Capítulo 2: Desarrollo@Uchimaku Hayabusa & Hachikawa Tomoe

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4, Parte 5, Parte 6, Parte 7, Parte 8, Parte 9, Parte 10, Parte 11, Parte 12, Parte 13, Parte 14, Parte 15, Parte 16,

1 (Uchimaku Hayabusa)

—¡Somos las Tarot Girls 22! ¡Primero fue hamburguesas, después fue gyudon y ahora tenemos una revolución de comida rápida nueva! ¡El restaurante revolucionario Neko Manma es exactamente como suena! Este tazón está lleno de arroz cubierto en exactamente el tipo de sopa de miso que quieres para amigo de las masas. Y por supuesto pueden elegir miso rojo, miso blanco, caldo bonito, caldo de babosa marina, caldo de puerco o caldo de comida marina. ¡¡Como la Emperatriz de la Arcana Mayor, yo, Anemura Kaede, estoy apoyando este nostálgico, y sin embargo, nuevo estilo de comida!!

El anunció grabado de una idol se mostró en un bucle para encajar la imagen comercial en la TV del restaurante.

Copié el grito de la mascota de “¡Chapoteo de sopa de miso!” mientras vertía caldo de tiburón en mi tazón de arroz blanco humeando.

¡¡Ahhh!! ¡¡Trabajar fuera de la oficina es muy difícil!!

El jefe del Departamento de Investigación 1 me estaba dando todos los peores trabajos a mí para pagar por actuar sin permiso bastante últimamente. La comida era lo único por lo que tenía que esperar, lo cual parecía una bandera roja enorme desde una perspectiva mental saludable.

—Eh, ah, ¡¡ejem!! “Uchimaku, toma este archivo y ponte a investigar. Una autopsia del forense no es suficiente para determinar si los ancianos que murieron en su casa y después fueron momificados realmente murieron por muertes naturales o no. Ve a investigar todo para ver si hubo un crimen involucrado.” Detective, tus colegas realmente te odian, ¿no es así?

—¿Por qué estás aquí, Señorita Educación Compulsiva? ¿¡Y cómo puedes hacer una interpretación tan buena del jefe en esta mañana!?

—Ese. Es. Un. Secreto☆ Por cierto, detective, si vas a comer en Neko Manma, necesitas probar el famoso miso frio Miyazaki. En serio, ¿no sabes nada? Ese es el platillo número uno aquí.

—Estás bromeando. ¿No te dejaría eso con arroz frío?

La Fenómeno del Misterio de dos coletas básicamente estaba usando un traje de baño por la ciudad de nuevo. Ella repentinamente apareció en el asiento junto al mío y tomó un tazón. Lo único apropiado para su edad era la bufanda con forma de un personaje con un cuerpo realmente largo. Era medio día, por lo que los asientos del mostrador estaban llenos y ella uso ese hecho para presionarme contra mí más de lo absolutamente necesario.

—No vas a encontrar alguna nueva evidencia en esta re-investigación. ¿Cuántos años pasaron desde que terminó la primera investigación? ¿Cuántas décadas fueron desde que murieron esas personas? A menos que las armas contundentes o navajas lleguen a los huesos, ni siquiera una autopsia encontraría algo a este punto. No vas a encontrar nuevos testigos o un arma asesina. Simplemente no hay nada ahí.

—El jefe probablemente lo sabe y quiere que pierda mi tiempo. A la mierda con él.

Si estabas dispuesto a vivir con un cadáver, podría ser posible cometer el crimen perfecto sin tirar el cuerpo en el bosque o el océano. Siempre y cuando no tomaras dinero ilegalmente de su pensión, sería tratado como una muerte natural y ningún caso criminal sería hecho. Y siempre y cuando la familia viviendo en la misma casa “no lo notara”, no contaba como el abandono de un cadáver. Por supuesto, tomaría veinte o treinta años viviendo con el hedor de la muerte para recibir los beneficios de la momificación, por lo que era simplemente demasiado aterrador para imaginar.

— ¿Qué estás haciendo, Fenómeno del Misterio?

—Bueno, mis acciones podrían traslaparse con las tuyas, por lo que pensé que debería venir y decir hola.

—?

—Oye, oye. Si estás investigando el misterio de viejas momias, ¿por qué no ir a una cita conmigo☆? Dividirse sería ineficiente, por lo que si ambos vamos a los Apartamentos Ubasute, podríamos bien estar flirteando en el camino☆

— ¿Apartamentos…Ubasute?

Ese término inesperado me dejó impactado.

“Uba” era raramente usado para querer decir “mujer mayor” en tiempos modernos, pero todavía podría verse en el nombre de una Youkai llamada Yamanba.

Ubasute era el hecho de abandonar a los padres de uno en las montañas porque no tenías el dinero suficiente para apoyarlos o estaban enfermos para ocuparse de ellos. Y el destino de una persona vieja abandonada en las oscuras montañas era obvio. Las personas argumentaban sobre la ética de la eutanasia en tiempos modernos, pero el concepto de Ubasute lo hacía difícil de decir que el pasado siempre fue mejor. El temor hizo que mi comida pareciera completamente sin sabor.

No sabía exactamente de qué se trataba esto, pero sabía de donde había salido el nombre de Apartamentos Ubasute.

Mientras tanto, la Fenómeno del Misterio habló mientras frotaba su cabeza en mi hombro.

—Su nombre oficial por supuesto que es diferente, pero más de cincuenta ancianos han muertos solos ahí en los últimos tres años y todos fueron inmediatamente tratados como muertes naturales. ¿No parecen extrañamente indispuesto a llamarlo un crimen? ¿Te sientes un poco más motivado ahora?

2 (Uchimaku Hayabusa)

Sugamo era conocida como la Anciana de Harajuku, pero estaba cambiando lentamente. Árboles habían sido plantados aquí y allá para añadir un poco más de verde al paisaje y zonas residenciales estaban apareciendo para personas ancianas que querían una vida pacífica. Por supuesto, la tierra siempre era prima, por lo que los apartamentos tendían ser edificios de gran altura.

Ikebukuro estaba cerca, por lo que podría haber sido algo como Daikanyama fuera el centro de Shibuya.

—Ese no es edificio de apartamentos. En estos días, los cementerios son construidos en edificios altos también.

— ¿En serio? Bueno, al menos no puedo imaginar que ningún fantasma o ladrón se apareciera aquí.

—Y ese árbol de por allá es un árbol de tumba. Obtienen quince aplicaciones por cada lugar abierto. …Pero siento que un árbol solitario en medio de un parque terminaría marchitándose por todas las cosas que le harían las personas.

Platicamos mientras nos hacíamos camino al sitio de investigación a pie.

Los Apartamentos Ubasute en cuestión estaban fuera de la zona residencial antes mencionada.

Alrededor de veinte edificios idénticos estaban apretados como libreros en una biblioteca. Los edificios en sí lucían viejos, pero parecían cuidados apropiadamente y no parecían sucios. Sin embargo, su atmosfera en general era algo diferente de los otros lugares. La zona tenía muchos más árboles que cualquier otro lugar, por lo que los edificios de los apartamentos parecían asomarse de un espeso bosque. Sólo al bloquear la vista y el camino le daba a todo el lugar una sensación de rechazo.

— ¿Realmente es la única manera de entrar?

—Ciertamente es inconveniente.

El camino pavimentado de ladrillos estaba más estrecho que el camino a una granja y se serpenteaba de aquí para allá. El camino en sí era bastante desigual debido a que las raíces de los arboles estaban empujando desde abajo.

Dudaba que pudieras hacer pasar una moto, mucho menos un auto.

Continuamos por el horrible camino por dos o trescientos metros como si fuéramos a un picnic…no, a una ligera caminata. Si el camino hubiera sido derecho, no habría tardado tanto.

Finalmente, el bosque hecho por el hombre se aclaró y una forma impresionante estaba en nuestro camino.

Habíamos llegado a los Apartamentos Ubasute.

La entrada al edificio más cercano se parecía bastante a la puerta principal de una escuela o la entrada de visitantes de un hospital. De acuerdo al grabado colocado ahí, el nombre oficial era Apartamentos de Campamento Wankashi.

Mientras leía ese nombre, escuché un portazo. Miré arriba del edificio de seis o siete pisos y vi a una de las muchas ventanas cerrarse de golpe.

No, no sólo era una.

Después del primero, ese sonido de rechazo continuó por todo el lugar. Era justo como cuando en una junta se han quedado en silencio y alguien aclaraba su garganta.

—Bien, a eso es a lo que yo llamo un recibimiento caluroso.

—No me importa siempre y cuando no arrojen macetas de flores a nosotros desde los balcones. …Como sea, ¿qué son estos?

Muchos baldes de metal estaban colocados aquí y allá. Todos estaban dentados y llenos con agua sucia. ¿Estaban llenos de agua de lluvia?

Entonces noté a un anciano en un pants regando un jardín de flores con una regadera. Después de usar toda el agua en la regadera, él tomó uno de los baldes del suelo y vertió su contenido en la regadera. Lleno con toda esa agua, el balde tenía que ser bastante pesado.

La Fenómeno del Misterio inmediatamente saltó a la oportunidad.

—Oiga, señor.

— ¿Qué?

El anciano sonaba increíblemente sospechoso, pero él tampoco se rehusó a hablar.

Enbi usó eso para su ventaja y continuó más.

—Eso luce pesado. ¿Por qué colecta el agua en baldes?

—Los baldes reúnen agua de lluvia. Esta es la manera más eficiente.

…¿Qué?

—Señor, ¿pero no sería más fácil usar el grifo?

—El agua es valiosa. Aunque en estos días los niños podrían no entender eso.

Él entonces nos cuestionó con la regadera llena en una mano.

—¿Qué están haciendo ustedes dos aquí? No creo que un vendedor de puerta en puerta visitaría un lugar como este.

Veamos. ¿Dónde puse mi placa de policía?

Revisé mis bolsillos y finalmente saqué mi identificación del bolsillo trasero de mis pantalones.

—Soy de la policía. Estoy aquí hoy para, bueno, investigación adicional de algunas personas que murieron solas.

—¿Es un oficial de policía?

Él claramente frunció el ceño y me dio una mirada escéptica.

—¿No la policía normalmente trabaja en grupos de dos?

—No siempre.

Los oficiales de policía en programas les hacían burla algunas veces por actuar solos, pero era bastante común en realidad. Si había una regla forzándonos para trabajar en parejas, seríamos descubiertos inmediatamente si tratábamos de perseguir a alguien. Quebrantaría completamente el concepto de oficial de ropas simples.

—Pero ciertamente no es normal para uno trabajar con una adolescente.

—Eso es bastante cierto. Estoy bastante al tanto de ese hecho y no tengo nada que decir en mi defensa.

—No me importa cómo se visten los niños, pero al menos cubre tu diafragma. Sólo te estás lastimando a ti misma haciendo eso.

Después de escupir esas palabras, el anciano comenzó a dirigirse hacia el edificio con la regadera vacía en su mano.

—Am ah…

—Mi nombre es Tayama Sunao. Puede revisar los apartamentos por el alrededor si quiere.

—Me gustaría hablar con el administrador, ¿así que sabe dónde podría estar?

—No. De hecho, no lo he visto desde hace mucho.

Tayama-san ni siquiera se dio la vuelta hacía nosotros.

—Oh, y aunque no me importa lo que hagan, no usen el elevador.

Con eso, él realmente se desvaneció en el edificio.

La Fenómeno del Misterio y yo intercambiamos una mirada.

—¿Qué deberíamos hacer?

—Lo que sea que podamos. Realmente no necesitamos su permiso.

Saqué mi celular equipado con una SIM de policía y llamé para el archivo para este trabajo. Decidí revisar las habitaciones de los ancianos fallecidos y entonces preguntar en las habitaciones vecinas.

Caminé a través de las tierras de los grandes apartamentos basado en el archivo.

Mientras nos hacíamos paso por los edificios muy juntos, las ventanas se cerraron de golpe alrededor de nosotros. Estaban rechazando extraños, pero no los ignoraban. Los edificios estaban llenos con incontables ojos y podía decir que todos estaban concentrado en nosotros.

Estos eran los Apartamentos de Campamento Wankashi, también conocidos como los Apartamentos Ubasute. De acuerdo con la Fenómeno del Misterio, más de cincuenta personas habían muerto solas aquí en tres años, pero la habitación más cercana de tales estaba en el sexto piso del edificio 3.

El edificio no tenía nada de lujoso como puertas de cerradura automática, por lo que entramos. El primer piso no era parte de la zona de estar. En su lugar, parecía estar concentrado en el entretenimiento. Un vestíbulo para platicar estaba lleno con bancos y una larga habitación estaba alineada con equipo de salud. Pasamos a través de esa zona y subimos las escaleras.

—Oye, Fenómeno del Misterio, de cualquier manera, ¿por qué este lugar es conocido como los Apartamentos Ubasute?

—Estoy segura que puedes suponer. Es una opción económica para que ancianos vivan solos. Hace que las ondas en línea sean increíblemente baratas en el centro de la ciudad. El problema es que nadie sabe cómo contactar a la verdadera agencia del estado.

—…?

—No me preguntes. Sólo estoy repitiendo los rumores.

Discutimos el caso mientras subíamos las escaleras, pero la Fenómeno del Misterio ya estaba cansada en el tercer piso.

—Espera, detective… estoy cansada…

—¿¡Cómo!? ¡Tú tienes que subir tres o cuatro pisos de escaleras en la escuela, ¿no?!

—Mi escuela tiene elevadores. ¿Así que qué tal si usamos los de aquí? Ese anciano no está viendo.

Era verdad que los departamentos tenían siete pisos. Y veinte edificios también. Si fuéramos a subir y bajar las escaleras tantas veces, sería casi el mismo esfuerzo que escalar ligeramente una montaña.

La Fenómeno del Misterio caminó pasando el ala siguiente de las escaleras y entró al pasillo. Ahí, ella presionó el botón para uno de los cuatro elevadores.

—Mira, ni siquiera está descompuesto o algo así. La luz se encendió, así que…

Pero Enbi fue interrumpida por otra voz.

zasiki_06_138

—¡Detenteee! ¿¡No alguien les dijo que no usaran el elevador!?

La voz furiosa sonó como el golpe de un relámpago cerca.

—¡Hyah!

La Fenómeno del Misterio saltó y me volteé para encontrar a una anciana con un delantal asomando su cabeza de una puerta y le dio una mirada demoniaca a Enbi. Ella salió, tomó la mano de la Fenómeno del Misterio y la jaló.

Casi parecía como si la estuviera alejando de la puerta del elevador.

—En serio. ¿No piensas en tu seguridad? …¿¡Y qué clase de traje es ese!? ¡¡Una chica joven no debería estar caminando en público con su diafragma al aire!!

—¡Si ese denso hombre finalmente se rindiera y se involucrara conmigo, no tendría que vestirme así para seducirlo! ¡Y ya es Octubre, ¿sabe?! ¡¡Incluso yo sé que vestir un traje de baño ahora es extraño!! ¡Esta bufanda es una decoración! ¡Esta es la bufanda a prueba del traje de baño sexy! ¡¡Ta-dah!!

—¡Si sabes que es extraño, ¿entonces por qué no paras?!

Grité con mi piel de gallina, pero nadie escuchó.

De cualquier modo, la anciana parecía haber tomado esa conversación en un sentido literal.

—¿Hm? La población ha crecido a 150 millones, ¿pero todavía hay rastros del Proyecto Inmoral Diez Años destinado a incrementar la tasa de natalidad? Qué triste. Si esa bufanda fuera de pelaje, podría haberme desmayado.

La anciana en delantal sonaba molesta, pero no parecía tener una mala impresión de nosotros. Podría haber sido que nos estaba regañando en lugar de enojarse con nosotros. Y sus problemas con la ropa de la Fenómeno del Misterio parecían basado en la preocupación de la seguridad de la chica, no por su propio desagrado.

Tayama-san del jardín de flores podría haber sido igual.

En ese caso, ¿por qué nos estaban diciendo que no usáramos el elevador? Inicialmente pensé que era una forma de decirnos que éramos huéspedes no invitados, pero ese no parecía ser el caso.

—¿Así que qué están haciendo los dos aquí?

—Esto no la explica a ella, pero soy un oficial de policía. …Am, esto es difícil de decir, pero estoy realizando una investigación adicional a las muertes de algunas personas que murieron solas.

—Oh. —Ella rápidamente contestó sin aparente desagrado. —Se refiera a Akasabi-san. Eso no está completamente sin relación conmigo.

—?

¿Akasabi-san?

Estaba confundido, pero la anciana también parecía confundida.

—¿No es eso?

—Bueno, la investigación acaba de empezar, por lo que no sé ningún detalle aún. Pero si está dispuesta, ¿podría hablar de este Akasabi-san?

—Está bien. Además, quien sea a quien le pregunte, terminara hablando sobre Akasabi-san. Demuestra qué tan bien conocida es la historia.

3 (Hachikawa Tomoe)

Había olvidado completamente que teníamos día libre de la escuela después de los exámenes parciales, por lo que realmente no tenía planes a pesar de ser un día libre. Sin nada más que hacer, decidí visitar “su” tumba ya que lo había estado dejando pospuesto desde hace un rato.

Era porque mi mamá se había vuelto a casar. Mi nuevo papá era bueno y no tenía verdaderas quejas sobre nuestra nueva familia, pero todavía era difícil hablar sobre “él”.

Bueno, ya que fui capaz de cavar esos viejos recuerdos, quizá finalmente había logrado llegar a términos con ese incidente involucrando un Jinmensou y a mi amiga Mio.

Dejé mi casa con el pretexto de ir de compras y abordé el tren a Sugamo. Me había preguntado qué pensó mi mamá cuando dejé mi chaqueta beige de uniforme de verano a pesar de tener el día libre. Elegí unas flores al azar en la florería en la estación del tren y caminé hacía el cementerio con el ramo de flores. Era un fin de semana, por lo que debía haber sido una vista extraña para cualquiera que no sabía sobre nuestro día libre después de exámenes. Aun así, no fui detenida por un oficial de policía. La gran ciudad realmente podía ser fría.

En el camino, vi a un hombre y mujer de mediana edad discutiendo en la puerta principal de lo que parecía una escuela primaria.

El hombre luce como un maestro, ¿pero quién es la mujer?

—Por favor cálmese, señora. Sólo cálmese un poco, ¿de acuerdo?

—¡¡Cállese!! ¡Sé que ellos lo hicieron! ¿Quién más podría haberlo hecho? ¡Sospecha muy en el fondo de ellos también, ¿no?!

—Como había estado diciendo, no hay forma de estar seguros.

—Pero trajeron un arma a la escuela la otra vez… Si no va a reportar esto, lo haré yo misma. ¡¡Pero si lo hago, podría ser encontrada cómplice en esto!!

…¿Qué diablos está sucediendo?

La mujer me regresó la mirada curiosa con una mirada fulminante, por lo que hice una salida rápida. No tenía concretos sueños para el futuro, pero tenía unas cuantas claras ideas de lo que no quería ser. Un ama de casa que sólo causaba problemas sin hacer nada de quehaceres era uno de ellos. Si no hacías nada de quehaceres y no tenías un trabajo, sólo eras un adulto encerrado.

Reuní mis pensamientos y continué hacía el cementerio.

Edificios cementerios de gran altura y árboles de tumbas se habían vuelto comunes en los tiempos recientes, pero “él” se había preparado a sí mismo una tumba de piedra en las tierras del templo budista. Y él lo había hecho mucho antes de que muriera. Él pretenciosamente había dicho que un policía nunca sabía cuándo iba a morir por lo que él se había encargado de eso con tiempo, pero dudaba que esa era la verdadera razón.

Los edificios y los árboles de tumbas tenían personas que se encargaran de ellos, para que la familia no tuviera que cuidar la tumba. Estaba bastante seguro que él no le hubiera gustado como sonaba eso.

Él trató de mantener una apariencia serena, pero él en realidad podría haber quedado muy solitario.

Puse pie en el cementerio del templo mientras maniobraba mi celular, pero descubrí que alguien más estaba ahí.

El hombre era un oficial de policía justo igual que “él”.

Estaba bastante segura que su nombre era Sotobori Gaku. Sus características más notables eran el cuerpo solido de un as de judo y un rostro extremadamente intimidante. Él también tenía muchas cicatrices. Por supuesto, él era un profesional quien había peleado día y noche contra organizaciones criminales grandes, por lo que probablemente se había dado esa apariencia apropósito.

Él había llegado antes que yo, por lo que la tumba ya estaba limpia y las flores marchitas y la vieja ofrenda habían sido reemplazadas por nuevas.

Él sonrió amargamente cuando me vio.

—¿Qué es eso, Tomoe-chan? ¿Las chicas de secundaria están tan apegadas a sus electrónicos que no pueden dejarlas en un cementerio?

—Estoy dejando sonar esto para “él”. Es la nueva canción de las Tarot Girls 22. …Honestamente, ¿puedes creer que un hombre de su edad estaba apoyando a unas adolescentes detrás de la espalda de su hija? Ese hombre realmente amaba sus modas.

—¿Eh? ¿Qué? ¿¡En serio!? ¡¡Nunca seré capaz de pensar en él de la misma manera otra vez!!

—Ajaja. Y él no va a beberse ese sake que trajiste como ofrenda. Él actuaria genial y se llevaría bien cuando sus colegas fueran a beber, pero cuando llegaba a casa, él empezaría a vomitar en el inodoro.

Pero a pesar de lo que dije, no estaba muy segura tampoco si conocía realmente cómo era.

Él había perdido su vida durante el incidente de Jinmensou involucrando a mi amiga Mio, pero no noté que un villano había tomado su lugar hasta el final.

Si el detective llamado Uchimaku no me hubiera salvado, ese villano probablemente me habría matado.

Separé mi ramo de flores y las coloqué alrededor de la tumba como ofrenda. Entonces junté mis manos frente a la tumba.

Gracias al nuevo matrimonio de mi mamá, ahora soy parte de la familia Hachikawa, por lo que no sabía si terminaría en esta tumba grabada con el nombre “Toujou”. Aun así, pensé que debería al menos permitirme rezar por el fallecido.

Después de re-abrir mis ojos, le pregunté algo a Sotobori-san.

—Oye, ¿qué clase de persona era “él” para ti?

—Un detective.

Su respuesta llegó sin ningún momento de retraso, pero él debió haber pensado que eso no era suficiente porque él rasgó su cabeza y dijo más.

—Ser un oficial de policía es una ocupación. Si no te pagan, nadie lo haría. Pero cuando sigues en ello por cinco o diez años, comienza a mojar cada parte de ti. Es a eso a lo que me refiero cuando digo que él llevo el ser un detective al nivel de un estilo de vida. Incluso si él hubiera sido despedido por alguna razón, dudo que él alguna vez habría escapado esa forma de vivir.

—…

—Así es cómo es. Podría que no te guste oírlo ya que siempre fue negligente contigo, pero Toujou Miyabi vivió la vida de un detective hasta el final. Si no hubiera tenido sus convicciones firmes, él se habría detenido antes de que fuera asesinado.

Por dios. ¿Eso quiere decir que él creció o que nunca creció?

Sotobori-san y Uchimaku-san quien me había salvado podrían haber sido iguales.

Y hablando de Uchimaku-san…

—O-oiga. Conoce a Uchimaku-san, ¿cierto? ¿Qué está haciendo ahora? Él se parece bastante a “él”, ¿así que él está bien?

—Ohhhh, ya veo.

—¿Q-qué?

—Ese tipo sólo parece atraer a las que “aún no han llegado a ser”. Si tuvieran unos diez más… no, incluso si tuvieran cinco años más, él tendría lo que los hombres pensamos como paraíso esperando por él.

—¿¡Q-qué está tratando de decir!?

—Déjame preguntar algo mejor, Tomoe-chan.

Sotobori-san sonrió mientras sacaba su celular de su bolsillo.

—Conozco a Uchimaku, por lo que naturalmente tengo su teléfono y dirección de email. ¿Así que qué vas a hacer, Tomoe-chan? Esta es la perfecta oportunidad si quieres su dirección.

¡Realmente son niños! ¡¡Los policías no son mas que niños!!

—¿Q-qué? Qué estás-… Yo no, am, quiero…

—Esta podría ser tú única oportunidad, ¿sabes? Más de treinta millones de personas se mueven por Tokio cada día, así que seguramente no estás pensando que simplemente de casualidad milagrosamente te encontrarás con él de nuevo quitándote todo el esfuerzo.

—Uuh…

Alejé mi mirada de él.

Maldición, puedo sentir el calor en mis mejillas. ¡Sé lo que esto significa, ¿así que por qué no me puedo detener de levantar mi celular?!

Mi voz era apenas audible mientras anunciaba mi rendición.

—Por favor…démelo.

—Claro. …¿Sabes? Esto quiere decir que le estoy dando la dirección de un hombre adulto a la hija de un hombre justo frente de su tumba. Espero que él no me empiece a maldecir.

—C-cállese. ¡De eso no se trata esto! ¡Y no me importa si él aparece como fantasma! ¡¡Eso probablemente haría las cosas un poco más vividas por aquí!!

Mis argumentos estaban perdiendo toda coherencia mientras sostenía el celular cerca de mi pecho.

L-lo tengo.

¿¡Pero qué se supone que haga con él!?

Sotobori-san entonces volteó su cabeza como si se hubiera dado cuenta de algo.

—Ahora, bien. No puedo inmiscuirme por más tiempo, por lo que me iré yendo. Probablemente ha pasado un tiempo para ti, así que tomate tu tiempo.

—?

Le di una mirada perpleja mientras se despedía y se iba, pero pronto me di cuenta de qué se trataba esto. Alguien más se estaba acercando por el cementerio.

Toujou…Midori-san.

Ella era “su” hermana menor. Eso la hacía mi tía.

—Hace mucho que no nos vemos, Tomoe-chan.

No sabía cómo llamarla, pero finalmente sonreí y la llamé de la misma manera que lo hice la última vez que nos encontramos.

—Es bueno verte de nuevo, Tía Midori.

4 (Uchimaku Hayabusa)

La anciana en delantal que encontramos en los Apartamentos Ubasute aparentemente se llamaba Nezu Yuki. No queríamos llamar la atención y hablar, por lo que ella nos mostró su apartamento.

Parecía que había sido diseñado con una familia en mente porque tenía una buena cantidad de habitaciones. Estaba bien cuidado, por lo que lucía viejo y sin embargo limpio. Sin embargo, el tamaño del apartamento lo hacía sentir algo solitario para una anciana que viviera sola.

Además, la iluminación era extrañamente tenue, pero no era suficiente para hacer difícil de leer. Ella probablemente sólo quería ahorrar electricidad.

—No les serviré nada de té. Se me acabaron las hojas de té.

Ella también era increíblemente franca.

—Bueno, este tema matará su apetito de cualquier manera, por lo que podría ser mejor de esta manera. Cualquiera que pudiera comer mientras discute de Akasabi-san no puede ser humano.

—¿Así que quién es este Akasabi-san?

—Probablemente una de las personas que están investigando.

Nezu-san se sentó en la mesa de la cocina con un gruñido de esfuerzo. La Fenómeno del Misterio y yo decidimos sentarnos en las sillas opuestas.

—Akasabi-san era uno de los que murieron solos, pero la situación fue un poco diferente de los postrados en la cama sin que nadie cuidara de ellos y se secaran, colapsó de una enfermedad repentina, y no fue encontrado por nadie. Akasabi-san fue atrapado adentro.

—¿Atrapado adentro?

¿En dónde? ¿Y por quién?

Si un tercero estaba involucrado, no sería una muerte natural. Eso era más que suficiente para ser un crimen.

Pero cuando ella vio la mirada aguda en mis ojos, Nezu-san ondeó sus manos enfrente de su rostro.

—Escúchenme primero. Estoy hablando sobre la puerta del baño. Aparentemente ya había estado muy vieja y traqueteaba en su marco, pero en algún punto la puerta parece haberse empapado de suficiente agua para expandirse. Eso la evitó de moverse. Akasabi-san fue atrapado dentro del baño.

—Oh, ya entiendo. Por lo que fue atrapado por su cuenta.

Nezu-san asintió al comentario de la Fenómeno del Misterio.

—Independientemente, no pudo salir. Al principio, aparentemente no sentía mucho peligro ya que estaba todavía dentro de su casa. …Pero eso no cambiaba el hecho de que estaba atrapado dentro. Y las personas mueren si no tienen nada que comer. Después de darse cuenta del peligro, golpeó la puerta, pero no tenía caso. No podía usar el teléfono y nadie se apareció después de que gritara por la pequeña ventana.

—¿Quiere decir…?

¿Cómo se habría sentido eso?

Nadie siquiera pensaría que su propia casa fue tan peligrosa o fuera un lugar letal. La persona atrapada podría haberse reído de lo que pasó, pero tan pronto se dio cuenta de que no era un asunto de risa, todo lo que pensaban que sabían sería volcado en su cabeza.

—Había algo de agua de baño aún en la bañera. Beber eso era suficiente para permanecer vivo, pero sólo permanecer vivo. Su fuerza se desvaneció mientras los días pasaban y perdió la fuerza necesaria para romper la puerta o siquiera gritar por la ventana. Esto continuó por una semana o dos. …No podía ni siquiera morir. Sabía que se quedaría sin fuerza eventualmente, pero extendió su sufrimiento. Probablemente deseó no haber tenido esa vida por lo que decidió rendirse. Escuché que el tapón de la bañera había sido quitado para el momento que el cuerpo fue encontrado.

Era una historia inimaginable.

¿Sus pensamientos de la vida y la muerte habían sido puesto boca arriba con todo lo demás?

En ese pequeño mundo, vivir se había vuelto un sufrimiento y la muerte se había convertido en una salvación.

—Pero aparentemente la humedad del baño no se había desvanecido completamente. Encontrar un cadáver desnudo sería lo suficiente perturbador, pero el grupo que encontró a Akasabi-san aparentemente vio una pila de moho de colores brillantes cubriendo todo el baño. El cadáver estaba acurrucado en el centro de todo y escuché que el moho se había convertido en masa blanda como si varios pies de atletas cubrieran todo el cuerpo.

Ella tenía razón sobre no ser tema para discutir con té.

Era un detective y ver escenas de crimen era parte del trabajo, por lo que estaba bastante acostumbrado a ver cadáveres. Pero esto era diferente. No había trucos maliciosos y sin embargo la vida de alguien había sido perdida descuidadamente. Se sentía muy vacío porque la única solución era aceptar que estas cosas pasaban.

—Todos en los apartamentos comenzaron a hablar sobre que no queríamos que lo mismo nos pasara, por lo que comenzamos a preocuparnos sobre cómo encajaban las puertas del baño en sus marcos.

Pero si la historia de esta mujer era verdad, no había un crimen involucrado. No era algo que un oficial de policía como yo necesitaba investigar más. …Si era verdad que nadie más estaba involucrado, entonces era todo.

Un ahogamiento podía ser disfrazado al dejar que el cadáver se momificara o se desmoronara. Estrangularlos podría dejar la marca de la soga alrededor del cuello o quebrar su cuello, pero nada de ese tipo permanecía si eran ahogados. El moho podría haber causado que el cadáver se desmoronara en un tiempo extremadamente corto, ¿así que qué tal si alguien intencionalmente estableció la temperatura y humedad para estimular su crecimiento?

Saqué mi celular para encontrar que este Akasabi-san estaba en la lista de aquellos que había muerto solos, pero entonces la Fenómeno del Misterio le habló a Nezu-san.

—Oiga, señora, tengo una pregunta sobre este famoso Akasabi-san.

—¿Qué es?

—¿En qué habitación vivía?

Era una pregunta obvia y la anciana Nezu Yuki-san dijo una respuesta clara en un tono que parecía preguntar por qué estábamos preguntando alto tan tonto.

—Ese es el caso. Todos les apuntarían a una habitación diferente si les preguntan. Bueno, estoy segura que una de ellas es la verdadera.

5 (Hachikawa Tomoe)

Realmente había pasado mucho tiempo desde que visité la casa de un familiar para divertirme.

La casa de Toujou Midori-san estaba cerca del cementerio. Era una casa pequeña, pero pensé que era bastante asombroso tener tu propia casa en Tokio cuando la población del país había crecido a 150 millones.

—Lo siento. Takkun habría querido jugar contigo, pero ella todavía está en la escuela. Probablemente acaba de regresar de su excursión. ¿Te importaría matar algo de tiempo con tu tía en su lugar?

—Takkun, ¿hm?

A pesar del “kun”, Takkun no era un niño. El nombre de la chica era Toujou Takumi-chan y eso habría sido acortado a Takkun. No podía recordar bien qué tan grande sería ella, pero estaba bastante segura que ella todavía estaría en primaria.

Miramos la TV en la sala de estar y tuve una conversación sin sentido con Midori-san. Ella se quejaría sobre como las hermosas tenían toda la suerte ya que las Tarot Girls 22 podían tener un escándalo pero se harán más populares porque las hacía parecer “más humanas”.

En algún punto, Midori-san cambió el tema.

—Ahora que lo pienso, Tomoe-chan, ¿viste algo extraño en tu camino hacía aquí?

—¿Extraño?

Recordé a la mujer lanzando un golpe a la escuela primaria, pero eso no parecía ser de lo que estaba hablando ella.

—Hay un complejo de apartamentos afuera de esta zona y la gente anciana que vive ahí, bueno…

—¿Qué hay con ellos?

—Supongo que podrías decir que se molestan muy fácilmente y, bueno, han estado causando muchos problemas en la zona últimamente. Pero siempre y cuando no fueras atrapada en ello, no importa.

Ella parecía dudosa de hablar, por lo que ella claramente estaba eligiendo una manera más suave de decir esto.

Hmm…

Podría haber sido forzar mi imagen o rol en ellos, pero sentía que un anciano y anciana deberían vivir en grandes casas rurales. Los ancianos se molestarían con cualquiera y se obsesionan con carreras de caballos, honestamente parecían estar perdiendo su tiempo, y sentía que era triste. Era tan doloroso de mirar cuando comenzaban a robar en tiendas porque querían atención o comenzaban a acechar a una joven mujer que sólo les sonreía en su camino.

Por supuesto, los ancianos eran personas también, por lo que había buenos y malos. Tenían sus propios pensamientos y algunos siempre estarían llenos de deseos vacíos sin importar que tanto vivieran. Eso probablemente era todo lo que era.

—Como sea, estoy aliviada de escuchar que no viste nada así, Tomoe-chan.

Eso fue todo lo que dijo Midori-san.

Miramos la TV por un tiempo más largo y ella comentó que tenían los condimentos mal en el programa de comida y me contó cuántas veces una cierta actriz se había casado. En algún tiempo, me di cuenta que bastante tiempo había pasado.

Toujou Midori-san revisó el reloj e inclinó su cabeza.

—¿Oh? Ella debería haber regresado ya.

—Tal vez fue a la casa de una amiga.

—Le dije que enviara un mensaje cuando hiciera eso.

Decidí no mencionar qué tan restrictiva esa regla me sonaba.

Me paré de la mesa.

—Entonces iré a revisar en su escuela.

—¿Eh? No tienes que hacer eso. No tendría sentido si sólo se pierden entre sí.

—Ajaja. Para ser honesta, sólo quería una excusa para ir a correr. Me has dado mucho de comer que ni siquiera puedo calcular qué tantas calorías tengo.

Con eso dicho, me puse mis zapatos en la entrada, pero mi tía todavía lucía preocupada.

—Tomoe-chan, sé que estás en dieta, pero no te fuerces a ti misma. Dicen en la televisión que algunas atletas tienen periodos irregulares.

—No me esfuerzo a mí misma tan duro, así que no te preocupes. Regresaré pronto.

Abrí la puerta del frente con una sonrisa amarga.

Mientras lo hacía, signos de interrogación bailaron dentro de mi corazón.

Sé que podrían estar causando problemas, ¿pero Midori-san realmente era del tipo de hablar mal de las personas así?

6 (Uchimaku Hayabusa)

No tenía sentido para mí.

Nezu Yuki-san, la anciana en delantal, decía conocer la historia de Akasabi-san muy bien, pero ella tampoco sabía dónde estaba la habitación del difunto. En ese caso, ¿qué era esa historia? Ya que supuestamente todos aquí lo sabían, dudaba que ella simplemente la hubiera inventado.

—Detective, ¿crees que esta Akasabi-san realmente existe?

—¿Eh? ¿Qué?

—Podrías ser capaz de mirar por lista con un número diferente de kanjis deletreados en mente, pero dudo que encuentres algo. Akasabi no es un nombre. —La Fenómeno del Misterio sonrió. —Cuando el cuerpo fue encontrado, Akasabi-san estaba cubierto de moho de un color brillante, ¿recuerdas? Apuesto a que era el color de la oxidación del moho que condujo al nombre1 . Ellos simplemente dieron un nombre basado en cómo lucía. Apuesto a que realmente había originalmente un cadáver descompuesto cubierto de moho, ¿pero realmente era alguien llamado Akasabi? ¿Qué hay sobre la historia del baño? No sé sobre eso. La historia podría haber sido basada en más de una personas.

Oh, entiendo.

Cuando lo pensé así, empezaba a tener sentido y era mucho más fácil de juzgar la credibilidad la historia de esa anciana.

Pero aun así, no era completamente un rumor sin bases. No era algo oculto en el profundo océano o en las montañas. Alguien había muerto y nadie sabía quién era.

La persona había muerto sola, había sido dejada pudriéndose, y los hechos se habían deteriorado con el tiempo. Se sentía como los casos de asesinatos que enfrenté en el pasado. Esto era la mismísima existencia de alguien desvaneciéndose, no sólo su vida.

—¿¡Q-qué es todo esto tan repentino!? ¡Y después que fui lo bastante amable en contarles mi historia!

—De acuerdo, señora, ¿entonces sabe si Akasabi-san era hombre o mujer?

—Am, bueno…

Ella inmediatamente comenzó a mascullar. No estábamos hablando de un hermoso transexual tailandés, por lo que ella al menos sabría el sexo de alguien que ella realmente había conocido.

—Podrían decir que este Akasabi-san existió o que no existió. Al menos, no van a encontrarlo en su información y no es sólo un rumor. Dudo que alguien sepa ya quién era. Podrían querer revisar las muertes pasadas en estos apartamentos. Eso probablemente lo reduciría un poco en algunos apartamentos normales, pero este lugar tiene un índice alto de personas muriendo solas. Sería muy difícil de determinar exactamente quién era basado en esto.

Eso parecía solucionar las cosas por el momento.

Por supuesto, investigaciones reales no eran tan simples que todo lo que las personas te contaban conducía directamente a la verdad. Con todas las personas muriendo solas en los apartamentos Ubasute, era fácil especular y suponer que se saliera de control. Decidí que necesitaba tener extra cuidado mientras reunía más información.

Y entonces un pesado estruendo y vibración llenó el edificio entero.

—!? ¿¡Qué!?

Miré al techo en lugar del frente, detrás, izquierda o derecha. Tardíamente me di cuenta que estaba actuando como si fuera un terremoto, pero eso no era lo que era esto. El meneo estaba concentrado en un solo punto como si un camión de basura se hubiera estrellado en el edificio.

Incluso más sorprendente, la anciana sentada enfrente de nosotros no parecía preocupada en absoluto.

Nezu-san sonaba perfectamente calmada cuando habló.

—Eso podría haber sido el elevador.

Eso era difícil de creer, pero la Fenómeno del Misterio y yo decidimos revisar. Dejamos la habitación de Nezu-san, pero no había nadie en el pasillo. Ni una persona había dejado sus habitaciones a pesar de que el edificio entero se estaba sacudiendo.

¿Qué estaba pasando?

Las puertas del elevador todavía estaban cerradas en este piso de nivel medio, por lo que revisarlo aquí no ayudaría. Enbi y yo corrimos por las escaleras y finalmente pudimos ver la extrañeza en el primer piso.

Una de las puertas del elevador se había sobresalido al exterior y se había caído. El interior del elevador estaba inclinado hacia el exterior. El espejo, destinado a revelar a alguien escondido adentro, estaba roto y pedazos de vidrio estaban esparcidos por el piso.

—Parece que cayó desde muy alto. ¿Se rompería el cable? Pero los frenos de emergencia no deberían haber funcionado.

—Más importante aún, me alegra que nadie estaba adentro en ese momento.

Suspiré de alivio y una voz me alcanzó desde atrás.

—Por supuesto que no. ¿Quién se subiría en algo tan peligroso?

Me di la vuelta y encontré a Tayama Sunao-san, el anciano en sudadera y pants quien había estado regando las flores del jardín.

—¿Algo tan peligroso? —La Fenómeno del Misterio sonaba confundida. —Lo hace sonar como si supiera de eso ya.

—Por supuesto que lo sé. No creo que haya sido inspeccionado por al menos veinte años.

Él lo hacía sonar obvio, pero yo estaba completamente impactado.

¿¡Qué!? ¿¡Veinte años!?

—¡Am, espera un segundo! Eso no puede ser verdad. ¿Qué está haciendo el administrador? ¿¡No han escuchado de la Ley de Servicios de Bomberos!?

—No me pregunte a mí.

¡¡No estoy diciendo que sea su culpa!!

—Además, si revisa todas las leyes, probablemente resultara que nosotros somos los que estamos equivocados. Es por eso que no podemos confiar en la policía o abogados. Para ser honesto, todavía no estoy seguro qué está haciendo un oficial de policía como usted aquí.

—¿De qué está hablando?

¿No este era un obvio caso de negligencia del administrador o compañía de bienes raíces? ¿Qué había pasado si uno de los residentes hubiera subido ese elevador?

Tayama-san respondió mis preguntas al apuntar a un poster en el muro del pasillo del elevador.

—Sólo mire esto.

Confundido, lentamente seguí sus instrucciones y sólo encontré más confusión.

El poster contenía la información de contacto para la compañía de bienes raíces que administraba los Apartamentos de Campamento Wankashi.

O debería.

—¡¡Aléjese!! Este condenado edificio es la propiedad de Bienes Raíces Wankashi y su entrada está estrictamente prohibida. Si alguien desobedece este aviso, estamos preparados a presentar cargos. – Bienes Raíces Wankashi, Mesa de Recepción: 0@0-XXXX-XXXX.

Si lo hubiera pasado sin haberle prestado mucha atención, podría haber parecido perfectamente normal. No era poco común de los administrador el prohibir a todos excepto a los residentes para que así pudiera evitar solicitaciones maliciosas.

Pero esto era definitivamente extraño.

—¿Qué es esto? ¿¡Condenado edificio!?

—Ohhh, así que es eso.

Grité en confusión, pero la Fenómeno del Misterio sonrió como si hubiera tenido sentido para ella. Entonces le preguntó algo a Tayama-san.

—Oiga, señor, ¿qué tanto de depósito de seguridad o dinero llave pagó cuando rentó una habitación aquí?

—No hubo nada de ese tipo.

—Entonces una pregunta más. ¿Quién fue su fiador cuando rentó una habitación aquí?

—No necesite nada de ese tipo.

Fruncí el ceño a las negaciones consecutivas.

Esas circunstancias estaban demasiado fuera de lo ordinario. La falta de un fiador era especialmente condenatorio. Aunque había celebridades que compraban lujosas mansiones con dinero, todos los demás necesitarían un fiador cuando hacían arreglos de residencia.

Había incluso ancianos que tenían un trabajo y un nivel social decente pero eran forzados a quedarse sin casa porque estaban demasiado aislados para conseguir un fiador necesario para arrendar un apartamento.

En ese punto, todo comenzaba a tener sentido.

¿No eran estos los negociosos ilegales que se aprovechaban de personas con precisamente esos problemas?

—Eso es lo que es esto, detective. —La Fenómeno del Misterio sonrió mientras daba su conclusión. —En papel, estos no son departamentos en lo absoluto. Son disfrazados como edificios abandonados y esta gente anciana está técnicamente viviendo aquí sin permiso.

—¿¡Quieres decir que este es el negocio ilegal de apartamentos más grande en Japón!?

¿¡Todo el complejo de apartamentos!?

Estaba impactado y Tayama-san dio un suspiro de exasperación.

Él casi parecía estar hablando con dos niños que simplemente no entendían.

—Si eso fuera todo, esto sería mucho más fácil.

¿Hay más?

—Escuchen. Es verdad que este lugar es conocido como un edificio abandonado en papel. Vivimos aquí ilegalmente y seguimos enviando dinero a alguien que “técnicamente” no está afiliado con la compañía de bienes raíces. Eso por supuesto significaba que los elevadores no están inspeccionados y no tienen la obligación de enviarnos electricidad, gas o agua. Es un edificio abandonado después de todo.

El anciano nos contó algo increíble.

Pero él no estaba siendo el irrazonable. Era la circunstancia en la que él se encontraba.

—Por lo que si lo quieren, pueden cortar nuestras líneas de vida tan fácilmente como cerrar el grifo. Eso es perfecto para cualquiera que quiera que nos apresuramos y muramos en nuestras habitaciones.

—No querrá decir…

Estos eran conocidos como los Apartamentos Ubasute.

Los apartamentos estaban llenos con números antinaturales de ancianos que habían muerto de muertes naturales completamente solos.

—Intencionalmente fuimos abandonados aquí, —escupió el anciano en sudadera y pants. —Las familias que estaban hartas de cuidarnos trabajaron con la compañía de bienes raíces que preparó este vertedero para puro beneficio. El número inusual de muertes no pasaron naturalmente. Ellos cortaron nuestra agua durante el verano o cortaron la energía de nuestros calentadores durante el invierno, por lo que nos dejaron sin un medio para sobrevivir.

¿Qué demonios es eso?

¿No es eso sólo un mecanismo a gran escala automatizado de ejecución?

Ya que podían esperar a que los ancianos murieran sin necesidad de ensuciarse sus manos, los asesinos no sentirían ninguna culpa. Al preparar cuidadosamente el ambiente, las familias podían fácilmente llevarlas a sus muertes sin pensar “así es cómo es”.

¡Era exactamente como la Montaña Ubasute de hace mucho tiempo!

7 (Hachikawa Tomoe)

No tenía un traje para correr al cual cambiarme, por lo que corrí más tranquilamente por el camino no familiar. Los colores de Tokio cambiaban mucho dependiendo en cual región estuvieras y esta parecía alentar el flujo del tiempo. O quizá las zonas Ochanomizu y Jinbocho donde vivía eran demasiado intensas. Esa zona estaba llena de instrumentos musicales, libros viejos y universidades.

Pero la conmoción que me esperaba alejó esa atmósfera.

Estaba en la puerta de la misma escuela primera de antes.

Estaba preocupada de que estuviera esa misma mujer otra vez, pero había más ahora.

¡Ahh! ¡Esa chillona mujer de mediana edad se ha multiplicado!

—¡Espera! ¿¡Qué quieres decir con que no estaban aquí!?

—¡¡Administrar la ruta a la escuela es la responsabilidad de la escuela! ¡¡Explíquese!!

—¿Ve? ¡¡Esto es lo que pasa cuando asumen que no es su problema!!

Alguno de ellos parecían dirigir su furia en un dirección diferente, pero el ejercito de mediana edad estaba haciendo una escena de todas maneras. Me sentía mal por el maestro que tenía ondas de aromas de ancianas presionándolo. Los niños que alegremente pasaban y decían adiós al maestro también tenían una vida pesada.

Decidí irme de aquí tan pronto fuera posible después de ver si Takkun – Toujou Takumi-chan – estaba aquí.

—¿¡Cuántas veces tengo que preguntar!? ¡¡Dígame dónde está mi Megumu!! ¿¡Realmente piensa que voy a aceptar que nadie la ha visto como si se hubiera desvanecido en el aire!?

…¿Eh?

Levemente dudé de lo que escuché.

¿Qué era eso?

Si era cierto, esto no era un asunto de risa.

—¡¡Am, ah, espere un segundo!! ¡¡Espere!!

—¿¡Qué quieres!?

—¿¡Ha visto a una niña llamada Toujou Takumi!? ¡¡Ella es mi prima y ella no ha regresado a casa de su excursión!! ¡¡Se supone que estuviera de vuelta ya!!

Mi grito llenó la zona con una extraña atmósfera.

Una misteriosa sensación de camaradería me presionó como si dijera “oh, ella también”.

Pero eso no podía hacer. Simplemente no podía. ¡Eso significaba que Takkun estaba perdida también!

—Por favor revise. Esto no será un problema si ella está en la escuela.

—Sí, pero todos los estudiantes deberían haber recibido un mensaje diciendo que la excursión había sido cancelada.

—¡¡Oh, por dios!!

Ignoré al maestro y salté por la puerta medio cerrada. Él gritó “¡Oye! ¡¡Espera!”, pero miré por el patio de la escuela y me abrí paso al edificio. Removí mis zapatos, los sostuve con mi mano y corrí por el pasillo hasta las escalares para revisar cada salón.

Ella no está aquí.

¡Ella no está aquí, o aquí, o aquí!

—Debes…estar bromeando.

Saqué mi celular y llamé a mi tía, Toujou Midori-san. Takkun aparentemente no había regresado aún. Pregunté por el zumbador de emergencia que llevaba ella, pero aparentemente no enviaría señales GPS a menos que ella jalara el cordón por su cuenta.

Eso significaba que no teníamos pistas.

Ella realmente se había desvanecido en el aire.

—No, debí haberla perdido en el camino a la escuela. Eso tiene que ser. Si regreso a su casa, debería verla en camino.

Dije algo a mí misma mientras regresaba a la entrada.

¿Pero qué tal si no la encontraba? ¿Qué tal si no nos encontrábamos de nuevo? ¿Cuántas veces tendría que correr de ida y vuelta antes de comenzar a pensar en otra opción?

Sostuve mi cabeza girando con una mano, camine por la puerta y escuché a las mujeres gritando otra vez.

—¡¡Les dije que esos ancianos eran un problema!!

—¡Escuché que trajeron una navaja a la escuela el mes pasado!

—¡Nuestra Megumu fue herida por ese anciano! ¿¡Quién más podría haber sido!?

Esos comentarios captaron mi atención.

¿Qué estaba pasando en esta escuela?

—Am, ah, ¿a qué se refiere con eso?

—¿Qué? ¿Sigues aquí?

—¡Nuestra Takkun podría haber desaparecido! ¡Sabe cómo se siente querer saber todo lo que puedas, ¿no es así?!

Les grité, y las mujeres guardaron silencio.

Oh, no. Podría tener talento como una anciana de voluntad fuerte.

Mis preocupaciones fueron interrumpidas por una de las mujeres haciendo un mohín con sus labios y contestándome.

—Estamos hablando de esos ancianos. Sabes de quién nos referimos.

—No, no lo sé.

—¡Ellos! ¡¡Los de los Apartamentos Ubasute!!

8 (Uchimaku Hayabusa)

—Como dije, actualmente están en tierra privada administrada por nuestra compañía. Esos son edificios condenados y no están destinados a funcionar como apartamentos. Contacte a la oficina de gobierno y les dirán lo mismo.

—Sí, ¿pero no están cortando la energía y el agua cuando saben que estos ancianos están viviendo aquí? Eso cuenta como negligencia intencional.

—No estoy al tanto de alguien viviendo ahí. Nadie a ha presentado un certificado de residencia, ¿o sí? No tenemos nada de ese estilo en nuestro registro y no estamos recibiendo rentas por esa instalación. ¿No quiere decir eso que nadie está viviendo ahí?

—¡¡Eres un…!!

—Déjeme preguntarle algo: ¿por qué necesitamos enviar agua y energía a edificios abandonados? ¿Administración negligente? ¿Cuánta tierra privada piensa que hay por Japón sin que un solo guardia cuide el lugar? Si presenta cargos contra todos los que abandonaron sus propiedades, no tendría suficientes celdas de detención para todos ellos.

La voz en el teléfono parecía estar burlándose de mí.

Estaban acostumbrados a esto. Sentía como si estuvieran siguiendo las flechas de un diagrama de flujo preparado con anticipación.

—Tú y tu compañía han creado un mecanismo automatizado de ejecución o la Montaña Ubasute que les permite aceptar dinero mientras estos ancianos mueren. Si la policía toma en serio esto, aplastaremos este sistema dentro de poco.

—Siéntase libre de intentarlo. No haremos nada más que hacer que ustedes saquen ocupantes ilegales. ¿Pero qué pasaría después?

—?

—¿A dónde irían esos ancianos cuando sean desalojados? No nos concierne, pero probablemente terminarían viviendo en las calles. ¿Y no la mayoría de los ancianos serían incapaces de sobrevivir así? Oh, pero supongo que eso tampoco es del concierne de la policía. No interfieren en los asuntos de los civiles, por lo que no pueden hacer nada si ven a alguien pudriéndose en las calles. Es por eso que sólo hacen su propio trabajo. Ajajaja. Hacen un maravilloso trabajo manteniendo separadas sus vidas públicas y privadas.

Ellos claramente entendían todo.

Por un lado, las personas que se quedaban en apartamentos ilegales como los Apartamentos Ubasute tendían a ser aquellos que no podían conseguir un apartamento normal. Aplastar esos apartamentos corruptos era bastante fácil, pero ya que las víctimas no tenían a donde más ir después, la policía frecuentemente terminaría dejando las mismas victimas con menos y menos opciones.

La antigua Montaña Ubasute habría sido igual.

Era verdad que los ancianos habrían sido demasiado débiles para descender de las montañas y podrían haberse muerto de hambre dentro de poco.

Pero incluso si lograban bajar, ¿qué quedaba para ellos?

Si regresaban a su casa, serían echados de nuevo. Si iban a otra villa al pie de la montaña, ¿quién vería por ellos? Sin más opciones y sin ningún lugar a donde ir, eventualmente se pudrirían y darían su última bocanada de aliento.

Aun así, no podía permitir que esto continuara.

Todas estas personas no tenían a donde más ir, por lo que estaban atrapadas aquí hasta que murieran. Sabían exactamente lo que estaba pasando, pero no tenían forma de salirse y tenían que soportarlo.

Eso eran los Apartamentos Ubasute.

Era una montaña come humanos hecha de concreto.

¡Para automáticamente cazar a los vivos, este sistema retorcido había sido resucitado en los días modernos!

Tomé mi celular otra vez y forcé a escapar las palabras.

Estaba muy consciente que los Bienes Raíces Wankashi era mi enemigo aquí.

—Haré que se arrepientan de esto.

—Siéntase libre de hacerlo. Por supuesto, si la policía comienza a tomar esto seriamente, imagino que sólo los residentes ilegales serán arrestados. Sin importar qué, estaremos esperando con el mejor ejército de abogados que el dinero pueda comprar.

Colgó y casi aplastaba el teléfono en mi mano.

—Bueno, era bastante sospechoso desde el momento que dieron un número de celular y no un número gratuito o un número fijo. Y con el 0@0 al inicio, es probablemente una dirección desechable usando un juego social en línea. En el peor caso, el número de teléfono podría no ser suficiente para localizarlos.

—Eso no importa. El plan básico no ha cambiado. Necesitamos tener esta investigación de poco a poco.

Ya que tenía que ver con bienes raíces, llame al Departamento 2.

—Oye, Cuatro Ojos. ¿Has escuchado de Bienes Raíces Wankashi?

—¿Quieres que te transfiera al grupo de anti crimen organizado? Esa compañía no hace mucho negocio en sí, por lo que no encaja en los crímenes financieros enfocados en el Departamento 2.

—Oye, Tanque Pesado. Tengo una pregunta sobre los Bienes Raíces Wankashi.

—¿Qué? ¿Esos tipos bajos? Son crueles, pero tienen poco tiempo. Estás tras alguien realmente aburrido.

Ese comentario aburrido provenía de Sotobori Gaku, un quinto dan en judo que trabajaba acabando pandillas.

—Como podrías imaginar, son del nivel más bajo de una organización criminal grande. En la cima de la rama japonesa está el aterrador Kiseki Kaikei. Están en el asesinato, tráfico de órganos, asesinatos por pagos de seguro de vida, tráfico de humanos, eliminación de cadáveres y casi todo lo que ponga una etiqueta de precio en la vida humana.

—Quién esté en la cima no importa ahora. Háblame sobre Bienes Raíces Wankashi en sí.

—Si quieres. Ellos sobresalen al comprar y vender tierras por beneficios, pero cuando sea que comentan un error, abandonan la compañía y cambian su nombre. Para ser honesto, su desempeño es bastante mediocre.

—Cuando dijiste comprar y vender tierras, ¿exactamente a qué te refieres?

—Escuchaste las historias sobre qué está pasando en casas abandonadas últimamente, ¿cierto? Cuando una ha sido abandonada y nadie sabe dónde está el dueño, los derechos de la casa son confiscados, proclamando que es un semillero para actividad criminal o de peligrosos insectos. Bienes Raíces Wankashi usa eso para robar los derechos de las tierras y casas de las personas sin que lo sepan. Ha pasado a ser tan a la fuerza que incluso hacen que el dueño asienta la cabeza. Hay incluso un caso donde una familia pasó dos semanas en Hawái para vacaciones de verano y regresaron para encontrar que su casa había sido tomada. Todo a la fuerza, ¿cierto?

—En otras palabras, ¿no tienen ninguna tierra por su cuenta?

—¿Qué hay con ello?

—¿Has escuchado de los Apartamentos de Campamento Wankashi en Sugamo?

—No. Puedo revisar si quieres, pero probablemente es su usual modus operandi. Usan un solo documento para robar la posesión de un edificio que fue abandonado porque su dueño salió del negocio y costaría demasiado demolerlo.

La compañía de bienes raíces tenía que saber que esto era a la fuerza.

Estaban tomando y vendiendo estos edificios por algo de dinero fácil, por lo que realmente no tenían apego a ninguno de ellos. Podía entender por qué no les importa mucho si interfería.

La antigua Montaña Ubasute no se refería a un solo lugar.

Había existido por todo Japón.

¿Esto era igual? Habían establecido un mecanismo automatizado de ejecución para enterrar miembros de familias sin culpa. Incluso si uno era cerrado o demolido, podrían cambiar sus métodos y producto para seguir proveyendo el servicio.

—Oh, cierto, cierto. Uchimaku-chan, ¿te has sentido más popular últimamente?

—¿Qué?

—Oh, nada. Ejejeje. Pero, guau. Alguien de un caso anterior, la hija de un compañero muerto y una chica de secundaria. Eso es como un triple siete negativo. Si eso realmente suena bien para ti, tienes mis respetos en una clase de manera invertida. No tienes una vida fácil, chico apuesto.

Él colgó antes de que pudiera entender de qué estaba hablando.

Y cuando me di la vuelta, la Fenómeno del Misterio estaba rodeada por una masiva aura de maldición.

—*Retumbar*, *retumbar*, *retumbar*. Oye, detective, qué fue eso, puedo pensar en una chica que encaja en esa categoría, es claramente Tomoe de mi clase, cuando eso comenzó a suceder, incluso mi red de información no fue capaz de detectar o defenderse contra eso, necesito ser más cuidadosa. *Retumbar*, *retumbar*, *retumbar*.

—¿Tomoe-chan? ¿¡Estás completamente loca!? Ningún detective iría tras una chica que conoció mientras trabajaba en un caso. ¡¡Este no es un trabajo donde puedes preguntar el número de una chica en el funeral!!

—Am, ¿tienes algún lugar donde conocer chicas fuera del trabajo?

—¡¡Por favor deja de deprimirme!!

¿¡Y por qué nos estábamos desviando tanto del tema!? ¿¡Qué pasó con los Apartamentos Ubasute conduciendo a estos ancianos a la muerte porque tenían a nadie más!? ¡No, si Tayama-san estaba diciendo la verdad, es porque sus familias realmente querían que se fueran!

Pero a pesar de que habíamos abandonado al anciano en suéter y pants e incluso a pesar de que nuestra conversación había tomado un inapropiado giro dada la gravedad de la situación, Tayama Sunao-san no parecía molesto.

De hecho, las esquinas de sus ojos lucía más gentiles de cuando la primera vez que lo vimos.

—Ha pasado mucho tiempo desde que he estado junto con alguien tan animado. Me recuerda cómo es la vida humana.

—…?

—Somos abandonados a pudrirnos aquí. Tenemos un lugar para dormir y comer, pero eso es todo. No podemos irnos ahora. Somos monitoreados hasta que nos pudramos y entonces somos removidos. La atmósfera aquí se ha secado completamente, por lo que eso realmente me hizo recordar. Perdón por sonreír así.

Eso no era vivir.

Era verdad que ropa, comida y abrigo era necesarias e irremplazables, pero eso no era el único sustento que necesitaba un humano. Si simplemente respirar y mantener tu corazón latiendo contaba como vivir, entonces la prisión sería suficiente.

Algunas personas sin suficiente para comer cometerían intencionalmente un crimen para ser arrestados. De esa manera podrían conseguir la horrorosa comida de la prisión. Pero estas personas no habían tomado esa ruta. Ni habían tomado una navaja y tomado venganza en las familias que los habían abandonado. Si hacían algo más molestaría a alguien más, habían decidido que pudrirse en sus habitaciones era la mejor opción.

¿Por qué eran las personas así las primeras en ser cazadas?

¡Treinta millones de personas se movían por todo Tokio todos los días, pero ninguno de ellos tenía alguna conexión con estás personas!

Estos eran los Apartamentos Ubasute, un mecanismo automatizado de ejecución o una montaña come hombres moderna hecha de concreto. Estaban esencialmente atrapados en una caja mientras el aire era lentamente removido, ¿pero estás personas habían hecho algo para merecer eso?

—Oiga, señor, ¿nunca pensó en pedir ayuda pública? Con ese dinero y una compañía fiadora, podría ser capaz de encontrar un lugar apropiado para vivir.

—Les dije que mi familia me abandonó, ¿no es así? En papel, tengo una tierra y una casa. Incluso tengo mi propia cuenta bancaria. Pero en realidad, mi hijo y su esposa tienen ocultas las libretas bancarias y títulos de propiedad. Por lo que ningún programa de asistencia determinará que necesito ayuda.

Ellos habían querido la casa y no querían que él insistiera que él tenía los derechos de ella, por lo que querían que se fuera lo más pronto posible.

Y así abandonaron a su propio pariente usando la nueva versión de la Montaña Ubasute que existió en el medio de la capital de la nación.

…No puedo creerlo.

—Además, ayuda pública es el dinero de impuestos de extraños, ¿cierto? Entonces, no gracias. No voy a tomar el dinero de otras personas sólo para extender lo poco que me queda de vida.

No, así no es cómo debería pensar sobre la ayuda pública.

Era verdad que había idiotas que ilegalmente aceptaban pagos porque no querían trabajar o porque pagaba más que un trabajo de medio tiempo, ¿pero por qué concentrarse en ellos? Cuando alguien no tenía a donde más voltear y necesitaban una oportunidad de volver a ponerse de pie, ¿qué había de malo en pedir ayuda? ¿No eso significa apoyarse los unos a los otros? Y si los impuestos tomados de las personas no se les devolvían a las personas, ¿cuál sería el punto?

—No necesitamos nada.

No.

—Tenemos quejas y podríamos estar de acuerdo si nos preguntaran si estábamos molestos por esto, ¿pero cuál es el punto? No nos queda mucha vida, ¿así qué por qué haríamos un alboroto que sólo haría sufrir a la generación más joven? ¿Qué lograría eso? Por lo que no necesitamos nada. Sólo déjenos solos.

¡¡No, no, no!!

Todo sobre esto estaba mal, pero no podía encontrar las palabras para argumentar. La persona que necesitaba salvar estaba frente a mí, pero él no estaba pidiendo ayuda. No podía saber en realidad que lo haría entender.

Con lo mucho que Tayama-san y los demás habían sufrido aquí, probablemente conseguiría decentes pistas para juzgar a los verdaderos monstruos detrás de todo esto si les preguntaba por detalles.

Sin embargo, nunca me ayudarían para hacer eso. No como estaban las cosas. Eso era claramente cierto en Tayama-san, pero Nezu-san, quien me había contado la historia de Akasabi-san, no había dicho una sola palabra sobre sus circunstancias aquí. Había revelado que era un oficial de policía, por lo que si ella realmente quería ayuda, ella habría empezado a decir sobre la situación de los Apartamentos Ubasute. Incluso cuando el elevador había caído, no escuché ni un pío de nadie. Era un asunto de vida o muerte y sin embargo la única reacción que se preguntaba era quién sería el siguiente.

Estos ancianos no estaban maliciosamente ocultando los crímenes siendo cometidos.

Ellos simplemente no querían causar problemas.

Estaban sellando sus propias vidas en una forma retorcida de auto sacrificio.

Eran iguales que los ancianos que habían sido abandonados en las montañas por los niños que habían criado.

Se sentían traicionados, fueron llenados con desesperación, pensaron que habían hecho algo mal al criarlos y se encontraban a sí mismos rechazando cada parte de sus vidas. Y al final, perdieron incluso la voluntad de vivir.

¿Qué se supone que hiciera? Su resignación y cansancio era tan pesado como la niebla alrededor de una montaña húmeda, ¿así que cómo podía hacer que se movieran de nuevo? Las palabras de un joven extraño no serían suficientes. Necesitaba algo más grande que estaba garantizado que sacudiría sus corazones.

En ese justo momento, escuché un grito directamente arriba. Parecía haber sido forzado de una garganta seca.

—¿¡Qué!?

—Eso fue cerca. La habitación de esa anciana tiene muros delgados, por lo que supongo que eso fue en el tercer o cuarto piso.

Mientras miraba estupefacto al techo, la Fenómeno del Misterio calmadamente analizó la situación. Y por alguna razón, Tayama-san lucía triste. No sé qué había pasado, pero terminé la conversación y me abrí paso a las escaleras con la Fenómeno del Misterio. Entonces corrí en ellas.

Una pequeña multitud se había formado en el pasillo del cuarto piso.

Cuando me acerqué más, vi a una anciana en delantal yaciendo boca abajo en el piso. Ella era la que nos había contado sobre Akasabi-san.

—¿¡Nezu-san!? ¡¡Maldición!!

Me agaché y frenéticamente la rodé en su espalda. No vi ni una herida obvia o sangrado, pero estaba tan inmóvil como una muñeca llena de suciedad. Coloqué una mano cerca de su boca y dos dedos en su cuello. Ella no estaba respirando y no tenía pulso.

¿¡Qué demonios pasó!? ¿¡Su corazón repentinamente se rindió!?

—¿¡Alguien sabe si Nezu-san tenía alguna condición médica!? ¿¡Cualquier que sea!?

Les grité a los ancianos alrededor, pero ninguno de ellos respondió. Pero esto no era porque estuvieran siendo fríos de corazón.

—No hemos estado en un hospital en años. Nadie de nosotros sabe que pasa en nuestros cuerpos.

Tampoco había ayuda ahí. Estábamos en medio de Tokio, pero me sentía tan aislado que pensé que habíamos sido abandonados en lo profundo de las montañas. No era de sorprenderse dada la situación, pero nos sentíamos tan distanciados. ¿Por qué eran tan odiados?

—Fenómeno del Misterio, llama a una ambulancia. ¡¡Intentaré RCP!!

Mientras le gritaba a la chica, saqué mi pañuelo de mi bolsillo, lo coloqué sobre la boca de Nezu-san, y coloqué mi boca encima. Pellizqué su nariz con mis dedos y soplé aire a sus pulmones. Entonces puse mi mano derecha en el centro de su pecho, coloqué mi mano izquierda encima, me aseguré de no poner mucho peso sobre ella, y comencé a hacer compresiones de pecho.

¡26, 27, 28, 29, 30!

Soplé en la boca de la anciana de nuevo.

¿Cuánto tiempo había pasado desde que colapsó? Sabía que las posibilidades de éxito con RCP bajan considerablemente con cada minuto, por lo que sólo esperaba que lo hiciera a tiempo.

Mientras tanto, la Fenómeno del Misterio hizo una mueca con su Smartphone en su oído.

—¿Qué sucede, Fenómeno del Misterio?

Continué haciendo compresiones de pechos rítmicos, pero ella no respondió y simplemente cambió el teléfono a altavoz.

—Está hablando sobre los Apartamentos Ubasute, ¿cierto? No tenemos el tiempo de lidiar con ancianos solitarios. ¡Escuché, si llama al 119 por una razón tan ridícula de nuevo, presentaremos cargos!

¿De qué estaban hablando?

Mi mente inmediatamente comenzó a hervir, pero entonces llegó a mí. Había algo claramente mal aquí. Todas las llamadas de emergencia estaban grabadas, por lo que esta persona estaba atando la soga alrededor de su cuello si algo pasaba. Eso parecía demasiado riesgo incluso si odiaban a las personas de aquí.

¿O había algo que los estaba empujando en esa dirección? ¿Había alguna clase de sistema siendo usada para aislar a los ancianos?

—No importa.

Escupí las palabras y continué soplando en la boca de Nezu-san.

Ella se había enojado fácilmente, pero educadamente nos contó lo que queríamos saber. Con el elevador y el traje de Enbi, ella nos había regañado por nuestro propio bien. Ella había tomado un papel poco popular de preocupación por completos extraños. Ella no sólo era una muñeca o un nombre en un documento. Ella era un ser humano.

No iba a dejarla morir aquí.

Todos morirían eventualmente. Eso era inevitable.

Pero no tenían que ser llevados a la muerte sobre una cinta transportadora.

Con todos los Youkai llenando este país, podría haber estado equivocado llamar a los humanos la más grande forma de vida, ¿pero nosotros no teníamos algo?

¿No los humanos podían tener un poco de orgullo y respeto?

¡Por favor abra sus ojos! ¡¡¡¡¡Por favor, por favor, por favor!!!!!

—…Ah…

Ni siquiera sabía cuántas veces había repetido el proceso, pero un sonido ronco finalmente escapó de la garganta de Nezu Yuki-san.

—¡¡*Toser*!! ¡¡*Toser*!! ¿¡*Toser*!?

Cuando la vi toser y remover el pañuelo de su boca, caí hacía atrás en una posición sentada. Mis manos estaban punzando. El corazón era una masa de musculo y sólo me había dado cuenta ahora qué tan difícil era apoyar externamente sus movimientos.

Al principio, Nezu-san no parecía saber qué había pasado.

Pero cuando volteó alrededor, parecía estar todo concentrado en ella. Ella sostuvo su pecho dolido, lentamente se sentó y me miró.

Ella me dio una ligera sonrisa.

—No tenías que ayudarme, ¿sabes?

Como si fuera a dejar pasar eso.

¿¡Cuántas veces ha pasado esto!? ¿Cuántas veces alguien ha colapsado sin que nadie lo notara, sin que viniera una ambulancia o incluso sin encontrarlos hasta meses después? ¿Ellos habían hecho algo malo? Ellos habían vivido su vida al máximo, trabajado duro, criado a los niños, pagado sus impuestos y apoyado la columna vertebral de este país, ¿¡así que por qué tenían que pasar por esto!? ¿¡Por qué tenían que ser abandonados por sus propios hijos en esta montaña de concreto sin una punzada de culpa!? ¡¡Es como si hubieran sido arrojados en la parte trasera de un camión de basura!! ¡¡Incluso la información acerca de ellos se deteriora hasta que sólo dejan un rumor como el de Akasabi-san!! ¿Qué demonios es esto? ¿¡Qué demonios son estos Apartamentos Ubasute!?

—…

También vi a Tayama-san en su suéter y pants después de finalmente llegar a la multitud.

Cuando nuestros ojos se encontraron, él silenciosamente negó con su cabeza. Sus ojos me decían que no investigara más.

¿Realmente piensa que podría detenerme ahora?

Incluso si no tuviera más pistas e incluso si las víctimas no estaban pidiendo ayuda, ¿cómo podría un oficial de policía no continuar investigando cuando ve algo tan cruel y descorazonado?

Ahí fue cuando algo interrumpió.

Mi celular comenzó a sonar. Revisé la pantalla y encontré un número desconocido. Fruncí el ceño y respondí. Los números telefónicos para los oficiales de policía eran convenientes porque podría instantáneamente voltear las cosas contra cualquier estafador que llamara.

Y cuando este llamador desconocido habló, era la voz de una chica.

—D-Detect-… ¡Detective! ¡Am, soy yo, Tomoe! ¡¡Soy Hachikawa Tomoe!! Am, maldición, mi mente se está poniendo en blanco… ¡¡Como sea, ven aquí ahora mismo!! ¡¡Tengo algo importante que decirte!!

9 (Uchimaku Hayabusa)

Nos despedimos de Tayama Sunao-san, el anciano en sudadera y pants, y dejamos los Apartamentos Ubasute. Mientras caminábamos de regreso el sinuoso camino de ladrillo en el bosque hecho a mano, sentí una malicia obvia.

—Este estrecho y sinuoso camino… Detective, no podrías traer un carro aquí, ¿o sí? Incluso usando una bicicleta o motocicleta sería peligroso con todos los baches de estas raíces. Estos ancianos tienen piernas y espaldas débiles, por lo que están atrapados aquí y se les evita comprar apropiadamente.

—Mira, diferentes alturas sin sentido han sido añadidos para prevenir que dejen el camino y corten camino. Estos son dos o tres metros de muros de piedra hechos con tecnología moderna.

Caminando de ida y regreso en este terrible camino debilitaría a los ancianos. Eso les evitaría comprar tanta comida u otros objetos para el cada día. Y sin comida, se desgastarían incluso más. Era prácticamente un camino de la montaña letal.

—Y Tayama-san estaba recolectando agua de lluvia y baldes porque beber agua es preciado. ¿Eso quiere decir lo que creo que quiere decir?

—Ellos no pueden confiar en el agua de grifo ya que puede ser cerrada sin aviso. ¿Sugieres que usar el agua de lluvia después de filtrarla? ¿Pero no las nubes de la ciudad están llenas de gases de escape? E incluso el agua se pone mala, por lo que no puedes guardarla por siempre en baldes así.

Tampoco podía creerlo, pero una situación inimaginable estaba sucediendo en esos Apartamentos Ubasute. Todavía estaba sucediendo.

—Pero, los supermercados y tiendas de conveniencia entregan a domicilio en estos días, ¿no? Tayama-san y Nezu-san estaban bien vestido, por lo que tienen algo de dinero de respaldo, ¿no? ¿Por qué no usan algo así?

—Debe haber alguna clase de trampa que evita que escapen o le pidan a alguien ayuda.

La antigua Montaña Ubasute había sido considerada un lugar sagrado. Incluso si arrojabas a alguien ahí, juntarías tus manos por el miedo de que ellos pudieran tener algún rencor. De la misma manera, los Apartamentos Ubasute fueron establecidos para estar aislados de Tokio por completo.

—Como sea, no tenemos más pistas por el momento. Necesitamos refrescar nuestras cabezas y bien podríamos lidiar con lo que necesita Tomoe-chan. Este es el problema con la realidad. No puedes concentrarte en un solo caso como en los programas de policías.

—*Estruendo*, *estruendo*, *estruendo*, *estruendo*, *estruendo*, *estruendo*.

—¿Y por qué una aura oscura te envolvió tan pronto mencioné a Tomoe-chan? Tengo la sensación que estás a punto de disparar luces rojas de tus ojos. Y deja de ondear tu bufanda como un lucero de alba. Am, ¿qué es eso? ¿Un Perro Rokuro? Vas a estirarlo.

—¡No es un Perro Rokuro! ¡¡Es Suneky el Sunekosuri!!

Por extraño que parezca, Hachikawa Tomoe-chan me había pedido encontrarme con ella en la escuela primaria en Sugamo.

La encontré cerca de la puerta de la escuela con una chaqueta beige. Un joven hombre que parecía ser un maestro estaba con ella.

Inmediatamente, Tomoe-chan puso sus manos en sus caderas e infló sus mejillas.

—¡¡Por Dios!! ¡Llega muy, muy, muy tarde! Esta es una emergencia, ¿¡así que por qué no está conduciendo con sus sirenas a todo volumen!? ¿¡Por qué viene a pie!?

—Tooomoooeee… Quisiera tener una charla contigo. Si no contestas honestamente, tendré que quebrar mi estilo mangosta. ¡¡Shahhh!!

Ignoré a la idiota y pregunté qué estaba sucediendo.

—Am, ¿exactamente qué necesitabas tan deprisa?

—¡¡Es una súper emergencia!!

—¿Súper?

—¡¡Súper súper!!

Esa ridícula conversación mostraba qué tan en pánico estaba ella.

Pero lo siguiente que dijo fue más que suficiente para poner en pánico a alguien.

—¡Mi prima Takkun – Toujou Takumi-chan – está perdida! No, no sólo es ella. ¡¡Cerca de cinco niños en el grupo en el que ella estaba han desaparecido!!

¿¡Qué!? ¡Esto no es un asunto de broma! ¿¡Esto repentinamente se ha vuelto un secuestro!?

Todos mis cabellos se pusieron en punta, pero el maestro usó un pañuelo para limpiar el sudor de su frente y la corrigió con una sonrisa débil.

—No estamos seguros que hayan sido secuestrados. Simplemente no han sido vistos en casa o en la escuela.

—¿Así que no hay razón para pensar que ha sido un crimen?

—Los estudiantes estaban emocionados por la excursión. Fue sólo a un parque natural a unas cuantas estaciones de tren. Pensé que podrían haberse sentido decepcionados de que la excursión fue cancelada y se fueron por su cuenta, por lo que contacté al terreno del campamento. Para ponerlo simple, los niños no están perdidos porque algo paso. Se apegaron al plan original incluso después de que algo pasara y esos planes fueron cancelados.

Quería saber si el maestro realmente creía eso o simplemente no quería causar una conmoción mayor, pero era difícil de saber sólo por la apariencia en su rostro.

Mientras tanto, Tomoe-chan no parecía poder calmarse.

—¡No estamos hablando de chicos de secundaria como nosotras! ¡¡Ellos van en primaria!! ¡No pueden ir a acampar por su cuenta! ¡Ellos ni siquiera serían capaces de conseguir comida por su cuenta! ¡¡Y alguien se habría dado cuenta!!

—Los niños habían hecho curry en clase de cocina y preparamos una gran cantidad de comida portable. Además, a los niños parece gustarle entornos restrictivos. Se meten en el kotatsu o se reúnen en el frío, estrecho espacio bajo las escaleras. Y no estoy seguro qué tan serios están los otros padres respecto a que esto sea un secuestro. Ninguno de ellos ha llamado a la policía aún. Preferiría no decir esto, pero dudo que realmente piensen que esto sea grave. O más bien, creo que tienen miedo de que esto resultó en nada después de que hicieron un gran alboroto de esto.

Había idiotas que llamaban a la policía por razones ridículas como “hay una cuchara en mi cuarto” o “hace calor, veme a comprar un helado”. Las grabaciones serían puestas al aire en TV durante un especial de fin de año, pero lo opuesto pasaba también. Algunas personas estarían demasiado asustadas o se sentirían avergonzadas y fallaban en llamar durante una emergencia obvia.

—Es por eso que llame al detective. Si no es nada, él simplemente se puede ir. Y si hay algo más, él puede tratar con ello tan pronto sea posible. ¿Puedes hacer eso?

—No tengo razones para decir que no.

—Haaa… Si eso es lo que quieren hacer, pero asegúrese de decir que ella fue la que reportó esto. Por Dios, todos los padres y guardianes están muy nerviosos. De hecho, todos en esta zona parecen estarlo.

—?

Fruncí el ceño y el maestro se encogió de hombros.

—Bueno, yo sólo me acabo de transferir recientemente, por lo que tal vez no me he acostumbrado a la atmósfera aún.

—¿De qué está hablando?

—Cuando sea que algo ligeramente extraño pasa – por ejemplo, un gato callejero desgarrando una bolsa de basura o un árbol en el patio de alguien muriendo debido a un cuidado inapropiado – por alguna razón, todoooooos culpan a los ancianos de esos apartamentos. Están haciendo lo mismo con estas desapariciones. Estoy preocupado por los niños que nunca se presentaron en la escuela, pero sus acusaciones no tienen nada de bases. Tomarlos en serio sólo desperdicia nuestro valioso tiempo y asusta a todos ustedes.

—Espera. Señor, ¿qué tiene que los Apartamentos Ubasute con esto?

—Además, esos ancianos sólo pasan para enseñarle a los niños origami o cómo hacer helicópteros de bambú. …Lo siento, ¿qué dijo?

—Estaba preguntando por qué mencionó a los Apartamentos Ubasute.

La Fenómeno del Misterio lentamente le repitió y el maestro respondió como si esto fuera perfectamente normal.

—¿Han escuchado de las lecciones de intercambio extramurales? Básicamente, personas rentan los salones y el patio de la escuela cuando se acaban las clases y cuentan viejas historias o le enseñan a los niños como hacen artesanías. Ciudadanos normales toman parte para enseñar a los niños sobre la zona local y su historia.

—Am, ¿qué hay con eso?

—Los ancianos de esos apartamentos estaban ayudando con eso. Pero entonces un anciano llamado Tayama trajo una pequeña espada en la escuela, diciendo que enseñaría a los niños cómo hacer helicópteros de papel.

—Oh, —gruñí.

Si un padre sensible viera eso, habría creado un malentendido al nivel de acusaciones de abuso sexual en un tren.

—Uno de los estudiantes se cortó su dedo, por lo que causó un alboroto. Al final, las lecciones de intercambio extramurales fueron canceladas indefinidamente.

—¿Así que esos ancianos son odiados por eso?

—No, eso fue únicamente la última gota. Las personas de aquí, bueno, por alguna razón son muy sensibles cuando se trata de los ancianos de esos apartamentos. Siempre están nerviosos de ellos. Las amas de casa usan sus celulares y sitios en línea privados para trabajar juntas y cargar la ubicación de cualquier anciano con el que se crucen. Están marcando el rango de la vida de cada día de los ancianos como criminales. No veo cómo los ancianos puedan ir a comprar así. Y no puedo decirles por qué todos los odian tanto.

Ciertamente era una situación extraña, pero Tomoe-chan me dio más información.

—Mi tía estaba así también. Ella normalmente nunca hablaría mal de nadie, pero ella no tenía problemas en hablar mal de los ancianos de esos apartamentos como si fueran nada.

—Oye, Fenómeno del Misterio.

—Qué coincidencia, detective. Estaba pensando que los Bienes Raíces Wankashi podrían tener algo que ver con esto.

Algo estaba aislando a esas personas.

Algo estaba afectando a los locales que habían vivido aquí por mucho tiempo pero que no afectaba a extraños como nosotros.

Algo estaba separando a esos ancianos incluso en la gran metrópolis de Tokio.

Sabía que la especulación podía ser peligrosa, pero tenía problemas conectando este secuestro con los ancianos quienes preferirían desaparecer que causar problemas a alguien. Por un lado, si los padres estaban constantemente monitoreando estos ancianos con su sitio privado, no podrían haber secuestrado a nadie.

Pero…

—¿Había alguna conexión más profunda entre los ancianos y los niños? ¿Qué piensan los niños de las lecciones de intercambio extramurales? ¿Eran ellos igual de duros con los ancianos como los otros locales?

—Para nada. Si a los niños no les hubiera gustado, esos ancianos habrían dejado de venir. Eran voluntarios, por lo que no era su trabajo o algo así.

—¿Los niños y los ancianos se llevaban bien?

—Sí, incluso tengo pruebas. Probablemente no debería mostrarles esto por razones de privacidad, pero puedo hacer una excepción para un oficial de policía.

Después de eso, terminamos siguiendo al maestro hacía el edificio de la escuela, intercambié algunas palabras con la Fenómeno del Misterio mientras él nos guiaba.

—¿Qué piensas?

—Es difícil de decir. Y Fenómeno del Misterio, no estás tratando de decir que los niños perdidos realmente tienen algo que ver con esos ancianos, ¿o sí?

—No eso. Estoy pensando que tal vez tenga que ver con los Bienes Raíces Wankashi.

—Espera…

—Los administradores de los Apartamentos Ubasute querían aislar a esos ancianos, por lo que no habrían estado contentos con esas lecciones de intercambio extramurales.

—¿Por lo que secuestraron a los niños para silenciarlos? Así no es cómo hacen las cosas. Sus clientes les piden asesinar al objetivo, pero ellos los dejarían pudrirse en los edificios abandonados sin tomar una acción directa. Ellos construyeron una Montaña Ubasute moderna, por lo que dudo que se fueran a ensuciar sus propias manos así.

—¿Qué tal si algo pasó que forzó que se las ensuciaran?

El maestro no se dirigió a la entrada principal. El salón de profesores aparentemente estaba en el primer piso y pasamos por el pequeño costado de una puerta como una ruta más directa.

Después de hurgar un poco adentro, el maestro regresó.

Él estaba cargando unas cuantas docenas de papeles de tamaño A4.

—Los encontré. Esto era de lo que estaba hablando. Esto debería mostrar que los niños habían aceptado a esos ancianos. Para ser honesto, me sorprendí mucho cuando vi por primera vez estos, pero esto es lo que realmente piensan. Simplemente tenía que aceptar eso.

Pensé que estos eran alguna clase de documentos, pero no lo eran.

Hojeé los papeles mientras que la Fenómeno del Misterio y Tomoe-chan se inclinaban a ambos lados.

—No puedo creer esto, —finalmente dije.

Esos ancianos estaban atrapados en los Apartamentos Ubasute y algunos niños se habían repentinamente desvanecido en el camino a la escuela.

Esos dos incidentes encajaban perfectamente.

10 (Uchimaku Hayabusa)

Regresamos a los Apartamentos Ubasute, Hachikawa Tomoe-chan debía haber estado preocupada por su prima Takumi-chan porque nos siguió.

Ya casi estaba por anochecer y cada segundo que pasaba se sentía como tiempo perdido.

Tayama Sunao-san debía gustarle la jardinería porque estaba afuera escardando el jardín de flores.

Él era uno de los ancianos que no podían descender la letal montaña a pesar de que él sabía cómo funcionaba.

—¿Qué están haciendo aquí? Pensé que les había dicho que nos dejaran solos.

—No puedo hacer eso. De cualquier manera, esto podría durar un rato. Sé que interrogarlo es de mala educación, ¿pero hay algún lugar donde podamos hablar más cómodamente?

—Bien. Entonces vengan conmigo.

A él no le gustaba, pero el anciano no nos echó. Como él había mencionado antes, a él realmente le gustaba esta atmósfera vivida. Nos mostró el camino hacía a la larga habitación de descanso en el primer piso del edificio de apartamentos. Probablemente estaba destinada para comer bocadillos mientras se platicaba. Tenía muchas mesas y sillas, pero las máquinas expendedoras de pan y bebidas desde las ventanas se veían sin energía.

Nos sentamos en una mesa y comencé al enlistar cinco nombres.

—Igami Susumu-kun, Nagamaki Megumu-chan, Umesaka Satoshi-kun, Kayama Hayate-kun…y Toujou Takumi-chan. ¿Reconoce esos nombres?

—Esos nombres… ¿qué hay con ellos?

—Han desaparecido.

Al principio, el anciano no parecía saber qué significaba. Pero el entendimiento gradualmente se filtró en su mente y su rostro palideció.

La Fenómeno del Misterio y Tomoe-chan habían decidido simplemente escuchar por el momento.

Los adultos, Tayama-san y yo, éramos los únicos hablando.

—Yo por supuesto he presentado una petición de búsqueda y hecho arreglos de emergencia, pero sólo eso no es suficiente. No me gusta admitirlo, pero buscar al azar en una zona amplia sin reducir las posibilidades es una buena manera para no encontrar lo que estamos buscando. Por lo que quiero su ayuda. Quiero reducir las posibilidades.

—Haré lo que sea si significa salvar a esos niños… ¿pero qué puedo hacer?

—Bienes Raíces Wankashi, —interrumpí. —Quiero convencer a los altos mandos que ellos están involucrados y centrarnos en ellos, pero no tengo suficiente información por el momento. Por lo que quiero su conocimiento. Ustedes saben cómo trabajan ellos.

—Espere un segundo. Esas personas están atacando a nosotros en estos apartamentos. ¿¡Qué tienen que ver ellos con los niños!?

—Tayama-san, escuchamos sobre las lecciones de intercambio extramurales. Eso tuvo que ser lo último de alegría para ustedes antes del incidente con la espada.

Él había sonreído y dijo que había pasado mucho tiempo desde que él estuvo cerca de “alguien tan animado”.

Él no había recordado a su hijo y a su nuera quienes lo habían abandonado en esta montaña de concreto. Él probablemente había pensado en el contacto con esos niños durante las lecciones de intercambio extramurales.

En estos días, durante ese corto tiempo, los corazones de esos ancianos podrían haber brevemente descendido de esa montaña letal.

—¿Cómo piensan ustedes que les parecía a los niños? ¿Alguna vez pensaron en eso?

—Bueno…para ser honesto, no estoy seguro. Podrían haber estado interesados en mis viejas historias o podrían haberse aburrido con ellas. Fui realmente sólo un voluntario para mi propia satisfacción. Siempre y cuando yo fuera feliz, no pedía más.

Él fue interrumpido por un sonido crujiente.

Había sacado los papeles que el maestro me había dado y los había colocado sobre la mesa.

—Entonces miré estos. Esto explicará todo.

—¿Estos?

Él estiró sus arrugadas manos hacía los papeles.

Esa clase de papel casi nunca era usado en la era moderna de procesadores de papel.

Eran papeles de escritura.

—La escuela les pidió que escribieran sobre un adulto al que admiraran. Los maestros probablemente querían que escribieran sobre sus padres o los maestros. Aparentemente, el día de los padres se estaba acercando, por lo que querían mostrarles esto a los padres. …Pero no sucedió como estuvo planeado.

—…

—Un estudiante escribió sobre la anciana que les contaba viejas historias. Uno escribió sobre el anciano que les enseñó cómo jugar kendama u otedama. Uno escribió sobre el anciano que les enseñó cómo hacer helicópteros de bambú. Toda clase escribió sobre ustedes. Al final, los maestros no colgaron esto en los muros para asegurarse que los padres no lo vieran. Los padres son innecesariamente hostiles hacía las personas en estos apartamentos, después de todo.

—…

—Pero ustedes llegaron a los niños. Justo como ustedes fueron salvados al enseñarles a esos niños, ellos fueron salvados al aprender de ustedes. Y es por eso que los niños notaron algo de su contacto con ustedes. Y ellos no podían ignorarlo. Ellos vieron a algunos ancianos atrapados en un sistema invisible y ellos decidieron salvarlos.

—…

A primera vista, los ensayos parecían hablar sobre qué tan asombrosos, interesantes y amables eran los ancianos.

Pero eso no era todo.

En algunos puntos, algo más estaba presente:

“Ellos no luces muy felices. Estoy muy preocupado.”

“Alguien está siendo malo con ellos. No dejaré que eso pase.”

“Yo la salvaré. Estamos haciendo un grupo secreto para eso.”

Y eso condujo a mí conclusión.

—Aunque los niños pretendían ser detectives después de la escuela, debieron haberse topado con la verdad. Encontraron algo que los Bienes Raíces Wankashi no podían permitir que se supiera. Por lo que la compañía fue forzada a actuar directamente para silenciarlos. Ellos desaparecieron cerca del momento que la excursión fue cancelada, así que eso es cerca de dos días. ¡Por favor ayúdenos! ¡¡Es la única manera de salvar a los niños quienes estaban tratando de salvarlos!!

Incluso yo sabía que esa no era una manera justa de pedirlo.

Si los Bienes Raices Wankashi fueran destruidos, los ancianos podrían perder sus casas ilegales aquí. Las personas abandonadas en la Montaña Ubasute no tendrían a nadie en qué confiar en una nueva ciudad, por lo que no tenían a nadie en absoluto y no podían esperar un lugar en el cual vivir. Sabía eso, pero traté de hacer mi trabajo incluso si eso significaba aplastar la vida de los ancianos bajo mis pies.

Y sin embargo…

—Bien. Convenceré a los otros, así que pregunte lo que quiera. Nunca quise realmente vivir demasiado de cualquier manera, pero ha pasado un tiempo desde que tuve una razón para no morir inmediatamente.

El anciano dudo en lo más mínimo.

Esta no era una vida abandonada.

Claramente estaba hablando con ser humano.

—Así que por favor. Si aumenta las posibilidades de salvar esos niños en lo más mínimo, estoy dispuesto a apostar mi vida en ello.

11 (Uchimaku Hayabusa)

Tayama Sunao-san admitió que había escuchado que esto estaba relacionado a una Yamanba.

—No sé exactamente qué significa eso, pero parece ser lo que aísla los Apartamentos Ubasute. Crea problemas al ir a comprar, nos aísla de los vecinos, falsas acusaciones, una mala reputación y otra cantidad de cosas. Parece principalmente afectar las emociones negativas de aquellos afuera de los apartamentos.

Un Yamanba era una anciana Youkai que vivía en las montañas. Eran famosas por comer personas, pero también había leyendas de ellas dando consejos a los aldeanos y proveían excelente hospitalidad.

—¿Pero cómo está involucrada una Yamanba? Dudo que el sistema simplemente coloca los apartamentos como la Montaña Ubasute y a los ancianos como la Yamanba.

—Repasemos la información que tenemos, detective. Por un lado, ¿qué clase de cosas están sucediendo entre los apartamentos y la zona rodeando?

—Las personas locales tienen un odio excesivo de los ancianos de aquí, ¿cierto? Pero extraños como nosotros o el maestro quien sólo recientemente se mudó aquí no somos afectados. Los niños tampoco.

—Hay algo más, —interrumpió Tomoe-chan. —Cuando sea que tratan de explicar algo, termina convirtiéndose en un rumor sobre cómo estos ancianos los habían dañado. Algo convierte a estos ancianos en agresores en sus mentes.

—La Yamanba es una Youkai muy conocida, por lo que hay muchas leyendas diferentes. Pero hay una que captó mi interés.

—?

—Cuando sea que hacen algo malo, tiende a tratar de comer a alguien, pero algunas veces esparcen la enfermedad o desastre en su lugar. Incluso hay una historia sobre eso en Tokio. Cuando una Yamanba atacó, alguien le apuntó con una flecha y la mató, pero una gran maldición provino de su cadáver y llenó a la villa con enfermedad. Al final, cortaron su cadáver en cuarenta y dos pedazos, crearon túmulos para cada uno y las sellaron dentro de otro túmulo en orden. Eso conllevó el fin de la maldición.

Enfermedad esparcida.

Algo que los locales naturalmente detestan.

Algo que les permitía a los ancianos ser agresores mientras también eran cadáveres frágiles.

Encajaba la situación.

Justo como nadie quería acercarse a un cadáver pudriéndose en la fuente de la enfermedad, este Paquete de amplificación de malicia hacía a los locales odiar los Apartamentos Ubasute y los ancianos viviendo ahí.

Al menos, encajaba con la imagen alrededor de los Apartamentos Ubasute más que la monstruosa Yamanba que perseguía viajeros con un cuchillo o la Yamanba difícil de complacer que les daba consejos a los aldeanos.

Decidí asumir que esto era el tipo de Yamanba que esparcía una maldición después de la muerte.

—¿¡Pero no eso significaría que los Bienes Raíces Wankashi están usando un cadáver como parte de su Paquete!?

—Eso no es tan sorprendente, —dijo Tayama-san. —Una persona o dos es encontrada muerta aquí cada mes. Ni siquiera los que vivimos aquí sabemos cuántos han muerto.

—No estoy muy segura que sea eso, —dijo la Fenómeno del Misterio. —Un cadáver que puede ser cargado e incinerado carece de la permanencia necesaria para un componente de Paquete. Es posible el papel es relevado cada vez que alguien más muere, pero no tienen garantía que puedan asegurar un cadáver en el momento que se nota. Cuando alguien muere, generalmente es de suerte. En ese caso, el papel del cadáver probablemente se le fue dado a algo más estable y permanente.

—¿C-como qué? ¿Hay algo aterrador escondido en estos apartamentos?

Los hombros de Tomoe-chan se tensaron mientras preguntaba eso, pero ya había encontrado la respuesta.

Por lo que la di.

—Akasabi-san. Todos aquí saben la historia como algo que ellos quisieran que no les pasara, pero nadie sabe quién era esa persona antes de que muriera. Es un cadáver sin rostro que tuvo que haber estado aquí pero que nadie sabía más al respecto.

Fue Tayama-san quien se opuso a eso.

—¿Pero cómo va a investigar a Akasabi-san? Ni siquiera yo sé en qué habitación vivía. O con más precisión, hay demasiadas teorías como para estar seguros.

—¿Puede escribir a todos los candidatos en los que pueda pensar, señor?

—Supongo…

El anciano comenzó a escribir números de los edificios y habitaciones en un pedazo de papel. A primera vista, parecía como un extraño código.

—Es algo así.

—Ahora bien, señor, ¿cuál de estos son obviamente falsos que no tienen que ver con alguien que murió solo? ¿Cuántos en total?

—Espera un segundo… En total serían…cuarenta y dos de ellos. …¿¡Ah!?

—Sí, el mismo número que los túmulos usados para sellar la enfermedad de la Yamanba.

12 (Hachikawa Tomoe)

Para ser honesta, el juego verbal del detective y Enbi era demasiado rápido para que lo siguiera. Sólo podía mirar confundida mientras los dos excavaban más hacía la verdad.

—Pero esperen. Si el cadáver de una Yamanba ha sido cortado y sellado en los túmulos, ¿no eso terminaría la enfermedad? Los Bienes Raíces Wankashi quieren esparcir la enfermedad para aislar a estos ancianos, así que eso no encaja.

—Detective, ¿siquiera escuchaste lo que dije? Para terminar con la enfermedad, necesitas cortar el cadáver de la Yamanba en cuarenta y dos pedazos y sellarlos en los cuarenta y dos túmulos “en orden”.

—Quieres decir…que si intencionalmente los pones en el orden equivocado…

—La enfermedad continúa. Y al mismo tiempo, te deja corregir el orden para detener el Paquete si algo inesperado ocurre. Ese es el ensamblaje ideal de un Paquete, ¿no es así?

Eso parecía convencerlos, pero yo todavía estaba confundida.

—¿Q-quieres decir que las cuarenta y dos habitaciones cuentan como túmulos y algo está oculto en cada una? ¡Pero cuántas opciones hay para reacomodar esas cosas en el orden correcto! ¡¡Eso va más allá de las posibilidades para una contraseña de celular!!

—Pero es mejor que nada. Al menos, podemos intentarlo.

—Además, ¿¡siquiera que está oculto en la habitación de esta persona Akasabi-san!?

—Eso es lo que estamos a punto de descubrir.

El detective y Enbi se levantaron al mismo tiempo y corrieron a un lugar. Todavía estaba confundida, pero el anciano en pants y suéter simplemente se encogió de hombros. Di una reverencia y entonces corría tras de esos dos.

Mientras tanto, sentía una extraña sensación de impaciencia.

Tenía miedo de ser dejada atrás y no entendía el mundo en el que ellos dos vivían.

Ellos corrieron al segundo piso, abrieron una de las tantas puertas alineadas en el pasillo y entraron en la habitación. El sol del anochecer tiñó la habitación vacía en los colores brillosos de una montaña solitaria y los dos sin palabras trabajaron juntos para buscar en la habitación.

—Oye, detective. ¿En realidad qué piensas que está oculto aquí?

—Un implante dental.

—Eso es demasiado cliché. Yo estoy esperando algo de cabello.

Al sentarse en los hombros del detective en su traje tipo traje de baño, Enbi encontró algo en el espacio cableado encima del techo.

—Lo encontré. Esto es…¿quizá un hueso artificial?

Ella lo colocó en el piso envuelto en un pañuelo y todos lo miramos.

Am, ¿qué es esto? Es suave como el vidrio y parece como una pieza de alguna clase de cerámica.

—Esto es lo que llaman un asesinato sin cadáver.

Cuando miré confundida, él explicó más.

—En estos días, puedes acusar a alguien de un asesinato incluso si disuelve los huesos en una tina llena de ácido poderoso. Simplemente necesitas alguna prueba que un cadáver estuvo ahí: manchas de sangre, implantes, cabello o huesos artificiales.

—Afortunadamente, los huesos artificiales tienen a estar hechos de vidrio. No se disuelven en ácido y no se incendian en llamas. Eso aparentemente ayudó realmente al enjuiciamiento en una tonelada de casos.

Lo cual quería decir…

—Oye, ¿qué pasaría si no hubiera un asesinato pero dispersaras esos huesos artificiales alrededor de la escena y fuera una llamada de broma de la policía?

—Desafortunadamente, sería investigado como un asesinato. Y por supuesto, recibirías más que sólo una plática una vez que descubrieran lo que habías hecho.

Eso era lo que estaba pasando en estos apartamentos. Un solo hueso artificial había sido roto en pedazos y escondido en las habitaciones para que no pasara como evidencia física de que alguien había muerto aquí. Esa información falsa y del cadáver no existe estaban siendo usados como el núcleo de un Paquete.

Todo estaba siendo usado para encajar la leyenda del cadáver de la Yamanba siendo cortada en cuarenta y dos pedazos y enterrados en túmulos.

Eso aceleró las cosas. Terminamos buscando todos los pedazos del hueso artificial en las habitaciones.

Supuestamente había un total de cuarenta y dos, pero…

—Oye, detective, ¿qué piensas que los niños encontraron?

—Ellos no estaban haciendo una investigación forense y no estaban haciendo grandes deducciones. Supongo que encontraron algo a pie.

—¿Más específicamente?

—Salieran a encontrar una debilidad en el Paquete y realmente lo hicieron. … Amplificó la malicia de los adultos hacía los ancianos, pero no afectó a los niños. Lo más probable, sabían que los ancianos eran personas razonables y no tenías ningún prejuicio y sólo les hablabas.

—¿No la Yamanba de los cuarenta y dos túmulos comían niños?

—¿Y cómo hacía ella eso?

—Al copiar la voz de sus madres y pidiéndoles que abrieran la puerta tarde en la noche. Después de abrir la puerta para revisar, ellos veían a la aterradora Yamanba, por lo que los niños dispararon una flecha a ella para matarla antes de que fueran comidos.

—En otras palabras, los niños se asustaron y la mataron sin escuchar lo que ella tenía que decir. No me voy a quejar sobre una vieja historia o leyenda, pero podría no haber tenido la intención de matarlos. Podría haber sido una simple broma. …Y la maldición que esparció después de su muerte podría haber venido de su frustración con la situación.

—Entonces…

—Lo que Toujou Takumi-chan y los demás hicieron fue lo mismo que abrir la puerta y hablar con ella en lugar de lanzar un ataque preventivo por el miedo. Eso amenazaba con destruir el campo de aislación, por lo que los Bienes Raíces Wankashi tenían que hacer algo al respecto. Esa es mi suposición de cualquier manera.

Los dos sonaban realmente geniales mientras razonaban con la situación, pero Enbi estaba actuando extraño.

—*Jadeo*, *jadeo*. D-detective… Esto es lo más lejos que puedo ir…

Incluso si no podíamos usar los elevadores, Enbi ya estaba cansada por el cuarto o quinto piso.

Y el detective era frío de corazón.

—Te dejaré aquí.

—¿Eh? ¿¡Ah!? ¡¡Espera!!

Yo fui la que gritó y corrió tras de él. Miré atrás para encontrar a Enbi débilmente ondeando su mano.

—Estás bromeando… ¿¡Realmente la estás dejando atrás!?

—Los residentes de estos apartamentos no son peligrosos. Sólo parecen serlo debido al filtro colocado sobre ellos por el Paquete de Yamanba.

¡Podría ser verdad, pero ese no es el asunto aquí! ¿¡Qué clase de hombre abandona a una doncella enamorada para huir a trabajar!? ¡¡No es que sea alguien para hablar ya que corro tras de él a pesar de que sé cómo se siente Enbi!!

Estupefacta, lo perseguí y pensé.

¿”Él” había sido así también?

Ese hombre no había pensado en su familia mientras perseguía caso tras caso que se le presentaba. Eventualmente, mi mamá se le había acabado la paciencia con él. Yo sólo había visto su espalda, ¿pero sus ojos se habían concentrado en personas que necesitaban ayuda pero no podían pedirla?

Él realmente había sido un hombre sin esperanza, pero yo había admirado eso al menos un poco.

¿Eso era lo que significaba ser un oficial de policía?

Para el momento que revisamos las cuarenta y dos habitaciones y encontramos todas las cuarenta y dos piezas del hueso artificial, los colores de la tarde se habían oscurecido a aquellas de la noche. Envié un mensaje a Enbi y todos nos encontramos en una habitación vacía para ensamblar los pedazos de vidrio como un rompecabezas. Finalmente construimos una silueta que lucía perfecta para que un perro la sostuviera en su boca.

—¿Esta es la tibia?

—No importa. Más importante aún, miren aquí. Da el nombre del fabricante y un número de producción.

—De acuerdo, de acuerdo. Lo buscaré. …Fabricación de Deportes Ashigara, serie de huesos para correr, #3-52-6. ¿Hm? Tengo buenas noticias, detective. Esto fue liberado por primera vez hace dos años.

—De acuerdo, los tenemos ahora.

—¿Eh? ¿Eh?

No podía mantener el ritmo, por lo que el detective dijo más.

—Bienes Raíces Wankashi insiste que esta propiedad ha sido abandonada por mucho tiempo por lo que no sabían que los ancianos estaban viviendo aquí o que cortar la energía o agua mataría personas. …Y sin embargo, este hueso artificial es de hace dos años. Los ancianos tenían que haber estado viviendo aquí entonces, por lo que la persona en los Bienes Raíces Wankashi quien lo visitó tenía que saber que ellos estaban aquí.

—Eso quiere decir que puede ser cambiado como negligencia intencional. No hay forma que sean encontrados inocentes

—No importa qué tan buenos sean sus abogados, no pueden escapar de esto. Y si toda la fuerza de la policía es enviada tras de ellos, seguramente encontraremos a los niños perdidos.

13 (Uchimaku Hayabusa)

Los fragmentos del hueso artificial eran pedazos importantes de evidencia, pero si no eran colocados en las habitaciones vacías en orden, la crítica injusta hacía los ancianos nunca terminaría. Al mismo tiempo, los niños perdidos tenían que ser encontrados tan pronto fuera posible. No estaba seguro de qué hacer, por lo que llame a algunos oficiales de policía uniformados para lidiar con el hueso artificial. Sólo tenían que colocarlos de vuelta en los apartamentos, recuperarlos de nuevo, y enviarlos a los investigadores forenses.

—La leyenda dice que los túmulos de la Yamanba fueron construidos de este a oeste, ¿cierto? ¿Debería haber colocado los pedazos del hueso artificial de arriba hacia abajo y entonces colocarlos en las habitaciones vacías empezando desde el primer piso del este del edificio y hasta el piso superior? Y si no hace nada, pueden intentar algún otro arreglo como empezar del fondo o comenzar desde el piso superior.

Traté de descubrir qué instrucciones dar y la Fenómeno del Misterio interrumpió a un costado.

—Pero, detective, el Paquete de asilamiento de Yamanba esparce bastante falsa malicia para rehusarse a enviar una ambulancia. ¿Estás seguro que la policía vendrá?

—Sólo funciona en los locales. Cuando llamaste por una ambulancia, automáticamente te conectaste al centro más cerca, pero eso no es necesariamente cierto con la policía. …Sólo tengo que lidiar con ellos y llamaré a mi trabajo directamente.

Y así marqué en mi celular.

—Sí, ¿jefe de departamento? Encontré algo increíble mientras investigaba a esos ancianos que murieron solos. Sí, incluía los casos de intento de asesinato, este era un plan para matar a dos mil personas en estos apartamentos. ¿No es eso asombroso?

—¿¡Bfhh!?

—Esto va más allá de apuñalar o disparar en masa en las calles. Esto seriamente va a quedarse en la historia criminal de Japón. Así que si no quieres que la estación local se lleve todo el crédito, deberías probablemente venir aquí bastante rápido. Sí, sí. Sugiero enviar bastante apoyo. Bye bye.

Después de sólo pasar la información necesaria, colgué.

El plan estaba completo. Era hora de dirigirse a los Bienes Raíces Wankashi.

—Enbi, espera aquí con Tomoe-chan. Cuando la policía llegué, explíquenle todo lo que ha pasado.

—¿¡Ehhh!? ¡¡Pero el arresto del criminal es la mejor parte de una serie de misterio!!

—Un bombero sudoroso no es tu campo de experiencia. …Hachikawa-san, mantén un ojo en ella para asegurarse que no intente nada. Eso sería de mucha ayuda.

—B-bueno, si tú lo dices, detective… *Balbuceo*, *balbuceo*…

—¡Oh, es cierto! ¡¡Tooomoooeee!! ¡¡Esta es la oportunidad perfecta!! ¡¡Necesitamos tener una larga charla!!

Con eso, les dije adiós a Tayama-san y a los demás, dejé a la Fenómeno del Misterio con ellos mientras ondeaba su bufanda de Sunekosuri como estrella del alba, y me dirigí a hacer el arresto real mientras contactaba a algunos colegas míos.

Los Bienes Raíces Wankashi estaba ubicado en Ikebukuro, bastante cerca de Sugamo.

En una zona llena con edificios pequeños, estrechos y de muchos pisos, me acerqué a uno de los carros estacionados a un costado del camino, y me subí en el asiento del pasajero.

Sotobori Gaku, un tanque pesado de la división de contramedidas de crimen organizado, esperaba dentro.

—Buen trabajo. ¿Pero estás seguro que deberías tener nuestra ayuda? Pensé que el Departamento 1 era el grupo más territorial en el mundo. Los altos mandos se van a pelear en la sala de conferencia.

—Los Bienes Raíces Wankashi están en nivel bajo de una organización criminal grande, ¿cierto? Eso hace esto tu territorio, así que tú puedes hacer el arresto. Además, los niños perdidos son primero. El crédito puede venir después.

—¿Por qué diablos no pediste unirte a la división de crimen juvenil? …Oh, cierto. Toma.

Sotobori Gaku casualmente me pasó un revolver estándar.

—¿Todavía puedes prestar estas cosas?

—Tal vez las elites en el Departamento 1 no pueden, pero los de fuera de la ley como nosotros lo hacemos todo el tiempo.

—Mierda, tal vez no debí pedir tu ayuda.

Mientras tanto, compartimos algo de información y discutimos nuestra estrategia.

—Para ponerlo simple, todos en ese edificio de cinco pisos excepto por la tienda de conveniencia a nivel de suelo son probablemente culpables de algo. Wankashi es el inquilino en el tercer piso, pero si rodeamos el edificio, los otros inquilinos podrían pensar que vamos tras de ellos y nos atacarían. ¡Así que sea lo que sea y arrestemos a todos! ¡¡Eso debería arreglarlo todo!!

—¿¡Puedes ser más descuidado!? ¿¡Realmente eres parte de la fuerza de policía de Japón!?

Terminamos de gritarnos entre sí mientras salíamos del carro. Esa fue la señal para los hombres en traje para salir de los otros carros rodeando el estacionamiento. No era común que el Departamento 1 y la división de contramedidas de crimen organizado trabajaran juntos. Algunos de los carros añadieron luces de policía en el techo del carro y colocaron un bloqueo en el camino.

El Tanque Pesado se contoneó hacía el edificio de muchos pisos mientras reía fuertemente por alguna razón.

—Amo esta atmósfera tensa. Este es el lugar de trabajo de un verdadero hombre.

—Sigue diciendo cosas así y las mujeres van a gritarte de nuevo.

—Sí, pero son las mujeres policías en uniforme las que me gustan, no las que usan traje como nosotros.

—Y es por eso que no les gustas. ¿Por qué crees que tu división es puro hombre?

—¿Oh? ¿Y tú puedes proclamar saber todo lo que hay que saber sobre mujeres?

Y en ese momento, las luces repentinamente se apagaron en esa calle en la noche.

Al principio, mi visión se oscureció como cuando las luces se apagan en una habitación, pero estábamos afuera. Este no era sólo un edificio o dos. Era un apagón esparcido a gran escala.

—Oye, Uchimaku-chan, ¿qué piensas de esto?

—Sólo espero no tuvieran una bomba a control remoto en el transformador de una subestación.

—Cambia los celulares a radios. ¡La torre local cayó, no dejes que Wankashi escape! ¡¡Vamos!!

Fuimos forzados a usar los faros de los carros para la luz, pero no ayudaban dentro del edificio. Apenas si podíamos ver mientras subíamos los escaleras hacía el tercer piso.

Alguien vacilantemente puso un pie en el rellano.

—¡¡Asegurado!! ¡Siguiente!

Después de torcer las manos del hombre por detrás de su espalda y forzarlo a ir al suelo, lo dejé con otro oficial de policía y continué. Era violento, pero teníamos permitido asegurar a todos en la escena cuando no sabíamos quién era nuestro enemigo y podíamos ser apuñalados por la espalda en cualquier momento. Por supuesto, cualquier cosa que los matara no estaba permitido.

—Oye, ¿no esa silueta está embarazada?

—Ella tiene algo metido debajo de su ropa. Ninguna mujer embarazada se pararía derecha. ¡¡Asegurada!! ¡Siguiente!

Llegamos al tercer piso. La oscuridad realmente lo hacía más aterrador, pero nos reunimos en frente de la puerta con pistolas en mano.

Aclaré mi garganta e hice una sugerencia.

—Derribaré de una patada la puerta.

—¡No es justo! ¡Esa es la mejor parte! ¡¡Ladrón de créditos del Departamento 1!!

—Dije que iba a darte el arresto, ¿no? ¡Ahora, vamos!

De una patada abrí la puerta a la fuerza y entramos. Un joven que parecía estar al deber en el teléfono levantó sus manos en la oscuridad, pero no vi a nadie más. Sotobori chasqueó su lengua después adentrarse más.

—Oh, maldición. El seguro está abierto. ¡¡Esto podría ser malo!!

Tratamos de sellar todas las salidas, pero había poco que pudiéramos hacer en la confusión del repentino apagón. Debieron haber aprovechado y escapado a un lugar. Si tenían equipo de visión nocturna preparado, era completamente posible.

Ahí fue cuando escuché el rugir de un motor por debajo.

Sotobori gritó por su radio.

—¡¡Deténganlos!!

—¡¡No podemos completar la barricada de carros debido a ese apagón!!

No podía dejarlos escapar. Tenía que llevar a un fin el sufrimiento de esos ancianos en los Apartamentos Ubasute. ¡Tenía que encontrar a los niños que habían desaparecido después de descubrir su secreto!

—Espera. ¿Uchimaku-chan?

—…

Podía juzgar la posición del carro por el sonido y no tenía tiempo para dudar.

Corrí por la oscuridad, atravesé el vidrio y salté de la ventana del tercer piso.

En ese justo momento, un carro deportivo rojo salió a toda velocidad del callejón y trató de pasar por el centro de un grupo de oficiales de policía.

Caí justo encima de él.

Con el sonido de abolladuras de metal, el auto deportivo de pocos caballos se desvió de izquierda a derecha. El duro impacto había activado la bolsa de aire. Con la vista del conductor y el acceso bloqueado al volante por la bolsa de aire, un carro podía fácilmente convertirse un arma letal.

Finalmente nos estrellamos en una cabina telefónica cerca.

Fui lanzado fuera del carro, pero rápidamente me puse de pie sobre el camino. Me acerqué al asiento del conductor en el costado y usé el mango de mi pistola para quebrar la ventana.

Podía ver el rostro de una mujer a través de la brecha de unos largos flecos y una herida grande parecía partir su boca abierta. Al principio, pensé que había sido herida durante el accidente, pero una mirada de cerca mostraba que era una herida vieja.

Levanté el cañón de mi pistola hacía la cabeza de la joven mujer y le grité.

—¿Dónde están los niños!?

—N-no lo sé…

No tenía tiempo de lidiar con esto, por lo que ondeé la mano a un oficial de policía cercano.

—¡Tú! Este cálculo podría ser algo complicado, ¿así que podrías ayudarme?

—S-supongo.

—Cada piso tiene veinte cuartos. Es un edificio de siete pisos, pero podemos ignorar el primer piso. Eso los hacen seis pisos. ¿Cuántas habitaciones son?

—Am, 120.

—Y hay veinte edificios idénticos.

—2400 habitaciones.

—El periodo máximo de detención para un crimen es 23 días incluso son extensiones. ¿Cuánto es eso por 2400?

—Espere un segundo… ¿Serían 55,200 días?

—Y para acabar, ¿cuánto es eso dividido por 365 días?

—Eso sería cerca de 151 años.

Me volteé hacía el asiento del conductor la joven mujer estaba empapada de sudor.

—Ya lo has escuchado. Oh, y es únicamente el valor más bajo teóricamente. Cualquier anciano que haya ya muerto contará por separado. …Si quieres permanecer en silencio, es tu derecho. Puedo hablar con los fiscales y hacer te que arresten eternamente por diferentes crímenes. No te preocupes, tendrás mucho tiempo para permanecer en silencio en la celda de detención. ¿No es eso genial? Tendrás comida para comer hasta el día que mueras pagado por los impuestos de las personas.

—N-no puede hacer eso. ¡No se saldrá con la suya con eso! ¡M-mis abogados no lo dejarán!

—Pero los abogados únicamente son llamados cuando está acusada. No pueden hacer nada en la fase de investigación. Estarás atrapada en esa habitación cerrada. Tal vez vivirás hasta que el juicio inicie en 150 años a partir de ahora.

Casualmente saqué algunas esposas y la mujer lucía al borde de las lágrimas.

—¡B-bien! ¡¡Bien!! ¡¡Hablaré!!

—Que sea breve.

Técnicamente, la constitución decía que la detención excesiva contaba como tortura y por lo tanto cualquier testimonio obtenido de esa manera no era permisible en la corte. Pero no tenía la obligación de decirle eso.

—E-es verdad que traté de silenciar a esos niños. Incluso los secuestré. Pero no podía hacerlo. Sé que suena estúpido, pero no podía dejar de temblar cuando se trataba de ensuciar mis propias manos. —dejé escapar un suspiro de alivio sin dejar que se mostrara en mi rostro.

Pero ella no había acabado de hablar.

—Así que…

La verdad se volvió más extraña que la ficción. Y de la peor manera posible.

—Los encerré a todos en el refrigerador. De esa manera no tenía que ensuciar mis manos.

…¿¿¿¡¡¡Hiciste qué!!!???

Esposé a este obvia criminal, la dejé con un oficial de policía uniformado, tomé prestado un carro de policía y me dirigí al refrigerador – técnicamente un almacén frigorífico – del que me habló la joven mujer. Las luces en el camino estaban apagadas por el apagón, por lo que los semáforos estaban muertos y había accidentes por doquier. El miedo apretó mi corazón, pero aun así continué adelante.

Me hice camino hacía la congelada Montaña Ubasute que funcionaba diferente de esos apartamentos ilegales.

Tomó treinta minutos completos el llegar y no podía ni siquiera imaginar cuánto se desgastaba la vida de esos niños atrapados mientras tanto.

Vi lo que parecían guardias amontonados hablando cerca del almacén frigorífico oscuro, por lo que me acerqué a ellos.

—¿Quién está a cargo?

—¿Q-quién eres?

—¡Eso no importa! ¿¡Quién está a cargo!?

Uups, saqué mi pistola antes que mi placa.

Los guardias palidecieron, levantaron sus manos y hablaron un temblor en sus voces.

—¿Qué eres? ¿Un ladrón de atún? ¡No tenemos nada de eso aquí! ¡Sólo guardamos helado!

—Unos niños secuestrados fueron encerrados dentro. ¡Si no quieren ser acusados como cómplices, ayúdenme a buscar entonces!

—¿¡Estás bromeando!? ¿¡En cuál almacén!?

—¡No lo sé, así que abran todas y revisen! ¡¡Rápido!!

Nos apresuramos y uno de los guardias se quejó a voz baja.

—Qué horrible día. Y después de este extraño apagón acabó con todos nuestros productos.

—¿Qué?

—Los congeladores no pueden funcionar sin energía, ¿no? ¿Qué tal si se quejan de que no inspeccionamos el equipo apropiadamente? ¡Es mejor que no pierda mi bono de invierno!

Para bien o para mal, los almacenes frigoríficos no estaban funcionando.

Lo cual significaba…

—¡¡Mierda, realmente hay niños aquí!! ¡Oye, por aquí! ¡¡Por aquí!!

Otro guardia grito a la distancia, por lo que todos corrimos hacía allí. Aire frío blanco flotaba de la puerta abierta, pero era más débil de lo que podría haber sido.

Los guardias únicamente miraron a dentro sin poner un pie adentro.

Cuando entré, encontré cinco bultos acurrucados juntos en una esquina. Sus pieles estaban inquietamente pálidas, su respiración era débil y no se estaban moviendo en lo más mínimo, pero…

—Está vivos, —dije antes de levantar mi voz a un grito. —¡¡Están vivos!! Por favor traigan mantas, calentadores y una olla de agua caliente o lo que sea que tengan. ¡¡Rápido!!

14 (Hachikawa Tomoe)

Un apagón a gran escala evitaba que nuestros celulares funcionaran, pero los radios y líneas de tierra normales parecían estar bien. El policía trabajando en los apartamentos nos dijo que el detective había encontrado a Takkun y a los otros niños a salvo, por lo que suspiré de alivio.

Entonces miré los departamentos de nuevo.

—¿Qué le va a pasar a las personas viviendo aquí?

Los Bienes Raíces Wankashi claramente era un villano, pero si eran arrestados, ¿qué le pasaría a los derechos de los apartamentos? Alguien más podría comprarlos, pero si decidían derribar los edificios condenados, los ancianos tendrían que marcharse.

¿Pero a dónde irían?

Estaba nerviosa, pero Enbi alegremente respondió mientras frotaba la cabeza de su bufanda de Sunekosuri.

—Ellos lo manejarán.

—¿Eh? ¿Qué quieres decir? ¿La policía los ayudará?

—La policía no puede interferir en asuntos de civiles, pero es por eso que autónomos como yo existen. Además, acabar con Wankashi no quiere decir juzgaremos a todos los villanos detrás de esto.

Ella sonrió y sacó su Smartphone

Ella parecía estar haciendo una lista de lo que iba a hacer.

—No se atrevan a subestimarme, villanos.

15 (3rd person)

Había una pequeña pero respetable casa en un vecindario tranquilo por el Río Arakawa. Originalmente, un anciano había pasado la mitad de su vida trabajando para pagar el préstamo, pero su hijo y nuera se lo habían robado. Lo habían tomado y ocultado el título de propiedad y libreta de ahorros y violentamente lo habían echado fuera.

—Se supone que él ya estaba muerto. ¿Qué está haciendo Wankashi?

Un hombre gruñó mientras pisoteaba en círculos alrededor de la sala de estar. El hombre había echado fuera fácilmente a su propio padre, por lo que él era difícilmente del tipo de hacer relaciones amistosas por su cuenta. La habitación ya estaba llena con una atmósfera salvaje y la casa parecía más como una jaula. Él podría vivir con su familia en papel, pero en realidad estaban completamente esparcidos.

Entonces algo pasó irritar más al hombre de la manera equivocada.

Un intermitente pitido estalló por la ventana. El sonido era usado para avisar de un camión o un maquina pesada retrocediendo. Era tarde por la noche y en un vecindario, por lo que el hombre irritado por esta falta de modales (mientras ignoraba sus propias constantes faltas de modales). Pero entonces algo inesperado pasó.

Con un impacto como si un carro hubiera chocado en ella, algo atravesó el muro de la sala de estar.

—¿¡Q-qué!?

Él frenéticamente se fue al suelo y su furia comenzó a hervir. Se apresuró a salir sin ponerse sus zapatos y vio un pedazo amarillo de una maquinaria pesada atravesando la valla. Algo como un pico hecho de duro metal estaba cavando en el material del muro.

—¿¡Qué diablos está haciendo a mi casa!?

—¿Hmm?

Esa respuesta despreocupada provino de la sorprendente joven mujer operando el equipo. Ella continuó desgarrando el muro y la casa ya estaba inclinándose en esa dirección.

—Dices eso, ¿pero por qué estás viviendo en una casa abandonada? Eso es peligroso, ¿sabes?

—¿Qu-?

—Am, el dueño oficial es un anciano llamado Tayama Sunao-san, pero él aparentemente no ha regresado a casa por más de una década. Fue declarada abandonada y subrogación administrativa fue llevada a cabo.

—…!!

¡¡Eso podría ser verdad!!

¡¡Sí, es oficialmente la casa de ese anciano y por supuesto él no ha regresado después de que lo echamos a golpes y patadas!!

Él estaba a punto de decir esos pensamientos en voz alta, pero él obviamente no podía decirle eso a un trabajador de la ciudad.

—¡¡Por favor espera!! ¡Nosotros vivimos aquí! ¡¡Soy el hijo de ese anciano!!

—No he escuchado nada al respecto de eso. Proclamar algo es fácil. Cualquiera viviendo en una casa abandonada insiste que son parientes y no tenemos tiempo para lidiar con eso. Aunque si pudieras contactar a Tayama-san en sí, eso funcionaría.

¡Como si supiera su número de teléfono! ¡Además, se supone que ese anciano ya estaba muerto! ¡Entonces ese título de propiedad oculto sería inválido y la propiedad se transferiría a nosotros! ¿¡Así que por qué!?

Mientras más pensaba en eso, más injusto parecía, pero él no podía pensar en una manera de objetivamente convencer a alguien de eso.

—¿E-entonces qué pasará con nosotros? ¿¡Qué haremos a partir de mañana!?

—No me preguntes. La tierra fue comprada por la guarda y la compensación ya fue pagada directamente a Tayama Sunao-san sin pasar por su cuenta bancaria.

Un gran rugido llenó el aire.

La casa inclinada del hombre finalmente se derrumbó en el suelo.

16 (3rd person)

Era una historia increíble.

Primero, resultaba que podían obtener una copia de su título de propiedad siempre y cuando la compañía de bienes raíces todavía tuviera una copia original guardada. Y cuando el dueño no había regresado por un periodo largo de tiempo, podría ser registrado como abandonado y venderse directamente al gobierno local.

Segundo, los apartamentos donde habían vivido habían envejecido tanto y tuvo muchas muertes que el valor de la propiedad había caído casi a lo más bajo posible. Al reunir el dinero de esos ancianos que habían obtenido al vender sus casas, tenían el suficiente dinero para comprar toda la tierra.

Tercero, tan pronto el Paquete de asilamiento de Yamanba se había desvanecido, las actitudes de las personas locales habían cambiado completamente. Las personas de la oficina de gobierno re-hicieron el intencionalmente mal camino y las tiendas de conveniencia y supermercados estaban dispuestos a entregar.

Y fue todo gracias a una chica de secundaria de coletas en traje de baño que tenía la edad de sus nietos.

—Sólo regresé todo a su respectivo lugar, por lo que no los salvé. Así es cómo debería haber sido todo en primer lugar.

Cuando la chica se fue, ella sonrió.

—Por lo que si sienten que alguien los salvó, no fui yo. Alguien más encaja mucho mejor en eso.

Mientras un anciano abría el grifo y regaba el jardín de flores con la manguera, él escuchó unos pequeños pasos acercándose.

El incidente previó les había causado mucho problemas, pero los niños todavía venían a ver al anciano.

—Señor, ¿sabía que hay un festival durante el otoño?

—Sí, es para dar gracias por todo el pescado. El río está lleno concreto ahora, pero cuando era de tu edad, podías llenar tu estómago siempre y cuando tuvieras una caña de pescar.

—¿Iría con nosotros? Todos dicen que el hielo raspado es el mejor, pero claramente el algodón de azúcar es mejor.

Ese ya no era una Montaña Ubasute hecha de concreto en días modernos.

Si una sola persona levanta su mano, podría fácilmente hacer añicos esa jaula invisible.

1 Nota agregada: 赤錆 (Akasabi) puede significar oxidación.
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: