Capítulo 4

Temprano en la mañana en el hogar Hinooka.

Después de despedirse de su padre mientras conducía hacía su trabajo temprano, Tsuyu desenrolló el periódico de la mañana en el patio de su casa.

El aire fresco de la mañana se deslizó por las mangas

Vislumbres del claro cielo atravesó la nube cubriendo arriba, indicando que el clima de hoy sería bueno.

—Así que Kobo-chan está finalmente en preparatoria también…

El sonido de frenos chirriantes resonó por el aire. Parecía venir de algún lugar frente al pórtico.

Sonaba diferente de los frenos de la bicicleta del cartero del cual estaba acostumbrada a oír. No era de una de las vendedoras de Yakult tampoco.

Cuando Tsuyu se dio la vuelta para mirar a la puerta, un chico vistiendo un uniforme escolar de preparatoria estaba ahí montado en una bicicleta y mascando lo que parecía ser pan. Era Touya.

Notando a Tsuyu asomando su cabeza fuera de la puerta, Touya apresuradamente terminó de tragar su comida.

—¡Buenos días! —Touya alegremente saludó.

—…B-buenos días, —Tsuyu respondió tímidamente, mientras todavía sostenía abierto su periódico.

¿Quién es? ¿Qué está pasando?

¿He sido vista en mis pijamas? ¿Debería reportarlo? ¿Debería?

Una pila de signos de interrogación pasaron por la cabeza de Tsuyu.

Después de mirarla cuidadosamente, Touya preguntó algo.

—¿Podrías ser la hermana pequeña de Hinooka?

Tsuyu simplemente asintió.

Touya entonces sacó su celular y confirmó la hora.

—…¿Homura sigue durmiendo?

Tsuyu asintió de nuevo y entonces, después de un momento, rápidamente regresó a dentro y subió al segundo piso de la casa.

—¡Homura, Homura!

Ella entró de un salto a la habitación de Homura sin tocar y arrancó las cubiertas de la cama mientras despertaba a Homura, quien estaba durmiendo mientras estaba enrollada como una bola en su cama.

—¡Despierta, Homura!

—…Qué pasa… Todavía tengo sueño, ¿sabes…?

Homura miró a Tsuyu con ojos entrecerrados.

—¡dije que alguien está en la puerta!

—…Podríamos usar algo de Joa…

—¡No es la vendedora de Yakult! ¡Un chico desconocido! ¿Alguien que conoces? ¿Un ex novio? ¿¡Un acosador!? ¿Debería reportarlo?

—¿…Eh~? ¿Quién es…?

Ella lentamente salió arrastrada de la cama con sus manos y piernas y se dirigió hacia la ventana para mirar afuera.

El sentido de la gravedad de su hermana menor, del cual le faltaba bastante en primer lugar, había fallado completamente en despertar a Homura.

—¡Homura, el botón del frente!

Homura se inclinó afuera de la ventana.

Tsuyu rápidamente se movió detrás de ella y cubrió el frente abierto de las pijamas de Homura.

Touya ondeó su mano desde el frente del pórtico.

—¡Buenos días, Hinooka! ¿Finalmente despertaste? ¡¡Apresúrate y baja!!

—…

Homura finalmente dejó de mirar abajo distraídamente mientras sus ojos se concentraban.

—¿Qué estás haciendo frente a mi casa, Touya-kun?

—¿De qué estás hablando? Ya te lo dije ayer, ¿recuerdas?

—¿Qué era?

—Correr. ¡Estuvimos de acuerdo en correr juntos!

—…Ah… Ah… cierto, cierto. Prometí eso.

—¿Estás bien?

—Lo siento, sólo espera un poco ahí.

—No voy a esperar más de cinco minutos.

Después de llevar su cabeza de regreso adentro y cerrar la ventana, Homura comenzó a cambiarse de ropas lentamente.

Ella se puso algo de ropa de ejercicio que casi nunca había usado. Ella las había comprado en algún punto en el pasado para encajar los gustos de su novio en ese momento.

—¿Debería arreglarte el cabello? —preguntó Tsuyu en un tono hundido.

—Hmm, no, está bien.

Después quitarse sus pijamas, Homura se dio la vuelta para ver el espejo de su tocador y asintió en alivio. Ella removió la etiqueta de limpieza adjunta a su camiseta.

—No puedo hacerlo esperar demasiado. Después de todo, es mi culpa por quedarme dormida. Muy bien, esto servirá, —dijo Homura mientras recogía una gorra para correr.

—¿Quién es ese chico? —preguntó Tsuyu con una mirada sospechosa.

Había muchas cosas que quería preguntar, pero eso era lo que le preocupaba más.

—¿Hmm? Él es un amigo de la escuela.

—Ah, cierto, está usando el uniforme de la preparatoria Seiran… Así que, ¿él es tu nuevo novio?

—Las cosas serían más simples si ese fuera el caso.

Tsuyu fue a la ventana y miró hacía el frente del pórtico a través de las cortinas.

El chico en cuestión, sin nada más que hacer, estaba haciendo algunos trucos con su bicicleta en el lugar.

—…Homura, ¿ese tipo de persona es de tu gusto?

—Como dije, no es mi novio, —dijo Homura mientras hábilmente ataba su cabello detrás de su cabeza. Con su gorra también, estaba perfecto. —La verdad es que realmente no lo entiendo tampoco.

Tsuyu miró con reproche a Homura, quien lucía bien sin importar lo que usara.

—De cualquier modo, parece que él vendrá todas las mañanas a partir de ahora.

Homura repentinamente dijo algo escandaloso justo al empezar la mañana.

Se habría vuelto una escena de matanza si su padre todavía estuviera para escuchar eso.

—¿Eh? ¿¡Todas las mañanas!? Oye, espera, ¿¡M-mamá…!?

Mientras estaba tratando de buscar ayuda de su madre en el piso de abajo, Tsuyu escuchó el sonido de la puerta del frente abriéndose, y ella se apresuró a la ventana de nuevo.

Ahí, vio a su madre Serina justo cuando estaba saliendo.

Ella estaba sosteniendo un vaso de jugo para Touya, quien estaba educadamente saludándola con una reverencia.

—Ya le dije a Mamá ayer en la tarde.

—Gununu… A-al menos véanse en la tarde en ese caso…

—Muy bien, perfecto.

Homura terminó de cambiarse frente al espejo. Emocionalmente, al menos, se sintió como una atleta competente.

Ella tenía que hacer esperar a Touya otros diez minutos con el fin de lavar su cara.

Mientras Homura lo hacía, Tsuyu pudo escuchar la brillante conversación entre Touya y su madre mientras actuaban amigablemente entre ellos.

Ahora que se había llegado a eso, Tsuyu no tenía más opción que buscar apoyo de su padre.

—Ah, es cierto. Tsuyu, préstame tus zapatos.

—¡Usa los tuyos!

 

Hora del almuerzo.

Homura decididamente inclinó su cabeza en disculpa a sus amigas del almuerzo.

—Lo siento, Makino-san, y todas. Voy a pasar la hora del almuerzo en otro lugar por un tiempo empezando desde hoy… ¡Realmente lo siento!

Homura se postró en disculpa con ambas manos en su mesa.

—…¿Qué acabas de decir?

En el salón durante la hora del almuerzo.

Las otras chicas quienes estaban sentadas con sus mesas alineadas juntas lucían como siluetas siniestras con la luz del sol desde la ventana a sus espaldas.

Juntaron sus dedos mientras descansaban sus codos en sus mesas y solemnemente susurraron entre ellas.

“Es un chico.” “Es un chico.” “Ella ya no regresará.” “Fue una amistad corta.”

Makino apoyó una pierna en una silla y se inclinó amenazantemente.

—Oye, Hinooka. Si hacemos lucir como si pudieras irte de nuestro territorio y hacerte ver respetable tan fácilmente, daría un mal ejemplo, ¿sabes?

—… —Homura tembló en silencio.

—¿Debería barrer el suelo contigo…?

Makino hizo su mano como una pistola y la llevó hacía el rostro de Homura.

Su dedo ligeramente tocó la mejilla de Homura, haciéndola sobresaltarse.

—Hyah.

—…Hinooka-san, tienes un borrador impreso en tu rostro.

—¿Eh…? N-no puede ser.

—Estabas durmiendo en tu escritorio hace poco.

“Ah, tienes razón. La marca “NOMO” está pegada a su rostro.” “No, no lo está”

“¿Entonces qué tal “Dosterllar”?” “¡No!”

Risas llenaron la zona alrededor del grupo de mesas, con Homura mitad llorando y mitad riendo en el centro.

Makino habló gentilmente.

—Decidiste participar en el Concurso de Cajas de Almuerzo durante el Festival Shinryoku, ¿cierto?

—S-sí.

Había una gran caja de almuerzo en la bolsa que sostenía Homura, junto con una revista de recetas debajo de ella.

Aparentar, era bastante “simple”, pero ser fácilmente comprendida era uno de los puntos fuertes de Homura.

—¿En serio?

—Entonces, eso significa que estarás ocupada por dos semanas. Buena suerte.

—¿Quién va a probarlos? Me siento un poco nerviosa.

—Sí. Qué lástima. Hablar contigo siempre es interesante, Hinooka-san.

—Al principio pensé que eras una persona más callada, y era un poco difícil hacerte replicar.

—¿Cómo ponerlo? Es como si siempre hicieras contra ataques, ¿creo?

—¿Contra ataques? ¿Eso fue de algún juego?

“Sí, sí. Es como si esperaras a que la otra persona respondiera una broma y entonces lanzarás en la dirección opuesta de un tirón.” “No entiendo nada” “Para ponerlo de otra manera, tienes el coraje de jugar con otros.”

En ese momento, Homura sintió como si hubiera regresado a la feliz atmósfera de cuando estaba en secundaria.

Con renuencia, ella dejó la clase.

—…

Homura por inadvertencia miró al salón mientras se iba, pero Kujou-san no estaba en ningún lado en el salón a la hora del almuerzo hoy de nuevo.

 

—Así que, ¿qué tal estuvo correr?

—No fue tan difícil.

—Mentirosa. Estabas sin aliento cuando subimos la colina.

Cerca del césped del patio, había una mesa de madera extendida con bancas alineadas a ella. Lucía un poco como un parque.

Este era un lugar popular que se llenaba rápidamente durante la hora del almuerzo, pero Homura y Touya habían logrado por suerte asegurar un banco para ellos. Más bien, las personas alrededor de ellos podrían haber estado tratando de ser considerados. Después de todo, no había nada más que parejas en las otras bancas…

—No tuvimos suficiente tiempo hoy, por lo que corté el camino a la mitad. Correremos el doble de la distancia mañana.

—¡Espera, eso es demasiado repentino!

Relajándose en una postura de piernas cruzadas en la banca, Touya miró fijamente a Homura.

—Incluso si tienes suerte y logras ganar en el Festival Shinryoku, no puedes simplemente comenzar a participar en las actividades del Club de Exploración sin algo de entrenamiento.

—Lo sé.

Homura asintió mientras apretaba su puño.

—Resistencia básica es importante, ¿cierto? Leí al menos eso.

—Oh.

Touya alzó una ceja en sorpresa.

—¿Finalmente leíste el panfleto del Club de Exploración?

—Bueno… Es difícil de leer, así que sólo un poco.

—Sólo eso es suficiente. Entonces, creo que comeré esto.

Había dos cajas de almuerzo en la banca entre Homura y Touya.

—¿Puedo?

—…Adelante.

Homura asintió con una expresión tensa.

Touya abrió la tapa y miró la caja de almuerzo.

—Luce normal.

—…¿E-en serio?

Homura sirvió dos tazas de sopa del termo.

—¡Gracias por la comida!

—Adelante… Entonces, yo también comeré…

Homura le dio una taza y tímidamente tomó su propia caja de almuerzo.

Touya vigorosamente blandió sus palillos y comenzó a tragar la comida.

Después de su primera mordida, él estaba inexpresivo.

Después de su segunda mordida, su expresión se volvió dudosa, y después de su tercera mordida, se volvió completamente certero e hizo una mueca.

—…¡Kuh…!

Él tragó algo de sopa para deshacerse del sabor hasta que finalmente se recuperó.

—…

Touya fulminó con la mirada en silencio a Homura.

—…Hinooka.

—¿Q-qué tal estaba?

—¿Podría ser que fuera la primera vez que cocinas?

—¿No lo mencioné?

—Es la primera vez que lo escucho.

Pensar en ello podría haber un malentendido, Touya aclaró sus sentimientos y trató de dar otra mordida, pero el resultado no cambió.

—…Hinooka. Sin importar el sabor, yo soy el que está siendo alimentado, por lo que no diré “es terrible”.

—Pero lo acabas de decir, ¿no es así?

—Sin embargo, ¿realmente tienes las agallas de desafiar el Concurso de Cajas de Almuerzo donde todas las chicas que han recibido entrenamiento en el Club de Economía del Hogar participarán? ‘Estás segura que no estás tratando de ganar el Premio del Humor en su lugar?

—¿R-realmente tenías que llegar tan lejos?

—Oye, tú. ¿Qué es eso?

—¿Eh? …¿Esto?

Con una sonrisa tipo CG, Homura escondió su propia caja de almuerzo detrás de su espalda.

—Es sólo una caja de almuerzo, ¿sabes?

—Los contenidos lucen completamente diferentes del mío. ¿Qué hay con eso?

Era fácil de decirlo a la vista que la caja de almuerzo que Homura había escondido había sido hecho por su madre.

—P-pero, mi madre siempre hace tres porciones por error, por lo que se divide entre mi padre, mi hermana menor y yo.

—Hooh.

—Vamos, este es mi primer caja de almuerzo prototipo, ¿cierto? Los ingredientes originalmente proviniendo de sobras perfectamente buenas, y habría sido un desperdicio tirarlas y liberar dióxido de carbono extra en la atmósfera al cocinar más, ¿sabes?

—¿Por qué tengo que ser considerado con el medio ambiente y tú puedes comer comida humana?

Touya presionó su caja de almuerzo contra el rostro de Homura.

—Comete esto tú. De cualquier manera, ¿por qué estas tortillas francesas saben cómo café? ¿Aah?

—Lo siento, lo siento.

Homura rápidamente se rindió.

Su expresión se volvió seria y murmuró suavemente.

—¿Qué tal si tomamos turnos para probarlo? O podemos decidirlo por Ruleta Rusa-

—No seas estúpida. Has apropiadamente dos porciones empezando de mañana. En el concurso, tendrás que hacer comida para cinco personas. Considéralo práctica.

—Aaagh, entendido.

Bueno, ella había estado vagamente al tanto de ello cuando probó las muestras durante su forcejó al cocinar en casa la noche anterior.

Homura había comprado una revista de cocina, pero hoy parecía que no estaba al punto donde ella siquiera podía consultarla aún.

Sin embargo, no estaba en la naturaleza de Homura dejarse ser criticada unilateralmente.

Dentro de ella, furia (injustificada) aumentó.

Por ejemplo, sobre correr esta mañana-

—…Oye, por cierto, ¿por qué tengo que correr sólo yo cuando tú montas una bicicleta, Touya-kun? ¿No es eso injusto?

—¡Es para aumentar tu resistencia, ¿recuerdas?! ¡Ya había terminado mi entrenamiento matutino antes de ir a verte!

—Ooh, como esperaba de un chico deportivo.

En ese caso, ¿qué tan temprano se había parado esta mañana?

Era un territorio completamente extraño y desconocido para Homura.

—Touya-kun, ¿no tienes amigos con quien comer cajas de almuerzo?

—Ah, no, no tengo, —respondió Touya indiferentemente.

—…Ya veo, perdón por mencionarlo.

—Bueno, prefiero comer pan en lugar de cajas de almuerzo, pero sin importar eso, usualmente como durante recesos después del segundo o tercer periodo en la escuela. A los otros chicos también les gusta eso.

—U-un almuerzo temprano, ¿eh? ¿Entonces qué haces durante el almuerzo?

—Básquetbol.

Era verdad, Homura podía escuchar los sonidos de las pelotas rebotando en el suelo y gritos del otro lado del edificio de la escuela que rodeaba el patio donde ella y Touya estaban.

—Perdón por tomar tu tiempo aquí.

—Está bien. Es sólo pasar el tiempo. Y sin embargo, cuando les dije a los demás que iba a estar ausente por un tiempo con el fin de comer el almuerzo contigo, me estrangularon y me voltearon tomando mis piernas. ¡Cielos, debería alimentar con esto a esos chicos en su lugar!

—Jaja… Por favor usa la discreción.

Después, los dos dividieron la caja de almuerzo prototipo entre ellos y comieron mientras ocasionalmente gruñían “Aah” o “Agh”.

Por encima, una luna plateada de medio día podía verse flotando sublimemente en el cielo azul.

—Oye, Touya-kun.

—¿Sí?

—¿Nutella está muy lejos?

—¿Quieres ir ahí?

—No, en realidad no.

—¿Qué pasa con eso? —Touya gruñó con una expresión de decepción.

—Más bien, la mayoría de ese panfleto fue bastante incomprensible para mí. Estaba lleno de nada excepto advertencias amenazantes de algún tipo.

—No se puede evitar. Es por el bien de proteger a los investigadores.

—Con todo eso, va a ser difícil convencer a mi padre…

—¿En serio? Mi papá dio el sí bastante fácil, por lo que no puedo darte ninguna sugerencia en eso.

Los ojos de Touya eran serios mientras miraba la luna.

—Tu madre estaba actuando dando mucho apoyo, pero ella parecía malentender las cajas de almuerzo. Bueno, hay algunas veces cuando veneno puede mezclarse en nuestras comidas cuando exploramos. Supongo que usaré esto como un tipo de ensayo.

—¿Irás tan lejos como para decir que la caja de almuerzo en la que me pase toda la noche haciendo es veneno?

Homura le dio a Touya más sopa mientras murmuraba en auto desprecio.

Aceptando la taza, Touya inclinó su cabeza en tono de disculpa.

—…No, lo siento. Dije demasiado.

—Sí, lo hiciste.

—No te preocupes. Sólo, adelante. Probaré tanta comida como sea posible.

Homura inclinó su cabeza laudablemente.

—Yo soy la que debería dar las gracias. A decir verdad, no puedo confiar en nadie más en esto.

-¡Porque es demasiado vergonzoso!

Touya regresó su mirada al cielo mientras continuaba hablando.

—La ubicación de Nutella no tiene nada que ver con la distancia. Aunque todavía estoy a la mitad de mis estudios de la teoría de teletransportación y sólo he experimentado ir ahí dos veces.

—¿En serio? ¿La distancia es irrelevante?

—Sí. Al final, es determinado de acuerdo a la persona yendo ahí. Nutella es una existencia matemática, por lo que llegar ahí está determinado por los resultados de los cálculos de teletransportación, con tu percepción.

—Una existencia matemática…

Dejando de lado los contenidos en sí de las actividades del Club de Exploración, la sección de composición de explicación del panfleto de la Tierra Imaginaria instantáneamente la durmió.

Aunque permanecer ignorante de esta manera sería problemático para Homura si intentaba convertirse en una maga.

—La forma de entenderlo es exactamente opuesto a nuestra Tierra.

—¿A qué te refieres?

—Mira, la Tierra es en realidad redonda, pero usamos mapas planos, ¿cierto? Es sólo porque es más fácil de grabarlo de esa manera. En verdad, los mapas no son precisos e incompletos ya que no pueden mostrar cosas como el área de la superficie, dirección y distancia en detalles suficientemente equitativos. Con el fin de realmente saber la forma y apariencia de la Tierra, tú sólo puedes ir directamente al lugar en cuestión o mirarlo desde el espacio.

—Ah, ese ejemplo es fácil de entender, —dijo Homura asintiendo.

—…En ese caso, Nutella es en su lugar más cerca de ser como un mapa que lo real.

—Eso es lo que el panfleto parece decir. Era demasiado complicado para mí.

Era en ese momento que Homura tardíamente se dio cuenta de algo.

—¿Está bien decirme esta clase de cosas a pesar de que no soy una miembro oficial del Club de Exploración aún?

Touya río mientras veía a Homura observar sus alrededores nerviosamente.

—Esta cantidad de información puede ser encontrada fácilmente en la internet. No parece haber habido casos de teletransportación con éxito en sector cívico aún, pero puedes investigarlo por tu cuenta si estás interesada.

—No uso computadoras. Mi celular es suficiente para enviar mensajes de texto.

Touya reaccionó en shock.

—¿En serio? Ser un experto en computación es una habilidad indispensable en el Club de Exploración. ¿No aprendiste al menos cómo hacer investigaciones en la red?

Diciendo eso, Touya sacó su celular… o más bien, algo que lucía como uno.

Era similar a un modelo reciente liberado por una gran compañía, pero tenía un coloreado tenue desconocido.

—¡Ooh, genial! ¿Hmm…? ¿Es ese el celular tal vez el que se rumora tiene un transmisor adjunto para propósitos de vigilancia las veinte cuatro horas…?

—¿Transmisor? ¿Te refieres al GPS? Sí, es una de las provisiones del Club de Exploración. Y es una terminal, no un celular. Sería malo si fuera robado y mal usado, por lo que sólo funciona en ciertas ubicaciones. Pero sin embargo, es realmente asombroso.

Touya orgullosamente abrió su terminal y se lo demostró a Homura.

Y justo en ese instante, una llamada llegó. La forma en que vibraba y se iluminaba era justo como un celular normal.

—…¿Oh? Es la presidenta del club.

—!?

Homura instintivamente se puso en guardia con la mención de la presidenta del club.

Touya desbloqueó la terminal y respondió la llamada.

—Sí, aquí Touya.

—¿…No es un celular si puedes tomar llamadas? —Homura refunfuñó.

—Ah, sí. Lo siento, sí. Seré más cuidadoso a partir de ahora.

La llamada terminó en menos de diez segundos.

Homura se acercó más en la banca con el fin de tratar de escuchar, pero terminó antes de que pudiera hacerlo, haciendo que chasqueara la lengua.

Por otro lado, Touya guardó su terminal en su bolsillo en una manera un poco desanimada.

—¿Qué sucede, joven?

—Me regañaron. Me dijo que no les mostrara la terminal a desconocidos.

—¿Eh?

Homura nerviosamente se levantó de la banca y revisó el patio una vez más.

La escuela era pacifica con el sonido del alboroto del almuerzo llenando los suelos como siempre… pero la oscuridad de los pasillos y las sombras del tanque de agua en el techo lucían conspicuamente sospechosos para ella.

—¿¡Así que realmente estás siendo monitoreado…!?

img020_1

A %d blogueros les gusta esto: