Capítulo 3: Reina Sanadora Invadiendo la Realidad

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4, Parte 5, Parte 6, Parte 7, Parte 8, Parte 9, Parte 10, Parte 11, Parte 12, Parte 13, ¡El Pergamino de Negociación de Material de Tselika que Ella Nunca Pudo Usar!,

1

Era sólo una ligera diferencia, pero Armelina, por supuesto, sabía que información retrasada podría producir resultados devastadores.

—Lo siento. Escucharé tu crítica después. ¡Dime qué está pasando!

—¡¡Jefa!!

Ella pasó por la Puerta para Desconectarse. Cuando ella regresó a una esquina de la ciudad, ella era una hermosa mujer en lentes con su cabello negro atado por detrás y vistiendo una falda elegante pegada con la corbata removida y los primeros botones desabrochados.

Esta no era una zona especialmente despejada en una parte cara de la ciudad como el Palacio Mágico Independiente en Roppongi o el Santuario Ushigashira en Akasaka. Ni era una instalación secreta debajo del Departamento de Policía Metropolitano o la Agencia de Policía Nacional. Después de todo, ella y sus compañeros de trabajo no trabajaban en seguridad pública o en asuntos extranjeros. Eran un sector externo que realizaba la investigación que no podía ser hecha a través de canales oficiales. Eran oficialmente conocidos como una agencia de detectives privados con personal de oficiales de policía retirados y oficiales de la JSDF.

Ella estaba debajo de un desgastado ferrocarril elevado en Shinjuku.

Ella estaba dentro de un camión de almacenaje frío que estaba detenido ahí. Su refrigeración por supuesto, estaba apagado y estaba lleno de estanterías de acero, monitores de pantalla plana y computadoras con su fuente de poder interno desviado. Un ligero espacio fue despejado en el centro. No había nada físico ahí, pero era una cristalización de alta tecnología que calificaba como un secreto nacional. Ese era el fruto de su investigación y no podían dejar que otros llegaran a ella, incluso sus naciones aliadas. Todavía estaba en desarrollo, pero era un Puerta móvil que no dependía de una ubicación específica.

Mientras el incidente con la Sociedad Religiosa se presentaba, moviéndose entre la Tierra y Ground’s Nir introduciendo un gran riesgo de información. Ground’s Nir había sido conocido como el cielo espía desde que la Guerra Fría cuando los americanos y los soviéticos se estaban apuntando misiles nucleares entre sí. Ese riesgo pudo ser de alguna manera reducido al monitorear las Puertas en el lado de la Tierra, pero la existencia de Puertas móviles volcaría por completo esa presunción.

Los otros trabajadores esperando en el camión comenzaron a hablar.

—La situación no podía ser peor. Puede llamarlo sin precedentes si quiere. Imagino que ya sabe que realizó una Desconexión de emergencia no planeada, pero…algo ha salido.

—Así que la información que recibí en Ground’s Nir era correcta.

La mujer en el traje pegado estaba a punto de morder la uña de su pulgar por el hábito, pero entonces ella recordó que estaba en frente de sus subordinados.

Aun así, ella no podía contener su pánico e irritación.

Ella no estaba por completo sin ser vinculada a este incidente. Mientras que ella no lo había causado, ella ayudó a colocar el fusil conduciendo a la bomba.

Ella miró a una de los muchos monitores de pantalla plana.

Ellas mostraban el escenario afuera usando las cámaras de seguridad colocadas por la ciudad. Humo negro se estaba elevando de edificios de muchos pisos en Tokio e inocentes residentes estaban huyendo por las aceras y por las calles por igual.

—A pesar del pánico, el orden se ha mantenido. Es altamente improbable que esto conduzca a algún un peligro moral como saqueos o disturbios.

—No es esto de lo que estaba preocupada.

Sí, eso era una preocupación, pero era secundario.

El verdadero problema yacía en otro lado.

—Gruagach…

La mujer en vestido pegado murmuró el nombre de la mujer que había estado en el centro de la Sociedad Religiosa.

Sólo eso habría sido completamente normal. Justo como esta mujer de lentes usaba el nombre de Armelina, todos tenían un nombre secundario cuando exploraban el Laberinto. No había nada extraño sobre la mujer llamada Gruagach caminando por Tokio.

Pero los ojos de la mujer se estrecharon agudamente mientras veía los muchos monitores alineados en el muro.

—Así que tu apariencia es realmente la misma como en Ground’s Nir.

Las apariencias de las personas cambiaban entre los 2 mundos por la Magia del estilo Porcentaje que formaba su ropa.

En otras palabras, no podían mantener su apariencia de Ground’s Nir cuando no estaban en un ambiente que permitía la Magia. O debería haber sido así. Pero eso no fue lo que sorprendió más a la mujer en falda pegada. Otro hecho era tan impactante que incluso palidecía en comparación.

Y el otro hecho era el primer problema.

—La Súcubo…

Ella una vez había usado un hábito blanco.

Pero ahora esa demonio antinatural abrazaba a Gruagach por detrás, presionando su mejilla contra la mujer y sonriendo ligeramente.

—¡Así que mi información era correcta! ¡Ella realmente ha aparecido aquí! ¿¡Pero cómo!?

¿Qué estaba pasando?

La respuesta fue descubierta un poco antes en otro mundo.

2

Comenzó en la posada del pueblo cuando las cicatrices de la destrucción todavía eran frescas.

Ya que la mayoría de los humanos estaban inconscientes, Buu Buu la había visitado a pesar de normalmente ser temido. Él y Armelina eran fuertes, por lo que movieron los escombros para buscar a cualquier enterrado vivo. Filinion usó una poción de recuperación en cualquier que fuera hallado.

Beatrice no tenía mucho que hacer, pero ella tenía otro trabajo importante, atar a los miembros inconscientes de la Sociedad Religiosa y confiscar sus Armas Brillantes.

—No tienen idea de lo que hicieron, —dijo con voz ronca una mujer en ropas de luto y un velo. —Dejaron escapar a la bruja. Tú la apoyaste. Así que lo que vaya a hacer ahora, lo que pase a continuación es tu responsabilidad. ¿Estás preparada para pasar a la historia como una de que las destruyeron el mundo?

—¿De qué estás hablando?

—Estoy preguntando si estás preparada. Llegarás a lamentar haber actuado en base a tus emociones torpes.

Ella pensó que esto sólo eran los delirios de una lunática.

Ella decidió ignorar a la mujer y olvidarlo todo.

Pero cuando miró arriba de nuevo, una ligera; muy ligera, pregunta se le ocurrió.

Sí.

—¿A dónde fue la Monja?

 

La Reina de las Hadas Sutriona clavó algo en el jardín rico en nutrientes al lado de la casa de hojas de Buu Buu cerca de un río de la montaña.

—Hmph.

—¡¡Ghah!!

Era Ileana, la planta Break News y la más grande de las Mandrágoras, quien vestía un vestido hecho de hojas de uva y vid. Técnicamente, era sólo era una de ellas.

—Por respeto a lo que Buu Buu y las demás lograron, terminaré esto aquí. Cura tus heridas, zanahoria pervertida.

—Oh, ¿qué es esto? Ahora que lo veo, esta tierra no está nada mal. Y pensar que ese Orco Ibérico maldito tiene un talento para preparar la tierra. Podría no lucir lindo, pero aprecio su amor por las flores. Es mucho más amable que algunos insectos que podría mencionar.

—No puedes tenerlo.

—Él no te pertenece. ¡Ahhhh! E-esto es peeeeerrrfecto…

Ileana gritó como si estuviera mojándose hasta los hombros en unas aguas termales que aliviaba el cansancio de uno.

Su rostro se sonrojó mientras decía más.

—Pero realmente eres una insecto problemática. Gracias a tu interferencia, la Sociedad Religiosa se ha retirado. Ahora no obtendré mi recompensa.

—Estoy segura que tiene que ver con mujeres, por lo que realmente no me importa.

—Lo entiendes, ¿verdad? —Rió Ileana. —Todo lo que pido para un trabajo es una virgen. Pero no la tomo y la devoró. Esencialmente la proclamo como mía para asegurarme que nadie más pueda tocarla. Disfruto liberándolas de los muchos lazos que los humanos se colocan entre ellos.

En ese caso, eso era la Sociedad Religiosa.

Cuando alguien decía que sólo podían vivir de una manera, ella les mostraría que había otras opciones. Ella les mostraría que podrían estar muy bien una vez que daban ese primer paso. Así era cómo Ileana encontraba su propósito en la vida.

Sutriona entendía todo eso, ella aun así escupió lo mismo.

—No me importa. Cuando matas a alguien y salvas a alguien, ¿estás cancelando la muerte? Esa es sólo tu interpretación. No seas tan ingenua, mercenaria. No juegues a la depredadora si no estás preparada para ser comida. Al menos, podrías haber seguido un camino de no violencia y sin embargo no perder nada en absoluto, haciéndote la envidia de cualquier pacifista.

—Quizá. Pero al menos déjame revolcarme en el arrepentimiento. Gruagach era en verdad una chica desafortunada. Sólo la Sociedad Religiosa habría sido lo bastante malo, pero incluso su ruta de escape mental estaba teñido en la maldad.

—?

Para el momento que Sutriona inclinó su cabeza, un claro cambio había comenzado.

 

La Monja en hábito blanco se había ido.

Cuando Buu Buu, Filinion y Armelina escucharon eso, ellos descubrieron otra preocupación.

—Una falta, —dijo Beatrice. —Recuerdo cuántos enemigos derroté y una de esas mujeres en ropas de luto falta.

—Así que, ¿la Monja y una de la Sociedad Religiosa, quienes la estaban persiguiendo, faltan?

—*Chillido*. ¿Esto podría ser muy malo?

—Espera, espera, espera. No me digan que se la llevaron después de todo eso.

Ellos ya habían estado buscando por cualquier enterrado en los escombros, así que se dividieron y continuaron la búsqueda.

Mientras Buu Buu quitaba los escombros, eventualmente llegaron a las ruinas de la iglesia.

—¿Qué es esto?

El techo había desaparecido, la mayoría de los muros habían colapsado y casi todo el edificio era sólo escombros, pero una pequeña zona había sobrevivido.

Probablemente había sido un pequeño espacio de almacén escondido dentro del órgano de tubos en el muro. Había sido quebrado, la cerradora ahora era inútil, y su contenido fue expuesto a Buu Buu.

Había muchas piezas de pergaminos adentro.

Buu Buu no sabía si eran valiosos, por lo que él se los mostró a Beatrice, quien lucía impactada y comenzó a leerlos.

—Son como las notas usadas por un grupo de estafadores por teléfono… Siguen estás líneas para saber qué decir dependiendo de lo que la otra persona dice. Es un diagrama de flujo para controlar el corazón de alguien.

—¿Buu?

Buu Buu no parecía entenderlo, pero Beatrice decidió que sería mejor para él si no lo explicaba más a detalles. Alguien que necesitaba dominar una guía así no la necesitaría más. Sólo lo mantendrían si tenían un plano con campos para ser llenados. Investigarían a una persona y escribirían lo que descubrieran para más eficazmente agarrar sus corazones.

—Pero esto es bastante complejo y detallado. Deben tener un objetivo en específico en mente desde hace mucho. Buu Buu, ¿dijiste que encontraste esto en la iglesia? Eso quiere decir que la Monja estaba manipulando a una persona en específico.

¿Pero a quién?

Después de pensar un poco, ella llegó a la presunción que hicieron antes.

—Es posible que la mujer de la Sociedad Religiosa no haya secuestrado a la Monja.

—Beatrice, ¿estás diciendo que la Monja se llevó a la mujer de la Sociedad Religiosa?

La Espadachina Santa pensó por un momento.

Ella usó su Magia de ilusión de fuego para dibujar algunos marcos y líneas rojas, y ella sentía que se desmayaba al gran cambio que vio.

La estructura general se está cayendo a pedazos. Estaba siendo re-hecha. ¿Qué tal si la Monja y la Sociedad Religiosa han estado secretamente conectados incluso mientras causaban todo este incidente? ¿La Monja sabía sobre el ataque por adelantado? No, ¿intencionalmente se hizo a sí misma la fuente del conflicto para jalar el gatillo? Eso quiere decir que ella planeó que la Sociedad Religiosa traería a Ileana y que dañaría enormemente a la posada del pueblo.

Pero si así era, ¿para qué?

¿Qué en la actual situación le ayudaba?

—…

—¿Beatrice?

—No, no puede ser…

Una idea comenzó a elevarse en su mente, pero ella lo rechazó.

—No puede. Simplemente no puede. Incluso si lo deja ampliamente abierto, es simplemente imposible…

En ese momento, Beatrice se volteó hacía Buu Buu con una mirada de completa incredulidad en sus ojos. Sus ojos estaban tan abiertos como podían y la conmoción que pasaba por ellos era justo como correr en un campo de inimaginable desesperación.

—¿Qué pasa, Beatrice? ¿Hice algo malo?

—No, no es eso…

Técnicamente, Beatrice no estaba mirando a Buu Buu.

Ella estaba mirando a lo que colgaba de su cintura.

Esa gigante Arma Brillante podía ser confundida por un tronco o una viga de metal.

Y…

—Sí. Así es. Si un gran número de almas de Orcos Ibéricos pueden ser selladas dentro de una Arma Brillante…

—Los humanos pueden pasar por las Puertas, pero los No-humanos no pueden. Ese es un hecho innegable, pero si esos No-humanos pueden cambiar forma, esa asunción se desplomaría…

De todas las infinidades de posibilidades, ¿por qué sus pensamientos saltaron a esa?

Había dos razones.

Primero, conducía al mayor riesgo si se lograba.

Segundo, explicaba por qué la Súcubo usaría a la mujer de la Sociedad Religiosa para eliminar a todos en la posada del pueblo.

—Si la Súcubo estaba planeando algo así de grande, alguien la habría detenido bajo circunstancias normales. Cada humano en Ground’s Nir dejarían de hacer lo que estuvieran haciendo y se precipitarían hacía ella. Ella no sería capaz de lograr su meta si eso pasaba. El proceso de Desconexión toma varios minutos, por lo que si contenemos cada Puerta, podríamos atacar mientras ella estuviera indefensa.

La realidad de este riesgo teórico gradualmente creció en Beatrice.

—Pero las cosas son diferentes ahora. ¡El poder de una Break News atacó la posada del pueblo y la mayoría de los humanos en Ground’s Nir están inconscientes, así que ella puede hacer lo que sea ahora! ¡¡Sí, como un experimento final para enviar un demonio a la Tierra!!

La Espadachina Santa cavó por la pila de escombros un poco más.

Ella encontró muchos documentos y evidencia.

 

Controlar a una estudiante estrella era bastante fácil.

La pureza de su corazón los conduciría a eliminar cualquier discrepancia entre su yo ideal y su yo verdadero. Podía ser lo que fuera: apariencia, académicamente, atléticamente, en ingresos, titulo de trabajo, comportamiento, etc. Siempre y cuando descubrieras la fuente de sus inseguridades, podrías conducirlos a un estado de inextricable dependencia.

—Aah…

La mujer vestía ropas de luto negras azuladas y un velo.

Ella tenía un pecho modesto y su cabello extremadamente largo y cabello rubio blanquizco todavía llegaba a su cintura a pesar de estar trenzado y doblado en una forma de U.

Ella era conocida como Gruagach.

Ella una vez había sido una sabuesa de la Sociedad Religiosa quien era completamente pura y cumplía sus misiones como una máquina, pero una vez comenzó su caída, no se detendría. La Súcubo blanca se colgó de su espalda, envolvió sus brazos alrededor del cuello de la mujer y frotó su mejilla contra la mejilla de la mujer, pero la pobre mujer sólo podía gemir.

—Re…realmente me equivoqué. No debí haber hecho esto. Pero…pero yo… ¡Ahh! ¡¡Debí inmediatamente deshacerme de este poder!!

—Pero no te puedes deshacer de mí ahora.

Era como un gentil susurro.

La demonio blanco puro tenía un halo de ángel y ella lamió la mejilla de la mujer con su larga lengua mientras ella dulcemente le susurraba en el oído.

Ella ya había revelado su identidad y el hábito que tenía ya no estaba. Sin las ropas, su sexy cuerpo estaba sólo cubierto por una prenda parecida a un traje de baño hecho de escamas de reptil y la gruesa serpiente blanca envuelta alrededor de su cuerpo como un hagoromo.

Sus cuernos de cabra y líneas de su cuerpo también se habían hecho más grandes y anchas. La Súcubo intentaba influenciar la Tierra, pero ella no podía cruzar el límite entre los mundos incluso si ella sellaba su alma dentro de un Arma Brillante. Ella sería bloqueada por la frontera entre Ground’s Nir y la Tierra, por lo que ella sólo podía influenciar el otro lado como si fuera a través de una ligera capa de goma.

Pero no importaba de cualquier manera.

Si golpeabas en una pared, haría ruido. Si calentabas un panel de vidrio con un mechero, el otro lado podría quemarte. Si presionabas un imán contra la parte de abajo de una ligera cinta fotográfica, podrías controlar los clavos de metal en el otro lado. Siempre y cuando pudieras influenciar el otro lado así, la demonio podría también existir en el otro lado. Algo estaría ahí en una forma que los sentidos de las personas detectarían.

Y el grupo en el lado de la ligera capa de Ground’s Nir nunca sería capaz de capturar a la demonio.

Ella se convertiría como un ser que se presionaba contra el borde exterior del universo que siempre estaba en expansión. Sabrían que ella existía en el mismo mundo, pero nadie sería capaz de observarla o llegar a ella.

Siempre y cuando esta pobre mujer llamada Gruagach actuara como la ancla de la Súcubo, claro estaba.

—Después de todo, todos estarán tras de ti ahora. Necesitas más poder que nunca. Así que no tienes otra opción mas que seguir mi plan. Si no lo haces, serás picoteada por todas las direcciones. Te dejarán en un estado incluso más lamentable que un cubo de azúcar tirado en frente de un hormiguero. No quieres que te pase eso, ¿o sí?

—…

La presidenta se había vuelto hermosa.

Ella había brillado cada vez que ella desafiaba el Laberinto. Las palabras de envidia habían hecho eco en su mente.

—¿Oooo regresarás a tu antiguo yo? ¿Preferirías ser impotente, incapaz de siquiera caminar por el Laberinto y ser sólo una trabajadora lamentable cuyo nombre nadie recuerda?

—¡¡No!! ¡¡Todo menos eso!! ¡¡No puedo regresar a cómo era antes!!

Gruagach sacudió su cabeza medio loca.

No era que ella no tuviera talento.

Ella era una Cazadora Invocadora. Ese era un Trabajo raro que le permitía hacer contratos con los No-humanos en la superficie de Ground’s Nir y ya fuera llenar su espada con su poder o convocarlos directamente para pelear en el Laberinto. Ese Trabajo estaba al mismo nivel que la Espadachina Santa, la Bruja Blanca o la Sacerdotisa de Combate.

Pero ella no tenía ni un lugar para usar ese talento.

A cambio de ser capaz de convocar a cualquier No-humano, ella no podía convocar nada sin atarse a un contrato primero. Pero la estricta Gruagach había sido muy débil al negociar. Y a ella le faltaba el poder inicial necesario para atar a un No-humano en un contrato por la fuerza. Ella había estado bastante tiempo atrapada en un estado que era muy parecido a dejar las llaves dentro del carro.

Una vez que la Súcubo se dio cuenta de eso, había sido fácil manipularla.

Ella le había dado a Gruagach el usar la Habilidad especial de la Súcubo: El Encanto. Gruagach había usado ese Encanto para ganarse y atar en contratos a más y más de los No-humanos en Ground’s Nir.

Sí, al cubrir su cuerpo entero con un aceite de rosa ligero aromatizado de muchas hierbas y la sangre de las muñecas de la Súcubo. Y justo como el perfume se unía al aceite y humedad de la piel, la sangre impura se había mezclado con la superficie. Y ese era uno de los poderes que pondría a la demonio a través de la ligera capa.

—Esto es justo como los viajes de recuperación de enfermedades. Incluso si los objetos y formas de vida no pueden pasar directamente de aquí para allá, el hecho de que tu cuerpo enfermo fue curado permanecerá en tu mundo, ¿cierto?

Gruagach rápidamente se había subido a la cima de las filas de la Sociedad Religiosa.

Pero todo eso había sido en base al apoyo de la Súcubo.

Si la Súcubo cortaba su Habilidad, todos los No-humanos atrapados por su Encanto regresarían a sus sentidos. Abandonarían su contrato y dejarían a Gruagach. Si eso pasaba, ella perdería su poder una vez más. Ella estaría arruinada. La gloria de Gruagach era completamente dependiente de la Súcubo.

Ella había subido muy alto con ese poder, pero eso sólo incrementaba el impacto de la inevitable caída.

Eso había conducido a que su temor creciera sin fin.

—*Sollozo*, *hic*. ¿Qué estás tratando de hacer?

—¿Qué piensas que estoy tratando de hacer?

—¡¡Contéstame!! ¿Por qué has arruinado…¡arruinado absolutamente mi vida!?

—Porque tenías talento.

La Súcubo sonrió ligeramente, abrazó a la mujer por detrás y recorrió sus manos a lo largo de las líneas de su cuerpo que se mostraban a través de las ropas de luto.

No.

—Tenías talento para ser corrompida. Quiero decir, una persona normal habría sido abrumada a este punto y cometería un error. Habría levantado las sospechas de otros, habría tenido revelada su identidad y dejar todo para huir.

—Uuh

—Peeeerooo. Lograste engañarlos hasta ahora. Nadie sospechó que usaras algo como esto debajo de tus lindas ropas. Este secreto luce perfecto en ti, ¿no lo crees?☆

—¡¡Uuuuuhh…!!

La súcubo se movió lentamente.

Debería haber más del tiempo necesario para resistirse, pero Gruagach no podía.

Las ropas de luto fueron despojadas del cuerpo completamente domado de la mujer. Igual que el velo de su rostro. Esa ropa era técnicamente Magia del tipo Porcentaje, por lo que se disolvió en el aire. Y lo que quedó fue…

—Vaya, vaya. Esto era originalmente un conjunto completo de una armadura y el Arma Brillante de un hombre, pero mientras gradualmente hacía las modificaciones necesarias, el diseño cambió drásticamente. Bueno, esto podría ser sólo el reflejo de mis propios gustos. Hace difícil a la usuaria salir en público, ¿verdad?

Era un conjunto negro y azul de una armadura ligera con algo como un pareo de traje de baño añadido. Eso no era demasiado raro en Ground’s Nir, pero también tenía como cinturones de cuerpo atando su cuerpo en varios lugares.

Una aguja roja, brillante y venenosa estaba instalada en el extremo de la cola que se curveaba hacía arriba de la parte trasera de sus caderas. Patas de insecto tomaban sus caderas por detrás y dos grandes pinzas con puntas rojas levantaban sus modestos pechos desde abajo.

En general, parecía un escorpión.

Pero la característica más siniestra eran las cerraduras en algunos puntos donde los cinturones se intersectaban. Eso sugería que el usuario nunca podría removérselo a su libre voluntad.

Era un Arma Brillante modificada. Ignoraba la voluntad de su usuario.

Si ella estaba vistiendo la armadura Arma Brillante y tenía el alma de la Súcubo sellada dentro gracias al aceite herbal empapado en su suave piel, ella intencionalmente llegaría a la barrera entre los mundos. Eso separaría a la demonio de su sacrificio. Y llevaría a la Súcubo de grandes cuernos tan cerca como fuera posible del filtro entre los mundos.

—Ahora, comencemos. Regresa a través de tu Puerta y mi poder se atará a tu cuerpo a través de la ligera capa. Eso significaría el éxito y nos daría una razón para celebrar.

—¿¡Khahh!?

La estudiante estrella no tenía opción más que fracasar, pero cuando ella trató de ejercer una fútil resistencia sin importar qué, su cuerpo entero dio un tirón violento.

Justo mientras la larga cola de escorpión se elevaba por detrás de sus caderas, cruelmente se clavó en la espalda del sacrificio.

Era como el enchufe de unos audífonos. La armadura ya tenía varios agüeros del tamaño de monedas, y se clavó en una de ellas.

Chispas estallaron ante sus ojos.

Su boca alteó sin decir palabra, sus ojos se abrieron tan ampliamente como podían y ella tomó respiraciones desesperadas y profundas. Nada de esto cambio algo. Justo como alguien acostumbrado al calor o el frío, la mente de la estudiante estrella se adaptó a este nuevo estado.

—Ahn.

La demonio translucida exclamó como alguna clase de broma, pero ella no estaba jugando con la víctima.

Ella ahora compartía sus sentidos con Gruagach y ella fue capaz de disfrutar el abrazador dolor.

—Si quieres rendirte, sólo dímelo. Tengo una íntima comprensión de tu sufrimiento. El placer y la anestesia son dos lados de una misma moneda, así que una pequeña ayuda de un demonio puede resolver esto inmediatamente.

—Kh.

Finalmente, el enchufe de la cola lentamente se salió.

No había sido simplemente una toxina. Tan pronto la señal se fue, el dolor bajó. Ella podía hablar de nuevo, pero la marioneta tenía que jadear por aire mientras preguntaba su pregunta.

—¿Qué…aah…qué estás…planeando…planeando en hacer con la…Tierra?

—¿Sabes cómo el único hombre que amé de verdad perdió por completo su vida?

Su calma previa se desvaneció.

Todas las emociones se desvanecieron de la voz de la Súcubo mientras susurraba.

—Él fue asesinado. Él fue arrojado al fondo de un cañón raramente visitado y sus piernas fueron atrapadas entre rocas, por lo que él no podía ir a la Puerta y Desconectarse. Entonces su mente y cuerpo muy, muy, muy lentamente se consumieron.

Gruagach estaba temblando ahora.

Esto no se comparaba con lo de antes. Lo que una vez había sido una estudiante estrella estaba temblando intensamente desde el fondo, del fondo de su ser. Ella temblaba por un miedo desesperanzador y lo lamentó como si ella sin pensarlo hubiera abierto la Caja de Pandora.

—En ese momento, todavía no se sabía que objetos y formas de vida más que la información contenida en las Armas Brillantes no podían ser llevados directamente a su mundo, por lo que intentaron una gran cantidad de cosas. Trataron de tragar bolas de hierbas para llenar sus estómagos e intestinos, trataron de cortar sus brazos y piernas para llenarlos con los engranajes usados como monedas y trataron de inyectarse pociones en la sangre con jeringas e IVs. Esos métodos probaron ser ineficientes por las muertes de los experimentadores. Al final, descubrieron que sólo unos cuantos gramos era el límite incluso si abrían su cuerpo. …Bueno, era parcialmente para ponerle un alto a esos experimentos del demonio, pero al final llegó a ser de interés. Había simplemente muchas personas que hallaban más conveniente si sólo la información pudiera ser llevada. Tenían miedo que a la humanidad se le permitiría dar un paso fuera de las teorías propuestas por esa persona que llaman el Sabio.

¿Qué estaba tratando de hacer este demonio?

¿¡Qué estaba esperando hacer en un planeta relleno de humanos!?

—Ahora es hora de fortalecer nuestras almas y traer de vuelta esas malas acciones.

Pero no había nada que pudiera hacer Gruagach.

La pesada tapa ya había sido removida.

El gran agujero conectado los mundos ya había sido abierto.

—Mi nombre es Tselika. Tselika Wien Alpha Chelydia Lumidrier. Mientras sostengo un sólo cadáver en mis brazos, cumpliré mi meta incluso si eso significa hacerme enemiga de cada ley universal y cruzar la barrera entre los mundos.

3

Y ahora el tiempo regresa al presente.

La ubicación pasa al Santuario Ushigashira en Akasaka, Tokio.

—¡¡Abuela!!

Después de pasar por la Puerta para Desconectarse, la doncella del santuario, con lentes de fondo de botella con cabello rubio esponjoso atado en una larga forma de tubo, ignoró su propio cansancio y gritó hacía el techo.

—¿Sabes qué está sucediendo afuera? ¿¡Qué pasó con esa Súcubo!?

—No necesitas gritar. Lo están mostrando en la televisión.

—¿Televisión?

Los humanos de la Tierra siempre habían pasado unilateralmente a través de las Puertas, aprender tanta Magia como quieran y regresar sin que nadie interfiera. Nunca han considerado la posibilidad de que los No-humanos interfirieran con la Tierra. Era por eso que la sociedad había sido capaz de aceptar algo tan extremadamente irregular como Ground’s Nir.

Si esa fortaleza se derrumbaba, fácilmente podría conducir al pánico mundial.

Esto no era algo que descaradamente los medios de comunicación deberían estar reportando irreflexivamente.

—Fue una verdadera tragedia que sucedió durante el día, —explicó su “abuela”. —En otras palabras, mientras la Dieta estaba en sesión. Es un asunto legal, pero el sistema actual no permite que una reunión de la Dieta sea cancelada incluso en una emergencia.

La doncella del santuario de cabello rubio esponjoso con lentes rápidamente miró a su Smartphone. El internet estaba afectando a todos, pero ella todavía podía usar la aplicación de transmisión que tomaba la señal directamente de la estación en lugar de a través de un navegador de internet. Ella lo prendió en una estación nacional y encontró una sesión de preguntas y respuestas siendo llevada a cabo en una tormenta de odio, furiosos gritos y destellos de cámara.

—¡Parece que la JSDF fue desplegada por toda la ciudad, ¿pero esa fue su decisión?! No recuerdo una petición de despliegue de defensa siendo presentada a uno de nosotros en la Dieta. Ni hubo una votación. ¡Así que, ¿debería entender esto que la JSDF se ha vuelto su ejército personal?!

—Ya que esto es una operación de rescate y no un despliegue de defensa, todo lo que he hecho es perfectamente legal bajo la actual ley.

Lo siguiente que ella escuchó, forzó a la doncella del santuario en concentrarse en una invasión definitiva.

—Esta es la primera vez que una Break News; una paradoja creada por un extremo cambio ambiental, ha llegado a nuestra tierra de este mundo, así que me gustaría pensar que mi decisión como la voluntad de todas las personas en nuestra nación.

Ella sentía que se desmayaba.

Su agotamiento probablemente ayudaba. El núcleo de su cuerpo vaciló y ella colapsó en los tatamis.

—Abue…la…

—Es justo como escuchaste. No sé si ella lo era originalmente, pero ahora que ella ha sido confirmada dentro de la ciudad, su rango ha sido incrementado. Así que sea lo pudiera ser, ella aparentemente será tratada como una Break News.

La doncella del santuario revisó los otros canales y vio que todos los programas de variedades del día y programa de preguntas para esposas habían sido pretenciosos. Dentro de un estudio de transmisión rápidamente preparado, los empleados estaban revueltos en el fondo mientras una mujer anunciando leía el mismo guion una y otra vez. Ahora que la información había sido filtrada de la transmisión nacional, las transmisiones de comerciales locales probablemente decidieron que cualquier intento de control de información fracasaría en eliminar el caos.

—Acabamos de recibir más información de la Break News. Todo el transporte público en la ciudad ha sido detenido y las calles normales también serán cerradas secuencialmente para prevenir el caos. Si viven en la zona afectada; especialmente si no pueden evacuar inmediatamente, deberían refugiarse dentro de un edificio resistente. Refugiarse dentro de un carro sólo incrementará el peligro, así que por favor refúgiese dentro de un edificio. Repito…

(¿Necesitan evacuar? ¿Refugiarse dentro de un edificio resistente? Eso removerá a las personas de las calles. ¿Pero de qué están tratando de alejarlas?)

—¡Abuela! ¡¡No me digas que…!!

Sucedió justo mientras la doncella del santuario gritaba al techo.

La tranquila atmósfera del Santuario Ushigashira fue destrozada por un gran rugido pasando por encima.

Todo el gran edificio de madera se sacudió.

La rubia esponjosa con lágrimas se cubrió sus oídos y se dio cuenta de qué estaba pasando incluso sin mirar afuera.

—¿¡Enviaron aviones de combate fighters!?

—No lo has visto aún, pero tanques y camiones blindados están conduciendo por las calles como si fueran dueños del lugar. Aunque no tengo idea de qué tan efectivos serán. Una buena mitad de la fuerza militar sólo es para apariencia. Cuando tienen tanto poder destructivo, no pueden simplemente dejar que un invasor pisoteé la ciudad sin contraatacar.

La voz del ático pausó ahí.

Y entonces ella dijo algo con una voz más baja y más aterradora que la doncella del santuario nunca había escuchado antes.

—…Saben que es inútil, pero aun así van a desperdiciar esas jóvenes vidas inocentes.

4

Una figura fuera de lugar inestablemente apareció de una caja de concreto reforzada gigante en Ikebukuro, Tokio. Era Gruagach, la mujer con muy, muy largo cabello rubio y un traje que lucía como una ligera armadura, con un pareo y cinturones de piel. Su trenza en bucle se había desenredado y se extendía detrás de él. La larga cola en la parte trasera de sus caderas y las pinzas subiendo sus modestos pechos le daban una apariencia escorpionesca. Y Tselika, la sexy y translucida demonio, gentilmente abrazaba a esa pobre títere por detrás.

La demonio técnicamente no existía en la Tierra. Ella no podía interactuar directamente con este mundo, pero incluso mientras estaba más allá de la barrera entre los mundos, ella estaba ligada aquí por un gran poder. Al final, esa diferencia importaba poco. Siempre y cuando ella continuara manipulando a Gruagach a través de esa barrera, ella podría ver y tocar todo en ese lado.

Tselika, que tenía ahora un halo, no pasó a través de una Puerta. De hecho, ella volcó esa idea en su cabeza.

(Tuvo que haber habido viajes esporádicos entre los mundos antes de que la primera Puerta fuera construida. Eso explicaría misteriosas desapariciones y avistamientos de cosas extrañas. …Y eso significa que no son las Puertas lo que conectan los mundos. Si es algo, son sus dispositivos de seguridad que restringe el viaje. Así que si destruyo algunos cuantos mientras los humanos están caídos, funcionarían mal y las “misteriosas desapariciones” comenzarían de nuevo.)

La barrera entre mundos era ligera y flexible. Eran las Puertas que la habían rehecho en algo más sólido.

Tselika había llegado a tales grandes longitudes para interferir con este otro mundo, pero ella todavía no estaba satisfecha.

(Una ciudad gris que apesta a humo y hollín. Qué aburrido. ¿”Él” fue atacado y asesinado en otro mundo sólo para proteger el control de las personas por algo como esto?)

Con esa emoción en su corazón, ella habló con sólo malicia en su voz.

No era que un lado o el otro era su verdadero yo. Esta demonio podría procesar ambos lados en conflicto sin contradicción.

—Hmm. Una Puerta pública compartida, ¿eh? ¿La Sociedad Religiosa decidió que asegurar su propia Puerta resaltaría demasiado para una organización secreta?

Su tono había cambiado completamente.

Ella rió y habló en su combinación de un traje de baño de escamas y una serpiente hagoromo.

—Podría ser una religiosa, ¿pero tu base era una escuela? Así que, ¿las elites de la Sociedad Religiosa no eran nada más que los niños del consejo estudiantil? Sé que no puedes confiar en las apariencias de las personas en Ground’s Nir, pero nadie pensaría que la aterradora Sociedad Religiosa era una aventura después de clases. ¿O sí, Señorita Presidenta?

Escuela, religiosa, consejo estudiantil, después de clases, presidenta. Tselika jugó con los contenidos de la mente de la estudiante estrella para reunir información que le faltaba e inmediatamente se burlaba de ella por eso.

Era por esto que la Cazadora Invocadora había querido poder tanto así como para hacer un trato con una demonio.

Ella fue muy talentosa en lo académico y lo atlético en su propio mundo, pero…no, por lo tanto había dañado su orgullo bastante cuando fue estigmatizada como incompetente por primera vez en el otro mundo. Especialmente cuando ella era tratada como una genio por todos a su alrededor y nunca había experimentado contratiempos o derrotas.

La presidenta se había vuelto hermosa. Ella parecía haber brillado cada vez que desafiaba el Laberinto. Los elogios se habían convertido en una norma. Y era todo gracias a lo que ella siempre hacía cuando visitaba Ground’s Nir: tomaba un aceite especial de muchas hierbas y la sangre de Tselika y se lo frotaba por cada rincón de su suave piel para una transformación aún más cruel que en un salón de belleza.

Pero Gruagach no se resistió.

De hecho…

—Jaja…

Ella rió débilmente.

Su cabeza se inclinó lánguidamente a un costado, sus ojos no estaban concentrados en la realidad, y unos cuantos de sus mechones de su rubio cabello se metieron en su boca. Ella sólo continuó riéndose mientras su rostro se ponía demasiado flojo que saliva goteaba libremente.

Tselika frunció el ceño y clavó la aguja roja en el enchufe de su espalda unas cuantas veces.

Pero ninguno de los enchufes en la espalda de la chica produjo el resultado deseado.

Sus hombros, caderas y modestos pechos dieron tirones reflexivamente irregularmente, pero no era lo que la demonio quería.

La chica sólo rió siniestramente sin prestarle atención con su cabeza inclinada lánguidamente.

Y sin alguna preocupación por el dolor del enchufe o del largo cabello cubriendo su rostro.

—Ajaja, ajajajajajaja. Ajajajajajajajajajaja.

—Hm, quizá mi Encanto fue demasiado poderoso cuando hackeé su armadura. Bueno, siempre y cuando ella pueda mover sus brazos y piernas. Si no controlo su sistema nervioso automático, una variedad de cosas probablemente comenzarán a empezar a derramarse.

Ella se aseguró de revisar dos veces algo.

No en Gruagach, quien ahora era un títere, sino en la armadura escorpión que ella vestía.

Cuando regresaban a la Tierra desde Ground’s Nir, la Arma Brillante tomaría forma de una pequeña llave USB más pequeño que un llavero, pero la armadura de Tselika había sido modificada en Ground’s Nir después de ser construido en la Tierra. Así que incluso cuando pasara de la Tierra a Ground’s Nir o viceversa, su poder llenaría las partes en ambos mundos. Como una cinta de Möbius, ambos lados eran el mismo lado, por lo que se manifestaba a sí mismo a su forma máxima en ambos lados.

La estudiante estrella tenía demasiada dopamina en su cerebro, por lo que la demonio tomó control de sus brazos y piernas para ligeramente torcer su cuerpo.

—Parece que no habrá problemas al usar la Magia.

En ese mismo momento, el metal podía ser escuchado arrancando el asfalto mientras la intersección a 300 metros de distancia estaba bloqueada. Grandes masas de metal les esperaban. Tselika nunca había visto un tanque antes, pero ella no parecía sorprendida.

Gracias a la armadura y gracias a la mezcla de sangre y hierbas humedeciendo su suave piel, el cuerpo y cerebro de la estudiante estrella babeando estaban bajo el control de la demonio. La demonio podía conseguir cualquier información que ella necesitara.

Y Tselika tenía que reírse cuando ella juzgaba las características de su oponente.

Un hombre saliendo de encima del tanque apuntó una pesada ametralladora a ella y gritó a través de un alto parlante.

—¡Atención, Break News! ¡Desármate y ríndete antes de que cuente 3! ¡Sólo te daremos esta oportunidad! ¡Desperdíciala por cualquier razón y lo veremos como una acción hostil e inmediatamente abriremos fuego!

—¿Es esto una broma? —escupió la demonio translucida mientras se presionaba contra la pobre muñeca. —No tengo interés en el pacifismo. Significa desviarme de mi objetivo principal, pero estoy irritada de la manera en que se ganan la vida a base de cadáveres. Tomaré esa irritación en ustedes. ¡Mi nombre es Tselika! Mis armas son los cuernos en mi cabeza y mis escudos son las alas en mi espalda. ¡¡Si desean desarmarme, entonces ven a arrancármelas, humano!!

El hombre fue fiel a su advertencia.

Ya que Tselika había hecho “algo más”, el grupo con camuflaje no se molestó en contar a tres. La línea de tanques disparó uno tras de otro y misiles se dispararon a 5 veces la velocidad del sonido. Botes de metralla anti personal se esparcieron a más de 2000 bolas de rodamiento como fuegos artificiales y los APFSDS usaron infrarrojo para localizar con precisión su objetivo incluso dentro del polvo. Esas lanzas de muerte abrieron agujeros en el objetivo al derretir la armadura en lugar de romperlo, y cruelmente mostraron sus colmillos contra esa piel redonda y suave.

No debería haber quedado nada reconocible de un ser humano.

—¿No te lo dije, humano?

La atmósfera fue completamente arrebatada.

Mientras era poseída por Tselika a través de la ligera barrera entre los mundos, la rubia Gruagach ahora estaba encima de uno de los tanques. Ella estaba parada de espalda a espalda con el soldado de la pesada ametralladora. ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Antes de que los misiles hubieran sido lanzados? ¿Después? Eran tan desconcertante que sólo las manecillas del reloj continuaban moviéndose.

—¡Kh!

Así que para no golpear a su compañero soldado, los soldados con pesadas ametralladoras saliendo de los costados de los tanques sacaron sus armas de costado y apuntaron al seductor cuerpo de Tselika.

Sin embargo, la demonio con cuernos translucida susurró.

—Pregunté si esto era una broma. Todo esto, incluyendo tu reacción, es demasiado lenta.

—?

Con un sonido explosivo, algo se cortó por encima.

Era un fighter de sigilo domestico de la JASDF pasando entre los edificios. La bahía de armas fue abierta por alguna razón y ya había lanzado una bomba área extra grande.

Estaba teniendo de objetivo a Tselika en su ropa de escamas y de una gruesa serpiente hagoromo, y el piloto no parecía notar nada más que estuviera ahí.

—Espera…

Uno de los soldados miró arriba y gritó por la injusticia de todo eso.

Y cuando el miró hacia abajo, él vio más absurdez.

Tselika y Gruagach no estaban por ningún lado.

Él sólo podía ver la bomba cayendo hacía ellos.

—¿¡Esperaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!?

 

El bombardero en el asiento trasero dio un reporte mientras veía un monitor que tenía polaridad invertida por lo que ahora se volvió completamente blanco por la explosión de las llamas.

—Todas las bombas han dado en el blanco. ¡Repito, todas las bombas han dado en el blanco!

—Esto es una guerrilla urbana y en la capital de Japón, para variar. Sería un mayor problema si fallamos. Si estamos seguros de eso, entonces vámonos de aquí.

No parecían notar que habían hecho estallar la unidad terrestre con sus bombas.

De hecho, ellos no podían ver la unidad terrestre. O algo más, además de Tselika.

Así que después de acabar el bombardeo y comenzar a elevarse a una altitud segura, su reacción después de ver “eso” podría haber sido de sorpresa.

Vieron “eso” en lo muy, muy, muy profundo de la ventana de un edificio a varios cientos de metros adelante.

Tselika Wien Alpha Chelydia Lumidrier

Y la estudiante estrella había cambiado de lugar.

Sin embargo, no debería haber sido capaces de verla tan profundo de esa ventana ya que se reflejaba la luz del sol.

—…Objetivo a la vista…

El fighter cambió de curso y aceleró.

Advertencias similares llegaron a la radio.

—J-Lobo 02 a J-Lobo 01. Acabemos de ver el objetivo también.

—J-Lobo 01 aquí. Esperando instrucciones.

—J-Lobo 04, podemos atacarla. Acabemos esto.

El piloto respiró y exhaló. Varios cientos de metros era un parpadear de ojos para un fighter, así que él no dudo en hablar mientras el muro del edificio se extendía ante sus ojos.

—J-Lobo 01 a todos los fighters. Cambien formación de diamante a bumerang. Contraataque. Comiencen el ataque.

Un momento después, 4 lanzas perforaron el muro del edificio y florecieron en grandes flores.

—¡Idiota! ¡¡Apaga los monitores!!

 

Una mujer en lentes y falda pegada gritó mientras viajaba dentro de una base móvil disfrazada como un camión de almacenamiento de refrigeración.

Mientras su subordinado gradualmente tragaba saliva por los “efectos” ella apretó la corbata de él con una mano para dejarlo inconsciente y usó su esbelta pierna con medias negras para patear el cable de la fuente y apagar a la fuerza las máquinas.

—¡¡Bhah!! ¡*Jadeo*, *jadeo*! J-jefa, me salvó.

—Puedes agradecerme luego de recibir una prueba psicológica con un consejero, Inoue. Es demasiado pronto para decir si realmente escapaste de su influencia. ¡Tanaka, tú vigílalo!

—…¿Qué fue eso? —preguntó dudosamente el joven.

Todos silenciosamente se concentraron en la mujer en falda pegada. Ella aclaró su garganta y respondió.

—No sé ningún detalle. No ha habido algún experimento que pruebe que algo del otro mundo puede influenciar al nuestro a través de la ligera barrera entre ellos. Pero esa Break News es una Súcubo. Eso quiere decir que esto está en base a una Habilidad del estilo Encanto. Por ejemplo…ella podría tomar control de cualquier cuyo corazón sea tomado por su aura.

Si era simplemente algo biológico como su voz o feromonas, su influencia no llegaría dentro de un tanque o un fighter. Pero si tenía que ver con una vaga “atmósfera” o “aura”, entonces ella podría cegar el corazón de alguien incluso por el teléfono o el internet. Todos han experimentado eso en algún nivel, tal como emocionarse al ver un encuentro de soccer en vivo o sentir disgusto por una publicación en un foro de mensajes. Las emociones de las personas podrían ser controladas incluso cuando la otra persona no estaba físicamente frente a ellos.

Pero en ese caso…

—Esto no es bueno… Fácilmente los superamos en la reunión de información, pero exactamente por eso que su Encanto puede esparcirse sin fin. La contaminación de ella se esparcirá por todo la milicia.

Si tan sólo pudieran usar Magia.

Pero eso no era posible por el momento.

—…¿puedes…escucharme? ¡¡Alguien responda!!

La mujer en falda apretada apretó sus dientes y escuchó a una transmisión de radio separada de los monitores muertos.

—¡Está es la PB de la Estación de Shinjuko! ¡Los trenes no están funcionando y ya sobrepasamos la capacidad de evacuados! ¡¡Enviar más aquí sería peligroso!! ¡Envíen a los evacuados a otro lado! Y más importante aún, ella es…mierda, ¿¡qué demonios es ese monstruo calamar con enorme trasero!? ¡Es más de 10 pisos de alto! ¿¡Alguien con experiencia en Ground’s Nir puede explicar esto!?

—Tienes que estar bromeando…

Pronto después, un temblor violento sacudió el tanque. La mujer de lentes y falda apretada se decidió y volvió a encender los monitores.

Ella vio innumerables creaturas de formas bizarras arrastrándose en los edificios y vías de tren elevadas o autopistas.

—¿¡Tselika tomó a alguien con un Trabajo para convocar!? ¡¡Maldición!!

5

—Buu Buu.

—…

Beatrice dijo ese nombre en la posada del pueblo con escombros esparcidos.

Buu Buu estaba dejando colgar su cabeza.

Él había querido salvar a la Monja, a quien le habían estado arrojando piedras sin ninguna buena razón. Él había querido detener a la Sociedad Religiosa porque ellos estaban siendo malos con la Súcubo, e incluso habían enviado a una Break News. Él había querido rescatar a la chica, quien tenía su vida queriendo ser tomada en una purga de No-humanos en lugar de sólo para vivir o comer. Pero todos esos sentimientos habían sido traicionados, pisoteados y usados contra él. Él probablemente se sentía responsable.

—Está bien, Buu Buu. No tienes nada qué preocuparte.

—Pero no puedo ir a tu mundo. No puedo ayudar en absoluto.

Él dejó de hablar ahí.

Y entonces él comenzó de nuevo.

—No puedo siquiera detener a la Monja.

Técnicamente, Tselika no había ido a la Tierra. Ella seguía en Ground’s Nir y sólo influenciando la Tierra a través de la ligera barrera entre los mundos, pero no había nada que ellos pudieran hacer de este lado. Justo como no podías observar o llegar al borde del universo siempre expandiéndose, la demonio no retrocedería en ningún lado visible siempre y cuando Gruagach continuara llevándola a Tokio a través de la ligera barrera.

—Lidiaremos con los problemas de nuestro mundo por nuestra cuenta. Así que no luzcas tan triste, Buu Buu.

Beatrice le dio una sonrisa sin fundamentos entonces dejó de hablar.

Buu Buu abrazó a la delgada chica.

Él no estaba lo bastante calmado para hacerlo como un pretencioso caballero. El Orco Ibérico estaba temblando como un niño perdido en una ciudad extraña. Él tenía miedo.

—No quiero que vayas.

—…

—No puedo ir contigo. No seré capaz de salvarte incluso si pides ayuda. No puedo hacer nada, así que alguien más tiene que salvar a la Monja. Sé eso, pero soy tonto, así que no me puedo detener de querer que te quedes aquí.

¿Siquiera que sería capaz de hacer Beatrice?

Si realmente se fuera de Ground’s Nir y regresara a Tokio, ella se convertiría en una chica importante. Ella sería incapaz de usar Magia en absoluto. Sus delgados brazos no podían quebrar una nuez, mucho menos una piedra. Ella nunca había usado una espada o pistola normal. Y encima de esos problemas físicos, estaban los políticos. En el mundo real, ella era un ave enjaulada que no podía dar un paso fuera del Palacio Mágico Independiente de Roppongi.

Si no había nada que ella pudiera hacer, sería mejor si no regresara.

Sería más seguro permanecer en Ground’s Nir hasta que la conmoción hubiera acabado.

Mientras más pensaba en ello, más desesperanzador parecía cualquier clase de intento.

Pero.

Él había dicho que nada malo pasaría si todos se llevaban bien. Esa Monja habría sido una parte de eso.

Beatrice casi cayó en auto desprecio cuando se halló a sí misma pensando en su propia seguridad mientras que Buu Buu parecía al borde de las lágrimas.

Así que ella hizo de lado todas esas aburridas presunciones antes de que ella comenzara a odiarse a sí misma.

—Buu Buu.

Ella dejó escapar una sonrisa vaga.

Eso no era lo que ella necesitaba para calmar su temblor.

—No preocupes, Buu Buu. Todavía hay algo que puedes hacer.

—?

—Delicadezas superficiales no importan. Creo que realmente entendemos los corazones de cada uno. Así que hablemos francamente aquí. De esa manera podemos eliminar el peso colgando entre nosotros.

—Así es. Confío en ti también.

Buu Buu frotó sus ojos y asintió varias veces.

Beatrice deseó que él no fuera de 4 metros para que así ella pudiera alcanzar su cabeza.

—Buu Buu, es verdad que somos parcialmente responsables por esto. No diré que toda la responsabilidad yace en nosotros, pero sí pusimos la mecha que conducía a la bomba. Pero no te equivoques. Todavía hay algo que podemos hacer en lugar de dejar que esa responsabilidad nos aplaste.

—¿Cómo qué?

—Bueno, regresaré al otro lado. Tenías razón de que no puedes ir a Tokio, pero hay algo que puedes hacer aquí en Ground’s Nir. ¿Estás dispuesto a escucharme?

Esto iba más allá que sólo proteger a Tokio o Japón.

Era por Buu Buu.

Ella protegería a esa amable alma de Orcos Ibéricos. Ella lo salvaría.

Esto conllevaría sus propios riesgos. Y esos riesgos llenaban sus entrañas con más tensión que las ideas sin forma del mundo de la humanidad.

Ella apostaría su vida en esta pelea. Por el bien de él.

—De acuerdo, ¿me escucharás, Buu Buu?

 

En el Palacio Mágico Independiente de Roppongi, Tokio, una chica en vestido rojo se Desconectó a través de su Puerta exclusiva y vio varias estelas cortando el cielo azul. Eso era probablemente la formación de los fighters de la JSDF. Ella rezó por que no fueran misiles disparados a la ciudad desde algún submarino americano.

Ella entonces vio una pequeña sirvienta esperando cerca del mirador en el gran jardín. Si ella podía ver a la sirvienta, la sirvienta podría verla a ella, así que este no era el momento de escabullirse. Ella caminó audazmente hacía la sirvienta y puso sus manos en los hombros de la pequeña chica.

Y ella preguntó algo en muy cerca de ella.

—Haruka, somos amigas, ¿cierto?

—Aah, realmente no quiero ser amiga de alguien que comienza una conversación así…

—No te preocupes. No te pediré hacer nada peligroso. De hecho, no tienes que hacer nada. Quiero que pases por alto algo.

—?

La sirvienta inclinó su cabeza confundida, así que la chica en coletas inhaló y exhaló.

Su corazón estaba latiendo.

Pero ella aun así lo dijo.

—Estoy a punto de escaparme del Palacio Mágico Independiente, pero quiero que te mantengas callada al respec-…

—¡¡¡¡¡Ugyaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!!!!

La sirvienta gritó antes de que ella pudiera acabar su petición.

Esta sirvienta no valía una amistad. La chica infló sus labios mientras la hermana mayor Iroka y la segunda hermana Misoka llegaban para ver qué estaba pasando.

La boca de la sirvienta más pequeña aleteó abriéndose y cerrándose mientras apuntaba al rostro de su ama e hizo lo mejor para reportar y compartir su información.

—¡A-a-amm! Miladi está…tra…tratando de….¡¡ella dijo que está tratando de irse del Palacio Mágico Independiente por su cuenta!!

Mientras la voz de la más pequeña saltaba por todo su lugar, la del medio y la más grande frotaron sus dedos contra sus sienes.

Iroka, la tutora de lentes y la sirvienta con los pechos más enormes, giñó y preguntó algo.

—¿Esto tiene algo que ver con las estelas por el cielo?

—Exactamente. No podría tener más que ver con eso.

Misoka, la deportiva segunda hermana quien cargaba las cosas pesadas durante la limpieza y trabajo de jardín, habló a continuación.

—¿Hay alguna razón por la que tengas que lidiar con esto por tu cuenta, señorita?

—Es verdad que no tengo una gran razón como detener una guerra mundial por las Piezas. Pero quiero hacer lo que pueda para proteger a alguien importante para mí, quien está sintiéndose deprimido en Ground’s Nir por lo responsable que se siente por todo esto. Él quería salvar a la Monja, evitar que perdiera su vida en una purga completamente innecesaria para vivir o comer. Él quería llevarse bien con todos. Pero sus sentimientos fueron pisoteados, y él no puede salvarla ya que él no puede dejar ese mundo. Podría haber 7 billones de personas en este mundo, pero soy la única que puede salvar su alma.

—Ya veo.

Las sirvientas miraron el rostro de su ama con una mirada de aprobación.

Se les encargó ocuparse de la chica con vestido y mantenerla en excelente condición pero el Corredor de Información también hacía que le reportaran por cualquier pista de peligro por venir y usar la fuerza si fuera necesario para rápidamente detener cualquier intento de “fuga”.

…Aunque, oficialmente.

—Muy bien, aceptaremos este trabajo.

—Una chica protegida como tú no lo sabría, señorita, pero Tokio es una ciudad peligrosa. Especialmente para chicas lindas como tú. Necesitarás algunas guardaespaldas.

Los ojos de la chica en vestido rojo se abrieron ampliamente.

Incluso Haruka, quien la había traicionado fuertemente, apretó sus pequeños puños y bufó.

—¡Así es! ¡¡No debes siquiera pensar en ir por tu cuenta!! ¡¡Si te vas, necesitas llevarnos contigo!!

—…

La chica de coletas negras estaba completamente impresionada.

Ella y las 3 sirvientas habían tenido diferentes argumentos todo el tiempo.

—A-am, ¿estás seguras sobre eso? Dada su posición y todo…

—Señorita, nadie está en una posición más peligrosa que usted. Así que también debemos aceptar algo de riesgo.

Iroka, la mayor de las sirvienta, cruzó sus brazos y alzó sus amplios pechos por debajo.

—Y me gustó que mencionó a alguien importante para usted. Sí, me gustó bastante. Ha estado encerrada en esta jaula para aves por la conveniencia de la nación…no, el mundo. Podría tener un resentimiento contra el mundo entero por eso, pero aun así logró encontrar a alguien importante para usted. No dejaré que el Corredor de Información pisoteé eso.

6

El reporte llegó al Santuario Ushigashira en Akasaka, Tokio, casi inmediatamente.

La doncella del suntuario con lentes de fondo de botella con cabello rubio esponjoso atado en una forma de un tubo largo palideció, pero ella no tenía tiempo para sentirse débil. Ella salió de la Caámara del Palacio Dragón.

La voz en el ático le habló como era normal.

—¿A dónde vas, chica estúpida?

—No podemos darle el título de “estúpida” a Beatrice. Ella es…¡esa completa idiota! No sé si esto es por Buu Buu o lo que sea, ¿pero por qué ella no entiende que esto sólo colocará una soga alrededor de su cuello? ¡¡Ella tal vez nunca podría volver a Ground’s Nir!!

—Lo mismo para ti. No olvides tu deber en Ushigashira. Tú trabajo es-…

—¡¡Oh, cállate, anciana!! ¡Una buena amiga a la que estoy dispuesta a confiarle mi vida está preparada para dar la suya para esto! ¿¡Cómo puedo simplemente seguir las reglas y observaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaar!?

—…

El silencio le siguió.

Pero le faltaba la tensión de un silencio en el elevador. Era una atmósfera algo suave y gentil.

—Entonces sal y detente por el 4to almacén. La llave para el sótano está dentro de una de las bolas de temari en el cuarto del niño. El que hace como sonaja cuando lo sacudes.

—?

Ella hizo como le dijeron y sintió que ella estaba vagando afuera de Japón.

Era como una colección en una película. Cada muro estaba cubierto con armas de fuego de alta tecnología. También había muchos chalecos anti balas, máscaras de gas y granadas de varios tipos. Era un problema mayor que un santuario histórico tuviera esto escondido debajo. Fácilmente podría convertirse en un escándalo.

—¿P-por qué está todo esto aquí?

Armas originalmente habían sido guardadas debajo del santuario después del término de la Segunda Guerra Mundial, para que pudieran poner una resistencia si la milicia americana tratara de saquear los bienes culturales valiosos y esa colección continuamente se estuvo actualizando mientras pasaba el tiempo, pero la voz de la anciana dio una respuesta inmediata que omitía toda esa larga tradición.

—Ha sido preparado para este mismo día.

7

La acabada estudiante estrella, o más bien, Tselika translucida quien indirectamente la controlaba a través de la armadura atada a ella, había conocido su destino desde el inicio.

—Ebisu 1-3 Sakuradai Kubancho Minamigasaki 8-4. Hmm, como lo pensé, no está en el conocimiento de esta chica. Sólo tengo que esperar por una idea en general…

Humo negro y polvo sopló por la línea frontal donde Tselika habló casi en un tono despreocupado con su halo de ángel, cuernos diabólicos, traje de baño de escamas y una gruesa serpiente hagoromo.

El área era una completa zona de desastre.

Una explosión había hecho estallar una torreta de un tanque completamente hacía arriba. Un tanque blindado había atravesado la tierra y caído a la estación del metro. El ataque de un helicóptero había perforado el muro de un edificio mientras que su rotor continuaba girando infructuosamente. Después de que el piloto salió expulsado, un fighter calló en molino por el cielo mientras arrojaba fuegos explosivos.

A los soldados a pie no habían salido mejor.

Justo como perder un ejército, una mirada en las avenidas probablemente mostraría hombres que frenéticamente se quitarían sus uniformes de camuflaje. Sin necesidad de que estaban tratando de escapar ilesos al mezclarse con los civiles.

Si estaban haciendo eso, no había necesidad de lidiar con ellos.

Ni siquiera valía la pena atacarlos con su Encanto.

Ella estaba usando el poder de una Cazadora Invocadora para enviar una variedad de creaturas, pero una vez que perdieron visión de su objetivo, comenzaron a pelear entre sí para controlar este territorio. Un gigante de un ojo conocido como Ciclope y un dragón de muchas cabezas resbaladizas conocido como Tifón estaban peleando entre edificios de 5 pisos que emparejaban sus tamaños. Eran iguales a Tselika. Estaban interfiriendo en Tokio porque Gruagach les permitía pasar su poder contra el otro lado de la ligera capa entre mundos.

Tselika pensó para sí misma mientras enviaba a Gruagach debajo del arco creado por los monstruos peleando.

(Probablemente sería un 50/50 si ellos envían drones completamente programados, pero parece que quieren tener un amortiguador humano colocado para evitar malfuncionamientos. Eso los hace más fácil de controlarlos. Mi Encanto puede contaminar incluso mensajes retransmitidos y cartas. No importa si realmente estoy ahí o no.)

El conocimiento de la modernidad de Tselika, con cuernos de cabra, estaba basada en la de la estudiante estrella, Gruagach, así que estaba sesgada en ciertas direcciones. Ella no encontró mucho sobre la milicia, pero ella se sorprendió en encontrar mucho material de referencia en películas cuando se trataba de armas no tripuladas. Tomaba agallas confiar en eso cuando la vida de uno estaba en juego. Tselika hizo una mueca.

—Carros, trenes… Parecen tener sistemas construidos muy convenientes, pero parece que ambos han sido detenidos. Supongo que caminar será mi mejor opción.

Tselika estaba usando un cuerpo prestado, así que ella sólo le importaba que durara lo suficiente para lograr su meta. Agotamiento muscular no era una preocupación para ella. Cuando un perro guardián de tres cabezas conocido como Cerbero y una serpiente de la fertilidad conocida como Equidna mostraron sus colmillos contra Gruagach, Tselika usó los puños de la chica sacrificio para derrotarlos antes de continuar su paso.

Más y más creaturas eran convocadas por todos lados alrededor de 200 metros de ellas: detrás de máquinas expendedoras, debajo de carros, dentro de los pozos de registro, etc. Algunos de ellos ignoraron el camino por completo y aparecieron dentro de edificios y detrás de barricadas. Algunos incluso rodearon a Tselika como si la maldijeran.

Pero a la demonio no le importaba.

Los monstruos de Ground’s Nir eran poderosos, pero seguían sin ser batalla para Tselika.

Así de poderoso era el poder cultural conocido como Magia.

Mientras tanto…

—?

Con un fuerte chirrido de llantas sobre el asfalto (un ruido al que Tselika se acostumbró muy rápidamente), un camión refrigerante de almacenaje se detuvo rápidamente a una corta distancia. La puerta trasera se abrió y alguien salió. Era una mujer de lentes con su cabello atado por detrás cuyo traje pegado tenía removida la corbata. Ella lucía diferente, pero Tselika aun así la reconoció. Tselika, en estado translucida, se burló y llamó a la mujer mientras abrazaba a la estudiante estrella que no podía concentrarse y estaba babeando.

—Armelina, ¿eh?

—Tienes buenos ojos. Así que, sabes qué clase de estilo de pelea prefiero, ¿cierto?

Un sonido pesado le siguió.

Una bola de metal del tamaño de una pelota de ejercicio de yoga, estaba adjuntada a una gruesa cadena. Debería haber sido demasiado pesada para que los delgados brazos de la mujer lo soportaran, pero ella ligeramente lo lanzó arriba con un solo brazo y lo atrapó como si estuviera hecho de goma.

—Soy una Sacerdotisa de Combate. Podría confiar en la Magia, pero el elemento básico es fuerza física. …Así que si puedo usar otros medios para reproducir el apoyo físico que la Magia provee, no es difícil recrear mi estilo de pelea de Ground’s Nir aquí, en el mundo real.

En ese caso, ella vestía un traje reforzado que se esperaba usar como apoyo en construcciones, enfermería, agricultura y la milicia.

Estaba ubicado principalmente alrededor de sus caderas, pero armas robot parecían salir arrastrándose de sus brazos desnudos y piernas. Esta herramienta inteligente se rumoraba que le permitía a alguien llevar varias veces o incluso docenas de veces que el peso de una persona normal.

Ella también algunas veces convocaría una Magia de bola de metal que absorbía los escombros destruidos para incrementar su poder de ataque con cada sacudida, pero eso era fácilmente recreado con una bola de metal y un tanque de pegamento instantáneo.

—Es por eso que soy conocida como una aventurera bizarra de máximo nivel, pero parece que el titulo se me ha sido robado. Ahora que se me ha quitado el cinturón de la victoria, tengo que recuperarlo.

Varios hombres y mujeres en trajes dejaron el camión refrigerante de almacenaje.

Todos le dieron bolas de metal idénticas y cadenas gruesas a la mujer en lentes conocida como Armelina.

—Lo recuperaré y ellos mostrarán qué puede hacer el modelo producido en masa. ¿Qué haríamos sin el laboratorio de tecnología del Ministro de Defensa? Esta es fuerza humana. Si monopolizamos la tecnología, su valor aumenta. Si lo liberamos, todos pueden hacer lo mismo. Todo se trata de cómo lo uses.

—Jeje.

Tselika, en su estado translucido, trazó sus dedos por las líneas del cuerpo de la estudiante estrella mientras reía.

Ella ignoró a los monstruos peleando entre ellos cerca de ahí y ella mantuvo a Armelina en el centro de su visión.

—Eso es impresionante. Es un logro no hallado en el conocimiento de esta chica. Incluso podrías decir que la atmósfera aquí te pertenece. …¿Pero lo has olvidado? Gruagach, la estudiante estrella acabada, todavía sigue usando esta armadura Arma Brillante. Y sigue siendo más una armadura que una llave USB. Eso quiere decir que ella realmente trajo Magia aquí. Así que ella puede usar ataques de Magia del tipo Comando de cualquier Elemento que ella quiera.

Un sonido pegajoso provino de los pies de Gruagach.

Varios tentáculos más gruesos que anacondas se extendieron de su sombra. Se arrastraron por sus piernas desnudas, se envolvieron en sus muslos e intentaban violar todo su cuerpo.

De repente, ella sostenía un arco al estilo occidental con un estabilizador y con una navaja en cada lado.

Sí, esta era una 2da Arma Brillante.

La armadura y el arco hacían que fueran 2. La demonio translucida ignoró todas las reglas mientras controlaba a su títere y perforaba a los tentáculos arrastrándose con la navaja baja del arco. Los muy, muy gruesos tentáculos dejaron algo pegajoso sobre las piernas de Gruagach mientras eran absorbidos por el objeto artificial. La cuerda del arco se movió espeluznantemente y fue estirado.

Si ella encajaba una flecha, los tentáculos retorciéndose serían transferidos a eso como una infección.

El monstruo bizarro sería contenido dentro de la punta de la flecha como si sellara un veneno o un explosivo dentro.

Gruagach era una Cazadora Invocadora.

Ese Trabajo raro le permitía convocar cualquier No-humano de Ground’s Nir con los que ella hubiera hecho contacto y ya fuera hacerlos pelear con ella o sellarlos en sus navajas para transformarlos los efectos del arma.

Tselika rio mientras veía la punta de la flecha pulsando siniestramente y las puntas de los tentáculos que ocasionalmente se salían.

—Una Escila, ¿hm? Nada mal. Esta punta de flecha va a nadar libremente por el aire hasta que se libere, sus 12 piernas se enredarán en el objetivo y su agarre parecido a una pinza puede aplastar incluso un pilar de acero. Pero estás a punto de descubrir eso de primera mano, Armelina.

—…Esa Arma Brillante.

—La armadura es la que controlo. La flecha es un dispositivo esclavo, o quizá más como una opción extra. Pero como puedes ver claramente, no están hechos para mostrar algún interés en la personalidad del portador.

Mientras la demonio translucida abrazaba a la estudiante estrella por detrás, ella enterró su cara en la nuca de la chica. Cuando los labios de la demonio tocaron su cuello, un emblema brillante de efecto desconocido se esparció por su piel.

Gruagach ya no estaba mostrando señales de resistencia, pero ahora los últimos fragmentos de su voluntad se desvanecieron de sus dedos.

Ahora que ella verdaderamente se convirtió en una muñeca, la masa de piel suave levantó el arco.

El arco equipado con estabilizador apuntó con precisión a su presa.

—Ahora, reclamaré la atmósfera aquí en un instante. Y tú te convertirás en otra muñeca. Piensa cuidadosamente qué es lo que querías proteger lo suficiente para ponerte en mi camino de esta manera. Esa es la lista de lo que estás a punto de perder.

—Hah.

La mujer en traje pegado y medias negras rió ligeramente con la bola de metal en una mano.

Ella pertenecía a un sector externo que no dejaba registros oficiales al actuar como una agencia de detectives privada que reunía oficiales de policía retirados y oficiales de la JSDF. Ella entendía el valor de la información, así que ella no dijo sus pensamientos reales en frente del su enemiga.

Nunca hubo un 100% de probabilidades de victoria en la batalla. Pero ella había aceptado ese riesgo. Ella había recibido un reporte del Palacio Mágico Independiente de Roppongi. Ella sabía que una cierta chica estaba tramando algo, así que ella no necesitaba más. Así esto valía bastante si ella podía comprar algo de tiempo e incrementar las probabilidades de éxito de la chica.

Esta era información importante, por lo que la mujer en lentes sonrió y habló para ocultarlo.

—Vamos, jovencita. Sólo desearía que me pudieras prestar esa Habilidad de Encanto tuya.

—?

Ella giró la bola de metal con la gruesa cadena.

Este era un innegable acto hostil. La pesada bola de metal contundentemente y gradualmente aumentó de velocidad como si estuviera cayendo por una colina.

—Tengo un trabajo bastante pesado, por lo que en realidad no fui bendecida en el departamento del romance. Pensé que podría tener una ligera oportunidad en Ground’s Nir, pero entonces este problema se apareció. ¡¡Te enseñaré a no subestimar el resentimiento de una mujer humana!!

8

—Buu Buu, esto es como una cinta de Möbius, —comenzó Beatrice. —Podemos regresar a la Tierra, pero probablemente no tendremos alguna forma de derrotar a Tselika. Tú puedes derrotar a Gruagach y a Tselika, pero probablemente no tienes alguna forma de ir a la Tierra. Así que ningún caso nos da lo que necesitamos. A este paso, no hay forma de resolver este asunto sin importar qué tan duro intentemos.

—¿Hm? ¿Qué es una cinta de Möbius?

—Es esto.

Beatrice cortó un pequeño trozo de una bandita de primeros auxilios, la torció e hizo que Buu Buu trazara su dedo a lo largo de la superficie del bucle algunas veces.

—¡Ambos lados son el mismo lado! ¿¡Qué es esto!?

—Sí, es extraño, pero podemos hablar sobre ello después. ….Lo que importa es que es la única forma en que podamos derrotar a Tselika es hacer algo al respecto de este bucle retorcido. Déjame decirte lo que necesitas hacer, Buu Buu.

 

Ella dejó el Palacio Mágico Independiente y entró en las calles públicas de Roppongi.

Ella dio otro primer paso.

Este era el comienzo de una resistencia contra una corriente poderosa.

—…

La chica en vestido rojo lentamente inhaló y exhaló. Una vez que ella dejó el jardín del Palacio Mágico Independiente, ella se encontró en una ciudad gris de concreto y asfalto que parecían absorber su resistencia. Su garganta se sentía extraña. La profundidad de sus ojos le lastimaba. Tokio aparentemente tenía una de las densidades de población más altas en el mundo, pero parecía que los humanos tenían una tendencia de sumergirse a sí mismos en el lodo en busca de medios de subsistencia.

La ciudad era aterradora aun así.

La chica había esperado encontrar a la JSDF y policía antidisturbios dando una pelea temeraria, pero ella no encontró nada por el estilo.

Nada era seguro.

Pero en base a lo que ella vio en los hábitos de los VIPs quienes visitaban el Palacio Mágico Independiente, ella rápidamente halló una respuesta.

—Abandonaron Tokio, ¿no es así?

—¿Eh? ¿Eh?

Haruka, la sirvienta más pequeña que parecía un pequeño animalito y la más joven de las hermanas, nerviosamente trató de preguntar a qué se refería. Ella claramente estaba atrapada entre un medio de preguntar y un miedo de no preguntar.

—Después de pelear un poco, se dieron cuenta que era inútil y rápidamente cambiaron de rumbo. Hay una cumbre en Yokohama justo ahora, ¿cierto? Probablemente tienen a la JSDF colocando una línea defensiva ahí con el pretexto de proteger a los diferentes líderes nacionales reunidos ahí. Pero una vez que subrepticiamente llevan a nuestros gobernantes VIP ahí, las preparaciones estarán completas y tendrán su zona segura. Lo hace un buen argumento para la descentralización del poder, si me lo preguntan.

Las únicas fuerzas que quedaban sería la unidad suicida de la JSDF a la que se le pidió comprar tiempo como línea de guardia.

Y quizá algunos impotentes pero justos oficiales de policía.

—He interceptado la radio de la policía, —dijo Iroka, la mayor de las hermanas sirvientas quien era la tutora, quien usaba lentes y tenía un lunar bajo el ojo. Ella conectó su tableta a un dispositivo que parecía una caja que ella sostenía. —El objetivo hostil se está moviendo al sur de Ikebukuro y pasando por Shinjuku. Eso quiere decir que ella ha ignorado las agencias administrativas y continuó moviéndose. Ella hizo un ligero ajuste hacía el este cerca de Yoyogi, pero ella aun así se dirigió al sur.

Eso no tendría que haber sido tan fácil como ella lo hacía sonar ya que radios de transmisión modernos estaban digitalmente encriptados, pero todavía podían ser decodificados si sabías cómo. Y la habilidad de Iroka no estaba restringido a esto. Un solo deslice de un dedo en su tableta y ella podría tomar control remotamente de cualquier Smartphone que ella quisiera.

La chica en vestido rojo había visto las suficientes veces para no estar sorprendida, así que ella se concentró en la tarea en cuestión.

Sus hábitos usuales la condujeron a checar su estoque Arma Brillante en su cadera, pero en Tokio, ella no podía usar sus 14,000 tipos de Magia o convocar incluso el más básico mapa. Ella sólo recordó que sus alas habían sido cortadas.

A ella le faltaban los aumentos de los Parámetros y Magia de Recuperación.

A ella también le faltaba el Orco Ibérico, quien siempre estaba a su lado. …Ella nunca pensó que se sentiría tan impotente sin esa forma gigante a su lado.

La realidad tenía reglas diferentes, por lo que un solo golpe sería letal en esta batalla.

Ella sabía eso, pero la chica de coletas inmediatamente se dio la vuelta.

—Así que, ¿ella se está dirigiendo a Shibuya? No, quizá Ebisu.

Su oponente había ignorado edificios importantes como el Santuario Meiji y las embajadas extranjeras mientras continuaba al sur. Ella no estaba teniendo piedad en su eliminación del contraataque contra la JSDF, pero ella no mostró señales de atacar indiscriminadamente a los civiles en esta ciudad densamente poblada. Su objetivo era un misterio, pero la chica en vestido rojo comenzó a pensar en los lugares conocidos en esa zona.

Ebisu era primordialmente conocido por su cerveza, pero había algunas impresionantes instalaciones cerca.

—El Laboratorio de Tecnología de Defensa del Ministerio. ¿No es ahí donde llevan a cabo experimentos relacionados con las Armas Brillantes y las Puertas?

—¿E-entonces el monstruo está tras de eso?

—…

La chica del vestido rojo lo había sugerido, pero la idea parecía algo mal para ella. Tselika ya tenía la habilidad de interferir con un mundo desde el otro, así que, ¿qué querría ella de los humanos ahora?

A partir de ahí, ella sacó más información de su mente.

¿Había algo más importante en ese laboratorio además de las Armas Brillantes y las Puertas?

—…El Sabio.

Esa misteriosa persona o grupo de personas habían propuesto de forma anónima la existencia de Ground’s Nir, la posibilidad de la Magia y la posibilidad de revoluciones tecnológicas conllevadas por las Piezas. Todavía no se sabía si eso era una persona o una organización, y era completamente desconocido en qué parte del mundo se estaban escondiendo. ¿Pero no había rumores que el Sabio o alguien más quién podía contactarlos directamente, podría ser encontrado en el Laboratorio de Tecnología de Defensa del Ministerio?

Los rumores no eran más que rumores. Información encontrada en el internet no era del todo creíble. Ella estaba muy consciente de ello.

Pero ella también no podía pasarlo por alto.

—Iroka. Lo ves en muchas novelas y películas, ¿pero cuánto tomaría para borrar completamente la información de una computadora? Y me refiero para que no pueda ser recuperada.

—Primero que nada, no existe tal cosa como borrar algo más allá de la recuperación. Pero si aceptaría probabilidades de recuperación tan cerca del cero como sea posible, probablemente tomaría 12 horas con una laptop comercial. Sería más rápido empaparla en un poderoso ácido, pero eso también depende en el alcance. Un solo disco duro no tomaría tanto, pero una supercomputadora o sistema servidor más grande que un gimnasio sería una historia completamente diferente.

—…

Un laboratorio por supuesto que sería lo último. Así que incluso si los trabajadores y VIPs comenzaran a frenéticamente realizar una operación de evacuación, todavía estaba el riesgo de que la información conduciendo al Sabio permaneciera. Esa era la ubicación más probable. Probablemente sería mejor planear hacer contacto con el enemigo en Ebisu y moverse al norte hacía Shibuya si eso no funcionaba.

Haruka, la más pequeña de las sirvientas, apretó sus puños y habló.

—P-pero esto podría ser nuestra mejor oportunidad. Estamos cerca.

(La verdadera pregunta es si podemos o no derrotarla, no si podemos o no alcanzarla.)

La chica en vestido rojo decidió dejar esa parte sin decirla.

No tenía caso mostrar su conocimiento si eso sólo preocuparía innecesariamente a la chica.

Misoka habló a su lado mientras sostenía un trapeador que probablemente era una herramienta para abrir puertas a distancia en lugar de un arma.

—La pregunta es si podemos llegar ahí cuando tenemos que arriesgar nuestras vidas en todo el camino. Bueno, sólo tenemos que hacer lo que podemos.

La capital de Japón ya no estaba funcionando mientras la chica de vestido rojo y las 3 sirvientas lo atravesaban. Carros destruidos y abandonados habían producido tráficos aparentemente infinitos y vidrios quebrados estaban por doquier. No era extraño encontrar pilares de humo negro o pedazos de concreto inclinados. Las calles habían colapsado en lugares, exponiendo los rieles del metro por debajo. Algunos trozos del camino más grandes que las máquinas expendedoras habían caído en las vías, por lo que el metro no estaría funcionando por el momento.

—¿A-a dónde fueron todas las personas normales?

—Ya sea que están refugiados en interiores o se Conectaron si estaban cerca de una Puerta se registraron con sus Smartphones. Pueden escapar de la amenaza de Tokio al ir a Ground’s Nir y también reciben una variedad de aumentos por la magia.

Era irónico que huir a Ground’s Nir lleno de fantasía era la forma más segura de escapar de este limitado número de monstruos.

—¿P-p-pero qué tal si no lo lograron a tiempo? ¿Y qué hay de los que no estaban registrados en Ground’s Nir?

—…

La chica de vestido rojo sabía que esa pregunta tenía una respuesta desagradable.

En ese mismo momento, ella escuchó un sonido metálico traqueteando acercándose a ellas. Sonaba mucho como un convertible dejando la capilla de boda para la luna de miel. Era en realidad un scooter de una tienda de pizzas. Estaba arrastrando un puñado de latas vacías atadas a la parte de atrás con hilos.

Un chico estaba gritando por un megáfono para así no tener ahogado el sonido por el alboroto.

—¡¡Oigan, oigan, oigan!! ¡Atraeré la atención de los monstruos, así que muevan sus traseros a las Puertas más cercanas! ¡Si eso no funciona, diríjanse a la estación de policía! ¡¡Los policías siguen con nosotros!! Dudo que esos calamares y pulpos pueden entenderme, así que los insultaré todo lo que quiera. ¡Oye, horroroso! ¡¡********!!

—Parece que lo están haciendo sorprendentemente bien, —murmuró la chica en vestido rojo mientras observaba el ruidoso scooter de la tienda de pizzas pasar. Pero entonces la segunda hermana sirvienta parecía recordar algo.

—Oigan, pero esperen. Si él los está atrayendo hacia él, ¿¡no eso quiere decir que esos…niños extremadamente problemáticos se comenzarán a mover!?

Y.

Una forma gigante apareció casi con demasiada facilidad.

—¡Wah! ¡Esto no es bueno! ¡Es uno de esos que miden 10 pisos! ¿Qué es un? ¿¡Un calamar gigante!?

—Es un Kraken, y ni siquiera piensan en tratar de derrotarlo. Iroka, Misoka, por favor asegúrenos una ruta.

—No podemos escapar de algo así de grande a pie. Y los carros y motocicletas no son de mucha utilidad con toda esta congestión.

—Bajemos por el asfalto colapsado. Señorita, por aquí.

Incluso ahora, unas cuantas bicicletas de montaña podían ser vistas saltando de techo en techo encima de los edificios alrededor del Kraken. Las luces en sus manubrios probablemente eran Smartphones. Los productores de video estaban tan locos como siempre.

Esas personas no habían sido asesinadas aún porque las creaturas convocadas no estaban muy bien controladas. El Kraken gigante estaba peleando con una fusión de animales conocido como Quimera. La decisión de trabajar juntos, entrometerse o eliminarse entre sí estaba completamente en manos de las creaturas. Eso creaba aperturas y también hacía más difícil de predecir su siguiente acción.

(Estos no son Artilugios mecánicos. Son residentes de Ground’s Nir justo igual que Buu Buu.)

Ella tenía una sensación agría respecto a eso, pero ella no tenía tiempo de concentrarse en eso ahora. Si eran más poderosos que la JSDF, ella no tenía que preocuparse de que fueran cazados inmediatamente. La chica en vestido rojo tenía que confiar en la fuerza de los humanos y No-humanos por igual en lugar de sólo estar parada ahí. Ella y las sirvientas se hicieron caminos por el subterráneo.

Ella no podía flotar hacía abajo como lo haría en Ground’s Nir, por lo que ella forcejeó para bajar los muchos metros mientras tentáculos blancos llegaron de muy cerca como para estar cómoda.

Ella halló el túnel de un subterráneo abajo, pero bloques de concreto más grandes que refrigeradores habían caído y pilares habían colapsado para bloquear las vías. Ningún tren iba a funcionar pronto.

Las cuatro confiaron casi inútilmente en las escasas luces fosforescentes para caminar por el túnel.

Misoka usó su trapeador para buscar por la oscura tierra delante de ellas, pero no todo iba viento en popa.

—¿Hm? Escuché unas alas alteando.

—Shh. Esa silueta luce como una Arpía. Son fuertes en elemento Viento y reaccionan a las vibraciones en el aire, así que no hablen demasiado fuerte.

—Sabe mucho sobre esto, señorita.

—A diferencia de los Artilugios y Trampas en el Laberinto, estas caminan abiertamente. Buu Buu podría saber más de ellas que yo.

Una Arpía era una No-humana que lucía como una mujer humana con grandes alas de ave por brazos, y no resaltaban mucho comparadas con Dragones o Grifones. Pero eso sólo era cuando estabas protegido por Magia. Esto era como crúzate con un ave de caza más de 10 veces lo fuerte de un gran halcón. Una bala de una pistola no la alcanzaría y los talones de sus piernas podían arrancar una puerta de metal como si fuera papel húmedo.

Y…

—Esto será especialmente malo si están trabajando juntos. Mira al daño de los muros.

—Agh…¿son marcas de puños? Eso es concreto…

—Luce justo como las marcas que un Minotauro pondría en una piedra para marcar su territorio. No estoy segura si están coexistiendo o compitiendo, pero rindámonos en ser optimistas. Si los demás se reúnen cuando la Arpía dé su grito, sería mejor evitar a la Arpía.

Afortunadamente, la intensa pelea en la superficie parecía estar colocando una carga en el túnel subterráneo también. Grietas recorrían los muros y pilares. Era bastante simple que las chicas se deslizaran por las grandes grietas y escapar a otra estructura subterránea.

Ellas pasaron por un centro comercial subterráneo laberíntico.

Ellas pasaron por un drenaje a gran escala destinada a prevenir la inundación.

Ellas pasaron por una extraña base de almacenaje.

La pequeña Haruka dudosamente habló mientras miraba el nuevo escenario después de pasar por otro muro.

—¿R-realmente estamos yendo por el camino correcto? No hay ningún lugar conocido, así que siento que estamos yendo en círculos…

—No te preocupes, —aseguró la mayor, Iroka.

—Ebisu está por este camino, —susurró la chica en vestido rojo mientras miraba hacia adelante. —Nunca perdería mi orientación bajo tierra.

La situación difícilmente podría ser peor.

Si se encontraban con una de las Arpías o Minotauros vagando por los estrechos y complejos pasadizos subterráneos, ellas serían eliminadas al momento. Pero la chica en vestido rojo parecía más viva en este oscuro espacio subterráneo que entre los edificios grises en la superficie.

¿Era porque le recordaba al Laberinto?

¿O era porque tener personas caminando a su lado le recordaban a alguien importante para ella?

—Esto se siente como ver a mi padre trabajando. Señorita, sus ojos están brillando en este letal laberinto debajo de Tokio.

Señales territoriales, cambio de pelaje, marcas de mordidas en frutas, excrementos, raspaduras en los muros y pisos. Ella identificó los No-humanos por la variedad de rastros que dejaban y trabajó para evitarlos.

—Este era un Centauro y…una Lamia. La mujer serpiente sigue el calor residual en la tierra…en otras palabras, huellas. Cubran nuestros zapatos con una toalla o algo y podremos pasar de ella.

Ella usó su conocimiento de su vista, oído, olfato u otro sentido para detectar a su presa y encontrar una forma de salir de eso. Ellas continuaron más y más cuando cualquier otro encuentro significaba la muerte instantánea.

Su intensa concentración parecía desgastar sus vidas, pero su caminata finalmente llegó a su fin.

Ellas miraron directamente dentro de un estrecho corredor de inspección para las conexiones del subterráneo, y se concentraron en un pozo de registro encima de la escalera.

—Este es el lugar, señorita. Este debería ser el centro de Ebisu, por el gigante complejo cerca de la estación del subterráneo.

—Recemos para que no nos encontremos a un lado de un Kraken que puede agarrar y aplastar edificios enteros.

Ellas regresaron a la superficie a través del pozo de registro.

Debido al tipo de parte que era de la ciudad, había señales de compañías de cerveza por todo el lugar. Ellas escucharon un anuncio cantando familiar proviniendo de la vacía estación. Después de las líneas de alto voltaje hubieran sido cortadas, los trenes probablemente usaron el poder de sus baterías para automáticamente evacuar a la estación más cercana. Parecía como si una obra en progreso en la calle estaba siendo llevada a cabo cerca del largo complejo que era algo así como una ubicación conocida. El asfalto había sido cortado y la pesada máquina había sido abandonada ahí.

—¿Dónde está la Puerta más cercana?

—Am, hay un modelo público en el gimnasio en el primer piso del complejo.

Haruka no había hackeado el sistema como lo haría Iroka. A diferencia de los modelos exclusivos en santuarios, catedrales e instalaciones de la JSDF, la ubicación de Puertas de uso general era de conocimiento público. Estaban ubicadas en escuelas, parques y gimnasios. Sus ubicaciones estaban marcadas con círculos rojos en las guías de mapas en las estaciones del tren.

La chica en vestido rojo recogió una cinta métrica de metal tirada a un lado de la zona de obra y miró a las vías de trenes yendo en paralelo a un camino elevado.

—Iroka, voy a escribir algunos números químicos importantes, así que tú revisa los contenidos de esos trenes de carga. Misoka, dudo que tengan algún explosivo o mecha preparada para esta obra, pero si estoy en lo correcto, debería haber algunos tanques de acetileno y oxígeno. Haruka, tú reúne gasolina de los carros abandonados. Cada una tenemos que hacer lo que podemos. Además, tienen el tiempo, regrésense a los edificios. Ayudaría si pudiéramos tener en nuestras manos algo de propano.

—E-espera, espera. Eso te dejaría sin una sola guardaespaldas.

—No necesito una.

La chica en vestido rojo estaba viendo otra cosa más que a las sirvientas.

No, fulminando con la mirada.

—Ya la encontré. Y silenciar al rey demonio maligno es un trabajo para la Espadachina Santa.

9

Gruagach, la estudiante estrella caída, estaba siendo manipulada por su armadura de escorpión azul para llevar a la translucida Tselika calmadamente por la capital de Japón.

La mayoría de la JSDF y la policía antidisturbios ya se habían retirado, los tercos voluntarios que restaban habían sido vencidos por el Encanto de Tselika, y un Kraken o Escila serían enviados para eliminarlos directamente si se ponían en el camino mientras se atacaban entre sí.

Este mundo probablemente tenía muchas armas con extraordinario poder destructivo, pero nunca eligieron esa opción porque esta era la capital de una nación. No obstante, la situación sólo empeoraría mientras estuvieran esperando. Mientras las personas eran vencidas por el aura de Tselika y su Encanto pasaba a través de cualquier brecha, ella rápidamente tuvo control completo de la situación. Y ese control eventualmente se esparciría más allá de sólo un país.

Pero ella no sentía orgullo en eso.

Ella sólo estaba peleando para eliminar aquellos que se interpusieran en su camino. No estaba directamente conectado a su objetivo.

—Ebisu 1-3 Sakuradai Kubancho Minamigasaki 8-4. Ebisu 1-3 Sakuradai Kubancho Minamigasaki 8-4.

La invasora murmuró algo debajo de su respirar mientras avanzaba a través de las calles vacías llenas con humo negro.

Había sólo una cosa en su mente.

—Hola, nena. Te mostraré que los humanos no son completamente inútiles.

Ella había conocido a un cierto humano.

Ellos eran de mundos diferentes y normalmente nunca se conocerían.

Cuando se encontraron por primera vez, sus pensamientos y acciones la habían desconcertado a ella por completo, pero fue por eso que el hombre de cabello corto había atraído el interés de ella. Ella había sido incapaz de detener la parte de ella que quería entenderlo.

—No es como si tuviera una verdadera razón. La vida es finita y quiero divertirme y disfrutar cada momento y cada segundo de ella, así que, ¿qué bien hace preocuparse sobre las mismas cosas una y otra vez? Así que incluso si es un poco molesto, tengo que resolver todos los problemas con los que me encuentre.

La mujer había sido llamada Súcubo.

Los humanos visitando Ground’s Nir la habían llamado así. Decían que había leyendas similares en su mundo. Pero cuando ella preguntó sobre esas leyendas, el hombre sólo le dio una mirada preocupada. Ella había hecho todo lo que pudo para preguntar a tantos humanos como fuera posible y entonces ella rió. Los humanos eran muy observadores. Pero no era suficiente. Esa palabra era lamentablemente insuficiente para describir a una demonio como Tselika.

Pero un hombre había tratado de no herir los sentimientos de incluso una mujer maligna como ella.

Simplemente ¿cuánto había ayudado a llenar su seco corazón con ese pequeño esfuerzo?

Ni siquiera el hombre en la armadura robusta y hacha gigante podría saber eso.

—Básicamente, es sobre tener una buena noche de sueño. Un vaso de victoria sabe mucho mejor que una para distraerte de la derrota. Soy una persona honesta, así que quiero beber un vaso de lo mejor que pueda.

Ellos habían pasado un muy, muy largo tiempo juntos.

Ella incluso lo había acompañado al Laberinto, al que los No-humanos nunca se acercaban.

Ella quería caminar con ese hombre incluso si eso significaba deshacerse de todo: su vida, su estilo, sus tabús y sus reglas. Ese deseo había crecido en su corazón.

—Sé que nunca pasará, pero no puedo evitar pensar sobre ello. Desearía poder mostrártelo.

Sin embargo, todo había sido destrozado en pedazos.

Ese hombre ya no estaba.

El hecho de que fue un asesinato no importaba. Ella no podía ser molestada con algo tan trivial como la venganza. El alma de Tselika Wien Alpha Chelydia Lumidrier anhelaba otra cosa. Para alguien más habría parecido sin sentido, pero era más valioso que el planeta entero para ella.

—Mi casa es pequeña, pero tengo ese enorme árbol de cerezo afuera. Cada año durante la temporada para observar las plantas, un puñado de ancianos que nunca había visto antes se reúne en el jardín con botellas de sake en mano. Supongo que no sabrías que son las flores de cerezo, ¿cierto? Si tan sólo crecieran también en Ground’s Nir.

A ella no le importaba lo que pensaran los demás.

Ella no tenía alguna razón para visitar el Laboratorio de Tecnología de Defensa del Ministerio, en el cual se rumoraba que contenía al Sabio o alguien que lo podía contactar.

Ella simplemente visitaría esa casa.

Ella vería lo que ese hombre de armadura quería que ella viera.

—…

Ebisu 1-3 Sakuradai Kubancho Minamigasaki 8-4.

Esa dirección no había estado en la guía de mapa cerca de la estación del tren.

Ella hizo suposiciones generales, vago de aquí para allá por las mismas calles varias veces, y finalmente lo encontró.

Tselika encontró esa ubicación.

Realmente era pequeña.

Era sólo un apartamento en mal estado que parecía dejado atrás por el tiempo entre dos edificios.

Estaba lejos de ser temporada de flores de cerezo.

Y con el sol bloqueado por los edificios alrededor, ¿siquiera la tierra seguía viva? ¿El árbol se había marchitado? Esas fueron las preguntas que ella sintió que quería preguntar.

—…

Aun así, Tselika dio un paso adelante con su halo de ángel y cuernos de demonio.

Ella caminó inestablemente.

—¿Oh?

Esa voz despreocupada provenía cerca de la habitación de la propietaria en el primer piso del apartamento. Una anciana sentada en la veranda que se salía en el húmedo patio que no recibía mucho sol.

—Las personas no pasan por aquí frecuentemente. Seguramente no estás esperando rentar una habitación. ¿Estás perdida?

—¿Quién…eres tú?

Dijo Tselika confundida.

Ella era la demonio que había sacudido Tokio con la armadura atada a la estudiante estrella, pero la anciana no lucía ni remotamente preocupada.

La mujer explicó por qué.

—Lo siento, pero apenas si puedo ver ahora. Bueno, sólo viaje de entre aquí y mi casa, así que puedo lograrlo con sólo mi bastón.

—…

—Pero hay algunas cosas que puedo saber. Así que, ¿por qué esa triste atmósfera? ¿Pasó algo?

Esta persona podría saber.

Ella podría saber cosas que Tselika no sabía sobre el hombre quien había conocido su fin en Ground’s Nir.

—Vine a visitar a alguien que vivió aquí…

Ella justo estaba a punto de añadir, “A pesar de que sé que eso no es posible.”.

Pero la anciana sonrió con una sonrisa aún más amplia.

—Bueno, ¿por qué no lo dijiste antes? Con eso sólo puedes referirte a “él”. Después de todos, todos los otros residentes se han mudado y ha habido charlas para reconstruir este viejo lugar, pero no me puedo ver dejándolo caer cuando todavía hay una persona que continua pagando su renta.

—¿Quieres decir que…?

¿Podría ser?

—Él era una extraña persona. No puedo saber si es pobre o rico. Él vive en tal viejo apartamento, pero entonces él pagó 100 años de renta por adelantado. Así que ahora siento que tengo que mantener el lugar a pesar de que él desapareció. No puedo imaginarme por qué se quedaría aquí si tenía esa cantidad de dinero, pero siento que ese misterio finalmente se resolvió.

Ella quería saber tanto como fuera posible.

Esta anciana proclamaba ser casi ciega y aun así capaz de leer las emociones de las personas, así que ella habló antes de que Tselika pudiera preguntar la pregunta.

—Quiero decir, él siempre dijo que la vista de los árboles de cerezo desde aquí en su ventana era lo mejor. Él siempre dijo que quería traer a su futura esposa para que los viera.

Ella estaba sin palabras.

Ella no podía evitarlo.

Tselika colapsó al suelo, frotó su frente contra el húmedo lodo y lloró. La acción era hecha a través de la estudiante estrella, por lo que podría haber sido la más grande profanación, pero ella aun así sintió que haber venido aquí había valido la pena.

Ese hombre había mantenido su promesa.

Sólo había sido una promesa verbal y él había decaído en otro mundo, pero él aun así lo había mantenido.

Si él no hubiera perdido su vida, Tselika no habría estado completamente decidida en cruzar los mundos.

—¿Ya están las flores de cerezo? —preguntó la anciana. —No puedo saberlo con mis malos ojos, pero algunas veces florecen fuera de temporada. ¿Están haciendo eso hoy?

Tselika levantó su rostro mancha de tierra y lágrimas.

Su visión era demasiado borrosa con sus lágrimas para saberlo.

Y.

Y ella tenía su propio objetivo.

—…Finalmente.

No importaba qué tan rígidamente cerrara sus labios, ella no pudo evitar que esa palabra se escapara.

Ella escondió su expresión detrás de sus flequillos y lo dijo aún más claro.

—Finalmente.

La armadura de escorpión azul atado a Gruagach comenzó a brillar con una luz pálida. Las pinzas rojas empujando sus modestos pechos se abrieron. Y algo pequeño se derramó.

Eran sólo unos cuantos cabellos.

Ella los había traído aquí al directamente construirlos dentro de la Arma Brillante que viajaría a través de los mundos. Esos pequeños gramos podían lograr el milagro que Tselika no podía hacer. Este era el resultado del experimento por el cual esa persona había arriesgado su vida.

—Finalmente vine a ver las flores de cerezo contigo. ¿No es así, gran tonto?

Los humanos podían viajan libremente entre la Tierra y Ground’s Nir, pero lo que podían traer de regreso era limitado.

Una vez que se convertirían en un cadáver, los humanos también se convertían en una “cosa”, por lo que no podían usar la Puerta.

Por lo que la monja blanca quería cumplir el último lamento de él, sin importar lo que tomara.

Ella quería ver las flores de cerezo con él.

Ese sueño requería ignorar las más básicas de las presunciones sobre viajar entre los dos mundos.

No importaba qué tan retorcido tenía que ser o qué tan poco alguien más entendiera.

Sí, ella había llegado con unos cuantos cabellos de la cabeza de él, usando el rasgo especial de la Arma Brillante construida en la otra Arma Brillante que fue creada de la armadura de él y podía viajar entre los dos mundos.

Ella se había cuestionado una y otra vez.

¿Realmente no había nada que ella pudiera hacer por el difunto y no esto nada más que autosatisfacción? ¿Realmente qué cambiaría al ver una planta con sus propios ojos? ¿Qué significado había en unos cuantos cabellos?

Cuando la Sociedad Religiosa y la Break News atacaron su iglesia, ella había estado dispuesta a aceptar su destino si ella perdía control de la situación y era asesinada ahí. Ella estaría con él de cualquier manera, así que ella estaría feliz sin importar qué.

Pero Tselika había llegado así de lejos.

Ella tenía la habilidad necesaria para ejecutar todos los planes necesarios y ella tenía una suerte diabólica para respaldarlos.

Y todo eso había logrado este resultado.

—¿Me darías…?

—¿Sí?

—¿Me darías permiso de enterrar esto debajo del árbol de cerezo?

Esto era un proceso innecesario. Ella simplemente podría quedarse los cabellos con ella para recordarlo.

Pero ella no lo hizo. Ella sólo se complacería a sí misma aún más.

Ella sola había cometido este pecado.

Por lo que ella nunca planeó tenerlo a él junto con ella hasta el final.

Ella sabía que necesitaba alejarlo de la maldad de ella en algún punto.

Y la anciana, que más o menos había sido una cuidadora de un cementerio, sonrió y asintió.

—Por supuesto. No sé tus circunstancias, pero puedo ver que pusiste mucho empeño en esto.

Esta vez, Tselika realmente chilló como una niña pequeña a pesar de su seductor cuerpo.

A ella se le había dado permiso de completar cada última de sus egoístas partes de su plan.

Ella no había tenido permiso para todo lo que ella había hecho, y el título de pecadora permanecería en su cabeza, pero ella sintió como si hubiera llegado a la cima de la montaña.

(Estará todo bien ahora.)

En unidades humanas, la armadura de escorpión azul sólo había sido capaz de esconder unos cuantos gramos.

Eso quería decir que sólo unos cuantos cabellos podría sostener entre sus dedos. Esta demonio había traído caos a los dos mundos, y aceptó cualquiera y todas las blasfemias únicamente por eso. Y ella exitosamente había hecho realidad ese sueño.

Ella miró a las flores de cerezo.

Con él, ella vio las flores de las que él habló con mucho encanto hasta el último momento. Ella las compartió con él.

Ella aceptaría todos los pecados a partir de aquí. Así que ella se desligaría de él mientras compartían este feliz recuerdo.

Este fue un ritual de despedida.

(Se acabó. Todo se ha terminado. Así que conviértete en uno con las flores de cerezo en mi corazón, mi amor.)

No importa lo que pase ahora, nadie será capaz de pisotearlo a él. Aún sobre sus rodillas, ella usó los brazos de Gruagach para cavar un agujero superficial en la tierra debajo del viejo árbol, coloco los pocos cabellos adentro, y apiló la tierra para cubrirlos. Ella entonces gentilmente palmeó la parte superior como si ella estuviera tranquilizando un niño pequeño.

—Una cosa más.

—¿Hm? ¿Qué pasa?

—¿Puedes prometerme algo? Vas a escuchar algunos ruidos fuertes, pero no te preocupes por nada. Los ruidos podrían sorprenderte, pero por favor, no te vayas de este lugar.

El ritual, el cual había estado tan desesperada por llevar acabo, estaba completo.

La sexy demonio limpió las lágrimas de sus ojos y se dio la vuelta junto con la estudiante estrella que manipulaba.

—Debo agradecerte por esperar hasta que acabé.

—…………………………………………

Una chica de coletas en un vestido rojo la estaba esperando.

Su apariencia podría haber cambiado, pero Tselika inmediatamente pudo ver a través. Esta era una de los aventureros al máximo nivel que representaba a la más fuerte de los humanos. Era la Espadachina Santa Beatrice.

Ella no necesitaba más una expresión gentil.

Tselika removió su concentración de la anciana en el espacio detrás de ella y se enfrentó a su enemiga.

—Hiciste lo que viniste hacer aquí. ¿Estás dispuesta a regresar obedientemente a Ground’s Nir?

—Es verdad que he hecho mi deber, pero después de causar todo este caos, los humanos me darán caza superada en números incluso si regreso. Ground’s Nir es un lugar pequeño. Huir ahí sólo colocará una soga alrededor de mi cuello.

—¿Te refieres a…?

—Permaneceré aquí. Permaneceré aquí y me esconderé. ¿Puedes dejarme ir ahora que me he mantenido leal a mi promesa?

—¿Te das cuenta que tu vida no durará de cualquier manera?

Cuando los humanos permanecían en el otro mundo por demasiado tiempo, la ligera diferencia en gravedad y la atmósfera daban graves efectos mentales y físicos, especialmente en relación a su reloj interno. Pero Tselika también estaba acostumbrada a Ground’s Nir, así que los mismos problemas ocurrirían si ella permanecía en la Tierra. Incluso si ella no estaba técnicamente en la Tierra y sólo estaba interfiriendo a través de la ligera capa entre la Tierra y Ground’s Nir, sus ojos y oídos percibían Tokio. Eso quiere decir que ella sería afectada al igual como si ella estuviera en Tokio.

Pero Tselika translucida abrazó el cuello de Gruagach aun así.

El enchufe rojo en la larga cola se clavó en la espalda de la pobre víctima.

La demonio después enterró su rostro en la nuca del cuello de Gruagach, un emblema brillante pasó por su piel, y los últimos vestigios de resistencia se desvanecieron completamente.

Ella había sido rehecha en una muñeca asesina.

—Eso no es de tu incumbencia, humana.

—¿En serio?

La chica no podía usar Magia.

A menos que ella estuviera armada con una espada o un arco, ella no era más que una delgada joven.

—Entonces no me contendré.

Pero Tselika casi alejó su mirada de los ojos de ella.

Esa era la cantidad de presión que contenían esos ojos.

—No sé qué clase de plan de vida has planeado. No importa si codiciosamente estás buscando lujos o si sólo estás esperando encontrar una pequeña felicidad.

Ellas parecían arden en llamas.

Se sentía como si fueran a chamuscar la piel de Tselika si la chica se acercaba. Sin mencionar si ella las tocaba.

—Buu Buu dijo que quería que todos se llevaran bien. Monja, tú eras parte de eso. Pero usaste esos sentimientos, lo engañaste y lo traicionaste. Si esto es lo que llamas un éxito, entonces definitivamente necesito pelear contigo.

—…

—Justo como tú te hiciste enemigo del mundo por alguien importante para ti, he venido aquí y me he hecho una enemiga del mundo por alguien importante para mí. Así que no hay forma de rechazar este duelo ahora.

Tselika rió.

Era una risa extremadamente calmada que no parecía encajar para una demonio con grandes cuernos.

—Cielos. Parece que ambas hemos pasado por mucho por nuestros hombres sin esperanza.

—No. —La chica en vestido rojo inmediatamente la interrumpió. —Él es el chico más genial que he conocido en cualquiera de los mundos.

10

Sin importar cuales fueran sus razones y sin importar cuánta fuerza de voluntad ella tuviera, no había nada que la chica en vestido rojo pudiera hacer.

Ella no podía usar Magia y ella no era habilidosa en pelea de espadas. Ella estaba en contra de una Cazadora Invocadora a máximo poder y a la Súcubo controlándola por completo. Ella estaba completamente impotente contra un ser paranormal como Tselika con su halo de ángel y cuernos de demonio.

—Filinion y Armelina.

Varios objetos pegajosos que parecían tentáculos salieron disparados de la sombra a los pies de Gruagach. Ella los apuñaló con la navaja baja añadida al arco, el monstruo estaba alojado en el arco, era absorbido en la punta de la flecha que sacó del carcaj en su cadera. Entonces levantó el arco equipado con un estabilizador.

Poder definido se alzó de él mientras ella tomaba puntería.

Mientras la criatura de tentáculos esperaba ordenes, su instinto asesino perforó a la chica de vestido rojo justo entre los ojos.

—¿Por qué piensas que mencioné esos nombres? ¿Y por qué piensas que llegaste a tiempo? ¿Qué piensas que les pasó a cambio del tiempo que te compraron?

—!!

La chica de largas coletas negras no dudo.

En lugar de precipitarse a su enemiga, ella se hizo para atrás. Ella trató de poner distancia entre ellas.

—Tonta. ¿¡Crees que puedes escapar del arco de un cazador al saltar por la montaña!?

Tselika cruelmente activó la Magia y tentáculos surgiendo de la punta de la flecha.

La flecha apuntó a la chica con movimientos más parecidos a natación que volar. Ninguna flecha podía volar así. La punta de la flecha perforaría con precisión la fresca piel y los muchos tentáculos estallarían dentro de ella, aplastando sus órganos en su agarre. No había escape de este ataque el cuál podría aplastar incluso a una masa de metal igual de gruesa.

O tendría que haber sido así.

Asumiendo, claro, que llamas escarlatas aterradoras no hubieran estallado cuando la chica en vestido rojo sacudió su mano.

Las llamas golpearon la flecha de tentáculos.

Su camino fue ligeramente desviado y voló justo por el rostro de la chica.

—¿Qué…?

Los ojos de Tselika se abrieron ampliamente mientras tenía a su títere preparando otra flecha.

—¿Qué fue eso? ¡¡No deberías ser capaz de usar Magia!!

Como si tratara de corregir alguna clase de error, ella clavó la navaja del arco en los monstruos creciendo de sus pies y los liberó. Esta vez era una Arpía, una encarnación del viento quien robaba las almas de las personas. Se dividió en 10 a la mitad del camino y se movió para perforar con precisión los puntos vitales de la chica en vestido rojo en 10 diferentes ángulos.

Pero incluso eso fracaso en alcanzarla.

La chica dio otro pequeño paso y agitó su mano verticalmente y horizontalmente. Con cada giro, llamas rojas llenaban ese espacio. La explosión desviaba las flechas asesinas, enviándolas en cualquier dirección excepto hacía ella.

Este no era momento para que Tselika evitara la realidad ante sus ojos al denominarlo “imposible”.

Y no importaba qué tanto hiciera funcionar la mente de Gruagach, ella no podía encontrar una forma para que una simplemente humana usara Magia aquí en la Tierra. Eso era algo que sólo Tselika podía hacer. Era por eso que ella debería haber sido indetenible. Nada más tenía sentido, y sin embargo, esta chica en vestido rojo había desgarrado esas presunciones.

Tselika escuchó un silbido.

Ella finalmente comenzó a observar sus alrededores. La chica de coletas estaba sosteniendo lo que parecía ser una cinta métrica de metal. Ella la había extendido unos cuantos metros y ella la había agitado como un látigo.

Y una vez Tselika dio un paso fuera de la tierra del jardín, ella sintió un extraño olor.

El conocimiento de Gruagach le decía que podía ser inflamable.

—No me digas que…

—Es verdad que no puedo usar Magia, —dijo la chica mientras levantaba la cinta métrica de metal que ella usaba para producir chispas que iniciaban fuego. —Pero sé más sobre las características y naturaleza del fuego más que nadie. Y si tengo una forma de crear llamas sin Magia, entonces puedo controlarlas incluso más fácilmente que mis propios dedos.

Gas invisible inflamable.

Diferentes gases tenían sus respectivas características. Algunos eran más pesados que el aire, otros ligeros. Algunos se disolvían en agua, otros no. Algunos se quemaban, otros explotaban. Al entender todo eso y combinarlos, lo que pudiera parecer como un espacio vacío podría convertirse en un laberinto de llamas.

Sí.

—Si puedes ver dentro de su cabeza, ¿te son familiares las películas de Hollywood?

—…

—Usar CG para todo luce demasiado falso, así que las acrobacias y explosiones reales siguen con su estilo. Y al controlar la dirección de la explosión con paneles de metal y compresores de aire, pueden crear una clara división entre las llamas y una zona segura por unas docenas de centímetros. Siempre y cuando conozcas sus características individuales, puedes causar una explosión en una plaza pública y aun así dejar a todos, excepto a tu objetivo, completamente ilesos.

La cinta métrica de metal bailó alrededor de la chica como una creatura viviente una vez más.

Y esta vez no era por defensa.

—Es casi como magia.

Explosión tras explosión estallaron.

Era ahora turno de Tselika para usar Magia para defenderse mientras controlaba a la estudiante estrella. Un escudo circular de luz apareció frente al arco levantado, pero la chica en vestido siguió presionando sin importar las cosas. Ella presionó y presionó y presionó y presionó.

(¡Maldición! ¡No hay información de esto dentro de Gruagach! ¡¡Chica inútil!!)

—Kh.

La estudiante estrella atada por la armadura de escorpión azul fue levantada un poco de la tierra.

Como si fuera a interrumpir, la chica en vestido rojo agitó la cinta métrica de metal como un látigo.

—Ácido nítrico es un oxidante y el alcohol es un líquido inflamable. Encontramos ambos en los tanques de los trenes de carga.

La más ligera chispa haría estallar el mundo a su alrededor.

Queriendo decir…

—Combinar los dos te da líquido para cohetes. ¿Es suficiente para que tu débil cerebro lo entienda?

Destellos de luz cegadores bailaron a su alrededor.

Tselika apretó sus dientes, manipuló a Gruagach a través de la armadura de escorpión azul, y trató de usar Magia para de alguna manera clavar sus pies a la tierra.

Pero era demasiado tarde.

La chica de largas coletas negras giró la cinta métrica de metal una vez más, una toma para contraincendios cerca fue hecha estallar en la explosión, y un gran torrente de agua hizo erupción.

—La nube blanca que vez en la grabación de un cohete lanzado no es humo, —dijo la chica quien estaba lo bastante calmada para sonreír un poco a este punto. —Es el vapor creado al enfriar el agua usado para asegurar que al motor y el equipo de lanzamiento no sean destruidos por el intenso calor. Aunque eso es conocido como una explosión de vapor y es bastante peligrosa a su propia manera.

Ella usó eso para estar más segura.

La presión rápidamente creció y cruzó una cierta línea. Gruagach en su armadura de escorpión azul y Tselika translucida, en su traje de baño de escamas fueron hechas retroceder por la increíble fuerza y fueron enviadas a volar como un meteoro. Ellas volaron de la calle exterior a un complejo de edificios cercano que actuaba como un punto conocido. Ellas destruyeron la puerta de vidrio y rodaron adentro.

—¡Gah! ¡¡Gbhahh!! ¡¡Jejejejeje, jajajajajajaja!!

El dolor de la estudiante estrella llegó a Tselika translucida, pero ella lo sobrescribió como placer en forma de anestesia y entonces forzó a Gruagach a ponerse de pie.

No importaba qué trucos usara ella, esa chica en vestido rojo no era igual a la monstruosa Espadachina Santa de máximo nivel. Ella no era más que una delgada, frágil e indefensa humana. Si Tselika la enfrentaba directamente sin ser engañada, ella ganaría. Ella sólo tenía que usar a Gruagach como una Cazadora Invocadora y convocar a un Kraken o una Escila. Entonces ella aplastaría a esa chica como el jugo exprimido de una fruta.

Pero lo que pasó después fue algo inesperado.

Algo se deslizó por el piso muy bien pulido. Tselika miró cautelosamente a esa dirección y vio un dispositivo electrónico del tamaño de una carta. El conocimiento de Gruagach le dijeron que era.

(¿Una Smartphone? Ellos insertan sus Armas Brillantes en eso para convertir sus Puntos de Experiencia.)

Un momento después, ella escuchó un bip mecánico y una luz roja apreció en el espacio a su alrededor. La luz formó un cuadrado perfecto de dos metros alrededor de Tselika y se extendía hacía arriba como un pilar.

—Envié una señal al otro lado.

Tselika repentinamente entendió a donde iba esto.

—Cuando un Inicio de Sesión o Desconexión fracasa, la Puerta produce señales de advertencia en la Tierra y en Ground’s Nir. Esta señal llegará al otro lado. Y Buu Buu sólo tiene que notar eso.

—No querrás…decir…

Si descuidadamente usabas un punto inalámbrico disfrazado como un internet inalámbrico público LAN, podrías permitir acceso a tu Smartphone a pesar de sus configuraciones de seguridad y eso le permitía a alguien jugar con tus Puntos de Experiencia. Así que era mejor apagar esa función que automáticamente buscaba puntos de acceso. Todos recibían emails de advertencia frecuentes sobre eso.

E Iroka, la mayor de las 3 sirvientas hermanas, podía fácilmente decodificar señales de radio de policía encriptaos digitalmente o controlar remotamente Smartphones normales.

Ella podía controlar el dispositivo de Tselika ya fuera que ella lo quisiera o no.

La armadura Arma Brillante no tenía forma de llave USB, pero nadie, ni siquiera Tselika, sabía qué pasaría si el dispositivo móvil con el que estaba trabajando fuera destruido. Esto no era de sorprenderse cuando trabajaban en territorio completamente inexplorado. Y esto no era algo que se tenía que probar de la nada. No era sólo que Gruagach estaba en una situación mala. Lo mismo era para Tselika mientras ella se colgaba de la chica a través de la ligera barrera entre mundos.

—El proceso de Inicio de Sesión toma dos o tres minutos para completarse.

La chica en vestido rojo dio un paso al frente y giró la cinta métrica de metal a través del aire como un látigo.

Y ella recordó el rostro de Buu Buu cuando él felizmente había dicho que se encontró con la Monja después de verlo en el bosque.

—Te contendré aquí hasta entonces. Enviaré a Gruagach y a ti de vuelta a Ground’s Nir. Puedes disculparte con Buu Buu ahí. ¡¡Es hora de que veas el rostro del que está llorando más que cualquiera, Tselika!!

11

—Tch.

Tselika, en su estado translucida, chasqueó su lengua, con su halo de ángel y cuernos de demonio sobre su cabeza.

Ese Orco Ibérico no era más que fuerza física directa, por lo que era especialmente devastador para él estar esperando más allá de la Puerta. Una vez que Gruagach fuera enviada de vuelta a Ground’s Nir, Tselika perdería su ancla y ella regresaría del borde del universo siempre expandiéndose. Una vez que eso pasara, ella podría ser eliminada fácilmente con un solo golpe.

—¡¡Tchhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!

Y fue por eso que la radiante demonio blanca hizo todo a un lado.

Ella apuñalaría el enchufe rojo de la cola de escorpión en la espalda de Gruagach, base su nuca y usó la Magia de la Cazadora Invocadora para convocar a un Kraken gigante o Escila. Ella podía sellarlos en una flecha o dejarlos enloquecer por el complejo gigante para hacer que el edificio entero se cayera desde adentro. De cualquier manera, la destrucción llegaría a la chica de vestido rojo con la fuerza de una marea creciente. Y eso barrería con todo.

Pero la chica no dio ni un solo pasó hacía atrás. Las 3 sirvientes a cargo de distribuir los gases inflamables la apoyaban mientras ella agitaba la cinta métrica de metal en todas direcciones para cortar el aire y golpear los muros o pisos, creando chispas. Más y más explosiones fueron liberadas y la danza de llamas surgiendo cortaron el escape de la radiante demonio blanca.

Ella no necesitaba derrotar a la gran monstruo.

El papel de la chica en vestido rojo no era dar un ataque a Tselika.

Ella sólo tenía que mantenerla aquí por 2 o 3 minutos. Ella sólo tenía que mantener su posición por 120 o 180 segundos. Siempre y cuando ella se mantuviera firme ese tiempo, la Puerta rápidamente enviaría a Gruagach y a Tselika de vuelta a Ground’s Nir.

El resto era trabajo para Buu Buu.

De esa manera él podría deshacerse de su lamento, arreglar las cosas y sonreír libremente una vez más.

¡¡Ella soportaría esos feroces ataques, bloquearía el camino como una losa de piedra y hacerla retroceder tan duro como tomara!!

—¡¡Ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!

—¿¡Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!?

Ambas gritaron y sus aterradores poderes chocaron entre sí.

Pero Tselika gradualmente avanzó. Ella hizo progreso en escapar del círculo de la Puerta.

La demonio translucida con cuernos se burló.

El proceso de Inicio de Sesión estaba lejos de estar completo. Ella escaparía a este ritmo.

Pero ese pensamiento fue interrumpido por una serie de sonidos de estallidos secos.

Provinieron de detrás de la chica de vestido rojo como si la apoyaran. La chica siguió con sus ataques mientras miraba a la fuente de los disparos y abrió sus ojos ampliamente.

Ella vio a una doncella del santuario con cabello rubio esponjoso y lentes de botella. Esa apariencia era un desajuste completo con lo que la nueva penosamente sostenía: una ametralladora completamente automática que parecía que cabría en una bolsa de negocios si era doblada.

El siniestro cartucho de tambor probablemente sostenía una ronda de balas de 100 a 150. Con la excepción de los lentes en torbellino, no había cambio en su apariencia antes y después, por lo que la chica en vestido rojo dijo un nombre.

—¿Filinion…?

—¡¡No soy sólo yo!!

Una pesada bola de metal sobre una cadena se estampó en la radiante demonio blanca.

Este ataque provenía de alguien más: una mujer adulta usando lentes y una falda de traje pegada cuyo largo cabello estaba desarreglado. Su apariencia había cambiado un poco, pero el arma que usaba era suficiente para reconocerla.

—¿¡Eres Armelina!?

—No llegaste a esa conclusión después de mirar mis pechos, ¿cierto? Como sea, ella es primero. ¡La estás enviado a Ground’s Nir con un Inicio de Sesión forzado, ¿cierto?! ¡¡Continuemos con esto y terminémoslo!!

Esas dos estaban lejos de estar ilesas.

La forma antinatural en la que apoyaban sus cuerpos sugería que fueron heridas y lo que Tselika había dicho hace poco era cierto. Probablemente ya habían perdido una vez.

Sin embargo, se habían vuelto a poner de pie. Llegaron así de lejos para apoyar a la chica de coletas. Incluso si significaba apretar sus dientes, arrastrar sus pesados cuerpos y sostener la sangre debajo de sus ropas.

Ellas lo habían logrado al final.

Por lo que la chica de vestido rojo sólo tenía que aceptarlo.

Ella sólo tenía que aceptar sus sentimientos.

La ayuda de estas dos amigas cambió el impulso del enfrentamiento.

Y la chica de vestido rojo no había estado peleando sola en primer lugar. Ella era apoyada por las 3 sirvientas que con precisión llevaban a cabo cualquier instrucción que les dieran.

¡¡Y con la ayuda de todas, ella una vez más hizo retroceder a la aislada dictadora!!

—¿Duele? —La chica en vestido rojo susurró mientras flamas explosivas y flechas de luz volaban de aquí a allá. —Esta podría ser una línea trillada e inútil, pero la usaré aun así: Esa persona que murió frente a tus ojos no habría querido que hicieras esto.

—¡¡No te atrevas a actuar como si lo entendieras!!

—¿Ese argumento cliché dolió? ¿Es difícil oír esa clase de idealismo? ¡¡Pero eso sirve como confesión de que te has desviado lo bastante del camino directo y estrecho como para que eso te duela!!

Esta chica de coletas casi había hecho lo mismo una vez.

Ella casi habría convertido todo en cenizas con el fin de matar al líder de Elkiad, una colección de soldados delincuentes que habían tratado de hacer un línea con el pasado y futuro de Buu Buu.

Fue Buu Buu quien se enfrentó a ella hasta el final.

Nada podría haber sido más doloroso que hallarlo a él enfrentándose a ella, pero no por su gran fuerza como un Orco Ibérico.

En algún lado de su corazón, ella tenía que haberlo sabido. Ella sabía que no tenía argumentos que derrotaran a los suyos mientras él se interponía directamente en su camino.

—¡Él nunca habría querido que te ensuciaras las manos! ¡Él nunca habría querido que trajeras caos a ambos mundos! ¡¡Él definitivamente habría querido que fueras feliz!! ¡¡Ahora, si sabes una verdad más grande que esa, entonces escúpela, Tselika!! ¡No bajes la mirada! ¡¡Mírame a los ojos y dímelo!! Esto no es una votación donde la mayoría gobierna y no estamos obedeciendo un pasaje en algún texto antiguo. ¡Busca en tu corazón y dime qué encuentras ahí! ¿¡Puedes decirme que él fue alguien que habría querido cumplir su meta incluso si eso significaba que tenía que ensuciar tus manos!? ¿¡Puedes decirme que él fue alguien que habría dicho que no había vista en Ground’s Nir más hermosa que esas flores de cerezo!?

—…!?

—¡Sé que no puedes decirme eso! ¡Podrías ser capaz de escupirle al mundo entero, pero nunca podrás decir algo que podía insultar a ese hombre que quisiste proteger! Y si no puedes hallar una verdad dentro de ti que pueda volcar estas baratas y trilladas palabras, si sientes dolor cuando te enfrentas con esta obvia verdad, y si sientes tanto dolor y sufrimiento que no puedes hablar y tienes que confiar en fuerza bruta, entonces toda la historia triste apoyando lo que estás haciendo no es nada más que un engaño. ¡¡No hay razón para tirar a la basura a los dos mundos por algo así!! ¡¡Ni una!!

—Gh.

Un silencioso bip sonó.

120 segundos han pasado. La Puerta había completado sus preparativos para un Inicio de Sesión.

—No te dejaré escapar. Serás juzgada por los estándares de Ground’s Nir, tu hogar, —anunció la chica de vestido rojo mientras ella blandía la cinta métrica de metal como un látigo. —¡¡¡¡¡Regresa a casa y discúlpate con ese hombre y con Buu Buu, Tselika!!!!!

—¿¡Gwoooooooooooooooooooooooaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhh!?

12

Mientras tanto, Buu Buu estaba dentro del bosque en Ground’s Nir.

Él se sentó en una tierra expuesta y alineó unos cuantos paneles pequeños de madera.

Él los giraba de cabeza o los volteaba a un costado de acuerdo a una clase de sistema.

Arriba en los árboles, el Hada del tamaño de una palma llamada Meridiana observó con curiosidad.

—Lady Sutriona, ¿qué está haciendo Buu Buu?

—Por Ground’s Nir, hay casi un suplemento ilimitado de esas Puertas que usan los humanos. Él probablemente está determinando en donde esperar por la enemiga.

—Oh, así que, ¿es casi una clase de adivinación? Eso es sorprendentemente romántico de Buu Buu.

Así era cómo el Hada lo interpretaba, pero Sutriona vio las cosas diferentemente mientras estaba de pie sobre la rama de un árbol.

(Una regla de cálculo, ¿eh? Pero no parece que esté hecho para cálculos de funciones sencillas. Es algo irregular.)

En la posada del pueblo los humanos había lamentado la falta de calculadoras y computadoras más allá de las primitivas resistencias que usaban engranajes y llaves horrorosas, pero ella los había visto ocasionalmente usándolos en lugar de Magia o Armas Brillantes. Algunos de ellos elegían no usar Magia afuera del Laberinto como un principio. Y ella escuchó que las personas habían hecho cálculos para astronomía, farmacéuticos, motores de vapor para cruceros, y presas que tenían una masiva presión de agua con sólo una regla de cálculo en una era pre-computadoras.

Buu Buu no confiaría enteramente en la regla de cálculo que sostenía.

Él estaría haciendo cientos o incluso millones de cálculos en su cabeza antes de mover uno de los paneles de madera. Al repetir el proceso, él completaría un gran trabajo en pequeños pedazos.

Así que, ¿qué iba a hacer con todo este problema de calcular?

Con todo este poder de cálculo, él podría probablemente con precisión ubicar un anillo lanzado al océano.

Una vez que él tenía la respuesta, él se levantó y murmuró algo para nadie en particular.

—Beatrice debería venir de ahí.

Él había calculado la verdad.

Eso sólo dejaba el color de la Puerta para probar que estaba en lo correcto.

13

Realmente acabó en un instante.

Todo bailó delante de sus ojos. El escenario cambió. La atmósfera cambio a alguien muy familiar. Esa casi fuerza biológica la calmó, pero este no era el momento para eso.

Ella escuchó un pesado sonido directamente desde arriba.

La visión de la estudiante estrella fue llenada por una gruesa masa redonda.

La masa redonda era el último de los Orcos Ibéricos llevando una gigante Arma Brillante que podía ser confundida por un tronco o una viga de metal.

—Ah.

Ella no tenía tiempo de decir algo.

Como se estableció previamente, todo acabó en un instante.

Así que…

¡¡¡¡¡Claaaaaaaaaaaaaaaaanc!!!!!

Fue un azote completamente horizontal.

La armadura de escorpión azul fue aplastada en pedazos mientras él acertaba un gran golpe.

¡El Pergamino de Negociación de Material de Tselika que Ella Nunca Pudo Usar!

1: Cómo Superar los Cambios Mentales y Físicos de Otro Mundo.

Las ligeras diferencias en la rotación planetaria, gravedad y atmosfera entre la Tierra y Ground’s Nir tienen serios efectos mentales y físicos en visitantes que se quedan por largos periodos de tiempo. Pero soy una Súcubo, alguien que lleva a las personas por el mal camino. Si me Encanto a mí misma con los ajustes apropiados de valores por adelantado, puedo reajustar mi ritmo fisiológico y resolver este problema.

Este método es sólo posible para una Súcubo y sólo entendido por mí, porque pasé mucho tiempo observándolo mientras él se desvanecía en Ground’s Nir, incapaz de Desconectarse. Traté todo lo que pudo y fracasé, así que creo que conozco la estructura del cuerpo humano mejor que nadie.

2: Cómo Crear un Arma Brillante Que Ha sido Torcida Como una Cinta de Möbius.

Gradualmente modifiqué su armadura. Lo hice con el fin de colocar sus cabellos dentro, hacerlo hacer contacto a través de la ligera barrera entre mundos y ver las flores de cerezo con él. Como efecto secundario, el máximo poder del Arma Brillante puede ser usado en la Tierra y en Ground’s Nir y la humana que he poseído como dispositivo esclavo puede convocar otros No-humanos iguales a mí. Pero esta armadura usa técnicas y leyes únicas para Ground’s Nir. Sólo alguien que ha pasado mucho tiempo en agonía en el tema como yo sería capaz de llegar a esta respuesta, pero ya que un humano normal se marchitaría mentalmente y físicamente después unos cuantos días, dudo que alguien más siquiera alcance este nivel.

Sin embargo, él método encontrado en #1 puede resolver este problema.

(Esto generalmente sólo incrementaría el riesgo de una invasión de la Tierra desde Ground’s Nir, así que dudo que alguien siquiera lo intente, pero no me sorprendería si alguien tratara de arrancar partes biológicas de los No-humanos como puntos de apoyo para avances tecnológicos al mismo nivel que las Piezas.)

3: Cómo Controlar Mi Propia Alma Usando la Armadura Escorpión y el Aceite de Sangre.

Evitaré poner esta sección escrita. Sólo necesito ese conocimiento en mi cabeza.

 

Esto es un contrato para recomprar un alma.

Simplemente desenrollar el pergamino es igual que admitir la derrota y dejar que un simple humano me deje indefensa.

Preferiría morder mi propia lengua y escupir mi sangre que confiar en esto.

Tselika Wien Alpha Chelydia Lumidrier

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: