Capítulo 3: Entrada al Abismo Boquiabierto que Mira hacia el Cielo by Hishigami Mai

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4, Parte 5, Parte 6

1

Un ala voladora en forma de V poseído por el Hyakki Yakou volaba a trecientos metros por encima de la Ciudad Bozen.

—¿Hmm?

Torcí mis caderas y gentilmente giré mis brazos para ver qué tal lo estaba haciendo.

Sí, tira de la piel un poco.

Estaba usando una Yozakura ver. 3 hecha por las Industrias Bioquímicas Hishigami, con algunas de mis propias modificaciones personalizadas. Había trajes de enfermería tejidas con cinta flexible destinada a extender los músculos de la espalda de uno, ¿cierto? Esto era lo mismo, pero me cubría desde los hombros hasta la entrepierna con un material tan apretado a la piel como los pantalones de ciclista. También tenía partes como un collar y un delantal adjuntos para hacerlos parecer kunoichi-esco. Era en su mayoría negro y beige, pero también tenía algunos pétalos de flores purpuras como decoración. También cubría parcialmente mis codos y rodillas. …Oh, y como un hecho de gusto más que de practicidad, había arrancado la enfermiza cresta Hishigami sobre mi pecho derecho.

No proveía nada de defensa y era incluso más excesivamente decorativo que una armadura bikini.

Pero en mi caso, era altamente efectivo. Después de todo, había modificado el cuerpo humano debajo de él, por lo que no necesitaba una defensa sólida que podía reflejar ataques externos. Necesitaba algo de fortalecimiento para prevenir que me destruyera mis propias articulaciones cuando usaba toda mi fuerza.

¿Por qué hice que lo tuvieran recién hecho? Había dos principales razones.

Primero, este trabajo no era de infiltración o espionaje, por lo que no tenía que pretender ser una civil.

Y segundo…

—Si el grupo de Majina está involucrado, Hishigami Shikimi estará ahí.

Hishigami Shikimi era la fundadora de la línea Hishigami.

Esa mujer realmente había vivido por más de mil años y aun así seguía con vida.

Sus técnicas anti envejecimiento eran tan efectivas que su cuerpo físico aparentemente se hizo más joven con el pasar de los años.

Había perdido contra ella una vez y fácilmente me había destruido. Pero desafortunadamente, este campo no me permitía simplemente decir no porque no era rival para ella.

Si no tenía un método para matarla, tenía que encontrar un nuevo método. Eso era lo que un profesional hacía.

El pequeño Youkai canino frotando su mejilla contra mi pierna habló dudosamente.

—¿M-Majina-sama, am, realmente está conectado a este incidente?

—Es lo más probable. E incluso si no lo estuviera, aun así necesitamos irrumpir y resolverlo tan rápido como sea posible.

Las personas atrapadas en el pánico zombi de Ciudad Bozen podrían haber estado esperado que alguien —cualquiera— se apareciera y los salvara. Ya fuera la policía o el ejército, querían que alguien le pusiera un fin a la locura de la ciudad.

Pero eso no funcionaría y había una simple razón del por qué.

—Después de todo, el pánico zombi podría haber comenzado en Ciudad Bozen, pero se ha expandido a trece diferentes ciudades en cinco regiones. Una vez que alcance un cierto punto, ya no serán capaces de sellar las ciudades y el pánico cubrirá todo Japón. El Hyakki Yakou no es estúpido. Normalmente, el Top 5 habría detectado esto y habría planeado una contramedida antes de que progresara tan lejos. Ya que se tardaron tanto, las probabilidades de que alguien con profundo conocimiento de los métodos del Hyakki Yakou planeó esto son muy altas.

—Y Ciudad Bozen… ¿está en el centro de todo esto?

—Todos se tardaron en comprenderlo, por lo que la policía, el JSDF e incluso nuestro campo se tardaron en reaccionar. El vaso de agua ya está a punto de derramarse. Pero si detenemos las cosas aquí, todo se acabará. Estoy segura que eso está seguro, pero parece demasiado evidente. Probablemente tienen la confianza de que pueden manejar una infiltración por la señorita y su Hyakki Yakou.

Cuando se trataba de potencia de fuego pura, el actual Hyakki Yakou era la más grande fuerza en la nación.

Tenían bastantes formas de eliminar una ciudad entera del mapa y el Top 5 podía cada uno hundir un continente si iban con todo.

Pero el verdadero problema era Hishigami Shikimi.

Justo como yo —si no es que más que yo— ella era la peor de las Mujeres Hishigami.

Su razón de ser era destruir organizaciones estables y los sistemas de la sociedad, por lo que el Hyakki Yakou sería el cebo definitivo.

Si ella era atrapada en una explosión gigante, ella indudablemente fingiría su muerte y haría una reaparición.

Enviar al Top 5 con su ridículo poder de fuego le permitiría manipularlos y los conduciría hacía la autodestrucción.

Sin mencionar que el Hyakki Yakou estaba atrapado entre padre e hija por el momento. No sabían a cuál seguir, por lo que definitivamente colapsarían si intentaran un ataque tradicional.

Y si podía pensar en eso, entonces la mente de Hishigami Shikimi tenía que estar llena con más, muuuucho más métodos horribles.

—¿Por qué haría esto Majina-sama? ¿En qué está pensando?

—Quién sabe. Él se ocultó en las sombras de la historia por una década, dejó a esos idiotas vivir mientras pensaban que lo habían asesinado, y ni siquiera pudo tomar venganza por el intento de tomar la vida de su esposa. Quién sabe qué tanto ha guardado en su corazón. Él dijo algo de quitarle el Hyakki Yakou a la jovencita, ¿pero qué tiene que ver eso con este pánico zombi? Ni siquiera estoy seguro del por qué comenzó a querer de nuevo al Hyakki Yakou después de todo este tiempo. Pero…

—¿Pero?

—No soy una chica de secundaria inquieta por un amor no correspondido. Si quiero saber cómo se siente, sólo debo encontrarlo y preguntarle.

Hice que sonara simple.

Tenía que hacer lo mismo sin importar quién fuera mi enemigo. Si comenzaba a pensar en alguna manera especial de lidiar con ese enemigo especial, ya habría estado siendo tragada por ellos. Nunca duda sin importar qué era una forma de fuerza.

—Primero, derrotaré a Hishigami Shikimi como una miembro de las Mujeres Hishigami. —Mi voz estaba casi cantando. —Podemos enviar al Top 5 una vez que esa engañosa mujer haya sido derrotada. Después de eso, potencia de fuego normal puede hacer el resto. Tendremos mejores posibilidades de derrotar al grupo de Majina superándolos en números también.

Habiendo dicho eso, la Zashiki Warashi Ver.40 Especialmente Hecha del Hyakki Yakou que había aparecido al final fue un hecho completamente desconocido.

—¿E-entonces sabes dónde está escondiéndose el grupo de Majina-sama?

—La montaña Boseki, una de las montañas que rodean a la Ciudad Bozen. Más específicamente, en la red de túneles llenando el volcán inactivo como un laberinto. Conocido de otra manera como Mikuchi-sama.

Mis preparativos estaban completos.

Para hacer nuestro saludo final, el Sunekosuri y yo caminamos por el interior con estilo tradicional japonés del avión para encontrarnos a la señorita quien dirigía al Hyakki Yakou.

El aroma a incienso llenaba la habitación donde una pequeña niña con gruesa ropa de luto estaba sentada. Un Youkai canino incluso más pequeño que el Sunekosuri (de cerca de sólo cinco centímetros) estaba sentado enfrente de ella.

O más bien, estaba masticando un pequeño plato de pollo.

—¡¡Qué rico!! ¡No puedo cansarme de su pollo, Hafuri-sama! ¡¡*Mordisco*, *mordisco*!!

—Jeje. El pollo no se va a ir a ningún lado. Y todavía hay mucho más, así que ve lento y saboréalo.

El pelaje del Sunekosuri se erizó por la vista.

—¡¡Waaah!! ¿¡G-Gisuke!? ¿¡Cómo puedes ser tan grosero en frente de Hafuri-sama!?

—Oh, papá. ¡Hafuri-sama es una cocinera experta! ¡*Mordisco*, *mordisco*! ¡Entenderás si pruebas un poco! ¡Dejé algunos para ti aquí! ¡¡*Mordisco*, *mordisco*!!

—No hables con la boca llena. …¡Y lo siento mucho, Hafuri-sama! ¡¡Lo llevaré a otro lado, así que por favor perdónelo!!

—No me molesta. Lo disfruto más cuando él se puede relajar.

—¡Oh, Hafuri-sama, quiero frotarme en ti ahora!

—Sí, sí. Déjame descubrir mis piernas. Vamos, ven, Gisuke.

Hmm.

Podría desagradarle la manera en que todos sus guardaespaldas acarician su cabeza. Ella parece estar relajándose ahora que encontró a alguien con quien puede actuar como una hermana mayor.

¡Hmm! ¡¡Ella es demasiado linda!! ¡¡¡¡Si tengo el tiempo, acariciaré su cabeza como loca!!!! (← Círculo vicioso).

La habitación podría parecer extremadamente calmada, pero había algo realmente horriblemente mal al respecto.

Había una cresta familiar de dos metros o más de oro puro directamente detrás de la señorita. Normalmente, habría costado cientos de millones de yenes.

Pero había sido cortado en dos por una espada.

El Hyakki Yakou creía en la sangre, Majina era el padre de sangre pura y Hafuri era la hija de media sangre. Si los dos entraban en conflicto, era obvio que lado de la organización tomaría la mayoría.

O así debería haber sido.

Pero la señorita había cambiado las cosas. Ella había levantado la espada paranormal preparada por uno de los Top 5 y ella partió ese símbolo del Hyakki Yakou enfrente de todos.

—Ni siquiera yo estaba consiente de mi sangre mezclada. No tengo intenciones de ocultarlo.

Con esas palabras, ella había hecho de la lado la navaja increíblemente filosa, tomó la punta y tendió la empuñadura hacía los demás.

El más ligero tirón de la navaja y ella habría perdido todos su dedos.

—Si alguien no desea continuar sirviéndole a alguien de sangre impura, entonces pártanme a la mitad y guárdenme en el santuario de su hogar. Justo como esta cresta familiar. Si eso mantendrá el orden en este pequeño campo y previene más conflicto con el grupo de Majina, entonces no me importa en lo más mínimo.

Si ella simplemente hubiera sostenido su sangre o nombre familiar, ella no habría sido capaz de contener el caos. El Hyakki Yakou se habría dispersado y descendido en caos justo como quería Majina.

Pero eso no habría pasado.

Podría haber sido que la batalla con la Aoandon le había dado el borde que necesitaba para no confiar en otros.

Por lo que el símbolo vestido por todos aquí ahora estaba incompleto, como la Luna creciente.

Habían jurado portar la cresta familiar completa sólo cuando el grupo de Majina haya sido completamente derrotado.

Habiendo dicho eso, no era una resolución perfecta. Los muchos seguidores de la gigante organización estaban observando cuidadosamente. Si la jovencita hacía alguna clase de error y fracasaba en conseguir resultados, sería considerada no apta para dirigir y todos se unirían a Majina. Cambiarían así de rápido como una gran avalancha.

Eso significaba que ella necesitaba prepararse a sí misma.

—Veo que estás lista para irte.

—Más o menos.

Mi objetivo era el gran agujero conocido como Mikuchi-sama en las profundidades de la Montaña Boseki de la Ciudad Bozen. Irrumpir en la ciudad inundada de zombis y abrirme paso a las montañas podría haber sido difícil, pero como dije, estábamos sobre el ala volante.

¿Por qué preocuparse con todas esas cosas cuando podía ponerme un paracaídas y saltar justo hacía el gran agujero sobre la cima de la montaña?

Estaba aparentemente ubicado cerca de una plaza antinatural de perro.

—Permíteme recordarte nuestro objetivo. Te estamos contratando para resolver el problema en Ciudad Bozen que ha causado que el pánico zombi se expanda a otras regiones también. También deseamos eliminar el grupo de Majina que sospechamos está fuertemente relacionado a esto. Tú serás la primera ola y tu máxima prioridad debería ser derrotar a Hishigami Shikimi.

—Por supuesto.

—Majina proclama ser el verdadero líder del Hyakki Yakou y él intenta secuestrar la organización que hemos construido. Qué tiene que ver con este pánico zombi sigue siendo un misterio, pero si esta situación continua, hará un daño catastrófico a la nación de Japón. Por favor resuelve esto rápidamente, antes de que eso pase.

—Haré lo que sea si están dispuesto a pagar por ello.

El paracaídas era por supuesto un boleto de ida. Si lo arruinaba, no irían por mí. La montaña estaba rodeada por zombis y no había puntos ciegos en ninguna dirección. De hecho, si el número de zombis continuaba creciendo a un ritmo acelerado, cubrirían la totalidad de Japón, por lo que “escapar” rápidamente perdía todo significado.

Aun así, dejé la habitación de la señorita y caminé hacía al compartimento de carga con su equipo de descompresión.

No era que estuviera llena con justicia o venganza.

Era simplemente que arriesgaba mi vida en mis trabajos más seguido que nada.

El pánico zombi podría haber parecido como el fin del mundo para algunos, pero sólo parecía un poco más emocionante que un día normal para mí.

—…

El Sunekosuri guardó silencio en mis pies, pero él no estaba simplemente asustado de los zombis abajo.

—¿Qué pasa? ¿Pensando en tu esposa distanciada?

—Siempre había asumido que Ohatsu había sido arrastrada a la oscuridad de este pequeño campo. Es por eso que me lancé en esto con el fin de encontrarla cuando repentinamente desapareció, —inmediatamente explicó el Sunekosuri. —Ella en sí era una gran oscuridad. Ella trabajó con Majina-sama, se volvió la parte más profunda del Hyakki Yakou, ¡y ahora es parte de esta maldad! Mi objetivo ya no es rescatar a mi esposa. ¡¡Incluso si significaba sacrificarme a mí mismo!!

—Oryah.

Pisé ligeramente al Youkai parecido a un animal de peluche y él hizo un lindo grito “¡¡bgyuh!!” justo mientras ponía una expresión sería.

Sí, sí. Ese es el Sunekosuri que conozco.

—Tú eres un Youkai inofensivo, así que deja de actuar como un dios de la muerte. Hacer pagar a las personas por sus crímenes es el trabajo de la jovencita. Nosotros somos sólo sus brazos y piernas, para que así no tengamos que preocuparnos de eso.

—¡¡Pero ella es mi familia!! ¡¡Eso significa que tengo que tomar la responsabilidad!!

—¿Pones tus sentimientos personales por encima de tu trabajo? La jovencita me contrató para rápidamente acabar este pánico zombi. Para ser franca, no voy a traer a alguien entorpecido por sentimientos personales. Se interpondría en el camino de nuestro trabajo.

—…

—Y por otro lado, ¿qué tal si uso los sentimientos personales para motivarte? ¿Por qué piensas que tu hijo Gisuke-chan ha estado andando tanto con la jovencita?

—¿Hm? ¿Porque Hafuri-sama está mostrando bondad injustificada al cuidar de él?

—No. Porque se detiene todos los días, para suplicarle que salve a su mamá.

La jovencita tenía que confrontar a sus propios padres también. Si sólo fuera tan lindamente honesta, podría sentirme un poco más motivada. ¿Ella estaba insistentemente vistiendo esas deprimentes ropas de luto porque testarudamente insistía que el periodo de luto no se acabaría hasta que el fantasma haya desaparecido? Aunque, también era lindo qué tan desesperadamente trataba de contener todo eso.

Ahora.

No era mi trabajo transformar ese “ruido amable” en poder. Siempre he lidiado con los trabajos sucios. Tenía que secamente, digitalmente y seguramente resolver este problema.

2

Ya estaba oscuro afuera.

La nieve de blanco puro cubriendo la tierra hacía difícil decir qué tan lejos estaba.

Además, la planta de energía geotérmica en la pendiente destacaba más que el camino tortuoso o la cima de la montaña. Era pequeña, así que podría haber sido un experimento para la energía de medio ambiente y sistemas de energía inteligentes que estaban de moda últimamente. Podía sentir a mis ojos ser atraídos por ella lo cual probablemente me haría perder mi objetivo.

Romperte las piernas de la nada era tan estúpido como podría ser, pero era un problema bastante común en los campos de batallas. Aterricé cuidadosamente sobre la nieve con el Sunekosuri en mis brazos.

El Yozakura fortalecía mis articulaciones, pero no proveía alguna defensa contra el frío. Si no fuera por mis modificaciones corporales, el frío podría haber sido insoportable.

La Ciudad Bozen aparentemente seguía una vieja tradición de la altura equivalente al estatus social, pero eso hacía a la cima un lugar extraño para esta extraña plaza de perro.

Corté el paracaídas, bajé al Sunekosuri a mis pies y pregunté algo.

—Ahora bien, Sunekosuri. Basado en el análisis del Hyakki Yakou de algunos zombis, este pánico zombi tiene mucho que ver con un Youkai conocido como el Kasha. ¿Así que qué es un Kasha?

—Am, ¿no es un gato Youkai rodeado por fuego? Creo que crea una ráfaga de viento que abre un ataúd y roba los cadáveres de los pecadores de los funerales o tumbas para comer sus órganos o algo así.

—Sí, esa es una leyenda, pero eso sólo comenzó en el periodo Edo. En las leyendas más viejas, era un carro en llamas en el budismo. Se dice que es un tipo de Oni que conlleva la muerte hasta las profundidades de la tierra.

—¿Eh? Pero creo que había otras leyendas también.

—Bueno, el Kasha lo han mezclado con el Bakeneko con el pasar del tiempo. Algunas historias dicen que los cadáveres comienzan a moverse cuando se acerca el Kasha, pero puedes pensar en eso como una mezcla con las historias del Bakeneko. Aunque esa característica es igual de efectiva.

Ahora, ¿qué imagen del Kasha estaba usando Majina? Él aparentemente había reordenado una Sunekosuri llamada Ohatsu en una “oscuridad original” y la usaba para ataque y defensa, así que fácilmente podía usar la imagen de cualquier era. Él probablemente podría cambiar los poderes y características del Youkai por era tan fácilmente como cambiar los engranajes de una bicicleta.

—¿Eso quiere decir que el pánico zombi proviene de los cadáveres de los pecadores?

—Bueno, hay algunas teorías diferentes del cómo el Kasha roba los cadáveres. Algunas veces el Youkai directamente se los lleva y algunas veces los cadáveres se mueven por su cuenta cuando se acerca.

—El anterior suena exactamente como un zombi.

—Pero no hubo ninguna leyenda sobre esparcirse entre cadáver y cadáver.

—¿Entonces él cambió algo ahí?

—Además, el Kasha no controla cualquier cadáver. Tiene que ser el cadáver de un pecador. …¿Pero qué es un pecado? Esto está concentrado en Ciudad Bozen, la Montaña Boseki y Mikuchi-sama, así que esa pregunta tiene que estar relacionada a las reglas de aquí. Quiero investigar eso.

—¿Qué necesitas para eso?

—La plaza de perro en la cima. Esos edificios parecen estar resguardando el hoyo de Mikuchi-sama, por lo que a mí me parece extraño.

El viento parecía cortar a través de la oscura noche mientras andábamos con dificultad a través de la valla rota todavía cubierta en nieve y llegamos al pequeño clúster de edificios de un piso.

No vi señales de guardias humanos, sensores o trampas.

Golpeé el cerrojo, entré y encontré un lugar amplío vacío. No había calentador o luces. Pensé por un rato antes de encender una linterna de bolsillo y mirar alrededor.

—¿Esto era un establo?

—Es lo más probable.

El interior estaba limpio. No había desechos de perro o incluso algo de pelaje caído. Ni siquiera olía a animales. Era simplemente una estructura grande de concreto con hileras de cadenas y candados destinados a contener a los animales.

El Sunekosuri siguió el camino de la linterna de bolsillo y leyó los grabados encima de las celdas.

—Jirou, Hanako, Honoka, Hiromi, Taichi… Hmmm, suenan más como nombres de vacas que de perros.

—Lo sé.

Bajé la linterna de bolsillo al suelo donde encontré algo de metal plateado brillando.

Pero dudo que le pusieran esposas a una vaca.

Al principio, el Sunekosuri no se movió en lo más mínimo.

Finalmente, él comenzó a temblar y después miró alrededor de nuevo.

—Espera… ¡por favor espera! Entonces…quieres decir…que este lugar estaba conteniendo…

—Sép.

—¿¡Humanos!? ¿¡Todas estas placas de nombres eran para humanos!?

Ahora bien.

¿A dónde habían llevado esos humanos?

3

La instalación entera de la plaza de perro estaba desierta.

Revisé dentro de la residencia para trabajadores, pero estaba cubierta en polvo y claramente no tenía a nadie viviendo en ella. Sin embargo, encontré algunos documentos interesantes dentro de las habitaciones que habían perdido el aroma de su dueño.

—Parece que esto era oficialmente un santuario, no una plaza de perro. Los trabajadores eran vistos como sacerdotes sintoístas. El lugar fue registrado como una organización religiosa e incluso recibía dinero donado cada año.

—¿Un santuario? ¿Qué clase de dios adoraban?

—Mikuchi-sama, por supuesto.

Le di unos golpecitos al puñado de papel japonés viejo.

—Esta montaña es en realidad un volcán inactivo y hay una enorme fosa debajo de la cima. Hace mucho tiempo, hubo una hambruna y la ciudad en la base estaba cubierta con cadáveres, pero aparentemente lograron prevenir la propagación de la enfermedad al arrojar los cadáveres en el agujero.

—¿Y eventualmente comenzaron a adorar al agujero como un dios?

—Es un poco incierto si el agujero en sí es el dios o si adoraban a los muertos que arrojaban para que así no mantuvieran un rencor. Pero las cosas se pusieron extrañas al pasar el tiempo. Aparentemente comenzaron a arrojar a los gravemente heridos, criminales vivos y enemigos políticos en el agujero.

—¿Así que cualquiera que perturbara la sociedad, se tropezara con ellos, se interpusiera en su camino, o simplemente fue demasiado problemático terminaría en esa categoría?

—Eran egoístamente señalados como pecadores.

Eso establecía un enlace con el incidente del Kasha.

El Kasha robaba los cadáveres de los pecadores o los hacía mover cuando se acercara. Eso era todo lo que originalmente hacía, pero las reglas de Mikuchi-sama estigmatizaban a cualquier cadáver o persona herida como pecador. En otras palabras, si éramos críticamente heridos en un ataque zombi, serías infectado con la etiqueta de “pecador”.

—Todavía no puedo creerlo. ¿Y qué hay sobre ese establo? Si tenían un ciclo elaborado para arrojar a los rechazados del pueblo en el agujero, no necesitarían capturarlos y cuidarlos, ¿o sí?

El Sunekosuri no parecía particularmente enojado. Simplemente sonaba enfermo de cómo la mente humana podía llegar a estas ideas.

Sin embargo, podría haber sido una visión realmente extrañada para un Youkai de cuatro patas.

—No es tan inusual. Sunekosuri, ¿te es familiar el proceso de sacrificio?

—No me gusta cómo suena eso.

—Hay ceremonias de sacrificio por todo el mundo, pero tienden a seguir unos cuantos pasos similares.

Levanté mis dedos con la linterna de bolsillo en mano.

—Las muertes originales eran generalmente coincidencia. Alguien colapsa durante una sequía y entonces llueve, así que las personas comenzaron a pensar que había una conexión con la muerte y la lluvia.

—…

—Pero la siguiente vez, tratan de recrearlo. Prueban para ver si matar a alguien hace llover. Si otra coincidencia ocurre, no se detienen. Una vez que consideran que es una causa y efecto, terminan matando personas como ofrendas anualmente o mensualmente.

—¿Estás diciendo que eso tiene algo que ver con esta Mikuchi-sama?

—Esto es un sacrificio también. Ya que arrojaron los cadáveres para prevenir que se propagara la enfermedad, podrían pensar que la enfermedad nunca pasará si continúan arrojando cadáveres. Podría incluso alcanzar el punto de que piensen que el agujero en sí vomitará la enfermedad si dejan de hacerlo. Esa clase de malentendido era bastante común en los días antes del conocimiento de los gérmenes. A quién arrojan puede seguir expandiéndose porque no pueden encontrar cadáveres y tienen que elegir pecadores de los humanos vivientes en su lugar.

—Entonces esas personas en el establo…

—Una vez que la ceremonia de sacrificio es establecida, las personas pensarán que necesitan un sacrificio, pero no querrán ser elegidos ellos mismos. Ya que no pueden ignorar la ceremonia, comienzan a ver los sacrificios como algo especial. Dicen que mientras más noble sea la persona, más complacerán al dios. De esa manera pueden darle el papel a alguien más que ellos mismos. Crearán un sistema que aumenta los sacrificios con personas del mundo normal. No tienen que conocerlos y pueden fácilmente ofrecer completos extraños sin sentir nada por ellos.

—Ah.

—Cuando ese deseo de no ser elegido continúa más, terminan haciendo muñecos de papel, madera, trigo o maíz, pero parece que Mikuchi-sama nunca llegó tan lejos. Criaron personas en la plaza de perro y les ofrecieron lo que necesitaban. Ya que provenía de un deseo de no ser elegido, podrían haberse concentrado en capturar viajeros.

Después de algo de investigación, encontramos algo extraño en el edificio de procesamiento de comida para mascotas.

Tenía un piso inclinado, una mesa de acero de trabajo sin manchas, y un puñado de cuchillas giratorias en un lugar (muy parecido a una sierra circular o una cinta con sierra de un aserradero) de lo que parecía haber sido un mezclador o triturador. No era exactamente agradable imaginar qué había sido llevado por los engranajes y cintas transportadores para ser desechado, pero el problema yacía más allá de él.

Detrás de una gruesa puerta de metal, encontré una escalera conduciendo al oscuro subterráneo. Una gruesa shimenawa estaba colgada por encima de la entrada y el hedor de suciedad aumentaba desde adentro.

Y encima de todo estaba la cresta familiar del Hyakki Yakou…no, de la línea de sangre de la jovencita.

Era de treinta centímetros de diámetro y cerca de ocho centímetros de grosor. Estaba hecho de oro puro y colgando desde el centro de la shimenawa.

—Ohatsu, —murmuró el Sunekosuri. —¿Ohatsu estaba involucrada en algo así mientras trabajaba con Majina-sama?

—¿Quién sabe?

No negué ni confirme ese hecho incierto, pero sí especulé basada en lo que había visto.

—Pero el grupo de Majina podría no haber hecho funcionar esta instalación.

—?

—No hubo olor humano en ese establo y la residencia estaba cubierta con bastante cantidad de polvo. Las revistas y calendarios alrededor no tenían fechas más recientes más que de hace diez años. Ahora, ¿qué pasó entonces?

—¿Jinnai Shinobu interfirió con el grupo de Majina-sama en el pasado?

—No sé si fue por el Kasha, para usar a Mikuchi-sama, o sólo porque querían un escondite. Es verdad que pusieron la vista en este lugar, pero basado en las viejas fechas, hay una posibilidad de que se apoderaran de la plaza de perro y alejaran a los dueños originales.

—P-pero sólo estás suponiendo, ¿verdad?

—¿Entonces qué tal una interesante pieza de información para respaldar eso? Sunekosuri, basado en los documentos, este lugar fue controlado por alguien llamado Sudou Taichi. ¿Eso te suena familiar?

—?

Estoy bastante segura que uno de los nombres en las placas en el establo decían Taichi.

Alguien había pretendido ser un sacerdote sintoísta mientras secuestraba personas y las criaba como animales. ¿Qué clase de venganza había puesto sobre ellos el líder de la organización oculta más grande de Japón?

Las personas en la parte inferior de la sociedad amaban esa clase de cosas, así que probablemente eso había sido muy minucioso.

—¿E-entonces Mikuchi-sama fue limpiada una vez que Majina-sama llegó?

—Al menos, el proceso de sacrificio podría haber avanzado a la era de muñecos de papel y trigo en vez de sacrificios humanos, —estuve de acuerdo. —Pero no te equivoques. Avanzar el proceso de sacrificio significa que la ceremonia ha sido refinada igualmente. Y después de diez años de eso, condujo a que un pánico zombi se esparciera por Japón. ¿Limpiada? Eso es muy correcto. La amenaza imperfecta fue perfeccionada en un establo de armas.

Lo que yacía más adelante era una oscuridad más profunda que la de la plaza de perro.

Si esto era suficiente para impactarlo, entonces el resto aplastaría su corazón.

¿Estás listo, Sunekosuri?

Estamos a punto de visitar un verdadero infierno. Si todavía deseas ser salvado, entonces no puedes sólo aferrarte a la verdad. Necesitas tener las agallas para tomar la mano de tu esposa y sacarla de esta sucia verdad.

4

El viento rugió.

La fosa gigante parecía continuar por siempre. Era de más de veinte metros de ancho y no quería pensar en qué tan profundo era. La suciedad y piedras habían sido excavadas para construir edificios y pasadizos complejos por alrededor del agujero. En general, lucía como un puñado de chozas deterioradas en un barrio bajo con madera y bambú con andamios conectándolas como estrechos puentes.

Podrían no haber tenido la intención de ocultarlo porque el emblema de mil de años de edad del Hyakki Yakou estaba quemada en la madera por todo el lugar.

Mikuchi-sama estaba llena con luz naranja. Había bombillas desnudas así como velas y linternas colgando. Las linternas usaban una mecha húmeda en un plato de aceite en vez de una candela.

Mientras descendíamos, generalmente circulamos alrededor del largo agujero. Se sentía como caminar por una bombilla o un resorte.

—¿Aquí es donde estaba el grupo de Majina-sama?

—Podrías llamarlo su escondite, su base secreta o su laboratorio de zombis.

Había lugares húmedos aquí y allá, pero podría haber sido debido a venas de agua cerca o manantiales.

En adición a las chozas y andamios, había mucho equipo de excavación. Estos variaban de herramienta de mano como palas, picos y martillos a maquinaria pesada como una excavadora y una pala mecánica. Cajas de madera fueron casualmente llenadas de cilindros que probablemente tenían explosivos adentro.

No parecía que tuvieran muchos subordinados, ¿así que Majina y Shikimi se ataron una banda en su frente y excavaron la cueva por su cuenta? Suena como si todos lo hubieran tenido difícil.

—Pero cuando se crea una base secreta, el cómo deshacerse de la basura que excavaste es la parte más difícil. Ellos hicieron eso y vivieron aquí por diez años sin el más ligero susurro llegando al mundo exterior, por lo que realmente son monstruos. No puedo creerlo.

—?

A las chozas se le habían dado más y más habitaciones como una pila imprudente de contenedores. Me asomé en una y vi una habitación de tatami más allá de barras de madera entrecruzándose horizontal y verticalmente.

—¿Es eso una celda?

—Hm.

Tomé una grabadora de voz colgando de la barandilla de bambú del andamio. Era tan evidente como todo lo demás. Presioné el botón de reproducir con mi pulgar y escuché la voz de Majina más allá de algo de estática.

—Cada vez que los veo, las reliquias de nuestros supuestos “días de gloria” me enferman. Pero nunca puedo recuperar los métodos perdidos para desarrollar una Zashiki Warashi sin seguir sus pasos.

Escuché mientras caminaba y me encontré con una celda ligeramente pequeña. Más adelante, encontré una incluso más pequeña. Mientras seguía caminando, encontré más y más, cada vez más pequeña que la anterior.

—Si desnudaron a una Zashiki Warashi y tuvieron relaciones con ella en el nombre de la investigación, entonces fueron, sin lugar a dudas, monstruos. Pero en su propia manera monstruosa, podrían haber tratado a la Youkai igual que nosotros a través de su lujuria. Pero lo que hicieron fue diferente. De alguna manera, eran incluso más horribles que simples monstruos.

—E-espera un segundo, —dijo el Sunekosuri con miedo en su voz. —¿¡Qué es esto…!?

La caja en frente de nosotros era lo bastante grande para contener tus brazos. Si fuera a estar adentro, tendría que retorcerme adentro mientras sostengo mis rodillas en mis brazos. Encogerse algo más podría fácilmente romper todos los huesos de un cuerpo y dejar sólo un pedazo de carne detrás.

Pero…

Iba más allá…

—Ellos ni siquiera veían a los Youkai como seres con un cuerpo y mente por su cuenta. Los venían como un simple fenómeno que de casualidad hablaba el mismo lenguaje que nosotros y actuaban al pensar igual que nosotros.

La siguiente caja era francamente más pequeña.

De cada lado era en su mayoría de treinta centímetros de diámetro. Sería perfecta para guardar un regalo de cumpleaños.

—Lo que hicieron fue simple. Prepararon una celda para robarle su libertad a los Youkai. Después, lo pasaron a jaulas que gradualmente restringía su habilidad para vivir sus vidas. No podían comer, no podían dormir, simplemente podían caminar alrededor, no tenían forma de saber la hora, y eventualmente era demasiado pequeño para caber adentro. Al dejarlos acostumbrarse gradualmente a cada paso en el camino, los Youkai perderían su cuerpo y mente. Regresarían a ser un simple fenómeno.

—¿Qué había…dentro de esto?

El Sunekosuri tragó mientras preguntaba.

Sólo había una Zashiki Warashi al que el Hyakki Yakou le había hecho todo.

La superficie de la caja tenía un número borrado con tinta y “Ver.40” estaba escrito al lado de ello.

—Pero…esto es…¿¡pero!? ¿¡Cuánto tiene que perder un Youkai humanoide de su forma humana para caber en esta caja de treinta centímetros!?

Este era un museo de la verdad detrás de los “días de gloria” del Hyakki Yakou de hace varios siglos. Majina lo había recreado usando inmensas cantidades de información y su propia habilidad definida.

Pero a diferencia de un museo de cera occidental con un tema de tortura, esto no era un modelo preciso destinado a apuntar a los errores del pasado y prevenir el presente.

Sí, y lo qué me hace enfermar más de todo, —escupió la voz, —es que soy tan indigno que necesito algo como esto.

—Él está incluso más demente de lo que pensé, —resumí mientras detenía la grabadora de voz.

Dejando todos los documentos al aire libre aquí y en la plaza de perro arriba no había sido descuido. Probablemente había sido un intento de confesar. Pero en vez de decirle a alguien, le encontraba un significado a dejarlo escapar de su corazón de alguna manera u otra. Podría haber sido muy parecido a la historia del Rey Midas y las orejas de burro.

—Básicamente, él hizo un museo de tortura de figuras de cera, haciendo sus modificaciones personales, y entonces arrojó a su esposa, esa Zashiki Warashi blanca, en ello. Y eso creó a la Ver.40 que supera a la Ver.39. Quizá es como sentarse alrededor de un sofá hecho de piel humana.

—¿Q-qué estaba tratando de hacer Majina-sama?

—No te puedo decir eso aún.

Pero diez años, Majina y Mei habían observado el mundo continuar bajo la presunción de que estaban muertos. ¿Quién podía decir que tanto eso los había quebrado?

No podía decir qué querían de la Ver.40 o el pánico zombi.

No podía ver una conexión directa a su meta aparente de tomar el Hyakki Yakou de la señorita.

O más bien…

—Él supuestamente tiene una Zashiki Warashi que puede construir un nuevo destino de la nada en lugar de cambiar el destino existente. Si él tiene eso, entonces él no necesitaría molestarse con todo esto. Él podría directamente jugar con el mundo para hacerse el líder del Hyakki Yakou.

—E-entonces es la Ver.40…am, ¿Mei-san no está completa aún?

—¿Realmente piensas que Majina sería así de inepto?

La Zashiki Warashi Ver.40 Especialmente Hecha del Hyakki Yakou estaba completa. Él podía usarla en el momento que quisiera y no tenía razón para dudar. Sin embargo, nunca usaron ese poder para ponernos en jaque mate.

¿Por qué?

—No, no es eso.

—?

—Quizá ya la está usando. Y para algo que hacer su regreso al Hyakki Yakou una preocupación secundaria en comparación.

—¿Qué qu-…?

El Sunekosuri se detuvo porque alguien apareció por detrás de un de los complejos de chozas como si arrastrara su pesado cuerpo.

Eran dos de ellos y tenían grandes trozos arrancados de sus hombros, costados y muslos.

—¿¡Eek!?

El Sunekosuri chilló, pero no porque estos eran zombis.

Cada zombi había sido un humano al principio.

Pero la identidad de estos dos zombis era una sorpresa.

—¿Uchimaku Hayabusa y Hishigami Enbi…? Pero, ¿eh? Pero… ¿¡No puede ser…!?

—¿Metieron sus narices en este incidente como si fuera algo normal pero fueron atrapados mientras huían? En serio, no hay forma de salvarlos cuando han llegado tan lejos.

Cuando sus ojos negros nos vieron…o más bien, cuando vieron algo de carne fresca que aún no se pudre, voltearon sus cabezas hacía nosotros. Tenían ropas rasgadas, cabello blanco seco y piel moteada roja y purpura. Con sus lenguas colgando y sus cabezas oscilando ligeramente, apenas si parecían como sus antiguos yo.

—¿¡Es este el momento de permanecer calmada!? ¿Qué hacemos? ¿¡Cómo los salvamos!?

—¿Salvarlos? ¿Cómo?

—¿Qué?

—Los salvaría si pudiera. Estoy dispuesta a ser flexible cuando se trata de la familia. Pero estoy bastante segura que esta es una causa perdida. Podría ser capaz de restaurar o cambiar partes del cuerpo a un cierto grado, pero ni siquiera yo puedo salvar un cerebro que ya se ha podrido.

—¿E-entonces qué hacemos?

—Sólo hay una cosa que hacer.

Cerré y abrí mi mano.

Me concentré en la idea de unas garras de una bestia.

—Quien hayan sido originalmente, un enemigo apareció frente a mis ojos. No voy a ser sentimental sin sentido y decir que quiero destruir a mi familia con mis propias manos. Sólo voy a derrotarlos y continuar.

—………………………………………………………………………………………………………………………………………………….!?

Y Enbi.

¿No liberaste tu lado de Mujer Hishigami ni siquiera con esto sucediendo?

Ella era insuperable cuando se trataba de oponentes humanos. Incluso si significaba que eventualmente estuviera frente a ese detective como la peor asesina posible, ella podría haber sido capaz de salvarlo de los zombis “por el momento” si ella hubiera liberado ese lado suyo.

O quizá ella decidió que preferiría morir a su lado.

—Ven aquí, humana.

Se sentía tan vacío.

No triste, sino vacío. Así era cómo me sentía de un mundo sin nada sino sacrificio.

—Te enterraré con ese hombre que amaste. Quizá eso compensará el pecado de asesinar a mi familia.

Ella respondió con un rugido.

Ambos se cargaron hacía adelante en perfecta sincroniza. Basado en la velocidad y fuerza, probablemente tenían lo mismo que un grizzli de trescientos kilogramos. Un humano normal no tendría oportunidad, pero yo era una excepción.

Decapitaría a uno con mi primer golpe y decapitaría al otro un momento después.

Tan pronto planeé ese proceso preciso, algo más pasó.

Repentinamente, un gran poder golpeó a esos monstruos de máxima fuerza y cayeron al suelo.

Nadie los había tocado.

Era evidentemente paranormal, como si una onda de choque los hubiera forzado a caerse desde todas las direcciones.

—Qué molestia.

Escuché una voz por encima.

Una mujer que se dice superó su anti envejecimiento al punto de encogerse estaba parada sobre el andamio de madera y bambú colocado en tres dimensiones. Ella tenía largo cabello blanco que parecía fuera de lugar en lo que parecía como una chica. El cabello estaba arreglado como una flor gigante, ella vestía un kimono blanco incoloro, y usaba una shimenawa en lugar de una banda. Clavado en la tierra estaba una vajra de tres puntas que brillaba a un grado siniestro.

—Creo haberte advertido de no justificar el asesinato que proviene de tu propia debilidad, generación final.

—¿¡Hishigami…Shikimi!?

Después de esas palabras, toda la iluminación se desvaneció del largo espacio subterráneo: Las bombillas desnudas, las velas y las linternas colgando. Como si un interruptor hubiera sido apagado y llevado todo a la oscuridad.

—…!! ¡¡Tenía un presentimiento de que harías eso!!

Confié en mis recuerdos para tomar una pala que había estado recostada contra el muro de una choza. La ondeé y debió haber golpeado la vajra de tres puntas que aparentemente había retirado porque chispas anaranjadas volaron.

Una de las linternas colgando debió haber tirado su plato de aceite porque una llama estalló.

Las llamas y el aceite cayeron al suelo y entonces se esparcieron a las chozas y celdas de los alrededores.

Mis ojos se encontraron con los del rostro joven iluminado por llamas escarlata.

El descuidado Sunekosuri seguía a mis pies, así que lo pateé hacía atrás con mi talón. Hishigami Shikimi era la más vieja y líder del asesinato Youkai. Cuando ella encontraba a un Youkai, era difícil para ella no asesinarlo.

El cabello blanco de Shikimi se esparció.

Lo siguiente que supe fue que ella había removido la parte superior de su kimono, revelando una camisa debajo y hombros desnudos.

La flor venenosa se había convertido en una peligrosa y letal fruta.

—Tenía un presentimiento de que vendrías aquí. ¿¡Pero realmente piensas que la generación final tendría la esperanza de igualar a la fundadora de la línea Hishigami!?

—Tenía un presentimiento de que estarías esperando aquí. ¿¡Pero realmente piensas que un antiguo poni de un solo truco podría permanecer por encima para siempre!?

Nada más era necesario.

Esta batalla había sido decidida antes de que comenzara, por lo las dos Hishigami obedecieron la preestablecida armonía y se enfrentaron.

5

Durante el estado final del conflicto entre el Hyakki Yakou y el grupo de la Aoandon, Hishigami Shikimi se había burlado de mí como una farsante experta sin ninguna otra habilidad. Había estado completamente a su merced. Ella se había contenido, sin embargo yo no había durado ni tres minutos.

Sin embargo, eso no era porque sus huesos o músculos fueran extremadamente fuertes.

—¡¡Hh!!

En la conflagración, Shikimi torció sus caderas dentro del kimono blanco. La vajra dorada de tres puntas en su mano había caído como un rayo. Sin importar a donde corriera, sería forzada a caer al suelo como les había pasado a Enbi y al detective.

Eso no era lo que necesitaba hacer.

Torcí mi propio cuerpo y usé la gran fuerza que adquirí de la tecnología de esos enfermos Hombres Hishigami. Y era todo para lanzar mi pala.

Había destruido medio a la fuerza la tierra a mis pies, creando una grieta entre Shikimi y yo.

Eso fue todo lo que hice, sin embargo detuvo los ataques de Shikimi.

—¿Oh?

—Tú eres la Mujer Hishigami que se especializa en el combate. ¡¡Ninguno de tus métodos de ataque van a requerir tener de objetivo cada persona en individual!!

—¿¡Y qué!?

Ella ondeó la vajra y bloqueé su punta con la parte de metal de la pala. Chispas naranjas volaron.

Inmediatamente noté algo invisible cubriendo la superficie de la pala, como si algo se estuviera arrastrando del mango de madera desde el punto de contacto.

Inmediatamente la solté y tomé un martillo que era tan largo como una espada de madera. Lo ondeé para aplastar la misteriosamente infectada pala en medio del aire.

Un sonido explosivo le siguió después de un corto retraso.

—Tu método es un efecto del terreno. Es probablemente algo como la herramienta “llenar” en un software de edición. Profanas una superficie basada en los puntos de contacto para rehacerlo en tu propio campo. Entonces puedes libremente influenciar cualquier objeto, fenómeno o forma de vida en ese campo. Ya que estás usando una vajra de tres puntas, supongo que estaba basada en la Vajra Voladora de Daishi Kobo. ¡¡En esa historia, él lanzó una vajra de tres puntas para determinar el sitio apropiado para su cuartel general y la clavó en la Montaña Koya!!

Por lo que si había una grieta en el suelo, el “llenar” sería interrumpido.

Por lo que si ponía la pala en el camino antes de que me golpeara, el objetivo para “llenar” cambiaría.

Mientras que yo fortalecí mi cuerpo físico para enfrentarme a los Youkai, ella creaba un “territorio asesino” que debilitaba su objetivo.

Bajo las condiciones correctas, esto podría cubrir una ciudad entera o región a la vez. Entonces ella podría instantáneamente asesinar cada soldado de pie ahí. Incluso si un cañón Vulcan de 6000 disparos por minuto o un misil de crucero fuera disparado hacía ella, ella los derribaría, los quebraría, los re-haría, los destruiría o los neutralizaría. Ella se especializaba en enfrentar grandes grupos y su potencia de fuego era tan grande que tener de objetivo con precisión a una sola persona era difícil.

Pero eso no significaba que ella era un monstruo inmortal sin puntos ciegos.

¡Si no lo arruinaba en mi respuesta, podía evitar una muerte instantánea!

—Sólo puedes descansar en paz cuando menosprecias a todos los demás, así que me sorprende que investigaras tanto. ¿Qué humillante fue darse cuenta que la verdad es mucho más útil que las mentiras?

La ignoré y le lancé el gigante martillo a ella.

El arma contundente rotó horizontalmente, pero ella no se movió para evadirlo.

—¿Pero lo has olvidado? La Vajra Voladora cubre una superficie basada en los puntos de contacto, ¿pero por qué tiene que ser limitado a la tierra?

—Kh.

—Y yo gobierno sobre un territorio, no en la tierra en sí. En otras palabras, mis reglas se extienden al espacio aéreo directamente por encima de esa superficie también.

Tan pronto arrojé el martillo, me forcé a saltar a pesar de mi postura antinatural. Sentí a mi esqueleto entero gritar en protesta, pero tenía más de qué preocuparme. Le dejé mi cuerpo al Yozakura personalizado que parecía como una masa chirriante de goma y resortes.

Después de todo, Hishigami Shikimi había estampado su vajra en el muro de una choza.

Un sonido seco estalló mientras el martillo volando se estrellaba en ese muro como si hubiera sido jalado hacía ahí por un poderoso imán. También se convirtió en piedra. Si me hubiera quedado ahí, lo mismo me habría pasado a mí.

Cuando ella golpeaba la tierra, afectaba a la zona por encima de ella.

Cuando golpeaba el muro, afectaba a la zona “encima” de ella pero en la dirección horizontal… en otras palabras, directamente había arriba.

Era como ser blanco de un reflector invisible de un arma electromagnética.

¿Pero en qué exactamente estaba basado este ataque?

¿Tierra, suelo, territorio? ¡No!

—Un cierto concepto existe en casi cada religión alrededor del mundo.

Shikimi lentamente giró su mirada hacía mi cuerpo en el aire.

—Es decir, tierra santa. Justo como la tierra en la cual Kobo Daishi eligió construir su cuartel general. ¿Y cuál es la fuerza más grande que ata a las personas a la tierra?

Pateé la izquierda y la derecha de los muros de la choza en llamas para escapar hacia arriba como pinball.

—Tch. ¿¡Gravitación universal!?

—Precisamente. Mientras el planeta nos jala, nosotros también jalamos al planeta. Así que tu jalarás energía de esta tierra santa hacía ti misma y causaras que estalle dentro de tu cuerpo. …Ningún cuerpo humano puede escapar del poder de la tierra en sí.

Sólo podía permanecer en el aire. Mis rodillas y caderas estaban ilesas, así que tenía que alabar al traje Yozakura. Una batalla de frente no era fácil. ¡El mejor plan era escapar afuera del rango de su “llenar” y usar mi pistola o lo que sea para dispararle desde el humo!

Pero entonces Shikimi colocó una mano sobre su cadera y me miró desde abajo.

—¿Piensas que puedes alcanzar la seguridad al huir lo suficientemente lejos de la tierra sagrada? ¿Pero lo has olvidado, generación final?

—?

—Estas son las profundidades de la tierra. Es un solo espacio rodeado en todas las direcciones por tierra.

—…!!???

La vajra de tres puntas había dejado su mano.

Ella lo había arrojado a sus pies donde se clavó en el suelo.

Un instante después, escuché un sonido agudo y algo invisible se esparció sin demora. El territorio de Shikimi comenzó en sus pies, continuó hacía los muros cercanos e instantáneamente alcanzó la oscuridad por encima. Sólo estaba eligiendo el lugar equivocado y llenando la imagen entera.

El ridículo ataque de gravedad universal me tenía jalando los desastres de la tierra hacía mí y se apresuraban hacía mí desde los 360 grados.

Oh…

—¡¡¡¡Ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!!

Ya no podía preocuparme sobre las apariencias.

Saqué una muñeca amuleto de madera del pecho abierto del traje de kunoichi y una línea de luz estalló como si cortara a través del espacio. Saqué a la fuerza mi Shikigami quien vestía un kimono pequeño.

Era la Deadly Dragon Princess.

La forma artificial se movía de espalda a espalda conmigo.

En el instante en que no mostró señales de movimientos, incontables grietas gigantes pasaron a través de todo el espacio subterráneo. Agua se vertía como si una presa hubiera estallado y la sólida base se hubiera derrumbado. Grietas cortaron y quebraron el territorio de Shikimi.

Entonces la asesina cantidad de remolino de agua, se convirtió en un gran dragón y se apresuró hacía Shikimi.

—¿Has hecho un desastre con la vena de agua?

La fundadora de la línea Hishigami jaló la vajra de tres puntas de la tierra usando su hilo decorativo y entonces lo tomó con una mano.

—¿Pero realmente pensante que eso sería suficiente para asesinarme?

Todo el sonido se desvaneció.

Primero, la feroz avalancha de la Deadly Dragon Princess se congeló en un instante. Tan pronto el dragón de agua entró en el pequeño territorio que le quedaba a ella, todas las moléculas de agua se congelaron en una reacción en cadena.

El espacio subterráneo desmoronado dejó de moverse, como si pegamento instantáneo hubiera sido arrojado sobre todo.

Pero tenía otras cosas de qué preocuparme.

Para el momento que escuché una explosión, Hishigami Shikimi ya estaba a cinco centímetros en frente de mi rostro con la vajra en mano.

Para el momento que me di cuenta que usó su increíble fuerza en las piernas para lanzarse a sí misma hacía el frente, ella había tomado su siguiente acción.

Primero, pateó a la Deadly Dragon Princess. Como dos pelotas en un hilo golpeándose entre sí, la energía cinética fue transferida y la Shikigami se clavó en la base de rocas como un proyectil o misil. No tenía el tiempo de gritar. ¡Shikimi giró alrededor en medio del aire y ondeó su vajra de tres puntos hacía el centro de mi rostro!

—…!!!!

Inmediatamente saqué mi pistola de mi bota, pero la vajra lo destrozó. No sólo eso, fui estrellada con fuerza a la tierra directamente debajo de mí.

—Gah…¿¡ah…!?

Atravesé el muro de una choza, aplasté una pila de cajas de madera, y rodé por la tierra.

El daño a mi cuerpo y el resto de movimientos que tenía guardados eran importancia secundaria.

Oh, no. ¡¡Esta ubicación es muy, muy mala!!

—Eso es lo que queda de mi territorio incluso después de esas grietas. Esta es la tierra sagrada determinada por la vajra.

Algo se torció cerca de mi columna, los contenidos de mi cabeza se hincharon como un globo, me sentía como si estuviera siendo envuelta en un calor intenso, y no podía distinguir el frente del adelante, y la izquierda de la derecha, o incluso arriba de abajo. Frenéticamente moví mis brazos y piernas, pero no podía pararme o incluso sentarme.

Maldición. ¿Esto es a lo que llaman una fiebre inexplicable?

Era una forma estereotipada de castigo divino o maldición. Era el juicio dado a aquellos que groseramente violaban la tierra divina.

—Si no vas a entrar, todo lo que tengo que hacer es arrojarte adentro por mi cuenta.

Escuché un suave sonido mientras Hishigami Shikimi lentamente aterrizaba.

Ella giró la vajra de tres picos como una batuta y caminó lentamente hacía mí.

Las cosas no estaban viéndose bien. El interior de mi cabeza estaba hirviendo y estaba teniendo problemas para descubrir de por dónde provenía su voz.

—¿Qué estás tratando de hacer…con todo ese poder?

—Si ves a Majina como un hombre demente tratando de derrocar el país, no lo entenderías. Él es un ser humano normal. Aunque es exactamente por eso que se quebró.

—…

—Incluso después de casarse con su esposa y tener una hija, la Zashiki Warashi no era más que una Zashiki Warashi. Mei no podía escapar de su primer objetivo de traer prosperidad a su familia. Al mismo tiempo, Majina fue llevado a la desesperación por su propio talento. Sin él, piensa que Mei nunca habría sugerido modificar su cuerpo en la Ver.40. Sin él, piensa que las cosas habrían resultado diferentes. Pero tenían todo lo necesario para traer más prosperidad. La situación empujó su espalda, Mei tomó su mano y cayó directamente hacía el infierno. ¿Qué tal si él lo hubiera rechazado a la fuerza? Eso es simple. Una Zashiki Warashi naturalmente deja una familia que no desea prosperidad. En otras palabras, ella lo habría abandonado. Sus sentimientos como una persona eran irrelevantes. Todo se trataba de su característica de especie. Majina no tenía otra opción.

Por lo que la Zashiki Warashi quien se había enamorado con un humano había llevado su propio cuerpo al compresor.

Ella había alejado las manos del hombre quien era el último que quería ver eso y ella había tomado la ruta más corta para la prosperidad.

Era una forma asquerosamente horrible de “felicidad”.

Pero…

—Eso explica la situación de Majina y la Ver.40. —Tomé un ligero respiró y sacudí mi mente confusa. —¿Pero qué amenaza ven que se aproxima? ¿Qué amenaza piensan que necesita enfrentar la Ver.40? ¿Y cómo eso se conecta a este pánico zombi? Estoy curiosa sobre todo eso también, pero eso no es lo que estoy preguntando. …¿Qué ganas al seguir a Majina? Si sólo quieres triunfar como una Mujer Hishigami, no necesitarías estar de acuerdo con todo esto.

Ella no contestó mi pregunta.

En mi visión borrosa, pensé que vi a la mujer de cabello blanco formar una ligera sonrisa mientras me veía desde arriba.

Ella preparó para bajar la vajra de tres puntas de oro.

—Dulces sueños, generación final. Este es el fin, Mujer Hishigami que sólo quiere triunfar en un nivel individual.

—Cállate, vieja bruja. Tu derrota fue grabada en piedra desde el momento que no me matarse en el instante que tuviste la oportunidad.

—?

Esto no es uno de esos engaños que dices que amo tanto.

¿Lo has olvidado?

Estamos rodeadas por el mar de llamas creadas por las linternas caídas esparciéndose hacía las chozas y celdas.

Y acabó de destruir un puñado de cajas de madera cuando me arrojas al suelo.

Ahora, ¿qué había visto en cajas como esta en mi camino hacia acá?

La respuesta es explosivos.

Un rugido ensordecedor y una onda de choque explotaron desde muy cerca. A penas podía moverme y Shikimi estaba de pie audazmente encima de mí, pero ambas fuimos arrastradas. Fuimos lanzadas al aire como si la gravedad se hubiera desvanecido.

Este ya no es tu mundo.

Lo hemos dejado.

—¿¡Maldita…!?

Ella giró y trató de lanzar su vajra, pero era demasiado tarde.

Antes de que pudiera, agarré sus hombros en medio del aire. Mi pulgar se trazó a lo largo de su delgada clavícula y entonces la tomé por la fuerza. Se quebró con un sonido seco.

—¿¡Gaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!?

Uno de sus brazos era inutilizable.

La vajra se deslizó de su mano y se desvaneció en el abismo oscuro.

Nos estrellamos en el techo de una choza diferente a una muy buena distancia. No podía respirar, pero levanté dos dedos en mi mano derecha. Habíamos escapado de su territorio y la misteriosa fiebre se había ido. La contuve en el suelo y nuestros brazos rápidamente cruzaron caminos mientras poníamos en mira los puntos vitales de la otra.

El aire audiblemente se estaba cortando.

Mis dedos se habían clavado en su garganta y su dedo se deslizó más arriba de mi cien.

—¿Gah…gh…?

Ella me miró desde abajo con una mirada de sorpresa.

Su boca se batía como un pez de colores y ella sacó a la fuerza su voz con su tráquea casi aplastada.

—Tú…

—?

—Podrías saber…que todo lo que puedes hacer…es destruir…¿pero nunca…deseaste…al menos una vez…ser útil para alguien…?

—Oh…

Así que ese era el deseo de la fundadora de la línea Hishigami.

¿Ella había vagado por el mundo por mil años en busca de nada más que eso?

Pero…

—Me rendí con eso en menos de un año después de nacer en este mundo.

Shikimi se estaba acercando a la muerte, pero sus ojos se abrieron ampliamente por sólo un instante. En el mero final, ella utilizó sus músculos más que en vez de suplicar por su vida. Ella no estaba tratando de escapar y no estaba tratando de pararse.

Ella iba a matarme.

Ella iba a matar el objetivo delante de sus ojos.

Porque ella creía que eso sería útil para alguien.

Incluso como una Mujer Hishigami, ella quería sólo una persona en este amplio mundo que le dijera “gracias”.

¿Pero sabes qué?

Es por eso que esto pasó, anciana.

No gané porque me especializo en engañar. Ni porque haya preparado todo con anticipación.

Fue mucho más simple. Las Mujeres Hishigami convocan el desastre.

Tanto que tienes que desear ser útil.

—Es por eso que no moriré.

—!?

—Y es por eso que nunca serás útil para nadie. Nunca.

Esa era la diferencia entre la fundadora y la generación final.

No había sentido en discutir quien estaba en lo correcto. Clavé mis dos dedos más profundamente en su garganta para destruir su tráquea y el bulbo raquídeo enterrado en su cuello.

Un sonido húmedo estalló.

Había una ganadora y una perdedora.

Desafortunadamente, esas eran las únicas dos categorías en nuestro mundo.

6

Hishigami Shikimi, fundadora de la línea Hishigami, había dejado de moverse.

La flor dio frutos y después de marchitó. El cabello blanco estaba esparcido por el pequeño cuerpo que nunca se movería de nuevo. Me alejé rodando de ella y sobre el techo. No podía detenerme, por lo que me deslicé del techo y caí en el sucio suelo.

—Kh…

No podía sentir mis piernas.

Los huesos aparentemente habían sido extraídos cuando me estallé a mí misma con los explosivos.

Supongo que ni siquiera el apoyo de la Yozakura es suficiente para eso. Voy a necesitar mi kit para repararme. Si me inyecto la medicina líquida para pegar los huesos y añado una férula de madera desde afuera, tal vez pueda pararme.

Justo cuando estaba pensando en eso…

—No puedo creer que realmente perdiéramos a Shikimi-san.

Incluso yo sentí un escalofrío por mi espalda.

No podía mover mis piernas rotas, así que forcé a levantar mi cabeza mientras yacía arrastrada y encontré a un hombre de cabello largo y un monóculo y la clase de traje vista en pinturas del periodo Meiji. Él sostenía una Sunekosuri en su brazo como un amante de mascotas. Estando al lado de él estaba una Zashiki Warashi sin emociones en un yukata blanca pura, con un casco de realidad virtual colgando de su cuello y su cara cubierta a la mitad por un velo. El monóculo y el velo lo hacían difícil de decir, pero ambos tenían diferentes colores de ojos. Más específicamente, cambiaron un ojo de un humano y una Youkai.

Una era la Sunekosuri llamada Ohatsu.

Una era la Zashiki Warashi Ver.40 Especialmente Hecha del Hyakki Yakou.

Y el último era un hombre con una cresta familiar completa sobre su pecho.

—¿¡Majina!?

—No me había preocupado tanto ya que ella ya había vivido por mil años, pero supongo que todo eventualmente llega a su fin. Incluso el próspero decaimiento inevitable. ¿No crees que ese es el peor dicho japonés de todos? ¿No puede alguien rechazar esa tendencia horrible?

Esto no era bueno.

Era posible que pudiera curar mis piernas con mi kit, pero él nunca me daría la oportunidad. Por su cuenta, él podría rivalizar al actual Hyakki Yakou y también tenía a la Zashiki Warashi Ver.40 quien podría crear el destino del mundo de la nada. Si me enfrentaba a algo como eso cuando no podía siquiera levantarme, no había forma que pudiera ganar.

¿Entonces qué se supone que hiciera? ¿Confiar en alguien más? El Sunekosuri estaba fuera de la cuestión y no tenía idea de lo que le había pasado a la Deadly Dragon Princess después de que fue arrojada por Shikimi. Eso significaba que ella estaba fuera de mi control y no podía usarla.

Espera.

Eso quiere decir…

¿¡Que realmente no hay nada que pueda hacer!?

—¿Qué…?

—¿Sí?

—¿Qué estás tratando de hacer? No, ¿qué estás tratando de causar? No puedo comprender por qué comenzarías este pánico zombi. Con la Ver.40 deberías ser capaz de directamente crear tu utopía sin pasar por todo este molesto trabajo… ¿Así que por qué no estás usando la Ver.40? Podría ser que…

—Ustedes las Mujeres Hishigami les gusta ganar tiempo al hablar y esperar por una apertura cuando el hilo de tensión se afloja.

—Podría ser que no te estés conteniendo con la Ver.40. ¿Podría ser que ya la estás usando para algo más? Si es así, ¿para qué la estás usando? ¡No, ¿cuál es el verdadero problema al que no pudiste hallar una solución sin usar la Ver.40?!

—Bueno, el Paquete de Kasha – lo que llaman el pánico zombi – es sólo una manera de elevar el nivel.

¿Elevar el nivel?

Lucía confundida y Majina continuó acariciando a Ohatsu la Sunekosuri.

—No hay necesidad de decir que las semillas ya han sido plantadas en trece ciudades de cinco diferentes regiones. Mientras pasa el tiempo, el punto de saturación será alcanzado y zombis cubrirán el archipiélago en un santiamén. Al convertir 150 millones de personas en zombis sólo prepara el escenario.

Él lo hacía sonar muy simple.

Normalmente, escuchar sobre el colapso de una nación entera sería suficiente para sentirse mareado, pero estábamos viendo a algo más allá de incluso eso.

—No hay necesidad de decir que los humanos ganan un cuerpo mucho más poderoso cuando son convertidos en zombis. Y el efecto no es tan notable, pero mientras muerden personas, creando segundas y terceras generaciones de zombis, los zombis gradualmente comienzan a retener su mente racional. …Eventualmente, no hay diferencias de cuando estaban vivos.

Él había fortalecido a la población entera de Japón.

Encima de eso, él podía controlar el núcleo del Paquete de Kasha, para mantener las voluntades de todos los que habían sido convertidos en zombis sin siquiera darse cuenta. Él estaba elevando el nivel para que así esos civiles inofensivos pudieran sobrevivir en nuestro mundo profesional.

Casi sonaba como…

—¿Estás tratando de comenzar una guerra?

Si un conflicto de uno contra uno puede ser llamado guerra, entonces una ya había comenzado desde hace diez años.

No tenía idea de qué se refería con eso, pero eso fue todo lo que dijo.

—Más importante aún, deberías probablemente estar más preocupada sobre lo que te pase a ti.

Inmediatamente escuché un crudo y suave sonido como si algo cayera en mi espalda. Había caído del techo de la choza cercana. Pensé por un momento, me di cuenta de lo que podía ser, y sentí sudor brotar de mi cuerpo.

Era Hishigami Shikimi.

Su cabello blanco estaba esparcido y sus hombros estaban más afuera de su kimono.

Y su cuerpo muerto y descolorado se estaba moviendo, lo cual sólo podía significar una cosa.

—Estoy seguro que investigaste algunas cosas en camino aquí dejé algunos materiales aquí y allá. El Kasha controla los cadáveres de los pecadores cuando se acerca y la leyenda de Mikuchi-sama dice que cualquier cadáver abandonado o un individuo con una herida fatal son etiquetados como pecadores y arrojados al abismo. Todo con el fin de prevenir la enfermedad.

—Kh…

—Así que lo que importa es la línea entre la vida y la muerte. Siendo mordido directamente por un zombi no importa particularmente. Por supuesto, cuando no eres mordido por un zombi, comienzas como la primera generación y no retienes mucho de tu mente racional. Oh, para ser honesto, hubo un riesgo de una Zashiki Warashi convirtiéndose en un zombi ya que son la colección de los niños sacrificados durante las hambrunas y por el estilo. Tenía miedo de que eso pudiera pasar aquí ya que Mei se convirtió en la Zashiki Warashi ideal, pero ella está bien. Justo como esperarías de la ideal.

Si los muertos se convertían en zombis sin importar cómo murieran, ¿qué significaba eso ahora con Hishigami Shikimi?

—Y Shikimi-san no es la única que se convirtió en zombi.

Dos nuevas amenazas aparecieron de detrás del edificio.

Eran los zombis del hombre y la chica quienes habían sido liberados de los lazos colocados en ellos por los ataques de Hishigami Shikimi.

Tenían cabello blanco, ojos borrosos y piel cubierta en rojo y purpura. El cárdigan y pantalones del detective estaban teñidos de rojo y una de las coletas de mi hermana estaba toscamente deshecho.

Majina se hizo de lado como si dejara el camino libre para ellos.

Él sonrió y habló.

—Hasta que nos volvamos a ver. Aunque es difícil de decir si estarás viva o muerta cuando eso pase.

Varias manos y bocas se acercaron a la carne fresca que no podía moverse.

No había nada que pudiera hacer.

Zashiki_v08_271

No había nada nada nada nada nada nada nada nada nada nada nada nada nada nada nada nada nada nada nada nada nada nada.

—¿¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!?

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: