Capítulo 21

Homura acababa de usar la ducha del Club de Exploración.

En el instante que ella regresó al vestuario con una toalla envuelta alrededor de ella, ella fue golpeada repentinamente por un agotamiento intenso.

Después de mirarse a sí misma en el espejo y dejar escapar un gran bostezo, ella repentinamente miró a un lado y vio a Misasagi-senpai sentada en una banca cerca del muro.

—…Senpai, ¿tus heridas están bien?

Senpai logró asentir, pero Homura no podía soportar ver su expresión de profundo dolor.

Aunque temerosa, Homura abruptamente se sentó en la silla al lado de Misasagi-senpai.

—Ah, cierto, cierto. Olvidé que todavía llevaba el Anillo de Transportación… Toma, te lo volveré.

Misasagi levantó su cabeza cuando Homura trató de regresarle el anillo, pero colocó su palma sobre los dedos de Homura y negó con su cabeza.

—Ya no, tengo el, derecho, de tomar, eso.

—Senpai… por favor no digas cosas como esa.

Ya no había señales de la decisiva senpai quien había abofeteado la mejilla de Homura.

—Cuando me abofeteaste, estaba sorprendida y estaba molesta contigo un poco, pero ahora entiendo que estabas pensando en mi seguridad… No estabas equivocada, senpai.

La triste expresión de senpai se aligeró un poco por las palabras de Homura. Sin embargo;

—…Hinooka-san, por favor, toma esto—

En lugar de tomar el anillo, el cual era la prueba de ser el presidente del club, senpai sacó algo más, una joya la cual emitía un brillo verde familiar, y se lo pasó a Homura.

—Esta es…¿una piedra espiritual? ¿Por qué me la estás dando a mí?

—Por favor, cuida de, Touya-kun.

—…Eh, espera, ¿senpai?

—Esta es, una piedra espiritual, de casi tercer rango, la cual he mantenido conmigo, desde que la encontré, en unas ruinas. Debería, protegerte, Hinooka-san.

—¿De qué estás hablando…?

Homura reflexivamente se acercó a senpai en una manera de reproche.

—Senpai, para mí, tenerte a ti con nosotros es más tranquilizador que cualquier piedra o anillo—

¡*Golpe*!

En ese instante, la puerta del vestuario se abrió de golpe, revelando a Kamikoma, completamente preparada con su equipo de rescate.

—¡Ahora bien, Hinooka Homura del Club de Exploración de la Preparatoria Seiran! ¡Perdón por hacerte esto cuando acabas de tomar tu baño y estás tomando un descanso con una expresión de alivio después de un día pesado de trabajo, pero tengo otro trabajo para ti!

Que le dijeran eso repentinamente unilateralmente a ella a pesar del hecho de que ella ni siquiera se había acabado de cambiar, Homura fue bastante sorprendida.

—¿Eh? ¿Ehe? Amm, amm, a-a-amm, he estado despierta por todo un día y no he tenido una oportunidad de dormir bien, así que realmente estoy al borde de colapsar aquí—

—Lo siento, pero tendrás que descansar en Nutella. No hay tiempo.

Kamikoma cruzó sus brazos, con la mera imagen de un demonio para Homura.

—¿Tengo que ponerme esa ropa llena de lodo de nuevo?

—¡De ese problema ya se han encargado!

Ameno apareció detrás de Kamikoma y levantó sus manos con estilo dramático.

En sus manos estaba un conjunto fresco del uniforme del Club de Exploración de Homura el cual había sido preparado meticulosamente. Por lo tanto, el segundo demonio apareció.

—¡Homura-san es la única que puede salvar a Takumi-san! Esto realmente me está emocionando~. Es un romance que cruza más allá del tiempo y el espacio~

—¿¡Qué estás diciendo, Ame-chan!? ¿¡Q-Qué hay sobre contactar a nuestras familias!?

Mientras los dos demonios capturaban a la fuerza a Homura y la cambiaban de ropa, su consciencia gradualmente se desvaneció.

Homura despertó de un sobresalto.

—Hah…así que fue…un sueño…

Homura abrió sus ojos mientras sentía una vibración rítmica.

—…No, supongo que no fue un sueño.

—Esa fue una gran siesta la que tomaste.

—!?

Después de que Homura gruñera medio despierta, Kamikoma la llamó brillantemente.

Taga estaba corriendo por los pastizales debajo de la luz reflejada del Bagel por la noche.

Homura y Kamikoma estaban sentadas en cada uno de los hombros de él como pasajeras de apariencia extraña.

Taga también estaba llevando un enorme marco dentro de una mochila sobre su espalda.

—Ya veo…Uuuh, no puedo creer que hice un viaje completamente de ida y vuelta con apenas algo de descanso para mí…

—Oye, estamos nosotros aquí también, ¿sabes?

—Es verdad, pero…

Homura sacó y apretó el amuleto del bolsillo de su pecho. Dentro de él, ella podía sentir definitivamente la piedra espiritual que senpai le había dado.

Pero aun así, ella no se sentía aliviada, en absoluto.

A pesar de que el sueño que acababa de ver había sido muy extremo, era muy similar a lo que había pasado en la realidad. Sentimientos de resentimiento de los cuales todavía no podía deshacerse acechaban en su corazón.

—Haaah, Homura suspiró.

Dejando eso de lado; ella pasó su atención hacía los miembros del Club de Exploración de la Preparatoria Hiyoshizaka.

Homura no podía evitar ser sorprendida por el poder de Taga y la resistencia que tenía mientras corría como un crucero terrestre mientras cargaba fácilmente a Kamikoma y Homura sobre sus hombros.

En cuanto a Kamikoma, ella estaba jugando con su laúd y ansiosamente tocándola con su plumilla acompañante mientras era golpeada y sacudida por cada movimiento de Taga.

—Taichi, corre un poco más suave. No puedo afinarlo apropiadamente así.

E incluso terminó diciendo cosas como esa.

—Vamos, Koma-senpai. Estás pidiendo algo irrazonable.

—No es irrazonable. Incluso he cocinado encima del carro-Taichi en el pasado. Cosas como curry,

—¡Esa forma de pensar en sí es irrazonable, ¿sabes?! ¡Taga-senpai, di algo también!

—…

Sin embargo, el hombre en cuestión simplemente mantuvo su confiable paso mientras tenía una sonrisa despreocupada sobre su rostro peludo.

—…Bueno, no soy quien para hablar tan ligeramente cuando me permites relajarme sobre tus hombros así, pero…

Al final de su oración, Homura en voz baja murmuró algo para ella misma, —¿Taga-senpai es un hombre de generosidad sin límites?

Ignorando el desconcierto de Homura, Kamikoma tocó en su laúd una melodía ligeramente triste que encajaba con estos pastizales de noche.

La melodía no sólo era agradable a los oídos, pero también parecía hundirse en el cuerpo de Homura y gentilmente ajustando el ritmo de su respiración y latido del corazón, reduciendo su agotamiento misteriosamente.

Parecía que la razón por la que Homura fue capaz de descansar y tomar una siesta en esta absurda posición era ampliamente debido a la magia de Kamikoma.

Mirando a Kamikoma con su visión periférica, Homura escuchó atentamente a su laúd.

—…Koma-senpai, amm, usas el modelo dodecaedro de magia, ¿cierto? Aunque escuché que tu clase era bardo.

—Oui[1]. Como puedes ver.

Ella comenzó a tocar una melodía diferente en el laúd mientras tarareaba y luces pálidas que parecían luciérnagas fluyeron de la punta de sus dedos y fueron llevadas por el viento. Parecía ser un tipo de magia de iluminación.

—Guau, qué bonito… ¿Pero por qué no usas un saxofón?

—Un saxofón funcionaría igual de bien. Siempre y cuando pueda hacer una melodía con doce tonos con temperamento igual en base a la afinación pitagórica, cualquier instrumento funcionaría. Sin embargo, el saxofón tiene mayores desventajas cuando es usado para aplicaciones prácticas en el Club de Exploración.

—Hah.

—Primero que nada; cuando sopló el saxofón, no puedo darles instrucciones a los demás.

—Ah.

—Segundo, realmente me cansaré si sigo soplando por mucho tiempo.

—Ya veo. Eso es verdad.

—Por lo tanto, me rendí de usar el saxofón y elegí un instrumento en base a, bueno, mis gustos personales de los muchos instrumentos acústicos con rango de sonido moderado.

—Eso tiene sentido.

Homura fervientemente asintió en admiración.

Justo como con el dispositivo de comunicación, las opciones para equipo útil parecían ser reducidos por las baterías.

Sin embargo, Kamikoma estaba haciendo una expresión amarga. La melodía que estaba tocando también parecía haberse vuelto más solemne y grave…

—Pero ahora lamentó haber elegido el laúd… —Kamikoma dijo con reproche.

—¿No es un poco tarde para eso?

—Pero un laúd es súper voluminoso y poco manejable, ¿sabes? Y afinarlo es muy problemático. Incluso Goethe se quejó sobre ello, ¿cierto? Él dijo que desperdició la mitad de su vida afinando su laúd.

—A mí…me gusta.

Taga, quien había estado en silencio quedándose en su papel de un carro de carreras, repentinamente dijo eso.

—Oye, ¿qué estás diciendo, maldito Pajero[2]?

Kamikoma golpeó a su miembro joven del club en la cabeza.

—B-bueno, quizá porque toma mucho trabajo ocuparse de él, que es extrañamente muy compatible con magia.

Kamikoma una vez más comenzó a tocar una melodía tranquilizadora.

Desde el punto de vista de Homura, Kamikoma y Taga estaban muy calmados, haciendo imposible el pensar que se estaban dirigiendo al castillo de una peligrosa bruja.

Incluso ahora, si ellos trataban no sólo de salvar a Touya, sino también traer de vuelta a esa problemática chica lobo, una feroz batalla con la bruja podría esperarse en el peor de los escenarios.

Sin embargo, era verdad que Homura se sentía alentada por su tranquilidad.

—Senpai es terrible…—Homura murmuró con un suspiro.

—…¿Hmm?

—Me refiero a cómo abdicó su responsabilidad a mí… usando la excusa de estoy más familiarizada con la ruta para ir ahí.

—…

Taga también miró a Homura mientras ella movía sus piernas en descontento.

—Es verdad que también estoy preocupada por Touya-kun, pero ella no tenía que darme toda la responsabilidad tan unilateralmente así. Las cosas de las que soy capaz de hacer son realmente limitadas.

—…No lo digas así.

Mientras Homura ponía mala cara, Kamikoma la reprendió suavemente.

—A diferencia de Mayo, quien estaba inconsciente cuando los lobos vinieron y se la llevaron, tú fuiste capaz de determinar el terreno de los alrededores, así que creo que traerte a ti como nuestra guía es lo lógico. Bueno, también es porque hay una probabilidad de que vayamos a quedar atrapados aquí nosotros si damos incluso un mal paso en esta misión de rescate.

—¡En ese caso…!

—Sin embargo, ella no está siendo excluida de esta misión sólo por sus heridas. Sería una mala idea traer a Mayo a Nutella cuando ella está en ese estado.

—…

Todavía sin estar convencida, Homura furiosamente volteó su mirada hacia adelante en la dirección en la que se estaban dirigiendo.

La mirada de Kamikoma se volvió suave y madura mientras miraba a Homura.

—Ella necesita tiempo. Tiempo para curar sus heridas. Esto es…algo que ni siquiera mi laúd puede curar.

A pesar de esas palabras, Homura permaneció distraída.

—…¿Senpai va a renunciar a este paso?

Homura se agachó con una mirada triste. Lágrimas gradualmente se reunieron en las esquinas de sus ojos.

—El que ella renuncie a ser una investigadora… eso es demasiado injusto. Después de que ella dijo cosas como tener un persistente espíritu de pelea… y un corazón que nunca vacila…

—…

Kamikoma tocó la melodía para la magia de iluminación e hizo que el orbe brillante que apareció permaneciera fijo sobre su hombro. Entonces ella amarró su laúd a su espalda y sacó el mapa de su bolsillo.

Ella revisó y confirmó su ruta mientras miraba a las montañas iluminadas por la luna y el Bagel.

Entonces, mientras guardaba el mapa de nuevo, ella finalmente dijo.

—…Mori-chan podría haber dicho esa clase de cosas, pero ella seguramente cree en Mayo. Ella conoce a Mayo desde hace mucho más tiempo que yo, desde que ella era pequeña. Mori-chan sabe que ella no es la clase de persona que se rinde tan fácilmente. Por supuesto, yo también creo en Mayo.

—Pero senpai huyó.

Kamikoma miró fijamente a Homura por encima de la cabeza de Taga.

Ella estaba haciendo la misma expresión seria y solemne como la vez que ella habló sobre Kujou.

—Todos tienen alguna debilidad en ellos. Ninguno de nosotros es perfecto. Logramos superarnos al apoyarnos entre sí. Si no puedes reconocer y aceptar esa debilidad, eventualmente terminarás completamente sola.

—…Completamente sola…

—Estará bien. Mayo definitivamente se recuperará y se pondrá de pie; cuando ese momento llegue, por favor, Homura, debes estar ahí a su lado. Junto con ese granuja de Touya.

img032_1

[1]Sí en francés
[2]Se refiere al Mitsubishi Montero que antes era llamado Pajero, no al “Pajero” que en México usamos para otra cosa :v
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: