Capítulo 5: Jinnai Shinobu@VS Tselika, Apertura

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4, Parte 5, Parte 6, Parte 7, En la Brecha Entre las Líneas del Tiempo 1,

1 (3rd person)

Era un escenario rural tranquilo.

Al caer la noche en la Villa Intelectual, arrozales cosechados cubrían la tierra y las montañas rodeando la villa eran visibles desde muy lejos. Los bosques restantes aquí y allá habían sido para sostener pequeños santuarios o sólo para hacerlo lucir así.

A las seis en punto, esa escena rural había sido transformada en un campo de batalla de incontables horrores gracias a los ejércitos del Hyakki Yakou y del grupo de la Aoandon. La batalla se había divido en tres grandes secciones.

Uno estaba en la pequeña zona de bosques donde la Líder del Hyakki Yakou Hafuri usó la asistencia remota del Top 5 para directamente pelear con la Aoandon.

Otro estaba en la tierra de oro después de que los arrozales habían sido cosechados donde el Top 5 se había esparcido con los miembros del grupo de la Aoandon colapsando a sus pies.

El último era la intersección de dos caminos a granjas entre los campos de arrozales donde Saiki Kazu había convocado fácilmente a la Arcademonio Tselika quien había robado el cuerpo de la Bruja Australiana Marguerite Stienhols.

Jinnai Shinobu estaba con la Súcubo, la Linterna Obake y la Sombrilla Obake cuando él vio la escena de Saiki Kazu y Tselika en acción.

Largo cabello rubio ondulado estaba atado por detrás de su cabeza con un listón azul cielo y deslumbrante piel blanca captó su atención. Algo que lucía como concreto gris áspero o escamas de reptil cubrían sus sexys curvas y sin embargo parecían intencionalmente dejar el escote y el ombligo expuesto.

Dos cuernos se doblaban hacía atrás de su frente, alas como de murciélago se extendían por la espalda y una gruesa cola ondulaba desde un poco arriba del trasero.

La mujer se había transformado en un demonio estereotipado y ella rugió a los cielos.

Eso fue todo lo que pasó, pero eso fue suficiente para que el mundo entero de Jinnai Shinobu se tiñera en carmesí.

—…Ah…¿¿¿¡¡¡gwah…!!!???

—¡¡Amo!!

La Súcubo estaba justo a su lado, pero su voz sonaba desesperadamente distante. Justo mientras el mundo se quemaba y el color rojo parecía tragar toda la villa entera, Shinobu fue golpeado por un dolor de cabeza agudo como si un ligero cable conectado a sus sienes estuviera siendo jalado.

Sólo después de eso se dio cuenta que no fue el mundo lo que ha se había teñido. Tselika no estaba interfiriendo con las leyes de la física.

(¿¡Son mis ojos los que están arruinados!? ¿¡La luz del sol de la tarde abrumó todo lo demás que puedo ver como con una cámara de video con el ajustador de brillo estando mal!?)

Las imágenes que las personas veían en realidad no eran producidas por los ojos. La información recibida por los globos oculares era producida en el cerebro para crear imágenes tridimensionales.

En ese caso, ¿cuál era la fuente del rojo que Tselika estaba creando?

Usando el cuerpo tomado de Marguerite…no, el cuerpo robado, Tselika volteó su cabeza para mirar a Shinobu.

Ella lo había notado, observado, clavado su mirada en él.

El dolor de cabeza previo se desvaneció.

Entonces esa gobernante demoniaca llenó sus ojos serpentinos con seducción, lentamente lamió sus encantadores labios con la punta de su lengua y le habló a esa alma fresca humana con un suave aroma colgando de ella.

—¡Oh, oh! Pero si es Jinnai Shinobu. Tienes mis gracias por ayudarme a obtener la libertad al ofrecerme este recipiente de carne.

Sorprendentemente, ella habló con la indiferente voz de una chica joven.

 

Cuando un pequeño estallido de disparos interfirió, el Usuario de la Magia de la Enfermedad miró en esa dirección. La Magia de la Enfermedad que produjo tenía el poder y precisión de corroer las balas en polvo incluso mientras rasgaban a través del aire. Incluso si esas balas contenían un bizarro poder paranormal.

Como tal, él estaba menos interesado en el disparo en sí más que en quién lo había causado.

—¡¡Nh!!

Más disparos siguieron. Y esta vez, se deslizaron por las brechas en su niebla de Magia de la Enfermedad. A diferencia de antes, él fue forzado a levantar un brazo para cubrir sus puntos vitales. Después de varios impactos bruscos, una cantidad significante de sangre fluyó de su brazo. Él desintegró las balas dentro de su brazo antes de que su poder paranormal pudiera mostrar sus colmillos.

La expresión del hombre no cambió en lo más mínimo.

Él simplemente miró y le habló al atacante.

—¿Qué piensas que estás haciendo, Vidente Veneno?

Ella era otra del Top 5 del Hyakki Yakou.

El claro sonido de balas siguió.

Su oponente estaba a veinte metros. Ella era una doncella del santuario con largo cabello negro y con un paño rojo cubriendo sus ojos. Asomándose de sus mangas había dos pistolas viejas alemanas con mangos de madera y cartuchos fijos. Un hilo decorativo y una campana estaban atadas en el fondo de los mangos y esas balas harían un ligero tintineo cada vez que ella danzaba con las armas de fuego en mano.

Su violencia tomó la forma de un baile Kagura. Los hilos colgando desde los mangos de las pistolas y su casi divinamente ligera capa estaban cerrados con un broche decorativo del mosto de San Juan que dibujaba caminos circulares mientras decoraban el escenario conocido como el campo de batalla.

Esta mujer era la única persona con la suficiente habilidad para percibir con precisión la Magia de la Enfermedad siempre fluyendo y disparar a través de las brechas como enhebrar una aguja.

Ella estaba esencialmente disparando al Usuario de la Magia de la Enfermedad en la espalda mientras él trabajaba para eliminar al grupo de la Aoandon, ¿pero qué significaba la acción que estaba haciendo?

Él se concentró en su brazalete. Él pensó que nunca tendría permitido otra vez llevar ese símbolo del Hyakki Yakou y él no podía permitir cualquier acción que deshonraría el emblema de esa familia.

Mientras tanto, la Vidente Veneno preguntó lo mismo que él con algo de tensión entrelazado en su aura calmada.

—Creo que tú eres el que necesita explicar qué estás haciendo.

—?

Incluso con sus ojos cubiertos, la joven doncella de santuario con precisión apuntó una pistola a la mano derecha del Usuario de la Magia de la Enfermedad.

Cuando él vio a esa mano, él se dio cuenta a lo que ella se refería.

Un esqueleto estaba en descomposición en su mano, pero basado en el cuerpo, ropa y equipo atado a él por medio de un cuello, este había sido uno de los miembros de combate del Hyakki Yakou, no parte del grupo de la Aoandon.

(¿¡Qué!?)

No se le había mostrado alguna clase de ilusión, pero en algún punto su objetivo había cambiado.

Él estaba sin palabras, por lo que lentamente la Vidente Veneno re-apuntó sus dos pistolas.

—Te había hablado varias veces ya, pero aparentemente no pretendías escuchar. Y todos aquellos que regresaste a la tierra fueron aquellos que fueron detrás de ti porque te admiraban.

—…

—Ya no puedo confiar en ti. ¿En realidad eres parte del grupo de la Aoandon? ¿Estás siendo controlado subconscientemente? De cualquier manera, debes de ser derrotado.

—En ese caso, —interrumpió el Usuario de la Magia de la Enfermedad. —¿Qué tienes que decir de las personas esparcidas a tus pies?

—¿Eh?

Ella se congeló como si apenas se hubiera dado cuenta.

Sangre esparcida y cadáveres caídos cubrían la tierra alrededor de ella, pero ninguno d ellos pertenecía al grupo de la Aoandon. Eran compañeros miembros del Hyakki Yakou.

—Parece que no fui el único que fui engañado, —dijo el Usuario de la Magia de la Enfermedad con una voz amarga.

Si lo mismo estaba ocurriendo por todo el campo de batalla, realmente sería una escena del pandemonio. No importa qué tan poderoso fuera el Hyakki Yakou – no, por lo poderoso que era el Hyakki Yakou – nadie sería capaz de detener esta tragedia.

Algo había cortado los lazos entre personas.

Algo había borrado la distinción entre enemigo y aliado.

Y con eso en mente, un problema principal vino a la mente.

—Ya no puedo confiar en ti.

—Ya no puedo confiar en ti más.

Porque normalmente confiaban en la fuerza del otro lo suficiente para pelear a lado, estos monstruos sabían qué tan peligroso serían como enemigos.

 

—Oh, ahora realmente está comenzando.

La Aoandon parecía estar disfrutando sola en los bosques.

Molestia llenó la voz de la Líder del Hyakki Yakou Hafuri mientras la imagen falsa de ella como una adulta estaba de pie a su lado.

—¿Usaste algo para enloquecer a las personas y romper los lazos conectándolos?

Estas enemigas eran blanco y negro. La Aoandon vestía un kimono blanco de una novia y Hafuri vestía el kimono negro profundo de luto.

—Tselika es conocida como una arcademonio que exactamente no obtuvo un lugar como uno de los siete pecados capitales, pero eso no era porque le faltara poder.

La Aoandon colocó su dedo índice en sus labios como si estuviera revelando un secreto especial. Ella no mostraba preocupación por Hafuri o las ropas de luto teñidas con el emblema familiar.

—Por un lado, no había una verdadera razón para tener exactamente siete pecados capitales. Alguna persona importante decidió que deberían ser siete, por lo que el número y contenidos fueron reconocidos. Cualquier concepto con la amenaza de dañar al dios al que le colocaban su fe era candidato para ser un pecado capital.

—…

—¡Sí! ¡Así es, así es! ¡¡Tselika es demasiado poderoso y controla demasiados conceptos negativos para encajar en ese marco de siete pecados!! Suposición, odio, amor demente, mentiras y realmente todo lo que podrías querer. ¡Ella controla todo lo que corrompe a personas rectas! ¡¡Ella tiene libre control sobre todas las cosas que causan que uno traicione a dios!!

No importaba qué tan poderosa y sólida fuera la organización del Hyakki Yakou, su lealtad seguía dirigida hacía una persona. Tselika tenía el poder para hacer que las personas rechazaran a dios, por lo que los lazos de ese grupo ya no estaban garantizados.

—¿Realmente piensas que algo como esto es suficiente para derrotarnos? ¿Realmente piensas que vamos a entregar el ADN Estándar Japonés y sentarnos de brazos cruzados mientras sobre escribes la definición de todos los japoneses?

—Jaja. Joven señorita, ¿qué piensas que puedes hacer siquiera?

Una sonrisa oscura apareció en el rostro de la Aoandon.

—Todo tu poder está siendo suministrado de forma remota por tu Top 5, ¿no es así? Eso podría darte un cuerpo de adulta de repuesto, precognición precisa, habilidades de combate súper humanos y una espada cultivada rápidamente, pero el Hyakki Yakou se ha roto. Tu Top 5 no son una excepción, por lo que has perdido ese poder especial.

Un momento después, la muñeca estando de pie a la joven Hafuri se desmoronó con el sonido de barro aplastado. La espada japonesa cayó con un sólido sonido y había perdido su brillo aterrador. Como despertando de un sueño, la chica regresó a ser una simple chica.

—¿Qué quieres tan desesperadamente? —Hafuri meramente estrechó sus ojos un poco. —Destruiste la infraestructura por todo Japón, ilegalmente accediste al servidor secreto en la Estación Nagatacho y estás tratando de robar el ADN Estándar Japonés. …Tus métodos son demasiado extremos, pero no puedo entender cuál es tu objetivo principal. ¿Qué cambio quieres hacerle a los japoneses usando eso?

—Ajajaja. ¿Y si te dijera que no quería hacer nada?

—…

—No me des esa mirada. Lo que quiero es simple.

La Aoandon sonrió con una fosforescencia de un blanco azulado quemando en la punta de su único cuerno.

—Quiero dar un solo comando: Borrar a los japoneses.

Un viento terriblemente frío voló entre las dos.

Sonaba como una broma, pero cuando el ADN Estándar Japonés era combinado con los poderes paranormales de la Aoandon y su grupo, la posibilidad era demasiado real. Justo como herir un muñeco de paja lastimaría un cuerpo humano, eso afectaría a cualquier persona en la categoría de “japonés”.

—No te estaba preguntando “cómo”, te estaba preguntando “por qué”.

—Soy el ser que existe más allá de la colección de cien miedos, por lo que podrías decir que soy una colección de los deseos de las personas. Lo que quiero es lo que todos quieren.

—Todos quieren…¿eliminar a los japoneses…?

—Bueno, sí. ¿Quién necesita Japón? —La Aoandon sonaba simple. —No sé si se supone que lo llames “Nihon” o “Nippon”, pero seamos honestas, ¿quién lo necesita? Y no estoy hablando desde el punto de vista de América o China. Estoy diciendo que ni siquiera tus compañeros japoneses quieren ya a Japón☆

—…

—Quiero decir, está podrido desde el centro, ¿no es así? Sólo luce lindo y brillante en la superficie, pero pela la capa de encima y tendrías una gran sorpresa. ¿Realmente piensas que las personas quieren seguir protegiendo este árbol podrido hasta el final? ¿Realmente crees que todos piensan así? ¿El PIB de Japón se recuperó y es el segundo en el mundo ahora? Pero toda esa riqueza viene de las Villas Intelectuales y las personas en las ciudades siguen viendo sus estándares de vida caer. ¿Establecieron Colmenas Unidas para reunir las mejores patentes de los talleres de los pueblos pequeños para que puedan negociar al mismo nivel que corporaciones internacionales? Pero eso significa que no pueden hacer negocios por su cuenta y se pudrirían sin la cooperación de esa gigante corporación. ¿Revertieron la baja tasa de natalidad? ¡Pero ahora la población es de 150 millones! Establecieron sistemas para personas para abandonar a otros como aquellos en los Apartamentos Ubasute. Todo lo que tienen es personas que no hacen nada sino absorber los impuestos. Piénsalo racionalmente, y ellos sólo son una carga financiera. De hecho, sus deudas nacionales siguen en aumento mientras pasa el tiempo, pero siguen inventando nuevas palabras para enviarlas en categorías al azar que sólo hace lucir como si hubieran resuelto el problema. ¿Orgullo japonés? ¿Tecnología japonesa? ¿Servicios que sólo los japoneses pueden proveer? ¡Sólo están sentados frente a la televisión encendida pensando sobre ello! ¿Pero en realidad qué pueden hacer mientras están tendidos en sus salas de estar? Ni una maldita cosa, ¿cierto? ¡Es por eso que no pueden entrar a una Villa Intelectual y están atorados en sus apartamentos que es más como colmenas más que conejeras! ¡Incluso si intentas aprender de alguna marca lujosa, te echarían por ser completamente inútil! Además, hay toneladas de artesanos fuera de Japón. ¡Sus habilidades son de clase mundial también; simplemente no les han hablado de ellos! Y esta brecha entre la idea y la realidad – entre su orgullo y su habilidad – va más allá de al nivel individual. El Nihon en televisión y el Nippon en realidad siguen alejándose más y más. ¿No es eso aterrador? Siguen estirando esa banda elástica, pero eventualmente pasarán el punto sin retorno y se romperá. Ese “orgullo de Japón” se les arrebatará y no serán nada sino un grupo de incompetentes mientras ven esa banda elástica estirarse estrechamente. Todos tienen miedo. Realmente lo están. Tienen el suficiente sentido restante para tener miedo. Así que puedes al menos entender por qué podrían subconscientemente querer un buen reinicio limpio de todo☆

Cada pedazo de esa explicación había sido algo que uno podía encontrar en las ciudades. Esto podría haber sólo sido una colección de todas esas opiniones.

Pero las acciones en sí y a la conclusión que ella llegó simplemente no encajaban.

—Es eso lo que quieres… ¿lo que tu grupo quiere? Los humanos trabajando contigo son japoneses también. Si completas tu plan, ellos serán “borrados” también. ¿Saben eso y aun así si-…?

—Por supuesto que no, —respondió indiferentemente la Aoandon. —Ellos tienen sus propios deseos. Podrían querer estar con sus amigos, podrían querer exterminar el “bien” por ser demasiado débil y crear una poderosa “justicia” que lo reemplace, podrían sólo querer dinero o podrían querer un grupo al cual pertenecer. Tienen una variedad de razones.

—Entonces-…

—Pero. —La Aoandon ahogó las palabras de Hafuri para continuar. —Todos esos deseos varios tienen su base en la insatisfacción, ¿cierto? Eso simplifica el asunto. El método más rápido para lograr esos deseos y remover esa insatisfacción es borrar a todas esas personas que tienen insatisfacciones. Con ese simple movimiento, toda la insatisfacción en sus corazones desaparecerá. Simple, ¿cierto?

Ella estaba loca.

Completamente loca.

Los humanos y los Youkai podrían lucir similares, pero eran formas de vida completamente diferentes. Eso crearía una base de pensamiento diferente, pero esto también era diferente. Hafuri había conocido personas que usaban poderes paranormales que podían fácilmente matar a esos Youkai, pero incluso ella había sido incapaz de mirar un solo milímetro dentro del pecho de la Aoandon.

El monstruo río.

—¿Estás lista ahora?

—¿Crees que usando tu arcademonio para cortar los lazos del Hyakki Yakou es suficiente para derrotarnos?

—Jeje. No hay necesidad de lucir ruda, jovencita. La categoría de Tsuerika Nyorai sería el mismo que del Rajú o Mara, por lo que ella es una Señora Demonio legítima. Si Tamamo o Daji serían suficiente para darte problemas, no tienes ninguna oportunidad contra esta enemiga.

Pero…

—De eso no es de lo que estaba hablando.

—?

¿Qué es eso en tu mano derecha?

La Aoandon miró a su mano.

Estaba clavada en el centro del pecho de alguien.

La persona era la joven mujer detrás de los Apartamentos Ubasute que la Aoandon había recogido porque ella parecía interesante. Su nombre era Yamame y ella tenía una larga cicatriz en su boca, pero ella estaba muerta ahora que su corazón había sido aplastado completamente.

La Aoandon había hecho eso, ¿pero cuándo lo había hecho?

—Podría ser verdad que esta Tselika que convocaste es poderosa. Su poder fácilmente podría superar la de Shuten Douji o el Kurama Tengu.

La oni azul permaneció inmóvil mientras Hafuri daba su explicación fría.

—¿Pero realmente puedes controlarla? Si no es así, no seremos los únicos que caigamos en el rostro de este desastre.

2

Fui atrapado con la guarda baja.

Había olvidado cómo describirlo.

Un escenario demoniaco de mutua destrucción llenó los campos de arrozales cosechados alrededor de mí. Esta era una verdadera matanza y todas las distinciones entre enemigo y aliado se habían perdido.

Un lado parecía ser el Hyakki Yakou.

El otro lado era menos reconocible, pero podía ver a la Aoandon a lo lejos.

—¡Maldita linterna! ¡Estás arrancando mi mirada tuerta!

—¿¡Cómo te atreves!? ¡¡Y Hiro-sama sólo necesita un Obake a su lado!!

La Linterna y la Sombrilla comenzaron un forcejeo que sonaba como dos abanicos de papel siendo golpeados. Viendo ese cambio proviniendo de esos dos amigables Youkai fue lo que me guío a lo que estaba pasando aquí.

Tselika había rugido, mi visión había sido teñida de rojo y algo se había puesto a trabajar directamente en mi cerebro y corazón.

¿Ella era la causa de esta locura?

Con un hombre en traje oscuro a su lado, la encantadora arcademonio entrecerró sus serpentinos ojos y usó la delgada punta del dedo de la bruja para lentamente llamarme.

—Dije que tenías mis gracias, ¿no es así? No te preocupes, Shinobu. Acércate. Realmente siento que debo recompensarte.

Eso fue todo lo que ella dijo, pero mi cuerpo ignoró mi voluntad y comenzó a caminar hacia adelante como si estuviera siendo jalado por incontables anzuelos de pesca clavados en mi cerebro. Con cada paso más cerca, el rojo en mi visión se volvió más profundo.

No había dolor. De hecho, mis sentidos se fueron desvaneciendo, lo cual era mucho más aterrador.

—¡¡Amo!!

—Bien, bien. No hay nada de qué temer. Ahora te tengo. Hm, tratas de actuar duro, pero tienes el alma de un bebé. Qué encantador, encantador.

Lo siguiente que supe era que las manos de Tselika estaban en mis mejillas. En vez de presionar sus palmas contra mí, ella suavemente llevó las puntas de sus dedos cerca justo mientras esos dedos estaban siendo succionados en los costados de mi cara. Al mismo tiempo, podía sentir que mis rodillas se debilitaban y estaban a punto de ceder.

Pero no por miedo.

—Hmm, no hay necesidad de estar tan rígido. Ven, te mostraré una señal de mi afecto.

En el medio de ese pandemonio de destrucción mutua, Tselika casi bromeando envolvió sus manos alrededor de mi cuello y gentilmente me abrazó. Ella estaba tomando el cuerpo de Marguerite, por lo que esto metió mi cabeza entre sus amplios pechos.

Más que la calidez y suavidad, fue el suave aroma lo que se empapó profundamente en mi cerebro.

Algo estalló profundamente dentro de mi nariz.

Al principio, pensé que tenía la nariz con mocos o algo así, pero me había equivocado.

Limpié mi nariz y encontré un líquido rojo en la parte trasera de mi mano.

—…Estás…bromeando.

Pensé que tener una nariz sangrante por porno sólo pasaba en la TV.

¡Si esto realmente está pasando, ¿eso significa que alguna clase de circuito en mi cabeza se quebró?! ¿¡Mi cuerpo está siendo invadido por algo así de malo!? ¿¡Sólo por este dulce aroma que huele como una extrema concentración de azúcar, leche condensada y miel!?

warashi_07_038

—Oh, vaya. Ha pasado tanto tiempo que olvidé controlarme. Por favor perdóname. Hm, pensé que agradecerte con mi cuerpo sería lo mejor demoniaco para hacer, pero parece que sería demasiado tóxico para ti. Ahora, ¿qué debería hacer en su lugar?

—Tsuerika Nyorai.

El hombre en traje oscuro interrumpió con una voz melancólica.

Lo más probable es que estuviera del lado de la Aoandon.

—Puedes jugar lo que quieras después de cumplir tu contrato. Por un lado, ese es el enemigo de la Aoandon. Si no intentas acabar con él, entonces quisiera darle su última extremaunción yo mismo.

—Hm. —Tselika difícilmente parecía importarle mientras continuaba sosteniendo mi paralizado cuerpo de cerca. —Tu nombre es Saiki Kazu, ¿correcto?

—Sí.

—Fui convocada por medio de un contrato contigo, por lo que estoy perfectamente dispuesta a ayudar a derrotar a este grupo Hyakki Yakou justo como lo deseas. Mantén eso en mente primero y ante todo.

Sus palabras continuaron.

—Pero ese contrato requiere que derrote a tu enemigo. No dice nada sobre protegerte.

Ella parecía volcar todo.

—Por lo que no veo razón de preocuparme por sus vidas.

—!?

Antes de que Saiki Kazu pudiera reaccionar, Tselika sopló un aliento dulce de entre sus seductivos labios.

Eso fue todo lo que hizo.

—Para ser honesta, eres desagradable a la vista. Tal vez debería recalentar esa fría mente tuya.

Un gran sonido sonó.

Era el sonido de Saiki Kazu usando hasta la última gota de fuerza en su mano izquierda para detener su mano derecha la cual intentaba apuntar dos dedos a su cien como una pistola.

—Mis pecados capitales causan que las personas traicionen incluso a dios, por lo que hacer que se traicionen entre sí puede ser simple. Por un lado, la violencia y el miedo que posees no son nada sino herramientas para producir sólo una de las emociones que conduce a las personas a traicionar a dios. Esencialmente estás mostrando tu tablero de ajedrez nuevo sin siquiera entender las reglas, ¿así que realmente piensas que puedes superar a un maestro jugador de ajedrez como yo?

—¡¡Tsuerika!!

—¿Oh? ¿Estás seguro que deberías concentrarte en mí? No eres sino una pieza de entretenimiento aquí.

Como si añadiera un golpe adicional contra el hombre que estaba gritando en traje oscuro, un ataque como un lanzallamas estalló de una dirección completamente diferente. Toda la cooperación se había ido, una completa batalla de todos contra todos se desató, y había descendido en un infierno caótico, pero todo ese caos parecía obedecer la voluntad de Tselika. Justo como arena de hierro seguía una línea de magnetismo. Perseguido por este nuevo atacante, Saiki Kazu fue forzado a dejarnos y huir del campo de batalla.

Esto estaba en un nivel completamente diferente.

Me había topado con muchos monstruos en el pasado, pero una mayor cantidad o calidad de lo paranormal había sido suficiente para borrarlos. Justo como el Hyakki Yakou haría. Sin embargo, Tselika era fundamentalmente diferente. Incluso si ella estuviera enfrentándose a un millón o un billón de personas, ella podría llevarlos a la locura y conducirlos a la destrucción. Superiores en número no significaba nada para esta arcademonio.

Ella tenía que ser derrotada en una batalla individual.

¿Pero había algún individuo que siquiera pudiera esperar derrotar a esta clase de monstruo?

—Bien, bien. Shinobu, tu alma está dando una longitud de onda de deseo. Puedo sentir tu deseo de superarme y – si fuera posible – lastimarme.

—…!!!???

Mi garganta se puso seca instantáneamente, pero Tselika simplemente río.

La demonio presionó su frente contra mí como una madre revisando la temperatura de su hijo.

—Dije “bien”, ¿no es así? Esto es demasiado interesante. Los deseos de los humanos son realmente cosas placenteras y me sacan de ese mar de aburrimiento. Bien, Shinobu. Me servirás bien.

Eso estaba mal.

Eso estaba completamente mal, pero estaba en camino a abordar esos rieles.

Incluso la respiración más ligera desde esta distancia era suficiente para casi aplastar mis pensamientos en pedazos.

Sentí como si hubiera sido lanzado en un océano de afrodisiaco, por lo que desesperadamente traté de escapar de ese aroma y calor femenino para liberarme de esa depravación.

—¿Qué le pasó…a Marguerite…a la bruja australiana…?

—¡Oh, oh! ¡¡Se lo dejo a mi leal sirviente saber donde yace la verdadera diversión!! Esa mujer que me ofreciste no se ha desperdiciado. Su recipiente de carne me ha ayudado a liberarme cómo puedes ver claramente, pero su alma ha suministrado un entretenimiento realmente delicioso y agradable.

Mientras hablaba, Tselika retiró su frente de la mía.

Desde la abrumadora distancia de sólo unos cuantos centímetros, ella chasqueó sus dedos con la mirada de alguien revelando el regalo que habían escondido detrás de sus espaldas.

Inmediatamente, un paisaje negro apareció a un costado. Y no me refería a eso figurativamente, sólo podía imaginar que el espacio en sí había sido rasgado.

Desde el interior, escuché un sonido perturbador que parecía un silbido tranquilo o un viento frío soplando por las brechas en algunas rocas.

—Aaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh…

O ese pensé al principio.

Pero dentro de poco, me di cuenta que era una voz, no un simple sonido.

Tan pronto como me di cuenta de eso, mi comprensión se dirigió a su cabeza y estalló como la peor clase de truco.

—¡¡Ayúdame, ayúdame, ayúdame, ayúdame, ayúdame!! ¡Por favor, te lo suplico! ¡Devuélveme mi cuerpo! ¿¡Cómo puedes mantenerme como una simple alma!? Está frío, oscuro, estrecho y aterrador… ¿Siquiera dónde estoy? ¿¡Qué es eso arrastrándose aquí!? Mi alma se está pudriendo… ¡¡Pudriéndose, pudriéndose, pudriéndose, pudriéndose!! !!Realmente se está pudriendo directamente!! *Sollozo*, *sollozo*. ¿¡No sabes que esto es incluso más cruel que agarrar mis órganos con manos llenas de sucios gérmenes!? Por favor perdóname. ¡¡Por favor sólo perdóname ya!! ¿Cuándo acabará? ¿Cuándo me matarás finalmente? ¿Cuántos días, meses o años han sido? …Han sido quinientos años, ¿no es así? ¡No, probablemente han sido cinco mil años, ¿no es así?! *Sollozo*, *sollozo*. Es doloroso, lamentable y patético. No puedo soportarme verme suplicar y tratar de complacerte con la oportunidad de que me perdonarás si soy una buena chica. ¡¡Y eso es lo que se supone que odie más que nada!! Es desagradable y mi color está cambiando… ¡Oye, el color de mi alma se está filtrando, ¿pero eso en realidad qué significa?! Duele… ¡¡Ayúdame, mami!! *Sollozo*, *sollozo*. ¿Hay alguien ahí? ¿Me estás viendo? ¿Por qué no me matas? ¿No tienes consciencia? ¿Mis preguntas son tan insignificantes que te divierten? ¡¡No puedo soportar más de esto!! ¡Sí, adoré al diablo! ¡Sí, fui a Japón por razones egoístas! ¡Sí, transformé a la Furutsubaki! ¡Sí, robé a la Súcubo! ¡Y sí, traté de matar un chico de preparatoria inocente! ¡¡Pero!! ¿¡Realmente merezco esto!? ¡Sólo mátame! ¡Dame la pena de muerte o lo que sea! Sólo deja de robar el color de mi alma… ¡¡No tengo nada más, así que por favor no me quites más de mí!! ¡¡Mi alma realmente, realmente se derrumbará!!

Ella no estaba hablando japonés, pero tampoco era inglés australiano.

La voz simplemente se impregnó en mi mente.

…¿Qué demonios es esto?

Era verdad que habíamos perdido en el momento cuando esa bruja australiana había atacado.

Incluso si había sido parte del plan, la Súcubo me había apuñalado, por lo que no había tenido espacio para concentrarme en algo más.

Así que habíamos colocado una trampa y tomado desesperadamente la victoria.

Todo había sido para que pudiéramos sonreír y regresar a nuestras vidas.

¡La Zashiki Warashi y la Súcubo no me habían rescatado para traer esa clase de crueldad!

—Fiuu…

Tselika dejó escapar un dulce respiro de tan cerca que causó que mi columna se estremeciera.

—¿Puedes oírlo, Shinobu? Gracias a esto, mis noches no han sido para nada aburridas. Y todo fue gracias a que me proveíste con la bruja llamada Marguerite Steinhols, así que asegúrate de disfrutarlo también.

—…

—Ahora, bien. Mi elección de música de fondo se acabó, así que regresemos a hablar sobre tu recompensa. Pagarte con mi cuerpo probablemente rostizaría tu cerebro, ¿así que aceptarías que te dieran el asiento de primera fila perfecto?

Un extraño sudor parecía derramarse de mi cerebro en sí y mi lengua se había entumecido, por lo que no podía hablar apropiadamente.

Sin embargo, de alguna manera logré decir la pregunta en mi mente. Todo mientras sentía un vago miedo de que si no era capaz de preguntar esto significaría que ya no era humano.

—¿Asiento de…primera…fila?

—Así. …¡¡Un asiento de primera fila para lo que llamo el Espectáculo de Destrucción Mutua del Hyakki Yakou y el Grupo de la Aoandon!! ¿Qué tal eso? Te hormiguear la espalda, ¿no es así?

No podía creerlo.

Esto iba más allá de Marguerite. ¿Para esta demonio, la sangre humana, miedo y muerte no eran diferentes de los eventos de una película o una serie de televisión? ¿Podía alinear los cadáveres de la misma manera en que las películas anuncian que les costó diez billones de yenes producir?

—Bien. Puedo sentir la longitud de onda del deseo. Estabas furioso de ver tu pueblo natal siendo invadida por tal abrumadora e irrazonable violencia, ¿no es así? Querías que estos forasteros groseros se fueran, ¿no es así? Pero no tenías forma de hacer que sucediera. Aunque no te preocupes. Te proveeré de una forma. Piensa de esta recompensa como una gota en el cubo de las infinitas gracias que te debo.

Viendo sólo los resultados, esto podría haber estado en la línea con lo que quería.

Había querido de hecho alejar a estos extraños de la Villa Noukotsu.

Pero su método tenía una forma definitivamente diferente de lo que había querido.

Quería paz. Quería mi vida normal de vuelta. Quería ser manipulado por la Zashiki Warashi, la Yuki Onna y las demás, tener discusiones estúpidas con Madoka y Nagisa en la escuela, y tener mi casa normal y escuela en sus lugares normales. Eso habría sido suficiente para mí.

¿Así que por qué ese deseo causó que se hundiera en un pantano de locura y diversión?

No necesitaba nada de ese entretenimiento helado encontrado al ver esclavos y leones pelear a muerte en el Coliseo o ver a un criminal siendo decapitado en la plaza pública. Incluso si todavía significaba “terminar con este conflicto”, este camino y mi camino nunca, nunca coincidirían. Tselika estaba tan abrumadoramente loca que estaba absolutamente seguro de ese hecho.

Así que logré exprimir algunas palabras sin sentido.

—…Al diablo…con eso…

En verdad, ¿siquiera qué acababa de hacer?

Este monstruo se estaba burlando del Hyakki Yakou en total. Los Paquetes eran una cosa, ¿pero qué podría hacer un simple chico de preparatoria en una pelea directa contra cualquier clase de Youkai, demonio o existencia paranormal? Dispararles o apuñalarlos era inútil. Encerrarlos era inútil cuando no tenían esperanza de vida y no había forma de ejecutarlos, por lo que no había leyes que pudieran castigarlos. ¿Qué podía hacer un humano contra Tselika?

Mientras tanto, Tselika estrechó sus serpentinos ojos desde cerca mientras usaba el seductor cuerpo de Marguerite. Las escamas de gris de concreto que no se molestaban en cubrir en realidad su piel se agitaron tan libremente que comencé a sospechar que eran su verdadera forma.

Y ella habló.

—…¿Oh?

Un momento después, un tremendo rugido sonó profundamente en mi cabeza. Mis sentidos de la vista, oído, gusto, olfato y tacto fueron arrancados. La abrumadora explosión de mis sentidos me hizo pensar que mi cerebro había sido amasado como arcilla. Esta vez, el mundo entero estaba tan lleno con carmesí que ni siquiera podía ver el rostro de Tselika a unos centímetros de distancia.

No había dolor.

Pero algo era tan empalagoso que sobrepasó todos mis límites e hizo que mi sentido muriera. Un sudor frío se derramó por mi cara mientras seriamente me preguntaba cuando mi corazón desatado iba a estallar.

—¿¡Bfwah!? ¡¡Fwah!! ¡Gwah! ¿¡Oeeeaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!?

—Yo recomendaría que no me hicieras enojar mucho, Shinobu.

Sentía como si un puñado de caminos se hubiera cortado en mi cabeza.

El mundo alrededor de mí se estaba enterrando, pero sólo la voz de Tselika permanecía extrañamente clara.

Esto no era un problema con mis oídos o tímpanos. Ella podría haber estado jugando con mi cerebro directamente.

—La ama está recompensando a su leal sirviente. Rehusar esa recompensa no es diferente de deshonrar y avergonzar la reputación de esa ama. Bueno, es verdad que los tiempos han cambiado, por lo que no tendrías la oportunidad de aprender tal etiqueta. Con eso en mente, seré amable y te perdonaré sólo esta vez. ¿Entiendes qué significa eso, Shinobu?

—¡¡*Jadeo*, *jadeo*…!! ¿¡Kwah!?

Con el comentario exasperado de Tselika, el mundo finalmente regresó.

No podía respirar apropiadamente y mi boca se abrió y cerró con sólo gemidos escapándose, pero Tselika limpio completamente mi cara con sus dedos y palmas.

—Oh, qué lamentable. Sé que debes estar rebosando de alegría, pero no tienes que derramarlo de tus ojos y orejas así como de tu nariz y boca. Jeje. Quédate quieto y te limpiaré.

Sonaba como una broma, pero las manos de Tselika ya estaban teñidas de rojo. Era mi propia sangre y estaba fluyendo de mi boca, nariz, ojos y orejas. Todavía podía oler el dulce aroma que era un recuerdo de una mezcla fundida de azúcar, leche condensada y miel, ¿pero a qué tanta de esa mezcla letal había sido expuesto?

No podía ganar.

La fuente de todo estaba frente a mí y podía fácilmente estirarme y tocarla. Si no detenía la intensa pelea rodeándome, la matanza y tragedia se esparciría sin fin. Esto probablemente dejaba a los cuidadosamente colocados planes del grupo de la Aoandon, por lo que continuaría en la estación final sin ninguna esperanza de ser detenidos.

Sabía todo eso, sin embargo no tenía la más ligera pista de dónde siquiera comenzar.

¿¡Qué podría hacer contra un monstruo como este!?

3 (3rd person)

Un joven delgado estaba en el paisaje rural usando un uniforme de mayordomo negro y lentes. Sostenía una fusta y estaba viendo a una chica en un kimono verde marrón de doce capas. Ella cubría su boca con un abanico, pero eso no era suficiente para esconder las llamas escapando de su boca y soplando en el viento.

Eran el Entrenador Sobrenatural y la Depredadora Apasionada.

Cargaban ambos el mismo emblema familiar en su alfiler de corbata y abanico extendido.

Ambos eran parte del Top 5 del Hyakki Yakou, pero actualmente estaban divididos en individuos quienes se devoraban entre ellos.

Comenzó con la Depredadora Apasionada usando un kimono.

Cada vez que su cuerpo se balanceaba a la izquierda y a la derecha, el cabello negro detrás de ella se retorcería como una creatura viviente. Casi parecía como una gran serpiente pensando cómo torturar a su presa.

—¡Ahh, ahh! Puedo sentirlo latir… Ahh, una vez que esto pasa, ahh, ahh, ¡no puedo aguantarme, ahh!!

—Tch. La pervertida acosadora profesional ya se está retorciendo de su embarazo fantasma.

—¡¡Ahh, di lo que quieras!! ¡¡Sabes perfectamente bien, ahh, ahh, así es como me convierto en una arma de precisión guiada que puede cazar cualquier objetivo con el 100% de precisión!!

La chica dio un respiro excepcionalmente largo, pero ella no se estaba preparando para gritar.

Fuego estalló de su boca como un lanzallamas.

Con el parpadeo de un ojo, una línea recta fue quemada a través del campo de arroz cosechado. La onda esparcida de calor transformó el polvo en vidrio. Esa llamada de pasión se deslizó como una serpiente, se diversifico y voló hacía el mayordomo como un grupo de misiles.

Pero ese objetivo se desvaneció en un instante.

Él se había movido más de diez metros de un solo salto. La Depredadora Apasionada continuó respirando fuego sin importar qué, por lo que el Entrenador Sobrenatural hizo un salto tras otro para alcanzar un lugar seguro antes de que las llamas lo envolvieran.

La chica con kimono le gritó a los movimientos ligeros.

—¡Ahh, ahh! ¿¡Es ese el Hassou-Tobi!?

—Ushiwakamaru aprendió la técnica del Tengu, ¿por lo que realmente pensante que no sería capaz de reproducirlo con mi dominio de técnicas de entrenamiento?

—¡¡Ahh, pero, ahh!!

Ella exhaló las llamas con más del doble de intensidad anterior. Fallando en capturarlo y siendo ignorada sólo causó que su pasión creciera.

—¡¡Mientras más lo que quiero escapa y mientras más fracaso en conseguirlo, más violentas crecen mis llamas!! ¡¡Justo como la pasión intensa transformó el cuerpo de una mujer en una serpiente gigante y ella quemó un templo divinamente protegido para conseguir al sacerdote quien la había hecho de lado!!

En otras palabras, si él no huía, las llamas lo iban a rodear, pero mientras más huía, más crecerían las llamas. Crecerían sin fin hasta que finalmente lo atraparan y lo quemaran hasta la muerte.

(Ahora, ¿qué debería hacer?)

La Magia de la Enfermedad y Reliquia Familiar Trascendente habían perdido sus sentidos también. Mientras tomaba acciones evasivas extremas para escapar de las llamas de la chica las cuales habían crecido en un volcán en erupción a pequeña escala, el Entrenador Sobrenatural pensó sarcásticamente para él mismo.

(Si sólo hubiera un Youkai que enseñara como lidiar con las mujeres. ¿¡Por qué siempre sólo enseñan estudios serios y artes marciales!?)

 

En otro lado, el otro grupo también se estaba devorando a sí mismo.

La chica de diez años llamada Ranzono Sachi y el Oomukade no estaban contra sus enemigos en el Hyakki Yakou. Era la Usuaria de Byouki, otra miembro del grupo de la Aoandon. Ella era una chica vistiendo un mini vestido chino amarillo, un abrigo azul con orejas de gato y vendas en su cara y pierna. La caracterización adornada en vendas y con un calcetín a la rodilla en una sola pierna parecía más espeluznante que lindo.

—¡Ahja! ¡¡Ajajaja!! Oigaaan, viniste aquí para presumir todos tus amigos, ¿no es así? Querías burlarte de mí por estar sola, ¿no es así? Jeejee. Está bien. Eso sólo quiere decir que tengo hacer esto una noche para recordar. ¿¡Qué tal si hago que todas tus extremidades se pudran para que tengas que arrastrarte como un gusano!?

—Parece que no hay forma de convencerla. ¡Sachi, quédate atrás! ¡¡Su Byouki no está ni cerca de ser letal como mi veneno!!

El Oomukade estaba nervioso, pero él pensó que estaba viendo en la misma dirección que Ranzono Sachi.

Pero él estaba equivocado.

Estaba completamente equivocado.

Sus ojos se movieron en una manera desigual perturbadora mientras silenciosamente veían al Oomukade. Coloración, ilusiones ópticas y maquillaje habían sido usados para transformar el rostro de la chica más allá de reconocerla, pero la violencia por debajo de la superficie no podía ocultarse.

Lucía como una bestia observando a su presa.

El ramillete de rosa blanco a un costado de su cabeza se balanceaba tan inestablemente como una flor marchita.

—……………………………………………………………………………………………………………………………………………………

—¿Sachi? ¡¡Sachi!! ¡Maldición, ¿también la ha afectado a ella?!

Incluso mientras él gritaba eso, sus pensamientos lo condujeron a una respuesta diferente.

(No, ¿siquiera puedo decir que no me está afectando? Estar así de cauteloso de Sachi podría ser parte de la ilusiones haciéndome verla como una enemiga.)

¿Qué era verdad y qué era falso? ¿Quién era un aliado y quién era un enemigo? Él tenía que preguntarse incluso eso en este mundo de exudación y caos desordenado.

Y en ese mundo, una pequeña chica habló.

Vengan.

La tierra explotó.

El polvo estalló en el aire y varias creaturas escalaron a la superficie: una araña midiendo varios metros de diámetro, una serpiente de fácilmente más de diez metros de largo y una rana gigante con cuernos creciendo de su cabeza. Ninguno de ellos sería encontrado en una enciclopedia de animales. Ellos eran verdaderos Youkai, justo como el Oomukade.

—¿Un Tsuchigumo, Uwabami y gama? ¿¡Sachi los convocó!?

Niños y Youkai siempre habían sido compatibles. Habían muchos Youkai que sólo podían ser vistos por niños o que únicamente tenían de objetivo a niños porque ellos eran lo otro para ellos. Para el Oomukade, que su característica parecía más fuerte en Ranzono Sachi de lo normal.

Pero esta era la primera vez que él la había visto usarla tan intencionalmente.

Ella casi se había convertido en una convocadora. Incluso si ella no tenía poder por su cuenta, ella podría ser una amenaza seria si continuaba convocando Youkai cercanos sin fin. Sería demasiado para un solo Oomukade encargarse de ello.

Él había perdido por completo de vista la situación.

Y justo mientras se daba cuenta de algo, un impacto incluso más grande lo alcanzó.

Un diluvio de negra Magia de la Enfermedad surgió entre Ranzono Sachi y la Usuaria de Byouki.

Un gran hombre sombrío vistiendo el traje negro especial de combate de un miembro de SWAT se puso junto al Oomukade.

—Pareces haber permanecido más cuerdo que el resto de aquí. Para ser honesto, me hace preguntar por qué te uniste a la Aoandon.

—No tengo excusa. Esa oni azul le robó el corazón a Sachi, pero yo…

Él se detuvo y guardó silencio.

Él tenía dos razones. Primero, el diluvio de Magia de la Enfermedad se había partido en dos desde adentro y la Usuaria de Byouki estaba de pie más allá de ello con una sonrisa negra en sus labios.

Lo segundo, el aparentemente sereno Usuario de la Magia de la Enfermedad preguntó una cierta pregunta.

—¿Qué lado estoy enfrentando justo ahora?

—¿Qué?

—No estoy seguro de poder permanecer en el lado de alguien por mucho tiempo. Incluso si afecto mi propio cerebro con Magia de la Enfermedad para mantenerme a mí mismo peleando semi automáticamente.

Con el claro sonido de campanas, una joven doncella del santuario con los ojos tapados llegó de una dirección diferente. El hombre miró a esas dos formidables enemigas, la Usuaria de Byouki y la Clarividente Veneno, y él dijo una declaración clara.

—No sé cuándo voy a traicionar a alguien, así que si quieres sobrevivir, no confíes en mí. Piensa en ello como si me estuvieras usando.

 

La batalla se había esparcido más allá de la superficie.

Seis bombarderos estratégicos invisibles y un aerotransportado de alerta y control de aeronave que no debería haber existido en Japón volaron en el cielo por encima de la Villa Noukotsu. Una formación de fighters defensa voló con ellos para protegerlos.

Una conmoción se había desatado entre ellos, como si alguien hubiera tocado el avispero.

Aeronaves militares supuestamente aleados e incluso humanos dentro de la misma aeronave comenzaron a pelear uno tras otro. El feo conflicto se estaba acelerando gradualmente.

Finalmente, la catástrofe cruzó una cierta línea.

Uno de los bombarderos parecía perder su balance y entonces voló en una línea recta hacía la superficie. No, había perdido el control y estaba cayendo. Los pilotos estaban peleando entre sí y habían olvidado por completo algo tan básico como corregir su propia aviación, por lo que esencialmente se había vuelto en una bomba gigante en sí.

4

—Uuups.

Tselika estaba completamente despreocupada, pero yo no.

Un ala volante en forma de V chocó en los campos de arrozales con un sonido ensordecedor. Se deslizó, desgarrando la tierra por varios cientos de metros y finalmente explotó. Tselika permanecía inmóvil mientras tanto, pero yo fui arrojado por el aire. Para el momento que me di cuenta que aterrizar iba a doler, mi espalda chocó con la tierra y tenía problemas para respirar.

—¡Bah…ahh!! ¡¡Aghh…gh!!

Mi conciencia vaciló, pero eso no era sólo debido al daño.

Un aeroplano se había estrellado dentro de la villa. El paisaje de la Villa Intelectual perfectamente manejado había sido destruido. Combustible de jet y otras substancias peligrosas habían sido esparcidos a lo largo de la tierra.

¿Qué le pasaría a la villa?

¿¡Qué le pasaría al nombre de la Villa Intelectual!?

—Amo, ¿estás bien?

La Súcubo me susurró cerca.

Ella me levantó y envolvió sus brazos alrededor de mi cuello para abrazarme. El escenario rojo de crepúsculo amplificado que Tselika había creado – o tal vez un mal funcionamiento que mi cerebro había creado – estaba retrocediendo un poco. El opresivo aroma femenino y el gentil calor que amenazaba en arrastrarme en oscuridad eterna habían sido cambiados por una sensación diferente.

—¡¡Jajajajajaja!! Bien, bien, Henrietta. ¿Removiste su dolor al sobre escribir su deseo con un deseo diferente? Eso es mucho mejor que tratar de usar algunas escrituras llenas con ideales repugnantes. Lo que hiciste es más como diluir tequila con cerveza. Es tan maravillosamente degenerado.

¿Henrietta? Oh, ¿ese es el verdadero nombre de la Súcubo?

Podía ver a la Súcubo morderse su labios de cerca. No tenía idea exactamente de lo que significaba para un demonio que su nombre se revelara, especialmente si era descuidadamente revelado por un tercero.

—Pero estoy celosa. Por supuesto, ese es otro tipo de deseo, por lo que también es agradable. Si fuera tan débil como tú, podría haberme deleitado en la libertad de-… ¿hm?

Tselika frunció el ceño y sus serpentinos ojos miraron a sus pies.

Un pequeño Youkai canino se estaba frotando contra su larga y delgada pierna. El Youkai parecía intoxicado y casi a punto de desmayarse, pero parecía ser un Sunekosuri.

Espera. ¿Un Sunekosuri?

¡Si él está aquí…!

—(Sí, significa que yo también estoy aquí.)

Una voz me susurró por detrás.

¿¡Hishigami…Mai!?

Estaba justo a punto de voltear, pero la Súcubo y Mai me pellizcaron el trasero. Mai entonces usó su dedo índice para escribir en mi espalda.

—No te voltees. Se dará cuenta.

—¿Qué sucede?

Tselika parecía confundida, pero ella no parecía haberse dado cuenta de la presencia de Mai.

Al principio pensé que se estaba ocultando con mi cuerpo, pero eso no podía ser.

Mai no dudo en levantarse y pasar caminando de lado de mí.

Y sin embargo…

—No…es nada. Sólo tengo un dolor de cabeza de muerte.

—Ya veo. Es interesante que la seducción puede ser tan poderosa.

Nada estaba ocultando a Mai, por lo que parecía que Tselika simplemente no podía verla. Iba más allá de únicamente esconder la presencia de alguien. ¿Qué tenía que hacer uno para alcanzar ese nivel? Mai podría haber temido que mis ojos le dieran la ubicación a lo que Tselika no podía ver por su cuenta.

Habiendo borrado completamente su presencia. Mai valientemente pero silenciosamente caminó justo al lado de Tselika. Ella dio la vuelta alrededor de la arcademonio como si estuviera admirando una escultura.

Si ella podía hacer eso, ella podía lanzar cualquier ataque sorpresa que quisiera.

Esa mujer era un verdadero monstruo. Finalmente comencé a ver algo de esperanza, pero entonces la Súcubo escribió en mi espalda con la punta de su dedo.

—No tenemos una carta del triunfo.

—…

Estás bromeando, ¿cierto?

Ella podría libremente acercarse a unos centímetros del enemigo. Ella podía atacarla libremente desde cualquier ángulo. Ella podía clavar su ojo, partir su cabeza en dos, o perforar su corazón. Ella tenía cualquier oportunidad que quisiera.

¿Pero incluso Mai no tenía esperanzas en esta situación?

¿Esa monstruo no podía dañar a Tselika?

—Shinobu, parece que te has recuperado, así que acércate. Los gritos de Marguerite fueron buenos, pero mi alma hinchada está sufriendo por la longitud de onda de un hombre.

Cuando seductivamente me hizo señas para acercarme, seriamente pensé que estaba a punto de sufrir un derrame cerebral o una hemorragia subaracnoidea. Tragué, lentamente me liberé de los brazos de la Súcubo, y caminé tambaleándome hacía Tselika.

—Por cierto.

Ahí fue cuando sonrió y pregunto algo.

—Shinobu, estás ocultándome algo, ¿no es así?

—…………………….

¿Se ha acabado? ¿¡La esperanza que vi se está desvaneciendo, no podemos ocultar la presencia de Mai, y todo se está cayendo a pedazos!?

—Puedo saberlo por la longitud de onda de tu alma de que te has aferrado a alguna clase de esperanza. ¿Pero exactamente qué es? ¿Qué te hizo comenzar a pensar que tienes una oportunidad de derrotarme? Jeje. Bien, Shinobu. ¿Simplemente cuánto más vas a dejarme disfrutar esto? Kejeje.

Más que sospecha u odio, ella expresó la alegría de una niña tratando de entender un truco de magia o resolver un acertijo.

Mai dio la vuelta detrás de mí y su dedo pasó por mi espalda: “No tenemos tiempo.”

Entonces ella añadió unas cuantas palabras más.

…!?

Supongo que si lo ves así…

—Oh, tu alma acaba de saltar de nuevo. ¿Simplemente qué está estimulando tu deseo?

Esto no es bueno. Ella se dará cuenta a este ritmo.

Tenía que actuar antes de que eso pasara. ¿Qué necesitaba? Algo con qué escribir, la confianza de Tselika y una cosa más. No ayudaba que nuestro conocimiento de Youkai orientales no era de mucha ayuda con demonios occidentales. Ni siquiera la Súcubo sabía cómo derrotar a Tselika quién claramente estaba a un nivel más alto.

Pero había un plan que podría debilitar a la Academonio Tselika.

No podía imaginar qué tanto su pecado letal se había esparcido. Era incluso posible que las Youkai escondidas en la habitación de hielo en esa casa de techo de paja estuvieran peleando. Si era así, ¿qué le pasaría a mi familia inconsciente? Si no trataba de tomar ventaja de esta única oportunidad, era posible que nunca recuperara mi pequeño mundo de vuelta.

Mai dijo que no teníamos tiempo.

Estaba de acuerdo, por lo que haría cualquier cosa que pudiera para lidiar con esto rápidamente.

—Shinobu, ¿qué tal si me dices así? ¿Qué es esta esperanza de derrotarme que has encontrado?

Y por lo tanto, di una respuesta intencionalmente provocativa.

—Trata de pensar por tu cuenta.

—No tienes una segunda oportunidad. Pensé que ya te había dicho eso.

Esa terrible dulzura me atacó de nuevo y mi cerebro se sentía como si fuera amasado como arcilla.

5

Mi visión…no, todos mis cinco sentidos se habían puesto rojos.

Mi oído interno no parecía estar funcionando, por lo que no tenía sentido del frente, atrás, izquierda, derecha, arriba o abajo.

Supuestamente, si alguien estaba vendado, se le ponían tapones para los oídos, colocados en una suave cama, teniendo sus brazos y piernas cubiertas en tubos de metal, y de otra manera tener toda estimulación cayendo al mínimo, su sentido de sí mismo no duraría mucho. Este rojo era precisamente eso. Nada siquiera había pasado. Simplemente por estar ahí, sentí como si estuviera sufriendo Gestaltzerfall.

——Oye, Shinobu.

Una voz provino de una dirección desconocida. Mis sentidos se habían desgastado completamente, por lo que penetraba en mi cuerpo como una gota de agua encontrada después de vagar por el desierto.

——Contéstame sinceramente y entrégate a mí, y te recompensaré. Te proveeré con cualquier recompensa que desees. Ahora, ¿qué tal?

—¿Recompensarme?

No quería nada de eso. Pero si no me aferraba a esas palabras, la estimulación se desvanecería y sería incapaz de mantener mi serenidad. Las palabras escaparon de mis labios como puramente una reacción defensiva.

——Sí. Si sólo aumentas una resistencia, te dejaré hacer con mi cuerpo lo que desees. Mi superioridad por supuesto se mantendrá, pero todavía te daré acceso a mi cuerpo cuando quieras. Una propuesta emocionante, ¿no es así?

La simple premisa de la idea es una locura. Eres peor que una droga. No eres algo que pueda soportar con suficiente esfuerzo o práctica. No puedo hacer en un nivel fundamentalmente biológico.

——Hm. ¿Entonces qué tal si uso mi poder para dejarte seducir a otras chicas? Seguramente hay otras miembros del sexo opuesto que están fuera de tu alcance sin importar qué tan cerca puedan parecer.

El paisaje se distorsionó.

La coloración roja se barrió y estaba en la escuela por alguna razón.

Estaba sólo en el salón vacío y alguien me llamó por detrás.

—Perdón que llegué tan tarde cuando fui yo quien te llamó aquí. Pero me alegra que esperaras.

—…¿Madoka?

Mi compañera problema presionó sus dedos índices juntos enfrente de su pecho, se ruborizó y estaba agitada.

—Am, ah, probablemente tienes una buena idea de qué va esto cuando te envié ese email llamándote aquí, pero esta clase de cosas es mejor decirlas de frente a frente, ¿cierto? ¡Ahh! ¡¡Estoy demasiado nerviosa!! ¡Pero espera! ¡No puedo rendirme antes de siquiera comenzar! ¡¡Ni siquiera me he puesto seria aún!!

Para ese momento, podía saber qué era esta escena.

Y si me entregaba a Tselika y tomaba prestados sus poderes, podía convertirse en una realidad.

Sin embargo…

—Madoka, ¿qué es eso?

—¿Eh? ¿Qué es qué?

—Eso alrededor de tu cuello.

—¿Qué? No me digas que hay algo ahí. Y durante una de las escenas más importantes de mi vida. Ajajaja. Pasará ahora, ¿no es así?

Ella no se había dado cuenta del grueso y villano collar alrededor de su cuello. Una cadena estaba atada a él y esa cadena se extendía tan lejos en la distancia que no podía saber quién estaba agarrando el otro extremo.

Pero Madoka no podía verlo y felicidad llenaba su rostro.

¿Esta era la verdadera forma de la gloria que ganaría con el poder de Tselika?

Sí.

¿Un sueño dado a ti por otro (y por lo tanto puede ser arrebatado por esa persona en cualquier momento) era realmente así de cruel?

—No puedo…

—?

—¡¡No puedo hacer esto!! ¿¡Cómo puedo aceptar algo en una forma tan retorcida!?

——¿Por qué no puedes? Te estoy dando exactamente lo que quieres.

El escenario cambió. Me moví del salón al patio. Nagisa estaba frente a mí y ella también tenía un collar grueso con una cadena sin fin atada a él.

Akechi supuestamente era su novio actual, pero él también tenía un collar y una cadena.

Él tenía una radiante sonrisa en su rostro, él tomó los hombros de Nagisa por detrás y la empujó hacía mí.

—Nagisa estaba diciendo que le gustas más. Y creo que tiene razón. Por lo que rompimos. Puedes tenerla, así que sean felices juntos, ¿de acuerdo?

¿Qué es esto?

—Ejejeje. Sí, parece que eres el número uno para mí, Shinobu-chan. He salido con muchas personas diferentes, pero ahora que lo pienso, creo que siempre he estado persiguiendo tu sombra.

¿Era esto lo que quería?

¿Quería que una chica con la que había roto hace mucho tiempo regresara a mí como un libro de texto olvidado?

——¿Honestamente puedes decir que no lo lamentas en absoluto? Parte de ti quiere regresar junto con ella, ¿cierto? Con mi poder, eso es completamente posible. Y su lado violento puede ser contenido por supuesto.

El escenario cambió de nuevo.

Ahora estaba en mi casa de techo de paja.

—Para…

Dolor se disparó en mi cabeza. Estaba rechazando este incluso antes de que comenzara.

La puerta del frente se abrió y mis pies se movieron contra mi voluntad. Entré y caminé por el largo pasillo que tenía varias cadenas corriendo ahí.

No quería ver esto.

Era posible que este deseo existiera dentro de mí. Era posible que hubiera sentido esto en alguna parte profunda en mi corazón. Pero la conocía casi desde el momento que nací. Si “ella” comenzaba a coquetear conmigo como en una escena de un tonto video porno, algo dentro de mí se quebraría. Podía saberlo incluso antes de que comenzara.

La puerta se abrió.

Una larga habitación apareció frente a mis ojos.

Un cálido, gentil y conveniente infierno me esperaba. Todas voltearon sus cabezas hacía mí: la Furutsubaki, la Yuki Onna y la Zashiki Warashi. Todas tenían collares alrededor de sus cuellos. Sus propios pensamientos habían sido borrados completamente y parecían que les habían inyectado felicidad pura. Todas abrieron sus bocas a la vez y-

—¡¡¡¡¡¡Detente!!!!!!

Gritar fue suficiente para hacerme sentir mareado.

Podía saber qué tanto ese simple intercambio me había arrebatado.

——¿Oh? ¿Sientes culpa cuando es alguien que conoces? ¿Entonces qué tal una celebridad muy lejos de tu vida? Sí, ¿por qué no tomar las setenta y ocho miembros de las Tarot Girls 22 para ti? ¡Jaja! Seguramente imaginaste algo así antes.

Lo siguiente que supe era que el escenario había cambiado y lágrimas se estaban derramando de mis ojos.

Mis sentidos gradualmente se estaban entumeciendo y mis palabras de rechazo se hacían más débiles.

Mi boca estaba horriblemente seca.

La sensación de disgusto gradualmente se estaba desvaneciendo. La habilidad humana para acostumbrarse a algo estaba cediendo.

——Y no hay necesidad de limitarte a las chicas. Hay muchos tipos de deseos como lo hay de personas. ¿Quisieras alcanzar el éxito como un hombre de negocios? ¿Quisieras ganar una medalla de oro en las Olimpiadas? ¿Quisieras hacer un descubrimiento lo bastante grande para ser reconocido por todo el mundo? ¿Qué tal ser el más fuerte del mundo? ¿O convertirte en un cantante cuyas canciones pongan en un frenesí al mundo?

Tener un sueño volviéndose realidad sin usar mi propio poder era para rechazar ese sueño.

Eso alejaría el disfrute de alcanzarlo.

Incontables personas querían escalar el Monte Everest y no todos ellos llagarían a la cima, pero construir un elevador en la cima solamente arruinaría esos sueños.

Teniendo los sueños de uno volviéndose realidad no necesariamente conducía a la felicidad.

Tselika lo concedería instantáneamente. Dándome el poder de hacer cualquier sueño hecho realidad haría que todos esos sueños no tuvieran sentido. Los sueños estaban destinado para ser algo a qué aspirar, pero esto los haría tan aburridos como todo lo demás.

Era como si te dieran un libro de paso a paso en medio de estar jugando un RPG que toma 100 horas el completar.

Incluso si ignorabas el libro por un tiempo, eventualmente te atorarías en algún lado. Te toparías con un problema. Y una vez que abrieras ese libro, todo se habría acabado. La próxima vez, tomaría menos para abrir ese libro. Entonces pasaría una y otra y otra y otra y otra vez. Eventualmente considerarías perfectamente normal pasar a través de las páginas y ultimadamente jugar el juego con el libro abierto en tu regazo. Ese juego estaba destinado a ser disfrutado por 100 horas, pero simplemente trabajarías por pasarlo sin disfrutar de él. No había brillo en una recompensa que sabías que llegaría y de la que no tenías que trabajar para obtener.

Mi interés se desvaneció.

Con cada tentación se me mostraba, sólo podía sentir los engranajes de mi corazón deteniéndose.

Estos eran dulces, encantadores y convenientes sueños, pero aun así mostraban sus feroces colmillos.

Y esos colmillos perforaron mi corazón.

——¿Quieres una vida familiar cómoda? ¿Quieres una vida emocionante? ¿Quieres ser alguien que sabe todos los secretos y misterios que nadie más sabe? ¿Quieres ser alguien que todo mundo alabe? ¿Quieres ser un dictador que se puede salir con la suya en lo que sea? Puedo hacer cualquiera o todos volverse realidad siempre y cuando declares que te rindes ante mí.

Ya no me importaba.

Resistirme o no, no cambiaría nada.

Nadie podía derrotar a Tselika.

Si no me le oponía, ella al menos no lastimaría mi pequeño mundo.

Así que…

——Oh, ya sé. ¿Qué tal si creo un mundo de verdadera suficiencia? Con mi poder, puedo sobre escribir este lamentable mundo humano con un nuevo conjunto de valores para crear un planeta de oro donde todo se cumple.

En ese momento, incluso había perdido interés en esa tentación instantánea.

Algunos pequeños hilos parecían romperse dentro de mí.

Ya no quería ver nada más de esto, así que…

—Hishigami Mai se está escondiendo. Está tratando de derrotarte.

Escupí las palabras como si alzara las manos rindiéndome.

Mi voz estaba tan vacía de calor que me hizo enfermar escucharla.

6

El paisaje rural original regresó y estaba colapsado en el suelo. No podía mover mis brazos y piernas apropiadamente.

Gracias a mi traición, el brazo de Tselika estaba levantando a Hishigami Mai por la garganta.

—Ah…khah…¿¿¿¡¡¡Ghhh!!!???

—Tengo usos para cuerpos de mujeres, pero…hm. Tú tienes un aroma artificial en ti. Estaba pensando en usarte como de repuesto para cuando el cuerpo de Marguerite fuera destruido, pero eso no funcionaría.

Después de un sonido seco como un abaniqueo de un bate, Hishigami Mai fue lanzada casualmente al lado. Ella continuó volando alejándose de nosotros mientras rebotaba varias veces como una piedra saltando en el río.

Sólo después de lanzarla Tselika chasqueó su lengua como si recordara algo.

—Tch. Podría haber sido divertido remover su alma y hacerla una “compañera de cuarto” para la solitaria Marguerite. Pero sería demasiado esfuerzo ir por ella ahora. Mi tipo de violencia es automáticamente regular para garantizar un golpe de miedo en el objetivo, pero eso tiene sus bajas en ocasiones.

Incluso esa mujer Hishigami había sido tratada con tanta facilidad.

Tselika no la había visto como una amenaza o había estado particularmente interesada en ella.

No había esperanza después de todo, Tselika no era una especialista en ataques furtivos. No era como si esto era lo único que podía hacer. Su baraja estaba repleta conteniendo tentación, corrupción, supremacía, hostilidad, miedo y violencia. Si ella elegía la carta de violencia por un capricho, habría sido convertido en carne picada en un instante.

—Más importante aún, me complace tu decisión admirable, Shinobu. Te recompensaré como prometí. ¿Qué quieres?

—…

Permanecí en el suelo mientras hablaba fríamente.

—…Quisiera escuchar los gritos de Marguerite otra vez.

—¡¡Jaja!! ¡¡Ajajajajajajajajaja!! ¡Tus gustos están mejorando rápidamente, Shinobu! Puedo saber por la longitud de onda de tu alma que esto no es una actuación. Realmente quieres ver a Marguerite otra vez. Después de todos estos deseos emulados, ¿necesitas algo así para realmente sentir algo otra vez?

Ella río y chasqueó sus dedos.

Una parte del paisaje se distorsionó, se desgarró y reveló una profunda oscuridad. Dentro de esa aparentemente interminable extensión, escuché un inquietante “sonido” que me recordaba a un débil silbido o viento pasando a través de una brecha entre piedras.

—Aahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhh…

No sonaba como algo que podía provenir de la garganta de un humano.

Sonaba como una súplica pidiendo ayuda y una maldición pidiendo ser asesinada.

—…

Me levanté inestablemente y caminé hacía ese agujero negro para escuchar mejor esa voz.

—Aahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhh…

Alcancé la fisura y coloqué mi mano como si fuera a mirar adentro, pero estaba tan oscuro como para ver algo.

—Jeje. ¿Estás interesada en mi cautiva? Hay una forma única de atormentar un alma a la que le falta un recipiente físico, pero te enseñaré todo eso a su debido tiempo.

Una voz de profundo resentimiento hizo eco de entre las profundidades del infierno.

Mientras lo escuchaba, hablé por debajo de mi respiración.

—…ng. …w……ed…, …f… ……….ri…, …b………, ……s…… …h………, …..gh… …s… ……e……

—¿Qué? ¡Espera, ¿eso fue-…?!

Como si algunos engranajes fueran a un punto muerto, Tselika dejó de moverse. Incluso sus serpentinos ojos se detuvieron.

—Admitiré que eres la más fuerte aquí y nadie puede esperar oponerse a ti. Pero al mismo tiempo, necesitas usar el cuerpo de Marguerite para ganar la libertad. En ese caso, sólo tengo que usar el mismo método que esa bruja australiana hizo. Puedo usar el método para convocar un demonio con el fin de convocar el alma de Marguerite y colocarlo de vuelta dentro de tu cuerpo. ¡¡Y como un juego de sillas musicales, serás sacada a la fuerza de ese cuerpo!!

—¿¡Pero de dónde ganaste esa técnica secreta!?

—Sí, eso no es algo que un simple chico de preparatoria sabría. E incluso el Hyakki Yakou no sabe mucho sobre magia occidental. La Súcubo podría ser de occidente, pero si ella pudiera usar magia por su cuenta, ella no habría sido perseguida a mi ático por el Hyakki Yakou.

La Súcubo apoyó mi cuerpo inestable mientras sonreía y continuaba mi explicación.

—Pero hay algo más aquí, ¿no es así? ¡¡Hay una bruja australiana que descuidadamente convocó un arcademonio que no califica exactamente como uno de los siete pecados capitales!!

—No querrás decir…

Tselika se concentró en ese silbido tranquilo.

No sonaba como una voz, pero claramente habló.

—…componentes necesarios cambian dependiendo de la fecha, hora y dirección, por lo que los cálculos exactos fueron realizados afuera. Y en lugar de dirigir el encantamiento hacía el exterior, me concentré en este mundo interno como una súplica para propia alma. Haciendo este cambio en el proceso de una imagen tattva a una proyección astral es extremadamente difícil, por lo que me aseguré…

—Tiré una sola nota adentro, —le dije a la estupefacta arcademonio. —Le dije que sacaría su alma de ahí si me ayudaba. Esta era su única oportunidad, por lo que sabía que ella aceptaría la oportunidad ya fuera que estuviera de mi lado o no. Para ponerlo de otra manera, la llave para todo era que abrieras la puerta a su celda una vez más. ¡Ya que mi longitud de onda de mi alma o lo que sea te dice si estoy escondiendo algo, era una carrera contra el tiempo hasta que lo descubrieras!

Es por eso que Hishigami Mai me había dicho que no teníamos tiempo.

Y ella intencionalmente había actuado como un señuelo para ayudarme a contactar a Marguerite tan pronto como fuera posible.

Sí.

Ella era la que había sugerido que me rindiera en algún momento, delatarla y usar eso para ganar la vergonzosa confianza de Tselika.

Eso haría que abría la puerta y había tirado la nota adentro.

Con la ayuda de esa especialista, estaba de pie ante Tselika con ese conocimiento provisional de los métodos occidentales.

—Por las razones antes mencionadas, el velo de ignorancia podría ver la llave a la puerta de lo desconocido. ¡Nombro el alma de Marguerite Steinhols como una nueva demonio y comandarla para pasar a través de la puerta en ese recipiente de carne!

—Ohh…

—¡¡Regresa, Marguerite Steinhols!! Haz de lado tú yo anterior y aférrate a tu nuevo yo. ¡¡Como una serpiente cambiando su piel, haz de lado el nombre Tselika Wien Alpha Chelydia Lumidrier y llénate con una nueva alma brillante!!

—¿¿¿¡¡¡Ooohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!???

Las cosas como escamas grises cubriendo el cuerpo de Tselika…no, el cuerpo de Marguerite estallaron. Los obvios símbolos de los cuernos, cola y alas regresaron a cenizas blancas puras y se disolvieron en el aire. Los ojos serpentinos regresaron a ser humanos.

Marguerite cayó en sus rodillas y entonces colapsó completamente en la tierra.

—¡¡Tu globo ocular, mujer!! …Oh, ¿qué estaba haciendo?

—¡¡Tu lengua, hombre!! …¿Eh? ¿Por qué estoy mordiendo la Sombrilla?

La pelea entre la Sombrilla y la Linterna había terminado en algún momento.

Me pregunté qué había pasado con el Hyakki Yakou.

Sin embargo, no tenía tiempo para ver si Marguerite estaba respirando o colocar un abrigo sobre ella mientras yacía frente a mí.

—¿Realmente piensas que cambiaste los rieles del destino con eso?

Una voz me alanzó directamente por detrás.

Me volteé y encontré una oni azul con un cuerno como cuchillo creciendo de su frente.

La Aoandon acababa de empujar sin piedad su mano con la velocidad de una bala.

El tiempo parecía detenerse para mí.

En lugar de un humano como yo, la Aoandon estaba teniendo de objetivo el pecho de la Súcubo mientras estaba al lado mío. Ella parecía tratar de matar al oponente más fuerte primero.

Hishigami Mai estaba demasiado lejos, todavía no podía confiar en el Hyakki Yakou, y la Sombrilla y la Linterna no podían pelear en primer lugar.

Era el único que se podía mover.

Sabía que no tenía tiempo para pensar, pero tomé un breve momento para hacerlo.

Si cualquier sobrevivía la Súcubo o yo, ¿quién tenía mejores oportunidades de tener la victoria al final?

¿A quién que sobreviviera tenía mejores oportunidades de rescatar a Madoka, Nagisa, mi familia, la Zashiki Warashi, la Yuki Onna y a los demás en la villa? Ahora que esa Arcademonio Tselika se había ido, ¿quién sería capaz de detener este conflicto?

Con la respuesta en mente, reuní mi resolución y lancé a la Súcubo fuera del camino.

Y por supuesto, tomar su lugar significaba recibir la mano apuñalando de la Aoandon.

Un sonido seco estalló.

Una sensación quemante pasó del centro de mi pecho a mi espalda.

Gracias, Tselika. Realmente fuiste una persona horrible, pero te agradezco por una cosa. Tengo algo de tu intoxicación aún dentro de mí y eso entumeció mi miedo. Con eso, mis piernas se habrían congelado y sólo podría observar el peor escenario ante mí.

La Súcubo observó lo que pasó con sus ojos más abiertos de lo que jamás los había visto.

Jaja. No sabía que podías lucir así.

Luces como una pequeña niña a quien le acaban de arrebatar su osito teddy.

Sin embargo, había hecho la decisión correcta.

Si la Súcubo hubiera sido asesinada con ese primer golpe, yo habría sido incapaz de hacer algo. Después de todo, los Youkai no pueden ser dañados con cuchillos normales y balas.

Pero demonios y Youkai eran diferentes. Al menos, otro ser paranormal podría hacerle frente al mismo nivel y pelear.

Así que…

warashi_07_082

Sostendré el brazo derecho de la Aoandon. Te daré una ventaja. ¿Así que podrías no preguntarme nada? ¿Y podrías arriesgar tu vida por mi deseo egoísta, Súcubo?

Protégelos.

Protege a Madoka, Nagisa, papá, mamá, la Yuki Onna, la Zashiki Warashi y a todos los demás alrededor de mí.

No sabía si mi consciencia duraría otros diez, treinta o sesenta segundos, pero no importaba. Moví mi boca que sólo podía probar hierro ahora y reuní toda mi fuerza restante para forzar un grito.

—¡¡¡¡¡Súcubooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!!!!!

Te daré mi vida.

Cuando le pides algo a un demonio, se supone que ofrezcas tu alma, ¿cierto?

Un breve momento antes de que la Aoandon pudiera sacar su mano derecha de mi pecho, la Súcubo aleteó sus altas de murciélago y se cargó hacía la Aoandon con toda su fuerza.

Justo antes de que mi consciencia se desvaneciera, el rostro de una cierta persona apareció en mi mente por alguna razón.

Y unas cuentas palabras insignificantes provinieron del frente de mi mente.

Lo siento, ******.

Parece que hasta aquí es tan lejos como podré llegar.

7

Ni siquiera yo sabía cómo había acabado.

Después de que la Aoandon sacará su brazo horizontalmente y saliera de mí, rodé sin gracia a lo largo del campo de arroz, terminé sobre mi espalda y no podía moverme apropiadamente. Mis parpados finalmente se adormecieron y no podía reunir mis pensamientos. Sólo podía preguntarme vagamente si realmente había acabado.

Alguien pisó la tierra.

Era Hafuri quien tenía un brazo colgando lánguidamente a su costado, el lado derecho de sus ropas de luto estaban teñidas de rojo y su emblema familiar rasgado.

—¿Qué pasó…con la Aoandon…?

Preguntar eso fue lo que único que pude lograr. Podría haber dejado escapar más sangre que palabras.

—¿La Súcubo…y el Hyakki…Yakou…terminó…todo?

Pero Hafuri no contestó.

Ella simplemente negó con su cabeza.

Mi garganta estaba temblando y ya no tenía la fuerza para hablar mientras me miraba desde arriba y hablaba.

—Debemos confiar en el poder del Hyakki Yakou Prototipo ver. 39 Zashiki Warashi. No hay otra forma de escapar de esta conclusión destructiva.

¿Qué fue eso?

¿Zashiki Warashi?

No sabía de lo que ella estaba hablando, no me gustaba el sonido de la parte Zashiki Warashi. Mi pecho tenía un agujero, pero se llenó de preocupación cuando sonó como esa Youkai de Interiores sería arrastrada en todo esto.

—Parece que su poder ha sido destruido hace diez años. Fue usado para salvarte de un Youkai conocido como el Aburatori.

Hafuri llegó al núcleo del asunto.

Ella habló de algo que ni siquiera sabía.

—Así que debes viajar al pasado. Sin embargo, la tecnología del viaje en el tiempo del Hyakki Yakou no es más que un prototipo. …Tú eres el más cercano a la Ver. 39. ¿Realmente qué pasó entonces? ¿Cuál fue la verdadera forma de ese incidente antes de que el Aburatori y Ver.39 la cambiaran? Debes descubrir eso y ayudar a alcanzar una solución que no use el poder de la Ver.39. Si lo haces…

Entonces este extraño poder de la Ver.39 no sería usado en el pasado.

Entonces podríamos usarlo aquí para escapar de esta situación sin esperanza.

Así que…

—La Ver.39 es increíblemente poderosa. Cuando su poder máximo es utilizado, se dice un destino completamente separado del actual puede ser creado e incrustado. Si usamos eso, podemos darle la vuelta a esto sin importar que tan perfecto sea el jaque mate que alcance el grupo de la Aoandon, —explicó Hafuri. —Pero un cambio al pasado no necesariamente puede ser para mejor. Decir esto podría no tener sentido como la única pidiéndote tu ayuda porque no tenemos otra alternativa, pero mantén algo en mente. …Este incidente lo más probable es que sea inimaginablemente difícil de resolver. El incidente del pasado fue lo suficientemente malo para decidir que reescribir el destino era la única solución. Si fracasas en encontrar otra solución, tu existencia actual podría ser atrapada en la alteración de la historia y borrada. …Después de todo, un fracaso de tu parte conduciría a tu joven yo ser asesinado en las manos del Youkai letal conocido como el Aburatori.

Pero no tenía otra oportunidad.

Si no hacía nada, el grupo de la Aoandon destruiría este pequeño mundo mío.

—Pero por favor has esto. Ayúdanos a proteger el mundo.

No necesitaba que me lo pidieran dos veces.

Una vez más enfrentaría el incidente que había definido quien era hoy.

En la Brecha Entre las Líneas del Tiempo 1

No tenía idea si los conceptos del tiempo y el espacio aplicaban aquí.

Mi visión y todos los otros sentidos estaban borrosos con el color negro y ni siquiera podía confirmar la presencia de mi propio cuerpo, pero todavía podía sentirme rápidamente acelerando.

Unos pedazos de información llegaron a mí como si hubieran sido clavados en mí a la fuerza en mi cerebro.

 

El Paquete del viaje del tiempo del Hyakki Yakou usa un Youkai conocido como Kudan.

(El Kudan es un Youkai que puede predecir qué ocurrirá en el futuro cercano con 100% de precisión, pero no hay registros de qué se señala en el tiempo es definido como el presente. Eso fue usado para redefinir el presente del Kudan a una fecha establecida y por lo tanto viajar a cualquier punto en el tiempo.)

 

Cuando se viaja al pasado, el viajero no será percibido por las personas en el pasado.

(Sería como sentir algo de una experiencia extra corporal. Mientras se viaja en el tiempo, uno puede pasar a través de las puertas y muros y no está sujeto a necesidades fisiológicas tales como comer y dormir. Sin embargo, tales cosas pueden ser disfrutadas como una forma de entretenimiento o sólo por diversión.)

 

Cuando se viaja al pasado, el viajero normalmente no puede tocar ningún objeto del pasado.

(Igual que una experiencia extra corporal, la interferencia física es difícil.)

 

Pero pueden interferir sólo una vez. En otras palabras, pueden tocar algo.

(Como puede ser visto en este y en las condiciones previas, es una acción extremadamente excepcional y conlleva un gran riesgo.)

 

Si, después de interferir, una distorsión en la historia como un todo es detectada, el viajero regresará a su tiempo original.

(Para ponerlo de otra manera, la historia sólo puede ser cambiada una vez y el viajero no puede regresar a menos que cambie algo. La cosa más pequeña puede cambiar la historia en formas inesperadas, por lo que el viajero debe ser increíblemente cuidadoso.)

 

Solo la seguridad del viajero es protegida durante el proceso del viaje en el tiempo.

(Si el viajero toma un objeto o un individuo que no sea él, el tiempo del viaje en el tiempo afectará a ese objeto o individuo. Por ejemplo, cuando viajaba cien años en el tiempo, Individuo Extra A instantáneamente experimentará el pasado de los cien años.)

 

El Hyakki Yakou debió colocar la información en mi cabeza por adelantado.

No sabía la teoría detallada detrás de todo, por lo que concentré mi mente en el destino de mi aceleración.

¿Realmente qué había pasado hace diez años con el Youkai conocido como el Aburatori? ¿Cómo se involucró mi joven yo?

¿Y realmente podía resolverlo sin usar el poder que la Zashiki Warashi aparentemente tenía?

No podía imaginar cómo haría eso, pero todos estábamos acabados si no podía hacerlo

Necesitábamos el poder de la Zashiki Warashi para evitar esa conclusión sin esperanza.

La Aoandon había comenzado la destrucción de Japón y ya no tenía idea de quién tenía el control de ello, pero sería completado sin importar qué.

Tan pronto concentré mi mente, la aceleración parecía duplicarse.

Mi alma fue arrastrada hacía un cierto tiempo y un cierto lugar.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: