Noticias: ¡Una Nueva Zona “El Inframundo” Ha Sido Desbloqueado!

Un camino se ha abierto.

Las palabras de Abyss, la chica en forma de arma construida en el nivel más bajo de la armería gigante conocida como Ground’s Nir, había insinuado la existencia del Inframundo y su existencia proporcionaba un camino hacía asegurar una técnica de utilizar directamente las almas de los seres vivos, y por lo tanto una manera de salvar las almas de los Orcos Ibéricos digitalmente atrapados dentro del Arma Brillante de Buu Buu.

Se sentía como si la muy, muy oscura noche hubiera sido limpiada mientras el sol finalmente se elevaba por el horizonte.

Sin embargo…

—¿Qué es eso? Es demasiado pronto para el amanecer.

—¡Espera, ¿es eso lava?!

Beatrice, la Espadachina Santa en armadura roja y minifalda blanca, gritó lo que pensó que estaba quemando su color en el cielo, pero ella no tenía la imagen completa aquí.

Los árboles del bosque, y las elevaciones y caídas de tierra producían un oscuro horizonte. Y ella pudo ver ocasionalmente algo intermitentemente estallando hacía los cielos desde más allá.

Le recordaba a ella una olla furiosa hirviendo para traer sufrimiento a los pecadores en las profundidades del infierno.

—…¿Qué sucede? —preguntó Buu Buu.

No podía ser sentido con los ojos u orejas de alguien, pero era una sensación muy siniestra acercándose como ondulaciones. Y la Espadachina Santa Beatrice, Bruja Blanca Filinion, Sacerdotisa de Combate Armelina y Princesa Cascada de Hielo Wildefrau miraron al epicentro como si sus ojos fueron atraídos por ese presagio.

Tenían miedo de mirar.

Era la peor clase de discordia interna, donde ambos lados de la escala estaban cargados con negatividad.

Para descubrir lo que estaba pasando, Buu Buu y las demás envolvieron vendas alrededor del brazo de Abyss de Ground’s Nir, la chica muñeca quien estaba descansando dentro del ático de la casa de ladrillos, la dejaron ahí, caminaron por el oscuro bosque y subieron un acantilado que les daba una vista de la línea costera iluminada con la luna.

Podría haber sido equivocado decirlo de esta manera en Ground’s Nir.

Pero un mundo diferente se extendía debajo de sus ojos.

—¿Qué…es esto…?

Eso fue todo lo que Beatrice logró decir a través de sus temblorosos labios.

Habían venido aquí para encontrar la respuesta, ya fuera una buena o una mala. Y sin embargo lo que vieron delante de ellos fue suficiente para dejarlos completamente desconcertados.

Déjenos describirles objetivamente lo que ellos ven.

A pesar de que tomaría tres días caminar el perímetro, la isla entera podía ser tragada en su mayoría por lo que veían. Esa cosa demasiado grande era una forma de vida marina masiva que lucía como un tiburón o ballena asesina a medio descomponer. Había encallado con tal fuerza que parecía estar tratando de devorar la playa, y la sangre saliendo por sus secciones cortadas podridas fue lo que originalmente ellos notaron. Brillaba con una luz brillante y siniestra, justo como el magma haciendo erupción por una herida en la tierra.

La simple pero hermosa línea costera, la cual había sido cubierta con arena blanca que brillaba con la luz de la luna, había cambiado completamente.

Se había convertido en un Laberinto Negro. Eso era debido a lo que estaba fluyendo de las heridas de la creatura marina pudriéndose. Eran monstruos negros que lucían como una fusión de una serpiente y un cangrejo y que eran más altos que un humano. Salieron como enjambre a la playa y escupían más y más hilos gruesos los cuales eran de un color más profundo que la oscuridad.

Sí, era una telaraña.

Pero en lugar de una red plana, lucía como los nidos en forma de túneles encontrados en arboles de seto verde. Se movían del frente para atrás, de izquierda a derecha y de arriba abajo. Mientras las redes se interconectaban, el Laberinto Negro crecía y cubría la arena con la luz de la luna en un parpadeo. El territorio de la muerte estaba creciendo. Lo blanco se estaba tiñendo de negro.

Para ser honestos…

Beatrice pensó que la llegada del Inframundo era una oportunidad. Si la vida después de la muerte existía físicamente, y había métodos prácticos de usar e interferir con lo que las personas llamaban espíritus o almas, entonces podrían liberar a las almas de los Orcos Ibéricos atrapados en la Arma Brillante de Buu Buu. Si fueran a ser resucitados, podrían superar el repugnante ataque a su villa.

Pero ella había cometido un error.

Una guerra de invasión era completamente diferente de una guerra de ser invadido.

No había tiempo en pensar sobre una meta tan distante. Ella tenía que concentrarse en el hoy. Si ellos no pasaban esta batalla, serían asesinados y todo se acabaría sin ninguna esperanza en absoluto.

Ella comenzó a verlo así.

Pero incluso eso probó ser ingenuo

—A-amm, ¿qué es eso…?

Lo siguiente a darse cuenta comenzó con un comentario de la Bruja Blanca Filinion.

Ella tocó el costado de sus lentes, tal vez para ajustar la distancia que estaba en concentración.

—Siento que…he visto ese equipo en algún lado…

Otro grupo se movió independientemente de las fusiones de araña-cangrejo ondeando su Laberinto Negro para sobrescribir el escenario.

¿Había 100 de ellos? ¿200? …No, más que esos.

¿Era la luz de la luna brillando sobre ellos, o estaban brillando tenuemente por su cuenta? Eran perfectamente visibles incluso en esta oscuridad de vacío de luces artificiales.

Era un enemigo.

Y parecían ser humanos.

Su equipo parecía ser el mismo que el de un Gremio con el cual una vez habían peleado.

Vestían capas encapuchadas junto con algo como chalecos antibalas hechas de varias capaz de piel y toscamente hecho con papel. Parecía como si hubieran usado materiales de fantasía para crear la armadura de combate de fuerzas especiales. Y además de sus espadas y lanzas Armas Brillantes que podían usar Magia, también tenían ametralladoras de madera y acero.

Armelina en voz baja dijo el nombre de esos ex soldados.

—¿Es Elkiad…?

Pero algo claramente era diferente de ellos.

Las armas que ellos usaban estaban mucho más orientados al combate, y más importante aún, este grupo de experimentados viejos soldados producían una presión de dos o tres capas más gruesa del grupo que el equipo con el que Beatrice peleó en la posada del pueblo. No sabían otra cosa más que pelear, y no podían imaginarse otra forma de vida. Este grupo de combate se había vuelto a hacer en una sola arma.

Eran Elkiad, pero no eran Elkiad.

Y habían venido del Inframundo.

—Estás bromeando, ¿cierto? —Un peor posible escenario se le ocurrió a Beatrice. —¿¡Es este Elkiad a su máximo, de cuando atacaron la villa de Buu Buu!? ¿¡El Inframundo tragó las almas de los feroces guerreros que pelearon al lado del Sabio y después desaparecieron!?

Las almas de los muertos no se deterioraron con el tiempo.

Y ahora esos enfermos por las batallas habían sido liberados en esta pequeña isla una vez más.

Sí. Su siguiente batalla no terminaría incluso si morían.

—*Chillido*…

Incluso Buu Buu pronunció una débil voz por eso.

Las personas que habían destruido personalmente su villa estaban precipitándose en masa. Y sin embargo, el largo tiempo desde ese evento había aliviado su corazón con una seguridad de que él nunca los vería de nuevo. La presión en su pecho tendría que haber sido más grande que para Beatrice y a los otros.

Y entonces él dijo algo más.

—¿¡*C-chillidoooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo*!? ¿¿¿¡¡¡F-f-f-fantasmaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaas!!!???

Para el momento que las chicas se dieron cuenta de que habían realizado un error fundamental, era demasiado tarde para detenerlo.

Para ser claros, esto no era la culpa de Buu Buu.

Sino que él siempre había tenido miedo a los fantasmas, y él era súper fuerte. Lo que lo aseguró fue tener a la lenta vaca con lentes, conocida también como la Bruja Blanca Filinion, parada más cerca de él.

El triple siete había hecho clic en el lugar.

¡Ding, ding, ding, ding! ¡Ronda Extra!

—¡¡T-t-tengo miedo, *chillido* Teng-go miedo, miedo, los fantasmas dan miedo, f-fantasmas, m-miedo, ayudenmeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!

—Ah.

Él envolvió sus brazos alrededor de ella.

Justo como un pequeño niño agarrando la falda de su madre.

—Espera, Buu B….¿¿¿¡¡¡abralbghebghbgebwepreta!!!???

La delgada cadera de Filinion fue golpeada al lado opuesto de su estómago, al punto de que ella realmente parecía haberse partido en dos. Pero ella era una del Máximo Nivel que se especializaba en la recuperación. Mientras su mente se desvanecía, ella afortunadamente se movió en autopiloto y alcanzó un tubo de ensayo en su hechizante muslo. Si esto le hubiera pasado a Beatrice o Armelina, podrían no haber tenido esperanza y muerto al instante.

Las señales calientes perforaron su cuerpo entero, sacudiendo su interior, pero la Bruja Blanca logró quitar la tapa del tubo de ensayo con su pulgar.

(Ah, ahh… Yo…a-aún no estoy muerta. No me dejaré morir por algo tan estúpido…)

Sin embargo.

La chica de lentes entonces vio algo extraño con su visión periférica. Los mismos bordes de su visión estaban borrosos ya que sus lentes no cubrían bien esa parte, pero ella claramente podía saber que era esto.

Era la Espadachina Santa quien había sacado su estoque Arma Brillante y teñido su costado derecho en carmesí con fuego infernal.

El fuego rugió mientras hablaba.

—¿Por qué estás tomando ventaja de esta emergencia para seducir a mi Buu Buu, vaca…?

—¡¡Gyaaaaaaahhh!! ¿¿¿¡¡¡Es esto lo que se siente ser golpeada por el rayo de Lady Hera después de que Lord Zeus te llevara a la cama!!!???

Ahora que el Inframundo había hecho su aparición, ¿qué pasaría si morían aquí?

¿Qué destino le esperaba a la Bruja Blanca Filinion mientras casi se volvía en el primer sujeto de pruebas?

A %d blogueros les gusta esto: