Capítulo 4: La Zashiki Warashi Ensangrentada by ???

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4, Parte 5, Parte 6, Parte 7, Parte 8, Parte 9, Parte 10, Parte 11

1

El tiempo ahora cambiará a cerca del mediodía.

El escenario regresa a la vieja casa de estilo japonés a mitad del camino a la Montaña Boseki en la Ciudad Bozen.

La Zashiki Warashi en yukata roja apareció frente a Jinnai Shinobu y Nagisa. Como una reunión de los niños que perdieron sus vidas en infanticidios durante hambrunas y por el estilo, ella había mostrado su nuevo rostro como una zombi.

2

Escuché un rugido bestial.

Muy lentamente me di la vuelta y vi a la Zashiki Warashi en yukata roja.

Ella destrozó el cortador de ramas en su puño, lo hizo a un lado y me miró.

Su cabello todavía era de un negro brillante y su piel lucía lo bastante pura para repeler el agua.

El problema eran sus ojos.

Tenía la misma mirada nublada como los zombis esparcidos por la ciudad.

Esos ojos claramente me veían como su presa.

—Ah.

Ese fue el límite.

Tan pronto un temblor instintivo recorrió mi columna, el último pedazo de racionalidad se incendió dentro de mí.

—¿¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!?

Grité y atravesé la pantalla deslizante para escapar. Me moví tan rápidamente que casi tropezaba, pero desesperadamente mantuve mi balance y corrí por el muy, muy largo pasillo cubierto de tatamis.

Escuché un sonido explosivo directamente detrás de mí.

Cuando miré atrás, había lágrimas en las esquinas de mis ojos.

Ella realmente era un animal salvaje. Ese animal rojo había perdido toda su dignidad mientras corría tras de mí en cuatro patas. Me sentí tan impotente como alguien que se encontraba con un oso en un sendero de la montaña. La Zashiki Warashi se aproximó sin demora y se levantó en sus piernas para usar libremente sus brazos.

—…!!???

Más que esquivar conscientemente, mis piernas cedieron y caí sobre los tatamis.

Sin embargo, fue efectivo. Algo desgarró a través del aire incluso más intensamente que un bate de metal. La columna rectangular de madera por el muro realmente se quebró tan fácilmente como palillos.

—…

Sus ojos rodaron en su cabeza para verme.

Un solo golpe y todo acabaría. ¡¡Sabía eso, pero no podía pararme!!

—Ah, ah, ah, ah, ah, ¿¡aaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!?

Me arrastré hacía atrás mientras todavía miraba a la Zashiki Warashi. Atravesé por otra pantalla deslizante para entrar al pasillo de madera. Sentí algo metálico detrás de mí bloqueando mi camino. La Zashiki Warashi tomó dos o tres pasos hacía mí y osciló su puño hacía mí como un proyectil de artillería.

No tenía tiempo para cuidadosamente analizar cada cosa.

Simplemente rodé a un costado para evadir el golpe aproximándose y vivir siquiera un segundo más.

Tan pronto ella falló, algo colisionó con ella. No, la capturó. Era la trampa para oso que había estado entre las herramientas de cacería alineadas en el pasillo. Era básicamente una jaula de metal gigante con una puerta al estilo guillotina que se cerraba cuando el animal era atraído dentro por la carnada

La jaula pesada rebotó con intensos sonidos metálicos. Tan pronto los movimientos disminuyeron, finalmente corrí hacía la trampa para osos. Era una caja con 150 cm por lado. Tomé la parte superior y agarré la puerta al estilo guillotina. Después de sacudir sus rieles un poco, usé toda mi fuerza para forzarla a bajar.

Ya fuera que fuese capturada o no, la Zashiki Warashi finalmente miró la puerta y la sacudió con ambas manos, pero no parecía como si pudiera quebrar la trampa.

Afortunadamente había sido diseñada para osos en vez de ciervos o jabalíes. Como una zombi, ella podía quebrar una columna solida al alocarse, pero podría no haber sido capaz de ejercer toda su fuerza dentro del estrecho espacio de la trampa.

Finalmente dejé escapar un suspiro pesado y me senté en el piso del pasillo.

Youkai Buena Para Nada. ¿No se supone que eres la Zashiki Warashi Ver.39 que protege la buena fortuna de su familia? Realmente eres una inútil. ¿¡Por qué te estás convirtiendo en la peor zombi de todos!?

Cuando la vi de nuevo, realmente parecía que su cabello y piel no habían cambiado como los zombis normales(?). ¿Tendrá eso que ver con que los Youkai son inmunes a los ataques físicos?

—Shinobu-chan…

Después de un corto retraso, la Enfermera Gatita Nagisa caminó en su vestido tejido rosa, cárdigan blanco, sombrero apuntado y cola de accesorio. Como era usual, ella tenía una sonrisa pequeña sobre sus labios y sostenía la gruesa cuchilla para ganado llamada Namagusa.

—¿Estás herido?

—No…

A pesar de mi respuesta, la situación era tan mala como podía ser.

—Todos los de la tienda de celulares están muertos. Eso significa que no tenemos ningún adulto con nosotros y el camión de basura no es útil ya. Sin mencionar que la Zashiki Warashi está así. ¿Qué se supone que hagamos ahora?

—Sobre eso…

Nagisa me arrojó algo.

Era una botella de perfume. Es decir, la que Nozaki Haru había usado para el olor podrido que evitaba que los zombis atacaran.

—Sé que podría ser difícil de usar alguien que conoces, ¿pero no deberíamos probarlo ahora que tenemos un zombi capturado seguro? Sería peligroso ver si el zombi te muerde o no cuando estemos realmente en peligro. Ejejeje. Volveremos a trabajar juntos de nuevo…

—Tienes…razón.

Incluso si no podíamos usar el camión de basura, no había nada de qué temer si los zombis no nos tenían de objetivo. Podríamos movernos libremente a pie entonces. Usando esa problemática Zashiki Warashi para probar el perfume de Nozaki Haru no era una mala idea.

—¿Así que lo usamos simplemente como perfume normal? Frotemos algo en nuestros vasos sanguíneos de nuestras muñecas y cuellos.

—Espera, ¿¡iuuu!? ¡Realmente huele como basura podrida! ¿¡Se supone que nos cubramos con esto!?

—Bueno, sí. Se supone que nos hace no apetecibles para los zombis.

El enjambre de zombis se había ido y habíamos capturado a la Zashiki Warashi viva.

Sin una amenaza inmediata, podríamos habernos puesto un poco laxos. Fuera de propio interés, estábamos más felices de que habíamos sobrevivido que de estar preocupados sobre las muertes de las personas que conocíamos. Mientras celebrábamos, nos frotamos el severo olor que picaba nuestros ojos.

—Agh… ¿Realmente Nozaki olía así?

—Ella ya estaba rodeada por los zombis, así que quién sabe cómo olía.

Después de que nuestros preparativos estuvieran completos, nos volteamos hacía la Zashiki Warashi dentro de la jaula de metal.

Sólo esperaba que se hubiera puesto un poco más dócil.

—Shinobu-chan…

—¿Qué?

—Me parece que sigue traqueteando la jaula como loca. Estoy bastante segura que está tratando de mordernos.

—¿¡Eh!? ¿¡Qué sucede!?

Nozaki Haru usó esto para moverse libremente a través de los zombis como un pez payaso entre un mar de anemonas. Nagisa y yo había roseado el perfume sobre nosotros, pero no estaba funcionado. La Youkai en yukata roja todavía tenía la mirada fija en nosotros.

—¿Era más que sólo el perfume?

—¿Quieres decir como algo mezclado con algo más?

Si era así, no había nada que pudiéramos hacer. No habíamos encontrado nada más en su bolsa de tela. Era posible que encontráramos otra botella o una capa si revisábamos a través de sus grotescos restos, pero eso no nos diría qué se supone que mezcláramos ni a qué porcentaje. Era improbable que simplemente fuera un 1:1. Era lo mismo como recoger una tarjeta de crédito cuando no conocías el PIN.

—¿Así que todo lo que hicimos fue cubrirnos con este hedor pudriéndose?

Lancé la botella de perfume en irritación.

Finalmente no teníamos más ideas. La trampa para osos tenía pequeñas ruedas y mangos añadidos para transportar con seguridad al oso vivo, pero caminar a través de la montaña con esa jaula pesada sería muy peligroso. No era tan malo como la zona urbana plana, pero ya sabíamos que había zombis vagando por aquí también.

Las cosas habrían sido más fáciles usando el camión de basura en frente, pero ni siquiera tenía una licencia de conductor para motocicleta, eso sin mencionar un carro. Tratar de conducir sería arriesgado bajo circunstancias normales, pero este era un camión grande sobre un camino estrecho y sinuoso de la montaña mientras estaba nevando. Las probabilidades de terminar cayendo por la colina eran altas.

—Shinobu-chan.

—¿Qué?

—Tomemos un pequeño descanso. Quiero comer mientras tenemos la oportunidad. Esta es una casa normal, por lo que los contenidos del refrigerador deberían estar bien. No te preocupes. Sé cómo ganar el estómago de mi esposo. Teejee…

—¿Comer? ¿Después de ver todo eso?

—¿Todo qué?

Nagisa indiferentemente se hizo paso a la cocina. Completamente solo, miré a la Zashiki Warashi a través de la jaula. La Youkai Buena para Nada parecía haber aprendido que no podía dañar la trampa para osos sin importar cuánto empujara o jalara, por lo que ella comenzó a roer las barras.

—Detente, idiota. Por Dios, ¿cómo pudo pasar esto?

—Gau.

—No me vengas con “gaus”. Pondré un collar sobre ti y me quedaré contigo como mascota.

Mientras tanto, Nagisa regresó. Ella sostenía unas cuantas latas de comida, botellas de agua, panes de dulce y jamón empaquetado y kamaboko. A este punto, ya no me importaba que estaba en la casa de alguien más.

Rojos y negros cubrían la habitación contigua y mis ropas estaban cubiertas en el hedor de basura pudriéndose. Mi inquietud sobre el futuro me pesaba. Apenas si estaba hambriento, pero aun así mordisqueé el borde de una rebanada de jamón. La simple rebanada parecía durar para siempre. Eventualmente no podía soportarlo más y lancé el resto de la rebanada a la Zashiki Warashi en la jaula.

Ella olfateó curiosamente al jamón, trató de morderlo mientras permanecía en cuatro piernas, tuvo problemas, y finalmente usó sus dedos para llevarlo a su boca. Sin embargo, ella parecía estar jugando con él más que comiéndolo. Ella succionó el jamón, lo mordió y lo escupió una vez se aburrió.

—Parece que no es sólo carne lo que quieren.

—¿Lo que hacen siquiera es “comer”? Parece muy similar a cómo un bebé pone todo lo que le interesa en su boca. Es sólo que los zombis jalan y muerden todo muy fuertemente. Oh, cielos. Estoy hablando con Shinobu-chan sobre bebés…

Nagisa se sentó en el pasillo con sus piernas a un lado y elegantemente comió algo de pan dulce robado. Ella parecía perfectamente hambrienta y actuaba completamente normal.

Después de pasárselo con algo de agua de una de las botellas, ella dijo más.

—Como sea, Shinobu-chan.

—¿Sí?

Era una sugerencia casual.

Sin embargo, había olvidado algo importante. Acabábamos de pasar a través de un mundo infernal lleno con zombis y esta era Nagisa con la que estaba hablando.

—¿Cómo deberíamos deshacernos de esa Zashiki Warashi?

…………..…………………………………………………………………………………………………………………………………………….

Había estado mal.

Me había equivocado. Una corriente de aire frío sopló el gentil calor rodeándome. Realidad seca borró la ilusión de la calidez. Este no era el momento de relajarse. No tenía tiempo de estar tomando un descanso. ¡¡Había todavía una tonelada de problemas con que lidiar y Nagisa era igual de amenaza que los zombis!!

—¡Espera, espera! Nagisa… ¿De qué estás hablando?

—Por favor.

Ella sonaba perfectamente casual.

Ella miró la jaula con una ligera sonrisa y una emoción ilegible en sus ojos.

—No hemos escuchado nada de los zombis recuperándose. ¿Por qué sería diferente para una Youkai?

—…!!

—¿Así que qué vas a hacer? ¿Pasar el resto de tu vida criando esa Youkai en esa jaula? Si te pones un poco descuidado y eres mordido, podrías comenzar otro brote nuevo de zombis. Es verdad que la Youkai en sí sugiere que hay más en la propagación que sólo las mordidas, pero sigue siendo peligroso. …Además, ni siquiera sabemos qué comen los zombis. Parece que no va a comer el jamón y no sabemos si los humanos son su comida o sólo algo más que pone en su boca por curiosidad como un bebé. …Jeje. Un bebé. ¿Pero qué vas a hacer después de llevarla de regreso? ¿Esperar a que se pudra?

Nagisa estaba tan despreocupada como alguien leyendo una lista en sus notas, pero estas mismas palabras estaban desgastando mi alma.

—Y la trampa de osos en sí se deteriorará. Eventualmente tendrás que transferirla a una nueva jaula, pero podrías tener que enfrentar a una zombi con toda su fuerza cuando lo hagas. ¿Realmente puedes forzarla a entrar a una nueva jaula por tu cuenta?

Entiendo lo que dices.

Lo entiendo. En serio lo entiendo.

Pero no es así, Nagisa. ¡Esto no es sobre si entiendo o no! Quiero decir…¿deshacerme de ella? ¿Llevarla a casa? ¿¡Por qué siquiera estamos hablando sobre esto!?

Ella ha estado conmigo desde que nací…no, quizá incluso antes de que naciera.

Ella siempre ha estado conmigo.

Sentí algo rascando mi pecho. Eran algunos vendajes.

Es cierto. Esa Buena para Nada realmente trató mi herida esta mañana. ¿¡Está tan mal pensar que nunca terminará!?

—Shinobu-chan.

—…No.

—Shinobu-chan.

—¡¡No!! A-además, ni siquiera puedes matar un Youkai, ¿cierto? Ningún ataque físico funcionará en ellos. Así que incluso con ese enorme cuchilla para ganado…

—Es verdad.

Ella admitió eso casi inmediatamente.

Y entonces dijo.

—Tampoco sabemos si es posible en realidad matar un zombi. Hemos estado cortándolos hasta ahora hasta que dejaran de moverse, pero no podemos probar que realmente estén muertos. Y esto está basado en un Youkai, así que definitivamente no quiero dejarla salir ahora. …No estoy tomando esto a la ligera. Pero si no la matamos, sólo tenemos que encontrar un método que no requiera matarla.

—¿Qué estás-…?

—Dije cómo “deshacernos de” ella, ¿no es así? Podríamos enterrar la jaula entera en la tierra o verter cemento por encima. Si estuviéramos en la costa, podríamos ser capaces de tomar prestado un bote y arrojarla al océano. Inclusos si no podemos matarla, hay muchas maneras de evitar que se mueva. Mientras esté en la jaula, no puede mover sus brazos y piernas y no puede morder a nadie, así que no hay nada que pueda hacer. ¿No es así, Shinobu-chan? Y como sea que solucionemos esto, estoy suponiendo que harán algo de tierra reclamada por ello. Probablemente oficialmente lo llamen un cementerio o un parque conmemorativo o algo así.

—…!?

¿¡Qué demonios!?

¿¡De qué diablos estás hablando!? ¿Tierra reclamada? ¿Llamarlo un cementerio? Eso no solucionará nada. ¡Esto no se trata de no ensuciarnos nuestras manos porque no la matemos directamente! Los zombis no morirán de esa manera. ¡Ya sea en concreto o en el fondo del océano, la Zashiki Warashi sería enterrada viva! ¿Sería por siglos? ¿Milenos? ¿¡Cuánto tiempo tendría que continuar sofocándose!?

—Ella es diferente…

—¿Cómo?

—¡¡Ella es la Zashiki Warashi!! ¡¡No podemos simplemente decidir lo qué le pase a ella así!!

—Tal vez no.

Nagisa permaneció calmada.

No sentía que una sola grieta se abriera en su corazón. Sentía como si mis dedos se estuvieran hundiendo en una esponja húmeda.

—Pero, Shinobu-chan, ¿realmente puedes decir eso cuando fuiste tú quien la metió en una jaula? Los Youkai podrían no tener derechos, ¿pero criarla de manera que mejor veas es realmente lo correcto de hacer? ¿Realmente puedes verme a los ojos y orgullosamente decir eso?

—…

—¿Seguirías haciendo eso por décadas? ¿Por siglos? ¿Les pedirías a tus hijos y nietos que la cuidaran? Jeje. Los hijos de Shinobu-chan… ¿Pero realmente haría feliz a esa Youkai?

Era seguro que Nagisa estaba en lo correcto sobre esto.

No podía refutar algo de lo que estaba diciendo.

Pero eso seguí sin ser la razón.

¡No sólo podemos decidir quedarnos con ella porque es correcto o decidir enterrarla porque quedarnos con ella no estaría bien! ¡¡Esta Youkai Buena para Nada es demasiado importante para decidir así!!

—Shinobu-chan.

Nagisa habló gentilmente y suavemente como si tratara que un niño pequeño la escuchara.

—Entiendo cómo te sientes, Shinobu-chan.

—Cómo…¿¡Cómo podrías saber cómo me siento!?

—¿Recuerdas al San Bernardo que solía tener?

Mis hombros se sobre saltaron.

Justo como la Zashiki Warashi y yo, ese perro había sido el compañero de Nagisa desde antes que naciera. Y cuando ese perro se había hecho viejo y vivido una vida de sufrimiento, ¿quién fue quien tomó su vida?

—Nadie quiere decir adiós. No queremos pensar sobre el fin. Pero algunas veces tienes que hacerlo. …No ser capaz de controlar tu propia vida es doloroso. Cuando las personas te dicen que están sufriendo y que todo en la vida llega a un fin, es irresponsable el rehusar a escuchar. Shinobu-chan, ¿piensas que esa Youkai está feliz ahora? ¿Realmente crees eso?

Detente.

—Ella no sabe quién es, ella está atrapada en una jaula y está mostrando sus colmillos contra la persona a la que más quería salvar, incluso si siempre se queja. …¿Vas a mantener eso durante décadas? Y si cometes un error al cuidarla y te muerde, te convertirás en un zombi también. Si ella tiene la suficiente consciencia para entender eso, ¿cuánta desesperación piensas que sentirá ella? Lastimar a las personas que te importan por todo lo demás duele incluso más que nada. Sé eso muuuuy bien. ¿Crees que podría preferir decir adiós aquí y sofocarse por una eternidad por eso?

¡¡Por favor detente!!

—Shinobu-chan… Como dije. Entiendo cómo te sientes.

Ella se estiró para tomar la gruesa navaja brillante de la cuchilla de ganado llamada Namagusa.

—Sólo porque es la respuesta más lógica no quiere decir que el corazón humano puede soportarlo. Así que, Shinobu-chan… Si insistes en que no puedes hacerlo, entonces pensemos en alguna otra manera que no requiera ensuciarnos nuestras manos. Tal vez crear una pendiente que dejará caer la jaula después de que cierto tiempo pase. Y cavar un agujero no es difícil. Es posible que encontremos otra solución en años o décadas después y podríamos desenterrarla después.

—¡¡¡Ya detente!!!

La interrumpí al máximo de mis pulmones.

Mi mente se había puesto completamente en blanco.

Lo siguiente que supe, tomé algo del muro del pasillo. Tenía un mango de madera como un trapeador, pero con una pieza en forma de pico negra de metal en el extremo. Era conocido como una vara con gancho y era una vieja herramienta destinada a limpiar maleza del camino o destruir las casas alrededor para prevenir que se expanda un incendio.

Y cuando apunté esa arma a Nagisa, ella estrechó sus ojos en una muy, muy horrible mirada fría.

—Ya veo…

—No, am, Nagi-…

Mis intentos de explicarme no alcanzaron a la chica frente a mis ojos.

Algo dio un rugido y el aire se partió en una cuchillada horizontal.

Era la cuchilla de ganado la cual era tan larga como una espada japonesa.

Levanté la vara con gancho, pero no porque lo tratara. Era más como agacharse cuando una pelota volaba hacía tu cabeza. El impacto me alcanzó un momento después. Realmente pensé que mi pulgar se había zafado. Más que sólo el musculo, sentí el dolor seco del hueso cambiando de lugar.

—¡¡Ah…gh…!!

Aun así, todavía no tiré la vara con gancho.

Mis huesos no estaban rotos en sí.

Finalmente me moví de nuevo, arrastrando mi brazo adolorido conmigo. Ella me había llevado a usar mi mano dominante para prevenir usarla más. Ella se estaba preparando para matarme. Me alejé de ella. Extrañamente, terminé con mi espalda contra la jaula de osos conteniendo a la Zashiki Warashi.

—¿Lo entiendes, Shinobu-kun?

Nagisa extrañamente abrió sus ojos ampliamente y dejó que Namagusa oscilara holgadamente en su agarre.

Sus movimientos no eran de kendo o de pelea de espadas apropiada, pero eran interminablemente aterradores. Ella lucía como un muro desesperanzador que sólo me partía en dos sin importar en qué dirección atacara yo.

—¿Realmente entiendes qué significa hacerme un enemigo mío aquí?

—…!!!???

No dejes que esto te venza.

No pierdas la mente antes de que la pelea siguiera comience. ¡¡Si no puedes derrotarla con el 100% de tu energía, ni siquiera pienses en tratar derrotarla cuando tu miedo se ha debilitado en 50% o 60%!!

No puedes rendirte en esto.

¡¡Ya sea una zombi o lo que sea, no puedo rendirme con esa Zashiki Warashi!! Sólo porque ella es una Youkai y podríamos no ser capaces de matarla no es razón para enterrarla en la tierra y abandonarla como si fuera una vieja basura podrida. No puedo permitir eso. Los Youkai no mueren y los zombis son inmortales, ¿así que podríamos ser capaces de desenterrarla años o décadas después? ¡¡Ese no es el punto!! ¡¡¡¡¡¡¡No puedo enterrarla en primer lugar!!!!!!!

Esa podría haber sido la elección más lógica.

Podría haber sido una clase de sugerencia que tomó mis sentimientos en consideración y ocultó el resultado final de mí.

Pero…

—No sabemos aún.

—¿Shinobu-chan?

—Esta epidemia zombi no está siendo causada por una extraña maldición o patógeno misterioso. ¡Podría tener que ver con el Youkai conocido como Kasha! ¡¡Si este es un Paquete que alguien estableció, todos podrían ser liberados de su zombificación si eliminamos el Paquete!!

Desesperadamente traté de sacar mi voz, pero Nagisa dio un paso casual hacía en frente.

Su enorme cuchilla para ganado osciló diagonalmente hacía mí.

—¡¡Gwaahh!!

Mi mano punzó mientras sostenía el mango.

No podía pensar en derrotarla. Prácticamente era un milagro que estuviera bloqueando sus ataques en sí.

—Déjame enseñarte algo de modales…. Esto es lo mismo que la jerarquía de dominación entre animales. Aunque la familia es por supuesto importante, necesitas ser estrictos con ellos cuando es necesario o muchos niños comenzarían ellos mismos a verse por encima de una extraña jerarquía en forma de pirámide.

No, era posible que ella estuviera jugando intencionalmente conmigo. No estaba bloqueando sus ataques. Comenzaba a presentir que ella estaba golpeando mi vara con gancho para castigarme.

—Shinobu-chan.

—…No.

—¿Shinooobu-chaaan?

—¡No! ¡¡No!

El dolor en mi mano también era parte de su plan. Cuando retrocedí, ella actuó. Su cola revoloteó detrás de ella y la cuchilla para ganado atacó. Ella lo levantó. Ella estaba exponiendo su cuerpo al peligro con el fin de ejercer una estrella fugaz de ataque con el mayor peso en ella. Para el momento que me di cuenta de eso, ella ya había bajado la cuchilla para ganado y casi el doble del impacto llegó a mí. Ella hizo más y más del mismo ataque. Sentía como si mis dedos fueran a quebrarse antes que la vara con gancho. Sin importar lo que hiciera, gradualmente estaba retrocediendo.

La trampa de oso ya estaba detrás de mí.

La zombi en yukata roja sacudió las barras. Si movía mi espalda un poco más, ella agarraría mi espalda. Me mordería y todo se acabaría. Nagisa me estaba diciendo que me rindiera antes de que eso pasara. Una presión sin palabras me decía que me diera cuenta de que eso era un enemigo peligroso en vez de una mujer que tenía que proteger.

Pero…

¡¡Pero!!

Lo diré tantas veces como tenga que hacerlo: ¡¡pero!! Ella podría ser estúpida, buena para nada a inútil. Ella podría ser la clase de persona que terminaría siendo la peor de los zombis cuando ella trató de salvarme. ¡¡Pero!!

Ella aun así vino aquí a salvarme.

Si ella no hubiera tratado de ir en contra de su carácter, esto no habría pasado.

No puedo castigarla por tratar de ayudar. ¡No quiero! ¿¡Cómo puedo simplemente abandonarla aquí!?

Las personas decapitadas podrían ser una causa perdida.

Las personas que habían sido devoradas y tuvieron sus órganos arrancados podrían haber muerto incluso si regresaban a ser humanos.

Pero esta Zashiki Warashi no tenía heridas obvias. Sus ojos podrían estar nublados, pero su cabello y piel están perfectamente vivos. Si hay una forma de regresar a los zombis a la normalidad, ella podría regresar a su vida normal como una Youkai Buena para Nada. ¿¡Cierto!?

He tenido suficiente.

¡¡He tenido suficiente de simplemente rendirme de todas las vidas alrededor de mí!!

—¡*J-jadeo*! ¡¡*Jadeo, jadeo*…!!

Después de pensar sobre eso, mis pensamientos comenzaron a vagar.

Oh, así que es eso.

Miré el rostro de Nagisa de nuevo.

Ya fuera conscientemente o subconscientemente, ella podría tener una razón para abogar tales medidas drásticas.

—Si encontramos una forma de regresar a los zombis a la normalidad…

—¿Qué sucede, Shinobu-chan? ¿Quieres que te llame buen niño ahora?

¿Qué significaría eso para todo lo que había hecho Nagisa?

Una vez que me di cuenta de eso, todo el sonido pareció desvanecerse.

Las muertes cercanas estaban llenas con la misma calidez punzante que uno siente cuando sostiene hielo con la mano desnuda por periodos extendidos de tiempo.

Había alabado sin cuestionar las acciones de Nagisa, pero en nuestra situación extrema, los había considerado aceptables. Incluso me había salvado varias veces.

Pero eso estaba basado en la presunción de que los zombis nunca podrían regresar a ser humanos, así que matarlos era la única opción.

¿Qué tal si había otra forma?

¿Qué tal si Nagisa había estado matando humanos vivos y no zombis?

¿Qué significaba eso para Nagisa? Era improbable que la corte fuera a ser capaz de manejar una pandemia zombi sin procedente. Y como una menor, la ley y preocupaciones de la privacidad podrían tratarla favorablemente.

Pero esto no era sobre lo que otras personas pensaran. ¿Nagisa en sí podría perdonarse sus acciones?

Así que preferiría que los zombis no regresaran a la normalidad.

Era por eso que ella no podía soportar verme protegiendo a la Zashiki Warashi. Esto era diferente de matar. Ella no tenía un rencor u odio hacía la Zashiki Warashi. Ella simplemente quería tranquilizar su mente al ir a través de la moción de “deshacerse de” esa zombi. Ella quería que le mostrara que todo estaba bien y aceptaba su punto de vista.

—No puedo creer esto…

—?

Mi expresión se torció y Nagisa lentamente inclinó su cabeza.

Ella me dio una mirada loca con la cuchilla gigante para ganado brillando en su mano.

Ella lucía como ese San Bernardo esperando por más instrucciones.

Nagisa había actuado por su cuenta para derrotar a los zombis, ¿pero no tenía ningún derecho en criticarla cuando sólo me senté y la dejé rescatarme? ¿No podrían siquiera decir que mi inhabilidad para hacer algo la forzaron a tomar el papel de asesina?

Así que esto era una elección entre extremos.

¿Elegiría a la zombi Zashiki Warashi o a la asesina de zombis Nagisa?

Esta era mi primera y final elección donde elegir a una significaría decisivamente abandonar a la otra.

¿Por qué?

¿Por qué no había una forma conveniente para elegir a todos? ¿Por qué no había una forma de no lastimar o abandonar a ninguna, como si estuviera creando un harem corriente?

Levanté la vara con gancho maltratada en ambas manos y miré a Nagisa una vez más. Su cuchilla de ganado podía cortar las cabezas de esos zombis que eran tan fuertes como osos. Dependiendo en cómo respondiera o cómo se sintiera ella, podría ser cortado en pedazos justo aquí.

Fuertemente apreté mis dientes.

Cerré mis ojos.

Y elegí.

—Lo siento, Nagisa. ¡¡Simplemente no puedo abandonar a esta Youkai Buena para Nada!!

Lo dije.

Eran palabras decisivas de despedida.

Pero no podía.

Simplemente no era algo que pudiera hacer.

Llámenlo ingenuidad o irrealista, pero no podía verme enterrándola viva, dejándola sofocarse por la eternidad y simplemente olvidarme de todo. No la haría regresar a la vida. Si elegía ese camino, ni siquiera necesitaba colgarme o lánzame de un acantilado. Sabía que era un hecho que simplemente dejaría de respirar y moriría en el lugar.

Así que…

Nagisa se acercó muy lentamente. Ella lucía absolutamente confiada en su victoria, como si sólo tuviera que pensar en cómo hacerme rendir. La punta de su cuchilla para ganado en forma de espada raspó la madera del piso del pasillo. Una vez que subiera de un salto, podía cortar cualquier parte de mi cuerpo que ella quisiera. Sabía eso, pero no podía moverme más hacía atrás. La jaula estaba ahí. Estaría en el rango de las manos de la Zashiki Warashi zombi alcanzándome por entre las barras. Moverme adelante o hacía atrás conduciría a mi muerte.

En ese instante, durante ese abrasador periodo en blanco, todavía rechacé el único camino que me permitiría sonreír y regresar vivo.

—Sí.

Entonces una voz extrañamente alegre llegó a mis ojos.

Con esa brutal cuchilla para ganado en la mano, Nagisa dio un paso – sólo un paso – hacía atrás. Ella se alejó de mí mientras yo yacía de pie de manera protectora en frente de la jaula.

Era un claro signo de despedida.

Pero incluso así, mi amiga de la infancia y ex novia miró mi rostro ensuciado como si fuera algo radiante.

Claras gotas cayeron como rastros de luz.

Ella me habló mientras yo tomaba el lado de la Youkai hasta el final.

—Ese es el Shinobu-chan del que me enamoré.

zashiki_08_300_301

3

No podía usar el camión de basura y había partido caminos con Nagisa y su gigante cuchilla para ganado.

Todo lo que tenía era la inútil Youkai Buena para Nada y la jaula para osos que tenía ruedas y sin embargo era tan pesada como una roca gigante. Su peso evitaba que llevara algo más conmigo, así que había dejado la vara con gancho en la casa. Y a diferencia de Nagisa, sólo sería asesinado si trataba de enfrentar a un zombi.

Zombis podrían estar ocultos en cualquier lugar afuera, pero esconderse en la casa para siempre no ayudaría.

A pesar del peligro, saqué a la Zashiki Warashi en su jaula.

Como antes, nuestro destino era la cima de la montaña. Con más precisión, la plaza de perro arriba. Encontrar un parapente era nuestra primera meta. No tenía idea de si podría llevar a la Zashiki Warashi en su jaula en uno de esos, pero tenía que sacarla de esta horrible ciudad. No estaba pensando en nada más de ello. La Súcubo y la Aoandon en casa podrían ser capaces de descubrir los detalles de la epidemia zombi y también podría correr llorando con el Hyakki Yakou.

La mejor opción sería buscar la fuente de la epidemia en la ciudad y escapar con la Zashiki Warashi una vez que se recuperara, pero la ciudad era un lugar grande y no sabía si el núcleo del Paquete de Kasha siquiera estaba en la ciudad. Escapar sería mejor que buscar al azar. Mi vida no era lo único que estaba en peligro aquí, por lo que no podía asumir que pudiera hacer todo por mi cuenta.

—Jaja. Esto es horrible. Simplemente horrible.

No podía evitar hablar en voz alta.

Podría haber tomado un descanso más largo de lo que pensé porque las cosas se estaban poniendo oscuras para el momento que dejé la casa. La nieve había comenzado a cubrir el camino. No era completamente blanco aún, pero cubría la superficie como un sorbete transparente y mis zapatos amenazaban con deslizarse si bajaba mi guardia. La calidez de Nagisa se había ido del silencioso camino de la montaña. Ella se había ido rápidamente con el fin de actuar a su propia manera.

Mientras tanto, la Zashiki Warashi parecía completamente despreocupada en su jaula. Ella todavía estaba sacudiendo las barras de la trampa para osos, pero lucía más como si estuviera divirtiéndose haciendo ruidos que realmente tratando de escapar.

—Gau.

—Cállate. No sé cuándo un zombi podría aparecer, así que no hagas mucho ruido.

Ella no estaba escuchando.

Sentía como si estuviera empujando un cochecito de bebé gigante.

Ya que estaba traqueteando la jaula, traté de distraerla con algo más. Cuando metí un pañuelo dentro de la jaula, ella lo agarró, jaló de él, lo olió y finalmente mordió la esquina del pañuelo cuadrado. Ella lucía como una chica de clase alta frustrada.

Pero justo como con el jamón, ella pondría todo en su boca. No podía tenerla tragándolos, pero no dolería tener unas cuantas cosas en la mano. Comencé inútilmente a lamentar el no haber buscado por cosas para usar antes de irme de la casa.

Por el momento, saqué mi celular y escribí “Cosas que puede meterse en su boca” en la aplicación de notas.

La Zashiki Warashi había estado completamente concentrada en el pañuelo, pero sus ojos rápidamente voltearon hacía el teléfono. Lentamente lo agité de aquí para allá y descubrí que su mirada estaba perfectamente fija en él.

—¿Q-qué? No te voy a dar esto.

—¡Gau!

—¡Dije que no! Oh, por Dios. ¡Tienes incluso un Smartphone más caro en tu escote, ¿sabes?! ¡¡No es que quiera masticarte eso!!

—¡¡Gau gau gau!!

—¡Oh, cállate!

Hablarle no estaba haciendo nada bien y su yukata lucía como si estuviera por deslizarse si forcejeaba más. No quería llevar una Youkai desnuda, así que intenté pensar en otra manera de llevar el Smartphone a su atención.

Am, no puedo usar llamadas de teléfono normales o emails, pero hay una forma de enviar información directamente entre teléfonos, ¿cierto? Am, Ranzono Sachi estaba usándolo durante el asunto del Oomukade. Es la misma manera en que un teléfono se conecta a una impresora inalámbrica. Y estaba usándolo para hablar con Kamimaki-san y los demás en el camión de basura. Cierto…

¡¡Lo hice!!

Lo probé enviando un email en blanco al Smartphone (que técnicamente me pertenecía a mí) que estaba en el escote de la Zashiki Warashi.

Debía haber estado en silencio porque todo lo que escuché fue el zumbido de un pequeño motor.

Y…

—¿¡Nyau!?

Sus hombros saltaron en su yukata roja, pero…

¿Qué? ¿Los zombis realmente son así de estúpidos? ¿¡Por qué no se dio cuenta del Smartphone!?

¡¡Email en blanco, email en blanco, email en blanco!!

—¡Nyau! ¿¡Gyah!? ¡¡Nyau nyau!!

Ella saltó cada vez, pero ella no mostraba signos de notar el teléfono.

Hmm, eso no funcionó. Pero espera, creo que tiene diferentes configuraciones para emails y llamadas telefónicas.

Lo cambié para hacer una llamada por lo que sonaría.

No podía recordar de qué película era el tema musical, pero una melodía sonó de los auriculares adjuntos al Smartphone.

—¡Gyah! ¡¡Gau gau!! ¡¡Gau!!

—¡Espera, ¿por qué te estás emocionando?!

Cuando la vi violentamente sacudir las barras, envié otro email vacío. Escuché la vibración y vi sus hombros saltar y su largo cabello blanco se ondeó mientras ella miraba alrededor.

¿Hm? ¿Soy yo o este celular se está calentando?

Gradualmente comencé a disfrutarlo, pero no podía dejar de reírme de esto.

Quizá así fue cómo Akehara-san se sintió mientras trataba de convertir su inalcanzable amado en un zombi para que le perteneciese.

¡No puedes, Shinobu! ¡No puedes grabar un video! ¡No apuntes el teléfono hacía la jaula! Sí, es divertido. Realmente divertido. ¡¡Pero esto es algo de lo que no puedes dejarte salvar!! ¡¡Incluso si regresa a sus sentidos, ella se meterá en su futón y nunca querrá salir de nuevo!!

Mientras perdía tiempo en eso, escuché algo.

Sonaba como si algo de nieve hubiera caído de la rama de un árbol detrás de mí.

Miré atrás en la oscuridad y entonces me congelé.

Un enjambre de zombis se estaba acercando.

Veinte a treinta personas con cabello blanco y piel roja y purpura estaban escalando el camino de la montaña hacía nosotros.

—…!?

Ellos todavía estaban a una larga distancia, por lo que podrían en realidad no habernos notado aún.

Pero sólo era una cuestión de tiempo.

Tomé los mangos de la trampa para osos para incrementar nuestro ritmo hacía adelante, pero los zombis eran claramente más ligeros y fuertes. Ellos iban a alcanzarnos. Comencé a buscar aliento mientras me apresuraba a mí mismo. Mis ojos se encontraron con los de la Zashiki Warashi enjaulada. No podía arrojarla a ese grupo, ¿pero en realmente qué se supone que hiciera? Ni siquiera Nagisa con su espada representada por la cuchilla para ganado podría manejar tantos, ¿así que cómo se suponía que lidiara con ellos? Por otro lado, esconderme con esa jaula gigante era simplemente irrealista. ¡Después de todo, esa estúpida Youkai todavía estaba traqueteando la jaula!

¿Qué se suponía que hiciera?

¿Qué se suponía que hiciera?

¿Qué se suponía que hiciera?

—¡¡¡¡¡Maldición!!!!!

Grité y comencé a moverme. Bajé el obturador a un costado de la ruedas de la jaula y salté sobre la barandilla del camino de la montaña con la jaula todavía sobre el camino. Me escondí en lo que era más un acantilado que una pendiente.

Pasos pronto llenaron el camino.

Los zombis se estaban acercando a la trampa para osos que había dejado atrás.

¡No había sido capaz de hacer nada!

Me coloqué cerca de la pendiente y tomé una piedra del tamaño de la cabeza de un bebé. Si cualquiera de los zombis trataba de destruir la jaula, ya no importaba. Juraba en mi corazón que haría lo que fuera para aplastar sus cabezas.

Esperé por ese momento.

El viento cortante de invierno me golpeó y un desagradable sudor empapó mi rostro.

Pero…

—…?

El momento nunca llegó.

El grupo con los ojos nublados evitaron la jaula en el centro del camino y continuaron subiendo el acantilado. Se desvanecieron en la oscuridad sin mucho más que mirar a la indefensa Zashiki Warashi.

Oh, lo entiendo.

Los zombis no se comen entre ellos. Sólo tienen de objetivo humanos vivos. La Zashiki Warashi enjaulada era una de ellos, así que la ignorarían.

—Pero…

¿Podría tal vez usar esto?

4

El siguiente problema con el que me topé no estaba lejos de la cima.

El sol se había puesto completamente y verdadera oscuridad había empezado. La nieve era incluso más pesada que antes y el camino estaba cubierto enteramente en blanco.

Mientras tanto, una cierta instalación estaba brillando, como si alguien hubiera olvidado apagar las luces.

Era una gasolinera en la montaña.

—Gau.

—Cállate. Sólo quédate callada.

Zombis con seco cabello blanco estaban andando por la gasolinera. No sabía si eran los mismos que habían pasado antes, pero había muchos de ellos. Lucían los suficientes para un equipo de soccer. Si trataba de abrirme paso entre ellos, definitivamente sería asesinado.

Pero un tractor estaba estacionado un poco más arriba en el camino de la montaña de la gasolinera. Si su freno de mano era bajado y se deslizaba por la pendiente, eliminaría bastante de los zombis. Si lo usaba bien, podría derribarlos a todos por el acantilado.

Por supuesto, esto era al descubrir si las llaves estaban pegadas al carro. Quería lidiar con ese grupo de rojo y purpura, pero no podía llegar al tractor cuando estaba pasando los zombis.

No normalmente de cualquier manera.

—De acuerdo, de acuerdo. Lo vinculé a la cámara del Smartphone.

Asentí mientras veía la imagen del escote de la Zashiki Warashi mostrada en mi celular.

Entonces miré a la Youkai Buena para Nada a los ojos e hice una sugerencia.

—Escucha, Zashiki Warashi. Los zombis no te atacarán, así que sube la pendiente, llega al tractor y baja el freno de mano. Y después de eso regresa a la jaula. ¿De acuerdo?

—¡¡Gau gau!! ¡¡Grrr!!

—Sí, sé que no vas a escucharme. Es por eso que te enviaré emails vacíos y te llamaré.

Al intercambiar entre la vibración y la melodía desde los auriculares, podía conseguir reacciones entretenidas de la sexy Youkai en yukata roja. Era igual a como Nozaki Haru controlaba los zombis con las colillas de cigarros y olor podrido. Tenía el acelerador y los frenos y tenía una cámara. No tenía un volante real, pero no podía ser exigente ahora.

—¡Ve, Zashiki Warashi! Zashiki Pacifi-… Buena para Nada Pa-… ¡Maldición, no se me ocurre nada que suene bien! Bueno, como sea. ¡¡Robo Zashiki, ataca!!

Me subí a la jaula, abrí la puerta al estilo guillotina, y controlé a la Zashiki Warashi zombi con el celular y el Smartphone. Al principio, mi corazón fue casi aplastado por el miedo de que ella ignorara mis órdenes y me atacara, pero por alguna razón ella rápidamente se volvió obediente cuando envié un puñado de emails vacíos para hacer funcionar la vibración (entre esas enormes tetas suyas). De hecho, ella lucía un poco asustada.

Una vez que ella cambió de dirección, desencadene el timbre y la emocionada Zashiki Warashi se cargó hacía los zombis.

¡¡Probablemente no debería pensar esto, pero esto es bastante divertido!!

¡Realmente no debería estar haciendo esto, ¿o sí?!

La miré desde lejos al principio, pero la montaña era oscura en la noche. La luz de la gasolinera sólo podía funcionar a un mínimo, así que comencé a mirar la imagen de la cámara del Smartphone en la pantalla de mi celular. Mientras tanto, usé el acelerador y frenos para ajustar sus movimientos. Ella pasó de los zombis y llegó al tractor en la pendiente.

Ahora el freno de mano.

Estira tu mano desde un costado y…no, no. Esa es la palanca de cambios. Y ese es el volante. ¡No te distraigas por la correa pegada a la llave en el encendido!! ¡¡Ve por el freno de mano!!

Zashiki_v08_312

Después de agarrar todo excepto lo que yo quería, su delgada mano finalmente logró moverse al freno de mano.

Las gigantes llantas comenzaron a moverse y el tractor comenzó a bajar el acantilado.

Los zombis de cabello blanco no parecían ser capaces de pensar, así que ni siquiera intentaron evitarlo. Era casi divertido como todos eran golpeados como pinos de boliche. El tractor se llevó a todos los zombis junto con él mientras rodaba pasando la gasolinera, golpeaba la barandilla y cayó por el acantilado.

—¡¡Perfecto!! ¡¡Ese fue un perfecto 100, Youkai de interiores!!

Cuando le hablé fuertemente por encima de la jaula, la Zashiki Warashi me miró como si hubiera acabado de recordar que había carne fresca aquí. Ella se cargó con una velocidad terrorífica.

Bajé de la jaula y circulé por el lado opuesto de la puerta al estilo guillotina.

Ella corrió en una línea recta como un gato estrellándose contra la pantalla de una TV y se lanzó justo en la trampa para osos.

Hice una mueca de dolor por sonido doloroso del choque, subí por encima de la jaula y manualmente forcé a que la puerta bajara. Eso lo solucionó.

—¡¡Gau gau!!

—Oye… Sé que es incorrecto decirle esto a una zombi…¿pero eres una idiota?

Estaba un poco perturbado del cómo gradualmente me estaba acostumbrando a esto.

Y…

—…?

Pude ver más sombras moviéndose en la oscuridad, pero estas no se estaban tambaleando como los zombis. ¿Eran sobrevivientes? Algunas personas que habían estado esperando podrían haber aparecido ahora que los zombis se habían ido.

Y entonces me di cuenta de algo importante.

La Zashiki Warashi era un zombi. Eso significaba que otros zombis no la atacarían, ¿pero qué hay de los seres humanos quienes le temían a los zombis?

La situación había dado un giro por completo. Si la veían, todo se acabaría. Su cabello era negro y su piel era joven, pero ella todavía era obviamente una zombi.

—Maldición. ¡¡Si no es una cosa, es otra!!

Empujé la trampa para osos con ambas manos para apresurarme hacía la gasolinera. El vidrio estaba quebrado y nieve había entrado, pero la mayoría de la mercancía permanecía. Saqué una lona azul y la arrojé sobre la jaula.

Dentro de poco, algunos hombres de aspecto salvaje que debieron haber estudiado con revistas de supervivencia llegaron a la gasolinera.

—¡Oye! Has salvado nuestros culos. No sé cómo le hiciste, pero fuiste tú, ¿cierto?

—¿Quiénes son?

—Los trabajadores en la planta de energía geotérmica cercana que provee de poder inteligente. Quedamos atrapados en todo esto mientras algunos de nosotros en un grupo exterior estaban acampando. Afortunadamente, eso nos puso fuera de la civilización cuando la epidemia zombi comenzó y tenemos a nuestras familias con nosotros.

El hombre sonrió.

—Todos estábamos escondidos en el campamento con nuestras familias y esperando por rescate. No es temporada de caza, así que casi no hay nadie ahí y apenas algunos zombis se aparecieron. El problema es la falta de fuego y comida. ¿Quieres unírtenos?

—No, tengo algo que necesito hacer.

—¿En serio?

El hombre de mediana edad miró a la lona azul.

—Am, ¿qué es eso?

Las barras de metal se sacudieron en respuesta.

¡¡Tonto!!

—Mi familia. Ella en realidad es una San Bernardo bastante dócil, pero esto de los zombis la ha sacado de quicio. Se estaba poniendo peligroso si no la mantenía en la jaula.

—Ya veo.

Algo de estática llegó a mis oídos.

El hombre parecía tener una radio de emergencia colgando de su cuello.

—Pensé que obtener algo de información podría ayudarnos a calmar nuestros nervios, pero no ayudó. Es un completo caos por todo el lugar.

—¿Por todo el lugar?

Sentí algo pesado en mi estómago. ¿Qué era esta sensación siniestra?

—Aparentemente la epidemia zombi está afectando a diez o más ciudades alrededor de la ciudad, pero las noticias siguen diciendo que todo está bien y que no hay ningún problema.

—No… ¿¡No es sólo aquí!?

—Era un poco más tenso al principio. Estaban diciendo algo sobre reportar la verdad hasta en el instante que la policía sacudió el estudio, pero mientras pasó el tiempo, los anuncios se hicieron casi excesivamente tranquilizadores. Me está aterrorizando. Desearía que esta cosa pudiera grabar.

El hombre sobreviviente sonaba molesto.

—Y las transmisiones del extranjero que ocasionalmente se cruzan en la línea o algo así están diciendo una historia completamente diferente. Están hablando sobre retener viajeros en las orillas y sellar el mar y rutas aéreas. Son polos opuestos en totalidad que no estoy seguro en cual creer. Si sólo el internet pudiera regresar.

¿Qué tanto se había expandido esta conmoción?

De hecho, ¿siquiera acabaría?

Había imaginado esto como una taza tan llena que su superficie de tensión apenas si lo estaba soportando. Pensé que sólo una gota más haría que se derramara. Entonces la locura y violencia llenando esta ciudad se derramaría por el resto del archipiélago.

¿Pero siquiera quién dijo que la superficie de tensión estaba sosteniéndose?

¿No era posible que se hubiera quebrado hace mucho?

—…

—¿Te asusté? Como sea, sólo tenemos que hacer lo que podamos. Si cambias de opinión, siéntete libre de unírtenos. Sigue el río y llegarás al campamento.

—¡Oye! Esto podría no ayudar de mucho, pero los zombis parecen buscar a sus presas por el olor. Si encuentras una manera de cubrir tus rastros como si trataras de escapar de un perro o un oso, podrían tener mejores probabilidades de sobrevivir.

—Gracias. Si logramos salir vivos, vayamos a beber a algu-…no, luces como si estuvieras en preparatoria. Bueno, aun así podemos ir por algo de comer.

Nos dimos las manos y partimos caminos.

Le di mi espalda a los sobrevivientes mientras buscaban por la gasolinera y continué mi viaje a la cima.

…No les dije sobre los parapentes.

Podría haber tenido una excusa. Si les decía, habrían insistido en venir conmigo. Y mientras más estuvieran conmigo, mayor el riesgo de que notaran a la Zashiki Warashi. Sin mencionar que un extraño como yo sería eliminado primero si se trataba de una pelea por el limitado número de parapentes. Y la forma más obvia de eliminarme sería matándome.

Así que lo que hice fue lógico y eficiente.

Fingí una sonrisa amable y les di la espalda mientras escondía el hecho más importante sobre su supervivencia.

Pero si eran atacados y convertidos en zombis, ¿cómo podía tomar la responsabilidad?

5

La Zashiki Warashi y yo finalmente llegamos a la plaza de perro en la cima.

La zona entera estaba decorada con nieve blanca pura.

Observé la zona desde la distancia para asegurarme de que no había zombis y entonces iluminé con la luz trasera de mi celular.

Había una larga zona cercada para llevar a los perros a caminar y unos cuantos establos y un edificio procesador de comida estaban juntos. Los otros podrían haber sido edificios residenciales. Había muchas estacas de madera saliendo de la nieve, pero podrían haber sido para amarrar los perros a ellas.

Sin embargo…

—¿Dónde están los parapentes?

Las unidades con motores podrían ser mantenidas adentro en días como este. Con pánico en mi corazón, empujé la trampa para osos hacía los edificios.

Estás bromeando.

Esto no puede ser.

No había luces prendidas en ninguno de los edificios y nadie respondía cuando golpeaba las puertas. Eché una mirada en algunos de ellos, pero no veía a nadie o perros de raza. Casi parecía como si el lugar hubiera sido abandonado por un tiempo.

Tampoco vi alguna señal de los parapentes.

¿No los rentan? ¿Los aficionados simplemente traían el suyo porque la plaza para perro no era de ningún uso?

Si era así, ¿qué se suponía que hiciera? Si no podía usar mi plan para escapar de la Ciudad Bozen por aire, tendría que abrirme paso en la base de la montaña. ¡Incluso si podía usar a la Zashiki Warashi, abrirse paso por esa ciudad infestada de zombis simplemente no era posible!

¿Así que se suponía que esperara a que ayuda llegara?

¿Esperaría a que un equipo de rescate llegara en helicóptero como esas personas que había conocido en la gasolinera estaban haciendo?

—No puedo…

Después de pensarlo, negué con mi cabeza.

Tenía a la zombi Zashiki Warashi conmigo. Ya fuera la policía, los bomberos o el JSDF, ningún equipo de rescate me dejaría llevarme a la Zashiki Warashi conmigo. O si lo hacían, simplemente sería como una muestra de investigación. ¡¡Si me la quitaban, todo sería inútil!!

No podía escapar por mi cuenta y no podía esperar por rescate.

¿Realmente esto era juego terminado? No podía pensar en otras ideas.

—…

Anduve afuera del edificio donde puse la jaula de la Zashiki Warashi.

Sin ningún lugar a donde ir, apoyé mi espalda contra el muro exterior y me deslicé para sentarme sobre la nieve.

Miré a las gruesas nubes cubriendo el cielo nocturno y vociferé mi desesperación.

—¿Por qué…?

Habíamos aplastado bastantes zombis con el camión de basura. Todos los trabajadores de la tienda de celulares habían sido eliminados. La Zashiki Warashi había sido convertida en zombi cuando se apareció para ayudar y diferencias sobre cómo lidiar con ella condujo a una ruptura con mi amiga de la infancia y ex novia Nagisa. Había tirado un puñado de zombis por el acantilado con el tractor, engañado algunos sobrevivientes inocentes y finalmente había llegado a la cima.

Y sin embargo esto fue lo que encontré.

¿¡Qué quieres decir con que no hay ningún parapente!?

Era verdad que no tenía información real y estaba basado en mis decisiones sobre mera especulación. Estaba asumiendo que había parapentes en la cima, asimiento que podía escapar de la ciudad en uno de ellos, asumiendo que no había zombis fuera de la ciudad, y por encima de todo, asumiendo que la zombi Zashiki Warashi podía regresar a la normalidad. No, quizá esas eran más esperanzas que especulaciones.

Pero había hecho todo lo que podía para llegar así de lejos.

Había perdido mucho.

¿Así que no podía ser recompensado al menos un poco? ¿¡Realmente terminaría sin nada y tendría que comenzar desde cero!?

—…

Mi mente estaba dando vueltas.

La simple elección aumento en el fondo de mi mente.

Podía rendirme con la Zashiki Warashi y pensar en escapar de la Ciudad Bozen por mi cuenta. Eso al menos me dejaría con la opción de esperar por rescate.

Pero…

—No puedo…

¿Por qué tenía que recordarlo ahora?

Esa sexy Zashiki Warashi generalmente actuaba como una hermana mayor, pero comenzaría a llorar con una sorprendente facilidad. Sucedió cuando el internet se cayó, cuando me enojé y le confisqué los video juegos, o… esa vez hace mucho tiempo cuando rompió mi robot de juguete. Nos metimos en una gran discusión y entonces ella terminó llorando.

Pensando de nuevo, ahí fue cuando dejamos de tomarnos baños juntos y dormir en el mismo futón.

¿Por qué había pasado eso?

En esa discusión, había visto un lado de ella que iba más allá de ser mi “Nee-chan”. La había visto como una figura inalcanzable e inquebrantable, así que había sido un shock que las palabras de un niño fueran suficientes para hacerla llorar así. Había sido suficiente para destruir mi imagen de ella.

Habiendo dicho eso, no estaba decepcionado o desilusionado.

De hecho…

—Oh, lo entiendo ahora.

Finalmente recordé y dije el hecho del que me había dado cuenta.

—Eres sólo una chica, ¿no es así?

Ella no era una “Nee-chan” sin forma. Ella era una persona que podía forma cualquier clase de relación. Ella podría ser una amiga, una mejor amiga o incluso una amante. Ella era la chica más cercana a mí.

Se decía que el Zashiki Warashi era una colección de los niños asesinados durante hambrunas y por el estilo.

Su sexy figura podría parecer fuera de lugar por eso, pero podría haber habido una razón para ello.

Quizá podría ser una colección de aquellas niñas que deseaban crecer y ser vistas como una hermana mayor.

Quizá eso fue el por qué trató de jugar el papel de la “Nee-chan” ideal enfrente de mí.

Pero eso sólo había sido un acto que se caería a pedazos debido a las cosas más pequeñas.

¿Qué tal si muy en el fondo, ella era sólo una chica normal?

Después de darme cuenta de eso y comprenderlo, no había sido capaz ya de bañarme con ella o dormir con ella en el mismo futón.

—Jaja…

Mis pensamientos escapistas estaban tratando de evitarme ver la realidad alrededor de mí.

Pero sentía que esos pensamientos me habían conducido a una respuesta.

Golpeé mis dos mejillas y escuché el agradable sonido mientras me concentraba en lo que tenía que hacer.

Definitivamente no podía abandonarla ahora. Una Zashiki Warashi no era un ser especial que pudiera gobernar sobre todo cuando era arrojada al mundo por su cuenta. Ella no era más que una chica que lloraría y no sabría qué hacer cuando las cosas se complicaran. Si sabía eso, ¿cómo podía dejarla en una ciudad llena de zombis?

La salvaría sin importar lo que tomara.

Si no podía decir eso, ¿cómo podría llamarme un hombre?

6

No podía esperar encontrar un parapente en la plaza para perro hace mucho tiempo abandonada.

Necesitaba volver a pensar en un plan para nuestro escape desde el principio, pero simplemente no podía estar de melancólico por siempre. Había llegado muy lejos, así que al menos tenía que buscar por la plaza de perro para ver si había algo que pudiera usar.

—El edificio de procesamiento de alimentos.

No tenía idea de qué iba a pasar, así que era posible que necesitaría un arma como la que tuvo Nagisa. Busqué por el edificio con eso en mente, pero sólo encontré un banco de trabajo con una herramienta eléctrica añadida. No había nada lo suficientemente pequeño para llevarlo conmigo. Abrí todas las puertas, esperando al menos encontrar un cuchillo o algunas tijeras, pero encontré algo completamente diferente detrás de uno de ellos.

Cuando abrí unas gruesas puertas de metal dobles, encontré unas muy, muy largas escaleras conduciendo al subterráneo con una shimenawa decorando la parte superior de la entrada.

También vi el emblema del Hyakki Yakou que había visto durante la pelea con la Aoandon.

La cresta familiar de oro puro tenía una shimenawa colgando del mero centro.

—¿Qué demonios es esto?

—Gau.

Preguntarle a la zombi Zashiki Warashi no iba a ayudar.

Esto claramente era sospechoso, pero sabía que tener una molesta sensación no iba a conducir a una ruta de escape. Encontrar una cueva en la cima de la montaña me hizo pensar en el término Mikuchi-sama, pero me había rendido en hacer algo por mi cuenta. Si era eliminado aquí, ¿qué le pasaría a la enjaulada Zashiki Warashi? Escapar juntos era mi máxima prioridad. Incluso podría preguntarle al Hyakki Yakou por ayuda. Si entonces descubrimos que tenemos que regresar a Ciudad Bozen para regresar a los zombis a la normalidad, podríamos hacerlo con todo el equipo que pudiéramos necesitar. No tenía razones para arriesgar mi vida y el destino de la Zashiki Warashi en una apuesta de una sola vez aquí.

Con eso en mente, me preparé para cerrar las puertas de metal, pero entonces escuché algo rodando hacía mí.

—¿Hm? ¡¡Oye, espera!!

La base debió hundirse en algún punto porque el piso estaba inclinado un poco. ¡Eso significaba que la trampa de osos con ruedas estaba rodando directamente hacía mí!

Por un segundo, consideré tratar de atraparla, pero rápidamente me di cuenta que eso no era posible. Esa cosa estaba destinada a llevar osos de doscientos o trescientos kilos. Tenía que ser bastante sólido y pesado. Si aumentaba la velocidad no sólo me golpearía. ¡Me enviaría volando!

Así que rápidamente hui a un costado.

—¡¡Gau!!

Mientras la Zashiki Warashi se sostenía de las barras dentro de la jaula, pensé que la vi dándome una mirada de desprecio puro.

Un momento después, la jaula cayó por las escaleras más allá de la puerta.

Los sonidos de choques continuaron por un rato después.

—Ah…

Una vez que el sonido se detuvo completamente, eché una mirada en esa oscuridad.

Estas eran las escaleras descaradamente sospechosas que conducían al subterráneo debajo de la shimenawa. No había querido bajar ahí, así que soné realmente molesto.

—Pero supongo que tendré que bajar para recuperar a esa idiota…

7

La escalera era mucho más larga de lo que pensé.

Una vez que finalmente llegué al fondo, encontré la trampa para osos a un costado y la Zashiki Warashi me fulminó con la mirada con un indicio de miedo en sus ojos.

Era la mirada de un animal salvaje que ya no podía confiar en humanos después de quemarlos en una hoguera.

—¡¡Gau gau!! ¡¡¡Grrr!!!

—Lo siento. Lo siento, Zashiki Warashi. Pero no había forma que pudiera detener eso.

Me disculpé y de alguna manera logré enderezar la jaula volcada. Entonces miré de vuelta al camino por el que venimos. ¿Podría realmente subir esas escaleras con esa jaula?

Estaba preocupado, pero ya que estábamos aquí abajo, decidí continuar. Era posible que hubiera otra salida.

El espacio subterráneo era bastante largo. En el centro había un pozo de veinte metros de ancho y demasiado profundo para ver el fondo. Algunas cuentas chozas y pasadizos de bambú habían sido construidos en tres dimensiones alrededor del pozo. Los muros de madera estaban marcados con el emblema del Hyakki Yakou. Había bastantes bombillas desnudas, velas y linternas, por lo que el espacio estaba lleno con una tenue luz naranja. El olor sofocante de la suciedad estaba mezclado con el olor de aceite para máquinas. Había una simple razón del por qué.

—¿Una pala mecánica y una excavadora? Incluso hay un taladro de túneles con brazos adjuntos.

Había mucha máquina amarilla pesada usada para proyectos de trabajos públicos.

Podía saber que mucho esfuerzo se había necesitado para hacer este espacio, ¿pero para qué?

Empujé la trampa para osos hacía abajo, gradualmente descendiendo el camino en espiral que parecía un resorte gigante.

Después de continuar por un rato, el escenario cambio enteramente. Los edificios y pasadizos se habían quemado. También debió haber habido un derrumbe porque un lecho de rocas había colapsado varios lugares.

¿Qué había pasado?

No importaba que tan grande fuera este lugar, eso seguía significando un incendio en un espacio subterráneo. El humo y falta de oxígeno me asustaron más que las llamas y el calor.

—Gau…

—¿Hm? ¿Qué sucede, Zashiki Warashi?

Ella estaba actuando extraña dentro de la jaula.

Ella estaba sentada inmóvil en una esquina con sus manos encima de su cabeza con cabellos negros.

¿Ella tenía miedo de algo? Dudaba que fuera sólo el fuego, ¿así que qué lo había causado? Miré a los pilares quemados, pero no podía saber para qué había sido usado originalmente el pequeño edificio.

Con curiosidad, pasé mis dedos por los materiales quemados y pensé. Repentinamente, lo que parecía la cabeza de un animal de peluche se asomó por detrás de la esquina.

No, era un pequeño Youkai canino.

—¿Hm? Tú eres ese Sunekosuri, ¿no es así?

—¡Nunca esperé verte aquí, Jinnai Shinobu! ¡Oh! Pero este es difícilmente el tiempo para eso. ¡Esconderte! ¡Realmente necesitas esconderte!

—?

—¡Los zombis estarán aquí pronto! Am, oh, esa Zashiki Warashi también necesita-… ¡¡wahh!! ¿¡Ella es un zombi también!?

El Youkai canino repentinamente apareció y casi se orinó, así que lo recogí en una mano. No importaba si los zombis encontraban a la Zashiki Warashi, así que dejé la jaula ahí. Sin embargo, los zombis buscaban a su presa por el olor, así que…

—¡Oye, quisiera basar algunas cosas en el sentido del olfato de un perro!

—¿¡A quién estás llamando perro!? Soy un Youkai propio llamado Sunekosu-… ¿¡ghh!?

¡Él es un inútil!

De cualquier manera, corrí a los restos de las chozas quemadas con el Sunekosuri. Me recosté en el suelo y sostuve mi respiración.

¡El aroma a carbón era bastante distintivo, así que sólo podía esperar que nos escondiera de los zombis!

Escuché unos sonidos húmedos.

Había varios pares de pisadas.

No tenía un arma real y no tenía la habilidad de Nagisa para noquearlos fuera de balance y después cortarles un brazo, pierna o cabeza con un golpe certero. Si éramos descubiertos, todo se habría acabado. Seríamos abrumadoramente impotentes y comidos.

Sostuve mi respiración.

Mi corazón latía hasta sentirlo en mi cabeza.

No podía sentir algo de calidez en los pasos que escuchaba. No sentí el cambio atmosférico sentido cuando estás en un elevador sólo y alguien más entra.

No podía mover mucho mi cabeza, pero podía ver a los zombis caminar más allá del muro quemado.

Eran…

—¿Tío…?

Sabía que difícilmente era el momento, pero dije eso bajo mi respiración.

Y no sólo era el detective en chaqueta y pantalones.

También vi a Hishigami Enbi en un traje de baño con temática de Santa Claus roto y Hishigami Mai quien aparentemente no podía usar sus piernas ya que estaba siendo arrastrada hacía adelante con sus brazos. También vi a alguien en kimono blanco con largo cabello blanco extendido de una cabeza que colgaba flojamente de su cuello. Estaba bastante seguro que era la mujer Hishigami Shikimi que había visto en algún momento.

Todos ellos tenían cabello blanco seco, ojos nublados y piel roja y purpura.

¿Qué había pasado aquí?

¿¡Por qué estaban aquí en esta cueva espeluznante y por qué se convirtieron en zombis!? ¡Tenían que haber estado más cerca del núcleo de esto que yo, ¿así que cómo podría haber pasado esto?!

Ya no entendía nada más.

No quería creer en el escenario frente a mis ojos.

—¿Jinnai-san?

El Sunekosuri estaba diciendo algo, pero no estaba escuchando.

Me paré sin pensarlo, lentamente moví mi cabeza hacía ellos. Si podía ir hacia ellos, disipar este extraño espejismo y probar que este escenario era una mentira…

Mientras comenzaba a levantarme, el pequeño Youkai mordió el dorso de mi mano.

—¡Jinnai Shinobu! ¡Detén esto! ¿¡Estás tratando de sacrificarte!?

Pero…

No puedo dejar que esto sea real…

—Rehusarte a enfrentar la realidad no salvará a nadie. ¡Si eres derrotado, ¿qué le pasará a la Zashiki Warashi que trajiste contigo?!

—……………….

Esas palabras finalmente enfocaron mi mente a la realidad.

Afortunadamente, los zombis todavía no me notaban, así que me agaché de nuevo como si repentinamente hubiera recordado la situación.

Así es.

No importa qué tan cruel se había puesto el mundo y no importa qué tan abrumadores sean los escenarios frente a mis ojos, estuve dispuesto a dividir caminos con Nagisa por esto.

¡No podía acabar esto al rendirme y dejar a la Zashiki Warashi sola!

Apreté mis dientes.

Sólo podía esperar a que ellos pasaran.

Pero…

—Gau.

La agitación de la jaula parecía apretar mi corazón.

¡¡Buena para Nada!! ¿¡Tienes algo contra mí!? ¡No me has perdonado por dejarte caer de las escaleras, ¿cierto?! ¡¡Eres bastante engreída para ser un zombi!!

Mi tío y Hishigami Enbi fríamente voltearon sus cabezas.

Sus pies se detuvieron.

Mientras yacía en el suelo, lentamente me estiré para alcanzar una madera sorprendentemente ligera usada para la choza. Era realmente carbón ahora, así que me preocupaba que se rompiera en dos en el instante que golpeara con algo.

Pero después de escuchar el sonido de la jaula sacudiéndose unas veces más, los zombis parecieron perder el interés. Sus húmedas pisadas lentamente se alejaron sin poner un pie en la choza quemada.

Permanecí entre el carbón negro por un rato, dejando el tiempo pasar.

Podía sentir a mi corazón latir tan extrañamente rápido que estaba seguro que estaba tomando años de mi vida.

—¿Se han…ido?

—Así parece.

Dudosamente hablé y entonces me levanté del carbón. Asomé mi cabeza para mirar alrededor, pero mi tío y las demás no estaban por ningún lado.

—¿Qué pasó aquí?

—T-tampoco lo sé todo, pero creo que deberíamos compartir la información que tenemos.

8

El Sunekosuri me condujo a una de las chozas de madera que habían sido construidas alrededor aparentemente al azar. Esta también tenía el emblema del Hyakki Yakou. Una vez que empujé la trampa para osos adentro. Vi un rostro familiar: la Deadly Dragon Princess.

Esa era la Shikigami de Hishigami Mai.

Ella estaba yaciendo sobre su espalda y no parecía haberse convertido en una zombi, pero tampoco lucía bien. Sudor cubría su rostro sin emociones y lucía bastante pálida. Era como si estuviera soportando algún dolor.

¿Cómo pasó eso?

El Sunekosuri y yo intercambiamos nuestras historias conduciendo a este momento.

A pesar de ser un Youkai tan pequeño, el Sunekosuri era un miembro oficial del Hyakki Yakou, así que había partes que un chico de preparatoria como yo tenía problemas para comprender. Aun así, trabajé en procesarlo en mi mente hasta que tuviera una idea bastante decente de los hechos.

—Estás bromeando, ¿cierto? ¿Así que Majina y la Zashiki Warashi Ver.40 están involucrados en esto?

Esa fue mi reacción inicial.

—Ellos están en la parte más profunda de esta cueva. Parece que Majina-sama desarrolló a la Ver.40 aquí y ahora se ha movido para causar esta epidemia zombi. Parece que es con el fin de detener algo, pero no sabemos qué es ese algo. Es incluso posible que nombrarse a sí mismo el verdadero líder del Hyakki Yakou para usurpar la organización más fuerte del país también sea parte de su pelea contra lo que cualquiera que eso sea.

—No importa qué sea. Crear un ejército aliado para detener un ataque OVNI es inútil si ese ejército aliado se convierte en un dictador que conlleva sufrimiento a todos. Eso sólo nos da dos enemigos amenazando en destruir la humanidad.

Si el grupo de Majina había causado intencionalmente esta epidemia zombi, detenerlos era la única opción.

Y eso significaba que algo más era importante.

—El Kasha y Mikuchi-sama. Eso es probablemente el meollo del asunto aquí.

Ya había discutido del Kasha con Nagisa en esa casa, pero no sabíamos nada sobre Mikuchi-sama. Fui afortunado en obtener nueva información aquí.

Para prevenir la expansión de la enfermedad, las personas sin familiares que murieron durante una hambruna eran arrojadas en el largo agujero en la montaña. Eso eventualmente había sido ampliamente interpretado en arrojar a los heridos, criminales y perdedores de conflictos entre las facciones políticas. Cualquiera etiquetado como criminal era sacrificado. En lugar de arrojar los cadáveres para prevenir la expansión de la enfermedad, continuaron arrojando cadáveres para evitar que la enfermedad saliera.

Al añadir las características del Kasha para mover los cadáveres de los criminales cuando se acerca, sonaba como si pudieras construir la base para esta epidemia zombi. Pero eso sonaba como si morir o estar herido faltamente en Ciudad Bozen era el desencadenador para convertirse en zombi, no el ser mordido por un zombi.

No…

—Esto no está limitado a sólo la Ciudad Bozen, ¿verdad?

—No. Varias ciudades en cinco regiones están experimentando una epidemia zombi similar. La policía, bomberos y el JSDF están tratando de sellarlos, pero si el número de zombis crece lo bastante, llegará al punto de saturación y ellos se esparcirán por todo Japón.

—Y tú dijiste que con cada generación, los zombis mantienen más de su mente racional. Eventualmente, ni siquiera se darán cuenta que son zombis.

Esa “generación” se volvió muy poco clara para las personas que se convertían en zombi después de morir de algo más que un zombi.

—La meta de Majina-sama es fortalecer la población japonesa entera. Parece querer incrementar su fuerza física tanto como sea posible mientras les deja sus mentes racionales.

¿Cómo podría creer algo así?

Tenía que haber algo más en ello. Tal vez estaba usando el Paquete de Kasha para manejar las mentes de los zombis y él tenía un freno que le permitía regresar a alguien a ser un cadáver si a él no le gustaba.

E incluso si mantenías tu mente, un zombi seguía siendo un zombi. Nadie querría terminar así. Esa es la razón en total por lo la que atacó a todo Japón a la vez así. Él tenía que saber desde el comienzo que nadie estaría de acuerdo a ello si simplemente sugería la idea.

—C-como sea, todo comenzó aquí en Ciudad Bozen. Las otras ciudades probablemente están conectadas por una especie de red. Si destruimos el núcleo del Paquete aquí, debería resolver todas las epidemias zombi.

Sí.

Eso era lo que más quería preguntar.

—¿Qué significa resolverlo? ¿Significa que no se harían más zombis? ¿Significa que los zombis regresarán a ser personas? ¿O significa que regresarán a ser cadáveres? “Resolver” esto podría significar muchas cosas diferentes.

—…

El Sunekosuri silenciosamente negó con su cabeza.

Bueno, no era como si el gran Hyakki Yakou supiera todo. Era posible que ni siquiera Majina en sí sabía ya que él no habría planeado para que fuera detenido.

Sin embargo, ignorar esto sería una mala idea.

El grupo de Majina había sido visto aquí en Mikuchi-sama. Dada la escala de la instalación, esto tenía que ser el centro de todo. Teníamos que descubrir el Paquete de Kasha preparado aquí. El mejor plan sería aplicar ese conocimiento de alguna manera para salvar a la Zashiki Warashi y los otros zombis.

—Pero un Kasha, ¿eh?

Ese sonaba más como un Youkai menor que la Yuki Onna o el Zashiki Warashi.

—Se dice que ese Youkai es un Youkai gato envuelto en llamas o un carruaje Oni que lleva las almas de los criminales a las profundidades del infierno. Aunque esa leyenda cambia año tras año.

—Majina es lo bastante hábil para rehacer a la Sunekosuri llamada Ohatsu en oscuridad pura que él puede usar para la ofensiva o defensiva. Si él puede usar libremente el Kasha, él podría ser capaz de cambiar entre las diferentes leyendas como cambiar los engranajes en un carro.

El Sunekosuri se crispó un poco a mi mención de “Ohatsu”.

…?

Eran la misma clase de Youkai, así que podría haber habido una conexión ahí.

—El carruaje del infierno que se lleva las almas de los criminales es la versión de una época vieja mientras que el gato Youkai que roba y mueve cadáveres es la versión de una época más nueva. Dada la epidemia zombi, esto podría estar concentrado más en la versión más nueva del Kasha.

—Am, en ese caso… ¿No aparece en el funeral o cementerio, crea un poderoso viento para abrir la tapa del ataúd de golpe y roba el cadáver del criminal?

—Esa parte de robar el cadáver debe haberse completado al vincularlo con la leyenda de Mikuchi-sama. Esa probablemente es nuestra mejor apuesta al atacar esto.

—?

—Majina necesita ser capaz de controlar la epidemia zombi. Es simplemente como tener una manera de evitar ser infectado por tu propio malware o el tener tu propio dinero falso en tu billetera. En ese caso, hay una cosa que no sabemos: ¿cómo está controlando Majina al Kasha?

—Ahora que lo pienso, tenemos unas cuantas ideas del cómo se esparcieron los zombis, pero hay mucho que no sabemos sobre cómo son controlados. Majina-sama es poderoso, así que quizá sólo planea derrotar cualquier zombi que se ponga en su camino.

—¿A pesar de que su supuesto objetivo es fortalecer la población japonesa? ¿Qué bien resulta de matar los soldados que él mismo fortaleció? Hay algo más en esto. ¿Pero hay alguna clase de símbolo que restringe al Kasha? Ya sabes, como con un Nurikabe que se desvanece cuando barres la tierra con una escoba, como una Yuki Onna se derrite en una bañera caliente o cómo la casa transformada por un Youkai tanuki revela su verdadera forma cuando cenizas de cigarro caen sobre ella.

¿Qué era?

Estaba en la punta de mi lengua, pero no parecía ser capaz de verbalizarlo.

Y entonces…

—…de Protección.

La Deadly Dragon Princess habló desde el suelo.

—La Espada de Protección. Al colocar una navaja al lado del cadáver, las leyendas posteriores dicen que el Kasha huirá sin robarlo. En algunas regiones, una Espada de Protección es colocada en el ataúd durante el funeral o entierro.

—Eso es.

Zashiki_v08_342

Chasqueé mis dedos.

Esas palabras causaron que un símbolo vinculara las leyendas y escenas en mi mente. No era un extraño adivinador u onmyouji, así que no podía estar seguro sobre lo oculto. Aun así, estaba bastante seguro que me estaba dirigiendo a la dirección correcta.

—Fue Mikuchi-sama.

—¿Qué?

—Eso es lo que está atrapando al Kasha. Es un agujero gigante de veinte metros de ancho y quien sabe qué tan profundo. Oye, Sunekosuri, ¿qué piensas que esto simboliza?

—Am, ¿las puertas del infierno? El Kasha también es llamado el carruaje del infierno.

—No creo que estés equivocado. El Youkai podría estar en la parte más profunda.

Pero…

—Pero al mismo tiempo, apuesto a que intencionalmente también hizo un símbolo de un ataúd. Pensamos en ellas siempre y cuando sean cajas rectangulares hoy en día, pero eso provenido del Occidente. Durante el periodo Edo, ¿no eran los ataúdes cubetas redondas?

—¡Ah!

—Y Mikuchi-sama no es simplemente un gran agujero. Está fuertemente vinculado a la muerte con todas las personas que fueron arrojadas ahí por siglos. Los cadáveres se fueron apilando en el fondo del ataúd. Si el Kasha causa que los cadáveres se muevan cuando se acerca a ellos, el primer paso sería dividir el ataúd en sí. Sí, ¿qué funcionaría mejor para atraer a un Kasha?

—Pero…

La Deadly Dragon Princess movió su cabeza un poco sobre el suelo.

Ella me miró a mí.

—¿Dónde está la Espada de Protección?

—Normalmente, es colocado junto al cuerpo “antes de tiempo” para evitar que el Kasha se aparezca, —respondí. —¿Pero qué tal si fue colocado encima del ataúd gigante como una tapa una vez que el Kasha entró? El Kasha perdería su única salida, ¿así que no estaría atorado en el fondo del ataúd?

Sí.

Estaba bastante seguro que ya había visto la Espada de Protección. Cuando se trataba de espadas y navajas, sólo había una basado en lo que había visto después de entrar a Mikuchi-sama.

¿Pero a continuación qué?

El Kasha estaba atrapado en el centro de la montaña, ¿pero cómo estaban dejando que su poder se filtrara? Y este no era un caos completo. Estaban “apuntando” al poder del Youkai en trece ciudades de cinco regiones para que los zombis se pudieran esparcir uniformemente por Japón.

—Espera.

—?

—Sunekosuri. Dijiste que la epidemia zombi está sucediendo en trece ciudades a la vez, ¿cierto? ¿Sabes los nombres exactos?

—S-sí. Basado en la información recibida con tiempo, es Ciudad Bonuta, Ciudad Sange, Ciudad Mukaehi…

—Ciudad Shourou y Ciudad Kumotsu están en la lista también, ¿no?

—¿C-cómo supiste eso?

—Cuando escapábamos en el camión de basura con Nagisa y los demás, vi una bandera quemada. Estaba hablando sobre un festival de invierno llevada a cabo en otras ciudades alrededor del país. Eso aumentó esto. La epidemia zombi está ocurriendo en las trece ciudades trabajando con la Ciudad Bozen, ¿pero qué clase de energía línea está conectando Mikuchi-sama con ellas?

Pensé por un momento y llegué a una teoría, incluso si era un poco forzada.

—¿Qué tal energía geotérmica? Aparentemente hay una subestación de energía geotérmica un poco lejos del camino de la montaña de la Ciudad Bozen. Conocí a algunos de los trabajadores. Dijeron algo sobre energía inteligente. Eso quiere decir que están monitoreando la producción de energía y consumo por el internet y pueden enviar el poder a las ubicaciones óptimas a las horas óptimas. Lo más probable es que todas las ciudades están vinculadas por estaciones de energía o subestaciones así.

—¿Por el internet? ¿Pero no las líneas telefónicas y otros medios de comunicación están cortadas?

—Pero la energía sigue encendida. Eso quiere decir que la energía inteligente también lo estaría. Quizá tienen dedicada su propia línea o quizá su información es priorizada durante esta clase de caos. Ya sabes, como cuando los policías y bomberos pueden usar sus celulares incluso durante un desastre.

El Kasha se estaba escondiendo en el volcán, la energía calorífica era transformada en vapor, el vapor movía las turbinas creando electricidad, y eso era llevado a las otras ciudades basado en la información de internet.

No sabía qué tan efectivo realmente era eso. Podría haber sido simplemente un espectáculo vacío de ser económico para obtener más fondos del país y el gobierno.

Pero eso no importaría para Majina y la Ver.40.

Todo estaba bien siempre y cuando tuvieran una línea entre el poder del Kasha en las profundidades del volcán y el resto del país.

—Eso sería el por qué la epidemia zombi se esparció por la ciudad. Las personas que murieron en las zonas controladas por la energía inteligente fueron los que se convirtieron en zombis por el Kasha y Mikuchi-sama.

El número exacto y ecuaciones podrían ser diferentes, pero creía que tenía el marco general correcto. Si no era así, ya no tenía ideas. Si fuéramos a llevar esto más lejos, necesitábamos ser tan listos como la persona que lo ensambló.

Es decir, Majina.

Ese era el hombre verdaderamente hábil que gobernó el viejo Hyakki Yakou.

Esta Paquete de epidemia zombi a gran escala era algo que sólo él podía hacer.

—E-entonces…

—Podemos ignorar la energía inteligente por ahora. El talón de Aquiles del Paquete tiene que ser la Espada de Protección encima o el Kasha sellado en el fondo. Si podemos liberar al Kasha, el pánico zombi en Ciudad Bozen y las ciudades conectadas terminará. Justo como remover las baterías de un juguete.

Por cualquiera que fuéramos, había algo que tenía que hacer.

—Sin embargo, si lo hacemos, vamos aplastar el gran plan de Majina aquí. Dudo que él se quedará de brazos cruzados.

Ese viejo líder del Hyakki Yakou podía analizar, destruir y reconstruir cualquier Youkai al punto que podía convertir una inofensiva Sunekosuri en el mayor de los desastres.

Y la Zashiki Warashi Especialmente Hecha del Hyakki Yakou Ver.40 llamada Mei había sido completamente rehecha por él para manipular y crear el destino.

Incluso si podía ignorar a Hishigami Shikimi ya que aparentemente se había convertido en una zombi, había dos monstruos más que enfrentar.

—¿Realmente podemos enfrentarlos a ambos a la vez?

El Sunekosuri tragó y la Deadly Dragon Princess calmadamente vociferó el resultado de su análisis.

—Ni siquiera la fuerza de Hishigami Mai fue suficiente para asegurar su derrota. Lo ideal era derrotar sólo a la engañosa Hishigami Shikimi y enviar el Top 5 para forzar que Majina, la Ver.40, y Ohatsu regresaran.

—Pero…

—Sí. Incluso esa idea era ilusionaría para el lado del actual Hyakki Yakou. En otras palabras, si no funcionaba, se les acabaría las ideas.

El Top 5 eran monstruos al mismo nivel que el Usuario del Magia de la Enfermedad. Estábamos enfrentando algo que incluso los cinco de ellos quizá no podrían ser capaces de derrotar.

¿Qué podía hacer un simple chico de preparatoria?

La única ayuda que tenía era un inofensivo Sunekosuri, la más que medio muerta Deadly Dragon Princess y la zombi Zashiki Warashi que sólo podía controlar con el celular y Smartphone. Para ser franco, no iban a ser de mucha ayuda. Era el único que realmente podía enfrentarse al peligro aquí.

Y si algo me iba a dar una oportunidad de pelear aquí…

—Majina no va a estar preocupado por un simple chico de preparatoria, ¿cierto?

—¿Así que piensas que puedes hacerlo bajar su guardia? ¿¡Piensas que Majina-sama va a hacer eso!? No seas ridículo. Él ha hecho incontables sacrificios para uniformemente esparcir esta epidemia zombi a todos en Japón sin cuestionarse la moralidad de todo ello. Si fuera necesario para cumplir su plan, él usaría su poder al máximo para matar a un bebé. ¡Dudo que eso funcionaría en él!

—La diferencia en fuerza aquí es masiva. El Hyakki Yakou literalmente significa cien onis marchando por la noche, pero él verdaderamente había superado ese nombre. Incluso si él bajaba su guardia, menos del 1% de su poder aun así aplastaría mi cuerpo en pedazos. Ya fuera que se lo tomara en serio o no probablemente no importa realmente para él.

Sabía eso.

Sabía todo eso.

Después de todo, él era el líder del viejo Hyakki Yakou. Hasta el asesinato, él había gobernado la organización más fuerte de ocultismo de Japón. Y porque cambié la historia, él fingió su muerte en lugar de morir y él tuvo la habilidad de ocultar su supervivencia del actual Hyakki Yakou por toda una década. Él era una gran montaña de enemigo que me hacía no comprender incluso las cosas que pensé que comprendía.

El pozo gigante tenía incontables herramientas de excavaciones y chozas con todo desde palas y picos a un taladro de túneles y explosivos, pero dudaba que alguno de ellos haría un simple rasguño sobre Majina mientras él sonreía alegremente en las profundidades.

Ningún intento normal me haría ganar esto.

Si confiaba en trucos infantiles, él me perforaría el estómago con una sonrisa sobre su rostro.

No había nada que pudiera hacer. Era un callejón sin salida. No importa qué carro eligieras, si lo derribabas hacía un grueso muro de concreto, tu carro sería el que se destruiría.

—Pero eso está bien.

—?

El Sunekosuri inclinó su cabeza y los miré en los ojos de nuevo.

—Necesitamos derrotar a Majina, si vamos a hacer algo sobre el Paquete de Kasha. ¿Puedes darme una mano, Sunekosuri?

—S-sí. Con Ohatsu ahí abajo y con todo lo demás sucediendo, debo terminar los malvados planes de Majina-sama.

—Deadly Dragon Princess. Sé que esto es pedir mucho dado tu estado, ¿pero puedes ayudarme?

—Sí. Hishigami Mai no me pidió ayuda en su momento final. Creo que eso fue para preservarme para una oportunidad en el futuro.

—Y Zashiki Warashi, necesitaré algo de ti también.

Ella no respondió.

Sólo escuché las barras sacudiéndose.

Ahora, bien.

—Comencemos. Sólo tenemos una oportunidad en esto. Este es un plan demasiado arriesgado, pero escúchenme.

9

Todo estaba listo.

Esta iba a ser la batalla final.

Y no mucho antes de esa pelea, pedí egoístamente ser dejado solo con la Zashiki Warashi. La epidemia zombi estaba ocurriendo en Ciudad Bozen y las otras ciudades, así que cada minuto extra o segundo podía significar la perdida de otra vida. De esa manera, tomarme mi tiempo así podía ser profano, pero esto era algo que tenía que hacer.

—Oye, Zashiki Warashi.

Mientras estaba sentando en el suelo con mi espalda contra el muro de una choza, miré hacía la trampa para osos. La zombi Zashiki Warashi podía no haber sido capaz de reconocerme porque ella había estado agarrando las barras de metal incluso las roía. Ella me mordería hasta la muerte en el instante que le diera la oportunidad.

No había señales de quién ella había sido.

Ella había sido una compañera que había estado conmigo desde antes de que naciera. Ella tenía ese largo cabello negro y piel joven. Ella había estado tan cerca que no había tenido problemas en tomar baños con ella o dormir en el mismo futón que ella.

Pero…

—Aparentemente, te amo.

Las palabras se salieron.

Si Nagisa me escuchara, ella podría haberme cortado en pedazos, pero no podía detenerme.

—Podrías simplemente habérmelo dicho, ¿sabes? Podrías haberme dicho que todo el asunto de “Nee-chan” era una ilusión y realmente eras sólo una chica. Podrías haberme dicho que podía amarte normalmente. Si lo hubieras hecho, estoy seguro que habría estado dispuesto a hacerlo mucho más pronto. Quiero decir, eres hermosa. Luces perfecta, tienes enormes tetas y tus caderas y trasero son sexys también. ¿Por qué no habría de saltar a la oportunidad de hacerlo? Además, no envejeces o mueres. Hemos estados juntos desde antes de que naciera, así que sabemos todo de los hábitos y preferencias del otro y casi parecemos saber que piensa el otro. Ya hemos visto cada buena y mala cosa sobre el otro, Así que sabemos que no nos decepcionaremos o nos aburriremos del otro. ¿Quién se puede quejar de eso? …Honestamente. ¿Qué he estado haciendo todo este tiempo? Me siento como un idiota por realmente salir para encontrar una novia. ¿¡Por qué no me di cuenta hasta que te convertiste en una zombi!?

Cuando fui rodeado por el infierno, había encontrado lo que quería mantener conmigo incluso si significaba abandonar todo lo demás.

Sólo después de ver eso finalmente me di cuenta.

Me di cuenta que me importaba más la sonrisa de esa Youkai Buena para Nada que mi propia vida. Eso no era basado en un amor seudo familiar. Provenía de una emoción mucho más directa.

No podía permitir que nadie la dañara sin importar qué.

Quería colocarla por encima de todo.

No quería que nadie más la tocara.

Ella era mía.

No todo lo que provenía de mi mente era exactamente puro. De hecho, más de ello era impuro que puro. Mucho de ello me haría querer morir de la vergüenza si lo dijera en voz alta. Pero no podía mentirme a mí mismo sobre lo que pensaba. Cuando lo piensan, sólo hay una razón para la que un adolescente tendría tales sentimientos confusos hacía una chica atractiva.

Eso podría haber sido el por qué ninguno de mis otros intentos de amor o romance habían durado mucho.

Eso podría haber sido el por qué Nagisa se había rotó y me persiguió con un machete en secundaria.

—Oye. —Lentamente me levanté del suelo. —Es bastante de mal gusto e injusto el que haga una promesa cuando estás así.

Miré la jaula para osos y di un paso hacía las barras.

—Pero si terminamos esta epidemia zombi causada por el grupo de Majina…

Me paré frente a la jaula.

La trampa estaba hecha para capturar un oso, por lo que las barras estaban bastante separadas entre sí. La Zashiki Warashi podría estirar sus manos, por lo que acercarme era peligroso.

Incluso así, di otro paso.

Me moví hacía la zona de peligro.

—Si las personas que se convirtieron en zombis regresan a la normalidad y podemos regresar a casa juntos…

Coloqué mis palmas sobre las manos agarrando las barras. Envolví mis manos sobre ellas y gentilmente las tomé.

Era como el preparativo para empujar a una chica hacía la cama.

Sostuve sus manos y llevé mi rostro cerca.

Si me mordía, moriría. Me convertiría en un zombi. Sabía del riesgo, pero aun así hablé desde muy cerca.

—¿Entonces puedo llamarte Yukari? Si tengo ese sueño por el cual esperar, creo que podré pelear incluso contra el monstruo más grande.

10 (3rd person)

Majina era el antiguo líder del Hyakki Yakou. No, bajo sus reglas de línea de sangre, lo más probable él seguía siendo su verdadero líder.

Él era un hombre joven con cabello largo y un monóculo. La Zashiki Warashi Ver.40 con la que se había intercambiado un globo ocular estaba a su lado y la Sunekosuri llamada Ohatsu estaba sobre su brazo. Los tres esperaban en la parte más profunda de Mikuchi-sama.

Lava burbujeaba.

Estaban rodeados por un calor intenso y un fuerte olor a sulfuro de hidrogeno. La mente de una persona normal se habría puesto turbia después de sólo veinte minutos en ese infierno abrazador, pero él no tenía ni una sola gota de sudor sobre él.

Así era de qué tan inhumano se había vuelto.

Sus ojos estaban dirigidos a lo que no se podía ver por encima más que por la lava cercana.

Él parecía estar esperando a que alguien llegara más allá de la verdadera oscuridad de ese abismo.

—¿Qué vas a hacer?

—¿Sobre qué, Ohatsu-san?

—El chico llamado Jinnai Shinobu está aquí. Él ha logrado llegar a las profundidades que ni siquiera la actual gran fuerza del Hyakki Yakou pudo alcanzar. Sabes qué significa eso, ¿cierto?

—Bueno, aquellos que están destinados a llegar, llegarán cuando estén destinados a hacerlo. Tengo a Mei conmigo, así que sólo puedo aceptar que el destino es una cosa.

—…

—Además, esto me complace.

—¿Que el chico que camina junto con la Ver.39 ha tomado un camino diferente al tuyo y la Ver.40?

La pregunta de Ohatsu fue seguida por el silencio de Majina.

Pero no era que él no pudiera responder. Él estaba tomándose su tiempo para pensar sobre sus palabras.

—Al final, no pude hacer a Mei la Zashiki Warashi ideal.

Él sonrió ligeramente y miró a la Ver.40 que no reaccionó en lo más mínimo.

—Ya sea que lo llames sus rasgos, sus instintos o características como una Zashiki Warashi, quería liberarla de todas las reglas que la dejan a la merced de la fortuna y desgracia de la familia. Simplemente quería que estuviera conmigo, sin ser separada de los lazos de su especie. Pero después de todo lo que pasó, terminé dirigiéndome al camino opuesto.

Mei todavía no reaccionaba a sus palabras.

La Zashiki Warashi en yukata blanca era demasiado perfecta como una Zashiki Warashi. Ella había deseado eso y Majina había proveído la técnica efectiva.

—Así que…

—¿La forma en que la Ver.39 y Jinnai Shinobu podían sonreír simplemente juntos brillaba demasiado para que lo pudieras soportar?

—Va más allá de sólo la Zashiki Warashi. Incluso apresuré a Mishima-kun cuando él todavía estaba verde y quería usar la policía para rescatar a los Youkai quienes no están ligados o protegidos por las leyes. Dije toda clase de cosas idealistas, pero al final, fui forzado en confiar en la organización. Para mí, ese deseo de ese chico de negociar con los Youkai hasta que pudieran sonreír todos en un círculo es un camino que intenté pero fracasé en conseguir.

Él lentamente cerró sus ojos como si se imaginara algo en su mente.

¿Era una visión de un joven niño sonriendo con muchos Youkai hace diez años? ¿O era la espalda del chico mayor que ahora estaba trabajando para proteger una Zashiki Warashi sin abandonarla, incluso en este infierno extremo?

—¿Aún no lo has entendido, Jinnai Shinobu-kun? …Controlé la organización más poderosa de Japón, restauré las técnicas perdidas Zashiki Warashi y puedo torcer el destino del mundo a mi voluntad, pero sólo viajé así de lejos en mi deseo de ser alguien como tú.

Querer ser algo no era suficiente para serlo.

Era porque él no podía lograr lo que él había soñado cada noche.

Majina había dominado el camino de la “maldición” que significaba su nombre, pero ahora la Sunekosuri llamada Ohatsu le habló.

—No lo olvides.

—¿Olvidar qué?

—Es verdad que no fuiste capaz de lograr todo, pero hay algunos quienes te siguieron mientras continuabas hacía adelante incluso mientras ese camino te desgastaba.

Majina sonrió a esas palabras casi de malhumor.

Entonces algo pasó.

La Zashiki Warashi Ver.40 había estado silenciosa como un simple objeto, pero ella repentinamente levantó su cabeza.

—Lo sé, Mei.

Majina también miró.

Él podía ver a alguien más allá de la cortina del vapor del extremo calor lleno con tóxico hidrogeno sulfúrico.

La persona no se escondió en ningún lado, no tenía ninguna clase de arma barata y no tomo refugio detrás de un Youkai.

El chico estaba ahí por su cuenta.

Él había elegido una opción peligrosa que Majina nunca podría haber tenido debido a su extensivo conocimiento de técnicas paranormales.

—Bienvenido, Shinobu-kun. Pero este es el fin.

Majina habló gentilmente.

Mientras lo hacía, él colocó dos dedos levantados sobre la frente de Ohatsu.

El chico de preparatoria con cabello teñido de rubio abrió su boca para responder.

—Y-…

Antes de que siquiera pudiera comenzar, el ataque de Majina estalló directamente por el pecho de Jinnai Shinobu.

La existencia de un Sunekosuri estaba basado en el vago miedo de algo acechando a los pies de alguien mientras caminaba un largo camino tarde por la noche.

Majina había tomado la pequeña forma canina de Ohatsu y la había regresado a esa oscuridad original, transformándola en “algo que da una sensación de muerte”. Él reorganizó eso en algo como un tornado o un colmillo gigante y la usó para perforar el cuerpo de Jinnai Shinobu.

Esta era la misma técnica una vez usada en la Zashiki Warashi Ver.39. La Youkai fue despojada de su carne, mente, personalidad y dignidad. Fue reducida a un mero fenómeno para alterarla más fácilmente.

Él despreciaba tal técnica más que nada, sin embargo él confiaba su vida en ella como si fuera la opción más lógica y eficiente.

Ese era Majina.

Ese era el verdadero amo del Hyakki Yakou.

No importaba si su oponente era un novato, un bebé o el ambiente ideal que había deseado él por muchos años. Su excesivamente inteligente mente no dudaría en asesinarlos a todos si esa era lo más lógico y eficiente de hacer. Él no los dejaría hablar y él no necesitaba calentar o probar su fuerza. Él usaría su poder más grande en el mismísimo inicio para exterminar su objetivo.

No era que esto era lo único que él podía hacer.

Ni estaba menospreciando a su oponente y conteniéndose.

Él simplemente había tomado la elección óptima al asesinar a Jinnai Shinobu de las billones o trillones de técnicas letales disponibles para él.

Y era por eso que su objetivo fue asesinado instintivamente.

No había espacio para argumentar. El Hyakki Yakou no permitía esa clase de ingenuidad. Ese único ataque desgarró un agujero del tamaño de una pelota de voleibol, tomando el corazón de Jinnai Shinobu y uno de sus pulmones junto con él.

Así que…

Y sin embargo…

Jinnai Shinobu parecía ignorar su muerte mientras corría hacia adelante como una bala.

—¿Qué?

No era que Majina hubiera tomado a la ligera a Jinnai Shinobu. De hecho, el hombre era verdaderamente incapaz de sentir tal emoción. Él usaría su más grande fuerza para exterminar cualquier oponente. Él lógicamente y eficientemente terminaría su vida con el 100% de precisión. Era por eso que él llevaba el nombre Majina y era por eso que él gobernaba por encima del Hyakki Yakou.

Nada había ido mal en cuando a terminar con la vida del chico se refería.

El problema había sido con lo que había pasado después de acabar con la vida del chico.

Si algún cambió hubiera ocurrido lentamente una vez que un tiempo pasara después de la muerte del chico, Majina no habría sido tomado con la guardia baja, pero esto era diferente.

—No…me digas que…

—¡¡Majina!! ¡¡Prepárate!! ¡¡Aquí viene!!

—¡No me digas que te dejaste morder para convertirte en zombi!

Ahora era el turno de Jinnai Shinobu.

La boca del zombi atacó el hombro de Majina antes de que el hombre pudiera recuperarse.

11

Sabía que sería asesinado, así que tenía que pensar sobre cuál era la mejor manera de ser asesinado.

Cuando se trataba de eso, la respuesta era obvia.

Para ser franco, era probablemente la peor opción posible. Comencé a entender el momento final entre Nagisa y el San Bernardo.

Pero no el cómo Nagisa se sintió mientras enviaba a su San Bernardo a su tumba.

Entendí cómo el San Bernardo se sintió siendo asesinado con las manos de la persona que más quería.

—¡¡Fue un beso excelente, Majina!!

Una sensación desagradable llegó a mi mandíbula. El aroma a metal oxidado llenó mi boca y escuché un sonido fibroso rasgándose mientras sentía algo suave siendo rasgado del hombro de Majina. La intensa sensación de vomitar se aumentó en lo más profundo de mi estómago. En lugar de pelear contra ello, volteé a un lado y escupí la substancia en mi boca hacía el suelo.

—Pero después de ser mordido por un zombi…no, después de recibir una herida letal o morir, debe haber unos cuantos minutos para “convertirse” en un zombi. Durante ese tiempo, mis habilidades físicas mejorarían y sin embargo mantendría mis propios pensamientos. Sí, fue lo mismo con el Nakisuna. Cuando tu cabello está teñido, es difícil de decir si el cabello está perdiendo color. ¡¡Y durante ese tiempo, incluso un simple chico de preparatoria puede superarte!! ¡¡Sólo tenía que aceptar ser asesinado!!

—¿Dejaste…que la Zashiki Warashi te mordiera…?

—Si la alternativa es ser asesinado por ti, por supuesto que elegiría ser asesinado por ella.

Ese era el límite.

Un tornado negro estalló desde Majina. Era casi una explosión y mi fuerza zombi ya no importaba. Fui noqueado hacía atrás, soplado por el viento y estampado en las duras rocas con un gran agujero en mi pecho.

Lentamente me deslicé, como una pieza de carne cruda lanzada contra el muro.

No había nada más que pudiera hacer.

Escuché un desagradable sonido fluyendo desde el agujero en mi pecho. Incluso como un zombi, no tenía más fuerza y mi mente se estaba poniendo nebuloso. Miré abajo y vi manchas rojas y purpuras sobre mis manos. Mis pensamientos se estaban quebrando.

Sin embargo, pude lograr algo.

Todavía colapsado en el muro, volteé mi mirada.

—Gh…gh.

Majina tenía un largo pedazo de carne faltante desde su hombro derecho a su cuello. Su clavícula estaba rota, la artería de su cuello estaba arrancada y una aterradora cantidad de sangre fresca estaba brotando.

—Detén el Paquete de Kasha, Majina.

De alguna manera logré proveer una notificación final a pesar de mi lengua inarticulada.

—Tratas de llenar Japón con “zombis racionales”, pero tú no querías convertirte en uno, ¿cierto? Y si mueres a esta temprana etapa, serás uno de los “zombis irracionales”. No serás capaz de continuar con tus planes, cualesquiera que esos sean.

Él no podía tener mucho tiempo con esa verdadera fuente de sangre saliendo de él.

A su máximo, él duraría unos cuantos minutos.

Su largo cabello ya se estaba poniendo pálido.

—…Je.

Pero él río.

Y mientras él reía, la oscuridad tomó forma. El tornado negro se retorció como una creatura viviente y me puso de objetivo como una gran cobra con su cabeza levantada.

—Oye, Jinnai Shinobu-kun. ¿Realmente piensas que mi meta era yo mismo?

—…?

—¿Nunca pensaste que podría tener algo a que le daría prioridad por encima de mí, justo como tú deseabas restaurar a la Zashiki Warashi incluso al costo de tu propia vida? Ambos tenemos una Zashiki Warashi, después de todo.

—No…querrás decir…

Antes de que pudiera terminar…no, antes de que siquiera pudiera comenzar, la serpiente oscura se preparó para tragarme a partir de la cabeza.

Pero antes de que pudiera hacerlo, una masa de acero pesando más de diez toneladas cayó directamente por encima de Majina.

La oscuridad masiva y para todo uso cambió de direcciones. Fácilmente desvió la gran masa amenazando con aplastar a Majina.

La oscuridad en su lugar aplastó lo que pareció ser una excavadora pintada de amarillo.

Pero Majina estaba más concentrado en la excavadora en sí más que en el hecho de que lo atacó.

—¿Cómo podría pasar esto…? ¡Así que eso es!

—Así es. Ambos tenemos algo a lo que no podemos renunciar. Regresaré a esa Zashiki Warashi a la normalidad sin importar lo que tome. ¡Haré lo que sea por esa Youkai Buena para Nada que conozco muy bien, ella ha sido mi Nee-chan hasta donde puedo recordar y me he enamorado de eso! ¡¡Si hubieras terminado el Paquete de Kasha, no habría necesitado ir tan lejos!!

Sonreí.

¿Sonreí?

¿Realmente estaba sonriendo?

—El Kasha fue sellado en el fondo del ataúd por la Espada de Protección colocada directamente arriba. ¿¡Y qué más podría sustituir una cuchilla con Mikuchi-sama!? ¡¡Tendría que ser el equipo de excavación usado para expandir la cueva!!

Por supuesto que no me acercaría a él sin alguna buena razón.

Nos habíamos dividido en dos grupos desde el comienzo.

Uno contendría al grupo de Majina en su lugar para comprar algo de tiempo mientras los otros movían las diez toneladas de Espada de Protección para dañar el Paquete de Kasha.

Si la Zashiki Warashi permanecía como una zombi después de una cantidad establecida de tiempo, le había dado instrucciones al grupo de arriba de atacar esta zona debajo ya que mis negociaciones claramente habían fracasado.

Este era básicamente una caldera gigante y la Espada de Protección era la válvula de seguridad destinada a manejar el poder del vapor. Si lo movíamos a la fuerza, cambiábamos su posición y lo enviábamos al fondo del abismo, ¿no perderían control de la presión interna, causando una explosión?

—Quieres decir…sacrificaste tu propia vida para convertirte en un zombi sin dignidad, y sin embargo…incluso después de eso, ¿¡elegiste el camino de una herramienta reemplazable!?

—No tenía otra opción. Era la única parte que podía realizar. Incluso como un zombi, no podría derribar una excavadora o pala mecánica hacía aquí.

Era por eso que le dejé ese trabajo a una Shikigami como la Deadly Dragon Princess y a la zombi Zashiki Warashi en modo CR siendo guiada por el Sunekosuri.

Y en su lugar…

—¡Les hice darme los honores de atacar al tipo que lastimó a la chica de la que me enamoré! ¿¡Por qué me quejaría de eso!?

Mientras tanto, más y más pedazos de equipo pesado fueron lanzados. No estaban apuntado con precisión a Majina o a la Ver.40. De hecho, probablemente habría sido más fácil para él interceptarlos si así lo fuera.

Pero algo más lo aterró mucho más.

—¡¡Ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!

Él rugió.

La serpiente negra que era Ohatsu se dividió en algo aparentemente en números infinitos y derribó la maquinaria cayendo, pero él tenía que saber que esa acción era esencialmente inútil. Únicamente estábamos desgarrando las válvulas de seguridad de la caldera de ultra alto poder y arrojándolas. Ya fuera que las derribara o no, el daño al Paquete de Kasha ya estaba hecho para el momento que fueron quitadas.

Y para recalcarlo, una tuneladora con pesados brazos mecánicos se deslizó por las brechas en las casi infinitas serpientes negras y cayó en las profundidades del infierno cubiertas de lava.

El viento sopló en una forma diferente de la de antes.

—La Espada de Protección no está destinada a cerrar el ataúd como una tapa. Se supone que se coloca al lado del muerto para alejar al Kasha.

El fondo de Mikuchi-sama era el crisol de muerte donde incontables muertos habían sido arrojados para fermentar por siglos.

La moderna Espada de Protección conocida como maquinaria de excavación se clavó justo al lado de él.

—El área por arriba está ampliamente abierta y la Espada de Protección ha sido clavada en las profundidades de la tierra. ¡¡No hay forma que tu Kasha vaya a quedarse tranquilo ahora!!

Vi un destello de luz.

Apareció en el agujero de veinte metros de amplio en el fondo de Mikuchi-sama, pero no era una explosión de lava naranja.

Esto iba más allá de eso.

La luz blanca pura cubrió todo. Algo forzado ahí abajo había sido liberado. Era poderoso, como la cuerda de un arco siendo liberado después de ser jalada más allá de su límite.

Finalmente descubrí qué era el Kasha.

Se decía que era un Youkai gato envuelto en llamas o un carruaje que arrastraba las almas de los criminales al infierno.

Pero ahora estaba seguro que su forma original no había estado en el lado de la maldad. No había sido ni siquiera un Youkai.

Era el juez de las almas humanas.

Estaba de hecho cerca de ser un dios que aplastaba los pecados de las personas.

Tan pronto la gran luz perforó los cielos como un arma laser, la destrucción llegó. Sentí algo como una intensa ráfaga de viento. El Kasha usó viento para abrir la tapa del ataúd. Las rocas se derrumbaron, las chozas a lo largo del costado de Mikuchi-sama se derrumbaron, e incluso la tierra debajo de mi pie se volvió inestable. Justo mientras sentía una sacudida, mis pies se desmoronaron como un deslizamiento de tierra y todo se movió hacía el cráter volcánico naranja hirviendo.

—…!?

Tomé el brazo de Majina mientras él era casi arrojado primero.

Sangre fresca fluida de su boca.

Ambos estábamos teñidos en purpura.

—¿Qué crees que estás haciendo?

—Liberar al Kasha destruyó el Paquete. La epidemia zombi está acabada, pero hay más que quiero preguntarte.

—Incluso si los zombis se vuelven humanos de nuevo, ese agujero en tu pecho no se curará. Tú también simplemente recordaras que deberías estar muerto.

—Entonces al menos déjame morir satisfecho.

Majina sonrió mientras colgaba de un brazo.

—¿Qué quieres saber?

—¿Por qué hiciste todo esto? ¿Por qué desarrollaste a la Zashiki Warashi Ver.40, derrocar al Hyakki Yakou y tratar de fortalecer la población de Japón con esta epidemia zombi? El Sunekosuri dijo que tenías miedo de algo. Sólo puedo asumir que estás esperando algo que no puedes derrotar sin forzar a todos a trabajar juntos. ¡Todo esto fue destinado a pelear con lo que fuera, ¿pero qué es eso?!

—No es una historia agradable.

—Dime. Este es el fin para ambos de cualquier manera.

—Tú ya has visto este mal más grande que conducirá al fin del mundo.

…?

No sabía a qué se refería, así que continuó.

—Escucha, Shinobu-kun. Hay muchos tipos diferentes de Zashiki Warashi. Basado en sus orígenes, hay algunos que provienen de los niños asesinados durante hambrunas y hay algunos que son Kappa o Tejones Youkai que toman la forma humana para vivir en las casas de las personas. La parte más importante cuando se trata de esto es el color de sus ropas.

—¿Qué…?

—Normalmente, un Zashiki Warashi, preferirá usar un kimono blanco. Ese es un Zashiki Warashi estándar que trae prosperidad a su familia. Pero esa no es la única leyenda sobre ellos. También hay más historias desconcertantes sobre que predicen un incendio o que la familia entera morirá de envenenamiento en la comida justo mientras se iban de la casa.

Un Zashiki Warashi normal vestirá un kimono blanco.

Pero espera.

La Zashiki Warashi que conocía no lo hacía. ¡Parcialmente tenía que ver con mi abuela al usarla como una muñeca para vestir, pero había un color que ella siempre prefería!

—Sí, el kimono rojo. …La Zashiki Warashi Ensangrentada es un mal presagio. Cuando abandona la familia o predice la destrucción de esa familia, siempre viste de rojo.

Y…

—Esa Zashiki Warashi no es sólo cualquier Zashiki Warashi. Ella es la Ver.39. Una vez ella tuvo su poder incrementado por completo usando ideas dementes implementadas con técnicas definitivas, así que ella puede ir más allá de manipular el destino del mundo y realmente crear ese destino de la nada. ¿Así que qué si ella era “roja”? ¿Qué tan lejos llegaría el poder de la Zashiki Warashi Ensangrentada? Ella no traería la caída de una sola familia. Hay una posibilidad de que su influencia sobrepase el marco de Japón y traiga la caída de toda la humanidad.

—Estás bromeando…

Me sentí mareado, pero no porque mi muerte se estaba acercando.

—¿¡Cómo se supone que crea eso!?

—¿Por qué no lo harías?

—Cuando ella…cuando esa Youkai Buena para Nada usó su Ver.39 en ese incidente del pasado, fue sólo hace diez años. ¡Ella ha vivido en esa casa por más de un siglo, así que el mundo debería haber sido destruido más pronto!

—Eso sólo muestra qué tan prospero era la Cervecería Jinnai. Era suficiente el apaciguar el poder destructivo de la Zashiki Warashi Ensangrentada. Puedes estar orgulloso de eso, pero no durará por siempre. El final es inevitable.

Majina sonrió con su rostro teñido en purpura.

—Yo tengo la Zashiki Warashi Ver.40. ¿Por qué piensas que no usamos ese poder para ponerte en jaque mate? Porque necesitamos el máximo poder de la Ver.40 para oponernos al ruinoso destino traido por la Ver.39. Si ella hubiera usado su Ver.39 para detener la epidemia zombi, la Ver.40 de Mei podría haberlo contenido. Pero nunca espere que se convirtiera en una zombi en sí y perdiera su mente racional. Esta no fue una malicia de parte de Yukari. Deberíamos verlo simplemente en qué tan cruel es el destino ruinoso de la Ver.39.

Había asumido que el grupo de Majina había comenzado este extraño camino porque mis cambios en el pasado les habían permitido escapar de su asesinato.

—En teoría, deberíamos haber ganado, pero no funcionó. Este poder es lo suficientemente poderoso para volcar la razón y hacer retroceder la lógica. Mientras que la Ver.39 es inestable, esa misma inestabilidad permite, por breves momentos, sobrepasar el poder de la Ver.40 completamente estabilizada. Es por eso que no podemos superar por completo la ruina que ella conlleva. Es por eso que perdimos.

Pero eso no fue todo lo que pasó.

Había resuelto ese incidente pasado para que así la Ver.39, esa Youkai Buena para Nada, no tuviera que usar su poder. Eso significaba que el poder de la Ver.39 permanecía. Si su estructura corporal hubiera sido destruida y ella no pudiera ya usar su poder como Zashiki Warashi, el mundo podría haberse estabilizado.

Majina rápidamente se había dado cuenta de ese hecho, así que él se había escondido por una década, rehízo a su amada Mei en la Ver.40 y hecho lo que fuera que tomara para resistir la ruina que se aproximaba al mundo.

Todo había sido para enfrentar esa amenaza.

Todo había sido para proteger a los humanos y Youkai de la Zashiki Warashi Ensangrentada.

—Tú ganaste y nosotros perdimos. Eso podría ser debido a nuestro fracaso por suprimir el poder ruinoso de la Ver.39, pero el resultado es el mismo. Así que acepta esto. Acepta que has liberado a la Zashiki Warashi Ensangrentada. Acepta la verdadera ruina que conllevará.

—¿¡Voy a morir aquí y esta es la verdad que descubro en el mismísimo final!?

—Es por eso que jugaré una última travesura.

Una pequeña luz apareció cerca del pecho de Majina.

¿Era alguna clase de poder paranormal? Ya que era intencional, tal vez era mejor llamarlo una técnica paranormal.

—Nuestro destino original era morir y este incidente fue el resultado de jugar con la historia por diez años. Para ponerlo de otra manera, corregir la historia a su forma correcta eliminará la tragedia que creamos. No es en realidad así de simple, pero mi técnica puede torcerlo a la fuerza en esa dirección. Por supuesto, unirá el esfuerzo de tomar prestado el poder de mi esposa.

—¿Majina…?

—Regresarás a ser un humano con tu propia fuerza y tus heridas humanas serán curadas por las correcciones historias conllevadas por mi desaparición. De esta manera puedes sobrevivir para ver el mundo de la Zashiki Warashi Ensangrentada.

—Espera. ¿¡Pero entonces qué les pasará a todos ustedes!?

—Ohatsu-san y mi esposa Mei son Youkai. Siempre fueron fenómenos paranormales, así que tienen algo de resistencia a la interferencia de la historia y destino. Shikimi-san es probablemente un 50/50, pero ella era algo así como una leyenda viviente y vale la pena ver si puede escapar su destino de morir. El más antinatural aquí soy yo, un “simple humano” que ha continuado viviendo desafiando al destino. Así que una vez que la distorsión de la historia se concentré en ese punto débil, intencionalmente corregiré esa distorsión. Eso me dejará como el único sacrificio. Nadie más será afectado.

—¡¡Eso no es de lo que estoy hablando!!

—Me siento mal al hacer una comparación, pero ni siquiera Mashima-kun de la NPA tiene alguna oportunidad. Ni siquiera Hafuri. Ninguno de ellos puede resolver esto. Tú eres el único. Estoy seguro que sólo tú puedes detener a la Zashiki Warashi Ensangrentada que contiene el poder Ver.39. Protege el mundo usando ese poder que me superó incluso a mí, mi valiente héroe.

El vórtice negro tomó la forma de un pequeño Youkai canino.

Era la Sunekosuri llamada Ohatsu.

—Sabías que esto pasaría desde el inicio, ¿cierto? —ella preguntó.

—No soy tan bueno en la clarividencia. Realmente no predije de qué estaba detrás Shinobu-kun y fue completamente mi propio error que hiciera que fracasáramos en suprimir la Ver.39. Aunque, no negaré que establecí algunas cosas para que la esperanza permaneciera sin importar quién ganara.

Incluso ahora, la Zashiki Warashi Ver.40 Especialmente Hecha del Hyakki Yakou no dijo nada.

Tal vez ella se había alterado al punto en el que no podía.

Ella tenía un ligero velo cubriendo mitad de su rostro y un casco de realidad virtual alrededor de su cuello. Lo más importante de todo, ella vestía el kimono blanco, un símbolo de normalidad de la que ella no podía escapar.

Majina miró a su compañera quien no podía y no tenía permitido cambiar su expresión.

—Fiel a mi nombre, convocaré una maldición en ti.

—¿Qué estás-…?

—Cuida de mi esposa e hija. No te pediré que las regreses a un camino apropiado en la vida. Sólo pido que hagas lo suficiente para mantenerlas sonriendo en el estrecho campo sobre el cual gobierna el Hyakki Yakou. Sé que estoy siendo egoísta, pero pronto seré aplastado entre los engranajes de la historia con el fin de proteger tu sueño de caminar al lado de la Ver.39. Puedo desear al menos que te llevarás bien con cualquier Youkai, ¿cierto?

Sentí algo recorriendo mi espalda.

No podía explicar exactamente qué era, pero algo invisible parecía filtrarse de la sonrisa de Majina. Era completamente diferente al pupura zombi.

Podría haber sido lo que llaman la sombra de la muerte.

—No jodas…

No me importaba qué tan irracional mi argumento fuera. Todo estaba bien.

¡Sin importar qué, tenía que deshacerme de esa palidez esparciéndose en el rostro de Majina!

—¡Después de todo lo que hiciste, ¿simplemente vas a desaparecer por tu propia conveniencia?! ¡Eso es sólo renunciar cuando ya has avanzado! ¡¡No trates de lucir genial al morir!! ¡¡Vive y paga por lo que hiciste!! ¡No voy a permitir esto! ¡Voy a llevarte a un lugar donde puedas ser juzgado! ¡¡Sin importar qué!!

Finalmente comprendí a este hombre llamado Majina, al menos un poco.

Él no había cambiado un ojo con Mei por algún perturbador beneficio o ideología. Un Zashiki Warashi permanecería con su familia o la dejaría dependiendo en la prosperidad de esa familia o declive. Él quería alguna clase de lazo eterno y él quería ser una familia normal, como el intercambiar anillos, ellos habían intercambiado una parte de sus cuerpos.

Él era igual a mí.

Él era el resultado final de un hombre quien había estado deseando hacerse enemigo del mundo para tomar una vida de felicidad con la Zashiki Warashi de la que se había enamorado.

Él era un cadáver viviente que había sido abandonado por la historia.

Y a pesar que finalmente lo entendí…

—Oh, y otra cosa más. Por favor pásale un mensaje a esa niña. Dile que lo siento por nunca tener una oportunidad de celebrar su cumpleaños. Pero asegúrale que Mei y yo nunca olvidamos su rostro ni siquiera una vez. Dile que ella fue nuestro más grande tesoro.

 

—¡¡¡¡Majinaaaaaaaaaa!!!!

—Tal hermosa luz.

Al principio, no tenía idea de qué estaba hablando.

Pero…

—Ya veo. Así que el Kasha era un carruaje que lleva las almas de los criminales al infierno.

La luz brillante que había sido liberada a la superficie una vez más descendió al pozo gigante. Mostró los colmillos en su propio papel. Ese rayo de luz tragó todo, arranco la mano de Majina de la mía y llevó a ese hombre, quien había cometido grandes crímenes por amor a su familia, a las profundidades de la tierra llenas de lava.

Una vez que la luz se desvaneció, era un humano más que un zombi.

Ni un rastro del agujero en mi pecho permanecía y estaba entre los vivos en vez de los muertos.

Mi archienemigo había sido eliminado.

La historia había sido corregida y la epidemia zombi se había acabado, así que era el final feliz definitivo.

Y sin embargo todavía sentía un agujero invisible permaneciendo en algún lugar de mi pecho.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: