Capítulo 12

Lluvia de verano.

Había continuado cayendo desde la pasada noche, una llovizna de bienvenida que mitigaba el calor persistente del verano.

Homura despertó temprano en la mañana, un hábito arraigado a este punto. Ella se levantó de la cama, y distraídamente miró a las nubes grises encima a través de las ventanas de la habitación.

Oh, cielos… Esto podrá apagar su espíritu…O quizá no, conociéndolo…

Homura se dirigió hacía debajo de las escaleras sin preocuparse de cambiarse sus piyamas.

Su hermana menor Tsuyu estaba estudiando celosamente para sus exámenes por venir con sus libros de trabajo e implementos de escritura esparcidos en la mesa de la cena. Ella estaba bastante diligente desde el comienzo de la mañana.

Aparentemente, ella lo tenía más sencillo concentrándose al ocasionalmente moviéndose de lugar a lugar en lugar de simplemente quedarse en su habitación todo el tiempo.

Cuando Homura previamente había tratado de halagar el duro trabajo de su hermana, Tsuyu siempre se molestaba por alguna razón, así que después de considerarlo cuidadosamente, Homura eligió un seguro y simple saludo esta mañana.

—Buenos días.

—…Hmm.

Tsuyu asintió respondiéndole mientras dejaba correr su lapicero a través de su cuaderno.

Homura brevemente miró abajo, y vio palabras garabateadas en inglés en los papeles.

Homura pasó a saciar su sed con un té de cebada especialmente hecho. Mientras Homura bebía, Tsuyu repentinamente habló, y abordó una conversación con su propia iniciativa, algo muy raro.

—¿Te estás saltando tu ejercicio matutino?

—Oye…al menos di que está cancelado por la lluvia. Esto es legal, perfectamente legal. No me lo estoy saltando en absoluto.

Homura estiró sus brazos como diciendo, “estoy a salvo, a salvo”.

Era verdad, ella podía correr con un impermeable, pero Homura no era tan estoicamente devota a correr, y sería completamente inútil si ella se quedaba atrapada en un accidente de tráfico mientras hacía ejercicio de resistencia.

—Ah, en serio, —Tsuyu respondió indiferentemente mientras volvía a resolver sus preguntas para estudiar.

—Tsuyu, ¿te saltarás la escuela de preparación hoy?

—Claro que no. La escuela de preparación no es afectada por la lluvia.

Tsuyu frunció el ceño detrás del puente de sus lentes, haciendo que su hermana mayor se detuviera.

—Cierto. No es como un club de la escuela, —dijo Homura mientras esa realización la golpeaba.

—Así es.

Inconscientemente, Homura rompió en una sonrisa.

—Estás tratando de entrar en la Preparatoria Hiyoshizaka el próximo año, ¿cierto? Con tu habilidad, Tsuyu, estoy segura que puede-

—…

En el momento que Homura mencionó la preparatoria de elección de su hermana, Tsuyu la fulminó con la mirada con una expresión aterradora.

Homura eligió irse del comedor antes de que dijera más comentarios no deseados y enfureciera más a Tsuyu.

Pero pronto después, Homura regresó al comedor, pasando varias veces de lado a lado detrás de Tsuyu estudiando, claramente intranquila. Después de ajustar sus ropas por un rato, ella dudosamente tocó el hombro de Tsuyu.

—Voy a dar un pequeño paseo. Dile a mamá por mí, ¿sí?

—…Sí, sí, —Tsuyu respondió distraídamente.

Justo mientras Homura agarraba su paraguas favorito en la puerta de la entrada, Tsuyu rápidamente corrió hacía ella y la detuvo.

—Espera, Homura, no puedes ir a un paseo matutino en un clima así. ¿Entiendes lo que estás haciendo? ¿No dijiste que ibas a saltarte esta mañana por la lluvia? ¿Qué hay del desayuno? ¿Y cuándo vas a regresar?

Tsuyu la cuestionó en un tonó que era mucho más maternal que su verdadera madre. Poniendo una sonrisa exagerada, Homura respondió despreocupadamente.

—Hmm, con el desayuno no hay problema. Siento que quiero una tostada esta mañana. Podría ser tarde, pero creo que probablemente regresaré muy rápido.

—¿Es un sí o un no?

—Lo siento. Aún no lo sé.

—¿Qué demonios?

—Te llamaré después.

—Oye, espera-

Homura salió de su casa para el exterior con la llovizna ligera.

Tsuyu tenía razón, pensó Homura, medio asombrada de ella misma.

…¿Siquiera qué estoy haciendo?

Homura sacudió su cabeza ligeramente mientras murmuraba eso debajo de su paraguas, su silueta de líneas blancas y azules lucía como un rascacielos.

 

El edificio de apartamentos donde Touya Takumi vivía sólo era un viaje corto en tren y a una estación.

Sin embargo, Homura no se sentía con ganas de usar el tren esta vez por alguna razón, así que ella se dirigió a su casa a pie al lado de donde estaban las líneas del riel en la lluvia.

La idea de escabullirse de la entrada de boletos para esperar por el tren en la plataforma se le ocurrió…Pero la acumulación de tales pequeños actos parecían como si le fueran a dar forma a la parte de su corazón que ella todavía no podía entender con palabras, y ese pensamiento la hizo sentir intranquila. Mientras se decía a sí misma que únicamente estaba tomando un paseo por capricho, ella camino sola por el asfalto empapado.

Ascendiendo el camino de la colina conduciendo al edificio de apartamentos en realidad era bastante fácil para ella. Normalmente, ella ya habría acabado su carrera matutina a esta hora. Su cuerpo estaba lleno con una sensación de dolor débil, como si extremidades instintivamente buscaran ejercitarse. A pesar de que ella no tenía prisa, sus piernas automáticamente la llevaron hacía adelante a un ritmo rápido.

Ella subió unas pequeñas escaleras con la ciudad de color pálido detrás de ella, y sin ruido entró al edificio de apartamentos.

Antes de que su resolución pudiera fortalecerse, ella llegó delante de la puerta del departamento de la familia Touya.

Aagh… vine aquí, pero…

Homura se puso nerviosa en la puerta del frente mientras pensamientos como “si no sólo el joven Touya está aquí, sino que su padre, quien está en medio de un transferencia de trabajo lejos de casa, haya regresado, ¿qué debería decir?” y “en primer lugar, ¿no soy irracional por molestar tan temprano en la mañana?” pasaban por su cabeza. Aunque eventualmente ella sólo se dejó llevar y presionó el timbre de la puerta.

…Aaaah, ¡lo presioné! ¿¡Soy una estúpida o qué!? ¡Estúpida, estúpida!

Regresando a sus sentidos por el sonido del timbre, Homura sintió que el latir de su corazón se elevaba, y se imaginó a su rostro emitiendo vapor mientras el pánico hacía que el calor se precipitara a su cabeza. Pero no tenía caso llorar sobre leche derramada, por lo que ella esperó mientras nerviosamente tragaba saliva.

—…

Pero no hubo respuesta dentro del apartamento. Ella no escuchó ninguna respuesta o sonidos en absoluto.

Ella volvió a revisar el nombre en la placa al lado de la puerta, y entonces trató de presionar el timbre de nuevo, pero no hubo cambio.

Parecía que el chico que estaba buscado estaba ausente ahora.

Sin ni otra opción, Homura bajó el corredor del edificio de departamentos de donde ella vino, arrastrando su paraguas empapado, y sus sentimientos sin resolver.

Justo mientras pasaba por el estacionamiento de bicicletas afuera del edificio, Homura repentinamente miró a un lugar entre la sombra del techo de zinc del edificio. La forma brillante de las ruedas pleateadas de una bicicleta familiar capturó su mirada.

—Bicicleta…¿encontrada?

Homura se detuvo en sorpresa, y miró la bicicleta.

La bicicleta de él seguía ahí, por lo tanto, él debía haberse saltado su ejercicio matutino debido a la lluvia también.

Pero si él no estaba en casa, entonces, ¿dónde…?

Homura cruzó sus brazos y lo pensó, pero ella no pudo llegar a una respuesta, así que ella suspiró, y a regañadientes eligió seguir caminando.

Pero pronto, ella casualmente encontró al chico que estaba buscando.

Homura pasó a través del parque adjunto del edificio de apartamentos mientras caminaba sin rumbo. Había un pequeño mirador hecho de madera y concreto dentro del parque. Entre el borde de su alero el cual protegía al interior del mirador de la lluvia, Touya Takumi estaba ahí blandiendo una espada de bambú.

—Aah, encontré al chico…

Touya sostuvo la espada de bambú en alto, y agudamente la sacudió mientras repetidamente deslizaba su cuerpo adelante y hacía atrás.

Él estaba en silencio mientras realizaba su práctica sin interrumpir su ritmo en absoluto. Sólo el sonido de su espada cortando el viento llegó a los oídos de Homura.

Touya no tenía sus lentes puesto mientras entrenaba, y vestía una sudadera y pants con los que era fácil moverse.

—Touya…kun…

Homura trató de llamar a Touya mientras sostenía su paraguas en alto, pero sus labios se pusieron rígidos a la mitad de decir su nombre. Touya no había previsto que Homura vendría y estuviera aquí en la entrada del parque. Él no parecía notarla en absoluto.

Él simplemente siguió fervientemente concentrado y sacudiendo su espada de bambú.

A pesar de que no había nadie en frente de él, el chico se concentró en un solo punto en el aire mientras blandía su espada, como si un enemigo invisible estuviera ahí.

Homura observó su perfil y las pequeñas gotas brillando por su cuello, mientras él se dedicaba seriamente a su entrenamiento.

…Touya-kun…

Esta era la segunda vez que Homura miraba esa expresión de él, la cual la hacía sentir extrañamente desamparada e indefensa.

Incapaz de encontrar alguna palabra que decir, todo lo que ella podía hacer era observar de lejos mientras él cortaba las gotas de lluvia cayendo.

El cielo se puso más brillante, pero seguía cubierto por nubes, no mostrando señales de que la lluvia cesara.

 

Cuando Touya Takumi terminó su entrenamiento, y se dirigía de vuelta al apartamento de su familia en un trote ligero, él levantó la mirada en sorpresa de encontrar a Homura sentada en el suelo frente a su puerta.

—Buenos días~. Llegas tarde, ¿sabes?

Homura levantó una mano mientras permanecía sentada, y saludó alegremente.

Una toalla negra colgaba del cuello de Touya. Sus lentes estaban de vuelta en su rostro ahora.

—Sí, buenos días…espera, ¿qué demonios estás haciendo frente a mi casa?

—Sólo estoy tomando refugio de la lluvia. Un vivac, ya sabes, vivac. Buen trabajo en tu entrenamiento matutino, Sr. Guerrero de Peso Ligero.

Touya dio su usual suspiro en respuesta.

Él entonces levantó su mano, y volteó su espada de bambú para presentar el mango a Homura. Homura tomó el mango y trató de levantarse.

…Ah…

Algo del calor de él todavía permanecía en el mango, transmitiendo el calor a través de las palmas de sus manos.

Touya entonces levantó a Homura usando la espada con una fuerza inesperada, causando que ella se tambaleara sobre sus pies. Quitando el polvo de su falda para esconder su vergüenza, ella cuestionó a Touya.

—Err, ¿qué hay sobre lo que usualmente haces? ¿Cancelaste tu “Tour Cohete de Tres Pasos por Enoshima”?

—¿Te refieres a mi plan de ir de turismo en mi bicicleta hoy? Sí, desafortunadamente. Como puedes ver, está lloviendo, y parece que va a llover todo el día.

—¿Entonces lo pospusiste hasta la siguiente semana? —preguntó Homura.

Aunque todavía estaba confundido por su repentina visita, Touya respondió su pregunta mientras secaba su cabello con su toalla.

—El siguiente semestre comienza la siguiente semana, ¿recuerdas? …Bueno, quizá. Quisiera ir si mi horario encaja con el de Dio y Moriguchi, pero el Club de Exploración tiene un calendario agendado lleno de actividades por venir, así que no puedo decirlo con seguridad.

La mirada de Homura instintivamente cayó a las manos de Touya mientras él sacaba la llave de su puerta de su bolsillo.

Touya frunció el ceño incómodo.

—Así que, ¿por qué viniste hasta aquí, Hinooka?

—…Muy bien. Touya-kun, vayamos a Enoshima.

Homura asintió con sus brazos cruzados en una manera exagerada.

—¿Eh? ¿Qué? ¿Justo ahora?

—Sí.

Touya se sorprendió tanto que casi tiró la llave de su mano.

—Querías ir a Enoshima, ¿cierto? —dijo Homura.

—Como dije, está cancelado por la lluvia…¡No tiene caso ir ahí en tren! Es divertido porque precisamente pedaleo hasta ahí con mis pies.

—Esa clase de cosa trivial no importa. No tienes nada mejor que hacer, ¿cierto? Incluso si no podemos hacer un tour de tres pasos, podemos cambiar trenes tres veces. Oh, y tengo hambre.

—No tengo idea de qué estás diciendo.

Touya arrojó su toalla al rostro de Homura.

Homura gimió y se dobló para atrás por el impacto.

—…De cualquier manera, hablar demasiado aquí afuera es una molestia para los vecinos, así que ve a casa. No voy a dejar que mi mañana se vuelva en alguna clase de chiste al dejarte entrar en mi casa.

Homura infló sus mejillas y haciendo un mohín con sus labios, y fulminó con la mirada fijamente a Touya.

—…Muu.

—¿¡Qué!?

Homura arrojó la toalla de vuelta a Touya, y trató de robarle la espada de bambú de la mano de él.

Esa clase de ataque sorpresa no era suficiente para sacar lo mejor de Touya, pero la persistente necesidad de Homura forzó a Touya a renuentemente entregar la espada al final.

—Oye, no juegues con mi espada de bambú. Auuh, eso duele.

Homura imitó la forma de espada de Touya, y lo golpeó con la espada.

Touya hábilmente. Capturó la espada con la toalla al sostenerla con ambas manos.

—…Oye, Touya Takumi.

—…¿Qué quieres, Hinooka Homura?

Los dos una vez más se fulminaron con la mirada.

—…Me di cuenta de esto después de la AV, pero Otomaru-kun de Kanazawa Asano dijo que era el único chico en un club lleno de chicas, ¿recuerdas? Ahora que lo pienso, es lo mismo para ti, Touya-kun.

—Primero, baja la espada. Hablaremos después de eso….¡auh! ¿Y qué? En primer lugar, Ameno es una robot.

—Pero sigue siendo una chica, ¿sabes? ¡Incluso Inari-senpai, la ganadora del último concurso Yamato Nadeshiko del último año, tiene a estar con nosotros! Touya-kun, estás bastante bendecido, ¿sabes?

—¿Y cómo exactamente? Te das cuenta que todo lo que dices no tiene sentido, ¿cierto? Aunque tu postura al blandir la espada está comenzando a lucir bien.

—Gracias. ¡Así que, deberías aguantarte y seguir la forma de hacer las cosas de una chica, ¿entiendes?!

—¿Qué clase de lógica es esa?

—Es una cuestión de cuotas de dinero y reembolsos…¡y-yo sigo tus egoístas caprichos bastante, ¿sabes?! ¡Como correr en la mañana e ir a invitar a Inari-senpai de vuelta al club!

…Y la entrada de Homura al Club de Exploración también. Bueno, yo me pregunto eso.

—¿Ah? ¿Egoístas caprichos? Te dije, te dije que todo el asunto con Inari fue para el Club de Exploración. Y correr es por tu bien.

—¡Sólo ríndete ya y ven conmigo a Enoshima! ¡Como dice el dicho, ven a Kamakura! Espera, ¿debería ser “ven a Enoshima”? Muy bien, entiendo. Si estás tan renuente, pagaré el pasaje del tren al menos. Deberías sentirte honrado.

—No estoy muy feliz. Ir a un viaje con alguien como tú no es tan- ¡Gah!

Touya se dobló sosteniendo su estómago.

Después de un poco de retraso, Homura se dio cuenta lo que había hecho y se acercó a él.

—Ah, lo siento…te apuñalé en serio…¿E-estás bien?

 

Gotas de lluvias saltaron de la ventaba del tren.

Touya miró la lluvia con una expresión taciturna. Homura a la fuerza estaba descansando su mentón sobre sus manos encima del descanso del brazo entre sus asientos.

Un poco menos de una hora después de su pequeña pelea, Touya renuentemente abordó el tren local con Homura.

—………No está dejando de llover.

—………Sí, no lo hace.

Touya y Homura estaban sentados a cada lado en el tren dirigiéndose a Shounan.

Ya que abordaron el tren repentinamente y sin un plan, su desayuno consistió de algunos sándwiches de sabor adecuado y una botella de bebidas que compraron en un puesto en la estación del tren. Homura había tenido dudas de comer en el tren mientras estaba rodeada de pasajeros yendo al trabajo, pero su estómago vacío gritó en el instante que ella vio a otros pasajeros abrir sus cajas de almuerzos, haciendo que su perseverancia se derrumbara.

Los dos comieron sus sándwiches mientras mantenían sus miradas agachadas e intercambiando pocas palabras.

Repentinamente, el tacón de corcho de la sandalia de Homura fue tocado por el tenis al lado de ella.

—…?

Cuando ella levantó su mirada, Touya apuntó oblicuamente a uno de los asientos frente a ellos.

Cuando ella miró en esa dirección, ella vio un periódico doblado en las manos de un hombre asalariado. Era un periódico del tren, una nueva clase de tabloide que había hecho un regreso después de la transferencia a lectura electrónica. Ahora que ella miraba de cerca, había algo familiar sobre las fotos impresas en la página del frente…

Esa es una foto del padre de Misasagi-senpai…¿y otra de Subaru-hime? ¡Esa es la foto que tomé! Pero…

El artículo de las noticias era de un reporte internacional de Nutella.

El encabezado era sobre investigaciones ilegales a Nutella dentro de las Personas de la República de China. No era un reporte de noticias de apariencia formal, sino más bien un artículo llamativo que incitaba al chisme a propósito.

Siguiendo los rumores, una inspección de la NU a la Tierra han descubiertos las estancias demasiado largas de jóvenes hombres investigadores de China en Nutella, y la construcción de un campamento base que ignoraba los tratados internacionales.

Sin embargo, las fotos que atraparon primero la mirada de Homura no tenían nada que ver con esos temas. La primera mostraba al Miembro de la Dieta Misasagi de la Casa de Consejeros. La segunda era una toma de perfil de una señorita de apariencia noble en una ropa tradicional japonesa, quien se había convertido en el símbolo de Nutella conocida por casi todo el mundo a este punto. Homura había tomado la foto ella misma, y trajo el filme consigo a la Tierra.

En base a un breve rose del provocativo encabezado del artículo, parece que los chinos estaban ignorando los resultados de la investigación, en lugar de levantar fuertes objeción sobre los lazos de sangre entre el Consejero Misasagi y Subaru-hime, lo cual había sido públicamente anunciado recientemente. Era una protesta altanera.

Realmente hubiera deseado que mi foto pudiera haber sido usada en un artículo más disfrutable…

Insatisfecha con lo que vio, Homura sorbió de su café con leche.

Y entonces Homura fue la que tocó el tenis de Touya, apuntando a la caja de asientos en diagonal frente a ellos.

—¿Hmm? …¿Qué?

Ahí, un bebé en los brazos de una mujer estaba mordiendo la corbata de un asalariado durmiendo en un asiento cercano.

—…Guh…

Touya volteó su rostro, apenas conteniendo su risa. Sin embargo, Homura lo esperó en la dirección en la que él se volteó, teniendo un rostro serio con el jamón de su sándwich saliendo de su boca.

—¡Bff!

Ignorando a Touya mientras violentamente se ahogaba por la risa suprimida, Homura comió su almuerzo con una expresión de victoria.

 

Su pequeño viaje continuó mientras cambiaban la línea de riel de Enoshima.

Eventualmente los dos llegaron a la base del puente que conectaba a la isla de Enoshima.

Estaban de pie en la playa entre sombrillas azules y verdes, y miserablemente miraron a la brumosa isla en el océano ahí adelante.

—…¿Por qué está lloviendo en un isla famosa turística? —dijo Homura mientras volteaba hacía Touya con una expresión de insatisfacción.

—…Te dije, el pronóstico del clima decía que llovería todo el día. En primer lugar, no importa si es un punto turístico o no; la llueve cae cuando cae.

—Pero los pronósticos del clima frecuentemente se equivocan. Venimos hasta aquí, y todo lo que obtuvimos es un escenario de apariencia solitaria…Y mis pies están fríos y empapados también…

—Mis lentes están empañados…Va a estar húmedo esta tarde…

Homura y Touya refunfuñaron a sí mismos mientras estaban de pie infructuosamente bajo la incesante llovizna.

La silueta de la isla era nebulosa debido a la lluvia y a la niebla. Sólo podían ligeramente ver la vista de la plataforma sobre la cumbre de la isla como un vaso de vidrio con estilo.

—…¿Deberíamos regresar después de todo? —preguntó Homura.

—¿Hah? ¿Qué?

Los lentes de Touya brillaron agudamente mientras se los ponía de vuelta después de limpiarlos, haciendo que Homura se hiciera para atrás.

Aun así, Touya suspiró y habló con una expresión renuente.

—Bueno…no estoy satisfecho con esto en absoluto, pero vinimos hasta aquí. Podríamos igual ir a echar una mirada a la isla…De otra manera, sería un desperdicio de pasajes de trenes que sacaste de tu dinero que ahorraste para comprar ropas de otoño.

Al escuchar eso, Homura asintió felizmente.

—¿Verdad? Muy bien, vamos, vamos. ¿Hay algún lugar que quieras ver o comida que quieras comer? Ahora que lo pienso, Enoshima es bastante alta, ¿no es así? Pensé que sería más plana y nivelada. ¿Es ese un castillo en la cima? ¿Castillo Enoshima?

La cabeza de Touya cayó por las palabras despreocupadas de su compañera.

—¿Me trajiste a la fuerza aquí y ahora quieres que sea tu guía turístico? Como sea, Enoshima no tiene castillos. Tiene santuarios sintoístas, si recuerdo bien.

—No te molestes tanto. Me disculpo por traerte aquí a la fuerza. Así que, ¿santuarios? Ah, tienes razón. ¡Este puente es llamado “Puente Benten”, ¿cierto?! Así que, ¿al dios que veneran aquí es a la diosa Benten?

—¿Quién sabe? Esta es mi primera vez viniendo aquí también.

—Ah, ¿en serio? Muu.

La emoción de Homura repentinamente se detuvo mientras ella comenzaba a preocuparse por pensamientos perturbadores. Si recuerdo bien, las bendiciones de Benten cubren…¿amor y pasión…?

—…No, no. Vamos a visitar los santuarios con una actitud positiva, sí.

—¿Por qué estás asintiendo para ti misma?

 

A pesar del clima actual, esta isla seguía siendo un lugar de peregrinación que había sido frecuentemente visitada desde el periodo Kamakura. Incluso tan temprano en la mañana, había algunos viajeros en la calle principal dirigiéndose a los santuarios pasando el puente.

Touya y Homura rieron en las tiendas de recuerdos con comida seca y conchas marinas colgando de sus estands mientras observaban a los otros turistas, y subieron unas escaleras empinadas para después pasar por hierba de cogón conduciendo a los santuarios.

—Ya veo. Tu tour de bicicleta era un “cohete de tres fases” porque hay tres santuarios aquí, Santuario Hetsu, Santuario Nakatsu y Santuario Okutsu, ¿cierto?

—No sólo decidas eso por tu cuenta. Eso hace a los pequeños santuarios de más adelante debajo del acantilado parecer lamentables.

Touya le refutó a Homura, quien había llegado a una extraña conclusión después de pasar por uno de los santuarios.

Después de proceder por la calle, se detuvieron en una tienda de bollos a vapor en sake, que justo había abierto al día, con el fin de refugiarse de la lluvia, y tener un bocadillo matutino. Fue entonces que Touya habló con un suspiro.

—Estaba planeando terminar mi tarea de verano hoy, ¿sabes?

La expresión de Homura se volvió mansa mientras ella estaba a medio morder un bollo a vapor.

—…shadea de vedano…

—Sí. Todavía tengo algunos temas sin acabar.

—Sólo tengo…mis tareas de Matemáticas 1 e Inglés…

—Guau, eso es asombroso. ¿Esos son todos los que te faltan? Nada mal, Hinooka.

—…De acabar mi tarea.

La sonrisa impresionada de Touya inmediatamente desapareció mientras Homura apenadamente desviada la mirada.

—Oye. ¿Eso es todo lo que has hecho cuando el verano casi se va a acabar? Me trataste como si no tuviera nada que hacer, pero eres tú quien está en una mala situación…Bueno, aun así. ¿Qué cambio de pensar te superó, que hizo que te decidieras a hacer tu tarea de matemáticas primero cuando eres tan mala en ello?

—Eso es…

Ahora que lo mencionas…Homura trató de recordar a través de su pobre memoria por alguna razón.

—Supongo que es como si después de escuchar las historias de otros magos durante el panel de discusión de la AV, estuve pensando, “¿No es esto sólo ecuaciones lineales?” Aun así, realmente no entendía los detalles, y simplemente escuchaba a sus conversaciones a un lado, así que no es como si mi habilidad actual y capacidad haya cambiado o algo así. Quizá…es porque no me gusta la palabra “matemáticas”…

—…Quizá. —Touya parecía que quería decir algo más, pero él simplemente asintió y cambió el tema. —¿Y tu tarea de inglés?

—Sí, hice esa con Masano-san y las demás, pero Masano-san es una espartana. Pensé que sería más fácil hacerlo por mi cuenta, y lo dejé a la mitad…aunque lo lamenté después.

—Jaja. Si así es cómo está tu progreso, ¿qué vas a hacer al resto de tu tarea?

—Para los temas de física y química básica…Estoy pensando en tener ayuda de Himekawa-san, quien parece saber mucho sobre eso. Ya aprendí a cómo usar la aplicación de chat de mi terminal, ¿sabes?

—Jaja, Himekawa lo tendré pesado. No te apoyes demasiado de ella, ¿entendiste?

—Y en cuanto a historia japonesa…quisiera pedir la ayuda del experto Touya-sensei…

Homura se puso inquieta y giró su sombrilla nerviosamente.

—¿Yo? Estoy en la carrera de geografía, ¿recuerdas? Gracias a ayudarte con tus estudios, mi conocimiento de historia y geografía se ha vuelto perfecto. Bueno, bien, lo haré.

—Uuu…Muchas gracias. Bueno, esos temas al menos están bien porque puedo pedir la ayuda de otras personas.

—Eso no está bien en absoluto. Ah, ya entiendo. Tu mayor obstáculo es la tarea asignada de Mori-chan, ¿cierto? Para Japonés Moderno.

—Exactamente. —La cabeza de Homura cayó. —Tengo que escribir mi impresión personal de un libro…y después escribir un ensayo…un, ensayo…

A pesar de ser asignada como la consejera del Club de Exploración, la tarea naturalmente había sido cruelmente entregada a Homura.

—Pero para lo de impresión personal, estoy pensando de hacer el mismo libro que Kujou-san. Ya lo pedí prestado. Es la biografía de un famoso violoncelista. Así que me siento un poco motivada de ello.

—Mori-chan lo notará inmediatamente si copias la tarea de Fujou.

—Nunca haría eso…siempre y cuando no me encuentre bien y esté al límite de mi ingenio…

 

Después de pasar por el Santuario Nakatsu y caminar por un rato, Homura no mostró mucho interés en el jardín botánico más adelante de la isla, pero ella dudo al escuchar que la única manera de subir a la plataforma que habían visto antes de siquiera entrar a la isla estaba pasando a través del jardín botánico. Entrar al jardín era con pago.

A pesar de haber declarado “¡Pagaré por todo hoy!”, la expresión de Homura se volvió amarga al prospecto de más cargos. Viendo su renuencia obvia, Touya suspiró y sacó su cartera.

Después del viaje en elevador a la plataforma de observación, Homura miró afuera de la ventana que se extendía a 360 grados alrededor de ella.

La lluvia todavía no cesaba, pero la vista seguía siendo espectacular desde encima de la plataforma que funcionaba también como el fato de la isla. Había sólo una pequeña dispersión de otros turistas presentes.

—La Tierra…realmente es pequeña, ¿eh?

Homura dijo un extraño comentario mientras miraba lejos en el horizonte.

—¿Pequeña?

—Mira, puedes ver cómo la superficie y el horizonte se curvea tanto desde aquí, ¿cierto? Esta plataforma de observación está a cien metros sobre el nivel del mar. Sólo son cien metros, ¿sabes? Y sin embargo la Tierra se curvea tanto que puedes verlo desde esta altura.

—¿Es realmente tan asombroso…?

—Pero el horizonte de Nutella no luce nada diferente~ a un grado perturbador incluso si subes la cumbre de una montaña así de alta, ¿sabes?

Homura estiró una mano a la altura del ojo y giró en su lugar.

Las suelas de sus zapatos chirriaron contra el piso escasamente poblado de la plataforma de observación.

—Oye, es peligroso con el piso tan mojado y resbaladizo.

—Estoy bien, estoy bien.

Mientras miraba a Homura tratando de actuar ruda, Touya repentinamente recordó a Homura en su primera visita a Nutella. Esa vez trabajaron juntos para enrollar el cable en la antena de un cometa para sus comunicadores, cuando ella seguía siendo una investigadora novata poco confiable.

—…Realmente eres alegre y energética siempre y cuando tengas dulces que comer, Hinooka.

—¿Dijiste algo? –Ups.

Touya asintió en comprensión mientras miraba el escenario alrededor de Enoshima.

Era algo que él había llegado a sentir profundamente mientras atravesaba las cadenas montañosas de Nutella; que el horizonte de ese planeta sólo era visible a una gran altura. Subir poco realmente no generaba la sensación de que ascendías a una altitud alta. Touya se preguntó qué tan alto tenía que subir con el fin de realmente ver y sentir que Nutella era redonda como la Tierra.

—…No creo que la Tierra sea pequeña, pero tienes razón de que es diferente. Te acostumbras después de pasar un tiempo ahí, pero se siente extraño durante tus primeras visitas a Nutella.

—Cierto, cierto. Era lo mismo con el horizonte del océano.

—¿El océano? ¿Te refieres al océano de Nutella?

Touya miró a Homura, confundido sobre el significado de sus palabras.

—Ah, mierda. O-oye, estoy empezando a sentir hambre. ¿Hay restaurantes de comida marina sabrosa por aquí?

—Acabamos de comer bollos al vapor.

 

Después de comer en un restaurante que se especializaba en comida marina fresca, encontraron que la lluvia matutina continua finalmente se detuvo cuando regresaron.

Un pequeño descanso de clima despejado se abrió sobre el océano, y las olas lejanas brillaban con la luz del sol.

—Se está volvieron más fácil caminar ahora, —notó Homura.

—No odio la lluvia, pero tengo que admitir que esto es mucho mejor.

Los dos doblaron sus paraguas las cuales habrían tomado del estante de paraguas del restaurant.

No pasaron de nuevo por el camino del santuario que tomaron hasta aquí, y en su lugar caminaron por un camino trasero tranquilo que circulaba la isla.

Algunos gatos callejeros comenzaron a aparecer aquí y allá, atraídos por el clima despejado, y mientras Homura trataba de jugar con uno de ellos, Touya repentinamente preguntó algo.

—Oye, Hinooka. ¿Encontraste divertido estas vacaciones de verano?

—Eh…

Homura fue sorprendida por esa pregunta, la cual ella habría tenido problemas de decir. Aun así, ella tenía que levantar su cabeza y responder esto.

—Sí, fue divertido, muy divertido.

Esos eran los honestos sentimientos de Homura.

—Naturalmente, lo destacable fue la AV. Platiqué con Himekawa-san toda la noche, le gané a Otomaru-kun en piedra, papel o tijera, y me invitó helado de limón plano este Ishimi-kun, y los demás de las Pescaderías Nagato. Visité la habitación de Ame-chan en el Laboratorio Honba, y también conocí a su hermana menor, Samari-chan. Y…Creo que logré volverme más cercana a Inari-senpai también.

—¿En serio? No tienes que enlistar sólo cosas relacionadas al Club de Exploración, ¿sabes?

No se sabía si Touya había notado o no el pequeño secreto que Homura accidentalmente quiso dar a entender hace poco, pero él ciertamente actuó como si no lo hubiera escuchado.

—…Ah, ¡y también disfruté poder ver el traje de baño de Kujou-san! Fuimos a la piscina junto con Koma-senpai y Taga-senpai. Tomé fotos.

—Ah, quieres decir la piscina resort a la que fuiste. ¿Pero no fue eso una reunión de su mayoría de miembros del Club de Exploración al final? Espera, ¿Taga-senpai también fue? Eh, ¿ese Taga-senpai? Siento un poco de simpatía por él.

—¿Qué fue eso? Pero sabes, fue divertido ver a Koma-senpai jugueteando demasiado, y siendo regañada por Kujou-san.

—Jaja, Kujou siempre es fuerte y firme incluso con personas mayores que ella.

Sin embargo, Homura esa “firmeza” era en realidad la manera de ser amable de Kujou.

Homura asintió mientras recordaba los días de verano que experimentó.

—Fue divertido. Hubo muchas experiencias que probablemente no habría hecho si no hubiera entrado al Club de Exploración. Esto podría ser la primera vez que unas vacaciones de verano se sienten tan cortas para mí…ya que pasaba el tiempo quedándome en la ciudad natal de mi papá, siendo sólo Tsuyu yo en primaria.

—Me alegra oír eso.

Esas palabras golpearon a Homura con una sensación de deja vu. Ella obtuvo la sensación de que su padre había dicho algo similar mientras la abraza a ella y a su hermana cuando él venía a recogerlas después.

Mirando el océano, la cabeza de Homura cayó un poco.

—…No está bien después de todo. Nanakubo-senpai me dijo que lo mantuviera en secreto, pero parece que no puedo hacerlo. ¿Debería decir qué pasó esa noche durante la AV?

—¿Hay algún problema en que me cuentes al respecto? Bueno, como sea, creo que tienes buena resolución, admitiendo que quieres decir sin usar métodos indirectos como preguntar “¿Quieres saber?”.

Pareciendo resignada después de escuchar el preciso análisis de Touya sobre sus pensamientos, Homura habló.

—…Hubo una pequeña carrera.

—¿Te refieres a una carrera entre los Clubs de Exploración de cada escuela?

Homura asintió. Ella habló mientras caminaba ligeramente enfrente de él.

—Justo como lo imaginaste, fuimos a Nutella esa noche. Dos miembros de cada escuela, haciendo un total de veintiséis voluntarios. Fuimos a una isla del sur en Nutella.

—Como pensé. Pudiste ver el océano de Nutella, eh…Quería verlo por mi cuenta.

—Kujou-senpai dijo que si alguien que no participaba este año quería visitar esa isla la próxima vez, pueden ir con la condición de que no se les dijera sobre el terreno de la isla y las características…

Homura rápidamente volteó, y tocó la nariz de Touya mientras él tenía una expresión de decepción.

—Pero creo que eso es sólo si participas en la carrera en sí. Después de todo, el siguiente año, podemos unirnos como parte de los organizadores de la carrera.

—Oh, así que estaba esa opción también. Ya veo.

—¿Verdad?

Homura llegó a esa idea con el fin de olvidar cualquier preocupación personal sobre la carrera en sí.

Para la carrera del próximo año, ella podría sólo dejárselo todo a Amano, quien debería pronto ser capaz de funcionar en Nutella, y a los nuevos miembros de club de Seiran, quienes se unirían después. Realmente era un acuerdo conveniente.

Eventualmente, Homura y Touya encontraron un camino que se desviaba ligeramente del camino principal de la isla, y conducía a la playa por el lado norte, y decidieron caminar por ahí.

Mientras caminaban, Homura le dijo a Touya lo que pasó en la isla Nutelliana, y las acciones de Inari-senpai ahí. Ella contó la mayoría de los eventos sin orden, concentrándose en los recuerdos que dejaron una profunda impresión. Ella prometió hablar sobre la carrera en más detalle la próxima vez en el edificio del club.

Hablar sobre todo lo que pasó hizo la emoción de la carrera regresar al corazón de Homura, pero entonces ella se volteó sin ánimos al lamento que gradualmente se arrastraba dentro de ella junto con esa emoción.

—¿Qué sucede, Hinooka?

—…Lo siento. Supongo que sólo quería decírselo a alguien y presumir… Querías participar en la carrera también, Touya-kun.

Mientras Homura echaba una mirada nerviosamente a la expresión de él, Touya negó con la cabeza calmadamente.

—No me molesta. Personalmente, creo que es mejor ser un tonto que se da cuenta y se lamenta de sus errores que alguien frívolo que permanece ignorante.

—…Sí…

Homura recordó su rostro mientras estaba sacudiendo su espada de bambú en medio de la lluvia.

Ella ni siquiera trató de mirar en la grieta dentro del corazón de él entonces. Homura mordió su labio, lamentando hacer que Touya dijera algo como “es mejor darse cuenta y lamentarlo”.

—Oye…Touya-kun…

—¿Hmm?

—…

¿Encontraste divertido este…verano…?

Ella sólo debería haber preguntado naturalmente como siempre lo hace. Ese era el papel de Homura, sin embargo ella fracasó lamentablemente esta vez. Cuando ella lo miró mientras él miraba directamente al océano desde el revestimiento de roca, ella simplemente no pudo hacerlo.

La tarde de ese día, él descubrió una verdad impresionante de parte de Kanae Yuri en el estacionamiento.

Pero él ya se había levantado más allá de las preocupaciones de Homura.

—Perdón por hacerte actuar toda considerada conmigo hoy.

—…¿Qué vas a hacer sobre senpai?

—No hay nada que pueda hacer.

—¿Te vas a rendir?

—…

—E-en realidad, creo que el encuentro sólo está a punto de comenzar.

—No digas eso tan casualmente, idiota.

—Lo siento…

Touya golpeó con un puño flojo la cabeza de Homura. Aun así, Homura aumentó su coraje para preguntar algo más, totalmente preparada para que Touya se molestara con ella de nuevo.

—La relación de ellos podría haber sido así por mucho tiempo ya, y simplemente no sabíamos sobre eso…Pero si Misasagi-senpai y el Representante Tenryuu se vuelven una pareja oficial, ¿todavía permanecerás en el Club de Exploración, Touya-kun?

—Por supuesto.

—¿Oh?

Homura fue sorprendida por la respuesta inmediata de Touya.

—Nutella no es un lugar con la que una sola persona pueda lidiar. Nunca sabes qué va a pasar ahí. Descubrimos eso por nuestra cuenta muchas veces durante el incidente con Suzuran. Los miembros del club tienen que apoyarse entre sí.

Homura asintió. Pero eso no quería decir que ella estaba de acuerdo con todas las palabras de Touya.

—Pero…¿Hay algún punto en proteger a alguien que se dirige al peligro por su cuenta?

Touya volteó a ver a Homura con una expresión inestable.

—…¿Qué significa eso?

—Porque, Touya-kun, ¿no crees que senpai-

Ella sabía que era algo que no debería decir.

Pero ella continuó aun así, incluso si eso significaba ser apartada por Touya.

Ella se había vuelto muy cercana al corazón de Touya Takumi, y no podía mentirle más a él.

—Touya-kun, ¿no sientes que…senpai, que Misasagi Mayo-senpai está siendo forzada a participar en el Club de Exploración? ¿Que sólo lo está haciendo porque se lo dice su padre miembro de la Dieta…que ella está tratando de responder a su posición, su responsabilidad, los lazos y ataduras entre personas y está sufriendo por un cruel sentido del deber…?

Por un instante, la mirada de Touya se volvió afilada, haciendo retroceder a Homura.

Pero esa dura mirada suya eventualmente se desvaneció.

—…Quizá. Es como dices, siento eso…aunque incluso si le pregunto a senpai directamente sobre eso, ella probablemente lo negaría, y diría que no es por deber u obligación.

Homura asintió estando de acuerdo, y escuchó las siguientes palabras de Touya.

—No hay forma que una chica que reciente entra a secundaria voluntariamente eligiera pasar por entrenamiento de explorador. Pero incluso si ella estaba siguiendo órdenes, senpai definitivamente dio su mejor esfuerzo, queriendo ser reconocida por ese espléndido padre suyo.

—…Sí.

“Ese era su deber como una hija nacida de la familia Misasagi”, no había forma de que pudieran a la ligera escribirlo así. Homura sentía lo mismo que Touya en sus sentimientos de protesta a la injusticia irracional atando a senpai, incluyendo el asunto del prometido.

Pero ahora lo que le ocupaba la menta de Homura en su mayoría era, por alguna razón, sólo Touya en sí. Ella repentinamente recordó el marco de la foto de ese pequeño niño y su hermana mayor en la habitación de él.

Mientras Homura sobreponía a ese rostro lloroso del joven con su actual yo, Touya continuaba hablan de sus desbordantes pensamientos y sentimientos hacia senpai.

—Cuando ella entró en la preparatoria, ella se volvió una investigadora como si fuera natural, y a ella se le puso a cargo de ese edificio del club del tamaño de una fortaleza en nuestra escuela, haciéndola desesperadamente trabajar duro incluso si ella se volvió la únicamente miembro ahí.

Touya apretó sus dientes irritantemente.

—Comparado con los honestos sentimientos de senpai, mi amor a primera vista es verdaderamente trivial.

—¿…Trivial…dices…?

El pecho de Homura dolió.

Ese punzante dolor, trajo a la luz, tan inesperadamente a una Homura aterrada. Incapaz de decir nada para refutar las palabras de Touya, el dolor penetraba tan profundo dentro de su corazón, y se enrollaba ahí, yaciendo en lo oscuro.

Ella no quería afirmar la auto-burla de Touya con su silencio. Pero él habló de nuevo antes de que ella pudiera hacer algo, su tono franco estaba lleno de resignación.

—Ella ama el Club de Exploración y la Preparatoria Seiran…y ella respeta a su padre, así que probablemente siempre se niega a sí misma en su mayoría. En ese caso, alguien tiene que actuar como el aliado de senpai, y ayudarla.

Pero eso no era todo.

No era simplemente un sentido del deber que apoyaba a Misasagi Mayo.

Ese es el sentimiento que tenía Homura, y ella apenas logró preguntarle algo más a Touya.

—Touya-kun…decidiste practicar kendo por tu propia voluntad, ¿cierto?

Justo mientras Touya había estado a punto de tranquilizar sus sentimientos, una expresión amarga apareció en su rostro.

—Eso es sólo mi deseo barato de ser un héroe. Como si pudiera ser comparado con el entrenamiento, arriesgando su vida, al que tuvo que someterse senpai. Aun así, con el fin de ser útil a senpai, esa es la única manera en que puedo-

Touya brevemente pausó para tomar un profundo respiro.

—…La única que verdaderamente ha ayudado a senpai eres tú, Hinooka. Después de escuchar tus hazañas en la carrera en Nutella, me di cuenta de nuevo. No soy bueno para nada. No puedo hacer nada bien.

Su derramamiento de palabras de auto-burla lastimaba a Homura. Y entonces…

—…Además, el kendo es inútil.

—¿Eh?

Homura no podía creer que había escuchado ese murmullo seco de Touya.

Mientras Homura lo miraba perpleja, Touya parecía dudar un poco, pero eventualmente continuó.

—En Nutella…en ese bosque con niebla, traté de cortar a Taga-senpai. Podría haberte lastimado, y a la presidenta Kamikoma también.

—…Eso es…—Homura tragó saliva. —¿Touya-kun, lo recuerdas…? ¿Recuerdas lo que pasó en ese entonces?

Touya no había hablado sobre el tiempo que él había sido convertido en el títere de Subaru-hime siquiera una vez hasta ahora. Él había dejado esa parte en blanco incluso cuando él recontaba su experiencia a Fujimori-sensei, cuando ella estaba escribiendo un reporte del incidente en el edificio del Club de Exploración después de su rescate.

—Sigo sin recordar todo…

Touya clavó sus uñas en su rostro angustiado, y murmuró en un tono gimiendo.

—…Pero últimamente, hay veces cuando recuerdo. Los recuerdos resurgen en mi mente de vez en cuando. Cuando fui capturado en Nutella, pasé varios días en el castillo de Subaru-hime. Cuando estuve sólo con la princesa bruja. Sólo son pequeños fragmentos, pero lo recuerdo.

—…

Homura estaba sin palabras.

—La primera vez que lo vi fue en un sueño…Un sueño donde estaba peleando con toda mi fuerza en una pelea feroz contra Taga-senpai. El sueño era vago y débil, pero puedo recordarlo. La sensación de que realmente pasó todavía está en mis brazos.

Touya miró a su mano.

Por reflejo, Homura tomó esa mano. El sentimiento tembloroso no estaba proviniendo de él, sino de ella.

—S-sólo olvídalo ya, ¿de acuerdo? ¡A nadie le importa esa clase cosas! ¡Lo mismo es para mí y para Taga-senpai! ¡Todo está en el pasado!

Homura desesperadamente trató de persuadirlo, pero ella recibió punzantes palabras en respuesta que la hizo retroceder.

—¿Esa clase de cosas? ¿¡Esa clase de cosas!? ¡Lo recuerdo! Hice lo último que querría hacer. ¡Apunté mi espada contra mis compañeros!

—Estabas siendo controlado, así que no se puede evitar. No es tu culpa, ¿sabes?

—…Si le hubiera hecho una herida incurable a Taga-senpai, ¿seguirías diciendo que no se podía evitar? ¿Estás diciendo que no podía evitarse incluso si lastimaba a la indefensa Koma-senpai?

Homura negó con su cabeza tristemente.

—Pero…entonces, ¿no eso lo hace parecer como si permanecieras en Club de Exploración por el bien de tu arrepentimiento…? Eso no es bueno. Sabes eso, ¿cierto?

Homura miró directamente a los ligeramente vacilantes ojos de Touya.

—Deberías hablar con los demás apropiadamente sobre esto. Este no es un problema que tengas que soportar por tu cuenta. Tienes probablemente que enfrentar y hablar con todos los demás en el Club de Exploración.

—¿Y así incrementar más los problemas en senpai? No hay forma que pudiera hacer eso.

Aunque él no estaba siendo tosco o violento, Touya arrojó la mano de Homura con una fuerza que no rompía ningún rechazo.

—Hinooka, por favor no le digas a nadie sobre esto. Ni a senpai o a Fujimori-senpai. En realidad no quería decirte tampoco, pero siento que te debo un enorme favor, así que sólo te lo dije a ti.

—Deuda, ¿dices…? Ya basta con eso…

—Aun así, definitivamente tengo que hablar con Taga-senpai. Tengo que decirle que rompa mis brazos sin dudar si me vuelvo loco de nuevo así.

—¡Eso no pasará de nuevo! Subaru-san está completamente reformada ahora. Ella prometió cooperar con nosotros.

—…Si hubiera sabido que así era como iba a resultar, nunca habría comenzado kendo.

Homura desesperadamente trató de detener a Touya mientras él se volvía incluso más obstinado en el asunto.

—Sé que realmente no piensas eso. ¡Vi los trofeos de campeonatos de kendo en tu habitación!

—…¿Y qué? Mis técnicas de la espada no tuvieron efecto en Yukiwarimaru.

—No hay forma de saber si serán útiles en el futuro o no. S-si Taga-senpai termina enloqueciendo después, ¿quién va a detenerlo? Además, estás mal. El que realmente ha estado ayudando a senpai eres tú, Touya-kun.

—Te equivocas.

—¡No es así! ¿Recuerdas lo que la Señorita Chandra dijo en la reunión de presidentes del club en la AV? Ella dijo que estaba agradecida que regresaste a salvo. ¡La que sintió esa gratitud más que todos definitivamente fue senpai! Después de que senpai y yo regresáramos a la Tierra con la transportación de emergencia, ella claramente se estaba sintiendo deprimida…Su rostro lucía tan triste que pensé que ella no lograría recuperarse de ello. Fujimori-sensei y yo estábamos preocupadas por ti, pero es porque estás aquí en el Club de Exploración ahora que senpai está bien.

—Te equivocas. Soy el que causó eso en primer lugar.

—¡Metetelo en tu dura cabeza! Ya nos has ayudado bastante.

—¡Te digo que te equivocas! Para ayudar a senpai, tengo que-

Las palabras de Touya se alteraron ahí, pero Homura claramente podía saber que estaba tratando de decir.

Los verdaderos pensamientos y sentimientos de Touya.

Tengo que volverme más fuerte.

¿Pero no terminaré hiriendo a alguien de nuevo así?

Homura dolorosamente entendió la agonía que inmovilizaba a Touya mientras él era atrapado en esa contradicción.

Después de un largo silencio, Touya eventualmente murmuró con un suspiro.

—Esto no es bueno…

—…Sí.

—Somos tan estúpidos.

—Sí. Lo somos.

—Si incluso terminamos peleando así…

—Sí…si ella nos ve peleando seriamente de esta manera, Misasagi-senpai seguramente se sentirá triste. Muy, muy triste. Y cuando ya está preocupada por todo el asunto con Inari-senpai también.

—Sí. No podemos dejar que el Club de Exploración de Seiran se rompa más de eso. Ah, realmente lucimos como idiotas aquí, ¿no es así? Incluso si descuidadamente intentamos avanzar aquí, no lo haremos, ni un solo paso.

—…Realmente lucimos como idiotas.

Esas palabras eran similar a un auto-odio también, pero de todos mostraba que él estaba reflexionando de una manera un poco más positiva, así que Homura estaba aliviada de alguna manera.

Por el momento, eligieron aliviar sus agitados corazones al mirar a las gaviotas volar encima del océano por un rato. Eventualmente, Touya habló, y le pidió una cierta petición a Homura.

—…Ah, por cierto, —dijo Touya mientras rascaba su cabeza y desviaba su mirada. —Si tienes fotos de Kujou y Koma-senpai en la piscina, por favor muéstramelas.

—¿Eh?

—No…estoy diciendo, si es que tienes fotos…

Homura fue simplemente aturdida por un poco, pero entonces ella soltó una risa.

Ella sacó su celular, y lo dejó colgar en frente de Touya.

—Hmph, tomé algunas fotos. En ese caso, te las ofreceré a cambio de ayudarme con una página de mi tarea por cada foto. ¿Qué tal, Touya-sensei? ¿Y bien?

—¿Ah? …Eres una… ¿¡Estás dispuesta a vender a tu amiga y a senpai!? ¿¡Eres una demonio!? ¿¡Una demonio de Enoshima!?

—Si quieres, ¿qué tal si añado fotos de mí como un extra especial? ¿Y bien?

—…Gah…Bien, entiendo. Tomaré las tuyas también mientras estoy en ello. Las fotos no pueden hablar después de todo.

—¿¡Qu…qué se supone que significa eso!? ¡Idiota! ¡Muérete!

FIN

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: