Capítulo 2

Después de regresar a casa, Homura se acostó boca arriba sobre su cama.

Ella levantó su palma que parcialmente borró la luz del sol con sus dedos, haciendo imágenes de sombra

—…

Ahora que lo pensaba, ella solamente había sido objeto de críticas sobre su entrada al club por el club que la había invitado a la fuerza a unirse. Ella realmente no había perdido nada.

Ella sólo se sentía un poco impresionada del cómo se le decía sistemáticamente las mismas palabras despectivas de desdén que su hermana siempre usaba de alguien más.

Una vez más, su floja y desinteresada personalidad, haciéndola incapaz de continuar nada por mucho tiempo, había sido despreciada.

—No importa…

Homura dijo eso mientras se lanzaba y se daba la vuelta en su cama.

No era como si no pudiera vivir sin alguna ambición, y tampoco era como si definitivamente fuera a ser recompensada si trabajaba duro.

Ella no menospreciaba a otros.

Ella nunca había querido ganar algo o derrotar a alguien.

Pero, mientras estaba a punto de irse, la asesora del Club de Exploración le dijo una última cosa.

—Si quieres que tu entrada al club sea aprobada, ve y gana el primer lugar en el Festival Shinryouku de aquí. Puede ser en cualquier categoría. Sólo asegúrate de quedar en primer lugar. Prueba que no perderás ante nadie de esta escuela en un cierto campo.

Como una amante de los festivales, Homura había estado esperando el Festival Shinryouku en la escuela.

Patrocinada por el consejo estudiantil, era un evento extraño que estaba destinado a conocer a los nuevos estudiantes, ocurría después del término de los exámenes parciales.

Si recordaba bien, debería tener un folleto conteniendo los detalles del evento.

Después de pensar eso, Homura alcanzó su bolsa desde la cama…pero su brazo no pudo alcanzarlo, por lo que estiró sus dedos y recogió la bolsa con ellos.

Ella volteó la bolsa, y de ahí cayó el panfleto de publicidad del Club de Exploración que había dejado ahí desde ayer.

En el panfleto que estaba ligeramente más delgado que un libro, las palabras “Guía del Club de Exploración” estaban escritas con un fondo que representaba un paisaje salvaje y natural encima de una suave y ligera cubierta.

El titulo estaba inscrito en una hoja dorada, como si estuviera rodeada por anillos holográficos.

Cuando le dio la vuelta, ella encontró varios nombres corporativos enlistados en la parte de trasera.

—Ministerio Japonés de Asuntos Internos y Comunicaciones… Ministro de Asuntos Extranjeros… ¿PPTINU…? ¿Qué se supone que significa…? ¿Programa de Pioneros de la Tierra Imaginaria de las Naciones Unidas…? ¿Qué es eso?

Era una lista de palabras rígidas y formales sin un solo carácter en hiragana en ella. Sólo eso lo hacía cansado de leer.

Para Homura, cuyos “libros” significaban las revistas de moda, este libro era demasiado para su cerebro.

Perdiendo el interés en darle vuelta a las páginas del panfleto, Homura inútilmente trazó las letras holográficas de la cubierta, y recordó las palabras de Touya de hace poco.

Todo era culpa de Touya que su humor se había arruinado.

El patrón siempre era el mismo con los chicos que se le acercaban.

Ya fuera que quisieran a Homura o tuvieran alguna competencia infantil que los hacía querer probar su superioridad sobre ella. Ella no estaba acostumbrada a ser fácilmente ignorada a como estaba en su escuela actual.

En ese ambiente, Touya, era, para ella, el primer Chico Objeto No Identificado (CONI) del que ella tuviera un encuentro cercano.

La señorita Fujimori también era bastante extraña, pero Homura podía entender sus palabras rudas. Cuando habló con ella más de cerca fuera del salón de clases, Homura inmediatamente entendió que ella era bastante femenina. La razón por la que lo reprimía seguramente era por el antagonismo contra los hombres.

—Lo siento.

Touya dijo eso mientras empujaba su bicicleta.

“¿Te estás rindiendo de todo esto? ¿No me quieres?” Incapaz de decir esas palabras mal dirigidas, Homura se había despedido de él mientras la atmósfera permanecía incomoda entre ellos.

Justo cuando el sol estaba a punto de ponerse y su habitación se estaba oscureciendo, llamaron a su puerta.

Una voz descarada provenía del otro lado de la puerta.

—¿Homura? ¿Estás planeando dormir por tres años? Papá ha llegado a casa.

El padre de Homura, Hinooka Masafumi, seguía el credo de regresar a casa temprano y comer juntos con toda la familia al menos dos veces a la semana. Esto era casi lo único que Homura era capaz de continuar haciendo sin rendirse después de un tiempo. Incluso cuando ella tenía un novio, ella admirablemente seguía esta tradición familiar sin saltársela. Bueno, con su hermana menor Tsuyu estando más ocupada estudiando para sus exámenes de ingreso, eso también sólo duraría hasta el siguiente año cuando Tsuyu avanzará a la preparatoria.

Sin mirar por todo el panfleto al final, Homura bajó las escaleras y se sentó en la mesa del comedor.

La cena de esa noche era fondue de queso. El aroma a vino se impregnó en el aire.

Su hermana menor hábilmente cortó un baguette en cubos con un cuchillo largo para cortar pan.

—Aquí está el cucharón.

Tsuyu entregó una espátula de madera para usarla con fondue a su madre.

Homura le gustaba cómo el fondue con su mechero de alcohol iluminando la mesa parecía como algo, rustico, bello y de acampar. De acuerdo con su madre Serina, era una comida que daba la atmósfera de sentarse juntos en un círculo feliz, mientras que requería abrumadoramente preparaciones sencillas para hacer en comparación.

Como tal, incluso fuera de la temporada de invierno, la familia Hinooka frecuentemente comería esta comida de fondue.

—Homura, la olla.

—Ups.

Siendo llamada por su hermana menor, Homura arrancó su mirada de ver distraídamente la TV y frenéticamente agitó la olla. Si los contenidos de la olla se quemaban y se volvían pegajosos, el fondue se convertiría en la peor imagen del Infierno.

—Sería genial si pudiéramos comprar una cocina electromagnética para fondue o un plato caliente…

—Eh, pero esa es una buena olla. ¿No es linda? —su madre protestó mientras arreglaba la taza de mini ensalada.

—A mí también me gusta. Ya no ves este tipo de diseño, ¿cierto? —dijo su madre, sonriendo gentilmente a las palabras de Homura.

La madre de Homura era joven y amable.

Estos días, había veces cuando ella y Homura eran confundidas por hermanas cuando iban de compras.

Homura se parecía a su madre, y su hermana menor claramente se parecía a su padre. En particular, su hermana y su padre eran miopes.

—Entonces asegúrate de no quemarlo, Homura. —Gruñó Tsuyu. —Siempre es un problema lavarlo al final.

—Lo lavaré yo.

—Mentirosa.

—Tsuyu, no deberías dirigirte a tu hermana tan descortésmente.

Su padre, acabando de salir del baño, se sentó en la mesa.

Tsuyu fulminó con la mirada a su padre con el ceño fruncido.

—…Papá.

—¿Hmm? ¿Qué sucede?

—Masafumi-san, por favor asegúrate de dejar agua en el baño para las chicas después.

—Ah. Lo olvidé, —dijo su padre mientras se quedaba boquiabierto.

La manera en que no podía oponerse a las palabras de su esposa en absoluto era el punto lindo de su padre.

—No me importa en absoluto, —dijo Homura.

—No te puedo creer, —Tsuyu gruñó mientras golpeaba su cuchillo para cortar pan contra la tabla de cortar con un “bang”.

—Lo siento, Tsuyu. Tú también, Homura. Prestaré más atención la próxima vez.

La familia se había reunido alrededor de la mesa.

Hicieron una conversación tonta y trivial.

Hablaron de cómo el carro de la familia estaba siendo examinado y de cómo tendrían que usar un carro prestado por un tiempo, y Tsuyu se quejó de cómo tenía que ir a una escuela de preparación diferente.

Repentinamente, durante las noticias de última hora en la TV, Homura vio letras familiares bailando por la pantalla.

—PPTINU…¿se pronuncia “pepetinu”? —dijo Homura.

—Es un acrónimo, por lo que realmente no importa cómo lo pronuncies. Más importante aún, ¿siquiera sabes su nombre oficial?

Homura quería estampar el fondue caliente contra la cara irritante de Tsuyu.

—P-por supuesto que lo sé. Se llama la Unidad… de Liga… de Gi… Animales de Peluche Gigantes…o algo así [1].

—Mal. ¿Eso fue a propósito? ¡Es el Programa de Pioneros de la Tierra Imaginaria de las Naciones Unidas!

—Hmm. Así que, ¿qué es?

Su hermana y su padre dejaron caer sus hombros desalentadamente.

—Aparece en exámenes de Estudios Sociales en estos días, ¿sabes?

Tsuyu asintió fuertemente a las palabras de su padre.

—Lo siento. No lo conozco. Probablemente sea algo del grado de Tsuyu.

—No hay forma que eso sea posible, —contestó Tsuyu. —Es conocimiento común. Es conocimiento fundamental estos días.

—NU… no sé nada sobre ese tipo de cosas tampoco, —admitió su madre.

—Ah, es cierto. Lo llaman por el nombre popular “Tierra Imaginaria Nutella” en las noticias. Comenzaron a asegurar cosas relacionadas con la Tierra Imaginaria en mi compañía también.

—Oh, cielos, ¿en serio? ¿Pero no dijeron que aún no sabían mucho sobre ello?

—Es exactamente por eso. En primer lugar, compañías de seguros se originaron por garantías de despacho para aristócratas cuando barcos mercantes se hundieron durante la Gran Era de la Exploración.

—Te refieres al mercado de seguro de Lloyd en Inglaterra, ¿cierto?

—Sí, así es. Sabes mucho, Tsuyu, —su padre la felicitó.

El pecho de Homura ligeramente se erizó.

Tierra Imaginaria Nutella…Hablando de ello, ella sentía que había escuchado eso antes… o no.

—Esa Tierra Imaginaria, podría estar conectada al Club de Exploración.

Su padre y hermana otra vez se quedaron boquiabiertos.

—Cielos, ¿podrían dejar de hacer esa cara? —protestó Homura mientras clavaba sus palillos de metal en un pedazo de pan.

—¿Estás interesada en Club de Exploración, Homura-chan? —preguntó su madre.

—Err, más que interesada…

—Homura… Onee-chan, no estás en ningún club, ¿así que qué tal si te unes al Club de Exploración?

—Muu, ¿entonces por qué no tratas de unirte, Tsuyu? Si ya estás aburrida de lanzar porras.

Su hermana menor había practicado duro celosamente en su Club de Porristas, pero recientemente, no había signos de ella practicando en absoluto.

—Tsuyu se está preparando para sus exámenes de ingreso. Así que no se puede evitar.

—Así es, soy diferente a ti, Onee-chan.

—Aunque Homura-chan es linda, —añadió su madre con un suspiro decepcionante.

—Uuh… ¡Como sea, esto no es una broma! Unirse al Club de Exploración es como convertirse en un sacrificio para el país. Hay rumores de que, a pesar de que hay muchos miembros del club que se han perdido actualmente, nunca aparece en las noticias debido a la censura del gobierno.

—…¿Eh?

Homura estaba impactada por las palabras de su hermana.

Su padre también asintió en silencio mientras llenaba sus mejillas con pan.

Sólo su madre parecía impresionada.

—¿En serio? Cuando era una estudiante de universidad, había personas en el Club de Exploración de la universidad que cruzó el Océano Pacifico balsas hechas a manos, pero todos regresaron a salvo.

—Kuh… Mamá, ese era un Club de Exploración normal, un grupo de universidad, ¿cierto? La Tierra Imaginaria es un lugar muy peligroso donde el sentido común no aplica para nada.

—Oye, ¿hay otros rumores…como ese…?

Aunque realmente no quería oírlo, Homura preguntó dudosamente.

—¿Otros? Sí, los hay. Como el que los miembros se les da un teléfono celular equipado con un transmisor y puesto en vigilancia las 24 horas, los 7 días de la semana, o cómo toxinas se acumulan en sus cuerpos sólo pasar mucho tiempo ahí-

—…

Todos eran rumores que sonaban peligrosos. Podrían ser sólo pedazos de chismes, pero Homura no podía reírse cuando ella recordó las palabras “secreto de estado” que Touya y Fujimori habían dicho.

Mientras trazaba las rodajas de paprika que formaba el esquema de colores del tazón de ensalada usando sus palillos, Homura confesó lo que estaba en su mente.

—La verdad es…que estoy pensando en unirme al Club de Exploración…

Ella no había mencionado que había sido rechazada en la primera entrevista. No tenía punto decirles eso.

—Oh, cielos, ¿no es eso genial?

Su madre aplaudió alegremente.

—Haz lo que quieras.

Su hermana menor habló mientras crujía el tallo de un tomatito en su boca.

Y cuando Homura miró a su padre, él estaba en medio de regresar con algo de cerveza del refrigerador.

—Oye, ¿qué piensas sobre eso, Papá?

El sonido de la lata de cerveza estallar al abrir siguió a la pregunta de Homura.

—¿Hmm? Un club, ¿eh? ¿Por qué no? Siempre apruebo que inicien algo. Por supuesto, sus estudios tienen prioridad, pero en tu caso, Homura, creo que sería mejor si tienes algo más de ejercicio.

—Aunque todavía no sé si lograré unirme o no.

Homura sonrió auto modestamente.

—Seguramente estarás bien si lo haces, Homura-chan.

—Si son cosas como herramientas que están en tu mente, no necesitas preocuparte. Después de todo, es diferente de ropas o manga.

—Aunque, aparentemente, el estado prepara todo eso…

Eso era bastante obvio, basado en la fortaleza erigida en los terrenos de la escuela.

—¿El estado?

Los dedos de Tsuyu se congelaron.

Después de agitar vigorosamente su lata de cerveza, su padre preguntó una vez más.

—Así que, ¿a qué club te vas a unir?

—El Club de Exploración.

—Eso suena como una gran idea, —su madre dijo aprobatoriamente.

—Por Club de Exploración, ¿te refieres a ESE Club de Exploración?

Arrugas prediciendo un fruncido de ceño rápidamente se esparció por la frente de su padre.

—Suena romántico, y trabajar junto con tus compañeros parece divertido.

—¿El Club de Exploración del PPTINU? ¿Para Jóvenes Investigadores de la Tierra Imaginaria?

Mientras trataba de suprimir su mano temblorosa, su padre accidentalmente bajó su lata de cerveza sobre el borde de la mesa, pero Tsuyu la agarró perfectamente.

—¡De ninguna manera! ¡Lo prohíbo absolutamente!

Esta era la segunda vez en el día que Homura había sido tema de crítica.

La olla se tambaleó en su lugar. El fuego del mechero parpadeó por un instante y un olor peculiar flotó por la mesa.

Aunque la fuerza de la furia de su padre era lo que ella esperaba, ella aún respondió dudosamente.

—A-aunque aún no lo he decidido por seguro.

—¡Como sea, lo prohíbo! Es demasiado peligroso. Ese club es sólo una pantalla de humo por el gobierno para cubrir su falta de medidas reales y políticas sobre el asunto. ¡Es lo mismo como los planes de desarrollo lunar! ¡Es un alto riesgo y sin regreso!

—P-pero, ¿no dijiste que había alcanzado el punto donde se convertiría en una mercancía para tu compañía de seguros, Papá?

—¡Esto y eso son dos cosas diferentes!

Su hermana menor también apoyó el argumento de su padre en este caso.

—¿Eres estúpida, Homura? Necesitas las cualificaciones justas para unirte al Club de Exploración, ¿sabes?

Indignada, Homura levantó su mejilla en una forma pretensiosa y trató de fanfarronear.

—No lo mencioné antes, pero tengo las cualificaciones para unirme al Club de Exploración. Tomé la prueba de aptitud cuando estaba en secundaria, y mis resultados fueron satisfactorios. Así que…

—Nunca escuché sobre eso. Y sin importar si tienes o no las cualificaciones, señorita-

—Masafumi-san, gritar demasiado no es bueno para tu cuerpo.

—Sí.

Reprendido por su esposa, el padre de Homura se sentó en su asiento, pero su furia era claramente latente.

Su madre habló con él mientras mantenía su gentil sonrisa.

—Homura-chan lo declaró ella misma, así que sólo demos un paso atrás y observémosla.

—…

Mientras que Homura estaba sin palabras, su padre de alguna manera mantuvo su calma mientras continuaba hablando.

—Lo siento, Homura. No debí haber gritado. Pero realmente me opongo a ello.

Él se volteó hacía su esposa.

—Serina-san, ¿hay padres que quieran enviar sus hijos a la guerra?

—¿Guerra?

Su esposa fue impresionada.

—Sí. El nombre “Club de Exploración” suena bien, pero es parte de una guerra de poder con el honor de cada país en juego.

El padre de Homura continuó con un rostro serio.

—En países socialistas, después de la caída del Muro de Berlín, muchos jóvenes fueron tratados como peones desechables con el uso de drogas con el fin de entrenar medallistas de oro olímpicos. Incluso ahora, hay ex competidores quienes sufren deterioros de aquellos tiempos y viven vidas duras sin siquiera recibir la compensación apropiada. Esa compensación en sí era la zona de batalla de la Guerra Fría. El Club de Exploración es una cueva de secretismo y sistematización que permite todo siempre y cuando traiga resultados llamativos.

—Hmm… Realmente me siento mal por esos competidores que fueron sacrificados en la Guerra Fría, pero Homura-chan nunca se involucraría en algo tan terrible.

—Ella no entiende nada. Le lavarán el cerebro en la organización. Eso es lo más terrífico sobre eso.

—Siempre hay algo así en un grado mayor o menor, ¿cierto? Primero, ella debe de probarlo. ¿Cierto?

—S-sí…

Los suaves dedos de su madre tocaron los dedos de Homura.

Sólo por mencionar el tema un poco para discutirlo con el resto de la familia, Homura realmente había terminado creando una atmósfera que la detuvo de decir apresuradamente que ella se había rehusado de unirse al club.

—Y las cosas que dijo Tsuyu-chan hace poco siguen siendo rumores, ¿cierto? Homura-chan todavía no ha experimentado nada peligroso. ¿No crees que Homura-chan debería unirse y dar su propio juicio de ellos después de verlo con sus propios ojos?

—No estoy segura de eso, —murmuró Tsuyu.

—Será muy tarde a ese punto. En primer lugar, es imposible. La edad límite para emplear para el Club de Exploración es…

En ese momento, los hombros de su padre cayeron y dejó escapar un gran suspiro pesado antes de decir, —Dejemos de discutir sobre esto.

—Sí…continuemos hablando sobre ello en otra ocasión.

Su madre no parecía aún aceptar la explicación de su marido.

Su padre también simplemente asintió obedientemente por el momento.

—El fondue se está quemando.

Con una expresión harta, Tsuyu picó el lago de queso en la olla con su cucharón, haciendo un sonido crujiente en el fondo de la olla mientras un olor salado flotaba. Se le dio la vuelta al queso crujiente y se astilló por su superficie desde el borde para adentro.

—Ah, me gusta eso. Es como una galleta de arroz de queso, —dijo su madre alegremente.

—También quiero un poco, —su padre dijo también.

—Ya no es fondue, saben.

 

Al siguiente día. Receso entre clases.

Mientras las preparaciones para el Festival Shinryoku avanzaban en la escuela, los posters colgados en los muros del corredor fueron cambiados.

Posters de club reclutando fueron cambiados con toda clase de hojas de programa para el festival.

Homura distraídamente miró los nuevos posters colgados.

El Festival Shinryoku de la Preparatoria Seiran era un evento al reunir varios planes y proyectos de todos los clubs de deportes y culturales.

La diferencia con el Festival Cultural era que los estudiantes de tercero y segundo año planeaban y ejecutaban el evento, mientras que los de primer año atendían como participantes del festival. Además, cada club proponía un proyecto y el consejo estudiantil seleccionaba diez de ellos que serían implementados en el festival, como tal, había muchos casos donde varios clubs presentaban un plan juntos.

En otras palabras, era una fiesta de bienvenida grande en la escuela para los estudiantes de primer año.

Homura miró los posters alineados en el muro.

Había cosas como [Torneo de Básquet-Voleibol-Balonmano], [¡El Kanji Más Grande que Un Metro! Exhibición de Caligrafía Gigante] y [¡Torneo de Karaoke Acompañado por una Banda a Máximo Poder!].

Parecía haber muchos proyectos para participantes como torneos o conciertos.

Mientras miraba más en la línea, Homura vio que los posters restantes todavía estaban en medio de ser colgados.

—¿No todavía le falta algo de impacto así?

—¿Deberíamos decorarlo con encaje dorado o algo así?

—Creo que todavía hay algo de pintura luminosa.

—Por favor no. En primer lugar, ¿qué bien nos hace que resalte en la noche?

Una estudiante alta estaba dando varias direcciones a un chico colgando los posters.

La estudiante era una de tercer año con una actitud justo como la de una supervisora.

Homura también recordó ver su rostro frecuentemente en la asamblea de la mañana en la escuela. Si recordaba bien, ella era…

—Toma.

Repentinamente, esa senpai se dio la vuelta y le entregó a Homura un poster enrollado sin pestañar.

—Eres Hinooka Homura-san de la Clase 1-A, ¿cierto?

—Sí. Ah, amm, ¿cómo sabías mi nombre-?

—Esa es mi responsabilidad natural como la presidenta del consejo estudiantil, después de todo.

La presidenta del consejo estudiantil hinchó su pecho con orgullo mientras se ponía firme.

—Ah, sólo para que lo sepas, está mintiendo. Es de casualidad que lo recordara.

El estudiante de segundo año cerca le susurró eso a ella, como resultando que la presidenta del consejo estudiantil le diera una palmada por encima de la cabeza con un poster enrollado.

—Eres la Presidenta Rokujizou, ¿cierto?

—¡SÍ! Presidenta del consejo estudiantil de la Preparatoria Seiran, Rokujizou Takara. ¡Mucho gusto!

—S-sí. Mucho gusto.

Homura recibió un poderoso apretón de manos.

Había muchas mujeres con mucho espíritu como ella en esta escuela. ¿Quizá algo sobre el lugar las atraía?

—¿Qué tal, Hinooka-san? ¡Personalmente recomiendo este evento de aquí!

La presidenta del consejo estudiantil apuntó al poster que le había dado a Homura.

Haciendo como se le dijo, Homura suavemente desenrolló el poster, y en él apareció el título de un evento junto con la ilustración de una mujer vestida desaliñadamente quien lucía como una geisha o una chica bailarina.

—”Proyecto Unido del Club de Ceremonia del Té y el Club de Natación, Concurso de Yamato Nadeshiko[2]“…

En otras palabras, este era ese tipo de cosas.

—Hacer un concurso de belleza en este día y época es prácticamente acoso sexual…

El chico de segundo año gruñó, recibiendo otro golpe en la cabeza en el proceso.

Si Homura recordaba bien, el senpai que daba la sensación de ser dominado era el contador del consejo estudiantil.

—Oye, no hay otro evento que sea tan popular como este. Después de todo, no lo hacemos cada año como una costumbre anual sólo para mostrar.

—Me asombra que hayas recibido el permiso de la escuela para ello, —dijo Homura, impresionada, incluso mientras ponía una sonrisa forzada.

—Es porque está enlistado como una reunión de nado en el papel.

La presidenta del consejo estudiantil respondió indiferentemente.

—Ah…¿eh?

Homura reflexivamente miró al poster de nuevo.

Cuando lo miró cuidadosamente, los puntos principales del evento, había reglas extrañas incluidas como competir por puntos divididos entre ser juzgada artísticamente para preparar té y ser juzgada por tu técnica de cincuenta metros de nado de estilo libre.

—La piscina interna de la que está orgullosa nuestra escuela juega un papel importante en el evento.

—El punto culminante es de las chicas quitándose sus kimonos y cambiándose en trajes de baño en la piscina.

—Uwaa…

Eso era empujar al límite incluso para el exhibicionismo.

—Pero, aunque parece un evento popular, es un gran obstáculo para las de primer año, por lo que no creo que muchas chicas estén deseosas de participar… —declaró Homura.

—Fufufu, la ganadora recibe un certificado de obsequió para libros. Y el premio extra… ¡es el derecho de doblar el presupuesto del club de la ganadora del que sea parte!

—Ah, ya veo…

En otras palabras, todos los clubs estaban enviando sus mejores miembros para participar.

El consejo estudiantil era realmente aterrador.

—Similarmente, fui la ganadora el año antepasado en mi primer año.

Rokujizou con aire de suficiencia apuntó sí misma con ambas pulgares.

—Guau, eso es asombroso.

Homura estaba honestamente impresionada.

—Así es, alábame, alábame más.

—…Fue realmente terrible. El consejo estudiantil básicamente tomó el rango superior en todas las categorías, después de todo. Es por eso que rebajaron substancialmente la relación de puntuación para la técnica desde el año pasado.

—¡No.Digas.Nada.Innecesario!

El contador fue golpeado tan duro que el poster se dobló fuertemente después de golpearlo.

El hecho de que él apropiadamente continuó trabajando incluso mientras era golpeado demostraba qué tanto estaba acostumbrado a esto.

La presidenta del consejo estudiantil se dio la vuelta hacía a Homura con ojos destellantes.

—Así que, ¿qué tal? Te ves como si lucieras realmente bien en un kimono, Hinooka-san, y creo que podrías tener buenas perspectivas de ganar.

—Amm, gracias por la oferta, pero… no sé nada de preparar té y la natación no es mi fuerte… Y más aún, no he leído muchos libros tampoco.

—Está bien. Ese tipo de cosas es sólo para jugar, después de todo. Al final, lo que importa es la substancia interior de la persona. Lo que está adentro se mostrará al exterior. Alguien con una apariencia bonita y pura tendrá su corazón brillante y maduro de la manera recta también. Además de eso, solo necesitas quitarte tu kimono tan eróticamente posible cuando te lo cambies, ¿cierto?

Incluso si Rokujizou decía “¿Cierto?”, Homura estaba preocupada de cómo responder a eso.

—Y si no hay concursantes importantes, el evento de futbol de piscina de senpai también fracasará… es lo que aún no ha dicho ella.

—Yamashina, deberías callarte pronto si sabes lo que está bien para ti.

—Mantén eso en secreto, —dijo la presidenta mientras ponía un dedo en sus labios y guiñaba a Homura.

Parecía que estaban consiguiendo dinero al enviar asesinas apoyadas por el consejo estudiantil este año también.

El consejo estudiantil realmente era aterrador.

La presidenta del consejo estudiantil repentinamente se detuvo después de colgar otro poster.

—Eso me recuerda, ¿en qué club estás, Hinooka-san?

—Estoy… No, soy del Club de Ir-A-Casa.

—¿En serio?

—Sí.

—Entonces, por qué no unirse al consejo estudiantil. ¿Te unirías? ¡Te unirás, ¿cierto?! ¡¡Vamos, únetenos!!

—Oye, ¿Presidenta? Los miembros del consejo estudiantil para este año ya se han decidido, ¿sabes? —intervino Yamashina.

Era verdad, la elección de los miembros del consejo estudiantil había terminado calmadamente justo hace unos días otra vez con una falta de candidatos rivales.

—El puesto de contador acaba de quedar vacante justo ahora.

—Oye.

La presidenta del consejo estudiantil extendió sus palmas disculpándose mientras reía.

La presidenta tomó el poster de Homura y lo movió para clavarlo en el muro ella misma.

Homura también ayudó al sostener las esquinas para la presidenta.

Habiendo supuesto por la atmósfera de que su invitación había sido rechazada, la presidenta asintió lamentándolo.

—Ya veo, qué desafortunado… Bueno, dejando eso de lado, siéntete libre de venir y jugar en el consejo estudiantil cuando quieras. Creo que sería bueno para ti acostumbrarte a la atmósfera del consejo estudiantil en preparación para cuando el contador muera en un accidente imprevisto.

—G-gracias. Aprecio la oferta.

El contador en cuestión, Yamashina-senpai, estaba en medio de mandados hacía la habitación de preparaciones para obtener más decoraciones.

Mientras presionaba y enderezaba el último poster que se había doblado después de golpear fuertemente a Yamashina recientemente, Homura le preguntó algo a la presidenta.

—Amm, ¿Presidenta? ¿Puedo preguntar algo?

—¿Qué es?

—¿El Club de Exploración organizará un evento en el Festival Shinryoku?

—Ah, el Club de Exploración, ¿eh?

La presidenta murmuró mientras se preguntaba dónde colocar la chincheta en el poster.

Después de rendirse de colgarlo correctamente, ella lo arregló en una forma que lo hacía lucir como un pedazo de arte arrugado en su lugar. Era una molestia para el club que había hecho los posters.

—Desafortunadamente, no entregaron una propuesta este año. Aunque esperaba que lo hicieran.

—Como lo pensé, es difícil cuando sólo tienen dos miembros, ¿cierto?

—¿Hmm? Tienen tres miembros, ¿sabes?

—¿Eh? No la Exploración sólo tiene dos-

—…

Mientras el silencio descendía entre ellas por un momento, Rokujizou se volteó para ver a Homura.

Parecía haber cierta rigidez en su expresión.

—¿De quién escuchaste eso?

—Amm… Touya-kun, del Club de Exploración.

—Ese pequeño mocoso…

Rokujizou fulminó con la mirada al alfiler en su mano con ojos de odio.

Entonces, ella rápidamente relajó su expresión y miró de nuevo a Homura.

—Hinooka-san, podría ser que tú-

Rokujizou repentinamente cortó sus palabras en medio de hablar.

Su mirada estaba dirigida a algo detrás de Homura.

Cuando Homura reflexivamente se dio la vuelta, ella vio una delgada silueta usando jeans de pie al final del pasillo.

Por un momento, Rokujizou y esa persona se miraron entre sí bruscamente como si estuvieran compitiendo entre sí.

Pero al final, la otra persona se fue dentro de poco, y la presidenta del consejo estudiantil también simplemente se encogió de hombros y le habló a Homura.

—Hmm, olvídalo. Fue un mal entendido de mi parte.

—Hah.

Homura no la presionó más.

La presidenta después expresó su gratitud por la ayuda con los posters mientras se iba.

—Gracias, Hinooka-san. Si hay algún evento en el que estés interesada, por favor asegúrate de participar, ¿de acuerdo? ¡El punto principal de un festival es ser llevada por el flujo de los eventos! ¡Intégrate por completo!

—L-lo consideraré.

—¡Por favor considéralo positivamente!

 

En su camino a casa desde la escuela en ese día.

Mientras se subía al tren.

Los dedos de Homura se congelaron mientras estaba a punto de enviar un mensaje a una amiga yendo a otra escuela.

Repentinamente se sintió enferma del mensaje, que decía “realmente no fui capaz de hacer una buena broma”, lo cuál podría ser considerado como una queja ociosa, o más bien un simple descontento gruñendo hacía la otra persona.

Al final, ella borró el texto y se apoyó contra el barandal para mirar afuera de la ventana del tren. Paisaje del cual se había cansado de mirar mientras pasaba afuera.

Justo cuando estaba a punto de convertirse en la tarde.

Ella llegó a la estación, y justo cuando estaba a punto de dejar la puerta de los boletos, ella vio otra vez a esa mujer en suéter de verano.

Homura fue a comprar un cartón de leche con café a la máquina expendedora justo al quiosco de la estación, y mientras insertaba la pajilla en él, ella miró a la mujer por un tiempo.

Como siempre, ella estaba hablando humildemente y trataba de entregar folletos, pero sólo una persona de treinta en su mayoría tomaba uno.

Homura había comenzado a verla en esta estación alrededor de hace tres años.

Ella había notado a la mujer mientras viajaba a la escuela en tren, pero la mujer siempre aparecía ahí una o dos veces a la semana (la segunda vez cuando era un día festivo), con el exacto día de la semana ella aparecía ligeramente diferente mientras pasaba el tiempo.

Un suéter de verano con pedazos de pelusa en él. Cabello corto. Cuando Homura la vio por primera vez, ella había tenido cabello mucho más largo y hermoso. Solía tenerlo atado detrás de su cabeza, hasta que eventualmente se volvió corto como estaba ahora. Homura recordó cómo había pensado en ello como un desperdicio cuando vio el cambio.

—…Ella usa muy poco maquillaje.

Mientras sorbía la leche con café con su espalda contra el muro de la estación, Homura distraídamente miró a la mujer.

La mujer usaba la mínima cantidad de maquillaje, y nunca parecía tampoco usarlo bien.

Ella debería ser todavía bastante joven, probablemente en sus veintes, pero sus dedos y ojos claramente indicaban agotamiento imborrable.

—¿Cuánto tiempo continuará ella así…?

Homura había pensado, “Ah, qué triste”, cuando vio por primera vez a la mujer.

Ella también le aterró pensar que debería hacer si eso le pasaba a alguien cercano a ella.

Pero en algún momento, ella se había cansado completamente de mirar a la mujer, y ahora ella estaba enterrada en el escenario de fondo de la estación sin evocar ninguna emoción en Homura. Algunas veces, había un ligero cambio y la mujer captaba su atención, haciendo parte de ella sentirse deprimida de la vista.

En el tablón de anuncios de la estación, estaba el mismo folleto del que la mujer estaba entregando. La única diferencia era que la cinta adjuntada en el borde había envejecido al punto de estar desgastado en color.

Un folleto fue soplado cerca de los pies de Homura por el viento. Alguien probablemente lo había tirado ahí después de recibirlo.

Homura se acuclilló y lo recogió.

 

Estoy buscando a este niño.

 

Si tenías un pedazo de esperanza que no podías tirar, ¿cómo se suponía que te rindieras de ella?

La foto de un bebé aún joven miró a Homura inexpresivamente.

El folleto decía que se había perdido cuando él tenía un año y un mes de edad.

—Entonces él ya debería ser de cuatro años ahora…

Las ropas que él vestía cuando se perdió- tal información era completamente inútil a este punto.

El último lugar donde se había visto era el piso de un restaurante de una tienda departamental cerca de esta estación.

Incluso si decía eso, esa tienda departamental ya había cerrado y el bloque entero de restaurantes ya no estaban, habían sido reemplazados con supermercados y comensales que estaban abiertos todas las horas del día.

—Para ahora, él había ido a un jardín de niños e iría a su primera visita tradicional a un santuario…

Él había sido mimado por su abuelo y abuela en el campo y comido un pastel de cumpleaños.

¿Qué estaba haciendo ahora mismo la persona más cercana a este bebé y a esta mujer? ¿Por qué él no estaba aquí? Él definitivamente debería existir, el padre de este bebé-

Todas las circunstancias rodeándolo no tenían absoluuuuutamente naaaada que ver con Homura de cualquier manera.

Incluso hoy, había muchas personas en el mundo que eran desafortunadas, que perdieron sus vidas en accidentes irrazonables y circunstancias y perdieron a su irremplazable familia. Había muchos otros que habían sufrido las consecuencias de sus acciones también.

Había personas más desafortunadas que esta mujer quien había perdido a su hijo. Si fueras a comparar la felicidad de las personas, claro está.

Se decía frecuentemente, “¿Qué vas a hacer incluso si te importara?”

¿No las canciones de pop también lo decían?

¿Cómo puedes hacer a otros felices si no te vuelves feliz tú mismo?

Incluso el manga lo gritaba.

Las cosas cambiarían. Los recuerdos no desaparecerían. Así que olvídalo.

—Es imposible. Alguien-

¿Alguien? ¿Quién?

Esa mujer siempre estaba en medio de la multitud de personas pasando y agachando su cabeza como una muñeca mecánica.

Por favor. Por favor. Por favor.

—Amm.

Antes de que lo supiera, Homura estaba frente a la mujer, mientras sostenía el folleto que había recogido en una mano y el cartón de leche con café en la otra.

—…?

Aunque ella estaba confundida por un instante, la mujer pronto dio una sonrisa gentil.

—Hola otra vez. Estás en tu camino a casa, ¿no?

La mujer miró radiantemente al uniforme de Homura.

Esta podría haber sido la primera vez que Homura veía su sonrisa. Y no importaba que tan triste y solitaria luciera, Homura no podía evitar sentir que había valido la pena hablarle por ello.

—Así que eres una estudiante de preparatoria ahora.

—Ah, sí. Amm, yo…

Homura rápidamente corrió al muro de la estación para bajar su bolsa ahí y entonces regresó.

—Amm, ¿podría ayudarla?

Homura estiró sus manos hacía el bonche de folletos.

—Gracias. Pero está bien.

“Está bien”. Esas palabras resonaban pesadamente en el pecho de Homura.

Tomen, por ejemplo, un golpe pesado.

Su simpatía irresponsable por un capricho había causado ser ligeramente sacada del ring.

Homura se congeló mientras sus manos ofrecidas perdieron una salida.

Los pasajeros caminando miraron a Homura y entonces inmediatamente se mezclaron de vuelta en la estación rotatoria en la tarde.

—No, amm, yo-

A ella no le importaba ser observada. Sólo, la mirada cansada de la mujer-

Y sin embargo, a pesar del agotamiento, esos ojos de una madre que no había perdido el deseo firme en lo más profundo de ella hicieron a Homura sentirse tensa.

Palabras de justicia repetidas en los mangas y series de TV pasaron por su cerebro. Pero…

—I-incluso si voy a casa ahora, estaré aburrida sin nada que hacer.

…Lo que salió de su boca fueron esas horribles palabras.

—…¿N-no está bien?

—…

Hubo un breve instante de silencio.

Y entonces, la mujer dejó escapar una risita.

—¿Entonces puedo confiar en ti por un poco?

—Sí. Gracias. Realmente lo aprecio.

Homura aceptó la mitad del bonche de folletos. Tenía el ligero aroma de una impresora de inyección.

Ella copió la manera de la mujer de hacer las cosas, al haberse acostumbrado a ver en su trabajo, y entregando folletos mientras le hablaba a estudiantes de su edad.

Nada cambió en particular. Incluso las personas que lo tomaron después de ver la extraña vista de Homura ahí también inmediatamente vieron que era un folleto familiar y perdieron el interés mientras descuidadamente los metían en sus bolsillos.

Al final, la hora pico a casa apresurada terminó sin dejarlas ser capaz de entregar muchos folletos, justo como era de esperarse.

Después de tomar un descanso, la mujer le dio una profunda reverencia a Homura.

—Si es posible, ¿puedo preguntar tu nombre?

—Sí, soy-

Homura dio su nombre, y la mujer le entregó su tarjeta de negocios a cambio.

Tenía una dirección de contacto que no era diferente del que estaba impreso en el folleto, pero Homura lo trató preciadamente mientras lo ponía en su bolso de pase para viajes del tren. Era la primera tarjeta de negocio que había recibido en su vida.

img018_1

1 El acrónimo en inglés lo he cambiado, pero dado que no se me ocurrió el “chiste” de Homura aquí en español, lo dejé tal cual lo pusieron en Nanodesu.
2 Yamato Nadeshiko es una mujer que muestra las virtudes femeninas en el viejo Japón.
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: