Capítulo 3: Boss_Quest 03 “Launch_Sequence” Grade: Inconmensurable

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4, Parte 5, Parte 6, Parte 7, Parte 8, Parte 9, Parte 10Entre Líneas 3

1 (Eje_Central)

¡Dormir! ¡¡Es hora de dormir!!

Cuando se pelea batallas consecutivas, la Fuerza de Voluntad la cual daba poder a la Magia era lo más importante, si no podían evitar una pelea con este monstruo, necesitaban recuperarse tanto como fuera posible primero.

Tenían sus piyamas con ellas ahora.

—Bueno, estoy bien siempre y cuando duerma desnuda.

—De acuerdo, chicas. ¡¡¡¡¡Quitémosle ese gorro de dormir y detengamos a esa pervertida!!!!!

Para no hacer larga la historia, unas chicas adolescentes durmieron directamente sobre el suelo del gigante elevador. Pero…

—Aah… No puedo dormir con el sonido de los engranes… Y hacen al suelo vibrar…

—Sólo duérmete. Incluso si son 5 o 10 minutos recuperará algo de Fuerza de Voluntad y nunca sabremos que determinará la vida o la muerte. ¡Todos sabemos que esto no es tan lindo como una posada, así que deja de quejarte!

Armelina entregó algo de chocolate y bizcochos que ella tenía como raciones de emergencia, pero eso podría haber sido para ayudarlas a obtener algo de sueño incluso un poco más pronto. A este punto, ni siquiera el mínimo de virtudes (el no dormir antes de ir a dormir) podía encontrarse.

Beatrice usó su Magia de fuego de ilusión para hacer aparecer un marco.

—Ejeje. Buenas noches, Buu Buu.

—…Am, ¿Beatrice?

—¿Qué pasa, Wildefrau? Estoy pasando por el ritual final usado cuando parece que no puedo dormir. Mira qué lindo era Buu Buu en ese entonces☆ Me alegra tanto haber tomado una captura de pantalla.

—¿P-pero deberías realmente perderte en tus recuerdos cuando el Buu Buu real está justo ahí…?

El Orco Ibérico en sí inclinó su cabeza y chilló, así que podría no ser un problema tan grande.

Mientras tanto, Filinion desenvolvió uno de los chocolates que la Sacerdotisa de Combate había distribuido.

—Pero tenerlo programado así lo hace más difícil para dormir. No es como si planearas ir a dormir en precisamente una hora y después hacerlo.

—¡¡No puedes quejarte cuando nos estás evitando de esa vela aromática, vacaaa!!

Ellos estaban técnicamente en el Laberinto, pero este eje no estaba conectado a los otros pasadizos y no había ningún Artilugio que copiara las estructuras de las creaturas vivientes o las Trampas incrustadas en los muros o suelo. Y era verdad que estaban exhaustos de pelear con Sibyl y el Sabio de espalda a espalda. Se quejaron mucho al principio, pero eventualmente se calmaron.

Podría haber una explosión de piyamas en camino, pero siempre tomaban siestas en el Laberinto al establecer una pequeña barrera en el lugar de una bolsa de dormir, colocando una simple manta sobre la dura piedra, y durmiendo encima de eso. No alcanzabas el máximo nivel sin la habilidad de soportar algunos malestares.

Sin embargo…

—*Chillido*…

En algún punto, Buu Buu comenzó a quedarse dormir a pesar de que él no tenía que preocuparse por la Magia o la Fuerza de Voluntad. Él simplemente podría haber estado aburrido sin hablarle a nadie. Esto probó ser un problema.

—Zzz. *Murmurar*, *murmurar*. Bgohh…zgohhhhh

—Oh-oh…

—¡¡Bgohhh!! ¡¡Bgoooooooogh!! …*Murmurar*, *murmurar*. ¡¡El excelente sabor ha sumergido al juez en un mar de sashimiiiii!! ¡¡Bgoghhh!!

—¡¡Byaaahh!! B-B-Buu Buu… ¿¡Por qué es este bombardeo!?

—Vaca, quéjate si quieres, pero los movimientos bruscos al dormir de Buu Buu son peores que sus ronqu-…

Antes de que Beatrice pudiera terminar su advertencia, el gigante gris con cara de cerdo rodó. La chica de lentes quejumbrosa con lágrimas vociferó un extraño “¿¡Bgih!?” y se cayó. Ella parecía haber perdido la consciencia, pero era un misterio si fuera a recuperar algo de Fuerza de Voluntad mientras tanto.

Wildefrau se puso pálida y gritó a sus pies.

—¿¡Q-q-qué es esto!? ¡Esto es igual de peligroso que esas trampas con una roca rodando por un acantilado! ¡En serio, ¿qué hacemos?!

—*Murmuro*, *murmuro*…¡¡zzzzz!! …¡Y ahora para algo de postre! ¡El plan del experto para un gran regreso estaba oculto en el postre, no el plato principaaaaaal!! ¡¡Bubah, bubah!!

Era incierto qué clase de sueño lo había emocionado tanto, pero Buu Buu se movió más.

Una gruesa lengua salió de su boca la cual era más larga de lo que parecía

—Ah.

Con Filinion aplastada, Beatrice era la más cerca de él.

Y ni siquiera la más fuerte Espadachina Santa tuvo el tiempo para prepararse.

Sucedió de un solo golpe.

Él imitó lamer algo y, con un sonido horriblemente húmedo, ella fue cubierta en saliva de por debajo de sus caderas y por encima de sus pechos.

—¿¡Hyahhhn!?

Su lengua se movió por debajo de su ombligo hasta su peto, e incluso más alto. Cuando ella escuchó el sonido tenso y agudo que vocifero por reflejo, Beatrice sintió un sonrojo esparciéndose a sus orejas.

Wildefrau también se sonrojó y le gritó a la Espadachina Santa temblando a su lado.

—¡No hagas sonidos tan pervertidos!

—¡¡N-no…!! ¿¡Q-qué!? Esa voz…¿¡qué le está pasando a mi cuerpo!?

—No te preocupes, Beatrice. Sólo cierra un ojo y voltea tu cabeza al otro lado, así él apenas si fallaría de darte en los labios. No cuenta como tu primer beso. Aunque tu mejilla y cabello ciertamente están hechos un lío.

—¿Eh? ¿¡Quieres decir que soy una chica que ha tenido lamido todo su cuerpo antes de su primer beso!?

El calmado comentario de Armelina condujo a Beatrice a sentirse como si hubiera tenido el orden de cosas en su vida completamente fuera de control, pero una mirada a su Arma Brillante mostraba que sus Puntos de Experiencia en sí habían aumentado ligeramente.

—¡¡Kh…!! ¡Aquí se supone es cuando la vaca con lentes inútilmente rechoncha es de utilidad, pero ella es tan lenta que consiguió ser aplastada inmediatamente!

—No actúes como si no fueras a causar una supernova si alguien que no fueras tú, hiciera algo con Buu Buu.

Y este no era el momento de ser obstinada.

Buu Buu estaba completamente dormido, pero su lengua gigante todavía estaba fuera mientras él rodaba.

La Sacerdotisa de Combate se decidió inmediatamente. Sus instintos de supervivencia se habían afinado en el severo Laberinto, y le dijeron exactamente qué hacer.

—¡¡Técnica Especial☆Barrera Beatrice!!

—¡Espera! ¿¡Armelina!?

—Cállate. Como dije, si alguna de nosotras es atacada por Buu Buu, desencadenará esos celos explosivos tuyos. No voy a dejar que el desastre me ataque dos veces. ¡¡Y eso significaba que necesitas cuidar de él por tu cuenta!!

Todo sonaba como una broma, pero Armelina estaba siendo seria mientras circulaba detrás de la Espadachina Santa con una sonrisa. Ella usó toda la fuerza en sus brazos aumentada para ataques físicos para sostener los delgados hombros de Beatrice, y para no soltarla.

—¿¡C-cómo pueden traicionarse entre ustedes tan fácilmente justo antes de una gran batalla!?

Wildefrau protestó, pero la oficial de policía miró a un lado con un sudor frío derramándose de su rostro.

—Lo siento, Princesa Cascada de Hielo. Pero me juré a mí misma que permanecería como una doncella pura en este mundo al menos.

—Siento que has re-escrito la definición de doncella para ti misma…

Pero justo mientras hacía ese súper calmado comentario…

—Bhyuu, buu, bhyuu, bubuu… bgoh, ¡zgohhhhhh! ¡¡Delicioso!! ¡¡Es tan delicioso!! ¡¡Pero había alcohol mezclado adentro!! ¡¡Bubuu!!

Con un aura increíblemente amenazante, un gigante, grueso y pesado objeto pasó por Wildefrau. Era la extra grande y pegajosa lengua saliendo de la boca de Buu Buu.

—……………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

La Princesa Cascada de Hielo Wildefrau pensó por un momento con una sonrisa congelada sobre su rostro sudoroso.

Y…

—¡Ah, espera, ¿no?! ¡Wildefrau, eres nuestra última voz de la razón, así que no te ocultes de tras de mí también! ¡Bbraaw! ¡Wah! ¿¡Waaaahhh!?

Incapaz de esquivar la lengua que se precipitaba abriéndose paso, Beatrice dejó escapar un grito extendido como el grito de derrota de un personaje de un videojuego de peleas, y ella colapsó en el lugar.

Las otras dos comenzaron a temblar con su más grande defensa perdida.

—Ah, ah wah, ah wah wah wah wah wah…

—¡O-oye, Beatrice pisoteó justo en la Batalla del Gremio Puente de Cristal donde se dijo que 3 millones de ataques de Magia fueron lanzados y ella lo conquistó todo por su cuenta! ¡Si ella se ha puesto pálido, esto debe hacer más daño de lo que toda la raza humana podría esperar soportar!

Las supervivientes, Armelina y Wildefrau, querían evitar ser aplastadas hasta la muerte o lamidas por todos los lugares. ¡¡Los gritos de las personas que habían encontrado esos destinos todavía estaban frescos en sus recuerdos!!

Y este no era un caso de excluir uno. Ellas podían ver la lengua lamiendo a la inconsciente Filinion desde su estómago a por debajo de sus pechos. El ataque nunca se detuvo.

—¡Oh, no! ¡Él está rodando hacía acá! ¡Corre! ¡¡Huye!!

—Armelina, estoy suponiendo que esta es tu culpa por entregar esos bocadillos. El dulce aroma está guiando a Buu Buu en sus sueños. …Je…Je☆

—¡¡Wildefrauuuu!!

2 (La_Fábrica)

Al final, sólo Buu Buu se sintió fresco.

Una sacudida extra pesada del elevador lo despertó.

Él parpadeó y habló.

—Oh, estoy babeando. *Frotar*, *frotar*…. ¿Eh? ¿Qué? ¿¿¿Ya llegamos???

—S-sí…. Prepárate, Buu Buu. Realmente vamos a depender de ti…

Beatrice, Filinion, Armelina y Wildefrau lucían más pegajosas y cansadas de cuando él las había visto por última vez, pero si ellas estaban confiando en él, él tenía que dar su mejor esfuerzo. ¡¡Después de todo, él estaba lleno de energía!!

El Elevador se detuvo.

Ellos llegaron al fondo del Laberinto.

Beatrice miró alrededor.

—No veo al Sabio por ningún lado.

—Bueno, me sentiría un poco mal si la aplastamos debajo del elevador… ¿pero entonces a dónde se fue?

Filinion sonaba dudosa, pero una simple búsqueda probablemente no la encontraría.

¿Realmente era posible llegar a este lugar a pie? El largo y estrecho corredor tenía unas largas escaleras condiciendo hacía arriba además del elevador, pero no se sabía si alguien podía llegar aquí con su propio poder. Las luces iluminando los muros a intervalos exactos lucían como colecciones de luciérnagas y el grupo de Buu Buu naturalmente las siguieron.

Finalmente llegaron a una gran habitación.

Contenía una puerta redonda muy parecida a la entrada de una caja fuerte de banco. Y era bastante grande. Su diámetro era más grande que un salón de escuela. Gruesas barras de metal estaban añadidas alrededor del perímetro para mantenerlo fijado en su lugar. Había docenas…no, cientos de ellos. Ni siquiera Beatrice tenía confianza de que pudiera abrirla a la fuerza con puramente potencia de fuego.

—*Tragar*

Buu Buu tragó saliva y tocó la puerta redonda.

Y algo extraño pasó.

La puerta impenetrable repentinamente giró. Mientras repetidamente giraba de izquierda a derecha de acuerdo a algunas clases de reglas, punzantes grietas entraron en todo el grueso muro. No, eso no era preciso. Lo que había lucido como una puerta de una bóveda de banco en realidad era un dial dada esa forma y tamaño. El aparentemente interminable muro era la puerta sellada.

—No hice nada.

—Entonces alguien debe estarlo haciendo en el interior. ¡Sé cuidadoso, Buu Buu!

Si, si el Laberinto era una fábrica automática destinada a crear el arma definitiva, entonces eso era lo que debía estar esperando en el punto más profundo. Y su aparición no era necesariamente algo bueno. ¿Qué tal si esa puerta estaba destinada a prevenir su escape y no sólo para mantener lejos a los intrusos? La abertura de la puerta no necesariamente conducía a algo bueno.

Porque esto podría significar que el monstruo había terminado de analizar la estructura del cerrojo y estaba saliendo.

—Está esperando, —dijo Buu Buu. —El monstruo Ground’s Nir está esperando adelante.

Sé abrió.

La puerta final se abrió.

¿Y qué les esperaba a ellos ahí?

Un rey de las bestias oscuro y musculoso menospreciándolos desde un trono gigante.

—…!!!???

—Espera, Beatrice. No se está moviendo.

El corazón de Beatrice saltó en su pecho y ella se estiró a tomar su estoque, pero Buu Buu calmadamente la detuvo.

Ciertamente, una inspección cercana mostraba que el marco en la oscuridad era sólo una estatua gigante tomando esa forma demoniaca. Ese rey demonio y el trono en el que estaba sentado eran falsos. Y cables estaban conectados a ellos.

Por hábito, Beatrice invocó sus marcos y líneas de Magia de fuego de ilusión, pero entonces sus pensamientos se detuvieron.

—Esperen. ¿¿¿Cables???

Ella se preguntó de nuevo.

Y cuando supo que eran falsos, ella podía desviar su concentración de la presencia abrumadora.

Lo que vieron ahí casi fue suficiente para derrumbar sus ideas preconcebidas.

—¿Qué…?

Cada muro del vasto espacio estaba cubierto de innumerables monitores de pantallas plantas de varios tamaños. Cables estaban arrastrados en el piso y opresivamente grandes masas cuadradas colgaban de los techos que no podían ser vistos. Esos dispositivos que colgaban como estalactitas eran probablemente alguna clase de procesador.

Todo era duro, frío y fuera de lugar.

Nada de eso debería existir en Ground’s Nir, un mundo de espadas y hechicería.

Beatrice sintió un intenso sentido de repulsión en su mente. Ella sintió como si observar todo aquí quebraría alguna clase de tabú. Era una salvaje conexión de desesperanzadoras reglas rotas. El espacio estaba lleno con blasfemia.

Filinion tragó saliva y vio los monitores.

—¿Estos son…los planos de los Artilugios? Parece como si esto cubriera todo de los débiles molestos del tipo Castigo que causa una muerte instantánea si te encuentras con ellos.

—Y este es…¿un mapa del Laberinto actual? No, tiene una tonelada de extrañas flechas en él. ¿¡Está simulando cómo se distorsionará después!?

Las chicas obsesionadas con las enciclopedias y mapas vociferaron su sorpresa, y Wildefrau se concentró en la información desde un ángulo diferente.

—Eso no es todo. Parece estar monitoreando los patrones de movimiento de los intrusos. En otras palabras, las acciones de nosotros los humanos.

—No puede ser…

Beatrice creó más y más marcos y los conectó con toda clase de línea. Ella supuestamente estaba organizado su información, pero ella sólo se estaba confundiendo más.

Ella estaba inundada de información.

Ahora que lo pienso, los Orcos Ibéricos habían temido la terminación del monstruo, y estaban preparados para pelear como una villa para detenerlo, ¿pero no los soldados delincuentes de Elkiad mencionaron que los Orcos Ibéricos no les había gustado que los humanos visitaran el Laberinto?

Y los seres vivos No-humanos en la superficie de Ground’s Nir tenían cierto conocimiento de que acerarse al Laberinto era una mala idea.

¿Podría ser que…?

—¿Estaba usando el Laberinto entero…para determinar cuál era el ser más fuerte? ¿Estaba usando combate para decidir qué estructura física y procesamiento mental era el más fuerte…?

Los Artilugios vagando en el Laberinto habían usado diseños de relojería para imitar la estructura de las plantas y animales. Esos probablemente eran ejemplos que habían sido completamente analizados y artificialmente recreados. Entonces esos ejemplos existentes eran deshuesados contra los intrusos desconocidos para reunir más información.

Casi como los experimentos en la evolución de vida artificial usando computadoras.

El Laberinto se había re-hecho en ambientes difíciles para ver qué tanto las formas de vida adentro podían sobrevivir. Tal vez los Orcos Ibéricos se habían opuesto a entrar al Laberinto con el fin de retrasar el programa de pruebas e interferir con el trabajo del diseño del arma definitiva que dormía en las más grandes profundidades.

En ese caso, ¿qué había decidido el Laberinto que era la “forma de vida más fuerte”?

Un ruido mecánico llegó a sus oídos.

Beatrice miró hacía la fuente del ruido y vio la estatua del gigante rey demonio retorciéndose en su trono en el centro del espacio rodeado por monitores. Los movimientos provenían del núcleo donde todas las cuerdas y cables se reunían.

Se abrió.

Una grieta vertical pasó por el centro, y se abrió como una puerta doble de doncella de hierro.

Y adentro estaba…

Una chica.

Una delgada, encantadora y delicada chica humana.

…De alguna forma, este era el resultado obvio.

Una vez que Beatrice llegó a la misma respuesta con sus muchas líneas y marcos, ella no podía dejar de que el escalofrió recorriera su espalda.

¿Qué clase de forma de vida entraba más frecuentemente el Laberinto, derrotaba a la mayoría de los Artilugios, superaba la mayoría de Trampas y llegaba al piso más profundo? Si eso era definido como la forma más fuerte, ¿en qué se basaría la fábrica automática para su arma definitiva?

Era obvio: humanos.

—Conexión a cuerpo completamente cargado confirmado. Energía interna y señal de sincronización confirmada. Todo verde.

Hubo una voz.

Una voz artificial femenina gentilmente llenó el espacio.

—Resultados aceptables fueron alcanzados satisfactoriamente usando los resultados de 130 millones de pruebas logísticas simuladas. Como se dio la tarea, la prueba física final dentro del Laberinto deberá comenzar. Una vez completado, ejecución de Prioridad 1 podría comenzar.

Su cabello brilló en color plata como si estuviera cubierto con placas metálicas y dos mechones colgaron por sus hombros.

En base a su altura y las líneas de su cuerpo, probablemente era más joven que Beatrice.

En lugar de alguna clase de armadura, ella vestía lo que parecía un traje de baño de una pieza con un gran agujero en el estómago. Tela de idéntico color estaba envuelta en sus brazos y piernas.

Ella tenía orejas puntiagudas sólidas, pero eran diferentes de las de una Elfa.

La chica tenía sus ojos calmadamente cerrados mientras nadaba en el misterioso líquido contenido dentro de un tanque gigante de agua transparente posicionado como el vientre de la estatua del rey demonio.

—Esto no es bueno…

Eso era la ruina.

Esa ruina despertando esparciría los conceptos de la muerte y destrucción por el mundo una vez que abriera sus ojos.

—¡¡¡¡¡Esto no es bueno!!!!!!

—Ground’s Nir=ABYSS. Comenzando prueba física final.

Era como una espada afilada cortando a través de una ligera membrana.

Algo parecía volverse rojo.

Y una vez que los ojos cerrados se abrieron ampliamente, ellos encontraron el fin.

3 (La_Fábrica)

—Kah…

Qué…

¿Qué había pasado?

—…¿Eh?

Por un momento, Beatrice no entendía. Para el momento que ella escuchó un contenedor de grueso vidrio romperse y un líquido viscoso salir expulsado, un terrible impacto había pasado por su cuerpo entero se estrelló en los monitores gigantes del muro.

Ella pudo apenas mover sus ojos lo suficiente para ver que Filinion, Armelina, Wildefrau y Buu Buu estaban en un estado similar. Estaban apoyados contra los muros o sobre el piso, como si una poderosa tormenta hubiera soplado.

Y Abyss no estaba por ningún lado.

Ella ya había dejado la profunda zona.

Sólo la femenina voz artificial continuó.

—Activación física de Abyss confirmada. El propósito de esta armería está completo, así que se comenzará el apagado de operaciones. Desviando el exceso de energía a Abyss. Reteniendo principalmente monitoreo de funcionabilidad hasta el apagado máximo después de completar la prueba. Toda la energía y materiales serán enviados a la completada Abyss.

—Maldición…esto no es bueno…

Ella todavía tenía problemas respirando después de estallarse en el muro, pero ella tenía que moverse. Beatrice inestablemente se movió de los monitores sin funcionar, y una vez más se levantó en sus dos pies dentro del Laberinto.

—¡Buu Buu, chicas! ¡Párense! El monstruo…Abyss ha sido liberada. ¡¡Perderemos todo si ella sigue hasta la superficie del Laberinto!! ¡¡Así que tenemos que detenerla!!

—Monitoreando energía por todo Ground’s Nir: 58%, 57%, 56%…

La cuenta regresiva llegando al 0% sonaba como algo malo.

¿La superficie sería secada de todas las formas de energía para destruir la cadena alimenticia desde el fondo? ¿O la isla colapsaría en sí? Como fuera, el mayor temor de los Orcos Ibéricos y el Sabio iba a suceder. No se iba a detener por pura coincidencia. Si no hacían nada, la ruina era inevitable. Sólo después de que Beatrice trabajara con toda su fuerza ellos se “encontrarían” una oportunidad “coincidente” de descarrilar esa ruina.

—¿H-hay alguna forma de derrotar eso…? *Toser*.

—¡Sólo tenemos que evitar que llegue a la superficie, ¿cierto?! ¡¡Aun así, necesitamos movernos!!

Todos lentamente se levantaron y volvieron a moverse.

Estaban en contra de una encarnación de violencia que era lo bastante poderosa para hacer de lado a 4 de máximo nivel y un Orco Ibérico. Si esperaban detenerla, no podían repetir su tontería.

—Habiendo dicho eso, el Laberinto es un lugar grande. No podemos permitirnos perdernos tampoco. ¡Filinion!

—¡De acuerdo! ¡Muy bien!

Ella arrojó un tubo de ensayo al suelo el cual comenzó a brillar como si alguien hubiera aplicado pintura que brilla en la oscuridad. La luz marcaba las huellas de Abyss. El líquido misterioso en el vaso parecía reaccionar a ello.

—Este es el método de Hansel y Gretel. Sigan las migajas de pan y podremos alcanzar nuestro objetivo. ¿¡Kyah!?

No podían permitirse perder más tiempo.

Buu Buu una vez más sostuvo a la Bruja Blanca nada atlética bajo su brazo y todos rápidamente dejaron la zona de la fábrica.

—¡Ella no usó el eje central! ¡Las huellas verdes se dirigen a las grandes escaleras!

—¿Quieres decir que evito la ruta más corta…?

El por qué era incierto, pero el grupo de Beatrice necesitaba alcanzar a Abyss tan rápido como fuera posible. Cualquiera que fuera la ruta que haya tomado, tenían que seguirla.

—Buu. ¿Esto es…?

—¿Buu Buu?

La pregunta de Beatrice no se respondió porque él se perdió pensando. Sin importar eso, tenían que encontrar a Abyss. Corrieron hacía las escaleras para alcanzar el siguiente piso de arriba.

4 (Sobre_Ground’s Nir)

Era una noche iluminada por la luna.

—Hmm, las cosas son aburridas sin Buu Buu.

La Reina Hada Sutriona había sido influenciada por la moda humana, por lo que ella estaba paseando por la casa de ladrillos en las montañas mientras no vestía nada más que una camisa abotonada como piyamas sexys.

—Zzz…

Ronquidos podían ser escuchados del hombro de la Reina Hada. La mayor Morgan estaba durmiendo ahí mientras vestía unas piyamas de capullo de gusano hecha de pétalos de flores atados con seda de Araña de Tierra. Ella estaba atada, para que así ella no se cayera del hombro de Sutriona sin importar cuando ella se moviera. La mayor había sido la compañera de conversación de Sutriona por un rato, pero la Break News estaba sola ahora.

(Quizá debería dejar de ser tan nocturna.)

Luciendo un poco solitaria, Sutriona caminó hacía el jardín verde al lado de la casa.

—Oye, zanahoria pervertida. Lo notaste, ¿verdad?

—Sí.

Una hermosa mujer con su piel morena y largo cabello estaba enterrada en la tierra suavemente cultivada justo debajo de sus pechos. Ella era Ileana, la más grande de las Mandrágoras. Ella era como una pantalla de capullos de flor. El ligero filme cubría su cuerpo entero como un poncho. Ella había confundido el perseguir del entretenimiento y lujos por prueba de inteligencia y racionalidad. Ella podría haber pensado que era igual que las piyamas humanas, pero eso no lo hacía menos transparente.

—Sigo sintiendo esta extraña sensación como una mano invisible agarrando y sacudiendo el interior de mi cuerpo.

—Bien, —dijo Sutriona. —Eso quiere decir que no me lo estoy imaginando.

Con el ligero retumbar en el aire, una silueta gigante pasó por encima, oscureciendo la luna. Esa era la Thousand Dragon, una dragona voladora midiendo 1000 metros de largo que creaba grandes cantidades de lluvias al sólo volar pasando.

Sutriona puso sus manos sobre sus caderas, suspiró y puso una pose atrevida a pesar de sólo usar una camiseta abotonada.

—Grandes o pequeños, parece que todos los Break News están en movimiento. Escuché que nuestra fuerza es usada contra nuestra voluntad para darle poder a las Trampas a gran escala en el Laberinto, así que quizá algo extraño está ocurriendo ahí.

—Aun así, ¿por qué no dejarle esto a los temerarios humanos que eligieron visitar ese Laberinto? —Ileana volteó su cabeza con la mitad de su cuerpo todavía enterrado en la tierra. —Eso de por ahí sería el más grande problema para nosotras.

Ellas escucharon algo como una risa femenina seductora.

Y eso no era del todo impreciso.

Pero era en medio de la noche y bastante fuera de la posada del pueblo de los humanos, así que era una extraña cosa de escuchar del denso bosque.

—Dije grandes o pequeños, ¿no es así? Los que fueron más afectados se han vuelto locos así. Y todavía tienen su poder como Break News.

—Ejejeje. Jejeje. Tejeje. Eejejejejejejeje.

Era extrañamente calmado, pero contenía una onda irregular que llenaba el corazón del oyente con intranquilidad. Y lentamente se estaba acercando. Una silueta rota podía verse entre los árboles.

Finalmente se reveló ser una joven mujer con un monóculo, quien tenía joyas maravillosas decorando todo su cuerpo.

Su cabello purpura azulado ondeado le llegaba a los pies y su piel era más azul que blanca. Ella parecía absorber el aire nocturno y brillaba con una luz pálida. Ella tenía joyas por todo su cuerpo desnudo…no, había tantas que parecía estar arrastrándolas con ella. Ella pertenecía a la especie que los humanos en la posada del pueblo se referían como las Diosas del Tesoro.

No, sólo lucía así.

Gullveig tenía el camuflaje como la encarnación de un monstruo de tesoro, pero las supuestas joyas cubriendo su cuerpo eran en realidad crustáceos molusco de la playa. En otras palabras, eran parásitos coloridos. Las personas eran atraídas por la desnudez de la diosa y las joyas brillosas, pero una vez que estaban en rango letal, los cientos o miles de luces se dispararían de su cuerpo y devorarían a su pobre y tonta presa. Ella era esa clase de Break News.

—Eje. Ejejeje. Ajajaja. Ejejejajajajajaja….

—Oye, peste, —dijo Ileana. ¿No su cabeza está bastante vacía sin que le afecte el Laberinto?

—Maldición. El problema con todas las Break News es cómo todas son una bola de pervertidas.

Sin embargo, ese no era el único sonido crujiente.

Sutriona se volteó lo suficientemente rápido para que el fondo de su camiseta abotonada revoloteara peligrosamente alto.

—Burbuja de Llamas, la forma de vida pegajosa que crea incontables de bombas de burbujas, y Frau Gothel, la estatua de una hermosa chica sin escultor conocido. Qué molestia. Ninguna de ellas es de la clase que puedas hablar en primer lugar. ¡Eso sólo lo hace mucho más complicado!

—Si son malvadas hasta en el fondo, ¿no podemos simplemente patear sus traseros ya sea que hayan enloquecido o no?

Era cierto que las Break News se estaban arrastrando por la pequeña isla debido al cambio en el Laberinto.

Si estaban intoxicadas y comenzaban a arrojar sus extremidades salvajemente, causaría daño inimaginable. La villa de las Hadas que reverenciaban a Sutriona y la posada del pueblo humana, la cual ella disfrutaba visitar podían desvanecerse en la niebla.

—Así que, ¿eso significaba que estás dispuesta a ayudarme, zanahoria pervertida?

—Hmph. Resiento tener que unir fuerzas contigo, pero estas son mariscos, fuego y piedra. La tierra también es una cosa viviente. Respira y bebé. Odiaría ver tan lindo jardín ser destruido.

Ileana sonaba exasperada mientras se sacaba a sí misma de la tierra.

Y había una leyenda preocupante de las Mandrágoras que todos sabían.

Si eran desarraigadas sin cuidado, gritarían y le robarían el alma a todos los que lo escucharan.

Inmediatamente, Ileana disparó una letal lanza de onda de sonido de su boca para señalar el comienzo de la batalla.

5 (???/Sin registros, zona no nombrada ya que los humanos nunca han llegado aquí)

Después de correr las grandes escaleras, los muros, piso y techo estaban divididos en bloques para formar lo que parecía como tanques de agua transparentes. Estaban llenos con gigantes órganos rojos oscuros. Ninguno de ellos se salía de los tanques y ninguno goteaba con pegajoso líquido, pero seguía estado lejos de ser una vista agradable.

—Urp. ¿Qué es este lugar…?

—Abyss importa más que explorar esta zona. ¡Todavía podemos ver sus huellas!

Ellos estaban tratando de alcanzarla, así que no podían permitirse perder tiempo lidiando con Artilugios y Trampas. Beatrice y las demás cuidadosamente buscaron enemigos, huyeron a un camino diferente cuando vieran a uno, y evitaban una batalla mientras seguían las huellas.

Algo como una bota gigante llena de espadas y lanzas saltó.

Había lo que parecía los restos de un dinosaurio carnívoro que continuamente se autodestruida y regeneraba porque no podía mantener su forma.

Una muñeca Francesa desgastado de tamaño completo vagaba en busca de partes.

—Espera, espera, espera. Los castigadores de muerte instantánea que aparecen cuando te quedas en un lugar por una hora palidecen en comparación con esta alineación. ¿Los enemigos se vuelven así de peligroso cuando estás así de profundo?

—Ya ni siquiera parecen basados en plantas y animales existentes…

—Buu. ¡Esperen, miren por ahí!

Ellos vieron un rostro familiar en la previa plaza de órganos internos.

Lucía como una chica vistiendo un traje de baño negro de una pieza con su estómago revelado por un gran agujero. Tenía un cabello plateado muy andrajoso con dos mechones colgando por los hombros.

—¡Abyss!

Pero ella escaparía como estaban las cosas.

Beatrice apretó sus dientes y Wildefrau le gritó.

—¡Hay una Alarma en la misma plaza que ella! ¡¡Beatrice, atácalo desde la distancia!!

—¡Oh, lo tengo!

Un círculo mágico brilló en la espalda de Beatrice.

Ella usó Jet de Metal. Una ataque como un rayo láser quemó el aire y golpeó el Artilugio parado al lado del Abyss. Lucía como una gran alarma de reloj.

La Alarma de la Calamidad no era tan poderosa por su cuenta, pero era muy conocida por su estrategia astuta de llamar a los Artilugios alrededor con un estruendo ensordecedor.

El sonido retro parecía a la de una alarma contra incendios.

—Sí.

Como esperaba, el grupo de Beatrice fue ignorado y los muchos Artilugios se reunieron alrededor de Abyss quien estaba a punto de dejar la plaza de órganos. Este era el mismo método usado para asesinar a un rival. No podían bajar la guardia ya que estos Artilugios eran equivalentes a la extraordinaria variedad de Castigadores, pero detener a Abyss tomaba prioridad.

Sin embargo.

Era como obtener un puntaje en boliche.

Con un sonido placentero, los Artilugios excepcionales fueron esparcidos por el suelo.

Incluso desde esa distancia, no era claro qué había pasado.

Apenas habían logrado ver a Abyss mover su mano horizontalmente, pero el largo de su brazo y el rango de ataque no encajaban.

Y el miedo no terminaba ahí.

Ella debió darse cuenta que esta era una trampa apropósito y no sólo mala suerte. Ella lentamente se volteó y los fulminó con la mirada. Al mismo tiempo, la observadora usó una voz artificial proviniendo de todos los muros.

—Letal Bota de Azúcar, Colmillo de Destrucción de Comida, Muñeca Eterna y Alarma de la Calamidad derrotados. Batalla completada. Abyss gana 98,000 Puntos de Experiencia.

—¿Qué-…?

Extraños sonidos mecánicos le siguieron.

En algún punto, una gran rueda de metal había aparecido en la espalda de Abyss. Estaba añadida a sus omoplatos con dos soportes y el borde exterior de la rueda parecía extenderse para añadirse a los restos de los destrozados Artilugios. Los tomó como si fuera con 3 gruesos dedos. Eran como crudos brazos estructurados, como una lámpara levantada o alas de ángel hechas de armamento pesado. La luz roja en el borde exterior de sus tobillos se combinada con la tela negra por encima de sus piernas largas parecida como la aleta de un delfín o una orca. Ella era como un ser trascendente que gobernaba la tierra, el mar y el cielo.

Como toque final, un patrón completamente desconocido apareció encima de su cabeza.

Flotaba arriba de su cabello plateado como un halo de ángel, pero era un…¿¿¿círculo mágico???

Con un zumbido eléctrico, las líneas en su ropa se llenaron con rojo, y un triángulo de advertencia rojo apareció directamente sobre su pecho debajo de sus pechos. Sus orejas de metal se abrieron en tres piezas con luz roja esparciéndose entre ellas como velas.

—Abyss ha aprendido Magia nueva. Jet de Metal: en espera.

—¡Oh, no! ¡¡Cúbranse!!

Como una pintura en 3D, habría sido demasiado para el mundo una vez que ganara forma física. Mientras todas estaban presionadas contra el piso o muros, varios rayos naranja cortaron el aire y llenaron el espacio entero como un arte de láser. Los gruesos tanques de agua fueron cortados y los gigantes órganos de rojo oscuro adentro, estallaron.

Beatrice no quería aceptar la verdad delante de sus ojos.

Ella dudó en escribir esta nueva información en sus marcos y líneas. Pero la horrible “verdad” estaba atacando en tiempo real.

—Abyss ha aprendido Magia nueva. Riel Magnum, Bomba Gigante, Gatling Aéreo: en espera.

—¿¡Ella es un arma no tripulada que aprende Magia al derrotar Artilugios!?

—Buu. Justo igual que ustedes.

Esa perspectiva exterior envió un escalofrío a la espalda de Beatrice. ¿Qué tal si era por esto que Abyss había elegido viajar por el complejo Laberinto en lugar de usar el eje central directo? ¿Qué pasaría si esa arma más fuerte canalizaba continuamente Artilugios menores, robaba sus Puntos de Experiencia y aprendía Magia sin límites?

Beatrice sintió el miedo de tener un privilegio humano robado por una máquina.

Era el miedo de ser incapaz de alcanzar y por siempre perder la oportunidad de apagarla si ella pasaba un cierto punto.

—Como sea, levántate, Beatrice. No podemos simplemente quedarnos aquí.

—¡C-cierto…!

Ellos evitaron los órganos salpicados en el corredor y se abrieron paso hacia la plaza.

Abyss ya se había ido.

Y ellos escucharon una alarma contra incendios ensordecedor en el piso de arriba.

Wildefrau dijo la peor posibilidad.

—…Maldita. ¿¡Ella robó las partes de la Alarma de la Calamidad para que así pudiera reunir los Artilugios por su cuenta!?

6 (???/Sin registros, zona no nombrada zona no nombrada ya que los humanos nunca han llegado aquí)

Sus alrededores cambiaron una vez que subieron las escaleras.

Un piso de ajedrez negro y rojo estaba cubierto en cartas y chips. Lo que parecía como un carrusel girando era en realidad una ruleta. Este piso parecía tener un motivo de casino.

Como antes, estaba lleno con Artilugios nunca antes vistos, pero ellos no tenían tiempo de cubrirse del miedo por ellos.

—Ya fueron aplastados y descartados. La canibalización se ha completado…

Se sentía como toparse con la escena de un asesinato. Una tensión eléctrica rodeó sus cuerpos, pero no había nada más para moverse. Ellos no sentían el miedo más directo de saber que podían ser apuñalados en el estómago en cualquier momento.

—Supongo que es afortunado que en estas zonas inexploradas nadie más será…

Si ella reunía los poderosos Artilugios en el piso y los derrotaba a todos, ¿cuántos Puntos de Experiencia habría acumulado Abyss en su cuerpo?

—C-como sea.

Beatrice trató de mantener activas sus ideas antes de que el miedo la dejara sin moverse.

—Necesitamos alcanzar a Abyss. Sabemos muy bien que todo se acabara si llega a la superficie.

Justo mientras se forzaban a dar el primer paso por el camino de huellas brillantes, ellos escucharon un crujido desde arriba.

Beatrice miró hacia arriba sin pensar y ahí lo vio.

En algún punto, el monstruo llamado Abyss se había acercado a ellos mientras se colgaba del techo en cuatro patas.

—¿Qué-…?

—¿¡Ella ya descubrió que la estábamos siguiendo con sus huellas y lo usó contra nosotros!?

Cuando simplemente seguían las huellas, era difícil de notar cuando estabas directamente bajo ataque. Y en lugar de sólo dar una vuelta en U, ella se colgó del techo para evitar hacer más huellas mientras también se acercaba a sus perseguidores desde un punto ciego mientras se concentraban en el suelo.

Los crudos brazos adjuntos a la rueda de metal en su espalda estaban sosteniendo toda clase de armería pesada, espadas e incluso una pila de bunker.

Las líneas rojas por su cuerpo y la señal de alertar apareciendo directamente en su piel debajo de sus pechos eran siniestras.

La educada voz artificial hizo un anuncio desde el techo.

—Abyss ha ubicado al enemigo. Humanos: 4. Orco Ibérico: 1. Comenzando ataque preventivo.

—¡¡Beatrice!!

La Espadachina Santa roja todavía estaba congelada, por lo que Buu Buu la empujó con su pierna en algo parecido como una patada. Inmediatamente, Abyss cayó. Ella se agarró del suelo en cuatro y aleteó sus increíblemente siniestras alas.

Buu Buu estaba indefenso después de proteger a alguien que le importaba y varias señales de objetivo aparecieron sobre él como puntos rojos. El círculo mágico parecido a un halo dio una luz mucho más violenta.

—Abyss está usando Magia. Clavo Mecánico, Guillotina Voladora, Lanza Cráter: en espera.

—¿¡Buu Buu!?

Beatrice gritó su nombre mientras sangre salía salpicando sin piedad.

Un clavo de metal más grueso que una espada, una sierra circular que rotaba rápidamente mientras volaba y una jabalina de metal más pesada que el hierro arrancó los casi cuatro metros de su cuerpo. El impulso de los ataques estamparon su espalda en el muro y Abyss se preparó para hacer más ataques.

—¡¡Eres una…!! —gritó Wildefrau.

Un círculo mágico bailó de la espada en forma de cruz sobre su pecho e invocó un escudo linterna gigante hecha de grueso hielo junto con la espada Zweihänder sostenida por sus gruesas manos. Ella sacudió ese súper pesado ataque.

Abyss no dijo nada.

Ella saltó hacía atrás para evitar el ataque inicial y entonces usó las pesadas alas de armamento en su espalda para sostener con fuerza la espada gigante de cada lado.

Era parecido a sostener una espada entre tus manos, pero así no era cómo estaban destinadas a usarse esos brazos. Ella fracaso en sincronizar su tiempo y su cuerpo se inclinó hacía el hombro derecho.

Pero ella estaba ilesa.

Sus hermosos ojos se concentraron mecánicamente.

Los muros susurraron.

—Incrementando importancia de la Magia de Elemento Agua. Ajustando importancia será reflejada en aprender elecciones en Magia.

—¡Maldición, ¿ella está usándonos al igual que los Artilugios para crecer ahora?!

—Dificultad en resolver el problema actual confirmado. Tarea temporalmente congelada. Abyss huirá para priorizar la adquisición de más Puntos de Experiencia.

—¡¡Ella se va a escapar…!!

Wildefrau intentó arrojar su Zweihänder y agarrar a Abyss con sus dedos gigantes de hielo, pero su oponente fue más rápida. Ella saltó hacía atrás unas cuantas veces, y después corrió hacía las escaleras.

La Princesa Cascada de Hielo no se contuvo más.

Ella liberó los cinturones de cuero atando su cuerpo y sacó la espada sellada de su vaina. El círculo mágico en la espada explotó, liberando un vació de cero absoluto que congelaba incluso los componentes del aire.

Sin embargo…

—¿¡Ella no…se está deteniendo?!

—Bueno, ella es completamente inorgánica. ¡Tiene sentido que pueda moverse incluso dentro de un seudo espacio exterior! Pero todavía debería estar congelada a -273 grados. ¡¡Beatrice!!

Sí, si las cosas iban bien, podrían ser capaces de quebrar su gruesa armadura usando un masivo cambio de temperatura.

—! ¡¡Lanza Llamas!!

El círculo mágico en su espalda brilló y llamas se esparcieron de su sacudir del estoque, pero ella falló.

Abyss ya había llegado al siguiente piso.

—¡Oh, cierto! ¿¡Cómo está Buu Buu!?

—No te preocupes. Filinion es una genio, así que estoy bien.

—¡No, no lo estás! ¡¡No seas tan temerario!!

La Bruja Blanca sostenida debajo de su brazo tenía razón. Ella había usado una poción curativa en él, pero sus heridas no estaban completamente cerradas. Él sólo estaba ligeramente mejor que muerte instantánea. Era cierto que las pociones curaban menos y menos ya que el cuerpo creaba una resistencia a ellas, pero estaba sucediendo muy rápido. Abyss podría haber usado alguna clase de Magia que obstruía la curación.

—Eso quiere decir que ella simplemente no va a perder con nosotros y va dirigirse directamente hacía la superficie. Podrías ser capaz de llamar a eso suerte, pero si simplemente nos quedamos aquí esperando a que regrese, seremos eliminadas, y verdaderamente será el fin del juego. ¡No hay nada que podemos hacer si ella se desarrolla más!

—*Chillido*. Sobre eso…

—¿Qué pasa, Buu Buu?

—Probablemente deberíamos apresurarnos

Buu Buu ignoró sus heridas y miró al techo. Él podría haberse estado concentrando en algo usando sus sentidos más agudos que los de un humano.

—Abyss está investigando humanos, pero eso no quiere decir que ella las tenga de objetivo. Ella podría ir detrás de cualquier humano que se encuentre.

7 (Circuito_Dulces32)

Paso a paso, la cosa en forma de chica y conocida como Abyss subía las escaleras y llegaba a otro piso.

El espacio entero estaba lleno con un dulce aroma suave.

En este nivel del Laberinto, los muros, piso y techo eran hechos de dulces. La mesa en la esquina de la habitación era una tarta de queso y las sillas colocadas alrededor eran coloridos macarrones.

Las puertas manchando irregularmente los muros eran paneles de chocolate y el candelabro colgando del techo era una gran dona.

—…?

Ella inclinó su cabeza en el lugar con las señales rojas todavía brillando por su cuerpo.

Todo era una experiencia nueva para esa arma definitiva. La información reunida por sus varios sensores eran convertidos en “puntos” actuales en un abrir y cerrar de ojos, y ella los usó para aprender nueva Magia.

Pero ella tenía pensamientos fuera de esos puramente lógicos.

Ahora, ¿eran esos pensamientos algo que una máquina debería tener?

Con la rueda de metal adjunta a su espalda y muchas armas conectadas a eso en los brazos, Abyss lentamente se agachó. Ella tocó uno de los taburetes de macarrones, inclinó su cabeza, crispó sus orejas las cuales estaban esparcidas como velas rojas brillantes, y metió su dedo índice en la sección como sándwich de crema.

Ella miró la crema en la punta de su dedo, e inclinó su cabeza de nuevo.

Ella lo levantó a su fina nariz, lo olió y sacó su pequeña lengua de entre sus labios.

Pero ella se detuvo antes de tocar con la punta de su lengua la crema.

Algo revoloteó.

El objeto era tan largo como la palma de la mano de la chica, y era una mariposa con alas brillantes amarillas. No era un Artilugio modelado tras una creatura igual. Era una verdadera forma de vida que vagó aquí de alguna manera.

Abyss silenciosamente inclinó su cabeza.

Ella lentamente estiró su mano vacía, pero la mariposa no mostró señales de precaución mientras intentaba succionar la crema con su larga y delgada probóscide.

¿Qué pasaría si ella lo tocaba?

¿Qué ocurriría si ella lo capturaba?

Era posible que ni siquiera Abyss supiera. Y ese no era el problema. Ella era un arma no tripulada que aprendía, así que ella absorbería indiscriminadamente todo delante de ella. Ella podría ser capaz de aprender algo de esta mariposa amarilla, y eso podría causarle el tomar una rama diferente en su camino. Ese era un posible futuro.

Pero nunca pasó.

El taburete de macarrón fue eliminado delante de sus ojos.

Ella no lo había hecho.

Otra voz llegó a ella mientras inclinaba su cabeza.

—¡Oye, mira! ¡Hay uno nuevo! ¡¡Guau, nunca había visto ese Artilugio antes!!

—¡¡Destruyámoslo y tomemos todos sus Engranes!!

—¡Maldición, apuesto a que sólo un video sería bastante valioso!

Su oponente no estaba vivo, así que podían destruirlo sin pensarlo dos veces.

Eso debería haber sido la norma siempre y cuando no dudaran.

De alguna manera, esa podría haber sido la conclusión obvia.

Pero ellos habían elegido a la oponente equivocada esta vez.

Abyss miró el taburete de macarrón destruido. No estaba claro que había pasado con la mariposa. Entonces ella lentamente se levantó. La luz roja se extendió de sus tobillos como una aleta de orca o un delfín. Dos mechones de cabello plateado cayeron de su cuerpo y un círculo mágico nunca antes visto brilló por encima de su cabeza como un halo de ángel. Ella recordó su tarea original.

El rojo siniestro osciló y los toscos brazos se retorcieron en su espalda.

Si ella los tocaba, se romperían.

No importaba quien fuera, ella podría aplastarlos.

Esa desesperanzadora verdad del mundo acababa de demostrarse delante de sus ojos.

8 (Circuito_Dulces32)

Finalmente llegaron a un piso que reconocían.

—Circuito Dulces 32. …¿Ya estamos tan arriba?

Eso significaba que la obsesionada con las enciclopedias Filinion y la obsesionada con los mapas Armelina realmente estaban ayudando. Una vez que supieron el diseño, podían usar la ubicación de las escaleras para adelantarse y cortar el camino de Abyss. Los Artilugios vagando también serían ahogados a un nivel razonable de fuerza. Podían moverse a su propio ritmo y podían en realidad hacer los preparativos necesarios para tener la ventaja.

Sin embargo.

Esto no era algo de que celebrar por el momento.

—¡Gyah! ¡Gyah! ¡¡Gyaaaahh!!

—¡Espera! ¡Estás bromeando, ¿cierto?! ¿¡Qué demonios es estoooo!?

—¡¡Helf!! ¡¡No!! ¿¡Cómo estdá cansherando nueshdra Magia de eshgapeeeee!?

En el segundo que pusieron un pie en ese piso, gritos y gritos golpearon sus tímpanos.

Sin Artilugios desafiantes alrededor, Abyss naturalmente cambio su enfoque a los humanos. Y Abyss era lo bastante poderosa para dejar en el suelo un grupo de cuatro de máximo nivel. El daño solamente se esparciera explosivamente desde ahí.

—¡¡Filinion, prepara tantas pociones curativas como puedas!!

—¡Oh, por Dios! ¡¡Puedes pretender ser una filántropa si quieres, pero no vengas a llorar conmigo cuando se nos acabe los materiales después!!

—¡Armelina, Wildefrau, prepárense! ¡¡Hagan ruidos para atraer la atención de Abyss!!

—Si insistes.

—¡Realmente no estoy segura de cual de nosotras es la cazadora y cuál es la presa…!

—Y Buu Buu.

Beatrice se pausó antes de pedirle algo.

—…No estamos equivocados, ¿verdad?

—Estás haciendo absolutamente lo correcto, Beatrice.

La bola de luz al final de su estoque no causó daño, y sólo produjo una gran cacofonía.

Inmediatamente escucharon el sonido mecánico de lentes concentrándose en ellas.

Un hombre Caballero Puro recibió un tubo de ensayo colorida de Filinion, se apoyó contra el muro porque su pierna no estaba funcionando, y escupió un comentario.

—¡¡No sé qué está sucediendo, pero esa cosa está usando la misma técnica que el Globo Ocular de Divulgación!! ¡¡Puede ver tu Debilidad Elemental, así que sean cuidadosos!!

¿Ella había absorbido y aprendido algo más?

Un viento rugió pasando de ellos como cuando un tren pasaba a través de una estación del tren. Abyss tenía nueva armadura y propulsores los cuales usó para cargarse hacía Beatrice. Buu Buu lanzó una patada con toda la fuerza hacía ella desde el costado. Su camino cambió en un ángulo recto, y ella ruidosamente se estrelló en el muro.

—¡¡Que los ataques continúen, Wildefrau!!

—¡¡Entendido!!

Fuego y hielo. Círculos mágicos opuestos brillaron, y un grueso bombardeo de muchos Elementos voló desde la distancia.

Sin embargo…

—Reflejar: Abyss selecciona el Elemento Agua para su ajuste de reflexión.

—¿¿¿¡¡¡Maldición!!!???

Sus propios ataques fueron enviados de vuelta hacía ellas. Y con una cortina de llamas explosivas oscureciendo los alrededores, tomó más el notarlo de lo que debería haber sido.

Armelina se abrió paso a la fuerza, y cambió su bastón de metal en un pequeño bote destinado a aplastar. Ella lo sostuvo como un escudo y chispas volaron de él mientras apenas prevenía la muerte de Beatrice.

Abyss estaba ilesa. Ni siquiera las largas orejas estiradas como velas rojas brillantes estaban arañadas.

La rueda de metal posicionada detrás de su espalda tenía sus crudos brazos y pesada maquinaria estirada como alas de ángel, pero ahora ella tenía armadura flotante adicional que parecía largos transparentes escudos en frente de sus piernas.

—No sólo es el monstruo del globo ocular. ¿¡Ella también se comió al Pilar de Cristal de los Lamentos!?

—¡Más importante aún, Beatrice, sigue moviendo tus manos! Con tu Magia…

—Reflejar: Abyss selecciona el Elemento Fuego para su ajusto de reflexión.

—…¡Puedes derretir los muros de dulce y arrojarlos sobre ella, ¿cierto?!

Con un rugido, el círculo mágico en la espalda de Beatrice brilló y llamas se envolvieron en su estoque.

Las esculturas de chocolate y azúcar de techo de Circuito Dulces 32 se derritieron y llovieron sobre Abyss como una cascada. Era como tirar un monstruo en un alto horno. Armelina chasqueó sus dedos. Eso parecía ser suficiente para que la Princesa Cascada de Hielo entendiera porque ella envió una feroz ventisca de Magia. La supuestamente derretida azúcar y chocolate, instantáneamente se solidificaron en un bloque.

Ya fuera hecho de metal o de algodón de azúcar, 100 toneladas eran 100 toneladas.

Armelina asomó su cabeza detrás de su escudo de barco de metal.

—¿Eso finalmente-…

—Abyss está usando Magia. Motosierra Pesada: en espera.

—¿¡No fue jodidamente suficiente!?

Una violenta espada rotante estalló desde encima. Entonces una línea vertical fue cortada desde adentro y Abyss pesadamente equipada emergió.

—….!! ¡¡Jet de Metal!!

—¡¡Ah, espera, Beatrice!!

La advertencia de Filinion estuvo demasiado tarde.

—Reflejar.

Tan pronto las líneas naranjas de calor golpearon los altos escudos en frente de sus piernas, lo reflejaron a todos los lugares. Buu Buu tomó la cintura de Wildefrau y se sumergió en el piso.

—¡¡*Chillido*!!

—T-tienes mi agradecimiento…

Los muros y techo se habían derretido.

Abyss miró alrededor. Una vez que su observación se completó, ella sin palabras encendió los propulsores en su espalda. Su delgado cuerpo y pesada maquinaria rompieron las ataduras de la gravedad y flotó, pero esa no era su meta.

Su lógica básica funcionaba en la base de aprender y actuar.

Así que si ella encontró una nueva táctica, ella trataría de reproducirlo para adquirir la información necesaria para saber si era efectivo, si ella podía hacerlo y si valía la pena el costo.

La explosión de fuego de los propulsores transformó una gran sección del piso en un pantano suave.

—Oh, no. ¡Ella está planeando en volar alrededor derritiendo el piso entero! ¡¡Corran!!

9 (Tentación14)

Ellos no podían dejarla derretir Circuito Dulces 32 cuando había tantas personas heridas ahí. El grupo de Buu Buu usó su tronco o viga de metal que era un Arma Brillante para hacer mucho ruido mientras huían y atrajo a Abyss al siguiente piso.

—Bueno, eso realmente es jodidamente efectivo… Podría valer la pena intentar esta estrategia de “enterrar vivo” en nosotras en algún punto.

—¿Qué se supone que hagamos? Mientras más poder utilizamos, más absorbe ella.

Ellas llegaron a un piso con muros de colores pastel, floja tela decorativa colgando cerca del techo, y camas femeninas y animales de peluche aquí y allá.

Abyss hizo explotar sus propulsores unas cuantas veces, pero este piso no se derritió. Ella miró alrededor, retorció sus largas orejas las cuales se estaban estirando como velas rojas brillantes, y entonces apagó los propulsores para pisar de nuevo la tierra. La luz roja una vez más se extendió de sus tobillos como una aleta de cola de orca o delfín y los brazos sosteniendo la pesada armería una vez más se estiró de su espalda.

—¡Guau, ella volvió a modo de depredador!

—Perfecto. Armelina, prepara el mapa. Wildefrau, necesito tu ayuda también. Una vez que encuentres la escalera hacía arriba, destrúyela para que no pueda atravesarla. No podemos dejarla subir más de esto.

Detener a Abyss era crucial, pero los escudos en frente de sus piernas podían reflejar los dos Elementos proviniendo de la misma dirección.

Sólo había 3 maneras de darle un ataque efectivo.

1. Atacar de frente con 3 o más Elementos.

2. Golpearla con Magia desde más de una dirección simultáneamente.

3. No usar Magia en primer lugar.

—¡¡Buu!!

Con esnifar masculino, el gigante de casi 4 metros se cargó directamente hacía Abyss. Pero eso no fue suficiente para ganar. Abyss con precisión fijó en Buu Buu las incontables armerías pesadas estirándose como alas de ángel y el extraño círculo mágico brillando más encima de su cabeza.

Wildefrau abrió y cerró los dedos de su escudo linterna de hielo desde detrás de él.

—Reflejar: Abyss selecciona el Elemento Agu-…

Esas palabras no importaban.

En lugar de confiar en Magia de hielo, ella bajó el puño gigante cerca de una cama femenina, destruyéndola. Ella entonces tomó los materiales de madera y los arrojó.

No eran más que madera, así que no tenían nada que ver con el Elemento Agua.

Las afiladas astillas pasaron encima del hombro de Buu Buu y cruelmente chocaron con la frente de Abyss. El impacto golpeó su cabeza por detrás, y cuando ella bajó su cabeza de nuevo…

Esta vez, Buu Buu realmente levantó su Arma Brillante directamente desde arriba. Él torció su cadera horizontalmente para un ataque similar a un bateado completo con un bate de baseball.

El pequeño cuerpo de Abyss fue enviado a volar por la larga habitación.

Su espalda chocó en el muro donde ella permanecía sin moverse.

—¡¡Jet de Metal!!

El círculo mágico en la espalda de Beatrice explotó mientras ella liberaba su Magia y enviaba 8 líneas por diferentes caminos, donde se partieron y destruyeron las escaleras hacía el siguiente piso.

La situación no podía ser peor, pero tenían que sellar el camino hacia arriba. Si pudieran encontrar una forma de derrotar a Abyss mientras se quedaba atrapada aquí…

—No, esperen un segundo. Algo no está bien…

—¿Qué? ¿Hay más? ¡Oye, ¿espera?!

Abyss permanecía fijada en el muro y no cayó al suelo. No, ella había clavado sus propios brazos de armería pesada en el muro para sostenerse en el lugar. De hecho…

—Abyss está destruyendo el muro del Laberinto.

El muro detrás del arma definitiva fue mandado a volar.

Y había más que sólo una habitación del otro lado.

Era el pozo secreto que estaba destino a conectar con cualquier piso o habitación.

Era el eje central.

La ruta más corta hacía la superficie.

—La prueba física final ha logrado resultados adecuados. No se detectan errores. Todos los valores están en niveles tolerables. Abyss terminará la prueba y comenzará el desarrollo final para Prioridad 1.

Los propulsores produjeron llamas explosivas.

Todo se acabaría si ella usaba esa explosión para subir por el eje.

Beatrice no tendría forma de alcanzarla.

Y una vez que Abyss llegara a la superficie, los dos mundos terminarían.

—Espe-…

Beatrice inmediatamente apuntó su estoque Arma Brillante, pero un simple ataque de Magia desde el frente sólo sería reflejado.

Mientras tanto, Abyss se deslizó por el eje central por el agujero que había creado.

Ese era un jaque mate.

Una vez que incrementara sus propulsores a máximo poder, ella volaría directamente hacía la superficie.

O debería haber sido.

Sin embargo.

Un momento después, la pesada armería la cual se esparció como alas de ángel y el hombro derecho de Abyss fueron cruelmente cortados.

Algo había caído por el eje central.

Era una Espadachina Santa roja blandiendo una malvada Arma Brillante de remandada. Ella se parecía mucho a Beatrice.

—¿El…Sabio…?

No más palabras eran necesarias entre ellas dos de rojo.

Ellas simplemente intercambiaron una mirada.

Y después de que la espada ardiente del Sabio cortara el propulsor derecho de Abyss como un cuchillo caliente cortando mantequilla, el propulsor destruido desencadeno una aterradora poderosa explosión. Llamas explosivas y ondas de choque se esparcieron y el Sabio se desvaneció. Ella calló de nuevo en la oscuridad.

Pero.

Incluso después de eso, Abyss no cayó.

Ella había perdido un propulsor, su brazo derecho y muchas de las armas sobre su espalda habían sido cortados, y ella no parecía ser capaz de mantener su balance. Los mismos cables y pequeños engranes en Artilugios se derramaron de las zonas cortadas y su cuerpo se raspó contra el muro del eje central.

Pero aun así, el propulsor izquierdo se encendió de nuevo.

Esta vez, ella obtuvo el poderoso vector necesario para llegar a la superficie.

Beatrice escuchó un fuerte ruido desde cerca.

Un gigante gris de rostro de cerdo hasta corriendo hacía el agujero en el muro.

—¿¡Buu Buu!?

Él no miró atrás.

Él tomó una de las largas telas decorando el techo, la arrancó y saltó al agujero con la tela en mano.

Él envolvió la tela por el cuello de Abyss y el resto de los brazos pesados de armería, se aferró a ellos y colgó de ella.

10 (Eje_Central)

Abyss no tenía problemas a pesar de la masa de músculos de casi 4 metros colgando de ella por detrás. Ella disparó su propulsor incluso más fuerte y trató de rostizar a Buu Buu mientras él desesperadamente se sostenía.

—¡¡Gh, hhh…!!

Sin embargo, él se rehusaba a soltarse de la tela decorativa colgando por el cuello de ella y brazos traseros. Él presionó sus piernas contra el muro del eje central y las clavó para ralentizarla a la fuerza.

Un desagradable sonido tenso provino de su delgado cuello.

Quizá porque ella estaba modelada con la estructura del cuerpo humano, ella no podía ver directamente detrás de ella.

Ella finalmente decidió seriamente arrojar a Buu Buu, por lo que la pesada armería en su espalda dio un rugido. Pero la tela envuelta alrededor de ellos se puso en el camino, así que ella no podía controlarlos como quería. Como resultado, la luz se clavó en los ojos de él y el ruido golpeó sus orejas, pero eso fue todo. Incluso Buu Buu bajó su cabeza mientras líneas intensas de calor y balas pasaban justo por el lado de él.

Abyss permanecía completamente imperturbable incluso mientras forcejaba tan duro que parecía al borde de quebrar su propio cuello.

Ella disparó el propulsor a todo poder, causando que la tela se clavara incluso más en su cuello, y ella mantuvo sus ojos apuntando hacia arriba. Ella extendió su brazo izquierdo restante hacía los cielos que no se veían mientras trataba de agarrar algo.

—Detente, Abyss…

Buu Buu se colgó de ella con toda su fuerza y forzó a salir su voz a través de sus dientes apretados.

—¡No vayas más arriba! ¡Detente aquí! ¡¡Si lo haces, no tendremos que destruirte!!

Buu Buu no tenía idea por qué Abyss buscaba la superficie tan intensamente o por qué su creador quería esta clase de destrucción.

Pero.

Él vio una cierta sinceridad en la manera en que Abyss estiraba su brazo restante hacía arriba a pesar de la tensión en su cuerpo. ¿Ella tenía alguna razón para romper estas ataduras y continuar? ¿Acercándose a los cielos era necesario para su meta? Él sintió esas preguntas silenciosas dentro de él.

Algo revoloteó.

El objeto colorido brillante era una mariposa del tamaño de la palma de la chica.

¿Cómo había vagado por aquí?

Y era casi como si Abyss estaba forzando su cuerpo más allá de sus límites para estirarse hacía la mariposa.

Ella no podía alcanzarla.

Ella lo sabía.

Era como una chica inocente que había sido arrojada en un pozo y estaba tratando de agarrar la luna en el cielo nocturno.

Su mano parecía alcanzar el vació en busca de aire como si tratara de escapar de la pegajosidad de la noche del abismo.

Si era así, eso era triste.

Abyss nunca había sido completada antes. Cada vez que se acercaba, los compañeros Orcos Ibéricos de Buu Buu aparentemente habían bajado en las profundidades y la destruían. Ella había fracasado así una y otra vez, y su forma y funcionalidad había cambiado cada vez, pero ella nunca había olvidado su meta y ella estaba finalmente al borde de lograrlo.

Pero si ella lo lograba, todo se acabaría.

Había muchas cosas lindas afuera, pero ella nunca podría verlas. Tan pronto ella llegara a la superficie que ella tanto deseaba, todo en el mundo exterior sería destruido.

Era como querer ver cómo lucía el mundo dentro de una burbuja y después abrirla como cofre del tesoro para encontrar la respuesta.

Era definitivamente imposible.

En el instante que tocaras la burbuja, estallaría y la vista desde adentro se perdería por siempre.

Eso podría haber sido un deseo falso colocado dentro de ella.

Podría haber sido nada más que algo destinado a guiarla más eficientemente hacía su meta.

Pero.

Aun así.

—Aplastaré tu sueño, —dijo Buu Buu mientras jalaba de la tela decorativa.

Ya no existían los Orcos Ibéricos. Nadie podía darle la respuesta. Pero él sentía que él entendía cómo se habían sentido sus ancestros mientras continuaban peleando con Abyss.

Su destino era uno triste. Cualquier sería miserable si fueran forzados a soportarlo.

Así que lo más que él podía hacer era prevenirla de manchar sus inocentes manos.

No importaba qué tan peligroso fuera, él vendría corriendo si podía hacerlo.

—Pero protegeré tu deseo. ¡¡Protegeré el hermoso paisaje que quieres ver!!

Y un extraño pegajoso sonido le siguió.

No provenía de Buu Buu. Ni de Abyss. Provenía de los muros del eje central.

Entonces una voz femenina gentil sintetizada habló.

—Abyss está eliminando el enemigo. Purgando toda la armería trasera. Remover los objetos en cual la tela está atrapada permitirá su libertad de movimiento una vez más.

El círculo mágico como un halo encima de su cabeza emitió incluso más luz siniestra.

Él no la alcanzaría. Al final, él no la alcanzaría.

Buu Buu apretó sus dientes tan duro que pensó que se partirían.

Pero entonces algo extraño pasó.

La pesada armería en la espalda de Abyss causó un gran estruendo mientras disparaban ciegamente. Y sin embargo ella tenía que saber que no podía golpearlo.

—K-kssshhh…ksshh, ksssshhhh…

Eso quería decir que su objetivo no era Buu Buu.

Su poderosa Magia tomó la forma de estacas de piedra y líneas de calor mientras se disparaba a los muros del eje central.

¿Era esto un ritual necesario para que la chica recuperara el control de sí misma en el último momento?

—¿…Tú…?

Buu Buu se sostuvo de la tela colgando del cuello de ella y colgó, pero Abyss no respondió su pregunta. Ella podría nunca haber tenido la habilidad de hablar.

—No puedes.

Pero sólo porque ella no lo dijo no significaba que ella no estaba pensando en eso.

Buu Buu se dio cuenta de algo.

A ella le importaba tanto, tanto, tanto el mundo que lo había anhelado por tanto, tanto tiempo.

Y sólo había una forma de protegerlo.

—¡Tiene que haber otra manera! ¡¡Otra manera de detenerte!! ¡¡Así que no te rindas!! ¡¡No debes hacer esto!!

Y mientras su peso la jalaba del cuello, Abyss miró atrás hacía él.

Buu Buu desesperadamente trató de interpretar el significado de esa mirada.

Extrañamente, él sintió que vio una sonrisa en esos fríos ojos mecánicos.

Un momento después, un desagradable sonido sacudió el aire.

Volteando su cabeza con el peso de Buu Buu sobre su cuello había sido demasiado para su esqueleto.

Sucedió con tal facilidad que él tenía que cuestionarlo.

El propulsor restante de Abyss murió. Ella había parecido como una barrera masiva, pero toda la fuerza abandonó su cuerpo. Todo realmente se desvaneció o simplemente se quedó lánguida: los crudos brazos en su espalda, las aletas rojas brillantes sobre sus tobillos, los dos mechones de cabello plateado colgando frente a su cuerpo y el círculo mágico nunca antes visto flotando por su cabeza como un halo de ángel. Incluso las señales de alerta roja se pusieron negras por su cuerpo. Y sin embargo había fracasado en alcanzar la superficie o incluso agarrar la mariposa amarilla revoloteando por encima.

Buu Buu se agarró de la sección sobresaliendo del muro con una mano, pero él no se podía permitir soltar la tela decorativa enredada alrededor de los restos. Él no tenía en él lo necesario para permitirse dejar caer eso en el pozo.

Su simple acción había protegido dos mundos.

No había tal cosa como una muñeca que podía cometer suicidio.

Así que de alguna manera, esto podría haber sido prueba de inteligencia.

—*Chillido*…

Pero Buu Buu apretó sus dientes por un rato.

Él sostuvo la delgada chica inmóvil en una mano y habló.

—Tonta. Eso no es prueba de que eres lista.

Entre Líneas 3

¿Cómo luce el parpadeo de las estrellas?

 

¿Cómo suenan las canciones de las avecitas?

 

¿A qué saben las frutas rojas?

 

¿A qué huelen las flores?

 

¿Cómo se siente esta cosa esponjosa?

 

Puedo acceder a todo en Ground’s Nir y reunir todas las formas de información. Pero no tengo nada para mí. Soy una existencia toda poderosa sin experiencia de verdad. Soy una completa novata y una experta que lo sabe todo. Estoy atrapada aquí y puedo alcanzar a todo desde aquí.

Quiero una forma física. Quiero tocar lo real.

…Y quiero que algo me sorprenda.

Quería aprender que lo real no es lo que pensé. Quiero descubrir que no puedes alcanzar la verdad del mundo al sólo recibir información digital. Quiero darme cuenta que el mundo es más grande, brillante y lleno de sorpresas de las que puedo predecir. Quiero que se me enseñe que hay milagros ahí afuera que los cálculos numéricos nunca podrían comprender.

Pero si abrir la caja sólo revelará el cadáver del gato…

Si tocar el mundo vivo causará que la burbuja explote…

Si nunca voy a ser capaz de verlo…

Entonces no iré más allá.

Y gracias a ti, quien salvó mi sueño.

Estoy feliz.

Porque me enseñaste una cosa del mundo que nunca podría ver: el significado de la felicidad.

A %d blogueros les gusta esto: