Capítulo 3

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4, Parte 5, Parte 6, Parte 7, [Search Engine] Chica Corriendo hacía el Escenario Especial [Absolute NOAH]

zonbi_img14

Hanesaki Minori – Archienemiga “Hada”.

1

Se había acabado.

Y la mañana siguiente llegó.

—Onii-chan. Buenos días.

—Nn.

Ayumi obedientemente vino a despertarme, por lo que froté mis ojos y salí de la cama.

Pensé que no sería capaz de dormir, pero mis nervios debieron haberme debilitado a pesar de qué tan exaltada había estado mi mente. No recordaba haberla apagado, pero la hora era un poco pasada del tiempo que ajuste en la alarma del reloj. Todo ese ruido aparentemente había fracasado en despertarme.

Di un paso en el pasillo donde estaba mi hermana menor y pasé de largo de mi hermana mayor en su uniforme. Sin embargo, ella no se estaba preparando para ir a la escuela. Como vampira, ella era parte del grupo de la noche y en realidad estaba regresando de la escuela.

—Erika, necesitas meterte a tu ataúd pronto.

—Mhh. Pero me siento débil porque estoy muy preocupada por ti, Satori-kun…

Erika realmente estaba tambaleando en sus pies de camino a su habitación la cual tenía gruesas cortinas que bloqueaban la luz en su ventana. ¿Ella realmente se iba a cambiar en su piyama así? Parecía como si ella sólo fuera a desvestirse parcialmente su uniforme y después se subiría a su ataúd creado en el espacio de almacenamiento debajo de la cama.

Mientras la miraba desaparecer por la puerta, Ayumi habló.

—Podría ser difícil de saberlo ya que somos los no-muertos…

—¿Sí?

—Pero necesitas recordar que tu familia está preocupada por ti, Onii-chan. Ahh, aquí es cuando odio ser tan saludable como para obtener bolsas en los ojos…

Me sentía mal.

Pero no me podía retractar de esto. No podía dejar que Itou Helen o los otros Archienemigos fueron atormentados hasta la muerte en cámara.

Tenía que terminar esto antes de que Ayumi o Erika terminaran en medio de esto. No podía comprometerme en esto.

Bajamos las escaleras donde mamá y papá estaban. Todos excepto Erika comimos el desayuno juntos.

Mi madrastra habló perezosamente mientras veía el pronóstico del clima.

—¿Oh? Vamos a tener muchos días soleados seguidos. Eso es inusual en esta ciudad. Quizá debería colgar la ropa para que se seque en lugar de usar la secadora.

Parecía ser sólo un pronóstico rápido entre segmentos de noticias porque la cámara volvió hacía el presentador. Un comentarista deportivo estaba hablando alegremente en la TV. Y junto con las puntuaciones de juegos de baseball y soccer…

—Viejo, ese Coliseo finalmente ha comenzado. Los tiempos realmente han cambiado. Nunca me gustó hacer la lotería del soccer porque se sentía bastante como apostar a los deportes, pero parece que ya no están dirigiendo el negocio en base a sólo el sistema del dueño y derechos prioritarios de transmisión. Ahora, la primera pelea fue Itou Helen, la Bruja vs. Kuroyama Hinoki, la Sirena. Y la ganadora fue-…

Mi papá habló con sus ojos en su periódico doblado y sus palillos picando sus verduras fritas.

—Qué desagradable.

Eso fue todo lo que él dijo, pero aún se sentía como si tuviera a alguien apoyándome. Después de ser arrojado al malicioso y apasionado Coliseo, estaba al borde de perder la fe en la humanidad, pero no era el único que se sentía así. Eso era todo lo que necesitaba.

¿Qué hay de Ayumi?

¿Qué sentía ella después de escuchar a su familia decir eso?

Di una mirada de soslayo, pero no noté ningún cambio en su expresión.

Después de comer el desayuno, lavé mi cara, lavé mis dientes y arreglé mi cabello. Me preparé para ir a la escuela con normalidad.

Ayumi se había cambiado en su uniforme de marinero y ella estaba metiendo un puñado de desodorante en spray en la bolsa de su escuela.

—Debe ser difícil ser una chica.

—Ni me digas. Fuguu. ¿Piensas que las escuelas de chicas huelen a dulces y te? ¡En su mayoría es olores químicos! Y no es asunto de broma cuando es el día de los padres.

Lo había dicho sarcásticamente, pero ella se lo tomó en serio. Por favor no arruines mis sueños sobre escuelas de chicas privadas. Y entonces Ayumí circuló frente a mí. De hecho, ella caminó justo frente a mí.

—¿Sabes cómo no puedes notar tu propio olor? Y además de eso soy una zombi. H-huelo todo el tiempo, ¿no es así? ¿No huelo raro?

—…Oh, por Dios.

El ritual habitual había comenzado.

No era cada día, pero esto siempre pasaba cuando Ayumi comenzaba a ponerse inquieta. Y ella no podía relajarse hasta que el ritual estaba completo.

No tenía más opción que jalar el delgado cuerpo de Ayumi hacía mí. Llevé mi rostro a su cuello como si fuera nuestra hermana vampira.

—Ah…

Los delgados hombros de Ayumi saltaron ligeramente.

Pero no iba a morderla para chupar su sangre.

*Olfateo*, *olfateo*.

—Espera. Sé que yo fui quien preguntó, pero no hagas ruidos…

Ella daba el dulce aroma del cabello de una chica.

Era un olor dulce, como el Japón, spray para el cabello y una pizca de sudor habían desencadenado una reacción química.

Pero como una zombi, Ayumi era hipersensible a que le dijeran que ella olía a algo, así que le di mi respuesta común.

—No huelo nada.

—¿En serio? ¿No tienes la nariz tapada o algo así?

—Si no puedes creer nada de lo que digo, entonces ni siquiera me molestaré en revisar ya.

—Fuguu. Bueno, siempre y cuando no sólo estés siendo amable…

?

Ayumi lucía algo incomoda. Casi como un niño quien se había separado de sus padres en una multitud.

Ahí fue cuando me di cuenta que ella nunca le pidió a nadie más que realizara este ritual. Ni siquiera a Erika.

Realmente no lo entendía, pero sabía que frotar su cabeza la alegraría. Ella era así de simple.

—Uuh… ¿P-por qué estás haciendo eso tan repentinamente?

—No hay una razón. Sólo parecía que era buen momento para hacerlo.

—Bueno, basta. Acabo de terminar de arreglar mi cabello y ahora lo estás desarreglando. Fuguu…

Así que era cómo generalmente pasaba.

Dejamos la puerta del frente, pero ya que íbamos a diferentes escuelas, no tomamos la misma ruta.

Mientras desabrochaba el pestillo en mi bicicleta plegable, Ayumi comenzó a correr.

—Adiós, Onii-chan. Ya me voy.

—Adiós.

A ella no le gustaba oler toda sudorosa, pero a ella le gustaba trotar. Quizá se pasaba a las duchas después de llegar a la escuela. Como su hermano mayor, me preocupaba en su mayoría qué tan corta era su falda.

Después de que ella corriera, arrastre mi bicicleta plegable por el camino. Ahí fue cuando me encontré con un rostro inesperado.

—¿Eh? ¿Representante de la Clase?

—Buenos días, Satori-kun.

Ella tenía cabello negro largo, una frente prominente y lentes. Ella era delgada, pero los montículos en su pecho eran bastante notables para tan pequeños que eran. Ella era una amiga de la infancia que daba la sensación de la perfecta Representante de la Clase Japonesa.

—Bueno, esto es inusual. Usualmente vas a la escuela más temprano. ¿Te quedaste dormida?

Sólo porque ella era la amiga de la infancia de la casa del al lado no significaba que camináramos hacía la escuela agarrados de la mano todos los días. Había algo diferente en ella más que con Erika o Ayumi. ¡Había una misteriosa barrera alrededor de ella que hacía latir mi corazón cuando fuera que me acercara, así que no podía soportar estar alrededor de ella todo el tiempo!

Pero la Representante de la Clase ignoró completamente el pacto secreto que hicimos desde que entramos a la secundaria.

—Sí. Estaba esperándote hoy.

—¿¡Ehh!? ¿¡Qué quieres decir!? …Am, en realidad me gustaría saber por qué estabas esperando fuera de mi casa con una espada de madera en tu mano. E-eres una 2do Dan en kendo, ¿no es así?

—1er Dan en Karate, 2do Dan en Kendo, 2do Dan en Judo y 1er Dan en Aikido. ¿¡Lo entiendes!?

…¿Por qué la Representante de la Clase terminó siendo una persona tan activa?

Pero no importaba cómo me sintiera, ella me sonrió (con una espada de madera en la mano).

Y ella lo dijo.

—Oye, Satori-kun. ¿Qué es el Conjunto de Archivos del Baile de la Representante de la Clase Frentona con Lentes en Traje de Baño?

Ma-…

—¿¿¿¡¡¡Maxweelllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllll!!!???

—¡Vamos, apaga tu Smartphone y ven aquí! ¡¡¡Hablemos de esto, Satori-kun!!! ¡¡No serías tan débil si pudieras quitar tus dedos del teclado!!

—Un Smartphone en realidad no tiene teclado…

—¡Deja de verme como un lobo japonés legendario y siéntate! ¿¡Qué has estado haciendo dentro de tu simulador de desastre ambiental!? ¡¡Y no hay nadie que te pueda detener ya que Maxwell no puede decirte que no!!

Mientras la Representante de la Clase frentona con lentes, chaqueta y espada de madera (una amiga de la infancia quien tenía demasiados adjetivos descriptivos a este punto) me hizo sentar frente a ella, sudor estaba vertiéndose de mi cuerpo. Oh, no. ¡¡Pienso que voy a desmayarme a este paso!!

—¿¡Pero cómo siquiera supiste de ese archivo oculto!? Pensé que solucioné todo eso en esa noche de vampiros y zombis. ¿¡Ah!? ¿¡Es esta la venganza de la Cruz Brillante!?

—¿Por qué una organización pacifica que excava pozos en África quiere vengarse de ti, Satori-kun? Por Dios.

Tenía la confianza que tomaría un día entero para explicar los detalles, pero meter a la Representante de la Clase en los secretos de esta ciudad era lo último que quería hacer.

Y más importante aún…

—Escuché unas voces bastante emocionadas proviniendo de tu casa anoche. Eran esas hermanas tuyas. ¿No estabas con ellas?

—?

—Creo que le estaban gritando furiosamente a la televisión, pero definitivamente las escuché decir, “¡puedo entender que lo haga por el Conjunto de Archivos del Baile de la Representante de la Clase Frentona con Lentes en Traje de Baño, ¿pero estás dispuesto a arriesgar tu vida por una Archienemiga al azar con la que te topas?! ¡¡Gnhh!!

Ah…

—¡¡Esas tontas….!!

—Detente, detente. Tú no eres el que tiene que estar molesto. Yo soy la que merece estar furiosa. …Así que, ¿qué es este conjunto de archivos del baile en traje de baño? Dependiendo de tu respuesta, Satori-kun, podrías aprender de primera mano que los Archienemigos no son los únicos que pueden demostrar fuerza asombrosa.

—Ah, ¿¡ahhh!?

Esto no es bueno. ¡Están a punto de hacerme pedazos de la manera más linda!

Pero no podía escapar incluso si comenzaba a huir ahora. Incluso con mi bicicleta plegable, ella me golpearía con un Men, Kote, Do en el tiempo que me tomaría subirme en el asiento y comenzara a pedalear. ¿Qué hago? ¿¡Qué se supone que haga!? ¡Maldición, ¿realmente soy así de impotente sin Maxwell!?

Sólo podía rezar a este punto.

¡¡Estoy dispuesto a recibir un golpe o dos, así que al menos dame una ráfaga de viento!! ¡¡Has volar la falda de la Representante de la Clase lindamente y en alto!!

Un momento después, una ráfaga de viento fresca realmente sopló justo entre las piernas de la Representante de la Clase y la falda frente a mis ojos flotó revelando completamente todo debajo.

—…

—…

Ambos guardamos silencio por un rato.

Había pasado tan repentinamente que la Representante de la Clase no había sido capaz de bajar la ropa revoloteando. Ella estaba parada con sus manos sobre sus caderas, por lo que podía haber tenido mejor vista. Por cierto, el objeto sagrado era un blanco puro. Como una verdadera Representante de la Clase Japonesa, ella no iba deslealmente con unas rayas baratas. Ver el pequeño listón rojo decorando el frente era tan refrescante como ver el primer rayo del sol del año desde la cima de una montaña.

Ya que estaba sentando justo frente a ella, había visto todo. Y desde un ángulo bajo.

Seré honesto.

Quería agradecerle a Dios.

La Cruz Brillante, el Coliseo y los Archienemigos podrían haber sido un tema difícil, pero me sentía lo bastante revigorizado para continuar por otro año.

Después de unos cuantos segundos, la falda dejó de revolotear como si la gravedad finalmente hubiera vuelto a funcionar. El maravillosamente genial y excitante evento de hoy se había acabado.

La Representante de la Clase dejó colgar su cabeza y su largo cabello parecía ondular por la electricidad estática invisible.

—…¿Satori-kun…?

—¡No, espera! ¡Espera, Representante de la Clase! ¡No tendría sentido que me golpearas con un Men, Kote, Do por esto! ¡¡No hay evidencia científica para mostrar que nuestras plegarias pueden afectar el viento!!

—En otras palabras, ¿esperas que eso pasara? Y yo pensé que estábamos teniendo una discusión seria.

¡¡K-kyahh!! ¡No debí haber dicho eso! ¡¡Siento que todo lo que diga va conducirme a más daño ahora!!

Si mi vida comenzara a pasar frente a mis ojos mientras tiemblo en el suelo, me preguntaba si todo lo que vería sería el color blanco, ese listón, esas piernas brillantes y las arrugas en la tela. Eso podría ser divertido y era lo único positivo en mi mente que podría encontrar ahora mismo.

Y entonces…

—¡Ejém!

Escuché a alguien aclararse la garganta.

Volteé junto con la Representante de la Clase quien me estaba amenazando con una espada de madera, me arrastró detrás de la casa y me mostró sus bragas. (Sonaba mucho más divertido cuando lo ponía así.)

Y hallamos…¿una chica?

Ella vestía una chaqueta universitaria simple y unos pantalones, su largo cabello negro estaba metido dentro de una gorra y su sexo era difícil de saber con su rostro escondido detrás de unas gafas para el sol y una máscara. O lo había sido de no ser por el impresionante volumen de su pecho. …Y porque un tipo probablemente sería reportado a la policía si él se vestía así de sospechosamente.

¿Pero quién era?

Si ella no estaba bien, ¿por qué se vestiría así? Me recordaba a ese disfraz cliché de un personaje del entretenimiento o una idol quien quería mantener su identidad oculta en una de esas series.

—Am, ah. Como una chica, realmente odio detener esto, pero ya que ella tiene un arma, ¿debería intervenir? Como fuera que pasó, me salvaste, así que quisiera pagarte.

—Espera un segundo… Ese cabello negro en la gorra…

Era difícil de saber aún con su rostro cubierto, pero ahora llegaba a mí…

—Sí, debí haberme presentado primero.

¿No conocía a uno de los no-muertos que habían aparecido antes las cámaras de TV con su muy largo cabello envuelto alrededor de su cuerpo como un traje de baño y alrededor de sus piernas como una cola aleta de pescado gigante?

—Soy Kuroyama Hinoki. Como sabes, soy la sirena Archienemiga que derrotaste y rescataste.

2

Un Archienemigo.

El término originalmente se refería a Satán en una cierta religión monoteísta. A partir de ahí, aparentemente comenzó a ser usado para referirse a un “señor demonio” en general.

Ahora se refería a alguien que sobrepasaba el concepto de esperanza de vida o podía esparcir eso a las personas a su alrededor. Era un término general para alguien que era la fuente para una enfermedad de no-muertos.

Por ejemplo, mi vampira hermana mayor o mi zombi hermana menor.

—¿Una Archienemiga? Satori-kun, ¿te estás metiendo en problemas de nuevo?

La intromisión de esta tercera persona había enfriado la cabeza de la Representante de la Clase, así que ella arrojó la espada de madera por encima del seto…y por lo tanto en su propio patio trasero.

Kuroyama Hinoki fue sorprendida por eso.

Me sentía de la misma manera.

¿La Representante de la Clase no había visto la TV el día de ayer? ¿O se había concentrado tanto en las concursantes que ella no me vio como el representante?

Como fuera el caso, estaba aliviado. Eso reducía el riesgo de que ella se involucrara.

Kuroyama Hinoki, la Sirena, me dio una mirada a través de sus gafas para el sol.

…Ella estaba preguntando si deberíamos continuar discutiendo esto aquí.

Negué con mi cabeza.

No, no deberíamos.

—Oh, por Dios…

La Representante de la Clase infló sus blancas mejillas al ser dejada a un lado. Ella parecía más molesta de que ella no entendía lo que ese contacto visual significaba a que estuviéramos discutiendo algo en secreto.

—Estúpido Satori-kun. ¡¡Oh, sólo observa!! ¡¡Entrenaré incluso más duro y aprenderé técnicas secretas que me permitirán patearle al trasero incluso a un Archienemigo!!

Realmente no me gustaba como sonaba eso, pero ella se marchó echando humo.

—La parte aterradora es que ella probablemente podría encontrar una forma. ¿Qué hago ahora? Si ella se afeita una de sus cejas, se pone un dogi andrajoso sin mangas y dice que se va a entrenar a las montañas, no creo que pueda detenerla.

Me murmuré a mí mismo mientras la observaba marcharse, pero la sirena bípeda sonrió mientras escondía su identidad con los Tres Tesoros Sagrados, la gorra, la máscara y los lentes de sol.

—¿Qué hay de malo en tener una amiga tan linda?

—Quizá si todo fuera esfuerzo desperdiciado, pero no puedes bajar tu guardia con ella porque ella realmente podría subir las filas de cualquier arte marcial que ella realice. Ella se toma todo lo que hace con demasiada seriedad.

Finalmente encendí mi Smartphone y suspiré mientras contactaba a Maxwell.

Pero Kuroyama Hinoki todavía actuó como si hubiera visto algo lindo.

—Ella sigue siendo linda. …Oh, entiendo. Ella está entrenando su cuerpo que tiene miedo de que personas como nosotros te alejemos de ella. En ese caso, quizá no debería haber interrumpido su diversión.

—?

No estaba seguro que quería decir ella, ¿pero una Archienemiga pensaba que ser atacado por una espada de madera era “divertido”? La sensibilidad de ellos era un poco misteriosa.

Empujé mi bicicleta plegable con ambas manos mientras comenzaba a caminar por el camino de nuevo.

—¿Qué necesitas hoy? Has sido liberada del Coliseo, ¿no es así?

—¿Recuerdas lo que dije? Quiero pagártelo.

Olvidé subirme en el asiento de mi bicicleta.

Guardé silencio y nos miramos el uno al otro por un rato.

—…¿Incluso si eso significa regresar a la Cruz Brillante?

—…

—Si no, entonces vete. Si es así, entonces estás tomando esto demasiado a la ligera y me molesta un poco. Escucha, no fui yo quien estaba arriesgando la vida. Fue Itou Helen. Ella literalmente apostó su vida en rescatar a una completa extraña, así que le debes a ella. Así que, ¿realmente vas a desperdiciar la vida que ella te dio? Piensa cuidadosamente esto. ¿Cómo te sentirías si sus situaciones estuvieran al revés? …¿Realmente viniste hasta aquí sin darte cuenta que te mereces un puñetazo por esto?

—…Es exactamente por eso que quiero hacer esto.

Kuroyama Hinoki también colocó sus manos en los mangos de la bicicleta.

Ella parecía decirme que no me dejaría continuar.

—Si nuestras situaciones hubieran estado al revés, no tengo idea si habría sido capaz de pensar mucho en mi oponente. De hecho, cuando estaba peleando, sólo estaba enfocada en sobrevivir. No era sobre lo que podría hacer o no podría. Siquiera nunca consideré algo más. Así que creo que entiendo qué tan noble fue la respuesta de la bruja… de Itou Helen. Esa fue una fantasía que nunca consideré, pero ella lo hizo realidad.

—…

—La bruja en la Sirenita era cruel, pero al final, la sirena debió haber estado agradecida con la bruja, quien hizo su sueño realidad. Yo me siento igual. Y ya que ella hizo un sueño supuestamente imposible en una realidad, no puedo simplemente ignorar eso. No puedo dejarla morir mientras vivo feliz para siempre en tierra.

Kuroyama Hinoki me miró directamente a través de sus lentes de sol.

Ella no estaba desviando la mirada.

—Si quieres golpearme, entonces golpéame. Si ese es el ritual inicial necesario para salvar a esa bruja, lo aceptaré. Ahora, ¿qué necesito para ser parte de tu grupo?

—…Bien.

Desarreglé mis flecos con una mano y suspiré.

—Aprecio tu ayuda. Pero sólo trabajaras en las sombras. Seremos Itou Helen y yo los que en realidad atacarán a la Cruz Brillante. …Tú ya te has “retirado”, así que no importa lo que pase, no puedes regresar a esas peleas a muerte. Asegúrate de entender eso.

—Entendido. …Realmente te preocupas mucho. Pero quizá eso podría ser la razón por la que tantos Archienemigos sean atraídos a ti. Tendemos a ser rudos, así que no importa qué tan temerarios nos volvamos, las personas raramente se preocupan por nosotros como lo hacen otras personas.

Intercambiamos un apretón de manos.

Su mano era fría, como si estuviera sosteniendo un pez atrapado en un gancho.

—Esto podría ser repentino, pero…ya que tienes puesto tu uniforme escolar, entiendo que estás continuando con tu ciclo normal de tu vida escolar.

—Lo siento. Sé que realmente no es el momento.

—Está bien y lo entiendo. Si dejas que circunstancias tan inusuales te arrastren, puedes acostumbrarte a ellas y dejarlas ganarte. …Pero entiendes que no sabemos cuándo será el siguiente encuentro de Itou-san, ¿cierto?

Por supuesto que entendía eso.

Ganamos con seguridad el primer encuentro. Pero nadie podría garantizar cómo iría la siguiente. De hecho, estaba establecido para incrementar el peligro con cada encuentro consecutivo. Justo como las probabilidades de la ruleta rusa.

Era justo como un prisionero en el corredor de la muerte quien no se le había dicho cuando sería programada su ejecución. Hoy podría estar bien, ¿pero qué hay de mañana? ¿De una semana a partir de ahora? Cuando ese momento de ruina pudiera llegar en cualquier momento, nunca podrían relajarse.

Era por eso que yo…no, nosotros teníamos que detener esto.

Incluso si abrimos un agujero en el muro y sacamos a Itou Helen, podrían enviar a un puñado de perros de caza y recuperarla. Así que teníamos que detener esto a nivel más fundamental: el completo sistema de ejecución.

—Incluso si peleamos con la Cruz Brillante, todo habrá sido para nada si Itou-san es eliminada del camino.

Kuroyama Hinoki asintió a la determinación en mis ojos.

—Así que incluso si sólo se extiende el tiempo límite por lo mientras, creo que es importante reunir tanta información como podamos: quién será su próximo oponente, qué clase de Archienemigo será y qué características tienen.

—Ahora que lo pienso, tuvimos muchos problemas ayer porque no tuvimos la oportunidad de hacer eso.

Con la sirena en sí y con el poder oculto y verdadero deseo de Itou Helen.

Si hubiéramos sabido todo desde el inicio, las cosas habrían ido muy diferentes.

—También quisiera saber sobre el poder de la bruja. ¿Cuáles son sus límites y qué tan adaptable es? Para resumir, ¿qué puede hacer y qué tan lejos puede llegar?

No seríamos capaces de picar al oponente con una aguja venenosa para fingir su muerte cada vez. Pero si teníamos almacenados otros métodos, tendríamos las mayores probabilidades de rescatar a los otros Archienemigos.

Estábamos peleando en el escenario colocado por la Cruz Brillante, por lo que estábamos en una desventaja abrumadora y tratar de hacer un complot contra ellos era verdaderamente tonto. Pero tener algunos métodos de rescate guardados seguiría influenciando qué tan confiados nos sentiríamos.

—Entendido. Así que, ¿tu trabajo primordialmente será investigar las cosas?

—Te daré una dirección desechable. Puedes usarlo tan casualmente como un buscador de internet. Envía una petición y haré reunir la información.

También tenía que investigar el sistema de la Cruz Brillante y buscar sus debilidades, pero sería mejor no decirle eso. No quería perder la vida por la que trabajamos tan duro por salvar.

Entonces recibí un mensaje del Smartphone colocado en el espacio para el navegador GPS en los mangos de la bicicleta.

—No. Yo, Maxwell, soy el agente que reúne información para el usuario, así que eso no será necesario.

—Oye, ¿qué es esto? ¿Alguien nos está viendo de algún lado?

La sirena disfrazada miró alrededor nerviosamente.

—No, sólo piensa en ello como una IA en el teléfono.

—¿Hm? ¿Un Archienemigo eléctrico? ¿Es como un Gremlin?

Kuroyama Hinoki no parecía entenderlo bien.

—Pero los libros viejos son mucho más útiles que el internet cuando se trata de hallar información de los Archienemigos. Eso es mejor que poner tu vida en las manos de una enciclopedia al azar en línea, ¿cierto? Conozco muchas bibliotecas y librerías de libros usados por aquí, así que soy perfecta para el trabajo.

—…

—Maxwell, no envíes una elipsis como mensaje. Si tienes algo que decir, sólo anda y dilo.

—Claro. Ya que tengo su aprobación, seguiré la política que se me ha dado. Buu 凸(´Д`).

—Maxwell, no sé qué pasó, pero no le levantes el dedo medio a una chica.

—Está bien. Oh, ya sé. Puedo mostrarte la mejor biblioteca y librería de libros usados. No tiene caso esconder mis recursos. ¿Estás libre después de la escuela?

—Sí. Veámonos después de que mis clases acaben.

Con eso, nos despedimos.

Hasta lo más mínimo ayudaba.

Me aliviaba saber que había otros que querían ayudar a Itou Helen.

3

Pedaleé mi bicicleta plegable hacía la escuela y hallé que casi todos estaban discutiendo el incidente de ayer.

Dicho de otra manera, la transmisión en vivo del Nivel 4 del sistema de eliminación de Archienemigos.

El Coliseo volvió a renacer como un negocio del espectáculo glamoroso.

—Eso fue muy genial. Itou es esa chica de primer año, ¿cierto? Ese fue su debut nacional. ¡Si consigo una foto con ella, podré conseguir muchos me gusta en Counstagram!

—Como su profesor, noté hace mucho que ella tenía un aura de alguien especial. Y que ella es una Archienemiga. Por supuesto que lo noté.

Todo era así.

Desde los senpais hasta los kouhais, todos los que amaban los chismes estaban discutiéndolo como si no fuera más que la última moda. Incluso los profesores adultos estaban en ello.

¿Esto fue lo que pasó una vez que ella apareció en TV? Era como una línea clara entre aquellos llenos de ira y el objetivo de esa ira. ¿¡Podían saber ellos que estábamos hablando de una chica normal que estudiaba en la misma escuela que ellos hasta ayer y podría sonreír o sentirse con el corazón destrozado por incluso el más ligero comentario!?

No podía ocultar mi furia, pero tenía algo de que encargarme. Caminé hacía el salón de clases de Itou Helen.

No podía verla en realidad.

Ni siquiera sabía dónde estaba ella.

Pero se me permitía tener un video chat con ella en mi Smartphone por un corto tiempo predeterminado cada día.

—Am, quiero que te asegures de que Pi-chan, el loro, está bien.

La bruja en la pantalla realmente había estado preocupada por eso. Incluso más que ella misma a pesar de ser metida en una jaula para aves. Eso me recordaba que ella era la que cuidaba a los animales.

—Pi-chan es sorpresivamente sensible y, am, él aprende palabras extrañas cuando no lo vigilo…

No intentaba permanecer en la zona de los kouhais por mucho tiempo.

Sólo tenía que revisar quién le daría comida y agua al loro mientras Itou Helen no estaba. Eso era todo.

Pero ese sentimiento casual fue hecho estallar en pedazos en el instante que miré por la puerta del salón de clases.

—¡Jaja! ¡Este es el loro zombi de ese video, ¿cierto?! Guau, es espeluznante. Sus heridas realmente se curan. ¡¡Eso es jodidamente espeluznante!!

Algo estaba ahí.

Era un chico alto. El flash de su teléfono celular estaba como loco mientras se dirigía hacia la jaula para aves por la ventana al tiempo que se exaltaba por su cuenta.

—Guau. ¿Por qué esa cosa no está muerta? ¿Es una de esas aves que pueden regresar de la muerte? Apuesto que esto me hará famoso. ¡¡Hablando de conseguir una exclusiva!! ¡Necesito una toma de cerca! ¡¡Un verdadero acercamiento!! ¡Ajajaja!

Un olor extraño provenía del salón.

La comida para aves estaba esparcida por todos lados del lugar y daba un olor desagradable cuando se mezclaba con agua.

Era una voz masculina desenfrenada, luces brillantes de flashes y una horrible mezcla de comida para aves y agua.

Este no es alguien de quien preocuparse demasiado.

Y por lo tanto no me preocupé en lo más mínimo en los derechos humanos del idiota.

—Maxwell.

—No. Esto no logrará nada. Salvar al loro no cambiará la situación de Itou Helen. Y el oponente tiene un físico más grande que el de usted. En comparación de edad, él probablemente es su senpai. ¿Quiere tener conflictos?

—No me importa eso. …Ayúdame. Es una orden.

—Claro.

Los miembros de esta clase no estaban protegiendo en lo particular a Itou Helen. Simplemente lucían inseguros de cómo lidiar con la repentina intrusión de un senpai.

Así que les mostraría cómo lidiar con idiotas como este.

—Guau, no sabía que fuera posible ser tan horrible. Si en realidad entiendes el lenguaje humano, entonces voltea hacía acá.

—¿Ah?

Por como sonaba, el idiota no podía hablar el lenguaje humano después de todo. En el instante que él se volteó, coloqué el flash de mi Smartphone en frente de su rostro.

Después de cegarlo, me doblé y le estampé un cabezazo con toda fuerza justo en la frente de ese simio, quien no podía alcanzar el nivel de humanidad.

Fui impresionado por gran crujido del impacto.

Con nuestras frentes presionadas, dije una magnifica sugerencia.

—Continuemos esto a fuera, mierda. Me aseguraré de que nunca puedas caminar por el pasillo con tu cabeza levantada de nuevo.

No esperé a que contestara.

Usé ambas manos para arrojarlo por la ventana del segundo piso.

4

Estaba seguro que sería suspendido e incluso planeé usar el tiempo extra libre para enfocarme en investigar, pero me escapé de ello sorpresivamente fácil. Los maestros de la escuela podrían no haber querido dañar el nombre de la escuela al dejar algún registro del incidente.

Después de un sermón que pasó a una bofetada en la muñeca, dejé la sala de orientación y encontré a la Representante de la Clase frente con lentes esperándome en el pasillo. Ella tenía sus manos sobre sus caderas y sostenía la jaula de aves del loro.

—Por Dios, sólo porque no puedes ganar en una pelea directa no es razón para arrojarlos por la ventana en el segundo que los ves.

—Él me habría destrozado si no lo hubiera hecho.

—¿Qué quieres decir?

Silenciosamente levanté la pantalla de mi Smartphone.

Mostraba un acercamiento al rostro horrible e hinchado de alguien.

—Haa….

A pesar de su suspiro exasperado, la Representante de la Clase sonrió.

Difícilmente era un experto en meterme en peleas.

Volcar las cosas contra alguien más grande que tú sólo pasaba en los mangas. El tamaño era absoluto, por lo cual la mayoría de las artes marciales estaban divididas en clases de peso. Pero si la mente de tu oponente se ponía en blanco por el miedo y la confusión, podrías casi unilateralmente estarlos pateando. Eso era todo.

Maxwell dio algo de información adicional.

—Claro. Él aparentemente era Okada Mitsuru de la División General de 3er año Clase 2. Su nombre de usuario en la página no oficial de la escuela parece estar tratando de reclutar personas para ayudarlo a acorralar a un kouhai que le molesta, pero eso le ha ido en su contra. Él está siendo atacado en internet severamente. Por supuesto, anunciar un cobarde intento de venganza después de atormentar a un pequeño animal y después ser golpeado por un kouhai, estaría destinado a ser un hazmerreir. …De paso, sus publicaciones en la página no oficial fueron reportados en anonimato a cada universidad del país, así que esto afectará negativamente sus intentos de continuar sus estudios. Trágate esta 凸(`^´).

—Lo que están haciendo ustedes dos es honestamente muy terrible, pero siempre toman el camino más corto y óptimo, así que es imposible seguirles el paso. —La Representante de la Clase suspiró de nuevo. —Realmente debería estarlos reprimiendo, pero no me puedo permitir hacerlo cuando veo esto.

Los dos caminamos por la escuela, la cual estaba callada ahora que las clases habían comenzado.

—¿Qué hacemos sobre el loro?

—Me encargaré de él, —dijo la Representante de la Clase. —No parecían saber qué hacer con él en el salón de los de primer año y parecían muy asustados de tener que lidiar con algo así esta mañana, así que lo cuidaré en mi casa.

—No tienes que llegar tan lejos. Puedo cuidar una pequeña ave en mi casa.

—Temo que aprenderá unas palabras desafortunadas si te encargas de él.

..¿Sigues resentida por ese conjunto de archivos del baile en traje de baño? ¡¡Deja de mirarme así, Representante de la Clase!!

—Oye, Satori-kun.

—¿Sí?

—…¿Estás bien?

La Representante de la Clase me preguntó eso.

Ella había llegado a clase antes que yo, por lo que ella tuvo que haber escuchado a todos hablar sobre el Coliseo. Incluso si ella no sabía qué tanto estaba involucrado, tenía que dolerle el corazón saber que a Archienemigos los estaban haciendo pelear por un negocio del espectáculo tan horrible.

Y ya que tenía una vampira hermana mayor y una zombi hermana menor, ella podría haber pensado que me metí en una pelea con ese senpai porque estaba furioso por todo eso.

Y eso podría no estar del todo equivocado.

Incluso si estaba salvando al loro, ¿haberlo arrojado por la ventana y saltar tras de él había sido la única manera? ¿En serio?

Ella podría tener una imagen más clara de mí que yo mismo.

Sonreí un poco y contesté.

—Estoy bien. Si las cosas se ponen realmente mal, lo discutiré contigo.

—Ya veo.

Ella no preguntó más.

La manera en que se movía y se retiraba para mantener la distancia perfecta podría haber sido algo que sólo una amiga de la infancia podría lograr.

Podrían haber sido interrumpidas por algo de recreación, pero las clases en sí estaban llevándose acabo como era normal. En realidad no hubo un anuncio sobre la pelea, por lo que aquellos que no sabían al respecto parecían sólo pensar que llegué tarde.

En otras palabras, los maestros querían evitar problemas.

Bien o mal. Ellos no iban a juzgar mis acciones de cualquier manera. Tenerme como héroe o como una víctima de acoso eran resultados negativos en sus mentes.

Se parecía mucho a cómo las clases se llevaban a cabo normalmente a pesar de que una de sus estudiantes había sido secuestrada.

Se decía que podrías ver un mundo más amplio una vez que crecías, pero eso aparentemente no aplicaba a todos. Algunos de los maestros estaban hablando y riendo sobre el Coliseo para hacer que los estudiantes escucharan.

Parte de eso tenía que ver con no saber que era una verdadera pelea a muerte. Incluso si la presentadora hablaba de paro cardiaco o recuperar el cuerpo, asumirían que era simplemente un acto.

Pero aun así pulvericé mis dientes.

Deseaba que todos los adultos así simplemente murieran. Incluso después de que otra década pasara, nunca me convertiría en alguien que usaría la desgracia de otras personas para mi ventaja.

Y mientras sentía un apretón en mi estómago, mi Smartphone vibró en mi bolsillo.

¿Era Maxwell o la dirección que Kuroyama Hinoki me había dado?

Ambos estaban equivocados.

La pequeña pantalla de chat de video fue tomada por ella.

—¡Jajaja! ¡¡Soy la amante de todos y tu compañera en las noches solitarias!! ¡¡Por favor siéntete libre de usar este video como la personificación de mí coqueteando, Chica Conejita Karen-chan!!

…!?

Levanté mi libro de historia para esconder mi Smartphone como alguien que sacaba su almuerzo antes de tiempo.

—?

En la mesa de al lado, la Representante de la Clase me dio una mirada perpleja mientras ella copiaba el texto en el pizarrón en sus notas, pero no podía explicarle esto. ¿¡Ella ya estaba estallando con ira por el archivo de baile en traje de baño y ahora estaba teniendo un video chat con una ardiente mujer en un disfraz de conejita durante la clase!? ¡Ese malentendido nunca desaparecería!

Así que fui forzado a susurrar desde mi lado de la conversación.

—(¿¡Por qué estás aquí!?)

—¿Es esa la manera de saludarme? Soy tu contacto en el lado de la administración y tú eres el representante de Itou Helen, eso te hace el contacto de ese lado. Necesitamos tratar de llevarnos bien.

—…

—Te proveeré algo de información sobre su próximo oponente. No quieres entrar en esto a ciegas, ¿o sí?

—(¿Qué prueba tengo de que esa información es real?)

Después de todo, esta era la Cruz Brillante de la que estábamos hablando. Estaban muy lejos de jugar limpio y deportivamente. Sería extraño no tener sospechas.

—Noooo te preocupes. Tienes mi palabra en esto. No mentiré sobre la información sobre tus oponentes. Oh, ya sé. ¿Qué tal esto? Si rompo mi promesa, puedes hacer lo que quieras con mi sexy cuerpo por 3 días y 3 noches.

—¿¡Bff!? …*Toser*, *toser*.

Escupí el contendido de mi boca, atrayendo la atención de todos en la clase. La Representante de la Clase tenía tantas sospechas que movió de un costado sus lentes. Tenía miedo de que me dijeran que me parara en el pasillo, así que tosí para disfrazar lo que pasó.

La chica conejita azul en la pantalla usó sus brazos para apretar sus pechos y acentuar su escote mientras ella abría sus ojos ampliamente.

…¡Ella se está burlando de mí! ¡¡Maldición, al menos necesito mantener una fotografía mental de esto para después!!

—¡Ajajaja! ¡Pero, pero! No estoy bromeando. Queremos que todos los combatientes hagan al Coliseo tan emocionante como sea posible. ¡Queremos peleas a muerte que haga bombear la sangre y queremos que ambos lados estén en igualdad! Así que te daré toda la información necesaria para que eso pase.

—(¿Cómo puedes reírte sobre todo esto?)

Sabía que era inútil, pero pregunte algo que parecía cuestionar su cordura.

—(Sabes que los Archienemigos ríen y lloran igual que nosotros, ¿cierto? Esto no son sólo rumores; tú lo has visto por tu cuenta, ¿no es así? ¿Entonces cómo puedes hacer algo tan malvado?)

No tenía caso.

¿Alguien podría levantar su puño contra Erika o Ayumi después de verlas? A pesar de que se te enseñara que los Archienemigos no son humanos, ¿realmente podrías tener violencia contra chicas así cuando una estaba parada frente a ti?

Yo no podía.

No había forma que pudiera.

Sin importar lo que se me hubiera enseñado o adoctrinado, siempre terminaría pensando el qué tanto las lastimaría y qué tan triste las haría. No importaba qué tan poderosa fuera el arma que poseyeran y no importaba si yo pudiera ser alguna clase de amenaza a un Archienemigo. No podía creer que cualquier pudiera tan fácilmente elegir atacara esas chicas.

Tu hostilidad normalmente se desvanecería, ¿no es así?

Te quebrarías en algún punto, ¿no es así?

¿No sería exhaustivo mantener toda esa malicia?

¿O había algo malo en mí? No, no podía ser eso. Lo que estaba sintiendo era lo que llamarías “normal” y “ordinario”. No querer hacer a alguien llorar y preferir una sonrisa por encima de las lágrimas no era nada especial.

Y sin embargo esa chica conejita azul todavía estaba sonriendo.

Esa sonría parecía de alguna manera congelada.

—Bueno, verás…

—…?

—¿Qué dirías si dijera que fui un monstruo que fue forzada a dejar el camino apropiado por mi creencia en las fuentes de infección que llamamos Archienemigos?

Jadeé.

Su voz me hacía sentir como si un cuchillo oxidado hubiera sido clavado en el centro de mi pecho.

—¡Sólo bromeo! ¡Ajaja! Realmente deberías sellar esa amabilidad que te hace creer todo lo que alguien te dice. De otra manera no sobrevivirás en el Coliseo el cual estará lleno con literalmente monstruos.

La atmósfera seca fue alejada en un instante.

¿Qué fue eso?

¿Estaba diciendo la verdad? ¿O fue una farsa destinada a simpatizar con ella?

—Quieres saber sobre el siguiente oponente de Itou Helen más que sobre mí, ¿no es así?

—(…Si quieres decirme, entonces dímelo. Aunque no te voy a creer.)

—¡Ajajaja! Te queda perfecto, maldito tsundere. Eres tan lindo. Ahora bien. Es hora del anuncio. ¿¡Quién será el siguiente oponente de Itou Helen!? ¡¡Zazan!!

Ella incluso hizo sus propios efectos de sonido.

…Era realmente una pena que alguien tan sexy tuviera que ser una enemiga.

—¡Su oponente en la Ronda 2 será un hada llamada Hanesaki Minori! Aseguraré de que ella dé lo mejor.

…¿Qué?

¿Un hada?

—(Espera un minuto. ¿¡A qué te refieres!?)

—¿Ehh? Me refiero a un hada como las de los libros ilustrados de niños. Son realmente un Archienemigo común, ¿pero en serio no te son familiares?

Era cierto que las hadas eran tan bien conocidas como los vampiros y zombis. Se decía incluso que las víctimas secuestradas por hadas perderían su humanidad y se convertirían en hadas, así que encajaban en las condiciones para ser un Archienemigo.

Pero aun así…

—(Eso es demasiado amplio. ¡Apenas si es una pista! ¡Eso podría significar cualquier cosa, desde una duendecita del tamaño de una palma a un unicornio no-humanoide!)

—Por supuesto. Este es el problema con ustedes los tontos millennials. Si te doy todas las respuestas desde el inicio, no sería un encuentro muy emocionante, ¿o sí? No olvides que podemos elegir qué información dar y qué información no dar para nuestro beneficio. Además, algo de información de Itou Helen se le dará al hada también. Te enojarías mucho si les decimos todas sus debilidades, ¿no?

—(…!?)

Ese era un buen punto.

Y confirmaba que la información de la bruja se le daría al lado de la bruja. ¿Pero qué tanto? No saber eso era otra fuente de preocupación.

—Por supuesto, un Archienemigo que ya peleó puede tener sus debilidades investigadas y reveladas por las imágenes grabadas. La desventaja de pelear batallas consecutivas es más que sólo un asunto de resistencia. ¡Ajaja!

Maldición.

¡¡Esta mujer realmente entiende nuestro talón de Aquiles!!

Me esforcé para mantenerme calmado y forcé a mi mente hirviendo para que sacara tanta información como pudiera.

—(¿Cuándo será el siguiente encuentro?)

—Nop, nop. Decirte eso no sería divertido. No saber lo que trae el mañana es parte de ser un prisionero condenado a muerte. De otra manera las ejecuciones serían iguales para alguien que mató a una sola persona y alguien que mató 10 personas, ¿y cómo eso sería justo? ¡Ajaja! ¡¡Por la mirada en tu rostro, debes sentir la presión en tu estómago, así que eso es bueno!!

—…

—Te diré algo. El siguiente escenario no será en la Primera Transmisión de Kukyou. —La chica conejita azul parecía burlarse de mí. —Nuestra manipulación de información e impresión hace más que sólo tener el trabajo hecho, pero hay algunas personas con corazones inquebrantables como el tuyo. Sólo por estar seguros, no vamos a quedarnos en un lugar.

Eso significaba que no sabía dónde estaba siendo encarcelada Itou Helen.

Pero eso también significaba que la Cruz Brillante tenía miedo. No eran una barrera absoluta. Si arruinaban las cosas, podrían perder o ser destruidos. Ella me había dicho eso por su cuenta.

Sí.

Justo cuando nos detectaron a Maxwell y a mí y rápidamente dejaron la vasta instalación subterránea.

—Ahora, ¿exactamente a donde podríamos habernos mudado? Siéntete libre de hacer algunas conjeturas, pero definitivamente te sorprenderemos. ¡Ajajaja! Eso es todo de la mascota oficial PR, la Chica Conejita Karen-chan☆

5

Nuestro siguiente oponente era un hada.

Su nombre era Hanesaki Minori.

Odiaba actuar en base a la información de esa chica conejita, pero eso era todo lo que tenía por el momento. Hice una nota mental de en serio hacerla pagar con ese ardiente cuerpo si estaba mintiendo.

—¡¡3 días y 3 noches, con traje de conejita incluida!! ¡¡Sólo para asegurarme, necesito detenerme en la farmacia y comprar unos condones!! ¡Me pregunto si bebidas energéticas realmente ayudan con eso!!

—Usuario, por favor dígame para qué son exactamente estos preparativos.

Mientras dejaba la escuela con una nueva determinación en mi pecho, Maxwell me preguntó algo con un tono extrañamente frío.

Metí el Smartphone en el soporte para GPS de la bicicleta plegable y lo configuré para altavoz.

—Maxwell, busca cualquier información personal de Hanesaki Minori.

—Claro. Ella de hecho ha estado desaparecida hace una semana. Su familia presentó una petición de búsqueda. Fue tratado como un caso normal, así que se asumió que voluntariamente huyó de casa y ninguna búsqueda real se realizó.

Me subí en el asiento de la bicicleta y presioné mi peso en los pedales para moverme hacía adelante.

—¿Algún rastro de que intervino la Cruz Brillante?

—Claro. Un detective de la división de seguridad de la vida de la Policía Kukyou estuvo trabajando en el caso por su propia voluntad, pero él repentinamente se detuvo. No hay información que sugiera el por qué, pero…

—Presión de los altos mandos, ¿eh? Maldición, eso supone que pase sólo en las series.

No confiaba en la chica conejita llamada Karen, pero era verdad que era probable lo de Hanesaki Minori.

Asumiendo que no fueran tan monstruosos que harían a una persona completamente ajena a esto “desaparecer” sólo para atraerme.

Maxwell encontró una foto de Hanesaki Minori en la red SNS mundial llamada Counstagram. Ella lucía como una chica de lentes simple que se encierra en su casa con dos trenzas sin arreglar. Los lentes eran iguales, pero ella era de un tipo diferente de lentes de la determinada e implacable Representante de la Clase. Ella parecía ser una Archienemiga hada, pero era del tamaño de un humano y no tenía alas creciendo de su espalda o un solo cuerno creciéndole de un rostro equino.

Para ser franco, no había nada que sugiriera qué clase de hada era. De hecho, ella lucía tan normal que no tenía la confianza de que ella siquiera fuera un Archienemigo.

…Era posible que incluso ella no creyera eso de sí misma.

—Perdón por la espera.

Después de llegar al lugar de encuentro, una voz eventualmente me habló.

Era una chica sorprendentemente curvilínea con un muy largo cabello negro forzado a entrar dentro de una gorra y escondiendo su identidad con lentes de sol y una máscara como una idol tratando de pasar desapercibida.

Era la sirena Archienemiga llamada Kuroyama Hinoki.

—No pensé que se me hiciera tan tarde, ¿pero esperaste mucho? Pareces estar nervioso.

—No, llegaste a tiempo. Lo siento.

Obedientemente me incliné mientras todavía seguía sentado en mi bicicleta.

—Como expliqué en el email, nuestro siguiente oponente es una chica llamada Hanesaki Minori. Ella parece ser un Archienemigo hada, pero los detalles son desconocidos. Bien podría ser desde una duendecilla del tamaño de una palma a un unicornio no-humanoide. Por favor ayúdame. Necesitamos dividirnos e investigar esto. Si no podemos entender esto, sería inútil.

—Bien por mí. Siempre y cuando esto pueda pagarles a ustedes dos y ayudar a esa chica a sobrevivir.

Eso era todo.

Pero no importaba que dijera, no había mucho que yo pudiera hacer. Textos de Archienemigos eran muy difícil de hallar frecuentemente para una máquina de última tecnología como Maxwell. De alguna manera lo logramos con la sirena, pero si reunías toda la información en el internet sobre vampiros y zombis, 80% de ellos sería información de videojuegos y películas de horror y el 20% restante sería de fuentes dudosas. No era poco común hallar un sitio que pareciera académicamente bien, pero para después descubrir que la biblia del administrador era una guía de RPG.

Eso quería decir que tenía que dejarle todo esto a Kuroyama Hinoki, la Sirena. Ella dijo que me mostraría una biblioteca análoga o una liberaría de libros usados que era buena para información de Archienemigos.

Subimos a la bicicleta plegable juntos. Los suaves montículos presionándose contra mi espalda causaron que mi ritmo cardiaco incrementara innecesariamente mientras ella me guiaba por el distrito de compras.

Esto es…urp.

Mezclar la realidad con la realidad virtual no era una buena idea, pero estábamos cerca donde había apaleado a ese toy poodle zombi en la simulación.

Pero…

—…?

—Sorprendido, ¿verdad? Camina sólo un poco en la sombra y habría una librería de libros usados.

Mientras Kuroyama Hinoki decía eso, caminamos en un callejón estrecho por el cual la mayoría de las personas no caminaban. Estábamos muy lejos de los bienes importados del supermercado con muchas especias extrañas y hojas de té que (más importante para Erika) estaba abierto tarde en la noche o la tienda de lencería donde Ayumi compraría demente ropa interior cuando ella quería forzarse a lucir más adulta.

Detuve la bicicleta y Kuroyama Hinoki habló mientras se bajaba.

—Sí, este es el lugar. La Tienda Bizarra. Este es el mejor lugar para estudiar sobre los Archienemigos, así que mantenlo en mente.

Ella abrió la puerta la cual no encajaba con su marco apropiadamente y entró a la pequeña tienda inclinada a la mitad.

Después de colocarle una cadena a mi bicicleta, me apresuré a ir tras de ella para así no ser dejado atrás.

Entonces mi Smartphone vibró.

Revisé la pantalla para ver el siguiente mensaje:

—Advertencia: La señal es débil. Probablemente seré incapaz de proveer soporte máximo a partir de ahora.

—¿Qué? ¿Estás molesto porque dije que no podía investigar esto con un buscador de internet?

—…

Otra vez, no te molestes en enviar un mensaje elipsis.

Suspiré y entré a la librería de libros usados que parecía dejada atrás por la era moderna.

Era incluso más pequeña de lo que parecía en el exterior.

Realmente estaba estrecho lleno de estanterías y tenía que ponerme en costados para pasar por los pasillos. También había varias cajas de cartón que parecían pesadas en el piso y encima de las estanterías, y todas estaban llenas de libros.

No vi una sola novela ligera barata o manga con las cuales me sentiría cómodo de tocar. Todo estaba encuadernado en cuero. Muchos de ellos me hacían preguntar si usaban papiro o pergamino en lugar del papel hecho de pulpa. Además de japonés, vi cosas en inglés, alemán, chino y otros lenguajes que no reconocía. ¿Era latín? ¿O quizá un lenguaje escandinavo o de Europa oriental?

—Bienvenidos. Perdón por todo el polvo.

En lugar de una registradora apropiada, sólo había una calculadora y un pequeño cajón. La pequeña anciana sentada ahí lucía como si hubiera nacido para encajar en tal tienda pequeña.

Y…

—H-hola, ¿cuánto cuestan estos libros? Todos lucen como si tuvieran un valor aumentado por su rareza y probablemente costaría todo tu dinero de Año Nuevo. Tenemos que reunir información, pero soy un estudiante de preparatoria. Por lo que hay muy pocas cosas que puedo hacer.

—Jeje. El internet es generalmente gratis y no puede ser vencido.

Cállate, Maxwell.

¿Por qué suenas tan feliz de que tu amo esté en problemas?

Pero Kuroyama Hinoki rió enseguida.

—Somos libres de leerlos aquí, así que eso no será un problema.

—…¿Leer estos?

Dudosamente miró a las estanterías.

No se supone que juzgues un libro por su portada, pero estaba renuente de tocar estos viejos libros con encuadernación de cuero, letras de oro y páginas de pergamino. Eso no se trataba de sólo arrancar una página. Tenía miedo de que me metería en problemas por pegarles el aceite de mis dedos.

Sí.

Parecían más como antigüedades o exhibiciones de un museo que simples libros.

Pero la chica sirena rápidamente sacó un libro de un estante. Hojeó fácilmente un libro más grueso que un libro de teléfono que estaba protegido por la clase de aceite de papel ligero que cubría la superficie de una castella.

—Sería raro insistir a las personas que compren un libro costando decenas de miles de yenes sin tocarlos primero. Eso sólo sería tener a las personas regresando con quejas después de comprarlo. Es como un concesionario de coches. Los precios son tan altos que tienen que ofrecer más antes de hacer un trato. Aunque eso no siempre es así de obvio cuando un anciano necio maneja la tienda, —ella añadió. —Más importante aún, quieres investigar de hadas, ¿cierto? Esta chica Hanesaki Minori luce justo como una humana normal, así que ella probablemente sea una especie que tiene una apariencia humana o una que se puede transformar en humana. Puedes ver todas las especies diferentes en esta enciclopedia de hadas, ¿así que no hay otra forma de reducirla la búsqueda más que esto?

—Hmm…

El problema era que no sabía nada sobre Hanesaki Minori.

Como sea…

—Bueno, si no obtenemos suficiente información, sólo tenemos que encontrar más. Por ahora, terminaré de mostrarte los alrededores. Recuerda donde está la Tienda Bizarra. Vayamos al siguiente lugar.

—¿El siguiente lugar?

La chica sirena guiñó un ojo a través de sus lentes de sol.

—La biblioteca.

6

Ella había dicho que era una biblioteca con mucha información de Archienemigos, por lo que estaba imaginando estatuas de demonios con cuernos de cabra en cada lado de la entrada, círculos mágicos dibujados en sangre cubiertos en el suelo o un edificio ubicado en un espacio entre dimensiones.

Pero estaba muy equivocado.

—Espera, espera, espera. ¡Esta es una biblioteca normal de la ciudad! ¡¡Vengo aquí a estudiar antes de los exámenes!! ¡O cuando esa idiota de Ayumi viene llorando a mí por su tarea de verano!

Era como preguntar sobre un buen restaurant que no fuera de cadena y siendo llevado a la tienda de gyudon más cercana. ¡¡Claro, sabía bien, pero no era lo que quería!!

Pero Kuroyama Hinoki con confianza levantó su (impresionantemente enormes) pechos.

…¿A pesar de que el lugar se sentía como una tienda de gyudon?

¿Había una palabra de código secreto como ordenar el gyudon “espeso con cebollas verdes extra”? Con escepticismo seguí a la sirena.

—Es una biblioteca normal, ¿pero sabías que hay una sección de libros donados en la parte de atrás? En otras palabras, tienen una estantería llena de viejos libros que ciudadanos normales han donado.

Realmente no lo entendía.

No era un lugar difícil de hallar. Estaba ahí entre dos estanterías perfectamente normales.

Era un caos.

No era sólo sobre Archienemigos. Había libros sobre el secreto del Lago Ness, sobre los guerreros de Atlanta quienes habían cruzado el tiempo y el espacio, sobre la verdad de Nostradamus, sobre el rostro de Marte y casi de todo en realidad.

—Parece que tenemos muchas personas con extraños intereses viviendo aquí. O quizá se mudaron aquí para estar más cerca de verdaderos Archienemigos.

Kuroyama Hinoki sonrió amargamente mientras me presentaba todos los libros.

—Como sea, estamos agradecidos. El tipo de conocimiento está un poco prejuiciado, pero es útil. ¿Qué es una sirena y qué puede hacer? Aquí es donde aprendí todo eso.

Oh, cierto.

No sólo era el hada. Si mirábamos más profundamente a las brujas, podíamos encontrar más de lo que podría hacer Itou Helen.

Ella esencialmente había sido arrojada a un torneo de lucha sin haber leído el manual de instrucciones antes. Ella había logrado apretar bastante el botón para sacar un ataque especial, pero no había garantía en ello. Era como no saber que significaban los diferentes medidores de colores y los números. Y ella no tenía tiempo para descubrirlo todo a través de prueba y error. El fracaso y la derrota significaban la ejecución.

—Estoy segura que también hay expertos en biología y folclor en la universidad e instalaciones de investigación, pero la Tienda Bizarra y la biblioteca de la ciudad son los dos lugares primordiales que puede usar sin alguna clase de conexión.

—Eso me imagino.

Probablemente tenía menos oportunidades de conocer un folclorista que a una idol. Ni siquiera podía imaginar qué hacían para que les pagaran.

—Usuario, por favor dígame cuáles son sus planes.

—Si vamos a descubrir cuáles son las características de Hanesaki Minori, necesitamos saber qué clase de hada es ella. Maxwell, sólo tenemos su nombre y una fotografía. ¿Qué tanto puedes hallar con eso?

Kuroyama Hinoki, la sirena, se encogió de hombros.

—¿Entonces sólo vamos a esperar los resultados?

—Claro que no. La siguiente pelea podría ser mañana…o incluso hoy. No hay tiempo que perder. Avancemos. Necesitamos hacer una lista de todas las especies de hadas que lucen como humanos o pueden transformarse en uno. Descubrir cuál de ellas es ella puede esperar. Una vez que descubramos cosas de Hanesaki Minori; tales como si no come en las noches o le tiene miedo al agua; deberíamos descubrir naturalmente la respuesta.

7

El resto era una batalla con el texto.

Honestamente sentía como si estuviera desperdiciando tiempo en la escuela. Deshacerme de eso de mi vida podría haber sido lógico, pero sentía que eso significaría aceptar esta anormalidad. Y eso la dejaría ganar. Aparentemente era importante para mí que no perdiera de vista mi humanidad como lo había hecho la Cruz Brillante.

Usamos la Tienda Bizarra y la biblioteca normal de la ciudad.

Tan pronto la escuela acabó, subí a mi bicicleta y me perdí en los libros hasta antes de mi toque de queda. Una vez llegué a casa, fijé notas en un tablero de corcho, conecté artículos relacionados con hilo, y escribí cualquier idea que tuviera en un cuaderno. No podía encontrarme con Kuroyama Hinoki a todos los lados que fuera. Siempre y cuando pudiéramos compartir nuestra información a través de email, podríamos continuar nuestra investigación sin interrupciones. Esa había sido nuestra comprensión implícita.

—La Silky, una sirvienta blanca que protege la casa como un Zashiki Warashi. El Tylwyth Teg que sólo secuestra niños rubios. El Gruagach que aparece empapado en tu puerta en días de lluvia para probar tu amabilidad. …Hay demasiadas hadas que lucen como humanos.

Y todas eran hermosas mujeres o chicas. Muchas tenían historias de casarse o tener hijos con ellas, pero entonces se desvanecerían si rompías alguna regla.

—¿Todas las hadas son débiles al…acero? Para asegurarse de que ninguna hada traviesa entre a tu casa, sólo tienes que colgar una herradura de caballo en tu entrada. ¿Es como armas de plata para Erika?

La parte engañosa era cómo estos libros de ocultismo frecuentemente incluía lo que era verdad lo esperado por el compilador junto con simples hechos. Por ejemplo, que casi cualquier monstruo occidental era débil al sostener una cruz hacía él. …Incluyendo monstruos que habían existido en tiempos de AEC y por lo tanto antes de que la cruz tuviera un significado especial. Si era así de simple, dudaba que cualquiera todavía tuviera miedo de ellos y que todas las especies diferentes tenían sus propios nombres. Si todos pudieran ser fácilmente derrotados con el mismo método, todos podrían ser resumidos con términos como “fantasma” o “monstruo”.

¿Así que “hadas y acero” es un caso como ese?

Sería mejor asumir que esa clase de método todo propósito funcionaría.

—Las llamamos hadas, pero parecen tener todas diferentes orígenes. Algunas eran una especie así desde el inicio, algunas son los dioses olvidados de religiones antiguas, y otras son humanos convertidos en hadas…

La librería de libros usados y la biblioteca no eran nuestras únicas fuentes de información.

Estando en casa, no dudé en preguntarle a Erika y Ayumi. Realmente no les gustaba que tuviera algo que ver con la Cruz Brillante, pero aun así respondieron mis preguntas.

—El formato del Coliseo ha cambiado mucho, pero si la teoría subyacente es la misma, hay una regla no escrita: el Precipicio de las Cinco Batallas.

—Como probablemente podrás imaginarlo, eso significa que cualquier Archienemigo peleando 5 batallas consecutivas en el Coliseo morirá en algún lado y nunca llegará a la 6ta batalla. Nosotras dos somos excepciones, así que fuimos temidas como demonios estadísticos.

En otras palabras, ese era el límite.

Eso explicaría por qué la chica conejita azul me había dado tantas pistas. Para ellos, no importa qué lado ganara. Siempre y cuando fuera una batalla intensa donde ambos lados fueran heridos gravemente, los Archienemigos siguientes irían justo a esas heridas.

Simplemente había estado maravillado de poder pasar la 1era batalla, pero el reloj del dios de la muerte estaba haciendo tic. No había forma de bajarse ahora que el viaje había comenzado, así que no podía dejar que Itou Helen llegará al muro solido del 5to encuentro. Eso significaba que teníamos sólo el 2do, 3ro y 4to encuentros para trabajar. Y cada uno de ellos significaba una verdadera pelea a muerte que desgastaría su vida.

Si tenían encuentros en 4 días seguidos, eso significaba que nos quedaríamos sin tiempo en el 4to día.

Eso nos daba al menos media semana.

¿Realmente podíamos detener el Coliseo? ¿Realmente podríamos aplastar a la Cruz Brillante? Estaba lejos de tener confianza en ello. Pero tenía que hacerlo. Al menos, no había nada de esperanzas en absoluto si renunciaba.

—Claro. He reunido un cierto nivel de información del hada llamada Hinesaki Minori, así que he compilado un reporte. Hanesaki Minori está registrada en la Preparatoria Privada de Chicas Elixir. Sus registros académicos y atléticos son promedio. Ella no resalta en su clase y su nombre apareciendo en blog y publicaciones SNS de los otros estudiantes está por debajo de la tasa promedio. Esto es sólo en base a mi análisis de estas publicaciones, pero ella parece ser conocida como una chica con muchos amoríos y hay sospechas de que ella ha estado en relaciones con otras estudiantes e incluso maestras en la escuela. Todas eran chicas genio con un futuro prometedor o maestras de élite, pero todo era mucho chisme para decir algo por seguro. Ya fuera verdad o no, sólo puedo decir que las chicas en la escuela tienen sus propios problemas.

Elixir. Eso quería decir que ella iba a la división de preparatoria de la secundaria de Ayumi.

Y no resaltar parecía extraño con todos los rumores de esas relaciones. No podía imaginar cómo las personas hablaban de alguien así.

Debí haber estado mirando la pantalla de mi Smartphone por demasiado tiempo porque mi visión fluctuó algunas veces. Se sentía como si una mano invisible estuviera agarrando mi cerebro.

Di breves descansos para mantener eso a raya, pero quería usar todo el tiempo que tuviera para seguir trabajando.

Cuando me encontré con Kuroyama Hinoki, la sirena, en la biblioteca, ella todavía estaba usando la gorra, lentes de sol y máscara. Eso parecía hacerla resaltar más, pero podría haber sido como el ritual del olor de Ayumi. Si le ayudaba a relajarse, no podía quitárselo.

Ella estiró un cuaderno de universidad llenó con pluma y marcador, y explicó.

—Si vamos a usar a la bruja a su máximo, probablemente deberías hacerla usar las pociones en el hada así como en ella. Una poción en polvo puede ser arrojada a ella en una pequeña bolsa y un ungüento puede ser arrojado a ella en una pequeña botella. Puede usar un arma tranquilizadora para un tipo inyección, pero quien sabe si la dejarían sacar con uno de esos. Si ella puede hacer un antídoto o vacuna para ella misma, ella podría también llenar la jaula de insectos con gas. ¿Quizá podría frotar la poción en una navaja? Como sea el caso, esto parece realmente adaptable. Puede ser de largo, medio o corto alcance y ella puede atacar a un solo enemigo o la zona entera alrededor de ella. Muéstrale este cuaderno a Itou Helen y haz que vea que puede hacer en realidad. Incluso si ella piensa que no puede hacer nada, ella podría hacer un descubrimiento con una de nuestras ideas.

También fui capaz de hablar con Itou Helen.

No directamente, por supuesto. Justo como con la chica conejita azul, no tenía idea de donde estaba ella. Una vez al día, se me tenía permitido un corto video chat en el Smartphone a una hora predeterminada.

Pero eso era mejor que nada.

Me dejaría darle nuestros resultados a ella, y ella podría prepararse antes de que comenzara la pelea.

—Buu. Todo lo que haces es hablar de Kuroyama Hinoki. Oh, estoy bien. Mi cuerpo se siente algo pesado, pero probablemente sólo estoy demasiado nerviosa para dormir bien.

Nos habíamos debilitado físicamente y mentalmente, pero trabajamos juntos para reunir mucha información.

Y usamos eso para ordenarlo todo.

Teníamos un cuaderno universitario conteniendo una lista de cada hada en esa enciclopedia de hadas de ocultismo, que eran idénticas a un humano o podían transformarse en uno.

Y comparamos eso con la información de Maxwell había reunido sobre Hanesaki Minori.

No necesitamos encontrar la respuesta inmediatamente.

Ella era indistinguiblemente de una forma humana a primera vista. Probablemente había sido una sorpresa para ella cuando fue llevada al Coliseo. Ella probablemente estuvo más impactada que cualquiera.

Por lo tanto.

Ella no era una Baobhan Sith que lucía como una hermosa mujer chupadora de sangre pero tenía pezuñas.

Ella no era una Skogsnufra que lucía como una hermosa mujer y seducía hombres pero tenía lo que parecía un enorme árbol en su espalda

Ella claramente no era una Dullahan sin cabeza, una duendecilla del tamaño de una palma o un unicornio de un solo cuerno.

—Humanas, hembras, pasa desapercibida, muchos amoríos, prefiere genios y élites…

Dividí la información que teníamos tanto como fuera posible y continué tratando de investigar a mano.

Sentía como con ganas de tallar una gran roca para encontrar en una mota de diamante escondida dentro.

Había comenzado con muchas docenas de candidatas, pero me hallé con sólo 2 o 3.

La sensación de logro estaba acompañada por cansancio debilitando mi cuerpo. Estaba a punto de acurrucarme y quedarme dormido justo ahí.

Pero tenía que dar la respuesta primero.

Sí.

¡Había encontrado la respuesta!

—La Leanan sídhe. ¿No es así? Ella posee personas al hacerlas enamorarse de ella y ella es hermosa pero sólo puede ser vista por la persona que ella posee. Y a cambio de proveerle a su amante con gran talento e inspiración, ella absorbe su fuerza vital y esperanza de vida…¿¡hasta que…mueren…!?

Mi cabeza estaba girando.

¿Por qué no lo había notado hasta ahora? ¿Realmente había llegado a esta verdad con sólo mi propia habilidad? ¿Quién me había dado la inspiración que usé hasta ahora? Todo había ido demasiado bien. La librería de libros usados, la biblioteca, toda la información sobre los Archienemigos. Todo era demasiado conveniente.

Y este cansancio.

Nuestro siguiente oponente era una Leanan sídhe.

A cambio de una gran inspiración, esa Archienemigo le robaba a su amante su fuerza vital y esperanza de vida, conduciéndolo a una muerte prematura.

¿Entonces qué tal si el peso soportando nuestros cuerpos; sí, lo más probable que Itou Helen estaba igual mientras estaba atrapada en otro lugar, era más que sólo el cansancio de esas trasnoches?

El aire acondicionado de la librería era silencioso. En el vasto espacio, el cual se sentía tan muerto y frio como sarcófago en alguna ruina antigua, tardíamente miré a mi compañera.

Una gorra, unos lentes de sol y una máscara.

Esa chica estaba antinaturalmente escondiendo su identidad y ella me sonreía ligeramente al otro lado de la mesa.

—¡Kh…!

Con suficiente fuerza para patear la mesa entre nosotros, prácticamente colapsé hacía adelante mientras tomaba a Kuroyama Hinoki.

No.

¿¡No!?

Escuché un sonido crujiente.

La gorra y una larga masa se deslizaron. Debería haber habido suficiente cabello negro envuelto por su cuerpo. Pensé que estaba todo metido dentro de la gorra, pero estaba equivocado.

Todo se fue.

Era una peluca. Lo cual significaba…

—Así que lo descubriste.

La chica se hizo para atrás mientras colapsaba débilmente en el suelo.

Eso reveló a alguien que no lucía como Kuroyama Hinoki.

Ella sonrió mientras ataba su corto cabello marrón con una liga para el cabello. No era tanto como el de Ayumi. Su cabello parecía emerger de dos arcos de envolturas de caramelo en cada lado de su cabeza.

—¿Una Leanan sídhe…? Pero dudo que Hanesaki Minori esté libre para caminar afuera…

—¿Estás seguro que quieres que te dé la respuesta? Cada pedazo de inspiración sólo te debilitará más.

¡Maldición…!

Si realmente no era ella, tenía que haber sido una amiga o un miembro de su familia. Ella tampoco hablaba como si fuera ella. ¿Ella era la representante de la Archienemiga como yo? Aun así, no podía creer que ella comenzara una pelea fuera del ring y antes de que el gong sonara sólo para que ella pudiera asegurar una victoria.

Mi Smartphone se había caído al suelo junto con el cuaderno universitario y los instrumentos de escritura, pero comenzó a vibrar en el peor tiempo posible.

—¡Pin pon pin poooon! Han pasado unos días, así que, ¿me extrañaste? ¡Yo estuve muy, muy sola que pensé que moriría! Ahora bien. Estamos listos, así que ven al escenario especial marcado en el mapa adjunto. Es hora para el segundo round del Coliseo: ¡Itou Helen, la Bruja vs. Hanesaki Minori, el Hada! ¡¡Trabajemos todos juntos para hacer de este el encuentro más emocionante del siglo!!

¿¡La chica…conejita azul!?

—¡Espera! No…no puedes hacer esto… ¡No estamos…listo en absoluto…!

—¿Hanyanya?

La chica conejita sacudió su brillante cabello azul y mostró una cabeza inclinada.

—¿Entonces el Principio de las Cinco Batallas va a mostrar sus garras aquí?

Maldición.

No había caso en esperar que ellos jugaran limpio. A la Cruz Brillante no le importaba quien ganara. Sólo tenían que arrojar a los Archienemigos a la jaula y hacerlo pelear hasta la muerte para que con seguridad y eficacia redujeran sus números.

La chica representante estaba de pie descaradamente encima de mí mientras yo yacía en el suelo.

—Ambos nos importa nuestras amigas, ¿así que es momento de contenerse?

—…

—Y cuidar la salud de tu combatiente es una parte importante del trabajo de un representante. Fracasaste en hacerlo. Por supuesto, si aceptas este consejo, sólo te debilitarás más. ¡¡Ajajaja!!

¿Qué tan lejos llegaba este laberinto?

Esta chica me había dado mucha información. Sobre el hada enemiga y sobre brujas.

Y mientras más usara eso, más fuerza vital y esperanza de vida se nos quitaría.

Ella nos había eliminado. Como llenar los agujeros en la seguridad.

¿¡Al exponer su propia identidad y debilidad, habían prevenido que las atacáramos!?

—Espero con ansias esta noche.

Ella hizo de lado los lentes de sol y la máscara usada para su disfraz.

Ella me dio la espalda.

Ella calmadamente camino hacía la salida.

Sin voltearse, ella levantó una mano y habló con un desdén en su voz.

—Maldice tu propia falta de planeación y tu falta de poder mientras te observas a ti perderlo todo. Esto sólo muestra que la bruja realmente no era tan importante para ti.

[Search Engine] Chica Corriendo hacía el Escenario Especial [Absolute NOAH]

Esa chica siempre fue tímida y fácil de influenciar.

Desde que ella era pequeña, ella frecuentemente era molestada por los tontos chicos.

Después de entrar a la secundaria, ella fue forzada a ir a la misma escuela que yo, pero creo que eso parcialmente fue porque era una escuela de chicas.

Pero eso realmente no resolvió nada.

Ella tenía que cambiar a sí misma para que contara.

Tengo que preguntarme si mi presencia le evita crecer. Me pregunto eso todo el tiempo. Estoy tratando de protegerla, pero quizá estoy colocando una tapa encima de ella.

Por supuesto, quiero que ella se esfuerce en cambiar. Hice todo lo que podía para ayudar. Ella no parecía disgustarle y aprendió mucho de mí: académicamente, atléticamente y socialmente. Hay un número de parámetros con los que puedes juzgar a una persona, pero realmente no creo que yo la supere. En la mitad de ellos o más, ella ya está en una posición para usarme como un punto de apoyo para alcanzar el siguiente escenario.

Y sin embargo ella no lo hace.

Ella no lo hará.

Casi como un gatito que disfruta de estar en lugar estrechos, a ella parece gustarle esconderse detrás de mí. No parece haber alguna forma de cambiar eso y estaba al tanto de que esta relación no era normal.

No.

Siempre supe generalmente que ella era diferente de otras personas.

Eso se volvió obvio muy tarde, pero incluso antes de que saliera a la superficie y no pudiera ser ocultado, había una extraña sensación en ella como una celebridad que había dejado la pantalla de la TV y estuviera caminando frente a mí.

Ella vivía en un mundo diferente.

Normalmente, ella podría haberse alejado de mí y nunca la habría visto de nuevo. Pero si ella siempre va a confiar en mí hasta el mero final…

—Espérame, Minori. ¡¡Te salvaré!!

A %d blogueros les gusta esto: