista de inseguridad se vertiera en esa decisión lógica.

La Espadachina Santa en armadura roja y minifalda blanca dejó que su capa gris revoloteara detrás de ella, mientras usaba Magia de Fuego para iluminar el cabello extendiéndose desde la parte de encima de su cabeza como una fuente de luz.

—Su tierra de caza se supone que esté alrededor de la Pirámide de Escaleras 71, ¿cierto? Aunque hay mucha información que entra en conflicto justo ahí ahora.

—No te preocupes mucho por ello. Tenemos toneladas de Pimientos Impactantes Hormigueantes, por lo que podemos arrojar algunos en algún lugar que parezca sospechoso.

Tomaba algo de tiempo llegar a la montaña de piedra cubierta en escaleras. Dado el tiempo de viaje en circulo, sólo podían quedarse en la Pirámide de Escaleras 71 cerca de un día. Sus posiciones como del Máximo Nivel eran irrelevantes ahí, por lo que, tratar de evitar que cualquier otro enemigo las notara.

Tomaba un día llegar ahí, pasarían un día explorando ahí, y tomaría otro día el regresar.

Eso usaría la mayoría de sus cuatro días que tenían de sobra. Arruinar esto significaría que no habría una segunda oportunidad.

Aun así, Philinnion, con su ombligo descubierto, habló con emoción en su voz.

—Estamos explorando el Laberinto. Es un proceso gradual, pero finalmente estamos de vuelta en acción.

—…

Después de caminar por un piso hecho de largos pasillos y grandes habitaciones, descendieron unas cuantas escaleras, tomaron pequeños descansos en el camino, y continuaron hacia su destino.

El Laberinto originalmente había sido parte de la armería destinada a construir al Arma Definitiva Abyss. Cualquier creatura viviente que entrara sería desafiada con una variedad de laberintos, trampas y enemigos. El cómo superaron esas pruebas sería observado, y usado para determinar qué clase de estructura biológica debería tomar Abyss.

La armería había perdido su propósito una vez que Abyss fue liberada.

Sin embargo, los humanos siguieron explorando el Laberinto. La armería era sólo su propósito para este mundo. Era irrelevante para los beneficios y obligaciones que enviaba a los humanos de la Tierra ahí. Seguía siendo posible que los humanos hicieran nuevos descubrimientos, y continuaran su camino a la ruina.

—Ahí está, —dijo Hermelina, quien también tenía el ombligo descubierto. —Esa es la Pirámide de Escaleras 71.

Era un espacio abierto muy amplio. El techo era demasiado alto, por lo que era fácil de olvidar que esto estaba en lo profundo bajo tierra. Escaleras de varios tamaños iban como serpientes a una montaña artificial hecha de bloques de rocas apiladas.

La forma del Laberinto cambiaba a intervalos desiguales.

La Pirámide de Escaleras 71 no estaría aquí por siempre.

—…

La Espadachina Santa arrojó algo de los Pimientos Impactantes Hormigueantes, por los cuales habían pasados mucho el obtenerlos.

Inmediatamente, una ventisca de viento agitó su cabello a pesar de estar en lo profundo bajo tierra. Ella miró hacia arriba, a la cima del templo de piedras, y vio algo ahí.

¿Dónde se había estado ocultado esa cosa en el Laberinto hasta ahora?

Sólo podía moverse libremente aquí porque el espacio era muy grande.

La creatura de relojería pareciendo un dragón fácilmente era de más de 50m de largo. Y Beatrice lamió sus labios cuando se encontró con ese gigante brillando a oro. Ella jaló el arma contundente de su espalda. Ella lo había personalizado con un agujero en el enorme mango para que un humano pudiera blandirlo.

Apenas funcionaba como un arma para ella.

—El título de “legendario” me tenía con curiosidad…pero supongo que no sería justo compararlo con un Break News.

La creatura había hecho su aparición.

Eso cambiaba el cómo se movía adentro el Laberinto.

—No tenemos nada en contra de él, pero comencemos esta cacería, Philinnion, Hermelina. ¡Vigilen la cuenta de nuestro movimiento! ¡No olviden tomar en cuenta todo el Grupo!

7

Batallas en el Laberinto funcionaban bajo diferentes reglas a las de la superficie. Los Artilugios de relojería estaban modelados a partir de estructuras de plantas y animales, y se moverían en base a los movimientos de sus oponentes. Si Beatrice daba un paso, también lo haría el Artilugio. Pero si ella no se movía, tampoco él. Tenías tiempo ilimitado para pensar, por lo que, las personas generalmente lo veían como un problema de ajedrez, y elegirían sus posiciones cuidadosamente para evitar que su oponente actuara.

En este caso, la relación entre el pasillo y la gran habitación era más importante.

—¿Qué hacemos exactamente? ¿¡Permanecer en la entrada del pasillo, para que sólo pueda atacarnos desde una dirección!?

—Lo superamos en número, por lo que, sería más rápido rodearlo en una zona abierta, y acabarlo con él.

—Amm, ¿me estás incluyendo en ese escenario de 3 contra 1? ¡Soy una curadora, así que, se supone que me quede atrás! ¡¡No soy una fuerte Atacante o una Tanque estúpidamente fuerte resistente!!

—Si puedes quejarte tanto, estarás bien. A las líneas frontales contigo.

—Ella puede recuperarse de cualquier cosa que no la mate instantáneamente, por lo que, ella es más ruda de lo que parece.

Fueron interrumpidas por el fuerte rugir de algo aleteando en el aire. El Dragón Legendario lentamente flotó por encima de la pirámide mientras las miraba desde ahí.

Y sus fauces permanecían abiertas.

No parecía estar respirando fuego o usar alguna clase de ataque proyectil. ¿Usaría su cuerpo gigante para caer y aplastarlas como un meteorito?

—¡¡Está es nuestra oportunidad!!

Justo mientras su oponente aumentaba la velocidad, Beatrice movió sus dedos para darle a sus compañeras de grupo instrucciones, y correr hacia la colosal pirámide.

Y ella sacó el estoque de su cadera como si lo fuera a presumir.

Cuando se movieron, también lo hizo el enemigo. El enemigo no podía moverse mientras se detenían a pensar.

Pero hablando estrictamente, las batallas en el Laberinto no estaban basadas en turnos. En el sólo segundo que le tomaba a Beatrice realizar una sola acción, el Artilugio podía moverse dos o tres veces. Y si ella se detenía justo antes de que las garras alzadas del enemigo la golpearan, temporalmente él se detendría ahí. Piensen en ello como un bate de metal. Esa era la diferencia entre un abaniqueo completo destinado a dar un home run y el ligero golpe de un bunt.

Los ataques Mágicos eran preferidos en el Laberinto porque eran más como poderosas armas proyectiles que los ataques físicos que necesitaban una gran sacudida para aumentar el impulso. Necesitabas pensar qué pose te permitiría producir el golpe más poderoso incluso si fueras a detenerte antes de golpear.

Y el Dragón Legendario comenzó a descender de la cima de la pirámide alta. Eran más de 70m por encima de ellas. Incluso si tenía alas gigantes, no podía detenerse a propósito esa acción ahora que estaba descendiendo como un meteorito.

Sí.

Eso quería decir que eran libres de moverse por el momento. Hasta que completara el “único movimiento” que terminaba estrellándose en el suelo.

¿Tomaría un instante? ¿O unos cuantos segundos?

No.

Como el nombre lo sugería, Pirámide de Escaleras 71 era una estructura en pirámide cubierta por incontables escaleras formadas como un grupo de serpientes, pero Beatrice ni siquiera se molestó en seguir esos caminos. Un círculo mágico brillante apareció detrás de ella, alas de llamas estallaron de ahí, y ella alzó los bloques que eran más altos que ella. Ella no podía evitar sentirse emocionada por esto.

Ella se deslizó directamente debajo de la masa gigante cayendo.

Ella alzó el Arma Brillante de estoque por encima en su mano derecha y gritó.

—¡¡Metal Jet!!

Rayos de luz se precipitaron. Un total de ocho abrazadores rayos naranja volaron verticalmente, y apuñalaron el estómago del monstruo de 50m. La caída meteórica del Dragón Legendario al suelo fue ligeramente desviada. Dio un salto arriba.

El dragón dorado era una creatura con partes mecánicas de relojería atada a la gravedad. Ya que no podía detenerse en medio del aire, su sola acción continuaría hasta que llegara al suelo.

Lo cual significaba…

—¡Podemos hacer lo que queramos siempre y cuando no lo dejemos llegar al suelo! ¡¡Hermelinna!!

Ella había golpeado al Dragón Legendario directamente desde abajo mientras caía diagonalmente como un meteorito. Ya que no podía permanecer en el aire, simplemente volaría en una dirección diferente.

Por lo que la Sacerdotisa de Combate, quien había elegido esa apertura en su pecho a pesar de ser plana, sacudió su bola y cadena alrededor del suelo. Ataques físicos que requerían mucho movimiento eran pobremente útiles para el Laberinto donde las batallas eran peleas en pequeñas explosiones de movimiento, pero las cosas eran diferentes ahora.

—¡Hagamos esto! ¡¡Tu error fue darle tiempo a una peleadora hermosa como yo, pedazo de chatarra!!

Después de aumentar bastante fuerza centrifuga, ella liberó la bola y cadena.

El ataque chocó justo en la nariz del Dragón Legendario. La colisión frontal negó completamente el vector del dragón dorado, causando que permaneciera flotando en el aire.

Ellas no permitirían que cayera.

Después de saltar unos cuantos bloques de la pirámide sin usar las escaleras, Beatrice revisó su posición, y envió más llamas explosivas hacia arriba al redondo estómago del Dragón Legendario.

Esta vez, las explosiones repetidas alzaron al dragón dorado, causando que flotara. Frenéticamente esparció sus alas, pero era demasiado tarde. Beatrice mantuvo a ese coloso de 50m en el aire mientras Hermelina ocasionalmente lo golpeaba desde los costados para corregir su posición cuando era cambiaba de lugar. Ellas lo habían atrapado en el aire, por lo que podrían cansarlo tanto como quisieran.

—F-fiuuu. Así que, pudimos usar este Combo Infinito en Medio del Aire.

—Bueno, así es como usualmente funciona con los chicos malos sentados solos en sus tronos. Una habitación llena de pequeñas basuras es mucho más molesta.

Por supuesto, esta estrategia sólo funcionaba con las de Máximo Nivel quienes podían continuamente usar poderosa Magia de Fuego con la intensidad de una ametralladora sin que se le acabe el combustible. Ayudaba mucho que evitaron tantas batallas como fuera posible en el largo viaje hasta aquí. A un humano normal se le habría acabado el combustible casi inmediatamente. De hecho, probablemente habría fracasado en levantar esa cosa gigante en absoluto, y ser aplastados. Philinnion, que no estaba orientada al combate, suspiró de alivió el cual produjo un rebote a los pechos apretados entre sus sujetadores.

—G-gracias a Dios… Parece que pueden derrotar esa cosa sin arrojarme a la línea frontal. Siempre y cuando podamos obtener una de las garras del Dragón Legendario…

Ahí fue cuando algo pasó.

Era difícil de ver a través de las muchas explosiones carmesí estallando encima, pero las tres chicas definitivamente escuchar un rugido distinto al de las explosiones feroces.

—Am, ¿Beatrice?

—¿Q-q-qué es, Hermelina? Ahora, realmente no es el momento para comentarios como ese.

—Lo hiciste de nuevo, ¿cierto?

—¡Esto es un mal presagio! ¡¡Tus palabras van a traernos mala suerte!! ¡Te es familiar el concepto de Kotodama, ¿no?!

Algo más pasó antes de que ellas pudieran recibir una lección útil de la chica que era una doncella del santuario en la realidad.

Habían levantado al dragón demasiado.

Había chocado con el techo, giró sí mismo alrededor, clavó sus garras en el techo, y usó eso como apoyó mientras las fulminaba con la mirada.

Su sola acción no terminaba cuando cayera.

Terminaba cuando aterrizara.

Con una ráfaga de viento como cuando un tren pasa por un túnel del subterráneo, el Dragón Legendario reunió fuerza en su cuerpo y se disparó directamente hacia ellas.

A Beatrice en particular.

La Magia de la Espadachina Santa en armadura roja y minifalda blanca era extremadamente poderosa, pero ya que ella había sido capaz de levantar al dragón dorado al golpearlo con muchos disparos, su Magia claramente no era suficiente para eliminar a la creatura de un solo golpe. Y eso realmente no importaba para el Dragón Legendario. Incluso si su nariz era aplastada o sus alas arrancadas, podría aplastar a la delgada humana siempre y cuando se cargara con la gravedad.

Le habían dado a esta misión tres días de sus cuatro de límite.

No había una segunda oportunidad si lo arruinaban aquí.

Tenían que derrotar a este Dragón Legendario esta vez sin importar qué.

—!?

Ella puso una resistencia inútil. Ella lanzó algo de Magia de Fuego esporádica, pero no era suficiente para detener el impulso del dragón dorado después de patear el techo.

Se acabó en un parpadeo.

El Dragón Legendario cayó chocando en un punto a la mitad de la pirámide, enviando una onda de choque violenta y polvo en todas las direcciones. Toda la pirámide colapsó, y los bloques de piedra formaron una avalancha.

Pero.

Sin embargo.

—Espejismo: cancelar.

Una hermosa y despiadada voz se escuchó.

La capa gris rasgada de Beatrice revoloteó detrás de ella mientras estaba parada encima de la pirámide a medio derrumbar. Ella no se había teletransportado ahí. Ella nunca se detuvo a la mitad de la pirámide, y ella había pasado de lado del Dragón Legendario.

La imagen obvia vista hasta ahora era una falsa. Era sólo un espejismo creado de calor y luz. La Magia era un proyectil, pero no era una bala atada a las leyes de la física. Su trayectoria podía ser doblada en el camino, y su punto de disparo podía ser cambiado de la ubicación del usuario.

Y era demasiado tarde para el momento que el dragón se dio cuenta de la verdad.

—Hermelina.

—¡¡Realmente no deberías engañar a tus propias compañeras así, pero entendido!!

El Dragón Legendario tardíamente trató de levantarse, pero después de chocar contra la pirámide, y crear un cráter ahí, la avalancha de bloques de piedra estaba cayendo sobre su cabeza. Se destacaba en rápidos descensos, pero eso no era de temer si podías evitar que saltara encima de ti.

—Lo siento, Dragón Legendario.

La chica ligeramente sacudió el tronco o viga de metal Arma Brillante alrededor con una mano, y la apoyo con su mano derecha usando el agujero en el mango, y con su guantelete izquierdo, el cual ella había engrandecido al usar Magia con algunas escorias que ella había reunido. Entonces, ella groseramente lamió sus labios.

Sí.

Su arma ya no era un estoque.

—He heredado esta cosa, por lo que, ¡¡yo soy una Dragon Eater ahora!!

Ella ni siquiera lo dejó pararse.

Ella produjo una feroz explosión y disparo poderoso.

Esta vez, la destrucción de un techo suspendido cayendo lentamente fue dirigido hacia el Dragón Legendario.

8

El Dragón Legendario todavía duró tres horas, por lo que, su fuerza hacía honor a su nombre. Si hubieran sido incapaces de detener sus movimientos, y forzadas a tomar en cuenta sus fauces gigantes, garras y cola por completo, quién podría decir qué tan grande habría sido el daño. Había sido lo bastante listo para tratar de hacerse el muerto, y atacar una vez más una vez que bajaran la guardia.

—*Jadeo*, *jadeo*. Oye, Beatrice, cocinaste esa cosa por completo, espero.

—No te preocupes. ¿Dónde están sus garras? Espero que no se hayan rostizado también…

—*Jadeo*, *jadeo*, *jadeo*.

La vaca de lentes no había peleado realmente, pero ella estaba sin aliento, más que cualquiera de ellas cuando ella finalmente subía a la cima de la pirámide a medio destruir. Las escaleras habían colapsado durante la pelea, pero esto seguía significado que ella estaba fuera de forma.

Sin embargo, ellas no la habían traído simplemente como curadora destinada a ser un seguro. Sí, la Bruja Blanca Philinnion era una experta en Mezcla. Tanto, que ella había sacrificado su poder de combate real por ello. Eso quería decir que ella sabía lo que se tenía que buscar en los ingredientes.

La pervertida usando sus sujetadores para un poco de auto “bondage” por un poco tocó con un dedo el costado de sus lentes mientras hablaba.

—Por como lucen las cosas…bueno, obtiene una calificación aprobatoria. La superficie está un poco quemada gracias a un par de violentas personas que podría mencionar, pero sólo queremos la punta gruesa.

—¿Lo cual significa…?

—Tenemos el ingrediente final.

Cuando Beatrice colocó su mano en su cadera, dejó que su capa gris rasgada revoloteara detrás de ella, guiñó, y pidió una respuesta, la experta en recuperación asintió.

—Finalmente tenemos lo que necesitamos para salvar a Buu Buu.

9

Ella nunca podría olvidar.

Ni por un momento.

Y Beatrice no era la única.

Había una sola razón por lo que las de Máximo Nivel se habían aventurado al Laberinto, viajando por la isla reuniendo ingredientes, y frecuentando subastas en la posada del pueblo.

—Buu Buu…

Después de regresar del muy profundo Laberinto, Beatrice caminó la mitad de una montaña. La colina de ahí había sido su lugar favorito de él. Y ahora su cuerpo de 4m estaba en un gran agujero, y cubierto en tierra para formar un montículo ahí. Estaba marcado con sólo un tronco cortado sin ningún significado religioso.

Sin embargo.

Este no era el final.

El Arma Definitiva Abyss había dicho algo en la casa de él:

Abyss// No permitiré que terminé aquí.

Abyss// Ahora, repasemos las respuestas.

—Nos tomó tres días sin hacer nada para encontrar los Pimientos Impactantes Hormigueantes, los cuales se habían hecho tan raros en la posada del pueblo. Tomó otra semana para rastrear a Strigona, y después explorar el Laberinto. Han sido 10 días desde entonces, por lo que, ¿Buu Buu realmente está bien ahí adentro?

Hermelina con su apertura para su pecho plano, quien no sabía técnicas recuperativas a pesar de ser una sacerdotisa, estaba viendo la tumba de tierra. Sí, una tumba. Buu Buu estaba de hecho enterrado ahí.

A ella le respondió su subordinada, la Alquimista Porrista Huldra de coletas rosas.

—Am, creo que el razonamiento de Abyss es el correcto.

—Y nos quedamos sin ideas, así que, ¿qué opción tenemos excepto confiar en ese simulador humanoide?

En lo que podría haber sido una falla de personalidad fundamental, la Princesa de Cascada de Hielo Wildefrau no podía evitar hablar en un tono más punzante de lo necesario. Pero para verdaderamente entender su personalidad, tenías que mirar más allá de sus palabras, y considerar todo el tiempo que ella pasó reuniendo ingredientes en las subastas de la posada de pueblo.

Graugach, la chica en ropas de luto con su largo cabello rubio trenzado formando un gran circulo, colocó su dedo índice en su delgado mentón.

—Am, repasemos la lista una última vez: tinta del Rey Kraken, polen de la Flor del Sueño Milenaria, mineral de alta pureza de la Piedra Electrosplit y una garra del Dragón Legendario. ¿Hay algo más que necesitemos?

—Ten cuidado cuando uses un reactivo para probarlos. Si compraste el objeto y el reactivo del mismo vendedor, el reactivo podría ser falso también. ¡Siempre compra el reactivo a través de una ruta diferente! De esa manera puedes confiar en el resultado.

Esa advertencia provino de Rusalka, la chica en un leotardo pegado a la piel con armadura plateada, y sus palabras llevaban un peso ya que una vez cayó victima de una poción de recuperación de imitación en lo profundo del Laberinto.

Philinnion respondió eso con sus pechos sostenidos apretadamente entre sus sujetadores.

—Jeje. Sólo te puedes preocupar por esas cosas si tomas la ruta fácil y compras cosas. ¿Un reactivo? ¿Por qué no simplemente Mezclar todo por tu cuenta? ¡Guajaja! ¡Entonces puedes tener confianza absoluta de que es legitimo! ¡¡Nadie puede engañar a esta Bruja Blanca!!

Podían dejar que Philinnion y Huldra se encargaran de las pociones.

Beatrice miró la tumba de Buu Buu una vez más.

Decir que había sido demasiado tiempo por ganarse una burla de parte del Sabio, quien había pasado por demasiado por los Orcos Ibéricos a su propia manera.

Ella recordó lo que Abyss había dicho a través de esa Arma Brillante que parecía un tronco o una viga de acero:

—Una vez que Buu Buu decidió salvarte, una combinación de quemaduras eléctricas y mal funcionamiento de la transmisión nerviosa dañaron su cuerpo entero. Sus funciones vitales dejarán de funcionar antes de que puedas curar cada una de las heridas con pociones de recuperación.

Las palabras de Abyss eran frías y mecánicas, pero seguían conteniendo algo de calidez.

—Sin embargo, los Orcos Ibéricos son formas de vida que continúan evolucionando con el fin de oponerse a mí. Su habilidad de auto-curación es bastante poderosa. Colócalo en un ambiente extremo para desencadenar esa función. Dado el nivel actual de civilización en la isla, sería mejor enterrarlo para crear un ambiente hipóxico, eso colocará sólo la carga suficiente a su cerebro.

Era todo para esto.

El tronco toscamente cortado que lucía como una marca para la tumba era esencialmente un tubo respirador. Para asegurarse de que no se sofocara, pero también para reducir la afluencia de aire a un mínimo absoluto, ese salvavidas había perforado cuidadosamente el centro.

—…

Beatrice una vez más revisó lo que habían reunido. Huldra había adquirido algo de fruta de Cacao Adulto en el Laberinto del Mercado de Pulgas, Hermelina llevaba un martillo para minería, el cual ella podía sacudir con ambas manos, y Wildefrau tenía una Manta Eléctrica congelada en hielo.

Y finalmente…

Tenían la afilada y poderosa garra del Dragón Legendario, la cual estaba vacía por dentro, y tenían un cardiotónico hecha al mezclar varios ingredientes medicinales.

Ella lo sabía.

Sabía que era necesario, pero cavar un agujero, arrojar el cuerpo gigante de Buu Buu adentro, y cubrirlo con tierra había apretado el corazón de ella muy fuertemente.

Y después de esa agonía, la cual se sentía como si ella estuviera exponiendo su alma a las llamas del infierno, finalmente tomó esta última oportunidad de cambiar todo.

—Sí, eso es todo. ¡Podemos comenzar en cualquier momento, Beatrice!

—Lo sé.

Ella asintió.

Ella no sabía si había hecho lo correcto, pero ella quería asegurarse de que no había hecho nada de lo que se lamentara.

—No podemos acabar esto aquí. ¡¡Salvaremos a Buu Buu por nuestra cuenta!!

10

Después de pelear para evitar que los Orcos Ibéricos afligidos por el Rojo, cruzaran entre mundos, y destruyeran la Tierra, el estoque Arma Brillante de Beatrice había sido destruido.

Los humanos no podían regresar a la Tierra sin eso, y sólo podían vivir en este otro mundo por unos cuantos días.

Beatrice se había debilitado gradualmente, por lo que esperar por la muerta había sido su única opción.

Pero Buu Buu había tratado de cambiar ese destino.

Él había tomado el tronco o viga de acero que era un Arma Brillante de su cintura, y reescribió los ajustes de perfil para que así se la pudiera dar a ella. Su cuerpo había incorporado los puntos fuertes de todas las formas de vida, y eso aparentemente incluía características de un pez eléctrico. Al usar ese poder imperfecto a la fuerza demasiado tiempo, él se había electrificado gravemente, y se dañó a sí mismo.

Y.

Por lo tanto.

Al enterrarlo, y usar el tronco como un tubo para respirar, habían creado el ambiente hipóxico justo.

El cuerpo herido de Buu Buu lentamente, pero ciertamente, se estaba curando por una poderosa habilidad de auto-recuperación de Orco Ibérico.

Pero había un gran problema.

—No puede evitar que la temperatura de su cuerpo decaída, —había dicho Abyss. —Esto puede ser evitado temporalmente al elegir una ubicación soleada o encender una fogata encima de la tierra cubriéndolo, pero mientras él yace durmiendo, es incapaz de adquirir nutrientes, incluso mientras su habilidad de auto-recuperación continúa consumiendo energía. Es mejor asumir que la regulación de la temperatura de su cuerpo no está funcionando apropiadamente. Por lo tanto, un ambiente hipóxico es útil para sacar su habilidad de auto-recuperación, pero eso no es suficiente por su cuenta. Deben inducir la auto-curación necesaria antes de que cruce un punto sin retorno, pero también lo deben desenterrar rápidamente, y resucitarlo una vez que la auto-curación se haya encendido.

Hermelina hizo un comentario exasperado mientras transformaba su Arma Brillante en una pala.

—Así que, ¿es como si él fuera una crisálida que no puede salir de la tierra por su cuenta? ¿Estás segura que es el momento, Philinnion? ¡Si lo sacamos, y la auto-curación no ha comenzado aún, no tenemos una segunda oportunidad!

—En sí, se nos acaba el tiempo porque una cierta hada tonta estaba recolectando los Pimientos Impactantes Hormigueantes. Con los tres días que pasamos vagando por la posada del pueblo, y la semana que tomó conseguir los pimientos, y después completar la cacería en el Laberinto, han sido diez días. ¡¡Definitivamente no estamos haciendo esto demasiado pronto!!

Era por eso que Beatrice, Huldra y Rusalka estaban clavando sus palas en la tierra a pesar de que Buu Buu estaba yaciendo debajo. Tenían poco tiempo. Además, empujar descuidadamente la pala demasiado no iba a lastimar a esa masa de músculos y grasa.

—¡Lo veo!

Wildefrau había estado usando una pala de hielo, mientras un circulo mágico con brillo azul aparecía en el centro de su espada en forma de cruz la cual estaba centrada en sus pechos, pero ella habló cuando vio algo de piel gris a través de la tierra negra.

Gruagach inclinó su cabeza con el gran circulo de su cabello trenzado detrás de ella.

—¿Es ese su brazo derecho? Entonces esto debe ser su hombro, y su muñeca debería estar por aquí… Sí, puedo saber su silueta general. Sean cuidadosas.

—Fiuu. ¿Estabas diciendo algo, Onee-sama?

—¡Rusalka, ese es el rostro de Buu Buu en el que estás sentada! ¡¡Sé cuidadosa!!

Una vez que la auto-curación de Orco Ibérico había sido desencadenada, el ambiente hipóxico ya no era necesario. Beatrice se arrastró, y usó sus manos para remover la tierra del rostro de Buu Buu.

Estaba cubierto con lodo, y sus ojos estaban cerrados, pero definitivamente era ese rostro familiar.

Ella pensativamente habló bajo su respirar.

—…Buu Buu.

—E-espera, ¿es en serio? ¿No luce menos pálido desde antes de que lo enterráramos? Y esas heridas y quemaduras se han ido.

Sí.

Era demasiado pronto para el descanso eterno de Buu Buu. Él había pasado más de diez días peleando contra sus propios límites debajo de la fría tierra.

—¡Toma!

La Bruja Blanca Philinnion sacó un matraz triangular de su kit de primeros auxilios Arma Brillante, y roció el contenido alrededor.

Por supuesto, eso no era suficiente para despertar a Buu Buu cuando él estaba en las puertas de la muerte.

La poción instantáneamente se evaporizó, y se volvió humo, por lo que, en realidad afectó los ojos de Beatrice y las demás reunidas alrededor de él.

Un contador digital apareció encima de la enorme cabeza de Buu Buu.

Eso mostraba sus posibilidades de supervivencia. Todas las presentes podían verlo.

0%

—Kh.

Beatrice gimió al cruel valor producido por el diagnostico de la poción, pero ahora no era el momento de sentirse con vértigo. Tenían trabajo que hacer. Con cada paso, ese valor incrementaría hasta llegar al 100%.

—Comencemos. ¡Ayúdenme, chicas!

No podían permitir que la llama de la vida se extinguiera.

Al ver su rostro y mano derecha era suficiente para saber su ubicación y posición en general. Ellas no necesitaban cavar cada parte de su cuerpo de casi 4m. Ni tenían el tiempo. Simplemente trabajaron para remover la tierra directamente encima de él.

La subida y bajada de su pecho era tan baja que era difícil de creer que siguiera vivo. Parecía como si su respirar pudiera detenerse en cualquier momento.

En su capa gris rasgada, Beatrice mordió su labio, pero no dudó. Ella removió la enorme Arma Brillante de su espalda, y…

—Tormenta de Fuego.

Llamas naranjas salieron como una erupción de la piel expuesta de él. Pero Beatrice no se había vuelto loca. Sólo duró un momento.

—¡La esterilización primaria con fuego y calor está completa! ¡¡Philinnion, Huldra! ¡¡Encárguense de la segunda esterilización con alcohol y hierbas!!

—Llamas intensas, hierbas y fruta… ¡Cielos, esto me recuerda a un platillo de frutas francés de moda!

La Porrista Alquimista Huldra se puso pálida y gritó, pero esto estaba lejos de acabar.

Philinnion dio más instrucciones mientras sus shorts se le tensaban.

—Necesitamos forzar el incremento del flujo de su sangre. ¡Hermelina, prepara tu martillo!

—¿¡En serio!? ¡Esto no es algo para usar en alguien que está medio muerto!

Ella tenía dudas, pero la Sacerdotisa de Combate produjo un círculo mágico verde mientras levantaba un martillo de minería en ambas manos. Hermelina se especializaba en ataques físicos, y su Arma Brillante podía transformarse en varias formas.

Philinnion escribió algunas X numeradas en el cuerpo de Buu Buu.

—¡¡Adelante!!

—¡¡De acuerdo, bien!!

Los golpes eran justo como aquellos en una mina.

Ella bajó el martillo en el muslo derecho, izquierdo, estómago bajo y pecho de él en ese orden. Parecía recordar el apretar el fondo de una mayonesa o el tubo de pasta de dientes para obtener el último pedazo. Ahora que se pensaba, ¿no el más grande riesgo de un apagón para pilotos de combate cuando la fuerza de inercia enviaba la sangre a sus pies, y les evitaba que regresara a sus cabezas?

El contador digital encima de la cabeza de Buu Buu claramente aumentó. Aumentó del cruel 0% a un valor entre 20% y 30%.

El valor ahora estaba arriba del 1%.

Eso casi aflojó los ductos de lágrimas de Beatrice, pero esto no se había acabado. Si se relajaban ahora, la posibilidad por la que habían trabajado tanto se les iría de las manos.

La Princesa Cascada de Hielo Wildefrau interrumpió con un grito.

—¡El Manta Eléctrico está listo!

—Una vez que esté descongelado, úsalo en el pecho de Buu Buu. ¡¡Den un paso atrás, chicas!!

Era un cubo del tamaño de una bañera hecha de hielo transparente. Wildefrau lo colocó en el pecho de Buu Buu, y liberó su control sobre el hielo. Agua se vertió en la parte superior de él, como si alguien hubiera volteado un balde, y la creatura marina plana atrapada adentro despertó.

Las chispas eran lo suficientemente intensas para verlas, y ese cuerpo de casi 4m claramente se sacudió.

Gruagach, en sus ropas de luto, sonaba un poco preocupada.

—¿E-eso fue demasiado fuerte?

—No, ¡no fue lo suficientemente fuerte!

Mientras tanto, la Bruja Blanca permaneció tensa como siempre.

El contador saltó a 60%, pero no se quedó ahí. En lugar de detenerse, cayó de vuelta.

Antes de caer por debajo del 40%, Philinnion, con su sombrero de bruja puntiagudo, actuó.

—Wildefrau, remueve la Manta Eléctrica. ¡Graugach y Rusalka, ustedes dos tomen este pañuelo! Contiene fruta de Cacao Adulto

—¿Hm? ¿Chocolate?

Rusalka, en su leotardo y armadura, parecía escéptica, pero…

—Es conocido como un ingrediente para dulce ahora, pero el cacao originalmente era una medicina para el corazón. Pero no hagas que se lo coma; ¡dejarlo olerlo debería ser lo correcto!

Las dos presionaron el pañuelo blanco encima de su nariz distintiva en lugar de su larga boca.

Y el valor…¡¡no se detuvo!!

¿¡Todavía estaba cayendo!?

—¡¡Beatrice, tienes que hacerlo ahora!!

—¡¡Ya lo sé!!

Si era posible, ella había querido el valor de 70% antes de hacer esto, pero esta era su única oportunidad. Y si ella dudaba ahora, sus posibilidades de supervivencia sólo continuarían bajando como el agua de un balde con un agujero en el fondo.

Ella necesitaba actuar mientras las posibilidades eran tan altas como fueran posibles.

Ella no podía desperdiciar la oportunidad que habían ganado ellas ya.

Ella forzó sus dedos temblorosos para moverlos, y ella fuertemente tomó el objeto final.

Todo lo demás había sido en preparación para esto.

Si su apuesta final no tenía éxito, sería todo por nada.

—!!

Ella ligeramente atrapó algo que Philinnion le arrojó. La tinta del Rey Kraken, el polen de la Flor del Sueño Milenaria y mineral de alta pureza de la Piedra Electrosplit. El cilindro del tamaño de un bastón de relevo era un cardiotónico especial dentro de una jeringa.

Por supuesto.

Este Orco Ibérico había derrotado a un dragón de mil metros. Dada la gruesa capa de músculo y grasa, ninguna aguja normal podría perforar su pecho.

Era por eso que necesitaban demasiado ese Tesoro.

La garra del Dragón Legendario.

Esa aguja era necesaria para perforar el pecho de Buu Buu, y llegar a su corazón.

(¿Para qué fue todo esto? Nunca podría haberlo olvidado. Ni por un momento.)

Beatrice ajustó su agarre en la estaca cilíndrica demasiado gruesa para llamarla una jeringa.

(Incluso cuando me enfrento con la rutina diaria, y un mundo que se sigue moviendo a pesar de mis sentimientos personales, ¡¡nunca perdí de vista esto!!)

Porque ella quería traer de vuelta esa voz, esa sonrisa inocente y el tiempo que ella había pasado con él.

Así que.

—¡Despierta! ¡¡¡¡Buu Buuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu!!!!

Ella reunió toda su fuerza.

Ella usó todo su peso para enviar la garra del Dragón Legendario al centro de su pecho para que pudiera pasar a través de la brecha entre las gruesas fibras musculares entre sus costillas y esternón.

Ella escuchó un sonido sordo.

Ella sintió la resistencia en sus muñecas.

Después de sentir que había llegado a su corazón, ella inyectó algo a una alta concentración que habría hecho a un humano sangrar por cada poro y morir.

Sus cálculos habían sido correctos.

Habían sido retrasadas por los Pimientos Impactantes Hormigueantes, pero el límite no había pasado. O eso esperaba ella.

Un silencio incómodo las rodeó.

¿Qué hay del conteo?

Beatrice rápidamente miró arriba del rostro de Buu Buu, pero la poción de diagnóstico de Philinnion debió haberse acabado. El valor digital mostrándose en su visión se había ido.

¿Había llegado 100%?

¿O se había desplomado en su lugar?

Beatrice no había tomado la medicina en sí, pero su corazón todavía estaba latiendo.

Ella esperó.

Eso era todo lo que ella podía hacer.

Y.

Y.

Y.

El valor no se detuvo.

¿¡Estaba cayendo!?

—…!!

Hacerle esto a un humano podría haberlo matado instantáneamente. Pero la chica apostó en la dureza del cuerpo de su compañero. Ella apenas si estaba pensando a este punto. Con la larga garra todavía perforándolo, ella lo expuso y a sus propios brazos a una explosión de Magia.

Ella envió un golpe directo a su corazón.

¡¡Esto era realmente, y verdaderamente, la última alternativa!!

—¡¡Bwah!! ¡¿Bshh, bshhh?!

Fue como una trampa con resorte. Justo mientras el cuerpo gigante se sacudía, su cuerpo superior saltó, llevándose la tierra rodeándolo con él. Beatrice fue arrastrada con él. Ya que la garra del dragón estaba clavada en su pecho, ella rápidamente soltó el cilindro gigante.

Eso naturalmente condujo a que ella se colgara del pecho levantado de Buu Buu.

Su olor bestial era tan fuerte como siempre, y ella se habría ahogado si bajaba su guardia, pero ella mantuvo su mejilla ahí por un rato con sus ojos cerrados.

—Buu Buu…

Ella dijo su nombre bajo su respirar.

Pero entonces la Espadachina Santa de armadura roja y minifalda blanca alzó su voz con las innumerables emociones contenidas en ella.

Y esa voz también fue algo distorsionada por los sollozos.

—¡Tonto dormilón! ¿¡Cuánto más ibas a preocuparme así!?

La visión de él estaba borrosa.

Al principio, Buu Buu no se dio cuenta que el sonido en sus orejas era su propio débil respirar.

¿Dónde estaba él?

¿Por qué seguía inconsciente?

Él sólo quería salvar a Beatrice. Incluso si eso significaba pagar la vida de ella con la propia de él. Él sólo quería felicidad para esa preciada chica quien había estado a su lado por mucho tiempo.

Pero.

Sin embargo.

Ella frotó su rostro con lodo contra su pecho. Las herramientas esparcidas alrededor de ellos hacían claro qué tan duro ella había trabajado para esto. Ella lucía completamente exhausta, y su voz estaba llena de emoción, por lo que no había señales de la amable y confiable joven mujer que normalmente era ella para él. Su personalidad usual había sido completamente destruida. Buu Buu finalmente se dio cuenta a lo que la había forzado. Él no le había dado felicidad.

Él no arrojaría su vida de nuevo.

Él no huiría de nuevo así.

Él débilmente estiró una mano, y sostuvo la cabeza de la chica presionándose contra su pecho.

Y él tomó esa decisión en silencio.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: