Capítulo 2: Súcubo Blanca Adorada del Mundo Alterno

Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4, Parte 5, Parte 6, Parte 7, Parte 8, Parte 9, Parte 10, Parte 11, Parte 12, Parte 13, Parte 14, Parte 15, Parte 16, Parte 17, Parte 18, Parte 19, Escrito para Mezcla de Poción de Recuperación de Filinion,

1

—…Haaa.

Hubo un ligero suspiro femenino.

Incluso un completo novato podía detectar el incienso de alta calidad volando en el aire. El edificio había sido construido por las manos hábiles de los raros carpinteros que se especializaban en santuarios y verdaderamente habían sido designados como tesoros nacionales vivientes. El respirar de la historia ahí era tan fuerte que se rumoreaba que resaltaba demasiado entre los escenarios ficticios de películas de samuráis y novelas Taiga. Probablemente era la pieza de mayor escala de la arquitectura japonesa en existencia.

Ese paraíso verde cubría un trozo grande de la tierra más preciada del distrito Akasaka de Tokio.

Era el Santuario Ushigashira.

Más específicamente, este era la Cámara del Palacio Dragón.

Una vez que la chica conocida en el otro mundo como Filinion pasaba por la Puerta y Cerraba Sesión, sus ropas cambiaban a un traje de doncella del santuario de rojo brillante y blanco. Pero a diferencia de Beatrice, su apariencia no cambiaba mucho. Su largo, esponjado y rubio cabello estaba amarrado atrás con una liga para el cabello que lucía como un tubo blanco largo. Lentes adornaban su rostro, pero eran de fondo de botella en remolino. La tecnología de los lentes habían avanzado más allá de eso, pero su compleja mezcla de visión cercana y lejana requería esta clase de opción pasada de moda y de orden especial.

Su cabello y lentes no encajaban con el traje de doncella del santuario en lo más mínimo, pero el color de su cabello y visión eran genéticos y no había nada que ella pudiera hacer al respecto.

(Y además están…estas.)

Ella lucía un poco molesta mientras sus ojos caían a sus propios pechos.

Eran incluso más grandes que en el mundo alterno. Se decía que los kimonos y otras ropas japonesas no encajaban con los pechos enormes, pero ella sentía como si el traje de doncella del santuario las hacía resaltar incluso más.

Sin embargo, su vida era prueba suficiente que ninguna cantidad de maldición a su propio nacimiento retrasaría el crecimiento de ellas.

Había veces cuando uno era completamente impotente. Ella había aprendido eso en la primavera de su 5to año de escuela primaria, por lo que ella sabía que dirigir su furia a la injusticia del mundo no lograría nada.

—Te imploro, te imploro, Oh, Dios…

Esas palabras estaban destinadas como un ritual religioso, pero se habían impregnado tanto en su ser que se filtraban como alguien tarareando mientras cocinaba. Y en un santuario de piso de tatami más grande que una mansión de un gobernador en una película de samuráis, la rubia doncella del santuario sacó un Smartphone.

Ella revisó su email, comentarios en SNS y mensajes de voz. Ella tenía tantos mensajes sin leer apilados que ella no tenía ganas de revisarlos. Ella sólo había estado fuera por 2 o 3 días y ya estaban así de malas las cosas. Pero ella tenía que revisarlos y encontró una variedad de cosas: mensajes directos completamente inútiles, una alerta de tener tu Smartphone hackeado por puntos Wireless sospechosos y después tener tus Puntos de Experiencia manipulados por alguien más, tareas asignadas e invitaciones para salir de sus colegas Shinto, arreglos para una reunión acerca de un banquete para la Cumbre Yokohama y un número desconocido. Ese último era bastante raro en estos días y época cuando todos simplemente usaban la dirección de su teléfono agendada. Sintiendo el destino en esa rareza, ella guardó ese último. Y por último…

Una demanda por un informe de observación sobre la Espadachina Santa Beatrice.

Sus dedos se detuvieron brevemente.

Ella desechó ese correo mientras cantaba una rima infantil sobre una cabra.

Eso casi arruinó su estado de ánimo, así que ella decidió esperar hasta después antes de desbloquear nueva Magia con los Puntos de Experiencia que había ganado. Ella groseramente camino por el gigante santuario con el Smartphone en mano y entonces habló con una voz lo bastante alta para llenar el espacio entero.

—¿¡Abuela!? ¡¡Estoy de vuelta, abuela!!

—¿Por qué el alboroto? ¿Por qué la hija mayor está tan loca…?

—Estoy exhausta, abuela. Me encantaría algo de sukiyaki.

—Repite el nombre de nuestro santuario y trata de decir eso de nuevo, tonta[1].

Ella escuchó una voz, pero la anciana no estaba por ningún lugar. Era como recibir una respuesta de alguien en el ático, pero ella sabía que no encontraría a nadie si revisaba ahí. Esto ya había sido “normal” para el momento que ella nació y ella en realidad nunca había visto a la anciana.

Pero si ella hablaba, siempre recibiría una respuesta y siempre encontraría el baño listo o su comida favorita preparada cuando ella quisiera bañarse o comer. Ella llamaba a esta mujer abuela, pero en realidad no era su abuela. Su verdadera abuela proclamaría que era el dios de su santuario, pero siempre con una mirada bromista en su rostro.

Era una extraña relación.

(Por supuesto, podría ser alguien hablando a través de un tubo parlante o algo así.)

Pero dejando eso de lado…

—Podría ser llamado el Santuario Ushigashira, pero no es como si realmente veneráramos a un dios vaca, ¿cierto? Se refiere a que se da una cabeza de vaca, así que se trata de cortarlos en carne para comer. Sólo tomamos este nombre como un símbolo de la nueva cultura que comenzó en la era Meiji. Somos como Dejima para la Agencia del Hogar Imperial y todas sus tradiciones más antiguas. Actuamos como la antena que reúne todo el conocimiento y técnicas que podemos, y una vez que está claro que no tienen que preocuparse de destruir la cultura, pueden gradualmente incorporarlas en las tradiciones. ¿No es eso lo que hacemos?

Y el ejemplo más reciente de eso era Magia.

Esa era una de las razones por la que ella estaba tan involucrada en el mundo alterno de Grandnir.

—Así que no hay nada de malo que comamos carne. De hecho, creo que deberíamos comer tanta carne como podamos, abuela. Y por lo tanto quiero sukiyaki.

—En serio, probablemente sea la manera en que haces estos tontos argumentos para justificar tus deseos que eres atacada por un castigo divino.

—¿Castigo divino?

—Estoy hablando de esos pechos innecesariamente hinchados.

La doncella del santuario en lentes con cabello rubio esponjado se hizo para atrás haciendo una forma de tubo largo rápidamente cruzando sus manos en frente de sus pechos.

Pero a pesar de esa pose perfecta de defensa, todavía se salían de sus manos, haciéndolo incluso más erótico. Y ciertamente estaba fuera de lugar para una doncella de santuario.

—¡Mis tetas no tienen nada que ver con esto! ¡¡En absoluto!!

—Causan demasiados problemas cuando son tan grandes, ¿sabes? ¿Debería decirte esta anciana el camino que te espera una vez que comiences a envejecer?

—¡¡Eso es el infierno!!

Ella con lágrimas protestó pero sólo recibió una risa cacareada en respuesta. Y una vez que ella dejó de jugar con la doncella del santuario, la “voz del ático” cambió el tema.

—No somos perros de la PSIA. Esos burócratas en trajes de negocio podrían estarte pidiendo que monitorees a esa Espadachina Santa, pero eso no importa. Si no es parte de nuestro trabajo principal, sólo ignorarlo. …Así que fuera de eso, ¿cómo estuvieron las cosas en Grandnir?

—Bueno.

La doncella del santuario de cabello rubio esponjado con lentes estaba agradecida que esta era la manera normal de las cosas.

Ella nunca lo admitiría, pero estaba agradecida por una tutora que detectaría su negativa para traicionar a su amiga, apoyarla en eso y tomar la culpa por esa suavidad en ella.

—Fue muy divertido. Tanto que me encontré olvidando todo sobre el mundo real.

2

Beatrice se topó con una vista extraña.

Ella estaba en el bosque habitual mientras seguía el camino a la casa de hojas de Buu Buu.

Repentinamente, ella escuchó una voz femenina aguda por detrás de los árboles.

—¡¡Mantengan el ritmo!!

Ella entonces escuchó crujidos en la maleza.

Ella frunció el ceño y miró para hallar un grupo casualmente corriendo a una corta distancia. Eran de diferentes edades, sexos, trajes y Trabajos. Se deslizaron entre los árboles y los obstáculos como paneles de madera artificiales mientras tomaban la ruta más corta hacía la mujer gritándoles.

La mujer tenía cabello blanco con rubio atado en una trenza y después atado en gran bucle sobre su espalda que le llegaba hasta la cintura. Ella vestía lo que parecía eran ropas de luto occidentales con pesadas botas añadidas, pero eso no era demasiado inusual en este mundo alterno. Además, sus pechos vencían a los de Beatrice.

(¿Es una Invocadora? No, está usando un arco, así que quizá sea una Invocadora Cazadora. Como sea, eso es raro.)

—¡Deberían ser capaces de acortarlo más y son demasiado imprecisos! ¿¡Qué creen que están haciendo!?

Todos tenían grandes cajas sobre su espalda.

Cuando fuera que la mujer en el centro mirara dentro de una, ella daría un suspiro exasperado.

En cuanto a lo que contenían…

(Guau, esos son Huevos de Patos de Bocado. Qué desperdicio. Apuesto a que Buu Buu luciría bastante triste justo ahora.)

Las cajas estaban llenas de huevos de ave del tamaño de pelotas de ping pong, pero si incluso 2 o 3 de ellos estaban rotos, la mujer diría que el corredor había fracasado.

—No tienen permitido esta clase de fracaso en una batalla real. Y tú, ¿cuántos listones encontraste atados en las ramas de camino aquí? Dime el número, los colores y las ubicaciones.

—Amm…ah…bueno…

—Inaceptable. ¡¡Hazlo todo desde el inicio!! El terreno en sí cambia periódicamente en el Laberinto. Y no puedes pasar días desviándote para mapearlo todo. ¡Necesitas constantemente monitorear el terreno mientras te mueves para que puedas registrar con precisión y compartir información sobre incluso el menor de los cambios! ¡Mide distancias en pasos! Estarás aquí hasta que hagas todo eso. ¡¡Ahora vete!!

Beatrice comenzó a preguntarse si esto era entrenamiento básico para un Gremio.

Con la ayuda de la Magia del tipo Porcentaje que daba forma a su ropa, podían producir suficiente fuerza para matar a una Quimera de medio nivel o un Grifón con sólo las manos, pero eso sólo era colocar un modificador de porcentaje sobre la habilidad original de sus cuerpos. Si era STRx200%, doblaría su fuerza. Podría sonar cruel, pero si tu valor base era bajo, equipo con un alto porcentaje de modificación sería un desperdicio en ti. Por esa razón, incrementar la fuerza base de uno no podía ser tomado a la ligera.

Habiendo dicho eso…

(¿No simplemente pueden hacer eso en un gimnasio en el mundo original?)

Si querían poner una carga decente sobre sus cuerpos para desarrollar sus músculos, el apoyo del tipo Porcentaje en realidad se ponía en sus caminos. Era como tratar de alzar pesas mientras vistes un traje de poder. Sin embargo, esto podría haber sido para la conveniencia del Gremio. Si los miembros estaban esparcidos por diferentes países y continentes por el mundo, sólo serían capaces de reunirse aquí.

Seguía siendo una vista extraña para Beatrice, pero entonces sus ojos se encontraron con los de la mujer en el centro del grupo.

Ella hizo una sonrisa que parecía falsa que era tan brillante como el sol en el cielo y ella se inclinó.

—Rezo porque tengas un maravilloso día.

Y ella ofreció una oración.

El anillo el dedo de su mano izquierda brilló como un diente de oro en la boca de un nuevo rico anciano.

—???

Todavía confundida, Beatrice inclinó su cabeza y continuó hacía la casa de Buu Buu.

Ella sólo se quedó con la sensación de que ella se había topado con algo extraño.

Mientras caminaba por el bosque con preguntas en su cabeza, ella escuchó un crujido en la maleza a su lado.

Oh, no. ¿Son más de ese grupo? Se preguntó, pero no lo era.

—¿Qué pasa, Beatrice? ¿Estás buscando por comida también?

—Buu Buu.

Ella finalmente suspiró y negó con su cabeza.

—Pensé que debería pasar por tu casa, pero… ¿qué estás haciendo, Buu Buu? ¿Qué pasa con ese cesto gigante en tu espalda?

—Estoy tomando mis vegetales para el puesto de vegetales.

—?

Esto sonaba interesante, por lo que ella lo siguió a un pequeño claro en el bosque. No era tan largo como un campo o un matorral. El espacio sólo era del tamaño perfecto para la tienda de una sola persona y probablemente se había formado por un hongo gigante llamado Hongo Mesa que ha succionado todos los nutrientes del suelo. Se rumoraba que las esporas del hongo estimulaban el hambre de los animales, haciéndolos comer ahí y dejar caer trozos de comida para ser absorbidos por el suelo, pero no había evidencia real de eso.

Buu Buu bajó la cesta de su espalda, sacó algo de Fruta Nyandetta y Planta de Melaza, y las colocó en el hongo el cual era casi tamaño de una pequeña mesa de comedor.

—Cualquiera puede tomar estos vegetales.

—Así que, ¿aprendiste a cómo ser un hombre culturalizado qué hace trabajo voluntario?

—Siento que te estás burlando de mí. ¿Y qué es trabajo de voluntario?

Mientras decía eso, él recogió los bloques que parecían ladrillos de plantas secas y cera de abejas que ya estaban sobre la sombrilla del hongo gigante. Él entonces las puse en su cesto.

—Con esto, estará bien incluso en días con viento. El fuego no se apagará.

—¿Líquido solido? Esto se siente más como una estación de trueque sin personas más que trabajo de voluntario. Pero, Buu Buu, ¿por qué no apilas unas piedras útiles para hacer una estufa? Incluso si sólo rodeas el fuego en tres lugares así, debería ser menos afectado por el viento.

—No quiero hacer ningún mueble demasiado grande o pesado para llevar conmigo. Entonces dudaría de moverme. Es mejor tener cosas que puedo cargar conmigo si mi casa del bosque se va.

—…

—¡Auh! ¡*Chillido*! ¡Beatrice, ¿por qué me estás golpeando en mi cintura?!

Mientras tanto, Beatrice y Buu Buu se alejaron del estante de vegetales del bosque.

Y después de caminar un poco, escucharon algunos crujidos detrás de ellos. La Espadachina Santa se volteó para encontrar a unos cuantos hombres y mujeres acercándose al puesto de vegetales. Ellos tenían cabellos rubios lizos y hermosos rostros. Lucían bastante humanos, pero tenían orejas puntiagudas y sus ropas no tenían nada de las características que identificaban a la Magia del tipo Porcentaje.

Probablemente eran Elfos o alguna otra especie No-humana.

—Hay más vegetales aquí.

—Oh, gracias a Dios.

Beatrice sonrió cuando ella los vio celebrando.

Pero entonces.

—Hay un Orco Ibérico violento vagando por estos bosques. Cazar y recolectar mientras nos aseguramos de no toparnos con ese monstruo no es fácil, así que este puesto de vegetales es realmente una bendición.

Ella se movió por reflejo.

La Espadachina Santa se encendió y trató de regresar, pero la enorme mano de Buu Buu frotó su cabeza.

—Dejalos, —dijo él.

—¡¡Pero fuiste tú el que dejó esos vegetales!!

—Si supieran que fui yo, nadie vendría por ellos. Así que no podemos decirles.

—〰〰〰!!!!!!

A ella no le gustaba eso, pero no había nada que ella pudiera hacer para cambiarlo.

Buu Buu tenía un largo y difícil camino por delante de él si él haría amigos como quería.

Pero incluso mientras pensaba eso, Beatrice no se dio cuenta qué tan tranquilizador era para él que él tenía al menos una persona que pensaría eso por él.

3

Beatrice notó algo cuando llegó a la casa de hojas de Buu Buu.

—Oye, Buu Buu. ¿No has reunido más cosas últimamente?

Beatrice ha estado explorando el Laberinto con Buu Buu recientemente. Cuando derrotaron a un Artilugio, obtuvieron los engranajes que podían ser usados como moneda, pero ella dudaba que él estaba usando esos para comprar. Tristemente, la apariencia de Buu Buu le hacía difícil visitar la posada del pueblo.

Eso sugería que el punto de trueque que habían visitado debía haber tenido una amplia selección.

—Casi todas son cosas que la Monja trajo al puesto de vegetales. Descuidadamente me encontré con ella cerca del puesto de vegetales, pero ella no huyó cuando me vio.

Buu Buu apuntó a los objetos esparcidos alrededor de su casa de hojas.

—Esta es una olla de metal. Puedo hacer cosas más sabrosas con ella. Este es un flotador de madera. No tengo que preocuparme cuando caiga al agua con esto.

Mientras él explicaba qué era todo, él comenzó a frotar sus colmillos con algo como una enorme hoja tropical.

—Buu Buu, ¿qué es eso?

—Nn, esta es una Hoja para Afilar Navajas que la Monja me dio. ¡La uso para cepillarme!

A los Orcos Ibéricos podrían haberles gustado grandes y largos colmillos. Incluso en el ambiente natural del planeta en el que había nacido Beatrice, los laces aparentemente desarrollan sus cuernos más para presumir que para atacar.

—La Monja dijo que debe de ser el “tú sabes qué” de un hombre.

—¿¿¡¡¡Bfhhh!!!???

Beatrice no tenía nada en su boca, pero aun así tenía problemas para respirar como si se estuviera ahogando. Buu Buu sólo lucía confundido. La Espadachina Santa no quería que él preguntara alguna cosa incomoda, así que ella hizo lo mejor para cambiar el tema.

—E-entonces, am, ¿qué es esta cosa que parece como una cadena?

—Oh. Ese es un Círculo.

—?

El nombre era demasiado sencillo para darle alguna pista a ella. Una bola de madera del tamaño de una pelota de ping pong había sido cubierta en tela y una pequeña cadena había sido pegada como si fuera un llavero, pero ella no tenía idea para qué era.

Lucía bastante adorable, pero Beatrice escuchó como dientes siendo apretados. Sorprendentemente provenía de arriba. Ella miró arriba y vio la pequeña luz de un Hada flotando cerca del techo.

(¿Eh? ¿El Hada está celosa porque ella estaba tratando de pagarle al hacer muebles y herramientas para él?)

Buu Buu estaba completamente inconsciente de la ligera tensión.

Y entonces una nueva visitante llegó.

—Buu Buu.

La Reina Hada Sutriona asomó su cabeza. Su voz sonaba de alguna manera débil, como si ella tuviera un pequeño hueso de pescado atorado en su garganta.

—¿Sabes dónde está mi mondaorejas? He buscado por todos lados y este es el único lugar en el que no he revisado.

—¿Buu? ¿Qué es un mondaorejas?

—¿Eh? ¿Entonces cómo limpias tus oídos, Buu Buu?

Beatrice preguntó sin pensarlo, pero él sólo inclinó su cabeza. Era verdad que los perros y gatos salvajes pasaban toda su vida sin limpiarse sus orejas y los Orcos Ibéricos podrían ser iguales, pero era impactante para la Espadachina Santa.

Mientras tanto, Sutriona entró y buscó por la casa sin pedir permiso.

—Vine aquí suplicando la cena anoche…y entonces me llené con el estofado de murciélago en Leche de Coco. Entonces sólo me recosté y…Cierto, dormí aquí por un rato, así que…¡ahí está! ¡¡Mi mondaorejas!!

—¿Ahhn?

Beatrice estaba un poco molesta de un poco de lo que escuchó, pero Sutriona ni siquiera estaba mirando hacia ella. Ya fuera que realmente le gustara el mondaorejas o sus oídos la estaban molestado porque ella inmediatamente metió el extremó en su oreja mientras tarareaba.

Y Buu Buu chilló cuando lo vio.

—¿¡*Chillido*!?

—¿P-por qué haces todo ese ruido? Me asustes así.

—¡Sutriona, ¿estás apretando un tornillo en tu cabeza?!

—¡¡No, tonto!! ¿¡Parece como si tuviera un tornillo suelto!?

La chica de cabello plateado le respondió gritando, pero Beatrice vio esto como su oportunidad y comenzó a pensar. O más bien, ella quería limpiar las orejas de Buu Buu.

Así que…

—¡E-estoy asustado! ¡¡Algo está entrando en mi cabeza!!

—Está bien, Buu Buu. Ahora no te muevas.

—¡¡Tengo miedo!!

Buu Buu había usado su increíble fuerza para derrotar a un dragón que medía más de 1000 metros, pero un sólo mondaorejas causó que apretara sus ojos y tensara sus hombros y cuello. Era una vista adorable.

Su gran diferente de tamaños evitaba que él se recostara en el regazo de ella como si fueran amantes, por lo que Buu Buu estaba sentado mientras se estiraba sobre los dedos de sus pies para mirar dentro de sus orejas y usar el mondaorejas que había tomado prestado de Sutriona.

Ella podía ver adentro fácilmente gracias a la flama de Magia (sobre su ahoge) que ella usaba como luz, pero las orejas de Buu Buu era muy diferentes a las de un humano.

De hecho…

—Oh, guau. ¡Sigue saliendo! ¡¡Ajaja!! ¡Buu Buu, eres asombroso! ¡¡Creo que encontré la veta madre!!

—¿¡B-buu!?

Beatrice sonaba tan emocionada como alguien jalando una cadena impresionante en un rompecabezas. Ella solo había encontrado suciedad y podría haber sido nada por el qué celebrar, pero era como tener mucha suciedad detrás de un aparador o marco de una ventana con algunas herramientas con trucos de un famoso portavoz de limpieza. La lógica era irrelevante aquí. Era más sobre la sensación de alegría y logro.

Pero…

—¿Eh?

—¡Beatrice, no suenes tan confundida mientras haces algo tan importante! *Temblar*, *temblar*. ¿Qué le pasa a mi cabeza? ¡¡Podrías haber apretado demasiado el tornillo y explotaré!!

Ella, por supuesto, no podía hacer nada parecido a eso con un simple mondaorejas.

—El mondaorejas no puede llegar hasta adentro…

—Bueno, lo hace para mí, —declaró Sutriona.

—¡Oh, por Dios! ¡Quiero llegar más profundo! ¡¡Puedo ver la veta madre ahí, pero no puedo alcanzarla!!

Ella forcejeó un poco más, pero no tenía caso.

La Espadachina Santa sacó el mondaorejas de la oreja de Buu Buu y la agitó en su mano.

—Creo que necesito uno hecho específicamente para ti… Espero que haya una experta en Mezcla dispuesta a hacer uno, en la posada del pueblo.

4

—No puedo hacer eso.

La vaca con lentes conocida como la Bruja Blanca Filinion fue completamente inútil.

Estaban en un bar/posada en la posada del pueblo. Con una mirada muerta en sus ojos, Beatrice dibujó una X a través del nombre Filinion sobre sus marcos dibujados con Magia de fuego de ilusión, por lo que Filinion sacudió sus manos de aquí para allá y le dio a la otra chica una sonrisa rígida.

—Quiero decir, es un error de categoría. Mi especialidad son pociones de recuperaciones. Mezcla no te deja simplemente hacer todo, ¿sabes? Hay toda clase de categorías detalladas.

—Pero un mondaorejas es…

—No es una forma de medicina. Cualquier podría establecer una tienda a un paso de 3000 yenes por 30 minutos.

Eso sonaba bastante vago, pero ese no era el punto que Beatrice quería argumentar.

—Eso quiere decir que tengo que encontrar a alguien más que Mezcle por mí. Am…

—Necesitas del tipo construcción. Quieres a alguien que trabaje con madera en lugar de metal, quien proporcione apoyo logístico en la posada del pueblo en lugar de explorar directamente el Laberinto, y quien gana Puntos de Experiencia al vender bienes consumibles. …Un Artesano probablemente sería tu mejor opción.

Mientras discutían eso, un rostro familiar muy toscamente se desplomó en un asiento vacío en su mesa.

Era la Sacerdotisa de Combate Armelina.

—¡Hola, chicas! Estoy exhausta después de un largo día de trabajo, así que cómprenme algo frío para beber.

—Mierda que no. Si regresaste del Laberinto, tienes que tener una tonelada de engranajes.

—Sé que saben que simplemente metí todo en mi bolsa después de derrotar a los Artilugios y Trampas. Revisarlo todo y dividirlo viene después.

Los engranajes eran usados como moneda en la posada del pueblo porque estaban llenos con muchos Puntos de Experiencia. Y era verdad que hurgar por tu bolsa después de andar de nuevo al pueblo era como pedirles a los ladrones que te rodearan.

—Sé que recogí una tonelada de cosas, así que les pagaré después. Oh, ya sé… Obtengo un descuento aquí, pero les pagaré el precio completo. De esa manera en realidad hacen algo de dinero. Como sea, sólo denme algo de bebeeer.

—¿Un descuento?

—Oh, ¿no lo sabes, Beatrice? —respondió indiferentemente Filinion.

La Bruja Blanca y la Sacerdotisa de Combate buscaron en sus bolsillos y sacaron algo como un llavero que sostuvieron entre sus dedos.

Era una pequeña pelota con una pequeña cadena pegada.

—Se llama un Círculo.

—Ese es un nombre bastante simple.

Beatrice colocó una línea roja entre algunos de los marcos ya que Buu Buu tenía uno también, pero entonces Filinion abrió su boca de nuevo.

—Pero, pero. Con uno de estos, muchas de las tiendas te dan descuento o incluso te sirven de un menú especial. Y comenzaron a ser una necesidad cuando se realizaron Cambios al estilo millonario sacando pajitas. Después de todo, el truco es comprar poco y vender por lo alto.

Beatrice tenía su cabeza llena con “???” de lo que siquiera eran los Círculos, pero entonces Filinion dijo algo más.

—Oh, ahora que lo pienso, podría ser capaz de usar su tienda, Beatrice.

—¿Su tienda?

Sí, ¿no lo había mencionado Buu Buu? Él se había encontrado con alguien cerca del puesto de vegetales del bosque. Y casi todo en su casa de hojas era algo que ella había llevado al puesto de vegetales.

—La Monja quien preparó nuestros trajes de baño antes. Podrías ser capaz de pedirle que haga una orden especial del mondaorejas.

5

¿Cómo estaban conectados los llaveros Círculo y la Monja?

Esa pregunta sería contestada una vez que Beatrice fuera a visitarla.

Después de seguir un mapa que ella desplegó en el aire usando Magia de fuego de ilusión, ella llegó al Distrito Vena de Oro el cual era conocido como un distrito de entretenimiento. Los diferentes distritos de la posada del pueblo podrían lucir muy diferentes y este mostraba simplemente cuánta grasa en exceso llevaban los humanos.

Había grandes casinos, teatros al aire libre y una arena de batalla redonda. También había un baño público que usaba aguas termales traídas de las montañas del norte. Las muchas formas volando por el cielo eran de una raza de Grifones que usaban globos gigantes encadenados a la tierra en lugar de postes de esquina. Como era frecuente el caso alrededor de los establecimientos de apuesta, había muchos bares y salones de baile. Y no importaba qué tan bien estuvieran entrenados, los Grifones eran animales, por lo que uno tenía que ser cuidadoso de evitar una carga extra de excrementos de Grifón que podrían caer del cielo.

Los múltiples anillos que lucían como círculos de cosecha en una colina distante debían haber sido para un juego de ultra grandes dardos. Vigas de metal eran lanzadas con Magia para ver quién podía poner el suyo más cerca del centro.

Los espacios demasiado pequeños para un edificio habían sido hechos jardines de hierbas. Las plantas lucían mucho menos saludables que aquellas en el jardín de Buu Buu, por lo que esto podría haber sido los resultados de la investigación de cultivación de los humanos que Filinion había mencionado. E incluso esos jardines rellenos claramente estaban destinados para hacer algo de dinero.

Esta parte de la ciudad era completamente honesta a sus deseos.

Innumerables engranajes cambiaban de manos junto con los Puntos de Experiencia en ellas, así que esta era otra manera de aprender Magia y obtener Piezas. Pero olvidándose de explorar el Laberinto y especializarse en esto parecía de alguna manera malo. Era como el avestruz que había olvidado cómo volar.

—¿Eh? Acabo de verte, Beatrice.

—¿Qué estás haciendo aquí, Armelina? Pensé que estabas exhausta después de regresar del Laberinto.

La Espadachina Santa sonaba molesta, pero la Sacerdotisa de Combate rió sin vergüenza (a pesar de ser una sacerdotisa).

—Jeje. Es exactamente por eso que estoy aquí. Trabajé muy duro para derrotar a esos Artilugios y ganar estos engranajes, así que quiero invertirlos en algo seguro: bacará, póquer, dados y en la ruleta. No subestimes a Armelina, Reina de los Juegos de Mesa.

Ella sería un hazmerreir si ella estuviera en bancarrota y simplemente se llamara así, pero Armelina había en realidad ganado tanto que algunos casinos le habían prohibido regresar de nuevo. Ella podría haber aprendido a perder de vez en cuando para que así los dueños pudieran mantener algo de orgullo. Comenzaba a sonar como una broma que su Trabajo era de la variedad de sacerdotes.

—Más importante aún, si estás aquí en el Distrito Vena de Oro, ¿debería asumir que la Reina de las Trampas Beatrice de la arena de batalla está haciendo su glorioso regreso a batallas a muerte? ¡Si es así, apostaré todo lo que tengo a ti! ¡¡No puedo perder!!

—Dios, no. Qué molestia. ¡Y tú y yo sabemos que quieren verme perder tanto que me meterían contra algo completamente ridículo! Además, sólo peleé ahí una vez porque estaba furiosa de que trataron de capturar a Buu Buu por alguna clase de evento especial.

La arena de batalla había comenzado como un experimento para ver si Artilugios destruidos podrían ser sacados del Laberinto, reconstruirlos y reactivarlos como peones humanos. Eso nunca funcionó, por lo que era un cascaron de su antiguo ser.

—Cheh. Aparentemente tienen una buena reina, pero es tan aburrido ahora que no peleas ahí. Creo que ella es una Princesa de la Cascada de Hielo. Apuesto a que ella está ansiosa por enfrentarte, Beatrice.

—No bromees sobre eso. Siento que alguien así va a atacarme en la calle uno de estos días.

—Llámame cuando pase. Comenzaré a tomar las apuestas de las personas en el momento.

Beatrice fue rápidamente tragada por la atmósfera del lugar.

Era excesivo y decadente.

—¿Se fue Filinion?

—No bromees. Ella es la experta de carreras en Grifón, ¿recuerdas? Ella usa su obsesión con las guías para determinar el pedigrí, la fuerza muscular, la resistencia, temperamento y condición de todos los Grifones en línea. Si ella revisa su pelaje, color de ojos y olor, aparentemente te puede decir que han estado comiendo con perfecta precisión. Cuando ella une fuerzas con alguien bueno para predecir el clima, ella casi tiene toda la información y es invencible.

Beatrice suspiró.

La carrera de Grifón era también el resultado de una investigación en domar No-humanos de Grandnir y animales para usar en la exploración del Laberinto. Al final, resultó ser demasiado costoso y peligroso para cualquier excepto para los Trabajos raros de convocación. Todo lo que restaba era el derecho a usarlos para alguna carrera.

—No seas gruñona. No hay nada de malo en hacer estas cosas para tomar un respiro mientras también ganas algo de Puntos de Experiencia. …Y me es difícil disfrutar estas cosas en realidad debido a mi trabajo, así que por supuesto que me dejó llevar aquí en Grandnir.

Armelina ondeó con la mano una despedida y se marchó. Beatrice sintió el cansancio presionándola mientras veía a la otra chica irse. El Distrito Vena de Oro era esa clase de lugar. Caminando y respirando el aire era suficiente para arrastrar los deseos de las personas a la superficie.

Y eso podría haber sido el por qué la iglesia solitaria en ese distrito de placer y apuestas lucía tan adorable como una flor creciendo a través de una grieta en el asfalto.

Sin embargo, no había una obvia cruz en el techo.

Y en la puerta, una Monja blanca sostenía un cesto hecho de plantas tejidas mientras le pasaba algo a los transeúntes con una sonrisa.

—No están solos. Todos formamos un gran círculo.

—¡Oh, es la Monja!

—Aquí tienen. Rezo porque podamos juntar nuestros corazones en un círculo.

—Nunca pensé que algo como esto me ayudaría a ahorrar algo de dinero. He estado atrapado en una racha de perdidas, así que estoy realmente agradecido.

Las enseñanzas parecían ser diferentes también.

La Monja debió notar la confusión de la Espadachina Santa porque ella silenciosamente se acercó con movimientos muy extraños. Ella vestía un hábito blanco que escondía tanta piel como fuera posible, pero la verdadera tormenta de curvas de su cuerpo seguía siendo claramente visible a través de él. Tomó toda la fuerza mental de Beatrice para que se concentrara en el hecho de que ella estaba por encima del promedio en sí, incluso si sólo eran unos cuantos milímetros.

—Estos son los Círculos. ¿Quieres uno?

—Claro.

La Espadachina Santa no entendía completamente, pero aun así tomó uno de los Círculos que parecían llaveros.

Parecía ser el símbolo de la Monja, tal vez usado para invitar personas a su iglesia. Beatrice finalmente logró entrar en el Círculo en el que estaba conectado Buu Buu, Filinion y Armelina.

—Escuché que fuiste tú la que hizo los trajes de baño antes.

—Oh, ¿necesitas otro?

—No, am, no necesito un traje de baño, pero me gustaría pedir algo más. Es sobre un mondaorejas.

—Te escucharé. Por favor entra para hablar.

Ellas entraron por la puerta de la iglesia.

Pasaron de una calle de placer y apuestas para la atmósfera tranquila de una iglesia.

Parecía haber tomado de ejemplo una capilla de iglesia, pero no había símbolos religiosos ahí tampoco. Por ejemplo, las ventanas estaban hechas al estilo del vidrio colorido, pero no mostraban una escena de alguna clase de historia o tradición. Sólo lucían como pedazos de vidrio colorido.

(Una iglesia, ¿eh?)

Beatrice no tenía fijaciones en creencias religiosas, así que su mente pasó a uno de los más grandes eventos de la vida.

(Una boda. Si tienen una capilla aquí en Grandnir…guau, es posible que pudiera incluso ser capaz de vestir un vestido de novia…)

Una fantasía de una doncella brevemente entró en su mente, pero las preguntas le siguieron.

(¿Hm? ¿Con Buu Buu? ¿Cómo alguien tan grande como él vestiría un traje blanco? Oh, no. ¡¡Ese pedazo extra de información está causando que mi propia visión ideal se desmorone…!!)

—Así que, ¿qué es lo que quieres discutir? Estoy dispuesta a hacer lo que sea si hará dinero para un fondo de ayuda de emergencia. ¿Necesitas algo de Mezcla, o estás aquí para curar tu enfermedad?

—¿Hm?

Beatrice frunció el ceño a esa segunda opción, por lo que la Monja aplaudió en frente de su pecho.

—No sé cómo son las cosas “por allá”, pero parece que curar una enfermedad dentro de Grandnir también te hará saludable “por allá”. Objetos y formas de vida no pueden llevarse y traerse, pero cualquier cosa relacionada con la salud del cuerpo parece permanecer.

—Oh, cierto, —dijo Beatrice.

Era por eso que ese Gremio en el bosque había hecho eso para entrenar en Grandnir y el por qué regresar a través de la Puerta mientras estaban gravemente herido sólo terminaría en una tragedia. Siempre era una buena idea el curarse con Magia antes de regresar.

—¿Así que es por eso que estás aquí hoy?

—¡N-no! *Toser*, *toser*… Lo que necesito es bastante simple. ¿Puedes hacerme un mondaorejas así de grande? Podría ser largo, pero realmente lo apreciaría si lo hicieras muy cuidadosamente.

Beatrice usó ambas manos para indicar el tamaño de un chafarote gastado en la cintura de un Pirata. Esa orden normalmente recibiría una mirada interrogativa en respuesta, pero la Monja blanca no dijo nada, aplaudió frente a sus (enormes) pechos y sonrió.

—Eso te lo puedo preparar inmediatamente. Por lo que escuché, las personas prefieren esos que sean muy simples sin nada de resistencia al deslizamiento.

—¿Amm?

—Puedo presentarte a un excelente artesano. Jeje. Originalmente sólo quería Evaluar apropiadamente los Tesoros del Laberinto y los productos de Mezcla con el fin de actuar como una intermediara entre aquellos que se pelean por esos engranajes que usan como moneda.

—No, amm…

—Y hay una gran diferencia entre sólo vender los materiales y vender un producto creado al Mezclar una combinación de esos materiales. Trato de convertirlos en tanto dinero como pueda así. Los Trabajos que no combaten tienen que ganar Puntos de Experiencia sin dejar la posada del pueblo, así que cuando estaban teniendo problemas, parecieron pensar que era una Monja y supongo que tome ventaja de la cálida bienvenida que me dieron.

—No es eso.

Las personas en la posada del pueblo no veían a los Orcos Ibéricos con buenos ojos. Ella no quería tener que responder demasiadas preguntas aquí, pero aun así se halló a sí misma alzando la voz en un tono curioso.

Pero a la Monja no parecía molestarle.

Ella se estiró para agarrar la capucha que cubría su cabello.

—Rezo porque podamos juntar nuestros corazones en un círculo…

Después de recitar esa frase, ella removió la capucha para revelar la respuesta.

La Monja tenía cabello plateado ondulado hasta los hombros. Y en ambos lados detrás de sus oídos, ella tenía cuernos curveados de cabra.

—También soy una No-humana. Soy una Súcubo. Ya que luzco así, fui aceptada en la posada del pueblo, pero trato de entender cómo se sienten aquellos quienes no pueden.

Beatrice estaba más que sorprendida.

La posada del pueblo era territorio humano. Ella sabía que Sutriona de los Break News usó su encantadora apariencia para jugar aquí, pero era un shock encontrar a otra No-humana mezclándose tan perfectamente.

De hecho, ella no lucía como un Súcubo en lo más mínimo.

Ella lucía demasiado pura para seducir a un hombre, llevarlo a la cama y consumir su energía vital en sus sueños.

Por supuesto, ese nombre sólo se les había dado a los residentes de Grandnir por los humanos de la tierra, por lo que ese nombre podría haber sido una fuente de prejuicio al nivel de una difamación.

(Quiero decir, ella luce más santa que ese orador del grupo en el bosque o de una cierta apostadora que podría mencionar.)

La monja quien se había llamado a sí misma un Súcubo, sonrió.

—Así que no preguntaré mucho sobre tu situación. Sé sin necesidad de preguntar que estás construyendo un puente entre humanos y No-humanos. Y en ese caso, no veo razón para no ayudar. Te mostré mis cuernos porque sé que una constructora de puentes como tú no me trataría mal.

—¿Por qué…? —Beatrice tragó saliva. —¿Por qué estás haciendo esto?

La vida humana era conveniente, pero no era necesariamente cómoda para todos los No-humanos. Incluso si ella quería disfrutar la vida humana, reunir la atención con esta iglesia y su predicación sería arriesgada. Y hacer Evaluaciones apropiadas con el fin de detener los conflictos podría fácilmente ganarle resentimientos de las personas que ella terminaría deteniendo. Si ella sólo quería tomar ventaja de los muchos servicios disponibles, sería más eficiente y seguro mezclarse en la multitud como Sutriona lo hacía.

Pero la Súcubo seguía sonriendo.

Y mientras lo hacía, una ligera sombra cayó sobre su rostro.

—Esa es la pregunta equivocada.

—?

—Vine a la posada del pueblo porque conocí a alguien. Porque quería estar cerca de él y caminar a su lado. Es por eso que no me estoy ocultando de los ojos humanos. No era la vida humana lo que quería, lo que quería era a un humano.

Todo comenzaba a tener sentido. La Súcubo también tenía a alguien en una relación parecida como la de Beatrice y Buu Buu. La intuición de Beatrice le decía eso.

Pero esa intuición fue demasiado ingenua.

—Sin embargo, el caballero que me condujo a amar a los humanos ahora está durmiendo bajo la fría tierra.

Beatrice no podía hallar que decir.

Los humanos venían a Grandnir a explorar el Laberinto. Eso era arriesgado y la muerte siempre era una posibilidad, pero saber eso y realmente verlo eran dos cosas diferentes.

—¿Es por eso que iniciaste una iglesia?

—Los humanos pueden moverse libremente entre los dos mundos, pero no puedes llevarte nada de vuelta. Sólo tu cuerpo viviente y el Arma Brillante que contiene tu conocimiento e información. …Así que por supuesto, un cierto problema se crea.

—Los cuerpos de aquellos que mueren en Grandnir.

No importa cómo pasara, las personas que mueren aquí no podían regresar a la Tierra. Sus cuerpos sólo podían ser enterrados en Grandnir. Una chica adolescente como Beatrice realmente no podía imaginarse un mundo después de su muerte, pero era una posibilidad cada día que ella estaba involucrada explorando el Laberinto.

—Así que comencé a preguntarme si podía hacer algo para llenar sus corazones y ayudarlos a descansar en paz. Y por último decidí que sería mejor copiar lo que ustedes, los humanos, hacen ya que están varios pasos delante de nosotros. —La Súcubo de cabello plateado sonrió calmadamente. —No sé si esto sea lo correcto de hacer. Podría estar completamente equivocado y sólo me proporciona autosatisfacción. Pero simplemente tengo que encontrar algo que pueda hacer para aquellos que respiran por última vez en esta tierra.

—No estás haciendo nada malo, —naturalmente respondió Beatrice. —No necesitas ahorrar una tonelada de dinero. Realizar un desfile de un funeral y construir un altar de oro puro no va a hacer sonreír a los muertos. No es del cuánto gastes. Tus intenciones valen mucho más cuando se trata de salvarlos.

—Muchas gracias.

La Monja en el hábito blanco lucía sorprendida al principio, pero después sonrió.

Y después de un momento, un sonido agudo resonó.

Alguna clase de fuerza externa había golpeado la ventana de vidrio manchada de colores.

—!?

Beatrice inmediatamente buscó su estoque Arma Brillante en su cadera y usó un muro formado de un estallido explosivo para proteger a la Súcubo de los pedazos de vidrio coloridos.

Una piedra del tamaño de un puño rodó por el suelo.

Sólo eso fue casi suficiente para que la cabeza de Beatrice hirviera.

La tranquilidad había sido destruida.

El aire venenoso del placer y las apuestas parecía invadir la iglesia más allá del vidrio roto.

—¿¡Quién hizo eso!?

Ella cedió a su furia al gritar, correr y abrir de una tacleada la puerta de la iglesia.

El escenario afuera estaba completamente pacifico.

Alguien miró de aquí a allá entre los números quemados en un boleto de madera y los Grifones volando por el cielo. Alguien con un rostro rojo visitó otro bar para ya fuera celebrar una victoria o lamentarse de una derrota. Alguien llevando una bolsa llena de engranajes y comenzó a escuchar una charla de inversión engañosa en la calle. Ninguno de ellos había lanzado la piedra. Todos los transeúntes estaban actuando con normalidad y ninguno de ellos siquiera miró hacía Beatrice.

Pero esa la parte extraña.

(¿Qué es esto? Todos están muy indiferentes.)

El sonido de vidrio quebrándose se quedaría en los oídos de las personas. Cualquier que no supiera que estaba pasando se detendría para voltearse hacía la fuente del sonido. Y a diferencia de Beatrice y la Súcubo adentro, las personas afuera tuvieron que haber visto a la persona que arrojó la piedra. Ella no iba a pedirles que atraparan a quien lo hubiera hecho, pero definitivamente había algo malo al no mostrar ninguna reacción en absoluto. Al menos debería haber sido claro que algo había pasado.

Así que, ¿qué era esto?

(No es que no sepan. Saben, pero están pretendiendo que no lo vieron. ¿Están tratando esta iglesia como si no existiera?)

Ella pensó que vio destellando en la multitud.

Era una chispa fea como la de un diente de oro de un anciano nuevo rico.

Ella sintió una pegajosa clase de malicia que era diferente del mofarse o gritar furiosamente.

Era una piedra esta vez, ¿pero qué tal si las personas reaccionarían igual bajo circunstancias diferentes? ¿Qué tal si un grupo de hombres blandiendo espadas y Armas Brillantes llegaran a la puerta del frente de la iglesia? ¿Y qué tal si Beatrice no estaba ahí cuando pasara? ¿Cómo responderían estas personas a los sonidos de gritos y destrucción proviniendo del edificio?

—Oh, cielos.

Finalmente y demasiado tarde, la Súcubo apareció detrás de Beatrice con su capucha puesta de nuevo.

Esta clase de cosas ha estado pasando mucho últimamente. Bueno, puedo tener vidrio preparado inmediatamente con Mezcla, así que sólo me alegra que nadie al frente salió lastimado.

6

—Buu…

En la montaña, una casa de hojas se convirtió el epicentro de un gran temblor.

—¡¡Bbgghh!! ¡Bbghhh! *Balbuceo*, *balbuceo*…. Entonces quién en la mansión es el verdadero asesino…¡¡bhhh!!

Después de matar una presa grande, Buu Buu no tenía que preocuparse sobre la comida por unos cuantos días. Cuando eso pasaba, él tendía a dormir todo el día. Los animales salvajes tenían mucho miedo de acercarse al centro de la explosión, pero había una excepción: Meridiana, el Hada del tamaño de una palma quien vivía en su casa.

—Hm, hm, hm, hmm.

Ella estaba en el techo de la casa triangular que parecía una tienda gigante. El techo de hoja tenía un cierto nivel de elasticidad, por lo que ella había incrustado la mitad del cascaron de un Huevo de Avestruz de Cubo roto en él, llenó eso con agua tibia a la temperatura perfecta y lo mezcló con algo de dulce jugo de Miel de Coco que era bueno para la piel.

¿Qué creaba esto?

Un baño por supuesto.

—Ahhh, simplemente no puedes vencer a un baño al aire libre…

Meridiana descansó sus codos sobre el borde del cascaron y se mojó en el agua blanca mientras yacía casi boca abajo.

La Leche de Coco y Planta de Melaza eran conocidos por ser buenos para la piel, así que incluso los humanos los usaban. Ella no sabía cómo funcionaban las cosas en el mundo que llamaban Tierra, pero pulir sus pieles aquí aparentemente los afectaba allá también.

Las hadas estaban al final de la cadena alimenticia, por lo que normalmente serían llevadas por un ave de caza si indefensamente exponían su piel en una zona tan abierta. Ella estaba siendo un poco cuidadosa al estar boca abajo y por lo tanto manteniendo sus alas secas y para ser capaz de leer las corrientes de aire, ¿pero qué tan útil realmente sería si ella era atacada? Este lujo era completamente gracias a la seguridad absoluta proporcionada por los ruidosos ronquidos de Buu Buu.

(¡Pero maldigo a esa Monja por ganarse su corazón con obsequios! Yo soy la que se supone que le esté pagando secretamente al hacer muebles y herramientas para él. No, deja de pensar así. Necesito relajarme en el baño y pensar sobre lo que puedo hacer por Buu Buu. *Machacar*, *machacar*, *machacar*.)

—Meridiana.

Justo mientras comenzaba a machar sus dientes, alguien le habló en su zona segura para Hadas.

—Veo que estás disfrutando tanto como puedes, Meridiana. De alguna forma estoy celosa.

—Oh, Lady Morgan.

Otra Hada pequeña revoloteó. El cabello de lima de Morgan estaba reunido detrás de su cabeza, ella vestía ropas de color naranja y tenía alas largas como cigarras. Ella era la mayor de la villa de Hadas y ella raramente aparecía ante personas ya que ella era más cuidadosa que Meridiana, por lo que los adivinos humanos habían concluido erróneamente que simplemente verla era un presagio de gran fortuna o mala suerte.

—Me ha tomado demasiado saludar a Sir Buu Buu por salvarte a ti y a las Hadas en sí. Intento darle las gracias, pero no parece que eso vaya a pasar.

—Él se despertará en un santiamén cuando el peligro se acerque, pero no hay forma de que se despierte a menos que sienta algo que califique como una amenaza para alguien tan poderoso como él.

—No estoy segura si eso califica como listo o torpe. Haaa. —Morgan hábilmente flotó en el cielo y sacudió su cabeza. —Nunca perturbaría su dormir por nuestra conveniencia. Supongo que simplemente dejaré mis gracias por hoy y esperaré para verlo en algún momento después.

—Oh, ¿trajo algo para él? ¿Es comida?

Meridiana no podía simplemente dejar a la mayor de la villa ir por su cuenta, por lo que ella dejó su bañó en el gran huevo, secó su cuerpo, se puso su vestido rosa y guío a la invitada a la casa del dueño abajo.

Buu Buu yacía boca arriba en medio de la casa de hoja.

Los cuerpos de los Orcos Ibéricos eran robustos, por lo que aparentemente él no necesitaba una cama o incluso una manta.

—Hm, así que este es el gran héroe quién alejó al malvado dragón y nos liberó de las cadenas de esa horrible costumbre.

—¡B-Buu Buu podría lucir aterrador, pero él es muy lindo! ¡¡Am, aunque podría ser súper difícil de saberlo por su primera impresión!!

—No estaba pensando nada de eso. Y podrías estar tratando de ayudarlo, pero eso en realidad lo lastimaría. Sé más cuidadosa.

Morgan regañó a la otra Hada y revoloteó.

Ella aterrizó en la frente del rostro gigante porcino.

El Hada mayor se arrodilló, inclinó su cabeza y habló en una voz profunda y pesada.

—Me tomó demasiado venir a saludarte. Mi nombre es Morgan. Mi poder es insuficiente, pero soy la mayor que lidera las Hadas en la ausencia de Lady Sutriona. Así que debo agradecerte en el nombre de todas. Y debo proveer una señal física de nuestro agradecimiento. Justo como tú te enfrentaste a literalmente a un dragón que parece una montaña para nosotras, nosotras te ofreceremos bendiciones eternas.

—¡¡Ah!!

Meridiana cubrió su boca con una mano y exclamó.

Mientras se arrodillaba, Morgan llevó sus labios hacía la colosal frente de Buu Buu.

—¡Ahh! ¡¡Ahh!! ¡¡¡¡Ahhhhh!!!!

—Guarda silencio, Meridiana. Estoy tratando de realizar un ritual sagrado.

—¡¡¡Pero, am, ah, con las cosas como están y con su relación con Beatrice, sigo tratando de descubrir qué clase de distancia debería mantener entre nosotros, ¿¿¿así que cómo puede besarlo tan fácilmente???!!!

—¿Cómo? Lo que en su mayoría pueden hacer las Hadas es proporcionar ayuda en trabajos u ofrecer nuestras bendiciones.

Meridiana dio otro grito bizarro y cubrió su rostro con ambas manos. Sus pensamientos inmediatamente habían ido en la dirección de proporcionar trabajo cuando se trataba de pagarle a él, por lo que ella podría haber sido una verdadera cabeza hueca a pesar de su delgada apariencia.

—¡¡E-e-e-e-e-e-e-entonces le daré una bendición de Hada a Buu Buu también!!

—Detente. Justo ahora lo hice en el nombre de todas las Hadas. Si un Hada de bajo rango como tú lo hace ahora, las bendiciones fácilmente entrarían en conflicto. Algo más sería inútil.

—¡¡Waaaaahhh!!

No había nada que ella pudiera hacer, pero Meridiana no podía dejar de gritar. Y sin embargo Buu Buu continuó roncando y no mostraba señales de despertar.

Morgan no parecía molesta tampoco ya que el punto de su argumento era diferente de alguna manera al de Meridiana.

—Si piensas en algo que podamos hacer por Sir Buu Buu, déjame saberlo. Aunque Lady Sutriona podría saber más sobre los arreglos humanos.

—¡¡Vwahh, vwahhh!! …¿Vwah?

—Aparentemente ha habido extrañas acciones realizadas por el Gremio humano conocido como la Sociedad Religiosa. Si él no tuviera interés en los humanos, posiblemente evitaría ser arrastrado en ese desastre…pero involucrarse en todo parece ser lo que Sir Buu Buu hace. No te lastimaría escuchar esto.

—Am, ¿dijo la Sociedad Religiosa?

—Para ser honesta, no sé mucho sobre la mitología humana, pero esto es exactamente cómo suena: un grupo reunido por razones religiosas. Tienden a tomar acciones de exclusión basadas en el elitismo y sería difícil decir que sean muy amables en sus tratos con los No-humanos como nosotras. Dicen que todas las personas son iguales, pero se dan la vuelta y dicen que cualquier que no los entienda no califica como una persona. Para resumir: sé cuidadosa.

7

El cambio fue como ver un detergente sintético dando vueltas en una corriente que previamente había sido tan refrescantemente transparente que los peces podían ser vistos nadando en él.

Unos cuantos días han pasado desde entonces.

La atmósfera claramente había cambiado en la posada del pueblo que funcionaba como la base de las actividades de los humanos.

—¡Beatrice, Beatrice!

Alguien llamó a la Espadachina Santa quien estaba regateando ferozmente en una tienda al aire libre donde el comerciante y el cliente se tenían confianza equitativamente un poco.

La voz silenciada provenía de la Bruja Blanca Filinion.

Incapaz de conseguir un resultado satisfactorio, Beatrice dejó el ya camino estrecho y entró en un callejón que era un poco más que una brecha entre los edificios.

La Sacerdotisa de Combate Armelina también esperaba ahí.

—¿Por qué están ambas aquí?

—Para avisarte, obviamente. Eres la única que todavía camina por la posada del pueblo mostrando su Círculo tan descaradamente. Necesitas ser cuidadosa.

—?

¿Ella era la única? ¿No ellas dos habían mostrado sus Círculos el otro día? Beatrice lucía confundida, por lo que Filinion y Armelina intercambiaron una mirada antes de dudosamente buscar en sus bolsillos.

Ellas sacaron Círculos idénticos.

—Mostrarlos tan descaradamente es el problema.

—Sí, un Gremio muy radical aparentemente se está haciendo más activo. Como un grupo o persona, honestamente no quiero nada que ver con la Sociedad Religiosa.

—Estás bromeando, ¿cierto? ¿¡La Sociedad Religio-…!?

La Espadachina Santa comenzó a gritar, por lo que las otras dos chicas rápidamente cubrieron su boca.

La Sociedad Religiosa.

En cierto punto, cada mitología y religión en la que los humanos creían mencionaban cómo los humanos veían el mundo. Algunas decían que el mundo había sido creado y algunas decían que a la humanidad se le había dado el mundo. El alcance de lo que mencionaban variaba enormemente. Podía ser tan pequeño como una villa o isla, o podía ser como una ciudad o nación, e incluso podría ser el planeta entero o el universo entero.

Pero un cierto problema había aumentado.

Ningún texto religioso o escritura mencionaba el mundo alterno de Grandnir.

Si nada estaba escrito de él, ¿qué harían con él?

Especialmente cuando las personas quienes visitaban Grandnir habían evolucionado en seres que podían blandir el poder paranormal instantáneo de la Magia…o para ponerlo de otra manera, milagros.

—El campo de la religión ha sido llevada al caos, —dijo la Sacerdotisa de Combate Armelina mientras gentilmente removía su mano de la boca de Beatrice. —Grandnir es honestamente una espina en su costado, así que ellos realmente preferirían si pudieran eliminar el hecho que ha sido descubierto. Pero la humanidad ya no puede dejar Grandnir después de las revoluciones tecnológicas llevadas por las Piezas. Sería como abolir el internet y teléfonos celulares y siendo dejadas atrás por el resto del mundo. Saben que sólo declinarían si no aceptan estos nuevos avances, pero todos están realmente nerviosos sobre cómo lidiar con todo. Y la Sociedad Religiosa ha venido a ejercer poder dentro de todo. Ellos son el verdadero problema. Podrían ser incluso peor que Elkiad.

—No sabemos quiénes son la Sociedad Religiosa. —La Bruja Blanca Filinion se encogió de hombros y suspiró. —Quizá son una división secreta de la religión monoteísta más grande del mundo y quizá son una colección de personas de varias religiones quienes odian la sola existencia de Grandnir. Después de todo, no podemos confiar en cómo lucen aquí. Incluso si realizan una masacre pública en la posada del pueblo, escaparan de cualquier castigo una vez que regresen a la tierra.

—En Grandnir, nuestro equipo ajusta incluso nuestros rasgos faciales. Si tienen diferentes equipos cada vez que vienen aquí, tendrían un rostro nuevo cada vez. Por supuesto, eso normalmente no pasa porque todos tienen sus Parámetros favoritos.

—…

—Como sea, estate al pendiente de anillos de oro sin ninguna clase de símbolo en ellos. No tienen uniforme y se mezclan perfectamente en los alrededores, pero se ha descubierto de que usan un anillo de oro puro en el dedo anular de la mano izquierda. Aparentemente grabaron el nombre de su dios en él, lo derritieron y después lo refundieron en una forma diferente para cazarse con su fe en una forma que nadie reconocerá.

—Ya veo.

Finalmente lo comprendió Beatrice.

Ella había visto eso unas cuantas veces después de que algo había parecido un poco extraño. Ella había visto el brillo de un anillo de oro puro y no sólo alguna Magia en forma de eso. Un experimento de una era mucho más vieja había proporcionado que los materiales no podían ser transportados entre la Tierra y el otro mundo, por lo que estas personas tendrían que haber buscado para hacer un anillo en Grandnir y dejarlo en un lugar seguro cuando regresaran a la Tierra.

—Pero incluso si el anillo está en el dedo anular de su mano izquierda, no son necesariamente del occidente. Esa tradición se esparcido por todo el mundo y otra cultura siempre podría ser adoptaba para camuflaje. Desde nuestra gruesa armadura hasta nuestra ropa interior, todo nuestro equipo es sólo Magia en forma de ropa, ¿cierto? Así que si ves a alguien usando oro físico, deberías sospechar.

Beatrice una vez más miró al Círculo que parecía llavero.

Ella una vez juzgó el valor colocado en él, incluso si su creadora no lo había hecho intencionalmente.

—Filinion, Armelina. …¿Qué tanto saben sobre esa Monja?

—¿Quieres decir que ella en realidad es una No-humana y un Súcubo? Ella podría pensar que lo esconde, pero todos lo saben. Es un secreto abierto.

—Los No-humanos no pueden usar Magia. Para la Mezcla de los trajes de baño y lo que sea, ella aparentemente le pregunta a un humano que ella conoce. Pero como sea…

Armelina se detuvo cuando escucharon una conmoción en la calle.

Ellas echaron un vistazo desde el callejón y vieron algunos hombres y mujeres pisando fuertemente y llevando pancartas hechas de paneles de madera cruda. Esas señales decían “digan no a los monstruos” y “protejan la posada del pueblo de humanos”.

(Ciertamente se dejan influenciar fácilmente…)

Beatrice suspiró y comenzó a hablar de nuevo.

—Si “todos” lo saben, entonces obviamente hay una posibilidad de que la Sociedad Religiosa lo sepa.

¿Qué pensarían de eso?

Las muchas religiones nacidas en la tierra eran simplemente incompatibles con otro mundo como Grandnir. Los problemas que rodeaban las interpretaciones de sus escrituras los estaban llevando al caos, así que, ¿qué pensarían cuando descubrieran que una nueva religión estaba naciendo aquí?

Esa religión estaba destinada a proporcionar descanso pacifico a aquellos que murieron en otro mundo y no podían regresar. Era algo inocente que copiaba lo que los humanos hacían y usaba un simple círculo como símbolo.

Pero nada de eso importaba.

Muy poco podía llevarse y traerse entre los dos mundos. Conocimiento y técnicas; o más simplemente, recuerdos e información, eran las únicas pequeñas bendiciones aquí. Y eso incluía la religión y las doctrinas. Además, ¿no Filinion había mencionado que las personas podían lucir completamente diferentes en la Tierra y en Grandnir? ¿Y que no importaba lo que alguien hiciera en Grandnir, no podía ser rastreado una vez que regresaban a la Tierra?

Eso significaba una cosa:

—Nadie sabe cuánto se puede esparcir una religión nacida en Grandnir.

—Pero Grandnir es tan pequeño que podíamos caminarlo completamente en alrededor de 3 días. Personas de la misma raza y nacionalidad se reúnen usando las Puertas ubicadas por el mundo.

—En el pasado, era conocido como un cielo espía donde nadie podía monitorearte, pero esto se siente como una derivación mayor a eso. Si alguna clase de moda explosiva comienza en Grandnir, sería llevada a cada parte del mundo en una abrir y cerrar de ojos. La propagación de esas cosas es usualmente estimada usando el punto de inicio, así que esas estimaciones serían inútiles.

Esa Súcubo podría no haber intentado comenzar una invasión.

Pero lo que ella había hecho era suficiente para que las religiones tuvieran suficientes problemas ya. Incluso si cerraban todas las Puertas y pretendieran que Grandnir nunca había existido, no podrían prevenir que la información llevada se propague como una nueva religión llamada la Iglesia del Círculo.

¿Qué tal si ese miedo se propagaba?

¿Qué tal si la mayoría comenzaba a estar de acuerdo de que ese riesgo debería ser removido tan pronto fuera posible?

—Maldición…

Beatrice no tuvo tiempo para sacar sus marcos y líneas rojas con su Magia de fuego de ilusión.

Ella recordó la piedra arrojada a través de la ventana de la iglesia. Ella recordó el gigante punto ciego creado en una zona pública cuando todos fingían indiferencia. Si esa clase de cosas se estaba moviendo al nivel de un Gremio como la Sociedad Religiosa, ¿entonces cuánta violencia atacaría a esa Súcubo a plena luz del día mientras era atrapada en esa jaula de indiferencia?

Ella no podía regresar al hombre con el que ella había vivido a su mundo original. Ella no podía ni siquiera regresar un cabello de su cabeza.

Así que ella al menos quería darle un pacífico e imperturbable descanso aquí en la tierra de Grandnir.

Eso era todo lo que ella quería hacer.

—¡¡Maldición!!

—Am, oye, ¿Beatrice? ¿¡No acabamos de decir que es mejor no involucrarnos en todo esto!?

—Ordené un mondaorejas para Buu Buu de parte de ella. ¡No voy a dejar que nada le pase antes de que lo consiga!

—¡De acuerdo, bien, tonta de corazón blando! ¡Así que sólo tenemos que meter nuestras cabezas en esto también, ¿verdad?!

Las tres comenzaron a correr.

Beatrice tenía que preguntarse cuál de ellas realmente era la tonta de corazón blando, pero ella no era lo bastante estúpida para olvidar su aprecio de tener a alguien apoyándola.

Incluso si cada distrito era muy diferente, era sólo una ciudad humana construida junto con aquellos explorando el Laberinto. No era demasiado grande. Correr un poco era todo lo que tomaba para llegar al Distrito Vena de Oro y todo su placer y apuestas.

Beatrice invocó un mapa detallado del distrito usando Magia de fuego de ilusión y Armelina preguntó lo más fundamental.

—¿Pero cómo la pondremos a salvo? Como ya mencionamos, Grandnir es sólo una isla que podemos caminar en 3 días. Si la Sociedad Religiosa la empieza a cazar con sólo números, no habrá escape. Y ya que esa Monja es una No-humana, no podemos invitarla a la tierra a través de una Puerta.

—Pero ya que nació y creció en Grandnir, ella no necesita preocuparse de su reloj interno volviéndose loco. Ella no tiene que regresar unos cuantos días después para evitar serios efectos mentales y físicos, por lo que el tiempo debería estar de su lado.

—¿Qué quieres decir…?

—Ella se puede ocultar en la inmensa expansión subterráneo del Laberinto, o podría irse a la mar en un bote cargado con tanta comida como pudiera llevar, justo como ese Siguiente Viajero. Si ella puede comprar suficiente tiempo en algún ambiente donde sea difícil de cazarla, ella debería ser capaz de sobrev-…

Ella se detuvo.

Un pilar de fuego se elevó por los techos de los edificios en la dirección que se estaban dirigiendo.

Cualquier probabilidad teórica de victoria era inútil si no llegaban a tiempo.

Incluso si llegaban sólo un segundo o un instante tarde, no podrían detener una tragedia que estaba más allá de su alcance.

—¡¡Maldición!!

8

Había comenzado un poco antes.

Era una noche de luna llena. A medio camino de una montaña lejana de la posada del pueblo; que coincidentemente estaba en la pendiente opuesta en la cual estaba construida la casa de Buu Buu, marchaba un grupo vistiendo vestidos negro azulados como ropas de luto y anillos de oro puro en sus dedos anulares de la mano izquierda. Escondían sus rostros detrás de ligeros velos y sostenían arcos de apariencia moderna con largos estabilizadores sobresaliendo al frente. No eran en realidad arcos porque tenían navajas cortas de combate cercano adjuntos a cada extremo y porque sólo eran Armas Brillantes destinadas a usar Magia.

Eran la Sociedad Religiosa.

Cualquier otra verdad estaba escondida por sus velos, pero su meta era clara: el Jardín de Flores de Matraz.

Muy profundo en los bosques había un claro cubierto en flores floreciendo. Eran todos ingredientes raros de Mezcla que los humanos no podían cultivar: Alegre Belladona, Furiosas Digitalis, Sabios Tristes, etc. Algunas de ellas incluso emitían una ligera luz, quizá para reunir más eficientemente los insectos volando que llevarían su polen. Un domo translucido cubría el jardín por encima. Lo más probable era que los hongos gigantes estaban manipulando la luz del sol para crear la humedad necesaria para soportar esta humedad y nutrientes que hacía este milagro colorido una posibilidad.

—¡¡Ileana!!

Pero la Sociedad Religiosa no estaba tras de las hierbas.

La mujer en el centro del grupo alzó su voz.

Su cabello rubio blanquizco estaba trenzado y doblado en una forma de U, pero seguía llegando a su cintura. Si el largo bucle en su espalda se desataba, probablemente seguiría por la tierra detrás de ella.

—¡Nosotros de la Sociedad Religiosa ha venido por tu ayuda de acuerdo a nuestro acuerdo! Responde nuestros llamados, bestia que ha recibido el poder de comprender las palabras de los bautizados. ¡¡Sólo esta vez, ejerce tu poder como una Break News por nosotros!!

El jardín de flores se agitó.

Pero nada de viento estaba soplando. Una nueva forma se elevó del océano de flores coloridas.

Era un símbolo de la noche que era incluso más encantador que la brillante luna llena.

Era una hermosa mujer con piel marrón y largo cabello azul claro. Las líneas de su cuerpo estaban cubiertas por plantas que parecían vides de uvas y hojas, y ella sólo vestía el marco de una larga falda que parecía una jaula de aves. Ella era uno de los monstruos que podrían causar la resurrección y la muerte, y cuyo grito maldito destruiría todos los enemigos, biológica o mecánicamente.

Ella era la gobernante del jardín de flores y la más grande de las Mandrágoras.

Ella era una planta Break News.

Su nombre era Ileana.

—Tienes agallas, chica. Sólo respondí a tu voz ya que eres la descendiente de aquellos que me pidieron proteger esta tierra.

“Esta tierra” era Enter Kosmos. Eran los restos de un antiguo humano que intentó enviar una torre gigante clavándolo hacía abajo en la tierra para detener el Laberinto de que periódicamente se reconstruyera. Con esto y el barco Siguiente Viajero en la playa, era fácil suponer qué clase de conflicto existió una vez en Grandnir entre los súper-poderes del este y el occidente.

Pero la chica en ropas de luto occidentales ignoró la tumba gigante con su jardín de flores dedicadas a ella.

—¿Realmente estás preparada para hacer eso? Normalmente te habríamos exterminado inmediatamente, pero nos contuvimos e intentamos darte el honor de trabajar como nuestra mano derecha.

—Jeje. Estoy segura que sabes qué flexibilidad ha salvado qué lado de este encuentro.

Sus alrededores crujieron mientras Ileana se reía.

Pero esto no era la vanguardia de la Sociedad Religiosa ejerciendo instinto asesino.

La extensión y densidad de las flores estaba creciendo. El mundo en sí parecía rodear a los humanos e intentaba aplastar todo en cada dirección con una gran presión que era diferente de la hostilidad o malicia.

Pero la mujer en velo y ropas de luto habló de nuevo como si desafiara a la mujer planta.

—¿Intentas aceptar nuestra oferta?

—Lo haré.

La más grande de la simultáneamente toxica y curadora Mandrágora chasqueó sus dedos mientras se adornaba con decoraciones de frutas.

La presión del letal jardín de flores se dispersó y se convirtió en no más que un mar de hermosos pétalos una vez más.

Y la noche se burló.

—Pero cuando actúo, requiero algo de valor equivalente. Deseo una virgen pura. Eso debería ser bastante fácil de adquirir para la moralista Sociedad Religiosa. Después de todo, esencialmente se han estado preparado como detonadores para esto.

—…

—Te quiero a ti. —La Break News apuntó su dedo índice a los pechos modestos de la mujer. —Veamos qué tan determinada estás de conseguir que actúe esta paradoja con alma. ¿Cuánto estás dispuesta en arriesgar tu propio cuerpo? Seguramente no pensaste que sólo tú podrías escapar ilesa. Si puedes convencerme, ejerceré mi poder al máximo por ti.

—Está bien.

—¡¡Jaja!! ¿¡Ni siquiera un segundo de duda!? Ahora sí que contra eso no puedo competir. Incluso si sólo estaba divirtiéndome un poco…no, ya que simplemente me estaba divirtiendo, ¡¡tengo que cuestionar tu sensibilidad si no has dado todo de ti!!

Ileana en el vestido de planta era la única riendo.

La velocidad de la respuesta de la mujer provenía de la fuerza que ella había heredado del antiguo líder de la Sociedad Religiosa y que ella pasaría a la siguiente generación.

—Tú, ofreciéndote a ti misma como sacrificio. ¿Cuál es tu nombre?

—Gruagach.

—Entonces, valiente pero lamentable Gruagach, ¿qué es lo que quieres de una paradoja como yo?

—Tu trabajo esta vez no es cazar un gran objetivo. Tienes que purgar a una No-humana de clasificación baja a los Break News. Pero la ubicación es un problema: ella se ha mezclado en la base de los humanos, en la posada del pueblo. ¿Tomarías ese trabajo sucio? Podrías deshacerse del pueblo entero si es necesario.

—Entendido, —susurró Ileana antes de tomar un respiro.

Ella entonces le habló a las flores de ofrenda para que nadie más pudiera escuchar.

—Purgar a una No-humana, ¿verdad? No me gusta cómo suena eso. Me recuerda a lo que le pasó a los Orcos Ibéricos.

9

Un intenso pilar de fuego se elevó en una esquina de la posada del pueblo.

Algo cayó alrededor del grupo de Beatrice. Los engranajes usados como moneda estaban volando por todo el Distrito Vena de Oro que contenía casinos y arenas de batalla. Los monstruos alados siendo preparados para la carrera de Grifón estaban enloqueciendo por los aires y casi tiraban a sus jinetes.

El fuego de Beatrice le permitía especialmente calcular inmediatamente el alcance del daño.

—En base al tamaño del pilar de fuego, eso fue equivalente a 87 kilos de TNT, asumiendo que no fue una explosión direccional. ¡¡Eso haría estallar una iglesia de piedra tan fácil como quebrar una flor!!

—¿Es en serio…? ¡¡Si comienzan a estallar cosas así, toda la posada del pueblo será destruida!!

—¿Siquiera la Sociedad Religiosa iría así de lejos? La posada del pueblo es una base importante para todos en Grandnir. Incluso si son una gran organización…no, específicamente porque saben el poder de las cantidades, saben qué pasará si se hacen enemigos de toda la humanidad.

Si la batalla era entra la iglesia de Monja y la Sociedad Religiosa, podría parecer imposible de ganar.

¿Pero qué tal si se desarrollaba en una gran batalla entre la posada del pueblo y la Sociedad Religiosa y todos los peleadores de máximo nivel unieran fuerza contra ellos? Parecía que las posiciones de la minoría y mayoría serían volcadas y la Sociedad Religiosa sería la que huiría.

Pero esa pregunta fue contestada una vez que llegaron al escenario.

—¿Qué es eso?

Mientras corrían por el camino cubierto de engranajes, Armelina miró al cielo azul estropeado por el humo.

No, sus ojos estaban en el techo de un edificio alto. Era el campanario que señalaba el round final de la carrera de Grifones. Una mujer alta con piel morena y cabello azul claro estaba sobre el borde…no, la esquina del techo.

Su cabello y piel emitían una luz misteriosa.

Ella esparció sus brazos como una cantante de ópera.

Beatrice sintió un escalofrío recorrer su espalda aunque ella no sabía por qué.

Inmediatamente, su mente explotó.

Un “grito” de ultra alta frecuencia llenó toda la posada del pueblo.

Beatrice inmediatamente activó su estoque Arma Brillante en su cadera, pero ella fue demasiado lenta. El grito ensordecedor atravesó la pantalla de humo que servía para deshacerse de la puntería del enemigo y la chica fue lanzada a estamparse de espalda contra un muro de ladrillos. Sus pensamientos perdieron toda continuidad, pero como si fueran mezclados en una batidora, y ella apenas podía diferenciar de arriba de abajo.

—¡¡Kah…!! ¿¡Agwah!?

—…

Los Grifones finalmente cayeron del cielo.

La Bruja Blanca Filinion se tambaleó sobre sus pies y sacó algo. La botella rectangular del tamaño de una palma lucía como algo que un montañista llevaría y probablemente contenía alguna clase de poción de recuperación. No, la botella en sí podría haber sido una poción, justo como las botellas de cerveza de caramelo usadas para grabar novelas. Después de destapar la tapa con media vuelta, ella lo lanzó al aire. La botella se quebró por su cuenta, los pedazos se mezclaron con el líquido adentro, la poción burbujeó y llovió como una neblina purificadora. Finalmente, el grupo de Beatrice fue liberado del intenso y nauseabundo dolor de cabeza.

Armelina sacudió su cabeza con una mano sobre el muro.

—¿Qué pasó y qué hiciste? ¡Mi cabeza ya no está girando, pero ese grito no se ha detenido! ¡¡Es algo aterrador!!

—Intencionalmente arruiné una poción de recuperación para obstruir la transmisión del grito. Esto normalmente contaría como veneno para nosotras, pero es mejor que dejar que tenga un efecto en nosotras.

—Ese grito es de una Mandrágora, ¿cierto? —preguntó Armelina. —Ya sabes, como la que usamos para atrapar a los Cat Sith, quienes estaban saqueando el jardín de Buu Buu… ¡Pero nunca había escuchado uno tan poderoso para afectar un pueblo entero!

Beatrice tragó saliva y respondió.

—…Una Break News.

Ella dudaba que fuera una coincidencia que este monstruo en un vestido de plantas se hubiera aparecido ahora.

¿Eso quería decir que la Sociedad Religiosa había domesticado a una paradoja con alma?

—Realmente intentan derrotarnos a todos directamente. Pero prevenir una batalla mayor para proteger la posada del pueblo, usaron la primera ola para dejar inconsciente a cualquiera que pudiera pelear. ¡Esa es la clase de plan que va más allá de los límites que están llevando acabo!

La Sociedad Religiosa se estaba haciendo enemigo de todos los humanos en Grandnir, pero los humanos generalmente sólo usaban la posada del pueblo y el Laberinto. Personas que caminaban por la isla como Beatrice eran una rareza. Las personas en el Laberinto debajo de la gruesa base de rocas no notarían la conmoción y podrían ser ignorados a salvo por el momento, así que realizar un ataque preventivo a la posada del pueblo sería suficiente para neutralizar a la mayoría.

—Así que, ¿están dispuestos a masacrar personas de todas las naciones y razas si eso les permite matar a un Súcubo?

—Nunca van a rendirse antes de acabar esto. ¡¡Necesitamos sacar a la Monja de ahí!!

La iglesia estaba cerca.

El grupo de Beatrice dio un último esfuerzo, pero la poción de la Bruja Blanca no debería haber sido perfecta. Eran afortunadas de tener una forma de resistir el feroz ataque de la Break News, pero la forma en que el sonido hacía eco en los muros y tierra comenzaba a hacer girar sus cabezas de nuevo.

Y eso las retrasó de alguna manera.

Ellas dieron la vuelta en la última esquina y llegaron frente a la iglesia. No, a este punto era mejor llamarlo las ruinas de la iglesia. Sólo había una pila de escombros ahí y los edificios vecinos habían colapsado también. Polvo gris se esparció de ahí y alguien estaba siendo arrastrada abiertamente.

Era la sexy Monja en hábito blanco.

La explosión había hecho estallar todo el edificio, así que era dudoso que ella hubiera escapado de sus efectos. Era posible que ella fuera más fuerte que una humana, pero incluso eso tenía sus límites.

Podría haberle ayudado a hacerse la muerta. Ella podría haber sido capaz de escapar a través del polvo antes de que la búsqueda en los escombros comenzara.

Pero ella no había hecho ni una de las dos.

Algo cayó de entre sus brazos: Círculos que parecían llaveros.

Era un símbolo del descanso pacifico que ella deseaba a las personas que caían en esta tierra. Cayeron a la tierra cuarteada y fueron pisoteados por el grupo oculto en trajes de luto y velos.

—¡¡Ah!!

La Monja fue arrojada enfrente del muro que ya no estaba pegado a un edificio. Formaron un medio círculo alrededor de ella y apuntaron hacía ella sus Armas Brillantes parecidas a unos arcos.

La malicia que le enviaban a ella se sentía como flechas con arpones afilados en el extremo.

—Dios salvará a todas las personas.

—Eso quiere decir que los monstruos nunca siquiera fueron considerados.

—Una No-humana imitando la fe humana es simplemente ridículo.

—Púrguenla.

—¡Castiguen a la que se burla de nuestra fe!

Era como una ejecución realizada por un pelotón de fusilamiento.

Ya que podían usar Magia lo bastante poderosa para hacer estallar la iglesia de piedra, no hacía falta decir que le pasaría a ella. Nada quedaría si concentraban su fuego a ella.

—¡¡¡¡¡Hazlooooooooooooooo!!!!!

Beatrice dio un rugido.

No, ella trató.

Pero justo antes de que ella pudiera hacerlo, su cabeza se sacudió. Su visión se puso borrosa y sus pensamientos se desvanecieron. Era la Break News Mandrágora. Ella probablemente había concentrado su puntería en lo que fuera que todavía se estuviera moviendo. El grito intenso neutralizó a la Espadachina Santa como un arma acústica.

Beatrice trató de apoyarse sobre un muro, pero ella incluso fracaso en eso.

Mientras ella probaba la tierra en su boca, ella se dio cuenta de algo.

(Se acabó. No llegaré a ella…)

Beatrice era la más fuerte peleando, así que si ella no podía hacerlo, tampoco podría Filinion o Armelina. Y si ellas no podían llegar a ella, ¿qué le pasaría a la indefensa Monja?

Todo se había acabado.

No había nada que ellas pudieran hacer.

Y entonces Beatrice volcó sus presunciones y casualmente al pensar en un cierto rostro.

(¡¡Buu Buu…!!)

Un momento después, ella escuchó uno explosión de destrucción en una esquina de la posada del pueblo.

10

Quizá lo que ella estaba haciendo estaba mal.

Quizá sus pensamientos nunca llegarían a los difuntos.

Pero ella se preguntaba eso innumerables veces, pero la Súcubo aun así se había puesto su hábito y había ido a la posada del pueblo. Literalmente ellos habían sido de diferentes mundos, pero habían sido capaces de hablar y compartir sus sentimientos. Incapaz de olvidarlo e incapaz de abandonarlo, la Súcubo nunca había dejado de buscar su visión de humanos y No-humanos viviendo juntos.

Los muertos nunca regresarían y ella no estaba buscando a alguien para reemplazar al difunto, pero…

—Hola, nena. Te mostraré que los humanos no son completamente inútiles.

Ella nunca olvidará lo que él dijo cuándo se conocieron por primera vez.

No había tenido nada de relación con explorar el Laberinto o adquirir la Magia y Piezas que podían causar revoluciones en la sociedad humana. Tampoco tenía nada que ver con la Súcubo en sí. Ella casualmente se encontró con una Hidra de muchas cabezas atacando a un Enano en el bosque, pero después de que ella hubiera abandonado al Enano como sacrificio del “la supervivencia del más fuerte”, un hombre feroz la había dado unos golpecitos en el hombro con una sonrisa en su rostro.

Él salvaría personas sin nada que recibir a cambio.

Él desearía la felicidad de completos extraños.

Él se precipitaría directamente al peligro con su pesada armadura y hacha gigante. Ella había admirado su estilo de vida. Ella se había preguntado cómo él podía hacer eso. Mientras tanto, el hombre se había molestado en construir barriles en Grandnir para destilar fruta. Y mientras bebía una copa de su propio producto, él le había respondido a ella sin pensarlo mucho.

—No es como si tuviera una verdadera razón. La vida es finita y quiero divertirme y disfrutar cada momento y cada segundo de ella, así que, ¿qué bien hace preocuparse sobre las mismas cosas una y otra vez? Así que incluso si es un poco molesto, tengo que resolver todos los problemas con los que me encuentre. Básicamente, es sobre tener una buena noche de sueño. Un vaso de victoria sabe mucho mejor que una para distraerte de la derrota. Soy una persona honesta, así que quiero beber un vaso de lo mejor que pueda.

Así que ella se había ido con él.

Incluso dentro del Laberinto al cual los No-humanos nacidos en Grandnir nunca se acercarían. Ella no tenía razón para ella, pero ella había pensado que dar todo en algo ilógico podría ayudarla en hacerla más cercana a ese hombre.

Ellos habían reído juntos, habían superado dificultades, habían discutido y se habían agarrado de los cabellos y habían rodado por la tierra y después se reconciliarían.

En algún punto, ella estaba al lado de ese hombre con corto cabello negro. Y ella se había acostado al lado de él.

Ella finalmente entendió lo que ella había anhelado.

Finalmente era de ella.

—Sé que nunca pasará, pero no puedo evitar pensar sobre ello. Desearía poder mostrártelo. Mi casa es pequeña, pero tengo ese enorme árbol de cerezo afuera. Cada año durante la temporada para observar las plantas, un puñado de ancianos que nunca había visto antes se reúne en el jardín con botellas de sake en mano. Supongo que no sabrías que son las flores de cerezo, ¿cierto? Si tan sólo crecieran también en Grandnir.

Ella fue arrojada contra el muro de la iglesia que todavía estaba de pie, ella fue rodeada y varias arcos Armas Brillantes estaban apuntadas hacía ella. La Súcubo en el hábito blanco sonrió ligeramente cuando ella vio este otro rostro de la humanidad.

Todavía en la tierra, ella miró a los Círculos pisoteados.

—Rezo porque podamos juntar nuestros corazones en un círculo…

Quizá ella realmente se había equivocado. Quizá estos sólo habían sido para su propia autosatisfacción. Quizá no le dieron paz a nadie y sólo había causado problemas para los humanos.

—Pero…aun así…

Ella no necesitaba suplicar por su vida.

Si ella había fracasado, entonces había fracasado. Si ella tenía que cargar con la responsabilidad de este caso, entonces ella estaba dispuesta a morir por ello.

—Incluso si ninguno funcionó…

Ella no sabía las reglas de los humanos, pero esto era Grandnir. Si había una vida después de la muerte, ella seguramente iría al mismo lugar. Ella dudaba que humanos y No-humanos serían separados y enviados a diferentes lugares.

—Ya no estaré sola.

Así que ella necesitaba sonreír ahora.

—Cariño, estaré pronto contigo.

Ella lentamente exhaló y comenzó a cerrar sus ojos.

Pero en ese momento, algo hizo estallar todos los edificios en esa esquina de la posada del pueblo.

No era Magia humana.

Era mucho más simple: una colisión de una masa enorme. La Súcubo no tenía forma de saberlo, pero se parecía bastante como el lugar de un choque de un gran avión de pasajeros. El casino cercano y la arena de batalla fueron mandadas a volar y engranajes hicieron erupción como un volcán y se esparcieron por el pueblo. Los atacantes en ropas de luto y velos occidentales fueron golpeados por escombros y fueron lanzados al aire por el viento. La Monja en hábito blanco al inicio no sabía qué estaba pasando. Estaba a una escala tan enorme que ella sólo vio un muro gigante sin importar cuánto mirara hacía arriba.

Era una dragona negra de 1000 metros de alto.

Era la Thousand Dragon de los Break News.

—¡Tch! ¡¡Ileana!! —gritó una de las mujeres en velos.

Encima del campanario que señalaba el round final de la carrera de Grifones, una mujer morena con cabello largo y azul claro fulminó con la mirada a la dragona negra. Y ambos rugieron al mismo tiempo. Una era la Mandrágora del grito asesino y la otra era la dragona gigante que disparaba agua ultra presurizada de la boca que simbolizaba el agua y las nubes de lluvia. Los dos ataques colisionaron en un punto medio, se dispersaron y fueron desviados. Pero el ataque de la dragona sin piedad destruyó el campanario en el que estaba parada Ileana. Ella se desvaneció junto con la gran masa del campanario colapsado.

La dragona en un rugido de ultra baja frecuencia que los humanos probablemente no podían escuchar.

—Eso no es suficiente para derrotar a otra Break News. Ella se levantará pronto. Súbete, Súcubo. Te sacaré de aquí antes de que eso pase.

—¿Eh? Am…

—Esa ropa parece estar dedicada para algo, pero no sé en qué es lo que crees. No tengo forma de saber qué te puso en desacuerdo con los humanos, así que no tengo nada que me diga que te proteja y ni un argumento que apoye esta decisión.

Pero la Thousand Dragon tenía más que decir.

Alguien una vez había llegado apenas a tiempo para ella, por lo que ella honestamente habló sobre lo que ella había sentido cuando ese Orco Ibérico se puso de pie valientemente delante de ella.

—No puede haber sido una simple coincidencia que llegara a tiempo para ti. Lo llamaré un milagro que sigas viva ahora.

Eso fue suficiente.

Ella no necesitaba otra razón para tender una mano para ayudar.

Mientras la Súcubo blanca consideraba cómo iba a escalar la torre del muro que era la Thousand Dragon, la dragona sacudió su cola. Ella subió a la Súcubo en su lomo.

Y entonces sus masivas alas reunieron el viento.

Justo mientras la Mandrágora salía de los escombros y sacaba su cabeza al aire libre, ella liberó el grito que estaba destinado a asesinar criminales.

Pero para evitar caer víctima de esa leyenda, la Thousand Dragon envió explosivas masas de aire en todas las direcciones que azotó una tormenta de escombros y engranajes como si fuera para hostigar un poco más a los humanos. Y la reacción para esa explosión hacía abajo disparó a la Thousand Dragon al cielo azul.

11

Una vez que el gritó de la Break News terminara, el grupo de Beatrice lentamente volvió a moverse y levantarse.

Beatrice usó su Magia de fuego explosivo para enviar su voz hacía la dragona negra volando alto en el cielo.

—¡¡Muy bien!! ¡Llévala lejos de la isla de Grandnir! Una Mandrágora tiene las raíces en la tierra, así que ella no puede ir al océano. ¡¡Usa tus alas para dejar la isla y ella no podría seguirlas!!

Gruagach, la mujer de la Sociedad Religiosa en velo y ropas de luto occidentales, chasqueó su lengua.

Ella fulminó con la mirada a la pila de escombros en lugar de la Thousand Dragon o la Súcubo.

—¡¡Ileana!! ¡No dejes de atacar! ¿¡Para qué crees que te estamos usando!?

La respuesta provino de una voz extremadamente direccional que funcionaba mucho como una radio.

—No me importa, pero trata de pensar a dónde quieres enviarme. Hay dos opciones: puedo perseguir a la dragona huyendo o puedo continuar suprimiendo la posada del pueblo.

Si ella terminaba su ataque en la posada del pueblo, todos los que fueron tomados por sorpresa comenzarían un contraataque contra la sociedad religiosa. Las posiciones de la minoría y mayoría se cambiarían y la Sociedad Religiosa sería un grupo más débil.

Si dejaban escapar a la Thousand Dragon, la Súcubo escaparía de la isla y de su alcance. Y ellos estaban en contra de una Break News. Era altamente dudoso que incluso una unidad de elites de la Sociedad Religiosa pudiera vencerla.

Y con todo eso en mente, Gruagach dio una respuesta inmediata.

—Muy bien. Persigue al dragón.

—¡Jaja! ¿¡Así que te estás enfocada en tu meta inicial incluso si te expone al riesgo de que todos se te echen encima!? Interesante, pero no olvides que tú eres mi sacrificio. No vayas a hacer que te asesinen.

Una sección de la tierra parpadeó como el cielo estrellado.

Para el momento que la Thousand Dragon se dio cuenta que eran arcos de Magia disparando al cielo por los humanos de la Sociedad Religiosa, docenas e incluso cientos de arcos coloridos pasaron justo por su costado. No, ella rápidamente se había quitado del camino, pero algunos de ellos aun así se habían clavado en ella en las brechas de sus gruesas escamas. Eran como serpientes voladoras. Alterarían su curso para perseguir a la Thousand Dragon.

Ella podría contraatacar a la superficie, pero ella no podía seguir concentrada en los humanos. La Break News llamada Ileana estaría ahí pronto y ganar cuanta distancia pudiera de ella era la máxima prioridad de la dragona.

—Jeje.

Ella claramente estaba siendo picoteada por unos oponentes mucho menores.

Pero la dragona aun así rio con la Súcubo blanca sobre su gigante lomo.

—?

—Sí, sí. Finalmente entiendo. Sólo estaba pretendiendo antes. No estaba nada cerca de ayudar a alguien como Buu Buu lo hace.

Las palabras de la dragona se hicieron más fuertes.

Finalmente, se volvieron un rugido definitivo que reverberó a través de Grandnir.

—Pero ahora entiendo. No necesitas lógica cuando se trata de salvar personas. ¡No hay razón de atraparlo todo dentro de argumentos prestablecidos! ¡¡Sí!! ¡¡¡¡¡¡Proteger a alguien te hace sentir muy ligero, tan fresco y tan orgulloso!!!!!

12

—Qué molestia…

Justo afuera de la casa de hojas de Buu Buu sobre el costado de la montaña, Sutriona, de los Break News, puso sus manos sobre sus caderas y suspiró.

—Nunca la había visto desatarse así. Me hace preguntar por qué nos molestamos en contenernos.

—¿Qué pasa, Sutriona? Esto se cocinará pronto. Si sólo se van a quemar, entonces me los comeré todos yo.

—¡Ah! ¡No es justo, Buu Buu! ¡¡Quiero comer esos Dumplings de Cangrejo también!!

Después de soplarlos, los dos comieron su almuerzo. Buu Buu había matado a un Gallina Bomba gigante y por lo tanto tenía suficiente comida por varios días, pero las Hadas le habían enviado un suministro abundante de frescos Cangrejos del Cauce de agua, y ellos comenzaron con esos primero. Después de todo, los mariscos se estropeaban rápidamente por lo que tenían que comerlos pronto.

—Creo que intentaré comer vegetales porque Beatrice dice que debería.

—Oh, qué responsable de tu parte.

—Necesitas comerlos también. Sutriona.

—¡No fuerces eso en los demás! ¡Ahh! ¡¡No apiles un puñado de ellos en mi plato, Buu Buu!!

Sutriona de alguna manera se llenó de lágrimas, pero ella parecía ser del tipo que comía todo en su plato. Ella se quejó pero siguió comiendo.

—Por cierto, Buu Buu, ¿sabes sobre la Sociedad Religiosa?

—Sí, las Hadas dejaron una nota. Decía que me cuidara de la Sociedad Religiosa.

—Siempre y cuando entiendas eso. …Pero desearía que hubiera una más suave conexión entre lo que quieren y lo que proclaman querer o entre sus doctrinas y sus intereses. Escuché que hicieron un intento previo para monopolizar los Puntos de Experiencia al apoderarse de los casinos que trabajan tantos engranajes. Aunque eso aparentemente no funcionó debido al problema causado por una loca apostadora y por alguna reina de la arena de batalla.

—¿Qué estás tratando de decir?

Buu Buu inclinó su cabeza, por lo que Sutriona continuó mientras envolvía un Dumpling de Cangrejo en una hoja de vegetal.

—Siguen gritando sobre la confusión religiosa y el peligro de la primera nueva religión de Grandnir regresando a su mundo, pero nada de eso encaja en sus acciones si miras detrás de las cortinas. Ellos esencialmente quieren ser los líderes sin rival de las compras en línea en este mundo de espadas y magia.

—¿Hm?

—No, supongo que no entenderías esa analogía. Buu Buu, visitaste el Laberinto con el grupo de Beatrice, ¿cierto?

—No es fácil porque me da mucha hambre. *Chillido*. Es extraño cómo no hay nada de seres vivientes ahí abajo. Aunque hay mucha agua y aire.

—Miralo de otra manera y eso significaría que no puedes entrar al Laberinto sin prepárarte primero. Además de la comida, tienes que llevar magnetos, sogas, luces y varios ingredientes de Mezcla. Incluso si la ropa y equipo para dormir en su mayoría se maneja con Magia, entrar al Laberinto con nada es esencialmente un suicidio. …Así que al encargarse de eso, esperan controlar el mismo acto de explorar el Laberinto.

La chica en vestido de listón negro metió un Dumpling de Cangrejo en su boca.

—La posada del pueblo es como una colección de tiendas independientes. Usan y venden cualquier producto en lo que se especialicen. Es una forma primitiva y saludable de actividad económica. ¿Pero qué pasa si alguien trae el conocimiento de una franquicia? Aparentemente planean dejar que su poder de mano de obra haga la charla, tener personas publicando a ciertos intervalos dentro del Laberinto y llevar productos necesarios como algo así en relevos de cubetas. El Laberinto cambia periódicamente, pero al establecer una rotación, pueden asegurar un agüero que no se forme incluso mientras dejan descansar a personas o regresar.

Si Beatrice hubiera estado aquí, ella podría haber hablado.

El Gremio entrenando que había visto en el bosque había sido para llevar productos rápidamente y a salvo a través del Laberinto con su base inestable y todos sus Artilugios y Trampas.

—Suena como un servicio conveniente al principio, pero los humanos dejarían de prepararse apropiadamente en la posada del pueblo si pierden esa sensación de peligro. Sabrán que pueden restablecerse en el Laberinto si lo necesitan, después de todo. Pero la Sociedad Religiosa sigue siendo una organización con sus propios intereses. Si fingen un accidente e interrumpen el envío cuando alguien realmente lo necesita, pueden aislarlos en el Laberinto y asesinarlos con efectividad. …Mientras que algo de ello sigue siendo a la casualidad, todavía serían capaces de poner en marcha un plan de asesinato probabilístico.

Ella no dejó de hablar ahí.

Incluso después de todo eso, todavía había más para decir.

—Si un grupo unificado y popular llega, las tiendas individuales de la posada del pueblo no soportarán una posibilidad de batalla. Serían una tienda cerrada y saldrían del negocio en un santiamén, por lo que el suplemento de bienes vendrá de la misma fuente. Una verdadera monstruosa organización gobernará todo.

—¿*Chillido*? ¿¿¿Qué significa eso???

—Oh, ¿eso fue demasiado difícil para ti? Básicamente, una persona controlará toda el agua y comida, por lo que cualquiera quien no le agrade, no será capaz de obtener una sola gota para beber. Una vez que eso pase, la habilidad para explorar libremente el Laberinto no será más que un sueño. Todos serán forzados a aceptar un itinerario conveniente para la Sociedad Religiosa. Y lo mismo va para adquirir las Piezas que pueden distorsionar la sociedad humana. La Sociedad Religiosa construiría la dictatoría definitiva que les permitía mezclarse con la sociedad humana a su voluntad.

Buu Buu inclinó su cabeza.

Y él habló honestamente.

—Es malo quedarse todo para ti.

—Muy cierto. Pero la conveniencia es el más dulce de los venenos. Sabes que es malo para ti, pero no puedes quitártelo de encima. Y nadie va a crear un boicot contra ellos cuando el más ligero fracaso en prepararse significa la muerte. Buu Buu, es justo cómo cuando aprendiste la alegría del sabor de carne cocinada a pesar de temerle tanto al fuego.

—Buu.

El Orco Ibérico gruñó y tocó la fogata con un palo. Junto con la leña, él había arrojado uno de los bloques de combustible sólido del puesto de vegetales, por lo que el fuego era más estable de lo usual.

La chica de largo cabello plateado en vestido de listón negro sonrió honestamente.

—Eso es lo que la Sociedad Religiosa…no, quien sea quien los controle, quiere hacer. Al completamente franquiciar las preparaciones de exploración, probablemente esperan ganarse o intimidar a cualquier influyente o grupo. Eso es el por qué tuvieron problemas con la Iglesia del Círculo que actuaba como una intermediara para trabajos de Mezcla. Habiendo dicho eso, quemar tu campo porque odias a las aves picoteando tus cosechas difícilmente parece como una reacción sana. Me hace preguntar, quien quiera que sea, si tiene fuerte agarre de las riendas de la Sociedad Religiosa como piensa que lo tiene.

Sutriona explicó todo eso mientras masticaba su comida.

Ella lamió su pulgar mientras continuaba.

—Ahora que comí, me iré.

—¿Hm? ¿Te vas?

—Esa Thousand Dragon está volando con la Monja blanca en su lomo. Y la Sociedad Religiosa ha enviado a Ileana, otra Break News. Realmente no me importan mucho ellas, pero como dije al principio: aplastaré directamente a cualquier que viole mi territorio.

—*Chillido*. Todos necesitan dejar de pelear.

—No podría estar más de acuerdo, pero algunas veces tienes que entrometerte con el fin de asegurarse de que no continúen con la inútil pelea. Y, Buu Buu, ¿qué harás? De alguna manera me incomoda que el grupo de Beatrice esté corriendo tratando de apagar ese fuego, pero no hay una verdadera razón para que te involucres.

—Hm. —El Orco Ibérico sopló un Dumpling de Cangrejo para enfriarlo. —Entiendo que todos los Break News son peligroso. No quiero pelear con uno si no tengo qué.

—Sí, un admirable punto de vista. Es el miedo y respeto apropiado que deberías tener para seres superiores como nosotros.

Sutriona se levantó con un gruñido extraño de anciana esforzándose. Ella llevó sus pequeñas manos hacía el trasero de su falda, pero ella decidió no sacudirla cuando vio que Buu Buu seguía comiendo.

—Protegeré mi territorio, así que quédate aquí, Buu Buu. Pero si ves a Ileana, huye inmediatamente. No te preocupes por tus herramientas de casa. El bosque podría marchitarse alrededor tuyo, pero así es como es. No entres en pánico y causes una escena.

—¿Buu? ¿¿¿Qué quieres decir???

—Esa planta Break News es una Mandrágora. Si ella se pone seria, ella puede producir un increíble poder, pero su fuente son los nutrientes en el suelo. En otras palabras, ella absorbe todo. Me gustaría derrotarla rápidamente como sea posible para que no tenga una oportunidad para hacerlo, pero no puedo garantizar que eso vaya a funcionar.

Buu Buu miró alrededor con un Dumpling de Cangrejo en una mano.

Las aves chirriaban y una mariposa volaba tranquilamente por su cabeza mientras hablaba.

—Estaría en problemas si el bosque desaparece. No sería capaz de comer.

—Daré mi mejor esfuerzo.

Esas milagrosas palabras estaban diciendo que ella no podía garantizar nada y sin embargo le estaba pidiendo a él su confianza incondicional.

Pero ese milagro no funcionó en Buu Buu.

—¿Qué está tratando de hacer Ileana al marchitar el bosque? ¿Le gusta pelear tanto? ¿Esa Monja hizo algo realmente malo? Ella me habló sin tener miedo cuando me encontré con ella en el bosque.

—No lo sé. —Sutriona sonaba exasperada y ella puso sus manos sobre sus caderas. —Hay muchos Break News diferentes, pero la razón para sus acciones se encuentran en algo más allá de palabras e intelecto. Ella ejerce la violencia cuando se le pide…¿así que eso la hace una mercenaria pura? Ella parece haber sido contratada esta vez por la Sociedad Religiosa, pero eso significaría que le están proporcionando alguna clase de recompensa que ella considera valiosa.

—¿Es algo que ella necesite comer?

—Ella es una planta, así que ella puede vivir al sólo bañarse en la luz del sol y meterse en la tierra. Así que apuesto que esto es una forma de entretenimiento o diversión. Ella tiene un complejo sobre la cadena alimenticia, así que ella tiende a confundir grandes formas de vida por exceso de vida. …No sé exactamente qué implica el contrato, pero apuesto que tiene que ver con mujeres.

—…

Buu Buu dejó de moverse.

El miró a su Dumpling de Cangrejo a medio comer con una mirada preocupada en su rostro.

—Buu. ¿Quieres decir que Ileana está siendo mala con la Monja cuando ella no tiene razón para ello? ¿Y todavía habrá más una vez se acabe todo?

—Y aparte de eso, ella está tratando de hacer caer a la Thousand Dragon interfiriendo, barrió con el grupo de Beatrice y mató el bosque en esta zona. Bueno, somos paradojas, así que actuar lógicamente no va con nosotras. Incluso si ella se beneficia de todo el daño, es el daño en sí lo que realmente va con ella.

Eso era tan lejos como llegaría.

Buu Buu comenzó a descuartizar el resto de la comida y entonces él agarró el objeto a su lado: su Arma Brillante. Él sacudió lo que parecía un tronco, una viga de metal y él extinguió el fuego con ella.

Entonces se levantó.

—Yo también voy.

—¿Te importa si pregunto por qué?

—Escuché que esa Monja fue la que hizo los trajes para Beatrice y las demás. Sin eso, no podíamos haber hablado con Kallikantzaros y podríamos no haber llegado a tiempo para el incidente de los Cat Sith y Cù Sìth. Pensé que no sería capaz de hablar con ella mientras ella estuviera en la posada del pueblo, pero eso es diferente ahora. No quiero que le pase nada a ella antes de poder decirle gracias. Y si no es necesario para que alguien coma, entonces lo detendré. Además, —el añadió. —es demasiado tarde para mí. Escuché que todos de la villa fueron asesinados en una purga de No-humanos. Pero esto es diferente. Todavía puedo llegar a la Súcubo cuya vida será arrebatada por una razón fuera de vivir o comer.

—Hmph, —esnifó Sutriona.

Ella no parecía gustarle algo de eso.

—Necesitas ser más simple. Sólo di que estás molesto con la violencia de Ileana, así que vas a ir a patearle el trasero.

—¿Buu?

Pero Buu Buu inclinó su cabeza a eso.

Ni siquiera la Reina Hada había esperado esa reacción, así que él clarificó.

—No odio a Ileana. Sólo quiero detenerla si puedo.

Esta vez.

Esta vez, la chica de largo cabello plateado en vestido de listón negro realmente sintió que su mente se ponía en blanco.

—Jwajaja.

Y ella rió.

Era completamente fuera de lugar, pero Sutriona rió ruidosamente en la línea frontal de esta batalla.

—¡¡Jajaja!! ¡Interesante! ¡Ahora eso me gusta! ¡¡La larga vida que me trae mi posición como la más fuerte puede ser aburrida, pero nunca puedo darme por vencida con la vida porque nunca deja de golpearme con estas agradables traiciones!! Bien, Buu Buu. Te dejaré tomar el liderazgo esta vez. Ordéname y muéstrame algo que esté fuera de la preestablecida armonía.

—Bien.

Buu Buu levantó su gigante Arma Brillante con una mano, lamió su pulgar y miró al campo de batalla.

Él miró a la dragona negra volando en el cielo azul.

—Primero, necesito una manera de llegar ahí.

13

La Súcubo en un hábito blanco puro montaba a la dragona blanca por el cielo.

El curso de la dragona la llevó directamente fuera de la isla, pero ella no podía hacer una rápida corrección del rumbo. La inmensa fuerza G haría sufrir a la Monja y un gran número de flechas brillando las perseguían por detrás. Ella quería evitar bajar su velocidad si era posible.

Mientras una ventisca de flechas brillando eran disparadas de la superficie, varias de ellas perforaron su cuerpo y alas, pero ninguna de ellas estaba cerca de ser fatal. Incluso si estaban cubiertas en veneno, su cuerpo era de más de 1000 metros. Ya que una dosis letal química era generalmente calculada basada en el peso del cuerpo, la cantidad en una flecha nunca la haría caer.

Pero eso sólo era cierto para su cuerpo.

Las flechas perforándola comenzaron a moverse con el fin de desgarrarla mentalmente.

Las 4 plumas arriba en el fondo, izquierda y derecha formaban una cruz. Poder residía dentro de ellas y vibraron para hablar con voces claras.

—Maten a la bruja.

—Arránquenle el corazón a la bruja que pretende hacer el bien mientras planta las semillas del mal.

—Despedacen a cualquiera que la ayude.

—Mátenlos.

—Una vez que su maligna semilla ha sido plantada en alguien, no hay forma de salvarlos. ¡¡Mátenlos a todos!!

La Súcubo mordió su labio.

Pero antes de que ella pudiera decir algo, la Thousand Dragon rugió.

—¿¡Se llaman a sí mismos aliados de la justicia!? ¿¡Se hacen llamar maestros de la verdad!? ¿¡No pueden ver a esta chica aguantando sus lágrimas después de que se le arrebatara su hogar!? ¿¡No pueden ver las heridas en su corazón!?

—…

Por lo que la Monja no dijo nada.

Ella simplemente puso una mano sobre las escamas de la dragona y gentilmente se acurrucó en ellas.

Y entonces.

—¡Ksshh! Qué violento de tu parte, Debilucha. ¿El concepto de la caballería capturó tu interés en tu contacto con el conocimiento humano?

La voz proviniendo de las flechas claramente cambió.

Y la Thousand Dragon solo conocía una clase de persona que la llamaría “Debilucha”.

—¿¡Mi hermandad!?

—Llamarme así es como un insulto. Y estás mirando en la dirección equivocada. Estoy por aquí.

Algo destelló.

No era la posada del pueblo humana detrás de ellos. Provenía de la dirección opuesta: el pico nevado de una de las montañas a las que la dragona se estaba acercando rápidamente.

—¿Qué…? ¡Qué rápido! ¿¡Cómo!?

La Súcubo jadeó, pero la dragona de 1000 metros no esperó.

Ella abrió su boca ampliamente y usó su aliento de agua ultra presurizada para atravesar su objetivo junto con un pico de la montaña.

Fue cortado.

La lanza perforando los cielos tenía su punta quebrada y la Thousand Dragon pasó justo a penas por encima de lo que restaba.

Ella tenía confianza de que había acabado con lo que fuera eso haya sido.

—Ksss. Bueno, entonces. Admito que eso fue impresionante.

—¿Qué…? ¿¡Pero cómo!?

—No sabía que podrías realizar esa clase de aliento sin ninguna clase de suministro de agua. Aunque, si Grandnir tuviera que proporcionar tu cuerpo gigante con agua, se secaría en un santiamén. Sería posible que estuviera en contra del experto en comida del mar si te fueras del océano, pero eso significa que no tienes que quedarte colgada en la tierra. Estás criando un conjunto de Salamandras Espíritus de Fuego, Ondinas Espiritas de Agua, Sílfide espíritus de Viento y Gnomos Espíritus de la Tierra dentro de tu estómago, ¿cierto? Y te dieron una ilimitada proporción de energía. Cuando te alimentas, es realmente como si los alimentaras. Eso estaba muy bien pensando. Y si usas un poco de tu combustible, ¿puedes alzar una barreta contra cualquiera de los Elementos?

La dragona gigante se sintió impactada y confundida.

Y un momento después, una gran sacudida llegó a su cabeza y oído interno.

—¿¡Gah…!?

—¿Puedes escucharme, Debilucha? Seguramente no piensas que califico como una Break News sólo porque envió algunas ondas de sonidos letales.

Un gran número de lanzas de sonido invisibles tuvieron de objetivo a la dragona blanca.

Sí.

—Soy una Mandrágora. Como una planta Break News, estoy en el final de la cadena alimenticia.

—…

—Pero si las plantas sólo son comidas ¿cómo es que nunca mueren e incluso cubren toda la superficie? ¿Es la pequeña mente en ese cuerpo gigante lo suficientemente buena para entender eso?

—…!!!???

La Sociedad Religiosa no tenía comparación.

La tierra de Grandnir se extendía debajo. Luces destellaban equitativamente por toda la isla.

Esa alfombra de estrellas se concentró en un solo punto de poder.

Esa luz señalaba las preparaciones para atacar de la Mandrágora.

¡¡Las lanzas de ultra alta frecuencia de la Break News se estaban acercando!!

La Thousand Dragon no podía escuchar siquiera su propio rugido.

Su mente estaba muy confundida para incluso preocuparse por la Súcubo en su lomo. Ella perdió el balance en medio del aire, su altitud cayó y ella entró en una caída gigante en barrena.

—Todas las hierbas de Grandnir nacen de una Semilla Todo Propósito y nuestras plantas y frutas difieren dependiendo del agua, tierra y otros factores ambientales. Si un hombre sabio nos planta, nos volveremos una poción milagrosa. Si un hombre común nos planta, no nos volveremos más que simple hierba.

Mientras tanto, sólo la voz calmada y tranquila de la mujer pasaba por la mente de la dragona.

—Te elogiaré por algo, Debilucha. Resulté muy bien cuando crecí de tu propia carne engordada y sangre.

—¿¡Tú…!?

Ileana podía multiplicarse en una infinidad de números.

Esa era la fuerza de las plantas y el cómo se presentaban al mundo.

Un sonido extraño explotó.

Provenía de una de las flechas brillando disparadas por la Sociedad Religiosa. La punta de la flecha no contenía Magia o veneno. Sólo contenía una pequeña semilla. Que había perforado la piel de la dragona, partió sus escamas y se plantó para absorber su carne y sangre.

Y creció.

Quizá porque ella había crecido por una dragona blanca, ella tenía eternalmente una piel negra que brillaba como obsidiana pulida y su cabello era de un rojo ardiente. Una mujer vistiendo un vestido hecho de vides de planta partió las escamas y piel de la Thousand Dragon como si ella hubiera nacido al mundo.

Tratando de sacudirla era una tarea fútil. Y las Mandrágoras tenían una característica muy conocida.

Cuando eran jaladas de la tierra, su grito removería las almas de todos los que lo oyeran.

Mientras la Monja blanca miraba con sus ojos ampliamente abiertos, ella estaba dentro del rango letal.

Una pegajosa sonrisa apareció en los labios de Ileana mientras daba un profundo respiro.

El grito estaba por venir.

Pero justo antes de que lo hiciera…

—Hiciste bien en durar tanto. Ahora déjame el resto a mí.

Los ojos de todos se abrieron ampliamente cuando escucharon eso.

Un cuerpo grande y gordo atravesó el aire y pasó justo por la cabeza de la Thousand Dragon.

—¡¡Buu Buu…!!

No había necesidad de responder con palabras.

Él continuó a través del aire y aterrizó entre la Monja blanca e Ileana. Incapaz de detener su impulso, él continuó hacía Ileana con la fuerza de un escudo de artillería.

Un Arma Brillante que podía ser confundida por un tronco o una viga de metal se balanceó hacía el estómago de ella y liberó todo el aire que había reunido.

—¡¡Tch!! ¿Un No-humano? ¿¡Cómo llegaste hasta aquí!?

—Eso no te importa.

Él balanceó la larga Arma Brillante y la apuntó hacía ella con su punta chata.

Él nunca había visto uno, pero él lucía como alguien parecido a un boxeador mientras el hacía su anuncio en voz baja.

—Vine aquí. Llegué a tiempo. No me importa si es una purga de No-humanos o lo que sea; nunca te dejaré matar por algo que no sea para vivir o comer. No te dejaré tener a la Monja.

—Una especie en peligro de extinción no tiene el derecho de hablarle a una paradoja con alma.

—Yo como mucho. Buu, así que si no quieres ser masticada, piérdete, vegetal.

—…¿Oh? Sí que tienes una gran bocota, te acepto eso.

La mujer que lucía como obsidiana pulida dejó escapar una lenta respiración.

Una luz carmesí ardió sólo en sus ojos.

—Entonces prueba un poco la muerte. Mi ligera lastima por tu pasado se ha ido por mi furia desbordando. Soy Ileana, una de las Break News al igual que la más grande de las Mandrágoras. ¡Consumiré tu tonto cadáver una vez que haya regresado a la tierra!

14

—Hm.

La chica Break News con largo cabello plateado y un vestido de listón negro miró hacia el cielo azul con sus manos sobre su cadera.

A su lado, un dispositivo pareciendo una cuchara de madera gigante estaba fija a una articulación como un columpio y adjunto a fuertes vid de plantas.

—Parece que la catapulta funcionó, —dijo Sutriona.

La catapulta era un arma de asedio que usaba la elasticidad de la soga o vid para arrojar largas rocas a grandes distancias. Era un arma historia de tiempos antes de las armas de fuego. Y el Gremio militar llamado Elkiad ya había probado que las armas de fuego podían ser creadas con materiales disponibles en Grandnir. Y por lo tanto, tenía sentido que una arma más primitiva podía ser hecha también. Sutriona había poseído el conocimiento al escuchar a los humanos en la posada del pueblo, y las Hadas habían mostrado su habilidad al construirlo.

Además, el Distrito Vena de Oro conocido por sus casinos tenía varios dardos gigantes usados para golpear grandes círculos. Habían sido desarrollados originalmente como armas proyectiles destinadas a proteger la posada del pueblo de los Break News, pero esa investigación había fracasado espectacularmente y sólo el juego quedaba.

Pero mientras el Hada del tamaño de la palma llamada Meridiana revoloteaba, su rostro se ponía pálido.

—Ah wa wa, ah wa, ah wa. ¡Buu Buu realmente está volando! ¡¡Esto es como algo de un libro de dibujos para niños!!

—Me aseguré de hacer todos los cálculos por adelantado. Un humano habría sido aplastado en pedazos por el impacto de ser lanzado, pero él es quien ha sobrevivido ser alzado 1000 metros en el aire en menos de un segundo en su pelea con la Thousand Dragon.

Y el gran tamaño de la Thousand Dragon no era el único problema.

El bosque se agitó a su alrededor.

—¿Ella está viniendo hacía nosotras? Me ahorra el problema de rastrearla.

El tono de voz de Sutriona cambió.

Alas rojas de sangre crecieron de su espalda expuesta del vestido de listón.

—No creas que simplemente te puedes ir después de entrar en mi territorio.

A ella se le contestó de múltiples ubicaciones.

La mujer que creció de la tierra tenía varios colores de piel: rojo, azul, amarillo, verde, etc. Probablemente era cada una Mandrágora con una toxina diferente o efecto médico.

—No creas que puedes escapar tampoco. La tierra y todo lo que vive en ella me pertenece. No te sientas tanto cuando tú eres apoyada por mí. Deberías inclinar tu cabeza. Te enseñaré el apropiado orden de las cosas.

—Aunque eso podría ser, una planta que simplemente absorbe los nutrientes del suelo y no le hace bien a nadie se sigue conociendo como hierba.

Meridiana se encogió por el abrasador cambio en el aire, pero la Reina Hada sonrió sin miedo.

—¿Quieres ser exterminada? Tus características botánicas cambian dependiendo del agua, tierra y otros factores ambientales. Eso quiere decir que no tienes manera de sobrevivir si mi tormenta de arena roja de locura lo envuelve todo. Si no quieres terminar como una lamentable planta que no puede producir ni una sola flor, te sugiero que te marches ahora. Entonces te pasaré por alto.

—Cierto. Si puedes hacer eso. —La actitud de la Planta en Vestido Ileana no cambió. —¿Pero realmente puedes decidir en convertir todo Grandnir en un pantano toxico? El nivel de contaminación de tus alas crece mientras se esparce. En otras palabras, crece mientras la batalla progresa. Y tampoco en una proporción directa. Estoy hablando sobre una curva cuadrática. Usa tus alas por un instante y la contaminación naturalmente se descompondrá en cerca de 3 días, pero si continúas por una hora o todo un día, la mitad de la vida crecerá casi sin fin. Para el momento que me hayas eliminado por completo de cada parte de la isla, crearás una tierra de muertos que permanecerá contaminada incluso 50 años y contando. También eres una paradoja. Puedes hacerlo, pero no lo harás. ¿O me equivoco? Después de todo…

—…

—Tampoco hiciste nada cuando se trataba de la Thousand Dragon. Si hubieras querido, podrías haberla neutralizado con tu tormenta de veneno rojo, pero dudaste porque no podías suponer cuánto se esparciría la locura de la dragona intoxicada. ¿Y qué pasó como resultado? Simplemente observaste mientras muchas Hadas que te adoraban eran devoradas. Tu decisión para protegerlas condujo a que murieran. …No puedes hacer nada. A diferencia de una planta que no tiene medios de hacer algo, tú eres incapaz de hacer algo específicamente porque estás por encima de la pirámide. El título de la más fuerte es efectivamente sólo para aparentar.

Sutriona era una adulta.

Por lo que ella no interrumpió y escuchó ese largo discurso hasta el final.

Y entonces sonrió y respondió con una cortesía de señorita y la gracia de una reina.

Te cortaré a la mitad, zanahoria pervertida.

15

Un Orco Ibérico y la más grande de las Mandrágoras se enfrentaron entre sí en el lomo de la dragona de 1000 metros. El arma de Ileana eran sus ondas de sonido asesinas que llevaban una abrumadora fuerza destructiva. Si ella los enviaba en cualquier dirección, eran imposibles de esquivar. Si ella los concentraba en un solo punto, podrían a travesar cualquier escudo o muro por lo que la punta de sus dedos de la muerte podrían alcanzar los oídos de su objetivo. La manera de esquivarlo era quebrando la barrera del sonido, pero esa excepción no era una opción aquí.

De manera simple, Ileana, la planta vestida, tenía una abrumadora ventaja.

Buu Buu sólo podía sacudir su Arma Brillante que parecía un tronco o una viga de metal, por lo que él no podía esquivar o defender.

O eso parecía.

Pero un golpe demasiado sólido volcó todas esas presunciones.

—¿Ah…?

Justo mientras Ileana liberaba su grito, ella se quedó tanto con la guardia baja que ella abortó el ataque de la lanza invisible.

Mientras la Monja blanca escucha por detrás de Buu Buu, se sentía como si el sonido se distorsionará.

Buu Buu había hecho esto.

Más específicamente, había sido el viento producido por su Arma Brillante. El sonido no podía viajar sin un medio como el agua o el aire. Eso significaba que era influenciado por ese medio de transmisión. Por ejemplo, si el aire era comprimido, la longitud de onda también cambiaría. Esta onda de sonido asesina estaba limitada a una frecuencia extremadamente delicada, por lo que esto lo arrojaba a un completo descontrol. La forma de onda de ultra alta frecuencia colapsó y la lanza se quebró. Por supuesto, esto era posible si uno podía predecir donde estaría la lanza sónica invisible.

—¡¡Tch!!

Ella disparó una 2da y 3ra lanza con su grito.

Pero ninguna de esas golpeó a Buu Buu. Justo antes de que lo hicieran, él sacudió su Arma Brillante y comprimió el aire para destruir y explotar la lanza.

—No tiene caso. Tus ataques no pueden alcanzarme. —Su voz sonaba casi despectiva. —Y mi corazón no le tiene miedo a una cobarde que sólo usa proyectiles desde la distancia. La Thousand Dragon no dudo en pelear con todo lo que ella tenía, así que ella era más fuerte.

—Quizá así sea.

Ileana no continuó con su fallido plan.

Ya que ella era demasiado poderosa, ella inmediatamente reconoció que esto no estaba funcionando.

Así que…

—¿¡Pero has olvidado que no estamos sobre la tierra!?

Abajo, Grandnir brillaba como un cielo estrellado.

Una lluvia inversa de lanzas parecía rebelarse contra las leyes del mundo mientras eran lanzadas de la tierra al cielo.

Pero esos ataques de ultra alta frecuencia no estaban disparando a Buu Buu.

Su objetivo era la “tierra” en la que estaban parados: la Thousand Dragon.

—!

La tierra hecha dragona se sacudió, sus músculos parecidos a montaña se retorcieron y las personas en su lomo fueron lanzados al aire.

—¡Kyah!

La Súcubo gritó mientras era lanzada, por lo que Buu Buu inmediatamente tomó su delgada mano.

Ya estaban dentro del rango de ataques de Ileana. Ella brilló como una obsidiana y mantuvo su sonrisa sin miedo incluso mientras era arrojada al aire con ellos.

—Tus ataques sólo muestran sus verdaderos poderes cuando plantas tus pies sobre la tierra y colocas el peso de tu cuerpo detrás de ellos. Pero mis ondas de sonido asesinas sólo requieren que reúna fuerza en mi estómago y voltee mi cabeza. ¿Puedes mantener tu verdadero poder así?

Él necesitaba golpear el aire con toda su fuerza para comprimirlo lo suficiente para funcionar como escudo.

Menos de eso y el grito de la Mandrágora lo atravesaría.

Perforaría y destruiría el cerebro de Buu Buu.

—No tengo miedo. ¡¡Ahora estréllate en el suelo, indefenso e inconsciente, último de los Orcos Ibéricos!!

El ataque de la muerte fue liberado.

Buu Buu no tenía esperanza de victoria sin donde apoyarse.

Pero esa situación desesperada repentinamente cambió.

Con un rugido de viento, la cola de la Thousand Dragon se sacudió hacía Buu Buu.

Era sólo una cola, pero en unidades humanas, era de varios cientos de metros de largo.

Ella podría haber estado haciendo un ataque ultra masivo más que proveerle a él un soporte. Esta colección de masa, velocidad y energía cinética podía fácilmente eliminar muchos edificios grandes de piedra si era sacudido a través de la posada del pueblo.

Pero Buu Buu lo aceptó.

Él aceptó ese soporte y esta última oportunidad proporcionada por la dragona incluso mientras ella apretaba sus colmillos por el dolor de las ondas de sonido asesinas.

Él aceptó esos sentimientos, esa bondad y esa fuerza.

—¿¡Qué!?

Ileana, la planta en vestido, gritó de la sorpresa, pero Buu Buu ya no se molestó en responder con palabras.

Él plantó sus pies en la cola, colocó mucha fuerza en su Arma Brillante e hizo estallar sus ondas de sonido asesinas. Él entonces torció su cuerpo y envió su gran peso a volar con tremenda fuerza todavía sosteniendo a la Súcubo en un brazo.

Y él voló hacía algo.

¡¡Sí, él estaba haciendo su siguiente ataque!!

Con un sonido explosivo, Ileana con piel de apariencia obsidiana se estrelló contra el suelo como un meteoro.

Buu Buu expulsó toda su energía cinética y fue arrojado de nuevo al aire.

La Thousand Dragon se torció en medio del aire y lo atrapó a él y a la Súcubo.

—Buu Buu, no se ha acabado aún. Hay todavía muchas Ileanas en la tierra. ¡Necesitamos escapar al océano! ¡Puedo ejercer la velocidad, así que sostén a la Súcubo y no te sueltes! ¡¡Si puedes apoyarla, puedo volar más rápido que-…!!

Su voz apresurada repentinamente terminó.

Buu Buu y la Súcubo inclinaron sus cabezas y la dragona masiva dijo una pregunta.

—¿Qué…es eso? ¿Las luces parpadeantes de las Ileanas están desapareciendo…?

16

Ahora que lo pensamos, ¿qué hicieron la Espadachina Santa Beatrice, la Bruja Blanca Filinion y la Sacerdotisa de Combate Armelina durante todo esto?

—¡¡Listo!!

La sección del Distrito Vena de Oro cerca de la iglesia había sido reducida a una pila de escombros.

Armelina gritó ese reporte mientras giraba una bola de metal de picos añadido a un bastón de acero con una gruesa cadena. Las personas estaban colapsando a su alrededor. Los asesinos de la Sociedad Religiosa en sus ropas de luto occidentales y velos habían sido noqueados como si una tormenta de violencia física directa hubiera pasado.

Esta no sólo era una bola de metal.

La bola de metal de Magia aplastaría lo que fuera en su camino. Entonces los ladrillos, el pavimento de piedra, pilares de piedra, puertas arqueadas y todo lo demás sería derrumbado en escombros. Con cada sacudida, se hacía más grande. Mientras más destruía, más inmanejable la tormenta ultra pesada llamada Armelina crecía. A este punto, ni siquiera los muros exteriores del edificio podían detenerlo.

Pero en ese momento, Armelina escuchó una explosión y sintió el calor correr hacía ella. Pinchó su piel como un sinfín de alfileres.

Ella cerró un ojo, sostuvo su cabello con una mano y miró para ver una masa de llamas escarlata.

Beatrice ligeramente sacudió su delgado estoque Arma Brillante.

Ella produjo una lluvia de ataques no letales que usaba ondas de choque y privación de oxígeno. Ella era una confiable aliada, pero Armelina silenciosamente rezó para que nunca tuviera que enfrentar a esa aterradora chica.

—He terminado por aquí también. Con eso nos encargamos de la mayoría de los humanos.

—Realmente eres cruel. No importa si están en un edificio o detrás de un escudo contigo…

—No quiero escuchar eso de alguien cuya bola de demolición los manda a ellos y a sus escudos a volar.

No sólo esas peleadoras de máximo nivel se habían unido a la batalla, sino que se volvió rápidamente aparente que las fuerzas de la Sociedad Religiosa estaban muy desequilibradas. Sus Armas Brillantes eran arcos occidentales con un estabilizador y navajas adjuntas para combate cercano. Por supuesto que dependía en qué Magia habían aprendido, pero el concepto había sido obvio desde el principio. Las navajas obviamente estaban destinadas a compensar su deficiencia en combate cercano, por lo que el grupo de Beatrice se había acercado y los habían destruido.

Sin las ondas de sonido asesinas al nivel de una Break News, esas peleadoras al máximo nivel eran simplemente poderosas.

—¿Eh? ¿A dónde se fue Filinion?

—No hay nada aquí que tenga que hacer ella.

Ellas mostraron una superioridad absoluta en poder que simplemente decía que ellas no necesitaban a una sanadora.

—Es de esa chica obsesionada con la Mezcla de la que estamos hablando. Ella probablemente se está complaciendo en ese mal hábito de ella.

 

En su vestido de plantas, una Ileana chasqueó su lengua completamente sola dentro del bosque crujiendo.

Ella miró al cielo azul a través de los árboles. Ella podía ver a una dragona de 1000 metros calmadamente llevando su objetivo.

(La semilla disparada a la Más Débil ha sido erradicada. Ordenaré que se disparé otra flecha, pero la Sociedad Religiosa no está respondiendo. ¿Puedo hacerlo bajar solamente con mis ataques de superficie a aire? ¡¡Mi objetivo escapará al océano si no puedo hacerlo!!)

—¿Tienes tiempo de alejar la mirada, zanahoria pervertida?

—Kh.

Un par de ojos brillosos la miraron más allá de los árboles.

—Ni siquiera necesito usar mis alas tóxicas. Mis manos son suficientes para partir un vegetal en dos y regresarlo a la tierra como fertilizante. Todos los nutrientes que absorbiste de la tierra regresarán usando tu cuerpo. Un hierba como tú necesita números en miles o decenas de miles para lograr un impacto, así que, ¿realmente piensas que puedes enfrentarte a alguien quien gobierna como una paradoja con sólo una de mí?

—¡¡No eres más que un insecto que puede tomar el néctar de las flores y mastica las frutas de los árboles!!

Con el jugoso sonido de la raíz de un vegetal quebrándose, la conciencia especifica de Ileana fue borrada.

 

En otro lado, una Ileana de una coloración diferente y una variedad diferente escupió al suelo al perder una de sus puntos de vista.

Ella podía contraatacar usando sus números para una guerra de desgaste, pero eso no era en lo que se tenía que concentrar ahora.

(No puedo desperdiciar tiempo en cada pequeño insecto. Justo como una polilla venenosa, si envío unas cuantas unidades tras ella, ella felizmente las devorará. Y cualquier cosa que pudiera pasar, ya hice el contrato. Necesito lograr mi meta real mientras ella se concentra en los señuelos.)

Las plantas no se movían por su cuenta. En su lugar manipulan sus alrededores usando el color y el aroma de sus flores.

Además de tener que directamente lleven su polen o semillas, también alejarían insectos peligrosos al atraer otro insecto que cace al primero.

—Baila, insecto. Baila por tu falsa victoria.

Ileana, la planta vestida, rió con desprecio mientras rápidamente se retiraba de la línea frontal.

La mente de Ileana repentinamente se desvaneció en el olvido.

—…¿¿¿¡¡¡Ah!!!???

 

En otro lado, otro Ileana abrió sus ojos ampliamente al perder un punto de vista.

Sudor no dejaba de brotar por su cuerpo. Ella estaba respirando pesadamente y ella no podía contener las intensas palpitaciones de su corazón.

¿Qué había sido eso?

No había sido el ataque desenfrenado en el bosque de Sutriona. Y tampoco había sido el Orco Ibérico sobre el lomo de la dragona. ¿Pero quién más podía aniquilar siquiera una de las unidades de Ileana?

Y eso atacó.

Había sido como las mandíbulas de un gran depredador. Le recordó que ella era una planta por completo y que ella estaba al final de la cadena alimenticia. ¿Quién podía lograr un ataque así?

Ella escuchó hojas crujiendo detrás de ella.

Ella no tenía tiempo para voltear.

La mente de Ileana repentinamente se desvaneció en el olvido.

 

—¡¡Kh!!

En otro lado, otro Ileana gimió a través de sus tensos labios mientras se daba cuenta que había perdido a otra de ella misma.

Ese gemido contenía preocupación…no, ahora era miedo definitivo.

Algo estaba ahí.

Incluso después de morir, Ileana no tenía idea qué lo había causado y este monstruo le recordaba de un depredador a pesar de que ella era una abrumadora Break News.

Ella gradualmente entendió lo que estaba pasando. El gran enjambre de Ileanas estaba disminuyendo. Estaban siendo cortadas lo bastante rápido para darle escalofríos. La destrucción no cubría a Grandnir de un extremo de la isla al otro, pero las unidades en este bosque habían sido casi complemente aniquiladas. La velocidad de la destrucción le darían a las alas toxicas de Sutriona una buena competencia. Y no había una señal notable de contaminación. Esto sólo tenía de objetivo a Ileana y la aniquilaba por completo.

—No puede ser…

Si esto era posible, ¿quién podría hacerlo?

Si esto podía pasar, ¿qué era?

—¡¡No puede ser!!

La mente de Ileana repentinamente se desvaneció en el olvido.

 

—¡¡Bhah, *jadeo*, bhaha!!

¿Cuánta resistencia fútil intentaría ella después de eso? Sus puntos de vista sólo continuaban desvaneciéndose.

La cantidad total del daño le hacían sentir aislada. Y la única Ileana que quedaba en el muy oscuro bosque sintió su espalda golpear contra el tronco de un árbol. Ella no podía reunir sus pensamientos. Ella necesitaba seguir concentrada, ella continuaba tratando de caminar hacia atrás incluso con su espalda presionada contra el árbol.

Entonces el depredador apareció ante ella.

Era una bruja blanca con cabello rubio esponjoso y lentes.

—¿Una…humana…?

Ileana fue capturada con la guardia baja, pero ella no podía detener su sudor frío mientras concentraba sus ojos oscilantes en algo: el kit de primeros auxilios Arma Brillante que la Bruja Blanca Filinion sostenía como si fuera realmente preciado.

—Una herramienta para Mezcla. ¿¡Estás diciendo que estás rehaciendo mi cuerpo en pociones de recuperación en tiempo real!?

—Hay un acuerdo implícito de que no podemos tomar plantas o animales sin un No-humano presente, pero simplemente no me puedo contener cuando veo un material raro. Supongo que podrías llamarlo una caza furtiva, así que es un mal hábito.

La bruja rio y los lentes de sus gafas brillaron.

Un margo de Magia de ilusión apareció a su lado como una imagen flotando en la niebla. Mostraba la lista de ingredientes para pociones de recuperación que ella podía crear al Mezclar.

—¿Y es realmente así de sorprendente? Cuando lo piensas, eres una Mandrágora. Con esta lista de ingredientes para pociones de recuperación y un ambiente que me deja calcular esa lista, meterte a la caja y convertirte en una poción no es muy difícil de hacer. Mezclar es el acto de combinar unos cuantos ingredientes para crear el objeto que quieres de acuerdo al intercambio equivalente. No importa qué tan sólido sea, el material original tiene que “desaparecer”, ¿no es así?

—…

—Habiendo dicho eso, no hay nada que pueda hacer sin los ingredientes en la lista. Después de todo, te estoy Mezclando para crear algo nuevo, no para destruirte. Por lo que no puedo alcanzar a Sutriona si vuela al cielo y no puedo Mezclar a la Thousand Dragon ya que no tengo una lista de ingrediente que vaya con ella. Si pudiera tragar todo, podría matar al instante todos los Artilugios y Trampas en el Laberinto. Y necesito convertirlos en engranajes, por lo que simplemente no es tan conveniente.

Filinion entonces susurró la palabra “pero”.

El abrumador gozo en sus ojos había lucido como una verdadera depredadora.

Un nuevo marco apareció en el aire y reveló la estructura de Ileana en un santiamén.

Revelaba su Estado.

—Las cosas son diferentes con una Mandrágora como tú.

—…!!!???

Ella no esperó más.

Esto iba más allá de la emoción en la mente de la bruja. Ileana, la planta en vestido, envió tantas lanzas de ondas de sonido asesinas como podía y con suficiente fuerza para tirar los árboles en su camino.

El cuerpo débil de la humana fue instantemente aplastado en pedazos.

Su torso fue aplastado, la parte superior de su cuerpo fue cortada y desgarrada y su lamentable cuerpo inferior permanecía de piel como si se hubiera olvidado de caer. O eso debería haber pasado. De hecho, pasó.

Sin embargo…

—Oh, cielos. ¿Ya lo has olvidado?

—¿¡Qué-!?

Un nuevo cuerpo superior creció.

Y entonces su Magia del tipo Porcentaje reapareció una pieza de ropa a la vez.

—Esto es un acto de creación, no de destrucción. Y he estado usando Mandrágoras lo bastante para ser conocida como una Break News…para crear pociones de recuperación increíblemente poderosas.

Ileana estaba sin palabras.

El marco flotando al lado de Filinion le proporcionaba el número de pociones de recuperación que ella tenía guardados. Era increíblemente alto. Y ese no era un límite superior. Ella podía incrementar ese número tanto como fuera necesario.

—Usar pociones de recuperación en rápidas sucesiones crea una resistencia, pero este es tan poderoso que seguirá funciona igual de bien incluso si sus efectos son cortados a la mitad.

Ni siquiera la Vampira viviendo en el barco fantasma encallado podría regenerarse tan hábilmente. El enemigo de Ileana tenía el arma más fuerte y un escudo inquebrantable. Mientras peleara Filinion, más pociones de recuperación tendría ella. Era una contra muchas, pero Ileana no podía imaginar cómo podría ganar en una guerra de desgaste.

—Tengo una sugerencia.

Era desesperanzador. No había nada que ella pudiera hacer.

Ella sólo sería consumida y consumida.

—Hay algo llamado precio en el mercado. Realmente preferiría tener demasiadas Mandrágoras porque su precio podría desplomarse a pesar de la calidad. Y ya que está relacionado con las gotas para los ojos que temporalmente arreglan mi visión, preferiría tener ese mercado estable. Así que hagamos que seas la última que coleccione esta vez. …Márchate inmediatamente. Si no lo haces, caminaré por toda la isla y te convertiré en una misteriosa flor extinta. ¿Entiendes?

—…Ya recuerdo. —Ileana tragó saliva. —Recuerdo ahora, humana. La Sociedad Religiosa me habló de ti. Me dieron algo de información sobre una Espadachina Santa, Bruja Blanca y Sacerdotisa de Combate que necesitaba vigilar cuando atacara la posada del pueblo, pero Beatrice o Armelina no eran de las que estaban más preocupadas. Era de ti: “Acertijo de Anatomía” Filinion. Porque…

—…

—Hay un rumor que una vez consumiste a otra persona en el Laberinto y lo convertiste en una pocio-…

La mente de Ileana repentinamente se desvaneció en el olvido.

—Qué molesto.

La Bruja Blanca tomó su kit de primeros auxilios y sacó una poción en una pequeña botella rectangular como la que un montañista llevaría para mantenerse cálido. Su voz regresó a su tono usual mientras suspiraba. Ella tomó la botella la abrió entre sus dedos y la giró para mezclar los contenidos. Ella era una experta en hacer pociones de recuperación, por lo que la botella en sí era parte de la poción. No era muy diferente de las botellas de cerveza de dulce para grabaciones de novelas.

—Está poción es conveniente, pero es demasiado conveniente. —Ella sonaba exasperada. —Estoy muy segura que las personas comenzarían a pelear por ella, por lo que necesito tirarla en algún lado o enterrarla al lado del jardín de Buu Buu cuando nadie vea.

Ella sólo estaba hablando para ella misma

¿Qué estado mental la condujo a decirlo en voz alta?

La bruja simplemente habló dentro del bosque oscuro que había olvidado en hacer crujir sus hojas.

—Personas tontas. ¿Cuántas veces tengo que decirles que sólo tengo calculados los ingredientes en la lista y que sólo puedo consumir las cosas en esas listas? Aunque las cosas serían diferentes si hubiera Magia que pudiera convertir a un humano en una poción.

17

No había muchos lugares para que aterrizara la Thousand Dragon. Ella terminó aterrizando a la fuerza en el océano al lado de la playa (causando algo de caos con las ondas bastantes altas que creó) y le permitió a Buu Buu y a la Monja regresar a salvo a Grandnir.

Debía haber sido posible de ver a la dragona de 1000 metros de cualquier lado de la isla porque Beatrice los estaba esperando.

Mientras tanto, no había señales de la Sociedad Religiosa o de Ileana, quien los había estado atacando tan persistentemente antes.

—No te preocupes. Todas limpiamos todo bastante bien, —dijo Beatrice. —Derrotamos a los humanos de la Sociedad Religiosa. Sutriona estaba molesta porque le quitaron su presa, por lo que la vaca con lentes se está ocultando en algún lado del bosque, pero todo se ha acabado de cualquier manera. También se lidió con Ileana, así que no tienes que preocuparte, Buu Buu.

—?

Buu Buu inclinó su cabeza, pero él decidió que el peligro debía haber pasado si ella decía que no había nada de qué preocuparse.

—A-am…

La Monja en hábito blanco dudosamente levantó una mano.

—¿Qué debería hacer ahora?

Su iglesia había sido destruida, los Círculos los cuales había trabajo muy duro en hacer habían sido pisoteados y los humanos la había sacado de la posada del pueblo. Esa Súcubo era perseguida y perdió su hogar, así que ella estaba preguntando si ella tendría que regresar al bosque.

Pero Beatrice sonrió y negó con su cabeza.

—Eso fue causado por la Sociedad Religiosa, pero no tendrán problemas ahora que les pateamos el trasero. Estoy muy molesta con las personas de la posada del pueblo, pero no tendrán una razón para perseguirte ahora que la Sociedad Religiosa no los está amenazando. Así que tu vida normal espera si regresas. Asumiendo que quieras regresar, claro está.

—P-pero yo, am…

Ella agarró los extremos de la capucha escondiendo su cabeza.

Ella tocó los cuernos debajo.

La Espadachina Santa suspiró e inmediatamente respondió.

—¿¡Eh!?

—Las personas de la posada del pueblo ya lo saben, pero aun así aceptaron tus Círculos. Así que no hay nada de qué preocuparse. Ellos recibieron poco daño y los golpeados por las ondas de sonido asesinas de Ileana no serán capaces de moverse por medio día al menos. Los humanos realmente sólo viajan de aquí para allá entre la posada del pueblo y el Laberinto, así que esto es un golpe bastante devastador. Si alguien está dispuesto a ayudar, no veo por qué habrían de rechazarlo.

—…

La Monja miró con la mirada perdida a Beatrice por un rato.

Sus sentimientos no habían sido para nada.

Ellos habían llegado a los humanos.

Cuando ella se dio cuenta de eso, su expresión gradualmente se derrumbó.

Ella dio una profunda y gran reverencia y entonces corrió a máxima velocidad hacía la posada del pueblo.

—Si los humanos hubieran sido menos amables, podría haberla llevado a un viaje por el océano hasta que el calor se apagara, —dijo la Thousand Dragon.

Buu Buu respondió sin pensar mucho.

Era alto tan obvio que no requirió de qué preocuparse.

—No necesitas una razón. Algo de tiempo libre es suficiente razón para darle un viaje en tu lomo.

18

La Sociedad Religiosa, Ileana y la Thousand Dragon.

Después de una variedad de feroces ataques, los edificios en una esquina de la posada del pueblo habían colapsado. Habría sido un desastre que las personas hubieran sido enterradas en las ruinas de los muros de piedra. Ya que la mayoría de los humanos todavía no podían moverse gracias a las ondas de sonido asesinas de Ileana, podría tomar un rato encontrarlas. Por lo que Buu Buu y las demás siguieron a la Monja a la posada del pueblo.

La gran fuerza de Buu Buu era de utilidad en momentos como este.

Los humanos normalmente se alejaban de él debido a su apariencia, pero mientras él fácilmente levantaba los pesados escombros, las personas impresionadas lo observaban por todos lados.

La búsqueda de víctimas también llegó a la iglesia…o lo que quedaba de ella.

Sus muros en su mayoría se habían derrumbado en una pila de escombros después del ataque de la Sociedad Religiosa. El órgano de tubos y bancos estaban rotos, pero por alguna razón, el púlpito en frente, una parte del muro y algo del vidrio pintado había sobrevivido.

Buu Buu dejó de trabajar y miró a la brillante ventana colorida brillando en la luz del sol.

—¿Qué pasa, Buu Buu? —preguntó Beatrice mientras lo ayudaba a su lado.

—Bueno, es mi primera vez viendo una iglesia.

La Espadachina Santa sonrió amargamente por eso.

Era verdad que alguien criado en Grandnir lo encontraría inusual.

—¿Sabes para qué es este lugar?

—La Monja me lo dijo en el bosque. Una iglesia es donde le pides a Dios cosas.

Eso estaba algo equivocado, pero esa Monja había comenzado esto a través del mimetismo.

El concepto de la oración debía haber existido en Grandnir porque él aplaudió sus manos mientras continuaba.

—Así que creo que pediré que tú y yo siempre nos llevemos bien.

—¿Eh?

—Durante los momentos de diversión y los momentos difíciles, quiero estar contigo. Entonces sé que todo estará bien y no tendré que preocuparme.

—…

Prometer eso en frente de Dios básicamente era lo mismo que una cierta ceremonia, pero Buu Buu no estaría al tanto de eso.

Beatrice se sonrojó, frenéticamente ondeó sus manos, repetidamente presionó sus dedos índices frente a su pecho, aclaró su garganta, le robó miradas a los ojos de Buu Buu y finalmente se decidió.

—S-sí. Espero que podamos-…

—Y Filinion también.

—¿¡Qué!?

—¡Y Armelina, y Meridiana, y Sutriona y la Monja! Si todos nos llevamos bien, nada malo pasará cuando estemos en problemas. Seremos capaces de superar todo.

Beatrice llevó una mano a su frente y lentamente suspiró.

Pero su oración era tan adorable que ella no podía enojarse.

Ella cambió su tren de pensamientos.

La Espadachina Santa sonrió un poco y añadió a lo que él había dicho.

—Así es. Espero que todos podamos llevarnos bien y sonreír juntos.

19

—Ahora bien.

Todo había acabado.

Y alguien susurró en algún lugar.

—Los preparativos están completos. Es hora de que comencemos. ¿De acuerdo…Gruagach?

Escrito para Mezcla de Poción de Recuperación de Filinion

Ingredientes:

• Leche del Coco de Leche: 2 Pequeñas Botellas
• Mandrágora Amarilla (Clase Ileana): 1
• Semillas Todo Propósito: 2
• Sal: 1 cucharadita

Forma:

• Botella de Tamaño Medio (Rectangular): Tipo Líquido
(La botella sosteniéndolo como parte de la poción. No funcionará si cambian los contendores, así que sean cuidadosos.)

Listo en:

• 3 a 4 Días después de que la Mezcla esté completa.

Efectos:

• Cuando la muerte del usuario es detectada, la botella se quiebra para una recuperación automática. El cerebro y el corazón son instantáneamente y completamente regenerados a su estado antes de ser destruidos. Provee una recuperación de HP estimada de alrededor de *125,000, por lo que casi no debería haber heridas que no pueda curar para un humano. Pero se desconocido si funcionaría en un cadáver que ya ha comenzado a descomponerse.

(Notas)

• La lista de ingredientes es la misma que las pociones normales de recuperación para evitar riesgos que son vendidas por 5 Grandes Engranajes de Madera Fragante. Pero los efectos superiores de esta poción personalizada provienen del abrumador poder de la Mandrágora como Break News. Probablemente no puede resucitar a alguien de su esqueleto, pero ya que su increíble poder podría desencadenar un conflicto sangriento, pretendo deshacerme de esto y la muestra.

[1]Ushigashira (牛頭) Quiere decir “Cabeza de Vaca”
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: