Capítulo 1: Entrada Desesperanzadora * Guerra Einherjar

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4, Parte 5, Parte 6, Parte 7, Parte 8, Parte 9, Parte 10, Parte 11, Parte 12, Parte 13, Entre Líneas 1,

1

El ejército de los muertos continuó saliendo como enjambre del Inframundo encallado.

La respuesta de los residentes de Ground’s Nir fue simple.

En su mayoría, había dos formas de actuar primordiales.

—Huyan. Necesitamos abandonar la posada del pueblo. Si nos atrapan, todo se acabara. ¡¡Escapen a sus Puertas!!

—¡Espera un segundo! ¡Mi Puerta está dentro del pueblo!

—¿Cuánto toma para la autorización de Desconexión? ¡¡Maldición, nos atraparan si no ganamos algo de tiempo!!

Como fuera que hubiera pasado, todos estos eran feroces guerreros que estaban explorando este mundo desconocido por sus propias metas. Así que ni siquiera los humanos estaban totalmente encaminados desde el comienzo.

Algunos pelearon por valentía y otros para probar la fuerza del enemigo.

Intentaron que fuera rápido, probar escaramuzas, pero cada uno de ellos perdió sus vidas.

Figuras caminaron a una marcha inestable entre los edificios que habían colapsado parcialmente entre bizarras piezas de arte.

—¿Qué son esas cosas…?

El amanecer era un camino largo.

Un Caballero Puro cargaba un gran escudo plateado contra los restos de un muro de ladrillos en la base de lo que alguna vez había sido una torre del reloj usada en las carreras de Grifones, y él desesperadamente trató de suprimir su pesado respirar.

Un problema era qué tan poderosos eran.

Rayos, gravedad y lava. Solo sus habilidades con Magia los ponían por completo en la categoría de Máximo Nivel. Y en adición a sus Armas Brillantes, ellos blandían o que esencialmente eran rifles de asalto y ametralladoras con cartuchos hechos al tallar huesos blandos. Usaban una combinación alta y baja fantasía que no dejaba aperturas en sus ataques. Habían pulido su poder para asesinar y técnicas para arrancar vidas. Estos eran los movimientos de personas que respiraban el aire de guerra como si fuera normal, y dieron un paso en el campo de batalla como si fuera normal.

Y encima de eso, una voz femenina gritó en una mezcla inestable de lamento y furia de más allá del muro a medio derrumbarse.

—¡Oye, espera! ¿¡Qué te pasa, Befana!? ¡Siempre hemos estado en el mismo Equipo, ¿no es así?! ¡Por favor escúchame! ¡Oye! ¡G-gyah! ¡¿Gyah, gyah, gyaaaaahhh?!

(¡Maldita idiota!)

No había tiempo de salvarla.

Este era el segundo problema, el verdadero miedo. Nadie tenía permitido morir aquí, así que no era sólo un asunto de sobrevivir o morir. La muerte se había levantado para su limitado periodo de tiempo. Así que se unirían a su ejército y atacarían en enjambre al resto de sobrevivientes.

Era un efecto bola de nieve.

No había punto en siquiera considerar acercarse a esa “cosa” gigante en la playa y hacerla regresar.

Como estaban las cosas, incluso retroceder era arriesgado.

(Las vidas no tienen valor aquí. Es como tomar piezas de shogi. ¡¡Nos superan en número en primer lugar, pero si los de Máximo Nivel siguen cayendo aquí y allá, no habrá forma de detenerlos!!)

Si él estaba siendo honesto, el hombre Caballero Puro no sabía si él podía viajar por su Puerta por su cuenta. Él no tenía idea de cuántas veces él tendría que evadir por poco a la muerte para escapar de la posada del pueblo, y había una espera de unos cuantos minutos para Desconectarse a la tierra. El valor de un solo segundo había cambiado drásticamente. Si él se quedara parado en medio de un campo vacío, él terminaría con una bala en su cabeza, y eso era todo.

Pero en ese momento, él seguía vivo.

Una forma gigante bloqueaba la brillante y siniestra luz de la luna.

Una dragona de 1000 metros voló a través de la noche iluminada por la luna, y pasó por encima de la cabeza del Caballero Puro.

Esa era un Break News, una paradoja con alma.

La Thousand Dragon produjo gruesas nubes de lluvia por la diferencia de presión creada por su vuelo, en el instante que ella abrió sus grandes fauces, algo como un rayo de agua de ultra alta presión perforó la calle principal.

No, no era sólo ella.

Una Vampira rodeada por murciélagos brillando de rojo saltaron a los techos sobrevivientes, la mayor de las Mandrágoras cubrió la tierra, y la Reina Hada esparció sus alas de mariposa hechas de sangre tóxica.

Era poco claro si las violentas Break News eran lo bastante admirables para querer proteger a los humanos. Podrían simplemente haber estado irritadas por el ejército causando estragos en su territorio.

Pero era una oportunidad de todas maneras.

Al restringir su impaciencia y contenerse hasta el final, esta oportunidad de sobrevivir había llegado a él.

(¡¡Es ahora o nunca!!)

Él ondeó su mano a sus camaradas escondidos detrás de diferentes pilas de escombros, diciéndoles que corrieran. No había garantía de que aquellos que siguieran sus instrucciones sobrevivirían. Podrían dispararles inmediatamente por atrás con un rifle de asalto y torturados en el camino ensangrentado. Pero mientras la muerte estaba concentrada en ese sacrificio, alguien más podría ser capaz de escapar. Su vuelo había pasado a ese nivel. Incluso después de abandonar su orgullo para asegurar su seguridad, seguían siendo forzados a apostar por sus propias vidas.

Pero incluso eso era una oportunidad.

Huir era arriesgado, y quedarse significaba la aniquilación. Era esa clase de batalla.

Si no ponían suficiente distancia entre ellos y la muerte empujando desde la playa, no tendrían suficiente tiempo de Desconectarse a través de sus Puertas. Así que la única opción era huir mientras las Break News estuvieran peleando.

Y mientras el Caballero Puro huía del pueblo con toda su fuerza, una fuerte ráfaga de viento pasó de él en la dirección opuesta.

Era un horrible No-humano que normalmente no se le permitiría incluso dar un paso en la posada del pueblo.

Era Buu Buu.

Él media casi cuatro metros de alto y él no dudo en atacar a la muerte.

2

Los fantasmas eran aterradores.

Un ser que hubiera superado la muerte, y estaba envuelto en suficiente furia y odio para alterar las leyes del mundo era aterrador.

Pero tan pronto él supo lo que estaban intentado hacer y era dañar a las personas vivas, los lazos de miedo dentro de Buu Buu se rompieron.

Proteger algo con forma física tomaba procedencia sobre temblar de miedo por algo sin forma.

—!?

—!!

El rugido de metal chocando explotó dentro de la plaza del pueblo derrumbándose.

El Orco Ibérico extremadamente musculoso sacudió un Arma Brillante tan gruesa como un tronco o viga de acero, y fue atrapado por la larga espada de doble filo de un viejo soldado brillando tenuemente. Y ya que el soldado sostenía una ametralladora pesada tan larga como una lanza en su mano izquierda, él la estaba blandiendo efectivamente con una mano.

Esto era anormal incluso para uno de Máximo nivel apoyado con Magia.

Encima de eso, el anciano de cabello gris y barbudo tenía una feroz sonrisa en sus labios.

—Alfa Cero a todos. Alfa Cero a todos.

Eso incluía un código nunca escuchado en las vidas de Buu Buu y los otros No-humanos.

Eran peleadores de guerra puros, y obsesionados puramente con las batallas.

Eran los soldados de Elkiad, quienes habían colocado una gran sombra en la amable vida de Buu Buu.

Y esto estaba en su orgullo.

—¡¡Jajaja!! A esto le llamo suerte. Es por eso que vale la pena aferrarse tercamente a este aburrido mundo. ¡¡¡¡¡¡Pensar que pelearía contra un Orco Ibérico de nuevo!!!!!

Tan pronto él escuchó un desagradable sonido estallando, la nariz de Buu Buu se retorció, y él obedeció su intuición al retroceder con toda su fuerza. Lo qué había olido era como ozono. Un rugido pronto le siguió, y tremenda electricidad giro alrededor del soldado viejo. El intenso calor transformó la tierra alrededor del soldado viejo, formando un vidrio en forma de salpicón en un círculo alrededor de él.

Pero no se acabó después de esquivar eso.

Por un lado, él sostenía dos armas. Ahora que su enemigo se había alejado, era tiempo de usar la ametralladora pesada que él sostenía en su cintura.

Con el profundo sonido de fuego rápido, masas de plomo más gruesas que un pulgar humano fueron escupidas. Las balas anti-material fueron disparadas una tasa mayor que 2000 por minuto, y usaban más que sólo su peso y velocidad. Una corriente mágicamente producida y de masivo alto voltaje rodeaba las balas en electricidad y las transformaba en tiempo real. El calor increíble derretía las masas de plomo y fueron reformadas en medio del aire. Algunas veces disminuían como una ajuga para reducir la presión del aire y elevar su velocidad. Otras veces se abrían como una sombrilla para golpear el aire y golpear a su objetivo con una onda de choque.

Esta clase de versatilidad era inusual para una pesada arma de fuego.

Predecir la línea de fuego de la dirección de la boca del arma, y huir detrás de cubierta no era suficiente para escapar. Todos excepto Buu Buu habrían sido hechos estallar como un globo de agua sangrienta antes de tomar tres pasos.

Buu Buu saltó alrededor como una pelota de pinball, moviéndose rápidamente entre los muros y techos, y huyó de la línea de los agujeros de las balas persiguiéndolo como una gran serpiente cazaría a su presa. El guerrero enloquecido estrecho sus ojos y lo vio como un objeto radiante. El anciano vio a este feroz guerrero que no fue asesinado por el primer ataque y podía estar de pie en al mismo nivel que él.

—Bien…

Alfa Cero.

El viejo soldado lamió sus labios agrietados.

—Equipo Alfa, Equipo Bravo, Equipo Charlie y Equipo Delta. Alfa Cero ha confirmado visualidad del enemigo. Este es en serio. ¡Estoy seguro que están hartos de matarse entre ustedes una y otra vez dentro del Inframundo en el nombre del entrenamiento de combate, así que regocíjense! ¡¡Nuestra guerra ha regresado!!

Un momento después, respondieron de una forma impensable para soldados altamente entrenados.

Tomaron una acción que se divorciaba completamente de la lógica y eficacia.

¡¡¡¡*Golpe*!!!!

La multitud de fantasmas marcharon como uno sólo, como si más golpes sacudirían la posada del pueblo a medio destruir. Mostraron al mundo la emoción desbordándose de sus pechos, justo como el momento de un gol definitivo en un encuentro de fútbol internacional.

Sutriona y Kallikantzaros hicieron una mueca mientras se paraban de espalda a espalda en un techo parcialmente derrumbado.

—¡¡Hablando sobre locura alegre…!!

—¿Son los conocidos como los Barras y Estrellas para siempre? Como los sepultureros de los antiguos soviéticos, Ileana probablemente sabría más sobre estos monstruos de la Guerra Fría.

—Estoy comenzado a pensar que fue un error deshacerme de esas pervertidas Gullveig y Burbuja de Llamas. Podemos siempre darles una cachetada para despertarlas de nuevo….

—Aunque esas pervertidas no serían de ninguna utilidad.

La Vampira sonaba exasperada mientras su negligé rojo era empujado hacia afuera por unos enormes pechos para el pequeño contorno de su cuerpo.

Unos cuantos errores históricos ocurrieron en Ground’s Nir. Ejemplos incluían al Siguiente Viajero, un barco de una exploración extranjera construido por la más fuerte Norte América, y el Enter Kosmos, una estaca gigante de Laberinto construida por la más fuerte Eurasia. En base a lo que habían visto estas oponentes, el Inframundo sólo podía coleccionar y usar los espíritus de los muertos que habían perdido sus vidas en este mundo alterno, pero eso también significaba que aquellos nacidos en la tierra podían ser controlados si morían aquí.

El presente era pacifico cuando se comparaba a un tiempo extremadamente inestable cuando cada pequeña cosa podía conducir a la destrucción de un planeta entero. Si todos los muertos que habían usado este mundo alterno se convirtieron en las tropas del Inframundo, entonces la naturaleza de estos viejos soldados se convertiría en algo verdaderamente anormal.

—…me…

Pelear con ellos tenía que ser evitado.

Pero ahora que ellos habían puesto un pie en la isla, no había forma de evitar contacto.

—¡Suéltame! ¡¡Voy a ayudar a pelear a Buu Buu!! ¡Si realmente son Elkiad en su mejor momento, entonces saben cómo pelear con Orcos Ibéricos! ¡¡No puedo dejarlo hacer esto por su cuenta!!

Pero cuando Sutriona escuchó esa voz, ella miró hacía la destruida posada del pueblo una vez más.

El grupo usual estaba teniendo una discusión.

—Cállate, Beatrice. ¡Tenemos que ir a las Puertas! Escuchaste lo que dijo Inoue, ¿cierto? Los humanos están estableciendo la retirada. ¡¡Necesitamos sobrevivir a esto!!

—¡W-Wildefrau, por favor ayúdame!

—Supongo que no tengo opción. ¡Pero si no le quitas su Arma Brillante primero, seré rostizada!

Ella vio a Beatrice siendo arrastrada mientras era medio contenida por una chica con cabello azul rizado. Entonces ella cambió su vista hacía Buu Buu, quien estaba formando una vanguardia de un solo hombre mientras él se cargaba hacía los fantasmas. Ahí fue cuando la Reina Hada entiendo.

Los viejos soldados habían escuchado las voces de las chicas también, pero el Orco Ibérico no los dejaría moverse hacia esa dirección. Y eso era mientras él peleaba solo contra tal ejército.

—Ese gato asustadizo está actuando duro a pesar de su miedo a los fantasmas.

—Bueno, los problemas de Ground’s Nir son nuestros problemas. Los humanos no tienen obligación de ayudar.

Después de saltar del techo, las paradojas Hada y Vampira aterrizaron a cada lado de Buu Buu.

Ellas no veían esto como ser dejadas atrás. Esto era su mundo.

Por lo tanto, las chicas Break News permanecían completamente arrogantes mientras hablaban.

—Sigue concentrado, Buu Buu. ¡Vamos a darles algo de tiempo al alejar a estos tipos!

—Si sientes ganas de quejarte, te prestaré algo de fuerza…con una mordida de estos colmillos. Si no quieres eso, entonces muéstrame que eres un hombre.

3

Beatrice fue sacudida.

Su visión se sacudió horriblemente.

Mientras la espalda de Buu Buu se hacía cada vez más pequeña, él miró atrás hacía ellas sólo una vez.

Él no dijo una sola palabra de resentimiento incluso cuando las veía huir.

Déjenmelo a mí.

Su poderosa mirada habló esas palabras muy claramente antes de precipitarse hacía los feroces guerreros una vez más.

 

Y pronto después, la Espadachina Santa Beatrice con armadura roja y minifalda regresó a casa.

Así como muchos otros humanos sobrevivientes. Como si estuvieran retrocediendo a alguna clase de línea.

4

El Santuario Ushigashira en Akasaka, Tokio.

—…Fiu.

Una chica de universidad con largo y esponjado cabello rubio y anteojos de fondo de botella, dio un pesado suspiro que causó que el pecho de su traje de doncella del santuario se elevara y cayera. Ella no tenía ganas de mirar la TV y definitivamente no quería revisar el internet, el cual estaba menos restringido y no tenía reglas de transmisión en vivo las cuales seguir.

Un día y una noche había pasado desde entonces.

El flujo de información por el mundo podía cambiar en incontables maneras en 24 horas. Ella obsesivamente revisó una vez un medio social con miedo de ser dejada atrás por aquellos alrededor de ella, pero ahora su vista era lo opuesto. Ella no podía negar que quería ser dejada atrás por la situación que estaba empeorando a un ritmo acelerado.

—¡¡Yahh!!

—¡Seré la Espadachina Mágica esta vez! ¡Haré que mi espada te sacuda!

—Sí, pero invocaré a un monstruo. ¡Ven a mí, Wyvern del Trueno! ¡¡*Rugir*!!

Voces jóvenes soprano podían ser escuchadas desde la grava bien cuidada de los terrenos del santuario. Cuando la chica universitaria miró afuera desde el corredor del santuario, ella vio pequeñas chicas con similares cabellos rubios y trajes de doncellas del santuario sacudiendo escobas de bambú imitando una pelea de espadas. Justo como ellas no le prestaban atención a las transmisiones o conferencias internacionales de la Dieta Nacional, no tenían interés en las transmisiones de emergencia en ese medio muerto de la TV. En su mayoría sólo inocentemente estaban felices de que la escuela se hubiera cancelado.

La ignorancia era un anestésico. Pero la calma que te prometía era la más peligrosa imaginable.

Incapaz de estar consciente de qué tanto atractivo sexual ella estaba esparciendo, la doncella con lentes honestamente quería regresar.

Las niñas estaban arrojando una pelota de futbol de aquí para allá, probablemente pretendiendo que era un proyectil Mágico. Eventualmente, rodó hacía los pies de la chica de universidad.

—Onee-chaaaan.

—Sí, sí, pequeñas tiernas cositas. Pueden divertirse, pero no se olviden que este es el hogar de nuestro dios.

—¡Gran Nee-chan! ¡Juega con nosotras también!

—Estoy muy ocupada para eso.

—¿Ehh? Pero quiero jugar contigo, Enormes Tetas Nee-chan.

—Muy bien, suficiente. Llevemos esto allá atrás, enana.

La doncella del santuario con gafas en remolino se agachó, tomó la pelota, y ligeramente se la arrojó a las niñas.

Pero se deslizó de su mano y de alguna manera voló a un ángulo increíblemente agudo del intencionado. Atravesó rompiendo una de las puertas deslizantes del santuario.

—…

—…

—…Ahh. Onee-chan…

Esa mirada pura de desilusión era demasiado dolorosa.

Entonces un ataque siguiente golpeó a la chica con gafas en remolino temblando.

La voz de una anciana exasperada la llamó desde arriba del largo pasillo.

—¿Qué vas a hacer, Princesa Doncella del Santuario?

—¡Me disculparé como loca con mamá y papá! ¿¡Qué más puedo hacer!?

—No sobre eso.

La chica con gafas en remolino suspiró una y otra vez, a la voz de la anciana desde el techo del corredor. La información que ella no quería ver estaba por todas partes. Cuando el Smartphone escondido en su escote zumbo levemente, ella lo sacó por el hábito, y vio noticias de entretenimiento sin sentido enviadas al servicio de email por la compañía de servicio celular.

Ese servicio estaba concentrado en las industrias del entretenimiento y los deportes, pero incluso sus artículos eran extraños.

“¡¡Reporte Especial!! ¿Qué es el Inframundo? Información de varias fuentes conducen a una impactante predicción.”

“El nivel de alerta se eleva a rojo por primera vez. El gobierno está pidiendo que todos se contengan de Iniciar Sesión hacía el otro mundo.”

“¿Qué le pasará al mercado de Tokio sin más Piezas de Ground’s Nir para ayudar con el desarrollo farmacéutico?

Ella sentía como si alguien hubiera alineado un almuerzo pesado lleno de carne y grasa en lo primero de la mañana cuando ella tenía una resaca. Ella no quería dar clic al botón de “leer más” para ninguno de ellos. Ella notó que acido estomacal se elevaba de su garganta, así que ella calmadamente reguló su respirar.

—El Ministro de Relaciones Exteriores acaba de pedir que todos se contentan de Iniciar Sesión en Ground’s Nir, ¿cierto? No hay forma de oponerse al Inframundo. Intentos esporádicos solamente incrementarán el número del ejército de los muertos e incrementara en su mayoría el nivel de dificultad. Así que estás diciendo que no realicen intentos descuidados hasta que encuentren una solución más drástica.

Ella no era una obsesiva con las notas como la Espadachina Santa con cabello rojo y plateado, pero ella aun así reunió la información intersectada en la sección de “notas por hacer” de su Smartphone:

• Buu Buu y Beatrice se conocieron en Ground’s Nir
• La villa de Buu Buu fue destruida por Elkiad, un Gremio de exsoldados.
• Durante su mejor tiempo, Elkiad unió fuerzas con el Sabio y destruyeron la villa.
• El Sabio lucía exactamente igual que Beatrice.
• El Sabio ha reunido peones como Sibyl y Desastre con el fin de derrotar a Abyss, el monstruo en el nivel más profundo del Laberinto quien traería la destrucción a Ground’s Nir.
• Abyss fue desarrollada para derrotar al Señor del Inframundo, el enemigo de toda la vida.
• Y ahora que Abyss ha sido derrotada, nada queda para detener al Inframundo, así que se alzó en la línea costera de Ground’s Nir y atacó.
• Las fuerzas del Inframundo son extraordinarias en calidad y cantidad, así que se predice que ni siquiera varios Break News serían capaces de detenerlos.

La doncella rubia del santuario con lentes respiró un pesado suspiro sin pensarlo.

No importaba cuánta información reuniera, no había nada que ella pudiera hacer en sí.

—¿Quieres que diga que podría ser bueno que los humanos nazcan en la tierra? —preguntó la voz de la anciana.

—?

—Entiendes, ¿no? Abandonar ese otro mundo no va a dejar a la sociedad humana perfectamente a salvo.

…Eso era correcto.

El mundo moderno estaba apoyado por personas usando Puntos de Experiencia al aprender Magia, y después producir Piezas que traían revoluciones tecnológicas. Los campos de la alta tecnología como el desarrollo farmacéutico e investigación de IA aparentemente pedían patentes por adelantado cuando un gran simulador predecía la producción de una Pieza. Si todos los engranajes se atascaran, ¿qué tan mal afectaría al mundo económico? Dado el número de personas que perderían sus trabajos, podría incluso conducir a disturbios desesperados de guerras.

—No estaba hablando de eso.

Pero la voz del ático se mofó de la melancolía de la chica universitaria.

Ella entonces directamente proclamó a lo que se refería.

—¿Cuánto tiempo vas a seguir viendo esto como si sólo fuera algo en la televisión? ¿Qué te hace tan segura de que las puntas de sus dedos letales no pueden alcanzarte directamente?

—¿Eh…?

—El Inframundo ya ha visto todas las almas frescas que han venido a la Tierra. Así que, ¿sólo se rendirán porque ustedes se retiraron a través de las Puertas? Sería natural intentar alcanzar esa guarida y hacer un lío de las cosas. ¿Quién puede decir de seguro que no intentaran conquistar absolutamente todo?

 

Una pequeña agencia de detectives privados en Shinjuku, Tokio.

—¡¡P-por favor dígame que está bromeando!!

Él debió pensar supersticiosamente que él no podía reportar esto incluso por una “línea segura”. El joven había caminado directamente hasta aquí, y la joven mujer a la cual él se refería como “jefa” se levantó de su silla barata de oficina.

—¿El gobierno decide que Puertas serán congeladas? ¿¡Están tratado de unilateralmente restringir las operaciones de las compañías de civiles!? ¡Pensé que esta era una nación capitalista que prometía una economía libre para todos!

Usando lenguaje oscuro era uno de sus viejos trucos, pero no podían esconder por completo lo que estaban haciendo aquí. Dada la influencia que las Piezas tenían en el mundo, esto era peor que congelar las cuentas bancarias de individuos con el clic de un mouse. Las corporaciones e inversionistas que no cooperaban con las autoridades serían llevados inmediatamente a la ruina, y decenas de miles de empleados serían echados a vagar a las calles. Sería extraño si esto no conducía a disturbios.

—No te desquites conmigo. Sólo te estoy diciendo lo que los superiores decidieron.

Inoue levantó sus manos como si él hubiera perdido por completo.

—Esto está aparentemente basado en un resultado hallado usando uno de esos grandes simulares que podrían o no podrían existir. ¿Ya sabes? Como Maxwell o el refugio subterráneo de la estación de tren de la Dieta Nacional. Si las cosas continúan así, el Inframundo llegará a las Puertas ubicadas en Ground’s Nir.

—Espere, ¿no querrá decir…?

—Si realizan un ataque cibernético en las Puertas y se infiltran exitosamente en el sistema, la muerte del Inframundo podría venir a jugar en la Tierra justo como estábamos jugando en Ground’s Nir. Dada la existencia de la armería gigante y de Abyss, vimos rastros que tiene más que sólo Magia ahí. Aparentemente tienen alguna clase de complejo sistema de procesamiento de información que supera incluso la tecnología de la Tierra. Así que los altos mandos quieren sellar esas entradas antes de que pase. …si es posible, quieren hacer estallar todas las Puertas del lado de la Tierra, pero no saben si pueden llegar tan lejos dados los efectos económicos.

Los hicieron retirarse en Ground’s Nir donde tienen uso completo de la Magia, así que, ¿qué pasaría si fueran forzados a pelear contra esos veteranos muertos sin esa ventaja? No serían más que un grupo de huevos frescos alienados en el suelo esperando ser aplastados.

Les recordaba a la conmoción causada por la Reina Demonio Tselika.

Pero esto sería un ejército en lugar de sólo una, y su objetivo sería puro, masacre sin adulterar. Dado eso, la amenaza esta vez sería incluso mayor.

—…Oye, Inoue.

Pero la belleza con lentes que él llamaba “jefa” no estaba preocupada sólo por eso.

—Eso es fácil de decir, ¿pero cuántas Puertas piensas que hay en este mundo?

—Amm, en base a la información del Ministro de Asuntos Internos y el Ministro de Asuntos Externos, 68, 079 han sido oficialmente registrados. Aunque no distribuidos equitativamente, así que están concentrados en naciones desarrolladas.

—Sí, pero eso es sólo el número oficial. Es enteramente basado en lo que las personas estaban dispuestas a declarar. Declarar, claro está, a este país que todos tienden a tomar a la ligera. —Ella sostuvo su cabeza. —Hay Puertas protegidas por sus gobiernos como la del Palacio Mágico Independiente, y hay Puertas que están ocultas de los altos mandos como las nuestras. Dado los efectos económicos, es casi garantizado que algunas personas se rehusarán a congelar las suyas y en su lugar las mantendrán ocultas. Y mientras menos haya, mayor será su valor. ¡¡Si esconderlas sólo les beneficiará, nunca cooperarán y está destinado a haber agujeros los cuales abrir!!

Y si la muerte entraba a través de siquiera una sola abertura, el mundo se acabaría.

Incluso en momentos como este, ella dudaba que la raza humana pudiera hacer de lado sus problemas internos.

—P-pero es imposible saber dónde están todas las Puertas. Esto involucra toda clase de países y otros poderes: naciones capitalistas, naciones socialistas, estados religiosos, corporaciones IT e incluso organizaciones criminales y sociedades secretas.

—…

—Para lograrlo, tendrías que ser el Sabio, quien estuvo involucrada en todo desde el comienzo y tenía el control de cada parte de ello…

 

Y el Palacio Mágico Independiente en Roppongi, Tokio.

—Más y más de aquellos en Ground’s Nir están regresando a través de las Puertas en todo el mundo, pero expertos dicen que las restricciones de viajar de parte del Ministerio de Asuntos Externos serán extendidas…

—Una atmósfera siniestra está por Tokio. Sólo fue recientemente que la Reina Demonio Tselika causó un desastre aquí, pero la tensión en el Departamento de Policía Metropolitana ya excedido lo que era durante ese incidente…

—…

La TV de pantalla plana era demasiado grande para una residencia personal, y sin embargo la acomodaron perfectamente para que así no chocara con el interior de la habitación. Mientras escuchan la plática desde sus altavoces, una chica en un vestido rojo y largas coletas negras estaba yaciendo en cama a pesar de que el sol estaba en lo alto del cielo. Si ella era floja bajo condiciones normales, Iroka, la mayor de las tres hermanas sirvientas, ella dejaría que sus lentes brillarán mientras nalgueaba sin piedad a su ama.

Pero las cosas eran diferentes ahora.

—¡P-por favor espera! No hay una relación causal entre el Palacio Mágico Independiente y el Sabio. ¿¡No recuerdas que reporté eso!?

—¿Estás dispuesto a encerrarla…? ¿¡Es en serio!? ¿¡Has olvidado cuánto la señorita ha hecho por nuestro país al arriesgar su propia vida!?

—Qué molestia. No suena como si quisieras resolver esto en absoluto. Suena más a que simplemente quieres un chivo expiatorio.

La mansión tenía un decente aislamiento, pero ella todavía podía escuchar las voces de las sirvientas desde el pasillo. La chica era la que estaba por ir al patíbulo, pero ella sólo estaba en cama como si hubiera perdido el resorte necesario para mover su cuerpo.

(Oh, entiendo. El Palacio Mágico Independiente siempre fue una jaula para ese propósito, ¿no?)

Tardíamente llegó a ella. Ella no tenía idea de cuántos miembros del gobierno de Japón sabían cómo lucía el Sabio desde hace mucho tiempo, pero si la habían visto, entonces el trato hacía la chica tenía sentido.

Pero no importaba.

Sólo había una cosa en el corazón de la chica en vestido rojo.

(Buu Buu…)

Ella recordó el momento antes de irse.

¿Realmente no había nada que ella pudiera haber hecho? Las miembros de su Equipo le habían quitado su Arma Brillante en un ataque sorpresa, restringiéndole usar Magia, y habían trabajado como grupo para recogerla y llevarla a su Puerta. Aunque: ¿realmente no había nada que ella pudiera haber hecho? Ella quería quedarse hasta el último momento, pero no había más opción que huir. ¿No se le había dado esa excusa y entonces tomó su Arma Brillante de nuevo para Desconectarse?

Buu Buu no le había dicho nada a esa débil chica.

Él había volteado sólo una vez, y entonces se cargó hacía el enjambre de muertos, como si dijera que les daría el suficiente tiempo para regresar.

¿Qué podía hacer ella ahora?

No, ¿realmente qué quería hacer ella?

—Haa…

Ella respiró un pesado suspiro.

Y justo entonces, ella escuchó un ligero pero sólido sonido.

Provenía de la ventana.

5

El sol estaba en lo alto del cielo.

Buu Buu y las demás habían estado extremadamente exhaustos después de constantemente pelear más de un día y una noche sin descanso. Mientras tanto, los fantasmas ya estaban muertos, así que no tenían que preocuparse sobre resistencia y salud. Los feroces ataques de Buu Buu y Sutriona habían proporcionado golpes fatales a unos cuantos soldados veteranos, pero…

—Jeje. Parece que hasta aquí llegué, sargento.

—Ve a descansar un poco, Bravo Two. ¡Espera en el Inframundo hasta que hayas resucitado!

— Estoy celoso. ¡¡Esperamos pronto con usted!!

Ya no le temían a lo que venía después de la muerte.

Sus almas muertas eran recuperadas y enviadas de vuelta al Inframundo, así que asesinarlos no aniquilaría sus números. Después de un corto descanso, ellos continuarían el ataque.

Algo revoloteaba a través del aire.

Eran Hadas del tamaño de una palma llamadas Meridiana y Alice. Estaban bailando complejamente en el cielo. Hábilmente usaron sus alas para reflejar la luz del sol o la luz de la luna. Al combinar eso con vuelo acrobático, podrían enviar señales brillantes a largas distancias.

—#3, #5 y #8, por favor continúen como estuvo planeado. #4 y #9, añadan un retardo de ritmo.

—Crea un ligero retraso de tiempo por si fallamos en darle a alguno, sea aplastado en pedazos. ¡¡Fueeego!!

Algo cayó del cielo.

Las Hadas se especializaban en habilidades de Artesanía, y ellas habían construido las catapultas alineadas en el bosque distante. Esencialmente eran grandes subibajas que lanzaban rocas. Ya que tenían sus propias alas, los artilleros podían mantener un punto de ventaja elevado no atrapado por el horizonte, y las tropas de reconocimiento en las líneas frontales podían reflejar la luz del sol con sus delgadas alas para enviar señales de vuelta a los artilleros. Eso permitía un disparo a largo alcance con precisión.

Rocas más grandes que un humano y barriles de madera llenos de pólvora llovieron y chocaron la muerte mientras destruían los muros y techos de los edificios que apenas si eran reconocibles ahora.

El peligroso trabajo de Meridiana y Alicia era similar a los observadores que se mezclaban en la línea frontal y guiaban a los bombardeos aéreos con un láser. Las Hadas eran pequeñas y estaban en el fondo de la cadena alimenticia, pero ese pequeño tamaño también las hacía difíciles de golpear, permitiéndoles persistentemente quedarse ahí. Las únicas excepciones eran las Arañas de Tierra que tenían órganos sensoriales especiales y podían atacar a máxima superficie usando su telaraña.

Pero incluso eso no era suficiente.

Los números de los enemigos simplemente eran demasiados.

—¡Ugegeh! ¡Meridiana, retirada! ¡¡Retirada al cielo!!

—¡¡Alice!! Si no les decimos a donde disparar, esas catapultas serán desperdiciadas…

—¡¡Esas cosas de telarañas se están acercando!!

Meridiana fue más o menos arrastrada al cielo por su hermana menor mientras algo oscuro llenaba la posada del pueblo a medio destruir y llena de polvo. Era como observar el creciente y menguante de la luna en avance rápido, y por supuesto era causado por el Inframundo. Los mecanismos de relojería lucían como una fusión de una araña y un cangrejo, y eran más altos que un humano. Escupieron hilos siniestros, creando más y más túneles de telarañas, y rápidamente expandiendo el Laberinto Negro.

—Esos mecanismos… ¿No son esos Arachnes? ¿¡Pero por qué están trabajando para el lado enemigo!?

Era como tener la isla entera infectada con una misteriosa enfermedad letal. A este paso, era una cuestión de tiempo antes de que toda la posada del pueblo fuera tragada.

El Laberinto Negro creó muchos puntos ciegos y callejones, y los pasillos estrechos eran un ambiente pobre para blandir grandes armas. Si los No-humanos peleando en la superficie fueran atrapados por esto, todo se habría acabado. Un ataque suicida al ejército de la muerte no los detendría.

—¿Q-qué hacemos? ¡¡Si nos los hacemos retroceder pronto, todos serán asesinados…!!

—Espera. —La Mayor Morgan se les unió mientras volaba a la misma altura. —Estamos actuando como sus ojos y oídos, así que si apresuramos las cosas y nos golpean, realmente se acabara. Las catapultas son indudablemente efectivas. Vamos a acortar nuestros objetivos y apoyemos a Sir Buu Buu, a Lady Sutriona y a los demás. No se queden atrapadas en el forcejeo por el territorio. Necesitamos aplastar al Laberinto Negro, asegurar la libertad del movimiento y mantener una ruta de escape para los demás. ¡¡No debemos permitirles quedar aislados!!

Mientras tanto, el infierno en la superficie estaba sobrescribiendo incluso más el escenario familiar con cada segundo.

—*C-chillido*…

Buu Buu sostuvo su gigante Arma Brillante que lucía como un tronco o viga de acero, e incluso él no podía evitar que sus hombros se alzaran y cayeran. Él no tenía lo necesario para constantemente regular su respiración.

Todo se resumía al tiempo del día.

En este caso, hora de dormir.

Eso naturalmente creaba un gran desequilibrio en la pelea entre el grupo de Buu Buu y la muerte del Inframundo cerca de la posada del pueblo de Ground’s Nir.

Específicamente…

—¡¡Tch!! ¿¡La dormilona de Kallikantzaros aún no se ha recuperado!?

Sutriona, la Reina Hada en un vestido de listones negros con grandes flores de decoración añadidas aquí y allá, chasqueó su lengua mientras estaba de pie espalda a espalda con Buu Buu.

Sí, Vampiros eran débiles a la luz del sol.

Eso quería decir que sólo podían participar en la pelea por la mitad del día y, ya que esta Vampira tenía el extraordinario poder de una Break News, su ausencia afectaba gravemente el balance de poder.

(Por otro lado, esa zanahoria pervertida es más fuerte durante el día porque puede absorber los nutrientes de la tierra y usar fotosíntesis para multiplicarse infinitamente.)

Sutriona miró hacía ahí, pero entonces hizo una mueca.

Ileana, la mayor de las plantas Break News, estaba definitivamente participando en la batalla.

Pero su vientre fue arrancado con una bayoneta de un rifle de asalto.

Por supuesto, ella era una de las paradojas, y un simple ataque de frente como ese era poco probable que la derrotara. Incluso si ella estaba tomando ventaja de su reproducción infinita al sumergirse en los incontables túneles conectados del peligroso Laberinto Negro, para revisar a soldados colocando una emboscada.

Tenía que haber otra razón para que se haya puesto tan descuidada en esta plaza abierta.

—A-ahh… ¿Por qué? ¿Por qué…?

—Krasnaya a Sinyanov, Objetivo 1 ha sido destruido.

—¿¡Te uniste a ese lado!? Qué le pasó a tu moralidad pasada…ghh. No, y yo que amaba tanto tus sonrisas de alegría pura después de que buscaras esos girasoles en este mundo, y eventualmente encontraste semillas con una sensación similar cuando las mascaste. ¿¡Y ahora estás trabajando para el Inframundo…!?

—Objetivo 1 se ha multiplicado. Compañeros, fuego individual es inefectivo. Pido una volea de defoliante y balas incendiarias para nuestro sistema de cohetes. Predigo que contaminar y destruir la fuente de agua conectada será efectiva.

(¿¡Ella ha mostrado su carta de triunfo después de encontrarse con un viejo conocido!?)

Como una planta que creía en grupos, su alma principal desafortunadamente no moría incluso cuando cada una en individual era destruida. Ella no era tomada como una pieza de ajedrez. Pero la situación de ellos sólo iba a empeorar. ¿Podrían durar hasta la siguiente puesta del sol?

—Te liberaré. Ahhh, ¡¡aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!

Todavía apuñalada por la bayoneta, Ileana estiró sus brazos, abrazó a alguien con quien solía caminar lado a lado, y usó lo último de su fuerza para aplastar su cuerpo entero. La planta y el muerto se recuperarían después de un corto intervalo. Sus números no cambiarían, pero la Reina Hada no podía dejar que esas acciones fueran inútiles.

Sutriona le arrojó a Buu Buu una fruta tan grande como su cabeza y una Barra de Miel que ella había sacado de una tienda colapsada cuando ella vio una apertura.

—Toma algo de comida. No vayas a caer.

—Buu.

Él comió toda la cosa de una sola mordida: semillas, corazón y todo. Comiendo la barra de azúcar endurecido junto con todo lo hacía más sabroso y más nutritivo. Buu Buu tenía habilidades físicas excelentes, pero su gasolina para energía estaba lejos de ser buena.

Mientras tanto, los viejos soldados de Elkiad parecían bastante atentos de la ventaja que el sol les dio.

A una corta distancia, Alfa Cero rió en una mezcla de alegría al tener una oportunidad concreta de victoria y tristeza al saber que pronto terminaría.

—Ahora bien. Acabemos esto antes de la siguiente puesta del sol.

—Proclaman estar locos, ¿pero ni siquiera consideran continuar peleando por la noche?

—Es cierto que eso se siente poco menos que insuficiente, pero queremos absorbernos en una verdadera pelea a muerte. No queremos un patético espectáculo. Cuando la victoria está a nuestro alcance, lo tomamos.

(Suena a que están siendo forzados a obedecer porque alguien está amenazando la esperanza de vida que los ata a su forma espectral temporal. Así que, ¿enloquecerían incluso sin instrucciones de su amo?)

Las fusiones gigantes de araña-cangrejo apenas habían avanzado hacia la posada del pueblo. Los hilos negros que escupían se tejían complejamente, y construían un laberinto en forma de túnel, el cual iba a cada posible dirección. Esta era una batalla de invasión de trincheras que volcaba las presunciones básicas de guerra. Estás eran posiciones ofensivas, no defensivas. Este enemigo era lo bastante formidable como era, pero también rehacían el terreno para tomar cualquier ventaja geográfica.

Por supuesto, Buu Buu y las demás no simplemente se quedaron sentados sin hacer nada mientras la situación se aceleraba hacia la ruina.

Sutriona había tenido una razón para abrir su boca y detenerse por un tiempo.

Las catapultas de Hadas parecían faltarles poder, pero un ataque de por encima habían probado ser efectivo.

Mientras circulaba por el cielo, la Thousand Dragon comenzó a un segundo bombardeo aéreo. Su objetivo era por supuesto los viejos soldados, pero incluso si ella fracasaba en eliminarlos, desgarrar la complejidad del Laberinto Negro tejido, y eliminar esas trincheras fantasmas tendría un efecto mayor.

O debería haberlo.

Sin embargo.

Algo más se movió a su lado.

Un dragón gigante volador apareció de las gruesas nubes, y tuvo de objetivo a la Thousand Dragon con sus brutales mandíbulas.

La Thousand Dragon era más grande que 1000m usando unidades humanas, pero incluso ella sintió un apretón a su corazón cuando vio esto. Su mente se puso en blanco, y ella ni siquiera podría responder a los gritos del Hada Mayor Morgan quien volaba cerca.

—¿Qué-…?

Era un dragón gigante cubierto en armadura plateada.

La Thousand Dragon ni siquiera tuvo tiempo de alzar su voz en protesta contra la vista irrazonable delante de ella.

Un rayo grueso de brillo naranja de calor, no, era alguna clase de metal calentado hasta su licuación, golpeó a la dragona negra en el estómago.

—¿¡Kyah!?

—Ella…ella podría haber esquivado eso, ¿pero nos protegió en su lugar?

El ataque había sido hecho a un rango extremadamente cercano. El dolor del cruel respirar del dragón era tan poderoso que la Thousand Dragon no pudo evitar torcer su cuerpo. El movimiento estable de las nubes fue volcado y el bombardeo aéreo se salió de curso.

¿Pero qué era eso?

¿El Inframundo había adquirido un alma de Dragón y lo rehízo en su peón? El dragón negro chocó sus dientes en dolor mientras guiaba a este enemigo a un espacio aéreo nuevo donde las Hadas pequeñas no estarían en peligro, pero entonces ella escuchó extraños ruidos.

—…Te encontré.

—Te encontré, te encontré, te encontré.

—…Teeeeeeeeee encontréeeeeeee….

No pertenecían a un dragón.

Esas voces encantadoras, agudas y que maldecían pertenecían a jóvenes chicas.

Al principio, la Thousand Dragon pensó que era la alucinación sin forma regresando. Pero ese no era el caso, la armadura plateada estaba doblaba perfectamente por las mandíbulas del dragón de fuego, pero ahora se abría como puertas dobles y pequeñas figuras aparecieron de adentro, como si se hubieran escondido en mantas y detrás de árboles.

Sí, eran ellas.

Esas chicas del tamaño de una palma eran…

—¿¡Hadas…!?

Si cualquier vida perdida en Ground’s Nir era capturada por el Inframundo, esto era inevitable. Las muchas pobres vidas que la malvada dragona había devorado habían afilado la navaja de la venganza y regresaron hacía la Thousand Dragon.

¡¡Y ya que las Hadas se especializaban en habilidades de Artesanía, trajeron a un dragón mecánico con ellas…!!

—¿Por qué estás del lado de los héroes?

—Podríamos haberlo aceptado si todas hubiéramos sido eliminadas como sacrificio. Podríamos haberlo aceptado si simplemente no había forma de salvarnos.

—¿Pero por qué te detuviste? ¿Qué propósito tienen nuestros sacrificios ahora?

Todas hablaron a la vez.

No había señales de sus antiguos seres.

Pero era la Thousand Dragon en sí quien les había robado eso a ellas.

—Muere.

—Desaparece.

—¡¡Únetenos en el infierno!!

 

La situación estaba en progreso en la superficie también.

Con el apoyo aéreo perdido, Buu Buu, Sutriona y las demás habían perdido su oportunidad para un contraataque, y los viejos soldados de Elkiad se apresuraron hacía ellos para atacar. Algunos usaban Magia, algunos usaban balas y algunos usaban una combinación de las dos. El feroz ataque era como una llovizna horizontal, así que Buu Buu y Sutriona brevemente se dividieron y tomaron refugio en los techos de diferentes edificios derrumbados. Ellos por supuesto se alejaron del rango del Laberinto Negro, que era creado por incontables hilos.

El escenario estaba siendo reescrito, y casi toda la posada del pueblo había sido tragada a este punto.

Si no se hubieran subido a los techos, habrían sido llevados a un laberinto letal lleno de incontables puntos ciegos y callejones sin salida.

—Arachnes. Pensé que las había visto antes, pero ahora tiene sentido…

Sutriona finalmente había entendido la situación.

Esos artilugios estaban creando el Laberinto Negro en un parpadeo, y un grupo de los muertos se especializaba en habilidades de Artesanía.

Los estómagos de la fusión de arañas-cangrejo se abrieron.

Justo como un cangrejo cargando sus huevos, estaban llenos con incontables chicas, quienes eran lo bastante pequeñas para caber en la palma de un humano, y tenían alas de insecto en sus espaldas.

—¿Jodiste sus almas para amplificar su odio? ¡¡Tienes agallas para ponerles la mano encima a mis súbditas sin mi permiso, Inframundo!!

Pero las palabras de furia de justicia de la Reina no llegaron a las Hadas.

Sus almas estaban literalmente atadas.

—¿Qué te hace tan grande? Te haces llamar nuestra Reina, pero no pudiste salvarnos. Y confiamos en tu protección…

—Morimos. ¡¡Oye, morimos y no podremos nunca tener de vuelta algo de lo que tuvimos!!

—El mismo crimen merece el mismo castigo, ¿cierto? Entonces muere. ¡¡Deja de actuar como si merecieras vivir y paga por lo que dejaste que nos pasaraaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!

 

Esas palabras podrían haber sido una maldición más grande que cualquier ataque directo.

Las hadas tenían poco poder ofensivo, así que no tenían necesidad ellas de emerger de dentro de esos artilugios. Pero ganaron una ventaja al sacudir el corazón de Sutriona y detenerla por siquiera un corto tiempo.

Y como prueba…

—Ese fue un error.

Para el momento que la Reina Hada escuchó el sonido seco, el viejo soldado conocido como Alfa Cero ya había pateado el muro y subido encima del techo al cual ella había huido. Ella ahora estaba dentro del rango de larga espada de doble filo. Incluso si ella rápidamente saltó hacia atrás, su pesada ametralladora la derribaría antes de que ella pudiera recuperar su balance.

—¡Perdiste la pureza de tu mente en medio de una batalla emocionante! ¡Distraerte es una buena manera de hacer que te maten! ¡¡Tch!!

—!?

Sus delgados hombros se sobre saltaron, pero sus alas tóxicas no pudieron detener físicamente el destello plateado.

Pero entonces algo pasó.

Ella escuchó un sonido seco, y el cuerpo de Alfa Cero se puso borroso delante de ella. Su larga espada drásticamente cambió de curso, y derribó algo volando desde el costado.

Era un pedazo de escombros del tamaño de una cabeza humana.

Mientras estaba de pie en el techo derrumbado cruzando el estrecho camino, Buu Buu ligeramente lanzó hacía arriba un pedazo de escombros, hizo una sacudida completa de su masiva Arma Brillante, y la lanzó como un proyectil de artillería.

Y por supuesto, él no se detuvo ahí.

Él no dudó en lanzar su cuerpo de casi 4m.

Él hizo a su oponente detener el proyectil de escombros para mantener al soldado en su lugar con el retroceso. En el instante que Alfa Cero retrocedió, él no pudo usar Magia o su pesada ametralladora. Buu Buu usó ese momento para adentrarse y lanzar su verdadero ataque meteórico hacía la cabeza del viejo soldado.

Otro destello plateado parpadeó.

Alfa Cero cruzó su larga espada y pesada ametralladora, y detuvo la fuerza máxima de Buu Buu de frente.

Muy aterradoramente, sólo sus viejos huesos fueron suficientes para igualar al Orco Ibérico.

Pero el terreno derrumbándose se hundió, y Buu Buu y Alfa Cero cayeron dentro del edificio, dejando sólo a la delgada chica en el techo. Piso tras piso fue destruido mientras continuaban cayendo hasta el suelo.

Fueron cubiertos por el techo de Laberinto Negro tejido de incontables hilos negros. Pero esa desventaja no importaba por el momento. Ellos entrecerraron sus Armas Brillantes, y Buu Buu habló en voz baja mientras presionaba su peso sobre su oponente.

—No te perdonaré.

—¡¡Jajaja!! No es necesario. No queríamos un ejercicio militar conjunto donde disparamos armas de fuego como saludo entre sí. Ni queremos un espectáculo aéreo acrobático sin oportunidad de detectar un radar enemigo. …Esto es en serio. ¡¡Más que balas de plomo y espadas de acero, necesitas matarse entre sí sin ninguna emoción!!

—¿¡Qué esperas lograr al herir a todos tanto!?

—Estábamos celosos de todos ustedes desde el fondo de nuestros corazones.

Él estaba clavado entre el piso roto y el cuerpo gigante de su oponente, pero el viejo soldado en realidad lucía encantado.

—No pudimos soportar mirar la Guerra Fría encogiéndose y apagándose. ¡No se nos dio oportunidad de usar todo el poder el que estábamos muriendo por usar, así que sólo se estancó y se oxidó! …Pero este es un mundo nuevo completamente. No importa qué tan salvajemente pelemos, y no importa qué tanta destrucción causemos, no podemos eliminar a la raza humana en la Tierra. ¿Ves? ¿¡Cómo podría haber más maravilloso infierno!? ¡¡Busca todo lo que quieras; nunca encontrarás un cielo más colorido que este!!

—No entiendo…

—Queremos pelear hasta el final. No nos importa en qué termine eso; sólo queremos usar cada cosa a nuestra disposición.

¿La luz en sus ojos era de un enloquecido?

¿O era el de un apostador, que estaba dispuesto a colocar su propia vida en la mesa?

—No nos importa la guerra nuclear entre América y los soviéticos. Estábamos artos de ser sólo enviados a los campos de batalla que estaban pre arreglados para no cambiar nada de esa gran imagen. Eso era todo lo que Vietnam fue al final, y no pudimos acabar con el polvo blanco en Centro y Sur América. Fue todo un compromiso que alguien más decidió. El ejército invicto y fuerte no se le permitía pelear en sí porque causaría que muchas personas tuvieran muchos problemas si alguna vez era derrotado. Pero a las botas en la tierra no les importaba una mierda nada de eso. Queríamos una pelea justa. Queríamos que ambos lados usaran todo a su disposición, y pelear hasta que un lado emergiera victorioso. Eso fue todo. ¡¡Eso fue todo lo que fue, Orco Ibérico!!

Buu Buu sintió una oleada espantosa.

El viejo soldado fue casi clavado al suelo, pero él presionó el fondo de su pie contra el estómago de Buu Buu, y uso su increíble fuerza en la pierna para arrojar al Orco Ibérico al aire. Libre una vez más, los brazos de Alfa Cero se pusieron borrosos. El Arma Brillante en su mano disparó Magia de rayo, y la pesada ametralladora en su mano izquierda disparó balas de plomo. Buu Buu no tenía un soporte en medio del aire mientras esos proyectiles cruelmente se dirigían a él.

—¡Estoy celoso! ¡¡Muy celoso!!

—!!

Justo mientras Alfa Cero disparaba, Buu Buu torció su cuerpo y estampó su Arma Brillante en el suelo. La fuerza reaccionaria lo empujó un poco más algo en el aire. Él apenas esquivó la tormenta de balas transformadas envueltas en electricidad.

El viejo soldado demente estaba sonriendo mientras él se levantaba del piso roto.

—Verás, cuando vi esa villa yaciendo en ruinas después de que usara su máxima fuerza contra nosotros, no podía evitar sentir celos, que lograron disfrutar el sabor de la verdadera ruina.

—Tú…

—¡Sí, estoy incluso celoso de tu odio! Incluso nuestra Magia es administrada por nuestras Armas Brillantes, así que sólo podemos planear digitalmente nuestra victoria. Esos rudos sentimientos son algo que no podemos experimentar. Sí, sí. Pero ahora podríamos ser capaces de ser derrotados y destruidos. ¡¡Podríamos ser capaces de pelear una batalla que verdaderamente perdure!!

Alfa Cero entonces suspiró “así que” mientras lentamente levantaba su combo de espada y arma una vez más.

Él no había acabado.

—Permíteme remover otro de los innecesarios lazos que te previenen de pelear sin reservación.

—¿Hay más?

—Oh, claro. El inframundo nos mandó a la isla con el fin de alcanzar las Puertas que los humanos usan. Porque con un poco de ajustes, podemos llegar al otro lado.

—…

—No sé si funcionará con almas nacidas en Ground’s Nir, pero nuestras almas son productos de la Tierra. Incluso en este estado, podríamos ser capaces de atravesar las Puertas humanas si las condiciones son correctas. Todos a los que amas se ahogarán en un mar de sangre.

Esa sonrisa desesperanzadora le recordaba a Buu Buu de otra escena.

Él recordó ese momento cuando él había sido dejado completamente solo. Cuando la villa que siempre había estado ahí se había convertido en una pila de escombros cubierta en sangre y humo.

Lo mismo pasaría de nuevo.

Y esta vez le pasaría a la “villa” seguro donde Beatrice y las demás vivían. De lo que él escuchó, tenían diferentes problemas, pero dijeron que ese mundo no estaba gobernado por la supervivencia del más apto y que no tenían que cazar para comer. Y este enemigo dijo que esta destrucción sería llevada a la casa de esas chicas quienes habían llenado el corazón de él con tanta calidez.

El último de los Orcos Ibéricos dio un rugido.

Él no pensó en su desventaja absoluto aquí.

—¡¡Tú!!

—¡¡Ven, verdadero!! El análisis necesita tomar control de muchas Puertas a su paso. ¡¡¡¡¡Ahora, deléitanos con una verdadera batalla que directamente desgastara nuestras almas, donde ningún lado mostrará compromiso, y donde un lado probará la ruina completa!!!!!

6

Escuchando algo tocar la ventana, la chica en vestido rojo se acercó a la ventana, y vio dos rostros inesperados ahí.

—¿Armelina y Filinion…?

—Debe ser el caos para los altos mandos también. Normalmente no seríamos capaces de infiltrarnos en el Palacio Mágico Independiente.

—C-como sea, déjanos entrar.

Ese dúo de chicas con lentes estaba colgado al muro y entraron por la ventana. Una era una chica de universidad doncella del santuario, y la otra era una oficial de policía. También eran de las de Máximo Nivel que la chica en vestido rojo regularmente confiaba su vida en Ground’s Nir.

—¿Por qué están aquí…?

—Estamos aquí para salvarte. —La mujer en falda apretada sonaba exasperada. —¿Tienes alguna idea de cuál es tu situación aquí? Las autoridades no tienen forma de detener al Inframundo, así que están sacando a todos de Ground’s Nir, y están abandonado todas las Puertas. Los dedos de la muerte se están acercando. No será un problema si su ataque cibernético fracasa, pero hemos perdido desde el momento que son ellos quienes controlan el éxito o fracaso de su invasión. El ataque de Tselika va a parecer como nada en comparación.

—…

—Y, como es usual, el gobierno se ha rendido en pensar, y han comenzado a tratar a la invasión del Inframundo como un desastre inevitable. Bueno, eso podría haber sido el final de ello si no necesitaran un objetivo para absorber el odio, pero comenzaron a asegurar un chivo expiatorio para culpar si las personas comenzaran hacer alborotos después de superar el mar de sangre. Y eligieron a la persona que trajo la Magia a este mundo: el Sabio. Así que si las personas no lo aceptarán como un desastre natural, lo llamarán un desastre provocado. Porque eso re-direccionará el odio de las personas lejos de ellos.

—Pero nadie sabe qué pasó con el Sabio después de que la derrotáramos.

—Eso quiere decir que usarán a la persona con la conexión más cercana al Sabio. Justo cómo los medios basura aman atacar a las familias de los criminales. Beatrice, eres la que está en más peligro aquí. Es posible que incluso te muestren como el Sabio para colocar todo ese resentimiento en ti.

Era absurdo, pero caso actual y efecto raramente jugaban un papel cuando las masas estaban buscando por una salida a su estrés. ¿No hubo contradicciones de algún tipo en las viejas cazas de brujas? Siempre y cuando hubiera alguna semblanza de lógica, las personas estaban dispuestas a cegarse a hechos inconvenientes. La búsqueda de la paz mental podía ser aterradora de hecho cuando las masas caían en un estado de pánico.

La chica en vestido rojo se sentó en su cama.

—Por ahora, las escucharé.

—¿Cómo puedes estar tan calmada? —protestó la doncella del santuario. —¡Estás a punto de ser arrestada por un crimen que no cometiste…!

—No hay forma de escapar a los oficiales de policía uniformados y escaparse de esta situación. —La hermosa chica con falda apretada cruzó sus brazos y levantó su dedo índice. —Regresemos a Ground’s Nir una vez más. Y haremos algo sobre el Inframundo por nuestra cuenta. Esa es la única forma.

Las autoridades querían un chivo expiatorio en caso de que no detuvieran la invasión del Inframundo, y mucha gente en la Tierra se perdió como resultado. Así que ya no necesitarían ese sacrificio improvisado si no había invasión.

—No tengo idea si tenemos alguna oportunidad de éxito. Pero Buu Buu y las Break News deben seguir peleando. Esa isla es su único hogar, así que necesitamos apresurarnos. La situación sólo empeorará cada vez que un poderoso Break News es asesinado y se una al lado del Inframundo.

—…

—Beatrice, no puedes dejar simplemente a Buu Buu ahí, ¿o sí? Te llevamos a la fuerza a tu Puerta antes, pero las cosas han caminado. Tenemos que asumir que nuestra última oportunidad está en Ground’s Nir.

—…

Ella debió haber saltado a la oportunidad.

Ella normalmente lo habría hecho.

Pero la chica en vestido rojo calladamente mordió su labio.

—…¿Realmente tengo el derecho de hacer eso?

—¡Esto no es sobre tener derecho! ¿¡No entiendes que las autoridades van a ejecutarte para su propio bene-…!?

—¡¡Pero!! ¡¡Todo lo que hice fue causar problemas!!

La chica en vestido interrumpió a la hermosa chica en falda apretada con un grito histérico.

—Elkiad, la Reina Demonio Tselika, el Sabio y Abyss… ¡Obedecí mis sentidos de la justicia y trabajé tan duro cada vez, pero todo lo que hice fue darle al Señor del Inframundo más impulso! ¡Todo eso es mi culpa, ¿no es así?!

—¿D-de qué estás hablando? Ya fuera que Abyss fuera buena o mala, Ground’s Nir habría sido destruido si no la deteníamos entonces, ¿cierto?

—¡¡Y Buu Buu!! Si él no hubiera pensado en nosotros los humanos, él podría haber sido capaz de comenzar peleando desde una posición más ventajosa. ¡¡No, si los No-humanos hubieran ofrecido las Puertas y dejábamos que el Inframundo se concentrara en la Tierra, todos podrían haber sido perdonados!!

Pero en su lugar, habían sido golpeados por un ataque sorpresa, e intentaron una batalla frontal sin tiempo de reagruparse.

Y así todos los humanos pudieran escapar a salvo después de egoístamente rendirse de ese otro mundo.

—¿¡Y qué hay de ustedes dos!? No, y Haruka, Misoka e Iroka también… ¡Me es fácil pasar a través de mi Puerta, ¿pero a quién culparán después de eso?! Al final… ¡al final no pude ganar la libertad sin que alguien más tome la culpa! ¡¡Cada vez que hago algo, alguien más sufre por ello!!

Si esa chica lo pedía, las personas cuidándola podrían gustosamente estar de acuerdo.

Ella sólo necesitaba decir que quería salvar a Buu Buu o que ella quería escapar del castigo por crímenes falsamente acusados.

—…Todo esto es mi culpa.

Ya que esas peticiones tenían sentido, ellas podrían tener la necesidad de responder con una sonrisa sin importar qué tan doloroso realmente fuera.

—¿¡Me estás diciendo que siga haciendo esto!? ¿¡Seguir siendo la clase de basura que tiene que arrojar a todos los que me importan al motor como gasolina para seguir avanzado!?

¿Ella realmente era sólo un chivo expiatorio?

Si esto estaba realmente equivocado, ¿entonces no esa chica en vestido rojo sería la más grande villana? Mientras vivía atrapada en el Palacio Mágico Independiente, usando tantas otras vidas como peldaños, y egoístamente sobreviviendo tanto tiempo, ¿no ella había ofrecido más chivos expiatorios que nadie más?

¿Ella continuaría haciendo eso?

¿Ella nunca cambiaría?

—Tú…

Finalmente, las adultas explotaron en la chica preocupada.

—¿¡Cómo puedes ser tan densa!? ¡¡La que está sufriendo más por los beneficios de otros eres tú, Beatrice!!

—¿¡Cómo puedes ser tan densa!? ¡¡La que está sufriendo más por los beneficios de otros eres tú, Beatrice!!

La chica en vestido rojo miró en confusión al repentino estallido.

Ella no parecía entender, lo cual únicamente empujó a la chica de universidad y a la oficial de policía más allá del punto crítico.

—Luces como el Sabio, así que podrías ser el Sabio. ¡¡Esa mera suposición fue lo que tomó para construir este Palacio Mágico Independiente, aislándote adentro, y te alejaron de una vida escolar normal de una chica!! ¿¡Cómo puedes en serio decir que estás causando problemas a las personas, Beatrice!?

—¡El Sabio te usó, y las autoridades estaban tan aterrados al Sabio y no sabían qué hacer con ella que terminaste cayendo por las grietas! ¡¡Fuiste arrojada ahí por tu cuenta!! ¡¡Así que quéjate de eso!! Se te arrebató tu libertad de tu preciada época de años de adolescente que sólo pasa una vez en la vida por algún vago mal destino sobre estabilidad social, y una carta del triunfo contra el Sabio que ellos ni siquiera sabían que funcionaría. ¡Son los oficiales de policía como yo que deberían rescatarte de eso, pero todo lo que hice fue sentarme sin hacer nada y reír! ¿¡Por qué no me estás criticando por eso!? ¿¡Entiendes tus derechos aquí!?

—¿Eh? Pero…

La chica de vestido desconcertada probablemente no entendía.

Incluso si ella veía un pastel que pareciera delicioso en frente de ella, ella nunca pensaría que había un pedazo para ella. Ella miraría al pastel pudrirse y preguntarse por qué nadie lo estaba comiendo.

Era por eso que la doncella del santuario y la oficial de policía estaban tan molestas.

No, no eran sólo ellas. Las personas destinadas a manejar el Palacio Mágico Independiente, el cual había sido construido por el gobierno, queriendo decir, las tres hermanas sirvientas quienes eran consideradas servidores públicos, habían ido más allá de sus deberes oficiales, y ahora estaban actuando como un rompeolas para contener toda clase de presión.

Ellas querían que ella tuviera los mismos derechos que cualquier otra persona.

Y si eso era demasiado para pedir, ellas al menos querían que ella se quejara sobre cada cosa normal que se le arrebatara.

Esa era su esperanza.

—A la mierda con esto, Beatrice, —dijo la oficial de policía. —¿Realmente qué quieres hacer? ¿Piensas que dudar, dejarte pudrir aquí y aceptar tu destino conducirá a un final feliz lleno de sonrisas? ¿Piensas que eso no molestará a nadie? ¿¡Realmente piensas eso, maldita mocosa!? ¡¡Podrías vernos como un símbolo de lamentable resignación, pero no tomes a la ligera a los adultos!!

—He visto tu comportamiento consistente, —dijo la doncella del santuario. —¡Así que, ¿realmente puedes decir que está bien permanecer callada mientras Buu Buu está siendo atormentado y herido fuera de tu alcance?! ¡¡No te contengas por nadie; sólo dinos lo que realmente quieres hacer!!

La respuesta era obvia.

Abandonar a alguien a quien ella le importaba simplemente no era opción. Ni quería colapsar en un show dramático de auto-sacrificio. Dejando que los adultos hicieran un lío con ella, y la ataran para sus propios propósitos estaba fuera de la cuestión. ¿Qué esperaba esa chica? A ella no le importaba si alguien lo llamaba tonto o abrumadoramente conveniente. Esto era lo que ella realmente esperaba.

—…Ese fue mi hogar.

La chica en vestido rojo finalmente movió sus labios.

Una voz temblorosa escapó de las manos cubriendo su rostro.

—Ground’s Nir fue mi hogar. No fui rodeada de muros ahí, podía caminar libremente por la posada del pueblo y el Laberinto, podía comprar lo que quisiera, y podría entrar mi cuerpo. Nunca las habría conocido sin ese otro mundo. Y…y…

Su voz sonaba abollada y oxidada.

Los engranajes que ella no había permitido que se moviera por tanto tiempo ahora se estaban moviendo.

—¡Fue como un milagro que incluso conociera a Buu Buu! ¡¡Eso nunca habría pasado sin romper todas las reglas de conectar la Tierra con el otro mundo!! No puedo simplemente tirar todo eso. Todo lo que soy está ahí. Buu Buu parece pensar que estaba cuidándolo, pero fue lo opuesto. ¡¡Nunca podría haberme convertido en lo que soy sin conocerlo!! Quiero pagarle por eso. No quiero que termine antes de que pueda hacer eso. No, incluso eso sólo es una excusa. Las razones ya no importan. ¡¡Yo sólo…!!

No era sobre eficacia.

No era un asunto de lógica.

—Yo sólo…

La chica universitaria rubia con lentes y la belleza con falda apretada la escucharon atentamente. No era una mala sensación. Nadie estaba colocando el estado del mundo sobre la mesa. Ellas querían una motivación más fundamental y más primitiva que actuaba como la fuerza impulsora detrás del alma de alguien. Eso era todo.

—¡¡¡¡¡Sólo quiero estar con Buu Buu…!!!!!

La invasión del Inframundo, y el destino de la Tierra eran de importancia secundaria. Sus prioridades estaban completamente fijadas en ella misma. No sería bueno si esa línea de pensamientos condujeran a apostar el destino de la raza humana, pero claro alivio apareció en los rostros de las dos escuchando. Sabían que lo habían logrado a tiempo.

Las adultas ligeramente chocaron sus puños y le hablaron a la chica sollozando.

—Entonces necesitamos apresurarnos, Beatrice.

—Sí. Esas sirvientas tuyas son impresionantes, pero ellas no podrán contenerlo por siempre.

Ahí cuando escucharon pasos estruendosos en el pasillo. Era difícil de crear que pertenecieran a Haruka o las otras sirvientas. Esto probablemente eran los hombres en negro que estaban aquí para capturar a su chivo expiatorio.

—Hablando del rey de Roma… ¡Como sea, rápido, por la ventana! ¡Tú Puerta está en el patio, ¿cierto?!

Afortunadamente, esta era una mansión al estilo occidental que no requería quitarse los zapatos para entrar. La chica en vestido rojo todavía estaba usando sus zapatos, así que inmediatamente salió por la ventana. Ninguno de los hombres en negro había sido enviado a resguardar el jacuzzi mirador. El Palacio Mágico Independiente era un edificio del gobierno, y tenían que saber donde estaba la Puerta, así que debieron haber concluido que nadie sería lo bastante estúpido para dirigirse de vuelta a Ground’s Nir con el peligroso Inframundo ahí.

Ya fuera que hayan sido vistas afuera de la ventana o con las cámaras y sensores porque varios ruidos fuertes de destrucción podían escucharse dentro de la mansión.

—Haruka y las demás…

—No tiene caso preocuparse por ellas ahora. ¿¡Y cuánto quieres apostar que esas sirvientas están sonriendo justo ahora!?

—Si vas a contraatacar a las autoridades al saltar aquí, necesitas recuperar tu libertad primero. ¡¡Y eso quiere decir Ground’s Nir!!

Ellas llegaron a la Puerta en el patio.

Pero tomaría varios minutos para que el proceso de Inicio de Sesión se completara. Y esos hombres en negro estaban arriesgando sus vidas para cumplir sus órdenes, así que era improbable que sólo se quedaran sentados y dejar que pasara.

Más importante aún, esta Puerta no podía transportar a cualquiera. La chica universitaria y la mujer con falda apretada tenían sus propias entradas en otro lado.

Sólo la chica de vestido negro podría escapar al otro mundo desde ahí.

Así que las otras dos le dieron la espalda a la chica y se pusieron en el camino de sus perseguidores.

La mujer en falda apretada y lentes habló sin mirar atrás.

—Prometo que te alcanzaremos. ¡¡Así que adelántate, Beatrice!!

—¡Armelina, Filinion!

—No nos des esa mirada. Cuando llegues al otro lado, serás expuesta a los feroces ataques del Inframundo. No olvides que eres tú quien está en mayor peligro.

No había tiempo de dudar.

Cada segundo que pasaba desgastaba la vida de las personas que a ella le importaba. Estaban peleando verdaderamente con la sangre de su corazón. Así que no importa qué tanto rasgara su corazón, ella no podía quedarse quieta sin ninguna razón.

La chica de coletas metió una llave hardware que parecía una memoria USB en el Smartphone colgando de su cuello. Ella se paró en el centro de la Puerta. La máquina rápidamente llevó a cabo el proceso necesario de Inicio de Sesión.

Ella podía escuchar una feroz pelea. Ella no podía detener la situación delante de sus ojos. Las tres sirvientas hermanas y las amigas, quienes habían peleado a su lado en el otro mundo intentaban actuar como su escudo hasta que ella escapara.

Esos pocos minutos se sintieron largos.

¡¡Muy, muy largos!!

7

La Abyss de Ground’s Nir de la actual generación era un arma Mágica multi-propósito de Puntos de Experiencia en forma de una chica. Ella había perdido un brazo y recibido daño crítico en su cuello en combate, pero el dolor físico no era un problema en modo de sueño.

Y una vez liberada de todos los lazos de la realidad, ella podía acceder a toda la información dentro de la isla de Ground’s Nir. Ella efectivamente se había optimizado repetidas veces a sí misma en las profundidades del Laberinto, así que este era un mundo que le era muy familia, sí, hasta el punto de estar harta de ello.

Mientras yacía envuelta en vendas en el ático de la casa de ladrillo de Buu Buu, Abyss accedió a ese mundo como si durmiera.

Ya que ella no tenía cuerpo físico así, estaba mal decir que llenaba su “visión”. Ella superaba los conceptos de dirección y distancia como una cantidad masiva de información se esparcía dentro de la región consiente de su mente, como si el cielo estrellado hubiera sido metido en un caleidoscopio. Este gran mar traería más miedo que conveniencia a una forma de vida normal.

Las imágenes favoritas de Abyss eran las pinturas rupestres dejadas por toda la isla.

Originalmente habían sido un medio de información encriptado de alto nivel que los antiguos humanos habían dejado en una forma análoga porque había un límite a la fuerza de encriptado numérico basado en señales de ceros y unos, pero eso no importaba. Estos eran los imitados que los Orcos Ibéricos habían usado para crudamente registrar cómo vivían sin darse cuenta qué había sido el código original.

¿Cómo compartían su felicidad con los otros? Estos registros explicaban cómo decorarían los arboles del bosque con bocadillos y otras comidas, formarían un circulo alrededor de los árboles y bailarían.

La historia de los Orcos Ibéricos no había sido tan alegre, y frecuentemente habían sido tratados injustamente o les derribaban lo que ellos habían construido. Sin embargo, las pinturas en esta cueva no contenían quejas sobre eso. Había referencias a la tierra de la isla, mar y cielo siendo gobernado por Elfos, Sirenas y demás, y había referencias a las tres familias reales poseyendo un tesoro único tales como un adorno, un anillo o un pendiente, pero no había mención de esos grupos no protegiendo a los Orcos Ibéricos.

Sus pinturas en la cueva sólo contenían cosas felices, cosas alegres, cosas de las que estaban orgullosos y alabanzas a los otros.

Eso demostraba la disposición de los Orcos Ibéricos. Fueron la especie que malentendieron la existencia de Abyss, y repetidamente invadían las profundidades del Laberinto para detenerla de ser completada, pero a ella ya no le importaba eso. Ella sabía que no fueron malas personas.

Pero el gentil tiempo de Abyss no duró por siempre.

Las crudas pero cálidas imágenes dejadas en los muros de la cueva por los Orcos Ibéricos descuidadamente fueron borrados y llenados con algo oscuro.

Artilugios sin vida que lucían como una fusión de una araña y un cangrejo escupieron hilo negro y crearon un Laberinto Negro que parecían retorcidos túneles innumerables.

Abyss cambió su atención de las pinturas en la cueva individuales hacía las cuevas alrededor. Entonces ella buscó por la isla entera una vez más y encontró que la mitad de ella estaba ya cubierta en negro.

El mundo exterior que ella añoraba estaba siendo profanado.

Ella se llenó con sorpresa y después con desagrado como una extraña sensación picando las esquinas de sus sentidos como agujas.

Desde la perspectiva de los humanos, quienes sólo tenían sus cinco sentidos para confiar, podría haber sido como una alarma.

—Aquí hay una sugerencia en base al Código E4C3320.

La isla de Ground’s Nir era efectivamente una armería gigante hecha por los humanos antiguos para crear el arma llamada Abyss. La zona de la fábrica de la estructura subterránea la había contactado.

—48% de la superficie ha sido invadida por trincheras enemigas, y continúan creciendo. Una vez que el 60% de la isla esté cubierta, está estimado que creaturas que aparecen naturalmente en la superficie serán incapaces de responder efectivamente. Una vez que su resistencia fracase, la invasión empujará como una avalancha. A este punto, es predicho que la estructura del subterráneo; queriendo decir, la armaría en sí, será invadida.

—…

Eso era de hecho un problema.

Las personas que Abyss conocía bien serían afectadas. No, dada la posibilidad de un ataque cibernético en las Puertas preparadas por toda la isla, ya no estaba limitado esto a la isla.

—Los sensores de red instalados por la isla han confirmado un ataque del objetivo esperado: el Inframundo. Ground’s Nir Abyss está obligada a atacar para cumplir el propósito de su creación. Después de acceder a la armería, desmantelar la instalación y reconstruir todo como armadura y energía de reserva, por favor actúe rápidamente para exterminar el Inframundo.

—…

Pero responder a la petición de la armería significaba hundir la isla entera, arrojar toda la vida ahí al océano, y usar la base de su sustento para proporcionar armadura y armas para una sola chica.

Eso no le permitiría a Abyss proteger nada de lo que ella quería proteger.

Así que sólo había una respuesta.

—Objeción. Abyss abandona el cumplimiento físico de su objetivo primario.

—Abyss carece de la autorización efectiva para rehusarse. La superficie será destruida dentro de ocho horas. Y ese tiempo medido está siendo ajustado actualmente en cuesta baja, así que por favor ejecute el comando antes de que sea tarde.

—Aun así, objeción. Optimizando el núcleo del procesador, asegurando memoria. En espera para contraatacar un ataque cibernético.

—La funcionalidad de autoanálisis de Abyss claramente ha recibido daño. Temporalmente removiendo privilegios para asegurar la continuación de esta tarea. Opiniones exteriores, todas las secciones: procesamiento paralelo. En espera para ataque cibernético.

Otra guerra comenzó.

La tasa de la actual invasión era del 48% y alcanzaría el punto sin retorno al 60%.

Para dejar el destino de las ocho horas restantes en las manos de aquellos que seguían vivos, Abyss puso toda su fuerza en una guerra solitaria de la que nunca nadie sabría.

Sí, justo como los Orcos Ibéricos habían desafiado continuamente el arma definitiva una y otra vez para proteger a todos en la isla, quienes les habían arrojado piedras.

8

Ni siquiera Buu Buu sabía qué lo causó exactamente.

Él podría haberse relajado sólo un poco cuando lograron durar casi hasta la puesta del sol. Como la noche había llegado, la Vampira Kallikantzaros pronto regresaría. Y si sobrevivían hasta entonces, la batalla cambiaría a su favor de nuevo.

Pero él no debería olvidar que una vida podía perderse en un instante.

Incluso si esperaba un minuto o segundo de distancia, él tenía que usar toda su fuerza para sobrevivir de momento a momento, y continuar cambiando hacía el futuro, o él perdería ese camino adelante.

—Ah.

Buu Buu no hizo nada malo.

Pero cuando el viejo soldado de Elkiad conocido como Alfa Cero apuntó su pesada ametralladora hacía las Hadas Alice y Meridiana, quienes estaban volando alrededor para ser mensajeras de retransmisión y guiar a las artilleras, él sin dudarlo corrió hacía la línea de fuego.

—¡¡Buu Buu!!

—¿¡Ladrón de Hermanas!?

El profundo disparo sonó como una mano gigante golpeando el mundo, y esta vez la tormenta de plomo se apresuró de frente letalmente.

—…!!!???

Buu Buu sacudió su Arma Brillante salvajemente y finalmente pudo derribar las balas, más gruesas que un pulgar humano. Sus movimientos eran completamente ridículos, pero el viejo soldado se regocijo mientras se cargaba hacía el Orco Ibérico.

—Dios, esto es divertido…

Su larga espada Arma Brillante estaba envuelta en una cantidad extraordinaria de electricidad.

—¡¡Esto es muy divertido, Orco Ibérico!! ¡¡Puedo pelear todo lo que quiera sin preocuparme sobre el futuro o el destino del mundo!!

La brillante luz y ruidoso retumbar empujaron la espalda de Buu Buu.

Él estaba en una batalla defensiva y tenía que continuar cayendo.

Una vez que el equilibrio fue roto, el impulso se aumentó en una dirección negativa. No había un espacio suficiente para que él se recuperara. El grupo de Buu Buu gradualmente lo estaban haciendo retroceder fuera de la posada del pueblo, y la línea de batalla estaba cambiando del pueblo pavimentado con piedras, hacía las montañas rodeadas por la tierra negra y árboles.

Ahora la posada del pueblo fue casi instantemente tragada por el Laberinto Negro creada por los incontables hilos de los artilugios de fusión de araña-cangrejo. La siniestra escena lucía más como un repentino eclipse lunar que el creciendo y menguando de la luna.

Una atmosfera de inminente derrota colgaba por el aire.

A este paso, la villa de las Hadas sería atrapada en todo.

No, Buu Buu estaba protegiendo algo detrás de él.

—Creo que estamos a punto de ponerte en jaque, Orco Ibérico.

Alfa Cero no sentía cansancio…no, él le temía a no tener límites, y él lentamente levantó su espada y pesada ametralladora una vez más.

En lugar de Buu Buu, sus ojos estaban puestos a la Puerta detrás de él. Esa era una de las bases crucial que les permitirían una invasión a la tierra si el Inframundo ponía sus manos en ella y comenzaban un ataque cibernético.

—Alfa Cero a Alfa Uno a través de Alfa Treinta. Nuestra unidad tomaría la recompensa. Rodéenlos. …Lo siento, Bravo a través de Delta, pero se sentarán y observarán esta vez.

El crujido de hojas respondió.

Estas personas tenían que saber cómo caminar a través de un bosque, así que claramente estaban disfrutando la batalla, y dejando que su oponente supiera su ubicación para inspirar miedo.

Rodeado por ese escombro de muerte, Buu Buu se concentró en sus alrededor con su Arma Brillante en mano.

La gran tensión en el aire quemó sus nervios. Todo se trataba del momento. Si él malentendía eso por siquiera un instante, él perdería su oportunidad de contraatacar y sería devorado.

—Yo…

Él habló bajo su respirar mientras se llenaba con una tensión extrema y cansancio.

La imagen en su mente era por supuesto esa villa que perdió. Y su joven yo parado dentro de las ruinas, incapaz de hacer nada al respecto.

Era una imagen de desamparo, fragilidad y pérdida.

Pero él usó su fuerza de voluntad para hacer de lado esa imagen negativa.

—No puedo pasar la tragedia de nuevo. Hace mucho, Beatrice y yo prometimos que nos convertiríamos en alguien que no decepcionaría al otro. ¡¡Así que no les dejaré llevarse nada más!!

—Hombres, asegúrense de dar las gracias. Porque es hora de cenar.

Formas oscuras aparecieron detrás de los árboles y más allá de la maleza baja. Elites blandiendo espadas letales se precipitaron de todas las direcciones como dientes brutales de unas fauces letales cerrándose de golpe.

Todo sucedió en un mundo de moción lenta, como si nadaran a través de melaza pegajosa.

Pero antes de que él pudiera cruzar armas con ellos, Buu Buu sintió un cambio definitivo.

Un momento después, una encantadora voz golpeó sus tímpanos.

Y dijo…

—¡¡Jet de Metal!!

Un total de ocho líneas de calor fueron disparadas por detrás de él y pasó por encima de sus hombros. Una distancia de un metro, esos torrentes de brillo naranja abrazadoras podrían atravesar la armadura de un costado de un tanque y quemar el interior, pero estos habían sido extendidos a kilómetros de largo usando brutalmente Magia letal.

Unas cuantas de las sombras lo esquivaron, unos intentaron defenderse y fueron perforados, y los arboles alrededor fueron cayendo y cubriéndose en llamas.

Sí, llamas.

Eso le recordaba al último de los Orcos Ibéricos de una sola persona.

—¿Bea…trice…?

—¿No recuerdas lo que prometimos hace mucho, Buu Buu?

Alguien puso un pie en Ground’s Nir después de que pasara por la Puerta que un cierto hombre desesperadamente defendió. Sí, la chica en armadura roja y minifalda una vez más estaba a su lado.

Y.

Ella sonrió mientras sostenía su estoque Arma Brillante en la misma manera que él.

—Prometimos convertimos en alguien que no decepcionaría al otro.

Ellos podrían mover las olas de la batalla tantas veces como tomara.

Así, nada era imposible para ellos.

9

Fue realmente dramático.

La adición de Beatrice a la batalla proporcionó más que la simple habilidad de una del Máximo Nivel. Ahora el grupo de Buu Buu tenía el uso de la Magia de un humano justo como lo hacía el Inframundo. Esa adición de un concepto entero ayudó inmensamente.

Era como dar una arma a guerreros que solamente usaron espadas y lanzas.

—Ohh…

—¡¡Bosque de Fuego!!

—¿¡Owaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!?

Realmente era un incendio forestal provocado.

Por un ancho de varios kilómetros, las llamas se precipitaron a más de 60kph, así que en lugar de adentrarse, a los soldados los hicieron retroceder. Y fuerza bruta no era todo lo que esta oponente tenía para ofrecer. La Espadachina Santa de armadura roja estaba usando fuego de Magia de Ilusión para administrar su información al conectar varios cuadros de llamas con líneas rojas.

—(Tienen de prioridad la defensa por encima de evasión ante ataques repentinos.)

—!?

—(Usan señales de mano antes de atacar, y tienden a sincronizar sus tiempos para prevenir fuego amigo. Al asegurar una pausa de medio tiempo, puedo esquivar todas sus balas. Parecen estar adentrarse usando la violencia de números, pero los objetivos pueden ser aislados al separarlos con Magia llamativa. Al rodearlos con muros de llamas, podemos atacar soldados individuales como grupo. Pero si tienen sus números, estaremos empatados y el riesgo a nosotros de recibir daño aumenta.)

(¿¡Ella está analizando la distancia que mantenemos y el momento de nuestros ataques!? Esto no es bueno. ¡¡Con estándares sistematizados militares, analizar a una persona podría proporcionar información que aplica a todos!!)

Por supuesto, los veteranos elite de Elkiad eran expertos en Magia, y podrían soportar los muros de llamas usando varias Defensas Elementales o al volar, pero…

—Bravo Cero a todos. ¡Reporte de emergencia!

—Charlie Cero aquí. Hemos recibido daño significativo. ¡Fuimos repentinamente atacados por detrás!

—Delta Cero a todos. Son las Puertas. ¡¡Maldición, los humanos están regresando por todos los lugares!!

Alfa Cero chasqueó su lengua a los reportes de los otros líderes de unidades.

Las Puertas podían repentinamente transportar a alguien, así que expandiendo la línea de batalla usando los mapas existentes 2D, los habían expuesto a daño inesperado. Podían sufrir de la misma tragedia que la Unidad Charlie: teniendo a alguien del Máximo Nivel repentinamente detrás de ellos y golpeándolos con alguna Magia extraordinaria.

Su ventaja en el terreno había sido derrotada por un método de moverse a un lugar más alto que la tercera dimensión.

Y sus números superiores fueron abrumados por los de Máximo Nivel, quienes tenían habilidades individuales extremadamente altas.

…De manera simple, el sistema militar existente era inefectivo aquí.

—Jaja.

Pero el viejo soldado en realidad rió.

Él parecía estar disfrutando el mero hecho de que este desarrollo inesperado estaba ampliando la herida.

—¡¡Jajajajajaja!! Esto es lo que amo de mundos extraños: ¡¡todo puede pasar!! ¡Ahora esto a lo que llamo una guerra! ¡Esto es a lo que llamo un apocalipsis! ¡¡No puedes saber de segundo a segundo quien va a ganar y quien va a perder!!

—Este no es el momento de celebrar. ¿Y siquiera no puedes morir como se debe? ¡¡Corte de Fusión!!

El estoque de Beatrice brilló de rojo mientras ella cruelmente cortó hacía adelante junto con Buu Buu, pero Alfa Cero dio unos cuantos pasos hacia atrás para mantener su distancia.

El viejo soldado habló decepcionado en el bosque ardiendo.

—Esto es tan divertido. Muy divertido… Pero, bueno, supongo que mi diversión termina aquí.

Algo se les acercó del bosque ardiente y con humo.

Fuera lo que fuera parecía restringir incluso al Alfa Cero enloquecido por las batallas. ¿Simplemente qué tan poderosa era esta persona? Beatrice y Buu Buu tenían sus respectivas Armas Brillantes listas para cubrirse entre sí.

Y entonces él casualmente caminó.

Él tenía un cuerpo musculoso.

Él tenía una armadura pesada.

Y descansaba un hacha enorme sobre su hombro.

—…¿Qué-…?

Beatrice había escuchado sus leyendas. Pero la era en la cual ella vivió era simplemente muy alejada a la era en la cual él había vivido. Ella había hablado con ese Esqueleto, que usaba un sombrero de vaquero, pero esta era su primera vez viendo cómo lucía en vida.

Y sin embargo ella podía saberlo al mirarlo.

Ella sabía exactamente quién estaba parado frente a ellos.

10

El Hada Alice del tamaño de una palma estaba ayudando a su hermana mayor Meridiana retransmitiendo los mensajes y dando instrucciones a las artilleras.

—¿…Anciano…?

11

Ese cuerpo gigante se precipitó mientras era rodeado con una ráfaga de viento tan fuerte como el de un tren pasando. Incluso con el equipo del tipo Porcentaje reforzando su fuerza física, esto era demasiado para los delgados brazos de Beatrice. De hecho…

(¿¡El diagrama de flujo que creé para combatir en estándares militares americanos no funciona para nada en él!?)

Eso afectó su momento, y ella fue lenta para esquivar. Buu Buu inmediatamente dio un paso adelante. Su Arma Brillante era como un tronco o una viga de metal, y detuvo el golpe del hacha que podría haber sido incluso más largo.

Entonces algo extraño pasó.

Con un gran retumbar, Buu Buu se hundió como un cráter formado en la tierra alrededor de él.

—¿¡Ghhh…!?

—¡¡Buu Buu!!

Cuando ella escuchó su gemido de agonía, el estoque de Beatrice dio un rugido. La navaja de rojo caliente podía cortar a través del acero como si fuera mantequilla, y puso de objetivo el torso del gran hombre desde el costado, pero…

—Alfa Cero, amplificación.

—Señor.

Incluso el grito de ella fue ahogado.

Con una breve respuesta, el viejo soldado detonó. No, justo como lo anunció, su Magia de electricidad había demostrado poder extraordinario.

Un impacto pasó por Beatrice como un relámpago pasando por el centro de su cuerpo de cabeza a pies, y ella flotó saltando del suelo. Ella de alguna manera logró evitar soltar su estoque Arma Brillante, pero el golpe solido la había dejado débil. Si ella no hubiera tenido el grueso tronco de un árbol medio quemado para apoyarse, ella probablemente habría caído en su trasero.

El hombre con esa gran hacha no mostró piedad.

Él suspiró en una voz incluso más profunda, mientras perseguía a Buu Buu.

—Alfa Ocho, cañón. Alfa Nueve, proyectil. Alfa Doce, apuntar.

—Espera…¿¡los está comandando!? ¿¡Él está desacomodando las configuraciones compartidas de sus Armas Brillantes para administrar…no, para combinar su Magia en grupo!?

—Enlace de información. Comenzada acción combinada.

Electricidad rodeó un pilar gigante de acero y se precipitó hacía el estómago de Buu Buu.

Varios elementos de Magia habían sido combinados para crear este railgun extraordinario rompe fortalezas.

Ese cuerpo gigante girado en el aire, voló en caída en barrena y cayó en la tierra sin ser capaz de amortiguar el impacto. Y sin embargo eso no había sido un golpe directo; él tuvo que haberlo desviado un poco con esta Arma Brillante. El proyectil desviado arrancó la pendiente de una montaña distante y la hizo explotar.

—Hm. De acuerdo a nuestros cálculos, eso debería haber borrado toda la isla, pero parece que estuvo en lo correcto de que una artificial no puede compararse con las características ideales. Necesitamos hacer algunos ajustes a su robustez.

—Ninguno de nosotros puede esperar igualarte, Omega. —El arrogante Alfa Cero sonaba más como un mayordomo obediente ahora. —Cuando estabas vivo realmente fue la era dorada del mundo. Todo se volvió más aburrido después de tu muerte prematura.

—Estás bromeando…¿cierto…?

La voz de la chica estaba temblando mientras corría hacía Buu Buu quien yacía ensangrentado en la tierra.

Si la predicción de la Espadachina Santa era correcta, este hombre era el hombre que había cambiado votos con la Reina Demonio Tselika. Él sería el joven que construyó la posada del pueblo, se acercó a los humanos y No-humanos por igual y se enamoró de esa reina demonio.

Era cierto que ese Esqueleto había dicho que él era del tiempo de la Guerra Fría, y que él era del Occidente.

Pero aun así, ella simplemente no podía creerlo.

—Eso quiere decir…¿¡eso quiere decir que eras de Elkiad, también!?

—No seas ridícula, niña.

Pero el viejo soldado le refutó.

—Es la más alta falta de respeto decir que el héroe era igual que nosotros, —dijo Alfa Cero. —Él es un verdadero héroe que experimentó una verdadera guerra, y él es un feroz comandante quien sólo mantuvo el valor de nuestra pacifica nación aliada. Podías llamarlo un modelo a seguir para soldados en todos lados. Podríamos verlo como uno de nosotros por respeto, pero eso es sólo una adición unilateral de nuestra parte. Es por eso que no tenemos numeración para Omega. Sólo necesitamos al héroe, y es impensable colocarnos a su lado.

—Una potencial guerra general militar toma en cuenta su personal, inteligencia, recursos, técnicas, armas, etc. todos estamos unificados bajo los mismos estándares, así que no hay punto en discutir las habilidades de una sola persona.

—Sus palabras son demasiado para las personas como nosotros, señor. Pero si me permite patéticamente defender mi posición, sólo tengo una cosa por decir: Un estándar optimizado nunca podría enseñarle a los demás a hacer lo que usted hacer.

Beatrice se sentía mareada.

Esto era más que sólo él perteneciendo a Elkiad. Elkiad había sido formado con el fin de imitarlo. Alguien podría haberse comportado diferente en su trabajo y en su vida privada, pero esto estaba muy lejos de la impresión que ella tenía de la Reina Demonio Tselika y el Esqueleto.

—Gh…

—¿¡Buu Buu!?

—No importa quién seas…*Chillido*. Si insistes en apuntar tu espada hacía alguien que me importe y destruyendo algún lugar que quiera proteger, entonces eres mi enemigo.

—Exactamente. —El héroe calmadamente asintió mientras sacudía un hacha más alta que él, que parecía tan ligeramente como un batón. —Sólo necesitamos concentrarnos en el momento, en la batalla frente a nuestros ojos. Nuestras posiciones y situaciones son completamente vacías de significado cuando se enfrentan en una pelea hasta la muerte.

Golpeado, Buu Buu desesperadamente intentó levantarse, y el hombre conocido como Omega no mostró piedad. Él dio un gran paso hacia adelante, levantó el hacha gigante como si aplastar a su oponente con toda su fuerza fuera lo educado de hacer.

Buu Buu no debería haber tenido esperanza.

Ni él ni Beatrice podrían haber sido capaces de soportar ese feroz ataque.

Pero el Orco Ibérico no fue partido por la mitad, comenzando desde la cabeza.

Algo intervino antes de que eso pasara.

—Hola, ustedes dos. No se han olvidado de éste casanova, ¿o sí?

El choque de dos gruesas navajas produjo un sonido metálico ensordecedor. Una era la gran hacha de Omega, pero la otra era un hacha igual de grande. Sin embargo, estaba hecha de una substancia diferente. Era un hacha horripilantemente siniestra de una compleja combinación de muchos huesos humanos.

El hombre musculoso sostenía la primera y un Esqueleto con sombrero de vaquero sostenía la segunda.

Sus apariencias chocaron horriblemente, pero cerraron sus navajas como si fueran imágenes en un espejo.

—En un mundo de fantasía con muerte instantánea, la adición o eliminación de un solo enemigo o aliado; incluso si son bajos cadetes o novatos primerizos, pueden causar que un lado o el otro colapsen por completo. Así que no me voy a contener mientras fortalezco este lado.

No. ¿¡No!?

—¿Son…iguales? Pero espera. ¿¡Entonces quién de ellos tiene su alma!?

—Piénsalo racionalmente, jovencita. Si el Inframundo pudiera succionar y usar cada alma de un muerto que apareció en Ground’s Nir, hay algunas cosas que no tendrían sentido. ¿Qué hay de la Vampira Kallikantzaros? Si cada alma muerta fuera al Inframundo sin excepción, ella no ganaría nada de succionar sangre.

—Ahora que lo mencionas. Pero si eso es cierto…

—El Inframundo puede absorber almas muertas, pero no si son modificadas por un contrato especial o maldición. Y otra evidencia apoyando esa teoría. Y una muy grande a parte, —respondió el Esqueleto con sombrero vaquero. —Estoy hablando de los Orcos Ibéricos. Si todos los de esa villa destruida atacaran a la vez, habríamos recibido jaque mate ya hace mucho.

—Ah.

—Pero eso no ha sucedido. ¿Por qué no? Es simple: el Arma Brillante de Buu Buu. Las almas fueron digitalizadas y selladas ahí, por lo que el Inframundo no pudo absorberlos. …Aunque eso significa que es posible que el Inframundo hizo este ataque directo con el fin de recuperar su prioridad.

En ese caso, ¿el Esqueleto era el compañero de la Reina Demonio Tselika?

Él tenía una gran joya roja sobre su sombrero vaquero. Era una Piedra Filosofal, y fue el poder de esa piedra lo que le dio al Esqueleto su sentido del sí. Si contenía su alma justo igual que el Arma Brillante de Buu Buu…

—Impostor. Hablas mucho para no tener una lengua.

—Jaja. Eso es lo que pensé. Si estuviera en tu posición, probablemente no podría quedarme callado tampoco. ¿Tiraste tu orgullo y obedeces al Inframundo para que así pudieras llegar a la isla y encontrarme?

—…?

Beatrice frunció el ceño a las palabras de Omega y el Esqueleto.

Y entonces ella recibió la respuesta directa.

—No eres más que una copia usando el poder de procesamiento de esa Piedra Filosofal para simular mi personalidad. Me enferma pensar que algo creado de cadáveres proclame ser el esposo de Tselika.

—Sí, probablemente. Soy una Ola de Calaveras, una tumba parlante dándome forma de la idea perdida, para que así los vivos puedan pasar más tiempo con la muerte. Pero si el alma del verdadero se ha podrido lo suficiente para volverse un pedazo de mierda, entonces realmente no puedo dejar que mi esposa vea al de verdad. ¿No estás de acuerdo, Sr. Omega?

12

Beatrice no fue la única en volver a entrar a Ground’s Nir.

—¡Onee-sama, por aquí!

—¡S-sí!

La Noble Bailarina Rusalka vestía un leotardo negro con una armadura añadida en ciertos lugares, y la Invocadora Cazadora Gruagach vestía ropas de luto de color azul oscuro con un velo sobre su cara. Las chicas rubias salieron por Puertas separadas, pelearon y golpearon los monstruos de fusión de arañas cangrejo, evitaron el Laberinto Negro tanto como era posible, y exitosamente se reagruparon aquí.

Eran relativamente libres de actuar en comparación con Filinion y Armelina, quienes habían ido al Palacio Mágico Independiente primero. Cuando la oficial de policía envió una señal de emergencia, habían sido forzadas a entrar a Ground’s Nir desde Tokio y Kobe.

Era medio día en la Tierra, pero el otro mundo tenía rotaciones planetarias y gravedad ligeramente diferentes. Esas pequeñas diferencias se añadían, así que era casi la hora de la puesta del Sol. La Vampira Kallikantzaros dejaría su ataúd pronto.

Ellas estaban en una pequeña colina sobrepasando la posada del pueblo, pero el pueblo estaba en un estado horrible. Humo negro y nubes de polvo se estaban alzando en el área, y la zona entera estaba cubierta en pasillos que lucían como túneles negros. Incluso si mantenían el plano de la calle original en la mente, ellas únicamente se perderían, y serían llevadas a incontables puntos ciegos y callejones sin salida. El lugar era incluso más siniestro que las zonas golpeadas por la guerra vista en las noticias.

—Espero que todos los demás no fueran atrapados en Tokio y hayan logrado Iniciar Sesión. Incluyendo a Wildefrau y Huldra…

—Mh. ¿Qué pasa con ese chico flacucho? ¡Yo te protegeré, Onee-sama!

—No seas así, Rusalka. Ella es la Porrista Alquimista Huldra cuando está aquí.

El gobierno tenía que saber dónde estaban las Puertas, y los humanos sólo podían permanecer activos aquí por unos cuantos días. Si no solucionaban las cosas con el Inframundo en ese tiempo, serían arrestadas una vez que Cerraran Sesión.

Las condiciones eran incluso más estrictas que la exploración usual del Laberinto.

No había tiempo que perder, así que, ¿qué necesitaban hacer ellas?

—No podemos abordar el Inframundo a menos que alejemos las tropas de los muertos que han invadido la isla. Y no podemos resolver el problema fundamental sin hacer algo sobre el Inframundo en sí.

—Cierto.

—La llave crucial a esto tienen que ser los Break News debido a su extraordinario poder. Ya que las almas muertas pertenecen al Inframundo, no podemos dejar morir ni a uno sólo. Esto podría sonar muy seco, pero la resolución será retrasada por cada “pieza” en el tablero que sea tomada. Y ya que tenemos un límite para permanecer aquí, eso sería devastador para nosotros.

—En otras palabras, tenemos que encontrar a donde están todos los Break News en la isla, y apoyarlos cuando sea necesario para volcar las cosas. ¿¡Cierto, Onee-sama!?

En momentos como este, ayudaba tener a la Presidenta del Consejo Estudiantil que lideraba la Sociedad Religiosa. Ella podría lucir dócil, pero ella es bastante hábil al analizar la situación, y proporcionando un objetivo simple.

Simplemente estar en lo correcto no era suficiente.

Explicarlo de manera simple, e incrementar el entendimiento de la otra persona incrementaría su motivación.

Y unos cuantos Break News podían verse peleando desde donde estaban ellas. Alas gigantes de mariposa podían verse quebrándose y esparciendo una neblina roja toxica en la posada del pueblo, y dos enormes dragones estaban peleando, y disparándose fuego y agua de sus respiraciones, entre sí por el cielo. Esas paradojas con alma eran generalmente incontrolables, y no se encariñaban a los humanos, pero actuarían en defensa si una amenaza exterior estaba volcando su territorio.

—¿D-dónde deberíamos empezar?

Rulsaka lucía abrumada y tocó sus dedos índices entre sí frente a su pequeño pecho, así que ella probablemente estaba en un estado mental similar de alguien a quien le han dado demasiadas opciones a elegir en una tienda.

Gruagach estrechó sus planes a algo simple.

—Empezaremos con la Thousand Dragon. No tenemos forma de acercarnos a Sutriona dentro de esa neblina toxica, y, si ayudamos a la Thousand Dragon a recuperarse, ella debería ayudarnos a apoyar a las demás con bombardeos aéreos que no requieran acercarse.

—¡Entendido! ¡¡Realmente eres la mejor, Onee-sama!!

Por supuesto, un humano en sí no podía volar para alcanzar a una dragona gigante volando por los cielos, pero había una cosa que tener en mente: la Thousand Dragon tenía una voluntad por su cuenta, y se podían comunicar con ella. Si no podían volar en el cielo, sólo tenían que hacer que ella se acercara a la tierra.

Rusalka tenía una guadaña con una navaja circular que parecía un número 9. Gruagach sostenía un arco largo con navajas de rango cercano y un estabilizador. Ellas pronto estarían cerca de la puesta del Sol, pero lograban reflejar la luz del Sol. Cuando la dragona negra volando lo notó, ella rápidamente descendió.

En lugar de tomarlas con sus alas o garras, ella usó el poder del aire para lanzarlas hacia arriba.

Era muy parecido a subirse a un cojín de aire. Las dos chicas se sintieron como bolas de polvo mientras la Thousand Dragon ajustó sutilmente su posición para atraparlas en su espalda gigantesca.

Rusalka estuvo de mal humor tan pronto ella aterrizó en una posición sentada.

—¡¡Estúpida dragona!! ¡¿Cómo te atreves a soplar debajo de la falda de Onee-sama así?! ¡Oh, pobre Onee-sama! ¡¡Fue como una sombrilla durante un tifón!! Pero, Onee-sama, ¿ese es el de cuero que vi debajo…?

—R-Rusalka, por favor no eches sal en la herida…

Gruagach se sonrió debajo del velo y dejó caer su cabeza, pero este no era el momento de dejarse arrastrar por su fracaso pasado.

—Guau, mira eso, Onee-sama.

—…Increíble. Es casi como una fruta podrida.

Cuando miraban desde arriba, tenían una vista excelente del Laberinto Negro siendo colocado por las fusiones de araña-cangrejo. Ya cubría un tercio de la isla, y rápidamente se estaba acercando a la mitad. Además, parecía el Señor del Inframundo estaba teniendo de objetivo invadir la Tierra. Desde ese punto de vista, era aterrador cómo los hilos negros gradualmente se acercaban a la Gran Llanura de Placas donde muchas de las Puertas estaban concentradas.

Además, la Thousand Dragon seguía peleando. Ella estaba siendo perseguida por una forma plateada que emparejaba sus 1000 metros. Después de un rápido descender peligroso, ella aleteó sus alas para atravesar las nubes. Rusalka era una experta de Viento, pero sin la ayuda de su Magia, habrían sido expuestas a una gran presión en un parpadeo que el Oxígeno en su sangre habría colapsado muy parecido al vértigo.

Todos estaban en peligro, pero ellas no podían moverse libremente hasta eliminar la amenaza más directa. Gruagach elegantemente sostuvo el sombrero y falda de sus ropas de luto mientras pensaba en su perseguidor.

—¿Es eso un Dragón…? ¡No, ¿es un artilugio construido para lucir como uno?!

—Mh. Hay un puñado de pequeñas Hadas colgándose de ello.

—¿Puedes verlas?

Rusalka dio un bufido de orgullo, así que probablemente se podría confiar en ella sobre esto.

En ese caso…

—Ya veo. Las Hadas son excelentes en habilidades de Artesanía, por lo que sus fantasmas debieron haber trabajado para construir una Arquitectura de Dragón desde la nada.

—Partámoslo en dos y hagamos que la Thousand Dragon ayude en otro lado. Sus bombardeos aéreos probablemente serían útiles…¿¡whoa!?

Donde se apoyaban repentinamente se sacudió violentamente. Rusalka y Gruagach no podían entenderlo ya que estaba fuera del rango audible del oído humano, pero parecía como si sacudiera por incomodidad. Justo como un bebé sacudiendo su cabeza en protesta.

—Wah…¿¡oh!? ¿¡Qué demonios está haciendo!?

—Hmm, ella podría conocer a esas Hadas.

En ese caso, sería cruel simplemente comenzar a atacarlas. Se dieron cuenta que la Thousand Dragon estaba controlando al otro Dragón y huyendo. Ella no parecía estar comenzando una pelea seria hasta la muerte.

Sin embargo.

—Oye, ¿Thousand Dragon?

Ella no tenía idea de si su voz llegaría, pero Gruagach puso su mejor sonrisa para ayudar a calmar a la dragona.

—Ya que son las peones del Inframundo, matarlas simplemente significa que regresarán. Así que puedes golpearlas hasta que no quede nada, y posponer una verdadera decisión sin que te tengas que preocupar de nada.

—¿¡Kyaah!? ¿¡Es el lado sádico ocasional de Onee-samaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!?

No importaba lo que alguien dijera, la decisión era para Gruagach.

La intensa Presidenta del Consejo Estudiantil dio una orden.

—Rusalka.

—C-claro… Incluso después de conocer personas como Wildefrau y Armelina, no hay nadie tan aterrador como tú cuando te pones seria…

La Noble Bailarina, cuya cola de caballo larga y rubia formaban rizos, hizo un mohín con sus labios mientras obedientemente cumplía su papel. Ella levantó la guadaña en forma de un 9, activó el Arma Brillante, y seleccionó algo de Magia.

Ahora mismo, ella no necesitaba una bala dirigida o una navaja de vacío que podría cortar un gran árbol.

No importa qué gigantesco fuera su oponente, claramente ganaba altura al cortar por el aire. Rusalka podía directamente controlar el aire con su magia de Viento, así que ella era la peor oponente posible para ello.

—Podrías también tirarlo en la posada del pueblo para apoyar a Sutriona.

—Amm, ¿manipulación de presión de aire? ¡¡De acuerdo, Abatimiento!!

Era como el paro de aviones de combate.

Con una explosión de viento, la Arquitectura de Dragón plateada perdió el poder para mantenerlo en aire, y comenzó a inclinarse. A partir de ahí, fue directamente hacia abajo. El artilugio gigante cayó en caída en barrena con su cabeza apuntando hacia abajo. No importaba qué tanto aleteara sus alas, no podía obtener nada para levantarse.

Era justo como un meteoro.

La estructura de un kilómetro de longitud estalló en el centro en la casi desierta posada del pueblo y los edificios alrededor, y los túneles del Laberinto Negro fueron estallados como una salpicada gigante.

—Ah, ahh… ¿Sutriona está realmente bien después de eso?

—Ella es una Break News, así que no hay nada de qué preocuparse.

Esa conclusión no parecía tener mucha evidencia científica para respaldarlo. Mientras observaban, un gran bulto(?) de varios túneles estaba siendo empujado hacia afuera, y fueron aplastados antes de ser atrapados en una gran explosión que perforó los cielos. Los fantasmas usaban armas de fuego además de Magia, así que algo de almacenamiento de munición en las trincheras podrían haber explotado. …Además, seguía siendo una pregunta si la Reina Hada realmente estaba bien o no. Rusalka se sintió como una criminal.

Mientras tanto, el color del cielo estaba cambiando. El naranja se volvió purpura, y el purpura se volvió negro. La noche finalmente había caído. La Vampira Kallikantzaros estaría reemergiendo del barco fantasma.

—Thousand Dragon, ¿podrías por favor hacer volar esos…son uniformes soviéticos? Como sea, ¿podrías hacer volar a esos soldados rodeando a Ileana?

—Ah, awah.

—Después de eso, apoya al ejército voluntario de Cat Sith y Cú Sith, encárgate del grupo de Elkiad acercándose al bosque sureste…oh, y acabó de ver a Wildefrau y a Huldra, así que bombardea a las arañas a su alrededor. Sí, limpia por completo todo el Laberinto Negro de la costa. Jejeje. ¡¡Limpia todo y déjalo salir!! Las palabras salen de mis labios tan naturalmente. ¿No es eso romántico?

—Awawawawawawawa, ¿¡awawawawawawawawawawawah!?

Rusalka palideció y gritó cuando vio a Gruagach sosteniendo sus mejillas con sus manos con una mirada embelesada en su rostro. Era de notar que ella casualmente identificó soldados de la antigua Unión Soviética después de no verlos más que con sus uniformes. ¿Qué clase de chica era esta Presidenta del Consejo Estudiantil?

—¡Si encuentras un bulto similar de túneles reunidos, concéntrate en eso! ¡¡Ahí parece ser donde mantienen sus municiones, así que es una oportunidad de reacción en cadena, asumiendo que no tenemos aliados cerca!!

—¡¡Ahhh!! ¿¡Así que realmente no debí haber hecho eso en la posada del pueblo mientras Sutriona estaba ahí!?

Las explosiones de agua de ultra alta presión perforaron la superficie como ametralladoras de fuego. Los pequeños objetivos a lo largo fueron tragados por la explosión. Un disparo cerca de un bulto de túneles desencadenaría una tremenda explosión que barrería con todo. Era como un bombardeo aéreo por un buque de guerra en una película o un videojuego. En lugar de un ataque de helicóptero, eran grandes aeronaves de transporte modificado para llevar armas. Era todo tan llamativo que cada acción de destrucción se sentía irreal.

El Laberinto Negro estaba tragando la isla como un eclipse lunar, pero fue arrancada con cada gran explosión. Esa era prueba de que un cambió había ocurrido en una pelea unilateral por el territorio. El subibaja se estaba inclinado en la otra dirección.

—¿Hm? ¿Eso es…?

Mientras guiaba a su gran dragón, la reina en los cielos miró algo en la superficie.

La noche había caído, pero había fuego quemando por todos lados, y chispas naranjas estaban volando intermitentemente en una ubicación. Eso provenía del enfrentamiento de armas. Hachas gigantes hechas de acero y hueso estaban colisionando y produciendo ocasionalmente algo como fuegos fatuos.

Por alguna razón, Gruagach sintió una agitación dentro de ella cuando vio las figuras iluminadas.

No, eso podría no haber sido so propia sensación. Podría haber sido un residuo del alma de la reina demonio la cual se había impregnado en su cuerpo por tanto, pero que ya no vivía en Ground’s Nir.

—¡Oh, Buu Buu y Beatrice están ahí también! ¡Onee-sama, ¿vamos a “apoyarlos” también?!

Rusalka no llamó directamente un bombardeo o un disparo de cañón, pero por favor entiendan que esto era debido a los complicados sentimientos de una chica adolescente.

—…

Pero mientras la chica en vestido de luto miraba intensamente a la superficie…

—No, el cañón de la Thousand Dragon sería difícil de apuntar en una batalla de rango cercano.

—¿Hm? Pero el otro lado ya es un Esqueleto, así que, ¿no podemos simplemente hacerlos estallar?

La Noble Bailarina estaba siendo rápidamente infectada por la locura, pero ahora Gruagach estaba comenzando a tranquilizarse.

Ella calmadamente tomó su largo arco.

—¿Onee-sama…?

—Esto podría ser una cruel decisión, pero no puedo evitar sentir que nada de la resolución para esto, que no la involucre, estará incompleto.

—¿¡Espera, Onee-sama!? Am, uh, pensé que no tenías nada de poder como Cazadora Invocadora…

Mientras Rusalka muy reservadamente marcaba eso, la mayoría del poder de Gruagach habría provenido de la habilidad Encanto dada a ella mientras era poseída por la Reina Demonio Tselika. Sin Tselika, ya no tenía un contrato de convocación con nadie. Se parecía mucho en tener una pistola pero sin munición.

Pero eso no importaba.

Gruagach sabía de sólo una persona que aparecería en respuesta a su contrato.

—Pobre tonta reina demonio alejada de tu amado. Te llamo de nuevo ahora. Si deseas tomar ventaja de tu primera y última oportunidad, entonces responde mi llamado.

Un hombre nacido en la Tierra había muerto en Ground’s Nir, y una reina demonio nacida en Ground’s Nir había viajado a la Tierra. Eso significaba que los dos nunca podrían estar juntos de nuevo. Pero eso técnicamente no era preciso. La reina demonio en realidad no había cruzado entre los dos mundos. Justo como manipular un clavo de metal al presionarlo contra un imán en el otro lado de un muro ligero, ella simplemente estaba produciendo una ilusión de su presencia ahí al enviar su “influencia” a la Tierra. Ella existía en el borde entre mundos, pero ella seguía permaneciendo en el lado de Ground’s Nir de ese mundo.

Así que esto era posible.

Al proporcionar una atracción incluso más fuerte a la que llevó a la reina demonio hacía la Tierra, ¡¡era posible sacarla del muro y guiarla de nuevo al centro de Ground’s Nir!!

—¡¡Tselika Wien Alpha Chelydia Lumidrier!! ¡Hago esta sugerencia bajo la influencia de nadie! ¡Actúo bajo mi propia voluntad y responsabilidad! ¡¡¡¡¡Enlaza otro contrato conmigo y usa toda tu maldad y encanto para apoyarme!!!!!

Fue un trueno blanco.

Poderosa energía entró en Gruagach desde por encima de su cabeza, haciendo estragos dentro de su cuerpo, pasando por hasta la última parte de ella, y le dio a una humana el poder de una reina demonio.

El aterrador impacto hizo volar las ropas de luto de Magia que habían bellamente escondido la piel de su cuerpo. Esto exponía una armadura siniestra decorada con cinturones de piel y armadura de metal que proporcionaba una apariencia de escorpión. Su muy largo pelo castaño se esparcía detrás de ella.

—…¿Por qué…?

Algo translucido se acercó a ella.

Era una hechizante reina demonio con grandes cuernos, alas y una cola.

—¿Por qué me concederías mi deseo?

Hubo un callado sonido de metal raspado.

Provenía de la mano de Gruagach mientras sostenía su arco. Ella sostenía algo con el arma: un llavero hecho a mano. El accesorio tenía una ligera cadena atada a una decoración del tamaño de una pelota de ping pong.

Era uno de los Círculos que habían sido brevemente populares.

Todos se habían deshecho de ellos después de descubrir qué tan aterradora era la Reina Demonio Tselika, pero Gruagach debió haber buscado uno después de eso.

—Aún no experimento un amor verdadero que arda mi corazón. Pero con tu mano, he experimentado el horrible dolor y humillación que viene con eso.

Ella no dudó.

—Sin embargo, creo que entiendo que no es algo que deba ser pisoteado. Reina Demonio Tselika, incluso si es el amor de una mujer demente como tú.

Su adición en forma de armadura Arma Brillante había actuado una vez como un control que ataba a la pobre títere chica con las señales de intenso dolor y placer, pero ya no era el caso.

Ella eligió clavar la cola de escorpión en su espalda para activarlo y ella levantó el arco equipado con estabilizador que incluía navajas de corto alcance.

Ella colocó una flecha, jaló el hilo de la cuerda con toda su fuerza y selló el poder del contrato adentro.

Ella selló a la reina demonio dentro de ella.

Una batalla se peleaba dentro del bosque ardiendo. De un lado estaba un fantasma musculoso y en el otro estaba una colección de muchos huesos.

¿Cuál era el real y cuál era el falso?

¿Cuál sobreviviría? ¿A quién de ellos la diosa de la victoria le sonreiría?

—¡¡Ahora, Tselika, ve y toma tu resolución!!

13

Un sonido al apuñalar condujo a una conclusión demasiado breve.

—Gah…

Una flecha de blanco brillante cayó de los cielos, y perforó el corazón de alguien sin dudar. Por supuesto, una flecha cayendo directamente hacia abajo no podía perforar a través del corazón por detrás. La flecha claramente contenía una voluntad por su cuenta. Su curso se dobló agudamente en medio del aire y eligió a uno de los dos como su objetivo.

—…¿Eh?

Gotas de sangre roja cayeron al suelo.

Sí. Un corazón y sangre.

A ese punto, era obvio a quien había elegido Tselika, golpear con un golpe fatal. Después de todo, un Esqueleto no tenía corazón o sangre.

Eso quería decir…

Eso quería decir…

—No preguntaré quién es el real. —La voz susurrada de la mujer sonaba como si tuviera su rostro descansado sobre el pecho de su amado. —Mi maravilloso esposo era odiado por todo pero nunca derramó una lágrima y llegó a su fin con una sonrisa. Y es por eso que él dejó una profunda impresión en mi corazón, y en los corazones de los subordinados que supieron de su muerte.

¿Gruagach había proporcionado la más cruel venganza o un poco de salvación?

Como fuera, Tselika había tomado su decisión bajo la luz de la Luna.

—No es de ti que te aferres a este horrible mundo.

Incluso si él era el real, ella decidió que era correcto perforarlo en su pecho.

—Si has cambiado tanto en este lapso de tiempo, entonces proporcionaré el golpe final con tu forma inalterada en mi corazón. …Se acabó, cariño. El muro eterno de tiempo encontrado tras la muerte es demasiado para un humano como tú para soportar.

El hombre permaneció en silencio por un rato.

El héroe no había sucumbido incluso después de haber sido perforado a través de un punto vital, pero él finalmente sonrió un poco.

—…Ya veo.

Él parecía haber aceptado algo.

Él parecía haber aceptado su propia muerte.

—Nunca tuve miedo de nada: guerra de trincheras, armas de gas venenoso, tanques, aviones de combate o incluso de misiles nucleares de americanos y los soviéticos. No, incluso cuando fui atrapado en un complot y asesinado en un mundo extraño, no sentí una alteración en el centro de mi cuerpo.

Y él habló con satisfacción en su voz a pesar de qué tan repentina llegó la conclusión.

—Pero no importa qué…no puedo ganarle a esta esposa mía…

Beatrice también lo observó.

Ella observó esta decisión y conclusión que nunca ocurría entre Buu Buu y la Espadachina Santa, que ella nunca querría a venir a interponerse entre ellos, y que sólo podría haber pasado entre Tselika y ese hombre.

Ese hombre y mujer completaron un mundo juntos.

—Oh, oh…

Pero aparentemente había alguien que se rehusaba a aceptarlo.

El viejo soldado conocido como Alfa Cero había sido dejado atrás una vez más.

—¿¡Ohhhhhhhhhhhhhhhhhh!? ¿¡Owaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!?

Con ese grito, los guerreros de la muerte y los hilos negros escupidos por los artilugios de fusión de araña cangrejo una vez más se acercaron como una ola gigante hinchada.

—Buu buu, prepárate.

—…Ya sé.

—Tselika ha solucionado las cosas con Omega. No podemos dejar que nadie pisotee la respuesta a la que ella llegó a través de tanto dolor y sufrimiento. Démosle un buen final limpio. ¡¡Su líder carismático ha caído, así que hagamos retroceder a Elkiad y vencer el Inframundo antes de que él sea resucitado!!

Entre Líneas 1

—Abyss ha aprendido nueva Magia. Jet de Metal: en espera.

Había una chica llamada Abyss.

Ella era la arma definitiva automática desarrollada en el nivel más profundo de Ground’s Nir, una armería tan larga que podía ser confundida por una isla. Las estructuras de todas las plantas y animales eran recreadas, liberadas en la región experimental conocida como el Laberinto, e intencionalmente enviadas a pelear con los intrusos que entraban a ese lugar. Eso era usado para investigar el cuerpo más fuerte, la mente más fuerte y la habilidad de combate más fuerte, y combinarlos todos en el ser más fuerte.

Pero eso había cambiado.

Abyss hizo cálculo tras cálculo con la fuerza de una arma Gatling mientras continuaba un intenso contrataque cibernético contra la armería que la había creado, y ahora estaba tratando de abandonar la forma de la isla y haciéndolo una parte de la chica.

Ella no podía entregar sus privilegios, y ella no podía responder la petición de la armería.

Ella se concentró en las vendas envueltas alrededor donde su brazo había sido cortado. Eso no le ayudaría a repararse en lo más mínimo, y de hecho podía causar un incendio, pero los sentimientos contenidos en el acto eran asunto diferente. El arma en forma de chica llamada Abyss era una maestra de la lógica y eficiencia, pero ella nunca tomaría a los sentimientos a la ligera.

La chica era un núcleo de procesamiento que era independiente pero flexible, y sus accesorios externos podían dividir el trabajo de procesamiento en paralelo. Su guerra cibernética iba de aquí para allá, pero entonces la armería debilitó su ataque.

—La situación ha cambiado. El territorio efectivo controlado del Laberinto Negro se ha reducido de 48% a 19%. Corrigiendo la simulación desesperanzadora para encajar.

—Si la invasión se ha calmado, Abyss rechaza el ataque sugerido.

—Esto es sólo una calma, y no una solución fundamental. Continuando petición.

—Abyss rechaza la petición. Su poder debe ser reevaluado.

—Si se asume que las condiciones permanecerán igual a la de la simulación actual.

Algo se estaba mostrando.

Era una hoja de especificaciones para el enemigo predicho de Abyss, el Inframundo. Un punto estaba destellando.

—Los soldados han sido derrotados, así que el Señor del Inframundo hará una aparición dentro de poco.

—…

—Una vez que el Señor aparezca en el tablero, la situación actual probablemente se volteará en un abrir y cerrar de ojos. Las probabilidades son pocas de que ellos puedan superar incluso el primer disparo antiaéreo de haz de calor.

A %d blogueros les gusta esto: