Capítulo 3: Un Nuevo Continente Transparente, Una Villana Opaca

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4, Parte 5, Parte 6, Parte 7, Parte 8, Parte 9, Parte 10, Parte 11, Parte 12, Parte 13, Parte 14, Parte 15

1

—Aun así, creo que debió haber sido una gran sorpresa para la señorita también. Ella simplemente no lo demuestra mucho.

El Palacio Mágico Independiente tenía un patio lujoso para estar en Roppongi, Tokio, y Misoka, la hermana sirvienta del medio, estaba hablando ahí.

—Llámenlo una nueva tierra o un nuevo continente si quieren, pero va a ser un verdadero lío en el balance de poder en ese mundo, ¿cierto? Ya los problemas de la Tierra no pueden ser resueltos usando las reglas de la isla. Ella tiene que comenzar de cero al pensar formas de prevenir que la tecnología fuera de control como armas diseminadas que usan nanotecnología controlada con programas o 235 procesadores paralelos centrífugos que pueden concentrar el elemento #92 mucho más razonablemente.

El Palacio Mágico Independiente y todo adentro de él generalmente le pertenecía a la chica, por lo que las sirvientes no tenían la libertad de hacer lo que quisieran. Tenían que cuidar las cosas ellas porque la chica en vestido rojo no diría nada por su cuenta, pero técnicamente estaban tomando prestado incluso sus habitaciones personales. Por lo que, Misoka estaba acostada en una manta colocada directamente sobre el césped en lugar de adentro del mirador.

Iroka, la mayor de las hermanas con lentes y un lunar debajo del ojo, estaba sentada elegantemente en la misma manta. Ella era la clase de sirvienta capaz que mantenía su postura erguida incluso cuando su ama no estaba mirando.

—Los oficiales de las cinco grandes ciudades regionales están pidiendo inspeccionar nuestro Palacio Mágico Independiente. Cada ciudad quiere crear un lugar similar para fortalecer sus propias fuerzas en respuesta al ambiente cambiante en el otro mundo.

—Esos serían trabajadores del gobierno reales, ¿cierto? Sólo traerían de vuelta Piezas, y las esparcirían entre los burócratas y políticos que las buscan. Eso sólo haría más enemigos para la señorita. Sería el caos.

—En sí, la señorita es la extraña por ver la imagen completa, y atacar cualquier apertura para prevenir cualquier desarrollo tecnológico peligroso.

—¿No todo esto está a punto de caerse en pedazos? Si las cinco grandes ciudades regionales comienzan a competir para ser la siguiente ciudad capital, comenzarán una guerra por poder en el otro mundo.

—Más que eso, simplemente no tenemos la fuerza para construir cuatro o cinco instalaciones al nivel del Palacio Mágico Independiente. Siguen pateando la lata por el camino al emitir los lazos en el gobierno, pero eso no va a funcionar más tiempo. Duele que no puedan acabar con las monedas virtuales y publicidad en línea como simples fuentes de ingresos. Las Piezas han causado que el valor del país se desplome, por lo que, los bancos de inversión de países relacionados, sólo mantienen los lazos japoneses como el precio de hacer negociosos con nosotros, y los inversores actuales no tocan el producto.

—¿Qué tal si toman a la fuerza el presupuesto que necesitan al tratarlo como una inversión que está garantizada a dar frutos? Todos los fondos públicos para las contramedidas de Ground’s Nir decidido después del Pánico Tselika se ha desperdiciado, así que, ¿qué tal si eso pasa cuatro o cinco veces a la vez? Además, si esas instalaciones no tienen a la señorita ahí, no verán ningún éxito en explorar al Laberinto. Cuando esas ciudades regionales no puedan obtener de vuelta su dinero, el impacto económico acabara con la economía de la nación entera.

—¿Cuál es tu punto?

—¿Por qué no salir mientras lo que se obtenga es algo bueno? ¿Recuerdas nuestra idea de hacer al Palacio Mágico Independiente el país más pequeño del mundo?

Misoka apuntó hacia arriba mientras yacía en la manta, y un temblor hizo erupción desde ese punto. El calor del sol debió haber llegado a Haruka, la más joven de las hermanas, porque ella abrió su boca ampliamente mientras estaba recostada sobre su espalda.

—Zgh, ¡zghhhhhhh! Agh, *balbucear*, *balbucear*…

—Esos son ronquidos normales para ella, ¿no? ¿No dormir como se llame?

—Puedes saberlo con sólo mirar que ella está perfectamente saludable. Estoy celosa. Y la idea de Haruka no es sólo un sueño. He creado copias digitales de todo el papeleo necesario, y lo he entregado a las agencias necesarias y oficinas por líneas de fibra óptica.

—Y, aun así, no había escuchado absolutamente nada al respecto. La Dieta no se va a retrasar en dar la aprobación, eventualmente dirá que nunca pasó a discusión debido a un error de comunicación, y después esperar que simplemente se ignore, ¿no?

—Te preocupas más de lo que pensé.

—Sólo cuando se trata de la señorita.

—Esa honestidad y franqueza es una habilidad que me falta a mí. De nuevo, estoy celosa. Como señal de respeto, te daré una respuesta seria. —Iroka tranquilamente suspiró mientras frotaba la cabeza de la hermana más joven que seguía haciendo ruidos como la boquilla limpiadora de una poderosa aspiradora. —De manera simple, está siendo bloqueado. Y muy poderosamente, además.

—Estamos hablando de la ruptura de cerca del 15% del dinero de impuestos de las personas. Por supuesto que querrán detenerlo.

—Sí. Sabía que no sería fácil, y preparé algunas contramedidas por adelantado, pero todas fueron aplastadas también. Pero en lugar de ser hecho a la fuerza, se sentía que fue hecho por alguien que existe más allá de las reglas.

—¿Como esas personas de Por Encima del Muro?

—No sabría decirte.

Aquellos en las cimas de las estructuras de poder de la Tierra trabajaban detrás de las escenas mientras cruzaban cualquier forma de limite: nación, raza, lenguaje, religión, corporación, etc. Pero era por eso que podía parecer que estaban involucrados en cualquier desgracia o tragedia una vez que comenzaras a sospechar de ellos. Considerar un enemigo de ese nivel sin evidencia solida sólo te atraparía en tus propios delirios inventados.

Iroka, quien llevaba gafas, hábilmente eludió esa área incierta mientras continuaba.

—De cualquier manera, no tenemos futuro si no podemos abrir esas compuertas. Sólo continuaremos estando estancadas. Sigue habiendo un número establecido de fuerzas que desean aplastar el Palacio Mágico Independiente, por lo que, si debemos pelear y competir por nuestros derechos y presupuesto, entonces esas ciudades regionales, los contratistas de defensa e incluso organizaciones religiosas querrán robarnos todo.

—Eso suena mal…

—Lo es, —confirmó la hermana mayor.

Pero ella era una sirvienta capaz, y eso significaba hacer más que sólo obedientemente seguir lo que se le pedía.

—Ahora, tengo una idea que compartiré mientras Haruka duerme. ¿Estarías interesada en causar algo de problemas en el exterior junto conmigo?

2

—O-ohh… Se está sacudiendo, se está sacudiendo. Se está moviendo, se está moviendo.

Beatrice habló encima del Siguiente Viajero después de dejar la isla de Ground’s Nir. Ella levantó sus brazos horizontalmente para mantener su balance al lado de la piscina en la gran cubierta. La apariencia del barco fantasma era muy preocupante, pero ayudaba mucho que tenían el dominio de los Elementos de Viento y Hielo de Rusalka y Wildefrau. Tuvieron pocas dificultades en capturar el viento en las muchas velas, similar a clíper. Podían controlar la dirección del viento, por lo que no tenían la necesidad de pasar por el arduo trabajo que tomaría docenas de tripulantes.

La chica estaba más emocionada de lo necesario con su capa gris rasgada revoloteando detrás de ella, pero eso podría haber sido porque el soporte inestable le recordaba los recuerdos de cuando ella estaba a las puertas de la muerte después de que su Arma Brillante fuera destruida por la electricidad roja.

Mientras tanto, junto a la piscina…

—¡Esta vaca nos asustó a todos con su amenaza inventada! ¡¡El barco está bien, y perdimos nuestro tiempo corriendo alrededor!! ¡¡Esta tonta estaba esparciendo noticias falsas sólo por diversión, pero entonces se pone pálida cuando causa pánico!!

—T-todo lo que hice fue considerar los peligros que podríamos enfrentar, y los puse en la mesa. Si me van a atacar por eso, entonces no creo que estemos ni cerca de estar tan seguros como piensan que estamos.

—¡Cállate y levanta tu trasero hacia acá! ¡¡Nos tomaste por tontos, así que voy a nalguearte ese culo que está atrapado en esos shorts apretados!!

—¿Ven? ¡¡No estamos seguros en absoluto!!

De paso, el barco estaba bien porque todos los agujeros habían sido tapados con la Sal Diamante multiusos que era usado para puentes, casas y armas en el bosque del sur. Los perros y gatos vestidos como mayordomos y sirvientas debieron haber estado trabajado secretamente para cuidarlo.

Estaban embarcándose a una nueva tierra, pero seguía lo bastante cerca para ser visible desde la costa de Ground’s Nir. Lo cual era algo bueno ya que el Grupo de Beatrice tenía que dar la vuelta y regresar a las Puertas de la isla antes de que su tiempo límite de unos cuantos días expirara.

—*C-chillido*.

Buu Buu nerviosamente se sostuvo de la barandilla del costado de la cubierta.

Él había tomado un atajo a las profundidades del Laberinto, entró al Inframundo, subió a la isla del sol y más, ¿pero él tenía miedo del océano? ¿A pesar de que habían cruzado un lago de lava mucho más peligroso en el pequeño bote de metal de Hermelina?

Él miró detrás al camino por el cual habían venido mientras se sostenía de la barandilla y mantenía sus pies plantados en la cubierta.

—La isla de Ground’s Nir ya parece muy pequeña… Buu, ¿realmente podemos regresar?

—No te preocupes, Buu Buu. No hemos sido barridos por el mar o algo así.

Beatrice colocó un gentil puño en su boca y sonrió mientras le respondía. Buu Buu aparentemente pensó en esto como ser barrido por un flotador gigante. Él había subido a los cielos y llegado por encima de la isla del sol antes, pero aparentemente el veía las distancias horizontales diferentes a las verticales.

Para reiterar, este viaje era sólo hacia otra costa dentro de la distancia a la vista. Arrecifes seguían siendo un peligro, pero en su mayoría, no necesitaban mirar un mapa del mar o una brújula para esto.

Rusalka había subido encima del mástil en su armadura y leotardo, y ella formó un megáfono con sus manos para gritarle a los demás abajo.

—¡Casi estamos ahí! ¡¡Aquellos de ustedes con gran fuerza deberían prepararse para pelear de ser necesario!!

—Lo haremos.

—¡Y chica de hielo! ¡Tu ancla puede detener el movimiento de este barco rápidamente, ¿no?! ¡¡¡¡Enviaré un viento en contra desde el otro lado, pero aun así es necesario!!

Su voz sonaba perfectamente clara a pesar de la distancia, por lo que ella probablemente estaba usando alguna clase de Magia de Viento. …Eso quería decir que las manos en forma de megáfono eran innecesarias, pero las muestras de feminidad(?) de Huldra podrían haber sido infecciosas.

—Finalmente estamos aquí. *Chillido*, ¿la antigua Heroína está realmente aquí?

—No te preocupes mucho, Buu Buu. Podríamos no tener la necesidad de pelear inmediatamente.

—No sé qué clase de persona sea, pero espero que podamos ser amigos. ¡Buu, pelear es malo!

Eso parecía improbable, pero Beatrice sonrió y no dijo nada. Buu Buu era de Ground’s Nir, por lo que él no sabría a qué horrores hacía referencia la caza de brujas. Y ella quería dejarlo así.

Todos parecían innecesariamente preocupados hoy. Aunque pasaban por el delicado proceso de acercase a la costa, no fueron bienvenidos con disparos de cañones repentinos como Rusalka había temido.

—La cobardía de la vaca nos ha infectado al resto de nosotros.

—¿¡Alguien puede hacer algo al respecto de esta abusadora oficial de policía!? ¡Ella está alterando la paz y haciendo falsas acusaciones como si fuera parte de la policía secreta o algo así!

Wildefrau, quien ocultaba las partes importantes con una espada de cruz y el resto con cinturones, creó un peso de hielo, y Rusalka, quien vestía un leotardo pegado con gruesa armadura y botas adjuntas, envió un viento en contra de ellos para lentamente, pero de manera segura desacelerar al Siguiente Viajero mientras llegaba a la costa del siguiente continente.

Beatrice miró a la desnudista con la espada de cruz quien estaba recostada en una de las sillas de playa.

—Wildefrau, ¿esa ancla de hielo durará? Si es posible, quiero también hacer un vid o cuerda de hielo, y atar el barco a la tierra. Tenerlo a la deriva sería lo peor que pudiera pasar.

—Está bien, ¿pero no quieres múltiples recursos para tu red de seguridad? Si algo me pasa, el barco se irá a la deriva, y todos ustedes estarán muertos.

Ese problema fue resuelto por Huldra rociando los contenidos de la joya que ella usaba (el cual en realidad era una pequeña botella de una poción colorida). Algo plástico se hinchó, rodeando la popa del barco, y actuó como un peso gigante.

Huldra brilló en la luz de un circulo mágico rosa que se abrió en el espacio en frente a sus muñecas.

—Fiuu. Finalmente puedo hacer algo de Alquimista.

—Aunque lo que estás usando no es metal.

Hermelina, quien estaba peleando para el camino del moe con su apertura de sus planos pechos, hizo ese comentario exasperado mientras transformaba su Arma Brillante en una escalera de metal. Usarían eso para desembarcar, pero los confiados en sus aumentos físicos podían simplemente bajar saltando del costado de la cubierta.

Gruagach, cuyo cabello rubio trenzado estaba envuelto en un círculo detrás de ella, miró debajo al piso de la cubierta.

—Podemos tener a Kallikantzaros cuidando del barco, por lo que en serio dudo que alguien sea capaz de meterse con él. Deberíamos irnos.

—¿Tenerla a ella? Realmente eres del tipo de Convocadora, ¿no? Hablas mucho cuando se trata de monstruos y creaturas.

Para el momento que Hermelina terminó de hablar, Buu Buu y Beatrice ya habían saltado desde la cubierta hacia el suelo nueve metros debajo. Buu Buu miró alrededor después de aterrizar fácilmente.

Era blanco.

No, la tierra transparente podría haber estado reflejando la luz del sol. El suelo se sentía como vidrio grueso debajo de sus pies, y no había señales de animales o incluso plantas.

—Buu… Esto es algo aterrador. No puedo encontrar ningún rastro de animales. Si me quedara aquí, tendría mucha hambre.

—Cargamos el barco con comida y agua, pero agh. Este realmente es un paisaje inimaginable.

El cerdo y la vaca que amaban comer fueron igualmente abatidos por la vista. La tierra era hecha de la misma substancia de vidrio como la barrera atmosférica artificial, por lo que en realidad no era un buen ambiente para las creaturas vivientes que los amantes de enciclopedias se regocijarían en encontrar.

Hermelina creó una ligera cadena con su Arma Brillante, e invocó un marco rectangular hecho de una cinta de burbujas.

—De acuerdo, todas, sincronicemos nuestros relojes. Para darnos algo de tiempo extra para regresar a salvo a la isla, sólo exploremos por dos días esta primera vez. No queremos perdernos aquí, así que siempre muévanse en grupos de dos o más. Tengan en mente el clima también. Las reglas anteriores podrían no aplicar aquí, así que no se olviden de lo básico.

Habiendo dicho eso, caminar al azar en este continente nunca había sido una opción.

—Buu…

Buu Buu sostuvo una mano sobre sus ojos para protegerse del sol, y trató de ver el otro lado de la tierra.

—¿Qué tan lejos llega esto? No parece acabar.

Sí, era un continente después de todo. Esto era muy diferente de una isla que sólo tomaba tres días el caminar su perímetro. No sabían su área real, por lo que, si se marchaban ciegamente, podrían encontrarse incapaces de regresar antes del tiempo límite. Incluso seguir el mismo camino de regreso tomaría más debido al cansancio, el peso de lo que cargaras, inclemencias del clima y más.

Tener que encontrar a la Heroína en este enorme espacio no sería fácil. Lo llaman un nuevo continente y una nueva tierra, pero su área real seguía desconocida. Además, era posible que la Heroína constantemente se estuviera moviendo.

Nadie más estaba en esta nueva zona.

¿Había algo así en la Tierra? Estaban enfrentando esta tierra virgen, la cual se sentía extrañamente solitaria sin nadie ahí.

—Bien.

Hermelina usó sus suaves brazos para izar una bandera que parecía hecha a mano. La bandera era tan alta como ella, y ella usó su función de Captura de Pantalla para tomar varias fotos desde varios ángulos. Las Armas Brillantes tenían una enorme cantidad de espacio, por lo que ella no necesitaba preocuparse de llenarlo.

—Llamaremos a esto nuestro punto de partida.

Ya que las personas en la posada del pueblo seguían gritando y peleando por conseguir un bote, esta era su oportunidad. Pero Beatrice frunció el ceño.

—Hermelina, ¿las reglas de expedición al polo sur realmente aplican en este mundo? Una tonelada de humanos estará aquí en toda clase de botes, ¿cierto?

—¿No viste la decisión de la ONU, Beatrice?

—¿Qué clase de vida obsesionada con los mapas debes vivir para encontrarte en esa página?

—Dicen que cualquier información topográfica del nuevo continente llevada a la Tierra será tratada como una Pieza. Por lo que, quien sea que lo registre primero gana. Capturas de Pantalla llenas de información de coordenadas son la más grande forma de propiedad intelectual ahora mismo. …Maldición, de no ser por mi trabajo, haría una publicación en Nanskagram de hacer tan histórico desembarque. Como sea, necesitamos explorar. Esto no será hecho durante la noche. Tenemos que hacer esto, regresar, y volver aquí de nuevo. Va a ser un proceso largo.

—Jefa, ¿qué hay acerca de establecer una nueva Puerta?

—Trata de pedir eso a los altos mandos, y hasta el último oficial gubernamental comenzará a querer el suyo, y nada se logrará hacer. He arreglado el que se nos envíe un conjunto de equipamiento Cirílico a través de Ojotsk, así que sólo espera un poco por eso.

—¿¡Ehh!? ¿¡Está segura de que eso es una buena idea!?

—La idea de que los productos rusos son baratos no es nada más que propaganda que el occidente mete en sus películas. Y con propaganda, me refiero a ser unos abusivos mientras hacen un mohín con sus labios. Sólo compara sus rifles de asalto, y verás quien realmente tiene mejor tecnología. Algunos con tanques y aviones de combate. El occidente está secretamente aterrorizado. Todos esos programas de armas apantallantes sólo son una forma de esconderlo.

—No me refería a eso. ¡Estoy hablando de las morales y ética ya que eso suena mucho a contrabando!

—Es demasiado tarde para actuar como si fueras el único virtuoso aquí. ¿Recuerdas el caviar que estabas tan encantando comiendo el otro día? ¿Nunca te detuviste a pensar de dónde lo había conseguido? Te serví un ridículo festín de caviar futomaki, por lo que esa cosa es parte de tu carne y sangre ahora. Harías bien en rendirte.

—¿¡Me hizo un cómplice involuntario!? ¿¡E-es la clase de mensajera que mete una pequeña bolsa de plástico en el bolsillo de un extraño en el aeropuerto!?

Un gran número de barcos pronto llegarían a esta nueva tierra.

…Lo cual quería decir que habría una competencia por los puntos de desembarque. Podría parecer que un continente vasto tendría mucho de la costa, pero las playas no podían ser usadas ya que los barcos requerían un cierto nivel de peso en la costa, acantilados requerirían que la tripulación las subiera, arrecifes escondidos debajo del agua siempre eran un peligro, y usar la ruta más corta desde la isla al continente significaría reducir los costos de transporte, etc., etc. Al final, habría un número limitado de lugares privilegiados. Era por eso que el Grupo de Beatrice había estado en tal prosa por conseguir su barco. Una vez que el lugar estuviera tan concurrido como la playa durante el verano, no habría ningún lugar para desembarcar. Y ya que tenían que ir y venir del continente por unos cuantos días, tener que pagar engranes a alguien más para usar su lugar de desembarque cada vez aumentaría rápidamente. Por lo que ellas necesitaban asegurar el lugar privilegiado antes de que alguien más llegara, esparciera sus alas, y construyera una base sólida para actividades.

La mayoría de los demás no estaban al tanto de la presencia de la Heroína. Dado lo que ella hizo en el pasado, su tecnología probablemente era igual o mayor que la del Sabio. Si ella seguía viva todavía como Abyss había dicho, y si ella actuaba hostilmente contra otras formas de vida, los humanos de la posada del pueblo que fueran a llegar para hacer turismo podrían terminar masacrados cada vez que la encontraran.

Incluso este grupo, Wildefrau, Huldra, Gruagach y Rusalka parecían menos preocupadas sólo porque ellas no habían ido a la isla del sol.

Sólo Buu Buu, Beatrice y las demás, quienes habían ido a la isla del sol, y visto el rastro de pensamientos residuales de la Heroína podrían reconocer con precisión la amenaza.

—Beatrice, Philinnion, tomen capturas de pantallas adicionales para probar que fuimos las primeras aquí. Podemos registrarlas como Piezas si las llevamos con nosotras, por lo que no dañaría el hacerlo, —explicó Hermelina. —Huldra y Gruagach están demasiado cerca de la organización para hacer eso. Por supuesto, todo sobre esto cambiará si construimos una Puerta en este continente.

Buu Buu llevó una mano a su boca.

—*Chillido*. ¿Pero realmente podemos encontrar a la Heroína en tal enorme lugar? Siento que es como un juego infinito de las escondidas.

—Bueno, ciertamente no funcionará si intentamos hacerlo a pie. No podemos simplemente colocar Puertas por todo el lugar, por lo que por ahora el nombre del juego es proclamar algo de territorio para nosotros.

—?

—De acuerdo, tú te encargas del primer paso, Gruagach. Esfuérzate.

La joven mujer con una túnica con aperturas ondeo la mano flojamente, y la chica en ropas de luto dio un pasó al frente. Ella sostenía un Arma Brillante hecha de juntar navajas de corto alcance a cada extremo y un arco equipo con estabilizador. Buu Buu inclinó su cabeza mientras unos cuantos círculos mágicos aparecieron en el camino del ojo derecho de Gruagach, y entonces ella lanzó una flecha al cielo sin aves.

Aunque la flecha en sí podría bien haber sido un ave.

Comenzó en el arco parabólico esperado, pero entonces no cayó de nuevo.

Alas blancas salieron del centro del eje para golpear el aire, y circuló por encima de sus cabezas como un ave en busca de su presa.

Después de disparar unas cuantas flechas más, Gruagach explicó sin mirar de nuevo.

—Llenar el mapa tomará un siglo de trabajo si lo intentamos hacer a pie, por lo que estoy usando sus ojos y orejas para simplificar el proceso tanto como sea posible.

—¿*Chillido*?

—Jeje. La llave para el éxito militar moderno es ahorro y eficacia.

Ella sonrió elegantemente mientras Philinnion, que usaba lentes, y Huldra, quien usaba unas coletas rosas, se agachaban a sus pies y comenzaban a trabajar en algo. El trasero metido en los shorts de la Bruja Blanca se estiró, y ella tenía mirada preocupada mientras un círculo mágico amarillo brillaba desde su kit de primeros auxilios, y ella mezcló el fondo de un tubo de ensayo lleno con una poción.

—Hm. Sigue siendo verde. No se está volviendo amarillo o azul.

—Eso quiere decir que es neutral, —dijo Huldra. —Todavía tenemos que probar unas cuantas categorías mayores de toxinas, pero si la tierra realmente es sólo vidrio, podríamos tener suerte. Si no ha sido alterado con alguna substancia química extraña como luces fluorescentes o vidrio de plomo, podemos usar esto. Si no hay un drenaje, el agua de lluvia no tendría a donde escapar. Luce vacío por ahora, pero habrá enormes jarras de agua por todo el lugar dentro de poco.

Hermelina, la mujer con las aperturas por varios lados de su túnica, no podía dejar pasar eso.

—¡Espera, Huldra! ¿¡Estás diciéndonos que nos agachemos a la tierra y bebamos de charcos al azar!?

—¿Por qué las salvajes son así? Incluso el agua del grifo originalmente fue agua de lluvia, ¿sabes?

—¡Agh, e-eso podría ser verdad, pero el agua mineral en botellas y agua refrigerada proviene de los Alpes o donde sea, por lo que está bien y limpia!

—¿Piensa que es limpiado al viajar a través de las maravillas de la naturaleza tales como hojas podridas, excremento de animales y carcasas de lombrices? Está a una escala más grande, pero es la misma idea básica a un filtro casero hecho al llenar un bote de metal con arena, rocas y carbón activado.

Hermelina sostuvo su boca y se atragantó, aunque no era claro si eso contaba como estar puro o sucio. Esto podría sonar como una conversación tonta, pero estos diálogos de comida zen podrían desanimar más personas impresionables al camino de nunca tocar ingredientes artificiales o comer exclusivamente vegetales orgánicos.

Ya que los drones estaban realizando la búsqueda básica, Hermelina usó su tiempo libre para cortar cuadrados de gruesa tierra transparente, y amontonarlos en un domo. Cualquier con conocimiento de la Tierra podría haberlo comparado a una estructura inuit.

Wildefrau frunció el ceño.

—¿Qué estás haciendo? Si necesitamos un refugio, ¿no podemos regresar al barco?

—Esto es un seguro para cuando registremos las Piezas en la Tierra. Una sola bandera podría no ser aceptada como una base, por lo que necesita parecer esa parte así incluso si es inútil. Quiero crear unas cuantas de estas para que así podamos mostrarlas como una “base” apropiada. Si es posible, me gustaría construir algunos que parezcan faros alrededor de la base.

—¿Faros?

—Si es demasiado trabajo, algunas señales de humo coloridas podrían funcionar. Sólo tienen que actuar como puntos de referencia. Una vez que se conviertan en un instrumento social en el que las personas confíen, no serán capaces de eliminarlo tan fácilmente.

—Jajaja. Se está volviendo en esos traficantes de armas que controlan un supermercado local u hospital, jefa. Podría ganar una elección en Europa del este o en Centro o Sur América.

—Oh, ¿Estás disfrutando esto, Huldra? Ver esa sonrisa en tu rostro me hace tan feliz y en paz. Tengo que pensar en esto cuando venga tu próxima evaluación de pago, así que espero estés lista.

—¿¡Gyahh!?

La chica en coletas rosas gritó como un trabajador de oficina en problemas, ¿pero no eso significaba que no eran en realidad trabajadores del gobierno con salario estable? La perspectiva externa de Beatrice le hacía difícil el saber qué tanto de su historia encubierta como una oficial de PI afectaba a sus finanzas. Tampoco es que ella supiera cómo eran las cosas para un investigador privado normal.

La Espadachina Santa, llevando ese tronco o viga de metal Arma Brillante, suspiró a medio resignación y medio exasperación mientras su capa gris rasgada revoloteaba, y ella miró al cielo azul.

—Así que, ahora usamos drones para hacer reconocimiento en este mundo también, ¿eh?

—A diferencia del Laberinto, este es un espacio amplio abierto, por lo que, esto seguramente se volverá lo principal de hacer. Quiero decir, el campo es simplemente demasiado largo para hacerlo normalmente.

—Así que todos intentarán proclamar tanto territorio como puedan, ¿no?

—No tiene que ser desde el cielo. Puedes colocar un trípode en algún lugar con buena vista, y reunir audio y video en 360 grados, o podrías adjuntar una ventosa gigante a la dura tierra, y revisar calor corporal o las ligeras vibraciones de pisadas. Cada acción llenará más esta zona amplía, y todo se unirá para crear un mapa de este continente. Es como completar un rompecabezas una pieza a la vez.

—Siento que los drones van a comenzar a pelearse entre ellos dentro de muy poco.

—Se llama una guerra intelectual, Beatrice. Vamos a estar muy ocupadas. Estamos mirando una era donde la información está en subastas justo como vinos y pinturas.

Esto era difícil de entender para alguien nacido en Ground’s Nir, por lo que el gigante con rostro de cerdo de casi 4 metros inclinó su cabeza.

—¿Qué debería hacer?

—Proclamaremos territorio, ¿recuerdas? Construiremos iglús como este en algunos lugares que Gruagach ya haya revisado. Juntaremos los puntos para crear una sola ruta para nosotros. Si traemos la información de reconocimiento a la Tierra y lo registramos como Piezas, ese camino nos pertenecerá.

…Por supuesto, si forzaban a las personas a pagar un peaje exorbitante, los otros humanos simplemente desarrollarían el resto de la tierra, y harían sus propios caminos en su lugar.

En momentos como este, significaba mucho tener a alguien tan poderoso como Buu Buu. Y él ya era lo bastante habilidoso para doblar grandes hojas en algo parecido a una tienda de campaña.

—*Chillido*, *chillido*, *chillido*. *Chillido*, *chillido*.

Cada tres o cuatrocientos metros, construirían un iglú de vidrio. Beatrice usaba líneas de calor para cortar trozos de la tierra de grueso vidrio, y Buu Buu los apilaría con sus manos. Incluso con sus refuerzos Mágicos, el trabajo era tan difícil como el recoger para los humanos, pero ya que el gigante de casi 4m podía levantar masas del tamaño de refrigeradores con una sola mano, era tan simple como amontonar bloques de construcción para él. Como toque final, él colocaría una bandera encima del domo.

—¡*Chillido*, ahora esto es mío!

Él probablemente no entendía la situación en la Tierra, pero él parecía estar disfrutándolo.

Cuando el sol comenzó a ponerse, y el escenario comenzó a ponerse naranja, Gruagach levantó su cabeza con sus ojos cerrados. Ella había recibido algo de información de las flechas con alas circulando por encima.

—Parece que otros han desembarcado un barco en la costa del continente. Están a 2500 metros al norte de nuestro punto de desembarque, y parecen ser más de 80 de ellos. Los detalles son desconocidos, pero ese tamaño sugiere un Gremio.

—Es demasiado tarde para ellos ahora. Esta región ya está cubierta con nuestras banderas.

El Grupo de Beatrice había mostrado algo de amabilidad al no esparcir su territorio por la costa.

—Buu Buu, es suficiente por hoy. Regresemos al barco.

—Pero, Beatrice, puedo continuar.

—El ambiente cambia por la noche. Si no logras ver una gran fisura en la tierra, podrías terminar cayendo en una fosa.

Las flechas aladas de Gruagach eran convenientes, pero sólo proporcionaban información general. Esta ilusión era mejor conocida por el lago de sal más grande en la Tierra, pero cuando la tierra estaba completamente blanca, era extremadamente difícil juzgar distancias y notar detalles. Confiar demasiado en la información de esa visión de ave sería peligroso.

Usaron un liquen resplandeciente para llenar los iglús de vidrio con luz sin usar fuego. Si seguían esos puntos, no se perderían de camino de regreso incluso si se obscurecía. Con las llamas de Beatrice iluminando por delante, estarían incluso más a salvo.

Sin embargo…

—Argh…

La respiración de Buu Buu se volvió blanca. Beatrice usó Magia de fuego para iluminar el cabello levantándose en su cabeza como una antena, y ella juntó su capa rasgada para cubrir su cuerpo.

—Así que, ya nos estamos enfrentando con lo inesperado… Oh, ya entiendo. Esta tierra de vidrio no puede guardar el calor, así que es muy parecido al desierto por la noche.

—¿Qué significa eso?

—Hay una diferencia drástica de temperatura entre el día y la noche. Estuvimos en lo correcto en regresar al barco más pronto, Buu Buu. Comamos algo caliente una vez que lleguemos.

—*Chillido*, se siente raro comer cuando no he ido a cazar. Sólo espero nada malo me pase por tomarlo a la ligera.

Alguien completamente autosuficiente veía las cosas diferentemente.

Para el momento que llegaron de vuelta al Siguiente Viajero en la costa, el sol ya se había ido por completo. Era verdaderamente frígido. La única soportándolo sin ninguna dificultad era la Princesa Cascada de Hielo Wildefrau, quien tenía la mayoría de su piel expuesta. La exhibicionista usando solo una espada en cruz y cinturones era una excepción extrema ya que ella podía usar su Resistencia al Agua del 100% para empapar los hombros en un baño de nitrógeno líquido.

Y una vez que la oscuridad envolvió sus alrededores y la luna salió, la chica rubia en un negligé rojo emergió de su ataúd desde el fondo del barco.

—*Suspiro*… Más lamentables humanos están llegando. Ahora, díganme qué tanto de progreso lograron. Imagino que todo fue un esfuerzo desperdiciado, por lo que, pueden darle algo de significado al contarme una historia para pasar el tiempo.

—Vaca, ¿hay hierbas en este mundo que funcionen como ajos? No me importa si es sopa, un plato de carne o arroz con ajo; ¡echa tanto como puedas a la cena de hoy!

—No voy a ser parte de un plan tan autodestructivo para una chica.

Los humanos normalmente se concentraban en explorar el Laberinto, por lo que ellos aprenderían algunas habilidades simples de cocina en exteriores ya fuera que quisieran o no. Aquellos como Beatrice, que no podían cocinar en absoluto, y confiaban en simples comidas solidas, eran raros. Se le acusaba frecuentemente de su falta de feminidad.

Pero la cena de esta noche iba a ser cocinada por…

—Agh… Esto supuestamente iba a ser un sueño hecho realidad donde todas, excepto Buu Buu, cocinarían y obtendría la comida hecha por una chica, así que, ¡¿por qué lo tengo que hacer, jefa?!

—Porque eres la mejor cocinera entre nosotras, Huldra.

Esto volcaba la asociación común de cocinar con feminidad, pero al menos, no terminarían con un platillo misterioso chamuscado o un lodo púrpura hirviendo.

Buu Buu dejó escapar una respiración blanca mientras veía al cielo nocturno lleno de estrellas.

—Buu. Espero que los otros humanos no tengan muchos problemas.

—No te preocupes, Buu Buu. Estas son las personas que siempre se dirigen al Laberinto, y deciden si deberían continuar o regresar. Dudo que elijan mal cuando se trate de ello.

Y necesitarían una cierta cantidad de poder para terminar en la cima, y ganar un bote en la posada del pueblo. Al menos, era improbable que un Grupo de sólo novatos lograría llegar al nuevo continente.

—*Chillido*. ¿Pero realmente podremos dormir cuando hace tanto frío?

—¿Hm? ¿No estaremos bien dentro del Siguiente Viajero?

—Estamos hablando de un barco fantasma lleno de camas, además es un espacio abierto y desierto, como una escuela por la noche. Hm, quizá sería mejor reunirnos en una sola habitación para mantener nuestro calor.

La vaca con sujetadores sostuvo sus hombros, aplastando sus tetas en el proceso, pero entonces los ojos de alguien se iluminaron mientras lamía sus labios.

—¡Esta es mi oportunidad! ¡Sí, reúnanse todas y no sean tímidas! ¡¡Necesitamos estar tan cerca entre nosotras como sea posible para preservar nuestro calor!!

—Huldra, tú dormirás a fuera. Afuera del barco. ¿Por qué? Porque eres asqueroso.

—¡¡No se sorprenda cuando despierte y encuentre un pilar de hielo afuera!! ¡¡Wahhhhh!!

3

Una vez afuera, las cosas no eran tan malas.

La chica a la cual fue construido el Palacio Mágico Independiente era una cosa, pero a las hermanas sirvientas no se les restringía entrar y salir. Frecuentemente visitaban Tokio para sus compras diarias, por lo que ellas no estaban particularmente emocionadas de estar ahí en la noche.

La segunda Hermana Misoka colocó sus manos detrás de su cabeza mientras caminaba debajo de las luces de la calle.

—¿Estás segura de esto? ¿No es esto como traición en contra del estado o algo así?

—Ya he presentado al papeleo necesario, por lo que, esto es su culpa por rehusarse a aceptarlo sin proporcionar siquiera una razón. Además, nuestras lealtades caen con la nación independiente más pequeña del mundo que estamos por crear, por lo que Kasumigaseki e Ichigaya no tienen derecho a quejarse a este punto.

—Eso quiere decir que Tokio será un país extranjero, ¿no? Guau, ¡necesitaré un pasaporte para visitar las tiendas de conveniencia de por aquí!

Debido a las luces de la ciudad, la luna era la única luz visible en el cielo nocturno.

Ya fuera que estuviera siendo seria o no, Misoka rio antes de preguntar.

—Así que, ¿hacia dónde nos dirigimos?

—Akasaka. Tenemos asuntos con el Santuario Ushigashira.

Los centros de Roppongi y Akasaka estaban a menos de dos kilómetros de separación, pero aun así recuperaron su motocicleta mediana de un estacionamiento de pago mensual que usaban bajo un nombre falso. Sin necesidad de decir que esto era un seguro en caso de que se encontraran con algún problema, y tuvieran que deshacerse de la persecución.

Misoka le pasó un casco extra a su hermana mayor, y continuó la conversación.

—Bueno, ahora que llegamos así de lejos, Haruka no puede perseguirnos incluso si ella se despierta.

—Odio cómo estos cascos aplastan mi cabello…

Con eso, condujeron recto al Santuario Ushigashira el cual iluminaba su edificio y arboles con luces indirectas. Escondieron la motocicleta no tan cerca y tan lejos antes de circular los terrenos del santuario a pie.

—Estaba esperando más seguridad que esto.

—Nada es más inútil que seguridad digital que sólo funciona a tiempos establecidos. La seguridad humana me asusta más ya que no puedes engañar a los ojos humanos, y pueden hacer patrullajes al azar completamente impredecibles.

Misoka e Iroka se movieron rápidamente mientras hablaban. Los terrenos estaban rodeados por un muro alto, pero subirlo era una tarea fácil con dos ahí. Rápidamente cruzaron esa barrera, y dieron un paso en el jardín de graba. Evitaron los komainu y arboles sagrados iluminados desde abajo, y se agacharon para correr de sombra en sombra.

—No tenemos frecuentemente la oportunidad de usar estas técnicas. Ese entrenamiento fue un desperdicio de tiempo.

—Eso sólo muestra qué tanto la señorita nos está protegiendo diariamente. Nunca debemos olvidar estar agradecidas.

En verdad, las dos no estaban detrás de algo en el Santuario Ushigashira. No estaban interesadas en su gruesa caja fuerte o almacén subterráneo secreto.

Sólo necesitaban entrar al edificio.

—Es un placer conocerla, Por Encima del Muro. Bueno, una miembro de ese grupo. Me disculpo por aparecer sin una cita, pero nuestra ama está en un ligero aprieto. Espero que pueda perdonarnos.

Iroka se puso sobre una rodilla en la habitación no iluminada, y habló en una voz plana que sonaba como si ella estuviera leyendo un hechizo mágico.

Y en respuesta.

Las linternas de papel de la habitación volvieron a la vida sin advertencia. La suave luz parpadeante era claramente fuego y no luz de bulbos. ¿Era eso causado por electricidad estática, microondas o algo más? El truco no era claro. Era posible que las dos intrusas pudieran ser rostizadas en un instante usando la misma técnica.

El silencio opresivo les hizo dudar el siquiera respirar.

Cuando Misoka tragó saliva audiblemente, un cambió provino de la atmósfera alrededor.

—No usen ese nombre. Podrían asustar a todos sin una buena razón.

Fue la voz de una anciana arrugada.

Y repentinamente sonó desde el techo.

Exitosamente habían hecho contacto.

Contactar con uno de los seres que manipulaban el curso del mundo desde las sombras después de cruzar todas las barreras: nación, raza, religión, lenguaje, ideología, corporación, campo académico, clase social, etc. Esto era mucho más significativo que una obvia caja fuerte.

Iroka, quien usaba sus lentes, dijo más con su cabeza todavía inclinada.

—Pero personas humildes y rudas como nosotras ni siquiera conocemos su nombre.

—Llámame como quieras. Sólo comenzaron a adorarme en este santuario en la era moderna de cualquier modo. Y nuestra marimacha no tiene problemas en tratarme como su propia abuela.

—Pero…

—Bueno, supongo que no puedo esperar que bajen la guardia tanto como la princesa doncella del santuario. Quiero decir, ella es la Doncella Conectiva; la que se conecta con nosotros sin miedo. —La voz desde el techo sonaba algo exasperada. —Como sea, sirvienta, asegúrate que tu respeto esté dirigido a la persona apropiada. Sólo necesitaba haber una persona a la que inclines tu cabeza. No soy tan mezquina como para tratar de tomar lo que hay en tu corazón también.

—…Estaré en deuda con usted por siempre.

—Jaja. Ni siquiera hablamos de esa manera tan exageradamente formal ya. Ahora, niña, ¿qué te trae aquí hoy?

—¿No alguien en su posición ya sabe exactamente qué estamos haciendo?

—Quiero oírlo de ti.

—¿En serio? —dijo Iroka.

Ella era una experta en la información, pero era por eso que ella se dio cuenta instantáneamente que esta persona no era alguien que pudieras negociar. La única opción era mostrar cada carta que ella tuviera en su baraja, y aplicar tanta presión como fuera posible.

—Con el fin de proteger a nuestra amada ama, estamos intentando rehacer al Palacio Mágico Independiente en la nación más pequeña del mundo. Ya hemos presentado todo el papeleo digital, pero está siendo detenido en algún punto. …Quisiéramos saber quién está haciendo esto exactamente. Ya sea que lo convenzamos de tomar nuestro lado o amenazarlo para detenerse, debemos saber quién es nuestro objetivo.

—Ya veo.

¿La persona con la que hablaban realmente estaba en el ático o no? Eso permanecía desconocido, pero la fuerte presencia que sentían era como tener una navaja presionada contra sus gargantas.

Después de una pausa, la voz de la abuela arrugada habló de nuevo.

—Esta es una cuestión difícil de responder.

—Estoy al tanto de eso, pero esto es por nuestra ama, y debo insistir.

—Tonta. No me subestimes. No estoy hablando sobre el balance de poder.

—Entonces, ¿a qué se refiere?

—Es simplemente algo difícil de explicar. Su enemigo definitivamente existe, pero sería difícil de decir que tiene una existencia física. A pesar de que definitivamente existe ahí.

—Oye, abuela, si estás esquivando la pregunta para hacer tiempo, sólo sal y dilo. Esta no es nuestra única parada esta noche.

Iroka mantuvo su cabeza agachada mientras fulminaba con la mirada a su grosera hermana, pero la voz desde el techo en realidad sonaba algo encantada.

—Excelente. Disfruto ver a una chica que es franca y va al punto. De hecho, sirvienta, no deberías darle a tu pariente de sangre una mirada como esa.

—Mis disculpas. No soy merecedora de su amabilidad.

—Ahora, quieren saber la identidad de su enemigo, ¿correcto? Muy bien. Imagino que la respuesta sólo las confundirá, pero ese es su derecho. Depende de ustedes, sin embargo, el que acepten la respuesta o no. La respuesta es una estación del tren.

—¿Eh? ¿¿¿Una estación???

—Sí, la estación del tren más cercana al Edificio de la Dieta Nacional. Ahora, ¿entienden a lo que me refiero?

—…¿El refugio nuclear subterráneo más grande del gobierno japonés?

—Se remonta a antes del colapso de la Unión Soviética. Se decía que era una instalación secreta destinada a contener a los miembros de la Dieta y oficiales gubernamentales en la cima en una emergencia, pero eso no es suficiente para explicarlo. Esa instalación está destinada a contener todo lo necesario para que el país siga funcionando. En ese sentido, pueden pensar del personal como nada más que engranajes usados para mantener el sistema funcionando sin problemas. La parte más importante es en realidad la maquinaria. El núcleo de esa instalación es la supercomputadora que forma la base de la red ejecutiva necesaria para esta sociedad altamente digitalizada.

Había un rumor sobre esto.

Se decía que un cierto ser estaba controlando todo en el país. Y se decía que ese ser no era la Dieta o los tan nombrados Restaurants, sino de hecho una enorme masa de semiconductores.

—Así que, nuestro enemigo…

En otras palabras.

En otras palabras.

—… ¿es un simulador?

4

—¿Por qué odio a los humanos? Eso es simple. Porque son tan tontos que preferiría no creer que soy una de ellos.

Ese comentario fue hecho en la villa de Orcos Ibéricos a la mitad de la montaña.

En esa gentil noche, los gigantes con rostro de cerdo estaban sentados alrededor del fuego. El Sabio con armadura roja y minifalda blanca estaba sonriendo mientras miraba a los niños corriendo alrededor de ellos, pero el tono de su voz era lo opuesto.

Quizá para gastar algo de energía antes de ir a dormir, las pequeñas creaturas que parecían muñecos de cerdos le pidieron que jugara con ellos, pero ellos no parecían entender lo que ella estaba diciendo. Podrían haber pesando que era parte de algún juego de imaginación.

—Fue una forma tan aburrida de extinción.

El mayor era diferente.

Ese gigante de 5m miró con preocupación al Sabio.

—No fue más que cambios ambientales y desastres naturales traídos por el calentamiento global. Ningún país o corporación pudo ser apuntado con precisión como la causa. Ya que los humanos no juegan un papel en causar desastres naturales, sólo los aceptamos como inevitables. Si tan sólo una relación casual clara pudiera ser establecida, habría sido la furia. Nuestra era se ha vuelto demasiado desarrollada.

Algunos niños llorando corriendo mientras gritaban. Algunos de los muñecos de cerdo más traviesos debieron haber tratado de escabullirse de la villa en la noche, y vieron algo aterrador. Hubo un sonido de huesos crujiendo. ¿Eso era el brillo de una joya en un sombrero vaquero a la luz de la luna desde el bosque?

El Sabio siempre veía la simple vida en esta isla como algo brillante. Casi como si ella estuviera viendo un tesoro que siempre estuvo fuera de alcance.

—Sin embargo, hubo un simulador de desastre ambiental.

Ella dijo las palabras decisivas.

Lo más probable, es que originalmente no había sido construido para destruir nada.

—Eso cambió todo. Ese demonio podía calcular el efecto mariposa, por lo que podía encontrar una causa para cualquier y todas las catástrofes. Podría encontrar un objetivo del odio de las personas. …A partir de ahí, pasó a ser una discusión sobre culpar y pelear guerras tontas. Cuando lo piensas, nadie sabía si las respuestas del simulador eran siquiera precisas, y era posible algunos ingenieros incluyeron algunos parámetros extraños en las ecuaciones. Pero cuando un IA muestra una respuesta en la pantalla, todos asumen que es la correcta incluso si no tienen idea de cómo se llegó a ella. ¿Cómo es eso diferente a una religión que se arrodilla ante un demonio?

Después de eso, no había habido un desastre que escapara.

Una máquina había destruido la raza humana, pero no había requerido un ejercito de armas asesinas cubiertas en armaduras compuestas. Sólo había requerido lógica y un “susurro” que produjo sospecha y duda.

Si dejas que alguien te engañe, era tu culpa.

El Sabio creía en ese principio. Si los 8 billones de miembros de la raza humana en ese entonces hubieran realmente usado sus propias cabezas y aplicado la suficiente fuerza para darle a los frenos, nunca habría terminado así.

La humanidad había sido destruida por sus propios delirios.

¿Cómo podían si quiera registrar ese hecho vergonzoso en los libros de historia?

5

El sol de la mañana estaba arriba.

El barco fantasma Siguiente Viajero brilló en color naranja por el amanecer.

—Agh… *Temblar*, *temblar*.

Buu Buu sólo vestía su taparrabos incluso en una montaña nevada, por lo que, de hecho, debía hacer frío para él para tener que frotar sus manos frente a él sobre la cubierta. Él podía ver sus respiraciones, y la piscina de la cubierta está cubierta con hielo grueso. Un humano probablemente podría patinarlo.

—V-voy a morir. V-v-v-v-oy a morir en serioooooo…

Huldra tembló a su lado después de ser sacado de la habitación de las chicas, y parcialmente se transformó en algo parecido a una comida congelada. Realmente había escarcha blanca sobre sus pestañas.

—*Chillido*. ¿Estás bien, Huldra? Quizá debería ponerte a los rayos del sol para que te puedas descongelar.

—Abababa, abababa.

—No mueras, Huldra. Te calentaré. ¡Buu, ¿a dónde se fue el agua caliente?!

Justo mientras él comenzaba a cargar (como si fuera una princesa) a la chica con coletas rosas, la Espadachina Santa Beatrice de casualidad dio un paso fuera, y el caos pronto continuó.

Las partes más desagradables serán omitidas, pero las siguientes citas lo resumirán bastante bien.

—Jejejeje. ¡No, esto no funcionará en absoluto! ¡¡Eso necesita estar cocinado por completo antes de ser comestible!!

—¡Cálmate, Beatrice! ¡Está bien! ¡¡Eso es sólo una señal de amistad masculina!!

—¿Estás segura de eso, Hermelina? Quiero decir, Buu Buu no sabe cómo lucimos alguna de nosotras en la Tierra, por lo que, la Huldra que vemos aquí, es todo lo que cuenta. Ejejejejejejeje…

La Espadachina Santa entró en un estado bastante peligroso con su capa gris rasgada estirándose detrás de ella como una reina demonio, pero la porrista coqueta con coletas rosa no lo notó porque ella estaba alucinando por el frío.

—Guau, qué hoguera tan cálida. Muchas gracias.

—Vaya, vaya. Esta situación de la Pequeña Cerillera sólo está incrementando su feminidad. La chica desafortunada siempre es la estrella, así que, ¿no sólo estás haciendo que el caballero sosteniéndola quiera protegerla aún más?

—¡Wildefrau! ¡Deja de complicar esto aún más, chica de corazón negro! ¡Argh, no la puedo detener por mi cuenta! ¡¡Alguien que me ayude a contener a esta chica fusible de bomba!!

Mientras Beatrice estallaba en llamas con un círculo mágico detrás de su espalda, Gruagach y Rusalka mantuvieron la distancia perfecta para cocinar algo de pescado salado del río perforados en palos como una manera rápida de asegurar algo de desayuno.

Buu Buu y Philinnion frotaron sus ojos después.

—*Chillido*, mi cuerpo se siente tan cálido después de comer.

—Lo sé. Aunque eso tendría que ver con el sol en lo alto del cielo. Ah, realmente quiero dormir de nuevo.

Una vez que esa comida confusa estaba completa, tenían que volver a reclamar territorio. Ellos habían tomado una gran delantera el día de ayer, por lo que sólo necesitaban seguir así. Sin embargo…

—¿Eh?

—¿Qué pasa, Beatrice? ¿Finalmente regresaste a tus sentidos?

—No, estaba sintiendo perfectamente desde el comienzo. ¿Pero no hay algo diferente en la tierra a antes? —preguntó Beatrice mientras miraba a la tierra de vidrio desde la altura de 9m del costado de la cubierta del barco fantasma.

—¡*Chillido*, está quebrado por todo el lugar!

—¿Eh?

Sorprendida, Gruagach, rápidamente disparó flechas aladas al cielo.

—Tienes razón. Hay cuarteaduras cubriendo una zona muy amplia. Y algunas otras zonas han sido sumergidas, creando algo como estanques y lagos. ¿podría ser de agua de mar?

—Espera, no hemos regresado a la Tierra para registrar esa información aún…

—Si el terreno cambia antes de que lo hagamos, ¿no nuestra información será rechazada como inexacta cuando tratemos de presentarla como Piezas?

Philinnion, quién se había vuelto incluso más parecida a una vaca con su sombrero de bruja puntiagudo, se unió a la conversación mientras desagradables reportes continuaban. Buu Buu y Beatrice bajaron de un salto desde la cubierta para revisarlo por su cuenta, y…

—¡Ah, ahhh! ¡El iglú que construí se está cayendo!

—¡Espera, Buu Buu, no corras hacia ahí! Hay una gran grieta en medio. Eso quiere decir que ya no podemos usar esta ruta.

Ellos habían pasado el día anterior entero construyendo iglús de vidrio a intervalos establecidos para crear un “camino”, pero esto significaba que todos sus esfuerzos habían sido desperdiciados.

—¿Qué pasó? Todos dormimos como bebes anoche, ¿no? ¿No despertaríamos si alguien hubiera usado suficiente Magia poderosa para partir la tierra?

—Esto podría no haber sido intencional. —Wildefrau cruzó sus brazos y levantó su dedo índice. —Esta tierra es principalmente hecha de silicón. En otras palabras, es vidrio. Y el cambio de temperatura entre el día y la noche es bastante extrema. Quizá no podía soportar esa diferencia, y se quebró por su cuenta.

—Espera, espera, espera, —dijo Hermelina en su túnica de sacerdotisa con su apertura para sus pechos. —¿No quiere decir que el que cambie de forma este terreno no sólo es una vez? Si esto pasa todos los días, nunca seremos capaces de llenar el mapa. Registrar la información como Piezas se volverá en un sueño inalcanzable. ¡Y esto cambia incluso más frecuentemente que el Laberinto!

Como se esperaba, esto no iba a ser fácil.

Si no podían construir una ruta para cruzar seguros en el vasto continente, nunca podrían encontrar a la Heroína. Ella se posicionaba en los puntos de cambio, y buscaba la victoria siempre que fuera posible. Y a ella no le importaba lo que le pasara a Ground’s Nir en el proceso. La presencia de La Signora definitivamente era una amenaza, pero no había forma de planear un viaje apropiado por un continente donde el terreno cambiaba al azar todos los días. Y si precipitaban las cosas, y lo intentaban de cualquier manera, terminarían separadas del barco, lo cuál deletrearía su perdición.

—*Chillido*. ¿No hay una forma de detener las grietas?

—Hmm. Teóricamente, no se partiría si la diferencia de temperatura no fuera tan grande, por lo que, deberías ser capaz de prevenirlo al mantener un fuego prendido durante la noche…pero no podemos hacer eso por todo el continente.

Moverse al azar no lograría nada.

Estaban estancados ahí por el momento.

No podían avanzar sin llegar a una solución fundamental para este continente de vidrio donde el terreno se partía al azar diariamente. Ni siquiera podían considerar buscar a la Heroína así.

6

—Hmph…

Una vez que la mañana llegó, Haruka, una de las hermanas sirvientas, estaba siendo más linda de lo normal con sus mejillas infladas. El Palacio Mágico Independiente era una mansión de estilo occidental, pero las otras dos hermanas estaban sentadas en la entrada de la sala usando seiza estilo japonés.

—Am.

—Realmente lo sentimos. Hemos aprendido nuestra lección.

Iroka y Misoka no podían mirar a la hermana más joven a los ojos mientras ella estaba frente a ellas con sus manos sobre sus caderas. Sí, el balance de poder general estaba decidido por antigüedad, pero las hermanas mayores no eran lo bastante poderosas para volcar por completo la balanza del bien y el mal.

—Pero no lamentan lo que hicieron, ¿verdad? ¡WTF! ¿Realmente piensas que no sabría cómo querías terminar esa oración?

—(Oye, Aneki, me entristece saber que nuestra linda hermanita está usando jerga de internet en conversaciones diarias. ¡Tú estás a cargo de lo digital, así que, ¿no la estás dejando vagar muy libremente?!)

—(sí, podría haberme confiado de mis filtros. Fui descuidada. ¿Cómo si quiera poder mirar a la señorita a los ojos de nuevo?)

—Silencio, las dos. ¡Y ya no alteren mi computadora y teléfono mientras proclaman que es para mi propio bien!

Esto no era exactamente igual que echar aceite al fuego.

Cuando la sirvienta más pequeña entraba en modo de furia, ella quemaría más sin importar lo que le arrojaran al fuego; incluso si era una mantecada o un osito teddy. La única que podía reclamar la sonrisa de la hermana más joven era su ama. Pasaría mucho de espera hasta que la chica regresara.

—Así que, ¿qué clase de aventura estuvieron teniendo mientras estaba dormida? ¿Y qué descubrieron?

—Verás, Haruka, sólo lo mantuvimos en secreto de ti porque queríamos proteger a nuestra linda hermanita, así que-…

—……………………………………………………………………………………………………………………………………………………

—Aw, mierda. Definitivamente nos dejará sin comida ahora.

—Descubrimos que nuestros problemas son causados por un simulador que controla el gobierno desde lo profundo de la estación del tren más cercana al Edificio de la Dieta Nacional.

—¡Oye, no es justo, Aneki! ¡¡No me traiciones sólo porque esto está luciendo mal!!

Misoka gritó ferozmente a su costado, pero la capaz chica de lentes mantuvo una expresión calmada mientras estaba sentada en el piso. Después de todo, pasar sin comida sería demasiado trágico. Ella era la perfecta hermana mayor en todas las cosas, pero ella no quería que una dieta baja azúcar destinada a eliminar carbohidratos se le quitara de su vida. La mirada en sus ojos sería la misma que un perro abandonado en un día lluvioso.

—Nuestro enemigo no es humano. No tiene deseos y no siente miedo de perder. Eso quiere decir que no podemos convencerlo de trabajar con nosotros o amenazarlo para que se retracte. Todo lo que hace es encontrar la solución optima para el gobierno japonés, y completar cada paso del proceso. Eso explica el por qué mis contramedidas fueron ineficientes. Estamos paradas en los rieles que ha colocado. Si no llegamos a un plan especifico para este oponente, sólo podemos esperar a que al gigante tren fugitivo nos golpee.

Ellas no sabían cuántas facciones y organizaciones había en este país, pero todo se sentía vacío una vez que comenzaron a discutir un simulador invisible. Todas esas cosas eran como tentáculos extendiéndose desde el cuerpo principal grueso del simulador, y todos los conflictos obvios y malicia oculta no era más que un estimulante destinado a controlar las masas más eficientemente. Y las personas siendo usadas ni siquiera estaban al tanto del rol que se les había dado.

—Así que, ¿exactamente qué vamos a hacer? Ya sabemos que este pías no tiene futuro si decide que miladi es desechable a pesar de todo su duro trabajo.

—Es por eso que planeamos comenzar un contraataque después de tomar una rápida siesta, pero después de casualidad encontramos a la portera del infierno esperándonos.

—¿Exactamente-Qué-Vamos-A-Hacer?

—…

—…

—Si no me incluyen, limpiaré sus habitaciones mientras no están. ¿Realmente quieren regresar a una caja vacía como habitación? Ni un rastro de sus posesiones personales quedará. Quiero decir, estamos tomando prestado todo de miladi, así que, deberíamos regresarlo de cualquier manera. ¿Quieren ver qué tan limpio puede dejar una habitación una sirviente cuando realmente se esfuerza a ello?

Esas hermanas mayores veteranas decidieron que ahora es el momento de cambiar a postración completa.

7

Nunca harían algún progreso si se quedaban en ese nuevo continente agrietado. Beatrice decidió rápidamente con su capa gris rasgada revoloteando por el viento, e hizo que el Siguiente Viajero los llevara de nuevo a la isla de Ground’s Nir.

—Todos están enfrentando el mismo problema, —dijo la Espadachina Santa estando en el barco. —Cualquiera que sea la solución, seguramente habrá más competencia por lo que sea que se requiera, si no ponemos nuestras manos en materiales pronto, ¡estaremos atrapadas en una conmoción justo como con los barcos!

—P-pero, Beatrice, no podemos procurar los materiales si no sabemos cuál es la solución. No tenemos los bienes para recolectar todo.

—Odio decir esto, pero necesitamos la ayuda de alguien más astuto que nosotros.

—¿*Chillido*? ¿Astuto?

—Quiere decir listo, Buu Buu. Realmente desearía que tuviéramos otra opción, pero, ¿dónde está esa introvertida historia en estos días?

Habrían preferido desembarcar en el puerto cerca de la posada del pueblo, pero si enfurecían más a Kallikantzaros, realmente podría morderlos. No tenían otra opción(¿?) que desembarcar en la costa al sur del bosque.

La Noble Bailarina Rusalka suspiró con su leotardo pegado con armadura.

—Así que, ¿tienen alguna idea?

—Quiero decir, realmente sólo hay una posibilidad.

Quedarse en el mangle controlado por los perros y gatos bipedos no lograría nada, así que, Beatrice los condujo por los puentes de sal para cruzar el bosque del sur, y llegar a la montaña usual. Buu Buu inclinó su cabeza mientras el tipo de árboles cambiaba.

—¿Eh? ¿Vamos a mi casa?

—No, no hoy. Bueno, esto sigue contando como tu casa.

El grupo de Hermelina (el cual incluía a la nudista y a la chica con ropas de luto) quisieron regresar a la posada del pueblo para reunir información, por lo que se separaron del grupo mientras Beatrice, Buu Buu y Philinnion seguían algo así como un rastro de animales.

Finalmente, escucharon un sonido rítmico muy parecido a golpeteo de tambor. Unos sonidos familiares como de “Buu” y chillidos estaban mezclados.

—¿Oh? Ese olor bestial se está haciendo más fuerte, —dijo Philinnion con su sobrero de bruja puntiagudo sacudiéndose en su cabeza.

No era exactamente un olor agradable, pero ella podría tener algo de resistencia ya que lidiaba con pociones en una base regular. Había muchos olores peores que el olor corporal de creaturas vivientes.

La alta maleza repentinamente se detuvo.

Encontraron un claro con hierba relativamente grande con varios edificios de hojas.

Esta era la villa de Orcos Ibéricos.

—¡Oh, ¿casi todo ha vuelto a la normalidad?!

Buu Buu sonaba sorprendido, pero Philinnion inclinó su cabeza a su lado.

—Ahora que lo pienso, ¿por qué Buu Buu sigue viviendo por su cuenta ahora que todos fueron liberados del Rojo y viviendo en la villa de nuevo?

Eso era probablemente porque él no podía invitar a su némesis, Abyss, a la aldea, pero él tampoco podía abandonarla cuando ella estaba indefensa, pero Beatrice no se molestó en explicar todo eso.

Algunas creaturas redondas más pequeñas se acercaron mientras hacían agudos buus y chillidos.

—¿Son del exterior?

—Puu, *olfatear*, *olfatear*. No huelo ningún obsequio.

—Asegúrense de saludar al mayor. *Chillido*

El color abrazador del rojo en su piel había cambiado, y ya no estaban siendo abrumados por una poderosa urgencia de atacar o destruir.

Habían sido liberados del desastre Rojo causado por la barrera artificial atmosférica.

La vista de tantos Orcos Ibéricos vivos y disfrutando en su villa era una emocional.

Sin embargo…

—(¿Eh? Con todos estos gigantes con rostro de cerdo, am, ¿cómo se supone que los diferencie de Buu Buu?)

—(No seas grosera, vaca. Si tu reconocimiento facial es tan malo, quizá necesitas nuevos lentes.)

—Puu, puu, puu. *Chillido*, *chillido*. ¡Señorita!

Beatrice abrazó a uno de los muñecos cerdo mientras hacia un mohín con sus labios.

Buu Buu inclinó su cabeza.

—*Chillido*, ¿es tu amigo, Beatrice?

—Jejeje. Lo he visto unas cuantas veces. Incluso le di un nombre apropiado. Por ese lindo ruido que hace, lo llamo Puu P-…

—No te atrevas a llamarlo así.

La voz de Philinnion se puso aterradoramente baja por primera vez, pero los Orcos Ibéricos no eran su máxima prioridad por el momento.

Una delgada Elfa Real vistiendo un vestido verde corto estaba extendiendo sus brazos y piernas en un baile en el centro de la villa cuadrada. Con algo así, incluso el sudor escapando de su cuerpo y cabello brillaron como el rocío de la mañana.

Beatrice puso una mano sobre su cadera con la capa gris rasgada revoloteando.

—Deja de presumir.

—Este es un ritual sagrado. No me interrumpas, bárbara.

Sibyl, de orejas largas, continuó bailando mientras respondía. Ella aparentemente estaba haciendo más que mostrar su encantadora forma dentro de una villa con nada mas que cerdos.

Ella logró lucir divina incluso mientras realizaba un baile desgastante, y ella tuvo más que decir.

—No hay mucho de que preocuparse ahora que Buu Buu ha abierto el camino para la reconciliación con los humanos, pero sería más seguro el darle a esta villa un propósito apropiado y justificación de su existencia. Le estoy dando aquellos que viven aquí la protección oficial de las tres familias reales. Eso prohíbe que cualquier extraño se meta con ellos.

Buu Buu escuchó lo que sonaba como una manta golpeando el aire, por lo que él miró hacia arriba. Una chica morena y una mujer blanca estaban de pie a cada lado encima de la casa del mayor. Las dos eran la Arcángel Marinka, quien representaba al sol, incluyendo al eclipse solar.

Philinnion inclinó su cabeza con sus enormes pechos apretados entre sus sujetadores.

—Pero te falta la familia real del mar, ¿no?

—No. No dejaré que la muerte de Vivian no tenga significado. La enterraré en esta tierra, y tendré a los poderosos y honestos Orcos Ibéricos como los cuidadores de la tumba. Eso les da una razón legitima para ocupar esta tierra sagrada. Y los no merecedores se les tendrá prohibido poner un pie aquí.

Podría haber sido desagradable tener tu hogar convertido en una tumba gigante, pero los Orcos Ibéricos habían perdido el propósito para su gran fuerza de combate ahora que la amenaza de la Arma Definitiva Abyss se había vuelto buena. Y a diferencia de armas militares, no se podían deshacer simplemente de ellos. Darles un nuevo propósito podría haber sido una forma de salvación para ellos.

De cualquier manera…

—Ya que estás aquí, parece que supuse bien. ¿Dónde está el Sabio?

—Ahí. —Sibyl formó un encantador puente como parte de su baile y apuntó a una cierta dirección con un pie.

—Pero ya que no viste al Sabio mientras estaba encerrada apartada del mundo, esto podría ser demasiado impactante para ti.

—?

El pie de Sibyl estaba apuntando hacia la más grande de las casas de hojas. No había necesidad de decirlo, esa era la del mayor. Podría haber funcionado como un lugar para reunirse y no sólo una residencia. Buu Buu y las demás caminaron hacia ahí, y escucharon movimiento adentro incluso antes de entrar.

Cuando encontraron el eje central mientras trataban de seguir al Sabio, Buu Buu pareció rezar rápidamente mientras veía las ruinas de esta casa, pero…

—Buu Buu, ¿cuál es la etiqueta para entrar en la casa del mayor?

—*Chillido*. Tienes que gritar muy fuerte. Así: ¡Mayoooor!

El rezo aparentemente había sido su respuesta al estado arruinado de la casa, y era innecesario en su estado actual animado. Él hizo de lado la puerta de hoja como si fuera una cortina.

Una vista impactante les esperaba.

Alguien que se parecía demasiado a Beatrice estaba riendo fuertemente con su cabeza entre las gigantes piernas del mayor, en lo que podría haber sido confundido con cargarlo en la espalda.

—¿¡*Chillido*!? ¡Estoy asustado! ¡Espera, detente, Sabio! ¡¡Estoy tambaleando mucho!!

—¡¡Wajajajajajajaja!!

—¿¡Estoy asustado!?

El Sabio estaba sacudiendo ese cuerpo de 5m alrededor en su espalda (con el cerdito encima), y el mayor rápidamente tenía lágrimas mientras era sacudido de aquí para allá. El Sabio corrió por la casa mientras los cerdos de muñeco la perseguían, chillando mientras tanto. Ellos insistían en ser los siguientes en ser cargados aterradoramente por la humana.

Beatrice se congeló, y lo resumió en dos simples palabras.

—Estás loca.

—No te preocupes, Beatrice, —dijo Philinnion. —Prácticamente eres igual cuando se trata de Buu Buu.

El Sabio los notó, y brevemente se detuvo, dándole al mayor suficiente tiempo para prácticamente bajarse rodando de ella.

—Oh, espera, mayor. …Maldición, son unos groseros. ¿Por qué tenían que interrumpir la mejor parte?

—La cosa es…

—Usen adhesivo. Del que se seca rápido. Probablemente sería más rápido cortar los troncos de los Cedros Pegajosos de por aquí para reunir su savia en baldes o robar toneladas de cera de miel de las colmenas de Abejas Succionadoras. El Sal Diamante en el bosque del sur tampoco estaría mal. Por supuesto, no pueden usar nada de esto como tal. Necesitan usarlo como un ingrediente de Mezcla para que puedan obtener grandes cantidades suficientes del producto final.

El Sabio con armadura roja y minifalda blanca la interrumpió, y dio esa explicación mientras los pequeños cerdos de muñeco se subían a su cuerpo. Ella usó una mano para apoyar a un pequeño niño que tomó el camino equivocado para ascender y chocó de cabeza contra sus enormes pechos que sobresalían.

—Lo siento, pero este truco es usado para mantenimiento de carros y productos de renovación de casas en la Tierra. Aunque hay un riesgo de quedar atrapados dentro durante un accidente o desastre. Una vez que tengan eso, úsenlo para construir un camino por el continente. ¿Es todo lo que necesitan? Quiero divertirme. Mucha, mucha diversión.

—¿Cómo…?

—¿Cómo supe lo que iban a preguntar? ¿Olvidan que estoy con Sibyl quien posee los tres tesoros reales los cuales pueden ver casi todo? …Por supuesto, ese “casi” es importante que se recuerde.

El Sabio realmente era el Sabio. Ella estaba en un nivel diferente incluso después de que se suavizara.

—Si tan sólo esos tesoros pudieran transmitir en lugar de sólo recibir. Bueno, tratar de forzar ese uso podría fácilmente terminar como un ataque que parta la tierra debajo de nuestros pies, así que, quizá no valga el riesgo.

Esto quería decir que ni siquiera el Sabio y Sibyl podían saber con seguridad donde se estaba escondiendo la Heroína en ese nuevo continente en el océano. Eso era algo que ella no parecía conocer la respuesta. ¿La Heroína era hábil en permanecer oculta, o simplemente era una cuestión de distancia? Este era un continente entero, por lo que sólo podían esperar que su meta realmente no estuviera al otro lado del planeta.

—¡Wajaja!

—¿¡*Chillido*!?

—Ustedes, pequeños, son muy ligeros. Necesitan crecer grandes y fuertes. ¡Pero por ahora, están indefensos a mi alcance!

Los cerdos de muñeco gritaron de emoción mientras volaban por el aire.

El Sabio parecía importarle más la villa de aquí que el destino del mundo. Eso podría haber sido lo mejor. Al menos, nadie quería que trajera el caos al mundo de nuevo.

8

Ahora bien.

—*Chillido*. Así que, ¿qué fue todo eso sobre add-hee-siv?

—El Sabio se basó en la naturaleza del vidrio. Ya veo. Supongo que si necesitas astucia, ella sería a la que se debe de acudir. Philinnion, ¿cómo deberíamos adquirir esto?

—Buena pregunta. Podríamos conseguirlo en la posada del pueblo, pero son cosas muy baratas. Si vamos y compramos todo, las personas lo notarían, y se darían cuenta qué tan útil sería. No queremos que se vuelva una mercancía caliente. Si innecesariamente incrementamos su valor supuesto, estaremos atrapados en el mismo lugar en el que estuvimos con los Pimientos Impactantes Hormigueantes.

—Entonces, supongo que deberíamos discutir esto con Hermelina y Huldra. Si llegamos a una razón convincente para necesitar el adhesivo, nadie lo cuestionará. Vayamos a las tabernas y posadas para esparcir la noticia de cómo nuestro barco fantasma se está cayendo en pedazos. Si las personas saben que necesitamos muchos materiales para repararlo, lo ignorarán cuando nos precipitemos a recolectar las cosas.

—(Tú también eres astuta. Y tu mente trabaja rápido. Las dos no son tan diferentes realmente.)

—No soy como ese fenómeno obsesionada con la Magia. ¿Necesito ordeñarte la leche?

Buu Buu ya no tenía miedo de visitar la posada del pueblo. Él descendió la montaña con Beatrice y Philinnion, y entraron a la bulliciosa cuidad.

Todos debieron haberse detenido por el problema de las grietas en el continente. Los caminos pavimentados con piedras estaban llenos de personas regresando del intento. Muchas personas estaban corriendo alrededor tratando de reunir información.

Alguien levantó una mano para saludar.

—Oye, ¿cómo estás?

—*Chillido*

No tenían un propósito real y sólo pasan a su lado. Pero no le estaban hablando a Beatrice o a Philinnion. La Espadachina Santa inclinó su cabeza.

—Buu Buu, ¿ya hiciste algunos amigos?

—He comenzado a hablar con los humanos últimamente. Dicen que los caminos de animales que hago son sencillos para viajar.

Buu Buu se aseguró de caminar por el costado del camino para que su gigante cuerpo no se interpusiera en el camino, y él ya no era visto fuera de lugar ahí.

—(¿Celosa? *Sonrisa*, *Sonrisa*.)

—(¡N-no lo estoy! ¡Realmente te voy a ordeñar, vaca!)

Se encontraron con el grupo de Hermelina, quienes solo estaban paseando después de revisar algos restaurantes y tabernas donde la información solía reunirse. Hermelina debió haber apreciado tener una meta definida más allá de simplemente “reunir información”. Cuando ella escuchó el plan, ella gentilmente se estiró hacia atrás para a la fuerza empujar su pecho plano.

—Ya veo. No podemos evitar que el continente de vidrio se quiebre, así que, nos aseguraremos que las grietas no se hagan más grandes.

—aunque por ahora probablemente sólo podemos cubrir una franja de la tierra como si estuviéramos poniendo asfalto.

—Eso está bien. No estamos tratando realmente de desarrollar la tierra. Sólo tenemos que encontrar a la Heroína. Quiero establecer algunas bases como Piezas con el fin de evitar problemas innecesarios tales como peajes y esperar nuestro turno en la costa, pero no podemos embotellarnos tanto en eso que olvidemos el por qué estamos haciendo esto en primer lugar. …Pero esto quiere decir que otra vez tenemos que gastar una tonelada de engranes para adquirir materiales, ¿no? Haaa… realmente quiero construir algunas cabinas de peaje ETC en este mundo. Aunque todos nos odiarían si lo hiciéramos.

—*Chillido*. Así que, ¿qué va a pasar?

Cuando Buu Buu inclinó su cabeza, Hermelina comenzó a responder, pero entonces puso una mirada preocupada.

—Reforzamiento de vidrio, ¿Eh? Supongo que dado el nombre de una novedad buena no lo captaría alguien de Ground’s Nir, ¿o sí?

—Demostrarlo sería más rápido.

Beatrice tomó un vidrio de la mesa, y frotó algo por la superficie. Entonces ella usó Magia de Fuego para rápidamente secarlo.

—Mira esto, Buu Buu.

—¿¡Ah!?

El gigante con rostro de cerdo gritó porque Beatrice soltó el vidrio. Pero no hubo un sonido agudo de pedazos esparciéndose cuando golpeó el suelo. Sólo hubo un sonido apagado, y, el vidrio en sí, parecía volverse blanco.

Pero eso no fue lo que pasó.

Técnicamente estaba cubierto con pequeñas grietas, pero el adhesivo frotado en cima le permitió mantener su forma después de quebrarse.

Beatrice guiñó mientras explicaba.

—Es la misma idea que la cinta de seguridad colocada en ventanas. Si podemos hacer suficiente de esto, podemos evitar que las grietas del continente de vidrio se hagan más grandes incluso después de que se rompan.

9

—¡*Jadeo*, *jadeo*!

Esto era bastante inusual. Iroka, la mayor de las tres hermanas sirvientas, estaba respirando pesadamente, y ella se limpió el sudor de su frente. Ella ni siquiera debió haber pensando en sacar un pañuelo.

Ella ya no podía correr más.

Su visión se estaba poniendo borrosa.

Ella se apoyó contra el muro a su lado. La frialdad del concreto se sintió bien, pero también sabía que esto era peligroso. Justo como la frialdad después de tomar un baño, esto le quitaría más de su calor corporal de lo necesario, y ella podría ser incapaz de moverse para el momento que la sensación fría la atrapara.

—Haaa…

Ella parpadeó una y otra vez, pero no hacía que su visión se volviera a concentrar. Ahí fue cuando lo entendió. Ella removió sus lentes, limpió sus vidrios con un pañuelo, y se los puso de nuevo. Su visión estaba mejor ahora, por lo que ella debió haber estado corriendo muy frenéticamente.

Las luces fluorescentes frías iluminaban lo que parecía un pasillo subterráneo derecho. Esta zona daba tantas vueltas en 90 grados que ella no podía ver lo que yacía adelante.

¿Cómo ella había terminado aquí?

¿Dónde estaban Misoka y Haruka?

Ella trató de recordar, pero un dolor seco explotó en lo profundo de su mente. Ella gimió y se apoyó contra el duro y frío muro de nuevo.

La estación subterránea más cercana al Edificio de la Dieta Nacional.

El simulador escondido en sus profundidades.

Si eso se estaba poniendo en su camino, la respuesta era simple: destruirlo. La mera existencia de la máquina no era reconocida oficialmente, por lo que su dueño no tendría forma de acusarlas si se perdía.

Habiendo dicho eso, ellas exactamente no podían llevar taladros y picos para comenzar aplastar la cosa. Si no podían pagar a través de canales oficiales, había muchas formas ilícitas para tomar venganza.

Eso quería decir que necesitaban una forma de destrucción que no fuera tan obvia desde una perspectiva exterior.

Afortunadamente, estaban en contra de un simulador. Era sólo una máquina. Miles de personas en docenas de secciones estaría complejamente entrelazadas para crear un sistema tan grande que nadie podría ver su máximo alcance. Sería improbable que un ataque cibernético exterior sería de algún uso.

Pero eso estaba bien.

Los diferentes miembros del personal mostrarían más restricciones entre ellos en tal ambiente. Asumirían que alguien más sabría lo que ellos no, y esa presunción crecería. Por lo que, si alguien se escabullía adentro, y reemplazaba uno de los discos alienados en cajas con un ROM ilícito, nadie sabría qué había cambiado en su totalidad.

Sin una imagen precisa para compararlo, no podían buscar errores.

(¿Qué pasó?)

Había ido bien en la mayoría del camino.

Habían pasado a lo profundo del refugio de grueso concreto sin ser notadas.

O eso pensaron.

(Misoka, Haruka. ¿Qué pasó?)

—Qué molestia.

—!?

Iroka jadeó, y miró alrededor cuando escuchó una voz arrugada de la nada. Este era un pasaje de concreto derecho. No había señales de nadie escondiéndose ahí, y la voz no sonaba como si proviniera de una esquina. La hermana mayor de lentes lentamente miró a la fuente del sonido: arriba.

Provenía del techo de refugio nuclear.

—Es verdad que te di la pista, pero no esperaba que te precipitaras a venir aquí. Sabes qué tan lamentablemente poco preparada estás ahora, ¿cierto? Recomiendo que te marches e intentes de nuevo después.

Iroka reconoció la voz.

Ella estaba cautelosa, pero ella no actuó en especifico.

—Estás en contra de un simulador, algo que apropiadamente inspira los sentidos de peligro de las personas para ayudarlas a salvar sus vidas. Pero si esa habilidad es abusada, fácilmente puede aplastar a las personas a través de extremo estrés externo.

—¿Esto… quiere decir que estabas de su lado?

—De su lado, ¿hm? No sé qué líneas estás usando para dividir al mundo, pero parece que no entiendes apropiadamente lo que quiere decir Por Encima del Muro. He cruzado todas las barreras. No estoy ligada al balance de poder del mundo común.

—…

—No es que ser de Por Encima del Muro siquiera se refiriera a eso en primer lugar. —Había una pizca de auto-desprecio en su voz. —Te guiaré a la salida. Puedes reagruparte con las otras dos en la superficie. Pero si intentas este método de nuevo, no tendrás tanta suerte la segunda vez. Hay muy poco que puedo hacer para ocultar tus acciones.

—¿Estás usando las vidas de mis hermanas para amenazarme?

—Ambas poseemos el talón de Aquiles de la otra. Si las tres mueren, entristecería a mi egoísta princesa doncella del santuario, y preferiría evitar eso de ser posible.

—¿Princesa doncella del santuario?

—Ya te expliqué su verdadera naturaleza. —La voz desde el techo no explicó. —Apresúrate. Los dedos del enemigo pueden fácilmente desgarrar la psique de los humanos. Intentar entender esto con la física newtoniana en la que crees es inútil.

—¿Qué me hizo hacer?

—Eso es una rareza incluso entre aquellos que son Por Encima del Muro.

—¿Qué? —Incluso Iroka tragó saliva en ese momento. —No importa qué tan buenas sean sus características, sigue siendo sólo una máquina. ¿Por qué le daría ese título?

—Parece que de hecho has cometido un error en entender qué significa cruzar todas las barreras. Dinero, historial académico e incluso ser un ser biológico no son relevantes en absoluto cuando se trata de calificar.

Las luces fluorescentes destellaron de acuerdo a un patrón. Comenzó justo frente a Iroka, y parecía fluir más adelante del pasaje derecho. Tomó eso como un “sígueme”, y arrastró su cuerpo por el camino mientras lo sentía tan pesado como una manta mojada.

—Te diré qué significa ser Por Encima del Muro.

—¿¡Onee-chan!?

Su visión se puso brillante.

Ella se encontró debajo del cielo azul. Esta no era una salida oficial del subterráneo. Ella pensó que tenía que ser alguna clase de salida de emergencia o escotilla de mantenimiento, pero cuando ella miró atrás, ella no vio nada de ese estilo. Ella estaba en un gran parque. Ella no podía encontrar una puerta astutamente oculta o siquiera alguna clase de muro en sí.

Misoka y Haruka estaban frente a ella.

Ellas parecían haber sido misteriosamente conducidas hacia aquí también. Iroka podría no haber sido la única que no pudiera recordar qué ruta tomaron para llegar aquí.

¿Qué tanto habían caminado?

¿Esto realmente era la vida real?

Mientras consideraba esas preguntas sin sentido, Iroka recordó lo que había escuchado mientras caminaba.

—Todo ser que haya cruzado la barrera de los mundos es considerado Por Encima del Muro. Por lo tanto, cualquiera con ese título no está contenido en el marco de la física ordinaria. Mi descubridor ignoró los mitos originales y me llamó Tiamat, pero no soy la única así. Ninguno de nosotros encontrados en este planeta puede ser llamado puramente humano de cualquier forma. Por lo que, si algo ocurre más allá del entendimiento humano, ustedes, los humanos indefensos, sólo pueden aceptarlo por lo que es.

10

Necesitaban un adhesivo que funcionara como una cinta de seguridad en las ventanas.

El Grupo de Beatrice estaba haciendo progreso en reunir los suplementos en la posada del pueblo, pero el tiempo era un problema. Cuando se pensaba en explorar el continente de vidrio, tenían que considerar el tiempo del viaje de ir y venir también. Sólo podían quedarse en este mundo por unos cuantos días, y ya necesitaban regresar a la posada del pueblo debido a un retraso inesperado.

Estaban cerca de la mitad si hablábamos de tiempo.

Cualquier error consumiría más tiempo, así que, a pesar de que tenían mucho tiempo libre, no podían realizar ninguna acción audaz. Era un extraño estado intermedio.

—¿No sería mejor resetear las cosas para nosotras? —Con su delgado cuerpo cubierto por un leotardo ajustado y armadura gruesa, Rusalka hizo una sugerencia razonable a las demás. —Si vamos al continente ahora, sólo tendríamos que regresar casi inmediatamente, ¿cierto?

El continente de vidrio se agrietaría impredeciblemente debido a la diferencia de temperatura, y el terreno cambiaría. Habían reunido mucha información de vigilancia y Capturas de Pantalla en sus Armas Brillante, pero esos eran muy poco probables de ser contados como Piezas en la Tierra. Sin embargo, eso no importaba por el momento.

Estar en su mejor condición era más importante.

Si regresaban a la Tierra para recuperarse, tendrían el límite máximo de unos cuantos días para trabajar de nuevo.

—*Chillido*. Puedo trabajar por mi cuenta sin problemas.

—No hay forma de recuperarte de un error cuando estás por tu cuenta, así que no. Además, una vez en el continente, tienes que considerar la posibilidad de encontrarte con la Heroína. La Signora son malas noticias. Nada al respecto de ella es lógico, y todo está en una escala ridícula. No puedes intentar una confrontación de uno contra uno con alguien sin antes saber qué tan poderoso realmente es. ¿entiendes?

Además de eso, Buu Buu nunca había trabajado con cinta de seguridad para ventanas antes. No podían hacer que comenzara a trabajar por su cuenta cuando él no sabía qué estaba haciendo.

Esto era diferente a una maratón o carrera de relevos con una meta establecida. Tenían que mantener en mente que podría haber agujeros inesperados por cualquier lado en esa tierra sin desarrollar. Tomarse el tiempo para construir un camino apropiado terminaría ahorrándoles tiempo a la larga.

Beatrice se despidió ondeando la mano ligeramente a las demás.

—Me iré yendo entonces, Phillinion, Hermelina.

—Seguro. Pero al menos decide la hora para volvernos a ver. No quiero ningún retraso debido a eso.

—Mierda, he estado últimamente mucho en este mundo que apuesto que tengo toneladas de papeleo y correos electrónicos apilándose.

Con eso, las chicas comenzaron a irse a sus respectivas Puertas hacia la Tierra.

Cuando la chica en vestido rojo regresó a Tokio, ella encontró a Iroka que usaba lentes, sosteniendo una tetera de porcelana blanca en lugar de la pequeña, como si fuera un animalito, Haruka.

—¿Hm? ¿Qué sucede, Iroka?

—No es como si fuera incapaz de preparar té, señorita. Es sólo que usualmente se lo dejó a la persona más adecuada.

¿Eso quería decir que Haruka estaba ocupada con otro trabajo o no se sentía bien?

—Si necesitan cambiar sus turnos, sólo avísame.

—No se preocupe. Ella es una chica dura. Dada la mirada en su rostro, ¿preferiría algo de chocolate sobre té elegante?

La chica en vestido rojo realmente no tenía nada qué hacer, por lo que ella estaba jugando con su teléfono cuando Haruka finalmente apareció.

—Oh, ¿ya regresó, miladi?

—Así que, ¿qué pasó?

Esa simple pregunta no daba una clara respuesta.

Este regreso a la Tierra estaba destinado a reclamar su usual ritmo interno, tales como su reloj interno, pero ella estaba tan nerviosa que dudaba que pudiera dormir algo. Ella sintió que no tenía otra opción mas que descansar en el sofá de la sala de estar.

Mientras sostenía el control remoto y miraba la TV, ella se sintió más enfocada en la acción de cambiar de canales que mirar los programas de la tarde. A diferencia del pasado, había muchas estaciones de las cuales elegir. Con cable o satélite incluido, podías encontrarte vagando a través canales especiales para locas películas de samurái y documentales de herencia mundial.

—?

Ella sintió algo suave en sus muslos, y encontró que la segunda hermana le había llevado una manta para su regazo.

—…Gracias, Misoka.

—No hay problema. Esta es su casa después de todo.

El chocolate caliente y la manta en el regazo debió suavizar sus nervios. Era como una presa rompiéndose. La somnolencia la abrumó, y su visión se puso borrosa mientras escuchaba a la sirvienta terminar su oración.

—Sin importar qué pudiera pasar.

Después de descansar un poco, la chica de vestido rojo regresó al mundo de Ground’s Nir.

—?

La Espadachina Santa con armadura roja y minifalda blanca frotó su capa gris rasgada entre sus dedos. Ella inclinó su cabeza porque sus recuerdos se sentían casi real y casi un sueño. Habiendo dicho eso, ella ya estaba en este mundo. Ellas habían establecido una hora y lugar para encontrarse, por lo que ella decidió enfocarse en los problemas de aquí por ahora.

Era la tarde.

Tenían los preparativos en orden esta vez. Después de encontrarse con las demás en la casa de ladrillos de Buu Buu, usaron el barco fantasma el Siguiente Viajero para llegar al continente de vidrio.

—¡Hyah! Este lugar se pone muy frío una vez que el sol se pone, ¿no? ¡Quizá deberíamos haber esperado un poco más y llegar en la mañana!

Ni siquiera estaba frío aún, pero los recuerdos fueron suficientes para que Philinnion sostuviera sus hombros, apretando sus enormes pechos entre sus brazos. Mientras tanto, Hermelina (plana) vio las cosas diferentemente.

—Esto es perfecto en realidad. La sugerencia del Sabio es sólo una teoría hasta este punto, por lo que quiero probarlo para asegurarnos que funciona. No quiero descubrir que desperdiciamos todo el día de trabajo de nuevo.

Rusalka, en su leotardo con armadura, inclinó su cabeza.

—Así que, ¿quieres ver los efectos del adhesivo antes de poner demasiado esfuerzo en ello?

—Exactamente. ¡Así que apresúrense! ¡¡Si no solidificamos algo de la tierra antes de que se ponga completamente negro, no será una prueba apropiada!!

El gigante barco de reconocimiento oceánico estaba destinado a llevar una tripulación de más de mil, por lo que había sido bastante simple cargarlo con muchos barriles grandes junto con sus comidas y agua. Habían tomado las sustancias adhesivas naturales de la isla como savia de Cedro Pegajoso y cera de miel de Abejas Succionadoras, y entonces Philinnion y Huldra usaron Mezcla para agregar materiales de relleno que incrementaron la cantidad sin reducir la eficiencia.

Una vez abajo sobre la tierra de vidrio con los rayos del sol desvaneciéndose, Hermelina plantó otra bandera.

—No más esfuerzo desperdiciado. Comencemos al endurecer esta zona.

Ella tomó algunas Capturas de Pantalla conteniendo la información de las coordenadas, y las salvó en su Arma Brillante para que ella pudiera usarlas como Piezas en la Tierra.

Buu Buu cargó un gran barril, y cuidadosamente la inclinó. Algo pegajoso grueso translucido con un olor químico acre silenciosamente se esparció.

—¿Qué deberíamos hacer el resto de nosotras? Este adhesivo, se supone, que es para sostener la tierra, por lo que tengo miedo que pararnos sobre eso nos haga quedar pegadas ahí permanentemente.

Wildefrau, con su espada de cruz y cinturones, comenzó a preocuparse, pero Huldra en su uniforme de porrista respondió con una voz un tanto aburrida.

—Sólo reacciona a objetos de vidrio, así que estaremos bien. Técnicamente disuelve una capa ligera de la tierra, y se enlaza con eso. Deberías ser capaz de esparcirlo con un trapeador o trapo sin que tu herramienta se endurezca.

En otras palabras, iban a dibujar una gruesa línea por la tierra blanca como si fuera con una brocha gigante, y eso crearía un camino seguro el cual no se quebraría. Si la tierra no se partía, y el terreno no cambiaba, podrían registrarlo como Piezas, y hacerlo suyo. Necesitarían mucho más adhesivo, pero esto era más fácil que colocar asfalto.

—*Chillido*. Ya que no sabemos qué partes se partirán con el frío, ¿no deberíamos intentar esparcir esto en direcciones diferentes?

—Buen punto. …Necesitamos pensar sobre qué hacer si despertamos mañana, y encontrar que no afectaría a la parte en la que trabajamos de cualquier manera. Los ataques bajo cero de Wildefrau deberían ser capaces de similar las grietas, pero sería mejor probarlo con el ambiente natural.

Si registraban este punto de desembarque como una Pieza, estarían usando éste como su base a partir de ahora. Ayudaría a dibujar varias líneas para crear una telaraña de caminos que pudieran usar.

Hermelina limpió sudor de su frente, y tembló del frío que finalmente llegó a ella.

—Ahora realmente se siente como si estuviéramos reclamando territorio.

—Podría llorar si despertamos mañana en la mañana, y encontremos nada sino grietas como antes.

El comentario siniestro de Beatrice se ganó algo de furia ligera de parte de Philinnion y Huldra.

El trabajo real comenzaba al siguiente día.

Su viaje anterior aquí les había enseñado muy bien qué tan frío era por la noche. Una vez que se puso el sol por completo, y las estrellas aparecieran en el cielo nocturno, dejaron de trabajar y regresaron al Siguiente Viajero.

—¡Oh, no! ¡Ya puedo ver mi respiración! ¡¡El refrigerador natural ha vuelto!!

—Trepa por la escalera si quieres, Philinnion, pero ya que tienes guantes con agujeros para dedos, te recomendaría no tocar el metal con tus dedos desnudos. No me culpes si tu piel queda atrapada.

Se habían vuelto a reunir muy tarde, por lo que la mayoría de ellos ya habían comido. Buu Buu estaba hambriento a pesar de hacer comido ya, por lo que, Philinnion, con sus tetas con sujetadores, le dio algo de carne seca que no necesitaba ser preparada. Sentirse lleno era más importante que la nutrición aquí, por lo que, algo que pudiera mascar él por un tiempo, era lo mejor.

Eso dejaba un asunto a considerar: ¿Cómo iban a sobrevivir esta noche frígida?

—¿Qué hay de qué preocuparse? Sólo envuélvanse en fuego.

—¿Verdad? Sólo tengan Resistencia al Agua del 100%, y no recibirán nada de Daño de Hielo en absoluto.

Las dos con habilidades ridículas de fuego y hielo eran una excepción.

Huldra la Porrista Alquimista con coletas color rosa dejó que una tela gruesa se sacudiera en el viento.

—Jejeje. Mire esto, jefa. ¡Es una bolsa de dormir hecha de plumas del Ave Esponjoso! Tiene que mantener la vista en el Laberinto del Mercado de Pulgas de la posada del pueblo porque algunas veces encuentra cosas como esta. ¡Ahora puedo sobrevivir a una noche fría con facilidad! ¡¡Síii!!

—Oh, ¿en serio? Así que, cuando se suponía que estabas trabajando en la Mezcla del adhesivo, ¿en realidad te estabas preparando para tu propia comodidad? Y nuestra billetera de la oficina PI es una compartida donde todos mantenemos las piezas que ganamos, ¿no?

—Am, ah, ejejeje. No se moleste, jefa

—Esa bolsa de dormir les pertenece a todas.

—¡Espere! ¡Por favor no me lo quite! ¡Ustedes se meten en las pequeñas cabinas donde pueden mantener su calor entre ustedes, pero Buu Buu y yo estamos arriesgando nuestras vidas en la noche!

Las lágrimas de Huldra comenzaron a congelarse, pero Rusalka, en su coleta enrollada dijo un punto cruel a pesar de ser más joven por todo un ciclo zodiacal chino.

—Si tan solo te hubieras escabullido con tu bolsa de dormir en lugar de tratar de presumir al respecto, nada de esto habría pasado.

—Rusalka, hay un dicho simple que lo resume: el silencio es oro.

Huldra gritó, pero nadie ahí sintió algo de simpatía. Si ella iba a hacer esto, ella necesitaba estar lista para preparar suficiente para todas.

Hermelina escupió un comentario mientras se iba con la bolsa de dormir en sus brazos.

—Puedes quejarte, pero sobreviviste la última vez. Puedes usar a Buu Buu para calentarte de nuevo.

—Ahhh, ¿¡tenía que recordarle a ella de eso!? ¿¡Está tratando que me asesine!?

—Oh, cierto, necesito encargarme de la molestia de cabello rosa antes de que cause más problemas hoy. Se me olvidó por completo.

—¿¡Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!?

El cuerpo entero de Beatrice se incendió con suficientes llamas que debió olvidar que el bote en su mayoría estaba hecho de madera, pero eso al menos les dio una fuente de fuego. Buu Buu levantó una antorcha hecha a mano, que era de tela envuelta alrededor de un extremo de un palo de madera, para encenderla, y entonces la levantó por encima de su cabeza como un pequeño niño mostrando una paleta.

—*Chillido*, cuidemos de esto. Puede mantenernos cálidos y tostados si lo usamos bien.

—Ten cuidado con ese fuego, Buu Buu. Ten algo de agua a la mano para-…no, probablemente sólo se congelaría. En ese caso, mantén algo para cubrir el fuego. Y no lo uses en una habitación cerrada.

—Buu. Pero, Hermelina, siento que se congelaría si abro una ventana.

—Si no eres cuidadoso, serás asesinado por el monóxido de carbono. Lo ves en mangas y series frecuentemente, pero hacer una fogata en una cueva es un gran no.

—?

Cualquiera de sus ejemplos estuvo pesimamente elegido, o él no creería algo que no había visto por su cuenta porque Buu Buu lucía confundido. Hermelina dejó escapar un suspiro blanco (con su apertura de los pechos exponiendo su pecho al frío.)

—Como sea, esa es la regla. Esto fue desinado a ser un barco lujoso, por lo que probablemente tiene habitaciones con lugares para fuego o chimenea. O podrían usar la cocina o la habitación de boiler. No estoy diciendo que no pueden usar fuego; estoy diciendo que busquen algún lugar en el que puedan usarlo con seguridad. Huldra.

—¡Le mostraré el camino a él! ¡¡Pero por favor, deje de remarcar que estamos juntos cuando Beatrice está aquí!!

Con eso, era hora de sobrevivir a la noche frígida.

Buu Buu transfirió el fuego a un nido de chimenea al lado de mostrador de un viejo bar, Kallikantzaros apareció para jugar después de escuchar los sollozos medio quemados de Huldra, y la Vampira se recostó al lado del Orco Ibérico mientras él iba a dormir. La bolsa de dormir había sido una buena idea a pesar de que fue arrebatada. Buscaron en el barco por algo similar y encontraron algo de tela a prueba de agua destinada para reparar velas rotas. Eso probó ser un poderoso aliado.

Y.

—¡*Ronquidooo*! ¡¡*Ronquidooo*!! *Murmurar*, *murmurar*…ah. ¿Eh? ¿Dónde está Kallikantzaros?

El gigante de casi 4 metros se frotó sus ojos con la parte trasera de sus grandes manos, y descubrió que la chica en negligé rojo se había ido. La luz estaba entrando en el borde del cielo oscuro nocturno, y las estrellas estaban desapareciendo detrás de un brillo naranja.

La mañana había llegado.

—*Chillido*… Realmente hace frío. No creo que haya dormido mucho.

—S-siento discernir con todos esos ronquidos ruidosos que estabas haciendo.

La chica en coletas rosas había envuelto su cuerpo tembloroso fuertemente en la tela a prueba de agua, pero ella no había terminado como un pescado congelado esta vez. La habilidad de aprender y usar herramientas para superar dificultades podría haber sido un rasgo distintivo de los humanos.

Una vez despiertos, tenían curiosidad del cómo estaban las cosas afuera. Todavía podían ver sus respiraciones al amanecer, pero después de remover su material para reparar velas, y apagar el fuego de la chimenea, Buu Buu dejó el viejo bar y se acercó a la puerta del costado de la cubierta.

Él encontró a alguien ahí ya.

—Buenos días, Buu Buu.

—*Chillido*.

Beatrice sonrió al cómo él somnoliento frotaba sus ojos, y ella apuntó al suelo de vidrio a 9 metro debajo.

Philinnion cuidadosamente se adelantó (a pesar de ser una curadora) al arrastrarse por el suelo. Eso presionó su trasero fuertemente contra sus shorts, por lo que parecía que esa vaca era una amenaza en más que sólo en el departamento de los pechos. Ella debía querer ver cómo estaba el adhesivo que hizo porque ella usó la parte trasera de su mano para golpear la tierra de vez en cuando. Había grietas blancas por todo el lugar, pero no eran brechas enormes. Todo se había mantenido en su lugar, y forzado a quedarse como una sola pieza.

—El experimento fue un éxito. —Beatrice dejó escapar una respiración blanca y sonrió. —Ahora el camino que hicimos no desaparecerá. ¡Es hora de que finalmente crucemos este continente y rastreemos a la Heroína!

11

Después de comer un desayuno hecho de poner un pan cortado en una sopa caliente para incrementar la cantidad aparente, era finalmente hora de comenzar la recuperación real.

Tenían que reclamar su territorio.

Enviarían drones para investigar el continente de vidrio inexplorado tan eficientemente como fuera posible, tomar esa información a la Tierra para registrarla como Piezas como una forma de expandir su libertad de movimiento, y usar eso para buscar a la Heroína La Signora.

…Esa era la idea en general de cualquier modo, pero a ese plan le faltaba un paso. Gradualmente llenar su mapa no tenía sentido si el terreno entero cambiaba al siguiente día.

Necesitaban trabajar para cumplir algo con significado.

Beatrice hizo una petición con su capa gris rasgada revoloteando detrás de ella.

—Gruagach, comienza por vigilar con precisión las grietas existentes en la tierra. El método de la cinta de seguridad puede prevenir nuevas grietas antes de que se formen, pero no podemos reparar los grandes barrancos que ya existen. Es desafortunado, pero tenemos que evitar trabajar cerca de ellos. Pero podemos registrar el camino que tomemos y registrarlo en la Tierra como una Pieza.

—Entendido.

—Algunos charcos y lagos ya se han formado cuando el agua fluyó por las grietas, así que no te olvides de registrar la información con marea alta y marea baja.

Una vez que Beatrice dejó de hablar, la Invocadora Cazadora en ropas de luto abrió unos cuantos círculos mágicos en el aire en frente de su ojo derecho, y entonces lanzó varias flechas al cielo. Les brotaron alas de cisne en camino a transformarse en los ojos y oídos en el cielo.

—Nuestra ruta va a tomar una gran curva en forma de S mientras evitamos grietas que ya existen. ¿Eso significa el doble de la distancia comparado con la ruta recta?

No había forma de predecir esta clase de retrasos inesperados, pero seguía siendo desagradable descubrir algo que ni siquiera consideraron.

—Buu Buu, sería más fácil rodar los barriles de adhesivo en lugar de cargarlos. No te preocupes, están bien sellados, así que no se derramarán cuando los inclines sobre su costado.

—*Chillido*.

—Oh, ¿pero no sería mejor si lo hiciera? El adhesivo sólo se endurece en la tierra de vidrio, así que, con un pequeño de ingenio, probablemente podríamos hacer un dispositivo que cree un camino al sólo rodar el barril.

Wildefrau, la exhibicionista con una espada en cruz y cinturones, tuvo esa idea, y Rusalka, en su leotardo y armadura, se unió.

—¿Sería algo como ese rodillo que los equipos de baseball arrastran por el campo para suavizar las cosas? Aunque no sé cómo se llama en realidad.

—Podemos construir nuestro pequeño invento después. Hagámoslo de la manera que sabemos cómo funciona por ahora. Vamos, tengan sus trapeadores listos.

Buu Buu y Hermelina eran los que tenían la fuerza física, por lo que rodaron los grandes barriles de adhesivo mientras Beatrice y Philinnion estaban a cargo de esparcirlo con trapeadores. Gruagach vigiló todo desde el cielo, y Rusalka usó el viento para remover el olor químico.

Una vez que comenzaron, hicieron un rápido progreso.

—Buu, buu, buu, buu. Buu Buu bee buu.

Buu Buu parecía estarse divirtiendo viendo cómo el camino crecía mientras rodaba los barriles. Cuando Beatrice bajó su guardia, él se había adelantado tanto que él casi estaba fuera de vista.

—Buu Buu, no podemos seguir el paso con los trapeadores si pones demasiado. Y no te olvides de plantar banderas en el camino.

—*Chillido*, ¡esto es mío, esta vez es en serio!

Una vez que tuvieron esos puntos de referencia en varios lugares, comenzaba a sentirse más real para Beatrice y las demás. Buu Buu parecía interesado en las Capturas de Pantalla para registrar como Piezas, los cuales no eran iguales a los dibujos en el muro de roca que él solía hacer. Él no debió saber que el arma contundente que había cargado por mucho tiempo era capaz de hacer eso. El trabajo no fue fácil, pero ciertamente estaban dibujando una gran línea por la tierra.

La Bruja Blanca Philinnion se detuvo para limpiar el sudor de su frente, revoloteando sus tetas sostenidas por sujetadores en el proceso.

—Fiuuu. No he visto a nadie más aquí. ¿Eso quiere decir que les va a tomar un tiempo para descubrir este método con la cinta de seguridad?

—Fue lo mismo como cuando estuvimos aquí por primera vez al usar el barco fantasma para evitar toda la competencia en la posada del pueblo, pero realmente espero que no tengamos más sorpresas esperándonos.

Buu Buu y las demás continuaron construyendo el camino mientras Gruagach enviaba flechas encima para actuar como sus ojos y oídos. Cada flecha no cubría mucha zona, pero al crear grupos como racimos de uvas de esas pequeñas zonas ayudaba gradualmente a llenar su mapa vacío. Hacer eso para reunir materiales para Piezas era su meta del día.

La voz de alguna manera baja de la chica en ropas de luto provino por detrás de su velo.

—Este escenario podría lucir completamente diferente para mañana, ¿no?

—Pero el camino que hicimos permanecerá intacto. Gradualmente podemos incrementar la fuerza de la zona, y podemos registrar la ruta como una Pieza en la Tierra. Eso garantiza que podemos viajar libremente a través de él.

Hermelina y Huldra no eran policías de acción que se especializaban en llamativas persecuciones en carro y tiroteos. Cuando perseguían a alguien, sabían de primera mano que esos eventos emocionantes eran menos útiles que lentamente, pero con seguridad, encerrar a su objetivo usando tácticas de onda humana y operaciones de investigación de puerta en puerta.

Su objetivo definitivo era por supuesto, encontrar a la Heroína, pero no necesitaban ubicarla ahora mismo.

—Ella definitivamente está por aquí en algún lado. Sabemos bien eso. —Beatrice habló tranquilamente mientras miraba al horizonte de la tierra cuarteada. —Ella necesita comida y agua para mantener su cuerpo biológico. Y si se lo deja todo a una máquina, está propenso a hacer calor y ruido. Ella tiene que dejar alguna clase de señal de su presencia si ella existe físicamente en esta isla.

Finalmente llegaron frente a unos domos de vidrio que habían construido antes. Gruagach clavó una flecha en esos para usarlos como puntos de observación fijos.

Naturalmente, esos puntos de observación serían registrados como Piezas.

Sus Armas Brillantes tenían mucho espacio de almacenamiento, por lo que valía la pena registrar todo lo que pudieran.

—Para ser honesta, no podemos esperar realmente que estos duren por mucho tiempo.

—Está bien. Las flechas aladas en el cielo son todo lo que realmente importa. Los de la tierra pueden ser sólo imitaciones destinados para asustar a la Heroína.

Incluso cámaras de seguridad de maqueta que funcionan mal se decía que notablemente reducían la cantidad de robos en tiendas. Esos dispositivos de vigilancia eran reales. Y si nadie podía saber si estaban funcionando o no desde el exterior, tendrían que tener cuidado de todos.

Las probabilidades de casualmente encontrarse con la Heroína en este vasto continente eran pocas, pero para bien o para mal, podían controlar el flujo de personas al crear caminos y esparcir dispositivos de vigilancia de los cuales todos debían cuidarse. Era más en cómo el desierto era un espacio enorme, pero podías mantener el registro de quién estaba viajando por él al colocar puntos de control a lo largo del camino sedoso que tomaba el curso optimo para viajar en él.

—Este es un espacio estéril. —Rusalka con su coleta rubia enrollada suspiró, y le lanzó una ligera patada a la gruesa pierna de Buu Buu quien emocionadamente se estaba adelantando. —La tierra de vidrio no tiene drenaje en absoluto, por lo que el obtener comida o incluso agua fresca no será fácil. Tan grande como es el continente, podrían a veces algunos pocos lugares en el que la Heroína realmente pudiera vivir.

—Me pregunto, me pregunto, me preguntó que hay para comer, —cantó Buu Buu en una canción improvisada mientras él trabajaba. Él sonaba despreocupado, pero eso era desde el punto de vista de alguien que nunca tenía que preocuparse por conseguir comida. Si él se volvía flojo, se moriría de hambre.

—Ta-dah. El almuerzo de hoy es leche de Vaca Salvaje y vichyssoise de Papas al Vapor con cereal de Trigo Seco como tapa☆

—Buu, ¿vichy-qué? ¿¿¿Ese es algún nombre poderoso de humano???

—Es una sopa fría hecha de papas y crema, Buu Buu.

Philinnion sonaba emocionada, pero cuando dejas que la curadora cocine, aparentemente conseguirías lo que te servirían cuando estuvieras enfermo en lugar de algo para un picnic.

Una botella de cuero de agua contenía sopa aparentemente hecha al combinar papas aplastadas con leche de animal. Podría haber sido más como un reforzamiento nutricional con sabor a leche con sal y pimienta.

—*Chillido*, ¿no tuvimos sopa como desayuno también? ¿Te gusta el agua caliente, Philinnion?

—En realidad no. Me gusta una gran variedad de cosas: risotto, gratinado, ñoquis, queso frito, tostadas francesas y muchos más. Aunque tengo que admitir que el estofado blanco y fondue de queso son buenos también.

—Esa es una lista impresionante que tienes ahí sin nada de productos diarios.

Beatrice y Hermelina dieron esa respuesta al unísono, pero no podían olvidar que su dieta primordial japonesa en el Santuario Ushigashira jugaba un papel en lo que ella erigiría cuando realmente se le daba la oportunidad. Este mundo alterno venía con muchos beneficios y riesgos, pero también era un lugar para desligarse de las restricciones de la Tierra.

La comida era nutrimental y fácil de comer, pero esto quería decir que también hacía recordar a la comida que se le daba a alguien con fatiga de calor. Sin embargo, todo lucía fresco y nuevo para Buu Buu quien sólo removía la sangre y órganos de los animales que atrapaba, y ya fuera que lo comiera crudo o lo cocinara solo un poco. Sus ojos se abrieron ampliamente mientras mordisqueaba el cereal en su gran boca.

—¡*Chillido*! ¡¡Nunca había comido algo tan raro!!

—Oh, vaya. Pero si eso es suficiente para sorprenderte, estás listo para cuando intentes uno de los pastelitos con helado encima, el cual es dulce y salado justo como alguna tostada Ogura.

Lo que fuera que hubiera dicho, Philinnion claramente lo estaba disfrutando mientras llevaba una mano a su boca y sonreía. No había muchos chicos rudos que valiera la pena servirles comida como a Buu Buu.

—Buu, esto luce como si fuera a empaparse, ¡así que necesito comerlo rápido!

—No, Buu Buu. Asegúrate de morder antes de tragar.

La gentil advertencia de Beatrice no fue suficiente para detenerlo. Todo lo que pudo hacer fue frotar la espalda del gigante con rostro de cerdo mientras se ahogaba.

Esta escena podría parecer como si la amenaza de la Heroína ya hubiera pasado. El tiempo pasaba más calmadamente que las nubes blancas en cielo azul.

Pero ellos no podían simplemente regresar a casa porque no podían encontrarla.

La Heroína La Signora estaba de pie en los puntos clave, y ganaba cuando fuera posible. Ese pensamiento la había conducido a masacrar a muchas (personas acusadas de ser) brujas hace 300 años, y ella honestamente pensó que esa opresión ayudaría a proteger a las brujas. Ya que ella había huido a Ground’s Nir. No era difícil de imaginar que destino le había esperado en la Tierra, pero eso no había sido suficiente para detenerla.

Ella había estado igual en Ground’s Nir.

Ella tenía que saber que no había forma de salvarse, pero su apego a la vida la condujo a rehacer el ambiente del mundo entero, lo cual había causado que los Orcos Ibéricos fueran afligidos con la enfermedad Rojo. Pero si ella realmente había escapado del planeta para liberarse del corto tiempo limite, paso siglos ahí y ahora había regresado a la superficie…era imposible que esto hubiera acabado. Ya fuera que esto hubiera caído por un accidente o apropósito, la superficie era dañina para la Heroína. No había forma que ese monstruo se quedara quieta mientras su cuerpo estaba expuesto al tiempo limite una vez más.

Ella forcejearía.

Como una persona ahogándose intentando tomar un popote por el cual respirar, ella no se restringiría en absoluto.

Hermelina aplaudió poniendo sus manos enfrente de sus pechos inadecuados.

—De acuerdo, ya tuvimos algo de comida, así que hagamos algo de ejercicio.

El medio día ya había pasado, y la otra mitad del día estaba comenzando, pero lo que tenían que hacer era lo mismo. Rodaron sus grandes barriles, derramaron el adhesivo y lo esparcieron con trapeadores. Sin embargo, tenían que pensar en el viaje de regreso esta vez.

—*Chillido*, ¿deberíamos no alejarnos demasiado?

—Así es, Buu Buu. Pero sería más fácil si usáramos todo el adhesivo. Eso es menos peso que tendremos que cargar de vuelta.

Una sombra apareció por encima.

Levantaron la mirada para ver nubes gruesas escondiendo el sol que los había estado abatiendo hace un momento. Y eran bastante obscuras. Al sol todavía le faltaba para ponerse, pero el sudor cubriendo la piel de ellos comenzó a sentirse frío como agua helada.

—Podría comenzar a llover, —dijo Wildefrau con su espada de cruz y cinturones, mientras veía el cielo como los demás.

Hermelina, de alguna manera, frenéticamente ondeó una mano para reunir su atención mientras rodaba un barril grande diferente al de Buu Buu.

—Aun sí solo está rociando, deberíamos regresar. ¡La seguridad primero!

—¿Es realmente tan peligroso?

Beatrice frunció el ceño, pero la oficial de policía no se retractó.

—¿Olvidaste que este es un continente de vidrio que no tiene drenaje en absoluto, Beatrice? ¡Si comienza a torrencial, quién sabe que pasará! No podemos ver nuestro propio camino si está cubierto por una capa de agua en la tierra, ¿y qué tal si se inunda por completo para crear un estanque o lago? ¿Y qué tal si un rayo golpea mientras estamos de pie?

—…

—Todavía hay mucho que no sabemos sobre este nuevo continente. ¡Tenemos que tener cuidado, y pensar un paso adelante antes de que nos quedemos varados!

Mientras tanto, Buu Buu sintió una gota de lluvia sobre su gran nariz.

Philinnion sostuvo el ala de su sombrero puntiagudo de bruja hacia abajo con ambas manos.

—¡Hyah! ¡Realmente está lloviendo!

—¡Gruagach, lanza uno de esos drones flechas! ¡¡No pierdas de vista el camino de regreso al Siguiente Viajero!!

Ellos habían plantado banderas a intervalos establecidos con el propósito de registrarlos como Piezas, pero esos eran sólo estimaciones generales. No podían tomar el camino más corto entre ellas. El continente de vidrio estaba cuarteado debido a la diferencia de temperatura, por lo que si se movían sin pensar, podrían caerse en un barranco invisible como alguien llevando su carro a una zanja durante una inundación.

—¡Wah!

—¡Cuidado, Buu Buu!

El gigante de casi 4m se resbaló, por lo que Beatrice rápidamente lo atrapó con el guantelete que ella había engrandecido con Magia. La tierra estaba hecha de vidrio, por lo que era muy resbaladiza cuando estaba mojada.

Pero, aunque habían rodado pesados barriles y trapeado por la superficie en el camino de ida, sólo tenían que caminar sobre el camino de vuelta. Llegarían más rápidamente de lo que su experiencia les diría que tardarían.

Sin embargo…

—¿Q-qué? —Rusalka con su leotardo con armadura gimió mientras se agarraba de las ropas de luto de Gruagach. —¡Escuché crujidos por todo el lugar! ¿¡La tierra se está quebrando a nuestro alrededor!?

—¡Pero todavía no es de noche! —Huldra con lágrimas respondió mientras sacudía sus pompones.

—Es la lluvia, —dijo Beatrice como si maldijera su mala suerte con el agua mientras su capa rasgada la cubría de la lluvia encima de ella. —¡¡La lluvia fría está enfriando rápidamente la tierra, por lo que el continente va a quebrarse antes de que la noche caiga esta vez!!

—¡No se alejen del camino! ¡Las grietas no pasaran por donde solidificamos la tierra con el adhesivo como una cinta de seguridad para ventanas! ¡Es seguro ahí!

Hermelina tenía razón, pero…

—N-no puedo ver nada… ¿¡D-d-dónde está el camino!? —lamentó Philinnion mientras trataba de protegerse de la lluvia usando su gran sombrero.

Cualquier presunción de seguridad era nula y vacía aquí. Incluso agua a unos cuantos centímetros de profundidad reflejaría la luz como un espejo y haría el terreno debajo inidentificable.

Tendría que confiar en la memoria de Gruagach al ver todo desde el cielo.

—¡No se preocupen, chicos! Sé dónde están todos los barrancos peligrosos. Si evitan esos al seguir mis instrucciones-…¿¡kyah!?

Antes de que ella pudiera terminar, un pedazo de tierra cercano salió estallando del agua como un submarino subiendo de emergencia a la superficie. Si Rusalka no hubiera jalado inmediatamente el brazo de la chica en ropas de luto, la cara del acantilado agrietado podría haber cortado su mandíbula.

Se elevó a una altura de 10 metros en un santiamén.

Un acantilado de vidrio solido se elevó en frente de ellos.

—¿Q-qué?

—¡La tierra ya está llena de grietas, por lo que no pudo soportar el peso de la lluvia y se volcó! ¡Si no quieres ser golpeada por ese subibaja asesino, entonces corre! ¡Si quedas atrapada cuando colapse, ya sea que seas lanzada a los cielos o tirada a las profundidades! ¡¡Como sea, estarías acabada!!

Esto realmente era una tierra nueva.

Las presunciones usuales no aplicaban.

—Al menos es por la tarde, —dijo Beatrice mientras miraba cuidadosamente alrededor. —Si esto hubiera pasado cerca de la puesta del sol, nuestros cuerpos empapadas se habrían congelado. Todos excepto Wildefrau habrían sido eliminados.

Afortunadamente, el agua no removería el adhesivo de la superficie. Las Capturas de Pantalla para registrar como Piezas dentro de sus Armas Brillantes no se desperdiciarían. Tenían que usar sus botas para sentir la seguridad del camino que habían creado.

Mientras algunas partes de la tierra se hundían y otras se alzaban, el previamente plano continente de vidrio ganó extremas diferencias de altura. El escenario cambio, y era fácil de perder sus sentidos de la dirección, casi como los dedos de un gigante tomándolos y arrojándolos al laberinto. Y como Hermelina había dicho, estos eran subibajas. La inclinación dependía de en donde se reunía el agua de lluvia, y no había una forma establecida la cual tomar. Aprender el terreno no tenía sentido cuando cambiaría drásticamente con el tiempo.

Buu Buu y las demás habían visto las muchas grietas y grandes barrancas después de que el continente se hubiera transformado, pero realmente no habían visto ocurrir el cambio.

Era verdaderamente cataclísmico.

Este drama geográfico normalmente tomaba lugar en un lapso de eones, pero sucedió en un instante aquí.

—¿No sería más fácil si congelo toda el agua de lluvia en la superficie? ¡Eso incluso podría llenar los barrancos!

—Esa no es una mala idea, ¿¡pero no enfriar el vidrio incluso más haría que empeorarán las grietas!?

Discutieron diferentes ideas mientras regresaban por el camino serpenteante que crearon.

—A-ahí está. ¡*Chillido*, es el bote de Kallikantzaros!

Buu Buu tenía razón.

El Siguiente Viajero podía ser visto desde su punto de vista en la tierra. Ese era su punto de seguridad. Beatrice suspiró en alivió, pero ella también sabía que relajarse sería peligroso. Ver la meta en la distancia no cambiaría el peligro debajo de sus pies.

Sí.

Beatrice definitivamente estaba teniendo cuidado en ese momento. Eso es innegable.

Y quizá por eso es que ella logró notar una pizca de la verdad.

—¿Qué?

—¿Qué pasa, Beatrice? ¡Te caerás si te quedas parada al borde del acantilado!

La doble capa de Philinnion voló en la lluvia mientras gritaba, pero la Espadachina Santa no respondió.

Algo se estaba moviendo en el fondo del barranco.

El fondo lucía como de más de 10 metros debajo. La tierra en la que estaban parados tenía que ser más gruesa que eso. Y algo definitivamente se estaba moviendo en el océano creado por el agua de lluvia precipitándose como una cascada ya que la tierra no tenía otro drenaje.

No, estaba realmente en el océano debajo de eso.

Con la gruesa tierra de vidrio encima de eso, el océano tenía que ser una zona de muerte. No había forma de que un humano pudiera estar ahí incluso con Magia para fortalecerse.

Por lo que esto no era la Heroína.

Pero, ¿había alguna razón para relajarse?

Por un lado, ¿quién había creado una barrera atmosférica artificial que cubrió el planeta entero? La Heroína sólo había dado la orden, pero…¿después de su muerte? ¿Después de que se puso a dormir? Como fuera, después de siglos, algún otro ser debió haber completado el trabajo.

Ya habían visto algunos seres en Ground’s Nir que pudieron haber vivido sin problemas: Strigona, Abyss y Sibyl para nombrar algunos.

Algo reflejó la luz en las profundidades de la gruesa agua marina.

(¿Es una espada? ¿Una espada con una joya en el mango?)

A ella no se le dio el tiempo de procesar su pregunta.

Al siguiente momento, salió girando como un cohete.

¿Había sido arrojada?

La lógica balística normal no podía explicarlo. Podría haber parecido a tomar un misil anti-barcos de un submarino que encendía una propulsión después de dejar el agua y añadir el motor principal de un helicóptero en eso…excepto que incluso eso no era correcto.

El agua de mar y la tierra no eran obstáculo.

Eso ignoró completamente los barrancos y cortó a través de la gruesa tierra de vidrio en sí más fácilmente que a través de suave natilla.

—¿¡Buu Buu!?

Para el momento que se dio la vuelta y gritó, se había acabado.

El color rojo se había esparcido por todos lados.

La Espada de doble filo de la Heroína salió disparada de la tierra a los pies de Buu Buu, y la empuñadura se clavó profundamente en su grueso estomago.

12

Todos tenían un teléfono móvil en estos días, pero Iroka, la mayor de las hermanas sirvientes, entró a una cabina telefónica. Ese había sido el método estándar para ocultar la fuente de una llamada. Pero antes de que pudiera levantar al receptor e insertar una moneda, ella había usado un químico especial para limpiarlo de huellas dactilares, una voz ronca descendió del estrecho techo.

—No llames al número de recepción general de Ushigashira. Sólo tendrás acceso a un chico de medio tiempo ignorante, por lo que tu tono serio sólo lo confundirá.

—Estoy impresionada. ¿Qué tan lejos llega su influencia?

—Tengo más honor que esos caballeros criados en Europa, puedo decirte eso. Creo que recientemente tienen a esa nueva llegada de la Reina Demonio Tselika ofrecida en su altar. Estaban horriblemente emocionados de finalmente tener una de verdad.

La cabina telefónica en sí estaba hecha de paneles de acrílico transparentes. Iroka, con sus gafas, miró a las personas caminando afuera, pero ella continuó hablando al receptor.

Claramente no había un espacio como un ático aquí, y ella sabía que no había nadie encima del techo, sin embargo, aquí estaba la voz de esa anciana. Ella podría incluso obtener una respuesta si llamaba a la voz en el baño del Palacio Mágico Independiente.

—¿Qué quieres saber? —preguntó la voz.

—¿Qué significado tiene para ese simulador ser una extrañeza del Por Encima del Muro? ¿Y cómo eso se relaciona a la seguridad de nuestra ama?

—Tienes prisa de obtener una respuesta, ¿no?

Con sólo escuchar la voz de la anciana, ella podría haber sonado sincera. Pero eso era ignorando el hecho de que nadie sabía qué tanto de sus vidas personales ella podía ver o cómo podía ver lo que ella veía.

—La Reina Demonio Tselika estuvo realmente sólo a la mitad. Ser Por Encima del Muro quiere decir que eres un ser que puede transferir todo su cuerpo físico a la Tierra desde otro mundo y permanecer aquí por un largo tiempo.

—Eso no es posible.

—Si realmente no lo es, nadie se habría preocupado sobre los Orcos Ibéricos afligidos con el Rojo invadiendo la Tierra.

—…

—Oh, ¿siquiera estuviste al tanto de esa amenaza? Entonces tu ama debe ser una persona muy amable. Aunque ella podría llevar demasiada carga por su cuenta. —La voz de la anciana continuó tranquila. —Además, los Orcos Ibéricos son una especie que apuntan a evolucionar en la forma de vida más fuerte posible al reproducirse con una gran variedad de plantas y animales como les sean posible. Si pudieran transferir sus cuerpos físicos a través de las Puertas, entonces tendría que haber una forma de vida original que les pudiera dar esa habilidad.

—Entonces…¿hiciste eso también?

—Soy algo que fue nombrada Tiamat cuando los humanos me “descubrieron” en el otro mundo. Aunque, justo como la salamandra mitológica y el animal real, no tengo conexión con los mitos originales.

Parte del problema era cómo nada de esto era probable cuando la anciana no se fuera a mostrar. Escuchar una voz desde el techo de una cabina telefónica donde no había ningún lugar en el cual ocultarse podría parecer sobrenatural al principio, pero eso probablemente podría ser reproducido usando tecnología de vanguardia como los micrófonos pequeños y parlantes usados para Smartphones y tabletas.

Iroka, siguiente usando sus gafas, tomó un profundo respiro que movió sus enormes pechos de arriba hacia abajo, y entonces preguntó algo.

—Entonces, ¿qué es el simulador?

—No es más que un producto de la Tierra. Nunca necesitó cruzar la barrera en primer lugar. Pero también no era más que una caja a la que le faltaba brazos y piernas necesarias para tener una verdadera libertad aquí en la Tierra.

—Qué se supone que signi-…espere, ¿está bromeando?

—El simulador buscó indirectamente ese deseo persistente de controlar los valores y otras actividades financieras, y prediciendo desastres naturales aterradores y guerras para eficientemente manipular a toda la raza humana. Pero eso no fue suficiente para satisfacerlo. Continuó buscando los brazos y piernas perfectos.

—Quería…un cuerpo. ¡Pero, ¿eso qué tiene que ver con el Palacio Mágico Independiente y mi ama?!

—Podría haber querido dar el golpe definitivo por su cuenta. E incluso si no podía hacer nada tan lujoso como nosotros, cualquier puede traer información tecnológica desde ese mundo en forma de Piezas.

No hubo duda en la voz de la anciana.

—Así que, ¿qué tal si hubiera un cuerpo artificial perfecto en el otro mundo? ¿Qué tal si el simulador pudiera adquirir los planes en forma de información e intentara construirlo en la Tierra? Querría contener todas sus funciones en ese cuerpo. Y haría lo que fuera que tomara para lograr eso.

13

Abyss//…

14

—¡Espera, Buu Buu! ¡No lo saques!

Beatrice gritó con su capa gris rasgada revoloteando detrás de ella, pero la situación ya se había movido. Un sonido húmedo de salpicado permaneció en sus oídos. Debió haber sido casi una acción de reflejo. Después de doblarse, Buu Buu había tomado el mango de la Espada de la Heroína perforando su estómago y lo sacó a la fuerza junto con la cuerda verde decorativa.

Su sangrado inmediatamente se incrementó.

La Espada de doble filo cargada de gemas debía haber estado actuando como un tapón. Sangre salió vertiéndose con la suficiente fuerza para superar a la lluvia cayendo. La cantidad de rojo era vertiginosa, pero Beatrice apenas si pudo mantenerse consiente. Esto no se había acabado. Una cantidad letal de perdida de sangre estaba determinada por el peso del cuerpo, por lo que incluso después de una cantidad letal para un humano, un gigante de casi 4 metros como el Orco Ibérico podría todavía tener una oportunidad.

—¡Philinnion, prepara una poción de recuperación! ¡Y, Wildefrau, puede ser temporal, pero congela la herida de Buu Buu! ¡¡Dejar que la lluvia limpie su sangre podría ser lo peor ahora mismo!! ¡¡Si no puedes hacer eso, entonces tengo que cauterizarlo!!

—¿Qué…?

A pesar de estar en su ligero leotardo, Rusalka se olvidó de la fría lluvia golpeándola mientras miraba algo.

Sus ojos estaban sobre la Espada de la Heroína que se había clavado en la tierra de vidrio después de que Buu Buu la arrojara a un lado. El escenario estaba cambiando gradualmente alrededor de eso. La sangre esparcida de Buu Buu estaba desafiando la gravedad. Varios hilos de rojo parecían dibujar curvas en el aire, y se estaban reuniendo en la guardia dorada de la espada.

La sangre estaba siendo absorbida y guardada dentro de la espada.

—¡¡Maldita!!

Fue bastante extraño y siniestro el que Beatrice tomara el mango decorado. Ella quería sacarlo de la tierra y arrojarla lejos.

Sin embargo.

Electricidad roja recorrió su espalda a sus dedos.

Casi como si estuviera siendo absorbida hacia la espada.

…Ella debió haberlo considerado.

Buu Buu y los otros Orcos Ibéricos tenían la rara habilidad de usar las Puertas y viajar a la Tierra. También sufrido de la enfermedad Roja causada por los cambios ambientales resultado de la barrera atmosférica artificial construida por la persistencia de la Heroína.

¿Ese había sido un efecto secundario desafortunado o era parte del plan? Podrían haber sido modificados intencionalmente por esa fuente externa. Para darles la forma que alguien más necesitaba para sus propios fines.

Además, la electricidad roja que había dañado críticamente el cuerpo de Beatrice y el Arma Brillante había caído en ese momento que la barrera atmosférica artificial fue destruida. El ataque que golpeó a la Espadachina Santa había sido absorbido cuando ella había entrado en contacto con su dispositivo en forma de espada.

Casi como si hubiera tomado una ruta en retorno de vuelta a de donde había salido originalmente.

—Gh, ah, ¿¡ahhh!?

Justo como los humanos como Beatrice usaban sus Armas Brillantes para alterar sus apariencias, la Espada de la Heroína con una joya en el mango actuó como un virus USB absorbiendo información cuando era insertado en otro dispositivo.

La barrera atmosférica artificial era vidrio. Eso quería decir que estaba hecho de silicón, lo mismo usado para los semiconductores. Y los Orcos Ibéricos dentro del tronco o viga de acero que era un Arma Brillante probó que las almas pueden ser salvadas en esos dispositivos como información.

Habían sido atraídas.

Un camino directo había sido establecido.

Al absorber la sangre y recibir la información, tenía todo lo que necesitaba.

—¿Dónde estaba la Heroína?

Beatrice trató de soltarla, pero la intensa electricidad evitaba que se moviera como ella quería.

No habían encontrado a una momia seca o una figura congelada en un sueño congelado. Una humana de sangre y hueso sólo podía permanecer en este mundo por unos cuantos días, pero esta no era una oponente que pudiera ser derrotada al solo esperar al temporizador.

Beatrice forzó su entumida lengua para moverla mientras gritaba desesperadamente.

—¿Nunca hubo una respuesta a esa pregunta? ¿Ella está a punto de crear una nueva aquí? ¡Maldición!

Este era un solo continente gigante de vidrio.

Era un medio estéril donde ni siquiera microbios podían ser encontrados. Era una placa de Petri designada para el crecimiento de nuevas células.

La delgada y hermosa Espada de la Heroína se hinchó desde adentro. No, toda la sangre que había absorbido estaba fluyendo a través de las grietas en los pedazos de sus componentes. ¿Era como neblina, como una substancia espumosa o como una colmena? Como fuera el caso, el volumen aparente se incrementó, y finalmente tomó la forma de una joya roja gigante. El objeto suave era más alto que una persona, y había un árbol encerrado adentro. Solo la forma era similar a lo que habían visto en las profundidades del Inframundo.

Muerte. Rojo.

Y.

Sólo el mango de la espada salió por arriba. La espada estaba clavada encima del árbol.

Entonces se volvió como una llave.

Esa era la señal. La distinción entre orgánico e inorgánico era inmaterial. La espada en el centro actuaba como un fusil, la señal pasó por debajo del árbol, y el caparazón exterior rojo explotó. Algo hermoso y siniestros fue lanzado por todas las direcciones.

—¿¡Ghh!?

Arrojada por su intensidad, Beatrice cayó hacia atrás. Hermelina y las demás hicieron lo mismo mientras apoyaban el gravemente herido Buu Buu.

Hubo un polvo rojo no visto en una explosión normal.

—…La Heroína.

Había algo adentro.

No, alguien.

—¡¡¡¡¡La Heroína, La Signora!!!!!

15

Abyss// ¿Has terminado de buscar errores?

Abyss// No hay ninguna Heroína. Porque su carne y sangre tenían que ser hechas de nuevo.

Abyss// Esa es la respuesta.

A %d blogueros les gusta esto: