Capítulo 10

Sentí como si estuviera medio muerto mientras regresaba a Japón. No quería ir a otro viaje al extranjero por un rato. Sólo quería quedarme en casa.

—¿Oh, Satori-kun? Pero Transilvania es un maravilloso lugar. Me encantaría mostrarte el lugar.

—De ninguna manera. ¡¡Definitivamente terminaría viendo la resurrección de esto-o-aquello que estuviera durmiendo por un milenio!!

Por cierto, mi maleta y objetos personales se quedaron en las ruinas del hotel. Aunque tuvieron que ser destruidos después de que las ventanas se quebraran, y el doble golpe de tormenta de arena y huracán los golpearon. Probablemente significa mucho que las gelatinas comieran material biológico, y que Las Vegas hayan sido destruidas antes de que alguien pudiera pensar en usar el caos para robar cosas.

Archienemigos no existentes.

Armas inmortales modificadas por manos humanas.

Esa era una invención horrible ya que habían destruido en una sola noche una ciudad mundialmente famosa conteniendo a más de 2 millones de Archienemigos.

—Necesitamos mantener un ojo en los movimientos en línea por un rato. Pero sólo déjale eso a tu hacker de la justicia.

Eso fue lo que Anastasia me dijo en el aeropuerto.

—Parece que tendremos que abandonar Las Vegas. Después de tanta atención, no podemos continuar nuestra estrategia financiera usando a Mefistófeles. Bueno, hay otras ciudades casino mundialmente famosas. Me pregunto a donde irán los apostadores ahora que Las Vegas se han perdido. Puede ser Macao o Mónaco o cualquier otro lugar, pero no vamos a rendirnos.

Ella había recibido una herida bastante mala, pero ella era una sirvienta Archienemiga. No parecía haber ningún efecto restante, lo cual era un alivio.

Y ahora.

Sin embargo, la diferencia de horario hizo efecto, era de noche cuando llegamos a casa. Y de alguna manera, fue ahí donde encontré a la más grande de las barreras.

—Mamá.

—Oh, Satori, ¿por qué no descansas? Tienes que sentirte pesado por el vuelo.

Ella era una figura importante del grupo de Absolute Noah, y ella era quien probablemente manipuló a el Área 51 y al Congreso de los EEUU para hacer ese daño devastador a Las Vegas con gelatinas y bombarderos.

Ella estaba llenando el lavaplatos como de costumbre, pero no podía permitir que esto permaneciera normal.

—Necesitamos hablar.

—¿No puedes esperar hasta mañana? Pareces cansado, una vez que termine con los platos, necesito tomar un baño, y después trabajar con las finanzas de la casa.

Con un ruido agudo, un plato se partió dentro del lavaplatos IoT que mi madrastra estaba usando.

Permanecí inexpresivo (queriendo decir que estaba esforzándome para no permitir que ninguna emoción saliera a la superficie) mientras suavemente repetía.

—Necesitamos hablar. Ahora.

—Haaa… Sólo te dejé tener ese juguete porque quería respetar la libertad y curiosidad intelectual de mi hijo.

Con su sugerencia, nos pasamos a la mesa del comedor.

No hice ningún intento de sentarme, y ella se sentó directamente sobre la mesa mientras elegantemente desprendía un encantador encanto.

—Así que, ¿de qué necesitamos hablar? Si sientes nostalgia, supongo que podemos pasar la noche juntos.

—Esto aún no ha acabado.

—¿Qué no ha acabado?

—¡El colapso del Área 51 y el Senado de los EEUU! ¡¡Prende la televisión, y todas las noticias es sobre ellos resignando debido a su salud!! Pero no hay forma que sea sólo eso. ¡Mamá, ¿realmente piensas que podrías ocultarlo así?!

—Oye, Satori.

Mi madrastra se rio un poco y lamió sus labios un poco. Casi como una serpiente.

—Es verdad que actué por el bien de Absolute Noah, y trabajé en destruir Las Vegas para nuestros fines. ¿Pero quién fue quien realmente hizo el daño?

—…

—Sólo los podridos VIPs que huyeron a Absolute Noah 04, ¿cierto? Las personas de Las Vegas fueron temporalmente comidas por las gelatinas, pero fueron escupidas de nuevo, y las gelatinas en sí aparentemente han sido “aseguradas”.

Las palabras fluyeron suavemente de sus labios.

Casi como fuera un guion preparado.

—Oye, Satori. Este incidente no fue limitado en sí a Absolute Noah 04.

—Absolute Noah 01 a 14 están esparcidas por los 5 continentes, y autoproclamados VIPs se precipitaron a ellas. Este incidente fue en Las Vegas, pero sucedió en Asia y Australia también. …Así de asquerosos son. Aun así, no podemos ignorar su poder. Si no hubieran sido erradicados aquí, ellos habrían sobrevivido a la siguiente era. Y eso sería devastador.

Los había conocido en la Presa Hoover. Indudablemente eran nada más que basura. Cualquier grupo se pudriría desde el centro con ellos liderando.

—Esto no fue más que una lucha interna. No, fue un filtro. —Amatsu Yurina rio. —Así que no vamos a tomar más vidas. Toma a Herbal Science por ejemplo. Trataron de dañar a mis preciadas hijas, pero todo lo que hice fue destruir su edificio principal y llevarlos a la bancarrota; no los maté. ¿Cómo puedes quejarte de eso?

—Pero, mamá, nunca planeaste salvar a las personas de Las Vegas después de que las gelatinas los atraparan, ¿o sí?

—Dejé eso contigo. Incluso si no lo hubieras sugerido, Maxwell es un simulador de desastres ambientales, ¿cierto? La idea habría llegado a ti de una forma u otra. No había necesidad de que hiciera algo.

—…

—No me gusta que las personas digan que les doy a todos ustedes una ventaja injusta. Erika, Ayumi y tú probaron que pueden ayudar a Absolute Noah. Probaste tu valor, así que nadie puede oponerse a sus asientos de prioridad. Esto callará a las personas insistiendo que hiciste incluso más por nosotros.

Ella estaba en control de todo. Incluso mi manera de hacerle pagar había sido planeada. No había forma de escapar de esa hermosa demonio. Si sólo me rendía y seguía el plan, probablemente sobreviviría a la Calamidad y vivir feliz por siempre.

Pero.

Sin embargo.

—Fuiste demasiado lejos, mamá.

El silencio le siguió.

Amatsu Yurina claramente dejó de moverse mientras estaba sentada sobre la mesa con sus delgadas piernas colgando.

Tenía miedo.

Sentí que había mencionado algo que no debía. Sabía que los lazos familiares no estaban garantizados a permanecer intactos sin importar qué. Sabía que estaban mantenidos por pequeños pedazos de esfuerzo de los que ni siquiera teníamos consciencia. Pero reuní mi coraje y continué.

No podía simplemente pasar por alto esto.

¡¡Sí lo hacía, la idea de familia se derrumbaría!!

—¿No dejaste morir a nadie excepto los traidores de negro corazón? ¿Las personas de Las Vegas están a salvo y esto no dañó a nadie? ¿¡Estás bromeando, mamá!? ¡4 millones de humanos y Archienemigos fueron atrapados en medio de esto! ¡¡Una tonelada de personas perdieron sus casas y su ciudad!! ¡Un helicóptero de rescate de fuera de la ciudad se estrelló ahí! ¡¡Anastasia tuvo una pieza de barra reforzada a través de su estómago y Ayumi casi se ahoga!! ¿Y dices que no hubo daño? ¿¡Cómo puedo aceptar eso!?

—Satori, por favor escucha.

—¡No, es mi turno de hablar! No voy a dejarte escabullir de esto con palabras sugestivas. ¿Nos dejaste Las Vegas a nosotros? ¿Para convencer a Absolute Noah de llevarnos a bordo? ¡¡Eso sólo funcionaba si teníamos éxito!! Si hubiéramos fracasado, 4 millones de personas habrían sido digeridas por las gelatinas. ¡Incluyendo a Anastasia, la Representante de la Clase, Erika y Ayumi! ¡¡Habrían sido todos!!

—Satori…

—Y sé que me dices hacer esto con 7 billones de personas. ¡¡Y no en un simulador; sino en la realidad!! ¿¡Esto es realmente divertido!? ¿¿¿¡¡¡Es realmente genial como para darle la espalda y menospreciar a las personas!!!???

Me di cuenta que mi madrastra había cerrado su boca.

Su mano había vacilado en el aire, y no tenía a ningún lugar al cual ir. Ella mordió su labio, y vi un impacto emocional y confusión en sus ojos.

¿Qué quise hacer aquí?

¿Quise jugar a ser el héroe para que así pudiera ver a una miembro de mi familia lucir así?

—…Alcancé el borde de la Calamidad.

Pero no me detuve.

No podía contener los sentimientos ardiendo en lo profundo de mis entrañas.

¿Qué se supone que hiciera?

¿¡No podía alguien decírmelo!? ¿¡Qué era lo correcto de hacer!?

—¿¡A quién le importa Absolute Noah!? ¿¡Qué importaba ser elegido!? Si estás haciendo todo esto porque le tienes miedo a la Calamidad, entonces toma esa Calamidad y arrástrala hacía mí. ¡Justo como ese huracán, haré lo mismo con un incendio, una avalancha o un Archienemigo sobrenatural si lo tengo que hacer! Una vez que cuantifique una manera de controlar la Calamidad, no habrá nada de qué temer. Y entonces todos nos reiremos de ustedes por lo que son: ¡¡una bola de cobardes que siguen preparándose a una Calamidad que nunca llegara!!

No podía verla a los ojos.

Dejé a mi madrastra en el comedor, y salí corriendo de la casa.

No podía detener las lágrimas mientras corría sin rumbo por la noche.

Eso no era lo que había querido decir.

No había querido ver esa mirada de dolor en su rostro. Realmente no.

Sólo quería que ella se disculpara.

¡Sólo quería que aceptara su error, disculparse y decir que no lo volvería hacer! ¡¡Quería que todo regresara a la normalidad!! ¡¡Quería decir buenos días como era normal, reírnos juntos y comer juntos el desayuno como lo habíamos hecho antes!! Eso era todo. ¡¡Eso era todo lo que había querido!!

Recuerdos del pasado se alzaron en mi mente.

Recordé ese insoportable conflicto entre adultos, el cual se había sentido como una pequeña guerra en una casa que debería haber sido el lugar más seguro que cualquier otro. Esto era igual. No había cambiado en lo más mínimo. No importaba quién estaba en lo correcto y quien estaba equivocado. ¡No podía controlar mis propias emociones y sólo me había desquitado con ella para llenar el agujero en mi corazón! ¡¡Había atacado a mi propia familia!! ¡¡Y me había dejado llevar porque sabía que ella no podía decir nada en respuesta!! ¿Podría haber sido así de temerario desde el comienzo? ¡¡No, sólo había logrado eso después de ver esa expresión en su rostro!!

—¡¡Ahhhh!! ¡¡Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!

No tenía a donde ir.

Si hubiera un agujero hacia el infierno, me habría sumergido directamente.

Todo lo que tenía era mi Smartphone y mi billetera. No sería capaz de vagar por siquiera tres días así. Y parte de mí no le importaba. Yo fui quien había herido a alguien. Sabía eso. Y si confiaba en la amabilidad de mi madrastra, y no confrontaba ese hecho, sólo haría lo mismo de nuevo. Aplastaría las cosas que más me importaban, mirar la destrucción y llorar egoístamente. No sería capaz de lograr nada productivo.

Odiaba esto.

Odiaba este lado mío.

Una vez que perdí la voluntad de seguir corriendo, me aferré al muro de un edificio, y me deslicé al suelo. Esta era mi ciudad natal, pero no sabía dónde estaba.

No me importaban las personas mirándome. Podían subir fotos de mí en las redes sociales, y reírse todo lo que quisieran.

Pero la realidad resultó ser incluso más compleja e impredecible de lo que había esperado.

—¿Estás bien?

Escuché la suave voz de una joven mujer.

Ahí fue cuando me di cuenta que lo había arruinado. Si un menor en ropas casuales estaba corriendo así por la noche, por supuesto que llamarían a la policía. Podrían pensar que estuve bebiendo o ingerido alguna clase de planta seca extraña. ¿Y quién sería la que vendría por mí? Mi madrastra, Amatsu Yurina, por supuesto.

Pero mis expectativas me traicionaron nuevamente.

La voz femenina continuó.

—Satori-chan, luces terrible. ¿Qué pasó?

¿Satori-chan?

¿Era alguien que conocía mi nombre?

Mientras estaba apoyado contra el muro del edificio, dudando moví mi cabeza hacia arriba.

Sabía la respuesta.

Realmente la sabía.

Sólo había una persona que me llamaba Satori-chan. Incluso mi amiga de la infancia, la Representante de la Clase, siempre me llamó Satori-kun. Ella nunca me había llamado así.

Era la única persona cuyo tiempo conmigo fue cortado prematuramente.

Alguien que una vez sintió el mismo dolor docenas o incluso cientos de veces más fuerte.

La persona de pie ahí era una humana, y sin embargo, una vez blandió una monstruosidad que combinaba tres sierras eléctricas con un gran arco, y ella peleó al menos en igualdad de condiciones con la Archienemiga Lilith.

Era mi verdadera…

—…¿Mamá…?

A %d blogueros les gusta esto: