Prólogo: ¡El Último Hackeo del Arma Definitiva Abyss!

Esa pequeña colina no tenía nombre.

Había sido el lugar favorito de cierto Orco Ibérico. Él frecuentemente había observado a los humanos de la posada del pueblo desde ahí.

Hubo una pequeña oportunidad desde entonces.

Ahora había una ligera señal de intervención humana a la base del gran árbol. Alguien había escarbado tierra. Podía no haber estado interesado en proporcionar un mensaje religioso. Lo único haciendo el lugar era una madera bruscamente cortada tan gruesa como el brazo de un humano clavada en el centro de un pequeño montículo.

Si mirabas de cerca, podrías notar que un rectángulo de 4m de largo y 2m de ancho había sido cavado, y entonces llenado con un montículo en forma de huevo en el centro.

Esta colina había sido el lugar favorito de alguien.

Pero ese gigante con cara de cerdo midiendo cerca de 4m ya no estaba ahí. Porque en su lugar dormía debajo de la tierra.

 

 

Abyss// No permitiré que termine aquí.

Abyss// Ahora, repasemos las respuestas.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: