Capítulo 3: Precuela Colorida@Hishigami Mai

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4, Parte 5, Memoria Compartida 3

1

Mientras todo Japón celebraba con consumo en masa, la Linda Mai-chan casualmente bebía algo de café mientras secretamente llevaba una pistola dentro de una sala de espera de un aeropuerto regional. Ya que era invierno, vestía una chaqueta encima de mi camiseta sin mangas y pantalones, pero el calor estaba muy alto y en realidad me sentía demasiado cálida. Estaba matando el tiempo hasta que mi cliente habitual, el Hyakki Yakou, llegara en su fortaleza móvil, pero entonces mi teléfono satelital recibió una llamada.

Hice una mueca tan pronto vi el número.

Por unos segundos, me pregunté si debería contestarlo o ignorarlo, pero entonces, para mi disgusto, me di cuenta que el que llamaba notaria la duda detrás de esos segundos.

Contesté y alguien que verdaderamente quería maldecir comenzó a hablar.

—Hola, Mai. Es tu Onii-chan. ¿Sabes qué Onii-chan es?

—¡Kyoooooooooooooooooooou Oniiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii-taaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaan!

—¡Zei o Akane pueden tomar una maldición por mí, pero por favor deja de llamarme Onii-tan a tu edad! ¡Es irrazonable! ¡¡Ah, realmente se me está poniendo la carne de gallina!!

—¿Así que qué quieres?

—Qué fría. Así no es cómo hermanos razonables deberían hablarse. ¿No te acabo de dar ese Yozakura Ver.3? ¿Ya has olvidado lo que me debes por eso?

—La familia no debería hablar sobre lo que se deben entre sí.

—Mis disculpas. Estaba siendo irrazonable. Siento que me muero un poco, pero supongo que eso tampoco es irrazonable. Jeejee.

…¿Ah? ¿Qué le pasa a ese hombre vistiendo kimono y obsesionado con lo razonable? A pesar de lo que dice, suena como si comenzara a disfrutar a estar a mitad del paso para removerse de ser razonable. ¿Algo pasó? …No, no puede ser. Este es uno de los Hombres Hishigami del que estoy hablando.

—Ahora bien, quisiera pasar al asunto, Mai. ¿Podrías haberle un favor a tu Onii-chan?

—Eso depende de lo que sea. Si es matarte, lo haría incluso gratis.

Casualmente di mi casual tipo de respuesta, pero la respuesta que recibí fue extremadamente irrazonable y nada que ver con la forma normal de ser de él.

—Sí. Me rindo, Mai. Para ser honesto, estoy harto de todo. ¿Podrían las Mujeres Hishigami volver el Grupo Hishigami en una pila de escombros antes de que pase por más transformaciones perturbadoras?

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Los Hombres Hishigami eran referencia a una reunión pasiva.

Las Mujeres Hishigami eran referencia a una separación activa.

Ninguno de ellos era bueno o malo. En tiempos de caos, los Hombres Hishigami se alzarían y construirían una organización masiva. En tiempos de decadencia, las Mujeres Hishigami se alzarían y destruirían la organización podrida.

Eran como Eros y Tánatos para la raza humana entera.

Las Mujeres Hishigami traían el desastre.

—Ya veo… —dije por el teléfono satelital.

Me recosté en el sofá de la sala de espera, miré al muy, muy alto techo y continué.

—Así que ya ha alcanzado ese punto, ¿no es así?

—Todo debe de caer eventualmente. Aunque estamos más allá de la decadencia. Podrías decir que ya estamos maduros o incluso ya hasta podridos. Pensé mucho en esto. Hay unas cuantas formas de reconstruir una corporación caída, pero es mucho más difícil restringir una corporación que ha crecido sin fin.

—Ohh, ya veo. La Vieja Shikimi ciertamente nos dio a la fuerza algo muy molesto. ¿Qué era eso sobre ser la fundadora de la línea Hishigami? ¿Es eso algo de lo que debería estar orgullosa?

—Ella no hizo nada malo. Una persona influyente dijo que la luna era lo único inalcanzable en tiempos de paz, pero realmente querían el obvio “poder” de un satélite. Somos la línea de sangre artificial que fue creada como resultado. Ese fue el pecado de alguien que quiso controlar la edad y controlar la sensatez, así que culpar a Shikimi-san únicamente sería cruel, sin importar qué tan razonable parezca.

—Tal vez debería convocar a esos nobles bastardos y colocar sus alma en algún Shikigami u otra cosa para que pueda patear sus traseros.

—No necesitas molestarte con nada tan irrazonable. Deben estar maldiciendo el cielo después de que el programa Apolo los derrotó.

Kyou entonces cambió el tema.

—Ahora, regresemos al punto. Intentamos obedecer la sensatez hasta el fin y no podemos hacer nada si esa sensatez en sí es desagradable. Había esperado que el Detective Uchimaku pudiera hacer algo, pero parece que el flujo del tiempo fue demasiado para él. Así que, Mai, ¿podrías llevar acabo tu trabajo principal? Quiero que acabes con mi vida antes que la sensatez que conozco abandone mi entendimiento. La eutanasia es una palabra muy razonable, ¿no es así?

—Por cierto, ¿por qué yo?

Zashiki_v09_114-115

—Pensé tú encajabas mejor.

Hishigami Kyou con indiferencia me contestó.

—Hay varias Mujeres Hishigami allá afuera.

—Arawa quien destruye el nacimiento.

—Shitsu quien destruye la educación.

—Yuu quien destruye los sistemas.

—Yume quien destruye las éticas.

—Raku quien destruye la salud.

—Kuji quien destruye la confianza.

—Rou quien destruye las finanzas.

—Arata quien destruye la tradición.

—Taka quien destruye la fe.

—Ama quien destruye la esperanza.

—Y muchas más.

—Pero este caso te queda mejor a ti, Mai. Podrías ser incluso mejor que Shikimi-san o Enbi.

—¿Y sabes cuál es mi papel Hishigami?

—Tú eres Mai quien destruye la verdad. Eso es perfecto para esto. …Y aterradoramente, pareces ser incluso ser incluso más bizarra que Shikimi, dependiendo de cómo te mire uno.

Ya veo.

¿Es la habilidad para mirarme así una señal de ser “productiva”? Bueno, supongo que sigue siendo un Hombre Hishigami sin importar lo que podría pasar.

—¿Qué tal, Mai? ¿Tomarías este trabajo para ayudar a salvar las apariencias de tu Onii-chan? El Grupo Hishigami está comenzando a dejar nuestro control. Es perturbador, sigue creciendo y no morirá, y ni siquiera quiero imaginarme ser parte de eso. El sólo hablar de ello me hace sentir que va darme pesadillas. Terminarlo en la altura de la gloria es el lujo definitivo. Bajarse del escenario es una elección que sólo un vencedor puede hacer. Así que por favor, Mai. ¿Salvarías mi dignidad razonable?

—Bueno…

Reí y ajusté mi agarré en el teléfono satelital.

—La gran y aterradora Mai-chan le dará el final más perfecto a su amado Onii-tan. Sentirás desesperación, te llenarás con oscuridad y perderás toda confianza en el mundo, pero si eso está bien para ti.

Escuché un suspiro por el teléfono.

Era un suspiro de muerte lleno con indicio de expectativa.

¿Pero en qué estaba pensando él? ¿Acabarlo en la altura de la gloria? Soy una Mujer Hishigami, ¿sabes? No soy la Vieja Shikimi, ¿así que realmente piensa que elegiría hacer feliz a alguien en la manera que espera que lo haga?

—El mejor método de destruir el Grupo Hishigami es no hacer nada. Observa mientras se pudre y se desmorona desde adentro y sufre de necrosis mientras medios de muerte sin dolor se sientan junto delante de tus ojos, Hombre Hishigami.

Kyou comenzó a decir algo, pero lo ignoré y colgué. Golpeé ligeramente el suelo con mi bota que tenía una pistola escondida en el talón.

Entonces tomé un sorbo de café.

Deja de depender de otros, chico rico.

O si debes, reza por un milagro y espera que el Youkai S@ik1 KAzU sea traído a esta era de arrogancia.

2

Durante la batalla con la Aoandon, el Hyakki Yakou había comprado una nueva base móvil de las Industrias Aeroespaciales Hishigami sin previo aviso y rápidamente comenzó a teñirse en sus colores. Lucía justo como la Corte Imperial en Kioto o la mansión de un noble, así que era fácil de olvidar que estabas a cinco mil metros en el aire. Era una estructura hecha a mano, pero debía ser cómodo para los Youkai amantes de la naturaleza porque estaban yaciendo aquí y allá sin problemas.

—Mamá.

Entre ellos estaba una madre e hijo de los indefensos y adorables Youkai caninos conocidos como Sunekosuri.

—Acuéstate aquí y te cepillaré, mamá.

—¿Qué es esto, Gisuke? A diferencia de los bebés humanos, los animales de cuatro patas comienzas a ser independientes desde el momento que se levantan por su cuenta unas cuantas horas después de nacer. En serio, ese esposo es tan inútil. ¿Ni siquiera te enseñó eso?

—Papá no es un inútil. ¡Él mantuvo su promesa! Prometió que te encontraría dentro de la oscuridad incluso más profundad para que así pudiéramos vivir como una familia los tres de nuevo. Él mantuvo su promesa entre hombres.

—…

—Así que él es asombroso. ¡Sólo puedo cepillarte gracias a él! ¡Él es mi héroe!

—Basta, Gisuke. Hace cosquillas.

La cabeza de esa familia de Sunekosuris estaba observando su plática a una corta distancia lejos…de otra manera, a mis pies. Sus ojos comenzaban a ponerse húmedos mientras entraba a “modo papá”, así que lo provoqué con la punta de mi bota.

—Lo siento, pero puedes disfrutar de tu familia una vez que terminemos nuestro trabajo. Sigues siendo parte del Hyakki Yakou, así que eres mi punto de contacto y un agente oficial más que un padre ahora mismo.

—Ya sé eso.

Silenciosamente dejamos esa escena conmovedora de los dos Sunekosuris.

Había otros Youkai no familiares y practicantes ocultos alrededor. La Usuaria de Byouki estaba aparentemente siempre colgándose del Magia de la Enfermedad y creo que la Zashiki Warashi Ver.40 estaba dentro de una celda de estilo japonés especial.

—Así que, qué tan peligrosa es esa, am, Ver.39…¿la Zashiki Warashi en yukata roja? Ah, por lo que he visto, no puedo imaginármela peligrosa.

—Eso es parte de lo que necesitamos discutir con la joven señorita.

Mientras hablábamos, vimos algo.

La joven señorita siempre estaba en el largo pasillo que el Hyakki Yakou llamaba el Tenshukaku, pero una doncella de santuario sexy estaba actualmente agachada en frente de la puerta corrediza y echando una mirada adentro.

Parecía ser la Vidente Veneno, una de los Top 5.

—¿Q-qué está haciendo?

—Una doncella del santuario vendada de los ojos está espiando. Siento como si hubiéramos vagado en alguna clase de espacio con chistes.

3 (3rd person)

—Magia de la Enfermedad.

Hafuri, una chica en kimono purpura quien era la líder del Hyakki Yakou, habló en un tono digno.

El Usuario de la Magia de la Enfermedad, uno de los Top 5 quien era la más grande fuerza de pelea del Hyakki Yakou, tenía su cabeza inclinada tan abajo que su frente tocaba el suelo. Él vestía un traje de combate negro al estilo SWAT con muchos talismanes de maldiciones guardados en las fundas. Él sellaba su propio estrés dentro de ellas y aumentaba el nivel de la Magia de la Enfermedad, pero su gran cuerpo musculoso estaba postrado frente a la chica mientras él la escuchaba hablar.

—Perdón por llamarte sin previo aviso, pero he decidido que quiero que escuches sobre esto primero.

—Entendido.

Esto tenía que ser algo importante si ella había llamado a uno de los Top 5 que eran conocidos como las manos derechas de ella. Además, ella le había dicho a todos, incluso a sus aliados, que se marcharan. El mundo debajo aparentemente estaba lleno de caos después del estancamiento y choques financieros internacionales causados por múltiples agencias de calificación crediticia. Las personas estaban usando la red para el truco de magia lucrativo, una fuerza de colisión había colocado un bloqueo naval, el Ministerio de Defensa estaba realizando acciones siniestras y un plan estaba llevándose a cabo para destruir el sentido financiero de las personas usando las tiendas de conveniencia naturales con fondo extranjero que eran disfrazadas como proyectos domésticos. Cualquier solución estaba lejos de ser pacífica. Pero para lo que fuera que pudiera enviarlo a él, el Usuario de la Magia de la Enfermedad estaba preparado para estar a la altura de sus expectativas.

Él tenía confianza de que su corazón permanecería recto sin importar qué orden le diera ella.

Si esta chica le decía que muriera, él moriría.

Hafuri entonces pasó al punto principal.

—He notado esto muy recientemente. Aunque tal vez no valga la pena hacer un gran escándalo de ello…

—¿Qué…?

Él supuso que esto era una metáfora para alguna clase de plan crucial.

Pero la siguiente declaración de ella probó ser lo contrario.

—Magia de la Enfermedad, parece que acabo de tener mi primer perio-…

—¡¡¡¡*Toser*!!!!

……………………………………………………………………………………………………………………………………………..…….???

—¿Magia de la Enfermedad?

—*Toser*, *toser*. Oh, discúlpeme. Le ofrezco mis disculpas, Hafuri-sama. Estoy encantado de que me pida ayuda.

—No sólo me quedé de brazos cruzados. Hice todo lo que pude para investigarlo. Parece que la tradición es cocinar arroz rojo. También parece haber unos diferentes productos menstruales, pero estoy teniendo problemas en decidirme por mi cuenta. Magia de la Enfermedad, quiero tu ayuda. ¿Cuál debería elegir? Un pa-…

—¡¡*Toser*, *toser*!! ¡¡¡Ueh, *toser*!!!

—¿…-pón? ¿…Oh? ¿¡Qué sucede, Magia de la Enfermedad!? ¡¡Si tienes problemas en controlar tu estrés, puede tener algo de incienso preparado!!

Hafuri le habló preocupadamente al Usuario de la Magia de la Enfermedad quien había tosido algo de sangre.

Él tembló en su posición postrada por un tiempo, pero él estaba confundido y su mente estaba llena de signos de interrogación. Finalmente, él dudando levantó una objeción contra su líder.

—Am…

—¿Qué sucede?

—¿Por qué me pregunta a mí sobre esto…?

—Eres algo así como mi doctor familia, ¿no es así? Nadie sabe mejor sobre la estructura de mi cuerpo. Pensé en preguntarle al Mamedanuki que copia mi apariencia como mi doble, pero pensé tú serías el mejor ya que tu conocimiento incluye el interior de mi cuerpo.

No había duda en su voz y ni una pizca de vergüenza o timidez, así que obviamente ella sólo estaba preguntando realmente por su consejo.

Ella verdaderamente confiaba en él.

Desde el punto de vista de ella, esto era lo mismo que pedirle ayuda a un doctor familiar después de resultar tener un resfriado.

Pero a pesar de su apariencia y habilidad, el Usuario de la Magia de la Enfermedad era una persona sensible.

Y de manera moderadamente molesta, él tenía algo como un espíritu samurái.

Él hizo trabajar su mente al máximo poder mientras colocaba tres dedos de cada mano sobre el suelo en una hermosa postración japonesa.

(¿Ehh? Es verdad que necesite saber los detalles de su cuerpo para crear a su réplica de madre substituta, así que podría dibujar un diagrama con mis ojos cerrados. Pero no tengo una licencia médica, ¿así que no todo lo que hice sería estar “jugando al doctor” con ella y por ende he cruzado por completo la línea de ser un humano?)

Una presión insoportable cayó en su estómago.

Incluso si esto era una orden directa, él se estaba sintiendo con algo de ganas de cometer seppuku.

Para ser claros, él tenía un corazón ingenuo que acumulaba estrés excesivamente fácil.

—¿Qué sucede, Magia de la Enfermedad?

—N-nada. Pero en ese caso, ¿no sería mejor preguntarle a mi hermana…sí, la Vidente Veneno?

—Am, sobre eso. Traté de preguntarle, pero parece que ella no usa ninguna clase de producto menstrual. Creo que ello lo llama control de la sangre menstrual. Tiene que ver con la forma en que camina y la manera en que tensa los músculos en su ingle, pero sonaba demasiado difícil para mí.

—¿Entonces por qué no preguntarle a la Depredadora Apasionada?

—Ella se especializa en embarazos fantasma, así que no puedo confiar en ella. Asumo que ella vive una vida sin un ciclo menstrual real. …Oye, ¿Magia de la Enfermedad? Como puedes ver, eres el único en que puedo confiar. ¿Puedes ayudarme?

Una gran sonrisa apareció en el rostro de Hafuri.

Una palidez de muerte apareció sobre Magia de la Enfermedad.

—…

(¿¡Qué hago!? ¡¡He acumulado demasiado estrés!! No, tiene que haber otra manera. ¡Seppuku sería la manera más fácil de escapar, pero la tristeza de Hafuri-sama permanecería! ¿Qué tal la Usuaria de Byouki? …No, supongo que no. Ella viene del grupo de la Aoandon, así que ella es una desconocida. Ella probará su confiabilidad con su futura lealtad y valor, pero todavía necesita mantenerse alejada de nuestra líder. Permitirle verse cara a cara con Hafuri-sama tan pronto podría crear discordia entre los otros poderosos miembros quienes se consideran regentes y consejeros principales. ¿¡Pero entonces qué debería hacer!?)

—¡¡Oh!! Cierto. ¿¡Por qué no le preguntamos a Mei-sama en su celda!?

—¡¡Tonto!! ¿¡Cómo podría hablar de esto con mi madre!? ¡¡Es demasiado vergonzoso!!

Él no podía entender los estándares de ella para la vergüenza y él dijo casi todo, pero él realmente era un samurái viviendo en la era moderna. Traer vergüenza a su ama con un tsukkomi estaba fuera de la cuestión.

Él permaneció postrado y dudosamente pensó en resolver la situación como si desactivara una mina terrestre.

—Pero…pero, Hafuri-sama. Desafortunadamente he vivido una vida que me ha dado muy poca, si no es que nada de conocimiento sobre esa clase de productos femeninos…

—Magia de la Enfermedad.

Ella lo interrumpió.

Ella daba un aire majestuoso de autoridad que se sentía como el frío y el misterioso patrón sobre la cuchilla de una espada.

—¿Estás diciendo que intentas desobedecer mis órdenes, las de la líder del Hyakki Yakou?

—¡¡No!! ¡¡No!! ¡¡Nunca pensaría en eso, Hafuri-sama!!

Él bajó su cabeza incluso más y raspó su frente contra el suelo hasta que la fricción parecía comenzar un incendio. Ese serio ser humano estaba completamente preocupado sobre hacía donde lo estaba conduciendo el destino.

¿Hacía adelante, atrás, izquierda o derecha? ¿¡A dónde se suponía que fuera él ahora!?

 

A una distancia de una pantalla deslizante, la Vidente Veneno estaba temblando.

¡¡La hermana menor lo había visto todo!!

—¿¡Qué…qué te pasó, Onii-chan!? ¡Ah! Ahora que lo pienso, cuando era pequeña, arruiné el control de los insectos dentro de mí e hice que me los removiera. ¿¡No me digas que eso le aflojó un tornillo y eventualmente lo condujo a no tener problemas de jugar el juego del doctor más grande de la historia!? ¿¡Qué hago!? ¡¡Esto es toda mi culpa!!

El estado de la sexy doncella del santuario habría sido entretenido si no fuera por el hecho de que ella era uno de los Top 5, los cuales cada uno se rumoraba que sería capaz de destruir un continente. Ninguno de los Youkai pareciendo animales de peluche se atrevió a decir algo.

Fue por eso que el Mamedanuki, actuado como un representante de esos animales de peluche, trajo al Entrenador Sobrenatural. Ese delgado hombre con lentes y un traje de mayordomo frotó un dedo contra su sien y finalmente le habló a ella.

—Oye, ¿qué demonios piensas que estás haciendo ahí? Ten algo de control y deja de enviar tanto intento asesino y de asustar a todos alrededor de ti.

—¿¡Ah!?

—Además, Hafuri-sama personalmente hizo que todos se fueran. Realmente no me importa lo que está sucediendo ahí adentro, pero no me culpes si ella comienza a tener sus dudas sobre ti y te exilie a una zona remota.

—N-no, eso no es lo que, am, esto es, ¡¡Sobrenatural!!

—No sé lo que esté bien o mal aquí, pero cuando Hafuri-sama nos dice que nos alejemos, nos alejamos. Eso es la norma, ¿no es así? Además, cada uno de nosotros es sólo uno de los dedos en su mano. Conoce tu lugar. No sé qué te ha puesto así, ¿pero piensas que un solo dedo puede vencer a la cabeza?

—…

Ella no tenía un argumento contra eso.

Por un lado, ella no tenía forma de saber lo que realmente quería Hafuri. Por alguna razón – ¡¡por alguna razón!! – ella tenía un presentimiento de que algo malo estaba a punto de pasar más allá de esa pantalla corrediza, pero eso sólo era desde el punto de vista de ella. Una sola orden de Hafuri podía decir el destino de la nación, así que la chica podría no entender cómo alguien podría tener sus pensamientos estropeados y deja de crear estrategias, incluso sobre algo insignificante. Después de todo, incluso las cosas más pequeñas podrían influencias indirectamente la historia del mundo para ella.

La Vidente Veneno no tenía otra opción mas que aceptar esto.

Ella era increíblemente renuente, pero ella lentamente se levantó de su posición agachada con el fin de marcharse.

Ahí fue cuando ella escuchó un sonido metálico. Ese ruido tranquilo parecía agarrar a la doncella de santuario vendada con una mano invisible y voltear su cabeza en esa dirección.

Ahí, ella halló a otro del Top 5.

Era la Reliquia Familiar Trascendente.

El anciano estaba sentado en una silla de ruedas con un desgastado dosel y él levantó su mirada para verla a ella.

El anciano en ropas japonesas no dijo ni una sola palabra.

Pero él asintió sólo una vez.

Y la mirada en sus ojos elocuentemente le dijeron que hiciera como ella deseara.

(¡¡Vieja Reliquia!!)

La Vidente Veneno sacó lágrimas detrás de su venda, pero ella tenía algo más importante en qué concentrarse. Ella tenía algo que hacer ahora que alguien le había dado un empujón. Dos viejas pistolas alemanas volaron de sus mangas de su traje de doncella de santuario.

—¡¡Ah, espera un segundo!! ¡¡Estamos adentro del palacio!!

El Entrenador Sobrenatural rápidamente trató de detenerla, pero ella no estaba escuchando. Como si fuera guiada por una voz del cielo, la Vidente Veneno tiró de una patada la pantalla corrediza y entró.

—¡¡Te maldigo, Onii-chan!! ¿¿¡¡¡No sabes que eso es un crimen!!!??

Zashiki_v09_129

4

Unos cuantos de los Top 5 estaban saltando por todo el lugar para contener a la alocada doncella del santuario vendada (por alguna razón el anciano Reliquia había asentido calmadamente sin aportar nada de ayuda, así que probablemente había estado asintiendo mientras dormía), y la mujer ahora estaba enfriando su cabeza dentro de una celda.

Por alguna razón, la joven señorita se escondió en la parte trasera por un tiempo al final.

Ella parecía estar discutiendo algo con unas cuantas Youkai hembras en la organización: una mujer Tengu, una Futakuchi-Onna y una Hinoenma. También pude tener la rara vista de ese tipo Magia de la Oscuridad suplicándole desesperadamente a esas Youkai por ayuda.

—Perdón por la espera.

La joven señorita parecía aliviada cuando ella reapareció.

Ella muy rápidamente parecía extrañamente calmada después del alboroto de los Top 5.

Ella rápidamente pasó al asunto.

—Esto probablemente está relacionado con la Vidente Veneno también…pero parece que tomará un poco más antes de que ella vaya a escuchar. ¿Qué le pasó? Podría ser que uno de los insectos literalmente se “le ha metido en ella” y está causándoles problemas, pero…

El Sunekosuri tembló a mis pies.

Una batalla directa entre los Top 5 tendría que haber sido bastante aterrador. Eso era poco sorprendente cuando hasta una broma de ellos podrían hundir un continente entero. ¿Cómo podría alguien observar eso con una leve diversión?

—¿T-tal vez es una asunto de control? No entiendo cómo alguien en realidad pudiera criar insectos así. *Temblar*, *temblar*.

—Oh, pero hablando de esa doncella del santuario vendada…

—Tenemos la ayuda de mi madre…de la Zashiki Warashi Ver.40 Especialmente Hecha del Hyakki Yakou, pero el análisis sugiere que a ella le falta la salida necesaria pare resistir el destino de la condena.

Eso realmente no era bueno.

Todos parecían llamar al viejo Hyakki Yakou el más fuerte, y esto era lo mejor que podrían hacer ahora.

No importaba a donde fueras, incluso los más grandes decaerían.

—Bueno, si todo fuera a navegar tranquilamente siempre con lo oculto, supongo que tus ancestros no habrían sido derrotados en el Dan-no-Ura.

—?

Globe & Ingot, las Triple Rosas y las otras agencias de calificación crediticias del mundo han comenzado a sacar listas completamente contradictorias y el valor de los bonos nacionales estaban colapsando por el mundo. ¿Todos simplemente estaban girando sus ruedas? ¿Habían creado una caja negra? Como sea que lo quieran llamar, los efectos se estaban esparciendo.

El dólar americano y el euro europeo por supuesto habían sido afectados. El yuan chino, el real brasileño, la rupia india, el rublo ruso y el rand sudafricano de los tan conocidos cinco países desarrolladores no eran la excepción. El won coreano, el dólar de Hong Kong, el dólar australiano y prácticamente todo lo demás había sido eliminado también. Creo incluso el dinero electrónico y moneda virtual fueron golpeados.

Los únicos sobrevivientes eran aquellos en la red. Aquellas eran bolsas de aire que habían sido dejadas abiertas porque todos se habían olvidado de ellas o menospreciadas por ellos. Y para bien o para mal, Japón era una de ellas.

Ese era el esquema general del problema.

Pero eso era extraño a un nivel fundamental.

La alza de Bancos Seguros, las Triples Rosas, Pengijia Gonsi y otras agencias de calificación crediticia tenía sentido. Pero no había forma de que entregaran tales listas contradictorias. Esas tarifas no fueron algo que las agencias simplemente decidieron. Justo como el pronóstico del tiempo, los expertos estaban calculándolos. Tomaría mucho trabajo y tiempo, pero un novato podría encontrar la respuesta si lo intentaba. Si entregaban una lista completamente sin sentido, los inversores novatos podrían ver a través de ello y todo estaría acabado.

Sin embargo eso no pasó.

Todos parecían creer esta profecía del fin a pesar de que todos querían negarla.

Por lo que el núcleo del problema no era el dinero, los bonos o la información. Era el movimiento del corazón de las personas.

Y habíamos predicho la fuente del problema bastante rápido.

Era una Youkai de la fortuna.

Era la Zashiki Warashi Ensangrentada la que traería la ruina.

Y esta en particular se le había dado el poder para manipular libremente el destino del mundo por el Hyakki Yakou.

El Sunekosuri se frotó en mis pies.

—La Ver.39 es el centro de todo esto, ¿no es así?

—Sí. Y ya que la Ver.40 fue hecha para estabilizar el destino alterado casi sin ningún riesgo, su poder siempre es equivalente y supuestamente no puede alcanzar los niveles superiores del poder fluctuando de la Ver.39.

—Sí, la solución de Majina fue fortalecer la población al convertir 150 millones de personas en zombis. Mientras la población entera era restringida por la Roja, él quería usar el poder estable de la Ver.40 para alterar el destino. Incluso ese genio entre genios no pudo pensar en una mejor solución, así que deberíamos asumir que es casi imposible resolver esto sin sacrificios.

—Mencionaste sacrificios, ¿pero estás diciendo que sería posible si los permitimos?

La pregunta de la joven señorita causó que el Sunekosuri temblara incluso más violentamente.

—Realmente no lo sé.

Como una profesional, sería poco sincero si era demasiado rápida para decir que era imposible.

—La Roja está dentro de la Villa Noukotsu, así que la zona alrededor probablemente se ha convertido en un laberinto invisible. Si cualquiera que trate de acercarse con la intención de dañarla, el destino del mundo en sí se pondrá en su camino. E incluso si no intentan dañarla, si son usados por alguien más, lo mismo pasará. Francamente, es extraño que Majina fuera capaz de acercarse tanto a ella.

De hecho, ¿era posible que la doncella del santuario vendada se había vuelto loca porque el destino estaba trabajando en favor a la Roja? Dada la situación, incluso esas cosas aparentemente ridículas no eran cosa de risa.

El problema no era el espacio cómico en sí.

La Vidente Veneno podía ver directamente el futuro y el destino, y sin embargo ella había sido manipulada por completo. Ella era la especialista máxima quien tenía las oportunidades más grandes de ver a través del poder de la Ver.39, así que ella había sido eliminada primero y ante todo. Y los carriles del destino se habían cambiado por completo sin problemas. Nadie sabía cuándo vagaríamos por este camino. Si la brigada antibombas con un detector de minas pisaba una mina, ¿qué se suponía que el resto de nosotros hiciera?

También necesitaba mantener un ojo en los movimientos de cualquier que se haya acercado al corazón de esto, tales como mi hermana Enbi, cualquiera relacionado con Kotemitsu y la Ver.40 en su celda. Si estaban haciendo algo fuera de lo ordinario, podía asumir que ya estaban bajo la influencia del destino. Había una posibilidad de que estaban siendo manipulados por un laberinto de comedia inescapable.

Por lo que para desafiar a la Ver.39, primero tenías que ser aceptado por ella para que te pudieras acercar.

Para bien o para mal, una variedad de coincidencias ocurrirían, incluso los preparativos mejores hechos se derrumbarían fácilmente, y serían forzados a rendirse antes de que se dieran cuenta. La felicidad era una cosa aterradora. Las personas podían ser promovidas y transferidas a algunas zonas remotas porque los seres humanos no podían pelear con la felicidad. Y la Zashiki Warashi podría manipular eso para alterar las cosas a su satisfacción. Y no importaba si ella estaba al tanto de ello o no. Para estar de pie en el mismo campo que ella, necesitarías un poderoso lazo en el nivel de conocerla desde antes de que nacieras y necesitarías ser capaz de saber cada uno de sus hábitos.

Pero ese probablemente no era nuestro papel.

Era un chico de preparatoria en la Villa Noukotsu quien tenía la llave. Desgraciadamente.

La joven señorita estaba pensando sobre todo esto también.

—Dudo que esa inestable Ver.39 pueda interceptarnos con tal precisión…

—Entiendes, ¿cierto? Si la Roja crea este peor de los escenarios y entonces se derrumba, nadie sabe qué pasará después. Es como tener un submarino nuclear escabulléndose en nuestro patio delantero y después tener un colapso antes de disparar sus misiles balísticos.

—Así que todavía habrá daño, ¿pero no seremos capaces de predecir qué será? —preguntó el Sunekosuri.

Suspiré.

—Es una molestia de cualquier manera.

—¿Es posible que la ruptura del destino cause un colapso tiempo-espacio?

—Pídele a la mujer Veneno que lidie con esas simulaciones apocalípticas. Pero para ponerlo de otra manera, el mundo entero está bajo la influencia de la Ver.39. Es justo como esta base móvil. Si todos los engranajes comienzan a sacar llamas, ¿qué tantas oportunidades tenemos de aterrizar a salvo?

Sí, simplemente no podíamos derrotar la fuente del problema.

Eso no era tan fácil.

Incluso si el problema visible era las finanzas, no podíamos tomarlo a la ligera. La Zashiki Warashi tenía el poder de controlar el desino, así que nuestro oponente era el destino del mundo. No de Japón, o de Asia, o de la Tierra, o del Sistema Solar o de la Vía Láctea. O del gigante marco llamado “el mundo”. Esto podría haber ido más allá del nivel de los dioses creadores. ¿Realmente esto era algo que los humanos podrían manejar?

Un declive siempre esperaba a la prosperidad.

Ese era el alcance que podían tener las garras y colmillos del destino. ¿Cuántos seres podrían oponerse a la completa corriente irreversible? Este mundo incluso tenía muchos dioses que habían sido completamente olvidados.

—Tú no eres parte del Hyakki Yakou y algunas veces tienes un mentalidad flexible por ello, a´si que tengo una pregunta para ti.

—Pregunta.

—¿Qué podemos hacer?

Esa pregunta tenía un gran significado.

Me encogí de hombros y di una simple respuesta.

—Bueno, no parece que tengan obstáculos que necesiten remover. Pensé que algún idiota se aparecería para atacar al Hyakki Yakou ya que fueron debilitados por el grupo de la Aoandon y ya que podrían usar la epidemia zombi de Majina como una justificación, pero no hay señales de eso.

—Para bien o para mal, eso sería gracias a la Aoandon. Ella investigó a todas las personas que “querían un cambio” por el país. En otras palabras, ella reunió todos los elementos peligrosos y nos permitió derrotarlos todos a la vez. Aquellos que se rehusaron a su invitación o que ella decidió que no valía la pena invitarlos probablemente no tienen lo que se necesita para mostrar sus colmillos contra el Hyakki Yakou ahora.

—En ese caso, nuestra única oponente es la Roja en sí.

—Eso nos lleva de vuelta al problema anterior. Hay un bosque invisible alrededor de la Villa Noukotsu que hará que cualquiera se pierda. Ese casi laberinto imposible bloqueará nuestro camino al fácilmente manipular el destino completo del mundo. ¿Qué podemos hacer sobre eso?

Hmm.

No es profesional admitir esto.

Pero cuando se enfrenta con esta amenaza directa, no es de mí evitar el problema por el orgullo o el honor. Supongo que tengo que decirlo.

—Frecuentemente se escucha a las personas irresponsablemente decir que apoyan el amor de una pareja, pero honestamente no sé si eso realmente ha ayudado.

Eso era a lo que esto se reducía.

Aterradoramente, el futuro de siete billones de personas estaba sobre la decisión de una pareja enamorada.

5 (3rd person)

Después de completar su reunión con Hishigami Mai, la chica en kimono purpura, Hafuri, dejó su asiento en el gran salón una vez más. Ella mantenía a su Mamedanuki que actuaba de doble a su lado por el mínimo de protección mientras caminaba el tipo de pasillo encontrado en una vieja casa del Kioto antiguo, pero ella finalmente se dio la vuelta hacía el Mamedanuki.

—Aguarda aquí.

—Joven señorita.

—No te preocupes. Las técnicas del Hyakki Yakou con sólidas. Más importante aún, esto es familia.

Después de que la batalla con Majina terminara y el periodo de luto había acabado, la chica se cambió en un kimono de color más brillante una vez más.

El animal Mamedanuki que parecía de peluche sonaba preocupado, pero Hafuri sonrió débilmente y colocó su mano sobre la entrada. Era más una compuerta que una puerta. Incluso sin un cerrojo, su puro grosor y peso hacían a la puerta de madera difícil de abrir. Su diseño era tan complejo como un entarimado y estrictamente prevendría que cualquiera además de Hafuri y muy pocas cuidadoras la abrieran.

Algo fluyó de la oscuridad más allá de la ligera abertura que se abrió.

Sólo eso en sí cambió el aire. La atmósfera parecía tragarla.

O quizá podría ser llamado la era en sí.

Incluso los conceptos del tiempo y distancia eran cortados por esa profunda oscuridad para preservar su aislación.

Ella reunió toda su fuerza en sus pequeñas manos y la compuerta fácilmente se abrió como si su grosor y peso fueran una mentira.

Dos salas de té estaban adentro.

En el que Hafuri entró tenía un piso de madera y el otro tenía un piso de tatami.

Las dos salas de té fueron separadas por un grueso enrejado de madera de melocotón el cual era conocido para destruir la maldad y la único camino entre las dos era una pequeña puerta que incluso una niña como Hafuri necesitaría agacharse para pasar por ella.

Era una celda tradicional estilo japonés.

—Madre, —dijo ella.

Las velas en los candelabros débilmente iluminaron su piel en la oscuridad.

Ella no escuchó el roce de la ropa o inclusive alguna respiración.

Sin embargo, alguien estaba ahí.

Ella tenía brillante cabello negro cortado hasta los hombros, muy parecido a Hafuri. Ella tenía piel suave que iba más allá de lo saludable pero requería más que la palabra “seductora” para describirla. Más allá del velo que ligeramente cubría la mitad de su rostro, dos ojos de diferente color y sin parpadear perforaron a Hafuri. La yukata blanca de la mujer estaba cayendo de sus hombros y ella no hizo ni un intento de ocultar sus amplias líneas de su cuerpo mientras estaba sentada con sus piernas a un costado. Ella parecía como un adorno sin vida o como una alucinación. Sus visores alrededor de su cuello tenían una horrible forma moderna aerodinámica que parecía resaltar dentro de la niebla.

Ella era la Zashiki Warashi Ver.40 Especialmente Hecha del Hyakki Yakou.

Ella era Mei.

Ella era la madre de la chica.

—¿Cómo has estado?

La sexy Youkai no respondió la pregunta de Hafuri.

La chica parecía tener problemas en decidir qué quería aquí. Encarcelada en esta celda destructora de la maldad era un intento desesperado de suprimir el poder de la Ver.40 para cambiar el destino del mundo, pero ella ni siquiera sabía si era lo correcto de hacer. No había precedentes para esto. La Vidente Veneno, quien podía ver entre las brechas entre cada mundo sin importar la casualidad y la línea de tiempo, había dado su aprobación, pero ni siquiera ella tenía forma de proveer la precisión de lo que ella vio. Era posible que incluso ella estaba siendo guiada y manipulada.

Mei no dijo nada.

Ella no dijo ni una sola palabra, ella no se movió y era sospechoso si incluso estaba respirando o si su corazón estaba latiendo. Sin sus cuidadoras, probablemente tendría una ligera capa de polvo sobre su cabello y hombros. Era como si control se hubiera perdido con la muerte de un cierto hombre.

Y era por eso que Hafuri comenzó a pensar si realmente sólo estaba hablando con ella misma.

—Podríamos haber destruido en lo que estaban trabajando.

Palabras que nunca recibirían una respuesta escaparon de los labios de la chica como el comienzo de las pocas gotas de un diluvio.

—Y eso podría haber traído el mundo que temieron.

Mei no se movió.

Ella estaba tan inmóvil como un juguete o muñeca abandonada.

—Pero no lamentamos nuestra elección.

Sin embargo, las palabras no se detuvieron.

Esa celda aislada estaba llena con presión sin palabras, un viento en contra silencioso y una increíble sensación de inutilidad, pero Hafuri habló para quitarse de encima ese peso de su propia creación.

—Podría no haber nada que podamos hacer y tal vez podríamos acércanos a la cima de la estupidez al sentarnos sin hacer nada y dejando el destino del mundo en las manos de un chico de preparatoria novato, pero permaneceremos orgullosos de que nos opusimos a su intento de resolver esto con una epidemia zombi. Podría nunca haber aprendido algo de ti – no, de ustedes dos – directamente, pero he aprendido algo.

Ella calmadamente miró directamente a esos ojos no enfocados.

Ella persistentemente miró directamente a esas pupilas que simplemente reflejaban la luz de las velas.

—Soy una tonta e impotente mestiza, —claramente dijo Hafuri. —Me falta el cuerpo inmortal de una Youkai y podría faltarme la sangre apropiada necesaria para gobernar como la líder humana de esta organización.

Ella colocó una mano en su pecho plano. Ella aceptó, reflexionó y habló el hecho que había sacudido su misma existencia.

—Pero es por eso que haré este tonto intento una vez más hasta el mismísimo final. Hemos pasado las encrucijadas y no hay más significados teóricos, pero aún forcejearé. El Hyakki Yakou que actualmente existe, el Hyakki Yakou que deseaste y el Hyakki Yakou que deseo crear podrían ser diferentes cosas, pero es por eso que te mostraré el Hyakki Yakou que traeré por mi cuenta, no uno que me fue dado.

Ella dijo todo lo que necesitaba decir.

Ella había terminado de enfrentarse a sí misma, más que a su madre.

Ella reunió sus sentimientos.

Ella se inclinó y se preparó para darse la vuelta hacía el enrejado de melocotones destructores de la maldad, pero entonces algo increíble pasó.

La Zashiki Warashi en yukata blanca se movió.

—…

Era una cosa pequeña. Mientras Mei se sentaba cerca del enrejado, ella lentamente llevó su mano derecha a su pecho y tocó el visor en su cuello con su dedo índice. Pero incluso ese cambió minúsculo fue un gran shock para borrar todos los pensamientos en la mente de Hafuri. Desde un punto de vista casual, esto era tan ridículo como la tierra repentinamente revirtiendo la dirección de su órbita alrededor del sol.

Le tomó más de un minuto antes de que ella finalmente moviera su entumecida lengua y dijo una palabra nueva.

—¿Ma…dre…?

Eso fue todo.

Durante la batalla, esta actual líder del Hyakki Yakou podría hallar cien situaciones con cien estrategias y planear sus posibilidades con cien pasos por delante, pero esa palabra fue todo lo que ella podía producir con todo el uso de su mente.

Mei por supuesto no respondió.

Ella solamente tocó el dispositivo alrededor de su cuello una vez más.

(¿Esa cosa…?)

Hafuri estiró una pequeña mano en la celda. Las brechas en el enrejado era lo bastante largo que una niña como ella podría meter su cabeza si quería. Mei no opuso resistencia mientras Hafuri gentilmente removía el visor y lo tomaba. Ella jugó con el dispositivo que retenía el calor de su madre y el aroma de su cabello. No tenía cables para conectarlo, ¿pero eso significaba que era un dispositivo independiente o Mei tenía un reproductor de video inalámbrico en su yukata? Era difícil de saber, pero Hafuri finalmente colocó el monitor sobre sus ojos, ajustándolo en su lugar con las múltiples correas de goma, sintió el botón cerca de su sien y lo presionó.

El concepto de una pantalla realmente no aplicaba.

Desde el punto de vista de Hafuri, parecía como un ser humano de tamaño natural estando de pie en la oscuridad enfrente de ella.

Y esa persona era Majina, el líder del viejo Hyakki Yakou.

—…!?

—Hola, Hafuri. Esto podría ser una sorpresa ya que Mei no habla mucho, ¿así que te sorprendí? Soy tu papá.

Su alto padre tenía su cabello largo atado hacía atrás. Ese hombre cambió un ojo con su esposa Mei. Con su ropa anacrónica y monóculo, él parecía haber salido de una pintura de la vieja nobleza. Él no estaba viendo a Hafuri mientras hablaba. Esto no era más que una grabación del pasado. Y sin embargo la joven Hafuri fue incapaz de escapar de los ojos de él.

¿Era porque a ella todavía le faltaba deshacerse de su miedo por este poderoso enemigo?

¿O provenía de alguna otra emoción?

—Si te has encontrado con esta grabación…o más bien, si lograste hacer contacto físico con Mei quien puede distorsionar el mundo, debería asumir que ya no estoy contigo. No es un futuro del que me gustaría pensar, pero también es como un sentimiento complicado. Tal vez así que es cómo siente un padre cuando ve a su hija dejarlo.

La imagen del pasado de Majina continuó hablando a su impresionada hija.

—Siempre prepárate para lo peor. Asegúrate de que un camino para resistirse a la Zashiki Warashi Ensangrentada permanezca sin importar cómo termine esto. Hafuri, esto podría calificar como entrometerme ya que ya me has dejado, pero déjame darte un regalo de partida mientras nos dirigimos en direcciones diferentes en esta bifurcación en el camino. Dependerá de ti si realmente lo usas o no.

Sucedió repentinamente.

Luz entró en la oscuridad llenando su visión. Reveló un muro. Probablemente era en algún lugar en Mikuchi-sama, ese pozo en la Montaña Boseki que actuó como el centro de la epidemia zombi. El muro de una choza de madera cruda estaba cubierta en tanto papel japonés viejo que ella no podía ver el color del muro detrás de ello.

Todos los papeles contenían los más grandes secretos del Hyakki Yakou.

Algunos eran diagramas, algunos eran oraciones de rituales y algunos eran patrones.

Pero esto no era sólo un arreglo al azar. La cantidad masiva de información tenía un punto en común.

—¿La Zashiki Warashi…?

—Déjame ser franco. Si usas estos 108 rituales secretos a su máximo, llegarás a la misma epidemia zombi como lo hice yo. Pero rechazaste eso. En ese caso, cortemos las condiciones a la mitad. Necesitas usar el mismo material que yo, y sin embargo caminar un camino diferente que yo. Esto contiene un método de amplificar el poder de una Zashiki Warashi y un método de intencionalmente quebrar el balance de una mitad Zashiki Warashi como tú. Hay métodos de matar Youkai y métodos de usarlos. El cómo uses esto depende de ti. Por favor completa una receta en la que yo no podría pensar.

Hafuri todavía estaba brumada, pero Majina le giñó como si él estuviera disfrutando.

—Mi único consejo inútil es mantener un ojo en Jinnai Shinobu-kun en la Villa Intelectual llamada Villa Noukotsu. No puedo imaginar que perderé, pero si pasa, sería por una palea con la más grande fuerza de la armonía pre establecida como el Top 5. Tendría que ser un elemento sorpresa como él. ¿Eso te hace recordar algo? Si es así, entonces confía en eso. Él se puede llevar bien con cualquier Youkai. Como una mitad Youkai, depende de ti en quien quieres confiar, pero estoy seguro que él te ayudará.

Majina entonces se interrumpió a sí mismo con un verdaderamente poderoso “pero”.

Sus siguientes palabras fueron establecidas por esa negación.

Hafuri se encontró a sí misma poniéndose en guardia mientras su padre hacía una solemne profecía.

—No tomes el lado de él que atrae Youkai a la ligera. Descuídate y tú también caerás víctima de ello. Ahora, quiero creer en la consciencia de Jinnai Shinobu-kun, pero…no, no. ¡¡Simplemente no puedo poner descuidadamente mi confianza en él!!

—…

Hafuri guardó silencio, pero la imagen del pasado de Majina no se detuvo.

—Llevé a Mei para verte durante la batalla con la Aoandon, pero ella también vio a Shinobu-kun entonces, ¿no es así? ¡Oh, estoy preocupado! ¡Estoy tan preocupado! ¡Él aparentemente ganó por completo a la roja, así que no tengo prueba de que la misma lógica exacta no funcionará con la blanca! ¡¡Y una mitad Zashiki Warashi como tú está en peligro también!! Oh, no sólo puedo imaginármelo, moriría, pero si eso pasa, tendría sentido que Mei dejara el Hyakki Yakou. Pero si estás viendo este video, eso significa que alguna clase de poderosa ancla la está manteniendo en su lugar. Las probabilidades son altas de que sería la habilidad de Shinobu-kun de atraer a las Youkai lo que la evitaría de vagar y eso significaría que mi muerte conlleva la seria posibilidad de que Mei y Hafuri se enamoren de él. ¡¡Esa es otra razón más por la que no puedo permitirme perder!!

—…

Hafuri sintió que su boca se había convertido en un pequeño triángulo.

—Oye… Oye, ¿Hafuri? ¿Puedo pedirte algo? Mei definitivamente me golpearía si escucha esto, así que no puedo ser muy abierto al respecto…pero en “ese mundo” donde he muerto, Mei no está mostrando algún indicio extraño, ¿o sí? ¡No! ¡¡Confío en mi esposa!! ¡Pero! ¡¡Pero!! Si ves algún indicio de cambio, entonces halla algo de tiempo que puedas mientras lidias con la Zashiki Warashi Ensangrentada y úsala para detener a Mei!! ¡E-ejém! Escucha, Hafuri. Estas no sólo son las luchas en vano de un hombre patético quien tiene a su esposa e hija robadas al mismo tiempo. Estamos hablando sobre la Ver.39 – dicho de otra manera, la Zashiki Warashi Ensangrentada – y la Ver.40 completada. Oh, y tú, la mitad Zashiki Warashi con posibilidades ocultas desconocidas. Sería muy, muy malo si las tres caen en las manos de Shinobu-kun. ¡Demasiadas casualidades del mundo estarían concentradas en un solo punto! Para asegurar que él no se convierta en el siguiente Alejandro el Grande…¡¡sí, para proteger el mundo de la humanidad, necesitas proteger a Mei!! ¡¡Por favor!!

—……………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Hafuri brevemente pensó en olvidar todo, arrancar el dispositivo de su cabeza, y tirarlo al suelo, pero entonces una mano la alcanzó por fuera de su visión.

Le pertenecía a la Zashiki Warashi Ver.40 Especialmente Hecha del Hyakki Yakou. Dicho de otra manera, su madre.

Hafuri removió el visor como si se sacudiera de la imagen del pasado de Majina que continuaba aferrándose a ella con pesar y halló la mano de Mei estirándose a través del enrejado de melocotón.

Esa mano estaba evitándola de destruir el dispositivo, pero de alguna manera parecía a una madre frotando la cabeza de su hija.

Hafuri miró con su mirada en blanco por un momento pero finalmente entendió.

(Es…es cierto… Incluso esto podría ser parte del destino ruinoso de la Zashiki Warashi Ensangrentada.)

Ella habría destruido esa valiosa información.

Ella habría cerrado ese camino.

Ninguna gran violencia era necesaria. Ligeras coincidencias coincidirían y pedazos de mala suerte pasarían en el momento peor posible. Es por eso que este tipo de mensaje llegó a Hafuri en su estado mental actual. Podría haber lucido cómico a primera vista, pero impulsivamente estampar el dispositivo al suelo podría haber significado perder los 108 rituales secretos del viejo Hyakki Yakou.

Mei había notado y detenido a su hija.

Incluso mientras el melocotón destruyendo la maldad restringía su poder, ella se estaba resistiendo a la Zashiki Warashi Ensangrentada.

Esa era la brecha entre la Ver.40 completada y una mitad Zashiki Warashi como Hafuri.

Era una diferencia abrumadora.

Incluso a pesar de perder a su amador, perder su razón de ser y ser debilitada por el más grande sello del actual Hyakki Yakou, ella permanecía en el lado de la protección. La acción actual podría haber sido pequeña, pero ni siquiera Hafuri podía imaginar cuántos hilos del destino había necesitado pasar para alcanzar ese punto.

Eso era un Zashiki Warashi.

Ellos no tenían feroces garras o colmillos, pero podían percibir y controlar el destino para traer gran fortuna.

Ellos no buscaban alguna razón o recompensa de esa fortuna.

—…

Los labios de Mei se partieron ligeramente.

La Ver.40 ni siquiera necesitaba respirar, así que esto tenía que ser para comunicar sus pensamientos.

Hafuri no había escuchado su voz desde que la trajo aquí.

De hecho, Hafuri no había escuchado su voz desde el día en que había nacido.

Hafuri se concentró en los labios de Mei para que así ella pudiera leer las palabras sobre ellos incluso sin una voz en sí, pero Mei sí produjo una voz rasposa.

—…¿Qué clase de persona es este Jinnai Shinobu? Tengo un poco de curiosidad…

Una mirada distante entró en los ojos de Hafuri mientras se daba cuenta de qué tanto necesitaba prepararse a sí misma.

Memoria Compartida 3

—Oye, Buena para Nada.

Para el segundo año de secundaria, Shinobu había dejado de ocultar sus palabras.

En lugar de la sala de altar budista, ellos habían estado dentro de la habitación recién preparada para la Zashiki Warashi. (Sin necesidad de decir que esto era porque esa Youkai de Interiores había reunido tantos mangas, juegos y otros objetos de entretenimiento que ellos dudaban en invitar a sus familiares y al sacerdote budista a los servicios conmemorativos.) Habían estado hablando mientras jugaban un juego de baile usando un control tapete especial.

El control tenía filas de botones de pie alineados como un cierto juego de fiestas extranjero y estaba destinado a que varias personas lo pisaran.

Esto naturalmente había creado un problema.

—¿Qué?

—Esas cosas balanceándose en frente de mis ojos están en el camino. ¡Me están distrayendo cuando se supone que trabajemos juntos! ¡¡Algunas veces ellas casi me golpean, así que has algo al respecto de esas cosas de 98 cm!!

—¿¡Ni siquiera estás tratando ya de ocultar tu lado vulgar!?

—¡Lo único que necesita ocultarse ahora mismo son tus pechos! Al menos has algo durante estos bailes difíciles. ¡¡Están justo al borde de salirse disparando, y eso es lo peor de todo!! ¡¡No puedo concentrar!! ¡¡Si vas a hacer eso, bien podrías entonces simplemente sacarlas por completo!!

Shinobu había teñido su cabello rubio, tal vez para copiar a su Tío Hayabusa durante sus días de preparatoria, y el corazón de la Zashiki Warashi tembló mientras él le gritaba.

¿Esto estaba bien?

¿Esto estaba realmente bien?

¿¡Qué le pasó al Jinnai Shinobu cuyos ojos brillaban mientras decía que podía llevarse bien con cualquier Youkai!? ¿¡Realmente ella podría permitir una fase rebelde como esta!? Ella estaba aterrada por qué tan rápido los humanos cambiaban porque estaban atados a su esperanza de vida.

—M-mwohh-mwohhhhhhh…

—Has cambiado.

—¡¡No quiero escuchar eso de ti!!

—Solías ser tan considerada y atenta, ¿así que cómo terminaste así? Notablemente te estás haciendo más buena para nada cada día y sólo estás mejorando en habilidades inútiles como juegos en línea y mensajes de bromas en foros. Quiero decir, tu ciclo de vida está hecho un desastre. ¿Cuántas patatas fritas te comes al día? Sólo funciona porque eres una Youkai. Si fueras una humana normal, serías uno de esos extranjeros increíblemente gordos que necesitan ser rescatados porque no pueden dejar su habitación.

La Zashiki Warashi sólo había terminado así porque Shinobu le había enseñado sobre el entretenimiento humano, pero él no había notado su propia influencia sobre ella.

—Sí, sí. Pero esto está bien. Jugar es parte del trabajo de una Zashiki Warashi.

—Ese sí que es un buen argumento. Y es veneno para mí ya que debo comenzar a pensar sobre los exámenes de entrada pronto.

Sus pies no habían perdido el ritmo incluso mientras se hablaban entre sí. Mientras que la Zashiki Warashi había trabajado duro en esto todos los días (para que así pudiera jugar con Shinobu), Shinobi simplemente había sido bueno en ello. El juego se reducía a cómo uno usaba sus pies, pero él ocasionalmente ignoraría el ejemplo al usar sus manos, voltear su espalda a la pantalla mientras mantenía un tiempo perfecto, o hacer algo parecido al breakdancing.

—Oh, cierto. Oye, ¿Zashiki Warashi?

—¿Qué? No te regresaré aún tu reloj inteligente, si de eso se trata.

—¡Regrésamelo! ¡LA popularidad de esa cosa va a ser más corta que la vida de una cigarra, así que necesito presumirlo a mi clase mientras pueda! Oh, pero eso no es lo que iba a decir.

—¿Entonces qué es?

—Bueno. —Ambos miraban la pantalla mientras estaban lado a lado. —Comencé a salir con Nagisa.

Un pitido como el zumbador de “respuesta equivocada” en un programa de preguntas había sonado desde la pantalla plana de TV.

—¡Idiota! ¡Esa fue la entrada a la zona de bonos! ¿¡Por qué fallarías eso!?

—¿Eh? Oh, lo siento, Shinobu.

La Zashiki Warashi lentamente volvió al ritmo, pero a sus movimientos le faltan su motivación anterior.

—Concéntrate. Te estoy ayudando a desbloquear el personaje oculto para tu cuenta, así que necesitamos obtener más de ochenta mil puntos. No quiero repetir la misma canción una y otra vez.

Shinobu se quejó, pero la Zashiki Warashi no había estado escuchando. De hecho, su cabeza se había llenado con signos de interrogación.

Ella estaba tratando a la fuerza de verbalizar algo que no entendía.

¿Eh? ¿Por qué me siento herida por eso?

¿Por qué hay un agujero en mi pecho?

De hecho, ¿incluso había algo en mi pecho en el que se le pudiera hacer un agujero?

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: