Capítulo 19

El punto de llegada de Homura y Misasagi-senpai no fue el Cuarto de Transportación o ningún lugar dentro del edificio del club.

Era sobre el techo del edificio del club. Varios metros en el aire encima de él, claro está.

La primera en recibirlas fue Ameno, quien de casualidad estaba en el techo en ese momento.

Después de escuchar el chillido de Homura y mirando fuera de la puerta del domo de observación astronómica, Ameno corrió hacía ellas en un trote y habló con una voz a la que le faltaba toda urgencia o tensión.

—Bienvenidos. Regresaron más rápido de lo planeado. ¿Pero por qué aquí?

Homura se levantó mientras se frotaba su trasero.

La presidenta del club estaba sobre sus rodillas en un estado deprimido a su lado.

—E-estamos de vuelta, Ame-chan… Llama a sensei. E-es una emergencia.

—Claro~. Le estoy enviando una llamada para despertar ahora mismo. Por favor esperen un poco.

Ameno inclinó su cabeza en desconcierto.

—¿…Sólo tú y la presidenta del club, Homura-san? ¿Dónde está Takumi-san?

Ameno miró alrededor por el techo sin descanso y se inclinó sobre la barandilla para mirar hacía el patio de la escuela.

Es tarde por la noche, no se veía a nadie sobre los terrenos de la escuela. La única iluminación que podía ser vista, provenía del edificio del club.

Ni Homura o senpai respondieron la pregunta de Ameno.

—Pasó algo, ¿eh?

El sonido de pasos corriendo se acercaron a las escaleras, y Fujimori-sensei salió de un salto al techo. A esta hora, aparentemente ella no se había ido a la cama aún.

Mirando a las exhaustas y heridas, Homura y senpai, y con varias cosas de su equipo perdidas, Fujimori inmediatamente entendió que ellas habían realizado una retirada de emergencia.

Ella apretó sus labios y las miró con una expresión tensa.

—¡Sensei, Touya-kun se-!

Homura se volteó hacía Fujimori de manera suplicante.

—Muy bien hecho al regresar a casa, Hinooka… ¿Misasagi?

Fujimori miró a la presidenta del club, quien todavía estaba sobre sus rodillas y dejando caer su cabeza.

Ella finalmente miró a Fujimori y dio su reporte con una expresión dolorida.

—Hinooka-san, y yo, fuimos, las únicas, que regresamos…

Ameno jadeó.

—Por favor, envíen una, petición de rescate, Touya-kun está, en peligro.

—Entendido. ¿Saben la ubicación específica de dónde él se ha quedado?

—Yo la sé-ah, la cámara…

Cuando ella miró a su hombro, Homura se dio cuenta de que ella había perdido su bolsa. Debió haberse caído cuando ella cayo corriendo del acantilado.

—Amm~, creo que fue cerca del centro del territorio que no está en el mapa, el que se supone investigaríamos…

—Muy bien. Dime los detalles mientras nos movemos.

Fujimori también estaba al tanto de que no podían desperdiciar ni siquiera un segundo de tiempo ahora mismo.

Las cuatro dejaron el edificio del club y se dirigieron al estacionamiento de la escuela, donde después se subieron al Mini-Cooper de Fujimori.

—Hinooka, contacta a Koma; la presidenta del club Kamikoma y dile que vamos a recogerla. Será más rápido si sólo tenemos que detenernos ahí brevemente.

Fujimori lanzó una terminal a los asientos traseros donde Homura y senpai estaban sentadas, y Homura frenéticamente lo atrapó.

—S-sí.

—Ameno, llama al Profesor Tanakura en la Preparatoria Hiyoshizaka.

—Hirosuke-san, ¿cierto? Bueno, es cierto que puedo actuar como un teléfono manos libres usando mis funciones internas, pero no es exactamente agradable el—

—Sólo apresúrate y llámalo.

—Ya lo estoy haciendo.

Ameno conectó la llamada a la otra persona mientras gruñía, —Supongo que esto me hacer realmente un teléfono Android.

Mientras tanto, el Mini-Cooper corrió por la calle en la noche.

La casa de la presidenta del club Kamikoma aparentemente estaba en el camino hacia la Preparatoria Hiyoshizaka.

—…

Homura estaba preocupada por senpai al lado de ella, quien había estado dejando caer su cabeza sin hablar una palabra desde que se metieron al carro.

—…Ah, ¿Koma-senpai? La cuestión es—

Homura logró contactar a Kamikoma y explicó la petición de rescate para Touya, quien había sido dejado en Nutella, y Kamikoma entendió y asintió en una manera sorprendentemente calmada.

Fujimori-sensei también contactó al tutor del club de Hiyoshizaka y parecía que había arreglado un plan para verse en su escuela.

Ahora, Ameno le pasó una consola de videojuego portátil a Homura.

—¿Hmm? ¿Qué es esto?

—Eso contiene un mapa conjetural del territorio no mapeado al que fueron. Se los mostramos antes de que se fueran, ¿recuerdas? Si puedes recordar la ruta que tomaron y el lugar donde hicieron la retirada de emergencia, por favor márcalo aquí.

—Muy bien. Marcaré todo lo que puedo recordar. ¿Qué haremos con el mapa después?

—Le daremos la información al Club de Exploración de la Preparatoria Hiyoshizaka.

Homura asintió comprendiéndolo, pero cuando ella pensó en cómo podría acabar confiando el rescate de Touya a alguien más, ella se sintió solitaria a pesar de comprender la necesidad.

Mientras daba acercamientos a la pista, Fujimori miró por el espejo retrovisor.

—Misasagi, ¿cómo están tus heridas?

Escuchando esas palabras, Homura fue sorprendida al recordar el estado de senpai.

—E-es cierto, senpai. Tus heridas… ¿quién fue quien las trató?

Homura miró dolorosamente los vendajes alrededor del abdomen de senpai.

—…Estoy, bien. Aunque, por, ahora. Tampoco, hay señales, de infección.

—Cuando lleguemos, ve a ver a Tanakura. Las heridas de las garras de las bestias pueden ser muy problemáticas. Incluso si la resistencia de tu cuerpo aumenta cuando estás en Nutella, ha habido casos donde los investigadores se enferman después de regresar aquí.

—…Sí.

—Sensei, las heridas de senpai no son por los lobos. Es de cuando me protegió de la explosión.

—De cualquier manera, ella tiene que revisarse y ser tratada.

—Hirosuke-san es un doctor, después de todo.

—…¿Hirosuke-san es el tutor del Club de Exploración en la Preparatoria Hiyoshizaka?

—Así es. Él es un ex-investigador, quien era parte del mismo grupo que Chiayu-san. Él también es el ex-novio de Chiayu-san.

Fujimori escupió.

Homura se agarró de la espalda del asiento frente a ella y se inclinó hacia adelante mientras le preguntaba dudosa a Ameno.

—…Con ex-novio… ¿te refieres a que Mori-chan está divorciada?

—¡Él nunca fue mi novio o mi cónyuge! No se salgan del tema en un momento de emergencia como este.

Mientras platicaban así, el Mini-Cooper llegó al distrito residencial y se detuvo frente a la casa de Kamikoma.

Kamikoma, iluminada por los faros del carro, ya había terminado sus preparativos y las estaba esperando frente a la puerta.

—Estamos en deuda contigo por esto, Koma.

—No, no, estamos en el mismo barco en esto.

Kamikoma galantemente se subió en los asientos traseros, llevando una caja de instrumentos grande y de apariencia robusta sobre su espalda.

—Gracias por venir, Koma-senpai, ¿es ese tu saxofón?

—No, esto es un laúd. Es mi arma personal.

—¿Quieres que abra la cajuela para que lo metas? —preguntó Fujimori.

—Ah, no, lo llevaré conmigo. Después de todo, la cajuela de Chiayu-san es un completo lío.

—Puedo meterte a ti en la cajuela en ese caso, ¿sabes?

—No soy así de curiosa.

Sonriendo con ironía, Kamikoma le pasó la caja a Ameno.

Después de que Kamikoma cruzara las rodillas de Homura y se sentara en el centro de los asientos traseros, el carro continuó conduciendo.

Kamikoma se preocupó por Misasagi quien estaba completamente deprimida.

—Mayo, ¿estás bien?

Misasagi asintió débilmente.

—…Muy bien. Entonces, Homura, ¿puedes explicar la situación lo mejor que puedas?

—S-sí. Lo que pasó fue—

Durante su corto viaje hacía la Preparatoria Hiyoshizaka, Homura resumió la serie de eventos comenzando desde cuando recibieron el ataque sorpresa cuando tenían que hacer con pesar una retirada de emergencia.

Ella explicó como su campamento base había sido completamente destruido y habían sido atrapados en una trampa mientras el enemigo yacía esperando.

Ella explicó cómo repentinamente habían sido atacados por lobos, cómo esos lobos habían sido guiados por una joven chica, y cómo senpai había sido herida y después secuestrada por ellos.

Ella explicó cómo pensó que esa niña podría ser una niña quien desapareció hace tres años.

Ella explicó el cómo tomaron una ruta completamente diferente de la que planearon y entraron en la zona sin mapear.

Ella explicó cómo se encontraron a una Nutelliana, una bruja hostil dentro de la zona sin mapear.

Y ella explicó cómo, después de ser atacada por la bruja y huir de ella, Homura terminó siendo forzada a dejar a Touya en Nutella y regresar a la Tierra con senpai, quien había logrado escapar a salvo de su captura.

Kamikoma y Fujimori-sensei escucharon cuidadosamente al reporte a ritmo rápido de Homura sin interrumpirla, simplemente preguntando las preguntas mínimamente requeridas una que otra vez.

—Haaah…

Después de escuchar todo, Fujimori miró el volante y dejó escapar un largo suspiro.

—…Mis compañeros y yo también quedamos atrapados en muchos problemas y escándalos durante nuestra época de investigaciones, pero por lo que ustedes pasaron es incluso peor que cualquiera de esos.

—¿Eh?

—Así es. Para resumirlo, este es un enorme incidente que podría estremecer a toda la Tierra.

Kamikoma también asintió comprendiéndolo.

—Las cosas se van a convertir en un gran lío caótico después de esto.

—H-haa… —Homura vagamente respondió estremeciéndose.

—¿En serio?

Ameno, quien no parecía entenderlo bien como Homura, estaba actualmente preguntándole a la policía sobre los detalles del incidente de la niña perdida después de descubrir el nombre de la chica por Homura.

Kamikoma cruzó sus brazos y habló.

—Ya que será necesario traer de vuelta a Touya y a esa niña perdida con nosotros cuando regresemos a la Tierra…Sólo seremos capaces de enviar tres personas a Nutella.

—¿S-sólo tres? ¿Pero no el Club de Exploración de Hiyoshizaka tiene muchos miembros…?

—Lo siento, ese es el límite con la cantidad de energía mágica que actualmente tenemos cargada en nuestros Anillos de Transportación. Podríamos traer una persona más si esperamos tres días más, pero no tenemos ese tiempo.

Después de que le dijeran eso, Homura sólo podía asentir mansamente en respuesta.

Si esperaban tres días aquí en la Tierra, dieciocho días pasarían en Nutella mientras tanto.

—Sólo tres, ¿eh? Eso harás las cosas muy difíciles… Te dejaré la selección de miembros a ti, Koma, —declaró Fujimori.

—Síp. Lo discutiré con nuestro tutor del club.

Fujimori asintió comprendiéndolo.

 

Ellas entraron a la zona metropolitana de Honmachi.

Cuando llegaron a la Preparatoria Hiyoshizaka mientras miraban de soslayo a los relativamente pequeños terrenos de la escuela hechos de pavimento de uretano de goma, un sólo carro de ocho asientos ya había llegado al estacionamiento de la escuela.

—Koma-senpai, ¿ese carro le pertenece al Profesor Tanakura, tu tutor del club…?

—Sép.

Repentinamente, un hombre gigante lo bastante para llenar tres asientos por su cuenta salió del asiento trasero del carro temporalmente estacionado. Él era tan enorme que, en el instante que se bajó, el carro tembló al liberarse de su gran peso.

—Es enorme… ¡Muy enorme!

Cuando Homura y las demás dejaron el carro y fueron a verlo, Homura no podía evitar hablar groseramente por el asombro.

El hombre tenía una mirada severa que parecía las miraba con sus ojos a medio parpado. Sus patillas peludas le daban una imagen salvaje.

Si Homura lo encontrara sola en la calle en medio de la noche, ella probablemente estallaría en lágrimas.

—Él es nuestro vicepresidente del club, Taga Taichi. Él es un estudiante de segundo año.

El hombre llamado Taichi dio una reverencia ligeramente con su cabeza.

Viendo a este gigante, quien inminentemente estaba de pie en medio del estacionamiento en la noche, Homura logró saludarlo a pesar de ser sorprendida.

—M-mucho gusto. Amm, soy Hinooka Homura.

—Ussu, —Taichi respondió en entendimiento.

Comparado con su poderosa apariencia, su expresión calmada y dócil daba una gran impresión.

img028_1

—Chiayu.

—¡Kyah!

Fujimori-sensei saltó sorprendida cuando escuchó que pronunciaban su nombre.

Alguien en una bata blanca de doctor apareció del asiento del conductor del otro carro.

Era el Profesor Tanakura, un hombre con cuerpo ligeramente pequeño y rechoncho.

Él caminó hacía el resto, luciendo preocupado.

—¿Así que Touya-kun es el que se quedó ahí?

—S-sí… pero la situación es bastante complicada.

—Muy bien. Escucharé los detalles en la habitación del club. Debería llamar a los otros miembros del club también.

—Gracias.

Aun usando sus lentes para conducir, Fujimori dudosamente asintió y sin sentido reajusto sus lentes.

Aunque esta debería haber sido la primera vez de Homura conociéndolo, ella sentía que ella lo recordaba de algún otro lado, y era muy seguro, que él era una de las personas en la foto sobre la mesa de Fujimori-sensei.

—Misasagi-kun. Y Hinooka-kun. Buen trabajo en regresar sanas y a salvo.

—N-no, no fui capaz de hacer algo por mi cuenta.

Ella no era partido para estas personas, quienes habían respondido a esta repentina llamada para encontrarse tarde por la noche sin indicaciones o disgusto. La virtuosidad de ellos perforó su corazón.

El grupo de siete personas compuesta de miembros del club de Exploración de dos diferentes escuelas caminó por la entrada de la escuela y se dirigió hacía el edificio del Club de Exploración en los terrenos de la escuela.

Esta era la primera vez de Homura visitando la Preparatoria Hiyoshizaka. Ella realmente deseó que hubiera preferido venir a jugar aquí en un momento más pacífico.

—Tengo que contactar a los padres de Touya.

—Sí. Y tengo que reportarlo al director de la rama local.

Mientras caminaban por el corredor de la escuela, Fujimori murmuró con una expresión amarga y Tanakura asintió en comprensión.

—Aunque, en nuestros días, esas reglas y procedimientos eran frecuentemente ignorados. Y ahora nosotros somos los que ven a los jóvenes, —Tanakura remarcó tristemente.

Ignorando la conversación entre los maestros, Kamikoma miró atrás hacía Homura y Misasagi.

—Usen las regaderas de aquí, chicas.

—¿Eh? Pero no tenemos esa clase de libertad—

—Ambas están cubiertas de lodo y son un completo lío, ¿sabes? Digo esto como alguien que estuvo entre ustedes en el carro.

Cuando era dicho tan francamente, Homura finalmente se puso consiente de su horrible estado y se avergonzó.

Al escuchar eso, Tanakura volteó a verlas, particularmente a los vendajes alrededor del abdomen de Misasagi, y preguntó algo.

—Misasagi-kun, ¿recibiste esa herida externa en Nutella?

—Así es, ella ha estado actuando tan serena que lo olvidé, —dijo Kamikoma en comprensión.

—Ella realmente puede ser una molestia de esa manera, cielos.

Fujimori se detuvo en una bifurcación en el corredor el cual miraba hacía el patio, y apuntó a un camino mientras caminaba para escoltar a senpai al otro corredor.

—Todos adelántese al edificio del club. Debería de haber una ducha ahí.

Repentinamente, Ameno dio un paso adelante y se colgó de senpai.

—Ah, yo la escoltaré, Chiayu-san, —sugirió Ameno.

—Ya veo… Entonces te lo dejo a ti. Misasagi, ven cuando hayan acabado de tratarte.

—…Sí.

Asintiendo, senpai se dirigió a la enfermería con la compañía de Ameno y Tanakura-sensei.

Homura miró a senpai irse, sintiéndose sola mientras lo hacía.

Por supuesto, Misasagi-senpai no estaba realmente tranquila en lo absoluto. Ella simplemente no había dicho nada en el camino hacía aquí.

El otro grupo continuó dirigiéndose hacia el edificio del club.

—Sensei, Mayo está—

Kamikoma dio una mirada a Fujimori, quien todavía tenía una expresión amarga.

—…¿senpai va a estar bien?

Homura preguntó eso a nadie en particular mientras llegaban al edificio del club del Club de Exploración de Hiyoshizaka, el cual había sido audazmente remodelado de salones ordinarios. Ella olvidó incluso de observar el edificio del club de Hiyoshizaka, el cual ella estaba viendo por primera vez.

Fujimori, quien normalmente diría una broma amistosa en un momento como este, permaneció en silencio.

—…

Kamikoma se sentó en una silla de oficina en el cuarto de espera y giró la silla. El gigante Taga se paró silenciosamente detrás de ella como un guardaespaldas. Eran realmente una presidenta y vicepresidente del club que no encajaban.

—…Esta no es la primera vez que Misasagi ha experimentado un accidente involucrando una retirada de emergencia.

Kamikoma comenzó a hablar de poco a poco.

—Sucedió durante el otoño del año pasado. Inari todavía estaba en ese entonces. Estaban investigando una cierta serie de ruinas, pero Mayo estaba muy absorta en ello. Ella estaba muy impaciente en hacer un logro y juzgó mal cuando jalar. En ese entonces, las que se quedaron en Nutella fueron Mayo e Inari.

—…

Fujimori permaneció en silencio mientras escuchaba.

—Inari tenía un familiar precioso. Y ella perdió ese familiar debido al error de Mayo.

—Las dos eran…¿mejores amigas? —preguntó Homura.

—Sí, —Kamikoma dijo asintiendo profundamente. —Todavía no puedo creer que su amistad se quebró. Lo que pasó en ese entonces dejó una gran herida en los corazones de Mayo e Inari la cual existe incluso ahora.

—Misasagi es…

Fujimori habló con un tono sombrío…

—Misasagi es la clase de persona que puede soportar cualquier dolor si lo soporta sola. Pero—

Fujimori repentinamente miró a Homura.

—Si algo le pasa a Touya… No, considerando la situación, no hay forma de que él salga ileso. Si algo pasa en Nutella que haga imposible que Touya continúe como parte del Club de Exploración…

Si algo pasa que amenace su vida;

—Misasagi no puede soportar perder más camaradas. Su miedo tomará control y la hará incapaz de hacer decisiones correctas. Ella estará acabada como investigadora.

img029_1

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: