Capítulo 2

¡Trabajemos todos juntos para crear la siguiente película del Director John Knocker! ¡¡Estamos buscando algunos extras alegres que puedan filmar con nosotros en Las Vegas!!

 

De manera simple, esa era la razón por la que habíamos dejado Japón y viajado a la mitad del mundo hacía Las Vegas.

Habíamos ganado una lotería en línea.

Parecía que la razón para esto era: querían a muchos extras asiáticos, estaban usando a los extras como una manera de proporcionar un bono de fans, y John Knocker estaba impresionado con la concentración en la prevención de desastres de la Ciudad Kukyou después de perder una villa durante un huracán gigante el año pasado.

—…Perdón, Maiden.

—¿Hm? ¿Por qué?

—Por no dejar esta habitación de hotel incluso a pesar de que estaba en Las Vegas. Diciendo que no podía dejar a la Representante de la Clase o que podríamos no encontrarnos fue sólo una excusa. El hecho de que no hice nada permanece.

—No seas tonto. ¿Qué podrías haber hecho si realmente hubieras ido ahí? ¿Cuál había sido tu destino? Ni siquiera sabes cómo pelear contra esas gelatinas. Ponerte de justiciero sin ninguna razón sólo incrementaría el riesgo de ser comido. De hecho, hiciste bien en contenerte con todo eso sucediendo. Es por eso que logramos encontrarnos así.

No estaba seguro de qué decir.

No estaba acostumbrado a ser un objeto de odio. Pero tampoco podía descubrir cómo reaccionar cuando una amiga me sonreía y me perdonaba en una situación así.

—Claro. Esto sería la culpa de mi usuario por una desafortunada clase de persona que prefiere a chicas que lo menosprecian y lo insultan. Pero si lo dejas así, un nuevo mundo podría abrirse para él.

—¡Oh, es Maxwell-chan! Oye, oye, ¿puedes conectarte a través de Redtooth? Encontré una nueva vulnerabilidad en la autenticación de teclado inalámbrico de un Pearphone.

—No. No lo hago. Por favor no me vea como pescado que necesita eviscerar.

—Ciertamente eres un programa tímida. Oye, Truth, ¿ella se volvió en una sombría Yamato Nadeshiko con corte de cabello kokeshi por tu estilo de codificación japonés?

—No. Preferiría que dijeras que tengo un proceso de arquitectura flexible y delicada que no puede ser imitado por una bulliciosa porrista americana o de una supercomputadora cuyo pedazo de ropa, hasta la ropa interior, viste las estrellas y franjas.

—Aquí en los Estados Unidos, una máquina del tamaño de un contenedor es tratada como una pequeña chica con cara de bebé y poco desarrollada.

La interrupción de Maxwell me dio el tiempo que necesitaba para ordenar mis sentimientos.

…De acuerdo.

—Oye, pequeña niña poco desarrollada. Y me refiero a la real.

—¡Eso duele, ¿sabes?! ¿Pero qué sucede, Truth? …¡¡Deja de palmear mi cabeza!!

—La conexión se cortó por un rato, así que quiero saber qué pasó. ¿Qué están haciendo las gelatinas? ¿Ya han llegado a este hotel?

—No sé. ¿Y qué tal si pensamos en un nombre apropiado para ellos? Creo que los perdí mientras me movía de techo a techo, pero no podemos evitar que las gelatinas que se caían, entren a través de la entrada del hotel. …Oye, ¿cuánto más vas a seguir palmeando mi cabeza? Eres simplemente incorregible, Truth.

De todas sus quejas, ella no trato de pelear. Me hacía pensar en un gato blanco orgulloso ronroneando mientras se le acariciaba su barbilla.

—Así que la pregunta es qué hacer ahora. Pero…

—Sí. —Anastasia honestamente asintió a lo que dije. —Mira en la ventana, Truth. Luce realmente mal allá afuera. Todo, desde carros familiares a autobuses unidos están amontonados y escupiendo humo. Ni siquiera podrías meter un carro redondo ligero por ahí ahora. Y Las Vegas está justo en medio del desierto, así que no puedes llegar a la siguiente ciudad sin un carro.

—Sin mencionar que no podemos conducir.

—No. Puedo encargarme de eso si encuentra un carro auto-manejable controlado con un programa.

—¿Tú? ¿Conducir? ¿Cuándo los problemas de comunicaciones podrían cortar la señal en cualquier momento? No lo creo, Maxwell.

—¿Pero entonces qué hacemos, Truth?

Justo mientras Anastasia hacía un mohín con sus labios, escuché un fuerte ruido arriba. Me recordaba a una hoja chasqueando en el aire.

La cabeza de Anastasia se movió inmediatamente a ver el techo. No, ella estaba concentrada en algo incluso más alto que eso: el techo.

—¡Oye, ¿es ese un helicóptero?!

—Tú eres la de la nación de aeronaves. Cuando viajan de un extremo al otro del país, usan aviones de pasajeros en lugar de trenes bala o trenes de motores lineales. Aunque eso es lo que dejo a mi nación quedarse en la vanguardia de la tecnología de trenes.

Queriendo decir…

—Si las rutas en tierra están llenas, enviarán equipos de rescate desde el aire. La salida que necesitamos está justo arriba de nosotros, no al este, oeste, norte o sur. Así que en lugar de vagar, sería mejor mantenerse en un edificio solido con un helipuerto.

—Por supuesto, asumirán que fuiste eliminada y pasaran de ti, si no pueden verte desde el aire, así que sería mejor apuntar un control remoto de televisión fuera de la ventana para deslumbrar y apagarlo a un ritmo irregular.

—Sí, si usamos una linterna normal, podríamos ser eliminados si esas cosas terminan siendo atraídas por la luz, después de todo.

—No. La mayoría de los animales e insectos pueden distinguir entre infrarrojo y ultravioleta, así que dudo que esa contramedida sea de mucho uso.

Eso quería decir que no podíamos dejar este lugar.

Quería al menos poner a la enferma por el vuelo, Representante de la Clase Frentona con Lentes, en un helicóptero. Las gelatinas se estaban moviendo independientemente por el momento, pero si se reunían como un ejército de hormigas, entonces podrían ser capaces de formar un puente para cruzar directamente entre edificios. Era por eso que era mejor permanecer dentro de una habitación cerca del techo en lugar de exponernos al techo en sí.

Por supuesto.

No importaba qué tanto discutiéramos las probabilidades y posibilidades, estábamos acabados si un helicóptero no aparecía. Era por eso que originalmente no quería guiar a Anastasia hacia aquí.

Era para mantenerla a salvo y sentir con más seguridad que ella sería rescatada.

Pensé que la encontraría más rápidamente si podía buscarla desde el cielo donde las gelatinas no podían alcanzarnos. El viento del rotor principal podría ser capaz de alejar las gelatinas mientras ella era guiada a su seguridad.

Pero eso no cambiaba el hecho que había esperado antes de hacer algo por Anastasia. En lugar de salir corriendo de esa habitación del hotel, calmadamente me había quedado quieto. Me había detenido.

—Jaja.

Y sin embargo esa chica de 11 años rió inocentemente mientras yo irresponsablemente palmeaba su cabeza.

La mirada en su rostro se parecía mucho a la sonrisa sin restricciones que se la da a un miembro de la familia.

—¡Guau! ¡Eres realmente increíble, Truth! ¿Cómo se llamaba tu ciudad natal? ¿Ciudad Kukyou? ¿Vivir ahí realmente cambia tanto tu perspectiva? ¿O es la experiencia? ¡Quiero decir, eres el héroe que aplastó a la Cruz Brillante! ¡¡Cada pensamiento en tu cabeza debe ser genial!!

—…

No podía encontrar algo que decir, y simplemente entrecerré mis ojos, pero entonces la pantalla de mi Smartphone brilló. Maxwell estaba atrayendo mi atención.

—Usuario, puede perderse en sentimentalismo después. Ahora, le sugiero que se apresuré al techo. Si no hay señales de vida, el helicóptero de rescate acercándose podría irse sin aterrizar.

—Sí, así es. Al techo, entonces. Representante de la Clase, vamos, sostente…

—Urrrgh.

La elegante Representante de la Clase gruñó como un kaiju, y envolvió sus brazos alrededor de mi cuello. Este no era el momento, pero mi corazón estaba latiendo como loco. ¡Quiero decir, ese aroma, esa suavidad y esa calidez! ¡Y su pulso! ¡Podía sentir el latir de su corazón a través de sus modestos pero impresionantes pechos! ¡¡Y ella estaba tan débil que se sentía como si ella fuera a hacer todo lo que le pidiera!!

Entonces sentí una fuerza misteriosa envolviendo sus brazos en mí por detrás.

Era la problemática chica Anastasia.

—No es justo, Truth. No me di cuenta que fueras un Don Juan.

—?

—Si ya tienes una novia, entonces no necesitas a Maxwell-chan, ¿cierto? Puedes darme el control de ella, ¿no es así? Vamos.

—¡No! Advertencia: Ella podría estar actuando linda y estar abrazándote, pero he detectado un ataque cibernético inalámbrico de corto alcance. ¡¡Esta es una amenaza seria!!

Maxwell estaba en realidad usando signos de exclamación para variar. Ella no había hecho eso incluso cuando Laplace de la Cruz Brillante estaba atacándola. Mientras estaba en sándwich entre la Representante de la Clase en el frente y Anastasia por detrás, caminé por la habitación de hotel tomando los objetos importantes como nuestros pasaportes y mi billetera.

—De acuerdo, Vayamos al techo del helipuerto.

—¿Tienes algún bocadillo por ahí?

—¿No ya estabas comiendo suficiente comida frita para darme acidez de sólo mirarlo?

Con ese comentario exasperado, le pasé una barra de goma de mascar japonesa que estaba en la mesa de noche. Ella lo miró desde varias distancias y ángulos frunciendo el ceño.

—…¿Sin azúcar y sin colores añadidos? Esto es comida saludable.

—La goma de mascar no es nada más que químicos, así que serías la única persona que lo llamaría así. Ahora vámonos.

—Claro, jefe.

No me gustaba dejar nuestras maletas, pero en realidad no podíamos traerlas con nosotros. Sólo esperaba que pudiéramos recuperarlas en una semana o un mes después, una vez que el asunto con las gelatinas se hubiera acabado.

Anastasia arrojó la goma de mascar a su boca, y comenzamos a movernos con la lenta Representante de la Clase remolcada.

Abrí la puerta y, después de un momento de duda, decidí traer la tarjeta llave conmigo sólo por si acaso. No podía parecer que pudiera deshacerme de esos hábitos normales.

El pasillo estaba desierto.

El sonido de los rotores del helicóptero tenían que estar reverberando por todo el edificio, ¿pero había alguien más con miedo de dejar sus habitaciones?

—Eso dependería de cuánto esperan que esto dure, —dijo Maxwell. —Si predicen que el problema se resolverá en cuestión de horas, de hecho sería lo más seguro quedarse en su habitación y esperar que pase la tormenta.

—Puedo ver por qué no querrías dirigirte al peligro cuando hay tantos disparos afuera. Pero siento que estarían completamente acabados si su suposición estuviera equivocada.

—Claro. No hay una respuesta absolutamente correcta en un desastre ambiental. Es muy raro que todas las pistas necesarias estén disponibles para ti. Incluso si tienes algo de experiencia, definitivamente al final debes hacer una apuesta.

Anastasia finalmente soltó mi espalda y me dio una mirada traviesa.

—Esto podría ser como carreras de cabellos o el póker más que la ruleta o una lotería. Me alegra que tenga a un excelente pronosticador de mi lado.

—…

El helicóptero tenía poco espacio, así que tendríamos problemas si todo el hotel se precipitaba a él. Aun así, no estaba seguro que pudiéramos dejarlo así. Seriamente dudaba que esto acabara en unas cuantas horas.

La opinión de Maxwell fue incluso más dura.

—Adelante, usuario. Pero sólo si está dispuesto a tomar responsabilidad cuando todos en el edificio traten de abordar el helicóptero, fracase en subir a el y será eliminado. De otra manera, no debería interferir más. Es mejor dejar en paz las decisiones de cada uno, enviándolos a diferentes caminos, para que así haya tantas posibilidades de que se pueda de encontrar la supervivencia.

Quizá sí.

Y no tenía tiempo de argumentar.

Podía pensar en los huéspedes del hotel una vez estuviéramos en el techo, y hacer que el helicóptero de rescate se detuviera. Todos estaríamos acabados si el pasaba de nosotros.

—…Realmente aprendí a cómo hacer excusas baratas.

—¿Hm? ¿Qué pasa, Truth?

Anastasia había confiado en mí y llegó aquí por su cuenta, así que ella parecía muy inocente y pura.

—Usuario, he recibido un chat de video. Es del escritorio de la Señorita Erika y la Señorita Ayumi.

—De acuerdo, Maxwell. Ponlas en línea.

Con mi instrucción, la pantalla del Smartphone cambió. Esta era otra función de ese SNS de cortos mensajes que usaba para comunicarme con Maxwell.

Dos personas estaban presionando sus suaves mejillas para meter sus dos cabezas en la pantalla: mi vampira hermana mayor, quien tenía unos rizos dorados hermosos y sexys proporciones, y mi zombi hermana menor, quien tenía coletas negras con rizos en los extremos, y delgadas proporciones.

—Onii-chaaan.

—Oh, cielos. Escuché que había algún problema ahí…pero parece que realmente estás en problemas. Ya tienes a dos chicas colgadas de ti.

¿Esas dos estaban bien?

La respuesta era obvia si lo pensaba, pero cuando estaba atrapado en un desastre natural(?), era fácil sentir que las personas que conocía también estaban en un aprieto.

Anastasia todavía estaba atrapada por sus viejos “hábitos”, así que ella comenzó a dirigirse hacía los elevadores de vidrio antes de recordar que era una emergencia, para luego detenerse.

En momentos como este, tenías que usar las escaleras.

—Erika, qué buen momento.

—¿¡Fuguu!? ¿¡Qué hay de mí, Onii-chan!?

—Satori-kun sólo hace para tener tu atención. Como sea, ¿hay algo que quieras preguntarme?

—Sí, —respondí. —Hay limos rojos arrastrándose y pueden disolver humanos por completo. ¿Pero qué son? ¿Qué clase de Archienemigos son?

—No sé.

No había esperado esa respuesta.

No era frecuente que mi conocedora hermana mayor inclina su cabeza tan lindamente.

—¿Siquiera estás seguro que son Archienemigos?

—¿Eh? ¿Eh? Pero, quiero decir… ¿no son muy famosos los Archienemigos gelatinosos? Siquiera más que los vampiros y los zombis.

—En los mundos de RPG, sí. —Ayumi infló sus mejillas como un pez globo mientras estaba con ropa deportiva que era tan escasa como un traje de baño. —Limos coloridos realmente no son una creatura de fantasía tradicional. ¿No son más como OVNIs o Críptidos? No están basados en ninguna leyenda o religión.

—Sí, —continuó Erika. —Monstruos sin forma generalmente están hechos de fuego. De viento sería lo más común que le sigue, supongo. Pero monstruos sin forma hechos de limo no están realmente en ninguna leyenda o mitología. Los monstruos de agua tienen a ser peces, ranas o hermosas mujeres.

—¿Eh? …¿Entonces qué demonios son estás cosas?

Sentí algo frío y pesado en mi estómago mientras abría de golpe la puerta de metal hacía las escaleras de emergencia. Usando una palabra familiar para describir lo desconocido era algo como una reacción defensiva. Casi en cómo los comparé en un ejército de hormigas. Al llegar a un entendimiento como ese, podrías alejar el miedo.

Pero las palabras de mi hermana trajeron todo de vuelta. El miedo a la Creatura Desconocida X empujándome por todos lados.

Sin embargo…

—¿No puedes simplemente llamarlas gelatinas? —preguntó Erika.

—¿Eh? ¿Ah? ¿¿¿Qué???

—Sólo estoy diciendo que las llamen gelatinas como una especie de marca temporal hasta que sepas lo que realmente son. Porque que las llames X sería confuso.

—Onii-chan, dije que puedes llamarlas con el nombre equivocado si te evitará de debilitarte mentalmente sin ninguna razón.

¿Cómo iba a funcionar eso?

Quizá.

—…Llegamos, Truth. —Anastasia jaló de mi manga. —Esa es la puerta del techo.

—Satori-kun, no hagas nada precipitado, —dijo Erika.

—No lo haré.

Con eso, tomé el pomo de la gruesa puerta de metal. No estaba cerrada. Podría haber estado instalada para abrirse automáticamente en una emergencia.

Tan pronto abrí la puerta, una ráfaga de viento me golpeó en la cara como un objeto sólido. El cabello de la Representante de la Clase y el de Anastasia se abatieron detrás de ellas.

Un arreglo complejo de vigas de acero formaba una cubierta gigante situada a una escalera más alta que las unidades de aire acondicionado y señales electrónicas. Ese era el helipuerto.

Y un corto y gordo helicóptero con un rotor en el frente y la parte de atrás estaba revoloteando entre diez y quince metros por encima de esa cubierta.

Debían haber estado inseguros de que alguien fuera a llegar, pero no podían permitirse abandonar a nadie que pudiera estar ahí. Y las cosas se movieron tan pronto aparecimos en el techo.

La voz de un hombre gritó por un megáfono.

—…!! —!?

—¡Maxwell, vas a tener que traducir eso! ¡Has visto mis calificaciones de inglés!

—¿Es en serio, Truth? Tiene que haber algo malo cuando puedes escribir código C++ en Inglés, pero no puedes entablar una conversación.

Silencié a la niña de 11 exasperada con algunas palmaditas en la cabeza mientras esperaba, pero Maxwell no respondió.

…?

—Advertencia.

—¿Qué sucede, Maxwell?

—He recibido información de las páginas de internet personales de varios pronósticos del clima civiles. Un chubasco se ha detectado en el desierto a 70km al sur del centro de Las Vegas.

—¿Y…y qué? ¿A quién le importa si llueve en el desierto vacío?

—Agh, —gruñó la Representante de la Clase enferma por el vuelo, quien estaba apoyada en mí desde el costado. —Lluvia en el desierto…es más peligrosa…de lo que crees.

—Así es. Cuando una gran cantidad de lluvia cae en un desierto que ha estado caliente a 50 a 60 grados Celsius, producirá un cambio rápido en la presión del aire, y conduce a un chubasco a gran escala. Por supuesto, la causa es más multifacética que eso, y la lluvia no siempre produce un chubasco.

—¿Kilómetros? ¿Celsius? ¿Por qué tienes que enseñarle a Maxwell-chan unidades tan confusas, Truth?

—Porque creo en el sistema métrico. Maxwell, resúmelo para mí. ¿Por qué y cómo es tan malo?

—Claro, —comenzó la respuesta simple.

El resto del mensaje apareció encima de los rostros de Erika y Ayumi.

—En el peor de los casos, El centro de la ciudad entera de Las Vegas será tragada en una tormenta de arena con una feroz velocidad de varias docenas de metros por segundo.

Mis ojos se separaron de mi Smartphone.

Algo se elevó como humo más allá del horizonte. Era un muro grueso que se extendía sin fin de izquierda a derecha como la Gran Muralla China. Y para el momento que lo vi, fue demasiado tarde.

—¡¡Váyanse de aquí!!

Le grité al helicóptero, ¿pero mi voz siquiera les llegaba?

El gran helicóptero de rescate había parecido tan sólido y heroico, pero ahora se volteó como un submarino de juguete flotando en la bañera. Ni siquiera podía hacer un aterrizaje de emergencia en el techo del hotel, y desapareció hacia la superficie. Todo sucedió en un instante, así que no tenía forma de recuperarse.

Y no teníamos tiempo de sentarnos y observarlo suceder.

Todo fue de repente, fue una pesadilla.

Pensé que era un eclipse solar al principio.

Ese sol brillante fue instantáneamente escondido de la vista, y la oscuridad de la media noche cubrió Las Vegas. La arena casi se sentía como electricidad estática mientras golpeaba mi piel expuesta. No podía mantener mis ojos completamente abiertos. El Smartphone siguió vibrando en mi mano, pero ni siquiera podía ver la pantalla.

Sabía que abrir mi boca haría que tuviera un estómago lleno de arena, pero tenía que hacerlo.

—¡¡Anastasia!! ¡¡¡Vuelve adentro del hotel!!!

—…————-!?

Escuché alguna clase de respuesta de la chica, pero no podía entender ni una palabra. Mi voz podría haber sonado similar para ella.

Pero eso no importaba.

Sólo podía rezar que ella siguiera mi voz si seguía gritando a todo pulmón. Sostuve a la Representante de la Clase en mis brazos y lentamente regresé. Casi perdí por completo mi sentido de la dirección. En las únicas cosas que podía confiar era en los surcos en el techo de concreto debajo de mis pies.

Mi espalda finalmente chocó con la puerta de metal conduciendo al interior.

Entonces el pequeño cuerpo de Anastasia corrió hacia mí. Su robot mascota parecía estar bien también.

—¡Vayamos a dentro! ¡Abriré la puerta, Anastasia!

—¡¡Resiste, Truth!!

Entramos de golpe al hotel con los tres amontonados, y entonces pateé la puerta para cerrarla.

—¡¡Agh, peh, peh!! ¡¡Hay mucha arena en mi boca!!

Anastasia parecía estar lista para escupir su goma de mascar arenosa, así que le pasé la envoltura.

Pero eso significaba que nuestra esperanza, el helicóptero de rescate, había chocado.

No, era peor que eso.

El sonido rasposo que escuché de la puerta era extraño. ¿La tormenta era así de mala? Era supuestamente arena fina golpeando la puerta, pero sonaba más como un animal salvaje arañándola.

Era tan extraño que Anastasia olvidó limpiarse la arena de su camisola y minifalda de seda.

—¡Satori-kun, Satori-kun! ¡¡Si hay una tormenta de arena, no puedes bajar la guardia!! ¡¡Aléjate de ahí inmediatamente!!

—¿Eri…ka?

—Claro. Hay reportes de ventanas quebrándose y puertas del frente doblándose durante intensos chubascos. Y comparó a esas gelatinas con un ejército de hormigas, ¿no es así? Sería increíblemente peligroso si el daño al edificio lo deja sin estar hermético.

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

La concentración de los ojos de Anastasia y los míos se desviaron un poco de la pantalla del Smartphone. Nuestros ojos seguían mirando hacia abajo, pero miramos el suelo en lugar del teléfono.

Las gelatinas podrían arrastrarse por la tierra o muros, así que subir al techo de un edificio no era suficiente para escapar de ellos. Habíamos probado eso mientras Anastasia estaba huyendo. Y sabíamos que las gelatinas reaccionaban a las vibraciones y a las corrientes del aire. ¿Qué tal si el ruido ensordecedor del helicóptero las había atraído, y algunas de ellas ya estaban arrastrándose por el muro del hotel para llegar al techo?

¿No podrían pasar debajo de la puerta de metal?

Un limo rojo translucido se rezumó a través de esa brecha.

—Agh.

Incapaz de soportar el escalofrío recorriendo mi espalda, sólo estaba a punto de gritar, pero la pequeña mano de Anastasia cubrió mi boca.

—…!!!???

Incapaz de permanecer quietos, bajamos corriendo como locos las escaleras. Pero ahí nos encontramos otro extraño fenómeno.

Escuchamos un fuerte ruido que sonaba mucho como ventanas del edificio quebrándose. Eso quería decir que tenían más formas de entrar. Y justo como en el techo, ¿qué tal si algunos de ellos ya estaban subiendo el muro?

—Esto no es bueno…

Justo mientras decía eso Anastasia, las habitaciones con huéspedes previamente en silencio abrieron de golpe sus puertas. Un hombre rubio salió corriendo en el pasillo arenoso, pero un limo rojo lo envolvió como una manta.

No hay nada que pudiéramos hacer.

Sus ojos parecieron cruzarse con los míos en el último momento. Él estaba gritando algo, pero no tenía idea qué significaba, y él fue tragado y disuelto.

Eran tiempos así cuando realmente deseaba entender inglés.

Así de demente era la situación.

Algunas personas salieron rodando de la puerta ya cubierta en gel y algunas puertas se sacudieron mientras la persona en el otro lado trataba y fracasaba en patearla para derribarla… Sin embargo, sucedió, las vidas humanas estaban perdiéndose a un ritmo acelerado. Había algunas telas húmedas colgando del muro. Oh, supongo que realmente comen cosas vivas, y no pueden consumir ropas sintéticas. Mis pensamientos estaban vagando, estaba tratando de evitar enfocarme en esto, justo como alguien que comenzaba a leer un volumen viejo de manga que encontraban mientras limpiaban su habitación.

—Todas las ventanas de las habitaciones de huéspedes se rompieron por el viento…y las gelatinas colgadas de las ventanas y muro entraron…

—No podemos quedarnos aquí. Necesitamos bajar…

Anastasia comenzó a correr, pero la agarré.

—¡Todas las ventanas abajo estarán rotas también! Necesitamos asumir que las gelatinas están en cada piso. A este paso, probablemente terminaremos entre dos grupos de gelatinas si tomamos las escaleras. ¡Cualquier lugar con ventanas tendrá gelatinas!

—¿Entonces qué hacemos, Truth? ¿¡Tomar el elevador!?

—No, —dijo Maxwell. —Son de vidrio los elevadores de ese hotel. El riesgo sería un poco diferente desde las habitaciones de huéspedes incluso si simplemente bajar por el conducto.

Sí, ese era el problema.

Este hotel ya no era seguro. Teníamos que escapar si queríamos sobrevivir. ¿Pero cómo se suponía que hiciéramos eso? No teníamos esperanza sin las escaleras y elevador.

—…¿No?

—¿Qué pasa, Truth?

—Maxwell, ¿qué hay sobre elevadores para el personal? Seguramente ni siquiera las brillantes Vegas usarían elevadores de vidrio para llevar servicio al cuarto y carros de lino.

—Claro. Adquiriendo información a través del intranet del hotel. Hay tres elevadores de personal relativamente cerca a esa escalera de emergencia.

—Corre, Anastasia.

Tenía dudas de ir. ¿Estaba realmente darle mi espalda a la tragedia llenando este piso? Pero no había nada que pudiera hacer. El pasillo estaba lleno con limos rojos, y no había forma de rodearlos.

Algunos de ellos reaccionaron ligeramente a nuestros movimientos, claro estaba, al cómo nuestros movimientos perturbaban el polvo y las partículas de aire, y saltarían a nosotros si nos acercábamos.

Teníamos que sobrevivir.

Sin importar qué.

—¿Qué hacemos sobre los elevadores? Todos estarían detenidos.

—Incluso si no lo están, no podemos escapar de una emboscada si simplemente lo subimos normalmente. Maxwell. La parte superior derecha de la puerta dice EDE y el panel de botones dice 11381518. Realiza una búsqueda.

—Claro. Esa es versión 5 de los elevadores industriales de medio tamaño hechos por Eddy Electronics. Es un modelo especial que simplifica el aire acondicionado para iluminar el elevador, y le permite cargar más peso. Durante un apagón, puede ser abierto al presionar el gancho de metal escondido en el riel de la puerta. Debería tener las mejores probabilidades de éxito si usa un largo y delgado pedazo de metal similar a una regla, deslizarlo entre la brecha entre las puerta y el riel bajo, y moverlo como una sierra.

—Anastasia, préstame tu navaja suiza. Si desatornillamos el porta extintores en el muro, su marco de acero inoxidable debería funcionar perfectamente.

—Es Maiden. Y esa interfaz flexible realmente no tiene comparación, ¿no es así?

¿Este era el momento de estar alabando a Maxwell?

Una vez que tenía el marco de metal en forma de L, lo deslicé en la brecha en el elevador y lo sacudí. Me sentía como una clase de ladrón de carros. Y mierda, realmente era ruidoso. Me preocupaba. Si esas gelatinas reaccionaban al sonido directamente en lugar de la perturbación de aire, entonces estaríamos acabados.

Detecté el cambio de la sensación sólida en mi muñeca más que por el sonido. Metí mis dedos entre la doble puerta y las abrí.

—Kh.

Encontré un hoyo que se parecía mucho como una chimenea cuadrada gigante. No había necesidad de mantener la zona iluminada todo el tiempo, así que por supuesto estaba completamente oscuro. Cuando no podías ver el fondo del agujero, te llenaba con un miedo instintivo.

No teníamos una cuerda salva vidas, y ese agujero era de más diez pisos de alto. Todo lo que teníamos para confiar era una escalera de metal, con barras más delgadas que mi pulgar, y nuestra fuerza en los brazos.

Pero no teníamos más opción que usarlo.

Era una ruta sólida sin ventanas.

—Representante de la Clase… Supongo que no puedo cargarte en sí. Tendrás que hacerlo por tu cuenta.

—E-estaré bien…

—Oye, no puedo ver el fondo. ¿Estás seguro que no hay gelatinas yaciendo en espera?

Anastasia estaba más asustada de lo necesario y comenzó a congelarse, así que tomé el liderazgo y bajé.

Agarré el peldaño de la escalera, y bajé un poco.

—Supongo que la Representante de la Clase puede ir en segundo lugar.

—¿Eh? ¿Por qué, Satori-kun?

—Advertencia: Mirando esta situación, podía ser visto como un acto deshonesto.

Tch, Maxwell entendió.

De cualquier manera, escapar del hotel era primero. Descendimos la escalera conmigo primero, la Representante de la Clase en segundo y Anastasia en tercer lugar.

—¿Hm? ¿¿¿Erika, Ayumi???

En algún momento, el video chat se cortó.

—Entrar al conducto del elevador ha afectado la señal, —explicó Maxwell.

—Pero sigues conectada. Y estás en un contenedor en Japón.

—Claro. Sin embargo, he ruteado mi señal a través de la intranet local del hotel, mientras que sus hermanas están usando una señal enviada directamente desde el exterior.

Pensé que bajar por la aparentemente interminable oscuridad no sería más que aterrador, pero en realidad era bastante fácil. Justo como con las escaleras, no tenías que revisar cada paso antes de hacerlo. Sólo tenías que tener el ritmo y seguirlo.

Pero podría sentir que mis pensamientos se hacían más internamente enfocados, mientras repetía la simple tarea sin nada a qué mirar. Podía escuchar gritos a través de las puertas cerradas cada vez que llegábamos a otro piso, pero no tenía forma de saber si eran reales o un producto de mi imaginación. La verdad era que habría estado más feliz de saber que sólo estaba en mi cabeza.

¿Cuánto tiempo había pasado?

—…Se ha vuelto más callado, —dijo la Representante de la Clase.

Ese comentario contenía un gran significado, pero nadie dijo más que eso. Ni siquiera la Representante de la Clase en sí.

Sólo continuamos bajando los escalones.

Me hacía pensar como si todos hubieran sido desvanecidos de la faz de la tierra, dejándonos sólo a nosotros.

Y mientras estaba en ese estado triste de mente, Maxwell hizo una advertencia.

—Usuario, ha llegado al primer piso.

—¿Eh? Pero el conducto sigue bajando.

—Tiene que haber un sótano.

Eso era obvio una vez que Maxwell lo mencionó. Y me había olvidado completamente en contar los pisos cada vez que llegábamos a una puerta de elevador. Podría haber estado mucho más en pánico para darme cuenta.

Abrir la puerta desde el interior resultó ser simple. El gancho de metal era como una palanca gruesa, y estaba completamente expuesto. Sólo tenía que empujarla con mi mano para abrir la puerta. Una vez que abrí las puertas, me apoyé en el piso inorgánico. Esto probablemente era la zona trasera para empelados. Una puerta en algún lado conduciría al familiar lobby del frente.

No había nadie ahí.

No podía sentir ninguna clase de presencia.

Música calmada se escuchaba a la distancia. Seguir eso probablemente nos conduciría al lobby del frente…pero por alguna razón, ninguno de nosotros se movió. Sentíamos que lamentaríamos ver lo que fuera que estuviera ahí.

—¿Qué hacemos ahora, Satori-kun?

—Hay una señal de salida de emergencia por ahí…

Podíamos escuchar arena seca rasguñando contra la puerta del otro lado. La tormenta de arena todavía estaba en su apogeo, así que probablemente ni siquiera podríamos estar ahí afuera. Correr hacía ahí sería demasiado arriesgado. Las gelatinas terminarían rodeándonos mientras el viento y la arena nos arrojan. La tormenta de área afectaría a las gelatinas también, pero eso era como taparnos los ojos, y hacernos deambular cuando tocarlos significa muerte instantánea para nosotros.

Habiendo dicho eso, el hotel no era seguro con las ventanas rotas. Teníamos que asumir que cada piso, desde el lobby hasta el techo, había sido contaminado. Si nos quedamos aquí, eventualmente seríamos encontrados, y no tendríamos a ningún lugar al cual correr.

Mientras mi mente se aceleraba, Anastasia lentamente levantó la mirada.

—No, podía haber una manera.

—?

—Mira esto, Truth. Es la seguridad de este hotel, pero el bloque del sótano está aislada del resto.

Ella aparentemente había causalmente realizado un ataque cibernético con el sistema de juego portátil usado como la cabeza de su robot mascota, pero ahora no era el momento de preocuparse por eso.

—Hay un casino allá abajo, ¿cierto?

—Son Las Vegas, después de todo. Este de aquí se supone que es la bóveda, pero hay algo de equipo que no tiene sentido.

—?

—Un ventilador grande. Esa clase de equipo está destinada a mantener el suministro de oxígeno durante una construcción de un túnel.

—Espera un segundo. ¿Estás diciendo lo que creo que estás diciendo?

—Ellos han construido subrepticiamente un túnel secreto para que así puedan escapar por debajo del casino si ladrones aparecen. No se ramifica en algún otro lugar, así que no debería estar contaminado siempre y cuando la entrada esté intacta. ¿Qué deberíamos hacer, Truth? ¿No es esta nuestra última oportunidad?

[confidential] Registros de la Entrevista de un Grupo de Ladrones Encarcelados [storage A51]

Los casinos de Las Vegas no son como los bancos de Sur América. Sólo un completo tonto se metería por la puertas del frente con una máscara en sus cabezas y una pistola en la mano, pero también hay un truco para secretamente construir un túnel hacía la bóveda.

América es una cultura de carros, así que a diferencia de Europa, las personas dicen que no ven una verdadera razón necesaria para desarrollarse bajo el suelo, pero esa es una completa y tonta mentira. Hay cosas obvias como la energía, gas y plomería, pero las personas también tienen a escavar en la tierra para todo lo que no querían que el gobierno sepa, así que hay un completo revoltijo de túneles debajo de Las Vegas. Autopsias de extraterrestres y laboratorios de OVNIs secretos supuestamente están en lo profundo del subterráneo, ¿cierto? Es lo mismo para todos. Desde los enfermos criminales hasta los oficiales del gobierno, todos verdaderamente creen que sus secretos estarán seguros siempre y cuando estén escondidos bajo el suelo.

Sólo fui atrapado porque un estúpido novato la cagó, y dañó un tubo de gas.

Así que con eso fuera del camino, ¿qué querías saber sobre nuestro excavado de túneles? Ha pasado un tiempo desde el veredicto de culpa. Los periódicos, las noticias de la televisión e incluso las noticias en línea ya habrían olvidado todo para ahora, así que dudo que estés aquí para que te escriba algunos consejos de nuestra técnica de crimen.

No es que me importe.

Pero si tienes una pregunta, hazla rápido. No asumas que podrás verme de nuevo mañana o pasado mañana. Quiero decir, somos excavadores de túneles. No olvides eso.

A %d blogueros les gusta esto: