Capítulo 4: Sé Teñido en Rojo@???

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4, Parte 5, Parte 6, Parte 7, Parte 8, Parte 9, Parte 10, Parte 11, Parte 12, Parte 13, Parte 14, Parte 15, Parte 16, Parte 17, Parte 18

1 (Jinnai Shinobu)

Recordemos las condiciones.

Aparentemente hay dos grandes categorías de Zashiki Warashi.

La Zashiki Warashi normal que prefiere vestir un kimono blanco y protege los bienes y la felicidad de uno.

La Zashiki Warashi peligrosa que prefiere vestir un kimono rojo que trae la bancarrota y la ruina.

Realmente no se sabe si son especies completamente diferentes o si la ropa que visten cambia dependiendo de ciertas condiciones y el tiempo. Cuando se trata de Zashiki Warashi, hay incluso teorías de que se establecen solas y teorías que lo hacen como gemelas.

Sin embargo, nuestra Yukari prefiere vestir de yukata roja.

Eso quiere decir que ella era la Zashiki Warashi Ensangrentada.

Normalmente, eso solamente eliminaría la familia de comida envenenada o un incendio. Nunca destruiría un país o el mundo. Creo que Majina dijo que la familia Jinnai sólo duró más de un siglo con la Zashiki Warashi, con nosotros, por nuestra gran fortuna y bienes. Hemos ganado más de lo que nos han quitado. Hemos lidiado con esa mala fortuna muy bien. Nuestros ancestros han sido monstruos a su propia manera.

Pero eso no duraría por siempre.

Por un lado, Yukari no era simplemente “cualquier vieja” Zashiki Warashi.

Ella era la Prototipo Ver.39 Zashiki Warashi del Hyakki Yakou.

Ella era una Zashiki Warashi especial a la que se le había dado la habilidad para distorsionar el destino del mundo no sólo por el Hyakki Yakou sino con técnicas que ellos consideraban perdidas.

No tenía idea por qué el Hyakki Yakou de ese tiempo quería dar algo tan terrible como el Ver.39 a Yukari quien había sido “roja” desde el comienzo. Ella podría haber sido la única muestra con la que ellos trabajaron y podrían haber querido usar el poder del destino para propósitos militares al intencionalmente esparcir ese poder de ruina.

Eso no importaba ahora.

Esa combinación había conducido a la actual increíble situación.

El mundo acabaría si no hacíamos algo.

Las múltiples agencias de calificación crediticia y la inhabilidad del mundo para medir el valor de los bonos del gobierno era una forma de cómo pasaría, pero no era la única manera. A menos que lidiáramos con esto al nivel fundamental, arreglar la economía global no resolvería nada. La ruina llegaría en alguna forma u otra y seguiría sucediendo hasta que funcionara.

—¿Así que exactamente qué vas a hacer?

La Nekomata se acercó mientras veía a la luna y pensaba desde el pórtico.

—Eres fiel a tus deseos, así que dudo que estarás satisfecho con un final platónico hermoso de esperar al final en los brazos de tu amada mientras el mundo cae en la ruina alrededor de ti. Todavía hay mucho que quieres hacer, ¿así que qué vas a hacer al respecto?

—No puedo estropear el Ver.39.

Tranquilamente respondí y mi voz se desvaneció en el aire de la noche que estaba un poco frío con sólo un suéter y una camisa.

—Ni siquiera el actual Hyakki Yakou lo entiende, así que un chico novato de preparatoria no puede jugar con eso. La Ver.40…Mei, ¿se llamaba así? Como sea, las cosas podrían ser diferentes si tuviéramos su cuerpo para revisar, pero ni siquiera eso ayudaría mucho. Además, Majina era un experto para crear el Ver.40 desde la nada e incluso el tiró la toalla. Dudo que podamos hacer algo desde el frente. Esperé que ella perdiera el control del destino o muriera por la ruptura de un órgano. Ambas opciones son inaceptables.

—¿Entonces elegirás la otra condición?

—Sí. —Alejé mis ojos de la luna hacía la Nekomata. —La peligrosa Zashiki Warashi prefiere el rojo. ¿No parece como si pudiéramos descubrir algo sobre eso más que agarrar una nube con el Ver.39?

—¿Lo parece? Ambos parecen improbables para mí. Además, ¿qué significa preferir un color? Si la Zashiki Warashi anuncia que comenzará a vestir una yukata blanca a partir de ahora, ¿todo este caos se acabaría? ¿Sólo tendrá que evadir el rojo día tras día? Con seriedad dudo que sea así de simple.

Sí.

Ella tenía que cambiar de rojo a blanco.

El problema de preferencias era claro, pero cambiarlo era difícil.

Si un niño odiaba las zanahorias, era posible hacerlo comerlas. Podrías disciplinarlo hasta que comiera hasta la última. O podrías cortarlas y mezclarlas con arroz frito o carne Salisbury para hacerlo comérselas sin que lo supiera. ¿Pero no sería mucho más difícil realmente hacer que le gusten las zanahorias? De hecho, ¿era siquiera posible?

Frecuentemente escuchan personas decir que sus gustos cambian cuando crecen, pero eso sería enteramente por coincidencia. No creo que fuera algo que intencionalmente se causado por medios humanos.

Así que si iba a tratar de distorsionar eso, sólo había una forma de describirlo.

—Oye, Nekomata.

—¿Qué pasa?

—Creo que estoy a punto de hacerle lo peor al mundo. Esto podría incluso ser algo que Majina evitó, así que no me importa si me menosprecias por ello.

—…

—Pero no me detengas.

Hablé tranquilamente y sin embargo tan poderosamente para silenciar a la Nekomata.

—Si ella caminará a mi lado y si todavía hay una forma de hacer todo, todavía quiero hacerlo, entonces haré lo que sea. Finalmente encontré algo que me hace pensar que mis principios vienen en segundo plano. Así que no me detengas. Nunca me rendiré antes de hacer esto.

Escuché un suspiro que casi sonó como una risa.

Aunque la gata no podía formar expresiones faciales.

—Entones haz lo que quieras. No he vivido realmente una vida digna de elogio, pero no tengo intención de lamentarlo.

—Ya veo.

Decirlo y tener a alguien más escucharlo parecía haber aclarado las cosas para mí.

Lo que estaba haciendo aquí era casi como si rechazara mis acciones pasadas. Me había encontrado con muchos diferentes Paquetes, analizando su estructura, determinando las debilidades del Youkai siendo usado, y dándole la vuelta a todo en el último segundo.

Había derrotado incluso a Majina, el líder del viejo Hyakki Yakou, justo así, pero ahora estaría haciendo lo opuesto.

Dicho de otra manera…

—Crearé un Paquete.

Lo dije.

Finalmente lo dije.

—Personalmente crearé un Paquete que suprima esa peligrosa característica para que así pueda caminar junto con la chica de la que me enamoré.

La Nekomata no se acurrucó en el lugar.

Ella continuó de pie y me miraba a los ojos.

Ella estaba siendo cortes porque esto no era algo para escuchar mientras estaba acurrucada.

—¿Oh? ¿Así que esta vez tu amor no es lo bastante superficial para bromear sobre ello?

—Bueno, siempre estuvo así de serio en ese momento…

—Pero siempre huías. Cuando fuera que sintieras que no podrías lidiar con ello un poco más, tenías un hábito de retroceder. Así es cómo preservaste tu pacifica vida en vez de ir por algo parecido como un doble suicidio heroico. No puedes negar eso.

—…

—Pero algo era diferente esta vez. Realmente puedes enfrentar lo que quieres proteger, incluso si eso significa quemar tu propio cuerpo. Supongo que puedes decir que la cascara de huevo finalmente ha caído de la cola de la gallina.

Tal vez.

Eso podría haber sido verdad.

No tenía prueba real, pero tenía un presentimiento de que si tratara de asesinar a la Zashiki Warashi para proteger su paz. No dudaría en convertirme en un ser que pudiera destruir el mundo. Y este no era sólo un delirio de un adolescente. Realmente pensaba que podría ser ese el caso.

—¿Así que dónde vas a comenzar? Estamos hablando sobre un Paquete criminal. No importa qué tan duro trabajes, no puedes hacer eso por tu cuenta. Necesitas docenas si no es que cientos de personas, especializadas en conocimiento y un Youkai para construirlo. El poder de la Ver.39 está conectado al mundo entero, así que debes mantener esto en secreto. No puedes tener a alguien infiltrándose por la puerta trasera después de todo. Ya estabas planeando en involucrarme, ¿no es así? ¿Pero a quién más vas a usar?

—¿No es eso obvio?

Respiré y miré a la luna de nuevo.

—Usaré todo lo que pueda.

2 (Jinnai Shinobu)

La respuesta había estado enfrente de mis ojos todo el tiempo.

Había estado colgada en frente de mis ojos desde hace diez años.

—¿Este papel de construcción?

Todos los Youkai excepto la Zashiki Warashi estaban reunidos en la sala de estar y les mostré el dibujo de un niño que había enterrado en la parte trasera del closet. Era el original del que tenía en mi Smartphone.

Humanos y Youkai estaban sonriendo en un círculo y las palabras “Todos Somos Amigos” estaban escritas sobre sus cabezas.

Pero ese no era el punto.

Eso no era lo que quería tomar de ello.

—Miren esto, chicos.

Apunté a un punto del borde del papel de construcción.

Sí.

—Am, ¿es ese el sol?

La Súcubo lucía desconcertada. Era sólo un circulo en espiral dibujado en crayón rojo, así que ella lucía escéptica de que realmente pudiera ayudar a este problema mundial.

Pero si podía.

Era la llave para la única respuesta correcta.

—Así es. Piensalo. El sol es rojo. Creo que cualquier niño lo dibujaría así, pero es raro si lo piensas. Si miras al cielo azul, no vas a ver un sol rojo ahí.

—Am…

—Pero si le pasas a un niño un crayón, todos usarán el rojo para dibujar el sol. ¿Por qué? Porque no estaban viendo el sol para revisar el color. Está basado en la imagen en sus cabezas. Es una masa de fuego, así que por supuesto que piensan que es rojo. Redibujan la escena verdadera con su color imaginario. Es por eso que la imagen del sol es roja a pesar de lo que la escena verdadera muestra.

Algunos de ellos parecían entender gradualmente.

Marguerite la Bruja interrumpió mientras frotaba su barbilla con sus delgados dedos.

—Esos son llamados colores de memoria, ¿cierto? El concepto es ampliamente usado en el campo de la magia. Fuego es rojo, agua es azul, viento es amarillo y tierra es verde. Al colorear tus cartas y armas de acuerdo a ello, puedes imaginar las cosas más fácilmente durante ciertos rituales.

—La Zashiki Warashi Ensangrentada prefiere vestir una yukata roja. No podemos cambiar esa parte. Después de todo, ella ha estado haciéndolo por siglos y está innegablemente marcado en su corazón. Confiscar su yukata y arrojar ropas blancas a ella no cambiaría el hecho de que ella ama el rojo, así que no la liberaría de los lazos de la Zashiki Warashi Ensangrentada.

—¿Así que usarás colores de memoria? —preguntó el Aburatori. —¿La harás que se concentre en los colores en su cabeza en vez de los colores que ella ve? ¡Espera, ¿no querrás decir…?!

—Sí, —lo confirmé. —¿Qué tal si el kimono que ella tome, pensando que su rojo, es en realidad blanco?

Todos ahí se quedaron sin aliento.

No era un asunto de su cuerpo. Estábamos hablando de su mente, sobre su percepción.

Este era el peor método posible, pero la única manera de sobrepasar este incidente sin que nadie muera.

—Revocaremos su percepción del color. Convertiremos el rojo a blanco y el blanco a rojo.

Si esto no los hacía entender todo estaría acabado.

Si decían que era irrealista, inutilizable, inhumano o cruel y entonces lo rechazaban, el camino se cerraría.

Después de todo, no tenía las habilidades o mano de obra para hacer esto. Convencer a todos era absolutamente necesario para salvar a la Zashiki Warashi.

Pero esa por eso exactamente el por qué tenía que decirles esto. Si ocultaba algo, nunca ganaría su confianza, ¡así que sólo tenía que mostrar todo lo que tenía y rezar!

Yo no era un héroe.

¡Estaba diciendo que arrastraría a todos en un Paquete criminal!

—¡Con un Paquete así, ella pensaría que ama el rojo mientras que en realidad siempre estará eligiendo blanco! ¡Si funciona, inconscientemente se convertiría en una Zashiki Warashi blanca!

El silenció siguió.

¿Había funcionado?

¿Sí?

Pensé y pensé hasta que mi mente se hirvió hasta llegar a esta respuesta, ¿pero qué pensarían ellos de ello? Era absurdo y tonto, ¿pero había establecido bastante confianza para que ellos estuvieran de acuerdo? O retrocederían al pensar en jugar con la mente de ella.

Y entonces…

—Suena bien para mí.

La Aoandon habló lentamente sin pensar mucho sobre ello.

—Honestamente pensé que mi mamá terminaría siendo esa chica humana llamada Kotemitsu, pero esa es tu decisión, papá. Y supongo que podrías cambiar entre una mamá Youkai y una mamá humana. Pero basada en lo que escuché, tiene sentido. Si las características de una Zashiki Warashi depende del rojo o blanco, guiándola a elegir el color con su propia voluntad no es una mala idea. Si estuviéramos hablando sobre una humana, podría simplemente usar esto.

Ella gentilmente frotó el único cuerno creciendo de su frente.

Su luz fosforescente proveía una forma de hipnosis.

Esto no era un asunto de bien o mal y ella no estaba solidarizándose conmigo. Para ella, manipular a alguien más con el fin de uno podría haber sido algo perfectamente normal de hacer. También podría haber ayudado de ella en sí estaba atada al color azul.

—Mis pensamientos en ello son complejos, pero no puedo pensar una mejor idea, —dijo la Furutsubaki (Pequeña). —Y decir cada idea mientras sólo nos quedamos sentados no mejorará la situación. Las únicas otras opciones son esperar a que el mundo caiga o tener que alguien más mate a la Zashiki Warashi y me niego rotundamente a hacer cualquiera de los dos. En ese caso, sólo puedo apostar en la sugerencia de Jinnai Shinobu.

—Me llamó a mí mismo un guardián deidad de niños. Una Zashiki Warashi es una colección de los niños matados en hambrunas, así que no me gusta cómo suena el tratarla tan cruelmente. Pero si te falta ayuda, sólo pídemela.

Entonces el Aburatori dio su aprobación.

La Nekomata uso su pata trasera para rascar su oreja mientras estaba sentada en la mesa de té.

—Estoy más preocupada sobre la anciana que por la Zashiki Warashi. Ella no ha tenido nada de tiempo para descansar desde que esta era antinatural de consumo en masa comenzó. Estoy dispuesta a ayudar si llevará un fin a eso.

—Me encantaría tener una oportunidad de aprender sobre Paquetes orientales más que en magia occidental, —dijo Marguerite la Bruja. —Además, soy casi una refugiada aquí, así que no quisiera perder este hogar.

—Bueno, eres mi amo actual ahora mismo, —dijo la Súcubo. —Con nuestro contrato, no te detendré si estás dispuesto a arriesgar tu vida en esto. Una demonio continuará obedeciendo siempre y cuando continué beneficiándole.

La Yuki Onna fue la última en hablar.

—Realmente no me gusta hacer algo para ayudar a esa sucia Youkai…

La Youkai letal suspiró mientras todos se concentraban en ella.

Una atmósfera de polvo diamante brilló alrededor de ella y continuó como si se hubiera rendido.

—Pero abandonarla probablemente cambiaría gravemente la naturaleza de Jinnai Shinobu. Es verdaderamente desafortunado, pero necesito mantenerlo en la forma que quiero…

Eso lo dejaba claro.

Si lo reducíamos a quienes beneficiaba más esto, por supuesto sería la Zashiki Warashi y yo, pero ellos me apoyarían sin importar qué. Crear un Paquete criminal estaba mal. Sin importar lo que hiciera en sí, la simple idea de “usar” un Youkai podría fácilmente llenarlos con disgusto.

Sólo podía inclinar mi cabeza a estos idiotas por estar de acuerdo con mi egoísmo.

—¡¡Lo siento, chicos!!

—Necesitas agradecernos orgulloso en su lugar. Vas a enfrentar al mundo por la chica que amas, ¿cierto? ¿Qué de ello requiere que te acurruques en vergüenza?

El Aburatori rápidamente me corrijo.

Cuando levanté mi cabeza, la Aoandon interrumpió.

—¿Pero qué harás? Cuando se trata de conocimiento y técnicas, yo sabría mucho sobre cosas orientales y Marguerite probablemente sabría mucho sobre magia occidental, pero necesitarás más que eso para construir un Paquete. Neceistas observar al Youkai involucrado, entender con precisión sus leyendas, distorsionar o engrandecer un parte para encajar tu objetivo, construir símbolos con objetos físicos específicos y espiritualmente vincularlos. Eso requiere al menos unas docenas de personas y a su máximo como unos cientos. ¿Tienes a alguien con quien puedas confiar?

—Lo siento, ¿pero pueden dibujar los planes para el Paquete que quiero? Quiero comenzar a reclutar ayuda después de que tengamos los cálculos preliminares hechos.

—Bien, ¿pero dónde vas a encontrar a estas personas? Seguramente no piensas en los estudiantes de tu escuela.

No podía evitar sonreír a eso.

Por el momento, haría de lado todos mis principios y podría violar cualquier tabú si eso significaba salvar el mundo de este destino ruinoso y caminar al lado de la Zashiki Warashi una vez más.

Así que lo dije.

—¿Con cuántos Youkai piensas que lidié en el pasado?

—¿No querrás decir…?

—Sí.

Me había decidido. Usaría todo lo que pudiera. Rendirme antes de siquiera intentarlo, abandonarla en esta crisis del que ella estaba completamente inconsciente, y entonces lamentarlo era lo que no podía hacer.

Así que cargaría cualquier pecado y aceptaría mi castigo.

No podría dejar la pura meta de salvar a la Zashiki Warashi a la consciencia y culpa de personas torpes mientras las arrastro en algo tan loco como un Paquete criminal mientras permanezco limpio yo.

Coloqué mi mano izquierda sobre mi brazo derecho y roté mi brazo dominante.

Y sugerí algo que realmente no debería haberme dejado hacer.

—A los Youkai parece que les gusto, así que voy a usar intencionalmente eso por una vez.

Zashiki_v09_172-173

3 (3rd person)

-Comenzó dentro de la Villa Noukotsu.

—Oye, Sombrilla, una carta acaba de llegar.

—¿Hm? ¿Es para los Youkai directamente en vez de nuestro amo o su madre? Qué raro. Veamos.

—Oh, cielos. ¿Crees que deberíamos llamar al Mayoiga también?

—Sí, Linterna. Llamemos a la nueva Fuguruma-Youbi también. Esta es una buena oportunidad para que ella conozca a todos.

—El Jatai y Kosode-no-Te dicen que quieren ir también.

 

-Una postal pasada de moda con una carta de respuesta adjunta llegó a un pueblo costero distante.

—O-oye, eso es un Shichinin Misaki, ¿no es así? ¿No mueres si te encuentras con uno…?

—¡Shh! Parece que están distraídos por algo… ¿Están leyendo una carta? ¡¡Como sea, necesitamos huir!! ¡No te rindas! ¡¡Esto funcionará de alguna manera!!

—Pero hay una sirena por ahí. ¿¡No ganas inmortalidad al comer su carne!?

—¿Y cómo vas a cocinar una sirena que es inmune a ataques físicos? Y déjame decirte algo fundalmental: ¡Las personas que se vuelven codiciosas en momentos así son las que mueren! ¡¡Así que huye!!

 

-Otra postal llegó a una tierra incluso más distante de Okinawa.

Un Shisa la sostenía en su boca mientras corría a hacía un Kijimuna familiar por consejo.

—Soy Shisa. Ese chico Jinnai Shinobu está en problemas. ¿Qué deberíamos hacer?

—…(*balanceándose* *balanceándose*)

La decoración parecida a la de un león y el árbol higuera china continuaron hablando así.

 

-Un hombre de mediana edad le dio a una postal una mirada de preocupación en la cabina de peaje para la Unión de las Cuatro Montañas donde múltiples carreteras se cruzaban.

—¿Una postal para la Villa Zenmetsu? ¿Es en serio? Esta cosa no está maldita, ¿o sí?

Cuando él alejó la mirada sólo por un momento, una serpiente tan gruesa como un dedo meñique tomó la postal en su boca y se la llevó.

Era un Toubyou.

Estaban escondidos por todo el lugar y tranquilamente discutieron la postal, pero el hombre de mediana edad no estaba consciente de nada.

—¿¡Qué, esa cosa realmente está maldita!? ¡Tengo el turno de la noche ahora, ¿saben?!

 

-Unas postales fueron enviadas por medio del distrito especial casino de la Isla Mina de Oro.

El primero fue enviado a la Posada Grúa Dorada en el que Jinnai Shinobu se quedó.

—¿Oh? Una postal de un huésped. Qué inusual. E incluso viene con un regalo.

—Veamos…¿Una Zashiki Warashi? ¿No es esa como una pariente nuestra?

—Es más como si ellas fueran la familia principal y nosotras las ramas familiares.

Eran una Notabariko, una Usuhiki Warashi y una Kura Bokko.

Sin embargo, había en realidad otra Usuhiki Warashi en la Isla Mina de Oro.

—Kyah kyah☆

Su mini yukata estaba bajada a los hombros, por lo que la chica parecía estar usando un vestido de top mientras corría por detrás de los casinos.

Ella sostenía una postal idéntica en su mano.

 

Una de las postales fueron enviadas de la Isla Mina de Oro hacía los Estados Unidos por medio de correo aéreo.

Hasukawa Yumi frunció el ceño cuando vio la extraña postal que pasó por las brechas de la barricada naval.

(Y pensar que él usaría la agencia máxima de inteligencia del mundo para confiar un mensaje…)

Estaban siendo enviadas al Kechibi, la Ubume y la Amanojaku en la base del Paquete que habían usado.

Si un Paquete estaba siendo hecho para interferir con la Zashiki Warashi Ensangrentada quien estaba causando un caos global, la CIA tenía una oportunidad de añadir lo que fuera que pudieran querer.

Hasukawa Yumi pensó por un momento sobre a dónde enviar las postales.

(Pero desafortunadamente, le debo una a él.)

Ella suspiró sólo una vez.

Ella entonces borró unos cuantos registros y envió las postales mientras se aseguraba que fueran vistas por Sid Clouds, su jefe sólo de nombre.

 

Por último, una fue transferida a Shikoku desde la Isla Mina de Oro de Kyushu.

—Tanuki, Zorro, Tejón. Tienen una postal.

Cuando la pequeña niña los llamó, los tres Youkai que lucían como animales de peluche se apresuraron. Era una casa común prefabricada, pero un lapso de dos generaciones desde nieta a abuela vivían ahí e incluso tenía su propio jardinero, enfermera y guardaespaldas.

—¡Ohh, es de Jinnai shinobu! ¡No había escuchado ese nombre en un tiempo!

—Cielos, cielos. Pero basada en lo que dice, no podemos regocijarnos de esto…

—No hay problema. ¡No me gusta estar en deuda con él de cualquier manera, así que deberíamos en realidad estar agradecidos con esta oportunidad para pagarle!

 

-Una postal llegó para Ranzono Sachi en su centro de detención juvenil.

Cuando ella leyó el texto con el pequeño ciempiés que se arrastró por las brechas en las barras, su amigo habló con ella.

—Lo siento, Sachi. Sé que estarás sola, pero el momento ha llegado para pagarle a ese chico por lo que hizo por nosotros.

—Jeejee. Incluso los libros de imágenes hablan sobre tu concepto de pagar las deudas, así que no tienes que ser tan formal. Más importante aún, ¿por qué no traer a los demás? Al Tsuchigumo, el Nue, el Gama, la Uwabami, el Tesso, el Takebunkani, el Sarugami y el Baku… Jeje. Todos son muy buenos, así que estoy segura que ayudarán.

Una pequeña ave podía escuchándose piar, pero no se podía ver por ningún lado.

—Jeje. Sí, había un Okuri-Suzume también, ¿no es así?

 

-Muchas postales fueron enviadas por el país basadas en viejos recuerdos.

—Oh, ha pasado mucho tiempo desde que visite la casa Jinnai…¡Nunca conseguí que Shinobu-chan me cargara, así que quizá debería ir de nuevo!

—Ejeje. Creo que es hora de que me acerqué a Shinobu-chan sobre “eso”.

Un Onbu-Obake y un Kaki Otoko estaban diciendo cosas peligrosas.

—Babuu.

—¡¡Este Ubu sólo dice “babuu” y “ogyah”, pero el Tsuchigumo desobediente tiene un corazón suave con gatitos abandonados en un día de lluvia!!

Un Ubu y un Tsuchigumo movieron sus piernas.

—Je. Desde que Shinobu-chan me mostró un mundo completamente nuevo, siempre mantengo bebidas carbonatadas en mi platillo principal.

—Soy una Nopperabou, pero creo que las personas en realidad estarían más sorprendidas si tuviera ojos y una nariz dibujadas en pluma negra.

Un Kappa y una Nopperabou estaban discutiendo algo.

—Jojojo. Él sigue siendo un niño consentido. Tal vez yo, la Kyuubi, debería visitarlo.

—Por favor, vieja zorra, sólo quieres disfrutar las festividades. En cuanto a la Kuzunoha, yo me aseguraré de entrenarlo apropiadamente.

La Kyuubi y la Kuzunoha.

—¡¡Yeaahhhhhhhhhhhhhh!! ¡Somos Tanuki☆Bayashiiiiiiiiiiii! ¡Hoy, creo que les mostraré a todos una apasionada carta de un fan que recibimooooooooooooooooos!

—Estoy más que dispuesto a ayudar, pero no quiero que él espere mucho. El Nurarihyon podría ser conocido como el líder de todos los Youkai, pero originalmente sólo era un Umibouzu.

—¡Soy un Oni! ¡¡No muchas casas sólo traen fortuna en la parte de adentro, así que necesito refugio para el 3 de Febrero!!

Había incluso cinco Tanuki, un Nurarihyon y un Oni.

—*Correr* *correr* (Jugar a la casita con Shinobu-chan fue divertido.)

—Así es. Un Dios de la Probreza como yo probablemente debería haber sido alabado ahí originalmente.

—No sé qué pueda hacer un Akaname, pero iré ahí si él lo quiere.

Un Kodoku, un Dios de la Pobreza y un Akaname.

—Soy un Nurikabe. Vine corriendo cuando escuché que Shinobu-chan estaba en problemas.

—Yo, un Ittan-Momen, estoy aquí también.

—¡Entonces deja de bloquear el camino! ¿¡Quieres que un Yagyou-san como yo te patee con mi caballo sin cabeza!?

—Ya, ya. Peleas internas no nos llevarán a nada. ¿Cómo pueden mirar a un Dorotabou como yo en el rostro y pensar de otra manera?

—No sabía que un Dorotabou podía caminar en el camino normalmente. Mi único ojo está bastante sorprendido.

Un Nurikabe, un Ittan-Momen, un Yagyou-san, un Dorotabou y un Hitotsume-Kozou.

 

-En la Ciudad Bozen vecina, una postal llegó a una plaza de perros supuestamente abandonada.

—Ha pasado mucho desde esa epidemia zombi, ¿así que ahora qué es?

El mensajero de medio tiempo asustado había considerado arrojar la postal innumerables veces en el camino, pero él había tenido miedo de que eso lo maldeciría.

Entonces él vio una bola gigante de luz alumbrar desde la cima del volcán dormido.

—¡¡Gyawah!! ¿¡Qué!? ¿¿¿¡¡¡Es eso un OVNI!!!???

Muy pocas personas conocían la forma original del Youkai conocido como Kasha.

 

-Unas cuantas postales fueron enviadas a Uchimaku Hayabusa, tío de Shinobu más que al Youkai.

—¿Hm? ¿Se supone que envíe estos a cualquier Youkai en los que pueda pensar?

—Am, hubo un Funa Yuurei de la Isla Zashou y una Nure Onna, el Jinmensou del asunto de Tsumada Mio y…bueno, podemos ignorar a la Aoandon de la villa Zenmetsu y el Aburatori del asunto de las Tarot Girls 22, pero también estuvo el Yamanba de los Apartamentos Ubasute, ¿cierto?

—Ahora que lo pienso, ¿qué le pasó al Inugami de Toujou Miyabi?

—Oh, cierto. También hubo un Jorougumo.

 

-Unas cuantas más fueron enviadas a Hishigami Mai.

—¿¡Qué clase de poder paranormal usó él para enviar estas a mí cuando nadie sabe mi verdadero nombre!? ¡¡Jinnai Shinobu se ha vuelto bastante bueno desde la última vez que lo vi!!

—Tal vez. *Mordisco* *mordisco*. Este somen de calamar es delicioso.

—Oye, maldita Shikigami. No me digas que te has encariñado tanto a él que comenzaste a filtrar mi información. ¿Primero el detective y ahora el rubio? ¿¡Qué tan infiel eres!? ¡No debería tener tantos problemas en controlar una Shikigami!

—No tengo idea de qué estás hablando. Más importante aún, ¿qué harás?

—Jugar a salvo haría que el Hyakki Yakou se involucrara en esto…pero es interesante que esto llegó a mí en vez de a la jovencita. ¿El chico ya está pensando sobre el balance de poder? ¿O nos está diciendo que hagamos esto por nuestra cuenta?

—¿Y?

—Creo que le seguiré el juego y después observaré qué pasa. El único Youkai que pienso podemos usar es el Monje de la familia de Amemura-chan, el Inugami Gyoubu Tanuki y la Osakabe-hime de esa tienda de udon, el Kitsunebi y Tengu conectados al Shinshou Hitsubatsu, y…¿eh? Realmente no hay muchos.

—Eso es porque vas y matas a todos.

—Como sea.

—Sí.

¿Puede la jovencita realmente pretender no notarlo cuando su amado Onii-chan está en peligro?

Zashiki_v09_184-185

-Y por último, de vuelta en la casa Jinnai.

—¡De acuerdo! Ya tenemos una Yuki Onna, una Nekomata, una Furutsubaki (Pequeña), un Aburatori y una Aoandon aquí.

—Am, ¿amo? ¿No te estás olvidando de los Keseran-Pasaran y el Azukiarai?

—Jeje. Me alegra ver que te olvidaste de la Furutsubaki grande. ¡Eso es lo que obtiene por robarse mis bocadillos!

—¿Y realmente puedes meter a una demonio como la Súcubo y una bruja como Marguerite en la categoría de oculto?

—No hay problema. Desde el momento que hicimos contacto con una demonio, nuestras almas están fuera del cielo pero nos convertimos en unos seres que pueden traer supuestamente fenómenos imposibles en esta vida.

—Pero no quiero nada que ver con Tselika después de todo el tormento que me hizo pasar. Ahora que lo pienso, ¿qué hacemos al respecto de ella? Deberías ser capaz de contactarla si envías una postal a una asamblea de brujas en las catacumbas.

—¡¡No!! ¡¡Por favor no hagan eso!! ¡¡Nunca volver a ver a esa Arcademonio!!

Había poco que pudiera hacer un solo chico, pero él camino que él caminó hasta ahora le había dado una respuesta definitiva.

Él había hecho todo lo que él podía.

Él sintió progreso definitivo cada vez.

Pero entonces…

—¿¡Eek!?

Él escuchó a alguien jadear.

Había “algo” ahí que era gentil y sin embargo robó toda la ventaja que parecían haber construido. Trajo inquietud, miedo y un sentido del peligro. Ese “algo” invisible se esparció entre ellos y parecía alcanzar a los Youkai antes de que un humano como Shinobu. Los cinco miembros del Tanuki☆Bayashi se recostaron en sus espaldas para hacerse los muertos mientras que la Sombrilla y la Linterna se doblaron y aplanaron sus cuerpos de papel aceitado.

La extraña sensación parecía llegar por la entrada principal por el pasillo.

Cuando Jinnai Shinobu tragó y dudosamente miró hacía ahí, él vio un rostro familiar ahí.

Era una chica de cerca de diez años con un kimono púrpura y cabello negro en corte bob.

—¿Hafuri…?

—Disculpa mi repentina visita, pero seguramente no piensas que el Hyakki Yakou fallaría en notar tal movimiento a gran escala.

La Furutsubaki (Grande) y la Usuhiki Warashi se colgaron de la cintura del chico.

No sabían sobre la situación, así que el Hyakki Yakou podría haber lucido como una organización que trataba a los desobedientes con la actitud de la Corte Imperial Yamato: matarlos o forzarlos a obedecer.

Shinobu exhaló, jugó con su cabello y palmeó la cabeza de la Usuhiki Warashi de cabello blanco colgándose de su cintura.

—Realmente no quiero su ayuda esta vez.

—Sí, entiendo tu preocupación. Si nuestras predicciones son correctas, estás trabajando para planear una estrategia o un Paquete para interferir con la Zashiki Warashi Ensangrentada. Si el Hyakki Yakou sabe tus métodos, el riesgo de incluirnos como una puerta trasera no deseada aumentaría considerablemente. Antes de incluso preocuparte sobre el destino del mundo, probablemente quieres evitar tener a unos terceros lidiando con tu amante.

La Yuki Onna tardíamente corrió hacía la puerta del frente.

Ella cubrió su boca con las mangas de su kimono, pero una peligrosa luz llenó sus ojos.

—Tienes agallas de interferir a esta fase delicada. Todos tenemos nuestras razones complicadas para tratar de salvar a la Zashiki Warashi, así que si haces algo que entorpeciera nuestra resolución, estoy prepara para actu-…

—¿Qué le pasa a esta niña pequeña?

—¿¡Mgyuh!?

Una Hafuri exasperada empujó a la pequeña nariz de la Yuki Onna con su dedo índice.

—Jinnai Shinobi, si intentas usar este grupo, hay algo que debes considerar primero. Toma el mando con una política sólida en mente. Incluso si lo intentas de esa manera, las acciones de cualquier miembro de tu organización pueden ser tomadas como las intenciones del grupo como un todo.

Zashiki_v09_189

La Yuki Onna forcejeó y agitó sus brazos alrededor, pero Hafuri continuó empujando su nariz y jugando con ella por casi diez segundos antes de finalmente liberarla. Las pequeñas joyas en su cabello cerca de sus orejas resonaron en conjunto y produjeron un sonido refrescante. La Yuki Onna colapsó exhausta al suelo y el Tsuchigumo y Nurikabe cerca temblaron.

—O-oye, ella es un ejemplo representativo de una Youkai letal, ¿no es así? ¡Ella es como el rey de las peleas callejeras en los callejones por la noche, ¿así que qué tan aterrador tiene que ser el Hyakki Yakou para que la derroten tan fácilmente?!

—Soy un Nurikabe. Shinobu-chan, ¿quién es esta chica? Ella está dando un aura aterradora, pero ella no morderá, ¿o sí?

Shinobu miró a los aterrados Youkai escondiéndose detrás de él y Hafuri exhaló por su nariz.

Ella parecía acostumbrada a esto.

Pero al mismo tiempo, había tanta envida en sus ojos mientras ella veía a Jinnai Shinobu…no, a todo el entero grupo.

—Tengo una sugerencia. —Hafuri levantó un dedo hacía adelante mientras Shinobu pensaba. —Quisiera saber qué está haciendo la Ver.39… no, la Zashiki Warashi Ensangrentada. Pero no quieres que el Hyakki Yakou sepa sobre el Paquete que usarás para controlarla. …Por lo tanto, te ayudaré sola, no como la líder del Hyakki Yakou. Te apoyaré con todo lo que tengo, pero no tomaré conmigo nada de lo que vea aquí. ¿Qué tal suena eso?

—…

—¿No puedes creer en la promesa verbal de una joven chica?

—No, te creo. Quiero decir, si realmente quisieras matarla o capturarla para experimentos, ella y yo habríamos sido espiritualizados antes de dejar la Montaña Boseki. Te debo una por eso. No, supongo que puedo decir que confío en ti como persona gracias a eso.

Hafuri lucía un poco sorprendida a pesar de que había sido su sugerencia.

Y Shinobu no notó el cambió en su comportamiento.

—Pero dejando de lado eso, tu posición es realmente conveniente. Entiendo cómo te sientes, ¿pero aquellos alrededor de ti realmente lo permitirán?

—¿Quién piensas que soy?

—La hija de Majina y la líder del Hyakki Yakou. Ese es mi punto.

—Y fue mi punto también. ¿Parece extremadamente inusual que aparezca aquí sola sin ningún guardaespaldas?

La chica en kimono púrpura sonrió en una forma muy diferente a ala de ella y jugó con las joyas cerca de sus orejas.

—Mi sangre es una mezcla de sangre pura de un líder del Hyakki Yakou y la sangre de una Zashiki Warashi. Eso me ha permitido controlar el destino, incluso si es muy ligeramente. Fue suficiente para escabullirme de los cien generales y el Top 5 del Hyakki Yakou. Puedes ignorar esa solida organización por ahora. Es incapaz de funcionar apropiadamente por alguna razón.

Pero…

—¿Apareciste aquí sola? No quiero escuchar eso de una niña pequeña que se aparece en mi casa con su madre. Y con accesorios para cabello iguales también. Debes ser muy cercanas.

—¿Eh? ¿Ah? ¿¡Ehh!? ¡¡Madre!!

Hafuri estaba confundida al principio, pero ella finalmente entendió después de mirar detrás de ella. Sí, un sexy Youkai en una yukata blanca quien tenía casi una falta fantasmal de presencia estaba justo detrás de ella.

Era Mei.

Sin decir una palabra, ella miró a Shinobu a los ojos y silenciosamente asintió. Ella gentilmente frotó la cabeza de su hija.

Mientras tanto, Hafuri estaba todo menos tranquila.

—¿Cómo? ¿Qué? ¿Eh? Pero… ¿¡No estabas confinada en la celda más estrictamente vigilada del Hyakki Yakou!?

—Realmente dudo que lógica normal funcione con ellas. Se siente como si pudieran jugar directamente con el destino del mundo.. Además, sentarse y marcharse cuando quieren es sólo lo que una Zashiki Warashi hace.

—¡P-pero aun así!

—Más importante aún, nuestra Yukari aparentemente escapó del Hyakki Yakou hace más de un siglo. Creo que escuché que fue su época dorada o algo así, así que ya hay un precedente cuando cosas habrían sido más difíciles.

—¡¡Ese no es el punto!! ¿Por qué dejaste tu celda y viniste hasta acá, madre? ¡Más específicamente, ¿fue para contactar a Jinnai Shinobi?! ¡¡Dependiendo de tu respuesta, podría tener que hacer todo lo que pueda para detenerte como tu hija!!

Hafuri se desquitó con su madre, pero Mei simplemente palmeó la cabeza de su hija un poco más.

Pero…

—Esto quiere decir que han entrado a la Villa Noukotsu sin problemas, ¿no es así?

—S-sí.

—Yukari no las buscó, pero forzaron su entrada. Y funcionó…

¿Podría ser? Se preguntó Shinobu.

Él podría haber sido demasiado engreído. Podría no haber sido su trabajo lo que permitió que todos estos Youkai se reunieran convenientemente, lo que había prevenido que coincidencias que sonaban como bromas se pusieran en el camino, y lo que había evitado que el destino ruinoso de la Zashiki Warashi Ensangrentada los interceptará. Hafuri y Mei podrían haber desviado brevemente el poder de Yukari que Majina había analizado mientras excedía el Ver.40 durante sus breves picos.

Shinobu no tenía forma de ver el destino.

Él no tenía idea de qué tan exactamente sus hilos estaban enredándose.

¿Pero podría ser…?

—¿Qué harás?

La Nekomata había caminado en sus patas en algún momento y le preguntó eso.

Shinobu intencionalmente suspiró.

—Bueno…

Después de esa palabra, él enfrentó sus pensamientos internos nuevamente.

Él tenía que recordar su propio eslogan.

Él murmuró por debajo de su respiración: Puedo llevarme bien con cualquier Youkai. Ya decidiste eso, Jinnai Shinobu.

Así que…

—Entendido. No eres la líder del Hyakki Yakou justo ahora. Eres sólo una persona y una de “nosotros”. ¿Está bien eso?

Esta vez, Jinnai Shinobu tenía el poder necesario en manos mientras sonreía y miraba a todos.

Era realmente como el dibujo tosco en ese papel de construcción.

Todos se habían reunido en la entrada en algún punto.

No había división entre humano y Youkai. Todos sonrieron juntos como un solo grupo.

Al principio, él pensó en hacerlos sostener sus manos en un círculo como en una escena de una novela adolescente, pero había demasiados como para hacer eso.

En otras palabras…

¡Estoy contando con ustedes, Hyakki Yakou de Jinnai Shinobu! ¡¡No necesitamos apoderarnos del mundo y la inmortalidad no importa!! ¡¡Sólo quiero una cosa: denme su ayuda para salvar a la chica de la que me he enamorado y evitar que se convierta en una villana!!

Por un breve momento, ese chico sería el líder de cien monstruos.

El mundo no les importaba a ellos.

La parte del mundo en la luz del día y la parte del mundo oculto por las sombras no era de su preocupación.

Ellos sólo tenían una meta: proteger a la amada chica del chico de cualquier cosa irrazonable que el mundo pudiera arrojarle a ella.

4 (Jinnai Shinobu)

Lo qué usaría era simple.

Podía conseguirlo todo en medio día con unos cuantos clics en un sitio de compras en línea.

Una pluma roja, un compás, un espejo de mano, una regla de plástico, un cortador de vidrio, un tubo de cartón, papel rojo delgado, un conjunto de origami, un taladro, tijeras, cuchillo multiusos, pegamento, cinta adhesiva y por último algo de papel crepe para hacerlo lucir bien.

—¿Un caleidoscopio?

Hice como me dijeron al usar la regla para marcar el espejo de mano y entonces tomé el cortador de vidrio. La herramienta lucía como una versión pequeña de un cortador de pizza.

—No tiene ningún cable o capacidades inalámbricas, ¿por lo que realmente puede actuar como el núcleo de un Paquete?

—Todo puede serlo siempre y cuando tenga el simbolismo apropiado.

Hafuri me respondió con una voz serena.

Al lado, la Aoandon asintió rápidamente.

—Para ponerlo de otra manera, ¿cuáles fueron los núcleos de los Paquetes que ya has visto? ¿No fueron los descaradamente sospechosos los que eran excepción?

Ella tenía un punto.

Cuando lo pensé, me di cuenta que todos habían sido cosas como el acuerdo de usuario del Sanatorio o un revolver de juguete. No necesitaban ser digitales y de alta tecnología y no tenían que llenarlos con extraños ocultismos tampoco.

Corté el espejo en tres partes y los coloqué en un prisma triangular. El lado reflejándose estaba adentro. Entonces llené las brechas con pegamento y los junté con cinta adhesiva hasta que el pegamento pudiera cercarse.

—Tenemos un abanico de USB, ¿no es así? ¿Eso ayudaría a cercarlo más rápido?

—No, cualquier interferencia antinatural creará “pedazos”. Es mejor dejarlo cercar naturalmente. Sólo déjalo así. Apresurar esto sólo conducirá a errores.

Hafuri simplemente estrechó sus ojos y me observó trabajar. Ella diría algo si lo arruinaba, pero generalmente sólo observó sin dar ni una instrucción. Eso podría haber sido lo que ella juzgó como estar “ayudando como una persona y no como el Hyakki Yakou”.

—La llave para este Paquete es el engaño del color. Hace al rojo en blanco y el blanco en rojo. No importa si es un completo sofismo; seguimos ganando si podemos revertir la percepción de esos colores. ¿Con eso está bien?

—Bueno, fui yo quien lo sugirió.

Usé el compás para dibujar un círculo perfecto sobre el cartón y usé el cuchillo multiusos para cortarlo por la línea. Tenía que abrir un agujero en el centro…pero decidí que no necesitaba el taladro para eso. Usé la punta del compás para directamente perforarlo.

Con las instrucciones de la Aoandon, coloqué el papel rojo delgado encima de eso.

—Un caleidoscopio tiene dos agujeros. Uno para ver adentro y uno para dejar entrar la luz. Si colocas el papel rojo delgado sobre la abertura de la luz, el interior del caleidoscopio será rojo.

—Ya veo, ya veo.

Saqué algo de papel rojo del set de origami.

Requería paciencia, pero lo corté con las tijeras. Eran básicamente puntos cuadrados o chips de sólo unos cuantos milímetros de largo. Las matemáticas hacían contar 108 de ellos en total.

—Coloca papel blanco dentro y será teñido de rojo. Estás viendo al blanco, pero ves rojo. Ese es el paso uno.

Después de asegurarse que el pegamento de secado rápido se secó, removí la cinta del prisma triangular.

Hafuri suspiró tranquilamente.

—Luce bien.

—Sí.

Coloqué la parte del espejo dentro del tubo de cartón y lo pegué adentro. El fondo estaba cubierto por la tapa circular de papel rojo delgado.

Entonces vertí los puntos y chips de papel origami adentro.

—Pero incluso si lo están viendo rojo, alguien que sabe el truco asumirá que están viendo blanco.

El Aoandon tomó el resto del conjunto de origami y volteó el papel.

El lado frontal era colorido, pero la parte trasera era blanco puro.

En otras palabras…

—Pero en realidad, los puntos son rojos de un lado y blancos de otro. Eso quiere decir que nadie sabe de qué color realmente son los puntos dentro del caleidoscopio. Los que piensas que en realidad son blancos podrían ser realmente rojos. Podría ser algo como ese gato en la caja. Como sea, eso completa la fase dos. Este caleidoscopio convierte el rojo en blanco y el blanco en rojo.

Eso sólo dejaba a los detalles.

Corté un círculo en el cartón para una gran mirilla. Luciría más la parte con el vidrio cubriendo ese agujero, pero tenía miedo que un novato como yo dejaría algunos pequeños fragmentos detrás si trataba de hacer eso con el cortador de vidrio. Eso era especialmente aterrador con algo que sostienes en tu ojo. En su lugar, corté un pedazo de un bolsa transparente de celofán del que había venido en conjunto de origami. Después de colocar la cubierta sobre el extremo faltante, cubrí el interior del tubo de cartón con papel crepe con flores impresas que pensé que le gustarían a la Zashiki Warashi.

Esto era un esfuerzo de una vez en la vida, sin embargo lucía algo incómodo.

Pero quizá eso era lo mejor.

El papel de construcción “Todos Somos Amigos” era igual y sabía que algo definitivamente se había salvado por eso.

La Aoandon estiró y trazó su dedo por el exterior.

—Eso completa el núcleo.

—Pero no puedo imaginar cómo vamos a vincular este caleidoscopio con la Zashiki Warashi. ¿Simplemente lo tiene que llevar con ella a donde sea?

—Puedes dejarle esos cálculos engañosos a la bruja. Un Paquete no es algo que una sola persona puede hacer, ¿recuerdas?

—Sí, y mi madre Mei y yo estamos aquí para observar las cosas. Si hay una discrepancia entre los métodos occidentales y orientales, podemos corregirlo para la compatibilidad.

—¿Es así cómo funciona? —me pregunté mientras miraba.

Los Youkai estaban moviéndose por la casa de techo de paja.

—¡Uno dos, uno dos!

—Haaaa. Esto es más trabajo pesado de lo que había esperado…

—¡Tenemos que hacer ajustes por todo el lugar y tenemos que tenerlo listo antes del anochecer! ¡¡Incluso si tenemos permiso para salir, nuestro amo se preocupará si llegamos demasiado tarde!!

Le pregunté a la Aoandon algo mientras observaba las bocas de la Sombrilla y Linterna moverse.

—¿Qué están haciendo? ¿¡No sólo están renovando la casa!?

—Haremos todos los detalles de los cálculos, así que no te preocupes.

—Una Zashiki Warashi se queda en una casa, así que tienen una fuerte conexión con la casa. Hacer ajustes a esa casa es la forma más fácil de alterar su estructura corporal. Sé que en realidad no es un recuerdo feliz, ¿pero recuerdas lo que pasó en ese hotel de la Villa Fuuka? Los planos del hotel fueron usados para interferir con la Zashiki Warashi también en ese entonces.

—Por supuesto, estamos eligiendo zonas que no se mueven mucho así que ustedes, humanos, no interferirán con esto cuando hagan sus propias renovaciones.

Escuché una conmoción desde el techo, pero este no sonaba como más renovaciones.

—¡¡Oh, por dios!! ¡El ático es mi territorio! ¿No tienen otro lugar en donde quedarse? ¡No me importa! ¡¡Vayan a dormir en un árbol o debajo del suelo!!

Le hablé antes de que una pelea en serio se desatara.

—Súcubo, tenemos cien Youkai aquí ahora mismo, así que sé un poco flexible. Todos están tomando compromisos.

—¡¡Oh, eso es muy injusto!! ¡Eres mi amo, así que no puedo hacer nada si dices eso! ¡¡Y no hay forma de detenerlos ahora!!

Vi un puñado de Youkai parecidos a animales de peluche corriendo por las escaleras. Por la mirada de las cosas, estarían peleando por comida también.

—¿Así que cuánto va a tomar esto? Generalmente le damos la bienvenida a Youkai visitantes, pero creo que mi papá sospechará si cien de ellos se quedan por mucho tiempo.

—No tomará tanto. Aunque el truco será tener al Akaname y Shichinin Misaki trabajando mientras se esconden de los humanos.

Con ese comentario, la Aoandon extendió un mapa sobre la mesa de té. Hafuri lo llenó con un rotulador rosa mientras checaba algo. Era un mapa de mi casa y ella parecía estar marcando zonas donde el trabajo estaba completo. Era cerca de un tercio. Ella dibujó en lo que parecía el alambrado, pero no estaba seguro de lo que significaba.

—Shinobu.

La Zashiki Warashi en yukata roja paso por todos los Youkai trabajando para acercarse a mí. Ella no tendría que tener idea de lo que estaba sucediendo. De hecho, ella ni siquiera sabía lo que su mera existencia le estaba haciendo al mundo. Su percepción estaba fuera de lugar. Ella miró alrededor escéptica antes de mirarme directamente a mí.

—¿Qué es todo esto? Nunca había visto tantos Youkai diferentes aquí. Este es técnicamente mi territorio, pero hay claramente otras Zashiki Warashi aquí.

—¿Qué te sucede, Yukari? ¿Estás celosa teniendo a todos estos Youkai aquí? Ahora que lo pienso, hay muchas muy bonitas como la Nure Onna, Jorougumo y Kosode-no-Te.

—…

—¿Eh? ¿En serio? ¿Es en serio eso el por qué estás molesta? ¡¡Au, au, au, au, au!! ¡No me rasguñes! ¡No me rasguñes por todos lados! ¿¡Eres como un gato mascota que se molesta tan pronto tiene gatitos!?

Comenzamos a jugar así, pero podía saber que Hafuri y la Aoandon lentamente estaban estrechando sus ojos.

Así es.

A este punto, nada era sin sentido. Estábamos tratando de construir un Paquete que restringiría el poder ruinoso de la Ver.39. Ese poder podía doblar el destino del mundo entero, así que podría fácilmente detectar algo como esto. Y para bien o para mal, usaría el destino para aplastar nuestros esfuerzos. Los rieles cambiaron sin problemas para notarlo y fuimos arrojados al laberinto. No se nos permitiría siquiera elegir pelear o no. Simplemente nos estábamos desviando del carril principal del destino y todos nuestros esfuerzos fueron arruinados.

Incluso la voluntad propia de la Zashiki Warashi había sido irrelevante.

El poder ruinoso podría haberla estado manipulado también.

Y si lo que dijeron el Aburatoru y la Aoandon era preciso, entonces la Villa Noukotsu estaba rodeada por un laberinto invisible y cualquiera que se pusiera ene l camino de la Ver.39 (ya fuera para dañarla o no) sería incapaz de acercarse. Incluso así, los cien Youkai de mi Hyakki Yakou se habían reunido aquí.

Eso por supuesto probablemente había sido con la ayuda de mi característica especial de reunir Youkai así como la habilidad de Hafuri y Mei para doblar el destino como Zashiki Warashi blanca.

Pero si eso era suficiente para derrotar por completo a la Ver.39, entonces no necesitaríamos construir un Paquete así y Majina no tendría que haberse hecho a sí mismo un gran criminal al causar una epidemia zombi.

En otras palabras, todo esto era insignificante.

La fuente de toda la fortuna y mala suerte era la Zashiki Warashi Ensangrentada.

Como la Ver.39, ella estaba obstruyéndonos como la Ver.39, pero como una Zashiki Warashi, ella estaba tratando de darle la bienvenida a mis invitados.

Algo estaba haciendo divergencia dentro de ella también.

No podía ignorar ese poder.

Si esa divergencia continuaba, no podía siquiera suponer qué pasaría. Ella podría convertirse en una marioneta de la Ver.39 o su cuerpo podría dividirse en dos.

—No te preocupes.

Tragué todo dentro de mi pecho.

Entonces abracé a mi novia, gentilmente froté su cabeza y suavemente me repetí a mí mismo.

—No hay nada de qué preocuparse. Te prometo que no dejaré que algo que te importe sea destruido.

No importaba si esas palabras no podían llegar a ella con los lazos de la Ver.39

5 (Uchimaku Hayabusa)

El jefe superintendente Mishima dijo que era urgente y me llamó a una gran región de puerto en el sub centro de Tokio.

—Me sorprende que te presentarás cuando podrían “accidentalmente” enviar un misil volando hacía acá en cualquier momento, Fenómeno del Misterio.

—Igual tú, detective. No creo que muchos sirvientes civiles siguieran trabajando una vez que no son pagados.

Uno de nosotros era un hombre simple en un traje barato y abrigo y la otra era una chica llamativa decorada con listones envueltos por su cuerpo y un top y una minifalda la hacían lucir como una crema batida y chocolate.

Intercambiamos una mirada y ambos reímos como si no pudiéramos creerlo.

El mundo se estaba acabando.

Era poco claro si iba a acabar pronto o si ya lo había hecho y nadie lo había notado, pero de acuerdo a la economía y expertos en inversiones, ya habíamos pasado el punto de no retorno.

El núcleo de todo era la Zashiki Warashi y el único que podía detenerla era mi sobrino Shinobu.

Sonaba como una broma, pero todas mis llamadas telefónicas y emails misteriosamente no podían llegar a él. Los trenes y aviones convenientemente estaban teniendo problemas. Consideré conseguir un carro rentado, pero fui detenido por la última “coincidencia” de dudarlo porque tenía miedo de caer en un accidente por mi cuenta.

No había nada que pudiéramos hacer.

Sólo podíamos esperar por cualquiera que fuera el resultado que Shinobu y la Zashiki Warashi traerían.

Habiendo dicho eso, no podía simplemente encerrarme en mi habitación y poner una cobija sobre mi cabeza. Después de todo, era un oficial de policía y problemas grandes y pequeños estaban apareciendo por todos lados.

No podíamos estar en el centro, pero Shinobu no podía llegar a los bordes exteriores.

Cada uno tenía trabajo. Estaría mintiendo si decía que no era frustrante, pero hallar algo que pudiera hacer era mucho más importante y significativo.

De esa manera podía prevenir tanto daño innecesario como fuera posible.

—Vamos.

—Bien.

La costa del sub centro de la ciudad estaba cerca de Hachi TV donde mi antigua senpai Atou trabajaba, pero no habíamos llegado al edificio de oficinas en la línea de la costa o a un apartamento lujoso.

Era un crucero atracado en el puerto.

—La Yukata-II. No lo habíamos visto desde la Isla Mina de Oro, detective. Aunque nunca entramos.

—¿Eh? ¿Pero no algo le pasó a ese crucero al final de todo eso…?

De cualquier manera, la Fenómeno del Misterio y yo entramos al barco. Afortunadamente, no había código de vestimenta.

Mishima-san estaba disfrutando algo de wagu teppanyaki en el restaurante tres estrellas del barco. Aunque era más como la zona de comida de una gran fiesta más que uno dedicado a un restaurante.

—Hola, Uchimaku-kun. Por aquí, por aquí.

—¿Qué está haciendo? ¿No dijo que esto era urgente?

—Sí, pero justo como en hoteles, no puedo evitar comer algo de teppanyaki. Es parecido a la urgencia de hundirse en una cama cuando ves una.

Ese hombre en su traje lujoso estaba viviendo su vida de soltero incluso más que yo. Él era realmente viejo para casarse también. Y él era bastante enérgico sobre la carne cuando incluso las tiendas de hamburguesas globales estaban teniendo problemas después de la epidemia zombi.

—¿Estabas pensando en algo grosero?

—No, no en realidad. Ahora, sobre este crucero…

—Así es, Hayabusa-kun. Podrías no saber todos los detalles ya que no estuviste directamente involucrado, pero tiene un agujero en el fondo. Aunque es poco claro si fue la CIA o la Mujer Hishigami quien lo hizo.

—…

—No necesitas estar tan nervioso. Sólo el tanque del balasto fue destruido, así que no se hundirá siempre y cuando la escotilla de inspección esté cerrada. Aunque sigue siendo descuidado tener 1700 vidas a bordo de eso.

Las cosas habían ido más allá de eso.

Estaban intencionalmente ocultándolo. Estaban guardando silencio para hacer dinero, seguramente condenado.

Realmente estaban alabando el dinero.

—Problemático, ¿no es así? Y no podemos ir tras de ellos cuando todas las agencias relacionadas tienen tienda cerrada. Podría estar en una tienda de wagyu teppanyaki, pero en realidad me gusta más el filete de abulón. Aunque estoy escéptico si esto es carne de Villa Intelectual como dicen ser.

—Así que el truco de magia usando los bonos de la red está produciendo toda clase de peligros morales, ¿no es así?

—Tengo algo que discutir sobre eso. Kotemitsu-san se supone que iba a dar los detalles, pero…hm, ¿cómo debería ponerlo? Sus peleas con su hermana son bastante intensas. En realidad no puedo disfrutar la compañía de dos bellezas así.

—Sí, eso pasará si meten a Madoka y a Seika en la misma sala de operaciones. Es como tratar de criar una cobra y una mangosta juntas.

Enbi dio su comentario exasperado mientras vestía en sus listones rojos, crema batida y chocolate de top y minifalda, una oblea de listón atada y un sombrero de pastel a un costado de su cabeza.

Un momento después, una puerta fue abierta ruidosamente de golpe. Miré hacía ahí y vi una abertura cuadrada en el grueso muro donde no había habido señales de una puerta antes. Una mujer y una chica salieron de ahí.

Era Seika de edad de universidad de la familia principal Kotemitsu y la compañera de clases de Shinobu, Madoka-chan.

—¡¡No puedo creer que comenzarás a vender ahí!! ¿¡Por qué harías cambios manuales cuando el programa de inversión autónomo puede ver el movimiento óptimo!? ¡¡No ganas nada además de acariciar tu propio ego cuando tienes éxito basado en tu propia decisión!!

—Creo que confías demasiado en la máquina. Invertir es sobre leer las interacciones de los corazones de las personas. Incluso si programas vistiendo las pieles de las cuentas de los usuarios se están volviendo locos estos días, los pensamientos de las personas construyendo sus algoritmos seguirán afectando las cosas. No entiendes el estilo Kotemitsu en absoluto, Señorita Error.

—¡Me molesta que resumas todo usando terminología de internet! ¿Es eso en el estilo de estos días? ¡¡No fue hace mucho cuando usabas terminología de ajedrez para describir el sistema de la familia!!

—Ruido que no encaja en el archivo de forma ni siquiera llegará a mis oídos. Si deseas hablar conmigo, entonces aprende el formato Kotemitsu primero.

—¿¡Y por qué estás vistiendo ese llamativo traje de banda marchante, anciana plana!?

—¡¡ ¡Mishima me engañó diciendo que esta era una fiesta de trajes!

Mishima-san me ondeó su mano sin mirar atrás.

—Haz algo sobre esto, Uchimaki-kun. No tienes problemas de ir a un karaoke con una chica de secundaria, así que eres mi última esperanza aquí.

Zashiki_v09_210

—¡¡Tenía una muy buena razón para eso!! Sólo quería una habitación aprueba de sonido par-…

—Así es. El detective arrastró a esta inocente chica en una habitación privada donde nadie pudiera vernos o escucharme gritar.

—¡¡Era para que así pudiéramos discutir la estrategia, idiota!! ¡¡Ese caso tenía que ver con la embajada, así que no teníamos más opción que rendirnos en métodos más directos!!

Ver a otros comportándose mal parecía ayudar a las personas corregir su propio comportamiento. El argumento de las Hermanas Kotemitsu se había elevado mucho, pero se calmaron cuando vieron nuestra conmoción.

Mashima-san sonaba impresionada mientras masticaba el filete de abulón que usaba el gran caparazón como plato y estaba cubierto en una salsa especial hecha de mantequilla y de sus entrañas.

—Muy bien hecho, Uchimaku-kun. Manejaste eso tan bien que me siento tan tonto desperdiciando tres horas con eso. Dicen que es mejor ir con el especialista y parece que debería simplemente dejarte todas las chicas jóvenes a ti.

—¿¡Quién demonios está manipulando secretamente los rieles de mi destino!?

Grité mientras temía que unos hilos invisibles se envolvían alrededor de mi cuerpo, pero el soltero rico limpió su boca con una servilleta y entregó una tarjeta negra al mesero. Él educadamente rechazó cualquier postre, terminó de pagar, y me guío a la previa habitación oculta con abrigo lujoso en mano.

—El Yukata-II fue construido para los ricos, por lo que tiene conexión satélite y servicios de compañías de tarjetas vinculadas al casino y salas de operaciones. Eso lo hace una base perfecta para nosotros.

—¿Pero por qué usar tan peligroso barco? Hay varias buenas habitaciones en la costa que podría usar.

Seika-san respondió mi pregunta natural.

—Esos están llenos de nuevos ricos que no abrirán por años. Son todos, desde niños de primaria a amas de casa e incluso los ancianos que tenían mucho tiempo libre y dinero de sus pensiones. ¿Sabes cuál es lo más popular para entrenar en estos días? Es aparentemente el negocio de invertir por un margen amplio.

—…

Ugh.

Todavía veía el invertir como otra palabra para apostar, así que esta nueva era parecía absolutamente demente para mí. Me encogí de hombros de sólo pensar en personas que no podían conectar una computadora a una impresora en una clase de computación sumergiéndose en un mundo donde podían estallar cien millones de yenes en una diezmilésima de segundo, pero eso probablemente sólo significaba que estaba demasiado colocado en mis maneras de ser.

Aunque, sentirse así era algo importante ahora.

La habitación oculta era el tamaño de dos salones de una escuela. Dos sillas de espalda a espalda en el centro. En los 360 grados, los muros, techos y piso estaban cubiertos con monitores de pantallas planas apoyados por la clase de brazos usados para lámparas de escritorio.

Incontables números y graficas se movían salvajemente por las pantallas.

Había información sobre guerras, desastres, fusiones, adquisiciones, previsiones meteorológicas e incluso precios de hamburguesas en diferentes países. Había grupos de ventanas mostrando cada artículo de noticas en línea que podían incluso afectar ligeramente las acciones o cambio en el mercado extranjero.

Simplemente me sentía abrumado.

Podías reconocer una sola hormiga como un insecto, pero una vez que había miles o diez miles de ellas, lucían como una sola masa retorciéndose o un monstruo. Esto proveía la misma clase de presión.

—¿A dónde se supone que me concentre?

—Creo que el truco es verlos todos sin concentrarse.

Madoka-chan casualmente me respondió en su uniforme de marinero. Ella no sonaba completamente confiada en su respuesta porque era una cosa natural para ella que bien podría también haber sido como explicar cómo respirar o parpadear.

—¿Así que cuál es el problema?

—Esto. —Mishima-san volteó una de los monitores de pantalla plana con brazos montados hacía mí. —Las tiendas de conveniencia naturales nacionales que mencioné antes a penas si están siendo contenidas. Usan un nuevo servicio de alojamiento de enfriamiento para transportar productos perecederos sin dañarlos, pero Madoka-chan y Seika-san se dirigen a eso al decir que viola otra patente de una compañía. Habiendo dicho eso, realmente es sólo para comprar tiempo. El peligro moral en sí sigue esparciéndose como información. No faltará mucho antes de que este tipo de cosas sea considerado normal y unas de las pocas amenazas de las personas sean quemadas. Mira.

—…

—Las personas que ganaron una pequeña fortuna con el truco de magia de bonos están comenzado a llegar a todos lados. No tienen nada mejor que hacer ya que las tiendas de conveniencia naturales se han estancado.

—Am, ¿qué es esto? ¿Están comprando tierras en la luna y marte?

La Fenómeno del Misterio sonaba confundida y Madoka-chan se encogió de hombros.

—Si puedes ponerle una etiqueta de precio y venderlo, no importa lo que sea. ¿Sabes por qué el oro puro y el platino son tan valiosos? Porque hay muchas personas que lo encuentran conveniente. Y en este caso, la tierra en la luna y marte no puede caer víctima de especulaciones de tierra, no puede elevarse el valor debido a una repentina expansión de una vía ferrocarrilera, no puede caer en una pelea por los derechos de exposición del sol debido a edificios altos y no puede tener protestantes realizando un plantón. Y a diferencia del oro y diamantes, los ladrones no pueden huir con ellos. Una vez que tiene una etiqueta de precio, no hay cajas de seguridad más estables.

—Además, no hay leyes nacionales o internacionales al respecto de la tierra de otro cuerpo astronómico. Dejando de lado qué tan efectivo es, no hay problema en comprar y vender esta tierra como información. En estos días, avatares en espacios virtuales abren tiendas y venden productos digitales por dinero digital. Incluso si no puedes tocarlo, podría en realidad ser un plus de que hay algo añadido físicamente al trato.

A este paso, ellos probablemente iban a verter un puñado de dinero en los dulces de una tierra inexistente de fantasía.

Estaba completamente exasperado y Mishima-san me mostró otra ventana.

—Pero una vez que toda la tierra en la luna y marte hayan sido vendidas, esas personas codiciosas se moverán a otro mercado. Este está creciendo bastante justo ahora. También está relacionado al espacio.

—¿El negocio de restos de satélites?

—Detective, si incluyes los de nacionalidades desconocidas, hay actualmente mil o dos mil satélites en operación. Pero su longitud de durabilidad promedio – me refiero a su tiempo de vida – está entre cinco y diez años. ¿Y qué crees que le pasa a un satélite que su papel ha acabado?

—Bueno, ¿no es enviado a la atmosfera para quemarse al reingresar?

—Con los controlables, sí. —Seika-san lentamente suspiró. —Pero cuando el control es perdido debido a un desperfecto, eso no puede pasar. Hay un estimado de siete a ocho mil “cascarones vacíos” orbitando en la tierra. Incluyendo las partes separadas, fragmentos de pintura separadas y pequeños restos, y se rumora que es más de cuatro a treinta millones.

El rango estimado había crecido bastante.

Eso debía mostrar qué tan poco alguien sabía sobre eso.

—¿Así que pusieron etiquetas de precio en la basura orbitando la tierra y actuando como si fuera valiosa como diamantes y platino?

—Al principio, pero las cosas han cambiado.

Mishima-san entregó un golpe final.

Decía lo siguiente:

 

¡¡No dejen que la riqueza se reúna en la cima!! ¡¡Ayúdennos a distribuirla a todos!!

Hemos comenzado este grupo para darle fin al negocio de restos de satélites que injustamente manipula el valor del dinero usando actividades económicas sin forma. Con la ayuda de ciudadanos, hemos comenzado a desarrollar un tipo especial de satélite pequeño. Está cargado con explosivos y detona cerca de restos valiosos flotando en la órbita para enviar esos restos a la atmósfera.

Satélite destruyendo satélites, conocido de otra manera como asesino de satélites, está prohibido, ¿dicen?

Ese tratado se firmó entre naciones, así que no aplica a civiles sin fronteras sin ánimo de lucro como nosotros.

¿No parece extraño para todos ustedes?

¿No creen que las personas diligentemente trabajando en sus trabajando deberían estar haciendo dinero también?

Si el país se rehúsa a hacer algo al respecto, entonces los civiles como nosotros debemos actuar en su lugar.

No estamos pidiendo apoyo monetario. Puede ser en foros, blogs, en redes sociales o lo que sea, pero por favor explíquenle a todos que lo que vamos hacer está bien. El apoyo de la opinión pública no puede ser tomado a la ligera. Su apoyo será nuestra más grande fuerza.

Grupo General de Comercio Hishigami.

 

—¿Qué…demonios?

No podía evitar quejarme.

Cuando vi el nombre Hishigami, miré a la Fenómeno del Misterio.

La chica de coletas calladamente mordió su labio.

—Este es el problema con esos Hombres Hishigami. Siempre van con eso de ser razonables, pero tan pronto lo que el país o el mundo consideran razonable se distorsiona, levantan la bandera blanca.

—¿Es esto siquiera posible? ¿¡Quieres decir que no es alguien pretendiendo ser ellos!? ¡Pero el Grupo Hishigami es una corporación internacional con doscientos miles de empleados! ¡¡Cambiar los canales durante la hora estelar y verás sus comerciales prácticamente por todos lados!!

—Esos hombres harán lo que sea si el concepto de “razonable” ha sido distorsionado. ¿Necesitas revisar un libro de historia para saber quién fue el primero en comenzar a liberar tanques y fighters durante el tiempo de guerra?

—Pero aun así…

¿Explosivos en satélites civiles? ¿Enviarlos al espacio y detonarlos? ¿Tratados entre naciones no importan para individuos y civiles? Esa tontería nunca funcionaría. Un cohete convertido en un arma era la mejor definición de un misil. Si individuos y civiles usaban eso sin el manejo militar, otros pelearían. Esto parecía estar en la página web del Grupo Hishigami, ¿pero dónde estaban ubicados sus cuarteles centrales? ¡Si era en Japón, ¿entonces no estaban esencialmente anunciando a la comunidad internacional que nuestra isla nación era un lugar peligroso que podría crear sus propios misiles balísticos y podían comenzar a dispararlos como dementes en cualquier momento?!

—No podías encontrar un peligro moral más grande, ¿o sí? —Mishima-san sonaba disgustado también. —Y hay dos aterradores aspectos en esto. Primero, el hecho de que la policía ha cerrado y ni siquiera puede actuar con esta tontería sucediendo. Y segundo, que un justo número de personas están de acuerdo con esto.

—…

—…

¿Qué mirada tenía en mi rostro? Probablemente era la misma a la de la Fenómeno del Misterio junto a mí.

Un corto texto de una red social decía lo siguiente:

—Frapé: ¿Qué hay de malo en eso? Realmente no tengo nada en contra de ellos, pero es importante mantener las cosas en movimiento. Prevenir el estancamiento haré felices a todos, así que necesitamos darle un apoyo a la economía como este.

—Redondo: ¡Tengo más noticias! Parece que Hishigami se está concentrando mucho en el ángulo de entrada. De esa manera los satélites abandonados que casi están completos pueden sobrevivir al reingresar y alcanzar la superficie. Podemos conseguir todas las tierras raras que queramos de ellos. ¡Síiii!

—Casa de Ratón 21: Realmente es redistribución de la riqueza. Vamos, necesitamos incluso más de esto. Realmente, tener sólo una pequeña parte de la población ganando tanto usando etiquetas de precio ficticias era lo que no tenía sentido. Ahora tendremos joyas cayendo por el mundo. En qué maravillosa era vivimos.

No importaba cuando bajáramos la página, siempre había más mensajes nuevos.

Además, las opiniones se estaban reuniendo en una sola dirección. De los cientos y miles de publicaciones cortas, no había ni una sola refutación real.

Se sentía como si fueran habitantes de una espeluznante dictadora.

—Asombroso, ¿no es así? Este ni siquiera es un foro anónimo. Por supuesto, el anonimato de esos foros te lleva hasta cierto punto, pero aun así. Ni siquiera están tratando de ocultar su identidad con proxies. Estoy impresionada de que puedan publicar esta clase de cosas bajo su propio nombre de pantalla.

Madok-achan realmente sonaba impresionada.

Esta clase de publicaciones normalmente conducirían a niveles suicidas de vergüenza, pero a nadie parecía importarle. Ni siquiera nadie estaba burlándose de ellos. Los peligros morales ya habían llegado a este punto en el mundo funcional normal.

Pero ni siquiera eso era el núcleo del problema.

—Pero, detective, ¿no es esto realmente malo? Quiero decir, ¿satélites completos lloverán? Espera un segundo. Los satélites están diseñados para quemarse al reingresar, así que tienden a tener algunas cosas realmente peligrosas adentro. ¡Tienden a usar baterías nucleares y la clase de combustible de cohete que quema la piel al contacto!

—Y eso estará lloviendo por Japón…no, ¿por todo el mundo…?

El nombre de marca de las Villas Intelectuales colapsaría instantáneamente.

¡De hecho, el mundo entero sería contaminado!

—Las tiendas de conveniencia naturales condujeron a esta nueva era de pánico. Si esa marca ultra valiosa es destruida, sus tiendas perderán todo sentido. Y es demasiado tarde para tratar de detener a cada persona ahora. Además, no hay garantía de que esto sea el único peligro moral. A este paso, seguramente comenzaran a salir como brotes de bambú después de una lluvia. —Mishima-san miró a la pantalla. —Así que comencemos una guerra vacía de morales usando esta red que conecta al mundo. ¿Qué podemos comprar y vender, qué podemos decir y qué noticias en línea podemos usar para llevar un fin a este peor de los posibles escenarios? Eso es lo que quiero que todos ustedes piensen.

6 (3rd person)

Mientras que el Paquete estaba siendo construido, la Yuki Onna caminó al jardín, tomó una escalera del cobertizo y la colocó contra el muro de la casa.

—Ejejeje.

Cuando ella escuchó una hechizante risa femenina, un temblor recorrió su espalda.

Ella no podía creerlo. Ella simplemente no podía creerlo.

Cuando la pequeña chica con miedo se dio la vuelta con un sudor frío cayendo de su rostro, ella vio una vista no bienvenida.

—¿¡M-Mizore!? ¿¡Y Hadare!?

Ella no tenía idea de cuándo habían llegado, pero dos Yuki Onnas similarmente vestidas la estaban mirando. Ellas eran viejas amigas que habían vivido en la misma montaña que ella, pero la Yuki Onna de la casa Jinnai tenía una razón para estar nerviosa.

Mizore, quien tenía lentes espirales y dos trenzas, habló dudosamente.

—H-Hyou-chan, todas estábamos preocupadas cuando repentinamente dejaste la montaña en el calor de mediados de verano. No hemos escuchado nada de ti desde que dijiste que ibas a buscar un esposo humano, así que pensamos que podrías haber terminado como una paleta de hielo tirada en el asfalto durante vacaciones de verano.

—¿¡*Tragar*…!?

—Y las estaciones finalmente han cambiado, así que partimos para buscarte. Estoy aliviada de que estés bien. Así que, Hyou-chan, ¿te encontraste una persona encantadora?

Esas 100% bien intencionadas palabras se clavaron en el pecho de la Yuki Onna en rápidas sucesiones.

Era como ir a una reunión de clase y descubrir que sólo tú no habías hecho un progreso en absoluto.

(¡Gh-ghh! ¿Por qué tenían que aparecerse ahora? …Oh, ¿es esto la interferencia de la Zashiki Warashi Ensangrentada de la que Jinnai Shinobu estaba hablando? ¿Su poder está cambiando el destino de lugar? Realmente quiero matarla ahora…)

Algo de vapor comenzó a elevarse de ella debido a la presión, pero entonces la Yuki Onna llamada Hadare abrió su boca. Ella era una sexy mujer con su cabello azul claro atado.

—Jejeje. Le dije que estarías bien. Quiero decir, eres una Yuki Onna inusual, Hyou. Ni siquiera puedes hacer nieve apropiada, y sin embargo puedes hacer caer bloques de hielo durante el verano. Jeejee. Simplemente no tienes la elegancia del paisaje nevado.

—Kh. ¡¡Eres una…!!

—¿Así que cómo te fue? La Yuki Onna es el ejemplo estándar de una Youkai hermosa, así que después de vagar por aquí durante medio año, seguuuuuramente lograste atrapar al menos un chico. ¿Cierto, Hyou?

La confianza de Hadare provenía de lo que ella sostenía en sus brazos.

Sí, ella era una Yuki Onna que venía con un bebé.

¿Era derivado de la Ubume o tenía historia similar que venía por coincidencia? La blanca Yuki Onna era generalmente vista como un símbolo de virginidad, pero había unas que sostenían un bebé. Eran Youkai letales que les pedían a los viajeros sostener sus bebes y, si el viajero estaba de acuerdo, los aplastaría mientras el bebé gradualmente se había más y más pesado. Justo como la Onbu-Obake, era una historia de fantasmas japonesa estereotipada de destruirse a uno mismo al asumir una carga.

Por supuesto, una no podía hacer un bebé por su cuenta.

Nada podía aplicar mayor presión en una Youkai en busca de matrimonio.

—Ella se estaba muriendo por mostrártela, Hyou-chan. Su nombre es Sou-chan y se deletrea con el carácter de escarcha. ¿No es linda?

—¡C-cállate! ¡¡No la extrañé para nada!! Y realmente estaba planeando en convertir a ese tipo en hielo picado…

—Hyou-chan, ¿no crees que hicimos un maravilloso trabajo al detenerla?

Mientras que la plana Mizore usaba lentes espirales y tenía un pecho plano, el efecto de debilitamiento por el vapor le daba un cuerpo maravilloso cuando ella entraba dentro de unas aguas termales al aire libre. El agua caliente la marearía, pero ya que eso la hace inofensiva, hermosa y descuidada, ella estaba en tercer o cuarto lugar en la lista de Yuki Onna de la que los esquiadores querían encontrarse. Cualquier vieja historia o novela que incluía una tonta Yuki Onna que pareciera que no podía matar a nadie y siempre fracasaba generalmente estaba basada en ella.

Y mientras la presión hacía efecto en ella, Yuki Onna Hyou reunió toda su fuerza comenzó a contra atacar.

—Je…jejeje. ¿De qué estás hablando? Por supuesto que soy súper popular. Tengo tantos para elegir que bien podría tener mi propio harem. Sólo me tardé en reportarme con ustedes porque estaba teniendo problemas en elegir entre ellos.

—¡Ajajaja! Por supuesto. ¡¡Una Yuki Onna puede capturar un esposo en una sola temporada de esquí, así que sería patético si no pudieras conseguir un solo chico después libremente vagar por alrededor de medio año!! Por cierto, mi esposo maneja un IT y es dueño de toda la planta superior de un apartamento de edificios en Roppongi. ¡¡Él es súper rico por ese comercio de bonos que es popular en estos días!! Pero soy una Youkai, ¿cierto? Así que no me gusta mucho el aire de la ciudad y tuve que rechazar sus invitaciones incluso si es un apartamento lujoso. En su lugar, me he establecido en una villa en la montaña Karuizawa. Oh, lo siento me estoy dejando llevar de mi aburrido ser. ¿Así que qué clase de persona es tu hombre? ¿Cuál es su salario? Quiero escuchar todo sobre tu lujosa y feliz vida nueva. Jejeje.

—E-e-e-e-estarás impactada cuando lo escuches. Pero, am…¡oh, cierto! Esto sería demasiado para un bebé, así que me contendré por ahora. Definitivamente no estoy inventando excusas. Esto es por tu bien.

—¿Ehh? ¡Eso es asombroso, Hyou-chan!

Los lentes espirales proporcionaron un abrazador apoyo terrible al inocentemente colocar una mano sobre su boca con ese comentario. La Yuki Onna iba a tener que seguir actuando hasta el fin del mundo ahora.

Vapor comenzó a elevarse de su cabeza mientras continuaba.

—É-él es increíblemente atrevido, y…

—¿Sí, sí?

—Él fue muy lindo en invitarme en el cuarto de hielo de su sótano cuando el calor del verano me estaba golpeando…

—¿Oh?

—N-ni siquiera puedo imaginarme vivir más sin él…¡ah, es demasiado vergonzoso! Me derrito. ¡¡Mi cuerpo se está derritiendo!!

Ella parecía haber llegado a su límite.

Vapor blanco estalló del cuerpo ya pequeño de la Yuki Onna como si hubiera usado un técnica de pantalla de humo ninja. Mizore tosió y limpió sus lentes espirales empañados antes de ponérselos de vuelta.

Entonces ella colocó una manos obre su boca.

—¿Ah? ¿A dónde fue Hyou-chan?

—Jejeje. ¡¡Ojojojojojo!! ¡La pequeña niña no pudo soportarlo más, así que huyo! ¡¡Miente todo lo que quieras, siempre puedes oler la desesperación en una soltera!!

Hadare río fermente mientras sostenía a la bebé que simbolizaba una vida feliz mientras Mizore permanecía sin entender. Miraron alrededor para ver donde se había escondido la otra Yuki Onna y entonces miraron la puerta abierta del cobertizo.

Miraron adentro sin entrar en realidad.

—No está aquí, Hadare-chan.

—Por dios. Esto es lo que pasa cuando tratas de contarnos una mentira descarad-…

Hadare se detuvo mientras recordaba a Hyou mencionando a su hombre introduciéndola en un cuarto de hielo en el sótano cuando el calor del verano la golpeó.

—¿Hm? ¿Hmm? Espera. ¿Eso quiere decir que Hyou estuvo mareada y colapsó a un costado del camino y él la llevó a su casa a su sótano privado para una luna de miel?

—Hadare-chan, ¿por qué estás nerviosa?

—¿¡N-no!?

Hadare frenéticamente sacudió su cabeza, pero todavía le molestaba. ¿Había tal vez una entrada en algún lugar en el piso en el oscuro cobertizo y quizá escondía algunas escalares hacía el sótano?

Sus ojos fueron llevados naturalmente hacía esa dirección y entonces ella vio algo.

Algunas cuerdas estaban en la parte trasera del cobertizo.

—¡¡Espera!!

—¿¡Eek!?

—No, no, no. Eso no significa… eso no significa nada. Hay muchas formas de usar una cuerda y un cobertizo es un lugar perfectamente normal para guardarla. No quiere decir que esa pequeña niña ha entrado en un peligro territorio que ni siquiera yo he-…

Ella se detuvo cuando vio algo más.

Ella vio una extraña silueta en la parte trasera del cobertizo.

Sí.

Parecía estar hecho de varios diferentes pedazos de madera. Tenía cuatro patas como una mesa, pero la parte superior no era una superficie plana. El línea centrar se elevaba a un punto como el techo de una casa para perros. Y era un buen punto también. La silueta en general lucía como una versión simplificada de un animal, justo como una especie de juegos infantiles.

Ahora bien.

Estaba hecho de madera.

La parte trasera era un triángulo puntiagudo.

Y estaba diseñado para un animal…específicamente, un caballo.

¿Cómo se llamaba tal dispositivo?

—¿¡H-h-heeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!? Es este el legendario…el legendario…¿¡ahhhhhhhhhhh!?

—¡N-no grites, Hadare-chan! ¡¡Estás haciendo llorar a tu bebé!!

Escuchando la conmoción que las dos Yuki Onnas causaron mientras huían, la pequeña abuela de Shinobu llegó con una mirada confundida. Sin embargo, la fuente del ruido ya se había ido.

—?

La puerta del cobertizo había sido dejada descuidadamente abierta, así que ella se acercó para cerrarla.

Entonces ella vio algo adentro que no había visto en mucho tiempo.

—Oh, no hemos usado el tendedero de pescado en un tiempo, debería sacar eso una vez que el sol nos bendiga con su presciencia de nuevo.

7 (Jinnai Shinobu)

¿Hm?

¿Acabo de escuchar unos gritos en el patio?

Eso me preocupaba, pero tenía mis manos llenas en el pasillo.

Sí.

El dúo de grande y pequeña Furutsubaki estaba peleando.

—Soy más útil para Jinnai Shinobu. Soy más alta, así que puedo alcanzar cosas.

—¡Eres una…! ¡¡Sólo eres dos milímetros más alta!!

—No quiero escuchar algo de una niña nada elegante y de pecho plano.

—¡¡Romperé tu tronco y erradicaré tus raíces!!

Comenzaron a agarrarse entre sí mientras jalaban de sus kimonos desde sus cuerpos en varios lugares, así que tenía que detenerlas.

Estaba bastante seguro que esto era otro ejemplo de interferencia.

—¡Serás el juez! ¡¡Tú serás el juez, Jinnai Shinobu!! ¿¡Cuál de nosotras tiene la mejor transformación!?

—Mh. ¿Exactamente cómo juzgaré eso?

—¡Es sobre quién es más humana, así que es una competencia de suavidad! ¡Haremos que sienta nuestra suavidad!

—De acuerdo, pero hagamos esto por completo. Ningún lugar está fuera de los límites.

—¡Ah, paren, idiotas! ¡¡La mirada en los ojos de Yukari realmente me está espantando!! ¡Oh, dios! ¡¡Ella viene hacía acá!!

Esto tenía que ser la Ver.39 detectando los preparativos del Paquete y cambiando el destino de lugar para interferir, ¿¡así que por qué la Zashiki Warashi en sí estaba tan celosa que parecía que le estuvieran creciendo cuernos!? ¡Ella estaba siendo manipulada igual que cualquiera!

Hui de los puños rugiendo de la Zashiki Warashi como un torpe que accidentalmente había derribado un avispero y entonces encontré a la pequeña Hafuri sentada en el pórtico en su kimono púrpura.

El Aburatori estaba sentado a su lado.

Parecían estar viendo al dúo de Furutsubakis desde lejos, pero en realidad no iban a unírseles.

—¿No tienes miedo de mí?

—Desafortunadamente, proclamo ser un guardián de niños, —dijo el anciano quien tenía su expresión debajo de un sombrero de bambú con un ojo dibujado en él. —Para los otros Youkai, parece ser un problema el cómo te ven…no, el cómo ven el término Hyakki Yakou. Además, conocí al hombre llamado Majina y vi lo que estaba haciendo el Hyakki Yakou durante su tiempo, así que para mí me parece extraño temerle al Hyakki Yakou.

—…

Hafuri guardó silencio por un momento.

—Ese hombre planeó usurpar el Hyakki Yakou y comenzó una epidemia zombi nacional para dividir la organización.

—Eso fue sólo para oponerse a la Zashiki Warashi Ensangrentada y proteger el mundo en el que vives.

—Pero… espera, ¿cómo podrías saber eso?

—El corazón humano es fácilmente atraído por la maldad, pero también es fácilmente enlazado al bien. Si algo se vuelve incluso ligeramente distorsionado, fácilmente puedes aceptar tu muerte y la de otras personas. Sé eso muy bien. Vi quién era realmente Majina hace diez años. Dicen que las personas nunca cambian realmente y dudo que él hubiera cambiado así de fácil. Sus acciones debieron haber sido enjuiciadas estrictamente, pero no podemos negar lo que hizo. Ni siquiera los dioses en el cielo pueden hacer eso.

¿Qué significaban esas palabras para Hafuri?

Majina tenía sus razones para sus acciones. Alguien en la posición de Hafuri sería capaz de saber eso, ¿pero cuántas personas habría quienes aceptarían las razones de Majina? Las opiniones de Hafuri y Mei eran parciales ya eran familia. Y los miembros del Hyakki Yakou trabajaban para Hafuri, así que su aceptación sonaría a nada sino como palabras lindas para ella. Pero el Aburatori lo estaba viendo desde el exterior y él aceptó a Majina. Tal vez no sus crimines o resultados, pero él aceptó su humanidad y lo que lo había conducido a hacer.

Entonces algo se movió por mis pies.

Era el Zorro, la Tanuki y el Tejón.

—Cielos, cielos. ¿Qué está haciendo aquí? ¡Es hora del té!

—¿Hm? ¿No me tienen miedo?

—Muchos de los otros parecen estarlo, pero nos dimos cuenta que ya hemos trabajado con usted en la Isla Mina de Oro. Ya sabemos que no muerde.

Cuando el Zorro levantó su pata delantera mientras hablaba, Hafuri pensó por un momento y estiró una mano.

Ella sacudió esa pequeñita pata.

El Tejón sacudió su cabeza verticalmente como asintiendo.

—Y también nos dimos cuenta que luce mucho como la nieta de nuestra ama. Escuchamos que está ayudando como una persona en vez de como el Hyakki Yakou, así que sentimos que no había razón para refrenarse.

—Ejejeje. ¡Así que déjeselo todo a una nodriza Tanuki como yo! Esto es té de cebada caliente, así que no tiene cafeína. Es perfecto para niños jóvenes.

—¡N-no soy tan joven como para que necesite una nodriza!

Hafuri se sonrojó y levantó su voz, pero la Tanuki sonrió y dijo, “Oh, vaya”. La Usuhiki Warashi se unió dentro de poco gritando “kyah kyah” y comenzó a comer las galletas de té. Ella también podría haberse acostumbrado a Hafuri después de la Isla Mina de Oro y Hafuri la regañó un poco cuando ella comenzó a beber el té de cebada caliente de la taza que Hafuri había tomado.

También vi a la Kuro Bokko, Notabariko y la otra Usuhiki Warashi de la posada de la Isla Mina de Oro reunidas.

—Guau. Estar en el territorio de una Zashiki Warashi real me está poniendo nerviosa…

—La roja y la blanca fueron hechas por el Hyakki Yakou. Y además está la mitad humana.

—Y me siento realmente eclipsada con esa chica “kyah kyah” actuando como la representante de la Usuhiki Warashi.

El servicial Oomukade empujó las espaldas de esas tres chicas y lograron unirse.

La Sombrilla y Linterna de un ojo debieron haber decidido que Hafuri no era aterradora incluso si sus emociones eran un poco rocosos porque salieron después de observar por detrás de una pantalla corrediza.

—Es verdad que ella no parece muy diferente de nuestro amo.

—¡Tonterías! ¡Hiro-sama es mucho más lindo!

Eso marcó una gran ola en movimiento. El Keseran Pasaran, una bola de pelos blanca que se decía traía la buena suerte, flotó hacía Hafuri y el dúo de Furutsubaki lentamente se acercaron.

Parecía que las cosas iban a estar bien.

Entonces escuché el sonido de un panel cambiándose por encima.

Miré arriba para encontrar un agujero del techo abriéndose y Marguerite la Bruja Australiana asomó su cabeza.

—Jinnai Shinobu, ¿podrías pasarme esa cinta adhesiva? La necesito.

—Sí, los occidentales confían en palabras y cintas adhesivas tanto como si fuera un cuchillo y un tenedor, ¿no es así?

Tomé el rollo de la chimenea hundida y Marguerite se inclinó más. De hecho, ella se arrastró para que así pudiera colgarse desde arriba con sólo sus pies agarrados del borde del cuadrado.

Pero…

—¿¡Qué es esto, Marguerite!? ¡Es como si tuvieras cuernos, alas y una cola!

—Oh, ¿estos?

—¡Y ese sí que es un micro bikini! ¡¡Cielos, es algo completamente diferente cuando una autentica occidental usa uno!!

—Supongo que eso sería lo que más te importaría.

Por alguna razón, el sombrero de bruja no cayó incluso cuando ella estaba boca abajo. Y podría haber tenido partes demoniacas porque la tela azul de los guantes pegados a la piel y los calcetines a sus rodillas estaban retorciéndose un poco.

La bruja que sonaba exasperada trazó su dedo índice por la parte inferior del tirante del hombro del top del micro bikini.

—Temporalmente me fusioné con la Súcubo para que el ritual vaya más fácilmente.

—¡Hola, amo! —dijo la voz de la Súcubo de algún lado. —Si me extrañas, simplemente puedes llamarme. ¡Tu compañera de sueños está justo aquí!

—Bueno, su contrato de amo está conectado a ti, pero añadimos un desvío para engañar al contrato. Los demonios en realidad no tienen cuerpos físicos, pero una Súcubo es una rara excepción. Tienen el poder para construir su propio cuerpo y estamos usando eso para ocultarla en mi vientre para-…

—Hmm. ¡Tal vez sea la gravedad haciéndolo, pero tus tetas tienen mucho más impacto cuando están hacía abajo! Y además de “esa” y supongo que “esa” también, no hay muchas otras poses que te dan tal buena vista…

—¿Siquiera me estás escuchando?

—¿Y dijiste que hiciste un lío con mi contrato de demonio? ¡Súcubo, esto no es como abrir un agujero en el fondo del cubo de mi alma, ¿o sí?!

—No lo arruinaría así, amor. Sólo está compartiendo tus sentidos un poco. Oh, y tu tiempo de vida.

—¡Espera! ¿¡No hay forma de cambiar eso!?

—En algunos casos raros, puede fluctuar muy violentamente y terminar como una caída de la bolsa.

—¡¡Ahora realmente me estás asustando!!

Necesitaba calmarme. ¿Y no había mencionado algo sobre mis sentidos?

—Nn.

Lo probé al tocar mi oreja derecha y por alguna razón la mujer boca abajo en micro bikini dio un pequeño salto. Ella detuvo su hombro como si algo le diera cosquillas y actuó como si estuviera sosteniendo algo entre su hombro derecho y mejilla. Sí, casi como si alguien hubiera soplado en su oreja derecha.

—¿Oh?

—Tranquilizate, Jinnai Shinobu.

—¿¡Ohhh!? Eso quiere decir…¿qué quiere decir eso? ¿Qué le pasará a Marguerite si toco mi propio pecho ahora mismo? No le estoy haciendo nada a nadie, así que no debería haber problema, ¿cierto? ¡¡Porque no le estoy haciendo nada a nadie!!

—…!!!???

Marguerite tembló y se sonrojó, pero ella apretó sus labios fuertemente para evitar que su voz se escapara.

Ahora, una pregunta.

Tenía que calmarme y pensar sobre eso. ¿Mis sentidos realmente estaban vinculadas con los de la bruja rubia? ¿O era un chico tonto emocionándose por su cuenta mientras se agarraba su propio pecho? ¿¡Cuál era la respuesta!?

Descubrí que las probabilidades eran 50% o más de que fuera una mentira. Después de todo, esta información provenía de la demonio occidental y mentir era prácticamente su trabajo. Y no las mentiras conmovedoras y amables. Se reirían de ti sin piedad al final de todo.

—No, —dijo la voz de la Súcubo. —Marguerite realmente está tratando muy duro de no gemir ahora mismo.

—El punto en sí es que no puedo confiar en ti. Aquí está la cinta.

—Kh.

La bruja también debió haber disfrutado dar esos actos engañosos porque sus hombros temblaron mientras dudosamente tomaba el rollo de cinta adhesiva de mí. Sus respiraciones parecían extrañamente calientes y seductores.

—*Jadeo*, *jadeo*. Pensé que estaba preparada cuando escuché que mezclaríamos lo oriental y occidental, pero las reglas de lo paranormal realmente se llevan a cabo… bueno, sería bueno llamarlos ritmos, pero realmente son más como juegos de palabras.

—¿Hm? ¿Juegos de palabras?

—En japonés, cuatro sonidos como muerte y nueve suenan como sufrimiento, así que incluso los adultos evitarían esos números. Y un Oni viste un taparrabos de rayas de tigre porque los Oni tradicionalmente estaban asociados con el nordeste, la cual está cerca de la dirección asociada con los tigres. El poder es más fácilmente convocado por imágenes bastante simples para que un niño para entenderlas, pero necesitas ser cuidadoso porque asociaciones no deseadas pueden crear una nueva conexión y permite que el poder se escape. Es como reunir agua es fácil pero mantener el agua pura es difícil.

—Eso parece ser el cómo funciona. Muchas de las leyendas sobre ganar juventud eterna están basadas en un juego de palabras. Por ejemplo, aparentemente no hay reglas religiosas detrás de la idea de que el comer soba en Nuevo Año te ayuda a vivir una vida larga.

—¿Has visto esos talismanes de oración para pasar exámenes?

—Loco, ¿no es así? Pero no te preocupes. Los japoneses saben qué tan tonto es eso. Es como un producto especial para un festival de invierno anual.

Mientras continuábamos nuestra conversación(?), escuché una conmoción desde la sala de estar.

Marguerite se despidió y se metió de vuelta en el ático, así que fui a lidiar con la conmoción.

Las dos Zashiki Warashi roja y blanca estaban inclinando sus cabezas en la sala de estar.

Seguí sus miradas.

—¿Cómo demonios pasó eso?

—Oh, papá.

—Soy Shisa. La Yuki Onna está en problemas.

La Aoandon y el Shisa hablaron tan pronto me vieron.

En cuanto a la Yuki Onna…

—K-kyuuuuuuuuuuuuh….

¿Por qué ella estaba atorada sobre su espalda en la brecha entre el piso y el soporte de patas cortas para la pantalla plana de TV de 50 pulgadas?

Miré del otro lado el cual no se limpiaba muy seguido y tenía mucho polvo. Podía ver el rostro de la Yuki Onna y ella parecía a punto de desmayarse.

—Tenemos que estar detrás de la TV para el gran proyecto de renovación, pero ella decidió meterse por debajo del soporte de la televisión porque ella no quería moverlo.

—¿Y se quedó atorada?

Ella debió forcejear mucho por su cuenta porque su kimono en su mayoría se había bajado hasta la parte inferior de su cuerpo. Mientras que un kimono parecía proveer una alta defensa, no tenían que moverse mucho para que se volvieran completamente inútiles.

—¿¡Soy yo o te has vuelto más grande, Yuki Onna!? ¡Tu tamaño está completamente mal!

—U-uuh… Esa floja Youkai distorsionó el destino, así que hui de unas viejas amigas… E-eso me emocionó de una mala manera, así que mi cuerpo terminó así. Ese daño fue como de diez o veinte años de reuniones de clase, así que un niño como tú no entendería, Jinnai shinobu.

Ella estaba un poco más sexy de lo normal.

Era posible que ella se haya atorado porque no estaba acostumbrada al tamaño de su cuerpo.

—¿Qué deberíamos hacer, papá?

—Am. Puedo ver por el estado de su kimono que ya trataron de jalarla para sacarla desde las piernas.

—Soy Shisa. Su estómago o caderas deberían quedar atrapadas porque ella no salió.

—¡¡Es mi pecho o trasero!! ¡¡Te mataré, Youkai de verano!!

Podíamos rescatarla ahora mismo si movíamos el soporte de la TV, pero podía entender por qué la Yuki Onna quería evitar eso. Ese método apropiado sería un gran dolor. Tendríamos que desenganchar la cuerda de la antena de la TV, el cable de corriente, el cable de fibra óptica para el cable y todo el cableado para los sistemas de DVR y juegos. Entonces tendríamos que mover el equipo fuera del camino. Sólo entonces podríamos levantar el soporte de la TV.

Así que…

—Dejemos reacomodar los muebles como el último recurso y vayamos con lo estándar primero. Si la ponemos húmeda con detergente o algo, ella tal vez podría zafarse.

—Je. Ejejeje. ¿¡Jinnai Shinobu me va a poner húmeda!? Nada mal. ¡Sí, nada mal! ¡¡Esto claramente es un desvío innecesario colocado por la Zashiki Warashi Ensangrentada, pero ni siquiera me importa!!

Fue ahí cuando la perfecta Youkai, una Nure Onna, se apareció. Ella debía haber estado cansada del trabajo porque ella estaba mojando su cuerpo en el fregadero de la cocina adjunta a la sala de estar.

Cuando le expliqué la situación, la mujer con cabello mojado (y con ropa transparente) simplemente apuntó al soporte de la TV con una mirada de preocupación.

Miré hacia atrás.

—Ejejeje. Eejejejejeje. S-si gustas podrías usar aderezo para ensaladas o un líquido pegajoso misterioso cae en la categoría de “bienes de broma”. Ejejejejeje…

—Ahh…Papá, creo que el soporte de la televisión está comenzando a congelarse. La brecha debajo probablemente esté llena con hielo. Echarle agua sólo la congelará en su lugar incluso más.

—¿Entonces qué se supone que hagamos?

Mientras me quejaba, sentí un jalón en mi manga.

Mei, la Zashiki Warashi en yukata blanca, silenciosamente se había acercado en algún punto y ella me entregó algo.

Era una vela que probablemente provenía de una bolsa de prevención de desastres.

—¿¡Ehh!? ¡Creo que entiendo lo de usar el elemento fuego en el elemento hielo, ¿pero no es una vela algo excéntrico?!

—(¿¡*Saltar*!?) ¿¡Eh!? ¿¡Una vela!? (*Agitarse* *agitarse*)

La Yuki Onna forcejeó sin saber qué estaba pasando, pero ella no tenía manera de resistirse mientras estuviera atorada ahí.

Tal vez porque ella también pertenecía al elemento vela(?), la Aoandon inclinó su cabeza con el cuerno de su frente brillando con su azulado fosforescente.

—¿Eh? ¿No te gusta eso, papá? Pensé que de seguro estarías emocionado por una oportunidad de disfrutar las reacciones de la Yuki Onna.

—Bueno, aunque sí quiero dormir con cuantas mujeres me sea posible, no puedo soportar ver a una chica que no lo está disfrutando de verdad. Es un desanime total. ¡¡Pero si realmente quiere hacerlo, entonces estoy preparado para hacer casi lo que sea!!

Yukari me golpeó por mi honestidad.

¡Y ella usó su puño también! ¿¡No se supone que las chicas te den una cachetada!?

—Soy Shisa. ¿Así que qué hacemos al respecto de la Yuki Onna? Me siento mal por ella así.

—…

—¿Hm? ¿Qué sucede, Jinnai Shinobu? ¿Por qué me estás levantando?

—N-no puede ser que…—dijo la Yuki Onna mientras temblaba sobre su espalda debajo del soporte de la TV.

Sí.

—Una vela podría ser demasiado, pero frotar un Youkai de verano contra ella no debería ser malo, ¿cierto?

—¡¡E-espera, Jinnai Shinobu!! ¡Esta es una combinación fatal, igual que tirar una paleta de hielo sobre el asfalto caliente!

—¿Ehh? ¿El Shisa no funcionará?

—Sí, así eso. Él no servirá en absoluto.

—En ese caso… Oye, Marguerite.

—¿Eh?

—Haz algo sobre esto. Las brujas son muy de propósitos generales, ¿así que puedes controlar cualquier elemento cierto? Usa algún tipo de magia de fuego.

—¿¡Cómo ayudará eso!? ¡Si una vela fue demasiado, ¿por qué piensas que el fuego en sí estaría bien?!

—¿Ehhh? Es magia, ¿así que no sólo gentilmente lo derretirá?

—¡¡Deja que ella te rostice un poco primero si crees eso!!

Mientras ella colgaba boa abajo desde el ático con su maravilloso micro bikini, Marguerite pensó por un momento y sostuvo un extraño objeto que lucía como un imán en la punta de una sombrilla de plástico pintada de rojo.

—Es un cliché, pero convocar a una salamandra podría funcionar. Restringiré la cantidad de elemento reunido para mantener el tamaño a la de un camaleón.

—¡¡Jeejeejee!! ¿¡Qué eso que está lamiendo en mi pantorrilla!? ¡Eso no es un perro o un gato! ¡Esa es la espeluznante sensación de una lagartija!

—¿No dije que era una salamandra?

—N-no hay…¿no hay otra forma mejor de calentar mi cuerpo!? ¡Oh, ya sé! Podrías envolver una cuerda de luces de navidad alrededor de mí así y así para atarme fuertemente.

—¿Y cómo se supone que te ate cuando estás atorada debajo del soporte de la televisión?

—T-tengo un consejo: ¿cómo los hombres jóvenes y mujeres se calientan entre sí dentro de una cabina en la montaña en el invierno?

—No, gracias. Si abrazo algo que está cincuenta bajo cero, me congelaré hasta la muerte. Pídemelo de nuevo cuando estés un poco débil.

—No, no los dedos. ¿¡Por qué esté animal está lamiendo entre mis dedos tan profundamente!?

Oh, creo que está funcionando.

Parecía que no necesitaría agarrar la cabeza de la Aoandon y usarla como una vela para la Yuki Onna. Me estaba preocupando de que su fosforescencia no era tan caliente.

—Ah, ah, ahhhh… Jinnai Shinobu me está atacando con un animal. Es el animal quien me está atormentando, y sin embargo la voluntad de Jinnai Shinobu está pasando por el animal… ¿C-cómo se supone que procese estos sentimientos? …¡¡E-es demasiado!!

Mientras la extraña lagartija o camaleón brillando de anaranjado jugaba con la pantorrilla y dedos de la Yuki Onna, el soporte congelado de la TV gradualmente se descongeló. Al mismo tiempo, la Yuki Onna se encogió.

Una vez que las líneas de su cuerpo eran las usuales, ella se deslizó fuera.

Finalmente la hemos rescatado.

—Haa… Eso fue extremadamente tonto, pero quizá deberíamos verlo como extraño de que estamos atrapados por estas tontas cosas en este momento de crisis. La maldición de la Ver.39 es realmente aterradora.

—Siento que hemos comenzado a culparla de todo lo desagradable.

—Más importante aún, papá, ¿qué hacemos ahora?

—?

Incliné mi cabeza a la pregunta de la Aoandon, por lo que mi hija demasiado bien desarrollada aclaró.

—Para el gran proyecto de renovación. No podemos continuar hasta que terminemos detrás de la televisión.

—…

Todos nos volteamos hacía la húmeda Yuki Onna.

Ella estaba del perfecto tamaño ahora y ella se deslizaría bien ya que estaba absolutamente empapada.

—¡E-e-e-e-esperen! ¡Por favor no me empujen todos a la vez! ¡Acabo de probar que no quepo! ¡¡Ah-ahhh!! ¿¡Es esto más de la interferencia de la Zashiki Warashi Ensangrentada!? ¿¡Mgyuhhh!?

8 (Hishigami Mai)

—Como sea.

—¿Qué pasa?

Estábamos en una cierta zona metropolitana y tenía un poco de frío con sólo una chaqueta sobre mi camisa sin mangas y pantalones cortos. El Sunekosuri amante de la naturaleza lucía un poco nervioso, así que comencé a hablar para distraerlo.

—¿Por qué sigues trabajando para el Hyakki Yakou? Encontraste a tu esposa Ohatsu, así que le regresaste toda tu familia a Gisuke. No veo otra razón más para seguir aquí.

—Pensé lo mismo al principio, —respondió el Sunekosuri en mis brazos. —Pero cuando comencé a recoger mis cosas, me sentí renuente de marcharme. He terminado todo lo que fui a hacer y no hay nada más valioso para mí al ir ahí, pero todavía estaba dudando. Ahí fue cuando me di cuenta que, mientras Ohatsy y Hisuke son importantes, eso no es todo lo que es importante.

—¿Oh? ¿Así que encontraste un nuevo objetivo mientras trabajas en este negocio clandestino?

—No estoy seguro. La era está por cambiar y el Hyakki Yakou va a toparse con toda clase de peligros, así que quieren tanta ayuda como puedan. Simplemente no puedo soportar darle mi espalda a Hafuri-sama y a los demás y marcharme por mi cuenta. Mi familia es importante y necesitan una vida pacifica, pero…pero eso no es todo. No sólo soy un accesorio para mi familia.

—Esas son palabras peligrosas.

—Sé eso. Si Ohatsu me escuchara, ella probablemente me mordería en serio. Pero simplemente no puedo regresar al mundo pacífico y abandonar a todos con los que he peleado a su lado por tanto tiempo. Quiero permanecer como su aliado y quiero permanecer como parte del Hyakki Yakou. No puedo mentir sobre eso.

El animal de peluche cambió el tema.

—¿Qué hay de ti, Mai-san?

—¿Yo? Esto es completamente negocio para mí. La joven señorita y la Ver.40 aparentemente fueron a abrir un agujero a la Villa Noukotsu, pero me pagaron un poco en anticipación. Sólo estoy haciendo el trabajo por el que pagaron.

—¿A pesar de que el yen japonés podría ser completamente inútil en cualquier momento?

—…

Oh, ya veo.

Tienes agallas, Sunekosuri.

Llevé a mi compañero a un autobús turístico con ventanas tintadas estacionado al costado de la calle metropolitana y llamé a la puerta.

El Proveedor quien era dueño de la máquina especial proclamaba que lo dejaría sobrevivir incluso si un asteroide golpeaba la tierra y desencadenaba una era de hielo, pero ahora él estaba acurrucado en una esquina del vehículo gigante.

—Mai-san, lo arruiné. Si hubiera sabido que esto iba a pasar, no habría trabajado tanto para construir algo que pudiera soportar en la tierra. Habría construido algo que me dejara abandonar la tierra.

—Si vas a llegar tan lejos, ¿no sería más rápido convertirte en un pulpo extraterrestre? Modifique completamente mi propio cuerpo, así que puedo ayudarte.

—¡¡Mai-san!!

—¡Ah, no te cuelgues de mi con lágrimas y moco por toda tu cara! ¡Estaba bromeando! ¡¡Sólo estaba bromeando!!

Aunque entendía por qué el cobarde Proveedor estaría tan asustado de la extinción de la humanidad acercándose.

El problema de la Zashiki Warashi Ensangrentada era tierra cero, pero los desviados peligros morales no eran tampoco para tomar a la ligera. La conmoción en las noticias de la TV, periódicos y noticias en línea era sólo la punta del iceberg. Había alcanzado a aquellos de nosotros en el negocio clandestino también.

Sí.

Los negocios clandestinos se manejaban con dinero también.

No era generalmente conocido (de hecho, la mera existencia del negocio no lo era), pero la circulación en general del dinero negro pasó por cambios también. Eso significaba que burbujas podrían formarse. Justo como el valor de la tierra y carros clásicos podrían elevarse a los cielos sin conexión a la economía actual.

—¿Así que cómo han ido las cosas para ti?

—Probablemente igual que a ti, Mai-san. El sólo mirar las peticiones que obtengo me hacen odiar mi vida.

—Eso pensé. He tenido más y más personas acercándose a mí sin usar ningún intermediario real como si tuvieran un deseo por morir o algo así.

—¿Eh? ¿Eh?

El Sunekosuri parecía sentirse dejado atrás a mis pies.

Pero yo era súper linda, por lo que decidí ayudar al lindo Youkai.

—Ha habido muchas peticiones para matar personas. Y la cantidad que están pagando sigue en aumento. Por supuesto, no hay precio establecido real para trabajos clandestinos como robar y asesinar. Es un mundo de valor del mercado y valor sugerido. Pero esos han estado apareciendo por todo el lugar y hemos entrado en una era donde las personas comprar una sola hamburguesa con una pila de dinero en efectivo. ¡¡Nada bueno llega al darles toneladas de dinero a idiotas!!

—¿¡P-pero no eres una agente que obtiene ordenes no oficiales del Hyakki Yakou!? ¿¡Y están dándote trabajos tan casualmente como ordenar una hamburguesa!?

—Algunos quieren que calle a sus mamás regañonas, algunos quieren que ataque a un compañero de equipo para que puedan tomar el lugar regular, y la lista sigue. Es como si el precio se estuviera yendo a los cielos mientras que el valor del trabajo se está estancando. Pero si no hago nada, apuesto a que otros asesinos aparecerán para hacerlo. Después de todo, estos trabajos son más fáciles que atacar a algún VIP estrictamente vigilado después de investigar su ruta de transporte y arreglo de guardaespaldas. Y siguen pagando bastante. Esos otros asesinos probablemente siguen precavidos ya que estas podrían ser trampas, pero cualquiera puede hacer una tonelada de dinero si tiran su orgullo.

Los pagos excesivamente caros probablemente estaban deteniendo a las personas por el momento.

Las personas tenían una debilidad de lo que consideraban un precio justo. Por ejemplo, ¿Quién creería que un diamante de 200 yenes fuera real? Antes de entrar en la calidad de la joya, serían cegados por el precio cuestionable. Los pagos excesivamente caros eran igual. Asumirían de algún motivo oculto y sospecharían que algo malo les pasaría cuando se presentaran al trabajo.

Pero como sea.

Una vez que el peligro moral quemara esa sospecha normal, no habría forma de detenerlo.

¿Y esos novatos inocentemente haciendo peticiones como alguna especie de rey no se dan cuenta que un cliente sin carácter haría dinero más fácilmente al atacarlos por todo lo que tenían que en realidad por hacer los trabajos peligroso? Era posible que alguien ya estuviera haciendo una lista.

—Pero esa no es la peor parte.

—¿Eh? ¿H-hay más?

El Sunekosuri tembló por la profunda voz del Proveedor.

—La peor parte es que el mayor incremento no es esa clase de asesinatos casuales. Sí, sí. Ha pasado un tiempo, desde que los trabajos fueron llegando. Y creo que he olvidado cómo el lado oscuro de la sociedad puede arrastrar el corazón de un individuo a esos lugares terribles.

—Hay muchos de otra clase de trabajos, —indiferentemente expliqué. —Peticiones de personas cobardes que quieren ser asesinados gentilmente. Es de gente como políticos y presidentes de corporaciones grandes. El país está celebrando el mayor festival que verá, pero aquellos con poder real entienden que esto es el fin del mundo. Aquellos con control del mundo han tirado la toalla y están gastando sus fortunas personales para suicidarse. Bastante duro, ¿no es así?

—…

El Sunekosuri no parecía ser capaz de preguntar más preguntas.

O quizá tenía miedo de obtener más respuestas.

Mientras me preguntaba cuál de las dos era, una llamada llegó a mi teléfono satelital. Él era bastante persistente, le reconoceré eso.

Golpeé el botón para rechazar la llamada.

—¿E-estás segura, Mai-san?

—Está bien, está bien. No te preocupes. —Ondeé mi mano despectivamente. —Es sólo un VIP del Grupo Hishigami pidiéndome que lo mate. No tengo tiempo para lidiar con sus patéticas quejas.

El Sunekosuri se sacudió violentamente, pero difícilmente era una sorpresa para el Proveedor.

—Oh, ¿así que están haciendo eso “por encima del suelo” también?

—¿Entiendo que eso significa que lo mismo está sucediendo “por debajo del suelo”?

—Juunin Toiro, Meikyou Shisui, Shinshitsu Kibotsu…y bueno, todos los viejos de grupos así. Aunque tienen que mantener las apariencias, así que envían la petición bajo un nombre falso y a través de varios intermediarios.

Era por eso que lo estábamos visitando.

Aunque el Sunekosuri no parecía al tanto de ello.

—¿Así que eso significa…?

—Sí. —El Proveedor asintió. —Usaron algunos trucos para ocultarlo de las rutas normales, pero algunos altos miembros del Hyakki Yakou han hecho peticiones también. Sienten que pueden (de alguna manera) confiar en ti, así que quieren que los mates como si los pusieras a dormir. ¿Cuánto va a durar esto?

Hmm.

Si personas en ese nivel habían arrojado la toalla, podría durar hasta el fin del mundo.

9 (Jinnai Shinobu)

El trabajo terminó tomando dos a tres días.

Me había preocupado que mi impaciente padre y abuelo correrían a todos los gorrones (o esa Ver.39 manipularía el destino de esa manera para detenernos), pero de alguna manera lograron contenerse.

Eso fue parcialmente porque los persuadí, pero también tuvo que ver la ayuda de mi mamá y abuela amantes de los Youkai. Aunque, esto también probablemente era debido al poder de manipular el destino.

Pero no la de la Ver.39.

Quiero decir, no la de la Zashiki Warashi Yukari.

Los dos poderes estaban en conflicto. Parecía como Youkai cómicos estaban metidos en un problema, argumentando sobre si dejarlos quedarse o echarlos fuera, y una pelea a pequeña escala para salvar a mi novia, pero las escalas en realidad tenían a las agencias de calificación crediticias fugitivas, el colapso del sistema de bonos del gobierno, y un pánico global cubriendo la población de siete billones del planeta entero. Así era qué tanto poder tenía la Ver.39.

No podía dejar que las adorables apariencias de los eventos locales me engañaran.

No podía dejarme bajar la guardia alrededor de estos agotadores eventos.

A lo que tenía que temerle más no era a la mandíbula gigante de una bestia feroz que podía morder el acero y no era a un genio criminal con una mente brillante espeluznante. Era que ni siquiera podía alcanzar el verdadero campo de batalla. Estábamos pasando por todo este esfuerzo sólo para estar en el mismo campo. Caminamos y caminamos por el laberinto y comenzamos a presionarnos para rendirnos por nuestra cuenta.

Tenía que seguir hasta el mero final.

Tenía que salvar a mi novia Yukari al liberarla de su característica de ensangrentada y del poder de la Ver.39 el cual traería la ruina al mundo.

No podía dejarme dejar estos rieles. Sin importar qué.

Así que…

—¡Jinnai Shinobu!

Los Youkai podrían haber sido capaces de sentirlo mejor que un humano como yo.

El Paquete estaba completo.

La Aoandon me habló desde el costado.

Ya fuera debido a su experiencia en el Hyakki Yakou o sus sentidos como una mitad Youkai, Hafuri levantó algo y gritó una advertencia.

—¡¡Apresúrate y usa esto!! ¡Una gran fluctuación está apareciendo! ¡¡A este paso, tendrás en su mayoría una oportunidad en esto!!

Miré a lo que me había arrojado y vi el caleidoscopio girando por el aire.

La Aoandon y Hafuri fueron incapaces de decir más.

O quizá mi sentido del tiempo simplemente se desvaneció. Escuché un sonido punzante. Mei, la Zashiki Warashi en yukata blanca, había comenzado a mirarme intensamente en una manera que nunca había hecho. Ella había hecho algo. Ella había usado la Ver.40. ¿Pero para qué? Ya sabía que ella no era nuestra enemiga, así que debió haber sido para protegerme de algo.

Incluso si quería ver qué era, ni siquiera podía voltear mi cabeza mientras me engullía en el campo de tiempo detenido.

El caleidoscopio voló extremadamente lento por el aire y sentí algunos nuevos pasos.

Una forma roja se acercó desde el cuarto de té.

Era mi amada novia.

Era Yukari.

Pero algo no estaba bien. La Youkai Buena para Nada estaba de pie a sólo diez metros. Ella agarró su cabeza un poco en su yukata roja, pero ya no tenía un patrón de flores. En su lugar, tenía huellas de manos humanas. Pero no de adulto. Las innumerables huellas misteriosas eran de pequeños niños.

Y no sólo era que ella había cambiado a una nueva yukata. Las huellas de las manos se movían libremente por la superficie de la yukata como si se trazaran a sí mismas a lo largo de las seductivas líneas del cuerpo de mi novia. Era como una proyección cartográfica sobre el muro de un edificio.

—¿Qué…?

El rojo era el símbolo de la Zashiki Warashi Ensangrentada, ¿así que esto era la Ver.39 fuera de control?

Una vez que me di cuenta de eso, la presencia del caleidoscopio girando se hizo más grande en mi mente. Era la primera y última pieza necesaria para sellar el ruinoso poder de la Ver.39. Tomarlo rechazaría su destino. Era por eso que este fenómeno paranormal había comenzado y el por qué la Zashiki Warashi se había transformado. Con cada milímetro el caleidoscopio se acercaba a mi mano, ella tenía que estar dejando la realidad a una velocidad cuadrática.

La yukata de la Zashiki Warashi se había convertido en un mar de huellas de manos. Su cabello negro largo hasta su talón comenzó a moverse. Algo bailó dentro de ese cabello que tenía el lustro de ébano pulido. Eran huesos. Específicamente, esqueletos humanos. Estos también parecían que pertenecían a pequeños niños. Ellos nadaron libremente por ese océano de lindo cabello negro como la luna reflejada en un lago por la noche. Algunas veces un esqueleto cubriría sus flequillos, algunos circularían detrás de ella con el largo cabello negro actuando como una pantalla, y algunas veces se colgarían a los costados de su cabeza como si estuvieran frotando sus mejillas con ella.

Entonces recordé que la Zashiki Warashi era una agregación de los niños asesinados durante hambrunas y por el estilo.

Ella tomó la forma de una sexy Youkai, pero si alguien como Majina del viejo Hyakki Yakou la quebraba a su fenómeno original, incontables muertes se colgarían de ella.

Estas en sí no se habían añadido a ella. Estaban saliendo desde adentro de ella.

Era por eso que tuvimos que construir el Paquete.

Era por eso que estaba intentado tomar esa primera y última oportunidad.

Y los cráneos nadando por su cabello usaron una muy baja voz para darme una simple pero absoluta orden.

La voz parecía provenir de los audífonos que siempre trae ella alrededor de su cuello.

—Muere.

Estaba llena con desesperanzadora malicia.

La casi infantil declaración simplificada era inocentemente penetrante. Podría haber venido de la mentalidad de esos niños asesinados para tener una boca menos que alimentar.

Entonces el sentido distorsionado del tiempo llegó a su fin.

Mis dedos finalmente tocaron el caleidoscopio.

Lo tomé.

—Yukari.

Le llamé por su nombre, pero ya sabía en el fondo que no obtendría una respuesta.

Ella cambió de nuevo.

Ella pasó alguna especie de límite.

Ella ahora era la Zashiki Warashi Ensangrentada. Ella era algo destinado a invitar a la muerte al mundo.

Así que dije más.

—Te traeré de vuelta. Te salvaré.

Mis sentidos regresaron.

Un momento después. Todo se desvaneció.

Excepto por la Zashiki Warashi y yo, el mundo entero se convirtió un piso de tatami que se extendía más allá del horizonte.

Iba más allá del concepto de una proyección cartográfica. Mi habilidad para verbalizarlo estaba cerca de su límite. Su largo cabello negro se deslizó como serpientes y ocultaban más de la mitad de su rostro. Pequeñas joyas decorativas me fulminaron con la mirada como retorcidos globos oculares. Incontables huellas de manos se movieron por la yukata que contenía su encantador cuerpo. El mundo entero había sido borrado tan pronto como se escurrían del fondo de la yukata como gotas de agua llegando al suelo.

—…!!!???

Los tatamis eran brillante carmesí, como si estuvieran empapados con sangre fresca.

Los cielos eran oscuros, como si estuvieran teñidos con maldad.

Llamas parpadeaban encima de altos candelabros alineados a intervalos exactos tan a lo lejos como el ojo podía ver. Esas llamas eran la única fuente de luz. Velas eran comúnmente vistas como símbolos de vida o esperanza de vida. También había misteriosas leyenda sobre una Zashiki Warashi prediciendo un incendio antes de que su familia declinara y cayera en la ruina.

Todo era tan colorido y psicodélico. Todo basado en la realidad había sido borrado de este mundo.

Pero creo que entendía. No tenía pruebas, pero sentía que entendía ya que había estado con la Zashiki Warashi toda mi vida.

Una Zashiki Warashi manipulaba el destino.

Pero ellos no eran el destino en sí. Eran sólo los controladores o la terminal. En otras palabras, había algo más profundo. Podrían llamarlo la unidad principal o el servidor. Habíamos sido arrastrados del mundo en el que normalmente vivíamos y habíamos alcanzado un “escenario” más alto donde yacía ese servidor.

Podrían llamarlo el lado oculto del mundo.

Quizá era la fuente del código oculto detrás del navegador que daba una buena forma visual entendible.

Era posible que no pudiera entender apropiadamente el que este lugar estuviera usando mis cinco sentidos. Podría no ser en realidad lo que estaba viendo. Era justo como los antiguos griegos usaron una combinación de animales cuando imaginaban un monstruo. No podía negar la posibilidad que era sólo tan psicodélico que las fuentes en mi mente pudieran sólo arrojar alguna clase de montaje para mostrarme.

Esto probablemente estaba más allá de lo que la mente humana podía comprender.

¿Cómo lucía para la Zashiki Warashi quien siempre estaba en contacto con esto?

Pero para mis ojos al menos, algo pulso de la superficie de los candelabros con cada parpadeo de las llamas y entonces se deslizaba por los tatamis carmesí. No podía evitar comprender que esto estaba causando que “algo” sucediera en el mundo que conocíamos.

Jugar con eso destruiría todas las emociones de las personas trabajando duro para vivir día a día.

Entonces llegó a mí lo que realmente era el destino controlado por la Zashiki Warashi. Ni siquiera tenía que confirmarlo.

Se resumía a un inevitable declive.

Era la idea de que ese declive era inevitable para incluso la persona más prospera.

Ese concepto había funcionado en sí profundamente en la mente de los japoneses por más de miles de años o más. Piensen en Dan-no-Ura, Honnouji o Sekigahara. Incluso figuras históricas quienes influenciaron una zona entera fueron forzadas a aceptar su propia ruina inevitablemente cuando las muy poderosas garras y colmillos del destino los alcanzaban.

Pero no había nada de raro que se apareciera aquí.

Quería decir, eso era lo que era una Zashiki Warashi. Traían prosperidad cuando llegaban a una casa y llevarían a la casa a la ruina cuando se fueran. Eran verdaderamente las mensajeras de declives inevitables. Ese era un concepto que no podías remover o ignorar cuando hablabas sobre una Zashiki Warashi,

Había comienzos y había finales.

Había creación y había destrucción.

Había vida y había muerte.

No había un patrón opuesto. Era inevitable, así que sólo era una cuestión de tarde o temprano. Cualquiera que sea la velocidad, los engranajes sólo se mueven en una dirección y esos engranajes eran la verdadera esencia de una Zashiki Warashi. Y mientras estaba tratando de voltear a la fuerza esos engranajes en la dirección opuesta con el caleidoscopio, la Ver.39 parecía hablarme.

Parecía decir que exitosamente adquirí a tu amada y era exactamente por eso que la destrucción debía venir a mí.

Era verdaderamente horrible.

Mientras más grande mi éxito, más grande la derrota absoluta le seguiría.

Era la forma extrema de la versión original de la idea infantil de que las personas tenían una cantidad fija de suerte así que si algo bueno pasaba, algo malo estaba seguro que pasaría.

Declive inevitable era verdaderamente una clase aterradora de destino. Era una malicia imperturbable y nada podía ser más persuasivo que cada persona japonesa lo entendía. Todos asumían que la buena suerte no duraría por siempre y frecuentemente incluso querían ver a los exitosos sufrir. El clavo que se sale se martillea y todos caemos equitativamente. Era una agregación subconsciente de pensamientos malos. Era una herencia oscura que nadie nunca había sido capaz de tirar.

Podría ser el clan Taira y el clan Minamoto.

Podría ser Oda, Toyotomi y Tokugawa.

Incluso si habían conquistado Japón, esa ley absoluta y solitaria los arrastraría del escenario de la historia y forzaría el fin de una era en ellos. De alguna manera, era una forma de destino que cada persona japonesa podía imaginar al sólo cerrar sus ojos.

Pero.

Incluso así.

Eso no importaba.

No me importaba qué fuera. Lo que sabía era simple pero no podía haber sido más crítico. La Ver.39 había estado gentilmente usando cambios naturales en el destino para interferir con nosotros antes, pero finalmente había decidido que medidas drásticas como esta eran necesarias. Había sacado las huellas de manos en su yukata y los cráneos en su cabello mientras lucía su lado oculta del mundo. Esto no podría haber sido peor para mí, pero lo mismo era para ella. Este callejón sin salida era también mi mejor oportunidad de voltear esto.

Y le daré las vueltas a las cosas, Ver.39.

No me importa una mierda el declive inevitable. No te dejaré convertir este éxito en ruina. Convertiré esta ruina en éxito. Podrías solamente quedarte y marcharte y sólo puedes dar y quitar la fortuna en un capricho, pero te mostraré un nuevo camino.

Habiendo dicho eso, realmente no sabía qué se suponía que tenía que hacer con el caleidoscopio.

Pero cuando por reflejo dio un paso hacía la Zashiki Warashi, un cambió me atacó.

—?

Las calaveras usaron sus audífonos para aullar vaciamente hacía mí.

“Muere” “¡Muere!” “Fracasa.” “¡¡Ajajaja!!” “Vas a caer.” “¿Eres estúpido?” “¡¡Eejeejajaja!!” “¿Por qué estás tomando esto tan seriamente?” “¡Muere!” “Ríndete.” “¡¡Todos deben morir!!” “Detente.” “Cállate.” “Eres desagradable.” “¡Cállate!” “La forma en que te tomas esto tan seriamente es sólo una molestia.” “Ksh.” “¡¡Kssshhhh!!”

El diluvio de ruido perdió todo significado y se convirtió en un solo rugido agrietado.

Estaba en movimiento. Gotas débiles de luz recorrían por el largo cabello brillante negro de la Zashiki Warashi.

Tan pronto esa luz cayeron a los tatamis rojos, una ondulación expandiéndose infinita instantáneamente floreció en el horizonte en cada dirección.

Ahí fue cuando pasó.

El camino se estaba cerrando a la fuerza. Incontables pantallas corredizas traslúcidas y de brillante rojo se cerraron a la izquierda y derecha entre Yukari y yo. Algunos símbolos estaban dibujados en las superficies, pero había demasiados para entender uno de ellos. Simplemente vi a la Zashiki Warashi de pie más allá de ese color rojo.

Parecían menos de diez metros, pero el infinito número de ultra ligeras pantallas crearon un muro absoluto en mi camino.

Eran rojas.

Estaban ensangrentadas.

Parecían rehusarse a que alguien estremeciera su existencia, su coloración y su esencia.

—A la mierda con eso.

¿Qué significaban esas pantallas y realmente qué eran?

¿Por qué me molestaría pensando en eso?

—¡¡A la mierda con todo esto!!

Reuní velocidad y me preparé para patearlas todas más que para abrirlas.

Inmediatamente, sentí que mi sentido del tiempo murió una vez más. Esta segunda vez, finalmente me ocurrió que era más como la sensación de correr hacía el camino y descubrir que un camión se estaba acercando a ti. Era bastante como tener tu vida pasando frente a tus ojos. Cuando sentí eso y tuve el incomprensible fenómeno rodeándome, finalmente me di cuenta de qué eran esas pantallas translúcidas rojas.

Cada una estaba llena con tanta “muerte” como un camión a alta velocidad. Un suministro interminable estaba alineado delante de mis ojos como una barrera que no podría romper sin importar cuántas vidas tuviera.

10 (Uchimaku Hayabusa)

No teníamos más opción que hacerlo.

Usamos la sala de operaciones del crucero Yukata-II para pelear la guerra con el Grupo Hishigami que estaba interfiriendo con el negocio de escombros de satélites al enviar escombros a la tierra, incluyendo las baterías nucleares y tanques de peligroso combustible de cohete. Seika-san y Madoka-chan compraron el lanzador de cohete que los corredores estaban tratando de usar mientras hacíamos ondas de publicaciones en foros y foros que personas de ese negocio usaban. Insistimos que el Grupo de Comercio General Hishigami estaba destinado a fracasar y trabajar con ellos terminaría muy mal.

Había muchas formas de enviar algo al espacio en estos días.

Además de los cohetes y lanzadores controlados por el gobierno, había proyectos por compañías y universidad que lanzaban cohetes de una sola fase desde aeroplanos a una alta altitud o globos gigantes que llegaban a la atmósfera. Grupos y organizaciones con la tecnología de dejar la atmósfera estaban apareciendo como brotes de bambú después de llover.

Eso quería decir que comprar y aplastar cada uno de ellos ya no funcionaría.

Las infinitas ampliaciones de posibilidades derrotaban nuestra limitada habilidad de comprar. Teníamos que cerrar esas pocas posibilidades al informarle al mundo que no ganarían nada trabajando con Hishigami. Esa era nuestra única opción.

Y sin embargo…

—Aviso: Estás haciendo esto para ayudarnos, ¿así que por qué tratarían de hacerlos sonar peligrosos? ¿No sólo quieren ustedes atención? ¿Son cómplices de alguien?

—Chubasco: Y cuando el asesino de satélites detone para bajar los escombros, ¿no el asesino de satélites explotado haría nuevos escombros? ¡Es como una máquina de movimiento perpetua! ¡¡Es una lotería sin fin!!

—Cachorro de León: Si están en contra de esto, deben de ser una de esas personas que se están haciéndose ricos de los escombros de satélites. Sí, sí. No les presten atención. ¡Mejor suerte para la próxima!

—¡Maldición, esto no es bueno! Estamos diciendo la verdad, pero nos hacen ser los chicos malos. ¿¡Cómo pueden regocijarse por un proyecto civil que va a contaminar el mundo entero!? ¿¡Quieren ver la destrucción tanto así!?

—Podrías no estar tan equivocado, —dijo Enbi. —No hay una mente maestra detrás de esto. Hishigami se está convirtiendo en algo como un símbolo, pero no están manipulando directamente la información. Esta es la voluntad en general del internet. Están desviando su mirada de la destrucción mientras se acercan al acantilado. ¿No luce como si estuvieran disfrutando la estética de la destrucción? Justo como el imperio griego estaba lleno con toda clase de entretenimientos y entonces decayeron en medio de la corrupción y degeneración.

—Me rehusó a creer eso, —escupí.

Podría haber sido cierto que Japón estaba disfrutando las festividades. La red y el truco de magia de bonos les había dado mucho dinero, habían comprado todo lo que querían, y no tenían nada más en qué gastar su dinero, así que estaban vertiendo dinero en esta tontería.

Pero eso no era todo.

En Villas Intelectuales, había muchos granjeros que crearon esos vegetales valiosos. También había muchos tesoros nacionales vivientes. Había artesanos cuya metalurgia no podía ser recreada por la maquinaria de precisión en la ciudad y actores que continuaban las tradiciones de noh y kabuki.

De hecho, no importaba si tenían cualificaciones especiales o un nombre que todos conocieran.

Podrían ser simplemente también las personas trabajando duro en tiendas de conveniencia o en gasolineras. O el chico de periódico y el servicio de entregas para ancianos con espaldas débiles. ¡Había muchas personas trabajando para mantener los engranajes de la sociedad girando sin involucrarse en esas festividades!

¿Y esperan que crea que estaban ahogándose en el deseo por la muerte?

Tonterías.

¡Las personas eran libres de cansarse y dejar que sus corazones se amargaran si querían, pero no podía dejar que la subsección de ricos arrastrara a todos los demás con ellos!

Este podría no haber sido el núcleo del problema y podría no haberle importado a Shinoby y la Zashiki Warashi, pero no importaba qué tan removido del núcleo estuviera esto, las personas estaban sufriendo todavía. ¿Entonces cómo podría permitir que continuara? ¡Tenía que detenerlo aquí!

Enbi debió haberle gustado cómo respondí tan rápidamente porque ella sonrió a mi lado.

Y habló.

—Entonces continuemos nuestra lucha fútil hasta el mismísimo final.

Una vez que la Fenómeno del Misterio dijo eso, escuché una voz confundida de Madoka-chan.

—Tenemos unas peticiones entrando. Am, son de… ¿¿¿PSI_ver_RAIN y Anemura Kaede???

—Finalmente. —La demonio de coletas chasqueó sus dedos. —Una es una idol online cuyas nuevas canciones alcanzan treinta millones de visitas en veinte cuatro horas y la otra es una miembro regular del grupo nacional de idols Tarot Girls 22. ¡Con ellas de nuestro lado, podemos cambiar la dirección en la que se está dirigiendo esto! ¡¡Podeos destruir este asqueroso estado de ánimo pesimista!!

11 (Hishigami Mai)

Un tremendo golpe golpeó el autobús turístico modificado del Proveedor. El vehículo entero se sacudió. Mi concentración cambió a la pistola oculta en el talón de mi bota. El largo autobús pesaba una docena o algo así de toneladas por su cuenta, así que no cedería de una colisión normal de vehículos.

Eso significaba que algo igual de grande lo había golpeado.

El Proveedor lo había conducido alrededor, pero ahora él tenía un grito en sus ojos ampliamente abiertos.

—¡Mai-san! ¡Un cambión de veinte toneladas está atacando! ¿¡Alguna idea de quién podría ser!?

—Oh, por dios…

Miré fuera de las ventanas tintadas y una llamada llegó a mi teléfono satelital.

¡Seguí rechazando las llamadas, pero él no podía entender la indirecta!

 

—Hola, Mai. Es tu hermano. No pude soportarlo más, así que vine a discutirlo contigo directamente. ¿¡Podrías tal vez destruir el Grupo Hishigami que hemos construido!?

—Kyou-chan, ¿qué le pasó al hermano obsesionado con lo razonable que conocía? ¡Ni siquiera el negocio clandestino estrella sus vehículos como en una película de Hollywood en esta ciudad llena de cámaras!

—Jajaja. ¿No te lo dije? Sólo podemos obedecer lo que las personas consideran razonables. Mira a la ciudad alrededor de ti. Esto se está expandiendo sin fin. Nos estamos aproximando a un mundo donde este tipo de manejo peligroso es perfectamente normal.

Escuché llantas rechinar.

Pero no provenía de nuestro autobús o el camión de Hishigami Kyou. Unos cuantos carros italianos lujosos se habían desviado por la intersección justo enfrente de nosotros. Parecía que los conductores eran de una edad de universitarios si no es que más jóvenes. Y basado en el rugir de los engranajes, claramente se habían convertido en estándares de conductores profesionales. No eran carros que deberían conducirse en caminos públicos.

Si perdían control a esa velocidad, las aceras se convertirían en un mar de sangre al instante, pero las multitudes estaban apoyando en vez de gritar. Comenzaron a encender las lentes de sus Smartphone y celulares hacía los carros mientras subían las fotos a sus blogs o daban comentarios en una transmisión en vivo.

No podría haber sido más tonto.

—Lo qué cuenta como razonable sólo va a hacerse más enfermizo. —La voz parecía estar maldiciendo ese hecho. —¿Sabes lo que nuestra compañía está haciendo ahora? ¡¡No tenemos más opción que ser arrastrados con este maldito peligro moral!!

Las pesadas masas chocaban entre sí y algunas veces derribaban postes de teléfono y semáforos, pero yo estaba concentrada en otro lado.

Específicamente, el techo del remolque del camión.

Las guardaespaldas con nombres como Zei y Akane vestían trajes Yozakura como de kunoichis mientras se escondían debajo de capas cubiertas en patrones que usaban la ciencia de la percepción para desviar la atención.

—Esto no es bueno. ¡¡Van a aboradrnos, Proveedor!!

—¡Así que por favor haz algo al respecto! —dijo mi hermano. —¿¡No es ese tu papel, Mai!?

Con esas palabras, la roja Zei, la azul Akane y la amarilla Ran ligeramente saltaron entre los dos vehículos y atraversaron el vidrio reforzado para entrar.

Medicina Youkai había sido utilizada para artificialmente implantarle a estas monstruos las características de las Mujeres Hishigami.

Ignoré la tormenta de pedazos de vidrio y di un respiro para prepararme mientras Zei hacía aun lado su capa y hablaba sin una expresión en su rostro.

—Apoyenos, original.

—Oh, cállate. A diferencia de artificiales como ustedes, no tengo la obligación e ayudar a un hombre rico con su pasatiempo.

—Eso está bien.

No había esperado esa respuesta.

Zei sacudió su barbilla hacía el camión.

—Arriesgar nuestras vidas por Kyou-sama sería nuestra más grande alegría. Su encuentro con Uchimaku Hayabusa debió haber plantado las semillas del agradable cambio dentro de él. No podemos permitir que ese brote sea pisoteado, incluso por Kyou-sama en sí.

—…

Guardé silencio.

Mientras un furioso viento entraba por la ventana rota, el Sunekosuri corrió de aquí para allá confundido.

—¿Qué quieres que haga?

—Ese camión no está destinado a destruir el objetivo al aplastarlo. Es un vehículo especial creado para llevar algo.

—Espera. ¿¡No querrás decir…!?

—Ou.

Zei dijo un nombre.

Ese nombre significaba “masacre”.

—Ella es fracaso basada en la anti-humanos Hishigami Enbi. Si ella es activada aquí, esta ciudad de treinta millones será destruida. El lado racional de Kyou-sama apenas si lo está controlando ahora, pero su lo irrazonable afectándolo se hace aún más distorsionado, no habrá forma de detenerlo. Queremos que cortes la vaina de almacenamiento del camión antes de que eso pase.

12 (Jinnai Shinobu)

—…

Todavía no sabía qué eran las pantallas.

Pero el poder de la Ver.39 Zashiki Warashi para controlar el destino probablemente había hecho algo.

Se estaban poniendo en mi camino, alejando el caleidoscopio, y protegiendo su sistema.

Estaba usando la ley de decline inevitable para robarme el éxito.

“¿Ves?” “Fracasaste.” “Has fracasado.” “Ninguna posibilidad de éxito queda.” “Morirás.” “Fracasarás.” “Perderás todo.” “Trataste de actuar genial.” “Trataste de actuar importante.” “Pero sólo te avergonzaste a ti mismo.” “Así que observa mientras pierdes todo.” “Intenta alcanzarlo.” “Y date cuenta que no puedes tocarlo.” “Muere.” “¡Muere!” “¡¡Muere!!” “¡¡Ksssh!!”

Los cráneos mostrados en el cabello negro de la Zashiki Warashi se burlaron de mí a través de sus audífonos. Estaban diciendo que había caído su trampa y dado un pie en los riles de la ruina por mi propia cuenta. Y lo hicieron de una manera infantil maligna.

Pero…

—Jaja.

Pequeños mocosos.

¿Realmente piensan que pueden robarme a mi novia?

Podrían ya haberme dado la respuesta.

Si la Ver.39 estaba trabajando así de duro para alejarme, tenía que haber una buena razón para eso.

No sabía cómo usar el caleidoscopio.

No sabía nada sobre el Paquete oculto.

Si no hubiera hecho nada, podría haber vagado sin objetivo hasta que me quedara sin tiempo.

Pero había apuntado mi compás en la dirección correcta.

¡¡Gracias por decime que sólo necesito acercarme a la Zashiki Warashi, Ver.39!!

—¡¡Aahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!

Reuní la fuerza suficiente en mi cuerpo para liberarme de lo aparentemente había sido el tiempo detenido traído por el miedo a la muerte.

Sentí como si el mismo espacio alrededor de mí se estuviera quebrando.

Pero entonces el rojo llenó mi visión.

-Y muy profundamente dentro del miedo en aumento, “eso” realmente me atacó.

Después de una luz brillante, me encontré en otro lugar diferente a la infinita expansión de tatamis.

No vi nada excepto un polvo gris tan lejos como el ojo podía ver. Era un paisaje rural lleno con cada forma de contaminante imaginable. En esta isla del fin, simplemente respirar y exhalar y simplemente parpadear mis ojos me llenaban con un intenso dolor que pensaba que fuego estaba estallando por cada agujero de mi cuerpo.

—¡¡Gblgh!! ¡¡Agweh!! ¡¡¡¡Glgah!!!!

Entendí de alguna manera.

Esto era la Zashiki Warashi Ver.39 del Hyakki Yakou.

Ella podía controlar no sólo el destino actual, pero crear una nueva rama nueva de destino.

Esas barreras.

Cada una de las pantallas contenía una imagen del infierno. Eran esas imágenes que los monjes budistas dibujaban sobre pantallas como una simple advertencia de lo que les esperaría aquellos que eran excomulgados. Esas pantallas de luz tenían un grosor de aproximadamente cero y estaban llenaos con imágenes de destinos fallidos, palabras equivocadas e infiernos.

Así que esto era un mundo paralelo que podría haber pasado. Era el resultado de una elección equivocada de mi parte. Por ejemplo, si hubiera confiado en la CIA en la Isla Mina de Oro y el Paquete nacional de suicidio se hubiera activado, esto es lo que le habría pasado al archipiélago japonés.

El dolor corrió hacía mí a la vez.

Tosí sangre, mis vasos sanguíneos parecían arrastrarse debajo de mi piel, y apreté mis dientes.

Aun así, avancé.

Soporte el dolor del mundo entero y avancé.

-Y “eso” no era el único.

Vi el mundo después de que el archipiélago se llenara con zombis de acuerdo al plan de Majina. Los muertos vivientes me agarraron de mis brazos y piernas, mordieron mi carne con sus dientes que apestaban a descomposición, y me partieron. Finalmente, sentí el miedo de tener mi cuerpo pudrirse desde adentro.

Fui tragado por ese miedo.

Pero no me importaba si mis brazos y piernas fueron arrancados o si mis órganos fueron sacados.

Sólo tenía que avanzar.

Sólo tenía que continuar.

Mientras apretaba mis dientes y trabajaba contra el poderoso viento en contra, repentinamente me pregunté qué era mi enemigo aquí. Sabía que no era la Zashiki Warashi, pero podría no haber sido la Ver.39 tampoco. Incontables huellas de manos se exudaban de su yukata y cráneos nadaban por su brillante cabello. Algunas veces girarían en círculo hacía la parte trasera de su cabello negro como una pantalla, algunas veces cubrirían sus flecos, y algunas veces se moverían al costado de su rostro como si frotaran mejillas con ella. Pero incluso ellos podrían haber sido un dispositivo de seguridad roto fuera de control. Declive inevitable. El lado oculto del mundo donde los destinos olvidados se reunían. Los fragmentos de las eras estaban reunidas aquí, de eventos pasados como el Dan-no-Ura, Honnouji y Sekigahara hacía los “qué tal si” donde las elecciones equivocadas habían conducido a la ruina para cualquier número de razones. El mundo entero fue tragado y masticado en pedazos, y fragmentos estaban reunidos en este cementerio. ¿Este horrible “algo” había sido arrastrado hacía nosotros porque la Ver.39 lo había tomado y contactado descuidadamente?

En ese caso, esta pelea no era sobre el bien o el mal.

Era sobre poner una tapa en el poder ruinoso vertiéndose en nosotros. Era sobre cerrar las compuertas en un mundo ni del bien ni del mal.

Yo lo haría.

Entendía eso. Ahora lo entendía.

No importaba contra qué me enfrentaba.

¡¡Alcanzaría a mi única amada Yukari sin importar qué!!

-“Eso” tenía aparentemente un número infinito de capas.

En un mundo donde había fracasado en detener a la Arcademonio Tselika Wien Alpha Chelydia Lumidrier quien no calificaba en si como una de los siete pecados capitales, fui tragado por esa gran dulzura que mi visión entera se puso de un rojo brillante y me convulsioné con sangre vertiéndose por cada agujero de mi cuerpo.

—Gah…¡¡bah!! ¿¡Khah!? ¡¡*Toser*!!

En un mundo donde el plan de la Aoandon tenía éxito, descubrí el verdadero agotamiento y cansancio mientras vagaba sin fin a través de un paisaje rural vacío donde ninguno de los japoneses quedaba.

—Ah, ahh, ahhhh…

En un mundo donde el peor de los Youkai letales, el Aburatori, había tomado el control del tiempo, el espacio y destino, casi enloquecí del escenario psicodélico de órganos colgando de las ramas de cada árbol tan lejos como el ojo podría ver.

—¡¡Gyahhhh!! ¿¡Gyagahhh!?

En mundo de Kawabata Megumi, la anciana que había creado a la Aoandon en la Villa Zenmetsu, había tenido éxito con su plan, sentí un intenso dolor y miedo de tener mi cuerpo completamente cortado en pedazos por Kusanagi que impedía toda defensa y evasión.

—Oh, ¡kh…! ¡¡Khah!!

En un mundo donde la Bruja Australiana Marguerite Steinhols había obtenido a la Súcubo, continuamente me afligía por la terrible sensación de tener mi alma pudrirse gracias a la magia occidental.

—Ah, ahh…

En un mundo donde la agente llamada Saijou del Akki Rasetsu tenía éxito modificando a la Sombrilla Obake y Linterna Obake, ella controlaba a todos los Youkai y me llenaba con la desesperación de tener mi cuerpo completamente devorado.

—…

En un mundo donde el golpe de estado del Hyakki Yakou había tenido éxito, fui abrumado con el tremendo calor de tener todas las proteínas de mi cuerpo hervidas mientras el Usuario de la Magia de la Enfermedad se apoderaba del hotel de la Villa Fuuka.

—……………………..

-No importaba qué tan lejos fuera, “eso” nunca terminaba.

Mundos creados por una mala decisión me eran estamapados en la cara uno tras otro.

Mientras todo el dolor corría hacía un solo punto, mi cuerpo tembló tan violentamente que pensé que mordería mi propia lengua.

No tenía idea de cuánto tiempo había pasado.

Sentí como si hubiera vagado por cientos si no es que miles de años.

Pero la verdadera desesperación no provenía por el dolor o el miedo en sí.

Noté algo.

Incluso después de todo eso, noté que sólo había avanzado unos cuantos centímetros.

—………………….f………….

¿Cuánto más lejos tenía que ir?

¿Cuánto más tenía que hacer esto antes de alcanzar a la Zashiki Warashi? De hecho, ¿quién había garantizado que esto terminaría después de lograr una cierta distancia? Si la Zashiki Warashi…no, si el declive inevitable controlándola decidía por un capricho dar un paso hacia atrás, este infierno infinito se había incluso más largo.

“Se está rindiendo.” “¡Se está rindiendo!” “Se está rindiendo en frente de su mujer.” “Arrójenlo.” “Vamos a arrojarlo.” “Se quebrará.” “¡¡Él se quebrará ahora!!” “¡¡Keejaja!!” “Sí.” “No puedes alcanzar nada.” “No puedes alcanzarlo.” “Sólo morirás.” “¡Muere!” “Ríndete.” “¡Ya quiébrate!” “Ahora.” “¡Ahora!” “¡¡Ahora!!”

Los cráneos blancos nadando por su brillante cabello negro me miraron y se rieron a través de sus audífonos. Incontables huellas de manos se arrastraban por la yukata cubriendo sus amplias líneas de su cuerpo. Su cuerpo se deslizaba como serpientes y cubrían su rostro mientras joyas brillaban como retorcidos globos oculares. Este poder no odiaba a nadie. No estaba fijado en alguien. Era el declive inevitable. Simplemente tomaba y simplemente arruinaba. Veía eso en sí como su meta, como si apreciara alguna elegante estética.

¿Realmente podía hacer algo al respecto?

¿Podría superarlo?

Mordí mi labio, probé la sangre en mi boca y miré directamente hacia adelante.

La Zashiki Warashi estaba a sólo diez metros, pero ella parecía infinitamente distante y no se acercaba a mí.

¿Podría soportar esto tanto tiempo?

¿No me derrumbaría como algo como un terrón de alquitrán?

Me quebraría. Sería destruido.

Si dejaba todo, todo caería en la ruina. El destino del mundo o el espíritu maligno que era esta ley de declive inevitable sólo me daría un destello momentáneo de alegría oscura. Sabía eso, pero no podía detener mi corazón de dirigirse a esa dirección.

Era como un dolor de estómago aumentando sobre el tren cuando la siguiente estación estaba muy lejos. Era como una sed que aumentaba muy rápidamente descubierta en el instante que salieras de la sauna y vieras la máquina expendedora. El muro de mi límite se estaba acercando a tremenda velocidad. Los últimos diez minutos que había superado no eran nada comparado con el siguiente minuto que tenía que superar. La fuerza que había tomado soportar por un minuto podría haberse gastado en un solo segundo después de eso. La curva de agotamiento rápido parecía haber crecido cuadráticamente. El tiempo en sí parecía agotar mi frágil alma.

Mi yo mismo vaciló.

E incluso si trataba de confiar en “alguien más”, estaba atrapado dentro de este sub-espacio donde los tatamis rojos continuaban tan lejos como el ojo podía ver. La Zashiki Warashi estaba parada frente mí en esta dimensión alterada que me atrapaba en la muerte oscura, símbolos de ruina y declive inevitable.

¿Era inútil?

Lo que buscaba estaba justo frente a mí y sostenía el caleidoscopio necesario para anular esto, pero todavía me faltaba algo necesario para cubrir esos diez metros. ¡Y nunca podría descubrir lo que fuera que eso fuera en este mundo sin fin de aislamiento!

Pero tan pronto pensé en eso…

—Ya veo.

Escuché una voz.

Escuché una voz definitiva en este mundo donde debería haber estado solo yo.

—¿Y? Espero que no seas lo bastante tonto para añadir “así que bien podría rendirme”.

Llegó como una ráfaga de viento que alejó el molesto calor llenando mi cabeza. Moverme sólo unos cuantos centímetros me habían agotado al punto que pensé que freiría mi cerebro, pero ahora alguien estaba al lado mío.

¿Qué? ¿Yo?

Él tenía un cuerpo físico más sólido que yo, él vestía una bata de laboratorio sobre un traje y usaba lentes que realmente no le quedaban. Más importante aún, sus ojos parecían gruesos pantanos y tenía algunas personas a su lado: Madoka, la Súcubo y una demonio gris pequeña.

Espera…no puede ser. ¿¡Estás diciendo que él metió a Tselika en una máquina y la domesticó!?

Pero incluso a pesar de que todo estaba mal, aun así llegué a una cierta conclusión.

Ese era yo.

Era Jinnai Shinobu.

Nunca supe que ese nombre podría ser definido de una manera tan amplia.

—¿Es algo de lo cual sorprenderse? Esta es la singularidad donde los hilos del destino se unen. Es la tierra que quiebra reglas donde todos los mundos paralelos son concentrados. ¿Así que qué hay de extraño sobre el encuentro entre dos personas que nunca debieron haberse encontrado?

Estaba boquiabierto, pero entonces algo más pasó.

Sobre el otro lado de él, vi una nueva forma. Era yo, Jinnai Shinobu. Sin embargo, este era la mitad de mi altura y parecía de cinco o seis años.

Tan pronto noté esta versión alterna de mí mismo, sentí una gran presencia detrás de él.

No tenía lo necesario para mirar atrás, pero más o menos sabía qué estaba ahí.

Tenían que ser tantos Jinnai Shinobus como el ojo pudiera ver. Algunos podrían haber fracasado en algo y algunos podrían haber tenido éxito en algo. En el pasado o el futuro, cada uno había tomado un camino diferente al mío. Y juntos, creábamos un grupo de casi un número infinito para enfrentar esos endemoniados mundos paralelos.

—Cada ruina individual es una muerte individual. Si los fracasos combinados del individuo llamado Jinnai Shinobu son la berrera más grande contra esta hostilidad personal, entonces sólo necesitamos negar cada una. Para ponerlo de otra manera, cada mundo sólo puede matar a uno de nosotros.

—…Sí.

—Simple, ¿no es así? Tiene que serlo. Al menos comparado con el sufrir el perder a tu nada delante de tus ojos.

—¡¡Sí!! ¡¡Ya se eso!! Sé que el Jinnai Shinobu parado aquí…¡¡el Jinnai Shinobu que ha llegado así de lejos tiene que ser un chico verdaderamente afortunado!!

No necesitábamos una señal.

Nuestros pensamientos estaban unidos.

—Así que iré por la opción incluso más cruel. ¡¡Préstenme su fuerza, Jinnai Shinobu!! ¡¡¡¡Les mostraré la gentil conclusión del Jinnai Shinobu que puede llamarla su Yukari!!!!

13 (Uchimaku Hayabusa)

—PSI_ver_RAIN: Si realmente lo piensan, esto realmente no tiene sentido, ¿o sí? Un grupo que quiere prohibir la especulación sobre los escombros va a tirar esos escombros hacía las personas para que puedan coleccionarlos. ¿No sólo están admitiendo su valor? ¿No sólo la especulación se calentará más mientras más hagan eso?

—Anemura Kaede@Emperatriz: Am, ¿y realmente es seguro tener satélites cayendo hacía la tierra? Tendría que doler si un pedazo cae en ti, e incluso si ese requiere la misma mala suerte que ser golpeado por un rayo, eso sigue queriendo decir que habrá víctimas definitivas cada año. ¿Alguien que sepa más sobre eso podría contarme los detalles?

Esas pequeñas publicaciones cambiaron todo.

El agua estancada comenzó a fluir.

—Aunque no luce como una solución perfecta, —dijo Madoka-chan en su uniforme de marinero. —Esas personas Hishigami han colocado un sitio de donaciones. ¡Están tratando de elevar tanto dinero de los partidarios como puedan para financiar un lanzamiento tan pronto sea posible! ¡Incluso si las otras compañías están renuentes, esto les dejará comprar un pase libre con el poder del dinero!

—Todo se habrá acabado una vez que lleguen a una cierta cantidad de dinero. Serán capaces de continuar sin importar cuánta oposición haya.

—Como si fuéramos a dejarlos hacer eso.

—¿Y cómo planeas pelear con ellos? —preguntó Mishima-san.

Di una respuesta sucinta.

—La recaudación de fondos en el internet sin fronteras en realidad es una zona gris. Si sospechan de transferencia de dinero ilegal, tendrán problemas hallando partidarios. Sólo tenemos que golpearlos con sospecha. Si las personas piensan que serán cómplices en algo ilegal si toman parte de ello, las donaciones se detendrán. ¡Incluso si la policía no está recaudando fondos, los guardianes de la ley de marca deberían todavía ser efectivos!

—Detective, no me digas que planeas publicar bajo tu nombre real en esta sociedad del internet expandiéndose libremente. ¡¡Los vientos podrían haber comenzado a cambiar, pero alienta la animosidad de las personas y desenterrarán toda tu información que puedan encontrar!!

—Ya le pedí a chicas de secundaria civiles a hacer lo mismo.

Sonreí un poco y miré a las dos publicaciones de las chicas que habían ayudado.

—Los adultos no pueden acobardarse ahora. ¡¡Estas personas están tratando de enviar baterías nucleares y combustible peligroso de cohetes para que derriben la tierra, así que detenerlos viene primero!!

14 (Hishigami Mai)

Las cosas se han vuelto malas.

El largo autobús y camión todavía estaban chocando entre sí. Además, la parte trasera del camión contenía a Ou, un fracaso que masacraría al menos treinta millones de personas. Necesitaba cortar ese contenedor para eliminar la posibilidad de despertarla, pero el problema no era la persecución de carro a 80 kph. Eran todos los ojos de Tokio.

Trabajar para una organización clandestina podía ser engañoso.

Así que…

—Zei, Akane, Ran. ¿Cuál de ustedes es la más inútil?

—…

—…

—…

—No me miren así. ¡Y no empiecen a jalarse entre ustedes tampoco! De acuerdo, tomaré prestado una de esas capas de camuflaje que usa la ciencia de la percepción para engañar el cerebro humano y programa de análisis. No me importa lo que les pase a ustedes después de esto. Pueden agarrarse del cabello entre sí para solucionar las cosas entre ustedes de una vez por todas si gustan. ¡¡La más débil que pierda el juego de las sillas musicales puede quedarse aquí!!

—Espera, Mai-san. ¡Una pelea entre mujeres me asusta incluso más que un asteroide! ¡¡Esto va a ser una matanza absoluta!!

Los gritos del cobarde hombre no importaban.

Jalé la capa sobre mi cabeza, recogí al Sunekosuri, y salté de la ventana rota para ir al camión.

—¡A-a-am! ¿¡Por qué me trajiste aquí también!?

—Suficiente, compañero. ¿Crees que podrías salirte de esto sin realizar un papel?☆

Estábamos de pie sobre la unión conectando el frente del camión al contenedor en la parte trasera. El pesado conector de metal estaba acompañado por un montón de cables para enviar señales para los frenos de las llantas traseras y demás. No, había demasiados para sólo eso, por lo que tenían que estar relacionados al tanque de alojamiento de Ou.

Como sea, sólo tenía que removerlo al cortar la cerradura de seguridad y jalar la palanca, pero…

—¿¡Está completamente roto!? ¡¡Y hay marcas de un quemador de gas siendo usado!!

—¿Cómo puede decir él que ama ser razonable? Él está completamente loco.

Zashiki_v09_286

Si Ou despierta, treinta millones de personas morirán. Eso era seguro. Además, no se sabía qué tan lejos se esparciría la matanza más allá de eso. Y por supuesto eso significaba que él moriría primero ahí en el asiento del conductor. Pero como sea…

—¿Así que qué hacemos, Mai-san? Oh, tienes una pistola oculta en el talón de tu bota, ¿no es así?

—Esa pistola de pequeño calibre no puede romper un contenedor de grueso metal como este. Y eso es demasiado esfuerzo. Sólo lo romperé con mis manos.

—¡Waaah! ¡¡Eres un monstruo como siempre!!

Aunque me había re-hecho a mí misma para lidiar con Youkai y no para cosas así, por lo que no recomendaba hacer estas cosas que quebrarían mi propio cuerpo.

Entonces una voz irritada llegó a mí por el teléfono satelital.

—Mai, ¿estás lista? ¡¡Realmente prefería no usar a Ou para una negociación!!

—¡¡Cállate, estúpido hermano!! ¿¡Sabes qué tan desubicadas se han vuelto las cosas para que yo tenga que ser el hombre sereno!? ¡¡Y puedo escucharte sonreír mientras dices que preferirías no usarla, bastardo irrazonable!!

—Sí, sí. Así que todavía tienes esa clase de sensatez. Estoy celoso. Sí, muy celoso.

Él no tenía esperanzas, él estaba completamente ensimismado.

No había una verdadera razón para desperdiciar un esfuerzo en hablar con él.

Agarré el conector de metal con ambas manos y produjo un extraño crujido. Me preparé para jalarlo, pero…oh, cielos. Eso no estaba bien en absoluto. Mis hombros y espalda estaban crujiendo también. Iba a tener que reemplazar todas mis arterias y músculos después de esto y probablemente revisar mi entero esqueleto también. ¡Para una persona normal, era como cambiar todo excepto el cerebro y corazón!

Pero mis esfuerzos no se desperdiciaron.

La unión era como la columna vertebral de un dinosaurio mecánico, pero definitivamente estaba comenzado a cambiar de forma.

Sólo un poco más…

—¡¡Hishigami Mai!!

La roja Zei me gritó desde el autobús donde ella se estaba aferrando con las otras como ella.

Un momento después, algo recorrió mi columna.

—!?

Tan pronto ondeé mi cabeza a un costado, el grueso muro del contenedor se quebró desde adentro. Una mano húmeda e hinchada translucida que casi parecía hecha de un líquido perforó directamente el lugar donde mi cabeza había estado. No era un puño o dedos apuñalando. La mano simplemente agarró el aire vacío. Tenía la forma de una pequeña mano de niña.

Pero podía saber qué sensación punzante era.

Era muerte, era masacre, era Ou. Si eso me tocaba, todo se habría acabado. Ninguna defensa o conocimiento ayudaría. Esto no tenía nada que ver con los métodos o eficacia del asesinato. Era la muerte al nivel fundamental del alma de uno o núcleo.

El flácido brazo hinchado se retiró.

Un par de ojos brillando inquietantemente me perforaron desde la oscuridad del agujero.

Si la mano había sido retirada, vendría de nuevo.

Justo cómo una flecha disparada de un arco siendo jalado, el siguiente ataque estaba por venir.

¿Qué tanto de la Hishigami Enbi original reprodujeron? ¿20%? ¿30%? Incluso con la medicina Youkai, dudo que siquiera fuera la mitad de la original. ¿Y esto era lo que ella podía hacer? ¡Hermana, simplemente, ¿qué tan genio eres?!

El sudor se vertía por todo mi cuerpo, pero no podía dejar de trabajar ahora.

Una vez que el huevo de acero se quebrara, ella sería liberada.

A este punto, ella todavía podía ser contenida.

Así que…

—Oh, ohh.

Para ser honesta, Mai-chan probablemente realmente no necesitaba ir de acuerdo con esto.

¿Treinta millones de personas morirían? ¿Y qué?

¿Japón sería destruido? ¿Qué me importaba?

Siempre podría dejar Tokio, huir de Japón, y sacar una silla de playa y un parasol para disfrutar el paraíso final en el otro lado del globo. Una Mujer Hishigami podía lograr esa clase de método injusto.

Pero incluso así…

Esto no era sobre las Mujeres Hishigami y no era sobre negocios o las reglas de nuestra industria clandestina. Recordé lo que el Sunekosuri había dicho. Su esposa Ohatsu y su hijo Gisuke eran importantes, pero eso no era todo. Él no era sólo un accesorio para su familia y había ido al Hyakki Yakou por su propia voluntad.

Sí.

Eso podría haber sido algo que personalmente quería hacer.

—¡¡Oh, ohh, ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!

15 (Jinnai Shinobu)

Todos los Jinnai Shinobus se movieron a la vez. Se cargaron hacía las “cosas” que eran más ligeras que el más ligero papel y te golpearían con un nivel apocalíptico de dolos, miedo y desesperación cuando las atravesaras.

Con cada sacrificio de Jinnai Shinobu, una capa era rota y podíamos avanzar.

Uno tras de otro, las barreras del mundo paralelo eran desagarradas y continuábamos.

Cada error era contabilizado y cada mala decisión era aceptada.

No.

Eso no era así.

Era verdad que la mayoría de Jinnai Shinobus no había llegado así de lejos.

Pero tenían sus propios finales.

-Para superar el peor posible escenario de Japón siendo vendido, uno había hecho un contrato con la Arcademonio Tselika, se hizo enemigo del mundo, y finalmente se reunió con la Zashiki Warashi quien espero en ese archipiélago contaminado.

-Uno había dejado el pequeño mundo de Japón con Madoka y pasó su tiempo enfrentándose en batallas financieras con inversionistas demoniacos que parecían encarnar los siete pecados capitales.

-Uno había ganado la fuerza de pelea directa de la Yuki Onna, derrotó y neutralizó un Youkai extremadamente letal como el Shuten-Douji y el Zorro de las Nueve Colas, y los usó como Shikigami.

-Después de que la muerte del amado perro de Nagisa la hubiera enloquecido, uno se quedó con ella hasta el final, logró recuperar la salud de ella, y uso nada sino poder humano para enfrentar el controlador de Youkai a escala nacional construido por el Akki Rasetsu.

-Uno había unido fuerzas con Marguerite y la Súcubo y logró rescatar a las otras almas que habían estado ocultas en su vientre.

-Uno había detenido el ataque de la Aoandon al enseñarle la amabilidad en la Villa Zenmetsu, había tomado la espada Kusanagi y peleó al lado de su “hija” en la batalla por las tres Regalías Imperiales.

Zashiki_v09_292-293

 

-Cuando Majina había robado por completo el Hyakki Yakou de Hafuri, uno usó su característica que atrae a los Youkai y le juró a la sollozante chica que crearía un nuevo Hyakki Yakou que nunca la heriría.

-Uno había construido un Paquete de viaje en el tiempo con el Aburatori, lo usó para prevenir el golpe de estado del Hyakki Yakou con anticipación y verdaderamente protegió a una cierta familia.

-Uno había ido por la ruta de la vida, se había enamorado de la Ver.40 Mei en vez de la Ver.39 Yukari, y recuperó el corazón de ella con un dispositivo que proveía salvación.

-Uno exitosamente había seducido a Mei, quien no envejecía, y a Hafuri, quien había crecido y pensé que había ganado el legendario oyakodon …justo hasta que el fantasma de Majina regresó de las profundidades del infierno durante el festival Bon y lo golpeó.

-Uno, uno, uno, uno…

Ellos podrían haber sido diferentes, pero eso no significaba que eran fracasos. Esos fueron los resultados que ellos habían hecho, pero erróneamente los había visto como obstáculos y los había visto como infiernos. Que los había hecho enojar. Ellos insistieron que cuidarían y se encargarían de sus propios mundos.

Así que sólo tenía que ver por mi propio mundo.

Tenía que mirar más allá de todos esos mundos.

¡¡Tenía que mirar a la Zashiki Warashi!!

—¡¡Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!

Corrí una vez más con el caleidoscopio en mano.

“No.” “Esto no se suponía que pasara.” “Quiébrate.” “¿¡Cómo puedes seguir de pie!?” “No.” “Espera.” “Aléjate.” “¡Aléjate!” “Te aplastaré.” “Los aplastaremos a todos ustedes.” “¡Aplastaré hasta la última posibilidad!” “No necesitamos esas cosas brillantes.” “No quiero verlas.” “Porque.” “No fue…” “¡¡No fue suficiente para salvarnos!!”

Los cráneos de los niños expuestos en el cabello negro de la Zashiki Warashi usaron los audífonos para amenazarnos. Las huellas de las manos se movían por su yukata sin ninguna de su confianza previa. Los retorcidos ojos oculares como joyas giraron dentro del mar de cabello cubriendo su rostro. Estaba lleno con impaciencia, ansiedad y furia. Pero esa hostilidad enviada por el declive inevitable me dijeron todo lo que necesitaba saber. El final estaba cerca. Yo…nosotros…¡Jinnai Shinobu estaba en el camino correcto!

Los muchos Jinnai Shinobus lo entendieron. Pasaron de lado mío. Sonrieron mientras avanzaban y fueron quemados por esos muchos mundos paralelos arruinados y por su verdadero fuego del infierno que yacía más allá de las diferentes decisiones, que para mí, parecían como errores.

Por lo que el miedo se desvaneció.

Mi sentido de la rivalidad lo superaron.

Incluso si todos los Jinnai Shinobu e incluso si todos deseábamos salvar a la Zashiki Warashi, ella era mía.

¡¡No iba a dejar que otro Jinnai Shinobu la tocara!! ¡No iba a dejarlos salvarla en mi lugar! ¡Incluso si ninguna de esas otras conclusiones eran nada mejores o peores, yo fui quien eligió esto y había llegado tan lejos! ¿Así que cómo podría dejarlos tomar la mejor parte? ¡¡Fui el único que consiguió tomar a esa Buena para Nada Nee-chan en mis brazos y llamarla Yukari!! ¡¡Déjenme tener ese orgullo, idiotas!!

Apreté mis dientes.

Corrí desesperadamente hacía adelante y estiré mi mano.

Atravesé todas las pantallas y todas las imágenes del infierno teñidas de rojo.

Corrí por los incontables campos de batalla.

Y en último momento, sentí un empujón en mi espalda. No tenía tiempo de mirar hacia atrás, pero tenía la sensación de que alguien estaba sonriendo. Otro Jinnai Shinobu quien había hecho una decisión diferente y no pudo alcanzar este punto estaba dejando algo conmigo.

Él me estaba diciendo que hiciera mi sueño realidad, no dejarla llorar y poner la más grande sonrisa en su rostro.

Entonces esa distancia aparentemente interminable se acortó a la nada.

Sostuve a la Zashiki Warashi en yukata roja fuertemente en mis brazos.

Ella estaba tan blanda como una muñeca.

Los pequeños cráneos y huellas de manos se retorcieron alrededor de ella.

Nadie me había dicho qué hacer con el caleidoscopio.

No sabía cómo funcionaban los Youkai, no sabía los detalles del Paquete y no sabía qué clase de técnicas o herramientas lo apoyaban.

Pero el destino del declive inevitable había querido rechazar esa salvación. Los cráneos en su cabello, huellas de manos en su yukata y globos oculares como joyas en su serpentino cabello habían querido evitar que me acercara a ella. Había puesto todo tipo de obstáculos en mi camino para evitarme hacer eso. Era como arrojar un detective con habilidades deductivas brillantes a un campo de batalla con misiles volando por doquier o lanzar un veterano artista marcial en un espacio de comedia. Hacerme pelear fuera de mis elementos había actuado como una barrera.

Eso era lo que habían sido los infinitos mundos paralelos.

No habían sido más que distracciones para hacerme perder la vista de mi meta.

Así que sólo tenía que estar concentrado. Sólo tenía que mirar a la Zashiki Warashi y buscar lo quería desde el comienzo. No me importaba si estaba fuera de lugar, inapropiado o vergonzoso. Esa clase de auto-restricción no era nada mas que interferencia del destino del declive inevitable. Cuando estaba tratando de continuar hacia adelante normalmente, el magnetismo y atracción de la situación me desviarían.

No podía dejar que me afectaran o me desviaran. Tenía que seguir siendo verdaderamente yo mismo.

No importaba qué tan patético o tonto fuera.

Esto tenía que ser la única respuesta correcta en este mundo que estaba esparcido con tantas opciones como estrellas en el cielo. ¡¡Tenía que confiar en mí mismo después de que mis decisiones me habían conducido así de lejos!! No tenía el poder de salvar el mundo, pero tenía que lograr elegir el camino que millones de otros Jinnai Shinobus no habían sido capaces. ¡Así que necesitaba estar orgulloso de eso! ¡¡¡¡Era algo de lo que realmente podría estar orgulloso!!!!

Más fuerza entró en los brazos que sostenían a la Zashiki Warashi.

Sentí su pulso.

Las incontables huellas de manos no importaban y los cráneos blancos se habían callado.

Me concentré en su rostro mientras ella me miraba inestablemente.

No éramos enemigos.

Ella no era una amenaza que tenía que derrotar.

No podía olvidar eso.

Yukari era mi novia.

Y cuando estaba con ella, sólo tenía que hacer lo que más quería hacer.

Con sólo eso en mente, gentilmente coloqué mis labios sobre los de ella.

Era como si un interruptor hubiera sido activado.

Escuché un ruido ensordecedor y el mundo interminable de tatamis rojos fue inmediatamente destruido.

Las huellas de manos sobre su yukata, los cráneos en su cabello, el cabello serpenteante, los globos oculares como joyas, el declive inevitable y todo lo demás se había ido.

El desagradable ruido de sus audífonos se había callado también.

16 (Uchimaku Hayabusa)

Tragué saliva con la Fenómeno del Misterio y los demás mientras veíamos las pantallas en el cuarto de control del crucero. Nos concentramos en los foros los cuales se habían calmado, como si la conmoción previa nunca hubiera pasado.

—¿Esto quiere decir que…?

17 (Hishigami Mai)

En una cierta zona metropolitana, observé el contenedor rodar después de que atravesara una cerca de alambre de un complejo industrial. Limpié el sudor de mi frente mientras me colgaba del resto del camión con el Sunekosuri. Esa monstruo estaba sólo durmiendo y dudaba que eso fuera suficiente para matarla, pero…

—¿…Se ha acabado por ahora?

18 (Jinnai Shinobu)

Besé a la Zashiki Warashi.

¿Para qué propósito servía eso?

Tal vez era importante que el creador del caleidoscopio hiciera contacto físico con la Zashiki Warashi de objetivo.

No necesitaba saber la respuesta. Había funcionado y eso era todo lo que importaba.

Todo el peso de su cuerpo se apoyó en mí.

Lo siguiente que supe es que estábamos dentro de la sala de té familiar de la casa de techo de paja. Estábamos rodeados por la Sombrilla, la Linterna, la Tanuki, el Zorro y muchos otros Youkai y la Zashiki Warashi parecía avergonzada de tener tantas creaturas alrededor de ella. Podía sentirla retorcerse en mis brazos.

Estábamos de vuelta.

Enfrentamos el declive inevitable en el cementerio del mundo construido por los retos de las incontables eras destruidas que yacían más allá del laberinto sin fin de los “qué tal si”.

Pero habíamos escapado de esa terminal de destinos cruzados y regresamos a nuestra vida normal.

—Shinobu, esto es un poco vergonzoso.

—Jaja. Lo siento, lo siento.

—Y pensé que algo sabía oxidado, pero tienes una cortada en tu labio.

Ella llevó su dedo a mi labio y miró a lo que tenía en su dedo.

¿Ves? Tienes toda esta sangre blanca ahí.

Cuando escuché esas palabras, la jalé cerca de nuevo y presioné su cabeza en mi pecho.

—Lo siento…

Había desordenado su cerebro.

Y no quería que viera la mirada en mi rostro cuando yo aceptara ese hecho.

—¿Qué sucede, Shinobu?

Esa pregunta considerada casi podía ser llamada inocente.

Pero fui incapaz de responderle y simplemente la sostuve más fuerte en mis brazos.

Entonces mordí mi labio de nuevo y dije más en mi corazón.

Incluso si significa ensuciarme mis manos, simplemente no podía aceptar un futuro sin ti.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: