Capítulo 2

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4, Parte 5, Parte 6, Parte 7, Parte 8

1

Era algo bueno que tenía mi Smartphone a prueba de agua. Sin Maxwell, podríamos no haber sido capaz de dejar a salvo el alto horno, sin mencionar evitar a los trabajadores mientras lo hacíamos.

Ya que estaba con Himatsuri-san, naturalmente regresé a ese edificio de apartamentos alto donde mi mamá, Magatsu Taori, vivía.

Pero tarde por la noche después de medianoche, una vampira me visitó en la ventana del 8vo piso.

—Satooori-kun.

—Erika.

—Necesitas un serio sermón, así que prepárate.

Cuando ella dijo eso, sólo pude sentarme en frente de mi hermana, quien tenía hermosos rizos rubios. Esa vampira hermana era parte del grupo nocturno, por lo que ella debería haber estado en la escuela a esta hora. Eso quería decir que se había saltado la escuela para visitarme, así que no podía simplemente rehusarme.

Ella debía haber estado bastante enojada, e incapaz de controlar sus emociones porque ella puso sus manos sobre las caderas de su vestido negro de lolita gótica, mirándome desde arriba, groseramente apuntándome directamente a mi nariz una y otra vez, y finalmente me abrazó por alguna razón.

Pero.

—Ayumi-chan estaba en pánico después de verte desaparecer, así que tienes que ir a hablar con ella después.

…Decirle a mi familia que estaba a salvo era vergonzoso, pero tenía que hacerlo.

—Ya que Ayumi no se fue conmigo, parece que sólo las personas que tiene el tiburón gigante, el Leviatán, como objetivo son arrastradas al océano brillante. Al menos eso es un alivio.

—…Pero eso realmente no tiene sentido.

—¿También lo piensas?

—Sí. Si el Leviatán está tratando de atacar a mamá por el asunto de los siete pecados capitales, entonces debería haber tenido de objetivo a la Archienemiga Lilith primero que nada. Incluso si se especializa en trucos o acoso, es difícil de imaginar por qué te tendría de objetivo pero pasaría por algo a Ayumi-chan. Ambos son la familia de mamá después de todo.

…Eso era cierto.

Si la meta del Leviatán era alejar a las personas importantes de mi madrastra, habría llevado a Ayumi también. Y no tendría razón para continuar teniendo de objetivo a Himatsuri Asami.

—Esto podría no tener nada que ver con los siete pecados capitales. ¿Podría haber otra razón por la cual sólo atacaría a los humanos de la Ciudad Kukyou como Himatsuri-san y yo?

—Ahora que lo pienso, mamá, Ayumi-chan y yo somos todas Archienemigas. …Podría ser también que el poder para arrastrar a las personas en ese océano perdido sólo funciona con humanos.

En ese caso, la teoría del acoso regresaba. Podría querer tener de objetivo a Amatsu Yurina, a.k.a. Archienemiga Lilith, pero no podía. Y lo mismo era verdad para una vampira como Erika y una zombi como Ayumi. Era por eso que tenía de objetivo a familiares cercanos como yo, quien era un humano puro, o de otras personas que vivían en la misma ciudad que ella.

La manera que seguía cambiando de teoría a otra mostraba la poca confianza que tenía, pero también era porque esto era muy importante, y no podía solucionarlo en una respuesta tan fácilmente. Hice una nota mental de este conocimiento en blanco significativo.

—Así que, ¿qué vas a hacer ahora, Satori-kun?

Erika preguntó algo fundamental, mientras se sentaba en la cama a mi lado. Y sabía que ella no se refería a donde pasaría la siguiente noche.

—Si caes en ese océano perdido cuando entras en contacto con el agua, me parece que podrías detenerlo al atar una soga a tu cintura, y atar el otro extremo a algún mueble robusto como una cama o un aparador.

—Consideré eso. —suspiré. —Pero no sé las condiciones exactas de lo que es llevado al otro lado. Si el mueble o columna es arrastrada conmigo, sólo me pesaría. Eso me haría difícil escapar del Leviatán, pero también me pondría arriba del agua si comenzara en una zona inundada. Ya experimenté un inicio desde la superficie, pero esto sería incluso peor.

—Ya veo.

Yo por supuesto sólo tenía una vida. Sin importar qué absurdo desafío me esperase, todo se acabaría si moría. No duraría si trataba un método de prueba y error en ese ambiente extremo. Y teníamos tan poca información sobre ese infierno brillante que sería difícil para Maxwell planear una simulación.

—También consideré quedarme en una habitación sin agua. Por supuesto, necesitaría beber agua en un contenedor sellado con una apertura para una pajilla.

—Cierto.

—Pero el problema es que el Leviatán me está teniendo de objetivo por alguna razón. Esto no es al azar. Así que si encuentro una manera de escapar de ese infierno, dudo que eso se quedé esperando.

—Pero pensé que el Leviatán sólo podía lastimarte después de jalarte a ese océano perdido.

—¿Ya lo olvidaste, Erika? Puede llevar a otras personas también.

—Oh. Y en ese caso…

—Podría usar otras personas para robarnos cualquier seguridad que pudiéramos encontrar en la realidad. No he visto que ese tiburón gigante hable, pero probablemente podría tallar escritura en el muro de un edificio si lo quisiera.

Estábamos contra un Archienemigo.

Como luciera, tenía que asumir que al menos tenía una inteligencia al nivel humano. Ya fuera que también tuviera una consciencia suficiente para comunicarse apropiadamente era un asunto diferente.

Alta inteligencia no siempre conducía a un espíritu de piedad y benevolencia. De hecho, animales que, al igual que los humanos, dañaban a otros por diversión en lugar de comer o defenderse eran mucho más raros de los que cometerían suicido para proteger el ciclo alimenticio de su grupo.

—¿Quieres decir que podría hacer una amenaza como, “Moja con agua a Amatsu Satori para traerlo a mí. De otra manera continuaré teniéndote de objetivo cada día y cada noche”?

—Igual que yo, ellos sólo tienen una vida, y no puedo usar tácticas de prueba y error. El Leviatán podría intentar asesinarlos de cualquier manera, pero los otros participantes no tendrían forma de saber eso. La mayoría de ellos probablemente no sabrían quién es “Amatsu Satori”, pero si sigue haciendo la demanda y matándolos, eventualmente pasara a una persona que sabe quién soy yo. Todo está pasando en la ciudad, después de todo.

Con esos métodos, realmente no importaba si tenía agua cerca de mí o no. Alguna persona maliciosa podría llevar agua hacia mí.

Y quería evitar una situación donde las personas estaban siendo asesinadas indiscriminadamente con el fin de dañarme.

Como había pensado antes, el sólo no tocar agua era lo mejor. Pero tenía miedo de nunca considerar nada más de eso. También tenía que pensar de una manera de sobrevivir si me encontraba con ese tiburón gigante.

Había comenzado en el apartamento elevado de mi mamá, y en el patio de contenedores al nivel costero, así que sabía qué tanto podían cambiar las cosas dependiendo del punto de comienzo. Si visitaba la tienda de hardware y algunas tiendas de descuento, probablemente vería un tesoro que no había notado el día anterior.

2

Y otra cosa.

—Hola.

—Himatsuri-san.

En insistencia de Erika, fui a la escuela por el día, así que ya era la hora de salida. Estuvimos de acuerdo en vernos frente a una gran tienda de descuento en la zona turística del distrito de ventas del puerto, así que vi el increíble cabello de gal y vestido color champagne de Himatsuri Asami-san.

Entramos juntos, y ella me preguntó algo.

—Así que, ¿cómo vamos a atacar este problema?

Cargando el cesto de compras parecía ser mi trabajo por default. Ella tenía una arrogancia natural al caminar, y podía sólo escuchar que ella se rehusaba a cargar algo más pesado que una bolsa de mano. Ella parecía del tipo que sólo tenía tarjetas de crédito en su billetera.

—Pensando de nuevo, creo que estuvimos bastante pasivos la última vez.

—¿A qué te refieres?

—Nos estamos moviendo entre dos diferentes zonas, pero estábamos muy dudosos de hacer un lío con las cosas del otro lado. No es como si alguien se fuera a enojar con nosotros si quebramos y destruimos las cosas ahí.

Esa duda podría haber venido por sólo ver la ciudad en la que vivíamos. Pero el escenario real no cambiaba incluso cuando algunos edificios estaban colapsados en ese océano brillante. El complejo industrial había recibido un doble golpe de la inundación y las llamas, pero no había nada en las noticias ya en la realidad. Nos preocupamos por el mundo por nada.

Himatsuri-san volteó a un costado para deslizarse por la brecha entre estantes de maquillaje y dulce que sobresalían un poco. Sus pechos bien formados casi chocan con los productos mientras ella hablaba como si hubiera recordado algo.

—Ahora que lo pienso, apenas si lo logramos la última vez. ¡¡Especialmente con esa puerta de la chimenea al final! ¡¡Habríamos estado jodidos si derribar la puerta a patadas no hubiera funcionado!!

—Sí, lo cual me recuerda.

Quería una palanca u otro objeto que pudiéramos usar como palanca para abrir a la fuerza la mayoría de puertas. …Llevar alrededor una palanca no terminaría bien si nos interrogara la policía, así que quería algo más que pudiera lograr lo mismo.

—También necesitamos alguna manera de permanecer a flote. No podemos confiar en objetos flotantes como la última vez, así que necesitamos algo en nuestra persona. Por supuesto, ya que estamos contra un tiburón gigante, sería mejor no entrar o siquiera acercarse al agua.

—¿Estás planeando caminar alrededor con un flotador o bote de goma? Eso va a afectar tu vida diaria.

—Tengo una idea que podría funcionar. Aunque sólo es un “podría”.

La tienda de descuento casi tenía todo lo que necesitábamos, pero la atmósfera cambió cuando nos acercarnos a la zona con herramientas hardware y productos anti-crimen. En lugar de una zona para una familia feliz, se sentía como un lugar para un musculoso el asegurar materiales por algún plan secreto.

—¿Un chaleco salvavidas?

Himatsuri-san sonaba confundida de lo que agarré.

—Comenzaron a venderlos como si fuera normal para prevenir accidentes cuando se juega en ríos. Además, esto es la Ciudad Kukyou. Nos especializamos en prevención de desastres.

El tamaño no importaba realmente, pero habría sido raro comprar los de niños para un chico de preparatoria y una chica de universidad(?). Elegí el que encajara con el tipo de mi cuerpo.

Maxwell mostró una burbuja de texto en la pantalla de mi Smartphone.

—Funcionan igual que una bolsa de aire de un carro. Jale el hilo y varios químicos se mezclaran juntos para instantáneamente producir gas nitrógeno e inflar el globo.

—Ahora no tenemos que caminar por ahí con un flotador o un bote de goma. Sólo usa el mismo espacio que una caja de bento. E incluso si realmente no usamos los chalecos, partirlos y meter la parte del globo en nuestras bolsas debería ponernos a flote.

Sería, por supuesto, mejor usar uno debajo de nuestras ropas, pero eso llamaría la atención cuando camináramos por la ciudad o ateniendo la escuela. Todo era sobre compromiso.

—¿Qué vamos a hacer sobre una palanca? No podemos simplemente llevar uno de esos alrededor.

—Justo como herramientas para abrir cerraduras, no puedes estar caminando con algo que se usa para abrir cerraduras de puertas. A menos que seas un cerrajero profesional, serías arrestado.

Extrañaba algo Las Vegas donde podías caminar con un cuchillo multiusos o incluso una pistola.

Simplemente revisar la esquina de herramientas no ayudaría aquí. En su lugar visitamos la sección de aseo personal donde Himatsuri-san y toda su ropa de marca encajaba.

—Umm. ¿Un cortaúñas con una lima de uñas?

Esas cosas en sí serían difíciles de usar en lugar de una palanca. Pero necesitábamos cambiar nuestro punto de vista.

—Lo que estamos buscando de una palanca es el cuerpo solido de metal y la forma en L que te deja hacer palanca. Pero si eso es todo lo que necesitamos, no necesitamos arriesgarnos a ir caminando con uno de esos. La baranda de un puente, el marco corredizo de una ventana, un marco de una señal electrónica. Partes de acero dobladas a un ángulo recto están por todas partes. No tenemos que preocuparnos de quebrar cosas allá, así que si necesitamos algo, podemos simplemente remover los tornillos y tomarlos.

—Ya veo. ¿Pero entonces no querríamos un desatornillador?

—Justo como una pinza para abrir cerrojos, puedes meterte en problemas al llevar uno de esos sin una buena razón. Maxwell, ¿este producto funcionará?

—Claro. El documento del diseño del fabricante dice que el archivo de cortaúñas inoxidable está hecho de un solo pedazo de metal con el agarre de goma adjunto al final. Remueva el agarré y la parte delgada debajo debería funcionar como un desatornillador plano.

Sin necesidad de decir, un desatornillador plano podía remover ya fuera tornillos de cabeza plana o Phillips. El tamaño del tornillo también importaría, pero queríamos un duro pedazo de metal que pudiéramos usar como palanca. No necesitábamos remover tornillos extremadamente pequeños, así que sólo teníamos que pensar en tamaños medianos y grandes.

—El cortaúñas puede funcionar como unas pinzas. Es el mismo concepto.

—Sería algo difícil, pero probablemente puede tomar el tornillo o perno, y voltearlo con eso, —dijo Maxwell.

Era algo indirecto, pero era por eso que funcionaba como camuflaje. Quería evitar dejar que mi miedo al océano brillante me hiciera joderme en la realidad, y hacer que la policía o un maestro me evitara actuar. Porque podría ser incluso más que sólo el tiburón quien estuviera contra nosotros.

—Pero parece que realmente no tenemos una manera de derrotar ese tiburón gigante, —dijo Himatsuri-san. —Sólo espero no aprenda y descubra cómo responder a cada uno de nuestros métodos.

—Sobre eso…

Tenía dudas de hablar porque mucho de esto era desconocido para mí también.

—Asumimos que no podíamos derrotar al Leviatán porque un rifle de cacería a rango cercano no sería suficiente para perforar a través de sus gruesos músculos y grasa, y porque no podemos tener en nuestras manos potencia de fuego más grande aquí en Japón. Esa era la presunción.

—¿Y?

—Pero noté algo durante la batalla en el complejo industrial de ayer. Si podemos destruir ese océano brillante con temerario abandono, ¿entonces no podemos deshacernos de esa presunción? No funcionaron en sí, pero los tanques explotando y chimeneas colapsando tenían que ser más destructivas que un rifle de cacería.

—Ah.

—No podemos caminar con una bazuca o conducir un tanque. Pero ya que el océano brillante está basado en la realidad, podemos usar algo encontrado en la Ciudad Kukyou real.

—¿Quieres decir que podíamos ser capaces de ganar? ¡Sí, así es! ¡¡Podíamos hacer explotar un camión de carga o destruir la cima de una torre de transmisión en la montaña, y enviar corriente con alto voltaje en la zona inundada!!

—Intentemos uno a la vez. Ese tiburón va a forzarnos a ir de cualquier manera, ¿no?

Sería difícil hacer estallar un camión de carga o destruir una torre de transmisión inmediatamente. Pero había algunos métodos más simples que seguirían siendo fatales para la vida marina.

Tenía poco dinero guardado, así que tenía que ir con lo que me podía permitir.

—¿A dónde vas? —preguntó Himatsuri-san.

—La sección de electrodomésticos que prioriza bajos precios por encima de la calidad.

—¿Qué estás buscando?

Tenía una visión, así que inmediatamente le respondí.

—Un viejo modelo de lavadora.

3

No sabíamos cuando el Leviatán me desafiaría a la ronda del día, así que queríamos velocidad.

Los edificios y objetos en la Ciudad Kukyou real estarían presentes en ese mundo hundido.

—Todo esto es bastante pesado cuando lo tienes junto…

Probablemente era inusual para alguien estar consciente de su peso.

Me senté en el saco al borde del camino, y tomé un descanso. Estaba en camuflaje entre las bolsas de área destinadas a congelar los caminos en invierno, así que nadie iba a moverlo.

Aunque ese tiburón gigante era aterrador, no podía en sí colocar un puñado de explosivos plásticos por la ciudad. La opción más segura era algo completamente inútil en la realidad pero peligro en ese océano del rey demonio.

Pero eso era más fácil de decirlo que hacerlo.

El campo de batalla era la ciudad entera y nadie sabría dónde estaría la meta “today’s exit”. Podría ser capaz de elegir el punto de comienzo al sumergirme en ese infierno azul a través de alguna clase de agua, pero no podía confiar en suposiciones ya que la ruta que tendría que tomar dependería de la ubicación de la meta.

Eso quería decir que tenía que colocar estos sacos por toda la ciudad.

Usamos el patio del contenedor de Maxwell como una zona de trabajo. Preparamos una pila de esos sacos, cargamos uno por uno en mi bicicleta plegable, y los distribuimos por la ciudad.

Himatsuri-san estaba usando una máscara y gafas mientras producía en masa los sacos, por lo que distribución era mi trabajo.

Maxwell usó una burbuja de texto de una red social para hablar desde el Smartphone que había adjuntado al sujetador GPS de mi bicicleta plegable.

—¿No podía incrementar la eficiencia de su trabajo al pedirle ayuda a la Señorita Ayumi, la Señorita Erika y vecina Representante de la Clase?

—Eso podía llamar la atención del Leviatán hacia ellas, y no voy a tenerlas registradas como participantes. Todas alrededor de mí son demasiado amables, así que probablemente correrían de frente hacia los problemas si les dijera.

Eso también significaba que no podía pedir ayuda a Itou Helen, la Bruja, o a Muramatsu Yukie, la Elfa Oscura. Ellas tenían poderes extraordinarios que no podían ser explicados con ciencia moderna, pero tendrían dificultad en una pelea contra un tiburón de 30m en una ciudad inundada.

Ayumi y Erika no habían podido hacer nada contra nuestra madrastra, quien era Lilith, una verdadera señora demonio. Y el Leviatán aparentemente estaba al mismo nivel que ella. Esto estaba en un nivel diferente. Ser un Archienemigo no era suficiente para asegurar la seguridad de uno.

—Todo lo que estoy haciendo es viajar de aquí y allá entre la ciudad y el patio de contenedores. Puedo manejar eso por mi cuenta. No vale la pena arrastrar a otras personas en esto.

—Claro. Si esa es su decisión. Pero eso no quiere decir que las demás lo aceptarán.

—Estoy consciente de eso. Una vez que todo acabe, me disculparé por dejarlas sin saber nada.

La Ciudad Kukyou tenía una amplia variedad de ubicaciones: de la costa a la presa en las montañas. Llevar los sacos uno por uno, y después hacer vueltas en U hacia el patio de contenedores tomó horas.

La distribución estaba lejos de ser equitativa, y el sol tenía mucho de haberse puesto para el momento que posicioné una decente cantidad de ellos. Era tan tarde que un chico de preparatoria tendría problemas si todavía estaba en el centro recreativo o un karaoke.

—Advertencia: Continué más y los oficiales de policía patrullando no lo pasarán por alto. Lo que está haciendo no causa daños, pero ordenarán que los sacos sean removidos sin son descubiertos. Debería evitar cualquier acción notable.

—Entendido, Maxwell. Podemos terminar esto mañana.

Llamé a Himatsuri-san y le dije que era hora de regresar a casa.

—…Le estás hablando a una joven mujer esperando sola en un patio de contenedores oscuro, ¿pero no eres un hombre para ofrecerte a acompañarme a casa? Ohhhh, ya veo.

—Oh, cielos. ¡¡Muy bien!!

Eso me dio mi trabajo final del día. Moví mi cuerpo abatido, y seguí el navegador de Maxwell hacia el patio de contenedores.

La ciudad estaba igual que siempre.

Incluso así de tarde, grupos de chicos y chicas más jóvenes que yo estaban caminando por el distrito de compras. Las personas entrando a la estación del tren sin prestar atención a sus alrededores probablemente eran asalariados con familias. A pesar de las señales diciendo la regulación local de estar en contra de llamar a los clientes, casi siempre había un joven al lado de cruces peatonales vistiendo un delantal izakaya, girando un menú sobre su dedo, y llamando de manera algo severa a las personas. Las tiendas de conveniencia y restaurantes de gyudon estaban sin alteraciones que me hacían pensar que seguirían funcionando después de la destrucción de la raza humana.

Ya era muy tarde por la noche, por lo que la fecha cambiaría pronto.

…Y sin embargo todavía no habíamos sido atacados. ¿No pasaría hoy? ¿Teníamos una ventaja si nos asegurábamos de tener cuidado con el agua?

Si no prestaba atención al pronóstico del clima, podría ser atacado con la guardia baja por la lluvia igual que antes.

—Maxwell.

—Dígame.

—…¿Cómo estuvo tu investigación? Ya sabes, buscar víctimas de un tiburón gigante.

—No. No he hecho un reporte porque no encontré nada que valiera la pena reportar. He ido diez años atrás en las versiones electrónicas del periódico local, pero no hay menciones de extraños cadáveres que tengan relación a esto. Estoy interceptando constantemente las transmisiones de radio de la policía y bomberos, pero no he encontrado nada prometedor. Los primeros reportes del escenario no pueden ser alterados, así que no parece que los incidentes sean simplemente suprimidos por alguna clase de presión.

—Eso lo hace sonar como si las víctimas se perdieran…

—Claro. En escala nacional, más de 80,000 personas pérdidas son reportadas a la policía cada año. Aunque la mayoría son desapariciones voluntarias tales como alguien huyendo de la ciudad en la noche o huyendo de casa, así que no son considerados incidentes criminales por naturaleza. Por lo tanto, simplemente buscar por personas desaparecidas no será suficiente para reducir la búsqueda. —Maxwell pausó por sólo un momento. —Sin embargo, cuando sólo se mira a la Ciudad Kukyou, el número de reportes de personas desaparecida se ha incrementado comenzando hace un mes. La Cruz Brillante seguía activa en ese entonces, así que no necesariamente es todo debido al Leviatán, pero he encontrado varios casos con reportes de testigos interesantes.

—¿Como cuáles?

—Que la persona desaparecida tenía mucho miedo al agua antes de que se perdieran. Se encontraron empapados. Que misteriosamente desaparecerían y después aparecerían en algún lugar completamente diferente. Y así siguen.

…Todos esos encajaban con la situación de Himatsuri-san y la mía.

Y eso sólo era lo que se había reportado a la policía. Tendría que haber habido más personas que nunca le dijeron a nadie, y trataron de soportarlo por su cuenta.

Todo mi esfuerzo había sido para pelear con la Cruz Brillante.

No había notado las señales SOS de estas personas viviendo en la misma ciudad que yo.

¿Qué tal sí?

Si hubiera estado involucrado con el incidente del Leviatán en ese entonces, ¿habría sido capaz de derrotar a la chica conejita azul, la Valquiria Karen? ¿Podría todavía rechazar las ideas de la Cruz Brillante al proclamar que liberaría a todos los Archienemigos de ese control de miedo?

—No tiene caso pensar en eso…

Incluso si la Cruz Brillante había ofrecido su ayuda en derrotar al Leviatán a cambio de permitir que el Coliseo continuara, no habría estado de acuerdo. Eso no habría sido una opción de cualquier manera.

—Así que finalmente estás aquí, chico de la generación de videojuegos.

—Por favor, no me mandes a una categoría tan amplia como para significar algo. No es como si hubiera tenido la oportunidad de jugar un videojuego árcade de mesa.

Eso me recordaba que en las aguas termales en las montañas se rumoreaba que todavía tenía un juego de disparos de invasión alíen legendaria junto con sus mesas de ping pong y sillas de masaje, pero no tenía idea de si era verdad.

—Bueno, en realidad no importa.

Con un gemido de esfuerzo que la hacía sonar como una anciana, la chica cabaretera se sentó en el estante de carga de la bicicleta plegable. ¿Ella era amigable y actúa como niño, elegante y clásica o una anciana? Era difícil de saber con ella. En lugar de colgarse a horcajadas fuertemente en el estante de carga como Ayumi, ella se sentó de lado con sus piernas juntas. Eso encajaba con su aparente educación de rica.

—Conductor, llévame al apartamento de Taori-san. Guau, mi cabello está húmedo con sudor y brisa del mar. ¡Mi orgullo no me dejará trabajar más!

—No estaba consciente de que las arrimadas tuvieran orgullo.

Himatsuri-san no parecía importarle mientras envolvía sus delgados brazos alrededor de mi cintura, y se colgaba fuertemente a mi espalda. Ella lo hacía lucir como si su manera de lucir en la parte trasera estaba por determinado.

Y ella aparentemente no le importaba otro aspecto de esto porque sólo era un niño: ¡P-puedo sentir las dos masas en mi espalda! ¡¡Y no muevas esas manos de apariencia delicada debajo de mi ombligo!! H-hwah. ¿Qué es esto dulce aroma? No es como el champú de la Representante de la Clase o el perfume de Erika. Parece insalubre e inmoral. ¡¡¡¡Debe ser alguna clase de maquillaje de lujo o algo así!!!!!

Ella probablemente sólo pensó en sostenerse como con una almohada de cuerpo o un cojín gigante porque ella no dudó en descansar su mejilla contra mí, y apoyar el peso de su cuerpo en mí.

—¿Hm? ¿Tú corazón ya está palpitando? ¿Ya se te fue el aire, chico de interiores?

—¡Tengo mis razones!

—Bueno, has estado pedaleando esta bicicleta por toda la ciudad. Hm, eso es extraño. El sudor de un chico no es desagradable en absoluto. Me pregunto por qué. *Olfatear*, *olfatear*.

Himatsuri Asami no mostró manera de contenerse. Incluso si ella pensaba en esto al mismo nivel que encontrar un gato callejero caminando por una cerca, no estaba seguro de qué en categoría guardar el recuerdo.

Mi mamá, Magatsu Taori, vivía en un edificio de apartamentos alto cerca del distrito de compras de la costa en vez de un distrito residencial tranquilo. No tomaría mucho pedalear la bicicleta ahí desde el bloque del puerto.

O no debería.

Pero mientras esperaba a la luz para cruzar el paso peatonal en frente de la estación de tren, pude ver algo desagradable con mi visión periférica.

—Maxwell.

—Claro. Lo he confirmado con las lentes de la cámara.

Un mensaje de advertencia apareció en el Smartphone en el sujetador de GPS.

Había alguien en el otro extremo del cruce peatonal. No había muchas personas ya que eran pasadas las 11, pero vi a un hombre con poca barba en ropas de trabajo grises con su sombrero jalado hasta sus ojos.

No lo reconocía.

El problema era el objeto de apariencia pesada que él sostenía en su mano derecha: un bote de plástico blanco. Y sólo el bote no sería tan pesado.

Además, era extraño estar caminando con un bote lleno de líquido sin otro equipo de consejería. Eso sería como tomar un examen con un borrador pero sin lápiz, lapicero o como fuera.

Himatsuri-san también pareció notarlo.

—¿Qué es eso…? ¿Detergente?

—O agua.

El seco sonido de la palabra pareció como si fuera partir mis labios.

Agua.

La entrada a esa pelea de muerte.

La luz estaba a punto de cambiar pronto. Una vez que fuera verdad, él sería liberado. Valía la pena estar algo preocupado, así que tome el manubrio de nuevo. Consideré cambiar nuestra ruta, pero entonces vi algo más que era muy malo para mi corazón.

De pie a una corta distancia estaba alguien que parecía como una chica cabaretera con cabello rígido de un grado más bajo que Himatsuri-san. Ella tenía una bata que parecía doblada sintéticamente en su brazo. Probablemente estaba destinada a cubrir su piel expuesta en lugar de quitarle el frío, pero pude vislumbrar algo debajo de ella. ¿Eso era una boquilla de una pistola de agua? Si tenía una bomba de mano, simplemente no podía reírme de eso por parecer un juguete de niños.

Sólo tenía que tener la suficiente agua para encajar nuestros cuerpos verticales, por lo que un charco del tamaño de un pozo de registro lo lograría. Eso quería decir que un bote o una gran pistola de agua eran armas válidas.

—¡Maldición! ¡¡Maxwell, busca una ruta de escape!!

No teníamos tiempo de estar quietos. Jalé el manubrio para cambiar el curso a la fuerza y comencé a pedalear lejos de esos dos. Al mismo tiempo, la luz del paso peatonal se puso verde, y la chica cabaretera con cabello rígido arrojó a un lado su bata barata. Y no terminó ahí. Escuché algo pesado golpear el suelo, y miré atrás para ver que la cantidad de agua para un lavabo cayó en el lugar exacto donde nos habíamos detenido hace unos momentos. ¡Lo habían tirado de una ventana o techo!

—Advertencia. Tenga cuidado en todas las direcciones. No puedo predecir una ruta. ¡¡Tenga cuidado de asesinos esperando!!

—¿¡Qué son estas personas!? —preguntó Himatsuri-san. —¿¡Están tratando de enviarnos al lugar de ese tiburón!?

—Es eso o quieren verte con ropas mojadas y que se pueda transparentar. ¿¡Cuál parece más probable para ti!?

Eran pasadas las 11. El día casi se acababa. Si era verdad que sólo podíamos ser llevados al agua una vez al día, el Leviatán no querría desperdiciar ese boleto.

—¿¡Quiénes son!? ¿¡Por qué nuestros compañeros humanos se unirían a ese tiburón gigante!?

—No lo sé. ¡Podrían haber sido amenazados en ese océano brillante!

Pedaleé a máxima velocidad alrededor de una glorieta de autobús, pero en el camino, un empleado usando una manguera en frente de un restaurante familiar roció agua a nosotros, y un ebrio en un traje arrojó su lata de cerveza a nosotros. No podíamos dejar que eso nos golpeara o conducir encima de los charcos que crearon en el camino, mientras más tiempo pasara, más crecería el campo minado.

Me desvié en una forma de S, y logré pasar la glorieta, y alejarme de la estación de trenes.

—¡¡Maldición!!

Entonces apreté los frenos. Usé los dos frenos de las ruedas, y también presioné mi pies contra la suelo.

Un anciano estaba arrojando agua de una cuchara para cubrir el camino adelante, pero eso no sería para uchimizu tan tarde por la noche.

Esto era más problemático que los que trataban de golpearnos directamente. Si el camino estaba cubierto en un charco demasiado amplio para cruzar, perderíamos nuestra ruta de escape.

Torcí mi cuerpo alrededor para revisar, y vi unas cuantas personas claramente corriendo tras nosotros.

Era ahora o nunca.

—¡Himatsuri-san, bájate!

Tomé el Smartphone del manubrio, abandoné la bicicleta plegable, y corrí a un callejón cercano. Himatsuri-san parecía seguirme de cerca.

—¿A dónde vamos? ¿¡A dónde vamos!?

—Ese es el punto…

Escuché el sonido de suelas de goma en el suelo adelante, pero no teníamos tiempo de ver quien era. Estábamos rodeados. Así que subimos por encima de una corta puerta de metal como si fuera una cerca, y comenzamos a subir las escaleras de emergencia colocado en el muro del edificio. Escuché agua salpicar por debajo. Esto estaba creando una gran conmoción, pero nadie pensaría que era más que personas traviesas teniendo una guerra de agua en medio de la noche. La policía no se molestaría en aparecer. ¡Y sin embargo nuestras vidas realmente estaban en peligro!

—¿Qué hacemos? ¿A dónde vamos? ¡¡Subir sólo va a dejarnos rodeados arriba!!

—¡Sí! Seremos tocados eventualmente así. Y si cubren todo el bloque de la estación de trenes con ese uchimizu, entonces estaremos atrapados. ¡Así que tenemos que cambiar nuestras prioridades!

—?

—Si sabemos que vamos a ser perseguidos por ese tiburón gigante en ese mundo inundado, entonces necesitamos al menos darnos un punto de partida decente.

No estaba orgulloso de esta decisión. No podía decidir si esto era lo correcto de hacer o no. Pero quedarse quieto no iba a ayudar.

—El océano brillante está sumergido casi hasta un 5to piso, así que no podemos comenzar en un charco el suelo. ¡¡Al menos debemos evitar comenzar al nivel del suelo!!

Sentí un poderoso jalón en mi brazo, así que fui lanzado hacia adelante y me detuve. Miré atrás en confusión, y vi a Himatsuri-san colgarse de mi brazo izquierdo como una niña. Ella estaba pálida y negando con su cabeza.

—Himatsuri-san.

—No podemos hacer eso.

—¡Himatsuri-san! ¡No podemos detenernos aquí! ¡¡No podemos escapar de ellos incluso si regresamos ahora!!

Habíamos hecho toda clase de preparativos.

Habíamos comprado materiales en una tienda de descuento, trabajamos en el patio de contenedores, y distribuimos el arma secreta por toda la ciudad.

Pero eso no significaba que estaríamos mentalmente preparados cuando el momento llegara. Además, no era realmente un experto en supervivencia. No había garantía que nuestro plan realmente funcionara, así que entendía por qué Himatsuri-san dudaba en hacer el primer paso.

Pero esa chica con su cabello rubio en un estilo de peinado llamativo gigante no tenía otro plan. Y quejarse no iba a arreglar nada aquí. ¡La pistola había sido cargada, y no teníamos idea de cuándo dispararía!

—¡¡Como sea!!

No había tiempo de preocuparse por las apariencias. De alguna manera la jale a la fuerza al techo del edificio de varios pisos, como si estuviera llevando a un niño forcejeando para ir al dentista.

—Ah, ahh, ahhhhh…

Ella lucía como si fuera a colapsar en el instante que soltara su mano. No importaba que un chico más joven la estaba mirando. A ella ya no le importaba.

Y no podía culparla.

No importaba si eras un adulto o un niño. Cualquier tendría miedo.

Sus ojos de cachorrito vagaron con incertidumbre y me rogaban que no la abandonara.

Me rogaban que no soltara su mano incluso en el otro lado.

—…

Asentí sin palabras justo antes de escuchar el crujido no confiable de las escaleras de emergencia. Volteé para ver a un hombre con ropas de trabajo grises subiéndolas. Él sostenía un bote de plástico blanco. Reconocía su rostro descuidado con barba. Era el hombre que había notado al principio en el paso peatonal. Pensando de nuevo, él había parecido el más sanguinario de todos.

Dudaba que pudiéramos escapar.

El agua se vertería debajo de nosotros, y el charco a nuestros pies nos arrastraría al océano del rey demonio. No había forma de detenerlo ahora.

Así que…

La idea que llegó a mi mente podría haber sido similar a una broma oscura desesperanzadora. Pero tan inapropiado como pudiera ser, estas fueron las palabras que llegaron a mí.

—Himatsuri-san.

—¿Q-qué?

—Llevémoslo con nosotros. Me molesta pensar que el tipo causando esta conmoción consiga observar desde una posición segura.

Ella lucía estupefacta al principio.

Pero entonces ella rio.

Estaba aliviado que al menos significaba que le gustaba mi sentido del humor.

Y mientras el hombre en ropas de trabajo mostraba algo de confusión cuando sintió el cambio de la atmósfera, los dos dimos un grito y nos cargamos hacia él…

4

No sentía nada de agua esta vez.

Eso podría haber sido al principio. Estábamos sentados en el techo de un edificio de muchos pisos como si hubiéramos caído en nuestros traseros. Sentía un pulsante dolor seco en mi cintura. Era una noche tormentosa con un apagón ampliamente esparcido que dejaba todo oscuro. Y la inundación más allá del pasamanos del edificio emitía un pálida luz azul que me recordaba a la pintura que brillaba en la oscuridad. …Estarás bien. ¿Recuerdas cuando peleaste con Erika en el simulador? Puedes encontrar una manera de salir de esto.

Y…

—¡¡Rah!!

Himatsuri-san colapsó a mi lado, pero ella sacudió su larga pierna para patear algo. Era el hombre en ropas de trabajo, quien había sido llevado con nosotros. Pero había algo extraño al respecto. Él estaba completamente lánguido, así que la patada lo hizo rodar por el techo hasta que se detuvo como un triciclo abandonado colapsando en su costado en el parque.

No tenía tiempo de pensar mucho sobre ello, y no tenía obligación de molestarme con él. Saqué mi Smartphone a prueba de agua de mis pantalones mojados, y encendí la función de cámara.

—Maxwell, usa el zoom. Revisa las ventanas de los otros edificios. ¡Fotografía y analizar el mapa “today’s exit”!

—Claro.

Me levanté y caminé al pasamanos mientras la lluvia soplando caía en mí. La inundación era especialmente mala esta vez. Miré abajo y ni siquiera podía saber dónde habían estado los caminos. Los edificios más altos se salían de ese torrente azul, y sólo poco quedaba de lo que originalmente había sido la ciudad.

Era difícil de ver las ventanas del edificio en el que estábamos, así que apunté la lente hacía las ventanas de un edificio enfrente del flujo de agua.

—He confirmado un patrón idéntico en cada panel de vidrio reforzado. Esto no es algo creado sólo por las gotas de lluvia soplando y la gravedad. He confirmado el texto “today’s exti” y la flecha. Tomaría un punto de vista muy retorcido para ver esto más que la misma situación de antes.

—¿Exactamente a dónde está apuntando? Vincula con la aplicación de mapa para revisar.

La calidad del mapa era la misma que una dibujada con crayón por un niño. Y estaba amplificada para mostrar sólo las dos o tres intersecciones más cercanas. Tenía que preguntarme cómo alguien sin esta clase de ayuda habría de encontrar la ubicación. Tendrías que tener memorizado el diseño de la ciudad como un conductor de taxi o repartidor de periódico para saber.

Pero.

—No puedo encontrar una ubicación correspondiente.

—¿Qué?

—Podría ser un problema con la precisión de la información dibujada a mano, pero esta combinación de intersecciones no existe en la Ciudad Kukyou.

—Eso es imposible. Esa aplicación es alta calidad para ser gratis. La información offline debería ser suficiente para esto. Debería incluso tener todos los caminos privados en telaraña en el distrito residencial.

—No. No existe una ubicación que coincida.

—Espera un segundo, Maxwell. ¿¡Eso quiere decir que puede colocar la meta afuera de la ciudad!?

La tormenta golpeó mi cuerpo, y el mundo parecía distorsionarse a mi alrededor. Repentinamente me sentía sin esperanzas. ¡Esto quería decir que la puerta de hoy podría estar en una pirámide egipcia o incluso en una estación espacial!

—He determinado que hay un problema con el mapa dibujado a mano. ¿Debería relajar las condiciones de búsqueda?

—…

La colocación era al azar. Y había una posibilidad de que fuera imposible de alcanzar. La injusticia de esas reglas me golpeó de nuevo.

—…No, espera.

—¿Sí?

—El mapa tiene todos los caminos pequeños que llenan las brechas de la ciudad, pero sólo usa cajas vacías para tierra privada y edificios. ¡Podría tener caminos privados que todos usan y caminos semi-públicos fundados conjuntamente por varias compañías como ese complejo industrial, pero no tiene los caminos dentro de parques de diversiones o centros de compras!

La única condición era que fuera una puerta dentro de la ciudad. Si era la puerta del baño de una casa privada, no aparecería en ningún mapa, de papel o digital. ¿¡Ese tiburón gigante quería que fuéramos a una cacería del tesoro!?

—Para determinar las estructuras internas de tantos edificios como sea posible, estoy buscando panfletos liberados públicamente, y mapas guía restantes en el caché de la web. He encontrado una ubicación que encaja.

—Entonces tiene que ser una casa normal. ¿Dónde está, Maxwell? ¿Una tienda departamental? ¿El aeropuerto?

—Claro, —dijo Maxwell con su usual afirmación. Finalmente habíamos dado el primer paso. Esto era mucho mejor que correr al azar. Teníamos una oportunidad de sobrevivir.

O eso pensé.

Pero entonces Maxwell dio la respuesta.

—Es el centro comercial subterráneo que va desde la estación del centro de la zona de compras del distrito de turismo del puerto.

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

¿Qué se suponía que significaba eso?

Miré al mundo visible más allá del pasamanos de metal.

Escuché el rugir del agua precipitándose.

—Pero, espera.

Finalmente logré decir eso.

—¡Todo está cubierto en cinco pisos de agua! ¿¡Y se supone que nos sumerjamos en el centro comercial subterráneo!?

—Claro. No puedo encontrar otras pistas para las condiciones geográficas. Por supuesto, sólo he accedido a la información restante en el caché de la web, así que eso no es 100% garantizado. Podría también estar dentro de la instalación secreta de la Cruz Brillante, pero las posibilidades de que sea la ubicación en el centro comercial subterráneo de la estación son buenas.

—Entonces…¿qué? ¿¡Se supone que nos sumerjamos 15m hacía abajo en ese torrente de agua y buscar por el laberinto subterráneo del centro por una puerta que podría ni siquiera abrir debido a la presión del agua!? ¿¡Y todo mientras un tiburón del tamaño de un submarino nos persigue!?

Ni siquiera podía contar cuántas barreras letales estaban en nuestro camino ahora. Y los peligros de esa ciudad inundada tenían que ser más grandes de lo que un novato como yo pudiera imaginar.

—No.

Pero Maxwell tenía una diferente visión.

—Es posible que el centro de compras subterráneo no haya sido inundado.

—¿Qué?

—La Ciudad Kukyou es conocida como una ciudad de prevención de desastres que promueve la investigación de desastres, así que refugios y botes de goma pueden ser encontrados en cualquier lugar aquí. Es posible que las persianas de desastres operaran correctamente, y sellaran todas las entradas para mantener fuera el flujo de agua. Y la poca agua que se meta a través de las brechas podría ser rápidamente bombeada hacia afuera.

—…

Eso tenía sentido, pero seguía siendo una apuesta.

La totalidad de la ciudad estaba inundada por ese océano brillante, y había un apagón a gran escala. No teníamos tiempo para revisar toda la extensión del daño, pero si la energía de reserva también estaba perdida, entonces las persianas y bombas serían inútiles.

Después de pensar un poco, me di cuenta que no teníamos otra opción. Una vez que el tiburón gigante nos notara, podría comenzar a taclear el edificio de varios pisos que ya se estaba partiendo por la corriente de la presión de agua. Y no teníamos idea de qué pasaría si no pasábamos por la puerta designada “today’s exit”. ¿Una puerta nueva sería asignada una vez que el día terminara, era el flujo del tiempo diferente aquí, y el día nunca acabaría, o la luz naranja de la puerta se desvanecería, dejándonos atrapados por siempre? No podíamos descuidadamente boicotear la puerta sin saber eso. Todo lo que sabíamos era que pasar a través de la puerta “today’s exit” antes de que fuéramos asesinados nos permitiría vivir otro día.

Suspiré y rasqué mi cabello el cual se había hecho molestamente pesado después de mojarse tanto por la lluvia de la tormenta.

—…Es peligroso, pero tenemos que hacerlo.

—Claro. E incluso si el centro comercial subterráneo está seguro por el momento, podría ser cuestión de tiempo. Su seguridad actual no es garantizada a 5 minutos a partir de ahora.

Eso era verdad.

Todavía no entendía por qué el Leviatán se molestaba dándonos una salida cada vez, pero si era como darle a su presa una oportunidad de pelear, entonces era completamente posible que dijera que se nos había dado una salida pero perdimos nuestra oportunidad porque fuimos demasiado lentos.

—Apresurémonos, Maxwell. ¡Tú también, Himatsuri-san!

Grité por encima de la tormenta.

Y comenzamos una vez más nuestra lucha a muerte con un tiburón gigante en la ciudad sumergida.

5

Miré a mi Smartphone, y vi que eran las 11:30 PM.

El día se acabaría en media hora, pero este ambiente extremo, quién podía decir cuantos días había para que nosotros muriéramos para el momento que tomaría hacer 10 tazas de fideos. Mis rodillas se sentían débiles cuando miré al agua turbulenta, pero me forcé a recordar el simulador como una clase de amuleto de buena suerte.

—Maxwell, necesitamos llegar a la estación de tren primero. Busca una ruta desde nuestra posición actual.

—Claro.

Nuestro destino final era el centro comercial, pero no había necesidad de sumergirse todos los 15m adentro del agua en aumento. La Ciudad Kukyou era famosa por su investigación de prevención y recuperación por desastres. Sería más seguro romper una ventana en los pisos superiores, entrar al edificio de la estación ahí, y abrirnos paso a través del contenedor hermético.

Vinculé el GPS de mi Smartphone con un nuevo mapa que proporcionaba las diferencias de altitudes para usar con drones voladores. La información offline sería más que suficiente, pero cualquier habría inclinado su cabeza a la ruta más cercana mostrada usando una línea roja. Claramente estaba ignorando los caminos. Revisando, el número de pisos en el edificio mostraba la ruta siguiendo los edificios de tamaños similares que estaban lo bastante cerca para cruzarlos saltando al impulsarse corriendo.

E incluso eso no era suficiente para asegurar nuestra seguridad.

—El viento es demasiado fuerte. ¿Realmente tenemos que saltar a través de esto?

Sí, estábamos en medio de una poderosa tormenta. Mantenerse rectos al comenzar a correr ya era bastante difícil, el techo estaba resbaladizo con la lluvia, y la luz trasera de mi teléfono no era suficiente para juzgar distancias bien en el apagón. Y un solo error nos enviaría de golpe al agua.

—¿Qué tal si al menos rompes tus tacones? —sugerí.

—¿E-estás bromeando? ¡¡Estos son un modelo limitado de la Selección de Trisme’s Paris, y no se recuperarán después como los edificios en este océano brillante, maldición!!

Ella se quejó pero no dudó en hacerlo en sí, así que ella no parecía de la clase de persona rica que excedía sus finanzas al borde de la bancarrota con compras de tarjeta de crédito. Para ella, un objeto de marca como ese seguía siendo algo que podía ser tirado si se necesitaba.

…Ella realmente era una persona misteriosa. Ella parecía quedarse en el apartamento de mi mamá, ¿pero de qué clase de vida originalmente había venido?

Estaba usando tenis, pero nunca había sido del tipo atlético. Incluso después de prepararme también como podía, un aumento repentino de viento podía llevarme directamente al agua.

—Nota: Mostraré la dirección del viento en base al ruido recogido por el micrófono, así que por favor use eso como referencia. Probablemente fracasara en hacer el salto si lo intenta con un viento de frente o dentro de 30 grados de uno.

—¿Es esa la flecha extra aquí? Está girando y girando como una brújula rota.

—Claro. Este no es un ambiente normal. Está en medio de una tormenta.

Las brechas que podíamos y no podíamos cruzar cambiaban dependiendo de la dirección del viento, así que no parecía como si pudiéramos tomar la ruta más corta. Tampoco podíamos quedarnos sin hacer nada. Tenía que recordar que podríamos tener que tomar desviaciones amplias.

Y con eso…

—Vamos.

—Sí, vamos.

El colapsado en el techo no importaba.

Teníamos que comenzar a ir al siguiente edificio.

Busqué en mis bolsillos, y saqué la lima de uñas que podía ser usado como un desatornillador de cabeza plana. Y use eso para remover el pasamanos de metal, y asegurar una ruta para el salto.

…Este era un caso de prueba. Si fracasábamos aquí, y caíamos al agua, no podíamos esperar lograrlo. Con fortuna, la gran altura no hacía que mis piernas se congelaran de miedo. ¿Era debido a mi mente con ritmo desacelerado que no equiparaba una caída al agua tan letal o el océano brillante simplemente no se sentía real?

Como fuera el caso, esta era la línea de meta.

Teníamos cerca de 10 metros para comenzar a correr. Cuando comencé a adelantarme, Himatsuri-san parecía atraída hacía adelante a mí lado. El viento cruzado se sentía como una masa invisible mientras golpeaba nuestros cuerpos desde abajo, y entonces saltamos del borde del edificio.

Era casi 3 metros al edificio adyacente.

No tenía diferencia en altura.

Eso no era demasiado lejos, pero el tiempo pareció detenerse tan pronto hice el salto. No, ¿¡la dirección del viento había cambiado!? Sentí como si un muro invisible me hubiera golpeado en el rostro, y sudor frio empapaba más mí ya húmedo cuerpo.

Pero tenía que hacer el salto, no había vuelta atrás. Sólo podía mirar el otro techo como si rezara.

Una vez que mi cuerpo le siguió el paso a mi mente, había sido arrojado a la cima del edificio vecino. Ese no había tenido un pasamanos para empezar. Incapaz de permanecer de pie, colapsé sobre el húmedo techo, y di profundas respiraciones casi ahogantes.

Himatsuri-san en realidad parecía haberlo logrado mejor que yo.

—Pasemos al siguiente, —dijo ella. —No podemos quedarnos aquí.

—Lo sé… Pero ese viento en contra.

—¿Viento en contra?

Ella lucía confundida.

¿Era posible que no hubiera viento en contra, y sólo había imaginado todo al volverme lento debido al miedo? Sentía que la realidad y mi imaginación se estaban poniendo borrosas.

Revisé las rutas disponibles y el viento cambiando constantemente en el mapa del Smartphone, y entonces saltamos al siguiente edificio.

—¿Qué está haciendo ese tiburón? —preguntó Himatsuri-san con su elegante cabello rubio completamente aplanado por el viento y lluvia. —Dudo que sólo nos ignore después de pasar por muchos esfuerzos en invitarnos a estar aquí.

—…

No quería pensarlo mucho, pero una posibilidad me llegaba a la mente.

Ya que Himatsuri-san y yo estábamos juntos, esta fuente de miedo no estaba dividida en una habitación individual para cada persona. Todos estábamos juntos aquí como un juego en línea. Eso quería decir que podía haber otras personas más que nosotros aquí. Si el tiburón asesino no estaba aquí, entonces probablemente estaba con alguien más.

Era posible que hubiera conseguido una captura mejor de lo que esperaba, y estaba teniendo un festín.

—Por un lado, ¿ese ataque de agua sólo nos estaba teniendo de objetivo a nosotros? Si todos los que han sucumbido al tiburón gigante estaban teniendo de objetivo a uno de los participantes que estaban siendo relativamente cuidadosos…

Pero no logré decir más.

A la distancia, una forma gigante partió el agua, y salió disparada directamente hacia arriba.

El viento cruzado no le afectaba en lo más mínimo. Podía haber sido como un salto de delfín. Pero el acto parecía mucho más siniestro cuando era hecho por un tiburón que media más de 30m de largo. ¡Un salto de delfín tomaba la longitud del cuerpo de la creatura a tres o cuatro veces más, así que a ese tamaño, podía alcanzar el techo de un lujoso edificio de apartamentos de 40 pisos!

—E-el único edificio en el que puedo pensar que sea más alto que eso es la torre de transmisión…

—Más importante aún, ¿por qué saltó? —preguntó Himatsuri-san. —No fue un acto destinado a ser un saludo, ¿o sí?

Esa imagen sólo traía miedo y disgusto. Me recordaba al pez gigante en las amazonas que saltaría cerca de la superficie del agua para capturar insectos volando en su boca.

¿Entonces qué estaba comiendo esta cosa?

No eran insectos. Eso era seguro. ¿Alguien había estado saltando de edifico en edificio ahí, justo como nosotros?

—M-maldición. ¿¡Estás bromeando!?

¿Realmente había llegado a términos con esa idea? ¿Sólo estaba fingiendo estar calmado después de ser dejado sin esperanzas?

Alguien había muerto ahí.

¿No deberían temblar mis pies mientras colapsaba al techo?

—O-oye, ¿qué es esa cosa que luce como un muro? ¿¡U-una gran ola!?

—…Eso es porque ese tiburón bastardo cayó al agua. ¡¡Cuidado!!

No tenía tiempo de regodearme en el sentimiento.

Los dos nos colgamos de las piernas del tanque de suministro de agua del techo, pero la onda afortunadamente no envolvió eso. Todavía sentía la baja vibración debajo de mis pies, y sentía un dolor apretando mi pecho.

El mero edificio había sido sacudido.

Elaborar las ecuaciones mecánicas de los fluidos probablemente me habría hecho estremecer. Era posible que el edificio entero pudiera colapsar…

—¡H-Himatsuri-san!

—¡Sí!

Rápidamente corrimos hacía el siguiente edificio. Si el Leviatán se había comido al otro grupo justo ahora, cambiaría su curso. Y se había detenido por completo dentro de la poderosa corriente. Claramente estaba apuntado hacia nosotros. ¿¡Venía para acá!?

Después de que saltáramos dos edificios más, un sonido destructivo poderoso golpeó detrás de nosotros. El tiburón gigante finalmente tacleó un edificio para derribarlo. ¿Estaba tratando de quitarnos nuestro apoyo para tirarnos al agua, o estaba tratando de hacernos saltar para que así pudiera tragarnos en medio del aire? No teníamos tiempo de preocuparnos por los detalles. Sólo teníamos que movernos al siguiente edificio.

La estación de tren todavía estaba un poco lejos.

¿¡El Leviatán nos alcanzaría primero!?

Eso fue lo que pensé, pero…

—O-oye. ¿No está actuando extraño?

—?

—Ese tiburón parece más como si se estuviera retorciéndose en dolor en vez de atacar salvajemente. ¿Podría ser…?

¿Nuestra trampa estaba funcionando?

¿Eso era lo que ella estaba preguntando?

6

El océano brillante estaba basado en el mundo real. Así que si un semáforo era destruido en el mundo real, estaría destruido aquí también.

Los cambios podían ser llevados. Habíamos hecho una simple acción cuando nos dimos cuenta de eso.

—Whoa, whoa. ¿Qué es esto? ¿¡Todas son botellas de plástico aplastadas!?

—Sí. Como un contenedor lleno. La Ciudad Kukyou no es muy buena con algo que no esté relacionado con los desastres, así que son tratados como basura no combustible en lugar de ser reciclados. Sólo son enviados a un vertedero, para que así nadie los extrañara si los tomamos prestados. Reescribí la información de eliminación de basura para que los envíen aquí en su lugar.

Habiendo dicho eso, habían sido bastantes.

El trabajo habría sido eterno usando un exprimidor casero. Es por eso que busqué por una lavadora súper barata. No necesitaba un tambor inclinado o una IA de prevención de perdida de color. Una vieja de dos tambores como la que encontrarías en la entrada de un viejo apartamento podía ser comprado con menos de 10,000 yenes si sabías donde buscar.

A partir de ahí, sólo teníamos que adjuntar algunas piezas de desecho pareciendo reglas o acero inoxidable adentro del tambor rotatorio. Ya tenía una poderosa fuente de energía industrial para Maxwell, siempre y cuando usara un transformador para ajustar el voltaje y amperaje para niveles de hogares, el motor giraría. Ni siquiera necesitaba colgarle una manguera de casa.

—Himatsuri-san, sólo sigue arrojando botellas de plástico en esta trituradora.

—¿Um?

—Dibujé una línea roja con marcado permanente adentro. Una vez que el polvo llegué a esa línea, dale al botón de secado para enviar el polvo a través de la manguera y meterlo en un costal. No metas tus manos adentro, serán atrapadas por el tambor rotatorio o cuchillas hechas a mano.

—¿Exactamente qué se supone que hace?

—Microplásticos, el enemigo de casi toda vida marina.

La palabra podía ser vista en toda la TV, y en el internet como alguna clase de moda, pero estaba dispuesto a usar lo que fuera que pudiera.

—Llenaremos algunos sacos con ellos, y los colocaremos por la ciudad. Nada pasara en la realidad, pero en ese infierno flotante, serán atrapadas por la corriente, y esparcirán los microplásticos por todos lados. Eso debería definitivamente dañar el corazón y branquias del tiburón.

Un tiburón de ese tamaño sería capaz de tragar un humano o un carro, pero entrar a través del esófago y a través de las branquias era algo completamente diferente.

—Pero si los dejamos al lado de las calles, ¿no serán recogidos como basura tirada ilegalmente?

—Sólo tenemos que colocarlas en algún lugar donde no parezcan extrañas…Ya sé. Podemos usar camuflaje, pasarlos como bolsas de arena para caminos congelados.

Habíamos colocado nuestra trampa.

Habíamos pasado un día entero desgarrando las botellas de plástico, metiéndolas en bolsas y colocándolas por todos lados donde nadie las notaría.

No habíamos logrado cubrir toda Ciudad Kukyou, pero no importaba cuando el tiburón se estaba acercando a nuestro hogar base. Con conocimiento del territorio y el poder de un simulador, era posible predecir qué zonas tendrían más microplásticos, y cuales rutas serían especialmente llenadas con ellas. Las pruebas de cálculos de Maxwell dijeron que algunas zonas tendrían 1200 veces los microplásticos del mar natural. Esta arma verdaderamente estaba limitada al océano brillante.

Ahora sólo teníamos que continuar huyendo mientras conducíamos al tiburón a las zonas dañadas.

No tenemos colmillos tan grandes como los tuyos, pero preparamos un arma invisible. Ahora, respírala y siente el dolor.

7

Cada vez que el Leviatán se sacudía, sus filas de colmillos gigantes arrancaban por el centro del techo de un edificio, como si fuera tofú, y su cola golpeaba las ventanas de un edificio de oficinas junto con el muro a su alrededor.

Tenía dolor.

Claramente estaba sufriendo.

—¡Pero no es suficiente! ¿¡Ni siquiera esto puede hacer que deje de moverse!?

Himatsuri-san gritó eso mientras saltábamos de edificio a edificio.

Tenía haber habido miedo de efectos negativos por inhalar los microplásticos. Se suponía que fuera como neumoconiosis en humanos. ¡Esto hacía daño definitivo, ¿pero no era tan inmediato como un cuchillo o bala?!

Y por supuesto, el monstruo tenía incluso más fuerza que lo normal mientras se sacudía de dolor. Ya no podía apuntar cuidadosamente, pero cada impacto tenía incluso más fuerza explosiva. Así era como lucía.

—¡Himatsuri-san!

—¿Eh? ¿Qué? ¡¡Eso no conduce a la estación!!

Ella sonaba confundida cuando ella vio en qué dirección apunté y comencé a correr. Pero ella pareció seguirme al final.

Escuché lo que sonaba como aire estallando detrás de nosotros. ¿Era un rugido o un edificio colapsando?

El tiburón gigante nos persiguió, y destruyó incluso concreto reforzado en su acercamiento directo.

—¿¡Nos queda alguna oportunidad?! ¿¡Qué hacemos ahora!?

—¡Con toda probabilidad, estamos perdidos! —miré por encima de mi hombro. —Puede derribar edificios si lo intenta, pero eso no quiere decir que puede hacer tan eficientemente.

Podría haber sido como arrancar un pedazo de papel era fácil, pero 100 hojas de papel podían detener una bala.

—Ten en cuenta qué tan grande es. Si lo atraemos a una zona estrecha con edificios concentrados y calles estrechas, podría quedar atorado y no podía moverse.

A 30m de largo, era como el tamaño de un pequeño submarino. Cuando lo pensé racionalmente, había sorprendentemente algunas zonas de la ciudad por las que podría nadar libremente.

La manera en que habría destruido los edificios de concreto reforzado mientras se acercaba había sido aterradora, ¿pero también significaba que no era capaz de evitarlos y seguía chocando con ellos?

—¿¡Pero no va a sacudirse y tirar todos los edificios!? ¡Tiene que estar realmente furioso!

—Sólo tenemos que llegar a la estación, e ir al subterráneo antes de que eso pase. Los microplásticos no son un golpe devastador, pero significa mucho saber que no puede sólo ignorarlos. ¡Podemos llevar esa información con nosotros, y usarla la siguiente vez!

Para evitar al Leviatán atrapado en un callejón, escogí un desvío amplio, mientras tomaba en consideración la dirección del viento, y saltaba edificios con altura similar. No tenía idea de cuánto iba a tomar esto, pero no parecía como si el monstruo fuera a taclear la estación, y dejarlo todo aplastado.

Estábamos en un edificio de varios pisos, que era de 5 o 6 pisos de alto, y la estación de tren era de 13 pisos de alto gracias al restaurante plataforma de observación encima. Las alturas no encajaban, así que sería difícil entrar a través del techo. Sin embargo…

—La basura se ha apilado aquí.

Alguna clase de hilo decorativo fue ensartado de un lado a otro, y los escombros y chatarra de metal flotando en el agua se habían atorado en él. En un lugar, la basura apilada alcanzaba una anchura de varios metros. El agua inundada parecía pasar por debajo, así que era caso como una isla flotante o puente.

—Si cruzamos eso, podríamos ser capaces de romper una ventana y entrar.

—¿¡Es en serio!? ¡Si se hunde en el instante que pongamos un pie encima, nos tumbara directamente al agua!

Para estar seguros, use la lima de uñas como desarmador para remover una antena de TV casera del techo, y la usé para probar mi peso en el camino delante antes de en realidad poner un pie. Después de confirmar que era sólida, cruzamos.

Las ventanas parecían estar hechas de vidrio reforzado para edificios de gran altura, así que no cedió cuando lancé la antena de metal hacia ellas.

—Por favor golpee la ventana con la punta de la parte del agarre del cortaúñas. Eso debería crear más eficientemente una grieta.

Seguí el consejo de Maxwell, y lo clave a la ventana como si estuviera usando un picahielos. Una telaraña de grietas corrió a través de ella, así que clavé otro lugar. Era como un juego. Una vez que varias telarañas se traslaparon en el mismo lugar desde tres o cuatro diferentes direcciones, la ventana se quebró.

—Rápido, rápido.

—¡Eso hago!

Este método aparentemente estaba destinado a abrir un agujero cerca de la cerradura interna de la ventana para dejar pasar los dedos, así que tomaba algo de tiempo crear un agujero lo bastante largo para que alguien atraviese.

Aun así, logré crear una entrada, y nos metimos dentro de la estación de tren.

—¡Bwah!

Adentro, teníamos donde pisar firmemente, y no soplaba la lluvia. Eso debería haber sido una mejora inmensa, pero en realidad estábamos temblando ahora que teníamos este ambiente normal. Acabábamos de recordar qué tan mojados estábamos.

Revisé mi Smartphone, y vi que cerca de 5 minutos pasaron. No estaba seguro si debería preguntar “¿Tanto?” o “¿Sólo eso?”. Como fuera, ese tiburón gigante no se iba quedar quieto. Tenía que recuperar casi su libertad después de golpear esos edificios de varios pisos sumergidos a más de la mitad.

Sacudí la luz de mi Smartphone de derecha a izquierda para las escaleras hacia abajo.

—Tenemos que movernos. Quien sabe cuándo nos topemos con más problemas.

—C-cierto. Uuh, hace algo de frío…

Himatsuri-san sostuvo sus propios hombros, y temblaba mientras avanzábamos por la tienda departamental de la oscura estación. La luz de mi Smartphone era con todo lo que podíamos contar. Los elevadores no funcionarían durante este apagón, así que teníamos que encontrar unas escaleras eléctricas o escaleras de emergencia.

—¿Son escaleras eléctricas?

Nos dirigimos por el camino al que Himatsuri-san apuntó, y descendimos las escaleras eléctricas detenidas. Se sentían como unas escaleras inestables. Pero sólo nos llevó a un piso abajo. Teníamos que buscar otra ruta para llegar al subterráneo.

—¿Por qué estás yendo por ahí?

—Hay una señal de salida de emergencia. Aunque es difícil de saberlo sin la energía.

Caminamos por un corredor largo derecho con un muro cubierto por ventanas de vidrio reforzado lleno con esa luz azul que lucía como pintura que brillaba en la oscuridad.

Justo entonces, algo golpeó contra el exterior de una ventana sumergida.

—!?

—!!

Rápidamente retrocedimos al muro opuesto. Y fue más que sólo el ruido fuerte lo que nos asustó.

El quinto piso el cual apenas si estaba por encima del agua, y nosotros estábamos en un piso debajo de eso. ¡Estaba completamente inundado afuera, así que, ¿por qué estaba un hombre de mediana edad pegado contra la ventana?! ¡No había visto esto incluso en el simulador!

—¡R-rápido! ¡¡Tenemos que salvarlo…!!

Himatsuri-san me rogó mientras sus caderas cedían, y entraba en pánico. Ella tenía razón, pero algo me parecía horriblemente mal sobre esto.

Para nosotros, era como ver un tanque en un acuario, pero esa agua azul brillante estaba precipitándose. ¿Cómo ese hombre se colgó tan firmemente al vidrio sin que tuviera algo con qué aferrarse?

Y justo mientras me preguntaba eso, vi algo.

Algo como insectos pegajosos como babosas retorciéndose afuera de la boca y nariz del hombre.

—Uuh.

Esta vez.

Esta vez la escena delante de mis ojos verdaderamente sobrepasó mis límites psicológicos.

—¿¡Waaah!?

Caí sobre mi trasero. Himatsuri-san dejó de rogarme por ayudarlo, y en su lugar se congeló con los ojos ampliamente abiertos.

¿Qué eran esos?

¿¡Qué estaba pasando!?

Temblando, miré a mi Smartphone donde Maxwell explicó en una burbuja de texto de una red social.

—Parecen ser sanguijuelas marinas, pero lucen mucho más siniestras que en cualquier enciclopedia.

—¿Sanguijuelas marinas?

—Sin siquiera referencia la rémora, los tiburones son un tesoro de parásitos. Desde las formas adultas hasta los huevos, son expuestos al peligro en cada etapa de la vida.

Miramos mientras la ventana se llenaba. Era como mirar hojas pegándose solas contra una ventana húmeda durante una tormenta con mucho viento. Tres, cuatro, diez, veinte…no, ¡incluso más! ¡Tanto como podía ver un ojo, ¿las ventanas fueron llenadas con personas pegadas a ellas?!

¿Esta era la respuesta?

El tiburón gigante en sí nadaba a través el mar abierto. Pero para las zonas pequeñas que no podía alcanzar, usaba sus sanguijuelas y rémoras para perseguir y forzar a salir a sus presas.

Trabajaban cooperativamente.

Las heridas recibidas en el océano brillante permanecían en el mundo real. En ese caso, ¿los peones del Leviatán no simplemente habían sido amenazados? ¿¡Estaban siendo controlados por los parásitos llenando sus cuerpos?!

Este era un Archienemigo.

Esos seres inmortales eran vistos como fuentes de infección y reproducción.

Habíamos pensando que el único riesgo real estaba en el océano brillante. Habíamos pensado que el tiburón gigante no podía alcanzarnos una vez que escapáramos de este lugar, sin importar qué tan violento pudiera ser.

Pero estábamos equivocados.

Las personas eran arrastradas al campo de batalla, infectadas por parásitos y después controladas en la realidad. ¡No teníamos forma de saber quién estaba siendo controlado! ¡Y no podíamos simplemente bloquearlos físicamente!

—¡Himatsuri-san, tenemos que apresurarnos! No sé de qué se trate esto, pero este lugar tiene que ser peligroso. ¡Ese vidrio reforzado no va a durar para siempre!

Teníamos que correr. No quería ser arrancado en pedazos por los colmillos del tiburón gigante, pero tener las profundidades de mi cabeza infectadas con parásitos que succionaban la sangre de todo mi cuerpo sonaba incluso peor.

Las leyendas decían que el Leviatán era una fuente de comida que podía liberar todas las personas en el mundo. ¡Pensé que un cuerpo de 30m no parecía suficiente, pero ahora temía que la verdadera fuente de comida eran los parásitos que podía producir infinitamente!

Los crujidos siniestros del vidrio reforzado nos apresuraron mientras confiábamos en las señales de salida de emergencia no iluminadas para correr por el pasillo.

Pronto encontramos las escaleras de emergencia.

Había una escalera interior completamente rodeada de muros al lado del elevador. La tormenta y corriente no significarían nada aquí.

—¡Deprisa!

—¡¡Voy tan rápido como puedo!!

Tenía miedo que mis tenis húmedos se resbalaran, pero agarré el pasamanos, y bajé corriendo las escaleras del cuarto piso.

Con todas las persianas de metal cerradas en el centro comercial subterráneo, era justo como un laberinto. No había luz, por lo que la batería restante para la luz de mi Smartphone era lo mismo que nuestro salvavidas.

Las personas cubrían las ventanas de vidrio, así que ni siquiera teníamos el mapa mal dibujado.

—Maxwell, ¿dónde está la puerta de metal?

—Claro. De vuelta a la derecha en la segunda intersección. La persiana está cerrada, pero hay una puerta de metal del tamaño de un humano a su lado. Esa es la puerta “today’s exit”.

Eso fue cuando escuché un gran rugido por arriba. Entonces un pequeño temblor sacudió el techo. Y no se detuvo. ¡De hecho, ¿se estaba haciendo más fuerte?!

—Una de las ventanas debió haberse roto. ¡¡La zona por encima ya estaba inundada desde afuera, así que se está vertiendo como una presa liberando su agua!!

¿Las personas infectadas pegadas a las ventanas causaron esto? Si era así, las sanguijuelas y otros siniestros parásitos saliendo de sus bocas y narices se mezclarían con la inundación. Si éramos atrapados en eso, todo se habría acabado.

—¡¡C-como sea, a la salida!! ¡¡No hay forma de regresar ahora!!

Eso no se necesitaba decir. No estaríamos a salvo sin subir más de 5 pisos, así que huir hacia arriba no era la opción ahora. Y una vez que el centro comercial subterráneo sea inundado, la presión del agua probablemente nos evitaría abrir la puerta “today’s exit”.

Así que teníamos que correr.

¡¡Teníamos que dar vuelta a la derecha en la segunda intersección más adelante, y pasar por esa puerta hacia la realidad!!

—!?

—!?

Corrimos tan rápido como pudimos. Detrás de nosotros, escuchamos un sonido justo como las olas chocando contra las rocas. No podíamos ni siquiera mirar atrás. Se suponía que diéramos vuelta en la segunda intersección, pero Himatsuri-san comenzó a dar la vuelta en la primera. Tenía que tomar su brazo y corregir su curso antes de que giráramos al lugar correcto. Mis tenis se deslizaron por el suelo mientras lo hacía. Mi garganta estaba toda seca. Incapaz de detenerme, choqué contra el muro opuesto, de alguna manera logré evitar caerme y comencé a correr de nuevo.

Las tiendas con largos nombres que parecían franceses, tenían todas sus persianas bajadas. No tenía idea de qué clase de tiendas habían sido, pero eso no importaba. Lo que importaba era la pequeña puerta de empleados al lado de la persiana en cuestión.

La puerta estaba brillando en anaranjado.

Y decía “today’s exit”.

—Vamos.

No podía hacerme revisar el torrente de agua detrás de nosotros. Si lo veía, probablemente cegaría mi alma con miedo, y no sería capaz de correr más. Así que miré adelante mientras corría a máxima velocidad, y levantaba mi mano adelante tanto como podía.

—¡¡Vamos!!

Tomé la perilla y tacleé más la puerta en vez de abrirla. Eso produjo un sonido fuerte, pero sólo fue eso. Sólo entonces me di cuenta que había jalado la puerta y no empujado. Arrastré mi cuerpo adolorido mientras abría la puerta de metal y pasaba adentro. Colapsé hacia el otro lado.

Y…

Y…

Y…

8

—¡*Jadeo*! ¡*Jadeo*! ¿¡Urp…!?

No podía creer que esa era mi propia respiración.

Himatsuri-san y yo estábamos empapados, y yaciendo juntos en el piso frío. Ella miró con miedo atrás a la simple puerta de metal.

Pero no estaba destruida y no fluía sucia agua de mar.

La batalla de hoy se había acabado.

Ya no estábamos en el océano brillante. Era la calma usual y pacífica de la Ciudad Kukyou.

—Ja…jaja.

El tiburón gigante podría usar esos parásitos parecidos a sanguijuelas. No teníamos forma de saber qué tanto la infección se esparcía en el mundo real, o como ubicarlos físicamente. La situación se hizo más seria, pero todavía teníamos sonrisas de supervivencia en nuestros rostros.

—¡Ajajaja! ¡¡Jajajajajaja!!

Si era antes de media noche, el último tren no se habría marchado aún, y podría haber todavía algunos empleados incluso si la tienda estaba cerrada. No podíamos explicar que estábamos haciendo adentro de una tienda después de que cerrara, así que deberíamos estar más calmados. Sabíamos eso, pero no podíamos evitarlo. Si no podíamos decirnos que había sido un día feliz, entonces nos quebraríamos justo aquí. Estábamos siendo atacados por personas extrañas infectadas, y un tiburón ridículamente enorme había querido pelear con nosotros, así que si veíamos las cosas con una luz negativa, seríamos demasiado abrumados como para movernos.

Así que continuamos riendo.

Era cómo la soledad se amplificaba más de 100 veces cuando se trabajaba solo en la noche. No podíamos detener este ritual hasta que la sensación oscura en nuestros pechos se fuera por completo.

¿Cuánto tomo eso?

Las lágrimas se habían acumulado en nuestros ojos para el momento que finalmente nos calmamos.

—Vamos a casa.

—Sí…

Con ese pequeño intercambio, seguimos las instrucciones de Maxwell para pasar el centro comercial lleno de persianas, y dirigirnos hacia arriba. No podía siquiera pensar qué clase de seguridad podría haber o cómo la pasaríamos. Estaba tan cansado que comencé a desear que Maxwell tuviera un cuerpo para cargarme en forma de princesa. Esta no era la primera vez, pero me recordó que tan cansado era pelear por tu vida. Estaba en un nivel completamente diferente de un juego de soccer o basquetbol en clase de gimnasia. El agotamiento parecía remover el mero núcleo de tu alma.

Estaba cansado. Quería dormir. Como un tronco.

Himatsuri-san y yo llegamos arriba, y vimos a un grupo de ebrios asalariados y estudiantes de universidad.

—…Me pregunto cuántos de ellos tienen una cabeza llena de parásitos.

—No quiero pensar sobre eso. Oye, ¿quieres comer algo? Taori-san probablemente tiene comida para nosotros esperándonos, así que se pondría triste que comiéramos una comida completa, pero algunas papas fritas debería estar bien, ¿no?

—¿Puedes comer papas fritas tan tarde?

—Dividiremos un pedido. Eso debería estar bien, ¿cierto? Y mi corazón está incluso más agotado que mi cuerpo. Quiero recuperarme al disfrutar de ese extremadamente simple sabor…

Entendía cómo se sentía ella. Era lo mismo que querer apresurarse a una caja de karaoke en el instante que eras liberado de la tensión de un gran examen.

De cualquier modo, teníamos nuestros boletos de supervivencia por el día. Los microplásticos habían tenido algo de efecto, y podíamos usar esa experiencia para hacerlo incluso mejor la próxima vez. Con otro día, podríamos lograr cualquier cosa.

Con eso en mente, Himatsuri-san y yo caminamos a una tienda de hamburguesas en un edificio estrecho de varios puestos. Estábamos cansados, pero todavía estábamos en guardia. Evitamos cualquier charco, y mantuvimos nuestra distancia de cualquier transeúnte ya que podían siempre ser controlados por los parásitos.

Pero mientras estábamos esperando a que la luz cambiara, un gran camión de basura pasó justo en frente de nosotros. Sus llantas condujeron a través de un charco, y salpicó agua hacia nosotros.

Normalmente podríamos habernos quejado por ello por un momento.

Pero actualmente ni siquiera podíamos gritar por sorpresa.

—…

—…

Estábamos empapados.

Había un nuevo charco a nuestros pies.

Y miré a mi Smartphone. El reloj decía las 00:03.

El día conocido como “ayer” había terminado y el día conocido como “hoy” había comenzado.

Lo cual significaba que el Leviatán ya se había recargado…

—¿¡E-estás bromea-…!?

Ni siquiera tuve tiempo de quejarme.

Fuimos instantáneamente llevados de vuelta al océano del rey demonio.

[Self Record] Reporte sobre Parásitos [Leviathan’s Report]

Impactantemente, más del 80% de las formas de vida confirmadas en el planeta son dependientes de alguna otra forma de vida para sobrevivir. Y los humanos no son una excepción. Es obvio si lo piensan, pero los humanos no pueden sobrevivir por su cuenta. Desde la comida a la ropa, estamos bendecidos por otras formas de vida. No olviden que incluso el petróleo fue originalmente proteína de animales.

¿Piensan que es simplemente juego de palabras?

¿Entonces qué son los parásitos desde una perspectiva científica? Son formas de vida que se adhieren a otra forma de vida, y absorben nutrientes sin apoyar o asesinarla. Aunque hay algunas que llevarán a la muerte a sus huéspedes.

Los caracoles y las mantis son conocidos por ser huéspedes de parásitos que los controlan, pero eso en realidad no es tan raro. Incluso humanos tienen incontables bacterias de intestino dentro de sus cuerpos. ¿Y han cambiado lo que piensan que comerían en base a cómo se estuviera sintiendo sus estómagos?

Todas las formas de vida son controladas por algo.

Y los más grandes esclavos son aquellos que no están al tanto de ello, y tercamente niegan la posibilidad.

A %d blogueros les gusta esto: