Capítulo 13

Todavía estaba oscuro afuera a la mañana siguiente cuando se levantaron.

Los tres tuvieron un desayuno ligero y terminaron sus preparativos para marcharse.

Incapaz de soportar el molesto silencio que se sentía en el aire, Touya finalmente habló.

—…Oigan, que alguien diga algo ya.

Homura permaneció en silencio mientras mordía su labio.

—Hinooka, ya no estoy molesto porque se te olvidara despertar. Senpai logró despertarse por su cuenta primero de cualquier manera…

Senpai y Touya habían preparado el desayuno por su cuenta, mientras Homura había salido arrastrada de la tienda justo cuando ellos habían acabado. Desde entonces, Homura no había hablado en lo más mínimo sin importar cuánto le hablara Touya.

—Tú igual, senpai.

Por otro lado, Misasagi-senpai sólo estaba moviéndose silenciosamente, y cuando fuera que Touya le dijera algo, ella se sonrojaría y se enroscaría como una flor marchita. Ella había estado así desde que se levantó.

—No hay nada malo con tu condición física, ¿cierto, senpai?

—No, estoy bien…

Senpai asintió y habló con una voz que apenas podía ser escuchada.

No parecía estar sufriendo de una resaca como secretamente había temido Touya, pero ella estaba agobiada por odio mismo y tan avergonzada de sí que era doloroso simplemente verla.

—…

Los tres le dieron sorbos a un café instantáneo después de su comida.

El sol todavía no se había elevado por encima de los árboles del bosque, pero el piar de las aves podía ser escuchado ya alrededor de ellos, despertándolos completamente mientras comenzaban a actuar para el día.

Touya absolutamente trató de alejar el silencio.

—Ayer en la tarde fue realmente divertido. ¡Esa bañera de piedra fue asombrosa! Realmente me hizo sentir aliviado ver a senpai actuar tan relajada.

—Pero debí haber permanecido como la más sensata como la presidenta del club…

—No es algo tan serio. Más bien, fue bastante beneficioso para mí-

Touya exageradamente rascó su cabeza y apropósito se dejó abierto a una réplica, pero Homura todavía permanecía en silencio mientras mordía su taza. Su intentó para aligerar el estado de ánimo fracasó.

—Lo siento… Si pudieras darme otros noventa segundos, mi modo de autorreflexión terminará, así que…

—Ah, sí. Seguro.

Sin importar lo que dijera Touya, el ánimo permaneció así.

 

Homura y los demás se marcharon del lugar-T y una vez más regresaron al camino conduciendo a la cresta de la montaña que era su destino.

Después de un poco, Homura repentinamente dejó de caminar y habló.

—Regresemos ya.

Touya y Misasagi-senpai se dieron la vuelta en sorpresa y se acercaron a ella con rostros sorprendidos.

—¿Qué? ¿Regresar? ¿Desde aquí?

—…Hinooka-san.

Senpai caminó hacía Homura preocupada.

—No quiero seguir más.

Touya habló sin esconder su furia.

—El campamento de relevo está justo adelante, ¿sabes? Ya puedes verlo justo más allá de la cresta de esa montaña. Es un camino realmente fácil comparado con el camino hundido que caminamos ayer, ¿sabes?

—…¿Estás cansada, Hinooka-san? ¿Necesitas descansar un poco?

—No. Simplemente ya no me importa la misión o lo que sea y quiero ir a casa…

Homura miró el Anillo de Transportación en el dedo de senpai.

—¿No podemos regresar inmediatamente a la Tierra desde aquí con ese anillo?

—…Hinooka-

Touya trató de acercarse furiosamente a Homura, pero Misasagi-senpai lo detuvo gentilmente y habló con un tono calmado.

—Podemos. Sin embargo, es un método que es usado para retiradas de emergencia y es uno de lo que queremos evitar usar tanto como sea posible. Podríamos no necesariamente regresar al cuarto de transportación del edificio del club si hacemos eso. Con el fin de evitar accidentes, es necesario regresar a la base del campamento dónde podemos estabilizar la transportación.

—…Entonces quiero dirigirme directamente a la base del campamento.

—…

Misasagi intercambió miradas con el decepcionado Touya en cuclillas, y entonces firmemente se decidió y habló.

—Muy bien. Regresaremos.

—E-espera, senpai. La meta está justo enfrente de nosotros, ¿sabes?

—No… Touya, por favor no estés molesto y escucha.

Viendo a los dos, Misasagi-senpai habló formalmente.

—Yo soy quien forzó a Hinooka-san en esto sin suficiente preparación. Incluso después del accidente de la caída de ayer, Hinooka espléndidamente logró animarse y llegar así de lejos. No hay necesidad de preocuparse por la misión. Esta es nuestra meta.

Touya todavía no parecía convencido, pero él era incapaz de decir algo después de escuchar todo eso y por lo tanto sólo asintió en respuesta.

—Hinooka-san, no te preocupes… decir que no puedes hacerlo cuando no puedes es muy valiente. El viaje de regreso será una ruta constante de bajada, así que llegaremos al mediodía.

Senpai sonrió y agarró la mano de Homura mientras decía eso, y la calidez de sus dedos sacudió a Homura y la hicieron regresar a sus sentidos.

Incluso así, ella era incapaz de decir algo, y sólo podía comenzar a caminar tras senpai quien había cambiado de curso. Después de todo, Homura era la que había deseado eso.

—…

El silencio de Touya mientras pasaba al lado de ella la apuñaló en el corazón.

El cielo estaba teñido en el color rosa del amanecer.

Homura siguió silenciosamente un poco detrás a senpai y Touya mientras los dos hablaban. La amable expresión de senpai cuando volteaba atrás algunas veces hacía a Homura incapaz de calmarse.

Por otro lado, Touya ignoró completamente a Homura y ni siquiera volteó una vez.

—…¿Qué te pasa…? ¿Quién fue el que me trajo a la Exploración? ¿Eh…?

Irritada, Homura recogió una pequeña roca y la arrojó.

Incluso entonces, Touya continuó ignorándola, incluso a pesar que definitivamente él lo había notado.

La cuarta roca que arrojó finalmente lo golpeó en la parte posterior de su cabeza.

—Auch… Hinooka, eres una…

Touya se volteó, pero entonces se detuvo en shock.

Lágrimas estaban fluyendo de las mejillas de Homura mientras fulminaba con la mirada en frustración. Incluso así, ella no se limpió las lágrimas y las soportó mientras estornudaba.

—…Kuh…

—Incapaz de soportarlo más, Homura bajó su cabeza y se arrodilló justo donde estaba parada, y Misasagi-senpai gentilmente se acercó a ella.

Incluso mientras sentía la mano de senpai sobre su hombro, Homura le lanzó otra roca a Touya.

—…Estúpido… Estúpido Touya… ¿Qué hay con esa espada? Es sólo para aparentar…

—¿Q-qué?

—…Estaba muy asustada… Estaba sola mientras el resto de ustedes estaban dormidos…

Homura sollozó.

Senpai y Touya intercambiaron miradas.

—…¿Algo pasó anoche?

Homura asintió.

Bajando sobre sus rodillas al lado de Homura, Touya inclinó su cabeza en disculpa.

—Ya veo… Lo siento, por no notarlo.

—…

—…¿Puedes contarnos, Hinooka-san?

Homura silenciosamente asintió a las palabras de senpai.

Finalmente sintiéndose aliviada, Homura entrecortadamente les contó lo que pasó la noche pasada.

Incluso después de escuchar su historia, Touya parecía dudoso.

Senpai también lo consideró con una expresión mansa.

—…Pudo haber sido una manada de perros de montaña. Una vez escuché aullidos en esta zona hace mucho tiempo… Pero podrían haberse acercado de nuevo después de que el Club de Exploración comenzó a usar con menos frecuencia esta ruta…

—Podría simplemente haber sido un malentendido de mi parte… o un sueño… lo que vi.

Mientras Homura murmuraba mientras frotaba sus hinchados ojos, Touya trató de animarla.

—Eso suena demasiado débil, Hinooka. No suena para nada como a ti, ¿sabes?

Homura fulminó con la mirada a Touya con una mirada de soslayo.

—¿Entonces me crees que me encontré con un humano?

—Agh… Eso es… Debiste habernos despertado en ese entonces.

—Bueno, perdón por eso…

—¿Hablaste con ellos? —preguntó senpai.

Homura débilmente negó con su cabeza.

—No, no dijeron nada.

Touya recogió su mochila y se levantó.

—¿Deberíamos regresar al lugar-T cerca del río y examinar la zona?

El cuerpo de Homura tembló a la sugerencia de Touya.

Misasagi-senpai observó con inquietud su reacción.

—No, mejor no. Es suficiente si nosotros lo hacemos en otra ocasión. Regresaremos usando una ruta diferente, cruzando los bancos de arena del río para ocultar nuestro olor.

—Ya veo. Entendido.

Mientras senpai y Touya comenzaron a continuar con el viaje de vuelta, Homura les habló para detenerlos.

—Lo siento, senpai, Touya-kun, pero…

Mientras los dos volteaban, Homura profundamente hizo una reverencia con su cabeza hacía ellos.

—Quiero caminar hasta el final. Hacía el campamento de relevo a nuestro destino. Encima de esa cresta.

Touya felizmente miró a Misasagi-senpai.

Aún preocupada, Senpai cuestionó a Homura.

—¿Estás segura de eso? Incluso si es una ruta sencilla, puede ser peligroso si no te concentras apropiadamente.

Homura asintió con un rostro serio.

—Por favor déjame hacerlo. Si me rindo aquí, yo… no seré capaz de perdonármelo.

—…

Mientras senpai lo consideraba, Touya le instó.

—Vamos, senpai. Hinooka es fuerte cuando se requiere.

—Muy bien.

Senpai sonrió.

—Entonces trabajemos duro por un poco más, chicos.

—¡Sí!

—Sí.

 

Como si compitieran con el sol, los tres escalaron el último camino de la cuesta de la montaña.

Hoy también era un clima despejado, y la temperatura rápidamente se elevó.

Después de una hora de subir sin descansar, finalmente pudieron observar la cabaña que yacía a su destino.

Estaba encima de la cuesta de la montaña, con unos cuantos árboles creciendo aquí y allá y con una hermosa vista para contemplar. Habían llegado a su destino para su misión esta vez, el campamento de relevo.

Había un viejo árbol ahí que estaba parado como el rey de la cuesta de la montaña, y sobre él había un pararrayos que había sido instalado por el Club de Exploración, haciéndolo lucir como una corona.

—¡Lo logramos!

La cabaña hecha por el Club de Exploración los había esperado mientras soportaba el viento y nieve a esa altitud.

Usaron tenazas para remover los clavos adjuntos a la puerta para mantenerla cerrada.

—Realmente es un alivio ver algo hecho a mano después de mucho, —dijo Touya mientras usaba la herramienta de una manera experimentada.

—Lo siento, Touya-kun. No podemos quedarnos aquí por mucho tiempo…

Misasagi-senpai subió a una alta roca cercana y lanzó pedazos de hierba al aire mientras observaba el viento.

—¿Qué estás haciendo? ¿Vas a volar en el aire?

—Eso es correcto, Hinooka-san.

—¿Heeh?

—¿Quieres intentarlo?

Después de decir eso, Misasagi-senpai le pasó a Homura un carrete de cuerda atada al tipo de mango que tomarías con ambas manos, y entonces ella se dirigió a favor del viento. Haciendo como se le decían, Homura estiraba la cuerda mientras senpai lo jalaba con ella desde el otro extremo.

Touya se acercó al lugar después de acabar de quitarle los clavos a la puerta.

—Senpai, ¿debería mover todas nuestras comidas preservadas a la cabaña?

—¡Sí! ¡Por favor hazlo!

Senpai extendió una tela blanca que ella había estado cargando debajo de su brazo y rápidamente la ensambló con una serie de tubos de metal curveados.

—…Oh, ¿un papalote?

—¿Un papalote? ¿Eso es un papalote? Touya-kun, nunca he manejado un papalote antes, ¿sabes?

Justo Touya dijo, lo que senpai había extendido delante de su pecho era un pequeño papalote.

—Jeh, qué afortunada eres, Hinooka.

—¿Hah? ¿Acaso eres un niño? —preguntó Homura en incredulidad.

—¡No estás poniendo mucha fuerza en el pie, así que sé cuidadosa! ¡Aquí vamos!

—¿Eh? ¿Ya?

Senpai repentinamente lanzó el papalote al cielo.

Instantáneamente, el papalote estiró la cuerda mientras volaba horizontalmente, y entonces comenzó a ascender mientras era capturado por el viento.

—¡Wawah, qué fuerte!

Homura estaba al borde de ser llevada con el papalote, pero Touya la atrapó y sostuvo su espalda por detrás.

—¡La cuerda, extiende la cuerda!

—¿¡Cuál parte!? ¿¡Dónde!?

—¡El freno del carrete, usa eso!

Las manos de Touya se sobrepusieron con los dedos de Homura para agarrar el carrete de la cuerda.

Mientras repetía el proceso de aflojar la cuerda y detenerse, aflojar la cuerda y detenerse, ellos manipularon el mango de la cuerda e hicieron que el papalote recorriera el cielo en un zigzag, gradualmente haciendo al papalote blanco subir y hacerse pequeño desde su perspectiva.

—…Guau.

—…Ya es un punto desde aquí.

Mientras los dos contenían sus alientos y observaban el camino del papalote, Misasagi-senpai se acercó a ellos mientras miraba al papalote felizmente.

—Está lo bastante alto ahora. Tomen esto.

Diciendo eso, senpai sostuvo un martillo.

Touya apresuradamente se separó de Homura y lo aceptó.

—¡H-Hinooka, no lo sueltes!

—Entiendo, no te preocupes.

Touya entonces martilló la estaca el cual se asomaba del punto de apoyo del mango de la cuerda al suelo para fijarlo en el lugar mientras Homura lo sostenía.

Después de confirmar que el papalote estaba estable, los tres regresaron a la cabaña.

Dentro de la cabaña, había dos literas y una mesa pequeña. También sería como un almacén para materiales como bolsas de dormir e ingredientes de alimentos para emergencias.

—Este lugar es realmente triste…

—Sí.

Senpai sonrió amargamente.

El viento también es ruidoso en la noche, haciéndolo difícil para dormir.

Mientras decía eso, senpai colocaba los contenidos de la maleta durable que había estado constantemente cargando sobre la mesa.

—Ah, ese es el secreto de estado.

—Sí. Gracias por esperar. Este es el punto principal de nuestra misión esta vez.

Era un bulto de cables, bobinas y bulbos de luz miniatura.

Habían sido compactados bastante bien, pero las partes principales que Homura podía distinguir consistían de receptores de teléfono y tubos de vacío. Esta era su primera vez viendo verdaderos tubos de vacío.

Era claramente alguna clase de dispositivo de comunicación, pero aun así, era del tamaño de veinte celulares.

—Este es un transceptor inalámbrico. Lo hice por mí misma.

—Asombroso, lograste hacer todo esto, ¿senpai?

Misasagi-senpai palmeó el transceptor de una manera ligeramente orgullosa.

—Conseguí los planos de un experto en fenómenos físicos de Nutelleanos, pero yo soy la que realmente lo construyó. Es verdad que tomó mucho esfuerzo, pero no fue muy difícil descubrir cómo hacerlos, ¿sabes?

—Haah…

Para Homura, personas que podían hacer cosas como tubos de vació o dispositivos de videojuegos portátiles por su cuenta eran personas que existían por encima de las nubes. Sí, hablando de por encima de las nubes-

—Ah, ¿entonces ese papalote actúa como una antena?

—Sí. Es una antena improvisada.

—Senpai, ¿por qué hiciste todo esto por tu cuenta?

Misasagi-senpai sostuvo su dedo y el Anillo de Transportación en él.

—Cuando se transporta, es difícil llevar herramientas cuya funcionalidad no entiendes personalmente, especialmente complejas cosas como esta. Los semiconductores no funcionan apropiadamente en Nutella tampoco, así que actualmente esta es el mejor método para hacer una llamada de teléfono aquí.

Ella suavemente lo puso en la mesa.

—Por supuesto, eso es sólo si funciona bien.

Senpai sacó otra parte. Era un generador de energía alimentado a mano. Ella lo fijó a la mesa con una abrazadera e instaló el mango.

—Esta cabaña es llamada una base de relevo porque yace en el punto intermedio entre nuestra base de campamento y la base de campamento del Club de Exploración de la Preparatoria Hiyoshizaka.

—Ya veo. Pero cuando dices intermedio… ¿este sigue siendo el punto medio después venir hasta acá? Está muy, muy lejos.

—Es por eso que nuestro objetivo es hacer una estación de relevo para ondas de radio sobre la cuesta de esta montaña y finalmente hacer posible la comunicación entre las bases de campamentos.

—Ya veo~. Así que nuestra misión fue actuar como la Asociación de Inspección de Seguridad Eléctrica de Kansai♪.

—Más bien como NTT DoCoMo.

—¿Pero no está la Preparatoria Hiyo a sólo tres estaciones de Serian? No debería ser tan lejos, incluso si caminas hacía ahí.

—Eso es verdad en la Tierra. Pero a esta latitud sobre Nutella, la línea recta de distancia entre las ubicaciones es cambiada veinte veces más que en la Tierra.

—¿¡Veinte veces más!? Hiiii… Entonces otras escuelas deben estar incluso más lejos.

—Sí, están lejos… muy lejos.

Touya suspiró mientras ligeramente volteaba el mango el transceptor establecido y observaba su condición.

—El área de superficie de Nutella es también la misma de Júpiter, ¿sabes? Es veinte veces el tamaño de la Tierra. Esto estaba escrito en el panfleto, ¿recuerdas? De qué estás sorprendiéndote ahora…

—Espera, por favor alto, el orden de la magnitud está haciéndose demasiado grande y exagerándose, y está haciendo que mi cerebro se sobre caliente.

—No es una exageración.

De cualquier manera, Homura se sentía mareada por todo ello.

—Es maravilloso que este mundo es tan amplio y grande. Ahora, comencemos el experimento de comunicación mientras el papalote sigue estable.

Aunque dijo eso, Misasagi-senpai en sí era la más emocionada de los tres.

—Si funciona bien, deberíamos oír el beacon de la base de campamento de la Preparatoria Hiyoshizaka. Tienen el mismo dispositivo instalado allá también.

Ellos sacaron el cable antena de la estaca usada para mantener el papalote en su lugar y lo conectaron al transceptor dentro de la cabaña. El papalote parecía estar elevándose continuamente, pero no había forma de saber que pasaría en la tarde si el clima se volvía más violento.

Touya y Homura tomaron turnos para girar el generador.

Una vez que los tubos de vacío se calentaron, ruido pronto comenzó a escaparse del transceptor y el sonido de un beacon podía ser escuchado claramente.

Puu, pii, puu, pii, puu…

—Funcionó… Esto está proviniendo del campamento de la Preparatoria Hiyo, ¿cierto?

Touya se alejó de aferrarse al altavoz, y senpai asintió.

—Sí, no hay duda.

—Aunque, es una, especia de, sonido, tenebroso…

Homura jadeó mientras le daba vueltas al pesado mango.

—Habría sido, mejor con, algún trompeteo… Haaah.

Senpai sonrió irónicamente.

—El campamento ahí está inhabitado justo ahora ya que los miembros ya han regresado a la Tierra, así que esto es lo mejor que podemos hacer.

—¿Qué hacen con la electricidad mientras no están? —preguntó Touya. —¿Están usando una batería?

—Debería ser un generador de energía con agua. Las baterías de almacenamiento se deterioran muy rápido. Me gustaría que eventualmente hiciéramos una torre de antena y complementar nuestro lado con energía generada con aire también, pero…

—¡Ese es un, largo camino, por delante! ¡Muy bien, esas son cien vueltas! ¡Cambio!

Touya chasqueó su lengua y cambió lugares con Homura para el deber de generar energía.

—A este paso, ¿cuánto tomará hasta que podamos enviar siquiera un solo mensaje o email?

—Es cierto que tenemos un largo camino por delante. Tenemos que observar la condición del transceptor a continuación, así que por favor sigue esforzándote un poco más más, Touya-kun.

Mientras que senpai revisaba el procedimiento mirando el manual, Homura descansó sus hombros en la mesa con el transceptor y escuchó el frio e inorgánico beacon.

Repentinamente, ella escuchó una voz mezclada con el ruido del altavoz.

[…….cq…cq…]

—¿¡Senpai!? ¡Está hablando! ¡Puedo escuchar una voz!

—¿¡Qué!? ¡Cambia lugares conmigo!

—¡Eres muy ruidoso, Touya-kun! ¡Tú sigue dándole vueltas!

[…CQCQ. Aquí el Club de Exploración de la Preparatoria Hiyoshizaka. Por favor responda- CQCQ This is Japan Hiyoshizaka High’s Explorers…[1]]

La voz por el radio alternaba entre inglés y japonés mientras pedía una respuesta.

Definitivamente habían escuchado las palabras “Preparatoria Hiyoshizaka”.

[…Qué…¿no está funcionando…?]

La voz pasó a murmurar y quejarse.

Manipulando el transceptor, senpai le pasó a Homura el receptor del teléfono.

Aunque Homura trató de declinar con sus ojos, senpai se lo presionó con una sonrisa.

Rindiéndose, Homura aclaró su garganta y nerviosamente habló al micrófono.

—E-Este es el Club de Exploración de la Preparatoria Seiran. Cambio.

[¡Oh, funcionó, llegó la señal de radio!]

La persona en el otro extremo parecía estarle gritando a alguien detrás de ella.

Los ánimos de los otros miembros podrían ser escuchados débilmente por el altavoz.

Las mejillas de Homura se enrojecieron ligeramente mientras sentía como si estuviera presenciando un momento histórico.

[¡Qué lenta! ¡Eres muy lenta, Mayo! ¡Realmente nos dejaste esperando aquí!]

—S-sí. Soy una miembro del club nueva, Hinooka Homura.

[¡Ah, la chica que vino a mi concierto en vivo! ¡Ya veo, felicidades por unirte al club!]

—Muchas gracias- espera, con concierto quieres decir que eres… ¿¡Kamikoma-senpai!? ¿La que tocaba el saxofón?

[La única. Soy Kamikoma Sara, la presidenta del Club de Exploración de la Preparatoria Hiyoshizaka. ¡Espero trabajar bien contigo a partir de ahora!]

Esa voz ronca era indudablemente esa senpai de pequeña estatura quien había actuado en ese club de música en vivo con Kujou Orie.

Otras voces tratando de nombrarse podían ser escuchadas mientras se traslapaban por el altavoz, pero Kamikoma fervorosamente los alejó.

[Dije que se callaran y se quitaran, cielos, son unos- así que, jaja, basada en tus palabras, ¿Mayo lo mantuvo en secreto?]

Misasagi-senpai tomó el receptor de Homura.

—Esta es la primera misión de Hinooka.

[Ah, Mayo. Muy bien, ¿así que ustedes chicos de Prepa-Sei lograron llegar a salvo al campamento de relevo?]

—Sí. Touya-kun también está aquí.

Todavía sin relajar su mano sobre el mango, Touya movió su cabeza hacía el receptor mientras senpai se lo pasaba a él.

—¡Aquí Touya! Koma-senpai, ¿ustedes usan un generador de agua allá? Estamos usando fuerza humana aquí, ¿sabes? Es demasiado pesado.

El otro extremo estaba llenó con risas otra vez.

Homura y los demás también rieron irónicamente junto con ellos.

[Jajaja, sigue trabajando duro. Entonces, hasta que su preciado generador use toda su fuerza, ¿qué tal si hago una emisión sobre la historia del loco alboroto de Mayo en el club de música en vivo? Esto servirá como nuestra primera emisión conmemorativa-]

—¿¡K-Koma-chan!? No puedes hablar sobre eso, no puedes-

Aferrándose al transceptor, senpai mostró una expresión abierta y sin guardias que Touya y Homura nunca habían visto antes.

Ambas ahora estudiantes de tercer año, Kamikoma y Misasagi habían pasado su vida escolar mientras profundizaban sus relaciones amistosas entre sí como compañeras del Club de Exploración.

Se conocían por dos años desde que entraron a la preparatoria, o quizá incluso más que eso. Homura honestamente se sentía con envidia de ellas dos. Y entonces ella repentinamente recordó a Kujou-san. A pesar de que hubo muchas ocasiones, Homura todavía tenía que formar alguna clase de amistad con ella.

[Jajaja, bueno, dejaré de bromear… La verdad es que hay algo que debo decirles mientras la transmisión esté funcionando. ¿Algo anormal pasó por su lado?]

—…Sí.

Misasagi-senpai recontó brevemente la manada de bestias que Homura había encontrado anoche.

Sin embargo, ella no había mencionado el hecho de que una figura con forma humana estaba entre ellos.

[Ya veo… La verdad es que nosotros también escuchamos aullidos por aquí.]

Los ojos de Homura se ampliaron.

[También encontramos huellas correspondientes. De acuerdo a uno de nuestros chicos quien conoce de animales, aparentemente no le pertenecen a perros salvajes, sino a lobos. Y unos grandes aparte de todo.]

—¿Lobos…?

Senpai frunció el ceño, pero entonces se recompuso y continuó hablando.

—Así que extendieron su estadía aquí con el fin de esperarnos y decirnos eso. Gracias.

[Claro. Por ahora, está bien siempre y cuando estén todos bien. Rezaré por que regresen a salvo. Dependiendo en la situación, deberían también considerar hacer una retirada de emergencia.]

—Entendido. Gracias por compartir tu información.

Después de eso, las dos presidentas de club intercambiaron información sobre el clima. Había muchas veces cuando un mal cambio en el clima en el campamento Hiyoshizaka también se esparciría y ocurriría en el campamento Seiran.

[Entonces, regresaremos antes que ustedes. También le informaremos a Fujimori-sensei sobre esto.]

—Sí, por favor hazlo.

—¡A-ammm…! Acerca de lo que pasó anoche…

Homura repentinamente interfirió por detrás de senpai.

[-¿Qué sucede?]

Suponiendo hacía donde iban las palabras de Homura, Touya la reprendió fuertemente en voz baja.

—Déjalo pasar. Lo discutiremos después de que regresemos.

—Tampoco lo crees, ¿cierto, Touya-kun? ¿Piensas que estoy alucinando? Pero una manada de bestias realmente vino, ¿sabes?

—De cualquier manera no lo sé. Pero esto no es algo para anunciar tan ligeramente sin pruebas. Es como decir que viste alienígenas.

—Pero…

Sintiendo el cambio de atmósfera en el otro extremo, Kamikoma también parecía confundida.

[…¿Mayo?]

Después de hundirse en pensamiento mientras agarraba el receptor, Misasagi-senpai finalmente se lo propuso y abrió su boca.

—La verdad es que-

[…]

Un humano se pudo ver entre la manada.

Misasagi-senpai repitió las palabras de Homura a Kamikoma.

Los anteriormente animados miembros del club de Hiyoshizaka quienes estaban escuchando por detrás también guardaron silencio. Nadie se río.

Habiendo esperado al menos ánimos burlones si no es que palabras de elogios, Homura se sintió completamente decepcionada al anticlímax.

[-Si eso es verdad, es nuestro primer contacto con un Nutelleano.]

Kamikoma se esforzó para responder calmadamente.

[Mayo, lo entiendes, ¿cierto?]

—…Sí.

Después de observar la expresión deprimida de senpai desde un costado, Homura se dio cuenta que había pasado de la raya.

Senpai le devolvió el receptor a Homura.

[Hinooka-san- no, ¿está bien si te llamo Homura? Lo explicaré de una manera que sea fácil de entender. Esto es realmente malo. Noticias sobre esto no sólo se contendrá en nuestro país. Esta es información que personas auto proclamadas buenas y malas por igual por todo el mundo querrán arrancarte de tu garganta sólo para tenerlo en sus manos. Incluso si es verdad, esto es algo que sólo deberías decirle a personas en las que confías. Esto por supuesto también tiene que ver con el acuerdo de confidencialidad para los miembros del Club de Exploración, pero tampoco le puedes decir a tu familia.]

—¿Incluso mi familia?

[Sí, es mejor no arrastrarlos en esto. Tampoco pienso que deberías decirle a Fujimori-sensei aún, pero… Bueno, esa es sólo mi opinión. Deberías discutirlo con tu presidenta del club. Por supuesto, no diremos nada tampoco. Es una promesa.]

—Sí… Muchas gracias.

[Bueno, no te preocupes muchos. Sólo asegúrate de ser cuidadosa. Podría haber sido inesperadamente una bruja lo que viste.]

—¿U-una bruja?

[Sí. Una bruja.]

 

Habiendo completado su misión, Homura y los demás comenzaron su viaje de regreso.

Dejaron el campamento de relevo y se dirigieron hacía el viejo castillo de campamento base.

El sol se había elevado por completo en el cielo y el clima sobre la cuesta de la montaña estaba un poco más despejado que ayer. La velocidad de las nubes de baja altura pasando por el cielo era refrescante también… era perfecto para un picnic.

Aunque la atmósfera entre ellos no era melancólica, Homura se sintió preocupada por la falta de palabras entre ellos.

—Amm… Lo siento mucho por entrometerme y hablar sin permiso hace rato.

Ella colgó su cabeza avergonzadamente mientras caminaba al lado de senpai por la gentil pendiente.

Senpai negó con su cabeza ligeramente.

—Está bien. Era un asunto que habría sido difícil para mí manejarlo por mi cuenta. Al final, en realidad me sentí aliviada de lo que lo compartiste con Kamikoma-san. Soy yo quien debería disculparse por fracasar en actuar como una presidenta del club apropiada. En un momento tan crucial, yo estaba…

—No, no pienso en ello en absoluto. Senpai, tú, amm…

—…

Ella también intentó disculparse con Touya quien estaba caminando un poco más adelante, pero él permaneció en silencio.

—Sería mejor si simplemente hubiera cometido un error con lo que vi, ¿cierto? Todos estarían más felices de esa manera, ¿cierto? Ajaja…

—…

Senpai hizo una expresión liada y fracasó en responder.

—Aunque creo que deberíamos investigarlo proactivamente, —murmuró Touya.

—¡Espera, ¿simplemente con quién te estás aliando?!

Touya se volteó con una expresión seria.

—Tú los viste, ¿cierto? ¿Lograste cortarlos con un cuchillo?

—Sí… debería haberlo hecho.

—Si eso es verdad, es realmente asombroso. No sabemos quiénes son, pero este descubrimiento es mucho más significante que investigar por cementerios. Porque en realidad están vivos.

—¿Verdad? ¿¡Verdad!?

—¿Eran macho o hembra? ¿Estaba usando ropas?

—…¿Eh? ¿Ropas?

Cuando ella trató de recordar, el miedo perforante regresó a su pecho.

En ese entonces, la fogata del campamente se había extinguido, pero las noches en Nutella eran más brillosas que en la Tierra.

—Creo que estaba vistiendo ropas… probablemente. No recuerdo el diseño, pero… estaba usando algo como un brazalete.

—Entonces no era sólo uno parte de los monos.

Homura fue desconcertada en sorpresa.

—Ah… Ah~, no consideré que pudiera haber sido un mono en ese entonces… Un mono, eh…

—Oye, oye, ¿en serio? Bueno, es verdad que perros de montaña y monos no parecen formar manadas. Pero no podemos decir nada por seguro sobre este planeta. Bueno, me sorprendí más por tus agallas al repentinamente acuchillar a un oponente desconocido.

—Ya estoy reflexionando en qué tan peligroso fue eso.

Touya dudosamente se encogió de hombros, y entonces se dio la vuelta hacía senpai.

—Hablando de ello, ¿qué era esa platica sobre una bruja?

Homura también estaba interesada en la palabra que Kamikoma había mencionado al final de la transmisión.

Senpai asintió.

—La “Bruja” es como una historia de fantasmas pasada entre en los miembros del club de Exploración. Cuando algo misterioso pasa, frecuentemente decimos que fue hecho por una bruja del bosque. Por supuesto, nadie en realidad ha visto la bruja.

—¿Una superstición entre el Club de Exploración? ¿A qué clase de misteriosos eventos te refieres por ejemplo?

—Todas son cosas tontas e infantiles, pero déjenme ver…

Mientras caminaban, senpai habló sobre las creencias supersticiosas respecto a la bruja mencionada en el Club de Exploración.

Los ejemplos incluían un inimaginablemente enorme pez nadando contra presas naturales hechas de trozos de madera y rocas, marcas de rasguños que lucían justo como letras encontradas en los troncos de los árboles, estrellas fugaces tan brillantes que iluminaban el cielo nocturno dejando atrás rastros de vapor de extraña forma después de que pasaban…

—Se dice que cuando encuentras a la bruja y te hace señas, no serás capaz de regresar, así que asegúrense de ser cuidadosos, Touya-kun, Hinooka-san.

—Ajaja, claro, seré cuidadosa.

—Aquellos que ven la bruja nunca regresan… ¿en serio? Si eso fuera verdad, esa clase de rumor no se esparciría en primer lugar.

—Es justamente cierto… —Misasagi-senpai estuvo de acuerdo. —Pero, si realmente es una bruja, me gustaría conocerla.

—…

—¡Sí, yo también! ¡Me gustaría preguntarle el truco detrás de la magia de fuego! Ah, pero sería un problema si no fuera capaz de regresar, ¿eh?

—Sólo deberías quedarte en magia de humo. Úsalo para humear el pescado o la carne.

—¿Qué dijiste?

Homura estaba aliviada por la vista de la gentil sonrisa de senpai, pero eso era precisamente el por qué ella estaba preocupada por el rostro serio de Touya que algunas veces mostraba cuando él veía a senpai.

 

Justo como senpai había dicho esta mañana, caminaron de regreso mientras cruzaban los bancos de arena del rio varias veces y evitaban lugares donde los lobos parecían aparecer frecuentemente como en el campamento anoche y donde habría sido difícil huir si pasaba algo peor.

Era gradual, pero Homura se llegó a acostumbrar al paisaje de Nutella también.

Aunque era difícil de ponerlo en palabras, era como si ella pudiera sentir una ligera calidez humana en partes del paisaje los cuales parecían completamente naturales e intactos.

Estaban caminando por un camino esbelto en el que sólo miembros del Club de Exploración deberían haber pasado.

Sin embargo, las rocas más grandes a lo largo del revestimiento de roca brusco estaban divididas en dos como si hubieran sido cortadas por un hacha gigante, alineándose en un camino y creando un camino hundido natural.

Las flores que florecían como si decorara un lugar particularmente impresionante lucían como vestigios de alguien hubiera sido enterrado ahí en busca de comodidad.

En el pasado lejano, alguien había caminado por esta cresta y descansó su cuerpo mientras veía este mismo paisaje- tal vez era sólo una ilusión de su parte, pero pensar de esa manera era maravilloso.

Homura sólo había pensado en montañas como inconvenientes y desagradables lugares sin recepción de celular… Para ella sentir calidez humana en ellas habría sido algo que le habría sido imposible hasta ahora.

 

Una vez que estuvieron cerca de la entrada al valle conduciendo a la base del campamento, los tres tomaron un último descanso.

Su viaje de vuelta había ido bien, y habían logrado regresar así de lejos mientras todavía quedaba algo de tiempo hasta el anochecer.

Los tres se sentaron juntos sobre un árbol grande caído.

Mientras senpai y Touya conversaban, Homura distraídamente recordó los eventos esos dos últimos días, causando que inadvertidamente gimiera y enterrara su cara en sus manos.

Ella siguió hundiéndose hasta que su cara se pegó a sus rodillas.

—¿Qué sucede?

—Es tan vergonzoso… Cometí errores una y otra vez. Causando problemas para todos. A pesar de que se supone que fuera mi primera misión y debut como parte del Club de Exploración. Si esto fuera un examen, estaría obteniendo marcas negativas…

—Sí. Estarías tomando clases suplementarias en el edificio del club.

—Pero dijiste que el Club de Exploración estaba exento de clases suplementarias, —Homura gimoteó.

Clases suplementarias son necesarias. Sólo estás exenta de exámenes suplementarios, Homura-san[2].

Mientras que Homura y Touya ruidosamente argumentaban sobre lo que se había y no se había dicho, senpai murmuró con un suspiro.

—El corazón de una prímula, conoce la estación del año, y espera por la primavera.

—…?

Homura miró a Misasagi-senpai en sorpresa.

—Es el lema transmitido en mi familia. Todos pasan por momentos difíciles. Así que anímate.

—Lema…

—Sí, el lema de mi familia, —senpai respondió asintiendo con la cabeza.

Homura abrió sus ojos ampliamente en sorpresa por una frase que sólo había escuchado en series de TV antes.

—La familia Misasagi fue originalmente samurái quienes recibían un estipendio de 500 koku de arroz, pero entonces pasó por la amarga experiencia de ser revocados una vez. La familia pasó por momentos difíciles, pero después fue revivida como comerciantes.

—Los ancestros de senpai…

—Flores que florecen debajo de la nieve no son vistas por nadie. Pero cuando la primavera eventualmente llega, la nieve se derrite. Nunca habrá un tiempo donde no llegue la primavera. Incluso si las cosas que haces o logras no les va bien, es un desperdicio dejar que tu corazón se marchite también.

Debajo de los oscuros árboles, senpai miró a una pequeña flor que era iluminada por un rayo de luz asomándose entre las ramas y hojas.

—No hay necesidad de apresurarse. Homura, san, tus puntos buenos no perderán su brillo no importa el tiempo. Tú eres una flor que florece debajo de la nieve.

Homura asintió con una conducta conmovida.

—Así que soy lo mejor permaneciendo como soy, es a lo que te refieres, ¿cierto?

—¿No eso está mal? No lo interpretes convenientemente.

—…Tal vez deberías entrenar tu cuerpo un poco al menos.

Senpai sonrió irónicamente mientras los ojos de Homura brillaban emocionados.

 

Después de enlazar brazos y formar un círculo juntos en la base del viejo castillo, Homura y los demás lograron regresar a salvo a casa desde Nutella con el poder del Anillo Transportador.

Cuando repentinamente aparecieron en el cuarto de transportación, Fujimori estaba ahí para saludarlos como si hubiera esperado por ellos.

—¡Muy bien, chicos, buen trabajo allá! ¡Bien hecho al regresar!

Usando un control remoto, ella detuvo las luces parpadeantes que señalaban una intrusión en el cuarto de transportación- en otras palabras, el regreso de los miembros del Club de Exploración.

—Escuché sobre los lobos de Koma. Pasaron por muchas cosas, chicos, pero no se vayan a dormir mañana en clase.

—…¿No es tarde para no ser contada como miembro de este club?

—Esa es nuestra postura oficial. Es el cebo para atraer nuevos miembros del club.

—¿En serio…? Aunque parece que te has quedado profundamente dormida, sensei.

Touya evaluó con indiferencia a Fujimori, quién tenía un terrible cabello de almohada y huellas visibles parecidas a los patrones de un colchón sobre su mejilla, pero ella sólo de forma segura alzó su pecho en orgullo.

—…¿Estás bien, Hinooka? ¿Estás sufriendo de mareos por el transporte?

Mientras senpai la apoyaba, Homura negó con su cabeza con una mirada distraída.

—No me siento tan mal… Es sólo que fui golpeada por cansancio y somnolencia en el instante que regresamos… Siento que pasé por todo un día sin dormir. Sensei, ¿contactaste a nuestras casas?

—Aunque sólo les dije que la fiesta de bienvenida se alargó.

—Esa es realmente una mentira descarada, ¿no?

—No es una mentira. Realmente te dimos la bienvenida, ¿no? ¡Mantén el acuerdo de confidencialidad!

En el vestuario, Homura lentamente se lavó la cabeza varias veces y de alguna manera logró cambiarse en su uniforme escolar con la ayuda de senpai.

Justo cuando estaba a punto de irse, Homura se detuvo por la sala de espera y se sorprendió cuando vio el reloj en el muro.

La primera misión de Homura. Su estadía en Nutella había acumulado treinta y seis horas. Eso fue- sólo seis horas en tiempo de la Tierra. Todavía era la tarde del día en que ella se había transportado a Nutella.

Continuará.

FIN

 

1 En raw original- realmente cambia a hablar inglés Kamikoma.
2 Al parecer, el narrador dice esto, y no alguno de los personajes.
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: