Capítulo 8: Jinnai Shinobu@Transformación, El Precio de una Cierta Vida

Parte 1, Parte 2, Parte 3

1

Me senté en el suelo en los pequeños árboles que quedaban del paisaje rural.

Finalmente, todo se había acabado.

La Villa Noukotsu había sido completamente protegida del combate directo entre el Hyakki Yakou y el grupo de la Aoandon. Lo habíamos logrado al final sin dañar a mi familia, Madoka, Nagisa o los Youkai.

El Aburatori quien supuestamente se había salido del camino apropiado hace mucho había sido llevado al nivel de un Keashigami, Marguerite Steinhols había sido liberada de la Arcademonio Tselika y la Aoandon ahora no tenía poderes, por lo que podría haber sido un resultado casi perfecto.

Eso dejaba una pregunta mayor en mi mente.

—¿Qué le va a pasar a la Aoandon ahora? —pregunté desde el suelo.

Hafuri lentamente exhaló en sus ropas de luto.

—Sería bastante sencillo ejecutarla aquí, pero el enemigo necesita una columna psicológica si queremos que se rindan rápidamente. También vale la pena analizar los detalles de cómo esta Youkai letal fue neutralizada sin matarla.

—¿Quiere decir?

—Sería mejor dejarla vivir.

Sólo después de que escuché eso respiré un suspiro de alivio.

Por supuesto, probablemente no era así de simple. Podría haber algún motivo de venganza que quisieran tener una ejecución pública para la Aoandon. Pero ella era la líder de una organización tan enorme como el Hyakki Yakou y ella era la dueña de esa cresta familiar teñida en su pecho. Tener su palabra significaba mucho.

Había empatizado demasiado con la Aoandon para enviarla a ser ejecutada ahora.

En ese momento, escuché pisadas aplastando las hojas secas cubriendo el suelo en el bosque.

Miré hacía ahí, asumiendo que era el Usuario de la Magia de la Enfermedad, otro miembro del Hyakki Yakou o Hishigami Mai, pero entonces entendí.

Pero mi sorpresa no debía haber sido nada comparada con la de Hafuri.

Después de todo…

—Hola, Hafuri. Ha pasado mucho, ¿pero recuerdas a tu padre? Me alegra que finalmente pudiéramos vernos así.

Vi un traje de vestir negro y un rostro delgado.

El joven hombre tenía ojos de diferentes colores, un monóculo sobre uno de ellos y cabello atado atrás hasta la cintura.

Él sostenía a una pequeña Youkai canina en su brazo como un amante de mascotas.

Algo parecía horriblemente mal, por lo que mordí mi pulgar y accedí a los recuerdos por medio del oxidado sabor a hierro.

…¿¡Majina!? ¿Pero no estaba él muerto? ¿¡No es por eso que Hafuri es la líder del Hyakki Yakou a la edad de diez!?

Ese hombre que lucía exactamente al mismo en el pasado se dio la vuelta hacía mí.

—Alguien en el pasado me informó del intento del asesinato, por lo que fui capaz de evitarlo. …Sí, visitante, escapé cuando probablemente habría sido un éxito de otra manera.

Cuando escuché la palabra “visitante”, dejé de preguntarme si esto era real o si eso era realmente Majina. Él me llamó así cuando había viajado en el pasado.

—¿En serio…? —dijo Hafuri mientras estaba de pie aturdida con los ojos abiertos. —¿Realmente eres tú…padre?

—Sí.

Majina sonrió y acarició a la Sunekosuri en su brazo.

—Aunque escapé del intento de asesinato, habría alterado la historia si hubiera actuado después. Eso arriesgaba borrar la existencia del visitante quien nos salvó a través del viaje en el tiempo, por lo que tuvimos que fingir nuestras muertes hasta que el incidente de la Aoandon hubiera sido resuelto. Perdón por todos los problemas que esto te ha causado, Hafuri.

—…

Ella estaba congelada como si hubiera sido dejada atrás.

Probablemente ni siquiera podía imaginar los pensamientos llenando su corazón.

Por supuesto que no podía. El padre que ella pensó por mucho tiempo que estaba muerto repentinamente se había aparecido y dicho que estaba vivo después de todo. Ella había negado lo que todos habían dado por hecho y se había resignado a caminar un camino diferente al de sus compañeros, pero todo eso acababa de ser volcado en su cabeza. Para bien o para mal, sus pensamientos naturalmente se detuvieron y sus piernas naturalmente cedieron debajo de ella.

—Así que.

Majina casualmente continuó mientras sonreía hacía Hafuri quien era incapaz de abrazarlo en lágrimas como una escena barata de una novela.

—Hafuri, ya no necesitas dirigir el Hyakki Yakou. Tomaré esa posición de vuelta.

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………¿Eh?

¿Qué…acaba de decir?

Pensé que había escuchado mal, pero eso no podría haber sido y él continuó a partir de ahí.

—Por un lado, estuvo fuera de lo ordinario que dirigieras la organización a la edad de diez. Sólo fuiste elegida porque mi esposa y yo fuimos asesinados y la organización cree en la sangre. Por lo que ahora que estoy todavía vivo, el Hyakki Yakou debería regresar a la normalidad. Incluso cuando se ve a esto desde una perspectiva de sangre, yo soy el padre y tú la hija. ¿Cierto?

—¿Qué…eres…?

—Y con eso, estaba escuchando lo que acabas de decir, pero…lo siento, no estoy de acuerdo con tu plan de dejar vivir a la Aoandon para propósitos de investigación. Ella ha hecho demasiado. Si es castigada tan ligeramente, más odio brotará en algún lado. Si las víctimas van a perdonar a la perpetradora, esa perpetradora debe ser castigada por completo. De otra manera, este país será rellenado con llamas de terrorismo vengativo. Esta es la decisión del líder del Hyakki Yakou. Hafuri, como mi hija, me obedecerás aquí.

—¿¡De qué mierda estás hablando!?

No pude resistirme.

No podía verme hablar por el bien de Hafuri porque ella estaba congelada en shock. Simplemente obedecí el calor en el núcleo de mi mente y me encontré gritando.

—¿Te apareces de la nada, rompes la organización del Hyakki Yakou, y tratas de quitarle todo a tu propia hija? …¿¡Y te haces llamar humano!? ¡¡Sin el viaje en el tiempo que Hafuri y su organización preparó, la historia nunca habría cambiado en primer lugar!!

—Estás pensando mal sobre todo esto. —Majina suspiró un poco. —Todo esto originalmente me pertenecía a mí y fue forzado a mi hija por una tragedia imprevista. Para ser franco, esto es demasiado peso para una niña de diez años. Como su padre, ¿no debería quitarle esa carga de sus hombros?

—…

—Y pareces estar diciendo que no tendrá nada más si se le quita el Hyakki Yakou a ella. Eso no me parece correcto. Me parece que ella tuvo que tirar todo lo infantil y trabajo a sí misma hasta el cansancio con el fin de mantener junta la organización. ¿No es hora de que ella sea liberada de eso?

Su argumento tenía sentido.

Si estábamos hablando sobre la familia real de alguna nación distante, podría haber estado de acuerdo.

Pero sabía un poco de la situación aquí.

¿Qué tanto esfuerzo había tomado para que esa pequeña niña se situara encima de esa organización? Ese grupo no simplemente silenciaría a un bebé llorando; podrían fácilmente sofocarlo. Yo había sido colocado a su merced y salvado por ellos. Sabía que habían sido los esfuerzos de ella lo que habían prevenido que el Hyakki Yakou cruzara esa línea final de caos absoluto.

Sin embargo este hombre actuaba como si nada de eso hubiera existido en primer lugar.

¡Él estaba reescribiendo la historia en sí misma como si estuviera usando un borrador para registros históricos!

—Esto es…esto es tan repentino. ¿Realmente piensas que el Usuario de la Magia de la Enfermedad y quien sea aceptará esto?

—Jajaja. ¿Qué sabría una persona exterior, visitante? El Hyakki Yakou cree en la sangre. Ellos estaban obedeciendo a la hija porque Hafuri era su última opción, pero la completa estructura de la pirámide cambiará ahora que el padre con incluso sangre más fuerte ha aparecido. …Piensa en ello así: Estaban dispuestos a obedecer a una niña de diez años siempre y cuando su sangre fuera considerada legítima. Así de poderosa es la unión de la sangre aquí.

¿Eso era verdad?

¿Este hombre estaba diciendo la verdad?

¿Ellos tirarían el hecho de que todos pelearon lado a lado y el hecho de que ella había tomado la responsabilidad de comandarlos? ¿El Hyakki Yakou cambiaría de Hafuri a Majina?

No…

¡¡Esto no puede ser!!

—Si…

Hafuri finalmente abrió su boca.

Ella estaba de pie sola, pareciendo ser dejada atrás por el flujo del tiempo, pero ella miró directamente al hombre y habló.

—Si regresas como el líder del Hyakki Yakou, ¿ejecutarás a la Aoandon?

—Sí. No iría tan lejos como para decir que no tengo razones para mantenerla viva, pero al pesar los pros y contras, matarla sería el mejor plan.

—Entonces. —La voz de Hafuri estaba temblando y sus pequeñas manos apretaron sus ropas de luto. —No puedo aceptar tu presencia aquí. Enviarás al Hyakki Yakou al caos y harás de lado la llave a un nuevo método incruento de detener un Youkai letal sin matarlos. No harás nada sino daño aquí. No puedo aceptar a alguien así adentro del Hyakki Yakou.

Esas no eran palabras que uno debería decirle a su padre.

Eran palabras destinadas para un enemigo.

Yo había hecho esto.

¡Quería evitar la tragedia de una niña perdiendo sus padres, pero sólo había hecho la situación peor!

—El Hyakki Yakou no necesita dos líderes. Esto podría fácilmente conducir a un conflicto a gran escala incluyendo civiles ajenos a nuestro pequeño campo, parecido al golpe de estado en el hotel de la Villa Fuuka. Te eliminaré antes de que eso pase.

¿Cómo pudo haber pasado esto?

Esto debería haber sido la reunión entre un padre e hija quienes nunca se habrían visto otra vez. Esto debería haber sido una chica congelada una vez más adquiriendo la amabilidad y calidez que todos los demás habían dado por hecho. ¿Así que por qué?

Escuché risa.

Incluso después de lo que dijo Hafuri, Majina no parecía preocupado.

—Olvidé mencionarlo, pero tengo otra ventaja sobre ti en términos de sangre. Y esta está en un nivel completamente diferente de la superioridad de padre sobre hija.

—¿Qué…?

—Es esto a lo que me refiero, Hafuri. Podría haber sido mejor si nunca hubieras descubierto esto.

Él chasqueó sus dedos y alguien salió de detrás del árbol al lado suyo.

Era una mujer alta y sexy en una yukata blanca pura con una pantalla montada alrededor de su cuello. Ella se parecía a esa Youkai Buena para Nada, pero no era ella. Su cabello estaba corto hasta sus hombros y la mitad de su rostro estaba cubierto por un ligero velo.

¿Hm? ¿Ella se parece a esa Youkai Buena para Nada?

—¿Madre…? —dijo Hafuri.

Un momento después, Majina presentó a la mujer.

—Sí. Yo la llamo Mei, pero podría ser más simple si les digo su nombre apropiado. ¿No es así, Zashiki Warashi Ver.40 Especialmente Hecha del Hyakki Yakou?

Ver.40 Especialmente Hecha.

Esa sexy Youkai había sido el Prototipo Ver.39, ¿por lo que esta era un modelo posterior? ¿Algo había sido completado, conduciéndolos a remover el calificador de prototipo?

—Bueno, tuve mucho tiempo en mis manos escondido en las sombras de la historia por casi diez años. Y ya que la Ver.39 no fue desperdiciada en ese incidente, una muestra permanece en el mundo. Remotamente recuperé la información y continué mi investigación, por lo que crear un modelo más estable no fue difícil.

—Ese no es el punto. ¿Ver.40? ¿¿¿Zashiki Warashi??? ¿¡Pero no Hafuri la acaba de llamar su “madre”!? ¿¡Eso quiere decir…!?

warashi_07_339

—Sí, ella es mi esposa y la madre de Hafuri. …Esa chica es media humana y media Youkai. Aunque creo que los únicos que lo sabían eran el doctor que la recibió y Magia de la Enfermedad-kun.

Me tomó un poco entender lo que había dicho tan fácilmente.

Me tomó más entender lo que ese simple hecho significaba para la situación en el momento.

Sí.

—Dije que el Hyakki Yakou cree en la sangre, ¿no es así?

Majina rió y escuché tela rasgándose. Podía ver una camiseta blanca. Las ropas de luto de Hafuri se habían roto de alguna manera durante las repetidas batallas y la cresta familiar en su pecho se había caído siniestramente.

—Hasta ahora, no tenían elección más que inclinarse a una media Youkai que difícilmente podía ser llamada de pura sangre. La sangre de su líder apropiado corre por sus venas, después de todo. ¿Pero qué piensas que harán ahora que su líder puramente humano ha regresado? La pureza de la sangre lo es todo. Cualesquiera pudieran ser sus sentimientos personales, su lealtad como organización se dará la vuelta hacía mí. ¿Qué más podrían hacer?

2 (3rd person)

Afuera de los bosques, Hishigami Mai sostenía su pistola equipada con un supresor en un campo de arroz cultivado sin que quedaran espigas de arroz.

(¿Él cambió la historia y rescató al líder anterior del Hyakki Yakou? ¿¡Qué estaba pensando ese idiota!?)

¿Él ni siquiera había tratado de imaginar qué pasaría si metía dos cabezas en un solo tigre? Y si una bestia tan grande como el Hyakki Yakou se alocara, ¿cuánto del país sería destruido antes de que se tranquilizara?

Incluso si tenía sentido desde un frente emocional, era lógicamente algo que nunca debió haber hecho.

Pero esto era tan peligroso que uno se encontraría buscándolo a pesar de saber qué tan peligroso era.

Era la forma definitiva del tipo de ruido.

(En ese caso, la única manera de pasar de esto con el menor caos posible es re-asesinar a Majina. Si el tigre sólo tiene una cabeza, su cuerpo extraordinariamente grande no se alocará indiscriminadamente.)

Hishigami Mai dio un pequeño y lento respiro y levantó su pequeña pistola. El rango de una pistola era normalmente de 150 metros a lo máximo. Eso baja incluso más con un supresor añadido, pero Mai apuntó su arma perfectamente a más de 200 metros de distancia. Ella apuntó a algo más elevado que un disparo en línea directa mientras imaginaba lanzar una pelota en lo alto para ganar más distancia.

Ella apuntó a la cabeza.

Ella planeaba matarlo de un solo tiro.

Si Hafuri y los otros se deshacían del cuerpo aquí, nadie sabría de la supervivencia de Majina. Ese fue el escenario en la cabeza de Mai.

Pero…

—Qué molestia. Las Mujeres Hishigami realmente han caído mucho.

Ella repentinamente escuchó la voz de la experiencia directamente detrás de él, por lo que ella liberó a la Deadly Dragon Princess incluso antes de voltear.

Un gran sonido estalló y ella usó el poco tiempo que esto le daba para saltar tan lejos como pudo. Para entonces, la Youkai que ella había diseñado artificialmente estaba colgando de una mano sobre su cuello y esa mano había aplastado incluso el hueso.

La mano le pertenecía a una mujer con largo cabello pálido amarrado como una flor gigante. La mujer vestía un kimono que debería haber sido poco adecuado para combate de alta velocidad, ella estaba descalza, y ella tenía una gruesa shimenawa alrededor de su cadera en lugar de una banda.

—Arréglala después. La Shikigami no hizo nada malo. Honestamente, ser incapaz de elegir su amo fue realmente una tragedia para esta pobre cosa.

—…!!!??? ¿¡Hishigami…Shikimi!?

—Deberías haberte dado cuenta que yo también podría haber ignorado el flujo del tiempo cuando descubriste que él estaba vivo.

Mai disparó una y otra vez, pero Shikimi usó a la Deadly Dragon Princess como un escudo para bloquear todas las balas. Mai no había esperado que eso fuera a funcionar, por lo que ella usó el momento en que su oponente estaba concentrada en el “escudo” para cargarse como una bala.

Las dos Mujeres Hishigami hicieron de lado la pistola vacía y la Shikigami retorciéndose irregularmente y entonces cruzaron caminos.

Eso fue todo.

El cuerpo de Hishigami Mai parecía ignorar completamente su vector anterior al rotar verticalmente dos veces por el aire. Parecía como un tubo de metal había sido colocado a un costado de un carro de la F1 para realizar una vuelta a máxima velocidad sobre ella.

Ella aterrizó sobre su espalda y ya no podía respirar por su cuenta.

—¡¡Bah…!! Gah…¿¿¿¡¡¡gbh!!!???

—Sólo ríndete. Yo fundé la línea Hishigami, ¿así que cómo podía ser inferior a la última generación?

Shikimi sonaba exasperada y ella mantenía su espalda hacía Mai después de cruzar caminos con ella. Sin hacer un ataque adicional en su presa caída, ese monstruo entre monstruos mantenía su espalda volteada indefensa.

—Además, tu especialidad Hishigami ni siquiera es Youkai.

—…

—La humana experta en combate sería Enbi, supongo. Por supuesto, ella parece estar concentrada en el lado del razonamiento deductivo para sellar ese poder al punto que ella no está consciente de ello. Si ella fuera a despertar como una Mujer Hishigami, ella probablemente podría matar a alguien como tú en un instante. Ella tal vez podría tener problemas contra un Youkai, pero es difícil de imaginar que fuera a perder una pelea contra un humano. Después de todo, esa es su especialidad.

Ella no se estaba burlando de Mai.

Ella simplemente estaba diciendo la verdad.

—Así que si la hermana menor especializada en peleas humanas, ¿la hermana mayor se especializa en pelas con Youkai? Probablemente querías pensar eso, pero desafortunadamente, eso simplemente no es verdad. Después de todo, cuando se refiere a peleas directas contra Youkai…o batallas en general, soy insuperable. Ese lugar ya está ocupado.

¿Entonces qué era Hishigami Mai?

¿Cuál era su especialidad que le permitía sobrevivir como una agente independiente en este pequeño campo y estar al mismo nivel que una organización poderosa como el Hyakki Yakou?

—Tu especialidad Hishigami era “representar tu parte”.

Hishigami Shikimi dijo la declaración decisiva.

—Para ponerlo simple, tú sólo te especializas en engaños y trucos sucios. Eres una mujer impotente que no hace mas que coquetear por el camino de tu vida. ¿Realmente piensas que podrías menospreciar a cualquiera?

Un sonido ensordecedor sonó.

Era el sonido de Mai poniéndose de pie a la fuerza ignorando el daño médico y sin prestar atención la estructura anatómica.

Pero Shikimi ni entonces se dio la vuelta.

Ella continuó hablando como si dijera que enfrentar a un oponente ilusorio en la neblina sería tonto.

—¿Te has dado cuenta por qué mataste por completo tus enemigos e intencionalmente esparciste tanto miedo? No era porque ese era el método más eficiente o porque la amabilidad no es parte de ese pequeño campo.

Mai ignoró eso y se cargó hacía la espalda del kimono de Shikimi. Su cuerpo era como acero y sus dedos como cuchillas. Ella transformó su cuerpo entero en un arma e hizo de lado todos los pensamientos que no se concentrara en perforar el corazón de esta mujer de un solo golpe.

Con su espalda aún sin voltear, Shikimi metió su mano en el bolsillo de su kimono y sacó una gigante vajra de tres puntas.

Ella liberó la flor gigante de su cabello blanco.

Parecía como si estuviera deshaciendo el listón de un regalo. Ella dejó que el kimono cayera a sus hombros, revelando la camiseta debajo, y un aroma opresivo de incienso llenó el aire.

La flor había caído, dejando detrás la fruta de Shikimi.

Sus semillas eran más venenosas que las hojas o la corteza.

—Simplemente no podías permitir que tus enemigos vivieran porque eres muy débil. Tenías miedo de que tomaran venganza y tenías miedo de que se juntaran contra ti, así que los matabas. Incluso si estaban muy por debajo de ti, no podrías dormir en las noches a menos que los aplastaras con tus pies. Qué patético.

Con un claro sonido metálico, la vajra dorada de tres puntos en la mano de Shikimi comenzó a brillar.

—Si realmente fueras fuerte, podrías haber sido misericordiosa con tus enemigos y dejarlos vivir. Justo así.

Después de un fuerte sonido inimaginable, la zona entera explotó como una escena del fin del mundo.

3 (3rd person)

—Sí. Sólo me detuve para decir hola por hoy, así que creo que me retiraré ahora.

Majina habló casualmente, como si negara a Jinnai Shinobu y las otras personas confundidas.

—Por respeto al visitante, no involucraremos a la Villa Noukotsu en esto. Además, el Hyakki Yakou regresará a mí sin importar qué.

Casi lo hacía sonar como si Hafuri fuera la usurpadora y no él. Él sonaba como si el Hyakki Yakou ya estuviera en sus manos y sólo necesitaba decidir qué hacer a continuación.

Con Majina como el líder, la Aoandon sería asesinada.

Con Hafuri como la líder, la Aoandon sería perdonada.

Para Jinnai Shinobu, era una decisión muy simple que cortaba esa diferencia.

—Algo pronto comenzará, —anunció Majina de espaldas. —Probablemente causará una onda más grande que nada de lo que hayan experimentado hasta el momento. Podrías decir que dos líneas del tiempo han coexistido al burlar la historia, pero ahora las dos están por chochar. Y el que está en el centro de todo podría no ser Hafuri…podría ser simplemente tú, visitante.

—¿De qué estás hablando?

—¿Lo has olvidado? Tengo la Zashiki Warashi Ver.40. Para ser franco, sólo eso nos permite decir jaque mate al mundo. La única contramedida que el mundo tiene sería la Ver.39, y tú eres el humano más cercano a ella. Incluso si el Hyakki Yakou trata de aprovecharse de la Ver.39 a la fuerza, dudo que el grupo de Hafuri tenga la habilidad necesaria para activarla apropiadamente.

—…

—Por lo que los dos jugadores que sostienen el destino en sus manos somos tú y yo. El simple hecho de que hemos sido colocados oponiéndonos por el asunto de la Aoandon parece como el destino colocando el escenario para nosotros, si me preguntas. Pero sabiendo que eso no cambia nada. No tenemos más opción que pelear ahora.

—¿Realmente…?

—¿Sí?

—¿Realmente eres el Majina que visitó esta villa hace diez años? Él hablaba sobre deshacerse de la aterradora imagen del Hyakki Yakou y abandonar exceso de fuerza militar de la organización. Pero ahora dices que ese problema nos ha colocado como enemigos. Claramente estás contradiciéndote a ti mismo.

—Quién sabe. Tal vez he cambiado, —dijo Majina. Él todavía sonaba completamente despreocupado. —Podría haber sido sólo un instante para un visitante cruzando entre las líneas del tiempo, pero nos tomó diez años para que nosotros alcanzáramos este punto. Eso es todo lo que es.

Él comenzó a irse de nuevo, pero entonces una pequeña forma corrió de lado de Jinnai Shinobu. Era un Sunekosuri, un Youkai que se parecía a un animal de peluche o un pequeño perro.

—¡¡O-Ohatsu!!

Cuando el Youkai gritó ese nombre mientras correteaba hacía adelante, la otra Sunekosuri en la mano de Majina lentamente volteó su cabeza.

—¿¡Dónde habías estado todo este tiempo!? …¡No, ¿esto quiere decir que estás tratando de herir a Hafuri-sama?!

—No lo entenderías.

—¿Qué-…?

—No entiendes nada. Por un lado, ni siquiera sabías que estaba sirviéndole al Hyakki Yakou por mucho, mucho, mucho tiempo. Eso habría sido el por qué no tenías idea de dónde había ido cuando me desvanecí al mismo tiempo que ese intento de asesinato fue llevado a cabo. Tú no estás en el mismo escenario que yo. Estabas satisfecho después de simplemente tratar, pero realmente no entiendes nada. Perseguirme no tiene sentido, así que ríndete.

—¿¡T-tienes alguna idea de qué tan preocupado dejaste a Gisuke…el hijo por el que pasaste mucho dolor para dar a luz!? Rea…¿Realmente piensas que estoy satisfecho con esto? ¿Crees que no tiene sentido? ¡¡A la mierda con eso!! ¿¡Qué hay de ti!? ¿¡Crees que entiendes todo sólo porque has estado en la parte inferior del mundo!? ¡¡No sabes lo principal sobre el lado soleado del mundo!!

—¿Oh? Tienes agallas para decir eso como el esposo inútil que sólo podía dormir profundamente sin ser perseguido por humanos por el trabajo que estaba haciendo para el Hyakki Yakou.

—No sé qué le pasará al mundo y no estoy la posición de influenciar eso, pero sé una o dos cosas sobre problemas familiares. Nuestro único hijo Gisuke y yo somos parte del Hyakki Yakou gobernado por Hafuri-sama. ¡¡Si vas a dañar eso, entones no tendré otra opción mas que oponerme a ti!!

—Ni siquiera te entiendes a ti mismo si vas a mencionar a nuestro hijo aquí. Eres igual que las tontas esposas gritando “¡Por favor! ¡Tengo un hijo!” mientras usa a ese hijo como escudo.

—¡¡Ohatsu!!

—Bien. Adelante si debes hacerlo. Si tienes las agallas, claro está. Pero tú nunca superaste la idea de que un Sunekosuri es un adorable e inofensivo Youkai, así que dudo que puedas hacer algo para detenerme.

El Sunekosuri se preparó para argumentar más, pero una nueva figura se paró frente a él.

Era una Zashiki Warashi en yukata blanca.

Era la Ver.40 Especialmente Hecha del Hyakki Yakou.

Su velo osciló y los ojos visibles en el hermoso rostro eran de diferentes colores. Cuando el Sunekosuri notó que la coloración era opuesta a las de Majina, él finalmente lo entendió.

(No…¿¡Intercambiaron uno de sus ojos!?)

La sexy Youkai con un corte de cabello corto tranquilamente y silenciosamente levantó su palma y un extraño temblor corrió a través de todo el cuerpo del Sunekosuri.

Él se sintió como una botella de ácido sulfúrico concentrado y había sido inclinado al borde de ser derramado sobre su cabeza. ¿Era este el miedo de ser borrado en una alteración de la historia?

—Basta, Mei. —Eso fue todo lo que Majina dijo. —No hagamos nada hoy. La Villa Noukotsu es un lugar importante para nosotros. Sería una lástima profanarla con una batalla repentina.

Esta vez, él finalmente se había desvanecido en el pequeño bosque con Ohatsu, la Sunekosuri, y la Zashiki Warashi en yukata blanca.

 

Hace mucho tiempo, Jinnai Shinobu había salvado una cierta vida.

El precio de esa decisión había crecido en el enemigo definitivo.

Buenas acciones no siempre conducían a buenos resultados.

La siguiente pesadilla seguramente ya había comenzado.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: