Capítulo 2: Dirígete al Cielo si Quieres Vivir

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4, Parte 5, Parte 6, Parte 7, Parte 8, Parte 9, Parte 10, Parte 11, Parte 12, Parte 13, Parte 14, Entre Líneas 2,

1

—¿¿¿¡¡¡Bwah!!!???

Su equilibrio fue quebrado, y colores psicodélicos bailaron al borde de su visión. Sólo después de repetidamente suprimir la urgencia de vomitar, Beatrice, la Espadachina Santa en armadura roja y minifalda blanca, despertó en un sobresalto. Ella presionó sus manos contra el piso, trató y fracaso en pararse, se acurrucó en una posición fetal con su largo cabello rojo y plateado desplegado a su alrededor, y peleó para suprimir su temblor. Fueron sus órganos internos en sí los que se estaban moviendo, no sus músculos o huesos.

La experiencia de la muerte y derrota era poderosa.

La simulación había parecido demasiado real, por lo que después de despertar de ese sueño vivido, sus recuerdos eran un lio, y ella estaba muy confundida.

…Ella lo había predicho a cierta extensión, pero la “conclusión” que ella había visto había sido demasiado trágica. Los Rojos; Orcos Ibéricos afligidos con alguna clase de enfermedad, habían llenado el mundo con sus feroces ataques. Pero ese recuerdo tampoco podía ser borrado mecánicamente. Pesadilla o no, nada de ello era innecesario. Si ella se deshacía de la información adquirida en lugar de acumularla, nada tendría sentido.

—*Jadeo*, *jadeo*…

Beatrice decidió recordar todo, pieza por pieza, mientras se limpiaba el sudor de su frente.

Esto era Ground’s Nir.

Era de noche, y ella estaba dentro de una pequeña casa de ladrillo en las montañas lejos de la posada del pueblo humana.

Era la casa de Buu Buu.

Ella técnicamente estaba en el ático donde la Arma Definitiva Abyss, a quien le faltaba un brazo, y cuyo cuello estaba doblado en un ángulo extraño, yacía sobre su espalda. Ella lucía como una chica de cabello plateado vistiendo un traje de baño de una pieza con un gran agujero, pero ella en realidad era una creación artificial. Sin embargo, ella estaba equipada con circuitos de pensamiento digitales que sobrepasaban el cerebro humano.

Su estrategia actual era completamente dependiente de Abyss, quien tenia dos hilos de cabello plateado moteado colgando frente a ella.

Ella había conectado las mentes de Beatrice, Filinion y Armelina, extrajo la información básica como señales eléctricas, y construyó una simulación estratégica VR precisa en base a eso, así podrían experimentar por adelantado la tragedia que se avecinaba.

Abyss estaría viendo la Tierra por primera vez como la simulación anfitriona, por lo que Beatrice se sentía algo mal por ensuciar su primera experiencia así.

—¿Filinion…Armelina…? ¿Están bien también…?

A ella le respondieron gemidos que le hicieron pensar en grandes ranas lentamente siendo aplastadas con pies. Ellas dos no tenían consigo lo necesario para mantener la máscara de una amable y hermosa mujer joven por el momento.

De hecho…

—Ahora estoy preocupada de que lucí así de patética justo hace unos segundos. Tranquilícense por mi bien al menos.

—Realmente no muestras nada de compasión a otro que no sea Buu Buu, ¿cierto?

—Realmente no muestras nada de compasión a otro que no sea Buu Buu, ¿cierto?

Mientras hablaba en la voz maldecida de alguien subiendo del pozo de un infierno de resaca, la Bruja Blanca Filinion arrastró su sombrero y capa de bruja, y la Sacerdotisa de Combate Armelina no le importó las aberturas en los costados de su traje de sacerdotisa mientras finalmente lograba pararse del piso del ático.

—Y-y, ¿cómo murieron ustedes dos? En cuanto a mí, el aguacero comenzó mientras me movía del camión blindado a un helicóptero de ataque, así que fui atrapada en lodo fluyendo hasta que las botellas de ácido sulfúrico y ácido clorhídrico en mi mochila se rompieron, y me arrastraron en un infierno de mi propia creación…

—Me quedé en el camión blindado demasiado tiempo, por lo que un Rojo lo aplastó con un arma contundente. El vehículo entero fue aplastado y entonces rostizado en una explosión gigante. ¿Qué hay de ti, Beatrice?

—……………………………………………………..…..Realmente no quiero hablar de eso……………………………..

La mirada seca en sus ojos era mucho más grande que en las otras dos.

Los ojos vidriosos de la Espadachina Santa estaban faltos de toda luz, y eso les decía a las otras dos que algo incluso peor le había pasado, por lo que ellas gentilmente levantaron sus pies del acelerador

—(¿F-fue devorada en la selección? ¿¿¿Pero devorada en qué manera???)

—(¡Shh! Ella es una adolescente sensible. A-además, sólo pasó en una realidad virtual, por lo que es como ser mordido por un perro callejero digital. Incluso si el peor de los escenarios, no hay nada de qué preocuparse. Porque sólo fue virtual. ¡¡Buajajaja!!)

—¡¡Dahhh!!

Beatrice arrojó sus manos al aire, y gritó.

La adolescente pura fulminó con la mirada a las insensibles idiotas quienes habían levantado sus pies del acelerador, pero no consideraron pisar el freno, y ella habló con media desesperación.

—¡¡Se precipitaron hacia mí en todas las direcciones en modo de apareo, pero tan pronto me teclearon con su feroz fuerza, fui aplastada hasta la muerte!! Y mi línea final fue “nboh”. ¡Ya, ¿felices?!

—¿Aplastada por un grupo de sudorosos y calientes hombres gordos hasta que tus órganos estallaron desde cada agujero? Sí, eso es bastante trágico…

—¿Aplastada por un grupo de sudorosos y calientes hombres gordos hasta que tus órganos estallaron desde cada agujero? Sí, eso es bastante trágico…

—¡¡No lo imaginen con tanto detalle!! Y las dos o fueron disueltas hasta los huesos con ácido poderoso o las hicieron explotar en pedazos carbonizados, ¿cierto? Ninguno de nuestros destinos estuvo cerca de ser algo que pudiéramos dejar a las demás ver. ¿Qué tal si describo los suyos en detalle también!? …Y Armelina, nunca voy a olvidar esa broma que hiciste. Eso fue como algo que un anciano diría. …Ahora que lo pienso, estás llegando a esa edad, ¿no?

—¿¡Ah!? ¿¡Quieres pelear, Beatrice!?

Mientras Beatrice y Armelina se metían en una pelea que se duplicaba como los comienzos de la rehabilitación. Filinion sólo se quedó ahí, y observó sin ninguna intención de curar las heridas que esto causara.

Adecuada para el arma definitiva, parecía que Abyss había dejado algo de horrible información en ellas. Si ellas podían reproducir el archivo en formato VR, y enviarlo al cerebro de alguien más (incluido el dolor), podía ser usada como una nueva forma de proyectil.

Debieron causar una gran conmoción porque un rostro preocupado se asomó desde la escalera conduciendo hacia el pasillo. Era demasiado grande para ser humano.

—*Chillido*. Beatrice, ¿qué pasó? Sé que estabas tomando una siesta, así que, ¿tuviste una pesadilla?

—Oh, Buu Buu. Espera sólo un momento. ¡Armelina ha entrado en su modo de locura, así que no mires! ¡¡Esto podría ser algo que seriamente lamentará después!!

—¡Cállate! Ha pasado mucho tiempo desde que te enseñé a respetar a esta lista, amable, que huele bien y perfecta mujer joven. ¡¡No estaré satisfecha hasta que desnude tu insolente trasero y te dé 100 nalgadas!!

—…¿Nalgadas como castigo? ¿Qué tan vieja eres?

—¡¡No digan eso en unísono, niñitas!! ¡¡Filinion, ahora te añadido a la lista de crímenes de guerra también!!

Las chicas pasaron a agarrarse entre sí, y jalarse cosas como si estuvieran en una lucha de lodo, pero sus armaduras y minifaldas estaban destinados a combatir mientras exploraban el duro Laberinto. Por lo que no se romperían tan fácilmente.

Mientras tanto, Buu Buu estaba tan inalterado que Beatrice pensó que ella lloraría del alivio.

Su piel no se había vuelto roja, y no mostraba señales de promulgar esa selección donde el débil era comido y se apareaba con el fuerte. Sí, sólo él estaba bien. Él no estaba afectado por la enfermedad Roja, y era por eso que sólo a él se le había permitido escapar cuando la villa fue atacada hace mucho tiempo.

Ella sabía eso.

Ella lo sabía, pero la chica de armadura roja y minifalda seguía tan aliviada que su corazón temblaba.

Él llevó una mano a su boca, y habló en una voz preocupada.

—Buu. No deberían pelear. ¡Abyss está durmiendo, así que guarden silencio! …Sigan así, y tendré que golpearlas a todas como castigo.

—¡¡Eso me aplastaría físicamente, así que déjame fuera de eso!!

—¡¡Eso me aplastaría físicamente, así que déjame fuera de eso!!

—¡¡Eso me aplastaría físicamente, así que déjame fuera de eso!!

Incluso si había sido en VR, esas chicas acababan de ver la amenaza de los Orcos Ibéricos. Las palabras de Buu Buu condujo a que las dos tontas musculosas dejaran de forcejear, y por alguna razón, la Bruja Blanca se les unió sentándose en forma de disculpa delante de él.

Buu Buu inclinó su cabeza como si realmente no entendiera.

—Así que, ¿qué dijo su siesta?

—Agh… La simulación sólo nos enseñó que cualquier ataque directo está garantizado a fracasar. Realmente tenemos que terminar esto antes de que el Rojizo apocalíptico se libere.

—*Chillido*. Beatrice, eres realmente una romántica para confiar en profecías de sueño.

Él de hecho no entendía. Beatrice tenía ligera curiosidad de quién le enseñó la palabra “romántica”. ¿Había sido la Súcubo Tselika quien se disfrazó como una Monja, había sido el Sabio o había sido la Elfa Real Sibyl?

—Todavía hay algo de comida, así que pueden comer si quieren. Me aseguré de no comerlo todo para ustedes. ¡Puedo contenerme si lo intento!

—…B-bueno, creo que puedo soportar algo de gachas. Así que, ¿qué hay en el menú?

—Carne. ¡Nunca puedes estar equivocado con carne! ¡¡Sirve carne y habrá sonrisas en los rostros de todos!!

Beatrice y las demás estaban preocupadas por esa respuesta bastante vaga, pero aun así siguieron a Buu Buu del ático al piso del suelo. Tenía haber habido más adiciones construidas porque había un segundo piso entre pisos.

Las Hadas, del tamaño de una mano, habían construido esta casa con una chimenea, pero no tenía una cocina con un pozo con bomba de mano o un horno de ladrillos, por lo que cuando comía, él generalmente construía una hoguera afuera, y hacia una barbacoa

Salieron para encontrar el pacifico cielo azul de Ground’s Nir.

No estaba duramente dividido entre una temporada seca y temporada de lluvia, y todo no sería barrido por lodo después de un aguacero repentino.

Además, parecía que Buu Buu no había hecho la comida. Las Hadas del tamaño de una mano llamadas Meridiana, Alice y Morgan estaban volando alrededor de la Reina Hada Sutriona usando ambas manos para lidiar con una brocheta (como para Buu Buu) de carne, y una Cebolla Gigante como si fuera una barra con pesas.

Esa Break News tenía un vestido de listones envuelto alrededor de su delgado y no desarrollado cuerpo, y las largas decoraciones florales se sacudieron mientras casualmente habló.

—Oh, así que ya despertaron. No tuvieron mucha suerte, ¿verdad? Al sólo hacer un estimado por el tamaño de sus esqueletos y músculos, son más de lo que simples humanos pueden manejar. Sé que están desalentadas, pero coman algo de sabrosa comida, y alégrense.

La comida era muy parecida a brochetas de pollo a la parrilla, pero cada pedazo de carne rivalizaba a un filete de una libra en tamaño. Si una libra no significa mucho para ustedes, pueden convertir eso en cerca de 450 gramos. Cada uno probablemente sería tan grande para caber en una pequeña caja de almuerzo de una chica. Una sola brocheta contenía la suficiente carne para sorprender a un occidental, y Beatrice tuvo que desviar la mirada ya que su estómago todavía estaba retorciéndose un poco.

Y una extraña escena llegó a la vista.

Había rojo, rojo, rojo y más rojo tan lejos como el ojo podía ver.

Esos poderosos y horribles Orcos Ibéricos estaban acurrucados y arreglados en filas ordenadas.

—…

La manera en que se agacharon, acurrucaron y se detuvieron por completo los hacía lucir como huevos gigantes yaciendo en el suelo. Pero esos huevos rojos de masacre traerían el fin del mundo una vez que eclosionaran.

No habían aceptado su propio alboroto.

No habían aceptado que el Rojizo afligiéndolos fuera una excusa.

Por lo que usaron toda su fuerza para suprimir su poder y entrar en un estado durmiente. Entonces las pociones tranquilizadoras de Filinion, la Bruja Blanca, y el tratamiento de temperatura baja de Wildefrau, la Princesa de la Cascada habían reforzado extremadamente ese estado.

Por supuesto, esto era una calma temporal que venía con un tiempo límite. Si eso hubiera solucionado todo, el Grupo de Beatrice no habrían continuado sus pruebas de prueba y error.

La Bruja Blanca Filinion tocó el costado de sus lentes y habló.

—No podemos realmente resolver esto con el poder de Invocadora Cazadora de Gruagach como tratamos de hacerlo en la simulación, ¿cierto?

—Sí. Eso requiere que ambas partes acepten el contrato, por lo que los Orcos Ibéricos tienen que estar despiertos para que funcione. Gruagach podría fácilmente conseguir su consentimiento usando el Encanto de Tselika, pero no hay forma de detener el alboroto de los Rojos una vez que despierten, así que regresaríamos de vuelta a donde empezamos.

Huldra, una porrista con minifalda con coletas rosas y pompones, cuya actitud era tan exageradamente linda que se sentía falsa, casualmente se unió a la conversación.

—Jefa. Aprendí a cómo administrar la crucial poción tranquilizadora, pero no parece que pueda Mezclarla. La Bruja Blanca arrojó en las alas de sangre de Sutriona y las raíces de Ileana alguna clase de poción única que es demasiado peligrosa para mí como para copiarla.

—Heh. Qué molestia. Suena a que nadie puede hacer nada sin mi genio sin igual. *Sonrisa*, *sonrisa*.

—Limpia esa sonrisa creída de tu rostro, vaca. Si nadie, excepto tú, puede hacerlo, quiere decir que no podemos conseguir un suministro estable, lo cual nos deja en un gran problema.

Después de la respuesta exasperada de Armelina, Wildefrau, con su cabello azul en rizos, se acercó mientras sostenía una brocheta de sólo vegetales. Ella habló casi desnuda excepto por la espada en cruz que ella vestía.

—Como sea, el tratamiento de baja temperatura depende enteramente de mí. Simplemente congelarlos con una gran fuerza de poder sería algo, pero guiarlos con seguridad a la hibernación sin lastimarlos es algo diferente por completo. *Sonrisa*, *sonrisa*, *sonrisa*.

—¿¡Qué les pasa a todas ustedes y sus sonrisas creídas!? ¿No estamos aquí para presumir qué tan poderosas somos! ¡¡Al contrario!! ¡¡Lo que queremos es una habilidad genérica, no una única!!

Si siquiera uno de los Rojos rodeándolas despertaban, serían atacadas por el escenario visto en la simulación VR estratégica realizada por Abyss. Una vez que ese rojizo apocalíptico comenzara, todo se acabaría. Era la naturaleza humana el querer tantas seguridades en su lugar como fueran posibles.

Por ahora, las chicas comenzaron una reunión estratégica mientras aceptaban una de las brochetas como para Buu Buu, y decidieron compartirlo ya que era demasiado para una persona.

Beatrice dejó escapar un lento respirar, y comenzó a hablar.

—Para ser franca, ¿cuánto durara este estado durmiente?

—Teóricamente, cerca de 10 horas, pero el limite en sí es bastante fluido. Quién sabe qué tanto podría acortarse en base a estímulos externos. *Mordisco*.

—Espera, Wildefrau tiene una brocheta de verduras, así que, si vamos a compartir uno, tomemos uno de carne. ¡Carne!

—Ejeje. La carne grasosa es tan sabrosa. Esto realmente es lo mejor. *Mordisco*, *mordisco*.

—…¿hablas en serio? Soy un chico, e incluso yo estoy un poco perturbado por lo extremo que se siente esto como un festival atlético. Bueno, si eso es lo que lo que te gusta, te lo dejaré a ti, chica con lentes. *Mordisco*.

Las chicas(?) colocaron una mano al costado de sus cabezas para evitar que la grasa goteando cayera en sus cabellos mientras mordían la carne con sus pequeñas bocas.

La Espadachina Santa de armadura roja y minifalda blanca forcejeó con la carne larga mientras ella continuaba la discusión.

—¿Estimulo externo? Quieres decir, *mordisco*, ¿Qué podría haber un ataque?

—Una vez que el alcance de la amenaza llegue a ellos, imagino que algunas personas pensarían que este estado durmiente es el momento perfecto para atacar. *Mordisco*, *mordisco*.

—A pesar de que los de Máximo Nivel como nosotras ni siquiera pudimos dislocarles una sola extremidad en un ataque, ¿eh?

Era cruel, pero el Grupo de Beatrice ya habían considerado prevenir que los Orcos Ibéricos se movieran al removerles algunas de sus extremidades para prevenir el desastre. Al final, esas representantes de ejemplo de los de Máximo Nivel fueron incapaces de siquiera rasguñar esa piel de cobre, y su único logro posiblemente fue acelerar el tiempo límite con las señales de dolor.

Sus oponentes eran intocables incluso mientras dormían.

¿Qué mucho peor sería una vez que despertaran y su violencia floreciera?

La simulación conducida por Abyss había probado la respuesta a eso.

—¿Pero no muchas personas se rehusarán a creerlo hasta que lo intenten por su cuenta? La ofensiva no es mi especialidad, por lo que realmente no tiene sentido para mí. Mm, *lamer*…

—…Filinion, sé que no quieres que el jugo goteando de esa carne no se desperdicie, pero realmente no deberías ponerlo entre tus manos, y atraparlo en tu lengua.

—Apuesto a que esa vaca con lentes atraparía la carne en su escote si se cayera de la brocheta. Entonces cerraría un ojo y gritaría “¡está caliente…!”

—Sí, ella es una chica de lentes.

—Es como si ella estuviera pidiendo que la grasa estuviera cubriendo por completo sus lentes. …Y, jefa, ¿no usas lentes en la realidad?

—¡¡Atención, chicos!! ¿¿¿¡¡¡No estábamos teniendo una reunión de estrategia!!!???

Quizá gracias a la bendición de los vegetales, Wildefrau permanecía relativamente cuerda, y los puso de nuevo en el rumbo correcto. De alguna manera, el hecho de que todos sus insultos no causara que su amistad se quebrara era prueba de que sus lazos eran reales.

—Mm. Oye, Filinion, todavía no sabes exactamente qué es lo Rojizo, ¿cierto?

—Su sangre se oxida. Podría ser como una enfermedad hereditaria que vino en el proceso de evolucionar en una dirección más agresiva. *Mordisco*. Pero he revisado su tejido corporal, y no puedo encontrar ninguna anormalidad así. No hay diferencia en los cromosomas entre el grupo del mayor y el saludable Buu Buu, y no hay señales de toxinas, bacterias u otra substancia extraña. Y cuando se compara con Buu Buu, no puedo encontrar ningún nutriente que les falte. En lo físico, deberían estar tan saludables como pudieran estar.

No importaba qué tanto mordieran y arrancaran los pedazos de la carne, nunca parecía encogerse, pero alguien lo había hecho por ellas. Armelina era una adulta, por lo que ella se rehusaba a lucir disgustada con ello mientras hablaba.

—Pero los Rojos definitivamente están en un estado anormal, ¿cierto? *Mordisco*, *mordisco*.

—Sí. Por lo que, eso quiere decir que no hay nada de malo con ellos tanto como puedo investigar. Y si una del Máximo Nivel especialidad en recuperación como yo no puede llegar al fondo de ello, debe ser algo realmente bien escondido.

—Bueno, el Sabio ha dominado todas las Magias sin brecha entre ellas, pero ni siquiera ella pudo curarlos. Supongo que no necesitábamos a la vaca que nos dijera algo tan simple.

—Tenías…¿¡tenías que hacer eso!? Pasé por los problemas de hacer una expresión sombría para esa gran línea, así que, ¿¡por qué tenías que mencionar a alguien más para eliminar el valor de mi nombre!? ¡Beatrice! ¡Mírame a los ojos! ¡¡Maldición, vistes una armadura, así que no puedes leer tu palma sin importar que tan duro la mires!! ¡¡W-waaaaahhhnn!!

Otra chica usó su pequeña boca para unirse al desafío del gran trozo de carne. Las largas orejas saliendo de su sedoso cabello rubio se crisparon mientras hablaba.

—*Mordisco*, *mordisco*. Lo que los humanos van a hacer es bastante obvio al observar su pueblo. Todos están alzando gritos de guerra, y preparándose para una cacería en las montañas. Ciertamente tienen mucho exceso de energía cuando todavía están reconstruyendo el pueblo después de la batalla contra el Inframundo.

—¿¡Sibyl!?

A pesar de que ella vestía una minifalda verde con el pecho ampliamente abierto, y comía este festín exageradamente suntuoso al cepillar su fino cabello hacia atrás y arrancar los pedazos de carne con su pequeña boca, la Elfa Real lucía de alguna manera refinada.

—Las personas pierden el control más fácilmente cuando actúan por miedo más que por furia. Por la mirada de las cosas, dudo que puedan detenerlos de hacer su ataque si los tratan de persuadir ahora. Por supuesto, incluso si los humanos se unen, y atacan a los Rojos durmientes, no pueden asesinarlos. Sólo acortarían el tiempo límite. Pero al mismo tiempo, son muchos de ellos. Prevenir que una sola pieza de Magia golpee a los Rojos es irrealista. Tendremos que asumir que acortarán el tiempo límite sin importar lo que hagamos.

—Entiendo eso, ¿pero lo que dijiste antes es realmente cierto?

—Sí.

El comentario de Beatrice podría haber sido visto como un desafío o una simple cuestión, pero Sibyl respondió con una expresión tranquila.

—…*Mordisco*. El Sabio ha perdido la calma, y no es de ayuda en absoluto ya que esto tiene que ver con el mayor Orco Ibérico. Como una gobernante, he decidido que la ruta más corta para recuperar control de Ground’s Nir es guiarlas e indirectamente lograr mi objetivo. *Mordisco*, *mordisco*.

—E-esta princesa ciertamente puede comer.

—A mí me agrada esto. Yo puse en marcha el Girl’s Grill enfocado en carne cuando estábamos en la posada del pueblo, si recuerdan. Y como la orgullosa gobernante del bosque, mi metabolismo funciona diferente al de ustedes, humanas. No necesito cegarme con apariencias externas, atarme al enfoque estético excesivo y patéticamente restringir mi dieta.

—¿Esta elitista sólo está diciendo que puede comer lo que ella quiera sin ganar peso? ¡Sabes, ese concepto podría bien buscar una pelea con el salón de la población femenina! ¿¿¿¡¡¡Tenemos que comenzar una guerra de los mundos contra ese irrazonablemente delgado cuerpo!!!???

Armelina estaba llena con odio oscuro, pero la Elfa Real Sibyl la ignoró, y mantuvo su elegante imagen mientras continuaba.

—Para encontrar una solución drástica al Rojizo afligiendo a los Orcos Ibéricos, necesitamos los tesoros ocultos resguardados por las tres familias reales, en las cuales estoy incluida. Creo que eso fue lo que discutimos.

2

¿Si iban a compartir tanta comida, no simplemente pudieron removerla de la brocheta? El grupo de Beatrice eventualmente llegó a la más básica de las preguntas, por lo que ellas movieron los pedazos enormes de carne en grandes platos, transformando la reunión en una fiesta con los platillos colocados en tocones en lugar de una mesa. …Buu Buu y Sutriona eran claramente anormales por comer un aparentemente interminable número de esas brochetas.

—Así que, ¿qué son los tres tesoros ocultos de las tres familias reales?

Sibyl continuó hablando en su vestido gris con el pecho ampliamente abierto.

Ella usó un cuchillo para cortar una pequeña pieza de la carne gigante.

—Para ser honesta, hay una fuerte tradición que dice que debemos protegerlos, pero realmente no recordamos el porqué. Admito que es algo patético. El aviso proviene de la Reina Demonio Tselika. Son ella y Onda de Esqueletos, nunca me habría dado cuenta del verdadero significado de los tres tesoros.

Sibyl, Tselika, el Sabio y Onda de Esqueletos… Esos cuatro eran ya las ligas mayores, por lo que no debían querer tener ninguna conexión entre sí. Sibyl y el Sabio habían trabajado juntas, y había una conexión entre Tselika y Onda de Esqueletos, pero eso era todo. Tenían que haber estar satisfechos con sus pequeños grupos, y nunca han tenido una oportunidad para compartir mucha información.

Los más fuertes no dejarían que la soledad sacara lo mejor de ellos. En su lugar, para evitar la molestia de hablar con personas de diferentes valores, se habían distanciado intencionalmente de las personas que nunca los entenderían; o habían asumido que nunca los entenderían. Esa era una amarga experiencia por la cual Beatrice ya había pasado por eso en el pasado.

Buu Buu había cambiado todo eso.

Justo como sus acciones habían abierto el corazón solitario de la más fuerte de Beatrice, él había atravesado los caparazones de muchas personas, y dándoles una oportunidad de conectar con otros. Si sólo él hubiera sido fuerte, él los habría machacado violentamente y forzado a obedecer. Si sólo él hubiera sido amable, él habría sido asesinado en un contraataque. Era sólo al poseer ambas cualidades que él logró abrir los corazones de tantas personas.

Sibyl suspiró un respiro emocional.

—La Reina Demonio Tselika es una coleccionista con su propio tesoro escondido en la Cueva de las Lágrimas, y, de acuerdo a ella, si reúnes esos tres tesoros, tendrás una herramienta para ver y comprender la composición de toda la materia en este mundo. Por las muchas posibilidades, y muchos más grandes riesgos que conlleva, fue dividido en tres, y cada pieza fue dejada con el gobernante de la tierra, mar o aire para custodiarlo…no, para ser sellado. Y si se puede creer en Onda de Esqueletos, puede ser usado como un dispositivo de observación a gran escala como un microscopio electrónico o acelerador de partículas.

—¿U-un acelerador de partículas? Y ya que esto tiene que ver con Ground’s Nir, ¿podría romper los límites de la tecnología de la Tierra…? N-n-n-no esto quiere decir que podrías crear tanto curio, einstenio, californio y otras cosas peligrosas, ¿no? Jefa, si creas suficiente de eso para que sea visible al ojo humano, causaría una revolución nuclear en este mundo de Magia, y las personas podrían crear súper bombas de hidrogeno del tamaño de tu dedo pequeño.

—Esa fue sólo una manera figurativa de hablar…espero.

Huldra y Armelina se pusieron pálidas, y susurraron entre ellas, pero Beatrice estaba enfocada en otro lugar.

…La Experta en la Curación, Filinion, acababa de decir que ella no podía encontrar la causa incluso a pesar de que el efecto estaba claramente ahí, por lo que la causa tenía que estar enterrada en otro lado más profundo que ella no podía ver. Con mejor equipo, quizá Filinion sería capaz de lidiar con el Rojizo misterioso.

Una enfermedad hereditaria, una enfermedad infecciosa, una toxina, una inmunodeficiencia, la falta de nutriente o la inhabilidad de sintetizar una sustancia interna…

Era poco claro cuál era problema, por lo que no podían imaginarse cual era la respuesta apropiada. Si todo lo que tenías era X-Y=Z no podrías encontrar la respuesta. Pero si tienes valores fijos para dos de las tres variables, podrías resolver el resto. Antes de usar calor o frío para la destilación o mezclar algunos químicos, necesitaban observar la causa. Justo como un crucigrama, llenar una respuesta revelaría las repuestas alrededor.

Al identificar la causa, podían crear la técnica necesaria para erradicar la enfermedad.

Esa técnica podría estar oculta en algún lado de los tres diagramas Mágicos que Beatrice, y las demás veían diariamente. El ácido glutámico que se esperaba que funcionara como un antídoto para una cierta toxina, fue fácilmente adquirido al hervir algas, y los laboratorios de alta tecnología usarían sangre de cerdos y vacas normales para crear sueros. En viejos tiempos, tales cosas habrían sido tratados como sospechosos amuletos de buena suerte, pero una vez que entendías cómo funcionaba, la solución era sorprendentemente simple. Era como encontrar la manera correcta de mirar a una pieza de arte engañosa.

—Los tesoros ocultos de las tres familias reales, ¿hm? Así que, así es cómo aseguras tu gubernatura. Por cierto, mencionaste tierra, mar y aire, pero no tenemos tiempo para una gran aventura por todo este mundo.

—El de la tierra es protegido y preservado por la gobernante del bosque, o sea yo, así que no necesitan preocuparse por ese.

La Elfa Real Sibyl tocó el adorno en forma de aro en su frente que llevaba una joya parecida a un fuego azul ardiente.

Eso tenía que ser uno de los tesoros.

—Así que, ¿qué hay de los del mar y aire? —continuó Beatrice.

—El del mar le pertenecía a la Sirena Mayor Vivian, la gobernante del océano. Usé el pretérito porque ya no está entre los vivos, pero ustedes reconocerían su apariencia. …Después de todo, su cuerpo fue usado por el Señor del Inframundo.

A ese punto, Sibyl levantó su aparentemente suave palma hacia las demás.

Sostenía un anillo con una joya brillante colocado en él.

Tenía un color azul zafiro parecido al más hermoso hielo.

La Princesa Cascada de Hielo Wildefrau usaba el mismo color, así que ella habló en interés.

—¿Escarbaste eso del Inframundo…esa creatura marina gigante que se pudrió después de que todos sus nutrientes fueran absorbidos?

—Yo fui quien limpió después del Señor del Inframundo al final, así que lo tomé entonces.

—¿Por lo que sólo necesitamos el tesoro del aire?

Beatrice preguntó eso frunciendo el ceño y Sibyl asintió en silencio.

—La gobernante del cielo es la Arcángel Marinka. No sé cuánto el límite será acortado, pero antes de que los Orcos Ibéricos despierten, necesitamos adquirir el tesoro del cielo de Marinka, y completar el dispositivo de observación a gran escala que puede revelar la identidad de lo Rojizo afligiéndolos.

—P-probablemente podemos lograrlo si sólo tenemos que visitar un lugar, ¿cierto? Por supuesto, sólo tenemos medio día, por lo que las cosas podrían cambiar si tenemos que ir hasta al borde del mundo y regresar.

Filinion evasivamente dijo su comentario, pero Sibyl negó con su cabeza. Eso era suficiente para que su hermoso cabello rubio brillante se sacudiera de lado a lado.

—No se preocupen. La ubicación de Marinka es visible desde esta isla. De hecho, con la excepción de casos especiales como los Vampiros, es un lugar que cualquier puede ver diariamente. Sin embargo, también es una ubicación inusual.

—Deja de actuar toda misteriosa. Esto obviamente no va a ser tan fácil como dirigirse solo y regresar con nuevo suvenir. ¿Dónde exactamente está ubicada esta Marinka?

La justa Elfa Real respondió a la pregunta de Armelina levantando su dedo índice.

No, ella estaba apuntando.

Apuntando directamente hacia arriba.

—El sol.

—…¿¿¿Qué???

¿Habían escuchado mal o esto era una manera de hablar? Beatrice tuvo que preguntar ese término completamente inesperado, pero Sibyl no iba a corregirse.

—El sol brillando en los cielos más allá del territorio del cielo. La Arcángel Marinka provee al mundo con luz desde ahí mientras espera visitantes. Y ella viste el tesoro final: un arete con la joya del cielo azul.

3

El sol.

¿Cómo se suponía que llegaran al sol?

—Oh, no sé que se están imaginando, pero no me estoy refiriendo al sol de la Tierra. El sol que brilla sobre Ground’s Nir se puede alcanzar perfectamente a pie. …¿Por qué todas sus bocas están abiertas así? Haaa, ¿simplemente las confundí más? Entonces déjenme decirles algo para deshacerme de sus presunciones tontas. No vamos a visitar el sol de la Tierra. Visitaremos el sol de la isla que brilla sobre todo Ground’s Nir desde el territorio del cielo.

Sibyl explicó con una expresión serena, pero Buu Buu tenía problemas para entender ya que nunca había tratado de ir a ninguno de los soles de los mundos.

—Buu… ¿Eso era una isla flotante?

Ese gigante gris de casi 4m había llegado a una playa donde pequeñas olas bañaban la cálida luz del sol. Pero estas no eran ondas blancas. Eran negras. Podridas, descoloridas, y carne muerta pegajosa se colgaba de la línea costera.

Si un humano de la Tierra hubiera estado ahí, eso podría haberle recordado a un accidente petrolero.

Esa siniestra imagen podría haber sido el por qué no había humanos alrededor. Nadie quería estar por ahí cuando los bultos negros eran lo que hacían recordar a la creatura gigante marina del Inframundo que había atacado la isla de Ground’s Nir. Ya que el Sabio había usado todos sus nutrientes para salvar al Grupo de Beatrice y al grupo del mayor, se había partido en parcialmente carne podrida licuada. Se estaba arrastrando con pequeños Cangrejos Limpiadores y Cangrejos Ermitaños Intrusos. La vida era poderosa. A este paso, se habría ido completamente en menos de un mes.

Como fuera el caso, él era afortunado.

Si la Elfa Real Sibyl tenía razón, los humanos estaban intentando el ataque a los Orcos Ibéricos durmientes, con el fin de proteger su mundo hogar de la Tierra. La crisis los haría indiscriminados, Buu Buu estaría en peligro si lo fueran a ver.

Él llevaba una gran cesta en su espalda que las Hadas habían tejido para él.

Pero no era para llevar peces que el atrapara.

De hecho, la Reina Hada Sutriona se sentó dentro de la cesta luciendo bastante aburrida. Ella metió sus dedos dentro del pecho y cadera de su vestido de listones negros, e hizo un chasquido mientras hablaba en una voz prolongada.

—*Bostezo*…¿Aún no lo has encontrado?

—*Olfatear*, *olfatear*. *Olfatear*, *olfatear*… Creo que está por aquí.

Buu Buu movió su nariz gigante para buscar alguna clase de aroma mientras caminaba por la playa. La forma de luna creciente de lo que lucía como una costilla salió del agua. Los huesos del Inframundo habían brillado con la luz azulada del cristal, pero habían perdido su brillo, y se habían vuelto de un blanco opaco ahora que ya no estaba activo.

Buu Buu olfateó en frente de una pequeña colina de mugre negra, y entonces metió su mano adentro.

Él sacó un objeto duro del tamaño de una pelota de rugby.

—¡Lo encontré! ¡¡Es una gran semilla de árbol!!

—¿¡Wah!? ¡Espera, Buu Buu! ¡Lávalo con agua antes de arrojarlo a la cesta! ¡¡Pusiste toda esa suciedad encima de mí!! ¡Agh, se está pegando a mi cabello! ¡¡No me lo puedo quitar!!

Buu Buu continuó la búsqueda mientras cargaba a una furiosa Sutriona. Él juntaría cualquier clase de semilla de planta que encontrara.

Repentinamente, la arena blanca se hincho cerca de ahí.

Una forma humanoide salió de la arena de la playa. Era una hechizante hermosa mujer con cabello purpura y piel morena. Esta persona vestida con un vestido hecho de vides verdes y hojas era Ileana, la Break News en la cima de las plantas. A pesar de su fuerte seducción que era por reminiscencia de un néctar dulce, ella estaba haciendo mohín con sus labios como una niña pequeña.

—Hmph. ¡Hpmh, hmph!

—¿*Chillido*?

—…Buu Buu, tú y la zanahoria pervertida necesitan a aprender a cómo usar palabras.

Tan inadecuado como pareciera, aparentemente funcionó. Sutriona de cabello plateado, respondió al estilo nada directo de comunicación con molestia, por lo que Ileana habló en un verdadero lenguaje.

—Todas las plantas de esta isla provienen de mis Semillas Multipropósitos, por lo que me pertenecen a mí. —Ileana infló sus mejillas morenas como albóndigas. —Pero no reconozco esas. Deben de ser semillas de otra isla. ¡Lo que quiere decir que son especies invasoras! Hacer crecer esas sería demasiado peligroso. ¡¡Tomarán lo que me corresponde!!

Después de todo, la Nueva Generación Embryo encontrada dentro del Inframundo había sido un árbol gigante parecido a una torre. Si más de esos crecían en la isla, las plantas nacidas de las Semillas Multipropósitos de Ileana serían sacadas de la ya limitada isla.

—Pero esto es necesario.

—¿Hmph?

—Mira allá, vegetal. Hay una enorme montaña, ¿cierto?

Buu Buu apuntó hacia la más grande montaña en la isla. Más allá de las nubes gruesas, la cima estaba cubierta en nieve perpetua.

Cuando ella vio ese blanco puro e inmaculado, Ileana sostuvo su delgado cuerpo moreno y tembló.

—Tengo poco que ver con esa tierra. Ni siquiera plantas de alta altitud crecerían en algo tan alto.

—Beatrice y las demás necesitan ir a incluso más alto que eso.

Buu Buu comenzó a saltar en su lugar, enviando siniestros temblores por la tierra, y haciendo rodar a Sutriona en el cesto de su espalda.

—Se llama el territorio del cielo. Fuimos ahí cuando el Sabio envió a Desastre tras nosotros, y usamos esas…islas flotantes, ¿cómo eran llamadas? *chillido*. No lo noté ya que fuimos enviados ahí automáticamente, pero es difícil llegar ahí normalmente.

Era difícil de ver desde esta distancia, pero largas rocas y pedazos de tierra estaban posicionadas verticalmente hacia arriba desde la cima. De acuerdo a Sibyl, podían alcanzar los cielos usando esas islas flotantes.

Lo cual significaba que necesitaban algo más:

—Incluso desde la cima de la montaña, la parte más baja del territorio del cielo está flotando alrededor sin una forma de llegar, así que necesitamos estos.

—¿Q-quieres decir…?

—Las plantas de Ground’s Nir no servirán, pero una semilla de otro lado podría lograrlo.

Mientras Buu Buu explicaba, Sutriona se enderezó en la cesta, y levantó una semilla más grande que su rostro.

—Es como una apuesta, pero ahí hay un precedente: La Siguiente Generación Embryo. …Ese enorme árbol casi seguramente fue rediseñado artificialmente, pero tuvo que haber habido un árbol original en el que se basó. Si reunimos tantas semillas extrañas como podamos, y las plantamos en la cumbre, una de ellas debería instantáneamente brotar, alcanzar el fondo de las islas flotantes en el territorio del cielo, y proporcionar un punto de apoyo inicial.

—¡Noooo! ¡Tiene que haber otra manera! ¿¡No sería más rápido llegar ahí montando el lomo de la Thousand Dragon!?

—Eso no funcionaría, vegetal. Nunca he escuchado de ella comiéndose el sol, así que no creo que ella pueda volar tan alto.

—Y a diferencia de mí y mis hermosas alas de mariposa, ella puede volar rápido, pero no puede quedarse en un lugar…revoloteando, ¿así le dicen? Especialmente no con alguien sobre su lomo. Y los pasajeros no podrían subir a las islas ya que su cuerpo gigante las derribaría del cielo.

Sutriona puso una sonrisa juguetona desde la cesta mientras proporcionaba esa información extra.

—Buu. Además, ¿por qué no te gusta esta idea, vegetal?

—Porque…porque…porque no hay garantía de que se quede encima de la montaña. ¿Estás seguro que no esparcirá polen e infectará toda la zona, o esparcirá sus raíces por debajo del suelo para hacer crecer más árboles? ¡Hmph, hmph! ¡¡Esto nunca terminará!!

Buu Buu no había considerado nada de eso, pero ¿qué hay de la experta Sutriona?

La Reina Hada estaba completamente indiferente.

—No es de mi interés si sufres, zanahoria pervertida. De hecho, probablemente me agarre de mis costados, y ría hasta que llore.

—¿¿¿¡¡¡Hmm!!!???

Ileana se puso pálida, y comenzó a jalar, con lágrimas en los ojos, de la gran mano de Buu Buu.

—¡No hagas esto! ¡No hagas esto! ¡Esto se siente tan siniestro como encontrar un huevo misterioso debajo del grueso hielo! ¡Además, nada bueno podría salir de escuchar a una insecto que sólo es buena para su veneno!

—¿*Chillido*?

—Eres muy bueno atendiendo la tierra, así que sólo necesitas usar ese talento en mí. ¡¡Nunca quiero verte atender a alguna especie invasora de quién sabe dónde!! ¿¡Por qué tengo que ver a esas plantas rivales crecer mientras me quedo en un campo sin atender lleno de mala hiedra!? ¡¡Yo no tengo ventajas!!

Justo entonces, los delgados hombros de Sutriona se sacudieron dentro de la cesta.

Ella claramente estaba riendo.

—Peh ejeje… Ya veo. Así que es eso.

—¿Hm?

—¿Está celosa la orgullosa en la cima de las plantas? ¡Ajajaja! ¡¿Tanto miedo tienes de que una rival te robe a tu jardinero, doncella morena?! Ejejeje, ¡¡Ah ajajaja!

—¿¿¡¡¡Hmphwuh!!!?? ¡¡E-e-eso no es verdad!! ¿¡Piensas que estoy enamorada!? ¡No seas ridícula! ¡¡Soy la más grande de las plantas Break News, y la más alta forma de vida que crea la base de la cadena alimenticia apoyando todas las otras formas de vida!! ¡¡¡¡¡Sólo porque estaba divirtiéndome un poco no es razón para pensar que estoy celosa o preocupada!!!!!!

—Bueno, las plantas normales no se enamoran o se ponen celosas, así que no estoy muy segura de qué decir a eso.

Mientras las dos poderosas Break News peleaban, Buu Buu inclinó su gigante cabeza.

Él ondeó su mano demasiado grande hacía la Mandragora, quien con lágrimas comenzó a mirarlo a él.

—No te preocupes, vegetal. No me iré a ningún lado. Puedo cuidar de ese enorme árbol y de los vegetales de aquí.

—Jejeje. Eso no será suficiente para ella, Buu Buu. La enamorada zanahoria pervertida no estará satisfecha hasta que sea la única a la que mires. ¡¡Jaja!! ¡¡¡¡¡Es hora de que aprendas sobre el amor, aprende lo que significa ser una mujer y florece en una gigante flor sin vergüenza!!!!!!

—Suficiente, insecto. Sigue, y sugeriré que es amor lo que te lleva a ir la casa de Buu Buu para cenar noche tras noche cuando podrías cocinar tu propia carne si quieras.

—No te atreverías.

—¿Quieres apostar?

Chispas gigantes flotaron mientras las dos se fulminaban con la mirada con tal intensidad que una Quimera estaría demasiado aterrada para siquiera huir, pero Buu Buu aun así preguntó algo.

—*Chillido*. ¿Qué es el amor?

—Esa es la sensación extremadamente inmadura que causa que alguien se ponga nerviosa con sólo verte llevar una regadera a otro jardín, y entonces repentinamente insistir en tener toda para ella sola. Justo como la zanahoria pervertida de aquí.

—Es la fuerza sin sentido que conduce a alguien pretender que ella es incompetente, para que así pueda interrumpir en la casa de un chico, hacer que se encargue de ella y actuar en una forma linda calculada para estimular un deseo de protección. Justo como ésta insecto de aquí.

—¡Te lo advertí!

—¡¡Jódete!!

Las dos se gritaron y finalmente se precipitaron a atacarse. Buu Buu mantuvo su cabeza inclinada mientras observaba a las dos Break News agarrarse de sus vestidos y cabello mientras rodaban por la playa.

—…Buu, ¿que nadie puede llevarse bien?

4

Y así el ataque comenzó.

Dada la situación, no podían enfocar a todos en una sola actividad.

Era hora de repasar su información.

—Antes que nada, si los Orcos afligidos de Rojo despiertan, todo se acabara. Así que necesitamos solucionar esto antes de que eso pase. Para eso, necesitamos los tesoros ocultos protegidos por las tres familias reales. De esos, tenemos los dos de la tierra y el mar, por lo que necesitamos adquirir el tesoro del aire. Estamos enviando un equipo para hacer eso.

Justo afuera de la casa de Buu Buu en la ocupada ladera, la Espadachina Santa Beatrice levantó un dedo a la vez.

—Los Orcos Ibéricos se pusieron a sí mismos en un estado durmiente, pero tranquilizantes externos y tratamiento de temperaturas bajas pueden ayudar. No podemos tenerlos despertando, así que no podemos bajar nuestra guardia. Otro equipo trabajará para mantenerlos dormidos, y extender el tiempo límite.

Ella lentamente dibujó el marco que los dividía.

—Mientras tanto, los humanos están mostrando señales siniestras en la posada del pueblo. Parecen pensar que pueden derrotar a los Rojos al atacarlos de una vez antes de que despierten de su estado durmiente. Sin embargo, ni siquiera el esfuerzo de nosotras del Máximo Nivel pudiera cortar su dura piel. Ese estimulo sólo acortará el tiempo límite, por lo que otro equipo detendrá a los humanos.

Ninguno de los equipos podría permitirse fracasar, por lo que no podían concentrar su personal en otro equipo.

Beatrice colocó una mano sobre su cadera, suspiró y comenzó a dividir el personal.

—Buu Buu, Filinion, Armelina, Sibyl como guía, y yo iremos a por el tesoro del cielo resguardado por la Arcángel Marinka. Un equipo mezclado conducido por Wildefrau y Huldra puede trabajar en mantener a los Rojos durmiendo mientras un grupo mezclado conducido por Gruagach y Rusalka puede ser establecido como una línea defensiva para detener el ataque de la posada del pueblo. No se olviden de manejar a los Break News también. …¿Eso suena bien?

—Bueno, no me molesta, pero suena a que ustedes subirán la más alta cima. No se olviden que necesitarán lidiar con el frío por su cuenta.

Wildefrau rápidamente estuvo de acuerdo, pero la Alquimista Porrista Huldra se puso pálida.

—Geh, geh. ¡Bruja Blanca, ¿irás con ellos?! Puedo administrar la poción tranquilizante, pero no puedo Mezclarla. Si se me agota, entonces eso será todo.

—Am, Mezclaré un puñado de pociones antes de marcharme. Más importante aún, no sabemos qué clase de resistencia encontraremos con Marinka y el resto de las fuerzas celestiales, así que entiendo por qué quieren llevar a nuestra mejor curadora también.

Ahora los deberes del personal estaban completos, era momento de trabajar.

La Sacerdotisa de Combate Armelina miró a la gigante mochila de cuero que Buu Buu estaba usando.

—Eso ciertamente está lleno. ¿Qué hay adentro?

—Buu, la suciedad del Inframundo. Si no hay nutrientes en la montaña. Puedo esparcir esto, y plantar las semillas adentro. Y Filinion está cargando muchas también.

Estaban hablando sobre la más alta montaña de Ground’s Nir, pero no tomaba meses subirla como con la Montaña Everest en la Tierra. Eso era debido a la presencia de la Magia, pero si lo usaban bien, podían lograrlo en sólo 6 horas. Ya tenían la habilidad de desafiar el Laberinto subterráneo con sólo las ropas en su espalda, por lo que fuera de los materiales de Mezcla de la vaca, no necesitaban traer mucho en el camino de equipo de exteriores.

Ellos estaban sobre la base de la montaña.

La Elfa Real Sibyl sostenía un Arma Brillante torcida mientras estiraba sus brazos y espalda hacia arriba, empujando su pecho plano un poco.

—Mnn, Ahora, vamos. Trataré de elegir un ascenso que pueda ser escalado por humanos, pero por favor usen Magia cuando eso no sea suficiente. Yo no ayudaré.

—*Chillido*. Sibyl, ¿has visto a Marinka?

—Sí, la tierra, el mar y aire solían llevarse bastante bien. Aunque se puso incomodó después de que Vivian muriera.

Entonces Armelina comenzó a reírse espeluznantemente.

—Ejejeje.

—¿Armelina?

—Jejeje. ¡¡Jajajaja!! Finalmente. ¡Oh, finalmente, hay una chica más plana que yo! ¡Sutriona era muy baja para contar, y Kallikantzaros estaba haciendo trampa al tener esos pechos con su baja estatura! ¡Pero Sibyl es bastante alta además de la más plana de todas! ¡¡Gracias, el día finalmente ha llegado donde alguien puede quitarme ese título!!

—¿*Chillido*? Beatrice, ¿puedes explicarme qué significa eso?

—No te preocupes, Buu Buu. No es nada en lo valga la pena pensar.

Beatrice sonrió confiadamente, pero cuando la Bruja Blanca Filinion hizo un comentario cruel mientras unas ciertas partes de ella rebotaban.

—Vamos, ustedes, chicas de pechos planos, empecemos. Yo soy del tipo de interiores, pero estoy manteniendo mi motivación en alto aquí.

—¡No sólo me arrojes a la misma categoría que esas dos! ¡¡Estoy un poco arriba del promedio!!

Furiosa, Beatrice estalló con fuego haciendo explosión encima de su cabeza, pero la chica de lentes sólo rebotó esos recursos abundantes apretados entre las correas de hombros de su mochila.

Armelina permaneció sin molestias por completo, por lo que ella debía haber estado bien con todo siempre que no fuera el lugar del fondo.

—No puedo dejar de reír… Como sea, eres una guía de montaña, ¿eh? ¿Los Elfos de orejas largas son del tipo de interiores o exteriores?

—¿Por qué miras mis pechos con esa mirada de victoria en tu rostro? Y si fuera tú, no menospreciaría a la gobernante de toda la vida nacida del bosque. La mera idea que ser de exteriores significa la falta de inteligencia es un insulto a toda la vida del bosque.

(Espera, espera. ¿No parece que Armelina las tiene más grandes, pero sólo porque tiene músculos? Siento que Sibyl podría en realidad tener más tamaño en copa.)

—…? ¿Qué te sucede?

—Oh, nada.

—¿Por qué estás sosteniendo tus manos detrás de tu cabeza, y haces ejercicios para el omoplato?

Llevada por el miedo, Beatrice había comenzado a tomar conciencia de su tamaño, por lo que la Elfa Real le puso una mirada sospechosa.

Una vez que entraron a la montaña, Sibyl tomó el liderazgo, y mantuvo una expresión serena sin importar que tanto estuviera el acantilado cubierta de raíces y de rocas.

Mientras tanto, las caderas de la Bruja Blanca Filinion ya estaban temblando.

—*Jadeo*, *jadeo*, *jadeo*…

Beatrice no pudo evitar imitar su comentario anterior.

—Ejém. Ah, ahh… “Am, Mezclaré un puñado de pociones antes de marcharme. Más importante aún, no sabemos qué clase de resistencia encontraremos con Marinka y el resto de las fuerzas celestiales, así que no entiendo por qué quieren llevar a nuestra mejor curadora también.”

—¡¡Ohhh!! ¡¡Quiero regresar en el tiempo, y golpear a mi idiota yo tan fuerte como para romper mis lentes!! ¡¡Ni siquiera pensé ser la única con algo de equipaje!!

—Bueno, tienes toda esa grasa extra que cargar. Oye, Filinion. Tan corrupta como puedas estar, sigues siendo una Bruja Blanca. ¿cierto? Entonces, ¿no puedes Mezclar una bebida energética o algo para recuperar del cansancio?

—!? ¡¡¡¡¡¡Eso es!!!!!!

—Si una del tipo de interiores como tú no pudo descubrir algo como eso, claramente no tienes el suficiente INT para la tarea. Además, creas una resistencia a las Pociones de Recuperación cuando las sigues usando, así que dejan de funcionar. Te rendirás bastante pronto de cualquier manera.

El comentario molesto de Beatrice puso un fin a esa idea, pero la vaca con lentes aun así había llegado a su límite.

Y había sólo una persona en la que ella contaría.

—B-Buu Buu…

—¿Hm? Ya estoy cargando esta gran bolsa, así que no puedo prestarte mi espalda.

—…!!!???

—E-espera, —dijo Armelina. —Sé que ese fue un shock para ti, pero no me des esa mirada. ¡¡No voy a escalar una montaña mientras cargo en la espalda dos montículos de grasa que no son míos!!

—Sólo te convertiré en una Sacerdotisa de Combate que no puede decir no☆

—¡Absolutamente me rehúso a aceptar ese humillante título! ¡¡Y ese género es demasiado estrecho!!

La mochila vaca hizo un alboroto, y llenó a los otros con el suficiente miedo de ser retrasados que eventualmente se le dio un lugar directamente en los hombros de Buu Buu. Su mochila de cuero completamente llena parecía funcionar como un asiento.

La Bruja Blanca envolvió sus brazos alrededor de la gigante cabeza de Buu Buu como un cojín, cambió la posición de su trasero sobre la mochila, y suspiró como si estuviera refrescando en unas aguas termales.

—Ahh… Ser liberada del trabajo físico es una bendición.

—…Juro que se estaba convirtiendo en un dios de la pestilencia quien es la ama de quedarse en último lugar en el juego de ferrocarril…

Armelina gruñó, y Beatrice frunció el ceño y tembló. Su fuerza le había costado una oportunidad de presumir aquí.

—*Chillido* Deja de frotar mis orejas, Filinion. Hace cosquillas.

—…

—¡Auh! ¡¡No me patees, Beatrice!!

Mientras tanto, Sibyl se volteó de estar al frente, y dio un suspiro exasperado.

—Haaa. Siquiera ¿qué están haciendo?

Eso fue lo que ella dijo.

Sí, ella definitivamente dijo eso.

Pero esa súper seria Elfa Real de orejas largas comenzó a actuar extraña una vez que los árboles del bosque desaparecieron, y fueron rodeados por nada mas que nieve.

—*Temblar*, *temblar*, *temblar*…

—…Oye.

—E-e-estoy bien. S-s-s-s-soy la Elfa Real que gobierna el bosque. U-u-u-u-u-una mera falta de árboles n-n-n-n-n-no es suficiente para m-m-m-m-m-molestar la fuerza de mis pies generada por caminar por toda la tierra que gobierno. P-p-p-p-p-por lo que esta noche tendremos sopa de curry.

—¡Tu lógica está toda revuelta, y creo que la última parte fue sólo un pensamiento que deseas! ¡Señorita Más Plana, necesitamos que nos guíes, así que, ¿qué se supone que hagamos si colapsas primero?!

—Hmm, quizá la Señorita Segunda Más Plana tiene problemas con el frío porque ella tiene muy poca grasa subcutánea.

—¡Espera un momento, Filinion! ¿¡Acabas de cambiar el orden!?

—Maldita vaca. No actúes victorioso sólo porque el viaje es mucho más sencillo sobre los hombros de Buu Buu.

—¡Beatrice, no sólo ignores esto también! ¡El futuro del mundo está yaciendo sobre este asunto crucial! ¡¡Vamos, despierta, Sibyl!! ¡¡Y diles que definitivamente eres la más plana!!

Armelina se puso pálida, y comenzó a sacudir a Sibyl de los hombros, pero la cabeza de la Elfa Real se sacudió sin fuerzas de aquí para allá, sus ojos miraban a la distancia, y nada más que el nombre de un cierto platillo dejó sus encantadores labios.

Beatrice colocó una mano sobre el hombro de Armelina.

La Espadachina Santa negó con la cabeza, y habló.

—Forzarla no va a ayudar. Parece que es hora del cliché de la montaña de invierno al calentarnos con nuestras pieles. Y para fortuna de nosotras, tenemos una piel pervertida justo por ahí en la que no tenemos uso. ¡Ve, Filinion! ¡¡Eres nuestra curadora, así que haz tu trabajo!!

Ella encontró una excusa para arrancar a la Bruja Blanca de la cabeza de Buu Buu, y la arrojó a Sibyl, y fue dramáticamente efectivo. Apilándose con Filinion le dio a la Elfa Real la suficiente calidez para recobrar el sentido.

—¿Q-qué estaba haciendo…? Mghh. ¿¡Y por qué estas dos crudas e irritantes masas me están presionando mi cabeza, con un tamaño que rivaliza a las del Sabio!?

—¿Hyah? Alguien por favor consuéleme, no me importa quién… ¿Y acabas de llamar a mis tetas crudas?

—¡Aléjate de mí! ¿No dije que no iba a ayudar?

—Jalón de orejas.

—¿¡Gyaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!?

Sibyl saltó con sus pies cuando sus largas orejas de elfa fueron haladas en el aire frío.

Filinion sonrió detrás de sus lentes.

—Je. Cuando el frio invierno amplifica las señales de dolor, un jalón de orejas es bastante malo para un humano, así que me preguntó qué tan malo es para las orejas puntiagudas de una Elfa. Pero si me prometes ayudar. Gentilmente calentaré tus largas orejas. Ahm. Ahm.

—¡Ah, por favor, no me muerdas tan gentilmente ahí! ¡Ustedes dos! ¡¡Dejen de mirar, y quítenme a esta insolente monstruo babosa!!

—Sí, pero lidiar con esa vaca es una molestia, y es útil haber encontrado una forma de disciplinar a una cierta Elfa que sigue menospreciándonos a pesar de ser la segunda más plana.

—De acuerdo. ¡Esta vez no oí mal! ¡¡Definitivamente me estás llamando la más plana!! …Suficiente. No esperes que me contenga más. Si esa chica como segundo personaje menos interesante; sí, y por lo tanto la segunda más plana en ese sentido, comienza a alucinar de nuevo, ¡quedaremos varados aquí! ¡¡Necesitamos que nos guíe a la montaña!!

Sibyl se sonrojó, y trató de gritarles, pero ella chilló sin fuerzas desde el suelo, y cayó en silencio de nuevo. Filinion aparentemente la rompió con la técnica prohíba conocida como soplarle en el oído.

Después de muchos sacrificios, el grupo de Buu Buu finalmente llegó a la cumbre.

Sybil jadeo para respirar en modo como si fuera un caballo de carga, con dos grandes masas sobre su pequeña cabeza, y sus hombros a diferentes alturas. No había luz en sus ojos mientras ella hablaba.

—E-esto fue una lección excelente en qué tan doloroso debió haber sido para mis compañeros Elfos que fueron comprados como esclavos y encadenados juntos. Estoy comenzando a pensar que el mundo estaría mejor si su entera especie se extinguiera…

—Llegamos☆

Después de confiar en la ayuda de otras personas, Filinion, por supuesto, estaba llena de energía mientras se bajaba de la espalda de Sibyl. La mirada brillante en su rostro sugería que no sentía ni siquiera una pizca de culpa por montar a esa pequeña y delgada chica en el camino de subida de la montaña.

Armelina ligeramente golpeó con el codo a Beatrice en el costado, y giñó.

—(Ahora que lo pienso, Beatrice, ¿no pudiste haber usado tus llamadas para calentar a Sibyl cuya presencia es tan plana que apenas la notarias?)

—(¿Estás así de molesta por lo de ser plana? Bueno, podría haberlo considerado si hubiera inclinado su cabeza a-plana-nandose contra el suelo, y nos alabara un poco. Plana-mente me hubiera rehusado de otra manera.)

—¿¡Podrías dejar de decir tanto “plana”!?

—Oh, ¿quieres pelear?

Mientras la conversación privada de esas dos se volvía menos privada, Buu Buu caminó a través de la gruesa nieve perpetua de la cumbre. Era más como una gruesa capa de hielo que nieve. Era imposible de decir qué tan gruesa era realmente. Sin suelo, la semilla no brotaría. Tuvieron razón en traer la mochila de cuero. Buu Buu la bajó, y esparció la suciedad negra adentro. Esa piel podrida era los restos de la creatura marina gigante del Inframundo.

Entonces él plantó las semillas de varios tamaños que también había traído. Las más pequeñas eran del tamaño de pelotas de golf, y las más grandes eran del tamaño de cocos o pelotas de rugby.

—*Chillido*, ¿esto realmente brotará?

—Beatrice, ¿podrías ayudar con tu Magia de llamas?

—Podría, ¿pero no puedes Mezclar algo de fertilizante o algo así, Filinion?

—No, no puedo. ¿Qué piensas que soy? Si pudiera hacer pociones de plantas, y hacer crecer plantas de las pociones. Sería una máquina en movimiento eterna.

Ya estaban arriba de las nubes. Cuando miraron hacia arriba, ellos vieron el cielo azul claro, y el sol el cual enviaba su luz sin nada que se pusiera en su camino. Pero incluso con ese sol, hacia bastante frío como para que pudieran ver sus respiraciones.

Cuando Beatrice sacó su Arma Brillante y produjo una bola de fuego, el efecto fue dramático.

Toda la cima de la montaña onduló con crujidos.

Nutrientes fueron absorbidos de la piel podrida negra del Inframundo, y brotes verdes se abrieron. Cada una de las hojas era más grande que la mano de Beatrice. Como mirar un video en reproducción rápida, los nuevos brotes se hincharon, se hicieron más grandes que las chicas, se hicieron más gruesos y largos, se envolvieron entre sí, y se empujaron incluso más alto. Parecieran que se agarraron en uno de los pedazos de piedra circulando como un ave a lo lejos por encima.

Al final, los brotes formaron un árbol tan grueso como para que las chicas pudieran agarrarse incluso si sostenían sus manos y formaron un círculo.

No podían saber qué tan alto era con sólo ver.

Buu Buu tocó el tronco con su dura mano, y empujó.

—Mn. No se moverá. Buu, creo que podemos escalarlo.

—Esparciste esa carne podrida encima de la nieve perpetua, pero las raíces debieron abrirse paso a la tierra ya que crecieron como un árbol.

—…

Sibyl sostenía sus delgados hombros mientras temblaba por el frío, y ella estrechó sus ojos para mirar al gran árbol. Ella era la gobernante del bosque, pero ella podría sentir algo de precaución por instinto por una planta que no es de la isla.

¿Eso le había dado un deseo puro de conquistarlo?

Ella eventualmente se estiró y tocó el muy grueso tronco, y después colocó un pie sobre él.

Ella comenzó a subir como la guía.

—Oh, Sibyl es bastante buena en eso.

—Hmph. Esto no es nada. Alabarme por esto se siente como un insulto para la gobernante de toda la vida en el bosque.

—Ya que ella tiene tan poca grasa en ciertas partes, la Señorita Segunda más Plana podría ser capaz de subir hasta allá sin casi ninguna resistencia. Porque es plana.

Mientras Beatrice y las demás veían por debajo, pusieron sus manos sobre sus caderas, exhalaron mientras suspiraban y comenzaron una discusión.

—Bueno, supongo que necesitamos que Buu Buu vaya por delante.

—Hmm, tienes razón. Esto no nos da muchas opciones.

—Estoy usando shorts, pero sigo pensando que no me gustaría. …Los shorts pueden mostrar la forma incluso más claramente, por lo que sería incluso más vergonzoso que para ustedes.

Confundida, Sibyl miró abajo, y vio a las tres chicas que seguían mirando hacia arriba desde el fondo. Ya que él no era parte de la conversación, Buu Buu inclinó su cabeza, y miró arriba, para ver a Sibyl de la misma manera que Beatrice y las demás.

—¿Por qué están ahí paradas? ¿Siquiera están tratando de tomar esto en serio? Pensé que entendieron que necesitamos llegaron la Arcángel Marinka.

—Oye, ¿qué tal si hacemos que Buu Buu vaya por delante?

—¿Por qué? Yo soy la guía.

—Porque estás abriendo tus piernas como si estuvieras haciendo brazas para aferrarte al árbol, y eso sí que es una vista cuando estás usando una falda tan extremadamente corta. …Las princesas Elfas ciertamente visten asombrosa ropa interior real.

Sibyl se ruborizó, gritó, se soltó del árbol para sostener su falda y cayó. Buu Buu frenéticamente trató de atraparla, pero ella se deslizó entre sus brazos gigante.

—¡Hyah!

Pero él la atrapó después de todo.

Al tener el costado de la ropa interior real de ella atrapada en su colmillo derecho.

—¡¡Wah, wah, espera, wah!!

—¿*Chillido*?

La Elfa Real se ruborizó y gritó mientras colgaba de un sólo punto de apoyo con sus caderas hacia arriba, pero ella estaba tan cerca de Buu Buu que aparentemente no podía ver nada. Podría haber sido como tener un insecto en tu rostro.

—¿Qué acaba de pasar?

—Me estoy balanceando… ¡¡Por favor no inclines tu cadera!! E-estoy siendo apretada por mi propia ropa interior…

—Oye, Sibyl, sigue sacudiendo tanto tus brazos y piernas, y se romperá. Y Entonces tendrás un rasgo incluso más notable que ser la segunda más plana.

—¿Ehh? ¿Quieres decir que ella no estaría usando nada debajo de esa minifalda? Eso toma mucho coraje, incluso cuando usas un traje de doncella del santuario que va hasta los tobillos.

—¡¡Tampoco quiero eso!! ¡¡Gentilmente!! ¡¡Gentilmente agáchate para bajarme a tierra!!

—…Si resulta que comenzaste a subir como parte de un plan de seducción, nunca te perdonaré…

Comenzaron a subir el árbol gigante una vez más, pero con el Orco Ibérico adelante.

El alcance y agarre de Buu Buu eran fundamentalmente diferentes que el de las chicas, por lo que la ruta que él elegía no era siempre escalable para las demás. La Espadachina Santa y las demás se aseguraron de no llegar a un callejón sin salida, mientras subían la superficie desigual del tronco del árbol.

—*Jadeo*, *jadeo*, *jadeo*…

—Esas ni siquiera son palabras apropiadas, pero aun así puedo saber que es la vaca con lentes. Pero no esperes nada de mí, vaca. Preservaste tu fuerza al subir la montaña al aferrarte a Buu Buu y Sibyl, así que puedes escalar el árbol por tu cuenta.

Beatrice hizo ese comentario frío, pero entonces ella se dio cuenta de algo.

Estaban más arriba que la cumbre de la montaña, pero el frío se había desvanecido. Ella inicialmente pensó que se había acostumbrado a ello o que su sensación al frío se había entumido, pero no había color blanco a las respiraciones dejadas por los encantadores labios de Sibyl, que seguía ruborizada, y quien estaba inquieta sobre una rama cercana (probablemente porque ella estaba preocupada que sus panties se habían estirado). Eso quería decir que no sólo era algo subjetivo.

Tampoco había problema con el adelgazamiento del aire.

Era como si el cielo físico hubiera sido reemplazado por un cielo oculto.

—Buu. Puedo verlo.

Buu Buu estaba viendo hacia arriba.

El crecimiento del gran árbol se detuvo repentinamente. La parte de arriba había chocado, y se había agarrado fuertemente a la masa de roca flotando con un área de 30 metros cuadrados.

Este era el borde inferior de las pequeñas islas flotantes conocidas como el territorio del cielo.

Una vez que Buu Buu, Beatrice y las demás habían subido encima de la gran roca, encontraron una escena inusual.

El cielo azul se esparcía a su alrededor.

Incontables islas de varios tamaños flotaban por encima.

Y encima de esas estaba el sol dando su radiante luz.

—Espera, espera. El camino realmente continúa hacia arriba a partir de aquí. ¿Podemos lograr subir ahí?

La distribución era desigual, pero en general lucía como si las islas rodearan a una torre cilíndrica invisible. O como si una intensa lluvia de meteoros se hubiera congelado en el tiempo, proporcionando puntos de apoyo hacia el cielo.

—¿P-pero no hay mucho espacio entre las islas? El más cercano luce a más de 20 metros de distancia.

Justo como Filinion dijo esa observación titubeante, un crujido seco sonó.

Una pequeña roca se quebró a los pies de Buu Buu, y entonces voló en violación a la gravedad. Circuló al nivel de los ojos de las chicas, y después se disparó hacia arriba.

Los ojos de Beatrice se abrieron ampliamente.

—¿Podemos quebrar las islas pesadas en pedazos para enviarlas aún más alto usando el poder manteniendo las islas flotando?

Tan pronto tuvieron esa respuesta, una nueva sombra apareció como si bloqueara el camino.

Sí, una sombra.

Parecido a un eclipse solar obstruyendo el sol arriba, una sombra humanoide definitivamente bajó volando del cielo.

Ella tenía una piel morena saludable y cabello rubio que le llegaba hasta sus omoplatos.

Y ella tenía un par de gigantes alas blancas que parecían las alas de un cisne.

Un solo paño grande que lucía como un mantel blanco puro, estaba envuelto alrededor de las partes importantes de su delgado y no desarrollado cuerpo, para tomar la forma de un vestido.

Y como toque final, ella tenía lo que claramente era un halo encima de su cabeza.

La imagen en general condujo a Beatrice a decir un nombre.

—…¿Arcángel Marinka…?

—No, esto es técnicamente sólo su sombra. —La respuesta de Sibyl fue difícil de interpretar. —No puedes comunicarte con Marinka cuando sólo ves a una de ella. Justo como un eclipse solar, ambas Marinkas deben ser combinadas. El plan ideal aquí es continuar a la cima, y hacer que las dos Marinkas se vean.

El Arcángel con curvas de niña, voló por el aire vacío de una forma que los humanos atados a la superficie no podían, y habló con una tranquila pero lejana voz.

—Adv****ncia. La al** **esión siendo pro***ida aquí, act***almente no es** ***ponible. Por favor mar***rse ***ediatamente, y espere hasta otra oport**idad.

Era una voz estática que sonaba como tener arena fina vertida en tu oreja.

—Marinka, no tenemos tiempo. Necesitamos tu tesoro oculto para resolver un problema en la superficie. Quisiéramos tomarla prestada. De otra manera, el daño no se contendrá en este mundo que amas. Significará la perdida de la vida más allá del alcance de nuestros territorios.

—N* **edo hac*r excep****es por se****mientos pers*****s.

Una gran presión se abalanzó en Beatrice y las demás como techo suspendido.

Lucían como fuegos fatuos del tamaño de pelotas de tenis.

Pero no lo eran. Eran masas de Elementos: rojo fuego, azul agua, verde tierra y amarillo viento. Al tamaño del puño de una chica, no lucían muy poderosos, pero eso simplemente era un asunto de escala. Eran en realidad una colección de miles de decenas o miles de pequeños fuegos fatuos comprimidos tan fuertemente para mantener sus formas de lagarto o doncella.

Las cuatro bolas lentamente circularon en el cielo a un nivel arriba del grupo de Beatrice, y cada uno habría sido tan grande como un buque de guerra a su tamaño apropiado.

Mientras el grupo de Beatrice sentía una repugnancia biológica como ver un enjambre de langostas que consumen todo, la Arcángel calmadamente habló.

—Si no pre**an aten***n a mi adve***ncia y se marc***n, la úni** solu***n **í es: supresión forzada.

—¡¡Marinka!!

Sybil sabía que podía contactar con ella, pero ella gritó igualmente.

Sin embargo, la respuesta fue mecánica.

—Esta es una reg***n libre invio**ble que de** per***necer libre de todas las impu**dades mundanas. Guardianes del t****rio cele***al, hagan su trab**o.

El halo encima de su cabeza claramente brilló más.

Y un momento después, luces rojas, azules, verdes y amarillas sin forma cruelmente llovieron como si aplastaran toda la tierra limitada flotando en el cielo.

5

Las hadas del tamaño de una palma volaron a una altura de casi 100 metros cerca de la casa de Buu Buu. Eran las hermanas Meridiana y Alice.

—Buu Buu…

Meridiana, la hermana mayor, revoloteó sus alas transparentes como de insecto, mientras miraba a la distancia. El cielo era su territorio, pero el cielo simplemente estaba muy lejos. Habían tratado de volar así de alto una vez, pero sus alas no les daría el impulso necesario para permanecer flotando pasando cierto punto.

Las demás consideraron tener a la Thousand Dragon, quien era una persona complicada para las Hadas, llevándolas sobre su cabeza, y dirigirse hacia arriba desde la cima de la montaña, pero debió haber habido alguna razón por la que la idea fue abandonada. Por un lado, era difícil imaginarse a ella subiendo directamente hacia arriba, incluyendo la cola.

Entonces Alice, la hermana menor, crispó sus pequeños oídos.

—Mh. ¿¡Qué importa ese pedazo de carne apestoso!?

—No olvidaré que todavía lo sigues insultando así, Alice. Necesitas ser castigada una vez que regresemos a la superficie.

Alice gritó con lágrimas, pero entonces algo cortó en frente de su visión.

Las Hadas estaban en el fondo de la cadena alimenticia. Incluso un ave marina podía matarlas si las atrapaban. Fue por eso que las hermanas se tensaron, pero entonces el movimiento se detuvo. Fruncieron el ceño, y lo siguieron con sus ojos.

Era un anillo con un diámetro de casi 30cm. Estaba hecho de una suave substancia inorgánica que no era ni vidrio o metal. No tenía alas evidentes, pero era perfectamente estable en el aire mientras se deslizaba lentamente al costado. ¿Qué era? Las dos Hadas todavía seguían completamente confundidas mientras volaban alrededor del objeto misterioso para observarlo. Ya que no tenía colmillos o garras obvias, su sospecha era mucho más grande que su miedo.

—Escuché algo como aire escapando de un globo. ¿Está flotando al expulsar aire hacia abajo?

—¿Hm? Pero tiene globos oculares de vidrio.

El anillo de hecho tenía dos pedazos redondos de vidrio transparente en los costados. Eran casi del tamaño de las cabezas de las Hadas. Y una inspección cercana mostraba que repetidamente pero irregularmente giraba de aquí para allá mientras se movía lentamente al costado.

—¿Está…observando la superficie desde arriba?

—¿Lo está?

Las hermanas intercambiaron una mirada. Eso quería decir que servía con el mismo rol que el de ellas. ¿Y qué estaban haciendo las Hadas que no podían pelear?

Las hermanas Hadas volaron en una figura en 8 irregular, y esparcieron escamas de sus alas para reflejar la luz del sol mientras gritaban hasta lo que daban sus pulmones.

—¡¡E-emergencia!! ¡Si han enviado un equipo de reconocimiento, un ataque es inminente!

—El…El…¡¡el enemigo se acercaaaaaaaaaaaaa!! ¡¡Todos en máxima alerta!! ¡¡Los humanos de la posada del pueblo están por atacar!!

Mientras tanto, abajo en el bosque cerca de la casa de Buu Buu, Morgan, la mayor de la villa de las Hadas, dio un reporte calmado mientras revoloteaba cerca del hombro de Sutriona.

—Tenemos un reporte de arriba. Está a punto de comenzar.

—Ya veo.

La Reina Hada, con los brazos cruzados, ni siquiera necesitaba explicar que los Orcos Ibéricos Rojos durmientes eran poderosos. No importaba cuántos del Máximo Nivel estaban entre la posada del pueblo de humanos, ni siquiera un ataque total podía asesinar a los Orcos Ibéricos Rojos. Sólo causaría dolor lo cual aceleraría su despertar.

Una parte del acantilado de la montaña estaba cercado para formar un simple jardín casero, e Ileana sacó sus piernas de esa suave tierra.

—Los libros de textos militares cambian de generación en generación, pero hay una teoría básica a que todas las estrategias humanas siguen. Comienzan con un pequeño número de reconocimiento, después usan su artillería de largo alcance y finalmente la unidad principal se carga para acabar al enemigo. Si simplemente esperamos a que el enemigo llegue, los Rojos inevitablemente recibirán algo de daño.

Quizá porque una vez la hicieron la guardiana de una instalación soviética secreta, la morena Ileana tenía conocimiento que uno no esperaría de una Mandragora.

La humana Princesa de Cascada de Hielo Wildefrau y la Porrista Alquimista Huldra estaban mirando en la distancia desde encima de los altos arboles de coníferas por encima. Habían convertido hielo o una joya en lentes para construir telescopios improvisados, para revisar la fuerza enemiga.

—Su número…algo entre 5000 y 6000, creo, —dijo Wildefrau.

—Tenemos suerte que las fuerzas de la posada del pueblo fueron debilitadas bastante por la batalla del Inframundo, —dijo Huldra. —Habiendo dicho eso, veo a Liderc, La Voisin y…geh, ¿¡ese es Tlazolteotl!? ¡¡Tienen un puñado de veteranos que preferiría no tener aquí!!

—Quizá la batalla con el Señor del Inframundo actuó como un proceso de selección que sólo dejó a los más peligrosos aquí. ¿Y quienes son esas personas?

—Uno es un oficial de campo en la JSDF, y uno es un alto miembro de un cartel de Sur América. Siempre nos habíamos preocupado que las organizaciones en la Tierra obstruirían nuestras actividades aquí, en este mundo.

En otras palabras, estos feroces guerreros eran regularmente parte de la muerte y violencia fuera de este mundo de espadas y Magia. Los fantasmas de la Guerra Fría con los que se habían encontrado durante la batalla del Inframundo eran prueba suficiente de qué diferencia podía hacer eso. Además, los humanos dirigiéndose aquí, ahora eran los verdaderos habilidosos quienes habían soportado una invasión de fantasmas de elite, que podían resucitar su única vida tantas veces como fuera necesario.

Ese era un trofeo que Wildefrau y Huldra no habían ganado ya que murieron al final de la batalla del Inframundo, y fueron resucitadas con un truco de uso único.

La visión estrecha de sus telescopios mostraba a una chica morena usando muchas decoraciones de plumas.

Huldra chasqueó su lengua, e hizo a un lado su telescopio mientras la tierra distante era cubierta por rápidos destellos de luz como una conferencia de prensa. Todas esas luces brillantes eran Magia. Esas semillas disparadas de destrucción dibujaban arcos a través del aire, y pronto cayeron lloviendo como un aguacero sin brechas.

Huldra, quien usaba coletas, gritó hacia abajo mientras la primera ola llegaba.

—¡Atención! ¡¡¡¡Ahora, descarga!!!!

—No tienes que gritar. Zanahoria pervertida, hagámoslo como lo planeamos.

—Muy bien.

Sutriona suspiró con sus manos sobre sus caderas, y miró la casa de Buu Buu. La Invocadora Cazadora Gruagach y la Noble Bailarina Rusalka estaban ahí con sus ropas de luto y un leotardo con armadura respectivamente. Estaban sosteniendo al Arma Definitiva Abyss, quien permanecía inconsciente con sus hilos gemelos de cabello plateado moteado cayendo en frente de su cuerpo.

—E-estamos listas también.

—¡¡Pueden comenzar!!

La Reina Hada entonces golpeó su pequeño talón sobre el suelo. Y ella habló casualmente a alguien más.

—Las escuchaste. ¡¡Comencemos, debilucha!!

Entonces el costado de la montaña se alzó.

La tierra negra fue pelada, y los árboles del bosque fueron derribados sin la tierra necesaria para soportarlos. En su lugar un mar de siniestras escamas de reptil, gigantes alas como velas y unas brutales fauces de dragón aparecieron.

Era de 1000 metros de largo.

La Thousand Dragon movió sus alas mientras mantenía apenas la distancia suficiente para no destruir la casa de Buu Buu, y ella rodó a los acurrucados e inmóviles Orcos Ibéricos Rojos en su espalda. Con esos huevos apocalípticos rojos sobre su espalda, esa encarnación de violencia finalmente agitó sus masivas alas.

Ella flotó.

Ella voló.

Justo mientras el objetivo del ataque escapa en el aire, las luces coloridas completaron su camino en arco, y detonaron en el costado de la montaña.

Toneladas de tierra y polvo cayeron de la espalda del dragón como un deslizamiento de tierra, y Huldra con sus coletas, forcejeó para no caerse en ello.

—Kyah, kyah. Oh, no. La casa de Buu Buu…

—Sacamos a Abyss, así que eso no será un problema. Las Hadas pueden siempre hacerle una nueva. Aunque, aun así, desearía que pudiéramos enviar este elevador en masa con el equipo de expedición al sol. Pero el mundo es un lugar complicado, y este era el lugar ideal para ella.

Por supuesto, atacar a los humanos no se acabaría aquí.

Un sonido sólido resonó.

Hubo movimiento en la superficie.

Mucho metal oxidado se alzó. Cascos maltratados, corazas, guanteletes y otras armaduras fueron contadas como si fuera con magnetismo. Las masas de oxido rojo hicieron erupción con la fuerza de un volcán, y rápidamente crecieron lo bastante para rivalizar a la Thousand Dragon.

¿Era lo que parecía un reloj o era un insecto aún más siniestro? Varias piernas torcidas se alzaron de la tierra, se arrancaron y comenzaron un poderoso ataque. Pisotearon al nivel del suelo y las montañas en su intensa persecución por el dragón huyendo.

Los ojos de Wildefrau, con sus rizos azulados, se abrieron ampliamente.

—¿Es eso Magia humana? ¿¡Cómo si quiera puedes usar eso en el Laberinto subterráneo!?

—…La Reina Criminal Tlazelteotl… —gimió Huldra en su uniforme de porrista.

Las personas sobre la espalda de esa bizarra forma oxidada estaban ahí no por furia u odio, sino por miedo sin fondo. La extinción de la raza humana, y el fin del mundo estaban en juego, por lo que no sentían ni una pizca de consciencia en sus acciones aquí.

Pero al mismo tiempo, era para nada.

Ni siquiera sus más grandes esfuerzo podrían matar a los Rojos. Los defensores no podían permitir que el tiempo limite se acortara antes de que Buu Buu, Beatrice y las demás regresaran con la apropiada solución.

(Nunca espere arriesgar mi vida para proteger la Tierra y a sus humanos.)

Sutriona era una paradoja con alma, uno de los Break News que creaban noticias de última hora si simplemente suspiraban. Ella no podía estar atada a los estándares del bien y el mal que otra especie había inventado. Sin embargo, ella estaba actuando del lado de los defensores. Y ella no estaba sola. Muchas más estaban con ella.

¿Por qué estaba pasando esto?

¿Era evolución? ¿O era regresión?

Después de pensarlo, la Reina Hada Sutriona dio un feroz ladrido de risa.

—¡Humanas! ¿Han terminado de cargar a Tselika?

—S-sí. Esa Reina Demonio está conmigo. Estamos listas cuando lo estén.

—Dijiste que esa chica puede controlar el viento y el aire, ¿cierto? Entonces sígueme. La Tormenta de Arena de Locura Roja hecha de mis alas de sangre toxicas es muy poderosa, pero si la uso aquí, haré que la más debilucha aquí, esta dragona, se vuelva loca. Contrólala con tu Magia.

—Hmph. ¡No te olvides que sólo estoy ayudando porque Onee-sama estuvo de acuerdo con ello!

Era por eso que la Noble Bailarina se había quedado aquí en lugar de unirse al grupo de Beatrice.

La chica de cabello plateado con un vestido de listones negros puso sus manos en sus caderas, y miró a los perseguidores cubriendo la tierra.

Alas gigantes rojas de mariposa salieron de su espalda.

—Es hora de contra atacar. Es hora de que tantos de ustedes, personajes secundarios, lamenten la tragedia de no estar de mi lado. ¡¡Los llevaré a un desorden total!!

6

La Arcángel de alas blancas tenía un cuerpo pequeño y piel morena.

Los Elementos intensos disparados por Marinka llovieron como un bombardeo aéreo.

Pero había una forma de escapar de eso.

Las islas flotantes tenían una característica no compartida por Buu Buu, Beatrice y las demás. Permanecieron a flote porque alguna clase de poder estaba en perfecto equilibro con el peso de la piedra. Por lo que si las islas estables eran partidas y el peso era alterado, se irían hacia arriba.

—¿¡Kyaaahhh!?

No se podía esperar que la Bruja Blanca Filinion se uniera a la pelea, por lo que mientras gritaba, y sostenía sus manos sobre su gorro para proteger su cabeza, Buu Buu sacó su Arma Brillante que parecía como un tronco o una viga de metal.

Entonces él clavó la punta plana en el centro de la masa de roca de 20 metros cuadrados como si fuera una pica de metal.

Él la partió.

La roca se disparó como una salpicada, y entonces voló por el aire. Era casi como voltear el tapete en el que alguien se paraba. El polvo se elevó por encima de sus cabezas, y colisionó con la lluvia de Espíritus de Fuego Salamandra, los fuegos fatuos aproximándose a ellos como flechas de fuego intentando acabar con un castillo caído cercano.

Varias flores pegajosas de fuego florecieron como varias bombas molotov habían chocado.

No había necesidad de esquivar después.

Ya que la isla entera se había roto como una galleta, el suelo debajo de sus pies flotó hacia arriba por su cuenta. Después, Espíritus de Agua Ondinas, las cuales no podían tomar sus formas de doncellas, se acercaron con la fuerza del tamaño de un buque de guerra, y rozaron el lugar del cual acababan de evacuar el grupo de Buu Buu. La parte de arriba del gran árbol fue cruelmente cortada por el agua de ultra alta presión.

Armelina usó su bastón de metal Arma Brillante para invocar una bola gigante de metal con una cadena mientras le gritaba a las demás.

—Esto es peor que una masa de nafta o un cortador industrial. ¡Dudo que tocar directamente estas cosas termine bien! ¡¡No olviden de mantener un proyectil o escudo entre ustedes y esos!!

Ya que la roca debajo de sus pies se había partido, Buu Buu y Beatrice fueron forzados a colgarse de rocas separadas. Filinion miró de aquí para allá hundiéndose en una posición sentada.

—¿H-huh? ¿Podemos simplemente guiar estos elevadores a la meta hacia arriba en lugar de hacer saltos arriesgados entre islas? ¡Y-yahooo, parece que los humanos ganan al finaaaaaaaaaaal!

—*Chillido* ¿Las rocas de todas están aumentando la velocidad? Estaremos en problemas si no saltamos a una nueva pronto. Si hay una isla arriba de nosotros, seremos aplastados entre ellas.

—¡¡Beatrice!!

Armelina gritó, y Beatrice renuentemente lanzó una flecha de fuego directamente hacia arriba. Antes de que la roca pudiera convertirse en una estrella fugaz, explotó como fuegos artificiales, por lo que la gravedad tomó fuerza una vez más, y Filinion comenzó a caer.

Mientras miraba como Buu Buu atrapaba a la suave y esponjosa rubia en sus dos manos. La Elfa Real Sibyl ligeramente saltó de su pequeña roca acelerando a una isla diferente.

La Arcángel Marinka, morena y con alas blancas, ignoró los únicos puntos de apoyo flotando en el cielo y revoloteando en espacio vacío. Sibyl la fulminó con la mirada a su ex amiga, quien repetidamente se movía de izquierda a derecha en un círculo gentil, y ella levantó su torcida Arma Brillante que parecía como un arco y un bastón.

—Marinka…

Ella no podía usar la Magia creada por los humanos.

La Habilidad de su especie simplemente le permitía materializar los pensamientos residuales residiendo en los objetos.

—¡¡Si te sientas en el trono del gobernante, debes llevar a cabo los deberes del gobernante!! ¡¡Arcángel Marinkaaa!!

Incontables personas habían intentado llegar a los cielos.

Sibyl convocó los pensamientos residuales de aquellos que habían caído en el camino, y envió una espada gigante rotante hacia la ángel morena.

(Pero el número de pensamientos residuales está destinado a encogerse mientras subimos. La altitud y el número de personas que han llegado lejos está destinado a tener una relación inversa. ¡No puedo confiar demasiado en mi habilidad!)

Un grupo de verdes Espíritus de Gnomos de Tierra usaron su peso para reflejar la espada rotante que se parecía mucho al rotor principal del helicóptero. Partió una isla cercana en dos, pero nadie siquiera miró en esa dirección. Entonces el grupo de Espíritus de Gnomos de Tierra se aproximaron como el gancho afilado de un gigante con el fin de hacer estallar a la delgada Elfa Real y la isla en la que estaba parada.

—¡¡Oh, no lo harás!!

En una isla diferente, Armelina lanzó su bola de metal y cadena.

En lugar de luces verdes o la Arcángel Marinka, ella estaba apuntando a la isla de Sibyl en su lugar. La Elfa Real se paró encima de la bola de metal que aterrizó a sus pies, y se agarró de la gruesa cadena justo antes de que Armelina jalara la cadena de vuelta. La emocionante maniobra pesquera alejó a Sibyl de la isla justo antes de que muchos Espíritus de Gnomos de Tierra partieran la isla en pedazos, y los trozos de tierra restante se dispararon hacia arriba en contra de la gravedad.

Armelina transformó su arma contundente en un martillo y quebró la roja debajo de sus pies para ganar algo de flotabilidad. Entonces ella notó una mano con un guantelete sosteniéndose del borde de esa roca.

Beatrice aparentemente se les unió con alas de fuego creciendo de su espalda.

—¡¡Es tan injusto que puedas hacer eso!!

—No me permite volar alrededor tanto como quiera, como sí puede hacerlo esa Arcángel. Sólo puedo hacer carreras en línea recta en medio del aire, por lo que, si no soy cuidadosa, me lanzaría al aire vacío.

Con un estallido fuerte, la Espadachina Santa saltó. Ella usó un trozo de tierra quebrado como elevador para alcanzar la misma isla que Buu Buu (y Filinion).

Pero subir no era suficiente para alejarse de la Arcángel morena.

La Arcángel y los cuatro Elementos coloridos no necesitaban tierra para permanecer estables. Mientras que el grupo de Buu Buu estaba restringido en sus movimientos, podían moverse en cualquier dirección que les gustara. Sin necesidad de decir que el cielo era el territorio de Marinka.

—Así que, ¿qué hacemos con ella? En realidad, quizá esto es mala suerte. Nos encontramos con la jefa final sin tener que subir todo el camino hasta el sol.

—Como dije, esta no es más que la sombra de la Arcángel Marinka. Para contactarla, necesitamos unir a las dos Marinkas.

—¡No estoy muy segura de lo que significa eso, ¿pero estás diciendo que eso en realidad no es Marinka?!

—No hay distinción. Para ponerlo simple, hay una Marinka aquí en la línea frontal y hay una Marinka quedándose en el sol. Necesitan juntarse para contactarla, pero no puedes decir que ella sólo está “completa” cuando están juntas. Es más como si permitiera ciertos fallos con el fin de personificar el fenómeno entero.

—Bueno, puedo ver que no tienes intención de explicarlo realmente. ¡Así que, ¿sólo tenemos que llegar a la meta entonces?!

Armelina respiró un pesado suspiro, y presionó su palma contra el ampliamente abierto pecho (y menos plano) de Sibyl. La Elfa Real se cayó hacia atrás de la isla, pero un momento después, un Elemento de un brillo amarillo se disparó entre ellas dos como la bala de un rifle francotirador.

Y no terminó con sólo un disparo.

Puntos amarillos de luz rodearon la isla como mirar a un globo de agua estallando en cámara lenta. Entonces todos fueron disparados hacia adentro simultáneamente. Armelina saltó de la inestable plataforma antes de que ella fuera llenada de agujeros.

Ella apenas se deslizó a través de las brechas en el tiroteo.

Lo plano de cierta parte de su anatomía podría haberla salvado.

Destruir las rocas crearía un elevador flotando hacia arriba, pero los cuerpos de las chicas seguían atados a la gravedad. Sin nada con qué sostenerse, caerían, y morirían con el impacto.

Sibyl había destruido la piedra con un pensamiento residual materializado, y ella fue enviada a volar hacia arriba desde una posición algo baja. Mientras pasaba esa isla, Armelina transformó su bastón de metal en rastrillo, y atrapó el borde para abordarlo.

Buu Buu, Beatrice y Filinion estaban sobre una plataforma más arriba.

La Arcángel morena los eligió como su objetivo de máxima prioridad, y alejó la mirada de Sibyl y Armelina.

—Ese fue un error, Marinka, —dijo la Elfa Real quien gobernaba la tierra.

—???

—Alejaste tus ojos de mí. Hacer eso incluso por un momento fue un error catastrófico. Porque puedo materializar pensamientos residuales, y usual cualquier proyectil que quiera. —Sibyl ligeramente levantó su Arma Brillante que lucía como un arco y un bastón. —Y tu territorio tiene unas cuantas características definidas. 1: Hay una fuerza aquí que mantiene las cosas a flote. 2: Si esa fuerza está en equilibrio con el peso de la isla, la isla permanecerá en su lugar. 3: La isla desciende si es más pesada y asciende si es más ligera. Eso sigue aplicando cuando la isla es rota o partida. 4: Una vez que una isla comienza su aceleración, su velocidad gradualmente se incrementará.

Sólo esas reglas podrían no indicar mucho riesgo.

—En otras palabras.

Pero eso estaba bien.

De hecho, era lo mejor dada la meta de Sibyl.

—Si subrepticiamente destruyó la isla más inferior con mi arco, las rocas pequeñas continuarían acelerando igualmente. Y para el momento que lleguen a esta altura, se convertirán en una peligrosa arma.

Era muy parecido a una versión invertida de esparcir pelotas de pachinko desde el piso más algo de un edificio.

Una tormenta de escombros salió disparada alrededor de la Arcángel Marinka. Había algunos ruidos esporádicos que recordaban petardos, por lo que algunos de ellos podrían haber quebrado la barrera del sonido.

—Ghhh****.

Marinka cubrió su rostro con ambas manos, y llamó a los Elementos alrededor para formar un escudo, ¿pero ella podría realmente bloquear limpiamente hasta el último de ellos? Y Sibyl y Armelina no se quedaron quietas. Mientras los primeros Elementos se concentraron en protegerla, hicieron que su isla ascendiera hacia el cielo.

—O-oye. Aceleramos una buena cantidad también. ¿¡Realmente nos vamos a quedar en esta!? ¡¡Oye!!

—Esta es la única manera de alcanzar al grupo adelantado. Tu Magia es bastante conveniente, así que estoy contando con eso. Haz un cable o una cadena que podamos usar para saltar, y tenla lista para usarla.

Ellas pasaron por más y más islas flotantes mientras aumentaban la velocidad.

Era muy parecido a una versión vertical de tener una carrera por una autopista, pero ellas no tenían un volante. Si había otra isla en su camino, no podrían esquivarla, y serían aplastadas.

Vieron flamas no causadas por los Espíritus de Fuego Salamandra parpadeando en una de las islas más altas.

—Ahí es. Beatrice está en esa isla.

—¿Qué se supone que hagamos?

—Hazlo ahora. Juzga bien el momento.

—¡¡¡¿¿¿Así que vas a dejarme todo el trabajo, princesa egoísta de nacimiento???!!!

Sibyl envolvió sus delgados brazos alrededor de la Sacerdotisa de Combate, mientras Armelina le gritaba, arrojó la bola y cadena, y de alguna manera lograron golpear la isla vecina. Guiadas por la tensa cadena, volaron de su isla, y pronto pasaron a la altura. La isla que habían dejado chocó con una isla diferente, pero habían logrado reagruparse con el grupo de Buu Buu.

—¡*C-chillido*! ¿¡Están bien, Armelina, Sibyl!?

—Sí. No te preocupes por nosotras. Porque Sibyl logró de alguna manera atacar a Marinka…

Buu Buu debía haber estado aliviado de ver a la Sacerdotisa de Combate porque él se dejó caer en una posición sentada. Mientras se colgaba de la gruesa pierna de él, y apretaba sus pechos entre las correas de su mochila, Filinion dio un grito emocionado y con lágrimas.

—¡E-esa fue una increíble tormenta de rocas! Era como si alguien estuviera disparando un cañón Vulcano desde abajo, pero ¿qué fue? No parecían como los Espíritus de Tierra Gnomos.

—…*Toser*, *toser*. Debió haber sido el último recurso de Marinka. Ahora dejemos de pensar sobre eso, y vayamos más arriba.

La justa oficial de policía quien nunca alejaría la mirada de la verdad de tratar de corregir a la Elfa Real, pero Sibyl deslizó su mano en la apertura de las ropas de la Sacerdotisa de Combate, y la silenció con un pellizco en su trasero. Silenciar a las personas era la especialidad de una gobernante.

La isla en la que estaban ascendía también.

Marinka debió haber tenido problemas en los niveles inferiores porque la obstrucción se detuvo por un momento. La aceleración acumulada al permanecer en la misma isla los ayudó a llevarlos más y más arriba.

Ahí fue cuando Beatrice finalmente se dio cuenta de algo, y abrió su boca.

—¿Hm? Estamos yendo al sol, pero no nos vamos a rostizar con el calor, ¿verdad?

—¿¡Gyahh!? ¡No vamos a terminar como una versión real de la historia de Ícaro, ¿verdad?! El sol verdadero usa fusión nuclear, ¡por lo que la obsesionada Beatrice con el fuego, y su Resistencia al Fuego del 100% podría estar bien, pero ¿qué hay del resto de nosotros?!

Filinion se puso pálida y gritó, pero la isla ascendiendo se fue directo hacia el centro de la luz.

—…?

La Espadachina Santa por reflejo cubrió sus ojos con su mano, pero entonces frunció el ceño.

Una vez que pasaron por el muro de luz cegador, ella encontró que no era nada más que una luz de fondo. El sol era un disco gigante que rivalizaba la isla de Ground’s Nir en tamaño. Su isla pasó justo por ahí, y el lado reverso del sol llegó a la vista.

Había un jardín lleno de incontables flores que parecían como una señal de la primavera, y varias columnas de mármol blanco estaban alineadas. Mientras las filas de pilares continuaban, la cantidad de mármol crecía en relación a las flores. En el centro había algo como un gigante altar o templo de blanco puro.

—¿Es eso…?

Lucia como el cielo.

Pero este no era el momento para mirar.

A este paso, se pasarían del sol y lo dejarían atrás.

—¡¡Armelina!!

—¿¡En serio!? ¿Realmente me estoy convirtiendo en tu mandadera!?

Todas saltaron al lado reverso del sol a sus propias maneras: Beatrice usó sus alas de llamas, Buu Buu usó la fuerza de sus piernas, Filinion se colgó a una de esas piernas, la Segunda Más Plana Sibyl en su mayoría se colgó de Armelina, y la Más Plana Armelina usó su cadena de metal.

Una vez que aterrizaron, Buu Buu escuchó una fuerte destrucción arriba.

Él miró arriba para ver que la isla en la que habían estado se quebró. Eso no era nuevo, pero las condiciones eran diferentes esta vez.

No había chocado con otra isla.

Debió haber chocado con algo más, pero ese algo no se podía ver en ningún lado. Era como si la isla hubiera chocado con un muro invisible.

—*Chillido*. ¿Qué fue eso…?

—Es mucho más delgado que en la Tierra, pero quizá eso fue el limite de la atmosfera de este mundo, —sugirió Beatrice.

Ahora que tenían puntos de apoyo estables, Filinion y Sibyl ya no estaban dependiendo de los demás. Todos se pararon en sus propios pies, y miraron alrededor del extraño jardín de flores iluminados con sol. Todas las plantas de Ground’s Nir provenían de la Semillas Multipropósitos de Ileana, ¿pero esa era también verdad para estas flores creciendo en el lado inverso del sol tan lejos por encima de la cima más alta cubierta con nieve?

—¡Argh, dejaré la mochila aquí! ¡Si se me agotan los materiales, regresaré aquí para recargar!

Incluso en el lado reverso del sol, el cielo era azul, y la tierra estaba llena con luz como era normal.

Era un escenario de primavera perfectamente normal. Sin embargo, parecía un estado perpetuo sin hora de noche y sin cambio de estaciones, por lo que en realidad parecía muy antinatural.

Mirar arriba mostraba un cielo azul, pero sin nubes o sol. Era imposible decir la escala sin nada de impurezas para juzgar distancias, por lo que parecía como una pantalla para filmar un video compuesto.

Armelina habló mientras regresaba su Arma Brillante a su forma original de bastón de metal.

—Llegamos, pero ¿ahora qué? Estuviste diciendo algo sobre que esa chica morena no era la única Marinka, ¿cierto?

—Entenderán cuando realmente la vean. La Marinka que resguarda el tesoro del cielo debería estar en el centro de la catedral. Puede ser difícil de diferenciar cuando está enterrada en todo verdor, pero si comenzamos por el edificio más grande en la distancia, llegaremos a un camino de mármol que nos llevara al resto del camino.

Mientras mariposas blancas y amarillas revoloteaban alrededor sin preocupación por el paso del tiempo, Buu Buu y las demás siguieron a Sibyl a cruzar el cielo. Como antes, el aire no se sentía delgado o frío.

Nada obstruyó su camino.

Vieron unas cuantas formas que pensaron que eran pequeños animales o aves, pero no había nada preocupante. En realidad, se enfocaron en no pisar las pequeñas creaturas corriendo debajo de sus pies.

El escenario cambio, y fueron envueltos por un castillo occidental hecho de mármol blanco. Sin embargo, no había señales de vida. No importaba qué tan hermoso fuera, estas eran ruinas.

Cuando Sibyl vio el pueblo solitario, ella suspiró en exasperación con sus manos sobre sus caderas.

—Sabía que Marinka se había vuelto distante después de que muriera Vivian, pero no me di cuenta que su rechazo se volvió tan fuerte. La única cosa que encontrará aquí es completa soledad. Y si ella está satisfecha con eso, ya siento pena por ella.

Ellos llegaron al centro.

Cuando Sibyl abrió las pesadas puertas dobles, ella estaba esperando en el centro del gran salón de la catedral.

El techo de esa catedral de eterna primavera se había colapsado parcialmente, ¿pero eso era coincidencia o intencional? Un sólo rayo de luz brillaba sobre ella.

Una sola tela blanca estaba envuelta alrededor de un cuerpo que era delgado, pero tenía hechizantes curvas que parecían el goteo de un néctar. Era una mujer alta, hermosa con maravilloso cabello rubio que caía hasta sus omoplatos, y piel tan blanca que reflejaba la luz. Sin embargo, el halo flotando sobre su cabeza era opaco como metal oxidado, y las alas en su espalda eran el negro de oscuridad concentrada. Ella parecía ser mejor descrita como un ángel caído.

Un color azul brilló en su oreja derecha.

Era un arete sosteniendo una joya similar a la del aro de Sibyl.

—Marinka…

La Elfa Real susurró el mismo nombre que había pronunciado con su atacante.

Justo entonces, plumas blancas cayeron revoloteando del largo agujero en el techo. Las plumas cayeron como nieve, y provenían de la otra Arcángel que ya los había alcanzado. La Marinka con piel morena, cabello rubio y alas blancas lentamente descendió.

Cuando la pequeña Arcángel aterrizó en el centro, la alta y delgada Arcángel estiró sus sensuales brazos hacia ella desde atrás. Pero no para abrazarla o frotar su espalda.

Ella metió sus manos en los omoplatos de la Arcángel más pequeña.

¿O la espalda de la chica morena absorbió las manos de la mujer alta?

Los brazos de la mujer alta entraron más fácilmente en la chica pequeña de líquido o gelatina. No había señales de dolor en el rostro de la chica morena, y lo hicieron tan rápidamente que los observadores simplemente lo vieron suceder sin pensar. Las alas blancas se desvanecieron de la espalda de la chica morena, y nuevas alas blancas estallaron de la espalda del ángel alta, dándole dos pares de alas. Luz y sombra. Ahora que ella había visto ese par combinado, Beatrice finalmente sintió que entendía lo que Sibyl había estado diciendo.

—Ella no es el día o la noche. Y ella no es el sol o la luna. …Ella es un eclipse. ¿La Arcángel Marinka simboliza al sol parcial?

—Para ser más precisos, ella contiene todos los aspectos del sol, incluyendo el estado anormal de un eclipse, —explicó Sibyl.

Arcángel Marinka. Esa gobernante del cielo podía infinitamente cambiar su apariencia dependiendo de cómo se combinarán las dos. Pero, aunque Buu Buu y Beatrice eran extraños para ella, ¿por qué ella había rechazado a una vieja amiga como Sibyl? ¿También eso estaba relacionado a cómo el par de ángeles se combinaban? O en términos humanos, ¿sólo estaba de mal humor?

—*Chillido*. Esto podría sonar egoísta, pero queremos salvar al mayor y a los demás ahora que los hemos traído de vuelta a la vida. Y todas dicen que necesitan ese tesoro final tuyo para hacerlo. Queremos tomar prestado ese arete. ¿No hay forma de que puedas hacer eso?

La mujer alta no respondió a las palabras de Buu Buu.

La chica morena, quien tenía dos brazos entrando de por detrás de ella, levantó su pequeña mano hacia arriba.

No, su dedo índice estaba extendido, y ella estaba apuntado más allá del techo roto de la catedral, más allá del cielo azul y a la invisible barrera al final del cielo.

La mujer alta y brillosa abrió sus labios sólo un poco mientras frotaba sus mejillas con la chica morena.

—Si r**nen los teso**s de las tr*s ***ilias rea**s, podr** **velar t**a la compo**ción de este mundo.

De nuevo, su voz estaba llena de estática como arena fina vertiéndose en los agujeros de sus oídos.

Pero la chica morena también abrió sus labios mientras sus omoplatos absorbían los dos brazos.

—** *eú*** *** ****ro* ** *** **e* fam***** ***le*, ****án reve***** *od* ** *****si**** ** **** *****.

Sus palabras se traslapaban y creaban un solo suave y armonioso sonido.

Justo como un eclipse, la combinación creaba su propio significado.

Si reúnen los tesoros de las tres familias reales, podrán revelar toda la composición de este mundo.

No tenían tiempo de hacer muecas a ese misterio.

Una vez que las palabras comenzaron, no se detuvieron.

No lo permitiré. No se les debe permitir ver lo que yace más allá de ese azul.

Las palabras de la pequeña chica morena y la delgada mujer blanca se combinaron para crear una hostilidad completa.

—¿Ese azul…?

A pesar de que estaban ante una enemiga, Filinion miró en la dirección que la chica morena apuntó.

Las únicas cosas ahí eran el antinatural cielo azul y la increíblemente ligera barrera atmosférica.

El Orco Ibérico negó con la cabeza y habló.

—No estamos interesados en el cielo. Sólo queremos saber sobre el Rojo afligiendo al mayor y a los demás. Así que no tienes de qué preocuparte. Una vez que acabemos, regresaremos el tesoro del cielo.

—El riesgo es el mismo. Si reúnen los tres tesoros reales hay una probabilidad de que descubrirán su identidad, y eso ya es muy malo. Por lo tanto, rechazaré su elección de reunir los tesoros sin importar cuales sean sus razones.

—…Marinka, ¿realmente vale abandonar a una vieja amiga como yo? —Sibyl habló tranquilamente como si se aproximara lentamente a ella. —Sé que la muerte de Vivian fue un gran impacto para nuestras almas. Tenemos largas vidas, bien podríamos ser inmortales, pero nos enfrentamos a la simple verdad que podemos ser asesinadas repentinamente. Pero, ¿está contigo ahora? ¿Te estás encerrando en el cielo y alejando a todos porque la superficie está llena con muerte irrazonable? ¿Piensas que sólo tú puedes permanecer feliz si tapas tus orejas a los gritos de ayuda? ¡A la mierda con eso, Marinka! ¡¡Si eso es todo lo que aprendiste de la muerte de Vivian, entonces tu estado actual le es una burla a su vida!!

La Elfa Real estaba descaradamente provocándola, pero la Arcángel lentamente negó con la cabeza.

A quien fuera que originalmente les perteneciera, la mujer alta parada detrás de la chica morena hechizantemente se movió, y esparció las cuatro alas monótonas en su espalda.

Vivian estaba interesada en el fin del mundo más allá del mar. Es por eso que ella se encontró con el Señor del Inframundo y se encontró con tal destino trágico.

—Marinka…

—Tú gobiernas la tierra la cual sólo es un espacio limitado estos días, y no se conecta a lo que está más allá, por lo que no puedes entender este miedo. Yo estoy al borde del más allá. El más allá irradia una curiosidad letal. Sabes que el conocimiento destruirá tu mera existencia, pero no puedes resistir la tentación de dar un vistazo. Es por eso que debo rechazar todo lo que conduzca al más allá. El Inframundo y sus métodos directos de asesinato son asuntos separados. El verdadero problema yace en otro lugar. La verdad que descubrí de Vivian es el simple hecho que nunca debes entrar en contacto con lo del más allá.

El “más allá” del cielo que las dos Marinkas mencionaron tenía que ser algo diferente a sólo el horizonte.

Era el muro invisible que existía arriba de aquí.

Era el borde de la atmósfera.

No deben mirar más allá de eso. Incluso la más ligera posibilidad de que lo hagan debe ser completamente eliminado. Sibyl, si no hubieras pedido por los tres tesoros reales, podríamos haber seguido siendo amigas. Pero desde el momento que consideraste ese método, te has convertido en mi enemiga.

Era un rechazo decisivo.

—¿Hm? ¿¿¿Hmm??? ¿Hay algo que realmente valga la pena proteger más allá de la atmósfera? ¿No sólo es el cielo estrellado del espacio exterior?

Pero la chica quien usaba lentes, y sin embargo era una tonta, tenía que comentarlo.

Este mundo era diferente a la Tierra en casi todo. Incluso la forma del sol era extraña, ¿pero no se dio cuenta que los conceptos de la atmosfera y el espacio exterior podrían haber sido completamente reemplazados con algo más?

Sin embargo, había veces cuando las preguntas estúpidas harían que las cosas se movieran.

La Arcángel Marinka le respondió a Filinion negando ligeramente con su cabeza.

Y ella dio la predicción que más temía.

—No hay nada.

—…¿Qué?

Beatrice frunció el ceño, y la mujer alta abrió sus labios una vez más.

—Ese cielo azul está vacío. Lo más probable es que no haya nada más allá. Pero hacer predicciones no es un problema. Mi más grande temor es que esa nada sea observada como hecho, y por la definición se vuelva algo fijo. No, no puedo permitirlo. Lo más probable, si la nada del más allá es observada este mundo será incapaz de soportar la contradicción, y se derrumbará. ¿El flujo del tiempo se detendría, las memorias de todos se borrarían, forzando todo a comenzar de nuevo, o literalmente caeremos en el vacío? No sé qué pasará, pero no puedo permitir que nada de eso suceda. No sé qué clase de ruina enfrentarían, pero haré lo que sea que puedo para prevenir la ruina que veo aproximándose. A nadie se le debe permitir entrar a ese lugar que nunca fue creado en primer lugar.

—*Chillido*, ¿qué significa eso?

—Esto podría ser más fácil de entender para los humanos visitando desde otro mundo que un alma nacida en Ground’s Nir para empezar. Podrían haber sido ellos los que crearon este mundo.

Buu Buu y Sibyl sólo se confundieron más.

—Los humanos que visitan desde el otro mundo, aprendieron a cómo usar Magia a través de un método único. Muchos otros métodos de control tuvieron que haber existido, pero eligieron este porque era el que encajaba mejor.

La chica morena habló cruelmente con los brazos de la hermosa mujer absorbidos en sus omoplatos.

—Esa familiaridad podría significar una conexión.

—¿Qué quieres decir…?

Un pensamiento se le ocurrió a Beatrice, pero ella no pudo decir más.

Por supuesto que no podía cuando ella pensó en Buu Buu, a quien conoció en Ground’s Nir.

Por lo que fue la Bruja Blanca Filinion quien lo dijo primero.

—¿Quieres decir que Ground’s Nir en sí podría ser un juego creado por alguien? ¿Por lo que no podemos tocar el “más allá” del otro lado del muro porque nadie siquiera creó qué hay ahí? Si vamos ahí, ¿podría causar un choque, y todo en este mundo podría ser destruido?

Sin embargo, Marinka de cuatro alas negó con su cabeza una vez más.

—No.

Y dijo la verdad.

Su Tierra es el juego. La Tierra fue creada en base a este mundo, por lo que no se sabe qué yace en el más allá. Si fueran a verlo, podría causar un error fatal de retroalimentación, lo cual causaría que la Tierra en sí colapsara.

7

Sonidos de clics silenciosos continuaron y continuaron.

Hacían eco en la oscuridad en algún lado del mundo.

El verdadero núcleo de un cierto país llenaba un vasto espacio que estaba enfriado como un almacén refrigerado.

La caja gigante era simplemente conocida como El Simulador.

8

Iniciar Sesión.

Cerrar Sesión.

La terminología centrada en esas palabras sólo podía referirse a una cosa. La terminología de los Videojuegos era ampliamente conocida incluso si claramente se refería a una falsa creación, y eso supuestamente era el porqué habían sido elegidos para sistematizar y manejar el extremadamente vago concepto de la magia donde todo era posible. La terminología simplemente encajaba a la perfección, por lo que en realidad no había magia de Videojuego.

Pero, ¿qué tal si eso en realidad no era verdad?

¿Qué tal si eso pareció como el método más simple porque eran residentes de tal mundo?

Sí.

Para los residentes de Ground’s Nir, tales como Buu Buu o Sibyl, el concepto de la magia de los Videojuegos no significaba mucho.

Y ellos ya habían experimentado una Tierra creada. Habían recibido la ayuda de Abyss para obtener una mirada avanzada de la destrucción de la tierra.

Si esa arma definitiva podía hacerlo, ¿podían realmente negar la posibilidad de alguien más o algo más haciéndolo?

Cuál era más difícil: ¿mover a un humano vivo de la Tierra a este otro mundo o darle forma física a una colección de datos?

El Servidor del Juego estaba aquí.

El mundo alterno de la Tierra nunca existió.

Las reliquias de era antigua de humanos vistos en el arma definitiva Abyss y el Señor del Inframundo probaron que este mundo tiene dispositivos de procesamiento de alto nivel. De hecho, esa tecnología podría superar a la de la Tierra que ellos habían creído que existía.

—Eso…no puede ser…

La Espadachina santa en armadura roja sacó un gemido.

Su apariencia era irrealista, ignoraba toda tradición y estructura lógica, y se concentraba sólo en simbolismos y diseño. Lucia como si ella intencionalmente hubiera creado un traje que le dejara olvidar todo sobre la realidad.

Había una parte de ella que se sentía más cómoda así.

Más que cuando estaba en las populares ropas en la Tierra que siempre ella había creído que era la realidad.

Cuando bajó la mirada, vio a sus dedos temblar. Ella nunca supo que su propio yo podría hacerla sentir tan intranquila.

—Eso no puede ser verdad. ¿Qué hay de Tokio? ¿¡Qué hay de Iroka, Misoka y Haruka esperando allá!? No, no sólo ellas. ¡¡Las 7 billones personas en nuestra Tierra!! ¡Vinimos hasta acá, al lado reverso de la isla del sol para protegerlas de la amenaza de los rojos!

Incluso mientras gritaba, Beatrice entendía que todas sus experiencias pasadas no proporcionaban alguna base en absoluto. Ella se dio cuenta de eso. Las Tres Hermanas Sirvientas habían actuado perfectamente en la Tierra post-apocalíptica que Abyss había construido. Si todo lo que ella había visto y escuchado antes no era diferente, ella no tendría material de evidencia para negarlo.

Como dije, su Juego está basado en las leyes físicas de este mundo. Creo que los Cálculos Gravitatorios, Cálculos de Fluidos, y otras leyes fueron incluidas como Formulas y reproducidas así. Aunque los Manuscritos no son perfectos, por lo que hay ligeras discrepancias entre la gravedad y composición atmosférica entre los dos mundos.

La chica morena suspiró con los brazos de la mujer alta dentro de su espalda.

Había una mirada de triste en sus ojos.

—Sería un problema si vienen aquí y encuentran cualquier ley desconocida tales como las que hay en el más allá. Su mundo es un error, pero está construido con un espacio donde las partes faltantes están. Si llenan a la fuerza esas brechas y lo terminan en su estado erróneo, será incrustado con Parámetros que son imposibles para un mundo terminado. Ya sea que los valores sean correctos o no, el Servidor del Juego completo podría detenerse. No puedo predecir qué clase de daño causaría esto. Las personas dentro de la Tierra y el Servidor, y todos ustedes caminando en Ground’ Nir, mientras temporalmente se les da forma física, fundamentalmente tienen sus existencias arraigadas al Servidor del Juego. Si un Error Fatal ocurre, y el sistema es declarado Irreparable, las 7 billones de vidas que mencionaste, podrían perderse todas.

—…

—…

Filinion y Armelina intercambiaron una mirada.

Nada de eso parecía real. Pero eso no quería decir que no era verdad. La simulación que hicieron con Abyss significaba mucho aquí. No habían sido capaces de despertar a pesar incluso cuando sabían que todo había sido un sueño. Enfrentándose con ese nivel de Realidad, ¿cómo se suponía que pelearan ahora?

Si se les hubiera dicho que todo excepto ellas mismas eran falsas, podrían haberlo argumentado contra ello con toda su fuerza. Habrían sentido como si todos por los que se preocupaban estaban siendo negados.

Pero si todo incluyendo a ellas mismas era falso, aceptarlo no necesariamente significaba negar a las personas de la Tierra.

Estaban en esto juntos.

Por ejemplo, si alguien era victima de un gran desastre, encontrarían difícil escuchar si un extraño les decía que lo soportaran. Pero sería mucho más fácil si el consejo provenía de alguien de la misma zona quien había pasado por el mismo desastre. “Pasé por lo mismo, y lo estoy soportando, así que no causes problemas.” Sonaba razonable incluso si no siempre era así, y había veces cuando era una declaración útil. Liberarse de innecesarias ataduras, y decir lo que piensas podría ser de utilidad. No había espacio para sensibilidad usual, ética o autocontrol aquí.

…Los otros dos no podían evitar cuestionarse.

Si se sentía así de real, ¿importaba? ¿No los sentimientos y pensamientos nacidos en esa caja valían la pena protegerse? Este era un destino irrazonable colocado a la fuerza en ellas por “alguien más”. Era un camino que eligieron por su cuenta. Así que, incluso si parecía tonto para otros, ¿no eran libres de elegir lo que ellas quisieran?

No sé qué está pasando en la superficie justo ahora, —dijo el arcángel que significaba un eclipse con la intersección de luz y sombra. —Pero los tres tesoros reales les permitirán ver más allá, por lo que ellos podrían causar incluso más grande destrucción. Por lo tanto, no puedo apoyarlos en esto. Haré lo que sea en mi poder para proteger el tesoro del cielo. Si mis palabras no pueden convencerlos de marcharse, entonces debo protegerlos a la fuerza.

Sus mentes se quebraron antes que sus cuerpos.

Habían perdido la razón fundamental para pelear con toda su fuerza.

Buu Buu y Sibyl podrían quedar inafectados, pero sería difícil para sólo ellos dos ahuyentar a un arcángel y adquirir el tesoro del cielo. El ataque anterior con los elementos había sido muy difícil de soportar con los cinco de ellos peleando.

Pero a pesar de eso…

O quizá a causa de eso…

—Beatrice, —susurró el orco que media casi cuatro metros de alto. —No entiendo todo este asunto complicado. Me mareo tratando de pensar sobre todas esas cosas con soniditos usando a Abyss. Pero simplemente no puedo entender esto. Realmente estás aquí, así que, ¿cómo podrías ser algo más?

—…

Esto no era algo tan empalagoso como decir que no le importaba si era real o falsa siempre y cuando él tuviera la calidez de ella aquí.

Él desesperadamente hizo funcionar su mente mientras hablaba.

—Marinka está mirando a la Beatrice que está aquí, pero ella no ha visto a la Beatrice que no está aquí. No sé de qué es toda esta preocupación, pero no podemos dejarlo así. Ella dijo que añadir algo extra a un mundo ya terminado causaría que colapsara. Esto podría ser lo mismo. Incluso si la Beatrice que está aquí no puede argumentar contra eso, lo mismo podría no ser para la verdadera Beatrice que no está aquí. Una sola declaración podría volcar el argumento perfecto de Marinka.

Los hombros de Beatrice saltaron ligeramente.

Sí.

Eso era verdad.

Si todo lo nacido en la Tierra era virtual, cualquier cosa que la Beatrice nacida en la Tierra dijo no era más que falsedad detallada. Ella nunca llegaría a nada argumentado en base a ese punto de comienzo. Ella sería incapaz de refutar y derrotar el argumento de Marinka.

—Me rehúso a creerlo, —Él dijo a través de sus dientes apretados.

Y él claramente gritó.

—¡¡Me rehúso a creer que la Beatrice que me salvó cuando estaba completamente sólo no es real!!

¿Pero era posible probar la existencia de la Tierra sin usar a Beatrice o a los otros Humanos? Los no-humanos de Ground’s Nir como Buu Buu y Sibyl nunca habían visitado la Tierra. No podían esperar probar algo que nunca habían visto.

¿Pero eso era realmente verdad?

Esa presunción podría estar equivocada. Beatrice podría haberse rendido de ellos antes de tratar de confiar en ellos.

¿Qué tan lejos habían viajado juntos antes de llegar aquí?

¿A quiénes habían conocido, a quiénes habían confrontado, qué conclusiones habían encontrado y cómo todo condujo a este lugar?

¿La Beatrice que Marinka no conocía contenía alguna pista para un contraataque?

Alguien aquí estaba preocupado por ellas.

Alguien aquí estaba dispuesto a cuestionar esto por ellas.

Así que, ella tenía que pensarlo de nuevo.

¿El argumento del arcángel realmente era preciso?

¿Realmente no había forma de resolver el problema que se le había presentado?

—Marinka…

La Espadachina Santa lentamente levantó su cabeza.

Ella era uno de los de Máximo Nivel que habían pasado el nivel 99.

Ahora que se lo pensaba, ese titulo se sentía muy endeble por algo que la había apoyado por mucho tiempo, por lo que ella habló para desafiarlo todo, una vez más.

—…¡¡Lo que estás diciendo no puede ser verdad!!

9

La Thousand Dragon voló por el cielo, y la colección de óxido rojo la persiguió desde la tierra.

En este caso, dejar la isla y dirigirse al mar exitosamente estremecería a los humanos de la posada del pueblo.

Pero la dragona negra no hizo eso.

Una vez que ella llegó a la costa, ella dio un giro rápido y agitó sus alas en busca de una ruta diferente de escape que permanecía por encima de la isla.

Jalada por la intensa inercia, Rusalka se hundió de cabeza primero en el pecho de las ropas de luto de Gruagach, y gritó.

—¿¡Q-qué estás haciendo, dragona inútil!? ¡¡El océano estaba justo ahí!!

Gruagach gentilmente removió el rostro de la otra chica de su pecho, sacó una flecha del carcaj en su cintura, y lo colocó en su arco equipado con un estabilizador. Entonces ella lo disparó al aire vacío.

Con el sonido de una corriente de alto voltaje, algo como un muro blanco azulado apareció. La Thousand Dragon había hecho el giro rápido para evitar eso.

—¿…Una barrera?

—¡Ese es el ataque especial del Caballera Demorada La Voisin! ¡¡Esa estúpida oficial de la JSDF colocó muros por los caminos requeridos en el Laberinto, para que así ella pueda acaparar los terrenos de cacería de Artilugios para ella misma!! ¡Por Dios, ¿qué está haciendo ella aquí en lugar de ayudar a la recuperación de la posada del pueblo?!

Si Huldra estaba en lo correcto, entonces su escape al mar había sido cortado. Para empeorar, seguían siendo perseguidas por la colección de óxido rojo presumiblemente hecho por Tlazelteotl, y eso lucía como una cara de reloj o un insecto siniestro gigante, sin embargo, nunca supieron cuando una barrera aparecería justo frente a ellas.

Sutriona dio un bufido de risa.

—Entonces sólo tenemos que eliminar esos obstáculos. Es hora de unirme a la pelea. ¡¡Chica, maneja el control!!

—¡¡Sí!! —gritó Rusalka mientras se colgaba a Gruagach, y presionaba su rostro contra los pechos de ella.

El viento rugió como si fuera azotado. El polvo rojo perdió su forma de alas de mariposa, y fue alejado de la espalda de la Reina Hada. Se segmentó muchas veces en protuberancias similares a patas de araña, y comenzó un ataque de bombardeo de los objetivos de la superficie desde varios ángulos.

Un golpe garantizaba hacer enloquecer al objetivo, pero la mayoría de ellos se quebraron en medio del aire. Probablemente estaban chocando con las incontables barreras abiertas como una sombrilla por la mujer llamada La Voisin. Las alas toxicas en sí tenían el poder destructivo de una Break News, pero sólo estaban siendo controladas por una humana como Rusalka.

Entonces Gruagach levantó su arco equipado con estabilizador una vez más. Varios círculos mágicos aparecieron en frente de su ojo derecho.

Esta flecha estaba envuelta en una luz brillante blanca.

La Invocadora Cazadora vistiendo ropas de luto movió sus hechizantes labios para susurrar por detrás de su velo.

—Tselika, encárgate de esto.

El único ataque atravesó las barreras de sombrillas.

La colección de óxido rojo en la superficie incluso mostró señales de frenéticamente intentar esquivar.

Pero esa acción evasiva fracasó.

Con un gran crujido, algo como gruesas vides de plantas se envolvieron alrededor de las gruesas piernas del que salían a intervalos irregulares. No se necesitaba decir, que esto era trabajo de Ileana quien estaba en la cima de plantas

Su gran fuerza estaba partiendo las vides, pero todavía seguía deteniéndolo por unos cuantos segundos.

El bombardeo aéreo llegó en ese momento.

Era más una explosión que un partimiento o ruptura. Una vez que la luz penetró la barrera colocada entre el cielo y la superficie, el viento de la Noble Bailarina guio la toxina roja a través de ese gran agujero.

Huldra miró la destrucción con una sonrisa rígida.

—Agh. Efectos de Estado realmente son lo peor. Aunque no tengo idea de si eso califica como un aumento o debilitador.

—Parecen estar forcejeando más y más violentamente. Asumiendo que no es un efecto de muerte al instante, probablemente deberíamos mantener nuestra distancia. ¿Puedes abrir un camino al mar usando ese ataque?

—Los agujeros hechos por Tselika son del tamaño de un humano, por lo que no pueden ser lo suficientemente grandes para que pase volando la Thousand Dragon…

Podían hacer daño definitivo, pero no podían derribarlos instantáneamente.

Tenían que responderles a esos enemigos desesperados.

Un sonido siniestro llegó a ellas desde la superficie. Esa colección de óxido rojo, la cual parecía el rostro de un reloj o un insecto siniestro gigante, pateó la tierra con sus muchas piernas torcidas, y comenzó a moverse diferentemente. Lo que parecían ser bocas gigantes aparecieron encima de eso. Con sonidos explosivos, varias anclas pesadas de barco fueron lanzadas desde ahí.

Las gruesas cadenas se extendieron como muy largas lenguas, mientras las anclas flotantes pasaban justo del lado de la Thousand Dragon, quien se torcía en medio del aire. No, la habían forzado a tomar acciones evasivas para limitar su libertad de movimiento, para que las anclas pudieran perforar su costado.

Con un gran rugido, la Thousand Dragon se enfureció con movimientos más irregulares que antes.

—¿¡U-un giro de torno!?

—Imposible. ¿Cómo podrían ser esos lo suficiente fuertes para atar algo tan grande como la Thousand Dragon?

Justo mientras Gruagach y Huldra palidecían y decían eso, las tensas cadenas repentinamente se soltaron.

Al principio, pensaron que las cadenas se habían partido por la inmensa fuerza, pero no era eso.

Algo había sido lanzado desde la superficie.

Los otros extremos de las cadenas habían estado atadas a objetos como contenedores cuadrados de óxido. Y volaron hacia la Thousand Dragon con muchas personas adentro.

—¡Esos imbéciles van a abordarnos pronto! ¡¡Preparen sus proyectiles y derríbenlos!!

Inmediatamente después de la orden de la Princesa Cascada de Hielo Wildefrau, Gruagach usó su arco, Rusalka usó su control de viento y aire y Wildefrau dejó caer hielo desde una extrema altitud para interceptar a los contenedores cercanos aterrizando.

Sin embargo.

Una nueva figura cayó ligeramente.

Aterrizó tan suavemente como una pluma sobre el lomo de la Thousand Dragon mientras ella volaba rápidamente por el aire.

La figura tenía cabello rojo y plateado, y vestía una armadura carmesí y una minifalda blanca.

Ella lucía como Beatrice, pero era alguien más por completo.

—…¿El…Sabio…? —susurró Huldra.

El Sabio sacó su estoque Arma Brillante con su mano izquierda. No, era un Arma Brillante aumentada creada por robar las Armas Brillantes de los enemigos caídos, remendaba entre sí las cuchillas rotas, y uniéndolos en paralelo para un poder más grande de procesamiento. Si un Arma Brillante de un humano era tomada en este mundo, no podían regresar a la Tierra. Esa cuchilla fortalecida de muerte y masacre tenía ese destino definitivo construido en su diseño.

—No puedo soportar esto. ¿Llaman a esto la línea final de defensa para el mayor y los demás?

Con el rugir del oxígeno siendo consumido y llamas estallando, incontables chispas volaron.

No, cada una eran pedazos de Magia. Las chispas se movieron, se convirtieron en líneas rectas de espadas de luz, se cruzaron entre sí, y crearon una superficie de destrucción parecida a una red. Y siguió los movimientos del estoque remandado en la mano del Sabio.

—Si declaran que los protegerán con sus vidas, necesitan al menos llegar así de lejos.

Era un abanico de muerte.

Los golpes horizontales se barrieron por el aire con la superficie de una red más que la línea de una cuchillada.

Las cuchillas rugientes de luz se extendieron infinitamente. El ataque destruyó todos los gruesos contenedores y cadenas. E hizo más que sólo partirlos a la mitad. Los partió en cubitos. La completa destrucción sin piedad era como pasar ligeros cables a través de la base, y enviar calor a través de ellos para partir las verduras suaves cuando todo el dispositivo pasaba a través de ellas.

Esta era el Sabio.

Ella había dominado la Magia humana, haciéndola una clase diferente de cima de los Break News.

Pero la Reina Hada notó algo, y alzó la voz.

—¡No! ¡¡No bajes la guardia!!

Un sonido seco provino de la espalda de la Thousand Dragon.

Algo había volado y finalmente aterrizado en el mismo lugar que ellas.

Incluso el ataque brutal del Sabio había sólo sacudido todo. La sensual mujer vestía una chaqueta holgada, pantalones cortos y un parche encima de un ojo. Ella sostenía un Arma Brillante que lucía como un grueso machete, y no había un solo rasguño en ella.

—Hola a todas. He venido a jugar.

—…Ladrona de Cadáveres Liderc.

Justo mientras Huldra gemía ese nombre, dos chicas más aterrizaron detrás de ella.

Una era una chica exótica con piel obscura e incontables decoraciones de plumas. La otra tenía expresión más fría que una escultura, y vestía una gruesa armadura de metal negra.

Estos monstruos no habían recibido daño aparente del ataque del Sabio. Pero incluso frente a eso, Sutriona, de cabello plateado, sólo chasqueó su cuello, y dio un paso al frente para desafiarlas.

—No tengo problemas con eso. Si quieren tanto ver el infierno como para caminar en la tierra de la muerte, esta paradoja con alma simplemente les concederá su deseo.

La mujer con parche en el ojo sonrió.

A ella no le importaba que su oponente era una Break News. La completamente insolente Ladrona de Cadáveres incluso le respondió.

—Suenas como una tonta. No importa qué tan fuerte seas, no hay forma que puedas derrotar mi poder.

Y.

El combate directo finalmente comenzó en el lomo de la dragona gigante.

10

Probar que la Tierra realmente existe.

Probar que Beatrice y las demás que nacieron ahí, realmente existían y tenían vidas y almas por su cuenta.

—No es posible.

Marinka, el Arcángel con un total de cuatro alas cuando la mujer y la chica se combinaban para significar un eclipse, comenzó con una expresión tranquila.

—Nunca hemos visto la Tierra. Y los testimonios de ustedes los Humanos son productos de falsos seres, por lo que no se puede confiar en ustedes. Por lo tanto, no hay un solo testimonio de un ser que se sepa que exista. Por consiguiente, la existencia de la Tierra y la existencia de ustedes, quienes nacieron ahí, no puede ser probada.

—No te estoy pidiendo que aceptes el testimonio de aquellos como nosotros de quienes tienes dudas.

Hacer eso probablemente no conduciría a ningún lado.

Por lo que Beatrice pensó en una forma diferente de mencionarlo.

—Pero no puedes negar las cosas que han sucedido aquí…en Ground’s Nir. Por lo que, si Buu Buu o Sibyl dicen algo, tienes que creer su testimonio. Puedes garantizarme eso, ¿no?

Pero desafortunadamente, ninguno de ellos ha ido alguna vez a la Tierra. Por lo tanto, su insistencia que la Tierra exista no vale la pena creers-…

—Tengo una pregunta sobre ese juego que proclamas que es la Tierra, interrumpió Beatrice. —Queremos detener a los alborotados orcos ibéricos rojos de correr enloquecidos sobre la Tierra. Es por eso que estamos peleando. …¿Pero por qué se dirigirían a la Tierra? Se han vuelto locos, por lo que seriamente dudo que estén lo bastante calmados para disfrutar un Videojuego.

Mucho sobre los rojos seguía siendo un misterio, pero podían predecir que ninguna persuasión verbal llegaría al mayor y a los otros en su estado actual. Estaban siendo controlados por los extremadamente primitivos deseos de hambre, lujuria, instintos de pelea y deseo por la destrucción. Los rojos que habían visto a través de Abyss nunca conectarían todos los cables, completarían los varios preparativos, ingresarían su ID y contraseña y se quedarían quietos hasta que el proceso de Iniciar Sesión se completara. Nunca tendrían la paciencia de jugar un juego racional que existía fuera de sus instintos.

—Los rojos querían una tierra de caza. Ground’s Nir es sólo una pequeña isla, por lo que querían la vasta Tierra donde 7 billones de Humanos viven, y donde 6 continentes de tierra están disponibles si incluyes a la Antártica.

Marinka no confiaba en los recuerdos de Beatrice o las cuentas de los testigos.

Pero ella no podía ignorar las acciones de los Orcos Ibéricos que eran de Ground’s Nir.

—Por lo que, ellos entienden que el planeta más allá de las puertas, contiene algo que llenará sus deseos verdaderos.

—…Eso no es suficiente. La Tierra creada por el Servidor del Juego podría ser lo bastante detallada para engañar sus sentidos. El destino podría simplemente tener suficiente Realidad para satisfacer su hambre e instintos de pelea.

Para ser honestos, ella había esperado esta respuesta. Si ella mencionaba a Tselika u Onda de Calaveras quienes también habían cruzado entre mundos, esos ejemplos también serían rechazados al decir que la realidad virtual era demasiado realista para distinguirse de la realidad. Si todo lo que Beatrice recibiría únicamente “¿Qué tal si la realidad virtual es incluso mejor que eso?”, entonces cualquier argumento sería aplastado.

Pero saber eso aceleraba las cosas.

Ella solamente tenía que colocar esa declaración sobre la tabla de cortar, e incorporarlo en su estrategia.

—Entonces, ¿qué hay del Señor del Inframundo?

Beatrice jugó su siguiente carta.

Ella le habló a la pequeña Marinka, quien lucía curiosa.

—Podrías no saberlo, pero fuimos asesinadas en la batalla del Inframundo, y entonces el Sabio nos resucitó usando la Siguiente Generación Embryo. Y el poder de la Siguiente Generación Embryo es real. Sabemos eso porque el mismo método resucitó a los Orcos Ibéricos nacidos en Ground’s Nir.

—…Ya veo. Porque fueron resucitadas usando el dispositivo de resurrección del Inframundo, proclaman que deben tener un alma real, ¿no es así?

La Tierra podía usar su conocimiento de química para lograr casi todo, pero probar la existencia del alma podría haber sido difícil para ellos. Pero las cosas eran diferentes en Ground’s Nir.

La alta y delgada mujer presionó su mentón en la parte de arriba de la cabeza de la pequeña chica morena, y parecía besar el halo ahí. Marinka sonrió con ambos rostros.

—Pero el dispositivo de resurrección fue operado por el Sabio, quien es una Humana, y por lo tanto un ser falso. Sería difícil de decir que prueba siquiera algo.

Oh, no, pensó Beatrice mientras apretaba sus dientes.

La declaración de Marinka parecía rechazar su argumento, pero en realidad no. La Siguiente Generación Embryo del Inframundo funcionaría igual sin importar quien apretara el interruptor. Pero si ella se enojaba, el argumento nunca iría a ningún lado. Ella necesitaba hacer su ataque verbal desde una dirección diferente.

Ella necesitaba dejar a Marinka sin palabras.

Ella necesitaba una carta del triunfo decisiva que no dejara espacio para sutilezas.

—Entonces tengo algo que decir…

Fue la Elfa Real quien habló desde el costado.

Sibyl cruzó sus brazos con su Arma Brillante parecida a un arco o bastón sostenido en su codo.

—Mi habilidad puede materializar pensamientos residuales. Para ponerlo de otra manera, no puedo adquirir armas de objetos inorgánicos y recolección de información donde la voluntad de nadie pueda ser encontrada. Trabajé con el Sabio para preparar una gran potencia de fuego con el fin de derrotar a Abyss, el arma definitiva, habría basado mi plan en eso.

—¿A qué te refieres…?

—Y durante la batalla del Inframundo. Usé la muela de Beatrice para materializar sus pensamientos residuales. El Sabio reparó esta Arma Brillante rota y me la prestó, pero eso no tiene relación con mi habilidad la cual está basada en mi especie. Y no estamos hablando de sobre una mesa o tabla lo que sostenía Beatrice, así que no puedes argumentar que los pensamientos residuales de alguien más se quedaron ahí. Usé su diente.

Sibyl había probado la existencia de la mente de Beatrice.

Y a diferencia del Sabio, ella era una no-humana de Ground’s Nir. El Arcángel no podía simplemente rechazar ese testimonio.

No era sólo las palabras de sus aliados lo que importaba.

Sibyl, el Sabio y los Orcos Ibéricos Rojos. Las palabras y acciones de antiguos y actuales enemigos probaban que la verdad era la verdad. Marinka podría ser capaz de negar la aproximadamente década y media que Beatrice ha pasado viviendo en la Tierra, pero ella no podía el más corto tiempo que ha pasado en Ground’s Nir. Incluso si había cicatrices de los conflictos, e incluso si hubo batallas de hostilidad y malicia, esas cosas actuaban como prueba de que Beatrice y las demás realmente habían estado ahí.

Marinka estiró sus cuatro alas en una manera amenazante mientras parecía forzar sus palabras.

Podrías estar mintiendo.

—¿Por qué mentiría por personas que ni siquiera son mis amigas?

—El mismo hecho que viniste aquí con esas Humanas es prueba suficiente que las estás apoyando. No vi el momento que materializaste los pensamientos residuales del diente de Beatrice. Por lo tanto, tu testimonio no puede ser creíble. La Tierra no debe existir, y los Humanos realmente no están vivos y no tienen alma.

—Entonces.

Sibyl sonrió y dejó de cruzar los brazos.

Ella parecía haber esperado por este momento.

Ella tocó su delgado hombro con su Arma Brillante que lucía como un arco y un bastón, y ella hizo una sugerencia.

Si puedo convocar los pensamientos residuales de Beatrice justo aquí, no serás capaz de negarlo. Es lo que estás diciendo, ¿no?

—¿¡No, ¿¡**…!?

—¿¡**, yo…!?

Una voz estática repentinamente estalló.

La confusión debió esparcirse entre las dos quienes significaban el eclipse.

El Arcángel entonces habló en una voz armoniosa una vez más.

—No, pero

—Perdiste desde el momento que no pudiste negar incluso una parte de lo que tuve que decir, Marinka. Pareces saber qué tan forzado es tu argumento. Suena como si hubieras tratado de ahogar mis palabras al gritar en lugar de argumentar con lógica, pero todo lo que hiciste fue poner un pie en la escalera que yo coloqué. Sólo tuve que esperar hasta que llegaras al techo, y entonces poder quitar la escalera debajo de ti.

El Arcángel trató de decir algo, pero ninguna palabra salió.

No había más necesidad de contenerse.

—Si existo, entonces igual la Tierra donde nací.

La espadachina santa de armadura roja; no, Espadachina Santa, sólo tenía que anunciarlo una vez más.

—¡¡Si quieres negarlo, entonces inténtalo, Arcángel Marinka!! ¡¡Ofreceré un diente o hueso si eso es lo que se necesita para probar lo que debo proteger!!

Dos pasos. Tres pasos.

Arcángel Marinka se había encerrado en una gruesa celda, pero ahora ella daba pasos hacia atrás. No, la delgada mujer blanca de cuatro alas se cayó en una posición sentada con sus brazos todavía dentro de los omoplatos de la chica morena. Sus creencias se habían quebrado. Ella había perdido su razón para pelear. Eso era aparente de la mirada en su rostro.

Y algo estaba molestando a Beatrice.

—Sibyl, ¿puedes materializar algunos pensamientos residuales?

—Puedo, pero no necesitas sacarte un diente. Creo que Marinka ya ha sido derrotada.

—No es a lo que me refiero, chica plana. —La Espadachina Santa de armadura roja negó con su cabeza. —La Tierra realmente existe. No es simplemente algo dentro de un servidor de un videojuego. …Pero Marinka ha estado sola aquí en el lado reverso de la isla sol todo este tiempo, así que, ¿de dónde consiguió ella esa información? Parece que esa falsa información la condujo a detener a cualquier reuniendo los tres tesoros reales.

—¿Estás sugiriendo que alguien intencionalmente le dio la falsa información para evitar la terminación de esos tres tesoros reales para que nuestra investigación de la Rojez fracasara?

Si era así, entonces Arcángel Marinka no era una villana.

Se le había dado falsa información, por lo que ella había estado tratando de hacer estaba basado en una premisa defectuosa.

—Pero incluso si eso era verdad, no habrían sido los Orcos Ibéricos. Ellos no sabrían nada sobre juegos en línea. Más importante aún, no puedo imaginarme por qué querrían asegurarse de que su locura de Rojo continuara. Y si fue alguien como el Sabio o la Vampira Kallikantzaros quienes tienen una profunda conexión con la villa de Orcos Ibéricos, ellas habrían tratado de ayudar a remover la Rojez. Ellas no tratarían de promover la locura de Roja. Ellas no tomarían el lado de la Rojez.

—¿Entonces quién fue? ¡¡Marinka!!

Ese grito sólo condujo que la pequeña chica morena inclinara su cabeza, y la mujer blanca delgada negara con su cabeza usando a la chica delgada como escudo. ¿No estaba dispuesta a decirlo o no sabía?

Quien quiera que fuera no tuvo que verla directamente,

La isla sol era un lugar grande. Podría haber creado los materiales necesarios para guiar a Marinka a esa conclusión, y después esparcirlo alrededor.

Si la respuesta se le había dado a ella, ella habría tenido más sospecha.

Pero si ella llegó a la teoría en base a información fragmentaria encontrada en varios medios y varias fuentes: pinturas rupestres, libros antiguos, esculturas e inscripciones, esa teoría sostendría gran poder. Mientras más esfuerzo pusiera ella en juntar información, más querría ella que fuera verdad. Justo como personas que llegarían a una respuesta si encontraban varias fuentes cuando buscaban en el internet.

Por lo tanto…

—No podemos esperar nada de Marinka ya que ha sido engañada todo este tiempo. La maga sólo le muestra a la audiencia su frente. Ella no deja que saber qué sucede detrás de escena. Así que tenemos que hacer trampa para llenar las brechas. Sibyl, si usas tu materialización de pensamientos residuales, ¿no podrías revelar la identidad de quien fuera que le dio esta información a Marinka? Este lugar está en ruinas tanto como el ojo puede ver, por lo que dudo que muchas personas lo visiten.

—Ya veo.

El poder de Sibyl funcionaría incluso si era alguien que nunca habían visto antes. Si quién quiera que fuera estaba haciendo trampa, entonces ellas tenían que hacer trampa también.

Con un ligero sonido, la efímeramente hermosa Elfa Real presionó la parte inferior de su Arma Brillante contra el poso de la catedral.

Una tenue luz apareció.

La materialización de los pensamientos residuales estaba comenzando.

Y eso apareció frente a todos.

11

Encima del lomo de la Thousand Dragon de 1000m, dos fuerzas chocaron encima de los Orcos Ibéricos Rojos durmientes.

—¡Sutriona, deja de usar tus alas tóxicas ahora! ¡¡A este rango, estaremos atrapadas por ellas también!!

La Invocadora Cazadora Gruagach gritó eso mientras preparaba su arco equipado con un estabilizador, pero ese arco no era adecuado para combate cercano. Las flechas que tomaban prestado el poder de la Reina Demonio Tselika eran increíblemente poderosas, pero tomaba tiempo colocar una flecha en el arco. Afortunadamente, el arco de la chica en vestido de luto tenía cuchillas de rango cercano adjuntas en los extremos superior e inferior. Ella no habría añadido esos a menos que ella estuviera consciente del problema que tendría cuando el enemigo se aproximaba.

—Jeje.

La Reina Criminal Tlazolteotl sacudió su cuerpo a un costado, para que así la flecha de luz pasara de ella. La chica morena vestía decoraciones de plumas, sostenía un Arma Brillante que parecía un hacha de piedra, y lamía sus labios mientras se aproximaba.

—Jejeje. Ejejeje. Jeejeejeejee…

—¡¡No, no lo harás!!

La Noble Bailarina Rusalka interrumpió desde un costado. Ella creó una ráfaga de viento, y lo subió para usar una patada voladora que envió el tacón de su bota de grueso metal hacía el costado de esa cabeza decorada con plumas.

Un gran rugido estalló, pero el golpe no se sentía bien para ella.

(¿La barrera de La Voisin? …¡No!)

Y ella no tenía tiempo de pensar.

Ella sintió una desagradable sensación similar a arena empacada desmoronándose.

Rusalka aterrizó en el lomo de la dragona, saltó hacia atrás para poner algo de distancia entre ellas, y notó algo extraño de su tacón. La chica de leotardo lo golpeó contra el suelo, miró hacia su pie y abrió sus ojos sorprendida.

Estaba rodeada por oxido rojo.

Su equipo era Magia tomando esa forma, por lo que esa armadura técnicamente no era metal.

Sin embargo…

—¿¡Parámetro de Destrucción de nuestro equipo!? ¡¡Aplastar la Magia que las personas han adquirido es como burlarse de los esfuerzos de un coleccionista…!!

Entonces una tormenta horizontal de luz se precipitó.

El Sabio había disparado una gran cantidad de Magia, y mandó a volar a Tlazolteotl.

—Esto está bien.

O ella intentó eso.

Pero la chica morena decorada de plumas casualmente dio un paso adelante como si partiera la nube de polvo.

—Esto está perfectamente bien. Jeje. No estoy interesada en justicia o buenas acciones, pero necesito una población inocente si voy a hacer algo de dinero. Por lo que, para seguir forrando mis bolsillos, incluso un cartel necesita proteger a las personas buenas allá afuera.

No había un rasguño en ella.

Entrar en contacto con Tlazolteotl y el equipo reforzando su cuerpo lo deterioraría. Y ella también tenía algo que neutralizaba sus ataques. Mientras más peleaban con ella, más débiles se volverían. Incluso las de Máximo Nivel que habían superado el Nivel 99 tenían poder finito. Si las hacían tropezarse muy frecuentemente, caerían hasta el fondo.

En otro lado, la Porrista Alquimista Huldra tenía brutales garras de metal saliendo de sus pompones rosas, mientras ella enviaba ataques letales desde múltiples ángulos hacia La Voisin, quien vestía una armadura negra. En lugar de hacer daño físico, sus ataques habían colocado un porcentaje de probabilidad de causar muerte instantánea. Ella también usaba varias formas de probabilidad apoyadas por Magia para completamente incrementar las probabilidades de éxito. Y sin embargo…

Ella estaba golpeando.

Pero el ataque no estaba siendo efectivo.

—Ríndete. Tengo tu información. ¿Realmente piensas que un oficial de bajo nivel de la NPA puede derrotar a la voluntad de todo el Ministerio de Defensa?

—¡¡Tch!!

—Protegeré mi nación de todas las amenazas extrañas, y he descubierto todo lo necesario para esa tarea. Por lo tanto, no tendrán posibilidad de victoria ahora que se han convertido en enemigos del estado. Ninguna en absoluto.

Su gruesa armadura probablemente era su Arma Brillante, y sus manos se acercaban mientras emanaba un brillo siniestro. Huldra inmediatamente le recordó una técnica de supresión en base de judo, por lo que ella mantuvo su distancia, para que su cabello y ropa no pudieran ser agarrados. Después de moverse a espalda a espalda con Wildefrau, ella reportó la situación, y discutieron qué hacer a continuación.

—Nada de lo que hago está funcionando. Y esto no es Defensa Elemental. Hice una lluvia de ataques para que así pudiera gastar sus barreras, y después enviar mi verdadero ataque a través de una brecha, por lo que dudo que ella pudiera bloquearlo con eso.

Los círculos mágicos brillantes en las manos de la Porrista Alquimista y el pecho de la Princesa Cascada de Hielo parecían muy vacíos con cero energía.

—Debe haber alguna clase de truco, —dijo Wildefrau. —Tlazolteotl daña el equipo con su oxido rojo, y La Voisin crea barreras. …Si no es nada de eso, debe ser Liderc.

—Sí, tenemos muy poca información de ella.

—?

—Ella es conocida como la Ladrona de Cadáveres porque se especializa en robar Tesoros de las personas caídas en el Laberinto. Nadie nunca la ha visto pelear. Ella parece esconderse ahí abajo por largos periodos de tiempo, pero parece que ella aún no ha llegado al Nivel 99.

—…¿Ella no es de Máximo Nivel?

Con el rugir del viento azotándose a su alrededor, La Voisin dio un paso hacia ellas en su armadura negra brillante. Wildefrau usó una mano gigante de hielo para blandir una espada grande, pero el arma de hielo sólo se partió cuando golpeó.

Si sólo el Nivel determinaba todo, esto habría terminado en el segundo que el Sabio apareció. Pero en su lugar, la Ladrona de Cadáveres Liderc, que ni siquiera una de Máximo Nivel, permanecía completamente ilesa después de recibir un golpe de la tormenta horizontal de luz controlada por el estoque remendado del Sabio. Habría sido por un lado si lo hubiera bloqueado o esquivado, pero era raro en ella el estar ilesa después de realmente recibir el ataque. Ni siquiera un Break News como Sutriona o Ileana tenían garantía de evitar una herida si se enfrentaban de frente los ataques feroces del Sabio.

El Sabio entrecerró sus ojos mientras giraba sus cuchillas torcidas.

Ella repentinamente vio a través de la respuesta.

—…Ya veo. Así que intencionalmente mantuviste tu Nivel bajo.

—…

La Ladrona de Cadáveres había parecido completamente despreocupada, pero esto envió un ligero temblor a través de sus cejas.

Esa mujer de cabello rojo y plateado no sería conocida como el Sabio si sólo fuera fuerte. La tecnología relacionada a la Magia que le permitía a las personas viajar de la Tierra a Ground’s Nir había sido todo establecido y esparcido por ella.

—Hay un Efecto Mágico Geográfico que te da una gran ventaja en la forma de los Ajustes de Parámetros para llenar la brecha entre tu Nivel y el Nivel de tu oponente. Mientras más bajo es tu nivel, mayor es el efecto. Esa sería la única forma en que un novato pudiera derrotar a alguien de Máximo Nivel.

—¿Y qué si sabes eso?

—He dominado toda la Magia, por lo que puedo usar esa misma técnica en ti…pero ya que ya somos de Máximo Nivel, esa Magia sería inútil para nosotros el aprenderla. Usarla sólo incrementaría un campo que funciona en contra de nosotros.

—Sí, así es. Somos los débiles que se arrastran en el fondo, y es por eso que ustedes los más fuertes no pueden levantarnos una mano en nuestra contra. ¡No importa si son un Break News o un Orco Ibérico! ¡¡Serás atormentada sin esperanzas hasta la muerte!!

El Arma Brillante de Liderc tenía forma de un machete grueso, y ella bramó mientras se aproximaba hacia el Sabio.

Mientras tanto, esa persona que se parecía a Beatrice suspiró exasperadamente.

—Detesto personas como tú que presumen sus propias debilidades en un intento de robar todos los derechos que pueden obtener con sus manos. Y es por eso que no puedo ceder mi posición como la más fuerte sin importar qué tanto lo deteste. Pero mis gustos personales son irrelevantes aquí. Debo ponerle fin a tu aburrido acertijo.

—…?

Liderc podía producir el más fuerte poder porque ella era la más débil.

Ella sacudió su gruesa cuchilla hacia el Sabio, pero los dedos de la mujer en minifalda blanca y armadura roja volaron en una extraña dirección.

—¡Hyah!

Un grito corto sonó.

Y los dedos del Sabio ligeramente sostuvieron el pequeño cuerpo del Hada del tamaño de una palma llamada Morgan, quien había estado volando por la zona.

Con el sonido de algo estallando. La gruesa cuchilla de Liderc fue reflejada a un costado. La Ladrona de Cadáveres ignoró el dolor pulsante en su muñeca, y una mirada incrédula entró en sus ojos.

—Tu tonta estrategia del “poder para el débil” sólo te permite desafiar a los más fuertes como del Máximo Nivel y Break News cuando sostienes la posición de la más débil.

—Quieres decir que…

—Por lo que sólo tengo que colocar a una especie incluso más débil enfrente de ti. Eso es suficiente para que la persona más débil se le sea robada los derechos del débil que piensas que tenías para ti. Una niña con un resfriado sería cuidada con mucho cuidado, pero eso puede cambiar si alguien con un severo caso de enfermedad en el corazón se aparece.

—……………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Su rostro se tensó.

Ella negó con la cabeza como una niña disgustada.

—…¿No entiendes qué significa esta batalla? ¿¡Qué bien sale de proteger a esos monstruos enloquecidos!?

—Lo siento, pero no seré conmovida por la simpatía del débil. Ni siquiera en lo más mínimo.

El Sabio era fría.

Su fuerza era la clase de fuerza que aplastaría a un gatito empapado por la lluvia con su pie si fuera necesario.

—Realmente no espero mucho del viaje al cielo de Beatrice. Lo que le pase a la Tierra no me preocupa, y no tengo interés en el destino de la humanidad. Ya sé cómo fue destruido. Incluso si superan esto, esos 7 billones serán destruidos eventualmente. Por lo que sólo estoy enfocada en una cosa: ya sea que dañes o no a los Orcos Ibéricos que amo. Eso es todo.

No había odio o intento asesino en su voz. Esa mujer había sido llevada por el término de la “más fuerte”, por lo que ella no aceptaría como su igual a alguien que intencionalmente se jactara de su debilidad.

Había lastima en su voz.

Ella sentía lastima, pero ella no puso un pie en los frenos.

—No me agradan, pero son útiles para el mayor y los demás. No me agradas, pero no eres útil para el mayor y los demás. Ahora, ¿qué piensas que significa esa distinción?

Liderc finalmente aprendió una lección importante.

La debilidad podía ser usada como arma, pero no podía ser usada como un escudo. Mientras que la culpa en sus corazones evitaba que todos los demás atacaran, ¿qué haría ella si alguien estaba dispuesta a sacudir su espada sin duda, sin importar qué?

Ella rogó con labios temblorosos mientras su destino se terminaba.

—Por favor no-…

—A la mierda con eso. Es hora de que mueras.

12

Por supuesto, el rostro del verdadero culpable no apareció al principio.

Al principio, no había nada.

La Bruja Blanca Filinion tragó saliva, y observó con las demás, pero ella finalmente se puso impaciente y habló con una voz dudosa.

—…A-amm. ¿Estás segura que funcionó? No parece que algo haya pasado.

—Shh. Si no lo sabes, y por lo tanto eres consciente de tu ignorancia, entonces cállate y observa. La materialización de pensamientos residuales está funcionando. Definitivamente puedo sentirlo a mi alcance. Y, sin embargo, no hay nada aquí.

Incluso si bajabas una pesa en el agua sobre una cuerda. No llegaría al fondo inmediatamente si el agua era extremadamente profunda. Tomaría mucho tiempo antes de que la muy larga cuerda llegara al fondo del océano. Esto era igual. Sibyl estaba leyendo el pensamiento residual con una intensidad feroz, pero nada se estaba moviendo incluso mientras ella se sumergía más y más profundo en el pasado de la línea del tiempo.

—¿*Chillido*? ¿Eso quiere decir que no había nadie aquí?

—No. Ya que un pensamiento residual existe, alguien tuvo que estar aquí para dejar el pensamiento. Está incluso más profundo. Más, más, más, más profundo. Pero eso también quiere decir que fue un pensamiento residual lo bastante poderoso para quedarse aquí por tanto tiempo. ¡Una creencia común sostenida por un gran número de personas sería una cosa, pero es inusual para que los pensamientos emocionales de una sola persona permanezcan por tanto tiempo!

Esto era del pasado distante incluso desde la perspectiva de la Elfa Real Sibyl. Eso lo haría una cantidad de tiempo impensable desde la perspectiva de un humano.

Sibyl ahora sostuvo su Arma Brillante al suelo con ambas manos, y lentamente cerró sus ojos. Ella levó su concentración al siguiente nivel. Ella había alcanzado el pensamiento residual que definitivamente existía, por lo que ella tenía que viajar en el tiempo a su punto de origen.

Finalmente, un sonido estático calmado se escuchó.

—Ah, ¿qué fue eso, compañera plana?

Armelina preguntó sin pensar.

No había nada ahí. Era como una colección de arena plateada áspera. No, era como un archivo de video corrupto. Un dispositivo como un cincel para tallar madera o piedra apareció en el aire. La parte donde su usuario lo sostendría estaba oscura. No podía flotar por su cuenta, por lo que por supuesto alguien tenía que sostenerlo.

—…Guarda silencio. Y sólo porque estoy distraída no significa que puedas dejarte llevar al tratarnos como iguales, tú eres la más plana. Kh…

No podían ver a la persona.

La estática de arena plateada era demasiado fuerte. Alternativamente se estaba reuniendo y después esparciendo, pero la apariencia de la persona nunca fue clara. La distribución esparcida de estática casi parecía estar obscureciendo la información más crucial, por lo que sólo podían apenas deslumbrar una forma humanoide en general.

—Ell…

Escucharon algo como una voz profunda dentro de la estática. O pensaron que lo hicieron.

—¿Acabo de escuchar algo…?

—No puedo creer esto, tuve que regresar a más de 300 años para encontrar algo. ¡Eso es incluso más atrás que el Sabio, quien se dice que es la primera visitante de la historia…!

Beatrice se rindió en confirmar visualmente quién era. Ella cerró sus ojos como Sibyl, y se concentró en la voz. Se sentía como separar el sotobosque en una montaña obscura para buscar un anillo perdido, pero ella se esforzó para descubrir una tranquila y torcida voz que sonaba masculina.

Sus esfuerzos debieron haberla recompensado.

Finalmente, la Espadachina Santa escuchó la siguiente serie de sonidos:

—…El Héroe, ¿hm? Incluso yo…admito que…es un nombre irónico…

13

El Héroe.

Ese sonido poco familiar llegó a los oídos de Beatrice y los demás.

Filinion jugó con el costado de sus lentes mientras respondía.

—Am… ¿Es eso un Trabajo o algo así? ¿¿¿Pero de qué categoría???

—¡Shh! Es débil, pero aún sigue. Concéntrate en la estática.

La Espadachina Santa de armadura roja mantuvo sus ojos cerrados y forzó sus oídos, pero todo lo que ella escuchó era estática ruidosa que le recordaba a la lluvia. La voz se estaba desvaneciendo. Se sentía como algo que apenas alcanzabas sólo para que se deslizara de tus dedos, y ella podía sentir la poderosa impaciencia creciendo en su pecho.

Justo entonces, el sonido de un resoplido grosamente interrumpió.

—*Chillido*, ¿qué es esto? Sólo siguen hablando sobre varias cosas confusas.

—!? Buu Buu, ¿todavía puedes escucharlo? ¡¡Dinos todo lo que escuchas!!

Beatrice abrió ampliamente sus ojos, y le gritó.

Ya que los cuerpos de los humanos y Orcos Ibéricos eran diferentes, sus sentidos eran también diferentes. Justo como un gato podía ver en la oscuridad, y un perro podía rastrear a alguien por su olor, podría haber habido cosas que sólo Buu Buu podía entender.

Él sostuvo una mano en su boca, e incluso su cabeza.

—Hmm… Algo sobre que las brujas son inaceptables, pero están cansados de defender la justicia…

—El Héroe debe ser alguien que vino a Ground’s Nir hace 300 años. Y-y en ese tiempo, estarían hablando sobre brujas reales. Ya que no se proclaman ser brujas ellas mismas, quizá estaban en el lado que las castigaba con la espada.

La Bruja Blanca, quien tenía aceptación social completa, palideció un poco mientras decía eso. Armelina frunció el ceño en respuesta.

—¿Pero entonces exactamente qué es el Héroe? Quiero decir, si fue hace 300 años, dudo que tuvieran el sistema de videojuego que usamos.

—Buu. Dicen que todos los cálculos funcionales son hechos por una regla de calculo…pero la investigación eventualmente creará una mesa que puede hacer todos esos cálculos por ti. Dicen que eso significaría que no se necesitaría más de girar un dado.

—Un juego de mesa…¿o un TRPG?

Antes de la invención de computadoras de tubos de vacío, la humanidad ya había calculado las orbitas de los planetas y construido barcos gigantes para circunnavegar el globo. Cálculos complejos no requerían semiconductores.

Pero, aun así, en la era de pluma y papel del Héroe, ¿alguien realmente imaginó el concepto de la computadora moderna, e incluso consideró la posibilidad de los videojuegos a las cuales conduciría? Era un pensamiento asombroso para Beatrice y las demás, quienes dejaban que sus Armas Brillantes se encargaran de todos los cálculos.

Armelina sonaba parcialmente estupefacta.

—Pero ¿qué hizo este Héroe después de llegar a Ground’s Nir? Al menos, no parece haber ningún rastro de su presencia aquí.

—Dijeron que llegaron exitosamente a un nuevo mundo, pero perdieron la habilidad de regresar a el.

Beatrice y las demás intercambiaron una mirada a las palabras de Buu Buu.

Ground’s Nir estaba cómodo para Buu Buu, quien había nacido ahí, pero la Espadachina Santa y las demás de la Tierra, podían quedarse sólo por unos días. La gravedad, la composición atmosférica y los otros minúsculos aspectos del mundo eran simplemente muy diferentes para afectar el ritmo de su cuerpo; primordialmente su reloj interno, si se quedaban por mucho tiempo. Y no era algo que se mejorara con el tiempo. Omega, el héroe de la Guerra Fría, quien proporcionó la personalidad base para Onda de Calaveras, había perdido su vida en eso.

Si habían sido incapaces de regresar, ¿el Héroe sufrió el mismo destino?

—*Chillido*. Dicen que inmediatamente se dieron cuenta que algo malo pasaba con este mundo. Pero no había nada que pudieran hacer.

—Por lo que, ¿no tuvieron forma de detener su muerte gradual? Eso ciertamente es un destino trágico…

—Por lo que decidieron cambiar este mundo.

—…¿Qué dijiste?

Beatrice frunció el ceño a lo que Buu Buu dijo.

Y él continuó.

—Si la Tierra y este mundo son hechos diferentemente, sólo tenían que hacer este mundo igual que la Tierra. Eso eliminaría el margen de error, y ya no sufrirían de la estructura de este mundo. *Chillido*, realmente no entiendo qué significa todo esto.

—E-espera un segundo. —Filinion frotó sin descansar el costado de sus lentes. —Eso suena razonable, pero no es real, ¿cierto? Quiero decir, eso podría funcionar para un humano, pero ¿qué le pasaría a la vida en Ground’s Nir? ¡Acercarse al ambiente de la Tierra sólo los haría sufrir, ¿no es así?!

Sin embargo.

Beatrice y las demás no podían simplemente reírse de esto. Un desagradable silencio cayó. Sí, sabían de algunas personas que habían sufrido de una enfermedad misteriosa.

—¿Los Orcos…Ibéricos?

No era una anormalidad en el cromosoma, un patógeno, una substancia química o una sobreabundancia o deficiencia de un nutriente.

Y, sin embargo, ellos claramente estaban afligidos por alguna clase de anormalidad.

—¿Eso quiere decir que el problema podría ser el mundo, y no ellos? ¿¿¿Todo esto es porque están sufriendo de la misma cosa que le pasó a Omega…???

—E-espera, Beatrice. Si los Orcos Ibéricos están sufriendo de una distorsión para el mundo entero, ¿¡entonces por qué son los únicos afectados!? ¡Meridiana, Sutriona y todas las demás están simplemente bien!

Armelina frenéticamente contestó, por lo que ella podría querer de alguna manera rechazar la idea.

Pero Beatrice negó con su cabeza, sacudiendo su cabello rojo y plateado detrás de ella.

—Los Orcos Ibéricos tienen sentidos mucho más agudos que las formas de vida normales. Sabemos muy bien eso por la simulación de Abyss. Así que, incluso si las otras especies no pueden verlo, los Orcos Ibéricos podrían ser capaces de sentirlo.

—Como con la alarma mosquito para evitar a los delincuentes holgazaneando en las tiendas de conveniencia por la noche, o como las los daños de baja frecuencia causados por la rotación de las turbinas de viento? Pero entonces ¿por qué está Buu Buu bien cuando él también es un Orco Ibérico?

—Buu Buu. Creciste mucho, ¿pero crees que podrías derrotar al mayor en una pelea?

—¿¡*Chillido*!? No quiero pelear con nadie. Y el puño del mayor realmente duele. Es por eso que no me comportaré mal. ¡Nunca!

Había una jerarquía entre los Orcos Ibéricos. Todos parecían extraordinariamente humanos, pero ya que Buu Buu le temía mucho al mayor, el mayor tenía una posición superior. O más bien, él podría haber sido llamado el mayor porque él era el más fuerte de los fuertes.

Si eso era así, era posible.

Era posible que el mayor estaba sufriendo porque él estaba en la cima de la jerarquía, y Buu Buu estaba bien porque él estaba al fondo de la jerarquía.

—P-pero cambiar la gravedad y la atmósfera para el mundo entero sería una gran labor. Los humanos sólo pueden quedarse aquí por unos días, por lo que, ¿realmente piensas que tuvieron el suficiente tiempo para completarlo? ¡¡Dudo que el Héroe pudiera haber hecho todo eso!!

—Quizá es por eso que fracasaron al final.

—…O sigue en proceso. Justo como una catedral construida a través de los siglos, el trabajo automatizado ha continuado después de la muerte del planificador.

—¿Qué? ¿¡Estás diciendo que este mundo sigo en función con trabajadores enanos invisibles!?

Más o menos ya tenían su respuesta.

¿Qué trampa había colocado el Héroe? ¿Por qué había dejado varios fragmentos de la información en el sol isla, para que la administradora de la isla pudiera reunirlo todo, y llegaría a una conclusión falsa? ¿A qué le había temido la Arcángel Marinka? Ella había visto el mundo como un videojuego, y asumía que algo malo pasaría si alguien cruzaba una línea, y entraba en un espacio que no había sido creado.

En otras palabras, ¿qué había protegido el Héroe a través de Marinka?

La respuesta era obvia.

Beatrice miró hacia arriba al gran agujero en el techo de la catedral. No, ella técnicamente estaba mirando a algo invisible más allá del antinatural cielo azul.

—…¿La barrera…atmosférica?

Había algunas cosas que realmente no se te ocurrirían hasta que estuvieras así de alto.

Por ejemplo, que el cielo azul estaba dentro del rango de un ataque.

(Todo esto fue causado por el cielo azul esparcido encima de nosotros equitativamente.)

—¡¡En ese caso…!!

Ella sacó el estoque Arma Brillante de su cadera, y disparó ocho líneas naranjas de calor. La Magia flotó directamente hacia arriba, chocó con la barrera transparente e hizo grietas pasaran por ella.

Chispas eléctricas se esparcieron en lugar de fuego.

Con un zumbido violento, los cielos se pusieron borrosos. El color se desvaneció del cielo, como si el monitor mostrándolo se hubiera perdido. El oscuro cielo estrellado del espacio exterior se mostró. No tenían forma de saber qué le había pasado al cielo como era visto desde la superficie, pero a esta altura y altitud, esta era una vista apropiada. Cuando era visto de tan alto, deberían haber estado viendo el espacio en lugar del cielo azul.

La luz del sol artificial se desvaneció, y el verdadero iluminó el mundo.

Buu Buu lucía confundido mientras miraba el mundo puesto hacia adentro.

—*Chillido*. Suena a algo crujiendo…

—¿Un cielo falso? —gruñó Armelina. ¿¡Este sol no era el verdadero!?

—Si pudieras ajustar la luz y las ondas EM lloviendo sobre el mundo, podrías ser capaz de rehacer la composición atmosférica como humo fotoquímico. No, las nubes de lluvia están hechas de agua de mar evaporada, y la corteza terrestre se expande y contrae dependiendo de cómo la tierra es calentada. La luz. Controla eso, y podrías ser capaz de controlar los cielos y la tierra.

Por supuesto, tomaría más que unos cuantos días completar una barrera atmosférica artificial que cubriera el mundo entero. El Héroe debió haber dejado algo que pudiera completar el trabajo automáticamente. Sabían que sus esfuerzos eran en vano, pero no se habían rendido. Él o ella no debió haber sido capaz de traicionar sus propias expectativas, pero el trabajo silenciosamente continuó mucho después de su muerte.

Más y más paneles transparentes habían sido colocados hasta que hubieran cubierto completamente la verdad del mundo.

—Kh…

La Elfa Real Sibyl se rindió de mantener el pensamiento residual, y gimió mientras su pequeña cabeza tambaleaba. Buu Buu apoyó su cuerpo entero con su gran mano, y ella preguntó algo con temblor en su voz.

—…Así que, ¿qué pasó?

—No hay nada que no sepamos si tenemos los tres tesoros reales, ¿cierto? —dijo Beatrice. —Destruimos la causa, por lo que, ¿podemos revisar que está pasando en la superficie?

Sibyl limpió sudor de su frente, y se quitó el aro que tenía ahí. Ella también sacó el anillo que le había pertenecido a Vivian.

Marinka, quien tenía cuerpo de mujer y chica, removió el arete en su oído derecho.

El aro de Sibyl parecía ser la base.

Cuando adjuntaron las dos joyas del anillo y el arete al aro de oro, una pálida luz azul rodeó el accesorio entero. Sibyl lo colocó en su frente una vez más. Ella dio un profundo respiro, y lentamente cerró sus ojos. Podría haber sido algo como usar unas gafas.

Pero Sibyl no dijo nada por un tiempo después de eso.

Ella mantuvo sus ojos cerrados, y algunas ligeras arrugas se reunieron en su supuestamente calmada frente.

—Extraño. …Estoy recibiendo el poder para ver el mundo, pero…kh. No se concentrará en la Rojez…

—Sibyl, —interrumpió la Arcángel Marinka.

La pequeña chica morena tocó el lado derecho del aro con su dedo índice, y la alta mujer delgada, quien tenía sus brazos en los omoplatos de la chica, abrió sus labios.

—Hay una desviación en la luz. La joya del mar de aquí no está reaccionando. ¿No luce nublada?

—…Así que, incluso con todos los tesoros, ¿no se activará apropiadamente sin la autorización de las tres gobernantes?

La Princesa Mayor Vivian, quien gobernaba el océano ya no estaba entre los vivos. Esto quería decir que no podían activar los tres tesoros reales.

Sibyl frunció el ceño y se quitó el aro, pero la Bruja Blanca Filinion trató de forzar la conclusión en una dirección positiva.

—P-pero realmente no necesitamos los tres tesoros ahora, ¿cierto? ¿Cierto? La aflicción de los Orcos Ibéricos fue causada por la barrera atmosférica que el Héroe colocó, y Beatrice acaba de destruir eso. En ese caso-…

Ella no fue capaz de acabar de hablar.

Ella fue interrumpida por una explosión amortiguada en la superficie.

Incluso tan alto en el cielo donde estaban Buu Buu, Beatrice y las demás, el rugido llegó a ellos fuerte y claro. Algo horrible estaba pasando en esa isla, la cual podía ser caminada en tres días. Incluso sin prueba de eso, una impaciencia les decía que algo anormal estaba pasando. Querían negarlo, pero no podían.

—¿P-por qué? ¡Gracias a Beatrice, la barrera atmosférica afectando al mayor y a los demás ya no está funcionando, ¿cierto?!

—¿¡O entendimos mal eso!?

Cuando ella escuchó las reacciones de Filinion y Armelina, Beatrice se llevó una mano a su delgado mentón, y lentamente negó con la cabeza.

—…Estuvimos pensando en ello correctamente. Y definitivamente destruí la fuente. Pero quizá los efectos de eso no se manifestarán inmediatamente.

—*Chillido*. ¿Qué significa eso, Beatrice?

—Un carro no dejara de moverse inmediatamente…aunque supongo que eso no significa mucho para ti, Buu Buu. Como sea, deberíamos asumir que podría tomar algo de tiempo antes de que el problema termine. Y si así…

—Espera, Beatrice. ¿¡Estás diciendo que necesitamos detener a la fuerza a los Orcos Ibéricos Rojos hasta que vuelvan a sus sentidos!? ¡¡T-tienes que estar bromeando!!

14

Lo habían sabido desde el inicio.

Esta batalla tenía un tiempo límite. Incluso si los Orcos Ibéricos habían entrado en un estado durmiente, y eso fue reforzado con pociones tranquilizadoras externas y tratamiento de baja temperatura, no duraría por siempre. Y si el miedo llevaba a los humanos a atacar, el límite se reduciría incluso más.

Wildefrau, Huldra, Gruagach y Rusalka estaban peleando sobre el lomo de la Thousand Dragon, pero en esa pelea caótica, simplemente no era posible asegurar que un solo disparo desviado golpeara a los Rojos. Algunos golpes eran inevitables, y eso los llevó incluso más cerca de la cuenta regresiva para la perdición.

Por lo que habían predicho esto desde el comienzo.

Una vez que cruzaba una línea, eso pasaría.

—Bmoo…

El esfuerzo de gruesos músculos y los huesos doblándose produjeron un ruido desconcertante. Los Rojos, esos huevos apocalípticos, se movieron. Los Orcos Ibéricos habían estado acurrucados e inmóviles hasta ahora, pero lentamente se pararon una vez más.

—¡¡¡¡¡¡Bmoooaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!!!!

Entre Líneas 2

Todo lo que importa es que sobreviví.

El destino de la vida indígena de la isla no tiene importancia.

Quiero vivir.

Quiero vivir.

Quiero vivir.

Sé que mis esfuerzos son un desperdicio. Sé que no hay forma de completar esto a tiempo. Convirtiéndolo en términos humanos, el truco que he construido tomará al menos 250 años antes de que funcione. En los mismos términos, tengo menos de 2 días para poder quedarme aquí. Ya que no he dejado ningún descendiente, asegurar la comodidad de este mundo sería un acto inútil.

Sin embargo…

Tan inútil y sin sentido como pudiera hacer…

Incluso si sabes que un solo trozo de pan no va a satisfacer tu hambre, y aun así colapsarás, ¿simplemente puedes arrojar el pan en tu mano? Incluso si tu destino será el mismo de cualquier manera, ¿realmente puedes dejarlo ir? La respuesta es no. Nunca puedes hacer eso. Incluso ya sabes la respuesta, e incluso si sé que he fracasado, todavía pelearé. Me tragaré ese pedazo de pan y continuaré. Eso es lo que significa ser humano.

 

Quiero soñar en que tengo una oportunidad.

Quiero poseer mi destino al tratar todo lo disponible para mí.

 

¿Realmente he peleado?

¿Realmente he intentado todo pensamiento en mi cabeza?

¿No hay nada que pueda hacer?

El momento en que deje de pensar y el momento en que deje de trabajar será el momento en el que suelte mi vida.

Piensa.

Piensa.

Siempre y cuando no me rinda, todavía puedo verme a mí mismo como “vivo”…

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: