Capítulo 3: Escalera del Renacimiento * Poción Espiritual Ambrosia

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4, Parte 5, Parte 6, Parte 7, Parte 8, Parte 9, Parte 10, Parte 11, Parte 12, Parte 13, Parte 14, Parte 15, Parte 16

1

Mientras hacían retroceder al ejército muerto que esporádicamente se adentraba, la Reina Hada Sutriona y la Vampira Kallikantzaros se escondieron en el bosque de la isla, y observaron el gigante Inframundo el cual era visible a la distancia. …Aunque eso también significaba que estaban en la línea de fuego incluso así de lejos.

—Oye, las cosas podrían haber entrado a un estado de calma, ¿pero realmente vas a esperar hasta el siguiente amanecer? Puedes mantener esta ventaja después de que regrese a mi ataúd al amanecer, espero.

—…Así que, eso realmente será el límite, ¿verdad?

Incluso el tiempo que les tomaba hablar de cara a cara se sentía como un desperdicio. Algunos de los muertos que habían invadido la isla en el escenario al principio todavía estaban caminado alrededor, pero más importante aún, un solo error podría volcar todo. Podría lucir como una calma, pero la ruina mostraría su horrible cara tan pronto bajaran la guardia.

No podían permitirse esperar hasta que Kallikantzaros se retirara de nuevo.

No había señales de más actividad del Inframundo, pero la estructura de sus fuerzas cambiaría enteramente si el Grupo de Buu Buu fuera eliminado. Habían tenido suerte en qué tan efectivo era la Magia de Recuperación de los humanos, pero dejaría de ser una opción.

No querían considerarlo, pero tenían que prepararse por el peor de los escenarios.

Sutriona odiaba qué tan extrañamente fría podría pensar sobre eso.

Ella se dio cuenta que había sido lo mismo cuando la Thousand Dragon había estado devorando a las Hadas. Si ella hubiera cedido a sus emociones y hubiera atacado por venganza, ella podría haber sido capaz de detener la tiranía de la dragona negra, pero la toxina de la Reina Hada había causado que la Thousand Dragon se retorciera de dolor y atacara indiscriminadamente, podría haber conducido a más daño. Por lo que ella había dejado que continuara. Ella sólo había sido capaz de tomar esa decisión porque ella era la reina que estaba por encima de las demás.

(Esta también es mi responsabilidad al ser la responsable de ellas…)

La Vampira de pie a su lado era lo opuesto: ella lucía calmada a primera vista, pero ella tendía a ponerse emocional sobre estas cosas. Aunque eso podría haber sido el por qué ella había sido forzada a vivir sola en un barco fantasma en lugar de unirse a un grupo.

—La siguiente puesta de sol es nuestro tiempo límite. Si Buu Buu y las demás no han emergido para entonces, tendremos que terminar esto por nuestra cuenta. Reuniremos a todos los Break News que puedan pelear y acabaremos con el Inframundo en un ataque simultáneo.

2

Ella estaba muerta.

Muerta, muerta, muerta.

—¿Agh…?

Beatrice gruñó mientras toda la piel en su cuerpo se sentía como algo parecido al frío. Sus recientes recuerdos no eran claros. ¿Dónde estaba ella y qué estaba haciendo? Llevada por esa extraña sensación de intranquilidad, ella se sostuvo así misma con sus delgados brazos. Su conciencia finalmente captó cuando ella notó la extraña sensación que llegaba a sus dedos.

Ella no estaba en su usual armadura roja o minifalda.

La mitad de su visión parecía extrañamente oscura, y un toque de sus dedos le decían que ella tenía un parche en el ojo. Ella no sentía dolor real, pero no se quitaba sin importar qué tanto ella jalara. Después de rendirse con eso, ella miró abajo, y vio su piel brillante y vendajes envueltos toscamente alrededor. Las otras cosas con las que iba vestida eran algunos harapos alrededor de su pecho y caderas. La piel naturalmente dejaba más impresión que la ropa.

Era como si fuera un traje de una Zombi fresca.

Los vendajes eran obvio, pero los trozos de tela parecían haber sido originalmente parte de una bata quirúrgica. Sin embargo, era completamente inútil ya que colgaba lánguidamente con las conexiones arrancadas. La cosa cavándose apretadamente en su cuerpo podría haber sido un claro tubo intravenosa.

—Kh.

Cuando ella rápidamente sostuvo la parte del pecho hacía abajo y se movió un poco, ella escuchó un sonido metálico pesado. Ella miró y vio un anillo de metal alrededor de su tobillo con una gruesa cadena y una bola de metal añadida.

Ella estaba en un espacio cuadrado hecho de piedra y metal, así que lucía como una prisión.

—Espera…¿¡q-qué es esto!? ¿¡Fui capturada por alguien!?

Justo cuando comenzó a buscar por una salida, ella realmente sintió el peso de la bola de metal. No, ¿¿¿en realidad su peso parecía haber cambiado…???

Dos personas más yacían cerca. Cuando ella revisó sus rostros, ella encontró exactamente a quienes esperaba: Filinion y Armelina. A ellas también les habían robado su equipo, y les pusieron a la fuerza algo parecido a un traje.

(¿Halloween…? No, podría ser con motivo de muertos o No-muertos.)

Ella recordó la fiesta que las tres sirvientas hermanas habían hecho para ella en el Palacio Mágico Independiente, pero eso probablemente no era la respuesta. Ella tenía que concentrarse en la realidad delante de sus ojos.

Ella quería tanta información como fuera posible.

Una mirada más de cerca mostraba que Filinion estaba disfrazada en el kimono blanco al estilo de un fantasma japonés, y ella tenía un espíritu de vaca azulado y chica de lentes flotando alrededor de ella. Sus enormes pechos fueron empujados hacía arriba por el grueso corsé que tenía. Parecía estar destinado a apretar su torso en fases, y proporcionar dolor en lugar de sólo ser de moda.

Armelina vestía un sombrero, y tenía un largo talismán en su frente. Sus ropas podían ser descritas como taoísta o un vestido chino. De manera simple, ella era una chica jiangshi. El color de su piel era poco saludable, pero Beatrice podría no ser alguien que pudiera hablar de ello. Pero más que el traje en sí, su cuello y muñecas estaban sujetadas por una sola estructura delgada de madera muy parecida al fondo de una guillotina.

Mientras sostenía los harapos y vendajes a su pecho, Beatrice arrastró la pesada bola y cadena para acercarse.

Ella no conocía la etiqueta de prisionera apropiada, ¿pero sería más fácil moverse mientras la cargaba en sus manos?

—¡Filinion, Armelina, oigan! ¿¡Alguna de ustedes puede explicar cómo terminamos así!?

Beatrice sostuvo su confusa cabeza, y desesperadamente trató de llegar a alguna clase de entendimiento. Sí, así es. Su ropa era Magia tomando esa forma, así que si le habían quitado eso…¿no podrían usar Magia en absoluto?

—¿¡Ah!? E-es cierto. ¿Qué hay de nuestras Armas Brillantes?

No estaban.

Ella buscó en su cadera para revisar, y no encontró ese peso confiable y sólido. En su lugar, ella encontró el tubo intravenoso descuidadamente envuelto alrededor de su cuerpo, y el paquete transparente colgando sin sentido de él.

(¿Qué hacemos…?)

Su vaga ansiedad finalmente se había sobrescrito por miedo realista. Sus Armas Brillantes eran más que sólo terminales para manejar su Magia; eran también usadas para viajar entre mundos a través de las Puertas. Sin ellas, no podían regresar a la tierra.

Ya que sólo podían pasar unos cuantos días en este mundo extraño, era muy parecido a una ejecución de ritmo lento. Mientras la aguja se movía de miedo a desesperación, Beatrice escuchó las voces familiares de las otras chicas.

—Agh…mi cabeza se siente muy pesada…

—¿Qué es este lugar? ¿Qué pasó? ¿¡Gh!? ¿¡Qué es esto!? ¿¡U-una tabla!?

Filinion y Armelina parecían finalmente haber despertado, pero a sus ojos todavía les faltaba concentrarse por completo. Justo igual que Beatrice, no debieron haber notado el cambio en sus ropas al principio.

Sin embargo.

Era porque ella no entendía la gravedad de sus palabras que Filinion dijo algo devastador como su apretado corsé levantando sus pechos desde abajo.

¿Eh? ¿¿¿Qué pasó con ese grueso cable…???

El tiempo se alentó.

Esta vez, se alentó para detenerse.

La Espadachina Santa llevó una mano al centro de su pecho. Ella era una Zombi fresca con el mínimo de vendajes y harapos cubriéndola. Su pecho estaba en su mayoría expuesto…pero no había nada ahí. Pero no había dolor, y no había una herida horriblemente aplastada.

Y.

Mirar en el espejo tendría un efecto similar, pero ella sintió alguna clase de deja vu cuando vio la espalda del traje de fantasma japonés de Filinion y el traje de chica jiangshi de Armelina.

Ella había visto algo como esto antes. Y entonces lo entendió.

—No tengo las botas con las navajas adentro, pero tengo los trozos de bata quirúrgica y los vendajes. Y están las restricciones de metal. ¿Es lo mismo a los antiguos humanos que fueron destruidos por el Señor del Inframundo y después tuvieran incluso sus almas subyugadas por él?

La única diferencia que ella podía ver era la falta de creaturas marinas como univalvos y pulpos.

Ella podría haber dado sólo la peor respuesta posible con las esperanzas de que alguien dijera que no era así. Pero sólo el silencio le respondió. Querían negarlo, pero no podían. Sólo podían aceptarlo, pero no querían. Era la clase de silencio sofocante que gobernaba el escenario.

Y en ese caso…

¿Beatrice y las demás perdieron su batalla contra el Señor del Inframundo, habían sido asesinadas y les robaron sus almas? ¿No había posibilidades de un contraataque y estaban condenadas a trabajar eternamente por ese monstruo hecho de cadáveres de creaturas marinas?

No era sólo que sus Armas Brillantes estuvieran perdidas. No eran nada más que almas, así que ni siquiera sabían qué había pasado con sus cuerpos. Eso quería decir que no era momento para probar a través de prueba y error como lo habían hecho con la proyección astral usando esa extraña terminal en forma de medusa. Era posible que la derrota significaría que nunca pudieran regresar.

Mientras las chicas desesperadamente pensaban, un sonido llegó a sus oídos. Provenía de la gruesa puerta condiciendo afuera de este frío espacio cuadrado.

Era una serie sólida y regular de sonidos.

Eran pasos.

3

Alguien le estaba hablando.

Estaban llamando su nombre amablemente.

—Buu Buu, despierta.

El cálido tono le recordaba al último de los Orcos Ibéricos a esa chica que él conocía muy bien.

Y cuando él abrió sus ojos, él vio al Sabio sonriendo justo frente a su rostro.

—!?

—Hola, Buu Buu. Te has vuelto muy masculino desde la última vez que te vi.

Él miró a sus pies y encontró que él estaba en un vasto espacio. Él estaba debajo de algo como un techo podrido, pero todo el espacio podría haber sido más grande que la villa de Orcos Ibéricos entera.

No era completamente oscuro. Una pequeña llama parpadeaba en el extremo del cabello saliendo de encima de la cabeza del Sabio mientras ella llevaba una mano a su boca y reía.

—*Chillido*…

Cuando él llevó una mano a su boca, él se dio cuenta de algo pegajoso. Un dulce y agrio sabor se recordaba en su boca.

—Eres muy poderoso, pero tienes una eficiencia de combustible terrible. ¿No deberías haber preparado algo de comer antes de enfrentar al Inframundo? No hay garantía de que puedas encontrar algo comestible en esta tierra de carne podrida y agua contaminada. —El Sabio ligeramente sacudió una brocheta que era demasiado larga para un humano. —Conejo Maestro en Brocheta y Pescado Cortado empapado en yogurt. Eso siempre fue popular con los Orcos Ibéricos, ¿pero cómo te gusta, Buu Buu?

—…Cuando Armelina le dio a todos comida, las demás se enojaron con ella. Algo sobre de atraer corazones puros usando trucos.

—¡¡*Toser*, *toser*!!

Ella usó una tos descaradamente falsa para llevar esa sugerencia a la oscuridad.

Sin siquiera sospechar que la comida de una enemiga podría estar envenenada, Buu Buu comenzó a masticar la brocheta que ella le dio, por lo que el Sabio le volvió a sonreír.

—Nunca esperé recibir cinco golpes. Debiste estar realmente molesto, Buu Buu. Tomó mucho calmarte.

—?

—¿Todo eso sólo había sido un mal sueño?

Buu Buu ligeramente sacudió su cabeza.

—Así que, ¿estás viva o muerta?

—Jeje. ¿Cuál piensas que es la respuesta?

—…

—Sólo bromeo. Como puedes ver, estoy bastante viva. Mira, revisa por tu cuenta, Buu Buu.

Esa persona que se parecía mucho a Beatrice casualmente tomó la mano gigante del Orco Ibérico, y guío los largos dedos hacía el centro de su pecho.

Él sintió un pulso rítmico definitivo dentro de la calidez femenina.

Él dudaba que esta fuera una fría y muerta persona.

Él pensó lo mismo cuando vio la suave expresión del Sabio, pero un aroma siniestro cortó sus pensamientos.

Él volteó su cabeza y vio algo yaciendo ahí.

Eran los restos del Señor del Inframundo después de arrancarle extremidad tras extremidad, y teniendo su gigante cabeza como de langosta aplastada.

—¿¡Qué…!?

—Sí, tú hiciste eso, Buu Buu. Honestamente deberías alegrarte de que encontraste a alguien que te dejó soltarlo todo, incluso si significa haber doblado tus principios☆

Él había hecho algo inimaginable.

Él había cedido y hecho algo horrible.

Buu Buu comenzó a temblar, pero el Sabio simplemente sonrió. Ella actuó como si él fuera un pequeño niño aferrándose a la falda de su madre después de tener una pesadilla.

Y había alguien más debajo de ellos.

—Oh, ¿te despertaste?

—Buu Buu no va a morir por algo como eso.

—Sabio, ¿cómo puedes decir eso después de golpearlo quince veces a máximo poder? Aunque supongo que es muy de ti insistir en repagarle a él tres veces más incluso en momentos como este…

—¿Cómo estuvieron las cosas por tu lado?

—Esas tres están estables.

La cabeza de Buu Buu se alzó cuando escuchó eso.

Esas tres. Sí, ese número sostenía un significado importante.

—¡¡*Chillido*!! ¿¡Q-qué le pasó a Beatrice!? ¡Y a Filinion y Armelina!

—Están bien, —respondió inmediatamente la Elfa Real Sibyl.

¿Eso quería decir que habían sido salvadas? No parecía que hubiera espacio para un milagro después del ataque de esa serpiente de metal, ¿pero sus heridas habían sido curadas con alguna clase de Magia compleja que él no entendía?

Sin embargo, ese no era el caso.

Sibyl clarificó.

—El Sabio las encerró dentro de ataúdes de hielo, así que no habrá daño a sus celulas cerebrales a pesar de que sus corazones se han detenido. Bueno, podrías pensar en ello como algún tipo de sueño helado. Ver eso me recuerda a Vivian quien vivía en el palacio en el fondo del océano lejos del flujo del tiempo.

—???

—Descongelarlas ahora sólo las regresaría a un estado de muerte por pérdida de sangre, por lo que la única pregunta ahora es si encerradas en hielo cuenta como estar vivas o muertas.

A lo que ella significaba gradualmente tuvo sentido.

…No podías decir que estaban vivas en ese estado. Pero no estaban simplemente muertas tampoco. ¿No estaban atoradas en una brecha entre la vida y la muerte?

—Sí, esto no resuelve el problema. —El Sabio rápidamente admitió mientras levantaba su dedo índice. —Y, Buu Buu, sólo hay una cosa que puedes hacer si quieres salvar a esa chica que te importa tanto: encontrar un método de controlar directamente las almas en algún lado en el Inframundo. Sólo pueden ser salvadas al curar sus cuerpos y sus almas.

—…

—Y eso encaja con mi meta. Bueno, hablando técnicamente, no es a ellas a quienes quiero salvar, pero estoy dispuesta a trabajar contigo siempre y cuando nuestros intereses coincidan.

Buu Buu no podía responder inmediatamente.

Aceptar la tragedia que había caído en Beatrice y las demás ya era difícil, pero ahora él estaba siendo presionado para tomar una decisión por el Sabio, quien estaba unos cuantos pasos más allá de eso.

Y el Sabio habló la usual línea para hacer que sus preocupaciones se alejarán, y le diera un empujón.

—Necesitas tomar tu decisión más pronto que después.

—¿B-Beatrice y las demás no durarán por siempre?

—Ese es un problema, pero mi punto es que nuestro enemigo no se ha ido.

Con la armadura roja, la minifalda blanca y todo lo demás, ella lucía justo igual que Beatrice, sin embargo ella era fundamentalmente diferente. Ella entonces apuntó al símbolo del crimen de Buu Buu.

Ella apuntó al Señor del Inframundo quien había sido arrancado en pedazos y dejó de funcionar por completo.

—Los humanos antiguos le temían tanto al Señor del Inframundo que se lo dejaron a Abyss, así que seguramente no piensas que esto fue suficiente para detenerlo.

—…Incluso después de eso…¿todavía puede moverse?

—Es más complicado que eso. —El Sabio rió y dio un último recordatorio. —Si realmente quieres salvar a Beatrice y las demás, probablemente deberías apresurarte.

4

El lugar lucía como una habitación hecha de una colección de órganos podridos.

El Señor del Inframundo abrió sus ojos ahí.

El escenario parecía algo borroso, pero eso no tenía que ver con sus funciones corporales. Su cuerpo estaba contenido dentro de un contenedor esférico de 3 m llenó con un fluido transparente conservador.

—…

Sin embargo, su cuerpo no tenía una cabeza de langosta o tentáculos de calamar. No estaba hecho de varias creaturas marinas tejidas entre sí con aguja e hilo. Delgadas manos atravesaron el filme como de huevo de pez desde adentro, y un cuerpo completamente diferente se arrastró hacía el mundo exterior junto con muchos fluidos químicos pegajosos. Era una sirena delgada con un cabello azul ondeado y piel brillante. Las piernas cubiertas de escamas se podían volver una aleta gigante si necesitaba.

Ella era el Señor del Inframundo.

Para empezar, déjenos definir un cuerpo astral como una forma de energía. El alma fundamental es como un número imaginario que no existe en el mundo visible pero algunas cosas no pueden explicarse sin eso. Y es una fuente de una cierta clase de energía que existe junto con un cuerpo físico. Podría ser algo como cloroplasto sin masa o mitocondria, o como una nube electrificada que envuelve el cuerpo físico y se expande en la zona alrededor.

El Señor del Inframundo había nacido como un ser modelado con esa alma.

Él no tenía masa física.

Y sin embargo los caculos mostraban que él había producido mucha energía. Él rodeó un cuerpo físico como una nube electrificada, y continuamente vertía energía en ese contenedor físico para darle al cadáver frío el poder necesario para moverse como si estuviera vivo una vez más. Esa era la verdadera forma del Señor del Inframundo sin vida.

Si alguien estaba dispuesto a definir los músculos desgarrados hechos al expandir y contraer con productos químicos como si estuviera “vivo”, entonces podrían decir que el Señor del Inframundo estaba vivo. Aunque era improbable que alguien más lo hiciera.

El Señor del Inframundo podría ser visto como un tipo de máquina de movimiento perpetuo, pero él no era tan poderoso. Él también estaba atado a las condiciones que lo definían.

1. El Señor del Inframundo no podía vivir tan sólo como su yo real sin masa.

2. Como una imitación, el Señor del Inframundo no puede coexistir dentro de un cuerpo vivo que ya tiene alma.

De manera simple, él tenía que permanecer dentro de un cuerpo muerto sin alma. Y no todo lo que estuviera muerto funcionaba. Nervios, músculos, vasos sanguíneos, huesos y órganos… Él sólo podría “cambiar” a frescos vasos sanguíneos que podrían mantener todas sus funciones corporales, y sin embargo yacía de un alma. Y daño critico a las células cerebrales sólo ocurriría una docena o tales minutos después de que el corazón se detuviera, así que no era realista para él, cruzarse con un cuerpo inutilizable por coincidencia.

De hecho, era mucho más rápido producir vasos sanguíneos sin alma por su cuenta. Por ejemplo, él podía tener las mejores partes de varias creaturas marinas, él podía cultivar uno al nivel celular desde cero, o él podría rearmar la estructura elemental de materiales inorgánicos para producir partes orgánicas.

(El Monstruo Gótico no tuvo efecto.)

Él tenía trece distintas metodologías.

Varios contenedores esféricos llenos con fluido transparente conservador estaban alineados en la habitación de carne, y dos de ellos ya se habían abierto. Once permanecían intactos. Eso podría verse como las vidas restantes del Señor del Inframundo.

(Anatómicamente ensamblé el método, y entonces me moví a la química del matraz. Ahora, probaré lo efectivo del Homúnculo.)

Para confirmar que él estaba apegado con seguridad a ese cuerpo desnudo, el Señor del Inframundo abrió y cerró la mano derecha, construyó su siguiente plan usando el cerebro físicamente prestado.

Él había perdido la batalla. Pero si él convenció exitosamente al enemigo que el Señor del Inframundo, y el Monstruo Gótico eran uno y el mismo, el siguiente ataque sorpresa estaba seguro de ser un éxito. Y si pensaban que el Señor del Inframundo estaba muerto y la amenaza se había ido, entonces sus probabilidades de éxito entonces aumentarían incluso más.

Los trece métodos eran una jaula de seguridad para todas las formas de vida.

Todos eran poderosos. Podría ser posible para el enemigo derrotar un método específico; ya sea en tierra, mar o aire, si atacaran con todo, pero una vez que el objetivo cambiara todas las variables en esa dirección, no podrían derrotar al siguiente método. Si un pez era sacado a tierra o un ave era sumergida al océano, no podían hacer uso de sus puntos fuertes, y de hecho tendrían dificultad de sobrevivir. Él traería una afiliación completamente diferente, características completamente diferentes y valores completamente diferentes. El vencedor contra uno, perdería con otro, así que con todos los trece métodos disponibles, todas las formas de vida y todos los seres serían forzados a arrodillarse delante del Señor del Inframundo.

El oponente más inconveniente para el vencedor del Monstruo Gótico era el Homúnculo.

Era como usar ataques de Agua contra alguien que se especializaba en Fuego.

El Señor del Inframundo tenía una clara visión de victoria en mente, pero entonces él se detuvo.

Sus labios que previamente no se habían movido temblaron.

—No puede ser…

La armonía pre-establecida se había derrumbado.

Con su cuerpo de una hermosa chica todavía completamente desnudo, él agarró una herramienta de laboratorio de apariencia horripilante de una mesa con suficiente fuerza para que el cabello azul húmedo se sacudiera detrás de él. Tan pronto él agarró el palo recto hecho de cristal, una luz azul o purpura llenó la habitación. Con la fuente de luz con apariencia de ser un palo en su mano, él se acercó a lo que necesitaba.

—¿¡No puede ser, no puede ser, no puede ser!?

Algo faltaba.

Él todavía tenía once cuerpos en reserva. Cada uno de esos contenedores de carne habían sido diseñados en la forma más fuerte que él pudiera pensar en ese momento, pero había una descaradamente obvia “firma” dejada en ellos. No eran huellas dactilares, sino que la luz purpura mostraba huellas de manos definitivas en su superficie.

—…!?

No había punto en preservarlos ahora.

También había varias huellas sobre el cuerpo de la chica de cabello ondulado azul con el que se estaba moviendo ahora. Esto no se podía soportar. Él abrió arrancando al azar uno de los contenedores esféricos, sacó el precioso cuerpo del fluido conservador pegajoso, y no dudo en partir su estómago con sus dos manos. Él sacó las tripas, hizo brillar la luz purpura sobre ellas y…ahí estaban.

Había huellas de manos en ellas también.

Él no sabía quién, pero un tercero había entrado aquí, los sacó, examinó y analizó por completo todos sus cuerpos dentro y fuera, y después los puso adentro de nuevo antes de irse.

No había otra forma de explicar la absurdez de tener las huellas de alguien más dentro de sus cuerpos.

—¡¡Maldición!!

El cuerpo no se movió mucho mientras él arrancaba su estómago, y el Señor del Inframundo gritó mientras lo tiraba a un lado. Sin siquiera lavar sus manos, él pensó sobre quien podría haber sido.

…Él se dio cuenta de que algo de hecho parecía extraño cuando él peleó con la Espadachina Santa, la Bruja Blanca y la Sacerdotisa de Combate ahí. En lugar de contacto de coincidencia, se sentía como si estuvieran siendo guiadas por un tercero. Mientras el Señor del Inframundo había estado lidiando con ellas, la verdadera amenaza había venido aquí, completó su trabajo y con seguridad se marchó. Eso era probablemente lo que pasó.

La más grande ventaja del Señor del Inframundo era su habilidad para cambiar entre recipientes de carne. Mientras permanecía siendo el mismo ser, él podía cambiar su recipiente de superficie para habilidades, elementos y valores completamente diferentes. Eso conducía al patrón ideal de combate en el cual él atacaba a su objetivo desde varios ángulos.

Pero todas esas opciones habían sido analizadas. Sus profundidades más profundas, y cada rincón y esquina habían sido divulgados.

La información era el arma más poderosa. En ese caso, él ya no podía derrotar a este tercero. No importaba qué cuerpo usara, atacarían a su más grande debilidad, y sería derrotado cada vez. La única manera de derrotar a este tercero era construir un nuevo diagrama de flujo que existía fuera de las trece estrategias que él ya había preparado.

—…

La chica con cabello azul ondulado y brillante desnudez expuesta pensó por un rato.

Y él tomó una acción inmediata. Él arrancó todos los contenedores esféricos con sus manos ensangrentadas, y arrastró los cuerpos supervivientes en el piso húmedo. Él consultó el diagrama en su cabeza para alinear cada pieza, examinarlos cuidadosamente, tejerlos y sacar un nuevo diseño nuevo. Era muy parecido a rearmar brazos y armas robóticas para crear tu propia idea del robot más fuerte.

Y su cuerpo actual no era una excepción.

Justo como alguien desabotonando y removiendo una playera, él no dudo en usar sus dedos para “abrir” su cuerpo junto con la línea vertical central. Él usó aguja e hijo, pernos y placas, y muchas otras herramientas para cocer a la fuerza un cuerpo extraño que nunca debería haber encajado.

(…Aún no.)

Esta tenacidad era la verdadera fuerza del Señor del Inframundo.

Los humanos antiguos no sólo desesperadamente dejaron que el ejército de los muertos los aniquilaran. Antes de que muchos continentes e islas se hubieran hundido, intentaron muchas contramedidas que casi hacían al Inframundo parecer lindo en comparación.

Y sin embargo, el Señor del Inframundo no había sido completamente destruido.

Él tenía tenacidad, persistencia y cavar testarudamente, mantener un ataque a un ritmo fijo sin importar qué, y por último emerger victorioso como el que devoró los humanos que habían sido desgastados por los altibajos producidos por su propia historia.

Él era el que profanaba la vida y jugaba con las almas.

Así que una simple muerte o dos no iba a detenerlo. Él controló la aguja e hilo con la precisión de un reloj.

(Esto no acabará aquí. Soy el que reina. Y el que reina no puede ser derrotado tan fácilmente…)

5

Gracias a la bola y cadena alrededor de su tobillo o tablas de madera alrededor de los brazos y cuello, no había nada que Beatrice y las demás pudieran hacer ya que la gruesa puerta de la celda de piedra y acero cuadrada estaba abierta. Ya estaban muertas, y no podían hacer nada sin sus Armas Brillantes.

¿Y quién fue el que entró?

—…Bien. Parece que ya pudieron despertar.

—¿Omega…?

El hombre musculoso en gruesa armadura blandía un hacha gigante. Él había sido la piedra angular de la fuerza de invasión del Inframundo, y él unió a los antiguos miembros del Elkiad, así que quizá él estaba a cargo de entrenar a los recién ingresados. Con eso en mente, Beatrice y las demás se acurrucaron juntas en sus trajes en tema de Halloween o de No-muertas, pero el hombre algo en sí groseramente rascó su cabeza.

—Si sólo fueron dejadas en el Inframundo, no me habría molestado en traerlas en algún lugar como este. ¿Por qué piensan que esta habitación está hecha de roca sólida y metal? El ciclo normal hace que maduren adentro de la piel podrida hasta que su alma se transforme en uno de los peones del Inframundo.

—Para ponerlo de manera simple, ¿estás diciendo que nos salvaste? Si es así, ¿por qué?

La Chica Jiangshi Armelina sonaba sospechosa mientras era incapaz de sostener las aperturas bastante amplias del vestido sobre sus muslos gracias al cepo de madera. Omega respondió al ligeramente golpear el centro de su pecho y guiñar.

Algo como una luz blanca destelló ligeramente donde golpeó su puño.

—Podrían decir que ese golpe sólido de mi esposa me despertó un poco. Ya sea lo que pudiera querer el Inframundo, tengo que hacer algo si Tselika va a perder su hogar. Pero como pueden ver, es demasiado tarde para mi alma. Ya me convertí en el esclavo del Inframundo, y no hay forma de salvarme. Así que necesito asegurar algunos peones para actuar en mi lugar, y no podía dejar que el Inframundo supiera de esto.

—…¿Qué prueba tenemos de confiar de que no estás trabajando con el Inframundo para esto?

Filinion al estilo de Fantasma Japonesa preguntó eso mientras apretaba sus puños delante de los pechos levantados por el corsé, y con espíritus de vacas y chicas de lentes flotando alrededor de ella.

Omega sólo se encogió de hombros antes de contestar.

¿Qué tal si te dijera que no fuiste la primera?

Ya que la chica fruncía el ceño sintiéndose irritada mientras el parche le cubría un ojo, el hombre alto se hizo a un lado para limpiar el camino.

Dos rostros familiares asomaron sus cabezas en su lugar.

—¿J-Jefa? ¿¿¿Sigue viva???

—Si están aquí, entonces murieron y se convirtieron en nada más que almas, idiotas.

Era la Porrista Alquimista Huldra y la Princesa Cascada de Hielo Wildefrau.

Justo como Beatrice, la chica de coletas rosa y la chica de rizos azules vestían algo como trajes con tema de Halloween o de No-muertos, y estaban atadas en diferentes tipos de restricciones.

Huldra debía haber sido una Mujer Lobo porque un traje con pelaje en forma de V cubría el mínimo de sus seductivas curvas de piel desnudas. …Sin embargo, parecía que las orejas y cola se movían por su cuenta. Ella también tenía su brazo derecho en un yeso que era apoyado por su hombro con un cabestrillo. Una mirada a su expresión no mostraba una señal de dolor real, así que podría haber sido sólo el exterior sostenido por el yeso.

Wildefrau era una demonio o una Vampira…¿pero qué era eso? Ella estaba desnuda excepto por una capa y un fondo de bikini negro que lucía mucho como un murciélago. Kallikantzaros desde la playa probablemente se habría enfurecido de haber visto ese traje. En cuanto a sus restricciones…¿eso era un tornillo de mariposa? Dos pequeños platos de metal podían ser apretados con un desatornillador, y sus dos pulgares estaban actualmente contenidos como si fuera un par de esposas.

(¿Nuestras almas han sido atadas a nuestra propia imagen de muertos vagando?)

Cuando ella pensó eso, Beatrice se dio cuenta de que su traje de Zombi era diferente de la brujería haitiana o de a los seres que se les daba ese nombre por cómo vagaban por Ground’s Nir. El tema médico e infección era evidencia que esto era dependiente de lo visual sin bases producido por la industria del entretenimiento. Además, necesitaba asumir que había algo que lo hacía funcionar.

(¿Las otras tienen un significado para ellas? Huldra siendo una Mujer Lobo podía ser una representación de la naturaleza dual de ser hombre en la tierra y mujer en Ground’s Nir… Aunque eso me hace cuestionar las restricciones estrictas de Armelina ya que ella siempre se podía mover…)

Beatrice frotó el anillo de metal alrededor de su tobillo mientras ella consideraba todo esto, pero ella no podía llegar a una visión constante. Le molestaba que ella no podía organizar la información en los usuales marcos y líneas de llamas.

Además, ellas tenían que haber llegado al Inframundo a través de diferentes rutas, ¿pero qué habían estado haciendo la Princesa Cascada de Hielo con pequeños cuernos y capa con capucha y la Porrista Alquimista en un traje de baño de Mujer Lobo mientras el grupo de Beatrice peleaba con el Señor del Inframundo (probablemente después de ser conducidas por el Sabio y Sibyl)?

—¿Por qué están ustedes dos aquí? —preguntó Armelina mientras era incapaz de mover sus brazos.

Por alguna razón, el par avergonzadamente desviaron sus miradas.

—L-le dije que no lo hiciera.

—Por favor no mientas. ¡Tú fuiste la que siguió quejándose sobre qué tan caliente era e insistió en confiar en tu Magia de hielo!

—¿¡Qué!? ¿¡Por qué revelarías la vergüenza de tu compañera ahora!? ¡Podrías simplemente dejarlo de lado, ¿sabes?! ¡¡No tenía caso decirle a todos que colapsamos con algo como un hongo de trompeta Italiana creciendo en nuestros cuerpos!!

—¿Qué es esta tontería italiana? ¡Deja de hacerlo sonar lindo! ¡Esta tierra de carne podrida usa el calor de la sangre de lava para esterilizarse, pero cierta persona y sus gigantes tetas seguía haciendo trampa y secretamente se refrescaba por su cuenta, así que todo el moho y esporas se apresuraron y-¿auh, auh, auh, auh?!

—¡¡Además, tú eres la única que tiene un ataque de Muerte Instantánea que confía en la probabilidad y no hace daño, lo cual te deja completamente inútil contra los No-muertos ya que ellos están muertos en primer lugar!!

—U-uuhh… Sólo espero que a todos les crezca una tienda en sus pantalones cuando escuchen a alguien mencionar que la linda Huldra-chan fue rodeada y atacada por todos lados…

—¿Y no fuiste tú quien se cubrió en moho cuando te escabulliste y te escondiste dentro de una oscura madriguera de zorro? Vamos, diles a todos la verdad, bastardo con nombre de chica.

Beatrice con vendas y harapos suspiró.

Este era un campo donde la más ligera apertura conducía a la muerte.

Esas dos aparentemente no habían logrado mucho después de colapsar en algún lado del Inframundo. Podría sonar patético, pero entrar a una tierra muerta sin ninguna investigación preliminar permitiría que esa clase de cosa pasara.

Omega habló mientras todavía estaba apoyado contra la puerta abierta.

—Si no las hubiera tomado primero, habrían sido recolectadas por el Inframundo como era normal. ¿Eso es suficiente para que ustedes confíen un poco?

—…¿Qué quieres que hagamos?

—Me alegra que seas rápida en entenderlo. —Omega rápidamente hizo una sugerencia. —Quiero que acaben con todo esto al hacer lo que aquellos ya controlados no pueden. En otras palabras, quiero que aplasten los planes del Señor del Inframundo.

6

Cuando el Sabio y Sibyl comenzaron a moverse, Buu Buu fue forzado a ir con ellas.

El monstruo en armadura roja y minifalda alegremente caminó a su lado.

—El sangrado internó ha continuado un poco. La raíz ha hecho más progreso de lo que es aparente en la superficie.

Para el Inframundo, sangrar significaba erupción con lava.

La larga cueva de carne estaba iluminada por un brillo naranja siniestro. Era caliente, pero no había señal de que se desvaneciera la humedad, y todo eso pesaba en Buu Buu como una presión desagradable.

—¿A dónde estamos yendo exactamente?

—Esa es una buena pregunta, Buu Buu. Esto está cerca de la tercera compuerta sin usar del orificio derecho, el cual actualmente está llevando acabado mantenimiento regular. O para ponerlo más simple, esta es la base de la mandíbula que forma su monstruosa boca. Probablemente hay muchos puntos de control antes de directamente llegar al cerebro, así que espero que al menos podamos llegar cerca de la espina.

—?

—Mencionamos que predijimos a Abyss de Ground’s Nir, y nunca sospechamos que el Inframundo pudiera existir, ¿cierto? Adquirimos una buena cantidad de información a través de algo de investigación de campo, pero sería mejor acceder a la base de datos para adquirir más información detallada para probar que nuestras estimaciones son correctas.

Buu Buu lucía confundido, y Sibyl educadamente explicó.

Buu Buu se sentía como si estuviera caminando por un lago de lava, pero entonces él vio una silueta iluminada parpadeando en color naranja a través del vapor adelante.

—¿*Chillido*?

—Oh, supongo que uno de los guardias patrullando nos encontró.

El Sabio sonaba completamente despreocupada.

Inmediatamente después, la carne podrida negra sobre el techo se hinchó. Manos y caras emergieron una detrás de otro y cayeron para rodear a su presa. La muerte blandía espadas y lanzas Armas Brillantes, y rifles que usaban pólvora. Estas probablemente tenían los mismos orígenes que los soldados Elkiad con los que Buu Buu y las demás habían peleado en la isla de Ground’s Nir, pero no estaban peleando sólo por su cuenta esta vez. Había monstruos cuadrúpedos con cabeza gigante de águila, un cuerpo de un león y alas gigantes. Sí, los soldados estaban cabalgando poderosos Grifones usados para las carreras en la posada del pueblo.

Estos eran la elite quienes habían sido entrenados hasta el límite.

Y estaban aún más fortalecidos por las creaturas de un mundo extraño que superaba el conocimiento humano.

—Cero a todos. Equipo Charlie ha hecho contacto con el enemigo. Uno a Treinta, tú-…

Un sonido húmedo lo sobrescribió todo.

El Sabio no había esperado hasta que acabaran de reportar.

Su mano izquierda ya había sacado su estoque remandado de su vaina.

Para el momento que la punta de la navaja había girado por completo como la manecilla de un reloj, todo fue golpeado por ráfagas, ondas de choque y otras formas de Magia de Viento. ¿Charlie Cero siquiera había sido capaz de contar cuantas formas de muerte estaban incrustadas en su cuerpo muerto? Él estaba doblado y arrancado en pedazos en medio del aire, y fue aplastado en la nada antes de que él tocara el suelo de nuevo.

No había necesidad para reconocimiento de prueba y error con un cuerpo astral. Ni el Sabio necesitaba usar la Magia de Recuperación como Filinion. Un sólo error significaba muerte instantánea en el Inframundo, pero ella barrió con todo eso con poder directo.

Esto sólo podía ser llamado extraordinario.

—Sí, sí. Sé que sólo azotando. Y sé que no soy alguien para hablar después de atacar a la villa de Orcos Ibéricos…

El Sabio rió de una manera burlona que nunca haría Beatrice.

Su expresión se llenó con oscuridad e interminable alegría decadente.

—Pero esto fue un golpe de suerte. Todos ustedes mataron al mayor y a los demás sólo por intolerancia y discriminación con nada escondido debajo de la superficie, pero nunca pensé que tendría una oportunidad de ejecutarlos una segunda vez. El Inframundo puede ser considerado cuando se quiere…

El arma del Sabio era de enmendaduras de muchas Armas Brillantes, ¿pero de quienes habían sido?

Equipo Charlie peleó casi enteramente mecánicamente, y el Sabio convirtió a tres más de ellos en carbón con llamas escarlatas, así que la muerte finalmente trató de poner más distancia entre ellos. Ya estaban muertos, y sin embargo parecían temer por sus vidas.

La Elfa Real Sibyl puso sus manos sobre sus caderas, y respiró un suspiro de exasperación.

—Sólo estás siendo innecesariamente cruel. Puedes usar cualquier tipo de Magia que quieras, así que podrías siempre sólo usar Magia de Recuperación. ¿Intencionalmente estás evitando un medio de matarlos instantáneamente?

—Pero eso sería demasiado aburrido. —La sonrisa oscura permanecía en su rostro. —Los que no tuvieron suficiente después de que los matara, reaparecerán por un segundo o tercer round. Así que esta vez, tengo que darles una probada de muerte que no los dejará insatisfechos.

—Oh, por Dios…

Sibyl respiró con su nariz justo mientras varias explosiones de viento los atacaban. Eso era de esperar para el Equipo Charlie y sus Grifones, los cuales podían fácilmente enviar a volar a un gran caballo. Ya que no podían contra el Sabio, podrían haber decidido tomar un rehén y ganar la ventaja de esa manera.

Si ignorabas completamente la moral y valores, su metodología en sí no estaba equivocada.

Se cargaron hacía la delgada chica como si planearan golpearla más que tomarla. Y tenían suficiente impulso para quebrar algunos huesos antes de tomarla. Ellos cambiaron su tiempo de impacto entre sí, para que así de los últimos se asegurara de golpearla incluso si ella esquivaba el ataque inicial.

Pero ellos aun así cometieron un error.

Fallaron en tomar en cuenta el poder de la Elfa Real.

—Tontos.

Sólo tomó una palabra.

Un momento después, Sibyl activó su largo arco, y disparó aterradores rayos de luz. El Equipo Charlie se había cargado hacía ella con el peso y velocidad de una bola para demoliciones, pero ahora volaron hacía atrás con el doble de velocidad.

—Tierra, mar y aire tienen sus gobernantes únicos. Como una de las gobernantes del bosque, mi Habilidad es la materialización de pensamientos residuales. Eso quiere decir que sólo puedo usar recreaciones del pasado. —Ella hizo de lado el poco ligero cabello que calló sobre su mejilla. —Así que podían decir también que eso fue todo lo que ustedes construyeron con la violencia acechando en el lugar. Ser tragados por sus propias acciones y desvanecerse en la luz, insurgentes de un mundo extraño.

No había nada que hiciera Buu Buu.

Una ola unilateral de violencia comenzó. No había necesidad de perseguir y cazar a objetivos individuales. Mientras el Sabio y Sibyl se adentraban, el enemigo era borrado de la entera unidad del territorio.

—Este es el resultado obvio. —Sibyl le habló a Buu Buu con una expresión calmada mientras levantaba su Arma Brillante que lucía como un bastón purificador con una gran bola de cristal incrustada encima. —El Sabio y yo siempre estuvimos destinadas a hacer esto juntas. Terminar con tu locura y traerte no fue más que un accidente. Así que nunca contamos contigo como una parte necesaria para nuestra fuerza de pelea. Vida nacida en el bosque, por favor quédate atrás y disfruta el espectáculo.

Aquellos enfrentándolas e incluso aquellos tratando de esconderse detrás de cubierta, fueron mandados a volar a través de los muros. Aquellos que huyeron o buscaron refuerzos les dispararon en la espalda y arrojados en el río de lava. No había piedad aquí. Sólo observar la masacre unilateral causó que una sensación de culpa creciera en el pecho de Buu Buu.

—Keh heh heh…

—¿Sabio?

—Hwa ja ja ja ja, ¡¡¡¡¡¡ah jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaajajajajajajajajaajajajajajajajajajajajajajajajajaajajajajajajajajaajajajajajajajajajajajajajajajajaajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaajajajajajajajajaajajajajajajajajajajajajajajajaja!!!!!!

—Oye, Sabio.

Sibyl eventualmente le dio una mirada sospechosa al Sabio, y disparó su gran arco a la espalda indefensa de la mujer desde un rango cercano. El cuerpo del Sabio se inclinó un poco, pero ella no recibió daño. Ella volteó hacía su hermosa compañera con un movimiento tenso, parpadeó sus ojos unas cuantas veces, y puso una mirada completamente confundida.

—¿Eh? ¿Sibyl? ¿¿¿Qué estaba haciendo justo ahora???

—Esto sería ya lo suficientemente aterrador por su cuenta, pero concentrémonos en nuestro objetivo. No quiero ser arrastrada en alguna búsqueda decadente por venganza. En serio, ¿es esta la manera de actuar en frente de un caballero?

Sibyl puso una mirada exasperada mientras ella fríamente disparaba rayos de luz del frente de cristal de su bastón para eliminar los enemigos restantes. El Equipo Charlie había sido completamente silenciado. Aunque esto técnicamente sólo significaba que comenzarían su espera para volver a aparecer. El Sabio y Sibyl aparentemente no tenían intenciones de escabullirse.

Cuando fuera que se encontraran con los soviéticos, quienes tratarían de usar sus números para hacerlas retroceder, o los antiguos humanos, quienes usaban botas especiales con varias navajas largas, las dos masacrarían a todos los testigos antes de que pudieran escapar o reportar. No usaban una compatibilidad especial como Filinion, así que esto no era más que fuerza bruta. Era difícil de creer que esto era el mismo ejercito del Inframundo que ni siquiera todos los Break News trabajando juntos pudieron contener sobre la isla de Ground’s Nir. Cuando se enfrentaban con el Sabio y la Elfa Real, el ejército de muertos parecía como aves bebes huyendo por el suelo después de caer de su nido.

—*Chilido*…

—¿Oh? Hijo del bosque, ¿sucede algo?

—Si tienen todo este poder, me parece que podían pasar de ellos sin pelear.

—Tienes toda la razón, pero puedes ver cómo es el Sabio. Ella intencionalmente desata un Encuentro cuando ve a alguien de Elkiad, así que no se pueden evitar.

No había barreras reales impidiéndoles. O más bien, había algunos obstáculos impresionantes, pero esas dos lo derribaron todo, dejándolos con un viaje sencillo.

Eventualmente, algo apareció delante de ellos.

—Buu. …¿Una puerta?

—Hmm, esto parece como si hubiera sido añadido después.

Era una puerta doble alta. Incluso Buu Buu tenía que mirar hacia arriba, y lucía bastante gruesa. Cerrada o no, parecía que necesitarías alguna clase de herramienta para incluso tomar y voltear la perilla. Estaba pintada de blanco, y el material lucía mucho más como hueso que piedra o metal.

Las dos puertas estaban sujetas por una cerradura en forma de bolsa bastante grande que colgaba. Sólo la cerradura era del tamaño de una pequeña caja fuerte.

—¿Qué deberíamos hacer? —preguntó Buu Buu.

—Déjame preguntarte esto mejor: ¿Hay alguna razón para contenerse?

La cerradura no importaba.

Después de una explosión, la puerta entera colapsó hacía adentro.

La atmósfera adentro era diferente.

Seguía siendo un túnel, pero la sección transversal era casi un círculo perfecto. No había forma de distinguir los muros del piso o el techo de algo como dientes de engranajes alineado en circunferencia. Todos eran libreros más altos que Buu Buu. Ellos no podían ver hasta el final del túnel, así que ni siquiera podían imaginarse toda la extensión del conocimiento contenido adentro.

El túnel estaba dividido en bloques en forma de anillo que lentamente rotaban en izquierda o derecha, presumiblemente de acuerdo a alguna clase de regla.

Y…

—¿Ohh?

—¿¡*Chillido*!¡ ¡¡El Sabio está pegada al muro!!

—El ajuste de gravedad debió cambiar. Supongo que eso por lo cual el piso, los muros y el techo están en un círculo indistinguible. Está hecho para que puedas caminar alrededor.

—¿Es eso todo el conocimiento contenido dentro del Inframundo?

—No, la base de información en sí está probablemente en el marco principal del cerebro. La espina es simplemente la puerta de entrada. Cuando los nervios periféricos en todas las diferentes partes del cuerpo envían una petición de información, revisa la lista y decide ya sea responder o no la petición. —A pesar de sus enormes pechos y minifalda, el Sabio saltó de arriba hacia abajo como una niña probando la gravedad artificial. —Con eso dicho, podemos obtener toda la información que necesitamos aquí si realmente podemos acceder directamente al cerebro. Ahora. ¿Qué parte de la lista tenemos que destruir para abrir las compuertas de información?

—Siempre es destrucción contigo, —dijo Sybil. —¿Por qué no ser más listos al respecto, y lo hackeas?

—¿Supongo porque no hay una verdadera razón para tratar de ser buena?

Antes de que ella incluso terminara de hablar, el Sabio al azar sacó gruesos libros de referencia de un librero cercano. No satisfecha con sólo eso, ella sacó los estantes y los hizo de lado. El túnel circular en sí rotó bruscamente a la derecha e izquierda, y la cosa entera parecía retorcerse en dolor, pero a ella no le importó.

Sin advertencia, algo flotó al aire.

Era del tamaño de una cabeza humana. Tenía casi un cuerpo transparente y dos objetos como alas. Un humano de la tierra podría haberlo descrito como un clionido.

Y habló en lenguaje humano.

—¡Advertencia, advertencia! Inflamación por detección de intrusos extraños en la zona de esterilización de primer grado. Si los intrusos extraños no muestras intento de prestar atención a la petición de evacuación o les falta inteligencia para entenderlo, comenzar una petición de reacción anticuerpo, y comenzar una inyección inmediata clase SSS de células blancas en la sangre.

—Oh, cállate. Esto es lo que pienso de ti.

—Gyah, gyah, gyah, gyah, gyah, ¿¿¿¡¡¡gyahhhhh!!!???

Algo pasó. Para Buu Buu, lucía como si varias agujas largas hubieran perforado el cuerpo transparente, pero eso pareció reorganizar la estructura interna. Con su mano derecha en su cadera, la hermosa Sabio ligeramente sacudió la frente del clionido flotando, y guiñó un ojo.

—¿Qué eres?

—¡¡Señor!! ¡¡Originalmente fui uno de los patrones evolucionarios que se salieron de las brechas del reconocido Orco Ibérico de ahí!! ¡¡Mi línea evolucionó por la vida en el océano y se especializó en procesamiento de información!!

—Ya veo… Supongo que sería una posibilidad ya que todos los muertos en este mundo están en su lado. Y el mayor mencionó una era cuando trataron de moverse al océano. Pero supongo que eso quiere decir que eres de una línea fracasada que llegó a un callejón sin salida.

—¡¡Ahora funcionó como un procesador de búsqueda de cuasi-viviente que efectivamente controla la masiva cantidad de información reunida por el Inframundo!! Puede pensar de mí como un hipocampo que funciona independientemente. ¡¡Es un honor conocerlo, señor!!

Parecía que había algunas cosas en el mundo más aterradoras que los fantasmas. Buu Buu estaba acurrucado en una bola y temblando con lágrimas, por lo que Sibyl se estiró para gentilmente frotar su frente.

7

Beatrice estaba atada a su imagen de la muerte vagante, la cual la había vestido en los vendajes y harapos de un zombi fresco. Ella también tenía una bola y cadena atadas a su tobillo.

Y tan pronto ella abrió la puerta del infierno…

—¿¡Aah…!?

—¿Beatrice?

Cuando la chica de cabello rojo y plateado gimió, Filinion inclinó su cabeza con los espíritus de vaca y lentes flotando a su alrededor.

Una vez más, el peso de la bola de metal había cambiado.

(¿E-está reaccionando a algo? ¿Cómo a mi intención de “huir” o “escapar”?)

—Deberías ser cuidadosa, —dijo Wildefrau. —Esta cosa en mis pulgares reacciona a mis dedos pegajosos al apretarlo como un tornillo.

—U-uuh, —gruñó Huldra. —Cuando traté de actuar linda, incrementa el número del yeso.

—Así que se supone que debes bajar el nivel de tu chica falsa, ¿eh? —preguntó Armelina. —Si están golpeando a las personas donde les duele, ¿entonces qué hará este cepo?

El traje de Beatrice sólo era posible en un mundo extraño que ignoraba completamente las cosas como derechos humanos, así que ella sostuvo lo poco de ropa que tenía, y arrastró la bola y cadena mientras dudosamente dejaba la celda. El escenario afuera era completamente diferente.

Ella pensó que estaban en una habitación de una gigante y lúgubre prisión, pero ese no era el caso.

Era algo completamente diferente que llenaba la mitad de su vista no cubierta por el parche en el ojo.

—¿Qué es esto? Una villa…no, ¿un pueblo?

A la Espadachina Santa, quien ahora yacía de su armadura roja y minifalda, no se le podía culpar por decir eso. Había muchas “habitaciones” del mismo tamaño. Y no eran todos independientes. Algunos estaban apilados encima del otro o alineados a lo largo entre sí mientras multiplicaban cada camino como burbujas cubicas.

La tierra seguía siendo de carne podrida negra, pero el diseño de los edificios era bastante ordenado para crear un gran camino entre ellos. Algo como calabazas se balanceaban irregularmente e iluminaban todo.

Y había personas.

Había hombres y mujeres de todas las edades. Algunos tenían trajes de vendajes y harapos además de una restricción justo como Beatrice, pero otros eran personal de combate con armadura de tipo Porcentaje y un Arma Brillante justo como Omega. El artilugio de fusión de araña-cangrejo Arachne que habían visto en la isla de Ground’s Nir también estaban jalando carros como caballos.

—¿Hm?

—¿Qué sucede, Armelina?

—Ahora que estamos afuera…hmmm, estoy realmente muy consciente sobre este amuleto en mi frente.

La única diferente real en el grupo de Beatrice en las creaturas marinas adjuntas a los demás. Por alguna razón, a las chicas les faltaba eso.

—No deberían tener nada de esos, —dijo Omega. —¿O preferirían tener percebes cubriendo su espina como yo?

—Iuu, —dijo Filinion mientras ella y sus espíritus se ponían pálidos con el fin de ser corteses(?)

—Pero, guau.

El lugar estaba teniendo mucho bullicio de actividad de lo que habían esperado.

Las personas moviéndose no tenían nada del resentimiento u oscura felicidad vista en la isla de Ground’s Nir. ¿Esa “transformación” no ocurría a menos de que se encontraran con alguien que los hubiera dañado directamente o aparecido en un escenario relacionado a sus deseos en vida?

El pueblo estaba muy bien desarrollador, e incluso había una señal guía en el centro de una intersección. Era poco claro qué significaba, pero un muñeco fantasma cómico vistiendo una playera blanca estaba apuntado a cada camino y una salida.

Filinion, la fantasma al estilo japonés con muchas curvas innecesarias, parecía algo exasperada con el cómo se sentía sobre todo esto.

—Me sorprendí cuando escuché que morimos, pero el pánico casi se desvanece cuando hay tantas personas que lo aceptaron como si fuera normal. La adaptabilidad de la mente humana es una cosa aterradora…

Las historias de fantasmas eran sobrescritas con cuentos de muertos envidiando a los vivos e intentando tomar sus vidas, ¿pero eso era realmente exacto? Si la muerte fuera a ser dejada en un lugar como este, ¿no simplemente seguirían el flujo, y aceptarían la paz que encontraron?

Beatrice, Filinion y Armelina estaban estupefactas y abrumadas por la energía poco ‘fantásmica’ que sentían. Wildefrau y Huldra parecían algo acostumbradas ya que habían sido rescatadas por Omega antes.

—Esto aparentemente no era originalmente parte del Inframundo. Las Hadas usaron su habilidad de Artesanía para construirlos después de que llegaron aquí. Y sólo podemos agradecerles por eso ya que dejan que todos lo usen gratis.

…¿Las Hadas muertas serían las que habían sido el sacrificio para la Thousand Dragon? Bueno, probablemente podrían haber muerto de muchas otras maneras en el mundo natural del más apto.

Las Hadas aparentemente estaban muy interesadas en lo que fuera productivo porque tenían algunos estantes de comida alineados en el camino donde estaban extraños productos horneados y dulces. Mientras que los utensilios de cocina eran del tamaño perfecto para un humano, las Hadas parecían como si estuvieran sacudiendo lanzas.

—Todos son dulces.

—Probablemente están destinados a ser raciones de combate. Podría parecer tonto, pero una ración pequeña puede ser efectiva para un profesional o un novato por igual. Y algunos pequeños dulces pero de altas calorías o chocolate hace excelentes raciones de emergencia.

El aroma de alguna clase de llana y extendida masa siendo cocida sobre un gran plato de metal inspiraba el hambre, pero…

—Oh, pero no confiaría en el agua para beber y comida aquí, Jefa.

—Sí, esto está destinado para personas que sólo piensan sobre qué tanto les tomará para volver a aparecer después de ser asesinados. No estamos siendo controladas por el Inframundo, por lo que consumirlo sería una muy mala idea para nosotros. Ya que no tienen el sake para cocinar, sólo son vertidos en el metanol que se filtra de la carne podrida.

Wildefrau explicó eso mientras jugaba con uno de los pequeños cuernos en su capucha. Sin embargo, sus pulgares estaban atados, así que ella casi tenía que levantar sus manos directamente arriba para tocar su cabeza con rizos. Ya que sólo vestía un bikini de murciélago de fondo, su capa tenía que poner un valiente esfuerzo por su cuenta para protegerla.

—¿Ehh? Pero huele muy bien… ¿¡bfhhh!?

—¡Ella ni siquiera ha comido una sola galleta aún! ¿¡Sólo el pensamiento fue suficiente para que Filinion ganara peso!?

—No…yo…el corsé está apretando…por qué esto…khhh…

Lágrimas se llenaron en los ojos de Filinion mientras lo apretado de su torso sólo acentuaba más sus ya bastante enormes pechos, por lo que Beatrice miró la bola y cadena adjunta a su tobillo.

(¿Tiene alguna clase de gatillo como con mi bola de metal…?)

—Oh, ¿la manivela en tu espalda da vueltas para penalizarte por cualquier pensamiento de desperdicio? El corsé alrededor de tu cintura podría ser una manera de advertirte que te volverás gorda y floja.

—Eso podría ser en realidad bueno para ella. Hagamos que la vaca trabaje hasta que ella pierda dos o tres copas en tamaño.

La respiración de la chica de lentes comenzó a sonar más como gemidos a este punto, así que ella no tenía lo necesario para quejarse.

Ya que todas las demás estaban vestidas similarmente, Armelina parecía haberse acostumbrado a su sombrero llamativo, ropa y restricción. Podría haber sido como estar en una fiesta de disfraces o una playa nudista.

—¿Qué es lo que separa a las personas equipadas de las no equipadas? —ella preguntó.

—Nosotros no lo elegimos, —dijo Omega. —Lo más probable es que viene del sistema social que el Inframundo nos impone. Casi como las hormigas obreras y hormigas soldado. Podrían decir que el Inframundo es la colonia del Señor del Inframundo como la hormiga reina.

—¿Eso nos haría las hormigas obreras?

—Y eso quiere decir que el Inframundo y el Señor del Inframundo no pueden hacer todo por su cuenta. Es probablemente similar a cómo no podemos ver nosotros mismos lo que sucede en nuestros estómagos. Tenemos libertad de hacer lo que queramos hasta que el Señor del Inframundo directamente nos vea y nos dé órdenes.

Una mirada cercana mostraba que las Hadas del tamaño de una palma vestían algo como disfraces de Halloween mientras se expandían por el pueblo, y usaban las telarañas negras para cerrar las heridas de lava exudando. Tenían que ser hormigas obreras.

Queriendo decir…

—¿Eso quiere decir que no confiscaron nuestras Armas Brillantes? ¿Simplemente “no estaban” ahí desde el momento que nos volvimos fantasmas?

—Sí, y eso quiere decir que no pueden usar Magia mientras estén en modo fantasma. Así que, no piensen que pueden disfrutar este mundo extraño como si fuera normal. Podrían estar libres de los lazos del Inframundo, pero también son tan frágiles como un huevo crudo. Están al Nivel 1. Deberían asumir que encontrarse contra cualquier débil encuentro al azar las romperá. Y por supuesto no obtendrán ningún intento nuevo como se hace con proyecciones astrales parciales.

—…

—Esto es más o menos significaba ser meramente humanos. No tendrán problemas mientras se mezclen aquí, pero tengan cuidado con cualquiera con quien interactuarán directamente en el pasado. Como el Señor del Inframundo. No soy quien para hablar, pero-…

—Oh, ¿qué estás haciendo aquí, Omega?

Alguien repentinamente le habló desde el costado, por lo que el hombre musculoso metió a Beatrice, con un parche en el ojo, en la multitud al otro lado.

Era Alfa Cero del Elkiad. El viejo soldado de cabello gris y hombre alto se vieron cara a cara.

—¿Necesitas algo, Alfa Cero? Creo haberte ordenado descansar un poco.

—Me disculpo. El honor de pelear a su lado una vez más ha dejado a estos viejos huesos incapaces de contener mi vigor juvenil…

Esto no es bueno, no es bueno, pensó Beatrice mientras era empujada en la multitud para dejar la fuente de las voces. Y la bola y cadena alrededor de su tobillo sólo se hacía más pesada y pesada en respuesta a su deseo de escapar. Ese oponente sería ya lo bastante malo bajo condiciones normales, pero les faltaba sus Armas Brillantes por el momento. Omega casi había aludido el problema, pero si se quedaban paradas en la multitud y reunían la atención de los viejos soldados, no podían evitar ser atormentadas hasta la muerte. El disfraz de Halloween y restricciones hacían unos trajes que no encajaban mucho, pero esa era en realidad la mejor forma de mezclarse aquí. El Inframundo estaba completamente demente.

—(¡Por aquí, por aquí…!)

—(¿¡Sí…!?)

Ellas habían logrado alejarse de Omega y Alfa Cero mientras mantenían un muro de personas entre ellos, pero no podían esconderse completamente en la calle principal o los callejones. Eso dejaba sólo una opción: esconderse en los árboles en el bosque. Beatrice y las demás naturalmente se juntaron y trabajaron para mezclarse en el grupo de hormigas obreras vistiendo trajes similares.

—Vaca, este no es el tiempo de presionar esas cosas exageradamente grandes contra mí. ¿¡Estás tratando de presumir!?

—Sólo para que sepas, esas son las tetas de Wildefrau.

—Oye, Inoue, no creas que he olvidado que eres un chico. ¡¡Deja de tratar de meterte con lágrimas entre el resto de nosotras!!

—¡Ahh, por favor no me saque a patadas cuando ser descubierto significa la muerte! ¡Soy la Porrista Alquimista Huldra-chan mientras estoy aquí!

—…¿Ninguna de ustedes está tratando de sobrevivir a esto?

Omega parecía haber salvado a Beatrice y las demás, por lo que podían recuperarse lo suficiente para tratar de detener los planes del Señor del Inframundo, pero él no había logrado darles ningún detalle. No sabían a donde ir o qué hacer si querían contraatacar al Señor del Inframundo.

—Oye, ¿no Filinion tiene mucha ropa? ¡Casi no tengo nada mas que vendas! ¡¡Si tus mangas son tan largas tienes que enrollarlas, después dame algo de esa tela!!

—¡Espera, Beatrice! ¡¡No jales!! ¡El corsé es demasiado apretado que no hay forma de quitarme algo! ¿¡Gwehhh!?

—Te quejas, pero mira estas reservas con las que tengo que lidiar. Nada en tu traje es justo, Filinion. Los corsés son de moda, y puedes descansar tus tetas en ella. ¡¡Tuviste suerte!!

—Amm, como dije, deberíamos tomar esto más seriamente, —dijo Wildefrau.

—No eres quien para decir cuando estás caminando en público vistiendo casi nada excepto una capa, —dijo Huldra.

Todo condujo a muchos jaloneos, sacudidas, desnudes y pelea. Sin embargo, ese podría haber sido una buena manera de mezclarse en la vivida ciudad.

Beatrice y las demás siguieron el flujo del tráfico de pies mientras mantenía un ojo en los soldados de Elkiad. En el camino, la Fantasma al estilo japonés Filinion (cuyos lentes debían haber sido parte de su misma alma ya que seguía usándolos con todo el equipo removido) hizo una sugerencia.

—Las cosas sólo se pondrán peor si no hacemos algo, así que, ¿qué tal si pensamos en algún plan? Antes que nada, ¿nos quedaremos en el pueblo o nos marcharemos?

—El pueblo está lleno de soldados Elkiad quienes son rostros familiares de una manera negativa, así que, ¿no sería más seguro marcharnos tan pronto como fuera posible?

—Son hormigas soldados, así que probablemente estarán patrullando fuera de la ciudad también. Y podríamos encontrar difícil esconderse una vez que dejemos la multitud.

—El Inframundo es bastante amplio, así que quiero evitar tener que buscar al azar cuando es tan peligroso.

—¿Eso quiere decir que necesitamos encontrar un tesoro del mapa primero?

El comentario de Beatrice reunió la atención de todos sobre ella mientras ella arrastraba la bola y cadena.

…No podían ir y preguntar a las personas para que les dijeran los secretos que el Señor del Inframundo ha estado escondiendo, pero si permanecían cerca de un puesto de comida al azar y escuchaban, podrían escuchar varias conversaciones mezcladas en todo el ruido.

—¿Escuchaste la nueva petición? Ahora quieren raciones de combate que no se derretirán en el calor.

—Se supone que serán un lujo, pero están comenzando a darlo por un hecho, ¿no es así? Bueno, tengo un mal hábito de dar mi mejor esfuerzo cuando alguien me pone un obstáculo.

—Antes, seguían pidiendo vodka, para un stock de madera en su pistola favorita, o para vodka, vodka y más vodka. Claramente no entienden que tan difícil es hacer crecer plantas en el Inframundo.

Naturalmente, no llegaron al premio grande inmediatamente, pero…

—*Babear*…

—Detente, vaca. Te pondrás más gorda, y sufrirás por ello.

—Otra vez, no es que esté ganando peso. ¿¡Cuántas veces tengo que decir que es la manivela del corsé lo que me está torturando!? ¡Oh, ya sé! ¡¡Le quitaré ese amuleto a esa frente de la pálida chica china!!

—¡E-espera, detente! ¡Tengo un mal presentimiento sobre eso! Como si no fuera a hacer yo si me quitas eso… ¡Esto sería mucho peor que después de beber deprimentemente cuando pierdes el último tren a casa por la noche!

—¿Quieres decir que desencadenará una ronda extra en modo cachonda?

—¡*Toser*, *toser*, *toser*! ¡Las mujeres pierden todas sus inhibiciones cuando beben en las fantasías de chicos pervertidos!

—¿Es un fallo de un instinto de preservación? ¿Cómo querer darse calor entre sí durante una vestisca en una montaña nevada?

—¡¡Todo es fantasía!! ¡¡L-los humanos no son tan simples!!

Los brazos de Armelina estaban contenidos dentro de su grueso cepo, así que ella sacudió su cabeza ruborizada de atrás para adelante para alejar los dedos de Filinion, pero eso en realidad parecía hacer revolotear el amuleto peligrosamente sobre su frente.

—Jeje, ejeje. Estar por encima por una vez es una linda sensación.

—Pero, cuatro ojos, ¿olvidaste que todavía puedo usar mis piernas?

Hubo un sonido solido de impacto y un grito de derrota mezclados proviniendo de la vaca, pero pasaron el tiempo reuniendo cualquier información útil.

Las Hadas estaban arrojando extraños fantasmas de calabaza en una larga olla misteriosa que emitía gritos de agonía, e hirvieron esos fantasmas de calabaza para obtener la azúcar de ellas. Las Hadas estaban platicando mientras estaban sobre el suave borde de porcelana, y preparaban los ingredientes de dulces al voltearas con espátulas de madera demasiado grandes para sus cuerpos.

—Las entregas son una verdadera molestia, ¿no es así?

—¿El camino aún no se ha abierto?

—La zona Siguiente Generación Embryo es demasiado compleja, ¿no es así? Es una zona importante, así que desearía que no nos llevarán ahí para mandados.

Omega dijo que quería que ellas hicieran algo que él y los demás controlados por el Señor del Inframundo no podían hacer. Eso quería decir que una zona que estaba designada como fuera de los límites para los muertos era altamente sospechosa.

Más importante aún, Beatrice con vendas y parche en el ojo repitió un término notable.

—…¿Siguiente Generación Embryo?

8

Después de llegar a la espina de la gigante creatura marina pudriéndose, Buu Buu, el Sabio y Sibyl llegaron a un vasto océano de información. El Sabio le susurró al buscador que parecía un clionido del tamaño de una cabeza humana.

—Primero, información básica del Inframundo.

—Sí, señor. El Inframundo en sí es una importante existencia natural.

—…Realmente no importa, ¿pero no se dice “señora” con mujeres?

—¿Realmente hay mucha diferencia para una cabeza de chorlito como t-¡brwabwegweh!?

Después de ser golpeador por todos lados por puños cubiertos en guanteletes de metal, el clionido estaba temblando y el Sabio le urgió con una sonrisa.

—Un natural… ¿qué era eso?

—Ugh…sí, señor… El Inframundo no es un arma biológica diseñada por los antiguos humanos. Es una existencia natural que aparece en respuesta al lado oscuro del mundo.

—Así que, ¿los antiguos humanos fueron destruidos después de que descubrieran que estaban indefensos contra el monstruo gigante que apareció de la nada?

—La eliminación de toda la vida, incluyendo a los humanos, fue simplemente un paso en un proceso en progreso. El Inframundo fue originalmente un dios de la cosecha, haciéndolo mucho muy diferente de un dios hombre de la destrucción.

—No entiendo…

Buu Buu no podía evitar decir eso cuando esto tenía que ver con tecnología antigua.

Sibyl guiñó un ojo.

—Preguntar una pregunta vaga no nos conducirá a la siguiente respuesta. Así que, Sr…Buscador, ¿cierto? ¿El Inframundo está tratando de lograr algo más usando todas las almas humanas?

—Sólo le tengo miedo al Sabio, así que no tengo una razón real para hacer lo que-…

—…

—Espera, por favor no. ¡¡No más a mi cuerpo!! ¡¡El Inframundo existente actual ha gobernado los deseos de toda la vida y llevado a cabo un solo papel: resucitar el mundo, señor!!

—¿Resucitar…el mundo?

—En otras palabras, reconstruir el mundo una vez que los recursos y ambiente hayan llegado a un callejón sin salida. Todas las civilizaciones del mundo, incluyendo a los humanos, eventualmente dejarán de crecer debido a una variedad de razones: falta de recursos, la expansión de la enfermedad, empeoramiento de la contaminación, etc. Justo antes de que eso pase, toda la vida será preservada de manera que serán incapaces de avanzar o decaer por incluso un milímetro, los recursos del planeta y ambiente se reiniciarán, y toda la vida será liberada una vez más. Al repetir esto, el Inframundo asegura que la civilización pueda desarrollarse sin fin, sin preocuparse por el ambiente o su nivel de consumo. —El clionido gigante flotante tenía un cuerpo de apariencia suave, pero seguía logrando atraer la atención. —Sin embargo, esta tarea requiere el alza y hundimiento de los continentes, y grandes cambios al aire y corrientes marinas, el clima del mundo, la composición del atmósfera, el campo magnético del planeta y eje de rotación, y mucho más, así que el fracaso para prepararse apropiadamente significaría eliminar las formas de vida de la vieja era mientras preparan la tierra. Así que como se dijo antes, era necesario para preservar las almas de todas las formas de vida.

El Sabio llevó una mano a su delgado mentón.

—Y eso condujo al proceso de recolectar almas de muertos, ¿hm?

—La preservación de los cuerpos físicos fue rechazado porque simplemente no hay suficiente espacio, y los costos de vida serían demasiado altos. Pero guardar las almas inmateriales como información logra lo mismo.

Por lo que a los antiguos humanos se les había dicho unilateralmente que serían salvados de la destrucción ambiental y falta de recursos, y entonces su salvador les había arrancado sus vidas una detrás de otra.

Ya que los humanos habían creado a Abyss, un monstruo diferente en las profundidades de su gigante armería. Era obvio que ellos no habían aceptado simplemente esto.

Habían estado más avanzados que nadie, y recibieron menos salvación que nadie.

—¿*Chillido*? Esto es realmente confuso…

—Los cerdos tontos sólo necesitan permanecer callados y escuchar.

—…*Babear*.

—No, Buu Buu. No te lo comas aún.

—¿¡A qué se refiere con “aún”!? ¡Y esa sería una clase de canibalismo! ¿¡Eeeek!?

El clionido gigante estaba temblando, pero al Sabio no le importó y le instó que continuará.

—H-hasta que la seguridad de cada forma de vida en este mundo haya sido confirmada, la tarea principal de resurrección no puede comenzar. La protección de cada continente e isla está completo, pero años recientes, formas de vida fueron detectadas en la superficie de la isla artificial de Ground’s Nir, así que todo el trabajo fue detenido para continuar una tarea de protección de emergencia.

La meta era creación, no destrucción.

Este barrido del mundo estaba destinado a detener a la vieja era antes de que se descarrilara, y construyera nuevos rieles que nunca terminarían.

—…Un suministro sin fin de combustible. No, es justo como el Arca de Noé.

—¿*Chillido*? ¿¿¿Arca de Noé???

—Pero en ese caso, ¿por qué el Señor del Inframundo obliga a las almas “protegidas” a hacer sus órdenes? ¿Fue el Señor del Inframundo un monstruo buscador que te dice qué tan conveniente es mientras roba toda tu información personal?

—Mi suposición es que la discrepancia está relacionada a la naturaleza del Señor del Inframundo, quien controla a todo el Inframundo, señor.

—¿Qué? ¿Las obedientes sirvientas se pusieron en huelga?

—El Señor del Inframundo es de hecho un gobernador importante en esta creatura marina gigante. Su poder es lo bastante grande para proclamar y controlar todas las almas en este mundo. Pero eso es un privilegio temporal que sólo dura hasta que la siguiente era esté completa. Una vez que los nuevos rieles hayan sido colocados para pasar del callejón sin salida descarrilado, él será innecesario al igual que el Inframundo en sí, y ambos serán olvidados.

—Bueno, es cierto que el valor del arca se eleva considerablemente durante el clímax de la catástrofe, pero no tiene uso una vez que el diluvio haya sido superado con seguridad.

—¿Qué tal si el Señor del Inframundo se rehúsa a dejar de ser necesario?

—¿Estás diciendo que él no tiene la intención de dejar ir a esas almas y que quiere que vivan aquí para siempre? …Escuchamos muchas cosas impresionantes sobre este Señor del Inframundo, pero parece que no es nada más que un pequeño banquero que está malversando el dinero que se le deja.

—?

—?

Buu Buu y Sibyl sólo podían intercambiar una mirada e inclinar sus cabezas. No importaba qué tan inteligentes fueran el humanoide con rostro de cerdo y la Elfa Real, no podían seguirle el paso a comparaciones con la Tierra.

Como resultado, fue el Sabio y el buscador en forma de clionido que mantenían el control del escenario.

Ellos obtuvieron algo de información sobre el Inframundo y el Señor del Inframundo, pero eso no era realmente lo que le importaba al Sabio.

—¿Eso quiere decir que algo está ocultó aquí que tiene el poder para construir un mundo entero o era? Parte de eso tiene que ser una técnica relacionada a la vida.

Sin importar lo que realmente estaba haciendo, el Inframundo estaba destinado a preservar las almas humanas, y colocar con seguridad esas almas en diferentes recipientes una vez que la resurrección del mundo estuviera completa.

En ese caso.

¿No esa misma técnica podía ser usada para trasplantar las almas de los Orcos Ibéricos del Arma Brillante de Buu Buu, y meterlos en otros recipientes?

—Sí, señor.

El buscador gigante en forma de clionido respondió sin retrasarse.

—Eso sería la única Siguiente Generación Embryo.

El Sabio estaba constantemente guiando la historia del mundo con tecnología, pero ni siquiera ella estaba familiarizada con ese término.

—La Siguiente Generación Embryo es el órgano más importante del Inframundo, y una obra maestra actualmente siendo criada desde adentro. Es el siguiente originador que formará el núcleo de una nueva era. El Inframundo está gradualmente pudriéndose, y su carne se convierte en nutrientes muy parecidos a humus, pero una vez que se ha podrido completamente, eso será inyectado en la Siguiente Generación Embryo, y la tarea de resurrección estaría completa.

—…

—El Señor del Inframundo no quiere terminar la tarea, viajar por el camino de auto-abandonamiento, y ser olvidado por todos, así que él no quiere que ese proceso se complete. Originalmente, el Señor del Inframundo estaba destinado a conseguir a una nueva creatura gigante a este punto. El hecho de que el pudrimiento del Inframundo esté lento es señal de que él lo está reteniendo. Después de matar tantos humanos y robar su tecnología, él ha usado cables de información y refuerzos esqueletos para extender la vida de la actual generación del Inframundo, al volverse en una clase de ciborg. Y eso ha dejado a la Siguiente Generación Embryo sin usar y sin tocar en las más grandes profundidades. Por supuesto, destruir por completo la Siguiente Generación Embryo significaría que la tarea no pudiera ser continuada y el Inframundo dejaría de funcionar, por lo que ese señor está atrapado entre la espada y la pared.

9

Un sonido pegajoso hizo eco en uno de los caminos podridos del Inframundo.

(La Siguiente Generación Embryo…)

Información se elevó en la mente de un retorcido ser cocido con aguja e hilo.

Él una vez más tenía una oportunidad de victoria. Pero seguía sin ser algo seguro.

Él sólo necesitaba algo más.

Adquirir eso, y la victoria sería suya.

(…Sólo necesito a la Siguiente Generación Embryo.)

10

Una vez que sabían a donde ir, no le tomó mucho a Buu Buu, el Sabio y a Sibyl para actuar.

—Esta es la espina…por lo que nuestro destino es casi el lado opuesto. Es llamada la Siguiente Generación Embryo, así que supongo que estaría por ahí.

—Ejém. Trata de actuar más digna, Sabio.

—Si suele ser ese momento del mes, ¿todo el túnel estará lleno con lava? Oh, pero supongo que se detendría mientras el embrión sigue creciendo adentro.

—Ahora sólo estás siendo vulgar.

Sibyl cerró sus ojos y se sonrojó hasta la punta de sus orejas, pero Buu Buu no tenía idea a qué se referían, e inclinó su cabeza.

—Oh, cierto, cierto. Los tiburones son seres que portan vida a pesar de que ponen huevos, ¿cierto? Así que, ¿cómo va a ser esto?

Mientras tanto, tremendos sonidos de destrucción los rodearon.

Mientras más viajaran, era más probable que se encontrarán con la muerte y tuvieran que pelear, pero al Sabio y a Sibyl no parecía importarles. Usaron su increíble Magia y Habilidad para fácilmente barrer a un lado a todos quienes se ponían en su camino. Principalmente enviando ataques en una ráfaga de proyectiles de larga distancia. La totalidad del aguacero horizontal parecía haberse transformado en bombas mientras los muertos eran hechos retroceder por la poderosa presión, y eran mandados a volar a la distancia.

Mientras más cerca estaban de su destino, los pasillos se hacían más estrechos. Al mismo tiempo, se curveaba en cada camino, se elevaba y bajaba bastante, y conectaba a otros caminos muy frecuentemente.

—*Chillido*, es como un laberinto.

—¿Es el diseño complejo destinado a confundirnos y evitándonos continuar? Uuups.

Ahora que el pasillo no seguía una línea recta, hubo más ataques sorpresa desde las esquinas. Ya no podían confiar en proyectiles como antes. Naturalmente todo se trató del Sabio y Buu Buu haciendo poco ejercicio contra los muertos con sus Armas Brillantes mientras que Sibyl retrocedía con su arma que parecía un arco largo y un bastón.

—Hm, hm. Hm, hm, hm, hmm.

—¿*Chillido*?

—Oh, discúlpame. Es sólo que siento como si estuviera peleando al lado del mayor y los otros de nuevo.

El ejército de muertos había barrido la isla de Ground’s Nir, pero no eran un desafío para el Sabio que ella parecía más concentrada en tararear y recordar el pasado. Él había estado con Beatrice y las demás en ese momento, pero Buu Buu seguía impresionado que habían logrado contener a este monstruo antes.

—…Realmente ha pasado mucho desde que me sentí así.

—Gah…¿¡bh…!?

—Y pensando eso me recuerda qué tanto has crecido, Buu Buu. Aunque todavía te falta algo de dignidad comparado con el mayor y los demás.

—¡¡Ghgwah!! *Jadeo*, *jadeo*…¿¡gahhh!?

Ella gentilmente estrechó sus ojos, pero era una tormenta abrumadora de violencia lo que ella estaba creando en realidad.

Mientras continuaban, se encontraron con una gran puerta hecha de lo que parecían huesos blancos. Necesitaban pasar a través del complejo laberinto de pasillos y parecía que sólo conduciría a un callejón sin salida o a una puerta solida sellada con una cerradura sólida, pero el Sabio no mostró piedad.

—Este no es el himen, ¿o sí? Quiero decir, esta puerta no está conduciendo al exterior.

—Tú…¡¡realmente necesitas aprender algo de tacto, idiota!!

Destruyeron la puerta entera y entraron. Un ligero cambió ocurrió desde entonces.

—…La muerte ya no estaba atacando, ¿verdad?

—La zona podría estar fuera de los límites. El Señor del Inframundo querrá proteger la Siguiente Generación Embryo a toda costa.

—Bueno, células de sangre blancas y reactivos anticuerpos pueden causar problemas en el cuerpo humano también.

El intricado laberinto de pasillos estrechos se amplió a uno sólo bastante largo. Como el Sabio había predicho, debían haber pasado la línea final de defensa. La pudrición y sangrado era mucho menos severo aquí, y eventualmente llegaron a algo como una gran plaza. Era de hecho tan grande que no podían ver el otro lado.

Y ahí encontraron un pequeño mundo.

Un cubo transparente estaba posicionado en el centro del vasto espacio. Medía cerca de treinta metros de cada lado. El hecho de que incluso lucía pequeño era un testamento al gran tamaño de la habitación.

A pesar de la forma normal de un huevo o embrión, era un cubo en lugar de una esfera o elipse.

Estaba hecho de líneas rectas en lugar de curvas.

¿Era eso simbólico al hecho de que esto era algo que no existía en el mundo natural? Probablemente estaba lleno con líquido transparente, y contenía algo más que una forma embrionaria de vida.

Era un árbol.

Un solo árbol gigante estaba contenido adentro con sus raíces firmemente plantadas, su grueso tronco se extendía hacía los cielos, y hojas verdes brotaban de sus muchas ramas. Todo lucía como un gran acuario, y el Sabio sonaba impresionada mientras miraba con una mano sobre su cadera.

—Así que, después de todo esto, ¿regresamos a la idea de un árbol de la vida? Bueno, supongo que esa es la escala que necesitas si hablas de construir la nueva generación.

—¿*Chillido*?

—La vida comienza en el mar, sube a la tierra y después gobierna el cielo. Un árbol simboliza las tres fases de ese proceso, Buu Buu. Aunque si estamos hablando sobre un árbol que directamente absorbe agua del mar, tendría haber ser más como un mangle. Pero mirándolo de esa manera, el Inframundo es bastante simple. Es una creatura marina gigante, pero también se pudre para formar parte de la tierra, y repite su proceso de sangrado y coagulación para construir minerales. Se ha estado preparando para construir alguna tierra desde el océano para que ese árbol pueda crecer ahí. —El Sabio pausó por un momento. —Y si repentinamente plantas un árbol lo bastante grande para realmente perforar los cielos, probablemente alteraría la rotación del planeta. Justo como añadir un peso al otro lado de la cima. Al intencionalmente alterar el eje rotacional y el flujo de lava, también puede construir continentes, cambiar el campo magnético planetario, y afectar el clima global a través de las corrientes de aire y marinas. Si la fruta creciendo en las ramas también puede ser controlada, entonces su balance de peso puede ser ajustado para suavemente cambiar el eje. Es como un controlador programado para el mar, continentes y clima global. Si el plan está en esta larga escala, puedo ver por qué necesitaban remover toda la vida primero. …Pero en ese caso, ¿cómo se supone que trajeran de vuelta los recursos del subterráneo? ¿Causa que los recursos no tocados del fondo del océano se alcen como continentes, o quizá tira mucha fruta y la deja pudrirse? No, si intencionalmente crea y elimina un ecosistema de animales e insectos por unas cuantas generaciones antes de traer de vuelta a las personas, podría ser capaz de rápidamente volverlos en petróleo subterráneo.

Sibyl gobernaba los bosques, pero incluso ella nunca había visto un árbol así antes.

La chica miró arriba, y las siguientes palabras del Sabio resonaron en sus orejas.

—Pero no necesitamos el mundo entero.

Esa declaración estaba esencialmente rechazado al mundo entero, incluyendo cada continente e isla.

Usado apropiadamente, esto podría haber sido capaz de traer de vuelta a la antigua civilización de humanos, pero la manera de pensar del Sabio ignoraba eso, y sólo se preocupaba sobre la pequeña isla de Ground’s Nir.

—Todo lo que necesitamos es salvar algunas vidas específicas inmediatamente. No necesitamos afectar el eje del planeta, causar cambios violentos en la corteza, o construir continentes alrededor del mundo para crear un nuevo ecosistema. Debe haber algún sistema para producir y evolucionar una forma de vida especifica usando los cambios ambientales. Sólo tenemos que abrir la Siguiente Generación Embryo, investigarla por completo y reducirla. ¿Qué clase de ubicación es necesaria para los humanos respiren con sus pulmones y caminen en sus dos piernas? ¿O para que el mayor y los demás obtengan su largos colmillos y narices? Al arrojar las almas en cuestión en un territorio preparado apropiado, el rápido desarrollo y cambio de ambiente le dará a la vida el cuerpo físico deseado. Incluso si no cambiamos el mundo entero, podemos seguir usando un campo experimental pequeño. Pero justo como un diamante artificial, consume energía, así que esto consumirá la carne podrida. …Ahora, Buu Buu, corta este árbol. Su propósito original no importa. Somos los vencedores que sobrevivieron tanto, así que tomaremos nuestro premio.

Esto era lo opuesto a la teoría de evolución de Darwin. Para asegurar la finalización de una forma de vida ideal, agitarían el ambiente alrededor. Para regresar un alma en específico al cuerpo apropiado, usarían todo lo demás como un marco guía.

Pero algo pasó justo antes de que el Sabio diera otro paso hacía la Siguiente Generación Embryo.

La celda pudriéndose se retorció por encima.

Y una forma extraña cayó.

En general, lucía como una sirena con delgadas curvas. Tenía largo cabello azul esponjado, un pecho bastante plano y un cuerpo bajo cubierto con escamas que lucía mucho como una aleta de pez. Pero también tenía dos delgadas piernas. Los brazos elegantes de una chica estaban unidos por garras de cangrejo gigante creciendo de los hombros. La larga cabeza parecida a un pupo creciendo de la espalda podría haber estar sincronizada con el cerebro de la chica. Los tentáculos del pulpo estaban envueltos alrededor del pecho y los delgados brazos de la chica. No vestía ropa real, por lo que su piel sólo estaba cubierta por los tentáculos de pulpo, los percebes directamente pegados a la piel y un solo trozo de tela. Un anillo en uno de los delgados dedos de la chica reflejaba el brillo de la lava.

—¿Vivian…? —murmuró Sibyl cuando ella vio a la chica con un cuerno de concha en espiral sobre su frente. —No, ¿su cuerpo simplemente está siendo reusado después de que fuera a parar aquí?

Era obvio que esta cosa no había nacido en esta forma.

El Señor del Inframundo ya había aparecido como una colección de creaturas marinas, pero el Sabio entendió ya que ella ya había examinado todos sus cuerpos de reserva.

—Qué retorcido.

—…

—He partido y analizado cada parte y órgano de tus trece métodos, pero supongo te diste cuenta que algo estaba mal. Parece que trataste de coser esas cajas negras para crear una nueva desconocida. Pero la Siguiente Generación Embryo puede terminar tu tarea original, así que no debería ser nada mas que una molestia para ti ya que no quieres ser descartado. Así que si estás todavía tan fijado en ello…

—…..

—No pudiste relajarte después de coserte con ese cuerpo de enmendaduras. Dejaste los trece de tus rieles, pero seguía sin ser suficiente. Así que la única manera en que piensas que puedes ganar es usar la Siguiente Generación Embryo para crear un nuevo recipiente de carne, e incluirlo en ese cuerpo de enmendaduras. Quieres gastarte lo que estamos tratando de usar para otros. Y sin embargo, si pierdes la Siguiente Generación Embryo, el trabajo de todo el Inframundo será detenido, y no podrás ser capaz de permanecer como su señor. Perdiste de vista eso.

No más palabras eran necesarias.

Con un pesado golpe, largos pedazos de metal cayeron de los muchos tentáculos que acompañaban los brazos del Señor del Inframundo. Varias cadenas gruesas se extendían del extremo de un mango largo, y cada una estaba adjunta a la clase de gancho de metal usado con las grúas.

¿Era una estrella del alba?

¿O un gato de nueve colas?

Su exacta clasificación era poco clara, pero la manera en que él llevaba el largo mango encima de su hombro y dejaba que varias conchas colgaran de las cadenas hacía pensar en un arma diferente en mente.

En otras palabras, el símbolo del gobernante del inframundo.

La guadaña blandida por la Muerte.

El Señor del Inframundo rápidamente se acercó en su forma de chica. Él sacudió la guadaña de la muerte hacía Buu Buu quien estaba más cerca. Al principio, Buu Buu por reflejo alzó su tronco gigante o viga de metal Arma Brillante para defender, pero él inmediatamente cambió de parecer y saltó hacía atrás.

El arma del enemigo usaba cadenas. Incluso si Buu Buu podía detener una espada o un objeto contundente, una cadena se doblaría y continuaría. Y si lo golpeaba, los muchos ganchos arrancarían su piel y órganos.

En la sociedad humana de la Tierra, la Muerte usaba una guadaña porque era una herramienta para recolectar. En lugar de pelear y tomar vidas, él unilateralmente arrancaría el alma de un humano en específico. Pero el Señor del Inframundo provenía de una creatura marina, por lo que su arma podría haber estado destinada como un gancho de pesca en su lugar.

Y no terminaba ahí.

Con una concha en espiral como cuerno, el Señor del Inframundo seguía atacando a Buu Buu mientras el Sabio y Sibyl lograban moverse para una distancia más ventajosa. Esto era especialmente afortunado para Sibyl, cuya arma parecía un arco largo y un bastón. Ella intentó convertir los pensamientos residuales de los alrededores en un ataque.

(…? ¿¿¿No hay nada aquí??? Oh, no. ¡Esta zona está fuera de los límites, así que casi nadie viene aquí!)

Durante la ligera lentitud, el Señor del Inframundo envió su garra de cangrejo izquierda.

Sibyl supuestamente había puesto una buena distancia entre ellos, pero no importó.

La concha se infló como un globo gigante, estalló desde adentro y esparció los llamativos contenidos. Entonces fue comprimido como si hubiera sido apretado dentro de una mano gigante, así que un líquido misterioso fue liberado en una ultra alta presión en línea recta que parecía un láser.

Si el Sabio no hubiera pateado inmediatamente las rodillas de Sibyl por detrás para derribarla, su cabeza habría sido arrancada.

Y eso no era sólo agua.

El ligero rocío que alcanzó a Sibyl envió un dolor punzante por su piel.

—¿¡Acido!?

—¡No, es metano líquido! Una vez que se evaporiza en temperatura ambiente…

Escucharon un sonido tranquilo muy parecido a chasquear dientes.

El Señor del Inframundo estaba golpeando entre sí los testarudos restos de la concha de cangrejo.

—…¡Incluso la más ligera chispa o electricidad estática desencadenará una explosión!

Luz estalló y todo el sonido se desvaneció.

Sibyl sólo podía materializar pensamientos residuales, así que ella en realidad no estaba protegida por alguna Defensa Elemental Mágica. La única manera en que podía escapar de las llamas y explosión era confiar en el Sabio quien la había derribado al suelo.

El Señor del Inframundo tenía la figura de una chica delgada, y eso también le proporcionaba una aleta de sirena, la cual se extendía detrás de él como una muy gruesa cola. Él gentilmente la sacudió mientras él realizaba su siguiente acción.

Otra gran garra larga de cangrejo creció para reemplazar al que se había partido de su hombro, y él continuó el ataque.

Había una forma de detenerlo.

Buu Buu se cargó y sacudió su gigante Arma Brillante hacía el Señor del Inframundo. Él había aprendido algo durante la previa batalla donde Beatrice y las demás habían perdido.

(¡¡Si no destruyes completamente su brazo, él no cambiará su método de ataque!! ¡¡En lugar de arrancárselo, necesito quebrárselo para que sólo cuelgue de ahí!!)

—¡¡Buu!!

El Señor del Inframundo no podía realizar más ataques mientras se concentraba en la defensa. Buu Buu golpeó su arma contra él con la suficiente fuerza para quebrar los dos brazos descascarados y el torso, pero el Señor del Inframundo no cedió mucho.

Algo como un tentáculo de pulpo estaba envuelto alrededor del brazo descascarado. Y no dio un líquido pegajoso. Rápidamente se había secado, y se apretó para hacerse increíblemente duro.

Como un contraataque, el delgado brazo de la chica hizo un sacudido horizontal de la guadaña hecha de ganchos de grúas adjuntas a cadenas. Para evitar que su estómago fuera abierto, Buu Buu cayó hacía atrás. Entonces su nariz detecto algo extraño.

Él inmediatamente contuvo su respiración, pero su cuerpo todavía se inclinó diagonalmente.

¿Se había dado cuenta de una rápida fermentación estaba robándole al aire todo su oxigeno? Ese ser era conocido como el Señor del Inframundo, y él literalmente gobernaba cada parte de la muerte. Eso quería decir que él controlaba toda clase de cambios que le ocurrían a la muerte: pudrición, fermentación, oxidación, saponificación, formación de petróleo, etc.

El Señor del Inframundo aumentó más impulso, y lanzó las muchas cadenas hacía Buu Buu ahora que él había dejado de moverse, pero…

—Fluidos corporales y gases… ¿¡No tienes vergüenza!?

El Señor del Inframundo fue golpeado por llamas explosivas desde el costado. Él hizo bola su torso y cola de sirena, rebotó por el suelo como una pelota de soccer, y levantó su guadaña una vez que el impulso se había escapado de él.

—Tch. Lo golpeé demasiado duro.

—¿¡*Chillido*!? ¡No hagas eso! ¡¡Destruir una parte de su cuerpo lo hace usar ataques más peligrosos!!

El Sabio de armadura roja sostuvo una garra de cangrejo gigante en su mano. Ella no sabía qué hacer con él, así que lo hizo a un lado justo mientras el Señor del Inframundo hacía crecer un nuevo brazo sin decir una palabra.

Habiendo recuperado su posición, Buu Buu y el Sabio corrieron de por izquierda y derecha.

La cabeza de pulpo en la espalda del enemigo rápidamente se hinchó, y algo negro hizo erupción en cada dirección: tinta. Buu Buu rápidamente sacudió su Arma Brillante, pero él no sintió nada ahí. La tinta probablemente estaba destinada a robarle sus sentidos, pero se sentía como si estuviera siendo removida y disuelta dentro de agua lodosa.

Y…

—¡¡Buu Buu, agáchate!!

—¿¡*Chillido*!?

La vaina del estoque del Sabio repentinamente sacudió los pies de Buu Buu por debajo de él. Después de que él tropezara y se agachara, la Elfa Real Sibyl usó la clara línea de fuego para elevar su Arma Brillante con su cristal por encima para apuntar a la masa de tinta. Su arma podía lucir como una variedad de diferentes cosas dependiendo en cómo ella lo sostuviera, pero ella tendía a sostenerlo como un bastón para sus técnicas más grandes.

Sibyl podía materializar los pensamientos residuales de un objeto, y convertirlo en su propio ataque.

No había habido ningún pensamiento residual en esa zona fuera de los límites, pero ella tenía una carta del triunfo.

(¡¡Gastar tus técnicas ocultas significa que no puedes usarlas después y eso crea una presión psicológica, pero no tengo opción esta vez!!)

Ella sólo había necesitado llevar un médium para pensamientos residuales dentro de su bolsillo.

Cargarlo por tanto tiempo mezclaría sus propios pensamientos y reduciría su precisión, así que esto frecuentemente conducía a ataques fallidos y malfuncionamientos. Realmente sólo era útil como un “amuleto de la buena suerte” que ella esperaba no usar, pero ella no tenía opción más que usarlo aquí.

Ella hizo hacía atrás su cabello cepillándolo con su mano, y sacó algo que había estado sostenido en su larga oreja todo este tiempo.

Ella ahora sostenía algo más pequeño que la uña de su dedo meñique.

El objeto solido que había perdido su brillo era una parte del cuerpo que el enemigo había preparado recientemente con el fin de atrapar a Sibyl en Girl’s Grill. Ella lo había recolectado de entre las ruinas durante la confusión del ataque del Inframundo, y ella pensó en usarlo como el médium para una maldición similar a la de una doctora bruja humana, pero había llegado a ser útil de una manera inesperada.

En otras palabras.

Era la muela de Beatrice.

Una vez que alguien pierde su vida, eran tratados como “cosas”. Cualquiera que conociera la pelea de la Reina Demonio Tselika estaba al tanto de esa fría ecuación que el mundo obedecía.

—Jet de Metal: revisado.

La bola de cristal liberó un destello de luz y ocho rayos de calor letales se cargaron hacía la oscuridad.

Los ataques llegaron con retardos de tiempos escalados, por lo que el primero de tres usó su calor para inducir un cambio químico en la pantalla de humo de tinta, y limpió el velo óptico coloidal. Entonces los cinco restantes se cargaron hacía el Señor del Inframundo.

Los dos primeros golpearon la guadaña hecha de cadenas y ganchos de grúas, derribándola por lo que él no podía moverse. Entonces el ataque primario voló hacía sus puntos vitales mientras que los otros dos cortaron su escape de izquierda y derecha.

Aun así, el Señor del Inframundo tenazmente se esforzó para sobrevivir.

Para evitar el ataque primario, él torció a la fuerza su cuerpo para quitarse del camino. Rayos de calor por supuesto habían sido disparados a su izquierda y derecha, pero él contuvo uno de ellos con la concha de su larga garra de cangrejo. El rayo golpeó a través de la armadura y arrancó la piel desde adentro, pero eso alteró ligeramente su curso. La vida y la muerte habían cambiado. Él apenas logró moverse a un lado a unos cuantos milímetros necesarios para evitar un golpe fatal.

Un agujero del tamaño de un dedo fue abierto en el estómago de su forma de chica, pero él se burló.

Su cuerpo continuó moviéndose.

Y un ataque mayor siempre le seguía a un momento sin defensas. Él debió haber intento aplastar a Sibyl con un contraataque porque él sacudió la guadaña para golpearla directamente con sus ganchos de conchas.

—¡¡Jet de Metal: una vez más!!

Otros ocho disparos provinieron de donde el Sabio y Buu Buu se habían agachado al suelo.

El Sabio podía reacomodar libremente sus Puntos de Experiencia para usar cualquier Magia que quisiera, así que ella podía hacer cualquier cosa que pudiera Beatrice.

La guadaña fue golpeada justo mientras era sacudida hacía adelante, y el Señor del Inframundo, quien tenía una concha en espiral de cuerno sobre su frente, se tambaleó hacia atrás. Ni siquiera hacer bola su torso y cola de sirena sería suficiente para evitar éste. Incapaz de mantener su balance, él cayó en su espalda.

Si alguien no hacía nada, serían asesinados.

El que se paró con feroz impulso fue Buu Buu.

Él levantó su gigante Arma Brillante que podía ser confundida por un tranco o una viga de acero. Con un aplaste en lugar de un movimiento de apuñalamiento, él estalló la punta chata contra el pecho de la chica caída.

Algo fue aplastado con un sonido seco.

Sangre roja se escupió de los encantadores labios del Señor del Inframundo, la cual debía haber pertenecido al cadáver de alguien.

Él fue clavado al suelo, por lo que sólo la cola de sirena podía sacudirse de aquí para allá.

El rostro de Buu Buu también se retorció de dolor, pero Sibyl le habló desde el costado.

—No necesitas sentir culpa. Esto habrá salvado a Vivian y a los otros que fueron usados como herramientas incluso después de sus muertes.

—Kh…

La lengua del Señor del Inframundo se retorció como si algunas ataduras o restricciones dentro de su cuerpo se hubieran destruido directamente.

Por primera vez, palabras dejaban su muerte.

—…Así que este es el final. Tomen la Siguiente Generación Embryo para ustedes. Parece haber sido una carga muy grande para mí.

—Tú…

—Buu Buu, no te sientas mal. No has hecho nada malo.

—Exacto, no lo hiciste.

El tranquilo miró a Buu Buu mientras yacía sobre su espalda.

Incluso ahora ese señor continuaba sonriendo.

—Y ahora es tu turno. La mujer es claramente lista, y dudo que la bestia sea tan densa como parece. Así que, seguramente comenzaste a entenderlo. La Siguiente Generación Embryo no es tan conveniente como suena. No sé quién de ustedes lo obtendrá, pero no puede traer la salvación para ambos.

—¿Qué…?

—La Siguiente Generación Embryo es un árbol gigante con la habilidad de traer una nueva era para influenciar el eje de rotación del planeta, y construir continentes, pero hay una especie de barrera en la base. Así que si eliges la humanidad como la especie para estar de pie en el centro, diseñará una era en la cual esa especie puede prosperar más fácilmente. Por alguna razón, los humanos del pasado creían ciegamente que las especies incondicionalmente serían ellos mismos.

—…

—En otras palabras, la Siguiente Generación Embryo sólo puede salvar a una sola especie. No importa qué tanto analices su estructura e intentes reducirlo, esa limitación no puede ser sobrescrita si deseas salvar a un individuo en específico.

Era una declaración decisiva.

Esa maldad que había tomado la forma de una chica les dio una sonrisa pegajosa hasta el final.

—He estado monitoreando su situación a través del hipocampo autónomo que controla la puerta a la espina. Analizar una sola Siguiente Generación Embryo sólo proporcionará la ecuación para salvar una especie. Como cada uno tiene diferentes valores efectivos, debes elegir a los humanos si deseas salvar a Beatrice, y debes elegir a los Orcos Ibéricos si deseas salvar al mayor. Todo se reduce a esa decisión.

11

—…

—…

El silencio siguió.

Ni Buu Buu o el Sabio dijeron una palabra.

El Señor del Inframundo ya no estaba presente. Alguien que nunca podría moverse de nuevo no era un obstáculo. No había trucos o trampas aquí.

¿El Grupo de Beatrice o la villa de Orcos Ibéricos?

Un solo Siguiente Generación Embryo podía salvar uno o al otro. No había necesidad de decir que no llegarían a un acuerdo si trataban de hablarlo. Ellos sólo tenían una oportunidad. Y si no podían hablarlo, ¿qué otro método había? La respuesta no podía haber sido más obvia.

De alguna manera, Sibyl podría haber estado en una posición para ver esto imparcialmente y objetivamente.

Así que ella sólo podía mirar mientras la batalla comenzaba.

Era una pelea directa sin trucos.

El Sabio detuvo la gigante Arma Brillante de Buu Buu con sólo el estoque sujetado por el delgado brazo. Presionaron sus armas entre sí, apretaron sus dientes y lanzaron sus palabras a cada quien como misiles.

—¡Buu Buu, revivir la villa de Orcos Ibéricos era lo que querías también, ¿no es así?! ¡Esos son los padres que te dieron la vida, hermanos que te criaron y amigos que jugaron contigo! ¿¡Realmente vas a rechazar todo eso!?

—…No puedo hacerlo.

—¿¡Por qué no!?

—¡¡¡¡No importa qué, no puedo simplemente abandonar a Beatrice y a las demás, quienes fueron tan amables conmigo!!!!

Él estaba llorando.

Incluso mientras él ponía toda su fuera en su gran cuerpo, grandes lágrimas cayeron de su rostro incluso si él estaba frente a su enemiga. Esta no era una decisión fácil para Buu Buu. Él le habría encantado si pudiera liberar todas las almas selladas en su Arma Brillante.

El Sabio lo hacía parecer como si fuera a presionar con incluso más fuerza, pero entonces ella repentinamente retiró su espada.

Justo mientras la competencia de fuerza terminaba, el Sabio confiaba más en Magia que en su espada.

—¡¡¡¡¡Explosión de Vie- Estallido del Cie- Disparo de Torm- Huracán Ga- Perdida de Ai- Martillo Aer- Ataque Bombar- Bomba Guiada!!!!!

Incontables formas de Magia de Viento casi parecían fusionarse en un solo gran torrente. Pero Buu Buu no retrocedió lo cual sólo lo dejaba en el camino del peligro. Ni siquiera trato de bloquearlo, lo cual gradualmente sólo lo destrozaría. Él lo esquivó al rodar hacía el costado del Sabio.

—!?

—!!

Ellos chocaron de nuevo.

Las Armas Brillantes de Buu Buu y el Sabio directamente chocaron entre sí dos o tres veces.

—…Iré al infierno.

Ese cuerpo gigante habló con un temblor en su voz.

Y pronto se elevó a un grito que parecía que fuera a desencadenar una explosión.

—He pasado por mucho dolor. Mi familia fue asesinada, perdí mi hogar y me arrojaron piedras mientras las personas me llamaban feo… Pero logré apretar mis dientes y soportarlo. No tuve otra opción. Pero…¡¡pero!! ¡¡No puedo hacer lo mismo cuando se trata de Beatrice y las demás!! Y-yo…*sollozo*…No me rendiré. No quiero. ¡¡Sólo imaginar que nunca la volveré a ver de nuevo está haciendo temblar mis dedos, y no puedo hacer que se detengaaaaaaaaaaaaan!!

Las reglas que él usó para juzgarse a sí mismo habían fracasado completamente. Todo lo que le quedaba eran las feas emociones que le decían que lograra su mete incluso si significaba forzar las consecuencias en alguien más. Pero el Sabio no se rió de ese monstruo.

Ella incluso sintió respetó por Buu Buu por haber encontrado a alguien por la quien él estaría dispuesto a ir tan lejos.

—Yo soy igual, Buu Buu…

Sin embargo, ella no se detuvo. Una llama oscura parecía envolver su cuerpo mientras ella se enfrentaba a la furia pura de Buu Buu.

—Incluso si todos ellos aceptaron sus muertes, yo no pude aceptarlo… Vendería mi alma al demonio si eso me dejará salvar al mayor y a los demás. Así que, Buu Buu, tu deseo no puede ser cumplido. ¡¡Porque te detendré aquí!!

—Salvaré a Beatrice y a los demás.

—Salvaré al mayor y a los demás.

—¡Así que! ¡¡Quítate!! ¡¡¡¡¡¡Del camino!!!!!!

—¡Así que! ¡¡Quítate!! ¡¡¡¡¡¡Del camino!!!!!!

12

Sutriona sintió una “corriente” desesperanzadora formándose.

Ella sabía que eran malas noticias, pero no había forma de pelear contra ello.

Ella lentamente exhaló.

Y la Reina Hada dio una orden a Morgan, del tamaño de una palma, quien esperaba a su lado.

Ella le pidió al Hada entregar un mensaje a todos los Break News que pudieran moverse.

—Prepárense para atacar. …Pronto amanecerá.

13

Más y más impactos retumbaban por el aire.

Sibyl simplemente observó la pelea a muerte entre Buu Buu y el Sabio.

Ella pensó que eso podría haber sido lo que era mirar el fin del mundo.

Si simplemente era bien contra el mal, un lado simplemente tenía que exterminar al otro. Si era el mal contra el mal, podían sonreír ligeramente e intercambiar un apretón de manos sucio. ¿Pero qué había de bien contra bien? No había una respuesta correcta en eso. No había compromiso o resignación. Así que el único resultado para ellos era continuar peleando hasta el final incluso si significaba arrojar el mundo al horno.

Eran tontos y a la vez amables.

Pero no eran así de simples tampoco.

Tenían que entender que arrojar a alguien más debajo de un autobús para resucitar a esas personas no conduciría a las sonrisas brillantes que tenían en sus mentes. No importaba qué tan brillante fuera el mundo exterior, todavía sabrían la verdad, y ese brillo eventualmente sería demasiado para soportar.

Aun así.

Sin importar qué.

Como un hombre ahogándose aferrándose al lazo, no podían dejar de pelear. Parecían estar poniendo sus arrepentimientos hasta después que lograran aplastar al “enemigo” delante de sus ojos para traer a alguien preciado de nuevo a la vida.

Acero chocó con acero, y la intersección de tremenda fuerza de brazos e increíble Magia produjeron más y más sonidos ensordecedores. Ninguno de ellos estaba ileso. Ambos estaban esparciendo sangre roja oscura alrededor de ellos.

Mirando puramente a las características, Buu Buu no podía derrotar al Sabio cuando él estaba peleando por su cuenta sin alguna forma de apoyo en sí. La victoria anterior contra ella había sido en un elevador que restringía el movimiento y con tres de Máximo Nivel en su lado.

Y sin embargo, él continuó peleando incluso mientras él estaba ensangrentado.

No encajaba. Si tratabas de explicar con simples emociones, y dijeras que simplemente sus sentimientos eran fuertes. Era improbable que el Sabio se riera de ti incluso si ella supuestamente traería la lógica y la eficiencia a sus límites.

Después de todo, el pilar que ella estaba tratando de quebrar aquí estaba formado por los ideales de Buu Buu, su deseo, su futuro y su felicidad. A menos que ella quebrara todo eso, ella no podría alcanzar su meta de resucitar a la villa de Orcos Ibéricos y al mayor.

La Elfa Real Sibyl no podía tomar un lado.

—…

¿Era eso porque estaba siendo imparcial?

¿Porque ella era una cobarde? ¿Porque ella era indecisa?

Sibyl en sí no podía encontrar la respuesta. Ella simplemente decidió no embellecer el hecho de que ella no podía elegir.

Pero quizá podría haber sido el por qué ella fue la primera en notar una ligera extrañeza. Fue la objetiva Sibyl quien lo notó, no Buu Buu o el Sabio, quienes realmente estaban participando en la pelea.

—¿Oh?

Algo que debería haber estado ahí, no estaba.

Sí.

—…¿A dónde fue el Señor del Inframundo?

14

Otras estaban viendo desde incluso más lejos.

Estaban ocultas detrás de cubierta proporcionada por una sección como una roca del suelo construida por la repetida pudrición y regeneración. Sin necesidad de decir, que eran las almas de Beatrice y las demás, a quienes se les había dado algo de nivel de libertad gracias a la protección de Omega.

Ellos habían escuchado algo de información sobre la Siguiente Generación Embryo en el pueblo de los muertos. Con nada más con qué ir, ellas habían venido aquí con el fin de robar un tesoro que descubrieron que el Señor del Inframundo no querría perder. Sin embargo…

—¡Maldición, ¿qué está haciendo Buu Buu?! ¡No podemos dejar que esto continúe!

—¡Detente, Beatrice! ¡¡Sin nuestras Armas Brillantes, seremos borradas en el instante que vayamos ahí!!

Sí, Beatrice sólo estaba equipada con vendas, trozos de tela y una restricción, así que ella ni siquiera tenía el mínimo de fortalecimiento muscular de Magia. Ella no era más que una chica frágil que podría morir si un perro callejero la mordía. Y ya que habían escapado de la vigilancia del Señor del Inframundo, no podían entrar en el proceso normal en el cual la muerte podía esperar a tener una reaparición después de morir. Sólo serían colocadas bajo el control del Señor del Inframundo si lo hacían.

Sin embargo.

—¿No las cosas han subido a una más grande escala desde la última vez que hablamos con ellos?

—Parece que la Siguiente Generación Embryo puede ser usado para resucitarnos, —dijo Wildefrau en su capa con cuernos y capucha, y bikini de murciélago (sólo la parte de abajo), y cuyos pulgares estaban restringidos, forzando a sus brazos a sacudir sus enormes pechos entre ellos.

—¿¡Buu Buu y el Sabio están peleando para ver quién usa eso!? ¡¡E-e-e-e-e-esto no es broma!! —gritó Huldra en modo Mujer Lobo mientras su rostro se ponía pálido, y sus orejas y cola se ponían rectos.

Alguien más había colocado sus destinos en la balanza, y esta decisión podía arrebatarles su oportunidad de resucitar. Eso ciertamente sería aterrador…pero ese no era el asunto aquí.

La esponjosa chica Mujer Lobo tenía más que decir.

—¡Quiero decir, hay toneladas de más Siguientes Generaciones Embryo más allá, ¿no?! ¡¡Está mal pelean tan desesperadamente por uno cuando hay muchos más!!

Buu Buu y el Sabio deberían haberlo considerado.

La cabeza de pulpo en la espalda del cuerpo de chica remendado del Señor del Inframundo había usado tinta para dispersar un velo óptico coloidal. Eso quiere decir que no podían ver todo lo que estaba ahí para ver. Que había ocultado lo que existía más allá.

Incluso si los objetos escondidos eran gigantescos alineados como almacenes en un puerto.

Era cierto que la Siguiente Generación Embryo era algo especial. No era un arma inorgánica como Abyss de Ground’s Nir. Era una estructura biológica que podía ser formada dentro de la creatura marina gigante que era el Inframundo.

Sin embargo.

Un solo embrión por vientre era una lógica que sólo aplicaba a humanos o formas de vida con estructura similar. Por ejemplo, algunos de los tiburones, los cuales eran vistos como las creaturas marinas más fuertes, podían liberar docenas o incluso cientos de huevos a la vez.

Habiendo dicho eso, sólo había un mundo. Teniendo toneladas de esos árboles crecieron a la vez sería un problema, por lo que probablemente serían divididos en diferentes secciones. Una sección era para crear y preservar los embriones, y otra era usada para criar uno y permitir que la siguiente era florezca. El grupo de Buu Buu había visto el que fue enviado a esta última sección. Si el primero tenía éxito, todos los demás serían abandonados. Si el primero fracasaba en completar la siguiente generación, otro embrión sería arrastrado a esa sección. El proceso se repetiría infinitamente hasta que el éxito finalmente fuera alcanzado.

Los tiburones usaban los huevos para reproducirse, pero también tenían un hábito único de calentar los huevos dentro de sus vientres.

Esto no era inusual.

No sólo había una Siguiente Generación Embryo. Había un grueso bosque de ellos.

Su incalculable valor había engañado a Buu Buu y al Sabio de pensar que eran raros. Pero ya que el eje planetario completo tenía que ser cambiado, y continentes tenían que ser construidos desde el océano con el fin de crear la siguiente generación, el Inframundo podría haber querido estar lo más seguro posible.

Pero Buu Buu y el Sabio no se habían dado cuenta de eso.

Habían sido convencidos de que era un objeto ultra raro y único en su clase.

—…¿Su información estuvo siendo controlada?

La Espadachina Santa frunció el ceño, y especuló mientras era molestada por la sensación del parche y de jalar la bola y cadena.

—¿Cómo descubrieron Buu Buu y el Sabio sobre la Siguiente Generación Embryo? Sólo espero que no fuera como un buscador de internet donde el host puede influenciar intencionalmente la información que ven.

Inesperadamente, eso era verdad.

Si alguien veía los resultados de búsqueda que ocultaban el hecho de que había varias Siguiente Generación Embryos, sólo podían aceptar esa información errónea.

Sin embargo, mientras que Buu Buu era por un lado, el Sabio no era la clase de persona que cayera por esa clase de cosas. ¿Ella simplemente tenía muy poca información sobre el Inframundo, o ella había perdido el control porque tenía que ver con la villa de Orcos Ibéricos y el mayor?

Con los espíritus azulados flotando a su alrededor, Filinion al estilo Fantasma japonés sacudió sus manos en frente de sus enormes pechos.

—C-como sea, ¿qué hacemos? No quiero dejar que Buu Buu y el Sabio continúen esa batalla sin sentido, y, ya que esto tiene que ver con Magia, necesitamos una persona viva para hacer el trabajo necesario si vamos a ser resucitadas. ¡No podemos dejar que Buu Buu pierda, y se rinda de nuestras vidas!

—Pero si ponemos un pie en la línea frontal ahí, fácilmente podríamos ser convertidas en picadillo antes de que siquiera noten que estamos ahí, —les recordó Wildefrau en su capa de cuernos y capucha y su bikini de murciélago con sus brazos apretando sus enormes pechos debido a la restricción en sus pulgares.

Su opinión fue añadida por Armelina, quien estaba molesta por su sombrero, y cuyos brazos y cuello estaba en el cepo.

—Y van a estar escépticos a una idea que es demasiado conveniente para todos. No podemos tenerlos pensando sobre derrotar a todos primero y descubrir las cosas después.

—Jefa, ¿está diciendo que necesitamos hacer que Buu Buu y el Sabio investigan la zona alrededor por su propia voluntad?

—Sí, ¿pero cómo hacemos eso? El tesoro más obvio está justo frente a ellos, así que dudo que vayan a quitar sus ojos de ello por siquiera un segundo. Y para el Sabio en particular, esto va a sonar como un engaño enemigo.

Beatrice llevó una mano a su delgado mentón, y pensó por un tiempo.

¿Qué necesitaban para convencer a Buu Buu y al Sabio de alejar su mirada de la meta obvia frente a ellos y calmadamente observar sus alrededores una vez más?

(Cuando se trata de eso, realmente no importa qué le pase a la Siguiente Generación Embryo colgando frente a sus ojos. No nos importa si el Sabio la usa o si es destruido en batalla. No cuando hay tantos ubicados más en el fondo. En ese caso, no es el quid del asunto.)

Ella tocó su parche con su dedo índice y dijo algo.

No se sentía bien decir que nada estaba al centro de esto.

Ella necesitaba concentrarse en las personas.

—…Sobre Buu Buu y el Sabio.

—¿S-sí? ¿Qué hay con ellos, Beatrice?

—Pateemos el trasero de uno de ellos. No están peleando por sus metas en conflicto, así que esa pelea automáticamente se detendrá si uno de ellos es removido de la ecuación.

—Realmente eres la peor algunas veces, ¿sabías eso?

El punto principal era el hecho de que ella no había dicho que necesariamente apoyarían a Buu Buu y derrotarían al Sabio.

De hecho, apoyar a Buu Buu no cambiaría mucho las cosas. El Sabio vería eso como un arreglo natural, y el grupo de Beatrice era bastante frágil para ser aplastado hasta la nada si alguien ligeramente se tropezaba con ellas, ya que les faltaba el apoyo Mágico proporcionado por sus Armas Brillantes. No lograrían mucho si apoyaban a Buu Buu.

Necesitaban proporcionar el impacto más grande.

Necesitaban algo que proporcionaría un impacto lo suficientemente abrumador para congelar la atmósfera.

Esos dos estaban girando los engranajes en la dirección más simple mientras continuaban su pelea, así que, ¿qué tenían que hacer las demás si iban a detener brevemente los movimientos de esos dos, y crear una apertura para que sus pensamientos se calmaran?

Sólo había una posible respuesta.

—…Parece que la única opción es golpear a Buu Buu con algo significante.

—Él realmente podría llorar…

Armelina sonaba exasperada, pero Beatrice no iba a pensarlo de nuevo.

Buu Buu confiaba en el grupo de Beatrice, así que si él recibía un ataque serio de ellas aquí, seguramente iba a causar un mayor impacto. Mientras tanto, el Sabio nunca esperaría que Beatrice tomara su lado. Viendo que ese ataque inesperado conduciría a pensar sobre su propósito detrás de ello. Con suerte, eso sería suficiente para hacerla observar sus alrededores una vez más, y darse cuenta de la verdad sobre la Siguiente Generación Embryos.

—P-pero, —dijo Huldra. —Todavía no podemos usar Magia justo ahora. Dudo que Buu Buu siquiera retroceda si una débil chica como yo lo golpea.

—Todas sabemos que realmente eres un chico, chica falsa.

—Todas sabemos que realmente eres un chico, chica falsa.

—Todas sabemos que realmente eres un chico, chica falsa.

—Todas sabemos que realmente eres un chico, chica falsa.

—S-soy la Porrista Alquimista Huldra-chan mientras estoy aquí…

Pero cualquiera que fuera su género, la chica(?) con lágrimas aun así había mencionado una preocupación valida. Golpear a Buu Buu con una fuerza humana no asistida no lograría nada. Incluso si Buu Buu no tenía la intención de atacarlas, podían ser arrancadas en pedazos, como si hubieran sido atrapadas debajo de la llanta trasera de un camión de basura.

Necesitaban alguna tecnología que no fuera la Magia para llegar al nivel de Buu Buu y el Sabio.

Una cosa llegó a la mente.

—El Señor del Inframundo es un ser antiguo justo como los humanos de este mundo, así que al igual que Abyss, él no está usando Magia moderna, ¿cierto?

—¿Qué hay de ello?

—…Ahora, hay una guadaña hecha de cadenas y ganchos como grúa yaciendo por ahí. No sé de qué esté hecha o cómo, pero si sacudimos eso, ¿podía darle un golpe efectivo a Buu Buu?

15

El límite se estaba acercando.

Mientras los repetidos choques de Buu Buu y el Sabio sacudían sus tímpanos y el suelo debajo de sus pies, Beatrice y las otras chicas tenían que trabajar.

Estaban detrás de la guadaña del Señor del Inframundo hecha de cadenas y ganchos de grúas que había sido descartado sobre el suelo retorcido. Al golpear a su amado Buu Buu con eso, Beatrice podría ser simplemente suficiente un golpe psicológico para detener la batalla entre él y el Sabio.

Sin embargo.

—…

Desafortunadamente, la Elfa Real Sybil había elegido el mismo momento para mirar sus alrededores para encontrar al desaparecido Señor del Inframundo.

—Vaya, hola.

Y tan pronto ella sacó su largo arco, el corazón de Beatrice se apretó un poco.

(Oh, no. ¡Necesito esquivar o huir…pero cuando pienso en eso…!)

La bola y cadena se hacían más pesadas.

Y un rayo de luz estalló y golpeó la guadaña sobre el suelo. La mano estirada de Beatrice sólo fracaso en alcanzar la guadaña de gancho de grúa antes de que fuera enviada a rodar a la distancia.

Si no hubiera cambiado la bola y cadena de Beatrice, o si ella fuera apoyada por Magia, ella podría haber sido capaz de atrapar el arma antes de que el ataque de Sibyl lo alcanzara.

Pero lo que pasó fue lo que pasó.

Y la interferencia no había pasado desapercibida por Buu Buu y el Sabio. Habían detectado a las nuevas personas que se habían metido en la batalla.

El Sabio con armadura roja y minifalda apretó sus dientes y dejo escapar un rugido.

—Por qué…¿¿¿¡¡¡Por qué tienes que meterte en mi camino tambiéeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeen!!!???

El rugido fue acompañado por un torrente vicioso de varias formas de Magia de Fuego que se precipitaron hacia Beatrice. Después de todo eso, se trataba de fuego. Normalmente, esto ni siquiera rasguñaría a Beatrice gracias a su Resistencia, pero sería fatal en el momento.

Los ojos de la Espadachina Santa se abrieron ampliamente, pero alguien más se cargó desde el costado.

—Por Dios…¡¡los problemas que me haces pasar!!

—…¿¿¿¡¡¡Wilde…frau…!!!???

No había nada que ella pudiera hacer.

Mientras Beatrice flotaba en el aire, su visión obscurecida por el parche definitivamente vio una ligera sonrisa de esa chica cuya capucha de cuernos cubría su cabello azul curveado.

El sonido fue increíblemente ligero.

Un momento después, algo rojo perforó a través de la chica azul, ella perdió su marcó corporal, ella brevemente pareció brillar ligeramente, y se partió como un cristal. Sólo algunos trazos de luz destellantes permanecieron. Ella se había ido.

Todo el sonido se había desvanecido.

Beatrice no podía siquiera pensar sobre qué significaba esto.

Sólo Huldra en Modo Mujer Lobo en su traje de pelaje en forma de V estaba lo bastante calmada para bajar sus orejas y hablar.

—De acuerdo, realmente pienso que debería explicar esto. Verás, Wildefrau y yo accidentalmente nos cubrimos en algo como hongos de trompeta rey y colapsamos, así que ella no tuvo más elección que congelarnos en ataúdes de -273 grados para esterilizarnos con la extrema temperatura baja. Eso nos puso en un estado no de muerte pero tampoco vivas, pero una vez que el proceso se completó y nuestros cuerpos estaban a salvo, estuvo programado para descongelarnos automáticamente. Y estaba pensando que probablemente era hora para eso. Teejee☆

—¿¡Huldra!?

Otro disparo llegó.

Huldra desapareció en luz destellante justo igual que Wildefrau, pero…sí, una vez que pensó sobre eso, Beatrice se dio cuenta que esto era extraño. ¿Cuándo fue derrotado Omega o Alfa Cero en la isla de Ground’s Nir, se habían desvanecido de una manera tan dramática?

(Oh, así que es eso… Esto no es ajedrez; es shogi. ¿Cambias lados dependiendo si tu cuerpo está vivo o muerte en el momento? Al resucitar sus cuerpos físicos en el momento justo, Wildefrau y Huldra teletransportaron sus almas de vuelta a sus cuerpos.)

—…Ya veo. —Una sonrisa oscura apareció en el rostro del Sabio mientras ella parecía llegar a la misma conclusión. —Si esos cuasi-muertos cuerpos son reactivados, los intrusos serán automáticamente regresados a ellos. En ese caso…Beatrice, puedo descongelar sus cuerpos muertos para convocarlas de nuevo a ellos. ¡¡Por supuesto, sólo morirás por tus heridas poco después!!

—¿¡Geh, geh!? ¿¡Estuviste guardando nuestros cuerpos así!?

Filinion la Fantasma con Lentes al estilo Japonés, cuyos pechos descansaban encima de su corsé, se puso pálida al igual que sus espíritus súper deformados, pero el Sabio no se movió en sí a la siguiente acción.

Eso era porque el aire alrededor les rugió mientras Buu Buu usaba todo su peso para cargarse hacia el Sabio.

—¡¡Nhh, Buu Buu!!

El Sabio sacudió su estoque remendado, pero ya no había tácticas en la mente de Buu Buu. Él no insistió en usar su tronco o viga de acero Arma Brillante para atacar.

Él eligió algo más certero.

Él eligió algo que garantizaba proteger las almas de Beatrice y las demás.

Un sonido húmedo rugió. Buu Buu había elegido no esquivar el estoque remendado, y en su lugar lo atrapó en su hombro. La delgada navaja se clavó en su gruesa piel y músculos. Un líquido rojo fluyó. Pero él no gritó. Él usó incluso más fuerza para sostener el estoque dentro de la herida usando sólo sus músculos y entonces dio un paso adelante.

Ninguna forma de Resistencia importaba ya. Él usó la simple presión de la muñeca sosteniendo el agarre para arrancar el Arma Brillante de la mano del Sabio.

—¿¡Qué-!?

El Sabio ni siquiera pudo completar su exclamación.

Con la fuerza de un camión de basura, Buu Buu tacleó todo el cuerpo del Sabio con su hombro. Incluso si ella había ido más allá de ser la más fuerte, ella no podía enviar ningún comando a su Arma Brillante sin tenerla en su mano. Ella completamente olvidó fortalecerse con su Resistencia de Impactos, y su delgado cuerpo fue enviado a volar casi de una manera cómica.

El estoque remendado permaneció en el hombro de Buu Buu.

—*C-chillido*… Beatrice…

Él se dio la vuelta hacía la preciada persona que él exitosamente protegió, pero entonces él pareció tensarse en sorpresa. Beatrice con el parche en el ojo y vendajes, continuó moviéndose y alcanzó la guadaña de gancho de grúa yaciendo en el suelo.

Esa arma era tan pesada como una viga de metal, y Beatrice no tenía ajustes de Parámetros apoyándola, así que ella no podía sacudirlo ligeramente con una mano como si fuera bambú o una espada de madera. Pero no importaba. Siempre y cuando ella pudiera apretar sus dientes, y apenas lograr levantarlo, había una forma en que ella pudiera usarlo.

—Tú también, Buu Buu…

Ella giró todo su cuerpo.

Un pesado e intimidante viento se alzaron por la velocidad y fuerza, mientras ella hacía más rotaciones.

Esta forma de arrojar podría haber parecido más como lanzamiento de martillo, más que pitching en baseball o lanzamiento de jabalina.

—¡¡¡¡¡Necesitas estar en tus sentidooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooos!!!!!

El arma final rotó mientras volaba por el aire.

El gigante de rostro de cerco era de casi cuatro metros.

Él hacía ser un objetivo lo bastante grande que nadie fallaría en golpear.

—Ah.

Y pareció que Buu Buu fue lento para reaccionar.

Las muchas cadenas gruesas bailaron. La punta de un gancho de grúa pesada se atrapó en su mejilla en un golpe horizontal. Ya que había sido arrojado por los delgados brazos de una chica en lugar del Señor del Inframundo, podría no haber tenido mucha fuerza de tras, pero para Buu Buu, probablemente habría sido como una cachetada repentina de la compañera en la que él había confiado completamente.

Y ahí fue cuando este impacto inesperado llegó.

Era como el que un gran desastre natural pudiera conducir a una cooperación entre dos ejércitos quienes se habían estado fulminando con la mirada durante una guerra.

—*C-chillido*, Beatrice…

—¿Y bien, Buu Buu? Parece que comenzaste una pelea a muerte por nuestros futuros, ¿pero esa cachetada te ayudó a enfriar tu cabeza? ¿Quién te pidió esto? ¿Estuviste realmente lo suficientemente calmado para ver el mundo a tu alrededor?

—…¡¡¡¡¡*Chillidooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo*!!!!!

—¿Quieres saber por qué hice esto y si tengo alguna esperanza de ganar después de esto? Si te calmas, te diré. No te preocupes, no te trataré mal.

Buu Buu estaba completamente confundido que comenzó a llorar como un niño, pero Beatrice le sonrió a pesar de la violenta medida que ella tomó.

Sin embargo, no se había acabado aún. El Señor del Inframundo se había ido a un lado.

—Esto es malo. ¡Él realmente se fue!

—Bueno, él aparentemente puede destruir todos los fantasmas a su alrededor, y hacerlos recomenzar desde el inicio, así que podríamos en realidad tener suerte de que no esté aquí.

—¿¡Cómo eso es tener suerte!? A-am, él no puede confiar en la Siguiente Generación Embryo, y él no puede usar los cuerpos de Huldra o Wildefrau ya que ya han sido resucitados. ¡Oh, realmente no me gusta la conclusión a la que estoy llegando, ¿pero no él estaría teniendo de objetivo nuestros cuerpos?! ¡¡Si él no está aquí, él podría tratar de destruir nuestros ataúdes de hielo para tratar de matarnos!!

Habiendo dicho eso, no había mucho que pudieran hacer Beatrice y las demás.

Como ya se había revelado, ninguno de los fantasmas alrededor del Señor del Inframundo podía mantener sus formas si él usaba todo su poder. Antes de siquiera obtener la falta de apoyo de las Armas Brillantes, ellas simplemente no podían acercarse a él en sus formas actuales.

Pero esa no era la pregunta principal en la mente de la chica en vendajes.

Algo más le molestaba.

—Esperen un segundo. ¿Dónde está Buu Buu?

Ella sabía la respuesta, pero no había nada que ella pudiera hacer al respecto.

Si su suposición era correcta, ellos ni siquiera podrían acercarse.

—¿¡Buu Buu se fue a acabar esto por su cuenta!?

16

Un sonido espeluznantemente húmedo hizo eco a través de la oscuridad.

Provenía del Señor del Inframundo, quien tenía un solo cuerno de concha en espiral sobre su frente.

Con una chica de cabello azul como su núcleo, él se apoyó sobre un muro de carne pulsando irregularmente, y se tambaleó hacia adelante con un claro destino en mente.

La cola de sirena cubierta en escamas se sacudió débilmente detrás de las caderas de la chica.

Varios vasos sanguíneos de carne muerta habían sido tejidos, y estaban siendo usados como un robot. Aplastar algunos órganos y huesos significaba poco cuando él no estaba muy apegado a un cuerpo.

(No importa cuántos de los cuerpos analizados he cosido, todavía no puedo escapar de las expectativas del enemigo.)

Cada vez que él tosía, un líquido rojo oscuro se esparcía sobre el suelo.

Dolor y sufrimiento explotaba dentro de su cuerpo, pero eso era sólo un problema para el recipiente temporal de carne. Sin embargo, la emoción de miedo era un asunto diferente. Se apretaba en el centro de su pecho como un extraño tentáculo.

(Pero aún no se ha acabado.)

El Señor del Inframundo continuó forcejeando mientras arrastraba su cuerpo el cual realmente era sólo un cadáver a este punto.

(Esto es un recipiente de carne que me preparé. Pero si usas carne fresca de ninguno de mis diseños, puedo escapar de su ecuación y alcanzar la victoria…)

Sólo una posibilidad llegaba a la mente.

Él resentía la mera existencia de seres muertos no bajo su control, pero ya que las almas de esas chicas estaban flotando, los cuerpos de los cuales había provenido tenían que estar completamente indefensos.

Él no podía obtenerlos inmediatamente ya que estaban siendo guardados en un estado intermedio de almacenamiento frío, pero ese no era un problema mayor. Él sólo tenía que destruir los contenedores para sacar los cuerpos del almacenamiento frío, y rápidamente convertirlos en cadáveres frescos.

—Ohh…

Y entonces él los encontró.

Mientras la carne del Inframundo rotaba, incontables cuevas se formaron. Había demasiadas de esas pequeñas habitaciones que incluso el Señor del Inframundo no podía vigilarlos todos, pero en uno, él encontró tres ataúdes de hielo que nunca se congelarían incluso en una temperatura de la habitación. Si lo que el enemigo dijo era preciso, estos eran contenedores de almacenamiento apoyados por la Magia del Sabio.

Espadachina Santa Beatrice.

Bruja Blanca Filinion.

Sacerdotisa de Combate Armelina.

—¡¡Ohh, ohh, ohh!!

Él gritó de alegría por primera vez en mucho tiempo.

Todos los trece recipientes de carne que había creado usando diferentes metodologías habían sido completamente investigados por el Sabio, de adentro hacia afuera, así que ella conocía sus fuerzas y debilidades. Reacomodar esas piezas existentes ya no podía predeterminar el resultado, por lo que él fue incapaz de dominar el tablero del juego.

Pero si él usaba estos…

Él ahora tenía un total de tres pedazos de carne. Si él los partía, cosía y creaba un nuevo recipiente de carne para “cambiarse”, las ecuaciones del enemigo fracasarían. Al incluir valores con los que el Sabio era familiar, él podía llegar a un resultado fuera de los cálculos de ella. A ese punto, derrotarlos sería una tarea simple.

Él sonrió mientras tosía sangre, apoyándose contra uno de los ataúdes de hielos, y frotando su mejilla contra uno.

Esto fue el por qué él dijo ese engaño.

Él sólo necesitaba “cambiarse” en este recipiente de carne fresca, mientras el enemigo estuviera ocupado peleando entre sí.

Dentro del frío y transparente ataúd, Beatrice parecía estar dormida, pero ella no estaba respirando. El ataúd no era una protección en absoluto. Él cavaría esta tumba, y transformaría los muertos frescos en su propio poder.

—Jeje.

El cadáver parecía brillar como si hubiera sido preparado para él por el cielo desde el comienzo.

Nada más persistente que la muerte. Al final, nadie podía escapar de sus garras.

De la misma manera, los humanos antiguos habían construido una civilización más avanzada que cualquier otra, pero fueron sus propias acciones que habían traído la victoria del Señor del Inframundo.

—Ajaja. ¡¡¡¡¡Ajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja!!!!!!

Pero su explosión de risa no duro mucho.

Con su único cuerpo de concha en espiral, el Señor del Inframundo escuchó algo directamente detrás de él.

Eran pasos demasiado ruidosos y pesados que desbordaban fuerza vital.

—…

Todavía apoyado contra el ataúd de hielo, el Señor del Inframundo lentamente; sí, lentamente, miró atrás.

Él vio la Muerte de pie ahí.

Este ser le traería el fin al señor de toda la muerte. Él se estaba acercando con una gigante Arma Brillante descansando en su hombro.

—Yo…

El Señor del Inframundo habló sin quererlo.

No, su boca debió haberse abierto por la presión.

—Se suponía que resucitaría al mundo.

Su respiración era pesada.

Pero eso no era simplemente debido a los pulmones aplastados de su diminuto recipiente de carne.

—¡Pero sólo se me permitió existir hasta la creación de la siguiente era! ¡¡No había lugar para mí en la nueva era una vez que mi trabajo estuviera completo!! ¡¡Yo, sólo yo!! ¡¡¡¡¡¡Había puesto todo mi trabajo en salvar a todos, pero sólo yo sería sacado de la siguiente generación para que pudiera pudrirme, ser olvidado y morir….!!!!!!

—¿Estuviste solo?

La muerte sólo preguntó una vez.

Él entrecerró sus ojos y habló en un tono calmado casi irreverente.

—¿No habrías hecho nada de esto si alguien se hubiera unido a ti?

Uno de ellos podría haber aguantado sabiamente para el tiempo hasta que otra oportunidad se presentara.

Pero él en su lugar gritó unas palabras. No importa qué tan retorcida sea una forma, él era el más grande tirano. Él era conocido como el Señor del Inframundo, y él había actuado con base a ello.

—Soy un salvador. ¡Todo será salvado con mi mano! ¡Por lo tanto, todos tienen un deber de ser salvados! ¡¡No tienen elección al respecto!! Ofrezcan sus almas y yo las usaré justamente. ¡¡Y todo en el nombre del señor de toda la muerte!!

—…

—¡¡Arrodíllate, arrodíllate, arrodíllate!! Un sistema sin rey es inútil. Después de sobrevivir tanto en fealdad, seguramente tienes algún entendimiento del caos traído cuando todos caóticamente buscan su felicidad individual… ¡¡No crearé una nueva era y no regresaré al mundo de los vivos!! ¡¡¡¡Para la muerte es otra forma de orden!!!!!

Eso fue lo más lejos que llegó.

El Arma Brillante se elevó ligeramente del hombro de la Muerte.

Buu Buu había decidido asesinar al Señor del Inframundo. Su furia había llegado a su límite.

A él ya no le importaba su regla de matar sólo para comer y sólo tomar vidas por sobrevivir. Todo estaba bien siempre y cuando él pudiera proteger a Beatrice, Filinion y Armelina.

Él realmente se convertiría en el monstro ensangrentado que merece que le arrojen piedras.

Pero.

Sin embargo.

En el último momento, el rostro de cierta chica apareció en su mente. Escuchar su voz en contra podría afectarlo más de lo que él pensaba.

Ellos habían prometido convertirse en personas que no decepcionará al otro cuando se conocieran de nuevo.

Eso podría no haber sido algo para recordar en momentos como este.

Pero el dolor de su mejilla golpeada regresó a él. Esto no era algo a lo que alguien simplemente pudiera sonreír levemente, asentir en acuerdo a lo que fuera que dijera y caminar mientras camina hacía el borde del acantilado. Había personas que arriesgarían sus vidas para detenerlo si él perdía el control.

Ella ya lo había detenido una vez, así que, ¿él realmente iba a cruzar esa línea de nuevo?

Ella había puesto su vida en juego para protegerlo de esa mancha, así que, ¿él realmente desperdiciaría su esfuerzo?

Buu Buu no podía hacerse mover su Arma Brillante levantada. En su lugar, un sonido húmedo estalló de su estómago.

—¿¡Gah!?

—…Esto no ha acabado…

Él había sido golpeado con ataque de la muerte en frente. En su forma de chica aplastada, el Señor del Inframundo había chasqueado algo con sus dedos para lanzarlo a alta velocidad. Un pequeño proyectil en espiral actuó como una bala que giró como un taladro para golpear la gruesa armadura de grasa y músculos de Buu Buu.

Buu Buu usó su gruesa Arma Brillante como un bastón para apenas ser capaz de detenerse de caer y el señor de un solo cuerno sonrió tenebrosamente.

—No dejaré que terminé aquí. Tomaré los especímenes en el hielo y te tomaré mientras caes aquí! ¡¡Coseré todo y me crearé una nueva forma definitiva!!

Justo entonces, una voz habló.

—Hiciste bien aguantando tanto, hijo del bosque. Pero no necesitas desgastar tu alma y dignidad con el pecado del asesinato.

La voz llevaba tranquilidad.

Alteró la atmósfera de la zona justo como el sonido de una campana.

—¿…Sibyl…?

—No nuevos pecados son necesarios para derrotar a lo malvado. El mundo está hecho de tal manera que caerá a manos de sus propias acciones. Señor del Inframundo, si insistes en llamarte un señor, entonces muéstrales a las personas que tienes una manera digna de seguir, incluso en la muerte.

—…Tú… te atreves…

La cosa tomando una forma de chica tosió sangre y se apoyó contra uno de los ataúdes de hielo mientras fulminaba con la mirada a la Elfa Real con ojos ensangrentados. No importaba qué tan cerca estuviera él, él no podría cambiarse a ese cuerpo sin quebrar el hielo primero.

—No eres más que un títere sentado en un trono que se te dio. No gobiernas más que el musgo cubierto en la superficie de una isla artificial, ¿y te atreves a actuar como la igual a quien gobierna la muerte de todos los continentes?

—Nunca pensé en ti en un igual, eres el más bajo de los villanos. Ahora prepárate.

Con eso, la Elfa Real Sibyl levantó su Arma Brillante. Esa arma parecía un arco o un bastón dependiendo de que cómo lo miraras, y el resultado decisivo ya había ocurrido para el momento que brilló.

Los Elfos Reales podían materializar los pensamientos residuales dejados en los objetos, y volverlos ataques.

Y no importaba qué tanto pudiera moverse, un cadáver seguía siendo un cadáver.

Así que.

¿Qué había construido Sibyl esta vez?

—¿Qué-…ah…?

Por primera vez, el Señor del Inframundo sacó un sonido de verdadera confusión. Él había tejido varias creaturas marinas en el cuerpo de una chica delgada para crear algo como la evolución final de una sirena…pero los brazos de ese cuerpo comenzaron a moverse contra la voluntad de su propietario.

—…Tomó un poco de tiempo antes de que pudiera percibir esto correctamente, pero, bueno, es como un pequeño truco de arte. Sea que se esté moviendo o no, un cadáver es una cosa, no una persona. Cuando pensé en ello al mismo tiempo que usé la muela de Beatrice, lo que tenía que hacer que todo comenzara a hacer clic.

No.

En este caso, ¿quién era realmente el “dueño”? Cuando ahora Sibyl habló, su voz gentil claramente estaba dirigida a alguien más.

—Ven, Vivian. Este es un tributo de la gobernante de los bosques para la gobernante de los mares.

—¡Espera, esto me pertenece! ¡¡Este es mi cuerpo hasta que pueda tomar otro!!

—Pero ahora es sólo una cosa. Una cosa que le pertenece a alguien más. ¿Y no me escuchaste? No nuevos pecaos son necesarios para derrotar a la maldad. El mundo está hecho para que la maldad caiga por la mano de sus propias acciones.

Nada más era necesario.

(Oh, ohhh.)

Esa chica; quien claramente era una persona diferente al Señor del Inframundo de un solo cuerno, dio una sonrisa que Buu Buu no había visto antes.

Alguien que ya no existía les dio una reverencia. Y entonces…

(¿¡Owaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!?)

Al villano ni siquiera se le permitió un grito de muerte.

Ella colocó sus manos a cada lado de su cabeza como si estuviera prepara para remover un casco, y ella lentamente aplicó presión a su esqueleto y cerebro. Ella actuó para acabar todo que había comenzado con su cuerpo.

Sin un solo candidato para tomar su lugar, el Señor del Inframundo no podía mantener su existencia.

Ella parecía estar diciendo que este era su cuerpo, y ella tenía la libertad de hacer con él lo que ella quisiera.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: