Capítulo 1

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4, Parte 5, Parte 6, Parte 7, Parte 8, Parte 9, Parte 10

036_037_1_1

1

Se reunieron en un punto de la extraña “tierra de madera” que lucía como un piso de gimnasio expandido a lo largo del horizonte.

En total, eran Kamijou Touma, Index, Misaka Mikoto, Quenser Barbotage, Heivia Winchell, Jinnai Shinobu (Efecto de Estado: Congelado), Zashiki Warashi Yukari, la Yuki Onna, Anzai Kyousuke, Higashikawa Mamoru, la Bunny Girl, Nanajou Kyouichirou y Satsuki.

No parecían ser suficientes, pero desafortunadamente, la Teniente Milinda Brantini también conocida como la Princesa estaba todavía dentro del Baby Magnum. Debió toparse con alguna clase de problema porque las comunicaciones habían sido cortadas y no mostraba señales de dejar la máquina.

Ellos se reunieron en un lugar para poder entender la situación, pero era obvio por qué se reunieron ahí específicamente.

Ya sea que alguien lo llamara el suelo o el piso, había un cuadrado perfecto parecido a un agujero con un metro a los lados en él.

Kamijou se agachó y miró adentro. Él vio escaleras de madera dirigiéndose hacia abajo y una suave luz que parecía ser de alguna clase de iluminación.

Su cabeza puntiaguda habló.

—Bienvenido al calabozo… supongo.

La tierra de madera continuaba tanto como el ojo podía ver y las distantes pirámides cuadradas parecían como si estuvieran hechas de polígonos. Para ser honestos, era un completo misterio dónde estaba esto o cómo habían terminado ahí, pero habría sido difícil descubrir algo además del agujero cuadrado para investigar.

—Hmm… Debimos haber sido el objetivo de alguna clase de convocación, pero ni siquiera mis 103,000 grimorios pueden determinar el sistema exacto. No me digas que esta fue una técnica en el nivel que sólo un Dios Mágico podría explicar.

—Espera, —interrumpió Mikoto. —¿De qué está hablando esta chica?

—De cualquier manera, necesitamos la misma técnica para regresar a casa. Ignorando quién usó el hechizo o cómo, necesitamos investigar todo lo que podamos descubrir sobre la técnica.

—Oh, no. ¡¡Creo que la habilidad de él para ignorarme la ha infectado también!!

Quenser y Heivia estaban concentrados en algo completamente diferente.

—Oye, señor caballero. Son puros grupos de chico y chica, así que, ¿Por qué somos lo únicos con otro chico?

—Tenemos a la Princesa por ahí. Aunque sus defensas son demasiado fuertes.

—¡Guau! ¡Jódete! ¡¡Eso sólo va a conducir al patrón común de ustedes juntos mientras me quedo yo completamente solitario!!

—Quejarte no va a ayudar y no tenemos otra oportunidad.

—Así que fuimos convocados en grupos de dos o tres, ¿cierto? Así que si uno de los chicos cae, ¿no crees que podríamos “tomar su lugar” si sabes a lo que me refiero?

—¡Jaja! ¡Buena idea! Así que dices que si mueres, ¿¡puedo tener una solitaria dama en mis manos!? ¡Entonces hagamoslo! ¡Vamos, Frolaytia! ¡¡O quizá el Oh Jo Jo de la Información de la Alianza!!

Mientras Heivia sacaba su cuchillo de combate y Quenser metía un explosivo parecido a arcilla en la boca de su horrible amigo, la demasiada sugerente Bunny Girl miró abajo en el agujero cuadrado al igual que Kamijou.

—Algo así de grande es bastante anormal, pero parece hecho a mano. ¿Son alguna clase de ruinas? Ir parece como la manera más rápida de averiguar qué sucede.

El estudiante de universidad, Anzai Kyousuke dio una respuesta molesta.

—Sí, pero eso no nos da una sola idea para nuestra seguridad. Ni siquiera sabemos si tiene ventanas. Estaremos perdidos si las luces se apagan después de que lleguemos hasta el fondo.

Todos intercambiaron una mirada.

Este parecía ser el único lugar para investigar, pero ninguno de ellos quería ir.

—Am…

La única que se abrió paso para levantar su mano antes de hablar fue la chica conocida como Killer Queen.

—Entiendo que investigar adentro es peligroso, ¿pero realmente podemos decir que es seguro permanecer aquí?

—¿Por qué no? —preguntó Mikoto.

La chica apuntó directamente hacía los cielos.

—Eso… ¿qué fue? Mi sentido común está fuertemente rechazando el uso de esa palabra de seis letras que comienza con “d”, así que no me andaré con rodeos y lo llamaré un reptil negro enorme. De cualquier manera, “eso” podría fácilmente regresar volando, ¿no es así?

Otro desagradable silencio cayó sobre ellos.

No muchas personas en realidad querrían pelear con el dragón (si era así como realmente debería ser llamado) y así mismo pocas querrían quedar atrapadas por el estallido de algún disparo perdido del Baby Magnum. Habían sobrevivido hace poco gracias a la misteriosa intrusa, pero nada aseguraba que pasaría otra vez. Era incluso posible que esa intrusa se mostraría como una enemiga.

Continuar y quedarse donde estaban eran ambas peligrosas.

Después de pensar un poco, Kamijou sugirió algo.

—Sin importar que haya adentro, los corredores no lucen muy espaciosos haya abajo. Si diez o más personas se meten a la vez, nos obstruiríamos. No quiero pensar en eso, pero si una bola gigante de metal comienza a perseguirnos, seremos eliminados de un tiro.

—Touma, entonces, ¿deberíamos quedarnos aquí?

—No. Si el riesgo es el mismo de cualquier manera, creo que deberíamos dividirnos en un grupo para continuar y un grupo para quedarse. Personalmente, aceptaría más el riesgo de continuar que asumir ese riesgo mientras no hago nada para mejorar la situación. ¿Qué hay del resto de ustedes? ¿Tienen alguna esperanza?

Su pregunta no recibió respuesta.

Eventualmente, Nanajou Kyouichirou resumió cómo se sentían.

—Simplemente ir con el flujo es fácil, pero moverte por tu cuenta es más difícil de lo que piensas.

—Entonces, ¿qué deberíamos hacer?

—Ya te lo dije: simplemente ir con el flujo es fácil. Elige los equipos e iremos de acuerdo a ello. Eso sería más fácil.

Kamijou tenía sus dudas de que eso funcionaría, pero nadie se opuso. Y nadie tampoco comenzó a discutir sobre quién tenía que ser el líder.

(No me quedé atrapado en una molesta posición del presidente de la clase, ¿o sí?)

Él era incapaz de aclarar sus dudas, pero él no tenía opción ya que la mayoría había estado de acuerdo con esto.

—Hmm.

Él llevó una mano a su barbilla y pensó por un momento. Puso una mirada seria a la docena o más de personas aquí.

Entonces apuntó a los que eligió para el equipo de búsqueda.

Kamijou Touma.

Quenser Barbotage.

Heivia Winchell.

Anzai Kyousuke.

Higashikawa Mamoru.

Una vez que eligió esos tantos, alguien agarró su cuello desde el costado.

Quenser se acercó con la seria expresión letal que tendía a poner después de descubrir la conspiración militar alrededor de las páginas 300-350 en la segunda mitad del Capítulo 3.

—(Espera un segundo. ¿No entiendes lo que esto significa, niño?)

—¿Eh? ¿Eh? ¿Qué? ¿¿¿Qué???

—(Tienes la autoridad para armar tu equipo como te convenga, ¡así que, ¿qué clase de idiota no elige nada más que chicos para su equipo?! ¿Eres un monje en celibato o algo así? ¿¡Eres un ermitaño que hizo de lado los deseos mundanos!?)

Los ojos de Quenser se pusieron tan rojos que parecían de rojo puro.

—(¿No entiendes qué tan jugosa es esta oportunidad? Eres un chico, deberías. ¡Cuando puedes elegir tu equipo, sólo hay una opción! ¿¡Cierto!?)

Kamijou rehízo su selección.

Index.

Misaka Mikoto.

Zashiki Warashi Yukari.

La Yuki Onna.

La Bunny Girl.

*¡Agarrar!*

—¡¡Ahora, el resto de nosotros estaremos aquí sin nada mas que hombreeeeeeeeeeeeeeesssssss!!

—¡¡No tengo idea de por qué estás tan molesto!! ¿¡Qué te pasa!?

Después de los dos chicos se pelearan y empujaran sus frentes a la del otro. Mikoto sacó una moneda de arcadias del bolsillo de su falda y la lanzó al aire con su pulgar.

La atrapó cuando cayó y sugirió algo.

—Esto está cayendo en un caos, así que, ¿qué tal si decidimos esto con cara o cruz?

—Lanzando una moneda, ¿eh? Bueno, supongo que entonces nadie podrá quejarse.

—Touma, no hagas trampa con esa cosa magnética de la que estabas hablando el otro día.

—¿¡Bfh!? ¡¡N-nunca haría eso!! —exclamó Mikoto. —¡¡Te preocupas demasiado!!

—¡¡Bfhwah!! ¿¡Ella ni siquiera estaba hablando contigo y por qué me estás estrangulando!? —gritó Kamijou.

A partir de ahí, sus destinos fueron decididos al lanzar la moneda.

Los resultados fueron los siguientes.

Equipo de búsqueda: Kamijou Touma, Misaka Mikoto, Heivia Winchell, Zashiki Warashi Yukari, Higashikawa Mamoru, la Bunny Girl y Nanajou Kyouichirou.

Equipo de estadía: Index, Quenser Barbotage, Milinda Brantini (perdida por default), Jinnai Shinobu (Efecto de Estado: Congelado), la Yuki Onna, Anzai Kyousuke y Satsuki.

La monja de blanco colocó una mano sobre su barbilla y dijo para ella misma.

—Siento que alguien hizo trampa.

—¡¡B-basta de acusaciones sin bases!!

Mikoto se sonrojó y le gritó a la monja mientras secretamente Heivia apretaba su puño.

—¡Sí! ¡Una chica mayor con enormes pechos y una chica vestida de conejita! ¡¡Esto se siente justo como obtener una buena mano después de una interminable racha de derrotas en póker!!

—¿Estás seguro que deberías estar tan feliz? —preguntó Quenser. —Siento que ambas tienen una severidad escondida que es diferente que la de Frolaytia.

De paso, la Princesa todavía tenía que dejar al Baby Magnum y quizá no podía dejarlo, por lo que había perdido por default. Jinnai Shinobu también había sido incapaz de tomar parte del lanzamiento de moneda porque estaba atrapado en un ataúd de hielo y la Yuki Onna estaba acurrucada contra él mientras babeaba en absoluto éxtasis. Ella incluso estaba diciendo “Ahora puedo estar contigo por siempre y para siempre. Ejejejejejejejejejejejejejeje.” Como alguien con un caso terminal de yandere.

Y con eso decidido, las cosas finalmente se pusieron en acción.

2

Las baterías de sus relojes y otras cosas electrónicas todavía funcionaban, por lo que ellos sabían la hora. Después de estar de acuerdo en encontrarse de nuevo en dos horas, ellos comenzaron su tur de explorar el laberinto.

—Pero, Touma, no hay forma de que termines de investigar estas ruinas en dos horas.

—Sólo tenemos que descubrir si la zona alrededor de la entrada es segura. Después de eso, todos podremos bajar y usarla como nuestra base. ¿No es mejor que estar todos aquí donde estamos abiertos de todas las direcciones y ese monstruo podría encontrarnos de nuevo en cualquier momento?

Kamijou Touma, Misaka Mikoto, Heivia Winchell, Zashiki Warashi Yukari, Higashikawa Mamoru, la Bunny Girl y Nanajou Kyouichirou se abrieron paso hacía el subterráneo a través del agujero cuadrado en la tierra de madera.

Encontraron un largo corredor al final de las escaleras. Era cerca del tamaño de un pasillo de una escuela, pero el piso, los muros y el techo eran todos de madera y tomaba un excesivo número de vueltas. Y en vez de suaves curvas, hacía incontables vueltas agudas en ángulos rectos perfectos.

Había luces en el techo a intervalos establecidos. El exterior de las luces era de vidrio, pero no era claro que era lo que tenían adentro. No parecían como focos o luces fluorescentes, pero no eran antorchas ni lámparas de gas. Lucían como un grupo de partículas brillantes o insectos alados bioluminiscentes reunidos en un lugar. Juntos, producían una suave luz colorida.

—No entiendo este lugar.

A Heivia no debió haberle gustado el camino innecesariamente complicado del corredor porque él sacó su arma en lugar de su rifle de asalto.

—¿Esto es para alejar a los intrusos? ¿Para hacerlos perderse? Pero si sólo quieres quitarles sus sentidos de la dirección o equilibrio, agregar un puñado de curvas irregulares sería más sencillo.

—No me preguntes a mí, —alegremente añadió la Zashiki Warashi en yukata roja.

—De cualquier manera, aquí hay otra escalera hacía abajo. ¿Qué deberíamos hacer?

—¿Por qué no tratamos de bajar?

La sugerencia casual de Kamijou lo resolvió por ellos.

El interior debajo era exactamente el mismo.

—Aquí hay otra escalera.

—Tratemos de bajarla.

El interior era exactamente el mismo.

—Otra escalera.

—Tratemos de bajarla.

—Otra escalera.

—Bajemos.

—Escalera.

—Bajemos.

—Escaleras.

—Abajo.

En algún momento, alguien se dio cuenta de algo.

Específicamente, era Nanajou Kyouichirou quien gritó mientras miraba alrededor.

—¡Oigan, esperen! ¿¡Ya cuántos pisos van!? ¿¡Dónde estamos!?

—Ah.

Kamijou miró alrededor otra vez, pero por supuesto no había números de pisos útiles en los muros y el interior de cada piso era idéntico. No había nada que les dijera qué piso era ese.

Frenéticamente subieron un piso, pero no pudieron encontrar la siguiente escalera hacía arriba. Caminaron a lo largo del corredor por un momento y encontraron unas escaleras, pero no tenían forma de saber si esas eran las mismas escaleras por las cuales habían venido.

—Esto no es bueno, —dijo Kaimijou, sonando molesto. —No puedo confiar en mí mismo en nada por ahora. Ni siquiera estoy seguro de donde están las escaleras hacía abajo.

Mientras tanto, la Bunny Girl inclinó su cabeza (en una forma inapropiadamente linda).

—Hmm. ¿Alguien rascó marcas en los muros, ató una soga en sí mismo, dejó migas de pan o uso un conveniente dispositivo de auto-mapeo?

—¿Realmente luzco lo bastante listo para haber hecho algo de eso? —dijo Heivia.

Sin embargo, la Zashiki Warashi interrumpió desde un costado.

—¿Oh? Pero ese dispositivo portátil atado a ti ha estado parpadeando por un rato ya. ¿Quieres decir que no ha estado descargando una información de mapas?

—¡N-no! ¡¡Esto es, am…!!

—¿Qué? ¿Tienes un mapa militar? —preguntó el estudiante de universidad Higashikawa Mamoru.

Kamijou Touma se aferró a algo más.

—¿¡Quieres decir que tienes señal aquí!? Ah, mierda. Mi celular no. ¡Pero todavía podemos llamar por ayuda con eso, ¿cierto?!

—¡No, espera! ¡Esto está lleno con secretos militares! ¡¡No puedo dejar que cualquier lo toque!!

Kamijou y los otros ignoraron las quejas de Heivia y le arrebataron la bolsa y el cierre en la superficie sosteniendo el dispositivo. Su luz de transmisión estaba en efecto brillando, por lo que había una comunicación de información en marcha.

Preguntándose qué era, Kamijou miró la pantalla.

Estaba simplemente descargando un video porno.

—¿¡Por qué!? ¡¡Esto es un desperdicio!! ¡¡Y es en una alta resolución también!! ¿¡Qué demonios!? Sólo tiene una duración de diez minutos. Así que, ¿¡por qué es tan grande el archivo!?

—¡Los chicos necesitan esto tanto como la comida! …¡No, espera! ¡¡No canceles la descarga, idiota!! ¡¡Ahora tengo que esperar otra hora!!

—No seas tonto, —dijo la Zashiki Warashi. —¿Estás seguro que simplemente no estaba tratando de continuar una descarga corrupta?

—No, el dios de las descargas está aquí hoy. Mi dispositivo está de buen humor. ¡¡Yo…!! ¡¡Me rehúso a rendirme!!

Heivia gritó y lloró mientras antropomorfizaba un número de cosas, por lo que los demás optaron por ignorarlo.

Pero entonces…

—¿Hm?

—Puedo oír algo. ¿Pero qué es este sonido?

Kamijou y la Bunny Girl fruncieron el ceño mientras el misterioso sonido se hacía gradualmente más fuerte. Algo estaba acercándose, pero no podían imaginarse qué. No eran pasos, no eran aleteos de alas y no eran neumáticos o bandas para deslizarse tampoco. Si era algo, sonaba como hielo siendo raspado, pero no podían imaginar qué significaba ese sonido.

—Algo se acerca, —dijo Nanajou Kyouichirou.

Con lágrimas en sus ojos, Heivia apuntó su pistola militar calibre .50 hacía el corredor.

La Zashiki Warashi tenía la injusta habilidad para negar todo ataque físico, pero se acercó al borde del corredor como si dijera que no quería tener nada que ver con eso.

Kamijou y Mikoto se concentraron el sonido también.

Nanajou Kyouichirou una vez más los incitó a ser cuidadosos.

—¡Algo se acerca! ¡¡Tengan cuidado!!

Estaban dentro de un calabozo complejo y sólo tenían su imaginación para decirles qué era ese sonido. Alguien definitivamente se estaba acercando y la sensación del aire gradualmente cambió. Y justo como se advirtió, algo llegó. Se movió de uno de las muchas vueltas en ángulos rectos que les evitaba ver más adelante del corredor.

Y vieron justo lo que era.

Era un gigante sofá lujoso moviéndose rápidamente a lo largo del piso como si estuviera patinando sobre hielo.

—¿Hm?

—¿Hm?

—¿Hm?

—¿Hm?

—¿Hm?

—¿Hm?

—¿Hm?

Ninguno de ellos sabía cómo reaccionar.

No es que quisieran encontrar una bestia feroz creada al incrementar el tamaño de un león o la siguiente generación de la doncella de hierro que se mueve sola semi-automáticamente en busca de su próxima víctima. Ciertamente no querían eso. Pero aun así. ¿Esto era realmente posible? ¿Podría ser su enemigo realmente un sofá veloz?

Estupefacto, Kamijou sacudió su cabeza.

—¡Esto debe tener un significado especial basado en alguna clase de auténtico pasadizo, pero Index es quien se supone que explica todo eso y ella no está con nosotros! ¡¡Nos estamos tomando esto seriamente y no estamos jugando, pero esta escena surreal no es nada más que una tragedia!!

—Mientras te lamentas, el surreal sofá se está acercando más. Maldición, parece que pesa de setenta a ochenta kilos. No podemos tomarnos esto a la ligera. ¿¡No sería eso como ser golpeados por un ciclomotor!?

Heivia jaló el gatillo de su pistola repetidas veces.

Al calibre .50, producía tremenda destrucción sin ninguna bala especial como una bala expansiva o hollowpoint. Alguien a quien no le importara los tratados de preservación de la vida silvestre podría eliminar un gran tigre con un solo disparo usando una.

Pero Heivia había olvidado un hecho fundamental.

—¿Ah? Espera. ¿¡Cómo se supone que mate un mueble!? ¡¡Esta cosa no tiene un corazón un tanque de combustible!!

Explosiones de relleno volaron de las zonas donde golpearon el sofá, pero éste ni siquiera se hizo más lento.

—¡Oh, no! —gritó Higashikawa Mamoru. —¡Quítense del camino! ¡No se dejen engañar por cómo luce! ¡¡Esta cosa es peligrosa!!

—Ah.

Nanajou Kyouichirou falló en escapar a tiempo.

Nadie lo cubrió o lo empujó fuera del camino. En su lugar, cruelmente presionaron sus espaldas contra el muro.

El sofá chocó contra él.

El impacto lo golpeó debajo de las rodillas, quitando sus piernas y haciéndolo caer. Él cayó en el sofá y el “enemigo” nunca desaceleró. Mantuvo su velocidad y desapareció por la siguiente vuelta en ángulo recto en la dirección opuesta. Y por supuesto todavía llevaba su víctima.

La situación era surrealista hasta el final.

Justo antes de que se desvaneciera, Nanajou Kyouichirou lucía más molesto que asustado.

Es por eso que Kamijou sólo lo miro yéndose. Congelado después de darse la vuelta, él habló.

—¿Qué se supone que hagamos?

—No estoy seguro si debería reír o no, —añadió Heivia mientras se encogía de hombros con una arma sacando humo en una mano.

3

Para Index, Quenser Barbotage, Jinnai Shinobu (Efecto de Estado: Congelado), la Yuki Onna, Anzai Kyousuke y Killer Queen del grupo de espera, era obvio lo que tenían que hacer primero.

Quenser apuntó al arma colosal conocida como Object que medía más de cincuenta metro de alto a la distancia.

—Pensemos en una forma de contactar a nuestra Princesa. Si ese dragón se aparece de nuevo, hará una diferencia enorme ya sea que podamos usar el Baby Magnum o no.

—Dices eso, —Anzai Kyousuke frunció el ceño. —Pero la única persona aquí que podría saber sobre radios y transmisiones serías tú. Soy solamente un estudiante de universidad, por lo que no sé mucho sobre hardware o software.

—No te preocupes, no te preocupes. Si eres un estudiante, estás igual que yo. De hecho, estás por encima de mí si estás en la universidad. Cosas como la relación de ondas de radio y ondas reflejadas que tienen una varilla vertical son materiales requeridos para casi cualquiera en estos días, ¿cierto? Así que ayúdame en eso.

—Esto es inútil. Hay algo malo con tus estándares.

—¿Eh? Pero no es diferente de la antena de televisión que ves en los techos de las casas.

—Como sea, eso no es algo que hagas “mientras estás en ello” como obtener una licencia de enseñanza. ¿Puede alguien más ayudar?

Anzai miró alrededor, pero la Yuki Onna estaba frotando su mejilla contra el ataúd de hielo de Shinobu con Sueño Frío con una mirada de éxtasis, Index estaba peligrosamente murmurando “hielo raspado” y Satsuki elevó el peligro al 120% al decir “no tengo mucho conocimiento detallado fuera de la anatomía humana”. La situación era lo bastante trágica para hacer preguntar a Anzai si alguien aquí era de ayuda en absoluto. Él sintió como si estuviera en un jardín de niños.

—Mi radio parece estar funcionando sin problemas.

Quenser trabajó con su dispositivo mientras se acercaba al Baby Magnum, por lo que los otros miembros decidieron seguirlo.

—Lo cual significa que el problema probablemente está en la terminal del Baby Magnum.

—¿Cómo se supone que revisemos eso? —preguntó Anzai Kyousuke mientras inclinaba hacia atrás su cabeza tanto como pudo.

La máquina era de cincuenta metros de alto, el cuerpo esférico principal tenía un dispositivo de propulsiones de electricidad estática en forma de una Y boca abajo adjunta en la parte inferior, y siete brazos con siete cañones principales extendidos desde la articulación trasera. Para un humano insignificante de menos de dos metros de alto, incluso escalarlo sería difícil.

Era una masiva y densa colección de acero. En esa escala, podría fácilmente usar el valor entero de una mina.

La Killer Queen alejó su mirada del cuerpo esférico principal y se dirigió a los cientos o más cañones apuntando a todas las direcciones.

—¿Dónde están sus antenas?

—Tiene unos cuantos especializados, pero los paneles de blindaje y los barriles de los cañones también funcionan como antenas auxiliares. Sólo asume que cada cañón tiene múltiples cámaras, sensores y radares.

Encontrándose con esa legitima herramienta de guerra, esa asesina de un país tranquilo concluyó que sería mejor rendirse en tratar de entender las especificaciones de ese monstruo.

Entonces ella preguntó algo más.

—¿Hay algo en específico en lo que podamos ayudar?

—Quisiera alguna sugerencia en cómo escalar.

Él escuchó un sonido parecido a un látigo en el aire. Provenía de Satsuki. Algo como un cinturón negro apareció en su mano en algún momento. Era como un anillo de goma que funcionaba mucho mejor que el neumático de una bicicleta. Un extremo estaba envuelto en cañón principal parecido a un puente pasando por encima.

Antes de que alguien pudiera decir una palabra, Killer Queen movió su mano otra vez.

Más correas de goma se envolvieron alrededor de los cuerpos de Quenser, Anzai Kyousuke y a los demás en la tierra.

—¿Qué-…?

No había tiempo de protestar.

Después de un pequeño retraso de sólo unos cuantos momentos, la goma fuertemente estirada soltó toda la fuerza concentrada para que así pudiera regresar a la normalidad. Las seis personas (uno de ellos en hielo) volaron al cielo.

Ascendieron los cincuenta metros en aproximadamente 1.3 segundos.

Quenser sintió una desagradable sensación como si sus oídos se obstruyeran.

—¡¡Ugweh!!

Lo próximo que supo era que estaba de pie encima de uno de los siete cañones principales.

Él miró a su alrededor confundido, pero Satsuki le habló con ojos calmados.

—Ahora, haz tu investigación.

—No es de todos los días que conozca a una mujer que es más peligrosa que nuestra comandante, —dijo él mientras corría a lo largo del puente de metal que era el cañón.

Él se estaba haciendo camino hacía la base. Su caja de herramientas simple era algo como una navaja multi herramientas, por lo que realmente no podía usarlo para desmontar e investigar equipo militar sensible.

Pero después de tocar e investigar el sensor de objetivos del cañón principal con la mano, él fue capaz de llegar a una conclusión.

—Las cámaras y sensores en sí están funcionando. Se están concentrando en mis movimientos.

—¿Qué significa eso?

—No tenemos tiempo para revisar todas las antenas y sensores. Si hiciera sólo eso, seriamente tomaría más de un mes. Pero si los de aquí están funcionando, probablemente no es un problema del hardware. Podrías decir que el cableado en el interior es como una telaraña o construido para trabajar en paralelo o como sea, pero significa que cortar un cable en algún lugar no va seguir haciendo que la señal acceda. En ese caso, ¿es un problema interno? En otras palabras, ¿un problema del software?

—Sigues sin responder qué significa todo eso.

—No puedo determinar la causa o encontrar una manera de arreglarlo. Con mi dispositivo portátil, tomaría días buscar a través de la masiva cantidad de comandos de control en el Object. Además, no soy un especialista en programación.

—Así que, ¿no hay nada que podamos hacer? —preguntó un molesto Anzai Kyousuke.

Satsuki inclinó su cabeza.

—¿Puedes abrir la escotilla desde el exterior?

Quenser se encogió de hombros por eso.

—Un soldado oficial de mantenimiento sabría cómo, pero el método es ultra secreto. No le dirían eso a un estudiante de campo de batalla.

Era obvio si pensabas en ello, pero tener una arma que podía soportar un arma nuclear sería inútil si cualquier pudiera abrirla. Sería un problema si pudiera abrirse al patearla como un candado de una bicicleta.

—Así que, ¿eso qué significa? ¿Estamos estancados?

Anzai puso una mano sobre sus ojos y miró a la distancia. Él probablemente estaba preocupado de que el dragón pudiera regresar. Muchas montañas cortaban su visión del horizonte, pero eran pirámides de forma perfecta.

Index debía estar hambrienta ya porque perdió su energía, pero habló después.

—¿No puedes ondear tus manos en lugar de usar esa “radio”?

—¿Ondea mis manos?

Quenser frunció el ceño, así que Index estiró sus brazos perfectamente en frente y entonces metodológicamente las dobló en ángulos rectos.

Él finalmente se dio cuenta a que se refería ella.

—¿Señas de semáforo?

4

Kamijou y los otros buscaron por aquí y por allá.

Nanajou Kyouichirou había sido secuestrado por el enemigo demasiado surreal que era un sofá moviéndose rápidamente, pero lo encontraron en una habitación en el mismo piso subterráneo.

Él parecía aturdido y sus flecos eran un desastre como si un comediante físico hubiera caído víctima de la siguiente broma: “¡Ve a esperar en tu vestidor por un rato! → El piso se abre para revelar una trampa →Un viaje hacia abajo en un empinado tobogán.

—¿Eh? ¿Eh? ¿Q-qué? ¿Qué está sucediendo?

—Oh, supongo que sigue vivo.

Ese comentario sorpresivamente cruel provino de Mikoto.

KamijouTouma, Heivia y Higashikawa Mamoru no dijeron una palabra. Tal vez debido al hecho de que fallaron en rescatarlo porque no eran una bella chica siendo secuestrada.

La Zashiki Warashi notó lo que yacía alrededor de la habitación. El chico Nanajou estaba débilmente sentado con sus piernas colapsadas a los lados, pero la habitación también contenía una señal de parada del autobús, el tipo de máquina colocada frente a las farmacias, una estatua Jizou y un gigante Shigarakitanuki de cerámica.

—¿Creen que esto está arreglado para que todo lo que toca el sofá es traído de vuelta aquí?

—Estás bromeando. ¿Así que este es como la habitación del fracaso en un mapa lleno con puntos de deformación o cintas transportadoras? Ya sabes, las que siempre te llevan al inicio. Eso significa que vamos a estar regresando a esta habitación bastante.

Kamijou sonaba molesto, pero rendirse no mejoraría su situación.

Sabían que no encontrarían información importante o instalaciones cerca de la habitación del fracaso, pero todavía sentían que tenían que revisar cada una de las puertas.

La Bunny Girl le preguntó a Heivia algo.

—¿Qué opinas?

—Parece probable.

La habitación contenía una sola mesa, unas cuantas sillas colocadas irregularmente alrededor y suficientes platos y tazas para unas cuantas personas. El salmón a la parrilla y las patatas cocidas en los platos estaban frías, pero parecían como si hubieran sido parcialmente comidos.

—De cualquier manera, ¿qué es este lugar?

Higashikawa Mamoru habló desde la puerta sin pisar dentro de la habitación.

—Si estuviéramos en algunas ruinas, podría pensar que era la tumba de un rey o algo así, pero definitivamente luce como si alguien viviera aquí. ¿Es alguna clase de refugio?

—Esto no es suficiente para saberlo por seguro. Este podría ser la habitación del guardián del cementerio por todo lo que sabemos.

Ellos revisaron otras puertas cercanas y encontraron más habitaciones extrañas que no tenían sentido a primera vista.

Por ejemplo, una habitación contenía sólo tres cofres de tesoro gigantes alineados en fila. La Zashiki Warashi suspiró y habló.

—Sería estar demasiado en lo cierto, ¿pero piensan que habría espadas de acero y armaduras adentro?

—Siento que están más para lucir así y salir lanzados por un resorte para que así de un bocado la caja te encierre.

Por ejemplo, una habitación contenía un casino abandonado lleno con mesas de póker y máquinas tragamonedas.

—Oye, quizá nuestra suerte finalmente está regresando. El póker y la ruleta podrán estar fuera, pero parece que podemos jugar las tragamonedas sin nadie aquí.

—No. Estas cosas están dadas para comer todo lo que vas ganando hasta el momento. ¡Mira, no hay señal de un banco o un punto de salvado en algún lado!

Por ejemplo, una habitación contenía una gran ducha sin nada mas que toberas colgando desde el techo como en una prisión o en una piscina escolar.

*¡¡Agarrar!!*

—(Oye, niño. ¡Basado en los estándares dados por la raza humana entera, no hay forma de que dejemos pasar este, ¿cierto?!)

Heivia agarró a Kamijou por el cuello y comenzó una charla directa con la misma expresión que normalmente tenían alrededor de las páginas 350 a 400 cuando la guerra parecía que iba a prolongarse.

—(Esa chica mayor en el kimono y esa chica en traje de conejita claramente están escondiendo un buen cuerpo debajo de sus ropas, ¿así que hay más que esperar si dejamos pasar las duchas? ¿¡Cierto!? ¡Sabes a lo que me refiero, ¿no es así?!)

—Después de todo lo que hemos visto, ¿no luce esto como una trampa para ti? ¡Los azulejos son rosas y los muros son innecesariamente hechos de vidrio, por lo que esto es claramente sospechoso!

—¡Deja de sonar inteligente, tonto! Ya sé que eres igual que yo, por lo que seguramente ha de haber habido momentos cuando sabías que algo era una estafa pero de todos modos diste clic en el botón de acuerdo. Si una chica en tu clase te dice que te mostrara sus pechos si rompes treinta tejas con tu frente, ¡seguirías hasta que tu cabeza estuviera toda sangrienta, ¿no es así?!

—Y-yo… Kamijou Touma no tiene idea de lo que estás hablando.

—¡¡Cuando las opciones son ir por ello y lamentarlo o acobardarse y lamentarlo, nosotros somos lo que tomamos el volante imaginario y nos desviamos para abrirnos paso por la barandilla de paso a la montaña!! ¡Así que deja de vacilar! ¡¡Podría ser un cliché y podría parecer tonto, pero tenemos que apegarnos al clásico probar para saber si es confiable e ir directo a la escena de vapor en la duchaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!

Alguien agarró a Kamijou y a Heivia por detrás de sus cuellos y los levantó como en un juego de grúa.

Era la Zashiki Warashi quien podría casualmente poseer gran fuerza en adición a ignorar ataques físicos.

Ella lanzó a los dos chicos en la habitación de las duchas y torció el grifo en forma de rueda sobre el muro para rociar una ducha de agua fría desde el techo.

Entonces era turno de Misaka Mikoto.

Una tremenda corriente de alto voltaje surgió de sus flecos y una tormenta de electricidad azulada envolvió la habitación de la ducha.

—¡Fwajajajaja! ¿Eso es todo? ¡Esto es como una recompensa para míiiiiiiiiiii!

—¡Espera! ¡Yo-¡ ¡Detente! ¡Qué mala suerteeeeeeeeeeeeee!

Su inhabilidad para hacer sus protestas se añadieron de lleno a su mala suerte.

Nadie mostro preocupación por los dos chicos los cuales sus piernas se estaban retorciendo como los de una rana en una experimento de ciencias (incluso si uno de ellos había sido falsamente acusado).

—Siento como si la habitación de aquí es una trampa, incluyendo la habitación de comida a medio comer, —dijo Mikoto con un suspiro exasperado. —Después de todo, si este fuera el tercer o cuarto día de nuestra exploración, estaríamos listos para estar peleando con los puños por una taza de agua. Probablemente se preocuparían por veneno en la comida sin tocar, pero podrían realmente asumir que la comida a medio comer es segura.

—Y realmente no sabes quién se la comió o si sólo partieron algo de comida con un cuchillo y tenedor, —añadió la Bunny Girl.

Por alguna razón, ella sonaba muy, muy feliz por ello y Higashikawa Mamoru lucía molesto por eso.

—Por lo que, ¿podemos ignorar todas las habitaciones de aquí? —él preguntó.

Nanajou Kyouichirou continuó a partir de ahí.

—Bueno, estamos cerca de la habitación a la que me llevó ese extraño sofá. Sí, deben reunir a todos los intrusos en el piso a ese lugar, tranquilizarlos y después tener todas las habitaciones alrededor de ellos como trampas. Cualquier que fuera repentinamente traído aquí examinaría todo para reunir la mayor de información que pudieran, por lo que si todas son callejones sin salida, esto es un diseño bastante cruel.

Con eso, continuaron mientras ignoraban el excesivo número de puertas.

Pero incluso si sabían que una plétora de trampas había sido instalada, no les daba pistas de qué era esta gigante estructura hecha por el hombre.

Asumieron que habría alguna clase de cresta familiar si era una tumba de un rey como en las pirámides.

Kamijou miró alrededor y habló.

—Sólo con lo que hemos visto, este lugar es demasiado grande para haber sido construido en un año. Y quién sabe qué tan lejos más vaya. Desde un punto de vista financiero y un punto de vista de esfuerzo, necesitarían una razón para construirlo como si una nación entera quisiera esconderse.

Después de viajar cerca de cien metros en una dirección arbitraria, la fiebre de puertas se agotó. El corredor comenzó a tomar un ángulo recto en vueltas irregulares nuevamente y no había puertas o escalares a la vista.

Comenzaron a ponerse ansiosos mientras el corredor continuaba y continuaba.

Estaban preocupados de que encontrarían un callejón sin salida y tuvieran que regresar.

Sin embargo, ese miedo probó ser infundado.

El muy, muy largo corredor conducía a una sola gruesa puerta. Claramente era diferente de las muchas puertas de las que habían pasado.

Kamijou la miró y habló.

—No necesitamos una Llave Dorada especial o Llave Plateada para entrar, ¿o sí?

—Si fuera el caso, puedo dispárale al cerrojo o a las bisagras. Cualquiera que pueda ser el caso, podemos abrir esta cosa inmediatamente.

El chico de cabello puntiagudo agarró perilla.

Tenía miedo de ser electrocutado por un alto voltaje tan pronto le diera vuelta, pero eso no pasó.

La perilla fácilmente dio vuelta y la puerta se abrió hacía adentro.

Dentro, encontraron…

—¿Qué…es esto?

5

Ese sinónimo de guerra tenía más de cincuenta metros de altura y podía soportar un golpe directo de un arma nuclear. La Primera Generación Baby Magnum del 37mo Batallón de Mantenimiento Móvil del Legitimacy Kingdom contenía a Milinda Brantini también conocida como la Princesa, una chica de cabello corto rubio que vestía un traje especial ajustado.

El sistema de control incluía ocho niveles de varios tamaños, muchos cientos de botones e incluso googles especiales para rastrear los movimientos de sus ojos. No sólo una persona normal sería incapaz de pilotearlo, no tendrían ni idea de cómo siquiera montar los controles apropiadamente. Pero eso no era de sorprender considerando que no había un diseño óptimo para la interfaz de la cabina del Object y nunca había dos iguales. La Princesa podía libremente controlar el Baby Magnum, pero incluso ella tendría que rendirse si fuera otro Object.

Era también el más cómodo lugar para ella (aunque algunos sospechaban que había sido diseñado para hacerla pensar así). Mientras que la mayoría de las personas pensarían en sus cuartos o duchas como un lugar para relajarse, ella inmediatamente pensaría en la cabina de un arma mortal.

(Hmm.)

Ella sacó una bebida deportiva, un jamón y un sándwich de ensalada de patata del mini refrigerador de la cabina y pensó alegremente para ella misma.

(Todavía faltan otros 300 segundos hasta que el sistema de comunicación regrese. ¿Pero siquiera qué causó esto? Está protegido contra pulsos electromagnéticos, por lo que ruido o una fuente de electricidad no debería haber dañado el software.)

La información de los cientos de cámaras y sensores estaba reunida, incontables de pequeñas ventanas se abrieron en el monitor frente a ella y todas mostraban una barra indicando el sistema de recuperación. Como burbujas en la superficie del agua, las ventanas aparecerían tan pronto aparecieran, pero el número en general estaba reduciéndose gradualmente. Esto significaba que el Baby Magnum no sería un ataúd de metal gigante; realmente se recuperaría mientras pasaba el tiempo.

Además, todos los radares de alta precisión y sensores del Baby Magnum habían conducido a un cierto descubrimiento, pero ella no tenía manera de informarles a los demás.

Las comunicaciones estaban apagadas y ella no veía manera de salir.

Ella no sentía claustrofobia y era capaz de comer alegremente su sándwich porque aquí era donde normalmente vivía. Tenía mucha agua, comida y oxigeno por el momento, por lo que había muy pocas razones para preocuparse.

(Tal vez debería jugar algo de golf en mi dispositivo. Aunque dudo que pueda mejorar más mi puntuación. … ¿Hm?)

Ella notó algo afuera.

Quenser Barbotage, un chico con el emblema del 37mo Batallón de Mantenimiento Móvil en su hombro, estaba ondeando sus brazos en una forma sistemática. Al principio, era demasiado primitivo para que la Princesa supiera qué significaba, pero un programa de imagen de reconocimiento de alta precisión lo tradujo en palabras para ella.

Él estaba usando las señas de semáforo militar de Legitimacy Kingdom.

Su simple mensaje era para responder si ella podía oírlo.

(Señas de semáforo, ¿hm?)

La Princesa usó los brazos de los cañones principales en el extremo izquierdo y derecho para hacer gestos por su cuenta, pero…

—No está comunicando.

Ella hizo una mueca con sus labios mientras tomaba de su bebida deportiva a través de una pajilla.

No era un problema con sus movimientos. Quenser y los demás simplemente no podían ver sus gestos apropiadamente desde encima del Baby Magnum. Era como un pequeño insecto en la cara de un humano siendo incapaz de saber que estaba en la cara en absoluto.

Pero los pensamientos de la Princesa nunca llegaron tan lejos.

Cuando la situación no mejoró incluso después de unos cuantos intentos con señas de semáforo, ella se puso muy molesta.

(Un código. Necesito alguna otra clase de código.)

Ella dio unos golpecitos con su dedo índice sobre la consola de controles, pero…

(Cierto. Clave Morse. ¡Eso es más simple y llegaría a cualquiera!)

Y…

Un tremendo rugido derribó a Quenser y a los demás desde sus pies mientras estaban parados sobre el cañón principal parecido a un puente.

—¡Abah! ¡Ababah! ¿¡Abababababababah!?

La monja de blanco puro llamada Index puso una expresión que nunca dejaría ver a Kamijou Touma.

Quenser estaba al menos un poco acostumbrado a la guerra, pero incluso él se puso de a cuatro patas y sostuvo sus oídos.

—¡Maldición! ¿Qué demonios está sucediendo? ¿¡Está peleando contra otro enemigo en algún lado!?

—N-no parece que sea así, —dijo Killer Queen mientras hacía una mueca y miraba alrededor.

Mientras tanto, la artillería a gran escala continuó.

El remolino de ruido y ondas de choque fueron suficientes para sacudir el contenido de un esqueleto humano, pero sorpresivamente, este era en realidad el cañón más pequeño en el repertorio del Object.

El estudiante de universidad, Anzai Kyousuke fue dejado teniendo espasmos en la superficie del metal, pero aun así logró hablarle a Quenser. Incluso así, dudaba que su voz pudiera ser escuchada sobre el rugido explosivo.

—¡¡Oye!! ¡¡Esto paso-!! ¡¡Justo después de tus señales de semáforo!! ¿¡No es así!?

—S-sí. ¿¡Qué hay con ello!?

—No sé qué está sucediendo, pero tengo un presentimiento que esto no va a acabar hasta que le digas a la persona controlándolo que pare. ¡Vuelve a tus señales de semáforo! ¡¡Rápido!!

Quenser trató de ponerse de pie otra vez, pero otro estallido masivo lo derribó nuevamente. Esto iba más allá de algo que alguien pudiera hacer a través de concentrarse o fuerza de voluntad. El ruido estaba físicamente sacudiendo su oído interno.

Pero…

—Ejejeje. Ejejejejeje. No estoy segura de cómo ponerlo, pero la felicidad no parada.

La Yuki Onna estaba presionada contra el ataúd de hielo (el cual contenía a Jinnai Shinobu igual que un pedazo de dulce con una oruga dentro) y ella estaba usando su habilidad de Youkai para ignorar los ataques físicos para mantener su mirada de éxtasis dentro del ruido alrededor.

Y fue ahí cuando notó algo.

—¿Ah? Creo que este ruido tiene un patrón.

Los otros finalmente notaron los puntos y rayas de la clave Morse y se dieron cuenta que la Princesa estaba tratando de decirles algo.

6

No había ventanas.

Las cuatro paredes estaban llenas de monitores y consolas de control. Había particiones transparentes atravesando cerca del centro de la habitación. Ellos vieron algo como tableros transparentes y estos mostraban incontables puntos blancos de significado desconocido.

Había una sola mesa en el centro.

Algo como un mapa estaba extendido, pero nunca habían visto el sistema de escritura usado en él.

—Espera, ¿realmente estamos teniendo la barrera lingüística ahora? Quiero decir, ni siquiera sabemos qué lenguaje estamos usando para hablarnos.

—¿Eh? ¿Qué fue eso? Había una extraña estática y no pude escucharte en absoluto.

Muchos tubos de metal se movieron desde el techo y los muros, pero no parecían llevar agua o vapor. La Zashiki Warashi abrió y cerró las tapas redondas adjuntas a las partes que parecían las campanas de una trompeta.

—¿Hablando de tubos? No estoy seguro si este lugar es de alta tecnología o de baja tecnología.

Un tubo acústico era un dispositivo que le dejaba a las personas en locaciones separadas hablar entre sí usando el mismo principio que un estetoscopio. Era muy parecido como al abuelo de líneas telefónicas internas.

Los extremos de los tubos acústicos estaban embalados a lo largo del muro, por lo que parecía como un solo dispositivo gigante tal cual un órgano.

—¿Es esta habitación el centro de todo el espacio subterráneo? —especuló Mikoto.

Las incontables habitaciones llenas de trampas debieron haber sido un fallido intento de evitar que llegaran hasta ahí.

Pero…

—¿Qué es esto? —dijo Kamijou Touma.

Todos debieron haber sentido lo mismo. Todos los dispositivos en la habitación estaban muy especializados. O más bien, eran una mezcla de alta tecnología y baja tecnología que no parecía como una evolución natural de la máquina, por lo que era difícil de decir para qué era todo eso. Sin embargo, algo de entre todo eso era un claro indicativo.

Estaba ubicado justo de lado del tablero central que tenía un mapa extendido en él.

Un pedestal cuadrado se elevaba a una altura entre la cintura y el pecho de Kamijou. Lucía perfecto para sostener el busto de un director de escuela o para alguna clase de escultura horrible, pero no parecía que había sido hecho para ese propósito.

Contenía algo más.

Adjunto cerca de la parte superior de la parte frontal había una rueda de metal que media cerca de cincuenta centímetros de diámetro. Barras rectas estaban colocadas alrededor de ella a intervalos establecidos igual que los rayos de una bicicleta o las líneas entre las cortadas de pizza.

Incluso si nunca hubieran tocado una antes, cualquier habría visto uno en fotografías o en la TV.

La Zashiki Warashi en yukata roja nombró al dispositivo.

—¿El volante de un barco?

—Espera un segundo.

Heivia miró alrededor nuevamente.

Insatisfecho con los muchos monitores y consolas, la habitación expandió sus pantallas de datos con las particiones transparentes dividiendo la habitación. Él miró a través de los incontables puntos intermitentes de luz y habló.

—Ahora que lo pienso, esto parece bastante como el centro de comando de batalla de un buque de guerra.

Si había una sala de control con un volante de un barco, tenía que estar conectado a un timón.

—¿Eso quiere decir que no estamos bajo tierra? —dijo Kamijou impactado. —¿Estamos en un barco ridículamente enorme?

7

Cuando la princesa había sido incapaz de comprender su ubicación (porque aparentemente había “volado” a un lado), se aseguró de usar inmediatamente la matriz de sensores masiva del Object para escanear el paisaje alrededor.

Ella llegó a una conclusión casi inmediatamente.

Incluso desde una altura de cincuenta metros, ella estaba en una tierra de madera que continuaba hasta el horizonte. Sin embargo, esa tierra tenía un final o un borde. Todo estaba rodeado por agua y las montañas parecidas a pirámides habían sido colocadas ahí de acuerdo a un cierto conjunto de reglas.

Llámese, las reglas del diseño de la cautela que drásticamente bajarían la sección transversal del radar de algo.

Justo igual que los primeros jets de caza furtivos, esta nave tenía una silueta que parecía construida del origami.

Con toda seriedad, era de cuarenta y cinco kilómetros de largo y sin embargo cualquier dispositivo que midiera solamente ondas radiales mostraría un punto del mismo tamaño que un pequeño pez. Si el Baby Magnum no hubiera usado un compuesto de métodos, habría sido engañado también. Los detalles de la tecnología furtiva eran un misterio porque ni siquiera el Legitimacy Kingdom podría producir resultados tan buenos.

(Es como un gran buque furtivo, pero no sé en qué clasificación técnica caería. Yo lo llamaría un barco de misiles, pero también tiene catapultas para lanzar aviones.)

En su mayoría, parecía un buque furtivo, pero era demasiado grande y tenía funciones expandidas añadidas como una navaja suiza. Realmente no encajaba en la categoría de un buque de guerra, portaaviones, un buque de suministro o un destructor de misiles. De hecho, incluía todas las funciones de esos con más de sobra. Tenía forma de un barco, pero su escala lo hacía más como una isla artificial. Era más como ver una fortaleza movible o un puerto naval flotante construido sobre un mega flotador.

Parecía como la encarnación de la idea “sólo pónselo a ese”, esta arma colosal podría haber sido creada junto a un camino diferente de la misma evolución que condujo a los Objetcs.

—¿En serio? Podemos ver todo hacía el horizonte, ¿pero no es tierra? Había asumido que era alguna clase de ruinas hechas por el hombre, con todo el piso de madera y eso, pero estaba imaginando algo pegado a la superficie de la tierra.

La clave Morse creada a través de la artillería finalmente llegó a su fin.

La Yuki Onna había sido la única que podía moverse apropiadamente, por lo que Quenser le enseñó cómo responderle con gestos a la Princesa.

Y en cambio, la Princesa les proporcionó la siguiente información.

—¿Este es un buque de guerra de cuarenta y cinco kilómetros? Ciertamente nunca había escuchado de un arma lo suficientemente grande para llevar encima un Object.

—Ese no es el verdadero problema, —interrumpió Index.

Quenser frunció el ceño, por lo que Satsuki continuó.

—Si este es un barco, ¿a dónde se dirige?

Eso lo hizo estremecerse.

Esta situación no había llegado de casualidad. Alguien lo había planeado. Y esa persona tenía la habilidad de crear este barco, enviarlo y ponerlo en uso. Tenían control libre sobre un arma de una escala abrumadora que podía jugar con un Object, el arma el cual había destruido la era nuclear con su poderosa fuerza militar.

—¿A dónde estamos siendo llevados?

8

Cualquiera con el conocimiento apropiado habría llegado a una cierta conclusión.

El asiento móvil que había aparecido para aplastarlos provino de un evento conduciendo a la batalla entre el Dios del Trueno Thor y Geirröd

Y entre las naves de los dioses, había uno hecho por un enano hábil que podría ser doblado como papel y puesto en una bolsa, pero cuando se desdoblaba, era lo suficientemente grande para portar todos los dioses de la guerra mientras cruzan el océano (el cual en este caso significaría viajar a otros mundos).

Esa mitología estaba centrada en la guerra, por lo que un barco lo bastante grande para portar a todos los dioses relacionados con la guerra sería lo mismo que el buque de guerra definitivo que contiene hasta la última forma de potencia de fuego en el mundo.

Y ese barco era conocido como la Nave Divina Skíðblaðnir.

9

“Ella” estaba de pie sobre una montaña especialmente alta incluso sobre la Nave Divina Skíðblaðnir.

Estaba cubierto por un radar más allá del horizonte el cual lo hacía parecer como el ojo compuesto de un insecto o un radio telescopio de una estación terrestre. Si el radar estaba funcionando apropiadamente, las masivas ondas electromagnéticas habrían sido suficientes para freír a un humano, pero estando en modo furtivo, no era nada mas que una montaña con una linda vista.

Un tintineo metálico provino de la armadura verde que “ella” vestía, pero técnicamente no estaba hecha de metal. Esa armadura podía detener los colmillos y garras de los enemigos de los dioses y una vieja inscripción decía que estaba hecha de una versión solidifica de la aurora que coloreaba el cielo nocturno.

Las plumas de cisne como decoraciones en sus oídos se balanceaban con la brisa del mar.

—Heimdallr.

“Ella” habló al aire vacío.

—El escaneo de hostilidad está completo. De dónde provinieron y cómo terminaron aquí sigue siendo un misterio, pero estos extraños registran solamente bajos niveles de hostilidad. Parece que no tienen intención de conquistarnos. Necesitamos continuar monitoreando secretamente el mantenimiento de Skíðblaðnir, el cómo pasaron entre mundos y el disturbio seguramente es la causa.

—Entendido. Por cierto, ¿podrías darme la cuartilla de verificación?

La voz de un hombre llegó directamente a sus oídos.

—Ya la envié. No me importa siempre y cuando sigas el procedimiento oficial.

“Ella” mantuvo una mano en su cadera mientras observaba a los extraños reagrupándose desde dentro del barco y por encima de la gigante arma (que parecía pequeña comparada con el barco divino).

—Nunca comenzaron una pelea excepto por defensa propia y no intentaron saquear o destruir el interior del barco. Tampoco permitieron que su furia a esta irrazonable situación justificara violencia. Algunos de ellos parecen entrenados en combate, pero están siendo guiados por el estándar ROE y el nivel de su tecnología es tan baja para representar una amenaza incluso si hacen un alboroto. Lo único que hacen es disparar balas usando pólvora. ¿Realmente piensas que representar una amenaza para nosotros?

—En realidad no. Probablemente hay todavía algunas sorpresas guardadas para ellos aún.

—Si no muestran hostilidad, podemos tratarlos como invitados. Y ya que son así de débiles, protegerlos no será sencillo. De esa manera, esto no es un asunto de risa.

—El barco está a punto de llegar al borde exterior de la tierra del mundo de los gigantes Jötunheim. Si vas a contactarlos, sugiero que lo hagas antes de que descuidadamente salgan a tierra.

—Tienes razón.

“Ella” suspiró y gentilmente frotó lo que estaba al lado de ella.

Era la cabeza de un niño pequeño colgado a su cintura.

—Ahora, vamos. Es hora de saludarlos.

10

Un tremendo rayo de luz corrió por el cielo.

Estaban sobre un barco gigante. Después de que ambos equipos, el de estadía y el de búsqueda llegarán a la misma conclusión, se reagruparon en la cubierta. Si estaban en el océano, nunca encontrarían una salida sin importar qué tan ampliamente buscaran dentro. Comenzaron a discutir ya fuera tratar o no de mover el barco usando la sala de control llena con luces parpadeantes, pero ahí fue cuando el rayo de luz llegó.

Kamijou Touma, Index, Misaka Mikoto, Quenser Barbotage, Heivia Winchell, Milinda Brantini (todavía a bordo del Object), Jinnai Shinobu (Efecto de Estado: Congelado), Zashiki Warashi Yukari, la Yuki Onna, Anzai Kyousuke, Higashikawa Mamoru, la Bunny Girl, Nanajou Kyouichirou y Killer Queen se voltearon hacía el retumbante sonido.

—Bienvenidos, extraños, a la tierra formando de la base del Árbol del Mundo Yggdrasil el cuál conecta a los nueve mundos.

Vieron a una mujer en traje extraño que combinaba una armadura verde con una mini falda. Su largo cabello rubio ondeaba detrás de ella mientras cabalgaba un caballo blanco gigante, sostenía una lanza que producía el rayo de luz, tenía a un niño pequeño frente a ella y volteó sus inteligentes ojos hacía ellos.

—Soy Waltraute, la cuarta de las nueve hermanas Valquirias. Soy una de las doncellas de la guerra que usa una lanza divina para guiar las almas de los hombres y para herir a los enemigos de los dioses.

Heivia inmediatamente hizo un comentario innecesario (lo que los demás estaban pensando secretamente).

—Oh, guau. Miren, creo que ella le gustan los niños peque-…

—Muy bien, extraños. Ya que me presenté yo, demostraré mi poder divino a ustedes.

Una detallada explicación merecería las etiquetas de advertencia de “escenas grotescas y violencia” comúnmente vistas en juegos de zombis, pero para ponerlo más simple, un rayo de luz surgió y el idiota perdió una de sus vidas restantes.

Kamijou estaba seguro que no sería capaz de comer pollo o pavo frito por un tiempo.

  1. Muchas gracias!!!!
    Me parecio demasiado entretenida. Aunque solo conozco los personajes de tres novelas. Por favor sigan asi. Estaré esperando los demas capitulos.

  1. Pingback: Light Novel Crossover de Kazuma Kamachi Capítulo 1 | Project High Fox

  2. Pingback: Light Novel Crossover de Kazuma Kamachi Capítulo 2 | Project High Fox

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: