Capítulo 4: La Heroína

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4, Parte 5, Parte 6

1

—Fiuu.

El Caballero Puro con su armadura plateada pulida y enorme escudo, dejó escapar un suspiro a una corta distancia lejos del bullicio y ajetreo de la posada del pueblo. Esto no era un asunto de cansancio físico. Él había gastado demasiado dinero para todo esto. Todos estaban en alguna clase de fiebre de oro, pero nadie en realidad sabía si el nuevo continente realmente tenía suficiente propiedad intelectual que valiera la pena como la fiebre de oro en la historia. La competencia y negociación en el mercado era particularmente un juego de la gallina, pero perderían todo si el continente de vidrio resultaba ser árido y sin que valiera un solo engrane de madera. En el peor de los casos, podía incluso llevar una mayor depresión a la pequeña isla.

(Además, ese Orco Ibérico y esas de Máximo Nivel siempre están por delante de nosotros cuando se trata de esa nueva tierra.)

Él los conocía muy bien, pero no lo suficiente como para obtener un pedazo de sus ganancias. Esas eran dos cosas diferentes. Si él no competía apropiadamente, él no podría obtener beneficios apropiadamente tampoco.

Él escuchó a otro joven llamarlo por detrás.

—El cargamento está listo. ¡Podemos irnos en cualquier momento!

—Los truenos ya están retumbando. ¿Estás seguro que es una buena idea?

—Si estás hablando de aprueba de agua, podríamos tirar esa cosa al océano, y estaría bien, así que, ¿qué hay con una pequeña lluvia? Aunque el golpe directo de un rayo podría ser un asunto distinto.

—Supongo que preocuparnos por eso no va a ayudar. No tendremos de vuelta todo este dinero, si dejamos que los otros Gremios se adelanten a nosotros de nuevo.

—Sí.

—Reúne a la línea frontal del grupo en el barco. ¡Nos iremos de inmediato!

El Caballero Puro gritó eso, pero él añadió otro comentario para sí mismo.

—Finalmente estamos listos para movernos al frente de la manada.

2

La Heroína.

Hace cientos de años, ella había asesinado a muchas (personas acusadas de ser) brujas. Ella realmente había creído que eso ayudaría a las brujas. Y después de hacer todo eso, ella había huido al mundo de Ground’s Nir, pero el ambiente no le había convenido a su cuerpo. Ella no sabía cómo regresar, pero después de una cantidad vertiginosa de tiempo para prepararse, ella finalmente apareció en este continente de vidrio con un nuevo cuerpo físico.

El tiempo límite en este mundo todavía quedaría en ella. Sin importar qué tan extensos fueran sus preparativos, ese cuerpo sólo podía sobrevivir unos cuantos días aquí.

Lo cual quería decir que la Heroína derramaría todo en esos cuantos días. Ella regresaría a la Tierra. Ella tenía alguna clase de plan para eso. Y esta era la demente mujer, cuyo plan una vez había cubierto el planeta entero con una barrera atmosférica artificial para terraformarlo sin importarle las formas de vida nativas.

Era descaradamente obvio el si era una enemiga o aliada.

Por lo que ella había hecho en el pasado y porque ella no había cambiado en el presente. Lo que le había hecho a Buu Buu aquí era todo para Beatrice. Incluso si había sido un paso necesario.

Si la Heroína regresaba a la Tierra, comenzaría de nuevo.

La cacería de brujas era un tabú ahora, por lo que ella podría usar un término diferente. Ella podría incluso crear un nuevo fenómeno social. Pero la esencia de ello permanecería sin cambios. Ya fuera que usara los medios de comunicación sociales o enormes cantidades de información, ella continuaría oprimiendo a la minoría y arrojándolas al fuego.

Philinnion y Hermelina también podían decir lo que estaba pasando aquí.

—Estás bromeando, ¿no? ¿Esto quiere decir que fuimos engañadas por Abyss?

—El problema con ella es que es un arma definitiva. Necesitamos considerar la posibilidad de que fue alterada por alguien más.

La silueta dentro del polvo rojo antinatural dio un paso hacia ellas.

—Kh.

Beatrice estiró una mano a su espalda, y jaló la gigante Arma Brillante que parecía un tronco o una viga de metal.

Ella deslizó sus dedos a través de los agujeros abiertos para el uso humano, y firmemente la preparó.

Un círculo mágico apareció en el aire detrás de su espalda.

—¡Philinnion, Hermelina! ¡¡Protejan las Puertas!! ¡¡No la dejen escapar de este nuevo continente!!

—¿¡P-por qué siempre me lanzas a la línea frontal!? ¡¡Soy una curadora!! ¡Además, me estoy concentrando en tratar a Buu Buu ahora mismo!

—Más importante aún, evitar que la Heroína vaya a la Tierra significa asesinarla lentamente aquí. ¿¡Estás preparada para eso, Beatrice!?

Esta no era la Reina Demonio Tselika quien había nacido en este mundo. La Espadachina Santa sabía de primera mano la agonía de estar atrapada aquí con unos cuantos días aquí.

Ella tragó saliva.

Pero aun así asintió.

—No sé lo que quiera la Heroína una vez que regrese a la Tierra. Ella podría experimentar alguna desesperación Urashima Tarou-ezca al ver la Tierra siglos después. Pero ella apoyó e intensificó un fenómeno social que masacró personas por decenas de miles. Lo que sea que vaya a pasar, quiero tener mínimo una garantía de seguridad. Incluso si la dejamos regresar a la Tierra, ¡¡primero quiero asegurarme de que sea alguien que podamos derrotar si tenemos que hacerlo!!

La lluvia fría que estaba partiendo la tierra de vidrio gradualmente removió el polvo rojo del aire. Y la persona que había estado oculta por ese velo dio otro paso casual hacia ellos.

El secreto finalmente se reveló.

Ella tenía corto cabello rubio con un gradiente azulado.

Ella tenía una fina piel blanca y una poderosa voluntad en sus ojos angulados.

Su cintura era más delgada que nada, pero sus amplios pechos parecían desafiar la gravedad.

Ya que ella acababa de renacer, ella no tenía ropa para evitar la lluvia lejos de su cuerpo.

Lo cual quería decir…

(¿Sus habilidades físicas no están siendo fortalecidas por Magia del tipo Porcentaje ya que eso toma la forma del equipamiento?)

—¡Esta es nuestra oportunidad!

—¡¡Espera, no, Rusalka!!

Los pensamientos de Beatrice se habían dirigido a una dirección similar que los de Rusalka, pero si Gruagach, en sus ropas de luto, no hubiera alzado su voz inmediatamente, ¿en qué se habría convertido esa chica en leotardo que sostenía un gran 9 en forma de guadaña y tenía un circulo mágico flotando delante de su mano vacía?

La desnuda Heroína con una apariencia casi inhumana sacudió su mano derecha al costado. Esa mano supuestamente estaba vacía.

Un momento después.

¿Un corte? No. Era más como…

Booooom.

—…!!!???

¿Ese ataque reusó los restos desvaneciéndose de la membrana roja?

Debía haber sido desechable por diseño, y explotó tan brillante como el naranja del acero calentado. Las uñas en las puntas de sus dedos brillaron antinaturalmente, y dejaron arañazos paralelos en el espacio en sí mientras ella se cargaba hacia adelante.

Como un experto de iaido, ella paso con una cuchillada tenebrosamente punzante.

El profundo sonido de una explosión golpeó sus oídos después de una breve demora.

—¡¡Gruagach!! ¡¡Rusalka!!

No las habían golpeado directamente. Si fuera así, podría haber sido seriamente eliminadas. Rusalka estaba agachada mientras Gruagach protegía a la chica más pequeña. Si la chica en ropas de luto no hubiera actuado inmediatamente, eso habría sido todo. Pero el fenómeno ocurriendo delante de los ojos de Beatrice era tan extraño que ella incluso olvidó hablarles.

Esa había sido la prueba de la Heroína.

Ella no mostró señales de irritación al haber fallado.

Y.

El verdadero ataque vendría pronto.

Algunas cosas se reunieron alrededor de la mano derecha de la mujer desnuda. Eran broches de plata, un hilo decorativo azul se envolvía a su alrededor para evitar que se deslizaran, un agarre tallado del colmillo blanco de una gran bestia, varias decoraciones de oro puro y gemas, un puñado de oleas de silicón y cableado más delgado que los cabellos, y una ancha navaja supuestamente rota. Esa fue la espada que tuvo de objetivo a Buu Buu desde el océano, y absorbió su sangre para crear el cuerpo de la Heroína.

Su papel como un fusil para la explosión roja se había acabado.

La Espada de la Heroína estaba recuperando su forma y poder original.

Queriendo decir…

(¿Un Arma…Brillante?)

—¡¡Esto no es bueno!! ¡¡Gruagach, concéntrate en alejar a Rusalka de ahí!!

Beatrice le gritó a la chica en ropa de luto mientras ajustaba su mano sobre el agarre gigante de su Arma Brillante, y se preparaba para invocar ocho líneas de calor. Pero para entonces, el cambió ya había comenzando.

Había una ropa interior de cuerpo completo que generaba un brillo color chocolate.

Había amortiguadores en las articulaciones de la armadura para evitar que tocaran la piel.

Había listones decorativos y manojos de lana que parecían nubes.

Había una armadura azul hermosa que parecía que se mezclaría con el color del planeta, una falda que estaba abierta en el frente, y decoraciones brillantes de color verde.

En general, la coloración hacía recordar al planeta visto desde el espacio. El verde, azul y marrón oscuro parecido a la tierra parecían representar el lugar que ella había añorado por mucho tiempo.

Un Arma Brillante era el dispositivo que un humano usaba para controlar su Magia.

La armadura verde protegía la parte inferior de sus pechos, y las suelas azules de sus botas eran esa Magia.

Y tan pronto esa Magia de estilo Porcentaje estaba equipada en la Heroína, cuyo corto cabello rubio azulado fue húmedamente pegado a sus mejillas, rápidamente incrementaría sus habilidades físicas en algún factor.

La Heroína no esquivó las ocho líneas simultaneas de calor que podían cortar a través de un tanque. Se estaban dirigiendo directamente a su hermoso cuerpo, pero en el instante que tocaron el escote expuesto de la armadura que representaba al cielo azul, doblaron su trayectoria y explotaron en diferentes direcciones.

Philinnion gritó en pánico con sus shorts estirándose.

—¿¡Qué tanta Resistencia Elemental tiene!? ¡Ese ataque eran las Siete Llamas!

La mirada de la Heroína casualmente siguió a Gruagach mientras corría por la tierra de vidrio quien básicamente cargaba a Rusalka en sus brazos.

Sí, casualmente. Aplastar personas no era más que eso para ella.

—!!

Beatrice no podía predecir qué tanta Magia este oponente podía reflejar, por lo que, con su capa gris rasgada revoloteando, ella en su lugar apuntó sus poderosas líneas de calor al espacio entre la Heroína y Gruagach.

El continente de vidrio ya se estaba cuarteando terriblemente por la diferencia de temperatura gracias a la lluvia, por lo que se partió en un parpadeo mientras este calor se propagaba a través de él. Gracias a la pesada lluvia que se había acumulado, la tierra partida se volcó como un subibaja, creando un acantilado gigante delante de ellos. Esto levantaría y arrojaría a la Heroína al aire.

—¡Gracias…!

—¡¡Espera, no bajes la guardia aún!!

Gruagach finalmente había escapado de la fuente de la amenaza con la chica más joven en sus brazos, y con su bucle de cabello trenzado sacudiéndose detrás de ella, pero Beatrice le gritó mientras miraba hacia arriba.

Ella estaba viendo la cima del acantilado.

La heroína lucía demasiado casual mientras aparecía ahí con la espada de doble filo en su mano.

Esa masiva diferencia en altura no había sido suficiente para lanzarla al aire. Ella giró su letal herramienta como un bastón y dijo algo.

—Así que, esta es la única cosa que regresó a mí.

Su voz era demasiado profunda y fría de lo que su encantadora apariencia sugería. ¿Esa era una señal de qué tan molesta estaba? Ella hizo para atrás su cabello rubio con la otra mano, y miró abajo al continente de vidrio húmedo por la lluvia.

—Esperar demasiado conduce al fracaso. Y puedo lograrlo sólo con esto, por lo que sigue siendo perfecto. Habiendo dicho eso…esto podría ser un problema.

—…

—Esto no es suficiente para saber si las condiciones se han cumplido. Es demasiado pronto para decir cómo terminará esto. ¿Dónde está la salida a la Tierra? Estaba asumiendo que habría algunos túneles obvios o algo así.

—Gh…

Buu Buu lentamente se levantó mientras recibía apoyo del guantelete gigante de hielo creado por Wildefrau quien vestía una espada en cruz y cinturones. La poción de recuperación de Philinnion tal vez aún no surtían efecto. Su herida fue congelada como un sorbete para detener a la fuerza el sangrado.

—¿De qué estás hablando? —preguntó él. —¡¡Sé lo que hiciste, pero si dices que ya no eres así, tal vez no tengamos que pelear aquí!!

—No, no sabes nada. Mientras más alguien proclama saber todo, menos sabe en realidad, mi futura cena porcina. —La Heroína rio en el cuerpo sensual que había creado al absorber la sangre de cierta persona. —Alguien estaba destinado a llegar aquí en el futuro muy distante. Por lo que, si simplemente esperaba a que las condiciones se cumplieran, alguien construiría un camino de vuelta para mí. Debo ganar cuando sea posible. Y hasta que sea posible, esperaré. No necesito hacerlo por mi cuenta. Si tomo lo que alguien más creó, puedo regresar con seguridad. Sin embargo…oigan, hormigas obreras. Mi teoría es correcta, ¿no? Su falta de tensión significa que esto no ha sido un viaje sin regreso para ustedes.

—¡Realmente piensas que te dir-…!

Wildefrau estaba furiosa, pero Philinnion la detuvo con una mano, la chica con sus tetas soportadas con los sujetadores tenía más experiencia que la nudista de hielo.

A una corta distancia, Hermelina rio mientras sostenía su bastón de metal listo.

—¿Estabas esperando conseguir algo de información al usar tus patéticas provocaciones? Si quieres una respuesta, entonces ven y consíguela. No me importa si este plan ha estado funcionando por siglos. Ahora que tienes cuerpo físico de nuevo, sólo puedes durar unos cuantos días en su mayoría en este mundo. Actúa superior si quieres, pero tú eres la que está en problemas al estar varada en el océano sin ninguna pista por cual camino ir, ¿cierto?

El corto cabello rubio de la Heroína con un gradiente azul se sacudió con su cabeza.

Un círculo mágico brilló en su frente mientras respondía por encima del acantilado.

—Entonces debo tomar lo que necesito.

En un destello.

Eso era la única forma de describirlo.

—!!

Era luz.

Lucía muy parecido a la luz lineal de la cuchillada de una espada. La Heroína en su armadura y falda abierta por el frente se convirtió en líneas azules, verdes y cafés mientras se sacudió hacia Hermelina.

Sus uñas brillantes de antes no tenían comparación.

Ella era como un relámpago rozando la superficie.

Un sonido explosivo llegó un momento después, y más de la mitad del bote de metal que Hermelina había usado como escudo había sido rasgado. Chispas naranjas volaron, y Hermelina casi tuvo todo su costado abierto. La distancia no tenía significado para alguien que podía moverse a velocidades como esa.

¿La Heroína, quien usaba esa espada, realmente es mucho más poderosa que ellos?

—¡¡*Chillido*!!

—¡No entren en pánico!

Un relámpago, una cauda en picada; como quisieran llamarlo, el rayo de luz hecho de azul, verde y café regresaba a ser la Heroína en su falda azul claro que parecía las ondas mientras revoloteaba encima de su ropa interior de pie. La armadura rodeando el fondo de sus pechos se tensaba como si fuera por el peso. Hermelina eligió no pelear, sacó sus piernas de las aberturas de su túnica, y dejó que el impulso del golpe la hiciera retroceder por la tierra de vidrio con lluvia. Todos estaban indefensos en el momento que aterrizaran. La Sacerdotisa de Combate levantó su voz mientras se agachaba para dejar una línea clara de disparo para las demás.

—¡¡Fuego!!

Beatrice, Rusalka, Wildefrau y Gruagach enviaron ataques a distancia de cuatro diferentes Elementos desde cuatro diferentes direcciones. Sonidos explosivos, destellos de luz y polvo sucio llenó el aire. Incluso la maestría del Sabio en todos los Elementos se había restringido a uno a la vez, y ella dejaría de atacar si ella tenía que lidiar con más de uno a la vez. La Resistencia Elemental era fácil con la cual empezar, pero dominarla requería una absurda cantidad de Puntos de Experiencia. Anular al 100% diferentes ataques simultáneos era extremadamente difícil.

Excepto.

Esa presunción fue volcada.

—Así, ¿esto es todo lo que tienen?

—Estás…bromeando. ¿¡Eso ni siquiera la arañó!?

Philinnion estaba tan sorprendida que dejó de curar a Buu Buu.

Mientras tanto, Beatrice no paró. Congelarse no mejoraría este inesperado giro de eventos.

(¡¡Si hay un truco para esto, tengo que seguir atacando hasta descubrirlo!!)

—Bueno, bueno. Eso suena demasiado molesto, así que, ¿realmente piensan que voy a seguirles el juego?

Con esa voz exasperada, un circulo mágico apareció en frente de la frente de la Heroína. Hubo una explosión de sonido y luz mientras la Heroína se transformaba en un rayo de luz con los colores del planeta, el cual tomó un camino curveado hacia el costado de Beatrice.

Beatrice no podía esperar seguirle el paso a esa luz.

El tronco o viga de metal que era un Arma Brillante no podía protegerla a tiempo, por lo que fue en su lugar el gigante de casi 4 metros quien sostuvo su herida y apretó sus dientes mientras se hacia adelante más rápidamente.

—¿¡Gh!?

—¡¡Buu Buu!!

El ruido fue como un accidente de trafico. Específicamente, una colisión frontal con un camión de basura enorme. Pero Buu Buu logró detener a la Heroína. La mezcla de líneas azules y verdes regresaron a la forma humana, y se hizo para atrás en el último segundo. La tensión podía ser vista en sus expuestos pechos y muslos.

Esto no era un caso de cuchillas bloqueadas.

Por un lado, Buu Buu ya no tenía un Arma Brillante.

La Espada de la Heroína se había clavado profundamente en su grueso brazo. Sangre roja fluyó por la cuchilla hasta que manchó la gema del mango y el hilo decorativo, y finalmente goteó a la tierra de vidrio húmeda.

Beatrice olvidó todo sobre la fría lluvia mientras calor abrazador comenzó a llenarse en su mente, pero Buu Buu ni siquiera miró hacia ella.

—No sé a qué se refieren todos cuando hablas sobre esas máquinas difíciles de entender.

—Hm. Así que, eso no fue suficiente para cortarle el brazo limpiamente.

—Pero tú no eres igual que Beatrice. No estás usando Magia para reflejar las cosas. ¡¡Eres más parecida a mí!!

—Bueno, estoy hecha de ti. —Una sonrisa pegajosa apreció en los labios de la Heroína mientras ajustaba su agarre en el mango envuelto en hilos verdes. —Con los absurdamente poderosos músculos de un Orco Ibérico, puedes restringir la mayoría de los ataques de Magia con sólo fuerza bruta, ¿no? Las características de esa enfermedad Roja fueron inesperadas, pero apliqué presión externa en ustedes para direccionar su evolución.

—!?

—¿Sorprendido? Bueno, ahora que humanos reales están aquí, ya no necesito ese plan alternativo de crear un cuerpo fuerte que pueda vivir en este mundo. …Sólo necesito torturar a esas humanas para sacarles algo de información, y descubrir cómo se hacen las cosas. Entonces podré descubrir cómo regresar a la Tierra.

La parte superior de su pecho y el frente de su falda estaban abiertos para mejorar el rango de movimiento y movilidad, pero, ¿también era una señal de que tenía confianza en su cuerpo?

La armadura verde cubriendo la parte inferior de los pechos de la Heroína rubia se tensó mientras sacudía la espada hacia arriba y abajo mientras seguía incrustada en el brazo de Buu Buu. Era como si estuviera ampliando la herida e incrementando el dolor.

Pero no saldría.

Él reunió fuerza en su brazo para usar sus poderosos músculos como una prensa y atrapar la cuchilla.

Y él tenía su otra mano.

Él la apretó tan duro como una roca, y la envió cortando el aire hacía el rostro de la Heroína por el costado.

—Ups.

Con esa tonta palabra, sangre fresca fluyó.

La Heroína había roto los lazos musculares para que a la fuerza se removiera la espada de doble filo, y entonces ella dio un paso atrás alejándose.

Pero ella lo esquivó.

A pesar de que ella recibió de frente esos ataques simultáneos de Beatrice, Wildefrau y las demás. ¿Era porque alteró la evolución de los Orcos Ibéricos para su plan? Ya que la Heroína tenía la misma clase de cuerpo, ¿podía un Orco Ibérico y sólo un Orco Ibérico capaz de dañarla?

—¿Qué…dijiste?

Sangre goteó del brazo de Buu Buu, pero no había señales de miedo normal o dolor en su rostro.

Pero no porque se hubiera puesto despreocupado gracias a las pociones de recuperación de la rubia Philinnion. Sus emociones eran mucho más candentes, como lava rezumando. Honestamente podría ser que no sintiera nada de dolor por el momento.

Él tensó a la fuerza sus músculos y el sangrado se detuvo.

—¿Qué dijiste que le ibas a hacer a Beatrice y a las demás?

—Hm, pensé que te había vuelto en una especie más gentil y benevolente para que fueras más fácil de usar como material, pero parece que puedes poner un rostro varonil si lo intentas, puerquito gigante.

Era verdad que Buu Buu podría haber entendido esto diferentemente no hace mucho tiempo. Podría haber sufrido por su cuenta porque insistía que pelear estaba mal, pero era incapaz de huir de una pelea.

Pero él era diferente ahora.

Él encontró a alguien por la que estaba dispuesto a arriesgar su vida por protegerla. Y estas personas habían trabajado hasta el cansancio para salvarlo. Por lo que, él ya no podía desperdiciar esa vida. Él no podía colocarse en el fondo de la lista por mero auto-sacrificio. Él sabía que sería lo mismo que escupir en los esfuerzos de quienes lo habían salvado.

Él podía ser egoísta.

Él podía ser codicioso.

Él podía dirigir furia justa a cualquiera que intentara aplastar esa felicidad. Hacerse amigos o arreglar las cosas podría esperar para después.

Él no sabía si esto era un buen cambio. Él podría estar quebrando su propia regla de sólo matar si era para vivir o comer. Él podría haber estado cayendo al nivel de un simple animal.

Pero.

Se había hartado de reír o sollozar.

Él no permitiría que nadie en el mundo se las arrebatara.

Él se lo juró.

—Dilo de nuevo. ¿¡Qué le vas a hacer a Beatrice y a las demás!?

—Torturarlas para sacarles información. Hasta que tenga todo lo que necesito para regresar a la Tierra.

Él no necesitaba escuchar nada más.

Cuando él piso poderosamente en la tierra de vidrio, se partió. Algunos pedazos del nuevo continente flotaron por la fuerza, y él tomó un gran pedazo en cada mano. ¿Estaba inspirado en los pequeños escudos que algunos humanos usaban, o por las charolas plateadas usadas en Girl’s Grill? Visto como una charola, él las tomó por los bordes para que así pudiera usar los fragmentos dentados gruesos como armas improvisadas. La Heroína giró su espada alrededor, y dirigió la punta a su enemigo mientras parecía disfrutarlo.

Y.

Una ráfaga de viento esparció la fría lluvia mientras Buu Buu y La Signora se enfrentaban cara a cara.

3

Buu Buu se había cedido de su compañero usual para salvar a Beatrice, por lo que él ya no tenía un arma principal. Ambas manos estaban vacías. Él estaba en una terrible desventaja contra la Heroína quien blandía una espada de doble filo lo bastante afilada como para cortar un dedo con un toque, y quien podía transformarse en rayos fluidos de luz para moverse alrededor como un rayo.

Sin embargo. Todas las presunciones fueron volcadas para lo que sonaba como el sonar de campanas pesadas.

Eran esos fragmentos de vidrio.

Él no estaba usando sus puños directamente, pero seguía pareciendo que esos se quebrarían y serían partidos en un encuentro directo.

Pero eso no pasó.

La navaja de la espada no sólo cortaba con presionarla contra algo. Ganaba el poder de cortar cuando era bajada con fuerza. Con la Heroína, la navaja siempre podría tener Magia añadida, pero justo como cortar a través de un hule delgado con un alambre calentado, la longitud del contacto determinaba el nivel del daño.

Por lo que, si él golpeaba la espada con un solo ataque, y lo hacía retroceder instantáneamente, su borde cortante caería, y el vidrio sobreviviría. Parecía mucho como hacer puntos constantes de impacto perpendiculares a la línea de movimiento de la navaja para descarrilarla del camino invisible. Por supuesto, esta era una hazaña sobrehumana de fuerza y ajustes de ángulo al instante.

Pero al mismo tiempo, la Heroína de cabello corto estaba lejos de ser normal también.

Primero, estaba su espada. Cuando una navaja fracasaba en cortar a su objetivo, podría astillarse, y poderosos golpes podrían quebrarla, pero no mostraba señales de incluso doblarse por los constantes golpes de los brazos gigantes del Orco Ibérico. Además, incluso si la espada en sí era robusta…no, mientras más robusta fuera la espada, más los impactos llegarían a su portadora. Era la misma idea que un carro solido y un carro blando. Esto habría quebrado las muñecas u hombros de un humano normal, pero la Heroína, en su armadura verde exponiendo su escote, seguía teniendo una ligera sonrisa en su rostro.

Ambos eran extraordinarios.

—¡¡Maldita!!

No habían tenido una reunión estratégica o intercambiado cualquier clase de señal a través de contacto visual o señales con la mano, pero mientras Buu Buu se movía hacia adelante, Beatrice hizo ataques por su cuenta con el fin de apoyarlo. Mientras él bloqueaba la vista de la Heroína con su cuerpo gigante, ella envió líneas de calor pasando por la cabeza de él, debajo de sus brazos o alrededor de su cintura para atacar a la Heroína desde un punto ciego.

Ella no necesitaba dar un ataque fatal.

A ella no le importaba si esos ataques eran todos reflejados.

Ella sólo necesitaba distraer a la Heroína lo suficiente para que Buu Buu diera un golpe directo a La Signora, cuya apariencia representaba el cielo, la tierra y el mar.

—¡Jejejeje!

Justo mientras la Espada de la Heroína giraba como un bastón, todas las líneas de calor de súper alta velocidad fueron derribadas. Beatrice no dejó que el resultado la molestara. La Heroína no sólo había recibido el ataque, pero eso también era señal de que quería concentrarse en su pelea con Buu Buu. Ella necesitaba toda su fuerza para lidiar con la masa de músculos igualmente fuerte en frente de ella.

Así que, ¿qué necesitaba hacer Beatrice si quería distraer a la Heroína incluso más?

Después de pensarlo más, ella gritó mientras su capa gris rasgada revoloteaba.

—¡Huldra! ¡¡Prepara tus garras!!

—¿¡Hwehhh!?

—Tus ataques tiene un porcentaje de probabilidad de muerte instantánea contra el objetivo sin importar el nivel de daño, ¿cierto? ¡Así que, el duro cuerpo de la Heroína, HP y VIT no importa! ¡Y, Philinnion, prepara una poción de recuperación! ¡¡Cura las heridas de Buu Buu para mantener su fuerza al máximo! ¡¡Lanza los tubos de ensayos a él cuando el momento sea justo!!

Círculos mágicos rosas aparecieron en el aire cerca de las muñecas de la chica en coletas rosas, y entonces su Arma Brillante que eran garras de metal salieron de sus pompones.

Los ojos de la Heroína vacilaron un poco mientras ella sacudía su espada casi demasiado rápido como para seguirla con los ojos. Buu Buu estaba justo frente a ella, pero ella no estaba segura de cuál debería ser su principal objetivo.

…Por supuesto, si este era su plan crucial, no lo gritarían tan fuertemente frente a la enemiga. Sólo necesitaban incrementar sus opciones teóricas para que la Heroína le fuera más difícil el decidir qué hacer. Este corto encuentra había sido suficiente para que Beatrice se diera cuenta que sólo Buu Buu podía atacar significativamente. La pregunta era cómo ayudarlo a eso. Ese tenía que ser su enfoque.

—¡Hermelina, Wildefrau, Rusalka! ¡Tengan sus Capturas de Pantalla listas! Una de ustedes póngase arriba del acantilado mientras que las otras dos toman posiciones en una formación en cruz. Si la observamos desde los tres ejes, podemos descubrir sus patrones o comportamiento, y predecir que hará. ¡Cambien a modo de grabación de alta velocidad para obtener 10,000 cuadros por segundo, y díganle a Buu Buu lo que sea que descubran al respecto de las idiosincrasias de ella! ¡Y, Gruagach, contacta a la Reina Demonio Tselika! ¡Si ves una apertura, golpea a la Heroína con un ataque, el poder de Tselika puede a travesar el nivel muscular de los Orcos Ibéricos!

Quedarse ahí boquiabiertas no iba a ayudar. Ambos lados de esta pelea nunca habían visto al otro antes. Y la Heroína había sido resucitada después de siglos, ella no sabría qué tan lejos había progresado la tecnología humana. Incluso con la Puerta estándar, sonaba a que ella había predicho algo así pero nunca vio una en realidad. Si podían hacer tropezar a la Heroína, confundirla y ralentizar su decisión al ayudar a Buu Buu en lo más posible, podrían considerar eso un gran éxito.

Fanfarroneadas estaban bien, y no importaba si no eran nada contra su fuerza. Con una batalla a este nivel, no iban a quedarse en uno contra uno. Ellas no se rendirían y no abandonarían a Buu Buu sin importar qué.

Este era una batalla en Grupo.

La Heroína lo desafió por su cuenta, pero él no estaba solo. Las chicas aquí no lo permitirían. ¡¡Sin importar qué tan ridículamente poderosa fuera su oponente, no abandonarían a su preciado aliado!!

—En ese caso. —Después de algunas risas pegajosas, la punta de la espada de la Heroína se alejó ligeramente de Buu Buu. —Tomaré el camino opuesto, detendré cualquier amenaza hasta que estés solo una vez más.

—…!?

Ella claramente estaba preparándose para enviar rayos de luz en esa dirección, pero Buu Buu se interpuso, sí, no importaba si era posible o no. Si él fracasaba en recibir al menos un disparo, una de sus preciadas amigas moriría. …Con ese miedo y preocupación plantados en él, ella podría detenerlo. Durante una pelea a velocidades vertiginosas, un dios de la muerte inexistente ató sus corazones y los empujó hacia adelante.

Ambos estaban arriesgando sus vidas, pero no podían pelear a sus propios ritmos en este juego de la gallina.

—Jeje.

La Heroína, quien vestía una falda de color azul océano encima de su traje de piel color chocolate, podría haber interpretado su elevado ritmo cardiaco como una señal de placer porque ella rio como una aguja de un calibrador se sacudiera demasiado a un lado.

—¡Jajaja! ¡¡Jajajajajajajajajajajajajaja!! ¡¡Ya veo, ya veo!! ¡Así que, eso es todo, ¿no?!

—Kh.

—¡No dejes que te moleste, Buu Buu! ¡¡Podemos protegernos, así que concéntrate en subyugar a la Heroína!!

Beatrice rugió.

Y ella en realidad tuvo una buena razón para decirle eso.

La Heroína estaba haciendo el esfuerzo psicológico necesario para convertir su tensión en elación. Eso quería decir que el miedo la habría atrapado si no hubiera forzado eso. Ella no habría hecho con una cantidad insignificante de presión.

Buu Buu atacó con las charolas de vidrio solido que sostenía por el borde. Golpeando la Espada de la Heroína con eso no era suficiente para quebrar esa Arma Brillante. Pero, ¿y qué? ¿Quién dijo que tenía que lidiar con esto solo?

—¡¡Buu Buu!!

Ellos no tenían que arreglar su sincronización.

El gigante de casi 4 metros con rostro de cerdo se enfrentó con la extraordinaria navaja, pero no sólo una vez esta vez. Cuando una de sus armas contundentes reflejó la espada, la otra atacó por el costado. Beatrice liberó llamas explosivas al mismo tiempo. Dibujaron un arco largo hacia el lado opuesto de la Espada de la Heroína.

Estaba sosteniendo el arma como un tornillo gigante.

El grito del metal raspándose sonó desde las manos de la Heroína.

—Kh.

Antes de que se quebrara, la Espada de la Heroína voló al aire vacío, como alguien soltando un resorte comprimido entre sus dedos. Incluso si ella no sabía nada de las Puertas, ese dispositivo tenía que ser la fuente de su Magia.

Ella no debió querer que fuera destruido porque ella lo soltó cuando llegó a su límite.

Pero una vez que lo soltó, se había acabado todo.

La Magia de estilo Porcentaje que era su ropa no desaparecería tan fácilmente, pero ella ya no era capaz de hacer comandos y disparar activamente esa Magia letal. Un tejido corporal de Orco Ibérico controlado por una humana astuta seguía siendo una amenaza, pero su fuerza era igual a la de Buu Buu. Podrían dominarla ahora si Beatrice y las demás lo apoyaban mientras él continuaba enfrentándose.

Esto era lo que habían estado esperando.

—¡¡Ahora es nuestra oportunidad!!

La Espadachina Santa con armadura roja, minifalda blanca y capa gris levantó la voz en un rugido, mientras sus especialistas en combate cercano, Hermelina y Huldra, hacían su movimiento.

Beatrice también cambió a combate cercano junto con Wildefrau, quien cambió de su larga espada de hielo por su espada en cruz principal. Esas dos retrasaron sus movimientos por un pulso para perseguir y acabar con la Heroína si ella lograba evitar los otros ataques.

El viento de Rusalka y el arco de Gruagach proporcionaron apoyo de largo alcance.

Muchos círculos mágicos diferentes brillaron en el campo de batalla.

Y Buu Buu estaba de pie al frente.

(¡Necesitamos acabar esto ya! ¡¡Antes de que pueda recuperar su Arma Brillante!!)

Pero.

Pero.

Pero.

Una luz vivida azul, verde y marrón dio un rugido.

Los colores de la tierra, océano y cielo de la Heroína golpearon el aire para gobernar este mundo.

—¿Qué-?

Incluso el cuerpo de Beatrice se detuvo por la sorpresa. Esto no era posible. La Espada de la Heroína era un Arma Brillante, por lo que era la fuente de la Magia de la Heroína. La ropa de estilo Porcentaje pasivo era una cosa, pero ella no debería haber sido capaz de usar su Magia ofensiva así.

Y sin embargo.

Sin importar eso.

—¡Beatrice, tonta! ¡¡Agáchate en lugar de quedarte ahí parada como si-….!!

Hermelina, la sacerdotisa con una túnica de sacerdotisa pegada, fue interrumpida.

La Heroína en sí parecía volverse luz. No importaba que había un bastón de metal en el camino. El bastón fue aplastado, y Hermelina fue derribada hacia atrás antes de recibir una tacleada de lo que parecía como líneas de transmisión con los colores del planeta. Ella era la especialista en ataque físico entre las humanas, por lo que, si ella había sido superada sin ningún truco, entonces las otras chicas no podrían esperar defenderse a ello.

—Ganaré cuando sea posible.

La amenaza regresó a ser una mujer.

Buu Buu no podría cubrirlas a todas a la vez.

Un circulo mágico brilló en su frente. Ella comenzó a atacarlas en turnos.

—Así que, no me contendré. Si están delante de mis ojos, no tengo razón por la cual no ir detrás de ustedes y aplastarlas.

—…!!

Su silueta se quebró una vez más.

Eso no había sido una casualidad. Ella claramente podía usar Magia incluso sin su Arma Brillante.

En esta crisis impredecible, Beatrice actuó como si dejara un mensaje falleciendo. Ella usó su función de Captura de Pantalla para salvar algo de imágenes a alta velocidad. Ella gradualmente reveló los detalles que no podían ser vistos al ojo desnudo.

Un marco rectangular flotó en el aire para mostrar a la Heroína con las manos vacías llevando su dedo índice y dedos medios, y moviéndolos en alguna clase de patrón en frente de su escote expuesto.

Recordando cuando la Heroína apareció por primera vez, la espada con la gema en el mango había sido quebrada después de destruirse sola como un fusil para la caja roja y el árbol conteniéndola adentro. Eso quería decir que no había estado en posición de usar Magia a través de un Arma Brillante, así que, ¿cómo había hecho esas cuchilladas a alta velocidad y regresado su espada a la normalidad? Si todo provenía del Arma Brillante, ella ya habría sido acabada.

Así que, para ponerlo de otra manera…

¿Esa espada no era la fuente de la Magia de la Heroína?

(No puede ser…)

—¿Ella no usa el sistema de video juego? ¿¡Ella tiene otro método para usar Magia!?

Como si apoyara esa aterradora teoría, la Heroína La Signora lamió sus labios, se transformó en los colores del planeta; verde, azul y marrón, y se cargó hacia Beatrice.

4

—A-aghh…

A una corta distancia del sitio de la explosión, la Porrista Alquimista Huldra yacía boca abajo en el continente de vidrio mientras la fría lluvia se vertía. Mientras se aseguraba que no se ahogara en un charco, ella lentamente se levantó para no hacer ningún ruido.

Ella era del Máximo Nivel como Beatrice y Hermelina, pero ella no había enfocado sus Parámetros en combate. Algunas veces tomaba algo de esfuerzo de su parte para sobrevivir en la línea frontal.

Ella saltaría hacía atrás para reducir el impacto de un ataque tanto como fuera posible.

Ella se haría la muerta intencionalmente para alejarse del campo de batalla siempre en movimiento.

(Haaa. Eso fue inesperado. Pensé que estaba muerta de seguro. Vamos, mi especialidad es en ataques de muerte instantánea basados en la suerte, así que no puedo seguirles el paso a esos encuentros dementes. Si no me apresuro, la jefa y los demás realmente serán masacrados. Hmm, me moví a un punto ciego, pero ¿cómo se supone que la vaya a apuñalar en el costado?)

Huldra no era fuerte en sí, pero eso la conducía a decisiones más duras en momentos como este. Cuando había una línea clara entre enemigo y aliado, ella se rendiría del enemigo para ayudar a sus aliados. Sin dudarlo. Esa postura era clara por su enfoque en ataques de muerte instantánea que ignoraban los niveles de daño, y no podían ser usados como una mera amenaza. Ella no era igual a Hermelina quien usaría sus ataques no letales para pacíficamente resolver las cosas con un enemigo armado que verdaderamente intentaba asesinarla.

—Oye, ¿qué demonios estás haciendo aquí?

—!

Ella saltó ligeramente cuando una voz brusca le habló desde el costado. Los profesionales no se deberían dejar impresionar mientras trabajaban, pero ser perturbada mientras indefensamente se preparaba detrás de los escenarios seguía siendo algo aterrador.

Ella lentamente volteó para ver a un joven hombre en una armadura plateada pulida blandiendo un gran escudo. Él, y unos cuantos subordinados se estaban acercando a ella.

—Oh, pero si es el Caballero Puro.

—No te molestes en intentar coquetear. Se siente tan falso viniendo de ti. Es tan perfecto que no parece real.

Él usó un tono jocoso por si acaso él estaba equivocado, pero él tenía un ojo agudo e instintos.

Él había sido un miembro de bajo rango, pero había pertenecido a Elkiad, un Gremio hecho de ex soldados occidentales. Mirando al Gremio entero, él había sido un poco más que sólo un matón contratado aquí en Ground’s Nir, pero no era un novato.

…Como podían ver, la Porrista Alquimista y el Caballero Puro se conocían.

Y eso era antes de la suplica desesperada de Buu Buu para salvar a Beatrice. Lo más probable era que su superiora directa, Hermelina, y su colega, Gruagach, no estaban al tanto de esta conexión.

Para repetirlo, Huldra no era fuerte exactamente.

Ella necesitaba tantas conexiones horizontales como fuera posible para que actuaran como salvavidas si ella quería sobrevivir las duras operaciones contraespionaje con las que se les pedía lidiar. En batallas entre profesionales, la preciada información no caía lloviendo de los cielos de manera gratuita.

—No estás varada aquí, ¿o sí?

—Esta situación es más complicada que eso. Oh, y estoy segura que puedes escuchar todos los disparos desde ahí, pero ni siquiera pienses en echar una mirada a la zona de la explosión si quieres vivir para ver otro día.

—¿Qué? ¿Tu Grupo ha caído en algo o algo así?

El Caballero Puro llegó a es conclusión porque él asumió que esta tierra de vidrio estéril no tendría otra forma de vida en ella.

—¿Eso quiere decir que se toparon con alguna clase de tesoro lo bastante valiosa como para pelear por ello? ¿Es un mineral o algo así con propiedades medicinales? ¿O estás usando la tierra en sí como bienes raíces? Como sea, no puedo esperar a ver cómo este horrible continente de vidrio nos va a hacer ricos. …¡Oigan! Encuentren un buen lugar y coloquen una base. ¡¡Tenemos que comenzar!!

—?

Huldra inclinó su cabeza con su trasero plantado (de una manera bastante femenina) sobre la tierra húmeda, mientras los subordinados esperando detrás del Caballero Puro bajaban una bolsa de apariencia pesada. Sacaron unos cuantos postes de metal, y tela gruesa a prueba de agua que le recordaba a Huldra una tienda de campaña.

Mientras gradualmente tomaba forma, su cuerpo entero se tensó.

—¿¡Qué-!? ¿Q-q-qué…?

—¿Sorprendida?

El Caballero Puro lucía bastante complacido a sí mismo, por lo que él no debió darse cuenta de la situación aquí.

Eso de ahí, era el objeto que la Heroína deseaba más que nada después de ser resucitada después de siglos. Su presencia cambiaria la situación enormemente.

—Nos retrasamos al asegurar un conjunto completo, pero ahora tomaremos el primer lugar en la carrera del desarrollo. Mira: ¡Es una Puerta! ¡Ahora tenemos un nuevo Punto de Salvado y no necesitamos regresar a la posada del pueblo de la isla cada vez! Podemos tomar un atajo directo aquí mientras exploramos y escavamos este lugar. ¡¡Podemos hacer nuestra segunda base justo aquí en el continente de vidrio!!

—¡¡¡¡M-m-m-ma-malditos idiotaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaas!!!!

5

—¡¡*Jadeo*, *jadeo*!!

Los hombros de Beatrice se alzaron y cayeron mientras jadeaba por aire en la fría lluvia. Sus sistema respiratorio y resistencia estaban siendo aumentados enormemente por la Magia, pero aun así estaba debilitándose.

(¿Cuántas han sido eliminadas de la pelea? Agh, ¿y dónde estoy?)

—Buu Buu, ¿puedes seguir peleando?

—*chillido*…

Varias peleadoras habían caído, pero no necesitaban tomar una vista pesimista. Incluso si había una cantidad letal de sangre donde habían caído, este era un mundo con mucha Magia más allá del entendimiento humano. Siempre y cuando la Bruja Blanca Philinnion estuviera a salvo, y pudiera encargarse de los demás, era posible que pudieran regresar a la pelea.

¿Qué tan efectivas eran las pociones de recuperación de Philinnion? Por ahora, Buu Buu parecía estar yendo bien a pesar de las heridas de apuñalamiento en su estómago y brazo.

Vidrio cayó sobre las manos de Buu Buu. Pero no en grandes pedazos. Finalmente habían sucumbido a los impactos, y se quebraron, hiriendo las palmas de Buu Buu en el proceso.

—Jeje. Parece que casi lo tengo.

La lluvia goteó del cabello rubio azulado de la Heroína mientras ella sonreía ligeramente, y con poca fuerza sacudió su mano al costado dentro de su guantelete azul. Un brillo como metal fundido surgió de las puntas de los dedos, y un rastro de luz las siguieron como cometas.

Ella no había cambiado fundamentalmente.

Ella alguna vez había ayudado en la cacería de brujas, y ella casi había destruido los dos mundos con la barrera atmosférica artificial y el Rojo afligiendo a los Orcos Ibéricos. Su mera presencia estaba destinada a crear muchas victimas sin importar en qué mundo estuviera.

—Ya que desean mantenerme aquí, lo que busco debe existir en otro lugar. Sigo sin saber qué es, pero debería descubrirlo si las acorralo aún más. Están destinadas a decírmelo mientras con lágrimas suplican por sus vidas. Actúen tan rudas como quieran, pero estarán forzadas a usar sus cuerpos como escudo al final.

—Tú…—gruñó Buu Buu mientras esparcía sus brazos ampliamente para amenazarla. —¿Por qué insistes en hacer esto de la manera difícil? Si dejaras de ser mala, prometieras no dañar a nadie y pidieras la ayuda de todos, podría haber otra manera.

Era posible que Buu Buu sólo dijera eso ya que había ido a la posada del pueblo solo, se inclinó ante los humanos de ahí, y les pidió que arriesgaran sus vidas para ayudarlo a salvar a Beatrice. Él quizá nunca lo habría considerado cuando él sólo veía los festivales desde la cima de esa colina.

—Esa no es una opción.

Pero la Heroína fue rápida en responder mientras sus enormes pechos se alzaban y bajan en un suspiró.

Su tono de voz fácilmente desgarró lo que Buu Buu había creado.

—Tengo un tiempo límite. Estás consiente de ese talón de Aquiles, ¿no? ¿Cómo esperas que tenga una negociación justa cuando tienen esa carta critica contra mí? Podrías hacer demandas imposibles e interminables o podrían dejarlo en el último segundo. Si intentar una negociación justa significa aceptar esos riesgos, entonces lo justo puede mucho irse de aquí. Sería mucho más rápido y más certero el aplastarlos con fuerza abrumadora hasta que cumplan.

Esto era diferente.

Esto era fundamentalmente diferente a la razón por la que Buu Buu evitaba a los humanos.

No había oportunidad de cooperación aquí.

En lugar de dejarla ser, ella alejaba todo a su alrededor.

Su propia sobrevivencia venia primero, por lo que, todo delante de ella era declarado malo, y era aplastado. Ella cruzaría los mundos para cumplir la meta que se había impuesto ella misma.

La Heroína.

Ese título se refería a quien tenía el más grande coraje.

Pero ese coraje podría haber sido lo que quitaba las dudas, mientras ella se convertía en la encarnación pura de violencia.

Ella ganaría cuando fuera posible.

La Heroína La Signora era, casi demente, la más fuerte que ni siquiera consideraba qué causaría sus victorias. Ella incluso prestó su fuerza para continuar una masacre con decenas de miles de victimas. Si las cosas hubieran sido un poco diferentes, Beatrice nunca habría conocido a Buu Buu, y ella no habría encontrado nada excepto poder en el cual confiar, ella podría haber terminado así.

Vapor y calor resplandeciente se alzó de los hombros de Beatrice mientras la fría lluvia la golpeaba. Las llamas que controlaba se estaban manifestando con intención asesina.

Ella engrandeció su mano izquierda vacía usando una escoria, y la colocó en el mango del Arma Brillante.

—Es suficiente, Buu Buu.

—Pero…

—Heroína, no sé exactamente qué tanto viajaste, o qué tan vertiginosamente larga fue tu espera para este día, pero déjame decirte algo. ¿Te pones en los puntos cruciales, y ganas cuando es posible? Puedes esperar siglos, pero aun así no recibirás libertad sin limites.

—…

Su mera presencia esparcía muerte y caos.

Ella podría haber sido una encarnación más profunda y oscura de la muerta que el Señor del Inframundo, quien sistemáticamente producía vidas.

—Este no es tu mundo. Y la Tierra no es sólo tu mundo. Si no entiendes eso, entonces el resultado será el mismo en cualquier mundo. Nunca podrás estar satisfecha.

Se decía que una persona ahogándose se agarraría incluso de popotes, y eso podría haber sido verdad.

Pero Beatrice tenía ese derecho también.

Cuando ella perdió su Arma Brillante, y vagó al borde de la muerte en este mundo justo como cierta persona una vez lo hizo, ella había rechazado otras opciones como el Vampirismo o sueño congelado. Ella no le había echado la culpa al mundo a su alrededor, y ella no demandó el morir por salvarla. La muerte es una situación extrema. Esa gran amenaza revela quien es alguien realmente en lo profundo. Pero la propia experiencia de Beatrice probó que la revelación no siempre era una horrible.

—Heroína, quizá te dejaste llevar porque le temiste a la muerte.

Buu Buu había estado igual.

Él había querido hacer lo que fuera para salvar a Beatrice, pero él no había sido capaz de dañar a una sola persona para cumplir eso. Él en su lugar se inclinó, tomó prestadas las Armas Brillantes de muchas personas, y al final rostizar su propio cuerpo para proteger la vida de esa chica.

Ese era quién realmente era.

Beatrice y Buu Buu no se habían ido por el camino equivocado al final. Habían sido fieles a ellos mismos.

La muerte no era razón para pisotear a otras personas.

—No importar qué método elijas, no puedes cargarle la responsabilidad a alguien más. ¿El tiempo límite? ¿Tu talón de Aquiles? No me hagas reír. Todo lo que tienes aquí es el resultado final de tus malévolas acciones, asesina.

—¿Eso es todo lo que tienes que decir?

La Heroína se burló mientras luz naranja surgía desde el extremo de la mano derecha que ella levantó en paralelo.

Eso no era suficiente para estremecerla a este punto.

—Seguramente sabes que una suplica lamentable de emociones no me va a hacer no ir en serio contra ustedes. Quiero ir a casa, quiero ir a casa, oh, ¡cómo deseo ir a casa! Cuando escapé aquí, nunca espera que sería una tierra tan pacifica de ejecución. ¡¡Nadie me dijo que era un lugar de ejecución publica que lentamente, pero con seguridad, te roba tu vida!! ¿¡Cómo es eso justo!? Mintieron. Fui engañada. Yo soy la víctima aquí. No hice nada mal. Sí, sí. ¿¡Por qué habría siquiera venido aquí si hubiera sabido lo que era de antemano!? ¡Gano cuando sea posible, gano cuando sea posible, gano cuando sea posible! Ese es mi lema, y aquí estoy tomando acción, así que tráeme mi victoria. Este lugar es el peor, pero si al menos no es un poco mejor que antes, ¡entonces todo esto no tuvo sentido! ¿¡Cómo es que empeoró!? ¡Demando que se vuelva a hacer! ¿Por qué están presumiendo de este lugar como si fuera genial? ¿¡Están dementes!? ¿No van a perseguir verdadera felicidad? ¿¡Por qué!? ¿¡Por qué!? ¿¡Por qué nada sale bien!?

Esto de nuevo era diferente del Sabio, quien blandía enorme poder para sus propios propósitos, pero habían estado enfocados enteramente en los Orcos Ibéricos. La Heroína no había mencionado a un padre, un hijo, hermano, hermana, amante, amigo, maestro o estudiante. Ella sólo hablaba de sí misma. Beatrice había estado atrapada en el Palacio Mágico Independiente, y físicamente interrumpida de establecer relaciones, pero esta mujer lucía vacía incluso para ella.

Sin importar qué le pasara a la Heroína después de esto, seguramente ella continuaría gritando por siempre. En la Tierra, en Ground’s Nir, o en cualquier otro mundo al que pudiera huir, la misma insatisfacción explotaría dentro de ella.

Ella no encontraría lo que estuviera buscando.

Y ella asesinaría a cientos o incluso millones en su búsqueda de lo que ella nunca pudiera encontrar.

Ella irrumpiría en un mundo, y, si no era de su gusto, ella aplastaría ese mundo en pedazos. Y con ella, esa no sólo era una ridícula fantasía en su imaginación. Ella realmente podía hacerlo. Ella era como un desastre humanoide viajando de mundo en mundo. Esto no era de vivir o morir, regresar a la Tierra o quedarse en Ground’s Nir.

Ella ganaría siempre que fuera posible.

Pero es por eso que nunca podría bajar su arma. Cuando fuera que no estuviera peleando, la ansiedad desgastaría sus nervios, y ella nunca podría sentir verdadera paz. La Signora estaba atascada en su fijación por la victoria. Ella nunca había mirado más allá de eso. Su pelea no estaba designada a traer un fin a la pelea.

Ellos tenían que hacerlo aquí.

A menos que fundamentalmente detuvieran a la Heroína aquí, este problema nunca se resolvería.

—Heroína.

—¿Sí?

—Te odio.

Fue una simple valoración.

Con su cabello corto y rubio azulado, y armadura con colores del verde de la tierra y el azul del cielo y el mar, ella lo aceptó con una ligera sonrisa.

Ella habló.

Ella estaba más allá del salvamiento. Ella jugó la carta más simple para alguien con tanto poder.

Y ella no tenía idea de qué tan triste hacían sonar su vida esas palabras.

—El débil siempre intenta encontrar alguna clase de excusa, perdedora.

Beatrice no esperó más.

El círculo mágico flotando detrás de su espalda se hizo más brillante.

Beatrice y Buu Buu habían tratado de construir conexiones con los demás a pesar de ser torpes al respecto, por lo que sabían que nunca se llevarían bien con esta mujer.

Lo que le siguió fue un gran rugido.

Beatrice usó su arma contundente que parecía un tronco o una viga de metal.

La Heroína usó la luz naranja que parecía metal ardiente que hizo explosión desde sus dedos.

Cuando tomaron la ruta más corta entre ellos, el aire explotó, haciendo explotar incluso a la lluvia cayendo. El agua rociada parecía visualizar la distorsión del espacio.

No terminó con ese ataque.

Beatrice usó ambas manos para sacudir la masiva arma contundente hacia adelante, pero no pudo contactar. Ella trató de retirarlo, pero no pudo sacar de balance a la Heroína. Ella cambió de ataques serios a distracciones, y a partir de ahí a ataques disuasivos y un full swing. Ella usó cada forma de ataque en la que pudiera pensar, pero la Heroína no parecía ni siquiera inmutarse. Y la Heroína no estaba tomando una posición fortificada o algo así. Ella se estaba moviendo junto con los ataques. Ella ni siquiera parecía cerca de sus limites. Ella no tenía dispositivos, y no podía confiar en la máquina, pero ella pasaría al asesinato siempre que viera una apertura. Ella cantó maldiciones debajo de su respirar, y sus dedos se movieron rápidamente a través del aire.

Esta no era una competencia entre dos diferentes estándares de Magia.

Cuando las llamas de Beatrice ardieron, los cinco dedos naranjas se hicieron trizas. Cuando La Signora trató de hacer una cuchillada con esos dedos, un muro de fuego cortó su visión. La chica de las Siete Llamas disparó agujas de vacío a través de obvias llamas explosivas para con precisión darle a la Heroína. La Espadachina Santa no tenía tiempo de revisar y ver cómo cada ataque resultó. En lo que parecía metal fundido explotando como un rociador, partículas afiladas y precisas tuvieron de objetivo a Beatrice desde todas las direcciones.

—!?

Ella dudaba que su armadura dada forma por Magia pudiera detener esto. Con una sacudida de su capa gris rasgada, ella rodó quitándose del camino de la compleja red de ataques.

La Heroína realmente era trascendente.

Si ella pudiera hacer esto con las manos vacías en lugar de confiar en alguna clase de herramienta, entonces su objetivo podría ser de hecho posible. Ella podría haber tenido el poder necesario para regresar a la Tierra por su cuenta.

Sí.

Si tal milagro realmente ocurriera.

Otro sonido cortante sonó.

Un círculo mágico flotó en frente de la frente de la Heroína mientras ella a la fuerza sacudía las cuchillas brillantes naranjas explotando de sus dedos. La lana que parecían nubes sobre sus hombros se hinchó, y su minifalda revoloteó para hacer ondas azules por encima del color chocolate de su ropa de piel debajo. Su ataque parecía recogerse desde abajo. Las cinco navajas que no tenían fin en su longitud cortaron a través de la tierra de vidrio mientras se aproximaban a Beatrice.

Sin embargo.

Sin embargo, la Espadachina Santa de armadura roja y minifalda blanca estaba enfocada en algo más que la muerte aproximándose.

(Ella puede seguirle el paso a mi Corte de Fusión y Jet de Metal. ¡Pero eso es lo que no tiene sentido! Si ella está usando Magia sin nuestro sistema de videojuego, entonces ella no sabría nada sobre nuestra Magia, ¡y sin embargo, ella está prediciéndolo y derribándolo! ¡¡Pero ella no debería entender nada sobre la jerarquía de la magia basada en el sistema de videojuego!!)

Beatrice colocó su guantelete engrandecido debajo del agarre para sacudir el gigante tronco o viga de metal que era un Arma Brillante con ambas manos mientras producía varias explosiones. En lugar de quebrar las ardientes cuchillas de luz, ella sacudió la tierra de vidrio con su arma contundente para alterar a la fuerza el camino de las cuchillas moviéndose a través de la tierra.

—Je.

La Heroína no estaba asombrada.

Cuando las navajas naranjas fallaron en golpear a Beatrice, y pasaron justo al lado de la chica, ella las destruyó y abandonó. La lana que parecía una nube sobre su hombro izquierdo se infló, sus brazos libres se extendieron a cada lado, y metal derretido voló de sus cinco dedos. Se curvearon por diferentes caminos para acercarse a Beatrice desde diferentes ángulos como muchos látigos doblados y cañas de pescar.

(¡¡Ella realmente no parece preocupada en lo más mínimo!!)

Eso parecía extraño para la chica. Esto era diferente del Sabio, quien había dominado el mismo sistema de videojuego de Magia.

El sistema que Beatrice conocía no era la única forma de usar Magia. Había muchas otras formas de convocar fuego. Pero si la Heroína estaba confiando en algo diferente al sistema de videojuego, entonces no importaba qué tanto dominara su propio sistema, ella debería haber mostrado algo de honesta sorpresa y confusión después de ver los ocho Jets de Metal de líneas de calor que fueron construidos por el sistema de videojuego.

Y, sin embargo, ella reaccionó a ello sin retraso alguno.

¿Por qué ella parecía estar interceptando los ataques como si ya los conociera? A menos que ella tuviera una increíblemente conveniente habilidad que le dejaba predecir ataques futuros o dejaba que su brazo derecho peleara por ella por su propia voluntad…

(Ella debe estar familiarizada con la Magia de sistema de videojuego.)

—¡¡Nwaaahhh!!

Buu Buu gritó. Él ya no tenía los pedazos de vidrio que parecían charolas, por lo que él directamente sacó algo de la tierra de vidrio que había sido partido por los dedos de la Heroína y las líneas de calor de Beatrice. Él arrojó una pieza de vidrio más grande que dos piezas de tatami, y chocó con el metal fundido que debería haber golpeado a Beatrice. Por supuesto, el vidrio era vidrio. Era fácilmente perforado, pero aun así dobló el curso del ataque. Beatrice torció su cuerpo a través de la brecha en el bombardeo, y se deslizó pasando de los 10 ataques de largo alcance brillando y retorciéndose.

Sin embargo.

La Heroína le era familia el mismo sistema que ella usaba. Ella sólo lo aceptó al principio, pero mientras más lo pensaba, más imposible parecía.

La humanidad “oficialmente” sólo llegó a Ground’s Nir hace algunas décadas antes usando la ayuda del Sabio. La Heroína La Signora había vagado aquí en las sombras de la historia alrededor de hace 200 años. No había conexión ahí. Ella había abandonado su cuerpo físico, y regeneró un nuevo cuerpo como si se hubiera enviado ella en fax, por lo que, ella no podría haber visto nada durante ese tiempo.

Pero…

(Ella dejó a alguien a cargo mientras esperaba.)

—¡¡*Chillido*!! ¡¡Beatrice, necesitas prestar atención!!

—¡Buu Buu, asegúrate de tener un arma todo el tiempo! ¡¡No trates de detener ese ataque naranja con tus manos vacías!!

La Heroína sonrió mientras luz salía de los dedos índice y medio de su mano derecha. Entonces su cuerpo entero; incluyendo la armadura verde cubriendo la parte inferior de su pecho y la minifalda con la apertura en frente, se derritió en líneas de transmisión.

¡¡Se estaba cargando hacia ellos!!

—¡¡Beatrice!!

El ataque realmente era como un puño para un gigante. Pero el puño de Buu Buu voló desde el costado para golpear las curvas azules, verdes y cafés de lo que se convirtió la Heroína. Él no tenía tiempo de patear hacia arriba algo de vidrio para tomarlo. Podría haber sido similar al parry en el box. La violencia con colores del planeta acercándose a Beatrice fue forzada a cambiar de curso en el último segundo.

Un sonido húmedo le siguió.

Beatrice vio gotas rojas cayendo del puño de Buu Buu.

No había sido un choque de frente, pero era muy parecido a tocar el costado de un tren precipitándose a alta velocidad. Por supuesto, lo había dañado. La amenaza de La Signora había alcanzado ese nivel. Era obvio lo que pasaría sin sus armas de vidrio improvisadas.

—¡¡Buu Buu, idiota!!

—*C-Chillido*… ¡Más importante aún, prepárate, Beatrice! ¡¡La Heroína va a intentarlo tantas veces como sea necesario!!

La Heroína tenía músculos al nivel del poderoso Orco Ibérico, y los controlaba con una astucia humana. Esa era realmente una amenaza, pero ella no podía dejar que esto la distrajera. Ella estaba haciendo progreso paso a paso. Ella estaba acercándose a la solución para la extraña sensación que la había estado molestando por un rato.

Por un lado, ¿cómo había funcionado el primer ataque?

¿De dónde había salido la Espada de la Heroína para apuñalar la piel de Buu Buu y bebido su sangre?

(Ella le ordenó a alguna clase de unidad de trabajo para construir la barrera atmosférica artificial, y silenciosamente continuó esa tarea incluso después de la muerte de su ama. ¡Lo que sea que sea, debió haber estado observándonos todo este tiempo desde afuera de la historia conocida!)

Pero, ¿exactamente qué era?

Beatrice repasó la información que ella tenía mientras una vez más preparaba su gigante Arma Brillante para proteger al herido Buu Buu.

Sí, la respuesta debió haber estado ahí desde el comienzo.

Había estado justo frente de ella, pero ella había fallado en verlo porque no había reunido sus pensamientos.

(Sí, eso es. No tendría sentido.)

Con Hadas, Vampiros y más, Ground’s Nir tenía varias especies que vivían por mucho más a lo que los humanos estaban acostumbrados. Pero ella dudaba que silenciosamente continuaran llevando acabo una orden ridícula para rehacer el ambiente de Ground’s Nir para que se pareciera al de la Tierra, incluso si destruía el ecosistema existente. Sólo se estarían hiriendo a sí mismos. Incluso si habían sido amenazados para hacerlo, la amenaza se habría desvanecido una vez que la Heroína muriera. No tendrían razones para continuar por siglos.

Eso quería decir que tenía que ser algo que existía fuera del ecosistema de Ground’s Nir, y no sería dañado o tendría inconvenientes en absoluto por el cambio de ambiente.

Tendría que ser un ser de este mundo que fuera lo bastante fuerte para que no fuera dañado por algún gas o virus, que supiera cómo manejar maquinaria delicada al nivel de Armas Brillantes, y que continuaría la tarea por décadas o incluso siglos hasta que estuviera completo.

Ella sólo podía pensar en una posibilidad.

La armadura azul y verde de la Heroína que representaba a la tierra, mar y cielo, su hermoso cuerpo, y sus enormes pechos y muslos brillantes se derritieron una vez más. Ella se convirtió en una línea de transmisión gigante que se precipitó a atacar.

(Por un lado, la Heroína ni siquiera estaba en el continente de vidrio al principio. Ella sólo fue creada justo ahora. Entonces, ¿quién nos engañó de venir aquí? La persona que nos pintó la idea de dirigirnos aquí tenía que haber sabido algo. ¡¡Todo esto no podía haber pasado por coincidencia!!)

El grupo de líneas de transmisión azules, verdes y cafés se torcieron alrededor como una serpiente gigante para esquivar toda la Magia de Beatrice, pero el pie gigante de Buu Buu las pateó. Él la salvó de nuevo, y él fue herido de nuevo. La Espadachina Santa de armadura roja y minifalda blanca mordió su labio.

(Tiene que haber algo. ¡Algo apoyando el poder de la Heroína!)

Ella tenía que haberlo visto para entonces.

La explicación tenía que estar en todo lo que ella había experimentado y aprendido.

Lo que fuera debió haber existido cuando el Sabio apareció hace varias décadas, y cuando la Heroína había aparecido hace siglos. Además, Ground’s Nir realmente no era una isla. Era una armería. Si Ground’s Nir había estado ahí en el océano, y la Heroína había puesto un pie ahí, el resto de la instalación tenía que haber estado ahí también.

(Lo cual quiere decir…)

Tenía que ser algo que pudiera sobrevivir sin problemas en el congelado océano debajo del grueso continente de vidrio.

(Quiere decir.)

Tenía que ser algo que pudiera alcanzar el mismo sistema de Magia de videojuego que el Grupo de Beatrice usaba.

(¡¡Quiere decir!!)

Tenía que ser algo que pudiera funcionar como una poderosa computadora igual o más grande que las Armas Brillantes.

—¡La armería gigante creó un modelo diferente en la línea de planeación de Abyss hace 300 años! ¡¡Y está debajo del océano, apoyando la Magia de la Heroína!!

Beatrice estampó su gigante arma contundente directamente hacia abajo, debajo de la tierra a sus pies, y entonces usó ocho líneas de calor para cortar la tierra de vidrio que tenía que tener 10 metros de grosor.

Este no era un continente con una base solida.

No era más que vidrio flotando en el océano como un hielo a la deriva. El vasto espacio del océano siempre estaba ahí debajo de la tierra gruesa. Justo como un humano en la Tierra generalmente no estaba al tanto de los ductos debajo de sus pies, y justo como nadie consideraba nunca la posibilidad de que un monstruo yaciera debajo.

Si esta cosa no requería oxigeno, y no se ahogaría en la fría agua de mar, no había mejor escondite.

El círculo mágico detrás de la espalda de Beatrice brilló mientras apoyaba el mango de su arma con un guantelete engrandecido.

—¡¡Jet de Metal!!

¡¡Por lo cual, ella tenía que lidiar con eso aquí!!

La Espada de la Heroína no era el problema.

Las encantaciones de aspecto significativo y señales de dedos, de hecho, no tenían significado.

Ella estaba acompañada por alguien más que le proporcionaba la Magia que quería.

Eso explicaba todo.

La Heroína sólo tuvo unos cuantos días hace 300 años, por lo que, ella tenía que liberar algo que tomará su lugar pasando ese tiempo casi interminable necesario para rehacer todo el ambiente del planeta.

—…!?

Eso fue el primero.

Las líneas azul, verde y café de transmisión de la Heroína se partieron, y se tambaleó mientras sacudía su listón decorativo. Ella claramente estaba impactada por esto.

—*Chillido*, ¿Beatrice?

—Está bien, Buu Buu.

Beatrice jaló la gruesa Arma Brillante de la tierra de vidrio, la sostuvo con ambas manos una vez más, y respondió mientras protegía a alguien más importante para ella que su propia vida.

—Finalmente he visto la respuesta. Estoy segura.

Sí.

Ella se había preguntado sobre esto. Ella había entendido la demente manera de pensar de la Heroína, pero, ¿exactamente cómo la mujer había logrado cambiar el planeta?

La Heroína había sido arrojada a un mundo nuevo extraño, y ella sólo tenía unos cuantos días ahí. Honestamente fue bastante impresionante para ella darse cuenta de qué le estaba pasando. Desarrollar el plan, reunir los materiales y construir algo tendría que haber sido difícil. Ella simplemente no había tenido suficiente tiempo para construir algo desde cero. Por lo que tiene sentido asumir que ella encontró algo que ya existía en Ground’s Nir, y lo usó para lograr su objetivo.

El Grupo de Beatrice había sido engañado por Abyss para visitar este continente de vidrio.

¿Por qué Abyss tenía información crucial sobre la Heroína?

La respuesta era simple: la armería gigante habría producido registros diciéndole quién había creado qué, y lo envió al mundo.

Abyss era el arma definitiva pseudo-automática diseñada y construida en base a su propia definición del ser más poderoso, para que ella pudiera pelear contra el Señor del Inframundo. Para que ella pudiera convertirse en cualquier cosa dependiendo en su objetivo actual. Incluso si qué era “lo más fuerte” no había funcionado gradualmente al elaborar pruebas de errar en varias formas de vida del Laberinto, si la Heroína había ingresado información en base a lo que ella quería, la línea de producción podría haberse saltado varios pasos y creado un arma definitiva.

En los pensamientos residuales restantes en la isla del sol, la Heroína había dicho que sólo tenía juegos análogos en su época pero que las computadoras eventualmente serían inventadas.

Entonces, ¿La Signora había construido un dispositivo equivalente a un Arma Brillante en Ground’s Nir en vez de en la Tierra?

Beatrice proclamó su conclusión.

—Heroína. Tu Arma Brillante no era esa espada en tus manos.

Beatrice supuso que era algo como un auricular de un teléfono inalámbrico. Siempre y cuando permaneciera dentro de un rango específico a su alrededor, se le darían sus efectos.

—¡Un sistema de armas mucho más grande está escondido en el océano! ¡¡Es por eso que podías usar toda esa Magia de videojuegos incluso después de soltar la espada!! ¡No hay nada de especial en eso! ¡Sólo ocultaste tu varita mágica en el océano! ¡¡Eso es todo!!

Era hora de revelarlo. Varias cuchilladas atravesaron la tierra de vidrio a sus pies, y agua del mar salió haciendo erupción. Claramente esto no lo estaba haciendo la Heroína. Esto era alguien más. La recién llegada lentamente flotó directamente detrás de la Heroína como si ignorara la gravedad en absoluto.

Dos largas trenzas de cabello plateado estaban húmedas por el agua de mar.

Ella tenía un cuerpo similar a la de una chica baja, y sólo vestía algo parecido a un traje de baño deportivo de dos piezas.

Los patrones de luz flotando encima de su cabeza estaban demasiado torcidos para ser un círculo mágico, y era parecido a una constelación.

Un grupo de armas mecánicas salieron de la parte trasera de sus caderas como un zorro de nueve colas.

Y la lanza, escudo, hacha, ballesta, bastón y otras armas adjuntadas en los extremos de esos brazos podrían poseer el titulo de “Heroico” justo como la espada.

—Así que, finalmente te muestras.

La que se volteó y dijo eso fue la creadora de la máquina: la Heroína.

—Entonces, Sky, purga las armas que te dejé y dámelas. Te di ese equipo para darle poder a tu memoria flash y proteger mi información. Ahora que he revivido, reclamaré mi equipo.

Sky.

¿Era el nombre que se le dio al ser que tenía tela negra cubriendo sus brazos, piernas y partes importantes, y quien había envuelto este mundo con una barrera atmosférica artificial? Era verdaderamente un nombre perfecto para una contraparte del Arma Definitiva Abyss.

—…

—…

Abyss había poseído gran poder, por lo que Beatrice y Buu Buu no podían predecir qué tan cruel Sky sería cuando la astucia de la Heroína fue incorporada en la tecnología de la armería.

Y.

Y.

Y.

Desde su posición a una distancia educada detrás de la Heroína, Sky silenciosamente inclinó su cabeza, y envió una pregunta hacia su ama.

—Para confirmar, ¿desea que me remueva todo mi equipo y se lo entregue a Jugadora La Signora?

—Sí, eso es lo que dije. Pensé que podría conseguir algo de información de ellas, pero ellas no serán las únicas que saben cómo regresar a la Tierra. Si insisten en resistirse, puedo matarlas e intentarlo con alguien más. Así que…

—Esa acción no es recomendada. Regresar este equipo a Jugadora La Signora reduciría mi eficiencia en completar mi tarea actual. Fuertemente recomiendo reconsiderarlo, pero, ¿sigue deseando que ejecute la orden?

—¡¡Suficiente!! Cuando digo que hagas algo, sólo hazlo. Gano cuando se posible, y ese momento es ahora. He predicho el momento crucial, y ahora es la hora de montar esa ola. ¡¡Así que, completa la tarea para la que fuiste creada!!

—Entendido. Continuando con la orden no recomendada.

Ni siquiera tomó un segundo.

Sky debía haber visto a la ropa de manera diferente. La suya podría haber estado añadida a su piel para enfriarla y reducir su calor, pero se tensaron mientras ella respondía mecánicamente.

—Entonces, a este punto, Jugadora La Signora ha sido categorizada como objetivo primordial por obstruir una tarea crucial.

—¿Qué-?

¿Ese jadeo estupefacto provino de la Heroína o la Espadachina Santa?

Un momento después, la armadura y falda de la Heroína de cabello azulado se borraron antinaturalmente y se desvanecieron. El azul y verde de la Tierra que tanto anhelaba se habían ido.

Habían sido confiscados.

Entonces, el circulo mágico torcido pareciendo una constelación encima de la cabeza de Sky comenzó a girar.

Las partes que parecían bastones a los costados de sus caderas se estiraron como en forma de abanicos, y esparcieron algo. La desnuda Heroína fue golpeada en la espalda por un feroz ataque de Sky, quien supuestamente estaba de su lado. Había luz, sonido, ondas de choque y más. …Para reiterar, la Magia de estilo Porcentaje que le daba a la Heroína sus habilidades sobrehumanas se le habían arrebatado, por lo que estos ataques sin piedad fueron dirigidos a la suave piel de alguien que ahora sólo era una mujer.

¿Qué importaban los músculos de Orco Ibérico ahora?

La hermosa silueta de la Heroína se desvaneció con un sonido casi como el de un martillo neumático. ¿Eso era Magia? Su silueta fue rodeada por polvo, y la forma humana detrás de la cortina fue grotescamente quebrada, rasgada y hecha pedazos a la nada.

Fue tan vivido que Buu Buu y Beatrice ni siquiera tuvieron el tiempo de gritar. Para el momento que incluso consideraron detenerlo, ya se había acabado.

Completamente acabado.

—Obstructora de la tarea crucial ha sido eliminada. La ejecución ha regresado a la normalidad, por lo tanto, continuando la ya mencionada tarea.

—¿Tarea…?

Los ojos de Sky, y las líneas corriendo a través de su ropa en forma de traje de baño de dos piezas cambiaron a un amarillo de advertencia. Un objeto brilloso amarillo se estiró desde los costados de sus caderas como una falda. Ni un cadáver o incluso una sola gota de sangre permanecía. Un gemido escapó de la boca de Beatrice después de ver esa masacre atroz.

—¿¡Qué estás tratando de hacer que valga la pena traicionar a la Heroína en sí!?

—¿Cómo debería explicar esto?

Sky sonaba casi preocupada.

Las dos trenzas sostenidas por una pinza para el cabello en forma de anillo se sacudieron, y agua goteó desde los extremos mientras ella inclinaba su cabeza.

—La tarea que se me dio para completar la barrera atmosférica artificial, y rehacer el ambiente de este mundo para que se igual que el de la Tierra. Ahora tiene ocho agujeros en él, por lo que, debo rápidamente reparar el daño.

No tenía sentido.

¿O sólo pareciera de esa manera para Beatrice porque sus pensamientos eran más humanos?

Ella fue quien dañó la barrera atmosférica artificial al lanzar Magia desde la isla del sol con el fin de destruir la fuente del Rojo.

Mientras un triángulo amarillo brillaba debajo de su pecho, Sky sólo estaba interesada en continuar la orden que le dio la Heroína. Ella completaría la barrera atmosférica artificial, y preservarla por la eternidad para rehacer el ambiente de este mundo. Lo que eso causara no era de su incumbencia, mientras ella simplemente completaba la tarea que se le presentó.

Por lo que.

Si alguien se interponía en ese trabajo, sería asesinado, incluso si era la persona que le había ordenado cambiar el planeta y que se beneficiaría de eso. Ella no veía problemas con esta acción absurda que era como vender tu vino para comprar una botella de vino.

Su ropa era como un traje de baño negro de dos piezas abierto por debajo de su pecho hasta el ombligo. Un propulsor se encendió dentro del equipo adjunto a la parte trasera de sus caderas, y la inexpresiva arma definitiva hizo un anuncio.

—Ahora regresaré a completar mi tarea primordial.

—Espera, Sky…

—5, 4, 3, 2, 1, encendido, despegue.

—¡¡¡¡Esperaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!

Sky ni siquiera se cuestionó asesinar a su dueña, por lo que los gritos de Beatrice no tenían forma de llegar a ella.

A Beatrice y Buu Buu lo hizo retroceder la cegadora luz y ruido explosivo. Sky ni siquiera miró atrás para verlos. Ella voló directamente hacía la barrera atmosférica artificial que era su lugar de trabajo.

Había sólo ocho agujeros.

Una vez que eso estuviera reparado, la enfermedad Roja afligiría a los Orcos Ibéricos una vez más.

Y eso querría decir la perdición para la Tierra y Ground’s Nir.

6

Abyss// Finalmente he ubicado el producto defectuoso de la armería Ground’s Nir.

Abyss// Rechazar Sky, eres mi enemiga.

A %d blogueros les gusta esto: