Capítulo 1: Zashiki Warashi Yukari / El Pasado es un Presente que Una Vez Fue

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4, Parte 5, Parte 6, Parte 7, Parte 8, Parte 9, Parte 10, Parte 11, Parte 12, Parte 13, Parte 14, Parte 15, Parte 16, Parte 17, Parte 18, Parte 19

1

24 de Marzo, 5:00 AM.

Estaba durmiendo y no estaba segura si estaba experimentando un sueño o era la realidad.

Mi mente había caído a un extraño nivel de no del todo despierta y no del todo dormida. En ese estado, repentinamente sentí una sensación colándose por mi pecho. Era como si alguna clase de barrera se hubiera debilitado.

Algo claramente estaba mal.

Desde la punta de mi cabeza hasta mi trasero, sentí algo parecido a alambres bastante delgados pasando por el centro de mi cuerpo.

No eran duros ni fuertes. De hecho, se sentían como si se fueran a romper como pasta seca si movía mi cuerpo siquiera un poco. Sin embargo, sentí un vago escalofrió de malestar como si dejar que esos fragmentos afilados se esparcieran por mi cuerpo fuera a ser un error fatal.

En ese momento, llegó claramente a mi mente.

Ahh. Definitivamente no soy una Zashiki Warashi normal.

ID Registro Nacional #36110054Ra2.

XXXXX Versión Prototipo 39 XXX.

Designador de Especies Tradicionales: Zashiki Warashi.

Nombre Personal dentro de la Familia Jinnai: Yukari.

Había muchos términos que podrían hacerme referencia, pero ni siquiera yo sabía cuál realmente me identificaba a “mí”. Incluso si hubiera un “yo” que quisiera ser, la verdad es que el mundo no necesariamente estaría de mi lado tan convenientemente.

Mientras pensaba en mi vaga definición de mí misma, la sensación de que algo estaba mal viajó hacía mi espalda.

La sensación parecida a un delgado alambre parecía estar diciendo que era la única cosa en la cual podría confiar para identificarme en lo que realmente era.

—…

Incluso suspirar parecía ser demasiado problemático, así que cerré mis ojos una vez más dentro de la gruesa manta del futón.

Esto era un patrón de pensamiento que únicamente existía en este vago nivel de conciencia.

Era una fluctuación.

Un error.

Una vez claramente me despertaba o claramente me dormía, este malestar se desvanecería. Y odiaba meterme mucho en cualquier clase de esfuerzo, así que volver a dormir siempre era la solución.

O eso pensaba.

Otra acción interfirió con mi exiguo plan.

Algo comenzó a susurrar a lado de mí dentro del futón.

—Yukari.

Escuché la voz de un niño y la cabeza de un chico salió debajo de la manta.

Él tenía alrededor de los seis años y tenía cabello negro y corto.

Su cara estaba roja como pulpo cocido mientras hablaba.

—Hace calor y es difícil respirar.

—Eso es lo que te ganas por ponerte tan gruesa manta sobre tu cabeza.

Él era bien conocido por dar vueltas en la cama mientras duerme, por lo que su almohada había sido lanzada al otro extremo del cuarto. Y no era obra de un Makura-Gaeshi.

Si él se había despertado, volver a dormirse sería difícil.

Me di la vuelta para revisar el reloj digital y descubrí que diez minutos habían pasado desde la última vez que revisé.

El reloj rectangular no era de mi agrado.

En realidad, el futón en sí no era mío.

Meterme en los futones de la familia durante la noche es una característica de las Zashiki Warashi, ¿no es así?

Froté mis ojos, bostecé rápidamente y le hablé al verdadero dueño del futón.

—Buenos días, Shinobu. Me gustaría cambiarme, así que ¿podrías darte la vuelta por un momento?

2

—Busto: 98cm. Cintura: 54cm. Cadera: 85cm. ¿No tiene demasiadas curvas para llamar a eso una Zashiki Warashi? De hecho, absolutamente es hacer trampa.

Estaba dentro de una gran casa de techo de paja.

Cuando perezosamente me abrí paso hacía la habitación del altar, vi que la madre de Shinobu me estaba esperando. Como los Youkai no tienen tiempo de vida, sería difícil de decir nuestras edades una vez que pasamos el tiempo de crecimiento, pero era verdad que seguramente sería categorizada como una “joven esposa” usando sus estándares.

Además, sólo había una cosa que podría decir a las palabras lanzadas a mí en el instante que abrí la puerta.

—No estoy segura qué quieres que haga al respecto.

—Supongo que tienes razón.

—Y otra cosa. La especie de Zashiki Warashi también tiene jóvenes samuráis y monjes de una pierna. No tiene que ser un niño usando kimono.

—Claro, claro. Ahora bien, ¿cómo le va a Shinobu?

—Insistió que podría cambiarse sólo, por lo que apuesto que tiene la cabeza atorada en el agujero del cuello mientras se azota como una ameba gigante rellena.

—¿Mojó la cama?

—Si lo hubiera hecho, luciría mucho más molesta ahora mismo.

—Sería mi suegra quien se molestaría ya que ella te usa como una muñeca para vestir. No hay muchas personas que vistan kimonos.

—Entonces, ¿por qué no los usas?

Por cierto, ella estaba en la habitación del altar con el fin de traerme mi desayuno.

En la casa Jinnai, los humanos comen en la sala de estar y los Youkai comen en el altar. Era una regla bastante poco exigente, por lo que no había ninguna restricción en cambiar de ubicación después de que la comida comenzará en realidad.

Después de bajar la comida y colocar un tazón de arroz frente al altar budista, la madre de Shinobu se despidió de mí ondeando la mano.

—De acuerdo, buen provecho. Y asegúrate de traer fortuna y prosperidad a nuestra casa como se supone que hace una Zashiki Warashi☆.

Después de asegurarme de que había dejado la habitación, me quedé encandilada por un tiempo. En vez de querer dormir pero sabiendo que no podía hacerlo, sabía que tenía que despertar pero sabía que hacerlo era demasiado problemático.

Decidí encender la televisión de pantalla plana en una esquina de la habitación y pasé al azar por los canales mientras esperaba a que mi mente se despertara. El hambre realmente parecía realizar un gran papel como apoyo mental.

—¡Aquí está el primer número de hoy, del 24 de Marzo! Si eres Aries, ¡pon atención! ¡Tu pareja perfecta es Virgo! Y tu color de la suerte es…

—Tenemos hoy el best seller seleccionado. “El Clavo que se Sale del Martillo ~Cómo Crear una Sociedad donde sólo los Idiotas pueden Sobrevivir~” ¡Esta es la última novela del autor de “Los Idiotas cuyos Nombres Merecen estar Marcados en la Historia”! Supera a su predecesor el cual era famoso por hacer a los lectores tener tales opiniones extremadamente divididas de él que hasta llegaron a pelearse a puños.

—¡Belleza! Esto será un ejercicio de tres minutos por la mañana. ¡Si quieres sonreír bajo el sol de verano, tienes que esforzarte ahora! Este es el ejercicio perfecto para ustedes gorditas que temen mirarse en el espejo.

—”Las Personas son Asesinadas por Razones Estúpidas~ Motivos Egoístas directamente desde la Boca del Asesino~” ¡La novela especial de esta semana está en el número nueve de las series de verdaderas historias que revelan los misterios detrás de brutales crímenes que congelarán tu sangre! ¡No te lo pierdas el viernes por la noche a las nueve!

Justo como pensaba que recordaría que mi estómago estaba vacío después de otros quince minutos, escuché un sonido.

Sonaba como platillos tintineando entre sí.

Rápidamente me di cuenta que no solamente “sonaba” así.

—Yukari, Yukari. No puedes comer sola.

—¿Shinobu?

El niño de seis años traía una bandeja con manos temblorosas que aumentaban el nivel de peligro en un 130%. Parecía que había tomado el camino hacia la habitación del altar.

—Dicen en la televisión que la comida sabe mejor cuando todos están juntos.

—Shinobu, parece que no estás entendiendo el punto y también estás salpicando la sopa de miso a una velocidad relativa.

—¡Yukari! No comas sola.

Fui forzada a tomar un trapo y ejercer labor manual para arreglar un desastre que le habría encantado a un artesano de tatami.

Él parecía pensar que estaba al borde de volverme introvertida, pero así era justamente cómo eran las Zashiki Warashi. Era tan inútil como hacer que un murciélago o un topo tome un baño de sol.

De cualquier manera, dejé la televisión encendida mientras comía el desayuno con Shinobu quien todavía tenía ese malentendido.

—La comida de la abuela es muy buena, pero también es tan obscura.

—Bueno, ella prefiere la comida japonesa mientras que tu madre prefiere la comida occidental.

—Abuela simplemente debería hacer también omurice. ¡Eso añadiría un puñado de amarillo y rojo! ¡Y si añade perejil, sería verde también!

Él hizo una mueca con sus labios como si se estuviera quejando, pero era interesante el ver que se acababa sus verduras más seguido cuando su abuela hacía la comida.

Hacer que un niño de seis años coma sus verduras me parecía una gran habilidad.

—Puedo comer pimientos.

—Oh, ¿en serio?

—Puedo comer apio también.

—Personalmente, preferiría que no.

Me rehusé a comer apio por principio, así que rechacé su persistente charla de vendedor sobre añadir mayonesa. Entonces sus pequeñas manos hicieron un extraño movimiento.

Sacó varios pinchos de metal divididos en diferentes colores brillantes.

—Am… ¿Shinobu? ¿Qué es eso?

—¿No lo sabes? ¡¡Belleza!!

Tenía la sensación de que había escuchado esa palabra en la televisión hace poco y él metió los pinchos de colores en su berenjena hervida y taro.

—¡Puedes estar a dieta al clavar estas en la comida antes de comerla!

—Am, ¿una dieta?

¿Un niño de seis años a dieta?

—Este es para la carne y este es para el pescado. Aunque sólo consigues uno o el otro de este tipo. ¡¡Este es para verduras verdes, este para verduras rojas y este para verduras amarillas!!

—Oh, entiendo. Hay muchos más pinchos para verduras, así que si los usas equitativamente, naturalmente obtendrás las verduras que necesitas.

—La belleza lo dijo. ¡La belleza lo dijo en la televisión, así que debe ser verdad!

Entonces recordé ese hombre con personalidad afeminada en la televisión cuyo cabello estaba teñido de un color brilloso.

Él era conocido como un líder de la moda y fue quien inició el último boom de la dieta, pero por alguna razón nadie en realidad quería ser cómo él. Parecía una extraña posición para mí.

—Si haces dieta, te harás grande y fuerte. ¡Grande y fuerte!

—Shinobu, confundes totalmente el concepto y temo que tendrás el pincho atorado en tu garganta, así que deja de metértelo en tu boca para comerlo. Mejor muerde la comida de un lado.

Así que, ¿son estas brochetas de colores un producto oficial?

Dudaba que hubiera una tienda especializada en la zona rural, así que alguien en la familia tuvo que haberlos comprando en internet. La mayor sospechosa era la madre de Shinobu. Tenía el mal hábito de comprar cosas por capricho y después sólo usarlos una vez. El conjunto de platos bibimbap de porcelana y el conjunto de cracker de arroz del sur hecho en casa fueron dos de los últimos.

—Yukari, ¿sabías que ikra es el ruso para huevas ?

—Realmente sabes mucho.

—¡Priozhki!

—Aunque tal vez tu conocimiento no sería tan extraño si no tuviéramos todos esos canales de cable.

3

Accidentes graves no sucederían.

No había verdaderas altas o bajas.

El trabajo de una Zashiki Warashi era holgazanear por la gran casa rural, así que sólo necesitaba encontrar un lugar que no se interpusiera en el camino de la aspiradora y acostarme en los tatamis. Estaba en un estado de ánimo despreocupado lejos de mi pasado al ser encarcelada y ser objeto de experimentos para la organización llamada Hyakki Yakou.

O eso había esperado. Desafortunadamente, escuché una conmoción al frente.

Como siempre, era la voz de Shinobu.

Di la vuelta hacía la puerta de enfrente, me puse mis geta y salí. Ahí encontré a Shinobu teniendo un pequeño desacuerdo en el camino frente a la casa.

Su oponente era…algo. Era un perro gigante de tres ojos del tamaño de un pequeño camión y estaba cortando el camino bloqueándolo.

—Soy un Nurikabe y no te dejaré pasar.

—¿¡Por qué!? ¿¡Por qué no!?

—Si estás yendo a un lado, debes llevar a un adulto contigo. Ve a llamar a alguien.

—Estúpido Youkai. ¡Apuesto a que te llamas Barricada o algo así!

—Soy un Nurikabe. Ya te expliqué eso. Ahora ve a llamar a un adulto.

Shinobu agarró el grueso pelaje del costado del perro gigante y jaló, pero no parecía molestar al Nurikabe.

El Youkai era inofensivo al parecer, pero había escuchado que provocaban un efecto serio en la economía doméstica cuando aparecían en una autopista o vías del tren. Youkai como nosotros no nos dañaría que un camión de basura chocara con nosotros o que un camión cisterna explotara en frente de nosotros, así que no había mucho que pudieran hacer los humanos.

Sin embargo, había pensado que un Nurikabe lucía como un gran trozo de konjac con pequeños brazos y piernas.

Dejar que esto continuara para siempre no ayudaría en nada, así que decidí llamar a Shinobu.

—Shinobu, ¿qué estás haciendo?

—¡La escuela! ¡Voy a la escuela!

Él ondeó sus brazos para tratar de persuadirme.

—¡Voy a iniciar la escuela en primavera, así que necesito asegurarme de saber el camino!

Mientras tanto, el Nurikabe me miró con sus tres ojos y lentamente se desvaneció como si se estuviera disolviendo en el aire.

—¡Ah, la Barricada se fue! ¡¡De acuerdo, vamos!!

—Shinobu.

Él parecía como si estuviera a punto de correr y no parar hasta que estuviera en la luna o algo así, así que suavemente lo agarré de la nuca para detenerlo.

—¿Siquiera sabes dónde está la escuela?

—Te dejaré unirte a mi equipo de exploración. Deberías estar agradecida.

Si me rehusaba, probablemente se perdería y lograría escapar del Sistema Solar, así que no tenía más opción que ir con él.

Era la mañana a finales de Marzo.

El clima estaba en un estado bizarro donde la temperatura cambiaría bastante cada día, pero estaba bastante caliente este día. También estaba soleado y había incluso mariposas volando alrededor después despertar bastante temprano.

—Los árboles están usando bufandas.

—Esos están hechos de paja.

—Realmente no les debe de gustar el frio. Hace mucho calor hoy.

Decidí mantener en secreto que eran colocados para permitir que los insectos hicieran sus nidos dentro de ellos y entonces ser quemados para asesinar a los insectos reunidos dentro.

Mientras tanto, Shinobu estaba mirando alrededor confundido.

—Esto es complicado, —dijo él mientras forzaba una mirada de experto. —Encontrar tu camino sin puntos de referencia es complicado.

Expandiéndose ante nosotros estaba el escenario estereotipado de los campos de arrozales que alguien vería en una postal para turistas extranjeros. El paisaje contenía arrozales llenos de agua, casas de techo de paja, estrechos caminos y caminos de agua que conectaban todo.

Sin embargo, esta no era simplemente un área rural vieja.

Sobre columnas colocadas a ciertos intervalos a lo largo de los caminos había paneles solares que cambiaban de ángulo como girasoles, los caminos de agua contenían pequeñas ruedas de agua para generar energía, y los arrozales sin agua eran arados por tractores no tripulados. También escuché que los espantapájaros contenían sensores para disparar a precisión ondas sonoras como lanzas a cualquier movimiento animal usando una trompeta o altavoces en forma de megáfono direccionados.

Para combatir las baratas y abundantes verduras, esta villa especial creó una marca de ultra alta calidad de cultivos domésticos limitados.

Una nueva idea de los rurales había sido creada para pelear con esas otras naciones. Creaba una fusión de la tradición y la última tecnología que usaba las palabras “a salvo” y “delicadeza” como herramientas para vender un ramo de uvas por 30,000 yenes y un litro de agua en sus ríos por 300 yenes.

Esta era una Villa Intelectual.

Japón había sufrido una derrota crítica en la industria de la maquinaria de precisión y estas villas habían sido creadas durante el gran cambio de enfoque con el fin de ayudar a que se recuperara la economía.

Ese era el tipo de villa en que vivíamos.

Y al mismo tiempo…

—Mira, Yukari. Allí hay una Sombrilla Obake y una Linterna Obake.

—Así parece. Pero creo que tienen prisa, así que déjalos en paz.

Shinobu estaba apuntando a un camino más allá del campo de arroz. Una sombrilla de papel y una linterna de papel, ambos con un cómico ojo único estaban gritándose mientras corrían (?).

—¡Deprisa! ¡¡Los dolores de parto de la Sra. Yonesaki ya empezaron!!

—Oh, cielos. ¡¡Necesitamos regresar a la casa rápido!!

El escenario rural perfectamente recreado había invitado Youkai de vuelta a la civilización humana después de que se escondieran durante el aumento de la modernización. Esa sombrilla y linterna probablemente estaban causándole problemas a una de las casas de la villa como yo lo hacía.

—Shinobu, no creo que necesites buscar puntos de referencia en un camino recto.

—¡T-tienes razón! ¡Escribiré en el mapa que esta parte está bien!

—¡Shinobu!

Él comenzó a escribir un comentario sin significado en un pedazo de papel de dibujo.

Cuando llegamos a una bifurcación crucial en el camino, él habló con un rostro preocupado.

—Estoy al borde del papel, por lo que no puedo dibujar el resto del mapa.

—Este no era más que un camino recto vacío, así que, ¿por qué lo dibujaste tan largo en tu mapa?

Por supuesto, él estaría viajando en grupo por un tiempo después de comenzar la escuela, por lo que no tenía necesidad de dibujar un mapa y recordar el camino.

Al final, le dio la vuelta al papel y dijo “¡continuaré desde aquí!”, y continuó dibujando mientras me arrastraba con él más lejos. Él estaba tan concentrado en el papel que no estaba segura que siquiera hubiera visto la bifurcación en el camino.

Pronto, alguien se nos acercó a largo del estrecho camino.

Era una niña de la misma edad que Shinobu que retenía a un gran perro con su correa.

Podría haber sido el objetivo de un padre sobreprotector porque cada pedazo de su ropa era hecho a mano. Lucía bastante como una ilustración del libro de caperucita roja.

—¡Oh, es Nagisa! ¡¡Belleza!!

—B-belleza.

…Si ella entendió ese saludo, ese afeminado personaje de TV debía ser popular con más gente que sólo Shinobu. Me pregunto si eso había sido nominado como una frase de moda.

Parecía que los padres de Nagisa debieron haber malentendido las duras subidas y bajadas de las temperaturas de los finales de Marzo porque ella lucía con calor en esa apariencia de caperucita roja.

Shinobu algunas veces lanzaba huesos de pollo frito para jugar a la pelota, por lo que el San Bernardo que protegía a la niña con apariencia nerviosa ondeó su cola y le dio la bienvenida. El rumor decía que los padres de Nagisa lo habían hecho pasar por un legítimo programa de entrenamiento de perro militar y estaba entrenado para inmediatamente arrancar la tranquea de cualquier sospechoso que se acercara a la niña, pero me preguntaba si eso era verdad.

En el momento, ella se escondió detrás del perro que lucía como un gigante animal de peluche.

—¿Shinobu-chan, estás con esa Youkai otra vez? ¿N-no tienes miedo?

Oh, qué problemático.

La existencia de los Youkai había sido aceptada generalmente en la Villa Intelectual, por lo que no era frecuente que vieras a alguien temernos así.

Por supuesto, la nación no tenía leyes para juzgar Youkai en sí. Era tratado igual que un accidente que involucrara una roca cayéndose o el golpe de un rayo, por lo que realmente no me podía quejar si las personas nos temían.

Shinobu por otra parte estaba cómodo alrededor de los Youkai en un grado inusual.

—¿Hm? ¿Miedo de Yukari? No tienes que preocuparte por ella. No muerde.

Muy bien, entonces.

—¡¡*Rugido*!! ¡¡¡¡Grrrr!!!!

—¡No hagas eso, Yukari! ¡Nagisa no entenderá que es una broma! ¡¡Mira, se cayó!!

Por cierto, a pesar de que Nagisa había caído rígidamente como la piel de una cigarra, el San Bernardo no hizo más calmadamente mirar hacia mí con su lengua sacada. Aunque podría probablemente decir a simple vista que yo no representaba ningún peligro real.

—Sh-Shinobu-chan, qué malo eres. Si mientes, debes tragar miles agujas.

—No, Nagisa. Los mentirosos tienen que tragar un pez erizo.

En sólo unos segundos, su conversación tomo una vuelta en zigzag hacía las raíces de viejas palabras . Sus conversaciones eran bastante peculiares. Eran lógicas, pero tomarían repentinas desviaciones basados en instintos o emociones. Si perdías de vista el flujo de la conversación por incluso un instante, nunca encontrarías la relación.

Y si no podías seguir el hilo de la conversación, no podrías unirte.

Sin nada que hacer, miré al bien portado San Bernardo en sus pequeños y redondos ojos.

No, no podía empezar a empatizarme con un perro. No voy a sentarme y esperar así. Mi posición debía estar en un lugar más alto.

—Adiós, Shinobu-chan. Necesito terminar mi encargo.

Mientras pensaba sobre mi dignidad y respeto como Youkai, su conversación finalmente llegó a un fin. Nagisa parecía ser jalada por la correa más que como si estuviera caminando con el perro, pero ella comenzó a caminar hacía la pequeña oficina postal de igual manera.

Corregimos nuestro curso hacía nuestro destino. O más bien, corregí el curso de Shinobu.

La villa tenía una sola primaria, secundaria y preparatoria y todas estaban ubicadas cerca de la otra. Para asegurar un camino seguro hacía la escuela, probablemente era mejor para ellos usar el mismo camino.

—Tengo sed.

—Bueno, caminamos cerca de dos kilómetros.

Después de viajar un poco más, vimos una gran zona rodeada por una valla encadenada y un gran edificio rectangular dentro.

—¿Es esa mi escuela?

—No, ahí no es donde irás. Creo que es la preparatoria. Ya sabes, a la que va Hayabusa.

Eran finales de Marzo, por lo que estaba bastante segura que todas las escuelas estaban en vacaciones de verano, pero había todavía algunos estudiantes en el patio. Equipos de deportes como los de baseball o futbol podrían haber estado practicando.

Por alguna razón, Shinobu estaba temblando mientras se presionaba contra la valla.

—¿Qué sucede, Shinobu? Si tienes sed, ¿qué tal si entramos y tomamos prestado su fuente de agua?

—¡No, nunca podría entrar en la preparatoria! ¡¡No tengo el derecho!!

No era algún consulado, por lo que no veía por qué él tenía que preocuparse por eso. Sin embargo, parecía que se había topado contra una barrera de la edad o año escolar en el que los cuales los niños parecían tener problemas.

Al escuchar la conmoción, unas chicas vistiendo chándales se acercaron más allá de la valla.

—¿Hm? ¿Qué estás haciendo aquí? ¿Traes el almuerzo para tu hermano mayor o hermana? Si es así, ve a la entrada principal del otro lado.

—¿¡Eh!? ¡N-no, no tengo un almuerzo! ¡¡Y no tengo un hermano mayor que juegue deportes!!

—Ajaja. ¿Por qué estaba hablando tan educadamente tan de repente?

Shinobu empezó a entrar en pánico, pero su confusión se desvaneció como pasó el tiempo. Sus ojos se abrieron tan ampliamente como podían mientras observaba el patio a través de la valla.

—¡Esa es una gran barra horizontal!

—Sí, no creo que pueda hacer una vuelta en eso, —respondió una de las chicas.

—Ahí hay una caja de arena pero no hay ni resbaladillas ni columpios. Luce aburrido.

—Bueno, ese es para saltos de longitud.

En ese momento, Shinobu finalmente parecía interesarse en las chicas con las que estaba platicando a través de la valla.

—Por cierto, ¿quiénes son ustedes? —preguntó con una mirada confusa.

—Somos el equipo de tenis.

—Si mientes, tendrás que tragar un pez erizo.

—¿¡Por qué me estás llamando mentirosa de la nada!? —preguntó una chica en chándal que parecía bastante dispuesta a seguirle el juego.

Shinobu orgullosamente infló su pecho y resopló como si estuviera haciendo un anuncio para ella.

—Las chicas que juegan tenis visten ropas que revolotean.

—Eso es sólo en juegos oficiales. No vamos a vestir esa cosa embarazosa todo el tiempo.

Algunos chicos que aparecieron de la nada comenzaron a hacer pucheros y protestar mientras ondeaban sus raquetas.

—¡Vamos, vistan los trajes vergonzosos! ¡La mitad de la razón por lo que empezamos a jugar tenis fueron esos, así que ¿por qué están vistiendo esos horribles chándales todo el año?!

—¡¡Porque perdedores como tú tienen ojos, malditos chicos!! ¡Piérdete! ¡¡Cualquier chico sin ojos puros necesita largarse!!

Habiendo escuchado todo el ruido, una maestra que parecía ser la entrenadora comenzó a golpear las bolas hacía ellos con su raqueta, por lo que los chicos y chicas comenzaron a correr alrededor confundidos.

La maestra camino hacía Shinobu quien era la nerviosa fuente de la conmoción.

—¿Estás interesado en el tenis? —preguntó mientras permanecía perfectamente inexpresiva.

—¡¡No me sé las reglas!! ¡Sólo sé golpear algo de ida y vuelta como en el bádminton!

—Ya veo. Entonces déjame darte una oportunidad. Esta es una bola vieja. Si estás interesado, aprende a cómo usarla.

Ella forzó la bola amarilla a través de un agujero en la valla encadenada y se la entregó.

Una de las chicas en chándal corriendo por el patio abrió ampliamente sus ojos.

—¡No es justo! ¡Lo estás seduciendo con juguetes como Santa Claus, anciana! ¡¡No importa lo que digas, eres la más amable cuando se trata de niños!!

—¡¡Cállate!! ¡Te haré saber que en realidad quería enseñar en una primaria! ¡¡Pero lo siguiente que supe, ya estaba lidiando con ustedes, falsos mini adultos y sus ojos muertos!!

Sin embargo, Shinobu no escuchó ese intercambio de palabras porque estaba bastante concentrado en la pelota en su mano.

—Es amarilla, redonda y esponjosa. Nunca había visto una pelota como esta. Es como un bebé pato.

—Ahhh, Shinobu. Esto no es bueno.

—¡Guau! Rebota bastante bien. ¡¡Este pato bebé rebota más que una pelota de baseball!

Él gritó encantado mientras lanzaba la pelota de tenis contra el camino una y otra vez, pero gruñí mientras observaba.

Reaccionó casi de la misma manera cuando recibió una pequeña pelota de goma en el festival del templo. Después de hacerle un agujero en cada puerta corrediza y en la pantalla en la casa, había quebrado el vidrio del reloj de pared y ayudó a revivir el bien cultural intangible del niño que llora encerrado en el cobertizo como castigo. Sin embargo, parecía que todo eso se desvaneció de su mente.

Sinceramente esperaba que una pequeña tormenta no estuviera aproximándose a la casa Jinnai esta noche.

—Shinobu, la primaria esta por acá.

—Claro. ¡¡Con esta pelota de pato bebé, no le tengo miedo a nada!!

Con el legendario Lanzador Pato Bebé en mano, se puso muy audaz y trato de caminar por el centro del camino, por lo que lo agarré de la nuca y lo jalé hacía un costado del camino.

La primaria a la cual comenzaría a asistir en Abril estaba bastante cerca de la preparatoria. La secundaria también estaba cerca, por lo que los planeadores de la villa probable y vagamente decidieron “las escuelas van aquí”.

Hablando de eso, la villa no tenía una universidad.

Un lugar ordenado de conocimiento podría no encajar en una Villa Intelectual que estaba estratégicamente administrada para tener la imagen apropiada.

Para usar la lista de verificación de Shinobu de antes, este patio tenía algunos columpios, resbaladillas y otros equipos de juego. Las barras horizontales parecían tener diferentes alturas para los grados inferiores y los grados superiores. Además, la portería de futbol y la de basquetbol eran más pequeñas que las de la preparatoria.

Sin embargo, una Youkai como yo notó algo más primero.

—¿Por qué hay unos estudiantes de preparatoria pateando una pelota afuera de la primaria?

Por un lado, eran vacaciones de verano. Las primarias no tenían el concepto de equipos de deportes o clubs, por lo que no habría ningún estudiante de primaria aquí en primer lugar. Pero cuando encontrabas altos estudiantes de secundaria y preparatoria en su lugar, parecería que estuvieran ahuyentando a los niños más pequeños para poder tener el lugar para ellos.

Y eso podría no estar tan lejos de la verdad.

Los niños en la preparatoria habían sido atletas apasionados. Habría sido difícil desalojarlos si solamente quisieras estar jugando. Y si entonces querían jugar en otro lado, es simplemente natural que pasaría después.

Tal vez no se había siquiera dado cuenta que estaban ahuyentando a los niños que deberían haber estado ahí.

Sin embargo, ¿los niños de primaria realmente elegirían reunirse en un lugar lleno con claramente niños más altos y mayores? Justo igual que Shinobu había estado extrañamente recio de entrar en la preparatoria, los niños de primaria podrían naturalmente haberse ido sin ser amenazados por alguien.

De la preparatoria a la secundaria y de la secundaria a la primaria.

Mientras las personas eran dejadas atrás, se moverían hacía la siguiente escuela en línea. Ciertamente era una estructura social retorcida.

Ya fuera que entendió la situación o no, Shinobu jaló de mi kimono y me preguntó algo.

—¿Esta es mi escuela?

—Eso parece. Estarás viniendo todos los días a partir de Abril.

Antes de que terminara de hablar, una pelota de futbol se estrelló ruidosamente contra la valla encadenada.

Rodo a lo largo de la tierra frente a Shinobu cuyos ojos se abrieron ampliamente.

Asumí que alguien accidentalmente pateó la pelota hacía acá, pero rápidamente se me comprobó que me equivocaba.

—¿Qué estás haciendo aquí?

Escuché una voz rasposa al igual que metales raspándose entre sí.

Parecía que este era el chico de preparatoria que había pateado la pelota hacía nosotros a propósito.

—¡Ya les dijimos las reglas, ¿recuerdas?! ¡Estamos usando este lugar ahora mismo! Inclusive tenemos el permiso de los profesores como ex alumnos de la escuela. No vamos a lidiar con pequeños enanos como tú. ¡si es un problema el que no tengas tu patio, vamos, dínoslo, pero no me culpes por lo que pase después!

—¿Hm? ¿¿¿Hm???

Shinobu no estaba acostumbrado a ser el objetivo de esa clase de hostilidad, por lo que estaba más confundido que asustado.

El chico parecía haberlo confundido por un niño de primaria que había venido a jugar.

Una mira a través de la valla mostraba que no había niños pequeños a pesar de ser una escuela primaria. Todos ahí eran altos estudiantes de preparatoria.

—Maldición. Por qué logran ser ellos primero y nosotros solo segundos. Simplemente nos están dividiendo basado en quien quieran y usando todo el equipo y espacio para practicar para ellos mismos. Practicar… Necesito practicar. Pensar que puedes ganar con agallas o espíritu de pelea es una completa tontería. Les probaré que las personas crecen más con un régimen de entrenamiento calculado por un programa.

Shinobu inclinó su cabeza y me volteó a ver.

—Yukari, ¿de qué está hablando?

—Está diciendo que es difícil no ser un ganador porque no puede llevar las expectativas de sus padres o conseguir las chicas lindas en su clase.

Dije un comentario arbitrario con una encantadora sonrisa y recibí obvio abuso verbal por mi molestia.

—¡¡Cállate, maldita Youkai!! ¡Sé que no tienes derechos humanos, así que ¿qué tal si te destrozo aquí mismo?!

—Todos sabemos que no puedes hacer eso☆

El chico a quien decidí llamar Gruñón-kun pateó la valla y entonces se fue.

Am, ¿qué se supone que haga en momentos como este?

Oh, cierto. Levanté mi dedo del medio.

—Yukari, ¿qué fue eso?

—No te preocupes. Chicos como ese probablemente siquiera nunca han sostenido manos con una chica. Lo has derrotado por un gran margen, por lo que no deberías preocuparte por nada.

—???

No había nada más que Shinobu viera. O más bien, el patio se había convertido más o menos en una tierra post-apocalíptica donde todos tenían un mohawk, por lo que quedarse probablemente no sería una experiencia agradable para él.

El tema de hoy había sido “aprendiendo el camino a casa”, por lo que llevar eso a un fin e ir a casa era la mejor opción.

—Las cosas pueden lucir diferentes de camino de regreso, así que intentemos eso también.

—¿De qué estás hablando? Es el mismo camino, así que no hay forma de perderse.

—Shinobu, ya estás tomando la vuelta equivocada en la primera bifurcación en el camino.

Agarré su nuca y corregí su camino.

Agitó sus brazos y piernas en protesta por un rato, pero finalmente dijo un comentario con poca energía como si fuera una planta marchitada en una casa.

—Estoy cansado de caminar tanto.

—Lo siento, pero no voy a cargarte. ¿Por qué? Porque suena a mucho trabajo.

4

Cuando regresamos a la casa que tenía un completo sistema de seguridad y paneles solares sobre su techo de paja, parecía hora del almuerzo.

El almuerzo del día de hoy era oyakodon.

Las comidas siempre eran preparadas por la madre de Shinobu o su abuela, pero la comida siempre era simple y sin embargo confiable cuando su abuela lo hacía.

Después del almuerzo, no tenía nada que hacer y sólo holgazaneé hasta que escuché a alguien hablar por teléfono.

La voz provenía del pasillo.

Vi un cabello corto teñido de marrón y brillantes accesorios de plata.

Escuchar que él estaba en su adolescencia podría hacerte pensar que era el hermano mayor de Shinobu, pero en realidad era su tío.

Su nombre era Jinnai Hayabusa.

Él era un obvio chico delincuente que conducía por los caminos en su scooter maxi eléctrico y se metía en peleas.

—Sí, sí. Entiendo. ¿Qué? ¿Crees que soy un tonto? Estoy de acuerdo que el instigador en la TV es claramente sospechoso, pero alguien tan conocido nunca haría algo tan peligroso.

—¿Quieres decir…aun así…cómo…so funciona?

—¡Ya te lo dije! ¡No sé cuál es el truco o cómo funciona! Pero definitivamente están usando un Paquete involucrando un Youkai. ¡Cualquier desde una docena a unos cuantos cientos de personas están involucrados en un solo crimen, por lo que no vamos a encontrarlos tan fácilmente! ¿¡Estás segura que no eres tú la tonta aquí!?

—Ja…ja. Ten cuidado…dices o si…te patearé en…bolas.

Oh, ¿un Paquete? Esto suena peligroso.

Ese era un método criminal que incorporaba la vaga existencia y características de un Youkai en un sólo sistema.

Por ejemplo, la habilidad de un Satori para leer las mentes podía ser usada para operaciones de iniciados.

Por ejemplo, la habilidad de un dios de la pestilencia para hacer que las personas se enfermaran podía ser usada para darle una muerte natural a alguien que odiaras.

Estos crímenes vanguardistas que involucraban lo oculto eran frecuentemente pasados por algo hasta después por un profesional de la policía. Esto no era algo que un chico de preparatoria debería involucrarse, por lo que decidí meterme.

Especialmente, me escabullí por detrás de él y lo pateé justo como la voz por el teléfono había amenazado.

—¡¡Toma esto!!

—¿¡Anyaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhh!?

Parece que juzgué mal mi fuerza porque Hayabusa se quedó rodando por el suelo.

Lo ignoré, recogí su teléfono celular del suelo y escuché una majestuosa voz femenina.

—Hola. No sé quién seas, pero gracias por detener a Hayabusa-kun de emocionarse tanto. Jejeje. Ese fue un grito sorprendentemente lindo. ¿Qué hiciste?

—Podrías decir que ayudé a la presidenta del consejo estudiantil con las travesuras por las cuál se hace notar. Como sea, por favor no involucres a nuestro estúpido muchacho en nada. La mitad del tiempo que está suspendido es debido a las peticiones que le pides.

—Nunca le pedí que llegara tan lejos. Mientras que sí quiero detener a cualquier de nuestra escuela que se involucre en Paquetes, él tiene la mala costumbre de precipitarse en ello demasiado rápido. Es porque él va demasiado lejos en su manejo de la justicia. En un viaje de campo, él rescató a una chica en su clase de unos chicos de otra escuela y terminó haciendo que la chica que salvó le tuviera miedo.

Mientras me aburría más con su respuesta evasiva, escuché lo que parecían como gemidos de los muertos en las profundidades de la tierra.

El Chico Delincuente Hayabusa estiró una mano hacía mí mientras se hacía bola en el piso que estaba pulido en un color ámbar.

Suspiré, le arrojé el teléfono y le di un consejo relevante.

—Involúcrate sin entusiasmo en crímenes relacionados con Youkai solamente acortarán tu vida. No puedes resolver este tipo de cosas, por lo que si tienes tiempo para hablar sobre esta tontería, trata de encontrar problemas más de tu tamaño. Tal vez podrías lidiar con esos completos idiotas que tomaron control del patio de la primaria a la que Shinobu asistirá pronto.

—S-sabes que un asalto es un crimen, ¿cierto?

Había hecho lo que tenía que hacer y no era mi trabajo decidir si me escucharía a o no.

No había cura para la estupidez o la muerte. Comencé a irme del pasillo, pero otra voz me llegó por detrás.

—Vwoooom

Era Shinobu. En el momento que me di cuenta que estaba haciendo el ruido de un avión, él ya había tropezado en mi trasero.

—¡Choque!

—Shinobu, ¿qué estás haciendo?

—*Mordida*

—¿¡Hyah!?

El acto inesperado me hizo alejarme de un salto.

¡Aunque no porque hubiera dolido!

Frenéticamente volteé y Shinobu estaba confundido por extrema reacción.

—¿Hm? Yukari, ¿qué sucede?

—Shinobu, am, no hagas eso. No se supone que muerdas a la gente.

Eso era algo que nunca debería haberle dicho a alguien, pero él únicamente inclinó más su cabeza.

—Pero mi mami lo hace todo el tiempo. Ella muerte mi brazo o mi costado.

—¡Esa estúpida madre! ¿¡No puede pensar sobre cómo las cosas influenciarán a su hijo!?

Como sea, ¿por qué él estaba aquí?

Mientras me preguntaba eso, él ondeó una mano débilmente y preguntó algo.

—¿A dónde ibas?

—?

—Voy a dormir, pero no puedo dormir sin ti.

—Oh, quieres tomar una siesta, ¿cierto?

Normalmente, una Zashiki Warashi se metería en los futones de la familia como una broma inofensiva, pero Shinobu se había acostumbrado tanto a eso que no podía dormir sin alguien en el futón con él.

Dejé caer el futón en su cuarto y ambos nos acostamos en él.

—Yukari, es demasiado apretado.

—Sopórtalo.

Estaba sosteniéndolo en mis brazos más estrechamente que lo absoluto necesario por una buena razón: él daba demasiadas vueltas cuando dormía. Era completamente normal para él terminar boca abajo, tomar toda la manta y quitármela mientras rodaba, meterse debajo de mí, enredarse en mi largo cabello o algo más.

Sin embargo, él no tenía problemas para dormir.

El viaje de ida y vuelta de su escuela debió ser mucho para él porque se durmió rápidamente sólo cinco minutos después de su queja.

No tenía nada que hacer hasta que él se despertara y mis parpados se sintieron pesados mientras pasaba el tiempo sin hacer nada.

Sin embargo, mis ojos se abrieron de nuevo antes de que me durmiera por completo.

Alguien se había metido a la habitación.

—Jejeje. Están durmiendo. Profundamente dormidos. Peeeero, esto me hace sentir un poco celosa como su madre.

Era la madre de Shinobu.

Por alguna razón, estaba levantado sus pechos con sus manos.

—¿Naturalmente él elige a la que tiene más grandes los pechos y piel más suave? Supongo que no puedo compararme con una Youkai que no envejece.

—No tienes ninguna razón para deprimirte por eso. La única razón por la que puede acercarse a mí tan fácilmente es porque no estoy cerca de ser una existencia para él. De hecho, es porque soy muy diferente.

—¿A qué te refieres?

—Los niños algunas veces se quejan que encuentran difícil congeniar con un padre, pero se lo pueden revelar a un animal de peluche. Esas son las ventajas de ser algo diferente a un humano. …Sin embargo, esa puede ser una dura verdad para quien es tratado de esa manera. Si quieres ser su madre, no quieres eso, ¿cierto?

—Hmmm. No estoy tan segura que él piensa demasiado en eso.

—Es incluso más duro porque está hecho inconscientemente.

Sonreí con una oscura y fría sonrisa que nunca he dejado ver a Shinobu.

Esta era una buena oportunidad y sentía que había un poco más que necesitaba decirle al padre que estaba destinada a protegerlo.

—Hay algo en Shinobu que me preocupa.

—¿Ahora qué es?

—Él está completamente inconsciente de esa línea prohibida que todos pueden sentir naturalmente. Piensa en una escuela de noche, un hospital abandonado o un túnel sellado. Él tal vez encontraría esos lugares aterradores, pero él nunca pensaría en regresar.

Por ejemplo, él no tenía problemas con llevar su comida a la sala del altar que olía a muerte para comer con algo tan inhumano como una Youkai.

Sentía que valía la pena notar las posibilidades positivas de llevarse bien con cualquier Youkai, pero nuestras características no siempre tenían un efecto positivo.

—Él no puede sentir esa línea que todos pueden, por lo que siempre termina entrando en zonas que son mejor evadir. Necesitas estar consciente de eso. Si una ubicación es separada, hay una razón por la cual lo está. Entrar en territorios prohibidos no siempre tiene un final feliz como con Momotarou. Podría también terminar como Kaguya-Hime o Urashima Tarou.

La madre de Shinobu ligeramente trazó con su dedo índice a lo largo de su barbilla.

—Urashima Tarou, ¿hm? Esa realmente es una historia extraña. A diferente de muchas viejas historias, no tiene ninguna lección. El personaje principal rescata una tortuga y termina con su mala fortuna.

Así era cómo la historia iba cuando lo mirabas con las normas humanas.

Ninguno de los personajes principales de la historia — Urashima Tarou, la tortuga y Otohime — representaban un peligro. Urashima Tarou había rescatado la tortuga sin intención de ganar nada por ello, la tortuga trató de recompensarlo sin ningún motivo ulterior, y Otohime se había genuinamente enamorado de él.

Sin embargo, la historia terminaba con su desesperación.

Podríamos lucir bastante parecidos y tal vez podríamos usar las mismas palabras, pero los humanos y los Youkai tenían definitivamente diferentes valores. En el caso de Urashima Tarou esa diferencia estaba en la vista del tiempo. Los Youkai no tenían esperanza de vida, por lo que ellos no sabían que Urashima Tarou no le agradaría lo que le pasaría a él.

—No tiene nada que ver con buena voluntad o malicia. Ese es un peligro constante siempre que los humanos y los Youkai entrarán en contacto y es un riesgo que nunca ocurre entre padres e hijos. ¿Ahora entiendes que no te estoy quitando tu posición?

—Hmm.

Eso fue todo lo que dijo la madre de Shinobu.

Era corto y conciso.

Pero después dijo algo más con un indicio de una sonrisa.

—Pero tú no quieres que nada de lo que le pasó a Urashima Tarou le pase a Shinobu. Esa no es una mala reacción como padre, ¿sabes?

5

Parecía que me había quedado dormida en algún momento.

Cuando abrí mis parpados, Shinobu no estaba en el futón.

Comencé dirigiéndome a la cocina y bebí una lata de refresco refrigerado del refrigerador. El refrigerador tenía una computadora de pantalla plana en la puerta para buscar recetas. Pasé mi dedo por él para despertarlo de modo de espera y abrí la página de noticias en línea.

—¡”¿Cómo Llega la Pizza a tu Puerta en Sólo Treinta Minutos?” finalmente tendrá una película! Este misterio de nuevo catálogo(?) es del autor de la obra maestra “Hamburguesas, la Magia de Noventa Segundos para que una Orden se Complete”. Este será otra película problema llena con trivias de comida rápida que desearías no saber. Está siendo dirigida por…

—…

Con la lata roja en mano y una cara azul, regresé la computadora a modo de espera.

Ese no era un artículo que quisiera leer mientras bebía eso. Por supuesto, había rumores de que las extremas críticas de comida chatarra era una forma de oponerse a bienes importados.

Llevé la fría lata por la casa y encontré un gran número de aviones de papel esparcidos por la sala de estar japonesa que era lo bastante grande para un encuentro de judo.

Esto no era el resultado de alguna bizarra persona obsesionándose con una sola acción.

Un Kappa, un Tengu y un Yamanba — un grupo que no necesitaba explicación debido a sus apariciones en libros ilustrados y mangas Youkai — estaban formando un sistema para producir en masa aviones de papel usando la pila gigante de papel que Shinobu había preparado.

Decidí preguntar al respecto.

—¿Qué están haciendo?

—Oh, Yukari. ¡Estamos teniendo un campeonato de aviones de papel! ¡¡No es muy tarde para que nos alcances ahora!!

—¿Qué están haciendo? —pregunté otra vez.

Mi voz era más amenazadora la segunda vez y estaba dirigida a los Youkai en vez de a Shinobu. Miraron hacia arriba como si hubiera recuperado sus sentidos.

—O-oh, no. ¡Regresé a mi niñez por un momento! ¡¡No nos dirigimos a las montañas para hacer esto!! (

—Estamos aquí para conseguir un sorbo del misterioso sake de la Cervecería Jinnai. (<-Kappa)

—Es hecho por humanos, por lo que no estoy esperando mucho. Pero lo probaré, así que rápido y trae algo de él. (<-Yamanba)

No mostraban intenciones de disculparse por entrar a la casa sin permiso. La casa Jinnai parecía actuar como una posada para Youkai viajeros.

Shinobu estaba explicando su nuevo descubrimiento de doblar una esquina del papel rectangular y cortar el exceso de forma cuadrara, pero él inclinó su cabeza cuando escuchó lo que dijo el Youkai.

—¿Estás hablando de trabajo? Puedo ir a llamar a papi o al abuelo.

—Fwajajaja. Probablemente no deberías. Si escucharan que el amo de la Montaña Kurama había venido hasta aquí después de escuchar algunos rumores, probablemente colapsarían del miedo. Es mejor para ellos no saber los detalles.

Ese hombre musculoso era el enemigo natural de los Youkai quien no dudaría en llevar sus puños a cualquiera que se desviara del camino apropiado, ya sea un Mikoshi-Nyuudou o un guardián del infierno, pero era mejor para estos Youkai no saber los detalles. Ellos serían los que colapsarían del miedo.

Shinobu habló entonces completamente inocentemente.

—¿Quieren verlos trabajar? ¿Quieren ver qué asombrosos son?

—Si su sake realmente es lo bastante bueno para que lo acepte un Youkai, eso definitivamente sería asombroso.

—¿Qué tan asombroso?

—Tan asombroso como un Premio Nobel.

¡Ah, este grupo generalmente arbitrario simplemente les dieron un título arbitrario!

Pero Shinobu estaba completamente enfocado en el repentino término extranjero.

—Nobel… ¡S-sólo necesitan algo de sake, ¿cierto?! ¡Les mostraré que tan asombrosos son! ¡Vamos, Yukari! ¡¡Creo que hay un poco adentro!!

—Sí, sí.

Él jaló mi mano y me llevo justo de vuelta a la cocina.

Por supuesto, no simplemente estaba de acuerdo con lo que él quería. Mi verdadera razón era detenerlo de obtener el daiginjo de primera clase.

El sake hecho por la familia Jinnai valía 50,000 yenes una copa, así que algunas personas no estarían felices si un niño removiera el tapón sólo por una broma.

Sin embargo, mis miedos resultaron infundados cuando Shinobu hizo algo inesperado.

Él abrió el refrigerador con sus pequeñas manos, metió la parte superior de su cuerpo dentro y sacó un espeso líquido blanco en una bolsa de plástico transparente.

—¡Este es Yukari! Este es del tipo que incluso yo puedo tener en Año Nuevo, por lo que tiene que ser el mejor.

—Bueno…Supongo que puedes sacar el amazake. Ni siquiera es un producto al menos.

Era tratado bastante como sobras de comida hecho de trozos de carne y los centros de las verduras. Aunque, todo desde los ingredientes hasta la preparación pertenecía a la marca de la Villa Intelectual, por lo que una copa probablemente te dejaría con un menos de 10,000 yenes de factura.

—¿Cómo lo calientas? ¿Con el microondas?

—Lo pones en una olla y usas la estufa.

Mientras Shinobu empezaba a emocionarse, agarré su nuca para detenerlo.

¿Un niño pequeño debería distanciarse de la cocina la cual estaba llena con fuego, agua caliente y cuchillos? ¿O deberían familiarizarse con la concina a una edad temprana para darle un buen sentido del proceso? Ambos argumentos sonaban válidos, pero no era mi trabajo decidir eso. Si la familia de Shinobu había elegido el primero, tenía que lidiar con la olla sobra la estufa.

No es que fuera tan buena en la cocina. No importa cuántas veces intentara hacer bolas de arroz, nunca saldrían en un triángulo apropiado. No podía dejar que Shinobu viera eso.

Algo de ello se quemó un poco en el fondo de la olla, pero logré calentar el amazake en cerca de diez minutos. Hice que Shinobu llevara unas cuantas copas y llevé toda la olla entera a la sala de estar.

El Kappa, Yamanba y Tengu lucían un poco escépticos cuando vieron el espeso líquido blanco en las copas transparentes.

—Oh, estaba esperando un misterioso sake, pero es sólo algo de amazake para niños. Si piensas que eso va a impresionarnos, tú- ¿¡Bffaaaaaaahh!?

—¿¡Qué sucede, Kappa?! ¡No me digas que vivir en el agua hizo tu cuerpo entero demasiado sensible al calor!

—No, Tengu. Mira su cara. Está siendo vencido por tal euforia que sus pupilas están ampliamente abiertas. Parece que este sake podría ser conocido como el Triturador de Youkai por una razón. Creo que necesito prepararme y probar un poco- ¿¡Bhyaaaaaaah!?

—¡¡Y-Yamanbaaaa!!

Los Youkai no morirían al ser apuñalados o disparados, así que era un misterio por qué estaban tan afectados por este amazake. Y sin embargo serían capaces de comer un pez erizo entero o una medusa asesina sin problemas.

El Tengu asumió que estaría bien sin importar el desastre, así que le soplo a su taza de amazake y terminó colapsando en el suelo de la sala de estar.

—Ves, papi y el abuelo son asombrosos, ¿no es así? —dijo Shinobu.

—Mywajajaja. Ha pasado mucho tiempo desde que me sentí tan bien. ¡Te convertiré en Ushiwakamaru!

—¿Eh? Pero Benkei es mucho más genial. ¡Entonces podría ser grande y musculoso como papi!

No necesitas ser grande y musculoso.

El abuelo de Shinobu entro de la cervecería de sake detrás de la casa con el fin de tomar un descanso, pero él dejó de caminar cuando vio los cuerpos yaciendo en la sala de estar.

Él dirigió la molesta pregunta hacía mí.

—¿Qué están haciendo?

—Estoy completamente preparada para ser lanzada al cobertizo con Shinobu, pero déjame decir algo primero. Shinobu parece creer que eres un artesano al nivel de un Premio Nobel.

—Es difícil no molestarse viendo la conmoción aquí, pero hay algo que se necesita decir al ver humanos y Youkai llevándose bien usando algo que tú hiciste. Ese musculoso probablemente aun así les gritará como alguna clase de demonio, pero tal vez lloraría en secreto después.

6

Shinobu y yo fuimos severamente regañados.

Afortunadamente, no estábamos encerrados en la habitación.

Aunque, cuando fuera que Shinobu estuviera encerrado en el cobertizo, él lloraría y Youkai salvajes llegarían para consolarlo. La última vez, algunos del tipo mascota que fueron o zorros o tanukis terminaron llenando el cobertizo con él.

Desde entonces sus padres desarrollaron un método más efectivo.

Sólo necesitaban una enciclopedia ilustrada de peces del fondo del mar. Sólo necesitaban pasar lentamente las páginas.

Pez remo gigante.

—¿¡Nooo!?

Pez balón.

—¡Está todo blandito! ¡¡Está vivo, pero está todo blandito!!

Cangrejo de la nieve.

—Oh, el cangrejo es algo genial.

Cola de rata.

—¡¡Gyaaah!!

Fui forzada a quedarme quieta mientras él se colgaba de la parte superior de mi cuerpo y desesperadamente trató de alejar la mirada del libro.

Mientras el por qué tenía tal problema con peces del fondo del mar…

—¡Son aterradores! ¡Ese luce como si fuera a explotar si lo tocas! ¡¡Ese se infla si lo atrapas y algo sale de su boca!!

Ya era la tarde.

Después de ser finalmente liberados, caminé por el pasillo que estaba lleno con los rayos solares anaranjados. Shinobu estaba viendo la TV en la larga sala de estar occidental. Él estaba sentado con un zorro gigante y un tanuki que se habían metido de alguna manera. Probablemente eran Youkai viajeros que estaban pasando la noche.

Podía escuchar voces provenientes de la TV.

—Hay udon de zorro y soba de tanuki, ¿¡pero por qué no hay nada con tejones!? ¡Estamos seriamente preocupados por esa cuestión!

—¡Pero los tejones no suenan muy deliciosos! ¡¡A nadie le gustan las serpientes!!

—¡Esa es una víbora! ¡¡Apenas si suenan igual!!

—¿Entonces que es un tejón?

—Es de la misma familia que las comadrejas y glotones.

—¡Glotones! ¡¡Ahora me estás espantando!!

—¡Un tejón no es tan aterrador! ¡¡Es más como un panda rojo o un mapache!!

—Oh, es como un tanuki. ¿Entonces por qué no dices simplemente tanuki?

—¡Porque es un tejón! ¡¡Los zorros, los tanuki y los tejones son los tres grandes de la transformación en los Youkai!!

El escenario en la pantalla tenía un sólo micrófono de pie con dos personas en trajes de pie a cada lado de él. En otras palabras, era un acto manzai, pero uno de los dos era claramente un Youkai. No había leyes u obligaciones que nos restringieran, pero la falta de derechos humanos también significaba que no podíamos trabajar. Después de todo, no éramos “humanos”. Sin embargo, parecía que había una ambigüedad en tomar una posición como la de un perro que era parte de un acto. Aunque no sabía los detalles de la situación.

No me sentía con ganas de interrumpir, así que me fui por el momento.

Sin embargo, todavía no tenía nada que hacer, así que quería a alguien para gastar el tiempo.

Y había una persona con la que sabía era más fácil de lidiar.

—¡¡Haaayaaabuuusaaa!! ¡¡Ayúdame a matar algo de tiempo!!

—¡¡No!! ¿¡Por qué está la masa de egoísmo aquí!?

Como esperaba, Jinnai Hayabusa, el chico delincuente de cabello marrón y cubierto de accesorios, dejó escapar una voz femenina chillona. Él había estado dándole mantenimiento a su scooter maxi en el garaje que había hecho en el cobertizo.

Él había llevado este irrazonable destino sobre él mismo al tratar de lucir genial al beber un Cassis de Naranja que él había hecho. Aunque, realmente no era alcohólico. Él había hecho una imitación al mezclar algo de mermelada de cassis en agua caliente y mezclándolo con jugo de naranja.

Sin embargo, mi enemigo(?) era hábil.

Oponerse a mi habilidad especial “Forzar el Flujo de Eventos”, él se recuperó de su pánico por su cuenta.

—Oye, dios de la pestilencia. Estoy seguro que sólo estás aquí porque Shinobu no jugaría contigo, pero como puedes ver, estoy ocupado.

—Ahh, ahh, probando, probando. Por favor responda, Jinnai Shinobu-kun, el chico indecente que siente un leve latido en su corazón cuando él escucha la palabra “cuñada”. Repito…

—¿¿¡¡¡Bbphhhh!!!?? ¡¡I-idiota, deja de inventar cosas que podrían crear grietas irreparables en nuestra familia!!

—Pero es profano en una forma diferente cómo te emocionas tanto por la palabra “cuñada” y ella no siente ningún interés de cualquier tipo. ¿No te importa en lo más mínimo que quieren las otras personas?

—¡¡Otra vez, estás completamente equivocada!! ¡No vas a proclamar que estas acusaciones sin fundamento son parte de tus “inocentes bromas” como una Zashiki Warashi, ¿o sí?!

—Una cosa es Shinobu, pero tú también obtuviste un rasgo problemático. No es frecuente de ver alguien que realmente está asustado por un Hitotsume-Kozou o un Nopperabou. Por supuesto que todos se van a reunir para asustarte.

—Sí, pero también consigo ser atacado por letales como un Kappa o un Makuragaeshi. Gracias a eso, podía ser asesinado en cualquier momento.

Él parecía pensar que era odiado por los Youkai, pero de alguna manera, podría haber sido lo opuesto. Él era tratado bastante como el monstruo en un RPG que daba una ridícula cantidad de puntos de experiencia.

—Así que, ¿exactamente qué vas a hacer para matar el tiempo?

—Bueno, te rodaré alrededor y…

—¡No me asustes! ¡Y pedí detalles! No soy un comediante cuya arma es el baño hirviendo. ¡¡Si te digo que te detengas, realmente necesitas detenerte!!

Tch.

Esta parecía ser otra característica de una Zashiki Warashi. Si las otras personas alcanzaban el punto de llorar realmente, naturalmente yo me frenaría. Mis valores predeterminados estaban establecidos para así detenerme en la línea donde calificaba como “inocente”.

No tenía otra opción, así que llegué al verdadero tema en cuestión.

Esculqué en el pecho de mi kimono y saqué un sistema de juegos portátil publicitado por sus gráficas.

—Shinobu dijo que realmente era mala en este juego de cacería. No quiero que me odie, así que ayúdame a practicar.

—Estoy bastante asombrado de ver una Youkai que parece de un dibujo del periodo Edo sosteniendo un sistema de juego portátil.

zashiki_04_057

El juego involucraba humanos con armas destruyendo máquinas gigantes fuera de control y demoliendo las partes chatarras. Era bastante conocido por los anuncios en video en línea con el equipo desarrollador consiguiendo argumentar sobre que la clasificación no importaba porque en realidad no había sangre real.

Parecía que Hayabusa tenía uno de los sistemas también.

A pesar de estar a menos de un metro, no alejamos la mirada de nuestras pantallas.

Mientras presionaba los botones, hablé.

—Hayabusa.

—¿Qué?

—Estoy súper interesada en lo escrito llenando ese tablero blanco y las incontables flechas juntas.

—¿¡Mgh!? S-sólo ignóralo.

—¿Estás escribiendo toda la información de un “caso” y conectándolo todo? ¿Quieres ser un detective de una novela policiaca o algo?

—¡¡Te dije que lo ignoraras!! ¡Si sigues desgarrando mi corazón, voy a cancelar esta misión para arráncale y obtener las alas del Giga Gordon! ¡¡Presionaré el botón de inicio y seleccionaré “rendir”!!

—Si haces eso, espero que estés preparado para una tormenta en la mesa al cenar esta noche. Una vez que saque el término “cuñada”, las puertas del infierno se abrirán. Ese supuesto Cassis de Naranja tuyo proviene de una receta que tu cuñada inventó para evitar beber mientras estaba embarazada, ¿cierto?

—¡¡Idiota!! ¿¡Cuánto tiempo más vas a seguir con eso!? ¡¡Y todo está en tu cabeza!!

—La verdad no es lo que importa. Lo que importa es quién lo creerá.

—¡¡Eres horrible como alguien que hace falsas acusaciones de abuso sexual!!

De paso, el trablero blanco tenía lo siguiente escrito en él: “gran confianza”, “un nombre famoso”, “falsa información no es un crimen”, “muy pocas víctimas”, “¿alguien más manda para reducir los objetivos?”, etc.

Sólo eso no era suficiente para ver qué era lo que Hayabusa (y su hermosa presidenta del consejo estudiantil de la preparatoria) perseguía.

Aunque, era una investigación amateur, por lo que tal vez no lo sabían tampoco.

—Realmente te gusta hacer cosas por las cuales no consigues nada a cambio, ¿cierto?

—¡Conseguiré algo eventualmente! Es sólo que el drop rate para las alas del Giga Gordon es del 2%. ¡¡En el peor de los casos, tendremos que pelear este mismo poderoso enemigo 50 veces!!

—No creo que así sea cómo la probabilidad funciona. Además, estaba hablando de tu investigación del crimen organizado usando Paquetes.

—No me estoy involucrando porque quiera.

—¿Realmente piensas eso?

—Mi superior sigue diciéndome estas cosas las cuales no quiero escuchar. Y ella sabe que no puedo pretender no verlo una vez que sé sobre ello.

—¿Te has enamorado de ella?

—N-no le preguntes a un adolescente eso tan francamente.

—¿En serio? Resolver estas cosas no va a remover la etiqueta que tienes de delincuente, por lo que no estoy segura del por qué quieres enfrentarte al peligro por las pocas personas que te dieron esa etiqueta.

—No tengo opción. La policía aparentemente se aleja de los crimines involucrando Youkai y algunas veces escucho de personas de mi escuela siendo involucradas.

Él sonaba irritado, pero por la situación más que por lo que dije.

—Y esta vez, el término “tráfico de órganos” se mencionó. No hay forma que pase por algo esto.

7

Una vez que llegó la noche, dejé el garaje improvisado y regrese a la casa. Parecía que la cena estaba lista, pero Shinobu estaba haciendo una protesta de un solo hombre después de dirigirse a la cocina.

—¡Abuela, has filete Salisbury también! ¡¡Todavía tienes tiempo!!

—Lo siento, Shinobu, pero tengo problemas con las recetas escritas horizontalmente.

—¡No puedes rendirte antes de haberlo intentado! ¡¡Ayudaré, así que intentemos hacerlo!!

Él estaba claramente molestando a su abuela, por lo que me escabullí detrás de él, deslicé mis manos debajo de sus brazos y levanté su pequeño cuerpo como una máquina elevadora.

Incluso hice los efectos de sonido.

—¡Whirrrr! ¡¡Kathunk, kathunk!!

—¡Ah! ¡Detente! ¿¡Qué estás haciendo!?

—Moviendo un cierto niño pequeño del camino. ¡Kathunk, kathunk!

—¡¡Ahhhh!! ¡¡Pero las ambiciones del Imperio del Filete Salisbury!!

Lo siento, Shinobu, pero el filete Salisbury no va bien con nikujaga y salmón.

Lo llevé hasta la sala de estar occidental justo a tiempo que su madre asomara la cabeza.

—La cena tomará un poco más de tiempo, así que ¿podrías darle un baño a Shinobu?

—Ya la oíste.

—¡Pero me muero de hambre! ¡No puedo concentrarme en bañarme sin un filete Salisbury!

A pesar de sus protestas, corrió hacía su habitación una vez que lo había sentado. Lo más probable es que estaba tomando sus cosas para bañarse.

Me fui hacía la sala del altar para preparar la yukata con la que dormía.

Mientras lo hacía, Shinobu corrió hacía mí.

—¡Rápido, Yukari! ¡¡El baño espera!!

—Veo que estás bastante equipado como siempre.

Su lavabo tenía un patito de goma, un submarino y un anillo de alambre para hacer burbujas. También tenía unas gafas protectoras y tenía un flotador alrededor de su estómago.

Claramente tenía una idea fundamentalmente errónea de lo que era un baño.

—¿De qué estás hablando? ¡No sería tan divertido sin un montón de juguetes!

—Bien, bien. …Ahora, bien. Perdí mi obi de repuesto. Seguiré buscando, así que puedes ir al guardarropa.

—¡Asegúrate de apresurarte!

Sus pasos resonaban mientras se iba de la sala del altar a toda velocidad.

Pronto encontré un obi con el color que encajaba con mi yukata y continué detrás de él. Sin embargo, él no estaba por ningún lado del guardarropa.

Recibí el siguiente testimonio de la testigo ocular por parte de su madre.

—¿Shinobu? Él se fue al baño con mi suegro hace poco.

—Shinobu.

¡¡Shinooooooobuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu!!

—¡N-no! No importa quién esté ahí. ¡¡Todavía puedo unírmeles!!

—Realmente no deberías. Me preocupa la presión de sanguínea del anciano.

Terminé metiéndome en el kotatsu primero y haciendo pucheros hasta que un recién bañado Shinobu dejó el guardarropa en sus pijamas.

Sus ojos se abrieron ampliamente cuando notó mi ocupación ilegal del kotatsu.

—Estás jugando a la base secreta.

—Shinobu. No tengo la intención de hablar con niños que no cumplen sus promesas.

—¡Guau! ¡Estarías a salvo en un terremoto así! ¡Déjame entrar, déjame entrar!

—¡Auh, auh! ¡¡No hay suficiente espacio!! ¡Tu tobillo se metió bastante bien en mi plexo solar!

Me arrastré fuera del kotatsu como un oso ahuyentado de su cueva después de perder una pelea.

Uuh… Ni siquiera puedo hacer pucheros en paz.

La madre de Shinobu sonrió amargamente.

—A diferencia de los Youkai, los humanos no están tan influenciados por obligaciones o maldiciones. Sólo debes mantenerte constructiva y positiva al hacer otra promesa. ¿Qué tal dormir en el mismo futón esta noche?

—Mh.

Era cierto que yacer en el suelo de la sala de estar se sentiría muy vacío.

No ganaba nada si continuaba de mal humor y lo que estaba hecho estaba hecho, por lo que decidí tomar un baño.

Una vez que abrí la puerta del guardarropa, escuché movimientos de parte de Shinobu.

Él estaba hablando con otro Youkai que estaba aquí como un huésped sorpresa en nuestra “posada”.

—¡Soy un Tsuchigumo! No sigo las reglas de los humanos, por lo que quedarme despierto hasta tarde está bien por mí. ¡Las personas dicen que soy desobediente porque soy un delincuente!

—No me importa, pero ven conmigo. Ir al baño por la noche es aterrador, así que puedes llevarme a la puerta del baño.

—Claro. ¡Los delincuentes son buenos con los niños y gatos abandonados en días lluviosos, así que déjamelo a mí!

Él estaba hablando con una araña de varios metros de diámetro, pero como era un Youkai, él no estaba ni siquiera remotamente asustado de él. Aunque, niños de su edad podrían agarrar insectos normales también.

Me hacía preguntar qué tan viejos los humanos tenían que volverse antes de que empezaran a temerle a los insectos.

Pensé en eso por un momento, pase cerca de media hora en el baño, me cambió en mi yukata y salí del guardarropa.

Shinobu ya se había ido.

Obtuve otro testimonio de un testigo ocular.

—¿Shinobu? Él comió su cena, lavó sus dientes y después… ¿qué hizo? Oh, cierto, cierto. Se fue a dormir con ese Tsuchigumo.

—…

¡¡¡¡¡Shinoooooooooobuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu!!!!!

8

—¡¡Belleza!! Hoy, les presentaré una bebida que recomiendo absolutamente. Lo llamo la bebida que completamente-te-cambia-la-sensación-de-tu-piel-en-cinco-años. ¡Si beber esto no te hace saludable, simplemente deberías rendirte en tu vida! Ahora, los ingredientes son…

Un hombre de mediana edad travestido con cabello teñido brillosamente (él no era un transexual y él simplemente lo veía como otra opción de moda para hombres) se menaba mientras gritaba sobre algo en la TV. Sin embargo, ninguno de los adultos en la sala de estar lo estaba viendo.

La cervecería de sake había sido la ocupación de la familia Jinnai por generaciones y una copa que costaba 50,000 yenes resumía qué tan habilidosos eran. Por supuesto, juzgar un artesano solamente por su valor monetario tenía una forma de hacer enfadarlos.

En el nombre de la investigación de productos, la casa estaba llena con alcohol casi todas las noches.

Y no mostraban signos de limitarse a sake japonés.

—Si no tienes una mente lo suficientemente abierta para honestamente reconocer lo que tus rivales están haciendo, no puedes dominar el mundo. ¡Ohhh! ¡Este vino está todo burbujeante! ¿Qué va bien con vino Shaoxing? Comida china parece apropiada.

Para ser franca, esta era una familia que necesitaba hígados fuertes.

Parece que toda la línea familiar Jinnai siempre ha sido capaz de soportar su alcohol y cualquier mujer que se casara en una familia cervecera de sake tendría que gustarle el alcohol. Esto creaba una familia con herencia selectiva para tener hígados fuertes gracias al Mendelismo.

De cualquier modo, todos se estaban emocionando, así que pregunté algo obvio.

—Am, ¿por qué estoy aquí?

—Tu corazón se estaba dirigiendo en la dirección de la oscuridad después de que Shinobu te botara. ¡¡Ese el momento perfecto para beber y olvidarlo todo!!

—Soy una Youkai que no puede ser asesinada incluso si soy apuñalada o me disparen, así que es tonto pensar que me embriagaría. Técnicamente ni siquiera necesito comer. Sólo lo hago si me siento con ganas de hacerlo.

—Cálmate. Sé que quieres suprimir lógicamente tus emociones cuando te sientes deprimida, ¡pero no puedes! ¡Pero no puedes, no puedes, no puedes! Es mejor dejarlos salir tan pronto como puedas. ¡Suprimirlos sólo hará que se acumulen! ¡¡Olvida todo sobre la lógica y toma un buen trago!!

—Haaa.

Realmente no importaba.

Podría tragar cianuro o acónito sin problemas, por lo que decidí beber algo e irme cuando los otros colapsaran.

…………..

—Hic. ¿Huhhh? ¿Por gué el mundo eshdá dando vueldas a pedar gue shoy una Youkai?

—¡¡Mah jajajajajaja!! ¡Ese el mágico poder del sake! ¡¡Nada es imposible y puedes olvidar todo lo desagradable!!

Esto no estaba bien.

Ni siquiera estaba segura de cuánto tiempo había pasado, así que traté de revisar el reloj en el muro.

¿Qué? No puedo leer esto. Estaba todo derretido como una pintura de ese artista.

El simplemente hecho de que no podía recordar el nombre de tan famoso artista demostraba qué tanto había caído.

—Oh, lo entiendo. Los Youkai se concentran más en leyes mentales que en las físicas, por lo que el efecto placebo funciona mucho mejor en nosotros. Si pienso que me embriagaré, realmente lo haré.

Ahora que lo pienso, ¿no el proceso de anti Youkai del Hyakki Yakou incluía investigación en métodos de engaño que utilizaban ilusiones ópticas y suposiciones incorrectas?

—¿Qué? ¿Todavía puedes pensar lógicamente sobre esto? ¡Entonces necesitas otro trago! ¡¡Sigue bebiendo!!

—Oh, en serio. Ni siquiera me importa ya si soy abandonada por Shinobu.

—¡¡Nyajajajajaja!!

Las dos mujeres se rieron como idiotas.

El padre de Shinobu, su abuelo y su abuela estaban ahí también. Su abuela simplemente sonreía mientras se devoraba el sake a una velocidad rápida, pero los hombres parecían incapaces de seguir con nuestra agitación.

Para ponerlo más simple, estaban un poco perturbados por nosotras.

Y eso no encajaba bien conmigo.

Lentamente me levanté y me acerqué al padre de Shinobu quien estaba cubierto en músculos y tenía un puño que excedía los límites de la humanidad.

¿Huh?

¿No normalmente lo veía como el amo del terror y ni siquiera podía mirarlo a los ojos?

—¡¡Oye, musculoso!! ¿Qué hay con esa cara gruñona? ¡Beber se supone que es divertido! ¡¡Entiéndelo!! ¡¡Y esa expresión ambigua está prohibida!!

—No tiene caso. Él sólo tiene la mirada de mal humor de una máquina asesina con lentes de sol del futuro porque es tímido y no sabe cómo actuar alrededor de las mujeres☆ En nuestra primera cita, lo encontré de pie en nuestro punto de encuentro con una mirada en su cara que me hacía sospechar que en realidad me había llamado para una pelea.

—Ahora que lo pienso, ¿por qué siempre estás vistiendo esas camisas apretadas? ¿Hm? ¿Tienes algún problema? ¡¡Dilo fuerte!! ¡Ahora que Shinobu me abandonó, no le tengo miedo a nada!

—¡¡Hyahyahyahyahyahya!!

—¡¡Gwajajajajaja!!

Ahh.

Tengo la sensación de que estoy diciendo un montón de cosas que me causarán problemas después, pero no puedo pensar correctamente.

9

—Oh, Tengu. ¿Lo has escuchado?

—Sólo algunos rumores. Pero sólo escuchar el nombre hace que me enferme. Él definitivamente conlleva el nombre de la total definición de                         . No es común que veas una versión que está tan especializada en el asesinato y nada más.

—Él ha aparecido.

—Esto va a ser difícil. Muchos                   van a morir de nuevo.

—Pero no es como si no pudiéramos hacer nada al respecto. Él existe como un                      que ha sido cortado de la simple jerarquía del poder.

—El Aburatori, ¿hm?

10

A la mañana siguiente del 25 de Marzo, mi palma por reflejó voló hacía la aguada alarma del reloj y un escalofrío extraño alcanzó mi brazo mientras dejaba el futón.

¿¡E-está frio!?

¿Y cuándo y en dónde siquiera me dormí anoche?

Las persianas de lluvia estaban completamente cerradas lo cual bloqueaba los rayos del sol y dejaba la zona casi complemente oscura. Eso hacía inclusive más difícil de entender la situación.

Una voz femenina se deslizó por mi oído desde muy cerca. De hecho, estaba en el mismo futón.

—Jejeje. Esta es una habitación para una pareja casada, ¿sabes? Eres bastante provocativa al meterte a la fuerza en el camino de una pareja joven de esa manera.

—¿¡Ahh!?

Repentinamente agarré conciencia sobre las lagunas en mi memoria, pero la situación no me espero para recuperarme de esa confusión.

—Yukari, ¿estás aquí? ¡Es asombroso! ¡¡Afuera es asombroso!!

—…?

Shinobu entró en la oscurecida habitación y me tomó un poco de tiempo darme cuenta del por qué estaban tan emocionado.

Fueron sus siguientes palabras lo que me dieron la pista.

—¡Está nevando! ¡¡Todo es blanco afuera!!

—¡¡Noooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!!

Agarré el futón con toda mi fuerza para elevar mis defensas.

Shinobu era del tipo que correría por el patio en vez de acurrucarse en el kotatsu. Si tenía que supervisar sus juegos, sería lanzada a un clima de bajo cero de una temprana ventisca de la mañana.

Su madre parecía darse cuenta de que no estaba dispuesta porque le habló a su emocionado hijo.

—Shinobu, si quieres jugar afuera, asegúrate de comer tu desayuno primero.

—Agh… ¡Pero mira! Lo verás si abro la ventana. ¡¡Es asombroso haya afuera!!

—¿¡Qué friooooooooooooooooooo!?

—¿¡Qué friooooooooooooooooooo!?

Las acciones de Shinobu convirtieron toda la habitación en un refrigerador gigante y la traidora me pateó fuera del futón como un sacrificio.

—¡Shinobu, ve a jugar con la Zashiki Warashi! ¡¡Estoy seguro que te encantara hacer un muñeco de nueve!!

—Un muñeco de nieve… ¡¡Vamos, Yukari!!

—¡¡No!! ¡¡Por favor!! ¡Está helado por todas partes! ¡¡El sólo caminar por el pasillo de madera está lastimando la parte inferior de mis pies!! ¿¡Qué me va a pasar si salgo!?

Mis desesperadas suplicas llegaron a oídos sordos.

La magia de la nieve causó que los ojos de Shinobu brillaran a un grado perturbador mientras me arrastraba al paisaje nevado mientras estaba descalza y no vestía nada más que una yukata.

—¡B-brr! ¿¡Brrrrrrr!?

—¡Guau! ¡¡Ni siquiera puedo ver la tierra! ¡¡Todo es blanco!!

Él estaba completamente equipado con una chaqueta, guantes, botas largas y un gorro de lana, pero estaba recibiendo el suficiente daño para darme un ataque al corazón si no fuera una Youkai.

—¡Mami dijo que hiciéramos un muñeco de nieve! ¡Ella lo recomendó, así que tenemos que hacerlo!

—N-n-n-no puedo. ¡¡No hay forma que pueda agarrar la nieve con mis manos desnudas!! Mis dedos se caerán. ¿Estás seguro que está hecha de agua? ¡Se siente más como nitrógeno líquido! ¡Está helado!

—Si no te apresuras, la nieve te cubrirá y te convertirás en una mujer de las nieves.

El no morir no siempre era algo bueno.

Mientras que mi mente se llenaba con lo que sonaba a oraciones del ensayo de un especialista de cuidados terminales. Renuncié a formar una bola de nieve para convertirme en el centro y después rodar alrededor. Ni siquiera recuerdo qué grité en el momento. Mis recuerdos se desvanecieron por una razón completamente diferente más que por el sake de la noche anterior.

—¿¡A-ah!? ¡¡Afha!! ¡Sh-Sh-Sh-Sh-Shinobu, seguramente esto es suficiente! ¡Hicimos un maravilloso muñeco de nieve, ¿no es así?! ¡¡Por favor déjame ir!!

Afortunadamente, su madre llegó para decirnos que el desayuno estaba listo. Aunque la detestaba por vestir un abrigo de piel gigante mientras lo hacía. El interés de Shinobu se movió hacía la comida y se me había permitido regresar a la casa con techo de paja.

—E-Estoy congelada. ¡Mi cabello literalmente está congelado!

—Calenté el baño, así que te sugiero lo tomes antes de comer.

Quería decirle que debió haber llamado a Shinobu más temprano si ella tenía el tiempo de hacer eso, pero cualquier otro argumento haría que me dejara congelar como un pez incluso si no me mataba.

Pero tan pronto como entré al baño y comencé a meter una pierna en la bañera, la ventana del baño fue abierta de golpe completamente.

El baño rápidamente se transformó en un refrigerador.

—¡Es asombroso, Yukari! ¡¡Papi está haciendo algo asombroso!!

—¿¡Byaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!?

Shinobu había supuestamente ido a la sala de estar, pero él había ido hacía al patio para dar un ataque sorpresa desde afuera.

Él estaba apuntando hacía un extremo del patio trasero una y otra vez.

—¡Él golpeó un montón de nieve del techo e hizo una montaña blanca! ¡¡Es una resbaladilla de nieve!! ¡¡Es asombroso!!

E-ese estúpido hombre es nuestro enemigo.

¡¡Es el enemigo de todos los Youkaaaaaaaaaaaaaiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!

Estaba desnuda y temblaba, pero tan pronto me di cuenta que Shinobu se había desvanecido de la ventana y escuché pasos circulando.

Oh, no. ¡Él se estaba acercando al guardarropa!

Frenéticamente me dirigí al guardarropa y desesperadamente tomé mi yukata.

Antes de que pudiera ponérmelo, el chico entró en el cuarto.

—¡Rápido! ¡¡Rápido, Yukari!!

—…!?

Había logrado evitar ser lanzada desnuda a la nieve, pero mis defensas podrían no haber sido mucho mejores.

Diez minutos después, regresé a la casa mientras temblaba como un cervato recién nacido.

—A-aprendí algo nuevo hoy. Calentarte antes de ser arrojada al frío lo hace incluso peor.

Fue entonces cuando el timbre sonó.

Nadie podía detener a Shinobu ahora.

A su edad, los niños tendían a pensar sobre nada sino comida cuando estaban incluso remotamente hambrientos, pero el mundo de la nieve afuera parecía que estaba estimulando su mente más que el desayuno.

Él corrió por el pasillo y habló fuertemente desde la entrada.

—¡Oh, es el abuelo de Nagisa!

—Así es. ¿¡Eres el chico que ha estado corrompiendo a mi nieta!?

Dudaba que un niño de esa edad pudiera entender tanto problema de ese tipo, pero ella tal vez había intentado ponerse el lápiz labial de su madre o algo.

No tenía la energía para arreglar mi yukata y caminar a la entrada, así que sólo tendí en el piso y escuché.

—¿Para qué está aquí?

—Estoy usando mi camión para checar todas las casas que probablemente la tengan difícil removiendo la nieve de sus techos. Estoy reuniendo a todos los jóvenes para ayudar, pero supongo que la Cervecería Jinnai tiene suficientes jóvenes para arreglárselas por su cuenta.

—¿Jóvenes? ¿Así que Nagisa está aquí?

—No quería traerla conmigo, pero no podía dejarla caminar a través de más de un metro de nieve con sólo el San Bernardo. …¿Hm? Oye, anciano. Estoy aquí con algunos voluntarios. Nos encargaremos del techo y el camino enfrente de la casa, así que tu chico podría cuidar de Nagisa.

Escuché que unos pasos se alejaban, así que asumí que Shinobu había vuelto a jugar en la nieve. Le deseaba el bien mientras lo hacía muy lejos de mí.

Sin embargo, su madre pronto llegó con comida en una bandeja.

—Lo siento, ¿pero podrías darle esto a Shinobu? Estoy seguro que está concentrado en la nieve ahora, pero no quiero que se pase el desayuno.

—¿Por qué yo?

—Si lo hiciera, terminaría regañándolo y diciéndole que coma. No quiero arruinar su diversión mientras Nagisa-chan está aquí.

—¿Y la verdadera razón?

—No quiero salir con este frío. Voy a pasar todo el día acurrucada en el kotatsu.

Noté que la bandeja contenía unos cuantos bocadillos en pequeños platos además de la comida de Shinobu. Supongo que podrían ser para Nagisa.

—Si están teniendo una pelea de bolas de nieve, dudo que quieran comer.

—No estarán haciendo eso. Escuché que ustedes dos ya hicieron un muñeco de nieve él probablemente jugarán a la casita ahora que Nagisa-chan está aquí. Así que qué tal añadir algo de comida de verdad☆

Tomé prestado un impermeable de la abuela de Shinobu y escépticamente salí. Pero para mi sorpresa, Shinobu y Nagisa realmente estaban jugando a la casita en un iglú de nieve en el largo patio. Dudaba que lo dos pudieran hacer tan buen iglú, así que las personas reunidas para remover la nieve probablemente lo hicieron para ellos.

Presumiblemente para hacer que la casa pareciera más realista, el iglú tenía una TV a prueba del agua en la bañera dentro.

—Una traducción japonesa de ¡”Filósofos inocentes: 100 Preguntas de Niños que han dejado Perplejos a los Senadores” ha llegado! La parte más asombroso del libro es…

Sin embargo, los niños estaban ignorando la TV.

—¡Bienvenida! La platija de hoy es barata.

—Sh-Shinobu-chan, esta es nuestra casa, así que no hables sobre la comida así.

Nagisa quería un hogar ortodoxo mientras que Shinobu siguió haciendo más improvisaciones no convencionales. Parecía querer aventurarse más que establecerse.

El tema de hoy para el atuendo de Nagisa parecía ser el de un muñeco de nieve porque estaba cubierta de cabeza a pies con lana blanca y esponjosa.

—Shinobu-chan, eres el papá, así que debes cuidar a la bebé. Asegúrate de que duerma para que así no lloré en la noche.

—Pero esos pacíficos días no duraron mucho para la Máscara Insecto quien secretamente protege la paz del mundo. ¡¡Kabum!! ¡¡Es el FBI!!

—¡¡Huye, cariño!! Espera. ¿¡Qué hiciste, Shinobu-chan!?

Shinobu comenzó a agitar sus brazos y casi involuntariamente destruyó el iglú, así que interrumpí con la bandeja de comida.

—Guau. ¿Tienes pan en el desayuno en tu casa?

—Cuando la abuela lo hace, es arroz, pero cuando mami lo hace, es pan.

Shinobu sacó las brochetas coloridas recomendadas por Belleza y las clavó en las verduras.

—¿Estás haciendo esto también, Nagisa?

—S-sí. E incluso estoy perdiendo peso poco a poco.

Cuando pensé en ello, me di cuenta que ese método de dieta sólo funcionaba si fueras la persona que decidió el menú.

—¿Bebes leche, Shinobu-chan?

—A los adultos les encanta cuando lo hago.

Los dos empezaron a comer, pero ellos también tenían “comida” hecha de nieve acumulada junto a ellos. Sin mi intervención, podrían haber comido nieve indefinidamente. La madre de Shinobu podría intencionalmente haberme hecho parar eso.

—¿Eh? Estás mintiendo. No hay forma que puedas hacer eso. ¡Eres un pez puercoespín, Nagisa!

—N-no estoy mintiendo. Y es miles de agujas.

Ellos comenzaron a discutir ignorando la consideración de los adultos.

Era difícil unírseles porque la conversación saltaba a todos los lugares, pero de alguna manera logré entender el tema en general.

—¿Están hablando sobre gambas fritos?

Shinobu y Nagisa voltearon a verme.

—Nagisa dice que puedes comer colas de gambas fritos, pero no hay forma que puedas comer esa cosa plástica en forma de Y.

—P-puedes comerla. Sólo tú no lo haces en tu casa. Puedes comer gambas fritos de cabeza cola.

Shinobu entonces inclinó su cabeza confundido.

—Pero las gambas fritas no tienen cabezas.

—¡Sí tienen! ¡Son gambas! ¿Cómo nadarían en el océano sin cabeza?

—Ajaja. No sabes nada, Nagisa. Las gambas fritas no nadan en el océano. Su estado frito afuera se pondría todo húmedo.

—¿E-entonces dónde piensas que viven?

—Bueno… su exterior es todo crujiente, así que…

—No puede ser sobre la tierra. Su exterior se pondría todo lodoso.

—El cielo.

—¡Ellas no vuelan! ¡Las gambas fritas no pueden volar!

11

Después de limpiar los techos de la casa Jinnai y las casas vecinas, el abuelo de Nagisa y el joven con él condujeron hacía otra zona diferente. Eso significaba decirle adiós a Nagisa.

Gracias al amor por la comida occidental de la madre de Shinobu, teníamos gambas fritas para el almuerzo. Shinobu trató de comer la cola y subió otro pasó en las escaleras de la adultez.

Así es. Puedes comer las colas.

Podía escuchar un programa de preguntas temprano en la tarde en la TV.

—¿Eh? Mi recomendación es… Oh, ya sé. Escogería “Diez Años de Técnicas de Manejo del Dinero que No Puedes Permitirte No Saber”. La mejor parte sobre este libro es-…

—¡Ese es un libro de negociosos que escribiste! ¡No simplemente empieces a publicitarlo así!

Después de terminar el almuerzo, Shinobu habló con su abuela quien estaba planchando la ropa lavada.

—Mira, abuela. Doble la camiseta.

—Oh, qué maravilloso.

—Puedo doblar pantalones también.

—Eres muy hábil con tus manos, Shinobu.

Con una sonrisa cubriendo su rostro, la anciana usó el instante en el que Shinobu no estaba mirando para redoblar la roba a velocidad Mach. Ella había perfeccionado el estilo de alabar personas para ayudarlos a crecer.

Una vez que el planchado estaba completo, Shinobu habló de nuevo.

—Ya que terminé de ayudar, ¿me contarías un secreto de la familia Jinnai?

—Está bien. ¿Sabías que esta casa tiene una escalera?

—¿Hm? Pero es una casa de un piso, por lo que no tiene escaleras.

—Pero sí tiene. Hay una pequeña puerta en algún lado que conduce a unas pequeñas y estrechas escaleras.

Oh, ¿estaba hablando sobre las escales hacía el ático?

Shinobu fue a agarrar una bolsa con un botiquín de primeros auxilios y provisiones de emergencia dentro.

Él sacó la linterna y casco y regresó corriendo.

—¡Yukari, vayamos a buscar el tesoro escondido!

La historia parecía haber crecido dentro de su cabeza, pero una vez que él estaba así de emocionado, nunca tomaría una siesta hasta que él revisara.

Él apretó y aflojó un bulto de cuerda que realmente no sabía usar y su madre lo llamó. Ella estaba sosteniendo hábilmente una bandeja de té helado y galletas en una mano.

—Shiiinobuuu. ¿Llevarías esto a la sala de estar japonesa?

—¡¡Estoy buscando el tesoro escondido ahora!!

—Te perderás si intentas eso sin un mapa y no te daré un mapa de la casa a menos que ayudes.

—Diantres, —maldijo Shinobu mientras tomaba la bandeja.

Mientras lo observaba tambalearse por el pasillo, le pregunté algo a su madre.

—¿Hay alguien de visita de nuevo?

—Sí, y en este día nevado ni más ni menos. Parece ser una amiga de Hayabusa-kun. Jejeje. Y es de alta especificación si me lo preguntas.

¿De alta especificación dices?

Sólo podía pensar en una candidata para amiga de “alta especificación” de Hayabusa. Aunque sólo había una chica humana que tendría una conversación apropiada con ese chico de aspecto feroz.

Como siempre, tomé un trapo y limpié el té helado que Shinobu había derramado en su camino hacia la sala. Dentro, una chica en un uniforme escolar de marinero estaba sentada casualmente en la mesa de té.

Su nombre era Atou Minori.

Su cabello negro estaba reunido detrás de su cabeza con una horquilla y sus enormes pechos lucían terriblemente fuera de lugar en un uniforme escolar. Las piernas extendiéndose desde su minifalda y su posición sobre casual ambas eran algo seductivas. Ella estaba envuelta en una aura que anunciaba que cada pedazo de su cuerpo era de alta calidad.

—Aquí está. Es té negro.

—¿Hm? Oh, disculpa. Tú eres el hermanito de Hayabusa-kun…no, sobrino, ¿cierto? ¿Qué tal si jugamos un juego? Con las galletas apiladas así, tenemos que remover una a la vez sin causar que la pila colapse.

Ella sonrió amigablemente, pero Shinobu parecía en problemas.

—Cuando hay un invitado aquí, no se supone que esté jugando.

—¿Eh? Oh… Eso es ciertamente correcto, pero duele un poco ser tratada como una completa extraña.

De paso, Shinobu no se ponía tan tímido alrededor de los Youkai que entraban a la casa sin permiso. Parecía que realmente éramos unos seres tan distantes que él no necesitaba estar preocupado.

Hayabusa entonces entró a la sala de estar con un cuaderno en mano.

—Perdón por la espera. …¿Por qué tienes colgada tu cabeza así?

—El impacto de un ligero rechazó me golpeó realmente fuerte. ¿Simplemente puedo ir a casa por hoy?

—¿Qué? ¿Eres una completa idiota o algo?

Habiendo completado su tarea, parecía que Shinobu no tenía nada en su cabeza excepto el mapa del tesoro que su madre le daría. Sin embargo, la hermosa presidenta del consejo estudiantil (ja) parecía interesada en el casco que estaba usando.

—Una rápida pregunta. ¿Qué es esto?

—¡¡Estoy explorando el ático!! El viaje hacía el tesoro secreto es duro y peligroso. Sería una aventura peligrosa.

—Kh. ¿¡Por qué todo lo que dices debe estimular mi interés!?

—Atou-san.

Ese rápido comentario fue suficiente para que Atou Minori se sentará rectamente a regañadientes.

Mientras tanto, tomé la mano del curioso Shinobu y lo jalé de vuelta a la sala de estar occidental. Recibimos un mapa dibujado a mano de la casa y nos dirigimos hacía una puerta corrediza en la esquina de la sala que no conducía a ningún lado.

Dentro había unas escaleras empinadas que casi parecían como escalinatas.

—Es una escalera que va hacia arriba.

—Sí, así es.

—¡Guag, Yukari! ¡¡El mapa del tesoro es real!!

—Eso parece.

Lo seguí hacía arriba de las escaleras hacía el ático.

Era un ático, el techo estaba bajo y no era plano como una habitación normal. Seguía la forma del techo de paja y se elevaba en un ángulo agudo en el centro.

En cambio, se extendía bastante a los lados. Era una gran casa, por lo que debería haber sido obvio que remover los muros interiores harían un espacio amplio.

Era sorprendentemente cálido, pero supuse que era porque el calor de la casa se movía hacía arriba.

—E-está oscuro… ¡pero no perderé! ¡¡Esto no es nada comparado con ir al baño durante la noche!!

Mientras se impulsaba así mismo, Shinobu continuó más lejos.

Parecía no haber notado que había unas bombillas desnudas colgando aquí y allá y que él podía iluminar la zona con tocar el interruptor.

La oscuridad acechaba en ese espacio. Lugares como este me recordaban a la organización llamada Hyakki Yakou que una vez me había encerrado, pero este lugar no tenía conexión con ese pasado sombrío.

Originalmente había sido una larga habitación para que los ayudantes durmieran. La casa Jinnai era famosa por su cálida recepción, así que dudaba estuviera relleno de algún tipo de rencor que de una u otra manera espiritual te haría babear.

—¡Ksshhh! ¡Kssshhhh! “Elección de Ingredientes que Acortarán tu Vida” comienza el martes a la siete. Esta semana, una mirada completa a las aterradoras partes de un pez que usualmente es visto como más saludable que la carne de cerdo o de res.

—¡Wahh! ¿Q-qué fue eso? Acabo de escuchar una voz. ¿¡Hay alguien ahí!?

—Shinobu, tu linterna de emergencia tiene una radio en ella. Probablemente tocaste el interruptor.

Después de mi exasperado comentario, llegué a una repentina comprensión.

—¿Hm?

Ya que las luces estaban apagadas, podía vislumbrar luces de la casa a través de los espacios en los entarimados. Miré hacia abajo y vi la sala de estar japonesa de antes.

Hayabusa y Minori estaban hablando con mesa de té y el cuaderno entre ellos.

—Como dije antes, ese método significaría tener muchas víctimas. Un crimen como es el tráfico de órganos resalta, por lo que quieren tener las cosas calmadas. Debe haber algo más de lo que no estamos al tanto.

—Pero si algún vendedor llamativo viene a la cerrada sociedad de una Villa Intelectual, nadie caería en ello. Usar la TV sería el mejor método.

—Lo estás malentendiendo. No estoy negando completamente tu teoría de la celebridad. Estoy tratando de decir que hay algo más por encima de eso. Algo que evitaría que algo se apareciera incluso si la policía buscara en la casa de la celebridad.

—Hay algo que captó mi interés relacionado a eso.

—¿Te refieres a la tienda en línea? Pensé que ese sería el mejor lugar también.

La linterna se volvió hacía mí.

Me cegó un poco y la voz emocionada de Shinobu me alcanzó.

—¡Mira, mira, Yukari! ¡Esto es asombroso!

—¿Qué es, Shinobu?

—Encontré el cofre del tesoro. ¡Y tiene una mochila en él! ¡Una marca nueva! ¡¡Esta es la legendaria mochila que sólo los niños de primaria tienen permitido usar!!

Su abuela probamente había planeado todo esto antes de que comenzara a planchar.

Pero a pesar de ese pensamiento reconfortante, no podía concentrarme.

Algo más jaló de mi atención.

Las voces provenientes de los pequeños espacios en el entarimado me dieron una mala sensación.

—La celebridad le hace publicidad en la TV y el cliente compra los artículos oficiales en la tienda en línea. Esa es la forma estándar de hacerlo.

—Pero si pudieras hacer un sitio bastante similar al oficial para atraer a algunos de esos clientes, comprarían un producto completamente diferente mientras piensas que compraron lo que la famosa celebridad recomendó.

—Además, la celebridad en la TV no sabría que el otro sitio existe. No tendría ninguna conexión con su negocio, por lo que ni siquiera sabría que estaba llevando a sus fans a caer en un crimen.

—Los verdaderos criminales no tienen conexión con la celebridad, así que no importa si la policía busca en su casa. Así es cómo los criminales están usando una transmisión nacional para su crimen.

Shinobu me dio una mirada en blanco.

Las voces debieron haber llegado a él, pero podría haber sonado como noticias de un país lejano para él.

—Hayabusa-kun, regresemos con el Youkai siendo usado aquí.

—El Aburatori. Se originó en la región de Tohoku, pero a diferencia de otros Youkai, no apareció hasta el periodo meiji. Eso lo hace un recién llegado. Sin embargo, sus características lo hacen lo bastante peligroso para abrumar a otros Youkai. ¿No es eso correcto?

—Es un Youkai que se disfraza como un granjero y se mezcla con los otros aldeanos trabajando en las granjas. Sin embargo, nadie nunca ha visto su verdadera forma. Lo siguiente que saben, es que ya había logrado su objetivo, secuestrar a un niño, perforar al niño con un brocheta gruesa para cocinar pescado y rostizar al niño en fuego.

—Su meta es supuestamente es el aceite de los órganos del niño, pero no se sabe por qué mata a niños para tomar su aceite.

—Es un Youkai sin las lecciones presentes en la mayoría de las historias de terror japonesas. La historia no te enseña ir a casa antes de que oscurezca, no nadar en el río o algo más. El Youkai simplemente aparece, rapta y asesina. Esto es un producto de tiempos más modernos cuando la tradición del terror se había perdido, pero es un problema cuando las personas comienzan a difundir miedo que no tiene contramedida.

Sentía como si mi cabeza estuviera dando vueltas.

Sentía como si hubiera pasado por algo terrible y que yo era la única notándolo ahora que su resultado fatal se estaba apareciendo.

Una celebridad. Una tienda en línea. Un Youkai que asesina niños. Dieta. Trafico de órganos. Brochetas de colores. Un método de perder peso. Aceite tomado de los órganos. Secuestrar niños y remover sus órganos. Un Youkai que realiza asesinatos sin sentido. El Aburatori. Un Paquete usando ese Youkai letal.

Volteé mi cabeza con movimientos rígidos como de una muñeca que necesitaba ser aceitada y lo mire a “él”.

Su supuesta dieta había visualmente reducido su peso, pero la verdadera razón yacía en otro lado.

Con la ligereza de una marioneta que le fueron cortados sus hilos, Jinnai Shinobu colapsó en el suelo.

La mochila dentro del “cofre del tesoro” rodó.

No podía siquiera gritar.

Usé mis manos temblorosas para rodarlo y ponerlo con espalda abajo y vacilante toqué su estómago sobre su ropa.

En ese momento, casi me desmayó.

Como si estuviera tocando una ligera cinta de goma, mis delgados dedos se hundieron más y más profundo.

Era como si los órganos que deberían estar ahí se hubieran desvanecido.

12

Perdí la noción del paso del tiempo.

Lo siguiente que supe era que estaba en la habitación de Shinobu y él estaba durmiendo en el futón.

Era de noche afuera y podía escuchar a alguien hablar en algún lado.

Mientras distraídamente escuchaba, finalmente me di cuenta que era la voz de Jinnai Hayabusa.

Eso fue sólo qué tan estropeada estaba mi habilidad para captar la situación.

—El Aburatori es un Youkai que secuestra niños y toma el aceite de sus órganos. Estamos persiguiendo un Paquete de tráfico de órganos que usa las características de robar órganos sin que nadie lo sepa. Más específicamente, toma los órganos para trasplante en niños de diez para abajo.

—…

—El tráfico de órganos parecería que sería naturalmente eliminado por la ingeniería de tejidos, pero niños aparentemente son una historia diferente. La tecnología se guarda el tejido sano antes de que la enfermedad ocurra y crea nuevos órganos cuando son necesarios después. A un bebé nacido con una enfermedad incurable no se le puede suministrar tejido sano, así que incluso si el tejido enfermo es usado para crear un nuevo órgano, todavía hay un riesgo de que la enfermedad re-aparezca. Es por eso que incluso la maravillosa nueva tecnología no es perfecta.

—…

—Y con trasplantes normales, tienen que esperar su turno en una larga lista. Además niños extremadamente jóvenes no pueden usar órganos adultos. El pulmón o el hígado puede ser cortado a un tamaño apropiado para el trasplante, pero de acuerdo a mi superior, hay un límite para eso también. Sin embargo, casi hay cero probabilidades de obtener un órgano trasplantado de un niño con el cerebro muerto…. E incluso si hubiera personas titubeantes en hacer el mal para salvar su propia vida, los padres estarían dispuesto a mancharse sus manos de sangre por sus hijos. Algún estúpido bastardo está tomando ventaja de esos sentimientos para hacer dinero.

—…

—Shinobu usó las brochetas de colores aprobadas en ese programa de dietas, ¿cierto? Pensé que eso parecía peligroso, pero parece que eres elegido como el objetivo del Aburatori si te pinchas dentro de tu boca con ellos. En otras palabras, tus órganos son tomados. No lo había captado hasta recientemente. ¡Si tan sólo hubiera estado seguro, se los habría quitado!

—…

—El Aburatori es un Youkai que asesina sin que nadie se dé cuenta, por lo que incluso los niños que les están robando sus órganos en el Paquete de tráfico de órganos no sienten ningún dolor. Algo como un emulador compensa lo que les han quitado. Por supuesto, eso no durará para siempre. Si eso fuera suficiente, los niños esperando por su cirugía simplemente podrían tener emuladores de órganos. En otras palabras, los emuladores vienen con un tiempo límite. Una vez que llegué, Shinobu morirá.

—…

—La llave para todo esto es por supuesto las brochetas que estaba usando. Esa celebridad que estaba promocionándolas en TV y la tienda en línea donde las venden no tienen ninguna relación con todo esto. Si buscamos en el otro sitio, encontraremos las personas detrás de este Paquete. Una vez que hagamos eso…

—He escuchado suficiente, —lo interrumpí tranquilamente.

Así es. No tenía interés en las respuestas que los humanos estaban buscando.

Para resumir, un Paquete que roba y vende los órganos de los niños sin que nadie lo sepa ha sido desatado en esta villa.

La afeminada celebridad de la TV había promocionado una brocheta en la dieta y los criminales habían creado una versión falsa del sitio oficial para atraer unos cuantos clientes de esa celebridad.

Los clientes que accedieron al sitio falso y compraron las coloridas brochetas idénticas a las verdaderas les serían enviados objetos peligrosos que contendrían el letal poder del Aburatori. A partir de ahí, era cuestión de probabilidad. Si algún porcentaje de los usuarios se pinchaban el interior de sus bocas con las brochetas, serían designados como objetivo y se les removería sus órganos secretamente.

Así era como niños de la villa como Shinobu y Nagisa caerían en eso.

Así como los niños continuaban sus vidas diarias sin preocupaciones, su situación se había vuelto realmente desesperada.

Además, lo más probable era que sabía quién era el tonto humano detrás de ello. La vida real no era una novela de misterio, por lo que la persona más sospechosa casi siempre era el criminal. En ese caso, había solamente un posible candidato que había visto recientemente. Sabía mucho sobre programación y software, era sombrío, tenía muchas quejas sobre las Villas Intelectuales y era poco probable que le importa si involucraba a los aldeanos.

Pero no tenía tiempo de reunir evidencia y acusar al criminal.

El tiempo límite de Shinobu llegaría mientras lo estuviera haciendo.

Podían ser unas cuantas horas o sólo una media hora. No sabía las especificaciones, pero él había colapsado porque el emulador estaba empezando a fallar. Dudaba que tuviera mucho tiempo y tenía que acabarlo todo antes de que él “comprendiera por completo” que sus órganos habían sido robados.

—Yukari…

Él habló dentro del futón, así que sonreí y mentí.

—Tienes fiebre. Jugar en la nieve demasiado realmente no es una buena idea.

—Nn.

No podía decir si eso fue que estaba de acuerdo o una mueca de dolor.

—Necesito decirle a Nagisa que lo siento.

—?

—Una vez que mi fiebre se pase, necesito decirle que lo siento por decir que no se podían comer las colas de las gambas fritas.

Con eso, él cerró sus ojos como si se hubiera quedado sin energía.

Verlo me hizo pensar calmadamente.

Ahh, realmente va a morir.

No hay una manera normal de salvarlo ahora.

La nueva mochila que había encontrado en el ático yacía a lado de su futón.

Nunca será usada siquiera una vez.

Se convertirá en un símbolo de la tragedia y juntaría polvo porque nadie se atrevería a tirarla. Nadie la quería, pero una interferencia no deseada había causado que todo se destruyera.

Mientras los pensamientos en mi corazón se esparcían en millones de pedazos, algo tranquilamente las unió.

Me había dado cuenta que me había decidido.

Exactamente Shinobu no había caído dormido. Su mente se estaba subiendo y bajando conscientemente como cuando sufrías de una fiebre alta. Mientras observaba que su consciencia temporalmente derivaba, le hablé calmadamente a Hayabusa.

—Ustedes los humanos pueden seguir juzgando a los criminales humanos, pero yo tomaré una ruta diferente. Como una Youkai, directamente aplastaré al Youkai al centro de esto.

El proceso normal era gradualmente resolver el misterio, encontrar el criminal, usar las características del Paquete contra ellos y solucionarlo con una batalla de ingenio.

Pero yo no iba a estar de acuerdo con eso.

Contra alguien que existía fuera de las reglas, no había necesidad de que siguieras las reglas.

Inutilizaré su organización cuidadosamente preparada hasta al más nivel fundamental.

Incluso destruiría el mundo si significaría salvar a Shinobu y a los demás.

—Espera. No me digas…

Sólo una vez más, acaricié la frente de Shinobu mientras yacía en el futón con sus ojos cerrados.

Entonces me levanté y dije lo que equivalía a una sentencia de muerte.

—Personalmente asesinaré ese Youkai pedazo de mierda conocido como el Aburatori.

13

Para aquellos que no sabían la verdad, podría haber parecido como una acción inútil.

Sin embargo, no había tal cosa como acciones inútiles en este mundo.

—…

Dejé la casa y entré a la nieve. La luna llena era visible directamente en el cielo en esa extraña noche nevada. Mis manos deseaban un arma y mis pies me llevaron al cobertizo.

Dos pequeñas figuras rápidamente me siguieron.

Eran un Hitotsume-Kozou y un Nopperabou. No los conocía, pero podrían haber conocido a Shinobu en algún lado.

—¿Vas a pelear con el Aburatori? Entiendo cómo te sientes, pero esto no tiene sentido. Un Youkai en un Paquete solamente está teniendo su poder mal usado por la peor clase de humano. El Aburatori simplemente tiene la habilidad de asesinar. En realidad no es que quiera asesinar.

—Además, nosotros los Youkai no podemos morir incluso si somos apuñalados o nos disparan. Eso no siempre aplica cuando es un Youkai contra otro Youkai, pero eso significa que tú eres la que está en peligro, Zashiki Warashi.

Eso no importaba.

Cuando llegué al cobertizo, tomé el grueso candado sobre la puerta.

No necesitaba ninguna clase de técnica.

Simplemente necesitaba una “oportunidad”.

Al azar metí un alambre en el cerrojo y lo sacudí de izquierda a derecha.

La cerradura abrió rápidamente, por lo que abrí la puerta, miré alrededor y al azar estiré mi mano.

—Un cortador de ramas altas, ¿hm?

Era dos o tres metros de vara de aluminio con un par de tijeras de podar adjuntadas al extremo.

La silueta parecía a la de una naginata.

Más importante aún, era más que suficiente para clavar y cortar con ella.

Mordí el borde de mi labio con mi canino, recogí la sangre roja con mi lengua y la presioné en la navaja de la herramienta.

El Hitotsume-Kozou y el Nopperabou lucían preocupados.

—No puedes pelear con el Aburatori sólo porque tienes el poder para asesinar. Ni siquiera importa si tienes una conexión con el Hyakki Yakou.

—Su verdadera esencia yace en algo más que la fuerza. Simplemente aparece, secuestra y asesina. En otras palabras, nadie sabe dónde está. Eso es lo que lo hace tan aterrador.

Oh, eso.

Era verdad que la policía humana era poco probable que encontrara el Aburatori sin importar qué tanto buscaran. Ni siquiera la seguridad de última tecnología no tripulada podría compararse al poder de un Youkai que sobrepasa el conocimiento humano.

Pero había una excepción y la tenía.

—¿Saben de qué tiene control una Zashiki Warashi?

—?

—El destino.

14

Lógica e instinto no eran necesarios.

Simplemente tenía que obedecer mi poder de nacimiento.

Dejé la propiedad Jinnai con el cortador de ramas altas reposando en mi hombro en lugar de una naginata y corrí a través de la noche nevada iluminada por la luna llena. Di la vuelta a la derecha en la bifurcación en el camino sin dudar, continué derecho a la siguiente intersección, y entré en un camino de granja bastante estrecho.

Una Zashiki Warashi tenía control sobre el destino.

Era algo como una tentación sin forma. Justo como los comerciales de la TV, de revistas, temas internet y otras cosas creaban una larga red que causaba que los clientes eligieran un producto, las personas se dirigirían a la dirección que fuera más fácil de entender o más fácil de mover y ni siquiera se darían cuenta de que están haciendo.

Pero si sabías cómo funcionaba esa tentación, te podrías mover contra la marea y pelear contra ella.

Normalmente, no había forma de toparme con el Aburatori sólo por correr al azar. Así era cómo simplemente funcionaba el mundo. En ese caso, sólo necesitaba continuar en la dirección a la que normalmente nunca iría. Tenía que moverme en la dirección que parecía más fuera del lugar y que sintiera más repugnancia. Si me movía contra el flujo, naturalmente me dirigiría hacía el destino más improbable.

Encontraría al Aburatori quien supuestamente jamás conocería.

Y llegué a ese destino.

—¿Oh? ¿Qué tenemos aquí?

La voz ronca de un anciano me detuvo en una esquina de la Villa Intelectual.

La luna llena resaltó en un grado extraño en la tormenta de nieve.

Al principio, pensé que era un espanta pájaros de pie en el centro de los arrozales llenos de nieve sin agua.

Este era el símbolo de una anomalía invadiendo una villa agrícola.

Como si fuera una ilusión, el paisaje entero parecía cortado del resto del mundo. Casi parecía como algo de una carta hanafuda.

Este lugar estaba “completo”.

Era un lugar donde nadie debía haber sido capaz de entrar.

No importa cuántas veces cambiara y no importa cuánta cultura extranjera hubiera sido importada, el Aburatori y yo estábamos rodeados por el puro paisaje de un “Japón rural”.

Nadie podría invadir este territorio.

Era un mundo alternativo transitorio.

Y su gobernante, el letal Aburatori, estaba de pie en el centro de ese escenario azul.

—Vaya, vaya. Qué adorable intrusa. Sin embargo, no tengo interés en ti incluso si tu nombre te etiqueta como una “niña” . ¿Por qué estás aquí?

Su kimono estaba teñido de negro para ocultar cualquier mancha y estaba apretado alrededor de sus piernas. Vislumbré unas polainas destinadas a proteger sus piernas bajas. Además, tenía un amplio cono caliente sobre su cabeza. Este era la vestimenta típica de un granjero, pero los brazos y piernas dejando el kimono se parecían a aquellos de una momia más que la de un anciano. Su sombrero estaba demasiado abajo para ver su rostro, pero tenía mis dudas sobre si siquiera tenía todavía ojos.

El sombrero ocultando su rostro tenía un patrón dibujado sobre él que parecía un único gran ojo. El ojo gigante estaba lleno con un brillo imprudente como si estuviera jugando con la vida de las personas.

Pero nada de eso importaba y mi respuesta fue franca.

—Estoy aquí para matarte por el bien de Shinobu.

—Ho.

Su respuesta con una torsión de la voz que sonaba como una mezcla de sorpresa y risa.

—Vaya, vaya. Había escuchado rumores de que estaba siendo usado para crímenes humanos, ¿pero ahora qué ha hecho mi poder? Puedes discutir esto conmigo. Me hiere pensar que mi poder está siendo usado para lastimar mientras que estoy totalmente inconsciente de ello. Ahora bien, ¿cómo deberíamos empezar?

—Intenta no llorar. —Mi voz salió como si fuera a cortarlo. —Eso lo arreglaría. Había pensado que las probabilidades eran cerca del 50/50, pero ahora estoy segura. Aburatori, te mataré y encontré la razón para hacerlo. Estoy 100% segura que un lado de ti está jugando con Shinobu. Sabes a que me refiero, ¿cierto?

—E-espera. ¡Por favor espera! Es verdad que podría haber sido descuidado, pero seguramente entiendes como una Youkai que ha crecido cerca de humanos. Los humanos son listos. Siempre logran superarnos en astucia. No importa qué tan cuidadoso seas, algunas veces simplemente no puedes evitar ser incorporado en un Paquete. Yo… ¡¡Yo soy la víctima también!!

Sentí que estaba siendo fanfarrona.

zashiki_04_102

Esencialmente, estaba asesinando a un extraño para proteger a alguien que conocía. No era diferente de los padres de los niños enfermos que estaban comprando los órganos. Con el fin de salvar sus preciados hijos, estaban dispuestos a tomar la vida de alguien más. Esa era la esencia de ello.

—No me digas que no estás involucrado.

Sin embargo, no iba a tomar la vida de alguien “completamente no involucrado”.

En otras palabras…

—Después de todo, apropósito te incorporaste a ti mismo en este Paquete porque — muy en el fondo — disfrutas asesinar.

Un breve silencio.

Estaba tan silencioso que casi pensé que podía escuchar la nieve cayendo a la luz de la luna llena.

Ese silencio sólo fue rotó por mi voz.

—Hay muchos diferentes tipos de Youkai. Algunos se maldicen a sí mismos por poseer un poder letal, algunos llegan a un compromiso y coexisten con los humanos a pesar de poseer tal poder, y algunos…algunos atacan humanos desde el fondo de sus corazones. Querías estar lleno de niños para asesinar mientras además les pasas la culpa a algunos humanos por lo que no puedes tener la posición de una víctima. Es por eso que pasaste por alto el Paquete que sabías muy bien que estaba siendo armado. ¿Me equivoco?

Él comenzó a retorcerse.

Un misterioso retorcer como si gusanos estuvieran saliendo de la parte que no se ve por debajo del sombrero.

El movimiento produjo una risa.

—Jeje. ¡¡Kahkahkahkahkahkahkahkahkahkah!! ¡Así que lo dedujiste! ¡Lo dedujiste completamente! Pero no te proporcioné nada de material necesario para llegar a esa respuesta. ¿Eso también es porque eres una Zashiki Warashi a cargo del destino?

Youkai como nosotros éramos lo oculto dándonos una forma y con una mente encerrada dentro.

Por lo tanto cuando éramos usados en un shikigami, magia o un Paquete, una forma de controlar la mente más allá de simple lógica era necesaria. Eso significaba que, si no eras pacifico con nosotros, nosotros mostraríamos nuestros colmillos.

Por lo que antes de discutir la maldad del Paquete, uno algunas veces se tenía que preguntar si el Youkai en sí era bueno o malo.

—Este Paquete de tráfico de órganos usa la TV y una tienda en línea. Pensé que era un plan interesante, pero parece que había ido demasiado lejos. Tengo el mal hábito de priorizar mi presa sobre la seguridad.

—Por supuesto. Este tipo de cosas serían descubiertas bastante rápido. Incluso unos estudiantes de preparatoria locales lo percibieron.

—No, no necesariamente.

Escuché un sonido pegajoso que me hizo imaginar una sonrisa más allá del sombrero.

—Los compradores de los órganos de los niños nunca dirían una palabra. Si revelan que un órgano obtenido a través de medios ilícitos estaba ubicado dentro de sus preciados hijos, afectaría el futuro del niño así como el de ellos. Por lo que nunca hablarían de ello. Más importante aún…

Escuché lo que sonaba como objetos pesados cayendo en la nieve alrededor de nosotros.

—Los tontos humanos detrás de esto tenía un plan perfecto, pero dudaron en el último segundo. Dijeron que simplemente no podían matar niños, por lo que se deshicieron de los órganos tan rápido como pudieron. Les dije que cortaría los emuladores para asesinar a los niños si no cumplían su cuota mensual, por lo que siempre y cuando este sistema criminal exista, seguirán trayendo la presa hacía mí como si estuviera en una cinta transportadora. Reordené todo el sistema así.

Lucían como pre empaquetados filetes Salisbury.

Los blandos objetos del tamaño de un puño estaban envueltos en plásticos transparentes.

Pero no los miré.

Sabía que eran el “producto”, pero no miré a ellos por el momento.

—Así que tomaste control del Paquete.

—Hm, así no es del todo como lo interpreto. Prefiero pensar en ello como reunir todo lo que necesito para más eficientemente secuestrar niños.

—Ya ni siquiera tienes algo que ganar a cambio de las vidas de los niños.

—El Aburatori nunca fue algo que salve a algo. No hay sentido en el acto de tomar el aceite. Soy…sí, soy caos. Actúo simplemente en busca del terror humano.

Este Paquete había sido creado por las manos humanas y sin embargo habían perdido completamente su control.

Era similar a la amenaza de un filtrado de un arma biológica.

Este monstruo había subido del nivel de un Youkai letal que simplemente caminaba a través de la oscuridad y sus atrocidades se habían expandido a un área amplia.

—Ni siquiera me molestaré en preguntar por qué.

—Oh, pero eso es lo que más quiero que preguntes. Tengo mi propia opinión personal sobre la muerte. Los conocedores son siempre exigentes.

—Si te mato abre el camino para que Shinobu viva. El destino está diciéndome eso. Así que muere. No te dejaré rehusarte.

Di un paso sobre la nieve acumulada y empujé la larga navaja que estaba cubierta con mi propia sangre.

Mientras tanto, el Aburatori simplemente sonrió.

—¿Esta oportunidad de encontrarme te hizo pensar que eras algo especial? Soy una variación de un Youkai letal mientras que tú eres una inofensiva Zashiki Warashi. La diferencia en fuerza es obvia, así que no debería tener sentido en una pelea.

—No, sabes que tiene sentido.

—¿Por qué dices eso?

—Porque te estás preparando para una pelea. Esas brochetas para cocinar pescados en tus manos son el símbolo para asesinar niños, ¿no es así?

—…

Parecía haberlo notado solamente una vez que lo mencioné.

Su intensa mirada cayó hacía las muchas docenas de brochetas de metal expandidas como un abanico.

Uno de los peores Youkai letales no tendría razón para reaccionar de esa manera contra una inofensiva Zashiki Warashi, así que eso era prueba suficiente de que simplemente no era una inofensiva Zashiki Warashi.

—Qué extraño.

Esta amenaza tomando la forma de un granjero habló mientras sus hombros temblaban.

Él por supuesto estaba riendo.

—Si recuerdas las leyendas, ambos somos Youkai de Tohoku. Uno es un símbolo de los misteriosos atacantes que asesinan niños. El otro es un símbolo de todos los niños asesinados por sus padres para tener pocas bocas que alimentar. Pensar que los dos nos encontraríamos en el mismo lugar.

El Paquete ya no importaba.

Esta era una pelea a muerte entre Youkai y no había cabida para la intervención humana.

Ambos naturalmente nos nombramos a nosotros mismos como si cruelmente estuviéramos haciendo temblar a un criminal al decirles cómo serían ejecutados.

—Hyakki Yakou Ver. Prototipo 39 Zashiki Warashi. Nombre Personal dentro de la Familia Jinnai: Yukari.

—Un Aburatori. Una variación creada en tiempos modernos cuando la tradición del miedo se había perdido.

Y como si hubiéramos estado de acuerdo de ante mano, nos enfrentamos.

15

El sonido del metal chocando llenó el aire.

Chispas naranjas se inmiscuyeron en el extraño paisaje blanco y azul oscuro de la luna llena sobre la nieve.

El Aburatori lucía como un granjero escondiendo su rostro bajo su sombrero y sus brazos y piernas lucían como ramas de un árbol. Cada vez que giraba, él esparcía muchas docenas de brochetas como una escopeta. Pareciera tener un ilimitado suministro porque unas cuantas docenas más se expandían como un abanico cada vez que el anciano movía sus dedos.

Una distancia de veinte metros era nada para ese Youkai.

Él aparecería, secuestraría y asesinaría sin que nadie lo supiera. El concepto de distancia probablemente no encajaba bien en él.

—Maravilloso.

Mientras esparcía incontables brochetas como si estuviera bailando, el Aburatori habló con una voz que lastimaba los oídos.

Las chispas naranjas se esparcieron y su sonrisa parecía crecer cada vez que el cortador de ramas derribaba una bala.

—¡¡Maravilloso!! ¡Un simple rasguño de mis brochetas es suficiente para tomar todos tus órganos! ¡¡Pisar en una de las brochetas que has derribado al suelo sería fatal!! ¡¡Es seguro que perderás tus órganos en algún punto, pero tu característica Youkai te está permitiendo evadir ese destino!!

No importaba que dijo.

No necesitaba preocuparme por eso.

Hacía todo lo que podía para proteger mi campo. Sólo tenía que pelear la tentación y elegir la opción más alejada a la que sería arrojada naturalmente. Porque una Zashiki Warashi era tan débil, que el “destino imposible” me permitiría sobrevivir.

—Aun así, este es un giro extraño del destino, —dijo el Aburatori mientras giraba el abanico de brochetas en su mano. —Podría haber sido visto como un símbolo de los adultos que asesinan niños. La existencia de monstruosas personas como esa es aterradora, pero esa misma existencia les permite a las personas deshacerse de los niños sin ensuciarse sus propias manos. Esas perversas ideas fueron lo que me llevaron a existir.

—¡No hay escases de comida en esta época, así que no puedes justificar los asesinatos diciendo que es una boca menos que alimentar!

—¡¡Jajaja!! Pero son masacrados en cuartos oscuros, dejados en estacionamientos de salas de pachinko y recientemente creo que son asesinados incluso antes de nacer cuando una enfermedad incurable es detectada. En todo, esta era es incluso más cruel. ¡¡No hay una razón apremiante para asesinar niños, sin embargo el acto sigue aumentando!!

—¿¡Realmente piensas que la era desea esas atrocidades sin sentido!?

—¿Qué otra explicación hay? Este país es una tierra maldita con una cultura de asesinato familiar a un nivel que no se ve frecuentemente en el mundo. Han asesinado bastante a sus padres con la práctica de ubasute y asesinado a sus hijos cuando la comida es escasa. Pero incluso ahora que tienen bastante, el asesinato familiar continúa. Estas personas todavía pueden asesinar a sus familias incluso después de olvidar la razón por la cual lo hacen. Esa es su verdadera esencia. ¡¡Me he vuelto la norma!!

A pesar de los disparos de escopeta de brochetas me moví hacía adelante.

El bombardeo no era tan desesperanzador como podría parecer.

Siempre y cuando entienda el destino, fácilmente sabía cómo abrirme paso mientras sólo desviaba dos o tres de ellos.

—Por otro lado, tú eres el símbolo de los niños asesinados por esas prácticas. ¡Provienes de la conveniente idea de que los niños asesinados por sus propios padres realmente traerán prosperidad a la familia como deidades guardianas! Podría yo ser el atacante y tal vez tú podrías ser la víctima, pero en realidad somos bastante similares. ¡¡Cuando piensas en ello, ambos fuimos creados por los deseos de los padres que asesinaron a sus hijos!!

El concepto de la distancia era inútil. No había tal cosa como corto alcance y largo alcance.

El Aburatori claramente creía eso porque renunció a sus propias ventajas y dio un paso hacia mí.

—Es por eso que no puedes perdonar que alguien asesine niños sin ninguna razón. ¿Disfrutas sentirte como la guardiana del niño? Pero esto no te dará comodidad. Incluso si salvas a este niño que llamas Shinobu, no revivirán los muchos niños que fueron asesinados en el pasado para crear el ser conocido como el Zashiki Warashi.

Ahora él estaba en el rango del cortador de ramas que usaba en lugar de una naginata.

Al oponerme al destino, empujé hacía adelante la navaja que normalmente nunca golpearía.

El Aburatori audiblemente se hizo a unos cuantos centímetros del lado de la navaja.

¿Él estaba un paso más allá de mí?

Incluso mi poder…no, ¿¡el poder sobre el destino que el Hyakki Yakou desarrollo no era suficiente para alcanzarlo!?

—Nunca podrás ser salvada, —susurró el Aburatori desde tan cerca que podía sentir su respirar.

Muchas docenas de brochetas se expandieron como abanicos en ambas de sus manos.

—Nadie puede cambiar lo que ya llegó a un fin. Eso aplica a los niños del pasado y al cual llamas Shinobu.

Un momento después, una lluvia de más de cien agudas piezas de metal se precipitaron hacía mi estómago desde sólo unos cuantos centímetros de distancia.

16

¡¡Ksssshh!!

¡¡Ksssssssshhhhhhhhhh!!

Clic…ksshhhhhhhhhhhhh…clic…¡¡kssssshhhhh!!

17

Todo llegó a su fin.

El cortador de ramas altas que usaba en lugar de una naginata era un arma con una navaja gruesa al igual que unas navajas para podar adjuntas al extremo de un mango de dos metros. Tenía un largo alcance, pero era inútil cuando estaba justo al lado de un enemigo.

Por otro lado, el Aburatori podía usar sus más de cien gruesas brochetas usando sus dos manos. Si las lanzaba todas a un alcance lo bastante cercano para que su respiración me alcanzara, no tenía forma de desviarlas.

Él había anticipado cualquier intento de evadirlo y esparció las brochetas sobre una forma de un gran abanico. Moverme hacía la izquierda o derecha e incluso agacharme me dejaría llena de brochetas.

Estas brochetas eran el símbolo del asesinato de niños, remover sus órganos, cocinarlos sobre el fuego y tomar su aceite.

Un solo rasguño usaría la lógica del Paquete de tráfico de órganos para dividir mis órganos y empaquetarlos en plástico y más de cien de ellos estaban volando hacía mí. Como no podía defenderme o evadirlos, era tan claro como el día lo que pasaría.

Sin embargo, eso sólo era con la lógica del Aburatori.

Podía controlar el destino, por lo que no tenía la obligación de seguir su lógica.

El sonido del metal chocando llenó el aire mientras todas las brochetas eran derribadas por el cortador de ramas.

—¿Qué?

El Aburatori lucía completamente estupefacto por un momento.

No es como si pudiera culparlo.

Él se había movido unos cuantos centímetros hacía mí y mi naginata analógica era más de dos metros de largo. Habría sido imposible derribar todas las brochetas a menos que todas las cien o más de ellas volaran hacía atrás.

Además, golpear cinco o diez de ellas era una cosa, pero derribar todas ellas requeriría que ellas se movieran como si hubieran sido atraídas por un poderoso imán.

—¿Es realmente tan extraño? Era una equivocación siquiera empezar a pensar sobre los Youkai usando las leyes de la física.

—Qué-…per-…No me digas que…No me digas que lo hiciste desde el inicio.

¿Él pensó que había solucionado el misterio de este incidente alrededor de él?

¿Él pensó que se lo regresé usando las características o debilidades del Youkai usado en el Paquete?

Si él realmente pensaba eso, él era demasiado ingenuo.

Esta era una historia de revelar las reglas controlando al Youkai y usar esas reglas para derrotarlo.

Sin embargo, él no era el único Youkai.

Este era mi campo.

Este era un cuento de hadas cruel donde él llegaría a un trágico final a menos que analizara las características del Zashiki Warashi, buscar una debilidad y actuar apropiadamente.

—Desde el inicio, estaba peleando contra el destino que existe con las reglas del Zashiki Warashi. Mis acciones sólo estaban destinadas a pelear con el destino que conduciría a la muerte de Shinobu. Eso sólo pasó al tomar la forma física de recoger un arma, correr a través de la villa y pelear contra un Aburatori.

El cómo moviera el cortador de ramas no importaba.

El cómo y de dónde habían sido lanzados las brochetas no importaba.

Siempre y cuando peleara contra el destino que condujera a la muerte de Shinobu, todo alrededor de mí se corregiría por su cuenta para producir ese resultado.

Las ubicaciones del cortador de ramas y las brochetas podían ser manipuladas para encajar.

—Pareces equivocarte en algo.

Giré el cortador de ramas.

Lo sostuve por lo que pasó de mi espalda y debajo de mi brazo izquierdo como si estuviera haciendo un tiro difícil en pool.

—Vine aquí a rescatar a Shinobu. ¡¡Tú no me importas en lo más mínimo!!

Una vez más empujé la navaja hacía adelante a corto alcance.

Con un sonido sordo, la gruesa navaja apuñaló profundamente en el centro del pecho del Aburatori.

Un Youkai no moriría por ser apuñalado o le dispararan, pero las cosas eran diferentes en una batalla entre Youkai. Esa navaja ya había sido cubierta con mi sangre, por lo que el daño tendría efecto.

—¿Gh…bh…?

Él miró a su pecho como si estuviera viendo algo muy extraño.

Entonces colapsó hacía atrás como si ampliara la herida al tirar a la fuerza la gruesa navaja.

La sangre que finalmente decidió vomitar era negra y parecía indicar la naturaleza del Youkai.

—Se acabó.

—Sí, así es.

Estaba impresionada al recibir una respuesta.

Miré para ver que el Aburatori estaba hablando donde yacía en la nieve. Era difícil decir si las palabras provenían de la boca oculta por el sombrero con un patrón de un ojo o el agujero en su pecho.

—El Paquete de tráfico de órganos se destruirá con el Youkai en su núcleo muerto. Para corregir la irrazonable acción, los órganos robados probablemente regresarán a los niños originales.

Esto era extraño.

Algo no estaba bien.

Si eso era todo, ¿entonces porque ese Youkai maligno sonreía?

—Pero si eso pasa, ¿Qué le pasara a los niños enfermos que ya recibieron sus trasplantes de órganos? Ni siquiera yo sé eso. Podrían arrancárseles los órganos y morir o podrían recuperar la enfermedad original en el órgano. El resultado es el mismo de cualquier manera. No tienen futuro. No has hecho nada más que matar niños para salvar a uno.

—……………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Pensé que mi respiración se detendría.

Después de todo…

—Las personas que trataron de hacer dinero del tráfico de órganos era probablemente basura. Los padres que compraron los órganos sabiendo de dónde provenían probablemente serían castigados por sus actos.

Él sonrió.

Incluso después de perder y hundirse en la muerte, el Aburatori saboreó su sádica victoria.

—Pero los niños enfermos en sí no hicieron nada malo. Sólo para ser claro, el número de niños salvados fue mayor que de aquellos atacados. Cuando el órgano es dividido y se le da a pacientes individuales, un solo niño puede salvar a muchos niños. ¡Lo que quiere decir! ¡¡Has creado una situación donde mataste a un gran número de niños para salvar un pequeño número de niños!! ¡¡Jejejejejaja!! Bienvenida al camino del asesinato. Espero disfrutes hundirte en este ineludible fango.

Él no me rogó para salvarlo y regresar las cosas a la normalidad.

Él prefirió disfrutar la situación actual.

No importa lo que hiciera y no importaba a quien tratara de salvar, o lo niños a los cuales les robaron sus órganos morirían o los que fueron salvados por esos órganos robados morirían. Este Youkai se había interpuesto en el camino de la meta cliché de “salvar niños”, pero él había esperado hasta ahora para hacerme soportar la pesada cruz de dejar a alguien morir.

—…

Por un momento, estuve de pie inmóvil en la nieve iluminada por la luna.

El arma improvisada se sentía pesada en mi mano.

Finalmente, apreté mi mano y tranquilamente recordé que tenía un arma.

—Jaja.

El Aburatori río mientras una aterradora cantidad de sangre fluía de su seco pecho.

—Mátame si quieres, pero no cambiara nada. Ahora, elige dejar morir a los niños mientras descansas tranquila de que nadie puede ver este penoso acto.

Él claramente no entendía.

Digamos que había una Persona A y una Persona B y una sola persona tenía que morir. Eso no significaba que no podías salvar a A y B.

Sí. Si Persona C viera esa terrible situación y diera su vida como una opción adicional, esa sola vida requerida podría ser tomada mientras que A y B serían salvados.

—¿Recuerdas que me llamé a mí mismo Hyakki Yakou Prototipo ver. 39 Zashiki Warashi?

—¿Qué hay con ello?

—¿Realmente piensas que el Hyakki Yakou crearía un proyecto que no haría más que dejarlos elegir entre los destinos actualmente en existencia? ¿Realmente piensas que son una organización tan débil que no podrían completar un proyecto en ese nivel y se pararía en el estado de prototipo?

—No querrás decir… ¿va más allá de eso? ¡¡Pero el único fenómeno más grande de lo que ya has demostrado es…!!

—Ya te demostré que puedo modificar el destino. Eso quiere decir, libremente elegir de las opciones existentes. Pero esto va más allá de eso. El Hyakki Yakou intentó y fracasó en crear un método de crear una línea del destino completamente diferente de la nada.

Bien, eso significaría salvar todos los niños cuyos órganos habían sido robados y además salvar todos los niños que le fue permitido vivir por los órganos robados.

La única manera de permitir esa situación claramente contradictoria era crear un destino completamente nuevo. El mundo tenía que ser engañado para pensar que dos órganos completamente idénticos existieron, como si fueran gemelos.

Lo que tenía que hacer era simple.

Era lo que siempre hacía: movía mi cuerpo de tal manera que me oponía a la tentación invisible.

Sin embargo, esto era completamente diferente que antes. Era como un humano insignificante usando solamente sus manos desnudas para oponerse a una prensa destinada a aplastar carros. Por cualquier cálculo normal, sería aplastado. Como si el destino del mundo fuera a rechazar las circunstancias de un solo individuo, el destino normal continuaría incluso si significara aplastar a quien deseaba el cambio.

Pero forzaría a que funcionara esa imprudente acción.

Un crujido lleno el aire mientras me arrodillaba en el lugar. Sostuve el cortador de ramas en ambas manos y presioné su pinta contra mi estómago.

No sabía qué sentido tenía la acción.

Probablemente no tenía un sentido real en un sentido físico.

Pero el abrumador dolor como si aplastara cada uno de mis dedos y comprimiendo mi columna vertebral me recordaban al destino que tenía que pelear. Me di cuenta de la muy ligera extraña sensación pasando desde de mi cabeza hasta mi trasero. Había sido colocado dentro de mí. Este era un producto de las ideas dementes y técnicas confiables del Hyakki Yakou. La teoría nunca había sido completada, pero la forcé a funcionar a pesar de todo. Como resultado, sentía una sensación de delgados y largos cables retorcidos dentro de mí.

Ahh.

Se va a romper.

Naturalmente sabía eso.

Sin importar el resultado, iba a perder todo como una Zashiki Warashi. Como un autómata con sus engranajes en mal estado, ya no funcionaría como una Youkai.

—¿Por qué llegas así de lejos?

Repentinamente escuché una voz ronca.

Provenía del Youkai que todavía gobernaba en la zona a pesar de haber perdido.

—Es sólo una finita vida humana. ¡No importa cuántas mates, más aparecerán como brotes de bambú después de una lluvia hasta que cubran la superficie de la tierra! Hay métodos más eficientes para un Youkai eterno. Incluso si alguien muere en esta generación, sólo necesitas elegir a un favorito de la siguiente generación. Y sin embargo tú…

—Probablemente nunca lo entenderías incluso si vivieras una eternidad, —le dije. —Es por eso que ni siquiera encajas como una historia de fantasmas. No das ninguna lección tal como no mentir o tratar bien a tus padres. No puedes con llevar nada más allá de crueldad inútil y desprecio.

Por un instante —realmente sólo un instante— Escuché al rostro del Aburatori doblarse detrás del sombrero.

Pero no continué mirando.

Tenía algo de que ocuparme que era mucho más importante que ese fracaso de Youkai.

Empujé la gruesa navaja a mi propio estómago.

La extraña sensación de delgados cables corriendo por el centro de mi cuerpo se hizo añicos como el cristal.

18

Y así es cómo perdí todo.

Al siguiente día, la nieve se había detenido por completo. El largo patio detrás de la veranda todavía estaba cubierto de blanco y brillaba maravillosamente mientras el suave sol de la primavera lo tocaba.

Era perezosa por naturaleza. Un día frío como este, sentía ganas de fundar una nación independiente dentro del kotatsu, pero me senté en la veranda en ese día.

Mi estructura interna como una Zashiki Warashi había fracasado completamente.

Ni siquiera yo sabía qué efectos tendría en mí. Ni siquiera visitar un especialista en medicina espiritual ayudaría probablemente. Ni siquiera negocios clandestinos podrían manejar una Youkai que tenía la esencia del Hyakki Yakou dentro de ella y después hacerlo que tome bastante daño.

Incluso simplemente perder mi poder relacionado a la fortuna o el destino dolería.

Posiblemente esto afectaría a mi habilidad para mantener mi cuerpo que no estaba atado por las leyes de la física.

Podría ser destruida o podría sufrir eternamente sin ninguna manera de ser destruida. El miedo de tales cosas podía causar que mi mente se desmoronara. Este era el miedo de no saber qué pasaría. Sólo porque estaba bien un día no significaba que lo estaría al siguiente. Tendría que vivir mientras rezaba como si estuviera cruzando un viejo puente colgante.

No sabía qué tanto podría ser capaz de continuar viendo este paisaje, por lo que se lo entregué a mi memoria como si lo fundiera en mi mente.

Era un ritual.

Pero entonces el traqueteo de platos interrumpió mi pacífico y pesimista ritual. Volteé a ver y miré a Shinobu llevando su bandeja de su desayuno con un agarre tan peligroso como siempre.

—Yukari, no puedes comer sola, comamos juntos.

El mismo sentimiento de antes ablando mis mejillas.

Shinobu, Nagisa, los otros niños cuyos órganos fueron robados e incluso los niños enfermos que habían sufrido cirugías ilegales habían sido salvados a la fuerza.

Este resultado era el lado bueno de la situación.

Parece que Hayabusa había encontrado al tonto humano detrás de ello, por lo que nada de la maldad permanecía.

Vacilantemente me puse de pie de la veranda para moverme hacía la sala del altar donde mi desayuno estaba listo. No sabía cuánta fuerza podía usar, por lo que necesitaría probar a fondo mis límites al máximo en algún momento. Por el momento, la falta de dolor era la parte más perturbadora y aterradora. Más que hacerme pensar que estaba bien, me hacía pensar que estaba en un estado similar a perder cualquier sentido de dolor al dañar la columna vertebral.

—Rápido, Yukari. La comida se enfriará.

—Espera, Shinobu. Camina más despacio.

—¿Hm? ¿Qué sucede? ¿Hay alguna comida que no te guste? ¡Se supone que debes comer todo, pero no te preocupes! Si es demasiado mala, te salvaré.

Sus inocentes palabras me hicieron sonreír en silencio.

Así es.

—Tal vez algún día realmente me salvarás.

19

En el presente, la tarde estaba llena con el calor sofocante de finales de verano. Un chico de preparatoria tenía su cabello teñido de rubio, tenía sus piernas cruzadas con descortesía, sostenía una paleta en su boca y miraba con molestia a unos cuantos sobres que parecía que contenían cartas de amor. Una Zashiki Warashi suspiró pesadamente mientras lo miraba.

—Shinobu, estoy realmente decepcionada.

—Espera un segundo. ¿Por qué demonios dices eso?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: