Capítulo 6

Incluso después de ese anuncio tumultuoso, la reunión continuó con la presentación de las otras escuelas.

Muchos de primer año se quedaron perplejos con eso, pero los miembros mayores del club continuaron normalmente como si esa disputa hubiera sido esperada como parte del programa.

Durante el breve descanso después de la presentación de la Preparatoria Seiran, Fujimori-sensei y Misasagi-senpai se fueron de la sala y fueron a una sala de reuniones separada junto con el tutor del club de la Preparatoria Nagumo. La mayoría de los visitantes quienes habían inundado la sala durante la sesión de la tarde también se dirigieron hacía ese lugar.

De acuerdo con Ameno, estaban resumiendo el reporte del encuentro con la Nutelliana en más detalle ahí.

Homura, Touya, Ameno e Inari los dejaron fuera de esta parte del reporte y permanecieron en el auditorio.

Homura sentía culpa hacía las otras escuelas durante sus presentaciones ya que la galería se había encogido considerablemente, pero eso fue aparentemente preocupación innecesaria de su parte.

De hecho, las presentaciones que quedaban estuvieron más animadas y emocionantes que antes, como una clase dejada para el auto-estudio. Era casi como si no hubieran prestado atención a los asientos VIP desde el comienzo.

Cuando los aplausos enviados a la presentación final de la Preparatoria Tazatani, era hora del discurso final, y Oozore respetuosamente dijo el nombre del orador final.

—Por favor denle la bienvenida al presidente del Comité de las Fuerzas Especiales de la Tierra Imaginaria, Miembro de la Dieta y la Casa de Consejeros, Concejal Misasagi Yoshihiro.

Un hombre con cabello canoso usando un traje se levantó y se dirigió al escenario mientras caminaban con un bastón.

Ahora que lo pensaba Homura, ese hombre había estado sentado en el lugar más sobresaliente de los asientos VIP, y sin embargo había observado tranquilamente las presentaciones sin intervenir ni una sola vez.

—¿M-Miembro de la Dieta? Y…¿¡Misasagi!?

—…*Asentir*, *asentir*.

Touya asintió, sus ojos claramente decían. “Así es. ¿Por qué estás preguntando esto tan tarde?”

Mientras Homura todavía estaba teniendo problemas creyéndolo, Inari calladamente le habló a su lado en el asiento vacío de Kanae mientras miraba el escenario con su mentón descansando en su mano.

—…Él es el padre de Mayo. Aunque él es relativamente viejo para ser un padre.

—¿Lo conociste antes?

—Sí, unas cuantas veces. Él vino a la AV del año pasado también.

¿Qué hice delante de una persona tan importante? Homura agonizó mientras apretaba su cabeza. Y además, ¿es el padre de Misasagi-senpai? …Y con miembro de la Dieta, ¿¡te refieres a la Dieta Nacional!?

Eso quería decir que él también era un pariente lejano de Subaru-hime como Misasagi-senpai.

Mientras la mente de Homura entraba en un caos, sus ojos fueron capturados por ese hombre alto.

Dirigiendo su bastón contra el pódium y parándose dignamente en el escenario, el Concejal Misasagi tranquilamente miró por el auditorio.

Él tenía ojos misteriosos que parecían naturalmente atraer las miradas de los estudiantes reunidos.

Homura incluso sintió que la mirada de él había cruzada con la suya en particular por un instante.

—Estoy feliz de estar aquí reunido con todos ustedes, investigadores de Nutella una vez más este año.

Él habló delante de la silenciosa audiencia.

Su voz sonó placenteramente como el hilo de un arco.

—Para nosotros los adultos, hacerlos ir a una tierra tan lejana como Nutella, donde no hay garantía de seguridad y donde no hay una protección que los alcance, y tenerlos de regreso sin perder vidas y contarnos sus reportes del lugar es nuestra alegría. Cada una de sus sonrisas es nuestro orgullo.

Las miradas de cada uno de los miembros del club estaban fijadas en el concejal.

Koma-senpai, Taga-senpai, Nagashino-senpai con su tableta apretada en sus manos, Oozore quien se enderezó poniendo atención, Nanakubo quien había estado mascando chicle con sus manos detrás de su cabeza, e incluso Tenryuu quien se había recostado en su silla toda la reunión, corrigieron sus posturas y estaban escuchando atentamente con sus brazos cruzados.

…¿Eh?

Sólo Inari estaba con actitud floja, con un brazo apoyado contra su mesa al lado de Homura. Aunque encajaba su posición como una intrusa repentina.

Sin embargo, sus ojos no estaban enfocados en el padre de Misasagi-senpai, o incluso en el paisaje afuera de las ventanas. Más bien, su mirada estaba fija en el perfil de Tenryuu, con quien había discutido vehementemente hacer poco.

Aunque la curiosidad de Homura fue atacada por esto, su atención naturalmente regresó hacía el discurso del concejal el cual agradaba a los oídos.

—Dejaré los aburridos saludos hasta ahí. Tendré tiempo de hablar con los presidentes del club y los de tercer año de cada club. Por favor espérenlo con ansias y aguarden hasta entonces.

—Tengo dos anuncios que hacer que me gustaría que todos los investigadores lo tomarán de corazón.

—Primero, esto no es algo público fuera de esta asamblea, pero el gobierno actual está reformando el registro del gabinete de ministros. En otras palabras, las cabezas de cada ministro japonés cambiarán a los nuevos ministros apuntados.

—Además, el paso de la cuenta que previamente todavía estaba en deliberación en la Dieta, ahora es casi seguro que sea aprobada, y ambas Casas del Parlamento han comenzado a afinarlo bien en preparación para el establecimiento de la nueva administración. La “Oficina de Desarrollo Nutelliana” será lanzado como una oficina externa dentro de la Oficina del Gabinete para el final del año. Podrías decir que los esfuerzos de la exploración de nuestra nación a Nutella han alcanzado una nueva etapa.

La Oficina de Desarrollo Nutelliana. Sonaba como un nombre aburrido, pero incluso Homura podría entender el cambio en el ambiente ya que muchos miembros del club se inclinaron hacía adelante a la vez. Era un presagio de algo que comenzaría, como un éxito bastante esperado que finalmente se tocaría en un concierto que previamente no había emocionado.

—La base de esta oficina sigue la tendencia de instituciones similares en los Estados Unidos, la República Popular de China y la República de India. Aunque podría ser presuntuoso de mi parte decirlo, actuales prospectos indican que seré yo el que se inaugurará como el primer director de esta oficina.

El concejal inclinó su cabeza ante los aplausos.

—Muchas gracias. Ha sido un camino largo para llegar aquí. Aunque digo eso, yo en sí nunca he dado un paso en Nutella. Todo esto ha sido gracias al duro trabajo y pionerismo de todos ustedes, los investigadores, hasta ahora, y gracias a la ayuda de los representantes Tenryuu-kun y Oozore-kun. Me esforzaré en construir una posición que nos permitirá a los adultos brindarles apoyo a todos ustedes más rápida y eficientemente.

Oozore silenciosamente se inclinó en gratitud por el elogio. Sin embargo, justo cuando Tenryuu estaba a punto de desatarse y hablar vergonzosamente de nuevo en el asiento a su lado, él dobló sus brazos con su cabeza inclinada extrañamente en asombro.

—Tengo otro anuncio incluso más alegre.

—La Rama Japonesa PPTINU le dará la bienvenida a un nuevo Club de Exploración. Kazuma-kun de la Preparatoria Sendai Aoba y Fukuda-san de la Preparatoria Ishinomaki Kanan, si pudieran por favor venir.

Los dos estudiantes se levantaron en respuesta a la llamada del concejal. Eran un chico y una chica quienes habían sido presentados entre los miembros de reserva de antes.

Los dos caminaron hacía el escenario y se movieron para pararse al lado del concejal.

—Como Oozore-kun mencionó antes, ellos han actuado como miembros de reserva del club hasta ahora al transferirse temporalmente al club de la Preparatoria Hiyoshizaka.

—Mientras que también participaban en las investigaciones de la Preparatoria Hiyoshizaka, los dos independientemente viajaron tres mil kilómetros a pie y aseguraron una cabeza de puente para construir un campamento base nuevo en un lugar que le corresponde al distrito Sendai en Nutella.

—Al principio, los dos formarán sus propios Clubs de Exploración con Kazuma-kun como el primer presidente del club y Fukuda-san transfiriéndose de Ishinomaki, pero preparativos ya se han hecho para traer nuevos miembros comenzando desde el inicio del siguiente año escolar.

—De acuerdo a resultados de encuestas, actualmente hay siete estudiantes de secundaria pronto a graduarse confirmados en la zona alrededor de Sendai quienes han acabo las condiciones necesarias de Respuesta IE y han mostrado un deseo de unirse al Club de Exploración en el futuro. El futuro del nuevo club luce tentativamente prometedor.

—Gracias a esto, también podemos esperar que la exploración de la región de Nutella que corresponde a la región de Tohoku en Japón, la cual hasta ahora había sido delimitada a expediciones de distancia larga por los clubs de la Preparatoria Hiyoshizaka, la Escuela de Artes Industriales Ecchuu Takaoka y la Preparatoria Seiran, progresará con mucha más facilidad y rapidez ahora.

Otra ronda de aplausos naturalmente se elevó de la audiencia.

Los dos estudiantes parecían ser de tercer año y segundo año respectivamente. En otras palabras, el estudiante quien había sido anunciado para ser el primer presidente del club se graduaría antes de que les dieran la bienvenida a nuevos miembros el siguiente año.

Aunque claramente nerviosos, los dos aun así miraron al auditorio con orgullo en sus miradas.

Sus miradas estaban dirigidas a los asientos de la Preparatoria Hiyoshizaka.

Kamikoma-senpai, quien estaba sentada en el medio del grupo de Hiyoshizaka, estaba conmovida al borde de las lágrimas. Su frívola boca, de la cual había jugado Touya hace poco, había desaparecido completamente, mientras lágrimas cálidas caían de sus mejillas.

Kamikoma se aplaudió a sí misma incluso mientras frecuentemente se limpiaba las lágrimas con las palmas de sus manos. Su expresión contenía una mezcla de orgullo y soledad que Homura nunca había visto antes.

Taga miró había abajo preocupado a Kamikoma en el asiento de su lado.

Justo antes de que los dos estudiantes de la región de Sendai dejaran el escenario, inclinaron sus cabezas y dieron las gracias al concejal y a todos los miembros del club de la Preparatoria Hiyoshizaka.

Después de que el aplauso muriera, el concejal cambió a una sonrisa viril de halcón a la audiencia y continuó su discurso.

—Escuché sobre los maravillosos frutos de las labores de muchos clubs durante el curso de las presentaciones de hoy. Sin embargo, lo que realmente es irremplazable son los fracasos de todos. Los fracasos son sus tesoros y el verdadero fruto brillante de sus esfuerzos. Fracasar y cometer un error es vergonzoso, hace doler su corazón y los hace tropezar. Incluso si lo recuerdan muchos años después, no lo pueden embellecer o glorificarlo. Con fortuna, no ha habido casualidades entre los miembros del Club de Exploración Japonés. Sin embargo, seguramente llegará el tiempo cuando debamos pagar el precio por eso. Siempre hay fracasos donde hay desafíos. En ese momento, ¿cómo enfrentaremos esos sacrificios? Eso se mostrará en nosotros, los adultos, y en todas sus actitudes ante los desafíos del cada día y sus fracasos.

 

Cuando el programa de la asamblea para ese día terminó, muchos miembros del club de otras escuelas vinieron para hablar con Inari.

Sin embargo, Inari no les respondió a sus viejos conocidos e inmediatamente dejó el auditorio a un paso apresurado.

—O-oye, espera, Inari-senpai…

Homura apresuradamente la persiguió. Como si fuera un déjà vu.

—¿Estás siendo tímida después de haberte ido por mucho tiempo? —Voces jugando como esas le decían por detrás, pero Homura, quien sabía del lado salvaje de Inari que no se detenía una vez que comenzaba, sólo se sentía intranquila.

Después de lograr alcanzarla en el pasillo, Homura desesperadamente trató de evitar que desapareciera.

—Senpai, ¿a dónde vas?

—Me marcho.

—¿Qué? ¡Pero acabas de llegar!

—No vine aquí para estar de turista. Mi trabajo acabó. Se me pidió venir aquí como una ayuda para Seiran, con el fin de darle a los poco confiables del primer año el empujón que necesitaban.

Mientras las dos continuaban caminando incluso mientras conversaban, Touya y Ameno también las alcanzaron.

Los ojos de Ameno se abrieron ampliamente por la sorpresa e interés en una cierta parte de las palabras de Inari justo ahora.

—¿Trabajo? ¿Eso quiere decir que hubo alguna clase de acuerdo entre Chiayu-san y tú? ¿Qué fue? ¿¡Dinero!? ¿¡Cuánto te prometió!?

—Ah, eres muy ruidosa. ¡¡Cállala, Touya!!

—No hay barcos que se vayan a esta hora de la isla, ¿sabes?

Ya que esa petición era demasiado para él, Touya simplemente dijo la verdad en su lugar.

—Caminaré entonces.

—¿¡Caminar!? —Homura gritó en sorpresa.

Ameno últimamente agregó, —Es verdad, hay un camino a través del bosque hacía el Puerto Nakama.

Ese no era en sí el punto, Ameno.

—¡A-aun así, es demasiado peligroso irse cuando ya es muy noche! En realidad, si odias tanto estar aquí, ¿por qué viniste en primer lugar?

—La cena en la cafetería es comida nativa de Okinawa, ¿sabes?

Homura y Ameno se colgaron a los lados de Inari mientras trataban de cambiarle la opinión.

Justo cuando Inari estaba a punto de gritar por la irritación, un oficial extranjero de la PPTINU sacó su cabeza de una puerta y los calló con un dedo sobre sus labios.

Ellos estaban en frente de una de las salas de conferencia.

Más allá de la puerta parcialmente abierta, Misasagi-senpai y Fujimori-sensei podían ser vistas sentadas en el escenario y viendo a varios oficiales en la audiencia junto con el tutor de la Preparatoria Nagumo, quien también actuaba como el administrador representante de la Rama Japonesa de la PPTINU.

Estaban continuando el reporte del encuentro con la Nutelliana.

Incluso de la breve mirada por la puerta, la sesión de preguntas y respuestas claramente estaba a su apogeo. Definitivamente no era la clase de atmósfera en la que podrías meterte tan ligeramente.

Inari y Homura se detuvieron repentinamente ahí y miraron dentro de la habitación por un poco de tiempo.

Moviendo su mano del hombro de Inari a su brazo, Homura dejó escapar un suspiro antes de suplicarle.

—…Al menos ve y habla con Misasagi-senpai.

—No quiero. No hay nada de qué hablar entre nosotras de cualquier manera. Vine aquí renuentemente porque Mori-chan me llamó; no es como si hubiera venido a ver a Mayo.

—¿Sigues diciendo eso a pesar de venir hasta acá…?

Inari continuó caminando.

Cuando dieron un paso en la puerta del frente de la casa de hospedaje, el cielo de la isla del sur estaba teñido en un profundo de rojo de la puesta del sol.

Inari se quitó las manos de Homura y Ameno y habló furiosamente.

—No tengo la intención de pasar la noche aquí. Si no hay un ferry que parta de la isla a esta hora, sólo iré a un hotel en el puerto.

—Eso está en el lado opuesto de la isla, ¿sabes? ¿¡Estás planeando cruzar la jungla en la noche!?

Inari fulminó con la mirada a Homura con una expresión agría que gritaba “¿Tienes algún problema con eso?”, pero entonces su expresión se tranquilizó con un suspiro.

—No puedo soportar estar aquí después de quedarme en esas presentaciones.

—Eh…

La expresión de Inari repentinamente se volvió seria y miró a Homura y Touya.

La luz del sol poniéndose iluminó el costado de su rostro.

—Probablemente pensaron que todos los chicos de las otras escuelas quienes se presentaron en el escenario eran geniales, ¿cierto? Lucían como si estuvieran cumpliendo tareas importantes que nadie más pudiera hacer, ¿cierto?

—…Sí.

Homura sólo podía asentir en acuerdo.

—Pero…¿no tú también ayudaste, senpai?

—Admito que no se sienta mal pararse viciosamente en esa clase de escenario y ser alabada y aplaudida. Aunque no es como si fuéramos especiales y humanos elegidos. Cuando eres arrojado a Nutella, todos son forzados a hacer lo que pueden. No pueden sobrevivir ahí sin hacer eso.

—…¿Estás tratando de decir que es como un culto donde todos se monitorean entre sí y no se le permite a nadie el robar o marchar después de los otros? —preguntó tranquilamente Touya.

—¡Así es! Touya, ya lo notaste vagamente, ¿cierto? …Usan eslogan como “trabajo duro y honesto para ser uso de los demás” y “limpiando el camino para el futuro” porque es fácil para que las personas entiendan. Ni siquiera puedes llamar a eso voluntarismo; es sólo continuar instintivamente como una hormiga obrera. No es un camino que eliges por tu cuenta.

—¿P-pero no es el trabajo hecho por el Club de Exploración algo espléndido?

Homura nunca olvidará la sonrisa de orgullo y lágrimas de antes de Koma-senpai.

—Sí, es espléndido y todo eso, grandes exploraciones que van más allá y arriba de lo esperado de estudiantes de preparatoria. Pero nunca alcanzaras la carnada que cuelga frente a tus ojos. ¡No importa qué tan frenéticamente trabajas por el curso de tres años, nada se queda para ti después de ello!

Después de escupir esas palabras, Inari se dirigió hacía el bosque y rápidamente se alejó caminando.

—¡Espera! Touya-kun, ayúdanos a detenerla. Es casi la noche.

—Incluso si dice eso… Esa chica Kintaro parece como si pudiera enfrentar cinco o diez cobras, ¿sabes?

—¡Este no es el momento de estar bromeando!

—Así es. ¡Por favor espera, Sunao-san!

Mientras Inari se alejaba más y más, Ameno le gritó y corrió para alcanzarla.

Ameno parecía intentar cambiarle su forma de pensar. Ella sacó algo de su bolsa de mano y le habló fervientemente a Inari.

Sin embargo, después de menos de un minuto de hablar, ella camino de regresó a Homura y Touya.

Ameno regresó con una mirada bastante complacida en su rostro, mientras Homura la miraba en shock.

—…¿Qué pasó, Ame-chan?

—¡Ella me dijo “Gracias, estoy en deuda contigo”!

—¿Eh?

—¡Estaba preocupada de que ella no fuera capaz de ver donde pisa en el camino del bosque en la noche, así que le di una lámpara, un kit de primeros auxilios y una botella de agua que estaba llevando conmigo por si acaso!

Ameno sonrió y se ruborizó orgullosamente.

—¡Dije que la detuvieras, no animarla a irse aún más!

—…Cielos, no se puede evitar.

Touya rascó su cabeza y comenzó a caminar mientras confirmaba el tiempo en su terminal.

—Hinooka, Ameno, ustedes regresen. Me ocuparé de Inari-senpai de alguna manera.

—Yo iré también… —protestó Homura.

—Está bien. No puedo tenerlas participando en algún extraño concurso de terquedad. Regresen e infórmenle a Mori-chan.

—¿Q-qué hay de la cena? ¿¡De la maravillosa cena Okinawanense!?

Touya no le respondió a Homura mientras caminaba, y después de que confirmó que la luz de su terminal estaba funcionando, lo sostuvo por encima de su cabeza para iluminar su camino y desapareció en el bosque.

—Estará bien si le dejamos todo a Takumi-san. Siempre y cuando tenga su terminal, él se puede comunicar con nosotras en cualquier lugar de la isla.

—…¿En serio…?

 

De vuelta en el comedor de la casa de alojamiento una vez más.

Al final, Homura y Ameno comieron por su cuenta.

Naturalmente, ya que Ameno no podía comer, Homura terminó siendo la única comiendo.

A pesar de que era el primer día de las presentaciones de la AV, era una cena bastante solitaria.

Incluso la variedad de los platillos locales tenían un sabor simple cuando comía por su cuenta….

Afuera de la ventana estaba el oscuro bosque, iluminado por la media luna y las luces de los botes y cargueros que parpadeaban en el horizonte.

Ameno estaba mirando inocentemente los platillos de Homura del asiento frente a ella. Antes de sentarse, ella había enchufado un cable de energía y un adaptador a un socket de un muro cercano e insertó el otro extremo dentro de su parka.

—Eso es para recargar tu batería, ¿cierto, Ame-chan? Parece una versión de un almuerzo, supongo. Aunque no te había visto hacerlo antes en el edificio del club.

—Ah, sí. Para actividades normales de todos los días, es suficiente que me recargue de noche en la habitación de Chiayu-san en mi casa en el laboratorio de investigación.

El indicador del cargador de batería en el adaptador todavía tenía menos del 50% lleno.

—Hmm, así que tienes un almuerzo por día, básicamente. No hay forma de que pudiera hacer eso… ¿La electricidad Okinawanense sabe diferente de la que estás acostumbrada? ¿Cómo es?

—Sí… Es bastante única. Es poderosa, pero también sabe tosca, tal vez porque mucha energía está siendo utilizada simultáneamente por toda esta instalación por la noche. Sabe diferente a la suavidad de la electricidad de la isla principal. ¿Quieres probar un poco también, Homura-san?

Diciendo eso, Ameno sacó el puerto del cable triangular blanco de su parka.

—No, no, no, eso podría ser demasiado estimulante para mí.

Ameno parecía recargarse a través de un punto conductivo en la piel de su abdomen al meter el puerto del cable en él.

—Ah, pero cambiaré a una capacidad especialmente alta de batería de metal aire cuando esté en Nutella, así que seré capaz de estar activa por mucho más tiempo allá, ¿sabes?

—¿Pero no la batería se destruirá si la llevas a Nutella? Durante varias presentaciones de hoy, estaban hablando de como las cosas serían mucho más fáciles si pudiéramos usar electricidad allá.

—Aparentemente le tomó cinco años a los investigadores para aclarar el problema de la destrucción de baterías. En ese momento, las únicas que lograron hacer funcionar son baterías usadas por unidades de sondas Nutellianas que estaban equipadas con circuitos de luz autónoma como yo.

Ameno infló su pecho orgullosamente.

—¿Sólo tú, Ame-chan? ¿Cómo funciona esa?

—Si estás interesada en los detalles, deberías visitar el Laboratorio de Investigación Honba. El jefe de desarrollo también parece interesado en ti, Homura-san.

—El Laboratorio de Investigación Honba es tu casa, ¿cierto, Ame-chan? …Espera, ¿el jefe de desarrollo está interesado en mí?

Ameno asintió. “De acuerdo con Chiayu-san, claro está,” ella añadió con una sonrisa torcida.

Ameno metió su mano bajó su parka y reacomodó el puerto del cable.

—De vuelta al tema, todavía tengo que tomar “bocadillos” ocasionales durante el día en zonas de recarga publicas sin cables, de la clase que tú y todos los demás usan para sus dispositivos sin normalmente ser conscientes de ello.

—¿Quieres decir esas cosas con pegatinas de marcas de electricidad añadidas, como en las cafeterías, asientos de trenes y bancos de parada de autobuses?

—Sí. Pongo mi mano encima de esos así. Aunque es de mala educación.

Ameno puso su mano en la mesa con su dedo medio e índice abiertos hacía afuera para formar una forma de V.

Homura asintió en interés.

Ya que esas zonas estaban presentes por toda la ciudad, Homura nunca había experimentado tener sus dispositivos portables sin batería. Siempre y cuando ella no los dejara olvidados y sin dejar de usar por mucho tiempo, claro está.

Así que realmente apenas estuvo consiente del acto de recargar en lugares tan obvios como en estacionamientos para bicicletas eléctricas.

—La más deliciosa son la de las líneas de vehículos eléctricos en puestos de gasolinas. Soy adicta a ese grueso y magnifico sabor… Aunque no he tenido muchas oportunidades de visitarlas recientemente cuando Chiayu-san reabastece su auto debido a una tendencia hacía las células de combustible en vehículos…

Ameno estaba absorta extáticamente recordando el sabor, pero entonces miró alrededor de la mesa pensativa.

—Pero, sabes, todos están llegando tarde. A este paso, la presidenta y Chiayu-san regresarán de la reunión de presidentes del club después de su presentación.

—¿Eh? ¿Ya es tan tarde?

A decir verdad, era casi la hora marcada para la reunión de presidentes del club centrado en los de tercer año con puestos oficiales en sus clubs.

—Touya-kun e Inari-senpai tampoco han regresado. Cielos… ¿Qué estarán haciendo esos dos afuera?

—…¿Estás interesada?

—¿Qué te traes con esa mirada?

 

Después de esa cena inquieta, Homura se marchó del comedor y fuera a buscar a la casa de hospedaje.

La mayoría de los miembros del Club de Exploración parecían haber regresado a sus habitaciones, dejando los pasillos silenciosos.

No con los ánimos de regresar a su propia habitación aún, Homura sólo anduvo sin objetivo.

—Pero si es Hinooka. ¿Estás sola? ¿Dónde está Touya?

La persona que la llamó fue Otomaru de la Preparatoria Kanazawa Asano.

Acompañándolo estaba Himekawa de la Preparatoria Tomakomai Denpa.

—Buenas noches, Hinooka-san.

Homura se sintió aliviada de ver rostros familiares.

—Buenas noches, chicos. En cuanto a Touya-kun, salió hace poco.

—¿Salió? ¿A esta hora? ¿Por qué?

Homura explicó cómo Touya se había ido para perseguir a Inari.

Era casi imposible que ella explicara apropiadamente las extremas acciones voluntarias de Inari mientras ocultaba las complicadas circunstancias en su club sin hacer parecer a Inari como si tuviera una personalidad arruinada, así que Himekawa y Otomaru no fueron capaces de entenderlo por completo.

—¿Por qué están caminando juntos? ¿Asuntos del club?

—No, simplemente nos cruzamos justo ahora.

—Estábamos aburridos ya que no asistimos a la reunión de presidentes del club.

—No hay talleres a esta hora tampoco. Pero aun así, es un poco extraño. Es como si repentinamente hubiera sido alejada, —dijo Himekawa.

—Sí, igual yo. Me hicieron a un lado, Iguchi-san y todas. Aunque parece que todas las senpais han ido a los baños.

—¿Iguchi-san también?

—Sí.

Iguchi era una de primer año en la Preparatoria Kanazawa Asano y una miembro en el mismo club que Otomaru. Lo mismo aparentemente le pasó a Himekawa. Homura suspiró y gruñó en voz alta.

—Las circunstancias son un poco diferentes, pero también estoy sola ya que los demás se fueron de uno en uno y dos en dos. Repentinamente, no había nadie más a mi lado… Es algo solitario…

—Escuché que están vendiendo helado de limón plano en un puesto en la zona de la cafetería, así que, ¿por qué no te me unes, Hinooka-san? Tú también, Otomaru-kun.

Homura asintió sin dudar. Otomaru tampoco tenía razones para declinar.

Mientras caminaban, Himekawa tímidamente le preguntó a Homura.

—Por cierto, Hinooka-san, ¿dónde está Ame-chan?

—¿Ame-chan? Ella tenía que atender la reunión de presidentes del club por alguna razón y se fue a unirse con Mori-chan. Es por eso que estoy sola ahora.

—¿En serio? Qué lástima… Es una verdadera lástima…

Pareciendo haberse decidido en algo, Himekawa se volteó a ver a Homura de nuevo.

—Hinooka-san, ¿te importaría si voy a la habitación de las chicas de la Preparatoria Seiran esta noche?

—¿Oh? ¿Quieres decir que quieres pasar la noche con nosotros?

Otomaru habló para responder la pregunta de Homura.

—Bueno, no es tan inusual, ya que todas las habitaciones están divididas entre chicos y chicas. También me estoy quedando en la habitación de la Tomakomai Denpa. Aunque parece un poco redundante preocuparse de sepáranos por género aquí cuando ya hemos dormido juntos en grupo en Nutella. Ah, ¿pero no te ibas a quedar en la habitación de las chicas de mi club?

—Ya hablé con la presidenta del club Shiragiku de Kanazawa Asano. Ya que esta es una rara oportunidad de interactuar con otros clubs, me quedaré en la habitación de las chicas de cada escuela diferente cada noche. Aunque lo estamos manteniendo en secreto de los maestros.

—Ah… Así que ¿¡ese es tu plan para capturar amigas, Himekawa-san!? Claro que puedes venir a nuestra habitación, no hay problema. Tenemos muchas camas extra.

—Muchas gracias, Hinooka-san. Sigue a la mitad de ejecutar el plan. Por favor infórmale a la presidenta Misasagi de ello también.

—Sí, de acuerdo. —Homura felizmente asintió, habiendo recuperado su alegría de antes.

—Heeh, suena divertido, —remarcó Otomaru.

—Otomaru-kun, si te cansas de los chicos de mi club de Tomakomai Denpa, siéntete libre de escapar a la habitación de otra escuela.

—No, está bien. Es bastante divertido como tal… Como sea, ¿realmente tienes que ser tan dura con tus senpais todo el tiempo?

—¿Hay algo de malo con eso?

—Sabes que hablan de ti como un dios demonio que causa tormentas de nieve roja cuando te enojas, ¿cierto? Me contaron muchas historias; como cuando una vez tu ropa interior doblaba estaba sólo cinco milímetros fuera de su lugar, toda la comida desapareció de sus estofados, dejando algo como un cuenco de colores disueltos en agua, y cómo descubriste un rollo de filme que no estaba contado para los registros de tus fotografías y pasaste a encerrarlos en un campamento durante una ventisca en la noche hasta que honestamente confesaron qué fotos contenían.

—Aunque todas esas historias son reales.

—Ya veo…

Al no querer ser golpeado, Otomaru también contó sus miserables historias de pena en su club.

Después de conversar entre ellos por un tiempo, los tres se preocuparon más a qué tan tarde Touya e Inari estaban afuera. Eventualmente, decidieron dejar de visitar la zona de la cafetería y se dirigieron a la entrada de la casa de alojamiento para ver si habían regresado ya.

En ese punto, una voz los llamó desde las escaleras arriba de ellos.

—¡Oigan, esperen! ¡Sí, ustedes allá abajo!

Una senpai poco femenina bajó deslizándose por el pasamano sobre su falda.

—Ahí estás, Himekawa. Y ustedes de primer año también.

—Haah.

La que los detuvo era una miembro de segundo año de la Preparatoria Nagumo, Nanakubo. Era fácil de reconocerla gracias al color del marco de sus lentes y sus audífonos multipropósito.

—…¿Nanakubo-senpai?

Homura reflexivamente dijo su nombre, pero Nanakubo la fulminó con la mirada en respuesta.

Agh…Aterradora…

—No soy tu senpai, ¿sabes? Como sea, todos ustedes vengan a reunirse en la Playa Ufara. No les digan a los maestros. Les esperará el infierno si lo hacen. La reunión será a las 18:45. Equípense para JP. Y no lleguen tarde.

—Eh, ¿por qué tan de repente?

—Cállate. Sólo cállate y ven. Otomaru, dile a Iguchi también. Kuwazono… Lo acabo de ver ahora, así que… Hinooka, estás a cargo de Touya. Y dile a ese idiota de Saho también, no puedo encontrarlo para nada. ¿Está en la habitación de los chicos?

Aunque estaba confundida por la manera rápida de hablar e impaciente de Nanakubo, Homura logró asentir rígidamente. La Playa Ufara era el nombre de una pequeña playa no muy lejos de la casa de alojamiento. Pero había una cosa que no entendía.

—¿Qué significa “Equípense para JP”?

—¿Haah? Vele a preguntar a Inari. Estoy muy ocupada ahora. Cielos, odió sacar la pajilla corta…

—Amm, ¡Touya-kun e Inari-senpai están…!

Sin embargo, antes de que Homura pudiera informarle de sus ausencias, Nanakubo rápidamente se marchó y se fue a otro lado.

Al principio Homura se puso rígida mientras ella estaba a punto de reflexivamente ir tras de ella, pero entonces se detuvo y cayó en resignación.

—Eh~, ¿q-qué fue todo eso~? No lo entiendo~

—JP probablemente quiere decir juego de playa, creo.

—¿Juego de playa…entonces “equípense para JP” quiere decir ponernos trajes de baño?

—Probablemente.

Himekawa inclinó su cabeza por la incertidumbre, sin comprender por completo la situación.

—¿Tan tarde por la noche? ¿Pero no ya hay un taller para ir a una laguna en bote mañana?

—Hmm… Nanakubo-senpai es una persona muy extraña.

—Mira quien habla, Himekawa, —Otomaru murmuró con una sonrisa torcida, antes de ponerse serio de nuevo. —Encuentro difícil lidiar con esos chicos de la Preparatoria Nagumo. Tienen una clase de atmósfera tensa en ellos, ¿saben?

—Sí, yo igual… —estuvo de acuerdo Homura.

Durante la sesión de preguntas y respuestas, tampoco le habían dejado una buena impresión a Homura. Esa impresión de “difícil de lidiar” parecía gradualmente volverse en “aterrador” también.

—¿En serio? —Himekawa francamente preguntó. —Pero Nanakubo-senpai recordó nuestros nombres, ¿no es así?

Homura no pude evitar preguntarse en admiración si Himekawa tenía unos nervios de acero o simplemente era torpe.

—Supongo que no tenemos más opción que seguir sus órdenes… Pero el hecho de que sólo los de primer año están siendo secretamente llamados ahí me da un mal presentimiento…

Enfrentándose contra una orden tan siniestra, Homura estaba llena con ansiedad. Pensar que el viaje a la playa el cual ella estaba esperando tanto sucedería bajo tales preocupantes circunstancias…

A pesar de sus preocupaciones, los tres decidieron continuar dirigiéndose a la entrada por ahora.

Fue en ese momento que, con una sincronización verdaderamente perfecta, las dos personas que estaban buscando regresaron a la casa de alojamiento.

—¡Inari-senpai! ¿¡Touya-kun!?

Impactada por la apariencia fantasmal de Inari y Touya, Homura se olvidó completamente del mensaje de Nanakubo. Ella corrió hacía a ellos.

—¿¡Q-qué les pasó!?

—¡Hmph! ¡¡Nada en absoluto!!

Inari pasó de Homura y entró al lugar mientras goteaba agua sucia en su estela. Había ramas de helechos e incluso vides de plantas de guisantes entrelazados en su cabello.

Touya le siguió. Detrás de él había dos guardias de seguridad pertenecientes a la Rama Japonesa de la PPTINU, quienes habían estado en su patrullaje afuera de la casa de alojamiento, al igual que un hombre de aspecto sospechoso vistiendo una (desgastada) chaqueta cámara del tipo camuflaje.

El hombre también estaba empapado de lodo de cabeza a pies y estaba siendo arrastrado por los guardias de seguridad en ambos costados.

—¡Pagarás por los cargos de la lavandería!

Incapaz de contener su furia, Inari se volteó y volvió a trazar sus pasos corriendo, y después le dio una patada voladora a la espalda del hombre.

Un patético gemido como el croar de una rana escapó de los pulmones del hombre.

—¡Maldita desgracia de reportero!

—¡S-Senpai, la habitación 214 es la asignada a la Preparatoria Seiran! ¡Aquí está la llave…!

Después de regresar a la entrada, Inari le arrebató la llave ofrecida de Homura y se alejó caminando con pasos ruidosos y furiosos.

—¿Qué diablos pasó…?

Aun así, Inari no parecía tener alguna herida. De hecho, incluso parecía tener un exceso de energía.

Después de mirar al hombre sospechoso siendo llevado, Touya caminó hacía la impactada Homura y los demás.

—Perdón por llegar tarde, Hinooka. Cielos, tengo hambre ahora.

—Perdón por comer antes de que regresaran… Pero en serio, ¿qué pasó?

Homura echó un vistazo al rostro cubierto de lodo de Touya, a lo cual él sonrió amargamente mientras se quitaba sus ensuciados lentes.

—Bueno, nos encontramos con uno de los famosos paparazis, un camarógrafo que estaba tomando fotos clandestinas para obtener una buena noticia.

—¿¡Eh!?

—Accidentalmente lo notamos mientras estaba escondido en el bosque y tratando de escapar…

Touya volvió a contar lo que pasó.

Touya, quien había corrido para alcanzar a Inari en el camino del bosque, se había metido en una discusión con ella en medio del bosque.

Después de que continuaran caminando mientras seguían discutiendo entre ellos por un rato, Inari notó un sonido entre los árboles y ramas no muy lejos del camino. Inari estaba segura que no era el sonido de los pasos de un animal salvaje.

Ya que estaba seguro que sería peligroso de cualquier manera, Touya usó su terminal para llamar a los guardias de seguridad para dejarlos encargarse de ello. Sin embargo, Inari se metió en el matorral por su cuenta antes de que llegaran.

Sin otra opción, Touya la siguió.

Resultó que la fuente del ruido fue un intruso no autorizado, quien parecía sin experiencia con la jungla ya que trató penosamente de huir, y Touya e Inari terminaron persiguiéndolo en lo profundo del bosque, y cuando finalmente lo atraparon, terminaron tirándolo por una pendiente lodosa juntos.

—¿Así que lo capturaron…? ¿Por su cuenta?

—¡Asombroso! Te mereces una medalla por esto, Touya, —dijo Otomaru emocionadamente.

—¡No, no, no, eso fue extremadamente imprudente, ¿sabes?! ¿¡Cómo pudiste hacer algo tan irrazonable!? ¿Estás bien…? ¿No tienes alguna herida?

Homura trató de limpiar el lodo del rostro de Touya con un pañuelo, pero Touya molestamente alejó su mano mientras fruncía el ceño en frustración.

—No, no está bien. Llegamos muy tarde.

—¿Muy tarde…?

Homura estaba confundida, incapaz de entender el significado de las palabras de Touya.

—…Ah, tiene razón Touya-kun.

Al escuchar la frase “fotos clandestinas”, Himekawa inmediatamente sacó su terminal y lo operó para revisar algo, y ahora ella murmuró en un tono desapasionado.

—Información filtrada ya ha comenzado a esparcirse a través de blogs de observadores de Club de Exploración. Ha habido una gran explosión de palabras clave de “Nutelliana”. A este paso, organizaciones de grandes noticias pronto lo reportarán también.

Himekawa sostuvo la pantalla de su terminal, la cual mostraba la lista de nuevos títulos de resultados de una búsqueda en línea que rápidamente se incrementaba en tiempo real.

Homura estaba impactada.

Otomaru cubrió su rostro con su mano mientras miraba a los cielos. Sin embargo, inmediatamente se recuperó y volteó a mirar a Himekawa.

—En otras palabras, se nos adelantaron antes de que la ONU hiciera un anuncio oficial. Pero aun así, ese no es un gran problema, ¿cierto? Los cuarteles de la PPTINU probablemente anunciará la información apropiada inmediatamente después de descubrir esto…

—¿Sólo fue información de texto lo que fue filtrado? …¿Qué hay de videos y fotos?

El tono de Himekawa era un poco más serio comparado con el de Otomaru.

Touya meramente negó con su cabeza.

—No sé eso. Justo ahora, compradores podrían seguir negociando precios con la página de noticias ilegal que ignora el pacto de periodistas para filtrar esto. Como sea, está fuera de nuestras manos ahora.

Homura tomó su cabeza con ambas manos mientras su mente fracasaba en entender la magnitud de lo que estaba pasando.

—Ah, cierto. Ahora no podía ser el mejor momento, pero hemos sido convocados… Agh, no queda mucho tiempo, ¿sabes?

—¿Convocados?

Homura apresuradamente le explicó las cosas a Touya. Después de escuchar sobre la misteriosa reunión de los de primer año de Nanakubo, Touya dijo inesperadamente “Parece interesante” con una sonrisa.

—Pero te dejaré esto a ti, Hinooka.

—¿Eh?

—¿Recuerdas? Tengo que atender la reunión de presidentes de club. Ah, mierda, comenzará pronto. Ahora no es el momento de esperar a que mis ropas se sequen aquí.

A eso, Otomaru e Himekawa asintieron comprendiéndolo.

Sólo Homura se quedó parada ahí sorprendida.

—Hinooka… ¿olvidaste escuchar cómo se debe de nuevo? En la reunión, la regla usual es que cada presidente del club, vicepresidente y tutor la atiendan. Nuestro vicepresidente todavía no está decidido, pero estaré a cargo de ese papel hoy… Decidimos eso, ¿recuerdas?

—¿Hubo una conversación así? …Amm…pero…

—No tengo idea de qué sea la llamada a la playa, pero no es como si fueran a comerte, ¿sabes? Haz que Ameno vaya contigo.

—Pero, pero, Ame-chan dijo que también tenía que atender la reunión. Ella estaba hoy diciendo algo entusiasmadamente como “¡Soy la representante de las unidades de sondas Nutellianas del Laboratorio de Investigación Honba!”.

—Ah, cierto. —Touya asintió recordándolo. Homura frunció el ceño incluso más.

—Amm~, es un poco desalentador tener que ir sola, ¿sabes~?

—No hay problema, Hinooka-san. También me decidí en ir. Recibamos la novatada de nuestra sociedad estructurada jerárquica concentrada en los deportes juntas, —le tranquilizó Himekawa.

—¿Eeh?

—Estaré ahí también. Eso me recuerda, tengo que ir a decirle a Iguchi pronto o estaré en problemas. ¡Como sea, buena suerte en la reunión de presidentes del club, Touya! —declaró Otomaru.

—Sí. Dinos que pasó en la reunión después.

Himekawa y Otomaru se marcharon para reunirse con los otros miembros de primer año en sus respectivos clubs.

Homura y Touya fueron los únicos que se quedaron.

—…Se fueron.

Touya trató de confortantemente colocar una mano en el hombro de Homura, pero ella rápidamente lo esquivó quitándose del camino. Incluso si él se había secado ahora, su mano todavía estaba cubierto en lodo.

—No te preocupes, no estarás sola, —dijo Touya, pareciendo feliz.

—¿Qué se supone que significa eso?

—Sólo lleva a una cierta estudiante de segundo año quien todavía parece como de primer año.

baihu026_1

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: