Capítulo 18

—Esto no es bueno.

—Estamos perdidos. Por completo.

A la mañana siguiente.

Afortunadamente, la lluvia se detuvo, pero los dos habían estado vagando por pastizales pantanosos por muchas horas. Habían perdido más tiempo preciado aquí que en otro lugar. Justo cuando pensaron que se habían deshecho de la desolada zona rocosa con su nieve aún presente, ellos encontraron una extensión de humedales más allá de ello.

Ya no podían ver algo como un camino. Aunque su resistencia se había recuperado después de una noche de sueño, la impaciencia se llenó de primer plano en sus mentes. Los dos buscaron un camino en ese lugar mientras vadeaban hasta la rodilla en el lodo.

El paisaje, una mezcla de lodo negro y praderas absorbentes, no parecía como un terreno que le gustaría a los lobos, en lo absoluto.

Mientras rápidamente se cansaba de tener sus piernas atrapadas por plantas acuáticas, siendo empapada en lodo y congelarse al ver una salamandra del tamaño de un perro grande, Homura gruñó en voz alta.

—¿No se supone que había un lago en la zona inexplorada?

Touya respondió mientras que al caminar media la profundidad del agua con un palo.

—Llamar a estos pastizales tan extensos como el ojo puede ver un lago. La información de Mori-chan realmente lánguida.

—…Muy bien, trata de decir algo un poco más divertido, al menos.

Homura siguió detrás de Touya mientras cuidadosamente vadeaba sus piernas a través del pantano.

Después de tropezar y caer de cara una vez, ella se resignó y tomó un palo para ayudarla.

—Ah, incluso si dices eso, me estoy sintiendo realmente inundado justo ahora.

—Si Tsuyu estuviera aquí, ella te golpearía.

—Qué crítica tan dura.

Touya algunas veces se detuvo y escribió notas en el mapa, pero él no tenía experiencia con el mapa, por lo que él estaba haciéndolo basado en su mayoría en conjetura. Incluso si él tuviera un campo amplio de visión, no había ningún lugar alto con una vista amplia en los humedales, y los pequeños árboles para aves que estaban por la zona hacía difícil tener una vista sin obstrucciones.

Mientras tanto, Homura sacó una cámara análoga, el objeto con la mayor experiencia y pesadez entre sus pertenencias a la mano, y tomó fotos de los alrededores del paisaje. Su plan era capturar el Bagel en el cielo y las montañas distintivas con el mismo ángulo y usar las fotos como material para ayudar a deducir el terreno de aquí.

Sin embargo, eso sólo duró hasta que la niebla comenzará a envolver la zona.

Una parvada de aves de agua al lado de Homura y Touya sobre la superficie del agua junto con sus jóvenes crías. Era una vista que parecía cambiar completamente su sensación de impaciencia.

Homura no pudo evitar sentirse irritada por sus zapatos sumergidos y la frialdad del agua descongelada de nieve la cuál entumecía sus dedos.

—Quiero ir a un resort spa y comer dulces…

—Ese sí que es un escape de la realidad.

—Leche con café en las aguas termales de Benten también estaría genial…

—No, Benten son unos baños públicos. ¿Qué tal si limpias tu rostro? Está oscurecida.

Touya levantó su cantimplora, la cual iluminó a Homura.

—¿Está bien…? ¿No es esta nuestra preciada agua para beber?

—El agua de por aquí parece bastante limpia. Probablemente hay una fuente de agua de manantial cerca.

—Aunque está bastante lodoso en cambio.

—Eso es por la lluvia. Se limpiará después de un rato, y podemos usar filtros de agua también. Incluso el agua en esta cantimplora proviene del río que pasamos ayer.

—En ese caso, puedo esperar un poco más hasta que encontremos algo de agua.

Touya asintió estando de acuerdo.

Mientras avanzaban más en los bosques para encontrar mejor terreno para pisar, mientras evitaban los lugares donde el pantano se volvía más profundo, eventualmente perdieron su camino en las profundidades de los humedales.

Después de regresar un poco y cambiar su camino varias veces, los dos llegaron a vararse en algo como una península que sobresalía del pantano.

Agua de hielo descongelado gentilmente fluía a través del campo de agua que no calificaba como un rio o un lago. La profundidad del pantano excedía los dos metros por todas partes, haciendo imposible el tener buen apoyo al pisar.

Mientras vigilaban la superficie del agua y las cañas que se balanceaban en ella, los dos se detuvieron, estupefactos y sin palabras.

—…

Finalmente aceptaron la conclusión que habían estado tratando de evitar; el hecho de que, como lo esperaban, probablemente los lobos habían tomado un desvío amplio alrededor de los humedales para llegar al otro lado.

Incluso para lobos, no debería haber sido fácil el marchar a través de la fría lluvia por la noche. Los animales usualmente se detenían durante el mal clima, y más cuando llevaban a alguien herido como senpai. Touya había esperado desesperadamente de que pudieran alcanzarlos si encontraban, de alguna manera, cualquier rastro de donde acamparon, pero…

Sin más opciones, Touya apretó sus dientes por la frustración que se aumentaba dentro de él.

—¿Esto es lo más lejos que llegaremos…?

Touya apretó un tallo de caña y dejó caer su cabeza.

—Maldición… ¿voy a fracasar en hacer algo de nuevo…?

Lágrimas abatidas se juntaron en las esquinas de sus ojos.

Las ondulaciones brillantes que hicieron sobre el agua se esparcieron en la distancia y se desvanecieron en la niebla.

Homura sólo podía observar dolorosamente la espalda de Touya sobre la orilla mientras era aplastada por su propio sentido de impotencia.

—…

Touya metió su palo en el agua y comenzó a buscar un camino de nuevo, testarudamente no deseando rendirse.

Sin embargo…

—Hyah, uu, wah, wah.

Él escuchó la voz frenética de Homura por detrás.

—¡T-T-Touya-saaan!

—¿Qué pasa? Un ornitorrinco rosado apareció está vez— ¡uuwah!

Cuando él se volteó en la dirección de la voz de desgracia de Homura, Touya casi se cayó por la impresión.

Homura, quien había pisado ligeramente sobre una masa de cañas, y ahora estaba siendo llevada por la orilla de la península.

—¿¡Qué demonios estás haciendo!?

—Me estaba preguntando qué gritar cuando comenzara a irme a la deriva…

—¡Gritar por ayuda, obviamente!

—A…Ayuda… ¿T-tienes una soga?

La ramita que debería haber estado en su mano, ahora estaba flotando sobre el agua y alejándose de ella a la deriva.

—Touya-ku… ¡Hiiii…!

Mientras seguía a Homura con sus ojos, Touya buscó a través de su mochila y se dirigió al extremo de la poca isla en la que estaba parado.

—Esto es realmente malo… No lo lograré a tiempo.

Incapaz de encontrar inmediatamente algo que usar en lugar de una boya, él no tenía más opción que atar su herramienta multi-usos en el extremo de su soga y entonces lo lanzó con toda su fuerza.

Sin embargo, el extremo de la soga golpeó el agua a una distancia lejana de la masa flotante de caña y comenzó a hundirse.

La soga estaba lejos del alcance de Homura, incluso si ella estiraba su brazo y dedos.

—¡No puedo alcanzarlo!

—Maldición, esto no es bueno, eh… ¡Escucha, Hinooka! ¡Quédate ahí!

Gritando eso, Touya tiró su equipaje en la orilla y saltó en el enorme río del pantano.

Mientras se agarraba de la inestable masa flotante de caña, Homura intentó mirar en el agua.

El rostro de Touya brevemente emergió, pero repentinamente desapareció de su vista durante el breve tiempo cuando la masa flotante de cañas giró mientras se movía.

—¿Touya-kun…? …¿¡Touya-kun!?

Ella apresuradamente giró su cabeza y buscó a su compañero, quien no mostraba señales de emerger.

—No puede ser… No… ¡Touya-kuuuuuuuuuuuun!

Homura gritó con una voz temblorosa mientras se inclinaba hacía adelante para mirar el agua.

—Yaaa….

Las raíces de la masa flotante de cañas de la que se estaba agarrando se zafaron, causando que Homura se hundiera de cabeza en el agua.

Las fuertes corrientes, las cuales actuaban como las arterias de los humedales, jalaron el cuerpo de Homura y trataron de arrastrarla.

El frío del agua hizo a su pecho apretarse y rápidamente robó la libertad de movimiento de sus extremidades.

Homura se aferró con su propio cabello, el cual se atoró en su cara, y desesperadamente trató de buscar la superficie del agua pues donde estaba no podía saberlo—

Y entonces, ella sintió brazos envueltos en su espalda.

Ella sintió el retroceso de la persona quien sostuvo su pataleó del suelo en el fondo del agua, y el rostro de ella rápidamente llegó a la superficie.

—¡Idiota, no saltes!

—*Toser*- pero…

Mientras Touya la apoyaba desde atrás, Homura rápidamente se hundió en el agua y pateó el fondo hacía la superficie, hasta que finalmente lograron alcanzar la masa flotante de cañas.

Touya ayudó a Homura a subirse en la masa flotante, y entonces él se colgó de las raíces de las cañas en el agua.

Mientras goteaba agua de su cuerpo y respiraba fuertemente, Homura se levantó y le estiró una mano a Touya.

—Touya-kun, ven.

Touya tomó su mano y trató de subir en la masa flotante, pero entonces él se puso rígido y se detuvo.

Cuando él puso su peso sobre ello, la masa flotante de cañas comenzó a hundirse. Homura fue sorprendida cuando ella vio el agua repentinamente elevarse hasta sus rodillas de nuevo.

—Esto no es bueno. Lo moveré hacía la orilla así.

Mientras hablaba y levantaba sus hombros fuera del agua, los labios de Touya se estaban poniendo increíblemente azules.

Empapada y temblando, Homura negó con su cabeza.

—No, es demasiado frío en el agua. Morirás.

—No moriré. ¿Podrías tomar esto por mí al menos…?

Touya hundió sus brazos en el agua de nuevo y sacó sus armas especializadas.

—¿¡Tus espadas!? ¿¡Los mantuviste contigo!?

—Por supuesto. Aunque lo cierto es que son pesadas. No fui capaz de nadar bien por ellas.

Touya sonrió juguetonamente.

—¿Eres un estúpido? Realmente eres un fanático de las espadas-

—Cállate.

Sonriendo mientras lloraba, Homura tomó las espadas de Touya y después apretó los dedos helados de él.

La masa flotante de caña fluyendo por el agua a un paso fijo. La orilla en la que originalmente habían estado se hizo más y más pequeña a la distancia mientras la niebla la rodeaba.

—Tu equipaje…

—Tendremos que rendirnos de comidas calientes. La tuya es todo lo que nos queda.

Touya apuntó a la mochila de Homura yaciendo a un lado de las empapadas largas espadas junto a su pierna. Además de su cámara, sólo había una bolsa de dormir y lo más verdaderamente esencial dentro de la mochila. Ni siquiera tenían el mapa ya.

—Actuaré como un motor y lo empujaré, así que tú lo dirigirás hacía la orilla.

Aunque la voz de Touya tembló, él aun así habló tan brillantemente como podía.

—Sí.

Homura se levantó a medias sobre la masa flotante de caña.

No importaba qué tan duro mirara alrededor, las únicas cosas que ella podía ver eran la niebla y los racimos de caña emergiendo del agua; el banco de la orilla no se podía ver por ningún lado. Ella no pudo ver ni siquiera encima de esa enorme masa de cañas.

La temperatura corporal de Touya se estaba drenando mientras ella dudaba. La temperatura del agua ni siquiera estaba a 10 grados Celsius. Era tan fría como una mañana de invierno.

—Por mientras, ¿hacia dónde?

—…Ah….¿P-por ahí?

—Muy bien. Sígueme apuntando direcciones así.

Justo como si estuviera usando una tabla para surfear, Touya comenzó a patalear vigorosamente sus piernas.

La masa flotante de cañas gradualmente se desvió de la principal corriente del arroyo.

Mientras sentía que su pecho iba a estallarle por la ansiedad, Homura desesperadamente continuó buscando la orilla.

—…Oye, ¿no había una escena como esta en una película…? La de ese barco de pasajeros lujoso.

—Jaja… ¿Estás tratando de matarme…? *Toser*… *toser*…

Homura mordió su labio por el sonido de la respiración ahogada de Touya.

Forjada por la impaciencia, ella sólo podía maldecir el tiempo fluyendo calmadamente. Ella apretó su amuleto empapado.

Después de patalear e ir a la deriva sin rumbo en el agua así por más de diez minutos—

Homura sintió un extraño desconcierto en su pecho que era diferente de su sensación de impaciencia.

Ella volteó su cabeza como si fuera guiada por algo, y ella sintió como si hubiera visto una pequeña orilla iluminada por el sol en medio de la niebla.

—…

Podría haber sido una ilusión. Pero Homura inmediatamente siguió sus instintos.

—¡Touya-kun, por ahí! ¡Gira a la izquierda, hacía las 10 en punto!

—…Dijiste que a la derecha hace un minuto.

—¡Sólo hazlo!

Cambiaron de rumbo y continuaron.

Mientras tanto, la masa de caña comenzaba a perder su flotabilidad y gradualmente comenzó a hundirse en el agua.

Eventualmente, la niebla se despejó, y la orilla apareció débilmente enfrente de ellos.

Lo que Homura pensó que era los rayos del sol era en realidad flores amarillas brotando por la orilla.

—La orilla… ¡Es una orilla, Touya-kun!

—…

La débil conciencia de Touya no respondió, con sólo el sonido de sus débiles pataleos siendo escuchados.

Homura levantó las largas espadas de él y las clavó en el agua, y ella desesperadamente comenzó a remar como si estuviera en una balsa.

—…Oye, no uses mi arma como un remo.

—¡Cállate!

Gracias al vigoroso remar de Homura, la inestable masa de caña comenzó a colapsar incluso más.

Touya reunió lo último de su fuerza y lo puso en sus piernas también.

—¡Nos estamos hundiendo! Rema… ¡Rema!

Justo cuando la masa flotante de cañas se partió y Homura y Touya fueron arrojados al agua de nuevo, ellos ya estaban a una distancia caminable de la orilla.

—¡Lo logramos! ¡Es la orilla! ¡Es tierra solida!

—…

La voz de Touya era demasiado ronca para formar una respuesta apropiada.

Prestándole un hombro a Touya mientras yacía ahí pálido como un fantasma, Homura lo cargó al revestimiento de rocas más allá de la orilla y lo sentó. Ella reunió hojas secas para usarlas en lugar de una toalla y las metió debajo de las ropas de él para succionar el agua. Ella sacó su bolsa de dormir de su mochila, la cual apenas evitó ser sumergida en el agua, y la puso en los hombros de Touya para envolverlo.

—Resiste, Touya-kun. Voy a prender una fogata ahora mismo.

—…¿Vas a usar magia de humo…?

—¡Muere! ¡Congélate hasta la muerte!

Después de que ella usara sus cerillos de emergencia sin dudar para prender una fogata, Touya comenzó a temblar de nuevo.

Después de eso, Homura pudo finalmente sentarse frente al fuego también y levantó sus manos hacía el, y ella podía saber ahora qué tanto había estado helado su cuerpo.

Ella se quitó sus zapatos y calcetines para quedar descalza, y los secó enfrente de la fogata.

Mientras miraba las flores amarillas, Touya murmuró;

—He visto estas flores antes… Pero no creo que encajen en tales humedales altas, si recuerdo bien…

—…Ahora que lo mencionas…

Homura también inclinó su cabeza confundida.

—¿No son estas flores las que crecen en campos de arroz?

—Sí, así es. Esa clase de flores las puedes ver en campos no arados.

Touya bajó la bolsa de dormir a su lado y se levantó, mirando cuidadosamente el revestimiento de rocas en las que se había sentado.

—Esta es una pared de piedra.

—¿Eh?

—¿Una carretera…? No, ¿los restos de un campo cultivado?

No era sólo un revestimiento de roca natural. Las piedras alineadas estaban cayéndose y estaban cubiertas en musgo, pero definitivamente era algo montado por manos humanas.

Homura y Touya estaban parados en un extremo de la pared de piedra que circulaba la orilla.

Homura inspeccionó sus alrededores mientras estaba de pie descalza sobre la piedra.

—…Mumu…

Mientras la niebla gradualmente se aligeraba, ella vislumbró la línea blanca de la pared de piedra en medio del matorral de flores amarillas floreciendo.

—¿Qué tal luce?

—Parece continuar hasta el otro lado.

—Bingo, eh- Ah-ah-, ¡achu!

Después de secarse lo suficiente, los dos empacaron ahora la disminución de su equipaje y se fueron de la orilla.

A diferente de su previa búsqueda vaga, los restos de la pared de piedra claramente les mostraban una dirección a la cual viajar.

Ellos recuperaron confianza en sus pasos.

Los dos ni siquiera necesitaban mencionar en voz alta entre ellos la probabilidad de que claros restos de civilización implícitamente podrían conducirlos a la guarida de esa chica con los lobos, a una comunidad de Nutelianos.

Sus alrededores continuaron consistiendo en los humedales, pero los árboles comenzaron a resaltar más y más mientras seguían la pared de piedra. La pared de piedra y las raíces de los árboles parecían mantener cuidado el suelo del campo.

El cielo se despejó y la temperatura gradualmente se elevó, haciéndoles posible ver mejor sus alrededores.

Los rayos del sol iluminaron una orilla de verde vibrante y aglomeraciones de niebla flotaban sobre la tierra como pequeñas nubes, la misma clase de escena que Homura querría poner como su imagen de fondo en su celular.

—Hace poco fue realmente peligroso.

Homura dijo eso mientras tocaba el hombro de Touya en frente de ella, y Touya asintió.

—…No mencionaste hacer una retirada de emergencia, —añadió Homura.

—Sí. Perdón por forzarte a esto.

Homura negó con su cabeza.

—Estoy muy bien y animada ahora. Todo fue por qué metí la pata en primer lugar.

—No te preocupes. Como Mori-chan diría, todo estuvo bien al final.

—Aunque mi estómago tiene hambre ahora.

—¿Por qué no me sorprende?

Mientras Touya reía, Homura pregunto algo más en una actitud un poco más mansa.

—…¿Qué habrías hecho si hubiera dicho que deberíamos hacer una retirada de emergencia justo en ese momento?

—Jaja, ¿otro habría? Lo siento, pero me habría negado.

—Eso pensé.

—No puedo regresar sin tener pistas del paradero de senpai.

Homura se sentía de la misma manera.

Sin embargo, en el peor de los casos, Touya probablemente hubiera hecho que Homura regresara por su cuenta.

Incluso si el no hacía eso, virtualmente no tenían más comida. Los pocos dulces que les quedaban habían sido divididos entre ellos y comidos durante su anterior descanso.

Touya, quien ahora estaba ligeramente equipado sin su equipaje, no mostró signos de impórtale y caminó casualmente en frente de Homura.

Repentinamente comenzó a hablar mientras miraba hacia adelante.

—Tenías razón. Me enamoré de senpai a la primera vista.

—¿Eh?

Era un tema que Touya había dicho que contaría cuando los tres regresaran a la Tierra, en la tienda la otra noche.

—Instintivamente sentí que senpai era especial. Es así de simple. Esa es la clase de chico que soy.

—…¿Fue en la ceremonia de ingreso de la escuela?

—Un poco antes de eso. Fue durante el otoño del año pasado. Cuando fui a Seiran en una visita escolar, conocí a senpai por primera vez mientras ayudaba a la presidenta del consejo estudiantil Rokujizou, y actuó como una guía para nosotros.

—Hmm.

Homura trotó un poco para caminar al lado de Touya.

—El examen de ingreso de Seian fue un poco difícil académicamente, aunque entré a salvo gracias a mi recomendación deportiva que recibí. Cuando visité la escuela, no me gustó la atmósfera del Club de Kendo de Seiran y no estaba muy interesado en entrar a Seiran. Pensé que estaría bien si iba a otra escuela.

—¿Pero te decidiste por Seiran…?

—Estaba interesado en senpai.

—¿Eso es todo? ¿Esa es la razón por la que rechazaste tu recomendación y te saliste del camino para pasar el examen de ingreso con tu propia habilidad?

—Estás muy bien informada.

Era verdad, él no podía usar la recomendación deportiva para entrar y no se unió a ningún club de deportes.

—…Senpai todavía estaba en su segundo año y aún no era la presidenta del club, ¿cierto? ¿Cómo era en ese entonces?

—Déjame ver… ella era un poco…no, completamente no estaba acostumbrada a actuar como guía. Sabes cómo es normalmente, ¿cierto? Pero aun así ella explicó las cosas entusiasmada. Ella incluso explicó apasionadamente los detalles del Club de Kendo, al cual vi desinteresadamente, como si fuera su propio club. Podía saber que ella realmente amaba esta escuela. Todos los demás que vinieron de visita conmigo probablemente pensaron lo mismo.

—Ya veo… Sólo fui a la escuela la primera vez en el día del examen de ingreso.

—Así que saltaste sin prepárate antes, ¿eh? Es muy típico de ti, Hinooka.

—Grrr. Como sea, ¿qué pasó después?

—…Así pues, busqué y encontré a senpai una vez más antes de irnos, y le pregunté en qué club estaba ella.

—Qué indecente.

—Kh… No podía evitarlo, estaba interesado en ella.

El rostro de Touya se nubló.

—Por supuesto, ella era una miembro del Club de Exploración. Pero en ese entonces, ella no nos guío al edificio del club. Porque aparentemente, el club en sí podría haber suspendido sus actividades el siguiente año.

—Eh, ¿podría haber? ¿¡Quieres decir que el club realmente estaba en peligro de ser disuelto!?

—No disuelto, suspendido. Una pausa temporal en las actividades. Como si pudiera ser tan fácilmente disuelto con tal enorme edificio y tanto equipo. Sin embargo, ya que sólo había un miembro del club, el Club de Exploración no podía permanecer activo.

Homura asintió comprendiéndolo.

Homura dolorosamente ya había llegado a comprender la dificultad de investigar este enorme planeta sola; y el peligro de abrumadora soledad con lo que convenía.

—…Así que, que Inari-senpai se saltara el club y la escuela fue…

Touya asintió al murmuró de Homura.

—Senpai me contó eso, incluso si ella terminaba siendo la única miembro, ella sería transferida al Club de Exploración de Koma-senpai en la Preparatoria Hiyoshizaka y continuaría desde ahí.

Homura estaba atónita.

—¿No eso es… básicamente una toma de control? ¿Así de malo estaba?

—Sí. No podía soportar eso. Incluso si ella estaba con Koma-senpai y sus amigos, habría sido demasiado solitario.

Las mejillas de Touya se pusieron rojas un poco.

—…Así que, en el calor del momento, dije que me uniría al Club de Exploración.

Ese momento fue el instante en él que fácilmente se rindió de practicar kendo en la preparatoria.

Senpai y Touya realmente eran iguales en ese aspecto.

Homura no podía evitar ser impactada por la fuerza de sus voluntades.

Como alguien que se inscribió en la escuela por casualidad y se unió al Club de Exploración meramente porque ella fue reconocida, Homura no tenía palabras con las cuales contestar.

—Así que… ¿qué dijo senpai?

—Ella dijo, “te estaré esperando”.

Los ojos de Touya eran gentiles mientras miraba hacia abajo recordando.

—Eso te hizo feliz, ¿no?

—Sí. Estaba feliz. Tanto que pensé que no me importaba si moría justo ahí.

Touya dijo eso avergonzado y rascó su cabeza.

A su lado, Homura dio un respiro y dejó que la tensión abandonara sus hombros, antes de cruzar sus brazos.

—Ya veo… Si esto fuera una serie de televisión o una película, Touya-kun sería un protagonista excelente. Senpai sería la heroína y yo jugaría el papel de un personaje de apoyo.

—¿De qué estás hablando? Definitivamente eres la protagonista. Claro que sería si esto fuera un absurdo manga cómico.

—¡Oye, oye, estaba tratando de alentarte con la más grande forma de respeto a mí manera! ¿¡Qué te pasa con esa actitud!? ¡Justo cuándo traté de ser linda, esto es lo que recibo!

Mientras Touya reía, Homura indignadamente se paró frente a él.

—Al menos llámame la heroína de una novela de celular, ¿de acuerdo? ¿No dijiste que lucía como alguien salida de la escena de una película antes?

—Sí lo hice, pero ya me es imposible imaginarte de esa manera. Hablas demasiado. Y revelas demasiado lo que piensas.

Homura se molestó completamente por esas palabras.

Touya despreocupadamente la alentó.

—No te subestimes demasiado. No diré algo tan sin sentido como que todos son protagonistas en sus propias vidas, pero al menos hay una ocasión en la vida de toda persona cuando pueden convertirse en un protagonista.

—…Sería lindo si ese fuera el caso.

Mientras continuaban caminando por la pared de piedra, finalmente dejaron los humedales y se acercaron a la entrada de un bosque llenó con mucha diversidad de árboles.

Ahí, con su vista aguda, Touya encontró una casa podrida y desierta.

Era una cabaña que casi había perdido la forma de una casa y estaba llena con vainas y hojas. Se dieron cuenta de que era una casa desierta porque en las esquinas de la habitación yacían las piedras llave expuestas de lo que probablemente solían ser columnas.

Homura recogió y miró cuidadosamente un pedazo de madera que parecía haber sido un fragmento de una columna.

—Todo se está cayendo a pedazos… como si hubiera sido abandonada por docenas…no, cientos de años.

—La descomposición no avanza tan rápidamente en este clima fresco, y ya que la humedad es fuerte debido a la niebla en la zona, este lugar probablemente fue abandonado ya que no ocasionaría un riesgo de incendio forestal.

Al menos, no había señales de que alguien hubiera visitado el lugar recientemente.

Touya inspeccionó más sus alrededores.

—Parece como una cabina de pesca… ¿Podría haber un bote cerca?

No había nada de agua, pero había una depresión en forma de arroyo pasando por los humedales.

—Un bote, eh… las cosas habrían sido más fáciles si hubiéramos tenido una balsa de goma…

Mientras pensaba esas cosas, Homura sintió un malestar desconocido en su pecho nuevamente, y ella movió su cámara hacía las ruinas de la cabaña.

Ella volteó su cabeza mientras sentía que su corazón fuertemente era jalado en ciertas direcciones, y cuando ella se abrió camino hacía un matorral cercano—

—!

Sorprendida, Homura se hizo para atrás y se ocultó detrás de la espalda de Touya.

Touya inmediatamente se preparó en una pose de pelea, y Homura apuntó por encima de los hombros de él, hacía el interior del bosque.

—H-hay… una persona por ahí…

—…¿No es un árbol caído o algo así?

—No, es una persona. Está parada ahí apoyando su cuerpo con algo.

Era verdad, en realidad había una silueta inclinándose hacia adelante con sus pies enterrados en la tierra entre las sombras de los árboles.

—¿No nos ve? No estará…muerto, ¿o sí…?

La figura humana no se movió, en absoluto.

—¿Es un…espantapájaros?

—Si fuera un espantapájaros, tendría una mejor pose para espantar aves.

—¿Qué clase de pose es esa?

Los dos tímidamente se acercaron mientras pisaban hojas que habían caído.

Era un muñeco de madera cuyo color original se había desvanecido completamente y puesto pálido.

Estaba vistiendo harapos y estaba apoyándose contra una pala para cultivar.

—Así que es un espantapájaros, justo como pensaste, Touya-kun…

—…Está muy bien hecho.

El muñeco tenía extremidades como las de un humano y, aún más sorprendente, lucía recientemente hecho más que comparado con la casa desierta.

Homura tomó su cámara, mientras era cuidadosa de no usar demasiada de su escasa película fotográfica restante

—Ah, ya sé. Touya-kun, toma la foto.

—¿Ah?

—Mira, fui la primera en descubrir esto, ¿así que no crees que tengo el derecho de tomar una foto con el?

—Tu corazón de auto-posesión es como concreto. Bueno, aunque tomaré la foto ya que es un objeto de referencia importante.

Encogiéndose de hombros, Touya tomó la cámara de Homura.

Homura puso una pose con demasiada confianza al lado del muñeco e hizo una señal de paz.

Repentinamente, ella notó el pendiente colgando del cuello del muñeco.

Cuando ella levantó la correa, una pequeña joya del tamaño de una perla incrustada en una objeto de madera en forma de almendra que apareció del pecho del muñeco.

—…¿Hmm? Qué muñeco tan a la moda.

—…Ah…Oye, eso es…

Touya aspiró en un suspiro y llevó su rostro cerca de la joya, un misterioso brillo verde estaba siendo reflejado en sus ojos verdes.

—…¿No es esa una piedra espiritual?

—¿Eh? Ahora que lo mencionas, es una hermosa…

Mientras Homura pestañeaba y llevaba su cara cerca para inspeccionarlo, duros y gruesos dedos tomaron su brazo.

—Hi, hyah, ¡gyah!

El muñeco se movió hacía Homura mientras entraba en pánico y se tropezaba.

—!!

Touya inmediatamente tiró la cámara detrás de él y sacó las espadas en su cadera.

La cuerda del pendiente alrededor del cuello del muñeco fue jalada por Homura cuando ella se cayó para atrás, causando que se estirara, y para finalmente romperse.

El rostro inexpresivo y deforme amorfo del muñeco fue hacía Homura.

—¡Noooooo!

La espada de Touya llena de vigor apuñaló su punta en el cuello del muñeco, y se dejó de moverse como si hubiera sido plantado en el lugar.

—…!

Él sacudió su espada con toda su fuerza, causando que se estampara en el tronco de un árbol con un sonido fuerte.

Touya movió su espada hacía adelante y sin piedad fulminó con la mirada al muñeco.

—¡T-Touya-kun, alto…!

—¡Retrocede! ¡Es peligroso!

—Probablemente está actuando porque tome esta piedra-

Olvidándose de ella misma, Homura trató de caminar hacía el muñeco, pero Touya desesperadamente la mantuvo atrás bloqueándola con su brazo.

El muñeco dejó escapar un extraño crujido y estiró sus dedos mientras se apoyaba contra la base del árbol.

Homura se estiró para tomar el hombro de Touya y levantó el pendiente.

—Los siento… Toma.

Sin embargo, la forma del muñeco comenzó a cambiar rápidamente.

Justo como un lapso de tiempo de fotografía, se pudrió a una velocidad imposible.

Grietas se esparcieron por todo su cuerpo ruidosamente, y su ropa se convirtió en un bulto de polvo y se esparció por el suelo.

—Oh, cielos, oh cielos oh cielos…

Mientras Homura observaba con los ojos ampliamente abiertos con su mano cubriendo su boca, el muñeco se partió en pedazos de madera hasta que ya no era distinguible una forma humana.

El pendiente en la mano de ella brilló mucho por un instante, pero la luz pronto se desvaneció y despareció.

—Aah~… ¿Qué debería hacer? Se siente como si hubiera hecho algo malo…

—…Y pensar que en realidad se movió. Eso fue muy sorpresivo. ¿Era algo como un robot similar a Ameno?

Touya pasó por los restos con la punta de su espada, pero ya no había rastros del muñeco que estaba de pie ahí. Se había deteriorado por completo junto con el implemento para cultivar que había sostenido.

Los únicos rastros que quedaban de su existencia eran las fotos alojadas en la cámara y la piedra en la mano de Homura.

—Comparado con la apariencia de la casa desierta y los campos, este muñeco fue lo único que parecía recientemente hecho para mí.

—¿T-tenía un hechizo de auto-destrucción en él…?

—Auto-destrucción… No, parece más como el resultado de magia de preservación. Como para que previniera que se deteriorara. Aunque eso sólo si este robot estaba hecho para servir algún propósito.

—Ya veo. Fue hecho de madera, después de todo. Así que deben evitar que se pudra, eh.

Homura una vez más miró a la supuesta piedra espiritual en su mano.

—¿Qué deberíamos hacer con esto? ¿No es valioso?

—Por supuesto, lo añadiremos a los materiales del Club de Exploración… es lo que quisiera decir, pero…

Touya suspiró.

—Haz lo que quieras con el, Hinooka. Ahora mismo, el buscar a senpai tiene prioridad ahora.

—Sí…

Ella miró a su palma, mientras ella entraba en conflicto.

Al final, ella decidió enterrarlo en el suelo de ahí.

Ella colocó una rama que encontró para que actuara como lapida en medio de las raíces del árbol donde el muñeco había estado.

Touya también la ayudó a colocarlo sin decir nada.

Mientras dejaban el sitio de la tumba del muñeco, Touya gruñó.

—Lo estaríamos desperdiciando.

Homura dio una sonrisa decepcionada en respuesta.

—…Sí. Pero, creo que la razón por la que vestía ropas quiere decir que probablemente alguien le dio un nombre. Seguramente fue atesorado bastante.

Hasta que fue olvidado por esa persona.

—Ya veo. Quizá sea así. Por cierto, ¿cuál piensas que fue su nombre?

—Eh…err… Yosack…II, ¿o algo así?

Touya estalló en risas.

Homura pateó su pierna con una expresión disgustada.

—¡Auh!

—Oye, traté de no pensar en ello tanto como fuera posible, pero ese valle de niebla de la que habló senpai…

—No lo menciones. Es sólo una historia de fantasmas falsa, ¿cierto?

—Tal vez las personas que se perdieron aquí, todas fueron convertidas en muñecos…

—¡Ya basta!

Eventualmente, los dos llegaron a un pequeño río que fluía desde los humedales.

Más adelante río abajo, la corriente del río se volvía más fuerte, y se volvía en un arroyo de montaña que fluía a través del fondo del valle.

Mientras seguían la orilla mientras observaban el río, notaron que estaban caminando por un camino claramente artificialmente hecho.

Cuando cruzaron un puente colgante hecho de aterradoras plantas por encima de las rápidas corrientes, ellos llegaron a una muy bien iluminada cresta de la montaña.

Cuando tensaron sus orejas encima de la pequeña y tranquila cima de la montaña, pudieron escuchar el sonido de una cascada fluyendo en una cuenca.

Después de escuchar cuidadosamente a los ecos de la montaña y buscaron la ubicación de la cascada, los dos encontraron el extremo de lo que parecía ser un techo hecho de madera más allá de la cresta oculta por los árboles.

—¡Eso! ¿¡No es eso el techo de un castillo!?

Homura apuntó emocionada, y Touya asintió.

Homura apresuradamente levantó su cámara, pero Touya con reprobación le dijo que no desperdiciara película fotográfica, así que se rindió de tomar fotografías por ahora.

Los dos cambiaron por un camino del bosque cubierto de musgo que estaba compuesto de piedra suave.

Antes de que llegaran a donde creían que estaba el techo, llegaron a una plaza llena con monumentos de piedra alineados en orden sobre una ligera pendiente.

—…Estas son tumbas.

—…No hay error. Esto es un cementerio.

Varias chozas de piedras estaban situadas sobre la pendiente, y ligeras lápidas en forma de trapezoides estaban alienadas en frente de las puertas de piedra.

Las lápidas estaban coloreadas con un azul oscuro, como el cielo al atardecer de Nutella.

Los dos encontraron flores nuevas que recientemente habían sido colocadas en lugares en frente de las lápidas, causando que un escalofrío recorriera detrás de sus cuellos.

—…

Instintivamente bajaron sus voces y subieron el camino hacia el centro del cementerio.

Había varios patrones incrustados de plata o letras talladas en las lápidas.

Mientras las miraba con interés, Touya repentinamente notó una pequeña lápida a sus pies.

—…¿Hmm?

Claramente era diferente de las otras lápidas. Consistía sólo de una piedra colocada en una pequeña brecha a un lado del camino, pero había pequeñas flores salvajes colocadas encima; alguien claramente había venido a lamentarse.

—¡T-Touya-kun! ¡Ven aquí! ¡Ve esto!

—…¡Sí!

Touya renuentemente se levantó por la voz de Homura quien estaba más adelante

Cuando él llegó a ella, él la encontró en la choza de piedra en el centro del cementerio, en frente de lo que lo que era una lápida notablemente grande la cual parecía ser la tumba de alguien importante.

Sin embargo, Homura estaba prestando atención a la lápida la cual había sido colocada discretamente al lado de la puerta de la choza de piedra.

—Esta…

La pequeña lápida a la que apuntó ella, estaba hecha de una clase diferente de piedra, y lo más notable de todo, tenía forma como una pequeña prisma rectangular.

Era justo de la clase de lápida pasada de moda encontrada en los templos japoneses.

La lápida, la cual se había cubierto completamente de musgo después de años de exposición a la niebla, tenía muchas flores colocadas ahí que incluso eran más hermosas comparadas con las demás.

Los ojos de Touya se abrieron ampliamente, y él se sentó para llevar su cabeza cerca de la lápida.

—¡Tiene un kanji escrito en el…!

—¿¡Verdad!? Aunque es bastante viejo y desgastado así que no es leíble… Tratemos de remover un poco el musgo.

—Detente, estúpida. Esta es la tumba de alguien, ¿sabes?

Touya trató de parcialmente leer la escritura tallada en la lápida debajo del musgo.

—Bunsei[1] … Año… 7…9…¿Eh? ¿¡Año Bunsei 792!? …Tengu Kakushi…

—¿Quieres decir como el Tengu Oculto?

—¿Esta es una… cresta familiar…? Difunto…Lego…

Aunque la escritura desacostumbrada estaba toda algarabía para Homura, sin perturbarse miró hacia abajo al lado de Touya.

—¿De quién es la tumba?

—Probablemente de algún hombre adulto… Aunque sólo tiene el nombre póstumo budista aquí. ¿El budismo existe en Nutella?

Los dos siguieron la escritura que era vagamente visible a través del musgo y trataron lo mejor para improvisar una traducción.

Estaban tan preocupados en eso que no se dieron cuenta que pasos se estaban acercando detrás de él.

—Suzu, ¿eres tú[2]?

Los dos saltaron y se voltearon por el repentino sonido de la voz de una mujer.

Sobre el camino que se tejía por el centro del cementerio, había una mujer con un cabello dorado ligero revoloteando y vistiendo un kimono.

Estaba el sonido de pasos en el pavimento de piedra, y un lobo gigante blanco la seguía por detrás.

img026_1

Era una vista extremadamente de ensueño que apenas se sentía real.

—…¿¡L-la bruja…!? —Homura susurró reflexivamente.

El lobo tenía pelaje blanco puro con un parche gris sobre su ceja. Era indudablemente el lobo que esa chica de antes había llamado Sekkachimaru, el cual había dejado una fuerte impresión en Homura.

La mujer miró decepcionantemente a Homura y Touya con ojos inexpresivos mientras mantenía sus manos dentro de las mangas de su kimono.

—Hoh, ladrones, ¿eh?

La mujer ligeramente levantó una ceja, claramente sorprendida.

—He sido llamada una amante, pero nunca antes una bruja[3]
.

Mientras hablaba, la mujer le frunció el ceño a los dos como si los evaluara, y el lobo blanco sensitivamente respondió al cambio de comportamiento de su ama al agacharse y gruñir.

Homura se estremeció por ver sus colmillos.

—E-espera un minuto.

Touya y Homura inconscientemente se prepararon para pelear en respuesta a este peligroso desarrollo de eventos.

—No somos sospechosos o peligrosos, —Touya insistió.

La mujer volteó a fulminar con la mirada a Touya con una expresión de desconfianza.

—…¿Touya-kun?

Homura estaba impactada mientras Touya ponía sus manos sobre su cintura.

Sin embargo, Touya lanzó las espadas de su cintura en un arbusto cercano junto con su cinturón y mostró sus manos vacías a la mujer.

—Nos disculpamos por traspasar groseramente este cementerio. Pero por favor escuché lo que tenemos que decir.

—Silencio.

La mujer habló calmadamente, y sin embargo con fuerza.

—…*Urk*

—No escucharé las suplicas de cobardes ladrones de tumbas.

—No somos ladrones. Estamos buscando a alguien. ¿Una de nuestros compañeros ha venido aquí?

—…Compañera, eh. ¿Así que hay más de ustedes? ¿En serio sólo uno?

—Ella fue llevada. Por ese lobo de ahí.

—Pregunté si hay más de ustedes.

Entendiendo esa parte de las palabras de Touya, la mujer caminó hacia adelante.

—¡Y-y también había una niña! ¡Una chica con cabello negro y de este tamaño!

Cuando Homura interrumpió y trató de explicar sus facciones, la mujer reaccionó visiblemente.

—¿Estás hablando de Suzu?

La vista a medio parpado cerrado de la mujer se volvió incluso más fría.

—No sólo profanan estas tumbas, ¿intentan también llevarse el espíritu única familia…?

—Ya dijimos que no somos ladrones. ¡Pero realmente conoces a esa chica! …Oye, ¿qué significa llevarse el espíritu[4]?

Homura le preguntó la última parte a Touya en voz baja.

—Nos está confundiendo por secuestradores.

—¿Secuestradores? ¡Eso también es un malentendido!

Homura dio pasos hacia la mujer en protesta, pero el lobo blanco le gruñó.

Homura se congeló por el sonido de ese profundo gruñido.

—Hiiii….

—Hinooka, ahora mismo la prioridad es senpai.

—Pero—

La mujer contuvo al lobo blanco, el cual parecía listo para saltar hacía Homura, con una mano, y miró desde a Touya frente a él hasta las espadas que él había tirado.

—Toma tus espadas.

—¿Qué…? ¿Vas a asesinarme por ofensa[5]? ¿Pero no estás desarmada?

—No lo repetiré dos veces.

Sin dudar, Touya no se movió de frente de Homura.

Después de dejar escapar un largo suspiro, él bajó y relajó sus tensos hombros.

—Venimos de la Tierra, de Japón. ¿Podría ser que fue lo mismo de ti? ¿Conoces Tokio; no, la ciudad de Edo?

Touya habló tan calmadamente como le era posible, pero su voz todavía se quebró un poco.

Sin embargo, como si rechazara completamente todas las palabras de Touya, la expresión de la mujer se crispó y se volvió dolorosamente tensa, y ella presionó los dedos temblorosos de una de sus manos sobre su frente.

—Hay otras personas viviendo en este planeta, ¿cierto? Hemos estado buscando por su gente por más de diez años—

—…Suficiente.

La mujer levantó un dedo tembloroso, y luz purpura comenzó a formarse y crujir fuertemente de su punta.

Era una profunda concentración de luz consistiendo de varios filamentos de electricidad tejidos y cambiaban forma mientras destellaba.

Era magia.

El destello de electricidad que ni siquiera podría ser comparado a la magia de iluminación usada por Homura y Touya brilló fuertemente incluso en la luz del día.

—¡Desaparezcan…miserables ladrones que molestarán el descansar de mis ancestros…!

La mujer dijo mientras claramente estaba en clara angustia, su largo cabello se estiró y extendió.

Tal vez eso también era magia, o quizá era un resultado de la presión de su furia;

—Espíritu—

Luz purpura se tejió y convergió alrededor de su mano levantada en una espiral.

——Cobre—

Cuando ella escuchó el primer murmullo de la mujer, Homura tomó por la nuca a Touya por la fuerza y huyó jalándolo tan rápido como podía.

Aunque él se resistió por un instante, Touya inmediatamente entendió el peligro y comenzó a huir con ella.

——Destello[6].

Una explosión de luz se disparó de su dedo, desgarrando directamente a Homura y Touya hacía por sus talones.

Parte de la lápida fue mandada a volar en su camino.

—…Auch…

Mientras eran bañados por pétalos de flores que fueron mandados a volar y fragmentos de escombros que fueron esparcidos por el aire como balas, Homura y Touya corrieron y escaparon del cementerio.

Si no hubiera sido por el juicio rápido de Homura, y si su fuerza en los pies no aumentara sobre Nutella, definitivamente habrían sido golpeados con el hechizo de relámpago.

No mostrando señales de mostrar consideración por sus violentos actos los cuales habían destruido el cementerio, la mujer; no, la bruja, no detuvo su ataque.

—Muérdelos hasta la muerte.

El lobo blanco aulló y lastó hacía adelante.

—¡Maldición, ¿qué le pasa a esa mujer?! ¡Ella no nos escuchó, para nada!

—¡Ella realmente es la bruja!

—Este es el peor posible primer contacto… maldición.

Homura jadeó mientras corría.

Había una marca de quemadura en la espalda de Touya por no haber escapado completamente del relámpago.

Una dolorosa quemadura roja era visible en su piel debajo de su ropa quemada y rasgada.

—Touya-un… esa herida…

Ignorando las palabras de Homura, Touya repentinamente se detuvo.

—…Kh…Este camino no es bueno, ¿eh?

El camino del bosque pavimentado en piedras en el que estaban era una curva gentil que casi era directamente recta, ofreciendo una vista sin obstrucciones hacía abajo.

Incluso en el corto tiempo que se detuvieron, podrían saber que los aullidos de los lobos se estaban acercando.

—Por aquí.

—¡Eh!

Touya agarró el brazo de Homura y saltó la arboleada de los árboles a un lado del camino.

Corriendo al punto de caer por la empinada pendiente.

Mientras bajan varias docenas de metros, chocaron con los árboles en el camino y sus manos se soltaron.

Incluso cuando ella cayó en la tierra debajo de la pendiente, Homura inmediatamente se levantó y buscó a Touya alrededor suyo, gritando.

—¡Touya-kun! ¿¡Dónde estás!?

La respuesta provino de entre la arboleda detrás de ella.

—¡Hinooka, escapa por tu cuenta! Tengo que encontrar a senpai y—

El grito de dolor de Touya fue ahogado por un aullido escalofriante de lobo.

Los sonidos de pasos violentos a través de las hojas y los gritos de batalla de Touya se hicieron más lejos de Homura.

—¡Espera! ¡Touya-kun, Touya-kun!

Los gritos desesperados de Homura fueron absorbidos por el bosque, su pesado follaje hacía difícil ver más allá de los árboles.

—…

Habiéndose quedado sola realmente por primera vez en Nutella, Homura silenciosamente se quedó parada ahí.

El aroma en el aire era diferente del de el cementerio, y el rugir de la cascada podía ser escuchada desde muy cerca en medio del silencio del bosque.

—¿Se supone que haga una retirada de emergencia…?

Su corazón latió dolorosamente.

—Después…¿Después de llegar tan lejos…?

Sudor frío recorrió todo su cuerpo, y la sensación del Anillo de Transportación en el dedo medio de su mano izquierda una vez más se sintió extraño y conspicuo para ella.

Pero;

Incluso esa momento de duda no se le permitía, mientras una silueta como el de un carroñero cruzaba el espacio entre los árboles hacía ella.

—¿Terminaste de huir?

La propietaria de esa voz por encima, hábilmente aterrizó sobre el suelo con las mangas de su kimono revoloteando.

Homura se paró frente a frente con la bruja, quien no parecía ni ligeramente sin aliento.

—No molestes mis viejos huesos. Tarde o temprano, inevitablemente serán convertidos en cenizas.

Con ojos brillando misteriosamente, ella miró abajo a la lamentable víctima quien había extraviado en su dominio.

—Fósforo-

Sus labios rojos sonrieron, girando labios llenos de poder mágico.

Una línea familiar de fuego apareció en la punta del dedo de la bruja mientras lo giraba por el aire.

La línea de fuego liberó un extraño sonido de excoriación; para ser precisos, sonaba como vidrios siendo cortados con unas tijeras, y se volvió un torbellino y una bola de fuego abultada.

——Espíritu–.

Las llamas, las cuales reflejaban los patrones que la bruja dobló en su mente, crecieron constantemente mientras se superponían una a la otra en otras formas geométricas, volviéndose enormes en los ojos de Homura mientras lo observaba.

Ella sabía que, incluso si ella comenzaba a huir inmediatamente, la bola de fuego la perseguiría de acuerdo a la voluntad de la bruja.

Lo que Homura podía hacer ahora estaba limitado.

Ella tenía dos opciones.

Una opción era no hacer nada. El sólo inteligente y hábilmente rendirse a la desesperación.

Y la otra opción era;

—…H…¡Hi (Hidrogeno)…!

Mirando las pequeñas ascuas que aparecieron en las puntas de los dedos de Homura, los ojos de la bruja se estrecharon.

—–Misericordioso—.

Sin embargo, ella no dejó de incrementar el tamaño de la bola de fuego.

—Ox (Oxígeno)… Ph (Fósforo)…

Homura desesperadamente escribió el patrón en su mente justo como senpai se lo enseñó y trató de seguirle el pasó a la conjuro de la bruja.

Ella reunió su concentración en un sólo punto y tejió su línea temblorosa de fuego en una llama ardiente.

—– Geyserite.

—¡Mg (Magnesio)!

Con la última parte del canto de la bruja, la bola de fuego, la cual se había hinchado a la mitad del tamaño de su cuerpo, fue disparada desde la punta de su dedo.

La bola de juego de Homura, cuyo canto se había acabado justo un segundo después, giró en su lugar justo frente a su palma.

Homura fervientemente observó la bola de fuego acercándose, no, el rollo de llamas mientras convertía el bosque diurno en la noche y emitía una enorme sombra por los arboles detrás de ella.

—!!

Era un voleo mordaz como golpeado por una raqueta.

Ella levantó su palma por encima en una inclinación y después la hizo hacía abajo como si hiciera hacía adelante para repeler la bola de fuego de la bruja.

Aun así, ella sabía que si aflojaba su concentración en esa luz blanca, ella simplemente moriría sin esfuerzo y sin poder encontrarse con los demás.

Con un instante que parecía estirarse hasta la eternidad, Homura vívidamente sintió el calor abrazador lamiendo su piel y el peso de su cuerpo se desvaneció debajo de sus pies, pero ella siguió concentrada; y comprimió su bola de fuego más pequeña para taladrar en la bola de fuego de su oponente.

La bola de fuego, habiéndose comprimido al punto de convertirse en un calor blanco puro, finalmente causó que una grieta se abriera en la otra.

La batalla de poder se desmoronó, la bola de fuego de la bruja se hinchó y se distorsionó.

—–!!

La existencia de las dos bolas de fuego y el respirar restringido de Homura llegó a su límite y se rompieron.

Como un caramelo de hierro estallando del crisol de un alto horno, una onda de fuego fue enviada a volar por la zona de los alrededores y, en el siguiente instante, se volvió humo y desapareció.

Justo como pasó esa vez cuando Homura trató de usar magia por el cauce hace un tiempo, toda la zona fue envuelta en humo y se puso negro como si fuera el anochecer.

La bruja protegió su cara del humo con su manga.

—Esto es inesperado…

Aunque su ataque había sido rechazado, su tono mientras murmuraba de alguna manera parecía feliz.

—Y pensar que tú también usarías Matemática[7]; en ese caso, tienes más potencial que vale la pena nutrir que Suzu.

Por el otro lado, Homura había sido duramente lanzada al suelo.

Mientras el punzante humo colgaba gruesamente en el aire, Homura miró a la silueta humana que la había rápidamente agarrado y abrazado cuando ella cayó, y ella abrió sus ojos ampliamente.

—¡Senpai! ¡Gracias a dios, estás a salvo…!

—Hinooka-san.

Era definitivamente Misasagi-senpai.

Senpai, asintió, esposas viejas sobre sus muñecas con muchas cadenas añadidas colgaban de ellas. Vendajes habían sido torpemente envueltos alrededor de su abdomen. Un arco que ella había obtenido de algún lugar desconocido estaba descansando sobre su hombro.

Sin perder tiempo, senpai cuestionó a Homura.

—¿Dónde está Touya-kun—?

—Eh… él está…

Homura estaba sin palabras.

Misasagi-senpai aparentemente había descubierto la ubicación de Homura por el sonido explosivo de la batalla mágica y el humo elevándose.

Sin embargo, incluso Homura sólo vagamente sabía en qué dirección se había dirigido Touya.

—Cuando estábamos huyendo del lobo, él actuó como un señuelo por mí…

La expresión de senpai se nubló en angustia por las palabras de Homura.

En breve instante, Misasagi comprobó el grado de las heridas de Homura y miró al Anillo Transportador en su dedo.

—¿Te puedes parar?

Las dos se agacharon y dejaron la zona.

Homura le preguntó a senpai con ansiedad.

—…Senpai, ¿qué hacemos?

—Este lugar es demasiado peligroso.

La voz de senpai era fría, sonaba como una persona diferente para Homura.

—Regresaremos por nuestra cuenta. No podemos reunirnos con Touya-kun.

—…No puede ser…

El pie de Homura se detuvo en un punto cercano en la orilla del río donde el sonido de la cascada podía ser escuchado.

—No…me quedaré.

Homura negó con su cabeza, pero senpai volvió a por ella.

—Él seguramente entenderá.

—¡No! Después de venir hasta aquí—

—Mantén baja tu voz.

Senpai tomó el brazo de Homura y la acercó a ella.

—Este lugar está extremadamente lejos del campamento base, y no tenemos suficiente poder mágico para regresar. Una retirada de emergencia será inestable, y es poco probable si incluso las dos seremos capaces de regresar—

—…

Al principio, Homura estaba sin palabras.

—¡No sabremos hasta que lo intentemos!

Homura protestó y retiró la mano de senpai.

Las mejillas de Homura estaban hinchadas y sobresalían.

Mientras Homura trataba de retener sus mejillas calientes, estupefacta de sus propias reacciones, senpai hablo con una mirada severa.

—Si fracasamos, todos moriremos. No seremos capaces de salvar a Touya-kun en otra oportunidad de otra manera en ese caso.

Aunque ella habló firmemente, la expresión de senpai estaba distorsionada y parecía lista para llorar en cualquier momento.

—Perdón por llegar tan tarde.

Apretando sus dientes, ella colocó una mano en un hombro de Homura.

—Estará bien. Él es fuerte. Incluso yo logré sobrevivir aquí.

—…

Homura asintió por la mortificación.

—Así que están ahí.

Una risa burlona recorrió el bosque.

La bruja había aparecido, persiguiéndolas.

—Tenía la intención de quemarte hasta que ni tus huesos quedaran, pero esto parece haber sido insuficiente.

Su voz y su vista emitían una fuerte locura que odiaba y rechazaba a todos los intrusos.

Ella no parecía impórtale que la persona ahora al lado de Homura no era Touya.

La bruja una vez más tomo una pose para usar magia.

—Van a inflarse y explotar, como castañas tostadas.

Homura y Misasagi-senpai voltearon y desesperadamente huyeron de la bola de fuego que estaba hinchándose ruidosamente detrás de ellas.

El bosque llegó a su fin, y ellas se encontraron en la orilla del río la cual venía de la cuenca de la cascada.

—¡Nos retiraremos! ¡Forma una fuerte auto-imagen y concéntrate en ella!

—¡Sí!

La mano de Senpai tomó la mano de Homura la cual tenía el Anillo de Transportación en ella.

Mientras el sonido de los árboles siendo segados provenía detrás de ellas y la bola de fuego rápidamente se acercaba, las dos saltaron hacía el depósito de agua.

—¡Desacoplar[8]-!

img027_1

[1]A partir de aquí, varias referencias Budistas
[2]Subaru, la nueva personaje en este cap, habla de manera vieja del japonés, en inglés hay una cierta equivalencia, en español, sólo puedo dejarlo de forma normal, y espero se entienda cuando ella hable, pues es muy difícil captar forma normal de hablar en una escritura
[3]Homura dice 魔女(majou) y Subaru lo piensa como 間男(maotoko), ambos tienen el “mao”, pero una significa magia y la otra adulterio, o tener el hijo de un hombre casado, en otras palabras amante.
[4]Lo he dejado aquí literal, igual, al parecer Subaru usa un término anciano para secuestrador
[5]Otra referencia antigua, de un samurái teniendo el derecho de matar a personas que sientan que ofenden su honor
[6]La encantación de Subaru consiste de kanjis independientes sin sentido combinados. A diferencia de la magia de elementos de Homura
[7]Furigana Matemática, en kanji por debajo “Técnica de Amenaza de Polvo”
[8]Furigana Desacoplar, en kanji por debajo “Retirada de Emergencia”
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: