Capítulo ?: Bienvenido a la Villa Zenmetsu

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4, Parte 5, Parte 6, Parte 7, Parte 8, Parte 9, Parte 10, Parte 11, Parte 12, Parte 13, Parte 14, Parte 15, Parte 16, Parte 17, Parte 18, Parte 19, Parte 20, Parte 21, Parte 22, Parte 23, Parte 24, Parte 25, Parte 26, Parte 27, Parte 28, Parte 29, Parte 30, Parte 31, Parte 32, Parte 33, Parte 34

1 (Jinnai Shinobu)

—Uuh…myuh…

Sentí un ligero temblor y desperté. Sólo una vez que me desperté me di cuenta que me había estado durmiendo. Estaba en un autobús turístico y la mayoría de aquellos abordo eran mis compañeros y mi maestra. Las únicas excepciones eran la guía del autobús y el conductor.

El autobús turístico estaba conduciendo a lo largo de una carretera elevada, pero el escenario exterior era casi completamente cortado por los altos paneles aprueba de sonido cubriendo ambos lados del camino. El autobús estaba conduciendo tan suavemente que nunca hubiera imaginado que se mantenía estable a 80 kph.

Oh, es cierto.

Teníamos un viaje escolar al inicio de Septiembre…

—Oye, oye, Shinobu-kun.

La excéntrica belleza Madoka-chan estaba diciendo algo desde su asiento a lado del mío.

Este no era un caso de un espacio acaramelado desarrollándose. Como de costumbre, ella no encajaba con el resto de la clase, por lo que había sido forzada a sentarse a lado mío, el presidente de la clase.

—Shinobu-kun, ¿por qué te aferras a la chica a lado tuyo mientras tomas una siesta?

— ¿¡Hagwah!?

Frenéticamente me alejé de Madoka.

¡T-tengo mis razones, Madoka-san! De hecho, creo que la mayoría de los gestos personales están profundamente relacionados al entorno del hogar de uno.

Sin embargo, Madoka no parecería importarle.

—Qué molestia. Ellos llaman a esto viaje, pero solamente nos estamos dirigiendo a una Villa Intelectual. ¿Esta es una forma de intercambiar tecnología?

—Bueno, es un evento escolar, por lo que todos los eventos fueron decididos por algún profesor apático. Aunque estoy de acuerdo en que necesitamos asegurarnos que un viaje escolar no tenga que implicar un viaje a un love hotel.

Además, tres días y dos noches era demasiado cortos. Tenía el presentimiento que pasaríamos más tiempo viajando entre ubicaciones que quedarnos en donde fuera.

Y entonces…

Un compañero de clases (un chico) se pegó encima del asiento en frente de mí. Era como si estuviera viendo por una valla. Él era el chico conocido en nuestra clase como el Rey del Amor.

—Jinnai, casi estamos en una zona simplemente llena con cosas notables.

— ¿Qué? Estamos en la carretera. ¿Eres del tipo de estudiante sin esperanza que compra una pila de suvenires en el área de servicio?

—Casi estamos en las Cuatro Montañas. El paisaje cambiará una vez dejemos el túnel, – dijo el Rey del Amor mientras ligeramente ondeaba la mano a una cámara sin espejos de lentes intercambiables de aspecto caro. —Escuché que hay una enorme unión ahí y es popular con las personas a las que les gustan los edificios y fábricas.

—…Eso tiene como objetivo un increíble nido de audiencia.

—No, no te burles de ello. Incluso estrellas deportivas tienen este pasatiempo. Es ampliamente reconocido.

Quería discutir que no importaba si las personas famosas lo hacían también, pero decidí no hacerlo ya que eso sólo llevaría a un interminable largo debate.

—Es realmente de gran escala y bastante raro. Como el nombre lo sugiere, la unión está rodeada por montañas y túneles por los cuatro lados y conduce los autos a los túneles. Bueno, también parece que la base de la unión es la salida de la autopista y los rumores dicen que la unión fue creada por el bien de una gigantesca fábrica de semiconductores. ¿Aunque es eso realmente verdad?

—…

Mientras el Rey del Amor continuaba hablando, Madoka miraba por la ventaba desinteresada a lado mío. Esto no era de sorprenderse ya que el Rey del Amor había estado hablándome sólo a mí.

La atmósfera estaba un poco tensa.

Sin embargo, Madoka debía estar acostumbrada a esto porque no mostraba señales de estar herida. Incluso ahora, ella estaba usando su teléfono celular para fotografiar un pedazo de chocolate en forma de un animal. Parecía que ella estaba tratando de coleccionar todos, pero…

¿Qué animales todavía necesitaba? Sabía que las tapas de las botellas de las series de gatos tenían un total de 20 tipos diferentes.

Sólo podía surgir con esa información completamente sin relación.

Y como pensé, el autobús turístico entró al túnel.

¿Iba este túnel a través de la Montaña Suzaku?

Para un túnel en la autopista, era bastante pequeño. Ni siquiera tenía las luces naranjas estándar. Tan pronto el autobús entró al túnel, estaba completamente oscuro. El ruido del motor debió haber hecho eco contra el muro porque fuimos envueltos en un extraño ruido distorsionado.

No era un túnel realmente largo.

Después de sólo unos cuantos minutos, la luz blanca de la salido llegó a la vista.

—Realmente no importa, ¿pero siquiera serías capaz de fotografiar el paisaje con los paneles a prueba de sonido a lo largo del camino?

No recibí respuesta.

Era posible que simplemente hubiera mucho ruido para que él escuchara.

No me molestó mucho, por lo que bostecé ligeramente mientras el autobús turístico dejaba el túnel.

Por un instante, la brillante luz del sol me cegó.

Pero rápidamente me adaptaría a ella.

Al tiempo que sentía la gruesa humedad de la niebla sobre mi mejilla estaba de pie ahí, levanté una mano sobre mi rostro para proteger mis ojos de la brillante luz.

Y entonces me di cuenta de algo extraño.

— ¿Huh?

Por qué estaba “de pie”. Justo hace un momento, estaba sentado en un asiento de un autobús turístico que estaba lleno en su capacidad.

Y…

¿Dónde estoy?

¿Por qué estoy de pie en medio de un denso y oscuro bosque?

Sentí una presión proviniendo de todos los lados. Era como si muros invisibles estuvieran presionándome.

La zona extendiéndose a mí alrededor no era una plantación de una Villa Intelectual cuidadosamente tratada. Tampoco era un camino rodeado por iones negativos de oxígeno. Era el tipo de lugar que sentirías que encontrarías un grupo enterrando un cadáver si llegaras en la noche con una linterna en la mano. Ramas y hojas cubrían el cielo. Los rayos del sol eran cortados, por lo que los árboles habían competido por los nutrientes de la tierra. Los árboles matarían a otros árboles y la naturaleza pudriría a la naturaleza. Era realmente un lugar “sin tocar”. Gracias a la maleza que alcanzaba un metro de alto y la gran cantidad de hierba creciendo de rama a rama, muchas zonas casi habían desarrollado muros verdes.

Oí un sólido sonido metálico.

Aún confundido, me volteé en la dirección del sonido. Encontré un pilar gigante de concreto que parecía apuñalar a través de lo verde mientras parecía levantarse ahí.

—Eso es parte de la autopista elevada… Entonces esto debe de ser…

La superficie del concreto tenía las palabras Cuatro Montañas estampadas en él. Me di cuenta que debía estar en la zona que se extendía por debajo de la autopista. Esta era la cuenca rodeada por las montañas. De acuerdo al Rey del Amor, cada de una de las cuatro montañas tenían un túnel y la Unión de las Cuatro Montañas conectaban esos túneles en forma de cruz. Eso significaba que esta zona era solamente un tropiezo en la autopista lejos de muchas diferentes zonas.

¿Hay alguna clase de villa en esta cuenca?

—No veo alguna casa…

Aunque, si me hacía paso en este profundo bosque y buscaba ayuda en una casa, probablemente sería confundido por un Yamanba.

En cada dirección sólo encontraba, bosque, bosque y más bosque.

Para decirlo sin rodeos, las condiciones sobre la superficie de las Cuatro Montañas eran casi tan malas como pudieran ponerse.

Podrías ser tan ecológico como quisieras, pero demasiada naturaleza era dañina.

¿Pero a dónde fueron Madoka, el Rey del Amor y mis otros compañeros de clase?

¿Habían sido “lanzados fuera” del autobús justo como yo?

¿O fui el único en desaparecer y el autobús ha continuado por la autopista sin ningún problema?

En otras palabras…

—Tienes que estar bromeando… No me digas que fui abandonado.

2 (Uchimaku Hayabusa)

Las personas parecían hacerlo mucho, por lo que espero que no estén confundiendo la Agencia de Policía Nacional con el Departamento de Policía Metropolitana de Tokio. La última es la organización que defiende el orden público de Tokio. Y por lo tanto su Departamento 1 de Investigación normalmente solo manejaba incidentes que ocurrían dentro de la jurisdicción de Tokio.

Sin embargo, había excepciones.

—Uchimaku, ve a Kinki ahora mismo.

—… ¿Qué?

El jefe de departamento tenía una mirada sombría cuando llegó y eso fue lo primero que salió de su boca. No podía evitar abrir mis ojos ampliamente.

Sin embargo él continuó.

—Asumo que has escuchado que Hasebe Michio está siendo transportado.

—Sí. ¿No es ese imposible de matar condenado a muerte siendo transportado aquí de su ubicación regional anterior?

Lo llamaba imposible de matar, pero no porque él fuera algún ridículo monstruo.

Él había sido sentenciado a muerte por un caso de asesinato de hace más de veinte años, pero las probabilidades de que sea una acusación falsa habían sido bastante altas desde el inicio. Después de mucho debate acalorado, esta ejecución del prisionero se había aplazado más y más. Era por eso que él era llamado el “imposible de matar”. Estábamos a punto de descubrir si una solicitud para un nuevo juicio sería aceptada o no, así que los superiores de la Agencia de Policía Nacional lo habían llevado a Tokio para una investigación más detallada.

El jefe de departamento continuó hablando en una voz desinteresada.

—Su vehículo de prisioneros desapareció de la Unión de las Cuatro Montañas. Desapareció mientras estaba en la autopista. Los policías y el prisionero abordo podrían o no podrían seguir con vida. El vehículo de prisioneros aún no se ha encontrado. Incluso su señal de GPS se ha desvanecido. Para decirlo sin rodeos, no tenemos idea de qué hacer.

—… ¿En serio?

—Normalmente, la búsqueda estaría a manos de la policía local, pero este no es un prisionero ordinario. No puedo negar la posibilidad de individuos o facciones dentro de los fiscales y policías que encontrarían problemático que Hasebe obtenga un nuevo juicio. La reputación de la organización está en juego una vez más.

Hasebe Michio había estado en el proceso de ser transferido de la policía regional a la policía de Tokio, por lo que sí teníamos una razón oficial para los dos departamentos de policías cooperar en esta búsqueda.

— ¿Está diciendo que es posible que alguien podría tratar de proteger la reputación de la policía al hacerlo parecer como si Hasebe se suicidó? De esa forma el sospechoso moriría antes de que el nuevo juicio tomara lugar.

—No sé si algo tan descarado sucederá, pero si la evidencia física está escondida, esto fácilmente podría ser tratado como si Hasebe hubiera escapado por su propia voluntad. Alguien podría tratar de aplastar cualquier oportunidad de un nuevo juicio al enmarcar a un hombre inocente de un crimen arbitrario.

—…

—De cualquier modo, incluso si esto es una operación en conjunto, la policía local todavía hará la mayoría del trabajo. Sólo podemos enviar a alguien para echarle un ojo a las cosas. Uchimaku, te estoy enviando a ti. Alguien sin títulos inconvenientes la tendrá más fácil para moverse. Lleva acabo el papel de un don nadie como el don nadie que eres.

No me gustaba la razón por la cual había sido elegido, pero no podía ignorar una orden oficial.

¡Esta es la parte dolorosa de ser un sargento de la policía!

Mientras el jefe de departamento me daba un boleto para un asiento barato en un vuelo doméstico, le pregunté algo que había repentinamente captado mi atención.

—Por cierto, ¿realmente piensa que Hasebe fue injustamente acusado?

—No tengo idea. No estaba a cargo de ese caso.

3 (Jinnai Shinobu)

Me quedé quieto durante tanto tiempo que perdí la noción del mismo.

Había estado dentro de ese autobús turístico, pero repentinamente me encontré de pie en este bosque después de salir del túnel.

Parecía que estaba en la naturaleza intacta expandiéndose directamente por debajo de la unión.

No estaba claro que le había pasado a Madoka, al Rey del Amor, Nagisa o mis otros compañeros.

De paso, no tenía comida o agua, así que realmente no quería caminar sin fin a través del bosque.

—…Esto no es bueno.

Saqué el teléfono celular en mi bolsillo, pero me quejé al indicador de “sin señal”.

Lo que dolía más era lo tan poco que sabía de la situación. Si mis otros compañeros estaban perdidos en el bosque en forma de barricada también, podría haber sido mejor buscar tanto como pudiera por mi cuenta. Pero era posible que únicamente yo haya sido atrapado en esta extraña situación. Si ese era el caso, buscar sería completamente un esfuerzo inútil. Caminar por un profundo bosque mientras posiblemente podría quedar varado sólo incrementaría el riesgo de muerte. Hacer eso en una ilusión que podría incluso ni siquiera estar ahí no era una cosa de risa. …Podría sonar como si estuviera exagerando, pero estar tan perdido que perderías todo sentido de la dirección no era broma.

Si iba a llamar por ayuda o contactar a mis compañeros para ver si estaban bien, necesitaba mi teléfono celular.

No ser capaz de usarlo era un asunto serio cuando se trataba de qué hacer ahora.

—Eso significa…

Miré al imponente gigante pilar frente de mí. Parecía apuñalar a esa misteriosa naturaleza que lucía como si nuevos árboles hubieran crecido encima de los podridos.

El pilar rectangular tenía unas estrechas escaleras metálicas dirigiéndose hacía arriba mientras que la inversión iba de ida y vuelta innumerables veces.

¿Para qué es esa escalera?

Cualquiera que fuera la respuesta a esa pregunta, probablemente sería capaz de abrirme paso hacía la autopista elevada usándolo.

Si caminaba a lo largo del arcén de la autopista, podría evitar quedarme varado en el bosque. Teléfonos fijos de emergencia eran colocados a intervalos fijos en caso de algún accidente, así que sería capaz de llamar por ayuda también.

Sin embargo, había un problema.

—Esta niebla…

La niebla era tan densa que no estaba seguro que pudiera ver incluso unos metros hacia adelante. Con esa niebla envolviendo todo, me preocuparía mi seguridad mientras caminara a lo largo de la autopista, incluso si estaba en el arcén. Los conductores podrían cuidadosamente bajar la velocidad un poco, pero ellos no pensarían en la posibilidad de peatones. Si un auto me golpeara, sería enviado directamente al cielo.

¿Debería continuar por el bosque con la verdadera posibilidad de quedar varado?

¿O debería subir a la autopista con masas de acero disparadas a alta velocidad?

— ¿Qué se supone que haga…?

4 (Hishigami Enbi)

¡Ta dá!

Había logrado llegar al Aeropuerto Internacional de Kansai.

Desafortunadamente, parecía menos vivo que el Aeropuerto Internacional de la Bahía de Tokio. Por un lado, no era muy frecuentado por turistas o viajes de negocios. Más bien, principalmente enviaba productos de las Villas Intelectuales occidentales a varios lugares.

Los aeropuertos regionales tenían sus propias dificultades.

Y la concentración en el envío les permitía recortes en los costos del personal de la industria de servicios para hoteles o tiendas libres de impuestos.

—Espera un segundo, Enbi. ¿Qué estás haciendo aquí en día entre semana al inicio de Septiembre? ¿Qué le pasó a tu requerida educación?

—Oh, detective. Sólo para que lo sepas, ésta es realmente una completa coincidencia esta vez. …Por supuesto, ya que estamos aquí por la misma razón, es simplemente obvio que eventualmente terminaríamos en el mismo lugar.

—Eres el tipo de fenómeno del misterio que realmente se tropieza con incidentes por coincidencia, así que estés aquí es realmente una mala señal.

Esto eliminaba cualquier preocupación de molestar a un conductor de taxi por hacerlo llevarme por los alrededores demasiado.

En vez de eso, podría tener a mi amado detective llevándome en un auto rentado.

—Déjame ser bastante claro, fenómeno del misterio. Estoy aquí por trabajo. Me pagan con el dinero de los impuestos de las personas, así que no tengo tiempo para lidiar contigo.

—Vamos, vamos. ¡Vamos a buscar a Hasebe Michio quien desapareció de la autopista en la Unión de las Cuatro Montañas!

— ¿¡Ya sabes todo eso!? ¿¡De dónde conseguiste esa información!?

— ¿Qué bien te haría saber eso? Lo que importa es que tú pasarás por todos los procedimientos adecuados para pedir cooperación de la policía regional, pero se rehusarán a hablar contigo o incluso compartir información contigo. Esto no te dejará otra opción más que venir llorando con Enbi-chan, la maestra del amor y la justicia.

— ¡No seas ridícula! ¡¡La realidad no es un viaje de misterio resuelto por un popular reportero de periódico y un policía idiota!!

Bien, bien. Entonces adelante e inténtalo.

Para hacer el cuento largo, el detective trató de llamar a alguien con su teléfono celular, buscó en el aeropuerto para ver si alguien estaba esperándolo e intentó otras cosas.

Era lo mismo que la primera escena de un misterio de 2 horas con una silueta negra murmurándose a sí misma. Describirlo completamente en detalle sería una pérdida de tiempo.

— ¿H-hice algo horrible en una vida pasada…?

—El problema es que Hasebe es un problemático prisionero debido a la posibilidad de una falsa acusación. Los antiguos miembros de la policía regional, los fiscales, el juez y todos los demás con influencia están extremadamente preocupados por esto. Incluso el interior de su estación está en completo desorden, por lo que no tienen tiempo para manejar a alguien enviado de Tokio. Ahora simplemente ve a conseguirnos un auto rentado.

—Espera un segundo. Soy un oficial de policía del Departamento de Policía Metropolitana de Tokio. Mi jurisdicción no sale del área metropolitana de Tokio. Si la policía regional se rehúsa a cooperar, no tengo autoridad aquí. Seré tratado como una persona normal.

— ¿Crees que tu jefe en el Departamento 1 aceptará esa excusa?

Para hacer el cuento largo, llegamos a la etapa 2.

Hmm, nada mal. Él tiene el volumen del teléfono celular bajado y sin embargo todavía puedo oír los gritos. …Realmente no sirven katsudon cuando interrogan en el Departamento 1, ¿cierto?

Como esperaba, el detective estaba en lágrimas.

— ¿¡Cómo piensa ese maldito jefe que puedo manejar esto con nada más que el derecho estándar de aprehender a alguien atrapado en el acto de un crimen!? Y me dijo que no regresara hasta que tuviera algún resultado, ¡pero los pagos de alojamiento van a salir de mi paga, ¿no es así?!

—Vamos, vamos. Hay toneladas de personas que hallarían problemático si Hasebe fuera hallado inocente y ahora él repentinamente desapareció cuando podría finalmente conseguir un nuevo juicio. No tenemos tiempo que perder.

Aunque a media desesperación, el detective pidió prestado un auto rentado. Me senté en el asiento del pasajero y me abroché el cinturón de seguridad.

—Ir en un auto sola contigo es algo estimulante.

—Oh, ¿en serio?

— ¿Te recuerda al Caso de Asesinatos Seriales de la Isla Shokei?

—¡¡No recuerdes algo tan siniestro!!

5 (Jinnai Shinobu)

Para ser honesto, no había decidido aún qué hacer en ese momento. Después de todo, ambas opciones eran demasiado peligrosas. Por un lado, tenía un profundo bosque en el cual fácilmente podría terminar varado si casualmente decidía dar un paseo a través de él. Y por el otro lado, tenía una autopista nebulosa en los cuales los autos podrían llegar volando hacía mí a alta velocidad en cualquier momento. Ambas opciones ponían mi vida en riesgo.

Pero la situación se rehusaba a esperarme.

Empezó con un ruido.

Era un ruido muy metálico proviniendo directamente encima de mí. Miré hacia arriba y me di cuenta que era el sonido de alguien caminando sobre la estrecha escalera puesto a lo largo del pilar de la autopista elevada.

Por un instante, realmente sólo por un instante, me alegré.

Para ser honesto, había estado horriblemente nervioso hasta este momento. Estaba rodeado por un bosque en descomposición en todas direcciones. Si le hubiera tomado una foto, cada persona a la que se lo mostrara probablemente le daría el título de “perdido”. Cuando sentí la presencia de otra persona un sentimiento cálido llenó mi pecho. Era como si hubiera estado vagando a través de una ventisca en una montaña nevada y hubiera visto una cabaña.

Pero…

Cuando lo pensé cuidadosamente, me di cuenta que esta persona estaba caminando por el espeso bosque de la autopista elevada. La acción en sí era bastante simple, pero no podía pensar en alguna razón para que alguien hiciera eso. Después de todo, este era un espeso bosque. A diferencia de una granja de una Villa Intelectual donde un racimo de uvas valía 30 mil yenes, no había una razón obvia para venir aquí.

Y…

Había sido repentinamente enviado a este bosque desde un autobús turístico conduciendo a lo largo de esa autopista de arriba. Cuando algo inexplicable pasaba, era normal primero sospechar en Youkai. Sin embargo, había una pregunta a la cual no le podía encontrar una respuesta.

¿Qué tipo de Youkai, qué clase de sistema podría hacer esto?

Tenía muy pocas pistas.

Era posible que las pisadas metálicas fueran otra pista. Y por supuesto, esa pista vendría con bastante peligro.

Las pisadas continuaron.

¿Qué tal si alguien intencionalmente había instalado el poder de un Youkai en su sistema para usarlo como un Paquete criminal y solamente yo había sido sacado de ese autobús turístico?

¿Por qué entonces esta persona estaría bajando las escaleras hacía el bosque?

¿Qué tal si alguien había creado una situación con cero testigos y ahora estaba descendiendo las escaleras para verme?

—Maldición…

Comencé a hurgar los bolsillos de mis pantalones sin darme cuenta.

Sabía que no había nada mas que mi teléfono celular, pero todavía buscaba en ellos una y otra vez.

—¡¡Maldición!!

Estaba rodeado por el espeso bosque. Frenéticamente tomé una gruesa rama que se había caído de un árbol y comencé a fusionarme con el verdor. Pensé que esto me tranquilizaría, pero la rama debía haberse descompuesto toda porque la mitad se partió al momento que la recogí.

Mientras tanto, las pisadas no mostraban signos de detenerse.

El ruido se hizo más fuerte.

La persona estaba acercándose al suelo.

Si este era realmente el criminal (?), entonces estaban usando algún poder de Youkai. Blandir una rama de un árbol podría no ser de mucha ayuda, pero enfrentarlos desarmado sería demasiado riesgoso.

Pero a pesar de pensar eso, era incapaz de hacer algo.

Si en su lugar hubiera corrido hacía el bosque, el resultado podría haber cambiado.

Las pisadas se detuvieron.

La persona había llegado al paso final.

Ellos ahora pisarían en el suelo.

Y esta persona era…

—… ¿Madoka?

6 (Uchimaku Hayabusa)

)

Renté el auto más barato, pequeño y menos poderoso en la tienda y me dirigí a la autopista. Estaba en camino a la Unión de las Cuatro Montañas donde Hasebe Michio había desaparecido mientras estaba siendo transportado. Desde mi dirección, viajaría por el túnel de la Montaña Byakko. La montaña del occidente era llamada Byakko y la del sur Suzaku, por lo que era una combinación de nombres increíblemente simple.

La fenómeno del misterio estaba sentada en el asiento del pasajero. (Si no la hubiera dejado, se me daría el estigma de ser un oficial de policía que dejó a una menor en una ciudad lejana.)

—Ahora bien, detective. ¿Qué tanto sabes sobre Hasebe?

—Tú eres la aficionada y yo el profesional, ¿así que no debería estar yo preguntando eso?

—No te llames profesional. No tienes autoridad aquí.

— ¿Quieres que abra la puerta y te saque?

Para aliviar mi molestia, mordí un chicle de xilitol.

La autopista no era divertida. Las estructuras a intervalos establecidos con paneles reflectantes, un teléfono de emergencia y una pequeña puerta que debía haber sido para paradas de autobuses rápidos. Era tedioso y sentí como si fuera a dormirme sin previo aviso.

Mientras tanto, Enbi parecía completamente descuidada en el asiento del pasajero.

A pesar de que la mayoría de la información era confidencial, la fenómeno del misterio comenzó a hablar sobre ello.

—Fue hace 25 años el 9 de Noviembre. Alguien irrumpió en la casa del presidente del Grupo de Electrónica Kuroyama, un gran fabricante de equipos de precisión Osaka. Ellos apoyaban la infraestructura de alta tecnología de las Villas Intelectuales, por lo que en el momento, hubo muchas platicas de que estuviera relacionado con una gran organización criminal, terrorismo político de aquellos que se oponen a las Villas Intelectuales o un espía extranjero tratando de robar su tecnología. Pero un desarrollo importante salió a la luz en Enero del siguiente año.

Mientras hablaba, la fenómeno del misterio usó su dedo índice para operar su acostumbrado Smartphone con la cubierta de bloc de notas de piel.

—La policía local uso huellas dejadas en la escena del crimen para determinar al fabricante y la situación de las ventas de los zapatos. Usaron eso para identificar a Hasebe Michio. Además, la cámara de seguridad de la tienda cerca de la casa del presidente mostró una figura que se parecía bastante a él. La policía audazmente arrestó a Hasebe Michio al final de Enero.

Después, Hasebe permaneció firmemente en silencio en la sala de interrogación.

Hasebe había trabajado en una pequeña fábrica en Osaka que tenía un contrato con el Grupo de Electrónica Koruyama. Él había sido bastante hábil pero apenas raspaba financieramente. En ese momento, la policía había visto ahí un motivo…pero Hasebe en realidad no había hecho nada mejor después del incidente.

Debido a mi trabajo, no podía hablar fácilmente sobre algo de esto, por lo que Enbi continuó hablando como si estuviera dando una presentación a un solo hombre.

—En el juicio, Hasebe finalmente comenzó a hablar e insistió que era inocente. Él testificó que había sido tratado violentamente en la sala de interrogación. Aunque nada de eso fue reconocido. La policía local había juntado una gran cantidad de pequeña evidencia y los medios manipularon completamente la imagen de él que representaban para convertirlo en un completo villano.

De paso, esa “gran cantidad de pequeña evidencia” eran testimonios vagos de testigos lo que lo ascendía a nada más que evidencia circunstancial y rumores.

Incluso evidencia más conclusiva, las huellas, no era una forma apropiada de biométrica como una huella dactilar. Cualquiera podría haber hecho una copia del zapato de Hasebe al comprar el mismo tamaño de zapato del mismo fabricante, tomar suciedad de la pequeña fábrica en la que trabajaba y de alrededor de su casa, y presionarlo contra el fondo del zapato.

Incluso la figura que “se parecía” a él en la cámara de seguridad cercana era de la resolución granulada de ese tiempo. Su credibilidad era sólo del 50/50. Si alguien que conocía a Hasebe Michio hubiera elegido las mismas ropas que él viste y usarlas de la exacta misma forma, ellos podrían probablemente producir una figura que se “pareciera bastante” a él.

—El verdadero problema son aquellos que estaban involucrados en la investigación de Hasebe Michio en ese entonces, – Dije finalmente con el fin de alejar la conversación del caso. Aunque, este tema podría en realidad ser incluso más peligroso. —El jefe de departamento quien me dio el visto bueno para arrestar a Hasebe recibió una promoción irregular del Ministerio de Justicia, el juez de su juicio está pasando por una evaluación nacional para ver si el permanecerá en la Suprema Corte, y escuche que uno de los fiscales está incluso afilando sus garras como uno de los principales asesores de un miembro de la Cámara Baja. En otras palabras, todos ellos tienen una razón para no querer que Hasebe obtenga un nuevo juicio y sea encontrado inocente. Afectaría su imagen de marca.

—Así que quieren asegurar que Hasebe es culpable sin importar qué. ¿Y si no pueden hacer eso…?

—No sólo digas cosas como esas sin ninguna evidencia.

Sin embargo, parecía que Hasebe casi seguramente había sido acusado injustamente. Y era verdad que no podía pensar en alguien más quien estaría alegre por verlo desaparecer de la autopista mientras era transportado.

Cuando era bastante probable que fuera encontrado inocente, Hasebe en sí no tendría alguna razón para hacerse desaparecer.

—Ahora bien, detective. Una vez que dejemos el túnel de la Montaña Byakko, estaremos en la Unión de las Cuatro Montañas. Resulta que he escuchado algunos rumores interesantes sobre ese lugar.

— ¿Qué?

—Podrías decir que es como una tierra sagrada para alguien con mis intereses, – dijo la fenómeno del misterio mientras parecía como si estuviera a punto de empezar a babear.

Teniendo en cuenta lo que le interesaba y emocionaba, esto obviamente no iba a ser algo que quisiera escuchar.

—Así que, detective, ¿has escuchado sobre la Villa Zenmetsu?

7 (Jinnai Shinobu)

—… ¿Madoka?

Mis nervios fueron liberados.

La persona quien había bajado antinaturalmente las escaleras de la autopista elevada era…

—Sí, es tu buena amiga, la bella y célebre Madoka-chan. Como sea, Shinobu-kun, ¿dónde estamos?

Mientras Madoka miraba alrededor, noté que hojas de hierba y semillas estaban pegadas en su uniforme de marinero en algunos lugares. No parecía que estuviera herida o sangrando.

Eso estaba bien. Sin embargo…

— ¿Dónde habías estado hasta ahora? No has visto a ninguno de los otros, ¿cierto?

—No lo sé. Una vez que dejamos el túnel, fui repentinamente lanzada a la niebla. Fue terrible. Estaba sobre la autopista. Hay mejores maneras en las que podría haber sido lanzada, ¿sabes? Me di cuenta de lo que había pasado y rápidamente corrí hacía el arcén, pero si me hubiera atrasado un poco más, quien sabe qué habría pasado.

Ella había terminado en medio de la autopista.

Mi situación había sido bastante mala, pero la de Madoka exactamente no había sido mucho mejor tampoco.

Cuando pensé sobre ello, la situación era casi impensable. Personas habían desaparecido del autobús turístico conduciendo a lo largo de la autopista.

De cualquier manera, ¿qué tan rápido iba ese autobús?

— ¿Así que le pasó lo mismo a nuestros otros compañeros?

—No lo sé. Pero no he escuchado ningún frenazo, autos estrellándose o sirenas de ambulancia, así que podría haber sido la única arrojada justo en medio del camino, – dijo Madoka vacíamente como si no le importara en lo más mínimo.

Podría haber sido pedirle demasiado que se preocupara de los demás cuando ella estaba tan aislada de ellos.

—Oh, cierto. Madoka, ¿puedes usar tu teléfono celular?

—No. Nada funciona. También traté usando el teléfono de emergencia colocado en la autopista, pero no pude contactar a nadie. No sé qué pasó, pero el cable podría haber sido cortado ya que ni siquiera parece sonar en el otro lado.

—El teléfono de emergencia…¿estaba descompuesto?

Esos se suponían que constantemente eran mantenidos para emergencias como ésta. Escuché ocasionalmente en las noticias que en los pasos elevados, alcantarillas y otras infraestructuras son desgastados con la edad. Esto podría haber sido lo mismo.

No sabía que le había pasado al autobús turístico, pero parecía que la mayoría del equipaje de Madoka se había quedado en el autobús también. Todo lo que tenía en la mano era un chocolate con forma de animal que había estado comiendo en el autobús.

Oh, los animales de chocolate que Madoka todavía necesita son el panda y el pingüino.

Sólo podía recordar ese pedazo inútil de información.

—De cualquier modo, subir es poco probable que ayude de mucho. Tuve a unos cuantos autos pasando a lado de mí a través de la niebla, así que puedes estar seguro de eso.

—Debes estar bromeando… ¿Así que debemos hacernos paso a través de este espeso bosque? – Dije sin comprender.

Pero entonces una idea repentina llegó a mí.

¿Madoka está diciendo la verdad? O más bien, ¿es esta Madoka quien tan convenientemente apareció aquí realmente es una Kitsune o una Tanuki? ¿O esta es la verdadera Kotemitsu Madoka?

Si ella en realidad era una transformación de quien fuera que me haya enviado a este bosque, ella podría estar mintiendo para evitar que subiera a la autopista y usar un teléfono de emergencia.

—No ser capaz de usar el teléfono realmente duele en nuestra situación. Lo mismo es con el GPS.

—Sé a qué te refieres. No he sido capaz de revisar los precios de las acciones por 15 minutos. No ser capaz de hacer lo que siempre haces es irritante.

—Podrías al menos cambiar eso por revisar una página de adivinación o algo lindo como eso, Madoka-san.

—Esto me hace querer empezar con las teorías de conspiraciones sin sentido. Que se nos sea tomada cada opción para usar un teléfono me hace pensar que hay alguna razón detrás de ello.

—…Ahora que lo pienso, ¿estás realmente bien con tu dinero? El tiempo lo es todo en un día de comercio, ¿cierto?

—Bueno, sí. En un mundo donde cada diezmilésima de segundo cuenta, esto no está bien en absoluto. Pero lo dejé todo en las manos de un asesor del mercado de Tokio mientras estoy en este viaje. Si él hace más que la cantidad objetivo, él logra quedarse todo como un bono, pero si él hace menos, él tiene que pagarlo todo de vuelta. Ese es el contrato que hicimos. Nada de lo que pase me lastimará.

Traté de preguntarle una pregunta inductiva, pero la respuesta que recibí era tan complicada que no tenía idea si era precisa o no.

Aunque, alguien que pudiera transformarse sobrenaturalmente en ella podría probablemente actuar perfectamente como ella también.

Madoka (?) echó una mirada molesta a través de la selva japonesa llena de maleza.

— ¿Qué deberíamos hacer ahora? Y recuerda, regresar a la autopista está fuera de cuestión.

La manera en que siguió insistiendo en ese punto me molestaba un poco, pero no era demasiado antinatural ya que ella había visto de primera mano lo peligroso que era.

—Pero caminar al azar a través del bosque también es peligroso. No conocemos el lugar y podría estar lleno con víboras y avispones.

— ¿Entonces qué sugieres?

—De acuerdo con el Rey del Amor, la Unión de las Cuatro Montañas tiene una salida. Se rumoreaba que había sido construida para una gran fábrica de semiconductores. En ese caso, deberíamos estar a salvo si podemos llegar a ya sea a la casilla de peaje o a la fábrica. Deberían tener un teléfono que podamos usar ahí.

Estaba preocupado por nuestros otros compañeros también, pero no teníamos mapa, no sabíamos cuál dirección era cuál y no sabíamos qué clase de creaturas acechaban en este bosque. Con incógnita tras incógnita, era demasiado peligroso buscar al azar en el bosque. Sería lo mejor informarle a alguien lo que había pasado para que así profesionales pudieran buscarlos lo más rápidamente posible.

Una niebla blanca nos evitaba ver incluso algunos metros hacia adelante y la cortina de maleza así como los árboles en descomposición bloqueaban nuestro camino. Era casi cerca el peor camino posible a tomar, pero la autopista afortunadamente iba encima de nuestras cabezas. Si seguíamos su sobra, podríamos mantener el rumbo a la casilla de peaje.

O eso pensamos.

Resultó ser que fuimos demasiado ingenuos.

Cuando realmente comenzamos a caminar, descubrimos qué tan ingenuos fuimos después de solamente cinco minutos.

— ¡Maldición! Podría haber jurado que estábamos caminando en línea recta. ¿¡A dónde se fue la autopista!?

—…Al menos, ya no está encima, – dijo Madoka mientras miraba hacia el cielo.

El cielo que podíamos ver a través de los espacios en los árboles era blanco más que azul. Estaba completamente cubierto por espesa niebla. Repentinamente nos dimos cuenta que la sombra de la autopista había desaparecido de la tierra. La autopista por supuesto no se había movido. Obviamente nos habíamos desviado de la ruta adecuada.

—Shinobu-kun. Creo que nuestra dirección se desvió poco a poco cuando tomábamos el camino más sencillo mientras evitábamos estos gruesos árboles.

—… ¿Deberíamos regresar?

Afortunadamente, la alta maleza que habíamos separado para avanzar había dejado un obvio rastro para seguir.

O eso pensamos.

—Espera, espera, espera. ¿Dónde estamos? Seguimos caminando, pero el pilar de la autopista no se ve por ningún lado.

—Estamos completamente perdidos.

Solamente habíamos seguido un obvio poste y entonces seguimos nuestro camino de regreso.

Eso fue todo lo que hicimos, y sin embargo donde en realidad estábamos y hacía donde nos habíamos estado dirigiendo continuamente cambiaba de poco a poco.

Esta era una naturaleza caótica.

Era el polo opuesto a una cuidadosamente tratada Villa Intelectual.

Pensé que conocía bien a la “naturaleza”, pero la amenaza frente a mis ojos me enseñó que la villa en donde vivía era como una comida de muestra hecha de cera.

Escuchaba frecuentemente que quedarse quieto era mejor que moverse alrededor al azar cuando te perdías en los bosques o en la montaña. Ahora estaba seguro que eso era cierto.

Pero eso era cuando les informas apropiadamente a las personas que vas a escalar esa montaña. Solamente aplicaba cuando alguien automáticamente buscaría por ti si una cierta cantidad de tiempo hubiera pasado.

No teníamos forma de saber cuándo esta ridícula niebla se aclararía.

Era posible que no sólo fuera un clima temporal. Si tenía que ver con el terreno, podría permanecer por toda una temporada o incluso todo el año. Y si la niebla estaba relacionada a un Youkai…

Por un lado, ¿cómo se supone que reportarías que alguien había desaparecido repentinamente de la autopista? ¿Quién creería eso?

Si solamente Madoka y yo habíamos desaparecido y el autobús turístico había continuado perfectamente bien, dependería de nuestros compañeros y nuestra maestra reportarlo. Sin embargo, ellos sabían de donde habíamos desparecido pero no hacía donde habíamos desparecido. La policía y los bomberos podrían no creer eso, e incluso si lo hicieran, inmediatamente no podrían suponer correctamente que estábamos en el bosque de las Cuatro Montañas. En nuestra situación, podríamos morir de ser después de esperar sólo dos o tres días, así que no podíamos confiar en un optimismo despreocupado.

Y si todos en el autobús estaban vagando alrededor en algún lugar como nosotros…

De cualquier modo, no teníamos modo de saber si la ayuda vendría.

La situación podría no mejorar si nos echarnos descuidadamente alrededor. Era posible que simplemente nos secáramos y muriéramos.

—La Unión de las Cuatro Montañas está en una zona rodeada por cuatro montañas, ¿cierto? No es un área tan grande.

—Yo diría que está solamente a unos cuantos kilómetros de un extremo al otro. …No me digas que planeas ir de un extremo al otro.

—Si somos afortunados, nos toparemos con la autopista o uno de los pilares soportándola. En el peor de los casos, llegaremos a la montaña la cual sabemos que tiene un túnel a través de ella. Es un poco peligroso, pero dirigirnos a la casilla sobre la autopista podría ser lo mejor.

Dada la tierra, ese plan no sonaba demasiado difícil.

Después de todo, la autopista en la Unión de las Cuatro Montañas estaba construida en forma de cruz, conduciendo a cuatro túneles a través de cuatro montañas. Si cortábamos al azar a través de la cuenta entre las montañas, había una gran probabilidad de que nos topáramos la autopista al mismo tiempo.

Madoka elegantemente se limpió el sudor de su rostro con un pequeño pañuelo doblado.

—Supongo que es nuestra única opción. Una chica amante del dinero como yo no le gusta así abrirse paso a través de cada opción hasta que algo funcione.

—Necesitamos encontrar la autopista antes de que seriamente necesitemos preocuparnos por la comida y el agua.

—Trataremos de caminar en línea recta, pero no terminaremos caminando alrededor en círculos, ¿o sí?

—¡¡Sólo porque no puedes entender la atmósfera no es razón para sacar a relucir esa leyenda del bosque en un momento como este!!

Y así comenzamos a movernos.

Los árboles en descomposición cubrían el cielo sobre nuestras cabezas e incluso la maleza más corta estaba cerca de un metro de alto. Afortunadamente, las hojas no eran duras como hierba de bambú, por lo que no nos raspábamos mientras caminábamos a través de ellas.

—Estoy empapada, – dijo Madoka.

—Yo también… Pero con esta cantidad de líquido, no deberíamos tener que preocuparnos por agua. Aunque la comida seguirá siendo un problema.

— ¿Has olvidado qué tan cerca estamos de la autopista? Con todos los gases de escape mezclados, quien sabe de qué color se volverá en una prueba de fuego.

—Deja de exagerar. Y con exactitud no puedes quejarte si esa es nuestra muerte o un-…

Me detuve en ese momento.

¿Qué había dicho Madoka-san?

Ella estaba vistiendo su usual uniforme de marinero de verano el cual las chicas tenían suficientes problemas con los tirantes de sus sostenes mostrándose bajo condiciones normales. ¿Y ahora ella estaba empapada en sudor?

Necesitaba calmadamente revisar esto desde mi posición actual. En este grueso y descompuesto bosque, incluso la maleza más corta estaba cerca de un metro de alto. Madoka estaba usando una falda, por lo que hacerla pasar a través de esa maleza primero habría sido injusto. Yo, Jinnai Shinobu-kun, había tomado el papel sumamente caballeroso de caminar en frente y partir la maleza para crear un camino simple para ella.

Y eso me dejaba una importante pregunta en mi cabeza…

¿¡De qué color era el sostén de Madoka-chan!?

La respuesta a esa pregunta bastante simple estaba justo detrás de mí. Si tan sólo me diera la vuelta, encontraría a “Kotemitsu Madoka presenta: El Paraíso Rosa” frente a mis ojos. ¡El problema era que necesitaba una razón para voltear!

Por el tono de su voz, Madoka probablemente aún no se ha dado cuenta de su estado incauto. ¡Esta es mi oportunidad! ¡¡Mi única oportunidad!! ¡¡Necesito usar mi CI intelectual de 105 a su máximo para pensar en una excusa!! Si no lo hago, sé que me arrepentiré por el resto de mi vida y seré atormentado por pesadillas cada-

— ¿Shinobu-kun? ¿Por qué estás tan callado?

—¡¡Kyahh kyaah!! ¡¡No vengas a asomarte de repente, gatita!!

Ni siquiera necesité voltearme. Madoka había circulado en frente de mí. No estaba preparado mentalmente aún y mi sincronización se perdió. Sin embargo, cerrar mis ojos ahora sería lo que un cobarde pretendiendo ser un chico puro haría. Incluso aunque mi corazón se sentía como si fuera a saltar por mi garganta. ¡Elegí la respuesta ejemplar de abrir ampliamente mis ojos con anticipación!

Y el jardín de flores de Kotemitsu Madoka finalmente se me fue revelado.

Su delgado uniforme de marinero había sido fácilmente penetrado por la humedad. Lo que esto revelaba era…

Un simple sostén deportivo gris.

—………………………………………………………………………………………………………………………………………………Tch.

—Espera, Shinobu-kun. Espera un segundo. ¿Podrías dejar de lucir tan decepcionado y dime qué pasó?

—Esto está mal. ¡Un sostén deportivo simplemente no va contigo! ¡¡No eres una chica deportiva!! ¡¡No tienes alguna razón para terminar ahí!!

— ¿Eh? Oh, ¿esto? Es simplemente más cómodo de esta manera. No me gusta cómo los tirantes y los cables de los sostenes raspan y frotan.

—¡¡Esa razón es terrible también!! ¡¡Nada de esto es sexy!! ¡Ese es el razonamiento de una mujer de mediana edad! ¡¡Si dices que eso era el uniforme de un club de boxeo para chicas, podrías caminar justo por una caseta de policía en tu ropa interior y nadie te detendría!!

—Ropa interior es ropa interior; no es un traje de baño. Estaría demasiado avergonzada para hacer eso.

—…Entonces ¿por qué no estás tratando de esconder tu pecho?

—Oh, bueno, es un sostén deportivo después de todo.

— ¡Así que lo admites! ¡¡Admites que un sostén deportivo no es ni siquiera remotamente sexy!!

Habían muchos tipos de “chicas indiferentes”: el tipo infantil, el tipo de sostén y bragas blancas puras, el tipo “no le importa en lo absoluto así que ella elige lencería atractiva realmente llamativa”, etc. Cada una de ellas estaba llena con sus propios tipos de sueños.

¿Pero un sostén deportivo que podría pasar por una camisa de verano a pesar de ser ropa interior?

¿Y porque no le gustaban los tirantes?

—¡¡No, no!! ¡Repetición! ¡Quiero una repetición! ¡¡Imaginaba que una burgués como tú definitivamente usaría una ropa interior de seda con un montón de listones y adornos!!

—De acuerdo, de acuerdo. Ya entendí, Shinobu-kun. La próxima vez, usaré bragas rayadas que se atan con cuerdas de cada lado. Eso debería estar lleno con un montón de sueños, así que cálmate.

Eso lo hace sonar como si igual no pudiera esperar nada de sus bragas, ¿pero es eso cierto?

Después de ser consolado por Madoka quien solamente estaba interesada en el dinero y verduras orgánicas, logré recuperarme de un estado mental a un paso de romper en llanto.

Madoka entonces casualmente cambió el tema.

Su tono no era diferente a una compañera de clase preguntando si deberíamos detenernos en algún lado de la escuela.

—Por cierto, Shinobu-kun. Me disculpo por recordar de nuevo este tipo de cosas, pero sé de un incidente sobre esta zona que es igual de agradable que tu leyenda del bosque promedio.

—… ¿Tienes que comentarlo ahora?

—Se llama Villa Zenmetsu. Sólo escuché de ello de parte de Enbi, por lo que realmente no sé si ese es el nombre oficial o no . ¡¡Hace 30 años, parece que un loco asesino en masa en la villa masacró a todos los que vivían ahí!! Supuestamente, el asesino usó horcas, azadas, hachas y toda clase de herramientas de granja.

— ¡Preguntarte indirectamente que te detuvieras no fue suficiente! ¿¡Un asesino loco en masa!? ¡No quiero escuchar nada preocupante ahora mismo! ¡¡Por favor entiende eso!!

Froté mi húmedo cabello con una mano, pero Madoka no estaba escuchando.

—Bueno, solamente es la leyenda estereotipada sobre una villa excéntrica. Hay leyendas casi en cualquier lugar de Japón o incluso en el mundo sobre personas perdiéndose en las montañas o en el bosque y topándose con una casa o villa con extrañas costumbres.

— ¿Estás diciendo que es tan común que en realidad no tiene credibilidad? ¿Estás diciendo que deberíamos reírnos de ello como una tontería?

—La historia tiene muchos adornos. Algunos dicen que el asesino sigue vivo, algunos dices que sus descendientes están vagando por aquí y otros dicen un grupo asesino decidió que esta era una tierra sagrada para ellos y por lo tantos viven aquí en una comuna psicodélica. Escuché que incluso hay rumores de que la villa entera se pasea alrededor de las Cuatro Montañas. Supuestamente, las victimas desesperadamente trataron de huir de la villa, pero las casas abandonadas alrededor impidieron su escape.

Después de escuchar tanto, incluso yo no estaba tan preocupado.

La impresión general estaba demasiado diseminada y sin coincidencia.

No era claro si supuestamente era un Youkai usando su monstruoso poder para causar algún fenómeno supernatural o si era un asesino humano enloqueciendo con las herramientas alrededor de él.

Había obviamente incidentes en los cuales los humanos usaban poderes de Youkai, pero esos Paquetes de Youkai, tenían que ser preparados de manera amplia y finamente con grupos de docenas si no es que cientos de personas. Eran usados para robos a bancos, estafas involucrando grandes sumas de dinero y asesinatos por fraudes de seguros. En esos casos, todos los involucrados tienen un obvio deseo común. La historia de la Villa Zenmetsu no parecía igual.

—Suena como una historia que las personas en la ciudad inventaron a pesar de no saber cómo funcionan los Youkai y los Paquetes.

—Sí. Pero no están tratando de insultar zonas rurales. Las ciudades tienen muchos rumores propios sobre excéntricos grupos, siendo organizaciones clandestinas o comunidades en línea. No importa a dónde vayas en Japón, todos aman oír historias sobre personas excéntricas.

…Madoka, no creo que estés en alguna posición para llamar a otras personas excéntricas.

Este podría haber sido un excelente ejemplo del por qué era comúnmente dicho el ver a otros para tener un ejemplo de qué hacer y qué no hacer.

—Pero por otro lado… – comenzó Madoka.

Ella se calló cuando repentinamente la zona delante de nosotros se abrió.

La calidad de la tierra debió haber cambiado porque lo alto de la maleza que había bloqueado nuestro camino antes se había secado y había muerto. Los húmedos árboles todavía estaban ahí, pero la desaparición de la maleza obstruyendo cambió bastante lo que podíamos ver.

Y algo era visible adelante.

Había rocas del tamaño de latas rectangulares de 18 litros… ¿o debería llamarlas piedras? Eran más negras que grises y estaban de pie al final. A diferencia de los ladrillos, la superficie era áspera. Probablemente eran hechos a mano.

A primera vista, parecían recordar a lapidas. O tal vez trofeos hechos a mano.

Y…

Una rápida estimación me dijo que había más de 50. Estaban tan bien alineados que me hacía pensar alguien obsesionado las había arreglado.

— ¿Qué…son?

Podía sentir mi garganta secándose a pesar de la niebla que parecía humedecer mi cuerpo sólo por estar de en ella.

Villa Zenmetsu.

El rumor dice que un asesino loco en masa en la villa había masacrado a todos los otros aldeanos. Esta parcela de incomodas lapidas le daban cierto sentido concreto a esa información si no vacía.

La boca de Madoka se abrió y cerró unas cuantas veces después de que se detuvo antes, pero finalmente continuó mientras sonaba a disculpa.

—…Ya que Enbi siempre se aparece en las escenas de extraños asesinatos y estaba hablando tan emocionada sobre esto, tal vez deberíamos asumir que tiene un poco más de credibilidad que una historia sin sentido.

8 (Uchimaku Hayabusa)

Una vez que dejamos el túnel, fuimos rodeados por una ridícula cantidad de niebla. Instintivamente solté el acelerador un poco. Después de revisar el valor de caída en el velocímetro, reenfoqué mis ojos en la distancia.

Por alguna razón, Enbi estaba llena de alegría en el asiento del pasajero.

Lucía como una niña cuando la escuela ha cerrado debido a un tifón.

— ¡Hyah! No puedes ver más que unos cuantos metros adelante.

—Sí, así es. Maldición. Si así de malo, no me sorprendería que bloquearan el camino hasta que se aclarara.

Comencé a buscar por el interruptor para lámparas de niebla, pero no estaban hechas para ver a través de la niebla durante el día. Estaban destinadas para informar al tráfico por venir de tu presencia. Dudaba que fueran de mucha ayuda en una pista con ambas direcciones completamente bloqueadas una de la otra.

La fenómeno del misterio se esforzó para apuntar hacía el arcén del camino.

—Unos cuantos autos de policía están detenidos ahí.

—Puedo decir eso por sus luces.

—Y un vehículo de transporte de prisioneros.

—!?

Instintivamente volteé mi cabeza para revisar detrás de mí, pero rápidamente recordé que podría hacer que me maten en la autopista. Revisé el espejo retrovisor, pero todo había desaparecido en la niebla.

En vez de golpear los frenos, gradualmente desaceleré y me detuvo en el arcén.

Estacioné el auto rentando ahí.

— ¿Realmente deberías detenerte aquí?

—Encenderé las luces de emergencia y colocaré el reflector.

—Tienes la misma autoridad que una persona normal ahora mismo. ¿No te meterá en problemas estacionarte en la autopista sin una buena razón?

—Si puedes decir cuando no se supone que puedes hacer algo, ¿por qué no piensas en tus propias acciones más seguido?

Abrí la puerta y pise sobre el asfalto. Removí un reflector triangular del maletero y lo coloqué sobre el camino. La fenómeno del misterio y yo entonces caminamos de regreso por el camino que habíamos venido.

—…Esta es una sorprendente larga distancia.

—Fueron varias decenas de segundos por la autopista.

Eran probablemente de 300 a 500 metros. Debido a la espesa niebla, no había nada con qué juzgar la distancia. Perdí noción de qué tan lejos había caminado, pero esa era mi suposición de la distancia. Después de caminar por un rato, una amplia y densa sombra apareció sobre el arcén del camino. Era un auto de policía.

—Ahora, detective, muéstrame un drama realista mostrando la complejidad de la organización de la policía.

—Gracias por ese ni siquiera remotamente gracioso encabezado.

—Oh, si quieres empezar a disparar en el lugar como un drama de policía de la era Showa, sólo dime. Proporcionaré unas cuántas copias.

— ¿De casualidad estás buscando ver un conflicto entre dos adultos en traje?

Aunque, dudo que seamos capaces de hablar pacíficamente como si fuéramos turistas.

Este problemático asunto estaba profundamente relacionado con los superiores y viejos miembros de la policía regional y ellos habían ignorado completamente los procedimientos normales cuando refuerzos habían llegado de Tokio. Incluso me habían negado el mínimo de información de la investigación para compartir.

Un detective de policía sin autoridad sería tan molesto como un mosquito volando por la oreja de uno.

Siempre que mantengan las cosas en un nivel donde no dejen ningún registro oficial detrás, podrían tratar de lastimarme un poco.

Pero eso hizo la presencia de la fenómeno del misterio un problema.

Si tratan de lastimarme, podríamos probablemente solucionarlo como adultos, pero… Bueno, simplemente tendría que esperar que estuvieran por encima de agarrar el cuello de una chica aficionada de secundaria.

Si sí hacían eso, la situación habría pasado el nivel donde podría “ser solucionado como adultos”.

Ugh, por favor no dejes que se convierta en una seria pelea a puños. Solamente estoy en un trabajo sin aumento con pocas esperanzas de promociones.

De cualquier modo, mantuve un poco una actitud defensiva mientras me acercaba.

—…Espera un segundo. No hay nadie dentro del auto de policía.

—Tal vez fueron a donde está el vehículo de transporte de prisioneros.

— ¿Sin cerrar las puertas y con el motor encendido?

—Ya entendí tu punto.

Los autos de policía eran comunes en dramas, pero esos usualmente tenían trabajos de pintura originales para el drama. Cada estación de policía tenía sus diferentes diseños y los verdaderos oficiales de policía no estarían de acuerdo en que les tomarán fotos o videos a sus autos. Si copias perfectas fueran hechas, podrían ser usados para secuestras y atacar vehículos blindados transportando dinero.

Era improbable que un oficial de policía dejara uno simplemente así.

Mientras continuábamos a lo largo del arcén de la autopista, encontramos muchos más autos de policía parados en el arcén. Más allá de ellos estaba el vehículo de transporte de prisioneros.

Era de un azul oscuro.

Un pequeño autobús había sido cubierto completamente en placas de armadura y las ventanas habían sido selladas con gruesas barras metálicas. Eso debería ser suficiente para imaginarlo.

Sin embargo…

— ¿Por qué está sobre su costado?

—No me preguntes.

—También me encantaría saber por qué la puerta está abierta.

—Si pudieras saber la respuesta antes de hacer el trabajo de un detective, todos lo tendríamos mucho más fácil.

El vehículo de transporte de prisioneros había caído sobre su costado tal que estaba completamente frenado en el arcén de la autopista.

No parecía haberse estrellado a toda velocidad hacía la mediana o el muro de prevención de accidentes. No estaba lo bastante dañado para eso. No había otros vehículos dañados visibles. Fragmentos de vidrio y cubiertas ligeras estaban esparcidos por la autopista, pero no parecía que algún otro vehículo se había visto involucrado.

—Parece como si el conductor intentó hacer un truco con el auto y falló.

— ¿Por qué harían eso?

Dije sin pensarlo pero no recibí respuesta. Rodeé hacía el frente y traté de mirar a través del parabrisas, pero estaba lleno con pequeñas grietas, haciéndolo todo completamente blanco. No podía ver adentro.

Eso dejaba sólo una manera de descubrir cuál era la situación adentro: usar la puerta hacia arriba debido a que el vehículo cayó sobre su costado.

Afortunadamente, el vehículo de transporte de prisioneros tenía luces de policía encima y eran bastante grandes y pesados. Fui capaz de usarlas como apoyo para subir.

El lado derecho estaba apuntando hacia arriba, por lo que la ventana estaba sobre mis pies. Era un vehículo de transporte de prisioneros, por lo que las grietas a lo largo del vidrio eran extrañamente similares a las del parabrisas. Las grietas se habían expandido por toda la ventana, pero no se había destrozado como lo haría una ventana normal.

¿Tiene una colocada una capa especial a través?

—Detective, ¿hay alguien ahí?

—Estoy por revisar.

Retiré mi mirada de la ventana y miré hacía la puerta abierta. El vehículo era esencialmente igual a un autobús, por lo que una alta y estrecha puerta automática que abría con aire comprimido estaba ubicada cerca del asiento del conductor.

Me recosté sobre el lado hacía arriba y metí mi cuerpo superior a través de la puerta.

Lo que vi con mi vista hacia abajo era…

—…?

— ¡Detective!

Escuché a la fenómeno del misterio llamándome, pero no podía responder.

No había nada.

Nadie estaba adentro.

Debería haber habido un conductor, uno o más oficiales de policía y un prisionero, pero ni una sola persona quedaba. Ayudado al estar volcado sobre su costado, el vehículo completamente abandonado lucía como una bizarra pintura abstracta con un tema de espacio o ingravidez.

Levanté mi cuerpo superior afuera de la puerta.

Pensé por un momento.

¿Esto fue un completo accidente o alguien planeó esto? ¿La policía evacuó al prisionero del vehículo o el prisionero se llevó a la policía con él como rehenes?

De cualquier manera, sabía que Hasebe Michio realmente había desaparecido.

Tenía la información que necesitaba reportar, por lo que saqué mi teléfono celular mientras estaba de pie encima del vehículo de transporte de prisioneros volcado.

Pero…

—… ¿Por qué no puedo conectar? Pensé que todos los trenes y autopistas en estos días tenían una perfecta red en el entorno.

—Si sacaste tu teléfono celular, ¿eso quiere decir que viste algo peligroso?

Viendo esos ojos destellantes dirigidos hacia mí me hicieron no querer explicarle a ella.

9 (Jinnai Shinobu)

La misteriosa vista de tantas lapidas obviamente hechas a mano me hicieron quedarme quieto en shock. Madoka entonces habló por detrás de mí.

—Shinobu-kun, ¿eso es una serpiente?

—!

Esa ligera sensación de disgusto desconocido fue sobrescrita por una posible directa amenaza. Vivir en una zona rural no me habían convertido en un experto en serpientes, pero sí sabía que era mejor no ser mordido por una serpiente extraña. Y eso era especialmente verdad cuando una ambulancia no podía ser llamada.

Y por lo tanto volteé cuidadosamente en la dirección que Madoka estaba apuntando.

—…Eso…¿es una serpiente?

Mi declaración se convirtió en una pregunta.

Era verdad que algo largo y estrecho se estiró por la hierba seca, pero una inspección más cercana mostraba que no se estaba moviendo.

Sin embargo, no parecía ser una muda de piel o una serpiente muerta.

— ¿No solamente es una cuerda?

— ¿Oh?

Madoka y yo nos acercamos para revisar.

Podría haberse humedecido en la espesa niebla porque estaba extrañamente oscura, pero era en realidad una cuerda podrida. Parecía haber sido dejada aquí por mucho tiempo porque tenía un espeso musgo verde sobre su superficie y estaba casi completamente fusionada con la tierra.

No quería tocarla porque estaba sucia, pero lucía lo suficientemente podrida que se rompería si tirara de ella.

Además…

—Oye, Shinobu-kun. ¿Es esta una de esas cosas que ves en los santuarios Shinto?

— ¿Cómo se llaman? …No puedo recordar el nombre.

Esas cosas con papel blanco doblado en zigzag. Estaban unidos a los extremos de los bastones que los sacerdotes ondeaban y decoraban el shimenawa. …Am, ¿cómo se llaman esas cosas?

Después de pensarlo mucho, mi mejilla tembló.

…¿Shimenawa?

—Con estas cosas como lapidas y esta extraña cuerda… Se siente como si hubiera demasiadas decoraciones extrañas aquí.

— ¿Realmente tenemos que continuar por aquí?

— ¿Preferirías regresar?

—Eso es incluso peor.

No importaba qué dijéramos, teníamos que continuar. Si regresábamos o tratábamos de rodear el lugar, nos podríamos en un riesgo más grande de caminar en círculos.

Madoka y yo continuamos mientras pasábamos entre las lapidas.

No pasó mucho tiempo antes de que otro extraño objeto se apareciera a través de la niebla.

—… ¿Qué es esto?

Una especie de barricada cortaba el camino.

El frente tenía una fila de troncos tallados como lápices y se cruzaban entre sí. Un tronco horizontal colocado a través de ellos estaba atado en el lugar con una cuerda. Una línea de esos estaba colocada para bloquear nuestro camino. Parecían ser tan viejos como el shimenawa que habíamos visto antes. Las cortadas en los troncos se habían vuelto negras y las inicialmente puntas afiladas se habían corrompido. También tenían musgo y hongos creciendo en ellos.

Verlos llevaba algunas diferentes ideas a mi cabeza.

Madoka dijo un comentario franco a lado mío.

—No deben de tener un CI muy alto.

—Pensé que dirías eso.

—Y estas brechas son lo suficientemente amplias que debían haber mantenido alejados a los autos en vez de los animales. Están mostrando violentamente que su regla #1 es no darles la bienvenida a los forasteros. …Hmm, esto luce más y más como una de esas excéntricas leyendas de villas que le gustan a Enbi.

— ¿Así que esta es la Villa Zenmetsu? Si ese rumor era verdad, los aldeanos habrían muerto por más de 30 años.

—Las historias de horror frecuentemente están decoradas con la idea de los fantasmas de los aldeanos muertos o los descendientes del asesino en masa para espantar cualquier grupo que pudiera tratar de pasarse para una prueba de valor.

— ¿Por qué las víctimas se convirtieron en asesinos locos? El único culpable fue el loco asesino que salió con herramientas de granja en mano.

La porción X de las barricadas de troncos tenía un hueco bastante grande por debajo de ellos. Lo mismo era para el tronco pasando horizontalmente. Como Madoka dijo, parecía ser destinado para los vehículos. Si me agachara, podría pasar fácilmente debajo de él.

Madoka en tono de broma dijo, —Bienvenido a la Villa Zenmetsu.

—Esta villa desapareció hace 30 años, ¿cierto? Así que ¿por qué no puedo ver caminos o postes de teléfono?

— ¿No los caminos han sido enterrados debajo de los árboles y la maleza?

—El asfalto no se volvería lodo no importa qué tanto esperaras. ¿Y qué hay de los postes de teléfono?

—Podrían estar enterrados bajo tierra.

— ¿A pesar de que esta no era una Villa Intelectual cuidadosamente tratada?

Caminamos por la hierba muerta. Una descomposición claramente era visible donde los árboles en algún momento habían sido derribados y quitados por alguien.

Incluso mis zapatos de piel empezaron a humedecerse a este punto. Mis calcetines se sentían asquerosos. El uniforme de la escuela eran ropas inconvenientes sin importar qué intentaras hacer. No estaba adecuado para cualquier tipo de actividad física y no era tan cómodo. Tampoco particularmente me importaba el diseño. Y encima de todo eso, era caro. Eso era únicamente porque a todos se les requería comprarlo. Si una tienda normal tratara de venderlos, pararían de almacenarlos casi inmediatamente.

Después de cinco o diez minutos, el paisaje comenzó a cambiar.

Sucedió justo cuando estaba empezando a dudar si en realidad habíamos caminado en línea recta como pensé que hicimos.

—…Esa es una casa, ¿cierto?

—No luce más que una choza. De hecho, es realmente sólo un almacén.

Había algo ahí.

Era cerca de cinco metros cuadrados y sólo tal vez de dos metros de alto. Había sido hecho de contrachapado fino y reforzado con hierro galvanizado corrugado o algo así. El ligero techo de metal estaba sostenido a la fuerza con pesadas piedras. En pocas palabras, la calidad en general estaba en un nivel que incluso el cerdo de los Tres Cerditos que construyó la casa de paja se reiría.

La superficie metálica se había oxidado y parecía que se rompería si lo tocábamos. Tenía una pequeña ventana del tamaño del costado de un tanque de peces, pero no podía decir si el vidrio estaba esmerilado o simplemente estaba tan sucio que perdió toda la transparencia.

No podía ver adentro, pero estaba tan sucio que hubiera preferido quedarme en la lluvia que cubrirme adentro.

De hecho, una inspección más a fondo mostraba que estaba ligeramente inclinado diagonalmente como un paralelogramo. En el instante que miré adentro, podría haber terminado enterrado vivo.

—No parece que alguien esté viviendo adentro.

—Hay algo por ahí.

Rodeamos por detrás de la cabaña en ruinas y encontramos dos objetos que se habían vuelto marrón por la oxidación.

Uno era un barril de metal.

La tapa de arriba había sido completamente abierta como una lata de comida y algo parecido a una graba se había esparcido dentro. Sin embargo, algunas extrañas hierbas estaban creciendo por toda su superficie.

—Ese barril de metal tiene un grifo en el fondo. ¿Qué es?

— ¿Es un filtro de agua?

Si tenían uno de esos, no debieron haber tenido fugas de agua.

Y el otro objeto oxidado era un generador diésel del tipo vistos en las gradas para los festivales en las ferias de los templos. Sin embargo, podía ver un pequeño tubo que se había derrumbado completamente, por lo que ni siquiera necesitaba imaginar qué clase de desastre ocurriría si alguien en realidad vertiera combustible en él.

—La electricidad y el agua eran producidos en casa. ¿En qué era vivían?

—Es bastante improbable que vayamos a encontrar una línea telefónica funcionando aquí.

—Ni siquiera estoy seguro si encontraremos un buzón.

No teníamos alguna razón para buscar dentro de la cabaña en ruinas. Simplemente necesitábamos cortar por la cuenca rodeada por las cuatro montañas y abrirnos paso hacía la autopista elevada. El filtro de agua debió haber emocionado la sangre fanática de la salud de Madoka porque estaba mostrando mucho interés en él, pero le hablé y sugerí dejar la cabaña.

Mientras continuábamos por la densa niebla, encontramos cuatro o cinco edificios similares que también parecían más como almacenes viejos que casas. Cada uno de ellos tenía los restos de un generador y un barril de metal como si esa fuera una práctica decidida.

—Si filtros de agua eran tan comunes, ¿ni siquiera tenían un pozo? Tendrían que reunir agua en su ciclo diario de esta manera.

—No veo ningún cilindro de gas comprimido. No parece que tuvieran tubos bajo tierra para gasolina en el pueblo.

Debieron haber vivido al beber agua del rio y cocinar sobre una fogata.

Incluso si la villa había sido abandonada por 30 años, esto claramente era extraño. El nivel de su estilo de vida parecía demasiado aislado.

Algunos de los almacenes que parecían cabañas tenían sus vidrios rotos, algunos tenían sus pilares rotos y el techo de uno incluso se había derrumbado.

Y…

Mientras casualmente mire a la cabaña aplastada, vi algo desagradable.

—Uuh…

Era un musgo verde cubriendo el suelo.

Sin embargo, había un extraño patrón en el cómo estaba esparcido. Como si hubiera crecido únicamente en los restos de un viejo charco, el color verde tiñó sólo a un área limitada.

Esto me recordaba a algo.

Por supuesto me recordaba a las historias sobre la Villa Zenmetsu.

—De casualidad… ¿eso creció de sangre seca y la humedad de esta espesa niebla?

—Shinobu-kun, por aquí también hay.

Madoka apuntó hacía una cabaña con una ventana rota.

Una mirada adentro de esa ventana mostraba musgo verde creciendo en las paredes, techo y piso como si hubiera sido salpicado por todos lados. Pero el musgo no se había hecho mucho camino en ese edificio, por lo que manchas de un extraño color marrón oscuro podían ser vistas en algunos lugares.

Al menos era lo bastante viejo que no había un olor crudo de hierro.

Pero lo visual era suficiente.

—Espera, espera, espera. ¿Cómo llegó la sangre hasta el techo?

—La Villa Zenmetsu realmente fue la época de oro de las leyendas del asesino loco.

—Prefiero pensar que alguien que escuchó los rumores esparció sangre de gallina como una broma.

Sintiéndome harto de eso, comencé a alejarme de la ventana, pero entonces volví a mirar.

…¿Oh?

— ¿Qué sucede, Shinobu-kun?

—Nada…

Rodeé hacía el frente de la cabaña. La puerta estaba hecha para deslizarse a un lado, pero los rieles de madera se habían descompuesto. Removí la puerta que simplemente estaba colocada en su lugar y recostada en la pared. Entonces miré adentro.

Vi polvo, humedad, moho, musgo y manchas de sangre.

Alguien aparentemente había vivido aquí, pero no estaba a punto de remover mis zapatos antes de entrar.

—Pensé que no ibas a revisar a dentro.

—No lo iba a hacer… pero mira.

Apunté dentro de la pequeña cabaña y entré para recoger algo.

Pero entonces…

Mi pie derecho rompió a través de los panales de madera agujerados y mi pierna se hundió hasta la pantorrilla.

— ¿¡Auh!?

—Shinobu-kun, ten cuidado cuando saques tu pierna. Si los bordes se entierran en tu piel, probablemente dolerá mucho.

Habría sido cuidadoso ya fuera que me lo dijera o no.

Lentamente removí mi pierna. Parecía que realmente no había roto a través del piso. Era la cubierta a un espacio de almacenamiento debajo de la cocina que se había roto. Naturalmente, no había comida que se guardara adentro. La suciedad se había metido dentro del espacio rectangular el cual contenía… los restos esparcidos de una vieja jarra rota.

Inicialmente pensé que yo había sido quien la rompió, pero parecía que no era así. Los bordes de los pedazos de cerámica se habían oscurecido después de haber sido dejados ahí por mucho tiempo.

— ¿Qué son?

—Parece como un puñado de anillos de oro. ¿Fueron guardados en la jarra?

—Aunque no lucen como oro puro. Lucen bastante baratos.

—Por supuesto que lo son. Alguien que tuviera un escondite secreto de oro puro no viviría en una choza deteriorada.

También había algún papel japonés que se estaba cayendo por la humedad. Tinta había sido usada para escribir algo en kanji sobre él, pero…

—Está escrito con tanta rapidez, no puedo leerlo.

—Hmm…

Saqué mi teléfono y tomé una foto.

La Zashiki Warashi podría ser capaz de descifrar esa vieja escritura. Aunque nada se podría haber por el momento porque mi teléfono no tenía señal.

—Mirar esto no va a ayudarnos. ¿Shinobu-kun, a qué estabas apuntando antes?

—Oh, cierto. Por ahí.

Madoka pareció haber notado lo que estaba colocado justo afuera de la zona de musgo verde.

— ¿Oh? Tienen una estufa. Del tipo usado para ollas.

—No luce nada oxidado, ¿o sí?

¿Es simplemente para cocinar o tiene algún otro propósito?

Pensé en girar la perilla para ver si producía una llama, pero decidí no hacerlo. Si algo estaba mal con el cilindro de gas comprimido, podría explotar.

En vez de eso, quité la cubierta protectora y removí el cilindro de gas.

El fondo del cilindro tenía la fecha de fabricación escrita en él.

—Shinobu-kun, ¿qué te dice esto?

—Me parece que es Febrero de este año.

—Igual por aquí. …¿Pero por qué estaría esto aquí en la Villa Zenmetsu la cual supuestamente fue abandonada hace 30 años?

Madoka y yo intercambiamos miradas.

Y entonces…

Un ruido desagradable provino de afuera de la cabaña como si algo hubiera golpeado contra la pared.

Vivía en una Villa Intelectual, pero para los apartamentos que vi en TV, esto tal vez no habría sido un ruido extraño. Sin embargo, esto era una villa abandonada. Esta era la Villa Zenmetsu donde los aldeanos habían sido asesinados hace 30 años. No deberíamos haber escuchado algo golpeando la pared. No debería haber nadie aquí excepto por nosotros.

— ¿Tal vez alguien vino aquí como una prueba de valor?

— ¿En medio del día?

—Tal vez uno de nuestros compañeros está aquí.

— ¿Por qué no están diciendo nada?

—Quizá es un oso o un Youkai.

—No veo cómo eso es menos peligroso.

¿Entonces qué?

Madoka y yo sabíamos la respuesta, pero ninguno de los dos quería decirlo.

Esta era la Villa Zenmetsu.

Todos los aldeanos habían sido asesinados usando herramientas de granja como azadas y horcas.

Un asesino loco en masa vivió aquí.

Y en ese caso…

La peor respuesta posible era…

Un sonido chirriante comenzó a viajar a lo largo de la pared. Este no era el sonido de alguien dejando la cabaña. Sonaba como si estuvieran siguiendo la pared alrededor.

¿Alrededor de dónde?

La respuesta era simple. Demasiado simple.

Esta cabaña era un edificio en mal estado que no era realmente nada mas que un almacén. Su diseño era bastante simple. Sólo tenía una puerta y la ventana era demasiado pequeña para entrar o salir por ella.

Lo cual significaba…

Quien fuera que estuviera afuera estaba rodeando hacía la única entrada.

—Sh-Shinobu-kun…

El rostro de Madoka se había puesto pálido.

Miré alrededor, pero era inútil buscar una herramienta para cubrir la puerta ahora. Por un lado, los rieles estaban rotos y la puerta solamente había estado colocada.

¿Qué necesitábamos?

¿Qué podría funcionar como un arma? Los materiales de madera, la pantalla deslizante y todo lo demás habían absorbido demasiada humedad que prácticamente se estaban deshaciendo. Si golpeaba algo con ellos, tenía el presentimiento que la madera se rompería como papel húmedo.

Y como pensé, podía escucharlo.

El sonido continuó. Escuché chirridos, raspados, chirridos, raspados, chirridos, raspados.

Podía escuchar un objeto siendo arrastrado a largo de la pared y podía escuchar pasos de alguien rodeando hacía la única entrada y salida.

No teníamos tiempo.

La misteriosa leyenda de la Villa Zenmetsu estaba comenzando a tragarnos vivos.

10 (Uchimaku Hayabusa)

La fenómeno del misterio y yo nos regresamos al auto rentado estacionado en el arcén de la autopista.

— ¿Nos estamos dirigiendo a la Villa Zenmetsu abajo?

—Por supuesto que no, – dije mientras arrancaba el auto. —Sabemos que Hasebe Michio realmente desapareció del vehículo de transporte de prisioneros. Quién sabe si fue él o la policía quien lo hizo, pero quien fuera que haya sido querrá asegurarse que sus restos se “desvanecieron”. No van a estar escondidos cerca del vehículo.

—Pensé que aquellos que no quieren que Hasebe sea encontrado inocente sólo tenían que asegurarse de que muriera antes del nuevo juicio.

—Sí, pero no tiene sentido hacerlo desaparecer así si ese es el caso. Fenómeno del misterio, ¿cuál crees que haya sido la manera más rápida de matar a Hasebe en esa situación?

—Lanzarlo a la autopista. Después de todo, esta niebla es demasiado espesa para ver incluso unos cuantos metros adelante.

—También podrían torcer su tobillo para asegurarse de que no pueda moverse. Siempre y cuando lo mantengan en un nivel que parezca natural, – estaba de acuerdo. —Pero no hicieron eso. Se abrieron paso para tener a Hasebe “desvanecido”. En ese caso, podrían querer hacer algo que toma algo de tiempo. No puedo decir de qué están detrás, pero son muy altas las probabilidades de que Hasebe todavía sigue vivo a este punto.

—Podrían dispararle y disfrazarlo como si él hubiera tratado de escapar y les dio problemas mientras lo intentaban arrestar de nuevo.

—Si es así, esta es nuestra última oportunidad. Necesitamos usar nuestro tiempo eficazmente.

Estábamos en camino a la casilla de peaje que conectaba con la unión.

Por lo que escuché, había sido creada como una salida para una fábrica de semiconductores.

—Si Hasebe huyó por su cuenta, necesitará algunos medios de transporte. Dudo que tratara de escapar a pie en estas montañas. Eso significa que se habrá dirigido a donde hubiera autos estacionados. Mis conjeturas son de los trabajadores en la casilla de peaje o el estacionamiento para la fábrica de semiconductores.

—Si la policía está involucrada, podrían tener a alguien que pasara por la autopista y metiera a Hasebe en su camión.

—Pero necesitan camuflar como si Hasebe hubiera escapado. De cualquier manera, un auto cercano tendrá que ser robado. Si sabemos el modelo y el número del auto usado para el camuflaje, puede ayudarnos a perseguirlos.

—Espero que lo hayan pensado así de bien.

—Tienes razón. Los verdaderos idiotas son los más difíciles de leer.

Conduje por la unión que rodeaba como un resorte o un naruto. Eventualmente, el auto rentado llegó a la superficie. La casilla de peaje se había vuelto en su mayor parte sin gente con cobro electrónico de peajes, pero elegí la menor eficiente puerta con gente.

—Detective, espero que el trabajador del peaje no haya desaparecido.

—No creo que pueda soportarlo si todos han desaparecido.

Un hombre extremadamente aburrido en sus treinta hizo a un lado un periódico deportivo y metió el boleto que le di en una máquina.

—3200 yenes.

—No soy el mejor conductor, así que ¿esta niebla va a durar? He estado tan nervioso que mi agarre sobre el volante ha estado terriblemente rígido.

—3200 yenes.

— ¿Ha habido algún accidente? Estoy muy nervioso.

—3200 yenes.

—…Conteste mis preguntas, maldita sea.

Con un suspiro, le mostré mi placa de policía y la lancé hacía el asiento del pasajero. Después de todo, una mirada de cerca habría mostrado que era del Departamento de Policía Metropolitana de Tokio. Con todos los dramas de policía realistas en los últimos años, muchas personas eran extrañamente familiares con la organización y la estructura de la policía.

El hombre de mediana edad llevó una mirada dudosa hacía la fenómeno del misterio en el asiento del pasajero.

— ¿Realmente eres un policía? ¿Quién esa chica?

—¡¡Oh, oh, oh!! ¡¡Mi posición es la de una observadora y la de una futura esposa, así que-…!!

—Ella es una chica descontrolada que recogí en la zona. Es por eso que estoy preguntando sobre la situación. Usted revisa las personas que entran y salen de la autopista, ¿cierto?

T-técnicamente no mentí.

Sólo estaba usando una muuuy amplia definición de “en la zona”. Toda la región Kinki estaba “en la zona”. Nunca dije una palabra sobre haberla encontrado caminando por esta autopista.

Sólo le mostré mi placa porque quise.

Si el hombre decidía hablarme porque me confundió por un miembro de la policía regional, eso no era mi problema.

¡Esa era la excusa que tenía que hacer o estaría en muchos problemas! ¡¡Así es cómo es ser un pobre servidor público!!

—Hmm. Bueno, no he escuchado sobre algún accidente. Tampoco se me ha pedido que bloqueara la autopista. ¿Está seguro que esa chica no camino por una estación de servicio en otro extremo de una de las montañas? Podría haber vagado a lo largo del arcén del camino mientras sus padres estaban comprando.

Oh, vamos. Por favor haga su trabajo.

Al menos, un vehículo de transporte de prisioneros y algunos autos de policía han sido abandonados sobre la autopista que conduce hacía la Montaña Byakko.

— ¿Alguna otra pregunta? No simplemente encontró una chica caminando sobre el arcén del camino mientras patrullaba. Nunca he escuchado de un policía de tráfico usando un auto rentando mientras revisa por conductores en exceso de velocidad.

—Oh, cierto. ¿Tiene un teléfono aquí?

—No, no tengo. Hace mucho tiempo, algún idiota usó un servicio bancario automatizado por internet por horarios. Parece que terminó accidentalmente dejando el teléfono descolgado por varias semanas. Los superiores se molestaron por la enorme factura y confiscaron todo los teléfonos. Dijeron que usáramos nuestros teléfonos celulares si necesitamos algo.

— ¿Eh? Pero nuestros teléfonos celulares…

—Sí, la señal no llega aquí en lo absoluto. Es terrible.

Eso significa que no puedes pedir ayuda si un ladrón ataca. ¿No entiendes qué tan peligroso es estar en una ubicación tan remota?

Bueno, si él puede hacer esto por tanto tiempo, muestra qué tan pacifico es este país.

— ¿Tiene algo urgente para llamar a alguien? ¿Qué es?

—Tengo información de un grupo de ladrones de autos se movido en la zona. ¿Ha visto a alguien sospechoso recientemente?

—Nop, – respondió el hombre de mediana edad inmediatamente. —De hecho, ¿no es este casi el peor lugar para ellos? No hay nada para robar aquí.

—Si usted lo dice.

—Después de todo, ni siquiera hay aldeanos aquí. No hay autos para tomar.

Enbi se inclinó sobre el asiento del conductor mucho más de lo necesario.

Ella dijo, —Disculpe, disculpe, señor. Pensé que había una enorme fábrica de semiconductores por aquí.

—Cállate, maldita mocosa. Quítate de encima de mí. Ajém, ¿qué hay de esa gran fábrica y los autos de los trabajadores?

—No creo que necesite preocuparse por eso. – El hombre de mediana edad debió haber entrado en modo chisme porque el colocó su codo en el contador del dinero mientras respondía. —Es verdad que casi todas las personas que salen de la salida están relacionadas con la fábrica de alguna manera. Después de todo, más de 8000 personas trabajan ahí. Es casi un pueblo pequeño por su cuenta. Todos nuestros ingresos aquí provienen de esa fábrica. Con los empleados y los envíos de materiales y productos que llegan, tenemos a unos cuantos de cientos de personas viniendo y saliendo cada día. Nos hace bastante felices.

— ¿Entonces no hay ahí muchos autos?

—Sí los hay, pero todos están en el estacionamiento de la fábrica. Las personas haciendo funcionar la fábrica entienden que los trabajadores estarían en problemas si pierden sus autos en esta zona que es prácticamente una isla desierta. Todo el estacionamiento es vigilado en los terrenos de la fábrica y está rodeado por un grueso muro. También hay toneladas de cámaras y sensores, e incluso contratan guardias solamente para el estacionamiento. No veo cómo alguien podría robar un auto de ahí.

Ya veo.

Tenemos que determinar si un auto ha sido robado, así que esa información valía la pena recordarla.

— ¿Pero los trabajadores viven cerca? Sus autos podrían ser robados en casa.

—No, no. Eso nunca pasaría, – negó rotundamente el hombre. Él rio y continuó, —Las Cuatro Montañas…Oh, por cierto, ese es el nombre de la cuenca entre las montañas. Como sea, las Cuatro Montañas no tienen civilización a parte de la fábrica.

— ¿Qué?

—Escuché que había una pequeña villa hace algunas décadas, pero ha sido abandonada. De hecho, de otra manera la fábrica estaría en problemas.

— ¿Qué quiere decir? – pregunté mientras frenéticamente trataba de mantener la expresión de un oficial de policía mientras empujaba hacía atrás a la fenómeno del misterio quien estaba emocionada tratando de alzar su cabeza.

El hombre respondió, —Yo no sé los detalles, pero parece que necesitas agua y aire limpios para crear los circuitos de precisión que son más delgados que un cabello. El agua es especialmente importante. Aparentemente, es más beneficioso darle la mayor agua deliciosa a las maquinas más que a las personas. Cualquier desarrollo caótico ensuciaría el agua.

—Así que…

—La zona de las Cuatro Montañas ha sido casi por completo compradas por una sola compañía. Aunque es solo una zona gigante de nada, por lo que algunos chicos vienen por pruebas de valor algunas veces. …Incluso esta autopista elevada fue construida al tomar “prestada” la tierra de la corporación. En papeles, es un camino privado.

— ¿Eh? Pero es una autopista. ¿Es eso incluso posible?

—Las autopistas no le pertenecen al país. Incluso nosotros nos estamos privatizando, por lo que somos una corporación normal justo igual que con los trenes. Eso significa que podemos hacer negocios con otras corporaciones. Podría haber sido apenas permitido, pero no había otro lugar por donde llevar los túneles.

En otras palabras…

Ya fuera que alguna vez lo hicieran o no, tenían la opción de cortar una de las autopistas que actuaban como las arterias de Japón. Todo lo que tenía que hacer la fábrica era un anuncio diciendo que el camino estaba cerrado por los próximos tres días o algo así. Y esta era una unión que se extendía en cuatro diferentes direcciones, conduciendo a diferentes zonas a través del país. Sólo eso mostraba qué tanta influencia podría tener una corporación sobre el país.

—Señor, ¿eso quiere decir que todos los que trabajan en la fábrica conducen por las montañas para llegar a trabajar?

— ¿Hm? ¿Hmm?

El hombre de mediana edad guardó silencio por un momento.

Pensé que podría haberse confundido por la supuesta chica descontrolada preguntándole algo, pero parecía que ese no era el caso.

Él bajo su voz antes de hablar.

—No, parece que cerca de la mitad de los trabajadores viven en los dormitorios en las tierras de la fábrica.

— ¿La mitad? ¿No dijo que había más de 8000 en total?

—No es de sorprenderse. Recuerda el nuevo que puso el gobierno… ¿qué era? ¿Asistencia de bajos ingresos orientado a los negocios y sistema favorable de tratamiento? Creo que tenía que ver con proveer apoyo relacionado a los impuestos a las empresas. Como sea, como dije, la zona de las Cuatro Montañas fue comprada por el agua y el aire. Los dormitorios probablemente se mantienen tan impecablemente limpios como la fábrica. De cualquier modo, no hay alguna forma de que un auto sea robado ahí.

Una vez que el hombre terminó, educadamente le di las gracias y finalmente llevé el auto rentado hacía la salida.

Asombrosamente, la señal tenía una sola flecha y apuntaba hacía la fábrica de semiconductores. No sólo no había ningún otro lugar de interés, pero parecía que ni siquiera había otros caminos.

Detuve el auto en el espacio de la salida preparado para grandes camiones para revisar sus neumáticos o su carga. Era hora de que discutiéramos que hacer ahora.

La fenómeno del misterio tenía una mirada curiosa en su rostro.

—He escuchado de complejos industriales junta a la bahía haciendo que el último tren se detenga en su fábrica. Sólo aquellos con IDs de empleados pueden pasar por la puerta de entrada.

—Sí, ¿pero viste el nombre de la fábrica?

— Grupo de Electrónica Kuroyama – Fábrica de Semiconductores de Precisión de las Cuatro Montañas.

Intercambiamos miradas.

La fenómeno del misterio no lucía tan sorprendida, por lo que ella probablemente lo sabía desde el inicio. Probablemente lo descubrió mientras investigaba la leyenda de la Villa Zenmetsu. No sabía si la leyenda rodeando esa villa abandonada era verdad, pero sólo porque era un oficial de policía no significaba que buscaría en la base de datos por información sobre casos no relacionados a los que estaba trabajando.

—El incidente del que se sospecha de Hasebe Michio fue en la casa del presidente del Grupo de Electrónica Kuroyama, ¿cierto?

—Ahora bien, ahora bien. ¿Es esta una coincidencia o hay alguna razón detrás de ello?

Decidí conducir hacía la fábrica en cuestión. La horrible niebla era lo suficientemente mala y entonces nada además del camino de asfalto se veía. La zona entera estaba cubierta por un espeso bosque. Esto no era nada tan simple como un seto. Era un muro completo de verdor. Era tan espeso que sentía que si me abría paso por él me dejaría mi cuerpo entero con raspones. Esta vista me decía qué tanta interferencia humana había en lo que comúnmente pensábamos como “naturaleza”.

Frecuentemente escuchas la frase “los humanos son parte de la naturaleza de la tierra”, pero eso no significaba que los humanos fueran amables con la tierra y no significaba que la naturaleza incondicionalmente nos aceptaría. Para un humano desnudo sin colmillos o pelaje, la naturaleza intacta era realmente un ambiente difícil en el cual vivir.

— ¿Es esta la fábrica?

—Es sólo un muro, así que es difícil de decir.

Debido a la niebla, ninguna estructura era visible sin acercarse lo bastante cerca. Un muro gigante de más de cinco metros de alto repentinamente apareció a lo largo del camino mientras conducíamos. Era primariamente hecho de grueso concreto y mero encima tenía alambre de espino colocado. Sin necesidad de mencionar que tenía cámaras y sensores también.

El muro parecía continuar por siempre.

Con toda seriedad, continuamos por más de un kilómetro y no vimos señales de una puerta.

— ¿Es esta una instalación militar o algo así…?

—Parece como una prisión, – dije con molestia.

La fábrica de semiconductores apoyaba la tecnología de las Villas Intelectuales y recibían apoyo por su cuenta del gobierno.

Puedo entender ser más sensibles que el promedio de tener filtrada tu tecnología, ¿pero realmente es necesario llevarlo así de lejos?

A medida que continuábamos aún más, finalmente nos cruzamos con lo que parecía una puerta. El camino en frente de ella se extendía como una glorieta de autobuses, por lo que probablemente era la entrada de envío de materiales más que la entrada principal.

Esta entrada no era una puerta con una barra que baja por ella como en un estacionamiento que funciona con monedas

Tenía una gigante puerta doble con barras de metal y una fila de clavos operados eléctricamente estaba colocada en el suelo. Incluso si un camión gigante se estrellada a máxima velocidad, dudo que lograra pasar.

—…

Un hombre con ropa de trabajo estaba sentado en la cabina de recepción que era tan pequeña como un almacén. Nos observó inexpresivamente.

Continué a baja velocidad y pasé por la puerta.

—…Realmente no hay nada. Atacar una cabina de policía y robar un auto de policía sería más fácil que robar un auto de aquí.

— ¿Pero qué quiere decir eso? – Inclinó su cabeza la fenómeno del misterio en el asiento del pasajero. —El vehículo de transporte de prisioneros fue volcado sobre la autopista y Hasebe Michio ha desaparecido. Pero este no es un lugar para robar un auto.

—Quien fuera que haya causado que desapareciera podría haber tenido otro escenario en mente.

—Posiblemente, ¿pero no es toda la premisa un poco extraña? – La fenómeno del misterio levantó su dedo índice. —Digamos que alguien quiere que muerta Hasebe Michio y cuidadosamente han planeado un plan para este día. Si ellos pensaron esto tan cuidadosamente, ¿realmente atacarían aquí? Si atacaran en algún otro lugar que no fuera la Unión de las Cuatro Montañas – un camino normal fuera de la autopista quizá – tendrían más opciones.

No era lógico.

Eso significaba que no era el trabajo de un profesional.

¿Pero qué significaba eso?

La posibilidad poco profesional más probable era…

— ¿Estás diciendo que la policía no tenía la intención de atacar aquí si no tenían la intención de atacar en absoluto? ¿Así que fue Hasebe Michio quien inició la fuga?

—Hasebe podría haber intencionalmente detenido el vehículo de transporte de prisioneros o podría haber empezado con un verdadero accidente, pero la posibilidad está ahí.

— ¿Pero por qué? Si él no hizo nada, eran muchas las probabilidades de que su petición para un nuevo juicio se le otorgaría y habría sido hallado inocente. Escapar aquí lo enviaría devuelta a la prisión donde espera la pena de muerte.

—No lo sé. – La fenómeno del misterio suspiró. — ¿Qué tal si la policía realmente tiene la intención de eliminarlo y él se dio cuenta de eso? Si él pensó que él iba a ser asesinado si no hacía nada, podría haber intentado escapar de la policía.

Había formas de escapar de la autopista sin pasar por la casilla de peaje.

Algunos de los pilares apoyando la autopista tienen escaleras colocadas. Fueron usadas para paradas de descanso de autobuses de alta velocidad y evacuaciones de emergencia. Si él bajó por una de ellos, podría haberse escondido sobre la superficie sin que nadie se diera cuenta.

Pero…

Incluso si Hasebe escapó del vehículo de transporte de prisioneros y se bajó a tierra, ¿qué haría él entonces? Le habría dado a la policía la justificación para dispararle por escapar como una condenada de muerte y entonces esconderse así mismo en el espeso bosque sin testigos.

¿No querría rápidamente obtener un medio de transporte y escapar lejos sin importar qué tan riesgoso pudiera ser?

—Pero, – comenzó a decir la fenómeno del misterio.

Ella estaba cambiando el tema.

Lo estaba cambiando otra vez.

—Todas nuestras especulaciones están basadas con la suposición de que Hasebe Michio es completamente inocente y la policía está desesperada en eliminarlo.

—Espera. No puedes decir…

—Así que, – ella sonrió. La fenómeno del misterio habló con la sonrisa de un demonio jugando con la vida de las personas. —Hablemos sobre una simple posibilidad. ¿Qué tal sí hay alguna razón por la cual un nuevo juicio sería un problema para Hasebe Michio? Si él sabía que no podría ganar el juicio, ¿no es enteramente posible que él desesperadamente usara esta oportunidad para escapar mientras era transportado?

11 (Jinnai Shinobu)

El chirrido continuó.

Ese ruido del exterior de la pared de la cabaña destartalada se acercó a la única salida.

En ese instante, Madoka y yo no nos dirigimos hacía la puerta. En su lugar nos movimos hacía la pared opuesta.

Esa pared nunca había sido nada más que un fino contrachapado con una lámina galvanizada de hierro para rigidez e impermeabilización. Después de décadas de absorber humedad, la madera se había deteriorado y el hierro estaba tan oxidado que su color original había desaparecido. La pared lucía como si se fuera a romper si lo tocábamos.

Ni siquiera podrías llamarla ya una pared.

—¡¡Ahora!! – grité en el momento que pateé la pared al poner mi peso en el golpe.

Se sintió más como patear un cartón húmedo que madera. Se rasgó más que romperse y un gran agujero se abrió en la pared. Primero dejé que pasara Madoka antes de escapar de la cabaña después de ella.

El previamente calmado sonido chirriante repentinamente cambió.

Todavía sostenía el cilindro de gas del tamaño de un botella de agua de 500 mililitros que había removido de la estufa portable, así que lo lancé de vuelta por el agujero que había creado.

—¡¡Espero vueles en pedazos!! – grité.

Escuché un sonido de hierba siendo pisada del otro lado del pequeño edificio. El atacante podría haberse quitado de un salto frenéticamente del camino o puesto en el suelo.

De cualquier manera, el idiota había juzgado mal.

Había lanzado ese cilindro, pero no tenía idea de cómo encenderlo.

Había sido una trampa.

Y mientras tanto…

— ¡Corre, Madoka!

—¡¡Por favor ahórrame más problemas que no puedan ser resueltos con dinero!! – gritó Madoka mientras tomaba su brazo y comenzaba a correr.

No sabíamos en absoluto quién era este enemigo, con qué estaba armado o si habían más y cuántos de ellos eran. La leyenda decía que los asesinos principalmente llevaban herramientas de granja tales como horcas y azadas, pero decía que este atacante tenía que serle leal a eso. Era posible que incluso tuviera una escopeta de caza para usar cuando nadie estuviera viendo.

El golpe de suerte era la espesa niebla rodeándonos.

Ese obstáculo impedía que nadie pudiera ver más de unos cuantos metros adelante, por lo que un proyectil de precisión fallaría dramáticamente. O eso asumía. De cualquier modo, necesitábamos huir tan lejos como pudiéramos para que así este enemigo no pudiera alcanzarnos a “unos cuantos metros” de nosotros. Eso sería mejor que escabullirse en busca de alguna clase de protección.

La niebla hacía difícil decir dónde estábamos o qué tan lejos habíamos ido, pero sentía como si oído se hubiera hecho más agudo en intercambio de la pobre visibilidad.

Madoka trató de mirar hacia atrás, pero tiré de su brazo para detenerla.

Corrimos.

—Oye, Shinobu-kun. ¡Escucho pasos siguiéndonos!

— ¿Y qué? ¡¡Esa no es razón para detenernos!!

Pasamos por algunos de esos almacenes con apariencia de cabañas y logramos salir de la villa. El sonido de pasos a través de la hierba continuó acercándose a nosotros.

Temía que la maleza alta y los árboles descompuestos bloquearan nuestro camino una vez que dejáramos la villa, pero afortunadamente solo los restos de la hierba muerta permanecían. No había nada en nuestro camino.

Por supuesto, eso también significaba que no había nada para protegernos de cualquier proyectil.

La importancia de la niebla sólo se hizo más grande.

Si esta persona estaba armada con una escopeta o una ballesta, podríamos ser asesinados de un disparo una vez que la persona lograra acercase lo suficiente para vernos.

— ¡Sh-Shinobu-kun!

— ¿¡Qué!?

—No…no puedo. Estoy usando zapatos de piel. No puedo correr más.

—¡¡Estoy usando zapatos de piel también!!

Eres una fanática de la salud que incluso presta atención a qué agua bebe, así que ¿por qué tu habilidad física es mejor que el promedio? ¿Si quiera puedes llamar a eso fanática de la salud?

Jalé el brazo de Madoka al tiempo que sus pies amenazaban con enredarse debajo de ella y medio a la fuerza la hice continuar corriendo. Ya fuera que eso resultó efectivo o el sentido de la dirección de nuestro perseguidor se arruinó por la espesa niebla porque el sonido de los pasos detrás de nosotros gradualmente parecía a hacerse más silencioso.

Estábamos ganando distancia.

Podríamos ser capaces de escapar.

Y con esa idea en mente, algo repentinamente apareció delante de mis ojos.

Parecía dividirse a través de la niebla blanca.

—… ¿Eh? – dijo Madoka confundida.

Yo también me detuvo a pesar de la situación.

Lo que vimos era algo que no debería haber estado ahí.

Era una cabaña destartalada que lucía más como un almacén que una casa.

Esta era la villa abandonada de la cual supuestamente acabábamos de huir.

Era imposible.

Esto no debería haber pasado.

Madoka y yo habíamos corrido en línea recta sin preocuparnos sobre las consecuencias. Nuestra ruta podría haber curveado ligeramente, pero absolutamente no había forma de que pudiéramos haber hecho una completa vuelta en U y regreso a nuestra ubicación original.

Y sin embargo…

Esa villa estaba realmente bloqueando nuestro camino.

La Villa Zenmetsu.

Hace treinta años, un asesino serial había tomado las vidas de cada uno de los aldeanos.

— ¿Qué pasó? – dije en voz alta. — ¡Corrimos en línea recta de ahí! ¿¡Por qué está la villa justo enfrente de nosotros!?

Las pisadas de nuestro perseguidor una vez más se hicieron más ruidosas a través de la niebla detrás de nosotros.

Pero ignoré esa amenaza directa ya que la leyenda que Madoka había mencionado se repetía en mi cabeza.

Supuestamente, los grupos usando la Villa Zenmetsu para pruebas de valentía terminarían arrastrados en el incidente. Cuando frenéticamente huyeran de la villa, los perseguiría al rodear delante de ellos y los tragaría.

12 (Uchimaku Hayabusa)

Con la medida en que la fábrica a gran escala evitaba que la información sobre su tecnología se filtrara, dudaba que pudiera adquirir mucha información sobre lo que pasaba en el interior charlando con los guardias. Los guardias habrían sido entrenados en ese aspecto.

Ya fuera que Hasebe Michio hubiera escapado por su propia voluntad o hubiera sido secuestrado por alguien, no teníamos mucho tiempo.

No podíamos permanecer mucho tiempo en una ubicación con pocas oportunidades de adquirir alguna información.

Pero…

— ¿Tienes alguna otra idea de dónde podría haber ido Hasebe después desaparecer en la autopista? No hay nada aquí excepto la fábrica de semiconductores.

Sí.

¿A dónde más podríamos ir?

Hasebe debía estar en algún lado, pero no teníamos ninguna pista para perseguirlo.

—Incluso en esta niebla, un hombre en un uniforme de prisionero de naranja de neón llamaría la atención caminando por la autopista. También hay muchas cámaras y sensores instalados para detectar excesos de velocidad y los atascos de tráfico.

— ¿Así que él está en la Villa Zenmetsu? – La fenómeno del misterio en el asiento del pasajero estaba haciendo algo con su Smartphone que no tenía señal. —Pero incluso si no es cuidada, toda la zona de la cuenca es la propiedad privada del Grupo de Electrónica Kuroyama, ¿cierto? Y la fábrica de semiconductores necesita agua limpia, por lo que no pueden tener desperdicios industriales tirados aquí. ¿No crees que debería haber una red de cámaras y sensores funcionando por todo este bosque abandonado incluso si no lo parece?

Ciertamente era una posibilidad.

Sin embargo…

— ¿Tienes alguna evidencia?

—Esto. – Enbi sacudió ligeramente su Smartphone. —Repentinamente perdimos nuestra recepción telefónica una vez que dejamos el túnel. Pensé que era debido a la zona subdesarrollada, pero toda la zona es la propiedad privada de una corporación, otra posibilidad me viene a la mente.

—… ¿Interferencia artificial?

—Esa es una gran fábrica con 8000 personas trabajando en ella. Por eso y por el cuidadoso mantenimiento de cantidad de productos para que coincida con la fluctuación de los tipos de cambio, una conexión de internet de alta velocidad es una necesidad. No pueden hacer su trabajo sin teléfonos e internet. Incluso si las señales de televisión o radio originalmente no llegaban a este lugar, lo habrían proporcionado con un ambiente propicio para internet cuando la fábrica fue construida. Después de todo, esta es una corporación lo suficientemente grande para preparar una autopista sólo para la fábrica. No hay forma de que pasaran por alto este aspecto.

— ¿Así que este es un medio de evitar que la información técnica sea filtrada?

—Aunque no sé si instalarían interferencias en una zona tan amplia sólo por eso.

— ¿Cuál es la legalidad de esto?

—Las leyes relacionadas con las señales electromagnéticas pueden ser ignoradas a un cierto grado en propiedades privadas. Las salas de conferencias de la compañía y habitaciones de restaurantes de clase alta frecuentemente tienen interferencias para prevenir micrófonos ocultos. Aunque la razón en sí es prevenir el uso de teléfonos celulares.

La tierra no tenía nada más que la fábrica. Mientras que decenas de miles de autos pasarían por la autopista cada día, solamente cruzarían la unión de un túnel a otro. Verían alguna interferencia con su recepción de sus teléfonos celulares mientras son rodeados por las montañas, pero la señal se recuperaría después de salir del otro túnel. Nadie se molestaría a investigarlo tanto.

La autopista incluso estaba referida como una autopista privada. Los cables para los teléfonos de emergencia sobre la autopista podrían haber sido cortados también.

— ¿Así que la fábrica secretamente construyó una conexión por cable de alta velocidad que solamente ellos pueden usar y cortaron todas las otras formas de comunicación?

—Eso es lo que…yo creo. – Enbi podría haber sugerido la idea, pero ella sonaba dudosa. — ¿Pero no las compañías de entrega contactan al centro donde se distribuyen las cosas por teléfono? También hay servicios que usan un GPS en el paquete para revisar su estado en internet. Si el Grupo de Electrónica Kuroyama ha cortado todo eso por su propio criterio, creo que alguien podría quejarse.

Habían comprado toda la cuenca entre las montañas y rodeado su fábrica con altos y gruesos muros. Y encima de eso, sospechábamos que estaban usando emisores de interferencia para crear una interferencia electromagnética y tenían cámaras y sensores colocados para buscar intrusos.

Eso daba una atmósfera imponente.

Era como si ellos cuidadosamente hubieran cortado su territorio independiente.

Pero al mismo tiempo…

—Si tienen una red de vigilancia como esa, la sala de guardias de la fábrica podría tener información sobre Hasebe Michio. Si él no fue a la fábrica, él debiera estar ya fuera en la autopista o en el bosque.

—Pero dudo que estén de acuerdo en cooperar. Tener seguridad en tu propiedad privada es perfectamente legal, pero aun así no es algo que quieran revelar si no tienen por qué. A diferencia del occidente, Japón es sensible en cámaras y en una cultura de vigilancia. Además…

La fenómeno del misterio se detuvo.

Esto me molestaba.

Me molestaba mucho.

Después de todo, esa chica estaba constantemente rodeada por la muerte. Escucharla callarse me dio una sensación desagradable de que esto era algo que sabiendo o ignorando afectaría mi continua supervivencia.

— ¿Qué, fenómeno del misterio?

—Bueno… – La fenómeno del misterio suspiró. —Si mi suposición es correcta, ¿no eso significa que este es un pequeño territorio independiente creado por el Grupo de Electrónica Kuroyama? Hay 8000 trabajadores en la fábrica e incluso las personas trabajando para la autopista insisten que es un camino privado. …Y Hasebe Michio se le dio la pena de muerte por atacar la casa del presidente del Grupo de Electrónica Kuroyama.

—Espera un segundo. ¿No querrás decir…?

—Tenemos la teoría de Hasebe y la teoría de la policía, pero ahora otra teoría se presentado sola, detective.

Una mirada de cerca a la sonrisa de Enbi mostraba que esta aun poco rígida.

Podría ella estar interesada en las muertes de las personas, pero ella por supuesto no quería estar directamente involucrada en ello.

— ¿Qué tal si alguien del Grupo de Electrónica de Kuroyama actuó para tomar venganza de su líder? ¿Qué tal si alguien no podía permitir que este prisionero fue hallado inocente en el juicio? ¿Por qué Hasebe desapareció en esta zona en la que es difícil de escapar y difícil de camuflar un escape? Porque este es el territorio independiente de Kuroyama. Porque esta es la zona en la que iba en su ruta de transporte y en la que Kuroyama tiene más poder. ¿Qué tal si esa es la respuesta?

La historia repentinamente se hizo aún más sospechosa.

En el verdadero peor de los casos, era posible que todas las 8000 personas trabajando en la fábrica fueran los criminales detrás de ello. No, iba más allá de eso. La Unión de las Cuatro Montañas era un camino privado propiedad del Grupo de Electrónica Kuroyama. Si cerraran el camino, no solamente afectaría a los trabajadores de la autopista sino también mostraría la distribución de productos por todo el país. Ni siquiera podría adivinar hasta qué punto los efectos se extenderían.

Había varias formas alrededor de esta unión: mar, aire, rieles y caminos normales. Sin embargo, el tiempo y costo de tomar esas rutas no podían ser subestimadas. Había una buena razón por la que las autopistas eran la principal ruta de distribución del país. En el mundo económico, siempre había una razón para que un camino alterno no fuera tomado.

En otras palabras, este “camino privado” era un pase libre que usaba la economía japonesa como un escudo.

Esto iba más allá de una conspiración de los superiores y viejos miembros de la policía regional.

Era posible una ayuda en grande o pequeña cantidad había sido tomada de las personas por todo Japón y posiblemente incluso corporaciones extranjeras con el fin de eliminar un solo hombre.

—Espera, espera, espera. Esto me recordaba a la Isla Zashou. ¿Estás diciendo que el sentido común en sí está siendo distorsionado aquí?

—Esta tierra tiene 8000 soldados y un espeso bosque sin nadie observando, – murmuró la fenómeno del misterio sorprendida. —Ya fuera que están juzgando al criminal que mató a su presidente o torturándolo para sacar información sobre el asesinato, ¿no la teoría Grupo de Electrónica Kuroyama parece la más peligrosa y sin embargo la opción más probable?

No teníamos pruebas de que la corporación había secuestrado a Hasebe Michio.

Incluso si una prueba existía, probablemente sería eliminada tan pronto fuera posible.

Pero nada podía ser peor que investigar a la fuerza el Grupo de Electrónica Kuroyama y no encontrar nada. No sólo no tenía una orden, sino que no tenía autoridad como un oficial de policía porque esto no estaba en mi jurisdicción. Si subía el muro y me escabullía en la fábrica, sería culpable de entrar ilegalmente. Podía incluso ser usado como motivo para forzar la propuesta de Tecnología Avanza de Divulgación de Prevención de Facturas que había estado en las noticias últimamente. Eso me traería vergüenza permanente como oficial de policía quien supuestamente debe proteger el orden público.

Encima de eso, este era un pequeño territorio independiente de una sola corporación.

Si un ejecutivo estaba de mal humor, sería posible que la policía nunca fuera llamada y fuera enterrado en el bosque a manos de esos 8000 soldados. Las Cuatro Montañas tenían un fundamento lo bastante poderoso para continuar con sus pacificas vidas incluso después de hacer eso.

Eran extremadamente sospechosos, pero eran demasiado grandes para descuidadamente tratar algo en contra de ellos.

—Ahora bien, ahora bien. – Enbi, la fenómeno del misterio, preguntó algo desde el asiento del pasajero. — ¿Qué deberíamos hacer ahora, detective?

13 (Jinnai Shinobu)

Nos habíamos encontrado a una persona misteriosa en los restos de la Villa Zenmetsu, huimos tan rápido como pudimos de la villa, y entonces descubrimos que la villa nos esperaba delante de nosotros.

¿Qué teníamos que hacer en esta situación?

— ¡Shinobu-kun, no podemos permanecer aquí! ¡¡Los pasos se están acercando más!!

—¡¡Maldición!!

Por el momento, nos concentramos en huir de la obvia amenaza. ¿Pero eso era realmente la respuesta correcta? Parecía imposible, pero temía que correríamos y correríamos y correríamos hasta que nos encontráramos al dueño de aquellos pasos esperando por nosotros adelante como si estuviéramos dándole la vuelta al mundo entero.

Corrí como si partiera la espesa niebla al tiempo que todavía sostenía la mano de Madoka.

Pasamos por la silueta inclinada de la choza que había sido abandonada por décadas.

…?

Espera un segundo. ¿Esto es…?

—¡¡Shinobu-kun!!

Ese repentino grito fue acompañado por un empujón.

Rodé a lo largo de la hierba muerta húmeda. Pero no tenía tiempo para gritar en protesta.

Como si cortara a través de la niebla, la punta de una herramienta de granja oxidada apuñaló.

Era una horca. Era una de esas ridículamente largas horcas usadas para recoger heno. La empuñadora estaba hecha para sostener con ambas manos, por lo que era bastante larga. Específicamente, era cerca de 150 centímetros de largo. La parte de la horca lucía más como una extraña lanza que una herramienta de granja. Lucía lo bastante larga para matar a un humano si apuñalara a través de donde fuera sobre el torso.

Además, la punta estaba completamente cubierta de óxido y las púas eran de diferentes longitudes porque algunos se habían roto a la mitad.

Era seguro que conseguiría una extraña infección si era apuñalado con ella.

Escuché una extraña respiración que casi sonaba como un silbido mal hecho.

La horca fue retirada poco a poco. El resorte estirado estaba siendo contraído en preparación para el siguiente ataque.

La punta se sacudió.

Se movió de dónde yo había estado y se volvió hacía Madoka.

—¡¡Bastardo!!

Aunque aún tirado en la hierba muerta, busqué alrededor con mi mano derecha. Mis dedos encontrar algo duro y lancé la roca hacía el atacante.

No golpeó. Escuché un sonido sólido como si hubiera golpeado un muro distante.

Pero había expresado mi hostilidad.

La puntería de la horca claramente cambió. Se volvió hacía mí.

No tenía la intención de no hacer nada mientras era atacado. En ese momento, me había forzado a levantar con un movimiento rotatorio.

— ¡Shinobu-kun! ¿¡Qué estás haciendo!?

— ¡Cállate! ¡¡Vete a esconder!! – grité.

Ahora que tenía la atención del atacante, volteé mi espalda. Quería cualquier arma que pudiera encontrar, así que corrí hacía una choza cercana.

Al principio, pensé que la misma villa había dado la vuelta frente a nosotros.

Pero ese no era el caso.

Había sido difícil de decir a través de la espesa niebla, pero una mirada más detallada había mostrado que los detalles eran completamente diferentes. Básicamente, unas cuantas pequeñas villas de cuatro o cinco casas estaban ubicadas aquí y allá. Habíamos corrido en línea recta y viajado de la Villa A a la Villa B.

Una vez que sabías cómo funcionaba, no había nada de qué temer. De hecho, podría incluso tomar ventaja de eso.

De cualquier modo, necesitaba un arma. Necesitaba algo que me pusiera al mismo nivel que ese psicópata. El atacante tuvo que haber adquirido esa arma aquí en la Villa Zenmetsu. Las pequeñas cabañas no tenían espacio para guardar grandes herramientas de granja, y si tenían el dinero o los materiales para construir un almacén, habrían mejorado sus casas.

En ese caso, lo más probable era que las herramientas pudieran ser encontradas apoyadas contra las paredes exteriores.

— ¡Ah! ¡¡Encontré una!!

Una pala desgastada estaba apoyada contra la pared. Se había medio fusionado con la pared que se había puesto oscura con toda la humedad que había absorbido durante los años.

Justo cuando me estiré por él, escuché pasos acercándose por detrás.

Tomé la pala con toda mi fuerza y no dude en ondearla horizontalmente usando el movimiento de voltear para enfrentar al atacante.

—…?

Sentí que algo deslizándose.

¡La parte metálica triangular hecha para cavar agüeros había volado justo al lado de mango!

Con una fuerte respiración silbante, la horca gigante atacó desde más allá de la niebla. En vez de otro ataque para apuñalar, fue oscilado hacía abajo como si alguien tratara de partir una sandía.

Inmediatamente traté de bloquearlo al sostener el mango de la pala horizontalmente, pero no sirvió.

El mango estaba tan oxidado que no era más fuerte que cartón húmedo, por lo que se rompió muy fácilmente. Un fuerte impacto provino por encima de mi cabeza.

—Bh…¿¡gbhah!?

El golpe me hizo caer directamente al suelo. La horca del atacante giró. ¡Esta vez, la punta gastada estaba siendo dirigida directamente hacía mi cara!

Pero entonces…

Un cambió provino del atacante quien estaba a punto de apuñalarme con la horca.

Con una salpicadura, algo parecido a un alga marina cayó del sucio techo de la cabaña y cubrió cerca de la mitad de la cara del atacante.

Sin embargo, este no era un lugar para encontrar un alga marina.

Esta substancia parecida a un alga se estaba retorciendo extrañamente incluso sin que viento estuviera soplando por la zona.

Era un puñado de serpientes.

Más de diez serpientes tan gordos como un pequeño dedo habían caído encima de la cabeza del atacante.

—…!!!???

Un sentido biológico de asco que no tenía nada que ver recorrió mi columna.

Pero lo mismo aplicó para el atacante.

Frenéticamente trató de quitarse el grupo de serpientes que habían caído en su cabeza. En su precipitación, dejó la horca con una mano.

Su concentración flaqueó.

La punta de la horca flaqueó.

—¡¡Vete al infierno!!

Lancé una de las mitades rotas del mango de la pala hacia la cara del atacante. Lo golpeé esta vez, pero no parecía haber hecho mucho daño.

Todo lo que necesitaba era conseguir algo de tiempo.

Frenéticamente me levanté y reforcé mi agarre en la otra mirad rota del mango.

No tenía tiempo para duda.

El mango ya se había caído en pedazos. No podía detener al atacante golpeándolo con ella o lanzándola.

Y por lo tanto…

Lo sostuve con ambas manos como si fuera un cuchillo e inmediatamente clavé el borde irregular roto del mango en el muslo del atacante.

— ¿¡Gyah!?

Sentí una suave sensación.

No quería pensar sobre si eso provenía del mango pudriéndose o de la pierna del atacante

— ¡Gh, ghh! ¿¡Ah, ah, ah!?

El atacante cayó en su costado. Las pequeñas serpientes cubriendo la cabeza del atacante se dispersaron en un instante como si se estuvieran deslizando entre la hierba muerta. La vista de algo clavado en su pierna debió haber sido un shock para el atacante porque uso ambas manos en un intento de sacar los restos del mango de su pierna.

Sí, uso ambas manos, las manos que había usado para sostener la horca.

—Bastardo…

Cuando el atacante escuchó mi voz, parecía que finalmente entendía la situación. Se dio cuenta que había birlado la horca gigante que él había soltado.

Y estaba ondeando esa horca por encima de mi cabeza.

—¡¡Si vas!! ¡¡A tratar de apuñalar a las personas con esto!! ¡¡No te sientas mal!! ¡¡Cuando alguien!! ¡¡¡¡¡¡Te ataque!!!!!!

Lo tiré una y otra vez.

La herramienta de granja estaba diseñaba como una horca gigante, por lo que no se clavaría en alguien a menos que fuera empujado directamente a ellos. Sin embargo, básicamente lo estaba golpeando con un arma similar a una espada de madera con un peso de metal en la punta. Fácilmente podría quebrar un hueso.

Fui capaz de racionalmente analizar eso en mi cabeza, pero no podía detener mis brazos.

Podía sentir algo hirviendo en mi cabeza.

—¡¡Ahhhhhhhhhhhh!! ¡¡Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!

Dejé escapar un gran rugido.

No podía soportar nada. No podía soportar cómo el atacante estaba acurrucado y cubriéndose su cabeza con sus manos como si él fuera la víctima. Él estaba haciendo lo que él quisiera hace un minuto, pero así era cómo él actuaba una vez que alguien lo atacaba. Decidí continuar golpeándolo hasta que su verdadera naturaleza hubiera sido completamente revelada.

— ¿Shinobu-kun?

Entonces escuché una voz familiar.

Madoka había venido a buscarme. Ella parecía estar viendo sobre una esquina de la cabaña.

—¡¡Shinobu-kun, espera!! ¡Ya no debes continuar! ¡¡Lo matarás!!

—¡¡*Jadeo*!! ¡¡*Jadeo*!!

Mis manos estaban temblando. Estaba respirando pesadamente. Dejé de dejar caer la horca, pero mis dedos estaban tan rígidos con la tensión y furia que se rehusaron a obedecer mis órdenes. Como si estuviera esperando a que se recuperara una pierna entumecida, tenía que esperar un momento antes de ser capaz de soltar la horca.

El atacante estaba acurrucado en la posición fetal.

La persona quien yacía temblando en el suelo era un hombre en sus cuarenta o cincuentas con una barba cubriendo todo su rostro y vistiendo ropas que parecían como viejos trapos sucios.

— ¿Quién eres?

El dolor regresó a mi cabeza como si apenas ahora hubiera recordado haber sido golpeado.

Mientras Madoka me ayudaba a apoyar mi cuerpo tembloroso, le grité al atacante recostado en la hierba muerta.

— ¿¡Quién diablos eres!?

14 (Uchimaku Hayabusa)

Más de veinte años antes, Hasebe Michio había sido sentenciado a muerte por el crimen de matar al presidente del Grupo de Electrónica Kuroyama, pero él ha desaparecido durante el transporte mientras que un nuevo juicio estaba siendo pedido.

Él se había desvanecido en la vasta propiedad privada del Grupo de Electrónica Kuroyama. Aunque no se ha hallado evidencia, era posible que el Grupo de Electrónica Kuroyama lo haya secuestrado.

La llave de este misterio era las grabaciones de vigilancia de la compañía de seguridad.

De acuerdo a la especulación de la fenómeno del misterio, la interferencia en las comunicaciones en la cuenta de las Cuatro Montañas proviene de unos emisores de interferencia. También teorizó que un gran número de cámaras y sensores habían sido secretamente instalados. Si eso era verdad, podría ser una pista importante para la ubicación de Hasebe Michio ya fuera Kuroyama culpable o no.

Incluso si el Grupo de Electrónica Kuroyama no tenía nada que ver con su desaparición, era posible que los superiores y viejos miembros de la policía regional lo vieran como una molestia también. De cualquier manera, cada segundo contaba.

—Pero, detective, este es el territorio independiente del Grupo de Electrónica Kuroyama. No tienes ninguna autoridad ahora mismo, así que dudo que alguien te dé las grabaciones de video si las pides.

—Tienen control absoluto aquí, pero este territorio independiente no es tan grande, – dije mientras conducía el auto rentado por el camino del que habíamos venido. —El setenta por ciento de las compañías de seguridad en el país que se especializan en corporaciones tienen sus cuarteles generales o sucursales japonesas en Tokio.

—Ya veo. ¿Crees que puedes obtener las grabaciones si vas a los cuarteles generales en Tokio? Y por fortuna, tu Departamento de Policía Metropolitana de Tokio tiene un poder inigualable cuando es usado en Tokio.

—Incluso si el Grupo de Electrónica Kuroyama tiene los guardias locales en su lado, podrían no tener influencia sobre todos en los cuarteles generales a distancia. Y los guardias no tendrán opción mas que obedecer las regulaciones de su compañía. Las secuencias del video serán enviadas a un servido en su cuartel general para almacenamiento.

—Eso significa que sólo necesitamos saber exactamente cuál compañía de seguridad revisar. Pero todos en la entrada vestían los uniformes de la fábrica sin nada identificando la compañía de seguridad.

—Necesitamos revisar el cable por el cual la secuencia es enviada. Diferentes compañías tienen diferentes normas de infraestructura que usan. Si hago que el grupo de recepción en el Departamento de Policía Metropolitana revise cual compañía usa cual cable, podemos rastrearlos.

— ¿Tenemos que examinar todo ese espeso bosque?

— ¿Me estás probando? – reí desdeñosamente. —Como el nombre lo dice, las Cuatro Montañas está rodeada por montañas. Usaron los túneles para pasar a través los cables. Los cables fueron enterrados a lo largo de las rutas más cortas entre la fábrica y el túnel más cercano. Esa sería a través de la Montaña Seiryuu.

Naturalmente nos movimos del centro del centro de la unión de las Cuatro Montañas mientras nos dirigíamos a la ubicación conectando el extremo del túnel y la fábrica de semiconductores.

Después de un poco, la distancia de la fábrica causó que la amenaza de la naturaleza repentinamente se cerrara en nosotros.

—…El camino está desapareciendo.

—Salgamos y acabemos con esto rápido. Las únicas personas aquí estaban con Kuroyama, así que nada bueno saldría de ser encontrado investigando la corporación.

Abrí la puerta del conductor y el desagradable aire húmedo rápidamente se lanzó. Era niebla, pero no era agradablemente fresca. De alguna manera era caliente y húmeda.

La fenómeno del misterio salió del asiento del pasajero, colocó sus manos en sus caderas y miró hacía el bosque seco y descompuesto.

—Guau, esto es horrible. Este bosque es tan espeso que no me sorprendería encontrar algunos cadáveres inconvenientes.

—Hay algo mal en ti si cadáveres es lo primero que se te viene a la mente respecto a un bosque.

—Si encontramos el modelo del cable, ¿qué hacemos entonces? No podemos usar nuestros teléfonos, pero no me digas que regresaremos hasta Tokio.

—La señal sólo es afectada en esta cuenca entre las montañas. Solamente tenemos que pasar por el túnel y dejar las Cuatro Montañas para usar nuestros teléfonos. Reportaré la situación a mis compañeros de trabajo y entonces esperaremos por información en la zona de servicio. Una vez que tengamos una pista sobre Hasebe Michio, podemos comenzar a rastrearlo de nuevo.

—Ya veo. ¡En ese caso, usemos el túnel a través de las Colinas Genbu! ¡¡La zona de servicio de luz de luna tiene un helado de color rosa que supuestamente otorga el amor entre los dos que lo comen juntos!!

—Eso sería vergonzoso de hacer con un amante, ¿así que por qué lo querrías hacer con un completo extraño? De hecho, todavía no estoy seguro por qué los dos hemos estado conduciendo largas distancias juntos sobre la autopista.

— ¿¡Así que admites que usar la autopista juntos de esta manera ha sido una señal de nuestro amor!? ¡En ese caso, estoy preparada para darte una escena fan service que nunca olvidarás!

Decir cualquier cosa sólo lo empeoraría, así que la ignoré y me abrí paso hacía el bosque.

Mientras me adentraba más mientras pisaba con fuerza en la tierra, noté algo extraño ni siquiera a 10 metros de distancia. Me agaché y moví un objeto podrido negro a mis pies que podría haber sido humus o desperdicios orgánicos. Y entonces lo encontré.

Algo parecido a una zanja de concreto se atravesaba. Sin embargo, no estaba hecha para agua de lluvia como una zanja en una zona residencial. Era concreto cubriendo preparado para prevenir que animales salvajes excavaran o mordieran a través de los cables expuestos.

La cubierta estaba dividida en secciones de bloques de cerca de 50 centímetros de diámetro. Tomé uno de ellos y lo forcé hacía arriba.

Telarañas y tierra se habían abierto paso adentro, pero vi un cable tan grueso como mi pulgar adentro. Estaba cubierto en plástico negro que tenía la misma cadena de números estampados a intervalos fijos.

Saqué mi teléfono celular de la bolsa de mi traje y fotografié el cable.

—Eso debería bastar. Oye, fenómeno del misterio, tengo la información que necesitábamos. Regresemos al auto. Si pasamos a través del túnel y nos detenemos en zona de servicio más cercana…

Me detuve porque algo parecía extraño.

La fenómeno del misterio no estaba respondiendo.

Me volteé y encontré sólo el denso bosque y espesa niebla. Enbi había estado causando mucho ruido antes, pero ella había desaparecido por completo. Ni siquiera podía escuchar su voz.

— ¿Oye…?

¿Está jugando y tratando de sorprenderme?

Con ese tonto pensamiento en mente, miré alrededor.

Y entonces…

Un torpe impacto repentinamente corrió a través del puente de mi nariz.

— ¿¡Bah…!?

Mi visión brilló de color blanco. Toda la fuerza abandonó mis rodillas y me derrumbé en el suelo.

Alguien…¿me golpeó? ¿Y en la nariz…? ¿¡Estaban justo en frente de mí!? ¿Cuándo y cómo se acercaron tanto? ¡¡Ni siquiera vi sus caras!!

Pasos a través de la maleza rodearon.

Rodearon detrás de mí.

Un brazo delgado se envolvió alrededor de mi cuello por detrás. Una fuerza comenzó a estrangularme. El flujo de sangre fue cortado más que el flujo de aire y un intensó calor se elevó en mi cabeza. Por la suave sensación en mi espalda, apenas si podía conjeturar que esta atacante era mujer, pero esa era toda la información que tenía. Mi vista dio vueltas.

Esta era una señal de que mis pensamientos y consciencia se estaban yendo debido a la falta de sangre en mi cabeza.

Y justo antes de perder completamente la consciencia…

—Oh, vamos. Ya desmáyate. ¿O estás disfrutando mis pechos?

Escuché una abusiva voz familiar en mi oído.

Zashiki_v03_111

Hishigami Mai… ¿Qué estás…haciendo aquí?

15 (Hishigami Mai)

En serio.

¿Buscar por Hasebe Michio quien ha desaparecido de la autopista? Ese incidente que había escuchado por la radio de policía era probablemente por lo que estaban aquí, pero el Grupo de Electrónica Kuroyama no tenía nada que ver con eso. Tenía mis propios molestos asuntos con los cuales lidiar. No podía tenerlos arruinándolo todo con su investigación aficionada.

Lancé al detective y a mi hermana menor en su auto rentado mientras tomaban una siesta despreocupada. Por un instante, realmente consideré desvestirlos y dejarlos desnudos y ponerlos en una pose de abrazo, pero me detuve en el último segundo. Estaba trabajando, por lo que no era tiempo de divertirme.

En vez de eso, dejé una nota diciéndoles que el Grupo de Electrónica Kuroyama era la dirección equivocada y que necesitaban mirar en los Youkai si querían encontrar a Hasebe. Por supuesto añadí una nota que los castigaría físicamente si no quemaban la nota en el cenicero del auto después de leerlo.

Un tono electrónico sonó.

Provino del radio que me dieron en la fábrica de semiconductores. Usaba una banda que podía deslizarse a través de la interferencia.

—Hola, hola.

— ¿Ahora lo entienden que lo han visto por su cuenta? No hay grabaciones obvias detrás. Ese es el problema.

La voz le pertenecía a un hombre anciano que fácilmente podía ser descrito como “serio”, pero parecía tener cierta malicia siguiéndolo. Él era como una persona diligente que mantendría lista la guillotina para usarla en él. …Pero dada la naturaleza de la fábrica, eso podría haber sido más que sólo una metáfora.

—Si entiendes, regresa a la fábrica. Tenemos montañas de asuntos problemáticos de los cuales ocuparnos.

—Entendido. Regresaré de inmediato.

Frenéticamente había inventado una excusa para dejar la fábrica y asegurar que mi hermana y el detective no pisaran en ninguna extraña mina, así que realmente no podía discutir. Y era verdad que no teníamos mucho tiempo.

Me senté en el asiento del conductor de un pequeño auto de la compañía del Grupo de Electrónica Kuroyama. Simplemente no podía acostumbrarme a los autos eléctricos. Sin el rugir del motor, algunas veces podía olvidar qué tan rápido estaba conduciendo.

Sin embargo, sí me gustaban los muñecos de tapas de botella con forma de gato alineados en el tablero.

Otra vez, ¿cuántos de estos había?

—A-am, – comenzó a decir el pequeño perro sentado obedientemente en el asiento del pasajero.

Técnicamente, él era un Youkai canino inofensivo llamado un Sunekosuri.

— ¿Realmente deberías dejar a esas personas así?

—Les di una oportunidad. En un caso que necesita mi participación, esto es casi un milagro. Si continúan con su ataque equivocado contra Kuroyama a pesar de mi amabilidad, no pondrán salvarse. Necesito concentrarme en mi trabajo.

— ¿P-pero no era uno de ellos tu hermana?

—Intenta no hacer recordar el asunto. La situación es un poco única cuando se trata de las mujeres Hishigami. Bueno, sólo piensa en que yo la esté abandonando como una forma de confianza.

Conduje el auto eléctrico por un rato más antes de hablar una vez más.

—Sunekosuri, ¿cómo te sientes?

—B-bien. Me he acostumbrado un poco a ello, pero…ugh. Esto debería ser una zona rural…entonces ¿por qué me siento tan mal?

—Esto es lo opuesto a un Villa Intelectual cuidadosamente tratada. Esto está hecho para máquinas. Está disfrazado como naturaleza, pero en realidad está lleno con aspectos artificiales. Es un ambiente pesado para un Youkai como tú.

Llegué a la entrada principal de la fábrica de semiconductores. Le mostré al guardia mi ID temporal de invitado y lentamente conduje el auto adentro del muro.

La atmósfera repentinamente cambió.

Cualquier que viera el interior probablemente notaría cierto hecho. El excepcionalmente alto muro exterior y alambre de espino no sólo eran para evitar que espías industriales entraran.

La niebla, el aire y todo lo demás estaban atrapados dentro de este espacio.

Sí. Todo ese equipo también era usado para evitar que alguien escapara.

—Como sabes, – dijo el anciano por la radio mientras llevaba el auto cerca del estacionamiento. —Esto luce como una fábrica de semiconductores a gran escala y de hecho crea y envía bienes, pero su verdadero propósito yace en otro lugar. Esta es una instalación para encarcelar a cualquiera que cometa un abuso de la confianza de la corporación. Si alguien comete un acto de espionaje industrial al sacar documentos internos, serán transferidos aquí.

Un abuso de la confianza y espionaje industrial, ¿hm?

¿También aplica a los empleados que recomiendan hacer públicos ciertos documentos internos o las víctimas de los productos que accidentalmente se encendieron?

—Escuché que se refiere como la prisión corporativa, ¿pero cuál es su nombre oficial? – pregunté.

—No tiene nombre. Después de todo, sería un problema si algún registro permaneciera. Ese es el tipo de lugar que es. Tenemos el equipo necesario e incluso podemos sobrescribir el sentido común aquí.

— ¿Quién siquiera pensaría que la fábrica líder de gran escala de la nación con más de 8000 empleados es realmente la mayor parte automatizada y puede trabajar con sólo algunos ISs* ?

—La tecnología no es tan rara. Las fábricas sólo permanecen con personal para proteger el empleo y para prevenir que los pocos trabajadores que realmente se necesitan se vuelvan locos por la soledad.

En otras palabras, los 8000 trabajadores eran completamente innecesarios.

No sólo no tocaban el equipo de producción de la fábrica, sino que ni siquiera se les permitía estar en el mismo edificio.

Así que…

—La instalación está hecha de 5000 prisioneros tontos y 3000 carceleros incluyéndote, – dijo el hombre. —Nada de información se puede permitir salir y que un prisionero escape está fuera de la cuestión. Los prisioneros de aquí morirán aquí. No hay otro camino permitido para ellos.

Ya veo. Ya veo.

Sin embargo, las cámaras y los sensores instalados a través del bosque parecían tener un propósito diferente que los muros altos y alambre de espinas. ¿Para qué eran? Luce menos como una distribución de seguridad cuidadosamente optimizada y más como si innecesariamente los estuvieran colocando donde fuera que pudieran. Era como si no pudieran encontrar algo que quisieran encontrar.

Tomé el radio y abrí la puerta del auto.

El Sunekosuri saltó a través de mi puerta y salió al estacionamiento.

Mientras estaba de pie sobre el asfalto, cerré la puerta y hablé por el radio.

—Pero dijiste que los prisioneros y los carceleros se desvanecieron en el aire en algún momento.

En pocas palabras, esas eran las circunstancias alrededor de la prisión corporativa.

Con el uso de las “habilidades” de las instalaciones, capturar a Hasebe Michio a quien el detective y mi hermana estaban persiguiendo podría ser de hecho simple.

Sin embargo, estábamos atrapados en nuestros propios problemas peligrosos, así que teníamos cosas más importantes que hacer.

Mientras caminaba del estacionamiento a una estructura gigante de la fábrica, el anciano y yo continuamos hablando.

—Todos desaparecieron dejando atrás sólo unos pocos prisioneros y carceleros, – dijo. —Pensé que era una fuga masiva con la mayoría de los carceleros tomados como rehenes… pero es demasiado minucioso. Además, no hay señales de que las cerraduras fueran rotas o algo por el estilo. No está claro si los desvaneció otra persona o si ellos mismos se desvanecieron.

—Ya veo. Así que desesperado por una solución.

—Esta prisión corporativa es fuerte. Incluso si los prisioneros fugados testificaran en escenarios públicos, el Grupo de Electrónica Kuroyama no se hundiría. Sin embargo, aplastar siquiera el más mínimo riesgo es la mejor opción.

Eso no era de sorprenderse. Si incluías incluso las compañías extranjeras afiliadas, esta era una corporación conectada con más de 150 mil personas. Cualquier operación ilegal en la que se involucraran sería apoyada por un grupo experto, haciendo la estructura de todo ello bastante compleja.

Pero si 5000 prisioneros escaparon y 3000 carceleros fueron sacrificados, ese anciano no escaparía de la culpa.

Él parecía calmado, pero probablemente sería arrojado en una de las celdas de aquellos prisioneros si la situación no era rápidamente resuelta.

Y es por eso qué alguien como yo había sido llamada.

Había usado un ID ficticio que sólo existía online para ser confundido por un “gestor de quejas” que trabajaba para la compañía afiliada con Kuroyama y manejaba cualquier trabajo sucio.

—No tenemos tiempo de atenderte como una invitada incluso si eres una empleada temporal. Haz tu trabajo. Dependiendo de lo que pase, es enteramente posible que seas arrojada en una de esas celdas en el futuro. No arruines esto.

El Sunekosuri en mi pies miró hacia arriba con una expresión preocupada.

¡Wah hah hah! ¿Te sientes solito? ¡¡Entonces no dudes en frotarte contra mi pierna!!

—Entonces manejemos esto de la manera estándar, – dije. —Revelaremos exactamente lo que ocurrió, determinar quién lo hizo, comparar eso con el equilibrio de poder entre los diferentes grupos para suponer que es su motivo y finalmente rastrear donde están las personas perdidas.

—Si abandonaron la instalación, con sólo eso es motivo para dispararles. Sabemos cómo lidiar con los cadáveres, así que puedes dejarnos la limpieza a nosotros.

—Entendido. Por cierto, sabes cuál es la posibilidad más probable, ¿cierto?

— ¿Un Youkai?

Suspiré a esa inmediata respuesta.

La jovencita del Hyaaki Yakou había pedido que investigara las circunstancias rodeando la fábrica de semiconductores de las Cuatro Montañas porque ellos habían vislumbrado algo peligroso ahí.

Pero la situación que encontré me hizo querer un bono extra.

Después de todo, la desaparición de Hasebe Michio significaba que el problema iba más allá de la prisión corporativa.

Ahora bien. ¿Cuáles son las condiciones detrás de este extraño fenómeno y qué tan lejos se ha propagado?

—De acuerdo. Empezaré por investigar desde ese extremo de las cosas.

Qué molestia.

Si sólo necesitara evidencia de un crimen, simplemente podría grabar esta conversación y entregarla. ¿¡Por qué los prisioneros que son la pieza más grande de evidencia tienen que evaporarse!?

16 (Jinnai Shinobu)

Se rumoreaba que los aldeanos de la abandonada Villa Zenmetsu habían sido asesinados. Alguien ahí todavía estaba tratando de dañar a los intrusos usando herramientas de granja tales como horcas.

El hombre no debía haberse bañado en mucho tiempo porque su cabello y barba estaban desliñados y su piel estaba descolorada de manchas negras.

Sus ropas estaban tan sucias que su color original era imposible de determinar y estaban tan andrajosas que ni siquiera podía imaginar qué tipo de ropas habían sido originalmente.

¿Quién era?

El hombre se había hecho bola después de que lo golpeara, pero cuando le pregunté eso, él usó su temblorosa mandíbula para de alguna manera forzar algunas palabras.

—…No. No fui yo.

— ¿Quién eres?

—Yo…yo… ¡¡Yo no lo hice!! ¡No hice nada! Es por eso que sigo huyendo. ¡¡No maté a nadie!!

—¡¡Te estoy preguntando quién eres!!

El hombre saltó del susto cuando le grité con la horca robada en mano.

Tenía el presentimiento de que Madoka estaba viéndome con ojos horrible, horriblemente fríos.

Entendía por qué.

Habíamos sido perseguidos por una villa extraña, golpeado en la cabeza y ser llevado al borde la muerte. Ser liberado de ese estado parecía evitarme controlar mis emociones muy bien. Era como liberar un resorte comprimido.

Encima de eso, ahora tenía la arma de la que tanto había estado temiendo. Incluso yo podía decir que esto me hacía excesivamente audaz.

No era de sorprenderse que ella estuviera molesta por mis acciones.

Pero no podía dejar que esta oportunidad se me escapara. No me dejaría caer en ese abismo de nuevo.

—…Yokoeda Tadashi.

— ¿Por qué estabas amenazándonos con esto? ¿Qué estás haciendo aquí? ¿Eres el asesino en masa de hace 30 años o eres algún psicópata copión acampando aquí?

—¡¡N-no!! ¡No fui yo! ¡Sólo vivo aquí! ¡¡Siempre he vivido en esta villa!!

— ¿Entonces qué hay con esto?

Empujé las púas oxidadas de la horca en frente de la nariz de Yokoeda y él volteó la cabeza como si alejara la mirada de algo desagradable.

—L-la necesitaba para defensa personal. Dada la ubicación, horribles personas frecuentemente vienen aquí como una prueba de valor o algo así. Los peores son los ebrios. No puedo confiar en la policía, por lo que tengo que alejarlos yo mismo. Ahora que lo pienso, ¿qué están haciendo aquí?

—Oiga, señor, – interrumpió Madoka. —Si sabe que este lugar es tan peligroso, ¿por qué sigue viviendo aquí? Las personas sin hogar no están destinadas a recoger fruta y cazar jabalíes. De hecho, creo que sólo pueden sobrevivir en una ciudad con un cierto nivel de desarrollo.

—…Es necesario. – La mirada de Yokoeda se movió de lugar a lugar una y otra vez con el fin de escapar la mirada de los demás. —Es necesario. Soy el último sobreviviente de aquellos que nacieron aquí. Y quedarme aquí en las Cuatro Montañas a ellos los hará apresurar las cosas. Si eso les provoca causar un error…

— ¿A quién te refieres con “ellos”?

—El Grupo de Electrónica Kuroyama. – Yokoeda dijo ese nombre rápidamente. Era como si él estuviera escupiendo un desagradable insecto de su boca tan pronto como pudiera. — ¿No lo encuentran sospechoso? …Fue después de ese suceso. Todo terminó hace treinta años en una sola noche. E inmediatamente después de que todos fueran asesinados, el Grupo de Electrónica Kuroyama se mudó. La villa se oponía a la fábrica de semiconductor que absorbería mucha del agua subterránea. Y entonces ese suceso ocurrió que convenientemente se deshizo de toda su oposición.

Madoka y yo intercambiamos miradas.

Ella parecía confundida. Mi expresión probablemente era similar.

¿Él estaba hablando de una verdad de la que nadie sabía?

O esto no era nada más que las divagaciones de un hombre solitario de mediana edad.

No podía determinar cuál de los dos era, pero podía sentir una extraña clase de pesadez.

—…

Traté de pedirle su opinión a Madoka, pero ella estaba manteniendo un poco su distancia de mí. Esta excéntrica belleza de compañera de clase estaba viéndome. O más específicamente, al extremo de la gigante horca en mis manos.

Bueno, esto era peligroso.

No sabía a qué quería llegar el hombre, pero sentía que era mejor dejarlo hablar si quería.

Necesitaba darle rienda suelta.

Después de todo…

Tenía la ventaja porque tenía el arma con el más largo alcance.

Sin embargo, el hombre podría hacer un ataque desesperado. Si él hacía eso, no estaba completamente seguro de si podría clavar esta horca gigante en él sin dudar.

Si tenía éxito, sería un asesino.

Si fracasaba, podría ser asesinado por ese hombre de mediana edad.

En otras palabras, cualquier resultado me arruinaría.

Yokoeda Tadashi continuó hablando sin darse cuenta de mis pensamientos.

—Era un día caluroso de verano. Yo…no, todos los de mi edad estábamos hablando sobre tener una prueba de valor. Echamos a la suerte para ver quién tomaría la prueba y quién trataría de asustar a aquellos tomando la prueba. Al principio, pensé que eso fue lo que me salvó. Pero intencionalmente me dejaron vivo. Me quedé quieto aturdido por un rato después de que pasara. Lo siguiente que supe, las personas estaban diciendo que yo maté a todos. Ese fue el argumento. Los asesinaron en maneras inmoderadas con sangre volando por los techos para hacerlo lucir como si un asesino loco lo hubiera hecho y robar mi testimonio de toda credibilidad.

Madoka debía haber estado pensando en alguien que podría volverse violento era peligroso cuando no había policías o mediadores disponibles. Ella mantuvo su distancia de Yokoeda Tadashi y de mí mientras fruncía el ceño y preguntaba algo.

Parecía que estaba tratando de crear una zona segura al tomar una posición neutral.

—Oiga. Dijo “ellos”, ¿así que hubo más de un asesino?

— ¿Cuántas personas crees que sean necesitadas para rodear y aniquilar a todos los aldeanos que huyeron en todas direcciones? Al menos, vi cinco o seis hombres usando máscaras, pero no sé quiénes eran. Es por eso que me voy a quedar aquí para preocupar al Grupo de Electrónica Kuroyama. Me quedaré justo a lado de ellos.

En algún momento, había retirado la horca.

Yokoeda también se había sentado sobre la hierba muerta y reposó su espalda contra la pared de la choza.

—De acuerdo al argumento de Kuroyama, supuestamente tenía que ser capturado inmediatamente y culpado por ello. Pero eso no pasó, por lo que rápidamente cambiaron el resultado. Debido a ciertas circunstancias, habíamos vivido una vida aislada del mundo exterior en una villa de solamente unas cuantas docenas de personas. Nadie causaría un escándalo por la desaparición de la villa. Su desaparición no era un problema para nadie. …Ellos sobornaron a un montón de personas para eliminar toda la información relacionada a la existencia de la villa. Las personas de ahí se convirtieron en un simple rumor. Después de todo, la villa nunca estuvo en algún mapa para empezar.

— ¿Qué…? ¿Y a qué te refieres con “ciertas circunstancias”?

El nivel de vida de la villa parecía extrañamente bajo. No tenía caminos de asfalto, no tenía agua y ni siquiera un pozo. No podía ser vista alguna señal de servicios públicos.

Incluso si los satélites no se habían usado para servicios públicos normales hace treinta años, debía haber alguna “circunstancia” mayor para que ellos no tuvieran su nombre en el mapa.

Yokoeda permaneció en silencio.

Parecía que él no quería hablar sobre eso.

Cuando habló, era para cambiar el tema a la fuerza.

—A pesar de supuestamente destruir la villa, uno de los aldeanos sigue con vida. Estarían en problemas si una información no deseada se supiera. Es por eso que incluso ahora el Grupo de Electrónica Kuroyama está desesperadamente buscándome. Y me he asegurado de que lo están haciendo. Es por eso que han colocado incontables cámaras y sensores por toda el área. Aunque proclaman que es para asegurar los recursos hídricos de su propiedad privada.

¿Eh?

¿La propiedad privada del Grupo de Electrónica Kuroyama?

¿Cámaras y sensores?

Sólo podía fruncir el ceño por aquellos términos que utilizó con tanta facilidad.

Esta zona se siente como un monstruoso bosque que o está podrido o húmedo. ¿Realmente tiene una red de seguridad como esa en él?

— (Shinobu-kun. No puedo suponer si es algún gran secreto o una simple teoría de conspiración,) – dijo Madoka en modo sigiloso.

¡¡Sé que necesitas susurrar ahora mismo, pero no te me acerques tan descuidadamente, tonta hermosa!!

—Por lo que traigo del exterior lo que necesito para vivir y me muevo entre las pequeñas villas a intervalos irregulares. Si solamente estuviera como un fugitivo, podría haberme ido al extranjero, pero hay una razón para que me quede aquí. Los únicos restos de ese suceso están aquí.

…¿Es eso verdad?

Si esto realmente era una vasta propiedad privada comprada por una sola corporación, probablemente destruirían todo lo que fuera una molestia o un inconveniente para ellos. Si aplastaron la villa a un terreno baldío, no habría evidencia y no se podrían hacer más investigaciones. Sin embargo, habían dejado los edificios intactos con manchas de sangre todavía adentro. ¿Esa era una señal de su confianza? ¿Estaban diciendo que ninguna investigación podría hallar algo?

Si la historia de Yokoeda era verdad, el Grupo de Electrónica Kuroyama podría haber dejado intencionalmente alguna esperanza para él.

Le estaban dando una razón para permanecer obsesionado en esta ubicación. De esa manera él permanecería en vez de huir al extranjero. Entonces podrían secretamente capturarlo y eliminarlo.

La peor parte era que ni siquiera necesitaban capturarlo.

Yokoeda tenía la única clave sin embargo estaba desperdiciando su tiempo investigando en el lugar equivocado y debilitándose mientras tanto.

No podía decidir si debería resaltar eso o no.

Pero entonces escuché el sonido de la hierba muerta siendo pisada más allá de la niebla.

—…

Madoka, Yokoeda Tadashi y yo nos volteamos silenciosamente hacía el sonido.

El velo de blanco cortaba nuestra visión como de costumbre, por lo que no podíamos ver qué estaba allí.

—Oye, Madoka. ¿Crees que sea el Rey del Amor o Nagisa?

—No busques sabiduría sobre nuestros compañeros de clase de parte de la belleza solitaria Madoka-chan.

A pesar de preguntar eso, también dudaba que fuera alguien seguro.

Tragué saliva y le hablé a Yokoeda Tadashi.

—Oye. ¿Hay alguien aquí a parte de ti?

No me había volteado hacía el hombre mientras preguntaba, por lo que solamente podía escucharlo tragar saliva y después responder.

—No. No había nadie…nadie más que yo. No, espera. ¡¡No puede ser!!

Escuchamos el sonido otra vez.

No estaba proviniendo de sólo un lugar. Como si alguien estuviera lentamente acercándose en línea, el sonido de la hierba muerta llenó una dirección entera.

¿Era un grupo?

—E-es Kuroyama, – dijo Yokoeda con voz temblorosa. —¡¡Sus tropas están aquí!! Calculé mis movimientos para pasar a través de los espacios en su red de vigilancia, ¿pero qué hay de ustedes? ¡¡Ustedes debieron haber dejado un rastro que los condujo hacía mí!!

—¡¡Oye, espera!!

No tenía tiempo para hablarle y detenerlo.

Yokoeda se levantó con su espalda todavía contra la pared y entonces huyó. Madoka y yo intercambiamos una mirada. Sus ojos por supuesto estaban ampliamente abiertos en sorpresa por esta repentina aparición.

Mientras tanto, el ruido se acercaba más.

— ¿¡Q-qué deberíamos hacer, Shinobu-kun!?

—…

¿Deberíamos correr? ¿A dónde? ¿Deberíamos oponérnosles? ¿Oponernos a quién?

Antes de que pudiera reunir mis ideas, la situación progresó.

Ignoré a Madoka mientras ella tiraba de la manga de mi camisa de manga corta y miré perdidamente en la niebla.

La fuente del ruido se estaba aproximando.

Algo estaba viniendo hacía acá.

17 (Uchimaku Hayabusa)

—Uuhh…

Desperté por el sonido de yo mismo gimiendo y me encontré en el auto rentado. Por un instante, pensé que el ataque anterior había sido un sueño, pero parecía que realmente no había sido así de conveniente.

Hice una mueca cuando vi la nota reposando en el tablero.

Decía, “El Grupo de Electrónica Kuroyama es la dirección equivocada y necesitan buscar en los Youkai si quieren encontrar a Hasebe.” No era un fetichista de la escritura a mano que podía decir quien lo había escrito sólo al ver la escritura, pero podía hacer una buena suposición por la nota en la esquina diciendo, “Si no queman esto en el cenicero después de leerlo, los castigaré☆” Sólo podía pensar en una persona que vivía en ese mundo de viejas películas de espías.

Ahí fue cuando la fenómeno del misterio despertó en el asiento del pasajero.

— ¿¡Ah!? ¿H-hu? ¿Despertaste antes que yo, detective? ¡Eso significa que me hiciste toda clase de cosas mientras dormía, ¿no es así?! ¡Pero no te preocupes! ¡Me aseguré de traer una prueba de embarazo conmigo!

Ella parecía todavía medio dormida, así que le extendí la nota para despertarla.

Enbi hizo una mueca cuando vio el pequeño texto dejado por su hermana.

—Guau, así que ella está involucrada en esto. ¿Eso quiere decir que esto es lo bastante malo que se necesita que ella lo resuelva?

—Esto claramente es una señal diciéndonos que tranquilamente nos vayamos.

Suspiré molesto antes de sacar el cenicero del auto como indicaba. Hice bola la nota y presioné la punta del encendedor de cigarros contra ella para encenderla.

—Pero ella no entiende en lo absoluto. ¡¡Dejar esta nota es aún más razón para que simplemente no nos vayamos!!

—Es posible que ella planeara esta reacción, pero conociendo a mi hermana, no estaba pensando en lo absoluto.

Y así comenzamos a discutir el mensaje que Mai había dejado en el auto rentado estacionado.

—Ella dice que la desaparición de Hasebe estuvo relacionado con un Youkai.

—¿Así que las personas desvanecidas del vehículo de transporte de prisioneros y los autos de policía estaba relacionado con un Youkai en vez de humanos tales como la policía regional o el Grupo de Electrónica Kuroyama? ¿Fue un Paquete?

— ¿Pero realmente eso sería necesario? Los oficiales de policía estaban transportándolo y Kuroyama es dueño de toda esta tierra, así que ellos no necesitarían la ayuda de un Youkai. Podrían haber secuestrado a Hasebe por su propia cuenta.

— ¿Entonces fue alguien aparte de ellos?

— ¿Alguien aparte…?

Me detuvo y guardé silencio.

Sólo había una posibilidad.

— ¿Hasebe Michio por su cuenta?

—Bueno, fue esposado, encadenado a su asiento y siendo vigilado. Si él iba a escapar, habría sido difícil usar cualquier método normal.

—Pero él no tenía razones para escapar. Si hubiera obedecido sus instrucciones, la petición para un nuevo juicio habría procesado y él probablemente habría sido encontrado inocente.

—Tal vez sospechó que un asesino de la policía regional o de Kuroyama iba a venir, por lo que entró en pánico y huyó. Tal vez decidió que no sobreviviría hasta su juicio.

—Los Paquetes usan las habilidades de cientos de personas para sacar el poder de un Youkai de una manera útil. Hasebe no podría haber usado uno por su cuenta y especialmente no sin planearlo.

—Aunque, – la fenómeno del misterio levantó su dedo índice, —Seguimos hablando sobre un Youkai, pero ni siquiera sabemos qué clase de Youkai fue utilizado. Esta zona tiene más naturaleza de lo que alguien pudiera querer, pero no señal de algún Youkai alrededor.

—No me gustan los Youkai, así que estoy agradecido de eso.

El olor del humo por quemar la nota picó mi nariz, por lo que usé la ventilación del aire acondicionado para alejarlo.

—Pero es extraño que ningún Youkai ha tratado algo en un bosque así de grande. Dada la manera en que los Youkai reacción conmigo, habría esperado a una Kitsune o un Tanuki transformados acercándose a mí.

— ¿Realmente no hay Youkai aquí?

—O, – interrumpí. —El terreno de la zona de las Cuatro Montañas ha sido modificado para incrementar la influencia de un sólo tipo de Youkai. De esa manera sólo el Youkai que alguien quisiera para fabricar en su Paquete sería capaz de manifestar al máximo su poder.

Eso era posible en esta zona.

El Grupo de Electrónica Kuroyama poseía una vasta cantidad de propiedad privada.

Pero si ese era el caso…

—Esto es malo… Pensé que este caso se centraba en Hasebe Michio, pero la estructura real podría ser diferente.

— ¿Estás diciendo que este no fue un intento de secuestrar a Hasebe Michio? ¿Estás diciendo que un Paquete con algún efecto especial de casualidad afectó a Hasebe?

Giré la llave del auto rentado.

El motor se encendió, moví la palanca de velocidades y pisé en el acelerador.

—Nunca encontraremos una respuesta a este paso. Dejemos las Cuatro Montañas por el momento. Necesitamos pasar a través del túnel para detenernos en la zona de servicio donde podemos usar nuestros teléfonos.

—Detective, ¿vas a pasar ese número del modelo del cable al Departamento de Policía Metropolitana de Tokio?

—En parte, pero también quiero saber qué clase de Youkai viven en la zona de las Cuatro Montañas. Este Paquete está usando una parte de la naturaleza de un Youkai. Si sabemos qué clase de Youkai es, podríamos ser capaces de determinar cómo desapareció Hasebe y dónde podría estar.

18 (Hishigami Mai)

Ahora bien. Hora de revisar la fábrica de semiconductores.

Del lado carcelero, las únicas personas además de mí eran dos guardias de la entrada principal y la entrada de envío de materiales así como el anciano supervisor. Eso era un total de cinco.

Del lado prisionero, sólo una adolescente y una anciana quien parecía como si estuviera siendo forzada a realizar trabajado pesado a sus cincuentas. Esa era un total de dos.

Con tan pocas personas, era increíble que hubieran sido originalmente 8000.

Era incluso más sorprendente que la fábrica continuara trabajando sin disminuir la velocidad.

La vasta fábrica de semiconductores conocida como una prisión corporativa estaba dividida en el bloque de fábrica y el bloque de dormitorios. El bloque de dormitorios era un completo señuelo. Los prisioneros eran realmente contenidos en el bloque de prisión el cual estaba completamente bajo tierra.

El supervisor llamado Itou hizo un gesto con la barbilla por el pasillo.

— ¿Quieres echar un vistazo?

—Después, si tengo la oportunidad, – dije, gentilmente rechazando su oferta. Había algo que tenía que hacer antes de estar de acuerdo con su crueldad.

Itou debía haber estado más nervioso de lo que aparentaba porque él sonaba irritado mientras continuaba hablando.

—No puedo creer que en realidad trajeras ese Youkai aquí.

El Sunekosuri saltó por miedo, pero no importaba.

—La policía usa perros en los aeropuertos. Creaturas que ven al mundo desde un punto de vista diferente pueden ser convenientes. El testimonio de un Youkai puede no ser evidencia valida en un juicio, pero eso no importa en este negocio.

—Hmph. No me gustan las irregularidades como esa. Y parece que un Youkai está involucrado en este incidente también.

Como el supervisor de 8000 personas usando un plan robusto y sistema de seguridad, a él naturalmente le desagradarían los Youkai que podían ser como lagunas en un cofre del tesoro. No es que me importara lo que él pensara.

—Si insistes, puedo dejarlo afuera, pero podría tomar mucho más tiempo resolver esto. ¿Tienes el tiempo para eso?

—…Haz como desees, – dijo Itou verdaderamente molesto.

Me apoyé contra el muro en el área de fumar de los terrenos de la fábrica y mencioné lo que teníamos que hacer primero.

—Lo que importa más son las personas. Necesitamos reunir a todos en un lugar.

— ¿Qué estás diciendo? ¿Quieres que liberemos el resto de los prisioneros? Son existencias negativas para Kuroyama.

—Desafortunadamente, no creo que eso importa ya.

—?

—Pensamos mal la estructura básica de esto. – Le di un golpecito a las mejillas refunfuñadas del Sunekosuri con mi bota porque dejó de mover su cola. —Tengo una pregunta para ti. Qué sería más fácil: ¿causar que más de 8000 carceleros y prisioneros desaparezcan sin rastro o engañar a unos cuantos de nosotros?

—No querrás decir…

—Así es. Es más fácil asumir que nosotros somos los atrapados por lo que sea que esté sucediendo. Aunque no podría decirte si esto es un sueño, una ilusión, el pasado, el futuro, un mundo paralelo o un mundo en miniatura.

Cualquiera que fue el truco, si la persona controlando este “lugar” estaba aquí con nosotros, sería lo mejor para todos monitorear a todos los demás para evitar que actúen.

Era posible que el culpable fuera alguien más y por lo tanto que estuviera afuera de este “lugar”, pero si eso era así, necesitáramos probarlo y determinar quién era con quien teníamos que pelear.

Itou ligeramente chasqueó su lengua.

—Un Youkai, ¿hm?

— ¿Alguna idea de qué tipo podría ser?

—Esta prisión corporativa no es resort que hace uso de la naturaleza. Está camuflado como una fábrica de semiconductora de alta tecnología para repeler cualquier interferencia de ese tipo. Pero parece que alguien pasó por algo eso de alguna manera.

La mirada de Itou se movió hacía el Sunekosuri.

Parecía que realmente no le gustaba la presencia de ese Youkai canino.

—Entendido. Seguiremos buscando por la persona detrás de esto. Si tu teoría es correcta, este es un problema muy serio.

Itou se volteó y desapareció por el pasillo a un ritmo regulado.

Finalmente, el Sunekosuri habló.

— ¿¡R-realmente podemos permitir esto!? Esto va más allá de una violación de los derechos humanos. ¡¡Están encerrando a la fuerza a denunciantes, los perdedores de conflictos entre facciones y grupos de consumidores!!

— ¿Por qué te estás precipitando tanto, Sunekosuri-chan? Esta es una fábrica de gran escala con un dormitorio destinado a apoyar a trabajadores de bajo ingreso. Eso es lo que dicen los documentos oficiales. Incluso si fotografías el bloque de prisioneros con una cámara conectada a la red, es posible que nadie fuera capturado.

El sistema detrás de ello originalmente había sido creado para prevenir la desindustrialización del país, pero recientemente había sido usado para proveer trabajos al rápidamente creciente número de hikikomoris modernos para contraatacar el aumento del costo laborar en naciones emergentes. Muchos habían esperado que ayudara a disminuir el aumento del dinero gastado en el bienestar, pero como pueden ver, terminó siendo completamente malversado.

—Los humanos están hechos para que realmente no puedan soportar no hacer nada. Pero el público en general no está al tanto de este hecho. Pensarán que esas personas “la tienen fácil” o que son “flojos”.

El más duro trato en una prisión era confinamiento solitario.

A primera vista, una habitación privada que no tuviera que ser compartida con un compañero prisionero podría sonar conveniente, pero después de pasar cinco a diez días haciendo nada, sin tener con quien hablar y sentarse en una pequeña y oscura habitación, la menta humana levantaría fácilmente la bandera blanca.

Las sentencias en la prisión podían venir junto con labores forzados requeridos o no, pero la mayoría de aquellos sin el requisito serían incapaces de soportar hacer nada y pedirían trabajo por su propia voluntad.

Aunque esto era algo que nunca podrías realmente entender hasta que fueras encerrado. Era por eso que podría pasar sin sospechas en papel.

—De acuerdo al manual secreto del bloque de la prisión, los prisioneros son usualmente encerrados en sus celdas privadas y no se les permite hacer nada. Sólo los mejores comportados de los prisioneros se les permiten limpiar la instalación o se les da tiempo libre en el bloque de los dormitorios señuelo. Esto es camuflado por lo que el polvo no se apila en las habitaciones y sus cerraduras donde viven. …Si lo entiendes, eso es lo que es este lugar. Esta no es una instalación sombría donde los prisioneros son torturados o ejecutados. Es mantenido para que todos tengan ropa, comida y abrigo, les han dado oportunidades para trabajar y ganar dinero, y un esfuerzo es hecho para evitar que sus lazos con la sociedad sean cortadas.

Mientras que a todos se les pagaba salarios en la información oficial, los prisioneros nunca han tenido la oportunidad de gastar ese dinero y ninguno de ellos siquiera sabría la cuenta bancaría a la cual era transferido.

Si los prisioneros que no tenían nada que ver y por lo tanto “la tenían fácil” se sentían arrinconados por la situación y cometían suicidio, la corporación no era responsable en lo más mínimo. Habían construido una base que permitía que esa excusa fuera hecha. Estaba bastante bien construida.

— ¿¡Cómo puedes decir eso sobre una horrible instalación con una tasa de suicidios de más del 85%!?

—Pero el resto de los demás no hace nada al respecto. Solamente suspirarían y se preguntarían cómo estás personas intituladas debieron haber renunciado cuando eran apoyadas tan cómodamente con los impuestos de las personas y se les permitía holgazanear en una habitación con aire acondicionado todo el día.

—Esa podría ser la falsa impresión que se da al público en general, ¿¡pero no es por eso que fuimos enviados aquí!?

—Por favor. El Hyakki Yakou me envió para investigar la situación en la fábrica de semiconductores de las Cuatro Montañas. Si es necesario, alguien tomará una decisión una vez que reciban mi reporte. …Pero esta prisión corporativa está siendo dirigida por manos humanos solamente, por lo que podría no entrar en la jurisdicción del Hyakki Yakou.

— ¿Cómo puedes decir eso cuando estás en un ambiente de violencia desenfrenada? Con tu habilidad, podrías fácilmente aplastar a estos villanos.

—Pero eres tú y el resto del Hyakki Yakou quienes previenen que lo oculto sea usado tan caóticamente. No olvides eso.

Entonces mi radio emitió un tono electrónico.

Era de parte de Itou, el supervisor de antes. Parecía que había tenido éxito en reunir todos los miembros que se habían quedado en la prisión corporativa…o más precisamente, quienes habían sido tomados de la verdadera prisión corporativa.

Caminé hacía la ubicación indicada junto con el Sunekosuri.

Parecía ser una cafetería para los empleados principalmente destinada para los carceleros. Algunos muñecos de tapas de botella con forma de gato estaban aquí también.

¿Quién es el que colecciona esos?

El espacio contenía unas cuantas mesas largas y sillas plegables. En un extremo, unos cuantos hombres y mujeres vistiendo ropa de trabajo idéntica estaban reunidos.

Itou Takeru: edad 65 años, hombre, carcelero y el líder de ellos quien supervisaba el bloque de prisioneros.

Yamada Ken: edad 32 años, hombre, carcelero y guardia de la entrada de envío de materiales.

Sakai Haruka: edad 33 años, mujer, carcelera y guardia de la entrada principal.

Kurumaya Nozomi: edad 24 años, mujer, carcelera y guardia de las áreas de la fábrica al aire libre además de líder de la administración del trabajo forzado.

Tanishita Hajime: edad 41 años, hombre, carcelero y trabajador de la sala de monitoreo enviado de la Compañía de Seguridad Real.

Suzukawa Izumi: edad 17 años, mujer, prisionera #0899 y sentenciada a 202 años de prisión.

Gogan Sakura: edad 50 años, mujer, prisionera #1807 y sentenciada a 150 años de prisión.

Cada uno de ellos estaba usando el uniforme de trabajo pasado de moda de la fábrica, por lo que no mostraba verdadera individualidad. Aunque yo estaba usando lo mismo.

Aunque sí pensé que algo estaba mal cuando el Sunekosuri llamaba más la atención.

Como era de esperar, no podíamos sostener una conversación amistosa.

Suzukawa y Gogan, las dos prisioneras, estaban viendo hacía la salida de la cafetería de empleados.

—Probablemente deberían rendirse de esa idea, – remarqué con el fin de terminar con el problema antes de que empezará. —Lo más probable es que los atrapados por alguna técnica seamos nosotros y no los otros 8000. Si escapan de la instalación ahora mismo, ¿qué planean hacer después? Eso sería como regresar a su vida normal con algún extraño hipnotismo en sus cabezas. No tendrían idea de qué podría causar su destrucción.

—Pero esta es la oportunidad perfecta para ellas si fueran las que están detrás de esto.

Quien dijo eso fue Yamada, un cobarde desesperado para lucir intimidante para que su oponente no trate de querer una pelea con él. No que eso importe.

Yamada-chi miró de ida y vuelta a las dos prisioneras Suzukawa Izumi y Gogan Sakura.

— ¡Nos atraparon aquí en lo que sea que esto sea para que así puedan salir mientras la red de seguridad no esté funcionando! Eso hace esto simple. ¡¡Si matamos la fuente, regresaremos por dónde venimos!!

— ¿Qué tal si necesitamos una clave de cancelación que sólo la persona que hizo esto sabe? Podríamos quedar atrapados viviendo el resto de nuestras vidas en este mundo vacío desprovisto de otra vida humana.

—Gh – gruñó el cobarde Yamada Ken antes de guardar silencio.

Kurumaya Nozomi, otra de los carceleros, miró hacia mí nerviosamente.

—C-creo que hay alguien…incluso más sospechoso que las prisioneras. De hecho, no veo cómo…cómo los prisioneros pudieran ensamblar el poder de un Youkai en un Paquete mientras son estrictamente monitoreados.

— ¿Quién piensas que es sospechoso? – incitó Itou el supervisor.

Los hombros de Kurumaya saltaron ligeramente y su mirada distraída regresó hacía mí.

Sakai Haruka, una carcelera con mucho maquillaje, junto sus manos y levantó su dedo índice.

—Ha han. Ese es un buen punto. Este bizarro fenómeno ocurrió una vez que ustedes llegaron. Supongo que los forasteros serían los más sospechosos.

—Estamos de acuerdo de que deberían sospechar de nosotros más que de ningún otro, – dije gentilmente antes de continuar con un tono punzante. —Pero si hice esto, ¿realmente sugeriría tener a todos reunidos aquí? Si tuviera a los prisioneros en confinamiento solitario y otro fenómeno bizarro ocurriera durante nuestra reunión estratégica, ¿crees que la sospecha se iría hacía los prisioneros?

—¡¡Intencionalmente hiciste eso para que así pudieras usar ese hecho para alejar las sospechas de ti!!

—¡¡Un excelente punto!!

Sakai había tratado de usar ese para presionarme aún más, pero mi repentina declaración la dejó confundida.

Ignoré a esa mujer en sus treintas con maquillaje vulgar y rápidamente continué hablando.

—Quien sea que esté detrás de este plan a gran escala estará detrás de algo más que causar poco pánico. Tiene que haber algo más por venir de lo cual están realmente detrás. Con eso en mente, ¿por qué fuimos elegidos? ¿Pueden pensar en algún factor común entre nosotros?

—Ahora que lo mencionas, – dijo el carcelero Tanishita Hajime mientras nerviosamente jugaba con sus lentes. —Habría sido más sencillo si fueran casi todos los carceleros o prisioneros, pero hay pocos de cada uno. Y nuestros puestos y cargos son todos diferentes. No puedo pensar en algún factor común.

—Sí, sí. Y para recalcar eso, el Sunekosuri y yo somos forasteros.

También estaba el hecho de que mi hermana y el detective estaban aquí también, pero ese era un secreto.

Para ser honesta, había una posibilidad de que el centro de este fenómeno estuviera afuera de la prisión corporativa, pero sería mejor buscar a través de la prisión estrictamente vigilada mientras fuera valida mi ID de invitada.

—…

Naturalmente, el grupo de carceleros controlaron la conversación y Suzukawa Izumi y Gogan Sakura del grupo de prisioneros, ambas permanecieron en silencio. Estaban bebiendo agua fría de un dispensador de agua en una esquina de la cafetería de empleados. Era una de esas cosas con el tanque boca abajo del tamaño de una muñeca daruma y con un grifo unido a él. Tenía una increíblemente vaga etiqueta diciendo “Agua Limpia de Cerca de Kyushu”.

¿Hm?

¿Pero por qué hay un dispensador de agua aquí en las Cuatro Montañas?

Me preocupaba un poco, pero tenía que concentrarme en la conversación.

—No es claro quién fue el culpable que estaba tratando de desaparecer. Es posible que quisieran desvanecerse por su cuenta. Sin embargo, incluyeron personas claramente no relacionadas a su objetivo final. ¿Por qué será eso?

— ¿A qué te refieres con eso? – preguntó Itou frunciendo el ceño.

La carcelera de apariencia nerviosa, Kurumaya Nozomi continuó diciendo, — ¿Q-qué tal si las personas cerca del objetivo de casualidad fueron tragados también?

— ¿A pesar de que los carceleros de aquí son de diferentes puestos y cargos y los prisioneros no pueden abandonar sus celdas? ¿A pesar de que de otra manera este grupo nunca se reuniría en un mismo lugar de esta manera? – Me encogí de hombros. —De hecho, si libremente pudieran elegir cualquier objetivo, ¿por qué no sólo hacerse a uno mismo desaparecer? Eso les daría la libertad de moverse a donde quisieran en la fábrica o incluso afuera de ella. Pero el culpable no hizo eso. Involucró a otros. ¿Por qué?

Este no era simplemente un plan de fuga de los prisioneros.

Los carceleros no tenían razones para meterse con la seguridad de la prisión corporativa. Cualquier prisión tenía el riesgo de los trabajadores siendo asesinados en un motín.

A menos por supuesto, que un carcelero quisiera matar a otro carcelero o un carcelero quisiera escaparse con una prisionera de la que se hubiera enamorado.

—El culpable necesitaba incluir alguna clase de objetivo en esto así como a él mismo. Normalmente, sólo involucrarse a sí mismo y el objetivo sería el método más simple. Sin embargo, eso diría inmediatamente quién lo causó. En ese caso, necesitaría mezclar a algunos forasteros para esconderse entre ellos.

— ¿Es por eso que es una mezcla de carceleros y prisioneros y por eso todos somos de diferentes puestos?

Asentí hacía el cobarde Yamada-kun.

Éramos los personajes de relleno en una novela de misterio. Con el Sunekosuri y yo, había nueve personas. Ese era casi el número perfecto. Todos parecían sospechosos y el número era lo bastante bajo que podrías recordar las caras de los personajes sin mirarlos en una lista.

—Con un Paquete de Youkai, cientos de personas trabajan para ensamblar un solo sistema criminal. Sin embargo, los carceleros y los prisioneros tenían suficientes personas para lograr eso. Los preparativos podrían haber sido hechos aquí, en esta fábrica de semiconductores…en esta prisión corporativa. – Extendí los brazos. —Pero como una forastera, no tengo información detallada sobre el interior de la prisión y no notaría algún pequeño cambio. Por ejemplo, no sé qué clase de Youkai existen en esta zona. ¿Qué tal si discutimos ese tipo de cosas en busca de una pista? Vamos, incluso simples rumores son suficientes.

Itou Takeru, Yamada Ken, Sakai Haruka, Kurumaya Nozomi, Tanishita Hajime, Suzukawa Izumi y Gogan Sakura intercambiaron miradas. Sin embargo, no había confianza en sus ojos. Se estaban mirando con profunda sospecha en sus corazones.

—No sé nada sobre Youkai. ¿Estás segura que no era algo traído de algún otro lado?

—A-aunque nunca he buscado en el bosque.

Los carceleros hablaron cuidadosamente, pero los prisioneros permanecieron callados. Eso no era de sorprenderse. Las que no querían acercarse a los demás eran las prisioneras quienes habían sido oprimidas antes. Además, continuaba desempeñando el papel de una carcelera. Ellas no querían hacer lo que decía.

Pero ese era un problema.

— ¿Qué hay de ustedes dos?

— ¿Qué? ¿Ustedes dos saben algo?

—Yo…

Sucedió justo cuando la chica prisionera de preparatoria comenzó a hablar.

Sin aviso, la suela del zapato de Yamada Ken repentinamente golpeó directamente en el plexo solar de la chica.

—¡¡G-geh!! ¡¡*Cof* *cof*….!!

— ¡No balbucees y nos ocultes mierda! ¿¡Quién te crees que eres!?

Mientras Suzukawa Izumi caía sobre sus rodillas y sostenía su estómago con ambas manos. Cobarde-kun iba a dar otra patada.

La otra prisionera repentinamente interrumpió.

— ¡Espera! ¿¡No escuchaste que ella empezó a decir algo!?

— ¿¡Entonces por qué no lo dijo desde el inicio en vez de tratar de ocultarlo!? ¡Si te decimos que nos muestres todo lo que estás escondiendo, es tu trabajo mostrarnos todo, hasta el culo! Eso va para ti también, perra anciana. ¿¡A quién crees que le estás hablando!? ¡¡Si hacen algo para molestarme, podría simplemente romperles las piernas!!

…Ahh ahh, ¿no entiende la situación aquí?

Si el culpable es uno de nosotros, era completamente posible que el maestro del juego detrás de todo pudiera ser uno de los prisioneros. Las novelas de misterio eran el territorio de mi hermana, pero el culpable frecuentemente cometería un asesinato que no esté en el plan original si las cosas se vuelven inconvenientes.

E incluso si el culpable era uno de los carceleros, las probabilidades que de decidiera matar a la persona causándoles problemas a los prisioneros para desviar las sospechas de él no eran tan bajas. Eso enviaría las sospechas de todos hacía los prisioneros.

Sunekosuri-chan.

Deja de hacer ese extraño rugido hacia ese lamentable cobarde de ahí.

Probablemente sea el primero en morir incluso si no hacemos nada.

—S-sé… – comenzó a decir Suzukawa Izumi mientras respiraba débilmente y era sostenida en los brazos de Gogan Sakura. —Sé de un rumor entre los prisioneros sobre un p-pase libre. No sé qué sea, pero parece que hay una categoría especial de los prisioneros de buen comportamiento quienes son elegidos para ir sobre suelo para limpiar. Si regresan a la hora de reunión, son libres de dejar los terrenos de la fábrica.

—¡¡No inventes estupideces!!

Extendí una mano para calmar al “badass” de Yamada-chan quien estaba a punto de volverse violento otra vez.

— ¿Qué hay de ti? – le pregunté la prisionera en sus cincuentas.

—Escuché del pase libre.

— ¿A pesar de están en confinamiento solitario?

—Es posible hablar con otros prisioneros mientras se limpia en el exterior. Esa refrescante sensación es una de las razones por las que periódicamente adquirir el boleto para el deber de la limpieza es la diferencia entre vivir y ser llevada al suicidio. – Gogan Sakura le lanzó una mirada descaradamente hostil a Yamada. —Pero no sé si realmente existe o no. Podría ser un rumor de los carceleros para jugar con los prisioneros o podría ser una mentira que un prisionero inventó para tomar ventaja de otro.

En una prisión corporativa sin dinero o tiendas, veía pocas razones para fraudes.

O…

Tal vez sin dinero, algo más poseía valor en esta prisión.

Cuando pregunté, Itou Takeru el carcelero líder suspiró molestó.

—Ocasionalmente había escuchado de que había alcohol. Aquellos vendiéndolo y aquellos comprándolo son “tratados” tan pronto son encontrados.

—Eso no es demasiado poco común.

Hacer vino secretamente o brandy o cultivar hongos alucinógenos era común en prisiones donde pocos placeres se encontraban. Era bastante conocido para aparecer en las películas de la mafia. No me sorprendió escuchar que algo similar había ocurrido en esta prisión corporativa.

—El alcohol no es algo que puede simplemente dejar en su lugar. La temperatura y humedad necesita ser cuidadosamente controlada. Para ajustar eso, ¿no alguien necesitaría usar este pase libre para periódicamente revisar el barril?

—Tal vez. Por cierto, ¿han encontrado la destilería secreta?

La había destinado como una pregunta casual, pero los hombros de Itou Takeru cayeron. El Cobarde Yamada-kun y la vulgar Sakai alejaron la mirada torpemente del anciano.

Suspiré y dije, —Si fueron capaces de esconder eso, podrían haber escondido otras cosas también, ¿cierto?

—El alcohol puede ser usado para hacer dinero. Temíamos que uno de los repartidores que traen partes del exterior podría estar involucrado. Aunque, el sistema que creamos no es uno que permita a una fuga con sólo una pala.

—Sin embargo esa seguridad fue completamente inútil cuando un Youkai fue involucrado.

En vez de Itou el líder carcelero, todos los subordinados carceleros me miraron.

Parecía que ninguno de ellos quería que le diera una razón para molestarlo.

A pesar de todo continué.

—Entonces tal vez deberíamos empezar ahí. ¿Dónde fue hecho este suministro ocasional de alcohol? Si sabemos dónde estaba oculto, podríamos encontrar señales de algún otro truco.

—Revisamos, – dijo el cobarde Yamada-kun molesto. — ¡Revisamos cada centímetro dentro de los muros! Nuestro único logro fue encontrar algunas termitas. No encontramos ningún barril. Y nunca he visto algún Youkai sospechoso o algo así.

—A-am, ahora podríamos revisar todo otra vez, pero podría tomar más de un día con el número de personas que tenemos, – añadió Kurumaya-chan, la nerviosa carcelera.

Simplemente respondí, —Entonces tal vez no hay nada dentro de los muros.

— ¡Tú fuiste la que sacó el tema! ¡Sigues saltando de tema en tema!

—Sólo dije que no estaba dentro de los muros. ¿Podría la destilería estar oculta afuera de los muros?

Después de todo, la zona de las Cuatro Montañas era una clara jarra de agua para la fábrica semiconductora.

No tenía nada más que un exceso de naturaleza intacta y una villa abandonada que había sido sumergida en una matanza hace varias décadas.

Había más que suficientes lugares para esconder una destilería, adquirir un Youkai o ensamblar un Paquete.

—Es posible, – estuvo de acuerdo Itou mientras sonaba irritado. —Pero esa deja la crucial pregunta de cómo periódicamente dejaron los muros.

—Ese sería el pase libre. Parece haber sido incluso más conveniente de lo que pensamos.

El grupo de carceleros se volvió hacía Suzukawa Izumi y Gogan Sakura. Suzukawa de la edad de una chica de preparatoria retrocedió.

— ¿¡C-cómo deberíamos saber!?

—Así es. Y si este pase libre realmente existe, ¿por qué irían y vendrían? ¿Por qué no irse de una vez y huir?

Eso estaba exactamente correcto.

Sin embargo…

—Si la persona usando el pase libre estaba planeando una fuga a gran escala, escapar solo no sería su objetivo final.

— ¿¡Qué-…!?

—¡¡Eso significa que los prisioneros realmente son los más sospechosos!!

El cobarde Yamada parecía erróneamente pensar que su CI se elevaría cada vez que se ponía violento porque trató de arremeter otra vez contra Suzukawa-chan. Hablé para detenerlo.

—Sin embargo, nada dice que sólo el grupo de prisioneros pudiera usar el pase libre. Si hay alguna manera de sacar a un prisionero fuertemente custodiado de los muros de la prisión, uno de los carceleros podría fácilmente escabullirse también.

— ¡Espera, espera, espera!! Este no es el momento de estar bromeando. ¿¡Por qué demonios necesitaríamos hacer esto!?

—Tal vez estarías insatisfecho con la estructura de poder de la prisión o estarías siguiendo alguna idea de justicia. Había varios de miles de carceleros después de todo. No sería de sorprenderse si uno o dos sintieran pena por los prisioneros y trataran de destruir el sistema de aquí.

¿Era uno de los carceleros, uno de los prisioneros o algún grupo recientemente creado que abarcaba ambos lados que deseaba destruir la prisión corporativa?

Itou Takeru, el carcelero líder y supervisor, no podría haberle gustado cualquier de las posibilidades.

¿O estaba intencionalmente dando tal nerviosa aura para llevar a otro lado la sospecha?

—Por cierto, ¿tienen alguna idea en relación con este pase libre?

—Dudo que haya un hoyo a través de los muros y su seguridad no es tan torpe para permitir que se haga un túnel, ¿cierto?

—¡¡Por supuesto que no! ¿¡Estás jodiéndonos!?

—En ese caso, – dije mientras guiñaba y resistía las urgencias de taparme los oídos. —Tengan en cuenta que esta instalación funciona como una fábrica de conductores, por lo que no es un lugar completamente aislado y cerrado. Los materiales son traídos y productos y desperdicios son sacados. ¿Sería fácil esconderse en uno de esos camiones?

Algunos de los carceleros se voltearon hacía la llamativa cara de Sakai Haruka.

Ahora que lo pienso, ella controla la entrada principal.

— ¡Esperen, esperen, por favor esperen! ¡Revisamos completamente cada uno de los camiones! ¡¡Cualquiera podría pensar en eso!!

—Eso pensé. Pero hay un camión de la prisión corporativa que tiene que mantenerse en secreto mezclada con los camiones oficiales de la fábrica de semiconductores. Esa no pasa por una inspección, ¿cierto?

—?

—Un camión es necesitado para deshacerse de los muertos. Escuché que los prisioneros mueren aquí frecuentemente, pero no simplemente los entierran por aquí, ¿o sí? Deben tener una infraestructura de eliminación de cadáveres. Debe haber un ciclo establecido para rápidamente y seguramente deshacerse de ellos. ¿Me equivoco?

Itou Takeru, el carcelero líder, chasqueó su lengua.

La mirada en su rostro claramente decía que no quería explicar esto.

—Cualquier cadáver en un estado inusual por suicidio son dejados en otra división en Kuroyama. Los congelamos y cargamos a bordo de un camión refrigerado.

— ¿Sabes qué pasa después de eso?

—Me lo han explicado, pero nunca he estado involucrado en ello por mi cuenta. Los congelan completamente con nitrógeno líquido algo así y los destrozan en pedazos. Supuestamente, son convertidos en sorbetes, huesos y todo eso. Eso es hecho en comida para peces. Kuroyama hace electrónicos, por lo que hace toneladas de cargas. En medio de las aguas internacionales, la comida para paces es esparcida en el océano, por lo que nadie está consciente de ello.

Las dos prisioneras, Suzukawa Izumi y Gogan Sakura, se pusieron palidas.

Miré hacia abajo hacía el Sunekosuri quien parecía extrañamente irritado.

—Así que alguien podría esconderse dentro del camión lleno de cadáveres y no ser encontrado. No sé qué tan seguido vienen y van, pero alguien podría haber regresado el mismo día si viene más de dos veces al día, ¿cierto?

Sin embargo…

Si ese pensar era preciso, la situación era bastante mala.

Incluso los terrenos de la prisión corporativa eran demasiados grandes para que busquemos por ellos en un día. Ahora era posible que el área se hubiera expandido a toda la zona entera de las Cuatro Montañas.

Por supuesto eventualmente encontraríamos la respuesta si realizábamos una búsqueda exhaustiva.

¿Pero el culpable esperaría tanto? Podría causar misteriosos fenómenos tanto como quisieran, ¿así que no nos impediría buscar su misterioso escondite y audazmente trabajar para lograr su objetivo?

— ¿Qué demonios? – murmuró el cobarde Yamada irritado. — ¿Afuera de la prisión? ¿Hay un fantasma de la Villa Zenmetsu deambulando?

—Ahora que lo mencionas. – Inspirada por el comentario del cobarde Yamada, la prisionera Gogan Sakura habló. —Escuché algo sobre un fantasma de la Villa Zenmetsu.

—?

—La fábrica de semiconductores – o más bien, la prisión corporativa – está constituida de personas que vienen del exterior de las Cuatro Montañas. Ocho mil personas trabajan y viven aquí, pero todos son de afuera.

— ¿Y?

—Pero escuché que hay uno mezclado, – dijo Gogan Sakura mientras frotaba la espalda de la chica. —No sé si es un carcelero o prisionero, pero hay un sobreviviente de la masacre en la Villa Zenmetsu en algún de aquí.

La atmósfera repentinamente se congeló.

Parecía que el suceso en la Villa Zenmetsu era un tema tabú aquí.

Estaba curiosa por saber a qué le temían estas personas cuando crearon esta prisión corporativa que sistemáticamente produce suicidios en masa al darles nada qué hacer a las personas.

—Eso es sólo un rumor y deseo ridículo, – dijo Itou Takeru el supervisor. —Déjame adivinar. ¿Esta historia dice que este sobreviviente está esperando por una oportunidad para tomar venganza contra aquellos viviendo cómodamente en la fábrica? Es sólo un sueño de alguien haciéndoles a los carceleros lo que no pueden los prisioneros.

—A-así es. Y el suceso en la Villa Zenmetsu pasó hace 30 años durante el conflicto entre los aldeanos y la corporación sobre quién podía usar las aguas subterráneas. Para haber estado presente en ese entonces, necesitarían ser-…

La nerviosa carcelera Kuruyama Nozomi se detuvo y su rostro palideció en shock.

Así es.

Itou Takeru es un dandi en sus cincuentas.

—Ridículo.

—Bueno, eso me haría también a mí una sospechosa, – rio Gogan Sakura de mediana edad auto-desaprobándose. —Y el término “sobreviviente” es bastante vago en primer lugar. También he escuchado versiones de ese rumor que dice que un sobreviviente envió a un descendiente a la fábrica, así que la edad podría no ser de mucha ayuda. Aunque los rumores son claros respecto a algo: esa persona está definitivamente aquí.

Ya veo.

¿Así que este asesino está dando una vuelta en U?

No, Itou mencionó tomar venganza contra aquellos en la fábrica, así que tal vez la Villa Zenmetsu fue sistemáticamente eliminada por un grupo asesino contratado por la corporación.

Si ese es el caso, podría ser hora de añadir un subtítulo diciendo “¡el verdadero asesino ha llegado!”

— ¡Je! ¡¡Ese sólo es una ilusión de ustedes, perdedoras!! ¡¡Simplemente son ustedes, patéticos prisioneros, inventando un héroe conveniente en sus cabezas porque no pueden hacer nada por su cuenta!!

—No me suena conveniente a mí – respondió la prisionera Suzukawa Izumi como si estuviera escupiendo las palabras. Desvió su mirada del cobarde Yamada. —Después de todo, algunos de los rumores dicen que el sobreviviente de la Villa Zenmetsu indiscriminadamente asesinará a carceleros y prisioneros.

Ahora las cosas se habían calentado muy bien.

Había tres cosas que necesitábamos buscar por el momento.

1. ¿Qué Youkai ha llevado a cabo este bizarro fenómeno?

2. ¿Los rumores de un pase libre eran verdad?

3. ¿Realmente hubo un sobreviviente de la Villa Zenmetsu dentro de la fábrica?

Por supuesto, la pregunta más grande era la siguiente:

¿Quién era el culpable detrás de todo esto?

19 (Jinnai Shinobu)

Sonidos similares a personas caminando a través de hierba muerta continuó a través de las chozas deterioradas en los restos de la villa.

Madoka tiró de mi brazo para hacerme correr, pero no podía moverme.

Eso era debido en parte a que mi cadera se sentía como si fuera a ceder.

Pero este intenso miedo también me hacía querer ver qué era esto. Quería eliminar el miedo. No podía soportarlo más, así que quería solucionar todo aquí. El coraje pesimista me condujo a concentrarme en qué yacía más allá de la espesa niebla.

Y…

Vi algo brillar en un posición muy, muy baja a través de la niebla. Estaba tan abajo como las agujetas de los zapatos de alguien.

…¿Brillo metálico?

La identidad de lo que se estaba aproximado se mostró sólo.

No eran tropas del Grupo de Electrónica Kuroyama como había sugerido Yokoeda Tadashi.

— ¿S-serpientes? – dijo Madoka confundida. —¡¡Shinobu-kun, es un enjambre de serpientes!! ¡¡Están por todas partes!!

Ella estaba en lo cierto. Eran serpientes negras de aproximadamente 30 centímetros de largo y tan gordas como un dedo pequeño. Se desplegaron lo bastante como para cubrir una dirección entera de la brújula.

Los humanos tendían a ver algo en cantidades suficientes como un todo y darle significado especial. Por ejemplo, un paisaje nocturno de una ciudad. Esto era lo mismo. La masa de serpientes retorciéndose se había convertido en algo diferente que simples reptiles. Eran un solo monstruo. Una sensación de asco se precipitó desde las puntas de mis dedos, hasta los nervios gruesos nervios de mi columna.

Zashiki_v03_161

—Necesitamos irnos, Shinobu-kun. No sabemos qué clase de serpientes son estas. ¡Podrían ser venenosas! ¡Si somos mordidos aquí, no tendremos manera de ser curados!

—No, espera un segundo…

Las serpientes tenían algo como anillos de oro alrededor de sus cabezas.

Cada una de las serpientes tenía esta señal artificial que nunca sería visto en una serpiente salvaje.

¿Dónde he visto algo como esto…?

— ¡Así es! ¡Debajo del piso en la Villa Zenmetsu! Un jarrón roto tenía un puñado de anillos de oro. ¿¡Esos son los mismos de los que tienen estas serpientes!?

Si era así, ¿eso significaba que estas serpientes habían sido criadas en las casas de la Villa Zenmetsu?

Un gran número de serpientes, un jarro y anillos de oro.

¿Qué es esto? Siento como si hubiera escuchado algo similar a esto antes.

Maldición. Lo tengo justo en la punta de la lengua…

—¡¡Shinobu-kun!!

Cuando Madoka me gritó de cerca una vez más, finalmente me di cuenta que el enjambre de serpientes estaba cerca de alcanzar mis pies.

— ¡Wah!

Frenéticamente salté hacía atrás y hui con Madoka. Corrimos. Huimos.

No sabíamos a dónde se había ido Yokoeda Tadashi, pero no teníamos tiempo de buscarlo. Corrimos a través de la espesa niebla en una dirección al azar.

—T-tienes que estar bromeando. ¡No hemos estado haciendo nada sino correr alrededor! Y sin alguna oportunidad de hacer ejercicios de calentamiento. Es mejor que no obtenga un calambre en la pierna y lastime mi tendón de Aquiles.

—Oye, ¿dónde estamos?

Corrimos y corrimos y corrimos y corrimos.

En el momento que repentinamente me detuve, las chozas destartaladas no estaban en ningún lado. Sólo la hierba muerta descompuesta continuaba frente a nosotros. La niebla no ayudaba, pero la falta de cualquier punto de referencia era más aterradora de lo que habría pensado. Se siente como ser abandonado en el medio de un desierto.

—No lo sé. No hemos corrido hasta Marte, ¿o sí?

—Creo que vi algo adelante.

Después de coger aliento, Madoka y yo nos adentramos más profundo en la niebla.

Algo estaba alineado perfectamente como mesas en un salón de clases.

Eran piedras gigantes.

—… ¿Otro cementerio? Ya nosotros vimos uno.

—Pero este no es el mismo lugar que antes. La superficie de estas lapidas lucen mucho más cuidadosamente talladas.

¿Tenían una razón para dividir sus cementerios en dos lugares?

Si Yokoeda Tadashi estuviera con nosotros, podríamos haber sido capaces de pregúntale, pero él no estaba en ningún lado.

Además, estas lapidas realmente no importaban por el momento.

No teníamos idea de cuando el enjambre de serpientes llegaría y podría haber fácilmente más de un enjambre. En el peor de los casos, la zona entera de las Cuatro Montañas podría ser el hábitat de las serpientes y podrían llenar la zona entera.

Estaba preocupado por nuestros compañeros de clase, pero esta no era una situación en la cual empezar a buscar al azar.

Teníamos que garantizar nuestra seguridad primero.

Pasamos junto a los cementerios y la sensación en el área cambió. Todo seguía cayéndose, pero un muro hecho de piedras apiladas cortaba el camino. No encajaba con mi impresión de las personas que vivían en casas del tamaño de almacenes hechas de contrachapado y láminas de acero galvanizado. Se sentía como si los estándares básicos repentinamente hubieran salido disparados.

—Parece que podemos entrar aquí, – dijo Madoka.

En vez de una puerta, ella encontró un área desmoronada del muro.

Pasamos por encima de él y continuamos.

Dos pilares de madera gruesos estaban de pie de lado a lado. Madoka comentó que parecían como un torii. Esa no era una explosión de razonamiento deductivo de su parte. Más allá de él, encontramos un santuario de madera que había sido aplastado en nada sino en pilas de madera.

Comparado con el contrachapado y el acero de antes, el edificio probablemente había tenido un poco de estilo.

Claro, si no hubiera sido hecho pedazos.

El santuario había sido aplastado hasta su base y la pila de material de madera tenía muchas partes que habían sido quemadas. Tomaría un poco de persistencia destruir un edificio a este grado.

— ¿Por qué destruirías un santuario? ¿Qué pasó?

— ¿Hubo un golpe de estado entre las personas?

— ¿Qué quieres decir?

—Bueno, el grado del santuario era claramente mucho más grande que esas chozas dilapidadas. Debe haber habido una muy grande división de clases. Si no puedes resolver tu descontento, simplemente se incrementa. Cuando pasa cierto nivel, puede explotar en forma de violencia física.

Rodeamos el santuario destruido y nos dimos cuenta que unas cuantas casas existían más allá de él.

Así es. Casas.

Estas grandes casas rurales se parecían mucho a mi casa de techo de paja. Eran bastante diferentes de las chozas de contrachapado y acero. Parecía que las personas que pertenecían a una clase especial habían sido reunidas dentro de ese muro de piedra.

Pero a diferencia del santuario, estas casas no habían sido destruidas.

Los techos de paja se habían podrido por negligencia y cerca de la mitad de los techos se habían desmoronado dentro de los edificios, pero eso era simplemente debido al paso del tiempo. No había señales de armas rompiendo los pilares o incendios siendo encendidos como con el santuario.

—Parece que ese santuario recibió un trato especial.

—Estas son muy diferentes a las chozas de contrachapado y acero de antes. Estos edificios me hacen pensar que los dueños tenían algo de dinero.

¿En serio?

Había vivido en una casa de techo de paja de una Villa Intelectual toda mi vida, así que en realidad no sabía qué tanto valía una casa como esta.

¿Qué tanto costaría uno de estos?

—Pero estas casas se están cayendo a pedazos tanto como las otras, así que dudo que puedan protegernos de las serpientes.

Di un paso a dentro de una de las casas con mis zapatos puestos.

El piso de madera del pasillo crujió tanto que estaba preocupado de que fuera a romperse. Podía ver aparadores viejos y pergaminos colgando, por lo que tenía una atmósfera muy diferente a las casas contrachapadas donde había parecido que las personas a penas si fueron capaces de sobrevivir.

—Se ven bastante caras, pero aun así no tienen gas o agua.

—Hay algo que parece como un libro de cuentas escrito apresuradamente otra vez.

Toqué un puñado de papel japonés colocado en la pared. Usé mi celular para fotografiar unas cuantas de las páginas que parecían que estaban a punto de derrumbarse por la humedad.

Di un paso en la cocina que tenía un horno y jarra gigante de agua. Esa era una vista que ni siquiera veías en una Villa Intelectual. Me agaché y golpeé ligeramente el suelo.

— ¿Qué estás haciendo?

—Pensé que podría haber una aquí también.

Después de revisar alrededor un poco, encontré un lugar que hizo un ruido diferente. Deslicé mi mano y encontré un cerrojo oxidado. Era una puerta para un área de almacenamiento bajo el suelo. Tiré de el para abrir y encontré un pequeño espacio rectangular. Y dentro…

—Mira esa jarra. Está sobre su costado, pero aún no está rota.

— ¿Esas cosas que se salen de la jarra son los anillos de oro que estaban en las cabezas de las serpientes?

Tenía el presentimiento de que esas serpientes eran alguna clase de Youkai.

Recogí la jarra del área de almacenamiento. Debía tener bastantes anillos de oro porque hizo un sonido tintineante cuando lo sacudí ligeramente.

Un pedazo de papel japonés que se había amarilleado con la edad estaba pegado al costado de la jarra.

Los caracteres estaban escritos tan descuidadamente como para leerlos, pero parecían ser iguales a los de esa choza contrachapada.

El papel tenía dos kanjis en él.

—… ¿Tou? Creo que el primer kanji es Tou.

—Pero el segundo es demasiado complejo para leerlo. Ni siquiera estoy seguro si ese es un kanji que sigamos usando.

Esas jarras existían en las casas caras y en las chozas contrachapadas.

Las jarras contenían anillos de oro idénticos a las de ese enjambre de serpientes

¿Son estas serpientes un Youkai que se apega a una casa como un Zashiki Warashi ?

Sin embargo…

Nunca he escuchado de un Zashiki Warashi que continúe protegiendo una casa incluso si sus habitantes se han ido. Por lo que he visto de la Villa Zenmetsu, un Youkai de hogar no tendría alguna razón para permanecer por décadas después.

La única excepción era Yokoeda Tadashi quien ha vivido aquí todo el tiempo.

Pero él había confundido el enjambre de serpientes por asesinos humanos, así que parecía poco probable que fueran las serpientes de su familia y que estuvieran bajo su control.

Hace treinta años, los aldeanos de la Villa Zenmetsu habían sido asesinados. Si esas eran serpientes normales, esos anillos de oro tendrían que haber sido colocados en cualquier nueva serpiente al tiempo que nacieran, pero Yokoeda Tadashi, la única persona aquí, no parecía saber de ellas.

Eso hacía que no quedara nadie que les pusiera esos anillos de oro.

Sin embargo todas esas incontables serpientes tenían los anillos de oro.

¿Siempre fueron así?

¿Son Youkai que nunca envejecen y nunca cambian de forma?

— ¿Qué deberíamos hacer ahora? – preguntó Madoka. —Esto es probablemente la parte más extravagante y fuerte de la villa. …Incluso este caro distrito se está cayendo a pedazos. Si esas serpientes llegan de nuevo, serán capaces de entrar a través de todos las brechas.

—Es verdad. Sólo esconderse no va a acabar con ello.

— ¿A dónde deberíamos ir?

—Si esas serpientes son un tipo de Youkai, podría haber alguna clase de texto explicando cómo usarlas. Y suficientemente conveniente, esta es la casa de alguna de las personas más influyentes de la villa.

—Pero está todo escrito tan descuidadamente que no podemos leerlo.

—Es mejor que no tratar en absoluto.

Después de todo, los Youkai no podían ser asesinados por medios normales. Hacer una bomba molotov del combustible en el generador de afuera no sería suficiente para protegernos. Había sólo una forma de lidiar con un Youkai: investigar las características de ese tipo y quitarte a ti mismo de las condiciones que causan que te ataquen.

Y por lo tanto Madoka y yo comenzamos a buscar exhaustivamente en la mansión.

Pasamos por un pilar que estaba doblado como un arco, nos agachamos debajo de un techo descompuesto que parecía como si fuera a colapsar en cualquier momento, aunque vimos que en realidad colapsó detrás de nosotros, y caminamos a través de la paja podrida del techo de paja. Algunos documentos en un viejo estante seguían intactos, pero todo lo demás era mucho más difícil de tratar. La mayoría de ellos estaban fusionados en una sola masa como un bulto de papel de baño mojado.

—Pero no podemos leer algo de esto…

—Te lo dije.

Madoka lanzó a un lado un bulto de papel japonés y se apoyó contra una pared cercana.

Y entonces ella desapareció.

O eso pareció.

En realidad había quebrado la pared de barro podrido y cayó hacía atrás afuera del edificio.

—¡¡Gyah!!

— ¡La próxima vez intenta con un lindo “¡kyahn!”, Madoka!

Salí corriendo al agujero cuadrado que una vez tuvo una puerta corrediza y corrí hacía el patio trasero donde ella había caído. Madoka estaba recostada en su espalda cubierta en materiales podridos del edificio. Para bien o para mal, los materiales blandos parecían haber acolchonado su cabeza. La falda de su uniforme estaba levantada un poco, revelando boxers grises que eran tan decepcionantes que quería llorar.

El mundo se hacía más oscuro delante de mis ojos.

—¡¡Idiota!! ¿¡Piensas que eres un chico!?

— ¡Pero esto es más cómodo! ¡¡Y hace juego con el sostén deportivo!! ¿¡Y por qué eres tú el que se molesta cuando es mi ropa interior la que está completamente expuesta!? …Espera.

Entonces Madoka parecía haber visto algo.

Ella apuntó entre la niebla.

Zashiki_v03_171

—Shinobu-kun, mira eso.

— ¿Hm? ¿Qué es?

No lo había notado antes, pero parecía que una pronunciada pendiente hacía arriba comenzaba justo detrás de la casa. Era ya sea un acantilado o una de las montañas alrededor de las Cuatro Montañas.

Pero Madoka no se había referido a eso.

—No, eso de ahí. – Ella apuntó al mismo lugar una vez más. —Hay una cueva.

20 (Uchimaku Hayabusa)

Decidimos conducir hacía el área de servicio donde podríamos usar nuestros teléfono celulares para reunir información. Pero ese plan rápidamente fracasó.

Sucedió una vez habíamos llegado cerca del intercambio.

—Maldición, ¿qué sucede?

Nuestra velocidad bajó y entonces el motor repentinamente murió.

— ¡Estás bromeando! ¿¡Se agotó la batería!?

—Aunque la luz no estaba encendida.

Sentarme en el asiento del conductor no iba a arreglar nada, así que dejé a la fenómeno del misterio en el auto y puse un pie afuera. Quería saber si esto era algo que podría arreglar con las herramientas en el auto rentado, así que abrí el capó para revisar el motor.

Tan pronto el capó de metal se levantó…

Vi una tonelada de extrañas serpientes llenando el área del motor.

— ¡Wah! ¿¡Ah!?

Instintivamente alejé mis manos del capó. El capó de metal cayó con un ruidoso golpe. Los ojos de Enbi se abrieron ampliamente porque no sabía qué estaba pasando, pero no tenía tiempo de preocuparme de eso.

El capó no se había cerrado completamente.

Serpientes negras tan gordas como un pequeño dedo salieron arrastrándose como si estuvieran desbordándose a través de los espacios restantes.

Era una vista repulsiva que tropecé y caí sobre mi trasero cuando traté de hacerme para atrás.

¿Esto es lo que causó que el motor se parara? ¡Ningún animal salvaje querría meterse ahí dentro! ¿¡Y cómo no se frieron por estar ahí!?

Como si fuera una oposición a mi sensible interrogatorio, serpiente negra tras serpiente negra cayeron sobre el camino sin señales visibles de quemaduras. Ninguna de las reglas que sabía aplicaba aquí. Esto me daba un intenso mal presentimiento. Mis ojos se encontraron con los ojos de una de esas serpientes negras que tenían algo como un anillo de oro alrededor de sus cabezas.

Estas eran creaturas que no podían ser asesinadas con medios normales.

No puede ser…

Estos son un…

— ¿Youkai…?

Tan pronto como pronuncié esa palabra, las docenas de serpientes se desvanecieron como si se hubieran disuelto en la niebla. No habían huido simplemente. Claramente se habían desvanecido en el lugar como hielo seco.

La fenómeno del misterio debió haberse dado cuenta de que algo andaba mal porque salió del asiento del pasajero.

—Detective, ¿qué sucede?

—Bueno…

No estaba seguro que pudiera explicar con precisión lo que acababa de suceder.

Estaba casi listo para decidir que era una alucinación causada por el agotamiento.

Sin embargo…

— ¿Huh? Hay algo atorado en el capó.

Comencé a decir porque pensé que una de esas serpientes podría seguir ahí, pero parecía que ese no era el caso.

—Es un tenis.

— ¿¡Un tenis!?

Me levanté con una mirada perpleja.

La fenómeno del misterio abrió el capó un poco para sacar un tenis blanco. Era sólo tenis derecho. Su diseño era simple, pero lo reconocí.

—Eso va con el uniforme de prisionero.

— ¿Así que le pertenece a Hasebe Michio?

Enbi y yo intercambiamos una mirada.

Desabroché el botón del cierre del tenis, removí el forro y lo revisé a través. Mis dedos se encontraron con un pequeño trozo de papel doblado.

—Detective…

—No me veas. Si tienes alguna queja, llévasela al guardia a cargo de la prisión que lo custodiaba.

Una vez desdoblado, el papel era del tamaño de una tarjeta de negocios. Parecía como un pedazo desgarrado de un cuaderno o papel de notas.

Un mapa simple estaba dibujado en él.

Lucía como el área de las Cuatro Montañas, pero no tenía la fábrica de semiconductores marcada a pesar de ser el mayor punto de referencia.

En vez de eso…

— ¿Qué es esta X?

—Ciertamente luce sospechoso.

Regresé al auto y giré la llave, pero el motor todavía se rehusaba a arrancar. Parecía mejor posponer el viaje al área de servicio para hasta después.

No me gustaba cómo parecía que éramos guiados por esa serpiente Youkai, pero decidí revisar la X en el mapa escondido en el tenis de Hasebe.

21 (Hishigami Mai)

Creo que es casi la hora para el turno de Mai-chan.

Mientras todos nos monitoreábamos en la larga cafetería de empleados, abracé al Sunekosuri quien se había estado frotando contra mis piernas.

Susurré, — (El poder está por salirse de control pronto y mataré a uno de ellos.)

— ¿¡Bh!? – El Sunekosuri casi escupió por la sorpresa. — (¿¡Qué!? ¿¡Q-q-q-qué!?)

— (Saboteé un interruptor de camino aquí. Esta cafetería no tiene ventanas, así que estará oscuro aquí. El bloque de la fábrica seguirá funcionando, pero las salas de estar tendrán un apagón normal.)

Este era como un juego donde una Kitsune y un Tanuki trataban de engañarse entre ellos.

A menos que agite un poco las cosas, nadie cometerá un error.

Mi interpretación era que la mayoría de aquellos aquí no tenía una verdadera conexión con el suceso. Eran personajes de relleno destinados a hacer al verdadero culpable difícil de encontrar. Matarlos no haría mejor esto o peor. Y por lo tanto decidí matar al más poderoso de aquellos que había decidido que definitivamente no estaba relacionado al suceso.

Mi elección fue Itou Takeru.

Él era el supervisor a cargo de toda la prisión corporativa, así que él no tenía una razón para confiar en un Youkai supernatural. Él podría libremente matar a unas cuantas personas ya fueran prisioneros o carceleros y él tenía un método perfecto de deshacerse de los cadáveres usando el sistema puesto en marcha por el Grupo de Electrónica Kuroyama.

Él era un candidato de rango superior para el objetivo del culpable, pero no estaba tratando de ayudar al culpable. Si mataba a Itou antes de que él pudiera, ese no era mi problema.

Los prisioneros eran una cosa, pero los carceleros definitivamente se asustarían si un compañero carcelero con la mayor autoridad repentinamente muriera. Y si ignorabas al Sunekosuri y a mí, había cinco carceleros contra dos prisioneras. Los carceleros tenían la mayoría, por lo que si entraban en pánico, el miedo y la conmoción serían transferidos a las prisioneras. Eso era lo aterrador sobre los grupos.

Y por lo tanto iba a matar a Itou Takeru-san por muchas razones.

Espero puedas perdonarme.

— (¡A-antes dijiste que no podías matarlos!)

— (No si no es absolutamente necesario. Estoy haciendo esto para revelar la verdad de este bizarro fenómeno relacionado con un Youkai, no para revelar los secretos de la prisión corporativa. Eso significa que puedo tener al Hyakki Yakou limpiar todo por mí.)

— (¿¡Qué pasó con descubrir quién es el culpable!? ¡Incluso reuniste a todos aquí!)

— (¿Qué? ¿Quién dijo que ese era mi plan? Sólo estaba pretendiendo manejar esto con lógica para prepararme para mi verdadero plan. Recuerda, mi método estándar es manejar todo con violencia.)

— (P-pero eres una forastera. No eres una prisionera o una carcelera. Si algo sale mal, te culparán a tu primero.)

—(Es verdad.) – sonreí. — (¿Pero qué tal si esa persona más sospechosa fuera asesinada? El grupo que seguía calmado al pensar que yo era la villana se desmoronaría. Y si una de aquellas personas tiene el control de lo oculto aquí, entrará en pánico. Y por lo tanto usará lo oculto que lo protege incluso si no quiere.)

— (¿A-a qué te refieres con asesinada?)

— (El estacionamiento del frente está lleno con autos. Subiré a uno y trataré de escapar, pero el auto explotará espectacularmente.)

El cobarde Yamada debió haberse irritado más por nuestros susurros porque él chasqueó la lengua ruidosamente.

Por supuesto, estaba suspirando en frente de todos porque quería lucir sospechosa tanto como fuera posible.

—Oye, ¿de qué están hablando por ahí?

—Pronto lo verán.

Me encogí de hombros al tiempo que todavía sostenía al Sunekosuri.

Inmediatamente después, el área fue llenada con la oscuridad gracias al sabotaje en el interruptor.

De acuerdo, hora de ir.

Tener que probar a las masas que tu enemigo ha hecho algo mal antes de que ataques era sólo una regla en el territorio en el que trabajaban mi hermana y ese detective.

Para aquellos que trabajaban en secreto como yo, frecuentemente era el caso de que nada más importaba siempre y cuando descubrieras al culpable en el mero final.

22 (Jinnai Shinobu)

Una cueva.

Cuando escuché eso, mi expresión debió haber sido una de gran desagrado.

Era bastante peligroso buscar a través de la casa medio desmoronada, medio colapsada que no estaban en las normas antisísmicas o en cualquiera norma del mismo tipo, pero una cueva natural era algo diferente completamente.

Si imaginaban una cueva de piedra caliza en un lugar turístico que tiene un ambiente fresco y misterioso todo el año, estaban algo equivocados.

Una cueva que no había sido cuidada por manos humanas estaría llena con cientos de insectos. Habría arañas, ciempiés, cochinillas, babosas, caracoles, mosquitos, moscas y cada tipo de cucarachas que estaban acostumbrados a ver. Nadie querría ir a un lugar de reunión para tantas creaturas grotescas.

Encima de eso, el techo podría colapsar en cualquier momento, el piso podría colapsar sin aviso y pasar por alto una gran grieta podría hacerte caer boca abajo por varios metros si no es que varias docenas de metros, raspando tu cuerpo contra un muro tipo lima todo el tiempo. También estaba el peligro de quedarse sin oxígeno o ser expuesto a venenosos gases volcánicos.

La parte más aterradora era que estás áreas extremadamente peligrosas frecuentemente parecían completamente normales desde afuera. Incluso si me quedaba más atrapado adentro, ¿cómo piensan que probablemente alguien vendría a rescatarme? Las probabilidades parecían más pocas que aquellos comics americanos de superhéroes usando medias galantemente apareciéndose para rescatarme de un atraco.

—Escucha, Madoka-san. Una burguesa criada en la ciudad como tú podría no estar al tanto, pero entrar a una cueva es tan peligroso como cruzar un puente colgante desmoronado que ni siquiera puedes imaginar hace cuánto tiempo fue sometido a su último mantenimiento. No puedes simplemente entrar en uno tan fácilmente como tomar refugio de la lluvia… Espera, ¿Madoka? ¿¡Madoka-san!?

¿¡Ella se fue!?

Madoka, quien había atravesado la frágil pared de la casa y rodado en el patio trasero, había desaparecido en algún momento.

Mientras un desagradable sentimiento corrió por mi espalda, escuché la voz de una chica a la distancia.

—Oh, realmente está fresco aquí. Pero apesta un poco. Un oso no duerme aquí, ¿o sí?

—¡¡Salté de la cueva!!

¿¡Ella fue por su cuenta!?

Miré dentro de abertura de dos a tres metros de alto de la cueva, pero no podía ver nada a través de la oscuridad. Dudaba que hubiera sido capaz de ver algo incluso sin la niebla.

— ¡Madoka! ¡¡Madoka-saaan!! ¡Dejarme solo en una villa abandonada desbordando con la sensación de que está maldita tiene cerca del 100% de posibilidades de hacerme orinar encima, ¿así que podrías regresar ahora?!

— ¿Eh? Pero esta cueva parece tener significado. Podría conducirnos a un secreto de la Villa Zenmetsu.

¿Significado?

Fruncí el ceño por lo que dijo Madoka.

Por lo que yo podía decir, esta cueva no había sido cuidada por manos humanas como una cueva de piedra caliza. No había un torii, shimenawa o una piedra monumento con el nombre de la cueva. No podía ver alguna evidencia que esta cueva fuera vista como algo especial.

—Madoka, ¿de qué estás hablando? ¿Tienes algo evidencia?

—…

— ¿A qué te refieres con que parece tener significado? Esta podría ser una situación confusa, pero no sonó como si estuvieras usando mal la palabra.

—…

—Am, ¿Madoka-san?

—…

— ¡Estás permaneciendo en silencio para forzarme a entrar contigo, ¿no es así?!

Maldición. ¡¡Esta demonio de compañera sabe cómo manipular a los chicos muy bien!!

También me puse triste por cómo había caído en ello y mi corazón había comenzado a latir más rápido.

De cualquier modo, parecía que necesitaba entrar a la cueva, pero estaba demasiado asustado para ir a tientas en esa cueva oscura. Quería una fuente de luz.

—Esa cosa utiliza diésel, ¿cierto?

Di la vuelta alrededor de la pared exterior de la casa. Ahí, encontré un generador. Estaba oxidado y desmoronándose, pero un distintivo olor flotó cuando abrí la cubierta del tanque de combustible. Estaba extremadamente dudoso de si era de una calidad suficiente para trabajar en un motor, pero probablemente todavía podría incendiarse si empapabas un trapo y lo encendías.

Si tan sólo tuviera un palo de madera y un trapo viejo, podría hacer una antorcha.

Adquirí ambos objetos de la casa medio derrumbada y cuidadosamente entré en la cueva con la luz en mano.

Espera, acabo de pensar en algo… Las antorchas no causan envenenamiento por monóxido de carbono al igual que las parrillas de carbón, ¿o sí?

—Maldición, este lugar es estrecho.

La cueva no parecía como si un rio la hubiera desgastado poco a poco. Habiendo dicho eso, tampoco no parecía como si las personas hubieran excavado. En general, la cueva tenía forma de un triángulo deformado. La tierra debajo debía haber cambiado durante un terremoto y quedó atrapado en algo que ahora estaba apoyando este espacio. En otras palabras, todo podría fácilmente venirse abajo en cualquier momento.

Mientras sentía que mis bolas se arrugaban por el miedo, la luz naranja iluminó el cuerpo de Madoka.

Parecía que había estado bastante cerca.

Solamente había estado a cerco de 15 metros de la entrada.

—OH, Shinobu-kun. Una antorcha es una opción algo salvaje. Estaba dando lo mejor con la luz de fondo de mi teléfono celular.

Madoka estaba sonriendo como si no tuviera miedo en su corazón en lo absoluto.

Podría haber sido porque ella no tenía bolas que se arrugaran por el miedo.

— ¿Cómo puedes encender tu teléfono en un lugar que podría estar lleno con cientos de repugnantes bichos, ratas y murciélagos? Los animales tienden a moverse hacía la luz. ¿Qué habrías hecho si se hubiera precipitado hacía a ti? Te transformarías en alguna especie de aterrador insecto humano.

—Ugeh. ¿Eso puede pasar? ¿Pero qué hay de tu antorcha, Shinobu-kun?

—El peligro aún existe, pero el fuego puede ser usado como arma. Al menos puedo ondearla y correr hacía la salida.

—Guau, qué amante de la naturaleza. Para ser honesta, mi opinión sobre ti acaba de elevarse. ¿Puedes cocinar algo en una fogata?

¿En serio? Tal vez debería estar honrado de tener a un monstruo financiero como tú diciendo eso.

Sin embargo…

—Pero parece que no había nada de qué preocuparse. He iluminado todos los muros por aquí, pero no he visto un insecto o cualquier otra creatura.

— ¿Aunque no es eso raro?

Después de todo, si no había cientos de insectos aquí, tenía que haber una razón por la que los insectos no estuvieran aquí. Me preocupé un poco más del peligro de bajo oxígeno o gases volcánicos que estaban a punto de hacerse aparecer.

Mi antorcha consumía oxígeno, así que la debilitación considerable de la llama nos avisaría si los niveles de oxígeno fueran bajando. Los gases volcánicos eran la peor opción. En el momento que nos diéramos cuenta de que algo andaba mal, probablemente sería demasiado tarde.

—Madoka, esto parece bastante peligroso. Debe haber algo alejando a esos desagradables insectos que ni siquiera los insecticidas pueden matar. Necesitamos salir de aquí.

—Creo que deberíamos estar bien.

—?

—Mira, hay luz por ahí. Eso significa que es una salida.

Madoka repentinamente apuntó hacía el costado.

Ella estaba de pie sobre una intersección en forma de T.

—De donde entramos y esa salida de ahí, el aire tiene varios caminos por los cuales soplar. El gas no se acumularía aquí.

Parecía que la cueva no era tan grande.

Sostuve la antorcha para limpiar la oscuridad adelante de mí y encontré que estaba un callejón sin salida después de sólo unos 10 metros. Incluso si añadías la distancia de donde habíamos entrado, eso sólo era cerca de 25 metros.

—Este lugar es sorprendentemente pequeño.

—Sí.

—Hmm. Y estaba seguro que este lugar tenía significado.

— ¿Estás decepcionada por no haber encontrar un dragón legendario o algún tesoro escondido de ladrones?

—No, no es eso. – Madoka levantó su dedo índice. —Esta cueva podría ser natural, pero estaba ubicada justo al lado de una casa que probablemente le pertenecía a una de las clases dominantes de la villa. Si solamente era desagradable a la vista, podrían haber hecho que los aldeanos taparan la entrada.

— ¿Hm? Bueno, supongo… Pero viste esa villa. No tenían la libertad en sus estilos de vida para diseñar un jardín estético.

—Tal vez, pero la clase dominante podría haber sido capaz de construir sus casas donde ellos quisieran en las Cuatro Montañas. Es extraño que su elección de una tierra óptima sea cerca de una cueva.

—Ya veo. Eso sí suena con significado.

Nunca querría vivir cerca de una cueva. Tenían muchos insectos durmiendo dentro y todos esos insectos saldrían en enjambre una vez que entraran en calor.

—Oye, Shinobu-kun. Algo está brillando por ahí.

— ¿Qué?

Con la antorcha en mano, me acerqué en la dirección a la que estaba apuntando. Cerca del callejón sin salida cuando continúe derecho en la cueva había algunas depresiones en forma de aguja. Inicialmente pensé que algo parecido a un gran charco existía en medio de ellas, pero estaba equivocado. El agua estaba tan clara y sin embargo no podía ver el fondo. Era bastante profundo. La luz de la antorcha no alcanzaba hasta abajo. Parecía haber una fosa aquí y sólo aquí.

—Parece que alguien cavó esto.

— ¿Es un pozo?

—Parece parecido a la misma técnica, pero el nivel del agua está completamente mal. Podría desbordarse en cualquier momento.

No había necesidad de excavar profundo en la tierra. La cueva ya estaba bajo tierra, por lo que era posible que una corriente subterránea pasara por un nivel más arriba de nosotros. Este pozo con un extraño elevado nivel de agua (¿o era un manantial?) podría haber golpeado una corriente subterránea que atraviesa la montaña.

…Si hay una corriente subterránea cercana, ¿no eso significa que la tierra de aquí es incluso menos confiable?

Además…

Si tenían la habilidad de excavar un pozo, ¿por qué todos en la villa usaban filtros de agua hechos de barriles de metal?

— ¿Oh?

Madoka se agachó y comenzó a tocar una piedra del tamaño de una piedra escabeche .

—Hay algo tallado aquí, pero el kanji es demasiado difícil de leer.

—Tomaré una foto.

Tomé una foto con la cámara de mi teléfono celular.

En cuanto como iban los recuerdos del viaje, esta colección de fotografías era la peor. Pensé en crear una carpeta exorcismo.

Nada más adentro captó nuestra atención. Madoka y yo regresamos por el camino que habíamos venido y nos detuvimos en la intersección en forma de T. Aún no revisábamos la otra salida.

La presencia de la luz nos decía que la salida estaba cerca. Eso significa que el túnel no cortaba a través del otro extremo de la montaña.

—Shinobu-kun, vamos a revisar.

Mientras caminaba hacia adelante con la antorcha en una mano, el camino rápidamente se estrechó. Estaba tan estrecho que tenía que hacerme de lado para caber. El camino también se inclinó bastante hacía arriba y en espiral.

Sin embargo, este camino del infierno rápidamente llegó a su fin.

— ¿Esto es…?

—Salimos a un punto más alto.

Probablemente estábamos tres o cuatro metros arriba, pero la espesa neblina hacía difícil decirlo con seguridad. Habíamos tomado la intersección en forma de T en la cueva, pero las dos salidas probablemente salían sobre la misma pendiente. De hecho, no había otro lugar donde pudiera estar una salida.

—Shinobu-kun, ¿qué deberíamos hacer ahora? – Madoka debía haberse cansado porque se sentó sin preocuparse de ensuciarse. — ¿Crees que podríamos escalar la montaña y cruzar las Cuatro Montañas?

—Tratar de escalar una montaña de altura desconocida sin comida o agua y mientras usas zapatos de piel es una locura. No te olvides de la niebla y que no tenemos un mapa o GPS.

— ¿Eh? Si simplemente vamos derecho, ¿no lo lograremos eventualmente?

—Si nos topamos con un acantilado en vertical, ¿estás bien con hacer algo de escalada libre? ¿En zapatos de piel? Querría al menos una cuerda de salvamiento.

Si mirabas en donde se instalaban los trenes balas y autopistas, se hacía evidente lo mucho que las rutas terrestres odiaban las montañas.

—Buu, buu, – dijo Madoka mientras hacía una mueca con sus labios.

Ya sea que su agotamiento y desesperación habían llegado a su límite o la falta de una información útil combinado con la falta de algo para investigar la habían irritado. Debía ser lindo ser una chica hermosa. Todo lo que hacían lucía bien. Si no fuera tan linda, podría haberla golpeado por ser tan molesta.

—Hemos puesto todo este esfuerzo, pero no hemos logrado escapar. Esto se parece mucho al caso de asesinatos en serie de la Isla Shokei del que me contó Enbi hace mucho tiempo.

—… ¿Podrías no empezar con cosas tan siniestras?

—Aparentemente, hubo un caso de asesinato a habitación cerrada en los restos de una mina de carbón sobre una isla remota hacía el noroeste. Creo que el truco tenía que ver con usar un alambre para lanzar la llave a través de una pequeña ventana.

Repentinamente, un tono electrónico increíblemente ligero rompió a través de la desagradable atmósfera de desesperación.

Madoka y yo intercambiamos miradas antes de fruncir el ceño.

Era el sonido de un teléfono celular en mi bolsillo recibiendo un email. Había recibido varios mensajes de la Zashiki Warashi de enormes pechos diciendo “Estoy aburrida. Cómprame un recuerdo”

—…Tengo una señal. ¿¡Pero por qué!?

—Mira, Shinobu-kun. ¡Hay un auto abandonado por ahí! – dijo Madoka mientras daba ligeros golpes en mi hombro.

Miré y vi a una masa de oxidación marrón estando en la ladera de la montaña cubierta de hierba. Ella lo había llamado auto, pero era un vehículo compacto de una persona que lucía como un scooter con cuatro ruedas. Era un auto eléctrico extra pequeño que compañías de automóviles tenían que asegurarse que ancianos pudieran ir a comprarlo.

—Todavía debe funcionar. La navegación del auto y el sistema de frenado automático necesitan una conexión a internet. ¡El auto eléctrico en sí puede funcionar como un Wi-Fi móvil y punto de acceso inalámbrico 3G, por lo que debe haber recogido la señal de nuestros teléfonos!

—¡¡Espera, espera, espera!!

Los humanos tendían a no dudar información que era conveniente para ellos.

Pero esto era demasiado.

— ¡Eso es demasiado moderno! La civilización en la Villa Zenmetsu estaba en un nivel de usar filtros de agua y generadores de diésel. Ni siquiera tenían líneas telefónicas. ¿Por qué repentinamente encontramos un auto eléctrico con un entorno de red perfecto?

— ¿Eh? Bueno…

—Y la batería no va a durar para siempre. Si esto ha sido dejado aquí desde la masacre de hace 30 años, ¿quién lo ha estado recargando? ¿Y qué hay del sistema operativo y del firmware? ¿Se ha estado auto actualizando por su cuenta todo este tiempo? Si es así, ¿quién ha estado pagando los pagos del contrato de internet? ¡Si sólo fue dejado aquí, el contrato expiraría y dejaría de funcionar!

—Shinobu-kun, fuimos atacados por alguien en una choza destartalada de la Villa Zenmetsu. Tal vez esto es de él.

—No puedo negar eso al 100%, pero si él la tenía difícil para la comida, ¿no sería esto lo primero que vendería? ¿Y cómo ha estado pagando los pagos del contrato mensuales?

Él de alguna manera había obtenido esa estufa portable de gas y un cilindro de gas, así que él podría tener alguna clase de ingresos. Él podría haber coleccionado revistas y haberlas vendido o capturado raros escarabajos rinocerontes y haberlos vendido. Pero cualquier cosa que hubiera hecho, sería por una cantidad pequeña. Dudaba que tuviera ingresos estables para pagar los miles de yenes que necesitaría para esto.

—Alguien lo dejó aquí para hacer un contacto periódico. Compraron el auto eléctrico más ligero para que pudieran dejarlo aquí la pendiente donde nadie lo notaría. Pero dudo que fuera ese hombre vagando por la Villa Zenmetsu quien lo hizo. De hecho, ¿no crees que fue colocado aquí en la pendiente específicamente para que él no pudiera encontrarlo?

—Si es así, ¿quién lo hizo?

—No lo sé…

El auto tenía que tener una matrícula, pero no podía ver una. Era posible que naturalmente se hubiera oxidado, pero parecía más como si alguien intencionalmente trató de esconder su información personal.

Pero pensar más en esto no iba a ayudar.

Volví a mirar hacia abajo a mi teléfono celular.

—De cualquier modo, nuestros celulares tienen señal ahora. Podemos avisar que nos desvanecimos del autobús turístico y pedir ayuda de rescatistas profesionales.

—No te olvides de esto, – dijo Madoka mientras toqueteaba la parte trasera de mi teléfono celular. —Tomaste todas esas fotos. Esos kanjis escritos descuidadamente podrían ser ilegibles para nosotros, ¿pero no crees que una Zashiki Warashi quien ha vivido por mucho, mucho tiempo podría leerlos?

23 (Hishigami Mai)

¡¡La historia hasta el momento!!

Ocho mil personas se habían desvanecido de una fábrica a gran escala y la prisión corporativa, dejando sólo a unos cuantos carceleros y prisioneros detrás. Pero en realidad esos ocho mil no habían desaparecido y éramos nosotros quienes habían sido capturados en “algo”. Era posible que fuéramos tratados como desaparecidos en el mundo real.

Ahora, eso significaba que una de esas pocas personas era probablemente el culpable.

Sin embargo, no tenía la intención de reunir pequeños pedazos de evidencia como mi hermana o ese detective. La evidencia física sólo era de algún uso cuando las cosas podían ser resueltas en el tribunal.

Decidí matar a una persona que podría descartar y después fingir mi muerte cuando pareciera la sospechosa más probable. El resto de los miembros entrarán en pánico y comenzarán a sospechar entre ellos. Básicamente, estaba creando una situación donde matar a todos excepto a ti mismo te traería tranquilidad.

¿La mente maestra detrás de todo esto actuaría directamente o tomaría acciones defensivas para detener a los demás de ponerse violentos? Él poseía alguna clase de poder secreto oculto, por lo que de cualquier modo, usaría alguna extraña habilidad.

Podría resolver la situación al determinar quién era y derrotándolo.

Como sea, después de matar a la persona en la cafetería de empleados de la fábrica, me dirigí al estacionamiento e hice lucir como si el auto robado en el que traté de huir hubiera explotado.

En realidad, estaba escondida detrás de una hilera de camiones estacionados, viendo el auto incendiándose desde una corta distancia.

Podía ver unas cuantas siluetas a través de la espesa niebla.

— ¿Qué está…sucediendo? – dijo alguien.

¿De quién es esa voz? Oh, cierto. Ese es el carcelero violento Yamada-kun.

— ¿Está muerta? ¡Pero esa mujer debe ser la asesina! ¿¡Entonces quién la mató!? ¡Pensé que ella era la que mató al carcelero líder!

La situación no era ideal.

Podía ver la luz de las llamas a través de la niebla, pero no podía comprender los detalles de las siluetas. Sería incapaz de ver cualquier pequeño gesto o cambios en expresiones de esta manera. Y se suponía que estaba muerta, por lo que tampoco podía acercame descuidadamente.

Eso significaba que era hora de mi radio que podía perforar la interferencia.

— (Sunekosuri. Oye, Sunekosuri. ¿Estás en posición?)

—Estoy en la sala de guardia de la fábrica. Hay muchos monitores de vigilancia que estoy empezando a sentirme mareado.

Esa instalación era conocida como una prisión corporativa, por lo que tendría más cámaras instaladas que una fábrica normal. Había enviado al Sunekosuri ahí para monitorear de cerca el área al que no me podía acercar.

Mientras tanto, las siluetas en la niebla continuaron enviando palabras punzantes de aquí para allá.

Escuché una voz que estaba bastante segura le pertenecía a la carcelera llamada Sakai Haruka.

— ¡Espera un segundo! ¡Decidimos que esa mujer lo hizo!

— ¡Pero su auto está en llamas!

— ¿Se suicidó después de matar al carcelero líder? O tal vez no hay un cuerpo adentro. …¡De cualquier modo, ella es la que está detrás de esto! ¡¡Es un gran problema si no fuera ella!!

Mierda, ella tiene algo de sentido.

Pero ese último comentario podría haber sido un error.

— ¿Qué? ¿A qué te refieres que es un gran problema? Lo haces sonar como si tuvieras algún secreto que quieres esconder al hacerla lucir como la asesina.

—N-no…

—¡¡Cállate!!

Escuché un estrepitoso ruido. Miré de cerca y parecía que Yamada Ken había rotó una ventana de un auto al azar. Él no haría eso a mano limpia, por lo que probablemente encontró alguna clase de arma en su camino aquí.

—Je. Tú es probablemente quien lo hizo, – dijo Yamada. —Sabía sobre las “preferencias” del carcelero líder. Una vez que ponía sus ojos en alguien, no importa si era un hombre o una mujer. Esta era una buena oportunidad para ti. En una situación así, cualquier podría haberlo sin ser arrestado.

— ¡No te burles de mí! ¡¡Me aseguré de mantenerme al margen de todo eso!! – protestó Sakai. — ¡Y hablando de eso, ¿qué hay de ti?!

— ¡Cállate maldita sea! ¡Si digo que esa es la verdad, entonces esa es la verdad! ¿Piensas que vamos a votar? ¡¡Si rompo las rodillas de cualquier que sea sospechoso, no serán capaces de moverse!! ¡¡En ese caso…!!

Oh, ¿Yamada-kun va a darle a esto un esfuerzo en serio?

Pero la situación repentinamente cambió.

— ¡Cá! ¡¡Llate!!

La tímida carcelera llamada Kurumaya Nozomi repentinamente apuñaló la cabeza de Yamada con una navaja.

La acción tomó lugar más allá de la espesa niebla, así que los detalles no eran completamente claros. Sin embargo, probablemente tomó uno de los fragmentos de la ventana del auto y lo tiró hacía la cabeza de Yamada. Mientras Kurumaya Nozomi tiraba hacía abajo su puño cerrado, algo brilló desde abajo.

Ella lo tiró.

Y otra vez y otra vez y otra vez.

Era como si estuviera usando algún sello extraño.

— ¡Cállate! ¡No haces nada más que hablar y hablar y hablar y hablar! ¡¡Probablemente estás trabajando con esa mujer para matarnos a todos!! ¡¡Sabías cómo ella iba a escapar, así que colocaste una bomba ahí!!

—¡¡Gyah!!

Yamada sostuvo su cabeza con ambas manos, pero aún no colapsaba. No era como si estuviera siendo apuñalado con una navaja militar. Pero incluso si aún no había colapsado, probablemente no tenía forma de salvarse. Él había sido apuñado bastante.

Debía haber tenido bastante furia acumulada de su vida diaria porque Kurumaya-chan continuó lanzando el fragmento de vidrio hacía Yamada como si estuviera excavando tierra con una pala de jardín.

—¡¡Y!! ¡¡Y!! ¡Nunca me agradaste! ¡¡Esa irritante voz suena justo como ese imbécil perro que mordió mi brazo cuando era una niña!!

— ¡Espera, ¿Kurumaya-san?!

—¡¡Cállate!!

Escuché algo cortar a través del aire. Probablemente ondeadó el fragmento para alejar a Sakai Haruka cuando la mujer trató de acercarse.

Y entonces…

—De acuerdo, eso es suficiente, – anunció el carcelero llamado Tanishita Hajime con un tono decisivo.

Fue correspondido con un grito de furia de parte de Kurumaya quien probablemente tenía la expresión de algún tipo de monstruo en ese momento.

— ¿¡Ah!?

—Nadie se mueva. Estoy con la policía. Vine aquí encubierto como un carcelero para investigar la prisión corporativa funcionando detrás de la fábrica de semiconductores. …Y por cierto, esto no es un juguete.

Se hizo el silencio al tiempo que la atmósfera se congelaba.

Podía suponer que “esto” era algo que alguien no veía frecuentemente en Japón.

El efecto que trajo duró sólo unos cuantos segundos.

Otra voz interrumpió.

—Tú eres el que necesita tranquilizarse, eres un terrible actor, – dijo una voz femenina.

Probablemente le pertenecía a Gogan Sakura, la prisionera en sus cincuentas.

—Eres un espía industrial de Maquinaria de Precisión Pallax, ¿no es así? Tu nombre es Hayama Jouji. Trataste de robar los planos para el equipo de impresión de los semiconductores, pero te sorprendiste al descubrir que fuiste enviado a trabajar como un carcelero aquí. Te estabas preguntando si esto era una simple reasignación o si tu cubierta había sido descubierta y se estaban preparando para encarcelarte aquí. Debiste haber estado asustado.

— ¿¡Q-q-quién diablos eres!? ¿¡De qué estás hablando!?

—No vas a asustarme al ondear una pistola de aire comprimido. Y parece que tampoco la has modificado para disparar balas reales. Una verdadera arma luce así. ¿Lo entiendes ahora, niño?

Hm.

Hay muchas personas interesantes aquí.

—Gracias por estar de acuerdo con esta investigación encubierta de la PSIA. Pero este es mi límite. Esperaba descubrir algo sobre la intención general de todo el Grupo de Electrónica Kuroyama en vez de esta prisión corporativa fuera de control, pero no tengo opción ahora que alguien ha muerto.

—E-estás bromeando… – dijo Kuruyama Nozomi con una voz temblorosa. Ella había matado a alguien justo en frente de un oficial de policía, era obvio que quería negarlo. — ¡D-dijeron en un drama que vi que la policía japonesa no tiene permitido realizar investigaciones encubiertas! ¡¡Y si lo hacen es un departamento de investigación independiente con una jurisdicción diferente que la policía normal como el Departamento de Control de Narcóticos!!

—Oficialmente, sí. Pero mucho del trabajo de la PSIA no abandona ningún registro oficial. Me volví así de vieja mientras comía lo que ganaba por investigaciones encubiertas. ¿No deberías asumir que ideas sobre todo esto estaban mal?

—Pero… – a este punto, la otra prisionera, Suzukawa Izumi la chica de edad de preparatoria, habló por primera vez. —Si eres una oficial de policía que no deja registros detrás, eso significa que puedes tener tantos negocios ilegales quieras, ¿no es así? Después de todo no dejas rastros de nada detrás. ¿Eres realmente una aliada de la justicia para exponer los males de esta prisión corporativa? ¿O tienes algún otro objetivo más acorde con sus propios deseos?

…Hm.

—¡¡Ah wah wah wah wah wah!! – gritó el Sunekosuri por el radio. — ¿¡O-o s-sólo soy yo o nadie aquí es una persona normal!? No me digas que todos ellos juegan un papel en el bajo mundo con el que lidia el Hyakki Yakou…

— (No, dudo que esto sea así de conveniente. Algunos cuantos de ellos viven sus vidas bajo la luz. Pero mi papel es matar a quien sea necesario sin importar de qué tipo de mal sabor de boca me dejará.)

Sin embargo, sería problemático si esta (auto-proclamada) agente encubierta de la PSIA toma control de la situación.

No podía permitir que la situación se calmara.

Tenían que matarse entre ellos hasta que la persona detrás de todo esto cometa un error.

—E-estás mintiendo. ¡Esa debe de ser una pistola de aire comprimido!

— ¿Piensas eso porque la tuya no es más que un juguete?

—¡¡Quieta!! ¡¡Esto es en serio!! ¡¡Así que…!!

— ¿Entonces qué tal si lo pruebas?

¡¡Esta es mi oportunidad!!

Llevé el radio cerca de mis labios.

— (¡Sunekosuri! ¿¡A quién le está apuntando su arma Gogan Sakura!?)

— ¿Eh? ¿Ehh? El tal Tanishita Hajime quien podría ser un oficial de policía o un espía industrial.

— (¿Dónde está él? La espesa niebla hace demasiado difícil ver desde aquí.)

— ¿P-por qué quieres saber?

— ¿No es eso obvio? – saqué mi pistola que tenía un supresor equipado. — (Le disparare a Tanishita Hajime como si Gogan Sakura estuviera disparando su tiro de advertencia. Un aficionado no notará la diferencia en el calibre. Con una pistola y una herida, sospecharán de Gogan Sakura quien hasta ahora se había comportado bien. Los otros caerán directamente en pánico cuando sean traicionados por la persona en la que pensaron que podían confiar.)

— ¿¡E-eeee!?

No era claro si Tanishita Hajime era culpable o no, así que decidí que sería mejor no disparar un tiro mortal. Siempre y cuando causara pánico y comenzaran a tratar de matarse entre ellos, no importaría.

— (Sunekosuri, ¿cuál es la ubicación precisa de Tanishita Hajime?)

— ¡Ah, ah wah, ah wah wah wah wah wah wah wah wah wah wah wah wah!

— (¡Sunekosuri, esto es un trabajo del Hyakki Yakou! Fuiste enviado a apoyarme porque la jovencita confía en ti. ¡Si no vas a corresponder esa confianza, simplemente renuncia a la organización ya!)

—T-Tanishita está… – empezó a decir el Sunekosuri. Incluso por el radio podía decir que él estaba a punto de llorar. —Él está a la derecha de tu punto de vista. Él está justo al lado del auto en llamas. Eso es a cerca de 10 metros.

—…?

—Él está de pie al lado del espejo lateral. Si apuntas basada en la reflexión de la luz, deberías golpearlo en la parte superior de su cuerpo.

Este no era momento de pensar.

Seguí las instrucciones del Sunekosuri y apunté mi pequeña pistola equipada con un supresor con ambas manos.

Y entonces esperé.

— ¿Una arma de fuego será suficiente para probarlo? ¿O necesitas la bala aplastada después? Supongo no me creerás hasta que dispare sobre alguna parte, ¿no es así?

—Oye, espera…

Esperé.

Y esperé.

Y esperé algo más.

—Esta es una situación de emergencia. Ondear mi arma así normalmente requeriría más que escribir una disculpa, pero no va a haber ningún registro de esto. Usamos esto muy a la ligera en nuestro mundo. Asegúrate de recordar eso.

¡¡Ahora!!

Me concentré en mi dedo en el gatillo.

Y…

Un disparo agudo sonó más allá de la niebla.

El silencio le siguió.

Estaba escondida a una corta distancia, pero incluso mis oídos tenían un fuerte dolor en ellos.

Gogan Sakura había disparado un tiro de advertencia.

Sin embargo…

Mi pistola con supresor equipado estaba apuntando hacia arriba.

Me había contenido de disparar en el último segundo.

— (Sunekosuriii…) – dije amargamente.

— ¿¡Eeh!? ¿Q-qué? No tengo idea de qué está sucediendo…

— (Tienes dos opciones. Ya sea que le escriba un reporte oficial a la jovencita de que me diste información falsa para salvar a un sospechoso o recibir un masaje de cuerpo completo por mí después de que todo esto acabe.)

— ¡Tomaré el masaje! ¡¡Por favor, todo menos que le digas a Hafuri-sama!! ¡¡Lo que sea excepto tener esos ojos tristes hacía mí!!

Idiota.

¡Si hubiera disparado en el lugar equivocado, uno de ellos podría haber notado el sonido de chispas cuando golpeara! ¡Eso habría arruinado todo! ¡¡Este es el tipo de “ruido” que hace que mueran profesionales!!

— (Pero…)

¿Qué iba a hacer ahora?

El disparo de advertencia había callado a todos. No tendría oportunidad de disparar al azar a ellos y no causaría tanto pánico de esta manera. Para bien o para mal, el centro de su mentalidad grupal estaba ahora ubicada en la investigadora encubierta Gogan Sakura. Como creciera su dependencia mental en ella, tendría que matar a alguien más para crear más duda antes de que todo se desmoronara.

¡Gnn! ¡¡Esta es una gran desviación!!

Parecía que la investigadora encubierta estaba re-estableciendo la comunicación más allá de la niebla.

—No hay esperanza para este sujeto… ¿se llamaba Yamada Ken?

—A-ahh. Yo…no…yo…espera…

Kurumaya Nozomi finalmente comenzó a ponerse más nerviosa, pero Gogan no iba a escuchar.

—Para encontrar al culpable más suavemente, revisemos cada una de nuestras situaciones una por una. Necesitamos saber por qué el carcelero líder y esa mujer carcelera murieron así como qué está causando el bizarro fenómeno detrás de todo.

Y entonces…

Justo cuando casi empezaba a preguntarme seriamente si Gogan Sakura resolvería todo por mí…

Algo incluso más anormal provino de un lugar inesperado.

24 (Uchimaku Hayabusa)

—Ugh – gimió la fenómeno del misterio después de poner un paso afuera del auto rentado.

Lo que yacía delante de sus ojos era un bosque sin cuidar donde las ramas podridas de los árboles cubrían el cielo y la alta maleza dejaba el color de la tierra un completo misterio. La naturaleza aquí se estaba destruyendo a sí misma como un anciano postrado en la cama con escaras.

— ¿Estás seguro que deberíamos seguir el mapa? No vamos a quedar varados, ¿o sí?

—El auto rentado se rehúsa a avanzar, por lo que solamente podemos investigar en las áreas donde podemos caminar.

Para ser honesto, con la casi completa falta de pistas, estaba comenzando a dudar que Hasebe Michio siquiera estuviera en las Cuatro Montañas.

Encontrarlos después de esas serpientes Youkai me ponían increíblemente inquieto, pero teníamos el zapato de un prisionero y un viejo mapa de las Cuatro Montañas con una X marcada sobre él. Podría conducirnos a la nada, pero valía la pena tratar.

—Aún más importante, fenómeno del misterio, ¿estás segura que estás bien ese atuendo parecido a un traje de baño?

— ¡En realidad no puedo quitarme nada más! P-pero si me ruegas lo suficiente, podría considerar desvestirme más.

—Me refiero a lo opuesto, idiota. – Estaba apuntando a la espesa vegetación que la que estábamos a punto de dirigirnos. — ¿Realmente quieres caminar a través de ahí con la piel expuesta? Las pequeñas ramas rasguñarán tu piel y quién sabe cuántos mosquitos y ciempiés hay. Este no es un lugar para un lindo picnic.

— ¡Para eso es el repelente de insectos!

— ¿Cuánto de eso crees que realmente ayude? Y tienes humedad por todo tu cuerpo por esta niebla.

— ¿E-entonces qué se supone que haga? – preguntó.

Apunté hacía el auto rentado inmóvil.

—La respuesta más sensible para ti es esperar aquí.

— ¡No! No puedo enviarte solo a un bosque que podría estar lleno con Youkai. ¡Definitivamente te patearan el trasero y nunca regresarás!

¡Maldición! ¡¡No puedo decir que se equivoca!!

¡¡Al menos, es verdad que esas eran algún Youkai serpiente!!

Me froté el flequillo con una mano y medio resignado metí mi cuerpo superior en el asiento del conductor del auto rentado para abrir la cajuela. Revisé adentro de la cajuela, pero sólo encontré una llanta de repuesto y un conjunto de herramientas.

Maldición. Esto no es bueno.

No tenía más opción que lanzar mi saco hacía la cabeza de la fenómeno del misterio mientras ella simplemente vestía lo que básicamente alcanza ser un traje de baño.

—Cúbrete con eso. Es mejor que nada.

—A-am, ¿no ayudaría esparcir toneladas de repelentes de insectos?

—Usar demasiado conducirá a una irritación química. Recuerda: este es un químico que fija el sentido del peligro de los insectos para así alejarlos.

Habiendo dicho eso, saqué la más grande llave inglesa del conjunto de herramientas del auto rentado. Tomé el liderazgo, usé la herramienta para hacer a un lado la maleza que era más de un metro de alto y puse un pie a través.

Maldición. Hacer un camino es una molestia. Obviamente estoy desperdiciando tres veces la energía que usaría de otro modo.

La fenómeno del misterio tomó ventaja del buldócer humano delante de ella y simplemente camino por el camino que había hecho.

—Detective, ¿por qué estás tratando de enamorarme aún más de ti?

— ¿Preferirías dirigir tú?

—Hay muchos menos insectos de los que dijiste que habría.

Zashiki_v03_208

—Mientras menos mejor.

…Pero eso me molesta un poco también.

El extremadamente espeso olor de la hierba de la vegetación llenó mis pulmones, pero no podía sentir nada del olor de un animal. No podía ver ningún excremento de animal o restos. Era como si no hubiera creaturas vivientes además de nosotros.

Era como si todo ellos hubieran repentinamente desaparecido justo como Hasebe Michio y los oficiales de policía del vehículo de transporte de prisioneros.

Después de que caminos por el bosque por un rato, el muro verde llego a un fin. Un área limpia cubierta en hierba podrida muerte se extendía delante de nosotros. Mientras continuábamos siguiendo el mapa, encontramos un número de estructuras hechas de troncos afilados. Probablemente eran para detener que los autos entraran en el área. Pasamos de ellos y nos encontramos en un área con unas cuantas chozas destartaladas hechas de contrachapado y acero galvanizado y un área con unas cuantas casas con techos de paja con los techos derrumbados.

La más grande de las casas parecía como si costara entre 20 y 30 millones de yenes sólo por la casa. Habría costado 15 veces eso si hubiera sido hecha con materiales de marca de una Villa Intelectual y artesanos de la Villa Intelectual.

Estas enormes casas parecían fuera de lugar con el resto de la villa abandonada.

—No parece que alguien viva en ellas. Debieron haber sido décadas desde que las abandonaron.

—Así que esta es la rumorada Villa Zenmetsu, – dijo la fenómeno del misterio mientras caminaba a mi lado. —Pero veo algunas huellas nuevas aquí. Mira.

— ¿De quiénes serán?

Estaba un poco dudoso. Un conjunto de huellas eran grandes y las otras eran pequeñas, pero su forma en algo similares. Lucían como zapatos de piel confeccionados.

—Tal vez era una pareja como nosotros.

—De acuerdo, no más comentarios de tu parte.

Las huellas continuaban en una dirección diferente que la marca en el mapa. Tenía curiosidad por las huellas, pero decidí lidiar con la marca en el mapa primero ya que sabíamos que podíamos llegar. Hasebe no había estado usando zapatos de piel y dudaba que tuviera a una mujer con él.

—Uuh… No tener acceso a internet me hace preocupar incluso más. Sólo tenemos este mapa dibujado a mano para confiar, – se quejó la fenómeno del misterio.

—No tenemos opción.

—Maldición. Si tan sólo pudiera contactar a mi agente de información habitual.

—Ignoraré eso por ahora ya que estamos en medio de una crisis, pero voy a tenerlo en la mente para después.

Volteé hacía abajo al mapa y la fenómeno del misterio agarró mi camisa con una mano.

—Parece que hay algo por aquí. Unas líneas están dibujadas.

— ¿Crees que representan caminos?

—No lo sé. No van del centro de la villa y hacía afuera, así que podrían ser algo más.

— ¿Cómo barrancos?

La niebla era demasiado espesa para ver incluso a unos cuantos metros adelante. Quería evitar cometer un paso en falso, así que decidí continuar con cuidado.

— ¿Dónde está la marca en el mapa?

—No muy lejos adelante… Oh, ¿es este?

La fenómeno del misterio apunto hacía una vaga sombra en la niebla.

Pero…

—Parece como un santuario.

—Tal vez querrías llamarlo un ex santuario.

Había un edificio, pero había sido reducido a nada sino una pila de escombros. En medio de la gran cantidad de material roto de madera, pedazos que se habían quemado como si hubiera sido en un incendio eran comunes. La destrucción no podría haber sido natural. Esto parecía como el resultado de un grupo arrastrado por la violencia más que el trabajo de una sola persona. La forma en que el shimenawa y…¿nusa se llamaban? Como sea, ese papel doblado en zigzag. La forma en que volaban en el viento era un poco deprimente.

Puedo decir que un santuario fue destruido aquí, ¿pero qué significa eso?

Hay una marca aquí en el mapa en el zapato de Hasebe, así que debe de tener alguna clase de significado.

La fenómeno del misterio inclinó su cabeza.

— ¿Hasebe lo destruyó?

—Si eso es cierto, ¿por qué marcaría su localización para recordarlo?

—Así que el santuario ya había sido destruido.

— ¿Pero qué significa la marca?

—Tal vez él tenía algo conveniente escondido en los escombros.

Intercambiamos una mirada.

Movimos los escombros tanto como pudimos y finalmente descubrimos una bolsa de plástico transparente.

Contenía un viejo bulto de dinero y una navaja oxidada.

—Esto luce sospechoso.

—Hay tres millones de yenes aquí – dije. — ¿Huh? Pero espera. ¿Eso no significa que esta no era la primera vez que Hasebe Michio había estado en las Cuatro Montañas?

Ese pensamiento tardío llegó a mí.

Y en el siguiente instante, algo pesado me golpeó en la parte trasera de mi cabeza después.

— ¿¡Bh…gh…!?

El dolor instantáneamente explotó en mi cabeza antes de desvanecerse como si el sentido excediera sus límites. En vez de eso, el dolor de mi cuello doblándose tan repentinamente perforó mi mente.

Había sido atacado por detrás.

En el momento que me di cuenta de eso, mi visión había sido bastante sacudida y había caído de un costado.

¿Quién?

Mientras yacía colapsado en la tierra, desesperadamente traté de concentrar mi visión temblorosa. Mi mirada aterrizó sobre un hombre de cerca de los cincuenta. Él vestía un overol. Sin embargo, era de un brillante amarillo neón y la espalda tenía un número de identificación de la prisión impresa en grandes letras, por lo que no era algo que alguien viera todos los días.

Era un uniforme de la prisión.

Sólo había una identidad posible para este hombre ondeando una rama tan gruesa como el brazo de un humano.

— ¿¡Hasebe!?

La llave inglesa que había usado para hacer de lado la maleza se me había caído de mi alcance durante ese ataque. Pateé la pierna de Hasebe Michio mientras estaba en la suelo. Él perdió su balance pero todavía logró sacudir su arma. Su puntería falló, por lo que sólo rasgó la tierra justo a lado de mi cara.

—¡¡Dch!! – gruñó Hasebe.

Ponerse de pie derribarlo de nuevo debió haber sido demasiado problemático porque él colocó su gruesa rama horizontalmente a través de mi cuello y puso su peso en él. Frenéticamente agarré también la gruesa rama, pero todavía estaba en desventaja. Escuché un crujido mientras esa rama tan gruesa como un brazo aplastaba mi manzana de Adán.

—…Espera. ¿¡Por qué…estás…haciendo esto…!?

Moví mi boca, buscando aire.

Y entonces vi algo que me dejó impactado.

Estaba más lejos por encima de Hasebe Michio quien se estaba inclinando en mí. Ahí vi el rostro de la fenómeno del misterio el cual se había puesto completamente inexpresivo. Ella sostenía la larga llave inglesa que había tirado.

Esto no es bueno.

¡Esto no es bueno! ¡¡Esto no es bueno!!

¡Fenómeno del misterio, ¿por qué estás viniendo sin dudar a abrir en dos la cabeza de Hasebe?!

—¡¡Maldi…ción…!!

Traté de gritar, pero era difícil producir una voz. Traté de escapar de debajo de Hasebe, pero no funcionó bien con su peso presionándose contra mí. Todavía conseguí moverme poco a poco como si me deslizara por la tierra.

Y entonces parecía que la gravedad repentinamente desapareció.

Sentí como si me hubiera deslizado hacia atrás por un tobogán de un parque infantil.

…¿¡No la fenómeno del misterio mencionó que algunas líneas en el mapa podrían ser barrancos!?

— ¿¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!?

Rodé hacía abajo al fondo del barranco junto con Hasebe.

En vez de caer de un muro vertical, se sintió más como resbalar por una pendiente de tres o cuatro metros.

En vez de suelo hecho de tierra, un rio frio y bastante transparente esperaba en el fondo.

Con un fuerte salpicón, me hundí en el agua de cabeza.

Buscando oxígeno, busqué la superficie casi sólo por instinto.

—¡¡Buhahh!!

Mi cabeza rompió la superficie. Ávidamente succioné oxígeno. El rio sólo era cerca de un metro de profundidad y tres metros de amplio.

Hasebe estaba…

¿Dónde está Hasebe?

Tan pronto ese pensamiento llegó a mi cabeza, alguien agarró el cuello de mi camisa de vestir desde atrás.

Fui alado hacía atrás por una poderosa fuerza y mi cabeza se hundió de nuevo bajo la fría agua.

— ¡Gbh! ¡¡Gbagbhh!!

¿Por qué me está atacando Hasebe Michio?

Pensé que eran altas las probabilidades de que su petición para un nuevo juicio procesaría y sería encontrado inocente del asesinato del presidente del Grupo de Electrónica Kuroyama, pero parecía que los cargos podrían no haber sido falsos después de todo.

O tal vez me había confundido por un asesino de la policía regional o de la corporación.

—¡¡Ha…sebe…!!

De alguna manera saqué mi cabeza del agua antes de que fuera sumergida otra vez. Esto se reptó unas cuantas veces.

La situación parecía sin esperanza, pero había sido capaz de lograr algo durante ese momento.

Había descubierto donde estaban sus pies.

Frenéticamente moví mi brazo en intento de barrer esos pies por debajo de él.

Como si nuestros cuerpos cambiaran lugares, nuestras posiciones repentinamente cambiaron. Hasebe cayó y su cuerpo se hundió en el agua fría.

— ¡Hasebe! ¿¡Entiendes lo que estás haciendo!?

Agarré su cuello de su overol de prisión con ambas manos y lo levanté.

Él estaba jadeando para respirar mientras colgaba de mis brazos, pero él estaba sonriendo.

No lucía para nada como un ciudadano decente quien había sido injustamente encarcelado por un crimen que él no cometió.

—Para ser honesto, ya me he rendido, – dijo Hasebe como si escupiera las palabras. —Pero por alguna coincidencia, logré escapar del autobús de transporte. Y de todos los lugares, en las Cuatro Montañas donde había ocultado algo de dinero robado hace 30 años. Descubrí que no haría daño intentar. ¡¡Apostar por una coincidencia no es malo en absoluto!!

— ¿De qué estás-…?

—No sé si el conductor repentinamente desapareció o qué, pero el autobús se volcó. Los oficiales de policía quienes salieron corriendo de sus autos también se desvanecieron. Fue regocijante. ¡¡No sé quién hizo esto o cómo, pero sólo un idiota no tomaría ventaja de ello!!

— ¿¡De qué estás hablando!?

Al tiempo que preguntaba eso, repentinamente perdí mi balance.

La mano de Hasebe estaba en el extremo de mi corbata.

…¡Maldición! ¡¡Él sigue hablando sobre cosas significativas para distraer mi atención!!

Frenéticamente traté de remover la mano de Hasebe, pero él jaló de mi corbata antes de que pudiera. Mi cabeza se hundió en el agua como un perro con una cadena. Incluso peor, el agua era lo suficientemente clara que podía ver a Hasebe pisar sobre mi corbata.

Me tiene…

¡¡Ahora no puedo sacar mi cabeza del agua!!

—¡¡Gbh…gbhbgh!!

Golpeé la pierna de Hasebe con mi puño y clave mis uñas en su espinilla, pero no sirvió. En su lugar comencé a pensar sobre desatar mi corbata.

¡¡Mierda, mierda, mierda!! ¡¡El nudo se ha mojado tanto que se ha apretado!!

—Gbh…bghbgh…Si tú…*salpicar*…no…gh.

Hasebe parecía anunciar algo en triunfo, pero no podía escucharlo bien a través del agua.

Parecía que él tenía más que decir.

El aire en mis pulmones trató de forzar su camino fuera de mi boca en búsqueda de una salida. Empezaba a marearme. Mis dedos se clavaron en el nudo de mi corbata con suficiente fuerza para casi quebrar mis uñas. Traté de forzar que se aflojara.

Deprisa.

¡¡Deprisa!!

—¡¡Gbah!!

Finalmente escapé de los lazos de mi corbata y rompí la superficie del agua en busca de aire.

Pero dos manos empujaron mi cabeza de vuelta.

El rostro de Hasebe tenía una sonrisa extraña en su rostro húmedo goteando. Esa humedad era más que sólo la niebla.

—¡¡Hase…agh…Hasebe!!

—Debieron haberlo dejado solo. Aniquilé a todos como se suponía que debía hacer. Nadie queda. ¡Así que, ¿qué importa si no se ha lidiado con algo por último?! ¡¡No le habría causado a nadie problemas de que hui!!

Sonaba más como si estuviera inventando excusas para él mismo más que si estuviera hablando conmigo.

Y entonces me golpeó. Una desagradable sensación corrió por mi columna.

Villa Zenmetsu. Esa villa de la aniquilación.

La leyenda referente a esa vacía villa que habíamos visto en el camino aquí.

El tipo de asesino psicótico que le encantaban a la fenómeno del misterio.

— ¿Fuiste…tú? ¿¡Fuiste ti quien asesino a esta villa entera!?

— ¡Mierda! ¡¡Mierda!! Sí, yo fui. ¡¡Eso fue bajo el viejo sistema!! – respondió Hasebe Michio con una sonrisa burlona mientras trataba de forzar mi cabeza bajo el agua. Él era lo que podrías llamar el “verdadero culpable”. —Llamarme un cliente del Grupo de Electrónica Kuroyama suena lindo, pero siempre fui forzado a apenas sobrevivir. Toda el área del centro deteriorado estaba lejos de la hambruna. Kuroyama quería mantener un nivel establecido de tropas desechables para forzar su inconveniente trabajo sucio.

—¡¡Kh…!!

Agarré la parte posterior de las manos de Hasebe mientras él trataba de forzar mi cabeza hacia abajo. Clavé mis uñas profundamente en ellas.

La expresión de Hasebe se retorció en dolor, pero él mantuvo su posición.

Maldición. Puedo decir que mi mente está yendo hacía ideas pesimistas. ¡¡En el momento que empiece a considerar pruebas de AND y mensajes de muerte, todo se acabó!!

—Estás…*cof*…¿¡Estás diciendo…*cof*… que tu atacaste la villa para que la compañía pudiera beneficiarse!?

¿Él pensó que podría ganar?

¿Él pensó que podría silenciarme?

Mientras Hasebe jadeaba fuertemente, él habló como si se diera valor a sí mismo.

—Era parte de un grupo. Esa villa se oponía la construcción de la fábrica de semiconductores. No sé por qué, pero se oponían fuertemente a la fábrica usando el agua subterránea. Era una molestia, así que se nos ordenó eliminarlos y hacerlo parecer como el trabajo de un asesino loco.

…¿Cómo puede ser esto?

Pero no se había acabado aún.

La realidad de pesadilla continuó.

—Fuimos recompensados muy bien después de terminar el trabajo. Para asegurar, escondí eso en los restos de la villa junto con lo que robé durante el ataque. …Pero bajé mi guardia. ¡Mi nombre no había sido removido de la lista de desechables! Alguien había matado al presidente Kuroyama durante alguna pelea interna y mi nombre fue usado. ¡¡Lo más probable es que algún ejecutivo que había cambiado el “interior” de la fábrica de semiconductores había tomado medidas antes de que el presidente pudiera criticarlos!!

—Incluso si fuiste inocente de matar al presidente, todavía enfrentaras un destino peor que la muerte si la verdad sale a la luz sobre la Villa Zenmetsu durante la investigación. ¿¡Es por eso que huiste antes del nuevo juicio!? ¿¡Porque luciría demasiado sospechoso si rechazaras la petición para otro juicio que el grupo de víctimas estaba pidiendo!?

—Sí… ¡¡Así es!!

Hasebe puso aún más fuerza en sus brazos y mi cabeza se hundió debajo del agua.

¡¡Gbh!! Maldición… El agua se…está metiendo…en algunos lugares extraños.

De alguna manera llevé mi cabeza de vuelta arriba del agua, pero no podía respirar apropiadamente debido a tanto toser.

—¡¡*Cof*!! ¡¡*Cof* *cof*!!

— ¡Me quitaron todas las direcciones! Kuroyama fue demasiado listo. Después de haber sido echado de la Colmena Unida, mi fábrica estaba completamente bajo su control, pero sólo era un cliente en papel. Incluso si proclamaba que ellos me ordenaron a destrozar la villa después de que cortaron todos los lazos, nadie me creería. ¡¡Pensarían que fue una fanfarronada con el objetivo de un alegato de demencia!! ¡Nunca llegaría a Kuroyama!! ¡Ya fuera que mi condena fuera hallada equivocada o no, aun así sería enviado hasta el fondo!!

Mis dedos estaban temblando.

La falta de oxígeno debía finalmente haber tenido efectos directos porque podía sentir mi fuerza desvaneciéndose. La situación sólo iba a ponerse peor a partir de aquí.

¿Realmente voy a ser silenciado como quiere Hasebe?

Maldición.

¿No hay algo?

¿No hay algo con lo que pueda pelear?

— ¡Huir es la única forma en que puedo sobrevivir, por lo que por supuesto voy a huir! ¡¡Huiré hasta los confines de la tierra!! Fui una víctima desde el inicio. Fui atrapado en el sistema de pobreza que había creado Kuroyama, por lo que no podía escapar por medios normales. ¡¡Y ahora no puedo escapar sin estar dispuesto a matar de nuevo!!

Repentinamente, escuché algo cortar a través del aire. El sonido provino directamente arriba de mí. No tuve el tiempo de mirar hacia él porque cayó en un instante.

Una pesada llave inglesa de metal lanzada desde arriba del barranco golpeó a Hasebe Michio en la cabeza.

¡¡Esa estúpida fenómeno del misterio!! ¿¡Tienes alguna idea de qué tan duro he trabajado para evitar que te ensucies las manos!? Y no hay forma de que pudieras apuntar apropiadamente en esta niebla. ¿¡Qué tal si me hubieras golpeado!?

—¡¡*Cof* *cof* * cof*!! ¡Mierda!

Pero no tenía tiempo de ceder a mi furia.

Mientras la fuerza abandonaba los brazos de Hasebe, rápidamente me alejé. Si podía escapar de su alcance, podría salir del agua.

Mientras trataba de ajustar mi posición, vi algo desagradable.

Hasebe Michio había recibido un fuerte impacto por el golpe en la cabeza, pero él se movió tan precisamente como un el brazo de un robot en una fábrica para estirarse y tomar la llave que había rebotado en su cabeza.

Esto no es bueno.

¡¡Esto no es bueno!! ¡Si comienza a golpearme con eso, no tendré manera de pelear! Si trato de bloquear el golpe con mis brazos, simplemente los romperá. ¡¡Sé varios métodos de desarme basados en aikido para ayudar en los arrestos, pero no creo que alguno de ellos vaya a ayudar cuando estoy en el agua y no tengo un apoyo!!

—Detente, Hasebe.

—Estoy harto de oír sobre cómo las personas son supuestamente buenas en el fondo.

—Tú lo sabes bien. Eres más que sólo un criminal. La prensa te está tratando como un héroe quien fue falsamente condenado. Tu rostro y nombre están por todo el internet y los programas de entrevistas. ¡150 millones de personas te conocen! Nunca podrás escapar. ¡¡Si me matas, serás reportado en el instante que te acerques a la civilización!!

—Cuando hay un incendio en un edificio, te diriges al techo donde las llamas aún no ha llegado a pesar del peligro. Si regreso a la prisión, sólo la pena de muerte espera sin importar cómo vaya el juicio. ¡¡Incluso si sé que es un callejón sin salida, sólo puedo continuar huyendo del muro de llamas detrás de mí!! ¡¡No hay otro camino para mí!!

Me gritó furiosamente.

Mientras lo veía levantar esa pesada llave inglesa, sentí mi garganta secarse.

¿¡Esto es todo!?

Pero en ese momento, finalmente me di cuenta de algo.

En algún momento, otro anciano se había acercado detrás de Hasebe Michio. Él estaba horriblemente sucio y sus ropas no eran más que viejos harapos.

—…Te recuerdo.

—!

Hasebe se volteó sorprendido cuando escuché al otro hombre hablarle.

Sin embargo…

—¡¡Te recuerdo!!

Un sonido resonó.

El sucio hombre sostenía una piedra del tamaño de la cabeza de un bebé que él debía haber arrancado del muro del barranco. La lanzó hacía la cabeza de Hasebe tan fuere como pudo. La sangre roció y un manojo de cabello fue arrancado, cuerdo cabello y todo eso.

Un gritó estalló.

El sucio hombre lo ignoró y estrelló la piedra una segunda y tercer vez.

—Alto…

Yo había permanecido en estado de shock total un poco, pero el fuerte color rojo me regresó a mis sentidos.

El vencedor ya se había decidido. No tenía caso ir más lejos.

—¡¡Detente!! ¡¡Si vas más lejos, Hasebe morirá!!

—Él…

El brazo del hombre estaba temblando.

Él agarraba la piedra teñida de rojo tan fuertemente que pensé que se iba a quebrar.

Aun así, él paró de mover su brazo.

Él escupió sus palabras mientras miraba a Hasebe Michio quien se había medio hundido en la fría agua.

—Él bostezó. Él estaba aburrido. ¡¡Mientras masacraban a todos en la villa y clavaban una navaja en cada uno de los cuerpos para asegurarse que ningún sobreviviente estuviera escondido debajo de los cadáveres, él estaba bostezando por el aburrimiento!!

Era una historia de un mundo que desafiaba la imaginación.

Quería creer que eso no era más que los delirios del hombre.

Pero lo había visto.

Este no era un misterioso laberinto. El paisaje alrededor de nosotros era el escenario completamente normal en el cual docenas de personas habían vivido, comido, dormido siestas y dejado a los niños correr.

Y todo eso había sido destruido en una sola noche.

Esa era la verdad.

—… ¿Quién eres tú? – pregunté.

—Alguien a quien ellos marcaron por todos esos asesinatos, – respondió el que vestía trapos mientras tiraba la piedra en el agua y movía sus hombros arriba y abajo al tiempo que de desesperadamente trataba de recuperar el aliento. —Todo este tiempo, he estado tan harto de ser injustamente llamado el asesino. ¿Pero mira esto? Ahora una parte de mí siente que debería convertirse en un verdadero asesino. Me convertiré en el monstruo que querían que fuera…

—Realmente no deberías, – dije. —Seguramente viste que el destino de Hasebe Michio será uno miserable sin importar qué.

—…

Ese comentario causó que el hombre que vestía trapos alejara su mirada de Hasebe.

E inmediatamente después, algo pasó.

—Resuélvelo.

Escuché una voz.

Era una voz sin una fuente obvia. Era como si estuviera usando audífonos. No era mi voz, la voz de Hasebe o la voz del hombre que vestía trapos. Sonaba como la voz de un niño pequeño.

—Resuélvelo, resuélvelo. Resuelve el acertijo.

La voz sonaba un tanto burlona y también como si estuviera cantando una canción de cuna espeluznante que tenía una historia detrás.

¿Qué?

¿Qué fue eso?

Antes de que pudiera llegar a una respuesta, el momento decisivo llegó.

—Eso significa que ya no eres necesario.

Un ruido suave y desagradable estalló.

Provenía de Hasebe Michio quien estaba medio hundido en la fría agua parcialmente consciente.

Su cuerpo se oscureció.

No, eso no fue lo que pasó.

Eran docenas si no es que cientos de serpientes tan gruesas como un pequeño dedo. Se deslizaron por debajo del agua y rápidamente cubrieron todo el cuerpo de Hasebe Michio.

Parecía que el hombre ya no tenía alguna voluntad para resistirse.

Él no lloró o gritó.

Mientras el misterioso sonido continuaba, esa “masa” puramente negra claramente se redujo en volumen. Los brazos y las piernas saliendo de ella se colocaron en extraños ángulos.

¿Está siendo comido?

Eso fue lo que mis instintos me dijeron, pero no tenía sentido lógico.

Las serpientes comían a su presa al tragarlas enteras. Tenían colmillos, pero no podían morder la piel. No importa cuántas serpientes tan gruesas como un pequeño dedo tuvieras, debería haber sido imposible para ellas comerse algo del tamaño de un humano.

¿Pero entonces qué estaba viendo?

El volumen de la masa dentro visiblemente estaba decreciendo. Era como observar a la mantequilla en una sartén.

—Esperen… – murmuró el otro hombre. Caminó temblorosamente hacía la masa de serpientes. — ¡Por favor esperen! Él es…¡Ese hombre es el asesino que puede probar mi inocencia! ¡¡Por favor no se deshagan de él!!

—¡¡Cuidado!! ¡No creo que esas sean serpientes normales! ¡¡Aléjate!!

Traté de agarrar el brazo del hombre vistiendo trapos, pero él saltó hacía la masa de cientos de serpientes antes de que pudiera.

Él tomó serpiente tras serpiente y las lanzó como si cavara a través de tierra para rescatar a alguien quien había sido enterrado vivo. Las serpientes debían haber tenido algún objetivo o condición porque no mostraban signos de morder al hombre vistiendo trapos. Se concentraron únicamente en Hasebe.

Sin embargo…

—Ah…ah…

Las manos del hombre se dejaron de mover.

Sus ojos estaban abiertos ampliamente.

Lo siguiente que supe era que la mayoría de las serpientes habían desvanecido como si se hubieran disuelto en el aire. Y en el lugar donde había estado Hasebe Michio no había nada sino un solo brazo y una sola pierna flotando en la superficie del agua. Unas cuantas serpientes permanecían comiéndolos. Las extremidades se encogieron y por último desaparecieron. Las serpientes habían eliminado cada último rastro de que el hombre llamado Hasebe Michio había estado aquí.

Y después de que Hasebe desapareciera, cada una de las serpientes desapareció también.

Esas serpientes negras eran iguales a las que aparecieron en la capó del auto rentado. Estas extrañas serpientes tenían algo como un anillo de oro en sus cuellos.

— ¿Qué está sucediendo…? – murmuré sin comprender mientras observaba al tiempo que el hombre vistiendo trapos dejaba caer su espalda.

¿Qué acaba de suceder?

¿Qué estaba sucediendo en esta villa?

25 (Hishigami Mai)

Am, otra vez ¿quién hizo qué aquí?

Kurumaya Nozomi era quien había apuñalado repetidamente a Yamada Ken en la cabeza con un fragmento de vidrio. Sakai Haruka fue quien gritó para detenerla. Tanishita Hajime era el espía industrial fanfarroneando desesperadamente mientras ondeaba una pistola de juguete. Suzukawa Izumi era la joven prisionera. Gogan Sakura era la investigadora en una misión encubierta no oficial quien poseía una pistola de verdad y estaba tratando de evitar que la situación cayera en el caos.

El cambió comenzó con Tanishita Hajime, el espía industrial.

—Uuh…¿bah…?

Escuché un ruido apagado.

Esa voz interrogativa sonaba como si proviniera de una boca forzada por una mordaza.

—Gh…bh. ¿¡Gfh!? ¡¡Ghh!! ¡¡Gbgbh!!

Él repentinamente puso una mano en su boca y se dobló.

Inicialmente, él lucía como una víctima de veneno.

Pero ese no era el caso.

Lo que vomitó de su boca era una gran cantidad de serpientes.

Serpientes tan gruesas como un pequeño dedo cayeron en la tierra como si un grifo hubiera sido abierto. Él puso una mano en su boca, pero las serpientes se deslizaron a través de los espacios entre sus dedos.

— ¿¡Gyah!? ¿¡Q-q-qué es eso!?

— ¿¡Qué está sucediendo…!?

El cambio no paró en su boca.

Escuché un chasquido. Alguna substancia extraña estaba fluyendo como lágrimas. Más de diez serpientes salieron de las cuencas de sus ojos como si se abrieran paso de sus globos oculares. Salieron de su nariz y oídos también. A este punto, todos podrían imaginar qué había pasado. Era como serpientes o topos moviéndose por la tierra. La cabeza de Tanishita Hajime había sido llenada con innumerables túneles. No había manera que todavía estuviera vivo.

—Bh.

Escuché otro ruido extraño.

Tanishita colapsó al costado.

Esto no parecía como un ser vivo colapsando. Era parecido a si alguien hubiera levantado una rama sobre su costado y luego la hubiera dejado caer.

— ¿¡Gy-gy-gyaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhh!?

La carcelera llamada Sakai Haruka dejó escapar un gritó muy agudo y trató de huir. ¿Quién había hecho esto? ¿Qué habían hecho? ¿Cómo lo habían hecho? ¿Cuáles eran las condiciones? Ella no sabía la respuesta a alguna de aquellas preguntas, así que simplemente trató de huir tan lejos del raro peligro como pudiera.

Iack.

El estómago de su uniforme de trabajo se hinchó como una pelota de playa. Después de eso…bueno, realmente no quiero explicarlo. Hubo un sonido apagado y toda la zona baja de su estómago se tiñó de un rojo oscuro. Era como si un globo de agua escondido en sus ropas hubiera estallado. Docenas de serpientes húmedas con algo rojo se deslizaron por los espacios en sus ropas.

— ¡E-ee! – gimió alguien.

Ese era el límite de lo que podían hacer y no cambió nada.

Las prisioneras y los carceleros colapsaron mientras eran abatidos por las serpientes. Gogan Sakura podría haber tenido un arma de fuego de verdad, pero las serpientes incluso se deslizaron por el cañón del arma. Después de que su arma funcionara mal y volará su mano…bueno, no fue lindo.

El silenció cayó sobre el área.

Las serpientes continuaron deslizándose.

No creía que estas fueran algún extraño parasito o alíen.

Lo más probable es que fueran Youkai.

Serpientes. Un enjambre. Una aparición repentina.

Había muchos candidatos, pero todavía no podía estar segura de nada. Cuando se trataba de serpientes Youkai, sospechaba de las gobernantes de las aguas, las relacionadas con la herrería el cual derivaba de ellas o espíritus que poseían.

—A-ahh. Ahhhhh…

Escuché el llanto estupefacto del Sunekosuri por la radio.

—Sunekosuri, ya no necesito que estés ahí, así que ven a verme aquí.

Con esa instrucción arbitraria, caminé a través de la niebla y cuidadosamente me acerqué a los cadáveres.

Estaba manteniendo el nivel óptimo de tensión y pesadez en mis músculos para que así pudiera moverme en cualquier momento, pero no había señal de serpientes atacándome. Parecía que la condición del ataque era algo diferente a la distancia.

…Hmm.

Estaban un poco esparcidos, pero había seis cadáveres yaciendo en el estacionamiento. Las serpientes se estaban incluso retorciendo en las heridas de las apuñadas en la cabeza de Yamada Ken. Esto propagó las heridas bastante, por lo que el “contenido” se estaba derramado.

Vi cada cadáver por turnos.

Yamada Ken.

La peor parte era las heridas de las apuñaladas en su cabeza. En vez de sangre fresca, más de diez serpientes se estaban deslizando. El contenido rosa de su cabeza se estaba derramando, así que era claramente obvio que no tenía salvación.

Sakai Haruka.

No quería tener que mirar dentro de su uniforme de trabajo, pero su inquietantemente hundida silueta me decía que se había quebrado desde el interior. Todos sus intestinos debieron haber salido también porque ella olía peor que cualquiera de ellos. Era más que sólo el olor de la sangre. Muchas cosas diferentes se habían mezclado dentro de su intestino.

Kurumaya Nozomi.

Escuché un silbido ocasional escapando de ella, por lo que inicialmente pensé que ella estaba viva. Sin embargo, no lo estaba. Podía ver serpientes en su pecho. Sus pulmones habían estallado desde el interior. Al tiempo que las serpientes entraban y salían, causaban que los restos de sus pulmones actuaran como una bomba. Eso estaba sacando algo de aire. Vi una muñeca de tapas de botella con forma de gato saliendo de su bolsillo, así que debía haber sido ella quien las colocó en la cafetería de empleados.

Tanishita Hajime.

Ellas salían de su boca, ojos, nariz y orejas. Las serpientes empujaron cada agujero en su rostro. La estructura de su cara había sido completamente destruida. Lucía como un fugashi hinchada.

Suzukawa Izumi.

Un gran número de serpientes estaban saliendo de su boca y nariz, y sus ojos estaban hacía atrás de su cabeza. El número de serpientes saliendo de su boca debía haber excedido el límite porque su quijada estaba completamente dislocada.

Gogan Sakura.

La explosión de su pistola había estallado su mano y toneladas de serpientes estaban pasando por su ojo derecho a su izquierdo. Podrías imaginarte que había pasado al espacio entre ellos.

—Ahh, ¿cómo pudo haber pasado esto? – gimió el Sunekosuri mientras se acercaba después de salir de la fábrica. —Aniquilación… ¡Esta es una completa aniquilación! ¡¡Pensé que el Hyakki Yakou nos envió aquí para evitar que esto pasara!!

— ¿Qué? Fuimos enviados a investigar el fenómeno en la fábrica de semiconductores y eliminarla si era necesario. Deja de añadir objetivos extra.

— ¡Entonces, si se te hubiera pedido salvar a todos en la prisión corporativa, ¿lo harías hecho?! ¿¡Estás diciendo que podrías haber hecho eso con tus habilidades sobrehumanas!? ¿¡Podrías haberlos salvado de esta horrible situación!? ¡¡Debieron haber sido personas completamente normales sin conexión con nuestro mundo!!

—Lo siento, pero no acepto trabajos que sé que no puedo manejar.

Puedes ponerte emocional si quieres, pero ten cuidado porque es sólo algo bueno para motivar.

Y esto no se ha acabado aún.

—Sunekosuri, ¿quién piensas que hizo esto?

Zashiki_v03_237

— ¿Eh…?

— ¿Hay algún personaje misterioso aún no visto escondido en algún lugar? Supongo que es posible, pero dudo que ese sea el caso. Si alguien que podía habernos matado en cualquier momento ha estado viendo a distancia todo este tiempo, no los habría matado en este momento. Y ya que no te atacó a ti o a mí, el culpable no debe estarnos viendo desde la perspectiva del ojo de dios, – expliqué. —En otras palabras, esto sólo fue como lo planeado. El pilar mental del grupo, el carcelero líder llamado Itou Takeru, fue asesinado en la cafetería y después la máxima sospechosa, yo, estalló en el estacionamiento. Uno de los sospechosos entró en pánico y uso su poder oculto.

—Entonces, ¿uno de ellos uso estas serpientes? ¡¡Pero todos fueron aniquilados!! ¿¡Perdió control del Youkai!?

—Eso haría esto más simple, pero no lo creo, – dije sin darle importancia. —Después de todo, uno de ellos sigue vivo.

Troné los nudillos de mi mano derecha.

Mi cuerpo había sido modificado especializado para peleas con Youkai, pero todavía podía aplastar la cabeza de un cadáver o arrancar su corazón con una sola mano. El cuerpo humano poseía más potencial para brutalidad que la mayoría de la gente pensaba.

Para ser franca, si destruía cuidadosamente los signos vitales del sospechoso, el incidente podría ser resuelto.

—¡¡E-e-espera un segundo!! ¡Pero…ellos fueron…sólo mira…fue una completa masacre! ¿¡Cómo…qué!?

—No te dejes desviar por el shock de la escena. Mira esto racionalmente. ¿Por qué el culpable mató a todos? Para mantener las condiciones de igualdad así como para esconder su identidad. Quería ser otra víctima por si acaso esta liberación irregular de la serpiente Youkai fracasara y dejara un sobreviviente.

—E-entonces…

—Eso también es el por qué las serpientes Youkai siguen aquí. Normalmente, tratarías de esconder tu carta del triunfo. Si alguien puede determinar la identidad del Youkai, sabrían su debilidad. Pero el culpable está dejando este espeluznante Youkai sobre los cadáveres. Eso es para evitar que alguien toque directamente los cuerpos de las víctimas para revisar su pulso o revisar las pupilas. Cuando ves estos grotescos cadáveres, por supuesto que no vas a querer acercarte al Youkai que lo hizo. Quién sabe que te harían a ti.

Apunté a cada una de las figuras colapsadas en el estacionamiento una a la vez.

Yamada Ken.

Sakai Haruka.

Kurumaya Nozomi.

Tanishita Hajime.

Suzukawa Izumi.

Gogan Sakura.

—Ahí. Ella es.

26 (3rd person)

En la Villa Intelectual de la Villa Noukotsu, hoy no era otro día relajante en la casa Jinnai.

La familia manejaba una fábrica de sake, por lo que mediados de Septiembre, el cual era tiempo de cosecha de arroz nuevo, era el momento más estresante. Este fue el primer paso del proceso de producción, por lo que determinada si podían empezar o no. No importaba qué tanta tecnología tuvieran, un error podría impedirles de hacer el mejor producto posible.

Y por lo tanto el padre de Jinnai Shinobu estaba constantemente llamando a los productores de arroz de la ciudad mientras que el abuelo de Jinnai Shinobu manejaba el camión ligero eléctrico para juzgar y seleccionar el arroz. El abuelo supuestamente se había retirado, por lo que la importancia de esta temporada podía ser vista en el hecho de que él destacaba en las líneas frontales.

Sin embargo…

Las cuestiones financieras de la sociedad humana no le importaban a los Youkai que vivían por toda la eternidad.

Con el fin de buscar lo que Shinobu había escondido en su habitación, la glamorosa y de pechos enormes Zashiki Warashi encontró los ahorros secretos del chico de preparatoria y de pecho plano y algo yandere Yuki Onna revisó sus revistas pornográficas ocultas. Sin embargo, encontraron algo inesperado. (De paso, una Youkai que protege la causa y una yandere tendían a tener una falta del sentido de la privacidad.)

Encontraron un viejo álbum.

—Esto fue hecho con un servicio que hace impresiones de alta calidad de las fotos en marcos de fotos digitales. Eso fue muy popular hace un tiempo. …Después de todo, la información digital tiende a destruirse cada pocos años.

—¡¡Oh, oh, ohh!! ¿A-así que esto está lleno de ese tipo de fotos y ese tipo de fotos de Jinnai Shinobu durante su juventud? ¡¡*Jadear*…*jadear*…!!

—Estás comenzado a lucir un poco húmeda. ¿Estás segura que no te vas a derretir por emocionarte tanto por esto?

La Zashiki Warashi y la Yuki Onna llevaron el álbum hacía la sala de estar y abrieron la gruesa cubierta tan casualmente como si estuvieran leyendo el volumen de un manga que encontraron mientras limpiaban la habitación.

—Este es Shinobu cuando se rehusó a dejar su biberón.

—… ¿¡Qué es esto!? ¡¡Su cabello es de un color diferente!!

—Y este es Shinobu cuando se volvió un animal salvaje y saltó a mis pechos incluso cuando traté de decirle que su biberón estaba del otro lado.

— ¡Ese maldito gigolo! ¿¡Él tenía tanto talento tan joven!?

Una Nekomata murmuró en estado de shock un poco lejos de las dos temblorosas Youkai.

— ¿Qué están haciendo…?

Ella se había hablado a ella misma, pero alguien le respondió.

Era la madre de Jinnai Shinobu quien prefería lidiar con las cuentas más que en realidad hacer el sake. Mientras ella rápidamente ingresaba información en un programa de hojas de cálculo en la computadora colocada encima de la mesa baja de la sala de estar, ella le habló relajadamente a la Nekomata.

—Realmente no se puede evitar. La mitad de los problemas de Shinobu con la Zashiki Warashi son su propia culpa.

— ¿Qué quiere decir?

—Su pereza y su amor por los videojuegos provino de las propias acciones de Shinobu.

Esta mujer no era una persona frugal tacaña con el dinero. En su lugar, ella era una fanática de las matemáticas quien fue absorbida completamente por las fluctuaciones de los parámetros. Ella sonrió a la hoja de cálculo en la pantalla mientras hablaba.

—De hecho, cuando me casé en la familia , esa Zashiki Warashi casi nunca aparecía donde alguien pudiera verla.

—… ¿En serio?

—Eso es lo normal para una Zashiki Warashi, ¿cierto? Verías su sombra en la puerta corrediza pero no encontrarías a nadie ahí y le dieras la vuelta por detrás. Si dejas comida en la habitación del altar, desaparecería misteriosamente. – La Nekomata lucía dudosa mientras la madre de Jinnai Shinobu continuaba hablando. Sus dedos corrían por el teclado todo el tiempo. —Cuando Shinobu nació, ella seguía siendo esa existencia elusiva y misteriosa. Sin embargo, Shinobu se emocionaría e iría alrededor buscando a la Zashiki Warashi. Cuando él era incapaz de hallarla se cansaba y comenzaba a llorar. Fue ahí cuando comenzamos a ver su cara saliendo detrás de un pilar. Después de que eso continuara por mucho tiempo, ella terminó así.

—Podría ser un demasiado cruel dejar caer toda la culpa en ese chico.

—Probablemente. Shinobu también ganó algunos hábitos de parte de ella. Por ejemplo, él siempre abraza su almohada o algo mientras duerme.

Entonces un Smartphone comenzó a sonar.

Era el teléfono (que en realidad le pertenecía a Shinobu) el cual estaba ubicado en el pecho de la yukata glamorosa de la Zashiki Warashi.

— ¿Qué? ¿Te fuiste a tu viaje pero terminaste varado con una chica de tu clase? Shinobu, ¿por qué me estás llamando? ¿Estás fanfarroneado de qué tan genial es tu vida?

— ¿¡U-una cita!? ¡¡No me digas que están atrapados en una cabaña en la montaña y tuvieron que desnudarse para calentarse entre ellos con sus cuerpos!! ¡E-ese es el papel que una Yuki Onna debería desempeñar ya que las montañas y el frío son nuestros dominios!

—Pensé que ver a una Yuki Onna acercándose en esa situación conduciría a estar varado y congelado hasta morir, – señaló Shinobu por el teléfono. —Pero ese no es el punto. Como sea, ya contactamos al cuerpo de bomberos, así que deberíamos estar bien. Mientras tanto, tengo unas cuantas fotos para enviarte.

— ¿Son fotos eróticas rebosantes con juventud?

— ¿¡H-hacer un gyotaku con el cuerpo femenino!? ¡¡Qué retorcido!!

—Oye, ¿podríamos tratar de llegar a alguna parte en esta conversación? – preguntó Shinobu. —Encontramos un puñado de viejos Kanjis y no podemos leerlos. Pensé que tal vez una Youkai que ha vivido una larga vida podría ser capaz de descifrarlos.

—Shinobu, eso suena como una gran molestia.

—Una vez que cuelgue, puedo llamar a la compañía de la tarjeta de crédito y decirles que perdí mi tarjeta. Si hago eso, el Smartphone, la red del sistema del videojuego y el internet de la laptop serán detenidos. ¿Y qué hay del cable de TV? Creo que el de mi habitación y tu habitación están bajo mi nombre.

La Nekomata suspiró en exasperación cuando vio a la glamorosa Zashiki Warashi postrarse en frente del Smartphone con lágrimas en sus ojos.

La Zashiki Warashi dio un sollozo con lágrimas y miró las fotografías que le habían enviado.

Zashiki_v03_245

—Am… Creo que este tallado en una piedra en lo que parece una cueva dice…”la llegada del dios del agua”.

— ¿Alguna idea de lo que eso significa?

—Significa que están trayendo un Youkai serpiente de alguna otra parte.

—… ¿Serpiente?

Con el ejemplo obvio de Yamata no Orochi, serpientes y víboras Youkai frecuentemente eran relacionados a ríos serpenteantes y los daños por el agua que provienen de ellos.

—Entonces aquellas son…no, espera. No recibí esa sensación de ellas. Son las enormes serpientes como Orochi o Uwabami que simbolizan ríos. Las que vi eran diferentes…

Shinobu estaba murmurando sobre algo, pero la Zashiki Warashi no le puso mucha atención porque ella no sabía los detalles.

Ella se concentró en descifrar la vieja escritura en las fotos para que así ella pudiera evitar el peligro de una aniquilación del internet.

—Estos cuantos libros de contabilidad en el papel japonés parecen estar relacionados a un ritual de la villa. Explican la cueva. Sin embargo, el papel está tan dañado que sólo puedo leer partes y pedazos.

—Sólo dime lo que puedes leer.

—La fuente de ingresos de la villa proviene del polvo de oro colectado en un rio en el fondo de un barranco. Debía haber habido una mina de oro en algún lugar, pero no tenían la tecnología para buscarla o minarlo.

—…Me estaba preguntando cómo ese hombre compró esa estufa portable y cilindro de gas.

—Sin embargo, la cantidad de polvo de oro que podían obtener era inestable. Durante los años en los cuales encontraban menos, no ganaban lo suficiente para vivir lo cual afectaba la estabilidad de toda la sociedad de la villa. Tenían un ritual en común que usarían para resolver sus preocupaciones.

— ¿Un ritual?

—Podrías llamarlo “adelgazando a la manada” o “dejando pocas bocas que alimentar”. El ritual se realizaba al tomar cualquier bebé que naciera durante alguno de esos años difíciles y se ahogaba en la cascada en esa cueva. …En pocas palabras, dejarían pocas personas para ayudar a resolver la falta de comida.

Se hizo el silencio.

Este no era problema con la señal.

Shinobu no sabía cómo responder a esta información que iba mucho más allá de lo que había esperado.

—Por el formato de esta escritura, esto es algo que pasaba hace más de 100 años, – indicó la Zashiki Warashi.

—No necesariamente, – gimió Shinobu. —Habían dos cementerios en la villa. Probablemente porque tenían uno para los aldeanos normales y uno para los bebés que habían sido asesinados en el ritual. ¡Hace treinta años fue la edad de la televisión a color!

No importaba lo que dijera cualquier persona o cómo trataran de negarlo, lo que pasó no cambiaría.

Ocasionalmente, esa villa que parecía congelada en el tiempo algunas veces no tendría suficiente comida.

Para resolver eso, habían continuado ahogando bebés como si hubiera sido perfectamente normal.

Incluso cuando las televisiones cambiaron de blanco y negro a color, incluso cuando los trenes balas corrían por Japón e incluso cuando el aire acondicionado se volvió una parte del estándar de un hogar, eso había continuado. Como si insistieran que permanecer intactos fuera una virtud, siguieron ahogando bebés.

Y si alguien no hubiera aniquilado a todos viviendo ahí, probablemente aun así sucedería.

Las víctimas del suceso habían sido humanas.

Pero no había garantía que todos fueran “perfectamente inocentes”.

—Este es el último. El papel japonés que encontraste junto a una jarra rota. …Hm. Esta debe de ser la serpiente Youkai que viste en la villa.

— ¿Qué es?

Si era una serpiente gigante simbolizando los ríos, sería Orochi o Uwabami.

Pero esos no eran.

La Zashiki Warashi respondió como si le estuviera enseñando a un niño cómo leer un kanji difícil.

—Toubyou. Es un espíritu posesor que viene en un conjunto de 75 pequeñas serpientes.

27 (Hishigami Mai)

Yamada Ken, Sakai Haruka, Kurumaya Nozomi, Tanishita Hajime, Suzukawa Izumi y Gogan Sakura.

—Ahí. Ella es, – dije mientras llevaba con fuerza mi brazo hacía abajo.

Apunté a la cabeza de la culpable.

Pero fallé.

Mi mano derecha golpeó en el asfalto del estacionamiento hasta la muñeca. La culpable que había estado pretendiendo estar muerta había rodado a un costado para evitar mi brazo.

—Tch. ¡¡Idiota!!

¿¡Qué demonios!? ¿¡Por qué mi mano perforó el asfalto tan fácilmente!?

Mi cuerpo estaba especializado para combates anti-Youkai. Si me forzaba a golpear un panel metálico o el asfalto, destrozaría mi propia piel en pedazos.

—Ah…ah…

Mientras el Sunekosuri dejaba escapar una voz atónita, saqué mi brazo del asfalto destrozado.

Parecía que mi ataque no se había desperdiciado completamente.

Un oído arrancado colgaba de mi dedo índice.

— ¿Cómo…? Pero…ella estaba…¡ella estaba muerta justo hace un momento!

—Tonto. Eso no fue como la cabeza dividida de Yamada-kun con el cerebro saliéndose o los intestinos de Sakai-chan que estalló como un globo de agua. Si hubieras prestado atención, debería haber sido obvio.

Tiré el oído mientras la figura se miraba y lentamente se ponía de pie.

El pedazo de piel golpeó a la culpable en el pecho donde se deslizó hacía debajo de acuerdo con la gravedad.

—Tener muchas serpientes saliendo de tu boca que tu mandíbula se disloque no es suficiente para matarte. Si las serpientes sólo estaban en tu boca y no entraron en tu garganta u órganos, podrías continuar respirando por tu nariz, – le dije a la culpable. — ¿No es eso cierto, Suzukawa Izumi-chan?

Ella tenía la edad de alguien de preparatoria. Como una de los prisioneros en la prisión corporativa, fue forzada a vestir ropa de trabajo nada finas. O eso parecía.

Sin embargo, el Sunekosuri estaba temblando y dijo, — ¿Q-qué es eso?

—No me preguntes.

— ¿¡Por qué la piel de la chica se está peleando para revelar el rostro de una anciana!? ¿¡Quién es ella!?

— ¿Por qué no le preguntas? – respondí sin darle importancia antes de sonreír. —Pero el tipo de persona que se disfraza de una bella chica tiende a no ser una persona decente en realidad.

Suzukawa Izumi, o la anciana usando su piel, habló con una voz ronca con su rostro medio destruido.

—… ¿En serio?

—Había un rumor de un pase libre en la prisión corporativa y el alcohol ocasionalmente lograba entrar. Ya fuera que la persona usando el pase libre era un prisionero o un carcelero, era parte de un grupo que quería destruir la prisión corporativa y estaba usando el alcohol como moneda para negociar y hacer tratos con las personas. De esa manera podía reunir los objetos necesarios para un Youkai o un Paquete. …Esa era nuestra historia hasta ahora, pero parece que la situación fue realmente un poco diferente.

— ¿Eh? …¡Oh, ya entiendo! ¡¡Si esa anciana podía disfrazarse como Suzukawa Izumi…!!

—Podría disfrazarse como otra persona también. Una sola persona estaba usando el pase libre todo el tiempo. Al periódicamente fingir su muerte y tomar el rostro de alguien más, ella podía continuar en lo que estaba mientras escapaba de las sospechas.

—…

—No sé cuántas personas están cooperando con ella afuera de la fábrica, pero si ella quería irse periódicamente, debe tener algún equipo para hacer contacto periódico. Tal vez un servidor que usa un satélite para comunicarse. Y por supuesto funcionaría sobre una cinta que logra traspasar a las interferencias.

La anciana no dijo nada.

En el siguiente momento, un gran número de pequeñas serpientes antinaturalmente se deslizaron desde la neblina.

Docenas de ellas aparecieron sólo a unos cuantos centímetros de mi rostro. Instintivamente dio un paso hacia atrás y la gravedad arrastró a las serpientes hacía el asfalto del estacionamiento.

La anciana lucía confundida.

— ¿Es de sorprenderse? – pregunté con una risa arrogante. —Todas las serpientes salieron de los cuerpos y heridas de los otros. El medio es probablemente la niebla. Cuando la víctima la respira, puedes llamar a las serpientes en sus cuerpos para matarlos.

—…Entonces no debería haber manera de que lo evites.

—Qué ingenua. No deberías pensar en mí de tener los mismos estándares que las otras creaturas que llamamos humanos. Soy extraordinariamente poderosa contra Youkai y similares. Incluso tengo la habilidad de morder la piel de Youkai y digerirla en mi estómago. Una vez que están dentro de mi cuerpo, no hay nada que puedan hacer. Incluso puedo purificar toda esta niebla que apesta a Youkai. – Y no me detuve ahí. —Un humano normal no puede matar a un Youkai normal, pero lo mismo no se puede decir cuando es Youkai contra Youkai. Es por eso que las personas en mi negocio les gustan usar Shikigamis. ¡Sunekosuri! ¡¡Si no quieres morir, muerde todas las serpientes apareciendo en tu boca!!

Desagradables sonidos comenzaron a provenir de la boca del Sunekosuri.

Un Sunekosuri era un Youkai sin un lado violento. Todo lo que podía hacer era frotar su cabeza contra las piernas de los viajeros.

Sin embargo, estas serpientes Youkai eran sólo tan gruesas como un pequeño dedo y de treinta centímetros de longitud.

Hablando puramente del tamaño e ignorando su fuerza y características especiales, eran ligeramente como salchichas duras. Eso significaba que los colmillos de un pequeño perro eran suficientes para morderlos.

—¡¡Ueh, uehhh!! ¡Peh, peh! ¡O-odio las creaturas sin piernas! ¡¡Guau guau!! ¿¡Ubh!? ¡¡Gehhhh!! ¡¡Au!! ¿¡Qué este anillo!? ¿¡Por qué hay metal mezclado en ellas!?

Parecía tener problemas ya que más serpientes aparecerían cada vez que respirara la niebla.

Él continuamente estaba mordiéndolas y escupiéndolas, por lo que no parecía estar en peligro de que su estómago estallase. Decidí que podría concentrarme con seguridad en la anciana.

—Ya que este es una serpiente Youkai relacionada con el agua en la niebla, asumí que era un Orochi o Uwabami, pero parece que me equivoqué. – Llegué al centro del problema mientras miraba los objetos como anillos de oro que el sollozante Sunekosuri estaba escupiendo. —El Toubyou. Si recuerdo, es un Youkai criado en una jarra u olla que viene en un conjunto de 75. En cambio por darles periódicamente sake o una bola de arroz, le permiten al amo de la casa prosperar al robar oro, plata y tesoros de otras casas. Son un espíritu posesor estereotipado. …Esa debió haber sido la característica usada para hacer que las 8000 personas de la prisión corporativa
Se desvanecieran…no, para hacer que los pocos que estamos aquí nos perdiéramos. Este Paquete automáticamente “roba” las personas necesarias para el objetivo del amo. Eso produce este efecto espiritual a distancia.

—…No entiendes.

— ¿Qué no entiendo?

—¡¡El Youkai que quería usar no era un espíritu posesor!!

Ella debió entender que no podía apuntarme directamente desde adentro, por lo que el arreglo del Toubyou cambió.

Docenas, cientos o incluso miles de serpientes llovieron alrededor de la anciana. Ellas se enrollaron entre cada una, mordiéndose entre ellas, se entrelazaron fuertemente y se ramificaron complejamente. Juntas, crearon una silueta gigante serpentina.

Espera. Espera un segundo.

— ¿¡Mezclaste las características del Orochi!? Maldición. ¡¡Debí haber investigado la villa abandonada!!

—Esto se acerca más a la forma del Youkai que debería haber estado en la villa. Pero tus remordimientos no tienen sentido. Mi santuario fue destruido hace mucho tiempo. No queda nada.

—Así que “Suzukawa Izumi” fue la sobreviviente de la Villa Zenmetsu que se rumoraba que existía dentro de la prisión corporativa.

— ¿Cuánto tiempo crees que soy una sobreviviente? – dijo la anciana en un susurro con su espalda a la gigante serpiente ramificada. — ¿Me creerías si te dijera que he sido la misma anciana por 100 años?

—No veo razones para no hacerlo. He rehecho y cambiado todo desde mis uñas hasta mis órganos internos, por lo que no me sorprende que puedas alterarte de esa manera. Aunque realmente no le veo un sentido.

—La villa de las Cuatro Montañas fue creada hace más de 100 años como una planta de curación para aquellos sufriendo de heridas espirituales u otros daños graves relacionados con los Youkai. Aunque en realidad, era en su mayoría un área de cuarentena donde las personas eran abandonadas.

— ¿Hay alguna necesidad de explicar esto?

—Mi objetivo era entrar a la villa de las Cuatro Montañas, intencionalmente dividir el grupo para que así dos poderosas familiares fueran creadas y mantener un estado constante de conflicto interno. Esencialmente, era una espía destinada a controlar las Cuatro Montañas. Al tomar el odio dirigido hacia el exterior y voltearlo hacía el interior, los habitantes no tratarían de romper los muros de la villa. Si todo iba bien, estarían satisfechos con su extremadamente pequeño ciclo y extremadamente pequeña sociedad.

—… ¿Eso realmente era necesario?

—Pero el polvo de oro en el río les dio la moneda extranjera que necesitaban para contactar al mundo exterior. Entonces cuando los espíritus posesores fueron traídos, decidieron espiritualmente armarse a sí mismos. Eso fue hace 30 años. Esto causó que el Grupo de Electrónica Kuroyama los viera como un peligro. El ahogo de niños sucediendo en ese momento dejó el agua subterránea impura, por lo que estaba prohibido a cualquiera beberla. Debido a la sincronización, esto intensificó su oposición de la corporación que deseaba usar esa agua subterránea para la fábrica de semiconductores.

Sucedió mientras trataba de hacer un ataque sorpresa durante una pausa en la conversación.

—Fue por eso que el Grupo de Electrónica Kuroyama planeó tomar la iniciativa y aniquilar la villa de las Cuatro Montañas.

La mano de la anciana se movió.

—Todavía tenían que completar el Paquete de Toubyou que cubría el área entera de las Cuatro Montañas. Se dejó sin terminar.

Ella sostenía un contenedor lleno con agua, sake o algún otro líquido. Ella enterró esa mano en el Orochi ramificado detrás de ella.

—Es por eso que sobrescribí el Paquete de Toubyou con el Youkai y el ritual que la villa originalmente tenía intención de tener.

Y ella sacó su mano de vuelta.

Como si esa fuera su señal, la serpiente gigante con demasiada facilidad se dispersó.

Zashiki_v03_257

—Originalmente, la serpiente no era más que la vaina.

La anciana sostenía una espada en su mano.

En vez de una katana de un solo filo, era una espada de doble filo de una era mayor.
La anciana habló tranquilamente mientras casualmente bajaba esa espada que emitía una luz brillante como si estuviera brillando en el sol.

—Su verdadera naturaleza es la producción de una espada. El nombre de la espada que apareció después de la derrota de una serpiente ramificada en ocho era Kusanagi.

…¡¡¡Esto no es bueno!!!

¿¡Realmente tiene la habilidad de ilegalmente acceder y sacar a la fuerza el poder de uno de los Tres Tesoros Sagrados al seguir el diagrama de la derrota de Yamata no Orochi!?¡¡Esto se ha ido más afuera del campo de lo anti-Youkai!!

En el momento que me di cuenta que había malinterpretado completamente qué tanta distancia necesitaba estar de ella, la situación ya había empezado a moverse.

Una terrible cuchillada me atacó como un destello de un relámpago.

28 (Uchimaku Hayabusa)

Mientras buscaba a un hombre, Hasebe Michio, involucrado profundamente en la masacre de la Villa Zenmetsu, era comido por un gran número de serpientes Youkai.

Los misterios sólo se habían incrementado, pero permanecer ahí no habría ayudado.

Agarré el brazo del hombre vistiendo trapos quien pareciera ser un sobreviviente de la Villa Zenmetsu y le insté a salir del rio del barranco y estar en tierra.

El acantilado era sólo unos pocos metros de alto y no era completamente vertical.

Había protuberancias irregulares que se salían que podíamos agarrar o usar como punto de apoyo, por lo que un aficionado podría fácilmente escalar a cambio de ensuciar más nuestras ropas.

— ¿Estás bien? – preguntó la fenómeno del misterio una vez que me arrastré arriba.

Colapsé en la tierra recuperando el aliento como respuesta.

—Hasebe fue devorado por serpientes.

—Sólo puedo imaginar que es una descripción figurativa, por lo que ¿podrías ser más específico?

— ¡Lo digo literalmente! Estaban también en el capó del auto rentado, ¿recuerdas? Eran esas pequeñas serpientes Youkai. ¡¡Un grupo de ellas repentinamente atacaron a Hasebe!!

—No debería haber pasado, – murmuró el otro hombre sin comprender. Su cuerpo entero estaba temblando. — ¡Esas Youkai no eran así de peligrosas! No atacan indiscriminadamente personas y causan que se desvanezcan como lo hace un Tengu…

— ¡Ni siquiera sabemos tu nombre! – dije para interrumpirlo. — ¿¡Quién eres!? No nos hablaste a Hasebe o a mí. Le hablaste a esas serpientes Youkai. Les dijiste que se detuvieran. ¿¡Sabes algo de ellas!?

—Esas son… – el hombre que vestía trapos se detuvo, pero nerviosamente continuó. —Son un espíritu posesor conocido como un Toubyou. En el pasado, los miembros más influyentes de la villa las compraron con un comerciante en la zona de Shikoku… De alguna manera lo logramos al reunir polvo de oro, pero esta pequeña villa estaba tan aislada del mundo exterior que no tenía una fuente estable de comida. Ni siquiera tenía electricidad o líneas telefónicas. ¡Estaba aislada y se mantenía a la distancia! Y por lo tanto…

— ¿Tomaron el poder un espíritu posesor Youkai que podía robar lo que fuera que necesitaran de otras casas? – dijo la fenómeno del misterio, terminando la oración del hombre.

El hombre desvió su mirada un poco.

—La aniquilación le ocurrió a la villa justo antes de que el Paquete estuviera completado. No debería haber funcionado, pero parece que una estructura preliminar de la Asamblea estaba en su lugar. Es por eso que esas serpientes escucharán lo que diga a un cierto grado. Claro, si periódicamente les doy bolas de arroz y sake. Sólo necesito la olla y la estufa para cocinar el arroz.

A un cierto grado.

Eso podría haber sido el pago por dejar abandonada la estructura.

Tomar el poder del Youkai podría haber sido conveniente, pero era como cruzar un puente colgante completamente sin mantenimiento día tras día.

Podría estar bien hoy.

¿Pero qué hay de mañana? ¿Qué hay del día de pasado mañana? ¿Qué hay de un mes a partir de ahora o un año a partir de ahora?

¿No tu pie eventualmente atravesaría una tabla dañada?

—El Toubyou son criadas en jarras de barro u ollas, ¿cierto?

—Sí. Pero hacer que el Toubyou echara raíces en las Cuatro Montañas podría haber sido para nada si un forastero que nos odiara o un traidor entre nosotros rompiera la jarra. Es por eso que una gran estructura fue preparada en adición a las jarras debajo de las casas.

—…?

—Las Cuatro Montañas en sí. En otras palabras, un área grande de tierra que está rodeada por montañas. El ensamble del Paquete fue ajustado para que funcionara como la “jarra” donde vive el Toubyou. Pero este proyecto fue planeado por el grupo rico influyente, por lo que no sé los detalles.

Un desagradable sentimiento recorrió mi columna.

Eso significaba que toda la zona de la cuenca funcionaba como el territorio de las serpientes.

Y las serpientes tenían la habilidad de robar cualquier objeto que su amo deseara del mundo exterior de este “jarro” gigante.

Era como si nos estuviéramos estado escondiendo dentro de la guarida de la bestia. No importaba qué tanto tratáramos de escapar, esas Youkai fácilmente nos capturarían. E incluso si escapábamos de su guarida, nuestra seguridad no estaba garantizada. El Toubyou era un Youkai que viajaba fuera de su jarra para robar varios objetos.

—Cualquiera que sea el caso, creo que podemos asumir que esos Toubyou están profundamente relacionados con este incidente.

—Por cierto, detective, ¿qué vas a hacer al respecto de Hasebe Michio? ¿La policía aceptará que “desapareció repentinamente debido a un poder de Youkai” como respuesta?

—Me duele la cabeza… Bueno, encontramos esa bolsa con una espada oxidada y algo de dinero en ella. Sólo tengo que usar eso para probar que Hasebe estuvo involucrado en el ataque a la Villa Zenmetsu.

—El Toubyou también es un Youkai que causa enfermedades a aquellos que obstruyen la prosperidad de su casa, – dijo el hombre vistiendo trapos casi como un quejido. —Pero no son lo suficientemente poderosos para matar. ¿Qué fue eso que vi…? Nunca había visto al Toubyou hacer eso antes…

—De cualquier modo, quiero que vengas con nosotros. Los casos que involucran Youkai pueden ser difíciles de manejar, pero necesito que escribas una declaración jurada.

Bajo leyes actuales, los Youkai no podían ser juzgados directamente. O más bien, encerrarlos tiene poco significado cuando no tienen tiempo de vida, y no hay manera de ejecutarlo ya que no pueden ser asesinados.

Y por lo tanto…

Este hombre había construido el Paquete de Toubyou y poseía la autoridad para controlarlo, por lo que era posible que él debiera ser visto como el culpable detrás de la desaparición (o asesinato) de Hasebe.

Sin embargo, ese hombre había gritado para que los Toubyou se detuvieran mientras devoraban a Hasebe.

Simplemente esperaba que eso fuera considerado en la corte.

—No…

El hombre dijo una palabra negativa.

La fenómeno del misterio frunció el ceño y todos mis músculos se tensaron ligeramente. Lentamente me senté de donde había estado recostado exhausto en la tierra.

¿Va a huir por miedo de ser arrestado?

Me puse más cauteloso, pero la situación fue mucho más allá de mis expectativas.

—Parece que ya he alcanzado mi límite.

Por un instante, no podía entender a qué se refería.

Pero poco tiempo después…

—Resuélvelo. Resuélvelo. Resuelve el acertijo.

Esa voz cantando esa aterradora canción de cuna regresó.

Cuando miré hacía el hombre vistiendo trapos, su expresión estaba arrugada en algo parecido a una sonrisa sin embargo también parecía como si estuviera llorando.

Y cuando bajé mi mirada, vi lo que parecía cuerdas negras retorciéndose mezcladas con la hierba muerta. Ellas estaban envueltas fuertemente alrededor de sus tobillos.

No son cuerdas.

¿¡Son serpientes!?

—Eso significa que ya no eres necesario.

Era como si mandíbulas gigantes de cocodrilo crecieran desde la tierra y tragara al hombre.

Una masa hecha de docenas si no es que cientos de serpientes lo atacaron.

29 (Hishigami Mai)

Un objeto parecido a un palo giró a través del aire como si volara en arco.

Giró y giró.

Sí.

Todavía no sentía dolor, pero podía decirlo. Ese objeto giratorio era mi brazo derecho. Ese brazo giratorio había sido cortado sin piedad de mi hombro.

Inmediatamente después, pateé hacía al aire al Sunekosuri y lo atrapé en mi mano izquierda. Mordí con fuerza el brazo derecho girando a través del aire para agarrarme a él.

Entonces recordé el plano de la fábrica de semiconductores y corrí con toda mi fuerza hacía su salida de emergencia.

Oí un gran estruendo.

¡Maldita sea!

Parecía que había juzgado mal mi fuerza debido a la tensión. Saqué mi tobillo de donde había quebrado en el asfalto del estacionamiento y entonces continué corriendo.

Mientras tanto…

—…

La anciana ondeó tres veces a Kusanagi.

Cuchilladas de tres metros de largo aparecieron en la niebla rodeando y cuchilladas iguales aparecieron en los vehículos perfectamente alineados. Muchas explosiones pronto le siguieron. Balanceé mi cuerpo superior para evadirlo mientras corría con la velocidad de un proyectil de artillería hacía la salida de emergencia de la fábrica que podía ver claramente a través de las cuchilladas en la niebla.

Corrí hacía el hombro de la puerta de acero primero.

La dos bisagras y la cerradura se rompieron simultáneamente, la puerta se dobló en una forma de V y rodé dentro de la fábrica.

Antes de levantarme, escupí mi brazo derecho de mi boca en el piso.

—¡¡Gh…!! *Jadeo*, *jadeo*… Maldición. ¡¡Esa maldita anciana!!

— ¿¡E-estás bien!?

—Mi cuerpo ha sido modificado completamente. Esa herida todavía no ha comenzado a pudrirse, por lo que puedo reconectarlo con mi kit.

Un sudor frio cubrió mi cuerpo.

Maldición. ¿¡Cómo podría un objeto hecho por el hombre estar a la par con mi control corporal!?

—Pero ese kit está en la cajuela de nuestro auto. Siempre y cuando esa anciana esté allá fuera, dirigirse al estacionamiento es suicidio.

— ¿N-no puedes correr hacía allí mientras evades como antes?

— ¿Realmente piensas que estaba evadiendo eso?

Uuh… Esto se siente terrible.

Es ya que monstruos como estos algunas veces aparecen sin previo aviso que no puedes tomar este trabajo a la ligera.

—He sido cortada bastante bien. Ni siquiera esquive alguno de ellos. Es sólo que las cortadas fueron tan profundas que el daño no ha llegado aún. Si no hago algo, mi cuerpo entero se caerá en pequeños bloques dentro de 10 minutos.

Si eso sucedía, no tendría manera de salvarme.

Para sobrevivir, necesitaría acabar todo con la anciana y recuperar mi kit de la cajuela del auto en el estacionamiento todo dentro del tiempo límite.

Para ser honesta, la situación no era nada buena.

— ¿Q-qué? Entonces…¿¡hay….algo que pueda hacer!?

—No entres en pánico. La situación podría ser mala, pero no es imposible.

La peor posibilidad era que se escondiera la anciana. Si simplemente ella me esperaría para que saliera al estacionamiento nublado, el tiempo límite de 10 minutos se acabaría en seguida.

Pero estaba segura que eso no sucedería.

Mi cuerpo podría haber sido cortado en pedazos, pero había protegido al Sunekosuri.

La anciana atacaría con el fin de acabar a ese lindo Youkai canino.

Sin embargo, dejé eso sin decir mientras continuaba la conversación.

—Bueno, afortunadamente esta es una fábrica de semiconductores de alta tecnología.

— ¿Eh? ¡Oh, entiendo! Esa anciana está usando la niebla. ¡¡Esta fábrica está perfectamente sellada y esterilizada!!

—Ahora que ella sacó a Kusanagi, no creo que necesite la niebla.

—Entonces…

—Sólo ven conmigo. Iremos más adentro.

Tomé mi brazo derecho cortado con mi ensangrentada mano izquierda y caminé más dentro de la fábrica con el Sunekosuri cerca detrás de mí. La línea de producción visible más allá del grueso vidrio era hecha de nada sino cintas transportadoras y varios brazos robóticos. Parecía ser realmente una fábrica automatizada. Era un poco surrealista ver que todavía producían productos como si fuera normal a pesar de la situación. Incluso si la humanidad fuera borrada, probablemente continuaría produciendo partes electrónicas que nadie usaría.

—Para llegar a la línea de producción, tenemos que pasar a través de dos capas de puertas para el proceso de esterilización… Sunekosuri, ¿un Youkai amante de lo rural como tú estará bien rodeado de tanta maquinaria precisa?

—No realmente, pero dudo que vayas a escuchar si me quejo.

Bastante bien.

Entramos al cuarto de esterilización entre las dos capas de puertas. Una señal de peligro advertía de inflamabilidad, por lo que probablemente usaba un rociador de etanol y luz ultravioleta para secado rápido.

Se suponía que vistieras un traje parecido a un traje espacial cuando entraras, pero no había tiempo para preocuparse sobre eso.

Ignoré el mensaje de error sobre el panel de control y abrí de una patada la segunda puerta. Entonces puse un pie en el área de la línea de producción que estaba tan limpia que cada forma de vida era asesinada a un nivel microscópico.

— ¿Q-qué vas a hacer aquí? – preguntó el Sunekosuri.

La zona era grande, pero tenía tanta maquinaria de producción que se sentía como un laberinto.

—El Kusanagi de esa anciana cortó justo a través de todos los autos en el estacionamiento. Dudo que algo en este laberinto nos proteja, – él continuó.

—Ya sé eso. De hecho, no deberías incluso pensar en tratar de defenderte de Kusanagi el cual está conectado a Yamata no Orochi. Nuestro poder es sólo efectivo contra Youkai y cosas derivadas de Youkai. No podemos derrotar una habilidad que entra en el reino de los dioses como los Tres Tesoros Sagrados.

Observé la línea de producción y noté las posiciones de unas cuantas tuberías gruesas.

—Pero incluso si esa anciana principalmente usa el Orochi, todavía es afectado por el Toubyou. …Y ese es sólo un Youkai. Ese poder recae dentro de nuestro mundo, por lo que podemos enfrentarnos a eso.

— ¿Así que vas a pelear usando las características del Toubyou?

—Exactamente.

Yo era una mujer Hishigami. Gracias a la ridícula superstición de que invitamos a la desgracia, éramos detestadas por nuestra gran familia Zaibatsu que era transmitida a la línea familiar masculina y era muy bien conocida alrededor del mundo. En otras palabras, las mujeres nacidas en la familia Hishigami no podrían continuar sin poseer habilidades especiales y características que les permitiera pelear contra un Zaibatsu por nuestra cuenta. Y en cuanto a mí, esas habilidades habían sido perfeccionadas en batalla real.

¿Pensabas que eras la única especial por aquí, anciana?

—Justo como el zorro o perro Youkai, el Toubyou es un espíritu posesor estereotipado. Se añadirán y causaran enfermedad en aquellos que se ponen en el camino de la prosperidad de su casa y robarán cosas de valor de otras casas para ayudar la prosperidad de su casa. Y se esparcirán a la casa del cónyuge si te casas.

—Mientras son criados, son puestos en ollas de barro y jarras y se les da periódicamente bolas de arroz y sake. Y la regla común entre casi todos los espíritus posesores es…

Me detuve.

La gigante fábrica de semiconductores había sido cortada diagonalmente.

Los muros fueron cortados.

La línea de producción fue cortada.

Las dos capas de puerta para la esterilización, las cintas transportadoras, los brazos robóticos, las tuberías de metal gruesas, el sistema de control electrónico, las luces, el piso, el techo, el vidrio templado y todo lo demás fue cortado. Kusanagi había cortado todo como cortar hierba.

La parte superior de mi cuerpo había sido cortada otra vez, pero eso ya no importaba. Siempre y cuando podría recuperar el kit de la cajuela del auto rentado dentro del tiempo límite, podría manejarlo.

La diferencia en velocidad entre que se cayera en pedazos la fábrica y que se cayera en pedazos mi cuerpo era debido a la humedad y aceites a lo largo de las cortadas de mi cuerpo sosteniendo todo de alguna manera. No que la razón importara siempre y cuando pudiera moverme.

Gracias a las tuberías cortadas, un líquido transparente comenzó a esparcirse por el área de la línea de producción.

Una sola figura dio un paso adelante en medio de todo.

Era la anciana con Kusanagi colgando de su mano derecha.

— ¿De qué estás detrás? – preguntó.

— ¿Qué harías si te dijera?

— ¿Es el etanol para esterilización? Si lo enciendes, podrías probablemente envolverme en llamas, pero me subestimas si piensas que eso me asesinará.

—Es verdad. Por un lado, el nombre Kusanagi proviene de ser usado para cortar hierba en llamas para escapar del daño. Sería difícil matarte de esa manera.

Escuché una salpicadura.

Era el sonido de la anciana dando un paso adelante.

El líquido fluyendo de los tubos metálicos cortados ya se había esparcido por todo el piso de la línea de producción.

— ¿Qué querías hacer aquí tan desesperadamente que estabas dispuesta a cambiar rostros constantemente?

—Tengo que corregir un error.

—Esa no es una respuesta.

—No importa si no entiendes, – dijo la anciana mientras se quitaba su rostro con una mano.

El líquido que caía debía haber molestado.

Entonces ella dijo, —Acabemos esto.

—No es una mala sugerencia. – me encogí de hombros. —Pero ya se acabó.

—…?

Por un instante – sólo un instante – la anciana lucía realmente confundida.

Y entonces…

Ella se dio cuenta.

—…Tragas un poco, ¿no es así?

—Espera… Esta agua. ¿Es esta el agua pura usada en la fábrica de semiconductores? ¡Espera, pero eso significa…!

—Es el agua subterránea de la zona de las Cuatro Montañas. …No investigué mucho respecto a la Villa Zenmetsu, pero los aldeanos y la corporación estuvieron discutiendo sobre el uso del agua subterránea prohibida, ¿cierto?

La anciana no estaba escuchando.

Ella levó una mano a su boca y frenéticamente trató de escupir el agua subterránea que había entrado en su cuerpo.

En vez de agua, una gran cantidad de pequeñas serpientes salieron de su boca.

— ¿¡Gh…bh…!?

Los sonidos proviniendo de su boca ya no eran palabras.

Las serpientes claramente ya no estaban en su control ya que más y más se deslizaron hacía afuera.

— ¿Q-qué está sucediendo…? – preguntó el Sunekosuri mientras miraba nerviosamente.

—El Toubyou son un espíritu Youkai posesor que protege su casa. Pero mucho sobre cómo el Toubyou distingue entre alguien de las Cuatro Montañas y un forastero es en realidad todavía un misterio. Después de todo, parece que la Villa Zenmetsu era un grupo traído del exterior para ponerlos en cuarentena. Y sin embargo el Toubyou fue capaz de distinguir entre sus familias y los forasteros. Eso significa que debieron haber usado algún factor para distinguir. – Levanté mi dedo índice. — ¿Eran las personas que le daban arroz? ¿Era cualquier bebé que naciera en la villa? ¿Eran las personas ligadas al Youkai en alguna clase de ceremonia? …Pero eso plantea preguntas sobre un cierto incidente. ¿Por qué los habitantes de las Cuatro Montañas viviendo en la Villa Zenmetsu se opusieron tanto a que se construyera la fábrica de semiconductores? O más precisamente, ¿por qué se rehusaron a permitir el uso del agua subterránea?

—N-no querrás decir…

—Era quien bebería el agua subterránea de las Cuatro Montañas. …Creo que eso fue lo que fue usado para distinguir entre la “familia” del Toubyou y los “extraños”. – Apunté mi dedo levantado hacía la anciana quien estaba sufriendo mientras tosía más y más serpientes. —Una característica estándar de todos los espíritus posesores es que proveerán alguna forma de beneficio si es usado correctamente pero mostrará sus colmillos a sus propios maestros si son usados incorrectamente, usados sin respeto o usados con crueldad. Esta anciana se concentró más en el Orochi que en el Toubyou, por lo que trató de eliminar tanto del lado del Toubyou dentro de ella como pudo. En otras palabras, ella lo trató cruelmente. …Ella probablemente había sido cuidadosa de no beber nada del agua subterránea porque sería considerada una extraña a pesar de ser una habitante de las Cuatro Montañas.

— ¿Y el agua subterránea de la villa fue usada para el agua pura de la fábrica de semiconductores? – murmuró el Sunekosuri sin comprender. — ¡P-pero! ¿No eso significa que todos en la fábrica podrían haber usado al Toubyou? Estaban usando el agua subterránea de las Cuatro Montañas como si fuera normal.

—No. El agua subterránea es la base de la producción de los semiconductores. No fue usada para agua estándar. Viste esa agua servida en la cafetería de empleados, ¿cierto? Los carceleros obviamente la usaban, pero no se enojaban cuando los prisioneros la usaban también. Los prisioneros no tenían derechos humanos, por lo que el uso de agua traída de otro lugar debía haber sido la regla aquí.

—¡¡*Cof*…*cof*!!

Escuché a la anciana repetidas veces tratar de limpiar su garganta, pero era demasiado tarde.

Ella no podría derrotar al Toubyou a menos que estuviera preparada a cortar su propio estomago con Kusanagi.

—Al beber el agua subterránea, ahora eres considerada la maestra del Toubyou. Y debido a tu continuo uso de Kusanagi el cual niega la existencia del Toubyou, ellos han mostrado sus colmillos contra ti como una ama que los trato cruelmente. …Desafortunadamente para ti, tu destino ya ha sido sellado. No tienes salvación ahora.

—E-es por esto…que estaba…*cof*…en contra de usar…espíritus posesores… – respondió la anciana a través de todas las serpientes. Y, —Así que prepárate…. Sin nadie que las controle…gh…el Paquete esparcirá daños alrededor….sin control. Ahora posee ese poder…que puedes sólo llamarlo inagotable…

—… ¿Estás diciendo que no hemos acabado con el Toubyou y Orochi?

— ¿No te lo dije? – La anciana cuyo nombre aún no conocía sonrió. —Esas no eran el Youkai…que originalmente quería controlar…

Un sonido pegajoso ahogó todo lo demás.

La anciana colapsó en el suelo y las serpientes se deslizaron por su boca envolviendo su cuerpo. El Sunekosuri dejó escapar un grito espantando. Mientras observábamos, ese bulto hecho de cientos de serpientes gradualmente se encogió.

Eventualmente, cada una de las serpientes desapareció, no dejando nada detrás.

Ni siquiera el cuerpo de la anciana permaneció.

30 (Jinnai Shinobu)

Para ser honesto, ya no quedaba nada que pudiéramos hacer una vez que contactamos al cuerpo de bomberos.

Sólo teníamos que esperar a que el rescate llegara.

…O eso es lo que debería haber sido.

—Maldición…

—Shinobu-kun, ¿estás bien? – preguntó Madoka mientras miraba hacía mí.

Era incapaz de dar una respuesta apropiada.

Mis pensamientos estaban en lo que había pasado hace décadas.

Había una colección de pequeñas villas hechas de pequeñas chozas reforzadas con contrachapado y láminas galvanizadas de acero. Además, había un grupo de grandes casas rodeando una cueva. Los eventos habían ocurrido en esa ahora abandonada villa.

Habían cometido regularmente infanticidio para asegurar que tuvieran lo suficiente para comer. Y en la retorcida pequeña sociedad de esa villa, nadie lo cuestionó. No sólo egoístamente los matarían, sino que cruelmente habían mantenido sus cementerios por separado.

La información revelada por la Zashiki Warashi era demasiado fuerte para un chico de preparatoria nacido en esta época.

—…Eso es una locura, – murmuré sin pensarlo.

Sentía algo pesado en el fondo de mis entrañas parecido a cuando tomé una siesta directamente después de comer ramen instantáneo. Había estado ahí desde que descubrí esa información y no podía imaginar cuánto tiempo estaría ahí. Era posible que estuviera ahí por el resto de mi vida.

—No estuviste involucrado directamente en esto, Shinobu-kun.

—Ya sé eso.

—Y la tradición terminó hace décadas.

—También sé eso.

Madoka estaba hablando tan indiferentemente que era posible que la información ya era nada más que una entrada en una lista de fechas para ella

—Y no importa cuánto te moleste, ¿hay algo que podamos hacer? Si no, preocuparte por ello no tiene sentido.

—…Tal vez.

Sentí una distancia entre mí mismo y este monstruo financiero que podía convertir todo en número y manejarlo secamente. Cuando me entregué a mi furia y golpeé a ese hombre de mediana edad, ella me miró con unos ojos fríos.

Sin embargo…

Era verdad que no había nada que pudiera hacer.

Sonaba insensible, pero era la verdad.

—…El equipo de rescate realmente se está tardando.

—Sí, así es.

—Frecuentemente escuchas que es mejor no moverse en momentos como este, pero…

— ¿Qué hacemos si simplemente nos dejan aquí, Shinobu-kun? ¿Puedes saber la diferencia entre plantas de montaña comestibles de las no comestibles?

—Una Villa Intelectual es un ambiente natural artificial cuidadosamente tratado. No busques en mí por verdaderas habilidades de supervivencia.

Recordé que había una “aplicación de plantas comestibles” que analizaba una foto de la planta en cuestión, pero mi Smartphone estaba actualmente en el escote de la Zashiki Warashi. Podría enviarle las fotos para que las analizara, pero también recordé ver opiniones diciendo que sus resultados podrían ser no ser claros debido a sombras en la foto.

Y como alguien que siempre había tenido a sus padres cocinando para él, no sabría qué hacer incluso si tuviera un puñado de plantas de montaña comestibles. Probablemente terminaríamos comiendo hierba a medio cocer.

—Si se llega a ello, podríamos confiar en la habilidad de sobrevivir del humano por un tiempo con sólo agua.

—Geh. ¿No es eso realmente falso? Creo que al menos necesitas algo de sal y minerales…

Repentinamente…

Escuchamos a un hombre gritar más allá de la niebla.

Madoka y yo intercambiamos una mirada.

— ¿Qué fue eso?

—La niebla es demasiado espesa para ver desde aquí.

Sonaba sorpresivamente cerca. Estábamos cerca del borde de un acantilado, pero era posible que la zona adinerada de la villa estuviera solo a unos cuantos metros abajo.

Pero al mismo tiempo, esas serpientes Youkai conocidas como Toubyou estaban deslizándose abajo.

Si permanecíamos donde estábamos, el equipo de rescate llegaría. No teníamos razones para ponernos en más peligro.

Sin embargo…

—Oye, Shinobu-kun.

— ¿Qué?

— ¿Qué tal si ese grito fue del equipo de rescate?

—…

Esa posibilidad era demasiado horrible.

Suspiré y bajé el pequeño acantilado para revisar qué pasaba con ese grito.

31 (Hishigami Mai)

Después de observar los momentos finales de la anciana quien controlaba a Kusanagi, abrí la cajuela del auto estacionado en el estacionamiento y saqué el kit que usaba para reparar mi cuerpo. La mayoría de los autos habían explotado después de ser capturados por los ataques de Kusanagi. La zona se había convertido un mar de llamas como si una bomba de napalm hubiera explotado, pero no había alcanzado a mi auto.

—R-realmente vas a reconectar tu brazo derecho, ¿no es así?

En vez de sonar aliviado, el Sunekosuri me miró con una mirada perturbada en sus ojos.

—Esta es la mitad de la razón por la que soy tan valiosa. Duro más que un humano normal y puedo usar toda clase de estrategias para fingir mi muerte. Soy perfecta para tomar el papel parecido a un ninja de aplastar una organización gigante después de desviarlos con información falsa.

—N-no puedo creer que puedas cocer tu cuerpo con equipo de maquillaje…

—Sólo es cómo está disfrazado el kit. Tener un conjunto completo de materiales de color piel y herramientas de precisión es conveniente.

Temporalmente cocí la parte superior de mi cuerpo que estaba a punto de caerse a pedazos y regresé el kit a la bolsa de cosméticos.

—Maldita. Ella cortó mis pechos tres o cuatro veces. ¿Tenía alguna clase de rencor contra los pechos?

—No tienes que mostrarme. Y tampoco tienes que trazar tus dedos alrededor de ellas.

— ¿Qué? Oh, deja de sonrojarte, Sunekosuri-chan. ¿Eres el tipo de Youkai canino que todavía se excita por el nudismo humano?

— ¡Por favor no te quedes ahí luciendo perpleja con ellas a plena vista! ¡¡Rápido y cúbrete!!

Conoces el mundo donde vivo, ¿cierto?

Mi ambiente no es lo suficientemente gentil para dejarme optar por luchar si soy atacada mientras me cambio.

Incluso después de remendar mi cuerpo, mi ropa de trabajo todavía se rasgó en pedazos. La puse en mi bolsa y me cambié a una camiseta sin mangas y pantalones cortos.

—De acuerdo, hemos tenido un breve descanso, así que vayamos a investigar la abandonada Villa Zenmetsu.

— ¿Eh? ¿P-pero no era esa anciana la culpable detrás de todo esto?

—Probablemente. Pero los cambios no se han detenido completamente. Después de todo, esta prisión corporativa se suponía que tenía 8000 personas entre los prisioneros y carceleros. No veo señal de que regresen.

Por supuesto, en realidad habíamos sido los pocos de nosotros los que habían desaparecido, no aquellos 8000.

—Ahora que lo mencionas…

—La culpable está muerta, pero el Paquete que uso sigue funcionando. Si no hacemos algo al respecto, nunca podremos regresar.

— ¡E-eso es terrible! ¡Sólo la culpable podría saber cómo hacer eso! ¿¡Por qué la mataste!?

— ¿Sunekosuri-chan? Trata de pensar de nuevo y recuerda si en ese momento podíamos ponernos codiciosos.

Lancé al Youkai canino en el asiento del pasajero del auto, me senté en el asiento del conductor y giré la llave.

Salimos a través de la entrada principal que nadie estaba monitoreando y conducimos por el único camino. Después de un rato, nos encontramos un auto rentado abandonado.

— ¿Qué es esto? ¿Tienen que ligar en donde quiera que vayan? ¿Y también empezaron a naturalmente atraer la desgracia?

Estacioné nuestro auto rentado cerca de este otro y salí, llevando mi equipo y al Sunekosuri. Caminar por el bosque vistiendo el ridículamente revelador traje de una camiseta sin mangas y pantalones cortos era suicidio, pero podía remendar mi cuerpo incluso si era destruido. Ahora mismo, necesitaba abrirme me paso a través.

— ¿Q-qué es esto? Estoy rodeado por naturaleza, pero no me siento muy cómodo…

—Eso es porque el Grupo de Electrónica Kuromaya tiene una red de vigilancia esparcida completamente por aquí. A diferencia de una Villa Intelectual la cual es cuidada hasta la más mínima base, el hedor de la maquinaria debe de ser bastante fuerte aquí.

Pero no detecto ninguna señal de insectos o animales salvajes. ¿Es porque este es el territorio del Toubyou y Orochi? Ellos necesitan preservar la calidad del agua subterránea, por lo que no usarían ningún pesticida.

Nos abrimos paso en el bosque hasta una villa abandonada desmoronada.

— ¿Dónde deberíamos investigar?

—Esa mujer con Kusanagi mencionó algo sobre un santuario. Tratemos de encontrar eso. Si podemos hallar las raíces de sus técnicas, deberíamos ser capaces de interpretar lo que ha sido colocado sobre la zona de las Cuatro Montañas.

Mientras caminábamos por la niebla, nos encontramos en una zona donde los aldeanos adinerados se reunían. Encontramos algunas ruinas ahí que probablemente habían sido el santuario en cuestión.

Sin embargo…

—E-esto no parece como si se hubiera derrumbado después de descomponerse.

—Fue destruido por alguien.

La villa de aquí era llamada en broma Villa Zenmetsu. Eso era debido a la masacre que había ocurrido hace 30 años. …Pero esto lucía más viejo. Había sido destruido y dejado que se pudriera antes de que la aniquilación ocurriera.

Ahora.

Estaba un poco preocupada sobre esforzarme ya que solamente estaba temporalmente cosida, pero usar la fuerza era mi única opción. Hice de un lado una parte de la montaña de escombros que se había apilado en el suelo.

—Parece que solamente aplicaron mucho poder desde el exterior para destruirlo. El interior está casi intacto. También cualquier escritura probablemente está intacta.

— ¿Acabas de casualmente hacer algo asombroso? ¡Lo hiciste, ¿no es así?!

Ignoré la pregunta del Sunekosuri y entré en el agujero en la pila de escombros que había creado. Como esperaba, encontré una estatua de la deidad serpiente consagrada aquí, bultos de papel japonés cubiertos con viejas escrituras y otros objetos.

Hmm.

Por lo que podía ver, el verdadero nombre de la anciana parecía haber sido Kawabata Megumi. Ella dijo que había sido una anciana por más de 100 años y dudaba que este fuera el nombre de una descendiente.

Todo en los viejos bultos de papel parecían tener significado, pero más un libro de cuentas. Lo hice de lado por el momento.

—Esto parece enlistar los registros de la villa. Aunque está llenó con muchas opiniones personales.

La villa de las Cuatro Montañas había comenzado como una cuarentena forzada para aquellos sufriendo de daños espirituales gracias a Youkai. Por supuesto, era hecho con el fin de curarlos.

Los miembros de este santuario habían sido enviados a monitorear y guiar a las personas para que así no tomaran acciones que fueran peligrosas para al mundo exterior.

El santuario había dividido a los miembros de la villa en dos facciones debajo de dos diferentes familias influyentes e intencionalmente les robaban la habilidad de pelear con el mundo exterior al tener demasiados conflictos internos.

Sin embargo…

Los miembros del santuario solamente habían querido eficientemente mantener su control sobre la villa de las Cuatro Montañas. No deseaban las muertes de los aldeanos.

Cuando el malestar social en ocasiones había mostrado su lado oscuro debido a la falta de alimentos y menos polvo de oro, los aldeanos comenzaron a matar a sus bebés. El santuario había tratado de poner un alto a ello pero fracasó.

Cuando los aldeanos habían tratado de comprar el Toubyou desde el exterior, el santuario había interferido para detener eso también… Y ahí fue donde los registros terminaron.

Con toda probabilidad, su papel como controladores había sido revelado y los aldeanos los habían marcado de traidores y destruido el santuario.

Los humanos son fácilmente engañados, pero no muchos de ellos les gusta ser engañados.

Para corregir un error.

Era por eso que la anciana se había quedado aquí en las Cuatro Montañas. Los registros estaban más completos en la sección correspondiendo a los bebés ahogados. Podría haberse rendido de tratar de justificar el infanticidio y en su lugar haber tratado de realizar un seguimiento de todos los niños que fueron asesinados antes de que se les diera un nombre y entonces apropiadamente llorar por todos ellos.

La villa en sí había sido destruida, por lo que habría sido increíblemente difícil saber quién dio luz a quien. Sin embargo, era posible que el Grupo de Electrónica Kuroyama tuviera una división o reporte escondido en algún lugar que habían usado para asegurarse de que habían asesinado a todos los aldeanos y asegurar que ninguna información se filtrara.

En serio.

Una vez más, es ese tipo de ruido que termina matando a un profesional.

Justo igual que un Paquete, había tomado un sistema usando cientos de personas para mantener ese Kusanagi. Es por eso que había valido la pena para ella que tuviera a los prisioneros trabajando para ella con la promesa de una fuga de la cárcel.

—Lo que está escrito aquí parece un conflicto entre el Orochi y el Toubyou. ¿Hay algo más?

Mientras leía a través de bultos de papeles, finalmente encontré uno que discutía la ceremonia para los rituales del santuario.

¿Qué es esto?

Era una de las dos familias influyentes que habían traído el Toubyou. La otra familia había investigado a un Youkai completamente diferente, pero habían cambiado al Toubyou cuando su original parecía ser demasiado peligroso.

Eso significaba que un Youkai no serpiente había echado sus raíces en la villa también.

Hm.

Hm, hm, hm… ¡¡Espera un segundo!!

—¡¡Esto es muy malo, Sunekosuri!! ¡¡Si esto es verdad, es mucho peor que el Toubyou o el Orochi!! ¡¡Al menos en una cierta manera!!

— ¿Eh? ¿EH? ¿D-de qué estás hablando?

—¡¡Estoy hablando de-…!!

Me detuve porque escuché a un hombre gritar a la distancia.

Dejé las ruinas del santuario, pero la niebla era demasiado espesa para ver lejos. Sin embargo, reconocí la voz.

—Ese detective.

— ¿¡Por qué estás calmadamente observando la situación!? ¡Algo le pasó a alguien que conoces, ¿cierto?! ¡¡Entonces necesitas ir a verlo!!

Hm.

En realidad no tengo alguna obligación de ir tan lejos.

Si la información en esos rituales del santuario era precisa, no importaba si eras un profesional o un aficionado. Lo que importaba era reunir información precisa de lo que estaba ocurriendo en la zona de las Cuatro Montañas. Y para hacer eso, podría necesitar preguntarles a ese detective y a mi hermana algunas preguntas.

—No tengo opción. Sunekosuri, vayamos a mezclar nuestras vidas del negocio con nuestras vidas personales un poco.

32 (Uchimaku Hayabusa)

— ¡Mierda! ¡Mierda! ¿¡Qué diablos está sucediendo!?

—¡¡No, detective!!

El hombre vistiendo trapos supuestamente había controlado el Youkai conocido como Toubyou, pero él ahora estaba siendo tragado por una protuberancia de cientos de serpientes.

Frenéticamente traté de salvarlo, pero la fenómeno del misterio me agarró por detrás.

— ¡Suéltame, idiota! ¡¡A este ritmo…!!

—¡¡Ya es muy tarde!! Incluso ese hombre que poseía el derecho de controlar esos espíritus posesores fue consumido. ¡¡Esas serpientes, espíritus posesores nunca actuarán de forma agradable con un completo extraño como tú!! ¡¡Si te acercas, te tragarán a ti también!!

—¡¡Pero!!

No era que tuviera toda clase de sueños sobre el trabajo de un oficial de policía. Este hombre había parecido sospechoso y yo no había creído nada de lo que nos había dicho. ¿Pero estaba bien simplemente dejarlo morir? ¡No iba a permitir que alguien más muriera frente a mis ojos!

No podía escuchar gritos.

La protuberancia de serpientes que había sido muy grande visiblemente se estaba haciendo más y más pequeña. Eso significaba que el hombre vistiendo trapos en el centro estaba perdiendo volumen.

— ¡El montaje del Paquete de Toubyou estaba incompleto desde el inicio! ¡Debería haber sorprendido más que funcionara hasta ahora a que fallara ahora! El motor ya está arrojando humo. ¡Si entras en el auto, solamente serás atrapado en la explosión! ¡¡No hay una zona segura!!

Finalmente, las serpientes comenzaron a desaparecer delante de nuestros ojos como si se estuvieran disolviendo en la niebla. Justo como antes, no quedaba rastro del hombre que había sido envuelto por ellas. Él desapareció por completo.

Era debido a esta falta de sangre o un cadáver que fui atacado por un leve escalofrío.

No había ningún indicio de dignidad aquí.

No quedaba nada para enterrar en una tumba. Era como si incluso la muerte de la víctima estuviera siendo cubierta.

Fue entonces que escuché a alguien caminar a través de la hierba muerta.

— ¿Tío…?

Reconocí la voz.

Volteé y encontré a mi sobrino Shinobu y… alguien más. Recordé ver a la chica durante el incidente en ese hotel de la Villa Fuuka.

La fenómeno del misterio dejo escapar una voz de sorpresa a lado mío.

—Oh, pero si es Madoka.

— ¿Qué estás haciendo aquí, Enbi?

Mientras las dos chicas hablaban en voces agudas, escuché más pasos proviniendo de otra dirección.

Esta vez, era…

— ¿Oh? Pero si es el detective y mi pequeña hermana.

—…E-este grupo me da un mal presentimiento.

Era la hermana de la fenómeno del misterio, Hishigami Mai y un Youkai que estaba bastante seguro era un Sunekosuri. Como Youkai, no le agradaría, por lo que su identidad realmente no me importaba.

Mai tenía un puñado de viejo papel japonés que debió haber encontrado en algún lado. Ella habló en un tono de absoluta molestia.

— ¿Somos todos? Si no, esto podría ser malo. No tenemos tiempo.

…También creo que estaba ese hombre en el peaje.

—Oye, espera. ¿Sabes lo que está sucediendo en la zona de las Cuatro Montañas? ¿A qué te refieres con que no hay tiempo?

— ¿Qué tanto sabes? Si no has descubierto al Toubyou aún, esta va a ser un gran sermón. Si lograste descubrir al Orochi, estaré impresionada. Y si descubriste al Youkai detrás de eso, te abrazaré y enterraré tu rostro en mis tetas .

— ¿El Youkai…detrás de eso…? – dijo mi sobrino Shinobu con una voz dudosa. —Además, esta es la primera vez que escucho de un Orochi involucrado además del Toubyou. ¿¡Y dijiste que también hay otro Youkai involucrado aquí!? ¿¡Cuál es!?

—El Toubyou no era nada más que un artilugio conveniente. Era sólo el medio para el fin. Fue usado para el ensamble involucrando al verdadero Youkai.

— ¿El ensamble? Onee-chan, ¿alguien está tratando de crear un Paquete usando el poder de algún Youkai?

—Algo así, – respondió claramente Mai. —El Youkai detrás de este incidente es una excepción. Incluso cuando ningún Paquete está siendo creado por la malicia humana, este Youkai todavía necesita ser construido por las manos humanas. Lo que estaba siendo ensamblado es el Youkai. Se está realizando en una forma que pueda existir de forma natural.

— ¿A q-qué te refieres? – preguntó el Sunekosuri con su cabeza de un lado.

…Veo que todavía no le dice a sus aliados los detalles de su plan.

—Las tradiciones rodeando a un Youkai tienen significado importante, pero este Youkai es diferente. El ensamble se vuelve la verdadera forma más que el Youkai en sí. – Mai ondeó los bultos de papel japonés al tiempo que llegaba al centro del asunto. —El Aoandon. ¿Alguna vez han escuchado de la misteriosa existencia que aparece una vez que el Hyakumonogatari ha sido completado?

33 (Hishigami Mai)

Ahora bien.

Ahora bien, ahora bien, ahora bien.

El detective, mi hermana y los demás probablemente no podrían leer las viejas escrituras en el papel japonés, por lo que decidí explicarles todo.

— ¿El Hyakumonogatari? – Jinnai Shinobu frunció el ceño. — ¿Es aquello donde enciendes 100 velas y soplas una vela cada vez que cuentas una historia de fantasmas, ¿cierto?

—Había escuchado de un método alternativo que incluye tener 100 mechas en una sola linterna de papel. …Pero espera. ¿Es lo que aparece al final un Youkai? Pensé que se suponía que un fantasma aparecía en la habitación oscura.

—Técnicamente, no hay una respuesta cierta – respondí rápidamente. —Algunos dicen que un fenómeno sobrenatural ocurrirá como un poltergeist o ruidos extraños, algunos dicen que el fantasma de un humano muerto aparecerá y algunos dicen que un Youkai aparecerá. También no está claro si termina sin que pase nada o si todos serán maldecidos. …Sin embargo, un cierto artista de Youkai famoso lo consolido todo en una sola existencia conocida como el Aoandon. Hoy en día, el Hyakumonogatari se rige por la estructura base de que eso sea un Youkai que es una oni mujer con piel de color azul pálido.

—…Am, no entiendo muy bien.

Ese comentario provino de la chica que estaba bastante segura se llamaba Kotemitsu Madoka.

Ella era un monstruo en el mundo financiero. Era lamentable que no tuviera conexiones con el mundo oculto, pero en cuanto a los activos se hablaba, probablemente ella tenía el poder de contratar a alguien como yo.

— ¿Son los Youkai realmente así de imprecisos? Lo haces sonar como si un Youkai nació porque alguien dibujó una ilustración de él…

—Varía de caso en caso. Las Youkai como la Zashiki Warashi o la Yuki Onna no serían abatidas tan fácilmente, pero algunos Youkai tienen su papel añadido después como el Nurarihyon. – Me encogí de hombros. —El Aoandon es un Youkai especial que sólo puede aparecer cuando las personas cuentan historias de fantasmas. Los Tsukumogami sólo se convierten en Youkai después de años de ser influenciados por su ambiente. Parece que el Aoandon ha reemplazado eso con 100 historias de fantasmas. Justo como los Tsukumogami son preparados por su ambiente como con vino o queso, es posible que las características del Aoandon se puedan ajustar al reunir historias de fantasmas de alta calidad. …En pocas palabras, es un Youkai que fácilmente puede ser alterado por las manos humanas.

— ¿Y dices que está relacionado a lo que está sucediendo en las Cuatro Montañas? – cautelosamente preguntó el detective. —Un prisionero desapareció de su vehículo de transporte y un enjambre de serpientes Youkai atacó… ¿Cómo un Aoandon está relacionado con eso?

—Es el centro de todo. – Ondeé el viejo papel japonés. —La persona que causó todo esto…supongo que podrías llamarla la culpable… Como sea, esa anciana causó todo esto con el fin de hacer realidad un deseo suyo. Pero habría sido difícil por cualquier medio normal. Es por eso que ella puso sus manos en un Youkai cuyas características podrían ser libremente rehechas como la arcilla. Ella lo usó para adquirir el poder oculto que quería.

— ¿Y eso era?

—Como dije, la forma y habilidades del Aoandon se le puede dar forma por la naturaleza de las 100 historias de fantasmas usadas. La anciana simplemente tenía que regular la situación tal que el Aoandon con el poder que ella quería aparecería.

Sin embargo, esto era diferente de crear un Paquete que construía el poder del Youkai en él.

Ella estuvo retorciendo el Youkai en sí en una dirección conveniente.

En el pasado, me había encontrado con alguien que había tratado de alterar una Sombrilla Obake y un Linterna Obake para crear un controlador para todos los Youkai en Japón como el Nurarihyon. Eso era algo similar.

—Espera, onee-chan. Necesitas 100 historias de fantasmas para eso, ¿cierto? No sé nada sobre eso. ¿Alguien ha contado alguna historia de terror? ¿O ha sido alguien más que nosotros?

—Esa área fue alterada. Podrías decir que las aterradoras historias de terror han sido simplificadas bastante. Todas están escritas aquí.

—?

—La escritura curva luce realmente viejo, por lo que parece como algo de hace cientos de años, ¿cierto? Pero estos fueron escritos recientemente. Aunque, creo que usó una forma de thoughtography para automáticamente escribirlo en vez de tener a alguien que lo hiciera físicamente.

—… ¿Qué dice?

—Pregunta 1: ¿Por qué Shinobu-kun se aferra a la chica a su lado mientras duerme una siesta? Pregunta 2: Los rumores dicen que la unión fue creada por el bien de la gigantesca fábrica de semiconductores. ¿Aunque eso es realmente verdad?

— ¿Eh…?

Jinnai Shinobu se quedó sin palabras.

Kotemitsu Madoka también parecía sorprendida, por lo que esos eran probablemente acertijos relacionados con ellos.

—Acertijos, adivinanzas, preguntas y respuestas. …Parece que esto es lo que fue usado como la forma más pequeña de las historias. En otras palabras, una vez que 100 acertijos hayan sido resueltos en la región de las Cuatro Montañas, el Youkai Aoandon aparecerá en el mundo real con un cuerpo físico. Esta es la matriz creada en preparación para eso.

—A-así que es eso, – gimió el detective. —Las Cuatro Montañas está manchada con una historia horripilante gracias a la Villa Zenmetsu y el Grupo de Electrónica Kuroyama. Y también tenía un Youkai. Si la gente comienza a charlar aquí, la esencia de las horripilantes y aterradoras historias se mezclará naturalmente. Al arrojar un número determinado de personas aquí, crearán espeluznantes acertijos y después las contestarán todos por su cuenta.

Estaba por supuesto la prisión corporativa además de la Villa Zenmetsu.

Levanté mi dedo índice y lo giré.

—El Toubyou fue un artilugio conveniente para crear esta historia de “solución de acertijos”. Podrías decir que son los que mueven los hilos detrás de la escena. Esas serpientes, espíritus posesores roban los objetos necesarios de otras casas, por lo que podrían ser usadas para todo tipo de cosas. Por ejemplo…

Podrían enviar a aquellos necesarios para la solución de acertijos a este espacio alterno.

Si alguien estuviera teniendo dificultades para resolver los acertijos, podrían colocar un objeto cerca para que actuara como una pista.

La aparición del Toubyou en sí podía ser usada para periódicamente elevar la tensión y crear una atmosfera de necesidad de solucionar los acertijos para sobrevivir.

Aunque, el Toubyou era un espíritu posesor que hacía lo que alguien deseaba. Era difícil pensar que tendría la voluntad necesaria para actuar como la mente maestra detrás de todo. Era una posición aún más impropia que tener al jefe final siendo una computadora con un corazón.

Mientras explicaba todo, Jinnai Shinobu comenzó a hablar casi aturdido.

—Así que no es que fuimos separados de nuestros compañeros. Nuestros compañeros no estaban dando vueltas en el bosque también. Madoka y yo fuimos los únicos necesarios para el Hyakumonogatari, ¿así que fuimos enviados a otro espacio?

—Maldición. Así que por eso encontramos sólo a Hasebe Michio en el bosque y los oficiales de policía vigilándolo no estaban en ningún lado. Y una vez que alguien no era necesario para resolver los acertijos, fueron devorados por las serpientes.

Era todo para completar el Hyakumonogatari tan rápido como fuera posible.

Era todo para traer a la realidad el Youkai Aoandon. El Toubyou no era más que los que entregaban los recados.

Más personas no eran necesarias, por lo que no habían sido llamadas a escena.

La completa falta de insectos y animales salvajes era porque los animales no eran necesarios para resolver los acertijos.

Para contar el Hyakumonogatari, el Toubyou había tomado sólo a aquellos en las Cuatro Montañas que habían sido automáticamente juzgados para ser útiles. Habían llevado a esas personas a “algún otro lugar”.

— ¿Entonces cómo terminamos todo eso? ¿Podemos pasar del Hyakumonogatari y dejar las Cuatro Montañas? ¿O debemos vencer a la persona que quiere al Aoandon?

Esa era la parte difícil.

Suspiré y dije, —Ya he derrotado a la culpable. Sin embargo, el ensamble para el Hyakumonogatari sigue funcionando. Eso significa que está funcionando en piloto automático como un avión de pasajeros sin un piloto.

El piloto automático no necesariamente podría realizar un buen aterrizaje.

Era posible que las palabras finales de la anciana ahora actuaran como una maldición.

El Toubyou, el Orochi y ahora el Aoandon.

—Y dudo que la culpable quien quería completar el Hyakumonogatari habría creado un escenario que permitiría que los participantes de la solución de acertijos escaparan. El Toubyou es lo bastante poderoso para arrástranos de la realidad en algún otro lugar. Esto podría ser un sueño, una ilusión, algunas coordenadas diferentes, alguna fase diferente, el pasado o el futuro, pero no importa. …Esas serpientes, espíritus posesores pueden robar lo que sea necesario, por lo que podrían automáticamente traernos de regreso a las Cuatro Montañas si nos fuéramos.

— ¿Entonces qué se supone que hagamos? – preguntó Jinnai Shinobu con un tragar audible. — ¿No podemos irnos hasta que el Hyakumonogatari esté completo? ¡Pero significa que el Aoandon aparecerá!

—Sí, lo hará. Parece que nuestra única opción es hacer que aparezca y después derrotarlo. De cualquier modo, nuestra máxima prioridad es destruir el balance que nos impide dejar el escenario del Hyakumonogatari. Y para hacer eso…

Me detuve.

Mis siguientes palabras nunca salieron.

Me había dado cuenta de algo.

¡Mierda! ¡¡Me acabo de dar cuenta!! ¡¡Maldita sea!!

¡Ya veo! ¡Ya veo! ¡Así que eso es! ¡¡Debí haberlo preguntando más cuando mi mano y pierna rompieran a través del asfalto tan fácilmente cuando pelee con la mujer Kusanagi en la prisión corporativa o cuando moví las ruinas del santuario a mano limpia tan fácilmente!! ¡¡Incluso si mi cuerpo ha sido alterado, sólo debería ser efectivo contra Youkai!!

—Onee-chan, ¿qué pasa?

La voz de mi hermana fue aislada por un crujido.

Era el sonido de la hierba muerta. Sin embargo, estos no eran pasos.

Era el sonido de pequeñas serpientes deslizándose.

—Esto es malo. Como suponía, parece que la finalización del Hyakumonogatari tiene algo así como un tiempo límite.

— ¿Qué? ¿De qué estás hablando?

—Mira a tu alrededor.

El Sunekosuri dejó escapar un grito de miedo antes de que el detective pudiera.

Había serpientes.

Una montaña de serpientes.

Lo siguiente que sabíamos era que a donde fuera que miráramos en 360 grados estaba lleno con una tremenda cantidad de serpientes. No era que todo hubiera sido cubierto por un enjambre gigante de serpientes. Era más como si el paisaje estuviera hecho de una masa gigante de serpientes.

De hecho…

Eso podría no haber sido un error.

— ¿¡Uuh!? ¿Qué está sucediendo? ¡¡La tierra es suave!!

—Oye, detective, ese hombre dijo que toda la cuenca de las Cuatro Montañas funcionaba como la jarra del Toubyou, ¿cierto? ¿¡No querrá decir eso que…!?

—Todo lo que vimos – la tierra, las montañas, el bosque, los edificios deteriorados – era todo…todo…

El detective miró hacia abajo.

Probablemente había lamentado haberlo hecho.

La tierra se había transformado en una alfombra gigante negra creada de toneladas de serpientes moviéndose entre ellas. La hierba muerta se había convertido en una colección de pequeñas y estrechas serpientes que lucían como gusanos tubifex. Si hubiéramos ido a la villa, probablemente hubiéramos encontrado las siluetas de los edificios hechas de serpientes.

— ¿¡Todo aquí está hecho del Toubyou!? ¿¡Todo excepto las personas necesarias para la solución de los acertijos era falso!?

—Parece que el escenario fue hecho para destruirse a sí mismo si el Hyakumonogatari no se completaba dentro de un dado periodo de tiempo. Esa podría haber sido una de las condiciones para crear el Aoandon. Si el Aoandon con las habilidades que la culpable quería no fuera creado, todo se resetearía así.

— ¿Resetear…? – Jinnai Shinobu frunció el ceño. —Acabas de decir resetear, ¿cierto? ¡Esto no es una limpieza después de cortarnos en pedazos, ¿o sí?!

—Si mi estimación es correcta, – respondí con un suspiro lento. Di la peor de las posibilidades que se me ocurrió. —Esta probablemente no es la primera vez que hemos tratado el Hyakumonogatari.

— ¿Qué-…?

—Por el hecho de que pueden arrastrarnos a esta “ubicación alterna” es claro que el Toubyou ha sido ensamblado de una manera conveniente. Su habilidad de robar lo que sea necesario podría ir más allá de simplemente manipular distancias y coordenadas. Podría permitirles tomar los objetos del pasado o futuro en las líneas de tiempo.

Si el Aoandon no fue completado, destruirían todo y lo regresarían todo al punto inicial.

En otras palabras, estaba construido en un bucle eterno que nunca terminaría hasta que el objetivo fuera completado.

— ¿Tenemos que pasar por esa situación de vida o muerte otra vez? ¿¡No podemos hacer algo!? ¿¡No hay algo que podemos hacer más que observar que esta destrucción suceda!?

—¡¡Díganme todo lo que sepan!! Compartamos nuestra información. Todavía estamos aquí porque todavía quedan algunos acertijos que se supone que resolvamos. Eso significa que tenemos que compartir nuestra información para resolverlos todos. ¡Si no encontramos todos los 100 acertijos y los resolvemos, nunca podremos escapar las Cuatro Montañas! ¡¡Nuestra mejor arma está dentro de nuestras cabezas!!

En algún momento, la espesa niebla había desaparecido.

Miré al cielo azul que había aparecido detrás de ella, pero luego hice una mueca.

En el cielo, una boca puramente negra se abrió ampliamente.

No. Todo era el Toubyou. Esto iba más allá de sólo unas docenas o cientos de ellas.

¿¡Estaban cientos de millones sino es que billones de esas serpientes Youkai monitoreándonos mientras creaban una cúpula sobre la falsa zona de las Cuatro Montañas!?

Cuando Jinnai Shinobu, el detective y todos los demás miraron al cielo también, se quedaron sin palabras.

Mientras tanto, el negro gradualmente comió el cielo azul. Ya más de la mitad estaba cubierto por serpientes.

—Bueno, – murmuré sin pensarlo.

Como si la tensión superficial del líquido en una taza hubiera pasado su límite, una parte del cielo negro se desmoronó.

—Este capítulo fue un fracaso…

Tratar de pensar en evadir o defenderse era inútil.

Las serpientes literalmente llovieron como una cascada al tiempo que caían encima de nosotros.

34 (Jinnai Shinobu)

— ¿¡Ah!?

Desperté.

Podría sentir un desagradable sudor por todo mi cuerpo. El ritmo cardiaco se había incrementado a niveles peligrosos. Por un momento, no estaba seguro de donde estaba y me tomó un tiempo distinguir de arriba de abajo y de izquierda de derecha.

…Estoy en el autobús.

Parecía que estaba en el autobús turístico conduciendo por la autopista.

—Oye, oye, Shinobu-kun.

Escuché a Madoka hablar a lado mío.

Pensé que también ella estaría incómoda debido a ser incapaz de ir al ritmo con el cambio repentino. Sin embargo…

— ¿Aquí es donde se supone que tenga que preguntar ” Shinobu-kun, ¿por qué te aferras a la chica a lado tuyo mientras tomas una siesta?”?

Espera…

¡¡Espera!!

Recuerdo esta conversación.

¿¡No es esto justo antes de que entráramos en las Cuatro Montañas!?

—Jinnai, casi estamos en una zona simplemente llena con cosas notables.

Ese era mi compañero de clases conocido como el Rey del Amor.

Sólo su cara se asomaba por encima del asiento frente a mí y él estaba diciendo exactamente las mismas cosas que había escuchado antes.

—Casi estamos en las Cuatro Montañas. El paisaje cambiará una vez dejemos el túnel.

A diferencia del Rey del Amor, Madoka probablemente entendió.

Intercambié una mirada con ella y era claro que éramos los únicos dos envueltos en tensión.

Lo cual significaba…

No, no otra vez.

Una vez que pasáramos por el túnel, el conductor, la guía, nuestros compañeros y nuestra maestra desaparecerían y tendríamos que resolver los acertijos del Hyakumonogatari en esa villa abandonada llena con incontables Toubyou.

Mai había dicho que no había sido la primera vez. En ese caso, debió haber sido por el hecho de que habíamos llegado casi al final que esta vez lo “recordábamos”.

Había 100 acertijos.

Había 100 respuestas.

Hasta que todos se reunieran y el Aoandon naciera, tendríamos que repetir esto una y otra vez.

Comencé a entrar en pánico, pero no podía pensar en alguna manera de escapar de la situación.

Mientras tanto, el túnel se acercó como la boca de algún enorme monstruo.

El autobús turístico fue tragado.

No importaba cuántas veces tomara.

No importaba si duraba por toda la eternidad.

Hasta que el Hyakumonogatari fuera completado, la Villa Zenmetsu de las Cuatro Montañas estaría esperándome.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: