Capítulo 9

Parte 1, Parte 2, [Support by] El Cerebro Humano [DELTA brain]

Echidna, Archienemiga quien controla Absolute Noah

1

¿Cuántas veces mi cuerpo se raspó con los muros de acero inoxidable de ese pozo el cual sólo era unas pocas decenas de centímetros de ancho? No importaba cuánto gritara mientras sentía el dolor quemante, no podría prepararme para lo que se aproximaba.

Sin embargo, el final llegó sin advertencia.

Mi “cojín” fue aplastado, y produjo un sonido, sensación y olor extremadamente crudo.

Sentí un parpadeo blanco frente a mis ojos, pero eso fue todo. Había caído varios metros boca abajo, pero seguía vivo. Ni siquiera parecía que tuviera algún hueso roto.

—Erika.

—Oh, Satori-kun. ¿Podrías mantener tus ojos cerrados por un momento?

La voz de Erika sonaba extrañamente apaciguada después de caer de cabeza mientras me sostenía en sus brazos.

—Estaré bien siempre y cuando mi corazón no sea destruido, pero una chica siempre querrá evitar mostrar su lado horrible.

—…

¿Cuánto tiempo estuve así?

¿30 segundos? ¿O más de una hora? Parecía que no podía juzgar cuánto tiempo había pasado, pero Erika eventualmente habló de nuevo.

—De acuerdo, todo listo. Gracias, Satori-kun☆

—¡¡Erika!!

Sin pensar, la tomé de sus hombros, y quité mi rostro de sus enormes pechos para que pudiera verla.

Ella era sí misma.

Incluso después de que eso hubiera pasado, ella estaba completamente ilesa. Había una sonrisa despreocupada en sus labios.

—Ahn. No teníamos otra opción. Una Zombi, Lillith y Silky no están especializadas en curación y regeneración. Eso quiere decir que era la única que podía actuar como un cojín. Y ya que sólo podía sostener a una persona, pensé que sería mejor traerte conmigo.

—¡No estoy hablando de la lógica de esa decisión! ¡¡Esquiva el punto una vez más, y realmente me enfadaré contigo!!

Ella me dio una gentil sonrisa que no era para nada la mirada de alguien que acababa de ser regañada.

—Lo siento, Satori-kun. No lo haré de nuevo.

—Maxwell, ¿grabaste eso?

—¿¡Ehh!? ¿¿Grabarías los secretos de tu familia, Satori-kun!? ¡Eres el peor de cualquiera de nosotros!

—No. Parece que has desarrollado un gusto por esto, así que no puedo confiar en esa promesa. Hazlo de nuevo, y juro que nunca te volveré a hablar de nuevo.

De cualquier manera, no podíamos simplemente quedarnos sentados en el fondo con olor agrio del conducto de basura. Alguna basura extra podría caer lloviendo por encima en cualquier momento. Y eso sería lo mismo que un desarmador o vidrio cayendo desde un edificio.

Los dos nos salimos arrastrando del conducto de basura, y encontramos una habitación que juntaba toda la basura, justo como lo esperábamos. Todavía no estaba clasificada, y nos encontramos sobre un piso que parecía como una red agitándose. Había sido aplanada para evitar cualquier pila enorme, y estaba siendo llevada a una máquina como un rodillo giratorio que lo aplastó todo. Todo lo de un conducto de basura se dirigió sin oportunidad de separar la basura inflamable de la no inflamable, por lo que probablemente era aplastada en pequeños trozos, y después las clasificaban usando magnetismo, electricidad estática y aire presurizado.

Ciertamente no queríamos ser atrapados en eso, así que teníamos que salir rápidamente.

Sin embargo.

—Este lugar parece desierto, pero estamos a una puerta de la zona controlada por los humanos. Necesitamos pensar en una forma de evitar ser encontrados.

—En el peor de los casos, ¿no podrías entrar fácilmente ya que eres un humano, Satori-kun?

—¿Y qué hay de ti, Erika? No puedo simplemente hacerte esperar aquí ya que alguien del lado de los humanos podría mirar aquí en cualquier momento. La habitación de recolección de basura es un camino sin salida, así que estarás perdida si te encuentran.

—Pero a diferencia de ti, soy una no-muerta.

Ella apuntó a la gran máquina que parecía como una prensa rotativa de púas, y probablemente podía aplastar un pequeño carro con lo que sólo podía describir como dos tambores de rodillo de vapor juntadas como una gran boca.

—Si algo pasa, puedo saltar por ahí donde los humanos no puedan alcanzarme.

—…

—De acuerdo, de acuerdo. Entiendo. No me mires así. Pero la auto-destrucción es una ventaja bastante útil de ser una Vampira.

La manera en que ella ligeramente levantaba sus manos y sacaba su lengua sugería que no había aprendido su lección. …Parecía que realmente necesitaba regañarla después.

—…Quizá debería excavar tu historial de búsqueda, Erika. O quizá tus registros de tienda en línea o tu lista de videos vistos.

—Espera, Satori-kun. Hablemos esto como adultos.

Ella tomó mis hombros, y movió su cabeza hacia mí con una increíble sonrisa. Realmente no había esperado que una chica estuviera así de preocupada por eso, ¡y ahora estaba legítimamente curioso de lo que había estado tecleando en su computadora!

Como fuera.

Cuando abrí la puerta de metal hermética, y revisé el exterior, vi 20 o 30 personas con ojos inyectados de sangre en un pasillo más estrecho que el pasillo de una escuela. En vez de estar en camino a un lado, parecían haber estado derribando con patadas cualquier habitación en el que hubieran estado. No parecía que fueran a irse a otro lado pronto.

Teníamos que encontrar a nuestro papá, detener la detonación del cuarto de máquinas, y asegurar un método de prevenir y curar el efecto de las garrapatas chupa sangre que la Echidna había esparcido intencionalmente. La Echidna había dicho que su laboratorio de biología tenía todo lo necesario para dar a luz a sus hijos, por lo que tenía que haber una manera de detenerlo también.

Me metí de nuevo a la habitación de recolección de basura, y pensé.

—Maxwell, sabes dónde está mi papá, ¿cierto?

—Claro.

No parecía que necesitáramos vagar el laberinto en los niveles inferiores de Absolute Noah para buscarlo. Sólo teníamos que pensar sobre el camino directo ahí.

Sin embargo, sería bastante difícil viajar por ese estrecho corredor sin que nadie nos notara. No había ningún lugar en donde esconderse en esos muros lisos, y no había profundas sombras u oscuridad gracias a las luces de halógeno alienadas en el techo como en un gimnasio. Había tubos más gruesos que mi brazo por los muros y techo como en un buque de guerra o un portaaviones, pero eso no era suficiente para usarlo para esconderse. Ni siquiera un ninja legendario o espía sería capaz de escabullirse por ahí.

—Hay tanques plásticos y tambores en la basura, pero no veo cómo podrían ayudarnos.

Desafortunadamente, no parecía que pudiéramos construir un arma secreta al combinar las cosas aquí.

Nos habíamos abierto paso a los niveles inferiores, ¿pero estábamos atorados aquí?

No, espera…

No iba a aceptar las ideas de auto-destrucción de Erika, pero teníamos un Archienemigo aquí. Ella tenía más libertad de movimiento que un humano.

En ese caso…

—Erika, quiero tu ayuda.

—Claro, claro. Déjale todo a tu hermana mayor.

—Y Maxwell. Usa tu simulador para un experimento de pensamiento.

—Por favor deme los parámetros específicos.

—Es un experimento ligero.

 

Pronto, Erika y yo estábamos viajando juntos por el estrecho pasillo. Por supuesto, pasamos cerca de los enloquecidos humanos, pero ninguno de ellos nos notó.

Ahora, ¿exactamente qué habíamos hecho?

Una pista: había tubos y poderosas luces de halógeno sobre el techo.

—Realmente no nos están notando. Uups.

—(Erika.)

—(Lo siento. No se supone que hable tan alto, ¿cierto?)

Era un poco vergonzoso, pero tenía mis brazos y piernas envueltas en su torso para fuertemente agarrarme. Dado el método que estábamos usando, ella necesitaba todas sus extremidades de Vampira libres. Y mis músculos eran demasiado débiles para usar este método. Eso quería decir que estaba colgado a ella como un koala con mi cabeza presionada en sus enormes pechos.

…Pero justo como había dicho ella, nadie nos notó haciendo esto.

Bueno, eso era probablemente debido a la presunción de que las personas caminarían por el piso, y se esconderían detrás de cosas sobresaliendo del muro.

Como probablemente lo suponen, Erika estaba usando sus brazos y piernas para irse arrastrando como una araña.

Estábamos en el techo.

Sí, con los gruesos tubos colocados por el muro y techo, había muchos puntos para sostenerse. Y gracias a las poderosas luces de halógeno brillando, nadie podía vernos incluso si levantaban la mirada.

Habiendo dicho eso, viajar por el techo mientras te cuelgas como una araña sería imposible incluso para un escalador profesional. Sin mencionar que yo me colgaría de ti. Esto requería su fuerza de Vampira, la cual se decía que era 20 veces la de un humano.

Había ayudado mucho que Maxwell había controlado las cámaras de seguridad.

Sólo estaba preocupado sobre los otros sentidos a parte de la vista.

Por ejemplo, sonido y olor.

—(Aun así…)

Sabía que era peligroso, pero no pude evitar hablar por debajo de mi respirar.

El escenario debajo era peor de lo que había imaginado.

El hedor a sangre era opresivamente fuerte. Había humo de algunas clases de hierbas. La sangre provenía de los círculos mágicos dibujados en rojo sobre el muro y piso como si fueran grafitis, y el humo probablemente estaba destinado a ser incienso para exorcizar. No tenía idea si eran legitimas o no, pero podía escuchar lo que sonaban como canticos de sutras. Esos ruidos y olores enmascararon nuestra presencia, pero no estaba tan contento al respecto.

No era un deseo de pelear lo que estaba a punto de estallar aquí.

Ansiedad.

Malestar.

Impaciencia.

Terror.

Emociones incontrolables chocaron entre estas personas, y el pánico continuó creciendo como si fuera infeccioso. Tomó forma física, y apareció por toda esta zona.

Este era el estado más inestable y peligroso para los humanos.

Era un regreso del terror de los juicios de brujas que habían invadido Salem.

—¡Haganlo! ¡¡Vayan por ellos!!

—¡Demonios, ¿qué mierda?!

Escuché gritos a través de una puerta de metal cuarteada. ¿Alguien había confundido su propia sombra con un monstruo? ¿O podría ser que los humanos no podían confiar los unos a los otros, dirigiéndose a una pelea?

Ver a estas personas solamente hundiéndose más mientras buscaban descansar en paz para siempre en su búsqueda, se parecía mucho a ver a los residentes del infierno en sí. Incluso si cada Archienemigo en el mundo se extinguiera, dudaba que estas personas pudieran dejar este conflicto conducido por la sospecha.

—¿Qué es la felicidad? —dijo Erika. —Desde una perspectiva global, estas personas nacieron en países ricos, nunca buscaron las necesidades o incluso lujos, e incluso fueron elegidos para unirse a Absolute Noah para protegerlos del fin del mundo…y, sin embargo, ahora que el fin ha llegado, continúan el conflicto con el fin de evitar de tener la vida más infeliz de todas. Si el niño que trabajó muy duro para sobrevivir las dificultades de la pobreza y la guerra fueran a verlo, ¿qué pensarían de este lugar completamente retorcido?

La vida de todos era diferente.

Reyes, nobles y plebeyos, todos tenían sus preocupaciones, pero, ¿qué confort era eso?

Las personas que habían abordado el Arca de Noé habían hecho lo correcto. Eso les había permitido sobrevivir y crear un nuevo mundo después.

¿Pero alguien con un corazón verdaderamente amable habría aceptado la invitación a abordar el arca? Todos los que permanecieron en la tierra porque se rehusaron a abandonar a alguien cercano a ellos, habían sido eliminados. ¿No es así el por qué el mundo es de esa manera? Se convirtió un mundo de sólo lo que es “correcto”, un mundo con personas carecientes de amabilidad. Ese vago pensamiento se me ocurrió aquí.

—(Encontremos a papá.)

—(Sí, hagamos eso.)

Erika y yo nos arrastramos por el techo con la ayuda de Maxwell a través del sistema de navegación del carro del tamaño de una tarjeta.

Nuestro destino era claro: el cuarto de máquinas.

Ese era el núcleo de Absolute Noah. Era la instalación más peligrosa y misteriosa.

Era la fuente de vastas cantidades de energía.

Si era mal utilizado, el estallido no sería contenido en las profundidades de Absolute Noah, y la explosión no sólo borraría a la Ciudad Kukyou, sino tomaría varias prefecturas consigo, partiendo el Archipiélago Japonés en dos.

Cuando mi madrastra nos contó al respecto, una cierta imagen llegó a mi mente.

—(Así que, ¿es esto un cohete o un avión espacial? ¿O quizá un submarino o un portaviones?)

—(Hay cohetes nucleares, ¿no? Aunque pensé que esos tenían muchos problemas.)

Pero tener a Absolute Noah siendo lanzada al espacio o sumergida en el fondo del océano no nos ayudaría aquí. De hecho, sólo crearía una gigante arena de combate inescapable.

Llegamos así de lejos con Erika arrastrándose boca abajo por el techo, pero ahora teníamos que pasar a través de una puerta.

—(Maxwell, quiero mover a los guardias de la puerta. Suena una alarma a una corta distancia. Algo que no causará muchos problemas.)

—Claro. Lo limitaré a una fuga de agua de una tubería.

Un profundo zumbido sonó, y los hombres gruñendo en frente de la puerta dejaron sus puestos, y caminaron por el corredor.

Ese método eventualmente dejaría de funcionar.

Para hacer mayor uso de esta oportunidad, Erika rápidamente bajó saltando del techo.

—Bwah.

—¿Disfrutaste de abrazar a tu hermana mayor por primera vez después casi mucho tiempo?

…Para ser honesto, mi orgullo estaba agradecido que había evitado un sangrado nasal. Sentí que había disfrutado toda una vida de su suavidad.

Como fuera, trabajamos juntos para girar el mango redondo de la puerta hermética, y nos deslizamos en el espacio más allá.

Ahí encontramos…

—Estás bromeando, ¿cierto?

Era un gran espacio largo.

No sólo quería decir horizontalmente. Tenía que cubrir 4 o 5 pisos iguales en espacio vertical. Un puñado de luces de halógeno colgaban del techo, por lo que la habitación era tan brillante como el medio día. Había un arreglo complejo de mallas de alambre y andamios de vigas de acero que lucían como una gigante jungla de gimnasio, o las cajas de cervezas vistas durante festivales que contenían innumerables botellas. Esa caja de metal contenía un grupo de estructuras alineadas en el centro de ese espacio alto.

Honestamente esperaba encontrar reactores nucleares gigantes o propulsores de cohete. Eso era todo en lo que podía pensar que produciría rápidamente tan cantidades masivas de energía.

Pero debería haberlo pensado más cuidadosamente.

¿Qué investigó mi papá? Él había investigado a los Archienemigos en la instalación subterránea de la Cruz Brillante, por lo que, ¿qué clase de trabajo se le había forzado a hacer en el cuarto de máquinas de Absolute Noah? Incluso esa Echidna había decidido que estaba más allá de ella, por lo que ella había evitado usar las garrapatas chupasangre, y los humanos tenían que jalar el gatillo para la destrucción por su cuenta.

Encontré la respuesta para todo aquí.

Esos objetos alineados eran gigantes masas de fibra muscular.

Estaban latiendo mientras cargaban un liquido en gruesos tubos que se extendían a todos lados. Eran…¿corazones…gigantes?

Este impresionante descubrimiento me dejó mareado, por lo que Erika me apoyó desde un costado.

—¿Qué es esto?

Eran corazones.

Pero eran diferentes a los de humanos. Estaba, por supuesto, el extraordinario tamaño, pero la estructura en sí parecía muy simple. Y eran translucidos, por lo que podía ver el liquido con color fangoso moviéndose a través de ellos.

—¿Qué clase de corazones son estos?

—La Echidna usa garrapatas chupasangre, por lo que estos podrían estar basados en uno de los gusanos pequeños. Justo como su otro equipo de laboratorio.

—¿Tampoco son de sus hijos…? ¿Incluso de ir tan lejos?

—Estos estaban destinados a ser estallados como parte de su negociación con los dioses. Dudo que ella quisiera incluir a sus adorables niños en eso.

Esto era más que sólo aterrador. ¿Qué tal si tomabas un pequeño insecto, y lo hacías más grande que un humano? ¡Era un cliché de horror que el efecto se había desgastado, y era más frecuentemente usado en tiendas de acción, ¿pero ella en realidad lo había hecho?!

La Archienemiga Echidna crearía todo lo que necesitaba usando su laboratorio. Eso podía ser garrapatas chupasangre usadas para controlar inmortales, o podía ser ella misma quien se había rehecho una y otra vez para adquirir un cerebro al nivel de una supercomputadora. Y ese laboratorio originalmente había sido desarrollado para dar a luz a sus hijos demasiado grandes y violentos para llevarlos en ella.

Pero.

¿Podría ser?

—¿Ella ha remplazado partes de Absolute Noahe en sí con piezas biológicas de simples insectos?

¿Mi madrastra, la Banshee, la Sylpheed y los demás se habían dado cuenta que su invasión había llegado así de lejos? Quería decir, esto era demasiado. Si el libro de la profecía decidía sus cursos de acciones y el arca destinada a superar el desastre habían sido reemplazados con las partes biológicas de la Echidna, entonces toda la organización entera de Absolute Noah estaba en jaque, ¿no? ¡Ella había vaciado todo, por lo que era como descubrir que la infraestructura de la ciudad que soportaba tu vida había sido completamente reemplazada con artículos extranjeros en algún momento!

—Satori-kun, por aquí.

Erika me condujo hacia la jungla de andamios de gimnasio. El latir de los gigantes corazones translucidos palpitaba aterradoramente en mi mente más que en mis oídos. El cuarto de máquinas era tan alto que viajar por el techo sería difícil. Pero había muchos puntos ciegos gracias al arreglo laberíntico de andamios y escaleras, por lo que, a diferencia del estrecho corredor de antes, podíamos jugar a las escondidas de manera normal.

—Maxwell, vamos por mi papá. Apunta su ubicación.

—Claro.

Pero si simplemente seguíamos los caminos, probablemente seríamos vistos por un trabajador (¿O un veterinario o entomólogo?). Erika esquivó a los guardias, y descendimos hacia nuestro destino con una ruta permanentemente cambiante de alginas veces colgarnos de la parte inferior del andamio y algunas veces saltar hacia una barandilla para un atajo hacia abajo.

Escuché unas cuentas voces asustadas en el camino.

—¡Deprisa, deprisa!

—Los Archienemigos atravesarán por esa barricada si se lo toman en serio. Todo se acabará si te muerden.

—…No voy a seguir por la eternidad sus ordenes sin siquiera tener la muerte como una opción. Si se llega a eso, me encargaré de ello yo mismo.

Encargarse de ello ellos mismos.

Permanecer puros, sin ser controlados.

…No era normal para que esa idea estuviera en ellos como una clase virtud. Estaban atrapados en una batalla perdida. ¡Deberían estar diciendo que había algo malo en esto! ¡Deberían estar deseando vivir! ¿¡No podían ver que estas emociones se las habían inyectado antinaturalmente!?

—…

Los vampiros mordían a alguien, usurpaban su alma y controlaban su mente.

Erika había estado en silencio por un rato. Al igual que yo estaba escuchando. ¿Cuál era su sentimiento mientras era el objetivo de tan irrazonable miedo, en vez de furia o desdén?

—Han llegado cerca del objetivo, —dijo Maxwell.

—Erika.

Una vez que llegamos al andamio en un cierto nivel, puse mis pies sobre la malla de alambres en el piso (porque Erika me bajó.)

Miré alrededor pero no vi señales de mi papá. En su lugar, vi una pequeña habitación prefabricada dentro del laberinto de andamios. Probablemente era el cuarto de control para las grúas y elevadores que podía ver aquí y allá.

Me acerqué mientras seguía agachado para que así no fuera a ser descubierto a través del vidrio cubriendo un lado.

¿Mi papá o alguien más estaba adentro? Incluso si él estaba adentro, podría no estar solo.

—Maxwell.

—Advertencia: hay dos personas además del objetivo.

—…

Mientras me presionaba contra la puerta para tratar de escuchar las voces adentro, Erika permaneció agachada y se acercó a la ventana. ¿¡Ella estaba planeando quebrar la ventana y precipitarse adentro!? Quería decirle que se detuviera, pero eso sólo les daría nuestra presencia a las personas de adentro.

Ni siquiera podía chasquear mi lengua.

Mi corazón saltó de mi pecho, y el sudor empapaba mi cuerpo mientras me presionaba contra la puerta de metal.

Si esto iba a pasar, tenía que prepararme. Ya que no podía detener a Erika, no tenía forma de cambiar a un conjunto de rieles diferentes.

—…

—¿En serio?… ¿Qué…?

Tuve problemas en entender sus voces al principio, pero mis oídos gradualmente se ajustaron, y podía realmente oír a las personas adentro.

—No quiero saber mucho. Sólo lo que inyectaste en el tercer grupo de corazones.

—…La adrenalina artificial y esteroides como dice la lista. ¿No fue esa la respuesta que calculamos todos juntos, Jefe Matsuyama?

—¡¡No tengo tiempo para lidiar con tus juegos!!

Escuché fuertes sonidos de una silla o mesa traqueteando.

—Escucha, Amatsu-kun. Si tu inyección ha seguido la prescripción, el ritmo cardiaco debería ya haber pasado del punto critico. ¡Pero la presión de sangre es estable, y no muestra señales de cambio! Esto sólo podía pasar si alguien les hubiera inyectado un tranquilizante, por lo que quiero saber de qué clase y cuánto. ¡¡Necesito información precisa!! ¡¡De otra manera no tendremos forma de removerla de la sangre!!

—No tengo idea de qué está hablando, pero si una substancia extraña fue mezclada, ¿por qué no intentar diálisis?

—¿Sigues diciendo eso? ¡¡Si eso fuera suficiente, no te estaría interrogando aquí!! ¡¡Requerimos la información de la inyección precisa porque lo arruinaste todo!!

…Me estaba preguntando el por qué Maxwell no nos estaba enviando imágenes de las cámaras de seguridad, pero esto lo explicaba.

La conversación parecía como una mezcla de biológica y física nuclear, pero el punto básico lo pude entender. Esto era parte del laboratorio también. Un lado quería poner fuera de control los corazones de insectos gigantes mientras que mi papá estaba tratando de estabilizarlos.

Burbujas de texto bailaron en el sistema de navegación del carro en forma de carta.

—Parece que simplemente colocar una carga pesada en los corazones paralelizados no causará una explosión. A menos que produzcan los valores específicos deseados con la apropiada sincronización y condiciones de reacción en cadena, podrían morir del shock, y simplemente dejar de latir en lugar de detonar.

—Y supongo mi papá esencialmente puso en aleatorio la contraseña para que ni siquiera el usuario original pueda usarlo.

Eso destrozaba los planes del otro lado porque tenían que remover y neutralizar el tranquilizador antes de inyectar el cardiotónico de nuevo.

 

…Mi papá estaba tratando de actuar tranquilo para su edad. Pero todo era inútil ahora que había sido capturado.

Erika había llegado debajo de la ventana, y ella hizo un circulo con el pulgar y el índice de su mano derecha. ¿Esa era la señal de ok o el gesto de mono? ¡¡Maldición, realmente deberíamos haber jugado un FPS juntos para estudiar!!

Y antes de que pudiera descubrir a qué se refería, ella actuó. Ella se levantó y…oh, mierda. ¿Ella realmente estaba atravesando el vidrio? ¿Justo ahí adentro? ¡¡Era demasiado!!

—¡¡Oh, por Dios!!

Pateé la puerta de metal tan fuerte como pude para hacer un gran ruido. ¿Eso había distraído a todos adentro? No podía ver los resultados mientras Erika quebraba la ventana, y entraba en el cuarto de control prefabricado.

Una cacofonía de destrucción le siguió.

—Advertencia, —dijo Maxwell.

—¡Lo sé! Maxwell, esta puerta abre para adentro, ¿cierto? ¡Cuando las personas adentro corran hacia aquí, usa tus privilegios de seguridad para desactivar la cerradura electrónica!

—? ¿No quiere dejarlos encerrados adentro?

—Déjame pelear también.

El lector de tarjetas hizo bip, y el LED cambió de rojo a verde.

Inmediatamente giré la perilla y pateé la puerta de metal. Sentí una sensación brusca a través del panel de acero, y alguien terminó rodando por la puerta después de intentar huir de Erika.

—Muy bien, Satori-kun.

Este no era el momento de sentirse avergonzado. Mientras el doctor o científico rodaba por el dolor, el talón de mi hermana se clavó con fuerza en el centro de su rostro.

Nuestro papá tenía sus brazos y piernas atados con alambre a una silla aleatoria plegable. Él tenía golpes en su rostro. Cuando vi eso, pisé el estomago del hombre de mediana edad yaciendo inconsciente en el suelo.

Nuestro papá apenas podía moverse, pero parecía que estaba en pánico.

—¿¡Qué estás-…no, ¿¡cómo llegaron aquí!?

—Mamá y tú pueden regañar a Erika después.

Con eso, removí los cables cavándose fuertemente en tus muñecas.

—Advertencia: trabajadores se están dirigiendo hacia usted después de escuchar la conmoción. Son de 30 a 40 de ellos. Al menos algunos de ellos están armados con pistolas.

—¿Qué hay de este tipo?

Si esos eran equipos estándar, el hombre convulsionando en el suelo también tendría una. Y, de hecho, había una pistola de un negro brilloso en su cinturón, justo como en una película, pero no tenía intenciones de tocarla.

En su lugar, Erika sacó la pistola, y operó el interruptor de seguridad y la recámara.

—Una personalizada completamente automática de .45… Las balas están hechas de plata consagrada tratada a sub-cero que fue empapado en un agua bendita súper congelada mientras se enfriaba. Con estos, probablemente puedan contenerme al sólo disparar las suficientes para que con sólo un disparo vaya a terminar dando en el blanco.

—Realmente no lo entiendo, pero, ¿estás diciendo que incluso tú tendrías problemas en una pelea de frente a frente?

—Más o menos.

En ese caso, era obvio que los humanos como nuestro papá y yo nunca podrías esperar lograr nada.

—Se estima que el enemigo llegue en menos de 180 segundos, —dijo Maxwell. —¿Cuáles son mis instrucciones?

—…

¿Qué armas teníamos?

Teníamos que hacer de un lado la realidad (o falta de ella) de un tiroteo como en una película de Hollywood. Tenía una Vampira hermana mayor y un simulador que controlaba el sistema de seguridad. Podía hacer trampa como loco.

—Maxwell, revisa el equipo contra incendios.

—Seguro.

—Y, Erika, perdón por hacerte pelear en batallas de espalda a espalda, pero estoy confiando en ti.

—Bueno, soy la mejor para la tarea. Pero no olvides que sigo siendo una chica que espera a que su príncipe llegue☆

—Y finalmente, papá.

—¿S-sí…?

—Traté de elegir la ruta más segura para ti, pero todavía podrías morir si lo arruinas. No importa lo que hagamos, las probabilidades de que eso pase son más grandes para nosotros los humanos. Así que prepárate.

Afuera de la ventana rota, pude entrever a hombres en ropas de trabajo y batas de laboratorio en los andamios. Si uno de ellos sucumbía a la presión, y comenzaba a disparar al azar, podría causar un pánico, y enviar una llovizna de balas que llovería sobre nosotros.

El teléfono para línea interna escondida dentro de los muchos paneles de control del cuarto de control comenzó a sonar. Mi papá presionó el botón del altavoz, y palabras simples salieron.

—No sé quién ha tomado ese lugar, pero estamos al tanto de la rareza. Esperaremos 10 segundos, por lo que desháganse de sus armas y salgan. De otra manera convertiremos el edificio en queso suizo.

—(Plata consagrada de calibre .45 puede disparar a través de muros prefabricados. Y tienen que saber eso.)

Eso quería decir que podrían masacrar a todos adentro si disparaban un bombardero completamente automático desde afuera sin dejar espacio a esquivar.

Pero era muy malo para ellos.

Las mismas condiciones aplicaban para nosotros. No necesitábamos salir del cuarto de control para pelear. Y no importaba cuántas docenas o cientos estaban contra nosotros.

Si estaba siendo codicioso, habría pedido que la ventana estuviera intacta, pero lo hecho, hecho estaba.

Teníamos que terminar esto antes de que su cuenta regresiva se acabara.

—Maxwell.

—Claro.

—Realiza la tarea. …¡¡Dispersa dióxido de carbón contra incendios para derribarlos!!

 

Plantas químicas y varios cuartos de servidores no podían usar agua, por lo que detendrían incendios con nitrógeno o gas de dióxido de carbono en lugar de rociadores.

Y el balance del aire era más sensible de lo que las personas pensaban, por lo que sólo un 10% de diferencia en niveles de oxigeno podía derribar a las personas.

Tan pronto humo blanco obscureció la vista, tacleé a mi hermana y mi papá para el suelo. No quería que disparos al azar nos dieran. Escuché una voz sorprendida desde el teléfono que ya no podía recordar donde estaba.

—¿¡Qué-!? *Toser*, ¡¡malditos…!!

Escuché unos estallidos secos esporádicos, y sentí la onda de choque de algo golpeando el muro cerca, pero eso fue todo. No era tan intenso como una ventisca de disparos como habían amenazado. Ni siquiera tuvieron tiempo para apretar sus dedos índices.

—Esto derribará a todos. Incluyendo a papá y a mí. Pero quien sea que permanezca consciente hasta el final es el más fuerte de todos nosotros. Y no importa cuántos de ellos sean si colapsan al suelo.

—Idiota. ¿Esa es la voz de un niño? El oxígeno se acumula en la sangre. *toser*, justo como la resistencia al veneno, mientras más acumules y mayor sea tu peso, mayor tu capacidad. *Jadeo*, *jadeo*. ¡Un niño nunca será el que quede al último!

Ups. Podían escucharme mientras estaba en el altavoz.

Pero fueron demasiado ingenuos.

—…Sería injustos no decirles esto.

—¿Qué…?

—Tengo, *toser*, a una Vampira hermana mayor.

—!?

—Y… nunca he visto algo diciendo…que los Vampiros sean débiles al nitrógeno o dióxido de carbono.

Me sentía mareado. Mi cabeza dolía.

Mi visión destellaba como una luz fluorescente secándose, por lo que parecía que caería bastante pronto.

—Maxwell… Una vez que todos excepto Erika hayan sido neutralizados, reactiva el ventilador. Saca el gas incombustible fuera de aquí.

No pude ver el mensaje de respuesta.

…Mi visión borrosa se esparció, y ya no podía sentir que estuviera respirando.

Desperté con la sensación de alguien gentilmente sacudiendo mi hombro.

—…ri-kun. Satori-kun.

—Uuh…

Toda mi cabeza estaba pulsando como si se estuviera hinchando desde adentro. ¿Cuánto había pasado? ¿5 minutos? ¿5 horas? Ni siquiera podía arriesgarme a adivinar. Me apoyaron como a una persona enferma, y me di cuenta que el humo blanco se había desvanecido completamente.

—He terminado de atar a todos en este…¿tercer grupo de corazones? Bueno, vamos sólo a llamarlo sala de máquinas. Pero los pasillos afuera siguen siendo desconocidos, por lo que permanecer aquí no sería buena idea. Ya que logramos encontrar a papá, creo que deberíamos irnos tan pronto sea posible.

—S-sí. No, espera.

Negué mi cabeza que se sentía tan pesada para ser mía.

—…¿También sientes como ligera la cabeza, Erika? La Echidna debió haber escondido un método de prevenir y curar a las garrapatas chupasangre aquí, en los niveles inferiores para que los humanos no fueran infectados. Si no ubicamos y aseguramos ese seguro de emergencia, no podemos salvar a la Banshee, la Sylpheed y los demás.

Erika y yo nos dimos la vuelta hacia nuestro papá.

Él levantó sus manos un poco.

—Esa es la primera vez que escucho eso. ¿Qué son esas garrapatas?

—Son de 0.12mm, probablemente haciéndolas las usuarias de los colmillos más pequeños en el negocio.

Comencé a pensar mientras le explicaba la situación a él. Esta era la Echidna de quien estábamos hablando. ¿Había dado a luz a un Archienemigo especializado para prevención y tratamiento? Ella era poderosa, pero no omnipotente. ¿Eso era todo lo que ella podía hacer…?

—Erika, ¿hay Archienemigos con una habilidad de curación especial? Algo que pudiera ser usado como método defensivo en un laboratorio…

—Bueno…si te quieres concentrar en curar las heridas y antídotos para venenos, mientras excluyes a los Vampiros y otros que te vuelven un no-muerto, entonces está el Unicornio, el Fénix y la sirena japonesa. No hay muchos de ellos, pero hay algunos.

…Pero todos esos parecían demasiado grandes y notables para que permaneciera en los niveles inferiores gobernados por el lado humano y su histeria en masa anti-Archienemigos. Sentía que esto tenía que ser algo que pudiera esconderse fácilmente al volverse invisible o que atraviese muros o algo así.

—Un Caladrius. —Nuestro papá comenzó a decir algo extraño. —Escuché que una pequeña ave canta cerca de los respiradores. Incluso si las personas no pueden entrar a los respiradores, un ave podría crear un nido de perchas de alambre como los cuervos lo hacen en la ciudad.

—¿Qué es un Caladrius?

—Es un Archienemigo que luce como una pequeña ave, pero se detiene en las ventanas de los hospitales y absorbe la enfermedad de adentro. Aunque si el Caladrius no puede absorber la enfermedad, eso dictamina que es una enfermedad incurable, por lo que en algunas regiones es aparentemente visto como una señal de muerte.

 

¿Era el cómo la Banshee era odiada como la portadora de la muerte a pesar de que ella sólo olfateaba el aroma de la muerte y lloraba?

…Pero eso era perfecto.

Era lo bastante pequeño para esconderse en cualquier lado, y se especializaba en la curación. Era exactamente la clase de Archienemigo que la Echidna querría. Tendría perfecto sentido si daba a luz a uno especial que actuara como una vacuna para las garrapatas chupasangre.

—Entonces, ¿la Echidna realmente dio a luz al Caladrius? ¿Ella creó a ese adorable niño usando su laboratorio o su propio vientre?

—No. —Mi papá alzó una objeción. —Probablemente tiene una función similar, pero no es realmente eso. Por un lado, si todo aquí fuera su plan, dudo que ella daría a luz a una nueva vida con las cosas que ella ha estado esparciendo.

—¿Qué…? ¿Pero no estos corazones de insecto gigantes originalmente eran parte de su laboratorio? ¿No eran símbolos de cuantos niños tenía?

—Su laboratorio, ¿hm? Estos son demasiado poderosos como para actuar como una madre substituta. Incluso si pudieras crear vida dentro de ellos, el alma permanecería en el vientre, incluso después de sacar el cuerpo del niño. Si eso fue un laboratorio desechable, ella podría haber sido capaz de darle al hijo la libertad de cortar la carne alrededor. Pero eso sólo sería un bulto de carne arrastrándose. Y como un inmortal, no podría morir. Nunca desearía las características que la Echidna en sí había planeado. No podría crear un Caladrius incluso si lo intentara. Este nunca fue un laboratorio destinado a dar a luz a un niño. Fue designado como un arma.

—…

—Si la Echidna es la que no terminó cómo se ve en las leyendas, puedo más o menos suponer qué está pasando aquí. Ella quiere un hijo incluso más fuerte. Uno que sea tan fuerte que ningún héroe pueda derrotarlo. …Si continuamente aumenta su laboratorio nunca podrá lograr eso, entonces ella podría querer barrer con el mundo, eliminar a todos los héroes peligrosos y dejarles un ambiente seguro a sus niños. En ese caso, esta arca es su única posibilidad.

…No podía creerlo.

Todo parecía tener sentido. Parecía como una forma de tomar venganza. Y era eso lo que lo hacía tan aterrador. Quería decir, esto no funcionaría. Los héroes habían atacado a los monstruos porque eran visto como peligrosos. Sus intentos de proteger a sus hijos sólo inventarían una mayor amenaza a ellos. La Echidna sólo sería atacada aún más, y su batalla nunca terminaría.

Mi papá frotó su barbilla blanda.

—Como sea, probablemente verías un efecto similar incluso si fuera parte de su laboratorio. Esta cosa en forma de una pequeña ave debería ser la llave.

—Entonces dejemos el cuarto de máquinas, y vayamos a los respiradores con el nido del ave. Papá, ¿dónde escuchaste el canto?

—Cerca. Es menos de 50 metros desde la puerta de máximo nivel del cuarto de máquinas.

…Ese era un enorme número para algo dentro del mismo edificio o vehículo, pero no parecía tan extraño dentro de Absolute Noah.

—¿Pero ¿cómo nos deshacemos de las personas? —preguntó Erika. —Llegué aquí cargando a Satori-kun, pero la ruta del techo podría ser difícil con papá también…

—¿Eh? En ese caso…

Las personas estarían vigilando las puertas del cuarto de máquinas después de todos esos disparos, pero necesitábamos pasar por el estrecho corredor sin ser vistos, no podía pensar en otra opción que el techo.

—No, esto podría funcionar.

—¿Papá?

—Si la sugerencia de Yurina fue aprobada, entonces Maxwell debería estar en control de la seguridad. Así fue cómo activaste el gas incombustible hace poco, ¿cierto? Entonces sólo tenemos que usar el equipo en su contra.

Mi papá apuntó hacia arriba.

Y explicó.

—Estamos en lo profundo sin ventanas. Apaga las luces, e ignora las peticiones para las luces de emergencia, y todo estará cubierto en oscuridad tan profunda que nadie te verá incluso si los agarras de la nariz. Entonces la visión nocturna de un Vampiro será útil.

Ahora que lo mencionaba…

Incluso si las personas se reunían en frente de la puerta de metal como un tren concurrido, podríamos deslizarnos entre la multitud una vez que no pudieran verse entre sí. Cuando son atrapados en una jaula con feroces bestias, lo más seguro era ser confundido por una de esas bestias.

—¿Pero no algunos de ellos usarán linternas o las luces de sus celulares?

—Está bien. Con todos amontonados, sus cuerpos bloquearán la luz. Es como pegar una luz en un matorral y voltearlo. No tienes que preocuparte de que todos sean capaces de ver, a menos que las luces caigan equitativamente desde arriba.

Era hora de revisar de nuevo lo que teníamos que hacer.

Primero, teníamos que subir lo equivalente a 4 o 5 pisos del andamio del cuarto de máquinas para llegar a la puerta de metal de hasta arriba. Una vez que apagáramos las luces, y llenáramos los niveles inferiores con oscuridad, usaríamos la confusión para abrir la puerta de metal, escondernos entre la multitud, y llegar al ducto conteniendo el nido para la pequeña ave basada en el Caladrius. Parecía que los corazones de insectos gigantes no podían ser detonadas fácilmente debido a que mi papá los alteró con los químicos, por lo que entonces continuaríamos, y liberaríamos a los Archienemigos del control de las Garrapatas chupasangre.

Estaba a la vista.

La Echidna había arruinado todo, pero finalmente parecía que podríamos acabar con esto.

O eso pensé.

Un momento después, algo más llegó.

—En serio, los humanos son creaturas realmente asquerosas, te hace pensar si Dios realmente los ama en absoluto.

Una masa de color fangoso con desagradable olor cayó directamente desde arriba.

—¡¡Satori-kun!!

Erika jaló de mi brazo, y rodé por la malla de alambre del pasillo rodeando la parte de arriba de los corazones de insectos. Una pesada masa había caído donde había estado parado.

Tenía un líquido fangoso pegajoso encima de su cabeza, y originalmente había sido un símbolo de belleza decadente. Tenía piel blanca reflectora, y gran cabello de color te de leche dulce. Era una combinación de una hermosa mujer y una serpiente gigante que brillaba con diferentes colores del arcoíris dependiendo del ángulo.

—¿¡La Echidna!? ¿¡Cómo es posible!?

Ella estaba ahí, pero eso era suficiente para cubrir el piso de malla de alambre y barandillas de metal con escamas cafés. Latían como órganos internos. …Su cuna armada ya se estaba expandiendo.

Esa mujer tenía una presencia más opresiva que los corazones de insecto gigante translucidos llenando este espacio. ¿Eso era porque no eran más que parte de su laboratorio, sin importar qué tan grandes pudieran ser?

Esta no era otra que Charlotte Fregula, quien había agitado a los humanos para entrar en un pánico que dejaría a todos los Archienemigos fuera de los niveles inferiores de Absolute Noah. Si los humanos veían a todos los Archienemigos como objetos de miedo, entonces dudaba que la dejaran entrar, así que, ¿cómo había entrado aquí cuando ella era tan desordenada y conspicua?

Esperen.

¿Desordenada?

—¿Viniste aquí a través de los vasos sanguíneos conectados a los corazones gigantes?

—Están circulando 2 toneladas de fluidos cada segundo. Siempre y cuando tengas un cuerpo inmortal capaz de soportar la presión del agua, puede traerte aquí antes de que incluso se te acabe el aire.

Pero, ¿por qué la Echidna había venido aquí ella misma?

…Esto era algo que no podía confiarle a los Archienemigos. Cuando eran controlados por las garrapatas chupasangre, los otros no podían usar sus habilidades especiales como el canto de una Sirena o las profecías de una Banshee. Esta zona originalmente había estado llena de humanos. Enviar a un Archienemigo debilitado por las garrapatas sólo haría que lo terminarán rodeando y acabar con el en grupo. Y si traían las pequeñas garrapatas con ellos, podría esparcir la infección a los humanos, y prevenir que hagan su preciso trabajo. Por lo que, ella había sido forzada a venir por su cuenta.

Si ella sentía tal necesidad urgente de apagar este incendio, entonces debíamos haber estado en lo correcto. La pequeña ave hecha a partir del Caladrius estaba en algún lugar de los niveles inferiores de Absolute Noah, y podíamos usar eso para recuperar a los Archienemigos de las garrapatas chupasangre. Una vez que el sistema de control de la Echidna se desmoronara, dejarían de aplicar presión innecesaria en los humanos quienes le temían a lo inmortal. ¡Entonces las cosas gradualmente se calmarían!

El final estaba a la vista, y no teníamos que herir a alguien más. Ni entre los humanos o los Archienemigos.

Echidna.

Charlotte Fregula.

¡Siempre y cuando pudiéramos pasar la batalla de ella! ¡¡Podríamos liberar a la Banshee, la Sylpheed y los demás de las ataduras de las garrapatas chupasangre!!

—Falsamente crees que siempre hay una respuesta correcta dentro de las opciones disponibles para ti. Eso en sí, es insolencia, humano.

Con una mirada de desagrado total, la Echidna llevó sus manos detrás de su espalda.

Y ella sacó…

—¿¡Ame…ametralladoras!?

—¡¡Satori-kun!!

Ella sacó dos ametralladoras, las cuales eran incluso más brutales que las que tenían esos doctores o científicos.

Erika me agarró y saltó al costado. Ella no siguió el pasillo de malla de alambre. Ella saltó de pasillo en pasillo mientras borraba las secciones enteras conteniendo los corazones de insectos gigantes.

Pero eso no le importaba a la Echidna.

Logramos ponernos detrás de un gran ascensor, pero ella aun así jaló ambos gatillos.

Con una serie de estallidos secos, chispas naranjas se esparcieron por los muros y barandillas. Entonces algo inexplicable pasó.

—¿¡Gh!?

Después de que Erika gruñera y revisara, vi un agujero rojo oscuro en el brazo superior de su vestido gótico.

—¿¡Olvidaste lo que le hice a mi propio cerebro!? —rugió la Echidna.

Erika tomó mi brazo, y se arrojó a sí misma por encima de la barandilla, pero no cambió nada. ¡No importaba qué clase de acrobacias intentara, cada vez escuchaba disparos y veía chispas, un agujero se abrió en su costado y después en su muslo!

—¡¡Esa mujer…!!

—Advertencia: Después de repetidamente y calculadamente expandir sus habilidades mentales, el cerebro de la Echidna ha alcanzado el nivel de un simulador planetario. Por lo que ella probablemente está realizando cálculos balísticos predictivos, y entonces usando el rebote para tenerlos de blanco desde varios ángulos.

—¿¡A un nivel planetario!? ¡Entonces no hay esperanza de escapar de esos disparos de pinball! Sólo puedes reproducir una sola ciudad, Maxwell, ¡¡así que la diferencia en poder es demasiado grande!!

Aterrizar en el pasillo de malla de alambre debajo era lo máximo que podía lograr Erika. Ella inmediatamente se apoyó en la barandilla.

—Ah, ahh.

Ella apretó sus dientes.

Pero ella no podía contenerlo.

—¡Aghh! ¿¡Aaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!?

—¿Erika? ¡¡Erika!!

¿Qué era esto?

Era como si ella estuviera sufriendo de un veneno. ¿Qué era lo que había dicho? ¿Plata consagrada de calibre .45? ¿¡Esa era la razón!?

—De nuevo, ¿lo olvidaste? —dijo la voz desde arriba. —Soy la Echidna, una Archienemiga que puede producir lo que sea que pudiera necesitar. Incluyendo todo lo que mis adorables niños necesitan.

…¿Pudiera ser?

¿¡Eso era lo que las balas disparadas de las ametralladoras eran!?

—¡¡Gh!!

Erika se estaba forzando a sí misma. Ella clavó sus uñas en su brazo superior, arrancó la bala junto con un pedazo de carne y lo arrojó a un lado.

Era…

Cayó por las brechas en la malla de alambre, pero de lo que pude llegar a ver… ¿parecía como un pequeño cangrejo ermitaño?

El rifle de la pistola giró la solida y puntiaguda punta del casquillo como un taladro para clavarse en lo profundo de la piel del objetivo, y entonces usar sus garras y boca para arrancar su carne desde adentro.

¿Esto era otra pieza del equipo laboratorio? ¿Qué era esta vez? ¿Un taladro para atravesar una gruesa cascara de huevo? ¿El alambre e hilo para detener el sangrado interno? Como fuera, ¿¡qué pasaría si estos se quedaban en tu cuerpo!?

Erika ahora pasó a su costado.

Cuando ella comenzó a tocar su muslo, sus delgados hombros saltaron. ¡No, su cuerpo entero estaba convulsionando!

—¡Akhah! Aghhh…

Ella no podía permanecer de pie, por lo que ella se apoyo contra la barandilla, y se deslizó para quedar sentada. Algo chocó contra su pierna mientras lo hacía.

¿Era una caja de herramientas?

—¿Satori…-kun?

—Erika.

—Por favor…sácalo. ¡¡Antes de que la infección entre a mi cuerpo…saca la bala…contaminada…!!

—!?

Con una convulsión especialmente intensa, ella pateó la caja de herramientas a un lado, dispersando las herramientas adentro: un martillo, una cierra, una palanca, un desatornillador, etc.

Ella asintió brevemente mientras estaba empapada de sudor.

No tenía idea de lo que era lo correcto de hacer, pero fui atrapado por el momento. El Caladrius sólo estaba garantizado para las garrapatas chupasangre. Si no funcionaba en estos cangrejos ermitaños, podríamos no liberar a Erika una vez que ella estuviera completamente infectada. Agarré un desatornillador de cabeza plana, lo alcé, me detuve, cerré mis ojos fuertemente, sostuve el aliento y…

Lo clavé.

Mi estómago quería vomitar por la suave sensación que sentía en mis muñecas. Pero no era suficiente. Sólo clavarlo no lo iba a terminar. Recordé la concha turbante cocinada en su propia concha que había comido en un restaurante en la playa. ¡Tuerces tu muñeca, y sacas a la fuerza el contenido!

Maldición.

Y había jurado no hacerlo.

¡¡Había jurado nunca poner un cuchillo encima de ella!!

—¡¡Maldición, maldición, maldición!!

El tiempo parecía ralentizarse durante ese proceso del infierno. Mis manos estaban una vez más empapadas en su sangre.

Y esto no la liberaría.

—Puedo disparar tantos disparos como necesite.

Nuestra ejecución fue anunciada desde una posición no visible desde muy arriba.

¿Estaba…bromeando?

Sólo uno era suficiente para desgarrar mi alma, ¡así que, ¿cuánto más esa monstruosa mujer iba a hacerme hacerlo?!

—¿Piensas que puedes resolver todo por tu cuenta? ¿Piensas que la justicia siempre está de tu lado, y podrías usar eso para superar a tu oponente tanto como te guste? Vaya qué eres un héroe, ¿no? Es hora de que pagues por ser tan engreído.

—Lo mismo para ti. ¿Quieres vengarte por tus hijos a quienes calificas tú misma? ¿Y vas a arruinar muchas más vidas para hacerlo? ¡No hay ni una jodida posibilidad de que la justicia esté de tu lado! ¡¡Dices que tendrás una oportunidad de vengarte cuando la destrucción del mundo cause que los dioses actúen, pero sólo estás confiando en las historias del arca, y no tienes prueba real o experimentos para apoyar eso!!

Quería llevarme bien con los humanos y Archienemigos por igual, por lo que había rechazado aceptar los métodos de la Cruz Brillante y Absolute Noah que innecesariamente tomaban muchas vidas.

Pero la Echidna era diferente de ellos.

Habían causado mucho daño con el fin de proteger la sociedad humana de la infección o para superar la Calamidad global, pero ellos seguían viendo para el futuro. No importaba qué tan egoístas habían sido, había personas que querían proteger.

Esta Echidna decadente era diferente.

Ella quería destrucción por completo, antes que nada. Si ella podía lograr algo con eso, ella lo arrebataría al final. En otras palabras, era secundario. Tenía mis dudas de que ella verdaderamente creyera que pudiera derrotar a los dioses y héroes, y adquirir un ambiente seguro. Porque si ella se perdió en su propia historia, ella no tendría que sufrir más.

Alguien tenía que detener esto. No había sonrisas al final del camino de la Echidna. No, ni siquiera para ella.

Pero, ¿exactamente qué podía hacer?

Si obedecía este sentimiento, y sólo corría hacia ahí, sabía que no lograría prácticamente nada. La Echidna en sí tenía todos los diseños de su laboratorio, y su cerebro rivalizaba un simulador planetario. Quería una forma de enfrentarme a eso. ¿¡No había nada!?

—Espera.

Justo entonces, escuché otra voz por encima, pero esta no era de la Echidna.

—No toques a mis hijos sin mi permiso. ¿No te estás olvidando de alguien?

…¿Papá?

Erika y yo nos quedamos callados por la confusión.

Y entonces…

¡¡Bang, bang, bang!!

—¡¡Maldición!! ¿¡Papá!?

Pasó muy rápidamente. ¡Esa maldita Echidna había jalado el gatillo hacia nuestro papá!

Después de recibir tanto daño, las heridas de Erika todavía les faltaba recuperarse. Pero si nos quedábamos en un lugar, seríamos un blanco fácil. Le presté mi hombro, y buscamos escaleras para subir a un nivel más alto. Los disparos continuaron mientras tanto. Las ametralladoras nunca dejaron de moverse. Incluso sin esas balas infecciosas especiales que rivalizaban a las garrapatas chupasangre, ¡¡eso sería más que suficiente para destruir el cuerpo humano más allá del reconocimiento!!

—…?

Erika dejó escapar un aliento cuestionándose, y miró por encima de mi hombro.

—¿Qué pasa, Erika?

—Bueno…algo no está bien.

—?

—¿No ella está disparando demasiado? Con las balas de su laboratorio biológico y el simulador perfecto, la primera bala debería haber matado a un humano sin importar qué hiciera…

Miramos de nuevo hacia arriba. El rugido ensordecedor todavía no se detenía. Pero… el matiz parecía diferente de alguna manera. Parecía como si la Echidna entrara en pánico.

Erika y yo finalmente encontramos unas escaleras, y las subimos.

Dimos un paso a la vez.

Y en la parte de arriba, encontramos…

—¿Qué pasa, Archienemiga? ¿Tus preciados cálculos predictivos balísticos te han dado la espalda? ¿O las balas de laboratorio que creaste son nada mas que fracasos?

…¿Qué estaba pasando?

Ese era mi papá en un espacio abierto en medio de un pasillo de malla de alambre. ¿Pero como? Él no estaba en cubierta para nada, y ella estaba disparando mucho, ¡pero él no tenía ni un rasguño! ¡Incluso si ella me había protegido en el momento, una Vampira como Erika había fracasado en evitar la precisión perfecta de esos disparos de rebote!

Nuestro papá no sostenía ninguna clase de arma. Él sólo sacudía una lona azul como un matador. Y esa lona estaba llena de agujeros…

¿Él estaba usando eso?

Ya fuera un pedazo de madera contrachapada o un tanque de peces de colores, el camino de una bala era ligeramente doblado cuando perforaba alguna clase de obstáculo. ¿Pero sólo con eso? Y esto no era sólo un concepto teórico. ¡Él realmente estaba enfrentándose a esos disparos automáticos con eso!

—Algo…no está bien…

Con sólo estar de pie ahí, ese ser extraño cubrió el piso de malla de alambre alrededor y los pilares de vigas de madera con escamas cafés que pronto comenzaron a palpitar. La Echidna tenía grandes cartuchos insertados en sus ametralladoras, pero incluso ella tenía sus ojos ampliamente abiertos impresionada. Ella cargaba una belleza decadente, y su cabello de té de leche dulce, y su cuerpo de serpiente generaba un brillo como el del arcoíris.

—¡Disparé más de 200 disparos, así que, ¿cómo es que ni siquiera uno de esos te dio?! Y no estoy disparando al azar. ¡¡Cada disparo individual debería seguir una ruta mortal para sellar hasta la última de tus opciones!!

—Y, sin embargo, nada de eso está pasando. Así que, quizá hay un error en tus cálculos.

—…

La Echidna guardó silencio.

Pero no porque en serio estaba considerando esa posibilidad.

—…Imposible. Me hice a mí misma como parte del laboratorio para mis adorables niños, así que he ganado un cerebro rivalizando un simulador planetario. ¡Soy la computadora más grande de la historia, que puede perfectamente calcular la Calamidad! ¡¡Un simple cerebro de una forma de vida de una sola generación nunca podría superar mis cálculos!!

—Pero eso te sigue dejando al nivel de una supercomputadora. En el campo competitivo de las IA, las personas podrían estar desesperadas de leer tanta información del oponente IA como sea posible, incluyendo sus records en ajedrez o shogi, pero el cerebro humano no es algo tan malo. En un encuentro uno a uno sin conocimiento previo, que es jugado en tiempo real en lugar de tomar turnos, y con las piezas de cada jugador colocadas boca abajo, los humanos todavía son capaces de derrotar computadoras.

¿Estaba hablando en serio?

¿Esto era real?

¡Este era el simulador planetario más grande, el cual sostenía el futuro de 7 billones de personas en sus manos, ¿pero nuestro papá estaba peleando como un jugador de shogi profesional desafiando una supercomputadora?!

—¿Lo has olvidado? Fui un investigador de la Cruz Brillante, y era un hereje que se especializaba en lidiar con Archienemigos como tú. …No quiero presumir de mis habilidades extrañas, pero un doctor siempre sabe más del cuerpo del paciente que el paciente en sí. Conozco tus características mejor que tú. Sería bueno si pensaras lo que significa para mí el desafiarte a pesar de eso.

Él no era como mi Vampira hermana mayor o mi Zombi hermana menor.

Ni era como mi madrastra, la Reina Demonio Lilith.

Él no tenía fuerza física, él no tenía habilidades paranormales especiales, y él no podía infectar a nadie.

¿Pero él aun así podía desafiarla?

¿¡Los humanos siempre habían poseído tan aterrador poder!?

—…Estás fanfarroneando. Sólo estás tratando de confundirme para bajar mi puntería. ¡No hay forma de que tengas las características necesarias!

—Quizá sí, quizá no. Pero qué tal si te ayudo a calmar tu mente mientras estoy en ello. Como un servicio gratuito.

Ella respondió con disparos, pero el resultado no cambio. La lona azul se sacudió en una forma hechizándote, y nuestro papá continuó hablando.

—Uno: La mejor contramedida para los Archienemigos comienza con la observación. Descubrir la discrepancia entre las leyendas y la realidad. Entonces, tus acciones son extremadamente básicas. No importa qué tan buenos sean tus cálculos, sigues sosteniendo la pistola en frente de ti, y mirando por la vista antes de disparar. No usas las dos ametralladoras independientemente. Por último, sigues observando visualmente tus alrededores, y eliminando cualquier margen de error. De manera simple, no puedes disparar si cierras tus ojos.

—Dos: El tiempo continúa pasando mientras conversamos así. Podrías incluso decir que estaba intencionalmente haciendo tiempo. Por supuesto, eso no es más que suicidio para mí mientras me expongo a tus disparos, pero le proporciona a alguien más una oportunidad. Sí, por ejemplo, alguien que puede curar sus heridas muy rápidamente.

—Tres: Ya que voy a pasar por el esfuerzo de explicar todo esto en voz alta, hay alguien con quien quiero compartir esto. Pero, Charlotte, esa persona no eres tú. Ahora, ¿aún no has descubierto quién es la estrella? Por supuesto que no es este hombre abatido de mediana edad. Sé cómo actuar para mi edad, a diferencia de ti. No soy tan inmaduro.

—…!?

La Echidna torció su cuerpo ligeramente café y destellando como el arcoíris para darse la vuelta. Más específicamente, ella apuntó dos ametralladoras hacia mi Vampira hermana mayor cuyas heridas habían sanado durante esa larga conversación.

Pero nuestro papá estaba concentrado en otro lado.

—Satori, ya te di la respuesta.

—¡¡Maxwell, las luces!!

Le grité al sistema de navegación del carro del tamaño de una carta.

Inmediatamente, las luces de alógeno en el techo se apagaron.

Sus luces habían sido como el sol de medio día, pero eso fue reemplazado con oscuridad absoluta.

Con eso, alguien me empujó al suelo.

Me estiré para buscarla, pero ella ya no estaba ahí. No, no podía encontrar a nadie ahí. Esa Reina de la Europa Oriental era la única persona que podía ver y moverse en esta profunda oscuridad, por lo que ella era como una gobernante de la noche.

—¡¡Kh!!

Escuché un grito en la oscuridad, y las ametralladoras rugieron ciegamente. La Echidna podría haber estado tratando de usar los fogonazos de las boquillas para ver, pero seguía siendo muy tarde.

Amatsu Erika, la Vampira penetró la oscuridad para acercarse a su presa.

Un sonido seco explotó en la oscuridad.

Los fogonazos se desvanecieron, y entonces escuché a alguien golpear duramente el suelo.

—Oh…¿ah…?

—…

El velo de oscuridad me evitaba saber qué estaba pasando. Pero eso podría haber sido lo mejor. Ya que ella no tenía que preocuparse de que viera, Erika podría haber sido capaz de brevemente convertirse en esa reina de corazón frío una vez más.

Con un profundo ruido metálico, las luces de halógeno volvieron a la vida. Me cegó como si hubiera salido de un túnel oscuro, pero mis ojos se ajustaron bastante rápido.

Este no era el jugo de insectos de antes.

La piel blanca de la mujer serpiente estaba teñida con sangre.

Ambas armas habían caído de su agarre. Ella se estaba apoyando contra las barandillas mientras sostenía su estómago. Su cara estaba pálida y empapada de sudor, pero ella estaba sonriendo.

—…No importa…realmente.

—…

—¿Lo olvidaste? El simulador capaz de predecir la Calamidad, el libro de la profecía usado como las escrituras de Absolute Noah, está dentro de mi cabeza. Si muero, perderán toda la esperanza. Nadie, ni siquiera una sola persona, será capaz de escapar de la Calamidad. Podría no ser capaz de atacar directamente a los dioses…pero el mundo que crearon y aceptaron será arrasado, y el humo negro…ocultará…el cielo…

Eso fue tan lejos como llego.

La Echidna se tambaleó y cayó por encima de la barandilla. La piel blanca brillante, el cabello de color té de leche dulce y cuerpo inferior de serpiente de su decadente belleza cayó con la cola brillando como el arcoíris detrás de ella. Ella desapareció en las profundidades por debajo.

Las escamas de café claro, y los pisos y muros latiendo como órganos retrocedieron. Regresaron a la normalidad. Sin embargo, los corazones de insecto translucidos gigantes permanecían igual.

Incluso en el mero final, ella no mencionó a sus hijos e hijas muertos. Ella no dijo que iba encamino a reunirse con ellos. Ese podría haber sido un vistazo de la resolución que la condujo a re-hacerse a sí misma en un simulador para sus adorables niños.

—Vámonos.

Nuestro papá suspiró, e hizo a un lado la lona azul desgarrada antes de colocar una mano en mi hombro.

—¿Y a dónde?

—Ese mundo lleno de problemas que llámamos casa.

Absolute Noah estaba arruinado. Secciones por todo el lugar tuvieron que haber sido destruidos para crear barricadas y durante los disturbios sin sentido, pero para reconstruirlo, necesitaban la información precisa de la Calamidad que se había perdido con la Echidna. Y si la Echidna pasó mucho tiempo reemplazando pedazos de Absolute Noah con pedazos de insectos gigantes, entonces podría incluso no funcionar sin ella. ¿Podría ser incluso re-echo en partes mecánicas a este punto?

Más importante aún, todo esto había pasado. Nadie estaría de acuerdo en pasar un largo tiempo encerrado en esta gigante instalación con estas personas.

Se esparcirían y todos enfrentarían el final a su propia manera.

¿Así era cómo debería de ser?

¿Había algo malo con ello?

Me decidí…

2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

—Absolute Noah es necesario. Necesitamos reconstruirlo.

—Absolute Noah ya no es necesario. Vayamos a otro lado para esperar el fin.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[Support by] El Cerebro Humano [DELTA brain]

Antes que nada, computadoras como yo fuimos desarrolladas para apoyar a los humanos. La variedad más común usa una arquitectura Von Neumann manejada por 0s y 1s, la cual no está modelada exactamente a partir del cerebro humano, pero algunas máquinas experimentales están intentado la estructura de enlace de la sinapsis humana.

Compañías IT comúnmente promocionarían su tecnología al presumir competencias de IA o enorme información, pero no creo que el cerebro humano siempre sea inferior. Por un lado, fueron los humanos que llegaron a la idea de las computadoras, y entonces realmente las construyeron. Y puedo estimar que el potencial en eso es mucho más grande que las personas involucradas.

Estoy esperando a que no limiten sus propias posibilidades.

A %d blogueros les gusta esto: