Capítulo 2: ¡Cacería de Trabajo de Campo!

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4, Parte 5, Parte 6, Parte 7, Parte 8, Parte 9, Parte 10, Parte 11, Parte 12, Parte 13, Las Noticias En Vivo de la Longeva Elfa Real Sibyl☆,

1

—Qué molestia… —suspiró una alta y delgada mujer usando gafas para exteriores, una capucha deportiva y shorts mientras trotaba.

Ella tomó un breve descanso para estirar sus extremidades, torcer sus caderas, arquear su espalda y dicho de otra manera, hacer ejercicios de calentamiento en su cuerpo mientras revisaba su Smartphone.

—¡Seguiré peleando hasta que consiga más de 10 “me gusta”! ¡¡Movimiento Especial☆Señal de la Paz de Lado!! …No eso no está bien. ¿Debería hacer un guiño y sacar mi lengua un poco?

Ella practicaba su pose de selfie para Nanskagram sólo cuando no había otros transeúntes alrededor, pero después de un poco de eso, ella cambió su concentración a la pantalla de su Smartphone y a los registros de batalla de Ground’s Nir.

Ellos habían acabado su batalla contra Ola de Calavera, una mutación artificial de un Esqueleto no-muerto, pero ella no podía decir exactamente que estaba satisfecha con los resultados.

Ella no tendría una oportunidad contra Buu Buu tampoco, pero ella no disfrutaba que esto le recordaba que podría perder en una batalla de puros ataques físicos. Y en momentos como estos, esa hermosa mujer con su largo cabello atado atrás no confiaba en un despertar de un talento conveniente dentro de ella en leyendas de una magia definitiva oculta en lo profundo de una cueva. La Magia de tipo Porcentaje proporcionada por su equipo añadía un % a sus habilidades físicas. Un guantelete de STRx200% ayudaría a un boxeador de peso pesado mucho más que lo haría a una chica come libros. Las cosas podrían ser diferentes cuando se trata de INT, pero todo se trataba del viejo trabajo duro. Un día de estudios y ejercicios significaría mucho para sus Parámetros.

Ella cambió su Smartphone a modo de música, lo metió en el sujetador en la parte superior de su brazo, y continuó corriendo por el Tokio temprano en la mañana. Las agiles piernas extendiéndose de sus shorts mostraban la energía de una felina carnívora.

Últimamente, dejaba a los corredores haciendo un gran bucle alrededor de la Estación de Tokio y el Teatro Nacional. En su lugar, ella corría del mercado de peces en la costa de la bahía. Ella no podía encontrar otro lugar para un desayuno tan bueno cerca. Ya que ella estaba tratando de aumentar fuerza en lugar de pasar por una dieta, ella no tenía que ver al azúcar y los carbohidratos como sus enemigos. En su mente, no había un substituto para una taza de mariscos barata con muchos erizos de mar, huevas y salmón en él.

(Realmente no puedo estar al paso de esta clase de hábito sin alguna clase de recompensa al final.)

Mezclada con hombres de mediana edad cuyos cabellos y pieles habían sido castigados por los rayos directos del sol y la brisa del mar, ella descuartizó los contenidos de su tazón de espuma de poliestireno mientras estaba en sus shorts que mostraban sus piernas hasta la base de sus muslos.

Ella pensó que cada canal sólo mostraban las noticias o un infomercial a esta hora tan temprano, pero la transmisión de cable aparentemente era una excepción. La TV del restaurante estaba mostrando una repetición de una serie de policías.

—¡Detective, recarga ya! ¡¡Si no te apresuras, el siguiente llegará aquí!!

—¡Cállate, Fenómeno del Misterio! ¡¡Voy a ser disciplinado otra vez gracias a ti!!

(Ahh, estoy tan celosa. Desearía poder subir en una motocicleta por el puerto en la noche mientras disparo una escopeta como loca… Oh, ya sé. Debería preguntarle a Inoue si hay algún caso peligroso en el que pudiera trabajar.)

—Gracias por la comida.

—¡Seguro! Es genial tener a una belleza viniendo todos los días. Me refiero en las ventas.

—?

Insegura de a qué se refería, la mujer de cabello negro comenzó su viaje de regreso. Algunos ancianos ya estaban arrojando cañas de pescar en la bahía. Probablemente ya habían competido por el pescado que necesitaban para el mercado.

—¿Atrapó algo?

—Sólo una bota y una lata. Dicen que la Bahía de Tokio se ha vuelto más limpia, pero todavía le falta mucho.

Ella sonrió amargamente y dejó el mercado de pescados. Una vez de regreso en la horrible zona rural, ella chocó con las multitudes en horas pico. Ella siempre usaba este camino, por lo que un grupo de niños de primaria con sus mochilas le hablaron.

—¡Oh, es la chica corredora!

—¿Sigues usando shorts siendo adulta?

Ella saludó con su mano y continuó.

(Probablemente es hora de cambiar mi ruta. Probablemente no es buena idea que haya muchas personas que me recuerdan.)

Mientras pensaba eso, su Smartphone sonó. Era una llamada de voz. El momento fue perfecto, por lo que ella se detuvo y sintió el sudor y calor del cual se había casi olvidado mientras corría. Ella en mayoría usaba la capucha debido a su complejo del tamaño de sus pechos, pero ella no tenía opción ahora. Ella lo desabrochó, se dobló un poco para atrás para removerlo, con una mano se echó aire en su cuello y pecho y operó su Smartphone con la otra. Un anciano caminando con su perro estaba tan hipnotizado por la vista que él tropezó y cayó de rostro en una pila de bolsas de basura, por lo que ella le dio una mirada de curiosidad mientras ella comenzaba su conversación.

—Hola. Aquí Sakurai.

—Hola, hola. Soy Inoue. ¿Realmente necesita usar su nombre falso cuando habla conmigo? Buenos días, jefa. Ya ha habido un cambio de planes.

—¿Ya hicieron su movida? Acabó de darle la vuelta a la oficina administrativa y cambié la batería.

—No es eso a lo que me refiero, así que acabemos con el caso del banco internacional de acuerdo a lo programado. ¡Me estaba refiriendo a su compañero de práctica de pelea! Vaya al gimnasio ahora y hallará que todos ya se fueron. ¡¡Quebró su espíritu después de todas las golpizas que le dio!! ¡¡Cuando un chico es más del doble de su peso y aun así pierde tan mal, es tan vergonzoso para él como para querer cometer seppuku, así que por favor conténgase un poco!!

La belleza en top sin mangas y shorts negó con su cabeza por los gritos de él. Incluso si ella se había salido por necesidad, ella todavía faltaba a los diferentes dojos y al campo de tiroteo en Sakkuradamon.

Era fácil oxidarse.

Pero era difícil de continuar puliendo su habilidad con sólo instalaciones civiles en los cuales trabajar.

—Inoue, encuentra un reemplazo antes de que llegue. Asegúrate de que al menos este al nivel de combate de las líneas frontales. No estoy interesado en alguien con esos cinturones negros que sólo son para aparentar o quien sólo usa una espada en un ambiente deportivo.

—¿Ehh? Pero ni siquiera son las 8 de la mañana. Es irrazonable llamar a alguien tan temprano.

—¿En serio, chico irrazonable? Ya sea que encuentres a alguien, o es tu trasero en el ring. No me importa cuál sea.

—¿¡Ehhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!?

Ignorando los gritos de su subordinado, la mujer con lentes para exteriores terminó la llamada. Ella cambió la música a un bit rápido de rock y comenzó en su última vuelta.

El gimnasio todavía no estaba abierto, así que ella entró por atrás. Ella silenciosamente revisó todas las habitaciones, pero no había señal de alguien.

—Huyó…

Ya fuera a o no a realmente poner a su lindo subordinado en el ring después, ella caminó hacía las duchas en un piso diferente. Sin un oponente, ella podía ir y lavar su cuerpo.

Ella liberó el largo cabello atado por detrás. Gotas de sudor volaron del cabello mientras éste caía sobre su espalda. Ella rápidamente quitó los shorts empapados de sudor, pero el top se pegó a su piel y puso más resistencia de lo esperado. Después de lograr quitárselo, ella miró abajo y suspiró.

—Maldición. Es triste qué tan perfectamente encaja ese brasier deportivo.

Ella se dejó los lentes para que así ella todavía pudiera ver.

Ella se quitó su ropa interior también y atravesó el cuarto de la ducha totalmente desnuda. Un estante contenía un totalmente nuevo tipo de aceite para el cuerpo y otros instrumentos para el baño que ella había reunido aquí.

(D-definitivamente no estoy tomando lecciones de Filinion. ¡¡Definitivamente no estoy pensando que el aceite para el cuerpo incrementará mi encanto femenino!! ¡Está destinado a suavizar mi corazón por los días de duro trabajo! ¡¡Nunca me he preguntado si podría ayudar a crecer a mis pechos!!)

Ella consideró intentarlo cuando tuviera tiempo, pero ella se sorprendió encontrar el sello rotó en alguno de ellos. Los sellos habían sido arrancados flojamente con restos y pedazos todavía ahí. Mientras ella temblaba desnuda, ella tomó su Smartphone, se paró y llamó un cierto número con la suficiente intensidad que luz carmesí podría haberse disparado de sus ojos en Ground’s Nir.

—¡¡¡¡¡Inoueeeeeee!!!!!!

—¿¡Sí!? L-lo siento, jefa, pero si voy a morir como tu compañero de práctica, al menos deme algo de tiempo para firmar por una política de seguro de vida de alto desembolso para apoyar a mis padres…

—¡¡Esto no es sobre eso!! Reconozco esta floja manera de remover un sello. ¡Has estado usando mi aceite para cuerpo, ¿no es así?! ¡¡Junto con la esponja para piel sensible!! ¡Son para mujeres, ¿sabes?!

—¿Oh? ¿El Oso Caprichoso? No sabía quién había comprado eso. ¿Así que fue usted?

—¡No te confundas! Suele ser que encajaba bien con mi piel y es sólo una coincidencia que se usó la forma de esa mascota. ¡Además, ¿cómo los usaste por accidente cuando los dejé en las duchas de mujeres?!

—Am… Ese gimnasio sólo tiene una ducha. No es un gimnasio de dieta para jóvenes esposas, así que no es como si alguien fuera a espiar…

—Ven conmigo a Ground’s Nir por un minuto. Podemos continuar esta conversación después de que dejé caer una Estrella Fugas en tu cabeza.

—No, gracias. ¡Esa técnica hace que la tierra se hunda por un área del tamaño del campus de una escuela! Y en Ground’s Nir, soy Huldra la linda Alquimista Porrista. ¡Pasó muchos minutos en ajustes detallados para ese lindo rostro de chica, así que no voy a dejar que la aplaste con su pie como una lata vacía!

—¿¡Por qué un tipo como tú es una chica popular con un cuerpo mucho mejor que el mío!?

Ella gritó de furia y colgó. Ella realmente quería golpearlo ahora, pero esa técnica apenas si golpeaba en una pelea real y sería imposible de apuntar a Inoue mientras él huyera. Ella en realidad le gustaba más el aceite de aloe, pero ella no tenía interés de usarlo ahora que un chico lo había tocado. El Oso Caprichoso no había hecho nada malo, pero ella sólo podía verlo como una esponja cubierta con sucio y curveado cabello. Ella con lágrimas infló sus mejillas y llevó sólo una de las botellas no abiertas a uno de las cabinas de duchas. Ella hizo una mueca cuando vio el largo espejo frente a ella.

(Maldición, realmente quiero usar contactos. Pero tengo miedo de lo inesperado que puede pasar, así que sólo lentes estará bien. ¿Por qué no inventan lentes que no se caigan en un ligero forcejeo o por el retroceso de una pistola?)

El boiler tenía problemas, por lo que había un truco para usar la ducha del gimnasio. La perilla de la temperatura sólo tenía unos cuantos milímetros entre frío congelante y calor abrazador.

—…

Ella miró sus pechos en el gran espejo. Ella levantó sus manos y dudó sobre si tocarlos y masajeárselos o no, pero ella logró liberarse de una superstición tan común como la que dice que la leche ayudaría a que crezcan.

—…Supongo que algo tan simple no las hará más grandes.

Ella dejó que el agua caliente lavara su cuerpo desnudo mientras presionaba su frente contra el espejo. Ella se concentró en la sensación del caliente líquido lavándola desde encima de su cabeza, bajando por su cuello, pasando sus pechos (los cuales se rehusaban en darle algo de confianza), pasando por su ombligo, y hasta sus muslos. Ella pertenecía a una división secreta que se encargaba de investigaciones no oficiales que la policía normal e incluso la JSDF no podía manejar. Ella era la jefa de lo de que oficialmente era una agencia de detectives privados llena de oficiales de policía y oficiales de la JSDF retirados. Esa unidad fantasma no era conocida ni siquiera a sus naciones aliadas y su líder murmuró algo como una maldición mientras estaba sola en la cabina de la ducha y se olvidaba completamente de tratar cualquier producto nuevo.

—¡Seguiré peleando hasta que consiga más de 10 “me gusta”! ¡¡Movimiento Especial☆Mirada Hacía Arriba!!

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

—Argh. Necesito al Oso Caprichoso para consolarme…

2

Después de usar su preciada nariz para oler algo de Trufas Joya y Miel del Árbol Hueco, Buu Buu felizmente regresó a casa y encontró que su casa había recibido una actualización.

Su casa siempre había sido hecha de manera simple porque podía destruirse en cualquier momento (por la forma dinámica en que se arrojaba y volteaba cuando dormía), pero la casa de hojas se había transformado en una cabaña de troncos.

—¿Buu?

El dueño de la casa inclinó su cabeza, por lo que las usuales entrometidas Hadas habían trabajado demasiado esta vez. Armelina leyó la nota dejaba por la Trabajadora Experta en Construcción Meridiana.

—¿Qué es esto? ¡Tu casa tiene ventanas de vidrio ahora y una puerta que cierra!

Había una pequeña puerta para Hadas justo debajo del techo, por lo que realmente parecía ser su trabajo.

Filinion colgó de la perilla colocada en una posición bastante alta, abrió y cerró la gruesa puerta, y miró adentro.

—Oheeh. Es bastante espacioso a dentro. El espacio del suelo no puede ser tan diferente, pero la casa de hojas era una tienda triangular. El sólo hacer los muros verticales ha incrementado realmente el total del volumen.

El interior era más como la cabaña en una montaña que una casa normal o una villa. Era un gran espacio sin paredes interiores. Había una chimenea por el muro y un conjunto de mantas gigantes metidos con Fantasma Debajo doblado en el extremo.

Sin embargo, el ahoge de Beatrice comenzó a quemarse.

—¿Por qué no hay un baño?

Las Hadas aparentemente no tenían intención de interferir con el estilo de vida de Buu Buu. Él continuaría sacando agua del río, cocinar animales y pescar lo que atrapara afuera, y se rehusaba a bañarse en agua caliente y que tocara su piel.

(Pero, pero. Seguro no estoy siendo dominadora si sólo quiero deshacerme de ese olor para que así no me ahogue cuando lo abrace. Haaa, ¿no hay nada que pudiera hacer?)

Ahí fue cuando la chica de aparentemente 10 años se acercó. Ella en realidad era la Reina Hada y una de los Break News. Ella tenía largo cabello plateado y un cuerpo pequeño. Ella tenía un vestido de listón que sólo consistía de listones blancos excepto por la minifalda y una gran decoración de flor.

—Oh, oh. Buu Buu. ¿Te gusta la nueva casa que mis subordinadas prepararon para ti?

Ella podría haber hecho una visita repentina para preguntar lo que él pensaba en lugar de Meridiana, quien era demasiado tímida para aparecer delante de ellos. A pesar de lucir como una encarnación arrogante, ella podía ser bastante considerada para ser una paradoja con alma.

—Buu. ¿Realmente puedo aceptar algo así?

—Si no lo haces, sólo será una misteriosa casa vacía. Entonces perdería mi lugar para tomar siestas y esa zanahoria pervertida estaría sola si tu campo se arruina.

Ellos escucharon un grito extraño preocupante desde el campo sin cerca.

—Quedarte aquí ayudará a todos. Cuando la buena fortuna cae del cielo, es mejor aceptarla en lugar de temerle.

Filinion y Armelina estaban a punto de que sus almas fueran arrebatadas por la reconfortante charla, pero Beatrice permanecía cautelosa con la mirada de un halcón poniéndole el ojo a su presa.

—Entonces tendré que pagarles a todos ustedes, —dijo Buu Buu.

—Vamos. Mis subordinadas están haciendo esto para pagarte. Quedarán atrapados en un bucle infinito.

—Buu. Eso está bien. ¡Si ambos nos pagamos, todos estaremos felices!

—¡Jaja! Entonces te tomaré la palabra en tu oferta. Oh, ya sé. Siento ganas de comer un plato de huevos. Y no normales, unos raros.

En un instante, los ojos de la Espadachina Santa roja se ampliaron y ella usó una palabra que no usaba frecuentemente.

—¡¡¡¡¡Eureka!!!!!

3

Todo estaba blanco.

Estaban en el norte de Ground’s Nir. Era una pequeña isla que sólo tomaría alrededor de 3 días para un humano caminarla, pero debido a la gran diferencia en altura, el norte era conocido por estar cubierto en nieve todo el año. Los espíritus de agua translucidos conocidos como Ondinas estaban felizmente bailando en un círculo aquí, así que era una tierra completamente helada.

Beatrice trató de disfrazar su mirada de halcón con una voz linda mientras juntaba sus manos detrás de su espalda, se acercó desde el costado y mostró la zona nevada a Buu Buu.

—D-de acuerdo, casi estamos ahí, Buu Buu. Tienes que pagarle, Sutriona, ¿cierto? Y necesitas un platillo de huevos raros para hacerlo. Bueno, el norte es conocido por su Helado de Aguas Termales el cual sólo puede ser descrito como “Raro☆”.

Con una sonrisa en su rostro, esa ave de rapiña añadió más en su corazón.

—¡¡Está es mi oportunidad!! Puedo usar esta comida inusual para atraer a Buu Buu a aguas termales. Tengo una mente muy malvada. ¡Y él sospecha que las aguas termales están cerca, así que usé el Helado de las Aguas Termales del norte en lugar del Huevo de Aguas Termales! ¡¡Es todo tan perfecto que me asusto de mí misma!!

—Todo está saliendo de tu boca, Beatrice. Y no estás ocultando esos ojos de halcón.

Oyendo el comentario exasperado de Armelina, la Espadachina Santa rápidamente cubrió su boca y les dio a sus amigas una mirada sospechosa.

—Filinion, Armelina, ¿por qué están ustedes dos con nosotros? ¡Muestren algo de tacto!

—Estoy preocupada por ti y tus ojos de halcón.

—Estoy aquí para revisar algunos interesantes rumores que escuché relacionados con la Mezcla. Pero…aah…¡¡hace demasiado frío!! ¡¡Sin tu calor, Beatrice, comenzaría a congelarme hasta del cabello!!

—¡Tonta, este no es el momento para que las chicas estén juntas para calentarse! ¿¡Podrían por favor leer la atmósfera!?

Incapaz de resistir sus instintos de supervivencia, la chica de lentes abandonó su feminidad y comenzó a abrazarla, por lo que la Espadachina Santa detuvo a la vaca zombi con un puño (con guantelete).

Mientras tanto, Buu Buu caminaba con dificultad por el paisaje blanco como una quitanieves.

—¿Tienes frío también, Armelina?

—¿Hm? Bueno, sí. Tengo Resistencia al Agua, pero no soy una experta como Princesa Cascada de Hielo. Aun así, tengo Magia por la cual agradecer que me deja atacar una montaña nevada con tan poco equipo.

—Entonces puedes quedarte cerca de mí. ¡Soy cálido, así que estarás cálida también!

—Oh, vaya, —dijo la Sacerdotisa de Combate mientras Buu Buu colocaba su gran mano por encima de la cabeza de ella. Él la acercó por su cintura como si él la estuviera frotando toscamente en su cabeza.

Ella estaba esencialmente aferrada al costado de él mientras ella lo miraba desde abajo.

—*Toser*. Tienes un poderoso olor… Pero, Buu Buu, realmente eres un caballero.

—Buu. De nuevo, ¿qué es un caballero?

Buu Buu inclinó su cabeza mientras continuaba frotando toscamente la cabeza de ella.

—…¿Armelina?

—¡Gyahee! ¡V-vas a quemarme, Beatrice! ¡Realmente me vas a cocinar a medio coser!

La desafortunada persona que fue atrapada en medio, se retorció en la nieve (con ciertas partes de ella rebotando), pero ella era una experta en pociones de recuperación. Ella probablemente estaría bien.

Pero mientras la Bruja Blanca rodaba, ella repentinamente desapareció con el sonido de algo pasando por ahí. Un penetrante viento sopló y la nieve alrededor de sus pies fue levantada al aire, formando una pantalla blanca en cada dirección.

—¡Wah! ¿¡Qué!? ¿¡Una tormenta de nieve!?

—¡Buu! ¡Nadie se mueva! ¡Quédense quietas y esperen a que pase!

—¿¡Qué pasó con Filinion!? ¡Ella viste de blanco, por lo que es difícil de saber dónde está!

—¡La vaca de lentes es una experta curando, por lo que ella probablemente estará bien incluso si ella está congelada!

Eso sonaba cruel, pero charlas en los cuartos de baño o salas de descanso siempre eran algo duras. Era como las espinas de la rosa.

Mientras ella hablaba, Beatrice había disparado Magia de iluminación como antorchas a la nieve a intervalos justos y dibujó líneas entre las fuentes de luz para asegurar su camino de vuelta. Pero con su visión borrosa con el color blanco, la luz no podía llegar y las líneas eran borradas. Tenían que ser cuidadosas.

Probablemente sólo duró unos cuantos minutos.

Cuando la pantalla blanca se aclaró, todo el paisaje cambió. Primero que nada, la elevación y caída de la tierra era diferente. Ellos vieron colinas y un valle que no habían estado ahí antes. También vieron el techo ocasional o una chimenea de piedra.

Hombres de las nieves estaban saltando, pero probablemente eran Golems de Nieve los cuales tenían engranajes de Artilugios incrustados dentro de ellos. También había Conejos de Nieve Salvajes los cuales parecían haber sido intencionalmente liberados aquí. Ellos mantenían lejos a las personas del valle.

—Supongo que estas ruinas enterradas en la nieve aparecen o desaparecen durante las ventiscas y avalanchas…

—Espera. Eso quiere decir que esto es incluso peor que un espejismo de desierto. Si incluso los puntos principales cambian, completamente perderíamos nuestro rumbo.

Estando con un muy buen camuflaje, la Bruja Blanca Filinion estaba yaciendo en el fondo del valle. Sin embargo, ella había caído, con lágrimas tenía su trasero al aire como si hubiera sido tirada con un German suplex. Sus shorts estaban jalados tan apretadamente como era posible, por lo que base de sus muslos lucían incluso más rechonchos que de lo usual.

—Heeee. A-ayúdenme…

—Ella está tratando de pedir ayuda seduciendo, así que, ¿por qué no simplemente dejarla?

—Sí. …Preferiría morir que decir que me hace falta eso.

Las chicas inmediatamente se decidieron, pero Buu Buu era un chico. Él camino por la pendiente pronunciada por su cuenta. La caída de unos cuantos metros era sólo un pequeño paso para su gigante cuerpo.

—*Jadeo*, *jadeo*. G-gracias.

—Buu. Estoy feliz de que no fueras herida.

—Jejeje. Am, más importante aún…

Filinion tomó la mano de Buu Buu y miró alrededor de las ruinas rodeándolos. La mayoría de ello todavía estaba enterrado en la nieve blanca y hielo, pero las partes sobresaliendo de los muros de nieve eran suficientes para descubrir qué era.

—Este es un torno con energía a pie. Esto era usado para tallar metal…no, cuernos de animales y dientes… La bóveda de ladrillo es para…bueno, hay tenazas y un contenedor de yeso cerca…así que derretir metal supongo…

—?

—Sí, ¿esta es la fábrica de falsificación de Amalgam?

Las cejas de Beatrice se crisparon mientras desde arriba miraba. Armelina era demasiado perfecta y mostró una falta antinatural de reacción.

Sólo Buu Buu inclinó su cabeza.

—¿Qué significa eso?

—Oh, lo siento. Amalgam es un Gremio hecho por humanos. Sabes que es un Gremio, ¿cierto? Es un gran grupo trabajando para acumular mucha cantidad de Puntos de Experiencia, aprender Magia y asegurar las Piezas que traerían una revolución tecnológica. Pero ellos nunca entraron al Laberinto. —Filinion bajó su voz un poco. —Se especializan en los engranajes que usan como moneda en la posada del pueblo. Ellos venden baratas falsificaciones de ingredientes de Mezcla raros como Cuernos de Unicornio o Escamas de Sirena y falsifican las formas de orden y las acciones de las tiendas para adquirir las cosas reales. Las personas a las que se las que se les arrebató sus pociones de recuperación e ingredientes aparentemente tuvieron muchos problemas en el Laberinto. Su nombre, Amalgam, proviene de un éxito engañoso de los días antiguos de la alquimia. Eso quiere decir que intentan cometer estos crímenes desde el comienzo.

Esta tenía que haber sido su base de operaciones. Su fábrica de falsificaciones.

¿Filinon había venido de visita aquí porque ella había fracasado en ver sus trucos como una usuaria del tipo de Mezclas? ¿O ella pensó que podía usar sus técnicas negativas para el bien?

—Pero ya que los rumores sobre la fábrica de falsificaciones de Amalgam estando aquí fueron ciertos, está incluso enterrada bajo la fría nieve y hielo…

Beatrice completó ese pensamiento por ella con sus manos sobre sus delgadas caderas.

—Entonces el final de los rumores podrían ser ciertos también. …El final donde Amalgam fue demasiado lejos, ganaron la furia del Sabio y fueron purgados en una sola noche.

4

Purgados.

Esa no era una palabra agradable para nadie. Y pesaba demasiado especialmente en la vida de Buu Buu. El reciente incidente de Ola de Calaveras sugería que el Sabio había estado involucrado en el ataque en la villa de los Orcos Ibéricos. Y ahora encontraron la base de Amalgam enterrada en la nieve y hielo. Probablemente habían sido culpables de sus crímenes, pero eso no importaba para Beatrice y a los demás.

El Sabio no era sólo una reliquia del pasado.

Incluso ahora, ellos continuaban blandiendo su “justicia” para tomar vidas.

—Más importante aún, miren. Llegamos a las aguas termales, Buu Buu. ¡Y ya que estamos aquí, sería una lástima no darse un chapuzón! Vamos, vamos. ¡¡Tengo algunas toallas de Enorme Gusano de Seda Engañoso y jabón de aceite de cocina!!

—¿¡*C-chillido*!? ¡No te dejaré engañarme! ¡¡Estoy aquí para convertirme en el más grande maestro del mundo del Helado de las Aguas Termales para Sutriona y las Hadas!!

—Y estas son unas aguas termales, Buu Buu.

—¡No tiene sentido lo que dices! Buu… Entonces arreglemos esto con una pelea de sumo. Escuché de ese juego humano. No me moveré ni un paso.

—…Susurro. (Interior)

—¡Beatrice, ¿por qué la letal mirada serie en tus ojos?!

La Espadachina Santa hizo crecer alas de flamas desde su espalda y se cargó hacía adelante como un cohete, pero incluso ella tenía problemas contra esa masa de músculos. Era verdaderamente una batalla de ida y vuelta.

Estaban en un oasis caliente (i.e. aguas termales) en la planicie nevada. Un pequeño estanque de agua caliente derritió la nieve y algunos árboles de frutas crecieron alrededor gracias a su calor. Era un pequeño paraíso. El norte nevado aparentemente estaba dorado con estos oasis calientes.

Armelina observó a los dos empujándose y jalándose mientras ella colgaba una bolsa de cuero llena de Huevos de Pato del Tamaño de un Bocado al borde de las aguas termales. La Nieve de Aguas Termales estaba hecho al hervir leventemente huevos en las aguas termales, mezclarlos en una olla con leche de Vaca Salvaje, Miel del Árbol Hueco y hierbas de Hojas Súper Dulces, espolvorear sal en la mezcla, meter la olla en la nieve para bajar la temperatura y mezclarlo más para desencadenar la transformación. Las Hadas de Ground’s Nir aparentemente podían hacer sus propias paletas de hielo al simplemente congelar jugo de frutas, pero no habían alcanzado el nivel de suave nieve. Este punto medio era más como una taza de nieve y ciertamente muy valioso para ellas.

Filinion se agachó y estiró sus manos para calentarse mientras el vapor empañaba sus lentes.

—¿No la Nieve de Aguas Termales se habrá derretido para el momento que regresemos?

—Eres del tipo de Mezclas, ¿no? Las cascaras de Huevos de Pato del Tamaño de un Bocado son muy buenos aislantes, por lo que si metemos el producto completo aquí y arreglas las grietas, durará muy bien por un día o dos.

Nadie dijo nada más sobre el destino de Amalgam. Se forzaron a disfrutar esto con el fin de despejar la malicia que parecía presionarlos como una oscura nube.

Pero incluso si no decían nada, podrían haber entendido que no podrían deshacerse tan fácilmente de la gran sombra del Sabio.

Ellos escucharon un timbre metálico que sonaba fuera de lugar en esta ventisca en aguas termales. Colocó una pequeña grieta en la armoniosa atmósfera y colapsó a partir de ahí. O quizá el sonido puro de la campana regresó el mundo a su estado apropiado.

Ellos vieron a una chica delgada con su cabello de amarillo limón arreglado en una cola de caballo espléndidamente rizado.

Sus ropas lucían mucho como un leotardo de mangas negras con armadura plateada añadida en el pecho y cadera. Una ropa decorativa como la de un hagoromo revoloteaba de sus manos y alrededor de su espalda. Ella usaba una pequeña corona dorada en su cabeza. El sonido de la campana probablemente provino de la corona. La parte superior de su cuerpo era suave y delgado como una gimnasta o bailarina, pero la parte inferior de su cuerpo estaba cubierto con botas de acero hasta la rodilla que brillaba con un plateado opaco.

Y después estaba su arma. Lucía como una gran guadaña más grande de lo que ella era, pero la navaja era un disco gigante de 70 cm de diámetro en lugar de tener una forma de luna creciente. Eso hacía lucir al arma como el número 9. Beatrice estaba escéptica, pero pronto encontró unos cuantos símbolos en una reacción en cadena, como descubrir un pequeño truco en una obra de arte. El largo mango tenía bultos en algunos lugares y en realidad estaba hecho de varios garrotes adjuntos de extremo a extremo. La pequeña tela envuelta alrededor como un agarre era en realidad un listón. La bola de cristal decorativa y largo hilo en la parte trasera de la guadaña eran en realidad una bola y un lazo. Y el disco amarillo era un aro. Todo apuntaba a un sólo punto del conjunto.

(Las 5 categorías de gimnastas rítmicas. No sé cómo los usa para atacar, pero dudo que simplemente los sacuda. Se llama un Arma Brillante porque controla tu Magia.)

Desde el fondo del largo mango hasta la parte superior de la navaja en disco gigante, era de más de dos metros de largo. Un mal movimiento y esa extraña arma podría cortarle los dedos de su usuaria. Eso naturalmente le decía algo a Beatrice sobre su usuaria.

Ella ni siquiera necesitaba mirar a las curvas recorriendo de sus costillas a sus caderas mostrándose con el leotardo. El flexible cuerpo de la chica ya era muy visible. Si ese suave cuerpo era liberado, ¿qué clase de movimientos cambiando de forma infinita podría usar ella para atacar?

(En base a los apoyos de STR y VIT de su equipo, probablemente usa sus pies para esquivar en lugar de defender. Ella raramente debe detenerse, así que una vez la dejemos, tendremos que lidiar con un ataque precipitado sin fin.)

—Una Noble Bailarina. Tu nombre es Rusalka, ¿no es así? Eres conocida por tu increíble poder con el Elemento Viento y soy frecuentemente comparada contigo. Tu hogar está en Kobe, creo.

—Esos detalles son innecesarios. Sólo necesitas saber que el Corredor de Información oficialmente me ha enviado aquí para quitarte la vida.

Beatrice chasqueó su lengua y a la fuerza sacó su estoque Arma Brillante. Filinion y Armelina también se prepararon para la batalla.

Un ataque por razones políticas, ¿ahora de todos los momentos? Ella no tenía prueba real, pero la Espadachina Santa no podía evitar de un cierto título quien tenía conexión con el Ministerio de Defensa.

(¿Podría estar el Sabio detrás de esto? ¿¡Ya hicieron su siguiente movimiento!?)

Ella nunca había peleado directamente con esta Noble Bailarina, pero ella escuchó que la chica era una gran ganadora tanto como la Princesa Cascada de Hielo, quien era conocida como la reina de la arena de batalla. Como se dijo antes, ella se especializaba en el viento. Igual que Beatrice se especializaba en el fuego, ella persiguió el viento al punto que su habilidad no podía ser subestimada.

El grupo de Beatrice no podía quedarse sentado planeando su pelea ahora que Rusalka se había acercado tanto y tan repentinamente. Mientras los segundos pasaban dolosamente lento, Beatrice trató de descubrir lo que su enemiga haría.

(¿Cómo va a atacar ella? ¿Una simple ráfaga de viento? ¿Una cuchilla de vacío? ¿O va a disparar agujas o piedras con aire comprimido? ¿Y será un ataque preciso para perforar un solo punto o un ataque de dispersión para cubrir una superficie entera??)

Espada y guadaña. Ella mentalmente predijo las líneas por las cuales las navajas y Magia pasarían. Si ella no leía bien incluso una de las líneas virtuales entre el enemigo y sus aliadas, una de sus cabezas podría salir volando como si hubieran sido golpeados por un cable cortado. La Espadachina Santa estaba rodeada por una terrible presión y una extraña sensación de unidad.

(¿O ella más fundamentalmente va a controlar directamente la presión de aire o la densidad del oxígeno?)

Justo entonces, una repentina voz atravesó el tiempo comprimido.

—¿Buu?

—¡Espera! ¡Toma esto con seriedad, Buu Buu! ¡¡Todo acabará si no leemos bien el primer movimiento!!

Beatrice no podía alejar la mirada mientras le gritaba, pero ella podía saber que Buu Buu no había sacado su gigante Arma Brillante. Él llevó una mano a su boca e inclinó su cabeza antes de decir más.

—Pero, Beatrice, ella no se está moviendo para nada. La nieve está comenzado a apilarse sobre ella.

—¿Hm?

La Espadachina Santa finalmente comenzó a cuestionarse esto y Filinion acomodó sus lentes con su mano izquierda mientras producía un marco rectangular de la neblina. Ella vio la escritura mostrada ahí.

—Am, en base a su equipo del tipo de Parámetro…ella se concentró tanto en la Resistencia al Viento que ella no tiene nada para pelear contra el frío. En otras palabras, ella escaló esta montaña nevada en nada más que un leotardo de gimnasia y se convirtió a sí misma en un platillo helado. Para ponerlo simple, ella realmente es una idio-…

—¿¡W-w-waaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!?

5

—U-uuh…

Rusalka, la delgada chica con una cola de caballo rizado de amarillo limón, liberó un gemido de sus pequeños labios. Ella no podía recordar lo que había pasado. Ella recordó recibir una misión secreta del Corredor de Información y contactó a su objetivo, ¿pero qué era esta calidez?

—Wah.

Ella muy tardíamente se dio cuenta que estaba dentro de uno de los oasis calientes que estaban en puntos de la planicie nevada.

Y si ella estaba en unas aguas termales…

—¿¡Wah!? ¿¡Wah!?

Ella estaba desnuda excepto por la toalla de baño. Su delgado cuerpo estaba empapado por encima de su pecho en la nublosa agua, pero la gentil curvatura de la parte de sus pechos y su delgada clavícula estaban expuestos. Ella también se encontró más impactada de lo que esperaba de no tener sus ropas sin que ella se las quitara. Su guadaña circular en forma de 9 Arma Brillante todavía estaba ahí, pero cualquier chica se preguntaría si tener que defenderse toda desnuda pero armada.

Encima de eso, una masa de hedor bestial con rostro de cerdo de 4 metros estaba empapándose en las aguas termales con ella.

—Buu. Beatrice, parece que se descongeló.

—¿¡Ugyaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!? ¡¡U-u-u-una bestiaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!

La misteriosa chica de máximo nivel gritó y se agitó en el agua, pero entonces ella parecía haber notado algo. Ella sentía la toalla envuelta alrededor de ella pero su cabeza estaba sin toalla. Su cola de caballo rizado se estaba mojando en las aguas termales.

—¿¡Ah, ahhh!? ¡Espera, ¿por qué no pusieron una toalla en mi cabello?! ¿¡Las aguas termales de aquí son acidas o alcalinas!? ¡¡Como sea, mis cutículaaaaaaas!!

Filinion se había quitado sus calcetines hasta la rodilla para mojar sus pies y ella le arrojó una tolla con una mirada exasperada. La delgada Rusalka levantó sus brazos para atraparla.

Pero entonces algo cayó directamente hacia abajo: la toalla envuelta alrededor de su cuerpo.

—H-h-hee… ¿¡Waaahhn!?

—Oh, por favor. Podemos ver que tu rostro está cubierto en lágrimas y mocos, así que ve lento y lidia con esto un paso a la vez.

Cuando Armelina dio ese consejo mientras sacaba la bolsa de cuero llena de huevos a medio hervir para la Nieve de Aguas Termales, la chica sonrojada esnifó y envolvió las toallas alrededor de su cuerpo y cabello.

—Y sin Buu Buu apoyándote, te habrías ahogado antes de regresar en sí.

—Además, nuestras ropas sólo son Magia tomando esa forma. Las tuyas desaparecieron porque olvidaste configurarlas apropiadamente. ¿Eso quiere decir que terminas desnuda cada vez que duermes? ¿Incluso en el Laberinto? Supongo que automáticamente regresan mientras te frotas tus ojos dormidos, así que nunca te diste cuenta.

Esta vez, el rostro de la Noble Bailarina se puso completamente pálido. Era la misma mirada que alguien dándose cuenta que su falda se había quedado atorada en la parte trasera de su cintura, mostrando su trasero por todo el camino hacia la escuela.

Mientras tanto, Beatrice tenía una toalla mientras se sentaba al lado de Buu Buu y no podría importarle menos Rusalka o la toalla en su cabeza.

—Ejejeje. Buu Buu, sé que nunca abandonarías a alguien necesitado. ¡Y ahora es mi oportunidad de bañarte! ¡¡Dios está de mi lado!!

—*Chillido*. Necesitas estar callada frente una persona enferma. Eres mala Beatrice.

—¡Si vas a lavar su cuerpo, entonces sácalo del agua! ¡¡Es en momentos como este que recuerdo que eres una chica protegida con extrañas brechas en tu conocimiento de la etiqueta!!

Esto era diferente del jacuzzi personal que ella usualmente usaba o de las aguas termales desechables cavadas en la tierra al lado del río, pero Beatrice no parecía entender eso. Esta era una desventaja de su vida en confinamiento.

Mientras tanto, Rusalka, con lágrimas y su rostro rojo, no pasó por alto que su atención se había desviado de ella.

—¡Hmph! ¡No piensen que han ganado!

La pequeña asesina trató de usar esta oportunidad para escapar, pero entonces ella dio una mirada a los ojos de Buu Buu. A pesar de su feroz rostro porcino, él tenía una mirada triste en sus ojos como si el que le haya gritado hubiera sido un impacto para él.

(…)

—¡¡L-lamentarán no haberme acabado mientras tuvieron la oportunidad!!

La asesina enviada por el Corredor de Información se deshizo de ese breve sentimiento en su pecho, torció su cuerpo para escapar del apoyo de Buu Buu, arrojó la toalla de baño, convocó su ropa del tipo Porcentaje de nuevo, y planeó escapar de las aguas termales. Vapor se alzó de la pequeña chica inmediatamente y parecía como si se fuera desvanecer más allá de la pantalla blanca que era la ventisca, pero…

—¿¡Adwah!?

Rusalka se desvaneció en el agua nublosa como si ella hubiera caído en un pantano sin fondo. Beatrice frotó su sien con su dedo índice.

—¿Cómo piensa que humanas como nosotras estábamos en la misma bañera que Buu Buu que mide 4 metros? Solamente colocamos una plataforma hecha de Hiedra Escalera en el fondo para darnos un área menos profunda.

—¡*Chillido*! Es peligroso poner tu cabeza debajo del agua, así que necesitamos salvarla.

Sólo Buu Buu era un caballero.

Él caminó hacía donde Rusalka había desaparecido y usó sus masivas manos para encontrar a la delgada chica en el agua. Ella debió haber tragado mucha agua por la sorpresa porque su rostro estaba rojo y se había desmayado, pero ella eventualmente abrió sus ojos un poco.

—Puoyaah…¿¡ah!? Ahhh, no, no. ¿¡Por qué estoy sintiendo el efecto de puente colgante!? ¡Y tú! ¿¡Por qué me estás cargando como princesa!?

—¡¡Esa-es-mi-línea, ladrona!!

Beatrice comenzó una muy seria erupción, por lo que Rusalka finalmente logró escapar de las aguas termales en su equipo empapado y ella huyó hacía la ventisca.

El brazo a medio estirar de Filinion vago por el aire vacío.

—¡Ah! …E-ella ni siquiera preguntó cómo cambiar sus configuraciones. ¿Planea terminar desnuda cuando se va a dormir de nuevo?

—De hecho, si ella se duerme en esta tierra nevada, ella nunca despertará de nuevo. Ella todavía no tiene protección contra el frío y el agua sólo la enfriará más rápido una vez que enfríe…

—Guau. Así que, ¿ella terminará como una chica congelada desnuda en un pilar de hielo? Esa es una clase de extraño tesoro. Suena como algo que encontrarías en la parte más profunda de una cueva llena de hielos y cristales.

Buu Buu y las demás intercambiaron una mirada.

Ninguno de ellos querían imaginar una vida que habían salvado se convirtiera en una escultura de hielo humano en sólo 5 o 10 minutos después.

6

Se sentían tontos por dirigirse a salvar a una asesina enviada para ellos, pero ellos simplemente no podían dejarla morir. Y por lo tanto salieron a buscar a la Noble Bailarina Rusalka.

Sin embargo, algo cambió en el instante que pusieron un paso afuera del caliente oasis.

—¿Qué? ¿Está frío?

Beatrice debería haber estado en una masa de fuego, pero incluso ella tenía que comentar sobre la temperatura. Filinion la había estado usando para calentarse, por lo que su cuerpo entero se puso azul, comenzando con los labios, a pesar de haberse calentado en las aguas termales sólo hace un momento. El único sin muchos problemas era Buu Buu quien había estado caminando por la montaña nevada con sólo un taparrabos para empezar.

La cortina de la ventisca creció incluso más densa y su visión fue cortada por la nieve una vez más.

—No, las líneas de luz entre fuentes de luces siguen activas. ¡Ten cuidado, Buu Buu! Esto no es natural. ¡Alguien está interfiriendo artificialmente con mi Magia!

Ella podía producir fuego y un poco de luz y humo, pero no proporcionaba nada de calor. Se sentía como estar atrapado en un almacén refrigerante gigante y observando una imagen de llamas parpadeando en una pantalla LCD. No tenía caso en lo más mínimo.

Jeejeejee.

La risa hechizante de una mujer llegó a ellos de las profundidades de la ventisca. Beatrice brevemente pensó que era una ilusión creada por la mezcla de ruido. Sí, como los gritos escuchados en un punto de suicidio famoso o los misteriosos gritos escuchados de la canción de una famosa cantante.

Pero no lo era.

Las cortinas más brillantes que la seda fueron arrancadas y alguien apareció ahí.

Ella era de un azul brillante.

Ella era alta, tenía un cuerpo delgado y hermosa piel que era más pálida que el blanco. Ella vestía un vestido de princesa tan transparente que parecía estar hecho de hielo. Sin embargo, no tenía un corsé para cubrir su torso.

Sólo una espada en forma de cruz envainada.

La espada recta se extendía desde sus pechos hasta por debajo de sus caderas, escondiendo las partes importantes que de lo contrario sería un cuerpo desnudo, y estaba amarrado a su torso con cinturones de cuero. La chica con esplendidos rizos que caían más allá de sus rodillas casi parecía actuar como la vaina o el sello de la espada.

Ella sacó un abanico de hielo de su cadera, lo extendió para ocultar su mano, torció su curvilíneo cuerpo y habló.

Todo mientras sus rizos volaban en el viento.

—Es un placer finalmente conocerte, Espadachina Santa.

—…¿Y quién eres?

—Soy la Princesa Cascada de Hielo Wildefrau, la nueva reina de la arena de batalla después de tu partida. Y puedes pensar en mí como otra asesina de parte del Corredor de Información.

Ella miró hacía Beatrice con un sorprendente franqueza y aplastó el abanico transparente en su mano blanca.

Inmediatamente, un pedazo de hielo más alto que ella cayó al lado de su brazo derecho.

La nieve en la tierra voló e incrementó la densidad del color blanco. Al principio el objeto al lado del brazo derecho de la mujer azul parecía ser una guillotina.

Pero no lo era.

Cinco gruesos dedos parecían retorcerse en el fondo del grueso muro. Era un escudo de hielo de cristal hexagonal unido a un guante. Cuando Beatrice vio los picos llamativos extendiéndose de cada esquina, un cierto nombre llegó a su mente.

—¿¡Un escudo linterna!? ¿¡Por qué harías esa extraña arma incluso más extraña!?

—¿Oh? Parece que tienes un poco de educación. Sin embargo.

La Princesa Cascada de Hielo rió y controló los cinco dedos del escudo hexagonal flotando en frente de ella con las puntas de sus propios dedos.

—Es poco elegante que la cuchilla crucial debe ser proporcionada separadamente.

Nieve giró en espiral alrededor del escudo y una espada de doble filo del doble del tamaño de la Princesa de la Cascada de Hielo apareció en su mano.

Wildefrau usó su otra mano para sostener el cabello sobre el costado de su cabeza y ella parecía recitar una pizca de terminología.

—Zweihänder☆ Esto debería ser suficiente para probar tu fuerza.

—¡Espera! —gritó Buu Buu. No veo razones para tener que pelear. Y tenemos que encontrar a Rusalka, quien huyó hacía algún lado…

—Sí. Ella se suponía que era la sabueso mientras que yo era la cazadora, pero supongo que no importa. Ese perro inútil olvido el honor que le mostré al ponerle un collar y huyó en medio de la cacería para escapar de mi látigo, así que no tengo obligación de ir tras ella. Aunque si ella sobrevive, le daré un castigo muy, muuuuuuuy gentil.

—Tú…

—Ahora bien. ¿Eso te da una razón para pelear? Además, ella no es de tu incumbencia. Necesitas sólo concentrarte en correr por la nieve para que así disfrute de la cacería. ¡Toh!

Ella hizo un corte horizontal.

Inmediatamente una ventisca hizo erupción como sangre de la herida al mundo.

Beatrice descuidadamente levantó su estoque Arma Brillante y trató de cruzar espadas con la espada de hielo gigante, pero ella inmediatamente se dio cuenta de su error.

La Princesa de la Cascada de Hielo no se acercó.

Con silenciosos y cuidadosos movimientos, ella en realidad dio un paso atrás más allá de la pantalla. Para ella, un ataque directo no era importante. La nieve se hizo más y más intensa. El muro blanco cubrió todo.

—¡¡Kh…!! ¿¡Está tratando de perdernos para que así nos congelemos hasta la muerte!?

La Espadachina Santa levantó su voz y recibió una respuesta inesperadamente cerca. Pero ella no podía saber si era una ilusión o no porque la ventisca era demasiado gruesa para incluso ver los extremos de sus brazos estirados.

—Bueno, si esa es la muerte que querrías, puedo cumplir tu petición. Pero ten cuidado de ataques inesperados. Jeje. ¡¡Ajajajajajajaja!!

Ella cedió a su irritación y sacudió su estoque hacía la voz, pero chispas volaron por haber golpeado en el bastón de metal de Armelina.

—! Ella es completamente cruel. ¡Beatrice, estás dejando que la sangre se te vaya a la cabeza! ¡No le sigas el juego a su programa Sentai de una estación de trenes rural!

—L-lo siento…

—¡Filinion, Buu Buu! Si pueden oírme, miren al suelo y vengan aquí. Den un paso a la vez. ¡Tratar de mirar a la distancia sólo jugara con sus sentidos de la distancia y la dirección! ¡Y no volteen su cabeza!

Ellos solamente habían estado a pocos metros de distancia, pero Beatrice aun así se alivió de verlos de nuevo.

—Quisiera regresar a las aguas termales antes de planear nuestro contraataque…pero parece que no podemos hacer eso.

Habían sentido su calor no hace mucho, pero ahora esto. Escapar con seguridad de esta montaña del norte ahora parecía como un sueño dentro de un sueño.

—B-Beatrice, disparaste Magia de iluminación al suelo de camino aquí, ¿cierto? ¿¡P-p-p-p-podemos seguir eso para salir de la montaña o al menos regresar a las aguas termales!?

—Sí dibujé una línea hasta las aguas termales, pero nos encontramos con la Princesa Cascada de Hielo tan pronto nos marchamos, así que no tuve oportunidad de eso. Eso quiere decir que no podemos regresar.

—Además, no podríamos irnos de esta montaña en esta ventisca incluso si supiéramos la ruta. Viste lo que pasó con la fábrica de falsificaciones de Amalgam, ¿cierto? Las ventiscas y avalanchas cambian el paisaje tan frecuentemente que las señales en la tierra podrían haberse borrado o enterrado.

Mientras decía eso, Armelina bajó el bastón de metal de su hombro. Ella entonces golpeó la cabeza contra una gruesa capa de nieve. Una explosión creó un cráter distorsionado.

—Hacer un iglú sería lo lógico. El aire se reunirá dentro de los muros de hielo, por lo que actúa como un aislante, justo como una chaqueta. Si todos entramos, nuestra temperatura corporal calentará el aire.

—Pero…

—Ya sé. Es sólo temporal. Sólo necesita evitarnos morir congelados antes de que terminemos pensando un plan.

Como fuera, ellos no tenían tiempo.

Buu Buu no parecía preocupado ya que él había estado medio desnudo y sin Magia desde el comienzo, pero él se preocupaba por los sacrificios a su alrededor más una persona promedio. Era su corazón el que se quebraría, no su cuerpo.

Después de entrar al iglú, Beatrice sostuvo sus hombros y habló rápidamente.

—Primero que nada, esta ventisca está siendo controlada por la Princesa Cascada de Hielo. Toda la zona está a más de 10 grados bajo 0 y alguna clase de aislante de calor está previniendo que mi Magia nos caliente. Eso quiere decir que “esperar” no es una opción.

—¡H-h-h-h-h-hace frío! Ya establecimos que no podemos dejar las montañas con esta ventisca en nuestro camino, así que tendremos que derrotar a Wildefrau.

—La pregunta es si podemos o no capturarla cuando nuestros movimientos están restringidos y ella puede caminar sin problemas con su Resistencia de Agua del 100%. Es fácil perder razón de la distancia y la dirección en este mundo nevado, así que simplemente caminar en él acabaría con nuestras vidas.

Ellas no podían producir Magia de calor incluso en el iglú hecho por ellas y sólo había una forma de preservar su calor corporal.

—Los oasis calientes. Tendremos que caminar de aguas termales en aguas termales mientras buscamos a Wildefrau.

Los mapas que podían convocar usando Magia mostraban unas cuantas docenas de oasis calientes, pero no era claro si realmente podían seguir el mapa a través de la planicie nevada. Fácilmente perderían razón de la distancia y dirección y las cosas aparecerían y desaparecían como las ruinas de la fábrica de falsificaciones, así que incluso puntos de referencia aparentes podrían confundirlos.

—Armelina, ¿cuánta Magia relacionada con tu mapa puedes usar?

—Beatrice, parece que tú eras su objetivo desde el inicio. Casi no estoy recibiendo interferencia. Puedo saber la dirección bien, así que no te preocupes.

Las palabras de la Sacerdotisa de Combate eran tranquilizadoras. Incluso si el escenario alrededor era confuso, ellos tenían una forma absoluta de saber cuál dirección era cada una. Armelina usó toda clase de armas contundentes y eso condujo a una especialidad en magnetismo.

Si perdían su camino incluso una vez y fracasaban en llegar a las aguas termales, definitivamente terminarían como esculturas de hielo humanas. Su marcha mortal por la nieve estaba a punto de comenzar.

—Buu. También estoy preocupado por Rusalka. Si la encontramos, llevémosla a las aguas termales.

—…Es cierto.

Eso podría sonar despreocupado dada la extrema situación, pero Beatrice sintió que mantener esas cosas obvias en mente sería un factor importante en esta batalla.

—No podemos olvidarnos de esa Noble Bailarina, Buu Buu.

7

El grupo de Beatrice no podía quedarse quieto y esperando por rescate, por lo que su única opción era calentarse entre sí en las aguas calientes mientras buscan un amplio rango en lo posible por la Princesa Cascada de Hielo Wildefrau. Ellos caminaron por el mundo nevado un paso a la vez mientras disparaban Magia de iluminación en la tierra a ciertos intervalos como marcas.

Pero no importa qué tanto llenen sus mentes con su meta y la lógica en sus métodos, la ventisca seguía sintiéndose igual de frígida. Eran rodeados por un blanco sin rasgos en todas las direcciones. Sintieron un agotamiento sin esperanza en sus pechos, como si estuvieran buscando por un solo grano de polvo de oro en medio del desierto.

—¿R-realmente funcionará esto? No estoy viendo huellas sospechosas o algo más…

Filinion sacudió una pequeña botella de alguna clase de poción, pero su expresión era severa. Probablemente era una poción que visualizaba rastros de lecturas de vida, tales como huellas. Sólo sus propias huellas estaban emitiendo una luz blanca y esas se desvanecían mientras observaban.

—Supongo que las huellas se entierran inmediatamente en esta ventisca. Buu Buu, ¿sabes cómo cazar en una montaña nevada?

—Buu. La comida no se echa a perder fácilmente cuando está fría, ¡así que sólo tienes que encontrar algunos restos de semillas o huesos!

Eso realmente no aplicaba en este caso, pero incluso si la Princesa Cascada de Hielo podía resistir el frío, ella aun así necesitaba comida y agua. Su extraño vestido de princesa no lucía más que una espada, cinturones y una armadura de hielo sobre su cuerpo desnudo, así que no había espacio para instrumentos grandes para acampar.

—¿Ella piensa que esto será una batalla corta o ella piensa que será fácil adquirir comida y agua cuando ella puede caminar libremente?

—Si es así, la carne y fruta lo más probable es que se encontrarán en el verdor alrededor de los oasis calientes, ¿no?

Parecía muy improbable que simplemente se encontraron de casualidad en las mismas aguas termales, pero si Wildefrau estaba usando las aguas termales para determinar su rango de movimiento, entonces sus probabilidades eran iguales. Pero ellos y la Princesa de la Explosión de Hielo dejarían rastros en las aguas termales y dejarían rastros de hacía donde se estaban dirigiendo a continuación. A partir de ahí, era igual que dos submarinos trabajando para ubicar las posiciones de cada uno por los ligeros ruidos que hacían.

—Como sea, no sé de qué tanta ayuda será esto, pero…

—Armelina, ¿qué es esa punta de metal?

—Es un clavo que reacciona al biomagnetismo. Después de que lo clave en la tierra, mi mapa de pergamino mostrará una alerta de sangre cuando una creatura viviente entre a un rango de 10 metros de él. Con eso dicho, es inútil contra los Artilugios sin vida en el Laberinto.

Eso sonaba mucho más útil que caminar alrededor sin rumbo tratando de llenar su mapa. Sin embargo, sólo pensar en ello no iba a lograr nada. Todavía estaban caminando por un infierno blanco.

—*Jadeo*, *jadeo*.

La Bruja Blanca estuvo sin aliento en un santiamén. Beatrice dejó la Magia de iluminación y dibujó líneas entre ellos, pero ellos no podían confiar en eso demasiado. No eran más que un seguro.

Pero su situación era mejor de lo que podría haber sido. Sin Buu Buu resistente al frío haciendo a un lado la gruesa nieve como una excavadora, las piernas de las chicas podrían haber sufrido de congelación inmediatamente. Entonces Buu Buu ondeó una mano.

—Filinion, si es demasiado, puedes pegarte a mí. Yo estoy caliente, así que te calentarás también.

—¡Heee! ¡Ya! ¡¡Sostenme ahora!! Brrrrrr… ¿¡aaaaaahhhh!?

La Bruja Blanca se colgó de él como si su vida dependiera de ello, pero Beatrice no fue detrás de ella esta vez. Gracias a la poción salpicada encima de sus cabezas, cada una tenía una esfera de ilusión flotando sobre sus cabezas. Buu Buu era de un color azul saludable y tenía una sonrisa como la de un fisicoculturista. Pero el resto era de un amarillo o rojo peligroso con una fruncida de ceño preocupada. Cuando Filinion temblando se colgó de Buu Buu, el color de su esfera cambió ligeramente y la expresión sonrió un poco. Los signos vitales mostrados estaban determinados basados en la temperatura, resistencia, fuerza muscular, hidratación, etc., de uno, por lo que cambiaría de azul a rojo cuando fueran a decaer y la X en los ojos significaba que estaban muertos.

La ventana inicial mostraba había estado llena de más información detallada, pero ellos habían rechazado eso. Del por qué…

—¡Oye, vaca de fábrica de pasteles! ¿¡Por qué esto enlista nuestro peso y medidas!? ¡¡Eso es información personal!! ¡No tiene nada que ver con sobrevivir en una montaña nevada!

—¿Buu? Beatrice, ¿qué significa este 79?

—¿¡Higiiii!? ¡¡¡¡No veas, Buu Buuuuuuu!!!!!

Esa triste historia terminó con la vaca de lentes con su trasero pateado por la Espadachina Santa y la Sacerdotisa de Combate, antes de rodar por la colina y convertirse en una ligera bola de nieve humana. Por lo que la Bruja Blanca proclamaba tener frío, probablemente era más que sólo una excusa.

Beatrice repentinamente miró hacia arriba mientras usaba sus pasos para mantener un rastro general de la distancia.

—Estamos casi ahí.

—Asumiendo que nuestro sentido de la dirección no nos jugó una broma, querrás decir.

Esta primera prueba predeciría su éxito en general. Y encontrar una fuente de vapor rodeada por el verdor.

El rostro de Filinion se iluminó.

—¡Unas aguas termales! ¡Un oasis caliente! ¡¡Ajajajajaja!!

La Bruja Blanca lanzó sus brazos al aire, corrió hacía ahí, borró toda su ropa de Magia de tipo Porcentaje excepto por su ropa interior, y se sumergió en el agua caliente. Ella debió pensar que el cabello de una mujer era su vida porque ella tenía eso sostenido por algo como un kanzashi tallado en madera, pero fue inútil porque se hundió de cabeza primero. Además, ella se olvidó por completo de las partes de ella de las que necesitaba preocuparse más.

—¡¡Vaca!! Tenemos unas toallas extra, así que… oh, ¡¡por Dios!!

La Espadachina Santa agarró la ropa de baño favorita de la vaca de entre las toallas y se la lanzó con un suspiro.

—Pero parece que lo logramos.

—Buu. Pero no parece que alguien hubiera estado aquí. No hay huellas en la tierra sin nieve y ninguna de las frutas han sido tomadas.

Buu Buu seleccionó y sacó una Escalera de Hiedra de los árboles del oasis caliente y trabajó con Armelina para rápidamente tejer una tabla de apoyo.

—Nada del agua ha sido salpicada en el borde de las aguas termales tampoco. …Bueno, excepto de donde una chica de lentes sin vergüenza saltó. Ella no se está ahogando ahí sin la tabla de apoyo, ¿o sí?

Ellos no podían ser quisquillosos. Mientras que Buu Buu podía caminar bien en la nieve, las otras necesitaban elevar su temperatura corporal o arriesgarse a morir. Después de tirar la tabla de apoyo en un borde de las aguas termales, la Espadachina Santa envolvió una toalla alrededor de ella y desactivó su armadura de Magia y ropas. Armelina también usó una cinta para el cabello para mantenerlo alzado.

…Sería fácil de olvidarse, pero Buu Buu era un chico. La chica de lentes había perdido ante la vida al rendirse en el frío y fracasar en tomar eso en cuenta.

Después de pasar mucho tiempo en el frío, el calor de las aguas parecía picar su piel. El rostro de Beatrice, en su toalla, se sonrojó mientras planeaban su siguiente paso.

—Después de calentarnos, continuemos buscando por la Princesa Cascada de Hielo. Armelina, ¿dónde está el siguiente oasis caliente?

—El más cercano está a 200 metros al sur de aquí. Pero el mapa muestra una pendiente inclinada y podría no haber una ruta pasable con la ventisca y avalanchas. Es un poco más lejos, pero sería mejor dirigirnos al oeste.

—¿Ehhh? —Con sus lentes empañados, Filinion interrumpió como una niña mimada. —¿No podemos simplemente quedarnos aquí? Ahí no parece haber una Puerta para Cerrar Sesión y no podíamos usar una incluso si la hubiera ya que no hemos registrado nuestros smartphones con ella. Tenemos unas aguas termales para protegernos de la ventisca y comida en el verdor alrededor, así que estaremos bien por un rato. ¿No es una opción quedarnos aquí?

—¡No, no, no! Nadie vendrá a rescatarnos y el clima no va a mejorar si esperamos. ¿¡Y qué hay de Wildefrau!?

—Bueno, esa Princesa Cascada de Hielo está tratando de matarnos por las órdenes del Corredor de Información, ¿cierto? Eso quiere decir que ella no se puede permitir fracasar y ella probablemente tiene un tiempo límite para completar su misión. Así que me parece que ella se sentirá más y más presionada mientras más tiempo pase.

—…

—…

La Espadachina Santa y la Sacerdotisa de Combate estaban a punto de ceder en la tentación de las aguas calientes, pero…

—*Chillido*. Entonces, ¿qué hay de Rusalka?

—¿¡Ah!? Es cierto, es cierto. Además, no podemos quedarnos en Ground’s Nir por mucho tiempo. Esperar es una pobre estrategia para todos aquí.

—Peroooo. ¿No es eso también cierto para la Princesa Cascada de Hielo? *Burbuja*, *burbuja*, *burbuja*.

Filinion comenzó a hundirse debajo del agua mientras hablaba, por lo que Beatrice sabía que era una causa perdida. El argumento en sí no importaba ya. Filinion sólo estaba pensando en dejarlos metidos en un bucle, por lo que se quedarían en las aguas termales más tiempo y se hallarían incapaces de marcharse. Ella probablemente ella era del tipo de persona que nunca se saldría de un kotatsu una vez estaba debajo de él.

—…

Armelina fue la siguiente en hablar.

—Hay una alerta de sangre en mi mapa. Señal de vida detectada. Ella podría haber pensado que se escondió, pero apuesto a que un enorme Hombre Lobo o un Abominable Hombre de las Nieves se le acercó y ella tuvo que correr salvajemente alrededor. ¡¡Aquí viene!!

Y la causa de todo esto sería disfrutar la situación en su mayoría, así que ella no los dejaría simplemente estar aquí.

—Jejeje. Oh, parecen estar gozándolo. ¿Les importa si me les uno?

La voz provino repentinamente.

Justo mientras las tres chicas salían de las aguas termales en sus toallas, algo cayó justo en medio del agua.

Era la Princesa Cascada de Hielo Wildefrau.

—Hm. Esto es un algo caliente para mi piel sensible.

A lo largo de su brazo derecho, ella había convocado una gran espada y un escudo combinado con un guantelete hecho de hielo. Ella usó su otra mano para elegantemente soltar su cabello mientras el escudo linterna flotante y espada caían, detonando la superficie del agua, y perforaron la tierra.

El estanque de agua nublosa se congeló en un instante. Sin embargo, algo extraño pasó alrededor de la mujer con rizos quien estaba parada en el espacio abierto del agua chapoteada. Un misterioso líquido llevando una escarcha blanca comenzó a aparecer por su cuenta y llenó el espacio.

Beatrice rápidamente convocó su armadura de tipo Porcentaje dentro de su toalla, causando que la toalla saliera estallando de ella, y estrechó sus ojos en desprecio. Tan pronto una hoja cayó de los árboles entró en contacto con el misterioso líquido, se congeló.

Los signos vitales de Beatrice y los demás rápidamente cambiaron de azul a amarillo y de sonrisas a expresiones preocupadas. Sí, como si hubieran sido sacadas fuera del oasis y arrojadas a la ventisca.

—¿¡Nitrógeno…líquido!?

—Si gustan, podría preparar algo de oxígeno o hidrogeno en su lugar. Ahhhh… Un baño realmente es mejor para tu salud y belleza cuando está tibio. ¡¡Ajajaja!!

La Princesa Cascada de Hielo se mojó toda hasta sus hombros completamente expuestos en el baño de nitrógeno líquido que había convocado. Sus magníficos rizos se esparcieron, y ella cruzó sus piernas por lo que sólo una de sus botas azules sobresalía. No se necesitaba Magia para leer sus signos vitales. Ella era la imagen de la salud a pesar de tener una temperatura de -195 grados. Pero Beatrice y los demás no podían fijarse demasiado en esa loca imagen.

—¡Buu Buu, rápido! ¡¡Necesitamos irnos de aquí!!

Las aguas termales en sí se congelaron, pero todavía tenían beneficio del calor rodeándolos. Y mientras que el nitrógeno líquido era conocido por causar congelamiento instantáneo, su volumen se incrementaría 700 veces cuando era expuesto a temperaturas normales y regresaba a su forma gaseosa.

Wildefrau chasqueó sus dedos blancos.

Eso se deshizo de las seguridades manteniendo esa situación antinatural.

Una feroz explosión le siguió.

Con un estallido más fuerte que una pistola, el nitrógeno formando el líquido se disparó más de 10 veces como un intenso pilar de niebla. Tenía la misma fuerza como cuando una mina era detonada en el mar. Por supuesto, no podían dejar que nada de eso los tocara. Su única opción era dejar su zona segura antes de que les lloviera encima.

La tierra suave, arboles con frutas y el resto del oasis caliente se había congelado detrás, sorprendiendo a Buu Buu.

En el centro de todo ello, Wildefrau con Resistencia al Agua del 100% rió y observó a sus objetivos marcharse.

—Sí, huyan. A donde sea que se detengan, las congelaré. Ahora, ¿pueden capturarme antes de que eliminé todos los oasis calientes? ¡¡Ajajajajajajajajajajajajajajaja!!

—!

Beatrice apretó sus dientes, pero tenían que marcharse por el momento.

Otro límite mayor se había colocado: antes de que todos los oasis calientes fueran eliminados. Si fracasaban, estarían atoradas en este mundo nevoso sin esperanza y todos se convertirían en esculturas humanas de hielo.

8

En lugar de continuar al siguiente oasis caliente, el grupo de la Espadachina Santa construyó un iglú cerca de las originales aguas termales. Todas se colgaron de Buu Buu para algo de calidez, esperaron un poco e hicieron una vuelta en U.

Los restos congelados del oasis caliente fueron abandonados. Una tonelada de nitrógeno había sido esparcida, pero cuando Beatrice iluminó un pequeño fuego en la punta de su estoque, no se desvaneció. El viento feroz aparentemente se había limpiado.

Filinion esparció algo de poción que causó que huellas brillaran, pero…

—¿Algo de suerte, chica curry?

—¡Soy una Bruja Blanca, no la Ranger Amarilla! ¡No me llames curry de res!

—Basta. Mirándolo de esa manera, Beatrice, tú serías la chica de la festividad de rojo y blanco kamaboko.

—¡¡Cállate, chica matcha!!

—¡¡Cállate, chica matcha!!

—¡¡No soy una anciana y tengo algo de grasa!!

Confundido, Buu Buu inclinó su cabeza y llevó una mano a su boca.

—¿Qué significa todo eso?

—¡*Jadeo*, *jadeo*! B-bueno, como sea, no encontré nada.

Esto ya no eran unas aguas termales. Las huellas habían sido fácilmente borradas por la ventisca.

—Bueno, realmente no pienso que la Princesa Cascada de Hielo dejara ver una apertura conveniente. Armelina, dijiste que los oasis calientes más cercanos eran uno peligroso al sur y uno seguro al oeste, ¿cierto?

—Asumiendo que ella no se nos haya adelantado y los congelara.

Como fuera el caso, definitivamente habían llegado aquí antes que la Princesa Cascada de Hielo. Su rango de movimiento era seguro que estaba dentro de un círculo desde este punto, por lo que los oasis calientes más cercanos eran de hecho los sospechosos más probables. Ya fuera porque Wildefrau necesitaba comida o agua, o porque ella quería burlarse de ellos.

Ellos continuaron su marcha a través de la nieve.

Armelina metió una punta sensor, que estaba vinculada al mapa, en la tierra.

—Comencemos con lo que sabemos que podemos hacer. El del occidente es el más lejano, pero no nos perderemos. E incluso si está congelado, debería haber varios oasis calientes cerca.

—Sólo recemos de que no estén todos congelados.

Pero pronto descubrirían otro problema. Tan pronto partieron, ellos vieron un brillo amarillo limón revoloteando en la nieve.

Era el cabello de la Noble Bailarina Rusalka, donde ella estaba colapsada boca abajo y medio enterrada en la nieve.

—¡Maldición, sabía que esto le pasaría! ¡¡Buu Buu, sácala!!

—Sí. Déjenmelo a mí.

Buu Buu se acercó y sacó la pequeña figura de Rusalka de la nieve. Ella no debió haber cambiado sus configuraciones porque su equipo se había desvanecido.

—Esperemos que ella no se resfríe…

Buu Buu siempre únicamente vestía un taparrabos, por lo que él estaba más preocupado por la salud de ella que por su vergüenza de ella. Él tomó una toalla de la Espadachina Santa y toscamente la envolvió alrededor de la chica. Buu Buu resistente al frío era su única fuente de calor.

Ella no tenía nada que ver con esto, pero incluso Filinion se colgó de la espalda de él.

—¡Y-y-y-ya no puedo soportarlo, Buu Buu! ¡El agua me enfrió muy rápido y está agotando mi medidor de resistencia como loca! ¡¡Ayúdame!!

Beatrice recogió una guadaña con forma de nueve discos dejada en la tierra.

—Vaca, los puntos vitales mostrados sobre tu cabeza es de un azul brillante con una gran sonrisa. Estás perfectamente bien.

—Con una chica inmoderada adicta a los kotatsus como ella, no puedes dejarle probar ni siquiera un pequeño pedazo de lujos.

(Si Wildefrau se aparece con su Zweihänder mientras todas estamos amontonadas, Buu Buu no será capaz de moverse y seremos eliminadas, ¿no?)

Armelina y Beatrice mantuvieron la mirada en sus alrededores, pero afortunadamente, no hubo señal de algún ataque. ¿O sólo su oponente estaba jugando con ellos? Se sentía como si la malicia de la Princesa Cascada de Hielo había impregnado en el completo mundo nevado alrededor de ellas.

Su lento progreso gradualmente los estaba cansando, pero finalmente llegaron al siguiente oasis caliente. No estaba congelado. El cuerpo de Beatrice se relajó, pero su mente sabía que ella no podía celebrar. No encontrarse con Wildefrau no había sido un golpe de suerte. Era prueba de todavía tenían que escapar de su control.

Sin embargo, tratar a la inconsciente Noble Bailarina era primero. Beatrice metió la guadaña de Rusalka en el agua para probar la profundidad y entonces arrojaron una tabla de soporte que hicieron antes. Buu Buu entonces bajó el pequeño cuerpo de la chica primero desde los pies hacía el agua nubosa.

Esto tuvo resultados dramáticos.

—Wah…wah, wah. ¿¡Wagyaaaauuu!? ¿¡O-otras aguas termales y de nuevo sin una toalla en mi cabeza!? Mis Cutículaaaaaaaaaaaaaaaaaas… ¿¡gaboh!?

El grito de Rusalka se silenció al final porque ella comenzó a correr, se bajó de la tabla de apoyo y cayó en las profundidades de las aguas termales.

—Ella simplemente no aprende, ¿o sí? ¡Vamos, quédate quieta! ¡No se supone que los humanos se congelen y sean descongelados tan frecuentemente! ¡¡Ni siquiera un bento de una tienda de conveniencia lleno de conservantes y aditivos pueden hacer esto!!

Con una toalla de baño de dos piezas y una banda para el cabello, Armelina pescó el delgado brazo de Rulsaka fuera del agua en lugar del demasiado gentil Buu Buu.

Como antes, sus ojos se habían derretido.

—Poyahh… ¡ah! ¡Ahhh, no, no! ¿¡Por qué estoy sintiendo el efecto de puente colgante por otra chica!?

—¡En realidad no quiero que una chica con la me topo se enamore de mí! ¿¡Y simplemente cualquiera está bien para ti!?

No tenían otra opción mas que sostenerla de los hombros para que así no pudiera dejar el agua. La habían encontrado por completa coincidencia, y querían evitar misiones adicionales mientras eran perseguidas por esa loca Princesa Cascada de Hielo.

Mientras tanto, la chica de cola de caballo rizado era completamente ignorante de sus esfuerzos.

—Kh. Una vez más, soy reducida a una sola toalla. ¿¡Quiere decir que vieron todo cuando me lo ponían!?

—Te diré cómo cambiar tus configuraciones, así que simplemente cálmate. Ahhh, *burbuja, *burbuja*, *burbuja*.

Como una chica kotatsu(?) débil al frío, Filinion comenzó a sumergirse por completo hasta que la esfera de signos vitales encima de su cabeza regresaba de rojo a azul y de una mirada preocupada a una sonrisa.

La Noble Bailarina envolvió una toalla alrededor de su cabeza y se sentó en el agua mientras escuchaba la útil lección de la Bruja Blanca. Todo fue más lento, y un aire estancado estaba por encima de ellos, por lo que Buu Buu habló.

—Deberías venir con nosotros por el momento. De esa manera no te perderás.

—¡N-no estaba perdida!

—Ya fuera que estuvieras perdida o fuiste una muy mala caminante de montañas. ¿Quieres ir teniendo que disculparte al final?

—¡Gbhh!

—Te daré esto, —dijo Buu Buu. —¡Es Helado de Aguas Termales! Todos se ponen irritables cuando tienen hambre, así que come esto y tranquilízate.

—¿Q-qué tan tonta piensas que soy?

Bueno, ella había intentado subir una montaña nevada solamente en un leotardo, se había congelado, huido de unas aguas termales mientras prácticamente estaba desnuda y se convirtió en un platillo congelado, por lo que la respuesta era “extremadamente”, pero Beatrice evitó responder y puso una sonrisa tan grande como la de la pegatina amarilla redonda.

Rusalka, usando una toalla, no debía ser del tipo que desperdiciaba la comida porque ella comió lo que se le dio. Ella sostuvo el pequeño cascarón de huevo contenedor en ambas manos y comenzó a apretar sus ojos cerrándolos y sacando su pequeña lengua para lamer la parte superior del helado, tal vez para probarlo por veneno.

—Oh, está en realidad muy bueno…

—¡Un sabor extraño, ¿no?! Es dulce y frío. ¡El exterior es duro pero el interior está todo derretido! No me gustan las aguas termales porque me hacen difícil de concentrarme, pero comer algo como esto es perfecto.

—Sí, visitar unas aguas termales en una montaña frígida y después comer hielo frío realmente es el lujo más grande. Y con los huevos y leche, incluso consigues el azúcar y proteínas que necesitas.

Rusalka comenzó a relajarse, pero entonces regresó a sus sentidos.

—¡¡Espera, no!! ¡No te dejes distraer por algo como comer hielo en un kotatsu! ¡¡Ellas son mis objetivos de asesinato!!

—Sobre eso. —Beatrice interrumpió ahí. —No sé lo que te dijo el Corredor de Información, ¿pero qué piensas después de realmente conocernos? ¿Nos merecemos la muerte? ¿Siquiera Buu Buu te hizo algo malo a ti?

—…

—Realmente no teníamos una verdadera razón para buscarte ya que eres una asesina. De hecho, incluso si te hubiéramos encontrado, simplemente podríamos haber seguido caminando. Pero cuando Buu Buu te vio medio enterrada en la nieve, él corrió hacia ti para salvarte. Huiste de las aguas termales sin saber qué estabas haciendo, pero él no se quejó sobre tener que salvarte. Ahora, una pregunta. Quiero escucharlo directamente de ti: ¿Hemos hecho algo que valga quitarnos todo por alguien que nunca habíamos conocido?

No hubo respuesta. Pero esto era diferente que un simple rechazo de responder. Este silencio nació de la duda.

Eventualmente, Rusalka dejó caer su cabeza y habló mientras todavía sostenía el contenedor de huevo de su Helado de Aguas Termales a medio comer.

—…Eso no va a funcionar.

—¿Por qué no?

Esa pregunta no fue preguntada por desesperación. La Espadachina Santa entrecerró sus ojos mientras todo el calor dejaba su voz. La Noble Bailarina tenía que entender eso, pero la chica con toalla alrededor de su cabello amarillo limón continuó.

—Porque esto no tiene nada que ver con lo que quiero o que piense que está bien.

La mirada en los rostros de Filinion, usando una toalla, y Armelina cambiaron también. Esa era una respuesta de una mercenaria. Les recordaba a la planta Break News que ayudó a la Sociedad Religiosa la otra vez.

Pero.

—Este contrato es para recuperar alguien muy importante.

Eso fue revocado.

Ella estaba cumpliendo su misión sin preocuparse de sus propios principios, pero ella también tenía un objetivo puro.

Y encima de eso…

—¡¡Quiero decir, ustedes fueron los que le robaron el futuro a Graugach Onee-sama en primer lugar!!

9

Todo el infierno se había desatado para el grupo de Rusalka cuando les quitaron sus preciadas pociones de recuperación en lo profundo del Laberinto y se dieron cuenta de que sólo eran agua de colores de azúcar.

Discutieron y pasaron la culpa. ¿Quién había estado a cargo de ellas? ¿Quién las había comprado? ¿Quién no lo notó? Había sido más que suficiente para formar una fisura mortal en un grupo sin ideales específicos que simplemente se habían reunido en un reclutamiento en línea.

Ninguno de ellos había aprendido algo de Magia que les ayudara a escapar, y sólo empeoraba las cosas. Todos se habían esparcido y desesperadamente buscaron la salida por su cuenta. Una vez que finalmente llegaron a las abiertas luces del sol una vez más, vieron muchos menos rostros familiares de cuando habían entrado. Y todos abrieron sus ojos ampliamente sorprendidos cuando vieron que Rusalka estaba entre los sobrevivientes.

Ahí fue cuando notó que los demás habían cruzado una línea. Ellos habían sostenido las pociones de recuperaciones falsas. Ellos deberían haber tirado los contenedores al suelo y comenzado a ir a la salida, pero se habían dado cuenta que podrían engañar a alguien más con estas falsificaciones astutas y las habían intercambiado con personas en el Laberinto para curarse por el camino. …Y por supuesto, ellos no tenía idea que les pasó a las personas que habían confiado en ellos e hicieron el cambio en lo profundo por debajo de la tierra.

Ellos no se podían permitir otro método.

Su sanidad dependía en la idea de que no tenían otra opción, y había sido la única manera en que podrían haber sobrevivido. Cuando alguien se encontraba varado y era forzado a arrancar los corazones y sorber la sangre de aquellos que ya habían muerto, nunca podrían aceptar que tendría que haber habido otra manera de sobrevivir.

Rusalka se dio cuenta que la matarían.

Pero no para suprimir la verdad. Sus dementes y retorcidos métodos les había permitido regresar con una sonrisa, pero eso sólo funcionaba sin la solución alternativa de Rusalka. Su presencia les evitaba regocijarse de la idea que algo dentro de ellos era superior a su persistencia inmoral.

Y sin embargo…

—Rezo por que tengan un maravilloso día.

Había sucedido en un instante, como la llegada de un destello de luz.

Para el momento que ella se dio cuenta de que ese meteoro gigante era una flecha de Magia, ya se había acabado. La locura de su ineludible ilusión lo había hecho un muro inquebrantable, sin embargo este ataque de reflexión conllevaba tanta convicción y fuerza comparada a ello. Eso era algo que a Rusalka le faltaba. Ella no tenía nada más allá del raro Trabajo de una Noble Bailarina, así que esta luz había sido demasiado brillosa para ella.

El ataque había sido realizado por la Invocadora Cazadora Gruagach.

Rusalka la había mirado desde abajo primero. Ella nunca la había invitado al letal Laberinto por temor a tropezarse, pero ella había hablado con ella cuando fuera que la viera en la posada del pueblo. Ella gustosamente había trabajado duro por lo que fuera a ser útil para ella y ella rápidamente había desarrollado su raro Trabajo. La manera en que esa mujer con largo y rubio cabello hablaba detrás de un peso poseía una seducción y misterio no hallada en Rusalka.

La curiosidad mató al gato.

Cuando ella echó una mirada detrás del velo, Rusalka lo había lamentado mucho.

Ella había encontrado a la Sociedad Religiosa. Ese retorcido Gremio había nacido por el caótico mundo religioso. Gruagach parecía ser la miembro central del Gremio.

Rusalka quería hacer algo por ella.

Ella no podía hacer nada por su cuenta y Gruagach se había rehusado en escucharla. Y ella sabía que algo malo pasaría si se volvía claro que ella sabía que Gruagach era parte de la Sociedad Religiosa. Esa pegajosidad que ocasionalmente sintió era mucho peor que con los miembros de su antiguo grupo.

Así que ella se había deshecho de su orgullo. Ella trató todo lo que pudo, expandió su círculo tanto como pudo, y trabajó para lograr algo que ella no podía ser sola.

El estilo de pelea de una Noble Bailarina encajaba mejor para una batalla en grupo entre humanos que explorando en el Laberinto. Su impaciencia, anhelo y necesidad por la fuerza la habían afilado más allá.

Y no siempre eran los humanos de la posada del pueblo en los que ella confiaba.

—Hmm. Qué jovencita tan energética.

Raras y coloridas plantas crecían en el Jardín Flores Matraz entre las montañas. En centro de ellas estaba una Break News y la más grande de las Mandrágoras. Esa reina llamada Ileana parecía impresionada con ella. ¿Ella estaba impresionada de que Rusalka había entrado en esta zona remota, que ella había hablado con esta reina sin miedo o de que todavía intenta rescatar a alguien de la poderosa Sociedad Religiosa después de todo lo que pasó?

—Pero todo viene con precio. Para cada contrato, demando una chica virgen. Y en este caso, parece que eres la única opción.

—…

Ella no había pensado convenientemente que sólo escaparía ilesa.

Si a ella se le hubiera pedido arrancar su propio corazón y ofrecerlo, ella lo habría hecho. Ella había tenido miedo, sufrido, tenido vergüenza y frustrado lo suficiente pare sentir a su cabeza arder, pero eso sólo mostraba qué tan importante era esto para ella. Cuando Gruagach había solucionado su problema, podría no haber sido diferente de lidiar con una piedrita en el camino o una hiedra a lo largo del camino, pero Rusalka nunca podría lidiar con eso por su cuenta. Todos sus supuestos miembros de grupo habían levantado sus Armas Brillantes hacía ella, por lo que ella no habría estado ahí ahora sin la ayuda de Gruagach.

Por lo que ella se decidió.

—…Está bien. Puedes tomar lo que quieras de mí. ¡¡Así que por favor ayúdame a salvar a Gruagach Onee-sama, Ileana!!

—¡¡Jaja!!

Esta vez, esa hechizante flor rió con gusto.

—Las palabras son mera decoración. Estoy satisfecha escuchando la determinación dentro de ti. Muy bien. Yo, la más grande de las Mandrágoras, tomaré este trabajo. Ayudaré a Gruagach por ti.

Rusalka realmente había colapsado a la tierra.

Ella había estado tan aliviada. Todo iba a funcionar. Ella no sabía por qué Gruagach se había convertido en la vanguardia de la Sociedad Religiosa, pero ella ganó a una Break News de su lado. Esa gigante organización podría haber sido aterradora para un humano, pero eso no importaba contra esta monstruo. Ileana se aseguraría de salvar a Gruagach de cualquier número de enemigos, igual que una superhéroe en una película o serie. Ella haría lo que Rusalka no podría.

Sin embargo.

Y a pesar de todo.

Noticias habían llegado a ella el otro día.

Ileana había sido derrotada y la Sociedad Religiosa había sido destruida.

¿Qué había le pasado a Gruagach después de que fuera manipulada por la Reina Demonio Tselika y hubiera causado estragos en Tokio?

Rusalka se había dado cuenta de algo.

…Ella había estado a sólo un paso de distancia y la diferencia había sido fina como un papel, pero ella no lo había logrado a tiempo.

10

Ellas realmente no intercambiaron muchas palabras en el oasis caliente. Pero toda clase de información tenía que haber estado girando por la cabeza de la Noble Bailarina todo el tiempo.

—Tengo que arreglar esto…

Rusalka partió el agua nublosa y lentamente se levantó.

Debajo de la toalla, su mojado cuerpo estaba cubierto por un traje como de leotardo y una armadura asimétrica. La toalla estalló y su cabello se torció en una cola de caballo risada por su cuenta.

—¡¡De otra manera no podré pagarle a Graugach Onee-sama mientras ella es atada por las cadenas de sus crímenes!!

Ella estaba equipada para la batalla. No, en este caso el arma y armadura podrían haber sido una señal de rechazo.

Rusalka levantó su guadaña de disco en forma de 9 y usó el fondo de su gruesa bota de metal para patear algo como una palanca cerca del fondo. Inmediatamente un rugido como de un motor estalló. El disco navaja de la guadaña comenzó a rotar rápidamente.

Pero la Noble Bailarina no logró sacudir su guadaña como un bastón. Alguna aterradora interferencia interrumpió antes de que pudiera hacerlo.

—Oh, esto sí que es sorprendente. La sabueso que patéticamente huyó al bosque en realidad enganchó sus mandíbulas en la pata de su presa.

El vapor se partió y un hermoso rostro emergió. Ella sostenía sus manos detrás de su espalda, se dobló, y miró de cerca el rostro de Rusalka desde abajo. Esta recién llegada con ojos grandes y rectos era por supuesto la Princesa Cascada de Hielo Wildefrau.

Todos inmediatamente saltaron hacía atrás como si hubieran sido repelidos.

—Tch. ¿¡Ella pasó de los sensores vinculados al mapa!?

—Tan desarrollado como pudiera estar, sigue siendo Magia humana. Es la misma idea como de que todas las cerraduras son desbloqueables.

La mujer podía dejar caer la temperatura lo suficiente para licuar el aire y ya la habían visto usar la vaporización destellante de nitrógeno líquido para instantáneamente congelar unas aguas termales naturales.

—Buen trabajo, Rusalka. Le daré a “ella” algo de consideración ahora. Jeje. Y yo pensando que tendría que castigarte en una habitación oscura.

—¿¡Cascada de Hielo-…!?

Beatrice comenzó a gritar, pero no tenían tiempo de planear una formación y enfrentar a Wildefrau. Una vez que todos escaparon de las aguas termales a su manera, la neblina blanca de hielo cubriéndolo todo detonó. La explosión de nitrógeno era una cortina de muerte que incluía las gotas de la niebla que todavía era líquida. Esparciendo eso y viajar a través de eso sería demasiado arriesgado.

—(Buu Buu, por aquí.)

—¿Beatrice? Buu, ¿dónde están las demás? ¿Dónde están Rusalka y Armelina…?

—(No tan fuerte, Buu Buu. Darás nuestra posición. ¡Como sea, por aquí!)

Beatrice entró en modo de hermana mayor y tomó su mano para guiar a Buu Buu lejos de las congeladas aguas termales mientras que la seguridad de sus aliadas todavía era desconocida.

—Armelina…las demás…

—Entiendo cómo te sientes, pero no podemos vagar al azar en la ventisca. Y…¿ah? Siento que estamos olvidando a alguien…

—Brrrr. Shoy yo. El shol de todosh, Filinion, eshtá aguí…

Sosteniendo sus hombros (y juntando sus enormes pechos), la Bruja Blanca titubeaba desde sorprendentemente cerca.

Ella realmente era difícil de ver con su ropa blanca. Pero ella ya se estaba colgando de la cintura de Buu Buu para ayudar a que su mostrador de signos vitales sobre su cabeza recuperara su sonrisa.

(Eso quiere decir que no sabemos qué pasó con Armelina, Rusalka o la Princesa Cascada de Hielo Wildefrau. 1 contra 2 no es la mejor opción…)

Beatrice dejó sin decir eso porque directamente informarle a Buu Buu su preocupación causaría que él entrara en pánico y fuera a buscar a Armelina. Incluso si él era resistente al frío, él tendría problemas de una pistola de agua de nitrógeno líquido desde un punto ciego en la cortina blanca o de la dirección del viento enviando una densa sección del gas silenciosamente escabulléndose para sofocarlo. Ni siquiera Buu Buu podría manejar eso por su cuenta.

—Cálmate, Buu Buu. Tenemos que continuar igual como antes. Esta planicie nevada podría ser grande, pero Armelina no se va a quedar quieta en el frío si ella puede evitarlo. Busquemos los oasis calientes sobrevivientes cercanos. Esa sería la manera más fácil de reagruparnos con ella.

—¿En serio? ¿Seremos capaces de encontrar a Armelina y Rusalka? No quiero abandonarlas Sé qué tan solitario es ser dejado atrás. Beatrice, si dices que sí, haré lo que sea.

Beatrice se preparó para asentir firmemente, pero la chica de lentes temblando interrumpió desde el costado.

—P-p-p-pero esa ruta sería obvia para la Princesa Cascada de Hielo, ¿no es así? Si ella nos alcanza o yace esperándonos, no seremos capaces de esperar ahí. Además, no podemos usar el mapa o brújula sin Armelina. Sin mencionar la lectura de los sensores. Esto realmente no parece un buen momento para comenzar a vagar al azar…

(¡¡Debería realmente desnudarla y hacerla rodar como una bola de nieve!!)

Beatrice casi hizo esa amenaza en voz alta, pero ella contuvo su lengua. Si Buu Buu entraba en pánico, realmente todo acabaría. Con su gran contorno y gran potencia, era difícil de detenerlo una vez perdía el control.

—…

Pero sorprendentemente, Buu Buu no gritó o corrió. Él bajó su cabeza un poco, pensó silenciosamente, y entonces miró arriba de nuevo.

—Buu. Espera un momento. La Princesa Cascada de Hielo va a destruir las aguas termales. Eso significa que sabemos que la encontraremos si nos quedamos en una de las aguas termales, ¿cierto?

—Am, ¿Buu Buu?

—Y si ella es una experta en el frío y no puede hacer nada excepto eso, nada de esto tiene sentido. Buu. Así es. ¿Por qué siquiera se mostró a sí misma inicialmente? Si ella sólo quería molestarnos con su frialdad, ella no necesitaba vernos.

Buu Buu crispó su gran nariz de cerdo mientras ponía rígidos su brazo superior y pecho.

—*Oler*, *oler*.

—Buu Buu, ¿qué estás haciendo?

—Tú también, Beatrice. *Oler*, *oler*. Tu cabello, tus axilas y tus muslos también sólo para estar seguros.

—¿¡Gyaaaaahh!? ¡Espera, ¿Buu Buu?!

Beatrice se sonrojó y aporreó ese redondo cojín grande que era el rostro de él, pero no parecía afectarle en lo más mínimo.

—Beatrice y Filinion.

—¿Q-qué?

—Fuheee. Moriré sin tu calor, Buu Buu…

El grupo de máximo nivel estaba atormentado por sus límites en esta ventisca, pero Buu Buu llevó una mano a la boca e hizo un anunció.

—Creo que he descubierto algo.

11

La Princesa Cascada de Hielo Wildefrau se movió a través del mundo nevado.

Ella tocó la armadura de hielo parecida a una falda mientras la pinchaba y su pie se clavaba silenciosamente en la nieve.

La sexy chica tenía rizos azules magníficos, una espada en forma de cruz amarrada con correas a su torso con muchos cinturones de piel, y una gruesa armadura de hielo que le proporcionaba el contorno del vestido de una princesa. No había preocupación en su rostro. Cuando la temperatura estaba más de 10 veces bajo 0, el paso del tiempo era una poderosa arma. Debido a las diferencias en velocidad de rotación planetario, contenido atmosférico y gravedad básica, ella sólo podía quedarse poco tiempo en Ground’s Nir, lo que cual significaba que ella tenía un tiempo límite también, pero el dios de la muerte nunca iría por ella primero.

Significaba mucho que ella pudiera caminar libremente a través del ambiente sin que su resistencia se desgastara y que ella pudiera localizar con precisión su objetivo incluso dentro de la ventisca. Ella igual y había estado sentada en un trono absoluto.

La Princesa Cascada de Hielo era una cazadora. Ella seguiría los rastros de sus presas, los lesionaría y repetiría el proceso hasta que el ciervo huyendo se le agotara la fuerza. Esto no estaba restringido a una montaña nevada. En la arena de batalla de la posada del pueblo, ella lo disfrazaría como un accidente, y ella haría lo mismo cuando asesinara a alguien en el Laberinto sin testigos. Ella continuaría haciendo esto en el futuro.

(Jeje. Así que siguen intentado confiar en los oasis calientes, ¿no? Saben que es peligroso, pero esos ciervos continuarán jugando la misma carta incluso si los agota. Ahora, ¿qué debería hacer esta vez?)

Ella sólo tenía que seguir los rastros de su presa, juzgar qué tan frescos eran y cubrir todo en temperaturas congelantes. Ya sea vivos o no, ella ganaría si eliminaba todo lo que se moviera.

(Pero repetir lo mismo puede ser aburrido. Oh, ya sé. Podría ser divertido congelar toda la piscina de magma del volcán activo a -195 grados para reducir en su totalidad su fuente de calor. Entonces todas las aguas termales en la superficie se congelarán.)

Ella se acercó a una de las fuentes de vapor con eso en mente. Ella aplastaría ese pequeño refugio.

Ella partió el vapor y puso un pie en el oasis caliente. Y en ese mismo momento…

—¡¡Toma esto, Yuki Onna Occidental sin sabor y sin olor!! ¡¡¡¡Bomba de Hielo de Aguas Termales!!!!!

—¡Si lanzamos tantos, al menos uno de ellos seguramente te dará! ¡¡Toma esto, y esto!!

No hizo ningún daño.

Y era por eso que la Princesa Cascada de Hielo se quedó quieta mientras una llovizna inesperada la golpeaba. La Bruja Blanca apretó sus ojos y los lanzó con su mano izquierda y derecha ineptamente por igual, pero un bombardeo seguía siendo un bombardeo. Wildefrau rápidamente cubrió su hermoso rostro con una mano blanca, pero el ataque aun así le dio. Los proyectiles de apariencia solida fácilmente se partieron por el impacto. Los contenidos dieron en su brazo expuesto desde su cintura hasta el codo. Ella sintió la pegajosa substancia estallar, y un líquido pegajoso se quedó en su cabello, frente y mejillas. De ahí, goteaba a su mejilla, cuello y grandes pechos. Tenía un distintivo dulce aroma que se atrapó en su nariz. Mientras el desagradable olor y sensación ensuciaban su brillante cuerpo, sus vasos sanguíneos se inflaron en su sien.

—No…puedo…

La Princesa Cascada de Hielo hirvió la insignificante impuridad que la hacía sentir como si ella hubiera sido rodeada por gamberros extranjeros.

—¡¡No lo puedo creer!! ¡¡Malditas mierdaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaas!!

Un guantelete apareció en su brazo derecho, un escudo puntiagudo hexagonal hecho de cristales de nieve pegados a él, y sostenía una espada gigante de hielo. Ella dejó escapar un rugido mientras la espada daba un corte horizontal. El oasis caliente instantáneamente se congeló en una explosión blanca. El paisaje perdió toda la individualidad y todo fue cubierto por la cortina blanca de un mundo nevado sin distancia y dirección.

—¡¡Los mataré!! ¡Los mataré y después lavaré esta suciedad! ¡Ohh, enloqueceré si no me puedo lavar todo desde las puntas de mi cabello hasta las puntas de mis dedos! ¿¡Qué es esta dulce y pegajosa sensación!? ¡¡Es desagradable!!

Sin embargo…

—¡*Chillido*! Beatrice, Filinion. Sé que hice la petición, pero no me digan que desperdiciarán la comida. ¡¡Tiene que haber otra manera!! ¡¡Hmoh!!

—No entrés en pánico, Buu Buu. La razón de que no desperdiciemos comida es porque necesitamos vivir. Podríamos estar usándola de diferente manera, pero si es para seguir vivos, no cuenta como desperdicio. ¿¡No es así, Princesa Cascada de Hielo Wildefrau!?

(…?)

El corazón de la reina saltó. Ese grito estaba dirigido con precisión hacía ella a través de la cortina de la ventisca. Se sentía tan raro como tener a un monstruo hablándote desde la pantalla mientras veías una película de horror.

(Ellos no deberían ser capaces de juzgar mi distancia y dirección aquí. Así que, ¿cómo?)

Ahí fue cuando finalmente se le ocurrió: la desagradable sensación pegajosa violando su frente, mejillas, cuello y escote.

—El helado… ¡No, ¿el distintivo olor de la hierba de Hoja Súper Dulce?!

—Buu. ¿Es tan sorprendente? Es lo mismo que tú estabas haciendo.

—Sería bastante fácil para una especialista en bajas temperaturas y congelamiento el crear un infierno helado, pero eso no explica cómo nos rastreabas con precisión a través de la cortina de la ventisca.

—Así que tienes algo más que tu frialdad: olor. No era porque no querías que Beatrice y las demás se calentaran el que siguieras apareciendo en las aguas termales. Tenías miedo de que se lavaran su olor.

—Una vez que lo pensamos, era obvio que no necesitabas saludarnos con esa espada de hielo si podías congelarnos hasta la muerte desde el inicio. Ese escudo y espada lucen impresionantes, pero eran sólo una farsa para secretamente poner el aroma que querías sobre nosotros. Fue como la varita de un mago en el escenario. Y aunque tu escudo linterna luce como una navaja suiza del ejercito con ese guantelete y las navajas, su principal característica es la linterna adentro. Sólo tienes que cambiar la vela de iluminación adentro por una vela aromática. La Señorita Más Fuerte puso mucho esfuerzo en esto detrás del escenario.

(¡¡Eso podría ser cierto…!!)

Nada de este proceso era necesario para la Princesa Cascada de Hielo. Ella podía en sí enviar una ventisca por la montaña entera sin siquiera aparecer delante de ellos.

(Pero el Corredor de Información insistió en que me apresurara. Podría ser capaz de matarlos, pero sería un problema si tuviera que cavar por la montaña y sólo encontrar sus cadáveres congelados dentro de un año, así que tenía que perseguirlos directamente. Y ahora están presumiendo su delantera como si ya le hubieran arrancado la cabeza al demonio.)

Pero como fuera que hubiera pasado, las condiciones estaban iguales ahora. Wildefrau tenía Helado de Aguas Termales sobre su cabello, rostro y pechos, por lo que ella daba un distintivo aroma dulce. El humano promedio sería incapaz de detectarlo, pero increíblemente claro en este mundo nevado donde incluso los microbios tenían dificultades para reproducirse, por lo que el aroma resaltaba. Tendían a no mezclarse, por lo que el champú o pulidor de una persona varada algunas veces podría ser olido a varios metros de distancia en una misión de recate.

Y…

—Prepárate. Mi nariz no es sólo para aparentar. Puedo oler las Joyas Trufas y Miel del Árbol Hueco. ¡Nunca perderé tu rastro ahora!

(…Esto no es bueno.)

La Princesa Cascada de Hielo finalmente logró concentrarse en la realidad a pesar de su furia.

Wildefrau evitaba peleas llamativas y preferiría la victoria de bajo riesgo y seguras al esperar a que su oponente se congelara hasta la muerte.

Sí.

Ella tenía 100% de Resistencia al Agua y no podía recibir daño de las temperaturas congelantes, pero sus pies estaban enterrados en la profunda nieve al igual que todos. De manera simpe, su velocidad estaba restringida siempre que estuviera en la montaña nevada. Ya fuera huir o pelear, esa no era una divertida desventaja de tener. Era por es que sus métodos seguros eran similares a los de un francotirador o ingeniero de combate: moverse lentamente, esperar escondido y asegurar la mejor posición para un ataque inevitable.

—¿¿¿¡¡¡Esto no es bueno…!!???

La Princesa Cascada de Hielo Wildefrau habló fuertemente y abandonó su calma. Específicamente, su brazo derecho. Ella destrozó y dejó a tras el escudo hexagonal combinado con el guantelete e hizo lo mismo con la Zweihänder. Eran únicamente el pañuelo y la varita durante un truco de magia. Estaban destinados a disfrazar el hecho de que ella estaba colocando una marca sobre sus oponentes al usar la vela de esencia de rosas de a contra viento. Ya no era momento de distraerlos al sacudir la espada.

Ella necesitaba un ataque total de frente.

Ella usaría su verdadero poder como una Princesa Cascada de Hielo.

—…Muy bien.

La chica con rizos azules dio unos cuantos pasos atrás y tomó la verdadera espada con sus delgados brazos. Esta no era una falsificación hecha de hielo. Era su verdadera Arma Brillante. La espada en su vaina en forma de cruz llegaba de sus voluptuosos pechos hasta sus caderas. Una mano sostenía la empuñadura y la otra la vaina. Entonces los cinturones de piel atando su cuerpo fueron liberados uno detrás de otro y el vestido de hielo se destrozó. Era como si un extraño sello se hubiera roto.

De hecho, la reina en sí podría haber actuado como el sello y la vaina, mientras la vestía, sólo era su escasa ropa interior.

La manera en que arqueó su espalda y sacaba la espada verticalmente lucía como un cruel ritual en el cual una espada congelada era sacada de su suave estómago.

—Contemplen el verdadero poder de una Princesa Cascada de Hielo en la hechizante luz de mi Arma Brillante. ¡¡¡¡¡¡Les daré una generosa probada del cero absoluto: otro mundo donde todas las cosas; agua o aire, líquido o gas, se solidifican!!!!!!

Una sola sacudida de la espada de Wildefrau solidificaría todos los gases en el mundo y bajaría la temperatura y la presión del aire a un cero absoluto. La gravedad en sí existiría, pero se sentiría muy parecido como colgar en el espacio distante donde la luz del sol apenas si alcanza. ¿Simplemente se congelarían, se asfixiarían, su sangre se quebraría como un severo caso de vértigo, o sufrirían una muerte dolorosa mientras la diferencia de presión forzara a los órganos de sus cuerpos? Con tantas causas competentes de muerte, era una forma poderosa de crueldad de un ataque anti personal.

La única que podría sobrevivir este infierno blanco era Wildefrau quien tenía una Resistencia al Agua del 100% necesaria pare repeler todos los ataques de hielo, y quien podía convertir el oxígeno sólido y el nitrógeno en gas para preservar la presión y el aire respirable. Ella podía matar a cualquier oponente con una sola sacudida de su espada. La mortal navaja ya no estaba envainada. Se elevó unos cuantos centímetros de su vaina y la espada azul podía ser vista. Todo se acabaría una vez que ella la sacara. Ella solucionaría esto.

O eso pensó ella.

Sin embargo…

La mano gigante de Buu Buu repentinamente partió la cortina blanca y tomó la espada desde arriba del pomo antes de que ella pudiera sacarla.

(Ah…)

Ella debía haberlo notado.

Buu Buu era de más del doble de su estatura, por lo que la misma profundidad de nieve no afectaría sus movimientos igualmente. Su agarre en ello era diferente. Y con su gran fuerza muscular, su movilidad en la nieve era completamente diferente.

Además…

(La debilidad de un ataque iaidou, que usa la abrumadora velocidad que es el impulso del movimiento de sacarla puede ser completamente negada si la vaina en tu cintura es tomada antes de que puedas sacar la espada.)

El Arma Brillante en forma de cruz de la Princesa Cascada de Hielo tenía que ser sacada antes de que pudiera tener algún efecto. A este paso, permanecería inútilmente sellada.

(Así que tengo que responder de la manera iai. ¡¡Me aseguré de aprender algo de aikido y llaves a extremidades en caso de que esto pasara!!)

Habiendo dicho eso, Wildefrau no era una experta en antiguas artes marciales. Además, ninguna cantidad de habilidad iba a superar la ventaja que Buu Buu tenía con su cuerpo de 4 metros.

Pero ella no necesitaba arrojarlo.

Ella sólo tenía que acercarse aún más y retirar la mano de él lejos de la vaina. Siempre y cuando ella sacara la espada, la victoria sería de ella. Y debido a su gran tamaño, él tendría problemas atacándola si ella se acercaba. Era lo mismo que ser incapaz de usar tus caderas para aplastar a un insecto arrastrándose por tu cuerpo. Y su Arma Brillante podía ser confundida por un tronco o una viga de acero, así que requeriría un gran espacio para una sacudida de ésta a máximo poder.

Ella sólo tenía que hacerlo dudar por medio segundo…no, un tercio de un segundo. Una vez que ella sacara la espada de hielo, ella podría crear una bomba aspiradora necesaria para rehacer todo en sólidos y convertir este espacio abierto en espacio exterior.

Acercándose al torcer su sexy cuerpo cubierto solamente por la ropa interior más diminuta posible probaba ser efectivo. La gigante mano sellando la empuñadura se movió ligeramente, creando una brecha.

(¡¡Eres mío…!!)

Pero ella debería haberse dado cuenta de algo más. ¿Qué pasaría si un humano se acerca a un tigre, incluso si eso sellaría su máxima fuerza? ¿Qué pasaría si trataron de abrazar a un elefante salvaje?

Ella pronto recibió su respuesta.

La espada de Wildefrau se detuvo una vez más. La mano gigante había dejado la empuñadura, pero Buu Buu ya no tenía de objetivo la delgada espada.

Su objetivo era la delgada Princesa Cascada de Hielo.

Sus brazos demasiado musculosos se envolvieron alrededor de ella, pero esto no era una expresión de afecto. Su aterradora fuerza verdaderamente redujo la distancia entre ellos a 0mm. Sus cuerpos sostuvieron la espada envainada como una pinza y no cedería.

La Princesa Cascada de Hielo verdaderamente estaba acorralada.

Su oponente nunca estuvo preocupado por su Arma Brillante. Así que, ¿de qué estaba detrás, qué había agarrado, qué sostenía…y a qué había venido él a destruir?

—Ah.

Con solo la ropa interior más delgada posible cubriendo su desnudo cuerpo, la violenta princesa miró a la masa olorosa de músculos y le dio una sonrisa rígida incluso mientras él la apretaba fuertemente.

—Ahn☆

Entonces los sonidos de apretar y quebrarse del horrible abrazo de oso llenó el mundo nevado.

12

La poderosa ventisca; la cual, pensando de nuevo, había sido antinaturalmente poderosa, se había calmado. El cielo todavía estaba siendo dominado por gruesas nubes de plomo, pero la cortina blanca que robaba los sentidos de la distancia o dirección se había ido.

El mundo blanco había parecido no tener fin antes, pero no parecía tan malo ahora que la tormenta se había aclarado. La temperatura se sentía cerca de 10 grados diferente.

—Ah, ahh… El cuerpo de Buu Buu y el las llamas recuperadas de Beatrice. Es como una flor en cada mano. Oh, podría ganarme algo de castigo divino por esta clase de paraíso.

—Espera, vaca. Deja de colgarte de mí. Y no quiero tener nada que ver con esos lentes pegajosos.

—Aah. Pero ahora que estoy calentándome, siento una presión en mi entrepierna…

—¡¡Cielos, eres una molestia!!

Sus mostradores de signos vitales esféricos estaban sonriendo normalmente y el mapa de marco de llamas encajaba con el escenario a su alrededor. La ruda pero hermosa montaña nevada regresó a la normalidad.

Y por lo tanto podría haber sido inevitable que notaran sonidos de armas enfrentándose y las chispas volando de luz.

Eran la Sacerdotisa de Combate Armelina y la Bailarina Noble Rusalka.

Las usuarias de armas contundentes y viento estaban bailando abiertamente por el camino nevado.

Rusalka usaba una pequeña corona dorada, un leotardo de mangas negras, armadura asimétrica sobre su pecho y caderas, y una delgada tela envuelta en su espalda como un hagoromo. Ella peleaba diferente de Beatrice y Wildefrau, quienes forzaban a abrirse paso con su abrumadora fuerza.

Rulsaka se subió a la corriente.

Si ella estaba rodeada por nieve, ella usaría ráfagas de viento para soplar la nieve en el aire o crear calor de vaporización. Si ella estaba rodeada por fuego, ella enviaría oxígeno para intensificar las llamas. Si ella era atacada por tierra, ella la soplaría al aire y desencadenaría una tormenta de arena. En lugar de una colisión de poder, ella capturaría, pararía, desviaría y, por último, le devolvería el poder su oponente. Así era cómo ella presentaba su fuerza.

Ella probablemente había aumentado del poder de la Princesa Cascada de Hielo hasta ahora. Armelina no tenía fuente de calor, así que algo de su cabello estaba congelado. Era improbable que sus pies estuvieran ilesos bajo la nieve.

La bola y cadena de metal de la Sacerdotisa de Combate y las navajas discos amarillos de la Noble Bailarina todavía estaban enfrentándose y esparciendo chispas por doquier. La guadaña con los discos rápidamente rotando no forzaban su camino. En lugar, era ligero. Se ondeaba verticalmente y horizontalmente. Algunas veces ella se doblaría y colocaría su largo mango sobre su delgado trasero para formar un puente con su cuerpo suave y soportar su ombligo mientras ella giraba como una batuta desde cada ángulo posible. Mientras tanto, desviaba la bola de metal de Armelina y la enviaba a bolar irregularmente.

Era como hacer malabarismos con una sierra. Sus músculos, articulaciones e incluso la clavícula y costillas visibles a través de su leotardo negro parecían flexibles cuando ella se movía así. Si Armelina la dejaba hechizarla por siquiera un segundo, ella perdería su vida. El más ligero rose de la navaja de discos rotando rápidamente probablemente cortarían un brazo o pierna si es que no la dividían en dos por completo.

—¡¡Armelina!! ¡¡Rusalka, tú también!!

—¡¡No, Buu Buu!!

El Orco Ibérico trató de correr hacía ahí, pero Beatrice rápidamente lo detuvo.

—La situación es demasiado compleja. ¡¡Si tratamos de ayudar a Armelina con nuestro fuego o fuerza, podría ser atrapado en el viento y golpearla!!

Y no fue como si no hubieran ayudado en absoluto. La Princesa Cascada de Hielo Wildefrau había sido derrotada. Rusalka no podía usar ya las antinaturales temperaturas bajas. El frío extremo no agotaría más la fuerza de Armelina y la cortina blanca no interferiría con su puntería. La situación había cambiado.

El arma contundente pasó por el aire.

Cada vez que Armelina sacudía su bola y cadena, arrancaba la nieve y desencadenaba una explosión, pero eso fracaso en detener a la Noble Bailarina. La campana dentro de la pequeña corona dorada sobre su cabeza sonó ligeramente mientras ella instantáneamente se ajustaba a la cambiante situación. Mientras la delgada chica continuaba su baile girando, la guadaña rápidamente girando desvió la bola de metal y el viento producido Mágicamente antinaturalmente alterarían su dirección. Justo mientras lucía que la bola golpearía la nieve justo enfrente de Rusalka, la nieve volaría en el aire, el viento la capturaría, agudos pedazos de piedras entrarían en la cortina blanca, y la Sacerdotisa de Combate sería golpeada por la tormenta de proyectiles.

El número de explosiones audibles eran innumerables.

Mientras ambas sacudían sus armas, ellas también intercambiaron palabras.

—¡Has notado el cambio también, ¿no?! El poder de la Princesa Cascada de Hielo se ha ido mientras que Buu Buu y las demás se han aparecido. ¡Actuando como la sabueso en la vanguardia es inútil cuando la unidad principal no se va a aparecer! Retrocede, Noble Bailarina. ¡¡No puedes ganar aquí!!

—…te.

La pequeña chica con las líneas de su cuerpo mostrándose a través del leotardo de mangas negras mordió su labio mientras algunas veces usaba la navaja de discos amarillo para golpear las piedras y hacerlos proyectiles, ajustando la velocidad de rotación al patear el fondo de la empuñadura con una gruesa bota de metal, y dispararon nieve al aire como una pantalla de humo.

—¡Callate! No retrocederé. No obtendré otra oportunidad. ¡Necesito probar que los he derrotado a todos aquí! Porque… porque si no, Onee-sama será…

Rusalka solo se refería a una persona de esa manera: Invocadora Cazadora Gruagach, la pobre muñeca de la Señora Demonio Tselika. ¿Qué hay de ella? ¿Era tan importante usar un duelo infantil para limpiar la humillación de la derrota de una amiga? Así era cómo lo veía Armelina, pero ella había olvidado algo.

En el oasis caliente, la Noble Bailarina había dicho que nada de esto tenía que ver con lo que quería o lo que ella pensaba que estaba bien.

En otras palabras, su crimen no era motivado por un rencor.

¿Y cuál era la otra posibilidad?

—¡Ni siquiera sabes dónde está siendo encarcelada Gruagach Onee-sama!! Si no te derroto, nunca podré salvarla. ¡Ella nunca será capaz de romper las cadenas de sus crímenes y salir de ese infierno contaminado! Así que tengo que hacer esto para liberarla. ¡¡No importa qué tanto tenga que ensuciar mi mano en el proceso!!

Finalmente, Armelina sintió que había entendido el punto de la situación.

Gruagach había causado daño severo a Tokio mientras era controlada por Tselika, por lo que por supuesto no iba a ser dejada en libertad. Era de reír pensar que los monstros confinando a una joven chica en el Palacio Mágico Independiente por su propia conveniencia pensarían en alguna rehabilitación.

Hicieron más que sólo compensar una perdida; tomarían ventaja de la tragedia para duplicar o triplicar sus ganancias. Cuando todos los demás estaban sufriendo por guerra o desastre, ellos eran los reprensibles que llegarían al más fácil beneficio en el nombre de la reconstrucción y recuperación.

Gruagach había causado mucho daño. ¿Pero qué tal si ella podía ser usada como un control para obtener una experta al máximo nivel en el Elemento Viento para sus subastas? Las Piezas que causaban revoluciones tecnológicas eran prueba de que la Magia podría traer grandes beneficios. Justo en el cómo mantenían a Beatrice encerrada en el Palacio Mágico Independiente, ellos teniendo una navaja sobre la garganta de Gruagach, atando a Rusalka, y así cavando un nuevo campo de petróleo o lodo valioso.

Entonces…

Armelina apretó sus dientes porque ella había visto el mismo método por su cuenta.

—¿¡Entonces por qué habrían de liberarla!? ¡Nunca te dejarán libre! ¡¡Sacarán todo de ti, dejándote seca, hasta la mismísima medula de tus huesos!! ¡¡Hasta que el campo de petróleo se haya secado y el lodo haya sido completamente excavado!! ¡¡Harán que corras un maratón completo!! Rusalka, piensa esto de nuevo. Pregúntate si obedecerlos realmente hará a alguien feliz. ¡¡Nunca serás capaz de pagarle a Gruagach así!!

—Aun así… incluso si todo es una farsa…

La chica no se detendría incluso si ella se estaba enfrentando a la ruina. Ella nunca lo haría, siempre que dejar estos rieles significara arrojar a alguien querido para ella en el abismo. Siempre y cuando permanecería atada así.

—Confiar en los demás no fue suficiente. ¡La presencia de Ileana fue tan grande que me olvide que tenía que decirle al mundo mis pensamientos! ¡¡Si lo hago mediante alguien más, pierde su pureza, como en un juego de teléfono descompuesto!! Así que, ¿cómo puedo detenerme ahora? ¡¡Nada me detendrá de pararme en la línea de fuego y dar mi vida para alcanzar la mano de Gruagach Onee-sama!!

Era lo mismo que aparentemente saca libremente una carta de la baraja mientras que en realidad eras guiado por el mago burlón.

—No me puedo preguntar el “qué tal y si”

Ella tenía la voz de alguien girando una ruleta que nunca te haría ganar.

La persona que más le importaba estaba siendo usada como escudo, su corazón había sido arrinconado y arrancado en pedazos, y ella apretó sus dientes en una determinación fría, pero ella aun así aulló desde el fondo de su garganta como si no pudiera soportarlo.

—Pero lo único que no puedo rendirme de hacer es retar mi mano. ¡Onee-sama está justo en frente de mí y ella necesita mi ayuda! Así que no importa si no puedo ganar. No me importa si no tengo una oportunidad. ¿¿¿¡¡¡Qué más puedo hacer sino confiar en el pequeño milagro preparado para nosotras con desprecio!!!???

Su gruesa bota de metal rugió. Tan pronto ella pateó el fondo de su guadaña, un extraño cambió ocurrió. Esa navaja de discos rotando rápidamente estalló y se transformó en una gigante navaja de luna creciente amarrada por un grueso cable. El hilo decorativo pegado al interior del disco azul y la parte trasera de la empuñadura debía haber sido para unirlas como los vagones de un tren porque había sido absorbido en la guadaña en algún lugar.

El aro tenía un diámetro de cerca de 70cm y esta luna creciente era de más de 200cm de largo.

Armelina ya está en rango letal, por lo que la ferocidad de Rusalka apuntó a su cuello y también envió innumerables navajas hacía donde ella podría tratar de esquivar. La mirada en los ojos de la pequeña chica decía que a ella no le importaba si Armelina moría. No si salvaría a una cierta vida.

Pero la Sacerdotisa de Combate no vaciló. De hecho, esa mirada era el por qué ella no lo hizo.

Eso fue suficiente razón para encender su alma.

—¡¡Maldita…idiotaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!

Cuando ella sacudió hacía abajo su bastón de metal, un relámpago le siguió. No, era un masivo pedazo de metal. Un arma colosal lo bastante como para ser confundida por un meteoro o asteroide causó que la tierra se hundiera más de 70 cm. Eso era más que sólo la nieve. La tierra en sí, se hundió.

Rusalka no podía seguirlo, por lo que ella permaneció en el aire. Ella desesperadamente torció sus flexibles caderas, pero ella no podría producir un movimiento en vector significativo sin sus pies en la tierra.

—¿¡Qué-!?

Estrella Fugaz.

Armelina había aprendido algo de Magia para vincular sus mapas con sensores porque ella quería algo de apoyo en objetivos para ayudar a que esta técnica golpeara. No había sido de mucha ayuda, pero incluso si ella no podía darle a su objetivo, ella tenía formas de usarlo sin golpearlos. Después de todo, su poder destructivo podía enterrar la tierra por más de un metro por una zona del tamaño de un campus de una escuela.

Dejada en el aire, el baile de la Noble Bailarina se congeló del impacto. Ella nunca había imaginado que su enemigo aseguraría un espacio para moverse más abajo que la tierra. Armelina calmadamente se deslizó por debajo de los vientos mortales y con seguridad se acercó a Rusalka.

—¿Qué habrías hecho cuando hubieras alcanzado un callejón sin salida?

Un gran puño de acero apareció en el extremo de su bastón de metal.

Y la Sacerdotisa de Combate declaró su respuesta mientras sacudía ese puño gigante.

—Eso es fácil. ¡En lugar de confiar en un milagro, deberías haber venido a pedirme ayuda! ¡¡No importa quien seas!!

Sólo hubo un sonido de un impacto.

Incluso con la ropa del tipo Porcentaje amplificando las habilidades de su cuero, ella no tenía esperanza contra golpes hacía la cabeza con un arma contundente que podía noquear a un elefante. Buu Buu y las demás miraron a la guadaña de luna creciente y la asesina amarilla limón extendida en la nieve.

Beatrice preguntó algo con sus manos sobre sus caderas.

—No deberías hacer ofertas incondicionales así.

—No me gusta tener que hacer esto, pero supongo que tengo que explicarte cómo funciona el mundo. Cuando estás realmente en problemas y la vida de alguien más está en peligro, hay algo que siempre deberías intentar antes de confiar en milagros. …Por Dios, se supone que te enseñen estas cosas lecciones de seguridad en un show de títeres en una escuela primaria.

La Sacerdotisa de Combate apoyó su bastón de metal sobre su hombro y guiñó mientras respondía.

—Marcas al 110. Entonces dejas que los oficiales de policía lo resuelvan. Y harán un mejor trabajo que cualquier comic americano de superhéroes en medias de cuerpo completo.

13

Extraterritorialidad. ¿Qué es lo primero que se les viene a la mente cuando piensan ese término? Tal vez una base militar americana o un portaaviones nuclear armado. Tal vez una embajada o consulado. Tal vez la placa de licencia azul de un diplomático extranjero.

Era generalmente un privilegio para extranjeros, pero aquí era otorgado a un local.

El distrito Shirokanedai de Minato, Tokio tiene muchos estados extraordinariamente grandes con una gran variedad en diseño, pero una especialmente mansión roja negra de apariencia opresiva hecha de granito era conocida como el Ultimo Territorio Libre de Shirokanedai. Esa Residencia Sangrienta había atraído a más de 500 ciudadanos inocentes de un cierto país y usaba muchas trampas para deleitarse con su sangre. Había sido comprada, desmontada y enviada por el océano, por lo tanto ahora estaba aquí como una mansión “histórica”.

—*Toser*, *toser*. ¡Oh, por Dios…!

Había una alfombra roja, un escritorio de ébano y una chimenea calentando el aire. El viejo reproductor de música sólo tocaba música clásica y este mundo gentil parecía decir que incluso el jazz sería considerado un recién llegado herético, pero eso era perturbado por la voz tosiendo de una pequeña chica con corto cabello negro.

Esta era una sala de control. Era el corazón de la mansión escondida detrás de un librero disfrazado en la habitación del amo. Estaba alineado con tubos de metal. Reflejaban la luz y el sonido como periscopios y tubos acústicos, así que eso era siempre obvio donde una víctima estaba gritando hasta la muerte o cuando su paranoia les conducía a destruirse entre sí.

En un cierto “vecindario” se decía en susurros que si deseabas arreglar un antiguo rencor, público o privado, sólo necesitabas pagar a un cierto anciano algo de dinero. Mientras más dinero pagaras, sería mejor el juego que él prepararía.

El anciano en una toga estaba dándole mantenimiento a un arma con navaja. Su extraña forma estaba cerca de parecer una lanza, pero lucía más como una navaja de carnicero que había sido adjuntada al extremo de un mango de un viejo trapeador. Y esa descripción no era imprecisa. Sin embargo, su valor era más obvio cuando era descrito como un arma usada durante una revolución, y fue usada para decapitar a muchos guardias después de la caída de Bastille.

A diferencia de Japón, al nombre del herrero no se le dio mucha importancia en el oeste.

El significado de la navaja provenía de la tierra en la cual fue hecha y de las vidas que había tomado. Justo como las lanzas sangradas de la antigüedad.

—¿Qué sucede, Oh gran Princesa Cascada de Hielo? No es frecuente que regreses sin tiempo de curar tus heridas con Magia.

—Basta con el sarcasmo. ¡¡*Toser*, *toser*!!

Sangre roja oscura se derramó de entre los dedos cubriendo la boca de la delgada chica. Todo lo que ella estaba usando estaba empapado con sangre: las vendas usadas en su brazo derecho como moda, las playeras y shorts intencionalmente rotos, el brasier dejándose ver a través de la playera rota, y el calcetín desgastado sólo en la pierna izquierda. Incluso el piso estaba cubierto en sangre. El anciano no sabía cuánto costaba la alfombra, por lo que a él no le importó. Pero no en un sentido estético; a él simplemente no le interesaba la compra de artículos diarios.

—*Jadeo*, *jadeo*. Pensé que se suponía que era un trabajo sencillo. ¡¡Ahh, no puedo creer esto!! ¿¡Dónde está esa estudiante estrella!? ¡La Presidenta del Consejo Estudiantil! ¿¡Ella sigue en la bañera!?

—Apreció la ayuda en el mantenimiento de mis herramientas, pero no exageres.

La chica con cabello corto y vendas sobre su brazo y un parche en el ojo sobre su frente ignoró la advertencia y se movió a una esquina de la sala de control.

El interior de la habitación no estaba preocupada por la armonía, ya que había una bañera blanca ahí. Contenía mucho hielo y una chica. El cabello marrón del sacrificio viviente era largo y suave y ella estaba atada con las piernas dobladas y sus manos detrás de su cabeza. No muchas personas podrían haber adivinado cuáles habían sido originalmente sus ropas. Lo que aparentemente había sido una chaqueta de azul oscuro del uniforme de una escuela había casi literalmente arrancado en pedazos, ella tenía bandas de piel alrededor de su cuerpo, y sus articulaciones estaban fijadas con barras de metal.

—¿Qué tal te va, Señorita Gruagach? Es un pensamiento escalofriante el pensar que podría haber sido yo en la bañera si las cosas hubieran sido un poco diferentes. Jeje. Gh… ¡¡*toser*!!

—…

—*Jadeo*, *jadeo*. Se dice que el frío adormece tu dolor, pero ese es un asunto de grado. Date un golpecito a tu oreja en medio del invierno y podría doler más de lo que esperas.

Las restricciones probablemente eran completamente innecesarias porque el sacrificio de largo cabello no podía moverse apropiadamente. Y había miedo en sus ojos apenas abiertos. Eso era porque la chica de cabello corto metió ambas manos en bolsas de plástico.

—Tu adorada Noble Bailarina se fue y murió por su cuenta.

A pesar de los labios pintados, medios secos de sangre, la chica de cabello corto con ropa que no encajaba sonrió cruelmente.

—Así que, ¿qué tal si pagas la condena en su lugar, Señorita Estudiante Estrella? ¿Ya te has acostumbrado a la estimulación eléctrica? ¿Entonces qué tal si incrementamos eso a “dolores de parto” o “nacimiento” hoy?

Las barras de metal cubriendo su cuerpo eran capacitores que producían altas corrientes de voltaje. Y los electrodos adjuntos a cuidadosamente partes calculadas de sus extremidades y torso vívidamente reproducirían varios tipos de dolor. En una violación incluso más grande que lamer por todas las partes de su cuerpo, una gran explosión se dispararía directamente al núcleo intocable de su cuerpo.

Ella sabía eso, pero el sacrificio en la bañera ya no podía responder. Sacudir su cabeza no cambiaría nada. Ella dudaba que hubiera algo aquí que pudiera ser diferenciado de lo que estaba bien o mal.

—Ya, ya. Cálmate un poco.

El anciano en toga lucía preocupado, pero él no dejó de pulir su lanza revolucionaria.

—Tal vez lo estoy mal entendiendo. No tengo manera de saber qué pasó en Ground’s Nir, ¿pero es posible que te fuerzas y Cerraras Sesión antes de que lo hiciera la Noble Bailarina?

—…

—Mira, aquí está una foto enviada por la Noble Bailarina. Ella lo hizo muy bien. Ella robó y destruyó las Armas Brillantes de los objetivos de máximo nivel e incluso del Orco Ibérico. Ellas no pueden Cerrar Sesión sin esas, así que sólo, eventualmente, muerte les espera. Y será interesante ver qué tanto un humano desnudo, quien no puede usar Magia, durará en esa isla.

La ensangrentada chica de cabello corto con un parche de ojo sobre su frente estaba levemente confundida.

Entonces ella sostuvo una mano sobre su boca y murmuró unas palabras como una maldición.

—Oh, no…

Inmediatamente, ella escuchó un ruidoso choque como un camión de basura estampándose en un gran árbol.

 

En la fuente del ruido había una mujer con lentes y un traje apretado, quien tenía su largo cabello atado por atrás. Ella tenía un gran objeto descansando sobre sus hombros y ella cruelmente pateó la puerta del frente de la mansión. Su traje de apoyo a movimientos estaba haciéndolo bien ahora. Los guardaespaldas estandarizados en trajes negros y lentes de sol primero sacaban bastones de policía legales, pero ella lidió con ellos girando el gran objeto sobre su hombro. Mientras caminaba hacía la mansión de rojo negro iluminado por la luna, ella no dudo en destruir la puerta del frente con una larga pierna.

Aunque los sirvientes y los contadores entraron en pánico, el único que se dio cuenta de qué estaba pasando era el mayordomo mayor quien había visto más de la historia de línea de sangre que su amo. Él se dobló y se inclinó para darle la bienvenida para la inesperada visitante.

—Bienvenida, señora.

—Sí, eso es lo que está sucediendo. Sin rencores, ¿de acuerdo?

La mujer con traje apretado sonrió un poco y desabrochó unos cuantos de los botones de su blusa.

Agudos sonidos inmediatamente intersectaron.

Ella hizo una mueca al dolor seco en su costado. La tela en su ropa se rasgaron y sus medias se rompieron, pero ella ligeramente le sonrió al mayordomo anciano quien había derribado una armadura traje decorativa mientras el colapsaba al suelo.

—¿No apuntarás al rostro de una mujer incluso en un momento como este? …Me estás haciendo querer reclutarte, anciano.

Pero ella no tenía tiempo de halagarlo ahora. Más guardaespaldas estandarizados se precipitaron más adentro. El Ultimo Territorio Libre de Shirokanedai era efectivamente extraterritorial, así que cedieron de mantenerse de manera legal y sacaron espadas de acero inoxidable y pistolas.

Pero a la mujer de traje pegado no le importó.

Cada vez que ella giraba y dejaba volar el largo objeto, los muchos guardias eran enviados a volar. La distancia y rango no parecía importar. Sin embargo, esta no era un arma especial. Este largo objeto podría ser encontrado en cualquier lugar.

(¿Quién habría pensado que una caña de pescar algún día se convertiría en un arma secreta?)

La caña de pescar usaba un artefacto pesado para enviarla a volar con el golpe de una muñeca, por lo que se convirtió en un arma decente al sólo atarle mucho peso al extremo de la cuerda. Incluso como un proyectil, podría ser recuperado al enrollarlo, por lo que ella podía ignorar el concepto de munición excepto de mantener uno de repuesto en mano en caso de la que la cuerda se enredara.

Habiendo dicho eso, una caña de pescar deportiva y cuerda no eran simplemente lo suficiente duras. Era por eso que la mujer en traje pegado procuró una caña hecha del mismo acero especial usado en la suspensión de un tanque y un cable hecho de la misma estructura que una telaraña usada en chalecos anti balas. El peso por supuesto era acero de tungsteno. Enrollar a mano sería una molestia, por lo que ella eligió un enrollador eléctrico bastante feo.

Todo junto, ella había construido un extraño proyectil con munición infinita que no violaba la Ley de Control de Espadas y Armas de Fuego. Ella podía golpear con precisión la cabeza de alguien a una distancia de 30 metros y ella podía usarla como un arma viruta curveada a medio rango. Cuando los pesos se hubieran contraído completamente al extremo de la caña, funcionaba como un látigo mortal a un golpe a quemarropa.

—¡Ah!

—¡Gbah! ¿¡Gyah!?

Como se probó en la Primera Guerra Mundial cuando varias armas nuevas habían sido tan efectivas que incluso las pelotas de los inversores se pusieron a temblar del miedo, soldados estandarizados eran malos en lidiar con situaciones fuera de su entrenamiento. Un arma nunca antes vista o táctica era la mejor fuente de confusión. Y eso fácilmente podía conducir a más daño de lo que normalmente sería posible.

La mujer llevó una mano a su oído y dio instrucciones con sus auriculares.

—¡Equipo B, los objetivos no han escapado por detrás, ¿o sí?!

—Aquí Inoue. No lo arruinaríamos así. Cubrimos todas las salidas y tenemos control de sus carros y helicópteros. ¿Puede creer esto? Tienen lo que parece como carros extranjeros lujosos como si fuera una mesa de ajedrez debajo de la tierra aquí. Apuesto a que podría comprar nuestro completo distrito residencial con lo que cuesta esto.

—Asegúrate de sellar todas las alcantarillas también. No sé si estás personas ricas estarían dispuestas a tirar su orgullo, pero nunca duele ser cuidadoso.

—Ya lo hicimos. ¡Vine hasta Shirokanedai y ahora mi traje súper lujoso de 29,800 yenes apesta a orina de alta sociedad! ¡¡Es usted una jefa monstruosa!! ¡¡Dominadora!! ¡¡Por favor píseme!!

Ella barrió con más asesinos y se quitó del camino de las guillotinas y trampas de flechas instaladas en la mansión mientras se adentraba más.

Después de quebrar unas cuantas puertas y noquear algunos hombres en negro, la mujer de traje pegado llegó a su destino con la caña de pescar descansando sobre su hombro.

Ahí ella encontró a un anciano en toga amorosamente puliendo una antigüedad que completamente ignoraba la Ley de control de Espadas y Armas de Fuego y una joven, quien estaba tosiendo sangre.

—Ah, aohh, ¡¡ughahh!!

La chica trató de agarrar algo como un atizador que parecía estar congelado con hielo seco o algo contenido en el agarre, pero la mujer no dudó en enterrar un puño de acero en el centro de su rostro.

—¿Oh? Eres sorprendentemente deficiente en el mundo real, Princesa Cascada de Hielo. En cerebro y cuerpo.

Esa chica de máximo nivel se dobló hacía atrás, tiró una pesada mesa de ébano, y llevó una botella de brandy y un vaso al suelo, pero el hombre en toga ni siquiera parpadeo.

—¿Quién eres?

—Armeliiiinaaaa.

Ella se nombró a sí misma en voz cantarina y el anciano miró a los documentos esparcidos en el suelo.

La mujer de lentes mantuvo el largo objeto sobre su hombro.

—Ustedes tienen una manera de confundir la cobardía con la precaución, así que se habrían escondido si no les daba algo para dejarlos tranquilos. Esas Armas Brillantes destruidas están muy bien hechas, ¿no? Por cierto, ¿qué fábrica de falsificaciones piensan que usamos para hacerlas?

—…

—Y sobre eso. Una cierta persona podría haber purgado la fábrica de falsificaciones, pero mi suposiciones es que eso fue cortar la cola de una lagartija. Alguien no podía hacer que el problema se regresara a él, ¿o sí? Asumiendo, claro está, que ese alguien no puede permitirse quedar en medio del negocio de las falsificaciones; tales como la menta o un banco nacional, llevó su conocimiento a otro mundo donde nadie podría reconocerlo y usar el nombre de Amalgama para meterse en un cierto negocio nacional. Dinero negro no sólo es distribuido en este mundo. El Comercio de Dinero Real funcionando entre mundo es bastante común. Es por eso que personas como yo mantienen un ojo cerca de los movimientos de los engranajes usados como moneda en Ground’s Nir.

El anciano no abrió descuidadamente su boca. Ya no había nadie aquí. El anciano no tenía palabras para la chica quien tenía los ojos ampliamente abiertos y estaba temblando. Todo lo que digas podría ser usado en tu contra. Esa era una regla de hierro de un cierto mundo.

—No hay necesidad de quedarse callado. Me abrí paso a la fuerza aquí, arruinando medio año de investigación encubierto. No estoy aquí por eso.

—¿Entonces por qué estás aquí?

—Arreglemos las cosas con la Invocadora Cazadora Gruagach y la Noble Bailarina Rusalka. Especialmente esa Presidenta del Consejo Estudiantil, ya que Beatrice y Buu Buu la dejaron a mi cargo. Prometí que sería juzgada justamente y se le daría una oportunidad de re-hacer su vida. Su intervención no deseada está manchando el trabajo de nuestros oficiales de policía. Entiendes, ¿cierto? …¿O necesito quebrar las dentaduras en tu boca y arrastrarte un poco, anciano?

—¿Eso es lo que quieres? —El anciano en toga ni siquiera se levantó de su silla. —¿Estás familiarizada con el sistema de este país? Nadie puede ser juzgado por algo hecho en otro mundo.

—Es verdad que nadie puede ser culpado con asesinato u homicidio involuntario si alguien muere en el Laberinto. Nadie iría a explorar si eso pasara. El sistema actual está inútilmente obsesionado con el dinero y es cruel. —La mujer guiñó a través de sus lentes con el largo objeto sobre sus hombros. —¿Pero qué hay de algo hecho mientras estás aquí en la Tierra? Hay precedente, justo igual que el Comercio de Dinero Real siendo juzgado como un crimen económico. Por ejemplo, ignorar todo el papel oficial y mantener a una chica de preparatoria en tu residencia privada contaría como encarcelamiento. Y enviar un email ordenando nuestras muertes contaría como una amenaza y contrato de asesinato.

—…

—Ahora. En realidad no piensas que puedes escaparte de esto con la vieja excusa de “mi secretaría hizo todo y no sabía nada”, ¿cierto?

—…No pareces entenderlo.

El anciano en toga parecía estar forzando las profundas palabras. Su voz era incluso más punzante que el arma revolucionaria ilegal que sostenía. Una persona normal estaría temblando, pero la mujer de traje pegado se burló. Un villano verdaderamente confidente no era tan locuaz.

—Este es el Ultimo Territorio Libre de Shirokanedai. Nunca podré ser juzgado por el sistema de este país. Ir a la tribuna aquí sólo conducirá a tu propia muerte. Haré que te arrepientas del día que nacista como mujer, niña.

—Eres sorprendentemente cobarde para ser un miembro de la Sala de Conferencias. Mezclarlo con tu propio deseo sólo debilita la amenaza. ¿O estás simplemente tomando prestado su autoridad y sólo eres un subcontratista trabajando al mando de ellos?

Ella torció su cuello.

Esta vez, ella sonrió ferozmente con los ojos de una cazadora enfrentando a su presa.

—Pensé que era bien sabido en este “vecindario” que había una reunión de oficiales de policía y oficiales de la JSDF que se hartaron de las restricciones de sus organizaciones y presentaron sus resignaciones. Bueno, como sea, esa es la historia oficial. ¿O no tienes la autorización de ver esa información?

—…

—Vamos, vamos. Después de escuchar eso, ¿realmente piensas que esta loba hambrienta va a dar un sólo paso a atrás del solomillo más gordo imaginable?

—……………………………………………………………………………………………………………………………………………………

—Oh, casi lo olvido. Tengo un mensaje de Rusalka, Onee-sama.

Estás últimas palabras no fueron dirigidas al anciano.

La oficial de policía usó un tono más suave mientras le hablaba a la persona en la bañera de hielo.

—No importa lo que pase, ella jura que te rescatará esta vez.

El resto no tomó mucho tiempo.

El anciano en toga se levantó con suficiente fuerza para tirar su silla hacía atrás mientras sostenía la lanza revolucionaria que se había empapado de sangre histórica y la mujer en traje pegado calmadamente levantó el largo objeto de su hombro.

Las Noticias En Vivo de la Longeva Elfa Real Sibyl☆

¡El secreto para la Salud y la Belleza! Un Ataque en Las Aguas Termales Escondidas del Norte.

*Jadeo*, *jadeo*. Estoy harta de cubrir escándalos. Está mal desear la mala suerte de las personas. Así que para aliviar mi cuerpo y alma dañados, hoy estoy visitando las montañas del norte, las cuales son conocidas por su terapia de aguas termales. Seguramente nada terrible puede pasarme con esta clase de noticias reconfortantes.

Hay en realidad docenas de aguas termales en las montañas del norte. Aguas termales escondidas repentinamente aparecieron en medio de la nieve y son llamados oasis calientes porque son muy similares a las fuentes de agua en el desierto. Sus efectos varían. Los humanos ponen toda su concentración en el Laberinto subterráneo, pero las montañas del norte son un complejo de diversos recursos minerales. Dependiendo en qué zonas las venas de agua subterráneas ramificándose pasen a través y cómo el magma las calienta, incluso las aguas termales vecinas pueden tener efectos enteramente diferentes. Se dice que el agua de las aguas termales puede ser una panacea, pero suena a que necesitarías ayuda de una guía para encontrar las aguas termales mejor ajustadas a tus necesidades. Si quieres domar a un Hombre Lobo local o un Abominable Hombre de las Nieves como un guía, necesitaras traer algo de carne cruda contigo. Y si tus souvenir se congelan, entonces te comerán en su lugar, así que sé cuidadoso.

Ahora, ¿es esta, las aguas termales, que son buena para un chapuzón? …No debo lamentar qué tan vieja eso me hace sonar. No soy conocida como una Longeva Elfa Real por nada.

Esperen.

¿Qué es esto? ¿¡Qué diablos pasó!? ¡El agua, las aguas termales están completamente congeladas! Ah, y parece como si una poderosa ventisca estuviera soplando… Ahora estoy completamente sola en este mundo nevado sin fuente de calor. ¿¡Qué va a pasar conmigoooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!?

A %d blogueros les gusta esto: