Capítulo 6

Parte 1, Parte 2, [Search Engine] El Destino de Ellos [Absolute NOAH]

zonbi_img16

Muramatsu Yukie – Archienemiga “Elfa Oscura”

1

Incluso en medio de la noche, el extraño calor y actividad era obvia desde el exterior.

El escenario especial esta vez era un estadio afuera de la estación de tren en la zona de compras del puerto en el distrito de turismo.

El muro elíptico rodeando el estadio entero tenía más de 20 puertas, pero no fui llevado a ninguna de ellas. Usé una entrada del personal.

El estadio podía recibir a más de 4 millones de personas.

Y eso quería decir que este Coliseo tenía la audiencia, popularidad, fama y reconocimiento para llenar esos asientos.

En lugar de los palcos de arriba, estábamos en un espacio que parecía la mitad del subterráneo. Dejamos el raramente visto espacio de práctica para lanzar, y continuamos hacía el vestidor del equipo.

Casilleros estaban alineados a los muros y un banco estaba en el centro.

Itou Helen estaba esperando en su traje de bruja y con su varita de vidrio.

—Itou-san.

—…Senpai.

Dudaba que sólo era las luces baratas fosforescentes haciendo lucir su rostro tan pálido. Ni siquiera necesitaba ver el sudor frío en su pequeña frente para saber eso. Mudar su piel no era suficiente. El daño en el 2do round había llegado al núcleo de su cuerpo y se había quedado en ella.

—Pronto se acabará, —dije.

Sentí que necesitaba decir más palabras para animarla.

—Encontré el talón de Aquiles de la Cruz Brillante. Puedo lograrlo con otro día. Estarán acabados si podemos pasar el 3er round. Así que, Itou-san, sé honesta conmigo. …¿Qué tan malas son tus heridas?

—Estoy bien. Yo-…

No la dejé terminar.

Sin avisarle, toqué ligeramente su costado a través de la capa envuelta alrededor de su cuerpo. Ahí fue donde Hanesaki Minori la había golpeado tan duramente la noche anterior.

El toque fue tan ligero como el roce de una pluma.

Pero los hombros de Itou Helen reaccionaron al dramáticamente saltar hacía arriba.

—Ah, ¿¡ghh!?

—…Lo sabía.

Hice lo mejor para evitar mostrar alguna emoción en mi rostro mientras hablaba lentamente.

—Eso debe doler mucho. ¿Está…rota?

—…E-está mejor de lo que podría estar. Las costillas al menos están apropiadamente conectadas.

La chica rubia parecida a un pequeño animalito me respondió mientras temblaba.

Así que, ¿era como las ranuras en una barra de chocolate? Estaban conectados, pero no era perfecto, así que incluso el más ligero impacto causaría que se rompieran.

—¿Algo más en particular te duele?

—No realmente…

—Si no me dices, tocaré todo tu cuerpo para hallar la respuesta.

—¡D-de acuerdo! ¡¡Te diré!!

Itou Helen se ruborizó, frotó sus atrevidas piernas desnudas entre sí, y tembló mientras contaba cada herida con sus delgados dedos.

Había muchas.

De hecho, sus dedos con manicure rojo no eran suficiente. Aparentemente bloquear dos garrotes de metal a mano limpia era demasiado incluso para una bruja.

Y cuando su vida estaba en juego, el equipo de la elfa oscura, por supuesto habría revisado lo grabado una y otra vez.

…Al igual que el simulador de la maliciosa Cruz Brillante.

—Maxwell.

—Claro. Sin equipo preciso, sólo puedo basar esto en su autoanálisis, pero Itou Helen probablemente sólo puede producir 65% de su habilidad física.

El número podría quizá no significar mucho para ustedes, pero eso significaba que había sido debilitada al punto que el correr a máxima velocidad no luciría para nada como la máxima velocidad. Si ella se aferrara de alguien y rodara por el suelo, ella podría simplemente colapsar desde el interior.

—Así que supongo que no podemos dejar que se acerque a Muramatsu Yukie la Elfa Oscura.

—Claro. Además, su oponente lo más probable es que tendrá de objetivo las zonas de las heridas. Pero si sabemos eso por adelantado, podemos tomar ventaja de ello.

—Oh, entiendo. Si ella pone un aguijón venenoso ahí…

Por supuesto, sería mejor no recibir algo más de daño a esas zonas heridas. Pero si eso no era una opción, necesitaríamos derribar a nuestra oponente tan rápido como fuera posible. Y si el otro lado descubría los aguijones venenosos, ella podría dudar en atacar.

La voz de la chica conejita azul sonó desde el altavoz en el muro.

—¡Pin pon pon pooooon! De acuerdo, de acuerdo. Todas las personas relacionadas, por favor apresúrense al escenario especial. ¡¡Den todo de sí y proporcionen la forma más ardiente de entretenimiento!!

—…Esta no va a ser una batalla fácil, —admití honestamente. —Pero si están estableciendo esta ridícula situación, quiere decir que están entrando en pánico. La libertad está dentro del rango. La Cruz Brillante son los que están atados aquí. Así que superemos este 3er round.

—Bien. Si tú lo dices, Senpai.

Un oficial nos guio por un muy, muy largo pasillo.

Nuestra información de la elfa oscura se sentía inadecuado porque había estado muy enfocado en la supercomputadora. Y a diferencia de vampiros o zombis, la cantidad de textos sobre ellos parecía mínima. Las únicas pistas que me había dado la Representante de la Clase eran elfenredar y elfdisparo.

Atar el caballo de una persona o una crin de caballo.

Blandiendo una flecha de piedra invisible o fuego de hierro para causar misterioso dolor intenso.

—¿En serio…?

La chica rubia con un sombrero de bruja sonaba impresionada, pero para ser honesto, este poder no habría parecido tan aterrador si Itou Helen hubiera estado saludable. Una poción que rehace humanos en monstruos parecía mucho más llamativo y aterrador.

El daño remanente era la peor parte hasta el momento.

El Precipicio de las Cinco Batallas. El demonio de las estadísticas. El simulador que la Cruz Brillante había diseñado, que pesaba en mí como una pesada sombra.

Entonces llegamos a la entrada del estadio.

Todavía teníamos que entrar, pero los fuertes aplausos y gritos llegaron a nosotros como una vibración. La chica conejita azul probablemente estaba emocionando a la multitud con su acto con el micrófono. Podía saber que la vibración estaba irregularmente elevándose y cayendo como una ola.

—Comencemos.

—Sí. Hagamos esto, Senpai.

Miramos el infierno juntos.

El 3er round del Coliseo, la pelea a muerte con Muramatsu Yukie, la Elfa Oscura, finalmente comenzaría.

2

—¡Damas y caballeros! ¡Si miran a esta esquina, verán a Itou Helen, la Bruja, quien es nuestra campeona repetida en el Coliseo! ¿¡Qué le pasó a ese rostro adorable de chica cuando ella comenzó!? ¡Ahora todo lo que veo es una bruja come hombres! ¡¡Espero que todos estén listos para llenar sus billeteras esta noche también!!

La luz era aterradoramente brillante, y el diluvio de sonido sacudió mi cuerpo entero. La chica conejita azul estaba encima de la jaula de insectos en forma de dado en el centro del campo, y ella sostenía un micrófono hacía su excitante boca para incrementar la locura de la audiencia.

Miré hacía Itou Helen.

Ella haló de su sombrero con plumas de bruja hasta sus ojos para ocultar su expresión. Esto no era algo a la que ella pudiera acostumbrarse. Podía saber que su pequeño corazón estaba cerca de ser aplastado por la maliciosa anunciante y los ánimos apasionados sin cuestiones de la audiencia.

—¡Y en esta esquina tenemos a Muramatsu Yukie, la Elfa Oscura! ¿Esta novata desconocida se convertirá en un caballo negro? ¡Nunca sabrás qué pasara en el mundo de las apuestas! Simplemente creer en las posibilidades es una buena forma de quedar en la banca rota. ¡Pero como sea, veamos qué pasará!

El fuego concentrado de los brillantes reflectores reveló a una pequeña pero delgada chica. Ella tenía piel morena que lucía bien bronceada y largo cabello plateado. Ella vestía una blusa blanca ligera sin mangas y una falda apretada. La tela debía haber sido realmente ligera porque lo moreno de su piel se transparentaba en lo blanco en algunos lugares. Para zapatos, ella tenía largas botas que se elevaban hasta sus rodillas. …Y sus orejas eran tan puntiagudas como uno esperaría. Ella debía haber sido capaz de moverlas a voluntad porque algunas veces se sacudirían de aquí para allá como las de un gato.

Ella cargaba un carcaj en su cadera y su mano izquierda sostenía un arco compuesto que lucía como una combinación de madera y tendones de animales.

Así que ni siquiera se estaban molestando en ocultar su arma este vez.

¿Pero qué era esto? ¿El carcaj no tenía nada de flechas cruciales adentro?

El representante era un hombre de mediana edad rechoncho que lucía del doble de la edad de ella. Yo no era nadie para hablar, pero tenía problemas en saber cuál era su conexión. Pero si él se había hecho enemigo del mundo para quedarse con la elfa oscura por tanto tiempo, él no podría ser una mala persona. No lucían parecidos, pero era posible que él fuera su padre u otro pariente.

—Por cierto, nos venciste otra vez la última vez, así que actualizamos nuestro método para confirmar la muerte del Archienemigo.

…No otra vez.

—A partir de ahora, el Archienemigo en cuestión será cubierto en gasolina y será incendiado. El cadáver podría ser un poco grotesco cuando te lo lleves, pero no te importa, ¿cierto? ¡Es un cadáver después de todo!

No tenía el derecho de objetar de cualquier manera. Teníamos que encontrar una forma de tomar ventaja de esa condición para superarla.

¿Pero por qué?

Siempre podrían prohibir todos los trucos o simplemente quitarnos el derecho a llevarnos el cadáver. ¿Por qué dejaban alguna posibilidad en absoluto? Por supuesto, no iba a preguntar eso porque no quería que esos grandes ojos redondos se iluminaran mientras ella decía “¡Buena idea! ¡Entonces hagamos eso!”

¿O estaban dejando una vislumbre de posibilidad para que así lo hiciéramos y obtuviéramos más heridas graves?

—Senpai, en ese caso…

—Sí. Superemos eso esta vez también.

Le entregué el pequeño auricular y miré a la pequeña bruja caminar hacia adelante con la capa revoloteando detrás de ella.

La Archienemiga de piel morena también calladamente entró en la jaula de insecto.

Me molestaba que el representante hombre de mediana edad estaba sosteniendo una mano en una oreja.

…¿Un auricular?

El peleador era una cosa, pero el representante no debería necesitar uno. Y él no parecía acostumbrado a ello, así que, ¿la Cruz Brillante se lo había dado? Una conexión de las personas controlando el juego era difícilmente justa, pero vidas estaban en juego. No tenía confianza de que pudiera resistir la tentación si hubiera estado en sus zapatos.

—Advertencia: he detectado un ataque cibernético en su Smartphone y apenas lo estoy conteniendo.

—¿Ya? Maxwell, ¿cuánto podrás aguantar?

—Es difícil de decir. En adición a la simple diferencia en características, el dispositivo no puede enteramente aislarse porque la línea entre el Smartphone y yo, y la conexión del auricular de Itou Helen debe permanecer intacta.

—Pon una trampa pi en el espacio blanco de los bolsillos. Hazlo para que un intento de análisis los haga estar atrapados en un cálculo infinito.

—Claro. Aunque esto tendrá poco efecto si la máquina de la Cruz Brillante es capaz de pensamiento lógico y no sólo simples cálculos.

Dentro de la jaula de insectos, Itou Helen y Muramatsu Yukie se vieron desde una distancia de unos cuantos metros.

La chica conejita azul colocó una mano en su delgada cintura, miró abajo hacia los sacrificios vivientes desde encima de la jaula de insectos, y dio un anuncio a través del micrófono.

—¡Ahora, empecemos! ¿¡Quién ganará: la bruja o la elfa oscura!? ¡¡El 3er round del Coliseo, una pelea a muerte sin tiempo límite, comienza ahora!!

Un zumbido bajo y profundo sonó como cuando una celda se abriera en una prisión.

La primera en moverse fue Muramatsu Yukie.

Ella dio unos cuantos pasos hacia atrás, y no dudo en jalar de la cuerda del arco. Todos sus músculos se tensaron, y su delgado pecho se dobló ligeramente hacia atrás.

Pero no parecía que tuviera una flecha encajada…

Era casi como si ella estuviera haciendo pantomima, pero no teníamos tiempo para esperar. La varita de vidrio de Itou Helen no era un bastón que una persona vieja usaría para poder caminar. Era posible que ese arco estaba en su forma completa. Podría ser un arma oculta que tomaba prestada alguna clase de poder cruel de la elfa oscura.

Y sólo una cosa llegaba a la mente:

—¡La flecha de piedra! ¡Elfdisparo!

Disparar una flecha invisible provocaba intenso dolor de causa desconocida en quien fuera que golpeara.

Podría partir la piel, paralizar el cuerpo entero o crear heridas donde no recordabas haber sido golpeado.

—¡Maxwell, haz predicciones balísticas! ¡Para líneas rectas y curvas!

—Claro. La flecha no puede ser visualmente confirmada, pero su tamaño puede ser calculado por qué tanto sea jalada la cuerda del arco. Hay 5 patrones en total. He descubierto un lugar seguro que esquiva todos los patrones. Lo mostraré en la imagen de pantalla.

—¡Itou-sa-…!

Me detuve mientras gritaba su nombre.

Itou Helen trató de cuidadosamente hacerse para atrás, pero entonces ella se tropezó.

Era obvio qué había pasado.

Las correas de sus zapatos se habían atado como cables descuidados. Era casi como una broma de niños. ¡¡Pero una habilidad que evitaba que alguien escapara era una combinación demasiado perfecta con un arma de proyectil]!!

—¿¡Elfenrendar!? ¡¡Maldición!!

No importaba qué tanto predijéramos si Itou Helen no podía moverse.

Entonces algo cortó el aire.

El resonante rugido sonó como si un globo gigante hubiera sido perforado por una aguja puntiaguda.

El pequeño cuerpo de la chica rubia se arqueó hacía atrás como un arco. Mientras yacía en su espalda, su cuerpo se levantó más de 20cm del suelo.

¿Qué…fue eso?

¡Ni siquiera pateándola en sus heridas causaría esa reacción dramática!

Mientras observaba a Itou Helen estrellarse de espalda al suelo, gritar y retorcerse tan intensamente que pensé que ella iba a arrancarse su vestido, Maxwell dio una advertencia.

—Itou Helen está mostrando un cierto patrón en sus movimientos. Ella parece estar cambiando el peso de su cuerpo para proteger su costado derecho.

—Oh, no…

Si podíamos saber eso, también el lado de la elfa oscura a través del simulador de la Cruz Brillante. ¡Concentrarían sus ataques ahí!

Por un breve momento, la morena Murumatsu Yukie se detuvo, estiró sus piernas a pesar de su apretada falda para firmemente plantar su pie en el suelo y ajustó su agarré en el arco. Pero no podíamos hacer buen uso de esa oportunidad. Una vez más, ella jaló la cuerda del arco sin ajustar una flecha y afinó puntería.

Este era el elfdisparo que usaba una flecha de piedra.

No había sangre visible, pero tenía que proporcionar un impacto incluso más grande que una pistola aturdidora. Este era una pelea horrible para Itou Helen quien estaba peleando mientras ocultaba su herida.

—¡Maxwell, no importa si no podemos ver la flecha o no! Encuentra cualquier posible camino balístico que puede usar Muramatsu Yukie desde aquí. ¡¡Después busca una zona segura cercana en la que pueda rodar Itou Helen con el fin de evitarlas todas!!

—Claro, proporcionaré las coordenadas.

Supuestamente teníamos un lugar preciso de evasión.

Supuestamente le pasé eso a Itou Helen.

La bruja supuestamente trabajó duro para hacer como se le dijo.

Y sin embargo.

El aterrador sonido rugió una vez más. El cuerpo de Itou Helen rodó, su espalda se arqueó y su boca se abrió más allá del límite mientras gritaba. Sus atrevidas piernas desnudas se alborotaron salvajemente.

—¿¡Qué pasó, Maxwell!?

—No. Mis cálculos balísticos fueron seguros e Itou Helen se movió como se le dijo. Si ella aun así fue golpeada, entonces las condiciones iniciales estuvieron mal. ¿Su oponente está usando una flecha mágica que puede voltearse a ángulos rectos?

Si era así, no había nada que pudiéramos hacer. Ella ya estaba usando flechas invisibles, ¿pero esto significaba que podían voltearse imprevisiblemente en cualquier camino mientras perseguían a Itou Helen? ¡No había forma que pudiéramos vencer eso!

Mientras tanto, la elfa oscura con largo cabello plateado mantuvo su postura incluso en su posición superior. Ella mantuvo su distancia, estiró sus piernas y jaló de la cuerda del arco. Todavía no había flechas. No, simplemente no podía verla. Todo lo que podía hacer era fulminar con la mirada con resentimiento adentro de la jaula de insectos.

Pero, no, espera…

—Maxwell, ¿has grabado todas acciones de Muramatsu Yukie hasta el momento? Reanaliza sus acciones hasta que ella jala la cuerda. ¡No tenemos tiempo, así que apresúrate!

—Claro. Si tiene tiempos para demandas sin sentido, entonces por favor proporcióneme instrucciones más precisas.

—Ella debe estar colocando flechas invisibles. ¿Pero dónde las lleva? No hay nada dentro de esa cosa que luce cómo un carcaj. Pero ella no se estira hacía sus caderas o espalda. La elfa oscura sólo se estira por una flecha. ¡Ella ignora la parte donde ella agarra una flecha y la saca!

No tenía prueba de nada.

Pero todo lo que podía hacer ahora era revisar cualquier teoría que tuviera.

—Quizá sacar el arco mágico causa un suplemento ilimitado para que aparezcan flechas mágicas, —sugirió Maxwell.

—Quizá. ¿Pero no hay otra posibilidad? Muramatsu Yukie no está sacando las flechas de ningún lado. De hecho, podría no haber una flecha invisible en absoluto.

Mi conversación con la Representante de la Clase se volvió a mostrar en mi mente.

Elfos ingleses usan flechas invisibles hechas de piedra para causar misterioso dolor en las personas. Había una amplia variedad de resultados: cortar la piel como Kamaitachi, paralizar el cuerpo o heridas misteriosas.

¿Pero por qué esa amplia variedad?

Si había múltiples resultados y tipos de daño de un sólo fenómeno…

—Maxwell, presta especial atención en la cuerda de arco de Muramatsu Yukie y los dedos sosteniéndola. ¿Hay alguna clase de líquido o polvo en ellos?

—Claro. La cámara de su Smartphone no es la fuente más confiable de información, pero sí puedo ver algo blanco en los dedos de Muramatsu Yukie.

—Podría ser sal o arena de hierro. Es probablemente algo que conduce la electricidad.

Eso explicaría la antinatural forma en que se mueve Itou Helen en respuesta.

—¡La elfa oscura dispara el fino polvo que está frotando en la cuerda del arco y envía electricidad por el camino balístico! Eso podría repentinamente cortar la piel, paralizar tu cuerpo o crear heridas de sangrado interno. Si encaja en la información de la Representante de Clase. ¡Fue un shock eléctrico! ¡Es por eso que tus predicciones balísticas fracasaron! ¡¡Recalcúlalo usando un polvo y una corriente de alto voltaje!!

El voltaje y amperaje exactos eran desconocidos, pero una corriente de alto voltaje podía causar movimientos irregulares de los órganos y músculos. Eso era obvio del hecho que eran usados en AED médicos. Y los AED te advertirían de no usarlos si sospecharas que el paciente tuviera dañado el esternón. ¡A este paso, los movimientos involuntarios de Itou Helen podrían dañar sus órganos con sus propias costillas!

—¡Itou-san! ¿¡Puedes pelear como una medusa como discutimos!?

—Kh.

Con lo que sonaba como una respiración a través de dientes apretados, Itou Helen agarró la varita de vidrio de nuevo incluso mientras se retorcía en el suelo.

Inmediatamente, algo como 9 colas translucidas salieron de la parte trasera de las caderas de su vestido negro, y se levantó junto con la capa. Eran tentáculos de medusa que ella había usado en el 1er round contra Kuroyama Hinoki, la Sirena.

Pero su oponente interfirió antes de que ella pudiera usarlos.

Los 9 tentáculos se torcieron en una forma que claramente Itou Helen no quería. Se revolvieron y no pudieran moverse como cables descuidados.

Elfenredar.

Ese poder parecía bastante aburrido, pero también parecía tener una amplia variedad de usos. Sólo podía sentirme agradecido si no era lo suficiente para atar directamente los vasos sanguíneos o intestinos de Itou Helen.

Y no importaba si ella no podía sacudir los tentáculos de medusa. Así no era cómo eran usados.

—Claro. Continúe así. Por favor responda al elfdisparo de Muramatsu Yukie. Si ella fracasa, el siguiente ataque hará daño serio a su pulmón derecho.

—¡¡Itou-san!!

—¡Sí!

Justo mientras desesperadamente le llamaba, los 9 tentáculos rápidamente se secaron. Se hicieron grises, se derrumbaron como una torre de arena y sopló el viento.

Un aguijón venenoso de medusa era todavía efectivo cuando se secaba en un polvo. Los ninjas antiguos incluso soplaban el polvo en los ojos de sus enemigos para cegarlos.

La flecha invisible fue disparada pronto después.

El polvo del aguijón venenoso flotando provenía de una creatura viviente…lo cual significaba que también conducía la electricidad. Antes, la corriente de alto voltaje había estado debajo del nivel que produciría chispas, pero ahora explotó y se esparció. Varias ramas blancas azuladas pasaron justo del lado de la bruja rubia. Su delgada garganta también tembló mientras tragaba su propia poción colorida. Una gran pinza de cangrejo emergió de su manga y ella cortó las agujetas atadas entre sí de sus zapatos.

Finalmente libre, la pequeña chica se levantó.

La elfa oscura con su color de piel transparentándose de su blusa sin mangas sacó una pequeña botella de un líquido transparente de su bolso. Dudaba que estuviera esperando vencer a una bruja de Circe con pociones. Ella probablemente estaba incrementando la conductividad de la cuerda del arco para enviar un rocío para golpearla con una flecha de alto voltaje a través del polvo de medusa.

Pero era demasiado tarde.

Ella todavía estaba estableciendo todo, pero nuestros preparativos estaban completos.

—¡Itou-san! ¡¡No importa cómo, sólo crea algo de viento!!

Tan pronto di esa instrucción, la chica rubia bebió un líquido colorido. Un sonido de aleteo dejó la espalda de su vestido negro, y su capa voló hacia atrás mientras alas de cisne salían disparadas.

Casi parecían como alas de ángel.

Pero la masa de aire perturbada empujó los aguijones venenosos secos microscópicos hacía adelante. Sí, se acercaron a la elfa oscura como un muro sólido.

La distancia no importaba.

—¿¿¿¡¡¡Kyaaaah!!!???

Con grito agudo, el largo arco y pequeña botella de Muramatsu Yukie cayeron al suelo. El elfdisparo era una flecha invisible creada de una corriente de alto voltaje que seguía el camino formado en el aire por el poder conductivo o líquido cubriendo la cuerda del arco. Sin su arma, ese ataque se había acabado.

Incapaz de colocar una flecha, la hermosa y saludable chica morena cubrió su rostro con ambas manos. Cuando estaban secos, los tentáculos de medusa no retenían el 100% de su toxicidad. Ya que un ninja sólo lo usaba para cegar a un enemigo, obviamente no era mortal al contacto.

Pero podía ser bastante fatal cuando te quitaban los ojos en una situación de vida o muerte.

Itou Helen liberó la larga pinza y alas.

Su pequeña mano con manicure rojo manipuló la varita de vidrio y preparó una nueva poción.

…¿Se había acabado?

¿Ella sólo tenía que rociar una poción de transformación sobre la elfa oscura para engañar la confirmación de muerte y recuperar a Muramatsu Yukie en un estado de muerte aparente?

No parecía que lo fuera para mí.

¿Qué había pasado con la simulación de la Cruz Brillante? No podían permitir dejar que Itou Helen ganara más. No podían permitirle desarrollar una poción que libremente cambiaba entre Archienemigos y humanos. Así que, ¿realmente nos darían la victoria tan fácilmente?

—Maxwe-…

Sucedió justo mientras le hablaba en confusión.

Itou Helen había llenado una botella vacía con una poción colorida, y ella usó sus atrevidas piernas desnudas para acercarse a Muramatsu Yukie quien todavía cubría su cara con sus manos. Excepto un momento después, la mano derecha de la elfa oscura se movió sin aviso. Ella sostenía un hierro de fuego haciendo chispas que aparentemente había guardado en el costado de su bota que se elevaba hasta sus rodillas pero debajo de su corta falda pegada.

—Advertencia: El elfdisparo no es necesariamente un arco y flecha. También se le dijo que podía ser un ataque directo de hierro de fuego.

Oh, no. ¿¡Estaba ocultando un arma de combate a quema ropa!?

—¡Ah!

Esa fue la voz de Itou Helen.

Ella había soltado la botella de la poción en una pose antinatural. Ella parecía haber forzado a torcer su cuerpo para evitar un ataque directo de una corriente de alto voltaje, pero eso causó que la botella se deslizara de sus dedos con manicure rojo. La botella colorida giró en el aire y cayó directamente hacía la cabeza de Itou Helen.

Oh, no. ¡¡Ella va a quedar empapada de su propia poción!!

Eso fue lo que pensé.

Pero eso no era lo que pasó.

Mientras observábamos, la chica rubia colocó una píldora en su boca. La espalda ya arrancada de su vestido negro se hinchó y entonces 8 patas de insecto salieron de su capa.

Una araña.

Justo mientras ese nombre llegaba a mi mente, la botella en al aire, se detuvo antinaturalmente. Fue atrapada por un hilo grueso. Entonces con una poderosa sacudida, la poción de golpe final finalmente se estalló en el rostro de la elfa oscura.

Ella produjo un sonido ensordecedor como si la tierra se hubiera abierto a la mitad y un demonio emergiera.

El hermoso rostro de la elfa oscura burbujeó y una masa gigante de carne y sangre creció. Creció hasta que alcanzó el techo de la jaula de insectos y finalmente se detuvo.

¿Ganamos…?

¿Puedo…verlo de esa manera?

—¿¡Qué es esto!? ¿¡Este es el fin para Muramatsu Yukie!? ¿¡Hola!? ¡¡Ella no parece estar respondiendo!! ¡El 3er round del Coliseo va para Itou Helen, la Bruja! ¿¡Ella se ha convertido en la reina del premio del Coliseo!?

Los ánimos retumbantes sonaban distantes.

Habíamos ganado y sobrevivido, pero no parecía real. Itou Helen sostuvo su costado y miró hacia mí, pero ella también lucía estupefacta.

—¡Ya, ya! ¡Como se prometió, confirmaremos su muerte antes de entregar el cadáver! Oficiales, traigan la gasolina y fósforos.

Normalmente, mi cabello estaría tenso hasta las puntas, pero en realidad no entré tanto en pánico.

De hecho, esa montaña de carne llegaba hasta el techo que era de 15m de la jaula de insectos. Incluso si tiraban gasolina en el exterior, el calor no alcanzaría el centro. Itou Helen debió haber pensado esa idea cuando ella escuchó el método. A partir de ahí, sólo teníamos que tomar la montaña quemada y cortar para sacar a la hermosa chica adentro.

Eso es lo que pensé mientras los miraba tirando el contenido de varios contenedores de plástico.

Pero fui demasiado ingenuo.

Sucedió justo mientras un oficial arrojaba un cerrillo encendido.

Las llamas de hecho cubrían la superficie.

Pero más que eso, humo negro creció con una increíble intensidad.

La jaula de insectos en forma de dado fue llenada con el color no saludable en un santiamén.

E Itou Helen seguía adentro.

El humo negro de esa combustión incompleta contendría monóxido de carbono.

—¿¡Qué demonios están haciendo!?

Rápidamente abrí la puerta desde afuera y me cargué hacía adentro de la jaula de insectos.

Lo lamenté 2 segundos más tarde.

Mis ojos y nariz fueron inmediatamente eliminados. Eso no era sólo humo negro. ¿¡Estaba mezclado con los aguijones de medusa secos y el calor de las llamas estaba creando corrientes de aire salvajes!?

—¡¡*Toser*, *toser*, *toser*!!

Cubrir mi boca no ayudaba mucho. No podía respirar apropiadamente con este muro abrazador golpeándome. El interior de la jaula de insectos era como una cámara de gases gigante.

La Cruz Brillante tenía un simulador a gran escala, así que dudaba que estuvieran reaccionando salvajemente a desarrollos inesperados. Este había sido su objetivo desde el comienzo. Si la elfa oscura nos derrotaba, estaba bien. Pero si no, podrían disfrazarlo como un accidente. ¡Las reglas del Coliseo no significaban nada!

De cualquier manera, tenía que agarrar a Itou Helen y salir de aquí tan rápido como fuera posible.

¿Dónde? ¿Dónde estaba ella?

Estiré mi mano al azar pero no sentí nada. De hecho, ni siquiera podía leer los mensajes en el Smartphone en mi mano. ¡No podía conseguir ni siquiera la ayuda de Maxwell!

Y justo cuando me di cuenta de eso, sentí que algo en ese mundo negro jaló mi otra mano.

—¡Sen…pai…! ¡¡*Toser*!!

Era Itou Helen con su capa cubriendo su boca.

Había tratado de salvarla, pero ella me salvó en su lugar. Aun así, estaba aliviado de que pudimos encontrarnos.

Inmediatamente después, una pequeña luz roja silenciosamente se movió al lado de su cabeza. Gracias al humo negro, podía ver la línea roja de luz extendiéndose. La visibilidad era pobre, pero probablemente provenía del exterior de la jaula de insectos.

¿¡Un…apuntador laser!?

—¡¡Itou-san!!

Rápidamente tomé sus delgados hombros en mis brazos.

Un momento después, escuché el sonido agudo del muro de vidrio reforzado partiéndose y la corriente de aire cambió. El humo negro contenido fluyó afuera, escapando.

…¿Un francotirador?

Eso había estado muy cerca.

Podría seriamente ver unos cuantos hilos de cabello rubio flotando por el humo negro.

Ellos intentaban terminar esto aquí sin importar qué. Normalmente sería difícil apuntar a la cabeza de una chica en este humo negro, pero la Cruz Brillante podía lograrlo.

Tenían un simulador más grande que Maxwell.

—¿Qué hacemos…?

Sería difícil escapar de la jaula de insectos en este humo. E incluso si lo hacíamos, estábamos en el estadio. El campo vacío continúo por docenas de metros, y nos podían disparar en cualquier momento a lo largo del camino.

Por supuesto, la Cruz Brillante querría preservar las reglas de su torneo deportivo, así que querrían dispararle para asesinarla dentro del humo de la jaula de insectos, así que podrían engañar los resultados de la autopsia y declarar que no había heridas extrañas en el cadáver quemado. Pero no tenía idea de qué tan lejos se molestarían en preservar esa esperanza ideal.

La pequeña chica en mis brazos jaló de mi camisa.

—Senpai, am…

No, ¿ella me estaba conduciendo a un lugar?

Pero ella me estaba conduciendo a la dirección opuesta de la puerta por la que había entrado.

De hecho, ella me estaba llevando hacía la montaña escupiendo humo negro.

—Desafortunadamente, no podemos recuperar a la elfa oscura esta vez. ¡Nos dispararán mientras lo intentamos!

—N-no, no es eso. Bueno, ese es un punto, pero, am…

Itou Helen dudó pero no alteró su opinión.

Y ella finalmente continuó.

—Creo que ese lugar sería mejor.

[Search Engine] El Destino de Ellos [Absolute NOAH]

Y.

Mientras el letal horno continuaba quemando por más de una hora, la chica conejita azul usó su presentación de micrófono para mantener la atención de todos. Ella guio a todos para evacuar mientras se aseguraba de informales que un claro ganador habían declarado, lo cual significaba que sus apuestas serían pagadas (o no) y el encuentro no sería considerado inválido.

—Ah, ahh, ahhhh…

El hombre de mediana edad, que actuaba como el representante de la elfa oscura, cayó sobre sus rodillas.

Espuma de extinguidores de fuego se esparcieron por la jaula de insectos, y el humo negro finalmente se aclaró. Pero lo que restaba era verdaderamente horrible. No sólo había una montaña quemada, pero explosiones de puñados de carne estaban esparcidos por todos lados. ¿Cuál había provenido de la montaña y cual de Amatsu Satori o Itou Helen? Era imposible diferenciarlos.

—¿¡Q-qué le pasó a mi hija…!?

—Sí, esa es una buena pregunta.

—¡Me dijiste que ella seguramente ganaría si hacía lo que decías!

—No, te dije que ella seguramente derrotaría a su enemiga si hacías lo que te dijéramos. Y mira: no queda nada de esa enemiga, ¿o sí?

Él no parecía siquiera tener suficiente fuerza restante para gritar de furia.

Él necesitaba el núcleo de su vida para invocar tales emociones dramáticas, pero eso se había quebrado completamente.

Un oficial preguntó algo por el auricular de la chica conejita azul.

—¿Qué deberíamos hacer?

—No hay necesidad de entregar el cadáver esta vez, así que…oh, ya sé. Llévalo a la “bañera”.

—¿Qué tan lejos deberíamos llevar la “bañera”?

La mujer en el asiento de pasajero rápidamente contestó mientras mordía una galleta.

—Al complejo de hierro y acero industrial en el puerto. Siempre nos deshacemos de cosas inconvenientes al tirarlo en un alto horno o congelarlo debajo del Polo Sur, ¿cierto?

—…

—Sí, sí. Sean listos. Cualquier cosa inconveniente para el Cruz Brillante es un negativo definitivo para su vida.

El largo camión condujo por las oscuras calles.

Y finalmente…

El contenedor sostenido por el tráiler estalló a la fuerza desde adentro.

No había necesidad de silenciar a las personas de la Cruz Brillante. El tráiler era un gran vehículo con su peso balanceado para uso con el pesado contenedor encima. Con el contenedor repentinamente perdido, perdió control y se estrelló en un poste telefónico por su cuenta.

Mientras tanto, unas cuantas personas emergieron del contenedor estallado: un humano, una bruja y una elfa oscura.

—…Estamos a salvo, —dijo Amatsu Satori mientras limpiaba el sudor de su frente.

Con el humo negro y el francotirador teniéndolos de objetivo, habían huido “dentro” de la montaña de carne y sangre en la que se había convertido Muramatsu Yukie, la Elfa Oscura. Había sido diseñado para que el calor no llegara al centro incluso si estaba empapado en gasolina y fuera incendiado, y la bala de rifle, la cual podría romper el vidrio reforzado no podía perforar el grueso escudo de metros de carne. A partir de ahí, sólo tenían que ser sacados del estadio como un cadáver y esperar una buena oportunidad de escapar.

Por supuesto, podrían haberse quedado sin oxígeno dentro del espacio sellado de carne. Pero Itou Helen había sido de ayuda. De manera simple, ella había usado una poción para químicamente(?) producir oxígeno. Eso podría no haber sido tan difícil para una bruja, quien podría directamente usar algo como ridícula magia de viento.

—Sólo seguiste salvándome esta vez, Itou-san…

—T-todo lo que he hecho es hacer que me cargues en tu espalda, Senpai.

La bruja rubia se inclinó hacia adelante mientras apretaba sus puños en frente de su pecho y respiraba con la nariz.

La elfa oscura de piel morena jugó con los flecos de su cabello en exasperación.

—Así que, ¿qué hacemos ahora? Dudo que la Cruz Brillante permita que esto termine así.

—Por el momento, tengo que confirmar cuál es la posición de Itou-san en la Cruz Brillante después de este incidente.

Ya que estaban pagando apuesta, el encuentro en sí contaba como legítimo, pero si encontraban alguna falta en Itou Helen por dejar el estadio sin permiso, siempre pueden ordenar que a la fugitiva se le dispare si es vista. Eso significa que regresar a la Cruz Brillante con las manos al aire podría sólo ganarle una bala entre los ojos.

Así que, ¿ellos seguirían huyendo? La Cruz Brillante era una organización gigante que cubría no sólo Japón, sino más de 100 países alrededor del mundo. Incluso si se iban de la ciudad en la noche, no estarían seguros. De hecho, un chico y chica sin preparativos reales tendrían problemas del sólo huir de casa, así que irse de la ciudad estaba completamente fuera de la cuestión. En una batalla a largo plazo, obviamente serían rastreados por la Cruz Brillante.

Pero también estaban cerca de alcanzar el talón de Aquiles de la Cruz Brillante.

El grupo tenía un simulador misterioso jactándose de precisión más grande que Maxwell. Y él tenía una idea de donde podría estar ubicado.

Incluso si no podían aplastar a la Cruz Brillante por todo el mundo, podrían ser capaces de alejar al grupo de la Ciudad Kukyou.

Tenían una oportunidad de ganar un encuentro a corto plazo.

—Por ahora, escondámonos donde la Cruz Brillante no nos encontrará.

—¿H-hay algún lugar así…?

Itou Helen sonaba dudosa, pero Amatsu Satori ondeó su Smartphone.

—Maxwell, ¿dónde está la entrada más cercana?

—Claro. Hay unas escaleras conduciendo a una estación subterránea a 10m al noroeste de su ubicación actual. Eso debería conducir a una de las puertas.

—Una vez que estemos adentro, interfiere con el programa de control de la puerta. Reescribe todas las contraseñas de las cerraduras.

Las dos chicas inclinaron su cabeza, por lo que Amatsu Satori añadió más.

—Es verdad que la influencia de la Cruz Brillante puede ser encontrada en casi cualquier lado, y tengo un presentimiento de que nos vería una cámara de seguridad sin importar donde nos escondiéramos. Pero hay una gran zona la cual sé que no cubre la Cruz Brillante.

Él levantó su dedo índice y entonces apuntó directamente hacia abajo.

—La instalación subterránea que ellos mismos crearon. Ellos removieron todo su equipo, así que no hay ninguna cámara o sensor. Posiblemente no pueden cubrir esa zona.

A %d blogueros les gusta esto: