Capítulo 7: Jinnai Shinobu@Guerra Total, Ruptura por el Centro

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4, Parte 5, Parte 6, Parte 7, Parte 8, Parte 9, Parte 10,

1

Todo se redujo a un instante.

—Tselika Wien Alpha Chelydia Lumidrier. Aparece en la forma que deseamos para conceder lo que deseamos en la medida que lo deseamos. …Aparece, Tsuerika Nyorai. Es hora de que comiences tu trabajo.

Sí.

Este fue el momento cuando el Grupo de la Aoandon se sintió más victorioso. Habían pasado al punto de mayor inflexión, el hilo de tensión se había relajado, estaban llenos de emoción a pesar de saber qué tan peligroso era, placer y alivió explotaba en sus mentes, y no podían evitar bajar su guardia.

Cuando sabías que se aproximaba, era fácil tomar ventaja de ello.

Así que…

—¡¡¡¡¡Aoandon!!!!!

Como si desgarrara a través del espacio en sí, atravesé la barrera del tiempo con el Kaeshigami a mi lado. Inmediatamente me apresuré hacía la Aoandon.

—¿Qué-…?

No esperé a su voz de sorpresa. Hafuri del Hyakki Yakou estaba confrontándola, pero a ella tampoco le importaba. No podíamos ganar en una pelea sin cuartel con la Aoandon, por lo que la ataqué cuando su guardia estaba abajo. Ataqué justo cuando ella reunió todas sus cartas para formar una mano invencible.

Me apresuré directamente como el enhebrar una aguja.

El Aburatori y yo ya no necesitábamos palabras para comunicarnos. Todo lo que hice fue batir mi brazo derecho horizontalmente y el Kaeshigami liberó un pincho de metal con un movimiento sincronizado.

El pincho se clavó profundamente en el centro del pecho de la Aoandon.

Los ojos de la Oni azul se abrieron más ampliamente de lo que pensé que fuera posible. El tiempo parecía haberse congelado mientras tomaba el pincho incrustado en su pecho y lo jalé con toda mi fuerza. Con un sonido pegajoso, un cubo de azul pálido del tamaño de un puño salió. Era una colección de líneas derechas, un símbolo de la artificialidad. Lucía como una joya, más que un órgano interno.

Podría en realidad ni siquiera existir físicamente.

Podría haber sido que la habilidad del Aburatori para remover órganos internos le habían dado forma física a algo como un código de programación intencionalmente escrito dentro de ella.

No importaba en realidad.

¡No si siempre y cuando podía alejar el núcleo que hacía especial a la Aoandon!

—…

Mis ojos se encontraron con la forma de la Aoandon a cincuenta centímetros de distancia.

Una fosforescencia blanca azulada brilló de la punta del cuerno de su frente.

Un momento después, un sonido ensordecedor igual al sonido de espadas chocando sonó. Ni siquiera el Aburatori-convertido en-Kaeshigami o yo podíamos mantener el ritmo física o mentalmente con lo que pasó.

Una sensación cruda pasó por el centro de mi cuerpo cerca de mi columna.

La mano derecha de la Aoandon había perforado mi estómago.

—¡¡Chico!!

El Kaeshigami trató de precipitarse, pero la Aoandon lo noqueó a un costado con su mano izquierda.

Ella había borrado su sonrisa para formar una expresión completamente vacía.

—¿Lo has olvidado?

Tosí sangre brotando de mi garganta, tiñendo sus mejillas de rojo.

—Soy lo que existe más allá de cien miedos reunidos. Sin Saiki Kazu y la ecuación de Matsukai Hiroshi, ya no puedo crear un número infinito de historias derivadas, pero todavía tengo cien veces el poder de un Youkai letal.

—Jajaja. ¿En serio?

Ella también estaba siendo habladora.

De alguna manera logré levantar mi mano derecha horizontalmente incluso con su brazo perforando mi cuerpo. Lo levanté hacía otro lugar, hacía el más grande mal que Saiki Kazu había convocado en algún lugar en este paisaje rural.

—…ng. …w……ed…, …f… ……….ri…, …b………, ……s…… …h………, …..gh… …s… ……e……

Ya sé cómo derrotarte.

Esa arcademonio cortaba los lazos entre personas, destruía esas conexiones y prevenía cualquier clase de cooperación. Sin eso, la batalla entre el Hyakki Yakou y el grupo de la Aoandon no crecería tan infernalmente.

—Por las razones antes mencionadas, el velo de ignorancia podría convertirse en la llave de la puerta a lo desconocido. ¡Nombro el alma de Marguerite Steinhols como una nueva demonio y comando que pase a través de la puerta en ese recipiente de carne!

Era el único que sabía algo de eso, por lo que tenía que hacer algo al respecto.

Escucha, Tselika.

Podría haber tenido que hacer trampa y regresar en el tiempo un poco.

¡Pero un enemigo que ya he derrotado una vez difícilmente va a ser una verdadera amenaza! ¡¡Basura!!

—¡¡Regresa, Marguerite Steinhols!! Deja a un lado tu viejo yo y toma control de tu nuevo yo. ¡¡Como una serpiente mudando su piel, haz a un lado el nombre de Tselika Wien Alpha Chelydia Lumidrier y llénate con una nueva brillante alma!!

Una ráfaga de viento voló por una zona distante.

Tselika en sí probablemente no había tenido idea de qué había pasado.

En esta línea de tiempo, ni siquiera quince segundos habían pasado desde su aparición, por lo que ella podría haber pensado que la convocación había fracasado.

Pero la Aoandon lo habría notado ya que ella estaba justo frente a mí.

Eso no había sido coincidencia o un accidente. Ella había sacado sus cartas de la baraja y preparado su mano más poderosa, pero había sido robada por un niño al borde de la muerte.

—¿¡Qué hicisteeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!?

La ignoré.

¿Eso fue tan impactante que olvidaste lo que necesitas hacer, Aoandon? Tu prioridad debería ser recuperar esta cosa.

Una sonrisa se formó en mis labios ensangrentados mientras agarraba el cubo pálido que había removido con el pincho del Aburatori.

Entonces lo metí en mi boca, lo mordí y lo tragué.

—Tú… ¿¡Cómo puedes seguir haciendo esto!?

Mi visión parecía quebrarse.

El código de programación construido para un Youkai debió no aceptar el cuerpo humano. Todos mis sentidos se desvanecieron en chispas azuladas como si una corriente de alto voltaje había sido enviada directamente a mi columna.

—¡Idiota! ¡Eso está basado en mis características! ¡¡No ganarás mis poderes si lo tragas!

—Tal vez…no…

Podría no haber sido capaz de seguir de pie si el brazo de la Aoandon no hubiera perforado mi estómago.

Había perdido la habilidad de saber qué le estaba pasando a mi cuerpo.

—Pero te las quité…a ambas…la Arcademonio Tselika y el secreto detrás de tu irregularidad. Y ahora que no eres más que una asombrosa Youkai, ¿tú y tus compañeros realmente les quedan las fuerzas para enfrentar al Hyakki Yakou y su Top 5?

—…

La Aoandon inmediatamente respondió con una increíble simple acción.

Mis sentidos chispeantes rápidamente regresaron. Todos se concentraron en una sensación de extremo dolor. La Aoandon había mordido mi garganta. Esto no era tan amable como succionar mi sangre. Ella comenzó a morder y masticara través de mi piel y hueso.

Sí, tenía el presentimiento de que harías esto.

Ella no tenía manera de saber qué cambio le pasaría al código de programación mientras estaba dentro de mi cuerpo, por lo que tenía sentido que ella tratara de recuperarlo antes de que el daño pudiera progresar más.

Pero…

—Tú fuiste creada por la finalización de cien historias de fantasmas…

¿Todavía no te has dado cuenta de qué está justo frente a ti?

Dije que un enemigo que ya he derrotado una vez difícilmente va a ser una verdadera amenaza…pero eso no sólo aplica a Tselika.

—¿Entonces qué tal 110? ¿O qué tal 120? Mientras el número dejé ese marco perfecto de 100, la proporción áurea sosteniendo tu cuerpo se desmoronará.

—¿Eh…?

La Aoandon lucía como si sus pensamientos se hubieran detenido.

Sí, esas fueran las mismas palabras que había dicho en el autobús de viaje vacío conduciendo a través del canal azul del nacimiento al final del incidente en la Villa Zenmetsu.

Cuando ella removió su boca de mi garganta, ella parecía entenderlo.

Su boca estaba cubierta en algo rojo oscuro. En su prisa para recuperar el código de programa robado, ella había dejado el “puerto de datos” abierto y dejó entrar al objeto externo conocido como Jinnai Shinobu.

—…Ah…gh. Ahhh…

—Tómalo, —dije con una ligera sonrisa. —Extrae la información en piel y sangre que has comido y memorízala. …No tuve el tiempo de revisar las condiciones detalladas y lógica detrás de ello, pero si estoy en lo correcto, mis recuerdos deberían estar implantados dentro de tu cabeza.

—Gh…

—Mi información será tratada como un objeto externo dentro de ti y he pasado por incontables incidentes involucrando Youkai. Tengo bastantes “historias de fantasmas” alojadas ahí. Fuiste creada de precisamente cien historias, ¿así que realmente puedes soportar tener ese número cambiado?

—¡¡Gaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!

Un momento después, ella arremetió en furia.

Su pequeña boca se abrió tan ampliamente posible y mordió a través de cosas flácidas que dudaba en describir. Extrañamente, parecía que ya no podía sentir dolor.

Era demasiado tarde para regresar.

Ella no podía detener el error en su código, por lo que se concentró en recuperar el código de programación como lo tenía planeado inicialmente. Ella estaba apostando a la posibilidad de que tal ligero mal funcionamiento podría ser suprimido por ese gran poder.

—¿Por qué…? —preguntó la Oni completamente teñida de rojo acurrucada y trabajando en masticar. —¿¡Por qué llegarías tan lejos!? ¡Todo lo que intentas hacer es derrotarme, ¿así que por qué elegiste ser comido vivo?!

—Bueno…

Por alguna razón, ella había dejado mi cara intacta.

De alguna manera logré mover mis lentos labios y forcé las palabras.

—Porque si me comes, tendrás mi información dentro de ti…

—…

Un sonido de goteo húmedo continuó por un rato.

La Aoandon se había detenido brevemente de masticar.

—Ese es mi punto.

—?

—¿¡Qué es esto!? ¿¡Estoy recibiendo información corrompida!? Cómo…¿¡cómo podrías producir esa clase de sentimiento en tal medio ambiente extremo!?

Oh, ahora lo entiendo.

Ella sólo experimentó una línea del tiempo sin viajar en el tiempo, por lo que esta respuesta parece un poco repentina para ella.

—…Esta era una situación imposible desde el comienzo.

—¿Qué?

Había viajado a través del tiempo y regresado, por lo que ahora había dos Jinnai Shinobu aquí. Uno había vivido a través de una sola línea del tiempo y el otro había regresado por medio del viaje en el tiempo. No sabía si era un ser físico o sólo una alma en ese momento, pero sabía que esta era una situación peligrosa. Tenía que haber sólo un Jinnai Shinobu.

Pero dejando eso a un lado…

—No puedo matarte.

Había visto algo en esa habitación en el pasado.

Había visto la escritura descuidad en el papel de construcción. Humanos y Youkai estaban sosteniendo sus manos con el mensaje “Todos Somos Amigos” por encima. Se supone que nunca olvidaría eso.

Una vez que lo veía desde ese punto de vista, había sido difícil ver la verdad de la Aoandon.

Sabía lo que era realmente esta enemiga más poderosa.

—Después de todo, eres como mi hija, nacida de ese proyecto de la Villa Zenmetsu.

—…………..

—Sólo te he mostrado esta clase de cosas, por lo que es mi responsabilidad de que te hayas vuelto así. Era todo el miedo, desesperación y matanza lo que te mostré en la Villa Zenmetsu lo que te convirtió en un monstruo incomprensible. …Por lo que se supone que te golpee. Se supone que frote tu cabeza y te enseñe que hay más en la vida que esto.

Sólo una de las mejillas de la Aoandon se torció en una inquietante medida.

—…Esta fue mi conclusión.

—¿Lo fue?

—¡¡Esta fue la respuesta óptima a la que llegué!! No fue… ¡¡no tengo nada que ver con tú influencia!!

—Eres sólo una bebé, así que no te dejes llevar.

Me había equivocado en criar esa bebé en esa oscura habitación roja de sangre y gore. Había estado equivocado en arrojarla al mundo sin enseñarle sobre la amabilidad común y otras cosas básicas.

Así que corregiría mis errores.

¡Usaría la primera y única oportunidad que tenía aquí!

—No creo que haya vivido una vida digna de alabarse.

Sí, yo.

¿Serás capaz de sonreír?

Te prometí en ese día hace mucho que podría llevarme bien con cualquier Youkai.

—Pero si miras a través de esa información que tomaste de mí, ¿no podías encontrar una cosa? ¿Sólo una cosa que te haga evitar de pensar en destruir este país, esta villa y esta familia?

—Morirás.

—Sí, es lo más probable. Si no estuviera dispuesto a llegar así de lejos, mis sentimientos nunca habrían llegado a ti.

—¡Perderás tu lugar en el mundo que trataste tan duramente de proteger! ¡Entiendes eso, ¿no es así?!

—Por dios, qué dolor. Sólo mira ya la información.

Moriría aquí.

Había atravesado la barrera del tiempo para encontrar esta verdad, pero estaba pareciendo como si no fuera a ser capaz de pasársela al otro Jinnai Shinobu.

Pero si se resumía a eso.

Tú díselo a ese Jinnai Shinobu ignorante, Aoandon.

Esta es la última petición de tu padre. Seguramente mi única hija puede hacer esto por mí.

Esto también estaba siendo comunicado a través de la información.

Aoandon, estás “escuchando”, ¿cierto? No creo que pueda tener la fuerza para mover mi boca…¿por lo que puedo sólo…dejarle el resto…a la suerte…?

2

—¡Bwah!

Sostuve mi boca sobre un camino de la granja cerca de un campo seco de arroz.

—¡¡Uwehh!! ¡¡*Toser*, *toser*!! ¡*Toser*! ¡¡*Toser*, *toser*!!

Mis órganos internos se arrastraban y convulsionaban como si todos hubieran mal funcionado a la vez. Un intenso shock corrió por el centro de mi corazón como si alguien hubiera presionado una pistola a mi pecho y jalado el gatillo.

Se sintió como si mi piel hubiera sido jalada.

Me estremecí por un intenso dolor de que algo estaba mal. Sentí como el dolor de alguien más se estaba vertiendo en mi cuerpo o como si estuviera siendo partido en pedazos por error. ¿Se estaba rezumando este dolor en mi piel o mis órganos? Dar una vuelta al hospital una vez que esto se acabara parecía una buena idea.

—¡Amo! ¿¡Qué sucede!?

La Súcubo con micro bikini sonaba confundida.

—¿Es debido a esa arcademonio? Parece que la convocación fracaso, ¿pero la miasma del exorcismo te alcanzó?

—No, no es eso, —gruñí mientras colocaba mi pulgar en mi boca.

No sabía por qué, pero sabía que tenía que hacer eso.

Usé mi diente canino para morder mi pulgar. El sabor del hierro oxidado rezumaba en mi lengua. Sentí la muerta mientras también recibía un torrente de información que no debería saber.

—La convocación de Tselika tuvo éxito, —dije mientras sostenía mi cabeza tambaleante.

Estos no eran mis recuerdos. Al menos, no estaban dentro de mi propia cabeza. Parecía estar usando alguna clase de alojamiento externo. La información que debería haber sido borrada cuando Jinnai Shinobu murió no había sido capaz de dispersarse porque otro Jinnai Shinobu todavía estaba vivo. Incapaz de permanecer en este mundo o continuar al siguiente mundo, había deambulado a través de este espacio. Era casi como un fantasma y simplemente estaba accediendo a él a través del sabor de la sangre.

Pero no importaba lo que fuera siempre y cuando pudiera usarlo como arma.

Ya fuera una información externa o información corrompida flotando en la superficie, me dijo la respuesta correcta incluso si no se sentía real para mí.

—Más importante aún, ¿dónde está el Aburatori? Él se convirtió en un Kaeshigami después de viajar a través del tiempo, así que dudo que haya sido asesinado tan fácilmente.

—¿Amo…?

La Súcubo estaba claramente confundida, pero no tenía el tiempo de explicar.

¿Qué estaba sucediendo? Usé el sabor de la sangre de mi pulgar para acceder a la información. Si esta versión de mí podía entender esta información, ¿eso quería decir que la información de ese Jinnai Shinobu permanecía adentro de la Aoandon después de que lo devoró?

¿Había sido movido o copiado?

Dependiendo de lo que le había pasado a los archivos, la Aoandon todavía podía moverse a máximo poder. Derrotar a Tselika era un logro del nivel de la persona más importante, pero sólo eso no era suficiente. ¡Tenía que alejar al Hyakki Yakou y al grupo de la Aoandon de la villa y recuperar mi vida normal!

—…

El joven en traje negro…¿su nombre era Saiki Kazu? Como sea, él había tratado de convocar a Tselika y de hecho había tenido éxito, pero ese Jinnai Shinobu había derrotado inmediatamente a la arcademonio.

La bruja llamada Marguerite Steinhols yacía desnuda (¡Guau!) a sus pies y él me estaba fulminando con la mirada a diez metros de distancia.

Él habló mientras apenas si movía sus labios, casi como un ventrílocuo.

—¿De cuándo es tu alma?

—Soy yo, —respondí con una ligera sonrisa. —Sólo he hecho trampa un poco para dar un pequeño paso fuera de la norma.

Su poder era desconocido, pero él parecía haberse rendido de su humanidad como Hishigami Mai o el Usuario de la Magia de la Enfermedad. Incluso él había cortado conexión de sí mismo con la Arcademonio Tselika para tenerla de pie a su lado.

Pero una vez que esa arcademonio fue sellada, él no era más que un humano normal.

Mientras tanto, tenía una Súcubo paranormal de mi lado. Esa demonio no podía respirar fuego o traspasar un panel de metal con sus garras, pero ella era inmune a ataques físicos puros como las navajas o una bala.

—Fuera del camino.

Por lo que me volví atrevido.

—Quiero saber qué le pasó a la Aoandon…a esa bebé. No tengo tiempo para lidiar contigo. Piérdete si sabes lo que te conviene.

—Ya veo.

Saiki Kazu silenciosamente volteó su cabeza y miró fríamente a la distancia.

Lo más probable es que estaba viendo al pequeño bosque donde la Aoandon y Hafuri del Hyakki Yakou estaban enfrentándose.

—La ecuación ha fracasado. …No, sería más preciso decir que la estructura de la Aoandon ha cambiado. Tal vez debería decir que el software permanece intacto, la base del sistema operativo ha sido actualizada a la fuerza tantas veces que el software ya no es compatible.

—…

—¿Cambiaste el número de historias que la formaban? Nada mal para tan poco tiempo. Esto podría ser una anormalidad creada por el constante contacto con Youkai en una Villa Intelectual.

—Basta de hablar.

Sabía que estaba confiando en ayuda exterior, pero utilizaría esta oportunidad. No podía derrotar al Hyakki Yakou y al grupo de la Aoandon, por lo que necesitaba atacar al grupo de la Aoandon mientras estaban aturdidos. Si podía derrotar rápidamente un lado, no habría más razones para continuar peleando en esta villa.

—¿Me dejarás pasar voluntariamente o tendré que golpearte primero? Es tu elección.

—Ahora, tengo una pregunta para ti y tu experiencia involuntaria.

Saiki Kazu lentamente levantó ambas manos y continuó hablando sin mover sus labios.

—Tú analizas la estructura del Youkai y atacas sus debilidades. O revelas el Youkai ensamblado en un Paquete criminal y encuentras un punto ciego. En ese caso…

Sus ojos inexpresivos me perforaron, el maestro de un demonio paranormal (de baja categoría).

—¿Esa útil habilidad será de algún uso si te topas con un Youkai que no se encuentra en ningún viejo libro o en una base de datos? ¿No lo haría eso una prueba interesante?

3 (3rd person)

La oscuridad cubrió todo.

La Aoandon había sido arrojada a una oscuridad demasiado profunda como para distinguir una dirección de otra.

Este no era un fenómeno real o físico, pero le tomó unos cuantos segundos darse cuenta que el exceso de información tomada de Jinnai Shinobu había direccionado su mente hacía adentro en lugar de hacía afuera.

Una vez que estaba consciente de ello, ella vio incontables líneas blancas azuladas corriendo a través de esa oscuridad. Era un mar de información. Era su esencia misma y también el vientre que da vida que la creó.

Había algo ahí lo cual claramente no pertenecía ahí.

Ella no sabía si la distancia significaba algo ahí, pero parecía estar a cinco metros frente a ella.

La forma de vida biológica conocida como Jinnai Shinobu estaba de pie en el mar de información.

—…Dh…

Ella gimió mientras llevaba una mano a su cabeza temblando.

Una masa de información incomprensible estaba atormentando su sensación de sí misma. Ella había tomado la información humana de Jinnai Shinobu toda la que fuera posible. Las palabras podían mentir, pero la información no podía. El camino que el chico había caminado llenó su mente.

No podía ser resumido a algunas ideas altaneras.

Él había conocido muchos Youkai, encontrado sucios Paquetes usando esos Youkai, y se había involucrado en incontables incidentes.

Cuando él se había enfrentado a esos incidentes para resolverlos, él no siempre había sido motivado por una sensación de justicia, ética o morales. Algunas veces, él simplemente quería vivir y por esa razón dudaba de los amigos y familia alrededor de él.

Pero la Aoandon no entendía.

Ella entendía por qué él dudaría de aquellos cercanos a él. No entendía por qué él estaba tan apegado a este mundo asqueroso.

Ella sintió que entendía qué tan asqueroso era el mundo.

Ella había nacido del incidente en la Villa Zenmetsu. Cuando ella investigo a partir de ahí, como para ramificar su conocimiento, ella había aprendido qué tan cruel era esta realidad y cómo muchas personas esparcían rumores irresponsables sin enfrentar esa realidad. No estaba confinado a la Villa Zenmetsu o a esa prisión corporativa. Cuando ella investigó por Paquetes relacionados a incidentes similares, ella había encontrado los gritos de personas siendo aplastados similarmente y otros tomando venganza irresponsable entre sí.

El mundo estaba lleno de sangre y gore, rojo y negro.

¿Por qué él querría permanecer aquí?

En el mar de información, ella no necesitaba decir su pregunta en voz alta. El Jinnai Shinobu (técnicamente, sólo su información) de pie delante de ella levantó su mano derecha. Su dedo índice parecía estar apuntando justo en frente de su nariz.

No, eso no era.

Él en realidad estaba apuntando a algo directamente detrás de ella.

¿Qué era ese algo?

Llevada por esa simple pregunta, ella lentamente miró por encima de su hombro.

Algo pasó un momento después.

—……………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Lo siguiente que supo era que el mar de información se había ido.

Su mente había cambiado de interior a exterior. El aroma de hummus cosquilleó su nariz y el sabor de hierro oxidado en su boca forzó a la realidad física a regresar a ella.

Ella estaba sentada en la tierra y sus ojos cayeron a sus manos ensangrentadas.

Las puntas de sus dedos estaban temblando.

Ella había comido carne humana. Ella había desgarrado su intestino, sacó sus entrañas, usó sus blancos dientes para morderlos y tragarlos.

Youkai que succionaban sangre o comían órganos no eran poco comunes. La mayoría de los Youkai letales que no maldecían a sus víctimas usaban esos métodos.

Ella había reunido los miedos de cien historias de fantasmas, por lo que ella también tenía esa habilidad. No al punto que necesitaba comer personas para sobrevivir, pero si ella cambiaba al modo apropiado, ella podía comer el cuerpo de un humano sin dudar.

Y sin embargo…

—¿Por qué…estoy temblando…?

La peor y más grande Youkai estaba estupefacta.

El olor oxidado perforó su nariz, una extraña calidez estaba atrapada entre sus dientes, la sensación de masticar su alimento permaneció en sus dientes y mandíbula, una pegajosidad permanecía en su lengua, y algo de cabello estaba atrapado en lo profundo de su garganta.

Y en conjunto…

—¿Lo encuentro…repugnante? So…Soy el monstro que existe más allá de cien miedos. ¿Por qué tendría que sentir la sensibilidad de este humano?

—¿Así que has perdido tu voluntad para pelear?

Un sonido metálico sonó.

Mientras seguía sentada en el suelo como una simple chica, la Aoandon se dio la vuelta hacía la fuente del sonido y encontró a las Hafuris adulta y niña fulminándola con la mirada con el mismo emblema familiar en su ropa. La adulta sostenía una espada japonesa brillando misteriosamente.

—¿Eso sería preciso?

—¿Qué…estás…?

—El Hyakki Yakou es la organización paranormal más grande en el país…no, del mundo. Como sus líderes, debería probablemente callarme la boca, pero para ser honesta, no tengo tampoco un entendimiento preciso de la situación. Es por eso que te lo estoy preguntando.

—…

—¿Sigues siendo un ser que traerá daños a la humanidad?

—No…bromees. No necesito una razón. Estoy haciendo esto porque todos quieren que lo haga. Ni siquiera Jinnai Shinobu podría hacer algo. Él no me afectó en lo más mínimo.

—Sí, un simple chico de preparatoria no podría hacer nada, —francamente admitió Hafuri. —¿Y no es por eso que estás tan conmocionada de que no recibiste nada de él?

—¿Qué-…?

—Jinnai Shinobu podría haber tratado de darte algo de amabilidad. Él podría haber intentado detenerte con eso. Pero no llegó a ti. Él apostó su vida en ello y fue literalmente devorado, y sin embargo él no fue de ningún uso en absoluto. …Pero encuentras eso lamentable. Él te enseñó el significado del dolor. De alguna manera, ¿no eso lo hace esto su victoria?

La Aoandon era un Youkai letal creada de la combinación de cien historias de fantasmas, cien rumores.

Eso la hacía interesarse mucho en escuchar lo que las personas decían, sin importar si era bueno o malo. Incluso si era un extraño o su enemigo, ella no se oponía a aceptar información.

Pero ella había sido incapaz de hacerlo.

Ella no había recibido algo de lo que él apostó su vida para decirle.

¿Qué tal si eso habían sido las últimas palabras en su muerte del individuo que ella pudo haber llamado su padre?

—No…

La palabra escapó de sus labios temblorosos.

Por alguna razón, sus labios estaban temblando en contra de su voluntad.

—Soy lo que existe más allá de cien miedos. Nunca tendría esa clase de normalidad, sin valor y sin sentido-…

Ella se detuvo cuando se dio cuenta de la verdad.

Ella no podía reunir nada de fuerza en su cuerpo. Algunas de sus maldiciones sólo requerían una mirada o un pensamiento sin ningún movimiento en sí, pero ni siquiera esas apuntarían apropiadamente.

—Esto no parece ser un problema con tu estructura corporal, —calmadamente analizó Hafuri. —Requiere un nivel de resolución inimaginable para que un humano intencionalmente mate a otro humano. Por supuesto, tales sentimientos no siempre se hacen presentes entre humanos y Youkai.

—Ah…ah…

—¿Pero qué tal si a una Youkai se le da las mismas sensibilidades que un humano, incluso por medios poco limpios? Incluso si tienes cien poderes letales e incluso si los usas para producir posibilidades ilimitadas, parece que tu dedo se detuvo antes de jalar el gatillo. Sólo tenemos pensamientos de asesino, por lo que esto es un método verdaderamente fascinante para el Hyakki Yakou.

—¡¡Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!

La Aoandon gritó como si lo rechazara todo.

Ella usó fuerza muscular explosiva inimaginable de su delgada estructura para instantáneamente ponerse de pie y cargarse hacía Hafuri como un misil de artillería. Sus garras podían desgarrar fácilmente a través de los troncos de los arboles alrededor, y ellas volaron hacía el cuello de Hafuri.

Pero…

—Lo sabía.

Hafuri ni siquiera parpadeó.

Los dedos de la Aoandon se detuvieron antinaturalmente justo antes de alcanzar su objetivo.

Con estas nuevas sensibilidades tuyas, pareces incapaz de matar a una indefensa chica de diez años.

—…

—No hay necesidad de tener miedo. En las etapas más tempranas de la educación, los hijos copian a sus padres y construyen sus sensibilidades a partir de eso. Pero ya que no son psíquicos, no pueden perfectamente recoger los sentimientos de sus padres. Todos hacen sus propias interpretaciones justo como lo has hecho y continúan adelante asumiendo que entienden. —Hafuri estrechó sus ojos un poco. —Personalmente, creo que deberías reflexionar sobre la alegría honesta de tener esta oportunidad perfectamente normal. Tuviste un padre quien estuvo dispuesto a llegar tan lejos para obtener algo por medio de ti.

Esta chica llamó a la oportunidad perfectamente normal, sin embargo a ella no se le había dado la misma oportunidad.

Ella había sido forzada a dirigir al Hyakki Yakou a la tierna edad de diez.

Ella había perdidos sus padres por asesinos dentro de su propia organización.

—No…bromees…

Las afiladas garras de la Aoandon estaban sólo a unos cuantos centímetros de distancia, pero solamente estaban temblando sin lograr tocar el delgado cuello de la chica.

—No puedo maldecir a nadie, lastimar a nadie o matar a nadie…¿¡Cómo se supone que mantenga mi existencia como una Aoandon así!?

—Los niños crecen al observar a sus padres, pero no necesitan estar atados a las vidas de esos padres.

Una vez más, eso era algo que Hafuri había sido incapaz de hacer.

Ella sólo había sido capaz de proteger el mundo al seguir los pasos no vistos de sus padres, pero era por eso que ella podía hablar de esa idea aquí.

—Debes elegir por tu cuenta qué vida quieres vivir. Pero por supuesto, eso sólo será después de que pagues por todo lo que has hecho.

—…

La Aoandon permaneció en silencio por un rato.

Ella tenía incontables maneras de brutalmente matar a esta niña, pero sólo existían como una función de habilidad. Ella no podía usarlos en realidad. Jinnai Shinobu había creado estás nuevas sensibilidades dentro de ella al arriesgar su vida. Él había colocado un bizarro dispositivo de seguridad para cerrar sus armas.

—¿No vas a matarme?

—Después de todo lo que has hecho, sería difícil encontrar una razón convincente para no matarte.—Hafuri dejó escapar un suspiro molesto. —Pero esta posibilidad que Jinnai Shinobu ha demostrado es bastante prometedora para justificar tomar este difícil desafío. Para ponerlo simple, sería una lástima matarte aquí y perder este proceso de neutralizar un Youkai letal. Por supuesto, es difícilmente un método viable si requiere tener que alguien sea comido vivo, pero si podemos analizarlo y reconstruirlo de una manera inofensiva, podría revolucionar este pequeño campo nuestro.

—No puedo creer esto, —murmuró la Aoandon mientras su visión se hacía oscura.

Esta conclusión estaba posicionada tan lejos del miedo y la desesperación como era posible.

Era brillante.

¿Ese chico había entregado su cuerpo a ella con esto en mente? De lo que ella podía ver de la información de él dentro de ella, no había rastros de que lo hubiera calculado tan lejos. Pero ese no era el corazón del problema. Incluso si él no había calculado cada parte de ello, él sabía que alguien más llenaría las brechas. Los lazos entre personas habían traído a este padre más cerca que cualquiera hubiera predicho. Podría haber sido incompleto e inacabado, pero él había hecho todo lo que pudo para resolver esto tan rápido como fuera posible para reducir el daño tanto como cuera posible.

¿Eso significaba que incluso esta serie de coincidencias podían ser atribuidas a Jinnai Shinobu?

Como en el Millonario de la Paja, este era el poder invisible que junta a las personas. Eso era lo que él había presentado para la Aoandon para procesarlo como un solo sistema.

Sólo le había tomado un poco más de un minuto.

Él había eliminado a la Arcademonio Tselika, neutralizado a la Aoandon y creado suficiente brecha de poder entre el Hyakki Yakou y el grupo de la Aoandon para que tuviera ella una oportunidad de rendirse. …Y encima de todo eso, él le había dado un pequeño chip regateado para prevenir que su entero grupo simplemente fuera masacrado. Después, él se había desvanecido.

—No.

—…?

—Esto no se acaba aún. Todavía lo tenemos a él.

Tan pronto como ella dijo eso, la densa tensión parecía solidificar la atmósfera, como delgados hilos retorciéndose para formar una soga sólida.

Había algo ahí, pero no era la Arcademonio Tselika y no era la Aoandon de los cien miedos.

Hafuri podía pensar en sólo una opción.

(Ese hombre en el reporte del Magia de la Enfermedad que derribo nuestra fortaleza móvil. Lo más probable es que entrenó su cuerpo semejante a Kodoku al matar a la mayoría de aquellos reunidos para su grupo.)

—¡¡Aoandon!! ¡¡Si no quieres desperdiciar las semillas que plantó Jinnai Shinobu, entonces deten-…!!

Ella comenzó a gritar, pero entonces se detuvo.

Ella había notado la extraña expresión en el rostro de la Aoandon. No podía ser clasificado en ninguna de las emociones usuales.

Lucía como alguien que había preparado secretamente una fiesta de cumpleaños para sí misma, sólo para tener todos esos planes destruidos en el día de la fiesta.

También lucía como alguien a quien nadie se había presentado para celebrar su cumpleaños, sólo para tener a sus amigos presentándose para sorprenderla en el último momento.

Era una absoluta contradicción.

Parecía que ni siquiera ella sabía cómo manejar la información dentro de ella.

—Mis palabras no son suficientes para detenerlo. Nada de lo que diga alguien de mi grupo lo detendrá.

Después de todo…

—De alguna manera, Saiki Kazu usa un poder paranormal incluso más retorcido que yo.

4

Un viento negro rabió.

Me tomó demasiado darme cuenta de que Saiki Kazu, ese hombre ventrílocuo en traje negro, se había “movido” físicamente.

Sus garras cortaron a través del aire justo en frente de mí y rasgó el pecho de mi chaqueta.

No fue mi propio poder lo que me salvó.

Primero, la Súcubo había agarrado mis hombros y saltado hacía adelante con toda su fuerza.

Segundo, Marguerite debió sentirse en deuda por haber sido liberada de Tselika porque ella levantó una mano desde el suelo e hizo algo.

Eso era una demonio y una bruja.

Con la ayuda de dos seres paranormales occidentales, sólo logré evitar el ataque por algunos cuantos milímetros.

Había más con él que con sólo Tselika. ¿Estaba sacando otro poder paranormal? ¿Estaba sacando el poder de algún Youkai?

—Una habilidad fascinante.

Saiki Kazu inexpresivamente habló mientras la Súcubo y yo lográbamos dar dos o tres pasos atrás.

—Normalmente, mi intento asesino te mantendrían pegado en tu lugar. ¿Es este el poder que neutraliza el miedo y crea lazos, dándote tan grande afinidad con cualquier Youkai?

—?

—Es similar a la habilidad de Ranzono Sachi, pero es más indiscriminado y cubre un rango más amplio. Si fueras capaz de conscientemente ampliarlo, serías individualmente capaz de recrear el fenómeno conocido como el Hyakki Yakou.

Algo desagradable espiró a través de sus palabras.

Mordí mi pulgar y probé la sangre por una respuesta específica.

Una avalancha de Youkai había respondido al llanto del joven Shinobu y perseguido al Aburatori. Nadie había estado equivocado, pero eso había sido el gatillo para una tragedia definitiva.

Gané el conocimiento a través del acceso externo, por lo que escupí mi respuesta emocional.

—A la mierda con eso.

—Ya veo. Podría ser tu habilidad para contestar así que conlleva que los seres paranormales del mundo se pongan de tu lado.

Actuar fuerte era un lado, pero también tenía que descubrir qué hacer.

Primero que nada, ¿qué Youkai estaba usando Saiki Kazu? Sin saber eso, no podía encontrar una apertura. Y comprar tiempo en una batalla de frente probablemente iba a ser difícil.

—¿Quisieras una pista?

Saiki Kazu hizo una sugerencia impactante.

La Súcubo susurró en mi oído mientras observaba al hombre de pie completamente quieto con sus brazos gentilmente extendidos.

—(Amo.)

—(Sí, a menos que sólo está alardeando, claramente está tratando de confundirnos. ¿Pero eso significa que él tiene alguna clase de identidad o debilidad que notaríamos si él no la hubiera escondido?

Él no esperó a que acabáramos nuestra discusión.

Él dijo sus palabras como si sacara su poder directamente del texto.

—Uno: Saiki Kazu puede moverse demasiado rápido como para ser visto.

El viento negro rugió de nuevo.

Esta vez, la Súcubo se movió detrás de mí. Ella pasó sus brazos debajo de los míos y colocó sus dedos en mi pecho para sostenerme como una barra de seguridad de la montaña rusa y entonces ella voló al cielo.

—¡Nhh!

—¿¡Kyah!?

Justo antes de que tomáramos vuelo, apenas logré agarrar a la Sombrilla y a la Linterna.

Para el momento que escuché el aletear de las alas de la Súcubo, ya estábamos veinte metros del suelo.

Tengu, Kasha, Keizoubou-Gitsune, Kamaitachi, Yamanba, Aburatori, el Nopperabou que sorprende a todo a quién que lo ve por segunda vez. ¿Es un Youkai rápido que puede adelantarse a su oponente?

—Dos: Saiki Kazu puede aplastar a su objetivo remotamente.

El viento negro se detuvo y se convirtió en la figura trajeada de negro una vez más.

El hombre detenido formó una pistola con su mano derecha, como un juego de niños, y apuntó al cielo teñido de naranja. En otras palabras, a nosotros.

Primero, la Súcubo y yo fuimos derribados a un costado.

Siguiente, la región de espacio en la que estábamos flotando estaba completamente comprimida. Una bola del tamaño de un puño brillando de color naranja flotaba en el centro. Como si repentinamente hubiera recordado que existe la gravedad, cayó hacía abajo. Una vez que me di cuenta que era el polvo y suciedad del aire después de ser comprimido y calentado, un escalofrío corrió por mi columna. ¡Si éramos capturados en eso, seríamos convertidos inmediatamente en carne molida!

—Ese primer impacto fue la ayuda de Marguerite, pero dudo que pueda salvarnos cada vez. ¡¡Sin mencionar que ella no tiene un contrato con nadie por el momento y ese hombre es demasiado hábil!!

—¡¡Ya sé eso!!

Makuragaeshi, Yamanba, Inugami, Piedras Asesinas, Tsuchigumo, Nue, Furutsubaki, Zashiki Warashi, Oshira-sama. Hay muchos Youkai que usan maldiciones sin forma, pero eso no encaja con el movimiento de alta velocidad de hace un momento. La única coincidencia es el Yamanba.

—Tres: Saiki Kazu puede predecir la futura posición de su objetivo.

Esta vez, pensé que mi visión se había vuelto oscura, como si el poder se hubiera perdido.

El hombre en traje negro hizo sólo un pequeño movimiento. Mientras seguía parado en el campo de arroz seco con su gesto de pistola apuntada hacía arriba, él simplemente agitó esa mano un poco. Sin embargo, era un movimiento decisivo. Podía decir que con presión estaba persiguiendo a la Súcubo y a mí a través del cielo naranja.

—¡¡Amo!!

—¡¡Aún no!! Maldición. ¿¡Qué Youkai está usando!?

Kudan, Shaberi-Ishi, Zashiki Warashi, zorro… Oh, maldición. ¡¡Eso descarta al Yamanba!! Mientras más pistas tenga, más cerca debería estar de tener su identidad y debilidad, pero esto sólo me confundirá más. A este paso, él nos disparará antes de que pueda descubrir-

—No, no necesitas descubrir qué está usando.

Una nueva voz interrumpió.

Al mismo tiempo, un sonido seco estalló desde el centro del pecho de Saiki Kazu. El brazo de una mujer había perforado a través de la espalda de él y se sobresalía por el frente.

Sólo conocía a una persona que podía hacer eso.

Con esa mujer, podía creer la idea de que simplemente conocerla era letal.

—¿Hishigami…Mai…?

—Sólo necesito saber que estás usando alguna clase de poder paranormal. Yo puedo matar esas cosas, así que no necesito analizar cada pequeña cosa como mi hermana y sus misterios de asesinatos.

Incluso entonces, la expresión del hombre en traje negro permanecía intacta.

Excepto, claro estaba, por el rastro de sangre goteando del centro de su boca.

Y…

—Cuatro.

Increíblemente, él continuaba hablando.

Su corazón había sido arrancado, por lo que ya debería haber muerto como una creatura viviente.

—El concepto de números no aplica para Saiki Kazu.

Escuché un paso tranquilo.

Escuché más y más de ellos hasta que cubrieron toda la zona alrededor de nosotros.

Ya que la Súcubo y yo estábamos volando a través del cielo naranja, notamos el bizarro escenario antes que cualquier otro.

Era un grupo de hombres idénticos en trajes negros.

Al menos cien copias del hombre sin emociones llamado Saiki Kazu estaban en los campos de arrozales.

—¿Qué…es esto?

Ya ni siquiera tenía tiempo de sentir escalofríos.

—¿¡Qué clase de poder Youkai está usando!?

5 (3rd person)

Saiki Kazu miró a Hishigami Mai corriendo por el campo seco de arroz.

La mujer había usado la neutralización de miedo de Jinnai Shinobu para matar a uno de él y eso le decía que él no era un obstáculo insuperable. Esa podría haber sido la única razón por lo que podía continuar moviéndose sin ser aplastada por el intenso instinto asesino.

Aun así, él no veía esto como un problema.

No había concepto de un “centro” para sus cien o más cuerpos, por lo que sus sentidos de la vista, oído, olfato, gusto y tacto estaban todos reunidos. Él estaba consiente de todos esos muchos sentidos, justo como el cerebro de un insecto procesando las imágenes de sus ojos compuestos, pero él también podía cambiar su consciente de un cuerpo a otro. La sensación podría haber sido algo que ningún humano con sólo un punto de vista podría entender.

La comparación más cercana sería llamarlo un sistema más que una creatura viviente.

Podría haber sido como sentarse en un cuarto de seguridad distante lleno con monitores y cambiando entre incontables cámaras para buscar y seguir el objetivo.

—¿Eso es todo?

—¿Eso es todo?

—¿Eso es todo?

Sus manos derechas formaron pistolas.

Más de cien dedos índices apuntaron a Hishigami Mai. Con Mai en el centro, parecían formar una flor gigante o fuegos artificiales.

Un sólo disparo tenía el poder de un arma antiaérea capaz de derribar un bombardero estratégico a diez mil metros de distancia, pero más de cien de ellos se convirtieron en una presión explosiva y se disparó hacía ella por todas direcciones.

En adicción a los números y fuerza, Saiki Kazu tenía el poder de predecir el futuro. No había ni siquiera la más mínima oportunidad de que fallara.

—¿Eso es todo lo que el frágil poder del bien tiene para ofrecer, Hyakki Yakou?

—¿Eso es todo lo que el frágil poder del bien tiene para ofrecer, Hyakki Yakou?

—¿Eso es todo lo que el frágil poder del bien tiene para ofrecer, Hyakki Yakou?

—¡¡Tch!! ¡Yo! ¡Soy! ¡Una! ¡Agente! ¡¡Independiente!!

Hishigami Mai esquivó de izquierda y derecha los flujos de líneas vivientes, pero sus esfuerzos no fueron recompensando.

Una parte del paisaje se distorsionó y el mero espacio alrededor de ella fue comprimido.

Pero eso no era suficiente.

Ella era una de las abominables Mujeres Hishigami.

Un segundo antes del golpe directo, el brazo derecho de Mai se hundió en el pecho de un Saiki Kazu cercano y ondeó el brazo de él para usar su cuerpo como un escudo.

—Podrías ser un monstruo que usa algún extraño Youkai, pero puedo restringir tu ataque usando tu propio poder. Es como la fuerza imparable y el objeto inmovible. ¡Y graciosamente, hay más de cien de ti parados alrededor de aquí! ¡¡Puedo agarrar tanto como yo quiera!!

Más y más disparos maldecidos volaron hacía ella mientras le gritaba a él.

Antes de que el Saiki Kazu siendo usado como un escudo pudiera perder su forma básica y se desmoronara, Mai correría al siguiente Saiki Kazu y adquiriría su nuevo escudo. Entonces repetiría el proceso. Usando los escudos aseguraban su seguridad y lentamente desgastaba el número de sus enemigos.

Era espeluznante y grotesco, pero era la respuesta óptima que mataba dos pájaros con una sola piedra.

Sin embargo…

—Ya veo. Parece que la misma técnica no funcionará contigo por siempre.

—Ya veo. Parece que la misma técnica no funcionará contigo por siempre.

—Ya veo. Parece que la misma técnica no funcionará contigo por siempre.

Las mismas exactas palabras provinieron de las incontables bocas de los incontables Saiki Kazu.

Incluso provenía de la expresión despreocupada del que estaba cayéndose mientras Mai lo usaba como un escudo.

—Entonces supongo que debería moverme al siguiente.

—Entonces supongo que debería moverme al siguiente.

—Entonces supongo que debería moverme al siguiente.

—?

Sucedió antes de que ella pudiera ponerse en guardia.

—Cinco: Cuando está acorralado, Saiki Kazu explota, esparciendo una maldición.

—Cinco: Cuando está acorralado, Saiki Kazu explota, esparciendo una maldición.

—Cinco: Cuando está acorralado, Saiki Kazu explota, esparciendo una maldición.

—¿¿¿¡¡¡Mierda!!!???

Mai ondeó su brazo derecho tan fuertemente como pudo. El “escudo” se deslizó de su brazo y voló en un grupo de varios Saiki Kazu como si fuera boliche. El delgado cuerpo se hinchó sangrientamente alrededor de la herida del pecho y estalló como un globo de agua. Una neblina roja se esparció en todas las direcciones, corroyendo todos los pinos de boliche.

(Ya no puedo usarlo como un escudo. Supongo que tendré que reducir su número al inducir explosiones en cadena como un rompecabezas. Si el tiempo de las explosiones son justas, podría ser capaz de alterar el curso de sus ataques. Pero…)

—Seis.

—Seis.

—Seis.

—¡Maldición! ¿¡Realmente estás usando el poder de un Youkai!? ¡No sólo lo estás inventando mientras avanzas, ¿cierto?!

Esas palabras parecían darle a Mai un entendimiento repentino.

(Espera…)

—¿Es eso? No puedo saber qué Youkai estás usando sin importar qué tanto lo piense. Todo lo que estás haciendo parece como si estuvieras añadiendo cualquier poder que sería conveniente en el momento. Lo que estás haciendo es fundamentalmente diferente de todos los Paquetes y otras técnicas de nuestro pequeño campo. ¡¡Lo que estás haciendo es-…!!

—Saiki Kazu es un símbolo de impureza, por lo que meramente tocarlo te maldecirá.

—Saiki Kazu es un símbolo de impureza, por lo que meramente tocarlo te maldecirá.

—Saiki Kazu es un símbolo de impureza, por lo que meramente tocarlo te maldecirá.

Todos los ataques directos no tenían límites.

Mai chasqueó su lengua, sacó su pistola equipada con un supresor de su bota y sacó el talismán de madera con forma de muñeca del bolsillo de sus pantalones cortos. Ella ondeó su talismán de madera en una línea vertical como si pasara a través de un lector de tarjetas invisible y el espacio se partió a la mitad. Una Shikigami en forma de chica en un kimono corto salió.

Esta era la Deadly Dragon Princess.

Mai siempre había dicho que usar este poder paranormal significaba que había perdido al 100%.

—¿Eso es todo lo que el frágil bien tiene para ofrecer?

Un solo Saiki Kazu parecía actuar como el representante y habló sin mover sus labios.

Como antes, él trabajó para acorralar su objetivo.

—¿Cuándo demostrarás justicia poderosa, Hyakki Yakou?

6

Dada la situación, ni siquiera volar garantizaba nuestra seguridad. De hecho, el cielo abierto lo hacía más fácil para él el dispararnos con su arma proyectil. Sin embargo, descender al azar a la tierra sólo haría que fuéramos atacados por los incontables Saiki Kazu.

¿Dónde podríamos descender? ¿A quién podríamos pedir ayuda?

—…

—¡Súcubo, aterriza en esos bosques! ¡¡La líder del Hyakki Yakou debería estar ahí!!

—¿¡Ehhh!? ¡Ellos tienen una especie de gran resentimiento contra mí por ese negocio en la Fuerza de Seguridad Europea, ¿sabes?!

Se quejó inmediatamente, pero ella parecía entender que permanecer aquí sólo haría que nos derribara Saiki Kazu. Ella renuentemente hizo lo que dije. La Sombrilla y la Linterna cerraron sus bocas y no dijeron ni un pío después de escuchar el término Hyakki Yakou.

Encontré un extraño escenario ahí.

Primero, ahí estaba Hafuri. La había conocido como una chica de diez años en un kimono, pero de pie al lado de ella estaba otra Hafuri quien había crecido con un cuerpo bastante sexy. Una mirada más de cerca mostraba delgados hilos conectados de los dedos de la joven Hafuri a la otra como una marioneta.

Entonces, ahí estaba la Aoandon. Ella estaba sentada en la tierra como una chica débil, pero su boca y todo su kimono estaba teñido en rojo con…

Agh. Eso es mi…

—¡Waahhh! ¡Papá!

—¡Aah! ¡¡Eso no es algo que un chico de preparatoria debería estar escuchando!!

—¿Qué se supone que haga…? ¡Gracias a ti, no puedo usar ninguno de mis cien o más poderes paranormales! ¿¡Qué se supone que haga ahora!?

—¡¡Ahhh!! ¡¡No corras y me abraces así!! ¡Es asqueroso! Toda esta cosa pegajosa es mi-… ¡¡ahhhh!!

—Sé exactamente lo que puedo hacer que no te gustará para nada. ¡¡Después de todo, la historia de Jinnai Shinobu es una de las historias de fantasmas de las que fui hecha!!

Una luz azul brilló en sus ojos mientras frotaba sus mejillas contra mí.

Ella no ha cambiado de opinión en absoluto.

¡Todo o que ha cambiado es el límite superior de qué tanto ella puede dañar a las personas! ¡Ella todavía tiene la intención de aplastarme! ¡¡Esto es como revertir un tigre come hombres de tres metros en un cachorro del tamaño de un animal de peluche!!

Y aunque admitiré que ella es algo como mi hija creada del incidente de la Villa Zenmetsu, ¿cómo eso lo hace mi responsabilidad y no la de alguien más? ¡Mi tío y las Hermanas Hishigami estaban ahí también! ¡Sin mencionar a Madoka-san! ¡Especialmente Madoka-san! ¡Necesito hablar con ella más tarde!

—¿Qué…? ¿Chico?

warashi_07_282

Otro Youkai parecía estar completamente sorprendido.

El Kaeshigami vestía un traje de granjero y la mayoría de su rostro estaba oculto por el sombrero con un gigante ojo dibujado.

—¿Qué sucede, Aburatori?

—Eres Jinnai Shinobu, ¿no es así? Pero tú…

—No sé los detalles, pero no tienes de qué preocuparte. No me he olvidado de ti, Kaeshigami-san.

—¡¡O-ohh-ohhhhhhhhhhhhhhh!! ¡¡Chicoooooooooooooooo!!

—¡¡Ahhh!! ¿¡Qué te pasa, anciano!?

Ya tenía mis manos ocupadas con la bebé teñida de rojo, pero ahora un anciano emocional se estaba colgando de mí. ¡El mundo había crecido demasiado psicodélico para mí!

—¡¡Súcubo, Súcubo!! ¡Abrázame también! ¡¡Ayúdame!! ¡¡Necesito algo de sensualidad normal para apaciguar todo estooooooooooooooo!!

—No, gracias. Ayudar a las personas es simplemente desagradable. Soy una demonio, ¿sabes?

Mientras tanto, (la pequeña) Hafuri colocó su mano en su frente y suspiró exasperadamente.

—Haaa… ¿Por qué siquiera estás aquí?

—Saiki Kazu.

Dije el nombre mientras alejaba al anciano y el rostro de la Aoandon, la cual estaba cubierta en (mi) sangre y gore.

—Esto no va a terminar sin hacer algo al respecto con él. Hishigami Mai está peleando ahora, pero quién sabe qué tanto durará contra ese monstruo.

—Lo sé. Afortunadamente, todos nuestros Top 5 siguen disponibles. Si los envío, podemos resolver esto en un santia-…

—¡¡No!! ¡Si haces eso, esta villa será borrada del mapa! ¡¡Podrías estar de acuerdo con eso, pero eso podría bien ser el final del mundo para mí!!

—Entonces que sugieres que hagam-…

Hafuri se detuvo mientras un sonido sólido fue seguido por un Youkai canino volando e incrustado a sí mismo en el hummus.

—E-eso fue un impresionante forkball. Realmente cayó aquí…

—Sólo Hishigami Mai haría algo así de loco.

Hafuri se agachó y sacó al Youkai del hummus. Era el Sunekosuri que siempre estaba con Mai (y casi siempre estaba constantemente preocupado).

—¡Ah, Hafuri-sama!

—Ya que fuiste arrojado directamente aquí, entiendo que tienes alguna clase de mensaje urgente. Puedes omitir las formalidades. ¿Qué pasó?

—¡E-es cierto! ¡Mai-san me pidió que les dijera lo que descubrió sobre Saiki Kazu! ¡¡Guau, guau!!

—Dime.

Después de recibir permiso de Hafuri, el Sunekosuri parecía ponerse en posición firme en la mano de la chica.

—A diferencia de un Paquete normal, Saiki Kazu no parece estar tomando prestado el poder o característica de un Youkai existente.

—¿Está usando su propio estrés y mentalidad como la Magia de la Enfermedad?

—No. Él ha cruzado el límite de la humanidad para convertirse en un ser paranormal inhumano.

¿Qué significaba eso? ¿Él había borrado hasta el último de sus pensamientos mundanos para convertirse en un sabio o algo así? ¿O ha usado orgullo excesivo u odio del mundo humano para convertirse en un Tengu?

Mi cuerpo se tensó cuando comencé a pensar en esas historias de los libros de imágenes.

Espera. ¡No me digas…! ¡¡Pero no puede ser!!

—En otras palabras, en vez de usar un Youkai existente, él está creando un nuevo Youkai. Podrían decir que él está usando su propia piel y sangre para construir un Youkai que podríamos llamar S@ik1 KAzU.

No pude decir otra palabra por un rato.

Sin embargo, el reloj todavía estaba corriendo. La batalla entre el Hyakki Yakou y el grupo de la Aoandon y la batalla entre Hishigami Mai y Saiki Kazu estaban ejecutándose aún. No podía simplemente ignorar la realidad. Tenía que forzar a mi mente para pensar en esto.

—Eso lo explicaría, —de alguna manera logré decir. —Eso sería el por qué no pude encontrar un Youkai apropiado sin importar cuánto lo pensara. Por supuesto que no podría. No habría nada para encontrar en una enciclopedia Youkai o en una página web obsesionada con lo oculto. ¡¡Él estaba creándolo consigo mismo!!

—Akki Rasetsu tenía de objetivo algo similar: transformar el cuerpo humano en un Youkai. Pero ellos estaban tratando de fusionarse con un Youkai existente. Nunca fueron lo bastante arrogantes para intentar crear uno nuevo.

—Hmm. —La Aoandon sonaba indiferente. —Pero soy una Oni azul que un ilustrador Youkai en el periodo Edo inventó para representar todos los fenómenos misteriosos que decían que aparecían al final del Hyakumonogatari. No había valor académico en la proclamación, pero ese ilustrador era simplemente muy conocido. La idea se esparció y se conoció como la verdad. Ese ilustrador también inventó algunos otros Youkai. Se dice que más de la tercera parte de sus famosas ilustraciones de Youkai en pergaminos fueron sus propios inventos.

Aparecer con un Youkai, creándolo y mezclándolo con otros.

El Dodomeki, el Hossumori, el Mokugyo Daruma, el Gotoku Neko y la Aoandon. Había un sorprendente número de Youkai que se volvieron conocidos porque ese ilustrador los inventó. …En años más recientes, leyendas similares se decían sobre un extremadamente famoso autor de manga Youkai.

Por supuesto, ya que las ilustraciones Youkai eran frecuentemente usadas como sátira de la sociedad o de le época actual, nadie veía algún problema en mezclar ejemplos inventados y era frecuentemente visto como un tipo de humor.

Pero…

—¿Estás diciendo que Saiki Kazu puede inventar Youkai en ese mismo nivel? Esto es más que poner un Youkai inventado en una enciclopedia. Él exitosamente está haciendo que todos lo acepten al punto de que tienen la misma presencia que un dios de la montaña o dios del mar que han sido alabados durante milenios. ¿¡Él puede hacer todo eso artificialmente!?

Si es era así, él era el creador más cruel.

La Aoandon había usado poderes injustos en sus confrontaciones directas, pero ella sólo había creado fenómenos infinitos de un abastecer finito. Este hombre era diferente. Como un creador, él podría crear lo que sea que le faltara cuando fuera que lo necesitara. No había truco aquí. Él era un ser infinito desde el comienzo.

La Aoandon era el sistema definitivo, pero ella había sido abandonada después de liberarse. Saiki Kazu era un sistema recibiendo archivos de actualización cada segundo.

¿Siquiera él tenía una debilidad? Incluso si la tenía, ¿no él ya la tendría parcheada?

—Mai-san está haciendo todo lo que puede para molestarlo, pero a ella la está haciendo retroceder porque él puede sobrescribir sus poderes y características como él quiera. Ella dijo que no habría forma de detenerlo una vez que cruzara una cierta línea.

—¿Eso significa que podríamos vencerlo con el Top 5 si actuamos ahora?

Las palabras de Hafuri llevaron un escalofrío desagradable a todo mi cuerpo.

A este paso, los cinco más poderosas y el más grande Saiki Kazu pelearían a máximo poder. ¿Qué le pasaría a la Villa Noukotsu? ¿Qué le pasaría a la villa donde nací y crecí, donde Madoka, Nagisa, y los demás colapsaron inconscientes, y dónde la Zashiki Warashi, Yuki Onna, y los otros Youkai estaban esperando el desastre?

E incluso entonces, no había garantía de que derrotarían a Saiki Kazu.

¿Qué tal si no podían?

¿Qué tal si incluso el Hyakki Yakou no era suficiente?

La Aoandon…no, la comunidad que ahora estaba centrada en Saiki Kazu no se detendría con la destrucción de esta villa remota. Sólo tenía que recordar lo que pasó en esa Isla Mina de Oro cubierta de casinos. La CIA había estado planeando escapar del país para que no fueran capturados en la destrucción de Japón desencadenado por algo que este grupo haría.

Habíamos detenido a la Aoandon, pero no podíamos ignorar a Saiki Kazu quien estaba continuando donde ella se había quedado.

Teníamos que detenerlo aquí, sin dejar ni siquiera una centésima parte del uno por ciento de oportunidad de que eso pase.

—…

Pero sabía que eso estaba siendo idealista.

Realísticamente, ¿cómo se supone que peleáramos contra él ahora que se había hecho demasiado inhumano? ¿Cómo podíamos arrebatarle la victoria de sus manos? Él podía crear un nuevo Youkai y sobrescribir sus propias características y habilidades cuando fuera y como fuera tan seguido como lo deseara. Tal vez ni siquiera podría detenerse si le aplastáramos su corazón y cortado su cabeza.

—…Espera.

—?

—Sí, así es. Él sobrescribe y rellena sus características y habilidades. Él las arrastra y las conecta. Si él puede hacer eso…

Imaginé un grupo engranajes girando vanamente en mi mente.

En ese momento, todo el sistema estaba muerto porque los engranajes no estaban encajando apropiadamente. Pero todo lo que necesitaba ya estaba dentro de la caja. Si sólo podía ajustar las posiciones de los engranajes para que encajaran…

—Vi esto en algún lado… ¿Dónde? No fue necesariamente reciente. Después de todo, viajé diez años en el pasado. Recuerda. Abre tu caja de recuerdos. ¿Qué es esto que tengo en la punta de la lengua? ¿Dónde lo vi?

Mordí mi pulgar y el sabor de la sangre me permitió buscar a través de ese alojamiento externo.

Fue ahí cuando la imagen regresó a mi mente.

En el salón, la Zashiki Warashi, el Nurarihyon, y el Kasha estaban sentados en un círculo platicando. Estaban hablando sobre sus tratos en un RPG de convocaciones y cómo el Zashiki Warashi y la Yuki Onna parecían tan frecuentemente. Y en esa discusión…

——Realmente es molesto cuando las culturas se combinan o cuando eres mezclado o identificado con otro Youkai.

—¡Eso es! ¡¡Eso es!! —grité.

—¿Amo?

—¡Si Saiki Kazu es un Youkai perfecto y sin fallas, entonces sólo tenemos que arrastrarlo lejos de ese trono! ¡¡Sólo tenemos que mezclarlo con otro Youkai para mezclar sus explicaciones!!

Había ejemplos de esto sucediendo.

Por ejemplo, la Youkai japonesa conocida como Ubume y la aviar Ubume de China. O como la Dakini-Ten la cual era una diosa cabalgando un chacal en India sin embargo cabalga un zorro en Japón ya que no había chacales en Japón. ¡Había incluso Youkai y bestias divinas que las personas comienzan a mezclar porque tienen nombres similares, colores o formas!

Y ya tenía una idea de cómo mezclar esas existencias.

¡Después de todo, lo había experimentado yo mismo!

—¿Hafuri, puedes usar tu Paquete de viaje en el tiempo? El que usa las profecías del Kudan.

—¿Qué.? ¿Cómo sabes acerca de uno de los más grandes secretos del Hyakki Yakou…?

—¡¡Eso no importa!! Y no trates de decirme que no puedes. Esta es la segunda versión de esta batalla. ¡Después de derrotar a Tselika tan rápidamente, tienen que haber tomado menos daño esta vez! ¡Si pudiste usarlo la primera vez, no hay forma que no puedas usarlo ahora! ¡¡Prepáralo si no quieres que Saiki Kazu arruine todo!!

Era igual a mí accediendo a “sus” recuerdos de este alojamiento externo.

Cuando dos mismas personas existían en el mismo especio, el efecto permanecía incluso si uno de los dos moría.

Ese Jinnai Shinobu y este Jinnai Shinobu habían sido casi la misma exacta existencia, por lo que la única verdadera diferencia eran los recuerdos.

Pero eso era una amenaza suficiente. Era una gran irregularidad involucrando una paradoja temporal. Además, era directamente unido a los recuerdos y personalidad. ¿Qué le pasaría a mi mente si no hubiera sido capaz de acceder a ella apropiadamente y no era nada sino ruido?

No importaba lo que hubiera adentro del alojamiento externo.

Dos versiones de la misma persona existían en el mismo espacio. Uno de ellos estaba muerta y se convirtió en un alojamiento externo como un fantasma. No importaba la versión de la persona lo que importaba. Era el hilo invisible que las conectaba. Si se traba descuidadamente, ¿no podría ni siquiera el más poderoso enemigo ser desgarrado desde adentro?

Y podíamos alcanzar esa posición con una paradoja temporal.

Primero, teníamos que usar el viaje en el tiempo para tener la existencia del mismo individuo dos veces en un sólo mundo. Si derrotábamos a uno de ellos, teníamos una oportunidad de dañar al Youkai S@ik1 KAzU quien no cedería sin importar cuánto lo atacáramos desde afuera.

—Hafuri, tengo una pregunta sobre esa grande…am, ¿muñeca? ¿Quién la creó y cómo?

—El Usuario de la Magia de la Enfermedad. Él combinó miles de tipos de hongos para crear una copia perfecta de un humano a un nivel fisiológico.

—No me importa si es un trabajo apresurado, sólo tiene que lucir bien. En ese caso, ¿qué tanto tomaría hacer uno de esos?

—Tendría que preguntarle directamente para saber con exactitud. Sin embargo, esta fue originalmente destinada a ser una madre artificial substituta con mis características metidas en ella. Habría sido creada con extremo cuidado para asegurar que el líder de la siguiente generación para el Hyakki Yakou pudiera nacer sin problemas.

—¿Eso quiere decir?

—La Magia de la Enfermedad también creó copias de sí mismo para confundir al enemigo. Si ese nivel es suficiente, creo que él puede diseñar uno casi inmediatamente.

Bien.

Eso significaba que teníamos el viaje en el tiempo y la copia señuelo hecho para igualar a Saiki Kazu.

Sólo teníamos que enviar la copia falsa (la cual era técnicamente algo como una muñeca de paja usada para maldecir a alguien) a una línea de tiempo diferente a unos segundos diferentes de la nuestra usando el Paquete de viaje en el tiempo. Si entonces destruíamos esa copia, el Saiki Kazu perfecto comenzaría a acceder a algo. Si interferíamos, cortábamos el hilo entre ellos, y la rellenábamos con ruido, su mente se sobrecargaría. Incluso si eso no lo derrotaba, las técnicas mortales del Hyakki Yakou probablemente lo derrotarían mientras él estuviera indefenso frente a ellos.

Podríamos terminar esto sin crear una larga batalla sin esperanza que no era diferente a negar una explosión nuclear con otra explosión nuclear.

¡Podría ver claramente el camino conduciéndome de vuelta a mi vida normal!

Un momento después, escuché una explosión ensordecedora a la distancia.

—Ahí era donde Magia de la Enfermedad estaba peleando, —dijo Hafuri.

La batalla no había crecido tan caótica como antes debido a la rápida eliminación de la influencia de Tselika, pero todavía era una guerra total. Incontables batallas estaban llevándose a cabo por todo el lugar.

En otras palabras…

—Si va a venir a ayudarnos, parece que necesita acabar su propia batalla primero.

7 (3rd person)

La situación fácilmente podría ser descrita como caótica, pero si alguien había sido capaz de comparar este segundo round al primero, se habría visto bastante organizada.

Los Top 5 manteniendo su cordura y cooperación ayudaban más que nada. Para ponerlo simple, el Hyakki Yakou había exitosamente seguido su plan inicial para la batalla.

El Usuario de la Magia de la Enfermedad vestía el uniforme de combate negro especial de un miembro del SWAT.

La Clarividente Veneno tenía sus ojos cubiertos con una tela roja y sostenía dos pistolas viejas alemanas.

Estaban de pie espalda a espalda en el paisaje rural teñido de oro.

Ellos peleaban en el mismo lado según lo previsto por la cresta familiar idéntica que portaban.

—La presencia de la Aoandon se ha desvanecido.

—Y en su lugar la de Saiki Kazu ha crecido.

—No veo señas de que se rompa su hipnotismo.

—No se romperá a menos que se rompa activamente. Pero en este caso, fue causado por los poderes paranormales de la Aoandon más que la idea académica del hipnotismo.

—¿Eso qué quiere decir?

—Si pierden la consciencia, todo terminará. Es lo mismo que las llamas de una lámpara. Sin nada para volverla a encender, sólo se necesita extinguirla una vez. Sin importar cuánto combustible permanezca, nunca continuará quemándose.

—…

Cuando él escuchó eso, el Usuario de la Magia de la Enfermedad miró directamente enfrente.

Él miró al más grande enemigo entre el grupo de enemigos ante ellos.

—Eres tan grande. Eres tan genial.

Era la Usuaria de Byouki.

La chica vestía un pequeño vestido chino amarillo, una chaqueta con decoraciones de orejas de gato en la capucha, y vendas aparentemente colocadas al azar a lo largo de su cara y pierna. Ella usaba un Byouki, una variación del Kodoku. Ese miedo era automáticamente producido en masa al nivel requerido para matar a su objetivo.

Él ya supuestamente había derrotado a esta chica una vez.

Si no fuera por la interrupción de la Aoandon, él podría haber salvado esta alma.

—¡Ajajaja! ¡¡Ajajajajajajajajaja!! ¿Por qué? ¿Por qué tienes todo? ¿¡Como una compañera con la que puedes estar espalda a espalda!? ¡¡¡¡¡¡¡Yo…he caído muy bajo y nunca – ¡Ni una vez! – encontré algo así!!!!!!!

Sombras negras se levantaron mientras ella le gritaba.

Cada una era un símbolo de enfermedad y pestilencia. Un rasguño de una de sus garras causaría que el cuerpo entero de uno echara espuma, se pudriera y tuviera sus proteínas hervidas desde adentro por una fiebre intensa.

Pero incluso mientras cientos y miles de Byouki lo rodeaban, la expresión del hombre no cambió en lo más mínimo.

—Ya te di mi respuesta.

El Usuario de la Magia de la Enfermedad no había sido alguien especial.

A él simplemente se le había dado una casa cuando el Hyakki Yakou lo recibió.

Así que si esta chica se le hubiera dado una casa y un símbolo para portar, ella podría haber sido capaz de acabar su cadena de desesperación.

—Ajajaja. No lo entiendo. Nada de lo que dices lo comprendo. Soy tonta, después de todo. Parece que nunca he sido capaz de entenderlo. Todos pierden su paciencia conmigo. Jaja. Ajajaja. Realmente no tengo remedio. Completamente sin remedio…

—Entonces te lo diré tantas veces necesite para que lo entiendas.

Con el sonido de la electricidad corriendo a través de un tubo de neón, una brillante espada blanca creció entre sus dedos índice y medio.

—¿Qué harás? —preguntó la Clarividente Veneno. —¿Solicitar apoyo de los bombarderos volando por encima?

—A diferencia de antes, no tengo guía por láser de Hishigami. Los fusibles podrían ser removidos, pero quién puede decir donde aterrizaran en la villa.

—¿Entonces qué harás? ¿No te hará retroceder el Byouki infinito brotando de la superficie de la tierra?

—Veneno, préstame tus “ojos”. …Esa lamentable chica ni siquiera vale la pena matarla, por lo que solucionaré esto aquí para que ella se pueda recuperar.

Cuando la doncella del santuario con los ojos vendados escuchó sus bruscas palabras, ella suspiró mientras seguía de espalda a espalda con él.

—Oh, ¿así que seguiremos haciendo esto a tu manera, Onii-chan? ¿Y cómo se supone que reaccione cuando estás tan apegado a una chica de más de doce años más joven que tu hermana?

—¿Dijiste algo?

—No, nada.

—…Hermana, he estado pensando esto por un tiempo, pero una mujer que ya pasó la edad de veinticinco realmente no debería llamar a su hermano “Onii-chan”.

—¡¡Así que me escuchasteeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!

 

A una corta distancia, el Oomukade confrontaba a Ranzono Sachi.

Vengan.

Una voz parecida a una campana dijo una sola palabra.

Eso bastó para que la tierra rodeando los campos de arroz se hinchara. Youkai más grandes que un vehículo ligero salieron. En su mayoría eran extraños y grotescos parecidos a animales tales como el Tsuchigumo, Uwabami, y Gama, pero eso podría haber sido debido a la propia característica especial de Sachi.

(Ese chico Jinnai Shinobu que conocí en la Villa Noukotsu tenía esta misma habilidad en rango extraordinariamente amplio, pero en cambio por ser limitada a animales, Sachi puede controlarlos conscientemente y darles algo de nivel de direccionalidad. …Ella parece estar convocándolos. Realmente podrías llamarla una convocadora justo ahora.

Él sonaba muy preocupado por el hipnotismo remanente de la Aoandon i¬ncluso si la arcademonio se había ido. Convocar sin fin Youkai sin alguna clase de sacrificio o ritual era esencialmente un arma táctica en sí. Si un médium o chamán supiera esto, podría haber sido suficiente para enviarle una maldición de odio a ella.

El Oomukade no podía ignorar esto.

Él no podía descuidadamente dejar que alguien la viera. Él tenía que sellar este poder y prevenir que alguien la usara a ella. Él quería prevenir que su vida fuera manipulada aún más para el beneficio de alguien más.

—¿Puedes escucharme, Sachi?

—…

Ella no respondió. Incontables Youkai la rodeaban con los sonidos de garras de metal raspando. Se alinearon como piezas de shogi.

Estaban preparados para derrotar a su enemigo, el Oomukade.

Extrañamente ojos nublosos aún atrapados por el hipnotismo se voltearon hacía él.

El ramillete de rosas blanco al costado de su cabeza se balanceó débilmente.

—Protegeré…a mis amigos…

—Igual que yo, Sachi.

—Crearé un mundo donde todos podemos ser iguales. Para hacer eso…para hacer eso, haré lo que sea.

—No necesitas una palabra especial. Los ciempiés y arañas sólo necesitan vivir secretamente al lado de las casas de las personas. Nadie necesita notarlos. Eso es todo lo que se necesita.

El Oomukade reunió fuerza en su cuerpo gigante.

Ese Youkai había comenzado como un solo insecto, pero la leyenda decía que él había devorado un clan de dioses dragón y los había llevado al borde de la extinción. Él era un Youkai que comió Youkai. Y cuando había comido un Byouki para proteger a Sachi, él había comenzado a tomar las característica de un Kodoku, la técnica era tener incontables insectos venenosos y bestias feroces pelear hasta la muerte.

Ranzono Sachi había convocado varios Youkai, pero él no perdería tan fácilmente en una competencia pura de fuerza.

Pero eso en sí era un problema.

(Mi veneno es demasiado fuerte.)

Sus fauces chasquearon desde la izquierda y derecha y un extraño fluido purpura cayó goteando.

(Esto hará más que paralizar a Sachi. La matará. Sin embargo no puedo detenerla por medio de fuerza bruta tampoco. No hay nada que pueda hacer así.)

Consciente de eso, él calmadamente siguió pensando.

(Entonces necesito debilitar mi veneno.)

Él haría lo que fuera necesario para salvar a esta chica.

(Afortunadamente, el Kodoku reúne todo el veneno y maldiciones en el último insecto o bestia sobreviviente. …Para ponerlo de otra manera, el veneno y la maldición de uno eran arrebatados cuando eran comidos. Tsuchigumo, Uwabami, Gama. Lo siento, pero los usaré. Coman mi cuerpo y llévense el exceso de veneno que poseo.)

Si él podía debilitar su veneno, él podría derribar a Ranzono Sachi sin matarla.

Si se desmayaba, los Youkai antinaturalmente convocados regresarían a sus sentidos.

Eso resolvería todo.

No había garantía de que el Oomukade sobreviviría a ser comido. Mientras más fuera comido, más poder se le arrebataría, por lo que era posible que él no tuviera energía suficiente para curarse sus heridas.

Pero a él no le importaba.

Incluso si él calculaba mal su fuerza y era asesinado, él todavía sería capaz de salvar a Ranzono Sachi.

Él sólo quería dejarla con la posibilidad de intercambiar verdaderas palabras cálidas con los niños que ella había conocido en esta villa en lugar de ser atraída a esa Oni azul como un insecto a un exterminador de insectos.

Siempre y cuando él pudiera salvar a su amiga, a él no le importaba lo que le pasara a él.

—¡¡Vamos, Sachi!! ¡¡Tu enemigo está justo aquí!!

—…Vayan, todos.

Mientras los dos se fulminaban con la mirada entre ellos, ellos cruzaron una línea. Justo como liberar la cuerda de un arco, él se preparó para liberar la fuerza aumentada pasando de su límite en su cuerpo gigante. Una pelea entre grandes pesos estaba comenzando.

Pero en el justo instante antes de que eso pasara…

—Los Tres Insectos…quiero decir, el Cadáver Superior, el Cadáver Medio y el Cadáver Bajo. A medida que la noche de Koshin pasa, viajar a través de la barrera de Sarutahiko y reportar al Emperador Celestial. Son insectos del tamaño de un dedo, sin embargo son objetos externos los cuales remueven el tiempo de vida de todas las cosas vivientes. ¡Toma la forma de balas, entra al cuerpo, y roba su energía! ¡¡Tres Cadáveres!!

Disparos sonaron.

Espadas y balas normales no le hacían nada a los Youkai, sin embargo hoyos de balas se abrieron en el Tsuchigumo, el Uwabami, el Gama, y en los otros soldados de Ranzono Sachi, y sus cuerpos se congelaron como si pegamento se hubiera vertido en su interior.

Lo siguiente que supo el Oomukade era que una doncella del santuario vendada de los ojos sostenía dos pistolas al lado de él.

Las campanas decorativas atadas a las pistolas viejas alemanas lentamente producían un claro sonido. Y esas campanas contenían el símbolo del Hyakki Yakou.

Su capa divinamente delgada bailaba con sus movimientos.

—¿Quién…eres?

La doncella del santuario agarró un sujetador de balas de repuesto y lo empujo en la parte superior del cartucho de balas fijo. La parte de la bala no estaba hecha de plomo. En su lugar, parecía ser una larva seca y enrollada.

—Soy la Clarividente Veneno del Top 5 del Hyakki Yakou. Para ser honesta, normalmente no tomaría este trabajo extraño sin las órdenes de Hafuri-sama, pero Magia de la Enfermedad me pidió que ayudara si podía.

—…

—¿Y qué es esto? ¿¡Otra niña pequeña!? ¡Y ella es incluso más joven que la Byouki! Primero Hafuri-sama y ahora esta convocadora de monstruos. ¿¡Te sucedió algo, Onii-chan!? (*Preocupada*, *preocupada*)

—Oye, ¿y qué le pasó al Tsuchigumo y a los demás?

¿¡Ah!? Las balas de los Tres Cadáveres están destinados a ser usados contra Youkai, pero puedo regular libremente su poder destructivo. Eso no fue suficiente para matarlos, sólo los puse a dormir por un rato.

—¿Puedes detener la locura de Sachi con esas balas?

—Los insectos de los Tres Cadáveres originalmente se ocultaban dentro del cuerpo humano, robando el tiempo de vida de uno. Los Youkai tienen un concepto muy pequeño del envejecimiento, pero un humano normal sería asesinado instantáneamente por una de estas.

—Entonces lamento decirte que estás meramente en el camino. —El Oomukade agónicamente sacó esas palabras. —Debo detener a Sachi sin lastimarla. Para hacer eso, debo debilitar el exceso del veneno en mi cuerpo, pero eso requiere permitir que sus Youkai me devoren. Escucha. ¿Podrías dejar de neutralizar al Youkai enemigo? ¡¡Esto no tiene sentido si no me atacan!!

—¿Oh? No estaría tan segura.

La Clarividente Veneno inmediatamente respondió con una voz clara.

El corchete de la hierba de San Juan en su pecho crujió.

—Es verdad que asegurar y suprimir a una niña tan joven podría ser más difícil que simplemente matar a un adulto. Pero este nunca fue un lugar para adultos como nosotros que tienen ya demasiada fuerza. ¿No es más natural para los problemas de los niños ser resueltos por niños?

—¿Qué estás…? —El Oomukade repentinamente entendió. —¡No me digas que estás arrastrando a ese chico en esto! ¡¡Y este es uno de los peores campos de batalla que este pequeño campo tiene para ofrecer!!

—A los residentes de la Villa Noukotsu los pusimos a dormir nosotros el Hyakki Yakou. Eso fue para prevenir que el grupo de la Aoandon los manipulara con alguna clase de poder paranormal. Sin embargo, algunos humanos rodeados por muchos Youkai lograron permanecer consientes. Ese Jinnai Shinobu es un gran ejemplo.

—¿Estás diciendo que ese chico también lo está por que estaba rodeado por Tsukumogami? No…

—No es así de simple. Jinnai Shinobu es simplemente una irregularidad de humano, incluso si él no está consciente de eso. El chico en cuestión se desmayó junto con los demás. Sin embargo, —continuó la Clarividente Veneno. —Se dice que los insectos avisan de peligros por venir y yo gané inspiración paranormal al criar tales cosas en mi cuerpo. Esos insectos pueden producir una gran afinidad con el cuerpo de cualquiera e ingresar la información de un peligro por venir. Encima de eso, la mente humana es fácilmente sacudida por señales de peligro. Cuando se usa apropiadamente, esos insectos pueden actuar como una alarma de reloj definitiva.

En otras palabras, toda la información apropiada había sido ingresada en el cuerpo del chico.

En otras palabras, ese chico había despertado mientras que todos los demás se habían desmayado.

En otras palabras, ese chico quien sabía la situación de Ranzono Sachi no dudo en correr al campo de batalla.

Una nueva forma apareció en ese campo de arroz: Yonesaki Hiro.

Similar a Ranzono Sachi, ese chico era amado por todos los Tsukumogami los cuales estaban basados en objetos físicos.

—¡¡Ohh, mi amo!! ¡Es peligroso! ¿¡Por qué estás aquí!?

—No, Sombrilla. Necesitas prepararte también. ¡¡Parece que es la hora para Hiro-sama de probar que él es un hombre!!

La Sombrilla Obake y la Linterna Obake se encontraron con el chico.

Esos Youkai se habían cayado tan pronto el término Hyakki Yakou había sido mencionado, pero eso había cambiado tan pronto vieron el rostro de su joven amo. Ellos habían dejado a Jinnai Shinobu y a los demás para correr hacía él.

—Sombrilla, Linterna. Escuché todo de un insecto en mi oído.

El chico de apariencia ordinaria en suéter azul y pantalones beige habló calmadamente.

—Así que ayúdenme. Voy a salvar a Ranzono-san.

La Sombrilla y la Linterna no eran los únicos Youkai con Yonesaki Hiro. Una banda se deslizó como una serpiente, un mortero de piedra camino sobre cortos brazos y piernas, una tabla de madera de uso poco claro revoloteaba en el cielo y una armadura vacía estaba hacía sonidos metálicos mientras caminaba.

—Necesitamos ayudar a Hiro-chan.

—¡Hiro-chan!

—¡¡Te cubrimos la espalda, así que has lo que necesites hacer!!

Todos juntos, eran Tsukumogami.

La familia Yonesaki reparaba viejas herramientas y cuando su habilidad como artesano le permitía vivir a la herramienta por cien años, ganaban una voluntad por su propia cuenta de esta manera. Los Youkai le pagaron a la familia al jurar lealtad a cada generación consecutiva.

Mientras tanto, Ranzono Sachi hipnotizada miró a estos nuevos objetivos con sus ojos nublados.

Su voz convocadora abandonó sus labios.

Vengan.

La tierra rural fue destruida y una gran variedad de Youkai aparecieron. Con un Sarugami, Baku, Takebunkani, Tesso y más, había todo desde un mono gigante que simplemente secuestraba y mataba personas a un enjambre de ratones que devoraban todos los documentos.

Jóvenes miradas chocaron y varios Youkai dieron un paso adelante a ambos lados.

Dos voces gritaron al unísono.

—¡¡A ellos!!

—¡¡A ellos!!

Un sonido ensordecedor de colisión le siguió.

Los muebles pesados tales como armarios y morteros cayeron encima del Sarugami quien ondeó sus poderosos brazos y del gigante Takebunkani quien estaba protegido por su grueso caparazón. Los Youkai animales respondieron al ondear sus brazos y piernas para enviar a volar la mesa de té y sillas.

—¡Nos aseguraremos que Hiro-chan gane!

—¡No traigan vergüenza a nuestro amo! ¡¡A la carga!!

—¡¡Séeee!!

Incluso cuando fueron lanzados al aire o cayeron al suelo, los grandes platos y ollas de metal no dejaron de pelear. Originalmente habían sido objetos normales, pero no se quebrarían tan fácilmente ahora que eran Youkai. Rápidamente se pusieron de pie y se cargaron de vuelta hacía el combate.

—Podrían ser Youkai, pero siguen siendo sólo muebles, —mecánicamente dijo Ranzono Sachi. —Aunque hay algunas excepciones como el mortero en la historia del Cangrejo y el Mono, generalmente no tienen la habilidad de matar a otros Youkai.

Podría haber sido sólo una pequeña llamada para comenzar, pero esas palabras negativas habían sido ampliamente interpretadas desde afuera.

—Por otro lado, tengo muchos Youkai letales entre mis amigos. Puedo llamar tantos de ellos como necesite, así que no puedo perder. ¡¡Crearé un mundo donde mis amigos serán aceptados como iguales!!

Y había un Youkai que era realmente letal para los Tsukumogami: el Tesso.

Ese Youkai había comenzado como el rencor de un gran sacerdote. De acuerdo a la leyenda, tenía ochenta y cuatro mil ratones bajo su control y habían comido todo a través de todas las sutras y estatuas de Buda en Enryaku-ji, por lo que era el enemigo definitivo de un Tsukumogami hecho de madera o papel.

—¡Kyah! ¡¡Kyahhh!! ¡¡Este enjambre de ratones me está mordiendo!!

—Sigue peleando, Linterna. ¡¡Si esto se vuelve muy peligroso, entonces escapa al cielo!!

—¿¡Qué hay de ti, Sombrilla!?

—Desde hace mucho las sombrillas de papel han tenido su papel reemplazado. ¿¡Realmente piensas que tendría miedo de que se rompa mi papel después de todo este tiempo!? ¡¡Hagamos esto, ratones!!

El sonido de mordiscos continuó.

Era el sonido de un Tsukumogami de cien o más años de edad siendo comido.

Escucharlo debió haber puesto a Ranzono Sachi en un humor victorioso.

Sin embargo…

(…¿Eh…?)

Su corazón había estado tan llano como el mar calmado, pero una ligera ondulación apareció ahí.

O eso parecía para ella.

(¿Por qué…estoy feliz…cuando estoy escuchando…los gritos de los Youkai…?)

Esa pregunta le vino a la mente, pero se desvaneció antes de que ella pudiera encontrar una respuesta. Eso le evitó continuar por esa línea de pensamiento. Un vago desagradable bulto acechaba en su mente, pero ella no sabía por qué estaba ahí.

Como resultado, ella se concentró en repetir la misma acción.

Vengan, vengan, vengan, vengan.

Cada vez que ella decía la palabra, incluso más Youkai salieron del suelo. Todos eran monstruos basados en insectos o reptiles. Un humano normal tendría una dificultad en mirar a sólo uno de ellos, pero este era un gran enjambre. Ranzono Sachi estrechó sus ojos como parte de esa grotesca escena.

—¡¡Gyaahhh!! ¡¡Duele!!

—Aguántalo. ¡¡Nuestros amos pueden arreglarnos incluso si nos quebramos!!

—¡Pero duele! ¡¡Tengo miedo!! ¡¡Pero…pero haré lo que pueda por el bien de Hiro-chan!!

Esos gritos no le permitían consolarse a sí misma en la cuna de irreflexión.

Estos eran los gritos, llantos y chirridos de Youkai. Provenían de los muebles Tsukumogami en vez de las grotescas arañas, serpientes y otros animales, pero aun así sacudían la mente de Ranzono Sacho de poco en poco. Esa superficie de agua llana ahora estaba cubierta de incontables ondas de tormentoso mar.

—Alto…

Ella era la que lo estaba causando, pero mientras estaba hipnóticamente atrapada, el pensamiento de dejar de atacar nunca se le ocurrió.

En su lugar, ella fijó su vista en Yonesaki Hiro, el símbolo de todos aquellos de pie contra ella. Si él no hubiera venido aquí, ella no tendría que haber atacado estos Youkai, por lo que él era la causa. Su mente había vuelto a pensar en ello de esa manera.

—¡¡Detén esto!! ¿No lo entiendes? ¡No puedes derrotarnos así! ¡¡No importa qué hagas y no importa qué tanto forcejees, no puedes derrotar a mis amigos!! ¡Así que vete! ¡¡Deja de darles esperanzas imposibles y deja de forzarlos a trabajar innecesariamente!!

—Ellos no perderán.

Y sin embargo…

—Mi familia no perderá.

Él respondió inmediatamente.

Era una esperanza ridícula. Muchos Tsukumogami estaban siendo lastimados en el nombre de esa esperanza. Realísticamente, la mayoría de los Tsukumogami sólo podían taclear a sus enemigos y apenas si uno de ellos podía usar poderes paranormales tales como una maldición. Y su habilidad destructiva correspondía a su peso original. El más pesado de ellos era el mortero de piedra, pero ni siquiera él podía aplastar al Sarugami o al Takebunkani con un golpe directo.

En otras palabras, ellos no tenían ni siquiera la más mínima oportunidad de ganar.

Mientras más pelearan, más serían desgastados y más grande sería el daño a los Tsukumogami.

Pero entonces un gran temblor en la tierra revocó esa suposición.

—¿Qué-…?

Cuando Ranzono Sachi lo miró, sus ojos se abrieron ampliamente.

Un nuevo objeto Youkai había aparecido, pero no era un simple pedazo de mueblería tal como un gabinete o una mesa de té.

Era una casa entera de techo de paja.

La estructura de madera tenía que pesar al menos varias docenas de toneladas y lentamente se acercó como un dinosaurio.

¿A Ranzono Sachi se le hacía familiar un Youkai conocido como el Mayoiga?

Era pesado y por lo tanto lento, por lo que el lado de Yonesaki Hiro sólo tenía que comprar tiempo para que él llegara.

Y una tacleada de un Tsukumogami era tan poderosa como su peso original.

El mortero de piedra peleando en las líneas frontales sólo estaba alrededor de los cincuenta kilogramos.

—Bwoh.

En ese caso, el ataque del Mayoiga sería de cincuenta a cien veces más poderoso.

—¡¡¡¡¡Bwoooooooooooooohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!!!

Rugió como un toro enfurecido y se cargó hacía adelante.

Después de un ensordecedor sonido de impacto, los monstruos, el mono gigante y el cangrejo, fueron lanzados al aire como en alguna comedia. En lugar de atacar un enemigo individual. Parecía estar desgarrando una línea a través de toda la formación enemigo.

—Tus amigos podrían ser en efecto fuertes, Ranzono-san, —dijo Yonesaki Hiro, el chico que había confiado en que los Tsukumogami aguantarían hasta este momento. —¡Pero mi familia es incluso más fuerte! ¡¡No perderán ante nadie!!

—…!!!!!!!

El ya corazón atormentado de Ranzono Sachi estaba dando vueltas como una taza de sopa cayendo víctima de un gato travieso.

Todas sus emociones estallaron y ella gritó en una explosión de furia.

—¡¡A ellos!! ¡¡Todos!!

—¡Mayoiga, sigue empujando hacia adelante! ¡Jatai, Kosode-no-Te! ¡¡Denme una mano!!

Durante la segunda colisión, Yonesaki Hiro extendió sus brazos horizontalmente y una Youkai hecha de ropa se envolvió alrededor de su mano.

Entonces algo aterrador sucedió.

Después de un paso especialmente fuerte, Yonesaki Hiro se precipitó hacia adelante y más allá de incluso su formación de Youkai. Él estaba llevando personalmente la pelea directamente hacía Ranzono Sachi.

Era el plan más tonto de los planes tontos.

En shogi, él habría enviado a su rey de la protección de los dorados y plateados a atacar directamente las piezas enemigas.

Pero los Tsukumogami alrededor se movieron a la vez sin intercambiar una sola palabra. Usaron toda su fuerza para contener a los animales Youkai tales como el Baku y el Tesso quienes estaban haciendo un ataque concentrado en su más grande debilidad. Continuaron empujando y, por sólo una cuestión de segundos, crearon un camino como si partieran el mar.

Ellos sabían que así era cómo un hombre actuaría.

Ellos sabían que su amo no estaría simplemente escondido atrás.

Ellos sabían perfectamente lo que haría Yonesaki Hiro.

Esto iba más allá de amigos o compañeros.

Sí, era casi como si fueran familia.

—¿Qué-…?

Antes de que Sachi pudiera convocar incluso más Youkai, el chico se movió justo en frente de ella. Él sostuvo un puño en frente de su rostro como los boxeadores que había visto en la TV, pero él no estaba tratando de golpearla.

—¡¡Jatai!!

Una banda estaba envuelta alrededor de su puño como un vendaje, pero tan pronto él levantó su mano hacía adelante, se estiró y se envolvió alrededor del cuello de Ranzono Sachi.

—¿¡Gah…!? Mi…voz…

—¡¡Kosode-no-Te!! ¡¡Ahora!!

Él ondeó su otra mano y la tela envuelta alrededor se expandió. Para el momento que Sachi se dio cuenta que era un kimono, había caído sobre su cabeza y la había cubierto. Más que tener problemas para respirar, la mayoría de sus sentidos ahora estaban atrapados en oscuridad.

Convocar no funcionaba si ella no podía pronunciar las palabras para convocar.

Incapaz de apuntar o hablar, ella no podía usar su habilidad apropiadamente.

(Yo…)

Su arteria carótida estaba siendo comprimida más que su tráquea, por lo que su mente comenzó a irse y venir como si fuera capturada por una llave de judo.

Pero incluso entonces, su objetivo creció a un tamaño antinatural dentro de su corazón.

(Crearé…un mundo amable…para todos los Youkai…)

Pero en esa oscuridad, una pequeña pregunta apenas entró en su mente.

¿Qué iba a hacer una vez que hiciera a todos iguales?

Ella sentía que la sonrisa de alguien había estado ahí. Ella tenía la sensación de que alguien llegó a ella de frente cuando ella había estado llorando y gritando. Ella tenía la sensación de que un chico había visto su verdadero rostro que nadie había aceptado y la llamó linda.

Porque esos pensamientos habían llegado a ella mientras su conciencia de se desvanecía, ella no estaba segura si la voz que escuchaba en la oscuridad era real o un invento de su imaginación.

—No te preocupes, Ranzono-san, —dijo la voz. —¡¡Te salvaré!!

Después de escuchar eso, la consciencia se deslizó de las manos de la chica.

 

Un frío viento voló entre los dos oponentes: el Usuario de la Magia de la Enfermedad y la Usuaria de Byouki.

—Jaja☆

Las batallas alrededor gradualmente estaban llegando a su fin. La mayoría de ellas estaban acabando a favor del Hyakki Yakou. Con menos carga para la Clarividente Veneno, ella podía enviar más de sus recursos a este lugar.

En otras palabras, la precisión de los “ojos” prestados por el Usuario de la Magia de la Enfermedad se incrementó considerablemente.

Su espada brillante había estado cortando a través de incontables sombras de Byouki mientras automáticamente aparecían, pero él comenzó a hacer más que eso.

Después de un gran sonido, su cuerpo se deslizó entre los incontables Byouki y se disparó como un misil hacía la chica usándolos. Él ya no tenía que perder el tiempo derrotándolos antes de avanzar. Él tomó la ruta más rápida hacía ella. Era verdad que el Byouki automáticamente calcularía el número necesario para asesinar su objetivo y producir la cantidad necesaria. Eso significaba que ningún humano o Youkai podía derrotar a la Usuaria de Byouki, pero el arreglo de Byouki no estaba emparejado. El cálculo era para cómo ganar al enviar todos los Byouki creados hacía el objetivo y cortar sus rutas de escape, así que ella nunca había esperado que el objetivo se deslizara a través de ese arreglo de jaque mate.

Sin embargo, él se deslizó a través de las brechas.

Al moverse justo en frente de la Usuaria de Byouki, él pudo ignorar los abrumadores números. Era parecido a usar una navaja afilada como un pica hielo para clavar a través de la brecha de las articulaciones de una gruesa armadura y destruir el punto débil del enemigo en un solo golpe.

(Cuando se llega a esto, ambos tenemos poderes paranormales.)

Sus miradas colisionaron de frente.

Era como una copia de una foto pasada. El mismo resultado ocurría cada vez. En los juicios de ordalías de una era antigua, se creía que dios se pondría del lado de quien fuera que estuviera bien. De la misma manera, era tan claro como el día quién sería el ganador aquí.

—Sé mejor que cualquiera cómo salvarte. ¡¡¡Nunca cometeré un error aquí, en este momento!!

Una espada blanca rugió y apuñaló la fuente de la enfermedad negra.

Esa era una espada sagrada que partía el corazón maligno de uno sin dañar el cuerpo.

Usando una porción del poder de un dios celestial quien había comenzado como un espíritu negativo que había amenazado a Kioto, el especialista de Magia de la Enfermedad salvó a la chica.

8

La batalla alrededor había llegado a su fin.

El Usuario de la Magia de la Enfermedad estaba libre.

Ya no había necesidad de contenerse.

Hafuri, la Líder del Hyakki Yakou, llevó algo como un pequeño micrófono a su boca y dio su comando.

—Magia de la Enfermedad, usa tu poder para crear una copia de Saiki Kazu. La precisión puede ser baja. El mínimo requerimiento es que tiene que ser reconocido como él.

Escuché algo como una ramita siendo pisada y entonces una gran masa creció de la tierra como un cortometraje avanzando rápidamente del crecimiento del bambú. Comenzó como una columna blanca, pero comenzó a desmoronarse y formar facciones más detalladas. Varios colores de descomposición formaron los tonos del cabello, piel y ropa. Lo observé transformarse en el hombre parecido a un ventrílocuo en traje negro.

—¿¡El Paquete de viaje en el tiempo está listo!?

—Lo está.

—Envíalo a cinco segundos en el futuro. Si eso hace al mundo o destino o lo que sea pensar que hay dos Saiki Kazu en la misma línea del tiempo, habremos ganado. Una vez que destruyamos el muñeco falso, la información residual sin un lugar en este mundo o en el siguiente se convertirá en algo como un alojamiento externo y comenzará a unirse al Perfecto Youkai S@ik1 KAzU. ¡¡Eso sería rellanado con ruido, lo cual nos dará una oportunidad de ganar!!

Escuché un sonido de chispas esparciéndose y entonces el muñeco de hongos de Saiki Kazu se desvaneció en el aire.

Cinco segundos después, todo esto se acabaría.

—Súcubo, Aburatori.

—Sí, amo.

—Déjamelo a mí, chico.

Después del sonido de chispas incluso más violentas, el modelo de Saiki Kazu reapareció en este mundo.

No teníamos razones para esperar.

Después de un gran rugido, el muñeco fue completamente destruido en pedazos.

9 (3rd person)

El corazón de Saiki Kazu sintió un ligero shock como si una estaca hubiera sido clavada en él.

Supuestamente existía como docenas de cuerpos a la vez, pero cada uno de ellos inclinó su cabeza. Como si se sincronizaran antes de tiempo, el mismo cambio llegó para todos ellos.

Y esa manera de pensar llevó una cierta idea a su mente.

—¿Sincronizado? No puede ser…

—¿Sincronizado? No puede ser…

—¿Sincronizado? No puede ser…

La situación aceleró.

Una tormenta de arena plateada falsa rellenó todos sus sentidos. Un dolor de cabeza y nausea abrumaba a todo lo demás. Sus sentidos de arriba y abajo se habían perdido y su mente estaba tan perturbada para incluso tratar de calmar su confusión.

Más allá del filtro de la tormenta de arena plateada, Hishigami Mai lanzó algo hacía uno de sus cuerpos hasta al borde de ser acorralada. Podría haber sido una granada y no habría sido un problema real incluso si lo era, por lo que él la atrapó en una mano.

Era un teléfono satelital.

Aparentemente ya había conectado a un lado. El dolor llenándolo lo hizo más inexpresivo mientras llevaba el teléfono a su oído y escuchó la voz de una joven chica.

—Ríndete. Tienes tres segundos.

—…

—…

—…

Esas palabras eran suficientes para que él entendiera.

Esta organización, este campo, esta sociedad y esta nación habían sido construidas al punto que podían derrotar al Youkai S@iki1 KAzU.

El frágil bien había sido eliminado y una poderosa justicia había sido colocada en su lugar.

Érase una vez, un joven asesino. A él se le había entrenado de esa manera por una grande organización criminal. Un cierto detective de policía había dicho que él rescataría al joven chico del mundo infernal, pero el destino tenía un retorcido sentido del humor, y a él se le había ordenado matar a ese detective.

Simplemente destruir una gran maldad era inútil.

Si el frágil bien no era eliminado y una poderosa justicia no era colocada en su lugar, el ciclo de tragedia continuaría.

Así que…

—Jeh.

—Jeh.

—Jeh.

Ese hombre, quién como un ventrílocuo nunca movía sus labios, cambió su misma expresión ligeramente para formar una sonrisa.

Esto no era lo que él había planeado. Él había intentado usar el ADN Japonés Estándar para fortalecer a la fuerza a todos los ciento cincuenta millones de ellos como clavar un clavo en un muñeco de paja. Si eso requería traicionar a la Aoandon al mismísimo final, él lo habría hecho.

Pero si el resultado era el mismo, él difícilmente podía quejarse sobre de alcanzarlo de otra manera.

Por lo tanto, él no tenía arrepentimientos.

La promesa de tres segundos habían pasado y Hafuri le habló a alguien más que Saiki Kazu.

Ella dijo las palabras de muerte.

Hazlo.

Un momento después, el brazo derecho de Hishigami Mai perforó a través del centro de su pecho.

La destrucción de uno afectaba equitativamente a cada uno de los Saiki Kazu. Justo como clavar un clavo en un muñeco de paja, un hoyo idéntico apareció en todos sus pechos.

En lugar de dañar el hardware, esto era más como dañar el software al lanzar una laptop al suelo para destruir la información interna. La información del daño se esparció a través de la red conocida como el Youkai S@ik1 KAzU, esparciendo errores fatales mientras tanto.

—¿Unas últimas palabras?

Él no respondió la pregunta de Mai.

Él silenciosamente se disolvió en algo como arena plateada la cual se desvaneció en el aire. El fenómeno parecía contener el mensaje de que alguien había abandonado su humanidad no tenía permitido una muerte humana.

El enemigo no tenía nada que decir.

La Mujer Hishigami decidió que el hombre había dejado el mundo satisfecho.

10 (3rd person)

En un hospital de la policía en Tokio, el Detective Uchimaku Hayabusa gruñó en la cama sin ningún conocimiento de la batalla siendo librada por el destino del país.

Él había sido hospitalizado después de recibir tres balas en la parte superior de su cuerpo en el tiroteo al final del incidente involucrando a Amagoi Haruka, también conocida como PSI_ver_RAIN, la auto proclamada chica psíquica de secundaria.

La chica en traje de baño llamada Hishigami Enbi estaba sentada en la silla al lado de la cama mientras pelaba una manzana con una mirada espantosa en su rostro. …Sólo para ser claros, eso no era un error de imprenta. Su rostro era demasiado Hannya-esco para ser llamado alegre.

—De acuerdo, tu linda Enbi-chan va a dar lo mejor de sí para mimar a su consentido detective☆ …¿Ah? Eso no está funcionando bien… De acuerdo, de acuerdo. Haré que digas “ah” dentro de poco. Ejejeje. …¡¡Maldición, sólo pélate ya!!

—¡Es por eso que no deberían darles cuchillos a los idiotas! ¡¡Es aterrador!!

Uchimaku Hayabusa realmente no tenía lágrimas en sus ojos mientras le contestaba gritando.

Después de una llamada a la puerta, un gran hombre entró.

Era Sotobori Gaku, un detective en la división de crimen organizado que se especializaba en grandes organizaciones criminales.

—Hola, Hayabusa-chan. Escuché que te topas con un problema político y que te has ganado algunas medallas de virilidad.

—Sólo ustedes en el crimen organizados alardea de cicatrices en estos días. Y es por eso que ustedes espantan al resto de nosotros. Espero que estas heridas de disparos sanen apropiadamente… ¡¡Creo en la cirugía cosmética moderna!! ¡¡Au, au, au, au!!

—¡Vamos, no desperdicies esta oportunidad! ¡¡Deberías dejar las cicatrices!! La policía de Japón le gusta resolver nuestros casos más inteligentemente, por lo que un oficial de policía con tres agujeros en el estómago es una especie en extinción. ¡Deberías visualizarte en tener al menos siete cicatrices!

Mientras hablaba, Sotobori colocó una bolsa de papel a un costado de la mesa.

—Oye, Tanque Pesado, ¿qué hay en esa bolsa?

—Sólo algo que hará tu estadía más agradable. Cuando estás encerrado en el hospital, nada suena mejor que una hamburguesa grasienta, ¿cierto?

—¡Idiota! ¡Tengo hoyos en mi estómago, ¿recuerdas?! ¡¡No puedo comer algo así en el primer día después de la cirugía!!

—Qué lástima. Supongo que tendré que comerla.

—¡¡Monstruo!! Aah…sólo el olor está estimulando mi hambre normalmente. Siento como si estuviera viendo una comida completa a través de barras de metal…

Sotobori comió la hamburguesa y se bebió una soda, pero ya que no era suficiente para beber, él tuvo que ir a las máquinas expendedoras.

Mientras esperaba por el café mezclado para llenar la taza de papel, él escuchó unas pisadas directamente detrás de él.

Él casualmente se dio la vuelta, pero entonces sus ojos se abrieron tan ampliamente como era posible.

Un asesino de alrededor de diez años estaba de pie ahí.

Nadie le habría creído cuando él había dicho a la policía que este era el verdadero asesino de un cierto viejo policía.

Más de una década había pasado desde entonces, por lo que ese asesino no podía seguir viéndose así. Sotobori sabía eso mentalmente, pero algo más le rehusó dejar de rechazar la idea.

Él sabía por seguro que este era él.

—…arado…

Los pequeños labios del chico se movieron muy ligeramente.

Al principio, Sotobori no sabía qué estaba diciendo y ni siquiera estaba seguro que esto era algo capaz de producir una voz, pero la voz gradualmente llegó a sus oídos.

—…Preparado…

—…

—Estate preparado. El Youkai S@ik1 KAzU regresará una vez que lo hayas olvidado. Así es cómo él ensambló su propio cuerpo. Así que siempre estate preparado de cualquier manera que puedas pensar. Esta es la única manera de mantener sellado al Youkai S@iki1 KAzU.

Ese fue el límite.

El asesino de cerca de diez años se desvaneció como una escultura de arena desmoronándose.

Alguien que existía por todo Japón, ignorando el concepto de una coartada, podría haberse desvanecido todos a la vez.

 

Un cierto hombre simplemente deseaba eliminar el frágil bien y colocar una poderosa justicia en su lugar.

Su historia terminaba aquí.

Pero si la arrogancia fuera a desenfrenarse otra vez en este mundo, ese monstruo volvería a aparecer tantas veces fuera necesario.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: