Capítulo 9

—¿Estás nerviosa?

—S-sólo un poco.

Touya molestó a Homura mientras se dirigían a la habitación del Club de Exploración.

—¿Quieres ir al baño primero?

—Iré después. ¡O más bien, un edificio así de grande tiene que tener un baño por su cuenta adentro!

—Bueno, lo tiene, pero…

La fuente de su ansiedad no era por el edificio que parecía una fortaleza que no encajaba con los terrenos de la escuela en sí, sino hacía donde se estaban dirigiendo.

—Oh, senpai.

La fuente del nerviosismo de Homura estaba esperando en frente del edificio.

—Bienvenido, de vuelta.

Misasagi-senpai esperaba en el pasillo delante del edificio del club.

Cuando ella vio a Homura y Touya, ella ondeó su mano un poco.

—¡Buenos días, senpai!

—Buenos días, Touya, kun. Y, Hinooka-san, también. Bienvenida a la, habitación del Club de Exploración.

—Espero con ansias trabajar contigo a partir de ahora, Misasagi-senpai.

Homura colocó sus manos sobre sus rodillas e hizo una profunda reverencia.

—Sí, yo también, espero, trabajar, contigo.

El hermoso cabello de Senpai se hizo hacía adelante un poco mientras asentía en acuerdo.

Con senpai guiándolos, pasaron al piso de entrada que dirigía al edificio del club.

El letrero ciprés por encima de la puerta parecía no encajar con las palabras “Club de Exploración” escrito en letras enormes.

Senpai colocó su mano sobre el estante que se alzaba del piso, en frente de la puerta de vidrio. Había una marca de una palma sobre el estante. Era un escáner de venas, algo que Homura sólo había visto en películas antes.

—…

Pero no reaccionó en absoluto.

Senpai inclinó su cabeza en confusión.

—Senpai, tu terminal.

—Ah.

Después de que Touya le susurrara en el oído, senpai sacó su terminal con las letras PPTINU inscritas en él y lo sostuvo por encima del sensor del estante antes de colocar una vez más su palma sobre él.

Un bip electrónico sonó, indicando la autentificación completa.

—Entrando, tres personas.

Después de que senpai dijera eso en un micrófono al lado de la puerta, una lente de una pequeña cámara incrustada en el muro destelló por un instante. La luz parecía haberla escaneado.

Un mensaje indicando permiso para entrar directamente apareció sobre la puerta reforzada de vidrio, la cual después se abrió deslizándose.

Mientras se sentía impresionada, Homura dio un paso en el edificio del club.

—Todo parece muy estricto.

—Lo es, ¿cierto? Todavía no puedo entrar por mi cuenta tampoco.

—Mide, también, el peso de tu cuerpo.

—¿¡Qué-!?

Después de que senpai le dijera eso, Homura saltó del susto sobre la alfombra en el piso.

—¿¡El peso de los miembros del club son monitoreados también!?

—No podemos tener a alguien trayendo algo que podría ser una molestia, después de todo.

—Y-ya veo… Supongo que no puedes ser demasiado cuidadoso.

Había un elevador justo al lado de la entrada, en el cual había un simple bosquejo del diseño del edificio.

—Cuarto de entrenamiento… Cuarto de Labores por Estadía por Noche… Cuarto de la Red Terminal… Almacén Trasero…

Había una lista de las habitaciones cuyos nombres ella nunca había escuchado antes.

El primer piso aparentemente era ocupado por una sola habitación grande, mientras que las instalaciones para la vida cotidiana estaban concentrados en el segundo piso. Había un domo de observación astronómica en el techo. El sótano parecía ser un almacén.

—Ah, como pensé, hay realmente una cocina completamente equipada aquí.

—Te mostraremos, alrededor de las habitaciones, después. Por ahora, vamos al, segundo piso.

Guiados por senpai, se subieron al elevador y subieron a la habitación de espera en el segundo piso.

Esta habitación era la más cercana a la imagen de habitación del club que Homura tenía en su mente, haciéndola sentir ligeramente aliviada.

Una mesa estándar rodeada por sillas de tubos, una pequeña TV y un reproductor multimedia.

También había tetera y pertenencias personales que habían estado yaciendo alrededor.

La parte con la que Homura estaba más agradecida era la ventana de la habitación, la cual daba hacía la montaña detrás de la escuela. Hubiera sido perfecto si diera hacía los terrenos de la escuela, pero eso parecía improbable en este extraño edificio de gruesos muros.

—Bienvenidos.

Sentada en una silla con sus piernas cruzadas, Fujimori saludó a Homura y a los demás mientras entraban.

—Muy bien hecho al entrar al Club de Exploración, Hinooka Homura, aunque pasaste por un pequeño desvío para llegar aquí…

Fujimori se paró y colocó una mano energéticamente sobre la mesa.

—Este es tu punto de partida.

Un mapa estaba yaciendo en la mesa.

Fujimori lo golpeó suavemente con una pluma.

—Primero, terminemos la ceremonia. Toma, Misasagi.

Fujimori entregó un terminal empaquetado portable completamente nuevo, varios documentos y una tarjeta a Misasagi.

Misasagi fue sorprendida.

—¿Está bien, que yo, lo haga?

—Por supuesto. Tú eres la presidenta aquí.

Parándose en el medio de la habitación, Misasagi-senpai y Homura se vieron solemnemente entre sí.

Incluso la manera en que senpai aclaraba su garganta era linda y encantadora.

—Entonces, Preparatoria Seiran Clase 1-A, Número ID de Estudiante ***, Hinooka Murya… Homura-san.

—Sí.

Senpai había revuelto su nombre.

—…A partir de ahora, se te nombra con el título de investigadora de rango Principiante, dentro del Club de Exploración bajo la rama Japonesa del PPTINU. Aprobado por la Secretaría general de las UN *** ***, Directora de Investigación de la Tierra Imaginaria y Tutora del Club de Exploración Fujimori Chiayu, e Investigadora Superior y Presidenta del Club de Exploración Misasagi Mayo.

—Felicidades.

—Muchas gracias.

Fujimori y Touya aplaudieron mientras Homura recibía la licencia de investigadora.

Era un club pequeño con tres miembros y una sola tutora.

Cuando Homura se sentó al lado de Touya, Misasagi tardíamente le llevó un simple cartón de papel que ella sacó del refrigerador.

—Esto es… para celebrar, la entrada al club, de Hinooka-san, es algo, simple.

—Oh, la tarta de manzana de Misasagi. Ha pasado mucho desde que la hiciste por última vez, —dijo Fujimori.

—Sí.

—Guau, muchas gracias. ¡Luce delicioso!

—Es una receta, de la que estoy, orgullosa.

—Y sin embargo, no recuerdo que hicieras alguno cuando me uní…

Después de que Touya murmurara eso en shock, Misasagi se puso nerviosa.

—Lo siento… En ese entonces, apenas me, acababa de volver presidenta, y todavía me estaba, acostumbrando a ello…

—Está bien, senpai. Comeré ahora lo que equivale a dos almuerzos hoy.

—Sí, por favor coman, mucho.

Touya le dio una gran sonrisa, causando que Misasagi-senpai palmeará su pecho en alivio.

—Pero, ayer por la tarde, encendí mi horno, en casa por, primera vez en mucho, tiempo…

Misasagi dejó colgar su cabeza a mitad de lo que decía y guardó silencio.

Fujimori se levantó frenéticamente.

—¡N-no llores, Misasagi! ¡Hoy se supone que es un día feliz!

Fujimori palmeó el hombro de la abatida senpai.

—¡Muy bien, Touya! ¡Saca los platos y cuchillos! Hmm, ¿té negro va bien con la tarta?

—Entendido, Sensei. ¡Traeré los platos!

—Yo beberé té.

—Hazlo por tu cuenta, Hinooka.

 

Los miembros del Club de Exploración comieron la tarta de manzana con el condimento en la mesa.

La habitación conjunta aparentemente era una habitación rota.

—Es mi primera vez viniendo aquí, pero este edificio del club realmente es asombroso. ¿Cuánto dinero cuesta todo?

—Sabes, podrías ser la primera persona en estar interesada en esa clase de detalles. Si recuerdo bien, el edificio principal cuesta cerca de cinco billones de yenes.

—¿¡Cinco billones!?

—¿Qué? Es bastante barato comparado con algo como un portaaviones o fighters de sigilo.

—¿No es un poco exagerado compararlo con un portaaviones? —resaltó Touya.

—No, en un cierto sentido, este lugar es el portaaviones de nuestro país.

Misasagi también asintió en acuerdo.

—Bueno, es mi trabajo como la tutora del club para considerar cuidadosamente tales asuntos pequeños para que ustedes no se tengan que preocupar por ello.

—Muchas gracias. Por cierto, si el club tiene tal presupuesto enorme, ¿eso significa que los miembros del club también obtendrían salarios?

—Por supuesto que no. El Club de Exploración es básicamente un grupo de voluntarios.

—¿Eh~? Bueno, ya sabía eso, supongo. Aun así, si hago alguna clase de gran descubrimiento como parte del Club de Exploración, ¿entonces no obtendré un bono monetario?

—Qué codiciosa, —suspiró Touya.

—¡Si descubres algo asombroso, te llevaré a unas aguas termales o a cualquier lugar que quieras! —declaró su tutora mientras inflaba sus mejillas orgullosamente.

—Fuooo, ¿unas aguas termales? En realidad, ¿no hay ya unas aguas termales en la zona de entrenamiento…? —preguntó Homura.

—De hecho-

—Oh cielos, ¿puedo darme otra taza de té, Misasagi?

La tutora del club interrumpió a la fuerza las palabras de Misasagi-senpai antes de que pudiera decir algo.

Por lo que parecía, esta idea de aguas termales era algo que ella había hecho en el pasado.

Los dos miembros del club nuevos hicieron contacto de ojos y mentalmente grabaron para sí mismos: “Fujimori-sensei requiere atención especial cuando ella tiende el cebo delante de nuestras narices.”.

—Senpai- no, presidenta, dijiste que estoy en el rango de investigadora Principiante, ¿pero qué rango eres tú?

—Soy una, investigadora, 3er rango.

—Jojo, 3er rango… qué inesperadamente… ¿bajo?

—Oye, —dijo Touya con una mirada fulminante.

—Lo siento, eso fue grosero de mi parte. Amm, si recuerdo bien, dijiste que eras un investigador de 5to rango, ¿cierto?

—Así es. Es el rango arriba del rango de Principiante.

—Entonces eso quiere decir… que el rango de investigador Principiante es equivalente al 6to rango, ¿eh? Hah, tengo un largo camino por delante.

Fujimori interrumpió después de tomar un pedazo divido de tarta con un tenedor y tragó todo con dos mordidas.

—Les diré esto ahora, pero el rango no tiene importancia cuando están en una expedición. Es simplemente un título decidido por la nación.

—Cierto.

Misasagi asintió en acuerdo a la reprimenda de Fujimori.

—¿Entonces no es cómo los rangos de cinturones asignados en kendo? Si lo que importa no es el nivel de uno como investigador, ¿entonces qué hace? ¿Algo como experiencia, confianza o seguridad…?

—Uwah, —Fujimori exclamó mientras se doblaba en su silla. —Qué débil. ¿Por qué esas palabras suenan tan débiles y vacías cuando salen de la boca de Hinooka?

—Perdón por ser vacía…

—Los rangos sólo designan las cualificaciones que poses. Mira, es como si hubiera el Top Cien de Montañas en Japón, pero hay montañeros que han escalado todas sólo una vez y montañeros que sólo han escalado la Montaña Fuji cien veces. ¿Puedes decir que cualquiera de ellos es mejor que los demás?

—Cuando lo pone así, no parece como una diferencia engañosa…

Homura cruzó sus brazos con una mansa.

—¿Pero no escalar el Everest cien veces supera todo lo demás…?

—Realmente te gusta entender la última palabra, ¿cierto? —Touya remarcó, tan asombrado de que, a este punto, él sólo podía admirarla.

—Lo siento…

Homura dejó caer su cabeza con ojos de reproche.

Pero entonces, a Homura le dieron palabras de ánimo.

—…La curiosidad es…

Cuando ella levantó su cabeza, Homura se encontró viendo los ojos de Misasagi-senpai, quien se había inclinado hacia adelante inesperadamente cerca de ella.

—La curiosidad es, algo con lo que todos, nacemos…

Sin importarle que su cabello estaba tocando la tarta sobre su plato, Misasagi hablo entusiasmadamente.

Fujimori también la miró calmadamente a la cara desde un costado.

—La exploración, requiere…un espíritu de pelea, persistente… así que, nunca, olvides eso…

—…¿Espíritu de pelea?

—Sí, —dijo Misasagi asintiendo. —Un corazón que, nunca duda.

Misasagi-senpai excedía un aura que estaba muy lejos de ser espíritu de pelea.

Pero era precisamente porque ella era así que esas palabras permanecieron en el pecho de Homura.

 

Justo como él había declarado, Touya comió los seis pedazos de tarta.

Justo cuando Homura se estiró para tomar el último pedazo que quedaba, Fujimori hizo una declaración en tono formal.

—Ahora bien.

Mientras Homura se contraía de un sobresalto, Fujimori se levantó de su silla mientras veía a su reloj.

—Terminamos la fiesta de bienvenida aquí. ¿Han terminado sus preparativos, chicos?

—¿…Eh?

—¿…Heh?

No sólo era Homura quien se puso rígida a las palabras de Fujimori, sino que Touya también.

Sólo Misasagi-senpai permanecía calmada.

—No querrás decir… ¿preparativos para una expedición? ¿Justo ahora?

—Así es. Ah, me encargaré de limpiar, Misasagi.

Misasagi asintió desinteresadamente.

—¿A pesar de que es casi de noche? ¿A pesar de que tenemos clases mañana?

—Sí. Supongo que deberíamos mandar un mensaje a nuestras casas primero. Oye, Hinooka, ríndete con ese último pedazo.

Después de empujar a Homura hacía las escaleras con un “¡Muévete, muévete!” a la fuerza, Toouya se volteó con una sonrisa dudosa.

—Estás bromeando, ¿cierto? ¿¡Cierto, Sensei!?

—¿Estas suelas de zapatos parecen como si estuvieran bromeando?

—Hinooka no ha hecho ningún preparativo aún, ¿sabes?

—Incrementaste su resistencia al ponerla a correr. Tienes mis gracias por eso, Touya.

—Pero ni siquiera un mes ha pasado desde que comenzamos aún. Au, no me patees, Mori-chan.

El primer piso del edificio del club.

Cuando ella entró al vestidor de chicas con Misasagi, Homura fue llenada con sorpresa.

Dentro, uniformes femeninos de todos los tamaños estaban preparados en orden sistemático.

Homura abrió ampliamente los ojos mientras veía el uniforme que Misasagi-senpai eligió para ella mientras estimaba su tamaño.

El traje consistía de una chaqueta de invierno sobre una camiseta de mangas largas con otros accesorios. ¿De alguna manera, su silueta parecía ser sutilmente diferente del regular?

—¿Nos cambiaremos en uniformes de invierno?

—Porque hace frío, en la noche.

—Así que ya está decidido que nos quedaremos la noche ahí.

A continuación, Misasagi apuntó a la bandeja amueblada en cada uno de los casilleros.

—Si tienes un, celular, reloj, o cualquier clase de, dispositivo de, reproducción, por favor ponlos, aquí. Cada uno, de los dispositivos electrónicos, que tengas. Se romperán si, los traes a, la Tierra Imaginaria.

—¡Así que, todos los medios de comunicación son confiscados también!

Aunque desconcertada, Homura aceptó las ropas, y Misasagi-senpai también se cambió como si sirviera como un ejemplo para ella de seguir. ¡Qué manera instantánea de decidirse y rápida para cambiarse!

La confusión de Homura que la hacía instintivamente quejarse sobre la falta de tiempo para preparar su corazón fue alejada por la galanura en los movimientos y acciones de Misasagi.

La sensación fuera de lugar que sintió sobre el uniforme se volvió más seguro una vez que ella puso sus mangas sobre su ropa.

Homura se paró enfrente del espejo del muro.

La apariencia era similar a su uniforme escolar, pero la calidad de la tela y el arreglo del escudete de las ropas eran completamente diferente. Almohadillas de una extraña sensación estaban añadidas por los codos y hombros para aligerar impactos.

La sección del torso estaba alineado con amplios y rígidos cinturones, y pegados alrededor de ellos había accesorios de metal para colgar herramientas. Anillos trapezoides de metal colgaban como luces de su cintura de cada lado. No cedían no importaba cuanto los jalara. Además, correas parecidas a ligeros estaban pegadas a sus piernas, enlazándose con los cinturones del torso.

Después, ella descubrió que los cinturones fijos a su cuerpo eran arneses y los anillos trapezoides de metal eran pedazos de equipo para escalar conocidos como anillos de retención.

Después de que Homura de alguna manera lograra acabar de cambiarse apropiadamente, Misasagi cuidadosamente la inspeccionó.

Mientras saltaba arriba y abajo con el fin de probar la condición de los zapatos especialmente hechos, Homura habló.

—…Senpai, ¿sabías que Fujimori-sensei tenía esta sorpresa guardada?

—No planeé, esto con, ella.

Senpai sonrió mientras se encogía de hombros en disculpa.

—Pero, tenía un, presentimiento, de ello.

—Así que es así…

Finalmente, Homura terminó sus preparativos.

—E-está pesado…

—Está hecho de, fibras a prueba de navajas, por lo que el peso, no puede evitarse.

Si tanto esfuerzo se le puso para hacerlo fuerte y practico, ¿por qué la fijación de hacerlo parecer como el uniforme escolar? Homura no lo entendía en absoluto.

Mientras Homura permanecía nada convencida sobre esa parte, Misasagi colocó una mano sobre su hombro y la dirigió para ver el espejo.

—Mirate, cuidadosamente a ti, misma, y márcalo en tu, mente. Es, importante.

—Sí.

El rostro de Homura en el espejo era inquieto.

—Realmente vine a un lugar reconocido… Oye, ahora que lo miro apropiadamente, ¿no tu traje es incluso más tosco, senpai…?

—¿Lo, es?

Misasagi-senpai miró su uniforme de nuevo. Estaba más personalizado que el de Homura, con un diseño para moverse fácilmente.

Hubo una llamada a la puerta del vestidor y Fujimori asomó su cabeza.

—¿Cómo van las cosas, Equipo de Chicas?

Fujimori miró a Homura con una sonrisa.

—Hoh, te queda. No pareces como una investigadora novata en lo absoluto.

—Gracias… ¿No vienes con nosotros a la expedición, sensei? Quiero decir, como nuestra directora.

—Jajaja, por supuesto que no. Soy la tutora del club. En primer lugar, la expedición sería aburrida si siempre estuviera bajo la mirada del director, ¿cierto?

Homura miró a Fujimori en reproche.

—Eso es diferente de lo que dice en el contrato de empleo… dice, “No permitiremos que nada peligroso pase y supervisaremos todo”…

—Jaja. ¿Así que escuchaste a escondidas la conversación entre adultos?

—¡Por supuesto que lo hice, es un asunto relacionado conmigo, después de todo!

Fujimori empujó a la Homura gritona por detrás y la sacó del vestidor de chicas. Misasagi-senpai salió después de ellas.

—Esa fue una completa mentira. No, las mentiras son malas. Fue una broma.

—¡Qué ladina! ¡Qué adulta tan ladina!

—Es un asunto trivial antes del asunto de reunir más miembros para el club.

—¡Todos estuvieron en contra de que me uniera al principio! ¡Especialmente tú, sensei!

—Esa era yo siendo tsundere. Es una habilidad personal que era popular en mis días de estudiante.

Homura se sintió insegura sobre la dirección en la que estaba siendo dirigida a la fuerza.

—Vamos a fuera… ¿hacía el estacionamiento?

—No. Aunque no se puede evitar que puedas pensar así.

Se estaban dirigiendo hacía la Habitación de Esterilización y Descompresión en el centro del edificio del club.

Mientras entraban por la esclusa de aire, fueron cubiertos con iluminación y niebla destinada a lidiar con la bacteria.

Touya ya las estaba esperando en la enorme habitación con un gran techo, donde las luces estaban atenuadas.

Una vez que se reunieron, Fujimori habló delante de ellos.

—Esta habitación es, en papel, la Habitación de Esterilización y Descompresión. Sin embargo, nosotros los miembros del club no la llamamos así. Nos referimos a ella como el “Cuarto de Transportación”.

—Dijiste que aumentará mi entrenamiento básico y me preparara para estar en perfecta forma antes de comenzar… —Homura una vez más gruñó en medio de la charla de Fujimori.

—Déjame ser franca, Hinooka. Realmente odio esa clase de mente cerrada. Si tratas y fracasas, piensa en otro método. Experiencia antes que el estudio. Estará bien al final. Si te hago enojar, me disculparé. ¿De acuerdo? Ahora vamos.

—Dijiste eso como si fuera el asunto de alguien más.

—El mal hábito de Mori-chan sale a relucir de nuevo…

—¿Así que lo entiendes? Entonces explicaré la misión esta vez. No hay cambios particulares del plan que discutí antes con Misasagi-

Misasagi asintió.

Los detalles de la misión fueron explicadas junto con la imagen tridimensional de un mapa proyectado en el muro.

Sin embargo, Homura estaba siendo dejada atrás ya que nada de la explicación entraba en su cabeza, por lo que ella sólo estaba viendo distraídamente alrededor de la habitación.

Una sección del muro, la latitud y la longitud mostraban la ubicación de la Preparatoria Seiran y la hora actual también estaba siendo mostrada.

Justo debajo de eso estaban las coordenadas de la Tierra Imaginaria junto con el tiempo actual ahí, pero los números eran claramente anormales.

Los dos indicaban tiempos claramente fuera de sincronía.

—Esta vez, Hinooka llevará sólo el equipo mínimo requerido. Touya llevará el resto.

—Entendido, pero sigo en contra de esto.

Homura regresó a sus sentidos a las palabras de Touya.

El normalmente serio y honesto Touya tenía una ligera cantidad de furia mezclada en su voz.

—Esto es demasiado repentino. Ella debería al menos aprender a hacer largas caminatas y a cómo leer un mapa.

—¿Y qué sigue? ¿Técnicas para cruzar ríos? ¿Cómo hacer un refugio? ¿Asegurar agua para beber? Cada una de esas habilidades es esencial. Hinooka ya se habrá graduado para el momento que logré dominar todo.

Touya perdió su argumento mientras Fujimori-sensei hablaba sin pausarse.

—Kuh… Pero ella ni siquiera tiene alguna experiencia con actividades al aire libre. Podría ser todavía aceptable si fuera un chico, pero es una chica.

—Es por eso que así es Misasagi contigo. Y además, Touya, esta es tu tercera vez visitando la Tierra Imaginaria también. Debería haber toneladas de cosas que puedes enseñarle ahí.

—¡Eso sólo debería de ser después de que Hinooka haya fortalecido su resolución! ¿No podemos hacer esta misión sólo nosotros dos?

—Es por eso que estoy haciendo que ella vaya contigo.

Misasagi-senpai continuó el argumento acalorado entre los dos. Sin embargo, Homura los halló inusualmente serios, como si fuera un problema de alguien más.

Con el fin de dispersar la tensión elevándose, ella trató de hacer una broma.

—Esto es justo como el Remake de Hollywood de especial de Año Nuevo de los 47 Ronin con un final feliz, ¿no creen?

—¿…Qué?

Mientras Fujimori estaba perpleja por la confusión, Misasagi-senpai interrumpió.

—Todo lo que está bien, termina bien, a eso se refiere.

Misasagi-senpai sonrió. Ella parecía estar sólo un poco aliviada.

Por otro lado, Touya tenía una expresión de asombro.

—…De alguna manera, pareces bastante calmada.

—Eh, eso no es en absoluto verdad, ¿sabes? Apenas si me estoy manteniendo aquí, ¿ves?

—Ah, por favor continúe, sensei.

—Oigan, no me abandonen.

Haciendo muecas, Fujimori colocó su mano sobre el muro. Ella pasó por el mismo procedimiento de autentificación de cuando entraron al edificio, y entonces una ligera bandeja se deslizó dentro del muro.

Colocado adentro encima de tejido de terciopelo con revestimiento parecido a joya era literalmente un tesoro.

Era un sólo anillo, el cual daba un ligera luz dentro de la habitación atenuada. Si los ojos de Homura no le estaban haciendo una broma, eso era.

Fujimori tomó el anillo de la bandeja.

—Este es un “Anillo de Transportación”.

—…Anillo de Transportación…

—El equipo exagerado en esta habitación, en todo este piso, es simplemente un cenador preparado por el bien de este pequeño anillo de aquí. En mis días, no había tal cosa como un cuarto de transportación, y este era sólo una parte ordinaria del campus de la escuela.

Fujimori miró a los rostros de los miembros del club uno por uno a través del agujero del dedo del anillo.

—El valor de lo que está oculto en este anillo es literalmente infinito para la humanidad.

Ella sostuvo la palma que llevaba el anillo, y entonces se dio la vuelta hacía Misasagi.

—¿Están completos tus preparativos, presidenta del club?

Asintiendo con una humilde expresión, Misasagi-senpai tomó el privilegiado anillo y se lo puso en su dedo.

Un suave brillo colorado como un arcoíris apareció alrededor de su dedo.

Llevando su equipo en su espalda, Touya le dio un empujón a Homura y la apresuró hacía el centro de la habitación.

—Muy bien, vámonos.

—Por transportar, se refieren a esa clase de cosas… ¿Están seguros que esto no es un juego?

—Como dije, no lo es. Para nosotros, esta es una realidad cuyo destino no tenemos idea de cuál sea.

—…

Mientras Homura dudaba, Misasagi-senpai gentilmente agarró la mano derecha de ella.

Ella sintió el frío toque del anillo de Misasagi.

Después de eso, Misasagi-senpai tendió su mano hacía Touya también, de esta manera sosteniendo con ambas manos a los otros miembros del club a cada lado.

Touya, con una expresión ligeramente rígida, pero sonriendo sin importar qué, tendió su otra mano hacía Homura.

—…

Y así, Homura unió sus dedos con los de Touya, y los tres se miraron entre sí en un pequeño círculo.

img032_1

Después de intercambiar una mirada con Fujimori, Misasagi-senpai leyó el monitor del muro.

—Tiempo Japonés, Mes ***, Día ***, Hora ***, Minutos ***. Tiempo Tierra Imaginaria, Día ***, Hora ***, Minutos ***. Clima predicho, cielos despejados con una probabilidad del 25%–

El Club de Exploración de la Preparatoria Seiran, saliendo hacía la Tierra Imaginaria.

Fujimori se paró a una distancia lejos de ellos tres.

—¡Ahora, vayan y disfruten! Está bien si pierden un brazo o dos. Sólo regresen a salvo.

—¡Voy a morir!

No permitiendo la vacilación final de Homura, poder se reunió en el dedo de Misasagi-senpai.

Luz destelló y parpadeó detrás de los parpados de Homura.

Ella se estremeció a la sensación fuera de lugar que recorría a través de sus pies.

Ella se puso tan sensible que cada cabello individual de su cuerpo podía sentir el peso de la tela de sus ropas.

Tanto que ella podía escuchar los granos de su piel rechinar contra cada uno.

El suave crujido de los músculos tensos contra tendones, hueso contra hueso.

El zumbido que engullía su cuerpo entero era el sonido de su violento torrente sanguineo.

Ella podía contar cada gota de sangre que estaba siendo succionada en el agujero negro de su corazón y después empujados de vuelta con un poder abrumador y después apresurarse hacia adentro de su cuerpo una vez más.

Para el momento que se dio cuenta, Homura estaba viendo a Homura. Era el reflejó de si misma mostrado en los ojos de Touya los cuales la miraron. Cuando ella volteó sus ojos hacia la derecha, ella vio a Misasagi-senpai ahí, sudando con sus ojos cerrados.

En ese instante, ella se volvió una con Misasagi-senpai.

La muy caliente palma de Senpai. El respirar muy caliente de Touya. Mi frio y congelado corazón.

En medio de un oscuro, oscuro abismo extendiéndose a años luz, en llamas-

img033_1

A %d blogueros les gusta esto: