Capítulo 3

Parte 1, Parte 2, Parte 3, [crucial notice] De las Notas de un Cierto Cazador [on the pinup board]

1

Había algo ahí.

Tenía que haber algo malo más adelante.

Estaba listo para eso. Era más una línea mental defensiva que tener un plan en sí, pero todavía estaba nerviosamente cuidadoso.

Sólo tomó un paso.

Después de un solo paso al descender las escaleras, me di cuenta que había cometido un error.

No había luz o sonido obvio. No encontré un fantasma con una parte inferior transparente o un guerrero caído ensangrentado.

Sucedió tan pronto la suela de mi zapato tocó el piso de concreto.

—¿¡Agh!?

Se sentía como si hubiera pisado en alguna clase de contaminación súper pegajosa. Rápidamente apunté la luz trasera de mi Smartphone a mis pies…pero no había nada ahí. A pesar de que mis dedos sentían una desagradable sensación como si mi pie se hubiera hundido hasta el tobillo en una escupidera llena. Cuando levanté mi pie, parecía extraño que ningún hilo pegajoso estaba adherido.

¿Sagawa Akemi realmente había corrido acá abajo para tranquilizarse?

¿Espíritu Maligno esparció esto con el fin de amablemente atraer a sus miembros?

¿En serio?

Todo lo que sentía era un presentimiento de que me había equivocado en algo.

—¿Ayu…mi? ¿¿¿¿Sabes qué es…esto????

—Soy uno de los productos, por lo que no sé cómo es creado todo aquí. No sé qué está escrito en los textos Bokor. Pero si simplemente están usando componentes de drogas para distorsionar nuestra percepción, no debería haber alguna forma de que afecte a todos de la misma manera. Quizá espolvorearon harina y proporcionaron alguna clase de sustituto para las membranas de piel o mucosa.

…Mi tonta hermana menor dijo cosas que no entendía, pero eso no era lo que importaba. Ayumi notó está extrañeza también.

—…

En la Ciudad Kukyou, cada casa supuestamente tenía un espacio subterráneo para ser usado como un refugio contra desastres. Esas puertas selladas en realidad conectaban a una red de túneles a gran escala creada por la Cruz Brillante para secretamente secuestrar Archienemigos, pero la gran entrada redonda de aquí había estado abierta.

…¿Pero cómo?

La manija central estaba doblada, y algunos pernos estaban salidos. Pero esas cosas estaban diseñadas para resistir desastres, por lo que deberían haber sido capaces de sobrevivir un ataque de un tiranosaurio.

Podía jurar que algo estaba saliendo de la brecha de la puerta ligeramente abierta.

Mientras más estrechaba mis ojos para determinar qué era, más su contorno oscilaba y sus colores bailaban.

Por último, parecía como cabello largo húmedo.

—Onii-chan, tranquilízate. Vas a salvar a la Representante de la Clase, ¿cierto?

Cuando Ayumi dijo eso, la cosa reluciente se retiró un poco. Pero todavía podía verla con mi visión periférica, pero dudaba que fuera real. Podría haber sido una mezcla de mentiras y la verdad. No sabía si eran pedazos de carne o harina, pero lo que fuera que estuviera arrastrándose a mis pies era insignificante. Si algo verdaderamente poderoso estuviera al acecho aquí, ya habría sido asesinado.

Incliné mi Smartphone a los costados, y vi el paisaje a través de él.

—Maxwell, investiga la imagen por cualquier objeto que pudiera desencadenar un fenómeno de simulacro. Similarmente, revisa por cualquier cosa; manchas en las paredes, espaldas de insectos, etc., que pudieran lucir como un rostro, mano o forma humanoide, y resáltalos con un color solido.

—Claro. Ejecutando proceso de enmascaramiento.

…Incluso si lo que pensabas que era un fantasma, era en realidad pasto pampas seco, la habilidad de desencadenar esa clase de malfuncionamiento en la percepción con una tasa de éxito del 100% seguía siendo una amenaza. No podía desperdiciar tiempo en ilusiones creadas por mi propio cerebro cuando cualquier podía estar yaciendo a la espera adentro de estos peligrosos túneles.

—El cuerpo está dividido en 5 partes, —murmuró Ayumi. —Creo que esto está interfiriendo con el Ti Bon Ange, el cual está relacionado con la memoria y personalidad. Aunque no podría decir si es para agitar la búsqueda o fortalecer el estado mental del practicante de Vudú.

—…

—Las cosas arrastrándose por los muros y en nuestros pies podrían ser sólo bultos de harina inyectados con Gros Bon Ange…no, sólo con un Nanm para permitirle moverse en una forma muscular. Aunque no podría decir si es para esparcir la impuridad o comérsela para limpiar.

Respiré y exhalé.

La pegajosidad a mis pies en su mayoría se había ido. Los bultos de harina del tamaño de un zapato huyeron de mi vista como un muelle de cucarachas en una playa rocosa.

¿Este lugar siempre había sido así?

No era como si conociera bien el lugar. Y dado lo que había pasado en este espacio subterráneo oscuro, era mejor alejarse.

En general, se sentía como un túnel del metro. Tenía un techo en forma de domo y luces fosforescente en los muros a intervalos iguales. Los pilares tenían números y letras pintados sobre ellos, y había carriles en el suelo.

Definitivamente había sido un lugar aterrador.

Pero como visitar una casa encantada una segunda vez o volver a jugar un RPG, pensé que tendría una ventaja al saber la disposición del lugar. Pensé que la ubicación nos ayudaría.

Y, sin embargo, ¿esto se sentía diferente?

Se sentía como si nunca hubiera estado aquí antes. No, era como si hubiera comenzado a jugar en modo de muerte súbita de alta dificultad de la que nadie me comentó.

—Hay manchas de sangre sobre el suelo, —dijo Maxwell. —Continúan más adelante. He terminado de marcar el escenario a través de la pantalla.

—Estas no son las huellas ensangrentadas de antes.

—Claro. No tiene herramientas para analizar las muestras de sangre, pero esto podría provenir de otro lado. Quien estaba huyendo, podría haber notado las huellas de aquí, y limpiado sus zapatos con un trapo que entonces comenzó a gotear, o quizá ella se habría herido a sí misma.

…¿La estábamos alcanzando? ¿O sólo estábamos siendo atraídos más adentro?

Sentía como si sólo siguiera mirando el espejo, y me preguntara a mí mismo las mismas preguntas una y otra vez. Las palabras comenzaron a derrumbarse en mi cabeza.

—Vamos, Onii-chan. Ya sea un Ti Bon Ange o un Nanm, las cosas no deberían ir de acuerdo al plan si tienen que sacar su arma secreta. No falta mucho ya.

—C-cierto.

Penosamente asentí. En algún punto, Ayumi y Maxwell habían tomado el liderazgo. Este lugar tenía una forma de sacarme de balance sin importar lo que estaba intentando hacer.

Tragué saliva y seguí los puntos de sangre en el suelo a través del espacio subterráneo abandonado. Tenía problemas en imaginar qué tan seria tenía que ser esta herida en base a la cantidad de sangre. Aunque no parecía ser una herida superficial.

Confié en la luz trasera del Smartphone para continuar a través del túnel curveado.

Ayumi no estaba sosteniendo una luz mientras caminaba a mi lado. Había muchas cosas que no sabía sobre la fisiología de un Zombi, pero ella quizá podía tener una buena visión nocturna.

Unos cuantos túneles más se unieron a este, pero no dudamos. Las manchas de sangre sobre el concreto no podían haber sido un rastro más obvio.

Escuché un sonido extraño desde la oscuridad de uno de esos túneles alternos.

Sonaba como una corriente de aire soplando a través de un agujero.

…No, esperen.

¿El viento? ¿¿¿En este vasto pero cerrado espacio subterráneo???

—Esto es malo. ¡Una de las salidas está abierta! ¡¡Sagawa Akemi va a escapar!!

—¡Espera, Onii-chan!

Ayumi frenéticamente me llamó, presumiblemente porque su visión nocturna era mejor.

Pero era demasiado tarde.

Sólo un paso demasiado tarde.

Mi pie.

Mi pie piso…algo.

¿Algo como el fondo lodoso de un pantano?

—……………………………………………………………………………………………………………………………………………………

No me moví por un tiempo

Ni siquiera revisé en qué me había parado. Pero podía saberlo. Esta no era una extraña ilusión como antes. Ni era un misterioso bulto hecho de harina. Esto definitivamente e indudablemente era real. Había cruzado una línea prohibida. Literalmente había plantado mi pie por completo en un tabú.

Un olor oxidado llegó a mi nariz. Pero no por oxido en sí. Simplemente era “oxidado”. Justo como alguien hablando una palabra tabú, mi mente evitó producir la respuesta en sí.

No estaba haciéndolo conscientemente.

Grandes perlas de desagradable sudor cayeron de mi mejilla hacia mi mentón, y un escalofrío recorrió mi cuerpo. Y esa acción se colocó en mi visión. La distancia era cero, y nuestras coordenadas se traslaparon. Estaba justo a mis pies.

¿Podía llamarlo…sangre?

Era un rojo oscuro con la cantidad para llenar un balde. Pero no podía en realidad llamarlo un líquido puro. Era más como una bola de gelatina…

—¿Urp? ¿¡Wahh!?

Era tan desagradable que reflexivamente tiré de mi cintura hacia atrás. Perdí mi balance, y caí hacia atrás sobre mi trasero.

Pero no se había acabado.

¿Qué era ese sonido de viento? Ayumi me dijo que me detuviera porque ella había visto algo en la oscuridad. ¿¡Qué más había ahí!?

El sonido irregular, que parecía un silbido, estaba sorprendentemente cerca. Había entrado en pánico, pero esto en realidad me daba algo de calma racional de nuevo a mi mente. Era como la extraña ilusión óptica donde una rueda gira lo suficientemente rápido que empieza a lucir como si girara al otro lado.

Sí, eso era correcto.

—…¿Cerca? Pero no hay ninguna salida por aquí…

Y a pesar de sonar como el viento, ninguno de nuestros cabellos se estaba moviendo. No había ninguna puerta redonda gigante cerca. Entonces este sonido tenía que ser algo más. No era el viento.

Mientras tanto, mis penosos ojos de humano se ajustaron a la oscuridad.

Podía ver el marco de algo ahí.

¿Qué era?

Algo delgado y alto estaba en el centro de la intersección entre los dos túneles.

Alguien.

Sí, no era algo. Alguien.

—¿¡Eek!?

Pero el sonido no estaba proviniendo de él.

Provenía de sus pies.

Una chica de preparatoria desesperadamente se estaba aferrando a los pies de la delgada figura mientras tosía bultos blandos…y el extraño sonido…provenía de…¿su garganta…?

—T-tú,,,¿¡qué estás…qué estás haciendo ahí!?

Finalmente levanté la luz trasera de mi Smartphone.

Y la luz reveló todo.

Un joven enfermamente pálido con lentes de marco delgado lucía como si hubiera pisado pintura debido a su traje y corbata negra.

Y a sus pies, Sagawa Akemi lucía como si le hubieran dado un veneno letal.

2

—Oh…

No importaba qué tan cerca mirara su boca, era imposible saber lo que ella estaba tratando de decir.

—Ah…¿eh?

Los ojos de Sagawa Akemi se hicieron para atrás de su cabeza. Incluso ella debió haber tenido algo de orgullo como una chica que ella había intentando preservar desesperadamente. Pero ella finalmente alcanzó su límite, y un trozo más grande que su rostro explotó en su boca, y ella colapsó de cabeza en la masa roja oscura que había escupido.

Un miembro del mercado negro había estado esperando aquí para ayudar a escapar a Sagawa Akemi. Habían usado eso como una escusa para silenciarla, y borrar cualquier rastro que condujera a Espíritu Maligno.

En este punto, recordé un documental de animales que había visto antes.

En un experimento para probar la fuerza del veneno de una cierta serpiente, había tirado gotas del veneno en un balde con sangre de cerdo. Después de revolverlo, la sangre se había vuelto demasiado gruesa para remover el palo para revolver.

Pero esto no era eso. ¡Este tabú no podría nunca existir en el mundo natural!

—…¿S-siquiera qué hiciste…para causar esto…?

—¿Qué hice? Apreté algo de jugo de limón, eso fue todo.

Ese dios de la muerte abrió su boca mientras tocaba el suelo con un bastón que lucía como una J boca abajo. Su mano estaba alrededor de una cabeza de metal la cual parecía tener la forma de un pequeño cráneo.

Fue suficiente para que mi corazón saltara en mi pecho. Él en realidad me respondió. Eso debería haber sido completamente normal, pero tenía problemas en confiar que algo fuera normal aquí.

¿Qué era él?

¿Un Archienemigo como Ayumi y Erika? ¿¡En serio!?

—¿Te es familiar? Es la más básica de las maldiciones Vudú. Cortas la mitad de una lima creciendo en árbol, dejándola otra mitad en la rama. Realizas un cierto ritual con la mitad que tomaste, y la mitad que dejaste se desarrollará en la más fuerte e indetectable toxina. Hay un antídoto: tomar la mitad ofrecida en el altar y dárselo a la víctima.

—…Maxwell.

—El método exacto no es proporcionado, pero una enciclopedia en línea sí tiene una entrada sobre veneno de lima. Y la explicación general es la misma.

Salvo cosas tontas como teniendo a este tipo escribiendo esa entrada por su cuenta, este era el de verdad.

Él era Espíritu Maligno.

¡Él era un verdadero Bokor acechando en las profundidades de ese mercado negro de Vudú!

No podía leer sus emociones. Él inclinó su cabeza con ojos como agujeros de árbol, sus largos flecos se sacudieron, y él parecía más concentrado en Ayumi que en mí.

—Esto es un problema. ¿Qué creen que están haciendo aquí? No parecen ser Bokors de Espíritu Maligno.

—¡Dame a-…!

—¿Qué importa eso? Al menos, no parecemos aliados, ¿o sí?

Estaba más motivado por mi abrumada mente que por furia justa justo cuando estaba a punto de gritarle que regresara el alma de la Representante de la Clase, pero Ayumi fríamente se interpuso.

…Este hombre era del mercado negro.

Esas personas pondrían una etiqueta de precio sobre todo, por lo que no podía dejarlo saber que la muñeca de Vudú en su mano tenía algún valor especial. Él la usaría como rehén…

Mientras tanto, los horriblemente enfermos ojos de este dios de la muerte escanearon a Ayumi de pies a cabeza, y el neuróticamente tocó el suelo con su bastón con cabeza de calavera.

—…¿Oh? Esa sí que es una preservación impresionante. Muy parecido con los robots, los Zombis son creados por su labor, por lo que es inusual encontrar a una que preserve el cerebro así. Pero eso sólo profundiza el misterio. ¿Por qué alguien ignorante del Vudú tiene un producto de tan alta calidad?

—…Sólo para que lo sepas, los métodos de control Hougan no funcionan en mí.

—No, imaginaría que no. Tu cerebro es demasiado fresco para darle ordenes. Ya veo. Por lo que, los cuatro aspectos de tu cuerpo han sido entrelazados sin cortar el Ti Bon Ange. Esa estructura te da autonomía. Realmente se te debería haber permitido dormir en la tierra un poco más para destruir tu decisión de hacer poder.

Este era un lado de Ayumi que nunca había visto.

Esto era malo. Dentro de poco, mi conocimiento estaría lejos de ser adecuado. Como alguien que dejó de ir a la escuela después de cagarla en sus tablas de multiplicar, o como alguien cuyas deudas sólo siguen aumentando, sería abrumado completamente.

—Habiendo dicho eso, fuerza es fuerza. Chico, úsala como gustes, y envíala hacia mí como gustes. Ella es tuya, ¿no?

Esa frase prendió algo en mi mente. Todo finalmente se concentraba.

Espíritu Maligno.

No sabía las distinciones detalladas entre Vudú Hougans y Bokors.

Pero sabía que usarían, absorberían y arrojarían todo, incluyendo humanos y religiones. Transformarían a humanos que ríen y lloran en cadáveres caminantes para lograr sus metas.

Podía ver ahora cómo eso se había transformado en un mercado negro. Y nunca tuve la intención de llevarme bien con ellos.

—¡¡Tú…!!

—Advertencia, —dijo Maxwell.

Pero el fuego dentro de mí fue extinguido tan pronto comencé a dar un paso hacia adelante.

El hombre en traje frotó la calavera de metal de su bastón en forma de J invertida, y después la golpeó contra el suelo.

Y palabras se desbordaron de su boca.

—Pero eso quiere decir que no habrá resentimientos. Si usas una criminal, entonces difícilmente te puedes quejar si yo uso una criminal por mi cuenta.

Algo se retorció.

Era a los pies de ese sombrío hombre con ojos enfermizos ocultos detrás de sus lentes. Era la chica de preparatoria, Sagawa Akemi, quien había permanecido inmóvil desde que colapsó de cabeza en el bulto de lo que parecía gelatina roja oscura. En vez de algo suave levantándose, era más como si su cabeza, brazos y piernas se retorcieran alrededor como serpientes forcejeando.

Los ojos de Ayumi se abrieron ampliamente, y gritó.

—¿¡Polvo Agudo Zombi!? ¿¡Directamente debajo de una ciudad tan grande!?

—La toxina de lima no es más que un encendedor destinado a activar eso. Además, los venenos y las medicinas son los dos lados de una misma moneda. Si puedes sólo usar venenos letales para matar, tienes un largo camino por recorrer como un sacerdote que tiene todas las cosas a su disposición.

El dios de la muerte usando traje no parecía importarle en absoluto.

—Y una mutación controlada es mucho mejor que los métodos tradicionales cuando se trata de remover el Ti Bon Ange del cuerpo, y juntado el árbol de aspectos. ¿Y por qué la sorpresa? Nosotros, los Bokors, hemos ofrecido un sacrificio a un espíritu maligno, por lo que podemos adquirir todo excepto a la persona que más nos importa.

El desenfrenado sacerdote de cabello negro era un contraste perfecto. Él estaba casi completamente roto, pero él no se movió ni un milímetro. Él dijo que había ofrecido a la persona que más le importaba. ¿Este era el resultado final de alguien que fracasaba en encontrar algo más importante que ellos mismos?

—La situación es demasiado urgente para enterrarla, y permitirle a su cerebro madurar. Sus movimientos serán algo torpes ya que la separación del Ti Bon Ange estará incompleta, por lo que debo disculparme por adelantado.

3

Esto era diferente a las imágenes del occidente vistas en películas y juegos. Esto era la creación de un Zombi por el ritual secreto Vudú llevado acabo por un legitimo Bokor.

Extinguidor, hachas para incendios, palanca de cambio de carril…lo que fuera. Mis ojos se pasaban por todos lados en busca de alguna clase de arma para que mis piernas no cedieran por el miedo. Cuando Ayumi y Sagawa Akemi (quien estaba siendo controlada como una marioneta) comenzaron a agarrarse con fuerza monstruosa rivalizando maquinaria de construcción, significaría mucho si pudiera sentir como si pudiera hacer algo.

O eso pensé.

Y sin embargo…

Sin advertencia, el uniforme de Sagawa Akemi se hinchó desde adentro, y su cuerpo entero se infló como un globo redondo.

—¿Qué…ah…?

Tenía a Ayumi como un ejemplo de un Zombi. Me era muy familiar ese Archienemigo, por lo que, cuando esta extraña forma era tan diferente, mi mente tuvo problemas para seguir el paso.

—¡¡Onii-chan, escóndete!!

Un tremendo impacto me golpeó por el costado mientras Ayumi me hacía a un lado, como si hubiera sido golpeado por una pequeña motocicleta. Y tan pronto los dos nos colocamos detrás de un pilar de concreto…

—!?

—!!

…¿Cómo podía siquiera describirlo?

No provenía de su boca. De hecho, ella parecía retener algo de sus sentidos al final. Pero porque ella desesperadamente cerró sus labios, y no tenía a donde ir, una línea vertical partiéndola se abrió de su garganta hasta cerca de su ombligo. Ya que estaba metido detrás del pilar, no vi lo que pasó después. Pero escuché un sonido húmedo explosivo. Probablemente era sangre, carne, grasa y huesos completamente transformados. El horrible sonido que sonaba en mis oídos era como meter un cuerpo humano disuelto en una bomba y esparciéndolo como si fuera una manguera. El frente y los costados del pilar chisporrotearon como cocina china. No se sentía en absoluto como si estuviéramos a salvo aquí. El sonido explosivo que se quedaba en mis oídos y la neblina blanca que colgaba en el aire parecían muy siniestras.

No podía ver directamente adelante debido al pilar protegiéndonos. Pero escuché una voz monótona del joven hombre que tenía que estar al lado de ese cañón, el cual lanzaba la piel y sangre contenidas en la bolsa de carne.

—El verdadero propósito y esencia de los Zombis es convertir a criminales en una fuente de trabajo que apoyará a la comunidad gobernada por el sacerdote. Y el trabajo físico realizado con fuerza monstruosa es lo único que se les demanda.

¿Él no era afectado?

En el simulador, los Zombis habían tratado de morder a quien fuera que se acercara, incluso Ayumi. ¿Él tenía una forma de dejar de ser un objetivo o al menos controlarlos parcialmente?

Ayumi susurró algo de información extra mientras prácticamente la abrazaba.

—Es como una computadora zombi. Si un ritual sería demasiado arriesgado para hacerlo por ti mismo, construyes un filtro usando una pobre víctima. De esa manera los efectos secundarios no te pueden tocar.

—El Petro es demasiado indomable, sabes. Los rezos a ellos pueden ser bastante efectivos, pero las maldiciones, cuando la cagas, son bastante crueles realmente. Nunca duele tener algo de seguro.

El Bokor habló calmadamente antes de que yo pudiera decir algo.

…¿Él podía escuchar nuestra conversación? ¿O sólo había supuesto que estaríamos hablado algo similar?

Mientras más lo pensaba, más me atrapaba.

Le hablé a Ayumi en mis brazos.

—Más importante aún, ¿qué le pasó a la muñeca de la Representante de la Clase? ¿Sagawa lo tiene o ese Bokor la tomó?

—Siempre se trata de ella contigo, ¿no?

—¿Y tienes qué preguntar? ¿Debería añadir eso en el perfil de mi blog?

Este hombre era el mercado negro. Él no permitiría que un “producto” se desperdiciara, sin importar lo que fuera.

Saqué una bolsa de pañuelos de mi bolsa, lo hice una bola y lo arrojé fuera del pilar.

…Tenía miedo de la neblina blanca y lo pegajoso, pero el pañuelo no se descoloró, disolvió o incendió inmediatamente. ¿Estaríamos bien siempre y cuando esa cosa no se nos tirara en la cabeza directamente?

En su lugar, el movimiento debió captar su atención porque escuché algunos sonidos pegajosos proviniendo más allá del pilar.

—¡Parece que ese cañón de intestinos no fue algo de una sola vez…!

—Con el filtro colocado, no le importa al Bokor cuántas veces el ritual fracase. Debe ser un arma ecológica que puede alternativamente disparar y recargar cuantas veces él quiera. Repetidamente empieza a caminar, intencionalmente fracasa el ritual y destruye cualquier obstáculo con sus intestinos. Nada podría ser más molesto.

Por supuesto, todo se acabaría si esa cosa circulaba alrededor del pilar. No sabía exactamente qué pasaría si recibíamos un golpe directo de eso, pero realmente no quería pensar en ello.

—…Onii-chan, comienza a correr a mi señal.

—Ayumi.

—Estaremos acabados si ella circula aquí. Hay otro túnel por ahí, ¿cierto? Necesitamos actuar antes de que eso ya no sea una opción. ¡Vamos!

Tragué saliva.

Su fuerza muscular era 10 veces más que la de una persona normal. En lugar de empujarme o jalarme, ella esencialmente me arrojó por detrás del pilar.

Aun así, el tiempo pareció detenerse en el instante que mis ojos se encontraron con esa masa aplanada de carne.

La línea bajando al centro de su cuerpo se retorció irregularmente.

Con un sonido parcialmente fuerte, el túnel una vez más fue llenado con los componentes pegajosos de un cuerpo humano.

Eso estuvo extremadamente cerca.

Un paso antes de la intersección, rodé a un camino diferente que se separaba como una “y” minúscula, y apenas escapé de la explosión húmeda.

Nunca podría siquiera acércame en una pelea normal. ¡No al horrible cañón en el que Sagawa Akemi se había convertido, y no al Bokor esperando detrás de ella!

Ayumi dijo más en la brecha entre ataques.

—No hay tiempo. Onii-chan, usa a Maxwell para encontrar otro camino alrededor. Con vías de agua de emergencia para inundaciones y cuartos de energía de reserva, tiene que haber muchas puertas y pasajes. Esa cosa parece sólo usar una acción simple. Como una Zombi también, atacaré de frente y haré tiempo para que circules por detrás, y golpees al Bokor por detrás de la cabeza.

—No, Ayumi. ¡Tu cuerpo podría ser resistente, pero no puedes regenerarte como Erika! ¡No puedes sólo reunir todas partes como esa cosa puede, ¿cierto?!

—Todavía tendría una mejor oportunidad que tú. …Y no vas a huir hasta que salves a la Representante de la Clase, ¿cierto?

—…

—¿Ves? No te pediría que hicieras algo que no puedes hacer. Sé que no huirás. Así que, hagamos lo mejor que podamos bajo esas condiciones.

No tuve el tiempo para decir su nombre y se detuviera. El cabello familiar de mi hermana menor con coletas y sus extremos enrollados se desvanecieron de nuevo en el túnel lleno con humo acido.

El horrible sonido húmedo del cañón sonó de nuevo.

—¡Maldición!

No había forma de detenerlo ahora. Si quería minimizar las heridas de Ayumi, tenía que terminar esto tan rápido como fuera posible.

—¡Maxwell, busca una ruta!

—No. Haces sonar eso muy simple, pero ¿de dónde se supone que encuentre un mapa de la instalación secreta de la antigua Cruz Brillante, imbécil?

¡¡A-Ayumi, el plan ya está fracasando!!

Pero justo como ella había dicho eso, no había forma de retractarse ahora. En su mayoría corrí a ciegas a través de los túneles bifurcados mientras confiaba en el eco para ir dando la vuelta.

Sí, eso quería decir que el disparo y recarga estaba continuando.

—Esto es una locura…

Ese Bokor y Zombi originalmente habían sido humanos, ¿cierto? ¿Un simple conjunto de “enseñanzas” realmente los cambiaba mucho? ¡¡Si eso era así, en realidad estaba impresionado del potencial encontrado en los humanos!!

—Estoy cancelando el ruido del eco, y mostrando la dirección la pantalla, —dijo Maxwell. —No puedo garantizar que sea 100% precisa, pero por favor úsela como una estimación.

—¿Por aquí?

A pesar de que estaba confiando en el sonido, fui guiado a una puerta de metal oxidada en un muro de concreto. ¿Maxwell estaba usando el sonido mientras pasaba a través de los objetos? Lentamente abrí la puerta, y apunté la luz trasera hacia adentro para encontrar unos cuantos casilleros oxidados alineados y caídos. Podría haber sido un cuarto para los trabajadores de inspección y mantenimiento.

No quedaba maquinaria o equipo relacionado con la Cruz Brillante, pero había unas cuantas herramientas yaciendo ahí. Tomé una larga llave inglesa.

Había unas cuantas puertas más, pero Maxwell me guió a un panel cuadrado en el piso. ¿Conducía a una de las vías de agua que mencionó Ayumi? Sólo esperaba que esa cosa pegajosa no estuviera fluyendo por ahí.

Pero.

Algo se me ocurrió mientras bajaba al subterráneo (cuando ya estaba en el subterráneo)

Incluso si convenientemente evitaba a Sagawa Akemi y llegaba detrás del Bokor, ¿qué haría entonces? ¿Podría silenciarlo con esta arma? ¿Con un solo golpe sin que él me notara? No había tiempo para pensar en contenerse. Así que, ¿¿¿tenía que hacerlo con la intención de asesinarlo???

A-A-Ayumi, idiota. Comenzaste esto sin pensarlo bien, ¿no es así? ¿No todo se está derrumbando a nuestro alrededor?

Mientras tanto, me agaché para viajar a través de un tubo de acero de un 1m de grosor.

El sonido húmedo del cañón se hacía más fuerte. Estaba cerca. Regresaría a ese campo de batalla irrealista dentro de poco. Probablemente había tenido éxito en darles la vuelta. Una vez que subí de vuelta, habría pasado del títere lleno de gas en el que Sagawa Akemi se había convertido, y encontraría al Bokor esperando con espalda desprotegida.

Sólo los sonidos me hacían quererme desmayar. Quería acabar con todo tan pronto fuera posible. Ajusté mi agarre en la pesada llave inglesa en una mano, y sostenía mi Smartphone en la otra mano mientras me acercaba.

Seguí las indicaciones de Maxwell hacia otro panel cuadrado en el que podía levantarlo como la tapa de un pozo.

El sonido se hizo mucho más fuerte. Estaba bastante cerca. Estaba en el punto ciego sólo un poco más delante de una curva en el túnel.

—Maxwell, notará una vez que me acerque, así que apaga la luz trasera.

—Estará casi completamente oscuro, por lo que tendrá que pasar el resto del camino a ciegas.

—Las cámaras de los Smartphone de estos días son más sensibles que el ojo desnudo, ¿cierto? No necesitas mostrarlo en la pantalla, pero te lo dejaré a ti. Una vez que esté en rango, enciende la luz. Usaré eso como mi señal para atacar, por lo que, mantén mi distancia en mente.

—¿Y si el Bokor lo nota antes?

—Entonces destella la luz tan fuerte como sea posible.

No muy lejos.

…Un paso más.

No podía ser mucho más lejos que eso…

Y el juicio se hizo.

Con un destello de luz como un rayo, todo en este túnel de curvas se quemó en mis retinas.

…..….….….….….….…..….….….….….….…..….….….….….….…..….….….….….….…..….….….….….….…..….….….….….

Mi respiración se detuvo.

La luz trasera aclaró mi visión. Maxwell envió varios mensajes de advertencia, pero no tenía el tiempo de leerlas.

Estaba equivocado. No había entendido nada.

Sólo había escuchado el sonido hasta ahora. No había visto la fuente en sí. No debería haber asumido que entendía porque yo existía en la misma zona. Debería haberme preparado para un impacto mayor. Debería haber estado mejor preparado antes de intentar esto.

Rojo y negro.

Los colores estaban por todos lados.

Era como una prueba de Rorschach hecho al tirar más y más pintura en los muros y suelo. Había algo de blanco, y algunos suaves bultos de rosa mezclados, ¿pero en dónde habían estado originalmente esos en su cuerpo?

…Eso había esperado encontrar, pero iba más allá de eso.

Había triángulos retorcidos contenidos en círculos.

Eran símbolos astrológicos.

Había filas de letras aplastadas.

Esto no pasaría por coincidencia. Esto no era una clase de prueba psicológica que me hacía ver significados y símbolos que no estaban ahí …Había sido diseñado de esta manera. ¿¡Ese villano del Vudú había hecho que Sagawa Akemi expulsara sus intestinos una y otra y otra y otra y otra vez para crear esto!?

Sí, el disparo y recarga de Sagawa Akemi había usado los efectos secundarios de un ritual fracasado. Ella había sido un rompeolas desafortunado. Eso quería decir que el Bokor, que tenía el control, tenía que estar realizando alguna clase de “ritual” para orarle a ese Petro o quien fuera que fuese.

Era un círculo mágico.

Tan pronto entró a mi visión, se sintió como recibir una pistola paralizadora por detrás de la cabeza.

—¿¡Gah!?

—Oh, cielos.

El hombre en traje se volteó cuando vio la luz y escuchó mi grito descuidado, pero no había nada que pudiera hacer. Mi espalda fracasó en soportarme, y caí en el suelo.

Vi un destelló frente a mis ojos.

¿Sólo verlo era suficiente para hacer esto? ¡Esto iba más allá de luces destellantes en rojo y azul!

—Ya veo. Así que, ese fue tu truco. De hecho, la inteligencia humana es más aterradora que la fuerza de un monstruo.

¿Dónde estaba la llave inglesa? ¿A dónde había ido mi Smartphone? Ni siquiera podía reunir la suficiente fuerza para levantarme. Si no concentraba mi mente, me desmayaría.

—Esa impresión visual estaba destinada a usarse contra un Archienemigo. Directamente interfiere con el Gros Bon Ange. Me disculpo por la completa exageración, pero esta es una batalla. Debo pedir que no tengamos resentimientos sobre el resultado.

—…Maldición.

No podía mover mis brazos. Al igual que mis piernas. Mi mejilla dolía como si el grueso carril de metal se me hubiera clavado ahí, pero ni siquiera podía rodar. Dudaba que siquiera pudiera abrir mi boca apropiadamente.

Pero ese era un problema serio.

Tenía que recuperar la muñeca de trigo conteniendo el alma de la Representante de la Clase. No sabía que le había pasado a Ayumi, pero no podía permitir que fuera más lastimada. Y más importante aún, no podía permitir que ese maldito mercado negro Espíritu Maligno continuara funcionando.

—Maxwell…¿dónde estás? Contéstame…tengo instrucciones…elabora un sistema…de recuperación.

—¿Hm? ¿Es ese tu dios? Qué extraño. Entonces, ¿cuál es tu conexión con ese títere que usaste como escudo? No parece que le hayas removido su Ti Bon Ange para controlarla.

Mientras los sonidos del cañón húmedo continuaban, mi visión lateral parpadeaba irregularmente, y se estrechaba. No, no me podía permitir desmayarme. Sabía eso, pero mis dedos convulsionando no podían detectar la sensación familiar del Smartphone. Sólo era un chico de preparatoria sin Maxwell. Y, sin embargo, tenía que levantarme contra este genuino ocultismo…

—Quisiera confirmar una última cosa. Chico, ¿de qué lado estás?

—…?

—La mujer causando problemas arriba es una Valquiria, por lo que, debe ser una asesina de los dioses. Pero, ¿qué hay de ti? ¿Eres el guía que ella necesitaba para encontrarnos, eres la alarma que los llamó aquí con tu grito, o eres un testigo que observa lo místico y esparce la palabra de lo paranormal? Para ser honesto, no veo razones para que estés en este escenario.

—…¿De qué…estás hablando?

Este Bokor del Vudú era un humano, pero él poseía un poder paranormal más grande que un Archienemigo. No podía imaginar cómo lucía el mundo a través de sus ojos, pero mi mente seguía llena de preguntas.

Sí…

—¿De qué lado estoy? ¿Este escenario? ¿Qué significa eso? ¿¡Sabías que esa Valquiria azul iba a atacar!?

—¿No? Esa doncella guerrera fue una sorpresa completa. Pero Espíritu Maligno es un mercado negro que te permite comprar libremente cualquier cosa que quieras siempre y cuando sacrifiques aquello que más te importe. Haremos que ella pague. Hay innumerables maneras de vender una diosa o dos.

…¿Estás bromeando? ¿Él sólo veía a ese monstruo como un producto?

—Muchos han dudado la existencia física de los dioses, pero, bueno, ella apareció en la transmisión nacional para ese Coliseo. Esta es una excelente oportunidad. Hay algunos que dijeron que les encantaría hacerla suya.

Esto no era un sueño lejano o un deseo para el que alguien tuviera que sacrificar su vida.

¡No tenía la intención de tomar el lado de Karen, pero aun así…!

—Pensándolo de nuevo…hubo una señal, o más bien un mensaje. La Echidna proporcionó una advertencia de la visita de una diosa.

—¿Echi-…?

Esa Archienemigo se había infiltrado en Absolute Noah, y destruido el arca entera. Ella había desaparecido, así que, ¿por qué su nombre estaba siendo mencionado aquí?

—Por lo que, eso hace tu presencia mucho más desconcertante. ¿Cuál es tu papel? Incluso si esto nos permite adquirir a la Valquiria, ¿qué función realizas tú?

Un desafío contra los dioses

Un grupo u organización reunido para contraatacar a esos seres incomparables.

—…Tú. ¿Eres igual…a la Echidna?

—Realmente eso no importa. Ahora, esto realmente es un problema.

Mirar a los ojos negros más allá de sus lentes se sentía como mirar a huecos en árboles. Y él claramente dijo lo siguiente:

—Incluso si vienes en conjunto con ese títere…no hay forma de establecer con precisión tu precio sin saber tu papel. Puede ser problemático, genio sacrificatorio, o lo que sea, sólo algo.

Esas palabras me recordaron la furia hirviendo en mi cabeza. Sí, él era del mercado negro que desechaba vidas como un vendedor en una tienda de conveniencia calentando un bento. Y no sólo era mi vida la que estaba en la tabla de cortar. ¡¡Era la de Ayumi y…!!

—…Representante…de la Clase…

—?

—¿Dónde está la muñeca de Vudú de la Representante de la Clase?

Él realmente lucía confundido. Él realmente no sabía a qué me refería. Para Espíritu Maligno, cada vida no debía ser suficiente para sentirse culpable.

—No sé quien sea esa, pero, ¿realmente piensas que dañaríamos nuestros productos?

—Oh, ya veo…

Ese era un alivió.

Él era la más grande mierda de las mierdas, pero parece que al menos podía confiar en su profesionalismo.

¿Y lo olvidaron?

Era cierto que era un chico de preparatoria regular que no podía hacer nada sin Maxwell. Pero incluso sin el Smartphone en mi mano, todavía podía recibir mi voz. No podía ver la respuesta en la pantalla, pero podía enviar instrucciones.

Además, no era concreto lo que sentía presionado en contra de mi mejilla sobre el suelo.

—Maxwell, recuperaste la energía, ¿cierto? ¡¡Entonces envíalo al tren como te lo ordené!!

Para el momento que el ruido llegó a mis oídos, era demasiado tarde. No responderías a tiempo si reaccionaras sólo una vez que el muro de aire fue empujado desde la oscuridad.

—Kh.

No me importó si era patético. Apenas podía moverme, por lo que reuní toda mi fuerza para torcer mi cuerpo, arrastrarme como una oruga moribunda, rodar, y de alguna manera quitarme del carril de metal.

Este tren letal probablemente había sido para transportar soldados de la Cruz Brillante por los túneles, y no tenía luces obvias.

Y no había frenos en este tren, tarado.

—Ah.

No tenía idea de lo que el tenebroso Bokor Vudú trató de decir.

Un momento después, el espacio fue llenado por ese martillo de acero.

Un tremendo muro de sonido golpeó mi cuerpo. Para ser honesto, no pude ver el instante del impacto. El cuerpo del hombre desapareció como una película con cuadros perdidos. El tren continuó por el túnel, justo a punto de golpear a Ayumi también, y enviar el cuerpo hinchado de Sagawa Akemi a volar en la oscuridad.

Después de que se había desvanecido completamente en la oscuridad, finalmente escuché el chirrido de sus frenos.

—…Ayu-…¿estás bien…?

—Fugu. ¿Tú hiciste eso, Onii-chan?

Más o menos me arrastré hacía su voz.

No tuve el tiempo de preocuparme sobre si eso sería considerado justificado o un exceso. No sabía cómo serían juzgadas mis acciones al día siguiente, pero por el momento, estaba agradecido de haber sobrevivido.

…Oh, cierto.

¿En dónde había acabado mi Smartphone? ¿Había sido aplastado por las llantas del tren?

—Onii-chan, hay una luz destellando por ahí.

Así que sobrevivió.

El tintineo detrás de mi cabeza gradualmente se desvaneció. Tomé un profundo respiro, lentamente me levanté, y tomé el rectángulo de luz que Ayumi había mencionado.

—Maxwell, quiero encontrar la muñeca Vudú conteniendo el alma de la Representante de la Clase. Aunque estoy seguro que el Bokor y Sagawa Akemi fueron partidos en pedazos.

—Advertencia.

El texto en la pantalla ignoró completamente lo que estaba diciendo.

—Yo no activé los frenos. Algo más causó que el tren se detuviera.

Un momento después…

Fue como si un líquido pegajoso hubiera sido vertido en mis oídos. Mi espalda se congeló. Escuché un ruido extraño, pero ni siquiera pude voltear a ver.

Fue como si mi cuerpo entero se hubiera oxidado.

Una vez que reuní tanta energía, pensé que cada una de mis extremidades estaba a punto de quebrarse, Ayumi y yo lentamente, muy lentamente, nos volteamos.

Era una broma, ¿cierto?

¡Tenía que ser una broma!

—…

Un ruidoso temblor provino de la oscuridad. Una silueta gigante se había derrumbado. El movimiento había sido muy parecido a como una tapa de una alcantarilla estuviera siendo empujada desde abajo.

Un tren. Ese era un tren, ¿cierto? Tenía que pesar docenas…no, cientos de toneladas. Aunque hubiera preferido no tener que asesinarlos, esto no era un alivio.

¿Fue el Bokor en sí o la forma de Sagawa Akemi cambió?

¡Como fuera, ¿el legitimo Vudú era así de increíble?!

—Ayumi, huye…

—¿¡Onii-chan!?

—Maxwell, electrifica el tercer carril a nuestros pies. Pasa todos los limites para que paralice a alguien incluso si no lo tocan directamente. ¡¡No me importa si la energía quiebra el carril por el calor, sólo rostízalos!!

No tenía idea si esto funcionaría. Incluso tenía la sospecha de que ningún “método físico” funcionaría.

Pero no podía quedarme sin hacer nada.

No podía permitirle atacar a Ayumi o escapar a la superficie con la muñeca de la Representante de la Clase.

Podía aceptar lo que fuera que pudieran hacer los Vampiros o Zombis. Pero no podía ignorar a alguien que volvía a las personas en productos para venderlos. ¡Si alguien con esa clase de poder escapaba, sería una tragedia para todos!

—¡Adelante, Espíritu Maligno! ¡¡El tipo que les hico eso está justo aquí!!

Una gran presión claramente levantó su cabeza en la oscuridad.

…Mirar directamente en frente podría haber sido suficiente para quebrar mi alma…

Mi corazón latió por pensar en esa idea.

Y justo entonces…

Escuché un sonido calmado.

Me recordaba a una ruidosa noche de verano. Pero esperen. ¿Esto era…?

Bzzz.

Bzzzzzz

Bzzzzzzzzzzzzzzzzzz.

—¿Moscas…?

Murmuré la palabra cuando vi algunas moscas grandes plateadas pasando zumbando de la de mi cabeza.

Estas no eran sólo dos o tres.

¡Eran 50, 100, 200…no, ¿incluso más?! El enjambre de moscas llenó el espacio con la fuerza de una tormenta de arena plateada. ¡¿Aparecieron detrás de mí, y se cargaron hacia el monstruo Vudú yaciendo en la oscuridad!?

—¡Espera, Onii-chan! ¡No las toques!

Ayumi se dio cuenta de algo, y gritó estridentemente.

—Estas no son moscas normales. Esto es un Kudlak o un Strigol. Como sea, conllevan una enfermedad letal. ¡Es un Vampiro igual que Onee-chan!

—?

Estaba más confundido que sorprendido. Ayumi dijo que esto era igual que Erika, pero no podía ver nada en común.

Este enorme enjambre de moscas plateadas no estaba mordiendo o arañando a nadie. Simplemente estaban alrededor del monstruo en la oscuridad como un río plateado.

Pero fue bastante efectivo.

Escuché un sonido como frutas podridas cayendo de las ramas, y partiéndose contra el suelo.

Y eso fue todo.

Ese monstruo Vudú, que había sobrevivido un golpe directo de un tren, perdió su forma. Se disolvió, y se partió en pedazos. Sus brazos y piernas sacudiéndose cayeron antes de que pudiera gritar de agonía.

…Oh, así que eso era.

—¿Estás intencionalmente creando condiciones insalubres para apresurar la descomposición…?

Ayumi era una Archienemiga Zombi, pero su piel lucía como si pudiera repeler agua, y su cuerpo olía como la de una chica. Pero ella había mantenido ese estado. Ella pasa por mucho esfuerzo preocupándose sobre la temperatura y humedad, ella periódicamente recibe inyecciones de conservantes, y ella tenía puntadas de sutura por todo su cuerpo.

Este río de moscas plateadas era lo opuesto.

Era como arrojar un cadáver a una sauna tan llena de vapor en la cual sería difícil respirar. Ellos conllevan toneladas de bacterias putrefactas, crean un invernáculo como las abejas de miel usan su calor corporal reunido para matar avispas, y atrapan a la victima en esa jaula pegajosa antes de dar el golpe final.

—…

No había señales de esa cosa.

Sólo había líquido ahí. Me recordaba a la leyenda urbana de un anciano que murió en su baño recalentado, y fue encontrado como estofado.

El enjambre de moscas sorbió al Bokor Vudú licuado. ¿Esto era más como un Vampiro?

No era sangre fresca. Se le había permitido pudrirse lo suficiente para encajar en los gustos del Vampiro. Justo como experto que prefería vino o queso fermentado.

Finalmente.

Realmente al final.

Había sido incapaz de moverme o hablar mientras observaba el acto barbárico desenvolviéndose, pero una delgada figura se alzó frente a mí. No, las moscas plateadas se habían reunido para formarla. Cuando la masa de sucios insectos de delgadas alas se esparció de nuevo, una pequeña chica con ojos parecidos a joyas, cabello corto plateado y un uniforme militar negro estaba de pie ahí. Ella vestía la chaqueta negra holgada como vestido, y tela sintética gruesa cubría sus delgadas piernas para una extraña sensación de unidad.

Sólo entonces me di cuenta de algo.

Alguien yacía colapsado a los pies de esta chica. Era Sagawa Akemi y el Bokor Vudú. Ambos estaban intactos.

—Esto fue lo mismo que usar una cierta variedad de gusanos para quebrar y esterilizar una herida putrefacta. Soy una fusión de putrefacción y comidas no limpias, por lo que está dentro de mi poder selectivamente comer sólo las partes contaminadas.

…Ahora que lo pensaba, en las leyendas se decía que los Vampiros habían hecho muchas cosas malas, pero, ¿no esparcir enfermedades infecciosas era una de esas?

—Prefiero no mostrar tal discreción en una batalla de asesinar o ser asesinado, pero no debo dejar una pésima impresión en el hermano menor.

La chica en uniforme militar con un sombrero plano habló en una voz cantada, y casualmente arrojó algo hacia mí. Dudosamente lo atrapé, y encontré que era una muñeca hecha de trigo. Era muy parecido a una masa de pan crudo, pero en realidad reproducía la frente y los lentes.

—Hermano menor, recomiendo que dejes eso con la Reina. Ella sabrá qué hacer.

—¿Hermano…?

—Mis disculpas. Se me olvidó pronunciar mi nombre. Soy Fly Villiers.

Ella removió su sombrero, lentamente hizo una reverencia, y habló con una enunciación extrañamente suave.

—Es un placer conocerte, hermano menor. Y hermana menor también. Debería haberme presentado de una manera apropiada, pero fui forzada de esta manera debido a la urgencia de la situación. Por favor discúlpenme.

—¿Eh? ¿Ah?

—Puedo explicar en detalle después.

Con su cabeza todavía agachada elegantemente, ella me miró con una mirada desafiante en sus ojos, y hablando claramente.

—Por favor pasen este mensaje a la Reina: Las 13 Familias de Europa del Este están hambrientos por una charla sobre el té sangriento.

[crucial notice] De las Notas de un Cierto Cazador [on the pinup board]

Las 13 Familias de Europa del Este. Hay poca información sobre su origen y el número de personas pertenecientes, pero forman una organización internacional con gran significado para los Archienemigos. Son conocidas como las 13 Familias de Europa del Este, pero debemos cuestionarnos si realmente están basadas en Europa del Este, y si realmente tienen 13 miembros liderándolas.

La figura central se dice que es una Vampira conocida como Reina, pero las cosas cambiaron una vez que fue capturada por la antigua Cruz Brillante. En lugar de buscar independencia, los Archienemigos, como un conjunto, comenzaron un intento para encajar en la sociedad humana.

Algunos dicen que la Reina permitió ser capturada para influenciar la opinión pública entre los Archienemigos, y algunos dicen que ella lo hizo para infiltrarse en la Cruz Brillante y analizar la tecnología de combate de Archienemigos de los humanos, pero las opiniones son demasiado mixtas para encontrar algún detalle en concreto.

La organización se dice que oficialmente se deshizo después de la captura de la Reina, pero cuando reúnes las cuentas de los testigos encontrados en las brechas de la historia, puedes ver una gran presencia ahí en lugar de pequeños grupos remanentes.

No se sabe mucho sobre cómo los Vampiros de las 13 Familias de Europa del Este se separan por categorías, pero no parece ser simple meritocracia. En base a las cuentas de aquellos lo bastante afortunados (¿o desafortunados?) en encontrar a estas leyendas vivientes, la palabra “maldición” puede ser encontrada ocultada en casi cualquier cosa que dicen.

A %d blogueros les gusta esto: