Capítulo 8

Parte 1, [Search Engine] Regreso de las Reinas [Absolute NOAH]

zonbi_img16

Karen Archienemiga Excepcional “Valquiria”

1

Una Archienemiga excepcional trabajando para la Cruz Brillante.

Valquiria Karen.

—…! ¡¡Maxwell!!

—Demasiado~ Tarde~.

La chica conejita azul lentamente sacó algo de su escote de sus amplios pechos. Lucía como un par de lentes deportivos con marcos azules. Cuando me di cuenta que eran lentes inteligentes que colocaban su pantalla por encima del escenario actual, sentí un tremendo escalofrío recorrer mi espalda.

La Valquiria se había enlazado con Laplace, el aterrador simulador que superaba por mucho a Maxwell. Ese monstruo extraordinario ahora había adquirido una cristalización de conocimiento de la humanidad.

—Ah.

Sabía que la predicción era inútil.

Entendía que la resistencia era fútil.

El tiempo se ralentizó hasta parecer un arrastre. Era como salir a la calle en frente de mi casa, y encontrar el parachoques de un gigante camión de basura llenando mi visión. Mientras mi vida pasaba frente a mis ojos, gané una extraña calma certera: esta monstruo chica conejita azul era una muerte segura al igual que eso.
Mientras el tiempo se movía extrañamente lento, Valquiria Karen usó movimientos excesivamente certeros para levantar su lanza en forma de cruz dorada con plumas mientras su larga falda revoloteaba detrás de ella.

La relativa densidad del oro puro era más del doble que el hierro. Esa lanza era tan alta como lo era ella, así que si la arrojaba como una bola de baseball, bueno, mi vida se acabaría. No sólo sería diseccionado si me daba; mi carne y sangre estallaría como un globo de agua.

Esto era una amenaza al mismo nivel que el parachoques de un camión de basura llenando mi visión.

Rodar a la derecha o izquierda era la única solución teórica. No tenía la fuerza extraordinaria de un Archienemigo, así que mi cuerpo no podía seguir el paso con los pensamientos en mi cabeza.

Así que este era el fin.

Todo lo que podía hacer era mirar la masa de oro puro acercándose a mi pecho.

Pero no fui arrancado en pedazos como si hubiera chocado de frente con un camión de basura.

La razón del por qué era simple.

Mientras permanecía de pie, una bruja y elfa oscura me salvaron por detrás.

Mi ralentizado sentido del tiempo regresó a la normalidad.

Así que mis sentidos ya no eran suficientes para entender qué había pasado entre ellas.

Pero escapar del desesperado ralentizado tiempo proporcionó algo de alivio.

Sí.

Significaba que había escapado de esa amenaza a mi vida.

Un momento después, un enfrentamiento ensordecedor de metal sonó. Muramatsu Yukie, la Elfa Oscura, había tomado mis hombros, pero eso no iba a dejarme escapar a tiempo. La bruja en vestido negro, Itou Helen, se precipitó hacia delante con una extraña armadura de cangrejo cubriéndola, pero cuando ella fue golpeada por el feroz ataque de la Valquiria Karen, lo cual causó que su larga falda se alzara por el aire detrás, Itou Helen fue noqueada hacía mí como un misil de artillería, apenas pude atraparla.

Extendí mis brazos para atraparla, pero no se sentía como una suave chica.

Era más como si una pelota de baloncesto hubiera sido arrojada a mi estómago mientras yacía en Júpiter donde la gravedad era 11 veces la de la Tierra. Un impacto insoportable sacudió no sólo mi estómago sino mi espalda completa. Era el que estaba siendo protegido aquí, pero mi aire fue expulsado de mis pulmones, y sentí como si mi corazón estuviera a punto de detenerse.

Los tres fuimos lanzados a volar.

Aun así, la diferencia en poder era tan grande que sólo podíamos sentirnos afortunados de que ninguno estuviera muerto.

—Max…well.

—Dígame.

—¿¡Qué es una Valquiria!? ¿¡Y cómo es esto siquiera posible!?

Era cierto que los vampiros y zombis eran extraordinarios. Si el gran Darwin los hubiera visto, podrían haber sido tan ridículos que él habría arrojado la toalla y nunca dejado su hogar de nuevo.

Pero las Valquirias daban un paso más allá de eso. No eran sólo monstruos. Eran mensajeras divinas. Eso las ponía en el mismo nivel que Gabriel o Miguel. Si algo como eso se aparecía en un torneo de monstruos llenos de orcos y esqueletos, nadie sería capaz de detenerla de barrer el suelo con los demás. ¡Probablemente podrías llamarlo injusto!

—Ya, ya. Esto no es tan inusual.

En el lugar de Maxwell, recibí una respuesta de la Chica Conejita Azul, Karen, quien fácilmente descansó la ultra pesada lanza cruz de oro sobre su hombro.

—Mientras que ver una Valquiria por ti misma podría ser inusual, ver variaciones y sus formas caídas es una historia diferente. Por ejemplo, banshees o la Cacería Salvaje. Hay incluso muchas teorías diciendo que las hadas Europeas tienen sus raíces en las Valquirias.

¿Eso quería decir que esto era aceptable?

¿Esto realmente podía ser aceptable?

¿¡Realmente simplemente podría aceptar que la Cruz Brillante tenía la ayuda de un Archienemiga que fácilmente blandía un poder en la ridícula escala de “los dioses”!?

—Sen…pai.

Desde mis brazos… o más bien, después de tener la cabeza con sombrero de bruja clavado en mi estómago después de que fuéramos lanzados, Itou Helen jadeó para respirar pero forzó algunas palabras.

—Lidiaré…con el monstruo. Así que…dame instrucciones…justo como-

—No tiene caso.

Ella fue interrumpida por el susurro de la chica conejita azul blandiendo la lanza de oro y escudo. Casi como si ella hubiera predicho esa declaración.

Y eso podría haber sido posible.

Mientras ella agitaba la redonda colita sobre su trasero, ella nos miró a través de esos lentes inteligentes…y esos lentes deportivos de marco azul eran un dispositivo móvil conectado al simulador de selección de personal a gran escala conocido como Laplace.

Esa demonio azul sonrió como si abriera arrancando su propia boca.

—Mi poder de Valquiria te vence como Archienemiga y el conocimiento del simulador Laplace te vence como humana. Además, no hay nadie en absoluto que pueda derrotar a Karen-chan☆

—…!!!???

No había espacio para refutar.

La chica conejita azul sensualmente lamió sus labios y entonces ella explotó. No, eso fue sólo como me pareció a mí. No importaba que ella usara tacones. Su lanza y escudo dorados se encendieron en líneas de luz fluidas mientras se acercaba y esa mensajera divina estaba justo en frente de nosotros en un santiamén.

Oh…no.

¿¡Voy a…morir!?

Un momento después, dos armas cruzaron caminos. Uno era la lanza de oro puro de la Valquiria, hecha ultra pesada debido a la densidad relativa. El otro era el grupo de colas translucidas que eran en realidad letales tentáculos de medusa desde atrás en las caderas de la capa de la bruja.

El resultado era tan claro como el día.

—Ah…¿¡kweah!?

La chica rubia gritó como un ave estrangulada y sólo un toque de luz cortó todos los tentáculos letales de medusa. No importaba que fuera 1 contra 9. La diferencia en poder era abrumadora. La lanza de oro brillante en realidad cortó a través del aire después de que los tentáculos ya se estuvieran moviendo. Su poder era mucho más grande. En el momento que le tomó a Itou Helen para moverse una vez mientras sostenía su varita de vidrio, ¡la chica conejita azul dejó que su larga falda golpeara el aire detrás de ella mientras ella libremente hacía 10 o incluso 20 golpes fatales de cualquier ángulo que ella quisiera!

Esa letal lanza giró alrededor de los dedos con manicure perfecto de la chica conejita azul. El arma letal bailó tan casualmente como un batón de porrista.

La punta se señaló al centro de mi pecho. En otras palabras, mi corazón. ¿¡Esa profanadora de milagros incluso lamió sus labios mientras apuntaba directamente mi vida!?

—¡Kh!

Con un pequeño respiro, mi cuerpo se hundió. Pero no fui yo quien lo hizo. En su blusa sin mangas y falda apretada, Muramatsu Yukie había alado mis pies debajo de mí. Caí hacía atrás y la lanza de oro apenas bailó por encima de mí. Al haber fallado en darme, la gran masa golpeó a la elfa oscura con la intensidad de un golpe de meteorito.

—¡¡M-Muramatsu-saaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaan!!

La chica de piel morena fue arrojada hacía atrás y todo lo que podía hacer fue gritar su nombre. Ni siquiera podría saber si ella estaba viva o muerta.

Mientras tanto, la chica conejita azul continuó moviéndose mientras agitaba sus largas orejas decorativas y alas de decoración.

—…

Esta vez, Itou Helen respondió. Varios líquidos coloridos pasaron por la varita de vidrio; pasaron por calentamiento, enfriamiento, destilación, filtración, separación y otros varios cambios químicos dentro de las pociones tragadas en el matraz; y creó pociones con efectos inexplicables por las leyes de la física.

Aun así.

Aun así, era inútil contra la Valquiria azul.

Ella simplemente movió su cabeza a un costado para esquivar los matraces con fondos redondos arrojados a ella como granadas o cocteles Molotov, y una luz dorada voló como un contrataque. En lugar de la lanza, era el escudo de una mano redondo con un emblema de ala grabado. Ella sin piedad lo arrojó para usar el borde como arma.

Dada la densidad relativa del oro puro, su peso tenía que ser más pesado que nudillos de hierro, un cenicero de vidrio o incluso un ladrillo.

—¿¡Ahhhhhhh!?

Itou Helen gritó mientras era arrancada de mí y enviada volando hacia atrás.

Había perdido la protección de la elfa oscura y la bruja.

Ahora no era nada más que un chico de preparatoria, y ella produjo un fuerte golpe con sus tacones mientras daba pasos hacía el frente con la suficiente fuerza para patear mi mandíbula desde abajo si ella lo quisiera. Ella entonces presionó con precisión la punta de su lanza cruz de oro contra mi garganta.

Esa hermosa pero malvada mensajera divina habló con burla en su voz.

—Jaque mate.

—…¿Por qué?

No podía escapar de la sensación de muerte acercándose y la cuchilla gentilmente frotó mi manzana de Adam, pero era una pregunta que escapó mis labios, no una súplica por mi vida.

Sí.

—El hecho de que eres una mensajera divina no importa aquí. Pero eres una Archienemiga, ¿no es así? ¡Así que, ¿por qué te aliaste con la cruel y horrible Cruz Brillante?!

—Jeje. Todos tienen sus razones. Eso es todo.

…Nada bien, ¿eh?

Ella no convertiría esto en un debate. Ella no pensaba que fuera de valor para un encuentro directo de opiniones. Eso quería decir que no podía negociar, amenazarla…o incluso fanfarronear. Ella simplemente usaría su gran poder para matarme.

O eso pensé.

Pero eso no fue lo que pasó.

Escuché varios sonidos explosivos sordos.

No escuchas frecuentemente disparos en Japón. Y de armas silenciadas eran incluso más raros.

Sólo había una posibilidad en la que podía pensar.

…¿Podría ser Itou Tamago? ¿¡Pero por qué!?

—Oh, vaya.

La chica conejita azul ni siquiera estaba preocupada. Ella giró la colita redonda en su trasero de aquí para allá y la punta de la lanza de oro presionada contra mi garganta sólo se movió ligeramente. Su delgado brazo con una cadena adornando la muñeca…se desvaneció.

Con sonidos de metal raspado, un viento dorado se alzó y chispas naranjas estallaron en el aire.

…Estás bromeando…¿cierto?

¿Ella podía ver las balas cortando a través del aire y derribarlas? Incluso mi vampira hermana mayor y zombi hermana menor habían sido golpeadas cuando fueron atrapadas con un ataque sorpresa por una ametralladora en el simulador. Habían sido golpeadas, pero no habían muerto. Eso era todo.

No tenía idea si Erika o Ayumi podían interceptar perfectamente una bala. ¿¡Y esta Valquiria estaba haciéndolo como una idea tardía mientras ella miraba en mis ojos con una mirada de asombroso!?

—Simplemente noquearlas en el aire sería grosero. Oh, ya sé☆ ¿Qué tal esto?

—!?

No había tiempo para descansar.

La chica conejita tomó mi cuello con una mano y entonces giró con su larga falda dibujando un amplió circulo detrás de ella.

Ella me sostuvo hacía la fuente de los disparos, como un escudo humano.

El sonido de algo perforando mi muslo derecho parecía extrañamente distante.

Pero entonces sentí un insoportable dolor abrazador como si alguien hubiera vertido metal fundido dentro de mi cuerpo.

—¡¡Gwaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!

La opción de soportarlo ni siquiera llegaba a mi mente.

—¡Ajaja! ¿Cómo se siente, cómo se siente? ¡Tu patético intento de justicia al traicionar la organización simplemente ha pisoteado la pequeña vida que estabas tratando de proteger! ¡Este derramamiento de sangre, este sufrimiento, esta tragedia! ¡Tu dedo en el gatillo lo produjo todo! ¡Ah, Ahhh! ¡¡Brrr!!

La conejita azul continuó gritando mientras su espalda temblaba en éxtasis, la cola en su trasero giro de aquí para allá, y ni siquiera intentó ocultar el rubor en sus mejillas y pesadas respiraciones saliendo de su boca.

Los disparos perfectamente precisos se habían detenido brevemente por algo invisible.

Y la gobernante de la guerra, la Valquiria, no pasó por algo la apertura.

—Toma esto. Mejor suerte la próxima vez

Con ese comentario despreocupado, algo partió el aire y produjo una ráfaga de viento. Su escudo de una mano en forma de disco voló con el peso y filo de una guillotina.

Golpeó y se clavó más agudamente que una bala y más intensamente que un lucero del alba.

Fue realmente una gran explosión.

Una parte del escenario fue cubierto por una onda de choque masiva y una montaña de polvo como de cumulonimbo.

Incluso si él hubiera tomado una variedad de primeras desviaciones, ese hombre finalmente decidió enfrentar al mundo por su hermana menor, pero ahora sus posibilidades se habían eliminado demasiado fácil.

Algo realmente estalló en mi cabeza.

—¡¡Ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!

No hice nada especial.

No había sacado una espada legendaria de una piedra. No había invocado un gigante dragón oscuro de un círculo mágico al recitar una encantación.

Simplemente estaba desesperado.

Mientras colgaba de su brazo, usé ambas manos para tomar la mano sosteniendo mi cuello. Con más precisión, tomé el pulgar de la chica conejita azul. Entonces traté de torcerlo como un cronometro de un horno de microondas.

Normalmente, eso habría quebrado el hueso del pulgar.

Pero incluso con todos mis 10 dedos trabajando duro para casi rasgar los músculos en mis brazos, la Valquiria ni siquiera parpadeó.

Y ella me susurró.

—Esta es la clara diferencia entre un humano y una mensajera divina.

Para el momento que me di cuenta que su brazo había estampado mi espalda contra una de las tumbas cercanas, el intenso dolor casi arrancó mi personalidad en pedazos.

—¡¡Ghah!! ¿¡Agrabgfhaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!?

No podía ganar.

Ni siquiera podría dar un solo ataque.

Piel de apariencia suave de una chica estaba justo frente de mí, pero ni siquiera podía arañarla con mis uñas. ¡¡Incluso si una docena de Archienemigos o un ejército de cientos se reunían aquí, esta mensajera divina apenas si miraría en su dirección!!

—¿Por qué…?

Sabía que era inútil.

Comprar tiempo no traería una manera de ganar. Y la chica conejita azul no tenía intención de contestar mientras agitaba su cola. Pero seguía siendo una pregunta y no furia u odio lo que se salió de mi boca.

—Con este poder…si la ridícula categoría de una mensajera divina realmente existe…podrías destruir sola la arrogante Cruz Brillante que los humanos hicieron… Así que, ¿¡por qué juraste alianza con un grupo dedicado a tu sufrimiento, Valquiria!?

—Hmm.

Mientras me presionaba al muro negro con un brazo, la chica conejita azul giró el listón sobre su cuello y me dio una interesante pero burlona sonrisa.

Y mientras sonreía, ella sostuvo su lanza con forma de cruz, acercando la punta, y gentilmente la presionó contra mí.

Ella la presionó contra mi pierna derecha. Contra la herida rojo oscuro del disparo del tamaño de un dedo en mi muslo.

—¡Aghahh! ¿¡Gyaaaaaaahhh!?

—Sr. Representante, pareces tener un error fundamental.

Fue como un pensamiento tardío.

Una ligera desviación.

Pero la malicia evidente ahí borró todos los pensamientos de mi mente.

—La Cruz Brillante no fue creada por humanos.

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………¿Ah?

—Bueno, es verdad que está compuesta el 99% de humanos y la mayoría de ellos no tienen idea que juraron lealtad a una organización fundada por Archienemigos.

No tenía idea de a qué se refería.

No, la parte amable de mi mente estaba haciendo todo lo que podía para rechazar la respuesta correcta.

Quiero decir…

¡Esa conclusión era simplemente demasiado!

—Estábamos artos de eso también.

La chica conejita azul con oro y lentes inteligentes, dio la respuesta que no quería.

—Tratamos de explicar que éramos diferentes de humanos pero que no éramos peligrosos. Pero los humanos continuaron eligiendo los obvios y aterradores ejemplos como vampiros y zombis. Como si les dieran alguna clase de ventaja. No pudimos detener eso de eliminar la imagen que las personas tenían de nosotros, y por lo tanto llamándonos Archienemigos. No hicimos nada malo. Sonreíamos con nuestros vecinos, sellamos nuestros poderes como inmortales y completamos nuestra tarea con nuestro propio poder, e incluso pagando impuestos. Era todo para permanecer con aquellos que amábamos, pero las personas dirían que debíamos ser iguales a ellos. ¿Y siquiera quienes son ellos? La imagen que todos tienen probablemente no es nada como en lo que están basadas las leyendas. Y gracias a este producto de su imaginación, fuimos perseguidos, nuestras pequeñas casas fueron incendiadas y todos por quienes nos preocupábamos se nos fueron arrebatados…

Ella mantenía la sonrisa burlona.

De cabeza a los pies, la chica conejita azul brillaba como una mariposa tropical, y esa sonrisa estaba extrañamente congelada en su rostro. Por alguna razón, estaba abrumado por la ilusión que esa sonrisa estaba limpiando lágrimas de sangre.

—Por lo que, por supuesto que tomé venganza. Por supuesto que tomé las cabezas de los ejércitos religiosos y ejércitos voluntarios. Me convertí en el Archienemigo que querían que fuera. Pero no podía regresar. Una vez que ese agujero fue abierto en mi corazón, nada encajaría de nuevo. Hubo un tiempo que traté de vivir una nueva vida. Encontraría a un encantador hombre y honestamente pensar que podría rehacer todo… Pero no importaba qué, siempre había alguien que cruelmente intervendría.

¿Qué era una Valquiria?

Eran mensajeras divinas y las feroces mujeres guerreras que peleaban en el ejército que destruiría el mundo.

Pero también eran esposas que descendían al mundo bajo y se enamorarían de hombres humanos y construirían hogares ordinarios sin razones lógicas.

¿Simplemente qué tan retorcido fue su camino?

¿Cuánta desesperación le habían dado los humanos a esta Valquiria y Archienemiga?

—Una y otra vez, fracasé. Cada vez, tomaba venganza en el mundo entero y gritaría en dolor en una piscina de sangre. Eventualmente, alguien se dio cuenta que los humanos siempre serían un problema. Pero si reuníamos esos aspectos problemáticos y los re-direccionábamos, podríamos gobernarlos, prevenirlos de hacer daño y los sellaríamos. Aquellos de nosotros que pensaron así se reunieron y crearon lo que es conocido ahora como la Cruz Brillante.

Ellos no apoyaban a humanos o Archienemigos. Simplemente controlaban la oscuridad de ambos lados.

Karen y los otros habían estado peleando contra el término Archienemigo. Así que, cuando una persona era catalogada sin esperanza, serían aplastados. Pero cuando uno hacía un intento de encajar, se les enseñaría sobre la sociedad humana y apoyados desde las sombras.

Recordé que la Cruz Brillante había sido fundada hace 1500 años.

Eso es cuanto habían estado en desesperación en la estupidez de la humanidad, pero nunca se rindieron de nosotros por completo. Esa Valquiria había sido incapaz de dejar de amar a los humanos y regresar al cielo.

Ella…

¿La Valquiria Karen esta de nuestro lado?

Esa verdaderamente era una conclusión desesperanzadora.

¿Y cuánto era su amor por los humanos para continuar todo este tiempo?

Quiero decir, nunca me había rendido de ellos desde la primera vez.

Cuando había visto el secreto debajo de la Ciudad Kukyou dentro de mi simulador de desastre ambiental, me di cuenta que había algunos humanos en este mundo que no tenían esperanza, que estaban más allá del salvamiento, a quienes nunca podría ver de frente a frente y quienes eran basura entre la basura.

Pero ella no se había rendido con nosotros. Su pequeña felicidad había sido destruida una y otra vez, pero cada vez, ella desesperadamente reuniría su caída torre de arena y trabajaría para construir una nueva torre.

¿Cómo había sido capaz de ella de continuar por tanto tiempo?

¿Por qué no había entrado en desesperación y se habría rendido de nosotros?

La respuesta era obvia.

Porque ella tenía un amor más profundo por la humanidad que yo. Porque no importaba qué tan ridículo e imposible ella sabía que era, ella no podía arrojar su sueño de vivir una vida feliz con el humano que amaba.

Eso podría haber sido por qué Karen, con su largo cabello teñido en azul, estaba dudando en matarme. Ella había atacado fácilmente a la bruja y a la elfa oscura, sus compañeras Archienemigas, y ella había enviado su odio hacía un soldado profesional entrenado para realizar violencia, pero ella podría haber sentido culpa de arrancar a un vecino indefenso y débil quien “no tenía nada”.

…¿Qué estaba haciendo?

Esta Valquiria había pasado más de 1500 años continuando confiando en humanos y trabajando para profundizar su entendimiento con humanos al masacrar a todos los Archienemigos dañinos que hacían un “mal ejemplo” mientras también controlaba al problemático lado humano para que así no se pudiera filtrar. Esta mujer no había apoyado a los humanos o Archienemigos, y en su lugar enfrentó la oscuridad de ambos lados. ¿Qué le estaba mostrando como uno de los humanos que ella deseaba desde el fondo de su corazón?

Por supuesto, no podía perdonar a Karen, o aquellos como ella, por lo que habían hecho. Sólo porque era la opción más eficiente, nunca podría permitir existir ese Coliseo, la cual atrapaba Archienemigos en una habitación sólida y los forzaba a pelear a la muerte. Eso había lastimado a Kuroyama Hinoki, Hanesaki Minori, Muramatsu Yukie, Itou Helen, mi hermana mayor Erika y mi hermana menor Ayumi. Como fuera que hubiera comenzado, era un misterio si la actual Cruz Brillante estaba seleccionando sus víctimas “apropiadamente” y las normas para esa selección era demasiado unilaterales en primer lugar. Si alejabas a un gato callejero de su espacioso territorio, le adjuntabas una campana restrictiva a su collar, hacerlo usar ropa innecesaria y nunca dejarlo salir de tu habitación por el resto de su vida, ¿a quién realmente harías feliz? No podías hacer esa decisión desde el punto de vista del humano. El Coliseo claramente había ido demasiado lejos y tenía que ser detenido. Llevarme bien y hacerme amigo de esa Valquiria azul simplemente no era una opción a este punto.

Pero.

Aun así.

Mi inhabilidad de hacer eso y mi completo rechazo de ese camino llevó un ligero pinchazo de dolor a mi pecho cuando pensé sobre la otra opción, incluso si era demasiado distante para siquiera pensar en elegirlo.

Si pudiéramos darle la vuelta a las manecillas del reloj, ¿podría haber sonreído con esta mujer? Por alguna razón, no podía dejar esa fantasía imposible fuera de mi mente.

Pero entonces hablé tan fuertemente como si me sacudiera para liberarme de mi duda.

—A la mierda con eso, monstruo. ¿Realmente piensas que puedes justificar tus asesinatos así?

La chica conejita azul, Valquiria Karen, mantuvo su sonrisa burlona mientras todos los vasos sanguinos sobre su rostro se sobresaltaban y se retorcían irregularmente. Sabía que escuchar eso de un humano la afectaría más y lo había hecho de cualquier manera. Realmente era el peor y era más “humano” que nada.

Ella no dudo en jalar la punta de la lanza en forma de cruz de mi muslo.

Ella sostuvo el eje cerca de la punta, y una vez más tomó puntería con la navaja ensangrentada.

¿Era en mi corazón esta vez?

Con la fuerza de Karen, y una lanza pesando más del doble de una hecha de acero, ella no necesitaba detener un miserable corazón. Ella podía fácilmente arrancar mi torso entero en pedazos.

Mientras tanto, estaba colgando de su mano y sólo podía alcanzar mi bolsillo. Pero no era una espada legendaria o una varita mágica lo que saqué. Era una simple pluma de 4 colores.

Karen dio una risa despectiva burlona.

Completamente inútil, agité la herramienta para escribir que no podía costar incluso 300 yenes.

Estaba en contra de una mensajera divina real. Y ella estaba recibiendo el apoyo de Laplace, un simulador mucho más poderoso que Maxwell. Pensando normalmente, no había forma de que pudiera ganar. Toda mi fuerza había fracaso en incluso quebrar su dedo. Incluso si apuntaba a su globo ocultar o garganta donde la calidad y cantidad de musculo no significaba nada, nunca podría pasar de esa lanza de Valquiria la cual con precisión derribaba balas.

Pero.

Un momento después, la punta de la pluma entró en el costado del cuello de la chica conejita azul con un sonido húmedo.

—…¿Ah?

La más desconcertada por el resultado debía haber sido Valquiria Karen en sí. Era el costado de su cuello: la arteria carótida. Justo al lado de su corbata de listón. La lamentable estaca se clavó en uno de los más famosos puntos vitales, pero en lugar de dolor o miedo, era clara confusión lo que llenaba su expresión.

Ella parecía estar preguntando por qué.

Incapaz de golpear de vuelta apropiadamente, la chica conejita azul colapsó hacia atrás. Ya que estaba colgando de su mano, ella me jaló con ella. Terminé yaciendo encima de la ensangrentada mujer. Sin preocupación por la pluma clavada en su punto vital y sin intención de recuperar la lanza dorada que había tirado, Karen jaló mi cabeza cerca y me susurró en mi oído como si estuviera a punto de gentilmente morder el lóbulo de mi oreja.

—Bien hecho, apuntando a mi cuello en ese momento a pesar de la diferencia en poder. ¿Pero cómo un novato pudo lograr eso?

—Para ser honesto, nunca pensé que podría convencerte.

No importaba cómo hubiera comenzado, la chica conejita azul era una elite de la Cruz Brillante, quien había sido una figura central en llevar a cabo su horrible Coliseo. Dudaba que cualquier cosa que pudiera decir alteraría su convicción y creencias ahora.

Entonces, ¿hacía quien habían sido dirigidas mis palabras? ¿Hacía donde habían sido dirigidas mis oportunidades de negociación, amenazas y fanfarronadas?

Con sus lentes con marco azul, Karen lentamente respiró y habló en una voz extrañamente rasposa.

—…Ohh, ya veo.

—Laplace. Si pudiera convencer a ese simulador, era posible que pudiera cambiar tu objetivo mientras confiaba en su asistencia. Bueno, admitiré que era muy probable que eso fracasara.

Era cierto que Laplace era sólo una máquina. No tenía la autorización para rechazar un comando del usuario. ¿Parecía tonto aplicar moralidad a una IA o un programa? Pero ese era el punto. Sólo estaba a punto de hacerlo cuando descubrí el plan, pero estaba mal tratar a Laplace como una maldad absoluto.

Y cuando lo pensé, había rastros de esto aquí y allá.

Si Laplace había repetido simulaciones usando la habilidad de cálculo, superando por mucho a la de Maxwell y nos hubiera arrinconado por completo, Itou Helen y yo nunca habríamos ganado siquiera el 1er round. Cada decisión que hubiéramos hecho habría sido sellada, y todo lo que hiciéramos habría sido detenido con un letal contraataque. Esa habría sido la única opción para nosotros.

Pero eso parecía muy complicado para mí.

Si sólo querían emocionar a la audiencia, sólo tenían que establecer más crueles, más sorprendentes y sangrientos accidentes. Pero Laplace no lo había hecho. Pertenecía a la Cruz Brillante, pero Laplace casi parecía estar procurando a los Archienemigos en el Coliseo.

En ese caso.

¿Era posible?

Si convencía a Laplace, ¿pasaría su juicio contra el Coliseo, el cual había sacrificado muchas vidas de Archienemigos?

—Yo…no creo que una IA pueda ser buena o mala. Casi me desvié por el hecho de que fue creada para elegir los cursos de las vidas de las personas por ellos, pero cuando lo vi racionalmente, simplemente no podía aceptarlo. Sólo parece de esa manera porque los humanos no podían usarla de otra manera.

Ni siquiera yo creía que estaba usando a Maxwell solamente por el bien de la humanidad. Para ser honesto, cerca del 70-80% de ello era para mis deseos personales, y todos los demás lo verían como un mal uso. Realmente no podía defender el conjunto de archivos del baile en traje de baño de la Representante de la Clase.

Pero había una cosa que podía decir con seguridad:

…Nunca lo usaría para algo como lo que hacía la Cruz Brillante.

—Ya veo, ya veo…ya veo.

Mientras su traje de conejita azul se hacía rojo con su propia sangre, la debilitada Karen habló con completa admiración en su voz.

—Así que lo último poniéndose en mi camino fue amabilidad humana…no, fuerza. Después de ver eso, no puedo forcejear más, ¿o sí?

—…Lo siento. Al final, fui un humano tonto también.

—Jaja. Basta. No me hagas enamorarme cuando estoy a punto de morir y regresar al cielo. …La cosa es, Karen-chan tiende a enamorarse muy fácilmente. Y siempre termino quemada por eso…

Ella amaba a los humanos más que nadie.

Ella se había rehusado en rendirse de los humanos más tiempo que cualquiera.

Esa era la verdad de esta inmortal, esta Archienemiga.

—Oh, pero era un horrendo monstruo en el interior y en el exterior hasta el final, así que simpatizar conmigo demasiado sólo hará que te quemes. Justo como el esposo que caminó a mi lado por mucho tiempo.

La mujer ensangrentada rió ligeramente.

Ella no duraría mucho más.

Había matado esta Archienemiga. Con mis propias manos y mi libre voluntad. Ella era igual que mi familia y mi kouhai. Nunca me dejaría olvidar eso.

Y Karen reunió lo último de su fuerza para susurrar algo más.

—Incluso ahora, estoy trabajando para llevar a Itou Helen a su perdición definitiva. Sí, esto realmente es sólo una excusa, y nunca esperé perder aquí. Sin embargo, mis propias manos están empujando a Itou Helen hacía ese borde del precipicio como fue originalmente planeado.

—¿Qué…estás…?

—El Precipicio de las Cinco Batallas. —La Valquiria escupió esas palabras malditas. —No importa el Archienemigo, el formato del Coliseo asegura una derrota y muerte después de 5 batallas. Justo como las ganancias de un casino, no hay forma de cambiar esto. …Bueno, hay algunos apostadores genios que han volcado esta teoría, tales como tus hermanas, pero Itou Helen es diferente. El interruptor de una cierta muerte será encendido durante la 5ta batalla.

—¿Y qué?

—¿No entiendes? Itou Helen ya ha peleado 3 batallas. Justo ahora, ella superó una batalla contra una Valquiria con tu ayuda. Ciertamente fue irregular, pero esto completa el 4to round. Eso quiere decir que hemos alcanzado el jaque mate. No importa quién sea su oponente en el 5to round por venir, todo se acabará una vez que la campana de apertura suene. Itou Helen será atrapada por el demonio de las estadísticas y ella enfrentará una derrota y muerte segura.

—¿¡Y qué!? Detuvimos a Laplace, lo cual era lo que hacía a la Cruz Brillante tan especial. Y derrotamos a la Valquiria apoyando su administración. ¡No tenemos que continuar con esa farsa de Coliseo! Laplace fue la mayor barrera, así que ahora Maxwell puede divulgar todo. ¡Y eso incluye la opresión de la Cruz Brillante y estas batallas reales a la muerte disfrazadas como entretenimiento! Todo el mundo se pondrá en contra de la Cruz Brillante. ¡La organización caerá en pedazos y todos los Archienemigos atrapados serán liberados! ¡Todo se acabó, ¿no es así?! ¿¡Por qué tendríamos que pararnos frente a las cámaras de televisión ahora!?

—Aun así irás al escenario especial.

La Valquiria sonrió a pesar de estar colapsada sobre su espalda y sangrando demasiado.

¿O era la muerte para ella sólo un regresó al cielo después de una vida temporal en la superficie?

—El 5to round del Coliseo finalmente será anunciado. Las destinadas combatientes son las siguientes…

Sus pálidos labios se movieron como si recitaran las palabras para escapar de la realidad.

¿Qué era esto?

¿A quién iban a poner contra Itou Helen, la Bruja, esta vez? Este era el destinado 5to round si la batalla irregular contra Karen contaba. Si su muerte era asegurada, entonces tendría que ser un oponente formidable en sí. ¿Era una Medusa? ¿Una Quimera? ¿Una Mantícora? ¿Un Golem? Ya habíamos peleado contra una Valquiria literalmente hasta la muerte. Ningún nombre famoso iba a perturbarme.

O eso pensé.

Fui demasiado ingenuo.

—Amatsu Erika, la Vampira, contra Amatsu Ayumi, la Zombi. Sólo una podrá sobrevivir. Ya, ya. Veamos cuál de estas hermosas hermanas puede salir de la jaula viva…☆

Pe-…

—¡¡¡¡¡Perra!!!!!

—Neejee. ¿No te lo dije, Sr. Representante? Te dirigirás al escenario especial. Incluso si la bruja y la elfa oscura se rehúsan, tú, el humano, definitivamente irá…

Karen era malvada hasta el final. No, ahora que habían perdido el apoyo de la Valquiria y Laplace, la Cruz Brillante que ya comenzaba a desviarse, había perdido completamente sus rieles establecidos, y nadie podría predecir hacía donde irían. Nadie sabía cuántas vidas se perderían en el accidente que causarían.

—Sabía exactamente qué estabas pensando porque una vez yo pensaba igual. …Mantienes a tu familia no informada porque no quieres que se involucren, pero eso fue contraproducente. Dejaste tu bicicleta plegable en el estadio, así que sólo teníamos que volverla desechos y enviarla a tu familia para hacer a esas Archienemigas ponerse pálidas. Tus hermanas asumieron que su humano perdido había sido capturado por la Cruz Brillante. A partir de ahora, sólo teníamos que enviar a un negociador para fácilmente convencerlas de unirse a la pelea. Hermana mayor y hermana menor. Vampira y zombi. Les demandamos tratar de matarse entre sí justo como en los viejos tiempos. Les prometimos regresar a su indefenso y adorable hermano si lo hacían. No tienen más opción que obedecer esa a promesa no confiable☆

—¡¡Maldita sea…!!

Rápidamente busqué mi Smartphone, pero ellas no respondían mis llamadas o emails.

…¿Les habían quitado sus teléfonos?

Escuché que una parte importante de las estafadas era aislar al objetivo para que así no pudieran recibir consejo de alguien más.

—Ahora, ¿qué harás, Sr. Representante?

La chica conejita azul rió, y su cuerpo enteró brilló con una luz pálida.

—No hagas nada y una de tus hermanas seguramente morirá. Pero la única que puede interferir es la campeona, Itou Helen, quien tiene su destinado 5to round siguiente. Así que, ¿salvarás a tu familia o a tu kouhai? Esas son tus únicas opciones.

Su cuerpo y las líneas de su cuerpo se quebraron en luz. Ella se volvió partículas o incontables luciérnagas. Sólo los lentes inteligentes artificiales quedaban mientras la chica conejita azul dejaba atrás su vida temporal. Ella regresó al cielo como una mensajera divina.

Y ella dijo una cosa más.

—Elige, amado humano. De esas 3, ¿cuál vida de esas chicas sacrificarás?

[Search Engine] Regreso de las Reinas [Absolute NOAH]

Era un frío corredor con los muros y piso hechos de acero inoxidable. El “exterior” era un espacio lujoso decorado con oro, plata, joyas y alfombras dignas de un palacio francés, pero eso no significaba nada para ellas.

Sus pasos sonaban pesados sobre el suelo.

Una chica con su largo cabello rubio cepillado en maravillosos rizos, caminó con hombres de negro a cada lado. Su sexy cuerpo estaba adornado con un vestido de lolita gótica negro y un pequeño sombrero.

—Estoy impresionada que pudieran recrearlo tan perfectamente. Incluso el aroma de muerte en el aire es idéntico al espacio subterráneo.

Su voz hacía eco a través del solido corredor y parecía ser absorbido en la nada. El hombre no respondió, así que bien podría haber estado hablando para ella misma.

Pero no se lo estaba tomando esto a la ligera.

Mientras las frías luces fosforescentes brillaban sobre ellos, los hombres en negro estaban temblando, sus labios estaban pálidos, y un sudor cubría sus caras.

Una Archienemiga. Una vampira.

Sus armas no estaban cerca de relajarlos cerca de este ser inmortal.

—No se preocupen, —dijo la chica con rizos rubios mientras su lunar cerca de sus hermosos labios era empujado arriba ligeramente en una sonrisa. —Mis colmillos no pueden infectarlos a través del aire, así que no necesitan trajes protectores. …Y si decidiera tomar sus almas, podría morderlos incluso a través de una armadura de caballero o un traje resistente a bombas.

Ellos siguieron sin responder.

Su sudor y temblor sólo aumentó. Todos en la Cruz Brillante sabían que tenían que continuar enfureciendo a esta hermosa vampira.

Y en ese momento, otro grupo caminó por el otro extremo del largo, largo pasillo. Ese grupo estaba compuesto de una chica con hombres de negro a cada lado. Esta chica era baja y delgada con su cabello amarrado en coletas con las puntas enrolladas. Si ignorabas el ridículo número de puntadas, ella tenía un cuerpo saludable cubierto sólo por una sudadera deportiva y equipo para correr.

Una Archienemiga. Una zombi.

Las dos chicas se miraron entre sí en el centro del corredor. Ambas eran formas de los no-muertos que se especializaban en combate en grupo, y podrían destruir un continente entero si usaban su poder correctamente.

—Así que tiene que ser de esta manera después de todo, Onee-chan.

—Bueno, sí. Estaba preparada para esto desde que escuché sobre el método de ejecución siendo transmitido en televisión.

Eran Archienemigas quienes habían pasado la “prueba” y se les había prometido una vida en la sociedad humana. Pero esa no era una garantía absoluta. Era sólo un sello unilateral de aprobación dado por la Cruz Brillante, por lo que la lucha y confusión dentro de la Cruz Brillante podía conducir exactamente a esto. Siempre hubo un riesgo de que la Cruz Brillante renegara su promesa.

Un cierto chico había enfrentado esa gigante organización sólo con el fin de acabar con esta caminata por la cuerda floja. No podían ignorarlo si su vida estaba en riesgo como resultado.

Por supuesto, las dos chicas eran familia y hermanas. Y se respetaban entre sí incluso más de lo que eso implicaba. Pero también eran Archienemigas, inmortales.

Mientras que el chico moriría si incluso una sola arteria era arrancada, ellas eran más duras. Así que habían puesto en la balanza sus opciones, y decidieron comenzar rescatando a su familia. Archienemigos eran resistentes, por lo que podían recibir más castigos.

Y sin embargo, ellas deberían haber sabido que el Coliseo no era tan amable.

—Hagamos esto, Onee-chan.

—Por supuesto, Ayumi-chan

Se sonrieron y hablaron al unísono.

—Sin rencores.

—Sin rencores.

Amatsu Erika y Amatsu Ayumi.

No se dieron la mano.

Pasaron de sí, se dieron la vuelta dándose las espaldas y caminaron hacía sus respectivos vestidores.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: