Capítulo 2: Escenario Extra Desbloqueado

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4, Parte 5, Parte 6, Parte 7, Parte 8, Parte 9, Parte 10, Parte 11, Parte 12, Parte 13

1

Abyss// Lo que quisiera que hicieras es buscar errores.

Abyss// No hay pistas obvias.

Abyss// Ha habido seis incidentes antes de esto.

Abyss// Repasa todos esos materiales, y ubica cualquier cosa que no parezca pertenecer.

2

—*Chillido*

A mitad de una montaña de Ground’s Nir, el gigante de casi cuatro metros con rostro de cerdo llamado Buu Buu inclinó su cabeza como un niño pequeño, en frente de la casa de ladrillos que las Hadas del tamaño de una palma habían construido para él durante las noches.

—¿Qué estás bebiendo, Beatrice? Es muy obscuro.

—¿Hm? Esto es café☆ Hacerlo aquí desde cero en Ground’s Nir no fue fácil.

Le respondió la Espadachina Santa Beatrice, cuyo largo cabello rojo y plateado revoloteaba, y quien había añadido una capa gris rasgada a su armadura roja brillante y minifalda blanca. Ella sostenía una taza de madera tallada entre sus manos, y sonrió mientras estaba sentada en un tocón cercano.

Para hacer café real, tenías que cosechar los granos, rostizarlas, aplastarlas con un molino, calentar un sifón, y pasar por un largo y arduo proceso, pero ella había recibido algo de información interesante de parte de Iroka, la capaz joven mujer de las tres hermanas sirvientas en la Tierra.

…Café de diente de león aparentemente existió.

Como su nombre lo sugería, estaba hecho de raíces de la planta en lugar de habichuelas especiales. No era más que una imitación que proporcionaba el sabor del café, pero seguía siendo un alivio para tener algo. No había granos de café o dientes de león en este mundo, pero eso era un asunto diferente. Después de mucho prueba y error que ocasionalmente terminaba con una mueca o escribiendo en la tierra, ella había descubierto que las raíces de la Flor Esponjosa Masculina eran similares a las del diente de león. Este era el fruto de su sangre y lágrimas. Los humanos eran creaturas vivientes que sólo deseaban morir por sus pasatiempos.

(Pensé que Philinnion sabría ya que las raíces de las plantas frecuentemente son usadas como medicina, pero esa vaca con lentes puede ser descuidada con los detalles.)

—*Temblar*, *temblar*. Así que, ¿de qué se trata esto? ¿¿¿Alguna extraña comida humana???

—Hmm.

Buu Buu sonaba cauteloso, así que, ¿cómo se supone que ella respondiera? Ella recordó escuchar que él había tenido una mala experiencia con una bebida energética hecha por la Experta en Mezcla y Bruja Blanca Philinnion. Los órganos sensoriales del Orco Ibérico eran tan sensibles como de fuertes eran sus músculos, por lo que, él podría haber tenido problemas con el estimulo.

—Es más una complacencia que una comida. Disfrutas el sabor y el aroma en lugar de llenar tu estoma y ganar nutrientes.

—Buu. Los humanos tienen extraños rituales.

Buu Buu gimió confundido. Él parecía excesivamente fijado en la comida, pero él sólo buscaba lo que necesitaba para sobrevivir. Él podría nunca haberse encontrado con bocadillos o complacencias antes.

Niños pequeños podían beber café de diente de león ya que no tenía cafeína, por lo que, Beatrice hizo una sugerencia casual.

—¿Quieres probar un poco, Buu Buu?

En momentos como este, era mejor llenar una taza vacía con el café obscuro mientras preguntas con una sonrisa. ¡Con novatos innecesariamente nerviosos, no podías darles tiempo de pensar!

Buu Buu estaba más fijada en el color que en el sabor o el olor. Él olfateó con su gran nariz con una mirada escéptica en su rostro.

—Buu… ¿Realmente está bien que se beba? Es demasiado obscuro y huele a quemado. Es como la poción que usé para proteger mi casa de leña de los insectos.

—Ajaja. No hay necesidad de beberlo en negro como una señal de madurez, Buu Buu. Tengo leche y azúcar. Se supone que lo disfrutes como una complacencia, así que, forzarte a beberlo no tiene sentido.

Beatrice, del Máximo Nivel, lo hizo sonar bastante simple, pero esa leche y azúcar eran el resultado de oponerse a la naturaleza usando fuerza bruta. No había supermercados o tiendas de conveniencia en Ground’s Nir.

—*Chillido*. ¿Es esto savia hervida del Arce Bendecido?

—Síp. Lo herví hasta que el jarabe se volvió en polvo blanco. Sigue teniendo un sabor único, pero azúcar blanco puro real es bastante duro de hacer. Es un milagro que los Granjeros puedan hacer lo que pueden.

—¡El mayor dijo que esto realmente es nutricional! Guau, es muy dulce. Podía comer esto por siempre. Es como si se remojaran en mi cuerpo.

—¡Espera, comer sólo los cubos de azúcar es en contra de las reglas, Buu Buu! ¡Eso no te da una atmosfera madura en absoluto!

—*Chillido*. Apuesto que esa bebida es realmente buena con esto ahí.

La estrella del show claramente había cambiado. Buu Buu amaba el sabor dulce, tanto que no podía dejar de sonreír mientras arrojaba unos cuantos cubos de azúcar en su tasa. Y…

—*Tragar*

—¿¡Ah!?

Él inclinó su cabeza y bebió todo de una sola vez. Era muy parecido a tomarse una píldora usando una taza de agua. Vapor blanco todavía se alzaba de la taza, pero él ni siquiera sopló para tranquilizar su mente.

—Buu- ¡espera, ¿Buu Buu?!

—¿¿¿Hm??? ¿Qué pasa, Beatrice?

—¡Abre tu boca! ¡Deprisa! ¿¡No te quemaste!?

—¿*Chillido*?

Beatrice se paró de su troncón con la larga Arma Brillante sacudiéndose de su posición original sobre su espalda, pero Buu Buu no parecía entender por qué ella estaba en pánico. Los Orcos Ibéricos debían haber sido hechos diferentes de los humanos a un nivel fundamental.

—¿B-Buu Buu?

—¿Por qué estás tan desesperada?

—Bueno, am…nunca habías tomado café. ¿Fue demasiado agrío para ti?

—Todo es dulce con esas cosas, así que no sabría decirte.

3

Abyss// Sólo tienes una oportunidad.

Abyss// Mira al centro de lo que parece no pertenecer. Encontrarás la respuesta ahí.

4

—Oh, ¿qué es esto? ¿Estás bebiendo café, Buu Buu? ¿Cuándo te volviste tan maduro?

—¿Eh? ¿Hiciste eso tú mismo? ¡¡Sabía que habías comenzado a trabajar en el campo, pero conseguir un árbol de café puro aquí en Ground’s Nir es realmente un logro!!

—¿*Chillido*?

El gigante de casi 4m sólo inclinó su cabeza.

Sus nuevas visitantes eran la Sacerdotisa de Combate Hermelina, la peleadora con corto cabello verde y una túnica de sacerdote con una atrevida apertura (y una además en sus pechos planos), y la Bruja Blanca Phillinion, la curadora con cabello rubio esponjoso, lentes y un sombrero blanco puntiagudo. Normalmente trataban de actuar como las más maduras, por lo que, Buu Buu finalmente se dio cuenta de algo cuando comenzaron a elogiarlo.

—Fui feliz sólo con el azúcar, buu, pero parece que todos se elogian si tomas esta cosa agría como si supieras lo que haces.

—Bueno, suena a que entiendes cómo funciona el mundo de los adultos. Tienes razón sobre eso. Todos en realidad aman las cosas dulces, pero todo el respeto va a los nombres de marca y estatus social. Es lo mismo con las bolsas, casas, carros y novios. El dinero no tiene sentido si no te trae prestigio.

—Hermelina, llena la mente pura de Buu Buu con más de tu visión obscura del mundo, y te rostizaré. Justo como un grano de café.

La feroz respuesta de Beatrice era de esperarse a este punto, así que nadie se molestó en tomarla en serio.

Philinnion, la joven mujer con lentes con sujetadores atando sus tetas, miró por encima de la fila de tazas de madera tallada, y otros equipos de cocina.

—¿Huh? Si estás disfrutando algo de café, entonces, ¿dónde están los bocadillos? ¿Qué comida tienes para acompañarlo?

—*Chillido*, ¡estos son dulces y sabrosos! ¡¡Creo que van perfecto con el café!!

—¡Esos son cubos de azúcar 100% puros, ¿no?! ¡¡Incluso esos brutales bocadillos británicos sólo son mitad azúcar y mitad mantequilla!!

La chica universitaria se erizó y alzó su voz mientras comenzaba sus quejas usuales sobre la grasa, azúcar y carbohidratos (a pesar de terminar comiendo más que las demás), pero Buu Buu sólo inclinó su cabeza, ya que él era una forma de vida misteriosa que podía convertir todo lo que consumía en energía que necesitaba para vivir.

—¿Hay alguna clase de…ya sabes, bocadillo que podamos tener rápidamente?

—Buu, ¿cuándo comenzamos a hablar sobre cocinar? Hay algunos utensilios de cocina que no uso en la casa.

Cuando visitaron la casa de ladrillos, encontraron que había más cosas que antes.

—Oh, Buu Buu. ¿Comenzaste a usar un espejo?

—Las Hadas pusieron eso en el muro. Dicen que debo cuidar mi apariencia ahora. La vida es dura a veces.

—Oh, hay un librero también. Buu Buu, te estás convirtiendo en un urbanita de estilo e intelectual.

—Las Hadas trajeron esto también. No puedo leer las palabras difíciles, pero puedo entender las historias con muchas imágenes. Son divertidas.

Sonaba a que la mayoría de ellos eran libros de imágenes. ¿Meridiana y Alice del tamaño de unas palmas inventaron las historias, o fueron sus leyendas e historias viejas pasadas a todas las Hadas? Pero mientras Beatrice se preguntaba sobre eso…

—Pero, sí, algo falta.

—¿Hm?

—Algunas veces, algunos de los libros ilustrados se pierden. Como el que va ahí o aquí. ¿Ven todos los agujeros? Y estaba esperando leer ese pronto.

—Hm, así que, ¿tienes a un ladrón? Aunque creo que sólo las Hadas son las que frecuentemente están aquí.

—Buu, es extraño. ¿A dónde se fueron los de “Estudiar Juntos a Solas” y “Secretos del Cuerpo de la Hembra”?

—¿¿Qué!? ¡N-no estoy segura si debería estar enojada o no! ¡Fueron esas cosas del tamaño de una palma las que vinieron aquí con esa alineación ridícula, pero también son las que los confiscaron! ¿¡Hay dos diferentes facciones de Hadas en desacuerdo sobre esto!?

De cualquier manera, ellas estaban interesadas en el equipo de cocina.

Revisaron las montañas de ollas y sartenes reunidas en una esquina de la habitación rectangular.

—Ya veo, ya veo. Una olla así de profunda debería funcionar. Tengo algo de Polvo Creciente y Huevos de un Quiquiriquí…oh, y tengo algo de aceite vegetal. Creo que podemos lograrlo con esto.

—Oye, Philinnion, puedes usar este viaje a otro mundo para mostrar tu lado femenino si quieres, pero no estás planeando hornear galletas o un pastel, ¿o sí? Eso tomaría demasiado tiempo.

—(Je. Ese es el problema con esta persona nada femenina y muy plaaana.)

—¿Necesito agarrarte de los tobillos y sacudirte, vaca con lentes?

La casa de Buu Buu no tenía una cocina, por lo que cualquier cocina generalmente comenzaba al salir afuera y colocar la olla encima de la fogata. La Bruja Blanca parecía tener una buena idea, por lo que ella llenó la olla de metal con aceite vegetal y lo puso en el fuego. Mientras calentaba, ella mezcló algo de polvo blanco, huevos de ave, mantequilla de sebo y agua transparente.

—No puedes esperar la temperatura regulada de un horno en este ambiente salvaje. Y si lo quieres hecho rápido, ¿no freír algo es la elección más simple?

Una vez que ella metió la masa pegajosa adentro de una bolsa de piel con un solo agujero, los preparativos estaban completos. Ella no se molestó en darle forma a la masa, y simplemente lo apretó dentro del aceite hirviendo.

Buu Buu observó con sus ampliamente abiertos.

—¿*Chillido*? ¿Qué esa cosa que se estira? ¿¡Y por qué se está endureciendo tan rápidamente!?

—Estos se llaman churros☆ Si tuviéramos el tiempo de dejar que la masa estuviera lista, podría haber hecho donas, pero pienso que el efecto inmediato visto aquí sería más divertido.

El proceso no tenía muchos pasos, y lucía bastante simple, pero obtener la humedad justa de la masa era difícil, y se partirían si lo hacían mal. Beatrice y Hermelina miraron a la distancia mientras parecían desvanecerse. Esa chica de lentes realmente había mostrado innecesariamente su lado femenino.

Sintiéndose como el brillante sol, Philinnion sacó los churros marrones dorados fuera del aceite, y roció algo de la azúcar de Buu Buu sobre ellos.

—Todo listo. Bien, ¿qué piensas? No ves churros tan frecuentemente como las donas normales, ¿cierto? Se siente como un evento especial, ¿verdad? ¡Guajaja! ¡¡No subestimen a una joven mujer que tiene un decente repertorio de habilidades a su disposición!!

—*Chillido*, ¿estos son los bocadillos?

—Sí. Los bebes con café.

—¿Por qué comerlos juntos?

—Porque son las reglas.

—Bueno, si son las reglas, —dijo Buu Buu mientras tomaba uno de los churros con el tamaño para humanos. De paso, Beatrice se hizo bolita dentro de su capa rasgada, después de que la atención de su café fuera robada, así que ella no estaba prestando mucha atención.

La persona que estaba más interesada en la comida que en el atractivo sexual trató de comer la misteriosa nueva comida.

Y…

—Auh.

—?

—*C-chillido*. Están picando mi boca…

Buu Buu con lágrimas tomó su taza tallada de madera para tener algo con que pasar la comida, y entonces él inclinó su cabeza hacia atrás.

—*Tragar*.

—¿¡Wahh!? ¿¡T-t-todo de una vez!? ¡¡Eso era agua caliente burbujeando!!

—¡Beatrice, ¿qué le has enseñado a Buu Buu?! ¡Él volvió el beber café en alguna clase de ceremonia de mayoría de edad usando fuego!

Beatrice estaba insegura de qué decir ya que Buu Buu tenía la tendencia de hacer eso. La primera manera en que aprendía a hacer algo tendía a quedarse en él por un rato.

5

Era la media noche.

—Pupupu. *Chillido*, *chillido*

Una luz suave desde la chimenea iluminaba dentro de la casa de ladrillos de Buu Buu. Él se estaba sentando en el suelo con su taza mientras arrojaba algo de leña a la chimenea.

Esto era inusual para el salvaje(?) Buu Buu.

Él ya no tenía miedo del fuego. De hecho, él parecía disfrutar mirar las llamas crujiendo. Él aparentemente tenía miedo de la oscuridad por la posibilidad de fantasmas, pero podría haber superado ese miedo al controlar esta fuente de luz.

Una pequeña chica entró sin siquiera llamar a la puerta primero.

—Oh, ¿qué es esto? No es frecuente que sigas despierto a esta hora.

Ella tenía largo cabello plateado y un cuerpo no desarrollado. Un vestido de listones negros y flores decorativas cubrían su juvenil piel que parecía directamente reflejar la luz de la luna. Ese vestido era un invaluable objeto que las Hadas habían tejido con seda de la Araña de Tierra. Ella era la Reina Hada y una de las paradojas con alma, quienes eran llamadas Break News porque verlas era suficiente para hacerse una noticia. Su nombre era Strigona, y ella podía envolver todo con sus alas tóxicas si ella se desataba.

Sin embargo, ella estaba acompañada de alguien más a esta hora tan tarde. Esta compañera Break News era Kallikantzaros, la Vampira quien proclamaba el eclipse lunar como suyo. Su pequeño cuerpo estaba envuelto en un traje de baño negro y un negligé rojo, ella tenía una gorra de dormir encima de su largo y esponjoso cabello rubio, y ella sostenía un cerdo de muñeco gris debajo de un brazo, pero nadie la tomaría a la ligera por esa apariencia. Los colmillos visibles de su boca eran demasiado siniestros para que alguien bajara su guardia.

Ella frunció el ceño un poco cuando ella vio la taza que Buu Buu estaba sosteniendo.

—¿Café? Tienes mi elogio por elegir una variedad sin cafeína, pero ese olor disuelto sigue molestándome. Buu Buu, se supone que me ofrezcas tu sangre, así que cuida la composición de tu sangre.

—¿*Chillido*?

—Ignora a esa tonta que quiere dejarte seco. Ya veo, ya veo. Así que, ¿eso realmente es café? ¡Cuando se que la noche cae en la posada del pueblo, siempre me quitan la taza! Ahora, apresúrate y dame una ofrenda. Miel o pan en lugar de azur podría haber sido mejor…¡pero asegúrate de añadir mucha leche! ¡¡No te olvides de esa parte!! ¡¡Guau, guau!!

—¿¡Cómo tú y tu diente blando es mejor que yo!?

La Vampira hizo esa observación mordaz mientras la Reina Hada se estaba inclinando hacia la extra grande taza de Buu Buu para oler el contenido.

Por cierto, la insistencia de Strigona en miel o leche podría haber estado conectada a las historias sin confirmar de las Hadas del tamaño de una palma haciendo el trabajo de las personas secretamente en la noche a cambio por tales cosas.

—*Chillido*. Traté de darle esto a la vegetal en el campo, pero ella realmente se enojó conmigo.

—¿Es eso un remplazo de café hecho de la raíz de una planta? Casi siento pena por esa zanahoria pervertida si esencialmente le ofreciste una pariente a beber.

Strigona sonaba algo exasperada mientras rudamente lamía sus labios, y se estiraba por la olla de leche.

La “vegetal en el campo” sería Ileana, la belleza morena que era una planta Break News, y la más grande de las Mandrágoras. Ella estaba muy interesada en todos los “pasatiempos nobles” que venían en formas de indulgencia que no se necesitaban simplemente para sobrevivir, pero en un nivel más fundamental ella prefería un humus de filete de hueso. No podías esperar un sentido normal del sabor de ella.

—Strigona, si estás aquí para dormir, las mantas están dobladas en la esquina.

—Gracias.

—La habitación está más cálida que lo normal hoy, así que, podrías no necesitar doblar la manta para tenerla en dos capas.

—…¿Por qué esta casa está equipada con tanta ropa de cama que Buu Buu nunca usa?

Kalllikantzaros preguntó eso con un pequeño suspiro. Buu Buu generalmente sólo yacía en el suelo sin mantas o incluso una almohada, pero también había cosas del tamaño para humanos aquí y allá. Esto rápidamente se estaba volviendo una segunda casa para esa chica de cabello plateado.

—Pero deberías lavar tus dientes antes de dormir. La mayor dijo que tienes dientes más blandos que nosotros.

—Sí, sí. Ya sé.

—*Chillido*. Strigona, siempre te vas a dormir cuando estás llena.

—¡Dije! ¡Que! ¡Ya! ¡Sé! ¿cuándo te volviste en mi sacerdotisa cuidadora o Morgan, Buu Buu? ¡Me entristece que mi preciada utopía se me sea arrebatada! ¿¡En dónde se supone que me relaje ahora!?

—¿Realmente eres una reina en lo profundo, ¿no? —dijo la Vampira.

—¿Qué hay de ti, Kallikantzaros? Todavía hay mucho café.

—No gracias. Desafortunadamente, elegí no consumir algo que no sepa oxidado.

La Vampira sacó una pequeña botella de sus enormes pechos. Contenía lo que parecía ser hojuelas de hojas secas rojas. Si se le podía crear, tenían que tener un sabor oxidado. Ella removió la tapadura, olió el contenido, removió una de las hojuelas, y la colocó encima de su lengua.

—La villa de Orcos Ibéricos ha regresado, y ya no tengo la necesidad de usar tabletas o té como reemplazo, pero parece que no puedo cambiar. Dejé mi vieja rutina y ritmo por tanto tiempo que parece que no puedo regresar a ello. Me siento como alguien que comenzó una dieta vegetariana para perder peso, y entonces nunca paró.

—¿*Chillido*?

La depredadora de Buu Buu estaba discutiendo si lo comería o no, pero él no parecía reconocer el peligro.

Con una taza entre sus manos, Strigona le dio una mirada sospechosa a su vieja amiga.

—Si no hay nada que quieras aquí, ¿para qué viniste?

—Tengo asuntos con la que no tiene sangre. Es sobre el mundo fuera de mi control.

—?

Buu Buu y la chica de cabello plateado inclinaron su cabeza al unísono.

Las Hadas del tamaño de una palma habían construido la casa de ladrillos sin preguntar primero, por lo que algunas veces ganaba nuevas funciones y habitaciones de las que Buu Buu no sabía. Una de esas era el ático. Ahí era donde podían encontrar a Ground’s Nir Abyss, la chica arma definitiva que había sido construida en la parte más profunda de esta isla que en realidad era una armería gigante.

Kallikantzaros y Strigona no eran chicas normales, así que saltaron al ático en lugar de usar las escaleras. Y ciertamente, una figura con apariencia humana yacía sobre su espalda ahí rodeada de muchas flores, pequeños objetos y una estatua humana de madera tallada. Dos mechones de cabello plateado moteado pasaban enfrente de sus hombros, y ella usaba un traje de baño de una pieza cortado al tamaño. Ella estaba envuelta en vendas, y, aunque es difícil de saberlo con la pobre iluminación, uno de sus brazos había sido cortado hasta el hombro, y su cuello estaba doblado en un ángulo extraño. El aroma frutal y floral dulce mezclado con un aroma a café no sólo provenía de la súper dulce taza en las manos de Strigona. Se había enfriado, pero una taza idéntica estaba puesta al lado de la almohada de la chica yaciendo en cama.

Esta era el Arma Definitiva Abyss.

Aunque ella ya había sido destruida.

La Reina Hada frunció el ceño.

—¿Ella ya puede comer y beber? En realidad, ¿podía hacer eso incluso antes del daño?

—Buu. ¡Pero Beatrice dijo que puedes disfrutar el olor del café también!

Kallikantzaros hizo su hermoso cabello dorado a un lado de su delgado hombro.

—Me gustaría saludarla, pero no sé cómo. ¿Cuál es la manera apropiada de hablar con ella?

—*Chillido*. Beatrice y las demás conectan sus cosas con soniditos con un hilo de metal. —Buu Buu asomó su gigante cabeza de donde salía la escalera, y esnifó su nariz mientras hablaba. —Pero puedo hablar con ella sin hacer eso. Jeje.

—Hm, entonces podría ser más rápido usarte como un traductor. A menos…

La chica Vampira sacó la pequeña botella de su escote de nuevo. Ella lo colocó al lado de la fría taza al lado de la almohada de Abyss. Esto, por supuesto, no sólo era una ofrenda.

Una nube cayó sobre el rostro de Buu Buu, la cual era más grande que un wok al revés.

—Abyss parece un poco incómoda.

—Me lo imagino. Estas hojuelas están hechas de Col de Hígado seco, el cual reúne mucho hierro de la tierra. …Cuando lo piensas, ella es una máquina. Incluso si pretende ser una creatura viviente, y sin importar lo que ella trate de ocultar en su corazón, algo de magnetismo ligero se filtra cuando ella piensa. No sabemos aún si eres el único con quien se puede comunicar así. Al menos, creo que podemos leer un sí o un no como respuesta de las señales creadas por el sacudir de las hojas en esta botella.

—No te molestes, Abyss. Son mis amigas, así que traten de llevarse bien.

Las hojuelas de hojas secas en la botella ya se estaban sacudiendo para mostrar los pensamientos de la chica yaciendo a su lado, pero se detuvieron cuando Buu Buu hizo ese comentario preocupado.

Strigona se inclinó hacía el arma definitiva con una mirada curiosa en su rostro.

—¿Hoho? Buu Buu, la dominaste, ¿no? Eres un maldito gigolo.

—¡Abyss, deja de hacer soniditos y no entres en modo de combate! ¡¡*Chillido*, y deja de hacer que aparezcan luces rojas por todas partes!!

Abyss parecía sólo estar yaciendo ahí con ojos nublados, pero muchas cosas parecían estar sucediendo dentro de ella.

Kallikantzaros cruzó sus brazos, y empujó sus antinaturales enormes pechos desde abajo.

—Seré breve. Soy Kallikantzaros, la Break News que controla los eclipses lunares. Deberías ser capaz de rápidamente calcular qué tanto poder cataclísmico podría ser.

—¿*Chillido*?

Buu Buu inclinó su cabeza, el cual no hacía mucho para una traducción. La Vampira miró a la pequeña botella al lado de la almohada del Arma Definitiva Abyss, y observó el sacudir de las hojuelas de hojas secas adentro.

—¿Eso fue un sí? Entonces continuemos. …¿Has notado la situación que se aproxima?

—¿Qué se aproxima?

—Espera, Kallikantzaros, ¿algo de nuevo está comenzando? ¡¡Al menos infórmame primero!!

Buu Buu y Strigona la cuestionaron a sus propias maneras, pero la respuesta de la chica en negligé fue una exasperada.

—Esto no es nuevo. De hecho, es bastante viejo. Cortar la hierba de la superficie es inútil cuando las raíces permanecen. De manera simple, Buu Buu, podrías pensar que has resuelto todo, pero te olvidaste de algo. Olvidaste el verdadero núcleo del asunto.

Él sólo podía inclinar su cabeza a eso.

Los Orcos Ibéricos habían sido salvados del Rojo. Buu Buu había salvado a Beatrice después de que perdiera su Arma Brillante. Y las demás habían trabajado juntas para salvar a Buu Buu después de que colapsara.

¿Qué más había? Él no podía pensar en algún asunto restante.

—Muchas cosas van a pasar. Serás forzado a pagar por precipitar tu solución a esos problemas. Es posible que nada del conocimiento del que confiaste anteriormente vaya a aplicar aquí.

Sin embargo.

La Vampira habló con una convicción calmada en su voz.

—Pero si entiendes cuál es el problema en el núcleo, no perderás de vista a ti mismo. Buu Buu, los tiempos cambiarán lo quieras o no. En lugar de lamentarte, debes adaptarte mientras permanezcas fiel a ti mismo. Para ser honesta, me has empezado a agradar. No dejes que esta corriente turbulenta cambie el quien eres.

Buu Buu no tenía idea a qué se refería.

Por lo que Kallikantzaros lo resumió en una manera que incluso él pudiera entender.

Ella no podía haberlo hecho más simple.

Era como una profecía siniestra.

—Nunca resolviste el problema del Héroe, ¿no?

En ese justo momento, un temblor e impacto pareció golpear la isla entera desde abajo. Kallikantzaros respiró exasperadamente mientras Buu Buu y Strigona miraron alrededor en pánico.

—¿¡Q-qué!? ¿Qué acaba a de pasar?

—Esto no provino de la nada. Una situación que ha estado sucediendo ya finalmente se hizo conocer.

La Vampira en negligé miró a Abyss.

—Planeé usar tu poder de procesamiento para predecir si el desastre por venir requeriría el apoyo de mi poder o no…pero parece que ya no es necesario.

—¡Pero, ¿qué pasó en sí?! —gritó Strigona.

Su antigua amiga se encogió de hombros.

—Ha descendido, —dijo ella. —Ha amortiguado su caída al rodearse de la misma substancia que la barrera atmosférica artificial rodeando este mundo. Imagino que esa sombrilla era casi del tamaño de un continente entero.

—¿Qué-?

—Ahora, tengo una pregunta para ti. Parece que el Héroe desea completar una atmosfera artificial para rodear completamente este mundo, pero, ¿de dónde obtuvo los materiales para ellos? Un objeto artificial transparente primeramente sería hecho de silicón, lo cual significa arena y tierra ordinaria, ¿no?

Ella podía pensar en dos posibles fuentes.

La primera eran los continentes los cuales se habían hundido cuando el Señor del Inframundo había destruido a los antiguos humanos. Ya que estaban en el fondo del océano, nadie se daría cuando si faltaban.

La segunda era de otro cuerpo astronómico o meteoro ubicado fuera de la atmosfera artificial.

Pero, en cualquier caso, una pregunta quedaba.

Nadie siquiera había encontrado un diente perteneciente al Héroe, por lo que, ¿dónde había estado todo este tiempo?

¿Y qué tal si usó ese cañón de vidrio para lograr alguna clase de objetivo?

Podía usar eso para directamente golpear la superficie, y para amortiguar el impacto.

O podía usarlo para construir un continente mejor para usarlo como su base.

Y podía causar un cierto fenómeno inmediatamente después de poner pie en medio del océano.

—El Rojo que afligió a los Orcos Ibéricos no fue una enfermedad causada desde adentro. La transformación provino de los ligeros cambios al ambiente planetario traído por la atmosfera artificial rodeando Ground’s Nir. El Héroe, ese humano que ha vagado aquí desde hace siglos, estaba intentado rehacer Ground’s Nir a un ambiente idéntico a la Tierra. Es por eso que destruir su atmosfera artificial fue necesario para detener el Rojo. Pero, ¿qué tal si la persona controlando esa atmosfera artificial siguiera viva? ¿Realmente te dejaría hacer eso sin ninguna clase de respuesta?

—…

El rostro de Buu Buu se nubló, y luces rojas una vez más brillaron desde Abyss para protegerlo. Las hojuelas de hojas secas en la pequeña botella se movieron desconcertantemente.

A Kallikantzaros en sí, no parecía importarle.

—Estoy diciendo que un cambio de paradigma ha llegado. La aparición de un nuevo continente significa que este mundo ya no es lo suficientemente chico para poder caminar el perímetro en tres días. Ha crecido tanto como el ojo alcanza a ver.

—¿Y es eso lo que está causando este temblor? —preguntó Strigona. —No, espera.

—Si el golpe directo causó una onda masiva, pensé que tendría que negarlo al mover el océano con mi poder para controlar el eclipse lunar.

Todo debería haber estado bien. Nada debería haber pasado.

Pero la expresión de Kallikantzaros se obscureció.

—No ha habido daño real a la zona alrededor, ¿hm? Esa masa es del tamaño de un continente. Ese nivel de control en realidad es aterrador.

Pero no se había acabado aún.

Este vasto nuevo campo reescribía la presunción de que Ground’s Nir era una isla lo bastante pequeña para caminar su perímetro en tres días. Y, sin embargo, esto no era más que la señal que era destinado a anunciar la presencia de la gran catástrofe conocida como el Héroe.

La cabeza de Buu Buu se sacudió un poco. Él podía comunicarse directamente con Abyss, por lo que ella le había enviado una pequeña advertencia.

El arma definitiva le había enviado el siguiente mensaje:

Sigue con vida.

6

Abyss// ¿Encontraste algún error?

Abyss// Entonces repasemos las respuestas.

7

Un cambio de paradigma.

Las palabras de la Vampira Kallikantzaros probaron ser reales a la mañana siguiente.

La pequeña isla de Ground’s Nir y el Laberinto extendiéndose por debajo habían ocultado muchas posibilidades, pero las ventajas y balance de poder se habían estancado gracias al abrumador poder individual de los de Máximo Nivel y los Gremios organizados. Cuando se dividía los recursos limitados, todo terminaba siendo una extensión de la situación en la Tierra. …Eso podría sonar sorprendente, pero el Grupo de Beatrice tendía usar ese ambiente para evitar que el desarrollo tecnológico se volviera loco.

Y ahora un vasto continente había aparecido.

En su punto más cercano, era visible desde la isla.

La cantidad estimada de recursos era desconocida.

Qué tanto estaba enterrado ahí, el costo de excavarlo, el retorno de la inversión y el riesgo humano eran desconocidos.

¿Los desafiadores se volverían asquerosamente ricos, o se debilitarían en una batalla sin sentido de atrición?

Como fuera, había esperanza. Esta esperanza peligrosa incontrolable era similar a la Era de la Exploración o la Fiebre del Oro.

Probablemente brillaban tanto porque era muy grueso, y porque reflejaba los rayos del sol.

Las personas codiciosas trataron de suponer su naturaleza desde lejos:

—Toda la tierra ahí luce transparente. ¿Es hielo o resina? ¡No, ¿es silicón?!

—Podríamos ir y venir si tuviéramos un barco simple. ¡¡Equipo de Adquisición, consíganlo!!

—¡No seas tonto! ¿Por qué molestarse en ir a un arriesgado nuevo continente lleno de quien sabe qué clase de peligrosas toxinas y patógenos? Necesitamos comprar madera. ¡O sogas y fibra a prueba de agua usadas para velas! ¡¡Queremos todo lo que se use para construir barcos porque esas cosas se van a vender como pan caliente!!

Realmente fue un cambio.

La posada del pueblo humana estaba rebosando de energía.

No podían llevar materiales a la Tierra, pero si encontraban nuevas leyes y formulas en los materiales ocultos en ese nuevo continente, podrían enviar la información. Y los materiales serían útiles para construir nuevos edificios y vehículos en el lado de Ground’s Nir. Además, ya no había una necesidad de quedarse en la posada del pueblo de la pequeña isla si construían un puesto comercial en el vasto continente y establecían una Puerta ahí. Y si podían controlar una piedra angular del viaje, mina o una región productora de granos, las posibilidades de su futuro eran interminables. Este otro mundo estaba luciendo mucho más como un “mundo” ahora.

—Mhh…

El Hada del tamaño de una palma llamada Meridiana literalmente se escondió detrás de la hierba para espiar a los humanos. Era obvio si prestabas atención, pero había pequeños arboles creciendo cerca de la posada del pueblo como una forma de jardinería decorativa. Las diestras Hadas ayudarían a que las plantas crecieran con el fin de asegurar un lugar para esconderse.

Las mejillas de Meridiana estaban actualmente infladas como pasteles de arroz.

—Todos están emocionados por esa nueva tierra. Hacen sonidos como si ya nadie quisiera esta isla.

—¿Cuál es el problema con eso?

Alice, la hermana menor con cabello atado a cada lado, estaba usando sus alas de libélula para zumbar alrededor de su hermana mayor para captar su atención. Esto inutilizaba el propósito de esconderse por completo.

—Si los humanos se van, eso quiere decir que habrá menos depredadores.

No.

Ese no era el punto.

Buu Buu, el salvador de Meridiana, finalmente había despertado de nuevo, pero ahora sus amigas humanas podrían invitarlo a dejar la isla. ¿Y siquiera él regresaría? Los humanos podrían necesitar la isla por un poco más de tiempo porque tienen que regresar periódicamente a la Tierra usando las Puertas, pero Buu Buu podía quedarse aquí para siempre ya que él había nacido en Ground’s Nir. Además, las Hadas como Meridiana estaban en el fondo de la cadena alimenticia, por lo que no podían unirse a esta clase de expedición. Ella nunca podría dejarle saber a alguien qué tan solitaria se sintió durante los incidentes del Inframundo y el Rojo.

Era por eso que Meridiana estaba horriblemente distraída por algo más que el destino del mundo o el cambio de paradigma, pero la Mayor (pero seguía siendo una chica) Morgan voló hacia ellas.

—¿Qué están haciendo aquí?

—Oh, Mayor Morgan.

—Hm, ¿están interesadas en los humanos?

Su mayor tomó una visión del mundo mucho, muuuucho más amplia. Ella estaba segura de tener una maravillosa idea que eliminaría las preocupaciones de Meridiana…o eso pensó Meridiana, pero una mirada madura de apatía entró en los ojos de Morgan.

La voz de la mayor con alas de cigarra era suave.

—Esta isla podría comenzar a sentirse un poco solitaria dentro de poco.

—¡¡Noooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!!

—¿¡Meridiana!? ¡Eek, ¿te has vuelto loca?!

8

Y.

Mientras que la posada del pueblo estaba emocionada con la llegada de un nuevo continente, el Grupo de Beatrice estaba enfocado en un asunto diferente. Bueno, no era completamente un asunto diferente.

El Héroe.

La persona, a la cual culpar de todo, seguía viva.

—Am. —La Invocadora Cazadora Gruagach dudosamente habló dentro de la clase de restaurant que encontrarías en cualquier lado de la posada del pueblo. —No es mucho, pero encontré unas cuantas referencias al Héroe en los documentos de la vieja Sociedad Religiosa.

—¿Q-quieres decir en el lado de la Tierra? ¿No esos documentos serían de hace más de 300 años?

—Además, ¿sigues estando en contacto con la Sociedad Religiosa, Gruagach? ¡Podemos planear un plan e infiltrarnos, así que no hagas cosas así sin refuerzos!

La chica en ropas de luto esquivó el regaño de Hermelina con una sonrisa difícil de leer y continuó.

—De acuerdo a textos contemporáneos, el Héroe fue una mujer también conocida como La Signora. Aunque ese tampoco es un nombre real. Supuestamente era una asesora militar externa para la época de la Sociedad Religiosa. Sin embargo…

—¿Sin embargo?

Beatrice con cabello rojo y plateado frunció el ceño, y Gruagach con cabello trenzado en bucle suspiró elegantemente.

—Ella aparentemente fue una experta en el forcejeo por la existencia, pero hay muchas diferentes leyendas sobre ella. Como el que derribó una antigua monarquía e introdujo el capitalismo para reemplazarla, o que ella estuvo en el punto clave que acabó con la era de los caballeros, y lo reemplazó con la era de mercenarios.

—…

—Cuando ella ayudó a la Sociedad Religiosa al asesinar a muchas grandes brujas, también fue un cierto punto de cambio. Ya sea que nada de eso sea verdad o no, parece que la Heroína La Signora estaba usando esa situación para ayudar a que las brujas crecieran en la sociedad. Mientras más fueron perseguidas, más su impulso crecería. Aparentemente ella quería crear una situación similar a los viejos días de la Sociedad Religiosa.

—Ella ayudó con la cacería de brujas que usaba informantes anónimos, tortura y ejecuciones para dejar a las pobres victimas sin escape, ¿y ella dice que fue para ayudar a las brujas?

Incluso Hermelina estaba estupefacta por ese torcido proceso de pensamiento.

Gruagach asintió.

—Leí que su lema fue “gana cuando sea posible”. Cuando había un método útil, ella se preguntaría porque nadie iba a por ello. Por lo que, La Signora sólo actúa cuando ella tiene una visión clara de victoria en su mente. Ella no hace nada por desesperación. Ya que ella ha regresado ahora, debemos asumir que ella tiene alguna clase de plan.

9

—*Chillido…*

Buu Buu había llegado a la playa blanca.

Él llevó una mano a su boca, y habló nerviosamente mientras veía la tierra transparente gigante alzándose en el horizonte.

—Realmente espero que esto no se vuelta como lo fue con el Inframundo.

Esto podría parecer bastante normal, pero Buu Buu nunca habría hecho esto en el pasado. Los humanos de la posada del pueblo se habían reunido en la costa por esperanza y miedo. La playa estaba más concurrida que una playa de la Tierra durante el verano. Antes, Buu Buu nunca habría ido a un lugar lleno de tantos humanos.

Pero él había cambiado.

Él había pedido prestado sus Armas Brillantes para que así él pudiera salvar a Beatrice. Él gradualmente camino hacia las personas que habían respondido a esa petición.

—Hola.

Alguien le habló.

La apariencia del joven de cabello negro era un poco herida por la mirada en sus ojos, pero él era conocido como un Caballero Puro. Él vestía una armadura plateada pulida como un espejo, y llevaba un distintivo escudo que lo escondería por completo cuando lo sostenía frente a él.

—Cielos, y justo cuando pensé que las cosas se habían calmado en este mundo. ¿Tu grupo es parte de esto como siempre?

—*Chillido*. Realmente no lo sé. Beatrice y las demás lucen asustadas.

—¿En serio? ¿Esas abrumadoras chicas? Y sólo estaba bromeando. Pensé que teníamos una mina de oro ilimitada a nuestras manos, pero, ¿hay algo peligroso esperándonos ahí? ¿Por qué no venden seguros de vida en Ground’s Nir?

—¿Irás también ahí?

—Si todo va bien. Algunas personas están esperando hacer dinero rápido al comprar y revender materiales para barcos, por lo que está en las manos del equipo de adquisición ahora.

El Caballero Puro camino un poco mientras se quejaba. Él podría tener otras personas con las que encontrarse mientras se desvanecía en la multitud. Buu Buu inclinó su cabeza, y entonces siguió caminando por la playa blanca en lugar de dirigirse al océano. La multitud de personas gradualmente se aligeró, y se desvanecieron por completo para el momento que la fina arena fue reemplazada por rocas dentadas. Él camino debajo de un acantilado puntiagudo, y entró a un mundo de ondas liricas chocando contra la roca antes de finalmente llegar a su destino: La Cueva de Lágrimas.

La entrada de la cueva estaba ubicada en la base del acantilado, pero no se hundía porque se inclinaba hacía arriba una vez adentro. Era lo bastante seguro para que la Reina Demonio Tselika hubiera escondido su colección aquí.

Él no se dirigió hasta el fondo esta vez.

Algunas chicas familiares estaban forcejeando sobre las rocas cerca de la entrada.

—¡Maldición, Wildefrau! ¿¡Cuántas veces tengo que decirte que eso no funcionaría!? ¡¡Wah!!

—¡¡Tú fuiste la que me dijo que hiciera esto!! ¿¡Kyahh!?

Hubo un fuerte salpicón mientras el pequeño bote flotando en el océano perdía su balance y volcaba.

—Chillido. Siempre es difícil de creer que ese metal pesado puede flotar en el océano.

Gruagach, con sus ropas de luto y con su cabello trenzado amarrado en un gran círculo, Rusalka, quien vestía un leotardo ajustado con armadura solida y botas, y Huldra, quien vestía un uniforme de porrista, lo saludaron cuando lo notaron.

—¿Estás segura de esto, Rusalka? Has estado en Ground’s Nir todo este tiempo. ¿No te estás perdiendo un viaje escolar que sólo para una vez en la vida?

—Un viaje de ocho días es demasiado largo para algo en el país, así que estoy bien. ¡Además, estoy ocupada haciendo recuerdos contigo, Onee-sama!

Hermelina, quien vestía una túnica de sacerdote con aperturas en los costados, aparentemente había creado la base con su bote de metal, y entonces Wildefrau, quien estaba desnuda salvo por la espada en forma de cruz y algunos cinturones, usó su hielo para hacer flotadores y una vela, pero ya fuera que estaba pobremente balanceado o ellas no trabajaron bien juntas.

Hermelina de alguna manera logró mantener su cabeza por arriba del agua después de caer en el océano pasando las rocas.

—¡¡*Toser*, *toser*, *toser!! Maldición, ahora estoy empapada. ¡¡Aunque supongo que una exhibicionista pervertida no entendería los problemas que la ropa húmeda transparentándose puede causar!!

—*Jadeo*, *jadeo*. ¿Oh? Dices eso, pero no tu ropa es algo similar. Oh, vaya. Esta sacerdotisa tiene su túnica con aperturas, y lo que está vistiendo debajo es incluso más interesante. Pasaste por el problema de personalizar tu ropa interior, ¿no? Oh, vaya, vaya.

— ~ ~ ~!?

Con su rostro completamente rojo (y su pecho plano parcialmente expuesto por una apertura en su pecho), Hermelina rehízo el bote en una bola de metal gigante para refutar a su manera, pero el peso fue demasiado para ella, y se hundió el agua.

Buu Buu sólo podía inclinar su cabeza aún más.

—Qué extraño…

Ahora, las humanas no eran las únicas que querían evitar ser empapadas. Buu Buu tenía estricta política de no baños, y se bañaba usando arena, por lo que él tomó una posición en las rocas más altas que no habían sido tragadas por las olas blancas.

Beatrice y Philinnion no parecían estar ahí.

Eran Hermelina, Wildefrau, Gruagach, Rusalka y Huldra. Alguien familiar con la situación de la Tierra sabría que ese era principalmente el grupo que se reunía en una cierta oficina del PI.

La chica de coletas rosas se agachó sobre las rocas seguras, y lindamente formó un megáfono con sus manos para hacer una sugerencia algo exasperada.

—Jefaaa. Siento que ir por la ruta DIY de obtener un barco para el nuevo continente va a ser demasiado difícil para nosotras.

—No te atrevas a mirar hacia aquí, falsa chica. Además, gastamos muchos de los engranes por la información de la guerra por los Pimientos Impactantes Hormigueantes, ¿recuerdas? No podemos permitirnos unirnos a las negociaciones, que parecen más subastas, por un bote. ¡Nuestro presupuesto es todo lo que tenemos para gastar!

El lado cruel de la Tierra hacía una apariencia en este mundo también.

El bote de Hermelina se había deslizado por una montaña nevada, cruzado un lago de lava en el Inframundo, y defendido contra el rayo bombardeando creado por los tres tesoros reales. Tenía un registro bastante bueno, pero realmente nunca lo habían visto flotar en el agua con una densidad relativa ordinaria. Eso podría parecer sorprendente cuando manejaba bien la lava, pero las grandes olas del océano podrían hacer una diferencia.

Más que un recipiente, era originalmente una herramienta de tortura para lentamente aplastar a la victima yaciendo debajo de ella, por lo que podría no haber sido diseñada con balance en mente.

Gruagach, en sus ropas de luto, habló con un dedo índice sobre su delgado mentón.

—Pero tenemos asuntos en ese continente, ¿no? Quiero decir, más allá del simple cambio de paradigma.

—Si regresamos a la posada del pueblo ahora, sólo encontraremos que el precio de los botes ha subido enormemente. ¡Por Dios, no debí haber venido contigo sólo porque sonabas muy confiada en que fácilmente podrías conseguirnos un bote!

Rusalka no había hecho nada para ayudar, y, sin embargo, era la que sonaba más engreída. Esa chica con coletas rubias enrolladas podría haber sido del tipo de chica que deja reseñas horrorosas en páginas para calificar restaurantes.

Hermelina sacudió su cabeza a los lados como un perro mojado, y habló en una voz tan baja que sonaba como una maldición.

—Maldición…¿de qué estaba hablando Abyss? Si resulta que estaba equivocada después de todo esto, realmente me desquitaré con ella. Ya que no se puede mover, le haré garabatos hasta en la última parte de su cuerpo.

—La Heroína todavía vive, —murmuró Buu Buu.

Ella era la culpable de todo. Ella había cubierto los cielos con una barrera atmosférica artificial para secretamente cambiar el ambiente de Ground’s Nir, y eso causó la enfermedad Rojo para esparcirse entre los Orcos Ibéricos.

Beatrice y Philinnion no estaban aquí porque estaban buscando algún tipo evidencia de apoyo en la Tierra.

—Fiuu. —Wildefrau toda empapada se sentó en una roca al azar. —Hacer uno por nuestra cuenta es muy difícil, y esperamos demasiado para comprar en la posada del pueblo por cualquier cosa que se parezca a la mitad de un precio razonable.

—*Chillido*, ¿deberíamos pedírselo a la Thousand Dragon?

—En lo profundo, ella realmente está siendo muy cuidadosa…o, cobarde en realidad. Ser derribada por el Inframundo podría haberla traumatizado. Como sea, ella ni siquiera ha tratado de acercarse a la nueva tierra, y no podemos forzarla.

Hermelina tenía un alma amable, pero esa no era la única razón. Si intentaban forzar a esa dragona de 1000m, y entraba en pánico y se alocaba, no habría forma de detenerla.

—Entonces, ¿tenemos que intentar eso?

—¿Hablas en serio? Eso quiere decir ir en contra de un Break News.

—Es verdad que pudiéramos no tener oportunidad en una pelea directa, pero hay otras maneras. Ahora, estamos cortas de tiempo, así que necesitamos actuar tan pronto sea posible. Una vez que caiga la noche, será demasiado tarde.

Wildefrau cepilló hacia atrás sus rizos azules húmedos mientras miraba al sur.

Había un mangle ahí, pero también…

—El Siguiente Viajero. Esa Vampira está viviendo ahí ahora, pero originalmente fue un barco gigante de búsqueda que el grupo de Estrellas y Rayas construyó para explorar los océanos de aquí. Si actuamos durante el día mientras ella sigue dentro de su ataúd, ¿no crees que podríamos tomar el barco para nosotras?

10

El Templo Ushigashira está en Akasaka, Tokio.

—Haaa…

La tetuda doncella del santuario con lentes en espiral y largo cabello rubio esponjado yacía estirada en la gran extensión de tatamis. La voz de una anciana arrugada llegó a ella desde el arreglo ordenado de viguetas en el techo.

—Por Dios, ¿comer y dormir es lo único que haces? ¿Necesitas que se te recuerde qué hora es? El sol está en lo alto del cielo.

—Bleh. Podrías no entender para saberlo, abuela, pero estoy tratando de recuperarme después de regresar del otro mundo. ¡Obtener descanso en el tiempo limitado posible para mí es un trabajo importante!

—¿Qué hay de la universidad?

Ella no tenía respuesta para eso.

Era por eso que ella no podía oír las ruidosas voces de los niños en los terrenos del santuario. Eran las 10 AM entre semana, por lo que, los niños de primaria estarían estudiando en lugar de jugar.

Generalmente, cualquiera involucrado en Ground’s Nir era forzado a vivir una doble vida. Mantener una significaba dejar atrás la otra. La tetuda doncella del santuario sólo tenía que asegurarse de pasar sus clases al final, por lo que podría haber sido peor. De hecho, no muchas personas podían concentrarse por completo en explorar el otro mundo como Beatrice podía, gracias a que el gobierno protegiéndola, y forzándola a rendirse de cualquier clase de vida normal.

(Aunque no me puedo permitir envidiar eso.)

Sus teléfonos estaban yaciendo en los tatamis también. Sí, teléfonos. Bastantes estaban esparcidos.

—¿Tienes cinco ahora? Qué desperdicio.

—Las chicas de universidad tenemos muchas personas a las que atender. Las personas tienen tantos teléfonos como identidades. Necesitas mantener las cuentas de tu dirección de email y redes sociales separadas también.

Uno de ellos sonó: un Smartphone súper barato con un SIM gratis del cual podía deshacerse en cualquier momento. Sin pararse, su mano derecha lo buscó, y lo tomó.

En lugar de un email o un mensaje en una red social, era una llamada de voz gratuita usando una aplicación. Usar el formato comprimido de la propiedad de la aplicación en lugar de una conexión de teléfono usual aparentemente evitaba que alguien interceptara la señal, pero, ¿en realidad qué tan útil era eso? Si cosas como esa podían evitar completamente a Hermelina y Huldra, parecería que el país habría sido ya invadido por espías y terroristas.

—Hola, ¿ya obtuviste una respuesta?

—¡Esto es un asunto peligroso! Esta tecnología puede ser puesta para uso militar, ¿no? Usar un equipo de la universidad para probar una teoría sobre Ground’s Nir, definitivamente me pondrá en alguna lista de vigilancia.

—Oh, no te preocupes por eso. Tengo una amiga en la policía secreta, por lo que, ella removerá tu nombre de la lista antes de que las cosas se pongan feas. Después de todo, no estás haciendo nada malo.

—Eres una persona extrañamente misteriosa, ¿sabes? Honestamente me estás asustando un poco.

—Pero hiciste el trabajo, ¿cierto?

—No te olvides de lo que me prometiste por esto. ¡Vendrás a la siguiente fiesta! La clase de chicos que conseguiremos aumentará dos o tres niveles cuando estés con nosotras.

—Claro, claro. Pero iré por algo de come y beber, y después me iré antes del último tren, ¿de acuerdo?

Oh, y usa lentes de contacto. ¡¡Esos lentes en espiral no están permitidos!! ¡¡Incluso Cenicienta antes de su transformación cuidaba su apariencia más que tú!!

—Pero es mucho más fácil de esta manera. ¿Y debería una sacerdotisa en entrenamiento realmente ir a fiestas para ligar?

—¿Eh? Todas las demás dicen que estaré en problemas si no consigo un chico antes de perder la parte de “en entrenamiento”.

…Esto realmente resaltaba el lado brusco de la Tierra (a pesar de que el sintoísmo japonés no estaba tan metido en el ascetismo comparado con el budismo). Pierde tu oportunidad, y pierdes cualquier lugar para conocer personas, y fácilmente podrías terminar como los sacerdotes que intentan ligar con las chicas visitando una tumba en el templo.

—¿Y bien?

—Bien, la ridícula teoría que me diste para verificar. ¿Es posible o no el que un humano de la Tierra viva por mucho tiempo en Ground’s Nir?

La doncella del santuario con cabello rubio esponjoso y lentes en espiral finalmente se sentó en los tatamis. Eso fue suficiente para que sus enormes pechos rebotaran seductoramente.

—Y…¿qué encontraste?

—Los humanos no pueden sobrevivir el ambiente de ese mundo porque la composición atmosférica y la gravedad creada por la rotación y revolución del planeta son ligeramente diferentes a los de la Tierra. La ligera diferencia entre el ritmo del cuerpo y el ambiente alrededor daña los nervios autónomos y más. La actual teoría académica es que un humano sólo puede quedarse ahí por unos cuantos días a lo mucho.

Normalmente, no habría manera de pasar esa barrera.

Si era posible, la Heroína, Omega y Beatrice no habrían tenido que sufrir tanto.

Sin embargo.

Esta amiga de la universidad no había acabado de hablar.

—En ese caso, hay una forma. …Si lanzas al humano desde el planeta, lo expones a un ambiente sin peso, y después los haces respirar aire artificial afinado para encajar con el de la Tierra, al menos podrían ignorar los estándares de Ground’s Nir. A partir de ahí, es lo mismo que vivir por mucho tiempo en una estación espacial. Eso quebraría la regla que sólo puedes sobrevivir por unos cuantos días.

—…

Lo habían visto de la manera equivocada.

Pensando en Ground’s Nir como un lugar plano no era diferente a las personas que creían que podrías caerte de los bordes de la Tierra. Habían sido atrapadas por su propia presunción sobre un mundo de espadas y Magia. Sin embargo, esa visión del mundo de fantasía de alguien nacido en la Tierra no era nativo para Ground’s Nir. Fueron los humanos los que llevaron eso ahí.

—Por supuesto, todo esto es asumiendo que los recursos y tecnología de esa isla son lo suficiente para lanzar de manera segura un cohete tripulado, y preparar un ambiente habitable fuera de la atmosfera. Es verdad que Ground’s Nir es un mundo de posibilidades, pero dudo que cualquiera pudiera hacer eso con equipo hecho a mano. Es sólo una teoría. Sólo porque algo es teóricamente posible no quiere decir que realmente se puede hacer.

…Pero, ¿ese era el caso esta vez?

Beatrice ya lo había destruido, pero el planeta de ese mundo había estado rodeado por completo por una barrera atmosférica artificial con un vidrio transparente.

No se sabía por qué la Heroína había descendido.

Pero si ella actuaba solamente cuando ella sabía que podía ganar, ella tendría alguna clase de plan en mente. Ya fuera que ese plan tuviera éxito o no, ella simplemente no se quedaría sin hacer nada y esperaría a la muerte.

Las cacerías de brujas habían usado violencia y humillación para sacar falsas confesiones de docenas de cientos de personas inocentes, y habían sido ejecutadas. Era difícil de creer que hasta la última persona responsable había aceptado honestamente la excusa de que estaban protegiendo la sociedad de una maldición invisible. Se sentían culpables, pero en esa era demente, cuestionarlo significaba ser marginado. Pero La Signora era diferente. Para lograr su meta, ella había aplastado personas, y las arrojó al fuego o agua sin sentir culpa en lo más mínimo.

Ahora, demos una mirada al presente.

Ese continente de vidrio tenía que ser una forma de amortiguarla del impacto con el océano, y para darle un apoyo a lo que fuera su plan.

Ella ya habría lanzado cualquier dispositivo de trabajo que hubiera seguido sus ordenes durante cientos de años solitarios.

Si ese dispositivo de trabajo podía crear tan vasto escudo exterior, entonces añadir un pequeño escudo no sería difícil.

Justo como la “abuela” de la doncella del santuario, ella se había estado escondiendo en el ático estrellado de ese mundo.

(El otro problema sería cómo sobrevivir por cientos de años.)

De acuerdo a Buu Buu y Strigona, el Arma Definitiva Abyss había dicho que la Heroína seguía con vida. Y, ya que Beatrice había dañado la barrera atmosférica artificial, ella había descendido al océano para pelear de nuevo de alguna manera.

El viaje en el tiempo era engañoso cuando se trataba de regresar al pasado.

Pero si sólo necesitabas moverte hacia el futuro, era perfectamente posible si sólo te preocupabas por tu punto de vista.

(La barrera del tiempo puede ser rota usando el sueño, vampirismo o un estado seco de animación suspendida similar a la de un oso de agua.)

La Heroína había respondido.

Ya fuera que la situación actual estuviera a su favor o no, estaba destinado a haber alguna clase de problema. La batalla por venir sería más grande que la que fue contra el Señor del Inframundo o los Orcos Ibéricos Rojos.

—¿Qué tan jodidas estamos? —Preguntó la amiga de la universidad.

—Bastante jodidas. El mundo está atrapado por una Fiebre del Oro, pero realmente deberían alejarse de ese mundo a toda costa.

11

Con eso dicho, tenían que considerar seriamente la posibilidad de que la Heroína las esperara en algún lado de ese nuevo continente nacido de manera antinatural.

Ella estaría en el momento crucial, y ganaría siempre que fuera posible.

Eso sonaba bastante bien, pero en el pasado, ella había acusado personas inocentes de ser brujas, e hizo que las ejecutaran. Y, en Ground’s Nir, ella fue la que ignoró lo que las otras formas de vida pudieran querer, e infectó a los Orcos Ibéricos con la enfermedad Roja. Esa escala de eventos, y el número de victimas que ella estaba dispuesta a aceptar era demasiado grande. Nada era tabú para ella. Dejarla hacer lo que quisiera casi garantizaba que esto terminaría mal. Tenían que visitar el nuevo continente para encontrarla antes de que pudiera infiltrarse en la isla. Sin importar qué. Incluso si era sólo para tranquilizar sus mentes, necesitaban investigar sus acciones, y posiblemente incluso pelear y neutralizarla.

Sin embargo, Buu Buu y las demás no tenían un barco.

Su última esperanza era el Siguiente Viajero, el barco fantasma encallado en la costa al sur del bosque. ¡¡Por lo que, lo único que se podía hacer era tomar prestado el barco, remar al océano durante el día mientras la ultra aterradora Vampira estaba dentro de su ataúd!!

En su armadura roja, minifalda blanca y capa gris rasgada, la Espadachina Santa Beatrice puso una mano sobre su cadera, y suspiró cuando le dijeron el plan.

—Sólo para revisar de nuevo, Hermelina: eres la mayor aquí, ¿no? ¿En la Tierra, no eres en realidad una chica genio de 5 años sin experiencia real de la vida? Vamos, anciana, quiero oírlo directamente de ti.

—¡Y quisiera escuchar de ti, ¿cuál es el punto de ese sarcasmo helado y desdén?! ¡Tú eres sólo una pequeña chica que debería estar tomando sus exámenes de ingreso a la preparatoria justo ahora!

Discutieron mientras cruzaban un estrecho puente a través del bosque de mangle. Puentes pocos profundos, hechos de un material especial llamado Sal Diamante, estaban ramificados por todo el lugar.

—Oh, ¿tenemos visitas?

—¡Hermelina, no somos muy amables con personas que llegan sin regalos!

Las voces de algunos perritos y gatitos llegaron a ellas de las ramificaciones por encima.

Los puentes y las casas en los arboles hechas de Sal Diamante fueron construidos por los Cat Sith y Cu Sith, quienes vivían en el bosque. Justo como las Hadas, eran una especia sin poder que al querer protegerse a sí mismos, se volverían muy diestros. Eso parecía ser una regla fascinante de evolución.

La gran fuerza y taparrabo de Buu Buu parecían ser la otra cara de la moneda, pero ahora él llevó una mano a su boca, y habló.

—Buu. Tomarlo sin pedirlo está mal. ¡Kallikantzaros estará enojada cuando se entere!

—Agh… Puedo imaginar qué tan muertos estaremos para entonces. Ella es una legitima Break News después de todo.

La chica con lentes con sus pechos atados por sus sujetadores, ya se estaba poniendo nerviosa, y se puso más cerca al Orco Ibérico, pero a diferencia de Buu Buu, su preocupación no era por la víctima del robo.

En cuanto a Beatrice…

—Es más importante descubrir si la Heroína está viva como proclama Abyss. El incidente del Rojo afectó a los Orcos Ibéricos porque sus sentidos son mucho más sensibles, pero ellos sólo fueron el comienzo, y podría haberse esparcido a partir de ahí. Si la Heroína va más allá con los cambios ambientales, toda la vida en Ground’s Nir podría morir, Buu Buu. Y Kallikantzaros no es la excepción.

—*Chillido*…

“Todos en este mundo están en peligro” y “así que entrega todo lo que tienes” no eran realmente una progresión lógica, pero entonces Hermelina interrumpió suavemente.

—Bueno, esa Vampira abusadora no puede moverse durante el día, así que, ganamos si sacamos el barco al océano durante ese tiempo.

—¡Je-Jefa, ¿no eso quiere decir que estaremos atrapados en el barco con ella cuando ella despierte de mal humor?!

—No sé qué tanto las leyendas de la Tierra apliquen a las formas de vida en Ground’s Nir, pero escuché que los Vampiros le temen al agua. Especialmente agua fluyendo como ríos y el mar. Una vez en el agua, ella podría comenzar a temblar y suplicar por ayuda con lágrimas en sus ojos. ¡¡Buajajajaja!!

La Convocadora Cazadora Gruagach calmadamente tocó con el codo a Wildefrau en el costado.

—(Am, ¿qué tan probable es que el plan de Hermelina tenga éxito?)

—(¿Realmente piensas que ella era una ganadora? Ella es una fuerza bruta sin cerebro que ni siquiera trata de ser lista. Cuando sea que un nuevo jefe aparece, ella sale para probar su fuerza.)

—Puedo escucharte, Wildefrau. ¡A ti también, Gruagach! Soy una ganadora en la vida. Después de todo, soy una de los poderosos de Máximo Nivel. ¿¡Ya han olvidado cómo derroté a una inquieta muñeca japonesa con un loco parche en el ojo con el fin de rescatar a una chica en bondage mantenida en una bañera llena de hielo!?

Ellas se marcharon del bosque del sur mientras la discusión continuaba. En su mayoría, un río estaba partido en forma de Y para crear un banco de arena triangular que estaba al borde del océano. Un barco viejo lujoso estaba sobre esa playa.

Ese era el barco de investigación al océano, el Siguiente Viajero.

Huldra de coletas rosas habló mientras escondía su boca detrás de sus pompones. La pose era tan endeble como las que dan muestras gratis a la entrada de una tienda de alimentos.

—Amm, podría estar hecho de madera, pero este barco es de más de 100m de largo, ¿no? Esta completamente varado, así que, ¿cómo se supone que lo pongamos de nuevo en el agua?

Ese fue un comentario sensible, pero su pregunta no fue suficiente para detener a las de Máximo Nivel, quienes tenían un hábito de ignorar los limites.

—Escavemos la arena debajo, y levantemos el barco para crear una brecha.

—De acuerdo. Entonces, podemos añadir una capa de agua en medio para deslizarlo al océano.

Si nadie las detenía, esas ridículamente poderosas usuarias de Magia realmente robarían el barco. Buu Buu comenzó a gruñir un poco.

—*Chillido*…

—¿Buu Buu?

Beatrice notó el cambió mientras miraba trabajar a las otras, pero era demasiado tarde para el momento que ella trató de preguntar de qué se trataba.

—Esto no está bien. Si vamos a tomar prestada su herramienta, necesitamos preguntárselo primero a Kallikantzaros. Así que, hagamos eso. ¡Oyeee! ¡¡¡¡¡Kallikantzarooooos!!!!!

—¿¡Ah!?

Philinnion y Hermelina trataron de cubrir la gigante boca de quien actuaba por ley, pero él media casi cuatro metros, y su rostro estaba demasiado alto.

Un momento después, la oscuridad cubrió Ground’s Nir como un apagón mundial.

Era un eclipse solar.

Aparentemente, pero, ¿exactamente cómo se movió la luna ahora? Esto era más que una bola curva o una bola desviada; estaba más allá del entendimiento. Y ya que el sol no estaba funcionando ya, esta oscuridad había envuelto el mundo por la luna real ocultando el sol real en el espacio exterior.

El Grupo de Beatrice miró arriba para ver a la pequeña ama del Siguiente Viajero sobre su cubierta.

Manteniendo el muñeco de cerdo gris sobre su regazo, y acariciarlo como un noble con su gato no debía haber sido suficiente para ella. La chica rubia en negligé le dio al mundo de abajo una mirada de desprecio, y habló con una voz lo suficientemente baja para sonar como una maldición.

—No sólo molestan mi sueño, sino que también fracasaron en seguir mi código de vestimenta.

Ahora que lo pensaban, esa Vampira no entendía a los humanos, por lo que, ella requería que cualquier visitante vistiera traje de baño, por lo tanto, dejándolos casi indefensos. Un grupo completamente equipado con Armas Brillantes en sus caderas mientras ella dormía estaba completamente fuera de la cuestión.

Hermelina y las demás insistieron que estaba bien ya que ella estaría dormida durante el día.

Así que una pregunta.

¿Qué pasaba si ella despertaba?

Un salpicón sonó en la extrema tensión de la atmósfera. Los Vampiros no pueden cruzar agua moviéndose rápidamente. Ya que la luz del sol no era tan efectiva como esperaban, sus mentes naturalmente se fueron a encontrar la siguiente debilidad, por lo que, Hermelina debió considerar esa leyenda dudosa. Sus botas abusadoras pisaron las aplastantes olas.

Eso partió el hilo de tensión.

Fue como una erupción.

—¡¡¡¡Espero que todos hayan escrito sus testamentos!!!!

Lo siguiente que supieron…

…hubo una brecha…

….¿¿¿en sus recuerdos???

Philinnion estaba atrapada en la arena con su trasero en shorts parado hacia el aire, Hermelina fue atrapada en una rama en el bosque con sus piernas desnudas saliendo de las aberturas de su túnica, y el resto de ellas estaban en un estado endemoniado similar. Beatrice sólo había caído sobre su trasero, y la gran espalda de Buu Buu estaba de pie protectoramente en frente de ella.

Buu Buu, desarmado, estaba ondeando sus manos gigantes.

—Cálmate, Kallikantzaros.

—¿Mh? ¿Eres el único que vino desarmado? También no pareces tener exceso de ropas, y no pareces tener nada oculto. Por lo que, estás siguiendo el código de vestimenta. También fuiste el que me advirtió, ¿no es así? Muy bien, ¿qué es lo que deseas decir? Esas humanas groseras perdieron su oportunidad, pero te escucharé a ti.

—Queremos un bote, pero no podemos conseguir uno. Así que, queremos tomar prestado el tuyo.

La chica inclinó su cabeza encima del costado de la cubierta.

—¿Y qué hay de interés para mí?

—Así que, ¿no podemos usarlo? Qué mezquina.

Buu Buu lo dijo realmente sin pensarlo, pero los pequeños hombros de la Vampira Kallikantzaros se sacudieron.

—¿Cómo…me llamaste?

—Si no estás dispuesta a compartir, está bien. No te forzaremos a darlo, así que no te preocupes, Kallikantzaros. *Chillido*, este barco te pertenece a ti, y no te quitaremos tu tesoro, así que no tienes nada de qué temer. Pero estoy sorprendido. Pensé que eras mucho más madura que esto. Buu.

—…Je…jeje…

Ella dejó colgar su cabeza, y parecía estar riendo.

Beatrice no podía siquiera suponer qué estaba causando ese sonido forzado a su alrededor.

Entonces la Break News alzó su cabeza y rugió.

Por alguna razón, había lágrimas en sus ojos.

—¿¡E-están bromeando, tontos!? ¿P-p-piensas que soy mezquina? ¿Piensas que soy inmadura? ¿¡Piensas que una Vampira viviendo por su cuenta no puede considerar las circunstancias de los demás, y ni siquiera puede completar un encargo de niños!? ¿¿¿¡¡¡P-piensas que esa de cabello plateado es mejor que yo!!!???

Su voz se estaba querando, seguía tartamudeando, y nadie había sugerido la mayoría de lo que ella dijo. Su rostro estaba rojo, y ella temblaba mientras gritaba, por lo que no era una vista agradable. Buu Buu aparentemente había acertado un golpe critico a su corazón.

Buu Buu llevó una mano a su boca con una mirada triste en sus ojos.

—*Chillido*. Lo siento, Kallikantzaros. Si hice algo malo, me disculpo.

—¡Entonces deja de mirarme así! ¡¡No he hecho nada para tener esa clase de compasión!! A-a-algo tan trivial nunca podría molestarme. ¡¡No estoy llorando!!

—Si hice algo malo, dime qué fue para que pueda hacerlo mejor la próxima vez.

—¡Estoy diciendo que no hiciste nada malo! ¡¡Y-yo….sí, soy una persona muy generosa, por lo que estoy más que dispuesta a prestarles el Siguiente Viajero!!

12

Y así, Buu Buu se convirtió en un marinero.

Comenzado desde el bosque sur requería un largo camino alrededor, pero significaba mucho que pudieran adquirir el barco fuera del radar de otros humanos, y podían usarlo para llegar a la nueva tierra.

El eclipse solar se había desvanecido con misteriosa facilidad, y el cielo azul había regresado. La Vampira Kallikantzaros estaba haciendo pucheros dentro de su ataúd en el nivel inferior del barco.

—¿Q-q-qué pasó con el agua siendo su debilidad? Y ahora que lo pienso, ella estaba vistiendo un bikini negro debajo de ese negligé transparente. ¡¡Ella es una chica playera!!

—Jefaaa, ¿no escuchamos que ella puede controlar el eclipse lunar para usar la atracción gravitatoria de la luna y sumergir hasta el ultimo pedazo de tierra? Probablemente no deberíamos haber intentado aplicar las leyendas de la Tierra en ella…

Después de ser golpeada tan duramente, Hermelina estaba inclinada en la barandilla como una cobija colgada para cercarse, pero dejando eso a un lado…

—*Chillido*…

El escenario finalmente se estaba moviendo hacia la nueva tierra.

La Heroína, La Signora, los esperaba en ese campo misterioso.

—Está bien, Buu Buu, —dijo Beatrice mientras se inclinaba en ese gigante de rostro de cerdo desde un costado. —La Heroína podría no ser algo malo. E incluso si lo es, no perderemos. ¿No es así?

—Oh, no. Oh, no, no.

Entonces escucharon una extraña voz desde el costado.

La Bruja Blanca Philinnion había estado de aquí para allá por la cubierta con un rostro pálido por un rato ya.

—¿Qué te pasa, vaca? No me digas que no puedes nadar y el océano te asusta.

—Am, este es un asunto más grande. —La vaca con lentes y sujetadores lucía terriblemente preocupada. …No sólo estaba este barco encallado en la playa por décadas, pero, ¿no el Sabio y Sibyl le quitaron muchas partes para usar el interior de Girl’s Grill?

—Vamos, no puede ser tan malo. Quiero decir, Kallikantzaros está abordo con nosotros. Ella nos habría detenido de zarpar si hubiera un agujero en el fondo.

Hermelina tenía un buen punto, pero Philinnion jugó con sus dedos índices entre de sus enormes pechos, como si ella hubiera llegado al meollo del asunto.

—Kallikantzaros se molesta si se acercan a su barco sin permiso, ¿pero ella realmente sabe que el Sabio y Sibyl vinieron? Si se infiltraran y robaron la madera, ¿no ella no sabría nada de algún agujero en el barco?

Su elegante viaje estaba por acabar.

Todas tomaron ollas y baldes para usarlas como achicadores.

Estaban demasiado lejos de la isla para regresar, por lo que se dividieron y corrieron alrededor del gran barco para revisar por agujeros.

13

Abyss// Si ven un escenario calmado y sin cambios por bastante tiempo…

Abyss// …eventualmente podrían comenzar a sospechar de todo lo que ven ahí.

Abyss// Pero no se preocupen. Hay de hecho errores.

Abyss// Ahora, repasemos las respuestas.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: