Epílogo: Destrucción, Ejecución

Jinnai Shinobu fue repentinamente lanzado a una situación increíble y él estaba al borde de las lágrimas desde el inicio. Pero él sabía qué tan serios eran grupos como el Hyakki Yakou y similares. Él sabía qué tan fácilmente la vida humana preciada se perdería una vez que una legítima batalla comenzara.

Varios rostros aparecieron en su mente, pero él comenzó a correr hacía la casa de techo de paja. Él tenía que decirle a su padre, madre, abuelo y abuela sobre la amenaza. O eso pensó.

—¡Abuelita! ¡¡Maldición!!

Su abuela había colapsado en medio del pasillo. Él pensó que había sido una enfermedad repentina, pero estaba equivocado. Él sólo era un novato, pero no veía nada obvio como dolor o palidez en su rostro. Casi parecía como si ella estuviera durmiendo.

Pero ella no despertaría sin importar qué tanto le hablara o sacudiera sus hombros.

—Shinobu, algo está mal en la cervecería también. No escucho a ninguno de los jóvenes gritar.

—¿Así que no sólo es mi abuelita?

Algo estaba sucediendo, pero él no sabía qué.

Él dejó su abuela con la Zashiki Warashi y se hizo paso hacía el patio trasero de la cervecería. Era una instalación delicada, por lo que él tenía que usar un traje protector blanco simple para evitar gérmenes. Después de ser retrasado por esa preparación, él miró por la pesada puerta a la que normalmente no se le permitía pasar y vio hombres vestidos en el mismo traje protector colapsados en el suelo. Uno de ellos era su padre. Un sonido burbujeante provenía de una cubeta el doble de alto de lo que él era, por lo que él inicialmente sospechó que era alguna clase de gas.

Pero él estaba mal de nuevo. Eso no era lo que estaba sucediendo aquí.

—¡Zashiki Warashi, Súcubo, Furustsubaki! Pónganse trajes protectores y ayúdenme a cargar a mi papá y a los demás. Oh, tú no, Yuki Onna. ¡Ellos te dijeron que te alejaras de la cervecería, ¿no es así?!

Youkai inhumanos eran convenientes en momentos así. Ellos fácilmente levantaban cuerpos humanos como si fueran bolsas de papel. Ellas también encontraron y reunieron a la madre y abuelo de Shinobu.

Era obvio a donde tenían que ir.

Shinobu no podía imaginar qué tenían esos bombarderos adentro, pero él sabía que no podían sobrevivir sólo al quedarse temblando dentro de su casa.

Y la que tenía el poder más grande era la Yuki Onna.

—Usaremos tu habitación de hielo.

Después de declarar su intención, Shinobu abrió la puerta en el piso de la cocina. Un intenso frío se elevó de ella, pero él dijo más.

—Escucha, Yuki Onna. Todos aquí sólo están dormidos. Si los lanzamos dentro de la habitación de hielo, morirían. Por lo que no me importa si es un iglú o algo así. Sólo haz algo de hielo para mantenerlos cálidos. Y hazlo lo más sólido posible desde el exterior. Lo suficientemente sólido para defenderse contra una bomba. ¿Puedes hacer eso?

—…Fácilmente…

Shinobu pensó por un momento y las Youkai removieron sus trajes protectores.

Él pensó en la Zashiki Warashi, la Nekomata, ambas Furutsubaki, y los Youkai inofensivos que su madre había traído, pero ninguno de ellos era suficiente para lidiar con el Hyakki Yakou en su base móvil. ¿Quién apropiadamente podía lidiar con un grupo entero o una organización? Después de pensar más, él habló.

—Súcubo.

—Sí, ¿qué pasa?

—Tú controlaste una gran organización conocida como la Fuerza de Seguridad Europea, ¿cierto? Préstame tu conocimiento para pelear contra estas personas y alejarlas.

—Bueno, eres mi actual amo. Si haces un contrato para ese fin, obedeceré.

—Shinobu.

—¡Sé que es peligroso! ¡Pero Madoka, Nagisa, el Rey del Amor, Tarou y toneladas de personas siguen en la villa! ¡No voy a dejarlos destruir todo para su propia conveniencia!

Con eso dicho, Shinobu corrió por la casa de techo de paja con la Súcubo a cuestas.

Las cosas no estaban mejor afuera.

Las personas estaban cayendo colapsadas en el suelo, un camión eléctrico ligero se había estrellado en un campo de arroz seco, y él vio una Linterna Obake y una Sombrilla Obake entrando en pánico en un camino de la granja.

—¡A-alguien! ¡Quien sea! ¿¡Hay algún doctor por aquí!?

—Mhh, ¿todos realmente fueron eliminados? El 199 ni siquiera está respondiendo.

(Idiotas.)

La cara de la Shinobu se volvió azul, no roja.

Él ni siquiera se sentía para sentir furia.

(¡Debieron haberse quedado dentro de la casa! ¡¡Estoy seguro que los otros Youkai han huido ya!!)

—¡Oigan, Linterna y Sombrilla! ¡¡Vengan conmigo si quieren vivir!!

—¿Eh? ¿Qué? P-pero Hiro-sama y su madre están…

—Necesitamos descubrir qué causó eso y no pueden confiar en el hecho de que los Youkai no mueren. ¡Así que no sólo estén vagando, ¿entendieron?!

Shinobu sonaba muy engreído, pero eso sólo era debido a su experiencia en unos cuantos diferentes incidentes. En verdad, él sólo era un chico de preparatoria. Él podía usar un Paquete en contra de sí, pero él no podía producir algún poder paranormal por su cuenta.

Pero ellos podían.

El Hyakki Yakou y grupos similares definitivamente podían.

Era una villa pacífica.

 

Zonas de bosques permanecían entre las extensiones de campos de arrozales secos. Hafuri, la líder del Hyakki Yakou, armó su formación escondida entre un de esas zonas. Parecía una escena de una batalla en el periodo de los Reinos Combatientes. Excepto, claro, por las muchas barreras de invisibilidad y defensivas colocadas alrededor de ella. Nadie podía verla y nadie podía ir tras ella. Esa era su posición como el cerebro.

El aviso en el aire y aviones de control y bombarderos invisibles estratégicos por encima sólo eran una distracción.

Ellos no sabían cuántas personas estaban en el grupo de la Aoandon, pero la atención de ese grupo estaría en los cielos. Y mientras descuidadamente veían hacía el cielo, el Hyakki Yakou cortaría sus tráqueas por debajo.

—El Top Cinco están en posición.

—Entendido. Todos, comiencen el ataque. Usen el bombardeo y lo paranormal juntos para completar esto tan rápido como sea posible. Sería una ayuda si pudieran mantener el daño a civiles al mínimo, pero si consideran que es imposible, tomen su propia decisión.

Tan pronto como ella dio esas órdenes, un sonido explosivo llegó a ella.

Pero no provenía de las bombas listamente dejadas caer desde los bombarderos volando por encima o por un ataque a gran escala llevada a cabo por los guerreros de elite del Hyakki Yakou.

Muy, pero muy repentinamente, la Aoandon había corrido al lado de Hafuri.

Su velocidad era tan grande que las incontables barreras rotas sólo estallaron después de ese hecho.

—…!?

Antes de que pudiera gritar, la tráquea de una joven ayudante fue cortada en una línea horizontal.

Y antes de que sangre pudiera rociar, las garras de la Aoandon se dieron la vuelta para atacar las partes vitales de Hafuri.

—¡¡Jovencita!!

La Mamedanuki que actuaba como su doble (ella era una tanuki Youkai que era tan pequeña como un animal de peluche) se atravesó. El completo paisaje se distorsionó y todos se desvanecieron, pero la Aoandon ni siquiera lucía sorprendida. Ella respiró una vez y sopló llamas de sus labios como un lanzallamas azulado.

—¿¡Caliente!?

—¡Ajajaja! ¡¡Los Tanuki se transforman al estirar sus testículos, pero es comúnmente dicho que revelarán su verdadera forma después de dejar caer cenizas de su pipa!!

La Aoandon habló encantada cuando vio el paisaje distorsionándose de nuevo y el grupo de Hafuri apareció de la nada.

—Hola. Soy la jefa final. Mucho gusto. ¿Fueron sorprendidos porque atravesé inmediatamente por en medio?

—…

—No tiene caso. Esos Top Cinco tuyos están ocupados con los miembros de mi equipo. Kada-chan envió una tormenta hollín e impurezas encontradas en los templos budistas y estatuas. Sakogawa-chan uso un Makura-Gaeshi para remover directamente el alma del objetivo de su cuerpo. Iko-chan convierte todas las emociones de alguien en odio para esparcir maldiciones. …Oh, espera. Saiki Kazu aplastó a esa. Bueno, hay muchos más. Podrían estar en problemas si tratan de forzar su camino aquí, pero al menos pueden comprar algo de tiempo.

La oni femenina sonrió mientras extendía sus antinaturalmente garras afiladas.

—Y todo sobre el Hyakki Yakou es la línea de sangre, por lo que si te mato, todos ellos perderán su pilar mental de apoyo. Esto es justo como shogi o ajedrez; toma una pieza en particular y ganaras el juego.

—¿Realmente piensas que te dejaremos hacer eso tan fácilmente?

—Déjame decirte algo claramente. —La Aoaondon sonrió y continuó. —Soy creada y existo más allá de cien miedos. Al reunir todas esas historias de miedo, puedo combinar diferentes partes para reproducir poderes paranormales que originalmente no tenía.

Algunas historias eran bastante similares.

Por ejemplo, la Yuki Onna y la Ubume eran Youkai completamente diferentes, pero dependiendo de la leyenda, ambas estarían a un costado del camino, ambas le rogaban a un viajero que sostuvieran a su bebé y ambas aplastarían a ese viajero debajo del peso siempre creciente del bebé.

¿Una leyenda muy conocida influenció a otro Youkai o ambas son productos del mismo miedo básico y por lo tanto se habían desarrollado independientemente en tiempos diferentes y lugares? Eso no importa en particular.

Lo que importaba era que similares leyendas podían ser creadas.

Las características de un Youkai no eran exclusivas de ese Youkai.

—¿Haces estas combinaciones me dan un 100 x 100? ¿O es 100 a la potencia 100a? No, es como pintar. Los materiales son limitados, pero las posibilidades no tienen límites. Las técnicas paranormales de Saiki Kazu y el programa de búsqueda de Matsukai Hiroshi realmente son lo mejor. Nunca podrías llamarlos arte. Gracias a eso, he superado el concepto de números.

—¿Qué estás tratando de decir?

—¿Estás familiarizada con el Youkai conocido como el Aburatori? El Youkai asesino de niños ha perdido las tradiciones del miedo. Simplemente aparece, simplemente secuestra y simplemente asesina. Eso es todo lo que hace.

Ella apuntó directamente a Hafuri.

Sí, al centro del pecho de la chica de 10 años.

—Si emulo eso, no puedes escapar. No conozco otro Youkai más perfecto para matar a un niño.

Eso hacía esto jaque mate.

Ese anuncio significaba que ya todo había acabado.

O así habría sido.

—Magia de la Enfermedad.

Si sólo la chica no hubiera dicho esas palabras.

Un momento después, algo se paró al lado de la chica.

Algo creció desde el suelo como un video avanzando rápidamente de un hongo o un brote de bambú creciendo. Era la chica conocida como Hafuri. Sin embargo, su tamaño se había incrementado, sus rasgos faciales habían cambiado, su pecho había crecido, y el tamaño de su cadera se volvió mucho más seductiva. Ella estaba vistiendo ropas de luto que ocultaban su figura, pero las curvas de su cuerpo se mostraban a través. Sus brazos y piernas eran largas y delgadas.

Adulta y niña estaban de pie ahí.

Y las dos Hafuris estaban conectadas por hilos como marioneta hecha de hifas.

—¿Qué-…?

—Este es mi cuerpo predicho a la edad de veinte. El poder de la Magia de la Enfermedad puede lograr incluso esta clase de herejía.

La técnica originalmente había sido desarrollada en caso de que un sucesor fuera necesitado en una prisa. En otras palabras, era una madre sustituta artificial. Después de estudiar la figura joven actual de Hafuri, un cuerpo sustituto había sido completamente rediseñado basado en cómo se vería ella como una adulta. Y era por supuesto lo bastante preciso para tomar el ovulo de Hafuri ponerlo en su útero artificial y dar a luz en su lugar. Incluso si Hafuri en sí había ordenado que lo hiciera, el Usuario de la Magia de la Enfermedad había creado esencialmente la esposa inflable máxima basada en la forma adulta de su ama. En el día de su finalización, él había reportado su éxito y entonces intentado el suicidio en el lugar. Había tomado los esfuerzos combinados de los otros Top Cinco para detenerlo.

—Esto me removerá del rango fatal del Aburatori. Después de todo, soy una niña y una adulta. Justo como el cordón umbilical conectando a la madre y al hijo los combina en la sola categoría de una “mujer embarazada”, la persona conocida como Hafuri ahora existe en grande y en pequeño.

—Ya veo. ¿Pero no te lo dije? Mis limitados materiales me proveen de posibilidades ilimitadas. ¡¡Tengo muchos otros Youkai letales disponibles!!

—Entonces Vidente Veneno, préstame tus ojos.

Una luz roja pálida provino de los ojos de la Hafuri sexy.

Un momento después, la Aoandon envió sus letales garras lo bastante rápido para crear múltiples imágenes residuales, pero las dos Hafuris se movieron juntas para fácilmente esquivarlas. Se movieron al mismo tiempo, en la misma dirección y con los mismos movimientos. Estaban enteramente sincronizadas.

zasiki_06_452_453

—¿¡Qué!?

—Si quieres matarme, recomiendo hacer más que cien ataques en menos de dos segundos. Y Entrenador Sobrehumano, préstame tu conocimiento.

Todo inmediatamente cambió.

Hafuri sólo había escapado antes, pero eso claramente cambió. Mientras se movían rápidamente juntas como aviones acrobáticos, bajaron sus caderas, se concentraron en cambiar el peso de sus cuerpos y dieron un paso adelante. Se cargaron hacía el centro de esas garras y colmillos letales, no recibieron un solo rasguño y empujaron una larga y pequeña palma en el centro del suave vientre de la Aoandon.

El golpe sonó como un golpe en un tambor más alta de lo que era ella.

Los sonidos de troncos de árboles rompiéndose continuaron por un rato mientras la Aoandon volaba como un proyectil.

—Muchas regiones todavía cuentan de Youkai enseñando a los humanos las técnicas sobrehumanas de los dioses: el Tengu que entrenó a Ushiwakamaru, el Yamaba que entrenó a Kintarou y el zorro que entrenó a Abe no Seimei, ahora yo tengo técnicas de combate sobrehumanas.

La Aoandon rodó en confusión y vio algo mientras se levantaba de nuevo.

La Hafuri sexy sostenía la empuñadura de una espada japonesa contenida en una vaina entregada por uno de sus subordinados.

—Reliquia Familiar Trascendente, perfecciona mi arma.

Tan pronto la Hafuri alta sacó la espada, un brillo hermosamente repulsivo la llenó.

—Es una leyenda común que poderes paranormales llenen una herramienta o animal después de cien años. Akki Rasetsu y el doble de Udou Utsuki forcejearon para crear una técnica específica para ello, pero la respuesta estaba realmente muy cerca.

La Aoaondon honestamente pensó que esa espada era peligrosa. Había sido un ataque sorpresa sin conocimiento previo de la situación, pero esa chica la había superado con las manos vacias. Ahora que ella tenía un arma artificialmente mejorada, era obvio para todos quién ganaría esto.

Sin necesidad de decir que cortar su cabeza o desgarrar su corazón no sería suficiente para matar a la Aoaondon.

Pero incluso si no la mataba, siendo cortada en pedazos muy pequeños sería realmente malo para ella.

Después de todo…

(Soy un ser paranormal hecha de cien diferentes historias aterradoras. Si soy cortada en cien partes iguales, perderé lo que me hace especial. Las historias serán separadas y me debilitaré. Dudo que siquiera retenga mi sentido de mi ser.)

Había ejemplos de un Youkai poderoso siendo destruido y sellado. Por ejemplo, el Yamanba siendo cortado y sellado en cuarenta y dos montículos o el cadáver de Tsuchigumo siendo cortado en tres y enterrado. Había excepciones como la Piedra Asesina conteniendo la maldición del zorro de nueve colas. Cuando la piedra se quebró, los pequeños fragmentos crearon un nuevo tipo de Youkai conocido como Kuda-Gitsune. Sin importar qué, el sentido del ser de la Aoandon y su misma existencia se destruiría.

Y…

—¿Olvidé mencionar esto?

La pequeña Hafuri habló mientras la grande Hafuri ajustaba su agarre de la espada.

—Tengo su ayuda, por lo que sería tonto de hecho olvidar sus presencias.

—…

La Aoandon lentamente se dio la vuelta.

Todo estaba listo tan lejos como el ojo podía ver.

 

Uno era el Usuario de la Magia de la Enfermedad.

Un hombre alto vestía el uniforme de combate negro especial de un miembro de la SWAT y bolsas para cargadores que guardaban amuletos malditos. Esa arma estratégica caminante usaba el poder de los amuletos para transformar su propio odio en Magia de la Enfermedad y crear un ataque y defensa siempre cambiantes basado en todas las formas de los gérmenes y bacterias.

 

Una era la Vidente Veneno.

La hermosa mujer tenía largo cabello negro y piel blanca pálida. Ella vestía un traje de doncella del santuario con un capa fina colocada en su lugar por una hebilla decorativa hecha de hierba de San Juan. Una tela roja estaba fuertemente ligada a su cara tal que cubría sus ojos. Se decía que los insectos avisaban de un peligro por venir y ella ganó un poder especial al criar esas cosas dentro de su cuerpo. Saliendo de sus mangas había dos viejas pistolas alemanas decoradas con campanas y cadenas. Ella era el mecanismo de observación máximo que nunca se escondía detrás de la cubierta y nunca sobrestimaba la vista de esas pistolas mientras danzaba en un círculo y traía destrucción a todo a su alrededor.

 

Uno era el Entrenador Sobrehumano.

El caballero usaba lentes y un uniforme de mayordomo negro y sostenía una fusta. Él tenía el poder para instantáneamente enseñarle a cada uno de sus objetivos técnicas de combate sobrehumanas tales como fuerza increíble o la habilidad de saltar distancias extremas. Si él apoyaba a un ejército, cada soldado se convertiría en un oponente para incontables soldados enemigos. Y por supuesto, ese consejero militar especial podía hacerse un objetivo en sí de ese poder.

 

Una era la Depredadora Apasionada.

La adolescente vestía un kimono verde marrón de doce capas. Al obtener un embarazo fantasma con su objetivo, ella ganaría un falso vínculo con ellos. Entonces sus inmensos celos y odio se convertirían en una maldición ardiente que aseguraba asesinar a su objetivo. Ella interpretaría ampliamente y retorcía las emociones negativas de una mujer vista en las leyendas tales como Kiyohime. Mientras más los amara, más las llamas crecían, por lo que esa arma de precisión guiada podía incendiar incluso los templos y santuarios protegidos por budas y dioses.

 

Uno era la Reliquia Familiar Trascendente.

El anciano reseco en ropas japonesas sentado en una silla de ruedas desgastada con una gran marquesina cubriendo su rostro. Podía ser una espada, una lanza, un gato, un perro o cualquier otra cosa. Todo lo que lanzara en su horno, calentara y diligentemente golpeara con su martillo se convertiría parte de lo paranormal. La espada se convertiría en una espada espiritual capaz de asesinar incontables enemigos y el gato se transformaría en un gato monstruo que podía hablar la lengua humana. Sin siquiera necesidad de referenciar a Suzuka Gozen, ese diseñador y desarrollador de armas paranormal podría incluso crear armas flotantes que automáticamente cortarían sus objetivos para protegerlo.

 

Juntos eran el Top Cinco del Hyakki Yakou.

Si eran usados correctamente, esas últimas cartas del triunfo podían cada uno conquistar uno de los cinco continentes y sostener el mundo entero en sus manos.

—…

—…

—…

—…

—…

Ya se habían ocupado de todo y estaban en el centro de la pila de cadáveres. Sus ojos estaban dirigidos directamente a la Aoandon quien había mostrado sus colmillos a su ama.

No era que el equipo que la Aoandon había reunido fuera débil.

Había sido un gran ejército con fuerza en calidad y cantidad.

Sólo era que el Top Cinco era incluso más grande que los monstruos que hacía parecer su derrota como arrancar las malas hierbas del suelo.

(Eso sólo deja a Sachi-chan, el Oomukade, Saiki Kazu, la usuaria de Byouki y unos cuantos más. Mierda, eso es en su mayoría sólo los nuevos.)

La Aoandon honestamente aceptó el estado del campo de batalla.

Incluso después de todas sus preparaciones y todas las piezas de domino que había alineado, este era el resultado. Una masiva mano había bloqueado el camino y la aburrida prestablecida armonía había arruinado todo.

(Ya era 50/50 con Hafuri-chan en Modo Perfecto, por lo que esto probablemente no terminará bien si el Top Cinco comienza un ataque de saturación.)

—Jeje.

—¿Qué es tan divertido?

—Bueno, soy la aliada de todo aquel que quiera cambiar, por lo que esta confiable victoria de la preestablecida armonía no es muy divertida.

—Pero es la realidad.

—¿Oh? ¿Es la realidad?

Ella chasqueó sus dedos y habló con uno de sus pocos aliados restantes.

—De acuerdo, Saiki Kazu. Esto no funcionó después de todo, así que comencemos.

 

En algún lugar de la Villa Noukotsu, un joven hombre en traje oscuro habló.

—Ser paranormal importado por Barbaros del Sur, cambia tus colores y crece escarlata. Deseo un poder paranormal rojo sangre, por lo que toma esa forma.

La palabra sincretismo era más frecuentemente usada cuando se refería a una forma de budismo de Japón, pero el budismo se había originado en la India y cruzó por China y Corea antes de llegar a Japón. Y durante ese proceso, los nombres, formas y papeles de los budas y deidades habían cambiado.

El término Akuma fue originalmente un término buda. Sólo se utilizó más tarde para referirse a diablos y demonios occidentales porque al lenguaje japonés le faltaba una palabra más apropiada.

Así que…

— Tselika Wien Alpha Chelydia Lumidrier. Aparece en la forma que deseamos para cumplir lo que queremos en la extensión que deseamos. …Aparece, Tsuerika Nyorai. Es hora de comenzar tu trabajo.

Un torbellino siniestro inimaginable sopló.

Este ser paranormal había sido intencionalmente retorcido.

Esta amenaza había sido convertida para encajar las necesidades de alguien.

 

Jinnai Shinobu lo vio suceder mientras revisaba la Villa Noukotsu con la Súcubo.

De pie en el centro del tornado parecido a un torbellino estaba una mujer blanca con un cuerpo glamoroso y listones azul cielo al final de su largo cabello rubio. Era la bruja Australiana llamada Marguerite Steinhols. Esa asesina una vez había usado a la Furutsubaki (pequeña) en un intento de tener en sus manos a la Súcubo.

Pero…

—Esa…no es ella.

La Súcubo sonaba aturdida.

Por un lado, la ropa de la mujer era diferente. Ese material alejaba a todas las creaturas vivientes con la dureza de un áspero concreto gris y sin embargo de alguna manera se parecía a las escamas de un reptil. Y ese material estaba envuelto fuertemente alrededor del seductivo contorno de la hermosa mujer como si se la comiera. Sin piedad mostraba su escote, ombligo y muslos, pero eso casi lucía como una manera de incrementar el número de partes de las cuales expulsar su blasfemante poder siniestro.

Y ella era igual que la Súcubo, lo que significaba…

—Ese podría ser su cuerpo, pero no es su alma. ¡Maldita! ¿¡Tomó prestado el cuerpo de Marguerite para aparecer en este mundo!?

Un momento después, dos cuerpos torcidos aparecieron en la frente de Marguerite y fluyeron hacía atrás. Alas como de murciélago provinieron de su espalda y una larga y gruesa cola provino cerca de su trasero. Ella se convirtió en la imagen estereotipada de un demonio visto en un arte religioso occidental y videojuegos.

—Jeje…

Con un respirar seductivo, ella lentamente abrazó su propio cuerpo…no, el cuerpo de la mujer que había secuestrado. Ella apretó los grandes pechos y trazó las puntas de sus dedos a lo largo de las suaves curvas de sus caderas como si probara el tamaño y rango movible de su nuevo cuerpo.

—Sí, sí. Había pasado mucho desde que me sentí así. ¡Una vez más he violado el útero de una mujer para nacer en este mundo! ¡Aunque he perdido la cuenta de cuántas veces van con esta! ¡¡Ajajajajajajajaja!!

—Ah…

Ella era un arcademonio de clase legendaria.

Ella tenía un poder abrumador pero no había sido clasificada entre los siete pecados capitales.

Ella estaba fácilmente a la par con seres ridículamente conocidos como Satán o Belcebú.

Ella era de una dimensión completamente diferente a la de los Youkai o espíritus.

Esa monstruo bien podría incluso sobrepasar a un dios de baja o media clase en una religión politeísta.

O tal vez ella podía llamarse un Señor Demonio.

—Ahhh…ahhh….

Jinnai Shinobu se quedó inmóvil.

El destino de la villa acababa de cruzar una cierta línea. Él estaba irremediablemente seguro de ello.

—¡¡Ahhhhhhhhhhhhhh!! ¡¡Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!

 

—Bienvenidos al mundo de aquellos que desean cambiar.

La Aoandon sonrió.

Ella no mostró preocupación por los Top Cinco o las dos Hafuris que habían mostrado tal poder anormal. La emoción llenó su rostro, ella estiró sus brazos como si abrazara su enemigo y ella hizo un anuncio.

—¡Este es un mundo sin armonía preestablecida! ¡Un mundo lleno con caos sin fin con una gran posibilidad! ¡Ahora, peleemos hasta la muerte como la máxima forma de entretenimiento! ¡¡Animémonos todos!! ¡¡Las personas de este país están siendo aplastadas por aburrimiento opresivo, así que mostrémosles algo para que piensen que vale la pena morir para ver!!

Tan pronto la Aoandon terminó de gritar, la Arcademonio Tselika rugió hacía los cielos y el pequeño mundo de un cierto chico fue destruido.

zasiki_06_464_465

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: