Kamijou-san, Dos Idiotas, Jinnai Shinobu, un Cerdo Gris y Freedom Award 903, Muy Bien, ¡Atención! …Si Se Duermen, Morirán, Aunque No Por el Frío☆

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4, Parte 5, Parte 6, Parte 7, Parte 8, Parte 9, Parte 10

1 (0 Minutos Después)

La Villa Intelectual de la Villa Noukotsu estaba en una hora placentera después de cenar. Específicamente, era justo antes de las nueve de la noche. Un pequeño chico de cabello negro llamado Jinnai Shinobu, quien cumpliría seis años estaba corriendo ruidosamente por una casa de techo de paja.

—¡Nee-chan, Nee-chan!

—¿Qué pasa, Shinobu?

Una sexy Zashiki Warashi de cabello negro casualmente vistiendo una yukata roja alzó sus cejas ligeramente y miró atrás.

El Joven Shinobu sostenía algo en ambas manos.

Lucia como un cerdo gris de peluche, pero…am, ¿qué era?

—Atrapé esto.

—Buu. Fui atrapado.

Era incluso más pequeño que Shinobu, y pataleaba sus cortas piernas mientras el chico lo sostenía por detrás.

—Nee-chan, ¿qué clase de Youkai es este?

—Hmm… No estoy segura. No parece como un Katakirauwa.

El largo y sedoso cabello de la Zashiki Warashi osciló mientras inclinaba su cabeza confundida. Supuestamente ella era una vieja Youkai de hace siglos, pero sus recuerdos y experiencias no fueron de mucha ayuda.

El cerdo gris tensó todas sus extremidades y habló.

—¡Mi nombre es Buu Buu!

—Ya sé eso.

El cerdo redondo lucía como una gran bola de futbol y el joven Shinobu enterró su cabeza en la parte trasera de su cabeza.

—Hmm, él huele un poco como a una bestia.

—Por supuesto que sí. Soy una bestia y estoy orgulloso de eso. Y tú hueles como a un humano. Y un poco a leche.

—Como sea, tenemos que darte un baño. ¡Mamáaaa!

El Joven Shinobu podía convocar a cualquiera en la casa Jinnai si él hacía un alboroto. Su madre tenía su cabello castaño trenzado y usaba lentes con apariencia inteligente. Ella era del tipo que no decepcionaría a nadie si repentinamente fuera a ser el día de padres en la escuela sin previo aviso. Y tan pronto ella vio el animal de peluche gris que su hijo estaba sosteniendo…

—¡Ohh, una nueva especie! Me pregunto qué come. ¿Tal vez un bocadillo de tocino jugoso?

Eso básicamente sería darle carne de cerdo a un cerdo, pero Buu Buu no estaba al tanto de la comida cárnica con la que estaba siendo amenazado y alegremente ondeó sus gorditas extremidades por la idea de ser alimentado.

—Eso no importa, —dijo Shinobu. —¡No muchos bocadillos!

—Oh, ¿por qué no?

—¡Tienen mucha sal y te hacen sentir mal!

—Buu. Qué adulto eres. Beatrice dice cosas como esa algunas veces también.

Mientras tanto, la madre de Shinobu no se apresuró a realizar la operación de emergencia conocida como “darle un baño a Shinobu”. Ella hizo las preparaciones como estaba planeado.

Mientras él esperaba, Shinobu le habló a la Zashiki Warashi quien tenía una medida de 98cm para una parte de su anatomía.

—Y, Nee-chan, no hemos hecho eso en mucho tiempo, así que hagámoslo.

—¿Eso?

—¡Ya sabes! ¡¡Tienes que saber a qué me refiero!!

Aun sosteniendo el cerdo gris, Shinobu tacleó la estrecha cintura de la Zashiki Warashi una y otra vez.

Y él frotó su cabeza contra su suave costado mientras lo explicaba.

—¡¡Hagamos el 1mer Campeonato de Insomnio otra vez!!

—¿¡Ugeh!? —gimió la Zashiki Warashi.

Hacer un tsukkomi básico sobre no incrementar el número no importaba. Buu Buu inclinó su cabeza mientras era sostenido.

—¿Qué significa eso?

—¡Sólo los niños van a dormir temprano! ¡¡He decidido que nunca voy a dormir de nuevo!!

Shinobu claramente era un niño de seis años, pero no había razón en discutir con él. Todos juzgaban las cosas a su punto de vista. Justo como la sexy Zashiki Warashi no se veía a sí misma como una anciana (virgen) fosilizada de siglos de edad, Shinobu no se reconocía a sí mismo como un niño pequeño.

Pero dejando eso de lado, una voz habló desde la TV en la gran sala de estar.

—¿Qué? ¿Alcohol? ¿Fumar? Si me preguntan, la privación del sueño es incluso peor. ¡Especialmente para un niño en desarrollo! No sólo cierra los circuitos neurales en el cerebro, pero supuestamente encoje el cerebro en su totalidad. No puedo recomendar eso a nadie que no esté tratando de asesinarse lentamente. Hay personas despiertas por días estudiando para exámenes de ingreso, ¿pero cómo se supone que aprendas algo así?

Era lo habitual para conductores de TV: una interpretación amplia de sus teorías personales sin garantía de que fuera verdad incluso si estaban mintiendo. Sin embargo, fue un impacto suficiente para sacudir el todo de la Zashiki Warashi.

En su mente, ¡¡ella sabía que tenía que hacer todo lo que fuera posible para conseguir que ese travieso niño se durmiera tan pronto como fuera posible!!

2 (10 minutos Después)

En su armadura roja y minifalda blanca, la Espadachina Santa Beatrice tranquilamente se asomó a mirar por la entrada de la sala de estar mientras silenciosamente asentía con su cabeza.

—Bien, bien. No puedo negar que me siento un poco sola, pero es simplemente maravilloso que Buu Buu está haciendo amigos.

—A-a-am, ¿Beatrice? ¿No tenemos cosas más grandes de las que preocuparnos? Quiero decir, algo claramente no está bien. Esto luce como Japón, pero es completamente diferente. ¿Y no es raro que nuestro equipo, apariencia y personalidades son las formas de Grandnir a pesar de que estamos de vuelta en la Tierra? Además, todos pueden entenderse entre sí sin importar qué lenguaje estamos hablando. Siento como si el espacio tiempo se ha llenado en una botella de Klein…

La Bruja Blanca Filinion, la vaca con lentes, era la que estaba arruinando el desfile de Beatrice. Ella era una mujer voluptuosa vistiendo un suéter de lana, shorts, capa y un sombrero de bruja. La joven mujer cabeza hueca desprendía un atractivo denso y de aspecto poco saludable que hacía a uno pensar que lamerla en cualquier lado sería como comer mantequilla pura.

Y si la Espadachina Santa y la Bruja Blanca del grupo del nivel máximo estaban aquí, otra era seguro que estaba con ellas. La tercer miembro vestía un traje de sacerdotisa verde con cortes más impresionantes que un vestido chino en cada lado de su pegada falda, subiéndose más arriba que la base de sus muslos. Ella no podía usar nada de magia de curación y una cierta parte de su cuerpo no podía ser descrito demasiado para preservar su privacidad, pero para dar un pista vaga, ¡era su pecho! Sí, ese pecho singularmente planoooo le pertenecía a la Sacerdotisa de Combate Armelina.

—Ahh… Pero este lugar es muy relajante. Un futón es mucho mejor que una cama. Mis padres hacen tatamis, así que tengo una debilidad por este suave olor a viejo.

Mientras la temperatura del cuerpo de Armelina comenzara a elevarse cómodamente y su cabeza oscilara de atrás para adelante, el chico de preparatoria de cabello puntiagudo llamado Kamijou Touma tristemente bajó su cabeza a una corta distancia.

—Hola a todos. Es su para rayos favorito de la mala suerte, Kamijou Touma. …¿Qué pasó esta vez? Esto obviamente no es Academy City y, ya que estaba en medio de lavar los platos, ¡¡el agua sigue saliendo en mi casa!!

—Más importante aún, Touma, necesitamos investigar el misterioso fenómeno que me pasó. ¡Sí, acababa de abrir la taza de pudín y estaba a punto de meter mi cuchara cuando fui transportada a través del espacio y tiempo!

—¡Shut up! ¡¡Dammit, goddamn fucking nun baby!![1]

—(¿¡*S-sobresalto*!?)

—¡Si vas a unirte a la conversación, entonces da una demostración por tu cuenta! ¡¡Es de educación!! Hay mucho que podrías describir: tu hábito blanco, tu largo y lacio cabello plateado, tu pobre pecho que es simplemente triste de mirar ¿¡un-bogyorwaheh!?

Justo cuando comenzó a sermonear a la monja en frente de él, la Princesa en su traje especial lo pateó en el trasero, el bastón de metal de Armelina voló hacía él, Misaka Mikoto disparó una lanza eléctrica, y Aika le dio la señal de “adelante” al ligre blanco de cinco metros (una combinación antinatural de un león y un tigre blanco) que ella usaba como cojín. Por alguna razón, el poderoso felino recibió una explicación mejor que la #3 en un uniforme de escuelas para chicas de alta clase o la introvertida en bikini de rayas blanco y verde.

Kh. ¿Por qué no me siento mal después de haber sacada de mi paraíso dentro de casa? Esta es mi primera vez aquí, ¿así que por qué esta misteriosa casa japonesa se siente como casa?

Quenser, Heivia, Lu Niang Lan y Shiroyama Kyousuke también estaban ahí, pero eran todos chicos o mujeres mayores, por lo que no importaban ellos.

Excepto…

—Siento que he olvidado algo que no tengo permitido olvidar.

El chico de cabello puntiagudo siempre estaba lamentando su mala suerte, pero era Shiroyama Kyousuke quien realmente había nacido bajo la estrella de mala suerte.

—Cuando algo extraño me pasa, no hay forma que esa inimaginable maldad y blancura cegadora no esté involucrada. Jeje. ¡Jejajejeje! ¡¡Ajajajaja, maldición!!

El chico fue abrumado por golpes de risa, así que todos naturalmente mantuvieron su distancia.

—Ahh, estamos frescos y limpios ahora.

—*Chillido*… Cuando estoy muy cálido, mi nariz se humedece y mi cabeza se siente como si se estuviera hirviendo…

El Joven Shinobu tenía vapor elevándose de su cabeza mientras caminaba con el cerdo gris después de su baño.

Él debía estar hidratado, cepillado y desintoxicado con alguna clase de tratamiento de belleza porque Buu Buu estaba más brilloso que antes. Entonces Shinobu lo sostuvo cerca y habló.

—¡¡De acuerdo, hora de explicar las reglas!!

Las cosas no pintaban bien. Todos se reunieron alrededor del Shinobu de 6 años y se sentaron a escuchar.

—¡Para el 1mer Campeonato de Insomnio, no pueden dormirse! ¡Duérmanse y perderán! ¡¡Eso es todo!!

—¡Eso fue rápido!

—¿Y a qué te refieres con “dormir”? He visto muchos lindos escotes por aquí, así que si estamos hablando sobre esa clase de dor-…¿¡agwah!?

Quenser dio una respuesta básica y Heivia lo llevó innecesariamente lejos, por lo que la Zashiki Warashi en yukata roja le dio un rodillazo al segundo chico en el plexo solar, le dio un golpe de karate al costado de su cuello cuando él se dobló y entonces le dio un punzante puñetazo curveado en sus costillas.

El chico de seis años miró al cerdo a los ojos.

—¿Esa clase de?

—¿*Chillido*?

Beatrice se preparó para decir que no era nada de lo cual preocuparse con una sonrisa arcaica en su rostro, pero…

—¡Si no sabes algo, sólo pregúntale a Beatrice! ¡¡Beatrice es inteligente y te dirá todo lo que quieres saber!! ¡¡Jeje!!

—¡No, no preguntes sobre esto! ¡¡Kh, pero cuando veo a Buu Buu tan orgulloso de mí, no quiero decir que no sé!!

A pesar de la confusión, ellos comenzaron a discutir los detalles.

Kamijou levantó su mano primero.

—¿Cómo determinamos el Campeón del Insomnio? ¿Todos nos meteremos en futones?

—¡¡Meterte en un futón tan pronto se pone el sol es lo que hace un niño!! …El abuelo dice que los verdaderos caballeros y damas se quedan despiertos muy tarde.

Así que él causó esto, pensó la Zashiki Warashi mientras hacía una nota mental de ello para más tarde.

—Así que podemos caminar por ahí todo lo que queramos, ¿eh? —preguntó Mikoto mientras colocaba su dedo índice contra su delgada barbilla.

—¡Pero no pueden salir! —el Joven Shinobu infló sus mejillas. —No pueden salir a jugar después de tomar un baño. ¡¡Sólo los niños se resfrían así!!

—Hmm. Así que básicamente, ¿tenemos que lidiar nuestra somnolencia dentro de la casa? No subestimes la habilidad para quedarse despierta hasta muy tarde de alguien que se encierra en casa, niño.

Aika lo resumió en su bikini a rayas, pero Lu Niang Lan, la belleza en un vestido chino modificado, lucía sorprendida.

—¿Pero por qué molestarnos en ir de acuerdo con esto?

—Sí, ya me estoy sintiendo con sueño. *Bostezoooo*… Creo que ser transportada a través del espacio-tiempo es mucho más pesado para el cuerpo que una descompensación horaria. Mi cabeza ya duele como si hubiera estado despierta por 24 horas.

La Bruja Blanca se acurrucó en el lugar a pesar de que el piso de color ámbar del pasillo era madera. Ella estaba tan inmoderada e indefensa. El sexo opuesto podría haber sentido el latir de sus corazones por el encanto descuidado y de su cabeza hueca, pero la Espadachina Santa y la Sacerdotisa de Combate del mismo sexo sólo se sentían molestas. Ellas querían patearla.

Y todos tenían el mismo pensamiento.

Las personas que se rehusaban a participar en estos irrazonables “juegos” tendían ser usados como un ejemplo, ¿así que qué clase de “cementerio” tenía preparado un chico de 6 años para esta situación solida? Esta vaca podría decirles.

—¿Munyah?

Entonces sucedió.

Un suave paño blanco estaba envuelto alrededor del tobillo derecho de Filinion. Pero ellos no podían ver el otro extremo. Se extendía sin fin a la distancia.

Un paño blanco.

Blanco.

Reina.

Y…

—¡E-e-e-eespera! ¿¡Qué está pasando!? ¡Beatrice, ¿a dónde me está jalando esto…?!

Filinion inútilmente estiró sus manos confundida mientras era arrastrada por el tobillo, pero ella no tenía idea que parecía que estaba siendo capturada por un alíen roba cuerpos de los años 80s.

Entonces Shinobu habló.

—Oh, la habitación prohibida está por ese camino.

Con ese pedazo de información siniestro, Filinion se desvaneció por la esquina del pasillo.

Ellos escucharon a una puerta abrirse y luego cerrarse.

Pero entonces…

—¿¡Ngwaaaaah!? Abah, ¡abababababa! ¿¡Q-qué demonios!? ¡Es tan blanco! ¿¡Qué es esta forma amorfa blanca!? Estoy…espera, ¿¿¿¡¡¡estoy…!!!???

—Jeejeejee. Ajaja. No puedes escapar ahora, hermano. No hay moralidad, estándares o justicia aquí. Justo como una anemona captura a un pequeño pez o una planta de jarra derrite y consume una mosca atrapada. Voy a disolverte duuuulcemente y te haré mío.

—¡Eek! ¿¡Qué son estas coletas del infierno!? ¡Espera, alto! ¡No sólo me estás sujetándome! Esto es presión direc-… ¿¿¿¡¡¡adbchabergeh!!!???

—Tch. Ahora que la veo más de cerca, esta es una rubia y tetuda mujer. No pareces como mi hermano para nada.

Después del sonido de algo siendo escupido, algo se salió deslizándose por la esquina del pasillo. El objeto simbolizaba a una cierta persona y había sido enrollado como un pañuelo usado. Eran unos lentes con sus cristales rotos y la parte que descansaba sobre la nariz estaba doblada en un ángulo recto.

Las facciones de Quenser fueron enfatizadas como si una lámpara estuviera iluminándolo.

—¿¡S-siquiera cómo le hiciste eso a los lentes!? ¡No quedarían tan mal incluso después de diez mil engaños adorables de buscar tus lentes cuando están en tu frente, miras a alguien hacía arriba por encima de los lentes en lugar de que se vean en los cristales, o cubrir con crema blanca los lentes cuando tratas de cocinar! ¡¡*Tragar*…!!

Kyousuke lucía incluso más deprimido que antes y dio el consejo más acertado.

—Eso es verdaderamente la cima de lo malvado de la clase Inexplorada acechando más allá de los dioses. El simplemente ver esa verdad los volverá locos, ¿así que realmente quieren descubrirlo por su cuenta? Terminarán como esa persona que perdió sus anteojos y lentes.

Nadie respondería eso.

Nadie quería ese título vacío. No había obligación o simpatía aquí.

Aunque no entendían los detalles, alguna clase de oscuridad blanca llenó la habitación prohibida. Era como invocar un agujero negro que existía solamente para aplastar el cuerpo de las personas. El Joven Shinobu tenía la habilidad para dibujar a los no-humanos, por lo que él había planeado esto, jaló el anzuelo con Kyousuke y sacudió la caña de pescar. ¿Así que qué pasaría ahora? Acababan de recibir una terrorífica demostración. Ni siquiera se atrevieron a preguntar qué le había pasado a la Bruja Blanca.

Había algo que sabían con seguridad.

Se duermen y morirán.

¡Así que comience el campeonato ☆!

3 (3 Horas Después)

El impacto inicial había sido demasiado impactante, pero todavía un desafío el cual superar.

A tres horas desde el comienzo, era la media noche. Y eso se sentía para ellos como 24 horas + 3 horas.

Y en la sala de té…

—*Chillido*. Tengo sueño.

—¿Hm? Bueno, eso no es de sorprenderse. Podría ser la hora de que los niños se vayan a dormir.

—¡Ni! Soy lo bastante grande para reunir plantas por mi cuenta. Puedo saber cuáles son venenosas y el anciano dijo que ser capaz de conseguir tu propia comida es prueba de que eres un adulto.

El Joven Shinobu y el cerdo gris rodaron en los tatamis mientras platicaban. No había futón ahí y estaban usando un cojín doblado a la mitad como almohada.

Y la Zashiki Warashi en yukata roja y Beatrice con su cabello rojo y plateado tuvieron el mismo pensamiento.

Querían dejar que Shinobu y Buu Buu durmieran.

Pero esos dos serían arrastrados en la habitación prohibida si se dormían, ¿así qué iban a hacer ellas?

—Armelina.

—¿Qué pasa con esa mirada, Beatrice?

—Lo siento.

Un extraño grito de “¡Dwah!” estalló. La Espadachina Santa había sacado su estoque (el cual técnicamente era Magia un dispositivo de administración conocido como Arma Brillante), fuego se había prendido de la punta, y ella no había dudado en clavarlo en el estómago de Armelina. La Sacerdotisa de Combate normalmente no sería tan fácilmente vencida, pero ella no había esperado un ataque de su amiga durante el Campeonato de Insomnio donde un futón era el enemigo.

Esto era donde comenzó.

Ellos se habían saltado la pelea por el café, goma de mascar o manipular el aire acondicionado para hacer a sus rivales más cómodos.

Había algo malo con este tipo de batallas.

—T-tú…¿idiota…?

—Lo siento, Armelina. —Beatrice no lucía remotamente arrepentida. —Pero Buu Buu no va a durar. Este campeonato debería acabar si todos los demás se retiran, así que si poner a alguien más a dormir lo salvará, ¡¡ni siquiera voy a pensar en sobrevivir junto con él!!

—¡Maldición! ¡Deja de actuar como una yandere cuando eres soltera! Y siquiera caer inconsciente cuenta como quedar dormi- ¿¡¡¡gbrchi!!!?

El truco era seguir atacando antes de que su oponente pudiera físicamente o mentalmente recuperarse. Después de unos cuantos golpes más en el vientre, la joven se desmayó como una princesa siendo raptada por bandidos de mala calaña. Armelina tenía un boleto sin retorno al cementerio. Un paño blanco se envolvió alrededor de su tobillo y ella estaba siendo arrastrada con su bastón de metal raspando los tatamis.

Al mismo tiempo, la Zashiki Warashi pateó a Hayabusa, un miembro normal de la familia Jinnai (y un delincuente de secundaria) quien había estado durmiendo normalmente. Ella escuchó un grito desesperado, pero todo era por el bien del joven Shinobu.

—Espera, espera, espera. ¿Cuál es el punto de sacrificar personas que ni siquiera son parte del campeonato?

—¿Oh? Am…bueno, es sólo Hayabusa.

Esas cazadoras de amor rápidamente cazarían a otras personas si eso protegería a la persona que amaban o necesitaban proteger. Ellas se fueron de la sala de té en busca de nuevas presas, pero entonces la situación se hizo aún más confusa.

—…Zzz.

—Buu. Él comenzó esto, pero él ya está dormido.

—¡¡N-nooo!! ¿¡Shinobuuuu!?

De alguna manera, esto era de esperarse ya que la hora después de la media noche era como otro mundo para un chico de 6 años, pero esa no era la parte más interesante. Shinobu estaba durmiendo con el cerdo gris en sus brazos, pero los listones blancos de locura no lo atacaron como lo hicieron con Filinion o Armelina.

Una voz desde la habitación prohibida explicó el por qué.

—*Murmuro*, *murmuro*… Hmm, después de conseguir dos o tres sacos de arena en rápidas sucesiones, me siento con sueño. Zzz.

4 (5 Horas Después)

¿Qué demonios?

Todos tenían el mismo pensamiento. Las reglas casi no tenían sentido en este campeonato. ¿¡Todo tenía sentido cuando fuera que la Reina Blanca lo quisiera en el momento!? Ella había decidido castigar a los perdedores por cualquiera que fuera la razón, ¿pero cómo iba a detenerla su anfitrión Shinobu (de 6 años) si ella había dejado de seguir las reglas?

Todos se estremecieron a ese aterrador pensamiento, ¿pero ellos realmente podían sacudir esos todo poderosos hombros blancos para despertarla y que se tomara esto con seriedad? Y era verdad que esto había salvado a alguien.

—¿¡Ah!? …¿Ah? ¿Me dormí?

—Shinobu. No estoy segura de por qué, pero no contó. Estás bien.

Mientras tanto…

Quenser y Heivia se habían aventurado en el patio del frente de la casa Jinnai. ¿Por qué? Porque la casa al estilo japonés tenía demasiados futones. Habían decidido que jugar en la dura tierra afuera les ayudaría a pelear con su somnolencia. Sin embargo, tenían que quedarse en el patio. La cerca era una barrera impasable.

—Siquiera cerramos un poco los ojos, un infierno blanco nos esperará. No hay forma de que quiebre alguna regla. No podemos dar un pie fuera del patio.

—Ni siquiera nuestra tetuda comandante castiga a las personas tan duramente. ¿Qué demonios se supone que hagamos?

Pero todo estaba muerto de noche cuando incluso los árboles dormían. Eran las 2 AM cuando alguien hizo su siguiente movimiento.

Comenzó con Kamijou Touma explorando la casa tarde por la noche. Él tomó el papel del líder de todos. Si una chica estaba en problemas, él estaría ahí en un destello. Él estaba preocupado sobre lo que le había pasado a Filinion y Armelina (Esperen, ¿y qué hay sobre el chico Hayabusa?), por lo que él trató de escabullirse hacía la habitación prohibida a pesar del peligro.

Él llegó ahí más fácilmente de lo esperado, pero era por eso que él se sentía tan sorprendido mientras él tomaba el mango de la puerta corrediza. No estaba cerrada, así que él lentamente la abrió.

Y él gritó.

—¿¡Gyaaaah!?

Los otros mantuvieron su distancia porque asumieron que era una trampa, pero con confianza Index y Mikoto corrieron hacía ahí.

—Aah… ¿Qué pasa, Touma? Estoy muy cansada.

—Y los miembros de la familia normales están durmiendo, así que sé más considera-…¿eh? ¿¡Qué es esto!?

No había nada ahí.

Nada en lo absoluto.

No sólo no había señales de Filinion o Armelina, pero el desastre blanco que las había atacado no estaba. La habitación estaba llena de muebles viejos, y no había espacio para que alguien se escondiera.

—¿Eh? Pero…¿eh?

Kamijou lo había descubierto primero y él era el más confundido.

—Entonces…¿a dónde fue la persona que estaba aquí?

La respuesta era obvia.

Si la Reina Blanca había ignorado las reglas para dejar su puesto, era obvio a dónde se iría ella.

—…Hermaaanooo…

Ellos escucharon un crujido desde el oscuro pasillo. La cabeza de una silueta oscilaba gentilmente de atrás para adelante mientras que una voz ligera escapaba sus labios.

—*Murmuro*, *murmuro*… Hermaaanooo…Zzz.

En la habitación de huéspedes a pantalla corrediza de distancia, una silueta iluminada por la luna podía ser vista con su espalda contra el muro. Shiroyama Kyousuke tenía sus manos presionadas en su boca para asegurarse de que ni un sonido se escapara, pero él no podía dejar de temblar.

Él se estaba quejando silenciosamente sobre la irrazonable escena desarrollándose delante de sus ojos.

(¿¡Ya no importa si estoy dormido o no!? ¡¡Ella sólo quiere agarrarme y aplastar mi cuerpo con su poderoso agarre!!)

Pero lamentarse no iba a solucionar nada. La Reina Blanca no era una genio analizando las reglas y usarlas para su ventaja. Ella usaba su propio poder para abrirse camino por todo a su manera y su increíble carisma aseguraba que el mundo cambiaría sus reglas para encajar ese hecho. Si ella decía que algo era tal cual, era tal cual. Esa era la más simple introducción al mundo que conocía Kyousuke.

Con sus manos sobre su boca, él miró a Aika y a Lu Niang Lan e hizo señas con sus ojos.

Un invocador no podía convocar un Material de otro mundo sin un recipiente, por lo que él se tenía que asegurar a sí mismo como un recipiente. Pero…

—(No. La ligresa es mi recipiente, así que no puedo dejarte tenerla tan fácilmente.) (Aika)

—(Comencé el camino de una asesina porque estaba harta de ser un recipiente, ¿recuerdas?) (Li Niang Lan)

Ellas tenían sus excusas personales, pero todo se resumía a un problema principal: Arrójame en frente de esa némesis insuperable y moriré. Si quieres morir, hazlo por tu cuenta.

—¿N-no están siendo un poco crueles?

Kyousuke comenzó a protestar, pero él había olvidado un problema más fundamental. ¿Qué pasaría si descuidadamente abría su boca cuando se suponía que debía permanecer completamente en silencio?

Algo atravesó por hasta el último panel de la pantalla corrediza detrás de él.

Era un gran número de listones blancos. La Resistencia era fútil a este punto. Esos fragmentos de la Reina se envolvieron alrededor de él, y él ya no podía escapar del agarre de ella. Él estaba siendo arrastrado hacía los andrajos de la pantalla corrediza y él se desvaneció de la habitación de huéspedes.

—*Murmuro*… Jejeje. Jejejeje. Este sabor…este olor…sí, sí…no hay error esta vez☆ ¡¡¡¡¡¡Hermaaaaanooooo!!!!!!!

—¡Ohhhhn! ¡¡Ohhhhohhhhhhhhhhhhohhhhn! ¡¡Ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhn!!

Alguna clase de grito de otro mundo estalló, él estaba metido en la habitación prohibida, y nadie se atrevió a moverse.

Kamijou cubrió sus ojos con manos temblorosas mientras silenciosamente observaba desde una esquina.

—No lo…salvé…¡soy tan estúpido! ¡Soy un cobarde! ¡¡Él estaba justo ahí!!

Mikoto colocó una mano en su hombro y silenciosamente negó con su cabeza.

—No te llames estúpido. Sabes que no podías enfrentarte a eso.

—Su noble sacrificio mantuvo el mundo a salvo.

Eso era verdad.

La Reina Blanca había estado tras Shiroyama Kyousuke desde el comienzo. La vaca con lentes y la joven plaaaana sólo habían sido un trágico accidente. Ahora que ella había cumplido su objetivo, ¿no la Reina Blanca se retiraría y permitía que el 1mer Campeonato de Insomnio del joven Shinobu continuara con seguridad?

Justo mientras esa ligera esperanza en sus corazones aumentaba…

—¿¡Ah!?

Los hombros de la Reina Blanca saltaron ligeramente mientras se despertaba en el centro del pasillo. Esa demente chica con coletas plateadas miró alrededor, por lo que todos bajaron sus cabezas fuera de la vista.

—Estaba teniendo un maravilloso sueño. Oh, pero puedo soñar cuando quiera. Ahora mismo necesito encontrar a mi verdadero hermano. Hermaaanooo.

—(¿¡N-no me digas que…!?)

Kamijou se estremeció como si una voz sonsonete llegara a sus oídos.

—Hermaaanooo, ¿dónde estáaas? Ejejeje. Sal, sal, donde sea que estéees. Jejeje…

—(¿¡E-ella no se da cuenta de lo que hizo!? ¿¡Ni siquiera tiene una idea!?)

—(Sí, nunca podremos hacerle saber a ese chico Shiroyama sobre esto.)

Después de demostrar qué tan irremediablemente superados estaban los otros, la Reina alegremente regresó a la habitación prohibida.

El juego continuaría.

5 (7 Horas Después)

Eran las 5 AM y el sol de la mañana se estaba elevando. Habían estado ahí sólo siete horas, pero ya que todos habían pasado un día completo en sus mundos originales, se sentía más 24 horas + 7 horas. Los sobrevivientes sentían que habían pasado alguna clase de punto decisivo, pero colapsarían tan pronto bajaran su guardia. La parte más dura todavía no llegaba. La madrugada era el verdadero desafío.

—Haaa…

El Joven Shinobu y el cerdo gris voltearon sus ojos brillantes hacía el color naranja afuera de la ventana. Esto era una leyenda sin procedente para ellos, por lo que podrían haberlo visto como llegar al Polo Sur.

—Ya no está oscuro. ¡Sí, no tendré miedo de ir al baño ahora!

Shinobu trotó de la habitación de huéspedes, cruzó la sala de té y llegó al baño. La Zashiki Warashi suspiró. Él sólo se había dormido un poco, pero esa parada en el abismo parecía haber ayudado mucho.

Mientras tanto, los otros estaban llegando a su límite.

El grupo de Quenser había huido del cómodo interior para alejar el sueño con la dura tierra. La idea básica estaba bien, pero distanciarse de los demás había cortado toda comunicación con los otros. El lento pasar del tiempo estaba comiendo sus psiques.

Quenser lentamente alzó sus manos.

—Siguiente tema: nombra un noble pervertido.

—Zzz.

—¡Vamos, necesitas responder, Princesa! ¡Oh, mierda, ella está dormida!

Una blanca sonrisa se deslumbró por la mente de los dos idiotas. Ellos iban matando las monstruosas armas de 50m que habían terminado la era nuclear, pero no había nada que pudieran hacer contra esa masa de coquetería.

Eso sólo dejaba una forma de salir de esto.

—¡Toma esto!

—¿¡Ahhh!? ¿¡Qué demonios estás haciendo, Quenser!?

En frente de su amigo impactado, el estudiante comenzó a jugar con el rostro indefenso de la chica adolescente durmiendo. Específicamente, él sacó un marcado y dibujó unos ojos nuevos encima de sus lindas pupilas cerradas.

Un puñado de tela blanca ha comenzado a dejar la casa, pero todo se detuvo. Se movió de aquí para allá como una cola de gatito como si se acercara a un nuevo juguete, pero finalmente se regresó adentro.

A su Reina parecía disfrutar los clichés.

—Fiu…

—Espera, espera, espera. Si es suficiente para engañarla, ¡ya acabé de tomarme esto con seriedad! Sólo me pondré estas marcas de ojos dibujados. Fuejeje. Despiertamente cuando todo haya acaba-…

Con un sonido de algo estallando por el aire. Heivia se dobló hacía ahí…no, eso sólo fue su imagen remanente. El chico probablemente ya estaba en la casa. Un terrible sonido raramente escuchado incluso en el campo de batalla provenía de la habitación prohibida. Una escena salida directamente de “¡No se Vuelvan a Reproducir Nunca! Registros de las Trágicas Guerras~ Los Pasos del Campo de Batalla del Camarógrafo Sewax~” se desvaneció y desapareció.

Quenser tembló y gritó quejándose.

—¿¡Qué cuenta como un cliché y qué cuenta como algo surreal para ella!?

El sombrío chico conejo con capucha probablemente era el único en el mundo que sabía dónde ella trazaría la línea, pero él ya había sido eliminado. Quenser se sentía como el terrorista con el código para desarmar la bomba de tiempo para cometer suicidio.

Pero la parte normal de la familia Jinnai comenzó a agitarse mientras el sol se alzaba. Primero, la anciana abuela abrió todas las persianas de lluvia y el abuelo bostezo mientras tomaba el periódico al frente. Después de un poco más de tiempo, la madre y padre dejaron su habitación.

—*Bostezo*, buenos días, Shinobu. Hm, no veo a Hayabusa-kun en ningún lado.

—No te preocupes. Él fue reencarnado en un mundo de espadas y magia, así que él estará bien. Apuesto a que él está disfrutando de su vida con un puñado de chicas de 14 siguiéndolo por todos lados.

—¿Realmente Shinobu se quedó despierto toda la noche? No puedes dejarlo hacer eso. ¿No eres su Nee-chan? Vamos, metámoslo a su futón.

—¡N-no podemos! ¡¡Eso es demasiado peligroso!!

La sexy Zashiki Warashi forcejeó para recuperar al Shinobu de 6 años (Equipado: Cerdo Gris). Este era el desafío más grande de Shinobu. Una madre era una gran tentación para un chico de 6 años. Incluso sin un futón o almohada, él probablemente se dormiría si ella lo recostaba y le acariciaba su estómago.

Pero la madre de Shinobu lanzó otra bomba inesperada.

—¡De acuerdo, es hora del desayuno! ¡¡No quiero hacerlo nocturno, pero apuesto a que él se dormirá inmediatamente si su estómago está lleno!!

La Zashiki Warashi era una Youkai que predecía la fortuna de la familia a la que llegaba y una extraña visión vino a su mente en ese instante.

Jinnai Shinobu. Probabilidad de Muerte: 100%.

Ella entonces activo completamente la Zashiki Warashi Prototipo Ver.39 del Hyakki Yakou. Si no están muy seguros de lo que es, ¡pueden simplemente pensar en ella como una jodidamente asombrosa Zashiki Warashi!

Ella trató de evitar la muerte de Shinobu usando ese poder para manipular el destino del mundo entero, pero…

(Estás bromeando. ¿¡Estoy distorsionando el destino del universo y esa cosa blanca ni siquiera está cediendo!?)

¡¡Pueden simplemente pensar en ella como una jodidamente asombrosa Reina Blanca!! Nada podía hacerse al respecto de ella, por lo que la Zashiki Warashi decidió concentrarse en algo más que la raíz de la causa. Todo acabaría si Shinobu y la Reina Blanca entraban en contacto, pero eso simplemente significaba que ella tenía que poner a alguien más en su lugar antes de que eso pasara.

—Hmm, hmm, —Ella pensó por un momento mientras miraba alrededor. —Bueno, él debería funcionar. Él parece acostumbrado a la mala suerte, así que él será un buen chivo expiatorio.

—¿¡Gnyahhh!?

Antes de siquiera comer la cena, Shinobu había entrado a la cocina y tomado una de las salchichas destinadas a ir con los huevos fritos, pero él ya había comenzado a dormitar. Mientras tanto, un chico de cabello puntiagudo gritó desde la habitación de huéspedes.

Ahora cada uno de los grupos había sacrificado a alguien y nadie escaparía ileso.

Entonces los ojos de Misaka Mikoto repentinamente se nublaron con desesperación.

—No sé qué pasó, pero alguien debió haber hecho algo. ¡Doryah! ¡¡Confiesen su crimen o los explotaré a todos con mi Railgun!!

—¿¡Tu chico es eliminado y haces eso!? ¿¡No eres muy dependiente de él!?

La lengua suelta de Quenser le hizo ganar el honor de ser el primer objetivo.

—¿¡Así que fuiste tú!?

—¿¡Ah…!?

Con un rugido explosivo ensordecedor, alguien se desmayó en el patio. Ya que él estaba inconsciente, la Reina Blanca dejó la habitación prohibida y lo arrastró.

La Princesa todavía estaba perfectamente quieta y respirando constantemente con ojos pintados en sus parpados con un marcador, por lo que ella no veía nada de ello.

—Fiu.

Podrían haberlo olvidado a este punto, pero había dos formas de superar esto.

Era un campeonato.

Para sobrevivir, uno podía evitar dormirse o poner a los otros a dormir.

—Podrías aprender una o dos cosas sobre el amor. Las personas están dispuestas a dar todo por la persona que les importa.

La sexy Zashiki Warashi estaba siendo más activa de lo usual. Mientras su largo cabello negro oscilaba detrás de él, ella trató de sonar genial, pero eso demostró ser una mala decisión.

Sucedió tan rápidamente que uno sólo podía asumir que había robado el tiempo en sí.

En algún momento, la sonriente Reina Blanca tomó las manos de la Zashiki Warashi justo en frente de ella.

Ella sonrió (¡¡desde muy cerca!!) y asintió profundamente como si ella hubiera encontrado un alma gemela.

—¡¡Entiendo completamente!! ¡Si amas a alguien, vale la pena destruir un mundo o dos o una historia o dos, ¿no es así?! ¡Parece que vistes de rojo, pero puedo oler un blanco similar oculto dentro de ti! ¡¡Creo que podemos llevarnos bastante bien!!

—Ah.

No permitas interrumpir la emoción de Su Majestad la Reina, ¿pero qué pasa en el campeonato cuando alguien era “capturado” por ella?

Algo había sido arrojado a la habitación prohibida.

Entonces Beatrice mordió su labio, pensando en silencio.

(¡E-eso estuvo cerca! ¡Estaba a punto de estar de acuerdo con ella!)

Pero ahora la protección de la sexy y tetuda Nee-chan Zashiki Warashi se había ido. Shinobu probablemente sería la siguiente víctima ahora. De alguna manera, el “mundo” entero de la casa Jinnai era su aliado, pero lamentablemente las personas normales tratarían de ayudar al poner al chico en la cama.

Y la máxima prioridad de Beatrice era Buu Buu. La situación era irremediable, pero ese robusto animal de peluche era lo bastante adorable para que ella quisiera detener el tiempo. Y lo bastante para caer en pensamientos iguales que un gran rey demonio el cual sacrificaría todo por él.

Sin embargo…

—¡Buu! ¿Qué es esto? ¡¡Nunca probé algo tan bueno!!

—Es huevo frito. Hay incontables variaciones en el sabor dependiendo de qué le eches encima.

—¿Cuál es la diferencia entre salsa inglesa y salsa de soya? ¡Ambas son negras!

—Pero alguien que sabe, lo come con sal y pimienta. ¡Ven conmigo! ¡Si nos ponemos en línea primero, conseguiremos el nuestro primero!

(¡¡Ahhh!! ¡¡Si no fuera el amigo de Buu Buu, podría abandonarlo a su destino!!)

Beatrice arrancó su cabello con una mano y suspiró. Ella sonaba bastante relajada, pero ella se había olvidado completamente que fue ella quien personalmente envió a Armelina al cementerio a pesar de que esa joven era amiga de Buu Buu.

Además, ¿había algo más que ella pudiera hacer para protegerlos?

El ahoge de Beatrice se iluminó y osciló mientras caminaba a otro lado.

—Hay muchos menos de nosotros ahora, así que arreglemos esto. ¡¡Comenzaré contigo, Señorita Vestido Chino Modificado!!

—Tch. ¿Lograste ubicarme mientras estaba escondiendo mi presencia? Y realmente eres consistente en cómo lidias con las cosas. Puedo respetar eso de alguna manera. ¡Pero realmente eres un joven tonta si piensas que puedes ponerle una mano encima al Dragón Perfecto quien asesinó a un invocador!

La furia de Lu Niang Lan aumentó, pero Beatrice agitó su dedo índice hacía ella.

—Presta atención a quienes faltan, tonta. ¿Notas algo en común?

—¿Hm? N-no, ¿¡espera…!?

Aika (←Pequeñas)

Misaka Mikoto (←Pequeñas)

Index (←Pequeñas)

Beatrice (←Objetivo del bullying)

Princesa (←Dice que tiene un tamaño decente, ¿pero realmente las tiene así?)

Jinnai Shinobu (←No es un problema aquí)

Buu Buu (←Igual)

Lu Niang Lan (←¡Peligro! La única con pechos gigantes)

Las personas tenían una o dos reacciones cuando veían algo que les faltaba: ¡aspiración u odio!

—¡Tchhh! ¿¡C-cuándo terminé fuera del grupo!?

—Parece que finalmente te diste cuenta de qué tanto odio has acumulado. ¡Ahora vete al infierno y deja que esos bultos de grasa te aplasten debajo de su propio peso! ¡Ataquen, ataquen! ¡¡Eliminen a la intrusa!!

Nadie era más fuerte que Lu Niang Lan en artes marciales puros, pero ella no le iría tan bien cuando peleara con chicas de otros mundos que se precipitaban hacía a ella desde todas las direcciones.

Algo había ido terriblemente mal desde el momento que Kamijou Touma y Shiroyama Kyousuke fueron eliminados tan rápidamente. Ya no había salvación en este mundo. Todas atacaron al platillo principal: el vestido chino modificado. La envidia de las chicas de ser llamadas “pequeñas” era de hecho aterrador. Ellas la enviaron al cementerio como un enjambre de pirañas.

Entonces las criminales de pecho plano se limpiaron el sudor de sus frentes y discutieron qué hacer a continuación.

—Siento que podemos trabajar juntas ahora. ¿Por qué no unimos fuerzas y tratamos de pelear con la Reina Blanca?

—Ahora que lo pienso, esa Reina las tiene bastante grandes también. Estoy de acuerdo en esto.

(Hmm, quizá no debería haberle hecho a la Señorita Plaaana.)

Ella sólo podía rezar por que descansara en paz Armelina en la otra vida.

6 (10 Horas Después)

Eran las 8 AM y el desayuno se había acabado. Las sobrevivientes habían pasado el segundo desafío de la mañana al rechazar educadamente el desayuno hecho con los ingredientes de aspecto delicioso de una Villa Intelectual.

Beatrice y Aika estaban discutiendo algo.

—Lo siento, pero creo que Index o Misaka Mikoto serán las siguientes en retirarse.

—Sí, son el único grupo con dos chicas aún. Y comer las conducirá directo a caer dormidas y morir, pero esa monja blanca no podría resistir la tentación y comió su parte.

¿Qué le había pasado a trabajar juntas? Esas dos ya estaban haciendo sombrías predicciones, pero la parte triste provenía de otro lado.

—Ah, ¿¡ahhh!? ¡¡Ligresa!!

—Sí. ¿No los felinos pasan 20 horas del día dormitando? Aunque apenas si quedan profundamente dormidos.

—¡Ahhh!

Aika lo lamentó mientras la perdedora de 5 metros era arrastrada a la habitación prohibida por un puñado de listones blancos. Adiós, ligresa blanca. Ve con orgullo.

Ahora que la hora de la merienda había acabado, el hogar Jinnai comenzó a limpiar y lavar la ropa. Buu Buu estaba siendo perseguido por la aspiradora que la madre de Shinobu estaba usando.

—¡Buu! ¿Qué es esta cosa ruidosa? ¡No va a explotar, ¿o sí?!

—¿Hm? Esto es una aspiradora. Es una caja mágica que absorbe cualquier cosa. Mira, va a succionar tu gran cabeza, pequeño cerdito.

—Ahh, ¿¡ahhh!?

La boquilla comenzó a succionar su frente. Él parecía estar divirtiéndose, pero Beatrice se preocupó de que él comenzará a sentirse con sueño. Una vez que la emoción se acabara, él podría dormirse en un parpadeo.

Pero…

(¿Exactamente cómo se supone que derrotemos a esa Reina?)

Si ella lograba responder ese problema extremadamente difícil, ella podría terminar toda esa serie justo ahora, pero estar ahí parada no iba a ayudar de nada. Ellos eventualmente se dormirían y el blanco los atraparía.

—Vwiiiin….

Joven Shinobu extendió sus brazos e hizo sonidos de aviones mientras corría por la sala de té hacía la veranda, Buu Buu tenía curiosidad, por lo que él dejó la aspiradora y siguió al chico hacía el patio.

Él escuchó el sonido de una bofetada.

—*Chillido*. ¿Qué estás haciendo?

—Golpear los futones es mi trabajo. ¡Haz esto y los futones estarán limpios y esponjosos!

Basado en su vida en Grandnir, era un milagro que Buu Buu pudiera tener tales interacciones animadas con las personas.

—Me pregunto si estarás limpio y esponjoso y te cuelgo para secarte.

—D-detente. Yo no podría ser una sabrosa carne seca. ¡No obtendrías ningún sabor concentrado!

Este mundo parecía ser muy abierto a “extraños”. Beatrice y Misaka Mikoto no eran descaradamente inhumanas, pero ellas podían usar Magia o disparar fuego de sus flecos. No obstante, habían sido aceptadas rápidamente. Sin mencionar que la Espadachina Santa estaba vistiendo una minifalda roja en armadura y llevaba una espada en su cadera. Buu Buu era obviamente un No-humano, ¿y la familia realmente no había notado a la Reina Blanca que daba un olor dulce y espeso a muerte? Era completamente posible que se hubieran dado cuenta pero lo hayan ignorado.

(Fiu. Esto no es bueno. Este lugar comenzó a sentirse tan bien y olvidé por qué estamos aquí. Este es un juego de muerte donde tenemos que pelear la urgencia de dormir. Estaré en peligro si me relajo demasiado.)

Beatrice agitó su cabeza bastante. Ella se sintió mal por Haruka y las otras sirvientas encargándose del Palacio Mágico Independiente en su ausencia, pero a ella no le importaría quedarse aquí por un tiempo.

Y mientras ese estado de ánimo reconfortante llegaba a ella, ella vio algo horrible.

—*Golpe*. Zzz.

La Princesa había estado durmiendo en la veranda con sus ojos abiertos, pero una delgada forma blanca la tocó en el hombro y entonces ella se desvaneció. Pero ese no era su principal preocupación.

—*C-chillido*…

Ella sintió que había sido golpeada por Stun. Buu Buu se estaba durmiendo. Él había estado ayudando a colgar los futones para que se secaran, pero su cabeza estaba cayendo mientras jalaba del grueso algodón.

—¿¡B-Buu Buu!?

Beatrice no tiene ni un momento que perder. Ya que hablarle no funcionaba, sus opciones eran increíblemente limitadas.

Dos opciones extremas llegaron a su mente:

• Buu Buu es lindo, así que nunca podría patearlo.

• Debo patearlo. Es por su propio bien.

El tiempo fue tan lento que fácilmente sobrepasaba los límites de la relatividad. Ella usó ese momento infinitamente extendido para pensar hasta que casi tuvo un sangrado nasal. En otras palabras, ella pensó muy, muy duro.

Pero los redondos ojos de Buu Buu estaban más que mitad cerrados. Cuando ella vio sus pupilas levantarse un poco antes de cerrar el resto, la Espadachina Santa se decidió.

(¡¡Lo siento, Buu Buu!!)

Ella mordió su labio duramente y corrió hacia adelante, buscando la resolución como cuando arriesgó su vida para explorar el Laberinto.

Ella era el as goleador y él era el balón de soccer.

—¿¿¿¡¡¡*C-chillidooooo*!!!???

Justo como la herida de una sierra, un golpe bruto sólo dolería al principio, ¿pero eso realmente significaba que era mejor darlo con toda la fuerza? Era un golpe tan limpio que casi parecía cómico.

Ella había hecho lo correcto.

Si ella no hubiera hecho esto, el pequeño lindo Buu Buu habría sido arrastrado por la Reina Blanca y arrojado en esa pequeña habitación.

Pero.

Mientras Buu Buu era volteado hacía abajo y temblaba, había un miedo en sus ojos.

—B-Beatrice… ¿Hice algo malo? Si fue así, lo arreglaré…

Ella no podía soportarlo más.

Ella se arrodilló en el lugar, tomó su Arma Brillante en forma de estoque obtuso en ambas manos y la presionó contra su ombligo a pesar de que eso no haría nada.

—¿¡O-ohhhhh!? L-l-l-lo siento, Buu Buu. ¡¡Me disculparé al mandarme a mí misma directo al infiernoooooo!!

—¡*Chillido*! Estás un poco inestable, Beatrice. No vayas por ahí pateando a las personas o muriendo.

Pero cuando él pensó sobre ello, él se dio cuenta que ella siempre era así.

De cualquier manera, ella tenía que re-evaluar la situación.

Sobrevivir aquí no tenía nada que ver con la vida y la muerte. Todas las cosas se dormirían cuando el tiempo llegara. Podrían abofetearse sus propias mejillas, presionar hielo contra sus espaldas o meter comida súper picante en sus bocas, pero eso sólo sería pelear los síntomas. Sólo escalaría a menos que encontraran una solución más fundamental. Y ellos eventualmente llegarían al límite.

¿Caerían dormidos o serían noqueados por un aliado?

Una frontera ruinosa se estaba acercando y esas serían sus únicas opciones.

(No hay nada que podamos hacer. Tenemos que liberarnos de esta situación.)

Y sólo había una forma de hacer eso.

Derrotar a la Reina Blanca.

Ella sabía la respuesta, pero ella no podía pensar en un método en sí.

Pero no se confundan sobre esto.

“Aquí” no significaba “ahí”.

Eso podría ser abstracto, pero era verdad. La historia había probado que la Reina Blanca era el pináculo absoluto de la existencia porque eso era su mundo. Era el lugar donde ella había asesinado todos los posibles enemigos y construyó un “sistema” que era cómodo para ella. ¿Pero qué tal si ella era arrojada a un caos desordenado? Ella esencialmente había perdido incontables pilares que la levantaban y la apoyaban. Era como enviar una medusa letal o calamar gigante detrás de una ballena asesina o tiburón blanco los cuales eran los reyes del mar.

Era un tabú imperdonable.

Había posibilidades improbables.

Pero aquí había personas de los mundos que no eran conocidos para Beatrice e incluso para la Reina Blanca.

Esa Reina parecía como un acantilado imposible de escalar, ¿pero qué tal si ellas iban tras de ello desde el lado opuesto? Ese lado opuesto podría ser un acantilado gentil.

Así que…

(Quiero preguntarle a Aika sobre ella para aprender sobre sus características originales.)

Beatrice comenzó a recuperarse de la impresión de la Patada Buu Buu (el cual ella había hecho).

(Pero sería mejor comparar eso a alguna extraña y desconocida tecnología en caso de que podamos encontrar un agujero en su poder todopoderoso. Mi dinero lo apuesto a esa monja blanca.)

Teniendo una meta era bueno.

Tener algo que hacer y algo que lograr les daba a las personas motivación. La cosa más aterradora era vagar por un universo indescriptible sin saber qué camino era adelante y qué camino era hacía arriba.

Ellas ya habían unido fuerzas (al atacar juntas a Lu Niang Lan como un chivo expiatorio por su envidia como pechos planos), por lo que Beatrice decidió que su máxima prioridad era discutir esto con Index y Misaka Mikoto.

Pero ella había sido demasiado ingenua.

No había señales de esas dos por ningún lado de la casa.

7 (11 Horas Después)

Eran las 10 AM y el programa de marionetas en el programa educacional de la TV era sorprendentemente efectivo para poner a las personas a dormir.

Beatrice paseó por la amplia sala de té. Ella frotó su delgado mentón y pensó sobre la situación.

Index y Misaka Mikoto no estaban en ningún lado.

—…

Ella podía pensar en algunas diferentes posibilidades.

Lo primero era obviamente que se habían quedado dormidas y hubieran sido víctimas de la Reina Blanca. No había nada que ella pudiera hacer si ese era el caso.

Pero las otras eran problemáticas también.

(¿Están planeando esto?)

¿Qué tal si ellas estaban haciendo parecer como si se hubieran quedado dormidas y desvanecido pero realmente estaban ocultadas en el ático o debajo del suelo y estuvieran observando todo? Era posible.

Para reiterar, este incidente(?) era un campeonato. Solamente la última persona sobreviviría como el campeón. Si esas dos se habían rendido en enfrentar a la inexpugnable Reina Blanca, ellas podrían estar esperando seguras a que las demás se retiraran.

Por supuesto, con sólo un campeón, ellas tendrían que pelear entre ellas al final si estaban trabajando juntas. Pero les permitía sobrevivir hasta la batalla final. Si se estaban escondiendo, no había garantía de que no se durmieran mientras esperaban, así que querrían a una compañera para vigilarlas.

—¿Qué estás haciendo?

Los hombros de Beatrice saltaron cuando ella escuchó una voz detrás de ella.

Era Aika, la chica bikini de rayas blancas y verdes.

Su presencia casi se había desvanecido cuando le habían arrebatado a su ligresa, pero ella repentinamente se había aparecido atrás.

Sí.

¿Por qué los hombros de Beatrice saltaron en lugar de sentirse aliviada? Había otra posibilidad.

Sólo Beatrice, Shinobu, Buu Buu y Aika permanecían en el campeonato.

Index y Mikoto podrían todavía estar escondidas en algún lugar, pero otra posibilidad se le ocurrió a Beatrice.

¿Cuál de los sobrevivientes era más familiar con la fuerza absoluta de la Reina Blanca? ¿No sería alguien del mismo mundo que la Reina Blanca? La Reina parecía ser una vieja conocida de Shiroyama Kyousuke y Aika parecía conocer a Kyousuke, por lo que los dos probablemente eran del mismo mundo.

Si alguien así se sentía arrinconado, ¿tratarían de enfrentar a ese enemigo de frente? ¿No desesperadamente buscarían un desvío porque veían eso como otro callejón sin salida?

En otras palabras…

—No me digas…pero…no me digas…

—¿No te digo qué?

—Index y Misaka Mikoto… Ellas podrían haber sido la llave final. ¡¡Si trabajábamos juntas, y combinábamos múltiples poderes sobrenaturales desconocidos para la Reina Blanca, podríamos haber sido capaces de apenas de alejarla por la fuerza!!

—Por favor explícame esto un paso a la vez.

El mundo de Aika ya había sucumbido para la Reina Blanca, así que ninguna cantidad de información sobre ello las ayudaría.

El Joven Shinobu era de otro mundo, pero Beatrice dudaba que un niño de 6 años sería de mucha ayuda.

Beatrice y Buu buu eran del mismo mundo, por lo que ella no podía esperar por alguna extraña reacción química o mutación al cruzar las barreras aquí.

Así que… ¿qué significaba eso?

Ya que Aika había derrotado secretamente a Index y Misaka Mikoto para que ella sola pudiera sobrevivir, ¿¡realmente estaban en un verdadero mal final ahora!? Y eso significaba que Buu Buu y su amigo Shinobu de 6 años estarían atrapados en medio.

No más preguntas eran necesarias.

Beatrice no podía permitir que alguien tan peligroso se acercara a Buu Buu y al joven Shinobu detrás de ella.

—¿¡En qué clase de mundo nacisteeeeeeeeeeeeee!?

El espacio creado por el impacto de Beatrice estaba lleno con furia pura. Ella no era una santa en sí después de eliminar a Armelina con un ataque sorpresa en el principio, pero la situación era completamente diferente aquí. ¿Estaban tratando de sobrevivir por cualquier medio necesario o estaban trabajando juntas para superarlo juntas? Ahora que las cosas habían cambiado a lo último, no debería haber razón para arruinar las cosas y regresar a lo primero.

Pero tal vez las cosas no habían cambiado para Aika.

Desde el principio al fin, ¿ella se había concentrado en su completa inhabilidad para oponerse a la Reina Blanca?

Beatrice no dudo en sacar su estoque Arma Brillante de su vaina en su cadera. Sin Magia en forma de equipo – eso es, del tipo de refuerzos de estadísticas de Porcentaje – un solo movimiento de la navaja podría quemar incluso los huesos de la chica hasta cenizas, pero eso no importaba ahora.

Ella tenía que actuar tan rápido como fuera posible.

Ella tenía que alejar este riesgo humanoide del pequeño Buu Buu y Shinobu.

—¡¡Metal Jet!!

La Espadachina Santa roja rugió con sus brazos hacía su pecho y su espada levantada. Varias bolas abrasadoras de luz flotaron alrededor de ella. Sus comandos les daban direccionalidad y fueron liberados con suficiente energía para partir un tanque a un kilómetro de distancia.

Un total de ocho rayos de mortal calor se dispararon. A diferencia de un ataque sorpresa al costado de la cabeza de su amiga, este era un ataque directo, pero aun así no había nada que la chica en traje de baño pudiera hacer.

O no debería haber habido.

Y sin embargo…

—¿¡Qué-!?

Los ojos de Beatrice se abrieron ampliamente a pesar de que ella había sido la que disparó el ataque.

Se había doblado.

Los rayos de luz naranjas deberían haber perforado con precisión los puntos vitales de Aika desde múltiples ángulos a la vez, pero justo antes de que llegaran a la indefensa chica en bikini, se doblaron y se alejaron de ella.

Esa Magia creaba una versión de varios kilómetros de longitud del jet de metal que podía quemar a través del costado de un tanque cuando estaba a unas docenas de centímetro o un metro de distancia. Ningún método normal de defensa podría hacer algo al respecto.

Después del hecho, Beatrice desesperadamente escaneó sus recuerdos del evento.

(…?)

Ella notó que Aika había hecho algo justo antes de que golpearan. Pero ella no había levantado un escudo invisible o algo así. Ella había tirado un objeto como un huevo hacía sus pies.

(¿Una granada? Pero no parecía normal. ¿Qué estaba destinada a esparcir?)

—Es verdad…

Beatrice escuchó una voz y algo cortó a través del aire. Ella notó un extraño palo de 150 cm en la pequeña mano de Aika. No, ¿siquiera era un arma para golpear? Parecía más como un palo rayado de dulce con vainilla y colores de menta.

—Es verdad que no tengo mi recipiente sin la ligresa. Así que no importa qué tan duro lo intente, ni siquiera puedo convocar a la Serie Original más débil. Eso es un hecho.

Oh, no, pensó Beatrice mientras sus instintos del peligro se elevaron de la nada. Ella había asumido que Index y Misaka Mikoto habían sido golpeadas por detrás después de que Aika se acercara como una amiga, pero eso podría no haber sido el caso.

¿Aika tenía algo capaz de lidiar con esas dos antes de que pudieran decir una palabra?

—¡¡Hh!!

Beatrice dejó escapar un breve respiro y movió su estoque Arma Brillante. Su oponente tenía alguna clase de poder Mágico y claramente intentaba dañarla. Sin mencionar que Buu Buu y el joven Shinobu estaban detrás de ella. Eso era todo lo que ella necesitaba saber. Su sorpresa ciertamente no era una razón para relajarse.

Justo como esta oponente se preocupaba mucho por ella misma, Beatrice se preocupaba por alguien más.

—¡¡Lanza Fuego!!

Fuego infernal naranja se esparció del camino de su espada con la fuerza de una inundación repentina estallando de una grieta en el mundo. El ataque previo había usado puntos, pero este usaba una superficie. No podía ser evadido tan fácilmente.

—Pero un Blood-Sign es un dispositivo destinado a apuntar a los dioses en forma de escritura y darles a sus poderes y presencias una forma conveniente para los humanos.

—Kh.

—En esta Tierra Sagrada Artificial, nada podía ser más fácil que robar un milagro que meramente es hecho por el hombre.

Aika agitó el palo de dulce de vainilla y menta en su mano.

Eso fue todo.

Ella no hizo nada más y sin embargo el muro de fuego se reunió como en una bañera el agua yéndose por el drenaje.

Finalmente, los recuerdos de Beatrice unieron los eventos del ataque inicial. Aika había dejado caer algo como una granada a sus pies para colocar un “campo” especial y entonces ella había ondeado su mano en el espacio vacío. Algo que podría haber sido azúcar, brilló. Y en un parpadear, se había derretido, torcido y formado un solo bastón.

La invocadora susurró mientras sostenía la varita mágica.

—Puedes tomar esto de vuelta.

—¿¡Kh!?

Ella casualmente movió el bastón con el fuego reunido en el extremo.

E inmediatamente estalló de vuelta hacía Beatrice con mucha fuerza como ella le había dado. Ella tenía Resistencia al Fuego del 100%, así que ella podría negar completamente todo el daño del fuego. Sin eso, ella habría sido convertida a cenizas, así como Buu Buu y Shinobu detrás de ella.

Y no se había acabado.

Las llamas se desvanecieron. No, fueron partidas. El fuego prestado sólo había sido una pantalla de humo. Aika en Bikini Rayado casualmente dio un paso adelante con el palo de dulce en mano.

A ese rango, un proyectil sólido como mucho retroceso en realidad sería muy peligroso.

—¡¡Cortador Disolvente!!

La navaja del estoque se calentó con una luz naranja. Un ligero golpe de la cuchilla abrasadora derretiría a través de la caja fuerte de un banco y ella lo movió hacía un costado hacía el torso de la chica porque eso era lo más difícil de esquivar.

Aika ni siquiera trató de esquivar.

Sin embargo, sus artes marciales tampoco sirvieron de algo. El palo de dulce de vainilla y menta vaga por el aire vacío. Beatrice había apuntado un golpe limpio, pero ella no había partido a través del estómago de aspecto suave de Aika.

La razón era obvia.

El estoque de Beatrice era sólo un dispositivo de Magia tomando esa formando. No tenía una cuchilla afilada adjunta, así que sólo podía usar Magia para cortar algo.

Eso significaba que no había nada que pudiera hacer cuando la Magia en la base estaba siendo absorbida. Incluso el estómago de Aika podría detenerlo.

Y la Magia no se había desvanecido simplemente. Aika había tomado control de ello. El filo capaz de romper una caja de fuerte de un banco estaba en control de Aika ahora.

(¡¡Pero mi resistencia me protegerá de mi propio elemento fuego!!)

La realidad se movió más rápido que sus pensamientos.

El palo de dulce osciló.

Era lo opuesto a lo que Beatrice había usado. Afilados carámbanos se dispararon con la fuerza del disparo de una escopeta.

—¿Qué-…?

(¿¡Ella absorbió la forma de energía y convirtió la Magia en un Elemento diferente!?)

Y eso había hecho esto un ataque diferente a su Resistencia al Fuego. Ella no podía negarlo en lo más mínimo y la golpeó desde su pecho hasta su estómago.

—¿¡Khah!?

Chispas volaron de su armadura ligera. Ella tenía problemas para respirar y se tambaleó unos cuantos pasos hacia atrás. Aika la persiguió. Ella no era demasiado confiada. La chica probablemente no era muy hábil en combate físico, por lo que permanecer justo en frente de su oponente sería lo mejor para ella.

Las piernas de Beatrice tambalearon más por la impresión de ser derrotada por Magia que por el daño en sí. Ella había arrastrado a su oponente a su campo de experiencia y después sido humillada. Por supuesto que eso era un impacto.

(Primero la Reina Blanca y ahora una invocadora que dice que puede invocar cualquier cosa. ¿De qué clase de mundo son? ¿¡Qué tan sanguinario tienes que ser para ganar esa clase de habilidad!?)

Beatrice apretó sus dientes porque era esa Magia lo que la hacía especial. Y fue la armadura ligera que vestía la que recibió sus comandos y se liberó. Una vez que eso se quitó de encima de ella, regresó a ser una chica cuya vida podía ser tomada por una espada normal.

Ella era impotente una vez que la Magia era robada. Con su poder paranormal tomado, Beatrice no podía derrotar a Aika quien todavía podía usar lo paranormal.

Esa era un hecho definitivo.

¿Pero ella podría aceptar eso? Después de muchos conflictos infructuosos, las sobrevivientes finalmente habían decidido trabajar juntas, pero el ataque sorpresa de Aika las había regresado al conflicto mientras planeaba enviar al joven Shinobu y a Buu Buu debajo del autobús para sobrevivir. Esa podría haber sido una lógica, efectiva y abrumadora decisión correcta, ¿pero Beatrice realmente no usaría más que esa exactitud para juzgar esta situación?

No lo haría.

¿Cómo podría?

Ella no era una santa, pero después de llegar tan lejos, ella no podría dejarlos repetir la tontería de su punto inicial. Pero Aika había hecho exactamente eso. Y sin parpadear, Beatrice quería detenerla sin importar qué.

Beatrice básicamente esperaba por lo imposible, pero fue por eso que una cierta posibilidad se le ocurrió.

Sí.

Las personas normales no podían usar Magia, ¿así que qué había hecho ella para aprehenderla?

 

Mientras tanto, la situación no era muy divertida para Aika tampoco. Ella era una invocadora. Incluso si ella había usado algunos trucos para distraer a su oponente, ella normalmente peleaba al invocar un Material de otro mundo en el cuerpo de su recipiente dentro de la Tierra Artificial Sagrada de 10 minutos. Por su cuenta, ella no podía usar ninguna clase de poder paranormal. Esta hechicera quien constantemente vestía lo paranormal era completamente bizarra para ella.

Ella haría alguna clase de errores en una batalla más larga, pero ella no quería acercarse descuidadamente tampoco. Adentrarse a pelear hace poco había sido como saltar en agua clara. Siempre y cuando ella no apresurara las cosas, ella no necesitaría tomar esa clase de riesgos de nuevo.

(Es por eso que odio salir. Hay demasiado que desconozco.)

La chica que se encerraba en su casa se quejó en su corazón, pero eso no detenía el tiempo.

Aika realmente no tenía alguna forma de hacer daño real. No había mucho que ella pudiera hacer.

(Puedo imprudentemente precipitarme e invadir su espacio personal para aplicar presión y forzarla a usar su Magia como loca. Puedo tomar control de eso, convertirlo en lo que sea excepto el fuego que ella puede negar por alguna razón, y disparar de vuelta. Ese podría ser el mejor plan.)

Había algunas cosas que uno no podía evitar a pesar de que se aproximaban. Si una pelota de baseball volaba hacía su rostro, cualquiera cubriría su rostro con sus manos. Y harían lo mismo incluso si era un camión gigante de basura y sus manos no lograrían nada. Su cuerpo se movería por su cuenta, sin importar de la lógica o lo efectivo.

Pero incluso si Aika parecía inmune a la Magia, eso no era absoluto. Ella no estaba rodeada por un aura negadora de llamas como Beatrice, por lo que ella sería quemada hasta cenizas si ella arruinaba su sincronización. Pero ella no podía subir su guardia sólo porque era aterrador. Si ella no actuaba como si no tuviera miedo, sus piernas temblarían, ella fracasaría en sacar toda su fuerza y sería demasiado lenta para evitar la muerte.

Piensen en ello como caminar en una cuerda floja elevada. Fracasar en proveer de la mejor presentación de uno significaría la muerte, pero mientras más se concentraran en eso, más su ansiedad y miedo se harían más grandes y se interpondrían en su camino. Para cruzar una cuerda floja con un ritmo cardiaco normal, necesitarían una combinación de fuerza de voluntad y experiencia. Cualquiera que pudiera hacer eso ya había dado un pie fuera de la categoría de novato.

Aika podría hacer eso.

Por lo que ella no dudo en dar un paso hacía la muerte con su ritmo cardiaco no más alto que cuando se navega en el internet en casa.

Le aterraba que su oponente pudiera usar lo paranormal por su cuenta, pero esa dependencia en la Magia era por lo que esto terminaría aquí. Golpes directos desde el exterior no parecían ser muy efectivos, por lo que ella usaría veneno o un choque eléctrico para dañar desde adentro. Ella ya había intentado eso dos veces, así que ella ya sabía lo básico de lo que necesitaba hacer.

En ese caso, no había una verdadera razón para decirle a Beatrice de cómo evitarlo. Darle a su oponente una pista sólo incrementaría el riesgo de que encontraran una solución.

Era por eso que Aika tenía otra forma de seguridad que realmente no era un plan.

(Los hikikomoris están acostumbrados a permanecer despiertos hasta tarde, así que no subestimes mi poder sobre la somnolencia.)

Aika vivía con la ligresa blanca definitiva, una combinación antinatural de un león y un tigre blanco, y ella la usaba como un sofá. Los felinos dormitaban alrededor de 20 horas al día. No importaba qué tanto se tuvieran confianza entre sí, la bestia podría fácilmente despertar sin aviso y espontáneamente atacar. Era un suceso común en los circos. Un felino no podía ser entrenado como un canino.

Ella era más sensible a las ondas de sueño que la mayoría de las personas. Ella podía incluso manipular las emociones y nivel de consciencia de la ligresa para envolver a la ligresa en un velo de sueño que evitaba que la bestia se moviera.

En otras palabras…

(Este es un espacio extraño donde dormir significa la muerte.)

Ella pasó la punta de sus dedos por el palo de dulce de vainilla y menta.

(La idea de acercarme a esa Reina hace que me dé un escalofrío, pero puedo poner a las personas a dormir si quiero. Si puedo derrotarte al interferir con tu poder paranormal, esa es una solución. Pero si no puedo, puedo mezclar un dulce aroma y unos efectos visuales para cansarte mentalmente y gradualmente reducir tu concentración. Todos están exaltados y completamente exhaustos, así que se dormirán más fácilmente de lo que piensan. Mientras pasan por esa emoción, la dulzura de azúcar los empapará de comodidad. No quiero una batalla más larga, pero es mejor que nada. ¡Atacaré con una meta principal y una meta de respaldo por si acaso!)

Ella dio un paso hacía el peligro para atacar.

Ella usó esa acción para despertar su mente y calmadamente confirmar su objetivo.

(La eliminaré aquí.)

Ella ajustó su agarre sobre su palo dulce Blood Sign.

(Y recuperaré mi paz.)

Pero…

Un momento después, la Blood Sign fue golpeado hacía arriba con la suficiente fuerza para doblarla.

Aika había parecido como una barrera absoluto, pero Beatrice vio una mirada de incredulidad en sus ojos ahora.

Eso no era de sorprenderse.

Beatrice había actuado completamente diferente de antes. Ella no había usado Magia para repeler hacía arriba el palo de dulce de Aika. Y esa no era la única arma de Beatrice.

—¿Cómo piensas que aprendemos Magia?

—…Hh…

Aika rápidamente giró su palo de dulce y trató de ajustar su distancia de Beatrice, pero era demasiado tarde. Una invocadora como Aika se especializaba en lo paranormal, pero había sido obvia que ella no era hábil en combate físico puro. Su palo de dulce no había lograr seguir el paso cuando el estoque la había golpeado en el costado.

—Viajamos a otro mundo y usamos una máquina para convertir los Puntos de Experiencia de ese mundo en una forma que podemos entender. Podemos preparar una comida para aprender a bailar o cantar una canción para incrementar nuestras habilidades para correr un maratón. Y las inexistentes técnicas conocidas como Magia son la forma definitiva de eso. Pero, —susurró Beatrice. —Revisando el significado original de eso, no hay una verdadera razón para quedarse en la Magia. Puedo usar todos los Puntos de Experiencia que gané en este mundo alterno conocido como la casa Jinnai para instantáneamente dominar una habilidad que normalmente tomaría años. Sí, por ejemplo…

¿Qué había sido lo que había golpeado hacía arriba el palo de dulce de Aika?

—Artes marciales usando mis brazos y piernas.

Varios sonidos de impacto le siguieron.

Para reiterar, Aika no era muy hábil en combate físico que no involucrara lo paranormal. Ella no podía seguirle el paso a los movimientos de Beatrice que habían sido mejorados a la perfección. Algunas veces eran los gruesos guantes, algunas veces eran las botas y algunas veces era la guardia de la espada sostenida como una manopla. Una serie de golpes de armas contundentes golpearon el palo de dulce más y más. De hecho, la habilidad sin límites eventualmente superaría incluso a Lu Niang Lan el Dragón Perfecto.

Ya fuera una asociación del palo de dulce de vainilla y menta o la chica en realidad estaba esparciendo algo, Beatrice detecto un dulce aroma, pero ella confió en su Resistencia al Fuego del 100% para anular cualquier efecto con el calor extremo. Un bombardeo con napalm era una forma de descontaminar la mayoría de los gases venenosos o armas biológicas.

Con sus efectos perdidos, ya fuera que perdiera su oportunidad de causar un problema o sería noqueada tan lejos para que importara inmediatamente.

Ella no tenía que esperar y descubrirlo.

Ella tenía más que sólo artes marciales. Aika fue incapaz de usar su palo de dulce apropiadamente y su cuerpo fue expuesto indefensamente, por lo que sus métodos normales no funcionarían.

En otras palabras, Magia.

—Onda de choque.

—…!?

Después de susurrar esa palabra, los ojos de Aika realmente se llenaron con un shock y miedo.

Un momento después, una presión pesada apuñaló en su estómago brillante expuesto por el traje de baño.

En lugar de llamas o calor, este ataque usó la onda de choque creada por una explosión.

Pero era lo bastante poderoso para doblar una puerta de metal cerrada y destruir la gruesa cerradura. Esa llave maestra explosiva proporcionaría una gran presión más que el pie de un artista marcial.

Aika fue lanza al aire y rodó por el sucio suelo. El palo de dulce de vainilla y menta abandonó su pequeña mano. Finalmente, Beatrice sintió que había solucionado las cosas por el momento.

Y Aika se forzó a decir unas palabras desde el suelo. Su voz era débil y sonaba como si su consciencia se estuviera desvaneciendo y regresando.

—…Tú…

Su inestable voz era difícil de entender.

Pero logró transmitir un cierto significado.

—…Tú… monstruo…

Beatrice no sabía qué significaba eso.

Pero entonces algo pasó del lado de ella. Era una masa de largos listones. Se envolvieron alrededor de los brazos y piernas de Aika ya que el golpe a su estómago la había noqueado, y la elevó su delgado cuerpo como un pez en una caña de pescar. Ella fue jalada por encima de la cabeza de Beatrice.

—…

Ella estaba ahí.

La Reina que gobernaba el color blanco estaba detrás de Beatrice. Beatrice no sabía lo que estaba pasando ahí, pero voltear no conduciría a nada bueno. La respuesta sólo traería remordimiento. Ella sostuvo su estoque Arma Brillante en mano y sintió a sus dedos temblar irregularmente.

¿Por qué Aika había dicho eso?

¿Por qué había visto a Beatrice y la llamó un monstruo?

¿No te digo qué?

Cuando ella escuchó eso, ella asumió que la chica estaba fingiendo ignorancia.

Por favor explícame esto un paso a la vez.

¿Pero qué tal si había sido una pregunta honesta? ¿Qué tal si ella no sabía lo que le había pasado a Index y Misaka Mikoto?

¿Beatrice había estado peleando desde una posición que protegía a la Reina Blanca? ¿Aika no tenía nada qué ver con la desaparición de Index y Misaka Mikoto? ¿No había habido una oscura conspiración? ¿Simplemente se habían cruzado con la Reina Blanca de pura casualidad, o simplemente se habían rendido ante su cansancio?

Eso significaría que Aika no había hecho nada malo.

Ese era un gran problema, pero Beatrice se había enfrentado con algo que empequeñecía en importancia.

¿De qué dirección había salido esa blancura?

Detrás de ella.

¿Cuáles personas habían estado ahí antes? Y si la Reina Blanca estaba ahí, ¿qué les pasó a ellas?

¿Qué había dicho Aika?

¿Qué tal si ella en realidad atacó a Beatrice con el fin de detener a lo que estaba sucediendo detrás de ella?

Entonces ponerse en el camino había permitido que pasara y fue por eso que Aika la llamó un monstruo. Y para apoyar una evidencia circunstancial…

—¿Buu…Buu…?

Ella dijo su nombre, pero no recibió respuesta.

Incapaz de soportar el silencio, ella se volteó a pesar del peligro. Ella no podía esperar otro segundo. Ella quería saber si estaban a salvo.

Y…

Ella no vio señales de la forma redonda como de animal de peluche de Buu Buu o del joven Shinobu quien se había convertido en su amigo. Sólo una persona estaba en el patio.

Era el color blanco.

8 (11 Horas 30 Minutos Después)

No había nadie más, ni siquiera Buu Buu o el joven Shinobu. Ella dudaba de que los miembros normales de la familia Jinnai fuera de mucha ayuda.

Beatrice enfrentó a la Reina Blanca sola.

Ella nunca podría derrotar a esta oponente. Evitar su furia era la mejor acción y ganar su ira acortaría su tiempo de vida considerablemente. Esa abrumadora calamidad era más peligroso que un asteroide que inundaría continentes enteros o desencadenaría una era de hielo global.

—…

Beatrice apretó sus dientes. Le dolía que había usado todos los Puntos de Experiencia de la casa Jinnai para su pelea contra Aika. Eso le evitaba aprender nueva Magia. Y no es que estuviera consiente de alguna Magia que pudiera dañar a esa gran Reina.

—Oh, vaya.

La Reina Blanca estaba jugando con el sacudidor del futón como si estuviera aburrida, pero entonces ella miró a Beatrice como si la chica fuera una mala hierba creciendo a un costado de la carretera. Eso asesinaba la idea de que había algún significado especial a que Beatrice sobreviviera hasta el final. Por alguna clase de coincidencia, ella simplemente se había escapado por el punto ciego de la calamidad. Pero eso no significaba que ella lo había superado con su propio poder.

—Tú, ¿sabes a dónde se fue mi hermano?

—…

Beatrice no estaba segura de qué decir. Unas cuantas opciones le llegaron a la mente, y ella eligió uno.

—Anoche, lo arrastraré a la habitación prohibida mientras dormías.

—Oh, vaya. Oh, vaya, oh, vaya, oh, vaya. ¡Qué tonta soy! Le dejé ver a mi amado qué tan mala soy durmiendo. Eso es muy inapropiado de mi parte.

La Reina sonrió felizmente, pero eso fue todo. Ella no mostró señales de atacar. Se sentía como si ella terminaría la conversación y se marcharía a este paso.

Probablemente había sido pura coincidencia, pero Beatrice era la participante quien había sobrevivido hasta el final. Sin embargo, la Reina Blanca no tenía ningún interés en absoluto. ¿Con qué color brillaba el mundo en sus ojos?

Beatrice cuidadosamente levantó su estoque Arma Brillante, pero le asustaba qué tan poco confiable se sentía. Ella sentía que todo lo que había hecho había sido rechazado por completo.

Por un lado, Aika era una humana del mundo de la Reina y ella había tomado control completo de la Magia de Beatrice. Si esta era un ser que acechaba más allá de los dioses, ¿qué tanto ella podría romper las reglas? Ella era una aterradora masa de lo desconocido. Esto no era el miedo conocido de la punta de una navaja en su cara, era el miedo desconocido de algo asomándose de un pozo aparentemente sin fondo.

Beatrice hizo su mejor esfuerzo para evitar que su voz temblara.

—¿No vamos…a hacer esto?

—No veo razón para hacerlo.

A diferencia de la Espadachina Santa, el tono de la Reina era calmada y completamente natural.

—Estaba dispuesta a seguir las reglas de un niño para tener un maravilloso momento jugando con mi hermano, pero él ya no está aquí y el juego de supervivencia se acabó. Felicidades, Beatrice. Haz ganado el 1mer Campeonato de Insomnio. *Aplauso*, *aplauso*, *aplauso*, *aplauso*. …¿Así que? ¿Realmente quieres desafiar la mazmorra infernal oculta ahora? ¿¿¿Sin ninguna razón???

Por un instante, sólo por un instante, el débil corazón de Beatrice fue casi llevada hacía la respuesta más fácil. Ella no podía negar eso.

—Incluso si tú no tienes ninguna razón…

Pero ella se detuvo a sí misma.

Ella usó toda su fuerza para apoyar su corazón.

—¡Yo tengo muchas razones para pelear! ¿Qué les pasó a los demás? ¿¡Qué le pasó a Buu Buu quien estaba riendo aquí hace poco!?

—Oh, vaya.

La Reina Blanca inclinó ligeramente su cabeza mientras giraba el sacudidor del futón en su mano.

Y ella habló.

—¿Realmente quieres saber algo tan cruel?

—…!!!???

Ella habló como si estuviera dirigiéndose a una suciedad perturbarte en la oscuridad de las montañas, por lo que el cuerpo entero de Beatrice hirvió.

Ella fue envuelta por el siniestro sonido de las llamas consumiendo el oxígeno, pero la Reina no se inmutó. Una fogata sobre la superficie podría desencadenar un incendio forestal si era manejado inapropiadamente, pero una gran conflagración sobre la superficie no afectaría al brillante sol.

—Primero que nada, sólo estaba siguiendo las reglas del niño para jugar con mi amado hermano, pero te daré algo de información como premio por sobrevivir hasta el final.

—…?

—Incluso si pudieras derrotarme, ¿qué harías después? Más específicamente, ¿cómo podrías regresar a tu mundo original?

Beatrice fue abrumada por algo más que el miedo normal.

Era la abrumadora soledad de tener su vida siendo lentamente cortada durante un caminata espacial en la vasta, vasta extensión del espacio exterior.

La Reina Blanca alegremente levantó su dedo índice y guiñó.

—Y esto podría parecer como un punto secundario, pero en realidad tiene mucha relación. ¿Exactamente dónde piensas que están tus amigos desvanecidos? Oh, vaya. Seguramente no piensas que en realidad están dentro de los muros de la habitación prohibida, ¿no?

—No querrás decir…

—No tengo una razón para perseguirte. Tú eres la que tiene la razón para perseguirme. Estoy actuando como la portera de un espacio alterno llenando la habitación prohibida de la casa Jinnai. Sólo cuando abro la puerta y arrastro a alguien por ahí en realidad la habitación prohibida actúa como una habitación prohibida. Lo. Que. Significa. —La Reina Blanca exageró los movimientos de sus suaves labios. —Si quieres regresar a casa, necesitas arrojarme dentro de la habitación prohibida. Eso es lo que estoy tratando de decir☆

Beatrice ni siquiera tenía suficiente saliva para tragar. Su garganta estaba completamente seca.

Esta era elección definitiva.

Era posiblemente por supuesto que la Reina Blanca estuviera mintiendo. De hecho, eso era más probable. Si un hombre extraño colocará una pistola en la mesa y dijera que era el pasaporte a cualquier sueño que quisieras experimentar, ¿en realidad quien metería el cañón en su boca y jalaría el gatillo? Nadie. Nadie en absoluto. Cuando era así de descarado, sería estúpido creerlo.

Pero era verdad que ella no sabía cómo regresaría después de derrotar a la Reina Blanca.

Sin mencionar que ella sentía que el pasó inicial de superar esta situación y derrotar a la Reina Blanca era imposible en realidad.

—Tienes tres opciones, —susurró la Reina Blanca. —Puedes enfrentar a tu poderosa guía y ser destruida, puedes matar a tu poderosa guía por tu cuenta y vagar para siempre o puedes dejar que tu poderosa guía te muestre el camino. Todos han regresado a sus respectivos hogares, así que no veo razones para que sólo tú continúes peleando.

Ella no sabía la respuesta hasta que lo intentara.

Era el peor enigma posible, pero Beatrice vio una pista de esperanza.

—¿Entonces por qué atacaste a la Zashiki Warashi y a Jinnai Shinobu cuando ellos viven aquí para empezar?

—Oh, vaya.

—Si fueron enviados a casa, entonces esos dos deberían haber terminado justo aquí. Pero no lo están. Hay una falla en lo que dices.

Beatrice movió ligeramente su estoque Arma Brillante y la sostuvo para estar lista.

—Así que iré con la Opción 4: ¡Derrotar a la poderosa guía y hacer que me diga cómo regresar a casa!

9 (11 Horas y 40 Minutos Después)

Ella declaró la guerra.

Pero Beatrice casi no tenía cartas bajo en la mesa. Ella era una Espadachina Santa que conocía alrededor de 14,000 tipos de Magia de fuego, pero ella dudaba que cualquier combinación de esos no podían siquiera arañar a la calamidad blanca. A diferencia de con Aika, esta oponente no usaría un truco para desviar su Magia. Ella probablemente lo reflejaría con pura resistencia.

Todo sobre esto era doloroso. Todo en el mundo parecía bendecir a la Reina. Si todos se hubieran puesto en equipo desde el comienzo y usaban las técnicas secretas de varios mundos, podrían haber sido capaces de contraatacar a la Reina Blanca. La peor parte era que Beatrice había sido una de aquellas que activamente partió cualquier trabajo en equipo. Ella lo había hecho dos veces: en el comienzo y al final. Ella no podía quejarse sobre las acciones de los demás.

Y…

Ahora que ella lo pensaba, a la Reina Blanca no le habría tomado ni un segundo para eliminar hasta al último de ellos excepto su amado Shiroyama Kyousuke.

Su hermosa y siniestra mano delgada perforó sin piedad a través del centro del pecho de la Espadachina Santa roja.

Sólo tomó un ataque.

Beatrice no podía entender qué había pasado. ¿Cómo esto había atravesado el refuerzo de su Magia del tipo Porcentaje que tomó la forma de su equipo? La Reina tendría que haberse acercado justo enfrente de ella, ¿así que por qué ella no lo vio en absoluto? Ella había sido perforada en el pecho y salió por su espalda, ¿así que por qué su sentido del dolor se tardó como si hubiera sido encantada por la vista? Sí, todo había abandonado el reino de una batalla normal. Era anormal. La Reina en sí lo era, pero cualquier humano que se enfrentara a ella de frente, entonces tendría que estar completamente roto también.

El hecho de que su estoque todavía estaba apretado en su mano casi le hizo reír.

Pero no importaba qué tan mal sus sentidos estuvieran descontrolados, el tiempo actual continuó fluyendo sin piedad. Con su pecho perforado por la mitad, su vida sólo duraría unas cuantas docenas de segundos más. No había forma de regresar de esto. Si la Reina Blanca estaba diciendo la verdad, ella regresaría a su mundo cuando fuera arrojada a la habitación prohibida. De otra manera, ella moriría aquí. No, no habría salvación para ella si ella regresaba a casa con un agujero en su pecho. De cualquier manera, la Reina Blanca escaparía más allá de su alcance sin recibir incluso un rasguño a cambio.

No había Magia que pudiera usar.

Ella no tenía Puntos de Experiencia para utilizar.

Buu Buu y los demás ya había sido derrotados, pero ella sólo podía esperar a que acabara.

¿Pero realmente eso era verdad?

Beatrice, estás en el proceso de experimentar algo que nadie más puede.

Por ejemplo, la muerte era algo que le llegaba a todos por igual, pero no muchas personas podrían efectivamente usar esa experiencia en el momento final.

Por ejemplo, el poder de la Reina Blanca podría llegar al mundo entero, pero no muchas personas habían caído directamente en su control.

Beatrice estaba experimentando exactamente eso.

Incluso si ella era derrotada y asesinada, e incluso si se había burlado de ella esta enemiga definitiva…

¿No era eso la fuente definitiva de Puntos de Experiencia las cuales podían ser gastadas en lo que fuera?

—…Ah…

Ella incluso olvidó toser sangre mientras la fuerza le regresaba a sus ojos nublados.

Ella podría ser capaz de lograrlo.

Ella no sabía si podía derrotar a la Reina Blanca. Si la Reina estaba mintiendo, todo esto habría acabado. ¿Pero qué tal si a ella no le hubiera importado Beatrice en lo más mínimo como para molestarse en mentir? Y obviamente giraba en torno a esa técnica que en realidad existía.

No era una forma de Magia que Beatrice conociera. Era un sistema de otro mundo. Pensando de manera normal, ella tendría muchas más dificultades con esto, como tratar de aprender a usar un monociclo como un adulto.

Pero eso no importaba justo ahora.

Ella podría aprender la más grande técnica secreta a la perfección. Con el premio grande de Puntos de Experiencia ganados por ser personalmente asesinada por la Reina Blanca, ella podría instantáneamente preparar el ambiente necesario para aprender cualquier técnica.

Y al borde de la muerte, Beatrice alcanzó esa técnica.

—Elijo…creer.

—¿Hm?

—Eres aterradoramente malvada, pero elijo creer en tu gran fuerza maligna y tu habilidad ilimitada.

La habitación prohibida de la casa Jinnai se había convertido en la puerta a otro mundo y le quitó los privilegios administrativos para tenerlos ella.

Una poderosa presión apareció. Tomó la forma de un viento invisible y provenía de esa habitación oculta.

—…Oh, vaya.

La Reina Blanca sacó su delgado brazo del pecho de la pobre víctima y la hizo a un lado. Ella sintió la presencia de alguien que debería haber desvanecido. De varios. Se acercaron a pesar de sus muchas heridas y uno de ellos tendría que ser el chico que la Reina tanto amaba. Sólo eso puso latir a su corazón. Ella apenas si podía contenerse.

—Ese fue un buen trabajo justo antes del final. Me diste lo que realmente quería, ¿pero por qué?

Como Beatrice lo había imaginado, las técnicas secretas de muchos mundos estaban ahí. Así como las personas con las mentes y cuerpos necesarios para usarlos a su máximo.

La Reina Blanca podría haber sido la más fuerte en un mundo, pero por este único momento, las cosas no eran tan ciertas.

Pero la Reina Blanca estaba completamente concentrada con la reunión con su amado. Nada más siquiera se ganaba una mirada.

—En su mundo, caer dormido significa la muerte.

Ella tenía la mirada en trance de una chica preguntándose qué clase de almuerzo hacer para su amor platónico.

—Así que abrazarlo, frotar su cabeza, y cantarle una canción de cuna sería un excelente ataque. Kyah☆ ¡¡Tenía razón en ir de acuerdo con este juego de niños!!

Con eso, la segunda batalla comenzó.

La Reina Blanca estaba ahogándose en una felicidad que no le importaba si apuñalaba a su amado o si ella estaba empapada con su propia sangre en represalia. Ella simplemente disfrutó el momento a su máximo.

10 (12 Horas Después)

La Bruja Blanca Filinion se especializaba en curar, por lo que su poción de recuperación era suficiente para curar a Beatrice. Eso le recordó a Beatrice de esa vez que tuvo que confiar en esa curación para a travesar algunos disparos aun cuando a pesar una bala de francotirador perforó su pecho.

—No seamos tan optimistas, Beatrice. Ni siquiera cambiar la historia te habría salvado del ataque de esa Reina. Esto sólo funcionó porque de casualidad tenía una Mezcla súper rara de materiales que funcionaban con tus síntomas personales. —La mujer en lentes comenzó a decir algunas cosas siniestras. —Aun así, estoy asombrada de que pudiera usar esto para curarte. Es como cambiar la base de algo de ginebra con tónica para hacer vodka con tónica.

Ahora que lo pienso, ¿no es ella una estudiante de universidad en la vida real? Recordó tardíamente Beatrice. La Espadachina Santa no entendía bien la comparación. Usar leche de fresa y leche de matcha habría funcionado mejor.

—¡Oye, vaca, ¿qué me hiciste tragar?!

—Ejeje. Sólo digamos que fue algo ultra milagrosamente raro que sólo podía encontrarse en esa intensa batalla.

Beatrice frenéticamente se levantó, pero ella ya no estaba en la extrañamente nostálgico casa Jinnai. Ella vio el campo normal de Grandnir.

(Hemos…vuelto.)

Filinion había usado ingredientes que normalmente nunca podría tener en sus manos para crear una poción de recuperativa especial. Eso había salvado a Beatrice de ese agujero del tamaño de un puño en su pecho. Por la mirada de las cosas, ella no tenía la herida marcada.

—Filinion.

Pero si eso era así…

—¿Ganamos…?

Filinion rió en voz baja a esa pregunta dudosa. Beatrice sabía la respuesta obvia. Ellos no podrían haber convencido a esa Reina de que los dejara ir con una súplica a su consciencia. Ya que ellas habían regresado a vivas, debían haber forzado una conclusión contra la voluntad de ella.

—Hay dos posibilidades.

Pero Filinion no dio una respuesta clara. Ella dio una respuesta más indirecta como si jugara con la asustada Beatrice.

—Primero, unimos fuerzas, hicimos que la Reina Blanca se retirara y robamos los ingredientes para la poción de recuperación.

¿Entonces cuál era la otra?

Una ligera crueldad se filtró en la voz de la Bruja Blanca Filinion. La manera en que ella habló cambió súbitamente.

Sí, el color blanco habló.

—Segundo, todos fueron derrotados y están disfrutando juntos de un lindo sueño. Ahora, ¿cuál de ellos encuentras más realista?

FIN

[1]Touma lo dice en inglés: シャーラップ(sharrappu Shut Up)! だむいっと (damuitto Dammit) がっでむ(gaddemu goddman)ふぁっきん (fakkin fucking) シスター (sisutaa sister del gringo a nun=monja) べいべー(beibee baby)!!
A %d blogueros les gusta esto: