Capítulo 3: Sunekosuri/Nadie Puede Predecir el Futuro

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4, Parte 5, Parte 6, Parte 7, Parte 8, Parte 9, Parte 10, Parte 11, Parte 12, Parte 13, Parte 14, Parte 15, Parte 16, Parte 17, Parte 18, Parte 19, Parte 20, Parte 21, Parte 22,

1 (3rd person)

Una estación de tren sin gente estaba rodeada por un tranquilo paisaje rural.

La plataforma no tenía techo, unas cuantas matas de hierba cebra crecieron sobre el camino de grava y esa hierba se movía con el frio viento de otoño. El cielo estaba azul claro y gran número de libélulas lo llenaban.

Un hombre en un traje estaba sentado solo en una banca que había pasado mucho tiempo sin ser usada. Él estaba en la línea entre mediana edad y vejez, sin embargo era bastante musculoso.

Ningún tren se aproximaba.

La estación originalmente tenía menos de diez paradas de tren al día y la línea había sido cerrada más de medio año antes. Mucho más para su molestia, aquellos que habían usado la línea fueron forzados a usar el menos conveniente autobús comunitario. Se quejaron, pero el nivel de conveniencia que traían los trenes era todavía algo de lo que podían desligarse si tenían que hacerlo. Y como el tiempo pasaba, la estación pasó de no estar con “gente” a ser “abandonado”.

El hombre había elegido sentarse aquí porque amaba el paisaje.

Él sostenía una lata de cerveza fría y tenía una cubeta llena con muchos hielos y latas a sus pies.

—Hola, —dijo de la nada.

Alguien más apareció en esa estación cerrada que tenía que haber sido olvidada por todos.

Una mujer vistiendo un conjunto ridículamente revelador de una camiseta sin mangas y pantalones cortos había llegado en algún momento.

Su nombre era Hishigami Mai.

Su nombre era un muy bien conocido dentro de una cierta industria pequeña.

—Siéntate, —dijo el hombre mientras miraba a Mai con una cerveza en la mano. —El paisaje de aquí es maravilloso. Todas esas Villas Intelectuales están reconstruyendo las zonas rurales en parques temáticos, por lo que este paisaje verdaderamente natural japonés se está muriendo.

—¿Siempre haces esto?

—No, esto es algo reciente. Algo me condujo a reflexionar sobre la vida.

Hishigami Mai se sentó a un lado del hombre mientras lo escuchaba.

La pintura se estaba pelando del banco de madera y crujió bajo sus pesos.

El hombre habló rápidamente mientras miraba hacía las libélulas moviéndose libremente por el cielo.

—Tengo cáncer. El doctor dice que tengo tres meses de vida, pero eso fue hace dos años. Podría morir en cualquier momento, pero me cansé de ser llevado por el miedo. Si pudiera morir mañana, quiero vivir sin arrepentimientos. Esto me ayudó a volver a pensar en algunas cosas.

—¿Y eso es lo que condujo a esto?

Con algo de exasperación en su rostro, Mai miró alrededor de la zona una vez más.

Ella vio una estación de trenes rurales sin gente. Unas cuantas matas de hierba cebra creciendo sobre el camino de grava y esa hierba se movía con el frio viento de otoño, y el cielo estaba lleno con un gran número de libélulas.

Sin embargo…

Ese paisaje estaba cubierto con suficiente rojo para revocar completamente esa impresión.

Una vista rápida a las matas de carne yaciendo alrededor bastó para saber que más de veinte hombres habían sido asesinados instantáneamente.

—Dijeron que iban a desarrollar esta tierra, —francamente declaró el hombre después de tomar un sorbo de su cerveza. —¿Esto es a lo que llamas el fin de una era? Las zonas rurales de Japón constantemente son presionadas para ya sea unirse a las Villas Intelectuales o para convertirse en una ciudad regional. Y es porque estos idiotas están tratando de incrementar el valor de la tierra sin saber la diferencia entre lo que es verdad y lo falso. Por lo que los invité a que vinieran aquí y los maté.

Un objeto largo y angosto yacía en el regazo del hombre.

Parecía como una espada dentro de una simple vaina, pero técnicamente no lo era. Era un bambú tallado para parecer a una espada.

Era un arma letal.

Justo igual que una hoja de bambú o una página de un libro puede cortar el dedo de alguien, incluso una espada de bambú puede matar si el ángulo y velocidad fueran calculadas apropiadamente. Este hombre era lo bastante hábil en el arte de la espada para fácilmente cortar a través del cuello o torso de alguien con ella. Debido a qué tan ligera era la espada comparada a una de metal, se decía que el hombre era capaz de golpear cinco veces en el lapso de un solo aliento. Eso le permitía ignorar el hecho que su arma no podía bloquear el ataque de un oponente.

Además, el bambú necesitada para hacer la espada podía ser fácilmente adquirido en cualquier parte del archipiélago excepto por Hokkaido. Incluso si se rompía, él podría adquirir otra siempre y cuando tuviera una navaja. Se corre el riesgo de un pedazo de bambú permaneciendo en las heridas del cadáver, pero las espadas de bambú pueden ser quemadas. Si él quema el arma asesina después de cada trabajo y adquiere una nueva, una prueba de ADN de plantas no sería problema. Incluso si tuvieran evidencia clara, era inútil sin nada con qué compararlo.

La facilidad de adquirir el arma también lo ayudaba a llevar un arma asesina en zonas acordonadas fuertemente monitoreadas. Para ese caso, que encuentren una espada de bambú durante una inspección o un interrogatorio policial no era problema. Podían incluso llevarla en aviones.

Era verdaderamente la herramienta de un profesional.

—Oh, por favor. Seguramente te diste cuenta que la razón para asesinar realmente no importa. —Mai sonaba aburrida. —Eres el tipo de persona que sólo puede vivir mientras pelea. Tú deseas pelear y sólo entonces empiezas a buscar una razón para pelear. Este trabajo con el paisaje real y desarrollo de tierras de concreto realmente no importan.

—Ni siquiera es así de inocente. —El hombre sonrió mientras giraba lo poco que quedaba de la cerveza en la lata. —Soy un profesional. Todos mis trabajos fueron una completa mierda, pero estoy orgulloso de mi habilidad. Sólo que no puedo soportar que será una enfermedad lo que me matará. Pensé que alguien eventualmente vendría por mí si me volvía un poco loco. Lo sigo haciendo, pero de alguna manera logré vivir tanto tiempo. Soy de una generación vieja, por lo que diré que una mujer asesina fue un poco inesperado. Pero supongo que eso es otra señal del cambio de los tiempos.

—Cualesquiera que sean tus razones, hiciste un buen trabajo matando tantas personas. Incluso los superiores del HyakkiYakou no están seguros de qué hacer. Si tomarás trabajos oficiales, probablemente te darían un reconocimiento o un trofeo o algo, pero saltarte ese proceso significa que tienes que ser ejecutado.

—Jaja. Olvidé mencionarlo, pero mientras que soy un profesional, también tengo mi orgullo de nunca trabajar por alguien más. Nunca habría aceptado esos trabajos incluso si me lo hubieras pedido.

Tomó el último trago de cerveza, meneó la lata para asegurarse de que estaba vacía y fácilmente la aplastó con una mano.

—Así que, señorita, he olvidado si esta es la cuadragésima o quincuagésima vez, pero te pediré lo mismo que te he pedido tantas veces antes: ¿podrías vigilar los últimos momentos de este hombre?

—Claro.

Hishigami Mai rápidamente aceptó.

Ella habló con la claridad de un niño prometiendo jugar con un amigo ese fin de semana.

Sin embargo, esta promesa se refería a una verdadera pelea hasta la muerte entre profesionales.

—Pero ya todo se acabó.

Los hombros del hombre temblaron mientras estaba sentado en la banca.

Repentinamente se dio cuenta de que ni siquiera tenía la fuerza para pararse.

Completamente estupefacto, sólo sus labios se movieron.

—¿Cuándo me apuñalaste?

—Mucho antes de que probablemente estás pensando.

Mai se encogió de hombros mientras se sentaba a lado de él.

Algo se irguió desde entre el cuello del hombre y su clavícula. Era una aguja tan larga como el dedo índice de un humano y estaba clavada hasta la base.

—Una aguja asesina, —él dijo con una sonrisa. —¿Qué tanto trabajo te tomó para alcanzar este momento?

—Tomó setenta y dos horas desde el momento que tomé el trabajo hasta el momento que pude imaginar tu cadáver. No es tan poderoso como un sueño de amor, pero podrías talvez llamarlo un anhelo.

Mai también sonrió finamente.

—No me gustar usar armas especiales porque disfrazarlo como un accidente o suicidio es más seguro, pero decidí mostrar algo de respeto a alguien quien ha estado en este negocio más tiempo que yo. ¿Qué opinas?

—Hiciste bien. Estos días, no es común ver personas asesinando con una aguja que no está cubierta en veneno o anestésico. Además, colocaste la punta justo frente del punto vital por lo que mis propios músculos la empujarían cuando los tensara. Se parece bastante a servir a un pez en movimiento.

Satisfecho, el hombre se recostó en la banca y lentamente cerró sus ojos.

Parecía que estaba saboreando el momento mientras hablaba.

—Ha pasado mucho tiempo desde que vi algo bien hecho. No puedo evitar estar satisfecho después de recibir esta clase de trato.

—Me gustaría preguntar algo.

Hishigami Mai sonaba perfectamente casual mientras miraba el cielo rural.

—Eres una leyenda en esta pequeña industria, así que, ¿por qué caíste tanto? Si hubieras querido, podrías haber superado el miedo al cáncer.

—Como dije, esto sólo fue lo que lo inició, —él respondió lentamente con sus ojos cerrados. —Personas como nosotros somos invencibles mientras corremos hacía adelante sin voltear. Pero hay momentos cuando queremos mirar hacia atrás. Esa es una mera tentación. Son las yemas de los dedos del dios de la muerte acariciando nuestra columna vertebral. Supe de eso. Realmente lo hice.

—¿Pero tu enfermedad mortal te dio un último empujón en esa dirección?

—Regresé y vi el camino que caminé. También vi lo que gané de él. …No diré qué fue lo que vi, pero quiero morir en batalla. Después de todo, preferiría no morir junto con mi enemigo.

Esas fueron sus últimas palabras.

Su brazo colgó mientras todavía sostenía la lata aplastada.

Él permaneció recostado en la banca, pero su cabeza cayó hacía adelante. Casi parecía como si se hubiera dormido.

Una leyenda había llegado a su fin.

—Sé lo que viste, —murmuró Mai ahora que estaba sola. —No viste nada, ¿cierto? Después de incontables peleas hasta la muerte, asumiste que habías ganado bastante, pero cuando te volviste, no había nada ahí. Pero fue tu propia debilidad que te hizo desesperar por eso.

O quizá este hombre había sido igual.

Podría haberse dicho a sí mismo una y otra vez que él entendía eso.

Podría haber tenido miedo de realmente entenderlo y simplemente había pretendido que lo entendía.

—Se acabó.

Hishigami Mai sacó un gran teléfono satelital y llamó a alguien.

Ella observó al hombre muerto quien parecía estar durmiendo a lado de ella y los incontables cadáveres que él había esparcido alrededor.

—Este fue un trabajo oficial, por lo que puedo dejarte la limpieza, ¿cierto? Claro, claro. Dejaré todo esto aquí y regresaré. Me gustaría tener mi pago de inmediato. …Pero este podría ser un poco difícil.

2

El termino Sunekosuri se refería a un pequeño Youkai canino como yo. Teníamos cerca de treinta centímetros de altura y de alguna manera podríamos parecernos a un shibainu de juguete. No teníamos características aterradoras que conducirían a la muerte de alguien. En su lugar, habíamos sido famosos por frotarnos contra las espinillas de los viajeros. Por lo que éramos conocidos como Sunekosuri o “frotadores de espinillas”.

Era algo así como un personaje mascota con nada de peligroso en mi apariencia o características.

Sin embargo, pertenecía al Hyakki Yakou, una organización gigante clandestina que asustaría incluso a un niño llorando para que se callara.

—Sí, sí. Fuera del camino, fuera del camino. No te detendré de desperdiciar el dinero de la organización con tu existencia, pero al menos quítate del camino de otros Youkai. ¿Realmente piensas que vales siquiera el más ligero retraso para mí, la conocida como la reina del mundo Mamedanuki?

—¡Mh!

¿¡Cómo puedes decir eso cuando incluso eres más pequeño que yo!?

—¡Tampoco estás haciendo nada! Solamente te quedas sentada fumando día y noche. ¿¡Y cómo puedes autonombrarte reina con esas cosas balanceándose entre tus piernas!?

—¡¡No te atrevas a mencionarlo, tonto!! ¡Un Mamedanuki se transforma al expandir su escroto, así que no puedo evitarlo, ¿o sí?! ¡¡Además, trabajo como la doble de la señorita, así que es mucho mejor si no tengo nada que hacer!!

—¡Llamala Hafuri-sama! ¡¡No te refieras a la líder del Hyakki Yakou como “la señorita”!!

—¿Qué fue eso? ¿¡Quieres pelear!?

—¡¡Por qué tú….!!

zashiki_04_255

 

El Mamedanuki y yo nos pusimos a pelear como de costumbre. Para los demás, podría haber parecido como una pelota esponjosa rodando, pero para nosotros, era una pelea seria.

Pero entonces alguien más llegó.

En vez de ser más Youkai, eran dos humanas.

—¿Qué pasa? ¿Qué pasa? Algunas lindas cositas están jugando. ¡Déjenme jugar!

Una era Hishigami Mai. Usando los estándares humanos, ella tenía un buen cuerpo. Sin embargo, ella era una agente independiente que realmente no pertenecía al Hyakki Yakou y se especializaba en asesinatos. En su campo, se decía que simplemente encontrarla significaba tu muerte.

—¿Por qué están peleando ustedes dos?

La otra era Hafuri-sama. Como había dicho, ella era la líder del Hyakki Yakou. La chica vistiendo kimono tenía solo diez años, pero el Hyakki Yakou linaje enfatizado.

El Mamedanuki y yo rápidamente nos alejamos de un salto el uno del otro.

—¡Ah, Hafuri-sama!

—¡¡Miladi, am, verá…!!

Tan pronto los dos hablamos, nos fulminamos con la vista nuevamente.

—¡¡Te dije que la llamaras Hafuri-sama!!

—¿¡Por qué estás siendo tan distante!?¡No vas a traicionarla en el momento en que te encuentres en problemas, ¿o sí?!

Chispas volaban entre nosotros, Mai-san río a carcajadas y Hafuri-sama llevó su mano a su frente y suspiró.

Entonces noté a un Youkai apoyándose contra la pequeña pierna de Hafuri-sama.

Parecía bastante a un animal de peluche de cinco centímetros.

—¿Papi, qué estás haciendo?

—¿Hm? — Mai-san se puso ligeramente rígida. —¿¡No me digas que eres padre cuando luces así!?

—N-no tengo nada que explicarte.

—¡Y mira qué lindo es! ¡¡Quiero meterle un cierre en su trasero y hacer una correa para celular con él!!

—¡Haré lo que quieras! ¡Sólo aléjate de mi hijo! ¡¡Me asusta el hecho de que realmente podría verte haciéndolo!!

Maldición. ¡Ella se especializa en sabotaje, por lo que ella descubrió mi debilidad inmediatamente!

Mai-san sonrió con gran interés, por lo que desvié mi mirada y hablé con media desesperación.

—¡¡R-ríete si quieres, pero la razón por la que cedí mi pacifica vida por esta clase de trabajo fue para encontrar a mi esposa quien se desvaneció un día!!

—¿¡Qué clase de dura motivación es esa!? ¡¡No encaja con tu apariencia en lo absoluto!!

3

Hishigami Mai-san y yo éramos compañeros de trabajo de forma provisional.

Y eso significaba que estaba en el negocio clandestino del digno nombre del Hyakki Yakou.

—La cumbre G20 suena como un terrible evento formal, ¿pero no suena más familiar cuando escuchas que está sucediendo en Hakone? Los miembros del gabinete de las varias naciones extranjeras insistieron en llevar a cabo la reunión en un pueblo japonés con aguas termales.

Dentro de un restaurant de soba cerca de la estación del tren en la entrada de Hakone, el anciano y claramente aburrido dueño del restaurant miraba la TV. El lugar estaba casi desierto a pesar de ser hora del almuerzo, pero él no parecía impórtale mucho.

Como un Youkai, no me gustaba mucho el concreto o equipo de precisión, pero esto poco era suficiente de lo que podía todavía soportar. Podría haber sido porque la ciudad estaba en lo profundo del bosque y las montañas. Mai-san estaba sorbiendo una combinación de soba barata de kitsune y tanuki y pregunté algo mientras me frotaba contra su espinilla.

—¿No encuentras esta misión extraña? ¿Por qué te pedirían esperar en Hakone hasta recibir nuevas órdenes?

—¿Hm? Bueno, podrían necesitar localizar el objetivo antes de enviarme a atacar. Esa reunión G20 está sucediendo, ¿cierto? No tendrían exito en asesinar un miembro del gabinete, pero alguna persona peligrosa podría presentarse de todos modos. Puedo usar esta oportunidad para ganar algunos puntos al capturar algún idiota que normalmente se desvanecería sin dejar rastro.

—Y-ya veo.

—Pero realmente eligieron un lugar complicado para una reunión internacional. Esa podría ser parte de la trampa para atraer a ese supuesto idiota.

—?

—Hakone está dividido entre unas cuantas Villas Intelectuales que son principalmente pueblos de aguas termales y una ciudad regional que soporta la infraestructura. Estamos en esa ciudad. Hace mucho tiempo, era común combinar ciudades, pueblos y villas. En estos días, realmente las dividen más para ayudar a impulsar su propia marca.

—¿Y cómo es eso complicado?

—Las Villas Intelectuales reproducen a fondo la imagen que tienen las personas del Japón rural y hacen una marca de ello, pero eso significa que no pueden hacer grandes almacenes o centros comerciales. Tienen que usar las tiendas en línea para comprar y eso lleva a centros de actividad a que camiones eléctricos sean construidos alrededor de las Villas Intelectuales.

—Am, en otras palabras, las Villas Intelectuales hacen mucho dinero pero casi no tienen servicios, ¿por lo que se unen con las ciudades regionales que casi no tienen dinero pero que pueden suministrar los servicios necesarios?

—Oficialmente, sí. Sin embargo, realmente tiene su compleja animadversión alrededor de todo eso. Por ejemplo, los hospitales tienen muchos helicópteros ambulancias, pero no son usados cuando un paciente aparece en la ciudad regional. Después de todo, esos helicópteros son caros, por lo que únicamente son usados para las Villas Intelectuales, a pesar de que los hospitales en sí están en las ciudades. …Mientras tanto, las Villas Intelectuales molestos de que tengan que llevar la carga de la deuda de alguien más. Quieren saber por qué tienen que pagar impuestos tan altos por “salud financiera regional”.

—Así que cuando dices complicado…

—Si algún accidente a gran escala ocurre, se dirá que ya fuera el objetivo del G20 o causado por un conflicto de la sociedad local. Y un profesional sería capaz de escabullirse y esconderse dentro del odio impregnando la zona. Esto es un jodido problema gigante. Si asumes que alguien es un asesino, podrías descubrir que atacaste a un niño local pintando una protesta en el muro. …Por supuesto, lo opuesto también puede pasar también.

Justo mientras discutíamos esos asuntos, un cambio en el tono de voz provino de la voz de la televisión del restaurante. Miré hacía allí confundido y encontré que el programa de preguntas diurno tolerable había sido interrumpido por un programa de noticias.

Más que en un estudio apropiado, la imagen mostraba una habitación editada con toneladas de monitores alineados.

—¿Es esto una transmisión de emergencia? —pregunté.

—¿Cómo debería saberlo?

Con una reunión G20 en el pueblo, una transmisión de emergencia no era cosa de risa.

Me concentré en la pantalla mientras una locutora joven habló con rigidez.

—Hishigami Mai, quien estaba visitando la ciudad, ha sido encontrada en pedazos en las montañas de Hakone. Las heridas en el cuerpo son severas y la policía está investigándolo como un posible asesinato o un posible ataque de animales salvajes.

Se sintió como si el tiempo se hubiera detenido.

El dueño del restaurant no entendía la gravedad de la situación, por lo que todavía parecía aburrido.

Miré hacía Mai-san y ella se encogió de hombros.

—¿Cómo debería saberlo?

A pesar de lo que dijo, podía decir que su “olor” había cambiado.

Ese “olor” se había hecho mucho más peligroso.

—Pero esto es extraño.

—S-sí, es extraño que un reportaje falso esté siendo propagado tan ampliamente.

—No es a lo que me refiero, —ella me interrumpió. —No uso el nombre Hishigami Mai en mi vida cotidiana. De hecho, técnicamente no hay registro de nacimiento bajo ese nombre. En mi familia, las “mujeres Hishigami” son vistas como abominaciones. Normalmente, son asesinadas al nacer, por lo que una mujer Hishigami es una de esas que son desatadas en el mundo después de que de alguna manera escapan de ese destino.

—…

—Por lo que el nombre Hishigami Mai podría existir, pero no está registrado en ningún lado. Y sin registros, nadie puede usarlo. Si conoces mi nombre, quiere decir que tomaste al menos un paso lejos del mundo normal. Y eso significa…

Esto era un problema serio.

Esa fue la obvia conclusión y Mai-san era la persona más directamente involucrada.

Y sin embargo estaba sonriendo.

—Alguien en el mismo negocio que yo me está desafiando a una pelea que involucra lo oculto . Si eso resulta ser parte de un Paquete o algún truco, esto podría ser un problema.

4

Bip.

—El número que usted marcó no está en uso. Por favor revise de nuevo el número y….

Bip bip.

—¿¡Aah!? ¿¡Tú!? ¡Pero se supone que estás muerta! ¡¡Clic!!

Bipbipbip.

—¿Ah? ¿Qué pasa, Mai-san? Están diciendo en las noticias que fuiste cortada en pedazos. ¿Conseguiste que incluso Enma te odiara?

¿Había realmente una razón para ser cauteloso después de una sola historia inventada en noticia?

Mientras me preguntaba eso, Mai-san se sentó en el capo del auto rentado y llamó diferentes números en su gran teléfono satelital. Ella intentó contactar a algunas personas que estaban en un nivel similar a ella, pero se rehusaron a hablar con ella hasta terminar con éste que finalmente logró llamar.

—¿Sólo el tercero? Eso fue sorprendentemente fácil. Estaba segura que todos en la memoria de esta cosa se rehusarían.

—Sólo eso es simplemente qué tan peligrosa eres, Mai-san, —dijo el hombre en el teléfono. —Si se basan en eso y alguien está deseoso de cambiar entre enemigo y aliado, definitivamente los verías como enemigos. Y preferiría no pelear contigo. Sin mencionar que pelear no es mi especialidad.

De paso, estábamos en el estacionamiento de un supermercado cerca del tren de la estación de Hakone.

Pero incluso así de cerca de la estación, la zona entera no estaba cubierta con asfalto y concreto. Había escuchado que Hakone estaba dividido entre la parte de la ciudad y múltiples Villas Intelectuales, pero parecía que por doquier había mucho verde. Como un Youkai que adoraba la naturaleza, no iba a quejarme.

—Proveedor, ¿qué tanto sabes?

—No mucho. Sólo que en la red oscura está volviéndose loca por la noticia local de Hakone de que moriste.

El estacionamiento estaba cubierto en grava y ubicado cerca de un bosque.

Mweh, je je. Escuchar esta peligrosa conversación me está asustando, así que ¿qué tal si tomo un lindo paseo a través del bosque? Hora de obtener algunos iones negativos.

—Se cuidadosa, Mai-san. La manera de lidiar contigo incluye mucho miedo y violencia. Por lo que vi en línea, todos tienen sus dudas sobre esto, pero las personas que mantuviste al margen podrían usar esta “caída de la reina” como su oportunidad para actuar. Y si todos actúan juntos, podrían ponerse bastante engreídos.

—Están pensando demasiado de esos tontos ladrones, pero supongo que tienes razón. Oh, maldición. ¿Crees que investigarán en mi cuentas bancarías en mi paraíso fiscal, mi arsenal o mis escondites? Bueno, los planeé para que así el Grado 1 son todas trampas o señuelos, Grado 2 estarán satisfechos y Grado 3 y más arriba nunca los encontrarán.

—Después de que le arranquen las alas y piernas al insecto así, alguno de ellos podría ir por el asesinato. No sé si simplemente asesinarte es la meta o si esa transmisión de emergencia fue parte de un Paquete que usa un Youkai para transmitir registros del pasado, pero este no es fácil de predecir. Es sobre ti, después de todo.

—Esto va mucho más lejos que acosarme. Supongo que los asesinaré.

—Jaja. Tienes que ser un idiota para hacerte enemigo de un monstruo como tú. Mantendré mi trabajo como un proveedor ya que una guerra es un buen momento para hacer dinero. Así que, ¿qué necesitas?

—¿No está tu hogar en Tokio? ¿Trajiste ese enorme RV a Hakone?

—No, no llegué tan lejos. Pero tengo mis “productos” divididos y escondidos alrededor del país. Si necesitas algo, puedes usar lo que sea que encuentres en mi depósito de Hakone. Pero comprarás lo que sea que tomes, no son rentados.

—Ya veo. —Mai-san pensó por un momento. —Entonces ¿puedes esparcir el rumor de me estoy dirigiendo a ese depósito? Compraré el edificio y todo lo que haya adentro.

—Gracias por su compra☆

Ella terminó la llamada y sacó algo largo y delgado del bolsillo de sus pantalones cortos. Parecía como una caja que contenía algunas pastillas para la tos, pero…

—De acuerdo, Sunekosuri. Empecemos reuniendo armas y equipo para esta guerra. Realmente espero que esa transmisión no fuera parte de un Paquete, estoy segura que hay dos o tres capas de trampas colocadas y probablemente habrá muchos idiotas que no saben sobre el trabajo en el que estamos, así que acabemos nuestras preparaciones mientras todos se apresuran al depósito del Proveedor.

—¿Armas?

—Sólo la pistola escondida en mi bota y la Deadly Dragon Princess no son suficientes. Quisiera armamento más pesado si voy a pelear una guerra por mi cuenta.

—¿P-pero dónde vas a conseguirlas? ¿Estás diciendo que hay una tienda de armas en Hakone como en un pueblo en un RPG?

—La reunión G20 está siendo llevada a cabo en Hakone ahora mismo. Para prevenir cualquier posible bombardeo terrorista, todos los casilleros de monedas y las bauleras de camiones serán inspeccionados. Así que, ¿qué pasará con las personas que normalmente esconden sus cosas peligrosas en lugares así? Tengo el presentimiento de que estarán apresurados por esconder sus cosas donde sea.

—¿Q-quieres decir que robaras armas de terroristas reales y pandillas?

—Todos tienen su césped en el mundo criminal, por lo que podría causar una diferente clase de problema si trataron de esconder esos objetos peligrosos fuera de la ciudad. Eso quiere decir que los esconderán en la parte de Hakone que la policía querrá evitar más. Como uno de los pueblos con aguas termales principales de Japón, tiene que tener un volcán activo. Si cavamos en una zona cerca del cráter que está lleno con gas sulfúrico, encontraremos muchas armas y munición en empaquetados en plástico. Es donde yo las escondería si fuera ellos. Así que…

Se detuvo ahí.

Lentamente volteó su cabeza y encontró una anciana vistiendo ropas de luto negras.

La mujer sonriente ondeó su brazo horizontalmente y una sorprendentemente larga navaja se disparó de su manga con un sonido agudo. De hecho, era lo bastante larga para calificar como una espada en vez de un cuchillo.

Mai-san, sin embargo, suspiró exasperadamente y frotó su cien con su dedo índice.

—Así que la Idiota #1 está entre la clase B y clase C, ¿eh? Anciana, odio decir esta clase de cosas, ¿pero entiendes la situación aquí?

La anciana no respondió.

Ella simplemente movió su cabeza ligeramente a un lado mientras seguía sonriendo.

Y ella dio un lento y silencioso paso hacia adelante.

—¿Piensas que alguien con una espada tiene una abrumadora ventaja sobre un oponente desarmado y que podrías ganar si me atacaras antes de que pudiera encontrar alguna arma? …Si es así, estuviste completamente equivocada.

Mai-san gentilmente y lentamente habló como si tratara de convencer a la mujer que retrocediera.

Ligeramente ondeó la caja en su mano mientras continuaba.

—¿Sigues sin entenderlo? Si tomas a alguien del cabello para que su cabeza esté hacía arriba y abres su tráquea, puedes fácilmente matarlo al tirarle pastillas para la tos adentro. Y sería tratado como un accidente que es apenas registrado. …Cuando las personas se refieren a las siete herramientas de un asesino profesional, se están refiriendo a algo como esto.

5

—ahora, veamos si podemos encontrarlos. Estoy segura que las armas estarán enterradas con un chip como los que están en las piernas de especies en peligro de extinción, pero el campo magnético alrededor de un volcán activo es tan inestable que no estoy segura que seamos capaces de hallar la débil señal.

Treinta minutos después, Mai-san había llevado el auto rentado al cráter del volcán activo soportando el pueblo de aguas termales de Hakone. Estaba todavía dentro de Hakone, los miembros del gabinete y los otros líderes del G20 claramente no se acercarían para la cumbre, y era peligroso investigar debido a los gases volcánicos. Mai-san exitosamente desenterró las armas de fuego y más cosas que los empresarios del mundo clandestino local habían temporalmente movido acá.

—*Temblar* *temblar*.

—Bien, bien. Justo como pensé, los enterraron en el lugar con una obvia señal dejada. Tengo PDWs, granadas, un rifle francotirador semi-automático e incluso una ametralladora pesada calibre .50. Eso debería bastar.

—*Temblar* *temblar*.

—¿Hm? ¿Qué sucede, Sunekosuri? ¿el aire acondicionado del auto está demasiado alto?

—¡N-no! No es eso…

Su éxito aquí significaba que había eliminado fácilmente a la anciana en ropas de luto, y en este negocio, “eliminar” a alguien tenía significado especial.

—Lo que sigue en las noticias, —dijo un anunciante en la radio. —Justo pasando el mediodía de hoy, una anciana fue encontrada colapsada cerca de la Estación Hakone. Ella fue rápidamente llevada al hospital, donde se confirmó su muerte. No tiene heridas obvias externas y tenía una pastilla para la tos en su garganta, por lo que la policía lo está tratando como un accidente.

¿¡Cómo puede ser que este anunciante hable tan fríamente sobre esto!?

¡¡Es como si casualmente hablara sobre el fin del mundo!!

—Q-q-qué haremos… ¿Qué haremos ahora?

—Hmm. Encargarnos de esto en orden, la transmisión de emergencia sobre la muerte de “Hishigami Mai” probablemente viene primero. Esa es la mayor parte de esto y la parte que al menos no quiero dejar sin atender. Vamos a agitar la estación de televisión mientras vemos a todos en el lugar como un enemigo.

Mai-san sonaba completamente despreocupada mientras decía eso con toda clase de armas y bombas llenando la cajuela del auto rentado.

¡Eso sonaba bastante como a lo que diría un terrorista, ¿no es así?!

Continué temblando y miré hacía el asiento del conductor. Mai-san seguía sonriendo.

—¿Hm? Simplemente no voy a explotar la estación o algo así. Y buscar al culpable con una infiltración larga en la estación es algo que haría más mi hermana. Sería más rápido simplemente cortar el talón de Aquiles, así que creo que iré a atacar al director con más rango y tomar todos los secretos de su compañía.

—P-pero las estaciones de televisión son consideradas objetivos de alto riesgo para terroristas, ¿cierto? La seguridad será estricta, así que no creo que vayas a ser capaz de llegar a ellos tan fácilmente.

—Es verdad será difícil agitarlos por mi cuenta, pero los ricos casi siempre tienen enemigos. Puedo conseguir algo de ayuda de ellos.

—¿Quieres decir el enemigo de tu enemigo es tu amigo? ¿Pero en realidad cómo vas a encontrar los enemigos de este director superior?

—Puedo buscar por eso en línea. Las zonas rurales tienden a tener una estación nacional y una estación propiedad local. Dinero y poder tienen una forma de reunirse en un lugar y tienen monopolizado la libertad de prensa y anuncios. Veamos algo de televisión y veamos qué compañías locales tienen anuncios frecuentes. Entonces simplemente tenemos que buscar en línea por otras compañías en el mismo negocio. Estarán afectados por los efectos de esos anuncios, por lo que tendrán un rencor hacia la estación de televisión, —explicó Mai-san, —Además, no soy tan de corazón abierto para llamar a un completo extraño mi amigo sólo porque tenemos un enemigo en común. Llamarlos amigos es como invitar a un nuevo enemigo.

—?

¿Entonces…?

6

*Temblar* *temblar*

¡¡*Temblar* *temblar* *temblar* *temblar* *temblar**temblar*!!

¡¡S-simplemente no puedo dejar de temblar!!

Estaba en el estacionamiento subterráneo de un complejo de apartamentos en la zona de la ciudad de Hakone, pero el problema no era que estaba rodeado por grueso concreto. Algo mucho peor estaba justo delante de mí.

Mai-san sostenía una lata de insecticida que emitía humo para eliminar cucarachas y lo lanzo en la cajuela de un auto deportivo italiano. Y ella no dudo en cerrar de golpe la cajuela.

Ella ignoró los tosidos y los golpeteos que estaban meneando la cajuela desde adentro.

—Un final perfecto para insectos.

—¡¡E-espera un segundo!! ¿¡No son personas normales!?

—Las personas normales no poseen autos extranjeros, viven en lindos apartamentos, y tienen tarjetas de membresía para campos exclusivos de golf. Seguramente puedes decir qué tan terribles personas fueron.

—Aah… B-bueno, no lo encuentro extraño.

—Probablemente fueron villanos con pilas gigantes de dinero sucio. Las estaciones de televisiones rurales generalmente están números rojos y aceptarían cualquier propuesta por un patrocinio. Ya que rechazaron la mía, deben tener algo turbio mantenido escondido. Y revisé en el trasfondo de las personas que puse de objetivo, es por eso que no trataste seriamente de detenerme. La peor parte de este negocio es cómo el enemigo del demonio no es nada bueno. No es que sea alguien para estar hablando.

Ella se sentó en la cajuela y encendió la TV de 1seg en su celular.

—Hm. Ya maté a algunos, por lo que debe haber un sistema colocado para mantener que cualquier noticia inconveniente escape. Pero si la estación lo está bloqueando, eso quiere decir que están al tanto de los asesinatos en serie.

Parecía estar gozándolo y comenzó a llamar a alguien con el teléfono.

—¿Hm? Sí, sí. Hola, hola. ¿Podrías contactarme con el presidente ahora mismo? Oh, ¿no puedes? Ya veo. Así que esto no es suficiente. Entonces seguiré matando sus enemigos hasta que yo le agrade.

—¡¡Eso simplemente es cruel!! —grité.

Si las Personas, A, B y C fueran un problema para Persona D y Persona A, B y C comienzan a morir de formas sospechosas, era obvio de quien todos sospecharían primero.

Ella debía estar esperando mientras estaba siendo transferida porque Mai-san removió el teléfono de su oído y colocó su dedo índice contra sus labios para decir “quédate callado o te asesinaré”.

—Sí, sí. Buen día, buen día. Con alguien tan ocupado como usted, hacer una cita normal podría significar esperar meses antes de hablar con usted, por lo que tomé medidas de emergencia.

—¿T-t-tienes alguna idea de lo que hiciste? ¡T-tú has…!

—Sí, asesiné algunas molestias justamente cómo me lo pidió. Oh, ¿esto está siendo grabado para sacarme la verdad? Ya veo. Está bien. Podemos usar esa grabación como mi factura. Presidente, los asesiné a todos, así que págueme los cien millones que prometió después del acto. Después de todo, usted me dio este trabajo.

Si sabías que una llamada estaba siendo grabada, podías fácilmente falsificar evidencia.

Mai-san estaba dos pasos delante de él en todo.

Si ella se desvanecía aquí, la policía tendría que ver al presidente de la estación de televisión como el sospechoso #1, por lo que él no podía simplemente rechazarla.

—¿Q-qué quieres saber? —preguntó.

—Algo que seriamente dudo que quiera grabado. Veámonos pronto. Y por supuesto, lo visitaré. Sólo relájese en ese gran sillón de piel en su oficina y espéreme☆

7

Hakone estaba dividido entre la zona de la ciudad en la base de las montañas y la zona natural en las montañas, pero estaba sorprendido de descubrir que la estación de televisión en cuestión estaba en las montañas.

—Los idiotas, humo y la antena de transmisión están colocados lo más alto posible.

Mai-san estacionó el auto rentado en el estacionamiento de la estación local llamada Ashinoko TV y me llevó dentro del edificio. Finalmente habíamos entrado en las montañas, pero el edificio moderno me hizo sentir algo similar a un mareo.

Subimos el elevador hasta el último piso.

La oficina del presidente usaba todo el piso completo y contenía a un anciano con cabello gris y un traje hecho a pedido, una hermosa mujer en una falda apretada y varios hombres musculosos.

Mai-san inclinó su cabeza.

—¿Quién es la mujer?

—Soy Asano, su secretaria.

Mai-san inclinó más su cabeza.

—¿Y todos los musculosos?

—C-cuando una persona peligrosa dice que viene de visita, es natural contactar algunas personas con habilidad. Trabajan en el bajo mundo como especialistas inversores de maldiciones. Normalmente, tener a estos tipos de lo oculto rondando la estación sería-…

—Ya veo.

Treinta segundos después…

No, quince segundos después.

De hecho, podría haber sido un solo segundo o menos.

Para ser honesto, era una escena tan vivida que perdí la sensación del tiempo.

Lo que había sido un espacio arreglado un momento antes ahora estaba cubierto por un líquido rojo oscuro. El presidente de cabello gris estaba enroscado en una esquina de la habitación y temblando. Todos los demás habían sido masacrados. Solo Mai-san estaba de pie en el centro de la gran habitación.

—Dijiste que eran especialistas inversores de maldiciones. Con maldiciones como la promesa con una Yuki Onna o la petición de un Ubume, puedes invertirlo siempre y cuando sepas el truco detrás de ello. Ni siquiera tuve que sacar un arma. Podrías haber estado mejor con completos aficionados con armas normales en vez de usar un Youkai y haciéndolo exagerado.

—¿Q-qué hiciste…?

Estaba teniendo problemas para hablar y esa diosa de la muerte contestó con una sonrisa.

—Como dije. Estaban tratando de remover mis órganos usando las características de un Youkai llamado Aburatori, pero hicieron un trabajo brillante al estropearlo y se los devolví. Además, esto podría haber sido originalmente un truco para crear una nueva historia primero y alterar la verdad después. Después de todo, el Aburatori trae confusión al ser mencionado en el periódico. Honestamente, fueron demasiado ingenuos extraer los símbolos así. Lo querían tanto que es casi blasfemo. Es como ver a alguien tomar un atún rojo del pacifico de primera clase y volverlo todo en atún enlatado Y sin embargo, alguien con habilidad en sí podría haberme matado en el primer ataque con eso.

—E-eso es simplemente cruel. ¿¡No estás siendo bastante cruel!?

—¿Cómo? Todo lo que hice fue protegerme.

—¿¡Entonces por qué la secretaría está muerta también!? Y con una pluma estilográfica saliendo de encima de su cabeza. ¡¡Es como si estuviera a punto de ser cocida en una brocheta!! ¡¡Guau guau!!

—¿No hay una razón para matarla? ¿En serio? ¿Ni siquiera una? ¿Realmente estás diciendo eso, Sunekosuri-chan? No ignores la forma del mundo y trates de decir que lo relacionado a un hombre con tal corazón negro nunca pisó fuera de la línea ni siquiera una vez.

Su expresión no cambió en lo más mínimo.

Ella se sentó en la pesada mesa y habló con el presidente.

—Dime lo que piensas que quiero saber y dame una respuesta clara. Tienes tres oportunidades. Si las usas todas, te les unirás. ¿Entendido?

—Tengo un crucero en el Puerto de Ashinoko y hay una caja fuerte secreta abordo. La combinación es…

—Dos intentos más.

—¡¡Sí di la orden de enviar la transmisión de emergencia sobre la muerte de Hishigami Mai!! Pero sólo estaba haciendo lo que me dijeron que hiciera. ¡¡No sé cómo esas noticias encajan en el Paquete!!

—Un intento más.

—¡Goudo Akira! Ella es su contacto. ¡¡No sé nada más!! ¡¡Si hubiera investigado más a fondo, habría sido asesinado también!!

—Ya veo. Goudo Akira, ¿no es así? Dime cómo se deletrea.

Después de obtener la información que necesitaba, Mai-san me recogió y comenzó a dirigirse a la puerta de la oficina. Mientras lo hacía, habló sin darse la vuelta.

—Oh, cierto. Encárgate de esos cuerpos.

—¿¡P-por qué tengo que hacer eso!?

—Puedes llamar a la policía si quieres, pero en la corte, te garantizo que serás eventualmente encontrado culpable. El mundo es un lugar injusto, después de todo.

—…

—Haces negocios con asesinos de lo oculto como yo, ¿cierto? Trabajar en el negocio de las noticias te dio acceso especial a alguna información privada de las víctimas y puedes “accidentalmente” filtrar información para ellos. Sólo contáctalos. Sabrán cómo deshacerse con seguridad de un cuerpo y deshacerse de las manchas de sangre.

Con eso, ella realmente dejó la oficina del presidente.

Después de que oprimiera el botón y comenzara a esperar el elevador, le pregunté lo que estaba pensando.

—¿P-por qué llegaste tan lejos?

—¿Qué tiene de bueno pensar en eso ahora?

—Eran parte de una organización, igual que nosotros. Incluso si estuvieran en el nivel más bajo, ¿no la organización pensará en tomar venganza ahora que los asesinaste?

—Sunekosuri-chan, ¿ves el tatuaje en la parte de atrás de sus manos?

—¿Eh?

—A primera vista, parece como un tatuaje tribal de moda, pero en realidad es la insignia del rango de la organización Jouzai Senjou. Agregan una línea cada vez que son promovidos y suficientes errores para ser degradados consigue que tengan toda la mano cortada. Son una organización de tercera que no está a la altura de su nombre y hacen su dinero al vender Paquetes de toda clase de criminales. Pero asesiné hasta al último de sus líderes durante un incidente anterior. La organización en sí logró volver a levantarse, pero dudo que quieran algo que ver conmigo de nuevo.

—Quieres decir que…

—Ese presidente probablemente irá llorando con ellos pidiéndoles alguna forma de contraatacar, pero eso llevará mi nombre a las personas que son líderes. Ahora, ¿crees que alguien todavía quiera pelear conmigo? Si la alternativa es ser completamente aniquilado esta vez, probablemente enterrarán a ese presidente en las montañas por su conexión conmigo. …Por supuesto, pasaré a visitarlos para agradecerles de todas formas.

—P-pero sólo estás suponiendo. Realmente no sabes lo que intentará hacer el presidente, ¿cierto?

—Sí, tiendo a improvisar. Aun así, ya suponía que Jouzai Senjou iba a aparecer. Son la única organización que es lo bastante barata para infiltrarse en medios locales que tendrían como base de reunión de información.

El elevador llegó y las puertas automáticas se abrieron a los lados.

Mai-san no dudó en irse con ese “artefacto de ejecución” aún ahí.

—Le di tres oportunidades y todo lo que obtuve fueron pistas. Y sin embargo le dije que me diera una respuesta clara de lo que quería.

8 (3rd person)

Las bases del Hyakki Yakou eran móvil. Estaba formado de una gran formación que contenía un ala voladora en forma de V, una nave de transporte llena con partes de repuesto, una nave en vuelo de reabastecimiento y cazas de escoltas.

El interior se parecía a la Corte Imperial de la capital antigua o la vieja mansión de un noble, pero en realidad era una residencia volante hecha de tecnología de punta.

En una esquina, una niña vistiendo kimono de diez años tenía un teléfono en su oído.

Su nombre era Hafuri y ella era la líder de la organización más grande del país relacionada con Youkai.

—Haa. No estoy segura de qué decirte. Todavía no podemos contactar a Hishigami Mai tampoco. Y no es necesario decir que tú fuiste de las que pusieron todo esto en movimiento, ¿no es así?

—Eso no es de lo que estoy hablando. Ella es una miembro del Hyakki Yakou, ¿no es así? Ella ya ha matado cuatro personas influyentes y más de otros diez en la oficina del presidente de una estación de televisión regional. Y entonces ese presidente cometió “suicidio”. Si esto continúa creciendo, su supervisor será responsable. ¿Estás segura que quieres eso?

—Pareces estar confundida sobre algo, así que déjame explicártelo. Hishigami Mai no es más que una agente independiente.

—¿Estás diciendo que no puedes enviar a tu departamento disciplinario interno?

—Algunas veces hacemos peticiones para trabajos, pero ella realmente no pertenece al Hyakki Yakou. Cuando ella está peleando en otro lado, no la apoyamos o protegemos directamente. A cambio, no tenemos forma de castigarla. A menos que el problema directamente entre en conflicto con nuestro interés, claro está.

—Ya veo.

El Sunekosuri, un miembro oficial del Hyakki Yakou, estaba con Hishigami Mai, pero para bien o para mal, ese hecho nunca se mencionó. Algunas veces no ser de ayuda en una pelea era en realidad útil. Aunque el Youkai probablemente lloraría si escuchara eso.

—Y pensé que estabas al tanto de cómo son las mujeres Hishigami. —Hafuri sonaba casi exasperada. —Hishigami es la compañía de comercio general que representa Japón y principalmente trabaja con industria pesada. Pero su líder de familia todavía practica una sangrienta tradición: los hombres Hishigami y las mujeres Hishigami. El concepto es similar a los términos psicológicos de Eros y Tánatos.

—…

—Los hombres Hishigami se concentran en reuniones estáticas mientras que las mujeres Hishigami se concentran en separaciones dinámicas. Son divididos entre aquellos que tratan pacíficamente de expandir organizaciones y aquellas que radicalmente tratan de destruir organizaciones.

Para bien o para mal, los hombres Hishigami tenían una habilidad poderosa para hacer conexiones entre personas, por lo que naturalmente formaron una compañía de comercio general con gran poder.

Mientras que las características de las mujeres Hishigami destruirían eso a pedazos.

Ninguno de los dos estaba equivocado. Durante tiempos de caos, los hombres Hishigami se moverían hacía la vanguardia y construirían un gigante y estable sistema. Durante tiempos de inactividad, las mujeres Hishigami se moverían hacía la vanguardia y destruirían el gigante y podrido sistema.

Las mujeres Hishigami eran tratadas como malos presagios, pero ellas únicamente aprenden hacía donde se dirige la era y actuar de acuerdo a ello.

—En pocas palabras, una sola mujer Hishigami pose el bastante poder para destruir una corporación global. Una cierta Hishigami se enamoró y está inconscientemente tratando de suprimir su poder de separación con el poder de la conexión y otra Hishigami ha mostrado un deseo de atarse con la “obligación” de una relación cercana con el Hyakki Yakou. …Sin embargo, has cortado uno de esos hilos. Esta batalla ya no está basado bajo los reglas de Hyakki Yakou. Ahora está basado bajo las reglas de una mujer Hishigami. ¿Estás tratando seriamente de decirme que no sabías que pasaría después, Goudo Akira-san?

—En otras palabras, ¿estás diciendo que el Hyakki Yakou es inútil? Está bien. Lidiaré con el problema aquí, pero prepárate para que la influencia del Hyakki Yakou decai- ¿¡gbgbh!?

La llamada terminó ahí.

Hafuri tranquilamente miró al recibidor, suspiró, y colocó de vuelta el teléfono.

Ella sólo podía decir “mis condolencias”.

9

—Goudo Akira, ¿hm?

Después de revisar la seguridad de los explosivos y el transmisor, Mai-san subió al auto rentado.

—No esperaba que esto estuviera relacionado a los hombres Hishigami. ¿Esto se está volviendo en un fraude familiar?

—¿H-Hishigami?

—No te preocupes. Pero eso simplifica las cosas. Podría ser difícil para una persona normal localizar a un miembro de la compañía de comercio general Hishigami, pero soy de la familia. Sé cómo hacen las cosas.

—¿E-entonces qué vas a hacer?

Le dio un ligero golpe al volante del auto y respondió simplemente.

—Los secuestraré.

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Podría haber lucido como un perro, pero tenía mi auto respeto como un Youkai inteligente que había vivido por cientos de años. Era un testamento de mi coraje que logré evitar molestarme.

—¡¡E-e-espera un momento!! ¡Probablemente sea demasiado tarde para estar regañándote ahora, pero aun así voy a gritar por esto! ¡¡El mundo entero acepta que el secuestro está mal!!

—Aah… No puedo creer que le dieras un sermón serio a una delincuente como yo. …¡Maestro! ¿¡Puedo ofrecerte mi cuerpo en el salón de orientación!?

—¡No sólo a nada de lo que digo le haces caso, pero estás actuando por completo inapropiadamente!

Sin importar lo que hubieras hecho, el instinto asesino alrededor de ella nunca se detendría. No había ni un milímetro de duda en su manejo del volante.

—P-por cierto, ¿a dónde estamos yendo?

—Al Paso del Infierno. Esa es una de las aguas termales de las Villas Intelectuales en la región de Hakone. Es un tipo raro de Villa Intelectual que se concentra en su turismo más que en su agricultura. Oh, y tomaremos un ligero desvío en el camino.

—¿I-i-infierno?

—No hay locas tradiciones ahí, por lo que no hay nada por qué temer. No es inusual que los lugares con aguas termales y volcanes tengan infierno en el nombre.

—N-no es eso a lo que me refiero. ¡Eso está justo en el medio donde se está llevando a cabo la cumbre del G20! Si merodeas por ahí con una pistola, serás descubierta inmediatamente y causarás toda clase de problemas.

—Es por eso que dije que tomaríamos un ligero desvío.

Como siempre, parecía estar disfrutándolo.

—Una tienda de recuerdos inauténticos en la zona de ciudad de Hakone probablemente servirá. Necesito alguna clase de vestimenta nativa que oculte mi identidad y que parezca un poco religiosa. Como una adivinadora tal vez. Tendrá que ser algo que haga que una asiática como yo no parezca fuera de lugar. Hm… Quizá algo de la India.

—?

Quince minutos después, Mai-san había adquirido la ropa y estaba conduciendo a la Villa Intelectual llamada el Paso del Infierno. El camino de la montaña se torcía y daba vueltas, fui lanzado a rodar por todo el asiento del pasajero y finalmente nos acercamos a la entrada del Paso del Infierno.

En vez de conducir hacía el centro del Paso del Infierno, Mai-san se detuvo en el estacionamiento de una estación de la carretera para una compañía de transportación y me sacó del auto con ella.

—¿Am?

—Me molesté en cambiar mis ropas, pero harán una inspección a fondo si conduzco el auto hacía la zona de la reunión. Eso arruinaría el propósito de todo esto.

Ella lenta y calmadamente caminó hacía el Paso del Infierno sosteniéndome en sus brazos.

¿R-realmente funcionará esto?

10

—¡¡Oigan, ustedes de allí!!

Treinta segundos después de entrar en el Paso del Infierno, un joven policía uniformado nos llamó.

¡¡Lo sabía!!

¡Por supuesto que ibas a resaltar cuando estás vistiendo un traje llamativo y que muestra la cintura de una adivina en un pueblo de aguas termales lleno con una atmosfera japonesa! ¡¡Esconder tu boca con el velo es completamente inútil!!

El oficial de policía nos miró con una mirada completamente justa de profunda sospecha.

—Am… Disculpe, ¿pero puedo ver su rostro? También, muéstreme su identificación y déjeme revisar su bolsa. Ahora mismo, estamos-…

—¡Oh! No puedo mostrar dentro de bolsa. Mi religión sólo me permite mostrar gran maestro purificado dentro de bolsa. ¡¡De otra manera virtud reunida desaparecer!!

—¿Eh? ¿Qué? No, no estoy hablando sobre eso. Esto es un asunto de seguir-…

—¡¡Guau, guau!! Vine hasta una Villa Intelectual para aprender de la cultura superior de Japón, ¿pero soy tratada con falta de respeto? ¿Qué pasó con libertad de religión?

Casi podía sentir las miradas afiladas de las personas alrededor volteando hacía nosotros. Los camarógrafos extranjeros y periodistas que estaban aquí por los líderes del G20 habían vislumbrado algo interesante.

Mai-san pretendió sollozar mientras me susurraba como si ligeramente estuviera mordiendo mi oreja triangular mientras me sostenía en su pecho.

—(Con la reunión internacional del G20 sucediendo, este lugar está lleno de personas de diferentes países y culturas: los miembros del gabinete, su equipos de guardaespaldas y los periodistas quienes los siguen. ¿Cuáles crees que serán los titulares si un oficial de policía que representa la autoridad del país oprime la religión de otra cultura? Criticar a los representantes japoneses podría convertirse en el tema central de la cena en la fiesta de esta noche.)

—¡¡Sólo estás siendo malvada!!

—(Además, las Villas Intelectuales odian a la policía. Antes, cuando ellos estaban disminuyendo de las zonas rurales, la policía ni siquiera construiría una sola caseta de policía y únicamente sin prisa se moverían de la estación de policía cuando había un robo. La policía podría haber cambiado su forma de pensar y quiere hacer casetas de policía y estaciones ahora que las zonas han ganado mucho dinero, pero eso no significa que todos van a darles la bienvenida. En su lugar, usan sistemas de seguridad en hogares y guardias de seguridad armados para una auto seguridad mejor que en una universidad. Si estos intrusos lo estropean aquí, nadie va a dar un paso adelante para protegerlo.)

—A-am, ah, am…

El joven oficial de policía claramente estaba en pánico y miró alrededor en todas las direcciones. En este punto, el pobre sirviente civil tenía dos opciones.

Él podría ponerse más excesivamente opresivo y agresivo y tratar de mostrar su autoridad o…

—M-mis disculpas. Por favor continúe su camino.

Él se inclinó completamente y se volvió muy educado.

Y así Hishigami Mai-san audazmente llevó sus armas a su destino a pesar de la estricta seguridad preparada para la reunión de los líderes del G20 y miembros del gabinete.

11

Nuestro destino estaba en una posada vieja de clase alta en las montañas.

Era un edificio de madera de varios pisos de en vez de la usual estructura plana de las residencias japonesas. A pesar de estar ubicado en el fondo de un cañón verde, se elevaba lo bastante para salir entre los espacios en las montañas. Había sido construido por un carpintero del templo y tenía una tradición de más de doscientos años, por lo que parecía más como un santuario Shinto o templo budista que un lugar de alojamiento. Era bastante como el escenario de Kiyomizu-dera de Kioto o el océano torii del santuario Itsukushima de Hiroshima en cómo los objetos hechos a mano robaban el enfoque del paisaje a pesar de estar rodeado por la naturaleza.

—¿V-vamos a entrar ahí?

—Dije que Goudo Akira tenía una conexión con los Hishigami, ¿no es así? La región de Hakone tiene innumerables zonas seguras, pero puedes reducir eso bastante si te concentras en los que son apoyados por los Hishigami. Éste es el más fuerte, caro y cómodo, por lo que es perfecto para la fortaleza del jefe final.

Mai-san todavía vestía el traje de una adivina extranjera, pero no dudo en entrar en la posada.

No había necesidad de decir que los ojos de las camareras se abrieron ampliamente.

—Vengo aquí por Hishigami y tiene que ver con Youkai. No necesitan tratarme como una invitada, nada pasó aquí y no vieron a nadie. Así es cómo deberían manejar esto.

Cuando ella mezcló unas cuantas palabras claves así, la mirada en los ojos de las docenas…no, más de cientos de trabajadores claramente cambió. Parecía casi como si la luz se hubiera desvanecido de sus ojos. Era en realidad una vista extraña de ver un grupo entero ignorar a alguien así.

—Si sabes cómo funcionan las cosas, esto es fácil.

El gran número de camareras y la seguridad de punta no significaban nada.

Mai-san audazmente caminó directo hacía la habitación VIP que oficialmente no existía.

—Pobrecitos. Tienen tantas reuniones sospechosas día y noche que nunca saldrán a ver no importa qué tanta conmoción escuchen.

Sólo tomo un instante para romper el cerrojo en la puerta deslizante.

Y tomó tal vez tres segundos para contener al objetivo dentro que estaba elegantemente hablando en el teléfono.

—A-agh. Mghmgh.

Algo como un gemido provino de la boca con cinta adhesiva de la mujer vistiendo ropa de oficina.

Su apretada falda y traje estaban hechas por encargo y lucían bastante caras y estaba actualmente colgando del techo con sus manos atadas.

Naturalmente, Mai-san parecía tener una razón para hacer eso, pero…

—Así que, ¿usaste una habitación aislada VIP del estilo de una villa escondida? ¿Hm? ¿Usaste el Aburatori de nuevo? Así que, ¿este es un Paquete de estilo separado?

—¿Estilo separado? ¿Qué es eso?

—Youkai – especialmente los letales – son difíciles de capturar o contactar, ¿cierto? Por lo que en vez de reunir varios de ellos, usaste a uno sólo desde múltiples ángulos para crear muchos diferentes Paquetes. Sunekosuri, ¿qué tanto sabes sobre el Youkai conocido como Aburatori?

—B-bueno, sólo que es horrible. Am, es un Youkai letal relativamente nuevo que apareció durante el periodo Meiji, se infiltra en villas vestido como un granjero y secretamente secuestra y asesina niños, ¿cierto?

—Técnicamente, remueve sus órganos, los cocina con unas brochetas para pescado y toma el aceite del niño. Los folcloristas dicen que es una historia de fantasmas sin la “tradición del miedo” ya que no tiene moral para enseñar. Algunos dicen que el Youkai en sí es menos aterrador que el grupo excesivamente sospechoso de histeria que se parece bastante a las cacerías de brujas. —Ella levantó su dedo índice. —Por ejemplo, los guardias en Ashinoko TV aislaron el simbolismo de asesinato de niños del Aburatori para crear un Paquete asesino.

—Sí, supongo.

—Pero eso deja el simbolismo de “infiltrarse y secuestrar” que no se usó. Al usar esa parte excesiva para este Paquete de aldea oculta, pueden simultáneamente operar múltiples Paquetes con sólo un Youkai. Esos son llamados Paquetes de estilo separado. Ahora mismo, parece haber tres: la transmisión, los asesinos y la villa oculta.

—H-has estado pensando sobre esto. …¿Pero no tendrían que ser realmente cuidadosos al ensamblarlo para evitar alguna rivalidad que podría llevar a que se salgan de control los Paquetes?

—Sí. En su núcleo, es una forma de ser económicos. Con su fuerza de combate masiva, el Hyakki Yakou puede capturar muchos Youkai en su lugar. Que esas personas eligieron usar estilos separados nos dice algo sobre su fuerza, Sunekosuri-kun.

Justo cuando estaba a punto de suspirar al haber entendido, algunas protestas ahogadas provinieron de un costado.

Oh, cierto. La mujer oficinista sigue colgada ahí.

¿Puedo simplemente asumir que ella es Goudo Akira?

—¡¡Espera!! ¿¡Por qué estás empezando a desvestirla!?

—Porque es necesario. Pero si toda esta conmoción y crujido de cuerdas no es suficiente para despertar sospechas, ¿qué clase de reuniones secretas llevan a cabo aquí normalmente? Espero que no espectáculos de sadomasoquismo.

Goudo Akira-san rápidamente fue reducida a sólo su ropa interior y medias y nos miró con hostilidad en sus ojos.

Mai-san lo ignoró y toscamente rasgó la cinta adhesiva de su boca por lo que la lastimaría.

—Sabes por qué estoy dejándote hablar, ¿cierto? Te preguntaré algo y tendrás sólo una oportunidad. Eres la consejera legal del hombre Hishigami, ¿no es así? Pensé que eras del tipo que daba consejos sobre actividad criminal pero evitabas en realidad involucrarte en ello, ¿pero qué tal ahora? ¿Realmente eres la mente maestra detrás de esto o hay alguien más allá de ti? Por favor dímelo.

—No hablaré.

—Oh, ¿en serio?

Mientras hablaba, Mai-san sacó algo de la bolsa que había colocado en los tatamis.

Pero no eran deprimentes artefactos de tortura como tenazas, una sierra o un soldador.

—¿Ah? ¿Un marcador?

—Con algunas excepciones, los artefactos de tortura más especializados son demasiados voluminosos para llevar cargando. Cuando se infiltra en territorio enemigo, puedes usar algo como esto para hacer hablar a las personas de manera oportuna.

Mai-san removió la tapa del marcador y se acercó a Goudo Akira-san.

—Adelante. No diré na-hyah. E-espera. Jeje. ¿¡Qué clase de tortura es esta!? ¿Por qué estás dibujando Xs alrededor de mí? Jeejee. ¿¡Cuál es el punto de estos garabatos!?

Había un tipo de tortura conocida como “cosquillas”, pero no podía ver nada aquí que fuera lo bastante deprimente para quebrar el diafragma usado para respirar. Realmente parecía que Mai-san estaba simplemente garabateando sobre la mujer.

—Sí, sí. Si no puedes soportarlo más, siéntete libre de escupir todo.

—¡Fyajaja! N-no cede- No cederé… ¡Jeejee!

—Por cierto, Akira-chan, ¿estás familiarizada con la doncella de hierro?

—¿Qué?

Goudo Akira-san había estado retorciendo su cuerpo alrededor para soportar el marcador, pero la repentina mención de ese peligroso término causó que se congelara como si alguien le hubiera lanzado agua helada.

Mai-san, sin embargo, continuó.

—Como estoy segura que sabes, es el artefacto de tortura más famoso del mundo. Y nada más para mencionar, el artefacto de ejecución más famoso es la guillotina☆ ¿Y bien? ¿Y bien? ¿Has escuchado de ello? …Esa mirada en tu rostro me hace pensar que vas a decir que es conocimiento común en el occidente. Por lo que supongo que sabes lo qué es la doncella de hierro, ¿cierto?

—Qué tiene que ver eso con-…

—Algo como un ataúd de metal con doble puertas están llenas con puntas afiladas y la víctima simplemente es encerrada adentro, por lo que es fácil de usar. Pero ya que las puntas están colocadas en los lugares justos para no tocar ningún punto vital, el sufrimiento dura mucho tiempo. Esa es la leyenda que dejó ese artefacto de tortura, pero estoy segura que la mitad de ellos es sólo para embellecerlo.

Con un chillido, Mai-san dibujó la última X sobre el costado desnudo de GoudoAkira-san y tarareó para ella misma mientras lo hacía.

—Pero si sabes dónde apuñalar, no necesitas ese artefacto enorme y lujoso.

—¿Eh? Espera. No querrás decir…

La mujer colgando del techo lentamente miró abajo hacía su propio estómago.

Tenía varias docenas de sospechosas X dibujadas por todo su cuerpo.

Mientras tanto, Mai-san se alejó, puso el marcador de nuevo en su bolsa y sacó algo más en su lugar.

Su silueta se parecía a la de una pistola, pero la herramienta eléctrica era más grande y voluminosa.

—¡¡Ta dá!! ¡Es la amiga de cualquiera con un problema, la pistola de clavos! Puedes usarla para proyectos para mejorar tu casa y puedes usarla cuando no tienes un arma a la mano, ¿pero quizá puedas pensar en otro uso para ella?

—………………………………………………………………………………………………………………………………………………..…!!

Goudo Akira-san se retorció lo bastante para hacer que la habitación completa rechinara, pero no cambió nada el hecho de que estaba colgada en medio del aire.

—No me tomaré mi tiempo y lentamente dispararé un clavo a la vez. Ya sé que no te matará, por lo que creo que lo haré de una vez y pondré todos los clavos en sus marcas antes de preguntarte otra vez.

—¡¡E-espera, espera!! ¡¡Incluso si haces eso, y-yo no…!!

—No tiene caso ahora. Te convertiré en un bate de clavos humano sin importar lo que digas. Incluso si me dices la verdad en este instante. Así que sólo ríndete.

—¡¡Ah…!! Pero…tú…¡¡Eso no tiene sentido!!

—Dije desde el principio que te preguntaría algo y tenías sólo una oportunidad. Es tu culpa por no aprovechar esa oportunidad.

Alguien dijo que lo más aterrador en el mundo era alguien cuyas ideas simplemente no podían ser comprendidas.

Estaba bastante seguro de que Mai-san sólo estaba actuando para aparentar de ese modo, pero aun así.

—Puedo sacar la información que quiero una vez que hayas perdido todo y una vez que estés cubierta en heridas innecesarias. ¿De acuerdo?

Ella no dudó.

Para este acto, ella mostró un deseo de crear realmente un cadáver aquí.

Todavía sonriendo, ella presionó la punta de la pistola de clavos contra el cuerpo de Goudo Akira-san. Era un poco arriba de su estómago y debajo de su voluminoso pecho donde sus costillas podían ser vistas sobresaliendo un poco.

Y Mai-san no estaba dudando en aplastar esas costillas.

—¡N-no puedo pasar por alto esto más tiempo! ¡¡Toma esto!!

—Sunekosuri, ¿por qué estás jugando en mi pie? Y ayuda complemente inútil probablemente sólo profundizará su desesperación. ¿Realmente estás tratando de ayudarme?

—¿¡¡¡Hyaaaaaaaaaaaaaaahhhh!!!?

No había nada que pudiera hacer, por lo que simplemente cerré mis ojos apretándolos.

Pero entonces…

—Oh, ¿qué es todo esto? Mai, ¿podrías terminar con tu conducta excéntrica?

Una nueva voz interrumpió en la escena.

Era una voz gentil masculina. Con duda abrí mis ojos y encontré a un hombre joven de aproximadamente treinta años que vestía ropa casual estilo japonesa de color azul índigo. Sí, un joven. Estaba rodeado por un aura invisible que me impedía llamarlo de otra manera.

Mai-san entrecerró sus ojos mientras se volteaba hacía él, pero ella dejó la pistola de clavo cerca del cuerpo de Goudo Akira-san.

—Hishigami Kyou, tercero en línea para el líder de la familia.

—Podrías llamarme tu hermano, ¿sabes? Somos familia, si lo piensas razonablemente.

El joven aparentemente llamado Hishigami Kyou dio un movimiento turbulento a sus cejas y pesadamente se sentó en una silla de mimbre. Calmadamente extendió una mano hacía la silla opuesta.

—Siéntate. Si quieres té, hazlo por ti misma. Somos hermano y hermana, por lo que tratarte como una invitada sería en realidad algo grosero.

—Realmente estás calmado. Si quisiera-…

—Sí, mi muerte probablemente sería inevitable. A diferencia de ti, no poseo ninguna fuerza irrazonable. Ya fuera que me resistiera o no, podrías matarme si lo intentaras. Ese es el destino de una persona que vive en un mundo razonable.

—…

Una frialdad parecía llenar el aire y Mai-san se sentó en la silla opuesta con una mirada enfurruñada en su rostro y la pistola de clavos todavía en su mano.

¿Eh? Así que, am…

—E-espera. Sé que no somos nadie para hablar, pero…am, qué hay de Goudo Akira-san quien todavía está colgada ahí.

—¿Hm? Ella es mi consejera legal que ha estado conmigo en las buenas y en las malas. Ella también es bastante hábil. Me encantaría salvarla, pero como dije, vivo en un mundo razonable. No esperes que haga un rescate galante como un superhéroe.

—…!!

Ya no tenía cinta adhesiva sobre su boca, pero Goudo Akira-san parecía incapaz de hablar.

A pesar de la hermosa y joven mujer colgando del techo en su ropa interior entre ellos, el hermano y hermana hablaron como si estuvieran solos.

No tenía sentido en pelear quien era más loco si los hombres Hishigami o las mujeres Hishigami. ¡Todos tenían un tornillo suelto!

—Ahora bien, Mai. ¿Sabes por qué estoy aquí?

—No parece ser para salvar esa mujer o darme información.

—Hishigami.

Kyou interrumpió con esa palabra y continuó a pesar de estar frente a Mai-san de todas las personas.

—Estamos al tanto del reportaje de emergencia diciendo que Hishigami Mai había muerto. Algunos reporteros incluso han preguntado tontamente si ella tiene alguna conexión conmigo. Por supuesto, eso no es problema. Hishigami es un nombre familiar popular en Japón…no, en el mundo entero. Decir que una persona no identificada estaba probablemente usando el nombre resolverá fácilmente el problema.

—…

—Pero dar esa explicación no es razonable. Mentir frente a la policía o los reporteros no es algo que los hombres Hishigami harían. Es fácil, pero no me gusta hacerlo. Por favor no nos causes más problemas. Haz lo que sea necesario para asegurar eso, ya que no tendrá nada que ver con nosotros. ¿Entiendes?

—Esta es la verdadera esencia de los hombres Hishigami, Sunekosuri. —Mai-san sonaba completamente exasperada. —Razonable esto y razonable aquello. Siguen diciéndolo una y otra vez, pero en realidad son lo más locos de todos nosotros. Apoyan una gran parte de la economía de Japón e incluso controlan la producción y suministro de armamento de defensa. Están locos y están por encima de todos pero siguen hablando sobre lo que es razonable. Si alteran lo que es razonable y por lo tanto, también las tendencias de la vasta mayoría de las personas en el país, fácilmente podrían iniciar una guerra o un golpe de estado.

—Bueno, si esa es la razón de la era, no hay mucho que puedas hacer al respecto, ¿o sí? Incluso si el país entrara en decadencia y más de la mitad de la población se pierde, ese sería el resultado de la razón que ellos mismos desearon. Nosotros simplemente dejamos que la tendencia nos lleve consigo. Eso es lo que debes hacer cuando eres una buena persona que desea mantener el orden.

—Y sienten que nos necesitan, a las mujeres Hishigami, incluso si nos odian. Quieren un interruptor que pueden tirar en caso de que el gigante sistema se salga fuera de control.

—Por favor para. Si hermanos Hishigami realmente comenzaran a pelear, reduciría la población del mundo a unas cinco personas. Y eso no es razonable en lo absoluto.

Orden y destrucción.

Estos hermanos existían en una escala que sonaba directo de la mitología India.

—Así que, ¿cómo se supone que obtenga la información que necesito para solucionar esto sin una pelea así? ¿Debería convertir a esa mujer en un bate de clavos humano o debería colgarte en su lugar?

—Realmente no me importa, ¿pero qué tal si simplemente te lo digo?

Él hablo francamente.

Sonaba exactamente como un hermano dándole a su hermana un mensaje de sus padres.

—Parece que te has hecho de un peligroso enemigo, Mai. ¿Has notando que el término Aburatori ha aparecido alrededor de ti bastante?

—¿Qué hay con eso?

—Básicamente, alguien no está tramando algo bueno usando un Aburatori. Mai, ¿cuál es tu trabajo? ¿Has considerado la posibilidad de que eres vista como un elemento que podría destruir ese plan suyo?

—No sé nada sobre este supuesto plan. Ellos son los que me atacaron.

—El bajo mundo no tiene policías o rastros. La existencia o la falta de evidencia no importan. Tu mundo castiga personas incluso si son simplemente sospechosos, ¿cierto? ¿Estás segura que no hiciste nada para crear un malentendido? ¿O hiciste algo tan irrazonable que podrían decidir eliminar antes de que te conviertas en un problema?

—…

Mientras aún sostenía la peligrosa pistola de clavos, Mai-san parecía estar pensando.

Su apariencia no era como si fuera la maestra de los rostros inexpresivos, pero parecía que estaba teniendo problemas en aceptar algo.

—Así que, ¿quién es esta persona? Para que un Hishigami haga una aparición así, debe ser alguien del mundo de la economía como tú. ¿Está relacionado a los políticos?

—Sí, así es. Si es alguien como yo, podemos asumir con seguridad que han esparcido su influencia ahí. Si lo piensas razonablemente, de cualquier manera.

—¿Cómo puedes decir eso cuando estás involucrado con el bloque de votantes, tanque de estudios políticos y patrocinando gran información para apoyar las elecciones? ¿Qué? ¿Me hice enemiga del primer ministro o algo así?

—Más arriba que eso.

Hishigami Kyou-san no dudo en decir ese comentario impensable.

¿Eh? ¿Pero qué posición está más arriba que la del primer ministro?

—En el este, es Akasaka. En el oeste, es Gion. Políticos japoneses están secretamente controlados por un grupo conductor que está firmemente dividido en dos diferentes facciones. Para ellos, los límites entre partidos políticos no significan nada. Ellos controlan todo, hasta lo más mínimo relacionado con la política. Mai, estoy seguro que incluso tú has escuchado las leyendas urbanas. Esos rumores que suenan tan ridículos como un refugio nuclear en la Estación Nagatachou.

—¿Te refieres al Amo del Restaurante?

Tan pronto ella dijo esas palabras, podía sentir un extraño frío filtrándose en la habitación como si hubiéramos mencionado algo que no debía ser mencionado. Era como si ella groseramente hubiera pateado un pequeño santuario de orígenes desconocidos.

—No sé cuántos están involucrados, pero el lado del oeste está planeando algo con un Aburatori.

—El Restaurante Occidental está planeando algo irrazonable? —Mai-san frunció el ceño confundida. —Eso no es bueno. Ahora que lo pienso, sí me volví un poco loca recientemente en Gion de Kioto. Estaba investigando un incidente relacionado a un “monje” y terminé creando un buen número de cadáveres.

—Y ahí son los cuarteles del Restaurante Occidental. Eso podría ser el por qué te tengan de objetivo.

Kyou-san sonaba exasperado.

—El Este se ha puesto muy emocionado con la torre de radio más grande del mundo y su campaña de renacimiento del estilo Edo, por lo que lo poco del “nacionalismo” del Oeste ya estaba en peligro. Tocaste ese avispero justo en el momento menos oportuno, Mai.

—¿La campaña de renacimiento del estilo Edo? Espera un segundo. ¿No es eso sólo un pasatiempo de un VIP?

—El hecho de que tienen el poder para hacer un proyecto nacional de esa escala por sólo un simple pasatiempo ha enfurecido al Restaurante Occidental. —Kyou-san se encogió de hombros. —De cualquier manera, es simplemente razonable para el verdadero centro de la gubernatura para confiar en un Paquete criminal. Deben estar haciéndose seniles. ¿Crees que eso es un problema?

—¿Qué es esto? ¿De casualidad esta persona es alguien desagradable para los hombres Hishigami?

—Por supuesto que no. Somos perfectamente razonables, por lo que nunca pensaríamos en algo tan peligroso.

El joven en ropas al estilo japonés sonrió mientras se ponía de pie de la silla de mimbre.

—El individuo del Lado Occidental es llamado Udou Itsuki. Si estás interesada, entonces siéntete libre de perseguirla. Debe estar planeando llevar acabo discusiones con los miembros del gabinete internacional porque suele suceder que está en una de las Villas Intelectuales de Hakone.

—No me estás dando falsa información para que así elimine un rival político, ¿o sí?

—Entonces asegúrate de investigar esto apropiadamente con tiempo. Y ser manipulada así es algo improbable en alguien tan irrazonable como tú. Como tu hermano, me entristecería verte así. Tanto como ver a un héroe de una película caer en declive.

Con eso, Hishigami Kyou-san comenzó a dejar la habitación.

¿Eh? ¿¡Pero qué hay de Goudo Akira-san!?

—¡¡Kyou-san!! Am, espere… ¡¡Por favor espere!!

Ella debió pensar que él realmente iba a dejarla porque gritó frenéticamente.

—¿Hmm?

—Yo…yo…yo… Pero…yo…

—Desafortunadamente, no puedo cubrirte. Mai podría de hecho ser una persona irrazonable que no le importa con quien se involucra para alcanzar su meta, pero al menos ella hace un juicio apropiado sobre a quien mata. Debiste haber hecho algo sucio que la enfureció y eso no es razonable. Simplemente va más allá del poder que poseo.

—¡¡Pero!! ¡¡No tienes permitido pisar fuera de la línea, por lo que determiné lo que querías y apoyé tu prosperidad en una forma que no te tacharía!! ¡Creé una conexión con el Lado Occidental incluso si significaba ensuciarme mis manos porque pensé que te ayudaría en el futuro! ¡¡Y-y la única razón de que subiste a tercero en línea los últimos años es porque-…!!

—Pero yo no quería nada de eso.

Hishigami Kyou-san sonaba molesto y eso fue suficiente para callar a Goudo Akira-san.

Era como mirar a alguien terminando una oración que había durado muchos años sólo para descubrir que el oyente no había entendido el lenguaje que estaban hablando.

—La línea de sucesión no importa. Si mi posición tiene que caer, que así sea. Siempre y cuando eso provenga por apegarse a acciones razonables, claro está. De hecho, es extraño para alguien como yo estar en tercer lugar en primer lugar. Aunque desde un punto de vista razonable. Esto es realmente bastante incómodo para mí. Ser colocado fuera del camino que había planeado incluso podía ser llamado doloroso.

—Ja…ja…

—¿Creando conexiones con el Lado de Occidente? Eso es lo opuesto a cómo operan los hombres Hishigami. Conexiones entre personas son creadas cuando están destinadas a crearse. Tratar de forzarlo lo distorsiona en su lugar sólo crear conexiones no deseadas. El peor resultado posible es desear que vieras a alguien bajo diferentes circunstancias y usaste ese as en alguien tan grande como este. Posiblemente ya no hay una forma razonable y pacífica de tener una conexión con el Lado Occidental. Qué desperdicio. Esa es la única manera de ver esto.

—Ja ja…ja. Jajajajajajajajaja.

—Pero sería desalmado simplemente abandonarte aquí.

—!!

—Lo máximo que haré será llamar a la policía. Pensando esto razonablemente, la policía seguramente te salvará.

Esta vez, el rostro de Goudo Akira-san realmente no palideció.

Todos aquí sabían la regla básica que no aplicaba aquí, pero él simplemente no quería pisar fuera de ese mundo.

Mai-san ligeramente ondeó la pistola de clavos mientras todavía estaba sentada.

—Oye, Hishigami Kyou.

—No hay razón para referirse a tu hermano por su nombre completo.

—¿La habilidad de esta posada para lidiar con los problemas está a la altura de su nombre de “clase alta”? Por ejemplo, ¿se deshacen de cadáveres inconvenientes y manchas de sangre por uno?

—No sé nada de ese mundo irrazonable. —Hishigami Kyou-san se encogió ligeramente de hombros. —Pero Akira-kun usa este lugar bastante que probablemente lo sepa. Así que pregúntale a esa irrazonable mujer quien frecuentemente hizo esas cosas horrendas y sin embargo no muestra signos de haber sido atrapada.

—…!!!???

La forma en que los músculos en su rostro se apretaron debió haber sido suficiente como respuesta.

Antes de que pudiera cerrar fuertemente mis ojos, clavos comenzaron a ser disparados a todas las X que evitaban sus puntos vitales.

12

—Esto es sospechoso.

Una vez que dejamos el Paso del Infierno y regresamos al auto rentado estacionado en la estación de la carretera sobre el camino de las montañas, Mai-san dijo esas tres palabras. Ya era la tarde y el rojo de los árboles de maple de la montaña era hermoso, pero también me recordaba a las sangrientas escenas que había atestiguado recientemente.

—¿Q-qué?

—Todo lo que ha pasado hasta ahorita. Todo tiene sentido, pero carece de algo. La imagen en general es precisa, pero siento que falta un algo. Ese algo que no me puedo permitir pasar por alto.

—Am… ¿Tienes algo con que apoyar eso?

—Nop. Pero el truco para una larga vida es revisar todo otra vez cuando sientes que el dios de la muerte te está observando. Por supuesto, llevarlo demasiado lejos te da un complejo de persecución, por lo que tienes que tener el sentido para cuando detenerte.

Mientras tanto, ella pisó el acelerador del auto rentado y dejó la estación de la carretera. Ella condujo por el camino zigzagueando por la montaña y hablé mientras me aseguraba de no conseguir marearme.

—¿A-a dónde vamos?

—Hakone contiene unas diferentes Villas Intelectuales. La ciudad creció como repetidamente absorbía otras ciudades, pero fue dividido de nuevo después. Para perder a este dios de la muerte, sería mejor dirigirnos a otra villa.

Su respuesta no bastó para eliminar mi ansiedad.

Era posible que hubiera expresado mal mi pregunta.

—¿Qué planeas hacer?

—Sunekosuri, ¿cuál es el nombre de la persona detrás de todo esto?

—Udou Itsuki, un miembro del Restaurante Occidental, ¿cierto?

—¿Estás seguro?

—¿Eh? —dije sin pensar.

Mai-san sonrió mientras daba vuelta al volante.

—Bueno, no importa si no te diste cuenta. Por ahora, el problema es cómo acercarse a Udou Itsuki. Él pertenece a uno de los Restaurantes que controlan el partido en el poder y el partido opositor. En pocas palabras, incluso usando la palabra Restaurante de esta manera es algo peligroso. Necesitamos prepararnos si vamos a atacar a alguien así.

—P-pero todo ha ido bien hasta ahora.

—Eso fue sólo porque Goudo Akira era incompetente. Dudo que nuestro próximo oponente sea tan sencillo y dudo que la estrategia de la adivina vaya a funcionar.

—¿Entonces qué vas a hacer?

—Udou Itsuki es poderoso. Su influencia se ha propagado finamente por todo el país, pero al mismo tiempo, el Lado Occidental únicamente representa Japón. Él no puede controlar estructuras más grandes que eso.

—E-espera… Esto no tiene nada que ver con la reunión de los G20, ¿o sí?

—Veo que ya lo entendiste. —Ella sonrió. —Secuestremos a alguien incluso más poderoso y amenacemos a Udou. Ya sé. ¿Qué tal una Sub Secretario General de las Naciones Unidas?

13

¡¡*Temblar* *temblar!!

¡¡*Temblar* *temblar* *temblar*!!

—Sunekosuri, no tienes por qué estar tan asustado. Si sigues temblando así, te usaré como un masajeador. ¿Quieres que te presione contra todas mis partes íntimas?

—¿¡C-cómo se supone que me calme!? U-u-un Sub Secre- ¿cómo era?

—Sub Secretario General. Eso es dos niveles abajo del Secretario General. Pero los cinco miembros de las naciones permanentes tienen el privilegio especial de elegir los Sub Secretarios Generales. Al final, es una organización pacifica creada por los victoriosos de la guerra.

La cortina de la noche ya había caído sobre toda la zona, por lo que todo estaba oscuro. El auto rentado estaba siendo iluminado por la luz en el techo y Mai-san usó un dispositivo de mano con sospechosas modificaciones para buscar algo en línea.

Sorprendentemente, simplemente buscar sitios de noticias y del estilo fue suficiente para descubrir quiénes eran los líderes de las naciones y miembros del gabinete en Japón para la conferencia. Debieron pensar que nadie mal usaría esa información para causar alguna clase de incidente.

Mai-san chasqueó los dedos.

—Bien, bien. Hay alguien cerca que podemos usar. Thomas Albert Jr. Es americano y un Sub Secretario General. Vayamos por él☆

—¡¡No podemos!! ¡¡Si atacamos a un VIP de las Naciones Unidas, enviarán equipos SWAT o la Fuerza Delta o algún otro grupo de hombres musculosos con máscaras negras y nos dispararán!!

—No harán eso, así que no te preocupes. Y ni siquiera voy a usar magia kung fu a quemarropa mientras sostengo dos pistolas. Sería agotador y simplemente una gran molestia.

—¿Eh? P-pero dijiste que tenías asuntos con un Sub Secretario General de las Naciones Unidas fuertemente resguardado.

—Hay un punto ciego. Y en este negocio, es sólo de educación tomar notas de las características y debilidades de los líderes del mundo e incluso si no necesitas nada de ellos. Incluso recortar artículos sensacionalistas para llevarte hace una diferencia. Dudo que algo de ahí sea verdad, pero todavía puedes encontrar la verdad de la información retorcida.

—Pero este es una persona importante de las Naciones Unidas. ¿Qué clase de punto ciego podría haber?

—Es un asunto de sistemas diferentes. Algo podría ser legal en un país pero ilegal en otro. Ahí es dónde daremos nuestro golpe.

14 (3rd person)

Ya fuera un jugador titular de futbol o un asesino a sueldo.

Esa es usualmente la primera impresión de las personas después de ver a Michael Lucas.

Él era un hombre negro musculoso de más de dos metros de alto. Sus brazos medían alrededor de 49 centímetros de circunferencia. Cuando usaba gafas de sol, lucía lo bastante aterrador que incluso pandillas de callejones se harían a un lado para hacerlo pasar, pero él en realidad no quería nada de eso en lo más mínimo.

El atletismo no era su fuerte.

No le gustaban películas de horror o pruebas de coraje.

Él estaba totalmente desconcertado del por qué había durado tanto en su negocio de guardaespaldas, pero cada vez que él preguntaba, los VIP’s se reirían y dirían que porque era una buena persona. Por esa razón, todavía tenía que resolver el misterio.

—Honestamente. Qué molestia.

Su palma parecida a un guante sostenía una pequeña nota escrita a mano y él nerviosamente la revisó una y otra vez.

En pocas palabras, era una receta.

El Sub Secretario General de las Naciones Unidas Thomas Albert Jr., quién contrató a Michael para cuidarlo, le pasó esta nota secreta a este hombre en quien podía confiar.

Había un entendimiento tácito que no serían problemas sobre el estado físico o mental de cualquiera involucrado en la política o la administración, pero esto era un poco diferente de eso.

Esto era sobre las diferencias entre naciones.

Era fácil conseguir recetas médicas en América que en Japón. Los doctores recetarían analgésicos y pastillas para dormir a las personas para tomarlas todos los días como Vitamina B, Vitamina C u otro suplemento. Oficialmente tienen migrañas, insomnio o algún otro malestar, pero en realidad se había vuelto un hábito. Las tomaban porque no se sentían bien sin ellas, no porque hubiera algo malo con sus cuerpos.

Y algunas medicinas que podían ser recetas en grandes cantidades con sólo la firma de un doctor tratante en América serían conseguibles en Japón porque eran consideradas demasiado potentes. Y sólo por referencia, la dosis letal de medicamentos estaba basado en el peso del cuerpo del sujeto. Cuando el tamaño de la persona japonesa promedio era comparado con uno occidental promedio, esa desviación en estándares no era de sorprenderse.

No tenía caso discutir quién estaba en lo cierto. Era simplemente una diferencia entre naciones.

—¿Pero que se supone que haga? ¿Realmente está bien? Espero que esto resulte bien. …Dicen que cuando estés en Roma, hagas como los romanos, por lo que no creo que deberíamos hacer mucho alboroto si podemos evitarlo.

Michael Lucas se estaba hablando así mismo porque no podía soportarlo. Generalmente era una persona tímida. Era tan malo que había sido tentado momentáneamente a confesarse cuando vio una iglesia en la ciudad de Hakone. Sin embargo, apenas se contuvo. Una importante reunión de los G20 estaba en camino, por lo que no dejar que el Sub Secretario General se concentrara podría esparcir caos innecesario a través de las Naciones Unidas e incluso el mundo entero. O eso se dijo así mismo.

Ya era de noche, por lo que la mesa de recepción para pacientes externos del hospital y el edificio de la farmacia adyacente al hospital estaban cerca. Además, era improbable que encontrara el analgésico en la nota en esos lugares.

En su lugar Michael se hizo paso hacía una farmacia grande que se mantenía abierta hasta altas horas de la noche.

Sin embargo, el producto en cuestión no estaba abastecido en los estantes. Camino directo a la registradora de esa tienda llena con brillantes luces fluorescentes y le habló vacilantemente al empleado que aprecia aburrido.

—Disculpe.

—¿¡Ee!? ¿P-puedo ayudarlo?

—No se preocupe. Puede hablar en japonés.

Realmente deprimió a Michael un poco qué tan asustado estaba el empleado, pero no lo mostro. Así era como siempre había sido. Antes de entrar en la secundaria, él ya había medido 180 centímetros. No sólo los niños del vecindario lo miraban con terror, sino que sus padres también.

El joven empleado se abrió paso hacia la parte trasera de la tienda y regresó con una caja de cartón lo suficientemente grande para guardar un balón de soccer. El costado de la caja tenía el logo de una tienda online familiar incluso en el país madre de Michael.

Una vez que la prohibición de la venta en línea de medicamentos había sido retirada, las tiendas rápidamente habían ramificado un buen número de servicios. Este era uno de esos. En vez de hacer que se enviara el paquete a la casa de alguien, podría ser recogido en una tienda local. Cuando se ordenaba medicamento para el pie de un atleta, medicina para el crecimiento del cabello, medicina para la disfunción eréctil, anticonceptivos de emergencia y otros productos que uno quisiera tener en secreto, este servicio dejaba muy pocos vínculos con el destinatario como fuera posible. Ni siquiera miembros familiares sabrían.

Cuando se ordenaba de una compañía extranjera, los obstáculos para alcanzar sus productos podían volverse poco claros.

—Am, este debería ser. El nombre del producto es “pastillas”. Sí, como siempre, esa es una categoría bastante amplía.

—Esto es lo que podrías llamar un encargo vergonzoso. Deberías haber entendido eso cuando ofrecí pagar con efectivo en vez de con tarjeta.

—¡O-oh, am! No estaba tratando de fisgonear. Serían quinientos yenes. Eso incluyo el impuesto. Am, hm… ¿Cómo dice eso en inglés?

—Te entiendo.

Michael le dio el dinero, tomó la caja y sintió una fría sensación placentera sobre sus palmas parecidas a guantes. La caja debía haber sido almacenada en un refrigerador.

La salida de la gran tienda parecía bastante lejos, pero en realidad no tomaba más de veinte segundos para llegar a ella. Después de salir de las puertas de vidrio automáticas y poner pie en el estacionamiento, finalmente dejó escapar un suspiro.

—¿Esto realmente debería ser tan fácil? Incluso medicinas para el resfriado y dolor de cabeza están hechas al reunir sólo los componentes de las medicinas y usando un centrifugado hecho a mano.

—Tienes razón. Pero gracias a esto, logré capturarte.

Ni siquiera pudo vislumbrar un poco del hablante.

Un instante después, su visión se puso borrosa, cayó a un costado y al mismísimo final un dolor se esparció a través de su cabeza.

15

Mai-san tomó una pequeña caja de cartón y un celular del grande hombre negro desmayado en el estacionamiento de la farmacia.

*Temblar* *Temblar*

Particularmente no me gustaba el estacionamiento de asfalto, pero la presión en mi estómago me hizo olvidar sobre esa incomodidad.

—C-cómo… ¿Cómo lograste que resultara tan bien?

—¿Es tan raro? Ya es de noche, por lo que el hospital, farmacias y apartados de correos están cerrados. No pueden tener un mensajero a bicicleta llevándolo directamente a la posada porque todos los medios están presenten. Eso sólo deja a una compra en línea enviada a una farmacia como la opción más probable. Pueden llegar tan pronto después de tres horas que hayas hecho el click.

—P-pero esta es una cadena de productos nacional. Hay toneladas del mismo producto de la cadena en una parte de la ciudad de Hakone.

—Incluso con las tiendas en la misma calle, unos prosperarán y otros decaerán. Con la reunión en marcha, una mirada al reporte de seguridad te dirá dónde están reunidas las personas. Y seguramente tendrán sus paquetes enviados a la tienda que llame menos la atención y esa es la más lejana de las multitudes.

Miré alrededor del asfalto y mi mirada se detuvo en el musculoso guardaespaldas.

Quisiera creer que estoy equivocado, pero…

—¿Por qué luces tan preocupado, Sunekosuri-chan?

—¿Eh? B-bueno…

—No te preocupes. Incluso yo no mataré personas que no tenga que. El mayor problema no son las personas con llamativas habilidades de combate o gran influencia. Es el ciudadano honesto de un pequeño pueblo que todo mundo ama. Mátalo sin pensarlo y las personas afligidas por “ese tipo de molestia” nunca te dejarán en paz. Preferiría no lidiar con eso.

Seguí a Mai-san hacía el auto rentado y ella usó el celular que confiscó para llamar a alguien.

—Hola, hola. Buenas tardes. Sí, una línea directa es algo maravilloso. Oh, es mejor que no rastrees o grabes la llamada. Eso sólo envolvería la soga alrededor de tu cuello.

—…

—El guardaespaldas que enviaste a una misión secreta fracasó. Tengo el paquete, así que, ¿qué harás? Planeó entregar estos analgésicos que tragas como si fueran mentas, así que asegúrate que tu puerta trasera esté abierta.

—…

—Si no lo prefieres, también está bien eso. Sólo me desharé de la siguiente persona que envíes. ¿Pero cómo vas a soportar esa migraña? Podrías sufrir toda la noche.

Habiendo dicho eso, Mai-san terminó la llamada y dejó caer el teléfono a sus pies. Después de destrozarlo con su pie, ella me giñó.

—Las negociaciones están completas. Vamos a una entrega directa☆

16

—¿Qué? ¿¡Cómo puedes llamar a esto nublado!? Mira, la luna llena está justo-… No, espera un segundo. ¡¡No me digas…!!

—El Pon Poko Pon flota en el cielo nocturno.

—E-estás bromeando. Ese… ¡¡ese sujeto no es la luna llena!! ¿¡Eso es…!?

—Un maravilloso estomago que puede ser confundido por una luna perfectamente redonda. …¡Derroto el mal para proteger el bien! ¡¡Soy Samurái Pon Poko!!

Mai-san y yo nos dirigimos hacía la Villa Ennetsu, una de las muchas Villas Intelectuales recientemente creadas de un pedazo de Hakone. El Sub Secretario de las Naciones Unidas americano Thomas Albert Jr. Estaba quedándose en la posada de alta clase de ahí.

Thomas-san era un robusto anciano blanco. Debió haber acabado de tomar un baño porque vestía una yukata proporcionada por la posada y estaba viendo una novela de época en la TV con una botella de sake en una mano. Él podría ser un japonfilico, por lo que esperaba que este loco incidente no cambiara su impresión del país demasiado.

Mai-san sostuvo la pequeña caja de cartón y sus ojos se abrieron ampliamente cuando miró la TV.

—¿Ah? ¿Están transmitiendo Samurái Pon Poko aquí también? ¡¡Personalmente, prefiero Kokkuri-san Conquista!! ¡Ese es sobre las aventuras de un zorro, un perro y tanuki viajando alrededor del país y reformando el mundo! El tanuki era especialmente bueno.

—Mh. ¿Qué hay de bueno en un tanuki? Esos Youkai gordos sólo se acuestan bebiendo todo el tiempo.

—Jejeje. Sunekosuri, ¿estás celoso?

—¿Celoso? ¿De qué?

—*Mordisco☆*

¿¡Bfohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!?

¡Ella repentinamente me levantó y después fue directo a la cara! No la nariz y no la mandíbula. ¡Ella mordió toda mi cara sobresaliente!

—¡¡G-geh!! ¡¡*Toser* *toser*!! ¿¡Q-qué estás haciendo!?

—Es sólo que estuviste tan lindo que no pude evitar darte un beso estimulante.

—¡Pensé que ibas a arrancarme mi cara de una mordida! ¡¡Como en un comercial de jitomates!!

Escuché a alguien aclarándose la garganta y Thomas-san interrumpió su conversación como si deslizará una delgada navaja entre nosotros.

—¿Por qué están aquí?

—Toma, tenemos un regalo para un pequeño junior malcriado. …¿Pero estás seguro? Estos son mucho más fuertes que unas hierbas ilegales.

—Esto es un problema del sistema. Estas son tratadas como pastillas para la tos en mi país.

—Así que, ¿qué sistema de control usas?

—¿Qué?

—¿Cuál sistema occidental para tomar el poder de lo inhumano usas? ¿Rusalka? ¿Nixie? No soy una especialista en esto, pero detecto un aroma femenino de la muerte. Pero si no puedes evitar que se escape lo letal del espíritu, no vas a aprovechar exitosamente su poder inhumano. De hecho, terminarás perdiendo tu vida.

—Leannán Sídhe.

—De todas las opciones, tenías que elegir la que por defecto toma tu fuerza vital a cambio de su habilidad. Puedo ver por qué necesitas analgésicos tan fuertes.

—Pero esto es necesario. Hace tres años, enviamos un gran número de contenedores de fábrica de plantas a África central como ayuda humanitaria. Las grandes cajas estaban decoradas con listones y tenía tarjeta pegada. Cuando se combinaba con el poder solar, esas fábricas de plantas podían ser cosechadas más de veinte veces al año, por lo que debería haber resuelto su impresionante escasez de comida. Sin embargo, no están mostrando señales de recuperarse debido a un giro inesperado de los acontecimientos.

—¿Un grupo criminal local los tomó y los convirtió en una fábrica de narcóticos?

—Fábricas de plantas completamente cerradas pueden ser escondidas dentro o bajo tierra, por lo que ni siquiera fotografías satelitales son de utilidad. Si no son encontrados inmediatamente, el desarrollo de una zona entera podía ser retrasada treinta años. Necesito localizarlas incluso si eso significa tomar inspiración que sobrepasa el reino humano. Así que…

En un país donde las recetas para grandes cantidades de medicinas eran normales, incluso síntomas severos podían ser escondidos. En ese caso, el precio de proteger algo probablemente había dejado su cuerpo en un terrible estado.

—¿Qué es lo que ganas por llegar tan lejos?

—Mi sueño, supongo. Alcancé ese sueño, pero había perdido todo lo demás en el momento que lo hice.

Mai-san suspiró aburrida, pasó su mano a través de su fleco y dijo una molesta palabra.

—Caladrius.

—¿Qué?

—Ese es el nombre de una sociedad médica alemana. Están investigando el uso de un hada del mismo nombre que luce como un ave pequeña. Cura al paciente absorbiendo la enfermedad llenando su cuerpo, lo cual lo hace un enemigo natural para un cierto bastardo tenebroso que conozco. Usa tus conexiones a su máximo para investigarlo. Si tienes suerte, podrías ser capaz de recuperar tu vida.

El anciano en yukata guardó silencio por un momento.

Pero finalmente…

—Está bien. Perdonaré tu descortesía para ponernos parejos. No vi nada esta noche.

—Oh, vaya, gracias.

—Pero tu objetivo no era interferir en los asuntos de un anciano, ¿o sí? ¿Por qué siquiera estás aquí?

Mai-san rápidamente se encogió de hombros.

—Lo siento, pero no tengo interés en ti. Pero eso también significa que no te lastimaré. No maté al guardaespaldas musculoso que enviaste por el recado tampoco. Espero puedas aceptar eso de buena fe.

—Entonces…

—Shh. Lo sabrás muy pronto. Aunque podría ser mejor que no supieras.

Justo cuando ponía su dedo índice contra sus labios, el teléfono de la habitación emitió un tono simple. Thomas-san se estiró para tomar el receptor por hábito, pero ella se lo arrebató antes de que él pudiera tomarlo.

—Hola. ¿Aún no empiezan a sudar la gota gorda? ¿Ha pasado más de una década desde que te sentiste así?

—¿Quién llegaría tan lejos? Este es un representante de las Naciones Unidas y alguien apoyado por los Estados Unidos. ¿Tienes alguna idea de qué tanto un simple rasguño en él podría dañar nuestros intereses nacionales? Esto podría incluso afectar nuestra seguridad nacional.

—Y es por eso que llamaste directamente en vez de usar un agente o un negociador. ¿No es así, Udou Itsuki del Restaurant Occidental que opera en Japón? Estoy agradecida que esté deseoso por gastar algo de su tiempo por una simple agente independiente que acecha en los callejones.

—Vayamos directo al asunto.

—Quiero saber toda la verdad. Para ser franca, no he tocado nada relacionado al plan criminal usando un Paquete de Aburatori, así que, ¿por qué intentaste tomar mi vida al hacer esas noticias falsas una realidad?

—¿Por qué tengo que responderte?

—¿Estás seguro que deberías decir eso? Ensamblaste eso en el estilo separado, ¿no es así?

—Bueno…

—¿Lo has olvidado? El estilo separado altera la ruptura del simbolismo de un solo Youkai para implementar varios Paquetes al mismo tiempo. Es un sistema conveniente que te deja concentrar tus esfuerzos e inmediatamente corta la fuente de poder si alguien te traiciona, pero también significa que cada Paquete está conectado con ese sólo núcleo.

—…

—Ya contacté con algunos incidentes paranormales relacionados con tu Aburatori, por lo que tengo la apertura necesaria para alcanzar ese núcleo. No sé qué intentas hacer, pero si lo sigues haciendo, destruiré el núcleo.

Forzar mis oídos fue suficiente para apenas escuchar un suspiro proviniendo del teléfono.

—¿Qué sabes sobre el Aburatori?

—Es una variedad letal que se especializa en asesinar niños, —respondió Mai-san. —Es uno nuevo que apareció en las montañas de las villas de Tohoku durante el periodo Meiji. Se escabulle y se viste como un granjero, secretamente secuestra niños de la villa, saca sus órganos y los cocina para tomar su aceite. Es uno fácil de usar para Paquetes ofensivos, pero debe ser difícil de controlar.

—Patético. ¿Lo estudiaste usando libros de dibujos para niños?

Esa podría haber sido la verdadera personalidad de Udou Itsuki.

O tal vez está actuando una superioridad mental extrema para eliminar su ansiedad.

—La mayor característica del Aburatori es relacionado a su falta de trasfondo histórico, —dijo la voz en el teléfono. —Los Youkai pueden ser llamados fenómenos paranormales con voluntad propia que ha sido agudamente afinada después de una selección natural que duro cientos o incluso miles de años. Algunos de ellos son incluso referidos como dioses que cayeron en la ruina después de que nadie los alabara. Pero…

—El Aburatori es un novato que repentinamente apareció durante el periodo Meiji. Únicamente más de un siglo, se ha transformado en un Youkai importante estando junto a los más sobresalientes. Casi como si hubiera subido tres escalones a la vez. ¿Es eso en lo que te estás concentrando?

—Nuestra esperanza fue acelerar el proceso en el cual una leyenda madura, —francamente explicó Udou Itsuki. —¿Qué tanto te puede decir el japonés moderno sobre los dioses? ¿Siquiera pueden nombrar diez dioses de la mitología japonesa encima de sus cabezas? Y me refiero a sin tener que revisar en el internet y actuar como si los conocieran.

—¿No podemos dejar que los libros de textos se ocupen de eso?

—La religión es intocable. Esa es la regla no escrita de esta nación. Y sin embargo siguen rezando cuando están teniendo problemas y sienten una cierta espiritualidad en todas las cosas. …Es demasiado vago. Se llaman así mismos ateos, sin embargo tienen un miedo general a zonas que se dicen tienen un poder espiritual o místico. Y al mismo tiempo, no siguen ninguna estricta doctrina o tradiciones. Sus creencias son frágiles. Es por eso que la amenaza de un Paquete criminal es tan agresivo. Este país es demasiado impotente cuando se trata de lo supernatural. Paquetes podrían ser la única amenaza al momento, pero en un futuro no tan lejano una calamidad mucho más grande tragaría al país por esa razón.

Es por eso que quería “algo” para renovar el punto de vista religioso del país.

Es por eso que se concentró en el Aburatori que rápidamente había alcanzado el nivel del Youkai más histórico.

Es por eso que trató de usar un ser letal que no conllevaba nada mas que miedo y muerte.

—¡¡Jaja!!

Y sin embargo Mai-san rio como si se burlara de la causa.

—¿Quieres un aumento religioso para la imprudente generación joven? No me hagas reír. Lo que haces no es diferente de usar el nombre de un noble famoso para tenerla aún más fácil para enredar a las personas en una estafa. ¿Exactamente qué intentas incrementar artificialmente y esparcir a través del país? Probablemente alguna sucia ideología que nunca se esparciría bajo circunstancias normales. Algo que crearía una era de locura pero enviaría una masiva fortuna hacía ti.

—Di lo que quieras. Nosotros…

—Además, realmente no estás pensando en Japón en todo esto, ¿no es así?

Parecía que todo el sonido se había desvanecido del mundo.

Así era qué tanto las palabras de Mai-san habían desgarrado en la situación.

—Es verdad que Japón es un país lo bastante loco por videos de fantasmas y entretenimientos espirituales para tener influencia real, pero eso no significa que todos en el país tienen un complejo por lo oculto. Incluso si no saben sobre lo Sintoísmo o Budismo, siguen estando orgullosos al sólo saber que esas cosas tienen una historia de más de un milenio. Este país no necesita el tipo de sistema del que hablas. No importa que tanto esfuerzo pongas en hacer este “nuevo producto”, nadie va darle una segunda revisada.

—…

—En ese caso, ¿tal vez te estás concentrando en exportar lo paranormal? ¿Alguien del G20 entró en negociosos contigo aquí en Hakone? Algunos de ellos probablemente están muy interesados en ese tipo de cosas.

Ella miró hacía la esquina de la habitación donde el Sub Secretario General de las Naciones Unidas estaba sentado en una silla sin piernas.

—Por ejemplo, América. Su país fue fundado hace apenas unos trescientos años. Podrían ser una nación religiosa que usa la Biblia durante juicios y en el juramento del presidente, pero también están en la cima del mundo cuando se trata de suicidios con pistolas. No querrían que eso se transformara en tiroteos al azar o grupos de suicidios. ¿Qué es lo que está sacudiendo el corazón de sus ciudadanos? ¿Cómo pueden detenerlo? Si solamente tuvieran un sistema para forzar a madurar un trasfondo histórico sólido para decirles que todo estaría bien, podrían detener ese temblar en sus corazones. Me parece que establecería el suministro necesario y demanda para exportar ahí.

—Terminar el caos en América es importante para nuestro país también. No importa qué excusas inventen las personas, es un hecho de que confiamos en ellas. Es un problema cuando tu compañero se cae en una carrera a tres piernas, ¿no es así? Así que para ayudarlos…

—¿Cuántas personas han muerto por esto? Debieron haber algunas cuántas pruebas fallidas antes de que exitosamente ganaras contra un Youkai especialmente horrible incluso entre los más letales. ¿Y dónde nacieron esas vidas perdidas?

—¡¡No tienes derecho de decir eso después de ponerle una mano a tu propio hermano con una sonrisa en tu rostro!! Estamos haciendo todo lo que podemos para resolver estos problemas mientras nos concentramos en cinco a diez años después de la primera operación. ¡Nos estamos concentrando en el futuro! ¡¡No somos nada comparados con una Hishigami que mata personas sin razón por su presente conveniencia!! ¿¡Crees que sacrificamos nuestros ciudadanos porque queremos!?

—Espero que tus ciudadanos japoneses acepten tus excusas. ¿Qué serán? ¿Temimos que nuestra nación aleada en la carrera a tres piernas nos traicionara, por lo que exportamos un Paquete con un secreto para crear un ambiente donde tenemos una forma de manipular la opinión publica de las personas americanas?

—¿¡Por qué… Tú!?

—Jajaja. ¿Quieres saber por qué repentinamente saqué lo del secreto? Porque sé que harías eso. Esto no es sobre evidencia para presentar en una investigación de policía o un juicio. Ambos vivimos en un mundo donde las pruebas no son necesarias. ¿Pero estás seguro que es una buena idea? Si esto se descubre, Japón y América te colgarán como un murciélago en un libro de imágenes. Probablemente seas echado del Restaurant Occidental también.

—Es por esto que no quería tener algo que ver con una bestia salvaje como tú.

Ese comentario sonaba como un quejido y una maldición.

La voz baja parecía escupir en el teléfono y en la habitación.

—No importa qué tanta información sea restringida o cortada, llenas las brechas con la lógica incomprensible que solamente tiene sentido para ti. ¡Dices lo que has hecho, pero eso es suficiente para encontrar la respuesta correcta y atacas a ese punto débil! ¡¡El control de los medios y destrucción de la evidencia es inútil contra la inspiración de una mujer loca!!

—Oh, vaya, gracias. Mi trabajo no me permite el suficiente tiempo para calmadamente investigar a través de una masiva cantidad de información. Al final, es la “nariz de la bestia” la que encuentra la respuesta. Y si no puedes creer eso, probablemente no durarás mucho.

La expresión de Mai-san permanecía intacta.

Ella mantuvo una sonrisa relajada desde el inicio hasta el fin.

—Más importante aún, lo tengas esto al revés. Tú fuiste quien atacó primero con ese reportaje de emergencia. Puedes intentar golpearme tanto como quieras, pero no seas tan egoísta como para suplicarme de no atacar de vuelta.

—¿De qué estás hablando? ¡Sabemos que estuviste investigándonos!

—…

—Y de cualquier manera, habrías tomado el proyecto en algún momento una vez que comenzará a avanzar. Como dije, estamos viendo a futuro. No dañaría eliminarte antes. Incluso si el método de las noticias falló, definitivamente te matarem-…

—Haaa.

Fue como si un interruptor repentinamente se hubiera activado.

Mai-san suspiró fríamente. Contenía la misma decepción abrumadora como una pareja casada de muchos años rechazando todos sus recuerdos nostálgicos y tener la resolución de terminar.

—Suficiente. Entiendo la mayoría de ello ahora. Tenía mis sospechas, pero eso lo aclara. Lamento interrumpir tu entusiasmo, pero no tengo más asuntos contigo.

—¿¡Qué!?

—Quiero decir, supuestamente eres Udou Itsuki, ¿cierto? Perteneces al Maestro del Restaurant que controla Japón desde Akasaka en el este y Gion en el oeste. …Si ese fueras realmente, no serías tan descuidado. Podrías estar bajo la impresión de que estás hablando lógicamente, pero claramente estás hablando por emociones. Y eso sacó lo mejor de ti.

Ella sonaba apática.

Su voz no contenía alguna pisca de respeto o precaución.

—Y estás completamente equivocado de donde yace el problema. La mayor amenaza no es Hishigami Mai, el lobo solitario. Es el Sub Secretario General de las Naciones Unidas escuchando del otro lado, ¿cierto? Él es un ciudadano americano, por lo que él es la última persona que quieras que escuche que estás exportando un Paquete con un secreto instalado. Si tienes algo de sentido común, tu primera prioridad sería descubrir cómo eliminar naturalmente a una persona bastante conocida. Por supuesto, tramar un asesinato natural rápidamente y silenciosamente a este punto sería imposible para casi cualquiera excepto una mujer Hishigami.

Por un momento, no hubo respuesta del teléfono.

Sin embargo, podía escuchar un sonido extraño que no era un gemido y tampoco como si se estuviera murmurando así mismo.

Mai-san continuó mientras sonaba verdaderamente harta con todo esto.

—¿Eso es suficiente para dejar tu mente en blanco? …Suficiente. Entiendo, así que transfiéreme con tu jefe. Hablar con un niño como tú no va a llevarme a ningún lado.

—¡N-no hay nadie arriba de mí! Jaja. Pareces haber malentendido eso al menos. ¡¡Tu astucia parece haber cruzado la línea y haberse vuelto un complejo de victima!! ¡¡En otras palabras…!!

—Y Udou Itsuki podría tener mucho “poder”, pero eso es en referencia al balance del poder político. Confrontaciones directas usando lo oculto están fuera de su campo de pericia. La mente maestra de la operación debe estar cerca de ti. …¿Cuándo te diste cuenta que simplemente te estaban adulando? Te atrajeron hasta el punto de no regreso y después te usaron como marioneta, ¿no es así? “Ellos” siendo los verdaderos líderes y mentes maestras de la operación quienes respetuosamente se inclinan ante ti.

—¿Q-qué?

—Espera. ¿En serio no lo entiendes? Guau. No esperaba ese nivel de incompetencia. Pero en ese caso… Hmm. Tendrías que saber eso al menos, ¿cierto? Pero bueno, si realmente eres así de incompetente… es posible.

—¿¡Qué!? ¿¡Qué estás ocultando!?

—Bueno, —dijo Mai-san con una ligera sonrisa. —¿Estás al tanto que sólo eres el doble de Udou Itsuki?

—¿Qué?

Esta vez, el teléfono realmente se quedó en silencio como si hubiera sido tragado por un vacío.

Después muchos segundos, algo finalmente pasó.

Sin embargo, no fue Udou Itsuki hablando.

Era un tiroteo ruidoso y el sonido de algo pesado cayendo en el suelo.

—Esto es irremediable

Después de una pausa, escuche la voz de una joven que era claramente diferente del hombre anterior.

¿Quién es?

—Completamente irremediable. Pensé que un idiota sería más fácil de controlar, pero terminan haciéndote caer cuando son tan estúpidos. De alguna manera, esta fue una buena lección.

—Oh, así que ¿tú eres la mente maestra? ¿Pero por qué trabajaste con el doble? Podrías haber lidiado con el verdadero Udou Itsuki.

—¿También eres una idiota? ¿Sabes en qué estado está este país? El verdadero está estrictamente resguardado para que siquiera alguien se acerque. Pero el doble se le da una parte de la autoridad del Restaurant por lo que nadie puede decir que no es el verdadero y esa parte era suficiente para mí.

—¿Te refieres a ensamblar los Paquetes de Aburatori?

—Realmente eres una idiota. ¿O soy demasiado brillante? El Aburatori no era nada más que señuelo para atraer al doble.

—Sí, a pesar de aclamar mirar hacia el futuro, todo lo que dijo estaba bastante fuera de sí. Casi como si alguien lo estuviera guiando.

—Siempre pensé que el más grande villano de Blanca Nieves era el espejo de la verdad. Casi igual que un Ungaujyou, —dijo la irritada voz. —Por cierto, mi objetivo eres tú, Hishigami Mai.

—No recuerdo haber hecho algo para dejar rencor.

—No voy a matar a alguien por algo como eso. ¿Eres estúpida?

—Entonces ¿por qué?

—Porque este es un país pequeño. Puedo decir que colisionaríamos en algún momento del proyecto después de otro proyecto, sucesivamente si no me ocupaba de ti ahora. Y por lo tanto te mataré por el bien del futuro. Astuto, ¿no es así?

Ella no iba a matar a Mai-san porque se hubiera metido en su camino.

Ella iba a matarla porque probablemente ella se metería en su camino eventualmente.

Y para hacer eso, ella estaba dispuesta a engañar a cualquiera y arrastrar a cualquiera en esto. Tener éxito la haría una asesina y fracasar la haría una víctima de asesinato. Se había arrojado ella misma en un abismo desesperado de lo que podría ser un sueño imaginario.

—Oh, así que es bastante igual a lo que normalmente hago, —respondió Mai-san.

—Por favor no me compares con una idiota como tú. Tú únicamente pensaste eso, ¿no es así?

Sonaban como si simplemente estuvieran platicando.

Para Mai-san, eso podría haber sido bastante exacto. Pero esta persona estaba intentado matar a Mai-san por su propia seguridad, así que, ¿cómo ella ve a la feroz Hishigami Mai quien se abriría paso a través de cualquier y todas las barreras?

Las dos agentes continuaron mientras no me prestaban atención.

—Pero mi plan continuará incluso si este idiota de doble está muerto. No pienses que sobrevivirás para ver el amanecer.

Escuché un extraño sonido parecido a una risa.

Provino de la garganta de Mai-san.

—No, no. Eso no es suficiente.

—¿Qué? No me digas que eres tan estúpida para pensar que despertarás algún poder especial si estás arrinconada. Acercarte a la verdad de la situación no va a cambiar nada. Siempre eres perseguida en este negocio y me deslizaré a través de esas brechas para matarte. Saber la verdad sólo resuelve el problema en misterios baratos. Eso no funcionará en la realidad.

—Jaja. Lo mismo te digo yo☆

Mai-san inmediatamente respondió en un tono obviamente burlón.

Uno de sus rasgos más aterradores era su tendencia a ponerse más irrespetuosa en vez de gritar con furia.

—En este mundo, lo que sea que suceda, sucede. No dijiste que las cosas pasan no importa qué. Dices que lo que sea que suceda, sucede. ¿Entiendes la diferencia? Una de ellas incluye una voluntad humana tratando de cambiarlo y la otra no.

Su voz era fría y sin embargo continuó sonriendo de verdadero placer.

—Pareces estar tratando de martillar el clavo más alto como una manera lógica de asegurar tu victoria, pero en mi experiencia, la lógica se te regresa si fuerzas bastante tu deseo de los resultados. Es por eso que tus noticias de emergencia no me llegaron a pesar de supuestamente ser un método seguro. También podrías llamar eso la esencia de las mujeres Hishigami. Y después, las personas alrededor de nosotras limpiarían todo. Las personas que se dan cuenta que el desastre los alcanzaría también si no la contienen automáticamente se adentrarían y limpiarían por nosotras.

—Ya veo. ¿Y estás diciendo que sus números e influencia son mayores que la de las personas que he movido? ¿Estás viendo esto como una elección que cuenta los votos negativos de miedo y violencia?

—No tienes alguna oportunidad si crees que esto se volverá como una elección apropiada. Mi método es aplastar las cajas de votaciones y meter un billón de votos falsos para poner todo a mi favor.

Ella parecía estar verdaderamente disfrutando.

Su expresión estaba llena de la hostilidad de una bestia atormentando a su presa capturada.

Pero al mismo tiempo, la persona en el teléfono podría haber tenido la misma expresión.

—No lo llevaste tan lejos, —dijo Mai-san. —Te mantuviste dentro del marco y reuniste violencia lógica que puede ser entendida con sentido común. Eso es malo. Las cosas son más fáciles si te escapas de ese marco y no es común que vea a alguien arrastrándose todo el camino a este punto alto en nuestro negocio. Realmente perturba la mente por qué las personas se vuelven esclavos de las reglas a pesar de haber caído en estos callejones del mundo porque no pudieran soportar seguir las reglas.

—Intenté escucharte, pero eso no es mas que la lógica de una tonta. ¿Eres quizá del tipo de persona que piensa que las guerras se pueden ganar con trabajo duro? Si es así, es realmente lamentable. Las peleas reales hasta la muerte son decididas por los números. Si podías elevar el valor de una persona tan fácilmente, cualquiera de los seis o siete billones de personas en la tierra podría convertirse en un emperador histórico. Y la raza humana habría sido borrada hace mucho tiempo.

Mientras que ambos lados hablaban sin intención de ganar entendimiento mutuo, ¿realmente podría ser llamado una conversación?

Ambas producían una avalancha de palabras para aplastar a la otra y ambas estaban casi parejas. Se sentía como la prueba de que ambas estaban de pie en el mismo campo.

Y sin embargo no estaba seguro cuántas personas o incluso Youkai podría enfrentar a este monstruo sin ser “tragado”.

—Mientras estamos en esto, ¿qué tal si me das tu nombre? —preguntó Mai-san. —Eso haría esto más emocionante.

—¿Eres estúpida? Voy a mentir esperando y matarte en su lugar.

La llamada terminó ahí.

Terminó tan fácil como una llamada telefónica entre amigas quienes se llaman una a la otra todo el tiempo.

Mai-san se encogió de hombros y arrojó el receptor hacía el gancho del teléfono.

—Vamos, Sunekosuri. A partir de ahora, es una carrera contra el tiempo.

—¿Eh? ¿Eh? ¿Quieres decir que vas a pelear con esa agente uno a uno?

Mi honesta pregunta hizo que ella pusiera una cara preocupada.

Parecía decir “Oh, encontré a un verdadero idiota.”

—No. Eso definitivamente no va a pasar.

17

Después de dejar la lujosa posada y haber regresado al auto rentado, Mai-san dijo lo siguiente.

—El enemigo nunca dijo su nombre y selló los labios de la única conexión que teníamos: Udou Itsuki…o su doble, supongo. Es fácil concentrarse en cómo siguió hablando sobre ir al ataque, pero ella definitivamente se estaba asegurando de deshacerse de cualquier información que pudiéramos usar para rastrearla. Si no solucionamos esto antes de que ella pueda escapar, siempre estaremos en peligro de un ataque.

—¿E-entonces por qué estaba actuando tan agresiva?

—Para que así pudiera escapar a seguridad mientras yo iba a la defensiva. El ejemplo más obvio fue “No creas que sobrevirarás para el amanecer”. Alguien que tiene miedo realmente probablemente cavaría un edificio, sellaría las ventanas y puertas y esperaría hasta el amanecer. Mientras tanto, ella podría haberse desvanecido y esperado hasta un mes o un año para matarlos. Pero yo voy de acuerdo con eso.

La manera en que estas personas siempre tienen un plan secreto o dos detrás me hacen dar vueltas en la cabeza.

Me siento cansado, pero mi única opción fue preguntar algo.

—¿Qué vas a hacer ahora?

—Para satisfactoriamente desaparecer, estará apresurada para destruir cualquier pista que pudiera dar con ella. En ese caso, podremos encontrarnos con ella al obtener una de esas pistas antes que ella. Ahí es donde podremos matarla.

Esta era una carrera contra el tiempo. Para llegar antes que ella, necesitaríamos movernos más rápido que ella. Sería demasiado tarde para el momento que ella destruyera toda la evidencia.

Y una vez más, estás personas trabajaban con la presunción de que matarían a su oponente. Simplemente no podía mantener el ritmo.

—De cualquier manera, la mayor y más obvia pista sería el Aburatori. Si ella ensambló directamente el Paquete, las idiosincrasias y características del ensamblado podrían proporcionar su información personal. Como ella dijo, esta es un negocio pequeño. Definitivamente querría destruir eso si planea desaparecer.

—Realmente no puedo entender bien la situación.

—Ella creó un Paquete de estilo separado. Eso quiere decir que removerá el Youkai en el centro destruirá todos los Paquetes para los cuales fue usado. Por lo que si quieres completamente destruir todo lo más rápidamente posible, ¿qué harías?

—¿Quieres decir usar alguna clase de ridícula técnica para matar un Youkai letal que no puede ser asesinado incluso si es apuñalado o que le disparen?

—Cualquiera en este negocio debería ser capaz de asesinar un Youkai.

Haces sonar eso demasiado fácil.

¡Sólo para que lo sepas, soy un Youkai canino! ¡¡*Temblar* *temblar*!!

—En ese caso, el problema es donde está ubicado el Aburatori. Ella probablemente estaba engañando al doble para mantener todo esto en secreto y ella no puede dejar a un Youkai así de peligroso al abierto. Probablemente está encerrado en algún lado o mantenido en un estado similar a la hibernación.

—¿Estás diciendo que hay una base secreta o algo escondido en Hakone?

—Eso en realidad resaltaría demasiado. —Mai-san partió mi idea en dos. —Cuando contrabandeas drogas puedes meterlas dentro de la bolsa de un turista inesperado. Incluso si las drogas son descubiertas, todavía puedes escapar. Así es cómo un profesional considera todo realmente peligroso. Diría que el Aburatori fue secretamente llevado al ático o sótano de alguna persona normal sin alguna conexión con lo oculto.

—P-pero si ella va a destruir rápidamente esa evidencia…

—Mira esto.

Mai-san puso su dispositivo portátil hacía mí.

Mostraba un artículo de una página de noticias en línea.

—Misteriosos incendios en la nueva región urbana de Hakone. Tres casas completamente destruidas. Residuos de gasolina fueron descubiertos en los muros exteriores, por lo que la policía lo está investigando como un incendio provocado.

—Muy poco natural. Estos incendios oportunos casi están pidiendo que los investigue. Y mientras estoy cavando a través de escombros vacíos, ella acabará sin prisas con el Aburatori.

—¿Es por eso que hizo esto? ¡¡T-tienes que estar bromeando!! ¡¡Las personas que vivieron ahí perdieron sus casas y algunas podrían haber muerto!!

—Podemos discutir la moralidad después. Ver esto de otra manera, ella piensa que la superaré si no llega tan lejos. Eso quiere decir que nuestro objetivo debe estar en algún lugar bastante obvio. Algún lugar que resaltaría con sólo una mirada en el mapa.

Mientras hablaba, Mai-san abrió el servicio de mapa de su dispositivo. También llamó a las ubicaciones de los incendios en el distrito residencial de la zona de la ciudad de Hakone.

Parecía como si esa zona trataba más en vender casas confeccionadas que rentando apartamentos.

—Sunekosuri, ¿qué resalta más para ti?

—¿E-eh? B-bueno, todo el lugar está alineado con cuidado como una barra de chocolate, pero supongo que algún lado con una cantidad anti natural de tierra resaltaría más. Por ejemplo…

—Oh, pero no elijas los parques. Si el lugar no tiene un dueño claro, no puedes acusar al dueño si algo sale mal. En otras palabras, tiene que ser un edificio privado propio.

—E-entonces, aquí, tal vez.

Casualmente apunte mi pata delantera a un edificio.

—Am, ¿Casa Hojas Verdes? ¿Un centro de enfermería y asistencia social? ¿Eh?

—En otras palabras, una casa para ancianos. Fue construido hace medio año, por lo que es casi una marca nueva. No sé cuándo el proyecto señuelo del Aburatori empezó, pero alguien podría haber cavado un espacio bajo el piso durante la construcción y creó un espacio secreto que del que ni siquiera los dueños saben. En otras palabras, ella podría haber hecho lo que quisiera.

—¿Por lo que la personas detrás de todo esto irá ahí? ¿Para destruir la evidencia al asesinar el Aburatori? P-pero entonces…

—Así es. —Mai-san asintió alegremente. —Vayamos al lugar para ver lo que hace. Una vez que sepamos qué métodos usa, matarla será fácil.

Por un instante, mi cerebro se rehusó a entender a lo que se refería.

¿Eh?

Quieres decir…am…lo que estás diciendo es… ¡¡Para resumir…!!

—¡E-e-e-e-espera! ¡No sé quién es el enemigo, pero ella irá a este centro si no hacemos algo, ¿cierto?!

—Así es.

—¡Ella tiró gasolina e incendió las casas de gente inocente sólo para despistarnos! ¿Realmente puede matar este Aburatori escondido con un solo ataque? Porque… ¡porque si se vuelve una batalla a gran escala con él, ¿qué le pasará a los ancianos y ancianas de ahí?!

—No importa si quedan atrapados en esto. Nuestro enemigo tampoco tiene el tiempo, por lo que no va a escabullirse considerablemente o algo así. Probablemente pretenderá ser una invasora y matará personas. Si ella roba algunas libretas de ahorros y sellos, la policía podría ser engañada. Y si ella después retira un poco de dinero y lo cambia en el extranjero, pensarán que fue el trabajo de un grupo extranjero.

Eso no es el punto.

¡De eso no estoy hablando!

¡No lo entiendes en lo absoluto!

—¡Si sabes eso, ¿cómo puedes sugerir sólo observar?!

—No es como si los estuviera matando yo.

—¡¡Esos ancianos y ancianas son completamente inocentes!! ¿¡Vas a quedarte sólo de brazos cruzados mientras son asesinados?!

—Si no lo hago, no sabré qué hará el enemigo.

Claramente sentí mi mente sacudirse.

¿Por qué no puede entender algo que cualquier sabría sin que se le dijera?

¿Y por qué había alguien así en una posición donde tenía en sus manos las vidas de todos en ese lugar?

—Am, Sunekosuri. No hay necesidad de decirlo, pero no entré en este mundo porque quería ser un héroe de la justicia. ¿Realmente piensas que no permitiría que civiles se involucraran? ¿Qué hay sobre ese Sub Secretario General de las Naciones Unidas? ¿Él era un villano?

—…

—Puedes pensar lo que quieras, pero yo no sigo las reglas. Tomo las acciones necesarias para ciertas victorias y algunas veces ese proceso de casualidad sucede que se salvan las vidas de civiles. Sin embargo, eso no tiene el suficiente valor para dejar el camino de cierta victoria.

Ahh…

Lo más probable es que ella esté abrumadoramente en lo cierto. En este pequeño negocio al menos. El idealismo no significaba nada. Nunca ganarías, nunca sobrevivirías y nunca dejarían de quitarte todo. Sabía eso. Incluso mi esposa repentinamente se desvaneció un día y no la he encontrado sin importar donde busque. No creo que algo tan irrazonable pudiera ser explicado mientras se apega a las ideas idealistas. Es por eso que entré en una organización peligrosa como el Hyakki Yakou en primer lugar. Se me ha enseñado todo eso por la razón que me trajo aquí.

Pero…

Aun así…

—Al demonio con eso, maldita cucaracha. ¿Tienes alguna idea de lo que estás diciendo?

Un doloroso silencio cayó sobre el auto rentado.

Había dicho algo decisivo.

Entendía eso y porque lo entendía, abrí mi boca otra vez.

—¿Piensas que terminarás en la cima del mundo si actúas como una superhumana y menosprecias a todos así? Estás tomando el mundo muy a la ligera. Tu posición no se eleva sólo porque menosprecies a alguien más. No has ganado nada.

—Sunekosuri.

—¿Tienes miedo de ponerle un empeño en serio? ¿Tienes miedo de perder la confianza en tu rostro si tomas un verdadero reto como proteger esos ancianos y ancianas al fallar? ¿¡Es por eso que ni siquiera lo intentas y minimizas tus perdidas!? Si es así, das risa. No estás protegiendo nada. ¡¡Nada en absoluto!! ¡¡¡¡Dejaste que los números te despistaran mientras abandonabas lo que realmente importa!!

—Sunekosuri.

No sabía si era el reflejo de la luz de la luna entrando a través de las oscuras ventanas del auto o si era algo más, pero una luz definida llenó sus dos ojos mientras silenciosamente me observaba.

—Puedes pelear conmigo aquí si quieres, pero Hakone es un campo de batalla ahora. La regla de que un Youkai no muere no aplica aquí. …¿Estás segura que entiendes eso? No estás pensando que algún poder misterioso va a solucionar limpiamente todo al final, ¿o sí?

—…

—Podrías sentirte como si dios estuviera de tu lado ahora mismo y podrías pensar erróneamente que un poder justo residirá dentro de ti porque hiciste la decisión correcta, pero eso no es más que embellecer las cosas. Si continúas así, te hallarás rodeada de enemigos. Darás la vuelta, pero no encontrarás a nadie y nadie te ayudará. La fuente de tu poder es una ilusión vacía. ¿Entiendes eso?

—Sí.

Yo era un Sunekosuri.

No tenía un poder cruel para matar personas como una Yuki Onna o un Shichinin Misaki. Lucía como un perro pequeño y todo lo que hacía era frotarme contra las espinillas de viajeros. Sabía qué tan peligroso era para un pequeño e impotente Youkai ir sólo.

—Pero estoy justo aquí. Ya sea por coincidencia o inevitabilidad, estoy aquí ahora. No importa qué tan débil o insignificante pudiera ser, puedo influenciar toda la situación ahora que estoy en el escenario. Esa posibilidad se mantiene, así que el resto es mi problema. ¡¡No tienes el derecho de decirme que hacer!!

—¿En serio? Bueno, si lo entiendes, no te detendré.

Mai-san bajó la ventana del pasajero. No había nada más que decir, por lo que salí por la ventana y entré a la noche de Hakone.

Estaba seguro que no era tan mala persona como decía ser.

Si realmente estaba viviendo una vida libre de ataduras como este enemigo misterioso nuestro, no tendría razón de elegir sus objetivos tan cuidadosamente. Mientras es disfrazado como una recuperación fallida de un campo minado sin explotar o una erupción volcánica repentina, ella podría haber hecho volar el enemigo junto con toda la ciudad entera de Hakone sin preocuparse de los civiles o líderes del G20. Sonaba absurdo, pero con su poder y habilidad, habría sido como robarle un dulce a un niño.

Pero ella no hizo eso.

No importa lo que los demás digan e incluso si ella se burla de la idea, ella trazó una línea entre los que mataría y los que no.

Pero ella misma no se ha dado cuenta de ese hecho. Y ahora mismo, ella estaba intentado aplastar ese pequeño brote con el pie sin que nadie se diera cuenta que estaba ahí.

Incluso si era temporalmente y se me forzara por los superiores, yo era su compañero.

No podía le permitirle aplastar ese pequeño brote. ¡Y para hacer eso, tenía que proteger los ancianos y ancianas de la casa para ancianos de nuestro enemigo!

18

No podía confiar en el gran poder de Hishigami Mai.

Tenía que pelear con alguien del mismo o más grande poder por mi cuenta.

La situación era desesperada.

De hecho, mis rasgos no eran diferentes de un pequeño perro, por lo que incluso llegar a la zona residencial en cuestión sería difícil. Me acerqué a un camión esperando en el semáforo en la oscura ciudad, hice unos cuantos saltos fallidos y finalmente reuní todo mi esfuerzo y fuerza de voluntad para escalar en la parte trasera del camión.

En el camino, estaba siendo llevado en una dirección completamente diferente, pero me moví a camiones diferentes algunas veces antes de llegar a mi destino.

Me encontré con un silencio tal que se sentía como si el mundo hubiera sido destruido.

La noche estaba completamente oscura.

Mi visión estaba borrosa y era probablemente debido a más que sólo el desagrado de un Youkai a ciudades modernas. Había alguna presencia desconocida aquí y estaba en el nivel para instilar miedo incluso a un Youkai como yo.

Incluso tan tarde por la noche, era extraño no encontrar luces en absoluto. Sentí la misma aura punzante como cuando la electricidad es cortada antes de que el equipo SWAT irrumpa en una barricada criminal en un edificio. ¿El enemigo ya había llegado? ¿Realmente lo lograría a tiempo?

Por el momento, corrí a través del camino de asfalto para llegar a la Casa Hojas Verdes.

El terreno era más pequeño que el de una escuela. Estaba del tamaño de un kínder. El bien cuidado pasto contenía unos cuantos pedazos de juegos y el tipo de parrilla encontrada en los campamentos. Podrían haber estado ahí cuando los nietos de los residentes venían de visita.

Una mirada rápida alrededor no mostraba señales de ventanas rotas o puertas.

Decidiendo que llegué primero, toqué el timbre de la puerta delantera. Más específicamente, comencé a saltar de nuevo.

Kh… ¡¡Tocar el botón con mi pata frontal es sorprendentemente difícil!!

Después de un rato, unas cuantas luces proviniendo desde dentro del edificio y pasos de pantuflas se acercaron a la puerta.

Cuando la puerta se abrió, una anciana de baja estatura salió.

—¿Oh? ¿Qué quieres a esta hora, pequeño Youkai?

—Yo…

Estaba a punto de presentarme, pero rápidamente me di cuenta de algo.

¿Qué ganaría al identificarme como un impotente Sunekosuri?

Repensé mi plan y di un bufido sin sentido.

—Soy un Youkai que predice el futuro.

—Oh, vaya.

—¡Un tornado se aproxima! ¡Un gran desastre se acerca! En unos pocos minutos, pasará por aquí. Si entiende, entonces por favor despierte a todos y evacue. Un parte rectangular del pasto ha sido cortado y hay un espacio bajo tierra ahí, ¿cierto? Eso debería funcionar como un refugio contra tornados.

—Oh, cielos, cielos. Eso es un problema. Necesitamos decirles a los vecinos también.

—¡Deprisa! ¡¡Yo iré a decirles a los vecinos!!

Cuando la apresuré, lucía preocupada pero aun así regresó dentro del instituto. A pesar de ser tan noche, los treinta a cincuenta ancianos obedecieron mis instrucciones. Podría haber sido su edad lo que los dejó confiar en las palabras de un Youkai de esa manera.

—¡Rápido! No sé si es un almacén o no, pero debería haber una puerta en el patio conduciendo al subterráneo. ¡Por favor, diríjanse ahí!

—¿Oh? ¿No eres un Sunekosu-…

—¡¡Deprisa, deprisa!! El tornado estará pronto aquí. ¡¡Guau guau!

Uno de los ancianos estaba a punto de descubrir mi mentira, pero lo callé con puro impulso. Ahora mismo, era un siniestro Youkai canino que predice desastres.

Después de asegurarme de que se dirigieron debajo del patio, la anterior anciana comenzó a cerrar la puerta desde adentro, pero se detuvo por un momento.

—¿Qué hay de ti? Hay una tormenta aproximándose, ¿no es así?

—Un tornado se aproxima, pero no se preocupe. Podría no parecerlo, pero soy un Youkai todavía tengo trabajo que hacer. Necesito informarles a tantas personas en el vecindario como pueda.

—De acuerdo, pero regresa aquí si se pone peligroso. Sólo porque eres un Youkai fuerte no quiere decir que te pasemos todo nuestro dolor a ti.

Dije que lo haría y ella finalmente cerró la puerta.

Ahora bien.

Imaginé la capa general de la casa de los ancianos y me apresuré alrededor para revisar con mis propios ojos. Había un edificio de concreto rectangular, un tanque de lo que era probablemente el gas de la ciudad, toboganes y columpios en el patio, y el conjunto de la parrilla. ¿Había algo que pudiera usar como arma? Debería haber cuchillos en la cocina, un extinguidor de incendios en la entrada y una caja de herramientas que no pude encontrar. Aunque probablemente hay un armario de almacenamiento o algo así en algún lado. Después de buscar alrededor unas cuantas veces, encontré las herramientas de jardinería: agroquímicos, cuerda de plástico y unas estacas de acero.

Haría todo lo que pudiera y correría alrededor haciendo mis preparaciones.

El enemigo llegaría eventualmente y mataría a todos los testigos incluso si fueran cientos o inclusive miles de ellos. Esa gente mayor no podría escapar a pie en medio de la noche, por lo que interceptar el enemigo aquí fue la única opción.

Y mientras tanto la única persona que realmente tiene una oportunidad de lograr hacer eso-…

Justo cuando ese pensamiento llegó a mi mente, algo pasó justo en un instante.

El sonido de la destrucción era simplemente abrumador y me tomo un poco darme cuenta qué había pasado.

Había estado en cuatro patas en el patio, pero mi visión comenzó a girar y girar. Todo se transformó en una colección de líneas flotantes sin sentido. Mi cuerpo estaba en medio del aire e incluso los bloques de cemento alrededor del patio y la tierra en sí habían sido mandados a volar por un golpe masivo al nivel del coque de un avión. Para el momento que me di cuenta de todo eso, mis pensamientos finalmente lo habían entendido.

Había sido lanzado al aire por algo aterrador.

Era un brazo gigante midiendo varias docenas de metros de largo. Parecía como si estuviera hecho por paneles de armadura y una gruesa piel pegados con pegamento. Una pala había desgarrado los bloques de cemento y la tierra para golpearme sin piedad.

Eso era todo lo que bastaba para atacar, pero salí disparado a través del terreno de la casa para ancianos y sin piedad me estrellé con el muro del edificio. Las piedras que volaron junto conmigo atravesaron las ventanas e incluso el muro.

—¿¡G-gah!? Gbbh. ¡¡Bebhh!!

¡¡No puedo…respirar!!

¡¡Mi propia sangre…está bloqueando mi garganta!!

—¡¡*Toser*… *toser* *toser*!! ¡¡*Jadear* *jadear*!!

De alguna manera logré toser la sangre y asegurar un camino para el aire, pero mi cabeza todavía estaba sacudida. Era un Youkai y por lo tanto no sería asesinado incluso si era apuñalado o me disparaba, así que, ¿qué era esto? Sentía el dolor de tener mis costillas exprimidas al límite y tener cada uno de los órganos aplastados. Estaba indudablemente acercándome a la muerte.

Para el momento que me di cuenta del sonido de metal raspando, el brazo gigante se había desvanecido.

En su lugar, alguien puso un pie sobre el cemento aplastado y en el patio.

Era una chica que lucía como la edad de una de preparatoria y vestía un uniforme de marinero amarillo llamativo. No sabía si alguna escuela en realidad usaba ese uniforme, pero había otro problema más importante. Simplemente conocer esta clase de persona significaría la muerte, así que, ¿era siquiera posible que ella tuviera una vida escolar normal?

Ella me miró con una mirada desdeñosa mientras inestablemente trataba de ponerme de pie.

—No me digas que realmente pensaste que habías llegado aquí antes que el agente profesional y que de casualidad te ataque justo después de que terminaras tus patéticas preparaciones. Si es así, no eres muy listo. No muy listo en lo absoluto. Por supuesto que eso no fue lo que pasó.

Mientras se aproximaba, detecté un aroma dulce similar a los duraznos. Ese tipo de olor parecía muy fuera de lugar en la escena de pesadilla que sentía que mis sentidos habían sido enviados fuera de control.

—Soy una agente independiente, ¿sabes? Me abro paso en este mundo sin la ayuda de una organización y he sobrevivido bastante. ¿Realmente pensaste que fuiste más rápido que alguien así? Fue lo opuesto. Lo opuesto completamente. Ya había llegado y estaba monitoreándote para juzgar tu fuerza. Eso fue lo que pasó. Podrías ser estúpido, pero asumo que lo entiendes ahora.

—…

—Ahora, te tengo una pregunta. Si hice todo eso para juzgar tu fuerza, ¿por qué solamente descaradamente ataque directamente? ¡¡La respuesta es porque determiné que no eras nada que valiera la pena temer!!

Con un sonido metálico, su delgado brazo se transformó de los dedos al hombro. Era ahora una masa de acero y piel pegados con pegamento. Casi parecía como una armadura japonesa vieja.

Esa era la identidad del ataque anterior. Era un traje transformable en armadura.

Pero tan pronto como pensé eso, la verdad sobrepaso mi imaginación.

—El Valiente Guerrero del Durazno Escarlata. Ese es el nombre del Youkai artificial que creé. En otras palabras, este es mi Shikigami. Ahora, ¿en qué leyenda piensas que me base para esto?

El Durazno Escarlata.

Un gentil y dulce aroma llenó el aire.

Me estremecí y todo mi pelaje se puso de punta.

No puede ser…

Pensé en un nombre bastante conocido que incluso un niño lo reconocería.

—¿¡Momotarou!?

—Su exterminación del oni el simbolismo más simple cuando se trata de matar Youkai. Incluso si reunieras miles y miles de Youkai letales, podría matar toda la horda ilesa. Lo siento, pero si fueras un humano que pudiera ser asesinado por medios normales, podrías en realidad durado más tiempo.

Ella ni siquiera intentó usar una pistola o un cuchillo.

Ella era del tipo que elegía un diferente conjunto de armas cuando peleaba contra un humano o un Youkai.

Y ahora, ella había cambiado los engranajes para verdaderamente convertirse en mi enemiga natural.

19 (3rd person)

Dentro del ala volante en forma de V que era el cuartel general movible del Hyakki Yakou, el Mamedanuki del grupo dejó escapar un suspiro lleno de humo. El Youkai tenía menos de treinta centímetros de alto y lucía como un tanuki relleno, pero el papel de ella (?) era el de una doble.

Por esa razón, ella era ridículamente buena en el análisis de información.

¿Qué información debería ser desechada y qué información debería ser protegida? ¿Quién sospechaba en ella y quién confiaba en ella? Si ella inventaba una sola mentira para protegerse, ¿cómo eventualmente se le regresaría y la afectaría? Si ella no podía analizar instantáneamente todo eso y tranquilamente tomar una decisión, nunca se le habría dado el trabajo de una doble.

Actualmente, esa Manedanuki experta estaba haciendo una mueca mientras observaba los documentos en la baja mesa en la que yacía encima.

—Honestamente, él deja que ese tipo de molestia saque lo mejor de él. ¿Realmente piensa que un contacto que ayuda detrás de las escenas podría realmente derrotar un monstruo profesional si se interpone en el peligro? Y contra alguien que construyó un Momotarou especializado en masacrar ni más ni menos que Youkai.

Era difícil de pensar que él tenía una oportunidad.

Y curiosamente, una cierta mentalidad vería eso en sí como una razón para pelear.

Esa mentalidad era una aliada del débil.

Aquellos eran los héroes de cuentos épicos que tomarían el mundo y novelas ficticias de la época y novelas occidentales derivados de esos cuentos épicos. Las hazañas de esos héroes eran en efecto atractivas, pero esa era la atracción de hacer algo que normalmente nunca tendría éxito. Si cientos de personas lo intentarán, ninguna de ellas tendría éxito.

Esa atracción eran las fauces de un gran monstruo.

Si dejabas que te tentara, serías incapaz de resistir que te jalara y sus muchos colmillos te partirían en pedazos.

—Ese idiota va a morir. Y sin embargo, él ha visto innumerables personas desaparecer de esa misma manera.

En ese momento, una voz directamente se opuso al análisis preciso del Mamedanuki.

—No perderá.

La voz provenía de un pequeño niño de una especie ya de por sí pequeña.

El cachorro sólo tenía cerca de cinco centímetros de alto y miró al Mamedanuki con sus cuatro patas apoyadas en el suelo.

Él la miró directamente.

—Papi no perderá contra un tipo malo.

—Tienes razón, —dijo el Mamedanuki mientras jugaba con su pipa delgada estilo japonés. —Él todavía no ha arreglado las cosas conmigo. Y no permitirá que esto sea un final que haría a la señorita entristecer.

20

El fuerte crujido de la armadura continuaba.

Se aproximaba.

No sabía cómo funcionaba, pero ese ridículo ataque que instantáneamente creció varias docenas de veces su tamaño se aproximaba.

—…!!!!!

El puño masivo desgarró a través del aire en sí mientras volaba directamente hacía mí.

Sólo tenía la habilidad atlética de un pequeño perro, por lo que nunca podría evadirlo incluso si saltara fuera del camino ahora.

Pero era un Sunekosuri.

Era un Youkai que no podía hacer nada mas que frotarse contra las espinillas de los viajeros en la noche. Pero incluso si esa era una habilidad inútil, mis movimientos podían alcanzar lo sobrenatural haciendo eso.

—¿Oh?

La chica usando el Valiente Guerrero del Durazno Escarlata sonaba sorprendida.

Para ella, podría haber parecido como si mi pequeña forma se hubiera desvanecido repentinamente.

En realidad, solamente me colé frente a sus piernas.

La gran destrucción llegó un momento después.

Ese edificio había lucido tan robusto, pero un gran estruendo estalló mientras el primer piso era desgarrado en pedazos tan fácilmente como una telaraña.

Mi pecho dolía, pero había evitado el ataque.

¡¡Y a partir de aquí…!!

Tan pronto como ese pensamiento llegó a mí, escuché un fuerte ruido.

La suave piel de la chica en la que me estaba frotando mi mejilla cambió a un frio y duro metal.

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Ella hizo una recuperación habilidosa que mi mente se puso absolutamente en blanco.

Ella no dudó en llevar su armadura japonesa a sus pies para aplastar mi espalda. Era un golpe punzante como si fuera de una forja. Al mismo tiempo, la armadura hecha de metal y piel se esparció e incremento su fuerza destructiva con su increíble masa.

Estaba bastante seguro que escuché algo quebrarse dentro de mi cuerpo.

Pero en realidad, estaba sintiendo la tierra colapsando debajo de mí por todo el peso teniendo sobre mí. Sí, había un espacio bajo tierra. Debía haber sido aplastado entre el pie gigante y la tierra, pero la delgada capa de tierra se rompió en su lugar y caí en el espacio debajo.

Pero espera.

¡El espacio debajo del pasto sería…!

—*Toser* *toser*.

Escuché unos tosidos sorprendentemente cerca.

Una larga pila de tierra cubrió mi cabeza y alguien me estaba mirando desde arriba en lugar de preocuparse por ellos.

—¿Q-qué es esto? Esto no es un tornado. ¿Qué sucede? Y… ¿y por qué estás sangrando tanto?

¡¡Maldición!! ¿¡Cómo pude dejarme tirar en el preciso lugar que hice evacuar a los ancianos y ancianas!? ¡¡Esto no es diferente de lanzarlos justo enfrente de la bestia salvaje!!

—Jeejee-

Directamente arriba, escuché a la chica del Valiente Guerrero del Durazno Escarlata reír.

El gentil aroma de los duraznos invadió esta supuestamente zona de seguridad.

—Jeejee. Jeejeejee.

—¡¡Ahhhhhhhhhhhhhh!!

No podía dejar que la pelea llegara aquí. Tenía que evitar una ubicación que los haría involucrarse.

Inmediatamente me moví a través del grupo de ancianos al viajar de espinilla a espinilla. Mi movimiento rápido lucía como alguien pasando a través de las brechas en un bosque o como los movimientos de una serpiente o anguila. Mi meta eran las escalares que conducen hacia arriba y la puerta de la superficie. Nada importaba excepto empezar esto de nuevo desde una posición que no pusiera a los ancianos y ancianas en peligro.

Pero mis esfuerzos no fueron recompensados.

Para el momento que había subido las escaleras y llegado a la puerta, el Valiente Guerrero del Durazno Escarlata ya había atacado.

El brazo gigante de la armadura derrotó todo el propósito de un estructura subterránea bastante similar a destruir el techo de un aturo para convertirlo en un convertible. La bola demoledora en forma de puño se acercó junto con una tremenda cantidad de suciedad y me lanzó a mí y a la puerta de hierro al aire.

Ni siquiera tenía dentro de mí algo para gritar.

Cuando mi pequeño cuerpo finalmente se estrelló en la tierra, me encontré a una perturbadora distancia. Esta era la zona con los juegos recreativos. Específicamente, había aterrizado en la cocina de gas del conjunto de la parrilla.

No puedo ganar.

Incluso si infinitas opciones se expandieran delante de mis ojos, cada una de ellas definitivamente conducirían a mi muerte. La chica usando el Valiente Guerrero del Durazno Escarlata había hecho eso una realidad. Ella había planeado las cosas antes de comenzar la batalla. Era por eso que no podía ganar. No importaba cuánto peleará. De hecho, por más que peleara, más sería arrinconado sin esperanza.

—Ahh, agg. Fui descubierta.

Escuché unas pisadas.

—Así que, ¿cuál preferirías? ¿Debería masacrar estos ancianos después de rostizarte o debería esperar para rostizarte primero? Ahora que vieron el trabajo de una profesional, su destino está sellado. Aunque puedes elegir el orden que gustes.

Escuché otros.

Lentamente se estaba acercando, pero no podía moverme. Era como un pez en el tajo. No podía siquiera moverme lo bastante para caer de la peligrosa cocina de gas.

El gentil anti natural aroma a durazno alcanzó mi nariz.

La chica controlando y vistiendo al Valiente Guerrero del Durazno Escarlata se había aproximado lo bastante para mirar desde arriba mi forma sangrienta. Su expresión era menos que la de alguien preparando una comida y más la de un niño torturando a un insecto capturado. Pero a pesar de saber lo que el destino tenía para mí, no podía hacer los agiles movimientos de una estrella de cine.

Una tenebrosa vibración sacudió la cocina de gas y a mí.

Cuando me di cuenta que sus delgados dedos habían tomado el interruptor de encendido, un desagradable sentimiento recorrió mi columna.

—¿Ya aprendiste cuál es tu lugar?

—B-bastante bien.

—Entonces muere.

Sus palabras suaves y sin vacilar parecían quemar mi estómago mientras hablaba sin contenerse.

—Preferiría no comer un perro, pero sería una lástima desperdiciarte. ¿Qué tal si contigo alimento esos ancianos? Me pregunto cómo reaccionarían a eso.

—Pero gracias a esto, aprendí algo del secreto detrás de tu Valiente Guerrero del Durazno Escarlata.

Sus dedos en el interruptor se detuvieron sólo por un instante.

Pero esta pausa fue por interés y curiosidad, no miedo y precaución. Parecía estar diciendo que encendería la cocina en el instante que esos sentimientos se pasaran.

—No es bastante acertado decir que esa extraña armadura me daña como un Youkai. Los golpes y patadas no son lo que realmente importa. Si lo fuera, no intentarías cocinarme en esto al final. No puedes matar un Youkai al apuñalarlo o disparándoles, incluso a Youkai inofensivos como yo. Incluso una cocina es un método normal. Usarlo para torturarme es una cosa, pero no lo elegirías como un golpe final.

—¿A qué te refieres?

—Usas dos diferentes poderes sobrenaturales. El primero es la armadura y el segundo es la creación de un campo en el cual un Youkai puede ser asesinado con métodos normales. Y fuera de la armadura, sólo hay un símbolo de Momotarou aquí: ese aroma a durazno. Esparciste eso alrededor para preparar el entorno necesario para exterminar al oni.

La chica rio con una risa sorprendentemente linda como confirmación.

—Podrías lucir bastante estúpido, pero lograste llegar así de lejos, ¿no es así? El Valiente Guerrero del Durazno Escarlata incluye un Shikigami y un altar de fuego. Combinando el Onmyoudou y Mikkyou es un método herético tanto como combinar comidas no complementarias para un platillo efectista Es por eso que debería habérsele pasado a cualquier especialista en este campo. …Parece que clasificarte como un idiota fue contra producente.

—Nunca tuviste un poder especialmente fuerte; estuviste debilitándonos a nosotros los Youkai. Esa armadura es completamente usada para atacar. En realidad no te protege en lo absoluto.

Si ella realmente pudiera cargar tal incomparable poder, no debería haber necesitado usar una pistola cuando mató al doble de Udou Itsuki. Sería mejor asumir que su poder sobrenatural, el Valiente Guerrero del Durazno Escarlata, sólo podía usar su poder al máximo contra un Youkai.

—¿Y? —Ella inclinó su cabeza. —Cualquier que fuera el caso, todavía morirás aquí. Justo como cualquier perro viejo, puedes ser fácilmente asesinado con un cuchillo o con una pistola ahora mismo. ¿O eres tan estúpido que ni siquiera sabes en qué estás recostado o qué está sosteniendo mi mano derecha?

—Jaja. —Reí sin querer. —Tal vez es porque esparciste ese aroma a durazno por todas partes, ¿pero realmente no has notado nada “extraño”?

—…?

—Este es en efecto una cocina de gas a la intemperie usado para comidas al aire libre. Y es realmente fácil de encender porque una tubería de gas enterrada bajo tierra le lleva combustible. ¿Pero qué tal si alguien lo saboteó antes de tiempo?

Ella dejó de respirar cuando dije eso.

Ella parecía finalmente haberse dado cuenta del hedor mezclado con el aroma a durazno.

—Soy un Youkai débil que no puede hacer nada más que un pequeño perro y no tengo características que me dejarían matar un humano, pero incluso las bromas de un pequeño perro pueden causar un desastre. Por ejemplo, podría morder la manguera de goma conectada a la línea de gas.

—¿Realmente entiendes lo que estás diciendo?

—¡Y tu técnica sólo proporciona ataque! Completamente ignoraste la defensa porque asumiste cualquier Youkai debilitado por el aroma a durazno no podía hacer nada de lo que valiera la pena preocuparse. ¿Pero qué tal si alguien mete un método normal en esto? ¡¡Si quedas atrapada en una explosión de gas, dudo que escapes ilesa!!

zashiki_04_366

—Mi altar de fuego todavía te está debilitando, así que no puedes decir que no morirás porque eres un Youkai. ¡¡Si hay una explosión aquí, ese método normal te-…!!

—Sí, lo sé.

Mientras hablaba, moví mi boca para mostrar mis dientes.

Específicamente, mostré el pedazo de un pedernal del tamaño de una semilla de sésamo que había pegado a mis dientes caninos. Había desmontado un encendedor barato que había encontrado dentro del instituto para obtener el pedernal.

Y después de elegir mostrarlo, declaré algo.

—¿Pero qué importa eso, maldita cucaracha?

Inmediatamente junté mis dientes caninos.

Probablemente nunca entenderás qué fuerza lleno mi corazón mientras deseaba ayudar a estos completos extraños sin tratar de ganar nada para mí.

¡¡Y es por eso que perderás!!

Una pequeña chispa naranja estalló en la oscura noche.

La mirada en el rostro de la chica había sido la de alguien que nunca ni una vez había pensado nada sino en su propia victoria, pero en este instante, vi esa mirada distorsionarse.

Y un momento después…

…mi visión…

…se puso…en blanco.

21

Estaba sin aliento.

Mi visión se iba y venía. Sentía que perdería la consciencia si dejaba de concentrarme incluso por un instante. Yacía en el pasto a una buena distancia de la parrilla. Escuché algo como un incendio crepitante y una esquina del terreno del instituto estaba brillando en naranja.

Desesperadamente traté de levantarme, pero no podía poner mis patas debajo de mí. Mi pata derecha delantera no se movería como le ordenaba. La mitad de mi visión estaba cubierta en algo negro. Parte de mí había sido o rotó o quemado, pero era un Youkai, por lo que era posible que naturalmente me recuperaría. Después de todo, generalmente reuní fuerza a través del paso del tiempo. Incluso así, no tenía forma de curar mis heridas justo ahora.

—Esto no se…

Me di por vencido a levantarme y prácticamente arrastré mi cara a lo largo del terreno para moverme igual a la velocidad de una oruga.

—Esto no se ha acabado…

Tenía que evacuar a los ancianos y ancianas de los terrenos del instituto. No había sido capaz de predecir donde atacaría la chica del Valiente Guerrero del Durazno Escarlata, por lo que había saboteado las líneas del gas sobre todo el terreno para crear tantos puntos de ataque como fuera posible. Sólo fue de casualidad de que la parrilla a la intemperie fue donde terminé. Por ejemplo, también había creado un escape de gas en la cocina del instituto, por lo que necesitaba prepararme para un posible incendio de ese también.

Y si la predicción de Mai-san era correcta, la chica había estado controlando la organización de Udou Itsuki (o su doble) y habían detenido al letal Aburatori en algún lugar sobre este terreno. No sabía qué método estaban usando, pero era imposible saber a quién el Youkai le mostraría sus colmillos si la batalla o el incendio lo despertaba.

Eso significaba que sería mejor hacer que los ancianos escaparan tan pronto como fuera posible. Mi meta no era derrotar al Valiente Guerrero del Durazno Escarlata. Sin importar la razón, si incluso uno de ellos moría al final, significaría que había perdido.

Y por lo tanto arrastré mi dañado cuerpo hacía esos ancianos y ancianas.

Un día, cuando encuentre mi esposa desaparecida y recupere mi familia, sería capaz de decirles con orgullo el camino que había tomado para alcanzar ese punto.

No podía rendirme ahora.

22 (3rd person)

Un ruido calmado sonaba desde el océano de llamas expandiéndose causadas por la explosión de gas.

—Oh… gh…

“Eso” tenía una boca para hablar.

Sin embargo, la exposición al intenso calor había destruido completamente sus labios y garganta.

—¡¡¡G-g-gah-gaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!

Incapaz de hablar apropiadamente y dejar escapar algo como un rugido, con fuerza se puso de pie dentro de ese abrasador infierno naranja.

El daño iba más allá de la cara.

Toda su piel se había derretido en algo como una crema y fusionado con su ropa desmoronada. Su cuerpo entero se había convertido en una masa retorcida de fibras musculares. Su cabello se había desvanecido en las llamas. Su suave grasa subcutánea se había cocinado completamente y separado de su cuerpo, por lo que lucía como un modelo anatómico asexuado.

Incluso así, no murió.

Algo extraño estaba mezclado en ese modelo. Un material teñido de naranja que lucía al menos de cien años de viejo había estado escondido debajo de la piel. El material estaba colocado alrededor del cuerpo como si fortaleciera el esqueleto, por lo que lucía como ciborg hecho con mecanismos japoneses tradicional.

Con un sonido húmedo, caminó a través de las llamas. Sus globos oculares habían casi comenzado a hervir y su visión estaba tan nublosa como mirar a través de vidrio deslustrado, pero todavía buscaba por un solo objetivo.

Ese venía siendo un Youkai inofensivo.

El Sunekosuri.

Ese Youkai que aparentemente no había escapado ileso, pero que estaba mejor que ella. Su peso ligero podría haber permitido que la explosión lo lanzará fuera del abrasador infierno.

Ella no podía aceptar eso.

Ella no podía aceptar que sus heridas fueran más ligeras que las de ella, que él estaba en una mejor posición que ella, que él estaba desesperadamente arrastrándose a través de este escenario infernal para salvar algunas personas, o que él había logrado la victoria a pesar de ser infectado por el dulce ruido.

Para resumir, ella no podía aceptar nada de eso.

(Lo mataré)

La chica trato de hablar debajo de su respirar, pero sus labios derretidos se habían fusionado y no podía hacer incluso eso.

(¡Lo mataré! ¡¡Lo aplastaré!! ¡¡¡¡¡Le arruinaré todo!!!!!! Tengo que hacerlo si voy a regresar sobre mis propias piernas. ¡¡Ya sea convertir ese maldito Youkai en un cadáver o una pila de carne, lo aplastaré completamente en pedazos!!)

Ella movió su derretido cuerpo hacía el Sunekosuri.

Ella primero aplastaría al Youkai canino en pedazos, mostrárselo a esos ancianos y después pedirles que se lo coman. Cualquier que se rehusara, lo mataría justo en el momento. Cualquier que se lo comiera, los alinearía y los mataría al final. De cualquier manera, ella masacraría a todos.

Pero tan pronto como ella hizo esos planes, ella escuchó algo que sonaba algo más como una explosión que un disparo y un agujero del tamaño de un puño se abrió en su pecho.

—¿Ah?

Lo que había sido, fue una chica mirando a su propio pecho.

La carne, la sangre, hueso y órganos ya no estaban. Ella había sido perforada directamente y lo que había estado ahí era lo más importante de los órganos humanos: el corazón. Se había desvanecido como un truco de magia que roba los corazones de cualquiera que lo vea.

Había sido hecho con tanta habilidad que ella olvidó morir.

Era justo cómo un pez preparado y servido mientras seguía con vida. Y sus oídos derretidos escucharon un tono eléctrico sordo. Un celular estaba sonando. Los restos de lo que había sido una falda estaban pegados a la cintura de ese modelo anatómico rostizado. Ella tomó el dispositivo que se había transformado en algo como un queso derretido en pan tostado y contestó.

La conexión era tan clara que parecía como si fuera una especie de ilusión.

Ella forzadamente partió sus labios fusionados y finalmente logró hablar.

—Hishigami…Mai…

—Así es. Tú eres quien está detrás de todo esto, ¿no es así? ¿Sabes lo que hice☆?

—¿Un rifle anti material?

—Nop. Te equivocas. Fue una ametralladora pesada calibre .50. Pero hay unas personas locas que las usan para puntería certera de 2000 metros de distancia. Las cargas son las mismas después de todo.

—No…el sonido del disparo y el golpe…fueron casi simultáneos. Esto es justo como un trueno y el rayo… Tienes que estar cerca. ¿Dónde…estás? Estaba esperando aquí…para capturarte. Pero tú…hiciste que este Youkai…me persiguiera. Sal… Te mataré…con mis propias manos.

—¡Jajaja! ¿Hice que el Sunekosuri te persiguiera? ¿¡Estás segura que tus últimas palabras sean una broma!? Y lo siento, pero no voy a pelear contigo de frente cuando todavía puedes moverte después de eso. Y no creo que él estaba equivocado cuando dijo que un método normal podría matarte, así que simplemente muere ya. …Además, he perdido un 80% cuando tengo que confiar en un arma, así que definitivamente no es una pelea en la que quiera participar.

—…

El modelo anatómico brevemente se quedó en silencio pero finalmente habló otra vez.

—¿Por qué estás…aquí? ¿Para salvar los residentes…del hogar para ancianos? ¿O para…salvar a ese Sunekosuri?

—Lo siento, pero soy una profesional que sabe dónde pintar la línea. Sé bastante bien qué tan aterrador puede ser el ruido tranquilo. No soy lo suficientemente tonta para arriesgar mi vida por algo como eso.

—Entonces…

¿Por qué me atacó ahora?

Ya fuera el Sunekosuri o los ancianos, el mejor momento para disparar habría sido el instante en que la chica convertida en un modelo anatómico hubiera matado a su objetivo y bajado su guardia.

—Para ser honesta, mi plan era separarme del Sunekosuri, hacer que corriera hacía donde estabas esperando y después dispararte cuando te mostraras porque estabas irritada con la desagradable vista de un Youkai corriendo alrededor.

—…

—Pero él lo hizo mejor de lo que pensé. Él realmente logró ese absurdo cuento de hadas suyo. Él realmente no terminó el trabajo, pero descubrir tu secreto fue bastante valioso de hecho. …Así es. Momotarou no tenía un poder especial por un arma legendaria o por haber llevado un entrenamiento asombroso. Su mismísimo nacimiento incluía el simbolismo del durazno, una fruta que se cree defiende del mal. Por lo que eres un ciborg destructora de la maldad dándose un aumento por la madera perfumada colocada dentro de tu cuerpo. Si no lo hubiera notado, podría haberte tomado muy a la ligera y cometido un error.

Esa terriblemente arrogante mujer estaba diciendo que su vida había sido salvada por ese Youkai parecido a un animal relleno.

—En ese caso, este es un acuerdo entre profesionales. Ahora que el Sunekosuri ha logrado su objetivo de salvar esos ancianos y también ha encontrado tu debilidad por mí, debería terminar mi propio trabajo. Te mataré, ocúpate del Aburatori y acaba con este incidente. Ese sucio trabajo es la parte que me toca llevar.

Ella sonaba casi celosa.

Este tono era uno que ella nunca usaría en frente del Sunekosuri.

Era como si hubiera visto algo que una vez poseyó pero que había deshecho con el fin de sobrevivir.

Y lo más probable era que no le estaba hablando realmente al modelo anatómico que había sido su enemigo.

Cabeza, intestino, cintura, extremidades, etc. Después de destruir completamente cada parte del cuerpo de esa chica con las balas calibre .50 que eran del tamaño de la cabeza de un martillo, Hishigami Mai dijo una última oración.

—Estuviste realmente genial, baby☆

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: